AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 8 Marzo 2008

Guardad Derecho, haced Justicia
MIKEL AZURMENDI, Profesor y escritor ABC 8 Marzo 2008

LO dice el profeta Isaías (56,1). Lo dice en el monumento conmemorativo de Fernando Múgica, socialista donostiarra asesinado por ETA. En la falda arrasada del monte Igueldo. Lo quemaron esta semana pasada. Estuve ayer. Por si el monumento necesitara algún cuidado. Muchas hectáreas de tierra calcinada alrededor de un humilde monumento en hierro gritando «guardad derecho, haced justicia». En el hierro existen tres antiguas pintadas de ETA que nadie ha osado borrar todavía. Directamente contra el asesinado y contra nosotros, los ciudadanos. Isaías sólo puede clamar.

Unos vecinos no querían que en Igueldo se construyera un centro de acogida de menores. Y va y arrasan la casa y el monte entero. ¡Continúa, Isaías, grita! porque no tienes nada que hacer ante la manera contemporánea vasca de resolver las contradicciones en el seno del pueblo. Esta modalidad que aquí ha calcinado el monte, en las escuelas de la ciudad está penando con un escapulario colgado del cuello a los niños. Por hablar castellano en los recreos. Esta misma semana unos amigos que no saben vascuence han recogido llorosa a su hija cuando salía del colegio. La pobre no sabe vascuence y lo aprende como puede, pero pena ya en un colegio concertado. Y llora a la salida. Y cada fin de semana debe aprenderse de memoria una poesía eusquérica. El ayuntamiento socialista premia que se incentive hablar vascuence en los recreos. Así es la niña de los socialistas.

Entérate, Isaías. El presidente de nuestro gobierno llamó hombres de paz a los que calcinan la tierra para que las niñas lloren y penen. Pero aprenden vascuence. Y para que los conejos y los árboles sean calcinados, desde el mar hasta Mendizorrotz.

El derecho y la justicia no le importan a nuestro presidente. Y su ejemplo ha cundido entre los jueces. Y acaban de suscribir un ignominioso dictado por el que no juzgan oportuno que se cumpla la ley. La ley de banderas. No, porque estamos en campaña electoral. Y otros jueces acaban de suscribir un pliego faccioso por el que condenan que el PP haga propuestas de cambio legal durante la campaña electoral. La ley de menores, por ejemplo. ¿Cuándo la habrán de hacer sino en la campaña donde se prometen las cosas bajo el honor de la palabra? ¡Es la paz, Isaías, despierta!

Isaías Carrasco, 42 años. Asesinado ayer al mediodía delante de su hija y de su mujer. En Mondragón. Y mañana levantarán un memorial en su honor. Pero hoy mismo, esta misma tarde el ministro dirá que sus asesinos se van a pudrir en la cárcel. Pero los hombres de paz pintarán en ese memorial levantado a Isaías Carrasco lo que pintaron a Múgica: borroka da bide bakarra (la lucha es el único camino). La lucha del camino que consiste en matar a Isaías Carrasco y a otros como Isaías Carrasco. Y entre dos asesinatos dialogar. Hasta lograr su Euskalerria. Independiente y con Navarra. Y los asesinos de Isaías Carrasco se pasearán pronto por San Sebastián, a lo De Juana Chaos. El presidente Zapatero los mimará como hombres de paz.

Y perdurarán las pintadas en el monumento de Isaías Carrasco aunque se arrasen los alrededores. Sin que los alcaldes socialistas ni los concejales socialistas quieran borrarlas. Como ayer mismo. Los socialistas vascos no apoyaron en el parlamento de Vitoria la proposición del PP de que todos los vascos que deseen puedan escolarizar a sus hijos en castellano.

Si no existe el derecho y tampoco la justicia, Isaías, es porque llaman paz a este estado de prevaricación e ignominia moral.
Hoy los politólogos hablarán de qué pretende ETA, discutirán de cuál es su reorientación estratégica, de cuán equivocado o acertado se hallaba el presidente, etcétera. Incluso le darán ideas a ETA sobre qué es lo que pretendía asesinando a Isaías Carrasco. Es lo que ETA ha intentado hoy. Que se hable de ETA. Isaías Carrasco es mera ocasión para que se hable, para que el ministro y el señor presidente hablen de ETA, aunque mientan. No importa. Que hablen es lo importante. Hasta que la gente se aburra de oír hablar de ETA. La familia de Isaías Carrasco es un clínex.

ETA sabe que ha ganado porque la gente no quiere oír hablar de ETA. Y porque la gente cree que es más bonito que le digan que ya viene la paz. Incluso que ya casi está la paz. La gente, la ciudadanía estamos derrotados. A causa de la paz del presidente. Mueran dos ecuatorianos, dos guardias civiles o un ex concejal. Ya casi está la paz. El año que viene estaremos todavía mejor. Confiad en mí. No en el derecho ni en la justicia. Confiad en mí, dice el presidente.

Isaías, profeta, el señor presidente te ha derrotado. Casi la tiene. La paz. Que no el derecho y la justicia. Está a su disposición esa declaración parlamentaria que le autoriza a dialogar con ETA. Y no la suelta por nada del mundo. Con ella tiene de su parte a cuantos jamás estuvieron contra ETA: a todos los nacionalistas de todo pelaje y a los comunistas de pelaje rojísimo o verdísimo y a los de pelaje feminísimo u homosexualísimo. Y a los de mar adentro y los de urgencias adentro. Pase lo que pase y caiga quien caiga (ellos nunca han caído, claro, ni se espera que caigan, ah, eso sí que no). El presidente quiere la paz pero tú, Isaías Carrasco, ya no estás para escucharme. Te han sacrificado. Y te levantarán un monumento y pintarán en él borroka da bidea, etcétera. Y más ciclos de etcétera.

Da asco.
El presidente le dijo el lunes pasado a Rajoy que su legislatura contabilizaba menos muertos que la última de Aznar. Y va ETA y le mata el viernes a un socialista. Ayer al mediodía, ante su esposa e hija. ¿Qué puedo decir yo, si sólo creo que ETA nos ha derrotado? ¿Qué puedo decir a su esposa y a su hija sino que yo hubiese cedido mi vida a cambio de la de Isaías Carrasco, su esposo y padre? Le quedarían todavía otros 23 años de vida. Los mejores que yo haya vivido se los han quitado a él. Y no podré jamás dárselos. Isaías Carrasco, amigo, argia lagun. Que la luz te acompañe, como han dicho siempre mis ancestros. Hubiera deseado para ti, de verdad, todo este resto de mi vida digna. La vida en defensa de la libertad. La vida de familia. El deber filial. El amor de la compañera. Lo siento, Isaías, lo siento. Y lloro por ti.

Y me da asco.
Como si los asesinatos de ETA fuesen la culpa de Aznar o de Rajoy o de Zapatero. O como si los deseos infinitos de paz pudiesen producir menos asesinados que otros deseos no tan infinitos. ETA asesina porque son asesinos, señor presidente.
A todos nos debe dar asco.

ETA es una organización para asesinar y acojonar a la gente. Hasta conseguir lo que pretende. El nacionalismo vasco en su conjunto espera que cedamos. Nos dirá quejumbrosamente que no hacía falta matar. Matar tanto. Pero jamás han negado los nacionalistas que ningún asesinato tuviese nada que ver con la independencia de Euskadi. Jamás han afirmado que algún asesinato no tuviese nada que ver con la libertad de los vascos. Han afirmado lo contrario. Que los asesinatos son muertes que produce el conflicto entre España y los vascos.

Nosotros guardaremos derecho. Y haremos justicia. Y no olvidaremos la memoria de las víctimas. De ninguna. Y tú, Isaías Carrasco, no serás la última. ETA nos seguirá matando hasta que desista por ver que no cedemos. Y no cederemos.
Nunca más negociar con ETA. Isaías, profeta, acoge en tu seno a nuestro mondragonés.

La sangre y las urnas
IGNACIO CAMACHO ABC 8 Marzo 2008

OTRA vez la sangre delante de las urnas. Otra vez los caínes sempiternos agitando los demonios de nuestra Historia condenada. Otra vez la tragedia alzando sus abominables sombras negras sobre el horizonte de la libertad. Otra vez el crimen, la barbarie, el salvajismo como protagonistas de nuestra desdichada maldición colectiva. Otra vez la desazón, la desesperanza, la rabia cruzados en mitad de nuestro malaventurado destino.

Si algo enseñó el 11-M a los terroristas es que en España se puede determinar el resultado de las elecciones con un atentado. Y si algo hemos debido de aprender de aquello es que los asesinos lo pueden conseguir una vez, pero no dos. Y que si hace cuatro años consentimos -todos- que el miedo y la ira dominasen nuestras reacciones volviéndolas emotivas y viscerales, no nos podemos permitir que eso se convierta en una costumbre si no queremos que cada cuatro años unos pistoleros secuestren a bombazos o a tiros nuestro derecho a decidir.

Por muy acorralada que esté, ETA siempre tendrá capacidad para matar a alguien. Le da igual la víctima, porque puede producir idéntica convulsión social matando a un antiguo concejal sin escolta que a un ministro. En cierto sentido, somos nosotros, los ciudadanos y la sociedad política, quienes le hemos concedido el poder de hacer daño al colocarla en el centro del debate nacional. Zapatero cometió el inmenso error de situarla en el eje de su proyecto de Gobierno, y luego todos los errores de esta legislatura, los del Gobierno y los de la oposición, han amplificado ese poder, que es independiente de la envergadura operativa de la banda. Ayer lo ejerció con una frialdad tan cruel como su designio, eligiendo la clase de víctima que más tensión podía crear y más división podía causar en la dividida escena electoral española.

Gracias a esos errores, en los que desde luego tienen más responsabilidad quienes disponían del compás para marcar el tiempo de las iniciativas, el terrorismo se ha arrogado la facultad de intervenir en nuestro futuro. Ya nadie sabrá nunca cuál era el curso natural de las cosas antes de que irrumpieran de nuevo los ancestros de la sangre. Pero al menos deberíamos ahorrarnos en esta ocasión el espectáculo de nuestra propia debilidad banderiza y de nuestra recurrente tentación desestabilizadora.

A ver si ahora podemos demostrar que hemos aprendido un poco. Será inevitable que cada cual interprete a su modo las consecuencias de esta maldita tragedia, pero tratemos siquiera de parecer un pueblo digno. Que nos importe el dolor más que el poder y la vida más que la política. Es una necesidad imperativa ante este desafío enloquecido. Si evitamos el espectáculo de la rapiña de votos y los reproches enajenados por la mezquindad puede que no logremos espantar los fantasmas de la ira y la discordia, pero al menos respetaremos el luto de la víctima y le daremos un homenaje de cierta grandeza. Lo demás, la triste recurrencia trágica de nuestro destino común, parece ya una inevitable secuela de la Historia maldita que aún sigue, como dejó escrito Gil de Biedma, dominando este país de todos los demonios.

La marionETA
TOMÁS CUESTA ABC 8 Marzo 2008

EL día de reflexión, en pura lógica, no debería tener mayor enjundia que los días sin coches o las jornadas sin tabaco. Es un brindis al sol, una rutina democrática, que los heraldos negros han vuelto a manchar de sangre. Ya no tiene sentido apalancarse en el sofá, fruncir el entrecejo con un mohín ensimismado y pasarnos el sábado posando a lo Rodin, con el puño en el papo. Puede que sea cierto que dudar es de sabios, pero la duda ofende después de lo ocurrido en estos cuatro años. Años de darles pábulo a los hombres de paz, de hacerles cucamonas a las alimañas, de reírles las gracias a los que se recrean en el tiro de gracia. Hoy no es un buen momento para comerse el tarro. Hoy lo que toca es apretar los dientes y masticar la rabia y poner las mentiras en el escaparate. Hoy lo que urge es plantearse el dilema de Hamlet -«To be or not to be»- mientras que todavía somos a algo. El ser o no ser de este país se ventila mañana y, a menos que se ventile de verdad y se abran postigos y ventanas, nos tendremos que tragar la misma farsa interpretada por idénticos farsantes. «¿Qué acción es más digna de un ánimo templado: sufrir la acometida de una fortuna injusta o resistirse sin desmayo a las calamidades?» «That is the question». El resto, cataplasmas.

«To be or not to be», que siga el espectáculo. Dentro de pocas horas han de rodar los dados y, sea quien sea el agraciado, el lunes nos cogerá reflexionando. Mientras, hagamos un esfuerzo por embridar la desbocada taquicardia y atenuar los efectos del «bullshit» que hemos trasegado durante la campaña. «Bullshit» es lo que aquí despacharíamos como «mierda de toro» o «caca de la vaca». Y es la expresión, también, con que los politólogos designan la farfolla y la charlatanería inane. A Zapatero, por ejemplo, el término de marras le queda niquelado. No es que lo defina, es que lo clava. Zapatero ha estercolado a sus votantes con toneladas de «bullshit», a riesgo de abrasarlos. Se ha dedicado a vender humo y a prender sahumerios de cizaña. Ha repartido injurias a mansalva, descalificaciones a voleo, infundios a destajo. Ha convertido la política en un parque temático en el que sólo está obligado a regalar sonrisas igual que Mickey Mouse en Disneylandia. ¿Ideas? No hay constancia. ¿Propuestas? ¿Para qué? Promesas y aguinaldos. ¿Y el proceso de paz? Acribillado en plena calle.

Lo anterior, por supuesto, no es una reflexión, sino una breve lista de hechos constatados. Las reflexiones llegarán después de la batalla, tras levantar el campo, volver a los cuarteles y contabilizar el número de bajas. Quedan cuarenta horas, mal contadas, pero ni duerme el músculo, ni la ambición descansa. Esto es un «dejà vue» con ribetes nostalgicos. El señor Rubalcaba tendrá que revivir otro 13 de marzo en diferentes circunstancias. ¿O acaso ya ha olvidado el «pásalo», el tantán de los móviles en la jungla de asfalto, el espinazo hirsuto de la jauría humana? Es imposible, claro. Determinadas experiencias, más que dejarte huella, te tatúan el alma. Rubalcaba se acuerda de toda la película, secuencia tras secuencia, con pelos y señales, e infinidad de ciudadanos se acuerdan, a su vez, del papel estelar que tuvo Rubalcaba. Qué noche, qué gran noche, la de aquel día aciago. Puñaladas de pícaro, estocadas de jaque, navajas de Albacete con regusto lorquiano. Y el rotundo epitafio («Un gobierno que miente») abrochando la lápida. Tócala de nuevo, Rubalcaba.

¿Y Zapatero, qué? ¿Volverá a echar las cuentas, como hizo ante Rajoy, de su exitosa trayectoria como juntacadáveres? ¿Querrá cargarle el muerto a la derecha extrema por no haberle dado carta blanca? ¿Presentará a «su» víctima como una coartada? Ninguna posibilidad es descartable. El presidente es una marioneta (o una marionETA, en clave de pancarta) que actúa en un guiñol de criminales. Ellos mueven los hilos y dibujan la trama hasta que Zapatero liquide la factura que se ha gastado en falsedades. Preparémonos, pues, para los juegos funerarios. Cháchara, blablabá, baratijas, visajes. La infamia del «bullshit» subrayando la infamia.

Jornada de reflexión
M. MARTÍN FERRAND ABC 8 Marzo 2008

EL asesinato de Isaías Carrasco, ex concejal socialista en Mondragón, tiñe de rojo y rabia la reflexión que hoy debiera presidir la jornada. No es bueno que el terrorismo y su reprobable conducta influyan en nuestro comportamiento ciudadano; pero este doloroso caso, malvado por su naturaleza y por su oportunidad, pone en evidencia la inconsis-tencia del «proceso de paz» que ha vertebrado, en su categoría de elemento principal, la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. No es menor la circunstancia de que el lugar del crimen, Mondragón, sea un municipio gobernado por ANV. Si, además, consideramos que la víctima fue agredida cuando salía de su casa en compañía de una hija suya, tendremos la dantesca y total alegoría de una política, como la del líder del PSOE, que, por sus hechos continuados, parece incapaz de comprender la verdadera naturaleza de ETA y la implacable voluntad separatista del segmento social que, con sus acciones o sus omisiones, apoyan y sostienen a la banda terrorista.

No es fácil, aunque sería conveniente, aportarle serenidad a nuestra reflexión de hoy con vistas a la elección que mañana debemos acometer. Como decía José Ortega y Gasset, en 1915, en su primer artículo para la revista semanal España, «es preciso reorganizar la esperanza española». Casi cien años después y tras una larga lista de fracasos colectivos -una dictadura, una dictablanda, una república, una guerra horripilante, una posguerra difícil y excluyente y una transición que, en la práctica, va perdiendo parte de sus principios activos en la cotidianidad constitucional- sigue siendo imprescindible la misma reorganización.

Es imprescindible que mañana acudamos a las urnas. No hacerlo en un momento como este, en el que por segunda vez consecutiva el terrorismo le ha puesto prólogo a unos comicios trascendentales, sería cívicamente irresponsable. No ha de ser, por supuesto, la saña etarra la que condicione nuestro voto; pero tampoco se debe ignorar la realidad como, a caballo entre el buenismo y el oportunismo, ha hecho la política antiterrorista del Gobierno. Algo tiene que ver con ello la sobredosis de poder que la pugna entre los dos grandes partidos nacionales le ha proporcionado a las minorías nacionalistas que se aprovechan de la Constitución vigente para atentar contra ella, un despropósito muy propio de nuestro desesperanzador presente.

España y nosotros, los ciudadanos, nos merecemos la esperanza por la que clamaba Ortega y que seguimos sin terminar de cimentar. Las bases sentadas por la Transición son magníficas, pero todo indica que hay que ajustar el proyecto. Mañana, al anochecer, tendremos los datos necesarios para averiguar en qué sentido, pero parece imprescindible que el PP y el PSOE sean capaces de entenderse en lo fundamental.

Doscientos mil vascos que votan muerte
Pedro de Hoyos Periodista Digital 8 Marzo 2008

Todos lo habíamos dicho: BatasunETA quiere votar en estas elecciones. Y ayer desgraciadamente se hizo realidad. El voto de BatasunETA es de sangre, está hecho de Goma-2, de plomo, de amonal o de cualquier otro material cada vez más explosivo, moderno y mortífero. El voto de ETA es muerte. Hay doscientos y pico mil vascos que votan muerte y muchos de ellos han brindado con txacolí al conocer que un pistolero había depositado el voto de ETA en una calle de Mondragón. Qué miseria.

Qué miseria moral la de ese cuarto de millón de votantes que apoyan tradicionalmente los asesinatos, la extorsión, el coche bomba o el secuestro. Qué bajeza, qué mala ralea, que desecho de gentes miserables y fanáticas cuyo nivel de repugnante maldad sirve para animar y envalentonar a cuatro hijos de puta cuyo mayor ejercicio intelectual es apretar un gatillo.

Ésos son los votantes de BatasunETA, mentes enfermas de raquitismo espiritual, cerebros fríos, hueros, inertes; mentalidades castradas de ideas que han sido sustituidas por obcecación y locura. Mentes enfermas que carecen de escrúpulos y otros sentimientos elementales pero propios al menos de animales pluricelulares. No estoy hablando de esos dirigentes más conocidos, Otegi, Petrikorena, Olano, que bajo las órdenes de la Audiencia Nacional han ido ocupando últimamente las cárceles de máxima seguridad, ni de sinvergüenzas carentes de sentido común como la alcaldesa de Mondragón y sus seis concejales. Con ellos la Ley correctamente aplicada bien puede. Podrá, está pudiendo.

No, no, me refiero a esa miserable turba de ciudadanos adiestrados, amaestrados y domados por una miserable doctrina nazi y salvaje que exige la limpieza ideológica de sus enemigos; me refiero a ese infame tropel de ciudadanos vascos con el voto manchado de sangre, con el corazón con forma de bomba y el cerebro sustituido por Goma-2. Me refiero a los colaboradores de los asesinos que se sienten más hombres, más vascos, más trascendentes por introducir en las urnas papeletas con el anagrama de ETA. Esas papeletas llevan escritos los nombres de las próximas víctimas de los chacales etarras.

Ellos son los responsables directos de casi mil muertes, a ellos son achacables, ellos tienen buena parte de la culpa. Ellos son los que proporcionan energía al dedo que aprieta el gatillo. Vascos de siete impolutos apellidos en euskera dispuestos a cualquier sacrifico, ajeno, o a cualquier locura, propia, por la liberación de la quimérica patria fantaseada una tarde de sueños de txakolí, vascos llegados desde cualquier dehesa extremeña, desde cualquier abandonado pueblo de Tierra de Campos, dispuestos a integrar su vulgar apellido estepario cueste lo que cueste. Kueste lo ke kueste. Las vidas que cueste.

Hay doscientos y pico mil vascos que votan muerte y muchos de ellos han brindado con txacolí al conocer que un pistolero había depositado el voto de ETA en una calle de Mondragón. Qué miseria.

Ellos son el aliento de ETA. La patria vasca, irreprochablemente nacionalista, impecablemente euskaldún, definitivamente libre de impurezas, ya está un muerto más cerca.

ETA asesina, Parlamento vil
EDITORIAL Libertad Digital 8 Marzo 2008

Por la mañana, la banda terrorista, comunista y nacionalista vasca ETA ha asesinado en su feudo de Mondragón al ex concejal del PSOE Isaías Carrasco delante de su mujer y una de sus hijas. No tenía escolta, pues la había rechazado tras no salir reelegido en las últimas elecciones municipales. Su puesto lo ocupa hoy un proetarra, que pudo presentarse gracias a la complacencia de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, cuyas togas mancharon con el polvo del camino siguiendo las directrices de José Luis Rodríguez Zapatero.

Por la tarde, los representantes de los grupos políticos representados en el Congreso de los Diputados se reunieron para pergeñar un comunicado conjunto. En él aseguran que a los terroristas "sólo les espera la aplicación de la ley, la acción de la policía y el ejercicio de la justicia". Sin embargo, los etarras saben perfectamente que les espera algo más: una negociación con un Gobierno plenamente dispuesto a pagar un precio político por el asesinato de Isaías Carrasco. Y lo saben porque el PSOE y sus socios se han negado a incluir en el comunicado un rechazo a la negociación y el compromiso de revocar la autorización del Parlamento al cambalache con la ETA en cuanto se reúnan de nuevo las Cortes.

Esa propuesta era una mano tendida del Partido Popular a Zapatero a dos días de las elecciones, una muestra más de que la derecha, incluso la política, antepone la decencia a los cálculos electorales. Era una oferta que le hubiera permitido alejar de sí la sospecha de que volvería a sentarse con la ETA. Al rechazarla, Zapatero y los suyos han confirmado que, estén en el Gobierno o en la oposición, seguirán negociando con los asesinos de Isaías Carrasco. Al rechazarla, han dejado claro que su proyecto de futuro no incluye al PP, pero sí a la ETA. Al rechazarla, han puesto en evidencia el envilecimiento al que ha llegado la sede de la soberanía del pueblo español, envilecimiento que esperamos sinceramente no alcance a la mayoría de quienes están llamados a votar el domingo.

Desgraciadamente, caben todos los escepticismos. Si los terroristas eran perfectamente conscientes de que con un asesinato a pocos días de las elecciones lograrían influir en ellas es porque entre el 11 y el 14-M la izquierda, con la ayuda de sus medios de comunicación, se aprovechó del crimen culpando al PP del mismo para auparse a La Moncloa, prometiendo a los españoles que si el Gobierno se negaba a luchar contra el terror en Irak nada malo volvería a pasarnos. Y mientras los españoles no digamos ¡basta ya! y votemos por partidos que se comprometan a luchar contra el terrorismo, contra todo terrorismo, sin atajos ni pagos políticos seguirán haciéndolo una y otra vez. Este atentado es consecuencia directa, no del 11-M, sino de su manipulación sectaria y del voto del miedo que le siguió.

El 11-M y el proceso de rendición le han permitido a ETA ser quien marque los tiempos y la agenda política al final de esta campaña electoral. Siempre hemos apoyado a los gobiernos que luchan contra el terrorismo, sean del signo que sean. Pero esa misma convicción nos lleva, también, a renegar de todo Gobierno que negocie un premio por matar. Los culpables del asesinato de Isaías Carrasco son los terroristas, y únicamente los terroristas. Pero eso no debe impedirnos reclamar, poco antes de que los españoles acudan a las urnas, que los partidos que de verdad quieren el fin de ETA vuelvan a reunirse en torno a la única vía para su derrota: la lucha sin cuartel y el Estado de Derecho, sin atajos de ningún tipo. Es más, es nuestra obligación. Se lo debemos a Isaías Carrasco.

ETA en campaña
Del esperpento al mandato
José María Marco Libertad Digital 8 Marzo 2008

La campaña electoral del Partido Socialista ha venido despeñándose por el esperpento desde el primero momento. Se recordará como la más grotesca nunca vivida en España, con momentos estelares a cargo de Zerolo y sus orgasmos, Chacón y la paternidad de Felipe González, Bermejo y los aplausos de su rozagante esposa, supuestamente enferma. Era y sigue siendo el fiel reflejo de la España que con la que sueña Rodríguez Zapatero.

La campaña del Partido Popular apuntó maneras con el leit-motiv de la economía, que al parecer era lo que verdaderamente nos interesaba a los españoles. Como la cosa no cuajaba, triunfó la estupidez de la niña de Rajoy. Se escamotearon así los que deberían haber sido los verdaderos motivos de la campaña del centro derecha: la dignidad de la nación y la defensa de la libertad de los españoles.

En el último momento, la ETA ha devuelto a toda la farándula política a la siniestra realidad en la que vivimos los españoles. Peor aún, ha instaurado lo que parece haberse convertido en una costumbre. En España las elecciones las ganan o las pierden, no los partidos nacionales democráticos, sino los terroristas. Zerolo, Bermejo, las niñas... al final todo se resume en ese gigantesco pudridero en que ha acabado convertida España gracias al terror y al odio alimentado desde el nacionalismo y una izquierda delirante y suicida, suicida en el estricto sentido del término.

Hay más, claro está. El asesinato de Isaías Carrasco es la respuesta directa y sin complejos de los etarras a quien se rindió a su chantaje hace años. Demuestra quién ha estado mandando en España esta legislatura, por llamarla de alguna manera. Y transforma definitivamente las elecciones del domingo en un plebiscito. No ya sobre la continua negociación y la perpetua mentira del presidente del Gobierno en este tiempo, sino sobre el futuro.

La ETA ha dejado saber, por si alguien no se había enterado, cuáles son las condiciones del diálogo, de la paz, del talante. Y a Rodríguez Zapatero no le queda otro remedio que proseguir el camino que él mismo ha emprendido y en el que nos ha metido a todos: el de aceptar nuestra condición de rehenes del terror.
El asesinato de Isaías Carrasco es un mandato para la negociación, como lo fue el 11-M. Acabamos como empezamos. Con la misma sustancia roja viscosa en las manos y las conciencias. El único gesto que podría salvar la situación sería el anuncio inmediato de un gran pacto de los partidos nacionales contra el terror y el nacionalismo, un pacto que permitiera al partido ganador tomar todas las medidas necesarias, incluidas las de excepción, que permitieran restañar en seco la sangría.

ETA en campaña
La naturaleza del escorpión
Emilio Campmany Libertad Digital 8 Marzo 2008

Serán las segundas elecciones generales consecutivas cuyo resultado, sea el que sea, vendrá marcado por el terrorismo. Una especie de maldición quiere que durante este siglo XXI no haya forma, por el momento, de votar sin la convulsión de un atentado terrorista sacudiendo nuestras conciencias.

Vengo sosteniendo que la ETA, fiel a su naturaleza revolucionario-marxista, sigue al pie de la letra la estrategia acción, reacción, acción. Tras la "acción" de los atentados de la T-4 y Capbreton, el Gobierno "reaccionó" con diversas encarcelaciones, algunas de ellas, como las de los batasunos, de carácter escandalosamente electoralista. Ahora, tocaba una nueva "acción" de ETA, y eso es lo que ha habido.

Podían los terroristas haber preferido no hacer nada para no entorpecer la probable victoria de Zapatero y confiar en que el diálogo político se reanudaría poco después de las elecciones bajo la amenaza de nuevos atentados. Pero al final, la banda no ha podido, como el escorpión de la fábula africana, evitar ser fiel a su naturaleza y ha picado a la rana que le ayudaba a atravesar el río. En la fábula, ambos se ahogan entre remolinos de agua turbia.

Los etarras no esperan acabar como el escorpión. Han elegido su objetivo cuidadosamente. Se han fijado en un militante del PSOE, un modo muy eficaz de hacer especialmente dolorosa la fractura que padece la nación, ya que ha sido precisamente provocada por el secretario general de ese partido. No sólo, sino que el asesinado iba sin escolta por no haber sido reelegido en las últimas elecciones municipales debido a que el Gobierno de Zapatero había permitido que, en su pueblo, Mondragón, los filoetarrras de ANV se presentaran y controlaran el consistorio con la ayuda de Izquierda Unida.

Ahora lo que salga de las urnas el domingo estará condicionado por la ETA. Si gana el PSOE, su probable debilidad parlamentaria será consecuencia del propio atentado. Y, si gana el PP, será un Gobierno con cierta falta de legitimidad por haber sido "ayudado" a vencer por la banda terrorista vasca.

El círculo vicioso al que pretenden arrastrarnos los terroristas sólo puede salvarse recomponiendo la unidad entre el PP y el PSOE, incluso por medio de un Gobierno de gran coalición entre ambos partidos. Tal solución requiere, como requisito previo, que Zapatero, responsable de la negociación con ETA, deje de dirigir a los socialistas. Y ocurre que sólo la victoria del PP está en condiciones de lograr que tal obstáculo desaparezca.

Este "cuento" puede y debe terminar como lo hace el del escorpión y la rana. Pero, tenemos que impedir que la rana sea España y, por eso, no nos podemos arriesgar dejando que el PSOE encarne al batracio. Basta que la rana sea Zapatero y su séquito, ya que ellos son el único obstáculo que hoy impide recomponer la unidad contra el terrorismo.
Se impone pues un doble ejercicio de generosidad: por un lado, la del electorado socialista, que debería dar al PP la victoria necesaria para que el PSOE realice la regeneración que tiene pendiente desde 1996 y que Felipe González ha impedido desde entonces; por otro, la de los populares, que tras esa victoria deberían tender la mano a Rosa Díez y a tantos otros socialistas como ella que todavía militan en el PSOE para, todos juntos, acabar de una vez con ETA.

ETA en campaña
El famoso proceso no sirvió de nada
Pablo Molina Libertad Digital 8 Marzo 2008

El asesinato del ex concejal socialista de Mondragón es la confirmación, la dramática constatación de que la estrategia de Zapatero durante estos cuatro años respecto a la ETA no ha servido para nada útil. Después de una legislatura humillando a las víctimas del terrorismo y haciendo concesiones políticas a la ETA (la presencia de su brazo político en las instituciones es tal vez la principal) seguimos donde estábamos, sólo que en peor situación.

Hoy la democracia española es mucho más débil que hace cuatro años, cuando el PSOE llegó al poder. No sólo porque los terroristas han demostrado que se puede humillar a un Gobierno que se sienta a negociar políticamente con ellos, sino porque hay algunas situaciones que no tienen marcha atrás. El dinero que el brazo político de la ETA ha obtenido gracias a su presencia en los órganos democráticos del País Vasco, procedente del bolsillo de los ciudadanos, incluido el ex concejal asesinado y sus familiares, no va a ser jamás devuelto, y ya sabemos en qué proporción se reparten los fondos en el entramado terrorista.

Pero con ser especialmente vergonzosa, no es esta la peor consecuencia de la política de Zapatero a lo largo de la legislatura. Lo más dramático es que se ha acostumbrado a parte de los ciudadanos a pensar que para solucionar el problema del terrorismo vale la pena intentar cualquier estrategia. Porque no es cierto. La única política que puede acabar con el terrorismo sin graves consecuencias para la nación es el de la máxima firmeza del Estado dentro, exclusivamente, de los cauces legales.

Hacer que la ETA cese en su actividad criminal es fácil: basta con concederle todo aquello que pide. Zapatero ha intentado en estos cuatro años un ejercicio equilibrista de prometer concesiones tensando al máximo la Constitución y las leyes, mientras se intentaba dar una apariencia de que se estaba salvaguardando lo sustancial para no perder a una parte de sus votantes que aún defiende la unidad de la nación española. Al final, ni la ETA ha desistido de sus objetivos ni esa parte noble del voto socialista tiene motivos para sentirse orgullosa de su presidente.

En las declaraciones inmediatamente posteriores al atentado, Zapatero ha declarado que "el Gobierno perseguirá con el Estado de Derecho a los terroristas, a quienes les prestan apoyo y avalan y justifican sus acciones con toda la determinación y los medios perseverando a favor de las vidas y la libertad de todos los españoles". Exactamente lo mismo que viene defendiendo Rajoy estos cuatro años. O sea, que tanta humillación a las víctimas y tantos ataques a la oposición no han servido para nada más que debilitarnos como nación unida.

Ni el PSOE ni Zapatero son responsables en absoluto de la muerte de Isaías Carrasco. Los culpables son únicamente los terroristas. Sin embargo el PSOE debería reconocer su error de estos cuatro años y hacer una pública declaración de que en la lucha contra la ETA jamás se apartará del camino trazado por Zapatero con esa frase. Sería un buen homenaje a la memoria del ex concejal asesinado, aunque tachen al PSOE de electoralista estando a menos de cuarenta y ocho horas de las elecciones. Nuestros mártires lo merecen.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.
Abstención macabra
JOSEBA ARREGI El Correo 8 Marzo 2008

ETA ha dado a la abstención que había ordenado para el domingo el único significado que puede tener: apoyo al asesinato, a la abstención más abyecta respecto a la vida. A la abstención respecto al Estado de Derecho, respecto a la libertad, respecto a la democracia. Abstención en el caso de ETA y de quienes le secundan no es algo pasivo: es un comportamiento activo, de destrucción de lo que vale, de la vida, de la libertad, del derecho, de los valores.

ETA está herida de muerte, pero va a morir matando. Va a tratar de demostrar hasta el último momento que es capaz de hacerlo. Tiene que sentirse viva hasta que caiga definitivamente, y se siente viva sembrando la muerte. No le hace falta mucha siembra: basta con que amenace con matar, con que mate de vez en cuando, para que siembre terror, para que siembre, tan mala como el terror, confusión, para que siembre la muerte moral de todas las abstenciones que se producen en la política y en la sociedad vasca.

Es probable que este asesinato implique un acto de campaña electoral, tratando de enviar un mensaje al Gobierno que salga de las urnas del domingo, diciéndole que todavía puede matar y que se apreste a negociar un precio político en el plano de la solución del llamado conflicto vasco. Pero ETA no se da cuenta de que de tanto matar ha terminado matando su propia capacidad de percibir un mínimo de realidad política: ha matado todas las posibilidades de negociación política. Ya nadie, ninguno de los dos partidos con capacidad de gobernar España, puede -independientemente de que lo quisiera- sentarse a negociar nada político con ETA.

ETA puede pensar que hay diferencias, que el problema radica en que el PSOE ha terminado haciendo la política del PP. Pero no se da cuenta de que no es la política de un partido u otro, sino la política del Estado; de que no hay Estado en el mundo, sobre todo si se trata de uno legítimo, democrático, que pueda negociar políticamente con una organización terrorista como ETA. Quiera lo que quiera un gobernante, al final la lógica del Estado, de la democracia, del derecho se impone: no se puede introducir ningún cambio en los fundamentos del Estado para satisfacer las demandas de quien ha negado lo que constituye al propio Estado, el monopolio legítimo de la violencia.

A todos nos gustaría decir que ésta ha sido la última víctima de ETA. Víctimas de ETA son las que han sufrido un atentado mortal en primer término, y su memoria es la que debe ser garantizada, memoria sólo posible si se recuerda por qué fueron asesinadas, cuál es su significado político. Pero, aunque no fuera la última, ha llegado la hora, debería haber llegado la hora de poner todos los medios para que no vuelva a repetirse. No sólo los medios policiales. No sólo la colaboración internacional. Sobre todo la deslegitimación del terror de ETA. Y en ese punto es en el que se producen demasiadas abstenciones todavía, todas ellas macabras. Porque deslegitimar a ETA no puede significar otra cosa que deslegitimarla políticamente. No hay otra forma, ni ética, ni social. La deslegitimación necesaria para acabar con ETA es la deslegitimación política. Y en este punto hay demasiados silencios, demasiados circunloquios, demasiadas perífrasis. Eso ocurre cada vez que se pone en duda la legitimidad democrática del Estado, que se da a entender que existe una opresión de España contra Euskal Herria, que se argumenta con el discurso del conflicto de Euskadi con España y cada vez que se elaboran discursos para aparentar que la violencia de ETA, de origen e intencionalidad política, ha pasado por el proyecto político en cuyo nombre mata sin romperlo ni mancharlo, de forma que quienes siguen defendiéndolo, pero sin violencia, están exentos de llevar a cabo la más mínima reflexión.

Para que quede claro: el culpable de los asesinatos, el culpable del asesinato de Isaías Carrasco es el terrorista que disparó las balas, el que le acompañó, la organización que le dio la orden, los informantes -que los ha tenido que haber- que han trasladado los datos necesarios para poder llevar a cabo el asesinato. Todos ellos, los que han sido colaboradores necesarios para cometer el crimen. Nadie más. Pero con ello no se acaban las responsabilidades políticas. Una organización terrorista sigue existiendo, al menos, mientras crea contar con una legitimidad directa o indirecta, mientras crea que sus fines pueden ser más o menos ampliamente compartidos, especialmente si el resto de quienes los comparten al final se ven obligados a rebajarlos para poder acomodarlos, aunque sea con fórceps, a la legitimidad democrática, a las exigencias del pluralismo sin cuyo respeto no es posible la libertad.

Una vez Ibarretxe se dirigió a las masas y dijo que todos podían hacer más para combatir a ETA. Muy cierto, y el primero él. Si el llamado nacionalismo democrático hace suya la frase del lehendakari Ardanza de que lo que separa a éste del nacionalismo de ETA no son sólo los medios, sino también los fines, se habría dado un paso ingente para terminar con ETA. Ibarretxe puede coadyuvar a dar ese paso. Como puede coadyuvar si en el plan de Educación para la paz se llama a las cosas por su nombre, al igual que en el proyecto de ley de atención a las víctimas. Si en lugar de ocultar el significado político de las víctimas asesinadas -que interpelan directamente al nacionalismo- se pone ese significado manifiestamente claro.

Hace algún tiempo que ha dado comienzo el fin de ETA. Ésta va a resistirse. Pero es nuestra obligación hacer todo lo posible para que esa resistencia dure poco. Lo hacen las fuezas de seguridad del Estado. Lo hacen Francia y los países que pueden ayudar. Lo hace el Estado, aunque de forma zigzagueante a veces, aplicando todas las medidas que puede aplicar para luchar contra el terrorismo. Lo hace la inmensa mayoría de la sociedad española. Lo ha empezado a hacer la mayoría de la sociedad vasca, aunque aún lastrada por la inercia de sus muchas abstenciones en relación a ETA y a las víctimas asesinadas. Y lo tienen que hacer los partidos políticos vascos, los nacionalistas, haciendo ver a ETA que ni con ella ni sin ella se va a cumplir ninguno de sus objetivos.

Asesinato contra la libertad
EDITORIAL El Correo 8 Marzo 2008

El asesinato de Isaías Carrasco confirmó ayer los peores temores sobre las intenciones inmediatas de ETA. La banda asesina acabó con la vida de una persona sencilla, trabajadora, que había hecho de su vinculación al socialismo y al sindicalismo su forma de expresar el compromiso con la libertad y con las demandas ciudadanas. Su entereza de ánimo le había llevado a ser concejal en una localidad en la que la defensa de sus ideas no se hacía precisamente fácil. Su coraje moral hizo que afrontara los riesgos de saberse amenazado sin renunciar a un ápice de su libertad y a ejercer plenamente su condición de ciudadano y vecino de Mondragón. Un testimonio vital que el terrorismo fundamentalista no estaba dispuesto a soportar precisamente donde sus activistas se jactan de contar con mayor respaldo social. Alguien de Mondragón informó de que allí había un ex concejal socialista desprotegido, alguien se cercioró de que era cierto y verificó sus movimientos, alguien facilitó la llegada y la huida a los pistoleros, alguien les desplazó a aquella comarca para matar a Isaías Carrasco. Esa cadena criminal constituye el núcleo de una trama que vive al lado mismo de quienes son sus víctimas. Pero es sobre todo el reflejo de la podredumbre más vergonzosa que puede anidar en una sociedad, en este caso la vasca, incapaz hasta la fecha de deshacerse de tamaña ignominia. También por eso es en estos momentos cuando las víctimas vivas, quienes son objeto de una amenaza terrorista cierta, precisan el calor humano, la solidaridad vecinal, la compañía de la amistad como antídoto más eficaz contra el poder corrosivo de la barbarie.

Es probable que los asesinos eligieran a Isaías Carrasco para cobrarse con su muerte las deudas de sangre con las que venían amenazando desde que la banda decidiera cargar sobre el Gobierno las culpas de la ruptura de su alto el fuego. Es también probable que, como reflejo del bárbaro cálculo que mueve a ETA, los instigadores del asesinato de Isaías hayan pretendido comunicar al Ejecutivo que surja de las elecciones de mañana que no tendrá otro remedio que claudicar ante sus exigencias de negociación. Por eso fueron importantes las primeras respuestas de ayer, convirtiendo en clamor las expresiones de condena del atentado y mostrándose las formaciones políticas unidas en el rechazo a las pretensiones con las que la banda terrorista envuelve siempre el asesinato de sus víctimas. Tanto la comparecencia institucional del presidente Rodríguez Zapatero como la declaración de Mariano Rajoy reflejaron ayer la coincidencia en la firmeza democrática que tanto se había echado en falta a lo largo de la legislatura. Pero es evidente que la réplica inmediata al asesinato terrorista nunca resulta suficiente. Aun con sus fuerzas al límite, ETA continúa siendo capaz de sembrar el dolor para provocar el desconcierto en la sociedad y en quienes ejercen la política. El atentado ha supuesto la certificación definitiva de la orden que ETA dirigió hace unas semanas a las bases de la izquierda abertzale para que se abstengan ante los comicios de mañana. Por tanto, la segunda respuesta han de darla los ciudadanos en las urnas haciendo que todas las papeletas, sean portadoras de una u otra sigla, adquieran un mismo significado en defensa de la libertad contra la que la organización terrorista asesinó ayer. Pero, sobre todo, es imprescindible que, después de las elecciones, la clase política en su conjunto restablezca el compromiso de la unidad contra el terrorismo etarra. Un compromiso que ayer se hizo patente de manera incipiente, abiertas aún como están las heridas de la división entre los demócratas, pero sin el cual la confianza ciudadana y el anhelo de paz y libertad podrían quedar irremisiblemente defraudados.

El asesinato de Isaías Carrasco no sólo ha venido a corroborar que ETA tiene el firme propósito de perseverar en su intento de someter a la sociedad y a las instituciones. Ha confirmado que se acabó el tiempo en el que alguien podía alegar ingenuidad y buenas intenciones aproximándose a la banda asesina con la esperanza de lograr su desistimiento mediante el diálogo. Ésta no sólo es una pretensión vana por especulativa. Sería ya una opción del todo irresponsable que sólo contribuiría al envalentonamiento etarra. Si un día ETA desiste de perpetuarse en el terror será porque haya asumido su irremisible derrota. El asesinato de Mondragón demuestra que mientras los terroristas no interioricen su fracaso no cejarán en su empeño de seguir matando. Una lección que ni las Cortes Generales que se eligen mañana ni el Gobierno que surja de ellas podrán eludir como constatación a partir de la cual debe desarrollarse una estrategia implacable, unitaria y eficaz que acabe con ETA en el menor plazo de tiempo posible.

ETA cierra la campaña
Pablo Mosquera La Voz 8 Marzo 2008

Mondragón es la Guipúzcoa más próxima a Álava. Un pueblo rico, centro de las famosas cooperativas de las que salió el modelo súper López, aquel empresario famoso por el espionaje y sus teorías sobre cómo hacer dinero, apretando a los proveedores. De Mondragón es el grupo Eroski y la nueva universidad privada vasca, que ha superado con creces a la de Deusto en Bilbao.

En el momento actual, la alcaldesa es de ANV. Por cierto, en el momento de escribir este artículo está desaparecida, pendiente de condenar el atentado. En Mondragón la sociedad es mestiza; la politización alcanza altas temperaturas y el nivel de participación de sus gentes en toda suerte de actividades es muy alto. El peor estigma de ese pueblo fue descubrir el repugnante zulo en el que dos empresarios vascos, de buena presencia, tenían secuestrado a Ortega Lara.

ETA tenía que hacerse notar con autoridad. En su (sub)cultura eso significa notoriedad y miedo. La primera para su propio consumo interno: «¡Estamos aquí, no nos han hecho desaparecer!». La segunda, para otros: «Podemos matar a cualquiera y no perdonamos a los que ya no están en política».

En el 2007 me hicieron seguimientos en Vitoria. Me había negado a llevar escolta. Sin libertad no merece la pena vivir; así nos expresábamos Ibarrola, Vidal de Nicolás y yo mismo, cuando fundamos el Foro de Ermua. Por eso la víctima no llevaba escolta.

Han sido los del comando Vizcaya. Un grupo que se reproduce de forma casi espontánea. Y estarán escondidos en el mismo Mondragón, donde siempre hubo cantera y colaboradores. Lo dramático es que lo han conseguido. Se han colocado en el centro de la campaña electoral y la han cerrado a su manera.

Esta vez, me temo que los improperios no serán entre constitucionalistas y nacionalistas. De hecho, la llegada del lendakari al hospital de Mondragón ha sido tranquila. Esta vez, los que se miran de reojo son los del PP y del PSE, por la utilización de la ilegalización de ANV como arma arrojadiza y por el desacuerdo en el proceso de conversaciones con Batasuna.

Si se cumple la tradición, subirá el voto al PSE. Es la manera tradicional de mostrar solidaridad con el partido de la víctima en un país harto de vivir con miedo.

Rio Cabe
El Patriota
Serafín Fanjul Libertad Digital 8 Marzo 2008

El aparato de propaganda del PSOE, que no es sólo el séquito de Pepiño y compañía, sino las enormes mesnadas de mercenarios a su servicio en casi todos los medios de comunicación, sabe bien que para hacer creíble un embuste y convertirlo en verdad indiscutible se precisan dos factores fundamentales: repetirlo muchas veces y que su volumen resulte monumental. Paradójicamente, cuanto mayor es una mentira mejor cuela. Si a ello se agrega mucha desvergüenza para negar con carita de bueno cualquier cosa, el éxito está asegurado.

Todo esto lo conoce perfectamente Rodríguez, cuyo rostro, a prueba de bombas nucleares, es inmune a toda evidencia. Por no cansar a los lectores omito una lista, ni aproximativa, de las veces en que el Guía o cualquiera de sus adláteres han negado la realidad inmediata y visible; les da todo igual: niegan y niegan y niegan. Tan frescos como la esposa (o el esposo) pillada (o pillado) in fraganti que ya ni siquiera acude a aquello tan socorrido de "no es lo que tú piensas", simplemente dice que no, que aquel no es un señor en bolas sino el canario de la vecina, canorete y juguetón, que le estaba dando una alegría democrática, como las que Rodríguez proporciona a Zerolo: ¿pues qué te habías creído? Y el marido (o la marida, como pretende no sé qué feminista andaluza denominar a la esposa) termina asintiendo compungido y pidiendo perdón, como dizque hacía Carlos IV cada vez que trincaba a María Luisa de Parma, su señora, encamada con Godoy.

Pero como no hablamos a fume de palla, fuerza será recordar algunos hitos gloriosos: en el último debate entre Rajoy y Rodríguez, al mostrar la resolución de las Naciones Unidas signada y votada por el Gobierno de Rodríguez en junio de 2004 apoyando la intervención militar en Iraq, el tipo decía que no, que no es verdad y ensayaba una nueva finta de desfachatez, silbido de pastor para su rebaño ("Esto sí que es una exclusiva mundial: ahora resulta que yo apoyo la guerra de Iraq"), en la seguridad de que la completa tropa de borregos se va a identificar con su no frente a cuantos documentos quiera o pueda enseñar el otro. Ante la cara dura, en fértil simbiosis con la complicidad fanática de sus facciosos, no hay argumento que valga.

Lo mismo hizo al recordar el del PP la persecución del español en Cataluña: "No es verdad, no es verdad", repetía con su mejor semblante de oligofrénico que pasaba por allí. Y cuando, de chiripa, le pillamos con la estimulante amenaza de aumentar la tensión y el dramatismo, utilizó el casual desenmascaramiento de su canallada para subir el tono y asegurar que lo de la tensión se refería a otra cosa, tal vez a que tiene la tensión baja y debe tomar café. Para qué seguir, si todos tenemos presentes los ejemplos vividos a lo largo de estos cuatro años vergonzosos.

Pero en un punto hay que fijar la atención: el patriotismo del fulano, de quita y pon y sólo para las elecciones. De ahí el enorme gasto institucional en publicidad del "Gobierno de España", la acusación de antipatriotas para quienes denuncian las calamidades económicas que pilota con mano firme, la burla contra los "patriotas de hojalata" a la más mínima ocasión o el desmentido de sus faranduleros, que aseveran no haber insultado a los votantes del PP, cuando lo hemos oído todos. Mariano Rajoy –que finge seguir cayéndose del guindo con tal navajero– y sus muy dudosos asesores se rasgaban las vestiduras porque el individuo había sacado los muertos del 11–M.: ¿pero alguien dudaba de que lo haría? ¿Por qué no le dio una contestación, de las tres o cuatro posibles, que lo dejara mudo, petrificado y con el rabo entre las piernas, aun a costa de que el pobre Zerolo se pierda algunos orgasmos democráticos?

Mas volvamos al patriotismo. Quien impide que una orquesta militar (del Inmemorial, en un recital por el 2 de mayo) interprete la Marcha Real, o Himno Nacional; quien se inhibe de la omisión y arrinconamiento de la bandera de España en un centenar de ayuntamientos gobernados por socialistas (por añadidura a los regidos por sus compadres separatistas); quien humilla y veja a nuestro Ejército forzándolo a fugarse de Iraq; quien claudica ante pigmeos como Marruecos; quien promueve el Estatuto de Cataluña, que consagra de facto la separación de esa región (Agencia Tributaria y Judicatura independientes, más proscripción del español, lengua de apestados: eso se llama independencia); quien pacta con la ETA su retorno triunfal a las instituciones; quien afirma que la nación es un concepto discutido y discutible (también lo negó: oigan, qué jeta tiene el tipo)... en fin, ése es el que blasona de patriota, justo hasta el día 9 y ni un minuto más. Es como aquello de los "Cien Años de Honradez" del PSOE: y ni un minuto más, agregábamos los rojos del tiempo, cargaditos ya de roldanes, rubios, filesas, malesas y demás familia.

Queridos lectores: yo no soy quién para darles consejos, ni respecto al voto ni respecto a nada, pero sí puedo aclarar que un servidor sí votará por patriotismo, pero nunca al Patriota de marras.

Mentiras y economía
Por un Gobierno que no nos mienta
José Enrique Rosendo Libertad Digital 8 Marzo 2008

Hace cuatro años, el día de reflexión electoral, las sedes del Partido Popular fueron literalmente acosadas por miles de manifestantes-mediáticos que protestaban ante las cámaras de los informativos de televisión porque decían tener derecho a un Gobierno que no les mintiese en relación al terrible atentado del 11 de marzo de Atocha. El primero en manifestarse ante los focos públicos fue el hoy ministro del Interior, Pérez Rubalcaba, quien marcó, compungido y teatrero, la consigna a seguir por los agentes de lo que luego se ha venido en denominar "proteína social" (Fallarás dixit).

El domingo los electores tienen la oportunidad de acudir a las urnas. Es un derecho que se expresa tanto acudiendo a votar como quedándose en casa, algo que ya hicieron la inmensa mayoría de los catalanes y de los andaluces, por ejemplo, cuando se votaron sus recientes estatutos de autonomía. Las dos actitudes son igualmente legítimas por cuanto ambas tienen significación política y son expresivas del estado de ánimo o de la opinión de los ciudadanos.

Afortunadamente, la tensión de hace cuatro años no la vamos a vivir ahora. Sin embargo, la reivindicación de que los ciudadanos tenemos derecho a que quien nos gobierne no nos mienta sigue siendo ahora igualmente válida tanto en términos éticos como morales. Da igual los motivos por los que se mienta, incluso si es por evitar un mal menor, porque una mentira al pueblo por parte de sus representantes nunca debería encontrar ninguna clase de justificación. Proceda de donde proceda.

Los españoles vamos a acudir a las urnas con un Gobierno que nos ha mentido descaradamente. No sólo en relación con las negociaciones políticas con ETA, que el propio presidente reconoció en una entrevista con El Mundo, después de negarlas con una tozuda constancia goebbeliana. También nos han mentido, y de manera burda y descarada, sobre la situación económica del país y, especialmente, sobre el alcance de la misma. Han llegado hasta a calificar de antipatriotas, esos que pactan con los independentistas, a quienes se han atrevido a poner negro sobre blanco los puros datos que los propios organismos públicos han ido dando a conocer en los últimos tiempos: diferencial de inflación, desempleo, afiliaciones a la Seguridad Social, subida de tipos de interés, crisis del sector inmobiliario o alta tendencia bajista de los mercados.

Han llegado a utilizar todos los resortes posibles, posiblemente incluyendo organismos en teoría independientes, para dar la apariencia de que las turbulencias sólo obedecen a factores internacionales (algo que ya predije en un artículo anterior) y tienen un recorrido corto y un alcance limitado, de apenas unos meses y referidos únicamente al sector inmobiliario.

Pero lo cierto es que, como nos decía Tomás Moro, sobre la mentira no se puede edificar ningún edificio sólido. Quienes son incapaces de hablar a los ciudadanos con responsabilidad, es decir, llamando a las cosas por su nombre y ofreciendo las explicaciones adecuadas y las medidas más razonables, aunque sean ruidosamente impopulares, no debieran nunca tener la oportunidad de formar el Gobierno de un país que se considere a sí mismo medianamente serio.

No, señor Rubalcaba: estoy de acuerdo con usted. Los españoles no deberíamos tener un Gobierno que nos mienta. Tenemos ese derecho.

Comunicado de la Fundación DENAES ante el último atentado de ETA
Fundación DENAES para la Defensa de la Nación Española  8 Marzo 2008

Hoy, el terror separatista ha vuelto a matar. Y lo ha hecho otra vez en esa parte de España tan castigada, tan engañada, tan profundamente marcada por la mentira como es el País Vasco. A la vieja usanza: por la espalda. Desde la Fundación DENAES para la Defensa de la Nación Española queremos, en primer lugar, manifestar nuestra más profunda condena a tan vil atentado terrorista y enviar nuestro más sentido pésame a la familia del ex concejal del PSE Isaías Carrasco.

La Fundación DENAES sigue insistiendo en que no cabe ni cabrá jamás negociación alguna con la banda terrorista, sino que la única opción posible es su definitiva y total derrota por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Con todos los sobrados mecanismos que ofrece la Ley y el Estado de derecho.

Al mismo tiempo requerimos al Gobierno de España, a todos los partidos políticos -sin excepción- y a la sociedad civil para, más allá del juego político y la oportunidad electoral, concebir y denunciar públicamente este nuevo asesinato como lo que realmente es: la prueba de que no hablamos de un terror o violencia abstractos, sino de un calculado plan secesionista que busca a toda costa destruir España y a quien sea o haya sido alguno sus legítimos representantes.

Hoy han asesinado uno de estos últimos y la Fundación DENAES no puede menos que insistir en algo fácil y a menudo premeditadamente olvidable: que su sangre no se ha vertido por ninguna sociedad, partido, color o idea política. Lo ha hecho, como siempre, por España.

FUNDACIÓN DENAES, PARA LA DEFENSA DE LA NACIÓN ESPAÑOLA
APARTADO DE CORREOS 238 · SANTANDER
39080 - SANTANDER · Tel.: 628585607
www.nacionespanola.org
fundacion@nacionespanola.org

LA AVT CONSIDERA DRAMÁTICO Y OTRA TRAICIÓN A LAS VÍCTIMAS QUE SÓLO EL PP HAYA DEFENDIDO LA RETIRADA DE LA RESOLUCIÓN PARLAMENTARIA QUE PERMITE AL GOBIERNO NEGOCIAR CON ETA
www.avt.org 8 Marzo 2008

Madrid, 7 de marzo de 2008.
La Asociación de Víctimas del Terrorismo considera dramático y una traición, a las víctimas y a todos los ciudadanos que se han mostrado siempre contrarios a la negociación con ETA, que se haya rechazado la propuesta del PP de incluir en el acuerdo que han firmado esta tarde los partidos políticos un compromiso de no volver a negociar con ETA y revocar la resolución que permite al Gobierno hacerlo.

El PSOE y los partidos políticos con representación parlamentaria, excepto el PP, con este triste y lamentable gesto vuelven a dar esperanzas a ETA para conseguir los objetivos totalitarios y asesinos que defienden a punta de pistola. Además, para la AVT es absolutamente necesaria la vuelta al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo y que se aplique sin miramientos la Ley de Partidos.

Por otra parte, la AVT exige a Izquierda Unida que deje de apoyar ANV en Mondragón ya que es una vergüenza que los representantes políticos de los terroristas no hayan condenado el atentado contra Isaías Carrasco y cuenten con el apoyo de EB.

Por último, tal y como ha anunciado la AVT a primera hora de la tarde, ha decidido adherirse y apoyar todas las convocatorias democráticas para condenar el asesinato de Isaías Carrasco y solidarizarse con sus familiares y amigos.

Entre estos actos se encuentran el que se celebrará esta noche en Madrid, convocado por el Foro Ermua, y los que tendrán lugar el próximo lunes, los convocados por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

La AVT ha decidido no convocar a los ciudadanos durante el día de reflexión para evitar que ETA siga marcando la vida democrática de nuestro país. Las víctimas del terrorismo piden que todos los ciudadanos se pronuncien de manera contundente contra los asesinos, valoren lo acontecido durante los últimos cuatro años y respeten el día de reflexión. Además, la asociación ha invitado a los ciudadanos a colocar, en señal de duelo, banderas nacionales con crespones negros en balcones y ventanas de toda España.

TRAS EL ASESINATO DE ISAÍAS CARRASCO
COMUNICADO España y Libertad  8 Marzo 2008

Bilbao, 07 Marzo de 2008.-

Ante el nuevo atentado de ETA que ha costado la vida a Isaías Carrasco, España y Libertad en primer lugar quiere mostrar su solidaridad con la familia del asesinado y con todos los socialistas vascos.

Más que palabras de condena, España y Libertad quiere exigir del gobierno y del resto de la clase política hechos. La lacra del terrorismo sólo puede terminar con la victoria de la sociedad democrática española, y para ello la única vía posible es la persecución implacable de los violentos. Nuevamente llamamos a los dos grandes partidos nacionales a que retomen el Pacto Antiterrorista y en especial al ejecutivo a que vuelva a aquella firmeza ante el terrorismo que tan buenos resultados estaba dando en el pasado más reciente y que había conseguido arrinconar a ETA y sus secuaces.

Ninguna esperanza se debe dar a los asesinos y a quienes les apoyan política, moral o materialmente, de que van a conseguir avanzar ni lo más mínimo en sus objetivos independentistas, haciéndoles comprender, que mientras no abandonen la violencia y acepten el marco democrático que señala nuestra constitución, su único futuro es y será la cárcel y la marginalidad política y social.

España y Libertad exige que nuevamente se ponga cerco al sostén material, político y social de los etarras y se extirpe de la sociedad vasca de una vez por todas cualquier sigla polìtica cómplice de ETA. Una responsabilidad que recaerá sobre la opción política que gobierne tras las elecciones del próximo domingo.

Más información
678.61.61.77
info@e-libertad.es
http://www.e-libertad.es

EL FORO ERMUA ANTE EL NUEVO ASESINATO DE ETA
COMUNICADO Foro Ermua 8 Marzo 2008

Envía sus condolencias y solidaridad a los familiares, amigos y compañeros de Isaías Carrasco.

Condena el asesinato y manda un claro mensaje a ETA: cada atentado, cada muerto es un motivo adicional para redoblar las fuerzas e impedir que puedan conseguir ninguno de sus objetivos.

Condena asimismo, como ha hecho durante estos cuatro años, toda negociación con ETA de la que no se puede esperar más que en un regreso al asesinato.

Aboga por un pacto de Estado frente a ETA basado en la firmeza, la defensa de la libertad y el rechazo explícito a cualquier negociación o diálogo.

Espera que ETA no consiga el efecto desestabilizador del proceso electoral que busca con el atentado y por tanto llama a posponer las movilizaciones de condena hasta después del domingo: las elecciones son para los demócratas, no para los asesinos.

Bilbao, 7 de marzo de 2008
Desde el Foro Ermua queremos, en estos momentos de luto, dolor y rabia, enviar a los familiares, amigos, compañeros del asesinado y al propio PSE un mensaje de solidaridad y apoyo.

La condena del execrable atentado no resulta ya, a estas alturas, suficiente. Es necesario acompañarla de un renovado compromiso para hacer frente a ETA y a quienes los amparan o justifican. Los muertos no aumentan nuestro miedo, sino nuestra determinación para terminar sin ceder a una sola de las pretensiones de una sórdida banda de asesinos a quienes más pronto que tarde derrotaremos y enviaremos a prisión durante cuarenta años.

La actuación de ETA sólo sirve para acreditar, una vez más, que hay que hacerles perder cualquier esperanza y que todo diálogo es contraproducente. Para sembrar de nuevo en los terroristas la desesperanza será necesario recuperar el consenso de los dos grandes partidos nacionales en materia antiterrorista. Un consenso que para ser posible y eficaz debe estar basado en la firmeza, la defensa de la libertad y el rechazo explícito a cualquier negociación o diálogo con los terroristas, con quienes los amparan o con quienes los justifican.

Por último, el Foro Ermua espera que ETA no consiga el objetivo desestabilizador del proceso electoral que, sin duda, está buscando con el nuevo atentado y llama a la responsabilidad y a posponer hasta después del domingo las movilizaciones de condena. Los terroristas no tienen nada que decir en unas elecciones que son para los demócratas, no para los asesinos.

Atentado: Preguntas con respuesta
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 8 Marzo 2008

Como en 2004, en vísperas electorales se ejecuta un atentado terrorista y la izquierda zapaterina se lanza a la manipulación.

¿Qué partido ocupa la alcaldía de Mondragón? Acción Nacionalista Vasca (ANV).

¿Qué otro partido le ayuda al gobierno y a aprobar los presupuestos municipales? La Ezker Batua (Izquierda Unida) de Javi Madrazo y de Gaspar Llamazares.

¿Qué concejales del Ayuntamiento de Mondragón se han negado a condenar verbalmente el asesinato? Los de ANV.

¿Qué partidos exigen la derogación de la Ley de Partidos? El PNV de Ibarrexte y Urkullu, la EA de Azkárraga, la IU de Llamazares, la ERC de Carod...

¿A qué presidente de Gobierno apoyan esos partidos? A Rodríguez.

¿Quién dijo que ANV "era un partido legal desde los años 30"? José Luis Rodríguez Zapatero.

¿Qué socialista se reunió con Arnaldo Otegui? El mismo que increpó a Mariano Rajoy y María San Gil.

¿Quién dijo a quién "Ya no me quedan dudas de que cerrarás más veces los ojos y dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre, llamando a las cosas por los nombres que no son"? Pilar Ruiz, madre del ertzaina Joseba Pazagaurtundúa a Patxi López.

¿Quién llamó "accidentes" a los atentados de ETA? Rodríguez.

¿Quién dijo que rompió las negociaciones políticas con ETA después del atentado y prosiguió con ellas?

¿Quiénes están usando el cadáver de Isaías Carrasco para incitar a la participación en coincidencia con una táctica electoral del PSOE que cree que cuanta mayor sea la participación más probabilidades tienen de vencer? Los socialistas, sean políticos o voceros.

¿Quién está insistiendo en que el PP está manipulando el asesinato de Mondragón al exigir que se incluyese en el comunicado de condena la derrota de ETA? El diario del mismo grupo que circuló el bulo de los terroristas suicidas el 11-M.

Si "Invocar la unidad y a la vez condicionarla a la aceptación de los planteamientos propios", esto es la derrota de ETA y no la negociación, como escribe el editorialista de El País, ¿cabe pensar que El País de los franquista Polanco y Cebrián prefiere la negociación?

Echad un vistazo al blog de Santiago González, que ha pasado de El Correo Expañol a El Mundo. (No sé por qué no puedo colocar los enlaces de El Mundo en mi blog) y al blog de Pío Moa.

Esto no es lo que quería escribir hoy
Federico Quevedo El Confidencial 8 Marzo 2008

Había titulado mi artículo Un hombre y un destino. Se lo iba a dedicar a Mariano Rajoy. Pero, inevitablemente, los asesinos de ETA nos han hecho cambiar todos nuestros planes. Ayer por la mañana, apostados en la barra del Tony Roma’s de Génova donde Rajoy departía con un grupo de jóvenes, un compañero y amigo periodista y yo nos hacíamos la misma pregunta: “Qué raro que a estas alturas ETA todavía no haya intervenido en la campaña, ¿no?”. Solo una hora después, reunidos en la sede de El Confidencial, Daniel Forcada nos interrumpía con la terrible noticia: “Acaban de tirotear a un concejal en el País Vasco”. No había mucho más que decir. ETA ponía un muerto sobre la mesa, a solo una horas de que los ciudadanos volvieran a las urnas. ETA siempre hace lo que sabe hacer, matar, y lo hace con una crueldad extraordinaria. La maquinaria comenzó a trabajar, y lo demás ustedes ya lo han ido conociendo a través de esté y otros medios de comunicación.

Yo no quería escribir hoy de este atentado, ni de sus consecuencias. Pero se imaginarán lo que me pide el cuerpo después de la legislatura que hemos pasado. Me voy a contener porque creo que ninguna víctima del terrorismo se merece que jueguen con su memoria como han hecho otros en otros tiempos. Permítanme, únicamente, que condene por execrable la manipulación a la que ayer sometió la Cadena SER a todos sus informativos, recuperando declaraciones de miembros del PP que nada tenían que ver con el brutal atentado cometido unas horas antes. Como siempre, la radio perteneciente a ese Poder Fáctico Fácilmente Reconocible que un día denunció Aznar, hizo lo que mejor sabe hacer: utilizar a los muertos en su provecho y en provecho del PSOE. Lo hizo en las horas y días siguientes al 11-M hace cuatro años, y ha pretendido volver a hacerlo tras el atentado que ha costado la vida a Isaías Carrasco.

Como también me parece obsceno que el PSOE, haciendo uso de su lema electoral, haya dicho que la respuesta a este atentado sea llenar las urnas de votos... Les ha faltado decir que de votos a ZP. Lo que hoy nos piden los ciudadanos de este país es que, por una vez, nos comportemos como personas, y no como luchadores en un ring. Que por una vez, recuperemos aquella marea humana de solidaridad y firmeza que fue el Espíritu de Érmua. Ayer, Rajoy estuvo impecable en su declaración ante los medios. No podía ser de otra manera en quién durante toda esta legislatura ha mantenido un actitud firme y sin una sola fisura contra ETA y contra la negociación con ETA. Dicen los socialistas que hay que responder llenando las urnas de votos. Curiosamente, ayer en las emisoras y en los programas más próximos a las tesis del PSOE se enviaba el mismo mensaje: “Que nadie cambie su voto”. Curioso, digo, porque a esos mismos que lo decían ayer no les escuche nada parecido antes del 14 de marzo de 2004. Porque entonces sí les parecía bien que la gente cambiara su voto.

Yo estoy de acuerdo con que el terrorismo no debe interferir en la decisión de las personas a la hora de votar, lo estoy ahora, y lo estaba hace cuatro años. Pero también es cierto que a la hora de votar hay que tener en cuenta la actitud de cada uno frente al terrorismo, porque es una parte esencial de nuestra propia existencia el saber como va a afrontar quien tome las riendas del Gobierno la lucha contra el terror. Inevitablemente, el asesinato cruel y vil de Isaías Carrasco nos devuelve a la memoria algunos pasajes recientes de esta legislatura. El hecho mismo de que este ex concejal socialista lo fuera de Mondragón, municipio gobernado por ANV todos sabemos gracias a quien, con el apoyo de Aralar y del partido de Gaspar Llamazares en el País Vasco, no es un dato que no deba tenerse en cuenta a la hora de decidir a quien va a votar cada uno.

Esto, insisto, no es lo que quería escribir hoy. Quería escribir de un hombre que durante estos cuatro años ha mantenido una entereza moral inquebrantable en la lucha contra el terrorismo, que no se ha dejado embaucar por los cantos de sirena del recurso fácil y la vía rápida para acabar con ETA, porque desde el primer momento sabía que la única manera de terminar con los terroristas es derrotarles. De un hombre que ha vivido la legislatura más difícil de su vida política porque este ha sido un tiempo de incomprensión y de sinrazón hacia el liberalismo que él quiere encarnar. De un hombre que ha demostrado con creces que ama a su país y a sus gentes, que quiere lo mejor para todos, que será capaz de reconocer sus errores y no se crecerá en sus aciertos. De un hombre que ha aguantado dentro y fuera de su partido un acoso constante a su persona y cuya voluntad, me consta, nunca nadie ha conseguido doblegar. Sea cual sea el destino de Rajoy, lo que es seguro es que su sacrificio de estos cuatro años no puede quedar oculto en algún rincón perdido de la memoria, sino que debe estar siempre presente en el imaginario colectivo del PP y de sus votantes.

Pero esto no es de lo que me toca escribir hoy, sino de la terrible constancia de que en este país, desde hace cuarenta años, una banda terrorista sigue marcando nuestros destinos y pretendiendo influir en nuestras decisiones. Por la vida, por la convivencia, por la libertad y por la derrota de ETA, lo que debemos hacer el domingo es ser muy conscientes de a quien votamos.

ETA intenta influir en el voto con un asesinato vil y cobarde
Elsemanaldigital.com 8 Marzo 2008

El vil y cobarde asesinato del ex-concejal del PSE de Mondragón (Guipúzcoa) Isaías Carrasco, en presencia de su mujer y de una hija, sólo se puede interpretar como un intento muy meditado de la banda terrorista ETA de influir en el voto que los españoles estamos llamados a emitir mañana. Tanto la elección del momento, el último día de la campaña electoral, como la de la víctima, un militante socialista, parecen dirigidos a intimidar a una parte de la población y a demostrar que ante la capacidad criminal de la banda sólo caben la resignación y la sumisión.

En este contexto, las declaraciones que ha efectuado el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre el atentado no pueden resultar más desafortunadas. No es cierto que "ETA está ya vencida por la democracia", ni tampoco que "los españoles no admiten retos de quienes se enfrentan a sus derechos", queriendo decir con ello que los atentados terroristas no influyen en el voto.

José Luis Rodríguez Zapatero y su partido son responsables de la utilización con fines electorales de los mayores atentados de la historia de España, los del 11 de marzo de 2004. Gracias a ello, consiguieron torcer el resultado más que probable de unas elecciones generales, y provocaron que la sociedad española diera un ejemplo de debilidad ante todos los que están dispuestos a utilizar el terror y el crimen para conseguir sus fines, que los etarras no han dejado de aprovechar en esta nueva cita electoral.

En la campaña de las presentes elecciones, concretamente en el segundo debate con el líder de la oposición, el presidente del Gobierno ha insistido en esa utilización irresponsable del terrorismo echándole en cara a aquél las cifras de muertos por actos terroristas durante los periodos en el poder de uno y otro partido. Sin duda pretendía con ello legitimar ante la opinión pública su fracasada política de negociación con los terroristas, que sólo ha conseguido prolongar la vida de una banda que estaba prácticamente derrotada al final de la legislatura anterior.

Las consecuencias de esa política se aprecian ahora. En una localidad del País Vasco donde los pro-etarras han regresado al poder gracias a que el actual Gobierno no hizo lo que debía para impedirles presentarse a las elecciones municipales, los terroristas han vuelto a matar para dejar claro que siguen siendo una amenaza ante la que los pusilánimes y quienes carecen de una idea clara de lo que exige la dignidad de un Estado de Derecho no tienen otra alternativa que plegarse.

En esta hora de dolor y de ignominia, muchos ojos se vuelven hacia Mariano Rajoy. Dando una vez más ejemplo de responsabilidad y coherencia en materia de lucha contra el terrorismo, el presidente del PP no ha querido emplear electoralmente este crimen, aunque motivos no le faltarían para ello. Su partido ha apoyado incluso un texto de condena del atentado suscrito por todos los grupos parlamentarios, los sindicatos y las organizaciones empresariales, en el que no se ha querido excluir expresamente la negociación política con los terroristas.

Ciertamente, una sociedad libre no se puede dejar influir por los actos de unos criminales al acudir a las urnas. Pero la actitud de las distintas opciones políticas frente a la amenaza terrorista sí debería ser un factor determinante del voto, porque en ello nos jugamos la propia posibilidad de una convivencia civilizada.

Tenga cuidado, Patxi López, no sea que acabe trasquilado
Ricardo Rodríguez elsemanaldigital  8 Marzo 2008

En esta democracia nuestra lo habíamos visto casi todo, pero el secretario general del PSE, Patxi López, ha logrado dar una vuelta de tuerca en la escalada de despropósitos a la que se ha conducido a sí mismo desde que apuñalase por la espalda a su "amigo" Nicolás Redondo Terreros y diera por buenas las malas compañías y las vías paralelas.

Dedicó medio minuto a llorar el asesinato de Isaías Carrasco y demasiado tiempo a planificar una bronca al candidato del Partido Popular, Mariano Rajoy, ante el ataúd de la víctima. En un primer momento se comunicó a Rajoy que la propia familia prefería que no hiciera acto de presencia en la capilla ardiente. Después, el propio Patxi López manifestó a Rajoy que podía acudir. Una vez allí, el líder de los socialistas vascos le increpó en voz alta impidiendo al jefe de la oposición dar el pésame a los familiares. La atmósfera se hizo irrespirable y Rajoy no tuvo más salida que dejar la capilla ardiente.

Al instante, según Periodistadigital.com, Carlos Hernández, jefe de comunicación del PSOE en la calle Ferraz, difundió los reproches entre los periodistas en un comunicado con "frases textuales". Que Patxi López, tras telefonear a Mariano Rajoy, se dedicase a montarle una pelotera y usara el féretro de Isaías como pedrada política en la frente del adversario es el colmo del retorcimiento de lo que se espera sea una mínima actitud moral de un personaje que se supone representa a la totalidad del socialismo vasco. Es de una degradación sin precedentes, aunque tampoco puede sorprender a nadie, pero es una señal inequívoca más de que la calidad de nuestra democracia cae en picado.

Cuando están en juego la defensa de las libertades y el marco constitucional, cualquier división de los demócratas es un paso atrás en la batalla de la dignidad, no de los votos, que se está librando y en la que López jamás ha sido un baluarte firme en nombre de lo vasco, lo español y la izquierda. Ese es el fondo de la cuestión. El secretario general del PSE ha demostrado poca grandeza al decidir que era más importante lapidar al líder del PP que el duelo por el crimen de un socialista de base. Penosa conclusión: Parece que ahora lo urgente, lo prioritario, lo inaplazable, es ganar votos en las urnas a costa de traficar con la gresca en nombre de la lucha antiterrorista, tantas veces invocada en vano.

ETA vota y mata
TERESA JIMÉNEZ-BECERRIL ABC 8 Marzo 2008

Lo dije en plena euforia negociadora de Rodríguez Zapatero y lo digo hoy: ETA negocia y mata porque no sabe hacer otra cosa que decidir sobre la suerte de inocentes como Isaías Carrasco, cuya única culpa era ser español y, por tanto, blanco de quienes disparan por la espalda, porque su valentía no les da más que para asesinar a quienes no llevan escolta. Mi hermano tampoco la llevaba y lo acribillaron junto a su mujer hace diez años. Siempre ellos, los que en el nombre de una tierra se llevan la vida de un inocente y celebran el dolor de quienes lo lloran.

Mi apoyo a esa familia es tan verdadero y tan real como el dolor que siento cada vez que pienso cómo en España puede existir una organización terrorista que cuenta con la comprensión de una gran parte del pueblo vasco. Mondragón, donde estuvo más de quinientos días bajo tierra mi amigo Ortega Lara, donde gobiernan quienes no condenan los asesinatos de ETA, donde existe una cooperativa que es modelo de eficiencia económica, pero donde la sociedad es sólo modelo de un nacionalismo insano. Y es allí donde los terroristas y sus complices se mueven como peces en el agua, donde hoy todos llorarán unidos, pero donde mañana los mismos se volverán a sentar en una mesa, si no con los pistoleros, con quienes los apoyan y aprovechan sus crímenes.

ETA ha perdido el norte definitivamente, nos dice Ibarretxe. No, señor: los que lo perdieron fueron los que se creyeron que con unos asesinos se podía dialogar. La meta de ETA fue siempre acabar con España y con los españoles, y la nuestra nunca debería ser otra que la de acabar con ellos.

Queremos un Gobierno que no negocie con ETA
Alfredo Casquero elsemanaldigital  8 Marzo 2008

Isaías Carrasco ha sido asesinado por ETA. ETA, la banda comunista, ha dado su mitin cierre de campaña, antes de la doce de la noche, para que el eco de sus palabras resuene hasta el día 9 de marzo. ANV formación proetarra que el Gobierno socialista permitió entrar en los ayuntamientos, no condenará el atentado. El PCTV, formación proetarra que el Gobierno socialista permitió estuviera en el parlamento vasco, no condenará el atentado. Otegui, el hombre de paz que Zapatero y el Gobierno Socialista no metió en la cárcel hasta que no le interesó electoralemente, no condenará el atentado. De Juana Chaos, el asesino múltiple que el Gobierno socialista dejó pasearse para escarnio y agresión a las víctimas, no condenará el atentado.

Lo condenará Zapatero, el Presidente de Gobierno que ha permitido que ANV, PCTV, Otegui y De Juana Chaos, puedan hacer libremente lo que les venga en gana, porque hemos tenido un Gobierno que ha mentido, que ha negociado con ETA y que ha engañado a todos los españoles.

El asesinato de Isaías, que Dios tenga ya en su gloria, es exclusivamente responsabilidad de ETA, la banda comunista, cuya actividad criminal había sido frenada desde un año antes que finalizara la legislatura del PP.

Hoy, en marzo de 2008, ETA lleva cinco asesinatos, y los partidos que la apoyan, que no condenarán el atentado, están en las instituciones, y eso sí es responsabilidad del presidente Zapatero, cuyo aire de galán provoca esos enormes orgasmos al fundamentalista y sectario Zerolo.

Si hubiera un mínimo de cordura, Zapatero sería barrido electoralmente. No porque le sea achacable los atentados de ETA, porque eso es sólo responsabilidad de nacionalistas asesinos. Debe ser barrido electoralmente porque España necesita un Gobierno que no mienta.

Y sobre todo, porque España necesita un Gobierno que no negocie con ETA.

El espejismo de Zapatero
EDURNE URIARTE ABC 8 Marzo 2008

Ni el fin de la tregua, ni los crímenes de la T-4 y de Capbreton habían acabado con un espejismo, el de la paz, que se apagó ayer, quizá definitivamente, bajo las balas que asesinaron a Isaías. El espejismo de Zapatero de la desaparición de ETA, el fin de las muertes, la seguridad con su fórmula maestra de la paz ha aguantado todos los avatares del proceso y el post-proceso a través de tres mensajes que Zapatero y su Gobierno han trasladado con eficacia al ánimo ciudadano.

Primero, el mensaje de los «accidentes» o de los muertos no buscados por ETA. Fue la interpretación de la T-4, pero también de Capbreton. Tampoco en Capbreton asumió el Gobierno la plena voluntad asesina de ETA y recalcó que se había tratado de un enfrentamiento, un encuentro fortuito con los guardias civiles, otro crimen no planeado por ETA.

Segundo, el mensaje de las «expectativas». Ni tras la ruptura de la tregua ni tras Capbreton ha destruido Zapatero la esperanza de una nueva negociación con ETA. Al contrario, la ha alimentado con el recurso a la noción de las expectativas. Ahora mismo no hay expectativas, ha respondido una decena de veces, cuando se le ha preguntado. Es decir, ahora mismo ETA no quiere, pero es posible que vuelva a querer muy pronto y yo estaré ahí para asegurar la paz.

Y tercero, el mensaje del número de muertos. El que repitió en el segundo debate, el del menor número de asesinatos terroristas sufridos con él, Zapatero, el hombre de la fórmula de la paz, frente a los producidos con ellos, la derecha, el partido del enfrentamiento.

Zapatero no ha recibido censura significativa de los ciudadanos en materia antiterrorista porque esos tres mensajes han funcionado. Porque el espejismo de la paz ha seguido vigente. No porque sus votantes ignoraran la negociación política o el engaño, sino porque las admitían a cambio de la paz. A cambio de lo que hasta ayer era la promesa de la paz y ahora es el espejismo de la paz.

In crescendo el “ETA ha matado, ¡A por el PP!”
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 8 Marzo 2008

Se está repitiendo una escalada similar a la ocurrida tras la masacre del 11M, señalando al PP como el partido que no quiere la unidad y busca sacar rentabilidad política al atentado de Mondragón, la muerte de Isaías convertida en arma electoral por quienes acusan al PP de utilizar el asesinato como arma electoral, es un truco tan viejo que a pesar de oler muy mal creen que les hará ganar de nuevo las elecciones gracias a un atentado terrorista. ETA lo sabe, ETA lo ha hecho, ETA sabe quien le interesa que gane, y la escalada del ¡A por el PP! Va in crescendo, solo un ejemplo, lean El País y verán que la escalada ya ha subido muchos peldaños en la ignominia.

El País.
“Los partidos llaman a votar para responder al asesinato de ETA

Los partidos democráticos reaccionaron unánimemente reclamando para mañana el voto masivo de los ciudadanos, pero fueron incapaces de articular una respuesta conjunta debido a las exigencias del PP en la reunión que sus representantes mantuvieron en el Congreso. Para escenificar la unidad contra el terrorismo, Zapatero y Rajoy visitaron por separado a los familiares y compañeros de la víctima”

Mi traducción: ETA ha matado, pero ojo, nada de comprometernos todos a derrotar a ETA, nada de ir a saco con la Ley a por ellos, nada de no volver a negociar con ellos, todos a votar como si eso valiese para algo salvo que creen unos que a mas votos mas posibilidades de ganar. ETA ha matado, se debe imponer la unidad, pero ahí tienen al PP que como siempre utiliza el terrorismo como arma política y plantea unas exigencias que destrozan la unidad, Rajoy no quiero apoyar al gobierno en la lucha contra ETA, incluso va por su cuenta a la capilla ardiente de la víctima. Ese mensaje lo lanza El País en el primer párrafo de su artículo resumen de los hechos acaecidos, el PP sigue a lo de siempre. Si tanto les interesa la unidad y quieren derrotar a ETA ¿Por qué no aceptar la anulación del mandato del Congreso para negociar con ETA y tener así al PP en la unidad?

Item más, El País y el in crescendo anti PP.
“La exigencia del PP fractura de nuevo la unidad contra ETA
Los partidos firman un comunicado conjunto, pero los populares destacan que no se aceptaron sus condiciones”

Mi traducción: El PP va a lo suyo, no quiere la unidad contra ETA, pero si leen las informaciones lo que el PP propone es que se acabe el pampaneo con ETA, que se acabe con la autorización del Congreso a negociar con ETA y eso lo convierten en que el PP no quiere la unidad contra ETA. Ya falta menos para el gran paso, lo que quieren estos de la derecha es que ETA mate, ETA ha matado luego el PP es responsable de esa muerte. Ya falta menos, esperan que llegará.

Otro paso más en la escalada del a por el PP en el editorial de El País.
“Votos frente a pistolas
El PP no ha podido resistirse a utilizar de nuevo un atentado para fines partidistas
Sin embargo, como si de una maldición se tratara, al dolor del asesinato del ex concejal socialista Isaías Carrasco se unió anoche, una vez más, para estupefacción y rabia de muchos ciudadanos, la incapacidad de ciertos políticos para estar a la altura de las circunstancias. Como en 2004, el PP vio en el atentado la posibilidad de desgastar al rival y obtener réditos electorales.”

Mi traducción: estamos donde siempre, el PP queriendo aprovecharse del terrorismo como tras el 11M. Si se fijan es lo de siempre, estos progres rojos socialistas que utilizan el terrorismo para ganar elecciones acusan al borrego de morder a los lobos, es increíble, pero creen que les funcionará. Si la guerra de Irak a la que nos llevó Aznar propició los atentados del 11M y lo quisieron ocultar, la utilización del terrorismo con fines partidistas que hace el PP propicia que ETA sea más fuerte, luego también en este caso algo de responsabilidad tiene el PP en el asesinato. Estos tíos progres son tan trasparentes y simples que repiten lo mismo en dos elecciones sucesivas. Y luego vendrá la llamada a boicotear sedes del PP y luego vendrán los gritos de asesinos hacia gentes del PP el día de votación y luego.... lo de siempre. El País habla de claves políticas, pero es incapaz de analizar porque ETA ha matado a Isaías, que en paz descanse, y no lo hace porque ETA ha buscado darle votos al PSOE, ha buscado que El País y otros medios de la división Das Reich progre mediática lancen editoriales como ese contra el PP.

El hecho irrefutable es que Zapatero y el resto de los partidos se oponen a la propuesta del PP de derogar la autorización de negociación con ETA, ese el hecho, y eso significa que quieren seguir negociando, si es que no lo están y lo han estado sin solución de continuidad.

Otro paso, las mentiras, aquí tienen a Rubalcaba mintiendo como un bellaco que desconoce la verdad.
“ha añadido Alfredo Pérez Rubalcaba. Sobre la reacción de la alcaldesa de Mondragón, ha explicado: “ANV por fin ha mostrado lo que de verdad es. Se les ha acabado la política”.”

La gran mentira, no se les ha acabado la política al ANV y él bien lo sabe, sabe que aunque ilegalicen ose aplique cualquier auto de los tribunales previo al juicio, incluso si sale del juicio la ilegalización ETA por medio de ANV seguirá haciendo política, ETA por medio de ANV seguirá cobrando de nuestro dinero para sus cosas, lo sabe y miente, porque todos los cargos seguirán en sus puestos por más ilegalizaciones que haya. Este país es así de gilipollas, dice un tribunal, esos son de ETA, quedan ilegalizados y esos de ETA siguen en sus puestos en los ayuntamientos, pero nuestro ministro nos miente diciendo que se les ha acabado la política.

Es muy curioso que la mentira de Rubalcaba la saque El País en la entradilla que acompaña al titular en primera página pero en el articulo al que lleva no se reflejen esas palabras, eso es porque en nada cambiarán la portada y no quedará rastro de la mentira. Son así estos chicos progres.

Otro paso más en la escalada de demonizar al PP como responsable del asesinato en El País.
“El PP mantuvo en campaña que aún había contactos”

Y con los antecedentes de Zapatero, pocas dudas caben de que hay contactos, y siempre los ha habido y siempre nos ha mentido. Pero el PP es mu malo y crispador.

No se me olvida la primera comparecencia de Rubalcaba donde calificó el asesinato de ETA como “acción”, vil y cobarde, pero “acción”, justo el mismo término que utiliza ETA para hablar de sus crímenes y asesinatos. En el diccionario hay decenas y decenas de palabras que podría haber utilizado Rubalcaba, asesinato, crimen, atentado terrorista, gravísimo delito, barbarie asesina, pero usó “acción”. A mi personalmente me recuerda algo llamado sintonía, me recuerda “el accidente” de la T4 según Zapatero y la terminología acordada con ETA, me recuerda muchas cosas y la autorización del Congreso para negociar con ETA sigue en vigor, y los etarras so capa de ANV siguen en los ayuntamientos y cobrando nuestro dinero, y los etarras del PCTV siguen en lo suyo cobrando también y ahí están porque Zapatero les dejo meterse.

Una repetición del 11M en menor escala, pero siguen el mismo guión. Terrible. La apabullante artillería empleada en El País contra el PP, es cientos de veces de mayor calibre que le empleada contra ETA, es el objetivo.

Documentación.
Articulo de El País
Artículo de El País.
Editorial de El País.
Artículo de El País sobre Rubalcaba.
Otro artículo de El País.

Mondragón, estado de excepción
Pascual Tamburri elsemanaldigital 8 Marzo 2008

Un Estado totalitario, contra la opinión más vulgar, puede tener apariencias democráticas, y de hecho a menudo las tiene. En el País Vasco hay democracia, pero en algunos lugares y para una parte de la población –la que no participa del régimen- la democracia es sólo una ficción. Mondragón es uno de esos lugares sin libertad real y el ex concejal socialista Isaías Carrasco era una de esas personas al margen de la normalidad totalitaria. Ahora, ETA lo ha matado.

ETA no existe para lograr la independencia de una nación de ensueño, sino para imponer a una parte del pueblo español –vascos y navarros- un régimen totalitario, en el que sólo una idea política sea admisible. Es fácil y agradable ser abertzale en sitios como Mondragón, prósperos además por un entramado empresarial-político que ningún juez español ha osado aún investigar a fondo. Lo difícil es no serlo, tan difícil que a algunos los matan.

ETA no quiere la libertad, sino extender y ahondar un régimen que en algunos lugares ya existe hace décadas. ANV, es decir ETA, gobierna Mondragón en lo político, y otras ramas del mismo aparato se encargan de la sociedad, de la juventud, de la economía. ETA no quiere libertad tampoco fuera de Mondragón, y por eso ha matado a Carrasco en vísperas de unas elecciones nacionales.

La única victoria política que ETA necesita es que se le reconozca como interlocutor político. Si alguien da ese paso, y Zapatero ha querido darlo con su necio "proceso de paz" y demás zarandajas cursis, ETA podrá vencer, y en lugares como Mondragón y para personas como Isaías Carrasco jamás habrá libertad. Esa libertad debe ser garantizada, en cambio, empleando todas las fuerzas del Estado para aplastar a ETA.

Hablan las pistolas
Vicente A.C.M. Periodista Digital 8 Marzo 2008

ETA vuelve a manifestar su opinión como únicamente sabe transmitirla. mediante el asesinato por la espalda a un indefenso ciudadano. En la frialdad de su cobarde asesinato, no le ha importado, como siempre, que estuviera su mujer o su hija siendo testigos de ver la muerte en directo, la escena macabra y dramática del lenguaje de las pistolas.

Quiero adherirme humildemente desde mi blog al dolor de esa familia destrozada por la sin razón de una banda criminal apoyada por la ceguera de una parte enferma de la sociedad vasca que da cobijo, amparo y justifica cualquier asesinato o atentado si es realizado por ETA. Esa parte de la sociedad es ETA y es la que hoy ha vuelto a apretar el gatillo por tres veces, de espaldas y a la nuca de un ciudadano libre vasco.

Es hora de que se acabe con la hipocresía de que la negociación lleva al convencimiento del abandono de la violencia. Se ha demostrado que ninguna negociación puede llegar a término salvo que se ceda al chantaje terrorista de las bombas y de los disparos en la nuca. Es hora de que se acabe con el cheque en blanco dado por un Congreso de los Diputados engañado por la ilusión de una falsa tregua y una paz que nunca podrá ser alcanzada hasta la derrota final de ETA.

Esta tarde se va a celebrar una reunión en el Congreso de los Diputados donde estarán la mayoría de las fuerzas democráticas de España. Lo único que esperan los españoles es que de esa reunión salga una sola voz firme que transmita un mensaje claro, contundente e inequívoco a esos asesinos. El mensaje de que nunca conseguirán sus objetivos políticos y que su final es la entrega de las armas y responder ante la justicia por sus crímenes. Las opciones políticas solo se pueden defender en las urnas y renunciando a cualquier tipo de coacción o violencia.

Ese mensaje desgraciadamente es el que no se ha transmitido en esta legislatura. La obcecación de un Presidente y su visión mesiánica ha fortalecido a la banda terrorista que ahora responde como sabe a las negativas a sus pretensiones. Esta es su respuesta a la ilegalización de ANV y el PCTV. Esta es su respuesta a lo que llaman violencia del Estado sobre el pueblo vasco. Esta es la respuesta que obtiene un Gobierno que ha jugado con fuego y al final se ha quemado.

ETA, maldita ETA.
Paco Sande Periodista Digital 8 Marzo 2008 8 Marzo 2008

Bien, como dice el clásico: La suerte está echada. A estas alturas de la película no creo que quede, ya, ni un solo español que no tenga decidido a quien va a votar, o no votar, por que también habrá quien haga eso.

Y visto lo visto, y pesar de la ayuda de casi todas las televisiones, -hablo de las que se pueden ver en toda España, pues la famosa TDT todavía está por llegar a la mayoría de nosotros- de la radio con mas oyentes,-o eso es lo que dicen ellos, bueno el EGM, o sea ellos- del periódico que mas ejemplares vende, -igual que lo de arriba, lo dicen ellos etc- de los moderadores: Vidal y Viza, -V&V-, del apoyo de los “titiriteros unidos sin estómagos agradecidos” y de los orgasmos de Zerolo, -que asco- a todo el PSOE en general y a Zapatero en particular, no les llega la camisa al cuerpo, pensando en la posibilidad de que… pueden perder las elecciones, -y no creo que se vaya a repetir lo del 11M, seria mucha casualidad, ¡vamos digo yo!-.

Tanto es el canjuelo que tienen que han quitado del armario –nada que ver con Zerolo, solo es una forma de hablar- al viejo zorro plateado, no, no hablo de Jack Nicklaus, hablo de Felipe González, quien, creyéndose de nuevo en Suresness, viéndose de nuevo como aquel “Isidoro” que enfebrecía a las masas con sus soflamas, se lanzo al ruedo como un toro en una cacharrería, repartiendo leña a diestro y siniestro, insultando al líder de la oposición, tratando de hacer chascarrillos y parecer del pueblo para atraer al pueblo, sin parar, de aquí para allá, pero ahora, salvo sus incondicionales, el pueblo ni se inmuto, porque ya nadie ve en Felipe González a aquel joven que luchaba por la libertad y el derecho de los pobres, ahora ven un viejo burgués, acomodado, trabajando para el hombre mas rico del mundo y además con una paga vitalicia por haber sido presidente de España, con una vida con tan pocos apuros económicos, tan lejos del típico mileurista, -algunos ni eso, hay muchísima gente que no llega a los mil euros ni de coña- que muy difícilmente el obrero español, el de infantería de toda la vida, que diría Reverte, el que hace malabarismos para llegar a fin de mes, se podría identificar con el.
También soltaron a Alfonso Guerra, pero la figura de éste, está, todavía, mas devaluada que la de aquel y el personal paso de él sin pena ni gloria. Hay un dicho ingles que dice: uno debe saber irse cinco minutos antes de que lo echen y estos dos y alguno más, debían aplicarse el cuento.

No obstante en el bando contrario y a pesar de la desastrosa gestión del Gobierno de Zapatero con una política antiterrorista que solo servio para beneficiar a la ETA internacionalizando el problema, otorgándoles la mayor parte de sus exigencias y traicionando de esta manera la Constitución, de emprender un proceso de disgregación de la nación española, para convertirla en un amasijo de “nacioncitas” inventadas a gusto de los nacionalistas-separatistas, mintiendo a los españoles cuando juraba y perjuraba que ya no estaba en tratos con la ETA, cosa que mas tarde el mismo rectifico, confesando que había mentido, -solo esto, en un país como EEUU le hubiese costado un “impechment”, la presidencia y posiblemente, su carrera- de dejar libre a un asesino como De Juana Chaos, para satisfacer los deseos de la banda terrorista, de llamar “accidentes” a los atentados perpetrados por estos y muchas cosas mas que quedan en el tintero, a pesar de todo esto en el PP también están en un sin vivir, y la cosa no es para menos, pues los españoles somos masoquistas y todo el asunto está muy, pero que muy igualado, sea uno de uno o de otro bando, esto se ve muy chungo.

Una cosa tenemos clara y es que, ninguno de los dos partidos va a conseguir mayoría absoluta y, otra vez, estarán y, con ellos estaremos todos, a merced de los partidos nacionalistas, esos mendigos de la política que, por un golpe de suerte o mejor, a causa de un sistema electoral absurdo y Kafkiano, que solo se puede dar en un lugar como España, porque ya se sabe, “Spain is diferent”, han quitado la bolita ganadora y, al igual que sátrapas de algún emirato árabe, cuyo país nadase en petróleo, se disponen a quitar la mayor tajada posible de su golpe de suerte, y así cuatro pelanas imponen su santa voluntad sobre un país de mas de 48 millones de habitantes y que, de consentírselo, lo acabaran llevando a la extinción.

La Sra. Rosa Díez asegura, que no apoyara a ningún partido, si no proponen la reforma de la Ley Electoral"
La candidata de UPD ha defendido la necesidad de reformar la Ley Electoral para que "el voto de todos los ciudadanos valga lo mismo". "Los legisladores sabían que ésta ley era injusta, y sirvió en un momento dado. Ahora no hay ningún argumento más que el conservadurismo más carca para mantenerla".

Esperemos que esta señora consiga algún escaño, esperemos que alguno de los dos partidos mayoritarios, sino los dos, siga su ejemplo y esperemos que consigan cambiar esta maldita ley electoral y darle a este pobre país un sistema de voto racional en el cual todos los votos valgan lo mismo, independientemente de donde se emitan, y libren de una vez para siempre a España de este cáncer.

En el momento de escribir este blog me llego la noticia de que la ETA había vuelto a matar. No lo colgué en aquel momento y preferí esperar a la noche para ver como se desarrollaban los acontecimientos.

Pues ya está, han vuelto a matar, han matado a un pobre hombre, Isaías Carrasco, no creo que muchos de nosotros lo conociéramos, yo no, por lo menos, pero desde hoy, su nombre a pasado a formar parte de nuestras vidas. Esperemos que su muerte no haya sido en vano.

Todos los partidos, excepto Batasuna, han condenado el atentado, este asesinato sin sentido. No consigo ver que movió a la maldita ETA a asesinar a dos días de las elecciones.

El PP como oposición nos está dando una lección de respeto democrático, sin ensañarse con el PSOE y tratar de quitar tajada de este atentado, muy al contrario de lo que estos hicieron en marzo de hace cuatro años, con el 11M, con los mensajitos de asaltemos las sedes del PP, “pásalo”, manifestaciones por las calles en el día de reflexión, Rubalcaba diciendo, el mismo día, que España no se merecía un gobierno que le mienta, -Y es verdad, pero lo tuvo, Zapatero mintió- etc, etc, etc,

E incluso, hoy, ahora en este momento, ya esta la SER tratando de embrollar lo más posible y preguntando: ¿A quien beneficia este atentado? Y es que no hay forma, quien nace con el espíritu del alacrán, -recuerdan el que pico a la rana que lo transportaba-, muere con el espíritu del a lacran. ¿Verdad señora Nierga?

Todos los políticos y medios coinciden en lo mismo, que esto no debe hacernos cambiar nuestro voto.

Pues yo no estoy de acuerdo, yo creo que esto no debe hacer reconsiderar todavía mas a quien vamos a votar. Si íbamos a votar al PP, sigamos votando al PP, si íbamos a votar al PSOE, votemos al PSOE, votemos a CIDADANOS, votemos a UPD, a los verdes, a los amarillos o las los color butano. Pero no votemos al maldito nacionalismo, a ninguno, todos, todos son iguales.

Alguien me dijo hoy que eso no era verdad, que el nacionalismo gallego o catalán no mataba y que no se podían comparar con el vasco, pues si, si se pueden comparar. Es verdad que la ETA asesina, te quita la vida, y hay quien dice que la vida es el don mas preciado, por que la vida lo es todo, es uno mismo, después de eso no hay nada, y eso es verdad, pero no del todo, pues yo, -y como yo seguramente mucha gente mas-y no soy ningún héroe ni siento deseos de morir, pero les aseguro que aunque aprecio mi vida muchísimo, tengo tres o cuatro cosas, que aprecio mas que mi vida, dos de ellas son: mi libertad y mi país y por ende la libertad de mi país. Y pienso que cuándo una panda de asesinos te quita la vida, te despoja de todo, pero cuando un nacionalista catalán o gallego te obliga a rotular tu comercio, a enseñar a tus niños, a recibir tus facturas, a pagar tus multas o la que se tercie en catalán o gallego porque a ellos les sale de la… flor, te están robando tu vida, te están despojando de todo.

Igual que hace la ETA, maldita ETA.
Antes de votar el domingo píenselo.

Disparar al que no piensa como tú (y todo lo que queda detrás)
Luis Ventoso La Voz 8 Marzo 2008

Matar las ideas contrarias. Impedir que hable el discrepante. Implantar con la violencia un pensamiento único. Olvidar todo rescoldo de humanidad y disparar a bocajarro a inocentes indefensos.

Eso es lo que hacían los nazis.
Eso hace ETA y quienes la amparan.

Los asesinos de Isaías Carrasco (obrero humilde de 42 años, cobrador en un peaje y padre de tres hijos) van a ser detenidos pronto. ETA está débil y a la baja. Los autores de su penúltimo atentado, cometido en el sur de Francia, fueron capturados en una semana. Entonces, ¿por qué nos perturba tanto este asesinato? Por su extrema crueldad y por el momento, claro, a 48 horas de las elecciones. Pero además porque ETA es la fiebre que avisa con furia de una dolencia crónica: en España existe una comunidad donde el que piensa diferente está marcado y se juega la vida.

En un Estado democrático del siglo XXI hay un pequeño país donde no se conoce la alternancia. Allí siempre ha gobernado el mismo partido, que ha convertido su ideario en un dogma que impregna la educación, la televisión y la vida social. Quién haya visitado algunos de los pueblos duros de Guipúzcoa y del interior de Vizcaya se habrá sorprendido al comprobar la dejación total de funciones por parte del Estado. El ambiente es opresivo. Las libertades públicas que tanto nos costaron no están operativas. Ayer, ANV, el brazo político de ETA que gobierna en Mondragón, le quiso negar a la víctima hasta una capilla ardiente en la casa consistorial.

La banda terrorista ocupa el plató porque es la trompetera salvaje de un pulso en marcha. Más de 200.000 vascos sintonizan con ANV, la ETA civil. El Gobierno vasco quiere convocar un referendo secesionista en octubre. Y ese es el objetivo final de los terroristas. Difícil soslayarlo, por muy sentidas palabras que diga Ibarretxe en la hora del luto.

Gane quien gane, PSOE y PP debería tender los puentes para salvaguardar al Estado democrático. España ha sido en los últimos 30 años uno de los grandes éxitos de Europa, una experiencia de progreso y libertad. No puede dejarse acogotar por pistoleros decimonónicos y encorbatados defensores de la exclusión étnica más rancia.

Arrasate, un mundo perfecto
Mondragón-Arrasate es el piso piloto del mundo soñado por el nacionalismo vasco. Allí fue asesinado ayer Isaías Carrasco, trabajador español, nacido en Zamora y militante del Partido Socialista de Euskadi.
JORGE M. REVERTE El País 8 Marzo 2008

A Isaías Carrasco le ha matado ETA. Era un hombre sencillo, sin nada que le hiciera destacable, salvo para sus amigos y su familia, apartado de la política, donde había residido de forma casual (valiente, pero casual) hasta que se cansó, porque prefería, como es razonable, ser un trabajador normalito y pasar la jornada laboral en lo suyo sin tener que llamar la atención ni llegar a casa todos los días encabronado con las cosas de los compañeros del Ayuntamiento.

Pero Isaías reunía dos características que le convertían en un objetivo terrorista: era muy fácil matarle y se parecía a casi cualquier persona de su pueblo. Porque era un trabajador español. De Zamora, para ser exactos. Esto no suele destacarse cuando se cuenta la vida de los que la pierden a manos de los terroristas nacionalistas. O sea, que el muerto tiene que ser español. No del Estado, que es una inconcreción, sino de un país que se menciona poco en el País Vasco. Más preciso, para renuentes al entendimiento: no hacía falta que fuera un patriota español, bastaba con que fuera de ese sitio.

En un lugar como Mondragón (o Arrasate, como cada uno prefiera decirlo), eso no es ninguna tontería. En Arrasate, el concejal de Cultura fue sorprendido por la policía de Tráfico cuando borraba con pintura negra los topónimos que identificaban la localidad con Mondragón, para que quedara sólo el euskaldún. En Arrasate-Mondragón hay una alcaldesa que se presentó detrás de las siglas de ANV y que todo el mundo en el pueblo sabe que era de Herri Batasuna. En Arrasate-Mondragón hay una gran parte de ciudadanos que vienen de Zamora, como Isaías, o de La Serena, en Badajoz, que llegaron allí hace más de cuarenta años y contribuyeron, estudiando, formándose, siendo cada vez más listos y más hábiles, a que el pueblo se hiciera rico, un auténtico emporio, en el que residen empresas como Eroski y sus derivados industriales, como Fagor y otras espléndidas factorías de producción de electrodomésticos y máquinas herramienta.

Mondragón-Arrasate es, en cierta manera, la perfección del soñado mundo del nacionalismo vasco, el piso piloto. Ese mundo donde se aúnan el ingenio de la raza, su capacidad creativa, su inmensa fortaleza de espíritu, con la creencia en la superioridad mítica. Allí, antes de que hubiera industria, crecían valerosos vascones que cazaban osos y se los comían junto con su familia en un entorno idílico que cantan hoy los subvencionados escritores en euskera. Después llegaron los españoles y destrozaron la Arcadia feliz. Pero los vascos originarios supieron imponerse a la insoportable modernización y se hicieron los mejores y más competitivos de todos los habitantes del continente europeo, en el que eran los más antiguos, aunque consiguieron escaparse de enfermedades tan groseras como la romanización. (Esta descripción está en los textos básicos del nacionalismo vasco, no es una invención del articulista).

¿Qué pasa ahora en Arrasate-Mondragón? Pues es muy sencillo, que sobran los Isaías. ETA lo sabe bien, sabe a quién mata. No es sólo que no tenga capacidad mayor, ni es sólo que se vea incapaz de competir con el terrorismo islamista. ETA se carga a Isaías porque sobra, porque no encaja en el esquema del mundo perfecto.

Y con la elección de Isaías está dando un mensaje complejo que tiene como receptores a todos los ciudadanos españoles, a los que quiere contar que sigue existiendo, que tiene capacidad de matar (para lo que hace falta tan sólo una pistola y un tipo que no tenga en su cerebro ni en su corazón nada que se lo impida). Pero también tiene otros receptores, que son los nacionalistas vascos; para ser exactos, todos los nacionalistas que habitan España.

¿Cuál es el mensaje? Es obvio, por mucho que nos siga costando creerlo tras cuarenta años de terrorismo. Se trata de hacer que nos rindamos, de que entremos de una vez por todas en razón. Una cosa es haber nacido en Zamora y otra muy distinta no aceptar, con las condiciones que le pongan a uno, que se forma parte de la comunidad que le ha acogido a uno. Isaías era, pese a su sencilla posición social, un tipo de Zamora que militaba en el Partido Socialista de Euskadi. O sea, que estaba en una empecinada y radical posición que le igualaba a sus compañeros de partido y a los más de mil votantes del Partido Popular que hay en Mondragón-Arrasate, a los que nadie conoce porque nunca se pueden identificar en un bar ni en la tienda de ultramarinos.

Isaías lo cantó en un mal día. Dijo que sí a la propuesta de figurar en una lista electoral. Y no se marchó del pueblo porque pensaba que eso no era suficiente como para que ningún vecino le pegara un tiro en la nuca. Porque él creía que ser concejal y votar las propuestas sobre urbanismo, medio ambiente o la recogida de basuras eran cosas normales, que tenían que ver con la convivencia y el orden cotidiano.

Isaías no sabía lo que sabe el lehendakari. Porque Ibarretxe lo sabe de sobra. Ibarretxe acudió en su momento a la sala de espera de la UCI donde José Ramón Recalde intentaba salir vivo del tiro que le había machacado la mandíbula, y le explicó a la mujer del ex consejero de Educación del primer Gobierno vasco que era intolerable que en una sociedad donde se podía comer tan bien, se podían contemplar paisajes tan sublimes y había un nivel de vida tan bueno, alguien perturbara la vida cotidiana pegándole tiros a la gente.

La imagen de Ibarretxe saliendo del hospital donde el cuerpo de Isaías había ido a parar era patética: abrazaba con pesar al líder de su partido, Íñigo Urkullu. Estaban los dos al borde de las lágrimas. Y comentaban a la prensa que ETA ha perdido el norte. Porque su mundo perfecto se había quebrado una vez más. Los mensajes posteriores serían los de siempre: los del equilibrio, los del enorme padecimiento que a los vascos de veras les provoca esa simétrica amenaza que son los salvajes asesinos de ETA y los empecinados españoles que no acaban de entender que todo sería más fácil si admitieran de una vez que Euskadi es otra cosa, que Euskadi no es de ellos, sino de los vascos de buena voluntad y Rh negativo, que no vivirían un conflicto tan terrible y sanguinario si no fuera porque unos y otros se empecinan en no reconocer la realidad trascendente de un pueblo.

Ibarretxe es un experto en estos trances: ya nos lo dejó claro cuando unos etarras mataron a Fernando Buesa, o cuando dieron un tiro en la cara a Joseba Pagaza. Él es capaz de sobrevivir a los dos extremismos, al de los que asesinan y al de los que se obstinan en reclamar que lo primero es la libertad y mucho después la identidad.

Isaías se creía que tenía derecho a vivir en libertad en un país como España, donde la ley impera en casi todo el territorio. Pero a él se le olvidó el casi.

Hoy estamos de luto por Isaías. Y ya no discutimos sobre propuestas educativas, de organización de la salud pública, o sobre política exterior. Sólo nos lamentamos por su muerte. Y nos volvemos a pelear en las tabernas en torno a la esencia del "conflicto" vasco. Pero no hablamos de lo de verdad, de lo que tampoco se habla allí en voz alta, de que hay un trozo de Europa donde no hay libertad, donde los que reciben amenazas no están en el Gobierno, sino en la oposición. Y donde los que mandan explican sin sonrojarse que son simétricos el terrorismo y la defensa de la libertad.

Mondragón-Arrasate era el lugar perfecto. Isaías, el blanco adecuado. Porque allí se encarna el mundo perfecto del nacionalismo, donde sobran los Isaías.

De paso, nos han destrozado el final de la campaña. Porque tenían que estar en ella. Y hemos picado.
Jorge M. Reverte es escritor y periodista.

PRISA vuelve a tratar de rentabilizar el atentado a favor del PSOE y contra el PP
Juan Cruz Osta Periodista Digital 8 Marzo 2008

El grupo de comunicación encargado de agitar la jornada electoral contra el PP tras los terribles atentados del 11-M ha puesto la maquinaria en marcha. Minutos después de conocerse el asesinato por parte de ETA de Isaías Carrasco, la Cadena SER comenzó con soflamas contra el principal partido de la oposición, sabedora de que el atentado podía traer a la cabeza de los votantes los trapicheos abyectos de Zapatero con la ETA. Han seguido el resto.

ETA acababa de asesinar a tiros a un ex concejal socialista de Mondragón. Un nuevo atentado terrorista ponía fin a la campaña electoral. A sabiendas de que la fracasada política entiterrorista del Gobierno le podía suponer en estos agrios momentos un desgaste al Partido Socialista, el potente Grupo Prisa se ha puesto a trabajar a marchas forzadas y en una clara dirección: Este atentado tiene que perjudicar de nuevo al Partido Popular.

Este sábado por la mañana, día de reflexión, El País abre con el siguiente titutar: "Los partidos llaman al voto masivo para responder al crimen de ETA". Y, ¿había dónde hay que orientar ese "voto masivo"? Ellos mismos dan pistas.

En un editorial de antología, el diario que dirige Javier Moreno dice:

Sin embargo, como si de una maldición se tratara, al dolor del asesinato del ex concejal socialista Isaías Carrasco se unió anoche, una vez más, para estupefacción y rabia de muchos ciudadanos, la incapacidad de ciertos políticos para estar a la altura de las circunstancias. Como en 2004, el PP vio en el atentado la posibilidad de desgastar al rival y obtener réditos electorales.

Para ello, el PP no dudó en acudir a la reunión de los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados que debía pactar una declaración común de repulsa y unidad con una exigencia que sabía que sería rechazada por el resto de los partidos: la revocación de la resolución de la Cámara baja que avaló el diálogo con ETA. El PP firmó esa declaración para minutos después destacar públicamente en una conferencia de prensa que le parecía insuficiente, y sembrar así de nuevo el germen del enfrentamiento entre los demócratas, tan sólo unas horas después de un crimen terrorista.

En lugar de potenciar lo que une, el PP decidió poner sobre la mesa lo que separa. Con el Congreso disuelto, a 48 horas de las elecciones y con el cuerpo del ex concejal socialista todavía caliente, al representante popular, Ignacio Astarloa, al que hasta hace pocos meses muchos aún consideraban un hombre razonable, no se le ocurrió otra cosa mejor que reclamar la revocación de un texto que había sido aprobado por todos los grupos. El objetivo no era otro que erosionar al Gobierno y sembrar la duda sobre la honestidad del presidente Zapatero y su partido cuando afirma que ya no cabe ninguna opción de diálogo con ETA. La víctima de ayer era militante, precisamente, de ese partido. Falta saber, y los ciudadanos tienen el derecho a conocerlo antes de acudir mañana a las urnas, si Astarloa actuó por iniciativa propia o por órdenes de su jefe político, Mariano Rajoy. El presidente del PP no debería permitir que esta duda ominosa se alargue ni un minuto. No se trata de la política, es la dignidad personal lo que está en juego.

Y concluye:
"Quitarles toda esperanza", como ayer repitió Rajoy, significa también no darles la baza de la división entre demócratas. Lamentablemente, el comportamiento posterior de su partido fue en sentido diametralmente opuesto. Invocar la unidad y a la vez condicionarla a la aceptación de los planteamientos propios es jugar con cartas marcadas. Por todo ello, ayer fue un día de doble duelo.

El País, pues, tiene el duelo del asesinato de una persona a manos de una banda terrorista y, además, el duelo de tener una oposición que mantiene la posición que tiene el PP.

Además, y para que una imagen diga mucho más que un titular y que un editorial, abren la portada con la siguiente fotografía:
Mientras la Cadena SER no deja pasar un solo boletín informativo sin recordar "la división propiciada por el Partido Popular", la versión digital del diario de PRISA se mantiene impasible al paso de los acontecimientos. Una vez que ya está socilitado el "voto masivo", abre así:

"La exigencia del Partido Popular fractura de nuevo la unidad contra el terrorismo".
Y sigue:
"Los partidos firman un comunicado conjunto contra la banda terrorista, pero los populares destacan que no se aceptaron sus condiciones. El PP firmó ayer el acuerdo de luchar conjuntacontra ETA, y después tardó exactamente un minuto y medio en volver a arremeter contra la política antiterrorista del Gobierno y en advertir que no descarta participar en concentraciones contra la banda paralelas a la oficial."

A su vez, la Cadena SER, en "A vivir que son dos días", trata de reconstruir lo sucedido en la capilla ardiente entre Patxi López y Mariano Rajoy. Para ello no llaman a ninguno de los que estuvieron con Mariano Rajoy, sino que prefieren ponerse en contacto con Rodolfo Ares, socialista vasco, que acompañó a Patxi López en sus encuentro con el líder de la ilegalizada Batasuna, hoy día en la cárcel por terrorista.

Rodolfo Ares aprovecha para recordar la "lamentable actitud del Partido Popular durante toda esta legisltura".

Y la jornada de reflexión de PRISA no ha hecho más que empezar. Todavía queda mucho.


EL COMUNICADO "UNITARIO" SALE SIN LA DEMANDA DEL PP
El PSOE no renuncia a negociar con ETA tras el asesinato de un ex concejal de su partido
Al término de la reunión que han mantenido todos los grupos políticos en el Congreso, Ignacio Astarloa ha dicho que el PP solicitó dos añadidos al comunicado que han sido rechazados. El primero que "todos los presentes de que nunca se negociará con ETA para pagar un precio político" y "el compromiso de revocación de la resolución que quedó vigente al terminar la legislatura" que legitima la negociación con ETA. Finalmente se aprobó una declaración conjunta sin estos aspectos.
Libertad Digital 8 Marzo 2008

Los partidos, los sindicatos y la patronal, cuyos representantes se han reunido en el Congreso, han asumido como "propia" la última víctima de ETA, el ex concejal socialista Isaías Carrasco, en un comunicado que muestra su "firme y unitaria disposición" a defender la libertar y "derrotar" a la banda. "La elecciones democráticas del próximo domingo se convertirán en una nueva victoria de la libertad. ETA no ha conseguido ni conseguirá nunca torcer la libre voluntad de los ciudadanos", añaden en el documento conjunto de condena al atentado de esta mañana.

Según explico el dirigente del PP, Ignacio Astarloa, en una rueda de prensa en el Congreso, este partido solicitó dos añadidos al comunicado que fueron rechazados. "El compromiso de todos los presentes de que nunca se negociará con ETA para pagar precio político" y el "compromiso de revocación de la resolución que quedó vigente al terminar la legislatura" que avala la negociación. El PP quería que los grupos se comprometiesen a revocar esta resolución en el primer acto de la próxima legislatura.

Astarloa ha lamentado que "no se ha aceptado la petición" y se ha preferido un acuerdo de mínimos como en el atentado de los guardias civiles de Capbreton. "Lamentamos porque la unidad que es absolutamente esencial para derrotar al terrorismo, debe ser una unidad para derrotar al terrorismo y de acuerdo con nuestro punto de vista derrotar al terrorismo es justo lo contrario que negociar con el terrorismo", añadió Astarloa. El dirigente del PP hizo hincapié en que a los terroristas "hay que lanzarles un único mensaje, es que vamos a por ellos, que van a ser derrotados" y "creíamos que era esencial en un día como hoy".

No obstante, el PP respalda la declaración en todos sus términos, aunque ha dejado claro que el Gobierno no debe pagar un precio político a ETA "por haber matado o dejar de matar". Astarloa ha recordado que su partido también planteó las mismas solicitudes tras el atentado en Capbreton (Francia) el pasado 1 de diciembre, en el que murieron dos guardias civiles, y tampoco fueron aceptadas por el resto de las formaciones políticas del Congreso.

Blanco pide "una victoria de la libertad" el domingo
Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, aseguró esta tarde que el manifiesto acordado es la expresión de todos los partidos con representación parlamentaria y los agentes sociales para hacer frente al terrorismo "juntos y unidos", una imagen que confió en que "se mantenga para siempre". Así lo aseguró Blanco en la rueda de prensa posterior a dicho encuentro, en la que estuvo acompañado por el portavoz del Grupo Socialista en la Cámara Baja, Diego López Garrido, y en la que no se admitieron preguntas.

Durante su comparencia, el "número dos" de los socialistas aprovechó para pedir las participación en las elecciones para que sea una "victoria de la libertad" y que "ETA no conseguirá torcer la voluntad de los ciudadanos". José Blanco reiteró "el compromiso" formulado hace unos días por José Luis Rodríguez Zapatero de que el Gobierno "cuenta hoy y contará siempre con el apoyo incondicional del PSOE para combatir el terrorismo". El secretario de Organización socialista concluyó expresando su "satisfacción" de ofrecer a los españoles "una imagen de unidad democrática frente al terrorismo", el cual dijo esperar que "se mantenga para siempre".

Los grupos parlamentarios expresan su "más rotunda condena"
Las fuerzas políticas con representación parlamentaria y los agentes sociales consideran el asesinato de Carrasco "un doble desafío a la democracia y a las libertades" por tratarse de un trabajador que además había sido un "representante de los ciudadanos" como concejal en Mondragón (Guipúzcoa).

Todos ellos han apoyado una concentración en esta localidad que tendrá lugar el próximo lunes, un día después de las elecciones generales, y han reafirmado su convencimiento de que al terrorismo "sólo se le puede combatir y derrotar con la unidad de los demócratas y con la fuerza del Estado de Derecho".

"Nunca conseguirán nada. Sólo les espera la aplicación de la ley, la acción de la política y el ejercicio de la Justicia", señala el mismo documento, en el que también avisan a ETA de que sus crímenes encontrarán la respuesta democrática que merecen.

Los reunidos han mostrado su "más afectuoso sentimiento de condolencia y cariño" a la familia del asesinado "cuyo único delito", apuntan, "ha sido representar como concejal a los ciudadanos de Mondragón que lo votaron democráticamente".

Tras manifestar igualmente su solidaridad hacia el PSOE y a la UGT, los firmantes insisten en reiterar su "más rotunda condena" el "rechazo más enérgico" a este nuevo "atentado criminal" y hacen también un llamamiento a los ciudadanos para responder al asesinato "desde la serenidad y la firmeza democrática".

En este encuentro, promovido por los socialistas, han participado representantes de PSOE, PP, CiU, PNV, ERC, IU-ICV y Grupo Mixto, así como los líderes de CCOO, UGT y USO, y de las patronales CEOE y CEPYME, entre otros.

Suspensión de la campaña electoral
El PP y PSOE han decidido poner fin a la campaña electoral y han suspendido los mitines previstos para este viernes por la noche, así como la propaganda electoral en los medios. CiU ha decidido mantener la convocatoria de su mitin de final de campaña de esta noche en el pabellón de la Vall d'Hebron de Barcelona, aunque ha modificado su formato para convertirlo en un acto más breve y solemne de condena a la violencia terrorista.

Ha reivindicado esta tarde, en un acto sobrio y solemne que ha sustituido al mitin político que tenía previsto, su fidelidad a los gobiernos y a las Fuerzas de Seguridad y su "inmaculada hoja de servicios" en la lucha antiterrorista, una actitud que "no todos" pueden decir que han mantenido siempre.

Zapatero apoya la multa a Nevot, cuyo negocio luce pintadas de «¡Fuera, fascista!»
MARÍA JESÚS CAÑIZARES, VILANOVA I LA GELTRÚ. ABC 8 Marzo 2008

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, despejó dudas respecto a la política lingüística que, en su opinión, debe aplicarse en Cataluña, una cuestión en la que el dirigente socialista se había mostrado ambiguo hasta ahora.
Zapatero está de acuerdo con que se multe a los propietarios de establecimientos que sólo rotulan en castellano. Sus declaraciones coinciden con el ataque que ayer sufrió Manel Nevot, el agente de la propiedad inmobiliaria sancionado por la Generalitat y que fue citado por el líder del PP, Mariano Rajoy, durante el segundo debate televisivo.

«Ahora soy un catalán cabreado», dijo Nevot, en cuyo establecimiento, situado en la avenida Salvador Sansà del municipio de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), aparecieron ayer pintadas de «Fora, feixistes!» (¡Fuera fascistas!). Nevot informó de los hechos a los Mossos d´Esquadra, quienes días atrás ya se habían puesto en contacto con él después de que unos desconocidos colocaran adhesivos con lemas independentistas en la misma fachada de la oficina. Nevot aseguró a ABC que no piensa tirar la toalla y que acciones como las ocurridas ayer son fomentadas por el nacionalismo exacerbado que existe en la comunidad catalana.

«Yo no soy un fascista, soy un demócrata que permite que esos radicales puedan expresar ideas diferentes», dijo este simpatizante del PP que dice estar orgulloso de serlo. Asegura que, pese a ser víctima de estos ataques, todo ello le compensa.

«Ataque a la libertad»
«Si esto sirve para que el PP tenga más votos, me doy por pagado», dijo este agente, cuyo negocio está situado a escasos metros de otro establecimiento rotulado exclusivamente en castellano y que no ha sido objeto de sanción ni de ataques de exaltados.

Tras conocer los hechos, el presidente de los populares catalanes, Daniel Sirera, se puso en contacto telefónico con Nevot para interesarse por lo ocurrido y expresarle su apoyo. «Queremos denunciar esta situación intolerable de menosprecio a la libertad. Este tipo de presiones pretenden restringir la libertad de los ciudadanos de expresarse en la lengua que quieran y denunciar los hechos que consideran injustos», dijo el líder del PP catalán.

Mientras hacía estas manifestaciones, el presidente Zapatero apoyaba las sanciones a los comercios que rotulan solamente en castellano. En una entrevista en la Cadena Ser, el candidato socialista justificaba su postura asegurando que «el catalán ha sido discriminado muchos años y ahora hay que compensar».

Zapatero añadió que estas multas están reguladas por «una norma que está aprobada por unos órganos que tienen la competencia y hay que respetar las normas y sobre todo no hacer de ello un elemento de división». Por contra, Mariano Rajoy se comprometió a «blindar el castellano» y denunció que la política lingüística se endureció con la llegada del tripartito -PSC, ERC e ICV- al Gobierno autonómico.

Precisamente ha sido otra iniciativa de la Generalitat catalana la que ha puesto de manifiesto su política excluyente respecto del castellano. El Instituto Catalán de la Mujer, dependiente de la Consejería de Acción Social y Ciudadanía dirigida por Esquerra Republicana, pidió ayer disculpas por omitir la lengua española en un cartel conmemorativo del Día de la Mujer, que se celebra hoy, escrito en una veintena larga de idiomas.

Este organismo autonómico emitió un comunicado en el que lamenta «haber podido herir sensibilidades» y que «en ningún caso ha habido intención de menospreciar la lengua castellana».

Zapatero defiende que en Cataluña se multe por rotular en castellano
La tienda del comerciante catalán sancionado aparece con pintadas amenazantes
El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno justifica la política lingüística de la Generalitat.
J. Planes La Razón 8 Marzo 2008

barcelona- Sólo cuatro días después de que en el cara a cara televisivo con el candidato del PP a las elecciones generales de mañana, Mariano Rajoy, José Luis Rodríguez Zapatero asegurara que la política lingüística de sanciones de la Generalitat a favor de la rotulación en catalán en los comercios lleva 20 años aplicándose -en realidad sólo se multa desde 2003, justo cuando el PSC accedió al Gobierno catalán-, el candidato socialista a La Moncloa defendió ayer que «se multe en Cataluña por no rotular en catalán».

Zapatero fue entrevistado en la Cadena Ser y al final tuvo que responder en una encuesta a la pregunta «¿Es lógico que en Cataluña se imponga a una multa a alguien que sólo rotula su comercio en castellano porque el catalán ha sido discriminado muchos años y ahora hay que compensar?». «Estoy más de acuerdo con que se multe en Cataluña a comerciantes que rotulen sólo en castellano y no en catalán», dijo el candidato socialista.

206 multas
De esta manera, Zapatero apoyó al tripartito catalán, que bajo el mando del PSC ha impuesto 206 multas desde 2004 a 2006, con una recaudación total de 170.000 euros. Se sanciona, sobre todo, a pequeños comercios y empresas de telecomunicaciones. Desde que los socialistas alcanzaron la Generalitat, las sanciones han crecido un 400 por ciento respecto a la etapa de gobierno de CiU, que precisamente fue la formación que impulsó la Ley de Política Lingüística.

Por otra parte, el establecimiento en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) de Manel Nevot, simpatizante del PP y agente la propiedad inmobiliaria sancionado por no rotular en catalán y que fue citado por Mariano Rajoy en el cara a cara con Zapatero, apareció ayer con pintadas con la frase de «Fora feixistes» (Fuera fascistas). El pasado martes la misma inmobiliaria vio como grupos de jóvenes radicales colocaron pegatinas independentistas, incluyendo la bandera separatista catalana.

Nevot explicó a LA RAZÓN que «estoy muy enfadado, con lo de las pegatinas pensé que serían cuatro chicos, pero veo que el asunto no terminó aquí». Nevot se definió como una persona «muy demócrata y para nada fascista, creo que en Cataluña las fuerzas nacionalistas e independentistas aplican una política exagerada».

El propietario del establecimiento amenazado señaló a este diario que «tengo miedo de que la cosa vaya a más, e incluso tememos que nos rompan los cristales o nos lanzen cócteles ?molotov?». Nevot, que asistió esta semana a un mitin de Rajoy en Barcelona, aseguró que «no tengo identificados a los autores de las amenazas, pero estoy seguro que son grupos independentistas de la población».

GENERAL
Campos rechaza retirar el currículum y los padres auguran una «larga batalla»
El consejero defiende que la preeminencia del euskera en las aulas como «única forma» de garantizar el bilingüismo
AITOR ALONSO a.alonso@diario-elcorreo.com El Correo 8 Marzo 2008

Sin acuerdo ni acercamiento de posturas. La reunión protagonizada ayer por el consejero de Educación, Tontxu Campos (EA), y la plataforma de padres que reclaman el derecho de poder escolarizar a sus hijos en castellano no sirvió para estrechar ni un ápice la sima que separa ambas posturas. «Hemos salido igual que hemos entrado», reflejó uno de los portavoces de la plataforma, Pablo Gay.

El titular de Educación se entrevistó por espacio de más de una hora con los miembros del colectivo ciudadano, a quienes informó de que el Departamento no retirará ni suspenderá el decreto por el que se regula el llamado currículum educativo vasco, que regirá los contenidos que deberán abordar los colegios en la etapa obligatoria y que da preeminencia al euskera como «lengua vehicular principal» de la enseñanza en Euskadi. La plataforma, informó Gay, reclamó al consejero «una moratoria» en la aplicación del decreto y le instó a utilizar la vía de la reforma legislativa para variar el actual sistema de modelos lingüísticos, un procedimiento para el que exigieron «un consenso al menos tan amplio como el que suscitaron la Ley de la Escuela Pública Vasca y la de Normalización del Uso del Euskera», detalló el portavoz. Ni una ni otra reclamación tuvieron éxito.

Al terminó de la reunión, los padres que defienden la escolarización en castellano advirtieron de que la negativa del consejero a variar su postura va a dar lugar a «una larga batalla», que no descartaron que acabe en los «tribunales». El asunto ya está en manos de los jueces. El PP interpuso un recurso contra la norma ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Éste aún no ha sido resuelto, aunque en un auto inicial los magistrados rechazaron la demanda de los populares de dictar su «suspensión cautelar».

El titular de Educación defendió ante los padres que el currículum vasco es una iniciativa «buena» para que el alumnado «adquiera las competencias necesarias para desenvolverse como personas, ciudadanos y profesionales», apuntó su Departamento en un comunicado. «Se ha evidenciado», continúa el consejero, que el actual sistema de modelos -A, B y D- no resulta «suficiente» para conseguir el bilingüismo efectivo de los escolares.

«Sumar, no restar»
Según su interpretación, mientras que quienes estudian en los modelos B y D -que tienen el euskera como lengua vehicular- consiguen una competencia comunicativa similar en los dos idiomas al finalizar la etapa obligatoria, quienes lo hace en el A -en castellano- presentan un dominio del euskera «manifiestamente insuficiente». «La propuesta del departamento busca sumar, nunca restar. Queremos que los alumnos lleguen a tener una competencia bilingüe efectiva al finalizar los estudios», concluyó el responsable de la cartera de Educación. Campos explicó a los padres que su intención es aplicar el decreto y les recordó que el plazo para presentar recursos contra la normativa por vía administrativa «finalizó en enero».

La plataforma se entrevistó también durante la mañana con el grupo parlamentario de EA, ante el que expresaron su postura. Los compañeros de partido de Tontxu Campos reprodujeron sus argumentos en defensa del decreto y de la superación de los actuales modelos lingüísticos.

A pesar de la «desilusión» que ha provocado en el colectivo la negativa del Departamento de Educación a aceptar sus pretensiones, los padres que reclaman escolarizar a sus hijos en castellano tienen previsto mantener su agenda de encuentros con diferentes agentes políticos y sociales para trasladarles sus reivindicaciones. «Hemos solicitado una reunión con el lehendakari Ibarretxe, pero aún no nos han contestado si nos recibirá», apuntó el portavoz. «También hemos tramitado encuentros con los grupos parlamentarios de PNV, Aralar y EB y con el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez», agregó.

La plataforma también pretende encontrarse en breve con los representantes de los empresarios e industriales de Álava. «Queremos trasladarles los problemas que pueden encontrar los trabajadores extranjeros que puedan llegar a sus empresas, al tener la obligatoriedad de escolarizar a sus hijos en euskera», dijo Pablo Gay.

Casi 600 objeciones en tres días
V. Valiño La Razón 8 Marzo 2008

madrid- El fallo judicial que ampara a una familia de Huelva en su negativa a que su hijo tenga que cursar Educación para la Ciudadanía ha provocado una avalancha de objeciones en toda España: 546 solicitudes en sólo tres días, indica la asociación Profesionales por la Ética. Formularios que se suman a los 27.000 que ya se contabilizaron el 4 de marzo, fecha de la publicación de la sentencia.

Así las cosas, el anuncio de la Comunidad de Madrid de que permitirá la objeción de conciencia y eximirá a estos alumnos de la obligación de ir a clase y de ser evaluados ha provocado todo tipo de reacciones en la comunidad educativa.

Los gobiernos valenciano y murciano, también del PP, han evitado confirmar si seguirán el ejemplo madrileño y se han limitado a confiar en que la asignatura desaparezca y no tenga que impartirse tras las elecciones de mañana. Con todo, el consejero de Presidencia murciano, Juan Antonio de Heras, puso de manifiesto que «si hay objeción de conciencia por parte de los padres, el Gobierno la verá como una cuestión que, en cualquier caso, es un derecho que tienen las familias». La asignatura todavía no está en vigor en Murcia y «habrá que ver cuántos padres objetan y cuál es la evolución de las cifras», precisó.

Mientras, los responsables de la Consejería de Educación de la Comunidad Valenciana se muestran también convencidos de que el PP ganará las elecciones y suprimirá la asignatura, por lo que ni siquiera se plantea qué hacer con los objetores, informa Servimedia.

La Unión Democrática de Estudiantes apoyará en el Consejo Escolar de Madrid la propuesta de la titular madrileña de Educación, Lucía Figar, de institucionalizar el ejercicio de la objeción a Educación para la Ciudadanía y no obligar a los estudiantes a cursarla.

En el lado crítico a esta decisión, la vicepresidenta primera del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, alertó de la gravedad de incumplir la Ley Orgánica de Educación y lamentó que el Ejecutivo madrileño «politice» y «ponga en peligro» la educación de los menores. Por su parte, Izquierda Unida ha exigido que el Poder Judicial ponga fin a la confusión que ha generado la sentencia andaluza, que va en sentido contrario a las dictadas en Cataluña y Asturias.

Ayer se conocieron dos sentencias del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Teruel, que desestima sendos recursos presentados por dos familias a la resolución del director de un instituto que rechaza la objeción. La sentencia señala que no cabe impugnar genéricamente las asignaturas relativas a Educación para la Ciudadanía como contrarias al derecho a la libertad ideológica y por eso no procede amparar derecho fundamental alguno.

Concentración Silenciosa, en memoria de Isaías Carrasco
 8 Marzo 2008

Anoche, un centenar de pesonas se concentraron silenciosamente en La Coruña, Plaza de María Pita, en memoria de Isaías Carrasco, asesinado por los terroristas vascos.

Con con velas, sin lemas, pancartas ni banderas acompañaron en el dolor a la su familia y amigos.
Todo ya está dicho. Memoria, Dignidad y Justicia.

La peor jornada de reflexión posible
SANTIAGO GONZÁLEZ, El Mundo 8 Marzo 2008

El de ayer ya era de por sí un día señalado. Estábamos a punto de alcanzar un cierto sosiego con el fin de una campaña larga y dura, cuando ETA volvió por donde acostumbra en los últimos 30 años con el asesinato de Isaías Carrasco Miguel, un ex concejal socialista de Mondragón que trabajaba en la autopista AP-1 Bilbao-Behobia.

Arrasate, que tal es el nombre en euskera de este pueblo, tiene poco más de 22.000 habitantes y está situado en la comarca guipuzcoana del Alto Deba. Las elecciones del 27 de mayo de 2007 dieron a ANV siete concejales de los 21 que forman el Consistorio, seguido del PNV y PSE, con cuatro cada uno. No hubo acuerdo democrático y la marca blanca con la que Batasuna burló la Ley de Partidos se convirtió en la fuerza que gobierna hoy en la alcaldía. En las elecciones de 2003, Isaías Carrasco ocupaba el quinto puesto en la candidatura socialista. La ilegalización de Batasuna y de sus estrategias alternativas impidió entonces su presencia en el Ayuntamiento. El PNV obtuvo nueve concejales y el PSE, cinco: el último de ellos fue Carrasco.

El atentado confirma la cauta desconfianza que el ministro del Interior mantenía desde que ETA emitió el 5 de junio de 2007 el comunicado en que anunciaba la ruptura del alto el fuego: «A ellos les basta con tener suerte una sola vez. Nosotros tenemos que tenerla cada día», advirtió Rubalcaba tras una eficaz operación de los Cuerpos de Seguridad del Estado contra el terrorismo etarra.

Las elecciones han ido siempre precedidas de atentados terroristas. En los prolegómenos de las primeras elecciones democráticas fue secuestrado Javier de Ybarra, antiguo alcalde de Bilbao que permaneció en poder de ETA durante toda la campaña electoral. Una semana después de aquel 15 de de junio de 1977 en el que la inmensa mayoría de los españoles votaron por primera vez, el cadáver de Ybarra fue abandonado por sus asesinos en el alto de Barázar.

Dos años después, el 31 de enero de 1979, los españoles afrontábamos las elecciones convocadas por Suárez dos meses después del referéndum constitucional. El ex guardia civil Félix de Diego Martínez se encontraba en el interior del bar Herrería, que su familia regentaba en Irún. Dos terroristas entraron en el bar y sin decir una palabra dispararon contra él. Félix de Diego era el compañero, la pareja de José Pardines Arcay, cuando Txabi Echebarrieta Ortiz se convirtió en el primer etarra que asesinó a un guardia civil y horas después en el primero en morir a tiros. Era el 7 de junio de 1968, fecha inaugural de una sangría que 40 años después no cesa.

El 5 de octubre de 1982, en vísperas de las generales que ganó Felipe González, Juan Carlos Ribeiro, de 33 años, apareció acribillado a tiros en una cuneta de Bakio. A una semana de las legislativas de 1986, fueron asesinados el comandante Sáenz de Ynestrillas, el teniente coronel Vesteiro y el soldado conductor Francisco Casillas. Poco antes de las generales de 1996, el 6 de febrero fue asesinado Fernando Múgica Herzog en San Sebastián. Ocho días después lo fue Francisco Tomás y Valiente en Madrid. El 22 de febrero de 2000, mientras los partidos engrasaban su maquinaria electoral para las elecciones legislativas del 12 de marzo, ETA puso un coche bomba al paso del portavoz socialista en el Parlamento vasco, Fernando Buesa Blanco y su escolta, Jorge Díez Elorza.

Esto es lo que hay. Análoga cuenta sangrienta registran las campañas electorales de las elecciones autonómicas y locales. El senador Enrique Casas fue asesinado en su casa de San Sebastián en vísperas de la jornada de reflexión de las elecciones al Parlamento vasco de febrero de 1984.

Esta jornada, absurdamente consagrada a que los candidatos descansen y los ciudadanos meditemos sobre el sentido de nuestro voto, deberíamos emplearla justamente para reflexionar sobre si los supuestos de los que se partía para definir la política acerca del terrorismo durante los últimos cuatro años eran correctos y si los medios empleados eran los más apropiados en relación con los fines que perseguíamos.

ETA es una pedagoga implacable y cruel, además de tenaz. Debemos sacar lecciones provechosas de su insobornable actitud a lo largo de los últimos 30 años y descartar en adelante el recurrente vicio de incurrir en los mismos errores de ocasiones anteriores.

Deberían reflexionar cuantos han creído en el descabellado infundio que estos días se ha extendido vía sms, dando cuenta de que ETA iba a protagonizar hoy un simulacro de rendición ante Zapatero para regalarle la victoria electoral de mañana. Los autores de esta infamia no sabían nada de nuestros terroristas.

El presidente debería reflexionar también sobre el titular de su última entrevista de campaña en El Correo de ayer: «ETA debe ofrecer hechos irrefutables para que haya nuevos pasos». ¿Qué podríamos considerar hechos irrefutables? La condición ya era inequívoca en la resolución aprobada por el Congreso de los Diputados el 17 de mayo de 2005: «Si se producen las condiciones adecuadas para el final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad de poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo...».

No es preciso que el presidente se cubra la cabeza de ceniza y se dé golpes de pecho a la vista del público. Se trata sólo de que se corrijan los errores y se insista en el procedimiento adoptado ayer tras el asesinato al ponerse de acuerdo con el líder de la oposición en suspender los actos del fin de campaña.

Se trata de que inauguren una nueva etapa en la que el partido a quien los españoles confíen la tarea de gobernar mañana y el principal partido de la oposición acuerden la política contra ETA. Así se hizo durante la breve etapa de vigencia plena del pacto antiterrorista cuyo cañamazo argumental sigue siendo la estrategia más eficaz que la democracia española haya desarrollado contra la banda armada.

El Gobierno debería perseverar en la desconfianza y no pasar por alto los hechos. La alcaldesa de Mondragón, Ino Galparsoro, y sus seis concejales sincopados han guardado un ominoso silencio tras el crimen. Este es un motivo para la reflexión del solitario concejal de Aralar que les dio su voto. No es probable que vayan a presentar su dimisión en bloque, molestos por la indignidad de tener relaciones con los asesinos. Tampoco parece que ETA o Batasuna vayan a sufrir una escisión a corto plazo, aunque el atentado no deba confundirnos sobre su inequívoca debilidad logística y organizativa. La sangre es la especie bajo la que se comulga en esa misa negra y los atentados, la esencia de su liturgia.

No hay que confundir los discursos con los hechos. Durante demasiado tiempo hemos recurrido a pintorescas clasificaciones dicotómicas para analizar el interior de la banda terrorista. Con tesón de sexadores de pollos, hemos dividido a los etarras en duros y blandos, halcones y palomas, militares y partidarios de la negociación. Ambas condiciones mudaban con el tiempo. Los halcones de ayer iban transformándose en palomas con el paso de los años. Josu Ternera, halcón frente a Txomin Iturbe, ha terminado siendo paloma ante Txeroki.

Tarea admirable de ornitólogos, pero inane. Los halcones y las palomas han sido partidarios de negociar en igual medida y tanto unos como otros eran partidarios de forzar la negociación mediante lo que eufemísticamente se llamaba «acumulación de fuerzas». Es decir, matando.

Los militantes de los dos grandes partidos nacionales tienen ante sí una primera tarea: aislar a los únicos culpables de este asesinato: la banda terrorista y el brazo político que les ampara, justifica o disculpa. Deben reconocer después la legitimidad de sus adversarios y poner todo su empeño en evitar los espectáculos denigrantes que se dieron en los funerales por las víctimas de ETA durante la ofensiva terrorista que sucedió al fin de la tregua de 1998.

Hay mucho que recomponer, mucha convivencia que se ha roto a lo largo de estos últimos cuatro años y es urgente ponerle remedio a eso. Muy urgente.
Santiago González es periodista, escritor y colaborador habitual de EL MUNDO.


Recortes de Prensa   Página Inicial