AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 19 Marzo 2008

El Halloween lingüístico de Ibarretxe
Antonio Martín Beaumont elsemanaldigital  19 Marzo 2008

El lendakari toma como modelo la conocida noche festiva para imponer su inmersión lingüística y la obligación del euskera en los colegios: truco o trato. O se acepta el fin del actual modelo trilingüe (euskera, castellano y bilingüe como alternativas) o se cierra el grifo de las ayudas a los centros escolares que se nieguen a ello. Conculcando, por cierto, el derecho de los padres a decidir cómo educar a sus hijos y sometiendo a otra vuelta de tornillo más a quienes no se pliegan a los dictados del Gobierno de Vitoria.

Esta denuncia de la Plataforma por la Libertad Lingüística viene a poner sobre la mesa otro preocupante ejemplo de la persecución a la que se somete a la principal lengua oficial de España. Del País Vasco, donde hace años que la educación ya solo recoge la Vulgata nacionalista, a Cataluña, donde se alternan las multas oficiales con las amenazas, y algo más incluso, de los peligrosos "cachorros" independentistas. Sin olvidar Galicia, donde pretenden que hasta las misas y las canciones de las fiestas tengan por obligación una cuota en gallego.

Aunque si tenemos en cuenta que vivimos en un país donde su presidente ve normal que en Cataluña se impongan sanciones económicas a quienes rotulan sus negocios en castellano, o en el que una asociación de jueces defiende a quienes les buscan las cosquillas a un togado de la Audiencia Nacional respondiéndole en catalán, la situación se va aclarando. Entre eso y la obsesión de los políticos nacionalistas de campanario por borrar cualquier vestigio del castellano, se juntaron, como dice el refrán, el hambre y las ganas de comer.

A todo esto, alguien debería indicarles a estos nuevos inquisidores lingüísticos que ese idioma que tanto odian es, a día de hoy, el segundo más hablado del mundo tras el chino. Un simple dato, claro.

MARGINACIÓN DEL CASTELLANO
Ibarretxe acelera a fondo en su ofensiva por la inmersión lingüística
Elsemanaldigital.com 19 Marzo 2008

La consejería de Tontxu Campos tensa más la cuerda, y pese a estar recurrido el decreto para Primaria y Secundaria, lo extiende ahora al Bachillerato. Los padres ya se están movilizando.

La huida hacia adelante de Ibarretxe no se circunscribe al referéndum de autodeterminación: ahora busca una imposición absoluta del euskera en las aulas.

El nacionalismo vasco ha tirado de refranero contra los padres que se han organizado y han levantado la voz contra la inmersión lingüística en el País Vasco: ¿No queréis caldo? Pues taza llena... La ofensiva de la consejería vasca de Educación contra el castellano no parece tener un minuto de tregua.

De Primaria y Secundaria, al Bachillerato
El consejero de Educación, José Antonio "Tontxu" Campos -nacido en Baracaldo pero oriundo de Zamora, según cuentan a Elsemanaldigital.com fuentes del PP vasco– parece haber iniciado una carrera sin fin para hacer desaparecer cualquier vestigio de castellano en las aulas del País Vasco. Sólo así se puede entender que haya elaborado un decreto para reorganizar de arriba abajo los estudios de Bachillerato en el que se introduce la consideración del euskera como "lengua principal", al igual que ya hizo con la etapa obligatoria: Primaria y Secundaria.

No contento con marcar lo que tenían que aprender hasta ahora los escolares en el País Vasco entre los 6 y 16 años, la nueva normativa que debe entrar en vigor el próximo mes de septiembre fija los contenidos de los dos cursos postobligatorios, previos a los estudios universitarios. La consejería extiende de ese modo su proyecto lingüístico a toda la enseñanza, a pesar de que la enseñanza obligatoria está recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia del País vasco, precisamente por considerar el euskera idioma principal en la escuela. Y a pesar también de que el Gobierno de Juan José Ibarretxe aún no ha llevado al Parlamento una ley de reforma de los modelos lingüísticos, que rechazan PP y PSE.

Los responsables de Educación han aprovechado la necesidad de elaborar un decreto que desarrolle las ordenanzas de la Ley Orgánica de Educación (LOE) en Bachillerato para abrir la puerta al impulso del euskera en esa etapa. La LOE establece una modalidad de Bachillerato menos que las actuales (Ciencia y Tecnología, Artes y Ciencias Sociales y Humanidades) y dos asignaturas más: Ciencias para el Mundo Contemporáneo y Filosofía y Ciudadanía. Para introducir dichas modificaciones la consejería ha elaborado el decreto de Bachillerato.

Cuestión prioritaria
El documento al que ha tenido acceso el diario El Correo establece "el tratamiento de las lenguas" como cuestión prioritaria. La normativa pendiente de aprobación señala que uno de los objetivos del Bachillerato será "dominar, tanto en su expresión oral como escrita, la lengua vasca y la lengua castellana". Detalla que para que el alumnado de Bachillerato alcance ese "dominio suficiente", los centros "podrán incrementar la utilización de las diferentes lenguas como idiomas de uso", según "los resultados que obtengan en las evaluaciones y las características sociolingüísticas de su entorno".

El nuevo decreto argumenta la razón por la que "el euskera" deberá ser la principal lengua vehicular. "Dado que en el actual escenario sociolingüístico las condiciones del entorno favorecen el uso y la competencia en la lengua castellana, y que la praxis y las evaluaciones han demostrado que la exposición al euskera en la enseñanza resulta fundamental para adquirir una capacitación comunicativa oral y escrita suficiente, el euskera debe ocupar el papel integrador que le corresponde como lengua principal en el proceso de aprendizaje", indica el texto.

El Departamento de "Tontxu" Campos (de Eusko Alkartasuna, EA) advierte de que adoptará "las medidas oportunas" para "consolidar un sistema bilingüe y aumentar la competencia comunicativa en las lenguas oficiales al acabar el Bachillerato".

Ley de reforma
Educación subraya que el proyecto lingüístico de cada centro deberá respetar "lo que dicte el Parlamento vasco". La consejería dirigida por EA tiene previsto llevar antes del verano a la Cámara autonómica su ley de reforma de modelos en la que desaparecen las actuales líneas A (todos los estudios en castellano), B (la mitad de las asignaturas en euskera y la otra mitad en castellano) y D (todas las asignaturas en euskera, que en la práctica extiende un sistema de inmersión lingüística en euskera), a pesar de que el Gobierno no cuenta con el respaldo de los partidos para sacar adelante esa iniciativa.

Los centros de enseñanza esperan la publicación del decreto con preocupación, ya que necesitan conocer su contenido para informar a los padres de los cambios y completar el proceso de matriculación, que comienza tras la Semana Santa. Se van a encontrar con la obligación de reforzar el uso del euskera entre alumnos de 16 a 18 que han cursado la enseñanza en castellano. La inmersión lingüística en la enseñanza obligatoria ya ha dado lugar a la creación en Álava de una plataforma ciudadana de defensa del castellano.

Haciéndose con el control del poder judicial
EDITORIAL Libertad Digital 19 Marzo 2008

El Gobierno socialista no ha esperado mucho para dar un nuevo paso en pos del control del poder judicial, el único que aún no domina por completo. Cándido Conde Pumpido ha dado instrucciones a los fiscales –que, recordemos, han de atenerse al principio de dependencia jerárquica– para que ordenen actuaciones policiales aunque el caso se encuentre en manos de un juez. Una orden que no sólo contradice las leyes vigentes, sino que abre un peligroso camino hacia la politización completa de la jurisdicción penal.

Si nuestra democracia ya padecía desde el principio de una incorrecta separación entre los poderes legislativo y ejecutivo, pues el titular de este último es elegido por el parlamento, se establecía una cierta salvaguarda en la independencia del judicial. Sin embargo, ya en el primer Gobierno del PSOE se procuró enterrar a Montesquieu otorgando al Congreso la potestad de escoger a los magistrados del CGPJ, el "Gobiernos de los jueces". Desde entonces se han cometido muchas otras tropelías contra la independencia del poder judicial; este último atropello de Conde Pumpido no es sino la última de ellas.

La instrucción dada por el Fiscal General del Gobierno contradice abiertamente varios preceptos de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la Ley Orgánica del Poder Judicial, que especifican que corresponde al juez la tarea de instruir el sumario y que los fiscales tienen la obligación de cesar cualquier investigación en cuanto un juez se haga cargo de ella. Además, al quebrantar el derecho a la defensa, las pruebas que pudieran obtenerse de ese modo serían previsiblemente declaradas nulas por los tribunales. En resumidas cuentas, la última de Conde Pumpido parece que tendrá enfrente a la judicatura, pero indica muy bien por dónde van los tiros de esta nueva legislatura en lo que a Justicia se refiere.

Ya hemos visto en estos últimos cuatro años, por ejemplo, cómo la Fiscalía Anticorrupción ha centrado su labor de forma casi exclusiva en las comunidades gobernadas por el PP, con acusaciones y detenciones conocidas antes por la prensa amiga que por los propios interesados, mientras se procuraba paralizar la investigación de casos que afectaran a los socialistas, como el de Ciempozuelos. Da miedo pensar lo que podría suceder si encima tuvieran la facultad de hacer una investigación paralela a la del juez.

Pero, sobre todo, si pese a que las leyes indican explícitamente que han de ser los jueces quienes instruyan los casos de forma exclusiva los socialistas han dado este paso, seguramente será porque piensan llegar mucho más lejos, quién sabe si hasta el extremo de eliminar la figura del juez instructor y otorgarle sus funciones a los fiscales, que dependen jerárquicamente de un cargo político, nombrado a dedo por el Gobierno de turno. La experiencia de todas las legislaturas en las que el PSOE ha gobernado justifica todos los temores.

Envidia de Portugal
De paseo por Lisboa
Agapito Maestre Libertad Digital 19 Marzo 2008

Es raro no hallar en vacaciones a un español por los lugares más alejados e insospechados del mundo. Es como si nadie quisiera permanecer aquí. Pocos se privan de ensayar esa forma de huida moderna que es el viaje corto a otro lugar, a otro país, y vuelta a empezar la rueda del tiempo y la rutina. Todos esperan un período vacacional para huir. Para los españoles huir es todo. Huyen permanentemente. Huyen de Zapatero y huyen de Rajoy. Huyen por todo y en cualquier tiempo.

¿Significará eso que no somos valientes? ¿Se llamará cobardía a esa actitud inquieta, siempre desasosegada, que nos impide enfrentarnos a nuestras responsabilidades cotidianas? No tengo ni idea. Pero reconozco que me preocupa. Creo que los españoles nunca habían salido tanto de su país como en las últimas décadas. Nunca se había hecho tanto turismo como ahora. Turismo es sinónimo de huida y, a veces, de viaje. Ya sé que salir no es viajar, pero quizá sea un modo de airearse y sacudirse un poco el "pelo de la dehesa".

Aunque el turismo no sea considerado por los exquisitos una forma aristocrática de viajar, ennoblece y recrea el espíritu a quien sabe aprovecharlo. ¿Aprenderán algo los españoles en estas huidas regladas y tasadas por la industria turística? ¡Quién sabe! También yo salgo de huida a Portugal. Cuando todo está mal, ya saben lo que dice el tópico, nos queda Portugal. Me llevo en la maleta a Pessoa, a Lobo Antunes y al pesado de Saramago. No paro hasta Lisboa. Lo primero que hago es darme una vuelta por el barrio del Chiado. Para mí este paseo se ha convertido en costumbre. Naturalmente, me encuentro españoles por todas partes. Es lunes de Semana Santa. El tiempo no es bueno. Está nublado. Llueve. Escampa y al rato sale el sol de la tarde.

Bella Lisboa.
Pienso por un momento cómo sería esta ciudad sin terremotos e incendios, pero me despisto con un vendedor ambulante de libros a la puerta del metro de Chiado. Todos los libros son ediciones minoritarias de Fernando Pessoa. Estoy tentado de comprar La apología del paganismo, pero me reprimo; hoy, es innecesario. Vivimos tiempos páganos y analfabetos. Al fin, compro una versión bilingüe de los Poemas de Alberto Caeiro. Abro el libro al azar y leo: "La espantosa realidad de las cosas / es mi descubrimiento de cada día." He ahí, digo para mis adentros, el motivo de la huída, o sea, de los viajes relámpagos de los españoles por los lugares más remotos del mundo.

Observo en los bares y museos que mientras los portugueses se esfuerzan y hablan español, los españoles sólo alcanzan a susurrar un extraño portañol. Mientras los portugueses conocen los pormenores de nuestra historia, los españoles miramos con desdén de nuevo rico el pasado portugués. Mientras los españoles persistimos en partir de cero, los portugueses conservan sus tradiciones, enriquecen sus usos y costumbres y, naturalmente, cuidan su cultura con esmero sin cuestionar su común historia. Siento envidia de Portugal. Siento envidia de sus tradiciones. Siento envidia de esta gran nación. España, la España de las autonomías y los nacionalismos casticistas, es un pálido "reino de taifas" al lado de Portugal. Esta nación puede tener problemas importantes en los órdenes económicos, sociales, políticos y, ahora, con el Gobierno socialista, también educativos, pero ninguno de ellos es comparable al gran problema español: la nación. Aquí los socialistas al menos respetan la nación. Ésta es el gran patrimonio de todos los portugueses.

Portugal no tiene problemas de banderas. Sólo hay una y la exhiben con orgullo. Tampoco tienen problemas de lengua. El portugués es la lengua común. Cuentan la historia a sus niños con respeto por sus antepasados y sin poner en duda que ésta es común a toda la nación. Todo eso contrasta con la desaparición de la nación española. ¿Bastaría que aprendiesen eso los miles de españoles que hacen vacaciones en Portugal para que se produjese un cambio de mentalidad en nuestra sedicente nación? Quizá. ¡Quién sabe!

Vuelvo sobre el libro de Pessoa y leo algo que no comparto del todo: "El Tajo baja de España / y el Tajo entra en el mar en Portugal. / Toda la gente lo sabe. / Pero pocos saben cuál es el río de mi aldea / y hacia dónde va / y de dónde viene. / Y por eso, porque pertenece a menos gente, / es más libre y mayor el río de mi aldea."

Suponiendo que viviera Pessoa –supuestos más raros se han visto– y viajara por la "España" actual localista y, casi siempre, salvaje que nos abruma, no creo que volviese a escribir ese canto casticista, sino que volvería afirmarse en los dos versos citados más arriba: "La espantosa realidad de las cosas / es mi descubrimiento de cada día."

Castro es de izquierdas
EDITORIAL Libertad Digital 19 Marzo 2008

Perdonen ustedes la perogrullada, pero ya está bien de situar a la "izquierda" en un permanente estado de gracia. Bien está que, tras cuarenta años de tiranía, el escritor y periodista Antonio Muñoz Molina considere una "vergüenza" y un "escándalo" el silencio que los intelectuales de izquierda han guardado y siguen guardando sobre la represión en los regímenes comunistas como Cuba. Sin embargo, no podemos olvidar que el totalitarismo comunista es el lógico resultado de esa fatal, criminal y liberticida arrogancia que ha caracterizado a esos mismos intelectuales. No hay ninguna incompatibilidad en ser de izquierdas y respaldar la tiranía de Castro, como no la hay en ser fascista y respaldar el régimen nacionalsocialista de Hitler.

Teniendo en cuenta lo que ha sido en el siglo XX la llamada intelligentsia de izquierdas, lo "escandaloso" no es únicamente los pocos nombres que se han sumado al de Muñoz Molina para respaldar el informe sobre Cuba elaborado por el Comité para la Protección de los Periodistas, sino el hecho de que algunos de ellos –empezando por Noam Chomsky– no hayan pedido nunca perdón por una militancia de izquierdas que les llevó a abrazar el totalitarismo en Vietnam o en Camboya con el mismo entusiasmo con el que ahora repudian el régimen de Castro. El final de la ilusión debe partir del reconocimiento de los errores.

Acercamiento PSOE-PNV
Siguen buscando el cambio en el modelo de Estado
Ignacio Villa Libertad Digital  19 Marzo 2008

En estos primeros días de resaca electoral, algunos ingenuos podrían pensar que Rodríguez Zapatero va a dar un viraje en su segunda legislatura. No hay motivos para semejante optimismo. El presidente del Gobierno hace lo que quiere hacer; actúa según su manera de ver las cosas. Así pues, no va a cambiar en nada, y menos cuando los resultados electorales le han beneficiado.

Para empezar, el presidente quiere cerrar un acuerdo de legislatura que no le provoque ningún problema inmediato. Su objetivo es el Partido Nacionalista Vasco. A Zapatero le viene bien y los de Sabino Arana están encantados con llegar a un acuerdo que les permita sacar la cabeza después de unos resultados desastrosos en las elecciones generales del 9 de marzo. Existe, por tanto, un interés mutuo. Pero este entendimiento, que nadie se lleve a engaño, no dejará de tener consecuencias perniciosas para el modelo de Estado diseñado en la Constitución del 78.

Los nacionalistas vascos saben que perderían el referéndum ilegal de Ibarretxe vistos los resultados de las generales. El retroceso del nacionalismo hace muy difícil que esa convocatoria irresponsable y fuera de la Constitución tenga una buena salida para ellos. Pero tampoco cabe esperar que el PNV rectifique y retire esa convocatoria sin más. Para ellos, lo más fácil sería convocar anticipadamente las elecciones autonómicas en otoño, para encubrir así el fracaso de su referéndum. Si esas elecciones vinieran precedidas por un acuerdo en Madrid de apoyo a Rodríguez Zapatero, las cosas podrían ser más fáciles. El PNV sostendría al PSOE en el Congreso y el PSE al PNV en el parlamento de Vitoria. Un apoyo mutuo en el que todos salen beneficiados.

El siguiente paso estaría claro: una reforma del Estatuto vasco que igualaría en reivindicaciones y obsesiones independentistas al catalán. De esa forma, el plan Ibarretxe quedaría aparentemente aparcado, pero porque sería superado por este nuevo estatuto. El único interrogante que todavía carece de respuesta es el futuro del propio Ibarretxe. Es evidente que es el gran derrotado de todo esto. Es la pieza más complicada de encajar, pero terminarán haciendo lo que sea necesario para facilitar el acuerdo.

Teniendo en cuenta estos planes, nadie que no esté ciego puede pensar que el PSOE y el Gobierno socialista vayan a cambiar la estrategia. Lo único que están haciendo ahora mismo es aplicarse algo de maquillaje para disimular mientras persigue el mismo objetivo de siempre: el cambio en el modelo de Estado.

PSOE-PNV
La nueva alianza
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 19 Marzo 2008

Las cosas pintan tan bien para el PNV como mal pintan para el lehendakari. Urkullu ha dejado caer que el único sapo que el PSOE no puede digerir, el referéndum de octubre, es sólo una iniciativa institucional, no del partido. Le ha faltado añadir: ¿Ibarretxe? ¿Quién es Ibarretxe?

Paralelamente, el más taimado de los socialistas con mando, y aún ministro del Interior, ha introducido un matiz de condescendencia que certifica el fin de Ibarretxe y de sus inconvenientes planes: hay que buscarle –afirma nuestro Talleyrand– una salida personal a Ibarretxe. Demoledor.

¿Y qué se cuece detrás de todo esto? Nada menos que una oportunidad de oro para el nacionalismo vasco, la de alcanzar un óptimo con el que sueña cualquiera de esas supuestas o reales "naciones sin Estado" que por el mundo agitan y se agitan. El óptimo: disfrutar de todas las ventajas de la independencia sin sufrir ninguna de las desventajas.

El País Vasco es ya el territorio no independiente con mayor autogobierno de Europa, si no del mundo. En la legislatura que se despereza, tiene todas las cartas para avanzar aún más en ese autogobierno. La vía es un nuevo estatuto de autonomía que incorpore todos los logros nacionalistas del estatuto catalán, una vez este haya sido bendecido por el Tribunal Constitucional, como parece que ocurrirá, al menos en gran medida, visto el historial de adaptabilidad del supremo intérprete de la Constitución a las necesidades del ejecutivo de turno. Adaptabilidad y flexibilidad de contorsionista chino.

Del estatut tomará el País Vasco el reconocimiento como nación y las relaciones de bilateralidad con el Estado, la consagración de la asimetría en el modelo autonómico, una justicia propia en la práctica y un catálogo de derechos y libertades añadidos a los que la Constitución reconoce a todos los españoles, amén de múltiples herramientas de ingeniería social.

Súmese a ello el concierto económico del que ya goza y cuyo blindaje es la única exigencia del PNV para investir a Rodríguez. El resultado es un casi Estado, siendo el "casi" el salvoconducto que garantiza al País Vasco su presencia en la Unión Europea y en el euro, y lo que le permite ser decisivo en los asuntos de la abominada España en tanto que nadie allende las fronteras "nacionales" podrá meter las narices en sus cosas.

Con ello, y sin referéndum en octubre, el PSOE ya tiene dos comodines: el prestigio por haber parado a Ibarretxe y 175 escaños (169+6).
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Votos y política territorial
Germán Yanke Estrella Digital 19 Marzo 2008

Un sector del PSOE interpreta los resultados electorales del pasado día 9 como un claro respaldo a la política autonómica del Gobierno de Rodríguez Zapatero o, más ampliamente, a lo que se ha dado en llamar eufemísticamente “política territorial”, es decir, la reinterpretación en el tema autonómico de la Constitución y, en algunos casos, la modificación de hecho de esta por la vía de las reformas estatutarias. Para los que piensan así, la confirmación estaría en el aumento de votos en las comunidades que han planteado cuestiones “identitarias”, según la jerga inventada por ellos mismos. Así, tanto en Cataluña como en el País Vasco el incremento de votos ronda los 85.000 en cada uno de los territorios, en las Islas Baleares —con un Gobierno pactado con nacionalistas a pesar de haber sido el PP el partido más votado en las últimas autonómicas— supera los 22.000, en Canarias —que plantea la reforma del Estatuto trufada de afanes identitarios— casi llega a los 55.000 y en Aragón, en donde se ha convertido en esencialismo el tema del agua, casi llega a los 30.000. Se respondía, vienen a decir los entusiastas, a reivindicaciones populares y se ha acertado.

Este punto de vista tiene, al menos, dos matizaciones. La primera en lo referente a los números. Esas cifras llamativas de aumento de voto en las regiones citadas no casa bien con el hecho de que el incremento del PSOE en toda España no llegue a los 40.000 votos respecto a las elecciones de 2004. Es decir, lo que, según esta interpretación, es un acierto electoral en algunos lugares, deviene un fracaso en otras, en Valencia, en las dos Castillas, en Madrid, en Murcia… No solamente es importante desde el punto de vista de que el PSOE se presenta a las elecciones para conseguir el Gobierno de España con una política general, sino también si se considera que, en vez de esta, parecería que el partido gubernamental no ha dado, por el momento, sino con una “política territorial” que divide a las diferentes comunidades autónomas, a sus gobernantes y a sus votantes.

Por otra parte, incluso en el caso de que en todas las comunidades se hubiera producido un incremento de votos, la justificación de una política en materia tan sensible y de tanto efecto constitucional, precisaría, para no caer en un historicismo barato, más argumentos. No se trata, evidentemente, de que haya que gobernar “contra los votantes”, pero sí parece una obligación de los políticos que sus programas políticos, en vez de responder a pulsiones momentáneas, tengan mayor fundamento intelectual y sean seguidos de la necesaria pedagogía entre los ciudadanos. Así, por ejemplo, los mismos entusiastas del PSOE critican las afirmaciones del PP durante la campaña sobre la inmigración, un tema en el que se insistió en la posibilidad de que los derechos de los inmigrantes dañaran los de los nacionales, aunque reconocen que esta posición ha podido dar votos a la derecha.

En el caso del PSOE con la “política territorial”, lo que se ha ganado en aquellos lugares que definen como residencia de cuestiones “identitarias” se ha perdido en otros. La “ideología” del presidente Rodríguez Zapatero en esta cuestión no puede definirse previamente y de forma global y da la impresión, en la teoría y en la práctica, de que se trata del desiderátum de la negociación con sólo unas comunidades o, mejor, sus representantes. Y, por ello, se ha convertido, a lo largo de la legislatura ya terminada, en algo arbitrario que dejará evidentes problemas para el futuro, incluso más allá de las diferencias entre comunidades. A expensas de lo que pueda decidir el Tribunal Constitucional sobre el nuevo Estatuto de Cataluña, el mismo concepto de bilateralidad que determina una suerte de derecho de veto sobre muchas políticas generales es, sin duda, un grave problema para el futuro próximo más allá de los 85.000 votos ganados en aquella región. Y la extensión del concepto de que debe reformarse el Estatuto vasco, que nunca quedaría más corto que el catalán, como mera contrapartida para que se retire la propuesta autodeterminista del Gobierno de Vitoria es, igualmente, otra desgracia política para el presente y el fututo por encima de los otros 85.000 votos sumados por los socialistas vascos a los que tuvieron en 2004.

Es de esperar que algo de esto piense el presidente Rodríguez Zapatero cuando dice, al iniciarse su segundo mandato, que quiere pactar la que vuelve a ser “política autonómica” con el principal partido de la oposición.

Quinto piso sin ascensor
JOSÉ MARÍA CALLEJA El Correo 19 Marzo 2008

Dentro de unos días la rutina con ausencia se incorporará como un dolor certero y añadido al desgarro que rompió la familia de Isaías Carrasco el pasado 7 de marzo. Después de la explosión de la muerte, después del ruido inevitable y vertiginoso del funeral, del traslado, del féretro a hombros, de las lágrimas, de los medios de comunicación apelotonados, del pueblo lleno de gente, de los saludos apretujados sin fin, quedará el hueco helador de la vida diaria sin el marido, sin el padre, las decenas de detalles que en la vida cotidiana certificarán a la viuda y a los tres huérfanos que la muerte va tan en serio como para prolongarse en el tiempo, para quedarse cuando acabe la sensación de pesadilla. A partir de ese momento será cuando la familia necesite todos los apoyos, tan demandados como difíciles de sostener indefinidamente.

El barrio de San Andrés, en Mondragón, es el barrio de las gentes que han venido de otras partes de España a buscarse la vida aquí. En concreto, es el barrio de los dedicados al gremio de la construcción, en la que Isaías trabajó durante años. Un quinto piso sin ascensor. Un quinto piso sin ascensor para acoger a una mujer que trabaja como señora de la limpieza y a un hombre que cobraba los peajes en una autopista. No cabe en Mondragón, posiblemente, más humildad. Algunas de las conversiones post mortem en el pueblo han marcado con la indiferencia y el desprecio xenófobo al asesinado, lo han rematado, dejando claro que el joven militante socialista no era vasco, que era un maketo; ese mismo calificativo se ha aplicado a los que se concentraron en el pueblo para mostrar su dolor por la muerte y su apoyo a la familia destrozada. Algunos de los odiantes han llegado a proponer quemar a todos los concentrados, mientras otros odiantes seguían tomando potes, como una siniestra celebración de la muerte ajena.

Por mucho que la hayamos contado en esta tierra en los últimos años, la muerte sigue resultando insoportable. Tampoco se puede entender cómo hay gente amalgamada en torno a su celebración, sujetos que danzan en torno a la sangre, que ven en los orificios de bala de un joven trabajador, humilde, de izquierdas, la confirmación de la corrección de sus ideas, el certificado de que están en la verdad, de que son superiores a los que merecen, por ser, dejar de ser.

Estoy seguro de que los crímenes terminarán más pronto que tarde, tan seguro como de que nos quedará luego una secuela, una esquela, de odio, de brutalidad, de infamia que durará años y años. El coche venía a doscientos por hora y no va a parar en seco. Tendrán que pasar años hasta que se ventile la habitación, hasta que salga el olor nauseabundo no sólo a muerte, sobre todo a odio, que impregna nuestras vidas desde hace tantos y demasiados años.

Ahora la familia de Isaías estará todavía en la nube, en la sensación mordiente de irrealidad, de que no es posible que les esté pasando lo que les está pasando. El paso del tiempo los colocará en la brutal e irreversible realidad, llena de ausencias. Hemos visto una familia de muy buena pasta, nos ha reconfortado la entereza emocionante y la valentía de esa joven chica, Sandra, capaz de enhebrar un discurso vibrante en medio del espanto, de interpelar a los criminales y de llamar a la movilización cívica contra los que acababan de asesinar a su padre. Tiene esta familia ejemplar por delante una tarea casi imposible, vivir sin los afectos que se han llevado por delante las balas, vivir amarrados a los recuerdos de un buen tipo, tratar de que su muerte nos les entierre a ellos en vida. Ese gesto de bondad que irradia la joven Sandra anuncia una cierta esperanza. La brutalidad de los que potean con la muerte, la indiferencia amoral de esa alcaldesa, nos llenan de pesadumbre. Una alcaldesa que no debería serlo ya, cuando habla de «grave acontecimiento» para circunvalar la evidencia inevitable de la palabra muerte, para no decir: han asesinado a un vecino de este pueblo.

Un joven trabajador, humilde, socialista, de izquierdas, padre de tres hijos, ha sido asesinado por la mafia que quiere exterminar a los que no piensan como ellos, a los que no hacen del lugar de nacimiento el hecho determinante de sus ideas, a los que demuestran que se puede ser vasco de mil formas distintas. La muerte es celebrada por los coherentes poteadores con deliberada indiferencia, mientras los conmilitones del asesino de Isaías Carrasco tienen en el portalón de Mondragón sus fotos embutidas en marcos de cristal.

Las muertes acabarán más pronto que tarde, pero luego nos quedará su secuela de odio.

Los salvadores de ZP
POR CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 19 Marzo 2008

Para «ellos» la legislatura había sido una apuesta muy fuerte. Zapatero se lo había jugado todo. Con las negociaciones con ETA. Con la defensa del estatuto catalán. Con el proyecto de una España confederal, republicana y laicista. Efectivamente, los cuatro años habían estado llenos de contradicciones e incluso de mentiras, pero ¿acaso se habría podido hacer mejor en tan poco tiempo un proyecto tan audaz? Así que había que estar a la altura en estas elecciones decisivas. A partir de ellas la consolidación de Zapatero podría favorecer la coronación del «proceso de paz». El salto final. La solución del País Vasco...

Pero ¿quiénes y cuántos han sido los que así han pensado? ¿Quiénes y cuántos han sido los que con sus votos han compensado la fuga de votos de gentes del centro hacia el PP? Unos seiscientos mil independentistas y radicales de izquierda, votantes de IU y ERC... Pero incluso gentes del PNV que confían en las posibilidades de un partido socialista fuerte. Todos han considerado que el triunfo del PP sería una inmensa desgracia mientras el fortalecimiento del PSOE garantizaría sus propios intereses... Para todos ellos, catalanes y vascos fundamentalmente, la derrota del PSOE frente al PP sería su propia derrota porque se vendría abajo la posibilidad del proyecto de una confederación ibérica, de pueblos libres e iguales...

En este bloque, compuesto fundamentalmente de gentes de izquierdas y nacionalistas catalanes y vascos, también ha habido ciudadanos que en otras citas votaron al PP... Porque lo cierto es que en otras elecciones, tanto generales como autonómicas, este partido tuvo más votos que en estas. ¿Por qué le han fallado estos votos al PP cuando lo que se ventilaba era nada más y nada menos una cuestión tan fundamental como las negociaciones con ETA? ¿Acaso no parecía que la política más enloquecida, para un demócrata vasco, podía ser la de Zapatero? Se podía entender que gentes de la izquierda catalana e incluso «michelines» del PNV pudieran votar al PSOE, pero ¿por qué deberían votarle a Eguiguren, al «traidor» Eguiguren, gentes que en otras ocasiones han votado al PP? ¿El voto útil, el voto a la paz?

Reflexiones intempestivas
Por Álvaro Delgado-Gal ABC 19 Marzo 2008

LOS hechos sepultan a los hechos. En este instante, interesa más conocer cómo armará Zapatero la próxima mayoría de gobierno, que aclararse sobre los motivos que le dieron la victoria el nueve de marzo. Ocurre lo mismo en la orilla opuesta. El personal está pendiente de lo que hará Rajoy para consolidarse -o no- al frente de la formación que ha sido derrotada.

Por qué ha terminado viéndose en ésas, y no en la tarea más grata de poner ojos y nariz a las carteras ministeriales, es asunto que se delega en los expertos, quienes cotejarán datos, porcentajes de participación y series históricas, antes de transmitir su diagnóstico a los apparatchik de los partidos o publicar sus conclusiones en revistas especializadas. El pasado carecería de importancia, si perdiera actividad por la sola circunstancia de ser pasado. Pero nada sería lo que es en ausencia de sus causas remotas, y entonces el pasado importa. De modo que seguiré con el rostro vuelto hacia atrás. Dos son las cuestiones que más me apremian en relación con lo sucedido en las elecciones. La primera se puede formular en un santiamén: ¿por qué no ha pagado Zapatero un precio mayor por su aventura etarra? No me refiero, ¡cuidado!, al naufragio de las negociaciones, sino a que éstas fueran políticas, y se escondieran, por más señas, a la opinión.

El análisis de los sufragios sugiere una respuesta contundente: en el País Vasco se ha premiado en dosis masivas eso que llaman «darle una oportunidad a la paz», en tanto que en el resto de España se ha entendido que la iniciativa, sin ser estupenda, tampoco estaba mal traída. Se comprueba, a trasmano, que la apropiación de las víctimas por el PP, y su uso como ariete electoral, ha constituido un error estratégico, amén de moral. Pero éste es otro tema. Lo peculiar del caso, lo que se investiga aquí, es que no se han registrado en su dimensión auténtica imprudencias y ocultaciones incompatibles con los mínimos que deberíamos exigir a la representación democrática. La no percepción de estas transgresiones gravísimas revela que los españoles no son enteramente conscientes de lo que un gobernante está autorizado a hacer. Y lo último, a su vez, trae origen de falta de atención, o falta de formación, o ambas cosas al tiempo. En un informe reciente del CIS, en efecto, el setenta por ciento de los encuestados admitía que la política no entraba en el menú de sus preocupaciones principales. Se trata, me temo, de un eufemismo. El porcentaje auténtico de quienes estiman que la política es algo aburrido y prolijo a lo que dedican sus afanes unos señores ubicuos y pelmazos que se sientan en el hemiciclo del Congreso, y que dicen cosas cuya conexión con las vidas y haciendas es tenue o inexistente, roza, sospecho, el noventa por ciento. De resultas, no se pondera bien la evidencia, que queda en borrón, difusa y sin perfiles.

No creo que el achaque sea específicamente español. ¿Descalifica ello a la democracia? No. Pero hay que saber distinguir lo que es la democracia, de lo que el pensamiento piadoso nos inclina a desear que fuera. Conforme al pensamiento piadoso, el pueblo compara programas o actuaciones y procede en consecuencia. Esto es una superchería, porque nadie compara los programas o se concentra en las actuaciones. La conclusión obvia, por rara o escandalosa que parezca, es que la democracia sólo funcionará si la oferta es razonablemente sensata, esto es, no incluye disparates. Esta constatación desplaza el acento, decisivamente, hacia las oligarquías políticas. Son ellas las que controlan la hoja de ruta, y sobre ellas reposa, por ende, la responsabilidad de que la democracia no se desvirtúe. Si las oligarquías proponen tonterías, saldrán tonterías. Si las oligarquías se desmandan y rompen las reglas de juego, tampoco las restablecerá el votante, cuya misión es cantar el nombre del ganador en una suerte de certamen deportivo, no determinar los modos en que éste habría de desarrollarse. No es bueno, en fin, que pesen interrogantes agónicos sobre el hombre que volverá a gobernarnos. Las instituciones en sentido lato -partidos, medios de comunicación, autoridades con dimensión pública- deberían haber hecho los deberes. No los han hecho. El fallo ha sido sistémico, y se hará notar en el medio y largo plazo.

La segunda cuestión levanta una intriga de índole sicológica. La acumulación de apoyos a Zapatero en los márgenes radicales, que se han quedado vacíos de sustancia, lo mismo que la jícara de chocolate cuando en ella se sumerge un mojicón, induce a pensar que no ha sido tanto el presidente como el temor a que pudiera ganar el PP, lo que ha movido el voto en beneficio de aquél. Ha triunfado, en el momento clave, el estereotipo del dóberman: el PP es feroz; el PP muerde; el PP integra un peligro para la democracia y la paz civil. Estos miedos son fantásticos, a la luz de lo realmente ocurrido. No sólo han sido los políticos populares objeto de agresión en universidades y recintos que deberían servir a mejores fines, sino que la condena desde medios oficiales ha resultado insuficiente o no ha llegado a producirse. La asimetría en la interpretación de las cosas queda evidenciada por el impacto desigual de dos acontecimientos todavía recientes. Al declinar del año, los obispos organizaron una manifestación contra el Gobierno, en el curso de la cual monseñor García-Gasco incurrió en la simpleza de afirmar que la política social del PSOE integraba un peligro para la democracia. Mes y pico más tarde, el portavoz de los artistas agrupados bajo las siglas de PAZ -«Plataforma de Apoyo a Zapatero»- sostuvo, sin distinguir entre políticos profesionales y votantes, que los populares son una turba de imbéciles violentos.

No son afirmaciones intercambiables. Ni lo son los contextos. La manifestación de los obispos no había sido promovida por el PP, ni los prelados bajaron a la calle en representación del partido, sino de la doctrina vaticana en materia de moral y buenas costumbres. Los artistas, por el contrario, se reunieron expresamente para defender la candidatura del presidente. El contraste, repito, es dramático, lo que no impidió que se invirtieran las respuestas. El exceso del obispo produjo un hervor gigantesco en territorios de izquierda no especialmente adictos al PSOE. La atrocidad de José Luis Cuerda sólo indignó a los votantes del PP.

¿Cómo se explica que las reacciones no guarden proporción alguna con los estímulos? Abordaré el misterio, no a través de la sociología sino de la estética, que es más profunda y que tampoco está reñida con la primera. Se ha derrotado a la derecha -ahora y antes: la dificultad histórica del PP para rebasar los diez millones de votos ofrece también un lado misterioso- gracias, sobre todo, a la retórica. Se ha embutido a la derecha en un cerco de lugares comunes que despiertan la ira automática de un porcentaje considerable de la población. La mejora de la derecha habrá de llegar, por consiguiente, por un cambio de estilo, más que de mensajes. ¿Fácil? No, dificilísimo. Aun siendo eso, dificilísimo, existen errores gratuitos. A Rajoy, en sus confrontaciones con el presidente, le ha faltado ductilidad, y ante todo, sentido del humor. Ha estado bronco y áspero en el tono, y ha dicho lo que ha dicho de la manera más desagradableque cabía. No esperaban mejor ocasión quienes saben dónde hay que apretar para que salte el muñeco de resorte.
ÁLVARO DELGADO-GAL

No hay más Estado que el Gobierno
POR ANTONIO BURGOS ABC 19 Marzo 2008

LAS cuentas salen. Las de las elecciones que no han cambiado nada para que todo siga siendo el mismo desastre. A mí me salen por la cuenta de la vieja, que es pegar la oreja en la calle. «Vamos a escuchar», que dicen los aficionados al cante. «Callarse, que vamos a ver esto», como dictaminan los aficionados a los toros cuando hay que poner los cinco sentidos en el torero que se acaba de echar la muleta a la izquierda ante un toro que mete la cara y repite.

Las cuentas me salen porque acabo de oírlo en la calle. Ciudad de bote en bote para las fiestas, y más llena que se pondrá a partir de mañana y hasta el sábado, con el Ave hasta la corcha. ¿Crisis, dice usted? Crisis no hay. Y si la hay, no hay que darle la menor importancia. ¿Wall Street, el euríbor, la banca americana? ¡Tonterías! Niño, llena aquí otra vez y ponnos más tortillitas de bacalao, que están enormes.

Por la ciudad de bote en bote, alrededores de un hotel más bien modestito, sale camino del autobús una excursión de jubilados, con acento gallego. Inserso puro de oliva. Ellos llevan los bolsos de ellas en las manos, qué clásico. Los llevan de vuelta porque se acabaron los días de baja ocupación y como medio Madrid y media España se viene a Andalucía, tienen que dejar libres las habitaciones.

Y cuando los jubilados van por la acera, camino del autobús que ya tiene cargadas sus maletas, pues el autocar no ha podido estacionar en la puerta misma del hotel, está un camión descargando mostradores de cerveza para los puestos de fortuna de estas fechas grandes del turismo. Uno de los abueletes no se da cuenta, y por poco le dan con el bulto que descargan en toda la cabeza. El obrero español de la descarga, en vez de darle excusas al abuelete de las vacaciones casi gratis total por el accidente que se ha podido provocar, lo increpa. Con el tú por delante, ni respeto a la edad, ni a las canas ni a nada, en esta España del Informe PISA que ha perdido la educación en todos los sentidos de la palabra. Y le dice:

-Abuelo, ¿ahora que te paga el Gobierno te vas a matar?

No «ahora que recibe usted su pensión gracias a sus contribuciones a la Seguridad Social durante toda su vida laboral». No «ahora que gracias a lo que estamos pagando de cuotas de la Seguridad Social los que formamos parte de la población activa percibe usted su pensión». No «ahora que el Estado le abona su bien ganado retiro». No: el Gobierno.

-Pues ese obrero de la descarga de los mostradores de la Cruzcampo que usted vio no estaba en lo que hay que estar. Pero no por el lado que insinúa usted, que lo estoy viendo venir, sino porque cuando dijo lo del Gobierno no añadió como la tele y como la radio, «Gobierno de España».

Pues eso. Según los consumidores españoles (los consumidores de propaganda del poder, aclaro), que sepa usted que las pensiones no las paga el Estado. Que el sistema de la Seguridad Social no depende de las cotizaciones de los trabajadores y de los empresarios. Que el Estado del Bienestar no es una condición obvia de una sociedad avanzada. Para los que descargan camiones, para los que conceden las mayorías en las urnas, las pensiones las paga el Gobierno. Le faltó al operario abroncar al abuelete del Inserso matizar lo que todos piensan:

-¿Ahora que Zapatero te paga de su bolsillo la pensión y encima te trae de excursión con aquí-mi-señora te vas a matar, criatura?

Así nos va. Y así les va de estupendamente a ellos. Este artista de la ceja ha logrado identificar Estado con Gobierno. Y es el Gobierno el que te atiende en el ambulatorio, el Gobierno el que te ingresa en el hospital, el Gobierno que lleva a tu niño a la escuela, el Gobierno el que paga la pensión a las viudas, el Gobierno el que lleva a los jubilados de excursión. El Estado no existe. ¿Cómo vamos a elegir a otro Gobierno, si entonces nos quedamos sin hospitales, sin escuelas, sin jubilación? Lo más triste es que esto mismo pensaban los mismos sobre las mismas cosas cuando Franco. Ante el nuevo caudillaje democrático, sólo falta la voz del pelota de entonces que saltaba en los discursos sobre lo bien que estamos: «¡A ti te lo debemos!»

Calimero Llamazares
POR IGNACIO CAMACHO ABC 19 Marzo 2008

En vista de que la cosecha de votos le ha salido algo peor que regular, Llamazares se ha puesto a recolectar firmas contra la Ley Electoral, lloriqueando en plan Calimero, para descargar sobre el sistema de adjudicación de escaños la responsabilidad de que a él le hayan tocado sólo dos en la pedrea del bipartidismo. Por lo visto no tiene ahora mismo la nación necesidad más acuciante que reformar esa pérfida ley para que Llamazares pueda seguir cometiendo errores sin perder diputados, aunque sean errores tan garrafales como el que se dispone a consumar asociándose con Esquerra Republicana para formar grupo parlamentario. Con ideas como ésa no va a haber en el derecho constitucional ningún sistema proporcional capaz de rescatar a Izquierda Unida de la marginalidad política a la que la conduce este líder tan sagaz, cuya clarividencia asombra a sus compañeros -que le pregunten a Paco Frutos o a Rosa Aguilar- hasta dejarlos al borde de la desesperación más melancólica.

Con esa ley tan injusta -que lo es, ciertamente, en buena medida- en pleno vigor obtuvo Julio Anguita 21 diputados y un 10 por ciento de los votos nacionales, a base de marcar las distancias éticas con el PSOE en vez de hacerle la pelota mendicante en busca de las migajillas de poder que se le escaparan del mantel a Zapatero, que es en lo que ha consistido la línea política de este Llamazares tan lúcido que se arrima ahora a Carod-Rovira para salvaguardar algunas prebendas residuales como el sueldo de portavoz parlamentario y otras derramas clientelares de poca monta. Con las firmas que recoja para cambiar la norma piensa levantar una cortina de humo que tape la evidencia de su fracaso, pero no dice ni mú de cambiar el procedimiento de elección de alcaldes y presidentes autonómicos, del que se sirve para conseguir parcelas de poder muy por encima de sus resultados en un verdadero mercado negro de la política.

Izquierda Unida lleva años especulando al alza en el obsceno cambalache de los ayuntamientos y las autonomías, sin que se le oiga a nadie de los suyos ni media palabra a favor del «ballotage», la elección directa o cualquier otra fórmula que respete la voluntad de los ciudadanos e impida que partiditos con un puñado de votos se lleven el santo y la limosna en el reparto de las concejalías y demás prebendas de la administración intermedia. Ahora el ínclito Llamazares pone el grito en el cielo porque el voto útil (útil para el PSOE) ha arrasado sus expectativas de hacer de bisagra (de oro) en el Congreso de los Diputados, tratando de que sus quejas de plañidera disimulen el descalabro. Más le valdría aprovechar la Semana Santa, aunque sea agnóstico, para hacer un poco de penitencia política. No es menester que se dé latigazos; bastaría con que reconociese la culpa del batacazo en un honesto ejercicio de humildad y dejara de buscar en el universo, las leyes y el sistema la excusa de algo tan simple como su propia responsabilidad en un fracaso.

Ibarretxe y Urkullu. Una moneda con dos caras
Vicente A.C.M. Periodista Digital 19 Marzo 2008

El silogismo del absurdo ha llegado de la mano del presidente del PNV Sr. Urkullu. Ahora dice que el referéndum es una idea de Ibarretxe en la que el PNV no tiene nada que ver. Entonces ¿si solo es de Ibarretxe, por qué lo apoya toda la ejecutiva del PNV incluido el propio Urkullu?. Lo presenta el plan como si fuera una de las manías de un obsesionado dirigente aislado de la realidad y fuera del control de su propio partido.

Pues no me lo creo. Más parece que son las dos caras de una misma moneda trucada, en la que por mucho que la tires al aire nunca puede salir el anverso o cruz. El plan es del PNV que durante toda la legislatura se ha dedicado a la insumisión. A no acatar las sentencias del Tribunal Supremo. A ir de víctimas ante los jueces y acusar de centralismo, persecución y de opresión al pueblo vasco por parte del Gobierno. En definitiva, el mismo discurso que Batasuna, el brazo político de ETA.

El apoyo que ahora ofrece es solo motivado por el tremendo descalabro electoral y la huida de votos hacia el PSE, que ha sabido a última hora rectificar su mensaje. Las declaraciones de Patxi López están lejos de asumir las pretensiones secesionistas y de insumisión a la Ley que predicaban ANV, PCTV, Batasuna y ETA desde el manifiesto de Anoeta. El apoyo es sin abdicar de sus objetivos, aunque negándolos. El apoyo es solo una tregua tan falsa como la de ETA.

En política no todo vale, ni puede tener cabida. Hay que saber mantener las posturas y no convertir las ideas en mecancia de un mercado persa. La negación de Urkullu es el fariseísmo del que el PNV nos ha venido dando muestras, al estar posicionado en una infame equidistancia entre verdugos y víctimas. El diálogo con todos y hablar de todo, como propugna el PNV y el lehendakari Sr. Ibarretxe, es querer auparse a un posición superior de árbitro y juez de lo que no es sino un escenario de chantaje terrorista y de presión mediática y cultural desde el adoctrinamiento institucionalizado.

Es posible que el Sr. Zapatero ya haya aceptado esta oferta y que solo espere a la sesión de investidura para hacerla realidad. Estoy seguro de que la venderá como un logro de su talante negociador. Lo que tendremos que saber,es cuanto nos va a costar este acuerdo al resto de los españoles. Lo que tenemos que conocer son la Actas y concesiones y que no pase como con las reuniones con ETA, que nos enteremos después por filtraciones interesadas tras los incumplimientos.

A alguien que niega la Constitución y que dice no haberla votado, ni aceptado, salvo por imposición legal, no se le puede creer que vaya a participar en la construcción de una España más fuerte.

Montilla, el tío Tom y Torquemada
POR TOMÁS CUESTA ABC 19 Marzo 2008

A doña Marta Ferrusola le parece aberrante que un inmigrante cordobés de tres al cuarto haya «okupado» la Generalidad y esté de mandamás en la Plaza de San Jaime. «América para los americanos», dictaminaba Monroe allá en los años veinte del siglo antepasado. Sin especificar —de ahí vino el tomate— quiénes tenían suficiente pedigrí para poder considerarse americanos. «Cataluña para los catalanes», exige la señora de Pujol poniéndose farruca y en plan Juana de Arco. La Ferrusola, antaño, hizo pingües negocios como florista oficial del Principado. ¿Recuerdan la leyenda del caballo de Atila? Pues ella era lo mismo sólo que al contrario: a su paso crecían los arbustos, revivían los parques, embellecíanse los setos, se espabilaban los arriates. Hasta la alfombra verde del Camp Nou tuvo el inmenso honor de someterse a sus cuidados, aunque, según algunos, únicamente la factura supo estar a la altura de las circunstancias. Pelillos a la mar. Nadie es perfecto, ya se sabe, y siempre hay un cenizo dispuesto a mancillar reputaciones intachables. Dicho lo cual a modo de preámbulo, no es de extrañar que la impulsiva doña Marta se adentre en un jardín como «Sant Pere» por su casa. Y, al tildar a Montilla de charnego, se ha metido en uno particularmente áspero.

América para los americanos. Cataluña para los catalanes. Monroe, en cualquier caso, era un trozo de pan y su doctrina una baladronada frente a la fortaleza doctrinaria que exhibe doña Marta. Según la Ferrusola, el inquilino del Palau no está capacitado para vestir el cargo porque, en primer lugar, ha nacido en Iznájar en vez de en Vilanova i la Geltrú, o en La Bisbal de l´Empordà, o en Barcelona mismo, que le pillaba a un paso. Otrosí: su patronímico es José en lugar de Josep, como Dios manda. Y su apellido carece del caché que le daría la ele «geminada». ¿O no queda mejor Montil.la que Montilla, que no acaba de ser ni monte ni montaña? De la lengua, ni hablamos, por supuesto: más le hubiera valido que se la comiese el gato. En eso no exagera doña Marta. El catalán del «president» puede ser cualquier cosa menos «molt honorable». Es tan elemental, tan sieso, tan encorsetado que si Pompeu Fabra saliese de la tumba le atizaría una somanta con la lápida.

Pero ni el frenesí racial de la señora Ferrusola ni su acendrada pasión identitaria hacen justicia a los esfuerzos que Montilla está llevando a cabo con miras a integrarse. Es un lugar común que los conversos se lavan el pecado original usando el estropajo de la intolerancia. Frota que te frota, hasta despellejarse y hasta despellejarte. Los socialistas gobiernan Cataluña por medio de un enjuague entre la desfachatez impune y el complejo de clase. Unas veces actúan igual que el Tío Tom; otras —las más—, su referente es Torquemada. Si Convergencia sentó las bases del pogromo contra los ciudadanos castellanohablantes, no sólo es que Montilla no haya movido un dedo para salvaguardar unos derechos inalienables, sino que ha dado vía libre a los camisas pardas. No es nada nuevo, sin embargo. Con tal de enquistarse en el poder, la izquierda se ha aliado con el mismísimo el diablo y si hay que decir «digui» donde decían Diego, se dice y santas pascuas.

La Ferrusola —«Això es una dona!»— respira por la herida de la jubilación anticipada. Y se equivoca, claro. Los hechos son tozudos y las cifras cantan. Gracias a la gestión del charnego de marras, la profecía del gran Francesc Pujols acabará cumpliéndose luego de tantos años. «Ha de llegar un tiempo —pronosticó el filósofo en su “Concepte general de la Ciència catalana”— en el que los catalanes tendrán todo pagado vayan donde vayan». Divulgada por Pla (que, a la postre, era un rata) la «boutade» cobró fama y oscureció otras tesis igual de deslumbrantes. «Bien pensado —añadía—, saldrá más a cuenta ser catalán que millonario porque a los catalanes, por muy burros que sean, se les recibirá como si fueran sabios. Y hasta tal punto ha de llegar su fama que algunos, por modestia, afirmarán que proceden de otra parte».
Lástima que doña Marta Ferrusola no repase a sus clásicos.

La mano amiga española no es la manipulación que hace el PSOE
POR OSWALDO PAYÁ ABC 19 Marzo 2008

NUNCA hemos intervenido en la política interna española, aunque últimamente el PSOE ha usado sistemáticamente a Cuba, nuestro dolor, la desventaja del pueblo cubano debido a la opresión en que vivimos, para sus fines políticos. Lo hace en primer lugar ofendiendo la inteligencia de los cubanos y de los españoles; tapando el sol con un dedo y justificando lo que no tiene justificación. Sus manifiestos fines con ese llamado diálogo crítico se han convertido en un medio para hacer política partidista, instrumentalizando, generalmente de manera burda, la situación cubana. Exhibir como trofeo lo que llama logros para su ganancia política no es leal ni con el cubano, ni con los españoles, pues el gobierno del PSOE, con su aliado IU, sabe muy bien que no ha habido ningún compromiso ni manifiesta voluntad de cambios buenos para Cuba. Y los cambios si son verdaderos tienen que conllevar a la liberación de todos los prisioneros políticos, no a desterrar y «regalar» a algunos antes de las elecciones españolas. Cambios verdaderos serán cambios en las leyes para que se respeten los derechos de los cubanos. Pero la política del PSOE e IU deja muy claro al Gobierno cubano que eso no es un asunto importante, que las relaciones pueden desarrollarse al máximo aun en el continuismo del orden de no derechos, pero que se necesitan «gestos» para poder presentar algo a los españoles antes de que votasen. No sé quiénes deben sentirse más insultados si los españoles o los cubanos.

El señor Bernardino León me ha mencionado diciendo «que Oswaldo Payá, de la misma familia política del PP, apoya la política del diálogo crítico del PSOE».

En primer lugar, somos familia de España, pero eso es algo que al parecer el sectarismo que ha invadido el PSOE no puede entender. Siempre respetaremos al gobierno elegido por los españoles como el Gobierno de España, pero en los últimos cuatro años, también de cara al mundo, éste no ha sido un Gobierno que tiende la mano española para Cuba, sino que hace o permite una manipulación de Cuba por el partido socialista y el comunista. Respetamos a muchas personas de buena voluntad de ese partido y a sus electores, pero deben saber cómo nos sentimos y qué se hace en nombre de ellos, y peor, qué se hace en nombre de España. Si esto mismo está ocurriendo dentro de España, si el sectarismo hace que el Estado y la sociedad sean capturadas por un partido, es algo que tienen que resolver los ciudadanos de ese estado. Nosotros sufrimos eso a ultranza y sabemos lo que significa.

Otro asunto es que ese llamado «diálogo crítico», ni es diálogo, ni es crítico. Nuestra experiencia es que durante los gobiernos anteriores y especialmente durante el gobierno anterior en España, sí hubo la voluntad de un verdadero diálogo crítico con el Gobierno cubano y un verdadero diálogo con lo que queríamos dialogar. Sinceramente, la relación establecida entre la sociedad civil cubana y el gobierno anterior era con el Gobierno de España y no con «el gobierno del PP».

Y fue una relación fluida, muy digna, transparente, positiva y respetuosa. Eso del gobierno del PSOE, del gobierno de un partido, comenzó con este gobierno que hay ahora en España y nunca antes, después de la Transición.

Excluirnos de invitaciones a las celebraciones nacionales fue el primer paso, muy simbólico, de la exclusión que vendría después. Al negar los gestos simbólicos de reconocimiento de que en Cuba, no sólo hay gobierno sino sociedad civil, fue coherente este gobierno del PSOE y su aliado IU desde que comenzaron, pues después ha tratado de que esa misma política la tenga toda Europa. Es decir, el distanciamiento de la sociedad civil, la justificación del régimen y, lo peor, presentar como logros supuestos progresos mientras la opresión y la falta de derechos se mantiene o crece.

De esta manera no han contribuido, sino perjudicado el cambio pacífico en Cuba, pues alientan el inmovilismo.
Es insultante que una política sumamente criticada por la casi totalidad de la representación de la mayoría de la sociedad civil y disidencia en Cuba sea presentada como triunfo de un partido.

Si quieren nuestra opinión, esta política y esta conducta del PSOE y sus aliados de IU, son una total ingerencia en los asuntos internos de Cuba para apoyar y justificar la opresión, para ofrecer una imagen de cambio a partir de gestos pactados en las que se manipulan personas y se abusa de la desinformación y la falta de libertad de expresión que sufren los cubanos. Así están dañando las relaciones entre los pueblos de España y Cuba, y protagonizando una deslealtad al vínculo cultural, humano e histórico que existe entre nuestros pueblos.

Cuando amigos del PP o de Unión Democrática de Cataluña dicen que si vienen a Cuba van a encontrarse con nosotros y el Gobierno cubano les niega esa posibilidad, y entonces ellos no vienen, se niegan entonces a ser parte de la exclusión que sufren los cubanos.

Cuando el PP dice que quiere mantener el diálogo con los cubanos, pero con todos los cubanos, y no se deja imponer condiciones de exclusión y proclama con transparencia que trabajará por el respeto a los derechos de todos los cubanos, está tendiendo la mano hermana del pueblo español al pueblo cubano.

El orgullo de ser español
Esteban Hernández El Confidencial 19 Marzo 2008

Españolistas tradicionales, independentistas vascos, partidarios del patriotismo constitucional y nacionalistas moderados aparecen, retratados en sus propias palabras, en La dejación de España (Katz editores), un texto en que la socióloga madrileña, a través de un amplio recorrido por las diversas manifestaciones de la identidad nacional, pretende dibujar los discursos más habituales en la política territorial española. La profesora de la Universidad Complutense de Madrid refleja en su libro los resultados de las conversaciones mantenidas por 17 grupos de discusión en diferentes ciudades españolas, en los que reunió a votantes y militantes de los principales partidos del ámbito parlamentario, además de los de la ilegalizada Batasuna.

Y la iniciativa es importante en la medida en que “el nacionalismo es una realidad ascendente en toda Europa, desde la antigua Yugoslavia hasta países como el Reino Unido, donde la identidad inglesa está siendo puesta en cuestión. Sólo países con una tradición de fuerte centralización como Francia parecen escapar de momento a dicha tendencia”. En el caso español se da, además, una situación especial que fomenta el ascenso de esas identidades fuertes, toda vez que “nuestro sistema electoral acrecienta el poder de "partidos llave" que ejercen los nacionalismos periféricos”.

Helena Béjar constata que, en consecuencia, el lenguaje del nacionalismo también está en auge. Lo que implica una mayor presencia pública de discursos simplificadores, en blanco y negro, donde sólo caben buenos o malos. Y es que “el nacionalismo une intereses a pasiones, y es por éstas por las que los hombres combaten por sus patrias, de manera simbólica o real. En la medida que mueve pasiones, el nacionalismo, como otras doctrinas políticas, divide al mundo entre los que están conmigo y los que están contra mí. Pero eso ya pasaba con el marxismo, por ejemplo. Pasa con las todas las doctrinas, que son simplificadoras”.

Si en todos los grupos de discusión los sentimientos aparecían a flor de piel, hubo algunos que cobraron carácter de excepcionalidad. Así ocurrió con los programados en Euskadi. En primer lugar, por las condiciones de su celebración. “Varios de los participantes no nacionalistas en el País Vasco llevaban escolta y tenían miedo a hablar, a pesar de que se les aseguraba el anonimato y la confidencialidad. También tuve dificultades extremas para realizar un grupo con quienes pertenecían a HB, por la desconfianza y el temor con que contemplaban la experiencia y por las medidas de clandestinidad que se hubieron de tomar”.

Y, como segundo aspecto, los grupos de discusión vascos fueron especiales por el contenido de los discursos. En ellos se contraponía claramente un nacionalismo bueno, positivo y comprensivo frente a otro negativo y opresivo. En ese sentido, asegura Helena Béjar, “el nacionalismo radical vasco siempre ha bebido del viejo marxismo: definen la situación a su manera, es decir, creen o dicen que creen que España no vive en una democracia para justificar la lucha armada, que sería así una lucha de liberación del Pueblo Vasco. Ignoran interesadamente que España es el Estado más avanzado en cuanto a autogobierno regional de Europa, por eso niegan los avances en materia de transferencias que ha supuesto el Estado de las autonomías. Por otra parte, el sueño de la gran Euskal Herria les hace construir un discurso siempre insatisfecho con lo que hay, ya que su horizonte es ese gran País que ellos quieren reconquistar”.

Es difícil hablar de política en España
Béjar se detiene en su libro en una paradoja presente en las formas de razonar de los nacionalismos periféricos, para quienes “si el nacionalismo español no se afirma, demuestra sus carencias. Si lo hace, demuestra su autoritarismo”. Desde esta perspectiva, parece un terreno especialmente difícil para que el diálogo cuaje, en la medida en que, se adopte la postura que se adopte, se será rechazado por la otra parte. ”Cada vez es más difícil el diálogo entre estos nacionalismos fuertes, especialmente porque una parte de los que discuten utilizan lo que Sartori llama 'la guerra de las palabras', es decir, te llaman 'facha' en cuanto te defines como español o incluso manifiestas distancia respecto al centro izquierda, y no digamos si estás a favor de ciertas políticas del PP. Por eso no hay que entrar en esa falacia: el español es un facha, el nacionalista catalán es razonable, el vasco tiene derecho a pedir cuanto quiera, etcétera. Mis entrevistados más ponderados advierten que cada vez es más difícil hablar de política en España, especialmente de política territorial porque se disparan en seguida las pasiones”.

Para Béjar, sería necesario reconstruir la tradición del nacionalismo liberal y de afirmar el valor sentimental de España como nación. Y, para ello, afirma, habría que dar la vuelta al significado peyorativo de algunos términos, caso de españolista, y sustituirlos por el de español. Tales objetivos podrían conseguirse “ahondando en la tradición liberal del nacionalismo español porque la imagen que se tiene es la del españolismo conservador, que llevó al extremo el franquismo con su nacionalcatolicismo. Eso es tarea de los historiadores. Yo por mi parte, como socióloga, he analizado los diversos discursos ideológicos que me he encontrado y de lo que me he dado cuenta es de la dificultad de llegar a un discurso españolista sin complejos, precisamente por el predicamento de los nacionalismos sin estado”. Para recuperar la identidad o conciencia nacional española, “habría que volver a una educación integradora, algo que parece ya imposible una vez transferidas casi todas las competencias a las Autonomías. Cualquier científico social sabe que la educación es la palanca nacionalizadora fundamental. De ahí el triunfo de los nacionalismos catalán y vasco, que han extendido sus lenguas y con ello la identidad de sus naciones”.

En la medida en que gran parte de las disputas políticas/mediáticas de la última legislatura han tenido lugar entre dos concepciones de España, una más rígida y otra más blanda, que también han sido las causantes de las diferentes respuestas electorales habidas en las comunidades autónomas gobernadas por el PP y en el resto, podría pensarse no sólo que el asunto territorial ha sido decisivo en las últimas elecciones sino que lo seguirá siendo posible en los próximos años. Así lo cree Helena Béjar: “El Partido Popular ha ido acrecentando en los últimos tiempos, a raíz de la llamada profundización del Estado de las Autonomías, una idea de España "fuerte", a rebufo de la política territorial del PSOE, que no se sabe si tiene un modelo federal de Estado o va a seguir concediendo nuevos Estatutos según la demanda de cada región o comunidad. Como resultado hay parte de la izquierda que se siente traicionada porque no sabe a quién quejarse de la "dejación de España". Y parte de ese centro izquierda ha cambiado el voto a UPyD, claramente antinacionalista, o al PP, aunque no les gusten muchos aspectos del centro derecha. Es un voto "contra", de indignación moral”.

Guerra de Irak
Por supuesto que sí
GEES Libertad Digital 19 Marzo 2008

Se cumplen cinco años desde la invasión de Irak. Una oportunidad para algunos y una pesadilla para otros de volver a debatir los pros y los contras de la guerra, los costes y los beneficios, quienes han sido ganadores y quienes perdedores, si fue ilegal, inmoral, ilegítima e innecesaria, y sus consecuencias. Consecuencias para los 25 millones de iraquíes que se libraron de las garras del sangriento Saddam (no haber encontrado armas de destrucción masiva no anula todas las demás razones por las que se le atacó); para las tropas estadounidenses desplegadas allí con los pertinentes cambios de estrategia; para las arcas de los gobiernos que están comprometidos con el país; para las futuras guerras gracias a las lecciones aprendidas; y cómo no, para las secuelas políticas y diplomáticas.

Para los acérrimos detractores sólo hay una consecuencia: los males del mundo de los últimos cinco años, desde el terrorismo, pasando por los precios del petróleo, Irán o hasta las crisis económicas son consecuencia directa e indirecta del hacer de Bush y de su guerra en Irak. El caso es que tanto el terrorismo como las crisis económicas son anteriores a esta guerra. ¿Qué harían si no hubiera existido Irak, a quién le echarían la culpa? Seguramente ni lo han pensado. Desde los demócratas de Estados Unidos a la izquierda española, la progresía tira por el camino más fácil, escabulléndose en vez de afrontar algún correoso tema de la actualidad internacional, usándolo aún para arañar algún voto.

Pero la guerra de Irak, y sus cinco años posteriores con sus éxitos y con sus fracasos, no deben permanecer ocultos, sencillamente porque no hay nada de que avergonzarse. Es necesario recordar en este aniversario que, como guerra que es, sólo cabe ganar o perder. Vencer es tener un Irak democrático, una derrota islamista y por ende un mundo más seguro. La derrota significa dejar un Irak sumido en el caos, una humillación para las democracias y una sociedad occidental de la que los terroristas se mofarán. ¿Hay que ganar la guerra en Irak? Por supuesto que sí.

Lo que la izquierda trata de silenciar es que la situación ha mejorado considerablemente en el último año, sobre todo en términos de violencia y seguridad, gracias a la estrategia llevada a cabo por el general Petraeus. Lo que no quiere decir que no queden aún cosas por hacer. Pero hay más. Según una última encuesta, en Estados Unidos crece el número de estadounidenses que creen que el esfuerzo militar de sus tropas está marchando bien, y una mayoría piensa que Estados Unidos saldrá con éxito de Irak. ¿Hay posibilidades de ganar? Por supuesto que sí.

Los iraquíes son más optimistas que hace unos meses, disminuye el número de quienes quieren que los estadounidenses salgan de Irak de forma inmediata, y crece el número de los que apoyan al Gobierno de Bagdad. Todo esto es sin duda importante, porque una parte importante del éxito en Irak depende de los propios iraquíes, y porque para ellos, y para las tropas estadounidenses, cinco años han sido una eternidad. ¿Mejora el optimismo de los iraquíes? Por supuesto que sí.

Para sus detractores, para los que usan la guerra de Irak como arma arrojadiza, para los que ni siquiera se preocupan por saber que les pasa por la cabeza a los propios iraquíes y a los que allí combaten, cinco años han sido poco más que un suspiro. Para el resto, ahora es el momento de empezar a hacer cuentas, a contar quienes estaban diciendo qué en qué momento, quien hizo lo correcto y quien no. ¿Hay que atreverse a reivindicar una victoria en ciernes? Por supuesto que sí.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

EDUCACIÓN
PSE y PP ven inaceptable que el euskera sea la lengua principal en el Bachillerato
Los dos partidos aseguran que Educación es «incapaz» de generar consensos para reformar la enseñanza
M. F. VALLEJO / A. CANTO El Correo 19 Marzo 2008

La parlamentaria del PSE Isabel Celaá censuró ayer que el Departamento de Educación, en lugar de corregir el «tratamiento preferente» que se da al euskera en el currículum vasco, «insiste en su propósito de fijar la lengua vasca como idioma principal» en su decreto para la etapa de Bachillerato. Los socialistas consideran que el departamento que dirige Tontxu Campos está «agotado» para gestionar el sistema educativo vasco y es «incapaz» de «generar los consensos necesarios» para llevar a cabo las reformas en la enseñanza.

«Los avances hacia el bilingüismo en los últimos 25 años han sido posibles por un amplio consenso social en los objetivos y en los instrumentos utilizados para ese fin», advirtió ayer Celaá, que consideró «imposible» que el Departamento logre aprobar una ley de reforma de los modelos lingüísticos antes del verano, sin contar con el respaldo de los partidos políticos. La parlamentaria del PSE anunció que su grupo presentará una proposición en la Cámara vasca para que se modifique el nuevo decreto de Bachillerato, que aún debe ser aprobado por el Consejo de Gobierno.

El PP, por su parte, calificó de «inaceptable» la pretensión del área de Educación de extender la preeminencia de la lengua vasca en la etapa previa a la Universidad, una meta dibujada en la normativa que deberá entrar en vigor, según los planes del Ejecutivo, el próximo mes de septiembre, como adelantó EL CORREO. Uno de los objetivos prioritarios que establece el nuevo decreto para el Bachillerato es que el alumno logre dominar el euskera. Educación sostuvo ayer que el documento «aún no está aprobado», aunque admitió que se ha enviado ya a los centros de enseñanza para su estudio.

A juicio de los populares se trata de «una vuelta de tuerca inaceptable», comentó ayer el parlamentario popular Iñaki Oyarzabal. «No puede ser que un partido prácticamente desaparecido -dijo, en referencia a los últimos resultados electorales de EA, que ha perdido su diputado en Madrid- trate de imponer un modelo de espaldas a la sociedad», donde «la mayoría de las familias» tiene como lengua de uso habitual el castellano.

El decreto de Educación, según indicó, requerirá a los alumnos un nivel de euskera al término del Bachillerato «similar al EGA», una meta que contrastó con los resultados de las pruebas de lengua vasca efectuadas a escolares. «Los informes indican que dos tercios de los alumnos del modelo D no alcanzan un nivel de comprensión básico» al finalizar la etapa educativa. «¿Cómo podemos pretender que con la misma metodología y profesorado puedan alcanzar el nivel que exigirá el departamento, si no es con un modelo de inmersión que imponga el monolinguismo?», se preguntó. «Es preciso una revisión total de la euskaldunización en la escuela», zanjó Oyarzabal, quien consideró que la actual metodología «obsoleta».

Currículum vasco
El PSE ha presentado ya una pregunta ante el Parlamento vasco para que el consejero de Educación aclare si va a modificar el currículum vasco con el fin de garantizar «un trato de igualdad» de las dos lenguas oficiales en la enseñanza vasca. Los socialistas consideran que la «oposición social» que ha surgido contra algunos aspectos lingüísticos del currículum, en concreto la desaparición de las líneas en castellano, justifica una revisión de este decreto, que se encuentra recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

Isabel Celaá recuerda en su pregunta al consejero que las modificaciones que introduce el currículum vasco, en el que se considera el euskera la lengua principal, «ha originado oposiciones diversas y desde distintos ámbitos». «Es el caso de padres y madres ya organizados en una plataforma de defensa del castellano», indica la parlamentaria socialista en su pregunta a Campos.

TRAS SU DEBACLE EL 9-M
Los nacionalistas intentan un "fraude de ley" para levantar cabeza
Elsemanaldigital.com 19 Marzo 2008

Formar grupo parlamentario sin tener derecho a ello: ése es el plan que López Garrido, López Aguilar, Astarloa y Trillo deberían impedir si quieren ser coherentes con sus palabras.

El 1 de abril se abren legalmente las Cortes, pero los nacionalistas preparan un masivo "fraude de ley" para obtener las bicocas de un grupo parlamentario que el reglamento les niega y que les supondrá hasta un millón de euros en subvenciones para cada partido. Diputados y senadores de BNG, CC, IU, ERC y NaBai estan ideando un plan "carnavalesco" según el cual se cederán parlamentarios mutua y transitoriamente para después que "cada mochuelo vuelva a su olivo" en el Congreso. Y en el Senado, CiU y PNV serán los que intenten recurrir a esta "trampa" legal, según pudo saber Elsemanaldigital.com en fuentes parlamentarias.

El reglamento lo impide
El reglamento del Congreso, que tiene rango de ley, regula en su artículo 23 la constitución de los grupos parlamentarios de la siguiente manera: "Los diputados, en número no inferior a 15, podrán constituirse en Grupo Parlamentario. Podrán también constituirse en Grupo Parlamentario los diputados de una o varias formaciones políticas que, aun sin reunir dicho mínimo, hubieren obtenido un número de escaños no inferior a cinco y, al menos, el 15% de los votos, correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura, o el 5% de los emitidos en el conjunto de la nación. En ningún caso pueden constituir grupo parlamentario separado diputados que pertenezcan a un mismo partido. Tampoco podrán formar grupo parlamentario separado los diputados que, al tiempo de las elecciones, pertenecieran a formaciones políticas que no se hayan enfrentado al electorado".

Como ningún grupo nacionalista posee 15 escaños, BNG, CC, IU, ERC y NaBai pretenden acogerse a la segunda cláusula referida a 5 escaños. Para el Senado, son PNV y CiU los que necesitan once escaños y sólo poseen 3 y 5 respectivamente.

El fraude sólo se hará si PSOE y PP quieren
Sin embargo, para que el "fraude de ley" se perpetre necesita de la complicidad de los dos grandes grupos de la cámara, PSOE y PP, que deben hacer oídos sordos y dar su visto bueno en las Mesas del Congreso y del Senado a este plan.

Se da la circunstancia de que los diputados socialistas Juan Fernando López Aguilar y Diego López Garrido ya habían denunciado en otras legislaturas este presunto "fraude de ley" cuando Coalición Canaria (CC) obtuvo 4 diputados y pretendía formar grupo parlamentario con el apoyo momentáneo de un diputado "tránsfuga" del Grupo Popular, tal y como había venido haciendo en las anteriores legislaturas. Ambos diputados son catedráticos de Derecho Constitucional y advirtieron del riesgo que supondría "saltarse el reglamento del Congreso, que es la ley de todos los diputados".

López Garrido, que además es letrado del Congreso en excedencia, afirmó de manera tajante que "no se puede formar un grupo parlamentario con cuatro diputados porque el reglamento de la Cámara lo prohibe expresamente". Al preguntarle por qué se había permitido en anteriores legislaturas, insistió en que "el fraude de ley está más claro que el agua porque sería utilizar la ley fraudulentamente o aparentemente para hacer lo contrario de lo que ésta dice y con fines distintos a la misma", añadiendo que "retorcer las leyes de esa manera para lograr un grupo parlamentario sería una pantomima y un teatro" pues el reglamento "se hizo precisamente para lo contrario: para impedir formar grupos con cuatro diputados. Eso es de libro, pero de libro de estudiante de Derecho".

Por su parte, el diputado electo socialista por Las Palmas Juan Fernando López Aguilar también catedrático de Derecho Constitucional, se preguntó: "¿Que reciben a cambio los diputados que prestan su escaño para formar grupo?". López Aguilar recordó que en 1993 denunció también en la prensa el "fraude de ley" que significaba "esta artimaña" y señaló que "de tener grupo a no tenerlo va la misma distancia que hay entre tener logística e infraestructura a no tenerla".

Para salir de esta situación, tanto López Aguilar como López Garrido recomendaron encuadrar momentáneamente a los diputados nacionalistas en el Grupo Mixto "y reformar el reglamento poniéndonos de acuerdo todos los grupos para decidir con cuántos diputados como mínimo se quiere ahora formar el grupo parlamentario". Para el letrado madrileño, "sería muy sencillo cambiar el reglamento y decidir si son 3,4,5 o 15 los mínimos, pero forzar la constitución de un grupo con un diputado tránsfuga que va y viene en una semana es una falsedad y un fraude de ley".

Curiosamente López Garrido fue profesor del ex secretario general del Congreso y hoy diputado del PP Ignacio Astarloa que mantuvo en un informe jurídico que "el espíritu del legislador al redactar el reglamento del Congreso era que los diputados permaneciesen de forma estable en el grupo parlamentario al que se adscribían", y fue el primero en utilizar la denominación de "fraude de ley" para definir la constitución de un grupo parlamentario con menos de 5 diputados.

En aquella fecha, el entonces portavoz de Justicia del Grupo Popular, Federico Trillo, también mantuvo públicamente la tesis del "fraude de ley", aunque en 1996, siendo ya presidente del Congreso, toleró esta situación. Eso sí, puso como condición el consenso con los socialistas, que dieron su aprobación "para facilitar la alternancia".

Castilla y Leon obstaculiza los derechos de los padres
www.hazteoir.org 19 Marzo 2008

Querido/a amigo/a:

Una semana después de las elecciones generales, HO retoma su actividad ordinaria de lobby ciudadano a favor de los derechos fundamentales de la persona. Y la batalla quizás más importante en la que nos hallamos inmersos es la batalla para conseguir derogar ese intento totalitario del Gobierno Zapatero que es Educación para la Ciudadanía.

La Plataforma “Soria Educa en Libertad” exigió un pronunciamiento del Gobierno de Castilla y León en el que anunciara que va a estimar favorablemente las objeciones de conciencia presentadas por los padres (lo que implicaría que los alumnos quedarían exentos de cursar la asignatura y por lo tanto no serían evaluados). Como contestación, Juan José Mateos Otero (supuestamente del PP), consejero de Educación de la Comunidad Autónoma, manifestó su negativa y aseguró que desde el Gobierno Regional no se va a hacer ninguna manifestación en este sentido.

Esta postura choca de frente con la actuación de otras Comunidades Autónomas y con las decisiones del TSJ de Andalucía.

Exige al consejero de Educación que cambie de actitud y respete el derecho de los padres. Firma en:

http://www.hazteoir.org/node/11108

Tu carta será enviada al Consejero de Educación con copia al Presidente de la Comunidad.

Muchas gracias por todo lo que haces a favor de la libertad y del derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones.

Te deseamos una Santa Semana y un muy feliz Domingo de Resurrección.
Un cordial saludo,
José Castro y todo el equipo de HO

Partidos
El BNG radicaliza su ofensiva contra el castellano en Galicia Cambiar el tamaño del texto
Los nacionalistas proponen que las liturgias religiosas sean oficiadas en gallego y que el «Chiki-chiki» sustituya al Himno Nacional
Las propuestas van desde la fabricación de muñecas que hablen gallego hasta la creación de un uso horario propio.
C. S. Macías La Razón 19 Marzo 2008

Madrid- La batalla contra el castellano no cesa y la Xunta de Galicia, mediante la Secretaría General de Política Lingüística, ha radicalizado su ofensiva. En esta ocasión, y aprovechando la Semana Santa, ha puesto especial énfasis en que «las liturgias religiosas programadas sean en lengua gallega», así como la imposición del himno gallego durante la consagración y en las novenas. Pero esto es sólo la punta del iceberg.
El Bloque Nacionalista Gallego, formación que gobierna en coalición con los socialistas en Galicia, ha redactado una batería de propuestas «estrella» con las que pretende reforzar «la identidad gallega, sus vínculos y la autoestima entre la población».

?Cambio de horario
Propone exigir a la Xunta que rija en Galicia la misma hora que en Portugal. Desde la Consellería de Industria creen que la Comunidad gallega ahorra un cuatro por ciento menos a causa del huso horario común en el resto de España.

?Galleguizar juguetes
Desde la formación nacionalista instan a fomentar la «galleguización» de las muñecas para que hablen en la lengua de Castelao. También los vídeos y DVD deberán ser traducidos, ya que «reproducen un esquema lingüístico impuesto».

?Galleguizar apellidos
Califican de «barbarie» la españolización de los apellidos. Por ello, pretenden que los cargos públicos y personalidades relevantes los traduzcan al gallego.

? «Ilegalizar» la Guardia Civil
Critican a las Fuerzas de Seguridad del Estado por tramitar los pasaportes con topónimos deformados como «La Coruña». Además, demandan que el Instituto Armado cese en su «obsesión antinacionalista» y atienda a los ciudadanos en gallego.

?Reestructurar las «galescolas»
La Secretaría General de Igualdad pretende acondicionar los patios, ludotecas y parques infantiles para la «puesta en valor y difusión» del patrimonio lúdico gallego. Además, incluyen la enseñanza del Himno gallego en las guarderías, y lecciones sobre los símbolos.

?Lápidas en gallego
Exigen un plan para fomentar las esquelas, epitafios y funerales en lengua gallega.

?Traducción de tebeos de Astérix
Para disipar la «falsa idea de que el gallego no vende» pretenden promover que los cómic internacionales sean traducidos.

?Campamentos identitarios
Campamentos juveniles con compromiso de «identidad» con Galicia.

?Televisiones digitales lusas
Quieren implantar un nuevo múltiplex para observar los canales en formato digital.

? Pruebas de conducir en gallego Exigen al Gobierno que las pruebas para aprobar el permiso de conducir se puedan hacer en gallego.

? Xunta o Junta en castellano
Reclaman al Gobierno que defiende el uso de «Junta» de Galicia como figura en el Estatuto, que deje de llamar «Junta» al Ejecutivo gallego. La Vicepresidencia consideró provisional la solución bilingüe en la polémica sobre Junta y Xunta.

?Uniformidad en las «galescolas»
Los mandilones de la escuela gallega serán exclusivos. Para ello, la Vicepresidencia convoca un concurso para que el diseño de la ropa de trabajo tenga «identidad propia», para que se ofrezca al exterior una imagen de «res institucional propia de Galicia con identidad propia». Esto provocó la división de los sindicatos al considerar que reabre una etapa superada, como la de los uniformes.

?Cobertura y móviles propios
Galleguizar los sms, los menús y todos los servicios que ofrecen las operadores de móvil. Además, el Parlamento reclama que la Xunta exija como condición a compañías de telefonía móvil que operen en Galicia que incorporen el uso de la lengua gallega en sus menús y servicios. Avisos de apagado o fuera de cobertura en gallego junto a la galleguización del diccionario de mensajes que va en los móviles .

?Idioma mapuche
Pide en la Cámara medidas de apoyo a la lengua mapuche para que se «adopten medidas de reconocimiento y apoyo al proceso de normalización del idioma mapazugún» que hablan unas 200.000 personas repartidas entre Argentina y Chile.

? «Chiki-chiki» como himno
Durante el pleno del parlamento, el Bloque Nacionalista recurrió al «Chiki-chiki» para denunciar el uso de topónimos castellanizados. Además, en un debate, ridiculizó la Marcha Real y propuso que el Himno español lleve la letrade Chikilicuatre, la canción con la que España se presenta al festival de Eurovisión.

? Administración de la Justicia
Piden que ningún «desconocedor del gallego administre justicia». Por ello, el partido que lidera Anxo Quintana, se encaró con los magistrados a los que tachó de «analfabetos funcionales» por no hacer uso de la lengua gallega en su trabajo.

Reflexiones sobre el tablero vasco
Jaime Anuarbe de la Mora* El Confidencial 19 Marzo 2008

Desactivado. Parece que “el pueblo vasco” ha hablado antes de octubre y ha deslegitimado la consulta del lehendakari para el mes de octubre. La victoria del PSOE, y el ascenso del PSE en la CAV, días después de la conmoción social del asesinato de uno de sus militantes en Mondragón, ha dado alas al sector moderado del nacionalismo vasco. Cuando llegue el vendaval hay que tener “la casa con los cimientos bien fuertes”, que decía Imaz. Estas elecciones han sido el primer soplo.

“Fuego amigo” en todos los frentes. El presidente del PNV comienza a desmarcarse, el diputado Erkoreka ve “normal” que existan diferencias entre el lehendakari y el partido, mientras que el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna declara: “No voy a celebrar ninguna consulta en Bilbao”, o “no tengo ningún problema en convivir con el resto de pueblos del Estado”. Aunque se expresen en lenguaje tribal, el espíritu de Ramón de la Sota pervive en muchos cargos. La Semana Santa no es agosto y estas declaraciones no pasan desapercibidas en los medios.

Se miden las palabras y todavía no se pronuncia la palabra “España”, donde habitan los erdera, pero parece que el nacionalismo moderado, aun sin la tutela de Imaz, es capaz de ofrecer una visión realista a la sociedad vasca. Un mayor radicalismo ideológico se traduce en un menor resultado electoral. Esto, que parece lógico para el ciudadano de a pie, resulta difícil de comprender para el gremio político. Los “michelines” de los que hablaba Arzalluz están bien adheridos y comienzan a hacerse dominantes en la masa corporal del partido.

Las primeras voces críticas conscientes del techo electoral del partido han comenzado a mover ficha. Si Ardanza tenía “un plan” para convencer a los no nacionalistas, ahora las tornas se invierten y, fundamentalmente, el PSE comienza a disfrutar del trasvase de votos nacionalistas. En las próximas elecciones autonómicas es de suponer que los socialistas vascos no repitan el error de 1986, cuando contaban con tres escaños más que el PNV y se cedió la presidencia del Gobierno Vasco. Una generosidad mal entendida, como el hecho de suponer que el PNV sea el único partido capaz de acabar con ETA.

El nacionalismo moderado ha tomado la iniciativa. Toca retirada para los representantes del nacionalismo étnico. Cualquier experto en genética explicaría a Txomin J. Kortaxarena, o al antiguo presidente del EBB, que la predominancia del Rh negativo en la población vasca es resultado de una evolución endogámica, fruto de una geografía peculiar, no una característica de divinidad. A veces el txakolí hace estragos.

En fin, al enemigo puente de plata. Toca buscar una salida digna al lehendakari tras su fracaso. Si se premia su vis cómica, que la tiene, un premio Sabino Arana junto a Txirri, Mirri eta Txibiriton le estará esperando. Si se trata de alabar su capacidad de gestión, la presidencia de BBK o Euskaltel pueden ser sus destinos. Tal vez le otorguen los dos. No está mal para un fracaso. ¡Agurtxu Juanjo!

*Jaime Anuarbe de la Mora, lector de El Confidencial, ha mandado esta carta abierta a la redacción que hemos decidido publicar por su interés.

Otaola retira el nombre de un etarra de la plaza de Lizarza
Pasará a llamarse «De la Libertad» en lugar de «Txirrita»
«Txirrita» es el nombre de un comando de ETA y el apodo del terrorista José Bernardo Bidaola, muerto en 1976.
J. Vázquez La Razón 19 Marzo 2008

BILBAO- El municipio guipuzcoano de Lizarza, donde gobierna el Partido Popular, está adoptando las últimas decisiones administrativas necesarias para que la plaza principal del pueblo deje de llevar el nombre del etarra José Bernardo Bidaola Atxega, alias «Txirrita». Con este nombre también se conoce a un comando de la banda. Fuentes municipales aseguraron ayer que la alcaldesa de Lizarza, Regina Otaola, ha tomado en los últimos días nuevas decisiones administrativas que harán posible que la «Plaza de los gudaris ??Txirrita?» pase a denominarse a todos los efectos «Plaza de la Libertad», algo que llevaban tiempo reclamando.

Las mismas fuentes consultadas explicaron que una de las primeras decisiones fue el acuerdo alcanzado por el pleno municipal de la localidad guipuzcoana, formado por siete concejales populares, de retirar a la plaza el nombre del terrorista «Txirrita», el cual era natural de esta localidad guipuzcoana, según informa Servimedia.

Este acuerdo fue tomado hace aproximadamente dos meses, tras lo cual, el Consistorio gobernado por Otaola está comunicando a distintas instituciones y organismos públicos este cambio del nombre. En concreto, Lizarza ha comunicado esta misma semana a los responsables del Censo Electoral que la plaza donde está el Ayuntamiento ha dejado de llamarse «Txirrita» y que ahora se denomina «Plaza de la Libertad».

Notificaciones al censo
Otra de las tareas que tuvo que llevar a cabo Regina Otaola fue dirigirse a los responsables del Censo Electoral, debido a que en las notificaciones de las elecciones generales del pasado domingo 9 de marzo se seguía haciendo referencia a la «Plaza de los gudaris», cuando esta denominación se ha modificado. Por ello, confió en que se subsanara el error.

Sociedad
Madrid y Murcia reciben más de 300 objeciones en tres días
En seis meses la cifra se prevé que aumente hasta 50.000
E. Pastrana La Razón 19 Marzo 2008

madrid- El número de padres que no están dispuestos a que sus hijos cursen Educación para la Ciudadanía crece a medida que pasan los días. Las asociaciones y plataformas promotoras de la objeción anunciaron ayer que, en sólo tres días, del 14 al 17 de marzo, se han registrado 308 objeciones de conciencia, presentadas por padres de alumnos, respaldadados por las Consejerías de Educación de las comunidades autónomas de Madrid y Murcia. Así, la Plataforma Cartagena por la Libertad de Educación informó ayer a Ep de la entrega de 130 objeciones al propio consejero de Educación de la Región de Murcia, Juan Ramón Medina, quien recientemente anunció que los alumnos, cuyos padres hayan objetado, quedarán exentos de ser evaluados de esta asignatura.

En la misma línea, la semana pasada, su homólogo valenciano, Alejandro Font de Mora, anunció que EpC se impartirá en la Comunidad Valenciana, a partir del curso que viene, en inglés y ofertará una alternativa que «necesariamente tendría que ser evaluable» y que «no menoscabe su proceso educativo y que cuente con la atención docente adecuada». Sin embargo, aseguró que «no promoverá la objeción de conciencia».

A las objeciones presentadas en Cartagena se suman 58 en Cuenca y 120 más en Madrid, según afirmó Profesionales por la Ética en un comunicado. Por este motivo, la organización aseguró que las objeciones a EpC «se van a multiplicar en toda España», y prevé que se puedan alcanzar las 50.000 en septiembre del 2008, momento en el que la asignatura será obligatoria en educación Secundaria y Bachillerato.

Por su parte, el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, abogó por mantener el «equilibrio» entre lo establecido por la Ley estatal sobre la puesta en marcha de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los derechos de las familias, un punto en el que, como avanzó, el Gobierno va a ser «extraordinariamente sensible». «Vamos a cumplir la Ley pero vamos a ser muy sensibles con los aspectos que nos están trasladando los padres», dijo Herrera. Los padres cacereños que han presentado un recurso ante la Consejería para que se reconozca su derecho a la objeción están dispuestos a acudir al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Los socialistas allanaron el camino al referéndum de Ibarretxe
B.T. ABC 19 Marzo 2008

MADRID. El Partido Popular en el País Vasco deconfía de la sinceridad de la recobrada «moderación» del discurso del PNV tras su revés en las eleciones generales y, a un tiempo, denuncia que el PSE, con su estrategia «miope y de corto plazo» basada en atraer a una parte del voto nacionalista, «puede convertirse en rehén». El primer primer paso peligroso de los socialistas denunciado por los populares fue su respaldo a los presupuestos autonómicos de Ibarretxe para 2008, con el que, según el PP, el PSE dio al lendakari vía libre para montar su «consulta». «Primero contribuyen a crear el problema -dicen en la dirección del Partido Popular en el País Vasco- y ahora han de improvisar «parches» para quitárselo de enmedio».

 Según argumenta el portavoz de Hacienda del PP en el Parlamento vasco, Antón Damborenea, «si el PSE no hubiera votado a favor de los presupuestos del Gobierno vasco para 2008, se habrían prorrogado los anteriores y, por tanto, no sería posible habilitar partidas para la «consulta». Sin embargo, con presupuestos «nuevos», sí tiene Ibarretxe ese margen de maniobra. De hecho, aparecen en el texto que apoyó el PSE varios apartados que suman nueve millones de euros destinados de una forma más o menos directa a impulsar el referéndum». «Además -apunta Damborenea-, como en la liquidación de 2007 las Haciendas vascas han recaudado más de lo previsto, Ibarretxe ni siquiera necesitará detraer cantidades de otras partidas para financiar su «consulta», pues tiene ahora a su disposición 600 millones de euros adicionales con los que colocar las urnas, si nadie se lo impide».

El Partido Popular en el País Vasco ha estudiado exhaustivamente los presupuestos autonómicos de 2008, apoyados por los socialistas, y no cree en los despistes u omisiones ni en esa «transversarlidad beneficiosa para la sociedad» que argumentó el PSE a la hora de votarlos. Para Damborenea, «existe una relación directa entre el apoyo del PNV a los presupuestos de José Luis Rodríguez Zapatero en las Cortes y la «contrapartida vasca»». La duda ahora, tras la nueva victoria socialista en las generales, es quién necesita más a quién y hasta qué punto presionará el PNV con el as de la «consulta» en la manga.

Ya en la letra pequeña y en el desglose de las distintas partidas, el PP ha subrayado varios apartados llamativos de los presupuestos de 2008: en algunos de ellos «canta» especialmente que el secesionismo está siendo financiado con el dinero de todos los vascos, nacionalistas o no: por ejemplo, figuran 300.000 euros directamente destinados al «proceso de participación ciudadana, «ya sea a través de la organización de foros municipales o de subvenciones para propaganda de la «consulta». Otros conceptos son más difusos, pero están igualmente orientados a preparar el terreno para el reto soberanista de octubre: «A Ibarretxe le gusta últimamente viajar, como hemos visto con lo de Stanford. Y hemos tenido la ocasión de comprobar cuál es la finalidad de sus periplos y de su propaganda institucional, conceptos a los que los presupuestos destinan más de 1.700.000 euros.

Además, dentro de esta formidable maquinaria para «engrasar» el referéndum, el PP vasco recuerda que «el llamado Plan de Paz y Convivencia, al que se destina más de millón y medio de euros, se ha diseñado como un lote en el que entra, en calidad de condición necesaria, la consulta a los ciudadanos». En total, 8.855.571 euros.

Las víctimas, «esperanzadas» ante la retirada de calles dedicadas a etarras
J.A. MADRID/VITORIA. ABC 19 Marzo 2008

Ana María Vidal-Abarca, fundadora de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y viuda del jefe del Cuerpo de Miñones Jesús Velasco Zuazola, asesinado por ETA en 1980, se ha mostrado «esperanzada» ante la posibilidad de que el etarra que acabó con la vida de su marido deje de tener un parque infantil dedicado en la localidad guipuzcoana de Hernani. Vidal-Abarca dijo a Servimedia que la decisión de la Abogacía del Estado puede ser un paso para que se pueda solucionar «esta injusticia que se ha cometido en tantísimos sitios» tanto del País Vasco como de Navarra.

La ex presidenta de la AVT destacó que el «sentido de la justicia» debe llevar a que los etarras no tengan nombres o plazas dedicadas en el País Vasco, lo que actualmente sucede en diversas localidades. «Nos tenemos que sensibilizar todos para arrimar el hombro para que esto no pase», aseguró Vidal-Abarca.

Precisamente, otra de las localidades «manchadas» por esta ofensa a las víctimas era hasta hace poco Lizarza, donde la plaza mayor del pueblo llevaba el nombre del etarra «Txirrita». Hasta que la alcaldesa del Partido Popular Regina Otaola adoptó las medidas pertinentes y ordenó cambiar la denominación a ese enclave: ahora se llama «Plaza de la Libertad».

Actúa el delegado del Gobierno
Entretanto, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, requirió ayer al Ayuntamiento de Hernani, gobernado por ANV, para que proceda a anular el acuerdo por el que se dio el nombre del etarra José Manuel Aristimuño a un parque del pueblo.

Luesma ha pedido al Consistorio guipuzcoano que anule el acuerdo adoptado el 24 de marzo de 1982 en un pleno municipal extraordinario por que el se le daba el nombre del asesino etarra José Manuel Aristimuño, alias «Pana», a un parque del pueblo en el que también se instalaron placas en su memoria.

Esta decisión la ha adoptado el delegado del Gobierno tras conocer un informe de la Abogacía del Estado, del que ayer informó ABC, en el que se instaba a adoptar esta medida. El informe había sido solicitado por el propio Luesma después de recibir una carta de la familia de Jesús Velasco en la que se le ponía al corriente de esta ofensa a las víctimas del terrorismo para que actuase en consecuencia.

La Abogacía del Estado sostiene que la existencia de un parque público con el nombre de Aristimuño y de un símbolo conmemorativo en su honor atenta «contra la dignidad, no sólo de las víctimas de los delitos cometidos por esa persona, sino de toda la sociedad».

Asimismo, considera «nulo de pleno derecho» el acuerdo del Ayuntamiento de Hernani en la medida en que «supone una vulneración del derecho fundamental al honor de las víctimas de los delitos cometidos por Aristimuño». Además, recuerda que conforme a la doctrina del TSJPV, «es contrario a Derecho que una institución pública adopte acuerdos de enaltecimiento de personas por su relación con una actividad contraria al ordenamiento jurídico». Luesma ha advertido al consistorio guipuzcoano que en el caso de que este requerimiento no sea atendido en el plazo de un mes, se procederá a impugnar el acuerdo ante la jurisdicción contencioso administrativa. Asimismo, el delegado del Gobierno, en línea con lo que determina el informe, ha afirmado que la decisión se hará extensiva a aquellos otros acuerdos de cualquier municipio de los que se tenga constancia y en los que ocurran circunstancias similares.

El TSJA no da abasto y acumula medio centenar de recursos contra Ciudadanía
M.B. SEVILLA. ABC 19 Marzo 2008

Pese a lo avanzado del curso o la insistencia de la Junta de Andalucía en no cambiar ni un ápice su política educativa, los padres andaluces siguen presentando recursos contra Educación para la Ciudadanía hasta el punto de que el TSJA no da abasto y acumula ya medio centenar de asuntos.

Sin ir más lejos, fuentes del Alto Tribunal explicaron que los últimos recursos llegaron el pasado lunes y que cada día siguen entrando recursos contra la negativa de la Administración autonómica a reconocer el derecho a la objeción de conciencia.

Ya son casi cincuenta los procedimientos que se acumulan en el Alto Tribunal entre los que se presentan por el tema de la objeción y los que han recurrido la asignatura por considerar que vulnera derechos fundamentales.

Así, el propio abogado que recurrió, Carlos Seco, tiene contabilizados, por un lado nueve recursos contra el currículo de la asignatura por una presunta vulneración de derechos fundamentales. A ellos les suma otros 28 recursos contencioso administrativos contra la denegación o inadmisión de la objeción de conciencia.

Y, a esos, que ya suman 37, habrá que añadirles los de otras 20 familias que están preparándolos y que, según el letrado, los presentarán nada más que pase la Semana Santa. A todos ellos se les inadmitió la objeción de conciencia y, por tanto, tienen la intención de recurrir esa negativa. Ello supone que, cuando pasen las vacaciones, habrá casi 60.

En cuanto a las resoluciones judiciales, desde septiembre se ha producido una cascada de resoluciones, la mayoría favorables a los padres y contrarias a las tesis de la Junta.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial