AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 5 Marzo 2008

Rajoy, tras los dos debates, más líder de media España
Federico Jiménez Losantos  Libertad Digital 5 Marzo 2008

Creo que en el conjunto de la eliminatoria, es decir, en los dos debates, como sucede en los enfrentamientos futboleros con partidos de ida y vuelta, Mariano Rajoy le ha ganado a Zapatero. Si no lo ha eliminado es porque en política, por mucho que se empeñe la izquierda, no hay eliminación automática del adversario salvo que pierda por goleada. Y ni siquiera voy a entrar en la parcialidad arbitral, que a la vista ha estado. Pese a ella, Rajoy ha salido del par de debates mucho más líder de lo que entró. En el PP, sin ninguna duda. Y en el conjunto de España, también. Si no gana, será porque ha empezado demasiado tarde a recortar su distancia con ZP en estos debates o porque hay media España a la que le va, le gusta, le mola, le priva y le suliveya la ética indolora de Zapatero. Pero la otra media España, la que cree en España y en la Libertad es hoy de Rajoy como no lo ha sido nunca antes. Y raro será que, gane o no gane, forme o no forme Gobierno, no mejore los resultados del 14-M, hace cuatro años.

Ha tenido defectos Rajoy en ambos debates, que pese a ser clónicos abordó en muy distinto estado de ánimo, más concentrado en el primero y más distraído en el segundo. Lo peor, a mi juicio, es no haber tenido preparadas tres respuestas de medio minuto a las tres cuestiones más incómodas que iba a plantearle ZP: la guerra de Irak, el 11M y el trasvase del Ebro. En el último asunto, se perdió en lo de las obras del Pacto del Agua, previas al Trasvase, que nadie o casi nadie conoce y que no se pueden explicar en dos minutos. Tal vez ni en dos años. En el primero, el de Irak, tenía razón, pero o te conoces esa resolución en las Naciones Unidas, que la conocen pocos, o tiene siempre las de ganar Zapatero porque a desertar y huir en Irak no le ha ganado nadie. El argumentario era malo, por lioso, y además se enzarzó en un asunto que convenía al enemigo. Y lo del 11-M fue, sin duda, lo peor de todo, porque ni siquiera fue en el segundo debate para sacarle los terroristas suicidas inventados a medias por Zapatero y la SER. Dijo esa majadería inmensa de a los culpables los detuvo el Gobierno del PP. Al revés, diría yo, pero en todo caso lo que acredita la sentencia es que no se sabe quién ideó, organizó, financió, coordinó y dirigió el engranaje de precisión de la masacre. ¿Tan difícil era decirle a ZP que lo único que prueba la sentencia es que Zapatero ha sido el beneficiado de la masacre y que no ha ayudado precisamente a investigarla? Si Rajoy no hizo lo que le convenía es porque, en el fondo, no creía en esa defensa, pese a que hoy es mucho más fácil que antes de la sentencia. Con ETA y sin ETA, bermudeces aparte. El PP tiene tal desconfianza en sí mismo, tantos complejos, que siendo la víctima política del 11-M ha asumido ser el culpable. Manda narices. Pero así ha pasado.

A cambio, Rajoy, como dicen los anglófilos, ha marcado la agenda política de los próximos años en tres asuntos cruciales: la inmigración, la crisis económica y la cuestión nacional española, es decir, el futuro de la nación, parte del cual se dilucida en la lucha antiterrorista y en el Estatuto de Cataluña. Zapatero se mostró como el despiadado sujeto que es al respaldar que se multe a los ciudadanos españoles de Cataluña que cometen el derecho, aunque lo sancionen como delito, de utilizar la lengua española en una parte de España. Lo mismo sucede con las garantías de escolarización de los niños en español en cualquier sitio de España, algo que después de estos debates se habrá clavado en lo hondo de los votantes de izquierdas y de derechas que no quieren abdicar de su condición de españoles. Por otra parte, asumir su obligación habrá reportado al PP no pocos votos que dudaban entre Rajoy y Ciudadanos o Rosa Díez. La crisis económica ha sido anunciada por Rajoy. La debacle migratoria ha sido anunciada por Rajoy. La crisis nacional en el País Vasco y Cataluña ha sido anunciada por Rajoy. Salvo milagro, todas se producirán, así que Rajoy ha sembrado las verdades incómodas que Zapatero niega con su rostro de granito y sus ojos de azul pintado, pero que más pronto que tarde la realidad demostrará. Eso lo hace líder de la derecha en el presente y en el inmediato futuro. Algo que no estaba tan claro, ni mucho menos, hace quince días.

Por último, en el debe de Rajoy está el desperdicio de uno de los mayores atropellos de ZP y sus titiriteros esgaélicos, que es el atraco conocido como Canon Digital. Siendo su mayor problema el voto joven, en el último debate ni lo nombró. Si hubiera mandado a la Salmones a su casa como, aunque tarde, hizo con Gallardón, no habría perdido una de las bazas más evidentes para que los jóvenes le voten. Rajoy podía haber dicho: "Cada vez que un ciudadano compre un CD o un DVD debe saber que le cuesta más caro gracias a usted, señor Zapatero". Y ahí quedaría esa siembra. Pero para sembrar hay que gastar simiente y creer en la tierra. Sin confiar en la doctrina y en la base social, no se puede ganar ni los partidos más fáciles.

Con todo, el balance me sigue pareciendo muy positivo. Yo hubiera votado al PP de todas formas, salvo que se entregase a la gallardonía y la piqueresca naziprogre, en cuyo caso habría dudado entre María San Gil y Rosa Díez. Pero gracias a Rajoy, en estos dos debates Zapatero se me ha revelado como a muchos millones de españoles con su auténtico rostro: el del enemigo público número uno de la nación española. ¿Y cómo no va a respaldar la Derecha al policía que, aunque de forma a veces torpona y patizamba, trata de capturarlo y sacarlo de la vía pública? Y ese policía despistado y desgalichado se llama Mariano Rajoy.

El ser o no ser de España
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 5 Marzo 2008

Ni una palabra sobre la Unión Europea. Zapatero y Rajoy no hicieron mención alguna al ridículo referéndum sobre la Constitución europea. Pero tampoco al Sahara. Ni al papel «occidental» de España. Como se ve a ninguno de los dos les importa especialmente la política internacional sino que, más bien, tienden al ensimismamiento tradicional. Pero hubo otros silencios no menos significativos. Por ejemplo, sobre las relaciones Iglesia/Estado. Tampoco hicieron la mínima consideración sobre la creatividad cultural y los hábitos culturales de los españoles en estos comienzos del siglo XXI.
Zapatero y Rajoy esquivaron el pantano del Poder Judicial y rehuyeron cuidadosamente las cuestiones relacionadas con la moral: los matrimonios de homosexuales, la eutanasia, la normalización del aborto. ¿Habrán sido una pesadilla los cien mil abortos del 2007? ¿Hubo, realmente, clínicas con trituradoras de cadáveres de fetos?...

Parece ser que los aspirantes a la presidencia prefirieron hablar de los problemas que «verdaderamente interesan a los ciudadanos». Hubo, sin embargo, una concesión: se le dedicó un tiempo al idioma común, a la cuestión nacional y al nuevo modelo de Estado. Rajoy habría podido destrozar al contendiente, si en el pasado, el PP no hubiera despreciado el bilingüismo en Cataluña, Galicia y el País Vasco. Pero, sobre todo, otro gallo habría podido cantarle a Mariano Rajoy el lunes si el PP no hubiera aceptado la propuesta de los cambios de Estatutos que hizo Zapatero en los comienzos de su mandato. Porque al actuar así y apoyarse en los independentismos, Zapatero no jugaba a aprendiz de brujo (como dice Rajoy) sino que trató de llevar adelante su objetivo, esto es, la puesta en marcha de una confederación ibérica en la que el PSOE es el gran administrador.

Porque lo que está en juego desde hace mucho tiempo es el ser o no ser de España, como vengo repitiendo hasta la saciedad. Y esa será la apuesta del domingo.

Derecho a objetar
EDITORIAL Libertad Digital 5 Marzo 2008

Miles de familias españolas acaban de ganar la primera batalla de su guerra contra la Educación para la Ciudadanía (EpC), una polémica asignatura creada por el gabinete Zapatero para adoctrinar a la infancia desde muy temprana edad. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha refrendado la decisión de unos padres onubenses de que su hijo ni curse ni sea evaluado en esta materia. Que el sentido común haya terminado por imponerse es algo más que una victoria simbólica de la que se beneficiarán muchos alumnos; es la prueba de que, si se lo propone, la sociedad civil puede frenar en seco los abusos de poder de los gobernantes. Es una lección que los políticos metidos a ingenieros de almas deberían aprender y, lo que es más importante, no olvidar nunca, pues ciertos asuntos de la vida privada ni pertenecen ni pertenecerán jamás al ámbito del Estado.

Aquí reside la especificidad de esta sentencia, que ha establecido el derecho a objetar de este dislate educativo a un ciudadano común, un simple matrimonio de Huelva preocupado por la educación de su hijo, que se armó de valor y reclamó su derecho constitucional a cumplir un mandato que entraba en conflicto abierto con su conciencia. Ha sido el triunfo del individuo consciente de su propia soberanía frente al despotismo estatal obsesionado por adueñarse de todas las parcelas de nuestra vida.

Aunque este primer paso tranquilice y eleve la moral a los cerca de 25.000 objetores a Educación para la Ciudadanía no servirá de mucho si los comprometidos con esta causa bajan la guardia. Deben seguir interponiendo recursos a los tribunales competentes para que no sea uno sino miles los padres facultados para objetar a la asignatura. Harían, además, exactamente lo que les invitó a hacer la vicepresidenta Fernández de la Vega cuando surgieron las primeras voces críticas. Si no están de acuerdo vayan a los tribunales, vino a decir, dando fe de su espíritu sectario y en absoluto dialogante.

El objetivo de este movimiento popular que crece de manera exponencial desde hace unos meses no ha de ser otro que conseguir que los padres puedan legalmente negarse a que sus hijos sean impunemente adoctrinados en las aulas. La sentencia del TSJA moverá aun más voluntades y hará más llevadero el, hasta hace no mucho, durísimo camino de los objetores. La Constitución, que reconoce la objeción de conciencia tanto en la Carta Magna como en la jurisprudencia emanada del Tribunal Constitucional, les apoya en su empeño. El único requisito es que no se den por vencidos bajo ninguna circunstancia puesto que la única derrota segura es la que proviene de las batallas que no se presentan.

PSC y Egunkaria
Lo dijo la COPE
José García Domínguez Libertad Digital 5 Marzo 2008

Por una vez y sin que sirva de precedente, la partida de Carme(n) Chacón ha echado mano de los fondos que el Estado destina a financiar las actividades filantrópicas del PSC para atacar a una empresa privada. Al parecer, ahora, su fobia contra la COPE la tienen que pagar los propios trabajadores de la cadena con sus impuestos, y no el consejo de administración de cualquier entidad financiera extorsionada por la Generalidad, tal como aconsejaba la costumbre. Por lo demás, es fama que el Muy Presuntamente Honorable José Montilla dispone de mil millones de razones –al tres por ciento de interés compuesto anual– para escuchar La Mañana todas las ídem.

Nada debería extrañarnos, pues, que pretenda hacer partícipe de su personal entusiasmo por el programa al prójimo. Y es que la Chacón y Montilla, sin duda, arden en deseos de que sus votantes del Bajo Llobregat puedan acceder a ciertos aventis que ningún otro medio local considera perentorio explicarles. Sin ir más lejos, sólo escuchando La Mañana, tal como hoy aconseja la Carme(n) en vallas y pasquines, supo el común de la conmovedora historia de amor entre la ETA y el PSC. Un idilio que comenzó poco después de que en el ordenador del etarra José María Dorronsoro hubiera sido descubierto un requerimiento al Comité Ejecutivo de la ETA reclamándole el nombre del futuro director de Egunkaria. Cargo que, superado el preceptivo trámite de la consulta vinculante, recaería en un ciudadano libre de toda sospecha, el plumilla abertzale Martxelo Otamendi.

El mismo Otamendi que, una vez establecido por el Juzgado Central de Instrucción número 6 que ese panfleto formaba parte del entramado financiero de ETA, sería detenido por colaboración con banda armada. Que no era otro Martxelo en libertad condicional que el que recibiría la invitación de acudir a Barcelona al objeto de ser homenajeado con besos y arrumacos por la Generalidad. Al punto de que el piadoso Josep Maria Carbonell –aquel monaguillo del CAC que soñaba con cerrar la COPE– defendería una moción hagiográfica sobre su asunto en el Parlament. Huelga decir que la resolución del PSC condenaba a la Justicia española al tiempo que absolvía simbólicamente a su ilustre invitado, el filoetarra procesado.

Entremés que daría paso al plato fuerte del romance: un homenaje público al bueno de Martxelo, entre cuyos convocantes figuraba el mismísimo José Montilla. El postre, como ahora también en forma de dinero público, se serviría al final de la fiesta. Así, Berria, la cabecera legal que heredó la plantilla del boletín etarra clausurado, contaría desde su nacimiento con el apoyo financiero –en forma de acciones suscritas y desembolsadas– de la UGT catalana. Y ello por orden expresa de José María Álvarez, sempiterno diputado del PSC y secretario general del sindicato en Cataluña.

Lo dijo la COPE.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

PSC y la COPE
Más cordón sanitario
Ignacio Villa Libertad Digital 5 Marzo 2008

Repetir una y otra vez que los socialistas son sectarios y excluyentes puede llegar a parecer en ocasiones un poco obsesivo. Pero lo cierto es que es la pura y dura realidad, y si lo repetimos con cierta frecuencia es porque nos dan razones para hacerlo cada dos por tres. Este martes los socialistas catalanes se han descolgado con un nuevo ejemplo de su forma chusca y ofensiva de entender la publicidad electoral. No es, desde luego, la primera vez que lo hacen; todas sus campañas han tenido como denominador común el mismo tono, la misma agresividad y el mismo fondo: la destrucción de todo lo que no sea su propio pensamiento único. Jamás defienden propuestas, sólo insultan a la oposición.

El nuevo eslogan de los socialistas es sencillo: ¿Indeciso? Escucha la COPE cada mañana. Intentan trasmitir un mensaje bien claro: para convencerse de los motivos que existen para votar a Zapatero hay que escuchar la COPE. Una campaña que deja bien claro no sólo el verdadero talante de esta gente, sino sobre todo la falta de fe en sus propias propuestas, a las que procuran no recurrir a la hora de pedir el voto.

Con esta nueva iniciativa socialista remarcan su personalidad impositiva, obsesiva, radical, ramplona, mezquina, repleta de vileza y simplona, sin ningún respeto por los demás. Juegan a embarrar el terreno de juego, a dinamitar las reglas democráticas, a demoler todo rastro de sentido común, a destruir un mínimo ambiente de convivencia y respeto.

Esta iniciativa de los socialistas catalanes es un ejemplo más del cordón sanitario que desde la izquierda se empeñan en imponer para aislar todo aquello que no sea su propio cortijo de amiguetes y allegados. Es una vez más esa actitud que mantienen contra quienes no comparten sus ideas y sus objetivos. No entienden ni de respeto ni de juego limpio. Aunque tampoco hay que extrañarse, teniendo como tienen en estos momentos de jefe a Rodríguez Zapatero, un auténtico experto en juego sucio y marrullería. Así lo ha demostrado durante toda la legislatura y así lo ha certificado en los debates electorales con Mariano Rajoy.

Los socialistas dicen que hay que escuchar la COPE. No podría estar más de acuerdo con eso. Pero hay que advertir a esos nuevos oyentes que en la COPE no van a encontrar noticias sobre terroristas suicidas o sobre la vida personal de los ministros; no van a escuchar mentiras ni datos manipulados ni tampoco mensajes contra la libertad de expresión. Es por estas razones que los socialistas no pueden entender la COPE, simplemente porque no entienden de libertad.

Cara a cara Z-Rajoy
Las secuelas del debate
Agapito Maestre Libertad Digital 5 Marzo 2008

Seamos realistas. El análisis político no puede confundirse con nuestras preferencias democráticas e ideológicas, aunque no podamos jamás desembarazarnos de ellas por completo. Levantemos, pues, acta de dos circunstancias del debate entre Rajoy Zapatero. La primera: los dos actores representaron su papel en la televisión. La segunda: los periódicos reflejaban quién lo había hecho mejor. Si todas las elecciones se reducen al debate del lunes en televisión, convendrá conmigo en que Zapatero es mejor actor que Rajoy.

¿Significa eso que ganará las elecciones? Quizá. Quién sabe. Pero, a pesar de la importancia que tiene la mercadotecnia política en unas elecciones, este asunto es menor comparado con las portadas de los periódicos nacionales del martes. Ninguno daba vencedor a Rajoy. La Vanguardia, El País y Público eran taxativos. A Rajoy no le concedían nada. Normal. Están en campaña y defienden a su candidato a muerte. Había, sin embargo, datos relevantes en sus informaciones. Lejos de despreciar las informaciones de esos periódicos, sería menester tenerlas en cuenta para contrastarlas, discutirlas y, en su caso, rebatirlas. Excepto descartarlas por meramente ideológicas, o sea, falsas, la prensa crítica debería tenerlas en cuenta si no quiere quedarse vacía de contenidos y llena de intuiciones que no corresponden con la realidad política del país. Además, sería una manera de prepararse para lo que se nos viene encima el día 10 de marzo.

Por otro lado, es más que conveniente, empieza a ser una necesidad para nuestro buen gobierno mental, pasar revista a la prensa socialista para contrastarla con la prensa más democrática, por decir algo, que trata de acercarse a las propuestas de los candidatos con menos ferocidad partidaria. En otras palabras, ¿qué decía el martes la prensa de papel más cercana a Rajoy? Nada demasiado bueno para el candidato del PP nos ofrecían las portadas de ABC, El Mundo y La Razón; por ejemplo, ABC titulaba en la portada: "Rajoy resiste un debate que Zapatero intentó convertir en bronca." Parecía como si este periódico no se atreviese a defender a Rajoy. Tampoco El Mundo estaba muy entusiasmado al decir: "Rajoy reta en vano a Zapatero a que defienda el español en Cataluña". El largo titular de la portada no acertaba a ocultar su verdadera opinión: "Esta vez Zapatero ganó muchos enteros, pero no arrasó."

Y, sin embargo, ninguno de esos datos determina que pasará el día 9 de marzo. Por lo tanto, no perdamos las esperanzas... No caigamos en la trampa de confundir las expectativas –¿quién creemos que ganará?– generadas por la prensa socialista y afín con las preferencias –¿quién preferimos que gane?– de los electores más demócratas. Esperemos que sea una mayoría quien se niegue a votar a un partido que se considera el "eje central de España", según reconoció el propio Rodríguez Zapatero, porque eso significa el fin de la nación española.

Zapatero, sí, dejó claro que España, la nación, es lo que diga el PSOE. Punto. He ahí la principal oferta electoral del PSOE: sustituir el Estado-nación por el Estado-Partido. Eso siempre se llamó leninismo. Nada por encima ni al margen del partido. Leninismo, sí, es un "sinónimo" político de totalitarismo. El domingo nos confrontamos, otra vez, a drama clásico de España: totalitarismo o democracia.

Del Libro Blanco de las Z-Mentiras y otros despropósitos propios de ZP
Federico Quevedo El Confidencial 5 Marzo 2008

Repaso mis apuntes del debate y leo: “Nota al pie: Z saca un Libro Blanco ¡con las hojas en blanco!”. Fue, sin duda, uno de los momentos estelares del debate: no se veía nada del libro. A alguien se le habrá caido el pelo en Ferraz, digo yo. El caso es que me he ido a la página web del PSOE, donde supuestamente dijo el lunes Z que estaría ‘colgado’ el Libro Blanco, y lo único que he visto ‘colgado’ de la citada página web ha sido a Pepe Blanco, pero creo que no es lo mismo, salvo por la capacidad de ambos –libro y Pepiño- para falsear la realidad. El caso es que el libro no está, o no estaba a la hora de escribir estas líneas –bien avanzada la tarde-, lo que me hace sospechar que sigue igual de blanco que en televisión, y que, en efecto, lo único que vende Z es humo.

¿Cómo puede ser que un presidente del Gobierno no sepa si en su país el suelo está o no liberalizado? Yo no se si ustedes cayeron en la cuenta, pero la indigencia intelectual -por no hablar de la moral- de este personaje raya en el escándalo. Según Z, el PP liberalizó el suelo y esa es la consecuencia de que el precio de la vivienda se haya disparado todos estos años... ¡Ah! Y él que ha hecho, ¿lo ha vuelto a nacionalizar? ¿Eso también está en el Libro Blanco? Y este hombre amenaza con gobernarnos cuatro años más... ¡Que triste destino! Lo menos que se le puede pedir a un presidente del Gobierno es que tenga un mínimo de conocimiento sobre la realidad socio-económica del país que gobierna, pero cualquier día nos sorprende afirmando que gracias a él tenemos luz. Por cierto, y para aclaración de los foreros fanáticos, en efecto el PP intentó liberalizar el suelo, pero el TC tumbó la ley por lo que seguimos inmersos en un régimen estalinista en lo que a la propiedad del suelo se refiere.

De todo lo que le pudimos escuchar a Z en la noche del lunes hay, sin embargo, una afirmación que se lleva la palma. A parte de la reiterada “buenas noches, buena suerte”. Y es esa en la que dice que “el PSOE es el eje de la democracia”. Hay que tener valor, pero la verdad es que suele ser propio de quienes se caracterizan por sus limitaciones intelectuales este tipo de audacias. De entrada, demuestra un desconocimiento de la realidad propio de alguien habituado a manipularla a su conveniencia. El PSOE no solo no ha sido el eje de ninguna democracia sino que, si no llega a ser por Santiago Carrillo, probablemente hubiera hecho lo imposible por conseguir el fracaso de nuestro sistema actual.

De hecho, lo que ha movido a Z durante la pasada legislatura ha sido eso precisamente, su inclinación a la ruptura en lugar de al consenso. A la muerte del dictador, el PSOE optó por un modelo similar al de la II República, y solo la solvencia de una clase política moderada y la comprensión que demostraron los comunistas –los únicos que lucharon contra Franco en la Península mientras los socialistas vivían como señores en el exilio- hizo posible que se superaran los conflictos históricos en pro de la convivencia. Pero es que, además, tampoco en los trece años de Gobierno de González puede decirse que el PSOE aportara grandes cosas a la democracia, salvo nuestra incorporación a la UE y a la OTAN. Por lo demás, la herencia de González fue intervencionismo y corrupción, dos características de los regímenes bananeros.

Pero no contentos con eso, en estos cuatro años de legislatura que acaban este 9-M, Z ha hecho lo imposible por rebajar a mínimos históricos la calidad de nuestra democracia, rompiendo todos los consensos que hicieron posible la Transición. La izquierda tiene una rara habilidad para conseguir que una opinión pública entregada a su causa gracias a la inestimable colaboración de los medios se acabe creyendo esa gran mentira según la cual ellos son demócratas y los demás no. Pero la realidad es que ni Z ni nadie del PSOE tienen credibilidad alguna para extender certificados de demócratas a los demás, después de que toda su actuación política se ha dirigido a la exclusión de una parte de la sociedad y a la vulneración de las reglas esenciales del Estado de Derecho. Pero es verdad que existen unos clichés prestablecidos que habrá que esperar al paso de alguna generación más para enterrar definitivamente en el baul de la memoria.

Tampoco hay nada de esto en el Libro Blanco, obviusly. Ahí de lo que se trata, creo porque no lo he visto, es de demostrar que este Gobierno ha hecho un montón de cosas que, sin embargo, no son más que herencia recibida. Todo lo que se ha inaugurado o lo empezó el PP o lo contrató, y hay obras como el AVE a Valencia que este Gobierno ha paralizado para favorecer a sus amigos nacionalistas. Pero el Libro Blanco es, además, la demostración de que en este país hemos tenido un Gobierno como el que tiene un tio en América al que nunca ve. Ya no solo es la Ley del Suelo y el imperdonable lapsus de Z, es que además promete un Observatorio de Precios que ya existe. Pero dónde habita este personaje... ¿en Honolulu?

Hemiplejía del debate
IGNACIO CAMACHO ABC 5 Marzo 2008

EL partidismo, la simpatía banderiza, esa hemiplejía moral de la que hablaba Ortega, es una infalible bola de cristal en cuyo interior sólo se ven certezas; no hay sitio para las vacilaciones, los matices ni los claroscuros. A través de esa herramienta clarividente debieron de mirar la noche del lunes numerosos conciudadanos, entre ellos no pocos periodistas, que apenas concluido el debate fueron capaces de zanjar un veredicto tajante, con admirable y categórica autoridad, a favor del candidato más próximo a sus prejuicios. Confieso mi envidia ante tan contundente perspicacia analítica, porque a la hora que es sigo con dudas sobre el resultado del cara a cara. Tengo que hacérmelo ver con el neurólogo; no logro que mi cerebro acabe de funcionar con un solo hemisferio.

Yo tomé notas, e hice puntuaciones, como si fuera un combate de boxeo. Por bloques (asaltos) y por intervenciones (golpes). Me salió un ajustadísimo resultado ligeramente favorable a Rajoy, que en la práctica casi se podría considerar un empate. El líder popular dominó la discusión sobre los precios, tomó la iniciativa en la inmigración y arrinconó al presidente en el modelo de Estado y la represión del castellano en Cataluña, pero se metió solo en la trampa de la guerra de Irak, que Zapatero le tendió para zafarse de su incómodo fracaso antiterrorista. Fue un error grave -él mismo lo ha admitido- que dejó vivo a un rival esquivo, bronco y marrullero, que interrumpía de continuo con la complicidad anuente de la moderadora, y que no hubiese tenido manera de contrarrestar una ofensiva seria sobre su papelón y sus mentiras en la negociación con ETA.

ZP estuvo correoso y difícil. No dudó en utilizar un golpe bajo, de una vileza mezquina, al comparar los muertos por terrorismo en uno y otro mandato. Exhibió más propuestas que su adversario, manejó bien su estilo telegénico, se defendió con aplomo y bastante cinismo y lo bordó en el melifluo pero bien declamado soliloquio final. Cuando Rajoy, mal asesorado, entró al trapo de Irak, lo acorraló sin piedad y con un punto de arrogancia. Y aunque le faltó fluidez y a menudo pareció atascado, mejoró su actuación precedente y siempre tuvo ocasión de sacar una mano de piedra, dura y malintencionada, en medio del acoso de su oponente.

Hubo toma y daca, más brillante y menos trabado que el de la semana anterior, y ambos tuvieron tiempo de encajar y de repartir. Ninguno de los dos se retiró satisfecho, por más que luego sus adláteres se dedicasen a vender euforias. Fue una discusión bastante igualada en la que cada cual se mostró fiel a sí mismo, a sus fortalezas y a sus debilidades. Probablemente no aclararon nada a nadie que no lo tuviese ya bien claro.

Lo que al parecer le sucede a la mayoría. Encuestas y numerosos medios sentenciaron de inmediato ganadores y perdedores sin asomo de incertidumbre y en perfecta sintonía con sus propias tendencias. Debe de resultar encantadora y satisfactoria esta forma compacta de ver la vida sin fisuras, sin opción a que la realidad estropee un análisis o un diagnóstico. Para el próximo debate, si es que lo hay, prometo comprarme antes unas gafas de madera.

España está a punto de revalidar a un lider perdedor y mediocre
Francisco Rubiales Periodista Digital 5 Marzo 2008

Después de haber sufrido el triste espectáculo de los dos debates "cara a cara" entre Zapatero y Rajoy, si las encuestas tienen razón, la sociedad española está a punto de reelegir como gobernante, por cuatro años más, a un inmenso mediocre con fama de mentiroso, un político experto en desatinos y fracasos que está llevando a España hasta el ridículo en casi todos los ámbitos y terrenos. Y lo peor de todo es que su oponente, el jefe de la oposición, no es capaz de derrotarle y de ofrecer a los españoles una clara y esperanzadora salida del tunel.

El gobierno español ha logrado ser casi invisible en el mundo desarrollado: no lo invitan a las reuniones importantes, no está en las cumbres económicas, es un socio incómodo en la OTAN, está mal visto en la Unión Europea, es considerado poco fiable por las grandes potencias y fracasa hasta en sus programas favoritos, como la alianza de civilizaciones, un cadaver al que los turcos, principales aliados de ZP en esta materia, están enterrando con su invasión militar de Irak para destripar kurdos.

En Iberoamérica, donde la influencia española fue grande en el pasado, el gobierno de ZP provoca risitas y es mantenido al margen de cualquier mediación importante, como ha quedado claro en la actual crisis que envuelve a Colombia, Ecuador y Venezuela, donde el protagonismo es de Estados Unidos y de una Francia que, de la mano de Sarkozy, se aprovechará de las debilidades de España, como ha hecho siempre a lo largo de la Historia, para ocupar sus espacios de influencia y poder.

En el plano interno, el balance del "lider" Zapatero es todavía más ridículo, con fracasos en casi todos los temas que ha tocado: el prestigio histórico del socialismo arruinado por una política de alianzas antinaturales con energúmenos desideologizados y enemigos de la nación; la cohesión nacional, despedazada por sus aliados nacionalistas que, espoleados por la absurda debilidad de Zapatero, se convierten en independentistas; en la economía, terreno en el que el gobierno, sin capacidad para reaccionar, se limita a negar la crisis; en la convivencia, quizás el mayor fracaso de un gobierno inconsciente que se ha dedicado a enfrentar a unos españoles con otros; en el terrorismo, donde nadie sabe si el gobierno sigue negociando o no con los etarras o si seguirá o no haciéndolo en el futuro; en la educación, donde España se ha convertido en paraíso del fracaso escolar y de la formación deficiente; y hasta en el terreno político, donde la sociedad española ha acelerado su desencanto con los políticos, perdiendo confianza en sus líderes y hasta recelando de un sistema, el democrático, que hasta hace pocos años despertaba entusiasmo.

Ante los escasos auténticos demócratas que sobreviven en España se alza un horizonte preocupante y cargado de retos, entre los que destaca la necesidad de regenerar una democracia que, minada por las mentiras y los abusos del poder, se encuentra deteriorada, prostituida y en caída libre.

Sin embargo, ningún reto del futuro es más importante para un demócrata que el de regenerar la misma sociedad española, tan degradada y envilecida que es capaz de elegir como líderes a nocivos mediocres y que ni siquiera percibe que está siendo conducida hacia un futuro sin valores, sin convivencia, sin rebeldía y plagado de déficits y carencias democráticas.

Voto en Blanco

Historia de dos conciencias
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR, Catedrático de Historia Contemporánea. Universidad de Deusto ABC 5 Marzo 2008

ES el año 1792. Francia, herida y fatigada, vive en plena Revolución. El viejo mundo desaparece mientras miradas medrosas y gachas sienten ya la proximidad de la tiranía jacobina, fecunda y llena de esperanzas, pero también mucho más terrible que el despotismo caduco de la antigua monarquía. Hay como un presentimiento que sobrecoge ante los dolores que han de venir y que al joven y aristócrata Chateaubriand le harán refugiarse en Bruselas, donde está el cuartel general de la emigración realista y donde los más fatuos e intrigantes enemigos de la Revolución, tan ansiosos y débiles como él en aquella hora indecisa, se preparan para invadir su país al lado de las grandes potencias absolutistas de Europa.
Cuando mucho tiempo después evoque este tiempo confuso, y para él desilusionado, Chateaubriand nos dirá que no abrigaba ninguna esperanza acerca del partido que tomaba, y sobre todo, que el plan de aliarse a los reyes extranjeros para invadir Francia y hacer triunfar sus propias ideas le repugnaba.

¿O acaso no suponía una traición tal procedimiento? Así lo pensaba entonces. Así lo proclamaron en París los republicanos de Danton y Robespierre. Con ese razonamiento señalan más tarde la culpa de la emigración realista los historiadores liberales de la Revolución. Y sin embargo, apunta Chateaubriand, nadie, o muy pocos, reprochan después al partido republicano francés su actuación durante la invasión de España en 1823, cuando fueron a servir bajo la bandera de los liberales españoles y no tuvieron escrúpulo en luchar contra las tropas de su patria, restauradoras del absolutismo de Fernando VII. «Tenemos -dice con una mueca de viejo desprecio- dos pesos y dos medidas. Aprobamos para una idea, un sistema, un interés, un hombre, aquello que censuramos para otra idea, otro sistema, otro interés, otro hombre».

El escenario y los actores de los que habla Chateaubriand han desaparecido. Muchos de los lugares que vieron sus ojos ya no existen. El sueño de la Revolución ha volado como la época del Antiguo Régimen. Pero esta observación que nos ha dejado en un rincón de sus recuerdos mantiene su quemazón. Nos recuerda la parcial ceguera de las pasiones políticas. Nos descubre, con cansancio, y quizá sin saberlo, un tema de nuestro tiempo.

Miremos al siglo XX. La centuria del miedo y, a la vez, de los altavoces que repiten: «Nuestros mecanismos son normales, los suyos, aunque los mismos, abominables». Una centuria en la que se ha llamado salvadores a los tiranos, donde se explicaba que había una gran diferencia entre la tiranía reaccionaria y la tiranía progresista. Y también campos de concentración que marchaban en el sentido de la historia y campos de trabajos forzados que asesinaban la esperanza.
Así, como la queja de Chateaubriand, las desgarradoras reflexiones del Premio Nobel Iván Bunin, las notas que el prosista y poeta ruso escribió en 1918, bajo el efecto del ascenso y consolidación de los bolcheviques en el poder, mientras las represalias y el terror se extendían por Rusia tan espontáneamente como la peste negra por una ciudad medieval:
«¡No se puede despotricar contra los revolucionarios en bloque! De los blancos, por supuesto, sí que uno puede despotricar cuanto quiera. Al pueblo y a la Revolución se le perdona todo: no son más que excesos. Pero los blancos, víctimas de expolios, profanaciones, violaciones y muertes, a ésos, por supuesto, no se les perdona ningún exceso».

Así también una parte muy considerable de la izquierda política e intelectual europea en el verano de 1939, cuando después de que se hiciera público el pacto de no agresión entre Hitler y Stalin encontró razones para justificar la alianza de los soviéticos con quienes parecían sus peores enemigos, es más, con quienes habían establecido la filial del infierno en la tierra.

Digámoslo sin ambages: las palabras pueden ser retorcidas de modo que expliquen cualquier cosa y el partidario de una ideología puede vivir inmune a los desmentidos de la realidad, censurando en el adversario aquello que aprueba en los suyos sin ver en ello doble fondo ni contradicción alguna ni hipocresía de ningún tipo.

Lo amargo de la actual política española no procede de otra fuente. Fijémonos en Zapatero, que llegó al poder denunciando las supuestas manipulaciones del gobierno de Aznar y ha basado su política antiterrorista en la mentira y la profanación de la palabra. No por casualidad profirió la siguiente consigna al iniciar las negociaciones con ETA: nada de palabras, hechos.

Desde entonces a la mentira le han crecido las piernas y ya no sigue a la verdad pisándole los talones sino que corre por delante de ella. Pues se sabe que la praxis del presidente ha consistido no en fijar sus posiciones, sino en ocultarlas; no sólo en difundir mentiras, sino también en sugerirlas; no sólo en confundir a los españoles sino también en obligarles a aceptar las declaraciones falsas con una ingenuidad desconcertante.

Vivimos un tiempo de cíclopes que ven de un solo ojo. Vivimos una época en la que se actúa por arrebatos demagógicos y se nos llama a poner por delante una profesión de fe que ya quisieran para sí muchos místicos del siglo XVI. Vivimos una época en que aquellos que se quejan de la crispación política son los mismos que piden drama y romanticismo, se regodean en la fantasía de que un peligro se cierne sobre el país, dicen haber identificado el huevo de la serpiente, firman el pacto del Tinell, llaman a crear un cordón sanitario para aislar a Rajoy y a su partido o a levantar un muro para poner coto al virus centralista.

Todos conocemos el último y famosísimo discurso de Unamuno en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, con Millán Astray y sus legionarios gritando ¡Muera la inteligencia! «Vencer no es convencer -dijo ante aquel coro endemoniado el escritor bilbaíno con una tenacidad granítica, antes de salir escoltado por Carmen Polo y José María Pemán- y hay que convencer sobre todo, y no puede convencer el odio a la inteligencia, que es crítica y diferenciadora, inquisitiva, más no de Inquisición».

No está de más recordar esta escena hoy, más de setenta años después, cuando asistimos a los coros histéricos y amenazas de jóvenes fanáticos -nacionalistas y de extrema izquierda- que intentan reventar los actos de los partidos políticos que les desagradan -PP , Ciudadanos, UPyD- y comerse a mordiscos a los oradores entre gritos de ¡Fuera fascistas! ¡Ojalá te maten! Violencia grosera. Filosofía de puños en la Universidad. Romanticismo de mala ley, que maltrata la inteligencia y destruye la palabra. Fascismo de izquierda, igual de condenable que el energúmeno ¡Viva la muerte! de Millán Astray. Fascismo calcado del sañudo y cateto al que nos han acostumbrado los jóvenes nacional-socialistas del País Vasco con la indiferencia del PNV.

Se dirá que los culpables son los que producen esos ataques. Por supuesto. ¿Pero no es menos cierto que desde la izquierda y desde los nacionalismos periféricos, con una entonación de desprecio, de suficiencia, de ortodoxia indiscutible, y a la vez que se censuraba una oposición cainita en el PP, se ha creado un clima de opinión que permite a estos jóvenes disfrazar como defensa de la democracia lo que no es más que una cerril agresión contra sus principios elementales? Porque a estas alturas identificar al PP con un ogro franquista o a Ciudadanos con la quinta columna de la derecha uniformizadora es ya una vieja tradición. Triste y grosera tradición, pues puede producir el mismo efecto que la poesía épica, que ennoblece y corrompe: así, en la Ilíada actos feroces se convierten en la hazaña de un héroe. Triste y peligrosa tradición, pues da ocasión a que alguien se confunda y, como hemos visto recientemente, se crea en el derecho a silenciar, acorralar y proceder violentamente contra esa publicitada, aunque falsa, amenaza de involución.

La charca de las ranas

TOMÁS CUESTA ABC 5 Marzo 2008

SÓCRATES imaginaba el mundo clásico como una reunión de ranas en el contorno de una charca. La charca, claro está, era el vinoso ponto que azotaban los remos de las cóncavas naves. Las ranas, por su parte, eran los ciudadanos. Pequeñas comunidades de hombres libres regidos por la ley y amurallados en ciudades. La «polis», la ciudad, es la raíz de la política, la codificación de la virtud, el ritual del pensamiento crepitando en el ágora. Es la cuna que ahora, al cabo de los siglos, aún seguimos meciendo con más saña que maña. Porque las cosas han cambiado -ya te digo- y no para mejor en ciertos casos.

Hoy, el vinoso ponto es el Mediterráneo: un pilón de sangría donde abrevan los bárbaros. De Sócrates se sabe que capitaneó a Brasil y que era un artista metiendo taconazos. Y lo griego, a lo sumo, es un ítem perverso en las secciones de relax, masajes y contactos. Nos queda la política (más bien su sucedáneo) y el croar de las ranas junto a la charca de las cámaras.

Pero, cuando los ciudadanos acaban siendo audiencia y carne de cañón en las fauces del «share», la realidad es sólo un decorado. Cuando es preciso jibarizar los argumentos e ir del latiguillo al latigazo, algo huele a podrido en Dinamarca.

La sociedad del espectáculo es la locomotora de los hermanos Marx y exige más madera a cada paso. Internet echa humo. La prensa está incendiada. Las radios se desangran en cábalas y en chácharas. Y las televisiones se aprovechan de que son juez y arte. O sea, que Rajoy y Zapatero se han vuelto a ver las caras ante la insomne expectación de media España y seguimos estando donde estábamos. El campeón enrocado en la mentira. El aspirante aturullado en las verdades. «Non parole. Un gesto», dejó escrito Pavese en sus cuadernos antes de desertar al otro barrio. El presidente del Gobierno, a su manera, le hizo un homenaje al poeta italiano. Gestos grandilocuentes y verborrea inane para vender la burra ciega al respetable.

 Zapatero quiso ponerse en estadista, pero su fórmula es idéntica a la de «Terminator»: No problemo, colegas, no problemo, todo está controlado. Y de ahí no le sacas ni a empujones, ni dándole sopapos con un aluvión de gráficos.

Es obvio que Rajoy le pegó otro repaso. Repasó, una vez más, el memorial de agravios, los proyectos fallidos, las cuentas que no cuadran. La banalidad inconsciente, la venalidad culpable, los viles trapicheos con las alimañas. Y el empeño cerril en amañar las cartas y en no reconocer que pintan bastos. Rajoy no pretendía fascinar (que el «glamour» no es su fuerte no se le oculta a nadie) sino poner de manifiesto que es un tipo sensato. Una de esas personas que inspiran confianza, que no va de farol ni se las de nada. Los argumentos, sin embargo, no hacen ninguna mella en la coraza irracional de un visionario.

Especialmente si hay que argumentar en un terreno en el que la cordura puntúa igual que los visajes. Zapatero ofreció a los españoles derechos sin deberes, prosperidad de balde, felicidad a la carta y a costa del Estado. Rajoy, por el contrario, incidió en el esfuerzo, en la gestión escrupulosa, en la conquista del futuro desde el quehacer diario. Ese es el desafío, a ver cuántos se atreven a recoger el guante.

Entonces, ¿quién ganó? Posiblemente nadie. En la charca catódica, la gente ya no escucha el croar de las ranas y la política, la codificación de la virtud, el ritual del pensamiento crepitando en el ágora, ha sido deshonrada por los chulos del «marketing». En el mundillo posmoderno, la levedad es un clásico. Si antes una imagen valía mil palabras, en estos momentos no hay palabras que logren competir con las imágenes. Aunque la imagen del debate fue, sin duda, la de Rodríguez Zapatero con su famoso libro en blanco. Un hallazgo, «chapeau», quitémonos el cráneo ante el autor intelectual de la jugada. Enterrar cuatro años de tinieblas en ese auténtico sepulcro blanqueado es una desfachatez insuperable. Un sapo más que habremos de tragarnos. La cicuta va al margen.

Contra Franco éramos más demócratas
Pedro de Hoyos Periodista Digital 5 Marzo 2008

A veces resulta tan fácil ser demócrata que no tiene mérito, millones de personas se atribuyen esa cualidad sin más pruebas que su palabra y sin más esfuerzo que depositar una papeleta en una urna cada cuatro años. Para demócratas, los de antes. Contra Franco éramos más demócratas.

Lo fácil es ser demócrata en una democracia. Lo jodío es salirse del carril marcado, del camino trillado, ser un político políticamente incorrecto. Rosa Díez, por ejemplo. Sólo tenía que seguir diciendo “Sí, Zapa” y seguiría llevando esa buena vida que llevan quienes encajan a la perfección en los engranajes de los partidos políticos. Guerra ya lo dijo: “El que se mueva no sale en la foto”. Pero no, el caso es que no, que la democracia de pulsar el botón que dice “sí” al amo no debe ser para ella y decidió empezar de cero. Otra vez. Con lo que cuesta empezar de cero y encima remar contra la corriente, contra la marea, contra el tsunami socialista. Que había sido su propia casa.

A Rosa Díez hace tiempo los fascistas le habían reventado un acto, amenazándola y boicoteándola. Bueno, simplemente lo intentaron. Pero no importaba, eran marginales, fascistas de izquierdas y por ello no contaban para la sociedad. No llegaban a ser ni demócratas-basura, ese estercolero donde habitan los despojos políticos que una vez fueron seres humanos conscientes y dignos.

Pero ahora ha sido el decanato de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Sevilla el que ha impedido la celebración de una conferencia de otro miembro de su partido, el escritor Fernando Iwasaki, con el argumento del temor a que llegaran a suceder disturbios semejantes a los que ocurrieron en Madrid con la presencia de la propia Rosa Díez. Dicho de otra forma, como van a venir los malos a montar un folloncete a los buenos pues suprimimos a los buenos y se acabó el problema; como van a venir los fascistas impedimos que hablen los demócratas. Vamos que, en resumidas cuentas, el decanato le hace la tarea sucia a los intransigentes e intolerantes antidemócratas, colabora con ellos en el boicot a la libertad de expresión, y cercena la democracia, que viva el decanato, coño.

En este caso sí son demócratas basura, gentuza prestigiosa, bajo el marchamo de intelectual, que ha llegado a cierta altura social y acomoda su vida a lo que sea para no perder las prebendas, que inclina la cerviz ante los dictadorzuelos para escarnio de los valores democráticos, para burla de la libertad de expresión, para mortificación de las ideas. Y se dicen demócratas.
Demócratas basura.

Europa tras las elecciones
Volver por la puerta grande
GEES Libertad Digital 5 Marzo 2008

En el informe que GEES publica en Libertad Digital, concluimos que la legislatura que acaba se cierra con un fracaso y una perdida de tiempo en cuanto a la política con Europa. Como ejemplo, valgan cuatro casos. El primero, el desastre que supone haber perdido prácticamente todos los fondos europeos. El segundo, el rotundo fracaso del Plan de Paz para Oriente Medio. En tercer lugar, el ridículo espantoso a propósito de la política de inmigración, que provocó la ira de nuestros aliados. Por último, el alto precio pagado por airear los apaños de Zapatero con ETA y aislar al PP. La cosa le salió mal, dividió al Parlamento europeo, nos hizo perder el poco prestigio que nos quedaba y proporcionó publicidad a los terroristas.

La política europea de Zapatero se ha caracterizado por un analfabetismo en cuestiones capitales. El presidente desconoce los más simples fundamentos del funcionamiento comunitario. Al concebir Europa como un simple club social nos ha hecho retroceder en influencia y prestigio; con su actitud, faltó tiempo para que la despiadada diplomacia continental retirara a España los fondos y los votos. Hoy la situación es verdaderamente preocupante. Sin prestigio, sin ideas y sin ganas hay que volver a empezar.

A España le esperan tiempos muy duros en Europa si no se cambia de actitud tras el 9 de marzo. Y es aquí donde el Partido Popular debe jugar un papel fundamental. Tanto si accede al poder como si sigue en la oposición, deberá partir de dos premisas. En primer lugar, desenmascarar la deriva aislacionista de Zapatero, que tanto nos está costando. El PP debe evitar los consensos si incluyen no tener ni una idea clara de la nación española ni un propósito de ser fuertes en Europa. España no puede caer en la trampa del europeísmo fácil y light.

Por eso en segundo lugar, el PP debe recuperar la valentía que se perdió cuando se aceptó la Constitución Europea. Hay que hacer propuestas valientes, situar a España como referente de la Unión Europea; si no contamos en Europa no contaremos en el mundo. Citaremos sólo algunas medidas necesarias desde ya:

* España debe manifestar sin complejos su insatisfacción con el nuevo marco institucional del Tratado de Lisboa. Nos ha dejado estancados en el Consejo mientras todos los grandes países han aumentado su poder.

* Hay que diseñar una estrategia de alianzas en el seno de la Unión que vaya más allá de la Europa occidental y continental. España debe evitar que la Unión a dos velocidades se consagre por la vía del voto.

* Se debe proponer la reforma del Parlamento Europeo, por donde pasará casi toda la legislación europea y para el que no existen mecanismos de responsabilidad.

* España debe volver a llevar a la Unión a la firmeza frente al totalitarismo, al terrorismo y la falta de respeto a los derechos humanos, así como el cumplimiento de los compromisos con nuestros aliados.

* España debe reivindicar el cumplimiento de la letra y el espíritu de la legislación europea, de las posiciones comunes y de los valores políticos y morales europeos.

* Hay que volver a defender sin complejos los intereses de España ante las instituciones y los aliados europeos.

Europa, nos guste o no, dista mucho de ser el amigable club social que ha vendido ZP. No hay voluntad europea más allá de la voluntad de sus Estados miembros, y la actitud de Zapatero nos ha pasado factura. Nuestros socios buscan la defensa de sus intereses nacionales, también frente a nosotros; para el Gobierno que surja el día 9 debería ser un honor y un orgullo defender los intereses españoles. Sin miedo, sin complejos, pisando fuerte. Se trata de la única forma de volver a Europa por la puerta grande.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

POR SU ADOCTRINAMIENTO IDEOLÓGICO Y MORAL
El TSJA reconoce el derecho a objetar frente a Educación para la Ciudadanía
El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ratificado el derecho constitucional a la objeción de conciencia frente a la asignatura de adoctrinamiento Educación para la Ciudadanía (EpC), que "emplea conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa como son la ética, la conciencia moral o los conflictos morales". El presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, ha subrayado que esta sentencia es una "victoria" de la "libertad ideológica y religiosa".
Agencias Libertad Digital 5 Marzo 2008

La sala de lo Contencioso del TSJA se basa en las doctrinas del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para equiparar el derecho a oponerse a esta asignatura con el derecho a la objeción a cualquier asunto que pertenezca al "claustro íntimo de creencias".

El TSJA ha confirmado así el derecho de unos padres de Bollullos del Condado (Huelva) a que su hijo no curse la asignatura ni sea evaluado, lo que ya les reconoció en enero pasado en un auto de medidas provisionales. En la sentencia emitida ahora, el TSJA dice que los padres no han recibido del Estado y los centros docentes la información que exige el TEDH "para que puedan ejercer su derecho a educar a sus hijos". "En nuestro caso, esa información no se ha suministrado" y, además, los contenidos de la asignatura "tienen un alto grado de indefinición, lo que no facilita el ejercicio de los derechos de los padres".

Junto a ello, los decretos que regulan la asignatura "emplean conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa, como son ética, conciencia moral, y cívica, valoración ética, valores o conflictos morales y sociales", añade el fallo. Ante esta situación, según los jueces, "es razonable que los demandantes, por razones filosóficas o religiosas, que no tienen por qué exponer detalladamente, puedan estar en desacuerdo con una parte de la asignatura", y es "lógico que soliciten que se excluya de ella a su hijo".

Todo ello, "a falta de otras previsiones normativas que permitan salvaguardar su libertad ideológica o religiosa". El TSJA entiende, junto a ello, que "el interés público" está en la garantía de los derechos, entre ellos "la libertad ideológica y religiosa y el derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

Fuentes judiciales han explicado a Efe que, aunque este es el primer caso sentenciado, la misma sala del TSJA tiene en su mesa recursos similares de una decena de padres andaluces, por lo que es previsible que en próximas semanas se pronuncien en sentencias similares.

La sentencia supone un varapalo para la Fiscalía del TSJA como la Junta de Andalucía se opusieron al reconocimiento de este derecho por entender que "no existe el derecho a la objeción de conciencia que se pretendía ejercitar".

El Presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, ha manifestado su satisfacción por esta victoria de las familias ante los tribunales "que ratifican así el derecho de los padres de familia a educar a sus hijos en libertad conforme a sus convicciones morales. El Tribunal rechaza totalmente los argumentos de los defensores de la imposición de los contenidos ideológicos de EpC", señaló.

Con esta sentencia se ratifica que existe el derecho constitucional a la objeción de conciencia y que se puede ejercer específicamente frente a una asignatura que con sus contenidos se entromete, como sucede en el caso de EpC, en el ámbito de la libertad educativa de las familias. El Tribunal da la razón absolutamente en todos sus puntos al movimiento objetor.

Benigno Blanco, declaró que "esta sentencia demuestra que cuando los ciudadanos defienden responsablemente sus derechos frente a los abusos del poder, al final triunfan. El Foro de la Familia felicita a todos los padres objetores que valientemente están luchando por sus derechos y libertades".

El Foro Español de la Familia, que ya ha registrado más de 24.000 objeciones de conciencia frente a EpC, aconseja a todos los padres de familia españoles con hijos en edad escolar que presenten la objeción de conciencia frente a esta asignatura para garantizar que sus hijos sean educados en materias de hondo calado moral y personal conforme a los criterios que los padres consideramos más idóneos para su felicidad personal y acierto en la vida y no conforme a los criterios ideológicos de un gobernante o profesor cualquiera. La objeción de conciencia es un mecanismo para defender a nuestros hijos de la contaminación ideológica por parte de extraños.

El Foro de la Familia tiene conocimiento de más de 500 recursos contra la asignatura en País Vasco, Aragón, Castilla la Mancha, Cataluña, Cantabria, Asturias, Extremadura y Andalucía. La objeción de conciencia contra a la asignatura Educación para la Ciudadanía se realiza mediante un escrito dirigido al director del centro educativo o la delegación de educación. Todos los pasos para formalizar la objeción de conciencia están explicados en la página web www.objetamos.com . Además, el Foro de la Familia recuerda la existencia del Servicio de Asistencia Jurídica al Objetor, una red de abogados y procuradores que les atenderán y defenderán sus derechos de manera desinteresada teléfono 91.413.29.57.

El principio del fin de Educación para la Ciudadanía
Estamos ante un contundente fallo basado en una sólida argumentación, en la que un tribunal entra, por primera vez en España, a conocer del fondo del asunto planteado por los padres objetores
José Luis Bazán Libertad Digital 5 Marzo 2008

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en su famosa sentencia Sunday Times c/. Reino Unido (27 de octubre de 1978) afirmó que “no puede existir una sociedad democrática sin que pluralismo, tolerancia y amplitud de espíritu encuentren su expresión práctica en un régimen constitucional que esté sometido al principio de la primacía del Derecho, que comporte esencialmente un control eficaz del ejecutivo, ejercido (…) por un poder judicial independiente que asegure el respeto a la persona humana.”

Pues bien, esta rotunda afirmación describe detalladamente la situación planteada ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que en sentencia fechada el 4 de marzo, declara el derecho de unos padres de Bollullos Par del Condado (Huelva) a objetar contra Educación para la ciudadanía (EpC), y exime a su hijo de cursar la asignatura y ser evaluado. Un tribunal independiente –como ha demostrado ser el andaluz-, a la vista del abuso de poder del gobierno de España, a través en esta ocasión de su Ministerio de Educación, ha hecho valer el Derecho vigente, por encima de la nuda potestad adoctrinadora, de la conveniencia política, y de los condicionantes provocados por los entornos subvencionados del poder. El Estado de Derecho ha sido de nuevo el protagonista del triunfo de la justicia sobre la arbitrariedad, y del control judicial de los abusos del poder público. La división de poderes, en esta ocasión, ha funcionado con brillantez.

El Tribunal Superior de Justicia reconduce la auténtica legitimidad del Estado –la única posible, por otra parte- a la recta comprensión del interés público, que no consistiría en la pretensión del poder de una irrestricta aplicación de sus mandatos, sino en “la garantía de los derechos, que al final es lo que justifica la existencia del Estado y sus potestades.” Esta declaración del Tribunal en el Fundamento Jurídico CUARTO de la sentencia constituye, a mi juicio, la clave de interpretación de una resolución paradigmática, porque explica perfectamente los límites de la acción de todo Estado que pretenda ser calificado como democrático y de Derecho. En el caso que nos ocupa, la salvaguarda de la libertad ideológica y religiosa (Artículo 16.1 Constitución) y del derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones (Artículo 27.3 Constitución) mediante la objeción de conciencia, afirma el Tribunal, “no pone en peligro el ordenamiento jurídico democrático, simplemente refleja su funcionamiento.” Y así es, ciertamente. El sistema democrático exige la existencia de amplios espacios sociales de respeto a la conciencia personal frente al poder público, de modo que la negación de tales ámbitos de libertad es, simplemente, una negación del propio Estado de Derecho.

Nuestros actuales gobernantes deberían, por tanto, aprender e interiorizar el presupuesto básico de nuestro sistema político que formula la sentencia que comentamos: que el Estado se ha creado para la sociedad y no la sociedad para el Estado. Es por ello que el Artículo 9.1 de nuestra Constitución afirma que “Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico.” Pero me temo que es bien distinta la creencia que abrigan, porque su modo de proceder es claro ejemplo de una irrestricta voluntad de poder, que concibe el derecho como instrumento de dominación, y no como suprema norma a la que el propio poder público ha de someterse por el bien social.

El fallo del Tribunal anula la resolución administrativa de la Junta de Andalucía que deniega el derecho a la objeción, y extrae las consecuencias del reconocimiento del citado derecho (exención de cursar la materia y derecho a no ser evaluado), lo que en términos prácticos supondrá la legitimación plena de los miles de alumnos de padres objetores para exigir, si lo desean, una alternativa educativa en el horario escolar acorde con las convicciones paternas. Sin duda alguna, el fallo judicial aclara el panorama jurídico, pero sobre todo ejercerá una influencia expansiva en el movimiento social de ciudadanos que buscan el espacio de libertad que este gobierno quiere negarles.

La puesta en práctica generalizada de la exención es, por tanto, de urgente realización, para impedir el adoctrinamiento de los alumnos, porque como afirma el Tribunal andaluz, los Reales Decretos 1631/06 y 1513/06 que establecen las enseñanzas mínimas, no son neutros éticamente, ya que “se emplean conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa, como son ética, conciencia moral y cívica, valoración ética, valores, o conflictos sociales y morales.” A pesar de existir multitud de argumentos añadidos que confirman la naturaleza ideológica de EpC, al Tribunal le basta los mencionados, sin que sea, por otro lado, necesario que los padres tengan que exponer detalladamente (como prevé el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el propio Artículo 16.2 de la Constitución), las razones filosóficas o religiosas que les mueven a cuestionar la asignatura. Responde con este argumento a la tesis del Ministerio Fiscal y de la Junta de Andalucía de que no cabe admitir la objeción porque los padres no han precisado los contenidos de la asignatura que vulneran su libertad ideológica y de conciencia.

Es al tratar de la mencionada cuestión, al comienzo del Fundamento Jurídico CUARTO, donde el órgano judicial hace una consideración que me parece sumamente relevante, porque sus efectos trascienden la actualidad adoctrinadora de EpC. El Tribunal transforma certeramente la pretensión de la Fiscalía y de la Junta de declaración de contenidos objetados, en una obligación del Estado y de todo centro de informar a los padres para que puedan ejercer su derecho a la educación. Esta primacía informativa paterna sobre el centro y el Estado va a resultar de suma importancia para todos los casos –nada anecdóticos- de adoctrinamiento subrepticio en el sistema educativo (talleres y clases prácticas de contenidos más que dudosos, no plasmados en los programas; “intervenciones educativas municipales” que se introducen en la formación de los escolares sin que aparezca en el currículo, y no pocas veces, sin contar con el consentimiento de los padres, etc.).

El Tribunal andaluz ha desenmascarado la estrategia gubernamental de la indefinición premeditada en los contenidos de EpC, a veces esbozados o insinuados, y reprocha al gobierno su inactividad en prestar la debida información a los padres, dificultando en ambo casos el ejercicio legítimo de sus derechos constitucionales.

En definitiva, estamos ante un contundente fallo basado en una sólida argumentación, en la que un tribunal entra, por primera vez en España, a conocer del fondo del asunto planteado por los padres objetores (la vulneración de su derecho a la educación de su hijo y de su libertad ideológica y religiosa), basándose en una amplia jurisprudencia nacional e internacional (especialmente, los casos Folgero y Zengin, de 29 de junio y 9 de octubre de 2007, respectivamente, ambos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos). La sentencia supone la entrada por la puerta grande de la objeción de conciencia educativa en España, y mal que les pese a los ingenieros de conciencias ajenas del socialismo reinante, el principio del fin de EpC, y de toda una estrategia de control social de los ciudadanos mediante el sistema educativo a golpe de Boletín Oficial.
José Luis Bazán es coordinador del área Jurídica de Profesionales por la Ética

Educación
La Justicia admite por primera vez el derecho a objetar contra Ciudadanía
El Tribunal Superior de Andalucía exime a un alumno de acudir a clase y de ser evaluado de la asignatura
Para el PP, la sentencia ha «herido de muerte» la polémica materia. La Junta no acepta el fallo y recurrirá.
R. Serrano La Razón 5 Marzo 2008

MADRID- José Joaquín ya no acudirá a clase de Educación para la Ciudadanía. No lo hacía desde principio de curso, pero ahora la Justicia le respalda. La calificación de la asignatura tampoco aparecerá en su boletín de notas. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha reconocido el derecho de sus padres a la objeción de conciencia contra la materia, en un fallo pionero que desestima todas las alegaciones de la Junta y admite que los padres son los responsables de la «formación religiosa y moral» de sus hijos.

En la sentencia, emitida ayer, la sección tercera de la Sala de lo contencioso-administrativo de Sevilla estima el recurso interpuesto por la vía de los derechos fundamentales por una familia de Bollullos Par del Condado (Huelva). El fallo, el tribunal, además, «reconoce el derecho de los demandantes a ejercer la objeción de conciencia» y declara que «su hijo no debe cursar la asignatura, quedando exento de ser evaluado».

Ideología
La sentencia, además, no impone las costas del recurso a la familia demandante. Los padres que presentaron el recurso expusieron que la asignatura vulneraba sus derechos fundamentales a educar a sus hijos en la formación religiosa y moral que está de acuerdo con sus propias convicciones. Por su parte, el Ministerio Fiscal y la Junta de Andalucía -que ya ha anunciado que recurrirá al Supremo- alegaban que los demandantes no precisan los contenidos de la asignatura por los que se sentían atacados. «No es así -zanja el fallo-, basta leer la demanda para apreciar que sí que se indican los aspectos de los que se discrepa». La sentencia, además, indica que los contenidos «tienen un alto grado de indefinición, lo que no facilita el ejercicio de los derechos de los padres».

Sobre los reales decretos que regulan las enseñanzas mínimas de la asignatura, el fallo destaca que «se emplean conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa, como son ética, conciencia moral y cívica, valoración ética, valores o conflictos sociales y morales». «Ante esta situación -continúa-, es razonable que los demandantes (...)puedan estar en desacuerdo con parte de la asignatura».

Jurisprudencia
El tribunal, además, recuerda sentencias del Constitucional (sobre la objeción al servicio militar) y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (sobre el derecho de los padres a educar) para fundamentar su decisión.

Para Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia -entidad que asesoró a los padres de Huelva para presentar el recurso-, el fallo «demuestra que cuando los ciudadanos defienden sus derechos frente a los abusos de poder, al final triunfan». Blanco destacó que el tribunal «rechaza los argumentos de los defensores de la imposición»

La sentencia, además, marca un precedente, pues es la primera que reconoce el derecho a la objeción de conciencia. «Ahora los padres podrán invocar este fallo para defenderse», explica José Luis Bazán, asesor jurídico de la organización promotora de la objeción Profesionales por la Ética. Bazán, además, subraya una diferencia entre este fallo y otros anteriores que no admitieron el derecho a objetar, como el que recientemente emitió el Tribunal Superior de Justicia de Asturias: «En el caso asturiano, el juez no entra en el fondo, no dice que no se vulneren los derechos, sólo que aún es pronto para decirlo», asegura Bazán.

En todo caso, será el Tribunal Supremo el que tenga que decidir entre las sentencias dispares. Es el último recurso para la Junta de Andalucía. El consejero de Educación, Sebastián Cano, confirmó ayer que recurrirá y dijo no entender «cómo se puede estar en contra de una asignatura que es tan obligatoria como las Matemáticas o el idioma».

La Junta, además, ha hecho todo lo posible por dilatar la resolución de un recurso anterior, interpuesto por cuatro padres sevillanos el verano pasado. Se trata del primero que se presentó, y fue admitido a trámite por la vía de los derechos fundamentales. Las sucesivas personaciones de sindicatos, editoriales de libros de Ciudadanía, etc., han hecho que aún no se haya resuelto. El tribunal encargado de decidir es el mismo que ayer reconoció el derecho a objetar, por lo que es previsible que la resolución sea similar.

A favor y en contra
A cinco días de las elecciones generales, las reacciones políticas a la decisión del tribunal andaluz no se hicieron esperar. Para Eugenio Nasarre, portavoz del PP en la Comisión de Educación del Congreso, la asignatura «está herida de muerte». «Es el triunfo de los Derechos Humanos, de la democracia y de los padres de familia», señaló.

El Gobierno manifestó ayer su respeto por la sentencia, pero el Ministerio de Educación advirtió que la Abogacía del Estado estudia recurrir, informa Ep.

El Partido Socialista se escuda en sentencias anteriores de Asturias y de Cataluña, y se aferra a su idea de que, contra la asignatura, no cabe oposición. Así lo manifestó ayer el «número uno» del PSOE al Congreso por Toledo, José Bono, quien afirmó no entender la «inquina» de algunos contra una materia que «no va a enseñar a robar y matar, sino a ser buenas personas y a cumplir con nuestras obligaciones».

Herida de muerte judicial
José Luis BAZÁN La Razón 5 Marzo 2008

La sentencia dictada ayer entra, por primera vez en España, a conocer del fondo del asunto planteado por los padres objetores, basándose en una amplia jurisprudencia nacional e internacional. Las últimas sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en las que se apoya el tribunal andaluz suponen un reconocimiento ineludible del vigor europeo de la objeción de conciencia educativa. Resultaría llamativo que en España se excluyera el derecho a la objeción de conciencia que, por otro lado, se tutela expresamente en el Artículo 10.2 de la Carta Europea de Derechos Fundamentales.

Es falaz el argumento según el cual reconocer la objeción contraría el interés público, porque como afirma el Tribunal, «el interés público está en la garantía de los derechos, que al final es lo que justifica la existencia del Estado y sus potestades».

Esta declaración debería ser interiorizada por los actuales gobernantes, porque han de saber que el Estado se ha creado para la sociedad y no la sociedad para el Estado. Afortunadamente, en este caso, el tribunal, en un ejercicio de imparcialidad, ha sabido poner al Gobierno en su sitio, con la Constitución en la mano, y le ha advertido de cuál debe ser su regla de actuación. Sin duda alguna, esta sentencia marca el principio del fin del adoctrinamiento ideológico en el sistema educativo español.

Asesor jurídico de Profesionales por la Ética

«Los contenidos son inaceptables»
La familia Flores, de Huelva, fue una de las primeras en objetar
M. Carbonell La Razón 5 Marzo 2008

Madrid- Dolores Cano y Manuel Flores han visto sus esfuerzos recompensados después de que el Tribunal Superior de Andalucía amparase su recurso de objeción a Educación para la Ciudadanía. Estos padres de seis hijos -de entre cinco y quince años- fueron unos de los primeros en oponerse a la polémica asignatura estrenada este curso por el Gobierno socialista.

«Somos nosotros los que tenemos que educarles en afectividad o sexualidad, y no el Estado», argumenta Dolores desde su casa de Bollullos Par del Condado (Huelva). Su hijo José Joaquín, de 14 años, es el único de los tres mayores que tiene la materia en su plan de estudios. A otros dos les toca el año que viene.

Esta familia «católica practicante» encontró «contenidos inaceptables» en el currículum de Educación para la Ciudadanía, «porque toca la moral y la forma de educar a nuestros hijos», dicen. «Nos informamos en periódicos e internet hasta que nos pusimos en contacto con el Foro Español de la Familia, que nos dieron todo tipo de facilidades, hasta disponen de formularios para recurrir a todas las instancias», explican.

El proceso no fue un camino de rosas. «Primero presentamos la objeción en el instituto, que lo envió a la delegación de la Consejería de Educación», relata Cano, donde la desestimaron alegando «falta de motivos». «Tuvimos que volver a objetar a la Junta de Andalucía, donde nos contestaron dándonos diez días para recurrir, lo que hicimos ya en los tribunales». El juzgado admitió el recurso, «pero la Junta alegó y el asunto fue al Tribunal Superior», que ahora les da la razón. La mujer se muestra satisfecha: «Tenemos derecho a educar a nuestros hijos como queremos», remata.

El TSJA falla a favor de la objeción contra Ciudadanía porque es «ideológica»
MERCEDES BENÍTEZ, SEVILLA. ABC 5 Marzo 2008

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) dictó ayer sentencia a favor de unos padres de la localidad onubense de Bollullos del Condado que alegaron objeción de conciencia contra Educación para la Ciudadanía (EpC) y recurrieron la decisión de la Junta de Andalucía, que se había negado a aceptar ese derecho y había decidido suspender a los niños que no asistan a las clases de la controvertida materia.

En una sentencia sin precedentes, la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA reconoce «el derecho de los demandantes a ejercer la objeción de conciencia» frente a la asignatura de EpC y declara que su hijo «no debe cursar la asignatura, quedando exento de ser evaluado de la misma».

Para dar la razón a los padres, la sentencia se basa en una jurisprudencia anterior sobre la objeción de conciencia tanto del Tribunal Supremo, como del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Así, el fallo asegura que, según la jurisprudencia de estos tribunales, «existe el derecho a la objeción de conciencia que se ejercita para la protección de los derechos indicados».

Igualmente, el TSJA asegura que el TC «reconoce expresamente el ejercicio de la objeción de conciencia con independencia de que se haya dictado o no su regulación». La objeción de conciencia, dice, «forma parte del contenido del derecho fundamental a la libertad ideológica y religiosa reconocido en el artículo 16.1 CE y, como ha indicado este Tribunal en diversas ocasiones, la Constitución es directamente aplicable, especialmente en materia de derechos fundamentales».

Además, el fallo asegura que el derecho a la libertad religiosa «garantiza la existencia de un claustro íntimo de creencias y, por tanto, un espacio de autodeterminación intelectual ante el fenómeno religioso, vinculado a la propia personalidad individual... pero incluye también una dimensión externa «agere licere» que faculta a los ciudadanos para actuar con arreglo a sus propias convicciones y mantenerlas frente a terceros». Otra jurisprudencia citada por el TSJA para su sentencia hace referencia al Supremo que mantiene que, en el caso de la objeción de conciencia, su contenido constitucional «forma parte de la libertad ideológica».

El Estado debe respetar
Igualmente se cita al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para recalcar que se reconoce «el derecho de los padres a que se respete en la educación de sus hijos sus convicciones religiosas y filosóficas, y el deber del Estado para respetar las convicciones tanto religiosas como filosóficas de los padres en el conjunto del programa de enseñanza pública».

En defensa de ese derecho a la objeción, la sala argumenta que «la falta de regulación, de reconocimiento legislativo, no puede impedir su ejercicio cuando están en juego derechos fundamentales». Además, frente a las alegaciones de la Junta de Andalucía y del Ministerio Fiscal de que los demandantes no habían precisado los contenidos de la asignatura que vulneran su libertad ideológica o de conciencia, el TSJA deja claro que los contenidos «tienen un alto grado de indefinición, lo que no facilita el ejercicio de los derechos de los padres». Indica que en los decretos de enseñanzas mínimas «se emplean conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa como son ética, conciencia moral y cívica, valoración ética, valores o conflictos sociales y morales». Y continúa: «Ante esta situación, es razonable que los demandantes, por razones filosóficas o religiosas, pueden estar en desacuerdo con parte de la asignatura y lógico que soliciten se excluya de ella a su hijo, a falta de otras previsiones normativas que permitan salvaguardar su libertad religiosa».

Más de 24.000 familias se han declarado ya objetoras
M. ASENJO ABC 5 Marzo 2008

MADRID. Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, denominación completa de la asignatura que más conflictos ha suscitado desde antes incluso de su aprobación dentro de la Ley Orgánica de Educación (LOE), vuelve a ser protagonista con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Este curso ha comenzado a impartirse en 3º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de siete comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Cataluña, Extremadura y Navarra. El próximo año escolar debería implantarse en las once restantes, que han previsto hacerlo en 2º de la ESO. Además, entrarán en vigor las nuevas enseñanzas de 4º de este nivel, que incluye Educación ético-cívica. Asimismo, entrará en vigor en 1º de Bachillerato, lo que encierra la posibilidad de incluir Filosofía y Ciudadanía. En el curso 2009-10, está fijada su aplicación en Primaria, ya que la ley determina que en este nivel educativo se enseñe en uno de los dos últimos cursos (5º ó 6º) que se estrenan en esa fecha.

Sin embargo, todo depende del resultado de las elecciones de 9-M, ya que el PP está decidido a suprimir Educación para la Ciudadanía, aunque no ha especificado cómo lo hará. En cualquier caso, y según manifestó ayer el portavoz de Educación del PP, Eugenio Nasarre, «la asignatura está muerta».

El primer año de su implantación ha sido movido y crece el número de padres que deciden oponerse a Ciudadanía, recurriendo a la objeción de conciencia.

Según los grupos contrarios a la asignatura, que han promovido diferentes acciones para impedir que sus hijos la cursen, se han registrado ya 24.000 objeciones, a pesar de las dificultades que encuentran para detectarlas por falta de información de las propias consejerías de Educación. Su objetivo es llegar en un espacio reducido de tiempo a cien mil.

Entre las comunidades con mayor número de objetores destacan Castilla-La Mancha y Madrid, donde en algunos colegios se han producido más de 800 objeciones, y Andalucía, que ha registrado también objeciones masivas. Además, las familias han recurrido a los tribunales con diferente suerte.

La aprobación de los contenidos así como la publicación de los textos ha suscitado también numerosas protestas. Algunos de los manuales utilizados para impartir la asignatura encierran contenidos que invaden descaradamente el ámbito de la conciencia personal y ofrecen visiones sectarias y hasta amorales de diferentes situaciones personales o familiares, y una imagen deformada de las instituciones.

Junto a las denuncias de que los programas de la asignatura invaden el ámbito de la moral personal y constituyen una intromisión en el derecho de los padres a educar a sus hijos, los opositores a la asignatura entienden que nunca debió ser obligatoria. Además, consideran que los contenidos aceptables deben impregnar todas las materias, es decir, que la enseñanza sobre valores e instituciones sea transversal.

La Junta de Andalucía no piensa cambiar respecto a la asignatura y recurrirá ante el Supremo
M. B. ABC 5 Marzo 2008

SEVILLA. La Junta de Andalucía no tiene la intención de cambiar su política con respecto a Educación para la Ciudadanía ni con respecto a los objetores. Así lo dejó ayer claro el consejero de Educación, Sebastián Cano, que aseguró que recurrirán el fallo del TSJA en casación ante el Tribunal Supremo.

Según Cano, la Consejería de Educación no está de acuerdo con el criterio del alto tribunal andaluz porque, además, hay otras comunidades donde se han producido pronunciamientos en contra, como es el caso de los que han fallado los tribunales superiores de Cataluña y Asturias. Así pues, el consejero aseguró que estos tribunales «han tenido una posición más acorde con nuestra postura».

Es por eso que, aunque en este caso Educación vaya a acatar la sentencia que supondrá que el niño de Bollullos no tendrá que cursar esa asignatura ni será evaluado, no habrá ningún cambio con respecto al resto de los 433 objetores que, según Cano, hay actualmente registrados en la Consejería. Es decir, los alumnos que no vayan a la clase de Ciudadanía serán suspendidos como, de hecho, ha ocurrido en la primera evaluación con los objetores. Y eso porque, según recalcó Cano, la asignatura es «tan obligatoria como las matemáticas».

Por su parte, el presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, expresó ayer su satisfacción por «esta victoria de las familias ante los tribunales, que ratifican así el derecho de los padres a educar a sus hijos en libertad conforme a sus convicciones morales». El Foro de la Familia, que califica la objeción de mecanismo para defenderse de la «contaminación ideológica por parte de extraños», tiene conocimiento de más de 500 recursos contra la asignatura en ocho comunidades autónomas.

LA AVT CONVOCA ACTOS POR EL DÍA EUROPEO EN RECUERDO Y MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO
Asociación Víctimas del Terrorismo 5 Marzo 2008

Madrid, 19 de febrero de 2008. La Asociación Víctimas del Terrorismo, por segundo año consecutivo, convoca a todos los ciudadanos, plataformas, asociaciones e instituciones a conmemorar el Día Europeo en Recuerdo y Memoria de las Víctimas del Terrorismo el próximo 11 de marzo de 2008, a las 20:00 horas. La AVT realizará concentraciones en todas las capitales de provincia españolas y apoyará todas las iniciativas que se sumen a esta propuesta y que se lleven a cabo en otros lugares.

La AVT quiere, con estas concentraciones, rendir homenaje a todas las víctimas del terrorismo en Europa, que sufre desde hace ya demasiados años esta lacra liberticida y asesina. Es necesario que toda la población europea sea consciente de la necesidad de no mirar hacia otro lado, de arropar a las víctimas.

Desde la AVT se hace un llamamiento enérgico a todos los gobiernos de Europa, a las instituciones de la Unión Europea y al Consejo de Europa para que nunca permitan, por acción u omisión, que se produzcan negociaciones de ningún tipo con las bandas terroristas. Del mismo modo, las víctimas del terrorismo reclaman que se siga trabajando en medidas legales y judiciales efectivas que eviten que ningún país europeo sirva de refugio a terroristas que actúan en otras naciones. Además, la AVT reitera el llamamiento a la Comunidad Internacional para que los delitos relacionados con el terrorismo sean materia a juzgar por el Tribunal Penal Internacional y se garantice su imprescriptibilidad.

Por último, la AVT recordará de modo especial, como no podía ser de otra manera, a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004 y reclamará, por ellas y por todos los españoles, la necesidad de conocer toda la verdad de la matanza de Madrid. La AVT mantendrá esta posición el tiempo que sea necesario con independencia de quiénes conformen el Gobierno de España.

En las concentraciones, se leerán dos manifiestos. Uno referido al terrorismo en Europa en general y otro centrado en la realidad del terrorismo en España. Los ciudadanos están invitados a llevar flores o velas en memoria y homenaje a los asesinados y a colocar banderas con crespón negro en las ventanas y fachadas.

La AVT ha creado una web en la que se puede acceder a toda la información: www.11mvteurope.org.

MANIFIESTO ESPAÑOL DEL DÍA EN MEMORIA Y RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO 2008
Asociación Víctimas del Terrorismo 5 Marzo 2008

La Unión Europea, en un gesto de cercanía a las víctimas y de responsabilidad institucional, decretó que el 11 de marzo de cada año se conmemoraría el DÍA EUROPEO EN MEMORIA Y RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO.

Se habían barajado diferentes fechas para la ocasión, pero, cuando se estaba debatiendo la cuestión, tuvo lugar la matanza de los trenes en Madrid, el 11 de marzo de 2004. La Unión Europea, entonces, tuvo clara la fecha más adecuada: la coincidente con el mayor atentado terrorista de la historia europea. Por eso estamos aquí. Para expresar nuestra cercanía con todos aquellos que han sufrido el terrorismo de manera directa. Porque nos han dado mucho más de lo que muchos creen. Su ejemplo de entereza, de dignidad, de altura moral, de resistencia activa y cívica al terror es un hecho incuestionable que tal vez no alcancemos a reconocer nunca de manera suficiente.

Reconozcamos hoy que el sacrificio de las víctimas del terrorismo, con ser involuntario, también ha sido generoso. Tenemos hoy el deber como ciudadanos y como españoles de darles nuestro cariño y nuestra solidaridad. Hoy somos su voz y hacemos presentes sus vidas, truncadas por la barbarie terrorista. Hoy somos ellos y les honramos como garantes de nuestro Estado de Derecho. Porque han dado lo mejor de su vida por defender nuestra libertad y por defender algo muy querido para nosotros que es y se llama España. Hoy, como siempre, les abrimos un espacio en nuestras vidas. Debemos tener a las víctimas en cuenta para seguir buscando un futuro en verdadera libertad. Renunciar a ello sería lo mismo que traicionar su memoria, anular su dignidad y abandonar la exigencia de justicia.
Porque son muchos los asesinados, secuestrados, heridos y extorsionados. Recordemos que la veintena de grupos terroristas que han operado y operan en España se ha cobrado la vida de más de 1.200 personas, entre ellas, más de 100 militares; más de 200 guardias civiles; más de 200 miembros de los diferentes cuerpos policiales; más de 50 empresarios; casi 40 representantes públicos; y más de 500 ciudadanos anónimos. La muerte tiene en España muchos y tenebrosos nombres: ETA, GRAPO, FRAP, Yihad Islámica, Terra Lliure, Comandos Autónomos Anticapitalistas… Esos nombres han de recordarse para la justicia, pero es más importante que recordemos los de aquellos que se convirtieron en víctimas.

Como no puede ser de otra manera, hoy debemos recordar de manera singular el atentado perpetrado hace 4 años. A las víctimas nos sobran razones para exigir la investigación total, a todos los niveles de la verdad que hasta hoy no ha sido desvelada. Nuestra credibilidad como nación democrática así nos lo demanda.

Se debe seguir con las investigaciones policiales, abiertas a cualquier indicio, por incómodo que sea; los juicios pendientes en relación al atentado han de celebrarse con celeridad y se ha de reanudar la investigación parlamentaria, cerrada en falso. Para que estos pasos sean efectivos, necesitamos de la mayor implicación posible de las instituciones, de los poderes públicos, evitando los errores cometidos hasta el día de hoy.
Por ello, por todos: Memoria, Dignidad y Justicia.

Elecciones
Más de 200 multas por rotular en castellano en Cataluña
Desde que los socialistas están en la Generalitat las sanciones han crecido un 400% ? El tripartito ha recaudado 216.000 euros
V. Fernández/J. Planes La Razón 5 Marzo 2008

barcelona- Durante el debate de anteayer, el candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, recordó a José Luis Rodríguez Zapatero que «gobiernos como el suyo sancionan en Cataluña a ciudadanos por no rotular en castellano». El candidato socialista respondió que «la política lingüística de la Generalitat se lleva aplicando en los últimos 20 años». Lo cierto es que sólo se aplica desde 2003. Como ejemplo, Rajoy señaló a Manel Nevot, propietario de la inmobiliaria Fincas Nevot de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), que fue multado con 800 euros por tener el rótulo y la hoja de reclamaciones sólo en castellano.

La Ley de Política Lingüística de la Generalitat puede multar a los comercios que sólo rotulen en castellano y fue aprobada en 1998, aunque no entró en vigor hasta 2003 y se comenzó a aplicar a finales de año, el último de gobierno de CiU. El PSC accedió a la Generalitat en 2004 y partir de ese momento empezó la mano dura. Ese año la administración autonómica interpuso 22 denuncias, con un valor de 46.300 euros.

Crecen las sanciones
En 2005 las denuncias se dispararon y fueron 119, con un importe total de 122.050 euros. Los últimos datos disponibles corresponden a 2006, año en el que las multas fueron 65, con un valor de 48.625 euros, según la consejería de Economía y Finanzas. Entre 2004 y 2006, siempre bajo una Generalitat socialista, se han interpuesto 206 multas por rotular sólo en castellano a comercios de Cataluña, con un importe total de 216.000 euros. En 2006 este tipo de sanciones significaron casi el 2 por ciento de los expedientes acumulados en la Generalitat.

Además, la mayoría de sanciones recaen sobre el comercio minorista, con un 37 por ciento del total de multas. Otros sectores multados son las grandes superficies, las inmobiliarias y las telecomunicaciones. El PP catalán lleva años denunciando esta política lingüística de sanciones y considera exagerado que se pueda multar con 900 euros un cartel que ponga «salida de emergencia» sólo en castellano o 1.200 euros por uno que reze «prohibido fumar». Así las cosas, el presidente del PP de Cataluña, Daniel Sirera, denunció que «desde que la Generalitat está dirigida por el PSC las sanciones lingüísticas han aumentado un 400 por ciento». CiU sólo interpuso dos denuncias durante su último año en el Gobierno catalán, pese a ser los padres de la polémica ley.

El ciudadano de los 400 € de multa
 Periodista Digital 5 Marzo 2008

Es el hombre más famoso de España... a su pesar. A sus 71 años Manel Nevot fue el nombre que utilizó Rajoy como ejemplo de las aberraciones que entraña la limpieza lingüística emprendida por los nacionalistas catalanes y sus socios socialistas. Nevot fue multado por rotular en castellano y ahora el hombre anda un poco asustado.

En las últimas horas, Nevot fue perseguido por los medios para arrancarle algún titular ensordecedor sobre la polémica sobre si se persigue el castellano en Cataluña. Pero Nevot no quiere problemas. Sabe que los radicales independentistas campan a sus anchas y que pueden ponerlo en la diana con total impunidad.

Desde los medios catalanes y en sintonía con otros "autonómicos" que dependen y mucho de la subvención oficial, han lanzado una operación para desligitimar las palabras de Rajoy.

Un chusco ejemplo lo ha dado el Periódico de Cataluña, que hizo posar al "penitente" ante el cartel de su establecimiento. Todo ello en un intento -tan zafio como infantil- de negar la evidencia, como si las multas no hubieran existido.

Manel Nevot aguanta ante un cartel rotulado en castellano en la entrada de su establecimiento y al final -es de suponer que "hábilmente" preguntado por los reporteros- parece terminar cediendo.

"No creo que se persiga a los castellanohablantes en Cataluña", dice el mismo hombre, que fue sancionado con 800 euros —400 por rotular su establecimiento exclusivamente en castellano y otros 400 por no disponer de hojas de reclamación—. El Periódico ya tenía su titular.

También La Vanguardia, cuyo celo reporteril no brilló especialmente cuando se hundió el barrio del Carmelo y que habitualmente juega a la tibieza.

El Plural de Enric Sopena, firme defensor de todo lo que haga Zapatero y ferviente negacionista de la persecución lingüística, titula: "El castellano no está perseguido en Cataluña".

En declaraciones a ABC, Nevot, agente de la propiedad inmobiliaria, cuenta -ahora sí- cómo lo persiguieron los comisarios lingüísticos de Cataluña: "Creo que fue en 2005, cuando vino una inspectora de la Generalitat y me levantó acta por rotular el establecimiento en castellano exclusivamente. Yo presenté un recurso en el departamento correspondiente de la Generalitat, pero me contestaron que debía pagar la sanción. Así que puse el asunto en manos de un abogado, que ha vuelto a presentar un recurso y desde entonces, no se me ha comunicado nada más.

—¿Se ha planteado en algún momento pagar la multa?
—No.

—La Generalitat dice que apenas se ponen multas por rotular en castellano. Su caso demuestra lo contrario.
—Yo veo muchos establecimientos rotulados en castellano. No sé si se les multa o no. O a lo mejor, la gente no lo denuncia. Los chinos tienen muchísimos comercios rotulados con caracteres chinos y no sé si se les multa, pero el caso es que a mí se me ha multado por tenerlo en castellano.

—Así lo establece la ley. ¿Qué le parece?
—¿Qué le voy a decir? Pues me parece del todo inaceptable.

Nevot ha explicado que transmitió la multa al diputado autonómico del PP Santiago Rodríguez, quien hizo llegar la denuncia a la calle Génova y que finalmente fue utilizada por Rajoy para reprochar a Zapatero la política lingüística en Cataluña.

"Ha sido una sorpresa que se hablara de mi caso y no me parece mal que Rajoy haya hecho uso de éste. Sólo lamento tanta notoriedad por un tema tan lamentable, por ser objeto de una multa de este tipo".

Mientras Nevot intenta recobrar su antigua y apacible vida, Zapatero sigue afirmando desconocer casos donde se multara a los castellanohablantes en Cataluña. Dos realidades que no se cruzarán nunca. Uno, Nevot, que intenta volver a la realidad normal del día a día y el otro, ZP, que intenta como siempre huir de ella.

Mejor en chino que en castellano
POR E. ARMORA/Á. MARÍN. ABC 5 Marzo 2008

«¿Multan por rotular en chino?». La pregunta la lanzó anteayer -en el transcurso de una conversación con ABC- el agente de la propiedad inmobiliaria Manel Nevot, sancionado por la Generalitat por anunciar su establecimiento sólo en castellano.

La respuesta es aparentemente no, o menos. La normativa es más laxa cuando se rotula en chino o paquistaní que en castellano. Al menos esa es la realidad que se desprende de un rastreo que ha realizado este diario por algunos de los barrios de la capital catalana que concentran más comercios regentados por inmigrantes. En el corazón del barrio del Raval, donde está instalada la comunidad paquistaní de Cataluña, son pocos los comercios rotulados en catalán. Algunos establecimientos se anuncian en castellano y otros directamente en paquistaní. También hay negocios en los que el rótulo es mixto. Éste es el caso del supermercado «Pakeeza», ubicado en el número 45 de la calle Riera Alta. «Abrí hace siete años y desde entonces nadie me ha informado de que debo poner el rótulo en catalán», indicó Zahoor Ellahi, dueño del establecimiento.

Hay controles pero pocas multas El tendero asegura que la Generalitat nunca le ha multado por ningún incumplimiento, aunque los agentes de consumo se han pasado por el negocio. Prueba de ello es el cartel oficial de la Agencia Catalana de Consumo que Ellahi tiene colgado junto a la caja registradora en el que se expone que el establecimiento está obligado a disponer de hojas de reclamación para los clientes -redactado en catalán-.

Unos número más abajo, en los aledaños de la Rambla del Raval, se encuentra la frutería «Punjab». El rótulo es también mixto -castellano-paquistaní- y la situación de este establecimiento es similar a la anterior. Malik Hanif, propietario de la tienda, asegura que no sólo no le han multado por no rotular en catalán sino que no conoce ningún caso por la zona que haya sido objeto de sanción por este motivo. «En los ocho años que llevo instalado en esta calle, nunca me han multado». En este caso como en el anterior, aparece también colgado el rótulo de la Generalitat sobre la obligatoriedad de disponer de hojas de reclamaciones.

La carnicería islámica «Nivad» es otro ejemplo de la laxitud de la Generalitat para con determinados comercios. «Llevo aquí 18 años y sólo hablo castellano, por eso lo utilizo en mi tienda», asegura el carnicero. Reconoce, no obstante, que los controles en la zona son habituales « porque muchos abren en festivos cuando no pueden hacerlo».

El «chinatown» de Barcelona
En la zona conocida como el «chinatown» de Barcelona porque en ella se concentra el mayor número de empresarios del sector textil de origen chino, hay una tienda de venta al mayor con rótulos en inglés y chino. «No nos han puesto ninguna multa porque no hace falta rotular ni en catalán ni en castellano», aseguró la mujer del propietario del establecimiento que prefiere permanecer en el anonimato por si las moscas. A parte de los carácteres chinos se puede leer «Hong Tai Import export S. L.» en los tres letreros azul celeste colgados de la fachada del noble edificio, sito en la Ronda de Sant Pere, número 37.

Los inspectores lingüísticos de la Generalitat peinaron el «chinatown» para obligar a los propietarios de las tiendas chinas que rotulen en catalán. No obstante, todavía hay muchos locales de venta al mayor en esta zona que sólo anuncian sus productos en chino y en castellano.

El cumplimiento de la mencionada normativa brilla por su ausencia en el área metropolitana de Barcelona donde los chinos adquieren restaurantes, locales y naves industriales para instalar sus negocios, uno al lado del otro.

En el Parque Empresarial Granland Badalona Sur, donde este colectivo de empresarios muestra su musculatura comercial, hay naves industriales reconvertidas en enormes tiendas de venta al mayor que sólo rotulan en chino. Las que tienen las persianas bajadas es imposible identificar o saber a qué actividad comercial se dedican porque en el letrero de la fachada sólo hay ideogramas chinos. Igual pasa en el menú de la pizarra de un restaurante. No puedes saber si comerás pollo o pescado ni adivinar qué hay de postre, sólo que te costará poco más de siete euros.

Tras la sanción, el acoso radical
Á. MARÍN/ E. ARMORA ABC 5 Marzo 2008

BARCELONA. Unos independentistas aprovecharon la madrugada de ayer para llenar de pegatinas catalanistas el letrero de la oficina de Manuel Nevot, el agente de la propiedad inmobiliaria (API) de Vilanova y la Geltrú (Barcelona) que citó Mariano Rajoy en el cara a cara con José Luis Rodríguez Zapatero por haber sido multado por la Generalitat por rotular en castellano. «Queremos vivir en Vilanova plenamente en catalán» o «Queremos una Vilanova más limpia, segura... ¡y catalana!» son los lemas de los adhesivos de la «Unidad Nacional Catalana», un partido separatista que recomienda «una abstención patriótica en las elecciones a las Cortes españolas del 9 de marzo».

Los independentistas, sin embargo, no colocaron ni una de sus pegatinas en otro comercio con rótulos en castellano, situado en la misma calle y a escasos diez metros del local de Nevot. Al parecer, los radicales sólo actúan contra aquellas personas que están «marcados» por defender el castellano en Cataluña y por no ceder al chantaje lingüístico de los nacionalistas.
Manuel Nevot se levantó con la sorpresa de la huella de los intolerantes en su polémico rótulo en castellano. «Son gente radical, muy poco demócrata, que utiliza la lengua para hacer política con el fin de imponer el pensamiento único», afirmó este ingeniero eléctrico de 71 años tras lamentar su popularidad por una sanción «totalmente injusta».

«Si les quitas la lengua, los nacionalistas no tienen dónde comer», aseguró el API más antiguo de Vilanova, quien reconoció disfrutar de su minuto de gloria por ser el protagonista lingüístico del debate entre Rajoy y Zapatero.

Nevot confesó que había dado permiso a la dirección del PP para que utilizaran su caso, pero aseguró que su mayor «sorpresa y alegría» son las innumerables llamadas telefónicas que recibió ayer de familiares y amigos para mostrarle su apoyo y felicitarle por su valentía.

«Yo puedo abonar los 400 euros de multa, pero no quiero pagar porque es una injusticia total, ya que se debería de poder rotular en cualquier idioma», apuntó este ciudadano que domina inglés, castellano y catalán, pero que sólo utiliza las lenguas para comunicarse con los demás. «Los niños han de estudiar en castellano y en catalán, pero sobre todo han de aprender inglés», concluyó.

Multa tras un «chivatazo»
Muchas de las sanciones que se imponen a los negocios por no rotular en catalán son fruto de una denuncia previa. En el resto de casos, son los propios inspectores los que, al realizar una visita al establecimiento para comprobar si cumple la normativa de consumo, detectan la infracción lingüística. No tener los rótulos, las hojas de reclamación, el listado de precios, o la carta -en el caso de un restaurante- en catalán es motivo de sanción en esta Comunidad desde que en 2003 entró en vigor la Ley de Política Lingüística. Desde entonces, la Agencia Catalana de Consumo (ACC) ha impuesto un total de 218.175 euros en sanciones por esta cuestión.

En el año 2006, el gobierno autonómico multó a 65 establecimientos por incumplir la normativa lingüística, sanciones con las que recaudó 48.625 euros, según datos facilitados a ABC por la consejería de Economía y Finanzas, que tiene competencias en el ámbito de Consumo.

Las multas lingüísticas de 2006 representaron un 6,8% de los 954 expedientes que el gobierno catalán abrió por infracciones en materia de consumo y un 1,8% de los 2,6 millones de euros que recaudó en total en este ámbito.

Las sanciones se quintuplican Importante fue el aumento de sanciones en la etapa del tripartito. Entre 2004 y 2005 los expedientes sancionadores se quintuplicaron, pasando de 22 multas a 119.

Los importes de las infracciones pueden sobrepasar los 1.000 euros en función del motivo de la sanción, y son consideradas en todos los supuestos faltas de carácter «leve».

Tras constatarse la infracción, el denunciado tiene un plazo de dos meses (ampliable) para corregirla. El grado de cumplimiento de estas sanciones es, según ha podido saber este diario, sólo de un 4%. El 96% de las multas lingüísticas a comercios acaban no abonándose.

La Nueva Gramática de la lengua española
Por Shelmar Vásquez Sween, La Prensa, Panamá 5 Marzo 2008

La Nueva Gramática de América que probablemente verá la luz entre finales de 2008 y comienzos de 2009, ya es considerada por los miembros de la Real Academia Española (RAE) como un hito en la historia del estudio de la lengua castellana que, hoy día, es utilizada por unos 400 millones de usuarios nativos, según el último censo (2007) realizado por la entidad.

Este texto, que vendrá a reemplazar la obsoleta edición elaborada en 1931 —la cual sufrió unas leves actualizaciones en 1973— contendrá en su versión completa más de 2.500 páginas y, en su forma abreviada de tipo manual, tendrá 600 páginas aproximadamente.

Según el catedrático de lengua española de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Fernando Lázaro Mora, por primera vez en la historia la RAE decidió convocar a las veintidós academias establecidas en el mundo para la realización de este texto.

Explica que al involucrar a todas las academias de Iberoamérica, España, Estados Unidos y Filipinas, se logra reflejar en un texto lo que nunca antes se había hecho: recoger y plasmar las diferentes formas en que se habla y se entiende el español en el mundo entero.

Lázaro Mora argumenta que no ha sido fácil llegar a consensos. Pero el resultado final después de más de diez años de discusión, análisis y acuerdos ha sido sorprendente porque se logra aclarar casi 88 años de dudas sobre el lenguaje español, desde sus perspectivas de sintaxis, fonética, morfología, fonología, normativa y matiz.

Por su parte, el académico de la RAE Ignacio Bosque, quien planeó la elaboración de la nueva gramática, confesó que no hay trampas en este "tan esperado texto" porque no se le ha permitido a los actuales guardianes de la lengua incurrir, en la que era considerada una práctica común entre sus antecesores, la de "archivar cualquier detalle gramatical que se vislumbrara como un problema difícil de resolver".

Por esto, Bosque se atreve a asegurar que la nueva biblia del español no tendrá nada que ver con aquellos textos que se creaban con bases tradicionales, siendo al final, poco descriptivos y rudimentarios; más bien, se trata de una herramienta cons-truida con una nueva metodología que incorpora innumerables hallazgos encontrados sobre el castellano universal.

Fuente: http://www.elcastellano.org/ns/edicion/2008/marzo/gramatica.html

«Zapatero defendió en el último debate que hay que ceder ante los terroristas»
POR BLANCA TORQUEMADA ABC 5 Marzo 2008

MADRID. Recta final a todo gas y jornada intensísima con entrevistas, un «chat» y una charla (civilizada, en esta ocasión) con universitarios. No se adivina en Rosa Díez ni el menor rastro de desánimo, pese a las dificultades de su partido, UPyD, para sacar cabeza en una «campaña a dos», obscenamente acaparada por el PSOE y el PP.

-Los sondeos otorgan a UPyD un escaño en Madrid, el suyo como cabeza de lista, y ni un «rosco» en el resto de España...
-Creo que hay más que eso, porque somos una enorme incógnita. Es muy difícil hacer la proyección de voto en nuestro caso por ser un partido nuevo.Pero estoy segura de que por debajo hay una marea que nos favorece no sólo en Madrid. Me fijo en las percepciones de la gente, que me transmiten impresiones muy favorables, y auguro que seremos el «tapado» de estas elecciones.

-En las filas del PSOE se empeñan en alimentar la idea de que ustedes a quien perjudican es al Partido Popular...
-Pues no será por lo que sale en las encuestas, porque ahí lo que se refleja es que el escaño que nos atribuyen por Madrid lo pierden los socialistas y es en los restos donde nos lo disputamos el PP y nosotros... Creo que a lo que están jugando es a asustar al Partido Popular con este discurso, y a veces lo consiguen. Pero la realidad es que quienes de verdad están nerviosos son los socialistas.

-¿Cómo ve, ya con más reposo, el acto en el que la boicotearon?
-Igual que entonces, y en línea con lo que muchos hemos experimentado ya en el País Vasco: cuando los demócratas nos separamos, las alimañas salen de las alcantarillas. Y cada vez son más, si no se encuentran con una reacción firme y homogénea de rechazo. Lo penoso es que la receta de quien gobierna frente a estos hechos es quitarles importancia.

-¿Cómo están resultando sus debates callejeros, al modo del «speakers corner»?
-Fantásticos. Me cargan las pilas. La gente es amable, sin renunciar a la crítica. No es cierto que al ciudadano de a pie no le interese la política. Los ciudadanos no son ni individualistas ni egoístas, como nos quieren hacer creer. Lo que pasa es que no se les da la oportunidad de elevar el nivel del debate.

-¿Se están apropiando PP y PSOE de sus mensajes de cohesión nacional y de rebelión ciudadana?
-¡Y de qué manera! El colmo fue cuando le escuché a Zapatero en un mitin que se dirigía a los «hartos de estar hartos». No es sólo que tomen ideas, es que usan frases literales. También a Rajoy le ha dado por hablar de la España de ciudadanos libres e iguales, como hacemos nosotros. ¡Tendríamos que cobrarles el «copyright»!

-Hablando de cobrar, ¿cómo va el asunto de los dineros y de la financiación de su campaña?
-Pues a base de aportaciones personales. Pero si por algo soy optimista en lo que se refiere a los resultados electorales es por la buena disposición de la gente a la hora de hacer donativos. El otro día pusimos una caja en el Retiro y recaudamos 4.000 euros en unas pocas horas. Y la gente nos dice que ayuda porque se tiene que oír nuestra voz. Algunos tienen que dar 400 euros para que les voten, y a nosotros los ciudadanos nos confían su dinero.

-¿No tiene la sensación de que, por esa falta de fondos, han tenido ustedes que poner a prueba su sentido del ridículo, en su puesta en escena alternativa?
-En absoluto. Nosotros hemos hecho de la necesidad virtud. Hablar cara a cara con los ciudadanos es lo serio. Lo que es ridículo es exigir no se qué temperatura y grado de humedad en un plató, y negociar al milímetro los tiempos.

-¿Qué le ha parecido más obsceno de cuanto llevamos visto y vivido en estos días?
-Sin duda, que Zapatero se jaleara a sí mismo en el último debate porque con él «sólo» ha habido cuatro muertos. Es una indignidad y un mensaje de resignación y cobardía. Viene a decir que lo que hay que hacer es ceder ante los terroristas.

-Acusan a UPyD de depender en exceso de su figura y de su tirón.
-Como es un partido nuevo, es normal que la gente tome como referencia a sus integrantes más conocidos, como Álvaro Pombo, Fernando Savater Mikel o yo misma. Además, inevitablemente, siempre acaba copando protagonismo quien es el candidato a la presidencia del Gobierno. Pero no hay personalismos. Para ego, el de quien hace girar su campaña en torno a la Z y a sus cejas.

-Mucha gente sigue sin entender por qué no se han unido ustedes a Ciudadanos...
-Somos dos partidos distintos. Si hubiéramos pensado que nuestro espacio ya estaba ocupado por otro, nos habríamos sumado a ese proyecto y no habríamos creado uno nuevo, con inequívoca vocación nacional y «transversal».

-También se comenta que ustedes juegan en estos comicios a «todo o nada». Que o sacan algún escaño, o adiós...
-Somos una apuesta sostenida y tenemos estructura nacional. Quienes ahora se presentan a Cortes y no van a sacar escaño serán después concejales o diputados autonómicos. Hasta el 9-M somos velocistas y partir del día diez estaremos en una carrera de fondo.

El 88% apoya la ley del castellano de Rajoy que no respaldó Zapatero
MARISA CRUZ, El Mundo 5 Marzo 2008

No hay margen para la duda. El 88,2% de los españoles apoya la ley que ayer propuso Rajoy durante el debate con Zapatero para garantizar que se pueda estudiar en castellano en cualquier punto de España.

Esta es la conclusión que se desprende del sondeo elaborado por Sigma Dos para EL MUNDO con 800 entrevistas realizadas horas después del segundo cara a cara entre los dos líderes. Un duelo que, en opinión de un 48,6%, ganó el aspirante socialista frente a un 36,2% que da el triunfo al popular. En este enfrentamiento, la victoria de Zapatero, por 12 puntos, fue mucho más clara que en el primero.

La política lingüística se abordó en la primera parte de la discusión tras la pausa publicitaria de cinco minutos. Fue ahí donde Mariano Rajoy esgrimió una de sus mejores armas cuando sacó a relucir el caso de la empresa Fincas Nevot que fue multada por no rotular su cartel en catalán.

El líder del PP dijo entonces: «Mire, yo le hago una propuesta: yo voy a hacer una ley para garantizar que todos los ciudadanos puedan mandar a sus hijos a estudiar en castellano en toda España. ¿Usted la va a apoyar o no la va a apoyar?»

Zapatero optó por escurrir el bulto y mirar hacia otro lado, una actitud bien distinta a la de la mayoría de los españoles, que, según el sondeo de EL MUNDO, responden masivamente (88,2%) que sí respaldarían una norma de ese tipo. Sólo el 9,2% expresa una respuesta negativa.

Entre los propios votantes del Partido Socialista la idea de Rajoy es acogida con entusiasmo: un 88,3%, es decir, una décima más que la media, la respalda. Lógicamente, también los electores populares (97,9%) se apuntan a ella en bloque. E incluso entre los votantes de Izquierda Unida (71%) la propuesta suena bien.

Pese al éxito que cosechó esta intervención del candidato del PP, los encuestados no le conceden el mérito de haber ganado en este bloque del debate. En realidad, no le dan la victoria en ninguno de los terrenos de discusión, salvo en el dedicado a la economía. En este bloque, Rajoy se impuso en opinión del 41%, frente al 37,9% que cree que el mejor fue Zapatero.

El líder socialista se hizo con la victoria en todos los demás apartados. En el bloque dedicado a las Políticas Sociales, Rodríguez Zapatero se impuso según el 53,4% de los encuestados, frente a un 28,4% que prefirió a Rajoy. El aspirante del PSOE logra incluso un nada desdeñable apoyo del 17,2% de votantes del PP. Los electores de IU, por su parte, le consideran ganador indiscutible (92,6%).

En el terreno de la Política Exterior y Seguridad, en el que se entró de lleno en la estrategia antiterrorista, Zapatero fue el ganador en opinión de un 42,6%, frente al 34,7% que opina que Rajoy lo hizo mejor. En este bloque, un 10% de votantes socialistas se inclina en favor del aspirante popular.

El candidato del PSOE se lleva aquí la victoria pese a que a la mayoría de los encuestados -un 52,1%- le pareció mal o muy mal que comparase el número de muertos por terrorismo que se ha producido durante su legislatura y los que hubo durante los últimos cuatro años de Gobierno de Aznar, como argumento para defender su política antiterrorista y su proceso de negociación con ETA.

Sólo un 23,1% cree que Zapatero estuvo bien o muy bien al echar mano de esta macabra cuenta. Entre quienes se apuntan a aprobar dicha estrategia destacan de manera llamativa los votantes de Izquierda Unida (66,4%), y en mucha menor medida los simpatizantes socialistas (37,4%). En las filas del PSOE, un nutrido grupo de electores (30,4%) asegura rechazarla.

En el bloque referido a Política Institucional, en el que se discutió acerca del modelo de Estado y se produjo el rifirrafe a propósito de la política lingüística, el aspirante del PSOE también consiguió imponerse, en opinión de un 38,8% de los encuestados.

En este apartado, el candidato del PP fue visto como ganador por un 31,6%. Como en todos los demás bloques del debate, quienes aseguran haber votado a IU en las pasadas elecciones apuestan claramente por José Luis Rodríguez Zapatero.

Por último, los minutos centrados en los retos del futuro depararon nuevamente un triunfo para el líder socialista. Zapatero cosecha aquí un 48,5% de los votos, frente a un 33,4% que prefiere al líder de los populares.

Una vez más, en este sondeo se aprecia el respaldo mayoritario que recaba el presidente entre las mujeres. Las féminas son las que en mayor porcentaje (54,7%) le consideran ganador del debate. A Mariano Rajoy le apoyan más los hombres.

De la encuesta de EL MUNDO también se desprende que el segundo cara a cara entre los dos aspirantes a la Presidencia del Gobierno ha concitado menos interés que el primero celebrado el pasado 25 de febrero.

En esta ocasión, menos de la mitad de los entrevistados (41,1%) asegura haberlo seguido en su totalidad a través de algún medio de comunicación. Un 18,8% dice haber estado pendiente del duelo sólo parcialmente, y un 40,1% reconoce no haberlo seguido en ningún momento.

En función de la afinidad ideológica y del recuerdo de voto, los más interesados en la discusión entre los dos líderes fueron curiosamente los votantes de Izquierda Unida, y ello a pesar de que la formación que lidera Gaspar Llamazares presentó un recurso, junto al PNV y CiU, ante el Tribunal Supremo para intentar que se suspendiera el debate por entender que propicia claramente el bipartidismo y perjudica el principio de pluralidad política propio de un régimen parlamentario.

Un 52,7% de simpatizantes de IU siguió toda la discusión. Entre los populares, el seguimiento completo fue del 52,3% y entre los socialistas, del 46,8%.

De las respuestas de los ciudadanos se deduce que, de las dos ediciones del cara a cara, la primera no sólo suscitó una mayor expectación, sino que además provocó movimientos significativos en la intención de voto con vistas al próximo domingo que no se han registrado en la segunda.

Tras el primer debate, celebrado justo al comienzo de la campaña electoral, un 7,7% de quienes votaron al PSOE en 2004 (849.000 personas) afirmó haber decidido cambiar de papeleta el 9M. En el bando del PP, reconoció haber cambiado su intención de voto tras presenciar el enfrentamiento un 1,5% de votantes (146.000 personas).

Tras el duelo del lunes por la noche, ya en el ecuador de la campaña, apenas un 2,1% de quienes optaron por los socialistas hace cuatro años asegura que elegirá otra papeleta el próximo domingo. Entre los votantes del PP sólo un 0,7% reconoce haber modificado su decisión ante las urnas.

Una vez más, los votantes de Izquierda Unida resultan significativos, ya que entre ellos sí hay un porcentaje importante (8,3%) que asegura que, después de haber asistido al segundo enfrentamiento entre Zapatero y Rajoy, han optado por variar el sentido del voto que emitirán el domingo.

La encuesta no pregunta cuál es la nueva opción elegida por quienes admiten que han decidido cambiar su papeleta, pero no resulta difícil deducir que buena parte de los seguidores de IU que variarán su sufragio lo hará en favor de los socialistas.
Por último, cabe señalar que, según los encuestados, Zapatero gustó más con su mensaje final que Rajoy y que, además, fue más convincente, más brillante y mejor comunicador. Por el contrario, el líder del PP fue calificado como más agresivo y más demagogo.

Recortes de Prensa   Página Inicial