AGLI

Recortes de Prensa    Martes 25 Marzo 2008

Zapatero o la deriva sin tregua
EDITORIAL Libertad Digital 25 Marzo 2008

Visto el nihilismo gobernante en la primera legislatura de Zapatero, a nadie debería sorprender a estas alturas que el PSOE se disponga a mantener un diálogo "sin ningún tipo de condición previa ni límites" con el PNV, tal y como ha anunciado el secretario de Organización socialista, José Blanco, de cara a la ronda de contactos que van a tener lugar para la constitución de las Cortes y la investidura del jefe del Ejecutivo.

Que los socialistas se dejen de disimulos y busquen un acuerdo como sea con una formación abiertamente secesionista –la principal de las que firmaron con ETA el Pacto de Estella– es de agradecer, aunque sólo sea para hacer caer del guindo a quienes creen que hay un PNV "moderado" o que con Zapatero es posible un retorno del PSOE a la fidelidad constitucional o al espíritu y la letra del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo.

Que Zapatero no se dispone a otra cosa que a culminar la tarea de disolución nacional y constitucional iniciada en la primera legislatura debería resultar tan evidente como el precio soberanista que le exigen sus socios nacionalistas en el frente anti-PP.

El trasvase de votantes nacionalistas que ha permitido al PSOE compensar en estas elecciones la silenciada pérdida de cientos de miles de votantes arrepentidos con su deriva nacionalista está haciendo caer a algunos en la ilusión de un debilitamiento de los postulados nacionalistas. Todo lo contrario. No vamos a negar, evidentemente, el carácter "izquierdista" de formaciones como Izquierda Unida o Esquerra Republicana. Pero que nadie se llame a engaño. Si hay cientos de miles de votantes de ERC, IU –y también del PNV– que han votado en auxilio de Zapatero no ha sido por perpetuar su izquierdismo sino su inherente política de cesión ante el nacionalismo.

En esa senda suicida a largo plazo, pero rentable en el corto, pretende proseguir Zapatero, y ya habrá tiempo para disimulos, como los que serán inevitables para maquillar los planes soberanistas de Ibarretxe como si de una reforma estatutaria, acorde con la Constitución, se tratara.

Dijimos en su día que la única virtud que todavía conservan los planes soberanistas del nacionalismo vasco es su indisimulada voluntad de violar la legalidad vigente. Esa claridad, sin embargo, se tornara en engaño en el mismo momento en que el PSOE le brinde su complicidad, a cambio de la estabilidad del Gobierno. A Zapatero sólo le importa el poder, y por conservarlo no hay "condición" ni "límite" que valga.

Tras el batacazo, barra libre
Lorenzo Contreras Estrella Digital 25 Marzo 2008

El País Vasco sigue mandando, predominando temáticamente, mientras Cataluña se mantiene como agazapada en su falsa imagen tranquilizadora. Amenaza con un Estatuto-Constitución, que está al caer, ha mejorado sus posiciones en el 9-M, tiene al frente de la Generalitat a un consolidado presidente charnego, pero ahí está imantando menos la atención política que un País Vasco donde el PNV ha perdido apoyos electorales, pérdida que algunos han calificado de “batacazo”. El nacionalismo de CiU queda bien vivo y al acecho tras el éxito socialista en Cataluña. Nada menos que veinticinco diputados. Tal éxito lo remonta al año 82, el de la mayoría absoluta felipista, el año mítico de González. Así pasa del felipismo al zapaterismo, premiado en las urnas catalanas a pesar del desastre del Carmel, de las desventuras del AVE, del caos del Prat, de tantos otros “tropiezos” casi innumerables. Sin embargo la inquietud para los intereses generales de España se irradia sobre todo desde el País Vasco. No hay como poner la pistola sobre el escenario. Y, además, demostrar consecutivamente —Capbreton, Mondragón, Calahorra— que ETA, la que había reducido su cuota de asesinatos bajo Zapatero, es ahora más peligrosa que nunca. ¿Barra libre durante cuatro años? El País Vasco, Euskadi, Euskal Herria para algunos, sigue funcionando en el plano de la notoriedad gracias al combustible etarra. Ni “hoja de ruta” de Ibarretxe ni defenestración de Imaz ni la novedosa aparición de Urkullu.

Ya se sabe que a Ibarretxe se le ha estropeado el plan soberanista. Urkullu enarbola el pendón del nuevo plan “sin frentismos”, con acuerdos. Luego viene el atentado de Calahorra, contra el cuartel de la Guardia Civil y todos sus daños “colaterales”, y el nuevo presidente del PNV intenta estremecer a ETA con esta durísima advertencia: “ETA, nos estorbáis”. Se supone que la respuesta de la banda será, o es, “ahí me las den todas”. Es probable que el discurso de Urkullu en el Aberri Eguna se hay endurecido más allá de las previsiones. Pero si se ha endurecido, el destinatario ha sido el Gobierno. El pacto con ZP, ardientemente deseado por éste, ha subido de precio en los términos: “reconocimiento de la singularidad nacional de Euskadi”. Los conceptos ascienden de nivel. Van a ser, los próximos, cuatro años deslumbrantes. Los del batacazo electoral, prometen. E Ibarretxe, por su parte, no se rezaga en la marcha hacia el “soberanismo”.

Ya previamente, Urkullu habló de “nuevo contrato social”. Resonancias de Rousseau. Para qué insistir en lo ya sabido. Lo dijo en su investidura como presidente del PNV el 2 de diciembre del 2007, en el majestuoso marco del Palacio Euskalduna de Bilbao. La fórmula del “Plan Euskadi 2025” tiene este enunciado: “Catálogo de compromisos y actuaciones inmediatas y mediatas en orden a la mejor ubicación de nuestro país (el suyo, claro) en el orden globalizado”. El mundo, Europa, el marco internacional. De aquí a diecisiete años, todos calvos.

Éste es el lenguaje del “batacazo”: más autogobierno. ¿Más todavía? Ibarretxe es menos hipócrita: soberanía, independencia. Como dice ETA. Esa ETA a la que Urkullu le prohíbe estorbar.

Quienes con su voto electoral han consolidado a Zapatero ya saben cuál es el precio que se le exige. Y quienes han respaldado a Rajoy, dentro y fuera de Génova, también saben lo que han hecho. ZP mantiene su buena estrella. Se ha quedado sin enemigo. Y a quien más ha encolerizado la confirmación de Rajoy como líder del partido ha sido, según algunas versiones, a Manuel Fraga, el presidente de honor y refundador del partido (sigla más, sigla menos). Rajoy, en esa escena de Génova, probablemente hubo de soportar por parte de Don Manuel y en favor de Gallardón un desaire mayor que el que le infligió en Mondragón un tal Patxi López ante el féretro de Isaías Carrasco.

¿Qué a cambio del referéndum?
Iñaki Ezkerra La Razón 25 Marzo 2008

Zapatero se va a reunir con Ibarretxe antes de su sesión de investidura presumiblemente para que el PNV vote ésta. Uno no abusa nunca de los pronósticos, pero en este caso todo indica que el entendimiento entre ambos va a ser una mala noticia. Significaría que habrían llegado a un acuerdo por el cual el Lehendakari de Lizarra sacrificaría su referéndum a cambio de un nuevo Estatuto que le compense ese sacrificio. Significaría que la oferta falsamente moderada de Urkullu toma forma y que los dos órdagos del PNV -el Plan de Libre Estado Asociado y el de la consulta anunciada para octubre- habrían cumplido su cometido en contra de lo que parece.

Lo que se puede esperar del PSOE
Se puede esperar lo peor con un PSOE sin mayoría absoluta que mal puede desdecirse de sus ofertas de autogobierno. Se puede esperar un Estatut a la vasca, que además ya ha sido redactado y está sobre la mesa desde los inicios de la anterior Legislatura. Se puede esperar lo que se llamó el Plan Guevara o el Plan López, o sea una reforma estatutaria que contemplaba el reconocimiento de Euskadi como realidad nacional y del ámbito vasco de decisión, que, por otra parte, ya tiene precedentes como el de ese artículo del nuevo Estatut catalán que afirma que la soberanía de la Generalitat emana del pueblo o como la misma moción que votaron a favor del derecho de autodeterminación el PNV, EA y Euskadiko Ezkerra en el Parlamento de Vitoria en febrero de 1990. Se puede esperar -porque ya se hallaba expresa en ese proyecto de reforma del PSE-EE y porque éste no puede ser menos que el Estatut- la llegada de la famosa “Justicia independiente” para el País Vasco que sería todo menos independiente en manos nacionalistas y después del acoso al que el Gobierno de Ibarretxe ha sometido al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por admitir a trámite la querella contra el Lehendakari.

Cómo evitar que una concesión tan catastrófica nos la venda Zapatero como un triunfo de la democracia? ¿Cómo impedir que la renuncia de Ibarretxe a su referéndum o su sustitución por un adelanto electoral sean celebradas como una gran noticia pese a que dichas posibilidades se producirían a costa de acabar con la poca libertad que queda en Euskadi? Sólo cabe esperar que los pocos vascos conscientes de lo que se nos avecina no a un corto pero sí a un medio y largo plazo nos convirtamos en doblemente apestados. Padeceremos por un lado el rechazo que ya de por sí padece el “alarmismo” en general en lo que se refiere a la ruptura del modelo territorial -el “¿dónde se rompe España?”- y, por otro, el rechazo que inspira una situación como la del Norte que no se soluciona sino que va a peor –“esos pesados de vascos, siempre llorando, si no es por una cosa es por otra”-. Seremos, en fin, más silenciados, más incomprendidos, más marginados por quienes creen que la agudeza política consiste en “dejar tranquilo a Zapatero una temporada para que no se diga”.

Lo que se puede esperar del PNV
A quien haya albergado en estos días pasados alguna esperanza de que el partido de Ibarretxe emprenda la menor autocrítica después de los malos resultados del 9-M Urkullu le despejó ayer todas las dudas en su discurso del Aberri Eguna: “Podrá haber entendimiento entre el PNV y el Gobierno si se produce un paso gigante en el autogobierno”. A mí estas palabras me han recordado algo chusco que me pasó hace unos años. Yo paseaba por una calle bilbaína y al llegar a la altura de un quiosco de prensa mis ojos se fueron directos e incrédulos a un fardo de ejemplares del Deia, el periódico del PNV. No pude evitar -lo confieso avergonzado- acercarme y echar un vistazo al texto en letra pequeña después de haber leído los grandísimos titulares de la portada: “¿En qué nos hemos equivocado?”

“¡Ay mísero de mí! ¡Ay infelice!” Lo admito, sí, yo también he cometido ese pecado. Yo también tuve un día esperanza en que el PNV alguna vez en su vida podría cambiar o recapacitar siquiera. Pero lo que comprobé en unos segundos es que aquel titular no se refería a la situación crítica que estaba atravesando el País Vasco después de un atentado mortal sino simplemente a un mal partido del Athletic.

“Un paso gigante en el autogobierno…” ¿A qué paso se puede estar refiriendo Urkullu si se han dado todos los que podían darse antes de regalarles la independencia directa o fácticamente? ¿Qué otro paso puede ser ése que el que ya está contenido en el Plan Guevara que en su día hizo suyo el propio Patxi López?

Lo que se puede esperar del “pacto” de Zapatero
El siguiente enigma es que, siendo como quiere ser esta Legislatura ese mismo y gigantesco paso, o sea una nueva redacción estatutaria sobre una falsilla escrita desde la Legislatura anterior, ¿qué credibilidad tiene el anuncio hecho por Zapatero de un “pacto” que puedan firmar tanto el PP como el PNV en materia antiterrorista? ¿Qué es lo que va a rebajarse exactamente del Pacto por las Libertades para que lo pueda firmar un partido que ha ayudado a ETA siempre que ha podido y que firmó sólo el Pacto de Ajuria Enea para lavarse la cara en su día, para colar la “salida negociada” y para transformarlo en una portería de fútbol contra la que Ardanza chutaría el penalty fallido de la autodeterminación en el “plan” que llevaba su apellido y que fue la antesala de Lizarra? ¿Es que vamos a hacer otra vez el mismo infernal recorrido como en un tedioso trenecillo del túnel del diablo y de la bruja?

Estamos ante una nueva tomadura de pelo, ante un mutuo lavado de cara del PNV y el PSOE que para ser mínimamente verosímil debe empezar por la ilegalización de ANV y del PCTV de la que no se habla misteriosamente en un momento en el que ETA se ha disfrado del cobrador del frac y le está esperando a Zapatero apostada en las ruinas de la Casa-cuartel de la Guardia Civil de Calahorra.

Terrorismo – atentado - asesinato, accidente, cosa.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 25 Marzo 2008

En la ya famosa hoja de ruta, la del infierno, que Zapatero y ETA pactaron hace mucho tiempo, una de las cosas a las que se le dio más importancia fue al lenguaje. Zapatero se pasó años denominando a ETA – Batasuna como izquierda abertzale y también buscadores de la paz. Durante el proceso, así se llamó el contubernio ETA – Zapatero, durante el que Zapatero verificó que ETA no volvería a ser violenta y por tanto se decidió también que el terrorismo callejero ya no era violencia., pues durante el proceso pacífico y sin violencia se llegó al colmo de pactar una nueva denominación para los atentados, asesinatos incluidos, que ya no serían ni atentados ni asesinatos sino simples accidentes. Zapatero, tras los asesinatos de la T4 de Barajas varias veces calificó el atentado como accidente cumpliendo así la palabra dada a ETA.

Alguien ha debido pensar que calificar de ese modo a los actos terroristas de ETA es muy fuerte y que había que rebajar la denominación y nuestro ministro del Interior, el que se supone que dirige la lucha contra ETA, el que debemos imaginar que sabe lo que hace ETA es el que calificó ayer los asesinatos terroristas de ETA como “cosas”.

La nueva denominación ha tenido un gran éxito inicial pues ha sido titular de El País

Rubalcaba: "Vamos a un ciclo largo de violencia"
El ministro de Interior en funciones afirma que ETA todavía tiene "capacidad para hacer cosas"

Pienso que la cosificación del terrorismo de ETA ha sido un descubrimiento muy atinado de Rubalcaba para profundizar en el “ ji ji ji ja ja ja aquí no pasa na”, pronto igual llegamos al “¡Bah!, son cosas de ETA”.

Este Rubalcaba no tiene precio, en la misma declaración a la cadena SER primero dice que ETA está derrotada, segundo dice que ETA tiene capacidad para hacer cosas y después nos augura que vamos a un ciclo largo de violencia. Este ministro quitapesares dice tres frases y miente en cuatro, es una habilidad que pocos poseen. Así no pueden pillarlo en ningún renuncio, si ETA mata no hay problema porque el ministro falaz nos había asegurado que habría un largo ciclo de violencia, si ETA no mata podrá ponerse la medalla de decir que no mata porque Zapatero y él tenían a ETA derrotada.

¡Pero que cosas!

11-M
Los explosivos que matan
Gabriel Morís Libertad Digital 25 Marzo 2008

Coincidiendo con los días grandes de la Semana Santa, hemos vuelto a sufrir los estragos de una explosión planificada y ejecutada por terroristas. Puede que también negociadores, pero siempre terroristas. No lo es sólo el que coloca, explosiona y celebra las consecuencias de sus actos vandálicos. Lo son también los que conciben, planifican, ordenan y explotan el éxito de sus acciones. Entre ellos encontraremos a los que poco después de multiplicar el dolor negociarán con los que se presten a escuchar sus demandas. Primero la bomba. Después, y con más fuerza, la negociación.

En cualquier caso, con negociación o sin ella, se supone que corresponde a nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad prevenir, minimizar y tratar de eliminar los riesgos. Dentro de esas acciones está la de identificar la naturaleza y el tipo de artefactos del que se sirven los terroristas para convertirnos en sus víctimas, en algunos casos, como en el mío y en el de mi familia, para el resto de nuestras vidas.

No obstante, y por desgracia, a pesar de que los españoles hemos acumulado una gran experiencia en la lucha contra el terrorismo, no siempre hemos podido acertar en el reconocimiento de la naturaleza de lo que tanto daño causó y causa. Como habrán podido suponer, me refiero a lo que no puedo olvidar. Según la sentencia que no logró explicarme qué asesino a mi hijo, "no conocemos el tipo de explosivo que se utilizó en los trenes, pero procedía de Mina Conchita". Sin embargo, a mi juicio tenía que haber reflejado que no ha quedado probado que la Goma 2 ECO que encontramos en la instrucción sirviese para volar cuatro trenes en Madrid.

Es cierto que se dispuso de mucho tiempo y de suficientes medios para conocer la naturaleza del explosivo del 11-M, pero parece que también lo es que no se quisieron utilizar. Tras el más salvaje atentado que hemos sufrido, se perpetraron, al menos, otros tres en los que se utilizaron explosivos:

* En el atentado de la T-4 se cifró la cantidad éste en unos quinientos kilogramos. La naturaleza del mismo era, según la información periodística, una mezcla de amonal o amosal con un explosivo tipo C-4 a base de hexógeno.
* El atentado del cuartel de la Guardia Civil de Durango, del que desconozco el explosivo utilizado.
* Y el de la pasada semana en Calahorra.

Por tanto, en todos los atentados posteriores al 11-M, o se conoce con precisión el tipo de explosivo o se conocerá a no tardar mucho. Sin embargo, en ninguno de estos tres casos resultaba urgente y necesario reconocerlo. Al contrario de lo que ocurrió hace cuatro años, ahora nadie cuestiona la autoría.

Si mi afirmación anterior no es errónea, comprenderán que sienta la necesidad imperiosa de que alguien –del Gobierno o los gobiernos en funciones, del Parlamento, del Ministerio del Interior, del Poder Judicial o de quien demonios deba hacerlo– me explique los motivos por los que en un atentado de ese calibre, y después de tanto tiempo, no se hayan hecho públicas las razones que nos han impedido conocer qué sirvió para causar tanto mal.

No nos vamos a conformar con que nos digan que la razón de tan descomunal desconocimiento responde a una de las muchas casualidades que según nos cuentan coincidieron en el 11-M. Al menos se nos reconocerá el derecho a identificar a quiénes, cuándo, y cómo incurrieron en las negligencias que nos han conducido a un callejón del que nadie nos muestra la salida. Alguien tendrá que contarnos qué castigo se impuso a los que aún no sabemos por qué nos impidieron conocer lo que en cualquier otro atentado se conoce a las pocas horas. Entre otras muchísimas dudas, convive conmigo la que se refiere a la decisión de ocultar los explosivos utilizados. ¿Quiénes lo decidieron? ¿Los autores de la masacre? ¿O acaso los que dicen que la investigaron?

Los que tienen la obligación de responder juraron decir la verdad. Los que sufriremos el resto de nuestra vida por los crímenes de marzo no olvidaremos su juramento. No podríamos. No nos servirán justificaciones más o menos técnicas que traten de explicar lo inexplicable.

La cantidad de explosivo utilizado en los trenes fue estimada en más de cien kilogramos y los restos del mismo se depositaron en superficies metálicas, vidrios, tejidos y plásticos. En dichas superficies no resulta difícil localizar y tomar las muestras depositadas.

En el atentado de la T-4 la gran masa demolida correspondía a materiales de construcción que pesaban toneladas, y sin mucha dificultad se pudo identificar la naturaleza del explosivo utilizado; es más, se dispuso de doscientas muestras para analizar. Sin embargo, en el caso de los trenes sólo se presentaron para analizar veintitrés muestras lavadas y sin sustrato suficiente. Es decir, no válidas analíticamente y sin que constara su cadena de custodia.

Creo que las comparaciones que he expuesto servirán para que cualquier persona honrada y con un mínimo de sentido común entienda que sean muchas las víctimas que, a pesar de la paciencia que han demostrado, crean que en las estaciones de El Pozo, de Atocha y de Santa Eugenia se obedeció desde el primer instante la orden de impedir que se conociera la naturaleza de los explosivos.

No tengo ningún inconveniente en confesarme hombre de fe que tiene como compañera inseparable a la esperanza. Ni el silencio ni el olvido ni las respuestas sin sentido impedirán que algún día sepamos quiénes y con qué destrozaron nuestras vidas. Que no lo olviden los que saben qué pasó en Madrid en la mañana del segundo jueves de marzo de 2004. El hombre es mucho más que un premio e infinitamente más que un ascenso. Todos conocemos la historia de Judas Iscariote. El remordimiento le llevó a devolver el dinero que le dieron por entregar a un inocente y ni siquiera así no pudo soportar el peso de su arrepentimiento. Permítanme recordar a quien corresponda la letra de una toná referida a Jesús y a Judas:

El mismo que te vendió,
murió de remordimiento.
Fue tan grande su traición
que de tanto sentimiento,
pudo alcanzar tu perdón.

El ciclo de Lizarra
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 25 Marzo 2008

El PNV parece decidido a confirmar con sus manifestaciones públicas de las últimos fechas el análisis del catedrático Francisco J. Llera cuando señala que nos encontramos en el «ciclo de la larguísima agonía de Lizarra». Lo prolongado de esa agonía hace que el PNV emita mensajes que unas veces resultan confusos y en otras ocasiones contradictorios entre sí.

El ciclo de Lizarra se caracteriza por la asunción por parte del PNV del soberanismo como práctica política, una estrategia nacionalista radical para avanzar hacia el ejercicio de la autodeterminación de manera unilateral, sin preocuparse por las consecuencias e interiorizando conceptos que habían sido propios de la izquierda abertzale.

El concepto principal de esa etapa ha sido el de la exigencia de respeto a la libre decisión del pueblo vasco, a lo que toda la vida se ha llamado derecho de autodeterminación, pero que en el tiempo del soberanismo se ha edulcorado para hacerlo más aceptable. Todo el mundo tiene asumido que cuando un territorio ejerce la autodeterminación sólo busca separarse del Estado al que pertenece. Nunca se promueve la autodeterminación para modificar un estatuto de autonomía, por ejemplo, o para intensificar sus lazos con ese Estado.

Los nacionalistas hablan de libre decisión porque autodeterminación se asocia claramente con independencia y eso puede provocar rechazo. El primer concepto, en cambio, es algo más ambiguo y por tanto puede ser aceptado por muchos más ciudadanos que no ven peligro en expresiones tan melifluas. Sin embargo, quienes reclaman la libre decisión lo que quieren es, precisamente, tener el instrumento que abra el camino a la independencia. Libre decisión es sinónimo de autodeterminación y así es como se contempla tanto en la propuesta del lehendakari como en las exigencias de ETA.

En el Aberri Eguna, sin embargo, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, hizo una afirmación que, si se confirma, supondría una inflexión: «Queremos empezar a escuchar sus síes (los de Zapatero) al respeto de la voluntad de la ciudadanía vasca, voluntad como ejercicio ratificatorio de un acuerdo». Si la libre decisión es la ratificación popular de un acuerdo previo entre partidos e instituciones, estamos ante lo que se hizo con el Estatuto de Gernika y ante las previsiones legales contempladas en ese mismo Estatuto. Es decir, lo que ya había.

El PNV tiene que aclarar si al hablar de libre decisión lo hace en los términos de Ibarretxe, con los que no puede haber acuerdo del Gobierno central, o en los expuestos por Urkullu el domingo. De esa aclaración depende el cierre del ciclo de Lizarra.
f.dominguez@diario-elcorreo.com

PNV, todo sigue igual
Editorial ABC 25 Marzo 2008

LOS discursos del «Aberri Eguna», o Día de la Patria Vasca, organizado por el PNV el pasado domingo, ratifican que los nacionalistas sólo quieren ganar tiempo para diluir los efectos de su fracaso electoral el 9-M y volver a traspasar al Estado y a los partidos no nacionalistas toda la responsabilidad de resolver lo que ellos llaman el «conflicto vasco». Es inútil esperar del actual PNV que un revés en las urnas, que no afecta a su poder político en la comunidad autónoma, sea motivo suficiente para que se imponga un cambio de estrategia. Los sectores más extremistas, actuales controladores del partido, no prescindieron de Josu Jon Imaz para acabar en la política de «transversalidad» que este propugnaba. El PNV es un partido camaleónico que conserva su naturaleza, pero cambia de aspecto siempre que lo necesita. Ahora está en esto, lanzando por boca de su presidente de compromiso, Íñigo Urkullu, discursos más o menos moderados, que apelan a la sociedad y a los ciudadanos, pero con la tutela implacable de dirigentes como Joseba Egibar, que ya han marcado los límites de la negociación con el PSOE: se podrá hablar de calendario de ejecución, pero no de contenidos del plan soberanista de Ibarretxe. Si el PSOE acabara creyendo que los cantos de sirena de Urkullu expresan un cambio político real, el PNV habrá tenido éxito en este falso desdoblamiento de personalidad que perpetra con la teoría de las dos almas, la autonomista y la soberanista; teoría que, si alguna vez existió, quedó enterrada por el pacto de Lizarra con ETA.

Lo que Urkullu llamó el pasado domingo el derecho del pueblo vasco a «un acuerdo singular» con el Estado no es distinto del modelo confederal que propone el lendakari Ibarretxe con aquel proyecto de comunidad libre asociada que fue apoyado a medias por ETA en el Parlamento de Vitoria. Es un mero cambio de terminología para sembrar confusión y hacer entrar al PSOE en el laberinto nacionalista de la reforma estatutaria, la «normalización política» y la resolución del «conflicto vasco». No hay que olvidar que las bases ideológicas de la última ponencia política del PNV son «la soberanía, la territorialidad y la conciencia nacional», principios que, mal que le pese a Urkullu, sí ponen al PNV junto a ETA en cuanto a objetivos políticos.

El hecho de que el lendakari no mencionara expresamente la consulta anunciada para el mes de octubre no tiene ningún significado. Simplemente la esconde por oportunismo, para no espantar la posibilidad de acuerdos con el PSOE, teniendo en cuenta que el PNV ha terminado la legislatura socialista de Zapatero con más poder institucional que en 2004, pues sumó la Diputación de Alava a las otras dos diputaciones y al Gobierno autonómico. Al PNV nunca le ha ido mal cuando ha pactado con los socialistas, porque o ha mantenido el poder -incluso cuando perdió las elecciones autonómicas, como en 1986- o lo ha ampliado, como sucedió el pasado año en Alava. Cualquier cambio en la estrategia del PNV que no proceda de la pérdida del poder autonómico es puro espejismo. A fecha de hoy, mantiene el plan soberanista del lendakari Ibarretxe, no exige el fin del terrorismo para impulsar sus iniciativas políticas, niega la legitimidad constitucional del orden autonómico y repudia el estatuto de Guernica con la excusa de su incumplimiento por el Ejecutivo central. En definitiva, es un nacionalismo extremista con apariencia de moderación, cuya estrategia está dando cobertura política a ETA, porque niega la legitimidad democrática a la situación institucional del País Vasco en España. La insistencia con que el PNV reclama el derecho del pueblo vasco a decidir es un argumento constante a favor de la tesis de ETA de que los vascos no han decidido libremente en ningún momento. Aquel error de Zapatero comprometiéndose públicamente, en junio de 2006, a respetar la libre decisión de los vascos muestra hoy toda la dimensión de su gravedad y explica hasta qué punto la negociación política con ETA generó incluso un discurso compartido. Más que ofrecer pactos y «diálogo sin condiciones ni límites», como ayer ofreció el PSOE por boca de José Blanco, los socialistas deberán plantear exigencias muy concretas al PNV para que, de una vez por todas, sufra las consecuencias políticas de su deslealtad hacia la Constitución y de su ambigüedad hacia el terrorismo de ETA.

Irak y PP
El silencio de los corderos
GEES Libertad Digital 25 Marzo 2008

En el quinto aniversario de la intervención militar en Irak que derrocó a Saddam Hussein no hubo nada más patético que el tratamiento dado a la fecha en nuestro bienamado país. La izquierda, satisfecha de sus resultados electorales, no ha hecho mucho ruido, pero sus voceros mediáticos sí: para ellos Irak y el caos es lo mismo. Persisten en su peculiar mitología, como que los norteamericanos ya no aguantan tanto muerto, desconociendo que en los últimos meses, por ejemplo, quienes creen en Estados Unidos que la guerra se va a ganar han pasado de ser el 43% al 54%, por citar un solo ejemplo. Pero es lógico. La izquierda infantil y vocinglera necesita que la guerra vaya mal y como es eso lo que más desean, ignoran la realidad para alimentar su indecoro.

Con todo, lo más preocupante no son las manipulaciones de los noalaguerra, lo más sangrante es el silencio de los centro-conservadores españoles, el silencio del PP. Sólo José María Aznar ha salido en defensa de una intervención noble y justa, legítima y legal, y en defensa de sus propias decisiones. Los demás le han dejado solo con el eco de sus palabras. ¿Es eso normal?

El PP tiene una cuenta pendiente con la guerra de Irak. En estos meses pasados, muchos de sus dirigentes han declarado abiertamente, o filtrado interesadamente, que no estuvieron de acuerdo con la decisión de su presidente. Algunos como Juan Costa han hablado de error. Y el propio Mariano Rajoy culpó al apoyo a la intervención el haber perdido a la juventud en el 2004.

Es posible que a muchos dirigentes del PP les gustase salir del armario bélico y gritar ahora que condenan la intervención del 2003. El problema es que no lo pueden hacer porque no encuentran argumentos. De hecho, los populares han argumentado, con tibieza, pero con lógica, que la guerra tuvo una causa justa, que no se mintió sobre las razones para derrocar a Saddam Hussein y que España hizo lo que debía (esto último con mayor tibieza si cabe).

El problema del PP estriba en que como nadie quiso hablar de Irak ni entre las elecciones de mayo de 2003 y las de marzo de 2004, ni desde entonces hasta hoy por el complejo de culpa alimentado por el PSOE, sus dirigentes no tienen discurso alguno sobre qué ha pasado desde entonces sobre el terreno. Por las razones que sean, todas ellas seguramente comprensibles, su sostenido silencio se ha entendido como una admisión de lo mal que iba Irak, de la derrota que iban a sufrir los norteamericanos.

Desde la superficialidad de lo que ofrecen las televisiones y el machacón discurso del Gobierno, el PP no ha sabido digerir Irak y ahora está incapacitado para ver la luz al final del túnel. El PP se ha quedado anclado donde al PSOE más le interesa. Debería urgentemente ponerse al día, analizar la evolución iraquí de los últimos meses y empezar a promover la idea de que la hora de la victoria está cada vez más cerca. Si la guerra acaba ganándose en los términos de Bush, el PP tiene mucho de lo que beneficiarse y mucho por lo que criticar a Rodríguez Zapatero. Sin una teoría sobre Irak, por el contrario, el PP está condenado a tragarse cuanto le echen los líderes del socialismo español.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Las mentiras sobre Irak
FERNANDO DÍEZ MORENO ABC 25 Marzo 2008

SE afirma que una mentira repetida cien veces llega a convertirse en una verdad. Ningún ejemplo mejor para reflejar este aserto que el de la «verdad oficial» de que «España participó en la guerra ilegal de Irak». Además de «verdad oficial», es la «verdad» en que cree una gran mayoría de ciudadanos. Pero a nadie le gusta que le engañen, y no se puede engañar a muchos durante mucho tiempo. Porque esa «verdad oficial» es mentira, y lo saben bien quienes la han propalado durante cinco años, con generoso acompañamiento mediático, pero con daño irreparable al prestigio exterior de España y al principio de juego limpio en política. La Historia se basa en hechos, y los hechos son siempre tozudos. Veámoslo.

1. España no participó en la guerra de Irak. El prestigioso Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI), contrario a la guerra de Irak, publica anualmente un no menos prestigioso informe bajo las siglas de RAMSES (Rapport annuel mondial sur le syst_me économique et les stratégies), nada que ver con los faraones. En el correspondiente a 2007, por aportar un solo testimonio, Jolyon Howorth: «L´Europe et la securité mondial», pag. 49, afirmó: «solamente cinco países enviaron a Irak fuerzas de combate: Estados Unidos, 150.000 hombres; Reino Unido, 45.000; Australia, 2.000; Rumania, 278; y Polonia, 200». España no es mencionada.

2. La guerra de Irak no fue contraria a la «legalidad internacional». Los juristas sabemos que en Derecho todo es discutible, y que pueden defenderse con todo rigor las posiciones más encontradas. Pues bien, en la primera guerra del Golfo en 1991, la resolución del Consejo de Seguridad 678/1990, de 29 de noviembre, autorizó a los Estados miembros a utilizar todos los medios necesarios para hacer cumplir la resolución 660/1990 (que obligaba a Irak a retirar sus fuerzas del Kuwait invadido). Dicho en otros términos, es la Resolución que autoriza la guerra contra Irak. La 686/1991, de 2 de marzo, suspende las operaciones ofensivas (alto el fuego) a condición de que Irak acepte cumplir las doce resoluciones dictadas con anterioridad.

Once años después, en los albores de la «segunda guerra del Golfo», se aprueba la resolución 1441/2002. En ella se recuerda que siguen vigentes, entre otras, las resoluciones 678/1990, 686/1991 y 687/1991. Y recuerda especialmente que «en su resolución 687/1991 había declarado que un cese del fuego estaría subordinado a que Irak aceptara las disposiciones de esa resolución, incluidas las obligaciones de su cargo...».

Fue así que no se cumplieron las obligaciones impuestas a Irak, cesó el alto el fuego condicionado a su cumplimiento, por lo que recobró su virtualidad la resolución 678/1991, que autorizaba la guerra contra Irak. Durante doce años, el Consejo se Seguridad de Naciones Unidas aprobó hasta 64 resoluciones contra Irak. Una nueva resolución (¡una más!) habría tranquilizado a algunos, pero la «legalidad internacional» eran 64 resoluciones y no una sola.

3. Es cierto que no se encontraron armas de destrucción masiva (no que no las hubiera, pues Sadam Husein las había empleado contra la población kurda), pero reto a cualquier político, analista, experto, comentarista, tertuliano, periodista de investigación, o simplemente ciudadano, a que aporte un testimonio anterior a la guerra que pusiera en duda la existencia de tales armas. Como se ha señalado triste y recientemente, el arma de destrucción masiva era el propio Sadam.

4. Si España no participó en la guerra de Irak, ¿qué fue lo que hizo? Respuesta: primero, apoyarla políticamente, porque Sadam era un sanguinario dictador y un peligroso instigador del terrorismo global, contra el que España luchaba en la parte que le toca; segundo, enviar un contingente militar de ayuda humanitaria, que llegó cuando la guerra había terminado al puerto de Unm Qsar, del que no salió; tercero, enviar, posteriormente, un contingente militar, al amparo de las resoluciones del Consejo de Seguridad, entre otras, 1472/2003, 1483/2003, 1500/2003 y 1511/2003, con misión de seguridad y estabilización del país; y cuarto, participar en las tareas de reconstrucción de Irak en los ámbitos institucional, económico, financiero, de infraestructuras y de ayuda humanitaria.

5. Por eso, cuando en mayo de 2004 el presidente Rodríguez Zapatero decide retirar el contingente militar, no lo estaba retirando de una «guerra ilegal», sino de una misión de paz, seguridad y estabilidad amparada por Naciones Unidas. Se podrá discutir cuanto se quiera la legalidad internacional de la guerra. Pero es incontestable e irrebatible la legalidad internacional en la participación en la reconstrucción. Las fechas no engañan salvo al que se quiera dejar: la resolución 1483/2003, de 22 de mayo, hizo un «llamamiento a los Estados miembros y las organizaciones interesadas para que ayuden al pueblo de Irak en la labor de reformar sus instituciones y reconstruir el país y contribuyan a que existan en el Irak condiciones de estabilidad y seguridad de conformidad con la presente resolución»; la brigada española Plus Ultra llegó en el mes de agosto de ese año. Además, Zapatero incumplió su promesa electoral, según la cual retiraría las tropas si antes de finalizar el mes de junio de 2004 no se aprobaba una nueva resolución del Consejo de Seguridad. Esa resolución se aprobó, pero nuestras tropas ya habían sido retiradas.

6. A la verdad se le falta también por omisión. Y la verdad oficial ha ocultado que España participó durante un año en la reconstrucción institucional, enviando expertos que colaboraron en la reorganización de la Administración, en la redacción de textos legales, en la recomposición del sistema judicial, en la aplicación de normas de control presupuestario, en la elaboración de planes y programas de regadíos, entre otros muchos.

7. La verdad oficial también oculta la importante ayuda humanitaria prestada por España. Primero, en el puerto de Unm Qsar, como antes se recordó. Después, con la actuación de los expertos de la AECI. Y simultáneamente por la brigada Plus Ultra. En la ordenación de la ayuda humanitaria internacional, en las oficinas de la ONU, perdió su vida el capitán de navío Martín Oar.

8. La verdad oficial oculta el importante papel que desempeñó España en los primeros momentos de la reconstrucción económica y financiera, formando parte del núcleo de cinco países (con USA, Reino Unido, Japón y Australia), que la planificaron. Nuestro país organizó la Conferencia de Donantes los días 23 y 24 de octubre de 2003, con la asistencia de más de cien países y organismos internacionales, incluido el secretario general de la ONU, en la que cada uno de ellos cifró su participación en la reconstrucción.

9. Finalmente, la verdad oficial ha ocultado el papel que desempeñó la brigada Plus Ultra, tanto en misiones humanitarias como de paz, seguridad y estabilización de Irak. Sus «reglas de enfrentamiento» (ROES) les impidieron prestar el apoyo solicitado por losamericanos en una acción ofensiva contra determinado clérigo. En esta misión, por primera vez en la historia, se integraron batallones de cuatro países centroamericanos a los que nuestra retirada dejó abandonados, en lo que ellos consideraron como una deserción. Las Fuerzas Armadas perdieron de un plumazo el prestigio alcanzado en otras muchas misiones de paz. Y nadie ha contado el humillante trayecto que hubieron de recorrer en su retirada vergonzosa, desde Diwaniyah hasta Kuwait.

Y todo cuanto he afirmado anteriormente contra la «verdad oficial» esta desarrollado y más fundamentado en mis «Memorias» como comisionado para Irak que, acompañada de abundante documentación, verá pronto la luz. ¿Y qué pasa hoy en Irak? Recuerdo que un profesor de la Universidad de Los Ángeles, al preguntarle por las noticias que le llegaban de España, me contestó: «Sólo cuando hay atentados de ETA». Ahora las únicas noticias que recibimos de Irak son de atentados. Pero no son las únicas que se producen. Han avanzado mucho en su reconstrucción institucional (Constitución, elecciones, Parlamento, libertades) y económica (cuando planificábamos la reconstrucción financiera las cuentas salían con el barril de petróleo a veinticuatro dólares; ahora está a más de cien).Tienen muchas dificultades en su lucha contra el terrorismo porque allí el terrorismo, a diferencia de lo que ocurre en España desde hace cuarenta años, es un terrorismo suicida, contra el que es más difícil, aún, luchar. Pero tarde o temprano culminarán el proceso de su transición política y el de su reconstrucción, porque es un país rico que tiene mucha gente preparada. Cuando ese momento llegue, muchos países sentirán el orgullo de haber participado en la más noble de las empresas: ayudar a un país a pasar de la dictadura a la democracia. España no será uno de ellos, pero muchos sentiremos el íntimo orgullo de haberlo intentado durante un año. La demagogia tiene también sus reglas.

(*) Ex secretario de Estado de Defensa y ex comisionado del Gobierno de España para Irak

La paranoia lingüística
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 25 Marzo 2008

La ideología de los nacionalistas gallegos, catalanes y vascos y el nacionalsocialismo de Hitler tienen muchos elementos en común. El nazismo estaba imbuido de una paranoia racial que le llevaba a tejer todo un entramado científico-místico. El nacionalismo secesionista en España sustituye la paranoia racial por la paranoia lingüística. En el País Vasco convivieron durante más de un siglo el racismo y la discriminación basada en la lengua. Ahora el racismo está muy mal visto y, aunque no haya desaparecido, se mantiene en un discreto segundo plano, lo que no quiere decir que esté inactivo.

El judío era el enemigo absoluto que tanto necesitaba el sistema totalitario hitleriano para la movilización política y social, así como para distraer a la opinión pública de los verdaderos problemas. El papel de los judíos lo representamos ahora, en las tres comunidades bilingües, los hispanohablantes. Somos los malos de la película, los depredadores de la patria (como me decía un familiar mío atrapado en la mitología galleguista), la conspiración judeomasónica y, ahora, el eje del mal.

En el País Vasco se asesina, se tortura y se coacciona en nombre de una patria cuyo ADN sería la lengua. En Cataluña ha habido un intento de emprender la vía del terrorismo, pero el “seny” de los catalanes lo ha frenado a tiempo, aunque no las algaradas callejeras, las amenazas, los insultos y las quemas de banderas. En Galicia, al menos de momento, no ha habido muertos por causa del idioma, pero sí abundan la amenazas, los insultos y la pasividad, cuando no la connivencia, del poder político y un reducido, pero influyente, sector del clero.

La deriva nacionalista, tolerada durante décadas por los dos grandes partidos nacionales y en Galicia iniciada y fomentada por el Partido Popular con su Ley de Normalización Lingüística de 1983, así como las posteriores imposiciones ilegales del fraguismo, ha llevado a una persecución paranoica, premeditada y alevosa del castellano en la enseñanza, en la administración pública y ahora en la empresa privada. De ahí que, por la ley de causa y efecto, hayan surgido varias asociaciones en defensa del castellano en estas tres regiones.

Como la unión hace la fuerza, la Asociación por la Tolerancia, Convivencia Cívica Catalana, la Plataforma en Defensa de la Libertad Lingüística (País Vasco) y la Galicia Bilingüe negocian una alianza para plantar cara a la imposición nacionalista. La noticia me parece extraordinariamente positiva y esperanzadora. La falta de respeto a la lengua materna de los ciudadanos y la soledad administrativa y cultural que padecemos los hispanohablantes que sobrevivimos en “territorio comanche” nos han llevado a formar asociaciones cívicas para hacer valer nuestros derechos.

Los no nacionalistas (ellos nos llaman “nacionalistas españolistas”) no matamos, no amenazamos, no insultamos, no coaccionamos, no cobramos impuestos “revolucionarios” y respondemos pacífica y civilizadamente a las provocaciones de quienes nos insultan y nos odian.

Ésa es la diferencia.

El PP balear, al rojo: Delgado vs el "Gallardón" catalanista
Elsemanaldigital.com 25 Marzo 2008

La temperatura continúa subiendo entre los populares del archipiélago. El "españolista" alcalde de Calviá pone la proa al dirigente del PP que promovió la vía aplaudida por ERC.

Carlos Delgado y Pere Rotger, frente a frente. La tensión entre los alcaldes de Calviá e Inca nunca había sido tan evidente. Dos políticos del mismo partidos y dos maneras diferentes de enfocar su orientación.

El PP de Baleares, como viene informando Elsemanaldigital.com, está que arde. Sin ninguna duda, la estructura del partido en el archipiélago ha sido la única en la que los resultados del 9-M, sumados a la derrota autonómica del pasado 2007 que supuso la pérdida del Govern, han abierto la caja de los truenos de forma tan evidente.

Los bandos están claros. A un lado, Delgado, tildado de "españolista" por sus adversarios y de "renovador" por sus partidarios ; al otro, la vieja dirigencia del PP balear, personificada en el portavoz Miquel Ramis, el secretario general José María Rodríguez y el presidente de los populares de Mallorca Pere Rotger. Pero, sobre todo, la lucha se siente entre "los alcaldes", Delgado y Rotger. Por encima de todos, Rosa Estarás, que deshoja las margaritas de ambos bandos.

Unos bandos que ya la han hecho llegar mensajes. Y es que las recientes declaraciones de Delgado a la COPE han caído como un mísil entre los despachos del PP balear. El alcalde, bien anclado en Calviá y que cuenta con un amplio respaldo de los simpatizantes y militantes populares, reclamó la "renovación total", señaló el "abismo" existente entre los mandos y los militantes del PP de Baleares y responsabilizó a Jaume Matas de la derrota de 2007. "Pagó las consecuencias de su política durante cuatro años", aseguró Delgado, que sufrió directamente las constantes cesiones del ex presidente a sus socios y su política pro-catalanista.

Y es que de aquella etapa viene la rivalidad entre Delgado y Rotger. Éste último está catalogado como el ideólogo del giro catalanista del PP en la etapa Matas. Y eso, señalan en el archipielago, que Matas llegó a frenarle en varias ocasiones. El "Gallardón balear", como fue bautizado por los medios vinculados al Grupo Serra, fue el introductor del dominio .cat, que llegó a incluir en la página web del Ayuntamiento de Inca. Su campaña a favor le valió los aplausos de ERC.

A Rotger y su entorno se les responsabiliza de haber apoyado las pretensiones que han llevado a que el catalán sea lengua co-oficial en Baleares, en vez del balear. De ahí que Delgado haya señalado a Estarás que sólo tendrá su apoyo en el Congreso de este verano si se compromete a incluir el balear como idioma oficial, a derogar la Ley de Normalización Lingüística y a evitar una futura "parasitización" por parte de Unión Mallorquina. Un criterio muy diferente al de Rotger, que siempre ha abogado por mimar a la UM de María Antonia Munar.

Si no hablas inglés es por Franco
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 25 Marzo 2008

Los progres siempre encuentran un responsable para los males que nos aflijen: Franco. ¿Pero este señor no se murió hace más de 30 años, en el siglo pasado? Si usted no sabe hablar inglés, la culpa es de Chiquito del Pardo.

El Domingo de Resurrección, quienes comprasen El País se encontrarían en la portada con un reportaje titulado ¿Por qué nos cuesta tanto hablar inglés? Como ya es tradición desde que apareció el primer número del periódico dirigido por uno de los niños mimados del franquismo, Juan Luis Cebrián, la culpa es de Su Excelencia don Francisco Franco Bahamonde, caudillo de España, generalísimo de los Ejércitos y benefactor de los Cebrián y los Polanco.

Es cierto que se trata de un problema arrastrado. La dictadura de Franco cerró las fronteras al inglés durante 40 años, se centró en la defensa del español y España se convirtió así en un país acostumbrado a ver cine doblado.

En el párrafo siguiente, la sagaz periodista progresista (y feminista, qué menos) reproduce un testimonio que refuta su sobada explicación oficial:

"El verdadero problema es que, si miras las estadísticas, el porcentaje no se ha movido a través de los años", dice Ramon Aspa, director ejecutivo de la escuela de idiomas de Esade.

Ya sabemos que el Imperio Progre culpa a Franco hasta del cambio de hora.

En lo que sí estoy de acuerdo con el reportaje es que el conocimiento del inglés "se ha convertido en un factor diferenciador de clases sociales".

Bueno, no creo que las cosas mejoren, pues la mayoría de los políticos quiere que los niños aprendan gallego normalizado, euskera batua, catalán (incluso en Valencia y Baleares), leonés, asturianu, fablas aragonesas y silbo canario para así aumentar los hechos diferenciales que nos unen. Incluso Rodríguez, que no domina más que el español, y en su registro más pedante, está de acuerdo con que se multe a los comerciantes que rotulan en castellano, porque el franquismo, cuando su papi era abogado del Ayuntamiento de León y recibía por ello dinero e influencias, lo persiguió.

No olvidemos que a estos políticos les acaban de votar más de 13 millones de expañoles que están de acuerdo con sus planes lingüísticos y a los que les importan un comino el futuro de sus hijos (pensarán que van a ser todos funcionarios autonómicos) y sus derechos.

Como yo creo que Expaña ya no existe y que el territorio al sur del Ebreo debe independizarse de la metrópoli catalana, estoy encantado de que prosiga el aborregamiento de millones de expañoles. Así mis hijos, que se están educando en español e inglés, tendrán más oportunidades laborales. Visto que a los perjudicados les encanta, ¿para qué me voy a molestar yo en tratar de persuadirles de que se están infligiendo un mal?

Ah, alguien me dirá que los jóvenes educados por ejemplo en Cataluña dominan el castellano. Pues no hay más que pasearse por los foros de La Vanguardia para comprobar que no es así.

Progresista, si se te cae el pelo, si baja la Bolsa, si te suspenden, si eres imbécil, no te preocupes: échale la culpa a Franco.

Ejemplo de imbecilidad: el Sindicato de Estudiantes, la batalla de Bailén y el franquismo.

INSTA A QUE SE GARANTICE LA LIBERTAD DE LOS PADRES
El PP acusa al Gobierno Vasco de "esconder" la demanda del castellano en las escuelas
Tras las últimas medidas que pretende llevar a cabo el Ejecutivo de Ibarretxe de eliminar el castellano de las aulas de todo el País Vasco, el diputado popular en esa comunidad, Santiago Abascal, ha denunciado las maniobras que está llevando el departamento vasco de Educación para no ofertar el modelo en castellano. Por ello, les ha acusado de "esconder la verdadera demanda" de este tipo de educación y ha exigido que "garanticen la libertad de elección lingüística de los padres".
Europa Press Libertad Digital 25 Marzo 2008

El parlamentario popular del País Vasco acusó este martes al departamento vasco de Educación de "esconder la verdadera demanda" de los modelos A y B, en el que se estudia en castellano con una asignatura de euskera o de manera bilingüe, en los centros escolares.

Por ello, instó a las autoridades del Ejecutivo vasco a "garantizar la libertad de elección lingüística de los padres, publicando la demanda de modelos lingüísticos exacta en todos los colegios públicos y concertados del País Vasco y abriendo nuevas líneas en aquellos en los que se soliciten modelos no ofertados efectivamente".

De este modo, Santiago Abascal presentó una proposición no de Ley Urgente en el Parlamento vasco, en la que explica que, junto a las hojas oficiales de solicitud de inscripción en los centros escolares, el Gobierno vasco "facilita una separata informativa que en uno de sus epígrafes, titulado 'información a las familias', se advierte de que en aquellos casos en que se solicite exclusivamente modelos lingüísticos no ofertados por el centro, las solicitudes se remitirán a la Delegación Territorial para su tramitación, por lo que no aparecerán en las listas de ese centro".

En este sentido, a su entender, esta advertencia "busca desincentivar la demanda de los modelos B y A, a la vez que camuflar su amplia demanda en algunos centros escolares concretos remitiendo las solicitudes en bloque a la Delegación Territorial de Educación".

Por ello, el popular aseguró que la demanda exacta de los padres "ha de conocerse fielmente en todos los centros educativos del País Vasco" y reclama que "donde la demanda de un modelo no ofertado sea suficiente y significativa deben abrirse líneas educativas".

El acoso al castellano
El caso del español, impensable en la UE
La coexistencia con otras lenguas y dialectos no implica la discriminación del idioma oficial en Francia o Reino Unido ? Su presencia en la enseñanza o en la Administración está garantizada por ley
El empeño nacionalista por relegar al castellano no tiene parangón en Europa, donde el idioma oficial no se cuestiona.
R. N. La Razón 25 Marzo 2008

La coexistencia de varias lenguas en un mismo territorio no es exclusiva de España, pero sí el arrinconamiento que sufre el castellano en las comunidades con mayor peso nacionalista. En el Reino Unido, Francia o Italia, sus idiomas oficiales no son motivo de controversia política, y mucho menos de discriminación, pese a que sus gobiernospromuevan con mayor o menor ahínco el uso de otras lenguas y dialectos.

?REINO UNIDO: El inglés es el idioma oficial, pero convive con otras tres lenguas: el galés, el gaélico y el irlandés. Las administraciones públicas de Gales, Escocia e Irlanda del Norte son bilingües y en cuestión de educación la situación varía ya que mientras el galés es obligatorio en los colegios de la región donde se habla esta lengua, el gaélico y el irlandés son asignaturas opcionales en Escocia e Irlanda del Norte. La regularización de estos dialectos ha sufrido importantes modificaciones en los últimos años. Sin ir más lejos, el pasado día 6 Bruselas autorizó que, a partir de finales de año, los habitantes de Gales podrán escribir cartas a la Unión Europea en su antigua lengua. En Gales, el inglés y el galés gozan de la misma igualdad desde la Ley de la Lengua Galesa de 1993, que establece que ambas tienen el mismo estatus en la administración.

Los éxitos alcanzados en esta región han llevado a Escocia a seguir sus mismos pasos en un intento de impulsar el gaélico escocés. La medida más importante ha sido la ley de la lengua gaélica escocesa aprobada por unanimidad en el Parlamento escocés en 2005, que persigue situar el gaélico como idioma oficial de Escocia equiparándolo con el inglés.

En Irlanda del Norte, la situación es más complicada ya que el uso del irlandés constituyó uno de los pilares de un conflicto que durante décadas ha marcado la región. Desde 2005, el irlandés es lengua oficial de trabajo de la UE y con el Acuerdo de Viernes Santo de 1998, que selló la paz entre nacionalistas y unionistas, quedó reconocido oficialmente como lengua de minoría en Irlanda del Norte. Pero el pasado octubre, los protestantes vetaron los planes para introducir una ley con el fin de promover el gaélico, que el gaélico ha sido el único punto de fricción entre protestantes y católicos desde que comparten el poder tras las elecciones de mayo de 2007, informa Celia Maza.

?FRANCIA es el segundo país de Europa Occidental en cuanto al número de lenguas que se hablan en su territorio, practicadas por más de 6´5 millones de personas. Las más conocidas son el bretón, el catalán, las lenguas corsa y vasca, el occitano, el alsaciano o el flamenco. Sin embargo, un estudio de 1999 realizado por el lingüista galo Bernard Cerquilini contabiliza hasta 77 lenguas. Ninguna comparte cooficialidad con el francés, único idioma reconocido oficialemente en el país. Pero Francia aplica alguna de las medidas preconizadas en la Carta europea de lenguas regionales y minoritarias, como la señalización vial bilingüe.

Instituido como lengua oficial en 1539 por François I, el idioma francés ha servido históricamente de elemento de unión. Esa unificación lingüística se ha revelado un factor esencial de unidad política.

La labor gubernamental para potenciar el estudio y promoción de estas lenguas no ha cesado pero siempre como minoritarias. Así la Educación Nacional francesa las imparte como materia dentro del horario escolar convencional, tanto en la enseñanza primaria como secundaria, además de haber creado ramas bilingües en las que el bretón, vasco, corso u occitano, entre otros, son lengua de aprendizaje y al mismo de tiempo de enseñanza. Este sistema convive con escuelas «de inmersión» como ikastolas (euskera) o diwan (bretón), que imparten en sus respectivas lenguas el programa oficial francés. La oficialización de esas lenguas, impensable en un país de larga tradición centralizadora, es una de las principales reclamaciones de movimientos nacionalistas como el Partido Breton, Abertzaleen Batasuna o Corsica Nazione, informa Álvaro del Río.

?ITALIA: dentro de la riqueza lingüística de Italia, fruto del latín vulgar que se impuso en los dominios del Imperio Romano y la posterior relación con otros pueblos y lenguas, llama la atención la situación de la provincia autónoma de Bolzano, fronteriza con Austria. Anexionada a Italia en 1919 con el desmoronamiento del Imperio Austro-Húngaro tras su derrota en la Primera Guerra Mundial, esta provincia, encuadrada dentro de la región norteña de Trentino-Alto Adigio, goza de un estatus especial con el que se pretende facilitar la identificación de sus ciudadanos con Italia. Se trata de una empresa de vital importancia, ya que la lengua materna de casi el 70% de los habitantes de Bolzano es el alemán.

Los padres de esta provincia pueden elegir que sus hijos estudien en una escuela de lengua alemana o italiana, aunque, para asegurar el bilingüismo, el Estado impone que desde los siete años los niños recibirán cinco horas semanales de la otra lengua. De esta manera, la mayoría de los habitantes de Bolzano llega a la edad adulta dominando los dos idiomas, aunque en la capital prevalece el italiano mientras que el alemán es más común en las pequeñas localidades de las montañas, informa Darío Menor.

?BÉLGICA: por lo que respecta al Benelux, su situación ligüística no sólo es muy diferente a la de España, sino que también difiere en las tres naciones que la componen. Los Países Bajos son un bálsamo con el holandés. Mientras, en Luxemburgo coexisten en armonía luxemburgués, alemán y francés. Tanto es así que las tres lenguas se estudian de modo obligatorio durante la educación preescolar y primaria.

Bélgica es otro caso: a Flandes y Valonia les separan la lengua (neerlandés y francés), la cultura y, en las últimas décadas, la economía (los flamencos, con pleno empleo, crearán 278.000 puestos de trabajo de aquí a 2020; y los valones, con una tasa de desempleo preocupante, van a generar 4.000 parados cada año). En la Gran Bruselas, una isla mixta en territorio flamenco, los nombre de las calles se rotulan en las dos lenguas, aunque se escucha más francés que flamenco.

El movimiento independentista flamenco se asocia, sobre todo, al Vlaams Belang, partido xenófobo y de extrema derecha, pero también al N-VA, que forma parte del nuevo gobierno de Yves Meterme, junto a diferentes partidos de sendas regiones belgas. Como si esta división no fuera suficiente, Bélgica tiene una tercera región, la más pequeña, donde se habla alemán, y cuyos habitantes son tan defensores como los valones de la unidad belga, informa Javier Aguilar.

Los alumnos que no alcancen el nivel B2 de euskera podrán tener el título de ESO
El anteproyecto de reforma de los modelos sólo define los niveles que hay que lograr
EDUARDO AZUMENDI - Vitoria El País 25 Marzo 2008

El Departamento de Educación está últimando el borrador del anteproyecto de ley de la reforma de los modelos lingüísticos en la enseñanza. Su idea es entregarlo a los agentes sociales y a los partidos políticos después de las vacaciones de Semana Santa para que hagan las aportaciones que consideren oportunas.

El texto puede ser modificado durante su tramitación en el Parlamento

Y después, una vez que lo apruebe el Consejo de Gobierno, remitir el texto al Parlamento antes de verano. Los colegios están a la espera de conocer los detalles del proyecto, como los niveles de exigencia de euskera, castellano e inglés, los exámenes que se realizarán y las evaluaciones de diagnóstico previstas para conocer cómo evolucionan los centros. Tal y como está redactado el borrador, los alumnos que no logren el nivel B2 (equivalente al First Certificate de inglés) en euskera o castellano suspenderán la asignatura correspondiente a la lengua oficial, pero podrán obtener el título de Graduado en Secundaria.

Es posible que durante la tramitación parlamentaria se endurezca o flexibilice en esta materia, dependiendo de qué apoyos políticos recabe el departamento. Puede que finalmente se opte porque la obtención del B2 sea condición indispensable para lograr el título de ESO o que se quede como está el texto ahora, que refleja la voluntad de la consejería.

En una entrevista con este periódico, el director de Innovación Educativa de la consejería y uno de los responsables del proyecto, Juanjo Agirrezabala, explicó que, "por ahora, sólo hemos definido niveles referenciales. Tal y como está ahora el proyecto, no conseguir el B2 en euskera no implicará no lograr el título de ESO".

El futuro sistema, que está llamado a sustituir al actual de tres modelos lingüísticos (castellano, bilingüe y euskaldún) pretende conseguir que todos los alumnos dominen el euskera a los 16 años (se da por descontado que el castellano está conseguido). Para ello establecerá unos objetivos lingüísticos concretos en las dos lenguas oficiales (euskera y castellano) y evaluaciones para comprobar si se alcanzan las metas establecidas. Así, los escolares tendrán que superar un nivel B1 -permite comprender un discurso normal, participar en conversaciones sobre temas habituales y escribir textos sencillos- al finalizar la etapa de Primaria, a los 12 años.

A los 16 años, cuando concluye la Secundaria, los alumnos deberán lograr el nivel B2. Tanto el B1 como el B2 se corresponden con titulaciones europeas oficiales. Para la lengua extranjera, el conocimiento que habrá que acreditar será el de un B1 al finalizar la Secundaria.

Si al final se confirman las previsiones de Educación y la reforma obtiene la luz verde del Parlamento, el modelo único se pondrá en marcha con los niños de Primaria en el curso 2009-10. Con los niveles de exigencia marcados, quedará en manos de los centros la elección de la mejor fórmula para lograrlos. En algunos casos, supondrá una revolución total (los más volcados al castellano), mientras que otros lo tendrán más fácil. Por si acaso, Educación tiene previsto realizar periódicamente evaluaciones externas a los colegios en diferentes cursos de Primaria y de Secundaria para conocer cómo marchan e incidir en los puntos débiles, reforzándolos con profesorado u otro tipo de medios materiales.

Hoy por hoy, el B2 se ha demostrado difícil de alcanzar incluso para los alumnos de modelo D. Sólo un 68% superaron el examen realizado. Sin embargo, teniendo en cuenta que hasta ahora la evaluación se ha hecho sin tener en mente el objetivo de lograr el B2 y ahora el sistema se va a orientar en esa dirección, la situación podría ser diferente.
Los objetivos de conocimiento

- La prueba B1. Se exigirá al finalizar la etapa de Primaria (a los 12 años) tanto para el euskera como para el castellano. Y para el idioma extranjero al concluir la Secundaria. Este nivel supone que a la hora de hablar una persona se puede desenvolver en casi todas las situaciones que se le presentan. En la escritura, es capaz de redactar textos sencillos y bien enlazados sobre temas que le resultan conocidos. Y en cuanto a comprensión, entiende las ideas principales cuando el discurso es claro, la descripción de acontecimientos y programas de radio y televisión.

- La prueba B2. Se exigirá al concluir la etapa de Secundaria (a los 16 años) para las dos lenguas oficiales. Oralmente, el nivel implica participar en una conversación con fluidez, poder tomar parte activa en debates y explicar un punto de vista. A la hora de escribir, el alumno es capaz de redactar textos detallados e informes que apoyen o refuten un punto de vista concreto. Y en comprensión, entiende discursos y conferencias extensas, casi todas las noticias de la televisión y la mayoría de las películas.

- Modelo actual. El modelo en castellano tiene la asignatura de euskera, que cuenta con cuatro horas a la semana. Y el modelo euskaldún, cuenta con la asignatura de lengua castellana, también con cuatro horas a la semana. No establecen niveles lingüísticos que lograr.

"HABRÁ UN SEGUNDO TIEMPO DE DIÁLOGO"
Mayor Oreja dice que ETA "tiene hoy más esperanzas" de lograr la autodeterminación
El europarlamentario del PP, Jaime Mayor Oreja, opinó este martes sobre la situación actual de ETA y su papel en la próxima legislatura. Señaló en Telemadrid que la banda terrorista "tiene hoy más esperanzas que nunca a la hora de avanzar en su objetivo" de conseguir la autodeterminación. Además, dijo que ETA y el PSOE fueron los "protagonistas políticos" y Zapatero, al ser el único en presentarse de los dos "protagonistas" a las elecciones, "ha rebanado todos los votos".
EFE Libertad Digital 25 Marzo 2008

El vicepresidente del Grupo Popular Europeo declaró que no se puede decir que la banda terrorista esté más debilitada, porque "tiene hoy más esperanzas que nunca a la hora de avanzar en su objetivo político": la autodeterminación. De este modo, el popular vasco llegó a asegurar que habrá "un segundo tiempo de diálogo, de negociación, con el Movimiento de Liberación Vasco" que "será distinto del primero" porque los que actuaron como "suplentes", en referencia al PNV, "van a ser titulares".

En este sentido, Mayor Oreja se refirió al papel de los terroristas vascos durante el Gobierno de Rodríguez Zapatero por lo que afirmó "la protagonista esta legislatura ha sido ETA, ahora le toca al PNV. Y ETA se va a quedar un tanto en la retaguardia, matando, asesinando, pero como un vigilante permanente de ese proceso".

El dirigente del PP ha considerado que, en la pasada legislatura, "sólo ha habido dos protagonistas políticos", ETA y Zapatero, y que, al ser el líder del PSOE "el único protagonista que se ha presentado a las elecciones, ha rebanado todos los votos de todos los partidos que habían pactado con ETA".

Por ello, el ex ministro en la era Aznar recalcó que "si Zapatero ha sido premiado por la radicalidad, por combatir y castigar al PP por qué va a cambiar", que subrayó que "lo que necesita" el jefe del Ejecutivo en funciones es "mantener una política que mantenga aislado, marginado, en una orilla distinta de las demás, al PP".

Educación
Ciudadanía, de los tribunales a la calle
Los jueces dan soluciones dispares en más de un centenar de resoluciones sobre la asignatura ? Las plataformas contra EpC preparan un final de curso «caliente»
Las objeciones se multiplican en toda España y se espera llegar a las 50.000 en los próximos seis meses.
R. R. La Razón 25 Marzo 2008

Madrid- La resistencia a Educación para la Ciudadanía gana terreno en los ya de por sí atascados tribunales españoles. La Justicia está a punto de pronunciarse o ya lo ha hecho sobre más de un centenar de casos en toda España, según un recuento realizado por Profesionales por la Ética, una de las plataformas más combativas contra la implantación de la asignatura, junto con el Foro de la Familia. No obstante, el chorreo de recursos no ha hecho más que empezar, ya que las asociaciones que se oponen a la polémica asignatura preparan un final de curso académico «caliente» antes de que empiece a impartirse obligatoriamente, por imposición legal, Educación para la Ciudadanía en las comunidades que habían aparcado su implantación.
Mientras las autonomías del PP hacen toda clase de piruetas administrativas para esquivar la asignatura impuesta por el Gobierno, paralelamente los tribunales libran su particular batalla a la espera de que el Tribunal Supremo unifique doctrina. Las objeciones a EpC se multiplican en toda España y se prevé que alcancen las 50.000 en septiembre del 2008, momento en el que la asignatura será obligatoria en Secundaria y Bachillerato.

? Andalucía. Es una de las comunidades en las que la asignatura ha generado mayor actividad judicial a favor de los objetores. Se han interpuesto 28 recursos contencioso-administrativos contra la denegación o inadmisión de la objeción. Se han presentado otros nueve recursos contra el currículo. En enero de 2008 se produjeron los dos primeros autos en favor de los padres que objetaban y la semana pasada se notificaron otros seis con el mismo criterio. El 4 de marzo se produjo la primera sentencia del TSJA en un recurso interpuesto contra la denegación de la oposición a cursar la asignatura por unos padres de Bolillos Par del Condado (Huelva). Es la primera que reconoce la objeción. El tribunal admite la naturaleza ideológica de la materia y la vulneración del derecho de los padres a la educación moral de sus hijos conforme a sus convicciones. Exime al alumno de cursar EpC y de evaluación.

? Aragón. En esta comunidad los pronunciamientos judiciales han sido, hasta ahora, contra los padres. Dos sentencias del juzgado de lo contencioso entienden que no se puede constatar la vulneración del derecho que se invoca. Pero la oposición no cesa. Ya se ha presentado otro recurso ante el TSJ de Aragón y se van a interponer cuatro más por denegación del derecho a la objeción.

? Asturias. El TSJA ha dictado ya 23 sentencias en las que desestima la objeción al entender que Educación para la Ciudadanía no vulnera derechos fundamentales. Ocho ya están recurridas ante el Supremo y el resto están pendientes de seguir el mismo trámite. Otros cuatro recursos aguardan sentencia.

? Cataluña. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña rechazó suspender la asignatura de Educación para la Ciudadanía, tal y como solicitaban algunas organizaciones religiosas respaldadas por 1.500 padres. En cuatro casos se ha denegado la objeción y otros cuatro recursos contencioso-administrativos aguardan una resolución.

? Navarra. La plataforma Navarra Educa en Libertad presentó hace menos de un mes un recurso contencioso por el procedimiento especial de Derechos Fundamentales en nombre de varias decenas de padres ente el Tribunal Superior de Justicia navarro. Aún se espera resolución y ya se prepara un nuevo recurso.

? País Vasco. Catorce padres presentaron en noviembre un recurso de Protección de Derechos Fundamentales contra el Decreto del Gobierno Vasco regulador de la asignatura. Entienden que la asignatura vulnera el derecho de los menores a su intimidad personal y el derecho fundamental de los padres a educar a sus hijos conforme a sus propias convicciones sin injerencias del Estado o de la Administración. Otros 341 padres guipuzcoanos han presentado un recurso ordinario. La Comunidad Foral de Navarra interpuso otro por el mencionado decreto vasco que establece el currículo de educación básica en el que se incluye a Navarra. La Comunidad Foral considera que es una agresión a su identidad.

? Cantabria y Extremadura. Se interpondrán en breve recursos por denegación expresa o por silencio administrativo negativo del derecho a la objeción.

Niños españoles que no entienden español
Cartas al Director El Mundo 25 Marzo 2008

Sr. Director:

El motivo de esta carta, que indirectamente dirijo al presidente del Gobierno en funciones, es la libertad de elección; concepto ampliamente defendido en la legislatura recién terminada, que a mi modo de ver, ha sido una realidad un tanto sesgada.

Hace dos veranucos yo trabajaba como recepcionista en un puebluco costero de Cantabria. Los huéspedes procedían, en su mayoría, de Madrid, del País Vasco y de Cataluña. Todos ellos de corte amable y dicharachero.

El problema llegaba cuándo los niñucos vascuences y catalanes me relataban sus andanzas y peripecias. Entonces, se levantaba una barrera infranqueable, a causa del idioma, actuando sus padres como intérpretes para llegar a un entendimiento. Mi expresión era, cuanto menos, de asombro, al ver las limitaciones de estos niños dentro de su propio país, quienes no podían ni tan siquiera entender el menú del día sin la ayuda de un diccionario de español.

Qué tristeza, con sus carucas expectantes por una respuesta que no entenderían. La comprensión de un idioma hablado y escrito debe abrirte puertas, no cerrarlas como es el caso.

Llegado a este punto, me gustaría preguntarle al presidente, ¿dónde está la libertad de elección de estos niños, cuyos padres les imponen su nacionalismo con el apoyo de sus comunidades autónomas? Le propongo al señor Zapatero crear unas becas Erasmus dentro del territorio nacional para catalanes y vascos que ayuden a derribar estas barreras.

Quizás, así, su mente irá abriéndose a la idea de que sentirse español no es tan negativo y de que este sentimiento no te despoja de las raíces de tu tierruca y sus peculiaridades.

Le invito por tanto al presidente del Gobierno a reflexionar, ya que apuntó la idea de unidad Española en su debate con Mariano Rajoy, y creo que aún no concibe ésta visión plenamente.

Sin otro particular se despide atentamente una española muy cántabra.

cartas.director@ elmundo.es
Jana de Luque Rozas Madrid.

Recortes de Prensa   Página Inicial