AGLI

Recortes de Prensa    Martes 4 Marzo 2008

Debates ZP-Rajoy
El patriotismo es el último refugio
Cristina Losada Libertad Digital 4 Marzo 2008

Aunque escribo unas horas antes de que comience el segundo debate entre Zapatero y Rajoy, no me cabe duda de que el presidente hará notar, de nuevo, que es un gran patriota y que, como dijo en su proclama final el lunes pasado, ha servido con lealtad a España durante muchos años. Nótese que el patriotismo, la lealtad a España y España misma estaban vetadas del discurso de ZP hasta hace medio año. Exactamente, hasta que unas elecciones municipales dieron un primer toque de aviso al socialismo gobernante. El aviso consistió en perderlas y vino a decirles que tanta cuchipanda con los más conspicuos partidarios de la desintegración de España, tantas deferencias con los hombres de paz de la ETA y tanto concepto discutido y discutible como armaron resultaban letales para la reelección una vez que la bomba en la T-4 de Barajas dejó a Zeta sin el anzuelo para la gran pesca de votantes.

Justo porque el patriotismo, la lealtad a España y España misma eran términos tabú para un Zapatero en fraternal abrazo con los nacionalistas y a partir si no un piñón, sí un marco jurídico y político con los terroristas, son ésos ahora los concetos clave del maletín de su campaña electoral. El giro zapaterino comenzó con una catarata de anuncios del "Gobierno de España", la obviedad tautológica del presidente; siguió por mentar a España en toda ocasión; pasó por dejar gobernar en Navarra a UPN, pese al proyecto inicial de hacérselo con los de Nafarroa Bai; y culmina con ese autocalificarse de "patriota" y ese "he servido a España con lealtad" del otro día, que seguramente Zapatero reiterará, pues no todo el mundo está al corriente de lo que decía de esa clase de proclamas el doctor Johnson.

La campaña del PSOE consiste, así, ante todo, en una operación de encubrimiento. ¡Vaya novedad! No ha hecho otra cosa en estos cuatros años a fin de mantener en las tinieblas el contenido de sus negociaciones con ETA, las cesiones de soberanía a los nacionalistas y el serrado de las vigas maestras del edificio constitucional. Claro que no hizo tampoco algo distinto durante el felipismo para tapar la corrupción y el crimen de Estado que distinguieron a aquella etapa tenebrosa. Será una pena que esta noche Rajoy le afee a Zapatero su afán por mirar al pasado, en lugar de recoger el guante y decirle: hablemos del pasado. Largo y tendido. Es improbable. Han conseguido los socialistas que el centroderecha piense que siempre tiene algún esqueleto en el armario y que le conviene eludir el debate sobre el pasado, sea reciente o remoto. Todo lo cual deja la cancha despejada para las falsificaciones. Pues el PSOE, en cambio, es fiel seguidor del principio orwelliano: quien controla el pasado, controla el futuro; quien controla el presente, controla el pasado.

Dicen que al segundo round del debate Rajoy llevará bien preparados los datos de la gestión de los gobiernos del PP, por si Zeta se dedica a ese juego favorito suyo de hacer de oposición a Aznar. Pero lo que tenía que incluir el de Pontevedra en sus alforjas es un recordatorio de los hechos y sucedidos del felipato. A fin de cuentas, a quien sirvió con lealtad Zapatero no fue a España, sino a González. Nada se supo del diputado por León mientras salían a la luz los escándalos. Ni mu dijo el sedicente pacifista cuando Felipe mandó tropas a la guerra de Irak, primera parte. Rajoy, en realidad, no debería hablar de otra cosa que del pasado de Rodríguez. Incluido su currículo. Tiene la ventaja de que es breve y leve. Como la lealtad de su dueño.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

El enigma del 9 de marzo
Lorenzo Contreras Estrella Digital 4 Marzo 2008

A cinco días de las elecciones generales, una pregunta elemental pide paso: ¿para qué ha servido el segundo “gran debate” televisado Zapatero – Rajoy? La respuesta puede ser plural, pero lo más probable es que resuene un clamoroso “para nada”. Clamorosamente sordo, eso sí. Las famosas encuestas que se organizan cuando la cuestión, una vez terminado el segundo debate, está de cuerpo presente, abordan siempre diagnósticos dispersos y nada dignos de fiabilidad. Ya ocurrió con el primer debate, a cuyas resultas pudo alcanzarse una primera conclusión: empate o combate nulo. Luego, como acaba de ocurrir ahora, surgieron interpretaciones periodísticas y políticas que apuntaban al k.o. técnico para alguno de los contendientes o a victorias abrumadoras de signo opuesto. El titular de “El País”, “Zapatero tumba a Rajoy”, es todo un acto de fe, si por fe entendemos, como es clásico decir, creer en lo que no se ve.

Todas las agencias encuestadoras han sido movilizadas para llevar al electorado el regalo de la confusión. Se ha aprovechado malos momentos de los líderes enfrentados para extremar las conclusiones. Mariano Rajoy “ignoró la bicha” de la guerra de Iraq y el 11 – M, y Zapatero miró hacia otro lado cuando le pusieron ante las narices la cuestión del terrorismo. Pero, pese a todo, en esos puntos tuvieron tristemente que enzarzarse, con desafío para los respectivos nervios. Quien más los perdió fue sin duda Zapatero, que no tuvo inconveniente en invadir los turnos del contrario, violando las reglas de juego que se habían acordado por parte de los organizadores. La invitación saducea de ZP a establecer un compromiso de apoyo a la política terrorista futura, cualquiera que ella sea, ha representado dialécticamente uno de los más acabados ejemplos de juego sucio. A uno le recordaba aquella farisaica pregunta a Jesús de Nazareth sobre el pago del tributo al César. La respuesta, en el caso presente, también, lo que a cada cual le corresponda: a quien negocia con asesinos, ni agua; y a quien se niega a pagar el tributo de adhesión en tales circunstancias, el aplauso como mínimo.

No se debatió apenas sobre el futuro de España, su integridad territorial y el papel del Estado. Sólo fugaces alusiones. El gran problema de la corrupción estuvo ausente. Por algo sería. Y en el repertorio de asuntos candentes que tachonan el recorrido de la moderna democracia española, los grandes puntos negros del socialismo felipista no se evocaron para contrarrestar, desde el PP, las mortificantes alusiones a las aventuras aznaristas. De manera que el pasado fue traído a colación, por parte socialista, a beneficio de inventario, extendiendo una capa de espeso olvido sobre la estrategia de la cal viva y toda una etapa que acabó con un ministro del Interior en la cárcel. Pero, como queda dicho, el pasado fue tabú cuando convino que lo fuera.

¿Para qué recordar a Felipe González, usado en plena campaña zapaterista como “criterio de autoridad” para seducir a los ingenuos dispuestos a creer que Rajoy es un imbécil? En un debate preelectoral de este voltaje, el señor Rajoy desistió de instrumentar su propia defensa mediante la denuncia de los golpes bajos. No hubo réplica.

Ciertamente, el cuestionario al que acudir era sobreabundante en otros aspectos y no parece lógico memorizar todo lo que ocupó el extenso cara a cara. Sobre la cuestión lingüística que va contribuyendo a desvanecer la identidad de España apenas se profundizó. Sólo alguna que otra anécdota. Y se trataba de una cuestión vital. Se trataba y se trata, como es obvio.

Una valoración del cara a cara no puede concretarse en una enumeración de enunciados. La verdadera conclusión a la que se podría llegar es que probablemente el elector irá a las urnas del 9 de marzo sin haber resuelto sus dudas. Y en este punto, el sector de indecisos no ha ofrecido en las encuestas de urgencia “post – debate” pistas orientadoras. Sólo cree saberse que la participación electoral va a ser elevada. Pero nada garantiza que las cifras altas sean capaces de deshacer el fantasma del empate, por más que impere el viejo criterio de que a mayor participación mayor ventaja para la llamada izquierda. En todo caso, por más que se extreme la seguridad, el terrorismo etarra, o cualquier otro, tiene reservada alguna palabra determinante, si decide utilizarla.

La suerte está echada
Jaime Ignacio del Burgo www.diariocritico.com 4 Marzo 2008

Cuando se comparte un proyecto político, como el del Partido Popular, de manera tan intensa como yo lo he hecho desde su refundación, es difícil situarse en la piel de un comentarista supuestamente imparcial a la hora de juzgar el último debate entre los candidatos a la presidencia del Gobierno.

Dicho esto, en mi opinión, el aspirante ha demostrado una extraordinaria capacidad para desmontar la autocomplacencia del candidato socialista, situarle ante la realidad de las cosas, destacar sus contradicciones, poner de manifiesto su suicida desinterés por la economía y los problemas que afectan a los ciudadanos y, al mismo tiempo, ha sido capaz de formular propuestas de futuro para salir de la situación en la que España se encuentra en gran medida por la nefasta actuación del gobierno. Rajoy ha demostrado que se puede confiar en él en esta hora turbulenta y crítica de la sociedad española.
A pesar de lo exiguo del tiempo para profundizar en las cuestiones que ocupan y preocupan a los ciudadanos españoles, Mariano Rajoy ha vuelto a situar a Zapatero ante sus contradicciones y sus grandes mentiras sobre todo en lo relativo al terrorismo y al modelo de Estado que han generado un clima de crispación y enfrentamiento, al romper todos los consensos básicos de la transición.

El único momento en que el secretario general del PSOE parecía haber puesto a Rajoy contra las cuerdas es cuando sacó a relucir –cómo no- la guerra de Iraq. Pero la respuesta del aspirante ha sido contundente al recordar cómo su oponente a finales de 2003 afirmó que sería una irresponsabilidad abandonar Iraq a su suerte y cómo, después de su humillante retirada, apoyó –en el colmo del cinismo- la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que instaba a la comunidad internacional a formar parte de la coalición aliada mediante el envío de contingentes militares.

Zapatero ha prometido a los españoles hacer lo que no ha hecho en estos cuatro años. Pero no es creíble porque su gobierno no sólo no ha resuelto ninguno de los grandes problemas que interesan a los ciudadanos sino que los ha agravado. Los datos esgrimidos por Rajoy sobre la desigualdad creciente entre ricos y pobres, los problemas derivados de su irresponsable política de inmigración, la esterilidad de su política de vivienda, el humo –por su mala gestión- de la ley de dependencia, la paralización de las grandes infraestructuras en muchos lugares de España, la nefasta política del agua, la parálisis de las infraestructuras, la cuestión lingüística y, de manera especial, el fracaso de su modelo educativo han sido contundentes. Zapatero se ha parapetado, de manera ridícula, en los supuestos datos positivos encerrados en un libro que ha calificado de “blanco”, y que tal vez lo sea porque en todos esos asuntos es más que seguro que estará “en blanco”.

Cuando, en tono solemne, Zapatero se ha referido a la política antiterrorista, yo creía –y así me hubiera gustado- que hubiera anunciado su compromiso de no volver a negociar políticamente con ETA. Pero, en mi opinión, sobraba ese tono melodramático para anunciar que el PSOE se compromete a apoyar incondicionalmente al gobierno, cualquiera que sea, en la lucha contra el terrorismo. Rajoy ha estado muy acertado cuando le ha replicado que su apoyo será incondicional pero sólo si se trata de derrotar a ETA. En cualquier caso, y puesto que confío en que el próximo gobierno esté presidido por Mariano Rajoy, bueno es saber que a la hora de derrotar a ETA con la ley en la mano contará con el apoyo incondicional del PSOE.

Pongo punto final a este comentario de urgencia. Pienso que, con independencia de lo que ahora digan las encuestas -cuya credibilidad -aunque como espero y deseo otorguen la victoria a Rajoy-, es más que discutible. Lo bueno del debate es que los millones y millones de electores que lo han seguido tienen ahora mejores elementos de juicio para emitir su voto, libre y responsable, el próximo domingo. Cuando menos, habrán podido comprobar que la “teoría de la crispación” es un invento del Partido Socialista, cuya propaganda raya lo antidemocrático cuando apela al miedo de los ciudadanos ante un partido, como el popular, que tiene valores y convicciones, que asume la Constitución, que tiene una idea clara de España y que posee un programa capaz de convertir a nuestro país en una gran nación de ciudadanos libres e iguales.
La suerte está echada. La solución, el 9 de marzo.

También pudo decir Rajoy...
Pío Moa Libertad Digital 4 Marzo 2008

Aunque Rajoy ha estado mejor de lo augurado por el "bajo perfil", los dos debates han adolecido por los dos lados de un nivel intelectual ínfimo, de falta de estructura, dispersión de los temas y tratamiento pedestre de ellos. Pero, en fin, dado que, con ideas muy poco claras, a mi juicio, Rajoy no alcanza a ver toda la trascendencia del terrorismo etarra y cree que lo que debe preocupar a los españoles es el bolsillo y el aprendizaje del inglés, por encima del proceso balcanizante y demás ataques a la democracia, no habría estado mal que hubiera centrado su discurso de forma parecida a esta, a fin de enmarcar debidamente los aspectos particulares:

"Señor Zapatero, un día que usted recordará, cuando usted disparataba sobre cuestiones económicas en las Cortes, su correligionario Caldera (¿o fue Sebastián?, da igual) le comentó que su ignorancia se corregiría con dos tardes de estudio. No sé si usted cumplió ese programa, pero es evidente que su ignorancia sigue intacta y lozana. Voy a ver si se lo aclaro brevemente antes de darle otros datos: en esencia, el balance de su gestión económica puede resumirse en una mayor diferencia entre los ricos y los pobres, un empobrecimiento de los más desfavorecidos y un menor peso de los salarios en el conjunto de las rentas que cuando usted llegó al poder, tendencias agravadas conforme avanza la crisis. Es decir, según una frase muy del gusto de ustedes, “los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres”.

¿Qué significa esto, señor Zapatero? Pues que sus llamadas medidas sociales no son ni nunca ha sido otra cosa que demagogia, creación de aparatos burocráticos innecesarios donde colocar a los amigos políticos. No existe mejor medida social que la creación de empleo realmente productivo y la disminución del paro, y eso usted no sabe hacerlo. Su partido se presenta siempre como defensor de los pobres, sigue denominándose “obrero”, etc.; pero siempre que ha tenido ocasión de poner en práctica su política, la realidad ha sido la contraria. Ustedes no defienden a los desfavorecidos sino que crean burocracias parasitarias, focos de corrupción, como, análogamente, no defienden a los inmigrantes que trabajan de forma honrada, sino a las mafias que nos inundan de inmigrantes ilegales; ni a las diversas culturas y civilizaciones, sino a las tiranías que oprimen a los pueblos del Tercer Mundo y les impiden desarrollarse. Y así sucesivamente.

En estos años pasados la economía ha crecido, gracias a la inercia de la política desarrollada anteriormente por el PP, pero permítame señalarle una diferencia de fondo entre los dos períodos: el PP llegó al poder en una situación catastrófica heredada de ustedes, con, entre otras cosas, paro galopante y una corrupción aun más galopante, la cual no solo perjudicaba la economía, también ponía en peligro al propio sistema democrático. El PP abordó aquella crisis sin dedicarse a hacer demagogia supuestamente social, de pobres contra ricos, para arrastrar el voto de muchos ingenuos, y sin embargo trajo prosperidad para todos, saneó la economía y redujo la corrupción al mínimo. Cuando ustedes volvieron al poder, en circunstancias bien conocidas, se encontraron con los resultados de nuestra gestión previa: arcas llenas, cuentas claras y manos limpias. Algo que nunca han sabido ustedes reconocer ni agradecer. Gracias a eso, gracias a la excelente situación heredada, tan diferente de la que su partido nos había legado, ustedes han podido mantener unos años de crecimiento económico, pero con crecientes desajustes y desequilibrios; han sido incapaces de prever la evolución del país y de aplicar medidas correctoras en situaciones cambiantes, y a resultas de ello nos encontramos ante una nueva crisis, que si los electores vuelven a darnos su confianza deberemos resolver en condiciones difíciles, pero lo haremos como lo hicimos en la anterior ocasión.

Con su demagogia, señor Zapatero, usted está engañando una vez más a todos los españoles. Y si usted mismo se cree sus disparates se engaña también a sí mismo, lo que no mejora las cosas: su ignorancia la está pagando el país entero. Y paso ahora a darle una serie de datos concretos sobre la inflación, las hipotecas, el paro y las perspectivas generales que, aunque a usted le desagraden y pretenda apartar la vista, tienen cada vez más preocupados a los españoles de a pie…"

En fin, algo por el estilo ayudaría, espero no equivocarme, a que la gente notara ciertas diferencias.
---------
Asombroso: los beneficiarios del 11-M se siguen beneficiando con toda la jeta, ante el desconcierto de los futuristas...
---------
¿POLÍTICA ANTITERRORISTA?
Pío Moa El Economista 4 Marzo 2008

La ETA ha sido el gran problema de España desde la transición, y lo ha sido por la cobertura que le ha prestado la llamada “solución política”, la cual ha garantizado largos años a los terroristas la cooperación no solo de los separatistas afines, sino de los propios gobiernos. Solo cuando Aznar decidió quitar a la ETA sus privilegios e imponer el estado de derecho, se vislumbró el final de la pesadilla, con malas perspectivas también para los secesionismos “moderados”. Máxime cuando el PSOE pareció adherirse a esa política y propuso el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo.

Hoy sabemos que Zapatero traicionó aquel pacto casi desde el principio para, una vez en el poder, transformarlo en pacto con los separatistas y terroristas contra la Constitución, las libertades y la unidad de España. El país debía perder su carácter nacional (cimiento de la soberanía) para convertirse en un conglomerado de nacioncitas al gusto de políticos de ocasión. El “diálogo” con los asesinos, con los individuos de los “trágicos accidentes” y los “discursos de paz” se trocó en acoso a la AVT mediante el nefasto totalitario Peces Barba, y división de las víctimas, representantes de la dignidad y la justicia, de las libertades atacadas por los etarras y sus colaboradores. Junto a ello, la progresiva degradación de la justicia por los autoproclamados enterradores de Montesquieu. La libertad de De Juana Chaos constituye el emblema de su “proceso de paz”, así llamado con total perversión del lenguaje.

Una política tal solo podían emprenderla unos líderes para quienes España, el estado de derecho y el sistema de libertades logrado en la transición significaran muy poco. Ellos mismos lo han manifestado en su estilo reticente y equívoco, y con actos mucho más elocuentes que las palabras. Por ello estamos donde estamos. Conviene tenerlo en cuenta a la hora de votar.

Que no viva por ti: el 9-M, rompe con Zapatero - PASALO!
Ignacio Arsuaga www.hazteoir.org 4 Marzo 2008

Querido/a amigo/a:

¿Quién ganó el debate de ayer? ¿Rajoy o Zapatero? Pues no lo sé. Rajoy tuvo momentos buenos y momentos malos. En la segunda parte, fue capaz de apabullar a su rival con las ideas claras, pero al comienzo, en algunos minutos, no se atrevía a defender las posiciones de su partido con contundencia.

Lo que sí quedó claro, al menos para los españoles menos ideologizados, es que Zapatero es un puro embuste. Actúa justamente en sentido contrario a lo que dice. Por eso todavía sigue recabando apoyos. Porque con su piquito de oro es capaz de encantar hasta a las serpientes. Por eso es especialmente peligroso.

Por ejemplo: habla de diálogo y no ha recibido a las madres objetoras a Educación para la Ciudadanía ni a ninguna asociación crítica con el Gobierno. Se autoproclama defensor de las víctimas del terrorismo, y las agrede. Exalta las bondades de su tolerancia, y amenaza a la Iglesia católica.

Zapatero se hace llamar “defensor de la libertad” y a continuación, sin cambiar el gesto, se entromete, con un intervencionismo sin precedentes, en la vida de los ciudadanos. Quiere comer por ti, educar a tus hijos por ti, imponer sus reglas sobre todo.

Hemos querido mostrar esta realidad de Zapatero, su verdadera naturaleza totalitaria, en el último vídeo de yorompo.org. Pincha a continuación para verlo:

http://es.youtube.com/watch?v=k0tIR7JaDxA
No te olvides de votarlo en YouTube.

Ayúdanos a conseguir que Zapatero no repita denunciando su estrategia intervencionista y liberticida reenviando este mensaje a tus amigos.
Ya queda poco para conseguirlo. Un último esfuerzo antes del 9-M.
¡Muchas gracias!
Ignacio Arsuaga y todo el equipo de HO

P.D. Todavía puedes ayudarnos a empapelar las calles de España con los carteles y las pegatinas de “Yo rompo con Zapatero”. Sólo tienes que hacer tu pedido desde: http://www.criteriaclub.com/hazte-oir.tema.html - Te llegará en 24 horas por MRW.

La esperanza de un futuro en Libertad
Regina Otaola Libertad Digital 4 Marzo 2008

Después de una semana de agresiones vandálicas y manifestaciones callejeras de extremistas de toda condición, vuelve a extenderse la percepción de que existe en España un amplio sector de la juventud que se muestra claramente disconforme con el actual sistema democrático, aunque luego a la hora de la verdad no sean tantos como parecen los jóvenes que apuestan por la violencia como medio de imposición de la propia ideología.

Hay otros jóvenes españoles, la gran mayoría, muy diferentes entre sí pero de acuerdo en lo común: la democracia es un buen sistema que nos permite ser libres y tener los mismos derechos y oportunidades que nuestros compatriotas, homologados a los de los ciudadanos europeos y occidentales, y España es un país en el que merece la pena vivir por una serie de conceptos y tradiciones, desde las más frívolas a las más trascendentales.

A esos jóvenes quiero transmitir, y más directamente a los vascos, que el PP va a luchar por erradicar a ETA de las calles y municipios vascos, y va a lograr proteger la libertad de todos por igual, porque la banda terrorista puede ser derrotada. Ése es el reto del próximo Gobierno y de toda la sociedad española: recuperar el terreno a los extremistas violentos, acabar con el terrorismo, compartir un proyecto de progreso en libertad y ofrecer a la juventud una esperanza cabal para su futuro en nuestro país.

Porque ni el futuro de España ni el del País Vasco pueden estar ligados al terrorismo, al nacionalismo excluyente, ni por supuesto a este socialismo que se ha dedicado a hacer seguidismo de los extremistas nacionalistas. Esto ha supuesto que haya jóvenes que avalen la violencia y que consideran al adversario como un enemigo a batir, porque se les ha adoctrinado en el odio a la libertad y todo lo que representa, y se ven además incapaces de asumir la responsabilidad de ser y comportarse como adultos libres.

Los jóvenes deben comprender por qué ellos son el futuro y la esperanza activa de nuestra sociedad, y lo que significa actuar y tener un proyecto para desarrollar su capacidad como personas autónomas, y no autómatas, como adultos que son capaces de rebelarse contra la violencia, el totalitarismo y la imposición ideológica. Este es el reto que tiene ante sí la juventud vasca, la juventud española en general: asumir su futuro en libertad. Ésa es también la mejor esperanza que puedo transmitirles.

Manifiesto
Pío Moa Libertad Digital 4 Marzo 2008

MANIFIESTO POR LA CONVIVENCIA, POR LA LIBERTAD
El próximo 9 de marzo nuestro país vivirá una nueva jornada de Elecciones Generales. Los abajo firmantes nos sentimos comprometidos con los ideales de libertad y convivencia pacífica que hicieron posible la Transición, y lo hacemos desde nuestra condición de ciudadanos, pero también desde la de testigos de excepción de las importantes transformaciones que nuestro país ha experimentado en su reciente historia. Por eso, cuando queda poco tiempo para que los españoles vuelvan a ser llamados a las urnas, nos sentimos obligados por ese compromiso para manifestar, desde la más absoluta independencia partidaria, las razones por las que consideramos la urgencia de un nuevo cambio político que devuelva a nuestro país el sentido común, la cordura y la serenidad necesarios para recuperar los consensos de la Transición y el espíritu cívico que la hicieron posible.

Creemos que la democracia se fortalece a través del diálogo y del disenso, no mediante la imposición de la mayoría sobre el resto de la sociedad. Cuando desde el poder se busca el conflicto con la otra parte, se pervierte la esencia misma de la democracia y los principios sobre los que la levantaron los padres del liberalismo moderno. La confrontación es el mayor enemigo de la libertad, porque termina anulando la voluntad de los ciudadanos y su capacidad de elección en condiciones de igualdad. La confrontación es el germen del inmovilismo y actúa como elemento paralizador del avance social, el progreso y el desarrollo. Por eso reclamamos la vuelta al espíritu de consenso sobre el que se edificó la Transición, así como la recuperación de las reglas del juego democrático que establecieron los cauces por lo que hasta ahora han discurrido tanto los acuerdos como los desacuerdos.

Creemos en el pluralismo político y en el profundo respeto a la diversidad de ideas y opiniones como cimiento mismo de la democracia, y por esa razón rechazamos cualquier acuerdo dirigido a la exclusión de una parte. Cuando se quiere construir el futuro sobre la base de la exclusión, se fomenta el odio y se vicia la convivencia pero, sobre todo, se alimenta el totalitarismo y se desvirtúa el fin mismo de la democracia. Esta sociedad se merece mucho más que eso, merece recuperar esa fuerza espontánea que condujo a los españoles a la libertad, y que nació de una voluntad común de superación de los conflictos, frente a aquellos que abogaban por un modelo rupturista y excluyente.

Nuestra democracia refleja graves carencias que afectan directamente a los espacios de libertad: la personificación del poder, la burocratización de la maquinaria estatal, la tendencia del parlamento a no ser más que ostentador simbólico de la mayoría, la renuncia a las reformas necesarias para avanzar en el desarrollo económico y la justa redistribución de los bienes, el empeño en manipular a los electores a traves de los medios públicos de comunicación, el control de la Justicia y la dependencia de los organismos de regulación y de las instituciones... Hoy los ciudadanos son testigos de cómo el poder se ejerce de modo arbitrario para imponer una determinada moral social basada en el relativismo, en la religión del todo vale y en la certeza de que el fin justifica los medios. Frente a eso, abogamos por una sociedad abierta en la que la relació! ;n entre el poder y los ciudadanos se entienda en el sentido de que el primero está al servicio de los segundos, y no los ciudadanos al servicio del poder; en la que el Gobierno existe para el pueblo, y no viceversa.

Creemos en una nación de ciudadanos libres e iguales, que fue la ambición que motivó a los liberales del XIX y a los padres de la Constitución de Cádiz. Iguales en derechos, e iguales en obligaciones. La búsqueda de la libertad exigió, en su momento, la apuesta por un estado descentralizado que se configuró en la España autonómica, pero nunca fue objeto de nuestra Constitución la idea de un estado plurinacional. Es necesario el retorno al consenso sobre el modelo de Estado, de tal manera que nunca una Comunidad Autónoma pueda crear agravios comparativos con el resto, consagrando así los principios de igualdad y solidaridad interterritorial que emanan de nuestra Carta Magna y salvaguardando al Estado de las tentaciones soberanistas.

Hoy, más que nunca, son imprescindibles las voces que se levantan para denunciar los excesos del poder y la arbitrariedad con la que este se ejerce sin respetar las reglas del juego democrático, tergiversando los principios esenciales de la democracia liberal. Voces que se opongan a que un Gobierno acepte negociar con terroristas y ponga concesiones políticas sobre la mesa a cambio de la paz. Voces que defiendan la dignidad de las víctimas y su memoria, y antepongan esa defensa a los intereses partidarios. De todos los riesgos que amenazan a la libertad, el terror es sin duda el peor de todos ellos. El terror es la expresión máxima del fanatismo y el camino inequívoco hacia el totalitarismo. Supone un ataque frontal al Estado de Derecho, y ceder a su chantaje es el camino más corto al desarme moral de la sociedad y a la pérdida de su libertad. Por eso la defensa de la libertad! tiene una exigencia mayor, incluso, que la de la propia vida, porque no hay vida que merezca la pena vivirse en la esclavitud del totalitarismo.

El próximo 9 de marzo tenemos la oportunidad de volver a recuperar los principios y los valores que sirvieron para hacer política en la Transición. No basta con tener políticos eficaces: necesitamos que sean eficaces y éticos. La eficacia a secas conduce al relativismo moral y a la glorificación de que el fin justifica los medios, y acaba inevitablemente en la exaltación del pensamiento único. Los políticos amorales creen estar por encima de la ley y eso se traduce en un desprecio hacia las reglas esenciales del Estado de Derecho, con el consiguiente retroceso en las libertades individuales y los derechos fundamentales de los ciudadanos. Los abajo firmantes reclamamos la vuelta a una política basada en la tolerancia, el respeto y el diálogo, y la recuperación de los valores originales de libertad, limitación del poder y salvaguardia de los derechos! individuales que hicieron posible la Transición, y fueron el fundamento de uno de los periodos de convivencia pacífica más fructíferos de nuestra Historia.

En Madrid, a de febrero de 2008

Para adherirse al manifiesto elaborado por varios periodistas encabezados por Federico Quevedo contactar con la siguiente dirección de correo electrónico: mailto:fquevedo@elconfidencial.com, o en el número 609 20 33 17.

Semillas de sonrisas
Todas las mañanas del mundo
Joan Valls Libertad Digital 4 Marzo 2008

Es un atardecer más lento, con esas transiciones que trae la agonía de un invierno suave. Llevo un par de horas paseando, triste, asombrado todavía por la capacidad de buena parte de la sociedad española para asumir que, en campaña electoral, no se hable del 11-M. Y, de repente, descubro que, en los últimos cuatro años, he estado más cerca de las 192 personas asesinadas el 11 de marzo de 2004 que de mis propios familiares ya desaparecidos. Esa mañana de sangre premeditada se ha convertido ya, para este español, en todas las mañanas del mundo.

No pretendo inspirar las acciones de nadie con lo que voy a explicar; me basta con que las víctimas del terrorismo lean este artículo. Porque ellas son, con el ejemplo de su dignidad, su dolor y su búsqueda de la justicia, las que me han guiado en esta legislatura surgida de la manipulación y la ignorancia. Voy a votar al Partido Popular, pero me temo que será considerado voto nulo. A lo largo de este último año, he logrado que dos votantes desengañados del PSOE confíen su voto al PP, el único partido que va a gobernar para todos los españoles, por lo que mi voto nulo quedaría compensado. Voy a escribirle a Mariano Rajoy en la papeleta lo siguiente, con letra muy pequeña, para que quepa: "La verdad del 11-M es fundamental para que las 192 personas asesinadas y los miles de heridos puedan descansar en paz. La verdad del 11-M es imprescindible para que España recupere la dignidad perdida y pueda afrontar los retos del futuro con posibilidades de éxito. La verdad, y sólo la verdad del 11-M, replantará las semillas de una regeneración que José María Aznar no pudo culminar. No nos defraude; no se deje tentar por acuerdos; no permita la impunidad; no anteponga ningún interés, por grande que sea, a la vida de un ser humano, sagrada, única, hermosa, porque, si lo hiciera, su mirada quedaría manchada para siempre."

Si es usted quien abre mi sobre, tenga el detalle de leer el mensaje de la papeleta en voz alta antes de computarla como voto nulo. No aparecerá en las cifras de votos al Partido Popular, pero es una voz tan valiosa como otra cualquiera. Tome una fotografía de la papeleta con su teléfono móvil y hágasela llegar a Mariano Rajoy. Y, si el líder popular se convierte en el próximo presidente del Gobierno, que no olvide las lágrimas de miles de españoles.

Permita, don Mariano, que, mientras la verdad siga sin aflorar, la mañana del 11-M se convierta, también para usted, en todas las mañanas del mundo.

Joan Valls es editor de debate21.com.

Esto no sirve absolutamente para nada
Federico Quevedo El Confidencial 4 Marzo 2008

Lo empecé a tener claro tras el primer debate, y ya es meridiano tras el segundo. Les voy a plantear a ustedes un par de preguntas, y contesten si quieren. Primera, ¿de verdad tras este debate alguien que tuviera decidido votar al PP va a cambiar de idea y votar al PSOE, o viceversa?. Segunda, ¿quién coño ha gobernado este país durante estos cuatro años? Mientras lo piensan, permítanme otra reflexión y luego les ordeno las ideas porque, sinceramente, a mi todo esto me ha dejado bastante frío. Fíjense si son absurdos estos debates que ya les puedo adelantar lo que van a leer ustedes en las columnas de mañana, sin temor a equivocarme, respecto a quien ha sido el ganador o el perdedor del mismo:

Antonio Casado va a decir que ganó Rodríguez, porque según él estuvo más contundente y confiado, y aunque reconocerá algún fallo en el tema de ETA o el modelo de Estado y la enseñanza del español, en líneas generales le parecera que Z ha sido más convincente. Jesús Cacho dará una de cal y otra de arena a cada contendiente: a Rajoy le echará en cara que siga en manos de la derecha dura y que por eso no supo salir del lío de Iraq y el 11-M, y de Z dirá que lo suyo es un mundo maravilloso en el que todo está genial mientras ese mundo se desmorona a su alrededor. Carlos Sánchez explicará que a Z siguen sin servirle las dos tardes en las que intentó aprender economía de la mano de Jordi Sevilla, pero que Rajoy continúa sin ilusionar. Y yo, que quieren. En mi opinión ganó Rajoy, de calle. Pero, ¿se esperaban otra cosa?

Con todo, antes de que lo desarrolle porque tengo mis razones, déjenme que vuelva a las preguntas iniciales. Digo que esto no sirve absolutamente para nada porque, obviamente, nadie que vaya a votar al PP va a cambiar su voto, ni tampoco va a ocurrir lo contrario, digan lo que digan las encuestas. Esta ha sido una legislatura en la que las posiciones políticas de la gente normal se han polarizado tanto, se han dividido tanto –y ese mérito corresponde a Z-, que es imposible que se produzca un trasvase en el voto que ya está decidido de cara al 9-M. Otra cosa es que haya habido gente que hace ya tiempo, no por los debates sino por los desmanes de Z, decidiera cambiar el suyo. Pero ese también lo tiene decidido, y no lo cambió ni ayer ni el pasado lunes. Es posible que algún indeciso que estuviera dudando entre ir a votar o no, haya tomado una decisión a raíz del cara a cara, aunque nunca sabremos en qué dirección, si en la del PP, o en la del PSOE. Pero poco más. Los debates no sirven para convencer sino a los ya convencidos.

Ese es un defecto del propio sistema. Los debates no son libres. Nuestra democracia está secuestrada por los límites de tiempo y los bloques que se aplican como inútiles corsés. Y eso que tanto Rajoy como Z hicieron lo que pudieron por deshacer el hechizo maligno de la proporcionalidad. El día que una cadena ofrezca un debate y los candidatos lo acepten sin que antes hayan tenido que negociar como si se tratara de los acuerdos de Camp David, entonces la democracia se habrá consolidado y será una realidad. Y en vez de a uno, o dos, o tres, podremos asistir a tantos debates como cadenas hay, y aunque las audiencias bajen por saturación, la libertad para elegir será mayor porque estaremos mejor informados, tendremos un mayor conocimiento de las ofertas de cada uno de los partidos y sus candidatos.

Pero déjenme que exponga mis razones sobre porqué creo que gano Rajoy y, de paso, les explico la segunda pregunta. Durante todo el debate escuche a Z desgranar sus propuestas. Planes para 2020, promesas a largo plazo, buenas intenciones de futuro para arreglar los problemas que dejó el PP que, según su apreciación de la realidad, lleva gobernando desde Franco, incluido ese periodo, claro. No hubo 13 años de gobierno socialista en este país y, tampoco, ha gobernado él estos años sino que, directamente, se pasa del fracaso de los gobiernos ‘populares’ a su propuesta de futuro. Pero, ¿qué ha hecho Z durante estos cuatro años? Nada. Absolutamente nada. Esa fue la conclusión que saqué del debate, y en ese sentido creo que la estrategia de Rajoy fue un acierto.

El líder del PP buscó un equilibrio entre la moderación –no quería alarmar al voto de izquierda, haciendo buena la estrategia fatalmente descubierta por Elorriaga-, y la crítica bien construida a la ‘nada’ de Rodríguez. Las pasó canutas, es verdad, con el asunto de Iraq y el 11-M, aunque no debiera haber bebido ese mal trago, pero al final no le queda más remedio que asumir lo que se hizo como parte de su mochila de viaje. Aunque sea verdad que Z firmó aquella resolución de la ONU, no es creíble decir que apoyara la Guerra de Iraq, como tampoco es creible que Z diga que el PP no tuvo éxito en economía o en la lucha contra ETA. Hay cosas que retratan a cada uno, y es difícil hacer cambiar los estados de opinión sobre ellas. Rajoy estuvo templado en la primera parte, se vino un poco abajo, digo, con lo de Iraq –que también tiene bemoles que cuatro años después todo el argumento de Z sea ese-, y se creció tras el descanso arrinconando a su contrincante tras unos gráficos penósamente hechos.

Ganó Rajoy. No me cabe duda. Los dos mejoraron respecto al debate anterior, pero la progresión de Rajoy en estos siete días ha sido sensiblemente mayor. Miró a la cámara, no leyó, supo cuando interrumpir a Z y, en ocasiones, lo hizo con acierto e ironía. Fue certero al recordarle que ya existe un observatorio de precios, lo que dejó a Z con un palmo en las narices y eso le dio la victoria en el primer bloque. Aguantó hasta el final para esbozar sus propuestas, ya conocidas, por lo que no tenía necesidad en perderse recordándolas. Volvió a ganar el debate de la inmigración y, por supuesto, el de ETA. Y fue demoledor el documento de multa a un ciudadano en Barcelona por rotular en su tienda en castellano. Ahí, Z se perdió. Como se perdió en el debate sobre la educación, entonando cánticos a la bondad infinita de alumnos y profesores mientras Rajoy le atizaba con la aplastante realidad de la LOGSE: nuestros alumnos son un desastre. Y, al final, Z sacó del armario el poncho y la guitarra –“estaré muy cerca de los que no tienen de todo”- y Rajoy se vino arriba con un discurso aprendido durante estos cuatro años, el de la realidad. Eso sí, no me hizo caso, y desafió a propios y extraños trayendo de nuevo la imagen de su niña al imaginario colectivo.

Pero no servirá absolutamente para nada porque el pescado, como se dice vulgarmente, ya estaba vendido.

Fincas Nebot tiene un futuro muy negro.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 4 Marzo 2008

A raíz del debate de la pasada noche entre Rajoy y Zapatero disponemos de un magnífico sensor que medirá a partir de ahora la calidad democrática del Partido Socialista. Nos bastará poder seguir la historia futura de Fincas Nebot, cuyo dueño le pasó a Rajoy una multa de 400 euros que le ha endilgado el Partido Socialista por tener escrito en la fachada de su negocio "Fincas Nebot ap-compra venta de pisos, solares y rústicos". Conociendo como conocemos a estos guripas socialistas nuevos policías de rotulaciones comerciales en fachadas y siendo conscientes de lo que les pasa a los que osan toserles, pues veo el futuro de Fincas Nebot muy negro. Solo encuentro una solución que garantice la neutralidad de los socialistas catalanes gobernantes para con el señor Nebot y es crear un observatorio y declarar a Fincas Nebot negocio en peligro de extinción.

Se debería hacer una cuestación popular para sufragar un Observatorio de seguimiento del vivir y del sinvivir del señor Nebot y su negocio y publicar periódicamente las presiones, y venganzas socialistas, que tengo la convicción de haberlas las habrá. No obstante felicito al señor Nebot por su valentía al autorizar a Rajoy a dar su nombre aun sabiendo, porque sé que lo sabe, que se la ha jugado, el Partido Socialista no perdona y ejemplos hay en innúmera cantidad.

El debate de anoche fue muy interesante por muy diversos motivos, el primero por la desfachatez de Zapatero por soltar su mentira pública número 467, la que hace al negar que había mentido cuando dijo que después de los asesinatos de la T4 de Barajas no habrían mas conversaciones ni diálogos con ETA reconociendo en declaraciones al periódico El Mundo que autorizó varias de esos escarceos semiamorosos con la ETA después del atentado, y lo negó el muy mendaz en el debate.

Fue interesante porque le salió el ramalazo cursi-hortera que le puede, no podía faltar, ante uno de los más graves problemas que tenemos por delante, la subida de precios, él propone la solución típica progre roja socialista cursi hortera, crear un observatorio de precios, y ¡arsa mi niño, to apañao!. Bueno, ese sería un observatorio repe, pero le da igual. En el hipotético caso, que no deseo, de que detectase este hombre que su Sonsoles le era infiel, seguro estoy que su decisión al respecto sería la de crear un observatorio de cuernos, infidelidades, adulterios y líos extraconyugales.

Y una última cosa, o dos. Este Rajoy a veces es mas inocente que un bebé de 6 meses con chupeta, le saca ZP la guerra de Irak y es incapaz de reprocharle la participación de los socialistas en el asesinato de Viriato y en los 23 asesinatos de los GAL y en el secuestro de Segundo Marey y no es capaz de leer la lista de responsables socialistas condenados en firme por su fechorías siempre de dos tipos, asesinatos, secuestro y robo de pasta pública. Pero es que no hay que crispar y este Rajoy se cree que por no mentar los GAL no le van a decir que es un desestabilizador.

La otra cosa que me hizo ponerme a temblar y aun me dura la temblequera fue esto que pongo textualmente; “ésta (muestra otro gráfico) era la red de Alta Velocidad en 2004, cuando llegamos al Gobierno, y ésta va a ser la red de Alta Velocidad en 2020. En la próxima legislatura la Alta Velocidad va a llegar a todas las comunidades autónomas, empezando por la de Valencia.

Estas eran las autovías del Estado en 2004 (otro mapa) y esto es el mapa que vamos a completar en 2020”

Este tipo es un presuntuoso arrogante engreído y prepotente, vamos que nos dice con su rostro mendaz y amarmolado que va a ganar las elecciones del 2008, las del 2012, las del 2016, las del 2020 y total ya puestos su humildad falaz le impide decir que se marca metas para el 2050. El “vamos a completar en 2020” resume a este hombre. Terminaré esto para seguir temblando, porque digo yo que si tan seguro está de ganar todas las elecciones hasta la del 2020 será que sabe algo que nosotros no sabemos y que a él le da la seguridad de que va a ganarlas todas. ¿ZP qué eso que te hace estar seguro de que vas a ganar todo hasta el 2020?, ¿es tal vez el encamarte de nuevo con la ETA para verificar que no son violentos y ser el padrino de la independencia del País Vasco, siendo para la eternidad el Gran Zapatero el pacificador?, ¿es que piensas ilegalizar al PP por extremo ultra derechista crispador antidemócrata y así sin contrincante lo tienes chupao el ganar todas esas elecciones?. Este es capaz.

No estaría de más levantar ya mismo un observatorio de temblores y temblequeras inducidas por ZP.

¿Es aplicable el principio de autodeterminación?
POR GRACIÁN ABC 4 Marzo 2008

1.Es difícil definir el principio de autodeterminación o de libre determinación de los pueblos; es un concepto impreciso que afecta a un ámbito influido por el sentimiento (Romanticismo). Según el DRAE, autodeterminación es la «Decisión de los pobladores de una unidad territorial acerca de su estatuto político»; definición que no determina quiénes sean «los pobladores» (la determinación del sujeto del derecho de autodeterminación es harto problemática), ni cuál sea la «unidad territorial». Su aplicación práctica nos puede llevar a una infinita divisibilidad del territorio y de la población, dando lugar al nacimiento de «minorías atrapadas» (dentro de unas minorías de mayor población y territorio), a las que por coherencia habrá que reconocer el mismo derecho a autodeterminarse (por comarcas, municipios, distritos y barrios); siendo de muy difícil fijación las fronteras del nuevo Estado en caso de convivencia multisecular.

Este principio niega el sujeto de la soberanía del Estado: ya no será el conjunto de sus ciudadanos («demos») sino los «pueblos» o «naciones» «oprimidos» por el Estado.

2. En el preámbulo de la Declaración de la ONU 2625 (XXV) de 24 de octubre de 1970, en el apartado titulado «El principio de la igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos», se proclama que «en virtud del principio de la igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos, consagrado en la Carta de las Naciones Unidas, todos los pueblos tienen el derecho a determinar libremente, sin injerencia externa, su condición política y de procurar su desarrollo económico, social y cultural, y todo Estado tiene el deber de respetar este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta»; conteniendo el penúltimo párrafo la «cláusula del gobierno representativo»: «Ninguna de las disposiciones de los párrafos precedentes se entenderá en el sentido de que autoriza o fomenta cualquier acción encaminada a quebrantar o menospreciar, total o parcialmente, la integridad territorial de Estados soberanos e independientes que se conduzcan de conformidad con el principio de la igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos antes descrito y estén, por tanto, dotados de un gobierno que represente a la totalidad del pueblo perteneciente al territorio, sin distinción por motivos de raza, credo o color. Todo Estado se abstendrá de cualquier acción dirigida al quebrantamiento parcial o total de la unidad nacional e integridad territorial de cualquier otro Estado o país».

Gran número de Estados miembros de la ONU son multiétnicos, por lo que la aplicación general de este principio provocaría la desintegración de muchos de ellos.

El principio no está reconocido por el Derecho constitucional de ningún Estado, salvo -aparentes- excepciones, proclamando sus Constituciones el principio opuesto: su integridad territorial.

3. Son tres las formas de ejercicio del derecho de libre determinación de los pueblos contempladas en el párrafo séptimo de dicho apartado: el establecimiento de un Estado soberano e independiente, la libre asociación o integración con un Estado independiente o la adquisición de cualquier otra condición política libremente decidida por un pueblo (la creación de una entidad con autonomía política, dentro de la organización estatal).

4. La autodeterminación incurre en el error antropológico de afirmar que la Humanidad se halla dividida -natural o histórico-culturalmente-, en pueblos o naciones, con una identidad -y separabilidad- inmunes al devenir de la Historia (teoría sustancialista).

5. Cuando los defensores de la autodeterminación se consideran mayoritarios en el territorio no invocan este derecho, sino que declararan su independencia unilateralmente (nuevos Estados procedentes de las antiguas URSS, Yugoslavia y Checoslovaquia y, ahora, Kosovo); en otro caso lo alegan para socavar al Estado.

6. Algunos defienden este derecho para reducir las tensiones territoriales, mediante un referéndum cuyo resultado se espera adverso a la minoría nacionalista, que saldría debilitada; es un error (verbigracia, las sucesivas consultas populares en Quebec), porque si fracasa, será visto por aquélla como un episodio, sin renunciar a su reivindicación, para exigirlo nuevamente en la primera ocasión, cuando se perciba que el sentimiento nacionalista de la población se ha convertido en hegemónico, mediante el control de la educación y de los medios de comunicación social. Además plantea problemas: su ámbito territorial y las mayorías necesarias (de participación y de voto favorable).

Puede producir el contagio en otros territorios, la reacción de la mayoría étnico-cultural y el socavamiento de la estabilidad y el funcionamiento eficaz del Estado.

7. La autodeterminación es aparentemente democrática (Modernidad, Ilustración, Kant), pero su aplicación fuera de los dos supuestos expresados ha conducido al atropello de derechos humanos: persecución cultural y política de las minorías no nacionalistas, imposición de uniformismo en la sociedad, limpieza étnica por expulsión e incluso genocidio. Conlleva la pérdida de influencia del Estado en un contexto de globalización, y el irredentismo es una fuente de desestabilización de las relaciones internacionales. Desde una óptica personalista, niega la apertura entre los distintos grupos humanos, causando pobreza económica, social y cultural. Son preferibles otras alternativas: confederación, federación o autonomía.
8. La organización territorial de la vigente Constitución (particularmente tras la aprobación de leyes estatales de transferencia de competencias ex artículo 150.2 y las febriles reformas estatutarias recientes -siempre para debilitar al Estado a costa de más cesiones competenciales y financieras a las Comunidades Autónomas-), unida a la fórmula electoral proporcional -penalizadora de los partidos nacionales, sobrerrepresentado a las minorías nacionalistas- y al régimen parlamentario, ha demostrado su incapacidad como sistema integrador de los movimientos centrífugos, que incluso ha estimulado. Estamos asistiendo a una contienda desigual donde el Estado se encuentra maniatado y sus enemigos armados hasta los dientes.

En conclusión:
a) El principio de autodeterminación del Derecho Internacional carece de aplicación dentro de España, dado que su régimen político es representativo de todo el pueblo sin privación de derechos a ninguna minoría.

b) Aceptar la voluntad de algún grupo de independizarse lleva al disparate, al poder aplicarse cada día a una entidad diferente, y finalmente a la anarquía, pues habría que reconocer también el derecho de cada individuo a declararse fuera del Estado.

c) Reiteramos que resulta imprescindible una reforma constitucional, para mantener o recuperar la nación y el Estado Español.

Una segunda vuelta menos favorable para Rajoy
 Minuto Digital 4 Marzo 2008

Escuchando a cualquiera de los dos candidatos sacaríamos la conclusión que votándoles nos va a ir de fábula. ¿Quién da más? Zapatero puede prometer y promete la creación de 2.000.000 de puestos de trabajo, de los cuales 1.200.000 para mujeres”, también fuertes subidas del salario mínimo, hasta 800 euros, más de un 30% y las pensiones mínimas a 850 euros en toda la legislatura. Y tras un comienzo de promesas a diestro y siniestro ZP tira de libro gordo de Petete, en un gesto revelador de que en el PSOE están preocupados por la credibilidad de Zapatero, que sin duda acusó las imputaciones de mentir de Rajoy.en el primer debate. Zapatero pasa a la ofensiva acusando de los mismo, en un baile de cifras entre ambos, que se convierte en un galimatías ininteligible. Escaso interés en un bloque con mucha repetición y pocas novedades respecto al primer debate. La anécdota, la primera pregunta de la legislatura de Rajoy, sobre si fue o no fue sobre Economía” cuestión que Zp usó para acusar al PP de uasar la economía como arma electoral.

De nuevo la inmigración punto flaco de Zapatero
La receta para la Inmigración de Zapatero: dialogo y dialogo. Resulta que ahora el PSOE lucha con firmeza contra la inmigración ilegal, exactamente las mismas palabras con las que niega las cesiones de su desgraciada política de cesiones a ETA durante la negociación. Rajoy dice que una cosa son los hechos y otro las palabras. Recuerda una declaración de Zapatero sobre derechos de españoles y extranjeros muy parecida a las que ahora hace Rajoy y nadie le llamó xenófobo. Rajoy pide una política seria de inmigración, la expulsión de extranjeros que delinquen y prohibir procesos masivos de regularización. Está especialmente acertado cuando le acusa nuevamente del “fracaso en inmigración”, que tanto está perjudicando a los españoles con menos posibilidades en sus derechos, ya que la inmigración consume los recursos para ayudas sociales a los españoles.

Incluso Caldera después del debate tiene intentar minimizar los daños.

La sorpresa de ZP sobre ETA
Fue el anuncio estrella “Sea cual sea el resultado electoral del domingo, nosotros apoyaremos al Gobierno en la lucha antiterrorista”. Y preguntó a Rajoy: “Diga si ustedes van a hacer lo mismo”.

Rajoy contrarresta el golpe de efecto. Volvió a acusar a ZP de haber engañado “a mí, al Parlamento y a los españoles”, su respuesta, “si es para derrotar a ETA, que estaba más baja que nunca” cuando usted llegó al Gobierno, sí; caso contrario, para negociar con ella, como ha hecho usted, no”. Propaganda fuera, acusa a Zapatero de romper el Pacto Antiterrorista y de meter a ETA en las instituciones pero sobre todo de mentir a todos los españoles después de la T-4. Eso es la realidad y Rajoy sólo apoyará a un Gobierno que quiera derrotar a ETA, no que quiera negociar.

A vueltas con la guerra de Irak, Zapatero sigue explotando el pasado como principal arma contra el PP. “Ganaron las elecciones con Irak y el 11-M y ahora quieren volver a ganarlas así”, contesto Rajoy

Cuestión lingüística
Zapatero se quedó clavado ante la exposición de Rajoy sobre la persecución lingüística en Cataluña. Elude contestar y no da explicaciones sobre las multas a quienes rotulan en español, tampoco contesta a la proposición de Rajoy de una ley para que todos los ciudadanos tengan garantías de que sus hijos estudien en castellano en cualquier lugar de España. De nuevo ZP contesta con el mismo argumento, todas las preocupaciones del PP son electoralistas, eso sí usa la dejadez pasada del PP en esta cuestión, para atacar. ¿Es normal que se te sancione por no rotular en catalán?”y ZP sigue sin contestar.

Cohesión Nacional
Rajoy recuerda que para ZP “la nación española es discutida y discutible”. De nuevo se enzarzan sobre las reformas estatutarias. Zapatero reduce la cohesión nacional al AVE, que nos unirá, “de norte a sur y de este a oeste”. Dijo que aboga por una política de “cooperación y dialogo” y anunció que convocará tres conferencias de presidentes para “sumar esfuerzos” sobre violencia de género, educación y cambio climático. Muchas divagaciones y ninguna propuesta concreta de Rajoy para frenar la deriva autonómica, salvo la consabida apuesta por la igualdad y la acusación a ZP de llevar una política para agradar a los nacionalistas, que sólo ha conseguido radicalizarles más y echarles al monte.

Educación
El informe PISA ha sido la estrella, pues se lo han restregado uno y otro, de idéntica manera a como hicieron el pasado 25 de febrero. Zapatero, acusó de que ese informe, “que no es bueno”, ocupa toda la etapa del Gobierno del PP “con usted de minsitro de Educación” mientras que afecta muy poco al Gobierno del PSOE. Rajoy aclara que es consecuencia de LOGSE, una ley que intentaron cambiar con la LOE, pero que Zapatero derogó de un plumazo a las 48 horas de sentarse en La Moncloa. La defensa de ZP, la culpa la tiene Franco.

Zapatero se despide en su línea con un discurso tan vacio y propagandístico como siempre. Rajoy insiste en la niña e intenta pintar un futuro de más ilusión, con el fondo de hacer política de estado con consenso con el PSOE.

La impresión, Rajoy venció sin duda en el primer debate, en este último podemos hablar de tablas. Y si nos preguntan por la influencia en el voto, déjennos ser escépticos, poca. Más importante es la utilización que de estas tablas van a hacer los mamporreros mediáticos del PSOE. La verdadera solución el 9-M.

Rajoy supera a un Zapatero escudado en las promesas
El líder del PP considera que los dos graves errores del Gobierno han sido cambiar España y negociar con ETA - El candidato socialista insiste en dar una visión positiva de la situación económica y en acusar al rival de catastrofista
José Manuel Martínez La Razón 4 Marzo 2008

MADRID- Mariano Rajoy, de nuevo con corbata granate, y Rodríguez Zapatero, que también repitió el color azul de la suya, volvieron a verse las caras anoche. En este caso fue el candidato socialista el que abrió el debate con un anuncio de propuestas de futuro, sobre todo en el ámbito económico. La primera intervención de Rajoy también reflejó que la batalla para ganar las elecciones se mueve en el terreno de las cifras y en cómo combatir la recesión.

Los dos candidatos reflejaban en sus rostros que el resultado de este segundo enfrentamiento puede ser decisivo. No obstante, tanto Rajoy como Zapatero intentaron trasladar al cara a cara los ejes centrales de sus respectivas campañas. Ayer pusieron de manifiesto, ante millones de espectadores, que deben captar la confianza de los ciudadanos por la vía de las propuestas.

Rajoy se mantuvo en su postura de que el Gobierno de Zapatero ha «dilapidado» la herencia recibida del Ejecutivo popular y no ha sabido tomar medidas efectivas para «combatir la crisis y permitir que los ciudadanos lleguen a final de mes». Explicó, del mismo modo que lo hace en sus actos de campaña, que sus propuestas miran al futuro. La reforma fiscal, las deducciones impositivas por la adquisición de vivienda, el fomento del empleo como priorirad para crear riqueza... Rajoy combatió a su contrincante por la vía de las cifras y de las críticas a su gestión.

Por su parte, el candidato socialista mantuvo su postura defensiva rebatiendo los ataques con gráficos y cifras que demuestran «que hemos logrado situar a España en los principales puestos de la economía mundial».

Durante el debate, Zapatero interrumpió con demasiada frecuencia a Rajoy sin que la moderadora, Olga Viza, terciara para que no se pisaran las intervenciones.

En la pugna por conseguir el máximo de apoyos el 9-M, Rajoy y Zapatero volvieron a protagonizar un duro enfrentamiento a la hora de hablar de política antiterrorista. Rajoy acusó a Zapatero de «engañar» a los ciudadanos al haberse pasado «cuatro años de negociación con los terroristas». Rajoy insistió en el engaño de Zapatero, que contraatacó con cifras: «¿Usted prefiere una política antiterrorista con cuatro víctimas o la anterior -del Gobierno de Aznar- con 238?». La respuesta de Rajoy fue contundente: «No pensé que usted utilizara las cifras de muertos como argumenteo».

Zapatero se comprometió a apoyar la política antiterrorista, «sin condiciones», del Gobierno que salga elegido el 9-M. Por su parte, Rajoy que dará su apoyo a todas las medidas que tengan como único objetivo derrotar a ETA.

En muchos momentos, los dos candidatos pudieron traslucir las horas de preparación que habían dedicado a este segundo asalto. Fueron más concretos en cuanto a datos, más ágiles en las réplicas y hasta tuvieron un mayor control de sus gestos.

Se enzarzaron en aclarar cuál fue el contenido de la primera pregunta que hizo Rajoy a Zapatero en el Congreso, al inicio de la legislatura. El líder popular dijo que desde entonces estaba claro que le preocupaba la situación económica, ya que cuestionaba por este asunto al presidente. Zapatero negó tal pregunta. Comprobado tal extremo, la pregunta en cuestión se centraba en los primeros días de Zapatero como presidente, en la cual Rajoy cuestionaba ya algunos aspectos económicos de la gestión.

Rajoy atacó por el flanco de las malas compañías a Zapatero. Le recriminó que se haya entregado a los nacionalistas radicales e independentistas para llevar a cabo reformas estatutarias que, a su entender, no eran necesarias. Zapatero puso de manifiesto «contradicciones» del PP en este sentido, al recordar que han aprobado cuestiones en el Estatuto de Andalucía que luego han recurrido al Constitucional en el de Cataluña.

Rajoy recriminó a Zapatero que sea su partido el que defienda que en Cataluña se multe a un ciudadano rotular su negocio en castellano. El líder del PP recordó que impulsará una ley para que en cualquier lugar de España sea posible la educación en castellano.

Cerraron el debate con un resumen de propuestas entre las que Zapatero citó las medidas para los jóvenes, creación de empleo y la lucha contra el cambio climático.

Rajoy insistió en las propuestas económicas para conseguir que los españoles lleguen a final de mes. También prometió un pacto contra ETA y recuperar el consenso. Pero Rajoy no se olvidó de la «niña» que necesita una vivienda, una educación de calidad... «Esa niña que mueve mi sentimiento y corazón», dijo Rajoy..

Elecciones 9-M / Las denuncias del debate
Rotular en castellano, un delito en Cataluña
Mariano Rajoy recuerda a Zapatero que «un Gobierno suyo» permite estas sanciones
El propietario está acusado de vulnerar los derechos lingüísticos de los consumidores sólo por rotular en español
F. Martínez La Razón 4 Marzo 2008

BARCELONA- Mariano Rajoy quiso recordar ayer a José Luis Rodríguez Zapatero que «un Gobierno suyo» está multando a los ciudadanos que en Cataluña deciden rotular en castellano en lugar de en catalán. Como ejemplo tomó el caso de un hombre al que le impusieron 400 euros de sanción por no haber escrito el cartel en la lengua de dicha comunidad.
Este caso al que se refirió el líder del Partido Popular se remonta al pasado 16 de mayo, cuando la Agencia catalana del Consumo se personó en el establecimiento del que es propietario Manel Nevot Sanso, en la localidad de Vilanova y la Geltrú, para llevar a cabo una inspección rutinaria. Sin embargo, al concluir la misma, el dueño no daba crédito a lo que los inspectores le decían cuando aseguraban que tenía que pagar una multa de 400 euros por haber rotulado el cartel exterior en castellano en lugar de en catalán.

Según la resolución sancionadora, «en el rótulo exterior consta ?Fincas Nevot Api, Compra Venta de Pisos, Solares, Rústicas, Fincas?», motivo por el cual se le impone la multa, pues ha incurrido una «vulneración de los derechos lingüísticos de los consumidores y usuarios, dado que en el rótulo exterior, la actividad está redactada únicamente en castellano».

Ante esto, aún incrédulo, el propietario recurre la resolución sancionadora alegando que ha habido un error en la apreciación de los hechos denunciados, pues en la fachada de su establecimiento «además del cartel en castellano, hay otro rótulo en catalán», para lo que adjuntó una fotografía de la fachada del local tomada en 1998. Además, el dueño señalaba que no fue su intención «vulnerar los derechos de los consumidores». Sin embargo, la Agencia catalana del Consumo no dio validez a la imagen remitida por Manel Nevot y sí a la que le enviaron los inspectores, en la que sólo se podía ver el cartel en castellano. Sobre la fotografía que envió el propietario, señalaron que el cartel en catalán estaba en la puerta, y no en la fachada principal donde todo el mundo pudiera verlo.

Ante esto, considera que los hechos son objeto de infracción y mantienen la sanción impuesta en la propuesta de resolución.
Además, el propietario fue sancionado con otros 400 euros, supuestamente por no tener hojas de reclamaciones, aunque reclamó asegurando que no sabía dónde las guardaron sus compañeros.

Rajoy noquea a Zapatero por no defender el castellano en Cataluña
PALOMA CERVILLA. MADRID. ABC 4 Marzo 2008

La guerra de Irak y el 11-M. Ahí estuvo uno de los puntos de tensión del debate entre el candidato popular, Mariano Rajoy, y el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, ya que éste quiso centrar el debate en este asunto, pero se encontró con un Rajoy que le acusó de «querer ganar las elecciones con Irak y el 11-M». El candidato popular no se arrugó ante la ofensiva de Rodríguez Zapatero, que sí consiguió en el bloque temático relativo a la seguridad y la política exterior hablar más de Irak que de ETA.

Sin embargo, los populares se mantuvieron firmes en su política antiterrorista, que ha sido el eje central de la legislatura y, frente a la política de Rodríguez Zapatero, Rajoy se reafirmó en su posición y señaló que «apoyará a un Gobierno para luchar contra ETA y no a quien negocia políticamente con ETA». En este sentido, le reprochó al candidato socialista haber dado alas a ETA «cuando estaba más débil que nunca y darle categoría de interlocutor» y le recordó que, «usted mintió, primero a mí, después al Congreso y a los españoles».

Resolución ONU
En cuanto a la guerra de Irak, le recordó al candidato socialista que, después de sacar las tropas de Irak, apoyó una resolución de las Naciones Unidas en la que se pedía asistencia militar en este país. Igualmente, le reprochó que no quiera entrar a debatir sobre la presencia de las tropas españolas en el Líbano y Afganistán y lamentó que hubiera utilizado en el debate los muertos: «No creía yo que iba a utilizar los muertos y presumir de los muertos que hubo en una u otra legislatura», espetó.

Aunque el debate más vivo entre ambos candidatos se produjo en este bloque relativo a las relaciones exteriores, con interrupciones continuas del candidato socialista, que quería hablar más de la guerra de Irak al considerar que le beneficia, el segundo enfrentamiento de intensidad tuvo como protagonista la política institucional. El candidato popular lo tenía claro: la política de José Luis Rodríguez Zapatero sólo ha servido «para agradar a los nacionalistas para que estuvieran tranquilos, pero los ha radicalizado».

En el debate territorial estuvo muy presente Cataluña, y la argumentación de Rajoy giró sobre la falta de libertad a la hora de expresarse en castellano. Para ello, esgrimió una sanción a un comerciante por haber rotulado su negocio en castellano e interpeló a Zapatero: «¿Se cree que es normal un país que por poner un letrero en castellano le sancionen?». Así, anunció una ley para que todos los ciudadanos puedan estudiar castellano en cualquier punto de España. En la defensa ante los ataques socialistas a lo que consideraba anticatalanismo del PP, Rajoy afirmó que «el mayor ataque a Cataluña lo ha hecho usted con espectáculos como los socavones y el Carmelo».

En el capítulo relativo a la política social, Rajoy llevó el debate a su terreno, como es el problema de la inmigración, reiterando los argumentos que ya había utilizado en el primer cara a cara. «En política de inmigración usted no ha hecho nada, sólo una regularización masiva que ha generado muchos problemas a los españoles, de los que usted no es consciente». Le acusó de «cambiar de criterio cada cuarto de hora» y de «haber llegado a regularizar a inmigrantes con una orden de expulsión».

Sobre otros temas de política social, como es el caso de la educación, afirmó que el Gobierno socialista «ha hecho una pésima gestión de la educación en España» y, con carácter global, le advirtió que «no tiene política social en ningún asunto y es toda propaganda».

En el debate económico, Rajoy sacó a relucir un demoledor artículo —para Zapatero— del jefe de Opinión del «Financial Times», Wolfgang Münchau, en el que advertía que «el vencedor de las próximas elecciones tendrá que pasar los próximos cuatro años poniendo orden en un estropicio sin precedentes en la moderna Historia de España» y que el principal reto será «el modelo de crecimiento».

Finalmente, Rajoy acabó con una alusión a «la niña», que tanto ha dado que hablar. Y lo hizo en estos términos: «En esa niña pienso, que va a crecer, que tiene que estudiar, que quiere tener una vivienda. Esa niña está en mi cabeza, es la que mueve mis sentimientos y mi corazón. Esa niña».

El máximo tribunal andaluz reconoce la objeción a la asignatura de Educación para la ciudadanía
El TSJA considera que dicha materia "vulnera los derechos fundamentales a educar a los hijos en la formación religiosa"
EUROPA PRESS - Sevilla El País 4 Marzo 2008

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha reconocido hoy el derecho de los padres de un alumno de Bollullos Par del Condado (Huelva) a ejercer la objeción de conciencia frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía (EpC). La sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal recoge en su fallo que el hijo de los demandantes, quienes interpusieron un recurso contra una resolución de la Junta que rechazaba tal objeción, "no debe cursar la asignatura" por lo que queda exento "de ser evaluado de la misma".

Los magistrados han tenido en cuenta la postura de los demandantes, que exponen que la asignatura "vulnera sus derechos fundamentales a educar a sus hijos en la formación religiosa y moral que está de acuerdo con sus propias convicciones y a la libertad ideológica y religiosa".

Los motivos de tal vulneración expuestos en la demanda son "sustancialmente" que se plantea como contenido y fin de EpC "la formación de la conciencia moral de los alumnos", con los contenidos que fija el Gobierno, lo que supone una "ética cívica distinta de la personal, creada por el Estado e impuesta a través del sistema educativa". La Junta de Andalucía y el Ministerio Público se opusieron a la demanda alegando que "no existe el derecho a la objeción de conciencia", hecho rechazado de plano por el TSJA.

Teniendo en cuenta dos sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que reconoce el derecho de los padres a que se respete en la educación de sus hijos sus convicciones religiosas y filosóficas, el TSJA ha expuesto que en el ordenamiento español "la Ley puede regular el derecho a la objeción de conciencia, pero la falta de regulación, de reconocimiento legislativo, no puede impedir su ejercicio cuando están en juego Derechos Fundamentles". Tanto la Fiscalía como la Administración andaluza alegaron que los demandantes no precisaban los contenidos de la asignatura que vulneran su libertad ideológica o de conciencia, lo que para el TSJA "no es así" pues "basta leer la demanda para apreciar que sí que se indican los aspectos de los que se discrepa".

En este sentido, los magistrados recogen una conclusión del TEDH, que reconoce que es al Estado y a cada centro docente al que le corresponde suministrar a los padres la información necesaria para que puedan ejercer su derecho a educar a sus hijos. "En nuestro caso, esa información no se ha suministrado y, además, los contenidos

tienen un alto grado de indefinición, lo que no facilita el ejercicio de los derechos de los padres", subraya la sentencia. Finalmente, el Alto Tribunal concluye que la "salvaguarda" del derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones "no pone en peligro el ordenamiento jurídico democrático", sino que "simplemente refleja su funcionamiento". Por todo ello, el TSJA anula la resolución de 13 de noviembre de 2007 de la Consejería de Educación, que, frente a la solicitud de objeción de conciencia a la asignatura presentada por los citados padres, resolvía: "No reconocer el derecho a la objeción respecto a la aplicación de la asignatura y, en consecuencia, también denegar la petición de alternativa educativa".

CREE QUE ABORDA CONCEPTOS IDEOLÓGICOS
El TSJA reconoce el derecho de unos padres a objetar ante Educación para la Ciudadanía
EFE El Mundo 4 Marzo 2008

SEVILLA.- El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha reconocido a unos padres el derecho a objetar contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC), que "emplea conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa como son la ética, la conciencia moral o los conflictos morales".

La sala de lo Contencioso del TSJA basa su sentencia en las doctrinas del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para equiparar el derecho a oponerse a esta asignatura con el derecho a la objeción a cualquier asunto que pertenezca al "claustro íntimo de creencias".

Esta primera sentencia a favor de la objeción contrasta con otra emitida en febrero por el Tribunal Superior de Asturias, que negó que exista el derecho a objetar contra la EpC.

El TSJA andaluz ha confirmado así el derecho de unos padres de Bollullos del Condado (Huelva) a que su hijo no curse la asignatura ni sea evaluado, lo que ya les reconoció en enero pasado en un auto de medidas provisionales.
'Indudable trascendencia ideológica y religiosa'

En la sentencia emitida ahora, el TSJA dice que los padres no han recibido del Estado y los centros docentes la información que exige el TEDH "para que puedan ejercer su derecho a educar a sus hijos". "En nuestro caso, esa información no se ha suministrado" y, además, los contenidos de la asignatura "tienen un alto grado de indefinición, lo que no facilita el ejercicio de los derechos de los padres", señala.

Junto a ello, los decretos que regulan la asignatura "emplean conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa, como son ética, conciencia moral, y cívica, valoración ética, valores o conflictos morales y sociales", añade el fallo.

Ante esta situación, según los jueces, "es razonable que los demandantes, por razones filosóficas o religiosas, que no tienen por qué exponer detalladamente, puedan estar en desacuerdo con una parte de la asignatura", y es "lógico que soliciten que se excluya de ella a su hijo". Todo ello, "a falta de otras previsiones normativas que permitan salvaguardar su libertad ideológica o religiosa".
Una decena de recursos similares

El TSJA entiende, junto a ello, que "el interés público" está en la garantía de los derechos, entre ellos "la libertad ideológica y religiosa y el derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

Fuentes judiciales han explicado que, aunque este es el primer caso sentenciado, la misma sala del TSJA tiene en su mesa recursos similares de una decena de padres andaluces, por lo que es previsible que en próximas semanas se pronuncien en sentencias similares.

Tanto la Fiscalía del TSJA como la Junta de Andalucía se opusieron al reconocimiento de este derecho por entender que "no existe el derecho a la objeción de conciencia que se pretendía ejercitar".

Según los escritos de la Fiscalía, tal supuesto derecho "se configura en contra de un derecho fundamental básico como es el de la educación" y "el derecho que ostentan los padres para que sus hijos reciban una formación religiosa y moral que esté de acuerdo a sus propias convicciones no abarca que determinen conforme a sus creencias un determinado modelo de sistema educativo".

Golpe a Educación para la Ciudadanía
Agencias Periodista Digital 4 Marzo 2008

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha reconocido este martes el derecho de los padres de un alumno de Bollullos Par del Condado, Huelva, a ejercer la objeción de conciencia frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía.

La sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal recoge en su fallo que el hijo de los demandantes, quienes interpusieron un recurso contra una resolución de la Junta que rechazaba tal objeción, "no debe cursar la asignatura" por lo que queda exento "de ser evaluado de la misma".

Los magistrados han tenido en cuenta la postura de los demandantes, que exponen que la asignatura "vulnera sus derechos fundamentales a educar a sus hijos en la formación religiosa y moral que está de acuerdo con sus propias convicciones y a la libertad ideológica y religiosa".

Los motivos de tal vulneración expuestos en la demanda son "sustancialmente" que se plantea como contenido y fin de EpC "la formación de la conciencia moral de los alumnos", con los contenidos que fija el Gobierno, lo que supone una "ética cívica distinta de la personal, creada por el Estado e impuesta a través del sistema educativa". La Junta de Andalucía y el Ministerio Público se opusieron a la demanda alegando que "no existe el derecho a la objeción de conciencia", hecho rechazado de plano por el TSJA.

Teniendo en cuenta dos sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que reconoce el derecho de los padres a que se respete en la educación de sus hijos sus convicciones religiosas y filosóficas, el TSJA ha expuesto que en el ordenamiento español "la Ley puede regular el derecho a la objeción de conciencia, pero la falta de regulación, de reconocimiento legislativo, no puede impedir su ejercicio cuando están en juego Derechos Fundamentles". Tanto la Fiscalía como la Administración andaluza alegaron que los demandantes no precisaban los contenidos de la asignatura que vulneran su libertad ideológica o de conciencia, lo que para el TSJA "no es así" pues "basta leer la demanda para apreciar que sí que se indican los aspectos de los que se discrepa".

En este sentido, los magistrados recogen una conclusión del TEDH, que reconoce que es al Estado y a cada centro docente al que le corresponde suministrar a los padres la información necesaria para que puedan ejercer su derecho a educar a sus hijos. "En nuestro caso, esa información no se ha suministrado y, además, los contenidos

tienen un alto grado de indefinición, lo que no facilita el ejercicio de los derechos de los padres", subraya la sentencia. Finalmente, el Alto Tribunal concluye que la "salvaguarda" del derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones "no pone en peligro el ordenamiento jurídico democrático", sino que "simplemente refleja su funcionamiento". Por todo ello, el TSJA anula la resolución de 13 de noviembre de 2007 de la Consejería de Educación, que, frente a la solicitud de objeción de conciencia a la asignatura presentada por los citados padres, resolvía: "No reconocer el derecho a la objeción respecto a la aplicación de la asignatura y, en consecuencia, también denegar la petición de alternativa educativa".

El TSJA reconoce a unos padres el derecho a objetar contra 'Educación para la Ciudadanía'
El TSJA permite a unos padres objetar contra 'Educación para la Ciudadanía'
EFE SEVILLA ABC 4 Marzo 2008

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha reconocido a unos padres el derecho a objetar contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) ya que, según consta en la sentencia, "emplea conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa como son la ética, la conciencia moral o los conflictos morales". El Tribunal confirma así el derecho de unos padres de Bollullos del Condado (Huelva) a que su hijo no curse la asignatura ni sea evaluado, lo que ya les reconoció en enero pasado en un auto de medidas provisionales.

La sentencia emitida por la sala de lo Contencioso del TSJA, se basa en las doctrinas del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para equiparar el derecho a oponerse a esta asignatura con el derecho a la objeción a cualquier asunto que pertenezca al "claustro íntimo de creencias". Esta primera sentencia a favor de la objeción contrasta con otra emitida en febrero por el Tribunal Superior de Asturias, que negó que exista el derecho a objetar contra la EpC.

En la sentencia emitida ahora, el TSJA dice que los padres no han recibido del Estado y los centros docentes la información que exige el TEDH "para que puedan ejercer su derecho a educar a sus hijos". "En nuestro caso, esa información no se ha suministrado" y, además, los contenidos de la asignatura "tienen un alto grado de indefinición, lo que no facilita el ejercicio de los derechos de los padres".

Junto a ello, los decretos que regulan la asignatura "emplean conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa, como son ética, conciencia moral, y cívica, valoración ética, valores o conflictos morales y sociales", añade el fallo. Ante esta situación, según los jueces, "es razonable que los demandantes, por razones filosóficas o religiosas, que no tienen por qué exponer detalladamente, puedan estar en desacuerdo con una parte de la asignatura", y es "lógico que soliciten que se excluya de ella a su hijo".

Libertad ideológica y religiosa
El TSJA entiende, junto a ello, que "el interés público" está en la garantía de los derechos, entre ellos "la libertad ideológica y religiosa y el derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

Fuentes judiciales han explicado que, aunque este es el primer caso sentenciado, la misma sala del TSJA tiene en su mesa recursos similares de una decena de padres andaluces, por lo que es previsible que en próximas semanas se pronuncien en sentencias similares.

Tanto la Fiscalía del TSJA como la Junta de Andalucía se opusieron al reconocimiento de este derecho por entender que "no existe el derecho a la objeción de conciencia que se pretendía ejercitar".

Según los escritos de la Fiscalía, tal supuesto derecho "se configura en contra de un derecho fundamental básico como es el de la educación " y "el derecho que ostentan los padres para que sus hijos reciban una formación religiosa y moral que esté de acuerdo a sus propias convicciones no abarca que determinen conforme a sus creencias un determinado modelo de sistema educativo".

¿A FAVOR O EN CONTRA?
El Ararteko pide «un debate» sobre la legalización de la educación en casa
AITOR ALONSO a.alonso@diario-elcorreo.com El Correo 4 Marzo 2008

Aborda el caso de una pareja de Irún que sacó a sus hijos del colegio para enseñarles ellos mismos
El Gobierno vasco trasladó el caso a la Fiscalía

El Ararteko, Íñigo Lamarca, demanda al Gobierno vasco en una reciente resolución que abra una «reflexión» acerca de la posibilidad de dar «reconocimiento legal» a la educación en casa o 'homeschooling', un fenómeno residual pero de actualidad en Euskadi. El pasado otoño, una pareja de Irún fue imputada por la Fiscalía guipuzcoana por sacar a sus hijos del colegio y comenzar a educarles en casa. La Asociación para la Libre Educación (ALE), que defiende este tipo de enseñanza sin escolarización, calcula que en España existen centenar y medio de situaciones similares.

El Defensor del Pueblo vasco abordó el caso a petición de la familia guipuzcoana, residente en Irún y con cuatro hijos de entre seis y doce años. Michael Branson y Ketty Sánchez, él norteamericano y ella irundarra, sacaron de las aulas a dos de sus hijos en enero de 2007 y empezaron a darles clases en casa. Pronto recibieron una carta del inspector de Educación de Guipúzcoa en la que les conminaba a devolverlos a la escuela. Ellos mantuvieron su decisión y en agosto fueron más allá al no matricular a ninguno de sus cuatro hijos en la enseñanza reglada vasca, lo que derivó en que Educación iniciara el protocolo de absentismo escolar y diera parte a la Fiscalía.

Ambos dirigen una academia en la localidad fronteriza, donde forman a sus vástagos. Ketty es profesora titulada de Enseñanza Media y también de inglés por la escuela oficial de idiomas. Michael tiene un título universitario en Educación Cristiana. Los niños están ahora matriculados en un centro educación a distancia de California (Estados Unidos), cuyo título, cuando lo obtengan, esperan convalidar en España.

El Ararteko admite que es el primer caso de estas características que conoce su oficina y advierte en su resolución de que, al estar aún en los tribunales, no puede posicionarse sobre la reclamación paterna. No obstante, Lamarca sí aborda el fenómeno en sus trazos generales y concluye que ve necesario que el Gobierno vasco, «teniendo presente su ámbito de competencias, promueva un debate» que permita «reflexionar» acerca de la procedencia de otorgar un «reconocimiento legal» a las formas alternativas de educación, entre las que sitúa el 'homeschooling' o escolarización en casa. Para afianzar su análisis, el Ararteko trató de recabar la opinión del Departamento vasco de Educación a la hora de elaborar su informe, pero el área que dirige el consejero Tontxu Campos declinó «realizar cualquier pronunciamiento», apunta Lamarca.

El Defensor del Pueblo vasco expone a título informativo la existencia de un debate acerca de la viabilidad legal de que los padres puedan ser los encargados de transmitir a sus hijos las enseñanzas y la formación en valores que se atribuye a los periodos de escolarización obligatoria, que al parecer está reconocida en otros países europeos como Francia, Reino Unido o Dinamarca y en Estados Unidos.

En este sentido, Lamarca se hace eco de la discusión existente en torno a la cobertura constitucional de la escolarización en casa y del posicionamiento de otras defensorías, como la andaluza, «que se ha pronunciado abiertamente sobre el asunto». Lamarca recuerda que el ombudsman andaluz sostiene que «la Constitución Española, al referirse al derecho a la educación, no impone que la formación deba ser adquirida necesariamente a través de la escolarización de los menores en el sistema educativo formal».

Regulación
Por ello, está oficina ya reclamó a la Administración educativa «que plantee la necesidad de establecer una regulación acerca de las formas alternativas de educación», ya que su ausencia «sólo puede redundar en un perjuicio para los menores afectados y sus familias». El Ararteko, por tanto, viene a coincidir con esta reclamación. El Defensor del Pueblo español, que también ha reconocido la existencia de esta realidad ha dado trámite informativo ante el Ministerio de Educación y Ciencia sin que, por el momento, se haya avanzado el debate.

Las familias que han optado por sacar a sus hijos de la escuela y abordar desde casa su proceso de aprendizaje defienden la «normalización» de esta práctica y exponen que la Constitución Española impune la «educación» de los menores, «no su escolarización». Muchas lo hacen por estar en desacuerdo con algunas cuestiones del sistema educativo en vigor, pero otras, como la familia Branson-Sánchez, lo hicieron por la dificultad que tenían para compaginar los horarios escolares de los cuatro niños, que acudían a dos centros de enseñanza diferentes. El informe de Lamarca fue recibido con «gran alegría» por la familia. «Es bueno que se abra un debate social sobre un asunto tan importante y esperamos que el Parlamento vasco acabe regularizando esta práctica. El informe del Ararteko, desde luego, es un paso más en ese sentido», señala Ketty Sánchez.

Arrecia el acoso proetarra a los los partidos constitucionalistas navarros
ABC La sede de UPN en la localidad de Viana amaneció llena de pintadas de apoyo a ETA
A.LARDIÉS ABC 4 Marzo 2008

PAMPLONA. Además de optar por la abstención en las elecciones del próximo domingo, tal y como les ha ordenado ETA, los miembros del entorno proetarra se están encargando de dejar su huella particular en la campaña electoral con diversos ataques a los partidos constitucionalistas de Navarra. Ya sean los regionalistas de UPN o los socialistas. Los penúltimos actos de amedrentamiento a los partidos constitucionalistas tuvieron lugar el pasado fin de semana, en la noche del sábado al domingo. Por un lado, el domicilio y el coche familiar de la ex parlamentaria del PSN Asun Apesteguía fueron atacados a las dos de la madrugada del domingo con botellas incendiarias. Los proetarras lanzaron dos botellas contra la vivienda, situada en el barrio de la Chantrea de Pamplona, y otras dos contra el automóvil de la política.

El resultado fue el ennegrecimiento de la fachada del inmueble y daños en el vehículo que están siendo evaluados, además de, claro está, del susto y el miedo que pasó la atacada junto a su familia.

Por otro lado, la sede de UPN en la localidad de Viana amaneció el domingo mancillada con varias pintadas amenazantes y con el sello inconfundible de la violencia callejera que perpetran los aprendices de etarras. En concreto, una pintada exalta a la banda terrorista y otra es el dibujo de una diana con el partido regionalista en el centro del punto de mira.
Estos actos de «kale borroka» se suman a los que los proetarras llevaron a cabo la pasada semana en diversas localidades de la región. El jueves, en Leitza, se incendió una sociedad cultural donde a menudo se reúnen miembros de UPN, que ese mismo día se encontraban cenando cuando se produjo el ataque.

Oleada de ataques
Sólo la perspicacia de algunos de los presentes evitó la tragedia y al final no hubo que lamentar daños personales. Asimismo, el viernes la sede del PSN-PSOE en la localidad de Barañáin recibió el impacto de seis botellines de cerveza llenos de pintura negra lanzados por tres hombres encapuchados. Ya en precampaña electoral, en algunas otras localidades como Villava o Lesaka se registraron actos violentos de este tipo o similares.

El Gobierno de Navarra emitió un comunicado de condena en el que felicitó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por su «encomiable labor» en defensa de la libertad y del sistema democrático. El Ejecutivo foral se mostró convencido de que estos atentados no van a conseguir su objetivo, «amedrentar a la sociedad e imponer el terror», y pidió confianza en las instituciones y el Estado de Derecho para derrotar «a quienes atentan contra la libertad y la democracia mediante la violencia y el chantaje»

Recortes de Prensa   Página Inicial