AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 24 Abril 2008

Zapatero y la historia
Rojos, digo nazis, digo rojos
Pío Moa Libertad Digital 24 Abril 2008

Sobre mi anterior artículo, Zerolo, por supuesto..., me objetaba Daniel Rodríguez Herrera que le parecía excesivo calificar de nazi a Zapatero, especialmente porque no había mayores razonamientos en el artículo que lo justificaran. En su opinión, semejante comparación banalizaba lo que hicieron los nazis de verdad, pues daba alas al argumento de "qué poca cosa fueron los nazis, si al fin y al cabo son como Zapatero".

Objeción importante. Sin embargo, mirada más de cerca, la comparación "nazis-rojos" se justifica, en primer lugar por sí misma, en cuanto a los crímenes cometidos por unos y otros, y en segundo lugar por relación con ZP. Este personaje se ha declarado rojo, lo cual significa identificarse con el gulag y, en España, con la destrucción de la legalidad republicana y su consecuencia de las chekas (lo escribo con "k" para diferenciarlo de las habitantes de Chequia, que nada tienen que ver). La autoidentificación de ZP no procede de la ignorancia, pues el individuo ha promovido una ley de exaltación de los chekistas (y los etarras). Debido a su idiotez (Albiac dixit, con acierto) y a su frivolidad niñatesca, Zapo parece poco consciente de las implicaciones, pero esa inconsciencia no mejora las cosas, y en la práctica viene a ser lo mismo: así como el Frente Popular demolió la república, él y su gente están demoliendo las bases de la convivencia democrática instaurada en la transición. Lo hacen mezclando la demagogia y la violencia. Y no me refiero solo a sus asaltos a sedes del PP y demás, sino al eje de su estrategia: la legitimación y el premio a los asesinatos de la ETA. La cual coincide con el Gobierno en su decisión de liquidar la legalidad constitucional salida del franquismo, y por ello ilegítima, según los pensadores sociatas y etarras, rojos unos y otros.

Desde luego, nuestros rojos no han llevado su delincuencia hasta los extremos de los nazis en la guerra mundial, ni es probable que las circunstancias internacionales y nacionales se lo permitan, pero la delincuencia nazi no se limitó, ni mucho menos, al Holocausto. En cierto modo Zapo se parece más a los nazis que a los rojos. Estos últimos, como ha observado Stanley Payne, se caracterizaron por sus asaltos directos al poder, mientras que los nazis siguieron una táctica diferente: conseguir el poder legalmente para, desde él, destruir a conciencia las bases de la democracia. Hitler demostró que se podía hacer, y eso es lo que está haciendo el actual Gobierno español.

Por otra parte, naturalmente, no todos los nazis mataron judíos o cometieron crímenes, ni todos los comunistas y socialistas participaron en las chekas. Las gentes se parecen mucho, al margen de los partidos que escojan, y sin duda había y hay, entre los nazis y entre los rojos, muchas de esas que convencionalmente llamamos buenas personas. Con una de ellas, Fernando Jáuregui, autor de una alucinada Crónica del antifranquismo, sostuve el otro día una pequeña discusión delante de Sánchez Dragó para Noches blancas (saldrá a finales de mayo o principios de junio, creo). Alucinada porque, como de costumbre, los comunistas aparecen como los defensores de la libertad. Partiendo de ahí todo es posible, claro.

Jáuregui argüía que él había militado en el PCE y defendido las libertades. Le contesté que podía haber personas que, autoengañándose, lucharan por la paz dentro del partido nazi, puesto que a Hitler la palabra "paz" no se le caía de los labios. Pero ni el partido comunista ni el partido nazi representaban nada parecido a las libertades o a la paz, y somos ya mayorcitos y con experiencia histórica bastante para saber el significado de esas palabras en boca de rojos y de nazis. O debiéramos serlo.

El autor de la crónica afirmó también que el apoyo de los antifranquistas a la ETA había sido un error, porque no habían entendido bien la realidad del grupo terrorista. Le repliqué: los antifranquistas no se ocuparon de la ETA mientras esta no mataba, y la apoyaron con entusiasmo en cuando comenzó a hacerlo y porque lo hacía. La apoyaron porque asesinaba, pues la propaganda antifranquista en general implicaba, en su ataque al franquismo, la justificación de cualquier violencia. Por lo común, los antifranquistas (comunistas sobre todo) no se atrevieron a practicar el terrorismo, debido a la paliza que habían recibido con el maquis, mediante el cual habían intentado resucitar la guerra civil. Por eso les encantaba un grupo que volvía a la carga asesinando. Y siguen encantados, como han dejado claro con su ley de memoria histórica, sus diálogos y su proceso de paz.

La identificación del rojo Zapo con los nazis no está, pues, fuera de lugar. La primera consecuencia de su política, si la sociedad no la detiene a tiempo, será la involución de la democracia actual hacia una democracia bananera y la progresiva anulación de la nación española. Y a partir de ahí, las consecuencias pueden empeorar mucho más. Luego, los causantes argüirán que ellos tenían "muy buenas intenciones".

Un pueblo que desconoce su historia se condena a repetir lo peor de ella.

Cultura en español
Editorial ABC 24 Abril 2008

Juan Gelman, notable poeta argentino, recibió ayer el premio Cervantes de manos de Don Juan Carlos. Una vez más, el hermoso paraninfo de la Universidad de Alcalá fue testigo del acto más solemne del año para las letras españolas. La vitalidad de nuestra lengua es un activo cultural y socieconómico para los cuatrocientos millones de hablantes en ambas orillas del Atlántico. Recientes estudios sobre la economía del español y un atlas de la lengua castellana en el mundo demuestran con todo rigor que tenemos entre manos un auténtico tesoro de cara a la sociedad global contemporánea. El apoyo al sector del libro y el fomento de la lectura son piezas esenciales de una política cultural digna de ese nombre. Sin embargo, no hay que dormirse en los laures: bien están la lectura pública del Quijote y las declaraciones entusiastas de los políticos, pero lo esencial es que exista voluntad de destinar los recursos financieros que sean precisos para mantener la cultura en español en la primera fila universal.

Perfil de aún mayor bajeza
Pío Moa Libertad Digital 24 Abril 2008

"El presidente del PP de Galicia se ha mostrado partidario de "modular" el mensaje para que los nacionalistas no vean "antipático" al partido. "El PP admira a Cataluña, sabe que las vascas y los vascos es un excelente pueblo", ha dicho al más puro estilo Ibarretxe. Feijóo se apunta enstusiasta al cambio de estrategia de Rajoy para acercar posturas a los nacionalistas. Además, el dirigente gallego cree que "sólo tenemos un candidato porque sólo ha habido una persona valiente y con coraje que nos ha dicho que se va a presentar".

En lo último tiene toda la razón: solo Rajoy parece atreverse. Sería una enorme decepción constatar que los supuestos pesos pesados con ideas claras no son más que unos cantamañanas. El perfil bajuno triunfa en toda la línea, el perfil chikilicuatre, todos juntos contra la Constitución y contra la nación española. En cualquier caso, esa será su responsabilidad. O los echamos o los merecemos.
-----------
"Amigo Director:

Cuando en ABC del jueves 19/1 se leen las certeras críticas de Paul Ingendaay, del Frankfurter Allgemeine Zeitung, sobre la "limpieza lingüística" en Cataluña, los que vivimos esta tragedia desde hace años, seguimos confiando en que algún día se impondrá el sentido común.

Dos o tres páginas más adelante del mismo ABC parece que una muestra de ese sentido común nos llega en la crónica de Bruselas que dice como el Parlamento Europeo desaconseja el uso de nuestras lenguas autonómicas, otra gloriosa ocurrencia del señor Zapatero, al que, en este caso, desautoriza el laborista británico Julian Priestley, secretario general en aquella Cámara.

Aquí, en Galicia, Manuel Fraga nunca hizo respetar el bilingüismo ni creo que vaya a hacerlo ahora desde su retiro en el Senado. Muchos los que a pesar de mantener ese error le votábamos, vemos ahora cómo su pasividad ha dejado el terreno preparado para la "limpieza lingüística" que aquí nos espera: sembró para este bipartito.

Los que estamos convencidos, con Irene Lozano, y mis hijos y mis nietos, de que las lenguas regionales son un chollo para ciertos vividores de la política, nos molesta, y este es el objetivo de esta carta, que ABC siga colaborando con ellos, todo tipo de nacionalistas, abusando del número de páginas que no se escriben en español.

Francisco Borreguero Gil (Vigo)
ABC me publicó, el 14.4.1998, una "Carta abierta a Pujol".
Si puede releerla verá que no tengo que cambiar en ella ni una coma.

La deriva separatista del PP
Vicente A.C.M. Periodista Digital 24 Abril 2008

Dentro del afán camaleónico de D. Mariano Rajoy y su equipo, está el buscar ahora el consenso con los nacionalismos separatistas como son el PNV y CiU o incluso la propia ERC. ¿Dónde queda el principio de mantener la integridad territorial de España y la igualdad de los españoles? Se ve claramente que haber perdido las elecciones solo ha servido para perder tambien los principios fundamentales de todo aquello que ha defendido el PP desde su fundación.

Claro que es posible que si hubieran ganado por mayoría absoluta, como en la segunda legislatura de Aznar, su soberbia les hubiera impedido llegar a ningún pacto de gobierno con aquellos cuya meta es simplemente obtener la independencia para sus "oprimidas naciones". Este PP está cayendo en lo más bajo y da muestras de una descomposición que no solo afecta a líderes, sino a las propia ideología.

Pues busque el consenso D. Mariano, pero primero le aconsejo que lo haga dentro de su propio partido y luego, si obtiene el refrendo de sus afiliados, compromisarios y "barones", se lance en tromba a obtener el consenso con quienes pretenden la independencia para sus feudos. ¿Teme usted que el Pacto de Tinell siga vigente y por eso se rebaja a pactar con quienes le han insultado, despreciado y negado su compañía incluso ante notario?.

Pues con ese comportamiento alejado de toda dignidad, no solo política, el resultado que obtendrá no puede ser otro que la huida de muchos de sus actuales votantes hacia otras formaciones que sí saben mantener firme el discurso y sus alianzas, en la defensa de la Unidad de España. Esos consensos que busca ahora D. Mariano, es un signo evidente de su propia debilidad e incapacidad para seguir en la línea marcada en la pasada legislatura, que si bien no le hizo ganar las elecciones, sí demostró que arrastró a más de diez millones de votantes. No sería el mensaje tan malo, sí quizás aquél que no supo poner más énfasis y convicción en transmitirlo.

Esta deriva del PP solo tiene un responsable, D. Mariano Rajoy, quien de modo unilateral está adoptando decisiones y proyectos de futuro, sin esperar siquiera a obtener la confianza de su partido en el Congreso del mes de junio. Lo que tengo claro es que este no es el PP al que yo voté y presumo que, de seguir por ese camino, seré uno más de los que se lo piense en el futuro a la hora de confiar mi voto.

Réplica a Lassalle
Liberalismo antitético
GEES Libertad Digital 24 Abril 2008

¿A quién parece el liberalismo antipático? Desde luego no a los diez millones de personas que votaron al Partido Popular en las pasadas elecciones. Podrá decirse que el Partido Popular es visto con antipatía por quienes acudieron a votar al Partido Socialista. Pero esta tosca sociología vale también para su contrario; casi tantos como los que ven así a los populares son los que ven antipático al PSOE. Pese a todo, unos y otros aceptan el mito de un PP antipático que no conecta con la sociedad.

Pero la antipatía es un sentimiento, que como tal no se identifica con lo que las cosas realmente son; es indiscutible que el Partido Popular es simplemente un partido liberal-conservador, análogo a los de las otras grandes naciones europeas. Pero a algunos en la derecha les obsesionan los sentimientos que provoca en la izquierda, y esto es ya un problema; al PSOE le preocupa bastante poco los que causa en la derecha. No hay más que ver el tono despectivo con el que sus dirigentes hablan de la derecha y compararlo con el respeto con el que ésta habla de la izquierda.

La izquierda, a diferencia de la derecha, sabe perfectamente que la sociedad no es un ente inerte al margen de la política; no trata de adaptarse a la opinión pública, lo que hace es adaptarla, educarla, enseñarla, culturizarla según sus intereses y valores. Y aquí educarla significa llevarla contra la derecha, a la que hace "antipática". Nada ocurriría si ésta hiciera lo propio con la izquierda, si le mantuviese el pulso. La cosa quedaría, al menos, en tablas. Pero si la derecha corre a refugiarse en el centrismo y la moderación, deja el campo libre a la izquierda, que acelera su discurso contra los liberal-conservadores, que tienen que desplazarse un trecho más. Así sucesivamente.

Es un asunto de física y geometría política; si se deja el espacio a la izquierda, lo ocupará y tendrá más fuerza para arrinconarte y obligarte a aceptar sus presupuestos. Por suerte, la sociedad aguanta, y la mitad de los españoles no consideran al liberalismo "antipático". Quienes lo consideran así son El País, la Cadena SER y la izquierda en general. Éstos no es que lo consideren antipático; es que directamente le acusan de los peores crímenes, como llevan haciendo durante toda su historia.

Lo cual nos lleva al problema de fondo: lo malo no es leer el diario El País, lo malo es creérselo. ¿Piensa alguien en la derecha que su liberalismo va a resultar simpático algún día al grupo Prisa? El liberalismo podrá adaptarse a muchas cosas, pero nunca, si quiere seguir siéndolo, a lo que digan los enemigos del liberalismo. ¿Negociar con terroristas es liberal? ¿en qué sentido exactamente? ¿es liberal la sumisión del poder judicial? ¿de qué manera? ¿Es liberal el control político-gubernamental de las grandes empresas, de los medios de comunicación? ¿según qué escuela? ¿es liberal el adoctrinamiento ideológico en edad escolar? ¿es liberal poner en manos del Estado la decisión de matar, al comienzo o al final de la vida? Porque todas estas medidas resultan enormemente simpáticas a la izquierda española, y sólo aceptándolas el liberalismo le parecerá a El País menos antipático.

Un liberalismo no antipático consistirá para la izquierda en una mezcla poética y abstracta de bellas palabras: el discurso de los espacios, la transversalidad, el punto de encuentro, la moderación, la igualdad, la sintonía, lo afectivo, lo incluyente. Es decir, la disolución intelectual del discurso político liberal. Tanto si se considera que disolver la reflexión política es una necesidad para la sociedad del siglo XXI, como si se cree que desmembrar un discurso coherente es condición indispensable para ganar elecciones, el resultado es el mismo. Un producto que resulta muy simpático para la izquierda, tanto que es capaz de promoverlo abiertamente.

Esta disolución del discurso político no sólo no es liberal, sino que representa su antítesis. No es que defienda uno u otro liberalismo; es que de hecho lo interpreta como la ausencia de todo discurso alternativo al de la izquierda, y más aún, como la ausencia de todo discurso político, que queda sacrificado en nombre de una victoria electoral que además no garantiza. Este liberalismo antitético implica ponerse de medio lado, aceptar la visión que la izquierda tiene de la derecha, y dejarle aún más espacio social y cultural. Un espacio que costará más recuperar.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

El califa despierto
IGNACIO CAMACHO ABC 24 Abril 2008

UNA de las ventajas estratégicas más importantes con que ha podido contar Zapatero en los últimos años ha sido la ausencia de un elemento de contraste a su izquierda capaz de cuestionar desde la misma orilla su modelo de progresismo posmoderno. El servilismo pactista de Llamazares se ha limitado a ejercer de satélite del PSOE incluso en sus arriesgadas salidas hacia la periferia nacionalista, y naturalmente ha llevado a IU a desintegrarse en la órbita. Los proyectos de «casa común» en la izquierda sólo han servido para ensanchar el espacio vital de los socialistas, que acostumbran a enviar a sus socios y compañeros de viaje a alojarse en el cuarto del servicio doméstico.

Por eso resulta interesante que el estrépito de la ruina de IU, sepultada entre los escombros de la irrelevancia, haya despertado a Julio Anguita de su siesta de jubilado. El califa ya no está para embarcarse en aventuras de travesía del desierto, pero su referente moral aún proyecta una sombra gigante sobre la izquierda huérfana que no cree en la hueca política de diseño zapaterista. Al viejo sultán cordobés no es fácil dársela con queso ni engañarle con las baratijas retóricas de la igualdad y la innovación, o seducirlo con las brillantes carcasas del republicanismo cívico; su férreo dogmatismo siempre estuvo un poco iluminado de rancia soberbia, pero por debajo de su aura algo mesiánica y cascarrabias amuebla su cabeza con sólidos principios ideológicos y éticos, y es demasiado veterano y austero para dejarse seducir por la espuma de la deconstruida nouvelle cuisine doctrinal progresista.

Desde su retiro califal, donde una desilusionada Rosa Aguilar deshoja por enésima vez la margarita del salto fronterizo a la socialdemocracia, Anguita ha tronado por la refundación de Izquierda Unida a partir de una tabla rasa radical con la deriva desquiciada de su actual dirigencia, a la que entre otras cosas reprocha con dureza haberse deslizado por la pendiente del nacionalismo insolidario. Quiere el viejo líder un debate de ideas que siente los principios de un proyecto de rojerío sin veleidades desintegradoras, y en caso contrario propone disolver el invento que alumbró para que los mediocres lo fueran dejando a oscuras. Con Anguita se puede (y se debe) discrepar sobre su diagnóstico social y sobre sus recetas políticas, que suelen resultar acartonadas y rígidas, pero es difícil desencontrarse con él en el plano de la rectitud moral y la coherencia ideológica. Si vuelve a escena, siquiera para levantar la voz en defensa del orden territorial igualitario puesto en solfa por el improvisado y confuso malabarismo de Zapatero, el presidente se puede encontrar un contrapunto de realismo escéptico impermeable al encanto musical de su flauta de optimismo. Sólo por eso ya valdría la pena volver a escuchar los sermones julianos. Claro que mal deben de andar las cosas cuando para sacar al personal del hechizo de los cuentos tienen que salir de su merecida excedencia los ancianos de la tribu.

Queremos ser españoles
M. MARTÍN FERRAND ABC 24 Abril 2008

QUIZÁ no seamos muchos, pero quedamos algunos que, sin desenvainar la espada, queremos seguir siendo españoles. Ciudadanos, no súbditos, de una España democrática y libre que, ni federal ni confederal, concuerde con la Historia, aspire al futuro y, del brazo con sus pares occidentales, respete a las personas más que a los territorios y a éstos, con cuanto llevan en sus alforjas, no les permita anteponerse en nada al todo nacional. Es la España que, con ambigüedades posibilistas, refleja la Constitución y que, con distintos trucos y pactos variados, viene fragmentando José Luis Rodríguez Zapatero.

Bien sea por instinto de conservación o por el dolor que generan las heridas abiertas, Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre han vuelto por donde solían. Es posible que, como Juan Gelman - ¡felicidades!- hayan rumiado en sus adentros: «Si me dieran a elegir, yo elegiría/ esta inocencia de no ser inocente,/ esta impureza en que ando por impuro». No es suficiente. Tras el XVI Congreso, en el que fatalmente, en ausencia de mecanismos democráticos que permitan lo contrario, Rajoy renovará su presidencia, deberá quedar claro qué es el PP. Especialmente en sus vínculos con el espíritu constitucional y en sus proyectos de desarrollo autonómico.

No hace falta ser jacobino para pretender que el Estado, en el que se asienta la Nación española, mantenga unas competencias mínimas sobre materias fundamentales que conviertan en un libro bien encuadernado los diecisiete cuadernillos con que se organiza su contenido. Una edición en diecisiete tomos, cada cual con su lomo y sus guardas, es otra cosa. Es lo que muchos pretenden en el País Vasco y en Cataluña; pero, ¿es muy distinto de lo que buscan, con el grosero alegato del agravio comparativo, en la Comunidad de Valencia o en Andalucía?

Los hechos ya nos han mostrado las ideas que Zapatero maneja al respecto; pero no sabemos, ni por asomo, cuál es el pensamiento de Rajoy en este definitivo asunto. Actitudes como la de Francisco Camps parecen indicar una cierta contaminación confederal en las filas del PP; pero, después del Congreso de junio, las cosas deberán quedar claras para que, con más sentido, el debate se ciña a un proyecto político y no la ambición desordenada e inoportuna de unos personajes más respetables por su representación que por sus esencias.

Desaparecida IU, degenerado el PSOE y confuso el PP, sólo la UPyD de Rosa Díez postula una idea clara y rotunda de España. Algo previo a las también respetables y convenientes ideas de las porciones que, más para la descentralización que para la atomización, prevé el Título VIII. No sé si seremos muchos los españoles, digamos, clásicos; pero sólo una diputada para quienes resultemos serlo parece, en principio, poca cosa. Si Rajoy pretende algo más que estar ahí, tendría que decir algo sobre todo esto.

País Vasco, chiquito pero mátón
TERESA JIMÉNEZ-BECERRIL ABC 24 Abril 2008

ESPAÑA no tiene miedo del País Vasco, señor Iberretxe: los españoles de lo que tienen miedo es de que los manden por los aires mientras van a coger su coche en un aparcamiento y, como quien lo hace dice hacerlo en nombre de la independencia del País Vasco, pues está claro a quién hay que temer. Si no fuese por el poder del terror que ejerce ETA, yo no estaría ahora escribiendo sobre su estúpida frase: «No comprendo cómo pueblos tan grandes pueden tener miedo de otros tan pequeñitos», que usted ha dicho mientras abrazaba a un monje budista, queriendo comparar, incomprensiblemente, la situación del Tíbet con la de las Vascongadas. A usted y a su partido, sin importar quiénes vayan y vengan dentro de él, les ha encumbrado una banda terrorista. Sin tiros, sin extorsiones, sin secuestros, sin bombas y sin capuchas, ¿quién hablaría de ustedes? Es fácil ir a las universidades americanas a hablar de paz y de diálogo como ha hecho usted, pero no lo es tanto explicarles por qué se ha llegado a esto.

¿Por qué no incluye usted en sus conferencias una historia del nacimiento de la banda terrorista ETA, de la responsabilidad del PNV y de los curas vascos y de tantas inconscientes gentes de a pie que alimentaban en familia un odio que traería gravísimas consecuencias? Ustedes, señores nacionalistas, han vivido de ETA, y si la repudian hoy será porque les interesa. Pero no se puede ser agente doble, y en el País Vasco hay muchos que lo son. La claridad y la honestidad no son el símbolo de la trayectoria de quienes condenan a quienes atacan a España, pero a la vez recuerdan que son los intransigentes gobiernos españoles quienes provocan esos ataques. Es como la violencia de género, pero en clave terrorista. Yo te mato, pero es que tú no haces lo que yo te pido; si lo hicieras, yo no te mataría. Ese «pueblo pequeñito», como usted llama irónicamente al País Vasco, va a pasar a la historia por haber procurado un «gran dolor» a España. Y si quienes lo han gobernado lo hubieran hecho de modo eficaz, quizás hubieran sabido frenar el tormento al que su «país chiquitito» ha sometido a uno mayor como el nuestro.

Pero no sólo no han parado el odio, la injusticia y la sinrazón, sino que la han impulsado desde las escuelas, desde las iglesias y desde los muros de sus casas. No es miedo a Euskadi. ¿Qué es Euskadi? Es temor a que algunos muchachos sigan haciendo lo que saben hacer, matar; y muchos padres también, callar. Siga usted bromeando, señor Ibarretxe. Su suerte y la de su pueblo es que una gran nación como es España haya tenido el pulso firme durante estos años y haya resistido todas las provocaciones, y que las víctimas del terrorismo hayan demostrado una grandeza que usted no está capacitado para entender.

Así es como se explica que nadie se haya tomado la justicia por su mano y que tanto crimen no haya desembocado en una guerra civil. ¿Usted cree que los hermanos, los hijos y los padres de los asesinados, y con ellos muchos ciudadanos, no han sentido el impulso de defender a los suyos como fuera? Se equivoca, y no les habría faltado valor, pero se han contenido, se han pintado las manos de blanco o se han agarrado a su bandera, y con la cara llena de lágrimas se han echado a la calle reclamando justicia. Esa es la diferencia entre los «pueblos grandes» y los «pueblos pequeños». Y yo no tendría que enseñárselo a quien aspira a presidir un país.

Invitados
ANTONIO ELORZA El Correo 24 Abril 2008

Mientras veía la última película de Manuel Gutiérrez Aragón, 'Todos somos invitados', y en especial las escenas en la sociedad gastronómica, iba recordando lo que me sucedió personalmente hace once años, no en Euskadi, sino en la Universidad Complutense de Madrid. Prueba a mi juicio de que lo que aquí sucede no es efecto de una perversidad propia de la sociedad vasca, sino que responde a unas pautas perfectamente analizables en términos de psicología social y documentadas en la historia, especialmente en la del nacionalsocialismo alemán.

El episodio se inicia con la convocatoria de una conferencia de Karmelo Landa en la Facultad de Políticas, justo cuando se cumplía un año del asesinato de Francisco Tomás y Valiente. Respetuoso de la libertad de expresión, pedí al Decanato que detrás del conferenciante fuera colocado un gran lazo azul. Petición denegada: la Facultad no iba a politizar (sic) el acto. Pero al fin éste fue prohibido por el Rectorado y los estudiantes filo-abertzales, encuadrados en un grupo universitario de Izquierda Unida (EB de Arrasate no es cosa nueva), colgaron un gran cartel de protesta llamando asesinos a socialistas y a populares. Como el Decanato se inhibía otra vez, colaboré con los estudiantes de la agrupación mayoritaria, socialdemócrata, en retirarlo por no ir firmado (en mi Facultad todo cartel con firma era sagrado). Al día siguiente, uno de los estudiantes de la agrupación, que si no recuerdo mal se cobijaba bajo el nombre del Che Guevara, y que tenía excelentes relaciones con la izquierda abertzale, escribió un pasquín anónimo con una amenaza de muerte contra mí por 'zipaio', verosímilmente aplicando una decisión colectiva. Como tengo una excelente memoria en este terreno, reconocí la 't' y la 'e' singulares, y después de una semana de trabajo de revisión de exámenes identifiqué al autor, quien finalmente confesó y pidió disculpas, una vez que con el informe de una grafóloga legal puesto ante las narices no le quedó otro remedio. Conservo toda la documentación del caso.

Pero la sorpresa vino de la respuesta de mis colegas ante el suceso. Desde el primer momento. Al comentarle el caso a la decana dos días después de ver el cartel, me llamó paranoico por mi intranquilidad, recordándome que los domingos por la tarde eran sagrados para su descanso. Era de izquierdas y hoy está bien situada. Sólo que el rector era conservador y otro tanto: ni siquiera me recibió, siguiendo el episodio a través de un asesor, con la única preocupación de que la Universidad no se viera implicada. En un mes, apenas cuatro profesores me expresaron su solidaridad. El Departamento de mi dirección se cuidó de dármela humana, no política. ¿Quién me mandaba ponerme a defender la democracia? Estaba solo, casi como un apestado, y en Madrid. Imagino que la mayoría se preguntaba en voz alta por las perversas razones que me habían llevado a perturbar el orden de los cementerios localizados establecido por ETA, del cual ellos aspiraban a permanecer al margen por encima de toda consideración moral y política.

Los compañeros vascos del profesor amenazado en la mesa de la gastronómica corresponden así a una reacción experimentada en otros lugares, y singularmente en los regímenes totalitarios. El primer día que ves a tu vecino judío apaleado, muestras conmiseración e incluso sientes ganas de protestar contra la barbarie. Pero como el viejo comensal que se acerca al profesor tras la amenaza de muerte proferida por el abogado abertzale, tienes ante todo en cuenta tus intereses. ¿Por qué arriesgarse a sufrir el castigo de los verdugos si es tan fácil dejar de lado a unas víctimas inermes? Nadie ha oído nada, como en esos pueblos vascos donde casi nadie proporciona datos después de un atentado mortal. Volviendo al cuento de nazis, no pasará mucho tiempo antes de que te incorpores al círculo de los verdugos, por participación o aprobación. El totalismo, totalitarismo horizontal y capilar, impone su ley. Los hombres de mano de la izquierda abertzale no han tenido problemas para lograr por intimidación una abstención masiva en los núcleos de población menores, allí donde todo el mundo se conoce y se teme. Perdón, allí donde el sentimiento patriótico es más intenso.

Creo que ésta es la mayor virtud de 'Todos somos invitados': mostrar con economía de recursos expresivos y con puntual precisión cómo en la sociedad vasca el ejercicio de la libertad de juicio puede desembocar en un aislamiento que precede a la destrucción del individuo, por muerte o por ostracismo. Las exigencias del guión proporcionan al profesor el consuelo de una ejemplar y bellísima compañera dispuesta a compartir su firmeza moral, e incluso a prolongar su actitud de lucha contra el terror. Ello es hasta cierto punto verosímil, pero tampoco cabe excluir otra posibilidad, que su compañera, no tan hermosa y agotada por la presión del medio le dijera: «¿Es cuestión tuya! ¿Si tienes miedo, no escribas (o no hables)!».

Los amigos, tragones altamente especializados en olvidar todo con tal de rendir culto al buen comer, eluden la responsabilidad de ser solidarios en aras de sobrevivir como capones bien cebados, que habría dicho Pasionaria. Y mientras el profesor demócrata aguarda la aparición inevitable del criminal etarra que va a matarle, la sociedad donostiarra se entrega a la fiesta, en este caso la tamborrada del 20 de enero, indiferente ante todo cuanto ocurre. No en vano 'Egin' tituló, al día siguiente de ser asesinado Miguel Ángel Blanco, 'Y la fiesta sigue', cuando comprobó que los sanfermines no se había suspendido. Aquél que promueve una movilización contra el terror, como bien saben los amigos de Basta ya y otros grupos similares, se convierte literalmente en un aguafiestas, tratando de despertar la conciencia moral en quienes han renunciado a ella porque saben que su silencio, o el apoyo a las consignas favorecedoras del campo proetarra -la condena de la Ley de Partidos en primer plano- actúan como salvavidas eficaz.

Es más, convendrá entonces subrayar la exageración, el carácter obcecado, de tipos como Savater, que sin duda han logrado el estupendo objetivo de ver realzado su prestigio sin otro coste que estar permanentemente en peligro de ser eliminados físicamente. Lo explicó en términos generales Iñaki Gabilondo en 'La pelota vasca'. Y si además dan el salto de formar un partido para defender sus ideas, todo medio es bueno para llenarles de cieno y acreditarse como leales al orden, sea desde el nacionalismo o desde el PSOE. Resulta muy significativo que las críticas contra Rosa Díez suelen comenzar con un personal: 'A mí esta señora -cuando no la llaman bruja- nunca me cayó bien...'.

Lo que nos ha ofrecido Manuel Gutiérrez Aragón en 'Todos estamos invitados' es un espléndido retrato del espectro de mentalidades que se agitan y actúan en el interior de la sociedad vasca, con un balance tantas veces contrario a la libertad y a la defensa de la vida. Lo que está ocurriendo en Arrasate-Mondragón es buen ejemplo de ello. Después de una espera interminable, forzada por quienes desean el enfriamiento del tema, cada grupo nacionalista (más EB) va buscando las excusas para no hacer algo elemental: expulsar de la gestión del pueblo a una agrupación política inequívocamente subordinada a ETA, hasta la infamia. Aralar nos ilustra acerca de lo que habría significado su co-gobierno en Navarra. EB ya se retrató al servir de cómplice político a la alcaldesa tras el crimen. EA, en su línea, y el PNV, tras un sobresalto de dignidad por encima de Egibar, aprovecha la menor ocasión para también desmarcarse. Los comensales pueden volver tranquilos a sus ejercicios de alta cocina. ETA sabe que todos ellos desean encontrar la menor excusa para no traspasar la línea de la condena genérica de la violencia, invocar la necesidad del diálogo en aras de la paz, condenar esa nefasta Ley de Partidos que excluye de la legalidad a los instrumentos del terror, y en definitiva señalar a la banda dónde tiene que apuntar si por sí y ante sí, con muchos o pocos recursos, decide proseguir su patriótica lucha.

Valientes y cobardes
HERMANN TERTSCH ABC 24 Abril 2008

Dos países de la Unión Europea, Dinamarca y Holanda, anunciaron ayer que cierran sus embajadas en Kabul y en Argel y recomiendan a sus ciudadanos que salgan de estos países o al menos abandonen sus residencias habituales.

Los diplomáticos seguirán ejerciendo su labor desde localizaciones secretas. Todo se debe a las informaciones que con gran certeza y detalle hablan de la inminencia de ataques terroristas del islamismo radical contra sus sedes y compatriotas. Holandeses y daneses se han caracterizado en estos últimos tiempos como los estados europeos que con mayor energía han defendido dentro y fuera de su territorio la libertad de expresión y su decisión de autodefensa frente a los intentos de intimidación y las amenazas de muerte de islamistas radicales llegados a Europa desde Oriente Medio y Asia en los últimos años y décadas pero también criados en sus sociedades democráticas y tolerantes. No son los que ahora se esconden, ni mucho menos, los más cobardes. Otros que no creen en nada nos quieren vender cambalaches entre la libertad y el miedo. Son eso, cambalaches.

Islamistas huidos de sus países por la miseria económica y social generada por los estados fallidos de los que proceden o por la represión política y religiosa de las dictaduras que los dominan, han jurado venganza a las democracias que los han acogido, que les han dado trabajo y seguridad jurídica y que han consentido que crearan guetos que, por inercia, se han convertido en comunidades en las que lejos de aplicarse las leyes de igualdad, libertad y transparencia civil, son focos del odio, el resentimiento y la intolerancia. Mientras luchan y pierden la vida soldados de la OTAN, también españoles, en lugares remotos como Afganistán o Irak, para reconstruir sociedades destrozadas, soldadesca del islamismo amenaza a estas fuerzas pero también a Europa, donde el islamismo se alza contra las instituciones y los valores de las sociedades que les dieron prosperidad y cobijo.

Cada vez es más patente la falta de reciprocidad en la buena fe entre el islamismo y la sociedad abierta. Cada vez es más obscena la agresividad que tantos inmigrantes islamistas, de primera, segunda o incluso tercera generación, expresan hacia las democracias occidentales.

Pero no puede haber renuncia a los principios de la mejor sociedad en libertad jamás habida. Ha llegado el momento de poner pie en pared y dejar claro que ha sido y es la civilización basada en la libertad del individuo, de su conciencia y responsabilidad, la única que ha logrado situar el listón de la felicidad y la prosperidad donde se halla actualmente en los países más ricos. Es la cultura basada en el debate y la pugna por el saber, la compasión y el respeto incuestionable a la persona como ser irrepetible. Es el momento de que estas sociedades triunfantes y prósperas adquieran la percepción del riesgo que suponen una vez más las ofensivas del enemigo y por tanto de la concienciación de la necesidad de adquirir capacidad de autodefensa. Cuando en Dinamarca u Holanda hay ciudadanos que temen por sus vidas y se esconden aterrados como los diplomáticos de esos dos países en Kabul o Argel es que es Europa entera la que debe temer por su seguridad y su libertad. Ha estado en Madrid estos últimos días Robert Redeker, un filósofo que a raíz de un sólo artículo en el diario «Le Figaro» sobre el islamismo se convirtió en refugiado y paria en su propio país. Acaba de publicar su experiencia en «Atrévete a vivir» (editorial Gota a Gota). Las amenazas de muerte que recibió le obligaron a vender su casa, a cambiar de ciudad de residencia en Francia, a esconderse para no correr la misma suerte que el director de cine Theo Van Gogh. Cada vez son más los individuos que pagan su dignidad con terror y los países que han de tomar medidas como Holanda y Dinamarca sin la masiva solidaridad que merecen de todas las democracias occidentales. Cada vez hay más amenazas y, quizás sea lógico, cada vez hay más cobardes.

EDUCACIÓN
La plataforma por el castellano critica a los colegios religiosos ante el Episcopado
MARTA FDEZ. VALLEJO m.f.vallejo@diario-elcorreo.com El Correo 24 Abril 2008

Denunciaron que los centros de Kristau Eskola implantan el euskera a cambio «de las subvenciones» del Gobierno vasco
Representantes de la plataforma de padres que defienden la libertad de elección lingüística en la enseñanza expusieron ayer en Madrid a la Conferencia Episcopal las dificultades con las que se encuentran para que sus hijos puedan estudiar en castellano en las escuelas religiosas del País Vasco. Los miembros del colectivo buscaban principalmente poner en conocimiento de la alta jerarquía eclesiástica el papel que juega en la educación vasca la patronal de los escuelas cristianas, Kristau Eskola, al «adoptar los planes» del Gobierno vasco de «impulsar la euskaldunización» y «eliminar» aulas en castellano, antes de que se apruebe la ley que pemitiría suprimir modelos lingüísticos.

Los padres de la plataforma, formada ya por 2.800 miembros, se entrevistaron con el secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, mano derecha del presidente, Rouco Varela. Le explicaron su rechazo al currículum vasco en vigor en los centros de enseñanza de Euskadi, que coloca al euskera como lengua principal en la escuela -motivo por el que está recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia por el PP-. El colectivo de familias denunció que las escuelas cristianas implantan los programas de enseñanza en euskera «para lograr las subvenciones del Gobierno vasco».

Financiación plena
Los miembros de la plataforma también informaron del proyecto de los colegios religiosos vascos de «negociar la financiación plena de la red concertada», a cambio de cumplir una serie de requisitos que establecerá el Gobierno vasco. Detallaron que entre esas condiciones está la de lograr que el alumnado domine la lengua vasca al acabar sus estudios. «Colegios religiosos que educan en euskera a cambio de la financiación total de los centros», detalló la vicepresidente de la agrupación, María Aldecoa, al portavoz episcopal.

Los padres que defienden la enseñanza en castellano expusieron que docentes de algunos de estos colegios religiosos vascos les han comunicado que cuentan ya con los libros de texto adaptados al currículum, «en los que se contempla una Euskal Herria formada por siete provincias, las tres de la comunidad vasca, las tres del país vascofrancés y Navarra». «Con ellos se adoctrinará a los niños desde el próximo curso en las escuelas religiosas sobre lo que llaman Euskal Herria», añadieron.

Los representantes del colectivo de familias comentaron tras la reunión que el secretario de la Conferencia Episcopal fue «muy receptivo» con sus problemas, y que estaba «informado» sobre el contenido del decreto de currículum. Añadieron que Martínez Camino se había mostrado «sorprendido» por la decisión de algunos centros de Kristau Eskola «de suprimir la enseñanza en castellano», antes de que se apruebe la ley de reforma de modelos lingüísticos. El portavoz de los obispos se comprometió a estudiar la documentación que le entregó la plataforma y a enviarla a la Comisión de Educación de la Conferencia Episcopal.

Los responsables de la agrupación de familias se reunirán mañana con el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, y tienen intención de concertar una cita con la ministra de Educación, Mercedes Cabrera. La vicepresidenta, María Aldecoa, recordó ayer que han pedido en tres ocasiones entrevistarse con el lehendakari y que hasta ahora no lo han conseguido.

Aldecoa reconoció que «es muy difícil» cambiar las cosas en el sistema educativo vasco porque «el Gobierno vasco es muy poderoso». «Pero torres más altas han caído y nosotros vamos a luchar hasta el final», dijo. Los padres de la plataforma por la defensa de la libertad de elección lingüística han anunciado que, si no logran que sus hijos estudien en castellano, presentarán una queja ante la Unión Europea.

Interior
Los padres vascos denuncian la imposición del euskera ante la Conferencia Episcopal
Critican que los colegios religiosos acepten el plan de Ibarretxe a cambio de financiación
Iker Moneo La Razón 24 Abril 2008

BILBAO- La Plataforma Por la Libertad de Elección Lingüística continúa su peregrinaje para recabar apoyos frente a la implantación del euskera como lengua principal de la enseñanza que el Gobierno vasco consumará vía decreto el próximo curso. La asociación, que integra a cerca de 3.000 progenitores, se entrevistó ayer con el secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, para exponerle sus inquietudes.

En concreto, lo que sucede con las escuelas religiosas concertadas del País Vasco, agrupadas en el consorcio Kristau Escola, que asumirán los planes del Ejecutivo del lendakari Ibarretxe a cambio de que éste les financie íntegramente la enseñanza y sus profesores se equiparen laboralmente a los de la red pública.

Una de las portavoces de la plataforma, Eva Díaz, explicó que Martínez Camino, que en todo momento estuvo «muy receptivo», desconocía la falta de libertad de muchos padres, que no pueden escolarizar a sus hijos en la lengua que desean porque la oferta de plazas en castellano es inexistente en más de un centro. Según Díaz, el portavoz de la Conferencia Episcopal se mostró «sorprendido y preocupado» con dicha situación y se comprometió a «estudiarla». «Se ha hecho cargo de la desprotección que padecemos los padres al no poder escoger la lengua en la que educar a nuestros hijos», añadió.

La plataforma acudió a la cita con un documento en el que insta a la Conferencia Episcopal a que «facilite la formación de un frente común en defensa de la libertad de enseñanza, así como el diálogo entre los padres y los centros». Asimismo, solicita que «exhorte a los poderes políticos a velar por el estricto cumplimiento de los derechos fundamentales».

Valencia impartirá 'Citizenship education'
El Partido Popular rechaza que la materia Educación para la Ciudadanía sea impartida en castellano o valenciano
AGENCIAS - Valencia El País 24 Abril 2008

El pleno de las Cortes valencianas ha rechazado hoy, con los votos del PP, pedir al Gobierno de la Generalitat que imparta la asignatura de Educación para la Ciudadanía en castellano o valenciano y que tenga carácter obligatorio, como el resto de materias desde el próximo periodo escolar. La propuesta del grupo socialista, apoyada por el de Compromís, denunciaba que el Gobierno valenciano pretende impartir esta asignatura en inglés para hacerla "ininteligible".

El diputado autonómico del PSPV Adolf Sanmartín, ha acusado al conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, de querer "desacreditar" esta asignatura. En su iniciativa, el PSPV pedía al Consell tener el valenciano o el castellano como "lengua vehicular" sin "opciones alternativas o desdoblamientos posibles", y que se impartiera "como cualquier otra materia de carácter obligatorio y puntuable".

Sanmartín ha indicado que la organización pedagógica de la misma es "competencia de los centros escolares" y no del Gobierno valenciano, por lo que impartirla de forma distinta constituiría un fraude de ley". El diputado reconoce sin embargo, que existe la posibilidad legal de impartirla en inglés, pero "siempre que no se modifique su contenido", lo que en su opinión se hace mediante "la opción B", en la que los alumnos objetores pueden presentar tres trabajos escolares.

Fomentar nuevos idiomas
El socialista ha acusado al Consell de "configurar una asignatura nueva que no tiene nada que ver" con la propuesta del Ministerio de Educación, para "desacreditar" al Gobierno central. María Barrieras, diputada por el PP, ha defendido la decisión del Gobierno, al considerar que "fomenta" el aprendizaje de otros idiomas e imparte materias "muy interesantes" para aquellos que la objeten.

Barrieras ha asegurado que el Gobierno de Camps posee "competencias exclusivas" para la organización de esta asignatura, conforme a lo establecido en el Estatuto de Autonomía. Aunque también ha señalado que "hay que respetar el derecho de los alumnos" a que no se les "imponga" una asignatura que los "adoctrina", y contra la que, según ha dicho, hay "30.000 objetores" en España.

Educación
Más de 30.000 padres han objetado contra Ciudadanía
Asturias da marcha atrás en un plan para incluir en la materia contenidos contra la piratería y proteger la propiedad intelectual

Plataformas que defienden la objeción critican las presiones a los padres y a los centros críticos con Ciudadanía.
R. Ruiz La Razón 24 Abril 2008

madrid- «Si se cambia el Código Civil para 4.000 parejas homosexuales que han decidido casarse, ¿porqué no se va a dar marcha atrás en la implantación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía con la que están en desacuerdo 28.705 padres de toda España que se niegan a que sus hijos estudien la asignatura?», planteaba ayer una representación de las 76 asociaciones que componen el movimiento objetor contra la materia. Más de la mitad se han creado expresamente para dar la batalla contra la asignatura y defender el derecho a educar a los hijos según las convicciones de cada uno.

Los que deseen sumarse tienen un nuevo canal para obtener información, un portal de internet (www.objetores.org) que proporcionará documentación y recursos a los padres que se oponen a la imposición de la materia y que fue presentado ayer.
De momento, Castilla-La Mancha (con 7.405 objeciones), Madrid (con 6.320) Andalucía (5.890), la Comunidad Valenciana (2.433) y Murcia (2.190) son las comunidades que están a la cabeza de las objeciones, que suman ya casi 30.000, aunque Leonor Tamayo, portavoz de Profesionales por la Ética, estima que la cifra podría ser superior, ya que hay padres que comunican directamente a la administración educativa su decisión sin informar a las plataformas creadas al efecto.

María Jesús Aranda, de «Xq te callas», denunció ayer las presiones que reciben los padres críticos por parte de los centros. «Hay colegios que no tramitan las objeciones», dijo. De ahí que aconseje que se cumplimenten directamente en la consejería de Educación correspondiente y luego se informe a la escuela. Los centros «también reciben amenazas y muchos concertados temen que les retiren la subvención si ponen obstáculos a la asignatura», lamentó José Solabre, de Navarra Educa en Libertad.

Así las cosas, Asturias, que al igual que el resto de comunidades tiene competencia para desarrollar parte de los contenidos de la materia, ha decidido dar marcha atrás en su intención de incluir en Educación para la Ciudadanía un temario que permita prevenir la piratería en internet y desarrollar la educación de los alumnos sobre los derechos de propiedad intelectual y el valor la creatividad. No obstante, el objetivo es que este contenido forme parte de alguna asignatura en un futuro. Se está desarrollando ya un proyecto piloto en 13 centros de Asturias ante la preocupación que ha surgido por los elevados índices de delitos relacionados con la propiedad intelectual en España, muy superiores a la media europea.
Las primeros perjudicados por las descargas ilegales fueron las industrias discográficas y los videoclubes y ahora se pretenden evitar más daños desde el contexto educativo asturiano en Primaria, ESO y Bachillerato.

CHANTAJE TERRORISTA
Confebask dice que las cartas de extorsión de ETA siguen llegando "gota a gota" a empresarios vascos
El presidente de la patronal vasca ha ofrecido "la ayuda, el afecto y la cercanía" a las personas extorsionadas para "minimizar de alguna manera ese efecto"
EUROPA PRESS BILBAO El Correo 24 Abril 2008

El presidente de Confebask, Miguel Lazpiur, ha admitido hoy que ETA sigue enviando "gota a gota" cartas de extorsión a empresarios vascos, aunque negó que existan "oleadas" de misivas exigiendo el denominado 'impuesto revolucionario' a miembros de la red empresarial vasca.

"No voy a decir que llegan un montón de cartas u oleadas de cartas. No podemos decir eso hoy en día, pero sí que llegan gota a gota", aseguró en una entrevista concedida a Euskadi Irratia.

El presidente de la patronal vasca ha afirmado que, ante el envío de cartas amenazantes de ETA, los empresarios "no podemos hacer mucho, sino unirnos". En este sentido, ha ofrecido "la ayuda, el afecto y la cercanía" de Confebask a las personas extorsionadas para "minimizar de alguna manera ese efecto".

Por otro lado, Lazpiur ha hecho un llamamiento a los políticos para que "abandonen la crispación" y creen "un clima de entendimiento y acuerdo, para empezar a trabajar entre todos para sacar adelante Euskadi, teniendo en cuenta los verdaderos problemas y poniéndonos todos de acuerdo". "Ese es mi sueño", ha subrayado.

Por último, el presidente de Confebask ha afirmado que "siempre" temen atentados de ETA, "antes y ahora también", pero destacó que seguirán "dando la cara, haciendo frente a la situación, sacando adelante las empresas", porque, según ha dicho, "nuestro trabajo es sacar adelante las empresas, sobre todo para el bien de nuestro pueblo".

INFORMACIÓN Y GUÍA SOBRE LA ASIGNATURA
Familias objetoras a EpC crean el sitio web Objetores.org
Este miércoles se ha presentado en Madrid una nueva iniciativa destinada a favorecer el derecho de los padres a objetar a la polémica asignatura Educación para la Ciudadanía. Se trata de www.objetores.org, un portal de internet dedicado a proporcionar información y recursos a los padres y ciudadanos que se oponen a la imposición de la asignatura Educación para la Ciudadanía por considerarla un instrumento de formación moral de sus hijos.
Libertad Digital 24 Abril 2008

El portal objetores.org ha sido presentado por su administrador, Mariano Bailly-Baillière, quien ha explicado su estructura, funcionamiento y contenidos:

* Las últimas noticias y artículos de opinión sobre el movimiento objetor a Educación para la Ciudadanía.
* Foros de participación ciudadana de carácter general, foros autonómicos y calendario de actos informativos sobre la asignatura.
* Documentación y recursos acerca de la asignatura educación para la Ciudadanía: análisis, legislación, sentencias, guías, comparativas, etcétera.
* Información y documentos básicos para objetar a la asignatura.
* Enlaces a las asociaciones y plataformas de padres y ciudadanos comprometidos con el movimiento objetor a Educación para la Ciudadanía.

En la presentación han intervenido representantes de plataformas promotoras de la objeción a Educación para la Ciudadanía, como José Javier Solabre, de Navarra Educa en Libertad, quien ha expuesto la actividad de su plataforma en la Comunidad Foral de Navarra: charlas, apoyo y asesoramiento a objetores, entrevistas con la Administración, difusión de materiales...

Solabre ha denunciado las presiones del Gobierno autonómico a los objetores, lo que demuestra que, independientemente del partido que gobierne, hay que oponerse a Educación para la Ciudadanía porque atenta contra la libertad de educación. (Navarra es una de las comunidades en las que ya se ha implantado Educación para la Ciudadanía en el curso 2007-2008).

Por su parte, Mª Jesús Aranda, de ¿XQ te Callas? (Talavera de la Reina) ha explicado que esta plataforma ha nacido para trabajar por el respeto y la libertad de educación y en defensa del derecho irrenunciable e intransferible de lo padres a elegir la educación de sus hijos.

También ha comentado que los padres de ¿XQ te callas?, que llevan a sus hijos a todo tipo de colegios, tanto públicos como privados y concertados, están organizando charlas y reuniones informativas aunque en algunos centros educativos encuentran hostilidad. A veces no se les permite informar a los padres, por lo que tienen que reunirse en parques, cafeterías...

Aranda ha denunciado las amenazas realizadas por el Ministerio de Educación y la Consejería de Educación de Castilla La Mancha contra los objetores. Como ejemplo ha citado las declaraciones de José María Valverde, consejero castellanomanechego de Educación, quien ha declarado en las Cortes autonómicas que la formación moral que corresponde a los padres o tutores debe adaptarse a la del Estado.

Mª Victoria Palop, de la Plataforma de Abuelos en Defensa de la Familia, ha expuesto la razón de ser de la plataforma asegurando que "estamos en unos momentos, en que debido principalmente al trabajo de los padres fuera del hogar, los abuelos ocupan un papel muy importante en la educación de los nietos, es por eso, que están muy al tanto de sus planes de estudio.

Cuando el año pasado se habló de implantar Educación para la Ciudadanía y se publicaron los reales decretos sobre los contenidos de la asignatura, los que pertenecemos a la plataforma pensamos que, al ser una asignatura obligatoria que educa en valores, se les estaba sustrayendo a nuestros hijos el derecho de educar a sus hijos.

Y como padres y abuelos, pensamos salir en defensa de nuestros hijos y nietos porque se les está negando un derecho fundamental, el de educar según sus propias convicciones morales. Por este motivo apoyamos a los padres objetores a la asignatura Educación para la Ciudadanía”.

Por parte de la plataforma Padres en Acción de Madrid ha intervenido su secretaria general, Paloma Martínez-Mediero, quien ha explicado que esta asociación se ha sumado al movimiento objetor a Educación para la Ciudadanía, extendiendo su radio de acción a la zona Norte de la Comunidad.

Esta plataforma de reciente creación ha comenzado con muy buen pie, ya que en apenas un mes de campaña, ha logrado recabar centenares de objeciones gracias a las distintas mesas informativas que sus miembros han instalado en diversos centros educativos, encargándose después de gestionar y tramitar la presentación de dichas objeciones. El objetivo de PADRES EN ACCIÓN es iniciar también campañas de información y concienciación a través de charlas y conferencias, con el fin de que los padres conozcan en qué consiste el derecho a la objeción a esta asignatura.

Finalmente, Leonor Tamayo, de Profesionales por la Ética, ha indicado que objetores.org refleja la fuerza del movimiento objetor a Educación para la Ciudadanía.

"Se trata", ha asegurado, "de un instrumento muy útil para la información a todos los objetores ya que este movimiento en favor de la libertad de enseñanza se extiende por toda España como una mancha de aceite a pesar de las presiones y amenazas de la Administración y la indiferencia e incluso hostilidad de los políticos".

Tamayo ha recordado que esta no es una batalla de signo político sino una lucha de los padres por la defensa de sus libertades y derechos fundamentales reconocidos por la Constitución. "Nos oponemos", ha explicado, "a una asignatura frente a la imposición de querer educar a los hijos desde el Estado".

En este sentido, Tamayo ha indicado que la Administración puede responder positivamente, ya que la Comunidad de Madrid se ha comprometido a aceptar las objeciones a Educación para la Ciudadanía y a declarar a los alumnos objetores exentos de cursar la asignatura y de ser evaluados.

Tamayo ha expuesto los últimos datos de objeciones a la asignatura Educación para la Ciudadanía, que ascienden a 28 705 en toda España, cifra que con toda seguridad es realmente más elevada ya que muchos padres que no notifican su objeción a ninguna asociación ni plataforma.

Por comunidades autónomas, Tamayo ha expuesto que Castilla-La Mancha es la que presenta más objeciones a la asignatura (7 405), seguida de la Comunidad de Madrid (6 320) y Andalucía (5 890).

"Nuestro objetivo", ha asegurado Tamayo, "es lograr que las administraciones de cualquier signo político respeten el derecho a la objeción de conciencia de los padres a Educación para la Ciudadanía por ser un derecho constitucional, en línea con lo que ya están reconociendo los tribunales de justicia".

Ciudadanía ya ha recibido más de 28.000 objeciones
M. ASENJO. MADRID. ABC 24 Abril 2008

La plataforma contra Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (EpC), formada por sesenta grupos y asociaciones, se aglutina desde ayer en el portal www.objetores.org. Este portal tiene como finalidad facilitar recursos, información y documentos a los interesados en unirse al movimiento objetor, según explicó en rueda de prensa Leonor Tamayo, portavoz de Profesionales por la Ética, una de las entidades promotoras de la objeción como forma de oponerse a la asignatura.

La página web ofrece como principales contenidos noticias, artículos de opinión, informes legales, foros de carácter nacional y autonómico, enlaces sobre asociaciones que promueven esta iniciativa para no cursar la asignatura y plataformas y materiales para solicitar la objeción.

En relación con su tramitación, la plataforma propone que se haga en las consejerías de Educación antes que en los colegios y que éstos reciban una copia de la instancia. «El cauce natural es el colegio, es éste el que la tiene que tramitar», comentó Tamayo. Sin embargo y para que a los centros, «ante los problemas que sufren, no se les presente la situación de no saber qué hacer con las objeciones», la plataforma pretende canalizarlas sin pasar por el centro educativo.

Miedo a represalias
El responsable de Navarra Educa en Libertad, José Javier Salobre, denunció las presiones del Gobierno de Navarra a los objetores y recomendó que sus solicitudes se presenten también a través de las plataformas opositoras constituidas en todas las provincias.

No obstante, el responsable y gestor del portal, Mariano Bailly Ballire, advirtió de que este recurso no permite objetar a través de la red sino que únicamente facilita la documentación necesaria, ya que las solicitudes tienen que estar selladas en las administraciones educativas.

En relación con las «presiones» que reciben algunos colegios en el trámite de las objeciones, Salobre, para quien la adaptación de los contenidos de Ciudadanía al ideario del centro es «papel mojado», indicó que hay centros que «no tramitan» las objeciones ante las administraciones educativas. «Nos consta -asegura Salobre- que colegios concertados temen por su financiación, por la retirada de los conciertos y pueden temer por otro tipo de repercusiones que van a incidir en la libertad de creación de centro».

Por su parte, la presidenta de la plataforma de Talavera de la Reina ¿Xq te callas?, María Jesús Aranda, exigió a la Administración de Castilla-La Mancha que esta «polémica» materia deje de implantarse o, en su defecto, pase a ser optativa y los alumnos objetores dejen de estar obligados a asistir a clase o ser evaluados. «Queremos que la Administración respete nuestro derecho a objetar y deje de amenazarnos», dijo.

Para María Victoria Palop, de la organización Abuelos en defensa de la familia, «estamos en unos momentos, en que debido principalmente al trabajo de los padres fuera del hogar, los abuelos ocupan un papel muy importante en la educación de los nietos» y, por ello, «salimos en defensa de nuestros hijos y nietos porque se les está negando un derecho fundamental».
Paloma Martínez, de Padres en Acción de Madrid, explicó que su plataforma, de reciente creación, «ha logrado recabar centenares de objeciones, en apenas un mes de campaña», gracias a las mesas informativas que sus miembros han instalado en diferentes centros educativos, encargándose después de gestionar y tramitar la presentación de las mencionadas objeciones.

Esperar a fin de curso
Leonor Tamayo informó también acerca de los últimos datos de objeciones de conciencia contra Educación para la Ciudadanía presentadas por las plataformas de padres, que alcanzan las 28.705. Sin embargo, la portavoz de Profesionales por la Ética, cree que «debe haber muchas más, porque numerosos centros las entregarán a final de curso».
Por comunidades autónomas, Castilla La-Mancha, con 7.405 peticiones, encabeza la lista. Por el contrario, Baleares es la última, con 12 solicitudes.

Partidos
Rajoy planteará en el congreso un acercamiento a los nacionalistas
El congreso tendrá la última palabra, pero el líder del partido quiere que la renovación afecte también a la estrategia.
Carmen Morodo La Razón 24 Abril 2008

madrid- El documento político que el PP aprobará en su XVI Congreso Nacional, que se celebrará en Valencia a finales de junio, está ya muy avanzado, según informaron a LA RAZÓN fuentes de la dirección nacional. El pasado lunes se le dio un importante impulso en reuniones de mañana y tarde en la sede de Génova -los ponentes son José Manuel Soria, María San Gil y Alicia Sánchez Camacho. La trascendencia del texto, en la medida que marcará la estrategia política del partido para los próximos cuatro años, justifica que sea el propio «número uno» quien apruebe sus directrices, y el mismo lunes fue consultado sobre las mismas.

La última palabra la tendrán los compromisarios y el Plenario del congreso, pero Rajoy ve con buenos ojos aprovechar la ponencia para hacer algo de autocrítica e incluir una revisión de la estrategia: en las formas, en la comunicación y, sobre todo, en lo que afecta a las relaciones del partido con los nacionalistas. De momento ha dado luz verde a un borrador que entre sus ejes plantea un giro en la actitud del partido hacia las minorías, con el objetivo de enterrar definitivamente la foto excluyente del Pacto del Tinell -acuerdo del PSOE con los demás partidos que en la práctica supuso durante la pasada Legislatura un «cordón sanitario» a nivel catalán y nacional. La dirección popular ha llegado a la conclusión de que le perjudicó la imagen de soledad y de incapacidad de sentarse a hablar con otras fuerzas, especialmente en comunidades como Cataluña.

El contexto en esta Legislatura es distinto, como ha reconocido el mismo Rajoy, y la voluntad, y en esa dirección se inclina el documento político que aprobará el congreso, es cambiar la visualización por parte de los ciudadanos del PP como un partido que no es capaz de entenderse con otras formaciones. Casi más importante que llegar a acuerdos es escenificar que hay voluntad de hacerlo, ya que la capacidad de entendimiento no puede ser un monopolio del PSOE. El único límite para el pacto con todos los partidos-y ahí se incluiría el PNV y hasta ERC, con la única excepción de los violentos- serán los principios. Rajoy mantendrá su disposición a los acuerdos de Estado con el PSOE, pero, al mismo tiempo, en la búsqueda del centro, también quiere arañar espacio a los socialistas abriéndose a los partidos minoritarios -en estas elecciones Zapatero les ha quitado un importante puñado de votos. La ponencia política no será programática, ya que el PP ajustará su acción al programa con el que concurrió a las elecciones.

Plan Ideológico Nacional
PATXO UNZUETA, EL PAÍS 24 Abril 2008

El envenenamiento de las relaciones de Cataluña con otras comunidades tiene menos que ver con la naturaleza de sus reclamaciones, que con la ideologización ofensiva con que se exigen. El argumento de que aporta más de lo que recibe es económicamente irrelevante si no se relaciona con las balanzas comercial y de capitales, netamente favorables a Cataluña.

"Me parece que el problema está en dotar a los españoles del agua que necesitan, y a la que tienen derecho, y no en procurar no levantar o herir los sentimientos locales o regionales o despertar las nuevas suspicacias autonómicas contra todo gesto emanado del Gobierno central", escribía en este periódico el 14 de marzo de 1984 el novelista Juan Benet, que tenía como su otra profesión la de ingeniero de caminos, canales y puertos. Para el autor de Volverás a Región, que dedicó muchas páginas al problema de la ordenación hidraúlica racional, las resistencias particularistas era ya hace 24 años un obstáculo mayor, comparable al de la difícil orografía.

Hipótesis: lo que motivó el rechazo por parte del PSOE de lo sustancial del Plan Hidrológico Nacional del Gobierno del PP, y la no recuperación, tras su victoria electoral, del de Borrell de los años 90, fue el deseo de evitar la dinámica de enfrentamientos territoriales que suscitaba cualquier plan integral de ese tipo. Los argumentos socioeconómicos (oposición al modelo de crecimiento de la derecha, etc.) fueron incorporados a posteriori. La pugna de agravios comparativos no sólo afectó a la distribución del agua, sino a obras públicas diversas, y no sólo fue atizada por los nacionalistas, sino por todos los poderes autonómicos, cualquiera que fuera su color político. El actual presidente del Congreso, por ejemplo, fue un activo opositor a proyectos de Borrell que afectaban a Castilla-La Mancha.

En ese marco, soluciones como la de las desalinizadoras fueron adoptadas, aparte de por razones técnicas, porque se suponía que permitirían evitar decisiones inevitablemente conflictivas o impopulares. Pero en algunas autonomías lo técnico fue interiorizado como un valor ideológico y el rechazo a los trasvases se convirtió en una cuestión de principios: una frontera entre la derecha y la izquierda.

Especialmente en Cataluña, donde hace años que toda controversia se lleva al terreno ideológico, como han lamentado estos días Miquel Roca (La Vanguardia, 15-4-O8) y Antón Costas (EL PAÍS, 13-4-08). Los eufemismos para no reconocer que un trasvase es un trasvase reflejan la mentalidad de quienes pretenden que todo lo que es bueno resulta, por serlo, compatible: resolver el déficit en infraestructuras y no causar incomodidades con las obras; electricidad sin cableado, aeropuertos sin ruido, agua sin trasvases.

En esto hubo como mínimo un error de previsión: no haber establecido mecanismos para garantizar el suministro hasta que las desalinizadoras estuvieran en condiciones de dar servicio. ¿No habría sido más lógico reconocerlo así en lugar de cambiar el significado de las palabras o buscar culpables exteriores? "Si hasta el agua se les niega a los catalanes", podía leerse estos días en un diario de Barcelona, "que no se extrañe Solbes si cobran fuerza las voces partidarias de limitar drásticamente la solidaridad" de Cataluña con otras comunidades. O sea, de imitar a Umberto Bossi y su Liga Norte, que ha hecho carrera al grito de "Roma ladrona" y explotando los bajos instintos del norte rico contra la Italia meridional.

Estos días se ha conocido el "documento de trabajo" elaborado por el Gobierno catalán para la discusión del nuevo sistema de financiación. Sus ejes son: carácter bilateral de la negociación; limitación de la aportación de Cataluña a los mecanismos de solidaridad; y flexibilidad para actualizar el modelo en función de variables como el aumento de la población.

Tras conocer ese documento, los presidentes de Galicia y Asturias han acordado defender en común, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que se reúne en mayo, unos principios básicos que son como el negativo de la propuesta catalana: multilateralidad, garantía de cohesión social, equilibrio territorial y, sobre todo, reforzamiento del Fondo de Compensación Interterritorial para resarcir a las comunidades que dejarán en breve de percibir los fondos regionales de la Unión Europea.

Casi nadie niega que en Cataluña, y especialmente en el área de Barcelona, se han creado cuellos de botella en su desarrollo por efecto del deterioro de sus infraestructuras. En parte, según Antón Costas, a causa de las prioridades políticas vigentes durante los 23 años de pujolismo. Y también, según Miquel Roca, a que ciertas decisiones se han atrasado o paralizado por "temor a enfrentarse a los profetas del desastre" ecológico.

Pero es cierto que existe una responsabilidad del Gobierno central, sobre todo por omisión. Había motivos para reclamar más inversiones en dotación sanitaria, por ejemplo, o de comunicaciones ferroviarias. Lo que no tiene sentido es que esa reclamación se haga en nombre de un principio ideológico tan arbitrario (y tan indefendible allende el Ebro) como el de ajustar las inversiones a la aportación de la economía catalana al PIB español.

Lo mismo ocurre con la obsesión, aún más ideológica, por las balanzas fiscales, que miden la relación entre lo aportado por los ciudadanos de cada comunidad a la Hacienda central y lo que retorna a ella en forma de inversiones del Estado. Hacer de esas balanzas el criterio de base para la reforma del sistema de financiación supone un desenfoque mil veces recordado y otras tantas ignorado por sus patrocinadores: que no son los territorios los que tributan, sino los ciudadanos; y que si una comunidad aporta más es porque hay en ella más ricos.

El envenenamiento de las relaciones de Cataluña con otras comunidades tiene menos que ver con la naturaleza de sus reclamaciones, muchas de ellas justificadas, que con esa ideologización ofensiva con que se exigen: como un derecho derivado de factores como su mayor desarrollo. Incluso serían atendibles argumentos como que debe considerarse criterios de eficiencia en las inversiones; pero no como consecuencia de que Cataluña aporta más de lo que recibe: un argumento económicamente irrelevante si no se relaciona con las balanzas comercial y de capitales, netamente favorables a Cataluña.
No es posible crear plantas desalinizadoras que sustituyan a los inevitables trasvases de recursos entre comunidades.

Recortes de Prensa   Página Inicial