AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 4 Abril 2008

Educacion en español para nuestros hijos
Convivencia Civica Catalana  y Acción Cultural Miguel de Cervantes 4 Abril 2008

Estimado amigo,

Durante estos días se está llevando a cabo el proceso de preinscripción y matriculación en los centros escolares para el próximo curso 2008-2009. Como bien sabes, desde Convivencia Cívica Catalana y Acción Cultural Miguel de Cervantes hace años que se realiza una labor en defensa de la escolarización de nuestros hijos en su lengua materna y en concreto para los castellanohablantes a quienes se pretende obstaculizar el ejercicio de este derecho, reconocido en nuestras leyes (artículo 21.2 de la Ley de Política Lingüística).

Ante las peticiones de algunos padres y para facilitar el ejercicio de este derecho, os adjuntamos unos formularios de solicitud muy sencillos de rellenar. Se debe tener en cuenta que estos impresos son válidos para alumnos hasta 8 años, es decir, para los alumnos que cursen educación infantil (P-3, P-4 y P-5) así como 1º, 2º y 3º de Primaria en cualquier centro de Cataluña.

Si sois padres, abuelos, familiares o conocidos de niños de hasta 8 años y queréis presentar la solicitud para que sean educados en español, los pasos a seguir para tramitar la solicitud son muy sencillos.

PRIMER PASO.
El padre o la madre deberán rellenar los huecos del formulario dirigido a la Consejería de Educación y el formulario dirigido al director del colegio con nombre, direccion, dni, ... y firmarlos.

SEGUNDO PASO
Una vez rellenados los dos impresos correspondientes, retornarlos ambos a Convivencia Cívica Catalana o a Acción Cultural Miguel de Cervantes por correo o personalmente (Calle Guitard, 45, Ático 2ª 08014 Barcelona).

Os rogamos la máxima difusión de estos impresos entre aquellos que puedan estar interesados. Nuestra asociación se encargará de forma gratuita de su tramitación a la Consejería y al colegio. Para cualquier duda, podéis llamar al teléfono 659 055 939 o enviar un correo electrónico a esta dirección electrónica (educacionencastellano@yahoo.es).

Atentamente,
Convivencia Civica Catalana
Acción Cultural Miguel de Cervantes
--------
A LA CONSEJERA DE EDUCACIÓN DE LA GENERALIDAD DE CATALUÑA

D./Da………………………………………………………………………………………………………………
con DNI ……………………………….
con domicilio en …………………………………………………………………………………………………
comparece y como mejor proceda en términos de derecho, DICE:

PRIMERO:
Que su hijo/a …………………………………………………………………………………………………..
cursa sus estudios en el Colegio ……………………………………………………………………………….
correspondiéndole en el presente curso escolar el curso ……………………………………………………..

SEGUNDO:
Que la lengua habitual de su hijo es el castellano.

TERCERO:
Que toda la enseñanza que se imparte a su hijo se hace exclusivamente en catalán; esto es que la única lengua vehicular de la enseñanza es el catalán.

CUARTO:
Que ello no es conforme a derecho por cuanto vulnera el régimen de cooficialidad de las lenguas castellana y catalana que establece la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Autónoma de Cataluña y lo resuelto por el Tribunal Constitucional en sentencia 337/1994, de 23 de diciembre, en la que expresamente se establece que en un régimen de conjunción lingüística, ninguna de las dos lenguas puede ser excluida como lengua docente (FJ 10).

QUINTO:
Que le corresponde el ejercicio del derecho de que su hijo sea educado en su lengua habitual, o sea, el castellano, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 21.2 de la Ley 1/1998, de 7 de enero, que dispone que "los niños tienen derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea ésta el catalán o el castellano. La Administración ha de garantizar este derecho y poner los medios necesarios para hacerlo efectivo. Los padres o tutores lo pueden ejercer en nombre de sus hijos instando a que se aplique."

Por todo ello,

SOLICITA:
Que, de conformidad al ordenamiento legal:

1º) Su hijo reciba la enseñanza en su lengua habitual, esto es, en castellano.
2º) La lengua castellana sea reintroducida como lengua docente o vehicular en todos los niveles de la enseñanza.
3º) Todas las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación, tanto orales como escritas, que le sean dirigidas por el centro escolar y la Consejería de Educación lo sean en la lengua oficial en todo el territorio del Estado: el castellano.

OTROSÍ DICE: que se remite copia de este escrito al director del referido colegio.

En …………………………………………., a ….... de ……………………………. del 2008

Firma:
------------------
AL DIRECTOR DEL COLEGIO

D./Da………………..………………………………………………………………………….……………………
con DNI ………………………………………
con domicilio en ……………………………………………………………………………………….……………
comparece y como mejor proceda en términos de derecho, DICE:

que, a los efectos oportunos, acompaña copia de la solicitud dirigida a la Consejera de Educación.

En ……………………………., a ….... de ……………………..…………… del 2008

Firma:

Nacionalismos
La hoguera de las identidades
Jorge Vilches Libertad Digital 4 Abril 2008

Vivimos la resurrección de los totalitarios, el auge de los que sostienen la primacía de los derechos colectivos y de los destinos nacionales. Es el tiempo de la imposición de la raza, de la nación étnico-lingüística sobre el individuo. Una época en la que la democracia es a veces la coartada del déspota. En la que la discrepancia o la crítica son tomadas como ataques a una nación, como un delito de lesa majestad que merece, cuando menos, el ostracismo, el destierro. Y todo, en lamentable paradoja, al socaire de la pluralidad.

Porque cuando un nacionalista habla de pluralidad no se está refiriendo a la propia de los individuos, a la individualidad del ser humano. Todo lo contrario. Únicamente entiende la pluralidad de naciones; es decir, de grupos humanos homogéneos, compuestos de seres indiferenciados. Y con esta pluralidad se acabaron los derechos individuales –los únicos que existen–, y comienza el dictado del movimiento nacionalista.

En este proceso histórico hay quien sostiene, parece que sólo en la izquierda (de momento), que para solucionar la cuestión de nuestro tiempo hay que aceptar ese concepto totalitario de pluralidad, reconocer las identidades nacionales, la eclosión de esa verdad secular ocultada por el centralismo opresor e ineficaz. En una especie de descolonización habría que iniciar la descontaminación que el vertido de lo español ha llevado a cabo en otras comunidades nacionales. Quien no defienda esto, dice esta izquierda ex internacionalista, antiglobalización y neolocalista, nunca ganará las elecciones, ni tendrá el amor de los independentistas, de esos que reclaman el reconocimiento de su identidad nacional.

Pero la clave de la identidad de una nación está en que la reconozcan como tal los otros; es decir, que los excluidos acepten la existencia de un grupo humano con una identidad distinta, y sólo tras examinar la verosimilitud de sus argumentos históricos, políticos, sociales, culturales, religiosos o cualquier otro.

Sin embargo, los nacionalistas han conseguido que sea al revés, que los otros estén siempre dispuestos a reconocer cualquier identidad sin pararse a observar, ni tan siquiera una vez, lo atinado o disparatado de los argumentos con los que sostienen su particularidad universal. Y tragan las pamplinas de Blas Infante y los símbolos racistas de Sabino Arana con la misma indiferencia con la que se toman las diatribas de sus corifeos actuales. Es más, un pequeño gesto del PNV respecto a ANV, una de las franquicias de ETA, ha bastado para que todos estén contentos, satisfechos con ese partido que abandera ese nuevo totalitarismo. Se trata, con total evidencia, del sacrificio de la razón a la hoguera de las identidades.

El seudomito de la unidad del partido
Pío Moa Libertad Digital 4 Abril 2008

El sector dominante del PP, el de la nena angloparlante y con pasta, estima que si ha conseguido tantos millones de votos se debe a su política de claudicación, de práctica colaboración con la política de Zapo en cuestiones básicas; y acentúa ahora su bajo perfil, como estamos viendo. A ese sector solo le preocupa ganar poder, lo cual no quiere decir que vaya a conseguirlo o que acierte en su análisis. Cierto, una parte de los votos de los que dependen sus puestos de poder vienen de derechistas "progres", no muy lejanos de las políticas de Zapo; pero otros muchos, probablemente una buena mayoría, proceden de españoles que se hacen una idea falsa de la verdadera orientación de Rajoy o prefirieron, en cualquier caso, echar a Zapo del gobierno. En este blog, antes de las elecciones, se alzaban voces clamando por un apoyo sin crítica al PP, por cuestión de oportunidad: ya se le presionaría críticamente una vez ganadas las elecciones. Ni las ha ganado ni, de haberlo hecho, tendría efecto alguno la crítica. Como no la tiene ni siquiera habiéndolas perdido. Y de nada vale el clamor enfadado de muchos: "no volveré a votarle". Por supuesto, cuando se presente la ocasión le volverán a votar por aquello del "voto útil", que funciona de modo parecido a la drogadicción.

Es difícil demostrarlo, pero, repito, me parece muy probable que el número de votantes partidario de un perfil alto y claro en defensa de la democracia española sea mayor que el partidario del perfil bajuno; probablemente también ocurre así entre los militantes del PP. Y sin embargo son los arriolos, sorayos y rajoyes quienes tienen la sartén por el mago, mientras los opuestos, los Vidal Quadras o Mayor Oreja, permanecen quejosos pero mansos e impotentes. Ni siquiera se les ve capaces de plantear con seriedad un debate y elaborar una crítica y una alternativa clara a los del perfil bajuno ante el próximo congreso. Si no tienen arrestos para aprovechar la ocasión, perderán de la manera más abyecta y dejarán sin representación a millones de personas.

En parte se ven contenidos por el seudomito de la unidad del partido. Un partido no puede funcionar sin un grado de unidad y disciplina interna, pero estas deben girar en torno a unas ideas y un programa y no meramente en torno a personalismos y ansias de poder. Por aquel seudomito fue incapaz Besteiro de plantear en el PSOE una verdadera batalla política, de romper en su momento, y terminó haciendo de comparsa de los líderes más demagogos, pero más resueltos, que llevaron al país a la catástrofe.

Izquierda liberal
Cuando un presidente miente impunemente
Antonio Robles Libertad Digital 4 Abril 2008

Día 2 de Abril de 2008. 16 horas. Una tarde espléndida de sol. Ni una gota de agua en Barcelona, pero un verdadero chaparrón dentro del Parlamento. Aunque de mentiras. Detrás de todas ellas, el Muy Honorable Presidente de la Generalitat, José Montilla. Mintió en la sesión de control ante la exigencia del grupo parlamentario de Ciudadanos de que cumpla las tres sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que obliga a la Consejería de Educación a poner una casilla de opción lingüística en la prescripción escolar que, un año más, ha incumplido. Pues bien, ante la evidencia de su incumplimiento mintió a toda la cámara, como volvió a mentir negando que en Cataluña se multe a nadie por rotular sólo en castellano. Parece que es una peste "nacional", pues el secretario de Política lingüística, Bernat Joan, también lo negó sin inmutarse en comparecencia parlamentaria la semana pasada. Ya daremos en un próximo artículo cada una de las multas y su cuantía. ¡Ja n’hi a prou!, como se dice en catalán.

Pero lo peor estaba por llegar. Contextualizo: el año 2001 se aprobó el Plan Hidrológico Nacional que incluía el trasvase de agua del Ebro tanto al levante español como a Cataluña. Por entonces, la oposición del PSC, ERC e ICV, además de la del PSOE, fue tremendamente dura. Eran los tiempos de "ni una gota de agua al sur", de Pascual Maragall o de las denuncias contra el trasvase ante la Unión Europea de la entonces secretaria de Medio Ambiente del PSC y actual consejera de Justicia de la Generalitat, Montserrat Tura. Con la llegada de Zapatero al Gobierno, el PHN se echó abajo en 2004. Hoy ese Plan hubiera solucionado las penurias de la sequía actual, pero esa mentalidad adolescente que ignorar las sumas dificultades que hay para asegurar nuestra existencia, prefirió pensar que el bienestar en que estamos instalados es connatural a su ecologismo de salón.

Sólo cuatro años después, la sed del sur ha llegado a Cataluña, pero curiosamente, ahora la necesidad imperiosa de agua hace razonable el trasvase de agua del Segre (afluente del Ebro) para asegurar el agua de boca de la región metropolitana de Barcelona. Los mismos que satanizaron al PP por el trasvase del Ebro, ahora necesitaban imperiosamente el del Segre. Había que vender la contradicción y recurrieron a lo que son expertos nacionalistas y socialistas: el reciclaje de palabras y sus significados. Por eso, el conseller de Medio Ambiente de la Generalitat, Francesc Baltasar, modeló nuevas expresiones para enmascarar el tocomocho. Y se sacó de la manga hablar de "captación" de aguas del Segre de forma temporal en lugar de "trasvase". Antes, sin embargo –lo recordó ayer Artur Mas–, incluso había negado ante el Parlamento esa misma posibilidad de trasvase, o captación. La manipulación o la mentira aparecían en escena.

Recupero el hilo después de los meandros fluviales. En su turno de palabra, el portavoz del grupo parlamentario del PPC le espetó sin miramientos: "¿Es verdad que el Gobierno de España pidió a su Gobierno que ocultase el trasvase del río Segre hasta que pasasen las elecciones generales?" Mutis por el forro, a pesar de que su propio conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar acababa de informar sobre ese particular a un medio de comunicación ese mismo día. La cámara, rendida o impotente ante la capacidad cínica de quien nos gobierna, se choteó, pero él ni si inmutó.

Hubo de venir Artur Más para censurarle con palabras duras su impostura y la de su conseller: "Mire..., no se puede venir al Parlamento y mentir. Y el conseller de Medio Ambiente vino al Parlamento y mintió porque dijo que no se estaba estudiando ningún trasvase". "Las palabras –le siguió reprochando– no están al servicio de la política, y menos de la politiquería. No se puede prostituir el lenguaje, ni contaminar las palabras continuamente, si no, no nos podremos entender". Sabias palabras; lástima que haya sido su partido quien empezó a hacerlo primero allá por los años 80 con aquello de la "normalización" para aplicar una limpieza lingüística, o introducir el concepto antropológico de "lengua propia" en el Estatuto para ocultar sus intenciones jurídicas de lengua única o, de "bilingüismo" para imponer el monolingüismo, o de "catalanismo" para meter con vaselina puro nacionalismo, etc.

Pero el señor Montilla no sólo sabe mentir, también puede utilizar la demagogia más viscosa y estomagante. A propósito de la explosión de esta crisis y la negativa del Gobierno central a permitir el trasvase, el presidente catalán hizo de Pujol y sacó pecho: "Si no llueve tendremos que coger agua de donde haya para que la gente beba". Acabáramos, parece que sólo cuando la sed aprieta en carne propia, vemos la necesidad de los trasvases. No le voy a criticar su súbito interés, pero es inaceptable que a la vez y al mismo tiempo que declaraba estas cosas, tenía el cinismo de acusar al levante español de querer el agua del Ebro para "hacer campos de golf y grandes desarrollos urbanísticos". Es intolerable. Y después se quejará de que a los catalanes no nos quieran. No sé qué es peor, si la mezquina acusación a valencianos, murcianos y almerienses o el menosprecio que demuestra tratando a los catalanes de estúpidos.

Aparte de esa simplificación insufrible, porque en el levante español también hay una rica producción agrícola fundamentada sobre todo en la huerta que necesita agua, la riqueza y los puestos de trabajo en España no se reducen a la agricultura, detrás de los campos de golf no sólo hay "ricos" paseándose por una alfombra verde, a su alrededor hay una potente industria turística y miles de puestos de trabajo. No hay que olvidar que la balanza exterior española la equilibramos, desde los años sesenta, con el turismo.

Una vez más, en Cataluña, la voluntad de ser de socialistas y nacionalistas les lleva a obsesionarse por diferenciarse del resto de España, les lleva a sostener posiciones insolidarias, muchas veces vistas por los demás como tremendamente egoístas, que tarde o temprano acaban reflejándolos en un espejo para recordarles lo incoherentes que somos. Les pasa a menudo: son capaces de exigir los papeles de Salamanca, pero incapaces de reconocerle a la diócesis de Aragón sus derechos sobre piezas históricas de la Iglesia que tenemos en Cataluña. Con el agua nos ha pasado lo mismo: son capaces de sumar esfuerzos con el Gobierno central del PSOE para levantarse en armas contra el Plan Hidrológico Nacional que trasvasaría agua del Ebro a Valencia, Murcia y Almería, pero montan en cólera cuando el mismo Gobierno socialista que impidió ese Plan Hidrológico Nacional de Trasvase de agua del Ebro a Valencia, Murcia y Almería, nos niega el agua a nosotros por las mismas causas. ¿Por qué se extrañan entonces de que el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, aprovechando eso de "a río revuelto ganancia de pescadores" les pregunte "por qué algunos son tan solidarios a la hora de pedir y tan insolidarios a la hora de dar lo que les sobra"?

Porque es verdad, sobra agua puntualmente del Ebro. Este río no dispone de un caudal constante, tiene picos de crecidas y meses de bajo caudal. Aprovechar, retener, embalsar estos puntos extremos nos garantizaría regular el caudal a lo largo del año y trasvasar necesidades excedentarias: 11.000 hm3 de agua que se suelta al mar cada año sin darle uso alguno. El PHN sólo hubiera utilizado 1050 hm3 de esos excedentes, de los que 200 hm3 eran para Cataluña. Más de lo que se necesita ahora para paliar la crisis de sequía.

Es preciso arrebatar temas tan vitales y manipulables como los del agua a la tentación partidista. No hay una única opción ni una opción óptima. Se debería apostar por posturas eclécticas y sincréticas porque no hay soluciones absolutas, sino soluciones más o menos interesantes en función de variables que van desde cuestiones ecológicas a intereses económicos. Pero cuando metemos la nación o los derechos del territorio por medio, nos topamos con problemas artificiales y enfrentamientos peligrosos.

Lo estamos viendo ahora mismo en el mismo corazón de Cataluña, con el enfrentamiento entre la Cataluña interior y rural contra la Cataluña metropolitana y turística. El mismo enfrentamiento que se dio a propósito del PHN. Comunidades enfrentadas por la propiedad del agua. Debería haber un Plan Hidrológico Nacional que comunicara cuencas y distribuyera aguas, que implantara desaladoras y explotara acuíferos, que saneara la red de distribución, que recuperara aguas residuales y previera nuevos métodos de aprovechamiento, distribución y generación de aguas. Y sobre todo, que los intereses de todos fueran respetados, pero ninguno pudiera vetar el agua a nadie porque el agua no es suya sino de todos, y debe ser el Estado quien distribuya ese agua en función de las necesidades del territorio y de las personas para salvaguardar la sostenibilidad ecológica y las necesidades agrarias, industriales, turísticas y vitales.

Es en estos casos donde el Estado se nota imprescindible.
antoniorobles1789@hotmail.com

La otra cara de España
IGNACIO SOTELO El País 4 Abril 2008

Algunas noticias de este último tiempo habrán sorprendido a más de uno. Tal vez la más grave provenga del Informe Pisa, que constata grandes deficiencias en asignaturas básicas, como lengua, matemáticas y ciencias. Ahora que en Europa, además de la propia, se exige el dominio de una segunda, y en algunos países incluso una tercera, comprobamos que entre nosotros deja mucho que desear hasta la comprensión de un texto escrito en la propia lengua.

A este respecto la noticia no es que en el País Vasco el 86% de los alumnos hayan hecho la prueba en castellano, la lengua propia de la mayoría de los escolares, sino que la enseñanza se imparta en euskera, una lengua aprendida en la escuela. No hará falta añadir que lo chocante, y si se quiere indignante, no es la obligación de aprender una lengua que, a fin de cuentas, impone los valores o los prejuicios -según el punto de vista que se adopte- del nacionalismo, sino que como ocurría en las antiguas colonias de África se impida la enseñanza en la lengua materna. Pese a los altísimos costos humanos y financieros para conseguir que la población cambie de lengua, tengo por seguro que la mayor parte seguirá comunicándose en castellano. Si un día se alcanzase la independencia, algo que parece poco probable, el castellano quedaría fortalecido, por paradójico que parezca, de la misma manera que en Irlanda el gaélico no ha desplazado al inglés.

Que el último Informe Pisa no haya provocado una conmoción social, constituye de por sí un buen diagnóstico de la situación. No faltan, sin embargo, los que no ven motivo para el pesimismo. Partimos en 1900 de una tasa de analfabetismo del 63,8%, reducida al 2,4% en 2001. En los últimos 30 años la escolaridad ha llegado a toda la población menor de 16 años, y la enseñanza secundaria ha pasado del 2% a comienzos del XX, al 40% al finalizar el siglo. Lo primero es que la educación escolar llegue a todos, después vendrá el que además sea de calidad.

No habrá que insistir en que en un mundo globalizado es aún mayor, si cabe, la importancia de la productividad, que en buena parte depende de los niveles educativos. Aunque nadie ponga en duda esta relación, la educación se ha revelado un problema ante el que no hemos sabido ni siquiera plantearlo correctamente. Poco se arregla cambiando la legislación -ya hemos acumulado bastantes leyes entre sí contradictorias- ni basta, aunque el déficit sea manifiesto, con aumentar las inversiones, si al final no se produce una movilización de amplios sectores sociales, conscientes de lo que nos jugamos en el envite. Se precisaría una reacción social como la que puso en marcha la Institución Libre de Enseñanza, sin duda el aporte pedagógico más valioso.

Conocemos nuestras deficiencias -insignificante el número de patentes en relación con el PIB ("que inventen ellos"); baja cuota de las empresas en "investigación y desarrollo" (47,1% frente al 65% en las economías más avanzadas)-, pero al final nos tranquilizamos con el argumento, de por sí bastante sólido, de que en ciencia y tecnología nunca podremoscompetir con los países pilotos, y que más vale arrinconar el debate sobre la mera ilusión de que vayamos aproximándonos a los de primera división. Hemos terminado por aceptar -nos dicen que con realismo- que nuestro destino sea continuar como hasta ahora -tampoco nos ha ido tan mal-, con una economía de servicios, en la que en algunos ramos, como el turismo y la industria hotelera, nos hemos colocado a la cabeza, con la ventaja añadida de que emplean mano de obra abundante y poco cualificada. Al fin y al cabo, para camareros y dependientes basta y sobra el nivel de conocimientos que imparten los colegios.

En este contexto se inscribe la noticia de la construcción en los Monegros de un gran complejo de ocio, con 32 casinos, 70 hoteles, 232 restaurantes y 500 comercios, con una inversión de 17.000 millones de euros. La noticia desplaza el discurso medioambiental a la inanidad que lo caracteriza. Al parecer, el agua del Ebro no puede emplearse de manera más productiva que en hoteles y campos de golf y, si se repudió el trasvase, era únicamente porque la llevaba a la costa levantina para el mismo uso, pero ahora tendría sentido, cuando los puestos de trabajo quedan en Aragón. En todo caso, proyectos de este tenor en principio no debieran impedir que nos afanemos por lograr una élite científica que nos lleve a producir alta tecnología. Pese a que un tercio de la población trabaja en servicios elementales con salarios muy bajos, Estados Unidos está a la cabeza en ciencia y tecnología de punta, gracias a la industria de guerra, un modelo que en España no podemos ni queremos imitar.

En la sombra queda el que la industria del ocio conecta con un tema del que se habla más fuera, como es la expansión de las mafias, italianas o de la Europa oriental, cada vez mejor asentadas y con mayor número de colaboradores nacionales. La internacionalización de nuestra economía, con los frutos que están a la vista, ha facilitado también el que las mafias se extiendan. Su fuerza tiene que ser grande, cuando, como hemos leído hace poco, ha infectado hasta los mandos medios de la policía.

Una profesora de la Universidad de Leeds, Jennifer Sands, se ha ocupado de los factores políticos y sociales que estarían facilitando la implantación y desarrollo de las mafias en España. Afirma que en ningún otro país de nuestro nivel de desarrollo resulta tan fácil el blanqueo de dinero. La investigadora británica ha insistido en la corrupción que reina sobre todo en urbanismo, junto con la falta de voluntad política de limitarlo, así como en los graves fallos, tanto en la legislación como en la Administración de justicia. Los resultados electorales de Murcia y Alicante han puesto de manifiesto que la corrupción no quita votos, al contrario, como ya en su día hizo patente el señor Gil, que en paz descanse. El dinero mafioso, vinculado al narcotráfico, sin duda ha sido un factor no despreciable del crecimiento económico del que tanto nos regocijamos, pero es un tema tabú del que gobernantes y sociedad en general están de acuerdo en no mencionar.

No sé si esta otra cara de España terminará por prevalecer, pero podría ocurrir lo peor si no nos hacemos cargo de su existencia de la única manera adecuada, combatiéndola ahora que todavía estamos a tiempo.

Ignacio Sotelo es catedrático excedente de Sociología.

«Madame Butterfly» y la normalización lingüística
Roberto Blanco Valdés La Voz 4 Abril 2008

Si uno se pasea por cualquiera de las grandes ciudades de Occidente podrá observar un fenómeno normal: que los rótulos comerciales son en todas un batiburrillo de lenguas, formas y colores. En todas salvo en una, por supuesto -en Barcelona- donde lo «normal» ¡se ha «normalizado»!, para lugar a un resultado que parecería pintoresco si no constituyera un atentado a la libertad individual: y es que en la antes cosmopolita Barcelona, como en toda Cataluña, solo se puede ya rotular en catalán.

Así, si uno es, por ejemplo, amante de la ópera, vecino de Nagasaki o forofo del Japón y desea, por ello, llamar «Madame Butterfly» a un negocio, pongamos, de kimonos, discos o productos orientales, en Cataluña debería rotularlo «Senyora Papallona». ¡Inenarrable!

Como era de esperar, ahora nos ha tocado el turno normalizador a los gallegos. Pero como los nacionalistas de aquí van siempre un paso por detrás de sus compañeros catalanes, la propuesta de rotulación del BNG se concreta, no en obligar a nuestros comerciantes, sino en comprar su libertad -mediante subvenciones selectivas y discriminatorias- con dinero que sale del bolsillo de todos los contribuyentes: los que rotulen en gallego recibirán pasta de los presupuestos autonómicos, y los que no, sufrirán el público desprecio del poder.

El diputado Lobeira, convertido por méritos propios en el Superagente 86 de la normalización, proclama, sin embargo, que no debemos preocuparnos, porque la medida que ahora se prepara «non se trata de unha imposición, senón de respecto aos dereitos dos cidadáns». ¡Es increíble! Tanto que, aunque cabría pensar que el señor Lobeira desconoce qué es la libertad -la «facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar», dice el Diccionario-, lo que sucede en realidad es otra cosa: que el BNG impulsa desde hace años una política destinada a erradicar el castellano de Galicia. Ese, y no otro, es el objetivo de la, eufemísticamente llamada, normalización lingüística.

Que el BNG tenga esa pretensión es coherente. Que la asuma, sin más, el Gobierno bipartito, ha de resultar desalentador para miles de votantes socialistas. Pero lo peor de todo es que la acepte, resignada, una sociedad que no la comparte de forma muy mayoritaria: «Nada es más sorprendente para aquellos que se ocupan de los asuntos humanos con mirada filosófica, que ver la facilidad con la que las mayorías son gobernadas por las minorías; y observar la implícita sumisión con la que los hombres renuncian a sus propios sentimientos y pasiones a cambio de los de sus gobernantes». Así lo denunciaba el filósofo David Hume en 1758, y así continúa siendo, por desgracia, doscientos cincuenta años después.

Batalla política
La responsabilidad de la prensa
Agapito Maestre Libertad Digital 4 Abril 2008

Porque la batalla política del PP en los próximos meses se dará, sobre todo, en los medios de comunicación, exijamos que ésta se lleve a cabo en las mejores condiciones intelectuales para no confundir a sus observadores, millones de ciudadanos que votan a esta formación, con demagogias baratas e intereses espurios al margen de lo que debería ser la primera preocupación: la clarificación de la causa básica, sí, la razón fundamental que mueve al principal partido de la oposición. Precisamente, porque sin la participación decisiva del PP en el proceso político la democracia es una mentira, tenemos que atisbar cuanto antes cuál es el principal argumento de su estrategia política en esta legislatura. ¿Será el PP una comparsa, una figura decorativa, de las decisiones que tomen conjuntamente los socialistas y los nacionalistas o, por el contrario, contribuirá a la creación de un fuerte Estado nacional?

Sospecho lo peor, pero, por desgracia, ese asunto clave tardará en resolverse, sencillamente porque Rajoy tiene poco de aquella facultad que elevó a paradigma la vida política de hombres como Temístocles, César y Mirabeau, a saber, el don de hallar la claridad en la oscuridad, y lo sustancial frente a lo accesorio, en una época de confusión y caos. Eso no significa que yo tenga demasiado aprecio por los políticos del PP que lloran por todas partes los daños que les "causa" Rajoy. Tampoco tengo en demasiada estima a los periodistas que no sólo se hacen eco de esa estéril excitación, compuesta de quejas cobardes y reproches inmorales, sino que la difunden en sus columnas como si se tratará de propuestas hechas por políticos con genuinas convicciones.

Desconfío profundadamente de quienes, en medio del desorden que lleva aparejado la derrota, gritan: "Rajoy ha enloquecido o es un hombre abyecto, pero yo no; las consecuencias de la derrota no me corresponden a mí, sino a quien yo sirvo." No es de recibo esta posición; es injusta, independientemente de que quien la mantenga sea un político del PP o un periodista político que inevitablemente, sobre todo si es un buen profesional, hace política. Cuestiono, pues, la solidez interna de estos pobres argumentos de la llamada "moral de principios", porque la mayoría de ellos están construidos con materiales altamente contaminantes para alentar más resentimientos y traiciones.

Fuera de esos políticos de falsas y tardías "convicciones éticas", nunca dispuestos a dar el paso de enfrentarse a Rajoy, hallaremos figuras políticas que harán críticas honradas al proceder de Rajoy, pero no pasarán de ahí. Les gustaría entrar en la batalla que se avecina, pero son conscientes de que fueron incapacitados severamente por el líder para tal menester; por lo tanto, en el mejor de los casos, se limitarán, y sólo cuando sean interrogados, a llevar a cabo una crítica circunstanciada, sensata y serena a los nombramientos de Rajoy, pero siempre atemperada y abierta a la colaboración con los nuevos dirigentes. Por aquí nadie tenga expectativas de un debate político de altura. Mayor Oreja, Vidal Quadras, Rato, etcétera, no se lanzarán a competir con Rajoy. Esperaran todo lo que haga falta. Harán lo mismo, sí, que los actuales dirigentes nombrados por Rajoy: escucharán la radio desde muy temprano y leerán detenidamente todos los días la prensa. El resto del tiempo estará dedicado a la "observación participante", es decir, a la conspiración y aguantar hasta la llegada del congreso de junio. Todo será política con minúscula.

La verdadera política, sin duda alguna, se dará en los medios de comunicación. Es el momento de la política en los medios de comunicación, sencillamente porque Rajoy, y eso es lo único cierto, ha eliminado, políticamente hablando, a todos los que le hacían sombra. Esto no es nuevo. Perdón por la cita, pero vengo insistiendo en este asunto mucho antes de las elecciones. En este particular Rajoy no se diferencia mucho de Rodríguez Zapatero. Es la otra cara. Preparémonos, pues, para la batalla política de los medios de comunicación. Promete ser excitante y, sobre todo, será estimulante para desarrollar argumentos a favor de la vida democrática. Las prioridades de esa agenda intelectual y políticas son sencillas de fijar. Creo que personas, modos y fines son los objetivos principales del debate.

Las dos velas del PNV: Egibar y Erkoreka
Pedro de Hoyos Periodista Digital 4 Abril 2008

A veces nuestros políticos son de una ingenuidad tan infantil que es difícil de creer. La postura del PNV en la política española ha sido permanentemente la misma: la política de las dos velas, la política de estar en el campanario y en la procesión del santo, en las instituciones y en el monte. Hay que reconocer que lo saben hacer muy bien, no en vano llevan treinta años montados en el poder. Indudablemente les da resultados positivos, no había pues ninguna razón para suponer que en el inicio de esta nueva legislatura iban a cambiar sus actitudes.

Es difícil entonces comprender cómo el PSOE en un gesto de aparente nobleza le cede gratis et amore puestos de importancia en el Congreso y le facilita componer un grupo parlamentario propio en el Senado a cambio de que… ¿A cambio de qué? ¿Qué ha obtenido el PSOE, las Instituciones o el Estado? Cero Zapatero.

Porque mientras el PNV encendía la vela de las instituciones, mientras Erkoreka acudía sonriente a hablar con el Rey, mientras el PSOE acogía con los brazos ¿demasiado? abiertos a sus parlamentarios el ¿mismo? PNV encendía su vela filoterrorista apuntalando a los que apoyan y se benefician directamente del terrorismo. La pregunta ante todo esto es… ¿es el PNV un solo partido? ¿EL PNV de un Eguibar frecuentemente batasunizado es el mismo PNV de Erkoreka que mantiene a entrevista más larga con el Rey de la okupa España?

Sin embargo el PSOE ha facilitado esta doble postura nacionalista, tan común, tan frecuente y tan recurrente que ya no es noticia. ¿Sabiendo lo que iba a pasar en Mondragón cómo es que no se le pusieron determinadas condiciones democráticas a los parlamentarios peneuvistas? La ingenuidad de los dirigentes socialistas, su excesiva bondad, llega a ser difícilmente creíble. La falta de garantías democráticas del PNV es ya sobradamente conocida por repetida, siempre ha jugado con dos barajas e increíblemente se le ha permitido sin una sola protesta, sin que nadie le exigiera no hacer trampa.

A posteriori en el PSOE parecen haber tomado nota, más vale tarde que nunca, pero el mal ya está hecho. Sin embargo tenemos ante nosotros la posibilidad de comprobar las sinceras reacciones del PNV, saber si se va a imponer el PNV batasuno de Eguibar o el PNV institucional: ANV no condenó ayer el comunicado amenazante de ETA. ¿Qué vela va a encender la dirección nacionalista? ¿La vela que señala el camino de “todos los vascos unidos contra los okupas españoles” o “todos los demócratas contra la bandera negra, tibias cruzadas y calavera en primer plano, de ETA”? Hay 17 alcaldías en minoría de ANV ¿cuántas va a perder?

Por cierto, he intentado explicar a un amigo finlandés cómo es eso de que hace un añito se permitiera participar a ANV en unas elecciones locales y ahora los mismos políticos los consideren indignos de ostentar las alcaldías correspondientes.

Me ha resultado imposible.

Exilio interior
Daniel Martín Estrella Digital 4 Abril 2008

Proclama el sabio Coucheau que éste es el momento ideal para emigrar de España. “Si yo pudiera...”, dice con pesar el viejo maestro liberal. La verdad es que entristece, duele la situación de España. Cada vez que José Luis Rodríguez Zapatero sale al extranjero, resulta trágico ver cómo hace el ridículo mientras nadie, ni siquiera algún bedel o aparcacoches, le trata con el más mínimo respeto. El presidente de nuestro Gobierno, confirmado por las urnas, es a Europa lo mismo que un huevo frito sin patatas. Su ausencia es más notable en cuanto viaja acompañado de Miguel Ángel Moratinos, un ejemplo del “milagro español”.

Mientras, aquí los precios no paran de subir, el número de parados crece de forma paulatina mas constante, el mercado inmobiliario se va al carajo y la economía comienza a oler a fracaso, y las grandes noticias son el traslado del presunto asesino de la niña Mari Luz o la creación del grupo parlamentario de IU, ERC y BNG. ¿Ni siquiera nadie va a dar un grito de alarma por el nefasto estado del sistema judicial nacional? Vivimos una anarquía fáctica disfrazada de falsa representatividad parlamentaria, y las únicas fuerzas con auténtico poder son dos partidos y pico que luchan por el poder en busca del propio beneficio en lugar del bien común.

Sí, es el momento idóneo para emigrar. Como ya han hecho más de siete mil médicos españoles que trabajan en el extranjero para no tener que aguantar las miserias de nuestra sanidad, que exige el MIR al nacional y al extranjero le permite ejercer sin demostrar su especialización. Y, si no fuera por las ataduras familiares, sociales y patriotas, uno ya habría huido a las antípodas para perder de vista este caos de falsa democracia, corrupción constante y fofez ciudadana. Mafalda decía que al mundo “le dolía el Asia”. A mí, como a tantos otros, me duele España, y cada día tengo más ganas de darle un par de azotes a ver si reacciona. Pero como el Código Civil lo prohíbe...

Así, sólo queda el camino de la emigración interna, escaparse hacia dentro para intentar no oír ni ver nada. Pero como la curiosidad, una vez cultivada, jamás muere, no queda otra que leer diariamente los periódicos y después buscar el camino que nos permita, por lo menos, evadirnos: ya sea en una sala de cine, en las páginas de un libro o en la sonrisa abierta, sincera, ingenua e impoluta de un niño que tiene toda la vida por delante.

Niños, afortunadamente, aún se ven en esta España de tan escasa natalidad. El problema es que el cine y los libros parecen padecer la misma enfermedad de la que agoniza España: mediocridad perenne e imperante. Cada día se estrenan peores películas y, aunque cada año salen al mercado decenas de miles de títulos editoriales, apenas uno o dos se salvan muy de vez en cuando.

Por lo menos, en España se come mejor que nunca. El exilio de la buena mesa, aunque malo para el colesterol, es un camino hedonista y agradable, sobre todo si se tienen buenos compañeros de mesa. Y amigos, de momento, siempre habrá, aún en la peor de las Españas. Y hay librerías de antiguo, que en los clásicos uno siempre encuentra reposo, calidad y excelencia humanas. Además, si se lee a Mill, Rousseau, Maquiavelo o cualquier ruso del XIX, uno entiende un poquito mejor por qué el mundo es tan desastroso.

Y entre los clásicos, siempre podemos huir con Shakespeare, el genio que mejor describió y situó al ser humano. Hasta su Yago o su Edmundo, su Lady Macbeth, eran más humanos que los miles de millones que malpoblamos actualmente la Tierra. Ellos eran profundamente inmorales, y lo sabían. Hoy somos amorales, y nadie se da cuenta de ello.

Por fin, el mejor camino de exilio interior es el que se basa en el humor, en hacer chiste de cualquier dislate, la mirada crítica y sarcástica de todo eso que nos rodea y, a veces, consigue deprimirnos. Mientras aún podamos reírnos, podremos soportar que nuestro presidente sea un chiquilicuatre y nuestro representante en Eurovisión un ser superior a la gran mayoría de diputados. Mientras recordemos a Jardiel, Mihura o Don Quijote, habrá espacio para la vida feliz y risueña. Eso, la familia, los amigos y los clásicos de cualquier rama de las artes hacen de la vida algo grato. Lo demás, una mala farsa que no merece otra cosa que una mísera y compasiva pedorreta.

Entre premisas anda el juego
J. M. RUIZ SOROA El Correo 4 Abril 2008

Me sucede una cosa curiosa con las opiniones expuestas por Daniel Innerarity (EL CORREO 10, 11 y 28-3-2008) cuando responde a mi previo artículo: que estoy sustancialmente de acuerdo con sus ideas sobre las «reglas del juego» y, sin embargo, estoy en total desacuerdo con sus conclusiones, las que figuran en el último párrafo. Y que, claro está, son las que importan ¿Cuáles son? Que es preciso un nuevo acuerdo político entre el País Vasco y el Estado español y que éste debe necesariamente recoger la regla de bilateralidad en su interpretación y aplicación ¿Y a qué se debe esta ambivalencia en mi juicio? Sin duda, a la circunstancia de que entre su exposición normativa (premisa mayor) y su conclusión final ha introducido una premisa menor radicalmente inveraz: la de que el acuerdo vigente (el Estatuto) no es ya válido porque se ha incumplido, y lo ha incumplido precisamente el Estado al falsificar lo que debía ser un autogobierno político mediante una interpretación unilateral. Esta premisa fáctica, que no se argumenta siquiera sino que se da por probada meramente por ser enunciada, es la que conduce al razonamiento a su fracaso final.

Afirmar que el Estado español ha incumplido flagrantemente el pacto de autogobierno que se contiene en la Constitución y en el Estatuto de Gernika se ha convertido desde hace años en una auténtica salmodia del nacionalismo no violento. Según Innerarity, en España el autogobierno (político) ha quedado degradado en la práctica en una mera descentralización (administrativa). Lo malo es que, por mucho que se repita, esta afirmación no resiste la más somera confrontación con la realidad. Decir aquí y ahora que en Euskadi no existe un nivel de autogobierno político efectivo y operativo no es que sea incierto, es que resulta incluso inverosímil. Cualquiera de los índices que seleccionemos para medir el grado de autogobierno (el gubernamental, el institucional, el de gasto transferido, el de capacidad de financiación, el competencial, el control de la enseñanza o los servicios públicos, etcétera) nos coloca a la cabeza de la lista de federaciones que existen en el mundo. Naturalmente que existen fricciones con el Gobierno central, naturalmente que han surgido competencias nuevas derivadas de los cambios de circunstancias de los últimos veinticinco años que hay que regular (cuando se hizo el Estatuto no estábamos en Europa, no existía inmigración, no se pensaba siquiera en los nuevos pilares del Estado de bienestar como el asistencial a la tercera edad), naturalmente que hay flecos en disputa. Pero lo que no se puede, con un mínimo de seriedad, es decir que el autogobierno ha quedado falsificado o laminado por la acción del Estado. Copio una frase del profesor Ronald L. Watts, uno de los más serios y sistemáticos estudiosos mundiales del fenómeno federal: «España es una federación en todo menos en el nombre, con 17 comunidades autónomas que ostentan una habilitación constitucional para desempeñar un notable grado de autogobierno. España es ahora uno de los países más descentralizados de Europa» ('Comparing Federal Systems', Kingston, 1999).

La negación de la existencia de autogobierno en Euskadi (un punto en que, curiosamente, se está dando la razón retrospectiva a Batasuna, que lo denunció desde el principio) es un paso argumental necesario que el nacionalismo no violento precisa para poder justificar la reclamación de un acuerdo nuevo. Pero en el fondo no es sino una forma de evitar el amargo trance de reconocer que el problema del acuerdo es suyo, exclusivamente suyo, no del conjunto de los vascos. Porque acuerdo ya teníamos, ¿recuerdan? Si hemos llegado aquí es porque el nacionalismo no ha sido capaz de ejecutar un cierre razonable a esa su dinámica ideológica perversa, la que le lleva a impugnar como ilegítima cualquier situación que no sea la que él contempla como autorrealización final del pueblo vasco.

Ahora bien, incluso siendo falso el hecho en que pretende fundamentarse su reclamación, no deja de ser legítimo que el nacionalismo reclame una regla de juego tan obvia como la de que no puede haber pacto si no hay garantía de su control e interpretación imparcial. Porque los contratos cuyo cumplimiento está sometido al arbitrio de una sola de las partes no son verdaderos pactos, lo dice hasta el Código Civil. Ahora bien, de nuevo hay que examinar la premisa menor: ¿Es cierto que el pacto estatutario está sometido en España a la aplicación unilateral del Gobierno central?

La respuesta, en cualquier Estado federal como el nuestro, es negativa por definición. En una federación el autogobierno de las entidades federadas está constitucionalmente blindado y sustraído a la voluntad unilateral de cualquiera de los dos niveles de gobierno. Entre nosotros el blindaje llega a tanto que cualquier modificación, por mínima que sea, de un Estatuto requiere que sea el Parlamento autonómico quien la solicite y quien apruebe los nuevos términos, así como que la población los ratifique en referéndum. El Gobierno central no puede ni siquiera iniciar un proceso de cambio, no ya llevarlo a cabo. Y para garantizar ese blindaje en lo que se refiere a la interpretación y aplicación del texto existe siempre en las federaciones un órgano ajeno a ambos gobiernos que arbitra las diferencias entre ellos. Puede ser el poder judicial en general o bien un órgano constitucional creado 'ad hoc' como sucede con los tribunales constitucionales europeos y también en España. No puede por tanto afirmarse que en nuestro país las diferencias entre los gobiernos central y autonómico sean resueltas unilateralmente por el Estado central. Son resueltas, como todos sabemos, por un órgano constitucional independiente que se limita a aplicar el bloque de legalidad formado por la Constitución y el Estatuto.

Supongo que el nacionalista me dirá raudo: ¿Claro, pero el Tribunal Constitucional es también parte del Estado, con lo que es el Estado al final el que resuelve! Y le tendré que decir: Cierto, es así, pero si hablamos de Estados federales no hay otra solución. Porque todo Estado, por compuesto y federal que sea, es un único Estado. Si usted quiere otra regla, nos salimos fuera del sistema federal y del Estado mismo, y entramos en otra dimensión distinta, la de las llamadas 'confederaciones de Estados' o 'Estados asociados'. Que es por donde van hoy los tiros del nacionalismo vasco.

Con esa nueva regla que se exige pasa algo bastante obvio: que aceptarla es tanto como dar por determinado el resultado del juego. Porque lo que Daniel Innerarity plantea como nueva regla del juego, sin la cual no hay acuerdo posible según la parte nacionalista, es nada menos que aceptar de entrada el esquema confederal de bilateralidad perfecta entre poderes equivalentes. De forma que al Estado español se le plantea como condición previa de cualquier acuerdo el que previamente acepte renunciar a sus propias reglas constitucionales y reconozca la estructura confederal del acuerdo con los vascos. Se produce así un caso lógico de 'hacer supuesto de la cuestión': en la nueva regla de juego está ya contenido el resultado del juego mismo. Vamos, que no estamos tan lejos de Ibarretxe cuando exige un acuerdo, «pero desde el previo reconocimiento del derecho a decidir del pueblo vasco». La regla de juego contiene implícito el resultado buscado por una de las partes. Y así no vale.

Reconozco la legitimidad de cualquier impugnación (pacífica) de las vigentes reglas del juego territorial y de reclamar prudentemente (no mediante 'golpes de mano' tipo 'consulta') la discusión clara de la conveniencia de otras. Estoy de acuerdo en que las reglas hoy existentes no pueden utilizarse como valladar que impida discutir unas nuevas, ciertamente. Soy partidario de que se reconozca en la legalidad española la posibilidad de la secesión de partes del territorio o población. Pero creo que nunca puede exigirse que una discusión vaya precedida por la aceptación 'a priori' de una nueva regla que predetermina su resultado inexorablemente, como lo es la del arbitraje confederal o, lo que es lo mismo, que ambas partes son soberanas. Porque, aceptado eso como punto de partida ¿qué quedaría por discutir?

La España del 'Chikilicuatre'
Alfonso Pinilla García* El Confidencial 4 Abril 2008

Desconozco si aún sobrevive en la madrileña calle del Gato un viejo comercio cuya fachada estaba cubierta de espejos cóncavos. La imagen reflejada en ellos informaba –a la vez que deformaba– nuestro aspecto físico, retándonos con una pirueta visual cargada de ironía. Por eso Valle-Inclán, paseante insomne por el viejo Madrid, se inspiró en este comercio para definir así su particular concepto de “esperpento”: “Los héroes clásicos han ido a pasearse en el callejón del Gato (...). Los héroes clásicos, reflejados en los espejos cóncavos, dan el Esperpento. (...) Las imágenes más bellas, en un espejo cóncavo, son absurdas. (...) Mi estética actual es transformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas”.

Hoy, la televisión es un inmenso espejo cóncavo. La tele informa deformando, reduce ideas a gags y argumentos a eslóganes. Y así, el bosque de espejos cóncavos nos impide ver las cosas con la perspectiva necesaria para comprenderlas. Un perfecto laboratorio de la inmensa operación de márketing en que se ha convertido nuestro presente es cualquier campaña electoral. Recientemente hemos sufrido una: eterna, inmensa, inacabable, como un pertinaz dolor de muelas. Acorralado entre la paz y el contrato con el planeta, los cuatrocientos euros en los minutos de descuento y el “buenas noches y buena suerte”, Rajoy tuvo que sacarse de su atrofiada manga mediática una niña que sirvió a Iñaki, y a su coro 'sabiniano-anabelesco', para hacer chistes sin descanso.

No es el tiempo de exponer conceptos, sino el de funcionar con eslóganes, con zetas y otros acrónimos. Don Mariano nunca ganará un debate porque no tiene eso que ahora los analistas llaman “telegenia”. Cierto, Rajoy no es un genio de la tele porque, simple y llanamente, fue registrador de la propiedad por oposición y en su aprobado no hubo cámaras ni cronómetros, decorados ni filfas. No es el tiempo de pensar, sino de agradar, y a veces ambas actividades son antagónicas, porque cuando la crítica se desliza sobre el sopor emerge el disgusto lógico tras un despertar precipitado. He aquí la clave: queremos tranquilidad, siesta, fines de semana encantadores donde nadie nos complique la vida. Y cuando un señor poco amable, con barba y eses sordas nos recuerda que aquél señor amabilísimo, al que siempre vemos como el más sonriente del mundo, no es ni tan amable ni tan simpático, resulta que muchos se indignan al ritmo que le marcan los fulgurantes espejos cóncavos de TVE, la Cuatro, la Cinco y la Sexta.

No importa que el talante de cejas arqueadas concediera el papel de interlocutor político a una banda terrorista que, después, le acabó pasando la factura por su voluble juego; no importa que en el famoso debate televisivo comparara las cifras de muertos por el terrorismo como quien compara datos del IPC; no importa que nos mintiera antes y después de la T-4 (recuerden: “merecemos un gobierno que no nos mienta”); no importa que se llene la boca con el consenso mientras apoya el Pacto del Tinell para aislar a media España –eso que él llama “la derecha”– de la vida política; no importa que se castigue la libertad de rotular tu comercio en el idioma que te dé la gana; y no importa gritar “no a la guerra” mientras despliega tropas en el Líbano y Afganistán. Y, ¿saben por qué no importa? Porque sonríe.

Yo defiendo al Chikilicuatre porque es la España que nos queda, un digno representante de lo que somos, una acertada exportación esperpéntica más allá de nuestras fronteras. Valle-Inclán se confundía cuando dijo “España es una deformación grotesca de la civilización europea”, y no es que seamos una deformación de Europa, sino que Europa está deformándose a nuestro ritmo (o quién sabe si a la inversa). Repasen la lista de concursantes en Eurovisión y se convencerán de ello.

Pero lo peor de todo, lo más preocupante, es que el Chikilicuatre no es una erupción espontánea –ojalá, porque todo lo sublime es espontáneo– sino un producto salido de una hoja de cálculo. No surge de abajo, sino que ha sido planificado desde arriba, y ya se sabe que cuando las parodias son impuestas, corremos el riesgo de convertirnos en aquello que intentamos parodiar. El chiki-chiki, que empezó siendo una broma buenafuentíl, se ha acabado convirtiendo en una realidad que nos representará musical, social y culturalmente.

Pero no pasa nada, porque Rodolfo sonríe tanto como Zapatero, y si éste ha sido capaz de ganar unas nuevas generales a pesar de haber jugado con cosas tan serias como el terrorismo, la igualdad y la libertad individuales, aquél puede conquistar el festival de Eurovisión jugando con su infantil guitarra en ristre. Porque es la risotada juguetona, ridícula y febril, la que garantiza el aplauso. Vuelvo a Valle: “deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida de España”. Jugar y reír con el esperpento, quizá, sea lo único que nos quede.

*Alfonso Pinilla García es Profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Extremadura.

Hemiplejia nacional
ANDRÉS OLLERO TASSARA, CATEDRÁTICO DE FILOSOFÍA DEL DERECHO ABC 4 Abril 2008

LAS coyunturas electorales tienden a suscitar profundos análisis sobre las causas que generan el voto en uno u otro sentido. No me considero nada experto en tan delicados augurios previos o diagnósticos posteriores, pero alguna que otra observación acaba brindando el trajín cotidiano. Quizá dos anécdotas de corte académico puedan tener algún valor simbólico.

El joven, dinámico y recién incorporado capellán de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos tuvo a bien propiciar una conferencia del presidente del Foro de la Familia Benigno Blanco sobre una cuestión tan actual como la asignatura «Educación para la Ciudadanía». Cuando, como a otros colegas, me comentó sus planes no tardé en comentarle que no me parecían un monumento a la prudencia. La tesitura electoral no resultaba muy adecuada para propiciar un debate sereno, sino que más bien llevaría a sospechar alguna intención partidista. Esto obligaría, por otra parte, a que el invitado compartiera cartel con algún previsible defensor de opción diversa a la suya.

El decano, gallego él, dio un visto bueno a resultas. No tardó en ocurrir lo pronosticado. Uno de los catedráticos de la Facultad, de obvia ideología de izquierdas (para entendernos...), hizo distribuir una carta abierta en la que educada y firmemente rechazaba la oportunidad de la iniciativa y los argumentos esgrimidos para convocarla en la circular previa. El decano zanjó públicamente la cuestión a bote pronto, aplazando hasta después de las elecciones el evento y anunciando que obligadamente habría de tener formato de mesa redonda, incluyendo algún previsible discrepante. No dudé en ese momento en considerar oportuno el dictamen. Hasta aquí todo normal; al menos aparentemente...

Quiso el acaso que ese mismo día me llegara un correo electrónico, que me animó a la saludable tarea de reflexionar. Los colegas de la Universidad Carlos III tenían el detalle de participarme que habían concebido la inocente idea de, días después de lo previsto en mi Universidad y en plenas vísperas del arranque de la campaña electoral, presentar un libro de mi amigo Gregorio Peces-Barba y dos de sus más fieles colaboradores sobre... Lo han adivinado: «Educación para la ciudadanía y los Derechos humanos». Por lo que se ve, la fecha no había parecido inoportuna. A la vez se me informaba del cartel plural (en número: o sea, dos o más...) encargado de realzar la primicia editorial. Tuve que frotarme los ojos. Los tres eran personas a las que tengo afecto o admiro, o ambas cosas a la vez; pero en cuanto a pluralismo, no se había respetado ni la consabida cuota legitimadora: Elías Díaz, Gómez Llorente y Zapatero (Virgilio; José Luis estaría ocupado...). No tengo noticia de que se haya suscitado problema alguno entre los colegas de la vecina Universidad; el decano no habrá tenido que mediar y todos felices y contentos.

Se ha convertido ya en tópica, hasta el punto de generar cierta insensibilidad, la tenaz denuncia de Fernando Savater sobre los usos sociales dominantes en el País Vasco y su obvia repercusión sobre el comportamiento ciudadano. No se comenta, por el contrario, la presión persistente, animada por gremios de la comunicación y la farándula, destinada a convertir en políticamente incorrecta, y si acaso generosamente tolerada en dosis no letales, cualquier postura política que no se alinee con la izquierda. Si además emparienta directa o indirectamente con la jerarquía católica, ríanse ustedes de la Inquisición. El asunto quizá merezca una pensada. El peor Pacto del Tinell es el que puntualmente cumple, sin haberlo firmado, todo ciudadano hispano que se precie; con particular celo si no suscribimos posturas de izquierda, apelando en este caso con esmero al respeto a las formas.

No deja de ser curioso, para empezar, que el fallido organizador del primer acto fuera precisamente el capellán. La Universidad Rey Juan Carlos, según algunos de los insensibilizados ante la hemiplejia nacional, sería la Universidad del PP; sin otro motivo razonable para pensarlo que barruntar una lógica simetría con la Carlos III como Universidad del PSOE.

Como si, simplismos aparte, en nuestro país la armonía tuviera algo que ver con las bellas artes. Alguno pensará que el joven capellán va para obispo y ha comenzado a entrenarse. Me parece que no va por ahí la cosa. Ni los obispos han hablado de nada que no les competa (asunto diverso es que haya gustado al que manda...) ni al capellán puede serle indiferente el pastel del adoctrinamiento escolar obligatorio. El problema es que, dada la pasividad de los rigurosos y esmerados ciudadanos que nos mostramos poco proclives a la izquierda, basta con que cualquier representante del clero abra la boca o dé un paso para que, en el ensordecedor silencio, parezca que se pasa vociferando cuatro pueblos.

Lo que en ocasiones puede cobrar tintes de clericalismo (con las sotanas al frente de la manifestación), no es con frecuencia sino déficit de laicidad: porque quienes han de asumir la responsabilidad de los asuntos públicos dan más importancia a los privados, o porque han decidido privatizar sus convicciones, no vaya a ser que el de al lado se resfríe. Hablando de laicismo autoasumido podemos, sin embargo, quedarnos cortos. No se acaba inhibiendo sólo la manifestación pública de convicciones religiosas, sino de cualquier propuesta que no tenga el visto bueno de los oficiosos censores de turno. Media España acaba así condenándose a un paradójico exilio interior, impropio de cualquier sociedad democrática. Menos mal que un nutrido grupo de mujeres han decidido proclamar alto y claro que la permisividad que el aborto encuentra en nuestro país es una vergüenza, cuando estamos celebrando los sesenta años de la Declaración Universal de Derechos Humanos.
Mientras tanto, yo me sigo sintiendo afín a Sabina y Serrat, sin los que habría de abjurar de mi adolescencia, sin importarme que tengan a bien como seña de identidad insultarme. Como habría de negar que fui joven si olvidara las letras de Raimon, en su lengua materna, que aprendí por puro amor a España sin necesidad de que me las hicieran cantar en la escuela. Por eso he citado de vez en cuando en mis publicaciones algún pasaje de sus canciones, que no en vano ocupan un lugar en mi biblioteca. Recordar, con este cuadro, que una pieza esencial de todo proceso electoral es la «igualdad de armas» invita al desternille.

Uno de los misterios más fáciles de desentrañar es por qué en toda encuesta que se lea el grado de aprecio del líder de la izquierda es siempre superior que el de su rival, sea quien sea. Mientras que el encuestado de izquierda no puntuará nunca a éste con más de 2 sobre 10, los del otro lado calificarán al zocato de turno al menos con un 4, para no parecer maleducados.
El resultado es bien conocido. Aquí las elecciones no acostumbra a ganarlas nadie; más bien las pierde alguien en algún descuido. El problema es que la última vez que unos las perdieron fue después de robar y matar por lo bajini; para que las perdieran otros bastó que mataran a lo bestia unos terceros; al parecer, cargados de razón...

No pretendo sugerir que el resultado de las elecciones sea irrelevante; pero sería mucho más trascendente que algún día nos convirtamos en una sociedad normal, donde cada cual pueda y sepa expresar con libertad y sin ocultar su voto lo que piensa y donde acaben resultando más decisivas las trayectorias políticas ejercidas que las denominaciones de origen. Porque eso de que los únicos modelos tribales de nuestro país son los alimentados por las minorías nacionalistas no deja de ser una broma interesada.
ANDRÉS OLLERO TASSARA
Catedrático de Filosofía del Derecho

El pacto del agua
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 4 Abril 2008

«CATALUÑA también es España», clama el president de la Generalitat, reclamando el trasvase del Segre, léase Ebro. ¿Pero, señor Montilla, ha necesitado usted que Barcelona esté a punto de pasar sed para decir algo que veníamos diciendo millones de españoles, tachándosenos de anticatalanes? A mayor abundamiento, ¿por qué está usted, entonces, gobernando con quienes creen que Cataluña no es España?

Más que anunciada, la crisis del agua era obligada, dado el disparo del consumo, el agotamiento de las fuentes, la incapacidad de los políticos y la ceguera del público ante un asunto de vida o muerte, pues sin electricidad y sin televisión se puede vivir -la humanidad lo ha hecho durante miles de años-. pero sin agua, no. Sin embargo, durante las últimas décadas, los españoles hemos vivido y nos han gobernado como si el agua fuera inextinguible. Hoy, Cataluña se da cuenta de que tener resuelto el abastecimiento de agua es más importante que tener un nuevo estatuto. Sin embargo, ha venido invirtiendo sus mayores esfuerzos en éste. ¿Va a aprender la lección? ¿Vamos a aprenderla los españoles? Pues, triste es decirlo, seguimos prefiriendo lo secundario a lo principal, la ideología a la lógica, los demagogos a quienes dicen la verdad. Y así no vamos a ningún sitio. Mejor dicho, vamos a situaciones tan rocambolescas como la que se está dando en Cataluña, donde quienes hace sólo un año se coaligaban para que no se trasvasase agua del Ebro, piden ahora un trasvase a gritos. Claro que, esta vez, el trasvase es para ellos. Lo que bastaría para demostrar que los catalanes son tan españoles como el resto, ya que tales contradicciones son típicas de nuestro carácter.

Pero a los hechos, que son los que realmente cuentan. El problema del agua es de tal calibre que sólo un pacto sobre ella puede llevarnos, si no a su solución, a evitar una crisis que dejará enana la económica, aunque tiene que ver con ella, pues el agua es la fuente del bienestar y del progreso. El pacto requiere aceptar unas premisas básicas:

1.-Existe una España húmeda y una España seca, siendo la primera muy inferior a la segunda.

2.-El agua es un bien escaso y común de los españoles. La pretensión de las autonomías de apropiarse de los ríos es tan absurda como antisocial, por la sencilla razón de que la mayoría transcurren por varias de ellas. Nadie es dueño de los ríos, que nos pertenecen a todos.

3.-Lo lógico, lo normal, lo democrático es que el agua que sobra en la España húmeda se lleve a la seca. Para ello, tendrá que realizarse un plan tan amplio como el de autovías o trenes de alta velocidad.

4.-Ese plan sólo puede realizarlo el gobierno de la nación, no los autonómicos, pendientes sólo de sus intereses. Intereses que deben tenerse en cuenta en el plan general.

5.-Para ello, habrá que partir del hecho de que el agua, como bien escaso, es cara. No todo son desventajas, pues el alto precio fomentará su ahorro y aportará el dinero para su almacenamiento y distribución.

6.-El almacenamiento tendrá que hacerse en los valles del norte, donde llueve. La distribución, a través de un sistema de grandes tuberías, como las que ya cruzan la península llevando gas. Todos saldrán beneficiados, ya que el agua vendrá a ser el petróleo del norte, como el turismo lo es de Levante.

En resumen, ahorrar agua, almacenarla y repartirla. Justo lo contrario de lo que venimos haciendo. Una combinación de demagogia barata, progresismo rancio y nacionalismo de perra gorda ha hecho que no se construya un pantano desde tiempo inmemorial, se proponga la solución más antiecológica, las desaladoras, y se reclame la propiedad de los ríos. Lo único bueno del embrollo es el grito de Montilla «Cataluña es también España». Y España, añadimos, Cataluña. O nos salvamos todos, o nos morimos todos de sed. Pues ahora nos damos cuenta de que más importante que llegue el AVE, es que llegue el agua.

El régimen
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 4 Abril 2008

¿Qué quiere decir usted cuando habla de régimen, del «régimen de Zapatero»?
-Se lo explicaré con un hecho: la elección de José Bono como presidente del Congreso de los Diputados es una demostración típica de régimen.
-¿...?
-Al tiempo que Zapatero defiende un modelo confederal con la ayuda de los nacionalismos periféricos, pone al frente del Parlamento a un «españolista».

-Creo entenderle.
-Trata de cubrir todas las opciones: las que implican la negación de la Nación y las que la afirman.

-Unas y las contrarias.
-Con toda la cara del mundo.

-En realidad, es un desbordamiento de la idea de partido.
-Por supuesto. Como su propio nombre indica, el partido es la aceptación de una limitación, de una parte. Los políticos como José Luis Rodríguez Zapatero aspiran siempre a la totalidad, no soportan que se les quede fuera una parte de la realidad.

-Dicho de otra manera, es una forma de totalitarismo.
-En efecto: la ambición de la totalidad que tiene un político de estas características le lleva, necesariamente, a mantener concepciones y comportamientos totalitarios.

-Aunque no lo aparenta.
-Todo lo contario. Da a entender que es muy liberal porque asume posiciones contrapuestas. José Bono y Pasqual Maragall han representado concepciones que se daban de tortas.

-Pero cada uno de ellos traía sus propios votos. Pasqual Maragall y José Montilla competían con Convergencia i Unió y Esquerra Republicana de Cataluña, mientras que con José Bono los socialistas han tratado de justificar el electorado más cercano al Partido Popular.

-Todo cabe en la misma casa.
-En el partido/régimen.

-En Cataluña, José Montilla da unas respuestas y, en el País Vasco, Patxi López da otras. Es el reino del relativismo. La reina de ocho brazos. Un partido para taifas. Un partido-régimen. Un régimen.

ESTUDIO "LOS CATÁLOGOS DE GRANDES SUPERFICIES EN CATALUÑA"
Una plataforma cercana a ERC critica a Fnac, Ikea o Alcampo por repartir sus catálogos en castellano
La Plataforma per la Llengua, cercana a ERC, ya había considerado enemigo de Cataluña a Coca-cola o Danone por no incluir el castellano entre los idiomas a los que traduce las informaciones en sus yogures o latas. Esta vez le ha tocado el turno a ocho grandes superficies comerciales en Cataluña, entre ellas Fnac, Alcampo o Ikea por repartir catálogos con la información de sus productos en español. Una denuncia hecha tras la presentación del estudio "Los catálogos de grandes superficies en Cataluña".
Agencias Libertad Digital 4 Abril 2008

En su insistente afán por, según dice, defender el catalán, la Plataforma per la Llengua ha atacado esta vez a ocho grandes superficies comerciales en Cataluña. Esta plataforma ha denunciado que estas empresas incumplen la Ley de Política Lingüística de la Generalidad por imprimir los catálogos de sus productos sólo en castellano. Así lo ha denunciado, durante la presentación de su estudio 'El catalán en los catálogos de los grandes establecimientos comerciales y supermercados en Cataluña, durante 2007.

Según el estudio, el uso del catalán en los catálogos de las grandes superficies es "mayoritario", con presencia en el 77 por ciento de las páginas del total de folletos observados.

El estudio concluye que las empresas que incumplen la ley en los catálogos son FNAC, Leroy Merlin, Bauhaus, AKI, Conforama, Hipopótamo, LIDL y el Grupo Auchan (supermercados Sabeco y Alcampo). Las cuatro empresas que cumplen la ley de forma parcial son Eroski, El Corte Inglés, Ikea y Decathlon.

Además, recomienda a estas empresas no sólo adaptar sus catálogos y la rotulación de los envases de sus productos al catalán sino ofrecer la información de su página web también en Catalán.

El estudio también analiza la presencia del catalán y el cumplimiento de la ley en elementos de comunicación de las empresas con los clientes como los rótulos de los establecimientos, los rótulos de los productos, las páginas web y el etiquetaje de los productos propios. La Plataforma per la Llengua señala que el catalán "ha aumentado su presencia en todos estos aspectos".

En declaraciones a Europa Press, un representante de la Comisión Empresas de la Plataforma per la Llengua, Bernat Gasull, señaló, no obstante, que "alrededor de 4.000 ciudadanos denunciaron la no rotulación en catalán" entre marzo de 2007 y 2008. En referencia a la queja del presidente del PP, Mariano Rajoy, sobre la persecución del castellano en Cataluña, Gasull dijo que mientras el castellano "tiene alrededor de 150 leyes que lo protegen, el catalán sólo tiene 3", por lo que dicha persecución "no existe".

Gasull dijo que el castellano "está protegido en Cataluña por el Estado español", y señaló que la Generalidad todavía "no ha desarrollado" muchas de las competencias que le atorga el Estatuto del Consumidor del año 1993, ni la Ley de Política Lingüística del 1998. Por este motivo, la plataforma "recomienda" a la administración catalana "hacer cumplir la legislación lingüística del Parlamento de Cataluña" vinculando su cumplimiento a la obtención de "permisos de obertura y ampliaciones de establecimientos".

La Plataforma per la Llengua fue la entidad designada por el Gobierno tripartito para controlar que las políticas lingüísticas pactadas por los partidos catalanistas y el PSOE con el voto en contra del PP. Fue un texto presentado por ERC y aceptado por PSC e ICV.

ANV IMPIDE UNA CONDENA A ETA EN MONDRAGÓN
Itziar Lamarain: "Que esos sinvergüenzas me llamen fascista me importa un bledo"
Los proetarras de ANV siguen sin condenar a ETA. En un tenso pleno en Mondragón, en el que radicales insultaron a la popular Itziar Lamarain, la ausencia del PSE y de un concejal del PNV permitió a la alcaldesa Galparsoro impedir una moción de censura sobre el último comunicado de los terroristas. "Que esos sinvergüenzas me llamen fascista me importa un bledo" ha asegurado Lamarain, en declaraciones a Libertad Digital. La policía autonómica le recomendó salir por la puerta trasera del consistorio, pero ella se negó.
Libertad Digital 4 Abril 2008

La única concejala del PP en Mondragón volvió a demostrar el jueves su valentía. En el pleno de su municipio, y sin presencia de los socialistas, se enfrentó a la alcaldesa proetarra de ANV así como a los radicales de dicha formación. "Que esos sinvergüenzas me llamen fascista me importa un bledo", ha resaltado, haciendo referencia a los insultos que recibió de las personas que acudieron al pleno.

"A mi no me duele que me insulten si estoy defendiendo mi ética y mis valores morales", ha insistido. Según ha explicado en declaraciones a Libertad Digital, "lo más duro" para ella fue enfrentarse contra la primer edil, la radical Inocencia Galparsoro. "Que no me venga con cuentos chinos", sentencia.

Pese a no salir adelante la moción de condena del último comunicado de ETA tras el asesinato de Isaías Carrasco, Itziar Lamarain destacó que, tras el pleno, un ciudadano "no votante del PP" fue a decirle "eres una valiente". Un hecho que le reconfortó ya que, en su opinión, Mondragón "tiene que reaccionar".

Otro hecho importante llegó también al finalizar la tensa sesión de pleno. Entonces, la policía autonómica vasca recomendó a la concejala popular que abandonara el Ayuntamiento por la puerta de atrás. La respuesta de Lamarain fue contundente: "saldré por la puerta principal, entre la gente".

ANV impide una condena de ETA a Mondragón
Bajo gritos de vivas a la formación proetarra de ANV, la única concejala del PP en Mondragón llevó a pleno una moción para condenar el último comunicado de ETA. Sin embargo, la ausencia de los cuatro ediles del PSE y de un concejal del PNV permitió que la alcaldesa de la localidad, la radical Inocencia Galparsoro, impidiera su aprobación, gracias a su voto de calidad.

La moción tuvo que ser votada en dos ocasiones al haber un empate con siete votos a favor de la moción del PNV, EA y EB, y otros siete en contra, todos ellos de la formación proetarra ANV, mientras el edil de Aralar se abstuvo en las dos votaciones.

El empate, que fue deshecho por el voto de calidad de la primer edil, fue consecuencia de la ausencia de los cuatro ediles del PSE-EE, de un edil del PNV y de otro de EB.

Radicales como público

Entre el público invitado al pleno se encontraban simpatizantes de la formación proetarra que, durante la votación, irrumpieron con gritos de "ANV adelante" además de "PNV traidor" y "PP fascista".

De hecho, durante todo el pleno se vivieron momentos de mucha tensión. Simpatizantes de ANV interrumpieron las intervenciones de los ediles con gritos en favor de la "democracia para Euskal Herria" y acusando al PP de "fascista".

POR DEFENDER LA LIBERACIÓN DEL GRAPO PONCE
El SUP llama a Bermejo "defensor de terroristas, moralmente despreciable"
El Sindicato Unificado de Policía (SUP) se ha despachado a gusto contra el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, por defender la sentencia del Supremo que absuelve al grapo Marcos Martín Ponce del asesinato de un policía nacional. En un comunicado el SUP dice que Bermejo actúa como "defensor de terroristas" y define al ministro como "representante de la izquierda judicial más sectaria, líder de los pijorojos, socialista de salón, bronquista tabernario...”
Agencias Libertad Digital 4 Abril 2008

El comunicado, firmado por el secretario general del sindicato policial, José Manuel Sánchez Fornet, se titula “El mejor ministro de Justicia... para los terroristas”. En él califican a Bermejo de “defensor de terroristas", por considerar que la sentencia del Tribunal Supremo que absuelve al grapo Marcos Martín Ponce del asesinato de un policía nacional "ha arreglado una parte muy importante del error" que para él supone que la Audiencia Nacional le condenase sin la asistencia al juicio del principal testigo.

Los policías recuerdan a Bermejo que Martín Ponce fue condenado por otras pruebas ajenas al testimonio del testigo, por lo que él lleva al "paroxismo la presunción de inocencia" del terrorista y avala la sentencia que ha absuelto "al terrorista que disparó por la espalda a un policía".

"Representante de la izquierda judicial más sectaria, líder de los pijorojos, socialista de salón, o sociolisto, bronquista tabernario y defensor de comportamientos como gastar el salario de diez años de un policía en parchear una vivienda para vivir con todas las comodidades y lujos de los ricos, a los que supuestamente desprecia, nunca un ministro de Justicia se ha pronunciado con tanto desprecio hacia la vida de un policía", añade el SUP, sindicato al que estaba afiliado el agente asesinado, Francisco Javier Sanz Morales.

Asimismo, la directiva del sindicato dice que, para disculpar a Bermejo, "ni siquiera vale el recurso retórico de preguntarse si sería capaz de decir eso mismo mirando a los ojos de los padres y hermanos de la víctima" porque, según el SUP, "sí, sería capaz, porque su soberbia e indecencia moral no le permiten entender un comportamiento humano y humilde, como debiera corresponder a un servidor público, a un ministro de España".

"Este ministro es políticamente indecente y moralmente despreciable. No es digno de su cargo. Defiende a un terrorista antes que a un policía. Es una vergüenza para las fuerzas de seguridad y para los ciudadanos. Por el bien de la Justicia en España debería rectificar sus palabras pidiendo perdón. Y después marcharse con la cabeza baja. Ministro de Justicia defensor de terroristas que asesinan a policías a los que el ministro insulta y desprecia", concluye la nota.

Partidos
El PP tilda de «recaudatorio» el plan del BNG de multar por rotular en castellano
E. Bouza La Razón 4 Abril 2008

LA CORUÑA- La propuesta del parlamentario nacionalista Bieito Lobeira de obligar a los comerciantes a rotular en gallego el exterior y el interior de los locales en Galicia no ha gustado ni a PP ni a PSOE. Y menos les ha gustado a estos dos partidos políticos que se utilice el gallego con finalidad recaudatoria o para vincular subvenciones de ningún tipo. Así lo aseguró el presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijoo, que insistió en que el idioma sirve «para convivir y no para multar», mientras instaba a que Emilio Pérez Touriño explicase si es cierto que la futura Ley del Comercio obligará a rotular los 50.000 comercios que existen en la comunidad autónoma en gallego. Insiste el líder de los populares en que el gallego debe ser promovido «pero no impuesto».

Precisamente, sobre este asunto también se posicionó el líder de los socialistas gallegos, quien quiso dejar bien claro que la propuesta presentada ayer por el nacionalista Bieito Lobeira no era más que la iniciativa de un parlamentario que será «estudiada en su momento», aunque quiso dejar bien claro que la lengua «nunca debe de ser un elemento de discriminación» y mucho menos que se utilice ésta para favorecer a unos ciudadanos sobre otros por cuestión del idioma, en relación a que se vincule el uso del gallego para la obtención de subvenciones públicas en el sector del comercio.

«Se debe garantizar siempre la igualdad de derechos en el acceso a las ayudas públicas», aseguró.
También habló de la iniciativa la presidenta de la asociación Galicia Bilingüe, quien lamentó que el BNG continúe todavía con su tendencia a poner en marcha iniciativas que discriminan a una parte de la población de la comunidad en pro de otra: la que utiliza el idioma gallego. Lago asegura que aunque Lobeira no lo haya dicho públicamente, el anteproyecto contiene ya multas para quien no aplique esta normativa, con «apercibimiento e incluso multas de hasta 3.000 euros, y eso solamente en el caso de las infracciones leves».

Partidos
La Generalitat «vende» la nación catalana en EEUU
El consejero de Cultura carga contra los que creen que España es «uniforme»
L. García La Razón 4 Abril 2008

barcelona- La Generalitat está decidida a vender Cataluña al mundo. Dos ejemplos de ello son la visita del consejero de Vicepresidencia, Josep Lluís Carod Rovira, a Berlín y la conferencia del conseller de cultura, Joan Manuel Tresserras en la Universidad de Standford (Estados Unidos). El titular de Cultura coincidió ayer en la conocida universidad californiana con el ex consejero Vasco del PNV y profesor, Joseba Arregi. El ex dirigente del PNV fue invitado tras las quejas que despertó la charla «sesgada» que el lendakari, Juan José Ibarretxe, había ofrecido el pasado mes de febrero.

Treserras dedicó su intervención a reclamar el «derecho a decidir» para Cataluña. En palabras del consejero de Cultura, hay que defender «el derecho democrático (de Cataluña) a decidir sobre sus asuntos, cuando la mayoría así lo manifieste». A lo largo de su conferencia -centrada en los retos de futuro de la cultura y la lengua catalana- también hizo referencias a la deriva que debe seguir el catalanismo.

«Contra nadie»
Según Tresserras, «los que dicen que el Estado español es un estado uniforme» y los que abogan «por un nacionalismo catalán esencialista», son las dos caras de la misma moneda «del fundamentalismo». El consejero remarcó, en repetidas ocasiones, que en Cataluña «no se está llevando a cabo un proyecto contra nadie» y añadió que «la lengua catalana no es una factor de confrontación» porque «supone una ventaja aprender una lengua nueva sin tener que renunciar a las que ya se conocen».

Tresserras no fue el único enviado de Cataluña al mundo. Carod inició ayer su viaje a Berlín, donde hoy inaugurará la primera delegación del gobierno de la Generalitat en el extranjero como gesto de «ambición nacional», según afirmó ayer el vicepresidente del ejecutivo catalán.

Por el momento, la Generalitat ha aprobado la creación de delegaciones catalanas en Berlín, Londres, que se inaugurarán el próximo mayo, y en París, que entrará en funcionamiento durante el mes de julio. De todas formas, se prevé poder aumentar el número de delegaciones de la Generalitat en los próximos meses.

En Berlín también se esperaba la asistencia del presidente de la Generalitat, José Montilla, que finalmente decidió cancelar su viaje a Alemania para quedarse en Cataluña y tratar de encontrar soluciones a la cada vez más delicada crisis de la sequía.

El consejero de la Vicepresidencia dedicará parte de su estancia en Alemania a visitar el Instituto Cervantes, con la intención de charlar con los profesores de catalán que trabajan en este centro del Gobierno en Berlín.

UPyD lo tiene muy claro
 Minuto Digital 4 Abril 2008

Rosa Díez, ya avanzó que sólo apoyará a José Luis Rodríguez Zapatero si su discurso coincide las prioridades que su partido se ha marcado para la nueva legislatura y que pasan, fundamentalmente, por la consecución de pactos de Estados en determinadas materias y por analizar una redistribución de las competencias transferidas a las comunidades autónomas.

Rosa Díez advirtió sobre trampa de considerar los acuerdos con los partidos nacionalistas como pactos de estado. Hay una “enorme diferencia” entre conseguir “consensos amplios” y sellar pactos de Estado, Díez reclamó también que en los próximos cuatro años se tramiten determinadas reformas institucionales y constitucionales para garantizar “la cohesión y defender la unidad de la nación española, no como un valor sentimental, sino como el instrumento que garantice la igualdad de todos los españoles”.

Así, abogó por abordar “sin ningún tipo de complejos”, igual que hizo Alemania, una revisión de los techos competenciales y debatir la conveniencia de cambiar la actual distribución competencial. En este punto, defendió, por ejemplo, que el Estado recupere las competencias sobre educación que actualmente están transferidas.

De esta forma UPyD se convierte en el único partido del arco parlamentario que ha hecho de esta cuestión su eje central de proyecto político, acertando en poner los focos sobre el que sin duda es el principal problema a que se enfrenta la sociedad española y que marcará el destino de nuestra patria.

Sin duda nos encontramos ante un formación en pañales que aún tiene que trazar sus líneas maestras de estrategia, programa e incluso ideología, que se empezarán a clarificar de cara a su primer congreso que la formación celebrará en octubre de 2009 una vez analizados los resultados de las pasadas elecciones, que han sido ‘un éxito’ y confirman su ‘pretensión de crecimiento’.

Si la formación consigue una clara definición transversal, que represente una tercera vía que haga por integrar a los españoles en aras de su interés común, por encima de izquierda y derechas, seguramente nos encontraremos con la aventura política más interesante desde la transición.

SUPRIME LA ENSEÑA NACIONAL
El Gobierno retira de las tarjetas de los senadores toda referencia a España
El Gobierno de Rodríguez Zapatero sigue suprimiendo las referencias nacionales de las principales instituciones del Estado. Si hace escasas semanas decidía retirar el tributo "Nacional" de sus organismos por "Estatales", ahora ha prescindido en las tarjetas de identificación del Senado de cualquier referencia a España. Según desvela La Razón, los nuevos carnés carecen de simbología nacional pese a que la acreditación antigua sí contenía la enseña, así como una referencia explícita a la Nación.
Libertad Digital 4 Abril 2008

La tarjeta que portan los senadores no contiene ningún elemento que identifique a su portador como miembro de una cámara española. Según informa este viernes La Razón, la acreditación del anterior periodo de sesiones incluía las palabras "Senado", "Senador" y "España", sobre la fotografía del portador en la que también estaba impresa la bandera.

Sin embargo, en la actual, el Gobierno ha decidido retirar toda referencia a la Nación. Concretamente, es una sencilla tarjeta de plástico que en su parte izquierda, y sobre un fondo blanco, se puede ver el escudo de la Cámara Alta.

Para algunos senadores consultados por el rotativo de Planeta, este hecho es "una ofensa para las instituciones" que, en la actual coyuntura, puede ser interpretado con un "trasfondo político más profundo". En esta línea, otros políticos apostillan que con esta nueva tarjeta no pueden acreditar en el extranjero que son senadores españoles.

En oposición, el Congreso de los Diputados ha optado por incluir ambos símbolos nacionales en el carné de sus miembros. En la parte inferior izquierda pueden apreciarse tanto la bandera como el escudo nacionales.

Ahora multas a los comerciantes gallegos, para construir la patria de Breogan
 Minuto Digital 4 Abril 2008

El portavoz en materia de Lengua del BNG en el Parlamento gallego, Bieito Lobeira, ha presentado hoy una iniciativa para que los 43.000 comercios existentes en Galicia rotulen sus letreros en gallego.

Esta iniciativa según dicen los separatistas quiere defender los derechos lingüísticos de los consumidores gallegos y dar la vuelta a una “situación perversa”, ya que, según dijo, en Galicia la lengua “propia y mayoritaria” es el gallego y sin embargo en el ámbito del comercio la mayoría de las relaciones se producen en castellano. Sin embargo esta afirmación es completamente falsa, ya que el 80 % de los ciudadanos gallegos residentes en zonas urbanas es castellanohablante, mientras que en las zonas rurales, donde además el BNG tiene menos apoyos, el número de gallegohablantes tan solo llega al 64 % de la población.

Según el BNG los poderes públicos deben inmiscuirse sobre el ámbito privado para defender los derechos lingüísticos de los consumidores (sic) y lamentó que todavía existan “prejuicios” hacia el gallego, ya que algunas personas aún identifican el castellano con “la modernidad, el dinero y la innovación”, a pesar de que hay “honrosas excepciones”. El BNG quiere meter en cintura especialmente a las grandes áreas comerciales, en las que, según ellos, se han producido hechos de “discriminación” lingüística hacia el gallego. Recordemos que Galicia Bilingüe denuncio la campaña coactiva que contra los empelados del Corte Ingles que no hablasen gallego instigaba la llamada Mesa por la Normalización Lingüística, en la orbita del BNG.

Ahora el BNG quiere imitar el sistema catalán, pero dado el importante rechazo social en galicia las multas es impondrán a, no al comercio que rotule en español, sino al comerciante que no rotule en gallego.

El BNG sostiene que hay una “imposición histórica” del castellano, por lo que ahora toca imponer el gallego, vía chantaje, proponiendo que sea una “criterio o mérito” la utilización del gallego para la concesión de ayudas públicas y que se realicen campañas de asesoramiento e información a los comerciantes y asociaciones del sector, o
a la fuerza si es necesario, multando a los comerciantes que no se sometan.

Recordemos que el apoyo popular al BNG se sitúa en torno al 15 % de la población gallega, sin embargo debido a la irresponsabilidad del PSOE, se está permitiendo que de nuevo se haga burla a la voluntad popular y a los principios democráticos, tolerándose que una minoría imponga sus criterios contrarios a la libertad, mayoritariamente rechazados por al sociedad gallega, a cambio de echar del poder al PP y permitir que Touriño sea el presidente de la Xunta.

MUESTRA LA REALIDAD DEL PAÍS VASCO
La película El Infierno Vasco, de Iñaki Arteta, sin fecha de estreno en los cines
 Libertad Digital 4 Abril 2008

La película documental El Infierno vasco ya está finalizada aunque no tiene fecha para su estreno en los cines. En declaraciones a Libertad Digital, su director Iñaki Arteta (en la imagen) ha explicado que está hablando "con un par de distribuidoras" pero que son muchas las dificultades para que vea la luz. No cuenta con ninguna subvención pública. El filme retrata la historia de treinta personas que, por ser no nacionalistas, tuvieron que abandonar el País Vasco para buscar "una vida mejor".

La Xunta cambiará el nombre al Juan Canalejo “en los plazos establecidos”
AGENCIAS > SANTIAGO La Razón 4 Abril 2008

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño aseguró ayer que la Xunta preve cambiar los nombres de los personajes partidarios del franquismo como el del hospital coruñés Juan Canalejo para cumplir
con la Ley de Memoria Histórica “en los plazos establecidos”.

Touriño al ser consultado sobre si la Xunta prevé cambiar el nombre del hospital coruñés Juan Canalejo y de centros escolares que homenajean a personajes representativos o partidarios de la dictadura franquista, a lo que replicó que el Ejecutivo gallego “trabaja en esa dirección” y que no cabe duda de que “habrá una paulatina incorporación, paso a paso, para dar cumplimiento” a la Ley de Memoria Histórica.

Dicha ley establece que los escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación personal o colectiva del levantamiento militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura deberán ser retiradas de los edificios y espacios públicos, aunque matiza que la retirada no será de aplicación cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas, o artístico-religiosas protegidas por la ley.

Las palabras del presidente gallego y líder del PSdeG anunciando que modificarán la denominación del Juan Canalejo “en los plazos establecidos en la ley” contrastan con lo afirmado por el portavoz del grupo socialista, Ismael Rego, quien advirtió de la dificultad en este caso porque el reconocimiento del que goza la entidad hospitalaria podría ponerse en peligro con un cambio de nombre.

Por otro lado, Touriño, descartó ayer hacer cambios en la normativa para el comercio gallego que puedan introducir cualquier tipo de “discriminación” lingüística entre el gallego y el castellano. Así, garantizó que la posición del Gobierno autonómico a este respecto “es la que hay en la actualidad y no está modificada”.

De esta manera, se refirió a la propuesta presentada el miércoles por el BNG en la que se exige a la Xunta la adopción de medidas que “garanticen” que la rotulación, la señalización interior y exterior, así como la información a los consumidores se realice en gallego en los 43.000 establecimientos comerciales ubicados en la comunidad.

Touriño señaló que se trata de una iniciativa parlamentaria que “tendrá que ser estudiada” en la Cámara y sobre la que cada uno de los grupos políticas aún tiene que “fijar su posición”. En todo caso ya dejó claro que “mi criterio es que la lengua nunca debe ser elemento de diferenciación y discriminación”.

Recordó que hay una regulación para la normalización lingüística y el criterio que se debe seguir es precisamente el de “cumplir la ley y no la discriminación en base a la lengua”. Por eso, dijo que espera que la decisión del Parlamento vaya “en esa misma dirección”.

Por su parte, el presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, instó ayer a Touriño, a que explique si la futura Ley do Comercio exigirá a los establecimientos de Galicia rotular en gallego, algo a lo que se opuso porque, en su opinión, el idioma sirve “para convivir, no para multar o recaudar”,afirmó. Así se refirió a la propuesta del BNG, quien el miércoles reclamó “garantizar, al menos en gallego, la rotulación, interior y exterior, y la información a los consumidores”.

Madrid cede un colegio para fometar el islamismo cuando debía ser para niños y pobres
 Periodista Digital 4 Abril 2008

La Comunidad de Madrid ha decidido ceder gratuitamente un inmueble destinado a la "enseñanza de niños con pocos recursos" y promover "la dignidad de la mujer española", que fue donado, a un instituto que se dedica al fomento del "mundo musulmán". El donante quería ayudar a niños y mujeres. Jamás habló del Islam. En las "escuelas Aguirre" en modo alguno se promueven estos fines, por lo que la cesión es nula de pleno derecho.

Así lo indica el Decreto de 4 de marzo de 2008, del delegado del Área de Gobierno de Hacienda y Administración Pública, publicado en el boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, Núm. 59, correspondiente al día lunes 10 de marzo de 2008, en su página 106 y que el Sindicato Manos Limpias denuncia.

El boletín refleja que se inicia “de conformidad con lo dispuesto en el artículo 145 de la Ley 33/2003, de 3 de noviembre, del Patrimonio de las Administraciones Públicas, la tramitación del expediente para la cesión gratuita de uso a favor de la Casa Árabe y su Instituto Internacional de Estudios Árabes, y del Mundo Musulmán, por plazo de treinta años, del inmueble propiedad municipal denominado “Escuelas Aguirre”, sito en la calle de Alcalá núm. 62, con vuelta a las calles O’donnell y Aguirre, inscrito en el Inventario del Ayuntamiento de Madrid con el número 214 de su archivo y en el Registro de la Propiedad número 2, finca registral número 32.001″.

Para ayudar a niños y mujeres
Las “Escuelas Aguirre” fueron donadas por vía testamentaria por D. Lucas Aguirre y Juárez, con destino a la escolarización y enseñanza de niños con pocos recursos y la “voluntad del donante, no puede ser objeto de incumplimiento”, señala Miguel Bernad, según informa La Nación.

Según las referencias históricas D. Lucas Aguirre y Juárez, liberal, nacido en Cuenca, pretendía fomentar el estudio de los niños con pocos recursos y la dignidad de la mujer española, lo que dejó expresamente plasmado en su testamento. Con la referida cesión, en modo alguno se promueven estos fines, por lo que es nula de pleno derecho.

Según el citado anuncio, firmado en Madrid, a 7 de marzo de 2008 por orden de la Directora General de Patrimonio, la jefa del Servicio Jurídico del Patrimonio, Lucrecia Adeva Pérez, la referida cesión, no se ha producido por plazo de fechas legales, y el expediente se encuentra en trámite de información pública, hasta transcurrir el plazo de los veinte días, desde su publicación.

Un ayuntamiento socialista de El Bierzo contrata al grupo proetarra Soziedad Alkoholika
Alejandra Morales Periodista Digital  4 Abril 2008

Llueve sobre mojado y se bebe alkohol. Apenas dos años después de su paso por la Sala de lo Penal, Soziedad Alkoholika sigue mofándose de los muertos. Persiste en su quema de banderas y dedica sus conciertos a presos etarras. Pero eso no importa. No al menos al socialista Jesús Celemín, responsable de fiestas en Bembibre, El Bierzo, que ha contratado al grupo en cuestión para tocar en fiestas patronales. La oposición del Partido Popular ha avisado que no va a parar hasta que se cancele.

“A quien no le guste que no vaya”, señala Celemín, que asegura que la asistencia del grupo vasco fue una iniciativa que partió de 700 firmas recogidas en centros de enseñanza secundaria y pubs, y posteriormente “fue aprobada por unanimidad” por el Patronato de Cultura y Fiestas en Bembibre, del cual forman parte dos miembros del PP.

Igualmente el socialista leones, también presidente del Patronato de Turismo del Consejo Comarcal del Bierzo, afirma que “no hay que sacar las cosas de quicio” pues muchos grupos musicales “son muy transgresores” y no por ello hay que “censurarlos”.El concierto, prosigue Celemín, “se hará”.

Amenaza de manifestación
La polémica crece y la reacción de la oposición no se ha hecho esperar. Nicolás Gomes, presidente de Nuevas Generaciones, define al grupo como “radical vasco” y añade que no hay que olvidar que Sociedad Alkoholika “fue denunciada como proetarra ya que desprecia a las victimas y las fuerzas de seguridad del estado con letras de canciones como “Explota zerdo” o “Síndrome del norte”.Además espera que “al menos se pueda llegar a un consenso y pesen tambien los 2600 votantes del PP”

Tanto Gomes como Luis González, viceportavoz del PP en el Ayuntamiento de Bembibre exigen a Celemín que suspenda el concierto ya que “no se puede permitir que se contrate a este grupo musical con el dinero de todos y cada uno de nuestros ciudadanos”. Añaden que tienen pleno derecho a “ser críticos y manifestarnos contra los que defienden con sus canciones a los asesinos”.

Entre las polémicas letras de los grupos citados cabe destacar:
Huele a esclavo de la ley, zipaio siervo del rey, lameculos del poder, carroñero coronel, ¡Explota, zerdo! dejarás de molestar, ¡Explota, zerdo! sucia rata morirás".
"Siempre que sales de tu casa, tú vas todo acojonao, mirando por todos los laos, ese bulto en el sobaco es poco disimulao. Al llegar hasta el cotxe dejas las llaves caer, no se ke haya un bulto raro, y ke te haga volar como a Carrero, como a Carrero, ay qué jodío es ser madero, en un lugar donde me consideran extranjero, porrompompero".

AVT protesta
Por su parte, La Asociación víctimas del Terrorismo (AVT) recuerda que el PP y el PSOE se comprometieron a finales de 2004, en el marco de una reunión del Pacto Antiterrorista, a poner todos los medios posibles para evitar que este tipo de grupos musicales actuaran en los ayuntamientos donde gobernaran.

Pero como dice Francisco José Alcaraz “El PSOE está incumpliendo los compromisos adquiridos” ya que el propio Álvaro Cuesta, secretario de Política Municipal y Libertades Públicas de PSOE, se comprometió por entonces a que en ningún ayuntamiento en el que gobernaran los socialistas fueran contratados con fondos públicos ni se facilitara actuar de forma alguna concretamente a Soziedad Alkohólika, además de Su Ta Gar.

Además, Alcaraz ha asegurado que aunque el mismo grupo niegue su apoyo a la banda terrorista, “cuando se está delante de un juez se puede decir una cosa muy distinta. En la realidad Sociedad Alkoholika no sólo denigra a los cuerpos de seguridad del Estado sino que dedica sus conciertos a etarras encarcelados”.
AVT ya presentó en 2004 una denuncia contra el grupo por supuesto enaltecimiento del terrorismo de ETA. El caso pasó por manos de Baltasar Garzón en la Audiencia Nacional y Fernando Grande-Marlaska en la Sala de lo Penal. Finalmente tras ser juzgados fueron absueltos.

Soziedad Alkohólika se defiende
El grupo vasco ha indicado, a través de su representante, que no “hay nada más que decir” pues el mismo juez “declaró que somos inocentes”. Además añade que esta polémica traducida a la censura es “esperpéntica”.

Hace tan sólo 6 meses la contratación de Soziedad Alkoholika por los socialistas Fernando Campo Crespo, alcalde en funciones de Miranda de Ebro hizo saltar esta denominada “alarma social”.

Debates en libertad: la persecución del castellano
Libertad Digital TV
 4 Abril 2008

http://www.youtube.com/watch?v=2G5cZgToshs

Javier Somalo con Juan Carlos Girauta (Escritor y periodista) , Cristina Losada (periodista), Iñaki Oyarzábal (Portavoz de educación del PP en el Parlamento Vasco), Jorge Campos Asensi (Presidente Círculo Balear) hablando sobre la persecución del castellano en el País Vasco, Cataluña, Galicia y Baleares.

Debate muy interesante, aunque habría que destacar que cuando hablan de bilingüismo, siempre es bilingüismo impuesto, lo que es absolutamente anticonstitucional, pues los bilingües no pueden pretender imponer a los demás que aprendan obligatoriamente lengua regional alguna. El portavoz del PP ha tratado de defenderse como un gato panza arriba, pero la postura del PP es indefendible, ni antes, con la aprobación de la terrible ley de normalización lingüísica, ni ahora, con la pretendida ley del castellano que pretende imponer el bilingüismo modulado, dando más énfasis a una u otra lengua según el lugar, pero al fín y al cabo bilingüismo obligatorio.

Recortes de Prensa   Página Inicial