AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 24 Mayo 2008

Unas Bases sin fundamento
AURELIO ARTETA El Correo 24 Mayo 2008

CATEDRÁTICO DE FILOSOFÍA MORAL Y POLÍTICA DE LA UPV-EHU

Se acaban de publicar las Bases para la política lingüística de principios del siglo XXI. La misma murga de siempre. Más de lo mismo, aunque quiere aparentar algo distinto: alguna confesión de culpa, cierto afán de rectificación. Pero, en el fondo y hasta en la forma, nada cambia, todo permanece. La misma endeblez moral, las mismas incoherencias lógicas, la misma vaciedad retórica, la misma inconsecuencia con la política lingüística diaria. También el mismo peaje a la moda correcta: «Nuestra intención no es poner nota a nadie ni a nada, sino canalizar el debate». ¿Pero acaso podrían dar un solo paso a la hora de sentar estas bases sin emitir juicios de valor? El cuento de nunca acabar.

Comienza por convocarnos a todos al debate y hasta a la crítica, lo que está muy bien... si no fuera un debate tan reducido. Mejor dicho, tan tramposo. Pues enseguida se nos advierte de que no se puede debatir de todo ni criticar lo esencial: debatiremos con tal de que «se mantengan inmutables las bases y principios generales». Así que lo único que cabe cuestionar de la política lingüística es la justeza de las prioridades, el acierto de los resultados, la idoneidad de las medidas..., pero no su fundamento. A fin de cuentas, como dejan escapar a menudo los redactores del plan, «el único objetivo es el interés del propio euskera», no el interés y sobre todo el derecho de los ciudadanos. La política lingüística, dicen (y advierto al lector de que son frases textuales), debe ser ante todo pragmática y será aceptable cuando logra extender el uso del euskera. Le basta el acuerdo y la adhesión con sus medidas, sean éstas justas o injustas. Como ya sospecha que carece de legitimidad, es decir, de razones morales universalizables que la justifiquen, tiene que llamar a la legitimación, o sea, a la mera conformidad de las gentes.

Por eso se limita a predicar una y otra vez sus objetivos: «la normalización del uso del euskera y la consecución de una sociedad bilingüe»; pero no explica el porqué de esos objetivos, como si fueran obvios. En lugar de dar razones, la ponencia prefiere una cadena de tautologías: «Mediante el término normalización designamos la normalización del uso del euskera, es decir, la posibilidad de utilizar el euskera con normalidad en toda función social. Así, el objeto de la ley ha sido -y es- la normalización del euskera». Entendido. Tampoco se esmera más en justificar el bilingüismo, salvo que «su objetivo no es luchar contra el castellano» y aunque tampoco nos aclare cómo va a lograr lo uno sin llegar a lo otro. Hemos de contentarnos con saber que «no hay sociedad bilingüe (...) sin ciudadanos bilingües».

Carece de legitimidad esa política porque las premisas en que se apoya son moralmente incorrectas. No menos de siete veces se insiste en que el euskera pertenece a todos los vascos, pasando por alto que no puede pertenecer -o no de la misma manera- a aquéllos de quienes no es su lengua, es decir, de la mayoría. Será un elemento esencial del patrimonio cultural, pero para ellos resulta más bien un patrimonio muerto y habrá que darles argumentos para que abracen el deber de mantenerlo vivo. Es mucho atrevimiento culpar a los erdaldunes de haberle dado la espalda. ¿No quedamos en que casi todos «usamos la lengua que nos resulta natural, la que empleamos con mayor expresividad y frescura...?». Mal que les pese a los nacionalistas, la reivindicación de esa lengua como lengua deseable para toda la sociedad sólo puede sustentarse en la ideología y programa nacionalistas. Y es que, ya se sabe, sin lengua no hay nación que pueda pregonar su derecho a ser Estado. Ésta es la base última, la que ponen todo su esmero en ocultar, de esta ponencia de Bases.

Pero las falsas premisas sobreabundan. No es verdad, por ejemplo, que todos los ciudadanos de la comunidad autónoma tengan derechos lingüísticos iguales, lo mismo a la lengua de todos que a la lengua de los menos. Esto es, en principio no deberían ser atendidos por igual por parte de la Administración en cualquiera de ambas lenguas al margen de cuál sea su comunidad real de habla. No es cierto, por tanto, que haya que otorgar máximo respeto a la opción lingüística de cada cual, a la del euskaldun efectivo y a la de quien aspira a serlo en una zona donde el euskera no es lengua ordinaria. Ni siquiera tiene sentido la afirmación de que «el euskera de por sí no constituye un derecho» (?). Menos aún es cierto que el monolingüe en lengua española restrinja la libertad del bilingüe, porque ambos disponen del español como lengua compartida. Tampoco es verdad que el problema del euskera sea el problema de la convivencia de las dos lenguas en nuestra comunidad: la paz entre los vascos no será fruto de la paz lingüística, sino que ésta sólo vendrá a la par y como producto de aquélla.

No es aceptable (como se repite hasta el hastío) que un objetivo clave de esta política sea el alcanzar la igualdad lingüística social entre castellano y euskera. La justicia lingüística pide sólo la igualdad entre los ciudadanos para servirse de su lengua ordinaria sin impedimento ni coacción. Ni es defendible, en fin, la cansina salmodia de que haya que favorecer a la lengua más débil, la minorizada (¡!), pues tal discriminación positiva no se justifica por una agresión que hubiera que reparar o desde una voluntad general que consienta ese privilegio. Justificarlo será aún más difícil si todos disponemos ya de una lengua común, como es el español, y si el valor expresivo de una lengua -sin ser desdeñable- no debe primar sobre su valor comunicativo.

Los redactores del documento saben de buena tinta (y lo repiten, según su costumbre) que la sociedad democrática se caracteriza por favorecer a las lenguas que están en la situación más difícil. Es decir, que debe distinguirlas con independencia de su arraigo entre la población, de que haya una lengua común, de la gravedad y urgencia de otras necesidades o aspiraciones ciudadanas. Hasta llegan a decir que una política lingüística no sería democrática «si no ofreciera la oportunidad de conocer la lengua (¿cuál) a quien no la conoce». ¿Y por qué, si no es mucho preguntar? ¿Sólo porque esa persona quiere conocerla, porque es la lengua propia, aunque no la necesite ni la use, porque entraña una riqueza que hay que fomentar, porque no hay que dejar morir ninguna lengua, a cualquier precio...?

Claro es que la sabiduría política de los redactores resplandece al transmitirnos qué se entiende por democracia en los sistemas democráticos: «la división de poderes y... la democracia (sic) que emana de la autoridad del Parlamento». Enorme precisión, a la que añaden que «la democracia se fundamenta en las decisiones que toman los representantes de la mayoría de los ciudadanos». A lo mejor es más bien al revés: que las decisiones de esos representantes serán democráticas porque (y sólo si) se fundan en la igual libertad política de los sujetos.

Aún falta por referirse a los límites. Tan nítido documento muestra su preocupación por evitar los abusos y los riesgos de fractura social que una política lingüística impositiva puede traer consigo. No cae en la cuenta de que su límite no radica tanto en la coacción con que esa política se aplique, sino mucho antes en los derechos que desde su punto de partida amenaza con conculcar. El «asunto de fondo», en efecto, estriba en que es «la realidad la que impone sus límites», pero no precisamente límites a la velocidad o ritmos de aquella política, sino a la entera política misma. Para que se entienda mejor: la realidad sociolingüística pone el fundamento de legitimidad de tal política. Es tal realidad la que obliga a adecuarse a la diversidad lingüística de las gentes y territorios y la que condiciona los objetivos, según proclama el documento. Es ella también la que justifica la exigencia de determinados perfiles lingüísticos en la Administración, eso sí, «tomando en consideración la realidad sociolingüística de cada lugar y aplicando criterios de proporcionalidad», como vuelve a invocar la ponencia. Pero eso es justamente lo que la política lingüística vasca contradice cada día desde hace muchos años.

¿Alguien sabrá calcular el coste en injusticias (políticas, escolares, laborales y tantas otras) y en los sufrimientos humanos causados por ella?

Con permiso del lector, terminaré otro día.

De lenguas y conflictos (II)
RAMÓN FARRÉ La Opinión 24 Mayo 2008

Qué podríamos hacer por nuestras lenguas, qué podríamos hacer por los hablantes? ¿Cómo podríamos salir de esta discusión circular, de esta ciénaga que nos atrapa? Sin entregar derechos y libertades, que costó alcanzar y sin los que se estrecharía aún más la convivencia democrática, poco podríamos hacer los ciudadanos. Poco más que respetar las lenguas nuestras porque respetamos a sus hablantes -los amamos, incluso- y los consideramos sujetos de derechos, como nosotros. ¿Qué más podría pedírsenos? ¿Qué otra cosa más que reclamar la libertad o defenderla, si en riesgo estuviera? La libertad toda y entera, naturalmente.

Las autoridades, cuya razón no debiera anegarse en el llanto de Callón, quizá digno de más lástima pero no de más justicia, aún podrían hacer algo sin embargo. Algo además de aprender la que no saben. Algo así como salir sin palio al aire de vez en cuando. Pisar la calle y observar. Observar voces y latidos. Integrar después y no excluir. Fomentar acaso y no imponer.
Nada tendrían que inventar.

No nos vale el ejemplo de Suiza. Podemos admirarla como modelo confederal, admirar su prosperidad calvinista y desdeñosa del euro. Podemos admirarla sabiendo que Suiza no es sólo Zurich o Ginebra, donde una emigrante gallega puede presidir el Gobierno cantonal, sabiendo que Suiza es también el Appenzell, un cantón norteño que hace algún tiempo no había reconocido el sufragio femenino como un derecho, sabiendo incluso que en Suiza no hay conflicto porque no hay un nacionalismo que lo patrocine. Podemos admirarla, sí. Pero no nos serviría tanta admiración porque, a despecho de una leyenda muy extendida entre nosotros según la cual los suizos hablarían con soltura -y sin conflicto- cuatro lenguas por lo menos, los cantones son generalmente monolingües y ninguna de las lenguas que utilizan es "lengua franca".

La situación lingüística de Galicia es diferente, porque los gallegos, los ciudadanos de Galicia, tenemos dos, una primera lengua y una segunda. Y porque, en el orden que fuera, el castellano es lengua de encuentro para todo el que lo pretenda, propondríamos a las autoridades el fin socialmente benéfico del resguardo y protección de las lenguas nuestras, la garantía de un aprendizaje sin cortapisas que atendiera exclusivamente a elevar la competencia de los hablantes. Podrían intentarlo siguiendo el modelo de la Segunda República para Cataluña. Un modelo con una "línea estatal" y una "línea autonómica". Un modelo de enseñanza en que ambas lenguas se consideraran "propias".

Si el modelo les pareciera sospechoso, aún podrían seguir aquel otro que el Estado catalán propuso tras su declaración de independencia en el contexto de la Guerra Civil. Porque si el Gobierno de Cataluña presidido por Companys sustituyó el sistema dual de la República por otro unitario, también estableció el derecho irrenunciable de todos los niños a ser escolarizados en su lengua materna, concepto sobre el que, por cierto, aquel traidor a la República tenía una idea más limpia que la de Marta Mata o Aïna Moll, que la invocaban.

La Vanguardia, que poco después se llamaría "española" sin cambiar de dueño, como la prensa catalana en general informaba alborozada del decreto al día siguiente.

Un decreto cuyo preámbulo, que no parece posterior añadido de una edición franquista, decía, entre otras cosas: "Ninguna convención puede justificar la violación de los derechos del niño, que encarna los derechos de la naturaleza. Entre esos derechos, el del niño a usar la propia lengua -la lengua en que ha nacido- es reconocido por todos y consagrado por las autoridades mundiales en los Congresos de Bilingüísmo".

A mayor abundamiento, cito parcialmente los puntos 1, 2 y 3 de aquel decreto:

"La enseñanza pre-maternal, maternal y primaria en las escuelas de Cataluña se hará basada en la lengua del niño" (1).
"Es preciso no hacer nunca violencia en el alma del niño. La escuela en este punto será un reflejo de la calle, donde, generalmente, los dos idiomas oficiales conviven" (2).
"Cuando se vea que el niño está suficientemente formado en la propia lengua comenzará intensamente el aprendizaje de la segunda lengua, en catalán para los niños de lengua castellana y en castellano, para los de habla catalana" (3).

Como conclusión, añadir solamente que tal vez uno de los peores males de Galicia, como de España, sea hoy el de la enseñanza. No debiera por tanto agravarse con otros artificiales y subalternos. Sufre la enseñanza una crisis que amenaza seriamente el futuro. Seriamente, porque se trata de una crisis de principios, de valores, de fundamentos. Una crisis filosófica que afecta al sistema en sus diferentes niveles. Y el pretendido "conflicto lingüístico", si no fuera una cortina de humo para esconderlos, podría distraernos de aquellos que a los ciudadanos más habrían de importarles.

O sea, Galicia para los que hablen la lengua "propia"
Nota del Editor  24 Mayo 2008

A mí me hace mucha gracia el tercer párrafo de aquél "ejemplar" decreto "Cuando se vea que el niño está suficientemente formado en la propia lengua comenzará intensamente el aprendizaje de la segunda lengua, en catalán para los niños de lengua castellana y en castellano, para los de habla catalana" (3), porque para ver que cualquier niño está suficientemente formado en la propia lengua, habría que esperar tantos años que en caso alguno podría imponersele el estudio de y en la segunda lengua porque una lengua jamás se termina de aprender. La segunda parte del párrafo es aún más peligrosa, pues impone el estudio de la segunda lengua, aunque no se tenga obligación constitucional de ello. En el caso actual, si hay obligación de estudiar la lengua española, según establece nuestra incumplida y destrozada Constitución. Siempre terminamos en lo mismo: el deseo de que las regiones con lengua "propia" sean zonas exclusivas en las que el dominio de tal lengua "propia" es condición indispensable para ser ciudadano normal, ciudadano con derechos constitucionales; los que no dominen tal lengua "propia", son ciudadanos de segunda sin derechos constitucionales, sin derecho a la educación en lengua materna, sin derecho al trabajo, sin derecho a la participación política, sin derecho a la participación en las actividades lúdicas pagadas con los impuestos de algunos.

Haciendo oposición
Manuel Molares do Val Periodista Digital 24 Mayo 2008

La oposición se pelea consigo misma en una hermosa ceremonia de suicidio televisado esperando resucitar como la creatura de Frankenstein. O quizás la creatura era antes.

Mientras, las gentes de paz, como las definió Rodríguez Z al legalizarlas, aplauden las bombas de ETA. Y el PNV e Ibarretxe piden la secesión de España, que el nacionalismo catalán evoca, y que Montilla usa para amenazar.

Pronto estaremos en tres millones de desempleados, el crecimiento es la mitad del europeo, electrocuta el precio de la electricidad, y de comer, ay, adiós salchichón, hola, chopped.

Delincuentes con centenares de acusaciones y decenas de juicios pendientes, libres nada más detenerlos. Unas 270.000 sentencias criminales, con violaciones, pederastia, asaltos y atracos, sin ejecutar, con los malhechores repitiendo fechorías.

Hombres que matan mujeres, pero también alguna mujer enorme que le pega una paliza a su débil marido: ella recibirá una reprimenda, pero si el alfeñique grita quejándose irá a la cárcel por amenazas.

No hay dinero, pero se emplean en nuevos ministerios más burócratas amigos con enormes nóminas; tampoco hay corrupción, pero en Coslada la policía es mafia, y David Taguas, auxiliar de Zapatero, podrá ejercer su poder en el negocio del ladrillo.

Los piratas capturan marineros españoles, los espías del CNI pagan el rescate y los dejan escapar con el botín.

Hay CC.AA. que abren embajadas, pagan informes inexistentes, montan escuelas en diferentes países, derrochan presupuestos multimillonarios y nos chantajean porque tienen los hospitales abandonados, hacinan niños en contenedores y no tienen fondos para servicios públicos.

Los mejores médicos, científicos y profesionales casi no pueden trabajar en tres comunidades por no hablar los idiomas regionales, mientras que personas con mínimas calificaciones obtienen plazas: claro que como todos tenemos que morir, cuanto antes, mejor.

ZP gran hacedor de naciones, nacionalidades, patrias y cantones.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 24 Mayo 2008

La historia dice que fue una noche ahumada en la que Zapatero, como el Dios de la zarza ardiente, le dio a Artur Mas el estatuto de la nación catalana cuando aquello no tenía salida alguna. Ahora repite la historia y le da a Patxi López la nacionalidad vasca, pronto le dará al BNG la patria gallega para a continuación concederle a los socialistas mallorquines el estatuto de país catalán y seguidamente a Canarias la condición de Estado libre asociado y después..... etc., hasta dejar a todos contentos cuando Cartagena, Jumilla y Lorca consigan ser cantones libres sueltos. Y la cosa es grave, gravísima y seria, la imagen que estamos dando al mundo es de risa, pero no por lo de las naciones, nacionalidades, estados libres asociados y cantones, no; es por lo del chiki chiki del chiquilicuatre minúsculo que han convertido en adalid mayúsculo de las españas.

El que ZP repita la jugada en el País Vasco, a nivel popular, ni se comenta, lo que está en boca de todos es si es justo que el zascandil nacido de una costilla sin uso de Buenafuente ande perreando por uropa como genuino representante de las miserias nacionales. El organismo de Eurovisión entra en el debate diciendo que en las próximas ediciones menos cachondeitos, y el debate se calienta, pero es que hoy salen los de El País desatando la X ofensiva de la II Guerra Interprogres atacando por ambos flancos, el de TVE y el de la Sexta Mediapro, sin mencionar a Buenafuente, al marioneta de Buenafuente que va por las europas dando clases de castellano explicando como llevan las mulatas las bragas en la mano.

En Cataluña ZP permitió que sus chicos pasasen de meros portavoces de los charnegos a los más nacionalistas de la nación, ahí tienen a Montilla dejando a los de ERC compuestos y sin votos. El enfoque catalán les ha salido tan requetebién a los socialistas igualitarios y solidarios promotores, como buena extrema derecha que son, que promoviendo la desigualdad entre los españoles y la insolidaridad a lomos de un nacionalismo más exacerbado que el del PNV piensan que ganarán las próximas elecciones en el País Vasco y por eso salen ahora proponiendo un referéndum con todas sus consecuencias para ser más que Ibarreche, y eso de “todas las consecuencias” significa que si sale independencia pues independencia tendrán, dejando así al PNV como un partido semi españolista.

Pero ya digo que eso no es problema, es pecata minuta, como es también una minucia la situación pésima de la economía al lado de la debacle nacional que ha conseguido organizar Buenafuente, la Sexta Mediapro TVE perreandose en todos nosotros por Europa y resto de la galaxia.

Hay noches en que tengo un sueño extraño, veo al Titanic agujereado por el iceberg hundiéndose y a Zapatero como capitán del barco dando un paseo por cubierta con tres o cuatro pasajeros significativos comentándoles sus planes de futuro para pintar las chimeneas de tres colores chillones y llamativos y hacer de tales adminículos gallardetes que paseen por los mares la prosperidad del barco. Mientras ellos pasean, la comidilla del barco entre tripulantes y pasaje es el tema de la pintura de las chimeneas entre risitas tipo ji ji ji ja ja ja, y de fondo se oye a la banda del Hispanic tocando el chiki chiki.

Zapatero, gran hacedor de naciones, nacionalidades, patrias, estados libres asociados, cantones y principados independientes va camino de recibir por méritos propios el título de El gran Bolivar hispano.

Documentación.
Editorial de El País. “Síndrome de recesión”
Artículo sobre la nacionalidad vasca en la página del PSE PSOE. Patxi López: "Los Socialistas Vascos no nos resignamos a que esta sociedad siga estancada en un callejón sin salida"
Artículo en El País “Lo baila el Cervantes, lo baila TVE con el dinero de todos”

Sentencia política
Editorial ABC 24 Mayo 2008

EL contenido de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la ley contra la Violencia de Género explica por qué uno de los magistrados discrepantes dice de ella que «a pesar de su extensión, se asienta sobre el vacío». Al final, en todo proceso judicial, decide la mayoría del Tribunal, pero en ocasiones como ésta, la suma de votos no siempre zanja la polémica, menos aún cuando se basa en sólidas razones de técnica jurídica como las que exponen los cuatro magistrados discrepantes de la sentencia. Por lo pronto, esta resolución declara que la agravación de la pena para el hombre que agrede a su pareja o ex pareja femenina se ajusta al principio de igualdad previsto por el artículo 14 de la Constitución. El resultado es, por tanto, la constitucionalización de una manifiesta e indudable discriminación negativa por razón de sexo, sólo posible argumentalmente porque el TC ha sustituido el análisis constitucional por un discutible realismo sociológico.

La mayoría de magistrados ha salvado la constitucionalidad del artículo 153.1 del Código Penal no por lo que dice su redacción, sino porque acepta la ideología subyacente a la ley de 2004, de tal manera que las motivaciones del legislador -esto es, el Gobierno, en última instancia- se aplican como el canon de constitucionalidad de su propia norma. Sobre esta premisa, el TC acepta la agravación de penas al hombre porque considera constitucional que la ley prejuzgue que toda agresión a la mujer por su pareja masculina es una manifestación de discriminación, desigualdad o subordinación. El siguiente paso, tampoco explicado en términos constitucionales, es aceptar que la integridad física de la mujer es un valor jurídico más protegible cuando la menoscaba un varón que otra mujer, lo que desmerece penalmente a las parejas homosexuales.

La crítica principal de los magistrados discrepantes es que los argumentos decisivos del TC para declarar la constitucionalidad de la norma no aparecen en el artículo 153.1 del Código Penal ni en la Constitución, sino en el discurso político del Gobierno. Por esto, los magistrados discrepantes denuncian que se trata de una sentencia interpretativa encubierta. El TC hace suyo el diagnóstico político de que la violencia del hombre contra la mujer es una «pauta cultural» y que responde a una «arraigada estructura desigualitaria». Dejando a un lado que estas afirmaciones son discutibles -los países europeos con mayor índice de violencia mortal contra la mujer son nórdicos- e incoherentes con lo que cabría esperar de una sociedad democrática como la española, aunque fueran empíricamente indiscutibles tampoco resultarían determinantes para un juicio de constitucionalidad. Antes bien, actúan mejor como fundamentos de una política educativa o asistencial que como razones de una iniciativa tan crítica como la de establecer una doble vara penal según el sexo.

La sentencia abusa de una carga emocional para justificar su decisión y para compensar la debilidad de su razonamiento puramente jurídico. Nadie duda ya de que la violencia contra la mujer es una lacra que cuestiona el tipo de sociedad en la que vivimos. Pero, de la misma manera que la atrocidad de un crimen no justificaría cualquier respuesta penal, un tribunal de justicia, y el TC lo es, debería eludir estos enfoques emotivos del ejercicio de su función, no sólo por rigor, sino porque, además, son engañosos, como lo demuestra el resultado de la aplicación de la ley de 2003, que no ha evitado un incremento anual sostenido de violencia y muerte contra la mujer. Por tanto, la constitucionalidad de este artículo tampoco podría basarse en su adecuación a la finalidad de proteger más a la mujer, como hace el TC, que debilita estructuralmente su decisión al apoyarlo en un análisis de coyuntura y no de principios. La mejor opción habría sido mantener la unidad del Código Penal para todos los ciudadanos y definir un sistema de agravantes que permitiera al juez aumentar las responsabilidades penales del hombre agresor siempre que se dieran las circunstancias de dominación, desigualdad o discriminación que contempla la Exposición de Motivos de la ley, sin necesidad de torturar la legalidad penal con experimentos legislativos. En definitiva, una ley poco eficaz, confusa y peor defendida por el TC.

La derecha bufa
POR JUAN MANUEL DE PRADA ABC 24 Mayo 2008

PENSÉ que el Régimen se conformaría con asignar a la derecha la sinecura del Ministerio de la Oposición Ad Aeternum. Incapaz de ofrecer una visión de la realidad alternativa a la que preconiza el Matrix progre, incapaz de impulsar ideas nuevas y de proponer una sensibilidad cultural distinta a la imperante, pensé que el destino de la derecha española sería languidecer por consunción, convertida en una decrépita casta de burócratas, hasta que el Régimen se decidiera a eutanasiarla. Las últimas semanas nos han servido para descubrir que el Régimen había asignado un destino todavía más cruel -o más acorde con sus merecimientos- a esta derecha inane, cual es el Departamento de Espectáculos Bufos. Todo Régimen que se precie debe proveer a sus lacayos de aceptables niveles de prosperidad y de diversiones que garanticen su holganza: panem et circenses, que decían los latinos. Puesto que la llamada -con eufemismo sarcástico- «desaceleración económica» no favorece el cumplimiento del primer objetivo, el Régimen tiene que emplearse a fondo en la consecución del segundo; y, para ello, echa mano del Departamento de Espectáculos Bufos, que desempeña su cometido con abnegación conmovedora.

Y ahí los tienen, haciendo el mamarracho, ensayando piruetas y volatines que, indefectiblemente, se rematan con una costalada, para mayor ludibrio del público. Entretanto, el Régimen prosigue sus estragos. El ministro Solbes anuncia, con muy socarrona pachorra, que la limosnilla de los 400 euros es el único remedio con que el Gobierno cuenta para combatir la «desaceleración»; pero la gente se queda tan pancha, porque el Departamento de Espectáculos Bufos la mantiene entretenida. El Tribunal Constitucional, convertido en una suerte de mamporrero del Régimen, evacua una sentencia que tuerce y retuerce hasta la inverosimilitud los principios jurídicos más elementales; pero la gente se queda tan pancha, porque el Departamento de Espectáculos Bufos la mantiene entretenida. Y así sucesivamente. El Régimen puede permitirse cualquier irresponsabilidad, cualquier abuso de poder, cualquier actuación negligente o dolosa, porque sabe que el Departamento de Espectáculos Bufos, que tiene servicio de guardia, correrá presto a distraer a los damnificados.

La derecha española es un campo de Agramante en el que los mezquinos, los felones, los advenedizos y los botarates compiten afanosamente por brindar la gracieta más chusca, el birlibirloque más grotesco, la necedad más estupefaciente. A José Solís, ministro de Franco, lo apodaron la sonrisa del Régimen; a esta derecha sonada podríamos motejarla, sin asomo de hipérbole, la carcajada del Régimen. Es de chiste que Aznar proclame que es necesario «contar con los mejores», cuando la responsabilidad originaria de que la derecha española se haya convertido en una olimpiada de mediocres es suya. Es de chiste que Rajoy pretenda ahora deshacerse de los enanos que se le han subido a la chepa, después de haber permitido durante cuatro años que esos mismos enanos le marcaran el camino; y quien alimenta un monstruo acaba más pronto que tarde sucumbiendo a sus dentelladas. Es de chiste que unos y otros apelen a los principios, cuando en realidad lo que hacen es denigrarse y aborrecerse de balde por cosas más vanas que el humo. Por no mencionar esas manifestaciones que ayer se convocaron ante la sede de Génova, birriosas en su concurrencia, pero ya magnificadas por los servicios de propaganda del Régimen, que ni en sus previsiones más halagüeñas hubiesen imaginado contar con un Departamento de Espectáculos Bufos que brindara tanta carnaza a las fieras.

Hace unas semanas, todavía podía discutirse si la permanencia de Rajoy era conveniente, o si era preferible que cediese el paso a otros. Ahora la permanencia de Rajoy, como su marcha, son hechos insignificantes; pues, en su abnegada vocación de bufonería, la derecha ha logrado que cualquier solución contribuya a agigantar el caos. Nadie podrá negar que estos chicos de la derecha se ganan con creces el sueldo que cobran; convendría que el Régimen los recompensara con alguna limosnilla extra, aparte de los 400 euros que se dispone a repartir entre sus lacayos.
www.juanmanueldeprada.com

Crisis del PP
¿Nadie va a dar el paso?
El mensaje debe ser otro si no quieren encallar en la estéril indignación o en la melancolía: Mariano Rajoy y su equipo tienen que marcharse cuanto antes; con ellos es imposible salvar el proyecto; su continuidad aboca a una oposición de varios lustros
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 24 Mayo 2008

El PP ha dejado de ser el partido donde María San Gil puede trabajar y donde Ortega Lara puede militar. Esta constatación invalida a la actual dirección para seguir representando los valores y para seguir canalizando las inquietudes de sus votantes de marzo. Por eso muchos nombres importantes del partido han hecho pública la alarma que hasta ahora expresaban en privado.

En los próximos días, la gran familia popular navegará entre el silencio y la consternación. Silencio es lo que ofrecerá el "nuevo equipo" de Rajoy, cuya estrategia es tan transparente que sólo escapa a los ciegos voluntarios; silencio brindarán también cuantos políticos profesionales de la derecha, teniendo expectativas de promoción o de mantenimiento en un cargo del que no pueden prescindir, sean capaces de simular que no pasa nada cuando el carné del PP le quema en el bolsillo a Ortega Lara. En cuanto a los demás, palabras de consternación, estrecho léxico: San Gil y Ortega Lara como "referentes", "símbolos", "activos imprescindibles", etc.

Los consternados instan a Rajoy a "corregir el rumbo", a desplegar una política "integradora", una línea "en la que quepa todo el mundo", una estrategia que no eche por la borda aquellos "activos imprescindibles". Estarán llenos de buenas intenciones, pero se equivocan. Llamadas de este tipo no hacen sino prolongar, mientras se pierde un tiempo precioso, la agonía. No salvarán así al PP que conocíamos, el que merecía la pena apoyar contra viento y marea en los entornos más adversos.

El mensaje debe ser otro si no quieren encallar en la estéril indignación o en la melancolía: Mariano Rajoy y su equipo tienen que marcharse cuanto antes; con ellos es imposible salvar el proyecto; su continuidad aboca a una oposición de varios lustros mientras los planes de la izquierda y el nacionalismo –espacios políticos ya solapados– se materializan sin excepción.

Es urgente, por tanto, organizar una alternativa. No vale argüir falta de tiempo; la historia de la derecha española se está acelerando. Ya no queda casi nada de lo que valía la pena en ese partido cuya dirección de inanes ha encumbrado a Gallardón, siempre dispuesto a sacrificarse. Él se beneficiará de la crisis aplazada encabezando la candidatura de 2012... salvo que alguien dé ahora un paso adelante. Luego será demasiado tarde, y las mejores energías del PP alimentarán a UPyD o correrán por el desagüe de la abstención.

DENUNCIA EL "CAMBIO DE RUMBO" QUE PRETENDE LA DIRECCIÓN DEL PP
Vidal Quadras ve en las palabras de Rajoy "una forma de enmascarar el problema"
Alejo Vidal Quadras ha tachado este sábado de "baladronada" y "una forma de desviar la atención" las últimas declaraciones de Rajoy, con alusiones a los oyentes de la Cope y retando a la presentación de una candidatura alternativa. El eurodiputado espera que en el "crucial" Congreso de junio cada uno "se retrate". También ha hablado de la protesta en Génova, un "primer síntoma", ha dicho, "de lo que puede venir".
Libertad Digital 24 Mayo 2008

En una entrevista en La Mañana del Fin de Semana, de la Cadena Cope, Alejo Vidal Quadras ha afirmado que el problema de su partido "está perfectamente identificado" y "lo demás, estas cosas que se dicen", en alusión a las últimas declaraciones de Rajoy, "son formas de enmascararlo, de desviar la atención hacia aspectos que no son lo central".

En su opinión, lo que ocurre es que "hay una decisión por parte del equipo que dirige el PP de cambiar la estrategia, modificar el rumbo del partido" y "también de transformar el PP en una cosa distinta de la que es ahora". "Por eso se habla tanto de moverse, de adaptarse al terreno", ha explicado el eurodiputado.

"El episodio de María", en referencia a la marcha de San Gil, demuestra, según Vidal Quadras, que "bastante gente cree que este cambio sería una desnaturalización del partido" en el sentido de que "se acomoda, se resigna y acepta el cambio de régimen político de Zapatero", es decir, "la renuncia de los valores de la Constitución del 78 para llevarnos a España distinta, fragmentada" en "naciones cuasi soberanas". En su opinión, eso "los votantes, simpatizantes y muchísimos españoles no lo quieren".

En cuanto a la manifestación frente a la sede del partido, Vidal Quadras ha advertido que "es un primer síntoma, un primer brote de lo que puede venir". "Si alguien cree que los militantes van a aceptar que el partido se sitúe a remolque de esa gente que nos lleva a una España distinta de la que queremos, si alguien cree eso, creo que se equivoca", ha afirmado el eurodiputado tras reiterar que la marcha de San Gil y Ortega Lara evidencia que "algo no funciona" y que "tenemos un problema muy grave".

La importancia de la ponencia política
En la entrevista, Vidal Quadras ha afirmado que, en esta situación, "el Congreso es crucial". Ante una candidatura alternativa que "no cree que haya" por unas reglas de juego que la hacen "imposible", lo que debe haber en Valencia, en su opinión, "es un debate político". "Que diga Rajoy que quien quiera, que se presente, es una mera baladronada", ha afirmado el eurodiputado al recordar que reunir 600 avales a estas alturas es "físicamente imposible".

"Lo que debe haber con rigor, con seriedad, es un debate político profundo", ha reiterado Vidal Quadras, para quien "no es casualidad" que haya sido la redacción de la ponencia política el último detonante del problema. "Es el eje del Congreso, ha de ser enmendada, debatida, analizada y, sobre la base de ese texto, clarificar posiciones", ha insistido.

Vidal Quadras ha recalcado la importancia de que se permita "a todo el que tenga algo que decir, que lo diga". "Si no, habría que tomar medidas algo más contundentes", ha advertido antes de pedir que en Valencia "cada uno se retrate para que toda España sepa que es lo que cada uno se propone y opina". A los compromisarios, les ha lanzado un mensaje: "más allá de ser cargos públicos o políticos, son españoles y patriotas". "Va a ser un momento de la verdad", ha augurado.

Francia reconocerá el catalán, el vasco y otras lenguas regionales en su Constitución
J. M. MARTÍ FONT - ParísEl País 24 Mayo 2008

El pasado jueves por la tarde, por sorpresa, la Asamblea Nacional francesa votó, casi por unanimidad, una enmienda al proyecto de Ley de Reforma de las Instituciones para inscribir en el artículo primero de la Constitución el reconocimiento de las lenguas regionales de Francia, entre ellas el catalán y el vasco.

Saltaba así por los aires uno de los elementos más emblemáticos del centralismo jacobino, el monopolio total de la lengua francesa sobre los otros idiomas que se hablaban -y todavía se hablan- en el país vecino, aunque su hegemonía definitiva no se completó hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XIX, en la estela del Ejército napoleónico y la guerra franco-prusiana de 1870.

La enmienda, presentada por el presidente de la comisión de leyes de la gubernamental Unión por un Movimiento Popular (UMP), Jean-Luc Warsmann, establece que "las lenguas regionales pertenecen al patrimonio de la nación".

Por el momento se desconocen cuáles son los efectos prácticos que puede generar este reconocimiento oficial de las lenguas regionales. La ministra de Cultura, Christine Albanell, anunció el pasado día 7 de mayo la presentación de un proyecto de ley destinado a "normalizar y organizar el aprendizaje y el empleo de las lenguas regionales", sin precisar ni el contenido ni el calendario.

En cualquier caso, el diputado conservador Claude Goasguen quiso dejar claro que el voto a favor de la enmienda "no tiene nada que ver" con la Carta Europea de las lenguas regionales o minoritarias promulgada por el Consejo de Europa en 1999 que establece medidas a favor del empleo de estos idiomas en la vida pública y que Francia nunca ha ratificado.

Queda la incógnita sobre qué es lo que entiende el Gobierno francés por "lengua regional". La ministra Albanell, concretamente, aseguró que el "patrimonio lingüístico francés es muy rico porque incluye a 75 lenguas distintas".

En Francia se hablan, además del francés, un buen número de idiomas; del occitano al catalán pasando por el bretón, el vasco o el corso. Sólo el alsaciano, gracias al especial estatuto de esta región que ha estado históricamente a caballo entre Francia y Alemania, forma parte del sistema educativo en Alsacia. En algunas zonas pueden estudiarse las lenguas regionales como asignatura optativa. Además, hay escuelas infantiles que imparten clase en catalán, vasco y bretón, pero todas ellas son privadas.

Pobre Francia, quien te ha visto y quien te ve
Nota del Editor  24 Mayo 2008

En perro viejo todo son pulgas o algo así dice el refrán. Francia tiene serios problemas en muchos frentes, hasta ahora parece que había conseguido librarse de los frenteslingüisticos y descentralizadores.

Como mal vecino, mirando a mis propios intereses, yo les recomendaría que sigan nuestro ejemplo, que oficialicen todas las lenguas que les parezca bien, y que creen todos los entes regionales que les sean necesarios para satisfacer a todos los impresentables en busca de poder y dinero fácil. Así Francia irá por la senda de la autodestrucción y no tendremos competencia en lo poco que aún vamos produciendo, porque como clientes, ya ni eso.

Como buen vecino, yo les recomendaría que manden al paredon de fusilamiento intelectual a los descerebrados que aconsejan esos disparates.

Si algún francés no entiende lo que he escrito, que me lo haga saber y gustosamente se lo explicaré en la lengua común francesa, ésa que dicen que es la lengua de la república (que envidia me daban).

Catedráticos presentarán un candidato no nacionalista a rector tras la derrota de Pérez
El colectivo que impulsó el manifiesto que defendía el 'no', vinculado a CC OO, busca formar una plancha «plural» y recuperar la «autonomía universitaria» La plataforma de la izquierda abertzale se plantea formar una lista alternativa
MARTA FDEZ. VALLEJO m.f.vallejo@diario-elcorreo.com El Correo 24 Mayo 2008

BILBAO

La comunidad universitaria está en ebullición. La derrota en las urnas del actual rector, Juan Ignacio Pérez -el único candidato en las elecciones del pasado jueves, en las que cosechó más de un 54% de votos en contra- ha puesto en marcha a numerosos sectores de la UPV, desde sindicatos a facultades y departamentos, ante la obligada convocatoria de nuevos comicios. El colectivo de catedráticos que defendieron el 'no' durante la campaña por su oposición al sistema de complementos salariales, la política lingüística y la gestión de la investigación ultima una candidatura «plural». Por su parte, la plataforma abertzale de docentes y personal de administración y servicios constituida en ese proceso estudia la posibilidad de presentar un aspirante.

La apuesta de los catedráticos, afines a CC OO, es fuerte. Si en las elecciones de 2004 este colectivo presentó cuatro candidatos, ahora busca la unidad y ya dispone de un cabeza de lista. «Se han unido las diferentes familias de Comisiones Obreras y el proyecto va para adelante», detallaron ayer fuentes de la central mayoritaria en la UPV. Sólo falta que el elegido, cuya identidad no ha sido desvelada, acepte el reto. «Debe ser un catedrático de prestigio que esté dispuesto a muchos sacrificios por el futuro de la UPV», explica el catedrático de Sociología Francisco Llera, miembro del grupo. «En cualquier universidad del mundo, para un profesor acabar de rector es un honor; pero aquí, sobre todo si eres un aspirante no nacionalista, es un duro sacrificio. No hay más que ver la situación que soportó el anterior rector, Manuel Montero».

Antes de lanzarse a la escena, este bloque quiere atar una plancha lo más «plural» y «amplia» posible en la que se integren diferentes sectores universitarios. «Uno de los errores de Pérez ha sido que ha gobernado sólo con los de su cuerda y para sus afines» sostiene Llera. «No incorporaba, no integraba a diferentes sensibilidades. Se ha apoyado en su gestión en sectores radicales hasta que se le han sublevado y eso ha sido su ruina. Un rector debe tener el equipo más plural posible», añade.

Autonomía universitaria
Esta candidatura buscaría «una Universidad que reconozca la calidad docente e investigadora, que contrate a profesores tanto bilingües como monolingües, y que luche por que la investigación se quede en la UPV y no se la lleve el Gobierno vasco como está ocurriendo ahora», resume el catedrático Felipe Serrano, otro de los promotores de esta iniciativa, que ha recogido el gran descontento de los docentes por el proceso de asignación de pluses salariales. Otro de sus objetivos será «recuperar la autonomía universitaria». «El Departamento de Educación no puede hacer lo que le dé la gana porque aporta la financiación a la UPV. No puede jugar con la caja», añadió Llera.

La plataforma abertzale creada durante la campaña electoral para defender su modelo de universidad ha visto las orejas al lobo. Ha cambiado el panorama. Con la única candidatura de Juan Ignacio Pérez, este grupo que integra a simpatizantes de STEE-EILAS y LAB se conformó con sacar un manifiesto en el que expresaba sus objetivos de impulsar el euskera, crear una «red de universidades en Euskal Herria» y convertir a la UPV «en un agente activo en la resolución del conflicto vasco». Los miembros del colectivo no quisieron pronunciarse ni a favor ni en contra de la candidatura del actual rector en funciones. En el último momento lanzaron un mensaje en el que rechazaban el 'no'.

La situación sería diferente con un candidato sólido no nacionalista. «Todo está ahora en el horno. Tenemos que replantearnos nuestra postura, buscar una estrategia ante el nuevo proceso electoral», comenta el catedrático de Geología Iñaki Antigüedad, que forma parte de la plataforma abertzale. En los anteriores comicios ganó en la primera ronda a tres de los cuatro aspirantes cercanos a CC OO y perdió con Pérez en la segunda vuelta. «Estudiaremos la posibilidad de lanzar una candidatura», anuncia.

Antigüedad no descarta que las próximas elecciones se conviertan en una batalla entre dos modos diferentes de entender la Universidad y «el país»; que reflejen el actual «modelo social y político»: «por un lado, el aspirante constitucionalista, y por otro, el del nacionalista vasco», añade. En esa situación, cada plancha buscaría «alianzas estratégicas» con el fin de captar apoyos. La plataforma abertzale se reunirá en los próximos días para decidir su plan de actuación.

UGT y CC OO
El profesor de Ciencias Antonio Vera, que no logró presentarse a los anteriores comicios por falta de avales, ha comunicado su intención de formar una candidatura. Busca ya los apoyos necesarios para completar un equipo «coherente». El catedrático de Álgebra defiende también el impulso a la investigación y un nuevo sistema de asignación de complementos.

Algunos sindicatos comenzaron ayer a tomar posiciones ante la nueva situación de interinidad en la que ha quedado la UPV. Los responsables de UGT reclaman una transición rápida para frenar muchas decisiones del rector que, a su juicio, «han perjudicado las condiciones laborales de las plantillas». Pidieron ayer a Pérez que, «con la misma dignidad que ha reconocido su derrota», lleve a cabo una «renovación democrática y rápida del Gobierno de la Universidad». En su opinión, lo contrario sería «intentar engañar a la comunidad universitaria y mantenerse sin ninguna legitimidad en un cargo que ya no debe ocupar». Desde UGT defienden que las elecciones podrían celebrarse en septiembre si la UPV se ajusta a la normativa.

La Universidad tiene un plazo de un mes a partir del 30 de mayo para convocarlas. El proceso se demorará al menos hasta el próximo octubre, ya que coincide con las vacaciones de verano. Sin embargo, algunas fuentes universitarias apuntaron que Pérez podría mantenerse en el cargo en situación de interinidad hasta diciembre. Los portavoces de CC OO pidieron que el proceso no se demore más allá de octubre y coincidieron con UGT en reclamar que no se retrase hasta fin de año porque «hay proyectos y retos» del actual equipo rectoral «que hay que rectificar», como los polémicos complementos salariales .
Pérez continuó ayer con su agenda oficial, tras el varapalo sufrido en los comicios, y ya como rector en funciones. Participó en el acto de investidura de los licenciados de la 35 promoción de Medicina, que se celebró en el Palacio Euskalduna de Bilbao donde recibió una fuerte ovación.

Ortega Lara también deja el PP de Rajoy

Redacción Bilbao Minuto Digital 22 Mayo, 2008

Todo puede ir a peor, y este parece el caso. La crisis del PP ‘marianista’ suma una nueva baja que destaca como símbolo de la lucha contra ETA: Ortega Lara

Tras la marcha de dos pesos pesados en los populares, como Eduardo Zaplana y Ángel Acebes, y el abandono de la vida política María San Gil, presidenta del PP en el País Vasco, la decisión de Ortega Lara se convierte en la salida de otro de los grandes símbolos de la lucha contra ETA.

El ex funcionario estuvo secuestrado en unas condiciones infrahumanas por la banda terrorista entre los años 1996 y 1997 en el que se convirtió en el secuestro más duradero de su historia, ya que permaneció 532 días privado de libertad. Posteriormente, Ortega Lara se presentó en las listas de los populares para la alcaldía de Burgos, que encabezaba Juan Carlos Aparicio.

Además, Ortega Lara ha sido durante todo el proceso de negociación que ha llevado el Gobierno con ETA uno de los ciudadanos más críticos con las conversaciones entre el ejecutivo y los terroristas. De este modo, en su primera entrevista tras su liberación en enero del pasado año, llegó a asegurar que “no se puede negociar, no se puede ceder ante el chantaje terrorista” y aseveró que “a las víctimas del terrorismo se las insulta, se las maltrata e injuria”.

“Durante muchos años las víctimas del terrorismo han estado bien tratadas, pero ahora estamos asistiendo a un panorama totalmente distinto. Incluso hay quienes dicen que son los culpables de que no haya paz”, añadió con dureza Ortega Lara en la primera la entrevista.

El despreciable juego de poder en el Partido Popular consigue que San Gil se marche
Redacción Bilbao Minuto Digital 22 Mayo, 2008

En la derecha española siempre han abundado ese tipo de personajes despreciables que a la primera oportunidad acuden en socorro de quien creen va a salir vencedor. Se las arreglan siempre para hacer ondear su bandera a favor del viento. Podemos remontarnos a la época de la transición, cuando quienes juraban inquebrantable lealtad al Caudillo y a los principios del 18 de julio, en cuanto barruntaron los aires de cambio, se convirtieron en liberales o demócratas de toda la vida. No hay más que ver a Fraga, de Ministro de Franco a galleguista convencido hablando de las virtudes del centro. Por supuesto Adolfo Suarez también, en amor y compañía de toda la UCD. Hay que reconocer que ni el más hábil camaleón haría mejor eso de adaptarse al entorno para sobrevivir que nuestros campanudos políticos de derechas.

Hoy en el PP está pasando otro cuarto de lo mismo. Todos se envuelven en banderas para justificar sus posturas, que si el constitucionalismo patriótico, que si el liberalismo, que si el centrismo reformista, que si la moderación, pero la verdad es que la mayoría no creen más que en sí mismos y sólo esperan acertar con el caballo ganador. Demasiados zascandiles en uno y otro lado, que sólo aspiran a ganar puestos y prebendas con los cambios de uno u otro signo.

María San Gil ha sido la única que ha dado una lección de pundonor. Mujer cabal y consecuente, abandona la presidencia y su escaño de parlamentaria, demostrando que no ansia cargos ni canonjías. Un PP lleno de gusanos y traiciones ha acabado con su paciencia. Otros no han sido capaces de dar este paso adelante, calculando si les era más rentable permanecer agazapados a la espera. Siempre encontraran una disculpa y una coartada para seguir, y si no, otros ya las encontraran para ellos o ellas.

No creemos que María San Gil vaya a encabezar una escisión en el PP, es demasiado leal, aunque nunca le vayan a agradecer esa lealtad. Obra por móviles morales y no, como se piensan algunos “ladrones”, por la condición de cabeza de conspiración contra Rajoy. Aunque les extrañe a estos camaleones de la política que habitan en la derecha española, aún quedan personas que creen que la única bandera que merece ser jurada es la de los valores y principios, y no la que mejor hondee a favor del viento.

Desde luego la salida de San Gil sume al PP en una profunda crisis que pone en entredicho su futuro y su unidad. Pero si ese futuro y esa unidad pasa por seguir buscando el rincón donde más caliente el sol, en vez de encabezar un proyecto de transformación de España y de defensa de valores y principios, parafraseando a Cark Gable en “Lo que el viento se llevo”, francamente, queridos, nos importa un bledo.

Las ikastolas retiran un juego que define a un etarra como «preso político»
J. MUÑOZ j.munoz@diario-elcorreo.com EL Correo 24 Mayo 2008

BILBAO
El 'cedé' ha sido elaborado con motivo de la celebración del Ibilaldia
La decisión se tomó tras la duras críticas de las instituciones

Los organizadores de Ibilaldia 2008, la fiesta de las ikastolas vizcaínas que se celebrará mañana en Amorebieta, anunciaron la retirada de un juego didáctico que habían editado para la ocasión, en el que el recluso de ETA José María Sagardui, 'Gatza', formaba parte de una lista de siete 'personajes destacados' del municipio. El miembro de la banda, que lleva recluido 27 años, figuraba con el epígrafe de 'preso político', junto a Xabier Amuriza (bertsolari), Mikel Urdangarin, (cantante) y Loli Astoreka (actriz), entre otras personas conocidas.

La Federación de Ikastolas de Euskadi admitió ayer que el juego había provocado el rechazo frontal de la Diputación de Vizcaya y del Gobierno vasco, instituciones que subvencionan Ibilaldia. El material había sido elaborado por el centro de Amorebieta que se ocupa de organizar la fiesta este año -la ikastola Andra Mari- y, según los responsables de Ibilaldia, tenía una «dimensión local». A través de un comunicado recalcaron que su propósito es «crear escenarios de encuentro entre diferentes en torno al euskera y a nuestra cultura», razón por la cual prometieron adoptar «las medidas oportunas para evitar una difusión del material que avive la discordia». «No queremos que nada ni nadie nos desvíe de esa atención a través de polémicas colaterales», agregaron.

Según ha podido saber El CORREO, la ikastola Andra Mari había editado dos cedés que fueron repartidos conjuntamente entre sus alumnos. Uno de ellos contiene la canción de Ibilaldia, interpretada por los escolares del centro y cuya música ha sido compuesta por Mikel Urdangarin con versos de Xabier Amuriza. El segundo disco es un 'cd-room' que incluye nueve juegos interactivos pensados para los alumnos de enseñanza Infantil, Primaria y de la ESO.

La prueba en la que aparece José María Sagardui, recluido en la penitenciaria de Jaén, está pensada para los estudiantes del último nivel, entre 12 y 16 años. Los escolares insertan el disco en el ordenador y entran en una página que contiene las fotos y las biografías de siete personajes famosos de Amorebieta. El siguiente paso es pinchar unos naipes que están colocados boca abajo para darles la vuelta. Poco a poco, como si estuvieran jugando a los antiguos 'catetos', van surgiendo los rostros de los famosos para que los emparejen con otras cartas que indican cuál es su ocupación o condición: José María Sagardui es 'preso político'. En su biografía, los alumnos de ESO pueden leer que es el miembro de ETA que lleva más años en prisión. La reseña también dice que fue detenido por la Policía en 1980, que ha pasado por catorce penitenciarías y que ha participado en once huelgas de hambre.

Críticas
El Gobierno vasco y la Diputación vizcaína deploraron ayer que una actividad didáctica concebida para niños contenga referencias a una persona encarcelada por actos de terrorismo. Nada más conocer el juego, la Diputación exigió ayer mismo a la Federación de Ikastolas que lo quitara de la circulación y, en caso contrario, reclamó que eliminara de la carátula el logotipo de la institución foral, que aparece junto al escudo del Ejecutivo autónomo.

Por su parte, el viceconsejero de Política Lingüística, Patxi Baztarrika, recordó a las ikastolas que las subvenciones de Ibilaldia no han sido oficialmente aprobadas. «A la entidad promotora se le ha comunicado -advirtió- que, en el caso de que la significación social de una persona para su inclusión en el 'cedé' sea su condición de persona condenada por su pertenencia a ETA, tal material en ningún caso recibirá una ayuda económica».

Los socialistas también exigieron a la Federación de Ikastolas que retirara la prueba que alude a Sagardui. La parlamentaria vasca Isabel Celaá lo calificó de «juego infame, que constituye una verdadera agresión a las víctimas del terrorismo, una afrenta a las instituciones vascas, a las ikastolas y a la propia vida política de Euskadi».

Por su parte, CC OO se preguntó «cómo es posible que, a la vista de este juego, el Departamento de Educación haya encargado a las ikastolas la evaluación de diagnóstico de los alumnos vascos».
 

Recortes de Prensa   Página Inicial