AGLI

Recortes de Prensa    Martes 15 Abril 2008

Pocos cambios para que todo siga a peor
EDITORIAL Libertad Digital 15 Abril 2008

Los nuevos nombramientos que la vicepresidenta Fernández de la Vega ha dado a conocer este lunes tras la celebración del primer Consejo de Ministros de la legislatura no vienen sino a ratificar la radicalización continuista con rasgos disparatados que ha dejado de manifiesto Zapatero con la formación de su nada nuevo Ejecutivo. Tal es el caso de la propuesta de que Cándido Conde Pumpido continúe como Fiscal General del Estado, propuesta que deja en evidencia el sectarismo de Zapatero y su nula voluntad de acuerdos con el PP tanto como la continuidad de Bermejo como ministro de Justicia.

Ciertamente ¿qué voluntad de consenso, que no radique en un trágala, cabe esperar de quien como Fernández Bermejo ya llevaba a gala su inquina anti-PP hasta en los tiempos en que ejercía como fiscal? ¿Qué voluntad de rectificación cabe esperar de quien mantiene en el cargo al peor y más servil Fiscal General del Estado? ¿Qué independencia cabe esperar de un Fiscal que, por supeditarse a los intereses del Gobierno, llegó a pedir que el ordenamiento jurídico no fuera un "obstáculo" para el acuerdo con ETA, en un descarado llamamiento a jueces y fiscales para que "ensuciaran sus togas con el polvo del camino"? ¿Qué "clima" antiterrorista –al que por lo visto le basta ahora a Rajoy– cabe esperar con un ministro de Justicia y un Fiscal General del Estado que en su día calificaron la Ley de Partidos como un "error" y un "Guantánamo electoral", respectivamente? Eso, sin olvidar que al frente de Interior sigue el maestro del engaño y de las argucias como es Alfredo Pérez Rubalcaba.

Que Joan Mesquida, mando único de la Policía y la Guardia Civil, deje su cargo, pero para pasar a ocupar la secretaría de Estado de Turismo, tal y como ha informado Fernández de la Vega, no supone sino la nota surrealista que está acompañando a un Gobierno que, si cambia, es para hacer aún más evidente su deriva radical.

Si los nombramientos en Interior y Justicia ya evidencian el nulo interés de Zapatero de ceder nada al consenso con el PP, ¿qué podríamos decir de la política exterior con la ya conocida continuidad de Miguel Ángel Moratinos? Con la continuidad del máximo responsable, tras Zapatero, de la deriva tercermundista de nuestra política exterior, la salida de Bernardino León como número dos del Ministerio ni siquiera puede suponer el alivio de perder de vista a quien, tras elogiar públicamente a un ideólogo del fanatismo islamista como Tariq Ramadan, tampoco tuvo reparos en negociar con ETA en Suiza, tal y como recientemente denunciaron los diarios El Mundo y ABC. Más aun si esta salida de Bernardino León de Exteriores supone su entrada en el núcleo duro de Moncloa, tal y como supone su nombramiento como nuevo secretario general de la Presidencia.

A diferencia del "hay que cambiar todo para que todo siga igual" del Príncipe de Lampedusa, lo cierto es que Zapatero, con sus nombramientos, ni siquiera se ha molestado en disimular; señal de que si todo no sigue igual es porque va a ir a peor.

Ministra Chacón
Desprecio pacifista
GEES Libertad Digital 15 Abril 2008

La ex ministra de Vivienda y meteórica política del PSC es ya a estas horas ministra de Defensa, sin que se conozca familiaridad alguna en su currículum con el mundo de la seguridad y la defensa. Constituye esta la primera característica de la nueva persona encargada de pilotar el Ministerio; la falta de preparación. Bien es cierto que no es la primera persona que se hace cargo de la cartera de Defensa sin estar preparada para ello, y tampoco será la última, pero es necesario resaltar esta primera característica: nadie conoce qué meritos profesionales ha hecho la ya ministra para ocupar la cartera de Defensa y no cualquier otra.

Esta falta de preparación a veces se suple con tenacidad, voluntad e interés. ¿Es el caso? Por lo visto hasta ahora, Chacón ha destacado precisamente por lo contrario. En primer lugar, la ministra ha paseado por tierras catalanas un antiespañolismo poco disimulado ("Yo soy la candidata del PSC y no del PSOE. En primera persona representare los intereses de Cataluña y de los catalanes. El objetivo es conseguir más autogobierno para Cataluña." TVE, diciembre 2007). Ha hecho despegar al PSC agitando el fantasma de "que viene España", hasta el punto de haberse llevado un buen puñado de votos del partido de Puigcercós y Carod Rovira. Después del "prefiero matar a morir" de Bono ya casi nos acostumbramos a todo, pero creemos que es justo que militares y no militares sepan qué piensa Chacón acerca de la nación española, patria única e indivisible por la que ellos han jurado dar la vida. Incluso que piensa de sus predecesores.

En segundo lugar, las credenciales de Chacón en relación al modelo de Fuerzas Armadas son igual de peregrinas. Tanto Bono como Alonso se dedicaron con ahínco a desmilitarizar las Fuerzas Armadas, eso sí, con cierto disimulo el segundo y sacando pecho con aire marcial el primero. Pero ahora Zapatero no disimula. El trágala a los militares es ya descarado: el proceso de conversión de las Fuerzas Armadas en una ONG de uniforme se acelera con la llegada de la pacifista Chacón:"Se puede cambiar la guerra contra otro ser humano por la guerra contra el cáncer y la pobreza", (elpais.com, marzo de 2004). Todos debemos estar ya sobre aviso.

En tercer lugar, el Ministerio de Defensa exige dedicación absoluta, tanto temporal como de atención prioritaria; ¿va a conciliar la vida laboral y personal dirigiendo el Ministerio de Defensa? Es decir, ¿puede un ministerio como el de Defensa ponerse en manos de quien probablemente cogerá la baja dentro de pocos meses? El desprecio hacia nuestros militares se hace patente, y sólo valorándose poco a sí mismo se puede obviar: ¿sería concebible nombrar para el Ministerio de Economía o Interior a alguien que en pocos meses estará de baja? Cualquiera –y ZP no es una excepción– sabe que la sustitución de un ministro no es fácil, y conlleva problemas importantes para el funcionamiento de la institución. El de Defensa, por sus peculiares objetivos, es especialmente delicado, pues nuestros militares se están jugando hoy la vida.

Zapatero ha nombrado para dirigir el Ministerio de Defensa a una persona que no cree en una nación española única e indivisible; a una persona que no parece creer en el papel del ejército como instrumento para defender los intereses de los españoles. A una persona que si quiere ser consecuente con su Gobierno no va a poder dedicar al ministerio el tiempo que éste exige. En el fondo, el desprecio es notable, propio de quien se cree con la autoridad moral para infringírselo a los demás y forzarles a realizar cambios que hace bien poco serían impensables. Y esto, en la legislatura del consenso...
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Alabama o Mondragón
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 15 Abril 2008

El ex presidente del PNV Josu Jon Imaz escribía el pasado domingo en las páginas de EL CORREO sobre las formas que habían empleado en Estados Unidos los dos grandes partidos, el republicano y el demócrata, para acabar con la influencia y el poder que durante décadas había tenido el Ku Klux Klan en una gran parte del país. Un artículo interesante que merece la pena leerse y más si se hacen unos pequeños cambios: donde pone Estados Unidos léase País Vasco, donde pone Alabama léase Mondragón o Hernani y donde pone el Klan, léase su equivalente local, ETA.

Hechos esos cambios, el artículo resulta de máxima actualidad vasca: «El inexpugnable Ku Klux Klan, perfecta maquinaria de terror con sus cruces llameantes y sus capuchas blancas, se diluyó al alejarse del poder institucional empujado por la deslegitimación política y social», escribe Imaz, quien resalta cómo «la pérdida del poder político local debilitó la potencia de la red de intimidación».

La pérdida del poder local debilita la capacidad de intimidación de los terroristas, en Euskadi igual que en Alabama, ya que el poder local es el último refugio de la trama que encabeza ETA y que pretende ejercer el poder a través de sus vicarios políticos mientras asesinan a sus adversarios e intimidan a quienes se oponen a los encapuchados.

El PSE y el PNV, como partidos mayoritarios, están estos días ante un reto de primer orden: tienen que conseguir terminar la operación en la que se han embarcado para apear a ANV de la Alcaldía de Mondragón no sólo por su incapacidad para distanciarse del crimen, sino por pretender administrar las ventajas que procura el terror. La forma en que se han desarrollado los acontecimientos no hace fácil terminar la operación porque hay partidos y sectores de partidos que se oponen a quitarle el poder a ANV o porque quieren aprovechar este asunto para ajustar cuentas internas, tal como pasa en el seno del PNV y de Ezker Batua.

Además, en los partidos hay miedo al miedo de sus cargos locales, miedo a que se produzca una espantada como ocurrió con los electos de Ondarroa -con la excepción del edil popular-, miedo que el entorno de ETA se ocupa de mantener vivo con ataques a las sedes de partidos y con amenazas permanentes. Ese temor -y la división entre los partidos- hace que ya nadie piense -salvo el PP- en echar a ANV de todas las alcaldías que ocupa sin mayoría absoluta. Sin embargo, Mondragón se ha convertido en un símbolo. Si los demócratas no son capaces de quitar el poder a ANV estaremos ante una victoria simbólica de ETA y su entorno político, una victoria que será el aliento de futuros atentados porque habrán demostrado que pueden matar sin pagar precio político por ello.

f.dominguez@diario-elcorreo.com

¿Socialismo o sexo?

Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 15 Abril 2008

A lo largo de mi vida laboral tuve más jefas que jefes. Unas fueron malísimas, otras malas, otras regulares y tuve un par de ellas buenas. De los pocos jefes que tuve, también hubo de todo. Está muy claro que la calidad profesional no depende del sexo. ¿Qué más me da a mí que me opere un cirujano o una cirujana? Lo que me importa es que lo haga bien. Hoy a nadie, que yo sepa, para optar a un puesto de trabajo se le mira la entrepierna para ver si es macho o hembra, sino que hay métodos más científicos para valorar la capacitación profesional, salvo en los designados a dedo, que ésos y ésas son harina de otro costal.

¿Es necesario un Ministerio de Igualdad de Sexos o no sería más socialista y más ajustado a la deprimente realidad laboral que está soportando nuestro país un Ministerio de Igualdad Social que trate de reducir las diferencias cada vez más abismales entre los ricos de toda la vida y los nuevos ricos contra la clase media y los pobres de solemnidad? La clase media, que nos guste o no, fue el mayor logro de Franco, está hoy al borde del abismo. Miles de pequeños comerciantes y comerciales viven angustiados porque no se vende ni un peine. No sólo se derrumba el sector inmobiliario, sino que tampoco se venden coches e incluso las ventas han disminuido en los supermercados. No hablo de entes abstractos, sino de personas y empresas que yo conozco y de quejas que escucho a diario.

El Sr. Rodríguez es un maestro en el arte de jugar al despiste y lanzar balones fuera. Y así cuando la crisis económica a algunos nos estrangula, él, para distraer la atención del respetable, crea todo ufano y prepotente un Ministerio de Igualdad de Sexos, como si ése fuera el problema que más preocupa a las ciudadanos que viven de su trabajo y no del sudor ajeno.

¿Para cuándo, Sr. Rodríguez, un Ministerio de Igualdad Social? ¿Acaso se ha olvidado que es usted socialista y no sexólogo, que es lo que en realidad parece? ¿O es que el socialismo es una utopía en la que ni ustedes mismos creen y les resulta más fácil transmutarlo en sexología?

El PSOE hace ya tiempo que está ejerciendo de Partido Sexológico Orgásmico Engañabobos gracias a un electorado que se deja comer el coco y lo consiente.

Triste despertar nos espera. Para mí un cubata, por favor.

SIEMPRE LA IMPOSICIÓN
J.A. MARTÍNEZ SEVILLA El Ideal Gallego 15 Abril 2008

Nueva bofetada al castellano. Algunos creen que nuestra lengua materna debe ser abolida en pro del gallego, otra lengua consanguínea. Tal parece deducirse de un borrador de la Consellería de Industria que obligará a escribir todos los carteles y documentos informativos de ofertas de servicios en idioma vernáculo.

La Federación Provincial de Comercio de La Coruña ya se ha declarado en contra del anteproyecto legislativo. Así, también, unos lo consideran anticonstitucional; los de más allá, un disparate pues ambos idiomas son oficiales y otros guardan prudente reserva -soy dueño de mis silencios y esclavo de mis palabras-.

Galicia bilingüe, sin embargo, da un paso al frente y estudia la posibilidad de recurrir la norma ante los tribunales. Sólo nos falta prohibir andar por la acera o poner una estrella en la frente a los castellano parlantes...

Seguimos dando palos de ciego tiránico. Convencidos que el periódico oficial confiere una realidad auténtica. Craso error.

Ninguna disposición legislativa nos hará más altos, guapos e inteligentes. El idioma tampoco se puede imponer por decreto declarando proscrito al existente. Bien venidas sean todas las ayudas en favor del gallego, autonómicas, municipales, financieras, de convencimiento boca a boca, editando, subvencionando y premiando libros y obras teatrales en gallego...

Nada más. Reconozcamos que somos bilingües. Corren tiempos donde la letra con sangre no entra. Recordemos la Ley de Murphy y las acciones y reacciones físicas y químicas. Hay mucho espíritu mesiánico y aldeano por nuestros pagos.

Salvadores de la patria, liberales y demócratas de lo suyo, que, a fuerza de zurriagazos, pretenden cambiarnos cuando lo ideal sería practicar los dos idiomas, español y gallego, enriqueciendo a nuevas generaciones.

La experiencia de Hitler
Pío Moa Libertad Digital 15 Abril 2008

El caso de Zapo recuerda al de Hitler. Este obtuvo legalmente el poder y desde él desmanteló el sistema democrático. Le salió bien y siguió de provocación en provocación (perfil alto), ante las cuales retrocedían una y otra vez sus adversarios (perfil bajo), que desecharon las oportunidades de pararle los pies a tiempo, hasta verse obligados a hacerlo de la peor forma posible, cuando ya se había perdido demasiado terreno.

Se le puede llamar golpismo desde el poder, algo que también muy practicado en las repúblicas bananeras latinoamericanas. Vivimos con un gobierno ilegítimo, por antidemocrático y antiespañol. Este hecho está por encima de los votos, pues la legitimidad de estos para destruir el sistema de libertades y la nación es nula, por muy numerosos que sean. Las reglas del juego se han roto, y se trata de ver si los golpistas triunfan sobre la ley o la ley sobre los golpistas.
---------
Monarquía y república
Muy importante el blog de Federico aludiendo a la implicación del rey en las maniobras por acentuar el perfil bajo de la oposición. Juan Carlos, aparte de sus méritos políticos anteriores, tiene en su haber bastantes hazañas poco confesables pero bastante notorias y conocidas, sobre todo de la mafia socioprisaica. Y sabe que ésta, de tendencia antimonárquica, no tendrá el menor escrúpulo en utilizarlas contra él si lo ve conveniente, mientras que la derecha conserva otra consideración hacia la monarquía salida, como la democracia, del franquismo. De ahí la casi permanente claudicación regia ante Zapo y las presiones sobre la oposición para aplacar a la izquierda y los separatistas. Podría admitirse que el rey permaneciera impasible ante las fechorías del gobierno, pero una intervención a favor de él ya entraría en lo intolerable, y empujaría a gran parte de la opinión neutra y de derechas hacia la república. Pues las izquierdas y los separatistas son republicanos de raíz, cosa que no debiera olvidar nadie, y si no actúan abierta y masivamente en esa dirección se debe al apoyo que la monarquía retiene en la opinión pública. Desde luego, si alguien puede hundir la monarquía es la propia Casa real, como ha sucedido en el pasado.

También guarda el caso alguna similitud con el de Niceto Alcalá-Zamora: tratado sin consideración, incluso de forma insultante, por Azaña (lo dice el alcalaíno en sus diarios y cartas), Don Niceto trató siempre a este con exquisito respeto. En cambio se cebó contra la derecha, siendo él derechista, y provocó en su seno crisis incesantes, ayudando a eliminar a Lerroux y expulsando a la CEDA, hasta conseguir la reanudación de la guerra civil. Alcalá-Zamora era el jefe del estado, como Juan Carlos.

La justa indignación de Camps
Pablo Sebastián Estrella Digital 15 Abril 2008

Ya está en marcha el nuevo Gobierno de Zapatero y su primera medida será la de facilitar un urgente trasvase de agua del Ebro en favor de Barcelona, para atender las urgentes necesidades de la capital catalana, lo que parece justo y razonable a la vez que incluye una severa rectificación de la política socialista que negaba los trasvases, y concretamente el del Ebro, lo que en su día fue aplaudido por el Gobierno de la Generalitat y el nacionalismo de Cataluña, que ahora imploran agua. Y los que, de la noche a la mañana, se han declarado entusiastas seguidores de la política de trasvases, bien sea del Ebro, el Segre o el Ródano, con tal de tener agua y de que se cumpla el principio de solidaridad entre los ciudadanos y las tierras de España que antes había sido negado por los políticos catalanes. Como ahora niegan el derecho por igual al desarrollo económico y social reivindicando balanzas fiscales, en vez de homologación del PIB, para que ni una gota de empuje económico se derrame en las postergadas tierras del centro, noroeste y sur de España.

Trasvases sí, pero sólo para Cataluña, es lo que se desprende de la primera decisión del nuevo Gobierno, y lo que ha provocado la justa indignación del presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, que ve cómo lo que se le niega al Levante español sí se le concede a Barcelona, sin que semejante decisión vaya acompañada de una declaración general a favor del principio de igualdad, de la que tanto presume este Gobierno, pero por lo que se ve a favor de las mujeres de su partido, lo que puede estar bien siempre y cuando ese principio no sea discriminatorio de todos y de todo lo demás.

De momento, a Cristina Narbona la han cesado del Gobierno por el fracaso de su política del agua —que no es menor que el de otros ministros como los de Justicia, Defensa y Fomento en sus respectivos departamentos—, pero ya estaba claro que la ministra que se opuso tajantemente a los trasvases y que no había encontrado la solución alternativa ni previsto las consecuencias de la sequía, no estaba en condiciones de liderar trasvases de urgencia como el que ahora se piensa poner en marcha en favor de Barcelona. Y por supuesto con el acuerdo del Gobierno de Aragón, que tan reticente fue a esta política, como lo fueron, incluso, los dirigentes aragoneses del PP, los que ahora van a dejar a unos y otros en una situación de franca precariedad.

Ahora bien, ¿qué puede hacer el presidente Francisco Camps frente a semejante discriminación, amén de movilizar al pueblo valenciano para exigir su propio abastecimiento de agua y el trasvase del Ebro? Y tiene su gracia que sea la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, diputada por Valencia, la que ha presidido la reunión de Moncloa con el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, para acelerar el trasvase y favorecer a Barcelona, sin que semejante decisión de urgencia fuera acompañada de un anuncio para la revisión de la política del agua del Gobierno, convocando a todos los presidentes autonómicos afectados por la ausencia de los trasvases, como es el caso de los primeros gobernantes de Valencia y Murcia, castigados sólo por ser del PP.

España: arrogancia, provocación y escasa democracia
Francisco Rubiales Periodista Digital 15 Abril 2008

Los dos grandes partidos políticos españoles, el PSOE, en la izquierda, y el PP, en la derecha, proyectan arrogancia, ignoran y provocan a los ciudadanos y no pueden ser considerados demócratas. Uno y otro están urgente e intensamente necesitados de una refundación que les acerque a la democracia.

Internamente, funcionan como maquinarias verticales y autoritarias orientadas, de manera obsesiva, hacia la conquista y la conservación del poder. Todos los recursos del partido, incluídas las ideas, los principios y hasta la militancia, se supeditan al líder y a su estrategia, sin que exista lugar alguno para el auténtico debate, ni para la disensión, ni para el voto de conciencia. Quien critique al lider o rompa la intocable y sagrada "diciplina" del partido, habrá arruinado irremediablemente su carrera. Para colmo de males, al servicio a los ciudadanos ha quedado desplazado en los partidos por nuevas prioridades como la obsesión por el poder y el reparto de privilegios y ventajas entre los del bando propio.

Funcionando así, en ambientes cerrados, alejados del ciudadano y sometidos a las élites, donde la libertad y la crítica están ausentes, los partidos no pueden generar jamás a dirigentes democráticos capaces de gestionar un gobierno democrático, cuando ganan las elecciones.

En lo externo, el comportamiento tampoco es democrático, como lo están demostrando en los tiempos presentes Zapatero y Rajoy. El primero con una actitud arrogante, provocadora y democráticamente incomprensible al mantener como ministros a personas que, como Magdalena Álvarez y Mariano Fernández Bermejo, han fracasado en sus respectivas gestiones ministeriales, recibiendo el rechazo de buena parte de la ciudadanía y de los medios de comunicación. Ambos, en cualquier democracia, incluso en las de escasa calidad, habrían tenido que dimitir, pero en España, el comportamiento arrogante y antidemocrático del poder político les mantiene en sus puestos, precisamente para demostrar a la sociedad y al adversario quien manda y quien decide. Por su parte, Rajoy está realizando una lectura falsa y truculenta de la democracia al negarse a asumir su derrota electoral y empeñarse en continuar al frente de su partido, a pesar de que lleva acumulados dos fracasos ante las urnas y de arrastrar el estigma de haber sido designado líder de su partido "a dedo", por José María Aznar, sin ningún proceso democrático interno de selección.

El comportamiento antidemocrático de los dos grandes partidos españoles se manifiesta en muchos más ámbitos y rasgos: en el desprecio al principio de igualdad, en el control que ejercen sobre unos medios de comunicación que, en democracia, deberían ser independientes y críticos, en la asfixia de la sociedad civil, ocupada por los partidos hasta en los espacios que les están claramente vedados, como son las universidades, sindicatos, asociaciones, cajas de ahorros, etc., en el control obsceno de una Justicia que debe ser independiente y autónoma en democracia y, sobre todo, en querer mantener sin cambios, a toda costa, una ley electoral y una Constitución que presentan graves deficiencias democráticas, como las listas cerradas y bloqueadas, que impiden al ciudadano el sagrado derecho a elegir, otorgándo ese derecho a los partidos, que son los que confeccionan las listas, en la desigualdad fiscal, permitiendo que los españoles paguen más o menos impuestos según el ugar donde nacen y viven, o permitiendo cobardemente que los que hablen el idioma común de la nación, el español, sean marginados y hasta castigados en algunas comunidades autónimas.

Para los demócratas españoles, la visión global de la política ha cambiado y ya no la contempla dividida en partidos de derecha o de izquierda. La división correcta es entre partidos democráticos y antidemocráticos.

El bando contrario a la democracia están prácticamente todos, desde los grandes a los nacionalistas, mientras que en el bando "democrático" está tristemente huerfano, con una sola excepción, la de UPyD, un partido nuevo que, hostigado por los demás y por la densa fuerza mediática sometida al poder político, aspira a una democracia impècable y se atreve a echar en cara a los demás su escaso respeto a la democracia y a plantear con valiente osadía las vitales reformas de la Constitución, la ley electoral y el espírito de los partidos que España necesita para regenerarse y dejar de ser una lamentable pocilga política..

FRM Voto en Blanco

Equipo B o Ibex del zapaterismo
POR VALENTÍ PUIG ABC 15 Abril 2008

EL Consejo de Ministros que ayer se reunió por primera vez tiene más de equipo B que de Ibex del zapaterismo. En la más favorable de las hipótesis, una sinergia entre el rigor de Pedro Solbes y la capacidad imaginativa de Miguel Sebastián no entra en el cálculo de probabilidades. Lo que tenemos es, más bien, un Gobierno para maquillar la crisis económica sin querer tener en cuenta que esta será una crisis antimaquillaje, como todas las crisis de verdad. En su libro «La era de las turbulencias», Alan Greenspan —a quien, por cierto, algunos atribuyen los males actuales— dice que al revisar una política siempre se planteaba una pregunta: «¿Qué coste tendrá para la economía si me equivoco?». Si no hay riesgo de contrapartidas, puedes probar la política que quieras —dice el antiguo responsable de la Reserva Federal americana—, pero si el precio del fracaso es en potencia prohibitivo, deberías evitar esa medida aunque la probabilidad de éxito supere el 50 por ciento, porque no puedes aceptar el coste del fracaso. Los cien días de respeto no impiden hacerse una pregunta: ¿qué coste podría tener la crisis en manos de Zapatero?

Distribuidas las carteras y delimitadas las competencias, a la vista está que todo lo que el nuevo Gobierno de Zapatero pueda contribuir a la ideología de género o a lo que llamábamos feminismo tiene más que ver con una cortina de humo que con el logro pragmático de la igualdad de la mujer en la sociedad real y no únicamente en los ministerios. Desde luego, no parece encaminado a salir al paso de una crisis económica, sino a maquillarla. Solbes ha sido el primero en marcar territorio: estos son mis poderes, ha dicho. De la personalidad política de Miguel Sebastián y de su buena entrada en La Moncloa no cabe esperar que las cosas queden así. De hecho, si los rifirrafes entre Solbes y Sebastián fueron ya tan vistosos en el primer mandato de Zapatero, no está fuera de las expectativas que la gestión de la crisis —siempre controvertida y con muchos ángulos— todavía les enfrente más. Al agrandarse la bicefalia económica en el Gobierno, los dolores de cabeza ya serán para un presidente que por ahora puede dar la impresión transitoria de que ha salvado la economía española del riesgo de un deterioro grave.

Torvos y sombríos, los augurios del Fondo Monetario Internacional le han puesto medio luto a la foto del segundo Gobierno de Zapatero en los peldaños del palacete de La Moncloa. Quedarán algo lejos los trofeos de la Champions League que Zapatero anunciaba en sus actos electorales. Por ahora hay que decirle adiós al G-7. Frenazo del crecimiento, más paro, incremento de la inflación: lo estuvo anunciando el candidato Mariano Rajoy en sus intervenciones en la campaña, pero el electorado no se lo creyó en términos electoralmente mayoritarios porque Zapatero había logrado tal presión en su estrategia de poner al PP entre la espada del buenismo y la pared de la derecha dura. Por eso Zapatero pudo eludir plantearse —por ejemplo— reformas como la flexibilización del mercado laboral o de mejora de la productividad. Ahora los datos del FMI sitúan a España por detrás de Italia en PIB por habitante.

Desde luego, el frenazo es internacional, pero cada uno ha de administrar sus recursos y jugar sus bazas, según sea la fortaleza su sistema financiero, la fluidez de sus mercados y la capacidad de sus empresarios, que en definitiva es lo que cuenta. Para el FMI, la desaceleración es aguda. Nuevos máximos del barril de crudo. Zapatero responde con centrismo de conveniencia, ideología de género, I+ D por retropropulsión, algún continuismo inexplicable —Moratinos, Bermejo, Magdalena Álvarez—, reparto territorial de carteras y alegría en los tendidos neosocialistas: ilusoria botadura de un Gobierno de arranque para hacer un Gobierno de despegue con la presidencia española de la Unión Europea en 2010. Quedará la incógnita de si no hubiese sido mejor poner toda la carne en el asador y hacer un Gobierno con el Ibex del zapaterismo. Quizá no hay tal Ibex zapaterista y que eso ya mantuvo a la baja las buenas cotizaciones que quedaban en el socialismo español

Un gobierno líquido
POR IGNACIO CAMACHO ABC 15 Abril 2008

EN la política posmoderna lo esencial es el diseño. No importa tanto la función como el discurso, ni la gestión como el mensaje. Es una política retórica, en la que la semántica domina sobre la ideología para proyectar evanescentes categorías conceptuales y marcos de opinión pública. Sus estrategias consisten sobre todo en la creación de estructuras formales, a menudo huecas o puramente aparenciales, espumosas, que seduzcan los valores volátiles de eso que Zygmunt Bauman ha dado en llamar «la sociedad líquida». Sobre esa espuma discursiva, reforzada por los conceptos del republicanismo cívico, Zapatero se ha acostumbrado a flotar con la ingravidez que le facilita su propia falta de consistencia y una innegable habilidad para articular flujos de comunicación de enorme eficacia mediática y persuasiva.

La composición del nuevo Gobierno responde a esa estrategia comunicativa. Sobre el difuso magma competencial de los nuevos ministerios y las numerosas incógnitas de su acoplamiento práctico a la compleja realidad administrativa de un Estado descentralizado, el presidente ha diseñado un equipo cuya funcionalidad se agota en su propia existencia. Lo importante no es para qué sirve un Ministerio de Igualdad, o qué clase de tareas pueda llevar a cabo, sino que exista un departamento así llamado, cuya denominación remite a una retórica progresista. No se trata de que el órgano cree su función, sino de que el órgano —el organismo, en este caso— es la función misma. Idéntico proceso inspira la creación de la cartera de Ciencia e Innovación, al margen de sus atribuciones o competencias; es el poder propagandístico del nombre lo que interesa en tanto viene a reforzar el discurso zapaterista con connotaciones de modernidad y dinamismo.

Para construir este organigrama permeable y nominalista, se ha partido la estructura de la Administración con cuchillo de carnicero, incluso al precio de despojar a Educación del control sobre la política universitaria. En realidad, la mayor parte de la gestión de estos departamentos horizontales descansa desde hace tiempo en las autonomías, blindadas además por los nuevos estatutos, pero lo que el presidente desea es generar ruido político y envolver de propaganda la acción de gobierno. Por eso carece de sentido discutir —trampa para la oposición— la eficacia funcional del modelo. Como en toda creación de diseño, es el impacto formal lo que determina su éxito y lo que subyace al fondo del mismo impulso creativo. Zapatero podrá ser un gobernante poco competente en la solución de problemas, pero es sumamente experto en la invención de superestructuras huecas, en el manejo de discursos livianos y en la composición de gestos —como el de una mujer en Defensa— de alta rentabilidad publicitaria.

Para una sociedad líquida, ha formado un Gobierno líquido. Es de temer que resulte también gaseoso.

¿Comunidades históricas o histéricas? (i)
Teresa Puerto Ferre Minuto Digital 15 Abril 2008

La repetida cantinela de “comunidad histórica” coreada por las tres autonomias privilegiadas: catalana, vasca y gallega , siempre ha sido un baldón de engatusamiento, arrojado en las narices de todos los demás historicos Reinos de España,.¿Objetivo? : crear complejos en los demás y, al mismo tiempo, generar pingües privilegios para sí mismas…

Pero ¿de dónde nace esta cacicada exlusivista de querer ser más y mejor que los demás?. Pues nace del EGOISMO infinito y de la ambición sin limites de unos caciques que echaron una acelerada carrerita allá por el 1932 y, aprovechándose del caos y debilidad republicanos, arramblaron con una denominación que,en realidad, NO tiene ni la más mínima validez histórica . Es puro barbarismo histórico:uno solo es lo que, históricamente, ha sido; y NO es lo que se ha querido inventarse…

El veterano intelectual Americo Castro , en su libro póstumo: “El nombre y el quien de los españoles”(Taurus,1999) nos da una definición redonda de estos `magicians de la cienciaficción´:”El nacionalismo separatista tiene sus orígenes en los ricos del lugar, es decir, en los señores feudales todavía pervivientes, con un ramalazo de caciquismo” . Es decir, que ha sido una oligarquía provinciana la que ha perpetuado un sistema de “castas” favorecido por las ideas antañonas, las creencias religiosas , patrióticas, localistas y terruñeras. Ha sido “la ignorancia perpetuada la que ha cultivado los tópicos del victimismo, la autocompasión y el aldeanismo engrandecido como soberanismo y racismo” .. En resumen, es la vuelta del feudalismo medieval, con la ayuda del terror como soporte vehicular de“los neo_señores feudales” .

(I) CATALUÑA
La denominación de “histórica” para la autonomia catalana es ¡modelníssssima! .data del 9 de septiembre de 1932 cuando las Cortes Republicanas de Azaña ratificaron el Estatut Catalá por 114 votos copntra 24. Desde el 12 de abril de 1931 el caudillín cacique de la izquierda separatista catalana, el coronel militar Francesc Maciá (un valenciano, nacido en Crevillente) se había adelantado a Madrid en la proclamación de la II República (bastarda) Española cuando dijo aquello de : “En nom del poble de Catalunya, proclamo l´Estat Catalá” ..

Lo de “estat catalá” no fue aceptado en Madrid y, tras “negociaciones” entreguistas la expresión fue sustituida, posteriormente, por “Generalitat Catalana”; Al poco, quedó convenido un procedimiento de relaciones constitucionales equitativo por ambas partes. La Constitución Republicana estipularía, más tarde, los Estatutos locales que pasarían a regir la vida regional .

Pese a todo, l´Estatut Catalá desató una oposición considerable en el resto de España por los visos de separatismo sospechoso que ha habido, siempre, detrás de toda inciativa de los caciques feudales catalanes.

(II) . VASCONGADAS
¿Y Vascongadas? . Los vasco_nacionalistas siempre han ido a remolque d e los logros y rapiña catalana desde que el destarifado Sabino Arana transplantó a Vizacaya la simiente del nazi_onalismo separatista que habia aprendido en Cataluña durante sus años de estudiante en la Universidad de Barcelona .

Por puro mimetismo , el 17 de abril de 1931 , junto al histórico “Roble de Guernica” los nacionalistas vascos intentaron una imitación improvisada y un clon descolorido de la proclamación de l´Estat Catalá , hecha en Barcelona cinco días antes por Maciá y Company .

Pero fue una ceremonia sin éxito ni resonancia que fue seguida por proyectos y estudios para poner en pie un Estatuto Vasco. Para ello el loco de Sabino Arana movilizó al conservadurismo carlista más carca y más reaccionario en Estella , la vieja ciudad carlista y allí elaboraron las bases de su Estatuto.

En junio de 1932 , sometido a votación, el estatuto Vasco fue rechazado por los navarros ,pero fue aprobado por los municipios de Alava, Vizcaya y Guipúzcoa . Sin embargo, las Cortes Constituyentes republicanas SUSPENDIERON indefinidamente las discusión del Estatuto Vasco. NUNCA lo aprobaron . Fue un fiasco, pura histeria mimética …

www.teresafreedom.com

Soledades de los juzgadores
Luis del Pino Libertad Digital 15 Abril 2008

Son varias las noticias relacionadas con el 11-M que se han producido en los últimos días. El juez Del Olmo, por ejemplo, abandona la Audiencia Nacional después de su cursillo en París y se marcha a la Audiencia Provincial de Murcia, donde el Consejo General del Poder Judicial le ha destinado.

No creo que le echen mucho de menos sus compañeros de la Audiencia Nacional. Allí se sentía bastante solo, la verdad, y sus colegas no se recataban en echar pestes de él. En echar pestes en privado, por supuesto, porque en público era otra cosa. En público, por ejemplo, todos recordamos cómo se convalidó expresamente la labor del juez Del Olmo a la hora de redactar la sentencia del 11-M, dando por buena una instrucción nefasta que ha conseguido que sigamos sin saber quiénes son los responsables de los atentados de Madrid.

Según informa El Confidencial Digital, la periodista Elisa Beni, por su parte, que había sido removida de sus funciones en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid a raíz del escándalo desatado por la publicación del libro "La soledad del juzgador", ha encontrado acomodo como tertuliana en el programa radiofónico "El gabinete de Julia", que dirige en Onda Cero la periodista Julia Otero.

¿Hará cantar Julia Otero Els Segadors a su nueva tertuliana, con la mano en el corazón? Esperemos que no. No creo que doña Elisa se merezca semejante trago. Aunque quizá fuera un buen título para un futuro libro: "La soledad de Els Segadors".

Y, mientras tanto, la sentencia redactada por ese juzgador solitario que doña Elisa retrataba en su libro sigue su camino hacia su convalidación o rectificación por parte del Tribunal Supremo. Un camino acelerado, deberíamos decir, porque el Tribunal Supremo ha decidido, según informa el periódico El País, adelantar a julio la vista de los recursos de casación del 11-M.

Ya saben ustedes: en este país, todos los casos judiciales duran décadas... menos el del 11-M, que hay que quitarse de en medio cuanto antes. Cerrado el caso desde el punto de vista político (porque, si hay un pacto de estado entre Zapatero y Rajoy, ése es el de no decir ni mu del 11-M), hay que cerrar también judicialmente el asunto.

¿Juzgador solitario, decía yo antes? ¡Qué va, qué va! El juez Bermúdez no estaba tan sólo como parece. Hoy trae El Mundo una preciosa crónica de María Peral sobre la reunión que el juez Guevara (otro de los miembros del tribunal que juzgó el 11-M) mantuvo el pasado miércoles con varios guionistas de cine y televisión, para explicarles cómo se hace un juicio. Según se relata en la crónica, a la pregunta "En procesos tan mediáticos como el 11-M, ¿ustedes, los jueces, leen lo que aparece en la Prensa?", el juez Guevara respondió, ni corto, ni perezoso: "Sí, pero nos da lo mismo".

O sea, que el juez Gómez Bermúdez no se lee las informaciones del 11-M, y el juez Guevara se las lee, pero le entran por un oído y le salen por el otro. Tanto monta, monta tanto. No me extraña que los juzgadores se sientan tan solos, desconectados del mundo como están.

La 'afusiladora' le dispara a Rosa Díez, "bruja novata"
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 15 Abril 2008

Almudena Grandes la Afusiladora, que se está preparando para sustituir a Maruja Torres como insultadora oficial de El País, deja de arremeter contra Zaplana, Rajoy, Acebes y compañía, y pasa a dirigir sus escopetas dialécticas contra Rosa Díez la Traidora.

La prueba de que el Imperio Progre está encantado con la nueva deriva del PP de Mariano , Soraya y Feijóo es que Rodríguez y El País dedican más insultos a Rosa10 que a la antes calificada de "derecha extrema". Hoy le toca a Almudena Grandes, ya conocida por sus deseos de fusilar a algunas "voces de la mañana". En su columna de hoy escribe sobre Rosa10:

Rosa Díez, por más que ella nunca me haya inspirado el menor grado de simpatía, ni de confianza. Los ciudadanos, creo yo, todavía podemos aspirar a que los políticos aparenten ser personas decentes, y nadie capaz de rentabilizar sus derrotas personales reconvirtiéndolas en súbitas crisis de conciencia lo es. Menos aún cuando se presenta como un espejo de ciudadanía mientras combina, con la irresponsabilidad de una bruja novata, los instintos más bajos del electorado. Pero, con todo y eso, el otro día se pasó de la raya.

"Disparatado e inútil". Ésos fueron los adjetivos que Díez escogió para calificar el proceso de paz que emocionó e ilusionó a un país entero.

"Un país entero". Hombre, para esta autora en novelas eróticas los millones de españoles que participamos en las manifestaciones de la AVT y del Foro de Ermua no formamos parte de ese país. Almudena nos ha fusilado... de momento metafóricamente.

Añade que los políticos deben de aparentar "ser personas decentes". ¿Como Rodríguez, que ha reconocido que nos mintió cuando dijo que había roto las negociaciones con los etarras?

La realidad es lo que los progres dicen que es.

Y esta columna coincide con un editorial en el que El País elogia a Rajoy mientras denigra a Esperanza Aguirre:

No se sabe bien qué planes tiene Rajoy, pero hay indicios (por ejemplo, en los nombramientos efectuados tras el 9-M) de que quiere emanciparse de los grupos de presión, eclesiásticos o mediáticos, entre otros, a los que dio protagonismo político, y que le convirtieron en su rehén.

¡¡PRISA se atreve a acusar al PP de depender de grupos de presión mediáticos, él que ha puesto y quitado secretarios generales del PSOE!!

Si al PRISOE le molesta más Rosa10 que Rajoy, ya sabemos a quién votar para recuperar la igualdad y la nación.

Como escribe Javier Ruiz Portella, ¿Y si Rosa fuese la Esperanza? http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=2003

¿HAY ESPERANZA?… ¡AY, ESPERANZITA! ¿Y SI FUERA ROSA LA ESPERANZA?
Javier Ruiz Portella www.elmanifiesto.com 15 Abril 2008

¿Puede representar Esperanza Aguirre la nueva esperanza de España? Que nada cabe esperar, visto lo visto, de Mariano Rajoy y del resto de la cúpula dominante del Partido Popular, es asunto sobradamente manifiesto y que confirman, por si alguna duda pudiera caber, sus recientes guiños y brazos tendidos a quien, desde el poder, encarna la voluntad de convertir a la más antigua nación europea en un miserable reino de taifas. (Reino sólo equiparable a la Italia que, entre la caída del Imperio y el Risorgimento, anduvo escindida entre multitud de Estados, Principados y Ducados. Con una diferencia crucial, sin embargo: unidas en lo más fundamental, ninguna de las partes de Italia renegaba de su legado común: histórico, «afectivo» o cultural. Más claro: ninguna repudiaba la lengua, la cultura y la historia de Italia como Cataluña y las Vascongadas repudian hoy las de España.)

Puesto que don Mariano Rajoy y el Partido Popular siguen empeñados en seguir templando gaitas y no tomar el toro por los cuernos, ¿puede llegar a tomarlo alguien como Esperanza Aguirre? ¿Podría acaso representar ella algo parecido a la solución?

Ante tal incapacidad, se da a veces (algún amigo mío la practica) una actitud maximalista, propia de un puritanismo tan simpático como nefasto. Consiste en decir: «Yo me lavo las manos, no se me fueran a manchar en una contienda que no va a resolver nada de lo fundamental. Tanto si se desintegra España como si no, igual seguiremos viviendo en un mundo absurdo y ruin. Qué más da lo que hagan un Zapatero, un Rajoy o una Esperanza Aguirre… Mejor no ir siquiera a votar.» Pues no.

Por más que ninguno de ellos vaya a cambiar nada fundamental, lo que hagan o dejen de hacer resulta —paradojas de la vida— absolutamente fundamental: no fuera caso que, despertándonos en serio algún día, quisiéramos abordar por fin lo esencial, y en lugar de encontrarnos con un país, sólo nos encontráramos con un montón de desperdigadas ruinas.

La solución… Detengámonos un momento, que aquí se impone matizar las cosas. ¿De qué solución se trata? ¿De solucionar acaso el malestar existencial que, como todos los hombres de nuestro siglo, conocemos los españoles? Por supuesto que no. Para cosas como la pérdida de sentido que experimenta el mundo, para cosas como la absurdidad existencial que conocen nuestras vidas, la solución no pasa por ninguno de los partidos o ideologías existentes y que, lejos de formar parte de la solución, constituyen parte del problema. O lo que es lo mismo: la solución de tales cuestiones —las realmente fundamentales— no pasa ni puede pasar por doña Esperanza Aguirre o por la otra dama de la que luego hablaré.

¿Puede evitar la ruina nacional —lo único que en tales lides me importa— alguien como Esperanza Aguirre? Poderlo, puede. Agallas tiene. ¿Podría, si se hiciera con el poder en su partido, triunfar en las próximas elecciones? También. Por una razón tan sencilla… como idiota. Carece (y el mero hecho de ser mujer la ayuda considerablemente) de la imagen conservadora, escasamente «moderna», como teñida incluso por no se sabe qué influjos eclesiásticos, que, a ojos de una parte de la opinión española, marca como un irremediable estigma al Partido Popular.

Estigma injusto, imagen ridícula, grotesca: tan rabiosamente moderno, tan visceralmente partidario del orden economicista y democrático del mundo es Mariano Rajoy como lo son Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz Gallardón… o el mismísimo José Luis Rodríguez Zapatero. Todos adhieren al mismo orden general de cosas (las diferencias al respecto sólo son de matiz).

Cualesquiera que sean sus reservas, incluso la propia jerarquía eclesiástica adhiere a tal orden, y ya no digamos el odiado y amado presentador de la cadena de radio propiedad de esta última. La imagen que, como un estigma, cercena las posibilidades electorales de la derecha española —decía— es tan injusta como ridícula. Pero aquí, señores, estamos hablando de política. Es más: estamos hablando de lo que se juega en el gran circo mediático-político de una sociedad moderna, materialista y democrática. No estamos hablando, pues, de lo que las cosas son, sino de lo que aparentan ser —lo único que en tal circo importa.

El gran circo
En ese circo, doña Esperanza ha tenido, por ejemplo, la habilidad de lanzar, entre otras cosas, un guiño de simpatía a la comunidad homosexual, zafándose de tal modo —en el circo basta a menudo un gesto— de la burda trampa en que ha caído la derecha española al condenar un esperpento como el del «matrimonio» homosexual. De nuevo lo mismo: por supuesto que el esperpento es condenable (no por el reconocimiento de derechos que implica, sino por sus nefastas connotaciones simbólicas para el matrimonio, la familia y la reproducción de la especie), pero el que algo sea condenable no significa necesariamente que en el circo se pueda o deba condenar. Estamos en un gigantesco (y zafio) espectáculo mediático-político en donde lo que cuenta no es lo que las cosas son, sino lo que aparentan. Y lo que aparenta la condena del «matrimonio» homosexual —da igual que sea o no así— es el repudio hacia lo que algunos llaman todavía «la desviación homosexual».

Si sólo las apariencias cuentan, ¿no tendría razón doña Soraya Sáenz de Santamaría, el nuevo brazo derecho de Rajoy, al invocar esta misma idea para propugnar una deriva «centrista» en la imagen del PP, con lo que ello implica de claudicación definitiva frente al separatismo? No, en absoluto. Por dos razones. La primera, porque se trata de una cuestión de principios —a no ser que el único principio sea (como en realidad lo es…) alcanzar a cualquier costa el poder. Pero incluso si sólo se piensa en el poder, si sólo de resultados electorales se trata, grandes podrían ser éstos (incluso en la Cataluña castellanohablante, a cuyo corazón nadie ha hablado nunca) si se hiciera lo que jamás se ha hecho ni intentado: defender clara, vigorosa, inteligentemente la identidad histórica, cultural y nacional de España.

Es lo que hace o parece que quiere hacer (aquí nunca se sabe…) doña Esperanza. Quien, en todo caso, lo hace sin vacilar y con decidido arrojo es… doña Rosa. Nunca, en efecto, desde la instauración del nuevo Régimen, se habían oído tales y tan vigorosas palabras como las que pronunció Rosa Díez, diputada del nuevo partido Unión, Progreso y Democracia, bajo la carpa del gran circo que, escoltado por dos leones, se alza en la madrileña carrera de San Jerónimo. Habló de lo que nunca nadie había hablado. Habló de cosas tan inconvenientes —zumbaban los oídos de Sus Señorías: nunca habían oído nada parecido— como de reformar las grandes injusticias de la ley electoral, de regenerar la Justicia (lo que implica que hoy está degenerada)… Y lo más fundamental: por primera vez en treinta años alguien se atrevía a impugnar bajo la venerable carpa no el Estado de las Autonomías como tal (no hay por qué hacerlo: volver al centralismo jacobinista sería locura), sino las degeneraciones sin tasa que ha acarreado y, muy en particular, ésta: ya están surgiendo generaciones de jóvenes españoles tan descerebrados como… antiespañoles. Propugnaba para ello la única medida posible: devolverle al Estado la competencia en materia de Educación; esa competencia de la que con irresponsabilidad criminal se han desprendido todos: desde Suárez hasta Rajoy, pasando por Fraga, González, Calvo Sotelo y Aznar. (No incluyo a Zapatero: lo suyo no es irresponsabilidad; es propósito deliberado.)

¿Puede doña Esperanza —preguntaba al principio— encarnar algo como un nuevo despertar para salvar a España? Lo podría sobre todo si, rosa la esperanza, aunaran ambas sus esfuerzos: hasta harían pensar entonces en otras grandes mujeres de nuestra historia, salvadas sean por supuesto todas las distancias. Quedaría, o podría quedar, conjurada entonces la gran desdicha que sobre el destino de nuestra patria (¿volvería a ser lícita la palabra?) se ha abatido durante estos últimos treinta años: desaparecería por fin la imagen que, para tantos españoles (no sólo vascos y catalanes), hace que la idea misma de España —todo el meollo de la cuestión está ahí— huela a polvo, sacristía y naftalina. Imagen grotesca, falsa de toda falsedad. Pero imagen que, nos guste o no, se encuentra ahí: y sólo con otras imágenes —más que con ideas y discursos— se combaten y arrancan en el gran circo las imágenes falsas, los estigmas infames.

No comprender esto último; no comprender que —sometido como está el circo a los gustos y dictámenes de las masas— la vida pública se compone tanto de gestos como de ideas, tanto de imágenes y apariencias como de conceptos y doctrinas; no comprender, en suma, que aquí el hábito también hace al monje, significa no comprender nada de lo que constituye el corazón de nuestra realidad política. Y si usted, amigo, no lo comprende; o lo comprende y le da repelús (de acuerdo, de acuerdo, a mí también…, pero después no se queje), permítame un consejo: mejor retírese a descansar.

No se ven, pero están ahí
POR FLORENTINO PORTERO ABC 15 Abril 2008

La Sra. Smith, ministra de Interior británica, ha hecho unas declaraciones tan claras como angustiosas: en estos momentos hay unas 200 redes terroristas trabajando en ese país y, que ellos sepan, 30 atentados en marcha. La información no es casual. Se está debatiendo una nueva ley antiterrorista y el gobierno laborista de Brown pide al Parlamento que se amplíe de 28 a 42 días el tiempo de detención sin cargos de cualquier sospechoso.

Blair luchó con denuedo para facilitar el trabajo de la policía, pero con un coste político muy alto. Brown va por el mismo camino. Cuando la izquierda británica, como la europea, ha entrado en el camino del «buenismo» y la comprensión de los islamistas resulta difícil que los diputados laboristas se suiciden políticamente avanzando en sentido contrario.

Bush declaró que Estados Unidos estaba en guerra contra el islamismo. Los europeos rechazaron mayoritariamente tal afirmación, limitando la amenaza a un problema de seguridad interior. No había guerra, en todo caso conflicto. Para nuestros socialistas ni eso. Los atentados islamistas, como explicaron a un alto funcionario norteamericano de paso por Madrid, son realidades incómodas con las que tenemos que aprender a vivir, pero sin darle mayor importancia.

La dimensión que están tomando las redes islamistas, sumado a su carácter global, hace difícil su catalogación como mero problema de seguridad interior. Es mucho más y, sobre todo, será mucho más en las próximas décadas porque tanto la situación en los estados árabes como entre las comunidades musulmanas en Occidente va a empeorar. La economía apunta un período de crisis seria, el desempleo aumentará y la presión migratoria desde los países musulmanes crecerá. Estas circunstancias alimentarán el radicalismo.

Si la sociedad no percibe la gravedad de la amenaza no aceptará la necesidad de aplicar las medidas apropiadas para combatirla y los atentados llegarán. Los laboristas sufren la contradicción de años de discurso comprensivo y la responsabilidad de preservar la seguridad nacional. El primer reto es hablar claro a la gente.

"DOCTRINA, DISCURSO Y ESTRATEGIA", EJES DE LA OPOSICIÓN
Vidal Quadras espera que el PP "se ponga las pilas" ante un Gobierno que "es una provocación, rozando el insulto"
Alejo Vidal Quadras ha echado en falta una reacción más contundente de su partido ante el nuevo Gobierno que considera "una provocación, que roza el insulto". En Noticias en Libertad de LDTV, tras ver la reacción de Soraya, Vidal Quadras preguntó: "Pero diría más cosas aparte de esto". Dice que el PP debe basar la oposición en tres ejes: "doctrinas, discurso y estrategia" y alertó del riesgo de "acomodarse en la poltrona" porque como dirigente de la oposición "no se vive tan mal".
Libertad Digital 15 Abril 2008

Uno de los dirigentes con más predicamento entre las bases del PP como Alejo Vidal Quadras ha analizado en la segundas edición de Noticias en Libertad de LDTV los dos frentes de la actualidad política. El nombramiento del nuevo Gobierno de Zapatero y la parálisis política que vive su partido.

El nuevo Ejecutivo es para Vidal Quadras "una provocación que roza el insulto". En especial se ha referido al nombramiento de Carmén Chacón como ministra de Defensa por su calado político. Lo más grave, cree Vidal Quadras, es poner al frente de las Fuerzas Armadas "que encarnan por razones constitucionales, históricas y funcionales, la unidad de la Nación, su soberanía" a "una señora que no es que no sepa absolutamente nada de defensa que no sabe, es que pertenece al partido, el PSC, impulsor de la liquidación de la Constitución a través del Estatuto de Cataluña". "Si hay un perfil contraindicado para dirigir las Fuerzas Armadas es esta señora", una "ecopacifista, nacionalista catalana", algo que Vidal Qudras señala que "es secundario en el plan zapatético, de comunicación frente a que sea mujer, joven, y embarazada". Una estrategia efectista que ha reconocido que le ha dado muy buenos resultados al presidente del Gobierno.

La continuidad de los ministros con gestiones más criticadas la define Vidal Quadras como un "si no querías caldo, tres tazas y además ardiendo". En este sentido destacó que Magdalena Álvarez es "uno de los hitos de incompetencia de la historia de la Democracia española", Bermejo tiene solo como misión "acabar con la independencia de la Justicia", Rubalcaba es el ministro de la negociación con ETA y Moratinos "que es una buena persona, pero no es serio que el ministro de Exteriores del Reino de España sea este señor, es que no puede decir ejemplarizante, no puede decir cambio climático sin atorarse, no que no dé la talla es que da un poquito de pena". Sobre el invento del Ministerio de Igualdad ha sugerido con ironía "uno de la felicidad y otro de los peces de colores, o las flores de la primavera".

Todo esto lo enmarca en el diseño de Zapatero para "transformar a la sociedad española en un agregado informe de individuos y liquidar todo aquello que vertebra, que da fuerza a la nación, y laminar a la oposición, bueno eso sí ya lo tiene medio conseguido". "El plan de Zapatero es neutralizar a su propio país y eso lo está consiguiendo y ese gobierno encaja en este plan", añadió.

Después de analizar el nuevo Gobierno, llegó el momento de la reacción del PP. Tras ver un vídeo que recogía las palabras de la nueva portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría, sobre el nombramiento de Chacón –se limitó a decir que espera que "no sea noticia el sexo o la condición de quien ocupa los cargos"– la reacción de Vidal Quadras fue más que significativa: "Pero diría más cosas aparte de esto, ¿no?" El director de informativos de LDTV, Dieter Brandau, acotó que era "una síntesis", y el eurodiputado apostilló "esta es la síntesis, ah está bien".

Vidal Quadras tiene claro cual debe ser el papel del PP en la oposición. En primer lugar, dijo, "hay que tener una doctrina, hay que saber en lo que se cree, lo que uno es". El segundo elemento que destacó es que "hay que tener un discurso que diga cosas, no síntesis, que diga cosas claras e incisivas". Y en tercer lugar "una estrategia de comunicación, la oposición ha de procurar llevar la iniciativa, aunque es difícil, no estar del Gobierno con la lengua fuera, al revés hay que someter al Gobierno a tal presión que obligue al Gobierno a seguir a la oposición, a responder".

Las apelaciones al centrismo y la moderación, Vidal Quadras que "son chorradas, todas esta etiquetas son una forma de pereza mental", que, además, "son un arma imparable en manos de un adversario desaprensivo". El "peligro" que ve "en un sistema partitocrático, tan rígido, tan burocrático como el español, es que el primer partido de la oposición puede por inercia, por comodidad, ya que es muy duro y desgasta mucho enfrentarse a un Gobierno como este, puede caer en la tentación de acomodarse en la poltrona, porque como dirigente de la oposición no se vive tan mal".

En esta línea, Vidal Quadras considera que "cada uno debe tener un aguijón en las posaderas, recuperar el tono, el vigor y las ganas de vencer, la sociedad española ha de ser electrizada por el PP", porque "ante un gobierno como este, carente de escrúpulos que no se le mueve un párpado cuando miente, o estás dispuesto a plantearle la batalla" o acaba con la oposición.

En cuanto al Congreso del PP en el mes de junio, Vidal Quadras explicó que "dentro de los partidos hay momentos en los que se impone una inflexión fuerte o un cambio de planteamiento", y puso los ejemplos del PSOE en Suresnes o el "nuevo laborimso" de Tony Blair. El eurodiputado no cree que el PP "esté en un momento de este tipo, las bases conceptuales políticas y morales del PP son sólidas, correctas y están bien identificadas por la gente, lo que hace falta que los dirigentes del PP asuman eso con fuerza, sin complejos".

Además, dijo que "en el grupo parlamentario del Congreso no veo yo ninguna personalidad que pudiera tomar el relevo", por lo que cree que "Rajoy hace bien, es un gesto de responsabilidad, de seguir con el timón". Lo que sí cree es que Rajoy "debería liderar un deba de estrategia y de enfoque de comunicación, en eso hay muchísimo que mejorar, él debiera abrir ese debate e incentivarlo".

POLÉMICA FISCAL
El Supremo confirma que Euskadi puede tener tributos distintos a los del Estado
Emite otra sentencia que contradice la decisión que adoptó a finales de 2004 al ilegalizar el Impuesto de Sociedades
MANU ALVAREZ m.alvarez@diario-elcorreo.com El Correo 15 Abril 2008

El Tribunal Supremo ha emitido una nueva sentencia en la que admite la posibilidad de que el País Vasco pueda contar con normas fiscales distintas a las del Estado, de acuerdo con la doctrina más reciente fijada por los órganos judiciales de la Unión Europea. Es la segunda decisión en esta misma línea, crea por tanto jurisprudencia sobre la materia y supone, en la práctica, una contradicción radical con la decisión que el propio Supremo adoptó a finales de 2004, al declarar ilegal el Impuesto de Sociedades del País Vasco por sus diferencias con el que estaba vigente entonces en el resto del Estado.

El origen de esta sentencia del Supremo hay que buscarlo en uno de los numerosos procesos judiciales abiertos contra el Impuesto de Sociedades vasco -en este caso concreto sobre la norma de Vizcaya- y en el recurso que el Gobierno de La Rioja presentó para que se paralizase su aplicación.

Un nuevo recurso
La Diputación foral vizcaína, la Cámara de Comercio de Bilbao y la patronal Confebask apelaron al Alto Tribunal para que admitiese que la UE ha abierto la puerta a la existencia de regímenes fiscales diferenciados dentro de un mismo Estado, lo que encajaría perfectamente con la situación que se vive en el País Vasco gracias al Concierto Económico. Aunque con el voto particular en contra de uno de los magistrados, el Supremo ha admitido ahora de nuevo -ya lo hizo por primera vez a finales de 2007- que efectivamente eso es cierto, que los tribunales de la UE admiten al menos desde una concepción teórica la existencia de normas fiscales distintas dentro de uno de los países miembros.

Se sustenta el argumento en la conocida como 'sentencia Azores' del Tribunal Europeo, que fijaba tres condiciones claras para permitir esta convivencia armoniosa de normas fiscales distintas sobre la fiscalidad de las empresas: el encaje constitucional de la competencia; la autonomía en la toma de las decisiones y la autosuficiencia financiera que se derive de las mismas. Condiciones que, salvo visiones extraordinariamente críticas -como las que sostiene la Comisión Europea-, parecen encajar a la perfección en el Concierto Económico y en el reparto competencial que deja en manos de las diputaciones forales la capacidad normativa fiscal.

La nueva sentencia del Supremo permite extraer dos consecuencias prácticas. La primera, que queda prácticamente descartada la posibilidad de que los jueces puedan adoptar medidas cautelares contra la fiscalidad vasca, al menos hasta que exista un pronunciamiento definitivo por parte de la corte comunitaria. La segunda, que la pelota sobre la capacidad normativa de las diputaciones en materia fiscal queda definitivamente en manos del Tribunal de Luxemburgo, porque así lo admite el Supremo en su sentencia.

Optimismo
Así las cosas, el pronunciamiento del Alto Tribunal refuerza aún más la importancia de la sentencia que debe dictar en los próximos meses la Corte luxemburguesa y sobre la que las autoridades vascas se muestran optimistas.

La Diputación de Vizcaya no dudó ayer en calificar de «muy positiva» la sentencia del Supremo, ya que acaba definitivamente con las «suspensiones cautelares» de las normas fiscales hasta que exista una resolución definitiva sobre el fondo del asunto. Además, resalta el hecho de que el tribunal español haya puesto su mirada en la Corte de Luxemburgo para analizar la validez de las normas. En la sentencia del año 2004, el Supremo se adjudicaba la capacidad para interpretar la legislación comunitaria al concluir que las empresas vascas se beneficiaban de «ayudas de Estado» por tener un Impuesto de Sociedades más reducido.

La ‘kale borroka’ ataca de nuevo
 Minuto Digital 15 Abril 2008

Un artefacto casero de fabricación mixta -explosivo e incendiario- detonó ayer junto a la puerta de una vivienda particular en Vitoria sin causar daños personales ni materiales. El inmueble pertenece a un vecino de un escolta privado que reside en la capital alavesa, lo que induce a pensar que los autores del ataque se equivocaron de lugar y depositaron el artefacto ante el piso contiguo al del guardaespaldas.

El atentado tuvo lugar a las 16.00 horas frente a una vivienda de la calle Adriano VI, situada en pleno centro de la capital vasca. A esa hora, un estruendo «similar al de un petardo» -en palabras de una vecina del inmueble- sobresaltó a los residentes de este bloque de viviendas, en el que se ubica también una academia de idiomas. «Hemos escuchado la explosión, pero al principio pensamos que se trataba de un petardo». El ruido alertó también al escolta, que se encontraba en ese momento en su domicilio.

Según informaron fuentes del Departamento vasco de Interior, el artefacto estaba compuesto por un cochete pirotécnico y una botella que contenía un tipo de líquido inflamable, aún por determinar, que no llegó a estallar. Este fallo en la detonación del artefacto evitó que la explosión provocara daños personales o materiales. De hecho, la única consecuencia visible de la explosión fue una pequeña mancha negra en la puerta junto a la que se colocó el artefacto explosivo.

Nada más conocerse el atentado, la Ertzaintza abrió una investigación para esclarecer este ataque, que la Policía Autónoma atribuyó a un nuevo episodio de kale borroka.

Ofensiva
Este atentado frustrado se produce seis meses después de que ETA diera un nuevo salto en su ofensiva al intentar matar al escolta Gabriel Ginés en el barrio bilbaíno de La Peña. El 9 de octubre del pasado año, la banda terrorista colocó una bomba-lapa en la parte trasera de su vehículo, un ‘Renault Megane’ que el escolta utilizaba para los servicios de seguridad del concejal socialista Juan Carlos Domingo. En el momento del ataque, el edil se encontraba en Valencia de vacaciones.

Ginés salvó milagrosamente su vida y logró abandonar el automóvil con quemaduras de segundo grado en la cara y de tercer grado en el dorso de l mano. Una estimación de los daños causados en aquel atentado permitió a la Ertzaintza establecer que los terroristas habían utilizado un kilo de amonal, un explosivo casero que la banda fabrica en sus talleres clandestinos de Francia.

III Jornadas sobre Terrorismo
Asociación por la Tolerancia 15 Abril 2008

Barcelona, jueves 24 de abril de 2008, 19:15 horas,
Hotel Sant Moritz, Diputación 262-264 (muy cerca de Paseo de Gracia, ver mapa)

19:15 Marita Rodríguez
(Presidenta de la AT).
Inauguración y presentación
19:30-19:55 José María Fuster Fabra
(Abogado de víctimas. Profesor de la Universidad de Barcelona y del CEU Abad Oliva)
"Terrorismo etarra y terrorismo islamista: Mecanismos de defensa"
19:55-20:10   Coloquio
20:15 Mª Mar Blanco
(Presidenta de la Fundación Miguel Ángel Blanco)
Presentación del libro de la Fundación Miguel Ángel Blanco
"Las víctimas del Terrorismo en el discurso político"
20:30-20:55 Cristina Cuesta
(Directora de la Fundación Miguel Angel Blanco. Licenciada en Filosofía y Crimnología)
"La respuesta social ante el terrorismo y sus víctimas"
20:55-21:20 Enrique Echeburúa
(Catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco)
"Terrorismo etarra y terrorismo islamista: Mecanismos de defensa"
21:20-21:45   Coloquio

"Las VÍCTIMAS del TERRORISMO en el discurso POLÍTICO"

Recortes de Prensa   Página Inicial