AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 15 Marzo 2008

Las verbenas de Touriño
EDITORIAL Libertad Digital 15 Marzo 2008

La normalización lingüística en Galicia avanza a pasos agigantados. No es ya el sistema educativo, completamente copado por los nacionalistas, ni los medios de comunicación que, como la televisión pública TVG, son altavoces del galleguismo más montaraz. El próximo objetivo de Touriño y sus socios del BNG son las fiestas populares que cada año se celebran en todos los pueblos y ciudades de la región. La Secretaría General de Política Lingüística ha decidido meterse a fondo con ellas esta temporada.

Las normas son claras y no admiten discusión. Todo el material impreso, desde los contratos hasta los carteles publicitarios, debe ir en gallego. Las celebraciones religiosas también, y para evitar que alguna orquesta vaya por libre y le dé por interpretar boleros el repertorio de las mismas debe contener canciones en gallego. Los cantantes y músicos, naturalmente, deben dirigirse al público asistente a las verbenas en esa lengua, extremo que la Xunta recomienda tipificar en el contrato. Chocante recomendación cuando puede darse con frecuencia el caso de que ninguna de las partes hable gallego.

Nada se escapa al apretadísimo corsé nacionalista. En todas las fiestas debe ondear la bandera autonómica gallega y se hará sonar el himno de la Comunidad durante la Consagración de las misas. Por último, los programadores de los festejos harán todo lo posible por "exaltar" la identidad territorial gallega y "reforzar los vínculos y autoestima con la singularidad identitaria del espacio natural de la celebración".

Cuando ni los acuerdos privados ni las celebraciones litúrgicas se salvan del pulpo nacionalista es que algo en una sociedad empieza a fallar seriamente. Y eso es exactamente lo que sucede en Galicia. Una región que, a estas alturas, se encuentra ya irremediablemente secuestrada por un nacionalismo de corte étnico-lingüístico que pretende ocupar todas las esferas de la vida. Lo quiere hacer, además, en tiempo récord, porque, a pesar de que el origen de todo se encuentre en los complejos de un PP que gobernó tres lustros reclamando su galleguidad mediante leyes coactivas, es desde el ascenso al poder de Touriño cuando el ambiente se ha tornado irrespirable.

Defender el bilingüismo en Galicia, como antes en Cataluña, es algo tan políticamente incorrecto y provocador que quienes lo hacen públicamente precisan de escolta policial para no ser agredidos. Galicia se ha situado en tan sólo tres años a la par de Cataluña y el País Vasco en enaltecimiento del nacionalismo como religión laica, con su consiguiente recorte de libertades individuales y el lógico aumento de presión sobre la sociedad civil, presión que nunca antes se había dado en esta comunidad autónoma.

De esta anómala –y esperemos que breve– situación los responsables son, por este orden, Emilio Pérez Touriño, presidente de la Xunta, y sus socios nacionalistas que, gracias al concurso del primero, campan a sus anchas por las consejerías claves. Desde que PSOE y BNG se hicieron con el poder regional, contra la decisión de la mayoría de votantes, los gallegos son menos libres y padecen los continuos delirios identitarios de sus gobernantes. El año próximo por estas fechas se habrá cerrado un ciclo, y sería de justicia que los ciudadanos se lo hiciesen saber.

ELECCIONES DEL 9-M
Partido Nacional Republicano 15 Marzo 2008

“Gane quien gane, todo irá peor”. Lo hemos dicho y lo reafirmamos. Pero esto no significa que las elecciones carezcan de interés. Aportan una radiografía del régimen e incluso un electrocardiograma del latir de su corazón.

Triunfo del partido de los trenes
Desde el 11-M, el régimen avanza por la senda de la “deconstrucción” de España en diversas “naciones”, “realidades nacionales” y “Estados libres asociados”; el Borbón deberá decidir pronto su nuevo uniforme de monarca pluri-nacional.

La dirección operativa de este cometido es asignada al PSOE, motor y eje de un amplio frente social-separatista. Cuenta con el soporte de Botín, La Caixa y demás poderes del dinero, amén de las grandes concentraciones oligopolistas. Zapatero ha iniciado esta tarea de modo implacable y ha logrado remontar con agilidad de cintura los obstáculos interpuestos en su hoja de ruta.

El pasado 9 de marzo, el PSOE ha conservado el apoyo electoral que obtuvo en 2004, estableciendo su distancia sobre el PP en 900.000 y sumando 5 nuevos escaños. Ha mantenido el blindaje del voto de sus grandes viveros andaluz y catalán, y ha logrado la absorción del voto de casi un millón de antiguos electores de IU, ERC, EA, PNV, CHA, Coalición Canaria, Andalucistas, etc., así como la captación el gran parte del voto de los jóvenes que acudían por primera vez a las urnas. Ha contado en el último momento con la ayuda del asesinato por ETA de Isaías Carrasco.

Primera conclusión: la dinámica desatada con el atentado del 11-M de 2004 ha recibido el refrendo de las urnas. A una mayoría le ha parecido bien la acción de gobierno de Zapatero. Le han parecido bien las reformas estatutarias contra la unidad de España, los compadreos con ETA, la reforma laboral aumentando la precarización del empleo, la barra libre a la inmigración, el envío de tropas a los cuatro puntos cardinales al servicio de intereses ajenos a España, un modelo de crecimiento que reduce sin tregua la participación del trabajo en la renta nacional, etc.

El triunfo de Zapatero acelera su asalto definitivo al Tribunal Constitucional y al Consejo General del Poder Judicial: el Estatuto de Cataluña será refrendado con leves retoques, sirviendo a continuación de ejemplo a otro estatuto similar, en Vascongadas, hacia el que se intentará reconducir el Plan Ibarreche II. Las negociaciones públicas con ETA se retomarán, junto con nuevos pasos de la anexión de Navarra por “Euzkadi”, y se reanudarán las iniciativas conducentes a la entrega de Ceuta y Melilla a Marruecos.

En el terreno económico, la crisis dará abiertamente paso a una recesión profunda y prolongada, agravada por la desarticulación territorial, que se abatirá sobre los trabajadores mediante el aumento de la carestía de la vida, del paro extendido a todos los sectores, de nuevas medidas de “flexibilización de las relaciones laborales” y de más subidas de los impuestos indirectos.

La Leal Oposición a Su Majestad: misión cumplida
Segunda conclusión: el PP, la derecha rancia que amalgama residuos de nacional-catolicismo con liberalismo económico, ha cumplido de modo ejemplar el papel que el régimen le atribuye. Un papel difícil, por lo que debe felicitarse ante el incremento de sus votos en 400.000 y de sus escaños en 5.

El PP desempeña en el régimen una función de comparsa. Su misión, de la que obtiene importantes prebendas, es impedir que frente a las políticas del PSOE y sus aliados se alcen movimientos de desbordamiento de los marcos del régimen vigente. Invoca, para ello, el respeto a la monarquía y a sus jueces de bolsillo, al sistema de las autonomías, a la constitución del 1978 y al “consenso de los partidos nacionales”. Y, por supuesto, aporta recetas neo-liberales al funcionamiento del orden mercantil.

A lo largo de los últimos cuatro años, Rajoy se ha sumado arteramente a las iniciativas fundamentales de Zapatero. Ha extendido la onda del Estatuto de Cataluña a la "realidad nacional andaluza" y al Estatuto valenciano. Ha apoyado al PSOE en el sí a la fracasada Constitución de Eurolandia y en el envío de nuestros soldados cmo carne de cañón de toda suerte de ingerencias imperialistas. Tras algunos intentos de defensa de la gestión del 11-M por el gobierno de Aznar, ha girado página y finalmente, se ha postrado ante la sentencia del punto final del juez Bermúdez. Ha terminado alistándose a la "lucha contra el terrorismo" oficial, del brazo de los cofrades del terrorismo. Durante la campaña electoral, ha intentado un leve desmarque con la cuestión de la inmigración. Pero Zapatero ha tenido muy fácil recordarle que fue precisamente el gobierno de Aznar, en el que Rajoy era vicepresidente, el que comenzó a llenar España de extranjeros mediante cinco regularizaciones masivas.

El “regeneracionismo” borbónico
Con todo, el curso convulso de los últimos cuatro años ha propiciado la radicalización de amplios sectores de sentimiento español, que incluía fermentos de desconfianza hacia el PP. De todo esto salió Ciudadanos y, más recientemente se ha gestado la UPyD de Rosa Diez. Es la derecha laica del régimen borbónico, una “droite divine” concurrente y complementaria con la derecha rancia del PP.

UPyD pretende que diversas competencias esenciales cedidas a las autonomías sean devueltas al Estado central. Esto es completamente imposible bajo el juancarlismo. Defiende asimismo el castellano frente a la persecución de que es objeto en las “naciones históricas”; pero, a la vez, sigue ensalzando la cooficialidad, embeleco tramposo que precisamente ha servido para erradicar en esas zonas la lengua común de los españoles. Reclama a todas horas una división de poderes; pero la condición primera de ésta es la elección separada de la jefatura del Estado y de la cámara legislativa y el nombramiento de los órganos de gobierno de los jueces por la propia carrera judicial. Preconiza una reforma electoral, pero lo hace dentro de los límites del sistema proporcional. Al igual que Rajoy, está a favor de la inmigración, pero “ordenada”. Su única diferencia con el PP es la insistencia en la necesidad de verdadera laicidad del Estado y de alguna forma de educación para la ciudadanía.

Se ha confirmado nuestra previsión de que esta corriente no obtendría apoyos importantes de los votantes tradicionales del PSOE. El 70% de los votos obtenidos por UPyD en Madrid proceden de antiguos electores del PP y un 15% de la abstención y el voto en blanco. La función de UPyD es pastorear peperos cabreados y cerrar el paso a los diversos fenómenos de la abstención activa.

Descenso del voto en blanco
Los datos oficiales relativos al Congreso contabilizan 284.000 votos en blanco (1,12%), cifra que supone un significativo descenso respecto de las cotas del voto en blanco en 2004: 407.795 votos (1,58 por ciento). Un factor que explica este descenso reside en las ilusiones sembradas por UPyD y, en menor medida, Ciudadanos, entre sectores de antiguos partidarios del voto en blanco, y en el cambio de posición de algunos de sus principales animadores.

El Partido Nacional Republicano considera que en las actuales condiciones el voto en blanco es la única posibilidad de expresar activamente una posición de rechazo del régimen en el plano electoral. En consecuencia, ha desarrollado casi en solitario una sistemática y prolongada campaña a favor del mismo, con dos características fundamentales. No ha limitado la defensa del voto en blanco a una denuncia de la partitocracia, sino que la ha asociado a la alternativa de ruptura democrática en direccíón a la constitución de España en república unitaria. No ha presentado el voto en blanco como una panacea, como una solución autosuficiente, sino como una táctica subordinada al impulso de la movilización ciudadana directa y de estructuras asociativas amplias, de base.

Relanzar la resistencia
El centro de gravedad de la lucha se desplaza de nuevo a la preparación de la acción masiva en la calle, bajo el signo de la resistencia. Preparación tan necesaria como difícil, pues topará en todas partes con los buscadores de atajos, con los proclives al auto-engaño y con los convencidos de que todavía existe algo gratis. Pero los hechos son tozudos y demostrarán que lo más útil es osar con la verdad: ningún gobierno del Borbón es solución.

Secretaría General del Partido Nacional Republicano
Marzo de 2008
www.tercerarepublica.org
676 090 121

Dirigentes del PP
¿De qué se ríen?
Emilio Campmany Libertad Digital 15 Marzo 2008

Somos muchos los que durante meses hemos dicho que estas elecciones no eran unas elecciones corrientes. Nos hemos desgañitado advirtiendo de cuánto nos jugábamos en ellas. Para no entorpecer la victoria, hemos perdonado una tras otra las incoherencias en las que los dirigentes del PP han estado cayendo durante toda la legislatura. Miles nos hemos multiplicado haciendo campaña entre familiares y conocidos para convencerles de la importancia de votar a Rajoy el domingo pasado. Pues bien, los dirigentes del partido van, pierden por casi la misma diferencia de escaños que en 2004 y dicen que el resultado ha sido magnífico y se felicitan una y otra vez por ello.

No sé dónde está la gracia. El día nueve, los españoles entregamos nuevamente nuestra patria a un individuo que, al margen de escribir extrategia, considera que el concepto de nación es "discutido y discutible", negocia con terroristas, miente, alinea a nuestro país con las dictaduras de izquierdas y enfrenta a los españoles con estatutos insolidarios. Calificar su victoria de desastre sería una ñoñería: constituye un cataclismo.

Las sonrisas que nos llevan regalando los líderes del PP desde su derrota son un grave insulto a sus militantes, electores y simpatizantes. Aquella aciaga noche, Rajoy debería haber salido al balcón de Génova con el gesto sombrío y anunciar su derrota con el tono lúgubre que la ocasión merecía por lo que significará para España. En vez de eso, nos comunicó el "magnífico" resultado obtenido y, horas más tarde, su propósito de volver a intentarlo en 2012, eso sí, con un equipo que será por fin el suyo. Así pues, se ha perdido, pero no pasa nada.

Hemos aguantado que los dirigentes del PP aprobaran los estatutos de Valencia y Andalucía con artículos idénticos al vilipendiado estatuto catalán; les hemos escuchado que la autoría islamista del 11-M estuvo clara desde dos días después del atentado cuando aún hoy no sabemos quién lo planeó y ordenó; hemos asistido a la zigzagueante postura del partido respecto al canon digital; hemos aguantado a un PP nacionalista en Cataluña casi toda la legislatura; hemos soportado durante años los desdenes y desprecios de Ruiz Gallardón y se nos ha obligado a votarle como alcalde de Madrid para que los populares obtuvieran un buen resultado en el cómputo global de las municipales. No sólo hemos tenido que cargar con esto, sino que además la mayoría lo hemos hecho sin rechistar para no poner en peligro una victoria que sentimos necesaria e indispensable.

Y ahora, resulta que lo que no pudo ser hoy será en 2012. Y lo será a base de hacerse nacionalista en Cataluña, País Vasco y Galicia, convertirse al socialismo en Andalucía, prometer con la boca chica el trasvase en Valencia y Murcia, dejar que Madrid siga embelesado con Esperanza y presentarse en el resto de España como el más gallardonita de los gallardones.

La derrota ya no tiene remedio, pero al menos los líderes que nos han conducido hasta ella podrían enlutarse y desterrar de su rostro esa estúpida sonrisa que no se les cae de la cara desde la noche del día nueve.

Y, lo más importante, si se van a dejar seducir por la tentación de emprender una especie de nuevo viaje al centro (que ya tendrá que ser al centro izquierda, porque en el centro hace mucho que estamos), no deberían olvidar que no hay un caso en la Historia en que la oposición haya ganado unas elecciones defendiendo las mismas ideas que el Gobierno.

Peces Barba y EpC
Nuestros hijos no serán adoctrinados
Pablo Molina Libertad Digital 15 Marzo 2008

Mira Peces, da exactamente igual que tu partido presione hasta el chantaje a los magistrados del Tribunal Supremo para que no desmonten el nutritivo chiringuito que han montado tus amigos con la asignatura de Educación para el Socialismo. Eso es algo irrelevante porque, digan lo que digan los tribunales, miles de padres vamos a seguir impidiendo que nuestros hijos sean adoctrinados por la caterva de funcionarios que metisteis a dedo en el sistema público de enseñanza para destruirlo desde dentro, con todo éxito, la verdad sea dicha. Que no, Peces, que no. A nuestros hijos sólo les damos nociones de moral individual los padres, porque no sólo es nuestro derecho, reconocido constitucionalmente, sino también nuestra obligación.

A ti, Peces, te debe parecer muy bien que a niños de catorce años se les someta a un tercer grado para inducirles a probar las relaciones homosexuales, pero muchos padres creemos que, aparte de una marranada, eso no es algo que entre dentro de las competencias del, llamémosle, profesorado logsiano que ya nos toca sufrir y pagar a través de los impuestos. Los socialistas, que vivís opíparamente y lleváis a vuestros hijos a excelentes colegios privados, queréis que los niños del sistema público crezcan creyendo férreamente en las bondades del marxismo como sistema de ordenación social y económico, porque no siendo suficiente con crear generaciones enteras de fracasados intelectuales que sólo podrán aspirar al trabajo manual poco remunerado, además queréis que os agradezcan toda la vida el adoctrinamiento sectario al que les habéis sometido y a la hora de votar actúen en consecuencia. Eso ya lo hacéis gracias a que tenéis un mercado cautivo, formado por miles de padres que no podemos pagar un colegio privado además del muy deficiente servicio público que ya soportamos con nuestros impuestos. Confórmate con eso, Peces, que ya es mucho, y olvídate de la Educación para la Sodomía aunque tus amigos autores y editores dejen de ganar una millonada con esta vaina.

Si tan seguro estás, Peces, de que la Educación para la Locomía es una maravilla de asignatura, ¿por qué no dejas que los padres elijamos libremente si queremos que nuestros hijos disfruten de sus contenidos? Estoy seguro de que habrá cientos de miles de obreros, votantes de tu partido, que harán como Los del Río cuando el referéndum de la Unión Europea, y llevarán a sus jonathanes y sus yessis cada día al colegio más contentos que unas pascuas sabiendo que tú y tus amigos os vais a encargar de convertirlos en unos espléndidos ciudadanos anticapitalistas, admiradores del Ché Guevara, partidarios de la lucha contra el cambio climático, de la alianza de civilizaciones y la exploración de la sexualidad en todas las direcciones. O sea, que mercado hay, pero no esta bien que te aproveches de que el chiki-chiki haya ganado de nuevo las elecciones para convertir la formación moral infantil en un monopolio dirigido por ti y tus cuates.

Ya sabemos que lo vas a intentar con todas tus fuerzas, pero, como te decía al principio, miles de padres no estamos dispuestos a dejar que pisoteéis nuestro derecho a decidir el tipo de educación que queremos para nuestros hijos. Aunque tengamos que ir a la cárcel, Peces, fíjate bien en lo que te digo. Para cojones los nuestros.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

Rio Cabe
Lo que veremos
Serafín Fanjul Libertad Digital 15 Marzo 2008

Unos días antes del Accidente en que una mayoría relativa de españoles nos ha metido a todos, Mariano Rajoy aseguraba –y yo le creo– que tanto él como su partido son perfectamente previsibles. Cierto, pero tampoco Rodríguez y el suyo constituyen arcanos impredecibles. A fuer de sinceros –y sin necesidad de fungir de profetas– todos sabemos lo que va a suceder en los años venideros y con aproximación dramática. Unos lo diremos, otros callarán por aquello del negocio y la mayoría –el tocino social que votó a Rodríguez como a una Macarena laica– se inhibirá, sentenciando un "ahí me las den todas", tan racial y carpetovetónico. ¿De veras tendrán razón los musulmanes cuando aseguran, apuntando con el índice al cielo, maktúb (Está escrito)? ¿De fijo nuestro futuro está decidido y nuestra suerte echada (por la borda)?

Sin ponernos apocalípticos –el Apocalipsis llegará con la suma de indignidades y fracasos– sí podemos, por ahora, prever algunos de los efectos inmediatos de las pasadas elecciones. Los padres de Sandra Palo (y tantos similares) seguirán sin hallar consuelo en la Justicia, porque no habrá reforma de la Ley del Menor, del Código Penal ni de la Ley de Enjuiciamiento Criminal: jueces, leyes y "legisladores" no están para esas zarandajas habiendo otros objetivos más sabrosos y mollares. Las víctimas del terrorismo prolongarán su agonía de sufrimientos, despreciados por el Poder y acogotados por sus omnipresentes medios de comunicación.

Nuestra política exterior, gallardamente comandada por el nada heroico León o por la Pija de la Chupa, cosechará éxitos comparables a los de Moratinos, el inolvidable, ya celebrando conferencias de altísimo nivel con Melanesia, Mongolia Exterior y Alto Volta, ya firmando calladitos y sin dar un ruido cualquier cosa que nos pongan delante franceses y alemanes. La inmigración ilegal continuará creciendo a su aire sin que el Caldera de turno haga otra cosa que anunciar "políticas activas", sintagma misterioso para cuyo desciframiento, hasta la fecha, no nos han ayudado las dotes adivinatorias de que más arriba hablamos.

La Cultura será bálsamo de incertidumbres y desasosiegos: el Chikilicuatre, con las bragas de su mulata en la mano, representará dignamente a los votantes de Rodríguez en Eurovisión (¡Ahí es nada!), mientras Zerolo se forra vendiendo ejemplares de su Manual de Estilo Mitinero y Juan Goytisolo –que lleva tiempo trabajándoselo con César Antonio, felizmente olvidado de Cunqueiro y otras antiguallas franquistas– obtendrá, por fin, el Cervantes, notable avance cultural en armonía con la barra libre que las oportunas reformas de la ley del aborto aportarán a una sociedad tan sobrecargada de gente.

En paralelo, el Ministerio de Educación, sin muchas más competencias (o incompetencias) de que cuidar, erigirá un monumento al Trío de la Bencina (Marta Mata, Alvaro Marchesi y Pérez Rubalcaba) como señeros responsables que son del arrasamiento de la enseñanza en nuestro país. Maestros y profesores de todos los niveles, agradecidos por las tortas que les propinan los alumnos, acudirán tres veces por semana a cantarles salmos (laicos) y aleluyas. Complementaria de lo anterior –y como ya hemos adelantado en estas páginas– será la utilización en exclusiva en las aulas y fuera de ellas de todas las lenguas nacionales, autonómicas, regionales, comarcales, locales, de bisbarra y pedanía, uso progresista que vendrá irremisiblemente acompañado de los lógicos y crudos castigos a quienes, en gesto insolidario y retrógrado, hablen en español.

El Ejército, ese fósil siempre sospechoso, continuará su feliz reconversión en el "Team de la Señorita Pepis" y la nueva ministra de vivienda, en vez de apretujillos y alpargatas para buscar piso, regalará a los jóvenes llamadas gratis para que gorroneen a un amigo poseedor de un apartamento en la costa, aunque sólo para el fin de semana. Como la economía y el comercio marcharán a pedir de boca no hay ni que mencionarlos y, en líneas generales, el talante demostrará su talento, por si alguien albergaba dudas.

Hay periodistas –que aparentemente no forman en la tropa de adictos al régimen– asegurando que esta vez Rodríguez sí dice la verdad, que "su música suena bien" (sic), que no hay razones para desconfiar, etc. O sea, que va a ser bueno. Están de broma o nos toman por retrasados mentales: el "queremos más de lo mismo" de Serrat en el 93 describe bien la situación y, por cierto, el tipo sigue queriendo lo mismo (¡qué tenacidad desinteresada!). Cuando González perdió la mayoría absoluta, soltó aquello de "He-ntendío el mensahe". Y siguieron las filesas. Así pues, agárrense, que vienen curvas y esta gente ni sabe lo que es el freno.

Izquierda e islamismo
Derechos para pocos, sharia para todos
GEES Libertad Digital 15 Marzo 2008

Parece que el Gobierno de Zapatero seguirá con su política de extender eso que él llama "derechos sociales", que no consiste en otra cosa que en forzar a una mayoria insoportablemente silenciosa a atender las reivindicaciones de una activa minoria, gay, cristofóbica o islamista.

Tanto si todo se limita a una estrategia para captar votos elección tras elección, como si se trata de una sincera forma de "dar derechos", lo cierto es que la forma de actuar es la misma: despreciar, atacar y desmontar paulativamente el conjunto de valores filosóficos, morales y culturales –griegos, romanos, judeocristianos– que constituyen la personalidad europea.

Recordemos que la democracia parlamentaria sólo es posible mediante la combinación de unos valores compartidos y un pluralismo político y social posterior. Esta particular combinación de unidad y diversidad es lo que constituye la democracia occidental. Pero hoy la izquierda se dedica a reivindicar constantemente lo diverso, lo distinto, lo "nuevo", lo diferente. Da alegremente "derechos" a unos, a otros y a los de más allá, sin fundamento jurídico, moral o intelectual alguno. Les basta con dinero y propaganda. Pero esto ni sale ni saldrá gratis.

La actitud de la izquierda hacia la moral, la Iglesia o los valores tradicionales socava los principios que sustentan la democracia europea. A ella le encanta, pero lo que está haciendo es de una gravedad extrema: están vacíando de contenido la cultura europea, dejando un vacío moral, cultural e histórico cada vez más grande.

¿Le parecen al lector antiguos la moral cristiana o los fundamentos antropológicos y jurídicos de nuestro derecho? ¿Cree que está bien no creer en nada, hacer de España y Europa un inmenso hueco moral donde no exista ninguna creencia ni principio ético? Pues espere a que el islamismo se haga cargo de ese hueco. Porque lo hará, de eso no cabe duda. Y lo avalan dos hechos.

El primero, que mientras los europeos rechazan cada vez más su propia cultura, los musulmananes, en España y en Europa, reclaman la suya con una insistencia cada vez mayor. Hoy los europeos no van a misa, critican su historia y desprecian su moral. Por el contrario, los musulmanes acuden a las mezquitas, son cada vez más reivindicativos, y exigen que su religión sea reconocida y sus "derechos satisfechos".

Por otro lado, las proyecciones demográficas para España y Europa no dejan lugar a dudas; los europeos tienen cada vez menos hijos y los musulmanes cada vez más. Cada vez más niños que ni se integran ni tienen intención de hacerlo, y que reivindican que los valores islámicos sean políticamente reconocidos en el continente.

Por eso, islamistas e izquierdistas hoy caminan juntos. Éstos últimos se dedican a desmontar alegremente todo el aparato cultural e ideológico occidental; aquellos les apoyan con entusiasmo. ¡Cómo no! La izquierda está haciendo el trabajo sucio, convirtiendo la cultura europea en una inmensa zona cero donde luego el islamismo construirá sus mezquitas, su educación, su religión y su ley civil.

Atacando la cultura europea, la izquierda europea en general, y la española en particular, esta allanando el camino a una nueva forma de totalitarismo. Lo malo es que no serán los politicos actuales los que sufrirán las consecuencias, sino sus hijos y los hijos de sus hijos. A ellos les tendrán que explicar por qué se dedicaban a dar derechos a unos pocos mientras abonaban el terreno para que se acabara imponiendo la sharia para todos. Ocurrirá. Y nosotros estaremos ahí para recordárselo.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Los límites de la discrepancia
ANTONIO GARRIGUES WALKER. Jurista ABC 15 Marzo 2008

LOS efectos de la radicalización política de la pasada legislatura no van a desaparecer por arte de magia. Las formas, por el momento, han mejorado en alguna medida pero la situación sigue siendo preocupante. La idea de reproducir en esta legislatura, con el mismo «dramatis personae», la misma dialéctica, que hemos venido sufriendo durante largos años, genera desconsuelo, inquietud y sobre todo un profundo aburrimiento. Sería -no lo será- verdaderamente cansino.

La radicalización se ha instalado en el conjunto de la sociedad española con una sola e importantísima excepción que hay que destacar desde el primer momento: el diálogo social, un diálogo en el que los sindicatos y los empresarios vienen dando un esplendoroso ejemplo de convivencia civilizada y eficaz. Son dos estamentos que merecen un especial reconocimiento porque están ayudando de una forma decisiva a nuestro desarrollo económico. Sin el clima que han sabido crear -y recrear cuando ha sido necesario- nuestra situación actual no sería ciertamente la misma sino claramente peor. Mirando al futuro, ese buen diálogo, es uno de nuestros activos más sólidos y más serios.

Los ejemplos negativos desgraciadamente son muchos. Los más importantes afectan a tres áreas: lucha antiterrorista, política exterior y justicia. Vamos a ver si en todos ellos podemos cambiar la deriva actual porque si tuviéramos éxito, España daría un salto de gigante en todos los órdenes. ¿Cómo hacerlo? Empecemos por recordar que el derecho a discrepar, siendo como es un derecho básico en política, no es un derecho absoluto entre otras cosas porque ningún derecho lo es. Hay temas en los que, al estar afectado el interés público de una forma directa, clara, intensa y dramática, ese derecho a discrepar desaparece o se limita substancialmente. Tenemos que volver a recordar, en este sentido, que la democracia no es un sistema que permita que todos estamos de acuerdo, sino justamente a convivir en desacuerdo. Y en ese ejercicio de convivencia la obligación de consensuar habrá que respetarla y asumirla cuando llegue el momento. Y el momento ha llegado y parece, además, muy propicio.

En el tema del terrorismo se ha llegado a límites de ceguera e irresponsabilidad absolutas. El símbolo más doloroso es la existencia de organizaciones rivales de apoyo a las víctimas que se han radicalizado aún más que los propios partidos políticos. Pero el problema más grave es, desde luego, la ausencia de un pacto contra el terrorismo, y es ahí donde deben centrarse todos los esfuerzos para un consenso amplio y sincero. Ya no es cuestión de buscar inocentes o culpables. La única cuestión es llegar a un acuerdo sin más excusas ni dilaciones. Lo exige la ciudadanía en su conjunto y en su consecuencia los dos partidos mayoritarios tendrán que ponerse a ello en el plazo más breve posible y si no logran el objetivo habrá que organizar, desde la sociedad civil con el apoyo de los medios de comunicación, la presión necesaria para recordarles, sin cesar, su compromiso. Tienen que sentirse forzados a hacer lo que irremediablemente tendrán que hacer. Es una obligación política y ética.

En materia de política exterior parece claro que es el Gobierno a quien corresponde fijar las prioridades y las estrategias pero aún así -y parece que se está en ello- tiene que buscarse un consenso en las áreas principales: apoyo a países subdesarrollados con especial atención a África e Iberoamérica; impulso a las relaciones con los países del eje del Pacífico que van a ser la clave económica decisiva en las próximas décadas; mayor y mejor presencia política en Europa; normalización completa de las relaciones con los EE.UU., un país con el que deberíamos colaborar en Iberoamérica, Europa y Medio Oriente de forma intensa; cuidado especial de los vínculos con nuestros países vecinos; acentuar el aspecto económico de nuestras relaciones exteriores; desarrollar por fin una diplomacia parlamentaria seria.

La politización de la justicia está creando situaciones aberrantes y peligrosas. No es, desde luego, un tema fácil de resolver pero al igual que en el caso de la lucha contra el terrorismo, los partidos políticos no tienen otro remedio que llegar a acuerdos estables y el estamento judicial tendrá que colaborar iniciando un proceso autocrítico profundo. Están sucediendo cosas que dañan todo el sistema institucional en su conjunto y generan una imagen triste de nuestro país. No podemos tolerar que las cosas continúen así. Si los partidos no son capaces de encontrar soluciones con prontitud habrá que buscar otros caminos que incluyan, por ejemplo, fórmulas de arbitraje.

Hay sin duda otros muchos temas (entre ellos emigración, nacionalismos, estrategia económica) en los que la radicalización política está generando daños a la convivencia ciudadana y al interés del país. Esa radicalización no es un ejercicio sin consecuencias. No es algo gratuito. La sociedad civil española tendrá que organizarse para evitar estos abusos del estamento político que parece incapacitado para reaccionar con un mínimo de sentido común y de grandeza. Para que se produzca alguna reacción positiva los medios de comunicación van a tener que cumplir un papel radicalmente diferente al actual y recuperar la pasión por lo objetivo y por lo justo. Se han convertido, sin excepción, en instrumentos multiplicadores de actitudes sectarias y mejoran con mucho la agresividad y la violencia verbal de los líderes políticos. Lo que agrava esta situación es que ni los medios de comunicación ni los partidos políticos toleran la más mínima neutralidad en el conflicto. O se está con ellos del todo dándoles la razón absoluta o se está contra ellos y se pagan -como ya saben algunos- las consecuencias. Un país como Alemania, al sentir que los problemas económicos y sociológicos complicaban su posición en el mundo, buscó en la «grosse koalitionem» una solución radical que, por el momento, les va dando resultados muy positivos. No es cuestión de sugerir una solución similar en España -aunque a mucha gente le gustaría- pero sí de plantearnos en serio cómo recuperar un funcionamiento político razonable. Vamos a vivir una época difícil. El largo proceso de crecimiento económico va a dar paso a una desaceleración cuya profundidad y consecuencias es muy difícil de valorar.

Ello puede añadir -démoslo por seguro- más dificultades y más tensiones. No juguemos más con fuego. La ciudadanía española -lo digo con el mayor convencimiento- no se lo merece.

Fiscalía errática
Editorial ABC 15 Marzo 2008

La oposición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional a la querella presentada por la Asociación Dignidad y Justicia contra el Ayuntamiento de Arrigorriaga por mantener la designación de una plaza con el nombre del terrorista José Manuel Beñaran Ordeñana, conocido como «Argala», ha sido determinante para que el magistrado Santiago Pedraz decida rechazarla y aconseje, siguiendo la opinión del fiscal Ignacio Gordillo, que la cuestión se discuta en la jurisdicción contencioso-administrativo. Se trata de una actuación del Ministerio Fiscal que sólo produce más confusión sobre los criterios de esta institución, de trayectoria errática, ante los delitos de enaltecimiento del terrorismo, decidiendo su posición en cada caso con preocupante incoherencia y falta de unidad.

Los antecedentes lo demuestran. Arnaldo Otegi fue absuelto de homenajear a la terrorista Olaya Castresana gracias a la incomprensible decisión de la Fiscalía de retirar la acusación contra él, pese a que la Audiencia Nacional consideró probado que era autor de este delito. Por su parte, el juez Fernando Grande-Marlaska no pudo sentar en el banquillo a Arnaldo Otegi por su participación en el homenaje al etarra Arkaitz Otazu sencillamente porque el fiscal se opuso, y no había acusación popular que pudiera pedir la apertua de juicio oral. Sin embargo, la Fiscalía sí se querelló contra la alcaldesa de la localidad guipuzcoana de Hernani por pedir en un acto público un aplauso para los dos presuntos terroristas autores del atentado contra la Terminal 4 del aeropuerto madrileño de Barajas. El juez Pedraz archivó esta querella utilizando los mismos argumentos que esgrimió la Fiscalía para evitar la condena de Otegi en el «caso Castresana». Ahora se da la circunstancia de que Arnaldo Otegi está en prisión cumpliendo condena firme por enaltecer al terrorista «Argala» en un acto celebrado en el año 2003. Sin embargo, paradójicamente, dedicar una plaza al mismo etarra hoy no es delito. Pero sí lo es lanzar una proclama como la que protagonizó Otegi.

Para el ciudadano será muy difícil distinguir los matices que hacen que dos homenajes al mismo terrorista merezcan distinta calificación jurídica, una penal y otra, meramente administrativa. Pero sucede que también desde el punto de vista legal no parece haber fundamento para aplicar varas de medir tan diferentes. El enaltecimiento de terroristas es un acto de ofensa a las víctimas que no exige, como la apología, una inducción directa a la comisión de un delito, bastando por tanto con transmitir un mensaje de elogio, disculpa u homenaje al terrorista. Mientras la exaltación del terrorismo forme parte del día a día en las calles y plazas del País Vasco, será muy difícil deslegitimar socialmente a los terroristas y reponer a las víctimas en la justicia material que merecen. El callejero de la infamia etarra, denunciado por ABC ya en numerosas ocasiones, no puede seguir al margen de la acción de la Justicia.

El topetazo de Rajoy: jugar con cartas marcadas de izquierda es fatal
Eduardo Arroyo elsemanaldigital 15 Marzo 2008

Llevamos una semana escuchando hablar de las elecciones y ni los gritos de júbilo exultante de la izquierda ni la justificación blandengue de la derecha suenan realistas.

El asunto es que, con todo lo que ha caído, con los socavones de Barcelona, el Carmel, la imposición neo-chequista de la "Educación para la Ciudadanía", la confesión ostentosa de haber mentido en boca de todo un presidente del Gobierno, la sospecha casi confirmada de la connivencia de un gobierno con los terroristas –España es ahora el único país del mundo en el que te pueden poner una bomba con fondos públicos-, el piso de Bermejo, la presencia de tres o cuatro ministras con CI por debajo de 100, el caos del AVE, los infanticidios neomaoístas apoyados tácitamente por el gobierno, las "cenorras" de 1.400 euros para dos personas, el clientelismo desbocado en Andalucía; en fin, con todo eso, el PSOE obtiene no menos sino más votos. Los suficientes votos, en definitiva, para ganar las elecciones ampliamente.

La pregunta es ¿por qué? Visto el escenario de los hechos, la cuestión no puede despacharse con la excusa de que el PP ha ganado aquí o allá. De nuevo preguntamos ¿por qué? La respuesta es sencilla: mientras que la izquierda, igual que los liberales, repite la sempiterna cháchara antimonopolio y por "la libertad", en lo que a los medios de comunicación se refiere, la hegemonía de la izquierda es el correlato necesario de la hegemonía monopolística mediática. Un rebaño de periodistas, actores y demás clientela, harto serviles todos ellos, comen de un pesebre que no está dispuesto a dar de comer a nadie más que a los suyos. Y es ese rebaño el que ha convencido a los españoles de que una persona de "izquierdas" es, por definición, "buena", "comprometida", "idealista" y, por definición, "enrollada". Es, en suma, gente que abandera desinteresadamente todas las causas nobles.

La "derecha", por el contrario, siempre es sospechosa de "racismo", "xenofobia", "explotación", etc. Quien es de derechas, para concurrir al debate político, cultural e ideológico, debe aceptar como artículo de fe el imaginario izquierdista. Más aún: este imaginario, no es que se discuta, es que es "el que hay". Semejante grado de arrinconamiento ha tenido dos consecuencias igualmente nefastas para la derecha: por un lado, juega en una partida de cartas en las que su propio enemigo le reparte la mano; por otro lado, para autoafirmarse en la arena política se ve abocada necesariamente al más puro reaccionarismo: defiende lo contrario de la izquierda por el hecho de que ésta misma lo defiende. Lo terrible es que sigue siendo la izquierda quién marca los temas, los tiempos y los ritmos de la confrontación, de manera que la izquierda se reserva el derecho de presentar a su enemigo como una burda imitación de lo que ella encarna.

Así, la derecha jamás puede presentarse como "combatiente por la libertad" o el medio ambiente, precisamente porque el aparato mediático-cultural de la izquierda ha convencido a todo el mundo de que es ella la que encarna por excelencia estas nobles causas. La derecha queda pues en evidencia como una fuerza meramente oportunista.

Hace poco un amigo me contaba que había coincidido en una comida con un diputado del PP, que explicaba que en su partido había una división entre los "arriolistas" –convencidos de que el pueblo español es de izquierdas y por eso los mensajes radicales de la derecha jamás tendrán éxito- y los "inmediatistas" –o algo así- que eran partidarios de una estrategia de perfil más duro. Es decir, que la derecha ha llegado a tales cimas de necedad que cree que todo es una pura decisión estratégica. No se dan cuenta de que el mismo suelo donde pisan está hecho por sus enemigos. La patología se ha podido ver en le perfil de la campaña de Rajoy, centrada de manera explícita en "la economía", sin percatarse de que el planteamiento del PP y del PSOE no difiere en este asunto de manera esencial, salvo en las recriminaciones de "hacer algo" del PP.

Así las cosas, el PSOE, que no es sino el partido de los ricos, el partido de la cultura del pelotazo, inmoral, falsario, al servicio del capital y de quienes expolian al pueblo, puede seguir haciendo de las suyas el tiempo que quiera, que todo ello queda asegurado por la ridícula estrategia "de perfil bajo" de un PP que cree que lo principal es saber inglés e informática. Es para morirse.

Ahora pueden emplear el tiempo que quieran en hacer cinco congresos, en conspiraciones de pasillo y en depurar a quién gusten. El asunto es que el éxito de Rajoy es harto relativo porque no ha habido otro presidente de su partido que no haya cosechado alrededor de los diez millones de votos. Cabe pues la profecía de afirmar que, venga quién venga al PP, si no cambia radicalmente respecto de lo hecho hasta ahora, está destinado a estancarse en unos diez millones de votos de aquellos españoles que les votan porque sencillamente no hay otra cosa.

Si nosotros fuéramos del PP, exigiríamos cuentas a todos los que han sido partícipes de esta situación, no solo dentro del partido, sino desde los escasos medios que han apoyado a la derecha política. Y es que es mucho más que unas cuantas caras nuevas o repetir las delirantes recetas importadas de los think tanks de Washington lo que el PP necesita para revertir la situación. Por eso, estos cuatro años, para quienes quieran, en este o aquél partido, afrontar el reto de salvarnos de las fauces de la decadencia y de la esclavitud como pueblo, es ante todo tiempo de construir. Resistir es perder ya de antemano.

En ausencia de violencia
Vicente A.C.M. Periodista Digital 15 Marzo 2008

Poco parece haber importado a once millones de españoles la presencia de violencia dos días antes de las elecciones, para dar su respaldo a la política de mentiras y de apaños del Sr. Zapatero, Eguiguren y Patxi López con ETA. Una sociedad que está dispuesta a que el"como sea" valga para pactar con los terroristas.

Por eso ahora con ese aval que le han dado las urnas, vuelve el Sr. Zapatero a su ambigüedad y a manifestar lo mismo que lleva diciendo desdde ha ce tiempo. Esto es, su disposición para "en ausencia de violencia" considerar otro escenario de diálogo. Para él la ausencia de violencia contrastada por el Sr. Rubalcaba y por él mismo, es el intervalo de tiempo entre dos atentados, sean o no con víctimas.

La ausencia de violencia es una forma de expresión que los hechos han demostrado su nulo contenido y significación real. Se ha premiado lo que se llama violencia de "bajo nivel", obviando la kale borroka, las extorsiones a los empresarios, las manifestaciones ilegales de los etarras Batasuna. Se han mantenido reuniones con los propios verdugos de sus camaradas. Y ahora vuelven a decir que siguen en lo mismo, pero que esos once millones de votantes les han dado la razón a su forma de proceder.

Y tienen razón, son once millones de votos que no tengo más remedio que asumir democráticamente, pero que no significa que tenga que darles la razón, pues otros diez millones de votos piensan lo contrario sobre esa política que hasta ahora ha llevado el Sr. Zapatero y el PSOE en su "negociación" con ETA. Es una mayoría simple y por eso el tema de la lucha anti terrorista, como los grandes temas de Estado, deben contar inleudiblemente con un mayor consenso.

Si el Sr. Zapatero se empeña en seguir con su plan, debe recordar que ha ganado pero por solo un 3,5% de los votos y eso le puede dar el Gobierno, pero no vía libre para llevar a España donde la mitad de los españoles no quieren.

Sangre, sudor y lágrimas, horizonte para las clases medias
Enrique de Diego elsemanaldigital 15 Marzo 2008

Lo que vamos a tener los españoles en los cuatro próximos años no es otra cosa que sangre, sudor y lágrimas. No conviene engañarse, ni andarse con rodeos, ni poner cataplasmas.

Sangre, sudor y lágrimas. Porque nuestro modelo es ineficiente, tanto el económico como el político, y la conjunción de ambos produce una tormenta perfecta, difícil de sortear y en la que, por supuesto, podemos naufragar si cada uno no asume su responsabilidad. Para ese reto, estamos manifiestamente mal dirigidos. Zapatero no es la causa de nuestros males, aunque esté bien puesto a empeorarlos, sino el efecto, porque los males son más profundos que la enervante anécdota monclovita. El partido socialista no sólo se ha dedicado a negar la crisis, con lo que mejor y casi único que sabe hacer, la propaganda, sino que, además, su programa es un catálogo de despropósitos para profundizar en la crisis y llevar a la sociedad al conflicto y al colapso.

Sangre, sudor y lágrimas, porque el modelo estatista, de manos muertas, clientelar y prebendario, ultrareaccionario y tardo marxista, recibe un respaldo suficiente para seguir avanzando hacia el abismo y específicamente de las clases medias vasca y, sobre todo, la catalana, adormecidas por el sistema de expoliación de las clases medias al que el nacionalismo da dosis de perfeccionamiento masoquista.

Sangre, sudor y lágrimas, porque se pretende mantener la utopía, la quimera, la ensoñación perversa de que son los políticos, mediante coerción estatal y reducción de la iniciativa, los que pueden resolver los problemas humanos que dependen de la libertad y la responsabilidad individuales.

Sangre, sudor y lágrimas durante los cuatro próximos años porque vamos hacia la quiebra económica y hacia el colapso político y, a la postre, tenemos los que nos merecemos, lo que hemos edificado con cimientos de arena y en lo que estamos, a día de hoy, atrapados.

Sangre, sudor, lágrimas y paro y conflictos laborales e inflación alta y descenso del poder adquisitivo y aumento de la inseguridad ciudadana ese es el horizonte previsible de los próximos cuatro años, para una sociedad atenazada por la adoración al Estado, instalada en el servilismo de la compraventa del voto y en los caducos placeres de la expoliación de las clases medias.

Porque ni el modelo económico intervencionista ni el hiperinflacionado y expansivo modelo político funcionan, el ajuste va a ser de caballo y nada nos indica que tenga salida, porque el círculo vicioso de la economía ha empezado –la inflación al 4,4% y ya se ha dejado de mentir sobre descensos en primavera- y va a marchar como una bola de nieve, agrandándose, porque la inflación hace bajar el consumo, eso produce paro, el paro aumenta el gasto público, y vuelta a empezar.

Frente al rigor de los números, frente a la inexorable exigencia de la realidad, nada valen los arrullos de la retórica tardoprogre ni conservadora. Nada valen las mentiras, ni las dosis abrumadoras de propaganda que cada día se sirven, hasta el hastío en la pasada campaña electoral. No es Zapatero la causa de los males, sino su efecto, y su repetición indica que los males son muy profundos en la sociedad española. Porque, a la postre, una victoria de Rajoy no hubiera resuelto nada, más allá de interesantes paliativos, porque lo más grave es que el PP se ha presentado a estas elecciones como otra forma de socialismo, como otro intervencionismo de gestión, prometiendo un Ministerio más para cada problema.

Porque los partidos actuales han devenido en aparatos estatales que todos sufragamos (las primarias abiertas a todos tendrían que ser obligatorias pues todos somos militantes de todos los partidos, queramos o no) forman parte también del problema.

No es cierto que la economía se basa en la confianza como un criterio subjetivo, ni que nadie sea capaz de llamar a la crisis, ni tan siquiera estoy dispuesto a culpar a Zapatero, pues sólo es su administrador, un político profesional dispuesto a satisfacer suicidas demandas sociales para mantenerse en el cargo. No, el mal no es Zapatero, aunque pueda parecer la punta del iceberg, el mal, los males están instalados en la sociedad y eso hace más difícil su solución.

Sangre, sudor y lágrimas y paro e inflación, porque nuestro modelo económico no es competitivo, y el político está bien dispuesto a intensificar sus males, bien jaleado por buena parte de la ciudadanía, por la mayoritaria, incluso por toda, puesto que el PP ha ofrecido más de lo mismo con cosmética fiscal.

Sangre, sudor y lágrimas para la clases medias, atrapadas en el inmovilizado inmobiliario, expoliadas por canones y regalías.

Sangre, sudor y lágrimas para toda una sociedad casi por completo dependiente energéticamente, cuando la energía se dispara. Sangre, sudor y lágrimas para una sociedad que prohíbe los transgénicos y dedica el cereal y el maíz para combustible.

Sangre, sudor y lágrimas en aras de la hecatombe del Estado-providencia, de los políticos y los burócratas como los nuevos clérigos de la felicidad por cheques. Pero es lo que la gente quiere. A lo mejor va a resultar que las sociedades sí se suicidan. Cuando se hundía el Titanic, tocaba la orquesta.

Sangre, sudor y lágrimas.

Denunciar un proyecto con muchos tentaculos
HazteOir.org  15 Marzo 2008

Querido/a amigo/a:

En el mensaje que enviamos durante la noche del lunes explicábamos cuál va a ser la tarea de HO para los próximos 4 años. Según explicábamos, trataremos de “hacer frente al proyecto totalitario y liberticida de Zapatero”. En efecto, esta será una de nuestras prioridades. Pero no será la única. Porque el proyecto que representa Zapatero le trasciende. Por eso, la batalla de HO no es sólo una batalla para tratar de echarle – democráticamente – del Poder.

En efecto, existe en España (y en el mundo) un proyecto laicista y liberticida, de inspiración masónica, basado en la cultura de la muerte y la ideología de género. En nuestro país, su principal exponente político es Zapatero. Y en el mediático, PRISA. Su objetivo principal: controlar las mentes de una mayoría de los ciudadanos para anular cualquier posibilidad de respuesta a la imposición totalitaria de ese proyecto en el que muchos grupos sociales no tenemos cabida.

En el ámbito de la política, los adalides del proyecto tratan de controlar ambos lados de la cámara. La izquierda, con Zapatero al frente del PSOE, ya la tienen. Ahora van a por la derecha. Quieren un PP domesticado, sometido a los dictados del proyecto. Tienen puestas sus esperanzas en Gallardón. Y confiesan – sin ningún pudor - sus intenciones. Así lo reconoció Polanco justo antes de morirse: “deseo que en España exista un partido de derechas, laico, con ganas de mantener lo que hay que mantener y de cambiar lo que hay que cambiar”.

Y así lo manifestó ayer Juan Luis Cebrián, Consejero Delegado de PRISA, en una Junta General de Accionistas. Aprovechando el río revuelto del PP (el mismo día del anuncio de renuncia de Zaplana y con los nombres de Soraya, Costa y Pío en la picota), Cebrián anunció que ha llegado “la hora de la reconstrucción de la derecha” y que el PP “no puede desoír nuevamente” los llamamientos a su renovación.

Por eso, la misión de HazteOir.org incluye elementos como:

- El análisis de ese proyecto, del que Zapatero forma parte, de sus raíces y manifestaciones
- La denuncia constante de las acciones del proyecto
- El freno de la difusión social y cultural del proyecto
- La jubilación anticipada de Zapatero
- La presión al PP para que se convierta en dique de contención frente de ese proyecto (y no en uno de sus agentes)

Pero no queremos convertirnos en un grupo meramente reactivo, de defensa frente a los ataques de Zapatero y sus compañeros de proyecto. También vamos a seguir, con tu ayuda, como siempre hemos hecho, proponiendo, felicitando (cuando haya que felicitar) y construyendo.

***

Uno de los muchos mensajes que recibimos nos recuerda que la batalla en la que estamos implicados – no por decisión propia, sino por necesidad – es de naturaleza esencialmente espiritual. Y tiene razón. Por eso, si eres creyente, te rogamos reces por HazteOir.org. Si quieres apoyar a HO, tienes una oportunidad única: pídele al Señor que nos proteja y nos guíe.

¡Muchas gracias!
Un afectuoso abrazo,
Ignacio Arsuaga y todo el Equipo de HO

P.D. Si te gustaría apoyar económicamente la labor de HazteOir.org y hacerte socio de nuestra plataforma, pincha en el siguiente enlace:
http://www.hazteoir.org/haztesocio/2008-2012-ayudanos-a-parar-la-ofensiva-de-zapatero/
¡Gracias!

Análisis electoral (II): Algunas conclusiones sobre estrategia
Luis del Pino Libertad Digital 15 Marzo 2008

En el artículo anterior veíamos las matrices de transferencia de voto en Madrid y Cataluña, que arrojan algunos resultados interesantes:

* En Madrid, que es donde más se ha hecho patente la toma de la calle por parte de la resistencia cívica al gobierno de Zapatero, lejos de disminuir los votos del PP, lo que se ha producido es un importante incremento de los populares, gracias a la movilización de un número significativo de abstencionistas y a que se la arrebatado un número de votos no menos significativo al propio PSOE. Como resultado, el PP tiene hoy en Madrid más votos que el PSC en toda Cataluña. Y eso, con una participación que ha superado en Madrid el 80%.

* En Cataluña, el PSC ha subido gracias a la absorción de votos de IU y, en menor medida, de ERC, y a que la fidelidad de los electores socialistas ha sido en Cataluña significativamente mayor que en otros lugares. Teniendo en cuenta aspectos como, por ejemplo, el caos de las infraestructuras vivido en Cataluña en esta última legislatura, ¿puede sostenerse categóricamente que son sólo cosas como la economía o las cuitas de la vida cotidiana las que mueven a los electores a mostrar su rechazo a un gobierno? ¿Hubiera logrado el PP en Cataluña una subida similar a la experimentada en Madrid si se hubiera sustituido a Piqué desde el principio por alguien dispuesto a enfrentarse al gobierno tripartito, en lugar de mantener el perfil bajo a lo largo de buena parte de la legislatura?

* La política claramente pro-nacionalista del PSOE no ha tenido su reflejo en una absorción significativa de votos desde los partidos nacionalistas. Salvo el caso del País Vasco, donde el asesinato de Isaías Carrasco parece haber generado un apoyo de última hora en favor del PSE, y salvo un cierto trasvase (menos pronunciado de lo que cabía esperar) desde ERC, motivado por la descomposición de ese partido, los nacionalistas resisten y resisten bien. La política de cesión al nacionalismo no neutraliza a los nacionalistas: los alimenta.

* Izquierda Unida, que se ha comportado como una simple sucursal del PSOE, ha acabado cosechando lo que el dimitido Llamazares ha sembrado durante toda la legislatura, y uno de cada tres de sus votantes han preferido votar al original (el PSOE), en lugar de al calco.

* ERC, por su parte, que cosechó un aumento significativo de votos en 2004, ha perdido todo aquel apoyo popular, que probablemente sólo se debió a la reacción emocional provocada por el atentado del 11-M. Sus votantes se han dispersado entre PSC, IU, CIU y la abstención.

* El partido de Rosa Díez obtiene la inmensa mayoría de sus sufragios entre los votantes del PP. Sin embargo, los resultados en Madrid demuestran que eso no sólo no impide al PP crecer en número de votos, sino que es posible que tenga un efecto de arrastre nada desdeñable que haya contribuido a la propia subida de los populares, al plantear cuestiones que a los votantes del PP les importan y que el PP no se ha atrevido a poner encima de la mesa en toda su crudeza, por miedo a la pérdida del electorado de centro. A la vista de esa irrupción de UPD en el Parlamento y de la paralela subida del PP, no está tan claro que la existencia de dos partidos tenga que ser necesariamente mala: es muy posible que el reparto de papeles (al estilo de lo que PSOE e IU han estado haciendo durante años en la izquierda) sea electoralmente rentable.

El desconcierto
Pío Moa Libertad Digital 15 Marzo 2008

Después de golpes tan crudos como la quiebra del marxismo y la caída del Muro de Berlín, la evidencia de la tremenda corrupción de los centenarios de la honradez, el terrorismo desde el poder, etc., lo lógico sería que nuestra izquierda se encontrase desconcertada y a la deriva. Pero, asombrosamente, es la derecha la que se halla en tal situación. Chikilicuatre Zapo ha logrado el milagro y no solo domina la escena, tan campante, sino que dicta a un Chikilicuatre PP cómo debe comportarse, le marca la senda del porvenir y le riñe y se burla de él por seguirla renqueando y con mal estilo.

La izquierda ha superado su crisis ideológica gracias en parte a la inanidad de la derecha, pero también a que ha sabido desviar la cuestión hacia la legitimidad histórica. En definitiva, "seremos tan golfos como digan ustedes, pero fueron los nuestros quienes defendieron la libertad en la guerra civil, y las derechas quienes la asesinaron; por lo tanto siempre conservaremos un plus de legitimidad por encima del PP".

En la derecha hallamos tres tendencias: la de Rajoy, muy próxima a los Gallardón, Soraya, Elorriaga y compañía, la derecha del centrismo y el futurismo, un satélite intelectual y político de la izquierda; la representada antes por Vidal Quadras y Mayor Oreja –que parecen definitivamente amortizados– y ahora, con mucha menos sustancia, por Esperanza Aguirre, una derecha capaz, en principio, de unir los ideales de democracia y España; y la derecha patriótica, pero antidemocrática que, por eso mismo, facilita mucho las cosas a los socialistas y separatistas, los cuales pueden enarbolar impune y falsamente la bandera de la libertad frente a ellos y oponerla a la idea de España. Y saben hacerlo: si al pobre futurista anglomaníaco lo identifican con la “extrema derecha” era solo porque esa imagen, apoyada en la falsificación de la historia, les ahorra cualquier argumento y les sirve de látigo para obligar al PP a portarse como conviene.

La derecha patriótica pero antidemocrática entiende que la democracia es un factor accesorio y no la forma que puede y debe revestir el patriotismo en las presentes condiciones históricas, si se trata de salvar la unidad del país y no hundirla. Solo entiende la democracia con arreglo a la experiencia de la II República y no va más allá en su pensamiento. Se cree con un derecho especial a hablar y mandar por encima de los demás y tiende a confundir la importancia del catolicismo en la historia y la cultura de España con las formas políticas hoy posibles y deseables. Si los descendientes de Azaña siguen jactándose de que España ya no es católica, ellos creen que el país debe ser católico no socialmente (por mayoría hoy en retroceso), sino políticamente. Creen que el catolicismo es una ideología política, interpretable según sus intereses partidistas.

Estas tres tendencias coexisten en el PP, bajo la hegemonía de la primera. El fetiche de la unidad del partido por encima de su representatividad real lo permite.
-----------
Las estúpidas triquiñuelas de la derecha:
EpC también será voluntaria en Valencia y se impartirá en inglés
¿Por qué no en árabe?
-----------
Minuto Digital pide ayuda
MinutoDigital.com
COLABORA CON NOSOTROS
Estimado amigo:
Como sabes MinutoDigital financia el 99% de los costos de publicación mediante las cuotas que cada mes nos ofrecen nuestros socios. El 1% restante se realiza a través de los anuncios que figuran en nuestra web y de los que cobramos únicamente cuando se pincha en ellos y se accede a la web del anunciante. Si quieres colaborar con nosotros, no olvides, cuando entras a minutodigital.com picar sobre el anunciante que te señalamos, en este caso de LINEADIRECTA.COM. Nos ayudas a seguir publicando MD.

Los huesecitos de Alcalá
JUAN MANUEL DE PRADA ABC 15 Marzo 2008

ES una regla de oro del Matrix progre: si la realidad desmiente la alfalfa propagandística, se niega la realidad y sanseacabó. Durante más de un mes, el Gobierno de Zapatero ha ocultado el descubrimiento de una fosa con restos humanos en Alcalá de Henares; y lo habría seguido ocultando si ABC no hubiera propagado la noticia. De todos es conocida la doctrina del Matrix progre sobre la Guerra Civil: España era una nueva Arcadia gobernada por los abuelos de Zapatero; entonces llegó una panda de militarotes fascistas, enemigos del pueblo y abuelos de Rajoy, que se pusieron a matar a mansalva, mientras los abuelos de Zapatero se regían según la más estricta «legalidad democrática». Como los huesecitos descubiertos en Alcalá no concuerdan con la doctrina del Matrix progre, se vuelven a enterrar y santas pascuas.

Durante los últimos años hemos asistido al desenterramiento de cadáveres en cunetas y desmontes; hemos visto tropecientos documentales y reportajes televisivos que glosan las vicisitudes de tales desenterramientos, encumbrados a la categoría de subgénero arqueológico; hemos presenciado el repentino florecimiento de sospechosas asociaciones dedicadas al coleccionismo de tibias y peronés que afirmaban actuar sin otro propósito que resarcir moralmente a los descendientes de las víctimas de la guerra (que, como cualquier párvulo del Matrix progre sabe, pertenecían a un único bando). Naturalmente, tal resarcimiento sólo era el medio elegido para obtener un fin menos confesable, un fin de naturaleza estrictamente ideológica o, dicho con mayor exactitud, adoctrinadora: pues de lo que se trataba era de imbuir en la pobre gente ilusa (y sobre todo en las nuevas generaciones, cuya única noticia sobre el pasado es la que les suministra la alfalfa propagandística) la creencia de que aquella guerra fue un episodio de crueldad unidireccional, en el que los fascistas se dedicaron a apiolar demócratas en las cunetas; episodio que todavía se puede rectificar, si los demócratas logran acordonar sanitariamente a los fascistas. Y, para darle rango legal al embeleco, se urdió la llamada Ley de Memoria Histórica, que tan pingües resultados ha deparado: ahora los párvulos del Matrix progre ya saben que si votan a Rajoy es como si estuviesen formando en las filas de los militarotes fascistas.

Los huesecitos de Alcalá vienen a poner un contrapunto enojoso en esta versión de tebeo de la Guerra Civil. Son unos huesecitos que, de repente, nos recuerdan que en el bando de los buenos hubo sacas y brigadas del amanecer, hubo agentes soviéticos que actuaban discrecionalmente ante la pasividad (o connivencia) de las autoridades republicanas, hubo excursiones a Paracuellos y checas trabajando a destajo, hubo purgas estalinistas y calabozos del SIM. Hubo, en fin, una concienzuda maquinaria de la muerte que, por momentos, alcanzó un ritmo de producción digno de la industria cárnica. Pero todo esto, para el Matrix progre, simplemente no existe; o, si existe, se justifica como una reacción inevitable ante el acoso de los militarotes. Tampoco existen, por cierto, víctimas desaparecidas en zona republicana; y, no existiendo víctimas desaparecidas, ¿qué destino se puede dar a esos huesecitos hallados en Alcalá, sino los sótanos de la desidia? La posibilidad de que, entre tales huesecitos, se cuenten los de Andreu Nin, líder del POUM salvajemente torturado por los agentes soviéticos, podría resquebrajar la conspiración de silencio tramada en torno al hallazgo. Pero, como Nin, hubo otros muchos españoles despedazados en las mazmorras republicanas, fallecidos por «hemorragia» (como solía especificarse en los papeletas forenses de la época) sin juicio previo, arrojados en cualquier desmonte con las tripas baleadas para que se los comieran los perros. Españoles cuyo único delito fue ir a misa o leer ABC o votar a las derechas; pero esos españoles no existen en el catastro del Matrix progre, no existen en el cómputo de los desenterradores. Son habitantes del limbo de la Memoria Histórica; y con sus huesecitos se hace fosfatina.
www.juanmanueldeprada.com

El arzobispo de Santiago, heroico
Álvaro Vermoet Hidalgo Libertad Digital 15 Marzo 2008

Víctor Gago publica aquí que la Junta de Galicia está aplicando a las misas y fiestas patronales la política de persecución lingüística que se inicia cuando Manuel Fraga importa la ley de imposición lingüística de Pujol (me niego a decir lo de "normalización").

Al igual que en Cataluña, la ley la hizo la derecha pero la persecución salvaje del castellano la hace la izquierda con los separatistas (el PSC ha aumentado, no se si triplicado o cuatriplicado, la recaudación por multas lingüísticas a los comercios que rotulen en castellano). Y, al igual que en Cataluña, hay que agradecer la inestimable cooperación de obispos, arzobispos y demás, en instaurar una auténtica dictadura blanca.

Lo más sorprenderte de la noticia de LD es esto: La Iglesia Católica local ya ha dado una muestra de su disposición a cooperar con la llamada "normalización". Según ha informado el pasado fin de semana La Voz de Galicia, el Arzobispado de Santiago ha distribuido una circular a los párrocos para que tomen la iniciativa en el uso del gallego en todas las ceremonias.

Hay que recordar el precedente de la FERE, que representa a un importante sector de las escuelas católicas gallegas, y que no hace mucho firmó un manifiesto a favor de la "inmersión", es decir, de utilizar el gallego como herramienta política para la separación de España, la imposición del caciquismo y la estigmatización del Partido Popular, a costa de la persecución de los derechos culturales y lingüísticos de los castellanohablantes.

Ante todo esto, un liberal se pregunta: ¿exactamente por qué tiene un gobierno que decir a la gente en qué lengua tiene que ir a oír misa? Y aun no siendo liberales, aun creyendo en lo de la compensación histórica, ¿qué hay que compensar? ¿Las décadas de inmersión lingüística de Fraga? Una vez más, como en Cataluña, donde llevan treinta años gobernando los mismos y la culpa sigue siendo de Madrit.

P.S.: Mi agradecimiento a Eduardo Zaplana por estos cuatro años.

LA MISA TAMBIÉN, Y EL HIMNO EN LA CONSAGRACIÓN
La Xunta impone a los músicos de verbena cantar la mitad en gallego
Las tradiciones folclóricas son el próximo campo de intervención de la Xunta en su política de "normalización lingüística". La Presidencia y TVG han emitido un decálogo del uso del gallego en las fiestas patronales. Entre otras prescripciones, se indica que la Misa será en gallego y, en la tradición de interpretar el himno nacional durante la Consagración, el himno autonómico sustituirá al de España. Las orquestas de verbenas deberán cantar al menos la mitad de su repertorio en gallego. El Arzobispado de Santiago niega, en una nota remitida a LD, haberse plegado a la política de imposición lingüística del PSOE y BNG.
V. Gago Libertad Digital 15 Marzo 2008

El programa político para imponer el uso del gallego es concienzudo y sistemático. La Xunta sabe dónde tiene que intervenir para cambiar las costumbres. Con la escuela y los medios de comunicación públicos sometidos a la "normalización lingüística" nacionalista, lo siguiente es tomar el control de las fiestas populares.

La Presidencia, a través de la Secretaría de Política Lingüística, junto a la Televisión pública de Galicia y el Concello de Redondela han lanzado una campaña de observancia del gallego en las fiestas populares. Elentir, blogger de Red Liberal, se hace eco en Contando Estrelas.

Con el pretexto de conmemorar el 160 aniversario del nacimiento de Casto Sampedro y Folgar (1848-1937), folclorista y arqueólogo, recopilador del Cancionero Musical Galego (1942), la Xunta difunde un decálogo de "buenas prácticas" del uso del gallego en los festejos patronales de la Comunidad Autónoma.

La campaña lleva por título Mil festas máis para a lingua galega –Mil fiestas más para la lengua gallega– y recuerda a las Comisiones de Fiestas y Ayuntamientos su obligación, por mandato legal de la Ley de Normalización Lingüística de "promover y fomentar el uso de la lengua gallega en todos los órdenes de la vida social, cultural y económica, debiendo ser los primeros en dar ejemplo".

De momento, la campaña es sólo un aviso de cómo ha de imponerse el gallego en las fiestas locales de cada aldea, cada concejo y cada municipio de Galicia.

Consciente del fervor religioso que inspira las tradiciones festivas locales, la Xunta interviene en los usos lingüísticos del ritual católico. Así, se pide a las Comisiones de festejos y a los Ayuntamientos que pongan "especial énfasis para que las liturgias religiosas programadas sean en lengua gallega (novenas, misas patronales, etcétera)".

También se les avisa de la conveniencia de que "en el momento de la Consagración de la Misa se interprete el Himno Gallego".

El programa de estricta observancia del gallego en las tradiciones populares no deja ningún detalle fuera de la prescripción "normalizadora". La toponimia de pagos, aldeas, parroquias y pueblos "se utilizará correctamente".

"Se pondrá especial cuidado en la utilización de las normas morfológicas de la lengua gallega establecidas por la Real Academia Gallega, así como en un cuidado estilo". Obsérvese, sin salir de la frase citada, cómo la Xunta es incapaz de cumplir lo que exige.

El programa de infiltración del gallego en las más de 7.000 fiestas patronales y populares de Galicia desciende a detalles como el repertorio de las orquestas de verbenas.

El Plan de Normalización Lingüística, con fuerza normativa, ya establecía la obligatoriedad de que las orquestas y cantantes populares interpreten al menos la mitad de su repertorio en gallego.

Esta imposición deberá plasmarse en una cláusula específica de los contratos de estos músicos ambulantes con los ayuntamientos y comisiones de festejos.

El Gobierno del PSOE y BNG recuerda la obligatoriedad de exhibir la bandera gallega y de interpretar el himno en todos los actos, litúrgicos o simplemente folclóricos, de los festejos patronales.

Se indica a Ayuntamientos y Comisiones de Fiestas la conveniencia de orientar los programas a "fomentar la exaltación de los valores patrimoniales (materiales e inmateriales) para concienciar a la población y reforzar los vínculos y la autoestima con la singularidad identitaria del espacio natural de celebración".

La Iglesia Católica local ya ha dado una muestra de su disposición a cooperar con la llamada "normalización". Según ha informado el pasado fin de semana La Voz de Galicia, el Arzobispado de Santiago ha distribuido una circular a los párrocos para que tomen la iniciativa en el uso del gallego en todas las ceremonias. La nota va firmada por el Vicario General, Víctor Maroño Peña.

HAY UN PROGRAMA PARA "GALLEGUIZAR A LA FUERZA"
Galicia Bilingüe: "La Xunta paga los carteles en gallego de las parroquias"
V. Gago Libertad Digital 15 Marzo 2008

El pequeño foco de resistencia cívica a la imposición lingüística en Galicia inscribe la campaña de la Xunta sobre el uso del gallego en las fiestas patronales y en la Liturgia religiosa dentro de un "programa meticuloso para galleguizar" a la fuerza la sociedad.

Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, lamenta en declaraciones a Libertad Digital que la respuesta del Arzobispado de Santiago consista en "animar a los párrocos a ir más allá del bilingüismo y la libertad de elección de los feligreses, recomendando de hecho el uso del gallego en las parroquias".

En su campaña sobre las fiestas populares, la Xunta recuerda a Ayuntamientos y Comisiones de festejos que el 50 por ciento del repertorio de las orquestas de verbena debe ser en gallego.

Resistirse a la imposición lingüística en Galicia conlleva riesgo real para la seguridad personal. Gloria Lago ya lo ha experimentado en su propio cuerpo. Algunas de sus intervenciones públicas, como la reciente presentación de Galicia Bilingüe en el teatro Caixanova de Vigo, necesitaron de protección policial frente a las amenazas y el amedrentamiento de un grupo de independentistas violentos próximo al BNG, el socio del PSOE en la Xunta.

Pero la política de inmersión lingüística no es un predio exclusivo del Bloque. La Presidencia, en manos del socialista Emilio Pérez Touriño, lanza las campañas más agresivas contra la libertad lingüística, como la que prescribe el uso del gallego en las fiestas patronales –"más de 7.000, en Galicia, una potente red de control social", advierte Gloria Lago, en declaraciones a Libertad Digital, este viernes– y en la Liturgia de las parroquias.

"Ya advertimos que lo que el Gobierno bipartito ha llamado galleguización de la sociedad, o también Vivir en Galego, no iba a detenerse en el control de las escuelas y de los medios de comunicación", comenta la presidenta de Galicia Bilingüe.

El decálogo de observancia del gallego para las fiestas patronales no es ninguna extravagancia localista, sino que responde a un meticuloso método de control social, advierte Gloria Lago:

"Intentan abarcar todos los campos de la sociedad, ganar espacios a la fuerza, sin que exista una demanda del uso del gallego, ni una queja por su discriminación frente al castellano. En la Administración ya se ha impuesto el uso del gallego, y ahora pretenden dar el salto a las costumbres más arraigadas de la sociedad, por eso se entrometen en las iglesias y en las fiestas populares, porque saben que son una plataforma muy poderosa para colectivizar a la fuerza el uso del gallego".

La respuesta del Arzobispado de Santiago de Compostela a esta política desconcierta a Galicia Bilingüe, una asociación que está cubriendo el vacío que el PP deja en Galicia en la defensa de la libertad individual. De hecho, parte de la política de imposición ahora vigente nació en la etapa de Manuel Fraga como presidente de la Xunta.

El vicario general, Víctor Peña, emitió el pasado mes de febrero una orientación a los párrocos, animándoles a usar el gallego en las ceremonias, según informó La Voz de Galicia el pasado fin de semana.

Aunque el Arzobispado ha matizado en público la interpretación periodística que se ha hecho de la circular del vicario, afirmando que "en ningún modo se impone el gallego en las parroquias" sino que se anima a los párrocos a que se adapten a los usos locales, la presidenta de Galicia Bilingüe considera que la Iglesia gallega "va más allá de esa declaración de libertad y, en realidad, anima a los sacerdotes a usar el gallego".

"Hasta ahora", señala Gloria Lago, "el gallego y el castellano han estado conviviendo sin ningún conflicto en las parroquias. Cuando una familia desea que un bautizo, una boda, una primera comunión o una misa de funeral se digan en gallego, los párrocos acceden a ese deseo. Pero no hay una demanda social generalizada del uso del gallego que justifique ese paso que ha dado el Arzobispado de ir más allá de la libertad lingüística, animando a los sacerdotes a usar el gallego y asumiendo, por tanto, que el gallego está discriminado en Galicia".

Galicia Bilingüe viene observando –indica su presidenta– que en "muchas parroquias, la habitual cartelería, folletos, programas de mano, se imprime ahora en gallego. Cuando hemos preguntado a los párrocos, nos han respondido que la Presidencia de la Xunta paga los gastos de imprenta de la parroquia, a cambio de que todo sea en gallego".

El uso del himno gallego en la Consagración de la Eucaristía también responde a una política consciente y deliberada de infiltración forzosa del nacionalismo en la sociedad, según señala Gloria Lago.

"Es una tradición que suene el himno de España durante la Consagración, en época de fiestas patronales", explica la presidenta de Galicia Bilingüe.

"El Gobierno de la Xunta lo sabe, y por eso ha emitido esa advertencia a las Comisiones de Festejos y Ayuntamientos para que lo impongan en las parroquias. Llevan tanteándolo desde hace tiempo, por medio de concejales del Bloque, y ahora han decidido dar el paso y ponerlo por escrito en esta campaña de introducción del gallego en las tradiciones folclóricas. No existe ninguna demanda, porque el gallego y el castellano conviven sin necesidad de que los políticos se entrometan. Pero el Gobierno de PSOE y BNG primero tantea, luego impone. Ese es su método para galleguizar a la fuerza a la sociedad", describe Gloria Lago, en declaraciones a LD.

SOBRE SU POLÍTICA DE PROMOCIÓN DEL GALLEGO
El Arzobispado de Santiago rectifica a Libertad Digital
V. Gago Libertad Digital 15 Marzo 2008

El Arzobispado de Santiago de Compostela ha emitido este viernes su segunda nota en la misma semana para aclarar su política lingüística.

El pasado fin de semana, La Voz de Galicia informaba de ciertas directrices impartidas a los párrocos por el vicario general, Víctor Peña, sobre la promoción del gallego en la liturgia.

El miércoles 12 de marzo, el Arzobispado compostelano emitía una nota aclarando que "no impone nada, sino al contrario, propone y sugiere el uso de la lengua que es habitual en cada comunidad de fieles".

Este viernes, el Arzobispado, por medio de su Secretaría de Medios de Comunicación, ha emitido una nota de tres puntos contra la difusión que Libertad Digital ha dado a la noticia de La Voz de Galicia, y negando cualquier relación con la política de imposición lingüística del PSOE y el BNG: "asuntos totalmente diferentes", según se califican en la misma nota.

El Arzobispado niega que sus directrices a los párrocos, publicadas en el Boletín Oficial de la Archidiócesis, signifiquen una "disposición" –así lo ha interpretado Libertad Digital– a cooperar con la Xunta en su política llamada de "normalización lingüística".

La misma nota aclara, por segunda vez en la misma semana –esta vez, a LD–, que la promoción del gallego está inscrita en las recomendaciones emanadas del Concilio Pastoral de Galicia celebrado entre 1974 y 1979.

En sintonía con el Concilio Vaticano II, las diócesis gallegas promueven el uso de la lengua gallega "por tratarse de un valor humano asociado con la liberación, y, consiguientemente, con la evangelización", según se cita de las fuentes primarias de aquel cónclave, cuyo lenguaje –con expresiones como "liberación" y "justicia" social– refleja fielmente el estado de la discusión ideológica en el seno de la Iglesia a raíz de la celebración del Concilio Vaticano II, en gran medida superada por la doctrina social de Juan Pablo II, quien previno expresamente contra los peligros del nacionalismo.

Las directrices impartidas recientemente por el vicario general de Compostela –subraya la Archidiócesis en la misma nota a la Dirección de LD– se limitan a reproducir lo que viene recomendándose desde 1997, fecha de publicación de las primeras disposiciones del vicario sobre promoción del gallego.

Desde entonces, señala el Arzobispado, se recuerda a los sacerdotes la "necesidad" de que "sean sensibles de cara a la progresiva incorporación de la lengua gallega en la liturgia y que no sólo acojan bien las peticiones que puedan presentar los fieles, sino que, adelantándose, sean ellos los que ofrezcan la posibilidad de tener las celebraciones en lengua gallega, realizando un serio esfuerzo para que los fieles puedan conocer las partes dialogadas y así participen en el culto con una mayor incorporación en la lengua que hablan habitualmente", dice la misma nota, citando directamente del Boletín Oficial del Arzobispado.

"Ante esto, ruego rectifiquen su información", concluye la nota de la Secretaria de Medios de Comunicación recibida este viernes 14 de marzo en Libertad Digital.

Educación
La objeción a Educación para la Ciudadanía gana cinco nuevas batallas
La Justicia andaluza resuelve de forma cautelar que otros cinco niños no cursen la asignatura
No ha habido un solo caso en que el Alto Tribunal andaluz haya dictado un auto contrario a los objetores.
Rocío Ruiz La Razón 15 Marzo 2008

Madrid- Los objetores de Educación para la Ciudadanía siguen sumando resoluciones judiciales a su favor. Ayer se conocieron cinco nuevos autos dictados por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que permiten de forma cautelar que otros tantos alumnos no acudan a clase de EpC. De esta forma, son ya ocho los dictados hasta la fecha por el Alto Tribunal andaluz en favor de que se dicten medidas cautelares hasta que haya sentencia y, de éstos, hay uno que cuenta ya con resolución judicial favorable.

Los autos se refieren a recursos presentados por padres a los que la Junta de Andalucía denegó la objeción de conciencia en San Fernando y El Puerto de Santa María, en la provincia de Cádiz, Lucena y Córdoba capital, y Sevilla. Los razonamientos jurídicos que el TSJA aporta son casi idénticos en todos los casos. Así, argumenta que «de prosperar el recurso, si el alumno hubiera acudido a clase, se habrían producido los efectos que se pretenden evitar con la objeción y por eso tiene que prevalecer el derecho fundamental de los padres a elegir la educación de los hijos y la libertad ideológica frente al discutible interés general que, en cualquier caso, no se ve afectado por la medida que se acuerda». Así, el Alto Tribunal hace prevalecer el derecho de los padres frente al interés público de la Administración.

El abogado que defiende los intereses de las cinco familias, Carlos Seco, manifestó a LA RAZÓN que «no ha habido un solo caso en que no se haya adoptado una resolución favorable a las familias, lo que pone de manifiesto el criterio que tiene el TSJA en relación con la polémica asignatura». Es por esto por lo que Seco entiende que «ha llegado el momento de que la Consejería se decida a suspender la asignatura y nos sentemos a dialogar y a consensuar los contenidos de Ciudadanía de manera que se satisfaga el interés de la Administración sin dañar los derechos fundamentales de los padres». En su opinión, debería eliminarse todo contenido de carácter moral que recogen los manuales de estudio de la asignatura y la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía «también debe abandonar esa política que ha seguido de forzar a los alumnos a asistir a clase y no volver a suspender a ningún alumno que se haya negado a asistir ».

Los últimos quince autos son prácticamente una reproducción literal del que el TSJA dictó sobre el caso de niño de nueve años de La Carolina (Jaén) conocido recientemente. En aquella ocasión, también se exponía como uno de los motivos para acordar la medida cautelar «los posibles prejuicios al derecho a los padres a educar a sus hijos en la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones». Además, reflexionaba sobre el hecho de que «el verdadero interés público debe ser plenamente coincidente con los derechos fundamentales». En Andalucía, casi una treintena de familias esperan una resolución sobre su objeción. El Tribunal también tendrá que pronunciarse sobre otro recurso presentado contra el contenido de la asignatura.

El jueves se supo que en la delegación de Educación de Ciudad Real se habían presentado 140 nuevos escritos de objeción. Esta semana también se aportaron otros 97 en Soria y otros 15 en Sevilla.

La Xunta supera a la Generalitat e impone el himno gallego en la consagración de la misa
ÉRIKA MONTAÑÉS ABC 15 Marzo 2008

SANTIAGO. Una nueva campaña promovida por la Secretaría General de Política Lingüística de la Xunta gallega se desmarca ahora, aprovechando una celebración local en Redondela (Pontevedra), con un decálogo de «mandamientos» sobre el empleo del gallego en las fiestas populares.

Sabedores del arraigo que entrañan los más de 7.000 festejos que se celebran en Galicia cada año, la Consejería socialista de Presidencia, en cooperación con la televisión autonómica y el Ayuntamiento de Redondela, han lanzado esta iniciativa que impone, entre otros preceptos, la inclusión del gallego al menos en un 50 por ciento del repertorio de las orquestas o la interpretación del himno propio en el momento de la consagración de la misa oficiada, por supuesto, en la lengua de Rosalía de Castro.

Las tradiciones folclóricas suponen un auténtico campo de minas para la incursión definitiva del gallego entre los residentes en la Comunidad. Tras la red de «galescolas» o escuelas infantiles dirigida por el vicepresidente de la Xunta, el nacionalista Anxo Quintana, en las que se prescribe entre los 0 a 3 años el gallego para alumnos y profesorado, la campaña bautizada como «Mil fiestas más para la lengua gallega» ahonda en la urgencia de «fomentar el uso del gallego en todos los órdenes de la vida cultural, social y económica, debiendo ser las primeras en dar ejemplo las programaciones de las comisiones populares».

«Déficit» en los espectáculos
Según se recoge en el panfleto de «buenas prácticas» para las fiestas gallegas, el vigente Plan General de Normalización Lingüística, aprobado en 2004, ya constató que la presencia de la lengua de Álvaro Cunqueiro en los espectáculos es insuficiente. ¿Cómo solventar ese déficit? Pues la Xunta actual, resultado de la coalición de fuerzas socialistas y nacionalistas, ha considerado que lo mejor es «recetar» ocho obligaciones. En ellas se recoge que la publicidad distribuida desde las comisiones municipales para promocionar la llegada de visitantes ha de «utilizar correctamente la toponimia gallega». Huelga decir que tampoco podrán errar en los usos gramaticales propios del gallego.

Lo que llama poderosamente la atención es la injerencia del departamento autonómico en las celebraciones religiosas. «Se pondrá especial énfasis en que las liturgias religiosas programadas sean en lengua gallega», y se habla de novenas y misas patronales, etcétera. En su punto sexto, sobre el uso de la bandera e himnos gallegos, establece que «se interpretará el Himno en el momento de la Consagración de la Misa».

Para más inri, se detiene en explicar que el himno «correcto» será siempre el de la música de Pascual Veiga y letra de Eduardo Pondal, extremo en el que pasa a describir, incluso, cómo es la bandera blanquiazul idónea.
Las orquestas y músicos de verbena que quieran trabajar en Galicia deberán ponerse al día, porque las «canciones del verano» y otros éxitos tienen que interpretarse en la lengua vernácula, al menos la mitad del recital y sus artistas han de dirigirse al público en esa lengua. Los contratos se realizarán en gallego y en una cláusula del mismo se reflejará este objetivo «vinculante» sobre el porcentaje del repertorio que se aclimatará a la versión galleguizada. El último precepto no anda a la zaga, y estima que para reforzar los vínculos y la autoestima entre la población y la identidad gallega los propios programas de fiestas exaltarán los valores patrimoniales.

Las comunidades del PP se unen en apoyo de los objetores
A.F. C. /L. DERQUI ABC 15 Marzo 2008

SEVILLA/VALENCIA. La Comunidad Valenciana y La Rioja se han unido al resto de las regiones gobernadas por el PP en su decisión de apoyar a los objetores de conciencia ante educación para la Ciudadanía.

La pasada semana, la Comunidad de Madrid decidió eximir a los objetores de cursar Ciudadanía sin ser penalizados por ello, es decir, no serán evaluados. Ahora, todas las autonomías populares toman progresivamente la misma medida.
Ayer también, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) dictó cinco autos más todos ellos favorables a los padres que objetan a la asignatura Educación para la Ciudadanía. En los cinco casos, como ya hizo la misma sala en otros tres anteriores, se dictan medidas cautelares, a la espera de una sentencia definitiva, que permiten a los alumnos no recibir esas clases, en contra de la opinión de la Junta que ha amenazado a las familias con expedientes a sus hijos e incluso con declararlos absentistas si no van a clase.

En los autos, todos similares, los magistrados consideran que «por la naturaleza del acto impugnado y de los derechos en juego que son el de los padres a que sus hijos reciban formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones, si se deniega la medida cautelar se crea una situación que no podría ser alterada por el contenido de una eventual sentencia estimatoria de las pretensiones de los demandantes porque, entre tanto, su hijo habría recibido los contenidos educativos que se pretenden evitar».

Doctrina común
El abogado Carlos Seco, que encabeza el grupo de padres que han recurrido Educación para la Ciudadanía en Andalucía, manifestó a ABC que estos nuevos autos, con los que ya suman ocho de medidas cautelares y una sentencia (la de Bollullos) los dictados a favor de los objetores, lo que demuestra que la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA mantiene una doctrina constante en este asunto: «Que la asignatura vulnera el derecho fundamental de los padres».

Por otra parte, la Comunidad Valenciana ha decidido impartir la asignatura en inglés y apoyar a los objetores con algún tipo de alternativa.

El pasado mes de septiembre el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, daba una vuelta de tuerca al debate sobre la asignatura Educación para la Ciudadanía y anunciaba que en la Comunidad Valenciana se impartiría en inglés. La propuesta provocó sorpresa y recibió numerosas críticas desde la oposición, que la calificaron de «frívola», aunque la propia ministra de Educación reconoció que era «perfectamente correcta». Lejos de ser una cortina de humo para desviar la atención antes de elecciones, el Gobierno Valenciano se reafirmó ayer en su decisión de ofertar esta materia en esa lengua y puso los datos sobre la mesa.

En cuanto a la objeción de conciencia, el consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, aseguró que la Generalitat aplicará la ley y no promoverá la objeción de conciencia para la asignatura, aunque dado que ya se han presentado numerosas solicitudes, se están estudiando las alternativas que se ofrecerán a alumnos para «no menoscabar su proceso educativo y para que cuenten con la atención docente adecuada».

Profesores suficientes
El Gobierno valenciano ha apurado los plazos para la aplicación de la asignatura que empezará a impartirse en septiembre en 2º de ESO. En estos momentos la Consejería de Educación prepara el material didáctico y estudia los mecanismos necesarios para que las clases sean impartidas por profesores con las titulaciones que marca la ley y con suficiente capacitación profesional, ay que se impartirá así en todos los centros.

Recortes de Prensa   Página Inicial