AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 13 Marzo 2008

Las dos varas de medir del TC
EDITORIAL Libertad Digital 13 Marzo 2008

El Tribunal Constitucional acaba de estimar por mayoría la recusación planteada por el gobierno de Zapatero contra los magistrados Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez-Zapata, tras haber rechazado en noviembre la recusación planteada por el PP contra los magistrados Manuel Aragón, Pascual Sala y Pablo Pérez Tremps. Esta decisión, en torno al contencioso planteado por la reforma de la Ley Orgánica del Alto Tribunal, supone otro luctuoso capítulo en la crónica de los esfuerzos del Gobierno de Zapatero para que el Tribunal Constitucional termine aceptando el "pulpo como animal de compañía" ante leyes tan ajenas al espíritu y la letra de nuestra Carta Magna como el estatuto soberanista catalán.

Para que los lectores no se pierdan en esta larga y vergonzosa crónica destinada a liquidar de facto el consenso logrado en 1978, recordemos cómo el Gobierno de Zapatero propuso la reforma de la LOTC para poder prorrogar el mandato a su actual presidenta, María Emilia Casas, concluido a mediados del pasado mes de junio.

La continuidad de Casas –una magistrada designada a propuesta del PSOE, proclive a las reivindicaciones nacionalistas y esposa de uno de los asesores contratados por la Generalitat para la elaboración del entonces proyecto estatutario– resulta decisiva si tenemos en cuenta tanto el equilibrio de fuerzas que coexisten en el Alto Tribunal como el voto (doble) de calidad de quien lo preside en caso de empate.

El Partido Popular presentó un justificado recurso contra esa artera maniobra con la que el Gobierno pretende cambiar de reglas a mitad del partido, a lo que el Ejecutivo de Zapatero respondió, en otro acto sin precedentes en nuestra democracia, pidiendo, a través de la abogacía del Estado, la recusación de dos magistrados. El Gobierno de Zapatero alegó en su petición de recusación que esos dos magistrados ya se habían manifestado en contra de la reforma de la LOTC, por lo que el PP decidió participar en la contienda en los mismos términos planteados por el Gobierno, y solicitó la recusación de tres magistrados que también se habían manifestado sobre la reforma de la LOTC, sólo que de forma favorable.

A pesar de que la petición de recusación planteada por el PP fue posterior a la solicitada por el Gobierno, el Alto Tribunal decidió resolverla con anterioridad, desestimándola. El más elemental sentido de equidad y de coherencia hacía esperar, entonces, que el Tribunal Constitucional también rechazara las recusaciones de magistrados planteadas por el Gobierno. Al estimarlas, por el contrario, este miércoles, el Tribunal Constitucional ha dejado en bochornosa evidencia una doble vara de medir.

En cualquier caso, si vergonzosas está resultando en sí mismas todas estas maniobras, más letal resulta todavía el objetivo que persiguen, que no es otro que avalar un engendro soberanista, cuya inconstitucionalidad es tan manifiesta que hasta uno de sus promotores, Pasqual Maragall, ha terminado por reconocer que es inviable sin una reforma previa de nuestra Carta Magna.

A esa voladura nos encaminamos, facilitada que una falta de división de poderes, que "enterró" a Montesquieu tanto como puso en jaque a nuestra nación como Estado de Derecho.

Después de las elecciones, el TC
Editorial ABC 13 Marzo 2008

EL Gobierno ha logrado su primera victoria postelectoral en el Tribunal Constitucional, tres días después de renovar su mayoría parlamentaria, con la recusación de dos magistrados del denominado «bloque conservador», Jorge Rodríguez-Zapata y Roberto García-Calvo. De esta forma, queda expedito el camino para la probable confirmación de la ley que reformó en 2007 -de forma intempestiva, unilateral y por razones de conveniencia política- las reglas de funcionamiento de la presidencia del TC. Dicha reforma, en la práctica, garantiza la continuidad de la actual presidenta de este Tribunal hasta el final de su mandato como magistrada. Sería una falta de respeto hacer juicios de intenciones sobre la futura actitud de María Emilia Casas en los recursos de inconstitucionalidad interpuestos contra las principales leyes de la anterior legislatura, pero, en lo que afecta al Gobierno, no cabe duda de que su intención al extender indefinidamente el mandato de la presidencia era garantizarse el voto de calidad de su titular en caso de empate a la hora juzgar los asuntos de su interés. Más que un flaco favor al crédito de este Tribunal y de su presidenta -jurista de auténtico prestigio-, aquella reforma fue una demostración inapelable del sentido partidista con el que el PSOE trata a las instituciones judiciales y el remate de una política de control de los núcleos del Estado de Derecho. Antes, ya se había visto con la reforma igualmente sorpresiva del Consejo General del Poder Judicial, cuyo objetivo era neutralizar a la mayoría «conservadora» en los nombramientos de los magistrados del Tribunal Supremo; y en el nuevo estatuto orgánico del Ministerio Fiscal, hecho a la medida de un fiscal general subordinado a las directrices políticas del Ejecutivo.

La recusación de los magistrados Rodríguez Zapata y García-Calvo culmina un proceso de división interna del TC, promovido por el Gobierno socialista como réplica a la iniciativa del Partido Popular de recusar, con éxito y total fundamento, al magistrado Pablo Pérez Tremps, quien ha quedado excluido de la decisión final sobre el recurso planteado por los populares contra el nuevo estatuto de Cataluña. A partir de entonces, el Tribunal Constitucional entró en un período de conflictos personales internos y disputas partidistas externas a los que el propio Tribunal ha contribuido con el retraso inaceptable que ha impuesto a la decisión de los recursos contra el estatuto catalán y contras las leyes más importantes de la política «social» del PSOE, como la de protección de la mujer contra la violencia de género o el matrimonio entre homosexuales.

Incluso la resolución de las recusaciones planteadas con motivo de la reforma de la presidencia del TC se ha producido con un procedimiento más que discutible, en términos legales, porque han sido decididas en bloque y no individualmente, como ordena la ley. Hay que recordar que el PP recusó a cinco magistrados del Tribunal Constitucional porque consideraba que habían manifestado verbalmente su apoyo a la reforma aprobada por el Gobierno mientras se tramitaba el proyecto parlamentario. Tales recusaciones fueron inadmitidas a trámite con el voto de los propios recusados y sin ser juzgadas de forma separada. Es probable que la moratoria electoral del TC dé paso a una rápida decisión en cadena de los recursos pendientes. No hay que prejuzgar la decisión de este Tribunal en ninguno de ellos por las maniobras partidistas del Gobierno -aunque indicios haya, por ejemplo, en la sentencia sobre el estatuto valenciano-, porque sería contribuir al desprestigio de una institución fundamental del sistema constitucional. Pero en cambio, sí cabe demandar a sus magistrados que no pierdan de vista que la institución a la que pertenecen no es un comodín de gobiernos, ni de oposiciones, sino el garante de la Constitución, más aún cuando resulta evidente que, como mínimo, están en juego principios determinantes del modelo de Estado, del modelo de sociedad y de la justicia penal.

España merece un Tribunal Constitucional que no haga política
EDITORIAL Elsemanaldigital.com 13 Marzo 2008

Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez-Zapata, dos juristas con prestigio más allá de toda duda, son magistrados en el Tribunal Constitucional. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero pidió a través de la abogacía del Estado que ninguno de los dos interviniese en la resolución del recurso del PP contra la nueva Ley Orgánica del propio Tribunal. Este miércoles, el pleno del que forman parte ha aceptado las exigencias del Ejecutivo socialista: acusados de estar contaminados, García-Calvo y Rodríguez-Zapata no podrán desempeñar en este caso la función para la que fueron nombrados.

El caso es mucho más que anecdótico, porque muestra la absoluta politización de uno de los órganos constitucionales más importantes y polémicos. García-Calvo y Rodríguez-Zapata remitieron en junio pasado una carta a la presidenta del Tribunal, María Emilia Casas, expresándole su opinión contraria a la reforma de la LOTC, que entre otras cosas prolonga el mandato de la misma presidenta. La decisión del Tribunal parecerá sorprendente a quien no recuerde su historia reciente, pero es en realidad un síntoma de su larga crisis.

El Tribunal Constitucional no es un órgano jurisdiccional ordinario, porque las sentencias judiciales deben ser dictadas por los Tribunales y casadas, en su caso, por el Tribunal Supremo; no es tampoco una "tercera cámara" en la que descargar la tarea legislativa del Congreso y del Senado. Es, ni más ni menos, el órgano destinado a velar por el cumplimiento de la Constitución por parte de los poderes del Estado. Sin él la Constitución correría el riesgo de perder su sentido o de ser manipulada; con un funcionamiento errático del Tribunal Constitucional, o con su sumisión al poder político, el resultado no es mucho mejor.

La Constitución exige la independencia del Tribunal y de sus componentes; desde 1978 no se ha encontrado una fórmula satisfactoria para que los magistrados sean nombrados y mantenidos por su capacidad, y las interferencias de los partidos políticos se han hecho cada vez más frecuentes y escandalosas. Y además el TC dedica una parte importante de sus esfuerzos a disputas entre sus miembros, descuidando en cambio la resolución de recursos tan importantes como los relativos al Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Los ciudadanos tienen derecho a un defensor de la Constitución eficaz, justo, imparcial e independiente de los vaivenes políticos. Si el nombramiento de los magistrados sigue dependiendo del Gobierno y de las Cortes será inevitable la formación de facciones y el intercambio de recusaciones, que se une a situaciones escandalosas como la discutida sentencia que dejó fuera de la cárcel a Alberto Alcocer y Alberto Cortina a pesar de haberse demostrado su culpabilidad en varios delitos. Gobierno y oposición, si realmente quieren que la Constitución sea aplicada y defendida, tendrán que acordar un régimen permanente y apolítico para que el Tribunal recupere una confianza que casos como éste deterioran peligrosamente. Se precisa consenso
Editorial El Correo 13 Marzo 2008

La principal característica que ha marcado la puesta en marcha del sistema educativo vasco, incluida la presencia de los dos idiomas oficiales de la comunidad, ha sido el consenso o, cuando menos, un respaldo mayoritario a las normas fundamentales acorde con la pluralidad del país. De este compromiso surgieron hace 25 años los actuales modelos imperantes en la enseñanza, en un intento de adaptarse a la realidad sociolingüística. Con el paso del tiempo, la fórmula ha terminado por convertirse en una forma de alistamiento por el idioma y en un mecanismo más de escolarización, sin cumplir el objetivo básico de lograr el bilingüismo de la población escolar. Este diagnóstico, generalizado en la comunidad educativa, llevó al Parlamento a requerir al Gobierno la revisión del modelo. Y hace poco más de un año -el 8 de marzo de 2007-, el Departamento de Educación presentó su propuesta. Una iniciativa que nació polémica en sus contenidos, controvertida en su planteamiento y sin la vocación de consenso que alentó a todas las normas precedentes. Desde entonces, el desacuerdo y el enfrentamiento han sido la pauta que ha jalonado el proceso, sobre todo por la catalogación que se hace en el currículum del euskera como lengua 'principal' y por la fijación de unos altos estándares de capacitación al final de los ciclos que rompen el frágil equilibrio entre los dos idiomas.

Ayer, el viceconsejero anunció que el Departamento de Educación seguirá con el calendario previsto para la aprobación de la reforma de la ley, que prevé será sometida a votación en el Parlamento antes del verano. Un compromiso que tiene mucho de enrocamiento por la significativa oposición existente al texto, tanto política -ni el PSE-EE ni el PP lo respaldan-, como sindical -CC OO, el sindicato mayoritario en la enseñanza, lo rechaza-, e incluso de una parte de padres que consideran que no se respeta su derecho a escolarizar a sus hijos en su idioma materno, el castellano. Si a esto se une la evidencia de una legislatura que se agota y la inoportunidad del momento político, tras unas elecciones generales que han constatado cambios reseñables en la posición de la ciudadanía, provocando un clima de inestabilidad en las formaciones que integran el propio Gobierno vasco, parece aconsejable ampliar el periodo de reflexión en busca de un proyecto que reúna lo valores de consenso del anterior. Lo contrario sería una apuesta en falso y sin vocación de pervivir.

Discurso en Alcalá de Henares
Cuarto aniversario de la masacre del 11-M
Gabriel Morís Libertad Digital 13 Marzo 2008

Buenas noches a todos.

Muchas gracias por no olvidaros de las víctimas y brindarnos siempre vuestro apoyo.

Como podéis suponer hubiéramos preferido no estar aquí, pero por desgracia nos sobran razones para recordar lo que ocurrió cuatro años atrás y para exigir lo que en justicia nos corresponde y aún no se nos ha ofrecido.

Estamos aquí porque unos desalmados de los que aún desconocemos sus nombres perpetraron el atentado terrorista más monstruoso que se ha sufrido en la Europa Comunitaria.

Estamos aquí con intención de rendir el justo homenaje a las víctimas de aquella masacre y para que los que creamos en Dios podamos pedirles por ellas.

Estamos aquí porque cuatro años después, nuestro dolor y la ausencia de los nuestros no han pasado a formar parte de nuestra memoria histórica. Continúa y continuará siendo una realidad vivida a diario desde aquel fatídico 11 de marzo de 2004. Que a mí me conste, en ningún lugar de España existe una calle o plaza que recuerde la fecha de tan espantosa mañana. Ojalá Alcalá, que fue pionera en el sufrimiento, lo fuera también en esta iniciativa.

Estamos aquí para volver a agradecer la actitud profesional y humana de todos los que con su esfuerzo heroico ayudaron y ayudan a paliar las consecuencias del mal que nos tocó y nos toca vivir.

Estamos aquí porque los que queríamos saber la verdad mantenemos nuestra justa y digna exigencia con la misma intensidad que la que ya demostramos el día de la masacre.

Algunos se preguntarán quiénes somos y cómo vivimos las víctimas del 11-M. Hoy y aquí encontrarían a muchas. En el monumento de la Estación de Atocha figuran los nombres de los que hasta que Dios nos lleve junto a ellos apartaron para siempre de nuestro lado. Como veis, los que aún andamos por aquí somos personas de carne y hueso, igual que los que nos arrebataron, con nuestras virtudes y nuestros defectos; sin embargo, creo que nadie podrá negarnos que hemos demostrado durante estos cuatro años nuestra confianza en el Estado de Derecho; que no hemos reaccionado con odio ni aplicado la Ley del Talión ante la mayor agresión que pueda sufrir un ser humano; que hemos esperado pacientemente, aún sin éxito, a que el Estado de Derecho actuara sobre los que pensaron, ejecutaron, se beneficiaron y se benefician de los crímenes del 11 de marzo de 2004; que cuatro años después aún conservamos la calma ante la inoperancia de los que están obligados a explicarnos por qué murieron nuestros seres queridos; y que de sobra hemos demostrado que supimos soportar el silencio, el olvido, la utilización mezquina de nuestro dolor e incluso el desprecio de los que han de evitar, investigar, perseguir, juzgar, condenar y prevenir el crimen organizado.

No os he recordado lo que hemos demostrado con intención de esgrimirlo como elemento de chantaje. Lo recordé porque necesitaba compartir con vosotros lo que mi familia y yo vivimos cada día.

Si consideráis que no os he mentido y que nuestro comportamiento ante el dolor, ante la afrenta de unos terroristas y ante la respuesta inadecuada de los poderes públicos es el que os he reseñado, creo que estaréis de acuerdo conmigo en que es justo que algo podamos pedir a quienes tienen la obligación de ofrecernos lo que nos corresponde y como víctimas necesitamos: verdad, memoria digna y justicia frente al silencio, al olvido y a la utilización de nuestro dolor.

Por tanto, hoy, tanto como entonces, como siempre, como cuatro años atrás, recordamos a los que este domingo han sido elegidos diputados y senadores que no vamos a dejar de exigir la verdad hasta sus últimas consecuencias; que no vamos a renunciar a que se aplique la justicia sin ambages y sin componendas; y que no nos vamos a conformar en silencio con que los términos víctimas y atentados sirvan de arma política. Es mucho el sufrimiento que hay detrás de ellos para que se utilicen desde el desprecio y desde el partidismo interesado.

Rogamos que si, como nos dicen, realmente se quiere derrotar al terrorismo, se recupere la unidad de todos los grupos que nos representan en el Parlamento para que juntos puedan asumir el compromiso de recorrer los únicos caminos que servirían para derrotarle y que no son otros que corregir los errores y optimizar la prevención y recuperar y hacer cumplir las leyes que se han demostrado eficaces en contra de los que no dudan en asesinar a mansalva para imponernos su falta de valores.

Creo que si sus señorías fueran capaces de alcanzar lo que con tanta insistencia como escaso éxito le pedimos, España dejaría de ser el único país de Europa en el que el terrorismo marca no sólo la agenda del debate político, también el muy inquietante rumbo del que tendría que huir cualquier nación que como tal se quisiera a sí misma.

Por último, y si me permitís, quisiera compartir con todos vosotros unos versos que poco después de que asesinaran a mi hijo me envió desde Argentina un compañero de trabajo. A mí me ayudaron. Aún me ayudan a sobrevivir. Son fruto de la mente y del corazón de Quito Mariani:

En el dolor de la noche, recuerda que hay aurora
y busca en el futuro el secreto del ahora.
No llores al mirar que las flores se marchitan,
recuerda que las flores que mueren son semilla.
No dejes de estrechar con tus manos las de otros.
Rechaza la infecunda soberbia de estar solo.

UPyD, la gran esperanza de los demócratas españoles
Francisco Rubiales Periodista Digital 13 Marzo 2008

Los demócratas son en España una tribu pequeña, casi una especie en peligro de extinción rodeada de "hooligans" y de gente que se siente feliz al votar a partidos con más poder del que sería prudente, más obsesionados por el dominio de la sociedad que por el servicio, expertos en sembrar rencillas, en propagar el clientelismo, en controlar la Justicia, crispar, subyugar a los medios de comunicación, narcotizar a los ciudadanos y enfrentarse a sus adversarios en una impresentable e interminable batalla de odios y venganzas.

Para los demócratas españoles y para todos los que quieren la regeneración de la deteriorada democracia española, la mejor noticia de las elecciones del 2008 ha sido la presencia de UPyD en el Congreso.

El partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD), cuya campaña se ha basado, precisamente, en la necesidad urgente de regenerar una democracia española podrida y en la reforma de una Ley Electoral que permite que el voto no tenga el mismo valor en todas partes y que los partidos nacionalistas, con apenas un puñado de votos, dominen la política nacional, ha logrado poco más de trescientos mil votos y un diputado en las Cortes, lo que le covierte en la quinta fuerza política de España en número de votos y en la gran esperanza de los demócratas, que esperan que Rosa Díez y su equipo logren crear el tercer gran partido político de España, una fuerza que sea capaz de impulsar el viento saluduble de la limpieza y la regeneración en la democracia española.

Tras sufrir un constante boicot en gran parte de la prensa bipartidista, con una campaña modestísima, con un presupuesto para toda la campaña inferior a lo que costó solo uno de los debates bipartitos entre Zapatero y Rajoy, presupuesto prestado por los ciudadanos, teniendo que competir con los demás partidos, beneficiados con presupuestos multimillonarios y gran cobertura de prensa: UPyD ha conseguido ser la sorpresa y la novedad refrescante de la actual política española, cuando apenas ha cumplido seis meses de vida.

UPyD obtiene casi la mitad de votos que CiU (773.793), formación que será nuevamente decisiva para el gobierno socialista, pero la injusta ley electoral otorga a CIU 11 diputados. Obtiene más votos que EAJ-PNV (303.243), pero los nacionalistas vascos tendrán 6 representantes. Obtiene más votos que ERC, el partido de Carod Rovira (296.350), pero ERC tendrá 3 diputados. Obtiene más votos que el B.N.G (208.700) pero el nacionalismo gallego tendrá 2 diputados. Tiene el doble de votos que CC-PNC (163.180) pero CC-PNC tendrá 2 diputados.

UPyD es un partido nacional y sobre los hombres de Rosa Díez, su única representante en las Cortes, recaen tres tareas y tres responsabilidades: la representación de los verdaderos demócratas españoles, huérfanos en este oligocracia de partidos, el impulso de la regeneración de la democracia española y la ruptura del nocivo bipartidismo.

Voto en Blanco

rajoy, o el triunfo del sentido común
EDUARDO SAN MARTÍN ABC 13 Marzo 2008

Dos días antes de las elecciones, The Economist concluía con una premonición: «En ciertos aspectos, esta puede ser una elección que sea mejor perder que ganar». Zapatero puede gobernar esta legislatura con más comodidad que la anterior, lo cual no significa que lo vaya a tener más fácil. Una crisis económica más profunda de lo que admiten en el Gobierno, con un impacto muy serio sobre el empleo y la prestación de servicios; la consulta popular convocada por el presidente vasco; la casi segura declaración de inconstitucionalidad de al menos algunos puntos importantes del Estatuto catalán, si es que el TC no quiere dejarse en la gatera los últimos pelos de su prestigio; todas ellas son amenazas que auguran una legislatura bastante más complicada para Zapatero de lo que podría garantizar su flamante mayoría parlamentaria.

Si ello es así, y se trata de un diagnóstico casi unánime entre medios y analistas de dentro y fuera del país, sobre todo entre los de fuera, razón de más para que una oposición responsable con sus muchos electores no se lo ponga más fácil al Gobierno con la inoportuna apertura de una crisis interna que ningún dato objetivo puede justificar. El PP sale de estas elecciones con un poder territorial e institucional muy sólido, se ha acercado a la marca histórica de 2000 y, fuera de Cataluña, País Vasco y Andalucía, le saca 20 escaños de diferencia al PSOE. Ningún sentimiento de urgencia exigiría la apertura de una sucesión apresurada y desordenada. El PP necesita desde luego una renovación, la que no pudo o no quiso emprender el presidente del PP mediada la legislatura y que, tal vez, habría cambiado el signo de las elecciones; y la necesita con Rajoy o sin él. Pero dispone de tiempo para hacerlo de una forma ordenada, asentado firmemente sobre unas bases de las que no ha dispuesto hasta ahora ninguna fuerza de oposición en la España democrática.

Este análisis era compartido por algunos dirigentes del partido antes de las elecciones: Rajoy no debía irse si conseguía mejorar los resultados del 2004. Nadie les hizo demasiado caso, sobre todos aquellos que, dentro y fuera del partido, especulaban con un batacazo del candidato, cuando no ponían gran parte de su empeño en que se lo diera. Entre el domingo y el martes pueden haber ocurrido muchas cosas: la movilización de las organizaciones territoriales pro Rajoy ante algunos amagos desde Madrid, o incluso la tentación del desfallecimiento en quien ha perdido dos elecciones consecutivas. Pero, al final, se impuso el sentido común que subyacía en los análisis mencionados. No podía ser de otra manera en el caso de un dirigente político que es la expresión misma de la sensatez.

Confianza y crisis
El Gobierno se queda sin crédito
Emilio J. González Libertad Digital 13 Marzo 2008

El reconocimiento que ha hecho Solbes de la verdadera realidad de la economía española, ahora que ya han pasado las elecciones, pone en entredicho la capacidad del Gobierno de Zapatero para resolver los problemas económicos del país. De entrada, lo primero que necesita cualquier política económica para ser efectiva es gozar de credibilidad. Ésta viene dada en parte por la naturaleza de las medidas que se adopten, en parte por la capacidad del Ejecutivo para ejecutarlas y mantenerlas a lo largo del tiempo y en parte también por la propia confianza que merezca el poder a los distintos agentes económicos y a los inversores.

¿Qué credibilidad tiene el próximo Gobierno de Zapatero? La prensa internacional viene demostrando desde hace tiempo su desconfianza hacia la capacidad del vencedor en las urnas el pasado domingo para enderezar las cosas. Ahora que se acaba de saber que el Gobierno sabe de verdad cómo están las cosas y lo ha ocultado oficialmente hasta ahora, con el fin de no perder votos, esa credibilidad se ha deteriorado un poco más. A quien se juega su dinero, como empresario o como inversor, hay que decirle siempre la verdad. Cuando esta se oculta, surge la desconfianza y la inversión se repliega, justo lo contrario de lo que necesita en estos momentos nuestro país.

Conociendo cómo estaban las cosas, Zapatero se embarcó en los últimos meses en una estrategia de promesas y más promesas de gasto público destinada a captar ese voto de la extrema izquierda que le permite seguir en el poder por una legislatura más. Esas promesas, junto al crecimiento del paro, van a disparar los pagos del Estado por encima de lo previsto por Solbes en esos presupuestos para 2008 que ya nadie se los creía cuando los presentó, mientras que la intensidad de la desaceleración económica, muy superior a la que estimó Solbes cuando presentó los presupuestos, va a provocar un crecimiento de los ingresos probablemente bastante inferior al previsto. En consecuencia, y con este telón de fondo, si Zapatero desmiente aquello que dijo Enrique Tierno Galván de que las promesas electorales se hacen para no cumplirlas y, efectivamente, actúa conforme a los compromisos que él mismo ha establecido en los últimos meses, España puede estar condenada a volver al déficit público.

A muchos votantes de Zapatero probablemente esto no les importará porque piensan que el desequilibrio en las cuentas del Estado no tiene efectos económicos. Nada más lejos de la verdad. Ese déficit tiene que financiarse con unos recursos que, hoy por hoy, son escasos, en parte por la desaceleración económica internacional, en parte por la crisis crediticia. Así es que todo lo que utilice el Estado para financiar sus políticas se detraerá de la inversión empresarial y el consumo de los hogares, agudizando la crisis y metiendo a la economía española en ese círculo vicioso que tan caro costó en términos de empleo a principios de los noventa.

Por supuesto, Zapatero siempre puede olvidarse de sus promesas electorales, al menos durante algún tiempo, con el fin de no deteriorar aún más las cosas. Pero si de verdad tuviera intención de hacerlo, Solbes no sólo habría reconocido la realidad sino que, además, hubiera empezado a hablar de un plan de choque para superar la crisis ya que, a fin de cuentas, sabe perfectamente cómo está la situación desde principios del año pasado y ha tenido tiempo más que de sobra para preparar ese plan. Sin embargo, el vicepresidente económico por ahora no ha dicho ni una sola palabra al respecto ni ha utilizado el peso de su cargo para condicionar el contenido económico de los acuerdos a los que pueda llegar Zapatero para ser investido nuevamente como presidente. Parece, por el contrario, como si estuviera a la espera de conocer quién va a votar a favor del candidato socialista, quién se va a abstener y quién va a votar en contra para actuar en consecuencia en política económica. Porque no es lo mismo que Zapatero tenga el respaldo de CiU, que siempre ha sido sensata en este terreno, que el de una extrema izquierda siempre pidiendo que el Estado gaste lo que tiene y lo que no tiene.

Solbes, por tanto, puede estar dejando pasar una ocasión de oro para que el Gobierno recupere parte del crédito perdido en materia económica. Precisamente, y dadas las circunstancias actuales, ya tendría que estar hablando de cómo se va a afrontar la crisis, ya que el vicepresidente económico no acaba de llegar al Ministerio y sabe perfectamente lo que hay y lo que no hay. Pero, al no hacerlo, está contribuyendo a dejar al Ejecutivo tan seco de crédito como lo están hoy por hoy las entidades financieras occidentales. Lo malo para Zapatero y los suyos es que aquí no hay una Reserva Federal ni un Banco Central Europeo que pueda ayudarles.

NO OS DIGO ADIOS, SINO HASTA LUEGO
email Juan Ignacio del Burgo  13 Marzo 2008

Queridos amigos y amigas:

Desde hace casi tres años, a través del correo electrónico de mi eficaz colaboradora, la periodista Teresa Uranga, habéis recibido con regularidad noticia de mis colaboraciones en la prensa, discursos, conferencias, etc.

A partir de hoy, no habrá más envíos de Teresa Uranga. Como sabéis, a mediados de la legislatura pasada tomé la decisión de poner fin a mi vida parlamentaria. Han sido casi treinta años de intensa actividad en las Cortes Generales, primero en el Senado, desde 1977 hasta 1989 (con el paréntesis de la primera legislatura de Felipe González) y desde ese año en el Congreso de los Diputados. El momento de poner punto final ha llegado.Esta mañana -no sin cierta nostalgia- he vaciado mi despacho en la Carrera de San Jerónimo.

Eso no quiere decir que en el futuro no recibáis noticias mías. He dicho alguna vez que mientras Dios me dé salud e inteligencia seguiré defendiendo las ideas, principios y convicciones que me llevaron a saltar a la arena política: la libertad y la democracia en España, los valores del humanismo cristiano para construir un mundo mejor y que son de hoja perenne a pesar de las grandes transformaciones de nuestra sociedad, la defensa de la identidad de Navarra y de su foralidad histórica, la idea de España como nación de ciudadanos libres e iguales y la lucha contra el terrorismo y el permanente debate dialéctico con el nacionalismo exacerbado y excluyente.

Inicio esta nueva etapa vital con ilusión y esperanza, plenamente consciente de que el tiempo comienza a ser para mí un bien de incalculable valor. Os doy las gracias y os pido perdón por haber invadido vuestra intimidad con el fruto de mi trabajo.
Pero quede claro que no os digo adiós sino hasta luego.
Un fuerte abrazo,

Jaime Ignacio

Difíciles perspectivas
Pío Moa Libertad Digital 13 Marzo 2008

En mi opinión, y bien la lamento, el PP no tiene remedio. Su alegría por el fracaso es sincera: en el fondo la mayoría de sus líderes, llamémosles así, no querían lidiar el toro de la crisis política y económica sabiéndose, además, sin arrestos para volver atrás las iniciativas anticonstitucionales de Zapo. En cambio, dando a su electorado la impresión de ser otra cosa que lo que realmente son, conservan gran número de poltronas por toda la geografía española, incluso han ganado algunas nuevas, y eso les deja satisfechos. No fingen, están realmente contentos. El gran mérito de Rajoy no ha sido solo mantener tal situación, sino también el partido unido: con eso, los cargos y empleos de todos quedan seguros, de momento, y la mayoría quiere seguir por esa vía, incluso rebajando el perfil. Todos de acuerdo, al parecer, en un partido a la búlgara que, para más inri cree que la economía lo es todo (y el inglés, por supuesto).

Vivimos una situación no democrática, en la que una masa de la población cree estar representada y no lo está. Pero, por desgracia, ni dentro del PP surge una alternativa a Rajoy ni fuera de él aparecen más que grupos un tanto fundamentalistas, cuya aversión a la democracia resalta en cuanto se los rasca un poco.

Decía que, al margen de los partidos, sería preciso un movimiento de regeneración democrática, el propuesto en su día por Mayor Oreja. Seguro que todavía estamos a tiempo.
-----------
“Rosa Díez dice que confiará en Zapatero cuando firme un pacto de Estado contra ETA”
Error, inmenso error. Zapo es perfectamente capaz de firmar cualquier pacto aprovechando la nueva situación, mientras lo traiciona desde la misma firma, como ya hizo con el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Y el PP es perfectamente capaz, a su vez, de seguirle la corriente en la farsa, como ya hizo en relación con el estatuto catalán, pieza clave, precisamente, de la colaboración de Zapo con terroristas y separatistas. Mientras el Tribunal Constitucional ahonda en su descrédito con los habituales manejos zapotescos. A esto hemos llegado.
-----------
Tusell y la neutralidad española en la guerra mundial
En general, la buena historiografía española es minuciosa y veraz en la descripción de los hechos, pero suele fallar en el análisis, a menudo relaciona con poca lógica los datos y extrae conclusiones pobres o pedestres, y hasta incoherentes o contrarias a los datos examinados (en esta última arte Preston es un campeón). Así ocurre, por ejemplo, con Javier Tusell, acerca del cual discrepé brevemente en alguna ocasión con Stanley Payne. Desde luego, al margen de su acreditada pedantería y, peor aún, de sus tendencias inquisitoriales y ventajistas, Tusell fue un historiador cuidadoso que investigó archivos y aportó a veces materiales de gran interés, en torno a la política española durante la guerra mundial, entre otros temas.

Pero, señalé en Años de hierro, “Véanse conclusiones como la de Tusell, minucioso en los detalles y mediocre analista: España no entró en la guerra mundial, pero no fue por falta de ganas de muchos de sus dirigentes, sino porque la realidad se impuso. Sin embargo la realidad nunca se impone tal cual, sino a través de las percepciones de los individuos, de otro modo Mussolini habría permanecido al margen o Hitler no habría invadido la URSS, por ejemplo. Franco y otros cuantos líderes demostraron un perspicaz sentido de la realidad, mientras bastantes otros –monárquicos, generales, falangistas, exiliados—habrían metido al país en la contienda, deliberadamente o por falta de ese sentido” (p. 667)

La neutralidad de España durante la guerra mundial fue un hecho casi milagroso, cuya enorme improbabilidad no ha sido apreciada debidamente casi nunca. Como tampoco sus inmensos beneficios para España y, en lo esencial, para la causa de los Aliados (Churchill sí lo entendió en parte). Franco fue, indiscutiblemente, el artífice de aquella neutralidad. Neutralidad de vakor imposible de exagerar pero que, con apreciaciones como las de Tusell, queda hundida a un nivel puramente trivial. La trivialidad del propio historiador.

El padre de la niña
Ramón Farré La Opinión 13 Marzo 2008

Siempre interpreté que la niña de Rajoy era la idea de España que Mariano Rajoy proponía a los españoles. Y me pareció advertir un eco regeneracionista en lo que la prensa, más indulgente con la vacuidad presidencial, juzgó como una cursilería sin parangón.

En tal sentido, el discurso de Mariano Rajoy podría ser hoy -en esta hora difícil- un discurso institucionista. Él mismo incluso, cuando se apea de la bicicleta que empujan Acebes y Zaplana y con aquel severo desaliño indumentario que le vimos en el primero de los debates televisados, adquiere el aspecto de un respetable institucionista.

Un regeneracionista, un institucionista de derechas, donde la izquierda, que presume de serlo, dinamitó la educación sin despeinarse. Así de raro es el país.

Sí, España es este raro país donde la izquierda mató la educación porque era suya. Porque la izquierda, como se autodenominan complacidos Zapatero y Blanco y Delavega, sigue convencida de que la inteligencia es suya, de que la cultura es suya... De que el arte y la ciencia son suyos... Como la decencia también. Y con esa autoridad que en la gente es inercia, considera espuria cualquier propuesta de regeneración que no alumbre ella misma. Hasta hijos de institucionistas y maestros republicanos apoyan el expolio con su voto argumentando en plena alucinación que sus padres fueron socialistas, como Zapatero.

Así de raro es este país almodovariano, este país de frikis, de homosexuales proclamando en la calle los orgasmos que al presidente le deben -¡guau!- y de curas escandalizados que amenazan con el infierno -¡cierto, cierto!- como si hubiera otro infierno aún peor que un país tan raro.

El caso es que Rajoy podría hacer algo por la niña antes de marcharse, si hubiera de irse; antes de que su partido lo relevara, si hubiera de hacerlo. Una hija es una hija y aunque las circunstancias o nuestra fortuna mudaran no deberíamos escatimarle esfuerzo y dedicación. Cosas hay siempre muy importantes que un padre puede hacer por su hija. Cosas que le otorgarán la impagable satisfacción de verla crecer feliz en una sociedad justa, libre, abierta y próspera, en una sociedad mejor.
En reciente ocasión, le oí a Mariano Rajoy, por ejemplo, que lo primero que haría como presidente del Gobierno de España sería requerir a la oposición para pactar temas de estado. No será Mariano Rajoy presidente, tal vez no llegue a serlo nunca.

Y ahí estamos, sin embargo.
Ahí estamos, en esta hora arriesgada que exige una disposición generosa en defensa de los intereses generales. Con ese ánimo, debe llamar a Zapatero y ofrecerse a facilitarle el gobierno. Absteniéndose en la investidura y proponiéndole después el apoyo ocasional necesario para sacarnos del atolladero en que nos metió.

Si así lo hiciera libraría a España de la insaciable codicia de los nacionalistas de CiU y PNV que afilan su rapacidad a la vista de los resultados. No puede estar un país permanentemente sometido al chantaje ni a la intemperancia de minorías a las que nadie persigue pero a las que tampoco nadie tiene la obligación de apuntarse. Dicho sea con todos los respetos.
Por otra parte, aún pende sobre "la niña de Rajoy" como sobre nosotros, la amenaza secesionista de Ibarreche -otro friki- y está por conocerse lo que el TC haya de decir sobre el Estatuto de Cataluña.

El invento ya no es nuevo. Este modelo de gobierno, que en Lugo es éxito rotundo, lo alcanzó, sorteando las navajadas de los propios, un alcalde juicioso. Un alcalde como Clemente Orozco que se negó a dar a las minorías lo que las urnas no les hubieran dado. Un alcalde que entendió cabalmente que las minorías, por más que reconocidas, no pueden sin embargo imponernos una forma de vida.

Como Orozco en Lugo, hay que traer a España la cordura, hay que escapar de tanto despropósito.
El Gobierno, presidido por quien fue el peor presidente de la democracia, no podría hacerlo sólo. Ni aunque quisiera.
Ésta es por tanto la hora de Rajoy.

"Apostato" de España
Pedro de Hoyos Periodista Digital 13 Marzo 2008

Después de miles de años de Historia, después de decenas de guerras, revoluciones y contrarrevoluciones, después de dictaduras y dictablandas, después de una inacabable ristra de ministros de Educación (Popular. Y Ciencia. Y Cultura) resulta que nos convocan elecciones y elegimos a Chikilicuatre. Mierda de país, mierda de España, mierda de sociedad, mierda de cultura popular. No me voy a Suiza porque el gasoil está más caro que la gasolina, maldito diésel.

Dado que vivimos en un país-régimen que elige popularmente a un representante como el que hemos elegido yo me pido la baja. Que me desnaturalicen, “apostato” de España ahora que cuatro simples van a poner de moda esto de la apostasía. En nuestro país-régimen todo está atado y tan atado que si levantas tu voz defendiendo teorías contrarias a lo políticamente correcto van y te montan “Escenas de matrimonio” contigo de sufrido protagonista. Y te lo ponen todas las noches por televisión en medio de los aplausos de una sociedad ignorante, cabreante y humillante. Qué retrato de la sociedad española. Sociedad agónica. Sociedad atónica. Catatónica.

¿Cómo se puede convivir esperanzadamente en una sociedad tan rastrera, tan sucia, tan baja, tan incivilizada que consagra como ídolos a modelos sociales tan depauperados como éstos? Y además sin tetas no hay paraíso. ¿Y si son más grandes, el paraíso también será más grande? Viva la silicona. Somos un país de silicona, todas las mañanas nos levantamos para sacar adelante un país de silicona en el que el éxito viene de las manos de lo ordinario, de lo vulgar, de la chabacanería más miserable. Y contra eso nadie ha prometido un cheque gubernamental.

Intento consolarme pensando que también somos la España que levantó edificios milenarios que cuentan en piedra nuestra Historia, que entre nosotros escribieron Góngora, Cervantes o Quevedo, que Goya, Velázquez o Picasso no fueron fruto de la casualidad, que Machado, Alberti o Miguel Delibes dejaron huella al menos en una generación. Pero al final vuelve a mí la imagen del personaje que hemos elegido popularmente para representarnos y me dan ganas de sacarme el pasaporte y hacer lo de Roldán pero con la seguridad de que nadie va a ir a buscarme. Pa qué.

Que empiecen los lectores a revolverse incómodos en su silla y a echar pestes contra mí, pero me da grima vivir y callar en la España de Zerolo y sus orgasmos políticos (dime de lo que presumes…), de PRISA, de Martínez Pujalte, su bigote y su sonrisa diabólica; estoy harto de ser compatriota de Pedro J. Jiménez Losantos, sus iras, sus voces y sus prédicas. Me molesta, me ofende y me enciende que Rodolfo Chikilicuatre represente a la televisión de mis impuestos en Eurovisión, por muy bochornoso que sea el festival de Eurovisión. Y encima que haya sido elegido por voluntad popular, más bajo no podía caer la voluntad popular. Me deshonra profundamente que ésta sea la ¿cultura? con que la gente que me rodea quiera ser reconocida internacionalmente.

Qué puedo decirles de un país que se niega a sí mismo, que no admite en su Parlamento más que dos españas, qué puedo llorarles de una España que te exige necesariamente ser de Rajoy o Zapatero, del Real Madrid o del Barcelona, sin pensar que puedes ser del equipo de tu pueblo, con lo bonito que es ser de tu pueblo. ¿Cómo trasmitirles todo mi dolor por una España que carece de una escala de valores en la que no entren el fútbol y el dinero? Y las paradisíacas tetas.

Hoy me pillan ustedes mal, muy mal, escribo porque es segura forma de huir de una España chikilicuatrera, ruin y cateta. Si escribo me evado, pero me niego a seguir escribiendo para una España hinchada de silicona. Durante los próximos siete días esta columna permanecerá cerrada por decepción.

La familia no recibe, me voy a Suiza.

QUEMARON UNA FOTO DEL REY
Gómez Bermúdez anula el juicio de dos radicales porque no pudieron usar el catalán
Polémica decisión de la Audiencia Nacional. El pleno de la Sala de lo Penal ha acordado anular el juicio en el que dos independentistas catalanes fueron condenados por quemar una fotografía del Rey don Juan Carlos. Según desvela El Mundo, durante la vista oral, los radicales se negaron reiteradamente a declarar en castellano. Ahora, la Sala presidida por Gómez Bermúdez obliga a repetir el juicio, a pesar de que ambos "comprenden a la perfección el español".
Libertad Digital 13 Marzo 2008

La Sala de lo Penal de la AN, presidida por Gómez Bermúdez, revoca el criterio del juez Vázquez Honrubia que, en base a la Ley del Poder Judicial, no permitió a los dos independentistas hacer su alegato final en catalán ya que "no es lengua cooficial en Madrid".

Sin embargo, según Bermúdez, Enric Stern y Jaume Roura tenían razón en su petición de hablar en catalán a pesar de que el magistrado Honrubia subrayó que ambos "comprenden a la perfección el español" y pretendían "instrumentalizar el juicio para realizar una reivindicación política".

Concretamente, la Sala de lo Penal ha anulado el juicio de estos dos independentistas, celebrado el pasado 20 de noviembre, porque "se acabó por vulnerar el derecho de defensa de los acusados". Quemaron una fotografía del Rey don Juan Carlos y fueron condenados por injurias al monarca.

Fuentes judiciales consultadas por el diario El Mundo, que ha desvelado el escándalo, indicaron que el Pleno llegó a esta decisión tras estudiar el caso en dos reuniones mantenidas el lunes y el martes, en las que se revisó el recurso interpuesto por el abogado de los acusados, Benet Salellas.

Fueron condenados a una multa de 2.700 euros
Roura y Stern fueron condenados a una multa de 2.700 euros por un delito de injurias graves al Rey en el ejercicio de su cargo. El juez consideró entonces probado que el 13 de septiembre de 2007, con ocasión de la visita de Su Majestad a Gerona, prendieron una foto de don Juan Carlos en una plaza de la localidad.

En el juicio, el magistrado se negó a tener en cuenta las respuestas en catalán de los radicales ya que, según argumentó, "no se valoran las declaraciones de los acusados en cuanto, a pesar de las múltiples advertencias realizadas por este juzgador, se han negado a hacerlo en castellano". Concretamente, el juez alegó que conocían el castellano y que el catalán no es cooficial en Madrid.

Ahora, el juicio queda anulado. Por el contrario, la Sala de lo Penal acordó ratificar la condena la condena impuesta unos días antes por el mismo juez a dos humoristas de la revista humorista El Jueves por una portada en la que dañaba claramente el prestigio de la Corona de España.

EL NÚMERO PUEDE SER ESCALOFRIANTE"
La fosa de Alcalá se cavó junto a un paredón de fusilamiento republicano
Nuevos datos de la fosa común de la Guerra Civil encontrada en antiguas dependencias militares del bando republicano en Alcalá de Henares. El diario ABC -que ha cedido las fotos a Libertad Digital- indica este jueves que los restos encontrados hasta ahora corresponden a siete personas, aunque la fosa, de tres metros de hondo y 140 de largo, aún no ha sido descubierta totalmente y "el número de cadáveres podría ser escalofriante". De momento, dice el diario, se sabe que "a escasos metros" había un paredón de fusilamiento. El Gobierno y las llamadas asociaciones de "defensa de la memoria", tan solícitos en otros casos, siguen éste con frialdad.
Libertad Digital 13 Marzo 2008

Los restos humanos encontrados están custodiados en el Juzgado de Instrucción número 3 de Alcalá de Henares, aunque las diligencias las ha practicado hasta ahora el el titular del Juzgado Togado Militar Territorial número 11, asistido por una médico forense de Alcalá y por agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil.

Según ABC, que cita a "fuentes consultadas" no identificadas, los cuerpos fueron apilados en la fosa "de abajo arriba, sin ningún orden". La excavación fue de tres metros de profundidad y 140 de longitud, "lo que apunta a una fosa común abierta y cerrrada sucesivamente". Las mismas fuentes estiman, a instancias del mismo diario, que "el número de cadáveres podría ser escalofriante".

"En un cotejo posterior", dice ABC, "se ha averiguado que a escasos metros de la fosa se levantaba un paredón en esos años, tal y como aparece en fotografías aéreas de la época que están en poder del Ministerio de Defensa".

El descubrimiento tuvo lugar a finales de febrero, durante unas obras en el establecimiento militar que, hasta hace poco, era sede de la Brigada Paracaidista y que ahora alberga las instalaciones de la Brigada Ligera del Ejército de Tierra.

Entre los restos humanos, se han encontrado también "botones y hebillas, pequeños restos de ropa, algunos proyectiles –aún sin analizar– y alguna bota suelta. En principio", informa ABC, "no se ha determinado que estos objetos guarden relación con uniformes, aunque dado el tiempo transcurrido no es fácil llegar a esa conclusión".

Foto de los huesos encontrados cedida por ABC

La zona donde ha aparecido la fosa fue un acuartelamiento republicano durante toda la Guerra Civil. En las inmediaciones se localizaba el aeródromo a donde fue conducido el líder del POUM, Andreu Nin, después de ser detenido y brutalmente torturado por agentes españoles y rusos de la policía secreta de Stalin, con la pasividad cómplice del Gobierno de la República. Según diversas fuentes historiográficas, Nin fue asesinado en la zona donde ha aparecido la fosa. Su cuerpo nunca se ha encontrado.

Cinco familias han adelantado su intención de aportar el ADN de sus antepasados desaparecidos para comprobar si se corresponden con algunos de los cuerpos encontrados en Alcalá de Henares. Entre esos parientes, está la nieta de Nin. Según ABC, el juez Togado Militar se ha mostrado dispuesto a que las asociaciones que dicen defender la "memoria histórica" se impliquen en el seguimiento de la excavación arqueológica. Generalmente solícitas cuando se trata de fosas halladas en zonas del bando nacional, ninguna ha manifestado, hasta ahora, el menor interés por la fosa de Alcalá.

El Gobierno, mientras tanto, sigue guardando silencio sobre este hallazgo. Ningún portavoz del Ministerio de Defensa, ni del de la Presidencia ha informado a la Opinión Pública del estado de las investigaciones. Todo lo que se sabe, de momento, es gracias a las pesquisas periodísticas del diario ABC con fuentes oficiosas y no identificadas.

TIENE QUE INDEMNIZAR POR LOS DAÑOS MORALES
La Justicia condena a Enric Sopena y a su diario por sus descalificaciones a la AVT
Se ha hecho justicia. Un Juzgado de Madrid ha condenado al diario digital elplural.com y a su director Enric Sopena, por intromisión ilegitima en el derecho al honor de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. En diversos reportajes sobre la AVT, afirmaban una serie de hechos no demostrados que atacaban sobre todo a su presidente, Francisco José Alcaraz. En sus informaciones, le acusaban del cobro de dietas de hasta 6.000 euros, entre otras cosas. De este modo, Sopena y otros dos periodistas deberán indemnizar a la asociación por los daños morales causados.
Libertad Digital 13 Marzo 2008

La demanda presentada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo por cinco reportajes publicados por el diario de Sopena, ha sido ratificada por el Juzgado de Primera Instancia número 44 de Madrid, que ha condenado a su director y a otros dos periodistas, José María Garrido y Pascual Mogica, por intromisión ilegitima en el derecho al honor de la AVT.

De este modo, la sentencia condena a Sopena y a la entidad "Corporate Communicator S.L." ( ElPlural.com Periódico Digital) a indemnizar a la AVT por los daños morales que le ha causado. Además, dicho diario deberá publicar íntegramente el fallo judicial en la fecha en la que se haga firme, debiendo estar en las mismas condiciones que los reportajes publicados.

En este sentido, los condenados informaban sobre hechos no confirmados en las que vertían acusaciones muy graves. Los periodistas de dicho diario aseguraban que la AVT cobraba a las viudas y a las víctimas así como que su presidente, Francisco José Alcaraz, cobraba hasta 6.000 euros mensuales en dietas. También acusaban a su mujer de recibir 3.000 euros como responsable del gabinete jurídico. Así, el fallo desmonta este tipo de acusaciones que pretendían desprestigiar a la asociación mayoritaria de víctimas.

El TSJ de Andalucía permite de forma cautelar no cursar Ciudadanía
M. ASENJO / M. BENITEZ ABC 13 Marzo 2008

MADRID / SEVILLA. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha vuelto a pronunciarse en relación con Educación para la Ciudadanía. Así, ayer dictó un auto por el que suspende cautelarmente la obligatoriedad de asistir a clase de Educación para la Ciudadanía en beneficio de un alumno de La Carolina (Jaén), cuya madre recurrió la resolución de la Consejería de Educación de la Junta autonómica que le denegaba el derecho a la objeción de conciencia y, en consecuencia, la petición de alternativa.

El auto de medidas cautelares, firmado también por la sección III de lo contencioso administrativo del TSJA, no entra en el fondo de la cuestión, pero resuelve que ha lugar «la medida cautelar interesada relativa a la suspensión de la ejecutividad de la resolución impugnada». Es decir, que permite a los padres que, ante la colisión de los intereses en conflicto y mientras se dicta sentencia, su hijo no acuda a clase de Educación para la Ciudadanía.

Los magistrados argumentan que si se deniega la medida, se crea «una situación que no podría ser alterada por el contenido de una eventual sentencia estimatoria de las pretensiones de los demandantes porque, entretanto, su hijo habría recibido los contenidos educativos que se pretenden evitar. De ahí la necesidad de adoptar la medida cautelar».

El auto del TSJA fue difundido ayer por el Foro Español de la Familia, entidad promotora de la objeción de conciencia y de gran parte de los recursos que se han presentado contra la asignatura. Y mientras desde el Foro de la Familia se congratulaban del nuevo fallo, el letrado Carlos Seco Gordillo, que ha recurrido la asignatura, aseguraba que ha vuelto a reconocer el derecho a que sus hijos no estudien Ciudadanía y, por tanto, a que no sean evaluados. La sentencia, según Seco, pone de manifiesto el criterio constante de la sala «pues ya son cuatro las resoluciones favorables».

Cien objeciones más en Soria
La madre del alumno, Pilar Colomina, declaró tras conocer al decisión del tribunal que su hijo -tiene tres vástagos más- estudia en un colegio público y cuando le dijo a los profesores profesor que no acudiría a clase no se lo pusieron fácil. «Me dijeron que eso no se podía hacer. Me presionaron para que entrara en clase. Le suspendieron y le pusieron un uno», dice. Ahora está más tranquila porque no tendrá que revisarle todos los días los apuntes para ver que le dicen en el colegio. Y porque, según dice, la han dejado en paz.

El abogado del Estado ultima el recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra la sentencia del TSJA que avalaba el derecho de unos padres de Bollullos (Huelva) a que su hijo, objetor, no acudiera a clase de EpC y tampoco fuera evaluado. El recurso, que se presentará en unos días según confirmaron fuentes del Ministerio de Justicia, se sumará a los que preparan tanto la Junta como el Fiscal.

Por otra parte y según informa Chus Borjabad, padres de alumnos de Soria presentaron ayer 97 escritos en la Dirección Provincial de Educación para manifestar su objeción de conciencia respecto a la obligatoriedad del estudio de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. La Plataforma Soria Educa en Libertad ha promovido esta reivindicación que han secundado padres de escolares de colegios públicos y privados de la capital, Ágreda, San Esteban de Gormaz y el Burgo de Osma.

Desde Soria, Educa considera que, ante la negativa de lo anterior, el único camino a seguir es presentar las objeciones. «Solicitamos que nuestros hijos no asistan a clase y no se les evalúe», explicó la portavoz, María Luisa Pérez.

El consejero, Juan José Mateos, señaló que la posición de la Junta de Castilla y León es la misma que la ya manifestada en las Cortes el pasado noviembre. «Nosotros vamos a cumplir con la ley y por lo tanto con el decreto de desarrollo», afirmó, al tiempo que resaltaba: «Nosotros tenemos un currículum que está dentro de la autonomía de Castilla y León y, además, estudiaremos desde un punto de vista jurídico cuáles son los condicionantes que plantean las madres que presentan esta reclamación». La consejera de Educación de la Comunidad de Madrid entró también ayer en el debate. Lucía Figar expresó su convencimiento de que el trámite judicial por los recursos contra Ciudadanía irá más allá del Supremo.

El Instituto San Mateo se convertirá en el primer colegio catalán de Madrid
M. ASENJO ABC 13 Marzo 2008

MADRID. El Instituto de Educación Secundaria (IES) San Mateo, situado en la calle Beneficencia, en el distrito Centro, será reconvertido en el primer colegio público catalán en Madrid, según anunció ayer la consejera de Educación del Gobierno regional, Lucía Figar.No obstante, el Ejecutivo de Esperanza Aguirre condiciona la apertura del colegio «Presidente Tarradellas» -así se denominará el centro- a que el próximo curso se reciba un número «decente» de solicitudes para este centro. La consejera fijó esa cifra en al menos diez alumnos por clase de Infantil (3-6 años ) y Primaria (6-12 años), es decir, 90 escolares.

Lucía Figar explicó que en el plazo de inscripción para el curso 2008-09, que se extenderá del 26 de marzo al 15 de abril, podrán solicitar plaza en el mencionado centro todos los padres de la Comunidad que lo deseen, con independencia del lugar de procedencia, ya que el colegio catalán estará abierto a toda la Comunidad y no estará sometido a las exigencias de la zonificación (proximidad del domicilio con el colegio elegido) como el resto de los centros públicos y concertados.

La consejera señaló en su comparecencia ante los periodistas que cuando la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, anunció su intención de crear un colegio publico catalán en la Comunidad, los responsables educativos de la región estimaron que «lo más conveniente» para hacer realidad esa propuesta era ver qué centro público, con buenas instalaciones «podría estar disponible en un corto plazo, de meses» y fue elegido el IES San Mateo, con una capacidad para 650 alumnos pero en el que hoy sólo estudian alrededor de 60.

Además y según Lucía Figar, para el año que viene sólo hay una petición de reserva de plaza para 1º de la ESO. «Es un centro que ha ido perdiendo alumnos de manera inexorable y no habría problemas para abrir el nuevo colegio porque en la zona hay más de 200 vacantes en otros institutos para reinstalar a los alumnos».

Sin embargo, la consejera aseguró que este límite no está cerrado y que podrán estudiar casos en los que haya un número inferior a una decena de niños por aula. «Todo será cuestión de estudiarlo», concluyó.

Acerca de las razones de la elección, la consejera aseguró que se ha buscado una ubicación con «buenas comunicaciones y que permitiera el acceso las distintas familias que quieran este tipo de enseñanza». En cuanto al currículo, será el mismo que para el del resto de los alumnos pero «la lengua vehicular será el catalán».

Los profesores
La Comunidad espera reclutar al profesorado de entre los 60.000 docentes que componen la plantilla de la Comunidad de Madrid. Eso sí, los maestros que impartan las correspondientes enseñanzas en catalán tendrán que acreditar el conocimiento de esa lengua. La consejera no descartó acuerdos con la Generalitat, que ya ha mandado una carta a Madrid «ofreciendo cualquier tipo de colaboración». Indicó asimismo que durante esta semana empezarán a analizar qué adaptaciones se deberán hacer si finalmente se abre el colegio público catalán.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial