AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 14 Febrero 2008

La crispación de Zapatero
EDITORIAL Libertad Digital 14 Febrero 2008

Es lógico que en la disputa política los contrincantes exageren las faltas y errores del adversario mientras minimizan los propios. Sin embargo, y tal y como ya hemos denunciado en muchas otras ocasiones, uno de los rasgos más característicos de este Gobierno ha sido la de acusar al Partido Popular de hacer justo aquello en lo que los socialistas incurrían hasta la saciedad. Así, un partido como el PSOE de Zapatero, que no tuvo empacho en aunar fuerzas con los autores del 11-M para desviar en su mutuo beneficio la ira ciudadana contra el entonces Gobierno legítimo de la nación, o que tampoco tuvo reparos en iniciar contactos secretos con ETA mientras decía respetar el Pacto por las Libertades, tiene la desfachatez de acusar al PP, precisamente, de "falta de lealtad en política antiterrorista". ¿Y qué decir de este Gobierno, aliado de formaciones abiertamente separatistas, que acusa de "falta de patriotismo" al principal partido de la oposición?

Otro tanto podríamos decir respecto al clima político y su nivel de tensión. El Gobierno del 14-M podría haber tratado de justificar su voluntad de no llegar a un solo acuerdo con el Partido Popular –voluntad excluyente ya plasmada en el Pacto del Tinell y confirmada por los hechos a lo largo de toda la legislatura– alegando que no hay ninguna obligación por parte de un Gobierno de consensuar nada con el principal partido de la oposición, o señalando que la tensión y el enfrentamiento entre los principales partidos políticos forman parte del normal funcionamiento de un sistema democrático. Sin embargo, este Gobierno, que ha llevado su frentismo anti-PP al extremo de llegar a sucias componendas con los etarras o a tener de socios de gobierno a lo más radical y anti-sistema del arco parlamentario, tiene la desfachatez de acusar al PP precisamente de "radicalizarse" y de "crispar" la vida pública.

Valga esta larga introducción y estos pocos ejemplos para analizar lo que Zapatero decía al periodista Iñaki Gabilondo, al concluir su reciente y amigable entrevista en Cuatro, sin saber que los micrófonos todavía recogían sus palabras. Al preguntarle Gabilondo "¿Qué pinta tienen los sondeos que tenéis?", Zapatero respondió que "bien", pero que "lo que pasa es que nos conviene que haya tensión".

Esta confesión involuntaria de la necesidad de "tensión" por parte de Zapatero, y precisamente al periodista que protagonizó el agit-prop durante los días de infamia del 11 al 14-M, dejaría en evidencia, si no lo hubieran hecho ya los hechos, hasta qué punto la acusación de "crispación" dirigida al PP forma parte de ese rasgo consustancial a este Gobierno como es la mentira.

En esa necesidad de "tensión" contra el principal partido de la oposición hemos de analizar la condescendiente pusilanimidad de este Gobierno ante los ataques físicos y verbales que, desde los no condenados acosos a las sedes del PP hasta la última amenaza de muerte a María San Gil, vienen padeciendo los dirigentes del PP cada vez que se aproxima una cita con las urnas.

Precisamente no han faltado voces en el PSOE –las Juventudes Socialistas, sin ir más lejos– que han explicado este último intento de agresión física y amenaza de muerte que ha sufrido San Gil por parte de jóvenes separatistas, como resultado de la "crispación" que supuestamente protagoniza el partido de Rajoy.
Ahora sabemos, hasta por confesión de parte, a quien le interesa esa crispación. Claro que, ante este repugnante panorama, lo peor sería que el PP cayera en el síndrome de Estocolmo, interiorizara la propaganda de su adversario y respondiera con un perfil bajo a los ataques que está siendo objeto. Esa indeseable callada por respuesta no haría más que excitar esa tensión y esos ataques que el Partido Popular, por razones tanto morales como electorales, no debe pasar por alto.

Agresión a María San Gil
Cui prodest?
Cristina Losada Libertad Digital 14 Febrero 2008

Para los "cenizos", o sea, para los realistas, la agresión a María San Gil en el campus compostelano no ha sido una sorpresa. Como tampoco sus precedentes inmediatos: los acosos e intimidaciones a miembros de dos asociaciones contrarias a la imposición lingüística que tuvieron lugar el viernes en La Coruña y el sábado en Vigo. Se veía venir todo esto en Galicia. Desde el caso, mejor dicho, desde la patología que se extendió allí tras el accidente del Prestige, la tolerancia hacia la violencia de tipo político ha registrado un significativo incremento. Cinco años largos después de aquella explosión de irracionalidad inducida, tras aquel clima de linchamiento que se apoderó, sobre todo, de las ciudades y las universidades, ya tenemos reactivados los rescoldos de una Batasuna galaica y un grupo terrorista activo. Unas ocho bombas ha puesto, pero como "sólo" causan daños materiales, se denominan artefactos y a otra cosa, mariposa. Entremedias, la alianza de hierro de ZP y los nacionalistas. Y un pacto de gobierno entre el PSdG y el BNG que consagra no ya el poder –desmesurado para sus resultados electorales– del Bloque, sino ante todo el nacionalismo como pensamiento único y dominante en sectores clave: enseñanza, universidad, cultura, medios de comunicación. El Gobierno bipartito ha apretado las tuercas lingüísticas siguiendo la senda abierta hace décadas por el nacionalismo catalán y desbrozada en tierras gallegas por el PP de Fraga. De aquellos polvos, estos lodos. En el preciso instante en que desde la sociedad civil han surgido voces de alarma y protesta, se ha activado el plan B. Persecución al canto.

Ha tenido que ser el secretario general de las Juventudes Socialistas, Sergio Gutiérrez, quien hiciera de portavoz de los miserables que justifican a los matones nacionalistas. La culpa de la agresión a San Gil, señores, es de San Gil. Ya me dirán qué significa si no la sentencia de Gutiérrez de que el incidente es "fruto de la crispación a la que nos ha llevado el PP". Tan viejo como el totalitarismo y tan infame como la complicidad con él. La altura moral de la frase del New Red se sitúa en el mismo socavón que la de los que se pronuncian contra los asesinatos de ETA pero acusan a los asesinados de provocar con su presencia y opiniones. Y naufraga en bajuras semejantes a un BNG que se niega a condenar el Holocausto si no se equipara a los nazis con el estado democrático de Israel.

Son viejos conocidos del campus compostelano los que se lanzaron contra San Gil. Bajo las mismas siglas han tapiado despachos de profesores porque daban las clases en español; han agredido a estudiantes –a una militante de sus JJSS, señor Gutiérrez– por hablar en español en los pasillos; han quemado periódicos universitarios escritos en español y han perseguido al anterior rector, Darío Villanueva, que, al contrario que María, escapaba siempre por la puerta de atrás. Tanto huía, que nunca movió un dedo contra quienes perpetraban esas fazañas. Y ahí siguen, impunes, subvencionados y ahora envalentonados. Los vientos soplan a favor. Razón por la que resulta altamente improbable que el actual rector, heroico antifranquista retrospectivo, se atreva a poner en su sitio a estos "camisas pardas".

Galicia no está inmunizada contra un nacionalismo violento ni contra un abierto terrorismo de ese signo. Ningún lugar lo está cuando falla el Estado de Derecho, cuando las condenas de las agresiones se hacen con la boca pequeña y con "peros", cuando la sociedad civil no reacciona a tiempo. Una minoría amedrentadora puede tener a la mayoría en un puño si cuenta con la pasividad cómplice o la complicidad pasiva de las instituciones, los partidos y el establishment. A fin de cuentas, esas bandas de la porra son útiles para disuadir. Cui prodest?
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Nacionalistas taciturnos y dañinos
Amando de Miguel Libertad Digital 14 Febrero 2008

Pedro Campos razona (es un decir) que lo de la "Reina Saviesa es una estupidez como hace tiempo no leía". Por lo que parece, don Pedro no captó la ironía de esa propuesta. Ya se sabe que el nacionalismo está reñido con el sentido del humor. Añade tronante don Pedro: "Por mucho que se cure en salud alegando su afecto por la lengua catalana, la desprecia usted inmensamente (lo mismo que a la vasca) al pretender arrinconarla a un uso familiar". Ni pretendo arrinconar el catalán en el estricto uso familiar, ni desprecio esa lengua, que es parte de mi legado nacional. Lo que digo es que, si dejamos la política lingüística en manos de los Pedro Campos, la lengua y la cultura catalanas perderán peso específico en el mundo. Sería algo preocupante.

Pedro Campos vuelve a la carga. Me espeta: "Definitivamente, lo suyo no es el estudio de la lengua... Se inventa usted algo imposible en castellano, ese horrendo castíguesemelo". Cité ese ejemplo de modo enfático, pero no creo que sea imposible. Lo recuerdo del estudio de la gramática en el Bachillerato. Estoy dando un curso sobre "Lengua, Literatura y Sociedad" y escribiendo un libro sobre "El habla de los españoles". Llevo publicados cerca de 3.000 artículos en este rinconcito libertario de las palabras. He publicado tres novelas y tengo otras tantas inéditas. Voy a tener que replantearme la vida para que se quede tranquilo don Pedro. En adelante me voy a dedicar a la Psiquiatría. A veces me asalta la idea de que este consultorio de las palabras realmente es un consultorio psiquiátrico. Bueno será, si alguien se tranquiliza insultándome.

Manuel Novo se irrita por mi atrevimiento de referirme al idioma gallego en el apartado de "hablas regionales". Amenaza mayestático don Manuel: "Es un desprecio que no le toleramos de modo alguno". Pido perdón, pero no era mi intención despreciar a nadie. Entiendo que todos los idiomas tienen su parte de "habla" corriente, popular, que es la que aquí más interesa. Los gallegos hablan el castellano con la natural influencia que supone el patrimonio del idioma privativo de su región, que es el gallego. Pero es que los castellanos desplegamos también un modo particular de hablar a pesar de que en nuestra región no haya más idioma que el español. No sé por qué se puede ofender nadie con esos hechos. Claro que la frase de don Manuel es todo un prodigio de españolidad: "Es un desprecio que no le toleramos en modo alguno". Parece declamar un personaje de Lope de Vega. Es una pasión digna de mejor causa. Créame, don Manuel, así no va a defender usted bien la causa de su idioma ancestral. Todos los idiomas son también habla, excepto el latín o el esperanto, que pertenecen a una categoría especial.

Un libertario (no quiere ser divulgado su nombre) me cuenta una pequeña experiencia cuando trabajaba en la Consellería de Innovación e Industria de la Xunta de Galicia. Según me cuenta, la tal Consellería es "propiedad" del BNG. Como tal funcionario, tuvo la obligación de asistir a una conferencia "para llenar la sala". La conferencia se titulaba: "Galicia vs. Irlanda. Cambio económico e desenvolvemento da sociedade da información". La tesis de la conferencia [a pesar del "vs".] era que Galicia debía adoptar el modelo irlandés como ejemplo de desarrollo en las tecnologías de la información. Se ponía como ejemplo que "el idioma inglés facilitaba las relaciones a nivel internacional entre las empresas y que también facilitaba el intercambio entre las universidades de USA e Irlanda". Pero la extraña conclusión de todo esto era que "había que potenciar el gallego como idioma vehicular" de la enseñanza. Alguien del público preguntó si la adopción de un impuesto de sociedades muy reducido (12%) podría explicar también el extraordinario desarrollo irlandés. El conferenciante respondió: "Puede ser, pero el estudio no lo ha tenido en cuenta". Creo que la historia es tan entretenida que me ahorra cualquier comentario. Yo no lo veré, pero, después de una generación de gobiernos nacionalistas, el bienestar de Galicia, el País Vasco y Cataluña va a sufrir un sensible deterioro. En cuyo caso todos los españoles vamos a sufrir.

Jesús Laínz me cuenta el caso de un concurso para seleccionar médicos pediatras en los hospitales públicos del País Vasco. El baremo es así de caprichoso: conocer el euskera: 16 puntos; conocer el inglés: máximo 2 puntos; todas las publicaciones científicas y ponencias y congresos: máximo de 4 puntos; todos los posibles cursos recibidos: máximo de 6 puntos; ser catedrático de Universidad en la materia: 1,20 puntos. Dejo al lector que saque sus consecuencias. ¿Se comprenderá ahora que el País Vasco haya dejado de ser la región más avanzada de España?
Contacte con Amando de Miguel mailto:fontenebro@msn.com

El virus del cateto cantonal
LAS PESQUISAS DE MARCELLO Estrella Digital 14 Febrero 2008

A los nacionalistas no hay quien los entienda. Sobre todo a los de CiU (los del PNV están en el monte, y los del BNG en el chapapote). Por un lado quieren lograr la independencia y luego se quejan de que se retrasa, por ejemplo, el AVE que une Barcelona con Madrid. Lo lógico sería todo lo contrario: que pidieran el cierre del puente aéreo y le cerraran el paso al tren de alta velocidad. Luego se va Artur Mas a un notario —no sabemos si ya ha retirado la declaración— para certificar que nunca pactarán con el PP, mientras los de ERC y los catalanistas del PSC firman en el Tinell un pacto para aislar a los populares, algo nunca visto desde el inicio de la Transición.

Esto por una parte. Por otra pactan por fin el nuevo Estatuto catalán, tras no pocos disparates y vicisitudes y con una escasa participación de votantes catalanes en el referéndum, y ya están pidiendo otro Estatuto nuevo con un nuevo sistema de financiación, al estilo del cupo vasco, y la cantinela de la balanza fiscal. Mientras, reaparece Jordi Pujol y dice que, después de las elecciones, CiU piensa cobrar “por adelantado” cualquier pacto en Madrid, sin descartar, a priori, a nadie, a pesar de lo del notario de Mas, y cuando Duran Lleida sigue insistiendo desde Unió que ellos deben entrar en el Gobierno de Madrid, lo que no comparte su compañero de Convergència.

Y en estas estábamos cuando se reúnen ufanos los de Galeusca, el club de nacionalistas gallegos, vascos y catalanes (BNG, PNV y CiU), para decir y presumir de que ellos tendrán la llave de la gobernabilidad en España en los próximos cuatro años, gane el PSOE o el PP las elecciones de marzo, y que impondrán su ley, e incluso pondrán un nacionalista al frente del Congreso de los Diputados, para acabar con lo que llaman el “virus centralista” de Madrid.

O sea, quieren la independencia y controlar el Parlamento español, entrar en el Gobierno de España, en los altos tribunales, en la banca, las eléctricas, las telecos y contar un puente aéreo y puente de alta velocidad con Madrid, en vez de mirar hacia Francia, como sería más lógico y natural. El virus del que padecen los nacionalistas no es el centralista sino el pueblerino, cateto y acomplejado, sin entender nada de nada, sufriendo una regresión en toda línea, aislándose de España y de Europa y el mundo global, donde sólo han de tener sitio y protagonismo los Estados fuertes, y no las nacionalidades de vieja usanza. Los nacionalistas son unos catetos y además incapaces de hacer respetar las libertades en Cataluña, País Vasco y Galicia —véase el incidente de María San Gil, la quema de fotos del Rey, o la barbarie de ETA y de la kale borroka—, y la democracia como Dios manda. Ni saben gobernar en sus autonomías, como se ve en el permanente caos catalán y todavía aspiran a gobernar en Madrid.

Los políticos catalanes, gallegos y vascos deberán, para empezar, aprender algo de sus empresarios, banqueros —ayer inauguró La Caixa en Madrid, en presencia de los Reyes, su impresionante Forum cultural (CaixaForum)— e intelectuales sin complejos, antes de decir tonterías como la de pretender la presidencia del Parlamento español cuando todos ellos juntos representan el 10 por ciento de la nación. ¿El virus centralista? Su enfermedad es mucho más sencilla, se llama “virus del cateto cantonal”. Pero ¿no ven lo que está pasando con la economía mundial? ¿Por qué no se ocupan en sus pueblos de los verdaderos problemas de su gente y sus países, que están perdiendo el tren del progreso y de la modernidad? Por no saber, ni siquiera saben lo que es un Estado federal. Además, ¿han descartado la gran coalición PSOE-PP, como la que en Alemania ha dado excelentes resultados y reducido todo el ámbito federal?

Desaparecer
Kepa Aulestia k.aulestia@diario-elcorreo.com El Correo 14 Febrero 2008

Las once órdenes de prisión dictadas ayer por el juez Garzón por tratar de constituir una nueva mesa nacional de Batasuna resultan tan elocuentes como esas transferencias bancarias con las que las cuentas de ANV y EHAK han ido dejando la pista precisa para demostrar su indisoluble vinculación a una sigla ilegalizada. Se diría que el Estado de Derecho y la izquierda abertzale han podido acordar un punto de encuentro; un lugar en el que el primero se realiza permitiendo la última victimización de la segunda.

La persistencia de la trama etarra ha inoculado en la percepción ciudadana y en las observaciones más informadas la especie de que todos sus pasos obedecen a un plan preestablecido, sinuoso y urdido en el más absoluto secreto. Si fuera así, deberíamos concluir que, en realidad, los detenidos y encausados se están entregando, y que además están brindado a la Justicia las pruebas necesarias para no verse obligados a autoinculparse. De creernos el mito de la infalibilidad estratégica del MLNV, en eso consistiría su plan, aunque restaría por saber cuál es su cometido último.

Sin embargo, un comunicado con fecha del martes pasado vino a advertir de que tanto Batasuna como su mesa nacional continúan operativas. Reafirmados en sus convicciones al demostrarse que el PSOE ha optado por «mantener la opresión estructural sobre Euskal Herria y emprender una estrategia de guerra», convocan para hoy una huelga de naturaleza indefinida que les permitirá al final de la jornada realizar un balance a su medida. Aunque en el ambiente va instalándose una interrogante que comienza a pesar también sobre el gesto cansino de la izquierda abertzale: Batasuna y la mesa nacional existen. ¿Pero dónde?

La causa más evidente de que el final del terrorismo siga siendo un tema controvertido es que nadie sabe cuándo ni cómo se producirá, aunque sea clamor la convicción de que llegará ese día. Esta incógnita propicia la especulación interesada a cuenta de los orígenes del problema y sus virtuales soluciones. Y ello contribuye a que se deseche una de las hipótesis que deberían barajarse al imaginar la salida del túnel: que de pronto un día ETA dejara de existir. Que ya no quedara nadie manteniendo sus siglas. Que nadie custodiara el sello preciso para autentificar sus comunicados. Ni siquiera para dar cuenta de su propio final.

No es un imposible, está ocurriendo. Está ocurriendo con Batasuna, a pesar de la pose forzada de quienes todavía no han sido acusados de pretender reconstituir otra, la enésima, mesa nacional.

Filólogos autonómicos
Manuel Molares do Val Periodista Digital 14 Febrero 2008

Debería publicarse este anuncio: “Estudia Filología catalana, gallega o vasca. Carrera universitaria de gran futuro. Sin Paro. Se necesita un mínimo de 18.222 filólogos en cada uno de los tres idiomas para cubrir una plaza de profesor en cada centro de enseñanza secundaria de todo el Estado” (es imperativo decir Estado, nunca España).

Aunque para que ocurra debe ganar nuevamente el PSOE las autonómicas andaluzas, en las que siempre triunfa Manuel Cháves, y también las generales.

Cháves ha prometido enseñar las tres lenguas a quien lo solicite en cualquier centro educativo de su territorio para que ningún andaluz sea despedido del trabajo cuando viva en alguna región con lengua autonómica. Como acaba de ocurrirle a un médico en Cataluña.

Resulta que hay españoles que discriminan a otros españoles, y en lugar de luchar contra esa segregación se decolora a los negros para hacerlos blancos, como Michael Jackson.

Y como Cháves es presidente del PSOE exportará su proyecto a los 18.222 centros del país, que teóricamente requerirán, a tres cada centro, un mínimo de 54.666 filólogos.

Aunque, desconfiemos: no suele cumplir sus promesas, como las del sueldo para las amas de casa y los estudiantes, la habitación individual en los hospitales, un ordenador por alumno, vivienda gratis para quien gane menos de 3.000 euros mensuales y muchas maravillas más.

Pero ¡con los filólogos autonómicos no se juega! Es la profesión mayoritaria de los líderes nacionalistas y quien rompe un compromiso con ellos sufre más que el moroso perseguido por el cobrador del frac.

Buenos son los nacionalistas: exigen que se hable solamente el idioma autonómico en sus regiones y despiden del trabajo a quien no lo haga. Así se vengan del castellano por ser tan importante en el mundo.

Elecciones 2008: el ciudadano ha muerto, ¡Vivan los políticos!
Francisco Rubiales Periodista Digital 14 Febrero 2008

Cuando se analiza la actual precampaña, rastrera, descarada y de baja estirpe intelectual, lo primero que se descubre es que el ciudadano, transformado en mercancía y en subasta, ha muerto y que la política es ya un ámbito exclusivo del político profesional, nuevo señor y amo de esta cultura falsamente democrática.

En Cataluña, hace dos años, ni siquiera el 2 por ciento de lo catalanes querían un nuevo Estatuto. Ocurrió entonces que, con la valiosa complicidad (o quizás con el liderazgo) del presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el 90 por ciento de la clase política se confabuló para sacar adelante un nuevo Estatuto, hasta lograr su aprobación, a pesar de la vergüenza que representó el que apenas un tercio del electorado lo apoyara en referéndum.

Lo ocurrido en Cataluña, junto con otros cientos de detalles dudosamente democráticos, como el actual reparto de dinero público por los políticos para ganar votos en vísperas de las elecciones, son pruebas contundentes de que el ciudadano está siendo exterminado en España y que una democracia sin ciudadanos es un sólo gallinero para políticos profesionales.

En Andalucía, no existía demanda alguna de un nuevo Estatuto. Es más, ante el espectáculo catalán, los andaluces rechazaban la idea. Pero he aquí que el todopoderoso PSOE decide parir un nuevo Estatuto Andaluz y, sin oposición alguna por parte de una ciudadanía cobarde y anulada, lo saca adelante, con el incomprensible apoyo del Partido Popular, sin conseguir que ni siquiera un tercio de los electores le dieran su visto bueno en el referéndum.

Sin analizar la grave sospecha de inconstitucionalidad de ambos estatutos, que reducen la españolidad de Cataluña y Andalucía, pero incrementan el poder de sus castas políticas, sustituyendo el centralismo de Madrid por sendos centralismos de hierro con sedes en Barcelona y Sevilla, lo importante de ambos ejemplos es que los políticos impusieron su voluntad al pueblo para satisfacer sus intereses, ambiciones y ansias de poder.

En el País Vasco pasan cosas similares: el PSOE dio un giro de 180 grados a su tradicional política antiterrorista y optó, ante la sorpresa de los ciudadanos y hasta de su propia militancia, por pactar con ETA, por aflojar el dogal que asfixiaba al terrorismo y por hacer concesiones a los pistoleros que repugnan a los ciudadanos, sin temblarle el pulso a la hora de perpetrar, desde el poder democrático, políticas que desprecian y subyugan a la voluntad popular, valor supremo en democracia.

¿Qué está pasando en la democracia española?

Muy sencillo, los políticos españoles, desde su concepción oligárquica de la democracia, han perdido el miedo al ciudadano y se creen con derecho a gobernar en contra de la opinión pública. Hoy publica la prensa un ejemplo palpable de descaro y despilfarro obsceno, perpetrado en vísperas de las elecciones: el ministro de Justicia, Fernández Bermejo, acaba de gastar 250.000 euros del erario público en hacer más confortable un piso de lujo, en pleno sentro de Madrid, que ya había sido reformado recientemente.

Si es cierto lo que afirma aquel sabio principio de que "cuando los ciudadanos temen al gobierno, existe la tiranía y cuando es el gobierno el que teme a los ciudadanos, existe la democracia", está claro que en España la democracia ha desaparecido de la escena.

Zapatero ha hecho, una y otra vez, lo mismo que hizo Aznar cuando, en contra de la voluntad popular, implicó a España en la Guerra de Irak. Algunos dicen que aquella traición a la voluntad ciudadana, sagrada en democracia, le costó el poder a los populares, pero no debe ser así cuando Zapatero también ha abrazado la herejía democrática de gobernar en contra de lo opinión popular.

La política oficial española llama a ese estilo de gobierno que legisla y ordena contra la voluntad popular "Política con mayúsculas", cuando debería llamarle por su verdadero nombre: oligocracia de partidos.

La oligocracia de partidos es un tipo gobierno que elimina todos los contrapesos y cautelas que la democracia ideó para limitar el poder de los gobernantes y para mantener el equilibrio social: la división y la independencia de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, arrasada por los partidos políticos, la prensa independiente y libre, casi plenamente erradicada de España tras las alianzas entre empresas periodísticas y poder, la libertad y conciencia de los representantes ciudadanos en el Parlamento (férreamente sometida ahora a los partidos) y la existencia de una sociedad civil fuerte, que en España, acosada por el poder político, se encuentra en estado de coma.

Algunos dicen que la causa de este desastre democrático es que los socialistas, contaminados hasta la médula de un concepto del poder que fue y sigue siendo leninista, han asesinado a Montesquieu porque digieren mal la separación de poderes y la soberanía del pueblo. ¿Alguien ha olvidado que hace dos década Alfonso Guerra ya declaró la muerte de Montesquieu?.

Pero el problema es que aquí en España, a juzgar por los comportamientos de los distintos gobierno, han caído en el leninismo también los políticos de la derecha, con idéntica intensidad, aunque tal vez con menos descaro.

Lo único cierto que emana de una observación científica es que en España la política se ha degradado hasta extremos inquietantes y se ha convertido en el arte de la manipulación de las masas.

Si alguien lo duda, que pregunte al amigo socialista que tengan ¿Qué es la democracia? Se quedará de piedra cuando escuche que "democracia es el gobierno de la mayoría", sin agregar nada más, ni siquiera un matiz, una aberración intrínseca del sistema que se cree y se dice desde la izquierda sin que a nadie le tiemble la voz ni se le convulsione el alma.

Somos pocos lo que todavía tenemos claro que la democracia es el gobierno del pueblo, como su nombre indica, y que ser demócratas no consiste en ejercer la dictadura desde el poder porque se han ganado unas elecciones. Eso es simplemente una oligarquía que ha alcanzado el poder mediante elecciones. La democracia es mucho más de lo cree que es esa panda de hooligans y descerebrados que sostienen la degradación política española. La democracia es el imperio de la ley comúnmente aceptada, el supremo respeto a la voluntad popular y una cultura que respeta a las minorías y salvaguarda la convivencia en paz y armonía.

Voto en Blanco http://www.votoenblanco.com/

La herencia del talante de ZP
Vicente A.C.M. Periodista Digital 14 Febrero 2008

El talante de ZP de promover el aislamiento, la anulación política y la demonización del PP, ha tenido una herencia, la extrema violencia y radicalización de los grupos nacionalistas, socios de gobierno de un PSOE disgregado en federaciones alejadas del concepto de España. Un PSOE que ha estado durante toda la legislatura favoreciendo el clima separatista, mediante la promoción de Estatutos insolidarios y la connivencia con las actitudes excluyentes y sectarias de los nacionalistas.

Esa radicalización y crispación, de la que hipócritamente culpan al PP, que es la única víctima, será el detonante de la bomba que va a explotar en la cara de estos nefastos gobernantes que hemos estado padeciendo en España.

Las imágenes de unos energúmenos nacionalistas gallegos, los cachorros del BNG que en nada se diferencian de los cachorros de la Kale borroka de la Comunidad Vasca, causan estupor, vergüenza y rabia contenida ante la pasividad de los responsables del orden público y de la defensa de la libertad. El Rector de la Universidad con su rechazo a que interviniesen las FFyCSE provocó el envalentonamiento de unos cobardes agresores que con su actitud fascista querían impedir el ejercicio de la libertad de opinión de la Sra. San Gil.

Este es el fruto que puede recoger el Sr. Zapatero de su legislatura. Ha llevado a la crispación a sectores de ciudadanos en un ambiente que recuerda en lo malo a lo más negro de su añorada Segunda República. Se empieza por permitir que la palabra sea acallada por la violencia y se termina en un conflicto cuando parte de esa Sociedad se ve tan amenazada que debe optar por la auto defensa de sus libertades.

Ahora es cuando el Gobierno, por mediación de sus órganos legales como la Fiscalía del Estado, debe poner fin a esta situación y hacer que la Ley se cumpla y castigar a los culpables de este ataque a la democracia. No sería admisible la actitud de "mirar a otro lado" y que este acto de incivismo y de violencia quede impune. Pruebas las hay y muy elocuentes, como ha dicho la Presidenta de la C.A. de Madrid Dª Esperanza Aguirre.

Los gallegos y todos los españoles hemos sido testigos de la afrenta a la libertad y el próximo 9 de marzo estas imágenes pesarán en muchas conciencias a la hora de decidir si van a seguir dando su voto y confianza a quien se apoya en la violencia de los separatistas para mantenerse en el poder "como sea", el talante real del Sr. Zapatero. El lema de la Campaña del PSOE es ahora más cierto "tenemos motivos para creer que España no merece que el Sr. Zapatero vuelva a ser Presidente"

Galletarras
POR IGNACIO CAMACHO ABC 14 Febrero 2008

NO es una banalidad aislada, ni un incidente desafortunado, como pretende el buenismo oficialista para minimizar tensiones y relajar conciencias. Bajo la agresión a María San Gil en Santiago, bastante más grave en su versión verbal -«¡ojalá te maten, fascista!»- que en la física, es perceptible un huevo descascarillado del que empiezan a asomar las serpientes gemelas del delirio excluyente y el fanatismo independentista. Y ante eso no valen las trivializaciones ni los reduccionismos; la Historia enseña que cuando suenan los cristales rotos del escaparate democrático se está empezando a resquebrajar la fachada de la convivencia.

En ese repugnante episodio, cuyos ribetes siniestros se acentúan bajo el marco de una sede universitaria, se han cruzado dos peligrosos vectores de amenaza. De un lado, la reciente crecida en Galicia de grupos radicales cercanos al estilo, la ideología y el método de la kale borroka, surgidos, como los maulets catalanes, al calor del emergente credo ultranacionalista. Son los galletarras -la paternidad del término corresponde a la querida Pilar Cernuda, gallega dolorida y avergonzada-, los cachorros amamantados bajo la emergencia de un BNG que sin la sensata tutela de Beiras camina por senderos de presión política e institucional que los más exaltados convierten en violencia intimidatoria. Y de otra parte, el clima de exclusión que lleva años gestándose en un amplio sector de la izquierda española, empeñada en achicar el espacio de una derecha democrática a la que se empieza a identificar con la sombría etiqueta de enemigo del pueblo.

Ese discurso resentido y visceral, el del cordón sanitario, el de la turba infame, el de la sedación paliativa de los votantes del PP, el del ingenioso buen rollito de artistas de medio pelo y escritorcitos de cámara, se procesa en laboratorios electorales que elaboran vídeos y doctrinas de consigna fácil, y llega hasta los labios de un presidente que invita a los ciudadanos a declararse «hartos» de la derecha, es decir, hartos de la otra casi media España. Palabras nada inocentes que va cargando el diablo en una escalada que se retroalimenta con el fanatismo de unos y otros, y que sube hasta donde convergen los peldaños del activismo nazi disfrazado de secesionista. Entonces surgen las balas pintadas sobre las frentes de Rajoy o de Albert Rivera, la satanización del adversario político, el odio sectario y el escuadrismo callejero. Y alguien le grita «que te maten» a María San Gil, como si no lo hubiesen ya intentado.

Por eso lo que más duele y más alarma causa no es la escalofriante maldición de las crías gallegas de la serpiente etarra, sino la banalización exculpatoria con que la izquierda oficial insiste en desplazar hacia los agredidos, hacia las víctimas, la culpa de su propia agresión. Un argumentario viciado, recurrente e irresponsable que envenena la concordia nacional y crea una atmósfera irrespirable en vísperas de una confrontación democrática decisiva.

Patología nacionalista
POR M. MARTÍN FERRAND ABC 14 Febrero 2008

LOS nacionalismos sobrevenidos en la vida española durante el último siglo y pico de nuestra Historia, ahora en rabiosa efervescencia, constituyen una grave patología -no sólo de naturaleza política- que frena nuestro desarrollo, dificulta la convivencia, nubla la inteligencia y burla la Constitución. Como decía el catecismo del padre Astete para definir el infierno, son una conjunción de todos los males «sin mezcla de bien alguno». El ejemplo personal más sano y cabal de personajes nacionalistas en la política española es, seguramente, Francesc Cambó. Desde la prudencia conservadora y en uso de su libertad pretendía «dar a Cataluña la libertad y a España la grandeza». Niceto Alcalá Zamora, mal gobernante y respetabilísimo pensador, respondió a Cambó para atajar su poética quimera que la libertad y la grandeza o se comparten o se anulan: «Usted pretende ser a la vez Bolívar de Cataluña y Bismarck de España. Son pretensiones contradictorias y es preciso escoger entre una y otra».

Los nacionalistas centrífugos que hoy se ofrecen en el muestrario español no llegan, en formación, lealtad y limpieza de juego a la altura de la sombra de Cambó; pero, los mejores entre ellos, comparten el platonismo esquizofrénico del prohombre de la Lliga. Con los peores hay que echarse a temblar. La que dice ser y llamarse Organización Estudiantil da Esquerda Independentista Agir y es, en los hechos, un grupito de fascistas tiernos y desorientados, ha ofendido la memoria de sabiduría y convivencia de la Universidad de Compostela y, con intención de impedir el ejercicio de la libertad de una ciudadana, pendencieros y faltones han resumido su pensamiento (?) con un grito: «María San Gil, fóra de Galiza».

Lo que, con excesiva condescendencia, algunos diarios gallegos han reseñado como un forcexeo entre estudiantes y guardaespaldas es, mucho más que eso, una vergüenza. La siento en mi alma gallega, que está forjada, según las costumbres del lugar, en la paz y el entendimiento, en la tolerancia y, si se apura, en la resignación. Cualquier cosa menos la agresión gratuita a un visitante. Si, además, la visitante tiene el valor ejemplar, por demócrata y valiente, de María San Gil, el hecho se vuelve repugnante y debiera servir de aviso a los nacionalistas y a sus socios sobre las dimensiones que va adquiriendo el monstruo.

Para darle más fuerza al sarcasmo y más intensidad a las alarmas, los compostelanos que agredieron a San Gil la tachaban de fascista. Pasmoso. Si lo fuera, sería uno de ellos y estaría zanjada la cuestión. Porque, ahí está el detalle, la patología nacionalista cursa en España, sin excepciones conocidas, contra la libertad de quienes se limitan a ser españoles. En enmienda de Cambó, deben buscarse libertad y grandeza, las dos cosas; pero para todos los ciudadanos, no para unos pocos.

Quienes gritan fascista
POR EDURNE URIARTE ABC 14 Febrero 2008

Tras la agresión a María San Gil, la izquierda se ha esmerado por destacar que los agresores eran una minoría. Veinte o veinticinco, insignificantes, casi nadie. O que no exageren y no hagan de la anécdota un problema. Si los terroristas les persiguen, no llamen a la resistencia, que eso es utilizar el terrorismo. Sean tolerantes y negocien. Y si los extremistas les agraden, hagan como nosotros, miren hacia otro lado y digan que el problema es desagradable pero irrelevante.

Pero resulta que esa insignificante minoría de los veinte o veinticinco es la que ha controlado, por ejemplo, la Universidad del País Vasco desde que yo era estudiante allí. Con los mismos ingredientes que en Santiago, ataque a los llamados españoles ante la indiferencia y el miedo de la gran mayoría, pasividad, a veces cómplice, de las autoridades universitarias, y silencio o, en el mejor de los casos, unas tímidas e huidizas condenas de las autoridades políticas con las que uno ni siquiera se enteraba muy bien de qué es lo que estaban condenando.

En menor grado, la tan insignificante minoría ha agredido lo que ha querido en las universidades catalanas. Y aún más importante, esta insignificante minoría es la que ha determinado la política vasca de toda la democracia, una buena parte de la catalana, ¿Y cada vez más la gallega? Pretender a estas alturas que se trata de cuatro exaltados desligados de la sociedad gallega es como explicar la política española sin sus minorías nacionalistas.

Estas minorías violentas se pasean con chulería por las universidades gallegas, vascas y catalanas porque todavía encuentran más acomodo y más comprensión en ellas que el propio PP. Ese es el sustrato ideológico y social del que se alimentan. De la idea aún tan tolerada por una parte de la izquierda y por casi todo el nacionalismo de que es posible llamar fascista al PP. De que la auténtica fractura de la política española es la que dividiría a los herederos de la dictadura, el PP, y a quienes la combatieron. Sin ese discurso de fondo, sería incomprensible el podPOR EDer que mantienen los independentistas violentos en la universidad española.

María San Gil, daños colaterales
Fernando önega La Voz 14 Febrero 2008

L anzo la pregunta por si no lo saben: ¿Cuándo se habla de Galicia en Madrid? ¿Cuándo en el resto de España? Cuando ocurre una desgracia o cuando pasa algo profundamente desagradable. Ayer, por tanto, tocó hablar de Galicia. Las tertulias se llenaron de argumento gallego. Algunos informativos de la radio daban a entender que Galicia se había vuelto un país radicalizado. El diario Abc abrió edición a toda portada con un sonoro titular: «Radicales gallegos abren otra campaña de violencia contra candidatos del PP». Ese fue uno de los resultados (llamémosles «externos») del boicoteo y agresión a María San Gil.

Digamos que los hechos fueron indecentes. No hay justificación para quien impide que alguien ejerza un derecho. No hay disculpa para actitudes que desembocan en violencia. Quien pide que ETA mate a alguien, sea quien sea, es tan irracional como el que practica o defiende la lucha armada contra el sistema democrático. Y quien llama «terrorista» a una de las principales víctimas de ETA, a una persona valiente que representa muchos de los valores que están en juego en el País Vasco, no comete una injuria ni una injusticia; provoca la repulsa de quien tenga la más pequeña sensibilidad. Los radicales han elegido a la víctima que más adhesiones puede suscitar. Si lo hicieron con ese fin, objetivo conseguido.

Más allá del hecho concreto, cuya responsabilidad supongo que será aclarada por la policía y exigida por la Justicia; más allá incluso del conflicto político que ahora enfrenta a los partidos políticos gallegos, la simplificación externa ha unido el suceso a todo lo ocurrido en los últimos tiempos: las bombas, la no condena del holocausto por parte del BNG, la visita de escritores a la Cuba de Castro, o las galescolas , que algunos acendrados españolistas consideran poco menos que la simiente de la independencia. Esta mezcla es absurda e indocumentada, ya lo sé; pero es lo que se lleva en parte del periodismo y la política española. Y, como consecuencia, Galicia ha entrado en un proceso de batasunización. Así lo quieren presentar.

En este panorama, la víctima política también externa es el BNG. Si la opinión publicada trata de englobar todo en «el mismo saco», como se suele decir, ¿a quién echarle las culpas últimas? Al partido que representa el renacer nacionalista. De esa forma tan simple, los esfuerzos de moderación de Anxo Quintana y su equipo se ven arruinados por una acción irracional que el propio BNG condenó. Esos son los efectos colaterales de la agresión a María San Gil. Se ha hecho un daño difícilmente reparable a la imagen de Galicia, a sus sentimientos nacionales y al entendimiento de la convivencia. Y todo, por unos exaltados que quizá esa tarde no tenían otra cosa que hacer.

Despolitización y sensatez
FRANCESC DE CARRERAS, LA VANGUARDIA 14 Febrero 2008

Las recurrentes polémicas sobre la política lingüística catalana tienen casi siempre un punto de partida que hace estéril el debate. En efecto, quienes mantienen posiciones críticas con algunos aspectos de la política lingüística suelen ser descalificados previamente a través de tres falacias argumentativas: el ataque personal, la deformación de sus argumentos y el juicio de intenciones. En esto se distingue esta polémica de las demás.

Un ejemplo de ataque personal lo formuló recientemente desde estas mismas páginas Francesc-Marc Álvaro en su artículo Frankenstein vuelve a casa (La Vanguardia,14/ I/ 2008). Entre otras lindezas, Álvaro tacha a los discrepantes - destacando algunos ejemplos- de "monstruos", "bichos", "engendros" que se han alimentado "en las ubres de la derecha españolista, sector neofalangista". Ante tal prodigio de sutileza, sobran los demás argumentos. En otros casos, se rebate (sic) a los críticos diciendo que estos alegan que el castellano ha desaparecido de Catalunya o que está prohibido, lo cual es obviamente falso: el problema que estos críticos señalan es otro, al cual ni se alude.

Por último, el juicio de intenciones sobre estos críticos es siempre el mismo: quieren acabar con el catalán.

Con ello el razonamiento se da por concluido; sin argumentos válidos, con meras falacias. ¿Por qué?

Creo que lo que se pretende es infundir miedo para que una de las partes no pueda expresarse con argumentos y razones ante la opinión pública. Es una opinión común - y equivocada- que la política lingüística en Catalunya ha permanecido inalterable desde los comienzos de la autonomía. Ello no es así: la legislación ha ido cambiando y la práctica también. Lo que se quiere ocultar es, precisamente, este cambio, esta sigilosa sustitución del bilingüismo por el monolingüismo catalán - por supuesto en las instituciones públicas, no en la sociedad- que todavía no ha terminado. Lo que se pretende es anular la crítica diciendo que desde el principio ha habido acuerdo y que no hay motivos para revisarlo.

Porque en el principio, efectivamente, hubo acuerdo, un amplio acuerdo básico que se plasmó en la Constitución, en el Estatut de 1979 y en la ley catalana de normalización lingüística de 1983. Este acuerdo puede sintetizarse en tres grandes ejes: primero, el catalán y el castellano son lenguas oficiales; segundo, la libre opción lingüística es un derecho de todos los ciudadanos; tercero, el catalán es una lengua minoritaria en el mundo y debe protegerse de manera adecuada. Este acuerdo, oficial y formalmente, todavía subsiste (estos tres principios, por ejemplo, están reconocidos en el nuevo Estatut); sin embargo, cierta legislación posterior y, sobre todo, la práctica, lo han vulnerado repetidamente.

Así, del catalán como lengua oficial que podía utilizarse con total libertad y que debía ser protegido por tratarse de una lengua débil, se ha pasado - desde la segunda mitad de los años ochenta- al catalán como instrumento de la construcción nacional de Catalunya. La lengua es utilizada como arma de la política, como signo de identidad colectiva.

La lengua es, antes que nada, un instrumento de comunicación entre los seres humanos. Dado que una sociedad es, además de otras cosas, un conjunto de personas que necesitan comunicarse entre sí, los poderes públicos deben cuidar de que ello se lleve a cabo respetando la libertad de cada uno, sin imposiciones desproporcionadas a su finalidad, a su libre comunicación. Lo importante no es la lengua que se habla, sino que los ciudadanos se entiendan entre sí lo mejor posible. Para ello, los catalanes poseen un gran bien cultural: dos lenguas. Desde la infancia pueden aprender fácilmente estas dos lenguas, lo cual les servirá para comunicarse mejor con los demás y estar en mejores condiciones para aprender otras, hoy indispensables en un mundo globalizado. La lengua vehicular de la escuela no debe ser sólo el catalán sino, además, también el castellano. Ambas deben utilizarse con normalidad desde la primera infancia, sin grupos separados por aulas ni por centros. Así lo dice la ley catalana de política lingüística: "El alumnado no ha de ser separado en centros ni en clases diferentes por razón de su lengua habitual" (art. 21.5). Y también dice: "Los niños tienen el derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea esta el catalán o el castellano" (art. 21.2).

La actual polémica sobre el derecho de los niños a ser educados en el primer tramo de enseñanza primaria - de 6 a 8 años- en la lengua que sus padres deseen no exige cambios legislativos, ni separación en grupos o centros. Solo exige lo que ahora, en teoría por lo menos, no sucede: una interpretación razonable de la ley vigente. Los jóvenes aprenden sin darse cuenta dos y tres lenguas - o más- a la vez. ¿Tan difícil es que un maestro o maestra se dirija a sus alumnos de estas edades indistintamente en ambas lenguas - y a ser posible en inglés- con total naturalidad, como tantos padres y madres hacen en las propias familias? La política lingüística necesita, antes que nada, despolitización y sensatez, la sensatez que tienen los ciudadanos de Catalunya en sus relaciones personales.

Después del paréntesis
PATXO UNZUETA  EL PAÍS 14 Febrero 2008

Con la suspensión de ANV y el PCTV, prólogo de su probable ilegalización, y la detención como imputados por delitos relacionados con el terrorismo de la mayoría de los dirigentes de Batasuna se cierra un paréntesis (de unos dos años) de tolerancia de hecho hacia esa formación dentro de un ciclo largo de acoso policial y judicial contra el entorno de ETA. Más que un cambio de política, lo que hay desde la ruptura de la tregua es una vuelta a la estrategia compartida anterior.

La continuidad de esa política con independencia del signo del Gobierno que la dirija es el resultado de experiencias que no sería posible ignorar. El fracaso del intento de Lizarra demostró que era utópico pensar en una repetición de la experiencia de la disolución de ETA (p-m), a comienzos de los 80, como resultado de la presión de su brazo político, Euskadiko Ezkerra. El planteamiento del Pacto de Ajuria Enea se basaba en esa expectativa. Pero la constatación de que ni siquiera en las condiciones más favorables era Batasuna capaz de jugar ese papel dejó sin sentido seguir disimulando la evidencia de que formaba parte de un entramado dirigido por ETA. Algo que nadie ignoraba en Euskadi, y menos que nadie el PNV, que periódicamente se lo reprochaba a los Otegi y compañía.

Al romper la tregua de 1998-99 (y asesinar en un año a 23 personas, de las que 15 eran civiles, y de ellos, 11 políticos) ETA condenó a Batasuna a la ilegalidad: no era posible que participara en las elecciones y recibiera fondos públicos un partido que era a la vez parte de una trama que eliminaba rivales políticos a tiros. De entonces, y no de una reciente caída del caballo, parte la actual política antiterrorista, tras el paréntesis abierto en 2005.

Zapatero interpretó algunos datos reales (dos años sin muertos) y ciertos mensajes ambiguos como disposición de Batasuna y ETA a pactar una retirada. Una vez evidenciado que la banda no estaba dispuesta a retirarse, ni su brazo político a separarse de ella, se regresa al punto anterior. No al que llegaron las conversaciones que rompió ETA con la bomba de la T-4, sino a la política de acoso que le había llevado a la tregua. Esta política es la otra cara de una estrategia consistente en demostrar que la permisividad que propicia el compromiso de dejar de matar se convierte en la máxima dureza que permita la ley si se rompe ese compromiso.

Cuando hasta los de Aralar han dicho que para aceptar la negociación será exigible en adelante un compromiso previo de abandono definitivo e incondicional de la violencia, la contraposición entre política de derrota y de negociación es en buena medida artificial. La diferencia sobre la forma que revestirá el acto final de ETA no modifica las prioridades actuales ni podrá, por tanto, ser convertida en motivo de confrontación o ser invocada como pretexto para mantener la división.

Desde el otro lado, carece de realismo la pretensión de dirigentes de Batasuna como Karmelo Landa (detenido en la última redada) de que el nivel de acuerdo alcanzado entre PNV, PSE y Batasuna en las conversaciones celebradas en Loyola en 2006 constituye el punto de partida para ulteriores negociaciones "del que no es posible retroceder". En Loyola hubo un principio de acuerdo que incluía una referencia a un órgano de cooperación del País Vasco y Navarra, pero expresamente condicionado al fin de la violencia y con la cautela de plantearlo "de conformidad con las normas y procedimientos legales", según el testimonio (Diario Vasco, 6-2-2008) del escritor y periodista L. A. Aranberri, Amatiño, estrecho colaborador de Imaz en esa época.

Otros testimonios han precisado que la ruptura se produjo por la pretensión, transmitida por Otegi, de que ese órgano de cooperación debería convertirse en el plazo de dos años en una nueva comunidad integrada por ambos territorios, lo que sería ratificado en referéndum por cada uno de los territorios y para el que los socialistas navarros debían comprometerse a propugnar el sí. Según Amatiño, la propuesta fue presentada bajo la amenaza de que si no se aceptaba "todo se rompería", y con el mensaje implícito de que "ETA volvería a matar". Con independencia del error de aceptar que tales propuestas se pusieran sobre la mesa antes de que hubiera acuerdo sobre la retirada de ETA, es evidente que lo planteado como hipótesis para favorecer ese final no puede mantenerse después de que la banda decidiera volver a matar. Hacerlo sería convalidar la compatibilidad entre política y terrorismo.

Por eso resulta incomprensible que también el PNV de Urkullu haya deslizado la idea de que lo negociado en Loyola con Batasuna puede ser la base de un acuerdo (¿sobre la propuesta de Ibarretxe?) a cambio del apoyo a la investidura de Zapatero, si gana. Como testigo directo, el sucesor de Imaz no puede ignorar las circunstancias en que se produjo aquella negociación. Echársela ahora en cara al Gobierno para oponerse a las ilegalizaciones en curso revela cierta hipocresía. La misma que supone acusar a los socialistas de oportunismo por no haber prohibido antes las listas de ANV y PCTV y hacerlo ahora "por electoralismo"; cuando ha sido el PNV, especialmente en las elecciones de 2001, en que recogió la mitad de los votos anteriores de Batasuna, el beneficiario de la no participación de la izquierda abertzale.
Su argumento de que sacar de la legalidad al brazo político de ETA (y sucedáneos) supone "ilegalizar ideas" tiene casi tan poco sentido como la actitud de los independentistas gallegos que portaban carteles con esa misma frase cuando, el martes, pretendían impedir que hablase en la Universidad de Santiago la parlamentaria vasca del PP María San Gil, a la que llamaron fascista y terrorista: a una mujer a la que ETA intentó asesinar en el cementerio de Zarautz, junto con otros miembros de su partido, el 9 de enero de 2001.

El comisario lingüístico
ALBERTO FERNÁNDEZ  ABC  14 Febrero 2008

TODOS sabíamos que el Tripartito catalán no solo rechaza el bilingüismo, sino que recurre al uso de herramientas de control lingüístico, como las sanciones a comerciantes de Barcelona, por simplemente rotular en castellano. Con estas actuaciones puede llegar a perderse una de las características más relevantes del patrimonio cultural de los catalanes, como es el uso del castellano y el catalán.

El «cuatripartito municipal» formado por el equipo de gobierno PSC, ICV, y con el apoyo de CiU y ERC, han aprobado incluir en el PAD (Plan de Actuación de Distrito) de Sants-Montjuïc, una propuesta rechazada por el PP, que pretende incrementar el control sobre los locales comerciales, y así asegurar que los comerciantes cumplan con la normativa lingüística. Esta propuesta que tiene como trasfondo la figura del «comisario lingüístico», previsiblemente se extenderá también al resto de distritos de Barcelona.

Paradójicamente los partidos políticos que promueven en la Generalitat las sanciones a 62 locales de Barcelona por rotular en castellano, son los mismos que luego no tienen ningún tipo de rubor en usar el castellano para pedir el voto de los ciudadanos en la elecciones.

Otro ejemplo de este absurdo lo encontramos cuando el Ayuntamiento pasa a utilizar el bilingüismo para pedir a los barceloneses tanto en catalán como en castellano que paguen sus impuestos o multas, como sucede con el folleto de la Guía del contribuyente 2008, repartido hace pocas semanas por los domicilios. Eso sí, el Consistorio vuelve a ser monolingüe para ofrecer servicios necesarios para los ciudadanos, como fue el caso de la campaña municipal de recogida de muebles, en la que además del catalán, se dio prioridad antes a otros idiomas como el árabe antes que al castellano.

La realidad de Barcelona pone en evidencia que la política lingüística que aplica el Tripartito catalán y que sigue el Bipartito municipal con ayuda de CiU y ERC en el Ayuntamiento de Barcelona es errónea. Tal como indica el último Barómetro municipal, que constata que el castellano y el catalán son por igual con un 50%, la lengua materna de los barceloneses, demostrando que el bilingüismo es la normalidad en Barcelona.
El bilingüismo es un patrimonio a preservar y no una anomalía a corregir como pretenden hacernos creer algunos partidos. Por lo que es necesario que las administraciones den ejemplo de democracia, permitiendo total libertad de elección del ciudadano para poder elegir en que lengua quiere rotular su negocio, o en que idiomas deciden educar los padres a sus hijos, avanzando hacia un trilingüismo, en el que el inglés sea la tercera lengua de la Cataluña del futuro.

Alberto Fernández es Presidente grupo municipal del PP en Barcelona

Gabilondo y Zapatero conspiran para crear tensión como tras el 11M.

Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 14 Febrero 2008

Que Zapatero echaba de menos la dramática tensión crispadora que hubo tras el 11M y que tan buenos resultados electorales les dio, no lo dudaba. Que Zapatero iba a intentar algo parecido, me refiero a montar pollos antiPP, cosa a la que llama ZP tensión, no lo dudaba. Que Zapatero se apoyaría en los de siempre, Gabilondo, El País, la SER, la Cuatro, etc. para acusar al PP de la tensión, crispación y dramatismo que el crearía, no lo dudaba. De lo único que tengo duda y grande es de los hechos concretos que va a provocar Zapatero para crear esa tensión y ese dramatismo y que Gabilondo y sus cuates se encargarán de achacar al PP.

Que la pareja de violadores de la democracia formada por Gabilondo y Zapatero conspiren y se confabulen para hacer algo similar a lo que hicieron tras los atentados del 11M, tipo propalar la existencia de terroristas suicidas en los trenes, debe ser algo que alguien en las instancias judiciales o de la Junta Electoral Central debería ver si es delito. Pumpido seguro no moverá su toga.

Que los tontos remataos del PP desaprovecharán la ocasión de colocar como argumento central de su campaña la lucha por la libertad y contra quienes han manifestado que utilizarán la tensión y la dramatización de la vida política, tampoco lo dudo.

La técnica de que los lobos acusen a los corderos y borregos de atacarles es tan vieja como la humanidad, pero aun cuela. Gente de las izquierdas rojas pacíficas violentas solidarias atacan a San Gil, hieren a sus escoltas y salen diciendo que lo suyo es una protesta legal y que la culpa de lo ocurrido es de la agredida por crispar. Es una técnica vieja pero cuela y cuela porque este es un país enfermo que hagan lo que hagan ciertas gentes no es jamás relevante ni merecedor de reprobación social.

Imaginen esta imaginaria conversación pillada al dejar abiertos los micrófonos tras una entrevista entre Federico Jiménez Losantos y Rajoy.

- Losantos: ¿Qué pinta tienen los sondeos que tenéis?
- Rajoy: Bien…
- Losantos: Sin problemas…
Rajoy: Lo que pasa es que lo que nos conviene es que haya tensión
......
- Rajoy: A partir de este fin de semana vamos a dramatizar un poco

Yo les diré lo que pasaría, habría delante de cada sede del PP mañana, día y noche hasta las elecciones manifestantes con pancartas exigiendo el enjuiciamiento de los dos conspiradores, acusaciones al PP de fascista ultraderechista antidemócrata, de violentos, de todo lo habido y por haber. Pumpido estaría ya instando a sus fiscales a promover encausamientos para ambos por los delitos que correspondiesen.

Pero como lo que ha ocurrido es que ha sido a Gabilondo y a Zapatero a los que se les ha pillado conspirando creyendo que no había micrófonos abiertos, no pasará nada. Esta es la confabulación grabada real:

- Gabilondo: ¿Qué pinta tienen los sondeos que tenéis?
- Zapatero: Bien…
- Gabilondo: Sin problemas…
- Zapatero: Lo que pasa es que lo que nos conviene es que haya tensión

Cuando un progre rojo violento pacifista y solidario multicultural quiere poner tensión en la vida política y dramatizarla debemos echarnos a temblar, son capaces de cualquier cosa, incluso de ganar las elecciones tras basar toda su campaña en acusar al PP de crispación y de que son unos fariseos por decir que el PSOE crispa.

Si los del PP fuesen menos burros, que lo son y mucho, cambiarían toda su campaña electoral y sacarían vallas, anuncios, etc con el video o con una foto de la conversación conspirativa de Zapatero y Gabilondo y la frase de Zapatero bien grande, de que “lo que nos conviene es que haya tensión” y debajo algo así como “Así entienden la democracia”. No me dirán que unos carteles del PP con Zapatero y Gabilondo en el estudio de la Cuatro no serían rompedores.

Pero los zopencos del PP, como en tantas otras ocasiones, agacharan la cabeza, tras levantarla un ratico un par de veces, y seguirán con lo previsto por sus asesores electorales. Se lo han puesto a huevo, pero no serán capaces de aprovecharlo. Cuando pierdan las elecciones se lamentarán de lo burros que han sido.

Termino como siempre hago últimamente haciendo lo que hacen los progres, manifestando mis convicciones, pues bien, tengo la convicción de que en algún lugar hay un “Marinus van der Lubbe” o más de uno, preparado para poder acusar al PP de ser quienes crean la tensión. La ventaja que nunca aprovechan los del PP es que estos rojos pacíficos tensadores y dramatizadores son más previsibles que la frase que iban a decir los payasos de la tele al entrar en plató, si, esa del “¿Cómo están ustedes?”.

La Universidad entre la cultura y la barbarie
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 14 Febrero 2008

Hace unos días, en Coruña y Vigo, una asociación cívica que defiende lo que en Galicia es una realidad incuestionable: el bilingüismo de los gallegos, sufrió la agresión de unos energúmenos que se manifestaban como defensores de una Galicia independiente, estalinista y sometida a una férrea dictadura lingüística que no respeta los derechos de los hablantes de la lengua del Estado en nombre de un supuesto derecho de las lenguas minoritarias. Como si las lenguas tuvieran derechos y las personas no.

Esta semana medio centenar de estudiantes de ideología independentista han abucheado e intentado agredir a la presidenta del PP del País Vasco, María San Gil, antes de pronunciar una conferencia en la facultad de Económicas de la Universidad de Santiago de Compostela. Escuché al rector de dicha universidad explicar en Onda Cero que en el pasado, ante un caso semejante, tuvieron que recurrir a una ley antiquísima para expulsar por tres años a un alumno que había utilizado la violencia del mismo modo que lo hicieron esta semana los agresores de María San Gil.

A la universidad se va a estudiar, a formarse como buenos profesionales, a humanizarse y no a insultar, practicar artes marciales o intentar linchar a nadie por el simple hecho de que no nos gusten sus ideas. Al menos de momento estamos en una democracia, no en un régimen totalitario.

Lo lógico y coherente en un Estado de derecho, como el que dice la Constitución que es España, sería que existiesen leyes actualizadas que impidiesen que aquellos individuos que se toman la universidad como un campo de batalla y no como un centro de estudio y formación, fuesen inmediatamente expulsados de la misma.

Pero no, no existen tales leyes que nos protejan de la barbarie y sí una justicia que les concede a los bárbaros toda serie de prerrogativas que les permiten campar a sus anchas por centros que debieran ser semilleros de civilización y de cultura. Dentro de poco los ciudadanos normales, que tenemos por toda arma un simple matamoscas para luchar contra tan molestos insectos en verano, tendremos que vivir escondidos debajo de las piedras o en guetos donde nuestras vidas, al menos, no corran peligro.

Ahora que ya tenemos el fascismo bien instalado en nuestra comunidad, ¿qué harán nuestras autoridades? ¿Realmente lo que ha pasado no va con ellas? ¿Quienes, si no, imponen con el dinero de todos la mal llamada “normalización” lingüística que sirve de caldo de cultivo a todos estos salvajes?

Gallegos Hispanohablantes
http://blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php

BILDERBERG_Y_AUTONOM_AS_VIOLENTAS
email Antonio García. Barcelona 14 Febrero 2008

Si les ha sorprendido la grotesca idea de Esperanza Aguirre de poner un colegio en catalán en Madrid (¡que además se nos intenta vender como una acción contra el nacionalismo!), lean las siguientes líneas y lo entenderán todo.

¿Saben ustedes cuál es el político español que más veces ha participado en los saraos de Bildelberg? Esperanza Aguirre, con el PP en el poder y en calidad de ministra de Educación, uno de los temas que más absorben y obsesionan a los masones.

Recibió con todos los honores a los participantes en el Congreso Mundial de la Masonería, celebrado en España; y esto ya es más grave, porque hablamos de masonería europea, rama francesa y escocesa, que, comparado con sus colegas norteamericanos, es Mucho más sectaria. En una foto que extrañó a más de un dirigente popular, doña Esperanza se dejó fotografiar con los del mandil, a los que recibió en el Senado por todo lo alto.

¿No os llama la atención que seamos el país más descentralizado del mundo? ¿Que también el PP contribuya fuertemente donde gobierna a imponer lenguas regionales? ¿Sabéis que fue Fraga quien empezó a imponer el gallego en Galicia?¿Ya no os acordáis de cuando Aznar era socio de Ciu y hablaba catalán en la intimidad mientras nuestros hijos soportaban a los comisarios políticos en las escuelas catalanas?¿Sabéis que el PP está estudiando hacer oficial un invento llamado asturianu en Asturias?¿No veis lo que hay a nuestro alrededor? Francia, con más lenguas que nosotros, una única lengua oficial. Italia, con más lenguas que nosotros, una única lengua oficial. ¿No veis como nunca se termina con ETA y la los grupos de intimidación violenta están ya por toda España?¿No veis como el Rey está encantado con la “riqueza lingüística” y nunca se refiere a la opresión que padece la lengua española en España?¿Por qué se nos ha impuesto esto a nosotros? Muy fácil: el español es una amenaza para el inglés.

En sudamérica están usando el indigenismo para lo mismo...En Bolivia han hecho oficiales 36 lenguas...Los Bilderberg son los sucesores de los enemigos de la Hispanidad porque la Hispanidad es el mayor enemigo de la globalización anglosajona. Y nuestros políticos, de todos los partidos, trabajan para ellos.

En la reunión del club Bilderberg de 1975 en Palma de Mallorca se le buscó sucesor a Arias Navarro, por unanimidad se eligió a Suárez.(Y se trazaron las líneas maestras de lo que sería nuestro régimen de eso que llaman “libertades”.) Esto es lo poco que se supo a posteriori, ya que las reuniones son secretas.

Edmond de Rothschild, en declaraciones a la revista Enterprise: “La estructura que debe desaparecer es la nación”
Gianni de Michelis, ex-ministro italiano de Asuntos Exteriores y presidente del Instituto Aspen (un apéndice de la Comisión Trilateral), en declaraciones efectuadas al diario El País el 4 de abril de 1990: “El poder ha de ser inevitablemente transferido de las naciones soberanas a instituciones supranacionales”

James Paul Warburg, patrón del grupo financiero S.G.Warburg, miembro de la Round Table y del Council on Foreign Relations, en una alocución pronunciada ante una comisión del Senado estadounidense. ” La única interrogante de nuestro tiempo no es si el Gobierno Mundial será alcanzado o no, sino si será alcanzado pacíficamente o con violencia. Se quiera o no, tendremos un gobierno mundial. La única cuestión es saber si será por concesión o por imposición”.

¿Comprendemos ya lo que es la Corona de las lenguas cooficiales y de las autonomías terroristas y abortistas?

Participantes en reuniones del club Bilderberg (aquí no llevan caretas, son todos del mismo partido): Fraga, Felipe González, Esperanza Aguirre, Juan Luis Cebrián, Joaquín Almunia, Rodrigo Rato, Narcís Serra, Jordi Pujol, Trinidad Jiménez, Pedro Solbes, Loyola de Palacio, la Reina Sofia, etc.
Las reuniones y decisiones son secretas.
¿Se entiende mejor?

9 DE MARZO: NOS DA IGUAL QUIEN GANE
www.juntasrepublicanas.com 14 Febrero 2008

Lo mismo nos da que gane en USA Obama o la Clinton, uno de estos o Mc Kain, que nos da lo mismo que gane zETAp o Rajoy en España. Precisamente, porque España nos importa. Triunfe el presidente del gobierno de los trenes o el melifluo líder de la oposición, sale victorioso el régimen de la monarquía y sus autonomías centrífugas, el de la humillación a las víctimas de ETA, el de la mentira sobre el 11-M, el de la opresión separatista sobre nuestros compatriotas, el de la degradación de las condiciones sociales de los españoles, y un sinfín de tropelías más encaminadas a la disolución de nuestra Patria.

Entre zETAp y Rajoy no hay opción menos mala. No consiste en desalojar a un inquilino de la Moncloa para meter a otro. La opción tampoco es la reforma. El edificio está en ruinas. Hay que demolerlo. La alternativa es la ruptura democrática. El único Gobierno que deseamos para España no surgirá de ninguna de las elecciones convocadas bajo el reinado del Borbón, sino de las movilizaciones masivas de los ciudadanos españoles contra ese régimen. Será un Gobierno de reconstrucción nacional, de carácter provisional, que acometerá como tarea principal la elaboración de un proyecto de constitución republicana para ser sometido en referendo al pueblo español. En lo inmediato, el Gobierno reconstrucción nacional deberá asumir urgentemente la siguientes acciones: la desarticulación y encarcelamiento de las tramas del terrorismo etarra y de sus imitadores y colaboradores fuera de Vascongadas. La ayuda material y reparación moral a las víctimas del terrorismo; el esclarecimiento total, caiga quien caiga, de los atentados del 11 de marzo de 2004; la reversión a la Administración General del Estado de la mayor parte de las competencias entregadas a las autonomías; la defensa del español como única lengua oficial de nuestra Nación; la supresión de los contratos basura, del aumento de impuestos indirectos y de la carestía de la vivienda; la repatriación de inmigrantes ilegales y la adecuación del flujo migratorio legal a las tasas de paro de los trabajadores españoles.

Compatriotas bien intencionados votarán lo que para ellos represente el “mal menor”. Algunos, incluso, se plantearán como alternativas partidos que, como UPyD, sólo aspiran a convertirse en “bisagras”acomodadas en el caos. Que cada cual haga lo que crea más conveniente. Todo el mundo puede autoengañarse con lo quiera. Otros votarán a grupos que aparecen como “antisistema”, simplemente para tocar las narices, o a alguna basca de amigos suyos, sin esperanzas de obtener representación alguna. Pero debe estar claro que, bajo el régimen del Borbón no hay posibilidad de que salga gobierno alguno capaz de solucionar la crisis en la que esta sumida España. Todos los que aspiran a formar gobierno son culpables y cómplices de esta crisis. Zapatero no es un paréntesis en la historia reciente, sino la encarnación de una trayectoria abyecta de la que han participado todos los cortesanos de la monarquía. Tras el 9-M, gane quien gane, proseguirá, como hasta ahora, la inmersión lingüística, la persecución y el acoso etnicista, las reformas estatutarias contra España, tanto en comunidades gobernadas por el PP como por el PSOE. Cada vez habrá menos Estado y más autonomías. La amenaza y el terror separatista, continuarán bajo nuevas mentiras. La crisis económica será descargada sobre los trabajadores. No hay posibilidad de reformar desde dentro un régimen que, algunos todavía no se han enterado, ya esta reformándose a sí mismo a la tremenda, de manera ilegal, para adecuar un nuevo modelo de Estado a la voraz dinámica autonómica contemplada, desde el principio, en la Constitución del 78. Aun en el caso de que alguien se propusiera acudir a los mecanismos legales de revisión previstos en la propia Constitución, toparía con una norma intocable, blindada, que exige mayorías inalcanzables para activar esa reforma.

Nosotros, gobierne quien gobierne, seguiremos trabajando para que las Juntas Republicanas Españolas sean una realidad. Estamos convencidos que es el instrumento adecuado para articular la lucha nacional-democrática que, más tarde o temprano, nuestros compatriotas tendrán que plantear contra el régimen que nos lleva al atolladero.
9-M, ¿GOBIERNO PP O PSOE? NO, RUPTURA DEMOCRÁTICA. LA LUCHA ES EL ÚNICO CAMINO.

ESPAÑA, VICTORIA, SALVACIÓN.

Zapatero y el PSOE, ¿se apuntan al matonismo?
Alfredo Casquero  elsemanaldigital  14 Febrero 2008

La tensión que conviene a Zapatero y Gabilondo, no conviene a España. Sería suficiente la pillada in fraganti que una cámara indiscreta y bobalicona ha proporcionado a los españoles para que la dirección nacional del PSOE cambiara el candidato. Si un presidente de Gobierno necesita de la tensión (que, según la Real Academia, es el estado de oposición u hostilidad latente entre personas o grupos humanos, como naciones, clases, razas, etc.) es porque le dan igual sus consecuencias. El atentado de los jóvenes de ultraizquierda contra María San Gil es una consecuencia lógica provocada por la tensión existente que pretende Zapatero.

A falta de ideas, a falta de programas, lo mejor para movilizar a la gente no es la ilusión, ni la alegría que cantaban los "untados". No es tampoco la petición de una confianza en base a un programa electoral cumplido, o un éxito satisfecho en la gestión gubernamental. No, Zapatero y el PSOE quieren bronca. Quiere exacerbar al máximo los ánimos, quiere el cordón sanitario y nazi, quieren un fin de semana como el de las anteriores elecciones de una movilización radical y prisaica sin precedentes para derrotar (que no ganar) al PP.

Resulta lamentable, altamente peligroso, profundamente inconveniente este PSOE radical y derivado. España no necesita tensión, sino calma. Precisamos, por la crisis económica y nacional que sufrimos tras la legislatura del radical Zapatero, años de estabilidad y confianza y paz. Esa paz abusada y violada por Zapatero cuyo significado no es el mismo si es pronunciado por sus labios. La paz de Zapatero es tan de mentira como sus declaraciones sobre ETA, o como las ruedas de prensa de la vicevogue. Es una paz sin paloma, es una paz sin sosiego, es la paz de los matones y de la irresponsabilidad en política.

Tan clara ha manifestado su posición, su forma de comportarse en política, que ningún votante de izquierdas, de la izquierda pacífica que también existe, debería dar su apoyo a quien busca la tensión y la confrontación para ganar unas elecciones. Sabíamos que ZP tenía talante. Ahora se ha comprobado fehacientemente que el talante de este gran embustero se asemeja bastante al de cualquier matón de barrio. Si el PSOE quiere continuar con esta estrategia anunciada en la complicidad de una conversación que pretendió ser privada no es sólo problema del PSOE. También lo es de España.

Zapatero dramatizará para provocar tensión. Lo malo es que siempre, tras la tensión, viene la violencia. ¿Es eso lo que quieren los votantes socialistas?

El silencio cómplice de Z con los compinches radicales
Antonio Martín Beaumont elsemanaldigital  14 Febrero 2008

La bronca parece que va íntimamente unida a la política, al menos durante los últimos años. Comenzó la moda Zapatero, aún en la oposición, cuando decidió unirse a la pancarta para tratar de descalabrar a Aznar.

Las cosas, claro, en vez de mejorar han ido a peor a lo largo de esta legislatura en la que los papeles, tantas veces, han estado cambiados y el partido del Gobierno, unido a sus socios, le han hecho la oposición a la efectiva oposición.

Pero una cosa es la bronca dialéctica, la salida a la calle de forma cívica a protestar, y otra, muy distinta, tratar de amedrentar al rival de forma violenta o coaccionarle y acallar su boca para que no lance su mensaje. Esto es lo que sufrió el martes la dirigente vasca del PP María San Gil en la Universidad de Santiago de Compostela. ¡Lamentable! Debería encenderse la luz roja.

También es atroz que el PSOE, partido que sustenta al Gobierno Zapatero, no haya a estas hora hecho ningún gesto para condenar la violencia exhibida por unos radicales gallegos muy próximos, por cierto, a los socios nacionalistas que mantienen a su partido al frente de la Xunta de Galicia. ¿Es éste el motivo que invita al PSOE a callar?

Llueve sobre mojado. A lo largo de los últimos años los dirigentes populares han sido cercados, vapuleados, insultados, amenazados incluso de muerte mientras trataban de hacer su campaña y, ¡qué lástima!, los socialistas no han querido ponerse del lado del derecho que asiste a cualquiera en una democracia a expresar su opinión, más todavía cuando quien quiere hablar representa a millones de españoles y está en la oposición.

El 13 de marzo de 2004, el día de reflexión antes de votar, se rompió la vida democrática cuando se cercaron las sedes del PP en muchos lugares de España. En aquella acción –antidemocrática- participaron entre otros algunos de los dirigentes del PSOE que ganó después las elecciones. ¿Se podría decir que les salió bien la jugada? Arriesgado, muy arriesgado.

Lo peor después, con Zapatero ya como presidente del Gobierno, fue que cuando tuvo ocasión de desmarcarse de tales anomalías, pero prefirió taparlas amparado en una falsa libertad de expresión que jamás puede ir más allá de lo que marcan las leyes y la liturgia democrática. ¿Lo ocurrido a María San Gil hace parte de esa tensión de la que habló Zapatero a Gabilondo en la pillada en el plató de Cuatro?

Pedro Schwartz Girón: ve con preocupación el ascenso de los grupos nacionalistas en España.
El director del Centro de Economía Política y Regulación visitó ayer A Coruña para participar en un máster en la Fundación Barrié de la Maza y presentar su último libro en la Universidad. Pedro Schwartz, que se define a sí mismo como un liberal práctico, ve con preocupación el ascenso de los grupos nacionalistas en España.
ENTREVISTA DE ABEL PEñA E Ideal Gallego 14 Febrero 2008

El economista liberal Pedro Schwartz acudió ayer a A Coruña para celebrar dos coloquios. El primero, en la Facultad de Ciencias Económicas. El segundo, en la Fundación Pedro Barrié de la Maza, como parte de un máster de la Escuela de Empresariales. "Siempre que vengo a Coruña se me disputan", bromea. Entre cita y cita, este hombre afable, que ganó el premio Jaume I de Economía y la Orden del Imperio Británico, tiene tiempo para hablar sobre su libro "En busca de Montesquieu. Amenazas a la democracia".

?¿De qué amenaza habla?
- De la concentración de poderes, cuando la mayoría es atrapada por pequeños grupos de interés que utilizan su poder para conseguir favores.

?¿Se incluyen en esos grupos los partidos de corte nacionalista?
- Sí. Con dos diputados se pueden cambiar las decisiones políticas. Es desproporcionado.

?Decía también que la ley electoral española es bastante rara y que no es de las mejores.
- Si hay tantas leyes distintas, es que no hay ninguna buena. La mayor parte de ellas tratan de buscar que haya un gobierno de coalición. Eso ocurre con la de España, de ahí la situación política actual.

?¿Diría que el nacionalismo es un problema político?
-  Es, artificialmente, el gran problema de España. En Galicia yo no veo esa tensión nacionalista. Es sólo una cuestión de minorías políticas que tratan de medrar con él. En el País Vasco, especialmente: en el PNV hay voces que ya piden la independencia.

?Como siempre.
- No de forma tan mayoritaria. Y con muy pocos diputados, los independentistas, en Cataluña sobre todo, tienen un peso sobre el Gobierno mucho mayor que su representación real.

?El BNG formuló hace poco las exigencias que debe cumplir el Gobierno para recibir su apoyo...
- ¡Claro! Y que las minorías impongan su voluntad a las mayorías no me parece lógico.

?Entonces ¿habría que cambiar la ley electoral?
- Creo que sí. Por ejemplo, los franceses la hacen a dos vueltas. En la última se enfrenta los que han recibido más votos.

?Dice ser un liberalista práctico ¿cómo ve la ideología en los partidos ahora?
- Era un factor que se había reducido con Felipe González y Aznar. Pero ha habido un recrudecimiento y estas elecciones tienen un factor ideológico mayor que las anteriores.

?¿Hay algún partido que llamaría liberal?
- No, en Alemania lo hay, pero aquí no. Cuando llegó Aznar, nadie sabría que su política económica sería tan liberal.

?¿Y el PSOE?
- El señor Solbes, ahora que la economía va mal, es cuando toma medidas liberales ¿Por qué no se hizo nada antes? Ahora es cuando habla de liberalizar los horarios comerciales, de rebajar impuestos...

También españa sería derrotada
POR VALENTÍ PUIG ABC 14 Febrero 2008

AFGANISTÁN puede caer en manos de los talibanes y convertirse en un régimen teocrático expansivo a pesar de los esfuerzos de las tropas de la OTAN. Ahí está España, como noveno país contribuyente por número de soldados: ahí están los soldados españoles -690- en el conjunto de 37.000 efectivos. La coalición «de facto» entre talibanes y Al Qaida tiene en jaque a las fuerzas de la OTAN y de sus aliados. Nadie quiere aportar más tropas ni asumir más compromisos operativos.

Nadie quiere que sus soldados regresen a casa en ataúd. Cuesta comprender que a nuestro ejército lo pueda tirotear impunemente una banda de salvajes fanatizados o que algo vital se nos haya perdido en el inhóspito Afganistán. Son esos los compromisos de civilización que se asumen con más presteza en las declaraciones formales que en la política de hechos. Y sin embargo, alguien tiene que parar a los talibanes y a Bin Laden. De retirarse la OTAN, también España sería derrotada.
Entregado a sus ensueños seráficos, el Gobierno de Rodríguez Zapatero no ha querido explicar lo que realmente ocurre en Afganistán ni lo que le va en ello a España. En general, la opinión pública española también ha preferido mirar para otro lado. Cuenta poco la decisión de contribuir a la lucha contra el terrorismo global, ni queda ya memoria del afán internacional de proteger el gobierno democrático del moderado Karzai hasta reconstruir Afganistán. El régimen de los talibanes cayó -con aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas- por no querer entregar a Osama bin Laden después del atentado del 11-S.

El emocionalismo con que los políticos encubren las paradojas reales de una sociedad que requiere de la fuerza para garantizar su propia seguridad es lo que acaba por negar incluso el riesgo, próximo o lejano. A los soldados españoles en Afganistán se les felicita por videoconferencia y listos. Para nosotros, esas tropas sólo son algo real y vivo cuando sufren un ataque. Afganistán ni tan siquiera es algo que tenga existencia. Es un no-lugar, un error del mapa, un claro inexpugnable entre plantaciones de opio, un jardín privado para Bin Laden. Prácticamente, no existe el futuro en Afganistán mientras los talibanes vayan ganando posiciones y las bombas-suicida mejoren su balance homicida. De empeorar las cosas en el Pakistán de Musharraf, más fácil será para los talibanes reclutar hombres. Finalmente, la zona habría sido entregada para cobertura, avituallamiento y campo de instrucción de Al Qaida, para patrimonio de los señores de la heroína.

Reconocer sin más la impotencia de la comunidad internacional en Afganistán no sería del todo justo pero lo cierto es que falta voluntad para permanecer allí y operar de forma efectiva, con normas claras de implicación, con efectivos, financiación y armamento. El vacío estratégico actual abruma si consideramos las vidas implicadas, las de españoles y de todos nuestros aliados, si queremos dejar en último términos las vidas afganas. Fue en Afganistán, dadas las discrepancias sobre la intervención en Irak, donde quedó cifrado el empeño de la OTAN, incluso como argumento demostrativo de su propia razón de ser institucional a inicios del siglo XXI. Es la Alianza Atlántica, la gran coalición que ganó limpiamente, sin un solo disparo, lo que ha sido la larga Guerra Fría. Y es en Afganistán donde la OTAN puede extraviar su última razón de ser. Ahí tiene Osama bin Laden algo para alegrar sus veladas en cualquier cueva de la frontera afgano-paquistaní.

El estado del mundo es tal que en sus puntos más ardientes la ayuda exterior ya no puede consistir en benéficas expediciones que imponen la paz y se vuelven a casa desfilando marcialmente. Todo es de una bárbara complejidad, de tanta violencia y riesgo para nuestros soldados que resulta inasumible para la opinión pública, allá en casa, a la hora de los noticiarios de televisión. Al contribuyente no le gusta gastar en armas, ni pagar ataúdes para sus soldados. Por no gustar, ni gusta de contribuir económicamente a la OTAN o hablar de defensa común europea. Extraña inducción por la que uno se permite negar la existencia de lo que no le gusta. Pongamos, pues, que Afganistán no existe. Eso sí, de ganar los talibanes, también España perdería.
vpuig@abc.es

EDUCACIÓN
Padres vascos recurrirán a los jueces si no pueden escolarizar a sus hijos en castellano
M. JOSÉ CARRERO m.j.carrero@diario-elcorreo.com El Correo 14 Febrero 2008

Pretenden plantear una iniciativa legislativa en el Parlamento con la recogida de 15.000 firmas
Convocan para el próximo día 21 una concentración a favor de la lengua materna en Vitoria
Padres vascos que han elegido el modelo A para escolarizar a sus hijos acudirán a la vía judicial para defender el «derecho» a que puedan continuar estudiando en castellano con el euskera como asignatura, una posibilidad que niega el currículum vasco. Así lo anunciaron ayer los portavoces de la Plataforma por la Libertad de Elección Lingüística en el acto público celebrado en un hotel de Vitoria, donde informaron a otros 200 progenitores del nuevo decreto, que fija el euskera como el idioma principal del sistema educativo.

El colectivo está a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco decida si suspende de forma cautelar la aplicación de esta normativa, como ha solicitado el PP. La plataforma, según dijeron, actuará en función del dictamen que emitan los jueces. Si el decreto se mantiene, acudirán «a los tribunales para defender los derechos legales y el cumplimiento de la Ley de Educación en vigor», advirtió Maite González, una de las portavoces del colectivo en defensa del modelo A. González se refería así al hecho de que el Gobierno vasco ni siquiera ha remitido al Parlamento su proyecto para reformar los modelos lingüísticos en la enseñanza.

¿En qué consistirá la vía judicial? Aunque los representantes de la plataforma prefirieron no ser muy explícitos al respecto, sí apuntaron más de una posibilidad. De entrada, prevén denunciar ante la Fiscalía la imposibilidad de sus hijos de acceder a la enseñanza en una de las dos lenguas oficiales de Euskadi. También barajan la posibilidad de demandar a los colegios que impidan escolarizarse en castellano antes de que haya una legislación que suprima los tres modelos.

Medio millar de familias
La segunda «prioridad» del colectivo, que agrupa ya a más de medio millar de familias vascas, es reunirse con representantes de partidos políticos y sindicatos para darles a conocer su postura y pedirles su ayuda para plantear en el Parlamento vasco una iniciativa legislativa contra el currículum mediante la recogida de 15.000 firmas de apoyo. Según avanzaron, ya han establecido los primeros contactos.

Además de dirigentes de CC OO y UGT, la asamblea de ayer contó con la presencia de representantes del PP, del PSE y del partido que lidera Rosa Díez -Unión, Progreso y Democracia (UPyD)-. Al término de la reunión, el secretario de Enseñanza en el País Vasco de UGT, Luis Santiso, anunció el «apoyo» de esta central a la plataforma porque «el monocultivo lingüístico no es bueno. Los padres deben tener libertar para elegir», reclamó. Santiso denunció «los problemas que el Gobierno vasco ha puesto para mantener el modelo A, hasta el punto de que esta opción está casi desaparecida del sistema público».

Junto a las iniciativas judiciales y parlamentarias, el colectivo de padres apuesta por la movilización social. En este sentido, han convocado una concentración en Vitoria para el próximo día 21 a las 19.30 horas, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Lengua Materna. Y es que la reclamación del derecho a escolarizar en el idioma utilizado por la familia, sea el castellano o el euskera, constituye el eje de la plataforma. En este sentido, María Aldecoa y Koldo Garrido, otros dos portavoces, pidieron «respeto a la realidad sociolingüística vasca. La media de uso del euskera es del 4,7% en Álava, del 10,4% en Vizcaya y del 32,7% en Guipúzcoa», señaló Garrido.

Los padres vascos se rebelan contra el decreto que obliga a los niños a estudiar sólo en euskera
Ana Victoria Suárez El Confidencial 14 Febrero 2008

Nada de ‘dos por dos, cuatro’. En el País Vasco se aprende bi bider bi, lau. A partir del curso que viene y por decreto, se estudiará exclusivamente en euskera en la totalidad de los colegios que se encuentren bajo el Gobierno de Juan José Ibarretxe. Todo un ‘euskodecretazo’ que tiene en vilo a gran parte de los padres de esta comunidad, quienes no han tenido más remedio que organizarse. A finales del pasado año, nacía en Álava la Plataforma por la Libertad de Elección Lingüística, a la que se han ido añadiendo familias de Vizcaya y Guipúzcoa hasta conformar en poco tiempo un grupo de 500 asociados. Su reivindicación es muy simple: “Defendemos el derecho de cualquier ciudadano de la Comunidad Autónoma del País Vasco a estudiar en cualquiera de las dos lenguas oficiales, el euskera y el castellano”.

Libertad de Elección Lingüística no llegó a tiempo para denunciar el decreto de currículum vasco 175/2007: “Se nos pasó el plazo para poder recurrir porque aún no nos habíamos organizado, pero sí lo hizo el Partido Popular vasco”, recuerdan sus portavoces a El Confidencial. De hecho, ayer miércoles el Tribunal Superior de Justicia vasco admitió a trámite la citada denuncia. Sin embargo, la polémica norma también se encuentra recurrida por una comunidad distinta, Navarra, y todo porque en el contenido de la nueva educación vasca no se habla de Euskadi sino de Euskal Herria, englobando en este término tanto a la región vecina como el conocido como País Vasco francés.

La nueva norma, en vigor desde noviembre de 2007, establece “todo lo que se considera necesario para la formación básica de todos los vascos”. A saber: ‘euskara batua’ como lengua principal de las enseñanzas primaria y secundaria y conocimientos de la cultura vasca. El texto legal entiende necesario “conocer, valorar y respetar los aspectos básicos de la cultura y la historia de Euskal Herria, patrimonio artístico, diversidad de culturas y sociedades y analizar los mecanismos y valores que rigen el funcionamiento de las mismas”. A fin de cuentas, que el alumno “se identifique como ciudadano vasco en un entorno multicultural”.

Pero es la obligatoriedad del ‘euskara batua’ (euskera unificado, que nació en los años 60 cuya principal base es el guipuzcoano y que se convirtió en lengua cooficial junto al castellano) es lo que ha puesto de uñas a gran parte de las familias vascas. El movimiento nació cuando en dos colegios de Vitoria en los días previos a la Navidad anunciaron la puesta en marcha de la imposición del euskera en todas las asignaturas, con prisas y casi sin información. Da la casualidad de que estos colegios eran bilingües, pero en castellano e inglés. “Mis hijos hablan euskera desde muy pequeños, su padre les habla en euskera”, explica una de las madres afectadas, “pero nosotros queremos que estudien en castellano y en inglés”.

Así las cosas, los padres de Libertad de Elección Lingüística no entienden por qué se anula el modelo actual de educación que consiste en tres modelos: A, educación en castellano con una asignatura de euskera; B, bilingüe castellano-euskera; D, educación en euskera con una asignatura de castellano. Tal es la desesperación de las familias, que algunas de ellas han manifestado a este diario que se están planteando “crear una cooperativa para fundar un colegio en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, a 30 kilómetros de Vitoria, para llevar allí a nuestros hijos y que estudien sólo en castellano”.

Uso real del euskera
La Plataforma por la Libertad de Elección Lingüística recuerda que el Cluster de Sociolingüística en su informe de 2006 estima el uso del euskera en la calle en un 14,2%. Por provincias, se habla más en Guipúzcoa con un 32,7%, seguido de un 10,4% en Álava y un 4,7% en Álava. Además, defienden que la UNESCO indica que la educación en la lengua materna es fundamental para afianzar los conocimientos adquiridos. Asimismo, “ha sido reconocido implícitamente por el propio departamento de Educación del Gobierno Vasco puesto que no ha permitido que lo exámenes del proyecto PISA 2006 de la OCDE se realizaran en el idioma en el que se estudia, sino que ha obligado a realizarlos en la lengua materna”.

La movilización de las familias no sólo ha sido respaldada por el Partido Popular: “También hemos recibido el apoyo del partido socialista. Estarán con nosotros con la condición de que el PP no abandere la causa a través de nuestra plataforma, pero nosotros somos una asociación totalmente apolítica, nos mueve la preocupación por la educación de nuestros hijos”. Por el momento, en la tarde de ayer, se celebró una junta de la asociación con el objetivo de informar de la situación a los padres afectados e interesados en participar en lucha y está prevista una reunión con el consejero de Educación Tontxu Campos. El camino contra el ‘euskodecretazo’ tiene aún muchos obstáculos que salvar.

Precampaña
Los padres contra la imposición del euskera llevan el caso a la Cámara vasca
Iker Moneo La Razón 14 Febrero 2008

Vitoria- El Gobierno vasco ha impulsado una reforma del sistema educativo que ha llevado a algunos centros a suprimir la escolarización en castellano para el próximo curso y a cientos de padres a plantarle cara. Lo han hecho con la creación de la Plataforma por la Libertad de Elección Lingüística, que ayer celebró su primera asamblea pública en Vitoria para informar sobre las consecuencias que acarreará el decreto con el que Ibarretxe sitúa al euskera como la lengua «principal» de la enseñanza. La asociación se constituyó el 17 de enero en Álava con un centenar de padres y en menos de un mes se han unido otros 400, también de Vizcaya y Guipúzcoa. Todos comparten la misma reivindicación: «Defender el derecho a que la lengua vehicular de la educación sea la materna, bien en euskera o en castellano».

Consideran que esta última opción ha sido «conculcada» por el Gobierno vasco y reclaman que se mantengan los tres modelos lingüísticos existentes desde 1982 (A, en castellano; B, bilingüe; y D, en euskera). Una distribución que desaparecerá en diversas escuelas con la aplicación el próximo curso del decreto, sin esperar a que la reforma la realice la ley correspondiente y cuya tramitación va con retraso en el Parlamento vasco. La Plataforma (libertaddeleccion.org), «independiente y apolítica», presentó hace una semana una queja ante el Ararteko (defensor del pueblo vasco) para que medie contra la «discriminación» del castellano en el sistema educativo vasco.

Además, solicitará reuniones con todos los partidos y sindicatos y promoverá una iniciativa legislativa en el Parlamento vasco para «garantizar la igualdad de las dos lenguas oficiales». El rechazo al decreto también se fragua en los juzgados. El PP registró el pasado 14 de enero ante el Tribunal Superior de Justicia vasco un recurso contencioso-administrativo, que fue admitido a trámite el martes. Este tribunal decidirá en dos semanas sobre la suspensión cautelar del decreto, recurrido también por el Gobierno Navarro al entender que comete una «injerencia» al referirse a Euskal Herria.

Y dale con la igualdad
Nota del Editor 14 Febrero 2008

La gente está tan preocupada por la erradicación del español, que en último extremo, por considerarlo políticamente correcto, cree que por defender la igualdad de la lengua española y las lenguas regionales, van a respetar sus derechos constitucionales.

Hay que tener mucho cuidado con las cesiones anticonstitucionales: para la lengua española existe el deber de conocer y para las lenguas regionales, en sus respectivas zonas, hay derecho a usarla en sus relaciones con la administración, pues tampoco se puede imponer su conocimiento a los demas ciudadanos.

Dicho esto, les deseamos mucho éxito en su recién iniciada batalla, preludio de una interminable guerra, donde los malos estan en nómina, cobran del estado y los buenos, los perdedores, además pagan impuestos para que el estado siga conculdcando sus derechos constitucionales.

Carlos Herrera deja con el culo al aire a ZP
Juan Cruz Osta Periodista Digital 14 Febrero 2008

Herrera no es Gabilondo. El locutor de Onda Cero ha entrevistado brillantemente al presidente del Gobierno y, a diferencia del de Cuatro, ha puesto en continuos bretes a Zapatero. El candidato del PSOE no cree que hay problema con las lenguas en Cataluña; no se cree que sus socios del BNG se nieguen a condenar el Holocausto; dice que, como María San Gil, ellos también han sufrido agresiones pero novan diciéndolo todo el día; el paro no es problema... Y Carlos Herrera no le ha dejado de increpar. Aquí no habrá "manitas" posteriores, como con Gabilondo.

No ha sido esto como lo de Gabilondo. Zapatero se ha sentado junto a Carlos Herrera en el salón de La Moncloa y, poco a poco el periodista, se lo ha ido colocando enfrente. Le ha bombardeado una y otra vez con los temas más candentes. El presidente se ha ido agazapando y poniendo voz de circunstancias. Herrera no se ha dejado hipnotizar y no ha permitido a Zapatero explayarse en retóricas y tópicos. Justo al contrario que Iñaki Gabilondo.

EDUCACIÓN EN CATALUÑA
P: Existe el derecho a estudiar en castellano en Cataluña, y hay muchos que no pueden conseguirlo.
R: Yo le he oído mucho al señor Rajoy hablar de esto. ¿Y cuándo él era ministro de Educación?

P: Si yo lo que quiero saber es si le parece bien o mal.
R: Lo primero que hay que saber es si esto sucede, y dónde sucede, y qué apoyo tienen... Y lo tienen. Lo que me sorprende es que sea sólo ahora cuando de abra este debate.

P: Yo le pregunto que qué le parece a usted.
R: Es un problema absolutamente exagerado, que para la mayoría de la sociedad catalana la convivencia lingüística generalmente es razonable, ... Pero que no estamos ante un problema que genere tensión en la sociedad catalana.

MULTAS POR ROTULAR SÓLO EN CASTELLANO
P: ¿Qué le parece que se multe a un comerciante por rotular sólo en castellano?
R: En mi opinión creo que puede haber medidas de fomento del catalán mejor que ésa. Se podría, desde mi punto de vista, reconsiderar.

REFORMA DEL ÁTICO DE BERMEJO
P: ¿A usted le parece bien? ¿aprueba esa reforma? ¿tanta diferencia hay entre la dignidad de este ministro y la anterior?
R: Vamos a matizar alguna cosa. En primer lugar, esa vivienda es una vivienda de patrimonio del Estado. Esta vivienda se reforma porque hacía muchos años que no se reformaba y yo confío, como tenemos que confiar, en que cuando se hace una cosa de éstas se hace con la prudencia adecuada, en función de las características de la vivienda,... Y parece que necesitaba algunas reformas notables desde el punto de vista estructural. Y como es bien comprensible... El señor Bermejo no hace la reforma para él, porque esta vivienda puede ser hoy para el ministerio de Justicia y mañana para cualquier otra circunstancia.

TITIRITEROS LLAMAN "IMBÉCILES" A LOS DEL PP
P: En un mitin de apoyo a su persona de un grupo de artistas se tildó de imbéciles a un grupo de personas. Lo dijeron por los votantes del PP. ¿A usted eso le parece bien o lo reprueba?
R: No creo que se haya dicho eso, en mi opinión. Yo creo que no se estaba hablando de los votantes sino que hubo alguna persona que trasladó alguna crítica a los dirigentes del PP. Cosa que era una crítica preventiva, porque lo que es sorprendente es la reacción que ha tenido Mariano Rajoy.

P: Vuelvo a la pregunta. ¿Le parece bien que se les llame imbéciles?
R: No, a mí no me parece bien que se llame imbécil a nadie.

P: Es decir, ¿lo reprueba?
R: No me parece bien que se llame imbécil a nadie.

AGRECIÓN DE INDEPENDENTISTAS A MARÍA SAN GIL
P: ¿La culpa de que quisieran agredir el otro día a María San Gil, la tiene ella o los independentistas que le desearon la muerte?
R: La tienen los energúmenos que fueron allí a reventar un acto de una manera absolutamente inaceptable en democracia. Lo que me parece mal es que haya habido dirigentes del PP que hayan insinuado que eso podía ser como consecuencia de mi política. Eso es lo que es intolerable en democracia. Es tan intolerable como las agresiones a María San Gil. Porque le puedo decir que yo y muchos dirigentes del PSOE tenemos gentes que nos insulta, radicales energúmenos, lo último que se me ha pasado a mí por la cabeza es decir que eso directa o indirectamente puede ser responsabilidad de los responsables del PP. Eso entre democrátas no cabe.

P: Algo parecido sostube el presidente de las Juventudes Socialistas, que culpaba al pensamiento de la señora San Gil...
R: No tengo ninguan referencia a esa declaración.

P: Yo sí, si quiere se la pongo.

EL BNG NO CONDENA EL HOLOCAUSTO NAZI
P: ¿Qué le parece que un socio de usted, como es el BNG, no sólo no condene este hecho, sino que ni siquiera condena el nazismo?
R: Estoy plenamente convencido que el BNG, conozco bien ese partido y a Anxo Quintana, condena cualquier tipo de coacción física o de violencia. Estoy absolutamente convencido. Y, por supuesto, el Holocausto. Es que no sé de dónde puede salir eso...

P: Del Parlamento gallego. Hace una semana en el Parlamento gallego.
R: Sería una votación de otra manera...

P: La votación era la votación para condenar el Holocausto y pusieron como condición condenar también al estado de Israel.
R: No votarían una propuesta concreta. Pero eso no. No, no, no, señor Herrera. No se puede decir que el BNG no condena el Holocausto. Tendría que llamar al BNG para ver si condenan el Holocuasto o no.

P: Les he llamado pero no se me pusieron.
R: No podemos caer en la acusación fácil, que tiene un objetivo, un interés claro.

Y ahora dos preguntas fáciles, de las que no crean tensión.

RUBALCABA Y EL GAL
P: ¿Rajoy ha sido peor ministro de Interior que los ministros del GAL?
R: Rajoy fue un desastre como ministro.

P: ¿Se queda usted con Rajoy o con los ministros que tuvieron serios problemas con el GAL?
R: Me quedo con el actual. Que es un ministro competente, inteligente y, como todo el mundo sabe, con una gran dedicación a la tarea que tiene.

LOS NACIONALISTAS NO QUIEREN A BONO
P: ¿Usted se imagina a un tipo como Tardá en la presidencia del Congreso?
R: No, es impensable, pero no va a suceder. El presidente del Congreso, como ha sucedido siempre, será del grupo mayoritario.

Después se han revolcado con cifras y datos económicos. Y han terminado con lo de siempre, tratando de arrancarle un rotundo "no negociaré con ETA".

Ermitas miente

Mesa por la Libertad Lingüística libertadlinguistica.com 14 Febrero 2008

En la mentira de Ermitas hay algo de verdad, en el sentido de que ella puede creer lo que dice: como muchos políticos, cree que ellos lo son todo y los ciudadanos no somos nada. Cree que no se mueve una hoja sin el concurso de alguno de los diosecillos de su Olimpo.

Pero a veces sucede: un ciudadano cabreado después de un consejo escolar en el que se aprueba “el plano lingüístico de centro”, y otros que le secundamos. Y otros que se nos unen. Y otros que se nos unirán. Y los partidos descolocados, excepto el de Ermitas, engrasando la maquinaria al servicio de la tensión.
--------------------------------------------------------------------------------

La concejal de juventud y normalización –cargo y cometido inéditos en el ayuntamiento de La Coruña hasta el “gobierno de progreso”, y evidentemente prescindible- ha atribuido al Partido Popular la convocatoria de las concentraciones que la Mesa por la Libertad Lingüística está organizando los viernes a las 8 en el Obelisco.

Desde que iniciamos esta actividad el viernes pasado no hemos dado abasto para desmentir las mentiras que sobre nosotros se publican.

Nuestra página web es muy clara, y la convocatoria también . En consecuencia, las mentiras hasta ahora obedecían a frivolidad, a desconocimiento voluntario, al atrevimiento con que en esta sociedad todos opinamos de todo aunque no sepamos de nada, y, en último término, a la ceguera ideológica, cuyo efecto deletéreo sobre la verdad tan bien describió Revel.

La mentira de la concejal Ermitas Valencia mezcla la estulticia ideológica con el interés, explicitado privadamente por el presidente del gobierno al comunicador Gabilondo: Nos conviene que haya tensión .

En primer lugar, la imputación de una acción -encubierta- al partido Popular se explica en el marco cainita de la presente legislatura, en que, no sólo se puede imputar al PP cualquier cosa mala, sino, como ahora, hacer mala cualquier cosa por el cómodo expediente de imputarla al PP.

Ermitas, al señalar falsamente al Partido popular como organizador o instigador de estas concentraciones, persigue el reflejo del “¡ay yo no he sido!”, eu non fun. No sabemos si un intelecto tan poderoso como el de Ermitas marcará la agenda al PP, pero confiamos en que muchos de sus militantes y votantes críticos con su política lingüística, y no pocos militantes y votantes del PSOE, avergonzados de las cesiones en aras de los “gobiernos de progreso”, nos acompañen mañana a las 8.

Pero no es necesario simpatizar con nuestra propuesta de que el poder deje de manosearnos la lengua –hay gustos rarísimos-.
Basta con tener un mínimo sentido de lo que es el estado de derecho, basta con sentirse ciudadano y no querer dejar de serlo, para estar mañana al lado de quienes nos hemos visto y nos veremos hostigados por haber tratado de ejercer en legal forma un derecho fundamental, el de reunión, cuya administración, la autoridad gubernativa ha dejado en manos de esa maquinaria de crear tensión, nada ajena a Ermitas: grupos políticos y culturales como CIG, Briga, Asociación Cultural Alexandre Bóveda o Asociación Cultural Atreu . A alguno de los que nos hostigaron el viernes pasado, y, probablemente volverán a hacerlo mañana, pudimos verle entre los que luego increparon a María San Gil en Santiago y agredieron a sus escoltas. Ermitas ya ha saboreado las nueces, y es muy natural que desee que mañana tengan éxito los encargados de varearlas. En nuestra opinión, los ciudadanos conscientes deberían hacer lo posible por evitar el triunfo de ese esquema perverso, y mañana es una batalla importante, por eso intentarán ahogar nuestra voz como el viernes pasado.

En la mentira de Ermitas hay algo de verdad, en el sentido de que ella puede creer lo que dice: como muchos políticos cree que ellos lo son todo y los ciudadanos no somos nada. Cree que no se mueve una hoja sin el concurso de alguno de los diosecillos de su Olimpo.

Pero a veces sucede: un ciudadano cabreado después de un consejo escolar en el que se aprueba “el plano lingüístico de centro”, y otros que le secundamos. Y otros que se nos unen. Y otros que se nos unirán. Y los partidos descolocados, excepto el de Ermitas, engrasando la maquinaria al servicio de la tensión.

Amigos de la pintada que crecen en épocas de movilizaciones
Pequeños grupos independentistas como Agir coexisten en ambientes estudiantiles

E. Álvarez La Voz 14 Febrero 2008

El boicot a la presidenta del PP vasco, María San Gil, en la Facultade de Económicas de la Universidade de Santiago (USC), ha reabierto el debate de hasta dónde llega la presencia de grupos independentistas en Galicia, cuál es su caldo de cultivo, cuántos son y con quién se relacionan.

Todos los profesores universitarios consultados concluyen que se trata de colectivos muy minoritarios, casi siempre los mismos, y que amplifican sus actividades cuando hay movilizaciones. «Son poquitos pero con una capacidad de barullo impresionante. Siguen el lema de "yo vivo de la pintada y parece que me caduca el espray"», indica una docente de la USC.

La única organización que reconoció haber participado en el boicot fue Agir, aunque señala que muchos de los que estaban allí no pertenecían al colectivo. Se trata de un grupo de izquierda independentista que nació en el 2000, tras la unión de agrupaciones como Estudantes Independentes (EI), Federación de Estudantes Revolucionarios (FER), algunas asambleas locales de Vigo y de la Facultade de Maxisterio de Santiago.

Agir no está registrada como asociación estudiantil en la USC, pero tiene representación en varias juntas de facultad, como Filoloxía (donde son mayoritarios), Ciencias da Educación, Filosofía o Física, y también en varios centros de la Universidade da Coruña. Mantienen buena relación con las otras organizaciones independentistas de Galicia, sobre todo Briga, Nós-Unidade Popular o Primeira Linha, e incluso reconocen su contacto con entidades vascas como Ikasle Abertzaleak, un colectivo estudiantil que para algunos es parte del brazo político proetarra, y para otros una organización de estudiantes nacionalistas vascos que forma parte del llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco. Con los que aseguran no tener vínculo alguno es con AMI, que precisamente es el colectivo más relacionado con actos violentos en los últimos años en Galicia.

Otro interrogante es dónde nacen. ¿En la universidad?, ¿antes? Desde Políticas explican que la base está ya en los institutos, y en la universidad captan a más miembros, en donde también hay algunos profesores independentistas. «Crecen al amparo de las movilizaciones -en protestas contra la LOU participaron mucho-, sumándose incluso a personas que tienen otras reivindicaciones», concluyen.

España y Libertad denuncia a Salvador Sostres por afirmaciones racistas y xenófobas
Comunicado de Prensa España y Libertad  14 Febrero 2008

Bilbao, 13 de febrero de 2008.- España y Libertad ha presentado denuncia ante el Juzgado de Guardia de Barcelona contra el escritor y articulista Salvador Sostres. Sostres afirmó, en un artículo, que Andalucía era 'un país de mierda'

En dicho artículo se vierten opiniones racistas e injuriosas contra andaluces y ciudadanos extranjeros procedentes de Sudamérica, con expresiones tales como: “Los que os moríais de hambre erais vosotros, desgraciados”. El denunciado Sostres se refiere en su blog a las “camareras o los taxistas que vienen de fuera y que trabajan de cara al público sin saber catalán y sin ninguna voluntad de aprenderlo”, subrayando el concepto de los ‘países de mierda’ de donde toda esta gente proviene. Primero fue la Andalucía de mierda, y después Ecuador, Bolivia, etcétera, de mierda de donde proviene la inmigración actual”.

España y Libertad entiende que los hechos denunciados pudieran ser constitutivos de un delito del Artículo 510 del Código Penal:

1.- "Los que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía, serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses."

2.- "Serán castigados con la misma pena los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, difundieren informaciones injuriosas sobre grupos o asociaciones en relación a su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía."

Por todo lo expuesto, España y Libertad pide que se incoe procedimiento penal contra Salvador Sostres.

La jornada de huelga convocada por la izquierda abertzale comienza con la quema de neumáticos para cortar carreteras
Detenidas cinco personas por encadenarse en el Alto de Miraflores y paralizar el metro en Getxo
La jornada de huelga y movilizaciones convocada por la izquierda abertzale para protestar por la detención de dirigentes de Batasuna y la ilegalización de ANV y EHAK-PCTV ha comenzado con algunos incidentes aislados, como la quema de neumáticos en algunas carreteras, ha informado la Ertzaintza. La Ertzaintza ha detenido a cinco personas que se encadenaron a una vallas en el Alto de Miraflores y paralizar la circulación del tráfico del metro a la altura de la estación de Gobelas, en Getxo (Vizcaya).
Estrella Digital/Efe 14 Febrero 2008

Esta madrugada ha habido sendas quemas de neumáticos en la N-1 a la altura de Villabona y en la G-627 en la variante de Eskoriatza, ambas en Guipúzcoa. Ambos problemas han sido ya solucionados y el tráfico es normal en ambas zonas.

Seis personas se han encadenado a unas vallas que han cruzado en el alto de Miraflores en Bilbao y el tráfico del metro ha quedado cortado unos minutos a la altura de la estación de Gobelas, en Getxo (Vizcaya), por la colocación de una barricada incendiaria sobre las vías, al inicio de la jornada de huelga convocada por Batasuna.

Según ha informado el departamento vasco de Interior, hacia las 07:40 horas seis personas han cruzado unas vallas en el alto de Miraflores a la entrada de la capital vizcaína y se han encadenado por parejas utilizando unos bidones.

Agentes de la Ertzaintza han acudido al lugar para tratar de liberar a las personas encadenadas y posibilitar que el tráfico vuelva a circular por esta zona.

A la misma hora, desconocidos han colocado una barricada incendiaria con varios neumáticos sobre las vías de la línea 1 del metro entre las estaciones de Las Arenas y Gobelas, lo que ha provocado el corte del servicio ferroviario durante unos minutos hasta que han logrado limpiar las vías.

Interior ha explicado que a lo largo de toda la madrugada se han producido diversos actos de violencia callejera en el País Vasco, sobre todo el corte de varias carreteras, como el ocurrido en la GI-627 en el municipio guipuzcoano de Eskoriatza, donde desconocidos han colocado una barricada incendiaria con neumáticos que finalmente han apagado varios agentes de la Ertzaintza con extintores.

Además, ayer a las diez y media de la noche unos desconocidos atacaron el cuadro eléctrico de la estación de Renfe en Pasaia (Guipúzcoa) y, como ya se informó, unos encapuchados quemaron un autobús en Ondarroa (Vizcaya).

Precampaña
La escuela de Aguirre recibe el aplauso de Montilla y de todos los partidos catalanes
El presidente de la Generalitat dice que es una «buena iniciativa» ? CiU, PSC y ERC también se felicitan, pero con reservas ? Los grupos bilingüistas dan un «sí» rotundo
Pese a la sospecha inicial, la clase política de Cataluña elogió la propuesta de Esperanza Aguirre.
M. Pardeiro / N. Ramírez La Razón 14 Febrero 2008

BARCELONA- Habría que remontarse al lanzamiento de la candidatura olímpica de Madrid para encontrar un respaldo tan explícito de Cataluña a una iniciativa surgida de la capital española. La propuesta de Esperanza Aguirre de abrir una escuela pública en la comunidad madrileña con enseñanza en catalán fue recibida ayer con satisfacción por el Gobierno de la Generalitat y por el conjunto de partidos catalanes, quienes, sin embargo, no evitaron expresar cierta desconfianza.
«A mí me parece una buena iniciativa. Si hay demanda me parece bien que en Madrid doscientos, trescientos o los centenares de alumnos que sean puedan estudiar y culminar sus estudios sabiendo catalán y castellano», manifestó el presidente de la Generalitat, José Montilla. No obstante, se desmarcó de aplicar en Cataluña un modelo en sentido inverso -escuelas con enseñanza en castellano- porque «la realidad es muy diferente». Es decir, que defendió nuevamente «la inmersión lingüística» que caracteriza el sistema educativo catalán.

Montilla, también metido en la batalla electoral, no se ahorró críticas para el PP por su «incoherencia», ya que los populares han criticado la propuesta de la Junta de Andalucía de dar clases de catalán. En un sentido parecido se expresaron otros líderes de Cataluña, pero que, a la vez, dejaron notar su suspicacia.

«Aunque Aguirre se vista de Caperucita Roja, yo le veo las orejas al lobo a los dirigentes del PP, que nos quieren llevar a una doble red escolar, una en catalán y otra en castellano», dijo el líder de CiU, Artur Mas. Desde ERC, Joan Ridao calificó la propuesta de «aparentemente positiva si no fuera porque llega en campaña electoral».

Las principales asociaciones bilingüistas en Cataluña dieron la «bienvenida» a la apuesta de Aguirre. El presidente de la asociación Convivencia Cívica Catalana, Francisco Caja, consideró como «buena idea» el anuncio de apertura del Instituto Josep Tarradellas y apostó por implantar «el modelo de Aguirre» en Cataluña. La presidenta de la Asociación por la Tolerancia, Marita Rodríguez, aplaudió la postura.

Al preguntarle por una posible adaptación del modelo en Cataluña, Rodríguez afirmó que «en Cataluña se ha apeado a una lengua oficial como el castellano y se ha cambiado su estatus», y añadió que «no hay comparación posible, ya que los catalanoparlantes sufren un fraude institucional. Podrían ser bilingües, pero tan sólo utilizan como lengua vehicular el catalán».

Dos colegios públicos de León ya imparten la enseñanza del «llionés»
ABC 14 Febrero 2008

El concejal de Educación y Cultura Leonesa, Abel Pardo (UPL), definió el día de ayer como «histórico» por tratarse del primero en que la lengua leonesa («llionés») se imparte, con carácter opcional y como materia extraescolar, en dos colegios públicos de la ciudad. Pardo ha informado de que, como parte de la primera fase del plan municipal de enseñanza del «llionés» en las escuelas, una veintena de alumnos de quinto y sexto de Educación Primaria asistirán a estas clases, que ayer dieron comienzo en el Colegio «Quevedo» y que hoy arrancarán en el «Antonio Valbuena». «Tras setecientos años, entra en los colegios la última lengua de la Península Ibérica reconocida por la UNESCO, aunque sea con un plan piloto y de forma optativa», ha destacado el edil leonesista, quien ha recordado que, para el próximo curso, esta asignatura se extenderá en el resto de los centros educativos de la ciudad.

NO HABÍA PASADO “LOS FILTROS” DE LA CERVECERA
Estrella Damm retira la promoción del cómic de César Vidal
Libertad Digital 14 Febrero 2008

La cervecera catalana, Estrella Damm ha retirado la promoción del cómic de César Vidal, La EZpaña de ZP, según publica e-notícies. La empresa se excusa en que dicha publicidad no había pasado "los filtros". La página web de la cervecera ofrecía a sus usuarios participar en un sorteo de dicho cómic. Sin embargo, las campañas a favor de la selección catalana sí han pasado los filtros de Estrella Damm.

En "La España de ZP", el periodista de la COPE es muy crítico con el Estatuto catalán y la política lingüística de la Generalidad. Antes de ser retirada, la página de la Estrella Damm definía el libro de Vidal como un "comic satírico y cínico que ataca a Zapatero y su política actual".

El sitio web de Estrella Damm animaba a sus usuarios a participar en un sorteo del cómic Estrella, La EZpaña de ZP, del director del programa La Linterna de La Cope, el historiador Cesar Vidal.

De la mano de “Comic Books”, la cervecera catalana sorteaba 25 ejemplares del cómic de Cesar Vidal y de Enric Sopena. Libertad Digital ha comprobado que actualmente han desaparecido del sitio web ambos concursos.

La empresa catalana aseguraba también que “lamentablemente esta acción no había pasado los filtros que la marca tiene establecidos para todas sus acciones promocionales” e insistía en que “la mayoría de las acciones promocionales de la página web las realiza una empresa externa”.

Despolitización y sensatez
Francesc de Carreras- Catedrático de Derecho Constitucional de la UAB - La Vanguardia, 14 Febrero 2008

Las recurrentes polémicas sobre la política lingüística catalana tienen casi siempre un punto de partida que hace estéril el debate. En efecto, quienes mantienen posiciones críticas con algunos aspectos de la política lingüística suelen ser descalificados previamente a través de tres falacias argumentativas: el ataque personal, la deformación de sus argumentos y el juicio de intenciones. En esto se distingue esta polémica de las demás.

Un ejemplo de ataque personal lo formuló recientemente desde estas mismas páginas Francesc-Marc Álvaro en su artículo Frankenstein vuelve a casa (La Vanguardia,14/ I/ 2008). Entre otras lindezas, Álvaro tacha a los discrepantes - destacando algunos ejemplos- de "monstruos", "bichos", "engendros" que se han alimentado "en las ubres de la derecha españolista, sector neofalangista". Ante tal prodigio de sutileza, sobran los demás argumentos. En otros casos, se rebate (sic) a los críticos diciendo que estos alegan que el castellano ha desaparecido de Catalunya o que está prohibido, lo cual es obviamente falso: el problema que estos críticos señalan es otro, al cual ni se alude.

Por último, el juicio de intenciones sobre estos críticos es siempre el mismo: quieren acabar con el catalán.

Con ello el razonamiento se da por concluido; sin argumentos válidos, con meras falacias. ¿Por qué?

Creo que lo que se pretende es infundir miedo para que una de las partes no pueda expresarse con argumentos y razones ante la opinión pública. Es una opinión común - y equivocada- que la política lingüística en Catalunya ha permanecido inalterable desde los comienzos de la autonomía. Ello no es así: la legislación ha ido cambiando y la práctica también. Lo que se quiere ocultar es, precisamente, este cambio, esta sigilosa sustitución del bilingüismo por el monolingüismo catalán - por supuesto en las instituciones públicas, no en la sociedad- que todavía no ha terminado. Lo que se pretende es anular la crítica diciendo que desde el principio ha habido acuerdo y que no hay motivos para revisarlo.

Porque en el principio, efectivamente, hubo acuerdo, un amplio acuerdo básico que se plasmó en la Constitución, en el Estatut de 1979 y en la ley catalana de normalización lingüística de 1983. Este acuerdo puede sintetizarse en tres grandes ejes: primero, el catalán y el castellano son lenguas oficiales; segundo, la libre opción lingüística es un derecho de todos los ciudadanos; tercero, el catalán es una lengua minoritaria en el mundo y debe protegerse de manera adecuada. Este acuerdo, oficial y formalmente, todavía subsiste (estos tres principios, por ejemplo, están reconocidos en el nuevo Estatut); sin embargo, cierta legislación posterior y, sobre todo, la práctica, lo han vulnerado repetidamente.

Así, del catalán como lengua oficial que podía utilizarse con total libertad y que debía ser protegido por tratarse de una lengua débil, se ha pasado - desde la segunda mitad de los años ochenta- al catalán como instrumento de la construcción nacional de Catalunya. La lengua es utilizada como arma de la política, como signo de identidad colectiva.

La lengua es, antes que nada, un instrumento de comunicación entre los seres humanos. Dado que una sociedad es, además de otras cosas, un conjunto de personas que necesitan comunicarse entre sí, los poderes públicos deben cuidar de que ello se lleve a cabo respetando la libertad de cada uno, sin imposiciones desproporcionadas a su finalidad, a su libre comunicación. Lo importante no es la lengua que se habla, sino que los ciudadanos se entiendan entre sí lo mejor posible. Para ello, los catalanes poseen un gran bien cultural: dos lenguas. Desde la infancia pueden aprender fácilmente estas dos lenguas, lo cual les servirá para comunicarse mejor con los demás y estar en mejores condiciones para aprender otras, hoy indispensables en un mundo globalizado. La lengua vehicular de la escuela no debe ser sólo el catalán sino, además, también el castellano. Ambas deben utilizarse con normalidad desde la primera infancia, sin grupos separados por aulas ni por centros. Así lo dice la ley catalana de política lingüística: "El alumnado no ha de ser separado en centros ni en clases diferentes por razón de su lengua habitual" (art. 21.5). Y también dice: "Los niños tienen el derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea esta el catalán o el castellano" (art. 21.2).

La actual polémica sobre el derecho de los niños a ser educados en el primer tramo de enseñanza primaria - de 6 a 8 años- en la lengua que sus padres deseen no exige cambios legislativos, ni separación en grupos o centros. Solo exige lo que ahora, en teoría por lo menos, no sucede: una interpretación razonable de la ley vigente. Los jóvenes aprenden sin darse cuenta dos y tres lenguas - o más- a la vez. ¿Tan difícil es que un maestro o maestra se dirija a sus alumnos de estas edades indistintamente en ambas lenguas - y a ser posible en inglés- con total naturalidad, como tantos padres y madres hacen en las propias familias? La política lingüística necesita, antes que nada, despolitización y sensatez, la sensatez que tienen los ciudadanos de Catalunya en sus relaciones personales.


Recortes de Prensa   Página Inicial