AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 28 Mayo 2008

La quinta columna
Luis del Pino Libertad Digital 28 Mayo 2008

¿Cree alguien, de verdad, que todo lo que está pasando en el PP no guarda ninguna relación con el 11-M? ¿Cree alguien, por ejemplo, que el golpe de mano que Rajoy y Gallardón han intentado dar en el seno del PP esta completamente desconectado de lo que sucedió en Madrid aquella mañana del 11 de marzo? ¿Cree alguien, realmente, que es casual que ese golpe de mano sea protagonizado por los mismos que han estado intentando inútilmente pasar página en los últimos cuatro años? ¿Cree alguien, en su ingenuidad, que la depuración de Zaplana, de Acebes y de todos aquellos que dentro del PP han tenido que ver con las investigaciones de la masacre de Madrid no es más que un hecho fortuito?

El 11 de marzo de 2004 se puso en marcha en España una dinámica política dirigida a superar la Constitución de 1978 y sustituirla por un modelo confederal. Desde entonces, se han hecho todos los esfuerzos para que la base social del PP asumiera el golpe constitucional que se avecinaba. Golpe constitucional que contaría con la coartada de un abandono de las armas por parte de ETA, caramelo envenenado con el que hacer que la sociedad española terminara aceptando lo que no es otra cosa que el triunfo completo de las tesis nacionalistas que han sustentado la propia actividad de ETA en los últimos cuarenta años.

El atentado del 11-M no debía sólo garantizar la expulsión del PP del gobierno, sino que debía sumir al PP en un estado de postración suficiente como para que esa mitad de españoles que vota a la derecha no tuviera otro remedio que aceptar, al verse privados de dirección, el cambio de rumbo que se avecinaba.

Pero el factor humano es imposible de controlar. Y esa hoja de ruta no contaba con que aparecieran personas capaces de aglutinar la resistencia de buena parte de la sociedad a ese golpe constitucional. Así, por ejemplo, un Federico Jiménez Losantos ha estado dando voz durante cuatro años, a través de los micrófonos de la COPE, a ese clamor creciente de una sociedad española cada vez más consciente de la estafa. Así, por ejemplo, un Francisco José Alcaraz salió a plantar cara a quienes pretendían que las víctimas fueran las grandes sacrificadas en esa siniestra labor de ingeniería social.

Y los españoles, a quienes privó de referentes el shock en que el Partido Popular estaba sumido, encontraron esos referentes en personas capaces de resistir a todas las presiones para defender lo que consideraban justo. Y el golpe constitucional se encontró con una resistencia cuya verdadera dimensión no supieron calibrar quienes no consideran a los españoles más que simples números en las encuestas.

Ante esa rebelión cívica desatada, el PP se vio sumido en una esquizofrenia cuya causa era difícil de entender entonces. Al mismo tiempo que destacados dirigentes del PP apoyaban las manifestaciones cívicas, otros, y en particular Rajoy, preferían mantener la distancia. Al mismo tiempo que se recogían cinco millones de firmas contra el estatuto catalán, la cúpula del PP daba luz verde a sus organizaciones territoriales para poner en marcha las reformas estatutarias que sirvieran de coartada a ese mismo estatuto catalán. Al mismo tiempo que algunos pesos pesados del PP apoyaban las investigaciones del 11-M, el propio Rajoy presumía de no haber hecho acto de presencia en la Comisión de Investigación abierta en el Congreso.

Lo acontecido en el PP desde la última cita electoral, y en particular la huida hacia adelante de Rajoy, permiten ahora comprender que aquella esquizofrenia no era sino un intento del sector más próximo a la actual cúpula por hacer que el resto del partido y los votantes del PP asumieran el golpe constitucional.

Viendo las cosas a toro pasado, ¿cree alguien que es simple ineptitud lo que ha llevado a Rajoy a no salir en defensa de Francisco José Alcaraz cuando éste era objeto de ataques de la peor especie? ¿Cree alguien que es casual que sea Gallardón quien protagoniza uno de los más escandalosos episodios de acoso judicial a Federico Jiménez Losantos? ¿Cree alguien que es casual que el alcalde de Madrid no se haya reunido jamás con la asociación de víctimas del 11-M que no comulga con la versión oficial? ¿Cree alguien que es casual que desde la actual cúpula del PP se haya presionado a la Cope para tratar de silenciar a quien daba voz a todas esas víctimas que simplemente reclaman justicia?

No sé las razones por las que dentro del PP ha estado operando esa auténtica quinta columna al servicio de la liquidación constitucional. Aunque puedo intuirlas. En cualquier caso, de lo que estoy seguro es de que quienes desde el PP han tratado de contribuir a silenciar y a adormecer a la derecha terminarán teniendo que responder de sus actos. Por lo pronto, ante sus propios votantes. Como también terminarán teniendo que responder de sus actos aquéllos que han conseguido con éxito secuestrar a la izquierda española y convertirla en cómplice involuntario del golpe a la Constitución.

Y, para los ingenuos, simplemente retarles a que traten de explicar de manera coherente lo que está sucediendo en España desde marzo de 2004 sin introducir el 11-M en la ecuación. Si lo consiguen, avísenme. Soy todo oídos.

Regreso al futuro
FERNANDO SAVATER El País 28 Mayo 2008

Una de las cosas que resulta hoy más inevitablemente anticuada de Mayo 68 -lo estamos constatando en este mes rememorativo- es su lenguaje político. Cuando volvemos a escuchar las jaculatorias marxistas aliñadas con maoísmo y destinadas a explicar la real transformación social que estaba ocurriendo, sentimos la misma incómoda extrañeza que ante las divagaciones teológicas del gran Isaac Newton sobre el tiempo o el espacio como "sensorio de Dios". Hay veces en la historia que la colectividad es capaz de decirlo casi todo pero incapaz de cambiar casi nada; en otras, logra cambiar pero no sabe decir. El 68 padeció en gran medida esa segunda carencia (claro que peor están los "utopistas" que padecen todavía ambas).

Sobran motivos para celebrar la abolición mayoritaria de la esclerotizada jerga del materialismo dialéctico, pero les acompaña un punto de inquietud: porque a partir del paso a la reserva (cuando no directamente al museo de los horrores) de aquella lengua de palo, los proyectos políticos no hablan mejor sino que se han quedado mudos. Funcionan unos pocos estereotipos que todo el mundo conviene en que es mejor no analizar con demasiado ahínco -democracia, derechos humanos, desarrollo, modernización, globalización...-, pero el discurso propiamente político, el que propone formas sociales nuevas racional y razonablemente deseables (que sirve para distinguir a unos partidos de otros) pasa por un trance de apagón y anemia. Aún peor, cuando asoma es de inmediato derogado por la sospecha: se le considera horresco referens nada menos que "ideológico". Y no hay nada que los políticos actuales quieran sacudirse con mayor ahínco que la ideología. Principios, muy bien; atención al cliente, es decir al votante, cuanta haga falta: pero ideología, nunca jamás. Es cosa que mancha: ¡nene, caca!

En Italia acaba de aparecer un librito de menos de 90 páginas que, a contra corriente, expresa nostalgia por la vocación ideológica perdida: La tenaglia (Laterza, 2008). Lo firma Natalino Irti, catedrático de Teoría del Derecho de la Universidad La Sapienza de Roma. La tesis del profesor Irti, expuesta con noble contundencia panfletaria, es que las ideologías -con sus excesos y dogmatismos- eran modelos de filosofía política en acción y con vocación práctica de transformar o al menos orientar la convivencia futura de la sociedad. Su desaparición (su proscripción, diríamos más bien) ha dejado el campo político libre al puro y simple pragmatismo, con su lenguaje del día a día que olvida sin escrúpulo los lazos del hoy con el ayer y sobre todo con el mañana. "El lenguaje político -afirma Irti- se hace él mismopragmático y meramente diario: declaraciones, entrevistas, desmentidos, arrepentimientos, abandonos, regresos. Ninguna dirección, ningún hacia dónde que vincule en el tiempo la voluntad y sea explicado y propuesto a los electores".

Borradas las ideologías, que siempre tenían conciencia histórica, el pragmatismo sólo recuerda del pasado lo que en cada momento conviene y sobre todo no se compromete a diseñar ningún perfil de futuro. Cuando llegue mañana, ya veremos cómo nos las arreglamos... Perdido así su horizonte de proyectos, la política se encuentra atrapada por la tenaza que da título al ensayo de Irti: entre economía y religión, es decir, entre tecnocracia y clerocracia. Sólo la Bolsa y la Iglesia se atreven a brindar certezas incontrovertibles, que abruman con sus exigencias a los gobernantes relativistas mientras se ofrecen como única referencia fundada a los ciudadanos. El triste sino del pragmatismo posmoderno es que ha difuminado la verdad pero no se ha librado de los dogmas...

No hace falta compartir de cabo a rabo la argumentación del profesor Irti para reconocer que apunta de manera provocativa a una cuestión importante y muy real. Ese pragmatismo desarbolado, sin auténtica propuesta razonada de futuro, lo padecemos hoy en España tanto en la gestión del gobierno como en la oposición. Consideremos por ejemplo el actual rifirrafe en el PP: su causa principal es sin duda haber perdido las elecciones o, mejor dicho, no haberlas ganado (¿acaso alguien duda de que una crisis de liderazgo parecida se estaría dando ahora en el PSOE si hubiera sido derrotado Zapatero?), pero lo que aflora también es la ausencia de solidez ideológica. Cuando un partido sin ideología sustancial, meramente pragmático, pierde unos comicios... inmediatamente entra en crisis. Sólo el poder puede remediar el vacío de auténtico proyecto ideológico, pero no se puede estar sin lo uno ni lo otro. De modo que se asume sin más que donde bajan los votos habrá que revisar las ideas porque la idea principal es ganar votos y sólo ésa: de modo que adiós, querida María San Gil. Fuera de eso, el supuesto debate se reduce a querellas nominalistas sobre la voz "liberalismo", que ahora algunos manejan de modo acríticamente positivo tal como otros suelen asestar al contrario la voz "fascismo" de forma negativa no menos acrítica: a todos los efectos, liberal es lo que yo soy, como para los de enfrente fascismo es lo que son los demás, sin mayores explicaciones.

Pero en España, la "tenaza" que aprisiona a los pragmáticos tiene una uña más que la de Irti: el nacionalismo. Y bajo su apretón los socialistas han mostrado y demuestran una inconsistencia preocupante. Proclaman constantemente su respeto a la Constitución y eso está muy bien: pero la Constitución (que desde luego puede y creo que debe modificarse en algunos aspectos) no es un proyecto político, sino el marco a que deben atenerse todos. Dentro de ella caben los excelentes, los regulares y también los peores. Lo cual resulta evidente en ciertos asuntos de importancia para el futuro, como el estatuto educativo y cívico de la lengua castellana. Que existen cada vez más dificultades para cursar estudios en castellano en varias autonomías puede parecer justo y benéfico, como le resulta al profesor Albert Branchadell (vid. Una política lingüística de Estado, EL PAÍS, 16-mayo-08), o mal, como me parece a mí, pero en ningún caso puede simplemente negarse atribuyéndolo a neurosis del PP como hacen los caraduras, algún senador del PSOE... y en cierto modo el propio presidente Zapatero en su respuesta a Rosa Díez en la sesión de investidura. Ya es hora de no limitarse a esconder la cabeza bajo el ala o ponerse grandilocuente sobre el tema, sino que es preciso un proyecto definido (incluso aunque requiera una revisión constitucional) para que no se desbarate uno de los elementos fundamentales de la unidad política del país.

Y lo mismo respecto a la respuesta que cabe dar ante el radicalismo del nacionalismo vasco. Afortunadamente la actitud del Gobierno frente al entorno político del nacionalismo ha variado radicalmente (no dejan de ser graciosos los esfuerzos de los cuentistas progubernamentales, más papistas que Su Santidad, tratando de convencernos aún de que la culpa de lo que se hizo mal en la legislatura pasada la tuvo el obstruccionismo del PP) pero falta quizá explicitar una consideración de conjunto sobre el después de ETA.

Veamos: durante siglos, la Iglesia persiguió a los librepensadores e impuso a sangre y fuego normas y dogmas; esta intransigencia se vio forzada a remitir no cuando todo el mundo se hizo auténticamente católico sino cuando disminuyó el peso social de la religión que pasó a convertirse, de obligación de todos, en devoción privada de unos cuantos. Y la dictadura comunista cesó en muchos países no gracias a que todo el mundo se hiciera buen comunista sino a que la mayoría dejó de serlo.

Pues bien, hay que dejar claro que el final del terrorismo y de la imposición nacionalista debe culminar en menos nacionalismo, no en más y más obligatorio que antes. Sería bueno que en lugar de seguir prometiendo a los nacionalistas más autogobierno y más construcción de nacionalidad, aunque sea dentro de la Constitución, se les empezara a indicar -a ellos y sobre todo al resto de los ciudadanos- esa elemental verdad futura.

Fernando Savater es catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid.

La vuelta a lo inmundo en 80 días
Luis del Pino Libertad Digital 28 Mayo 2008

Dice Pachi López que "no tiene miedo al término nación" para definir la comunidad vasca. Vamos, que Pachi no tiene ningún empacho en aceptar el término que llevan 40 años tratando de imponernos los que acaban de matar a tiros, hace ahora ochenta días, a su compañero Isaías Carrasco.

Para ser honestos, no esperábamos otra cosa de Pachi, aunque confieso que creía que al menos tendría la decencia de guardar las formas un poquito más. Dicen que los peces tienen una memoria de 6 segundos. Por lo que se ve, la de Pachi es un poco más grande, pero se conoce que no llega a los 3 meses.

"Podrán hacer daño, pero jamás van a doblegarnos", clamaba María Teresa Fernández de la Vega hace ahora ochenta días, al día siguiente del asesinato de Isaías Carrasco. "El voto ... es la respuesta clara y contundente a los asesinos, el arma democrática de que disponen los ciudadanos para defenderse mañana de quienes les agreden", pontificaba el editorialista de El País. El asesinato es "una venganza incomprensible y terrible" de ETA porque "el Gobierno no se prestó a hacer las concesiones que los etarras exigieron" durante "el proceso de paz", escribía un articulista en el mismo periódico.

¡Pues ya ven ustedes las vueltas que da la vida! ¿Cuál es la respuesta del PSOE, ochenta días después, a esa "venganza incomprensible y terrible" de ETA? Pues hacer a los asesinos, en plena campaña de atentados, las concesiones que no le hizo durante el "proceso de paz", empezando por el reconocimiento de esa "nación" llamada Euskadi. Una vez cosechados los votos, el PSOE, con Pachi López como vocero, vuelve exactamente a donde estaba: a regalarle a ETA lo que queda por regalarle y a preparar el terreno para el nuevo Plan Zapatereche que sustituya al Plan Lopezeche que sustituyó al Plan Ibarreche. ¡Vamos, la leche!

Hay un chiste muy viejo de un bilbaíno que entra en una librería y pregunta: "¿Tienen ustedes mapamundis de Bilbao?". Pues parece que Pachi López también encontró su propio mapamundi de la "nación" vasca. Pachi estaba situado en un proceso de cesión a la banda terrorista ETA, y el asesinato de Isaías Carrasco le hizo comunicar a sus votantes que abandonaba su posición, para emprender un largo viaje de alejamiento de los asesinos.

Lo que no le dijo Pachi a sus votantes es que la Tierra electoral de Zapatero descrita en ese mapamundi también es redonda, y que si caminas siempre en la misma dirección, terminas por volver al punto de partida. Después de su paripé electoral, Pachi vuelve a estar, exactamente, en el mismo lugar en el que estaba: concediendo a los asesinos de Isaías Carrasco lo que esos asesinos querían conseguir desde un principio.

Pachi ha vuelto a lo inmundo en tan sólo 80 días.

Los asombros de Rajoy
Pío Moa Libertad Digital 28 Mayo 2008

Rajoy ha descubierto, con el natural asombro, que ¡el mundo cambia, y la sociedad española también! Hombre generoso, quiere hacernos partícipes de su hallazgo intelectual, y debemos reconocer que nos ha convencido por completo. Sobre el sentido del cambio ya no resulta tan preciso, aunque se le entiende, y lo que se le entiende ya no resulta tan convincente.

Esperan Rajoy y sus amigos ganar elecciones incidiendo por un lado sobre la crisis económica y por otro compitiendo en la carrera por complacer a los separatistas. Pero Zapo, afortunado sujeto, les lleva ventaja: la crisis económica empieza a notarse al comienzo de su mandato y en cuatro años podría irse superando, con lo cual estaría en mejor posición que nunca ante las siguientes elecciones. Además siempre aventajará (es de esperar) a los Rajoy y demás señoritos en capacidad de claudicación ante los secesionistas. ¡Y estos tíos van de estrategas políticos por la vida! Claro que en el proceso aprenderán inglés y relegarán el español a la esfera doméstica. Quizá no aspiren a otra cosa, en el fondo: la nena angloparlante en el corazón y en el cerebro.

De hecho la política de los Rajoy, Costa, Elorriaga, Gallardón, etc., puede ser mucho más letal para España que la de Zapo: no solo quieren aventajar a este en simpatías hacia los separatistas (y al fondo los terroristas), también intentan reducir nuestra cultura a un apéndice de la anglosajona.

Comenta Edurne Uriarte que la derrota del PP ha sido muy lucida y no justifica su crisis actual. Pero no se trata de la derrota electoral, sino de una línea rajoyana pro golpista (aceptando el golpe de régimen de Zapo) y pro separatista, ya visible antes pero que la derrota ha dejado plenamente a la luz.

Asegura Esperanza Aguirre que el PP no puede dedicarse a caer simpático a quienes le han marginado. Poca talla revela la frase. En política hay que hacer esas cosas a menudo. El problema no está en la marginación del PP, sino en la marginación, llamémosla así, de España y la democracia. Por eso, solo por eso, no debiera el PP dedicarse a caer simpático a los marginadores.
También dice Esperanza que "no hay que hacer cambios radicales que nadie entendería".
¿Nadie entendería los cambios de Rajoy y su gente? ¿Por eso no habría que aceptarlos? No se preocupe al respecto doña Esparanza: los del golpe de partido tienen ahora a su disposición los medios de masas para hacerlos entender. El problema está en el carácter de esos cambios, que ella no osa exponer ni clarificar.

Crisis del PP
Doce millones de votos
Hay una razón de base para pensar que una política de alto perfil ganaría doce y más millones de votos: los valores de la democracia y la unidad nacional no son, en rigor, de izquierdas ni de derechas
Pío Moa Libertad Digital 28 Mayo 2008

Mientras está llevando al PP a su más grave crisis, Rajoy fantasea con su aspiración de alcanzar doce millones de votos. Cree que para ello debe competir con Zapo en dos terrenos: imitarle en sus pretendidas modernizaciones "rojas" (centrismo, le llama) y atraerse a los separatistas. Todo ello, faltaría más, "sin renunciar a los principios". Lo primero supone entrar en un concurso de demagogias, legitimando el golpe a la Constitución, y lo segundo en una carrera balcanizante. Ambas competiciones las tiene perdidas de antemano, porque encontrará mucha más resistencia en el seno del PP que Zapo en el del PSOE para hacer las concesiones y claudicaciones precisas. Los separatistas lo entienden muy bien, y de ahí que por muchas carantoñas "simpáticas" que les hagan los líderes peperos, siempre encontrarán más atrayentes a los jefes socialistas, para quienes la unidad y la nación española son asuntos de poca monta.

En realidad, ya Aznar derrochó simpatía a raudales con ellos, haciéndoles concesiones anticonstitucionales, sin que los beneficiados le mostraran la más mínima gratitud o dejaran de hostigarle, considerando que por esa vía conseguirían más y más. En esto se equivocaron, pues Aznar evolucionó hacia posturas más firmes, tanto hacia los separatistas violentos de la ETA como a sus recogenueces de los nacionalismos vasco, catalán y gallego, entre otros. Y ahora las lumbreras del PP quieren repetir los viejos errores, en una competencia nefasta para las libertades y para la unidad de España.

Sin embargo, ¿es utópica la pretensión de conseguir doce millones de votos, incluso más? Hagamos un ejercicio especulativo bastante razonable. Rajoy emprendió la campaña electoral de 2004 con una neta ventaja sobre Zapo, que permitía pensar en una mayoría absoluta, pero su inane campaña fue reduciendo la ventaja a casi nada. ¿Qué habría pasado si el líder del PP, en lugar de su falsario "bajo perfil", hubiera acosado a Zapo recordando sin cesar el tan real pasado reciente del PSOE, los tres millones de parados, la crisis económica, la corrupción, el terrorismo gubernamental, etc.; así como los logros del PP de Aznar en todos esos terrenos? En cambio prefirió olvidar los hechos, dejando a Zapo el campo totalmente libre para mentir, prometer y provocar a sus anchas. Era Zapo quien acosaba a Rajoy y ganaba puntos progresivamente, no a la inversa. Rajoy tenía todos los ases en la mano para aumentar su diferencia inicial pero los malbarató.

Supongamos que, aun así, la matanza del 11-M hubiera dado la victoria a Zapo. Este perpetró a partir de entonces tales desmanes que una política de alto perfil, bien explicada, lo habría acorralado necesariamente. Pero el estilo de Rajoy, siempre a la defensiva, carente de pegada y de empuje para ganar la iniciativa, fue pasando de un débil intento de política independiente a una línea de resignación seguidista a las iniciativas del Gobierno, con matices y pequeñas quejas de perfil cada vez más átono. Aun así, los socialistas no dejaban de tildarle de "extrema derecha", "neofranquista", "crispador", etc., vieja táctica de acoso muy efectiva contra adversarios pusilánimes: ya en la república, cuanto más moderada se mostraba la CEDA, con mayor griterío la tachaba el PSOE de "fascista".

Pero piénsese en las ocasiones tan excelentes de que disfrutó Rajoy para poner al Gobierno contra las cuerdas, como la constitución de Giscard, el ataque socialista a las víctimas del terrorismo y su colaboración con este, el ataque a las libertades en diversas autonomías, la ofensiva contra las libertades o la Iglesia (el PP rajoyano colabora en la campaña del PSOE contra la COPE), el estatuto catalán y su verdadero alcance político como prenda de la colaboración con los terroristas y los separatistas, y tantas otras cuestiones más surgidas en estos cuatro años. La política del PP se ha distinguido por la incoherencia, hasta extremos tan ridículos como sus "rupturas" con el Gobierno o con PRISA; y si no se hundió fue porque la masa de sus votantes prefería creer en él a pesar de los pesares y por no votar al Gobierno golpista.

Hay una razón de base para pensar que una política de alto perfil –al nivel del alto perfil de la amenaza socialista a las libertades y la nación española, al nivel de la gravedad del reto para la sociedad española– ganaría doce y más millones de votos: los valores de la democracia y la unidad nacional no son, en rigor, de izquierdas ni de derechas, y una defensa clara y consecuente de ellos, que desenmascarase las falacias del PSOE, atraería también a muchos izquierdistas.

Reforma constitucional
Importancia de las enmiendas Vidal-Quadras
No me comparen las dos derrotas de Aznar con las de Rajoy: el uno sacó a un partido de la nada para llevarlo por vez primera al poder; el otro sacó a un partido del poder para llevarlo contra todo pronóstico a la nada.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 28 Mayo 2008

Se discute si la refriega pepera se ha de ventilar en términos estratégico- ideológicos o personales. Como si el inclinarse por los primeros no arrastrara necesariamente los segundos. Las ideas y estrategias tienen padres y madres, no se aplican solas, alguien se llevará el aplauso por su triunfo o asumirá la responsabilidad por su fracaso.

Lo último es habitual cuando un candidato pierde dos elecciones teniendo el triunfo a huevo. Da las gracias, saluda al respetable y se va a su casa. He dicho teniendo el triunfo a huevo, así que no me comparen las dos derrotas de Aznar con las de Rajoy: el uno sacó a un partido de la nada para llevarlo por vez primera al poder; el otro sacó a un partido del poder para llevarlo contra todo pronóstico a la nada.

Aceptado pues que los proyectos llevan siempre un rostro asociado –aunque no falten hoy en el PP precongresual algunos rostros sin proyecto –quien ha puesto negro sobre blanco la primera estrategia alternativa merecedora de tal nombre es el grupo de Vidal-Quadras, Abascal, Delgado, Fraga (Luis), Nasarre y De la Quintana con sus enmiendas a la ponencia política. (Debió constar también el nombre de Luis Herrero, pero el partido lo ha impedido. Que lo cuente él si quiere.)

Su filosofía es una vivificadora defensa de los fundamentos constitucionales, mejorados y reforzados por una muy constitucional propuesta de reforma de la Carta Magna. Pero ojo, la reforma está pensada precisamente para aquellos aspectos de la Constitución "que han sido desarrollados hasta ahora –y muy especialmente durante la pasada legislatura– de manera contraria a la interpretación lógica y sistemática de [sus] principios y orientaciones fundamentales".

Tiene todo el sentido. La Constitución del 78 resulta de un consenso que una gran parte de la clase política española ha decido violentar por las bravas. Frente al imperio de la ley se ha ido imponiendo el imperio de los intereses locales, de partido o de casta; fragmentarios en cualquier caso, y no siempre amparados por la legalidad. Sólo en un escenario de disolución de los significados político-jurídicos fundacionales pueden arraigar y florecer proyectos soberanistas, de autodeterminación, de estados libres asociados o de nuda secesión como los que hoy impulsan PNV y CiU, CC y BNG, ERC y las extensiones de ETA que los socialistas, antes de su última mutación, dejaron colarse en las instituciones.

Ninguno de estos planes tiene cabida en el marco constitucional español; ninguna cuenta con el apoyo de una parte significativa del pueblo español tomado como un todo, que es la única forma en que puede tomarse al sujeto soberano. ¿Qué grado de distorsión de la realidad habrá llegado a sufrir España para que la mayoría de sus medios y casi toda su clase política (incluyendo al "equipo de Rajoy") repute radical, extremosa o "ultra" la defensa de una vuelta al vero sentido de la Norma Suprema?
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Enmienda de Álvarez Cascos
Partido Nacional o Consejo Autonómico
Esas enmiendas están dirigidas a mejorar todo el sistema democrático, sencillamente porque pretenden mejorar el funcionamiento del PP.
Agapito Maestre Libertad Digital 28 Mayo 2008

Las enmiendas a las propuestas de ponencias presentadas para el 16º Congreso del PP son un soplo de aire fresco, un aliciente intelectual, para traspasar la atmósfera irrespirable que vive no sólo el entorno del PP sino toda la esfera política española. Son enmiendas dignas de ser leídas por todos los españoles. Son consideraciones que van más allá de un grupo social, una casta administrativa y un partido político. Esas enmiendas están dirigidas a mejorar todo el sistema democrático, sencillamente porque pretenden mejorar el funcionamiento del PP. En efecto, la gente tiende a utilizar la palabra democracia de modo retórico, pero, cuando descendemos a la realidad, nadie puede dejar de hablar del sistema democrático como un sistema de partidos políticos.

A todos, independientemente de nuestras preferencias de voto, debería de interesarnos el funcionamiento de los partidos políticos. En otras palabras, la calidad de la democracia depende tanto de la formación democrática de la voluntad de sus participantes como de la organización empírica y mecanismos de participación, es decir, de la vida y administración internas de los partidos políticos, que hacen plausible esa voluntad democrática. Porque la democracia es, desde el punto de vista técnico y administrativo, una cuestión de y entre partidos, tenemos que mirar con especial detenimiento las reglas por las que se rigen los principales agentes de socialización política de nuestra debilísima democracia.

Parece que, hoy por hoy, la mayor singularidad del sistema de partidos políticos de España es que sólo hay, paradoja entre las paradojas, un partido nacional, el PP, mientras que el resto son partidos nacionalistas o "federados", o sea, partidos sin ninguna fidelidad al Estado-nación que les da su identidad partidista. Sí, son partidos tramposos con la nación española. Juegan con el Estado-nacional en provecho propio. Por un lado, los partidos nacionalistas viven de la única nación constitucional, la española, pero luchan, a veces en "colaboración y connivencia con los terroristas, por su desaparición; y, por otro lado, el PSOE es un partido extrañamente "federado", es decir, lucha por un Estado "federado", o peor, "confederal", sin querer percatarse de que la nación está antes que sus intereses partidarios; el caso de la relación entre el PSOE y el PSC, por poner un ejemplo de las trampas socialistas con la nación española, es terrorífico, pues que, desde cualquier perspectiva, esas relaciones no tienen otro objetivo que hacer desaparecer el Estado-nacional.

Esas trampas de los partidos nacionalistas, que viven de lo que matan, y del PSOE, el partido "federalista" o de "facciones" de utilidades regionales, junto a un uso perverso de la Constitución del 78, están derivando en la desaparición del sujeto político de la democracia, la Nación. Por ese camino, sin duda alguna, todo el sistema político quedaría reducido a un juego de intereses entre las castas políticas. El PP, especialmente con su actual dirección, está seducido por todas estas trampas, de las que naturalmente muchos de sus "líderes" regionales, o facciones de interés, disfrutan a costa casi siempre de olvidarse de lo fundamental, la defensa de la nación, que es la principal seña de identidad por la que fueron votados. He ahí el grave problema que tiene que enfrentar el 16º Congreso del PP.

Como quiera que sea resuelto ese asunto, parece que ninguna solución puede dejar de lado la enmienda de Álvarez Cascos sobre la ponencia de Estatutos, que exige la desaparición del Consejo Autonómico de los órganos del PP "porque es una suplantación encubierta de los órganos naturales de la dirección del partido". Porque un partido político de carácter nacional es algo más que la suma de unas facciones o grupos de poder, es menester que el PP sea capaz de suprimir o, al menos, reducir al mínimo las facultades que tiene el citado Consejo. Este órgano del PP tiende a limitar, si es que todavía no lo ha conseguido con otros mecanismos de ingeniería política, su carácter de partido nacional para potenciar a un conjunto de facciones que luchan sólo y exclusivamente por el poder autonómico, o peor, la administración de unos extraños "estados-taifas", según el esquema impuesto por los socialistas y nacionalistas.

Por ese camino, y como ya sucediera en los años treinta con la CEDA, el PP quedaría reducido a una suma de fracciones y facciones oportunistas y pragmáticas lideradas por los jefes regionales del partido, que les importa una higa la aspiración máxima de la Constitución, a saber, que todos los españoles seamos libres e iguales ante la ley. Esta enmienda de Álvarez Cascos será, pues, decisiva para el devenir del PP. De su fracaso o triunfo dependerá la viabilidad de este partido para alcanzar el Gobierno de España o, por el contrario, quedar reducido a un partido comparsa, de eterna oposición y acompañamiento, que quizá gobierne en las comunidades autónomas, después de ceder su principal seña de identidad a sus adversarios, pero que nunca conseguirá el poder del gobierno de España.

Es, pues, capital que desaparezca de la ponencia de Estatutos el Consejo Autonómico, no sólo porque es una suplantación encubierta de los órganos naturales de la dirección del partido y un menoscabo del liderazgo de la Presidencia, como mantiene Álvarez Cascos, sino porque corre el peligro de imitar todas las trampas del PSOE y los partidos nacionalistas para eliminar la base del PP, a saber, el Estado nacional.

Y de lo nuestro, ¿qué?
Roberto Blanco Valdés La Voz 28 Mayo 2008

Aun a riesgo de ser tachado de antipatriota, el panorama es, a grandes rasgos, el siguiente: el precio del petróleo marcando máximos históricos; la desaceleración, que primero se aceleró para ser luego abierta crisis, avisando que podríamos entrar en recesión; la gresca sobre la financiación autonómica expresando bien a las claras que la puesta en marcha del Estatuto catalán no ha más que comenzado a mostrar sus perversos resultados; ETA en una escalada de atentados como no se recordaba desde hace varios años; y el Gobierno vasco preparando el proyecto de ley que servirá a Ibarretxe para intentar convocar su referendo.

Y todo eso sin hablar de lo supuestamente menudo, es decir, de lo que nos afecta cada día: las listas de espera hospitalarias, la imparable subida de las hipotecas, el paro que comienza a rondar por todas partes, la incapacidad de los salarios para vencer a unos precios imposibles, la inseguridad ciudadana que se empeña en desmontar las estadísticas o el deplorable estado de nuestra educación.

Vamos, para no deprimirles metiendo más asuntos en el cesto, que tenemos problemas para regalar a manos llenas y seguro que aun nos quedarían un montón. Y sin embargo...

Sin embargo, ni los medios de comunicación (o de incomunicación, que también hay), ni el Gobierno, ni los líderes políticos, ni los tertulianos, ni nadie que no sea un simple ciudadano habla casi de otra cosa que no sea la galopante crisis del PP.

No seré yo quien niegue, por supuesto, que tal crisis es un hecho de extraordinaria relevancia para todos, pues que el segundo partido de un país, que acaba de obtener más de diez millones de votos, esté en un proceso acelerado y descontrolado de autodestrucción, con todo lo que ello significa para la salud del Estado democrático, pone los pelos como escarpias. Pero si eso es verdad, lo es también que en un país que tiene, entre otros muchos, todos los problemas apuntados, los ciudadanos tenemos derecho a exigir a los partidos que de un modo u otro lo dirigen que resuelvan sus problemas internos pensando también en la sociedad y en sus dificultades y esperanzas.

El PP está dando, desde luego, un espectáculo absolutamente vergonzoso. Pero, además, está favoreciendo con él que en España no se hable de otra cosa en un momento en el que (esto no es Islandia) estamos sitiados de conflictos. Por eso, sin ánimo de hacer leña del árbol que parece podría desplomarse, hay que decir que la nula contribución de la oposición mayoritaria a la resolución de esos conflictos debería hacer recapacitar a sus dirigentes más sensatos. Eso en el supuesto de que aun quede alguno en medio de la locura colectiva que parece haberse adueñado del PP.

Mandato moral
EDITORIAL El Correo 28 Mayo 2008

El juez Pedraz citó ayer al alcalde de Arrigorriaga en calidad de imputado en un delito de enaltecimiento del terrorismo por un acuerdo adoptado por dicho Consistorio en noviembre de 1979 dando el nombre de una plaza al histórico dirigente de ETA José Miguel Beñaran 'Argala', asesinado once meses antes en la localidad vasco-francesa de Anglet. Dicha decisión judicial contradice el criterio de otras anteriores que no consideraban delictivo el mantenimiento de una resolución adoptada por una Corporación anterior. Una desavenencia que deberá ser resuelta por el órgano jurisdiccional correspondiente. Pero lo que a todas luces urge es que se establezca una base legal inequívoca que permita impedir o anular aquellos acuerdos institucionales que homenajeen a personas condenadas por terrorismo o que hayan alcanzado notoriedad pública en su condición de activistas violentos.

Tomando como base distintos acuerdos parlamentarios, el Gobierno vasco aprobó en abril de 2006 un plan para la pacificación que contemplaba el compromiso de «promover ante Eudel la reconsideración de aquellas denominaciones de calles y plazas públicas que resulten ofensivas y atentatorias para las víctimas». Además de la localidad de Arrigorriaga hay por lo menos otros ocho municipios vascos con calles o plazas dedicadas a activistas de ETA fallecidos. Es evidente el daño moral y la humillación que supone para las víctimas del terrorismo todo acuerdo de reconocimiento institucional de una persona identificada como miembro de una organización terrorista. Un daño realzado especialmente por la continuidad que la denominación de una calle o plaza da a ese primer acto de injusticia hasta convertirlo en fuente permanente de desmemoria. Los desacuerdos que hayan podido darse entre diferentes instancias de la Audiencia Nacional ante situaciones análogas señalan la responsabilidad del Legislativo para que adecue la normativa vigente con el fin de evitar tanto el perjuicio que tales acuerdos y su cumplimiento causan a las víctimas como el favor que hacen a los verdugos. Pero, habida cuenta además de que existe un compromiso adquirido por el propio Gobierno vasco, resulta necesario apelar a la responsabilidad política de los titulares de las instituciones -en este caso de los ayuntamientos- para que, sea cual sea la consideración legal o judicial que merezcan tales acuerdos, los revoquen y corrijan de inmediato sus efectos.

El lugar de Thierry, de toda ETA y de sus cómplices: la cárcel
Pascual Tamburri elsemanaldigital 28 Mayo 2008

Francisco Javier López Peña se hacía llamar Thierry. Tampoco es de extrañar, porque si uno es dirigente de un grupo nacionalista no está bien que su propio nombre lo delate como ajeno al pueblo oprimido. Pero poco importa eso, ya que una vez detenido no hay dudas sobre su destino: el lugar de este etarra es la cárcel, y debería haberlo sido desde hace décadas. Cientos de etarras le han precedido en ese camino, y viven a costa del Estado hace décadas, aunque no sean tan distinguidos como este sujeto.

Javier Arzalluz ha planteado las cosas de otro modo. Para él "hay gentes de ETA que participan en unas negociaciones y en estas negociaciones con el enemigo se suele respetar un poco la figura de los que participan, y aquí se lo han cargado". Es decir que los etarras no serían delincuentes, al menos no delincuentes comunes sujetos a las leyes del Estado, y deberían gozar de un cierto estatuto privilegiado, sea de tipo diplomático –los negociadores- o de tipo militar –los asesinos de base-. Yo no dudo de los riesgos que Zapatero corre deteniendo a uno de sus interlocutores, pero el planteamiento de Arzalluz es impresentable. Salvo que se considere combatientes a los etarras y se les aplique el Derecho de guerra (pero las guerras las combaten los Ejércitos), su lugar es la cárcel. El problema es qué cárcel, y Zapatero tiene ahora ese problema en sus manos.

Las prisiones han sido desde los años 70 un frente más de la lucha antiterrorista. Como ha explicado Fernando Vaquero, el Estado no siempre ha sabido gestionar esa tarea con eficacia, teniendo en cuenta además los límites legales y políticos cambiantes. ETA, en cambio, siempre ha sido consciente del valor político y simbólico de sus presos. Que no en vano han sido desde el principio una pieza esencial del proyecto independentista: la liberación de los presos será una de las señales del advenimiento del paraíso nacionalista.

Este jueves José Basaburua dirige un taller de realidad sobre "Respuestas penitenciarias españolas al terrorismo de ETA" en la sede de la Fundación Leyre, en Pamplona, a las 8 de la tarde. No es indiferente qué suceda con los presos de ETA, que son enemigos del Estado pero a la vez ciudadanos del mismo con derechos. Zapatero ya cayó en la tentación de negociar con ETA como si el Estado pudiese sentarse a escuchar algo distinto de la rendición y entrega a la Justicia de los criminales. Ahora que no parece interesarle la negociación un riesgo nada improbable es que se equivoque con los presos. Es un riesgo que Navarra, con una prisión en inminente construcción en Pamplona, necesita analizar antes de compartir los errores de un hombre que ya ha cometido muchos. Incluyendo una negociación con Thierry.

Hacerse el simpático
Vicente A.C.M. Periodista Digital 28 Mayo 2008

Resulta que la nueva política del Sr. Rajoy se resume en una sola cosa: “hacerse el simpático”. ¡Acabáramos!, todo se trata de caer simpáticos y ser “coleguillas” del resto de las fuerzas políticas. Es por ese motivo por el que el acercamiento a los nacionalismos separatistas es una meta. Ser simpáticos y poco molestos ante las pretensiones de independencia, de desigualdad y de aislamiento de lo que sea español.

Nada, ¿Qué esa política choca con los principios e ideología que se han defendido hasta ahora?, no importa con tal de ser los más “guays” del hemiciclo y todos reconozcan la simpatía que tiene el Sr. Rajoy y su equipo. Nada de enfrentamientos, ni de duros discursos recriminatorios. Es cuestión de poner buena cara, sonreír y acomodarse a lo que aconseja la jugada. Al final el ministro de Justicia Sr. Bermejo tenía razón.

La verdad es que ya se nota la diferencia. El Sr. Rajoy hace mucho tiempo que “no crispa” el ambiente, que no pone un poco de tensión y su cara refleja una simpatía evidente. Ya no tiene ese rictus de enfado y crispación. Ni siquiera hace oposición, sino solo campaña precongresual. La poca o nula oposición que se ejerce se la deja a Soraya Saenz, cuyas facciones y “buen rollo”,no hay duda que son más agradables y simpáticas que la del antipático Acebes, aunque habría dudas con respecto a la simpatía y buen aspecto siempre bronceado del Sr. Zaplana.

Menos mal que cada vez son más las voces que no se empeñan en caer simpáticos, sino en defender los principios y en hacer oposición a un Gobierno que se regocija en ver este lamentable espectáculo. Menos mal que hay militantes y líderes que van perdiendo sus complejos y parecen dispuestos a no dejarse avasallar, ni prostituir por esta ola de “simpatía”, que yo llamaría embobamiento iluso, que emana de esta directiva.

El caso es que de seguir así, y si prospera esta nueva filosofía y forma de hacer oposición, el PP aspirará a ser el partido más simpático de la legislatura, pero también el partido que más haya defraudado a sus militantes y votantes. Tendrá mucha simpatía, pero habrá perdido la empatía con su electorado. Un fraude que pagará en las siguientes elecciones.

ZP volverá a la cama compartida con ETA
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 28 Mayo 2008

He de reconocer que llevo unas semanas dándole vueltas al tema de ZP y la ETA, me había casi despistado, tanto es así que incluso tengo por aquí medio escrito un comentario anulando mi convicción de que ZP y ETA volverían a encamarse de nuevo dentro de no mucho. He llegado incluso a felicitar a Zapatero y a Rubalcaba por su lucha contra ETA, pero la cruda realidad zapateril vuelve a machacar mis convicciones haciéndolas más firmes. ZP volverá a la cama con ETA para hacerse los arrumacos de rigor acostumbrados cuando se den las condiciones, eso si no están ya en alguna cama secreta tonteando. Y este cambio viene de la mano del portavoz de ZP para temas nacionalistas vascos y etarras que es el sin par Patxi López que en unos días se ha salido de madre y con él mi elogiado ZP.

En tan solo unos días Patxi, el adelantado de ZP en el País Vasco, nos ha acojonado de nuevo con lo que viene, a saber: un referéndum que hará Zapatero en el País Vasco con todas sus consecuencias, y con lo de consecuencias no es difícil colegir a que consecuencias se refiere. Salió después Patxi con lo meter el término nación en el futuro estatuto vasco y hoy aparece en los medios su deseo de volver a hacerse carantoñas con ETA y pactar con ellos de nuevo las cosas que hay que pactar. Dicen en Público que ha dicho Patxi López:

Preguntado sobre la apertura de una hipotética negociación con ETA, el líder del PSE reiteró que en estos momentos “no se da ninguna condición” para iniciarla y que, de hecho, “ya no valen comunicados de la banda”. No obstante, López mostró su convencimiento en que el final de la violencia será “dialogado, porque, si no, no habrá final”.

Utiliza Patxi la respuesta estándar que Zapatero tenía hasta no hace mucho para la pregunta sobre si volvería a haber negociación con ETA. Esa respuesta lo dice todo, dice que sí que volverá a haber diálogo aunque en estos momentos “no se da ninguna condición”, de ahí siempre he deducido que haber habría negociación, pero es que hoy López da un paso más y declara que habrá final de ETA dialogado porque de otro modo no se conseguiría.

Dada la trayectoria de este individuo y la de su jefe Zapatero, y la cantidad de veces que nos han mentido diciendo que no estaban negociando ni dialogando con ETA cuando llevaban años haciéndolo, tengo la convicción de que la respuesta de Patxi significa que ya están de nuevo de vuelta a las andadas de la Moncloa al catre etarra, catre que al parecer ya está calentando Patxi.

El pasado 21 de febrero hice un video que colgué de Youtube llamado “Derroche de talante” sobre el tema de la vuelta a las andadas encamadas. La letra que puse a la canción Derroche comienza: Los encuentros se han suspendido, pero pronto serán reanudados, a la espera de que pase el frío en Suiza una cama ha quedado. ¡Pero qué previsibles son!. El talante falaz de Zapatero es como es y si Patxi dice que volverán con ETA cuando se den las condiciones repito que eso significa que ya estará Patxi hablando con ETA para ver si se dan las condiciones porque ya me dirán ustedes de que otra forma se va a enterar ZP de que se dan las condiciones si no hablan con ETA sobre el asunto condicional..

Documentación.
Artículo en Público. Patxi López carga contra Ibarretxe y su ‘raca-raca’
http://www.publico.es/espana/118890/patxi/lopez/carga/ibarretxe/racaraca
Video en Youtube cantado estupendamente fatal por Orel. Derroche de talante.
http://www.youtube.com/watch?v=v1EyPYbyBY4

El país del botellón.
Paco Sande Periodista Digital 28 Mayo 2008

Según un análisis que hacia la semana pasada el escritor Pío Moa, Vivimos una etapa de involución política". La causa de la victoria de Zapatero tiene dos motivos, decia: "La inconsciencia de la sociedad, que no conoce hasta qué punto nos estamos convirtiendo en una república bananera; y segundo, no hay una oposición real". Rajoy "ha llegado ya a una política de integración a este cambio de régimen golpista.

Cuanta razón tiene don Pió. Solo se equivoca en una cosa. Dice que vamos camino de convertirnos en una republica bananera. No, eso no, ya somos una republica bananera. En que otra democracia europea, o sea de las de verdad, Francia Inglaterra Alemania etc, hay 17 taifas con 17 prescindentillos, sancho panzas con sus utopías de ínsulas baratarias, pero que, eso si, se creen presidentes de unos países que solo están en sus mentes, y en la de cuatro tarados que le siguen la corriente, -nunca han faltado tarados que siguieran a iluminados- y se llenan la boca con la palabra, país y esperan que el presidente, el verdadero, del único país que hay, o debería haber, España, los reciba, -y lo hace- con todos los honores de un jefe de estado de una nación extranjera. Igual que si recibiese la visita del presidente de los Estados Unidos, de Francia o Inglaterra, por poner algunos.
Que insignificantes tipejos como Montilla, -dios mío- Touriño, el vividor de Cháves, o el ido de Ibarretxe, por no mencionar, o mejor lo menciono, Quintana, que anda mas hinchado que un pavo real en celo, que, me parece, que debe de tener un orgasmo cada vez que se mira al espejo, sean recibidos por el presidente de mi país, de España, como si fueran algo importante, ¡vamos! Es que esto no llega ni tan siquiera a republica bananera.
Un grupo pequeño de individuos, sedientos de poder, que han logrado crear una cortina de humo frente a los ojos de los demás españoles, creando confusión en masa y multiplicando espejismos y alucinaciones que reemplazan la realidad.

Y lo peor es que siendo de lo último que se despacha en democracias, cegados por esas ilusiones, nos creemos de los mejores, de las punteras. Ignorantes, eso es lo que somos, una pandilla de ignorantes. Y nos las damos de progresistas.
Y esto se refleja en todos los ámbitos de este país, como por ejemplo: ser representados en un festival de música por algo como el chiquilicuatre, la audiencia que tienen en nuestras televisiones los llamados programas del corazón, un partido de la oposición que se está, literalmente, deshaciendo a ojos vista y su líder que no es capaz de dar un puñetazo en la mesa y dimitir, -váyase señor Rajoy. Yo, personalmente, lo aprecio, pero es fácil darse cuenta de que usted no va a ganar nunca las elecciones- y mientras tanto el Gobierno sin, prácticamente, oposición alguna, se dan una fiesta de auto felicitación a la semana, por lo "bien que lo están haciendo". Y el ver como, y con la que está cayendo, el más importante tema a tratar hoy en el congreso, fuera si nuestros futuros gobernantes debían o no, seguir jurando sus cargos ante un crucifijo y una Biblia. ¡Ahí está, con un par! Es como para entrar en el congreso y, emulando al general Pavía, echarlos a todos a la calle de una patada en el culo.

¡Un descojone, vamos!
Lo dicho señor Moa, ya somos una republica bananera. O peor, somos el país del botellón.

Bailando con los coyotes
POR JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 28 Mayo 2008

EL mayor dilema planteado a la política española es: ¿qué hacemos con los nacionalismos? Me refiero, naturalmente, a los nacionalistas democráticos, no a ETA. ETA es una banda de asesinos. Pero CiU, PNV, CC, ERC, BNG forman parte del ordenamiento constitucional, de la vida cotidiana. ¿Cómo tratarlos? La respuesta a esa pregunta separa no sólo al PSOE del PP, sino también al PP de sí mismo. Toda la polémica en torno a Rajoy, las discrepancias con su liderato y la falta de confianza de María San Gil vienen de ahí: yo no estoy de acuerdo con tu aproximación a los nacionalistas. Yo no acepto que nos convirtamos en otro PSOE. Y en eso, tienen razón porque el PSOE de Zapatero, Patxi López y Montilla ha adoptado la actitud de abrazar al nacionalismo para quitarle votos por una parte, y atraerle al marco constitucional por otra. Lo primero lo ha conseguido. Lo segundo ha sido un completo fracaso. Todas las concesiones que los socialistas han hecho al nacionalismo, incluido invitarle a gobernar con él, no lo han acercado a España. Al revés, le ha distanciado, ensoberbecido y hecho más antiespañol.

En teoría, parece bueno hacer concesiones al nacionalismo y hacerle sitio en las instituciones del Estado. Debería contribuir a la pluralidad de la escena política española, a convertir en realidad la España de las Autonomías, a hacerla más eficaz, menos enfrentada. Pero en la práctica, tenemos justo lo contrario. Los nacionalistas no toman esas concesiones como muestras de generosidad, sino de debilidad, las aceptan como derechos históricos, que convierten en constitucionales a la primera ocasión. Es como están transformando el Estado de las Autonomías en el de las Soberanías, reclaman una nación y niegan tal título a España.

Se debe a la naturaleza misma del nacionalismo. No son partidos políticos como los demás. Son más y al mismo tiempo menos que ellos. Contienen un ingrediente de sentimiento, de irracionalidad, que los distingue de los partidos de izquierda, derecha y centro, que defienden los intereses e ideas de un segmento de la población, pero sin erigirse en representantes de la entera sociedad. Por eso pueden negociar, pactar, transigir entre ellos, como ocurre entre las personas razonables.
Mientras el nacionalismo, como el enamoramiento o el fanatismo religioso, de los que tiene bastante, no se atiene a razones, se mueve en un mundo de pasiones y dogmas, en el que la razón y la ética apenas tienen cabida. Si las usan, es para lo que usan todo: para avanzar hacia sus objetivos. De ahí que jueguen siempre con ventaja. Un nacionalista justifica la mentira, la deslealtad, el asesinato incluso en casos extremos, con tal de que traigan beneficios a su causa. «Es nuestra forma de incesto, de idolatría, de locura», los definía Erich Fromm. ¿Cómo hay que posicionarse ante una gente así? Pues, como dice el modismo americano, «con una vara de diez pies de larga».

Con lo que tenemos contestada la pregunta planteada al principio. A los nacionalistas hay que tratarlos como lo que son, como una parte de la política española, aunque a ellos no les guste y a nosotros no nos divierta, que seguirán ahí, con sus victimismos y reivindicaciones, no importa lo que hagamos. Pero a estas alturas sabemos que las concesiones no sirven con ellos. Al revés, en vez de incorporarlos a la pluralidad nacional, las usan para descerrajarla, como están haciendo con esos nuevos estatutos, que en vez de integrarlos a la realidad española, intentan consagrar la desigualdad económica y legal de los españoles. Se acabaron por tanto los privilegios. Menos, en estas horas bajas que atraviesan, de claro retroceso electoral y duros golpes a los que sacudían el árbol del que ellos recogían las nueces.

Por cierto, esa ha sido, y esperemos siga siendo, la política del PP con ellos, que parece haber adoptado, tras cuatro años de concesiones, el gobierno Zapatero. Parece

Una cuestión moral
POR CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 28 Mayo 2008

Lo que más me está sorprendiendo de Rajoy es la incapacidad de previsión que está demostrando desde que comenzó el proceso poselectoral. Su absoluta falta de imaginación. En efecto, a lo largo de todo este tiempo hemos podido comprobar que, en ninguno de los escandalosos episodios a los que hemos asistido, Rajoy llegó a figurarse las reacciones que podrían provocar sus iniciativas. Por el contrario, lo que se figuraba como un éxito aparecía, al día siguiente, como un fracaso. Así, la marcha triunfal hacia el Congreso de junio iba convirtiéndose día a día en un vía crucis.

Si el arte de la política consiste en prever, ¿ante qué clase de artista estamos? ¿Cómo es posible que Rajoy ni siquiera llegara a sospechar las contradicciones que podrían producir sus actuaciones, sus «provocaciones»? Posiblemente el fallo de Rajoy haya consistido en suponer en los demás una moral similar a la suya. No se le pasó por la imaginación que María San Gil pudiera rechazar la ponencia política que le presentó Soria porque, de haberse encontrado en la situación de María, él habría aceptado la ponencia al saber que venía de la calle Génova. El fallo de Rajoy fue aplicar a María San Gil el rasero propio. Él habría tragado, ella no.

Es posible que Rajoy conozca el texto de Robert Michels sobre la oligarquización de los partidos, pero lo que podemos deducir de su forma de actuar es que no sabe que esa corrupción de los partidos no siempre garantiza el éxito del jefe. Por ejemplo, en el caso que estamos viviendo en el PP no funcionan los mecanismos clásicos cuando nos topamos con los nacionalismos. Los votantes y militantes del PP son tan radicalmente contrarios a cualquier tipo de pacto con el PNV, CiU, etcétera, que de nada valen los empeños de la oligarquía. Frente a esta creencia, masiva y compartida, el grupo compuesto por Rajoy, Arenas, Camps, Ruiz-Gallardón... aparece como una pandilla de impotentes. Al no haber asimilado este hecho, ni Rajoy ni sus compañeros han tenido la imaginación que habrían necesitado para no cometer tanto disparate. Michels no previó el caso de un divorcio semejante. Y es que, a veces, funciona la moral de las gentes.

25 de octubre
TONIA ETXARRI El Correo 28 Mayo 2008

Con su calendario inalterable, su plan inalterable, sus objetivos inalterables. Con ETA matando o su cúpula detenida, con acuerdo con el presidente de Gobierno o sin él, Ibarretxe sigue su ruta, impasible el ademán. Hoy, en su 'minuto de gloria' nos explicará en qué van a consistir las preguntas que quiere formular en su polémica consulta para que la ciudadanía vasca se pronuncie, aunque, en su mayoría, no tenga ganas de perder el tiempo.

Porque es una pérdida de tiempo insufrible que, después de cuarenta años de terrorismo y veintiocho años de gobiernos nacionalistas ( sólos o en compañía), el lehendakari, a estas alturas, gaste su energía y nuestro dinero público en organizar una consulta para que digamos si queremos, o no, que desaparezca ETA.

Josu Jon Imaz quiso impedir la celebración de esa consulta mientras persistiera el terrorismo, y por eso tuvo que poner el océano por medio. Se ha quedado el lehendakari reinando sobre el silencio de los corderos de su partido que no se atrevieron, al final, a dar un paso adelante ante el temor a perder las próximas elecciones.

Y entre la vergüenza de los más sensatos del PNV ( que los hay) y la indignación de la oposición socialista y popular, el lehendakari nos lleva al Parlamento del 27 de junio para empujarnos, después, a la consulta del 25 de octubre. Ayer, su portavoz, Miren Azkarate, avanzaba que el lehendakari quiere, con sus preguntas, «poner a ETA en su sitio» y decir a la banda que son las fuerzas políticas quienes tienen que negociar un acuerdo de normalización.

Dicho así, parece una tomadura de pelo. ¡Cuánto tiempo perdido! Ibarretxe ha debido estar en otro planeta mientras los ciudadanos exigían, durante todos estos años, el fin de ETA porque nadie se puede creer que ahora, a estas alturas, convoque a la ciudadanía vasca para exigir a ETA que se disuelva. La misma portavoz del Gobierno caía ayer en su propia trampa cuando preguntaba ante los periodistas: «¿Les parece que se ha condenado pocas veces en esta sociedad a ETA?».

Pues eso. ¿Le parece al lehendakari que esta sociedad no ha puesto suficientes veces a ETA en su sitio? Quienes no lo han hecho han sido aquellos representantes políticos que han cedido ante la presión o han mirado hacia otro lado ante las tropelías cometidas por los terroristas. Por eso, Ibarretxe tendrá que atreverse hoy a formular la pregunta que, en realidad, viene persiguiendo desde que se presentó en su primera campaña electoral: si los vascos quieren independizarse, o no, del resto de España. Sin trampa ni cartón.

¿Por qué disfrazar esta consulta sobre el ámbito de decisión con el maquillaje de la lucha contra la violencia? En el Gobierno vasco están seguros de que el lehendakari recibirá el apoyo del Parlamento para la consulta del 25 de octubre. Si esto es así, significa que las 'nekanes' de Batasuna tendrán que darle su apoyo. Un escándalo.
t.etxarri@diario-elcorreo.com

Enmienda de Vidal-Quadras
¿Dónde hay que firmar?
Una vez conservado, modificado y desarrollado el derecho civil propio, si Cataluña legisla sobre algo tan poco histórico como la propiedad horizontal, Castilla y León también debería poder hacerlo.
Maite Nolla Libertad Digital 28 Mayo 2008

La ventaja de que el jefe de opinión de Libertad Digital tenga la amabilidad de publicar los escritos que le mando es que una queda retratada y que el personal ya sabe lo que pienso sobre algunas cosas. Mi producción es limitada y al pie de estas líneas tienen ustedes un listado de mis mejores artículos, y también de los peores. Así que si quieren saber lo que opino sobre el pacto con los partidos nacionalistas, a ellos me remito. La mejor definición de lo que está pasando con el PP y los pactos con los nacionalistas a moderar, la dio Juan Carlos Girauta en este mismo periódico: quién apoya al PP en el País Vasco o en Cataluña no lo hace porque el recibo de la luz haya subido un once por ciento.

Y al hilo de esto me parece que la enmienda de Aleix Vidal-Quadras es una buena noticia. Va en la misma línea que propuestas similares de Rosa Díez y Ciudadanos sobre educación y la ley electoral. Realmente, muchos artículos de la Constitución relativos a la distribución territorial se refieren a la forma de acceso a la autonomía y, por tanto, una vez creadas y constituidas, el régimen debería ser el mismo para todas. Lo otro es el federalismo asimétrico o, más que autonomías, categorías. Pasa lo mismo que con los derechos civiles especiales o forales. La Constitución autoriza la conservación, modificación y desarrollo de los derechos civiles allí donde existieran –Cataluña, Aragón, Galicia, País Vasco, Baleares, Navarra y el Fuero de Baylío, en Extremadura–. Pero una vez conservado, modificado y desarrollado el derecho civil propio, si Cataluña legisla sobre algo tan poco histórico como la propiedad horizontal, Castilla y León también debería poder hacerlo. A no ser que exista algún mecanismo jurídico que ponga límite y diga que con una ley de propiedad horizontal para todos hay suficiente. O que lo diga el Tribunal Constitucional, si fuera un órgano compuesto por juristas independientes, como debería.

Por eso, también me parece muy bien lo que ha dicho Miquel Roca: los magistrados del Tribunal deben dimitir porque nadie se cree que sean independientes. Cualquiera que sea el contenido de sus sentencias, existe la sospecha de que el Tribunal Constitucional reproduce las mayorías del Congreso. Todo el mundo da por hecho que los magistrados del Tribunal Constitucional son políticos que ocupan el cargo por su condición de juristas. Es curioso que lo que pasa en el mundo jurídico no pasa en otras profesiones; no hay veterinarios conservadores o mecánicos progresistas.

El señor Roca hizo ese comentario en previsión de una sentencia levemente desfavorable para el Estatut. Lo que sucede es que Miquel Roca se comporta con un cinismo zapaterino –no he firmado el pacto del Tinell, ni lo conozco– y con bastante rostro. Al señor Roca nunca le importó que el Tribunal tuviera una composición mayoritaria de nacionalistas y socialistas cuando le han favorecido sus sentencias, como con la Ley del Suelo o la primera ley de política lingüística. Desde siempre, en el Constitucional no ha tenido valor la habilidad de los abogados, sino el sesgo de los magistrados. Miquel Roca tiene razón, pero poca autoridad y, con todos los respetos, mucha cara.

Carlos Delgado, Gelabert y los fabuladores del dialecte barceloní
Teresa Puerto Ferre Minuto Digital 28 Mayo 2008

Desde aquel lastimoso día en que leí, publicado por El Mundo/el Dia de Baleares (19.05.2002) el sortilegio fabulador por el que el Cunseller mallorquín Conrado de Villalonga -ágrafo en Lingüística – decidió, tras una noche de malsueño , que lo que se hablaba en las Islas Baleares no era la histórica lengua mallorquína sino el “infame e infecto dialecto barceloní”(Pare Batllori, dixit) , fue entonces cuando entendí claramente que aquellas famosas palabras del nazi_catalanista , admirador del II Reich, Prat de la Riba: “ El imperialismo es hijo natural del nacionalismo :cuando éste se encuentra, exultante dentro de sus fronteras ,se desborda inundando las tierras vecinas “ se habían hecho realidad en Baleares. Y temblé por Valencia: la epidemia nos había alcanzado..

Fue entonces cuando entendí a las claras que el complot expansionista diseñado por Prat de la Riba contra mallorquines y valencianos ya estaba en marcha, que iba a tener al panocho barceloní como arma adoctrinadora de la idelogia del neo-Imperio.CAT y que iba a convertirnos a valencianos y baleáricos en los tontos útiles de tan enloquecido negocio…

Claro que, de vez encuando aparecen alcaldes valientes como el de Calviá en Mallorca – Carlos Delgado- que plantan cara al fabulador comisariat barceloní y nos vuelven a sus históricas & authentic raices mallorquinas . Pero el Sr Delgado emerge, valiente, en estos días de cobardía y nadería éticas .

Afortunadamente para valencianos y baleáricos las facilidades informativas han cambiado y, gracias a INTERNET y al mundo de la comunicación, a los fabuladores de la lingüística y de la historia se les ha acabado el tiempo de imponer sus sortilegios y fantasiosos inventos.

Y es que la “siensia” desplegada por estos “siensiaficcionaos” de la lingüística barataria no cuadra, para nada, con los planteamientos actuales de la Lingüística Moderna, ni con los del Padre de la Romanística y creador de la Lingüística Comparada, el filólogo alemán Frederick Díez , ni con los del gran gramatista Menéndez Pidal (en cuyas sabias fuentes hemos mamado los estudiosos rigurosos de la Lingüística) ni con la moderna línea chomskiana del generativismo transformacional. A estos fabuladores del dialecte barceloní se les paro el reloj del tempo-lingüístico en los albores pompeufabinos del siglo XX: y respiran por la herida.

Habrá que recordar a los fabuladores del “infame e infecto dialecte barceloní” (porque confiesan ignorarlo) que lo primero que necesita una LENGUA para serlo es poseer un Siglo de Oro Literario durante el cual un idioma consolida su standard , queda estucturada en gramáticas y diccionarios, quedan avaladas las etimologías genuinas de su léxico, traduce una Biblia y un Kempis del latin y, sobre todo, queda respaldada por la autoridad de unos abundantes Clásicos que la utilizan.

Para los romanistas rigurosos es un hecho incuestionable que el dialecto barceloní ,(ahora llamado neo-catalaní ) y que las universidades fidelizadas” defienden :

 Es un invento moderno, nacido del laboratorio fabrino barcelonés y producido por el ingeniero industrial Pompeu Fabra en 1906. El dialecto barceloni fue elegido como “standard” entre los diferentes dialectos hablados en Cataluña para su conversión en lengua catalana.

Que el catalán no existía todavía como lengua standarizada en el siglo XIX : era simplemente un mosaico de dialectos provenzales .

Que , de acuerdo con el Padre de toda la Lingüística Románica Moderna , el filólogo alemán Friedrich Diez: “el catalán ha sido siempre una mezcla de dialectos provenzales” (“Grammatik der romanischen Sprachen”.1836).La misma opinión fue matenida por su discípulo el filólogo suizo Meyer Lübcke (“Grammaire des Langues Romanes”.1880) . Y la misma opinión fue mantenida (y es) por innumerables romanistas internacionales.

Que el catalaní moderno fue fabricado por un ingeniero industrial, aficionado a la lingüística (Pompeu Fabra ), y derivó en un lenguaje artificial de laboratorio, plagado de galicismos y arcaismos .

Que el catalaní, comparado con la Lengua Valenciana, ha tenido siempre un registro cultural muy pobre y carece de un Siglo de Oro Literario como el valenciano (siglos XV y XVI) .

Que esa es la razón del permanente expolio del patrimonio lingüístico-literario valenciano y mallorquín por el nacionalismo catalán y su dominante red editora , unido a un proceso de exterminio, por absorción, de la histórica Lengua Valenciana y de la Mallorquina y su suplantación por el artificial dialecto barceloní.

Por el contrario, es indiscutible la existencia de una histórica LENGUA VALENCIANA debidamente documentada por centenares de autores que en el prólogo y epílogo de sus obras manifiestan: “Estic escribint en la meua llengua materna valenciana y que jamás usaron la expresión “catalán” , por ser una parla que permaneció a lo largo de los siglos y hasta 1906 como una mezcla de dialectos no standarizados procedentes del Provenzal .
Por lo tanto hay que recordar algunos otros hechos indiscutibles que deben de ser rotundamente afirmados :

Es un hecho incuestionable que nuestra histórica Lengua Valenciana ha existido siempre como lengua romance con testimonios escritos desde el siglo X.

Es un hecho incuestionable que nuestra histórica Lengua Valenciana fue la primera lengua neo-latina que tuvo un Siglo de Oro Literario ( siglos XV y parte del XVI) durante el cual escritores famosos como Joanot Martorell , Jordi de San Jordi, Jaume March, Ausias March, Jaime Roig, Roiç de Corella , Sor Isabel de Villena y cientos más …, afirman claramente en sus obras : “Estoy escribiendo en mi lengua materna valenciana”.

Es un hecho incuestionable que nuestra histórica Lengua Valenciana alcanzó su cumbre más alta y su plena independencia en los campos léxico, fonético, morfosintáctico y semántico durante su Siglo de Oro Valenciano, XV y XVI, anterior al Siglo de Oro Castellano.

Es un hecho incuestionable que nuestra histórica Lengua Valenciana fue una lengua completamente estructurada con excelentes ediciones de gramáticas valencianas (Andreae Sempere .Alcoy ,1546 ) y diccionarios (“Liber Elegantiarum”.Valencia 1472) desde entonces y hasta ahora.

Es un hecho incuestionable que nuestra histórica Lengua Valenciana tuvo la primera Biblia traducida del latin a una lengua neo-latina en 1482 por el valenciano Fray Bonifaci Ferrer ( actualmente en propiedad de the Hispanic Society of New York).

Es un hecho incuestionable que nuestra histórica Lengua Valenciana tuvo el primer Kempis traducido del latin a una lengua neo-latina, en 1482, por el valenciano Miquel Pereç .

Es un hecho incuestionable que la LENGUA VALENCIANA está avalada por la autoridad de sus clásicos

Históricamente Valencia y Mallorca siempre fueron el Reino de Valencia y Reino de Mallorca , con sus “Furs” (leyes independientes dotadas por el rey Jaime I) y con una brillante tradición literaria y cultural, mientras que Cataluña fue tan solo una colección de condados feudales dependientes de los reyes francos y aragonenses .

Para nuestro asombro, lo que siempre fueron lenguas históricas (el valenciano, el mallorquí ) han sido ahora degradadas a la categoria de “dialectos del barceloni” (o neo-catalání) . Y lo que siempre fue un “dialecto del provenzal” ( el barceloní) ha sido elevado a la categoria de “lengua catalaní”, gracias a la magia y artilugios crematísticos del nacionalismo editor catalán……

El nacionalismo catalán y su poderoso ejército editor han sido el motor de tan camaleónica metamorfosis . Sin embargo, se esconde también, detrás de ello, una sospechosa y evidente intención : su objetivo de colonizar , mental y socialmente, a la adoctrinada juventud valenciana, y mallorquina a la vez que convertir su dialecto barceloní en una próspera maquinaria de hacer dinero. Dentro de la más genuina tradición leninista , los jóvenes valencianos y mallorquines son ya definidos como “los tontos útiles” de tan próspero negocio nacionalcatalanista.

Parece ser que el Big Brother orwelliano ha vuelto a nacer. En Cataluña, claro, y con su cohorte de fabuladores de la cienciaficción pompeufabrina. Pero hay valientes alcaldes de Calvíá, como Carlos Delgado, que prefieren la Lingüística rigurosa para enfrentarse con el sortilegio embaucador del Gran Hermano.

Mª Teresa Puerto Ferre.Catedrática del Lengua Inglesa.Filóloga Anglo-románica.
www.teresafreedom.com

GALICIA BILINGÜE: "ES UNA MANIPULACIÓN INACEPTABLE"
La Xunta dice que el decreto que impone el gallego se inspira en el modelo educativo finlandés
La vorágine nacionalista y su prioritario objetivo de conseguir la inmersión lingüística sigue creciendo en Galicia. La plataforma Galicia Bilingüe ha denunciado la "inaceptable manipulación" del decreto que regula el uso del gallego en la educación que está preparando la Xunta. De hecho, aseguran haber adecuado el sistema finlandés, de los mejores del mundo, a la comunidad gallega. Sin embargo, existen grandes diferencias entre ambos puesto que en el país nórdico "los padres tienen derecho a elegir el idioma de instrucción de sus hijos" cuando en Galicia pretenden realizar un modelo de inmersión obligatoria.
Libertad Digital 28 Mayo 2008

Galicia Bilingüe ha emitido un comunicado en el que denuncia la campaña de manipulaciones que han emprendido nacionalistas y socialistas gallegos a la hora de explicar el decreto que regula actualmente el uso del gallego en la educación en esta comunidad. Así, la asociación censura que se esté vendiendo el decreto como una adecuación a Galicia del modelo educativo de Finlandia, uno de los mejores del mundo, algo que no es cierto.

Sin embargo, existen grandes diferencias entre el sistema del país nórdico y el que pretenden imponer los socialistas y los nacionalista en Galicia. En este sentido, esta plataforma "matiza que ese sistema nada tiene que ver con la impositiva norma gallega. En Finlandia existen municipios con una sola lengua oficial y bilingües, y en estos últimos los padres tienen derecho a elegir el idioma de instrucción de sus hijos". De hecho, en municipios del país del norte de Europa en los que sólo hay una lengua oficial se puede estudiar en la lengua no oficial si hay un mínimo de alumnos.

Nada que ver con lo propuesta realizada por la Universidad de Vigo y adoptada por otras universidades gallegas y ayuntamientos como Vigo, Pontevedra u Orense. Éstos tienen como objetivo realizar un modelo de inmersión obligatoria sin consulta paterna e incluso se puede dar la posibilidad de que los estudiantes de habla castellana reciban sólo la asignatura de Lengua Castellana. Para realizar este informe, los profesores de la Universidad viguesa han tomado ejemplos de modelos como en Islandia, Gales o en la región canadiense de Québec aunque en todos ellos se dan más garantías que en el sistema gallego.

La asociación que defiende un verdadero bilingüismo denuncia que este modelo es bastante similar a lo que está ocurriendo en Cataluña cuando se ha demostrado que una vez acabada la formación a muchos les cuesta expresarse correctamente en español. Así, creen una burla la afirmación de los creadores de este modelo que aseguran que tienen como objetivo que "resolverá las carencias en el dominio del castellano" en Galicia.

RECOGIDAS POR PADRES EN ACCIÓN
Presentan "centenares" de objeciones a EpC en Madrid tras los ataques del PSOE
Los ataques provenientes del PSOE y del Gobierno a los padres que pretenden que sus hijos no sean adoctrinados por el Estado está provocando el efecto contrario puesto que los objetores a Educación para la Ciudadanía siguen creciendo día tras día. Este miércoles, Padres en Acción presenta en la Comunidad de Madrid "centenares" de objeciones provenientes de barrios de la zona norte de la capital de España. De hecho, han asegurado que "se está intensificando mucho" la demanda de información por parte de las asociaciones de padres y madres en los colegios.
Europa Press Libertad Digital 28 Mayo 2008

Estas objeciones se han recogido en distintos colegios e institutos de los barrios de la zona norte de la capital como Plaza de Castilla, San Chinarro, Fuencarral u Hortaleza. Padres en Acción las presenta este miércoles en el Registro de la Comunidad de Madrid.

De este modo, han señalado que "se está intensificando mucho" la demanda de información por parte de las asociaciones de padres y madres, que cada vez más impulsan charlas y encuentros, y explicaron que "cuanta más información están obteniendo los padres, más objeciones están presentando".

Esta plataforma es una asociación no lucrativa, que tiene como fin promover el derecho que asiste a los padres a educar a sus hijos "conforme a sus convicciones morales y religiosas", garantizar la libertad de enseñanza y velar por el derecho de los progenitores a elegir libremente el centro educativo de los hijos.

Asimismo, defienden la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos; protegen el derecho a la vida en cualquiera de sus fases y velan por la seguridad y la "consideración de la institución familiar como célula básica de la sociedad y núcleo adecuado para la educación de los hijos".

Dirigentes del PP tratan de frenar el diálogo con los nacionalistas
Se hacen eco de la «desconfianza» de San Gil hacia la estrategia de la dirección y corrigen la ponencia política. Vidal-Quadras lidera el rechazo al nacionalismo y Aguirre reclama más democracia en el partido.
Carmen Morodo - Madrid La Razón 28 Mayo 2008

El debate sobre la relación con los nacionalistas y las alianzas de futuro, que ha abierto con un desenlace traumático la presidenta del PP vasco, María San Gil, estará en el congreso de Valencia y será, previsiblemente, uno de los asuntos mollares de la discusión que mantengan los populares en su XVI cónclave nacional. Un grupo de dirigentes, encabezados por el eurodiputado Alejo Vidal-Quadras, ha presentado un paquete de enmiendas para evitar que la ponencia política cierre, a su juicio, «en falso» el debate estratégico e ideológico. Los firmantes son una delegación plural en el ámbito territorial e institucional: Santiago Abascal, diputado del Parlamento vasco; Carlos Delgado, alcalde de Calvià y candidato a la presidencia del PP balear; Luis Fraga, senador; Eugenio Nasarre, diputado nacional; y Vicente de la Quintana, concejal del PP en Durango. La clave está en si, como en principio parece, contarán con el apoyo de «notables» como Esperanza Aguirre o Jaime Mayor Oreja.

El documento político que se enmienda recogió finalmente la literalidad de los planteamientos defendidos por San Gil, pero la calidad de su redacción denota el pulso interno que se libró en su confección. Y para un sector del partido, en el que están los arriba citados, es, además, «papel mojado» en la medida en que el crítico análisis que en él se hace del nacionalismo «chirría» con los pronunciamientos de la dirección nacional en favor del diálogo con todas las fuerzas. No basta con que se diga que debe ser sin renunciar a los principios.

Por tanto, el congreso, primero en comisión, y después en Pleno si las enmiendas reciben un 30 por ciento de los votos, debatirá un programa político alternativo articulado sobre una idea eje: el «no» al pacto con las minorías y la oferta permanente de acuerdo a la izquierda (el PSOE y los demás partidos de ámbito con vocación nacional) para impulsar una reforma constitucional que frene a un nacionalismo «en clara deriva secesionista». De plano se rechaza la comparación con la estrategia del 96, cuando Aznar moduló su discurso y llegó a un acuerdo de gobierno. Para quienes plantean este programa alternativo ni PNV ni CiU están en la misma posición que entonces.

Las tres enmiendas hacen un exhaustivo análisis de la «grave crisis» del modelo autonómico y explican con detalle la hoja de ruta de este acuerdo nacional entre los dos principales partidos con perspectiva de varias Legislaturas -yendo mucho más allá de la propuesta de cambio constitucional que llevaba Rajoy en su programa electoral. También reabren el debate sobre la definición ideológica del PP y, sin renunciar al centro-reformismo, introducen alusiones a la derecha moderada y a los valores del humanismo cristiano.

En el debate congresual, esta vez en clave estatutaria y de democracia interna, se cuela otra llamativa enmienda impulsada por el PP de Madrid y apoyada por la presidenta Aguirre. Además de la discusión sobre las primarias, los compromisarios tendrán sobre la mesa una propuesta que plantea corregir los estatutos para acabar con la prohibición de que quien avale una candidatura no pueda dar su apoyo a otra.

En concreto, la enmienda firmada por el presidente del PP de Chamartín, Luis Miguel Boto, pide que cada compromisario pueda avalar a un máximo de dos aspirantes a candidato para fomentar el pluralismo y la participación. También aboga por que en el reparto de delegados por comunidades autónomas se tenga el cuenta el porcentaje de votos conseguido en cada región en las últimas elecciones.

El acoso al castellano
Baleares elimina el castellano de los nombres de las poblaciones
Una comisión establecerá los nombres en catalán de los parajes más populares. El Gobierno de Antich impone el uso del catalán para «solventar» los problemas generados por el castellano.
Marta Garau - Mallorca La Razón 28 Mayo 2008

Ayer se cumplió un año de las pasadas elecciones autonómicas en Baleares y durante este tiempo se podría afirmar que la difusión y promoción de la lengua catalana ha sido una de las prioridades del Gobierno liderado por Francesc Antich. La última propuesta se daba a conocer el pasado martes durante la sesión plenaria, cuando la diputada formenterense de Esquerra Republicana de Cataluña en el Parlamento, Esperanza Marí, mostraba su preocupación a la Consejera de Educación y Cultura, Bárbara Galmés, acerca de la problemática relativa a la toponimia que, según la diputada, existe actualmente en Baleares. Marí considera impropio el que lugares como «S´Estanc d´es peix», una laguna ubicada al norte de la isla de Formentera, sea conocida popularmente como «El lago», o que a la playa menorquina de «Son Bou» se la denomine «El rincón del marino».

Estas «irregularidades toponímicas», según la diputada, dificultan el funcionamiento institucional, por lo que considera necesario que el Gobierno balear se implique más en esta problemática. En este mismo sentido, la consejera explicaba, como solución para solventar este aspecto, el nuevo proyecto que llevará a cabo el Ejecutivo. Se trata de la elaboración de un decreto, el cual se encuentra en fase de tramitación, a través del cual se creará La Comisión de Toponimia de Las Islas Baleares. Este organismo estará adscrito a la Consejería que dirige Galmés y desarrollará las labores de asesoramiento, consulta y propuesta en materia de fijación de topónimos.

Hasta el momento dicha labor era desempeñada por el gabinete de onomástica, toponimia y antroponimia de la Universidad de las Islas Baleares, pero el volumen de consultas era tan amplio que había generado un desbordamiento en dicha institución. Durante el pasado año 2007 la Universidad registró 1036 consultas relativas a esta temática, hecho que según Galmés ha sido determinante para llevar a cabo esta comisión, que fue previamente impulsada el pasado 26 de marzo por la Comisión Permanente del Consejo Social de la Lengua.

Las cifras de las protestas del uso de topónimos en las islas son desorbitadas. El porcentaje más alto de consultas sobre toponimia lo registra la isla de Mallorca, con un 46,14 por ciento, seguida de Menorca con un 18,44% y las Islas Pitiusas (Ibiza y Formentera) con un 17,76%. Las procedentes de otras comunidades autónomas representan únicamente el 5,31por ciento y las realizadas desde algún país extranjero alcanzan el 12,36.

Fomentar el uso cotidiano del catalán
En la misma línea de apoyo al catalán de Antich, destacaba ayer la presentación de una nueva campaña de difusión de esta lengua dirigida a personas de entre 15 y 45 años. Según una encuesta realizada en 2003, este colectivo, a pesar de conocer el idioma, no lo emplea de forma frecuente. La campaña, que lleva por título «Es tu turno. Atiende en catalán», cuenta con el apoyo de la Dirección de Política Lingüística del Govern, los Consejos Insulares y el Ayuntamiento de Palma. Se trata de un proyecto que pretende favorecer el uso del catalán como lengua de relación interpersonal en todos los ámbitos. La inversión final que requiere el proyecto es difícil de determinar, ya que se prevé pueda prolongarse entre tres y cuatro años. Con el objetivo de contar con mayor presencia en la sociedad, ya se han empezado a repartir entre los alumnos de cuarto de ESO y primero de Bachillerato 15.000 adhesivos, 13.000 camisetas y 3.000 gorras, además de la edición de 30.000 folletos destinados al sector de la restauración de todas las Islas Baleares.

El castellano, una lengua foránea
«El decreto pretende impulsar una sociedad plurilingüe formada por una mayoría de individuos competentes en la lengua propia y natural del país y en dos o más lenguas foráneas». Este párrafo, donde se coloca al español al mismo nivel que el inglés, por ejemplo, aparece en los textos de la campaña. Lago lamenta, además, que «en el decreto sólo se hable de la necesidad de conservar la lengua, y en ningún caso de lo que es mejor para los niños, como sí lo hacen otros países con modelos plurilingües».

Las universidades gallegas arrinconan al castellano
Galicia Bilingüe denuncia las «mentiras» de una campaña que justifica la inmersión lingüística con modelos como el finlandés
S. Jarandilla Zorrilla La Razón 28 Mayo 2008

Madrid- La Universidad de Vigo ha iniciado una campaña en apoyo al uso del gallego en el sistema educativo que, en realidad, «es un cúmulo de falsedades y una inaceptable manipulación de la realidad» que en el fondo esconde otro objetivo: acabar con el español en las escuelas. Así lo denunció ayer en Vigo la asociación Galicia Bilingüe, que alertó de las mentiras detrás de un trabajo que pretende ser científico.

La campaña, que cuenta además con el apoyo de otras universidades y ayuntamientos gallegos, divulga las bondades del decreto 124/2007, que regula el gallego en el sistema educativo. Según esta norma, denuncia Galicia Bilingüe, todos los alumnos están obligados a recibir al menos la mitad de las materias en gallego, «eligiéndose, además, las troncales, y se propone, sin consultar a los padres o alumnos, que para los estudiantes de lengua materna castellana se supere ese mínimo».

De esta forma, advierten, «se puede obligar a recibir en gallego todas las materias, menos la Lengua castellana, incluso a alumnos a los que se les ha concedido la exención en lengua gallega por provenir de fuera de Galicia».

El problema de la campaña divulgativa de la Universidad de Vigo, destaca Gloria Lago, presidenta de la asociación, es que para «convencer» de lo positivo que es este modelo se asegura que sigue el ejemplo de otros países, como Finlandia, del que dicen que tiene «un modelo envidiable». «Y así es, pero precisamente porque no tiene nada que ver con el modelo gallego», dice Lago, quien denuncia «que se intente mentir a los ciudadanos desde una institución como la Universidad».

Según recoge la web de Galicia Bilingüe, en Finlandia existen dos lenguas oficiales, el finés y el sueco, y los padres tienen derecho a elegir la lengua de instrucción de sus hijos, estudiándola como materia. «Esto no tiene nada que ver con el decreto gallego, que impide a los castellanohablantes recibir la enseñanza en su lengua materna», destaca Lago.

Otro ejemplo que pone la campaña (que consiste en charlas y conferencias en centros educativos y otras instituciones», es el de Gales, donde hay dos lenguas oficiales. Pero allí también se puede elegir la lengua de instrucción, y de hecho dos tercios de los alumnos reciben la enseñanza esencialmente en inglés, siendo el galés una materia obligatoria. Lo mismo sucede con otros modelos que la Universidad utiliza como ejemplo (Italia, Serbia o Irlanda), donde en realidad se garantiza la elección de lengua.

Los inmigrantes eligen el castellano
NATALIA ARAGUÁS. BARCELONA. ABC 28 Mayo 2008

Pese a las múltiples campañas de la Generalitat para promover el catalán entre los inmigrantes, éstos siguen adoptando de forma mayoritaria el castellano. Así lo recoge un reciente estudio de la Fundación Jaume Bofill,que señala que un 55% de los hogares de inmigrantes tiene como lengua habitual el español, frente al 6% del catalán. De entrada, casi la mitad de los entrevistados (45,9%) reconoce el español como lengua propia, a causa del origen latinoamericano de gran parte de ellos. El segundo grupo lingüístico más numeroso es el árabe (20,9%), seguido del bereber (3,4%) y el francés o inglés (4,4%). Sólo un 1,6% se identifica con el catalán.

En general, los inmigrantes mantienen su lengua y la trasmiten a sus hijos. Precisamente son los castellano-hablantes los que en mayor proporción conservan el idioma de origen con su descendencia, en un 93%, frente al 4,4% del colectivo que también les introduce al catalán. Un 12% de los procedentes de otros ámbitos lingüísticos habla con sus hijos en castellano.

De cara a relacionarse con la sociedad de acogida, el español predomina entre los que aterrizan en Cataluña. Los inmigrantes no ven al catalán «como una necesidad a la hora de desenvolverse», explica la socióloga Elena Sintes, autora del apartado lingüístico del informe. Según Sintes, las nuevas olas migratorias repiten el patrón de los que llegaron a Cataluña en los años 60 y 70 procedentes del resto del Estado. Es decir, aprenden catalán cuando lo perciben como algo útil, que suele coincidir con el momento de promocionarse en el trabajo.

De acuerdo con el estudio, sólo un 1,7% de los encuestados asegura no tener ningún tipo de conocimiento de español. Se trata sobre todo de mujeres del Magreb y del resto de Europa, sin estudios y dedicadas a tareas domésticas. En el caso del catalán, el porcentaje asciende al 19,8%. Tres cuartas partes de los inmigrantes pueden hablar y escribir en castellano, el 17,3% lo habla pero no lo escribe y sólo el 5,3% lo entiende pero no lo habla. El nivel de conocimiento del catalán es mucho más bajo: el 12,7% sólo lo habla, el mismo porcentaje que quienes lo escriben.

Con los años, las habilidades lingüísticas mejoran, sobre todo en el caso del castellano. Según anota el informe, para desenvolverse en este idioma es necesario al menos hablarlo y leerlo, mientras que en catalán a los inmigrantes les basta con entenderlo y, como mucho, poder acceder a la información. En conclusión, las habilidades que requiere un aprendizaje formal (lectura y escritura) en catalán no se desarrollan.

Las personas con más conocimiento del catalán provienen de la Unión Europea: un 39,3% lo habla y un 26,9% también lo escribe. Los que presentan más dificultades proceden de Marruecos, Asia Central y Oceanía, con un 32,8% y un 52,1% que no lo entiende. Respecto a los latinoamericanos, son los que más lo comprenden y, sin embargo, los menos activos en hablarlo y escribirlo. «La mayoría de los inmigrantes trabaja muchas horas», explica Sintes. «Aprender un didioma supone un sobresfuerzo; aprender dos, aún más si no les es necesario». Con todo, factores como el entorno lingüístico y la calificación profesional son determinantes.

«Por favor, en catalán»
En definitiva, en el momento de escoger lengua los inmigrantes no hacen sino reflejar «la situación lingüística de la calle». Con el fin de convertir al catalán en imprescindible para su día a día, la Generalitat, a través del Consorcio para la Normalización Lingüística, junto con la Fundación Jaume Bofill y la Plataforma per la Llengua ha presentado este mismo mes la campaña «Si us plau, parla´m en català». El objetivo: animar a los catalano-hablantes a que no cambien de lengua cuando un inmigrante se dirija a ellos.

Recortes de Prensa   Página Inicial