AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 5 Mayo 2008

Niños gallegos convertidos en comisarios lingüísticos
Xoán Xulio Alfaya  Periodista Digital 5 Mayo 2008

La cosa viene, como siempre de Cataluña, región a la que al parecer nos une una especie de cordón umbilical como si ella fuera la madre de la Nova Galiza recién parida que parece que se va a comer el mundo... para que después todo se quede en una ridícula, inoportuna y maloliente ventosidad. Allí, en la metrópoli, un conocido periodista tuvo acceso a la resolución de 23 de junio de 2005, firmada por un tal Ramón Martínez i Deu, dirigida a los directores de centros escolares en la que se recogen perlas que no traduzco, pues el catalán, como saben, es la lengua universal que todos debemos conocer.

Entre las “Prioritats generals” la primera es “L'ús de la llengua catalana com a llengua d'aprenentatge i de comunicació en les actuacions docents i administratives del centre”. Queda claro que el catalán es la lengua única, las demás, incluida por supuesto la satánica lengua española, son extranjeras. Ante el “context multilingüe” que impone la inmigración, la respuesta es “Vetllar per l'ús del català com a vehicle d'ensenyament-aprenentatge i com a llengua de relació en tots els àmbits”. “En tots els àmbits” supongo que se referirá hasta los más íntimos tales como los relativos a las necesidades fisiológicas propias de la condición humana de los afectados por las “prioritats”, por ejemplo, las conversaciones en los urinarios o las frases pronunciadas en solitario en los inodoros, tales como “Uf, por fin, casi no llego a tiempo” y otras similares.

En cuanto a los niños que deseen recibir la enseñanza en español, sus “pares, mares o tutors” deberán solicitarlo por escrito, en un impreso en catalán, faltaría más, y se les daría una “atenció individualitzada”, creando así una especie “apartheid”, palabra que significa “separación” en afrikaans y que fue el sistema social impuesto por los gobiernos de minoría blanca en Sudáfrica durante el siglo XX. Creo que no es menester extenderse sobre el tema.

Nuestros ingeniosos políticos gallegos, sin duda deprimidos por el fracaso de la “boneca faladora”, quieren ir todavía más allá de los nacionalistas catalanes y hacer que sean los propios niños quienes ejerzan de “comisarios lingüísticos” de sus propios compañeros hispanohablantes. Siguiendo las reglas del eufemismo político al uso, su misión no será “vigilar” o “denunciar”, sino “acoger” a los estudiantes que no utilicen el gallego de forma habitual. Para ello, la Consejería de Educación de la Junta de Galicia ha repartido a los diferentes centros escolares de la comunidad gallega la “Guía Práctica para la Planificación lingüística” en la que se explica la forma de crear la figura del “voluntario lingüístico” entre las medidas “dinamizadoras para potenciar del gallego”. Donde dice “potenciar”, léase “imponer”.

NOTA CON RETRANCA: Según escribía Carlos Contreras, comisario político del Quinto Regimiento, en el diario La Verdad del 27 de enero de 1937: “El Comisario es el alma de la unidad de combate, su instructor, su agitador, su propagandista. Es siempre, o debe ser siempre, el mejor, el más inteligente, el más capaz. Tiene la obligación de ocuparse de todo y enterarse de todo. Tiene que interesarse por el estómago, el corazón y el cerebro del soldado del pueblo. Tiene el deber de acompañarle desde el momento en que se alista y recibe su instrucción, hasta que parte para el frente y regresa de él; tiene la obligación de interesarse por sus comidas, sus horas de sueño, su educación y su modo de luchar. Debe comprobar que sus necesidades políticas, económicas y artísticas han sido satisfechas”.

A buen entendedor...

Partidos
Lingüistas totalitarios
Carmen GURRUCHAGA La Razón 5 Mayo 2008

La realidad está tirando por tierra muchos tópicos acuñados durante años, según los cuales los gobiernos de derechas acrecientan las desigualdades y los de izquierda las eliminan. La igualdad de oportunidades es la primera de todas y para poder disfrutarla las personas deben gozar de una preparación similar, algo que no sucede en España en las comunidades gobernadas por partidos «progresistas» como Galicia, Cataluña y Baleares.

Con la obligatoriedad de utilizar el idioma regional como lengua vehicular en la escuela, los niños de familias menos pudientes están en inferioridad de condiciones con los que se educan en las restantes autonomías. Diferente sería que estos chavales terminaran conociendo las dos lenguas, pero, por desgracia, no es así. Sólo sucederá en familias pudientes que se preocuparán de que sus hijos, amén de la lengua vernácula, dominen el castellano y el inglés. Porque manda narices que en esas regiones el español tenga la categoría de idioma extranjero.

Esas dos lenguas y el euskera son parte del acervo cultural español, que deben cuidar el Gobierno y sus respectivas comunidades. Pero eso no se consigue ni con proselitismo entre niños ni con brigadas para castigar al español.

Síntomas graves en Mondragón
Editorial ABC 5 Mayo 2008

EL encarcelamiento de la alcaldesa de Mondragón, Inocencia Galparsoro, ha dado lugar a una reacción de la izquierda abertzale que obliga a analizar su situación con total realismo y sin concesiones optimistas a un pronto final de la violencia terrorista. El sábado unos miles de personas se concentraron en Mondragón para apoyar a la alcaldesa de ANV, acentuando la impotencia de los partidos democráticos de arrebatar el gobierno municipal a un grupo manifiestamente proetarra. El número de asistentes al acto sería cuestión menor si no fuera porque concurren varias circunstancias que hacen necesaria una reflexión. En Mondragón fue asesinado el ex concejal socialista Isaías Carrasco, víctima directa de ETA, sin duda, pero también del clima social que ETA es capaz de crear en determinadas zonas del País Vasco.

Pese a que las concentraciones de proetarras hoy no alcanzan afortunadamente las cifras de antaño, es evidente que hay un indudable intento de rearmar anímicamente a la izquierda proetarra que arrancó de antes de su vuelta a los ayuntamientos, pero que ahora se está manifestando de forma más clara. Se inició cuando el PSOE la legitimó como interlocutora política de un proceso de negociación, pese a estar disuelta judicialmente por aplicación de la Ley de Partidos y suspendida cautelarmente en virtud del Código Penal. El resultado de las elecciones municipales sólo certificó el oxígeno que los etarras tomaron de la política de cesiones con la que el Gobierno creyó que domaría a ETA. La presencia de ANV en las instituciones municipales es algo más que un error. Es la quiebra de una tendencia inexorable de derrota de ETA, en todas sus vertientes. Por eso, y aun siendo cierto que a los proetarras les está costando retomar el pulso de la calle, también es verdad que les facilitan la labor los flancos abiertos que dejan los partidos vascos, hasta hoy incapaces de ponerse de acuerdo para presentar una sola moción de censura para expulsar a los alcaldes de ANV.

Además, está el PNV. Después de que el PSE echara una mano al PNV para corregir -en vez de cobrárselos- los errores que cometió en Mondragón, los nacionalistas siguen insistiendo en su plan soberanista. Su presidente, Iñigo Urkullu, se atuvo a las directrices duras del partido y aceptó públicamente que la consulta del lendakari se celebre con violencia. Y ayer mismo el presidente del PNV vizcaíno ratificaba la «construcción nacional» como objetivo principal de este partido. En este contexto, ETA no encuentra motivos para sentirse disuadida en sus fines separatistas y para no percibir que, pese a la presión judicial de última hora que está propiciando el Gobierno -acusando de terrorismo ahora a quienes hasta hace poco eran actores de un proceso de «paz»-, el momento actual ofrece posibilidades para participar en nuevos desafíos al Estado.

Y ETA, por último, sigue atentando y comprometiéndose a un largo período de violencia, en cuya estrategia interviene también la movilización de la izquierda proetarra, peón inseparable de la banda terrorista, por más que sus sucesivas mutaciones -Batasuna, ANV- sean emplazadas ingenuamente a emanciparse de los pistoleros. Hay que aprender del pasado inmediato, porque en el año 2004 ETA no tenía apenas capacidad para reimpulsar los movimientos de apoyo político y social de los que se sirvió para su «estrategia de frentes» y su «socialización» del terror. Cualquier oportunidad que los partidos políticos, con sus constantes discrepancias y su subordinación a estrategias particulares, ofrezcan a los terroristas de ETA y a su entorno para su rearme anímico no sólo será un error, sino el síntoma de una enfermedadad grave que tiene que ver con el terreno cedido voluntariamente por el Estado durante los años de negociación política con ETA. Es conveniente que nadie lo olvide: ni el Gobierno, ni la opinión pública.

Ni patria, ni nación: la guerra de Zapatero
TOMÁS CUESTA. ABC 5 Mayo 2008

EL otro día, en Móstoles, el presidente del Gobierno le hizo, sin querer, un cálido homenaje a la cultura francesa. Fue por casualidad, hay que insistir en ello, puesto que nuestro héroe lo único que sabe de los vecinos del primero (del primero derecha, por más señas) es que al vino le llaman «vin», al pan le llaman «pain» y, sólo por «xoder», como en el chiste del gallego, le llaman «fromage» al queso. Vamos, que se le puede acusar de cualquier cosa, pero llamarle afrancesado resulta improcedente. Antes, tendría que volver a los pupitres del colegio o contratar un profesor particular con cargo al presupuesto. O sea, que lo del homenaje es un decir (los ilustrados lo llamarían una hipérbole) para poner en suerte las palabras que dedicó al Bicentenario el señor Zapatero.

Algunos de entre ustedes habrán leído a George Pérec, autor de una novela magistral -«La vida: instrucciones de uso»- que revolucionó el panorama literario en la segunda mitad de los setenta. Judío por estirpe y parisino por nacencia, Pérec, era un «enfant terrible» con ribetes de genio al que la muerte derribó en su mejor momento. Llegados a este punto (y agradeciendo, muy de veras, su infinita paciencia) el arriba firmante intentará explicar que pito toca ese «monsieur» en relación con el discurso mostoleño. La cosa es que Pérec, estilista y chuleta, en otro de sus libros («La desaparición»: casi trescientas páginas repletas de misterio), se impuso como norma el no emplear la letra «e» y cumplió el desafío al pie de la letra. Si enhebrar cuatro párrafos con todas las vocales llega a ser un tormento, échale guindas al pavo si tienes que apañártelas eliminando una del tintero. Pérec lo consiguió y ahí queda eso. Quedaba, mejor dicho, puesto que, el dos de mayo, el señor Zapatero estuvo inmenso. Se colocó a la misma altura de Pérec, o por encima, incluso, no le restemos méritos.

Pronunciar un discurso sobre la rebelión de un pueblo (primero el de Madrid, luego el de España entera) contra la máquina de picar carne más poderosa de la época y hacerlo constreñido a no usar dos palabras -la patria y la nación- en ningún momento, es un auténtico «tour de force» conceptual, es el «rien ne va plus» del escaqueo, es ordeñar al máximo las ubres de la lengua. Una pieza de orfebre y hasta de museo: con menos credenciales se ingresa en la Academia. Coherencia, señores, coherencia; acaban de endilgarnos una lección de coherencia. El pacifismo antropológico que define y moldea la personalidad del presidente resulta incompatible con un hecho de guerra. Y es de cajón (de mico, por supuesto) que la aureola épica que rodea al Conflicto de la Independencia (donde esté un buen conflicto que se quite la guerra) se ha transformado en un telón de purpurina que oculta los valores de la derecha extrema.

Esa España plural que preconiza Zapatero no se inspira en aquella que sepultaba a los gabachos en las cubas de vino de villorrios siniestros (pregunten por «la cuba del francés», porque en Castilla aún quedan). La patria y la nación son herrumbrosas lanzas que ni pinchan ni cortan en un país moderno (lo de las herrumbrosas lanzas fue una agudeza de Benet, el que quería devolver a Soltzhenitsyn a Siberia). La nación de naciones, por lo tanto, es lo que nos vertebra y, en cuanto al patriotismo, vamos que nos matamos (o que nos matan, si se tercia) con el que se despacha en las taquillas periféricas. Ni patria, ni nación. Que por ahí se empieza y se termina por calar las bayonetas.

En un pasaje de la «Meditación de El Escorial» (citado por el profesor Martínez Ruiz al abordar las claves que conectan 1808 con la crisis europea) Ortega y Gasset comenta una supuesta exclamación de Nietzsche que viene de perillas con la que está cayendo: «¡Los españoles! ¡Los españoles! ¡Querer ser demasiado ha sido su tragedia!». Hace doscientos años, en efecto, los españoles se empeñaron en no dejar de serlo y pagaron con sangre tamaño atrevimiento. ¿Querían demasiado? En opinión de Zapatero, el sucesor de George Pérec, probablemente.

Afrancesados y autonomías
El Dos de Mayo y la abolición de los fueros
Los fueros vascos que, según Llorente, eran la peor de las antiguallas del Antiguo Régimen, siguen siendo hoy el principal sostén de la más antigualla política de Europa, el nacionalismo.
Agapito Maestre Libertad Digital 5 Mayo 2008

Noto contentos a los políticos y sus consejeros históricos con la celebración del Bicentenario del Dos de Mayo; incluso la señora vicepresidenta del Gobierno regala un libro, bastante antiguo y lleno de imprecisiones históricas, sobre los afrancesados. Sospecho que pronto todo quedará en nada, o sea, toda la manipulación del acontecimiento histórico estará a disposición del presidente del Gobierno. La historia para este partisano de la política es plastilina moldeable para sus juegos demoníacos.

Pero, mientras dure el festejo cultural, quizá les dé tiempo a publicar alguna obra maestra sobre ese período de nuestra historia reciente; por ejemplo, igual se atreven a publicar un texto importante de unos de los más memorables afrancesados, casi es el modelo de afrancesado por excelencia, La memoria a José I sobre los Fueros Vascos. El contenido de esa memoria es aún hoy relevante desde el punto de vista jurídico, pero lo es aún más desde la perspectiva política de un liberal de la época, que aún sigue siendo un mito del liberalismo europeo. El recuerdo que Stendhal le dedicó a su muerte aún está grabado en la mente del liberalismo del XIX.

Desgraciadamente, el mejor proyecto de la monarquía josefina, que fue dirigido por el caligurretano Llorente, no pudo llevarse a efectos, o sea, quedó abortado, porque los franceses fueron derrotados por los españoles. Paradojas y desgracias de una época. De todos modos, háganse copias del documento de Llorente, pues que, además de su vigencia histórica, tiene gran empaque político para que los liberales españoles no tengan reparos a la hora de proponer la supresión de los fueros vascos y navarros. ¡Quién sabe quizá por esta vía comience por suprimirse la cosa de las autonomías! ¡Cuánta perversidad política tendremos aún que soporta a costa del desarrollo de las autonomías! Los fueros vascos que, según Llorente, eran la peor de las antiguallas del Antiguo Régimen, siguen siendo hoy el principal sostén de la más antigualla política de Europa, el nacionalismo.

En fin, señores políticos, anímense y empiecen reivindicando a Llorente, el cura afrancesado, y quizá terminen luchando contra el nacionalismo que acosa a España por todas partes. En cualquier caso, alegrémonos porque nuestros políticos participen de los eventos del 2 de Mayo de 1808 y, sobre todo, contribuyan a dar conocer qué pasó allí realmente. Por cierto, ya que he citado a Llorente, quizá la señora Aguirre, que presume de ilustrada y liberal, debería promocionar la obra de este traidor y afrancesado cura por un lado, y político liberal por otro. Sería una buena ocasión para discutir sobre ortodoxias y heterodoxias. Muchos disfrutaríamos con los argumentos de Menéndez Pelayo y con las pamplinas ilustradas de Llorente contra los curas. Él, sí, que era un señor inquisidor propuso la más drástica reforma eclesiástica conocida hasta su época... Quizá la Comunidad de Madrid –¿tiene esta comunidad una genuina Consejería de Cultura?– debería empezar publicando una buena edición de su Historia Crítica de la Inquisición Española; la última y oportunista edición que publicó la editorial Hiperión es fácilmente mejorable.

Consejo Audiovisual de Andalucía
El argumento ad hominem
Medel, confiando en la independencia de la institución, emitió una resolución destacando los hechos y afeando al PSOE tal comportamiento. Desde entonces, vive sin vivir en él.
Pedro de Tena Libertad Digital 5 Mayo 2008

El conocido como argumento ad hominem es, en realidad, un tipo de falacia sistemáticamente utilizada por la oligarquía socialista que consiste, en definición para andar por casa, en atacar personalmente a quien hace una afirmación que pone en tela de juicio las andanzas del Partido Socialista en vez de tratar de refutar argumentalmente la verdad de lo que se afirma. Por ejemplo, si usted no está de acuerdo con la política de inmigración que desarrolla el Partido Socialista, uno de sus oligarcas puede llamarle "racista", sin entrar a considerar argumento alguno, para que los medios de comunicación recojan el calificativo.

Ferrater Mora, en su famosísimo Diccionario de Filosofía, lo dice de manera más elegante: "El nombre de ad hominem, con lo que lleva de referencia personal, se explica porque no se trata tanto de disputar sobre la verdad de una proposición como de la plausibilidad y consistencia de la persona que defiende esta proposición..."

Recuerda Ricardo García Damborenea a Sócrates cuando decía: "¿Qué es eso, Polo, te ríes? ¿Es ese otro nuevo procedimiento de refutación? ¿Reírse cuando el interlocutor dice algo, sin argumentar contra ello?"

Sigue afirmando el ex líder socialista, que debió sufrir en sus carnes las andanzas de esta falacia, que se llama de esta guisa todo mal argumento que, en lugar de refutar las afirmaciones de un adversario, intenta descalificarlo personalmente. Consiste, por ejemplo, en negar la razón a una persona alegando que es fea. Esta falacia ad personam puede ser directa, es decir, que va derecho al bulto y suele ser insultante poniendo en duda la inteligencia, el carácter, la condición, o la buena fe del oponente. Pero puede ser asimismo indirecta, ladina, insinuadora. El ataque indirecto no se dirige abiertamente contra la persona sino contra las circunstancias en que se mueve: sus vínculos, sus relaciones, sus intereses; en una palabra, todo aquello que pueda poner de manifiesto los motivos que le empujan a sostener su punto de vista. Es la forma de ataque que sufre quien pertenece a un grupo (político, religioso, cultural) no porque sus ideas sean despreciables, sino porque se supone que disfraza con argumentos los intereses de su grupo.

Más claro aún, si no coincide con el PSOE en su estrategia de pactos con los nacionalistas catalanes, un oligarca socialista le llamará "nacionalista español" o "franquista", sin entrar a considerar siquiera qué razones aporta.

Si no admite alguno o todos los postulados del socialismo sobre Irak, cualquier oligarca no dudará en llamarle "fascista" a la primera oportunidad. Si ese oligarca es del sur, puede llamarle asimismo "asesino" sin cortarse un pelo. En Andalucía, si usted dice que Andalucía está entre las últimas regiones de España y de Europa –lo cual es rigurosamente cierto–, un oligarca chaviano, en lugar de rebatir la afirmación con hechos, le llamará "catastrofista" y, si se descuida, "mentiroso" o "calumniador".

Si quiere que se investigue el asunto de los hermanos Chaves, Leonardo, Antonio José y Manuel, será tachado de "derechista". Pruebe y verá. No importa nada la razón de las cosas, sino la razón del poder, es más, la razón del partido. Por eso se le vienen a uno a la cabeza aquellas maravillosas palabras de Ortega: "Yo he buscado en torno, con mirada suplicante de náufrago, los hombres a quiénes importase la verdad, la pura verdad, lo que las cosas son por sí mismas, y apenas he hallado alguno... Sí, congoja de ahogo siento, porque el alma necesita respirar almas afines... No he hallado en derredor sino políticos, gentes a quienes no interesa ver el mundo como él es, dispuestas sólo a usar de las cosas como les conviene."(pg. 18, de El Espectador, edición de la RTVE, Salvat).

Ahora, ha estallado en Andalucía el caso del Consejo Audiovisual de Andalucía. El régimen suponía, naturalmente, que el presidente de dicho Consejo, nombrado con el consentimiento expreso del PSOE, debería haber preservado los intereses socialistas en Andalucía, pero hete aquí que el señor Vázquez Medel, que así se llama el hominem de este caso, percibió, como el conjunto de los mortales andaluces y las Juntas Electorales de Andalucía y de España, que el uso de la Radio Televisión Andaluza por parte de Manuel Chaves y sus muchachos era claramente partidista, sectaria y contraria a la neutralidad exigible a un medio de comunicación público. O sea, experimentó un ataque irrefrenable de honestidad institucional.

Dicho y hecho. Medel, confiando en la independencia de la institución, emitió una resolución destacando los hechos y afeando al PSOE tal comportamiento. Desde entonces, vive sin vivir en él. El régimen, que jamás ha respetado institución alguna salvo cuando sirve fielmente a sus intereses (es decir, salvo cuando las prostituye), la ha tomado con él a pedradas ideológicas, políticas y, seguramente y con el tiempo, económicas. Incluso se han atrevido a decir sus voceros, entre los que se encuentra un ex director de Canal Sur TV que fue echado por el propio PSOE ante el escándalo económico de su gestión amiguista y partidaria, que este hominem ha transigido a órdenes del PP en tramitar irregularmente los asuntos. Es decir, argumento ad hominem. No se examina la falta de neutralidad de la RTVA y de Canal Sur TV sino que ya empiezan por poner en cuestión la honorabilidad y la decencia del señor Vázquez Medel.

Al susodicho le espera un calvario, pero ese calvario es el mismo que ha afectado al Partido Popular durante los últimos 25 años en Andalucía. El mismo que ha marginado a los intelectuales, periodistas, profesores, políticos, humoristas, cantantes o juristas, por poner algunos elementos sobre la mesa, en ese cuarto de siglo. Es de esperar que esta lección, que es una y la misma desde 1979 –que el PSOE no respeta institución alguna y que siempre pone los intereses del partido por encima de los intereses generales caiga quien caiga y como caiga–, lleve al señor Vázquez Medel a la trinchera de los que, desde hace años, venimos predicando la necesidad del cambio, la urgencia del cambio, la salubridad del cambio. Bienvenido. Este hominem y otros muchos condenados por la falacia y la mentira te saludan.

Los retos del socialismo vasco
Los responsables del PSE deberían explicar cuál es su 'plan B' en el caso de que el PNV opte por rebasar los límites constitucionales
TONIA ETXARRI El Correo 5 Mayo 2008

La marcha de desagravio a la alcaldesa de Mondragón, que fue el prolegómeno de los penúltimos episodios de terrorismo callejero, no pudo ser más gráfica sobre la anormalidad política que se vive en Euskadi, desde que ETA rompió su tregua y sus representantes están utilizando las instituciones para su causa. Los simpatizantes de ETA, que se manifestaron en Mondragón con permiso del Departamento de Interior del Gobierno vasco, desfilaron a escasos 500 metros del domicilio del concejal asesinado.

Y, desde esa distancia corta, los manifestantes gritaban «asesinos» en referencia al Partido Socialista en el que militaba el edil Isaías Carrasco, al que los terroristas le quitaron la vida. Insoportables contradicciones de este país en el que el Ejecutivo autónomo, sin matices, opta por mantener la convocatoria de la consulta del lehendakari, aunque no cese la violencia. Con este panorama, y desde que el Gobierno de Zapatero ha decidido volver sobre sus pasos para corregir su política antiterrorista y darle un carácter de firmeza -que ha empujado a la dirección política de Batasuna a dar con sus huesos en la prisión-, los socialistas vascos tienen que afrontar el reto de la credibilidad para transmitir a sus votantes que van a jugar, esta vez sin reservas, por conquistar la alternativa al nacionalismo.

Después del éxito electoral, también en Euskadi, el pasado 9 de marzo y, a pesar de ser conscientes de que los votos favorables no iban destinados a los socialistas locales, por ejemplo, sino a Rodríguez Zapatero, los dirigentes del PSE se mueven cómodos, instalados en el último triunfo que ha provocado que el PNV haya sido destronado en los tres territorios del primer puesto de la lista. A partir de ahí, la táctica socialista no ha podido ser más clara: «Que el PNV, con su crisis, se cueza en su propia salsa». Y, de momento, la jugada les está saliendo bien.

Porque el presidente de los nacionalista vascos, Iñigo Urkullu, en su delicado movimiento de equilibrios, va dando palos de ciego. Quiere negociar, para la próxima legislatura, un pacto de gobierno con diferentes aliados a fin de llevarse a su dominio a los socialistas pero, a la vez, sigue las pautas marcadas por Ibarretxe con su 'hoja de ruta' y su consulta. Por su parte el presidente Zapatero dilata su agenda y el PNV, en su espera desesperada, amaga con tensar la cuerda y habla de confrontación.

Justo lo que esperaban desde el laboratorio socialista: que el PNV vaya perdiendo los papeles. Pero ésta es una estrategia que adolece de 'plan B'. El partido de Patxi López tiene que ir más allá, desvelando sus cartas frente a futuras alianzas en Euskadi. Si la pregunta del millón es ¿cómo se teje la alternativa al nacionalismo?, la respuesta sólo tiene dos opciones: o solos o con el PP. Porque la historia está trufada de ejemplos en los que la oposición ha intentado ofrecerse como opción de gobierno del PNV y ha terminado fagocitada por el régimen nacionalista.

La mayoría de los dirigentes del PSE reniegan ahora, después de la experiencia de 2001, de cualquier alianza con el PP por temor a que se les identifique con opciones más «españolazas» que «autonomistas». Pero resultará difícil que los votantes crean que el partido de Patxi López, sólo consigo mismo, será capaz de gobernar Euskadi sin ayuda. De momento, los socialistas vascos que han tenido que mantenerse en la cresta de la ola, en pleno viraje del PSOE en la política antiterrorista, necesitan transmitir un discurso de firmeza frente a ETA.

Ares ya lo hace. Todos los días. Pero no es suficiente. La opinión pública guarda en su retina la imagen de Eguiguren, presidente de los socialistas vascos al fin y al cabo, como máximo negociador con ETA. Después de tan polémico episodio, no basta con ver a Eguiguren transportar el féretro de un compañero, depositar flores en la tumba de un amigo o declarar que a ETA le dio vértigo negociar. No basta. Eguiguren es el presidente de los socialistas vascos.

Debería salir de su mutismo acomodado para decir, por ejemplo, que no volverá a caer en la próxima trampa de la negociación. O lo contrario, si es que quiere reservarse para otro turno negociador. Pero a la gente no le gusta ver a presidentes mudos. Suelen desconfiar de quien no enseña las cartas, aunque sean falsas. De aquel Eguiguren parlamentario que encogió el corazón de los presentes en la sesión del hemiciclo en Vitoria cuando se dirigió al lehendakari para hablarle del «bienio negro» sólo queda el recuerdo. Pero los electores vascos necesitarán saber, antes de la próxima cita electoral autonómica, cuáles son sus planes, su discurso, sus intenciones.

El juez Garzón ha cambiado de actitud. Y a los mismos dirigentes de ANV que no despertaron sospecha hace un año ahora les acusa de ser la voz institucional de ETA. Un viraje tan radical por parte de quien aplica la justicia puede crear desconcierto, pero se entiende porque es un mensaje sin dobleces. Pero falta el discurso político. Hasta Imaz ha abandonado, por unas horas, su terapia de observador de la realidad norteamericana para dirigirse al PNV y hablar de la prioridad de deslegitimar a ETA. Los votantes socialistas esperan que Eguiguren haga lo propio.

t.etxarri@diario-elcorreo.com

Final incierto
EDITORIAL El Correo 5 Mayo 2008

El Gobierno tripartito de Vitoria-Gasteiz afronta el último tramo de la legislatura sin saber a ciencia cierta cuál será el momento de su finalización. La incertidumbre comenzó a gestarse el 28 de septiembre del pasado 2007, cuando el lehendakari anunció, en el correspondiente pleno de política general, una 'hoja de ruta' a cuyo cumplimiento supeditó la duración de su mandato. Hoy es el día, sin embargo, en que ni el mismo Ibarretxe está en condiciones de asegurar si tal cumplimiento va o no a producirse, toda vez que la puesta en práctica de su proyecto depende más de la voluntad de terceros que de la suya propia. Ahí está, en primer lugar, a menos de dos meses de distancia, el prometido pleno del 27 de junio, en el que la 'ley de consulta' que Ibarretxe se comprometió a presentar tendría que contar, para su aprobación, con los votos que puedan otorgarle los parlamentarios de EHAK, partido que, para entonces, podría estar incluso ilegalizado. Pendiente está también la constatación efectiva del acuerdo o del desacuerdo con el presidente del Gobierno central, cuya decisión final podría impedir, mediante la presentación de un recurso ante el Tribunal Constitucional, la realización de la prometida consulta, incluso si ésta hubiera sido aprobada por el Parlamento vasco. Por otra parte, al margen de Eusko Alkartasuna, los otros dos partidos que integran el Gobierno tripartito han comenzado a dar claros signos de incomodidad con los plazos de la citada consulta, y hasta con su misma realización, y podrían dejar sentir su influencia sobre el lehendakari para que la legislatura se acortase o alargase de acuerdo con sus respectivos intereses electorales.

Esta situación de incertidumbre institucional, además de resultar por sí misma inconveniente en unos momentos en que se acumulan los problemas económicos y se intensifican las amenazas de un terrorismo que no deja de actuar, siembra dudas en la actividad de los propios departamentos gubernamentales, así como en la ciudadanía sobre la capacidad de aquéllos para llevar a cabo una serie de proyectos legislativos que la afectarían desde diversos puntos de vista. Proyectos de ley tan importantes como los de la siempre pendiente Ley Municipal, la de Servicios Sociales, la de Vivienda o las que rigen aspectos fundamentales del sistema educativo se hallan paralizados a la espera de que se despeje la incógnita sobre los plazos que aún le quedan al Parlamento para culminar la legislatura. En estas circunstancias, resulta del todo exigible que el lehendakari anuncie con claridad cuál es su intención en cuanto a las fechas de la disolución del Parlamento y de la convocatoria de los ciudadanos a las urnas. Se trata, sin duda, de una prerrogativa suya pero, puesto que fue él mismo quien creó la incertidumbre con los planes y plazos que se impuso hace ya casi un año, a él le corresponde también despejarla cuanto antes.

Sin validez jurídica, la nueva moda secesionista.
Antonio Javier Vicente Gil  Periodista Digital 5 Mayo 2008

Hace pocos días se publicaba la posible decisión del Tribunal Constitucional sobre el estatuto de Cataluña en la que se aceptaría la declaración de Cataluña como nación porque no tiene validez jurídica. El truco creo que está en no añadir a la observación del tribunal el “...de momento y por ahora”, porque nadie cree que gastar tantos esfuerzos por parte de los separatistas nacionalistas para nada sea el deporte favorito de esas fuerzas políticas. Es como aquel practicante que con la aguja en la mano y solo para conseguir tu aquiescencia al pinchazo no paraba de repetir “... si no duele”. Esta nueva moda de conceder a los nacionalistas separatistas todo lo que pidan y no tenga validez jurídica ha llegado al País Vasco. Ahora nos dicen no nos preocupemos porque el referéndum vasco de octubre no tiene validez jurídica.

En El País se dice en un artículo sobre la confrontación que se avecina entre Zapatero y PNV

“Urkullu, por su parte, defendió en una entrevista publicada ayer en El Diario Vasco la celebración de la consulta prevista por Ibarretxe para el 25 de octubre. Urkullu rebajó su trascendencia recalcando que la consulta no tendrá validez jurídica”

Y es que somos muy malos no dejando a estos chicos separatistas jugar a la secesión sin validez jurídica, no hacen mal a nadie, no hacen nada jurídicamente reprobable y sin embargo no dejamos de fastidiarles el entretenimiento.

Yo me he puesto a imaginar la cantidad de cosas sin validez jurídica que pueden hacer los secesionistas y ciertamente que es todo un mundo por explorar y explotar. Sin ir más lejos, piensen en las mociones éticas sin validez jurídica que están montando PNV y PSOE para pedir a los ediles de ETA – PNV que dimitan.

Hace nada, en la universidad Pompeu Fabra se aprobó en el claustro un moción sin validez jurídica para impedir que ningún miembro de la familia real española acuda a dicha universidad.

Recuerden todo el montaje tipo tiberio sobre las selecciones deportivas nacionales sin validez jurídica que piden los secesionistas.

Cierto que no tienen esas decisiones validez jurídica pero nadie negará que tienen una validez real. Cataluña es una nación y eso será un hecho avalado por la ley y el Tribunal Constitucional cuando lo avale. Resumiendo, los secesionistas son separatistas pero no son tontos y no trabajan para nada, saben que todo lo que consiguen sin validez jurídica es buenísima leña con mucha validez para el fuego.

El mensaje siempre es el mismo, no tenemos que preocuparnos de nada porque nada de lo que pasa tiene validez jurídica. Por no tener, no tiene validez jurídica ni el chivatazo a ETA y por eso Garzón ni se molesta en terminar la instrucción, como tampoco tuvieron validez jurídica las negociaciones de Zapatero con ETA. Es la nueva moda y da mucho juego..

¿A favor o en contra, director?
Antonio Pérez Henares  Periodista Digital 5 Mayo 2008

El viento del poder lleva décadas marcando la dirección de la veleta del juez Garzón. Ahora apunta contra ANV y se supone que debemos ponernos contentos y aplaudir. Pues no. Cuando las decisiones judiciales desprenden tal tufo de oportunismo , por mucho que se coincida en un momento con su objetivo, no son dignas de aplauso sino de preocupación.

Porque de la misma manera que el oportunismo y la conveniencia política son ahora encauzadas hacia esos fines no hace falta tener memoria histórica sino muy reciente para recordar autos suyos absolutamente contradictorios con los actuales y en los que un día hacia de “mamá” de Otegui y otro de hada madrina de Batasuna buscando subterfugios de condigo y de lengua para justificar lo injustificable.

Ahora , enterrado en sepulcro de silencio y de olvido el innombrable “Proceso de Paz” , el juez Garzón vuelve a ser el “Justiciero”, dispuesto a resolver en dos patadas y en tres autos aquello que está resultan ser la peor secuela y la más difícil de restañar de todos los despropósitos cometidos por el Gobierno con tan malhadado asunto: la presencia de ANV en las instituciones.

Al juez estrella se le ha visto el plumero ya hace mucho tiempo. Lejos están los días en que gozó de un reconocimiento casi unánime cuando muchos estimamos que estábamos ante un servidor de la ley dispuesto a dignificar y elevar a sus cotas más altas ese cometido. El tiempo no tardo en enseñarnos al ambicioso, al que gustaba más que nada de la fama y a quien al albur de los tiempos iba de la toga al escaño con vuelta a las puñetas porque no pudo conseguir la cartera de ministro.

Pasados aquellos tiempos han llegado estos de volver a ponerse en valor haciéndose primero perdonar y luego valer como imprescindible terminal y traductor necesario de doctrinas, pasos y sinuosidades gubernamentales en el ámbito judicial. Pero el hombre se esmera tanto y tanto empeño pone en la labor que a veces se pasa de frenada, con síndrome de discípulo adelantado” por repararles un descosido lo que les hace es un roto. Por ejemplo , con la detención de la alcaldesa de Mondragón.

Quizás no querían ellos ir tan lejos en este proceso que tiene mucho de maquillaje tanto por su parte como por la del PNV y escenificación de una comedieta que el PSOE quiere culminar con la entronización de uno de los suyos en la lendakariza. Las mociones éticas, que no son ni una cosa ni la otra. No son mociones de censura porque no tienen esa función y por ello difícilmente pueden considerarse muy eticas. Pero son tal vez la mejor forma de ayudar al PNV a desandar un camino y en esa astucia quizás pueda perdonarse algo la farsa.

Todo está muy bien en aras de la política y la propaganda. Pero hay algo que no deja de resultar asombroso , aunque a fuerza de reiteraciones, no debía parecernos tanto. Es la capacidad de los socialistas de hacer parecer a todos menos a ellos culpables de sus mas evidentes culpas. El caso de ANV es ejemplarizante.

Fue el Gobierno de ZP quien propicio su retorno institucional , quien no quiso presentar ante el Supremo las listas completas de la organización heredera de HB y prohijada por ETA para su ilegalización. Se conformó con llevar la mitad a los tribunales que amargamente se quejaron de no poder hacer más de lo que hicieron porque quien debía, la fiscalía, no se lo pedía y por tanto les ataba las manos para hacerlo poderlo hacer ellos. La jugada estaba en el emperre, a pesar de los asesinatos de la T-4, de zapatero en salvar el “proceso” y su alucinación tanto tiempo mantenida de que HB podía desligarse de ETA y emprender un camino independiente. Ilusión tan vana como peligrosa.

Pues bien, hoy la culpa de que ANV este en los ayuntamientos, ya lo están ustedes viendo, la vamos a acabar por tener casi todos. Todos menos el PSOE. Es más pareciera que fuera el quien se opuso con todas sus fuerzas y en solitario a aquella aberración. Tal es la trampa propagandistas que la Vice se permite incluso llamar “indigno” a quien no le sigue dócilmente en sus sinuosidades para camuflar lo que es “su” rectificación. Que está muy bien que haya rectificado. Pero si lo ha hecho es porque ante fue quien gravemente se equivocó.

Claro que eso Garzón lo arregla. Como aquel reconocido periodista del desaparecido diario “Pueblo” que cuando el director Emilio Romero asomaba por la puerta y pedía un editorial, preguntaba raudo :”¿A favor o en contra, director?.” . Los bordaba.

El pulso del PNV
Vicente A.C.M.  Periodista Digital 5 Mayo 2008

Los futuros socios de Zapatero no han tardado en dejarle claro cuales son sus únicos objetivos, realizar la consulta popular en la fecha prevista. El Plan Ibarretxe sigue su curso hacia la "consulta" sobre la independencia de El País Vasco. El que ETA siga atentando y coaccionando a la sociedad, no va a ser impedimento.

Esta vez Zapatero tiene ante sí no un pulso de fuerza, sino un desafío típico de quien se sabe con la superioridad necesaria. Un reto a a la sociedad española, con un desprecio absoluto a la legalidad y al juego limpio democrático. Una ilegalidad que de por sí daría lugar a la aplicación de la suspensión de la Autonomía y la disolución del Parlamento de la Comunidad Autónoma de El País Vasco, con el enjuiciamiento de sus promotores.

No es admisible pasar por alto otra insumisión, otro reto en plan de chulos de barrio. Lo que pretenden los dirigentes del PNV es saltarse la Constitución, a la cual ni reconocen, ni respetan. Lo que pretenden es imponer al resto de los españoles su particular visión política. Lo que pretenden es aprovecharse de los últimos treinta años de permisividad de los diferentes Gobiernos de España, consintiendo el crecimiento de un sentimiento antiespañol. Consintiendo la marginación de todo aquello que no coincidiera con los postulados nacionalistas. Consintiendo que la violencia sea una parte cotidiana de la vida de los ciudadanos y equiparando a víctimas con los asesinos de ETA.

Esta vez el Sr. Zapatero y su Gobierno, deberá plantar cara a este desafío. No hacerlo será interpretado como una cobardía y una dejación de funciones del Estado en la defensa de los derechos constitucionales de todos los españoles, especialmente en la Soberanía Nacional, apropiada por ese nacionalismo engrandecido.

La respuesta no puede ser otra que negar las pretensiones y dejar patente que se actuará con toda la fuerza que el Estado de Derecho pone a disposición del Gobierno y de las Instituciones. Si así lo hace, no solo cumplirá con su deber, sino que puede tener la certeza de que contará con la aprobación de todos los españoles. Los que lo desaprueben, es que no lo son.

La anormalidad vasca
EDITORIAL El País 5 Mayo 2008

La detención de la alcaldesa de Mondragón no se debe a su negativa a condenar el atentado

La manifestación celebrada el sábado en Mondragón al grito de "PSOE terrorista" había sido convocada por ANV y ex dirigentes de Batasuna en protesta por el "estado de excepción" que suponía la detención de su alcaldesa por orden del juez Garzón: algo que los convocantes consideraron "inaudito en Europa". En Euskadi hay una situación de excepción motivada por la existencia de una banda que coacciona y asesina a miembros de partidos democráticos; pero lo más inaudito es que hay partidos que consideran legítima esa actuación y tratan de sacar ventaja de ella.

Esa anormal situación ha obligado a la justicia y a los partidos democráticos a adoptar decisiones extremas: a ilegalizar o suspender judicialmente a esos partidos por considerarlos parte del entramado de la banda; y a intentar desalojar de las alcaldías, mediante mociones de censura, a los ediles que se han negado a condenar el asesinato del ex concejal Isaías Carrasco. El partido de la alcaldesa, pero también el Gobierno de Ibarretxe, han dado a entender que la detención era consecuencia de la negativa a condenar el atentado, y han acusado al juez de haber actuado por motivos de oportunidad política.

Si es por eso, la decisión no podía ser más inoportuna. Varios partidos cuyos votos son necesarios para que prospere la moción y que estaban buscando un pretexto para no comprometerse, ya lo tienen: ellos están en contra de ETA y del silencio de ANV sobre el crimen, pero no a favor de encarcelar a los que no lo condenen.

La situación favorece la confusión, pero no es cierto que la actuación judicial tenga esa causa. Desde febrero, ANV está suspendida cautelarmente. Los ediles elegidos en sus listas conservan su acta, pero no pueden desarrollar actividades políticas como miembros de ANV fuera del estricto ámbito municipal. Garzón sostiene que hay pruebas de que la alcaldesa y otros cargos locales de ANV han tratado de burlar la suspensión desarrollando actividades de partido bajo la denominación de "electos independentistas"; es decir, han continuado la actitud que provocó la suspensión de ANV por considerarla parte del "frente institucional de ETA".

Los convocantes de la protesta del sábado no consideraron necesario mencionar las tres bombas colocadas por ETA horas antes. Esa doble moral de denunciar lo que les molesta y callar sobre la más grave anormalidad vasca confirma la oportunidad de la censura política; pero cuando se dice que "Batasuna es ETA" no se está afirmando que cada miembro de esa formación (o de ANV) sea personalmente miembro de la banda: lo serán unos determinados dirigentes con doble militancia, pero para ser perseguidos penalmente habrá de probarse su responsabilidad individualizada. Lo opuesto a la impunidad que pretenden ETA y sus cómplices no es la extensión ilimitada de la sanción penal, sino la aplicación de la ley en cada caso y con pruebas suficientes. Podrá discutirse si lo son las presentadas contra la alcaldesa, pero no afirmar que se la encarcela por no condenar un atentado.

Juzgados, hospitales y empresas discriminan a los gallegohablantes
El desprecio a la cooficialidad del idioma es frecuente en algunas instituciones
XOSÉ MANUEL PEREIRO - A Coruña 5 Mayo 2008

En la quizás más célebre de las inserciones publicitarias de la Radio Galega, un hijo mostraba su extrañeza por el testamento que había dictado su madre. "E logo, non che parece ben?", inquiría ella, preocupada. No era el reparto, sino que el documento no estaba en gallego. El heredero se hubiese mostrado más compresivo de conocer los trabajos maternos para realizar el trámite en la vida real. La cooficialidad del idioma gallego genera oficiosamente en lo cotidiano un auténtico rosario de obstáculos, que van del esperpento al acoso laboral.

El último caso conocido fue el del abogado de la COPE en el despido de la redactora de la emisora de Santiago Isabel Quintairos, que recurrió al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) porque la sentencia -condenatoria- estaba en "gallego o en algún dialecto". El Consejo desestimó la queja, pero en el ámbito judicial ha habido de todo. Carlos Outeiro y Ana Varela, por ejemplo, se casaron en Ferrol, en 2005, con intérprete. "Nos presentamos en el juzgado con todos los papeles, pero la magistrada se negó en redondo a celebrar la boda en gallego, y me propuso aplazarla", recuerda Outeiro, que rechazó la oferta y le argumentó que se trataba de leer un texto legal, no de hacer un discurso. Al final, la jueza echó mano de un funcionario que iba traduciendo cada frase. No hay video de la boda, ni siquiera foto.Todas las instancias judiciales, desde el Ministerio al Consejo General del Poder Judicial, ampararon entonces a la responsable del juzgado número 4. Y eso que, dos años antes, una resolución unánime del Congreso recordaba al Poder Judicial que los administrados pueden usar la lengua oficial que prefieran. La medida venía a cuento de que la titular del juzgado de Muros no había admitido a trámite una demanda de divorcio por no estar escrita en castellano y además expedientó a la remitente, la abogada Isabel Castillo, por recurrir la decisión. Hoy, en el Tribunal Supremo, está pendiente de juzgar la negativa del juez decano de A Coruña, Antonio Fraga, a emitir una notificación en gallego a un profesor de instituto, Eduardo Álvarez, que así lo solicitó. Sus quejas porque el juez informó de las razones a la prensa y no a él, le ocasionaron una condena de 5.000 euros por injurias, aunque el juicio tendrá que repetirse.

El papeleo judicial no es el único alérgico a la lengua cooficial. El escritor Lois Diéguez peregrinó en una ocasión por tres notarías coruñesas, "hasta que apandé, porque era una cosa de mi madre". La vez siguiente no fue atendido como demandaba hasta el quinto intento. "Unos se exaltaban, otros directamente te insultaban", asegura Diéguez, que recuerda la sonrisa curiosa del notario que finalmente accedió a escriturar una compraventa en gallego. "Yo no tengo problemas porque voy siempre a la misma, pero sí es cierto que en dependencias como el registro de la propiedad te ponen mala cara, aunque no te digan nada, cuando les vas con solicitudes en gallego", analiza Fuco García, responsable de la gestoría Incodega. "Claro que llevo 20 años en esto y ya saben como soy, quizás a otros les pongan más pegas", sonríe.

Para otras personas, el uso de su idioma supone poner en juego algo más que los principios. El caso más conocido es el de Montse Irago, que denunció judicial y públicamente que la despidieron de una asesoría por hablarlo. "Sabía que el caso estaba perdido, porque mi testigo, el responsable de la empresa de Madrid que me seleccionó y al que se quejó mi jefa, se desdijo en el juicio. Casos así hay tropecientos mil, pero son difíciles de demostrar, siempre pueden argumentar algo como que no das el perfil. A mí me decían, 'mujer, en la oficina de Lalín todavía, pero en la de Pontevedra...", recuerda año y pico después Irago, que no ha vuelto a trabajar en el sector.

Martinha Varela se fue de la franquicia de pizzas a domicilio en la que trabajaba en Santiago después de un par de meses de acoso. "Cambiaron los dueños, y los nuevos nos excluyeron a las dos de 15 empleadas gallegohablantes de los turnos de atender al público, el trabajo más agradable", recuerda Martinha desde Barcelona, donde vive ahora. Ramón, que no se llama así y trabaja en una oficina coruñesa de banca privada, ya ha sido apercibido por hablar en gallego con algún compañero, "y lo que es para nota, con clientes que me lo hablaban a mí". Rosana sí se llama Rosana y trabaja en la administración de un hospital privado pontevedrés. "No hay ninguna norma escrita, pero el primer consejo de mi antecesora fue: ni se te ocurra ponerte a hablarlo el primer o el segundo año".

A Tareixa Pereira, una funcionaria de Ferrol, un dentista la echó del sillón y de la consulta en cuanto le habló en gallego. "Atravesé la puerta humillada y en el portal ya hervía de indignación", recuerda, a pesar de que han pasado casi diez años. "En la radio dijo que yo empleaba términos médicos técnicos que él no entendía. Yo lo único que le dije era que me dolía una muela". La misma reacción tuvo hace unos meses una odontóloga del Sanatorio Modelo de A Coruña, pero es dudoso que por el mismo motivo que arguyó su colega, porque el paciente era un niño de 13 años, cuya madre prefiere olvidar el asunto.

Claro que la falta de comunicación y las diferencias terminológicas no las sufren en los centros sanitarios sólo los pacientes. Cristina González, una pediatra del Complexo Hospitalario Universitario de Vigo pidió a finales del pasado año unas pruebas a radiología y le devolvieron el escrito con unas enormes letras rojas: "Ruego traducción al ESPAÑOL". "No debían entender palabras gallegas como abdominal o intestino", ironiza la doctora González, que elevó una queja al Servizo Galego de Saúde (Sergas), que todavía no le ha contestado. Quizás porque con la salud no se juega. Como le reprocharon una vez al veterano escritor coruñés Manuel Riveiro Loureiro cuando sugirió poner en gallego la necrológica de un pariente: "Home, estamos falando de cousas serias".

El País de los descerebrados
Nota del Editor  5 Mayo 2008

El País, modelo de prensa manipuladora, sigue con su campaña. Ahora suelta varias anécdotas, ninguna de las cuales se sustenta en el deber de conocer el idoma español, sino en una supuesta obligatoriedad de conocer la lengua regional, como si ya diesen por sentado la aprobación del estatuto de Cataluña por parte del Tribunal Desconstitucionalizador.

Hay padres que durante la semana viven el Galicia mientras su familia reside fuera de Galicia, justo al lado, en cualquier autonomía adyacente donde no tienen lengua "propia" para que sus hijos sean escolarizados en el idioma español porque en Galicia no pueden hacerlo, sólo tienen la opción de marginarlos de por vida con la escolarización obligatoria en lengua "propia", y los fines de semana se reúnen en la zona libre de lenguas propias. Ese castigo no es una discriminaíón, es una tortura, propia de regímenes totalitarios.

La Xunta busca «comisarios» en las aulas para la inmersión lingüística
- Promueve en su guía educativa la figura del «voluntario lingüístico» entre el alumnado que impulse la difusión del gallego - La Consejería pretende establecer «pautas de compromiso y fidelidad lingüística»
La Guía de Planificación Lingüística de la Xunta apuesta por «galleguizar» los nombres y apellidos de los estudiantes.
R. C. La Razón 5 Mayo 2008

Madrid- Las medidas impulsadas por la Xunta de Galicia para extender el uso del gallego en detrimento del castellano han encontrado en las aulas su principal banco de pruebas. La Guía Práctica para la Planificación Lingüística en los centros educativos, elaborada por la Consejería de Educación del Gobierno de Emilio Pérez Touriño, aconseja a los responsables de los colegios e institutos, entre otras medidas, buscar la colaboración de algunos alumnos en la implantación de la «inmersión lingüística».

El documento, que se hizo llegar a todos los centros al comienzo del curso escolar, incluye un «repertorio de actuaciones dinamizadoras para potenciar el uso del gallego». Entre estos «ejemplos orientadores» se incluye la necesidad de «crear la figura del voluntario lingüístico entre el alumnado», que cumpliría funciones como «acoger» a los estudiantes no gallegoparlantes, colaborar con el Equipo de Normalización y Dinamización Lingüística del centro y participar en la organización de diversas actividades de fomento del gallego.

«El pasado año se iba a designar a una especie de ?comisarios? -explica a este periódico un profesor de un centro gallego que prefiere no desvelar su identidad-, pero al menos en mi instituto esa medida no se ha puesto en marcha».
Eso sí, este docente se queja de algunas de las iniciativas puestas en marcha por la Xunta para fomentar el uso del gallego en los centros educativos. «Este año las oposiciones ya son en gallego y para optar a un curso en el extranjero, el profesorado debe acreditar su conocimiento del idioma, aunque lo que pretendas sea estudiar en Irlanda o en Normandía».

Pero ésta no es la única iniciativa que aconseja poner en marcha la Consejería de Educación, que también quiere que se establezcan «pautas de compromiso y fidelidad lingüística» entre el alumnado, proponiendo a los estudiantes «contratos» de uso del gallego. Y ya en Secundaria, la Xunta quiere que se promueva la galleguización de los nombres y apellidos entre el alumnado.

Intercambios
Pero, sin duda, son los estudiantes de familias castellanoparlantes los principales objetivos de las medidas impulsadas por la Xunta. De hecho, Educación propone, respecto a estos alumnos, «encuentros e intercambios» con alumnado de otras zonas, sobre todo de aquellos centros que destacan por su «avance dinamizador» en el uso de la lengua.

La guía reseña igualmente algunas prácticas que hay que evitar para conseguir el objetivo de que, al terminar la enseñanza primaria, los alumnos sepan desenvolverse «en las dos lenguas oficiales». Y entre los «errores» que arrastra la aplicación de la Ley de normalización lingüística de 1983 está, añade, «tomar como máximos los mínimos legislados». El decreto 124/2007 establecía que, como mínimo, el 50% de las clases deben impartirse en la lengua de Castelao. Pero en aquellos contextos en los que «el predominio familiar y social del castellano sea muy elevado, será necesario elevar ese porcentaje».

«Prejuicios» contra el gallego
La Xunta también alerta sobre qué debe entenderse por «clases impartidas en gallego». En ningún caso, insiste, aquéllas en las que el profesorado se limita a utilizar la lengua para seguir los contenidos de un libro de texto o cuando los docentes emplean un gallego muy deficiente «o directamente el castellano» para las explicaciones complementarias. También trata de erradicar de las aulas los «prejuicios» contra el uso del gallego como, por ejemplo, cuando al iniciar las clases en esta lengua se informa a los chavales de que «ahora hay que hablar en gallego». Algo que, según la Consejería, transmite a los alumnos «un prejuicio capaz de crear actitudes negativas de cara al gallego».

Quienes rechazaban el contrato de integración para inmigrantes impulsan un contrato para integrar a los estudiantes en el galleguismo
 Minuto Digital 5 Mayo 2008

Pretender que un inmigrante adopte las costumbres occidentales, europeas y españolas, comprometiéndose a ello mediante un contrato es motivo de mofa y befa por parte de la izquierda. No hace mucho, la progresía se burlaba de la iniciativa del ejecutivo popular de la Comunidad Valenciana, diciendo que se quería obligar a que los inmigrantes aprendiesen a cocinar la paella, en referencia a la Ley de Integración del Inmigrante de la Generalitat, que contempla un compromiso de integración por el que los inmigrantes deberán asumir “nuestro modelo de convivencia y nuestra escala de valores”.

Durante la última campaña de las elecciones generales Rajoy dijo que si alcanzaba el Gobierno pondría en marcha “un contrato de integración” para los inmigrantes por el que éstos deberían comprometerse a “cumplir las leyes, aprender la lengua y respetar las costumbres de los españoles”. Desde la izquierda se le tildó de xenófobo e incluso racista.

Ahora el gobierno nacional-socialista de Galicia pone en marcha una iniciativa que pretende impulsar un contrato de integración para galleguizar a estudiantes castellanoparlantes y alumnos procedentes de otras regiones de España. Pretender que un inmigrante rumano o marroquí aprenda español es xenofobia, abogar porque un inmigrante ecuatoriano o senegalés respete y asimile nuestra dimensión cultural, es racista. Pero si se trata de imponer costumbres separatistas y obligar a los alumnos españoles a usar el gallego, entonces todo vale.

Entre las medidas “dinamizadoras para potenciar del gallego” se incluye la necesidad de crear la figura del “voluntario lingüístico” a modo de comisario de la lengua. Entre sus funciones estaría “acoger” a los estudiantes no gallegoparlantes, para ir integrándoles en la cultura gallega y acostumbrándoles a utilizar el gallego. La Consejería de Educación del gobierno del PSdG – BNG quiere establecer “pautas de compromiso y fidelidad lingüística” entre el alumnado, proponiendo a los estudiantes “contratos” de uso del gallego, incluso se llega al extremo de promover la “galleguización” de los nombres y apellidos entre el alumnado. ¿Se imaginan qué se diría si se propusiese que los inmigrantes musulmanes españolizasen sus nombres y apellidos?

Tamaña barbaridad sin embargo, no sólo se tolera, sino que se refrenda por el PSOE cuando se trata de españoles residentes en una autonomía con lengua propia. Los alumnos del resto de España son equiparados por la Xunta de Galicia a inmigrantes que han llegado de otro país, y deben aprender la lengua de la nación que les acoge. Es más, los propios gallegos que no tienen la lengua gallega como materna, o no les da la gana utilizarla, haciendo uso de su libertad, son señalados como “malos gallegos”, que traicionan sus raíces y deben ser instruidos, corregidos y devueltos al redil de los “buenos gallegos” que no usan el español.

De nuevo España y las libertades retroceden de la mano, ante la presión de la dictadura del nacionalismo aliado con el socialismo.

ESTUDIA UN "CONTRATO" DEL USO DEL GALLEGO
La Xunta busca "galleguizar" los colegios mediante "comisarios lingüísticos" en las aulas
La imposición del gallego en detrimento del castellano sigue sumando capítulos. Según desvela La Razón, el Ejecutivo del socialista Emilio Pérez Touriño está impulsando la creación de "comisarios" en las aulas para fomentar la inmersión lingüística. Entre sus funciones estaría "acoger" a los estudiantes no gallego parlantes. La Guía de Planificación Lingüística de la Junta de Galicia también plantea un "contrato" para el uso del gallego o "galleguizar" los nombres y apellidos del alumnado.
Libertad Digital 5 Mayo 2008

La Consejería de Educación de la Junta gallega ha repartido a los diferentes centros escolares de la comunidad la Guía Práctica para la Planificación lingüística, centrada en la "inversión lingüística" del alumnado. Entre las medidas "dinamizadoras para potenciar del gallego" se incluye la necesidad de crear la figura del "voluntario lingüístico" a modo de comisario de la lengua. Entre sus funciones estaría "acoger" a los estudiantes no gallego parlantes.

Sin embargo, ésta no es la única iniciativa que quiere poner en marcha el Gobierno de Pérez Touriño. La Consejería de Educación también quiere establecer "pautas de compromiso y fidelidad lingüística" entre el alumnado, proponiendo a los estudiantes "contratos" de uso del gallego.

Ya en Secundaria, la Junta quiere que se promueva la denominada "galleguización" de los nombres y apellidos entre el alumnado.

"LA LIBERTAD NO LA DAN LOS TERRITORIOS SINO LAS PERSONAS"
Boadella denuncia la "perversión" de la igualdad que suponen las autonomías
El dramaturgo Albert Boadella ha hablado este domingo en Valladolid de su obra "Adiós Cataluña" con duras críticas contra el nacionalismo y el sistema autonómico. De él ha dicho que es un "error" con el que se ha "pervertido la igualdad" y se ha "perdido el sentido de lo que es una nación". Tras confesarse "aburrido" de la comunidad en la que pasó su vida, ha afirmado que Cataluña ya no "significa nada" para él.
EFE 5 Mayo 2008

En una rueda de prensa en la Feria del Libro de Valladolid, donde ha participado con su libro "Adiós Cataluña. Crónica de amor y de guerra", Albert Boadella ha advertido, en clara alusión a los nacionalismos, que "las políticas de los sentimientos es una política muy rentable" ya que "pinchar en los bajos sentimientos de los ciudadanos es fácil y tiene un efecto fulminante" que desemboca "en paranoia".

Según el director teatral, los catalanes "han entrado en una enfermedad colectiva" caracterizada por el miedo, la inseguridad y una actitud endogámica, y con difícil solución porque "cuando una trama de afectos se rompe es difícil recomponerla". "La paranoia es la patología más fácil de inducir", ha manifestado.

Tras recordar que su novela ha sido vendida en su comunidad autónoma más que en ningún otro lugar, aunque "en muchas librerías se ha colocado en un rincón aparte", se ha confesado "aburrido de Cataluña", dice que para él "no significa nada en este momento" porque no tienen "ningún interés por ella".

En 1975, los catalanes "teníamos un prestigio extraordinario" aunque esto se fue "destruyendo y degradando por la actitud de nuestros representantes políticos", ha recordado Boadella, quien ha señalado que a su "tribu" se les considera desleales con la idea de España porque "parece que no están cómodos con el hecho de ser españoles". Para el dramaturgo, integrante del grupo Els Joglars, "la España de las autonomías es un error" que "ha construido unos reinos de taifas que no son especialmente positivos".

"El Estado ha perdido competencias y fuerza", ha dicho Boadella, tras señalar que con las autonomías se ha "pervertido la igualdad" y se ha "perdido el sentido de lo que es una nación", lo que considera "desafortunado y muy destructivo para el conjunto de la sociedad". Boadella ha abogado, además, por que el ciudadano "sea alguien que piense por su cuenta y crea que la libertad no la dan los territorios sino las personas".

Rosa Díez desenmascara a ZP y le enseña cómo disolver los ayuntamientos de ANV
 Periodista Digital 5 Mayo 2008

Rosa Díez denuncia que estos regidores, los 437 concejales del País Vasco y Navarra y los diputados del PCTV reciben seis millones de euros de las arcas públicas «para mantener su infraestructura de terror». La portavoz de UPyD, Rosa Díez, presentará «inmediatamente» en el Congreso de los Diputados una iniciativa para instar al Gobierno a que proceda a la disolución de los 33 ayuntamientos gobernados por Acción Nacionalista Vasca (ANV).

Según Rosa Díez, existe la posibilidad legal de hacerlo mediante la aplicación del artículo 61 de la Ley de Bases de Régimen Local, que permite disolver «las corporaciones locales que den cobertura o apoyo» al terrorismo, como reza el punto dos del citado artículo, según un artículo que la parlamentaria publica este lunes en El Mundo.

Rosa Díez exigirá así al Gobierno de Zapatero que vaya «a por todas» y le pedirá que termine «esta ceremonia en la que el Gobierno pretende lavar su cara a plazos, como si no quisiera romper todos los puentes con ese mundo del terror».

«Ya es hora de que vayamos a por todas. No hay motivo para que el Ejecutivo esté devolviéndonos, píldora a píldora, nuestra libertad».

La diputada de UPyD asegura que el Ejecutivo «tiene en su mano la competencia para evitarnos esta situación de indignidad y de riesgo continuado».

La portavoz de Unión Progreso y Democracia argumenta, en la explicación de la iniciativa que presentará próximamente, que «no hay disculpa alguna para que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero no utilice todos los instrumentos que tiene en su mano para expulsar de las instituciones democráticas a los terroristas».

«Dejémonos de mociones éticas o de declaraciones grandilocuentes y utilicemos la ley que nosotros mismos nos hemos dado».

El citado artículo 61 de la Ley de Régimen Local faculta al Consejo de Ministros a disolver «los órganos de las corporaciones locales» cuando éstas incurran en una «gestión gravemente dañosa para los intereses generales».

Y el punto dos del artículo 61 especifica que se considerarán «decisiones gravemente dañosas» los «acuerdos o actuaciones de los órganos de las corporaciones locales que den cobertura o apoyo, expreso o tácito, de forma reiterada y grave, al terrorismo o a quienes participen en su ejecución, lo enaltezcan o justifiquen, y los que menosprecien o humillen a las víctimas o a sus familiares».

Los proetarras de ANV gobiernan actualmente en 33 municipios del País Vasco y Navarra, dos comunidades en las que tiene 437 concejales. El pasado miércoles, la Fiscalía solicitó prisión sin fianza contra la alcaldesa de Mondragón, Inocencia Galparsoro, y el juez Baltasar Garzón dictó la orden correspondiente para que la edil que se ha negado a condenar el asesinato del ex concejal socialista Isaías Carrasco ingrese en la cárcel.

Díez denuncia que «no se puede consentir que en una estrategia de diseño propagandístico, el Gobierno apriete o afloje la presión sobre el entramado del terror» según «aconseje la jugada», dice, citando al ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo. De hecho, resalta también que los concejales de ANV están en los plenos de los ayuntamientos porque «la estrategia del Gobierno de Zapatero pasó, cuando se celebraron las elecciones locales y forales de mayo de 2007, por dejarles entrar».

ARTICULO 61 DE LA LEY DE BASES DE REGIMEN LOCAL
1. El Consejo de Ministros, a iniciativa propia y con conocimiento del Consejo de Gobierno de la comunidad autónoma correspondiente o a solicitud de éste y, en todo caso, previo acuerdo favorable del Senado, podrá proceder, mediante Real Decreto, a la disolución de los órganos de las corporaciones locales en el supuesto de gestión gravemente dañosa para los intereses generales que suponga incumplimiento de sus obligaciones constitucionales.

2. Se considerarán, en todo caso, decisiones gravemente dañosas para los intereses generales en los términos previstos en el apartado anterior, los acuerdos o actuaciones de los órganos de las corporaciones locales que den cobertura o apoyo, expreso o tácito, de forma reiterada y grave, al terrorismo o a quienes participen en su ejecución, lo enaltezcan o justifiquen, y los que menosprecien o humillen a las víctimas o a sus familiares.

3. Acordada la disolución, será de aplicación la legislación electoral general, cuando proceda, en relación a la convocatoria de elecciones parciales y, en todo caso, la normativa reguladora de la provisional administración ordinaria de la corporación.

Recortes de Prensa   Página Inicial