AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 11 Abril 2008

Cosas de Rosa Díez
Lorenzo Contreras Estrella Digital 11 Abril 2008

Ha sido significativo que Rosa Díez, diputada única de UPyD, se haya estrenado parlamentariamente, durante el debate de investidura de Zapatero, con una denuncia de la situación discriminatoria que padece el castellano en los colegios públicos de Cataluña, en realidad el exponente más significativo de lo que espera al idioma oficial de España —y eso ya está en curso— en otras comunidades bilingües. La fundadora del partido Unión, Progreso y Democracia demostró así su alarmada prisa en señalar un problema capital de la actual democracia española. Un problema, entre otros muchos, que apenas asomó pálidamente durante los debates de la investidura zapateril, pero que gracias a la diputada pudo cobrar alguna relevancia, cuando ya la sesión inicial para la investidura del presidente agotaba su tiempo. La tesis de Rosa Díez sobre el efecto del problema como factor de ruptura de España tropezaba con el criterio relativista y pretendidamente tranquilizador exhibido por Zapatero, pregonero inesperado de su pasión hasta ahora inédita por España, y según el cual “nadie ve amenazada su identidad ni existe una forma única y obligatoria de ser y sentirse español”.

Eso que se lo expliquen —en los aspectos culturales y lingüísticos— a no pocas familias catalanas castellano-parlantes o emigradas a Cataluña. Ya Rosa Díez, en el debate, se ha apresurado a señalar que “la supresión práctica del bilingüismo en Cataluña impide la libre circulación de las familias”, con el añadido de la “exigencia abusiva del conocimiento de la lengua cooficial para concursar a puestos públicos”. Esta discriminación la conocen también, obviamente, muchos vascos y numerosos gallegos.

El problema es suficientemente conocido en la práctica totalidad de España. Otra cosa es que la opinión general haya sabido reaccionar debidamente, y menos aun que lo hayan hecho las autoridades llamadas españolas. El clásico encogimiento de hombros de la ciudadanía, precisamente cuando se cumplen doscientos años del mayor gesto de la españolidad que nuestro país desplegó en pro de las esencias patrióticas frente a los invasores napoleónicos, incluidos los catalanes en el gesto, puede que suene ahora a recuerdo patriotero. En cuanto al problema que hoy afecta a España, incluido un Zapatero colocado de perfil, todo es cuestión de esperar. Desgraciadamente.

El problema no es de ahora. Arrastra ya algunos años. Hay que remontarse a la llamada inmersión lingüística en las escuelas, que era sólo un primer paso para arrancar a los niños castellano-hablantes de sus más esenciales raíces. La nota infamante se acentuó con el Decreto de la Generalidad 75/92, de 9 de marzo, que no sólo establece el catalán, sin mayores matizaciones, como “lengua vehicular y de aprendizaje de la educación infantil, de la educación primaria y de la educación secundaria obligatoria”, sino que además, en su artículo 4.3, dice que a partir del segundo ciclo de educación primaria (8-9 años) “se introducirá la enseñanza de las lenguas extranjeras, que tendrá continuidad a lo largo de toda la educación obligatoria”.

¿Y del castellano, también denominado español, qué? Pues que, en su cualidad de “lengua no propia de Cataluña”, es una lengua extranjera o recibe trato como tal, con el correspondiente agravio para la propia población de Cataluña, que es bilingüe.

Esto, según Zapatero, como antes quedó indicado, significa que “nadie ve amenazada su identidad ni existe una forma única y obligatoria de ser y sentirse español”. O sea, que cada cual puede defender su identidad, previo pago de su importe en centros privados, porque lo que se dice “públicos” eso no es cosa que preocupe a pudientes. El nacionalismo catalán ha inventado el ciudadano español de importación sin idioma oficial propio. Eso sí, la “lengua materna” que te la den amamantándote. Y dice Rosa Díez que se va a desprender un trozo del mapa de España. ¡Qué exagerada!

En Baleares también
EDITORIAL Libertad Digital  11 Abril 2008

Uno de los más graves problemas del PP ha sido su incapacidad de mantener un mismo discurso en toda España. Así, las justas críticas que ha hecho contra la inmersión lingüística en Cataluña –"es una cuestión de libertad", recordó en su día Rajoy en TV3– han podido ser manipuladas y tratadas como un caso patológico de "anticatalanismo". La razón, evidente, es que en otras comunidades autónomas gobernadas por el PP se estaban llevando a cabo medidas igualmente liberticidas.

Ese desprecio por los principios que mueven a sus votantes posiblemente fuera una de las razones que acabaran llevando al PP a dar con sus huesos en la oposición en Galicia y, sobre todo, Baleares. Porque si rendirse a la cultura políticamente correcta, que es nacionalista y de izquierdas, difícilmente puede proporcionar grandes éxitos políticos cuando la derecha está en la oposición, es mortal de necesidad cuando se alcanza el Gobierno, porque los votantes no están sufriendo a la alternativa ni se ven impelidos a expulsarla, por lo que tienen más propensión a dar de lado a quien traiciona sus principios.

Matas cometió un error capital llevando en sus listas a una nacionalista que declaraba su admiración por Artur Mas. Pero mucho peor fue su empeño durante los años que gobernó de continuar con la implantación del pancatalanismo cultural y lingüístico en las islas. Como tantas veces hemos denunciado, parece que los gobiernos del PP no sirven para hacer avanzar las ideas liberal-conservadores, sino sólo para frenar ligeramente la implantación de medidas colectivistas, sean socialistas o nacionalistas. Así, ahora que en el Gobierno balear están los originales, y no las fotocopias, es natural que se produzcan hechos como los del colegio público de Santa Eugenia, en el que se prohíbe a los niños hablar en castellano en los recreos y se pone a los profesores a vigilar que dicha orden se cumpla.

Debería ser innecesario explicar hasta qué extremo totalitario llega semejante medida. Como dijera Vidal Quadras antes de que Aznar lo quitara del PP catalán, "un idioma no se impone, como no se impone el aire que se respira o los amigos que se eligen". La imposición legal de una lengua no es menos liberticida e impropia de una democracia que una teórica imposición legal de unas amistades determinadas, o de la vivienda donde han de pasar nuestros días. Y es más grave aún cuando esto se le hace a niños indefensos por parte de aquellos a los que sus padres han confiado su educación. Que esto sea necesario decirlo en la España del siglo XXI demuestra hasta qué punto es putrefacto el ambiente político que en nuestro país se vive.
El abandono del PP a esta defensa de la libertad llevó en su momento a la eclosión de diversas organizaciones ciudadanas en Cataluña para hacer ese papel, y ha llevado en los últimos años a la reproducción de este fenómeno en otras comunidades autónomas, como Galicia, País Vasco y, ahora, las Islas Baleares. Nos congratulamos de la decisión del Círculo Balear de llevar a los tribunales esta barbaridad, y más aún de que existan todavía políticos en el PP que, como el alcalde de Calviá, están dispuestos a dar la batalla de las ideas contra la hegemonía progre. Porque la esperanza de asociaciones como Galicia Bilingüe es dejar de ser necesarias un día, y sólo el apoyo de al menos uno de los dos grandes partidos puede lograrlo.

La responsabilidad del TC
Editorial ABC 11 Abril 2008

LA sentencia que avala la reforma de la presidencia del TC ha vuelto a demostrar la división interna de esta institución. La disparidad de criterios en un órgano jurisdiccional es legítima porque la aplicación de la ley no es un ejercicio matemático.

Pero en el TC se ha instalado una dualidad de bloques que, al margen de que no sea la intención de sus magistrados, ha sumido a este tribunal en un debate político contraproducente para el prestigio que le corresponde como órgano constitucional. La imagen de politización que transmite el TC no puede ser obviada por sus integrantes y a su presidenta le corresponde asumir la tarea de recomponer la situación, lo que exige tomar decisiones en varios frentes. Por lo pronto, hay sentencias que son inaplazables porque de ellas depende la seguridad jurídica de los derechos y libertades de miles de españoles. La ley del matrimonio homosexual o la de violencia contra la mujer están cuestionadas desde su primer día de aplicación. La dilación de sus procesos constitucionales está creando riesgos impropios de un Estado de Derecho, cuyo fundamento es la seguridad jurídica de sus ciudadanos.

La proliferación de votos particulares demuestra, por otro lado, que las deliberaciones previas a las sentencias fijan posiciones cada vez más irreconciliables, y aunque esos votos discrepantes no merman la autoridad de la decisión final -en la que se refleja la voluntad de la mayoría- sí alientan la percepción de que el TC está internamente dividido más allá de lo que justificaría el ejercicio de su función jurisdiccional.

En cuanto al Estatuto de Cataluña, la diversidad de recursos presentados contra esta ley y el hecho de que no hayan sido acumulados en un solo proceso, como habría sido recomendable desde un primer momento, son circunstancias que emplazan a los magistrados del TC a establecer pautas comunes en sus futuras resoluciones. Aunque sea improbable en la práctica, teóricamente es posible -porque la composición del tribunal en la impugnación presentada por el PP es distinta que para el resto de recursos- que se desestime un recurso de inconstitucionalidad contra un artículo del Estatuto y se acepte otro contra el mismo artículo, declarándolo inconstitucional. Por ello, y a la vista de esta posibilidad teórica, es imprescindible que todas las sentencias que dicte el TC sobre el Estatuto de Cataluña tengan la misma base doctrinal porque van a definir, en un momento crítico, el modelo territorial del Estado, los límites de las reformas estatutarias y hasta el concepto constitucional de nación. Nunca antes el TC ha tenido tanta responsabilidad en sus manos y debe dar una respuesta jurídica e institucional a la altura de las circunstancias.

La española Rosa Díez
POR M. MARTÍN FERRAND ABC 11 Abril 2008

JOSÉ Luis Rodríguez Zapatero, que siempre resulta atípico e inesperado a fuer de ser previsible y de raíl, le reconoció a Gaspar Llamazares, en atención al número de votos que respaldan a IU, como «tercera» fuerza política en el Congreso. Considerar la representatividad de un grupo político en razón de sus votos y no por el de sus escaños no deja de ser una jaimitada, pero tampoco es un despropósito en un Parlamento de representaciones inciertas y escasamente parlamentario. Si le aplicamos tan original teoría a Rosa Díez, lideresa de UPyD, habrá que reconocerla, con un respaldo de más de 300.000 votantes, como la quinta fuerza en presencia dentro del hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo. Ella solita, con más respaldo numérico que grupos de tanto postín y predicamento como el PNV, es una referencia a seguir y considerar en esta nueva legislatura.

A pesar de sus errores cuando fue consejera de Consumo, Comercio y Turismo del Gobierno Vasco, con José Antonio Ardanza de lehendakari, siento especial debilidad por los modos, el carácter y la decisión de esta nueva figura de la política nacional. Entonces se atrevió a perseguir judicialmente la libertad de expresión del maestro Antonio Mingote, estrafalaria procacidad; pero ahora, superado el sarampión tremendista y obediente, es, o puede llegar a ser, el Pepito Grillo -la conciencia cívica- que le hace falta al recalcitrante bipartidismo partitocrático que, con más del 90 por ciento de los diputados, tiende a secuestrar del debate político lo que de verdad interesa a los ciudadanos. Aquello que hoy nos aflige y es, además, el cimiento del futuro nacional.

Su procedencia socialista le permite a Rosa Díez decir lo que debieran decir, y en alta voz, el PSOE y el PP; pero que, uno atrapado en el oportunismo y el otro en los complejos típicos de la derecha, no llegan nunca a enunciar con la debida resolución. Cuando Díez dice, como hizo en la pasada sesión de investidura, que «España se rompe si se rompe la igualdad» está haciendo sonar una justificada alarma que nadie quiere oír. «La supresión práctica del bilingüismo en el sistema educativo catalán, imitado en Euskadi y Galicia -dijo también la jefa de UPyD- impide la libre circulación de las familias que se enfrentan a la escolarización de sus hijos en una lengua distinta a la castellana». El problema del idioma no es baladí. No se trata de un capricho «españolista». Es el síntoma de la enfermedad.

A Rajoy y a Zapatero les ha salido un grano llamado Rosa Díez. Al primero le roba el discurso y al segundo le pone en evidencia. Mientras ambos se llenan la boca con la palabra España -Zapatero hasta el atracón-, Díez predica conductas que, desde el buen sentido, enlazan con la tradición común a las derechas y las izquierdas nacionales. Eso, necesariamente, tiene que hincharse. Ya veremos quién lo paga.

Lucha antiterrorista
Menos lobos
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 11 Abril 2008

Se ve el PSOE forzado a volver a la única vía decente y eficaz de la lucha antiterrorista, que es un pacto de Estado preferentemente con el PP y en torno a los principios del PP ("Perded toda esperanza...") y, sin embargo, la sensación general es que Rajoy regresa a la racionalidad después de haber estado crispando el ambiente durante toda una legislatura a cuenta de unas víctimas manipuladas. Ustedes y yo sabemos que no es así. Pero si el público de los hegemónicos medios progres y nacionalistas puede acabar creyéndose esta versión falsa, injusta e indignante de los hechos es por una serie de razones, a saber:

Los efectos del invierno mediático, del que son últimos responsables los representantes políticos de la derecha, sometida por sus propias culpas y complejos a un tratamiento diario y masivo de ridiculización, desinformación, falsedades abiertas, cosificación, insulto, tergiversación, ocultación de méritos, magnificación de errores y periódico linchamiento. Como no parece posible que la derecha política se complazca con todo ello, la levedad de sus protestas y la delicadeza de sus quejas sólo se explica si los vapuleados creen hasta cierto punto justo el tratamiento. No por lo que se refiere a ellos, por supuesto, sino por lo que hace a sus bases y votantes.

Los jefes de la derecha no demuestran grandes convicciones, toda vez que permiten que el PSOE tome la iniciativa de la lucha legal e implacable contra ETA después de haber protagonizado varios intentos de vergonzosa rendición, negociación política, fotos de familia y reconocimiento de "razones" a los terroristas. Lejos de reprocharle al gobierno ese repugnante historial, el PP se cree obligado a hacer gestos "de acercamiento", como la renuncia al pacto escrito o la interiorización de la lánguida teoría del reestablecimiento del clima de colaboración entre el Gobierno y la oposición. Por decirlo rápido, si no demuestran convicción es porque no la tienen. Como no la tenía Rajoy cuando se sumaba a rastras, a veces sin aparecer siquiera (no fuera a molestar demasiado al adversario), a las concentraciones de las víctimas del terrorismo.

Han sido precisamente la AVT y toda esa sociedad civil que no traga con las ruedas de molino zapateras las que han mantenido el tono muscular de la oposición al zapaterismo. Los diez millones largos de votos del PP son, más allá de cualquier apropiación indebida, el resultado de la decisión colectiva de no consentir la ruptura de España tendiendo la mano a la ETA, cediendo políticamente al separatismo, discriminando el castellano y consintiendo la construcción de varias naciones alternativas que liquidan la igualdad de derechos de los españoles. Es decir, lo que ha explicado perfectamente en el Congreso... una señora de izquierdas: Rosa Díez. Mira tú por dónde.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Errores en cadena
Luis del Pino Libertad Digital 11 Abril 2008

El cambio de régimen sigue en marcha. El Tribunal Constitucional acaba de avalar la inconstitucional prórroga del mandato de su presidenta, María Emilia Casas. Se vence así el penúltimo obstáculo para la aprobación del también inconstitucional estatuto catalán, ya que la prorrogada presidenta contará con el voto de calidad que servirá para dirimir el teórico empate entre los dos sectores en que el Tribunal Constitucional está dividido.

Y digo teórico empate porque el análisis de todo lo que ha sucedido hasta llegar a este punto deja un inevitable regusto a tomadura de pelo. Echando la vista atrás, podemos observar que hubiera sido imposible que llegáramos a donde hemos llegado de no mediar tres hechos que hubieran sido perfectamente evitables:

1. El PP hubiera podido nombrar a dos miembros del Tribunal Constitucional antes del 11-M, y no lo hizo. Hubiera podido nombrarlos también después del 11-M, mientras era un gobierno en funciones, porque la Ley lo autoriza y porque ya existía el precedente de unos nombramientos similares efectuados por el gobierno de Felipe González. Pero tampoco lo hizo. De haberlo hecho, la legislatura anterior se hubiera encarado con una mayoría de miembros del sector conservador y el estatuto catalán se hubiera tenido que retrasar, para no correr el riesgo de que el Tribunal Constitucional lo desautorizara antes de concluir la legislatura. Supongo que el que fuera último ministro de Justicia con el PP nos explicará algún día quién fue el que decidió que no se procediera a nombrar a aquellos dos miembros del Tribunal Constitucional a los que se tenía derecho y que hubieran evitado todo lo que ha venido después.

2. El segundo hecho fue la sorprendente conducta de dos magistrados del sector conservador a la hora de elegir al presidente del Tribunal Constitucional. Uno de ellos votó a la candidata del sector "progresista", mientras que el otro efectuó una serie de tachaduras en la papeleta de voto, lo que hizo que ésta fuera considerada nula. De no haber mediado ese comportamiento de dos magistrados, María Emilia Casas no habría sido nombrada presidenta, sino que el cargo habría recaído en el candidato del sector conservador, Vicente Conde.

3. El tercer hecho fueron las dos cartas que esos mismos dos miembros del sector conservador dirigieron a María Emilia Casas, criticando que aceptara la inconstitucional prórroga de su mandato. Gracias a esas cartas, el Gobierno presentó una recusación contra esos dos magistrados y éstos quedaron apartados de la deliberación sobre si la prórroga de Casas era legal o ilegal. Como resultado, el Tribunal Constitucional acaba de convalidar esa prórroga del mandato de su presidenta.

Es decir, que una concatenación de tres curiosos errores ha propiciado que lleguemos a una situación que hubiera podido evitarse con tal de que uno cualquiera de esos errores no se hubiera cometido.

Que son el PSOE y sus aliados nacionalistas los principales responsables de la muerte definitiva del Tribunal Constitucional es indudable. Pero también lo es que el PSOE no hubiera podido llevar a cabo sus designios sin la sorprendente ayuda que esos errores en cadena le proporcionaron.

Y yo, a estas alturas, cada vez creo menos en las casualidades, qué quieren que les diga.

Cambio de régimen
Un tinglado con futuro
Agapito Maestre Libertad Digital 11 Abril 2008

Escribamos sin tapujos sobre el escaso futuro de la democracia española. El sistema "constitucional" y "democrático" ya no existe nada más que al servicio de Zapatero y el PSOE. Todo es un tinglado para que las "elites políticas" oculten la muerte de una nación a cambio de su enriquecimiento. Aquí nadie es inocente. A tenor de las intervenciones de Rajoy en el debate de investidura, sí, de su promesa de pactos con el Gobierno, parece que el PP tragará con todo lo que imponga el jefe de coordinación de las 17 taifas. Rajoy, en efecto, se ha allanado a las imposiciones de Zapatero y le ha prometido "pactos", silencios y cambalaches contra quien intente soliviantar esta paz de cementerio en la que pretenden vivir los políticos profesionales. Es esta circunstancia, y por ser fiel a mi propio pensamiento, es menester recordar que ese tinglado se monta sobre la sangre de los muertos por España, especialmente los asesinados por ETA.

¿Está solo Rajoy en su partido? No, por favor, nadie piense ese tipo de ingenuidades. Está respaldado por todos los que él ha puesto en el Congreso y el Senado. La mayoría de los presentes en el debate de investidura han servido, cómo no decirlo, en varias legislaturas y han prestado servicios a varios gobiernos y han soportado, o mejor, comprendido cientos de ataques al sistema democrático, y además venderán a España y al género humano para garantizar sus fortunas. Harán cualquier cosa para evitarse contratiempos personales. Son "políticos" inicuos. Mezcla de maldad e injusticia que sólo sirven a sus intereses, especialmente cuando las cosas se ponen feas. O sea, el tipo ideal de parlamentario, dicho en términos weberianos, únicamente actúa por interés personal, bajeza y adoración instintiva a la fuerza del poderoso. Pocos parlamentarios, fuera de tres o cuatro, se atreverán a rebelarse de la servil disciplina impuesta por sus jefes. Todos ellos forman el arquetipo del siervo que desempeña fielmente sus servicios a los dictados del déspota de La Moncloa.

En fin, porque nadie en el Parlamento español, excepto Rosa Díez, ha declarado que asiste a un crimen político de trascendencia histórica, la muerte de la nación, me temo que el futuro democrático, según la historia había previsto, es peor que incierto. Es inexistente. La oposición está entregada a las inmundicias de un Gobierno que hace de sus mangas capirotes. Zapatero se lo dejó clarito a Rajoy en el discurso de investidura: el más votado es el que manda en todo. ¿No les recuerdan estas palabras a lo declarado por todos los dictadores que han llegado al poder a través de las urnas? Por si le había quedado alguna duda al jefe del PP, a las 24 horas del debate circense de las Cortes, Zapatero ordenó a sus subalternos del Tribunal Constitucional, sí, a los magistrados socialistas, casi todos, que contestarán rápida y de forma negativa al recurso del PP sobre la ilegalidad de mantener a una presidenta que ya había cumplido, dicho castizamente, su fecha de "caducidad" al servicio del régimen socialista.

¿Qué cabe esperar? Es obvio. Zapatero seguirá haciendo lo mismo que en la anterior legislatura: narcotización de la sociedad para seguir pisoteando el Estado de Derecho y la nación.

Que no se cuelguen medallas quienes sacan a ETA de donde la metieron
Editorial Elsemanaldigital.com 11 Abril 2008

El PSE y el PNV han presentado en Mondragón la primera moción conjunta contra ANV, a la que seguirán otras en Elorrio, Azpeitia y otros municipios donde es posible desbancar de la alcaldía a la formación proetarra.

Bien está que ambos partidos rectifiquen posturas anteriores. Los socialistas, porque fue el Gobierno de su partido, con José Luis Rodríguez Zapatero al frente, el que permitió la presencia de ETA en los Ayuntamientos al no impugnar todas sus candidaturas. Los nacionalistas, porque su comportamiento tras el asesinato de Isaías Carrasco, no secundando la moción de censura contra la alcaldesa Inocencia Galparsoro, les cubrió de vergüenza ante la sociedad vasca.

Hay que felicitarse, pues, del cambio experimentado por Patxi López e Íñigo Urkullu (quien no lideraba el PNV cuando las elecciones municipales, pero compartió la postura complaciente de su partido ante los nuevos tentáculos políticos de la banda terrorista). Sin embargo, no deja de entristecer que ese cambio se muestre vinculado más a intereses electorales que a una defensa de principios.

Por un lado, el PSE se siente fortalecido en la política vasca tras barrer al PNV el 9-M. Por otro, los votantes que dieron la espalda a Sabin Etxea por el referéndum secesionista que planea Juan José Ibarretxe, con mayor motivo lo harán si los dirigentes peneuvistas se muestran tibios ante el asesinato político. Y las elecciones autonómicas andan cerca.

En cualquier caso, bienvenido sea que quienes metieron a ETA en las instituciones quieran ahora sacarla de ellas.

Eso sí, sorprende la forma: una moción de condena a la violencia con petición de dimisión de quienes no la suscriban. Parece un contrasentido: ¿qué podría impulsar a un concejal que no condena a ETA, a dimitir voluntariamente por no condenar a ETA? Es extraño que PSE y PNV den este paso previo a la moción de censura, en vez de lanzarse a ella desde el principio, como ha pedido el PP vasco.

Y una última enseñanza: a medida que se sustancie este proceso para desbancar a ANV de los ayuntamientos donde gobierna en minoría (en otros, desgraciadamente, la tolerancia de Zapatero les permitió lograr mayoría absoluta), iremos comprobando que los proetarras habían logrado formar gobierno gracias al apoyo de Eusko Alkartasuna, Aralar o Ezker Batua, partidos que han quedado, una vez más, retratados en su hipocresía.

VOTARÁ "NO" A LA INVESTIDURA DE ZAPATERO
Díez defenderá "la igualdad" de los españoles frente a la discriminación lingüística
Segunda sesión de investidura. En los discursos previos a la votación, el candidato socialista ha dicho que buscará "escenarios de encuentro" en los que no descarta "cauces de colaboración estables y previsibles". Vuelve a proponer grandes pactos de Estado. Rajoy, por su parte, ha centrado su discurso en la crisis económica y ha asegurado que "el acuerdo de los dos grandes partidos es una necesidad nacional". Firmeza de Rosa Díez en su intervención. Ya el sábado, Zapatero anunciará la composición del nuevo Gobierno. Siga en directo la investidura de Zapatero en LD.
EFE Libertad Digital 11 Abril 2008

Las posiciones de los grupos no se han movido desde el pasado miércoles, cuando Zapatero no consiguió la mayoría absoluta necesaria para ser investido en primera votación, con lo que, previsiblemente, sólo contará con el apoyo de los 169 diputados del grupo socialista. La segunda vuelta no podrá celebrarse antes de las 12:50 horas, ya que por imperativo constitucional no puede existir entre las dos votaciones un tiempo inferior a 48 horas.

Antes de que los diputados procedan a emitir su voto, lo que harán de forma pública por llamamiento, tendrá lugar un breve debate que comenzará a las 12:00 horas con la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero de una duración aproximada de 10 minutos.

Los portavoces de los grupos parlamentarios contarán con 5 minutos para fijar su posición o, en su caso, para cambiar la que expresaron en el debate de investidura. Fuentes de la Mesa de la Cámara Baja han indicado que no está previsto que haya turnos de réplica.

En la primera votación Rodríguez Zapatero logró el apoyo de los 168 diputados del PSOE presentes (faltaba una parlamentaria socialista), en tanto que votaron en contra los 154 del PP, los tres de ERC y la representante de UPyD, y se registraron 23 abstenciones (CiU, PNV, CC, el BNG, IU, ICV y Nafarroa Bai).

El caso de Calvo Sotelo
El Congreso sólo ha celebrado en una ocasión una segunda votación de investidura, cuando en 1981 Leopoldo Calvo Sotelo sucedió en mitad de legislatura a Adolfo Suárez. En primera vuelta no consiguió la mayoría absoluta y se convocó la segunda para el día 23 de febrero, sesión interrumpida por el intento del golpe de Estado de Antonio Tejero.

Cuando el 25 de febrero se reanudó el debate, el nuevo presidente fue arropado por la mayoría absoluta que antes no había logrado.

Sin la ambigüedad de Rajoy
 Minuto Digital  11 Abril 2008

Será porque la nueva diputada de UPyD, Rosa Díez, lo tiene todo por ganar y nada que perder, pero el caso es que tras el debate de investidura, ha conseguido transmitir la imagen y la idea de que su partido es el único que asume sin complejos ni obtusos cálculos electoralistas la defensa de la unidad de España y la igualdad entre españoles.

La ambigüedad del nuevo discurso de Rajoy sin duda está propiciando que el recién estrenado UPyD sea más creíble que el PP a la hora del “estamos y estaremos en defensa de la igualdad de los españoles, de sus derechos y de la unidad de la nación española”, que decía Rajoy. Y es que el ciudadano de la calle no acaba de confiar en el PP para defender esos principios.

Rosa Diez fue al grano y al meollo de lo que nos estamos jugando, denunciando en el debate de investidura que situaciones como las que se viven en Cataluña, donde no es posible estudiar en castellano en los colegios públicos, están generando discriminaciones y «rompiendo la igualdad» entre los españoles, lo que provoca que la España constitucional «se esté empezando a romper».

Mientras el PP se pierde en querer quedar bien con todo el mundo y poner velas a Dios y al diablo, con propuestas contradictorias sobre el uso del español en las regiones con lengua propia, predicando en mítines la libertad de elección pero incorporando a su programa el sistema de porcentajes, Rosa Diez ha lanzado una idea clara: esta en contra de la discriminación del castellano en Cataluña, Galicia y el País Vasco y la imposición de las lenguas cooficiales en la educación. Así de simple. Y así de directo se llega al ciudadano.

Mientras Rajoy se “olvido” de la cuestión lingüística, Díez, canto la verdades del barquero: «la supresión práctica del bilingüismo» en Cataluña en perjuicio del castellano «impide la libre circulación de las familias». Además, denunció que «la exigencia abusiva del conocimiento de la lengua cooficial para concursar a puestos públicos» supone una «discriminación para todos los españoles». De nuevo un mensaje claro y contundente.

«UPyD defiende la unidad de la nación» porque es «el único instrumento capaz de garantizar la igualdad», dijo. A continuación denunció que «España, la España constitucional que a nosotros nos interesa, se romperá si se rompe la igualdad y eso se ha empezado a romper». Otro mensaje claro y directo para el ciudadano.

A ver si algunos se van enterando de que a muchos españoles de pie, lo que nos interesa de verdad es eso, la defensa de unos principios sin ambigüedades, y muy poco que el PP sea marianista o esperanzista.

La española Rosa Díez
 Periodista Digital  11 Abril 2008

Cunde la sensacion de que Rosa Díez esta diciendo y planteando algunos de los principios esenciales que bastantes votantes del PP esperan que formule Mariano Rajoy. Y que en su espléndida soledad parlamentaria se perfila ya como una verdadera fuerza política, una fuerza que en las elecciones europeas -dentro d eun año- se hará notar.

Díez predica conductas que, desde el buen sentido, enlazan con la tradición común a las derechas y las izquierdas nacionales. «La supresión práctica del bilingüismo en el sistema educativo catalán, imitado en Euskadi y Galicia -dijo también la jefa de UPyD- impide la libre circulación de las familias que se enfrentan a la escolarización de sus hijos en una lengua distinta a la castellana». El problema del idioma no es baladí. No se trata de un capricho «españolista». Es el síntoma de la enfermedad que Rosa Díez, como ha nadie se atrevió antes, ha denunciado en el Congreso.

"A pesar de sus errores cuando fue consejera de Consumo, Comercio y Turismo del Gobierno Vasco, con José Antonio Ardanza de lehendakari, siento especial debilidad por los modos, el carácter y la decisión de esta nueva figura de la política nacional", escribe Martin Ferrand en ABC.

Entonces se atrevió a perseguir judicialmente la libertad de expresión del maestro Antonio Mingote, estrafalaria procacidad; pero ahora, superado el sarampión tremendista y obediente, es, o puede llegar a ser, el Pepito Grillo -la conciencia cívica- que le hace falta al recalcitrante bipartidismo partitocrático que, con más del 90 por ciento de los diputados, tiende a secuestrar del debate político lo que de verdad interesa a los ciudadanos. Aquello que hoy nos aflige y es, además, el cimiento del futuro nacional.

Su procedencia socialista le permite a Rosa Díez decir lo que debieran decir, y en alta voz, el PSOE y el PP; pero que, uno atrapado en el oportunismo y el otro en los complejos típicos de la derecha, no llegan nunca a enunciar con la debida resolución.

Cuando Díez dice, como hizo en la pasada sesión de investidura, que «España se rompe si se rompe la igualdad» está haciendo sonar una justificada alarma que nadie quiere oír.

A Rajoy y a Zapatero les ha salido un grano llamado Rosa Díez. Al primero le roba el discurso y al segundo le pone en evidencia. Mientras ambos se llenan la boca con la palabra España -Zapatero hasta el atracón-, Díez predica conductas que, desde el buen sentido, enlazan con la tradición común a las derechas y las izquierdas nacionales. Eso, necesariamente, tiene que hincharse. Ya veremos quién lo paga.

"VULNERA LAS LIBERATADES INDIVIDUALES"
El Círculo Balear estudia llevar a los tribunales al director del colegio que impone el catalán en el recreo
En un comunicado el presidente de Círculo Balear, Jorge Campos, ha anunciado su intención de llevar a los tribunales al director del colegio público de Santa Eugenia, Miquel Coll, después de que éste haya reconocido que obliga a los alumnos a utilizar el catalán hasta en las áreas de recreo. "Es una vulneración de los derechos fundamentales anticonstitucional", subraya. Desde el PP, Carlos Delgado, alcalde de Calviá, ha hecho público un manifiesto contra la imposición del catalán en Baleares. Pinche aquí para adherirse http://www.porbaleares.com/
Libertad Digital 11 Abril 2008

Las reacciones a la información que aparecía en el periódico El Mundo sobre el centro público, Mestre Guillemet, de la localidad mallorquina de Santa Eugenia no se ha hecho esperar.

El Círculo Balear una de las asociaciones más activas en favor del bilingüismo y en contra de las políticas de normalización lingüística se ha ofrecido a presentar una demanda contra el colegio público y contra su director en la que se podrán sumar cualquier afectado, sin obligación de identificarse.

Jorge Campos en declaraciones a Libertad Digital ha insistido en este último punto pues considera que es precisamente "el miedo" a futuras represalias contra sus hijos lo que les impide que presenten quejas contra el centro.

Campos, también, ha asegurado en conversaciones con este periódico on-line que lo que ocurre en el centro Mestre Guillemet no es un caso aislado. "En todos los colegios públicos de Mallorca la enseñanza primaria se imparte exclusivamente en catalán. Y si uno de los alumnos se dirige en castellano al profesor éste le responde automáticamente en catalán", denuncia.

El presidente de la asociación también ha cargado contra el alcalde popular de Santa Eugenia, Guillem Crespí, por haberse mostrado favorable "a un sistema lingüístico de educación como el del CP Mestre Guillemet en el que se vulneran libertades individuales".

Comunicado íntegro
A continuación le adjuntamos el texto del comunicado del Circulo Balear firmado por su presidente:

"Hemos tenido conocimiento por la prensa que el director del CP Mestre Guillemet, Miquel Coll, reconoce públicamente que los alumnos de dicho centro son obligados a hablar catalán incluso cuando están en el patio por orden suya. Los profesores de dicho centro controlan el idioma que utilizan los niños en su tiempo de recreo y en el caso de que no sea el catalán les llama la atención.

Ante esta vulneración de derechos fundamentales el Círculo Balear se ofrece a representar judicialmente a aquellos padres perjudicados en una reclamación judicial que ponga fin a esta discriminación lingüística anticonstitucional. Los servicios jurídicos de esta entidad están estudiando la viabilidad para presentar una demanda en nombre del Círculo Balear en defensa de los derechos lingüísticos individuales de los alumnos que son obligados a expresarse en su hora de recreo en catalán.

Lamentablemente esta situación es el resultado de la aplicación del Decreto de Mínimos del uso del catalán, aprobado en 1997 por el gobierno de Jaime Matas, que permite proyectos lingüísticos de centro en los que la enseñanza se imparta al 100% en catalán sin dar opción a elegir a los padres ya que el consejo escolar usa su mayoría de profesores más dirección del centro en contra de la voluntad de los padres.

Denunciamos también la cobardía y falta de principios del alcalde de Santa Eugenia, Guillem Crespí (PP), que se muestra favorable a un sistema lingüístico de educación como el del CP Mestre Guillemet en el que se vulneran libertades individuales, escudándose en la falta de quejas de los padres. Padres que tienen miedo a posibles represalias sobre sus hijos por parte de directores y profesores totalitarios como el sr Miquel Coll, a quién tampoco le importa que el 12% de los alumnos sean extranjeros con escaso dominio del español, provocando a su vez un elevado fracaso escolar.

Animamos a los padres a contactar con nosotros para no seguir permitiendo actitudes antidemocráticas como las que suceden en este centro y en otros de Baleares y demandar judicialmente a todos ellos para devolver la normalidad democrática al sistema educativo.
Jorge Campos"

ES ALCALDE DEL MUNICIPIO DE CALVIÁ
Delgado denuncia la pasividad de la cúpula del PP balear ante el acoso al castellano
El alcalde de Calviá, el popular Carlos Delgado, ha denunciado la pasividad de la cúpula de su partido ante el acoso al castellano en Baleares. "Hay un abismo entre los simpatizantes del PP y la cúpula del mismo", ha recalcado. En declaraciones a "La Mañana" de la Cadena Cope, el regidor destaca que "el 82 por ciento de la población de Mallorca apoya la libre elección de la lengua en la educación", según una encuesta reciente. Datos que reflejan "lo inaceptable" de casos como el del colegio Mestre Guillemet, en el que se obliga a los niños a hablar catalán en el recreo. Delgado también ha hecho público un manifiesto contra la imposición del catalán en Baleares. Pinche aquí para adherirse
http://www.porbaleares.com/
Libertad Digital 11 Abril 2008

El conflicto por la lengua en Baleares sigue sumando capítulos. El último en un colegio público de Mallorca, donde el profesorado vigila a los niños para que hablen en catalán en el patio. Un extremo que, según el popular Carlos Delgado, pone de manifiesto la necesidad de actuar contra el acoso del castellano en las islas.

En este sentido, ha presentado los datos de una reciente encuesta por la cual el 82 por ciento de la población mallorquina apoya la libre elección de la lengua en la educación. Un porcentaje que asciende al 92 por ciento en el caso de los simpatizantes del PP.

Con estos datos en la mano, el regidor de Calviá ha exigido a la cúpula de su partido en las Islas Baleares que se ponga manos a la obra y no mire para otro lado. "El drama existente es el abismo que hay entre los simpatizantes del PP y la cúpula del mismo", ha denunciado.

En declaraciones a COPE, ha instado a los máximos representantes de su formación a escuchar "a sus simpatizantes". Por ello, se ha sumado a las palabras de Esperanza Aguirre al asegurar que hay que usar "las armas ideológicas" para evitar "otro fracaso electoral".

Para intentar solucionar esta situación, Delgado ha presentado un manifiesto al que cualquier ciudadano puede adherirse. "Hay que acabar con esta farsa", ha reclamado.

SI NO LO HACEN, SON RECRIMINADOS
Un colegio de Mallorca obliga a los niños a hablar catalán en el recreo bajo vigilancia
Un colegio de Baleares obliga a los alumnos de Primaria a hablar catalán hasta en el recreo y bajo vigilancia de los maestros, que les recriminan si utilizan otra lengua, informa el diario El Mundo/El Día de Baleares. En una entrevista realizada al director del centro, Miguel Coll, éste dice que así se evita que se formen "guetos". El PP dice que "alucina en colores".
Libertad Digital 11 Abril 2008

Los alumnos del colegio público Mestre Guillemet, en Santa Eugènia, están obligados a utilizar el catalán exclusivamente en el recreo, a pesar de que en el centro conviven niños catalanes, ingleses, alemanes y castellanoparlantes. Si alguno se sale de la regla, se ve recriminado por los maestros y la dirección. "¿Por qué no hablas en catalán?", preguntan a los críos desde "la lealtad al proyecto lingüístico".

El director del centro, Miquel Coll, fue alcalde del pueblo por Unió Mallorquina entre 1995 y 1997. En la entrevista realizada por Manuel Aguilera, Coll dice que impone el catalán en el recreo para que no se formen "guetos". "Pensamos que les hacemos un favor para que se integren", añade.

Asegura que "nunca se ha castigado a un alumno por no hablar en catalán" pero reconoce que "estamos encima" las cinco horas que los alumnos están en el colegio. De castellano e inglés se imparten las horas obligatorias.

El secretario ejecutivo de Comunicación del PP balear, Miquel Ramis, tildó estos hechos de "despropósito total" y lamentó que de esta manera se esté afectando al ámbito privado y a la libertad de las personas. "La verdad es que con estas cosas alucino en colores", espetó Ramis.

El acoso al castellano
Catalán hasta en el recreo
Un colegio público de Mallorca vigila a los niños para que hablen la lengua en el patio - Los padres de los alumnos se plantean emprender acciones legales contra el centro
Sólo en este centro el alumnado inmigrante alcanza el 12 por ciento, la mayoría de Alemania y Reino Unido.
Marta Garau La Razón 11 Abril 2008

Palma- El conflicto por la lengua en Baleares sigue generando cierta controversia tras lo acontecido esta semana en el colegio público de la localidad de Santa Eugenia, en Mallorca. La polémica se desataba cuando Miquel Coll, director de este centro, afirmaba controlar el uso del catalán por parte de los alumnos incluso durante las horas de patio. Se trata de la primera vez que un director de un centro público reconoce abiertamente la realidad lingüística a la que se enfrentan algunos centros de las islas y recibe fuertes críticas por parte de padres de alumnos con nacionalidad extranjera. Sólo en este centro el alumnado inmigrante se contabiliza en un 12%, siendo la mayoría de ellos procedentes de países como Alemania o Reino Unido.

A pesar de que algunos padres afirman no comprender la lengua cuando mantienen reuniones con el profesorado, se ha llegado al extremo de tener que emplear a una de las madres como traductora para este colectivo en los actos organizados por el personal docente. Coll manifiesta su deseo de cumplir firmemente el proyecto lingüístico, que garantiza el uso del catalán como lengua vehicular de relación en los centros educativos y añade la necesidad de fomentar su uso, a pesar de que algunas personas se opongan al proyecto. Además, matiza que no se «obliga a nadie» ni tampoco se «castiga» por el hecho de no emplear esta lengua, pero sí cree necesario que el personal encargado de controlar al alumnado durante las horas de patio tenga en cuenta esta premisa con el fin de evitar la creación de «guetos».

Las primeras reacciones no han tardaron en llegar, y se producían en la tarde de ayer, cuando el Círculo Balear, una entidad de carácter cultural que defiende la libertad de elección en la lengua, redactaba un comunicado en el que se ofrecían una serie de facilidades a padres de alumnos para representarlos judicialmente y poner fin a la que consideran una discriminación lingüística anticonstitucional. Jorge Campos, presidente de esta entidad, estudia la viabilidad de presentar una demanda en defensa de los alumnos que se ven sometidos a esta situación. Campos explicaba en una entrevista a Onda Cero que los padres tienen miedo a posibles represalias por parte de directores y profesores, por lo que muchas de esas quejas se presentan bajo el anonimato. En su opinión, esta situación es fruto de la aplicación del Decreto de Mínimos del uso del catalán, una herramienta aprobada en 1997 durante el gobierno de Jaume Matas, la cual establece un mínimo del 50% de asignaturas en catalán, pero no regula un máximo, pudiéndose así llegar al 100% de las asignaturas impartidas en lengua catalana.

En el ámbito político también se ha hecho notar. El secretario ejecutivo de Comunicación del PP balear, Miquel Ramis, aseguraba ayer tras conocer los hechos que «alucinaba en colores». El portavoz popular lamentaba que aún hoy se sucedan episodios de estas características ya que afectan al ámbito privado y a la libertad de las personas.

Educación
La Justicia andaluza dicta una nueva sentencia contra Ciudadanía
Un magistrado del TSJA reconoce el derecho a objetar de unos padres de Málaga

La novedad de este fallo es que ninguno de los cinco niños implicados está en edad de cursar la asignatura.
María Poveda La Razón 11 Abril 2008

Madrid- El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) se reafirma. Ayer notificó la segunda sentencia en la que reconoce el derecho a no cursar la materia de Educación para la Ciudadanía (EpC) si el contenido acarrea problemas de conciencia al alumno o a sus padres.

La nueva decisión judicial, dictada en esta ocasión por el magistrado Joaquín Sánchez Ujena, responde a un recurso presentado por una familia de Málaga con cinco hijos. El juez estima el derecho de todos los hermanos a objetar contra la asignatura y no cursarla, al igual que se falló en la sentencia pionera contra Ciudadanía del TSJA del 4 de marzo de 2008, que elaboró el magistrado Enrique Gabaldón en respuesta a un recurso de una familia de la localidad onubense de Bollullos Par del Condado.

La novedad de este segundo dictamen es que ninguno de los niños involucrados está en edad de cursar la materia. Aun así, el veredicto argumenta que se puede objetar en cualquier momento, especialmente porque es recomendable que se aclare la situación del alumno antes de que llegue a la edad en la que debe recibir la asignatura. Este matiz abre la vía para que, independientemente de la edad del niño, los padres puedan reclamar su derecho a no cursar Ciudadanía en cualquier momento.

Hace apenas un mes el mismo TSJA dictó un primer veredicto en contra de EpC que provocó una auténtica reacción en cadena de posicionamientos político-jurídicos sobre la objeción. Un día después de conocerse el fallo los dirigentes autonómicos de Madrid, Valencia y Murcia anunciaron públicamente su reconocimiento de la objeción y su decisión de no penalizar y ofrecer alternativas a los alumnos que la presentasen. En el otro extremo, el presidente de la Junta andaluza, Manuel Chaves, declaró que recurriría la decisión ante el Tribunal Supremo.

Lejos de amilanarse, el TSJA ha dado a conocer en las últimas semanas otros cinco autos que reconocían el derecho a la objeción de padres de San Fernando y El Puerto de Santa María, en la provincia de Cádiz, Lucena y Córdoba capital y Sevilla. Los razonamientos jurídicos eran casi idénticos en todos los casos y hacen prevalecer el derecho de los padres frente al interés público de la Administración.

La llegada de esta segunda sentencia «ratifica el fundamento jurídico de todas las objeciones presentadas hasta la fecha», explica Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia. Ya se contabilizan más de 27.000 objeciones a la asignatura y se espera que el fallo de ayer anime a objetar a padres cuyos hijos no están en edad de cursarla.
Para dar por cerrada la batalla, reclaman al Gobierno que, a la vista de esta jurisprudencia, «respeten al Poder Judicial y a los derechos fundamentales de los padres», comenta Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética. Blanco va más allá y pide «que el Tribunal Supremo se pronuncie cuanto antes frente al recurso interpuesto por la Junta de Andalucía».

«animo a que objeten ya»
Arturo Gros es el padre de los cinco niños de Málaga que no tendrán que cursar Ciudadanía en virtud de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Junto a su mujer, Rocío, ha ganado esta batalla que se inició en octubre de 2007 cuando la Administración andaluza no admitió su objeción de conciencia. Para Gros, «la sentencia favorece el derecho de los padres a educar en los valores que estimen oportunos» y, sobre todo, «que éstos no sean impuestos por el Gobierno».
Ninguno de los hijos de Arturo y Rocío están en edad de cursar la asignatura (dos están en segundo y cuarto de la ESO, respectivamente, y los otros en primero de Primaria y de Infantil), pero Gros celebra «que se reconozca el derecho, aunque no tenga por qué aplicarse en el momento presente» y anima a todos los padres que tengan pensado hacerlo a que «lo hagan ya», sin esperar a que sus hijos lleguen a la edad de cursar EpC.

LA JUNTA DE CHAVES PREPARA UN RECURSO DE CASACIÓN
El TSJA dicta una segunda sentencia que reconoce el derecho a objetar frente a EpC
El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha dictado una nueva sentencia, la segunda en este sentido, en la que reconoce el derecho de unos padres de Málaga a ejercer la objeción de conciencia contra la asignatura de adoctrinamiento socialista Educación para la Ciudadanía (EpC). La Junta de Andalucía ya prepara un recurso de casación.
Agencias Libertad Digital 11 Abril 2008

La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, fue dictada este mismo miércoles y es la segunda que reconoce este derecho, después de que el pasado 4 de marzo, este mismo tribunal diera la razón a unos padres de Bollullos Par del Condado (Huelva), también contrarios a que su hijo recibiera esta asignatura.

El TSJA defiende el derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones y la libertad ideológica y religiosa, amparadas por los artículos 27.3 y 16.1, respectivamente. En esta ocasión, los hijos de los demandantes aún no han cursado esta materia. No obstante, la sentencia, dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal, considera que la familia está legitimada a oponerse a esta "controvertida asignatura".

El Tribunal ve "sumamente razonable" permitir a los familiares "anticiparse a las consecuencias" derivadas de la matriculación de sus hijos en la citada materia y pone como ejemplo los casos en los que los jóvenes contrarios al antiguo Servio Militar presentaban la objeción antes de ser llamados a filas. "Y si a esto añadimos el carácter transversal de la asignatura en cuestión, hemos de llegar a la conclusión de que la legitimación de los padres es impecable", destaca el texto de la sentencia.

Al igual que en la anterior ocasión, el tribunal subraya que la jurisprudencia del Constitucional, del Supremo y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, amparan "el derecho a la objeción de conciencia que se ejercita para la protección de los derechos indicados". En este sentido, cita una sentencia del TC sobre un caso de objeción a la práctica del aborto, que "reconoce expresamente el ejercicio de la objeción de conciencia con independencia de que se haya efectuado o no su regulación". "La objeción de conciencia forma parte del derecho fundamental a la libertad ideológica y religiosa (artículo 16.1 de la Constitución Española)", recalca.

El padre de los cinco alumnos afectados por este caso, Arturo Gross, se felicitó, en declaraciones a Europa Press, del contenido de la sentencia. Según Gross, "el TSJA ha tenido en cuenta que cursar la asignatura afecta a los padres no sólo cuando la están recibiendo, sino también a lo largo de toda la escolarización". De sus cinco hijos, una de ellas hubiera comenzado a recibir EpC el curso que viene.

En su opinión, "los colegios están atemorizados por el Ministerio de Educación y por la Federación Española de Religiosos de Enseñanza (FERE), que no apoyan la objeción" a la asignatura. "Niños de muchos colegios están suspendiendo la asignatura", afirmó. La Consejería de Educación del gobierno andaluz notificó a Arturo Gross a comienzos de este curso que sus hijos deberían cursar la asignatura, mientras que el TSJA emitió una medida cautelar a finales del año pasado mediante la que permitía que sus hijos objetaran de la asignatura hasta que hubiera sentencia.

PRESIDENTA DE LA FUNDACIÓN FERNANDO BUESA
Natividad Rodríguez: «Las víctimas esperamos que el nacionalismo abandone sus titubeos»
Pide que la exposición en el Parlamento vasco en homenaje a los damnificados por el terrorismo sirva «para hacer pedagogía»
ÓSCAR B. DE OTÁLORA o.b.otalora@diario-elcorreo.com El Correo 11 Abril 2008

La viuda del histórico dirigente socialista Fernando Buesa, y presidenta de la fundación que lleva el nombre del político asesinado por ETA, Natividad Rodríguez, asistirá mañana a la exposición organizada en el Parlamento vasco en homenaje a las víctimas del terrorismo. La muestra se ha visto rodeada de una fuerte polémica, después de que asociaciones como Covite hayan decidido no participar y la viuda del dirigente del PP Gregorio Ordóñez, Ana Iríbar, haya pedido que se retiren de la muestra las referencias a su marido, al que ETA mató en 1995.

-Ana Iríbar mostró hace unos días su «sincero desprecio» hacia Ibarretxe por su «hipocresía» con las víctimas. ¿Qué opinión le merecen estas críticas?
-A Gregorio Ordóñez le asesinaron hace trece años, así que su homenaje llega tarde. Y lo que llega tarde no es justicia. Pero añadiría que el tiempo es irreversible: no se puede recuperar el pasado y hay que pensar en el futuro. Empatizo con Ana Iríbar, pero cada uno gestiona esos sentimientos a su manera.

-¿Usted se planteó no acudir al acto del Parlamento?
-No. Cuando nos presentaron el proyecto nos dijeron que iban a reservar un sitio personal para Fernando y Gregorio, puesto que ambos habían sido parlamentarios. Nos explicaron lo que iban a hacer y aceptaron las sugerencias que les presentamos. Para mí es muy importante que este homenaje sea en el Parlamento, que en democracia es la casa de todos. Y el Parlamento, además, era muy importante para Fernando. Cuando le asesinaron era portavoz de los socialistas vascos. Así que la posibilidad de tener ese recuerdo nos ilusiona de manera especial. Lo que hemos hecho ha sido recordar quién fue, no la figura pública, que ya es conocida, sino a la persona. Queremos recordar a Fernando como padre, como amigo, como marido.

- ¿Qué le parece que se celebre una exposición sobre víctimas en un Parlamento que tiene miembros que no condenan el asesinato?
-Para nosotros es importantísima la itinerancia de esta exposición, el uso que se haga de ella. La muestra no es para las víctimas, es para la sociedad, para hacer pedagogía. Además, surge de los acuerdos parlamentarios de 2003 y ahora estamos en la fase del reconocimiento, de la memoria de las víctimas. Desde luego que nosotros valoramos este tipo de gestos, pero son insuficientes. Y serán papel mojado si no van acompañados, en la actitud política diaria, de una deslegitimación de la violencia, tanto ética como política.

-¿La polémica está marcada por lo que ha ocurrido en Mondragón?
-Ha sido un hecho gravísimo. Pero una cosa es el Parlamento, a cuya presidenta damos un margen de confianza, y otra muy distinta la actitud del Gobierno vasco. El año pasado yo no fui al homenaje a las víctimas que se organizó en el Euskalduna y este año tampoco iré. Al Gobierno vasco no le puedo aprobar su actitud hacia las víctimas. Si los actos de reconocimiento no van acompañados de una actitud clara de los partidos y del Ejecutivo autónomo para deslegitimar la violencia, y por el contrario suceden cosas como las de Mondragón, estamos en una situación incomprensible y deplorable.

El dolor
-Cada vez que se producen críticas, desde las filas nacionalistas se acusa a las víctimas de estar manipuladas.
-Para los nacionalistas somos incómodos. Les recordamos su lado más oscuro y por eso les gustaría que estuviésemos callados. Algunos, cuando nos oyen, se sienten muy ofendidos. Lo que deberían hacer es pensar por qué decimos lo que decimos. El Gobierno vasco mantiene los mismos objetivos que ETA, y eso es inaceptable a estas alturas. El último cambio del PNV, el de Lizarra, fue para ir a peor en todos los sentidos. En Euskadi no hay democracia, no hay libertad y hay ciudadanos de segunda. Las víctimas tenemos cierta impaciencia porque el nacionalismo acabe con los titubeos y adopte una postura de autoridad democrática.

-¿La nueva legislatura pondrá fin a las disputas entre asociaciones de víctimas que se han registrado en los últimos años?
-Yo pediría al PP y al PSOE que tengan en cuenta que, por el hecho de ser los principales amenazados, no ostentan la máxima significación sobre las víctimas. Me gustaría hacerles una pregunta: ¿Es distinto el dolor de la madre de Miguel Ángel Blanco al que sufre Pilar Manjón? Yo lo veo claro, pero no se si los partidos lo ven claro.

Saben latín
ARCADI ESPADA, EL MUNDO 11 Abril 2008

El debate entre el presidente Zapatero y la diputada Rosa Díez permitió ver al Zapatero más completo. Un hombre dotado, a veces, de unas intenciones tan malignas que no es extraño que haya inventado el talante como método de autocontrol. Un ejemplo cumbre fue el de llamarle traidora a la diputada (con elusivo buen talante eso sí), por haber dejado esa escuela de honradez y principios que al parecer es el PSOE.

La diputada, que estuvo seria y precisa en su debut parlamentario, no acertó aquí a contestarle lo que merecía. Es decir, que por haber aprendido en el partido a ser honrada ahora se había visto obligada a abandonarlo. El debate mostró también al Zapatero perfecto desconocedor de determinados asuntos que, sin embargo, recita con aplomo. El ejemplo fue la lengua y las políticas lingüísticas nacionalistas. Con inefable orgullo el presidente no se cansaba de repetir que el sistema de inmersión lingüística había evitado la división de Cataluña en dos comunidades. Lo repetía y lo engordaba, y cada vez parecía más contento, sin que diera a pensar en un contraejemplo que tenía bien a mano: el modelo lingüístico vasco, que distribuye escolarmente a los niños en razón de su opción lingüística. Y que, desde luego, no habrá creado dos comunidades pues a bien seguro nos habríamos enterado por el propio Zapatero, vista su vehemente crítica al lazareto virtual de los pobres niños lingüísticamente marginados.

El presidente, con gran ampulosidad, había empezado proclamando que el catalán, el vasco, el gallego y cualquier otra que se apunte son lenguas españolas, formulación aún más obvia que el conjunto de su pensamiento y de la que sólo discrepan, naturalmente, los nacionalistas con los que piensa gobernar. Pero el problema que le planteaba la diputada Díez era otro. El problema expuesto es que el castellano está dejando de ser una lengua catalana o vasca, y en consecuencia una lengua española. El castellano es, en Cataluña y en el País Vasco, la lengua principal de los ciudadanos, entre otras cosas porque no son tontos; pero su estatus institucional está rebajándose. El presidente debería conocer el último ejemplo concreto que acaba de salir del horno: a partir de ahora la Generalitat exigirá la representación en catalán para cualquier montaje teatral que subvencione. Con la excepción de los clásicos, eso que debe de querer decir la norma cuando se refiere, estúpidamente, a la «literatura universal». O sea, para entendernos con el presidente: Lope, sí; Boadella, no. Shakespeare sí; Andrés Lima, no. El ejemplo es lapidario, y ya verá por qué el presidente: refleja, muy justamente, el protocolo que los nacionalistas quieren aplicar al castellano. Mera lengua muerta.
(Coda: «En sus representaciones en Cataluña la lengua de representación ha de ser el catalán, a excepción de que se trate de textos de la literatura universal representados en su lengua original». Diari Oficial de la Generalitat, 2 de abril https://www.gencat.net/diari/5102/08077144.htm)

El catalán y el teatro
ALEX SALMON EL MUNDO 11 Abril 2008

Mi primer acercamiento consciente al teatro fue gracias a un profesor de primero de BUP que nos invitaba a asistir a las obras del Teatre Lliure y después hacer una crítica. El espacio estaba recién abierto y vivía un momento de esplendor entre la gente que le interesaba la cultura. No sólo la cultura, eran más cosas.Recuerdo la primera obra porque fue como una bofetada a un joven de 14 años. Era un Titus Adronicus. Desde aquel año 76 hasta mucho después, el teatro que yo he visto en los escenarios catalanes ha sido en catalán o en lenguas extranjeras: francés, inglés, ruso, polaco y hasta serbio. La decisión del idioma no tuvo dirigismos. Fueron las compañías las que se inclinaron por el catalán. Posteriormente, los teatros se abrieron al espectador hasta alcanzar la proporción que marca el mercado y las subvenciones. Hace 10 años El Tricicle no recibió una ayuda pública porque el título de un audiovisual era en castellano. Digo título porque el montaje era mudo. Ahora la Generalitat no dará largas subvenciones si el teatro no es en catalán. La Cataluña de Montilla se parece cada vez más a la de Pujol.

alex.salmon@elmundo.es

Las compañías de teatro deberán hablar catalán para recibir subvención
NURIA CUADRADO  EL MUNDO 11 Abril 2008

BARCELONA.- Y de nuevo, el catalán como requisito.

Las compañías de teatro y circo que quieran disponer de un convenio trianual -es decir, garantizarse subvenciones por tres años- con la conselleria de Cultura i Mitjans de Comunicació, liderada por el republicano Joan Manuel Tresserras, deberán comprometerse a representar sus espectáculos en Cataluña en catalán.

Esta nueva medida podría afectar a grupos como Comediants, Joglars, La Fura dels Baus, La Cubana o T de Teatre, que no podrán ofrecer representación alguna en castellano en Cataluña; aunque la normativa contemple una excepción, eso sí, tan laxa como excluir de la obligatoriedad de presentar el espectáculo en catalán aquellos casos en que «se trate de textos de la literatura universal representados en su lengua original». O sea, un Shakespeare en inglés, un Boris Godunov en ruso o, quizás, un Lope de Vega en castellano.

Esta condición aparece como novedad en las bases de esta convocatoria adoptadas por el Consejo de Administración del Institut Català de les Indústries Culturals (Icic) -organismo que depende de la conselleria de Cultura- el pasado 20 de marzo y que fueron publicadas por el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC) el pasado 2 de abril. Es el tercer apartado de esta resolución, que da publicidad «a las bases que tienen que regir la concesión de subvenciones mediante convenios trianuales de colaboración con compañías y empresas de producción teatral y de circo y empresas gestoras de salas de teatro con producción propia», el que ha cambiado parte de su enunciado en la modalidad destinada a las compañías de teatro y circo y ha incorporado nuevas condiciones para poder acceder a la subvención.
Nuevo punto

En concreto, se ha añadido un punto, el 3.1.3., que contempla que «el proyecto presentado tiene que prever durante los tres años de vigencia del convenio los siguientes requisitos: a) realizar un mínimo del 20% de sus representaciones en Cataluña cada año.b) En sus representaciones en Cataluña, la lengua de representación tiene que ser el catalán, salvo que se trate de textos de la literatura universal representados en su lengua original». Estos dos puntos se unen a otros, que ya aparecían en anteriores convocatorias, que fijan el número de representaciones anuales o el tanto por ciento de financiación que deberá aportar la compañía.

Si la nueva normativa obliga por primera vez a las compañías catalanas de teatro y circo al uso del catalán para conseguir establecer un convenio trianual con la Generalitat, no ocurre así con las empresas de producción de teatro y circo. En esta modalidad, la nueva convocatoria mantiene el espíritu y el redactado anterior, ya que establece que tendrán que «haber realizado un mínimo del 50% de su producción en lengua catalana». De todas maneras, también hay una nueva cláusula que obliga a las empresas a «realizar un mínimo del 50% de sus representaciones anuales en Cataluña».

Por último, en el apartado de las bases destinado a las empresas gestoras de salas de teatro con producción propia también hay algunos cambios, ya que no sólo establece que la mitad de los títulos programados deberá hablar en catalán, sino también «programar un porcentaje de representaciones en catalán no inferior al 50% cada año». Enunciados que aunque parezcan el mismo no lo son, porque tratan de evitar que una sala pueda programar, pongamos por caso, tres títulos, uno en castellano y dos en catalán, pero ofrecer 100 funciones del castellano y sólo 20 de los dos montajes que hablan en la lengua de Pompeu Fabra.

Una condición similar, la de «incluir, durante el año de publicación de la convocatoria, un porcentaje de representaciones en catalán no inferior al 50% de la programación», se incluye también en «las bases que tienen que regir la concesión de subvenciones para colaborar con salas privadas de teatro» (DOGC 5063, de 5 de febreo; es decir, unas ayudas similares aunque no se fijan por tres años, sino que se conceden y renuevan anualmente y que además no contemplan que la sala de teatro tenga que ser productora de espectáculos (se puede limitar a acoger bolos de compañías).

Por último, también aparece la cuestión lingüística en las bases que afectan a las subvenciones a montajes puntuales (DOGC 5068 de 12 de febrero), aunque en este caso no se obligue a que hablen en catalán sino que se utiliza criterio de valoración para conseguir puntos. Los da «la utilización de la lengua original del texto en el proyecto presentado o bien su traducción a la lengua catalana».

LOS CONGRESOS DE LOS PARTIDOS SON "UN PARIPÉ"
El alcalde de Calviá dice que el PP "traicionó al pueblo de Baleares" apoyando el nuevo Estatuto
El alcalde de Calviá, el popular Carlos Delgado, ha denunciado la pasividad de la cúpula de su partido ante el acoso al castellano en Baleares. "Hay un abismo entre los simpatizantes del PP y la cúpula del mismo", ha recalcado. En declaraciones a "La Mañana" de la Cadena Cope, el regidor destaca que "el 82 por ciento de la población de Mallorca apoya la libre elección de la lengua en la educación", según una encuesta reciente. Datos que reflejan "lo inaceptable" de casos como el del colegio Mestre Guillemet, en el que se obliga a los niños a hablar catalán en el recreo. Delgado también ha hecho público un manifiesto contra la imposición del catalán en Baleares. Pinche aquí para adherirse
Libertad Digital 11 Abril 2008

El conflicto por la lengua en Baleares sigue sumando capítulos. El último en un colegio público de Mallorca, donde el profesorado vigila a los niños para que hablen en catalán en el patio. Un extremo que, según el popular Carlos Delgado, pone de manifiesto la necesidad de actuar contra el acoso del castellano en las islas.

En este sentido, ha presentado los datos de una reciente encuesta por la cual el 82 por ciento de la población mallorquina apoya la libre elección de la lengua en la educación. Un porcentaje que asciende al 92 por ciento en el caso de los simpatizantes del PP.

Con estos datos en la mano, el regidor de Calviá ha exigido a la cúpula de su partido en las Islas Baleares que se ponga manos a la obra y no mire para otro lado. "El drama existente es el abismo que hay entre los simpatizantes del PP y la cúpula del mismo", ha denunciado.

En declaraciones a COPE, ha instado a los máximos representantes de su formación a escuchar "a sus simpatizantes". Por ello, se ha sumado a las palabras de Esperanza Aguirre al asegurar que hay que usar "las armas ideológicas" para evitar "otro fracaso electoral".

Los congresos de los partidos son "un paripé"
Delgado rechazó que tenga interés en ocupar un cargo directivo en el PP de Baleares, aunque agregó que tiene "la obligación moral de que el partido escuche a su gente". "Si esto no se produce -dijo- estaremos contribuyendo a esa traición al pueblo balear, que se inició con el Estatuto de Autonomía y que continúa viva".

Para el primer edil de Calviá, este Congreso Regional será "desgraciadamente" un "nuevo teatro", que tendrá "los mismos actores, las mismas funciones y los mismos resultados". "Estamos, una vez más, en el paripé de siempre, como son en general todos los Congresos de todos los partidos", consideró.

Sobre los compromisarios participantes en el citado congreso, Delgado les instó a "manifestar lo que las bases piensan", en lugar de "lo que les han dicho los cargos". A su entender, hay "demasiada manipulación" en lo que se refiere a los compromisarios, y por ello, estimó que dicho congreso supondrá "un nuevo teatro".

Para intentar solucionar esta situación, Delgado ha presentado un manifiesto al que cualquier ciudadano puede adherirse. "Hay que acabar con esta farsa", ha reclamado.
Recortes de Prensa   Página Inicial