AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 2 Junio 2008

Referéndum independentista
La alianza negra
De Ibarretxe se pueden decir muchas cosas, pero no que oculte a los ciudadanos sus verdaderas intenciones.
Isabel Durán Libertad Digital 2 Junio 2008

Juan José Ibarretxe blandió esta semana su papeleta para el referéndum ilegal en el país vasco y al alzarla mostraba la alianza negra incrustada en el dedo corazón de su mano izquierda. Desconozco si es mera casualidad que el independentista radical catalanista Carod-Rovira luzca un idéntico aro negro, si éste tiene una simbología especial, si se trata de una manera como otra cualquiera de llamar la atención o si, sencillamente, es un regalo saharaui de sus hijas Eneritz o Nekane, como cuentan los exégetas del de Vitoria. Lo cierto es que resulta harto elocuente la alianza negra, tan real como la vida misma, entre el presunto lehendakari de todos los vascos con la banda terrorista ETA.

Estamos ante una consumada conjunción de objetivos e intereses entre quienes asesinan, secuestran, torturan y coartan la libertad de los españoles y quienes se benefician de tales crímenes para perpetuarse en el poder. Ibarretxe llegó a él en 2001 con un programa soberanista que propugnaba la reforma del Estatuto de Guernica para convertir al País Vasco en un Estado libre asociado a España. El 30 de diciembre de 2004 el pleno del Parlamento autonómico aprobaba su plan secesionista con el apoyo del partido de ETA y dos meses después conseguía que el Congreso de los Diputados lo debatiera aunque su propuesta fue rechazada. Tras su reelección en mayo de 2005 prometió un referéndum sobre el derecho de autodeterminación y ahora, cuando quedan pocos meses para que su mandato toque a su fin, consuma su amenaza. De Ibarretxe se pueden decir muchas cosas, pero no que oculte a los ciudadanos sus verdaderas intenciones.

El PNV escorado hacia la ETA no engaña. El problema está en un presidente del Gobierno de España que entregó el "derecho a decidir" a nacionalistas y terroristas a espaldas de los españoles. Rodríguez Zapatero rechaza ahora por cuestiones electoralistas la papeleta que él mismo impulsó en una alianza tan negra como la de Ibarretxe. Pero si Patxi López se convierte en el próximo lehendakari, el anillo de la traición seguirá su curso.

Estrategia de oposición
Tiempo y crisis, los fantasmales aliados de Rajoy
¿Por qué iba a dar buenos resultados dentro de cuatro años el dontancredismo estratégico? Porque esta vez se piensa barrer cuanto antes los obstáculos al arriolismo. Concretamente, a partir del Congreso de Valencia.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 2 Junio 2008

Los planes del PP oficial se resumen en dejar que el tiempo y la crisis económica, que se presenta feroz, hagan el trabajo que le corresponde a la oposición. Tiempo para apagar las ilusiones que despierta Zapatero en muchos españoles, por incomprensible que nos resulte a muchos otros; crisis para que prenda la nostalgia de los buenos gestores. Tiempo para aplacar el odio sectario meticulosa y rentablemente sembrado por la izquierda y los nacionalismos; crisis para que se extienda la decepción con el ilusionista de la Moncloa. Tiempo para que un tratamiento más respetuoso de Prisa y adláteres lime aristas y sofoque la hostilidad de sectores culturales, artísticos, universitarios; crisis para que, tocados en sus bolsillos, grandes segmentos sociales contemplen la conveniencia de un cambio.

Es la estrategia de la pasividad. Y como el absoluto silencio en el entretanto es imposible, la espera es compatible con una fidelísima crítica al Gobierno del cambio de régimen. Crítica lo bastante gentil para no chocar con la descrita estrategia troncal, lo bastante integradora para alojar cómodamente el mensaje de la mano tendida, la disponibilidad para los "grandes pactos de Estado" que tanto complacen a los círculos de economía y a las más altas instituciones.

Se trata pues de una nueva edición –aumentada y sin corregir– de la línea que, con los consabidos resultados, se impuso en el final de campaña de Aznar en 1993 y en las de Rajoy en 2004 y 2008. ¿Por qué iba a funcionar en 2012? ¿Por qué iba a dar buenos resultados dentro de cuatro años el dontancredismo estratégico? Porque esta vez se piensa barrer cuanto antes los obstáculos al arriolismo. Concretamente, a partir del Congreso de Valencia.

Si el análisis de Rajoy no olvidara elementos fundamentales, tiempo y crisis lo conducirían, en efecto, a un triunfo sereno. Pero, para su desgracia, los olvida. Veamos algunos. Se deja en manos ajenas, definitivamente, el entero discurso político nacional; le cabrían al PP, a lo sumo, matices, correcciones, ajustes, nada. Llegado el momento, izquierda y nacionalismos reactivarían el mismo tipo de propaganda sectaria que conocemos, sin importar la actitud de la oposición, siendo la única vía para evitarlo una claudicación absoluta de la derecha española, una autoinculpación con Rajoy de rodillas que, por supuesto, tampoco daría el triunfo. Y si lo diera, ¿para qué lo querríamos?

De la crisis económica hará la izquierda un tratamiento ideológico basado en categorías imaginarias. Cuenta para ello con una sociedad sentimentalizada, apegada compulsivamente a lo emocional según el canon progre. En cuanto al tiempo, correrá a favor de quien ocupe los resortes del poder en los años que se avecinan, que son los del desmantelamiento del orden constitucional y de su relato fundacional.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Zapatero y Rajoy
La perversidad de los políticos
Los culpables de lo que se nos avecina son los políticos, pero la chusma no hará nada contra ellos.
Agapito Maestre Libertad Digital 2 Junio 2008

Blanco, sí, José Blanco, el hombre de confianza de Zapatero, ha hecho una crítica acertada, acertadísima, de la situación de Rajoy. Sus palabras no admiten observaciones: "Es patético el acto de Valladolid. Si Rajoy fuera el líder del PP, no habría necesitado ese acto de reafirmación." Cuando alguien como Blanco, un político de corte populista y rastrero, zarrapastroso y faltón, ineducado y pragmático, dice algo con tanto sentido es que las cosas no pueden estar peor para los españoles y mejor para los políticos. Todo está claro. Todo es previsible entre la casta de los políticos. Todo se resume en un panorama sombrío. En otras palabras, el congreso del PP será un desastre y la crisis económica golpeará a los españoles sin misericordia.

Los culpables de lo que se nos avecina son los políticos, pero la chusma no hará nada contra ellos. Menos todavía harán las "élites" chismosas que comen en sus manos. Son las reglas. Ellos matan de lo que viven y el respetable se ríe. No escribo, como diría un cursi, descarnadamente, sino como quieren los políticos. Sin matices. O blanco o negro, o Zapatero o Rajoy. Eso es todo. Miseria o miseria. Los matices no son cosas de políticos, tampoco de quienes escriben a sus dictados, o sea, casi todos los que se asoman a los medios de comunicación. Nadie, pues, está dispuesto a matizar y razonar, a ofrecer razones para la comunidad. He ahí la consecuencia más nefasta producida por la terrible casta política que domina España. Nadie, pues, matiza, pero, además, el poder de esta gente ha conseguido rechazar todo razonamiento que pongan en cuestión su verborrea retórica o sus vacías acciones.

Existen, naturalmente, políticos sensatos, dispuestos a oír a personas con criterio, pero lo normal es que no escuchen a nadie que diga algo sensato. Lo suyo es ponerse a la cabeza de las exigencias más descerebradas. Son "políticos basura", sí, políticos que, en principio, no tienen conciencia de su maldad. Se venden como inofensivos, pero constituyen el grupo mejor organizado contra la estabilidad de la sociedad. Zapatero y Rajoy, sin ninguno género de dudas, pertenecen a este afamado grupo de políticos-basura, que sólo buscan mayorías aplastantes para instalarse en el poder sin otro ánimo que pasar la vida lo mejor posible. O sea, timando a los hombres-masa que simulan patrocinar, cuando en realidad sólo se ponen, insisto, en la cabeza de la manifestación, y despreciando a los grupos de excelencia que intentan sobrevivir con decencia.

Las declaraciones últimas de estos dos personajes confirman lo que digo. Zapatero miente con ánimo de estimular no se sabe muy bien a quién, pues ya me dirán la gracia que le hará, por ejemplo, a un parado, que alguien le diga, por muy presidente del Gobierno de España que sea, que España está preparada para afrontar la crisis económica... ¿Sabrá este Zapatero distinguir el optimismo político del pesimismo ciudadano? Obviamente, no; Zapatero dice esto como mañana puede decir lo contrario. Es un irresponsable. Un tipo peligroso. Es tan poco inofensivo como su retórico oponente, Rajoy, que no ha tenido la menor vergüenza al decir: "Nunca haré conscientemente daño al PP." Sólo faltaba que este irresponsable, este hombre incapaz de hacer autocrítica a sus dos grandes fracasos electorales, fuera consciente de que está fracturando el partido con mayor número de militantes de toda Europa.

En fin, las declaraciones de estos dos políticos son peor que salvajes. Son sectarias. Niegan eso otro, por obvio que sea, que daría razón de su sinrazón. Niegan, sí, que los seres humanos más desarrollados no están por el sí o el no, por el blanco o el negro, sino por la posibilidad de matizar, de seguir razonando y sintiendo, o sea, de seguir viviendo en un edificio del que ellos ya están fuera. Lo ven desde lejos. Malo es cuando alguien, como es el caso de estos dos políticos, sólo percibe la silueta total de una casa compleja, es la señal de que ya no viven en ella. Le han puesto el cártel: se vende. Ellos sólo quieren una comisión.

Rompiendo la papeleta
IÑAKI EZKERRA i.ezkerra@diario-elcorreo.com EL Correo 2 Junio 2008

El parlamentario popular Santiago Abascal rompió el viernes en su tribuna del Parlamento vasco la papeleta que el lehendakari Ibarretxe se había sacado el día anterior de la manga institucional. Y yo creo que hacía falta un gesto como ése, un gesto explícito y simbólico, rotundo y dramático para responder a la explicitación y al simbolismo, a la rotundidad y al dramatismo del desafío nacionalista. Hay gente que finge estremecerse y escandalizarse cuando un político amenazado de muerte rompe eso, una puñetera papeleta, pero que luego, en cambio, no parece escandalizarse ni estremecerse ni dice nada cuando un político amenazante rompe no una papeleta sino el sistema de convivencia con una falsa y ridícula cara de mosquita muerta.

A mí no me estremece ni me escandaliza el gesto de Santiago Abascal sino que me habría estremecido y escandalizado más bien lo contrario; que nadie en su partido hubiera respondido con la dignidad y la rabia que merece un órdago semejante de los que lo tienen todo en el País Vasco; 'todo', que quiere decir el poder, el dinero, la palabra, la libertad, la licencia para amenazar y para romper lo que les dé la gana. Como me estremeció y me escandalizó y me puso los pelos de punta en su día que el mismo partido al que pertenece Santiago Abascal tuviera la inconcebible pachorra de permanecer respetuoso y callado mientras se daba lectura solemne en ese mismo Parlamento a una carta del terrorista Josu Ternera. Se han dicho y se han hecho cosas muy graves, demasiado graves, en esa Cámara que algún día, cuando pase este tiempo ominoso que parece perdonarlo y diluir y asimilar y relativizarlo todo, nos sonrojarán y no sabremos explicar a las futuras generaciones. En esa misma Cámara ese mismo terrorista llamado Josu Ternera estuvo dentro de un órgano que se llamaba y se llama ni más ni menos que 'Comisión de Derechos Humanos'. ¿Cómo explicar que una vez hicimos los vascos algo así colectivamente? ¿Cómo explicar que callamos?

De toda esta fea época lo que no nos avergonzará hallar en las hemerotecas es la foto de Abascal rompiendo la papeleta de la amenaza. Ese gesto será precisamente una de las pocas cosas que se entenderán. Como se entenderá el inolvidable discurso de Ana Iríbar en esa misma institución. Es curioso que en este momento en que el PP atraviesa una gran crisis hayan venido de la mano de ese partido dos discursos tan elocuentes. Quizá, cuando hay una enfermedad, es precisa la crisis para la salud. Quizá ese partido está viviendo el momento más emocionante de su historia sin saberlo. Dentro de una década se entenderá perfectamente lo que Ana Iríbar y Santi Abascal han dicho en esa Cámara. Lo que no se entenderá es a un PP que esté en el Parlamento vasco tan tranqui como si fuera el Parlamento murciano.

Las preguntas del lehendakari
JOSÉ IGNACIO CALLEJA El Correo 2 Junio 2008

PROFESOR DE MORAL SOCIAL CRISTIANA

Ya conocemos las preguntas que el lehendakari Ibarretxe propone. No ha habido sorpresas. Son preguntas hechas desde los presupuestos de un nacionalista para nacionalistas. El nacionalismo vasco democrático, el que puede reconocerse en las preguntas del lehendakari, quiere organizar el país desde sus convicciones y objetivos. Piensa que si es mayoritario en Euskadi, ¡si lo es!, ¿por qué no?
El lehendakari hace tiempo que viene gobernando desde esta convicción. Él la estima perfectamente democrática. Y lo sería, si no existiera ETA, si el país no se caracterizara por su legítima diversidad identitaria y, además, si Ibarretxe no fuera el lehendakari de todos los vascos, sino el líder de un partido. Probablemente, EA. Pero ninguna de estas tres condiciones es cierta.

Yo creo que al lehendakari le mueven la paz y la justicia en sus intenciones. También intereses políticos personales, pero esto es normal en todo candidato o líder. Ahora bien, una cosa son las intenciones, y otra los presupuestos de una consulta y los efectos sociales que cabe prever.

En cuanto a los presupuestos, ya he dicho que son los propios de un nacionalismo democrático que de ETA detesta el crimen, pero no sus objetivos estratégicos, y menos aún sus apoyos sociales. Por el contrario, apetece hacerse con ese electorado. Esto le obliga a hilar fino, muy fino, y a avanzar dándoles a las palabras su sentido más ambiguo, si preciso es. Y lo es.

En cuanto a los efectos sociales, yo creo que las preguntas, hoy, provocan mayor división social y territorial en el país. Como fuera que pronto habrá elecciones, cada parte utilizará en su estrategia, del 'mejor' modo, el fracaso jurídico de esta propuesta. Su efecto electoral ha de ser, a mi juicio, el principal objetivo que en breve podrá extraerse del intento del lehendakari. No creo que dé tiempo a que esto provoque divisiones o enfrentamientos sociales distintos a los acostumbrados entre nosotros.

Es posible, yo así lo creo, que el intento de Ibarretxe dé buenos frutos electorales para su partido. Siempre, en comparación con las recientes elecciones generales. También creo que Ibarretxe ya no se sostiene más que entre los suyos. Tiene el respeto de todos los vascos como lehendakari, ¡somos gente de palabra y tradiciones!, pero 'la mitad' de los vascos ya no lo ve como alguien 'suyo'. Entiendo que pronto no podrá seguir como lehendakari. Creo que es un hombre honesto, pero que es un hombre de partido y no de país

Referéndum ilegal
Parar a Ibarretxe
Ante el recrudecimiento de esta ofensiva nacionalista que supone el referéndum anunciado por Ibarretxe, es tan imprescindible como urgente que Zapatero abandone la entente cordial que mantiene con el nacionalismo y que sólo conduce al desastre
Ignacio Cosidó Libertad Digital 2 Junio 2008

La convocatoria del referéndum ilegal y pro-secesionista que pretende impulsar el lehendakari vasco Juan José Ibarretxe supone el fracaso del proyecto de la España reinventada que Rodríguez Zapatero ha tratado de pilotar desde el palacio de La Moncloa. Un proyecto basado en la puesta en marcha de una segunda Transición que revisara los pactos políticos, territoriales y sociales sobre los que se sustenta nuestro vigente ordenamiento constitucional y que diera origen a un nuevo régimen político plurinacional, confederal y más sesgado ideológicamente a la izquierda. Tras la constatación del fracaso de esa vía, la única forma de parar ahora el desafío lanzado por el Gobierno vasco pasa por recuperar el consenso constitucional entre los dos grandes partidos españoles.

En el análisis de los socialistas, el origen de la ofensiva nacionalista que comenzó con los gobierno del Partido Popular tenía su causa fundamental en el inmovilismo y en la incapacidad para el diálogo de los que acusaban permanentemente a José María Aznar. Cuando Zapatero llegó a La Moncloa, estaba convencido de que flexibilizando sus posiciones y apostando decididamente por la negociación sería posible reconducir la situación de enfrentamiento heredada y establecer un nuevo sistema en el que todos, hasta la propia ETA, pudieran sentirse cómodos.

Flexibilizar posiciones pasaba antes que nada por relativizar conceptos como el de Nación, que de ser fundamento de nuestro ordenamiento político se convirtió en un concepto discutido y discutible sobre el que no merecía la pena insistir demasiado. Por otro lado, el estado de las autonomías se adulteraba hasta el extremo de transformar lo que era un modelo un grado menos que federal en un modelo prácticamente confederal, en el que las partes mantienen relaciones bilaterales con el todo y en el que vía reforma estatutaria el Estado transfiriese la práctica totalidad de sus competencias a las comunidades, quedando éste como un ente prácticamente residual.

Esta transformación ideológica posibilitaba, o más bien era causa, de una estrategia política que consagraba la alianza de los socialistas con los nacionalistas para cercenar así toda posibilidad de poder al centro-derecha durante mucho tiempo. Es más, en una segunda fase de esa estrategia, los socialistas terminaron subsumiendo a sus socios nacionalistas, aglutinando así todo el espacio político del nacionalismo de izquierdas, de forma que les permitiera no sólo mantener la supremacía en el conjunto de España, sino derrotar a su vez a los nacionalistas de derecha en sus propios feudos.

Zapatero tenía además la convicción de que a través del dialogo y la negociación sería capaz de persuadir a los nacionalistas para conducirlos a posiciones menos maximalistas y, en todo caso, a que plantearan sus reivindicaciones en el marco de la legalidad. Así, Zapatero ha recibido como presidente del Gobierno hasta en nueve ocasiones al lehendakari Ibarretxe, dándole incluso preeminencia sobre el líder de la oposición. El resultado de ese diálogo ha sido doblemente contraproducente. Por un lado, se ha dado una señal de que hasta la propuesta más disparatada puede ser negociada con el presidente del Gobierno de España. Pero al mismo tiempo, el inevitable fracaso de ese diálogo ha permitido a los nacionalistas vascos utilizar cada una de esas entrevistas para acrecentar su tradicional victimismo.

Ante el recrudecimiento de esta ofensiva nacionalista que supone el referéndum anunciado por Ibarretxe, es tan imprescindible como urgente que Zapatero abandone la entente cordial que mantiene con el nacionalismo y que sólo conduce al desastre. En primer lugar, es preciso que el PSOE abandone la estrategia de ganar al nacionalismo usurpando la propia ideología nacionalista, como ya hizo en Cataluña y como pretende hacer ahora en el País Vasco. En segundo término, es imprescindible que desde el Gobierno de España se de una respuesta mucho más contundente y firme a lo que constituye un gravísimo atentado a la legalidad. Por último, es más necesario que nunca recuperar el consenso sobre el modelo de Estado entre el PSOE y el Partido Popular porque resulta evidente que únicamente juntos podremos hacer frente eficazmente a este cada vez más peligroso desafío.
Ignacio Cosidó es diputado del Partido Popular por Palencia.

Las preguntas del iluminado
Pablo Mosquera La Voz 2 Junio 2008

Ibarretxe ni sabe ni quiere dar marcha atrás en su delirio. Como tampoco aprendió que ETA es la paranoia, y por tanto, el estado de locura del extremo nacionalista que se ha pasado de vueltas en el manoseo de los derechos para hacerse fundamentalista. «Quien no acepta los principios de la lucha por la nación-Estado se convierte en enemigo y debe ser eliminado».

Ibarretxe, ante el Parlamento vasco, a espaldas de la sociedad, con la oposición de una parte significativa del PNV, que lo deja llegar hasta aquí por miedo a una fractura como la que hubo en 1986 y las ventajas que ello daría a un lendakari socialista, hace una propuesta propia de aquellos iluminados que tan bien describió Marañón.

Euskadi -piensa- es una nación; por lo tanto, solo en su Parlamento reside la soberanía, que, coyunturalmente, comparte con el Congreso de los Diputados; pero que para cuestiones como la que contienen las dos preguntas, no. El proceso que propone es una negociación entre naciones, una con el Estado (España), y otra, en busca de su consecución.

En la primera pregunta, recoge los principios del pacto de Ajuria Enea. El final dialogado de la violencia, si ETA se manifiesta inequívocamente por tal hecho. Imposible, por activa y pasiva. ETA se reserva el derecho de usar la lucha armada siempre que le convenga o en función de lo que dicte su asamblea, en la que suelen imponerse los más duros, por ser los más puros en la paranoia.

En la segunda pregunta hace un ejercicio de insensatez. ETA no reconoce más interlocutor que el Estado español. Por lo tanto, lo que acuerden los partidos vascos lo toma como coros de mariachis. Además, los conceptos de democracia y libertad del nacionalismo radical son diferentes a los de los demás. En su paranoia, ETA afirma que libertad y democracia son los derechos indiscutibles del pueblo vasco (?) a ser nación independiente.

Y por fin, al de Llodio se le olvida que el problema de ETA, el terrorismo, la falta de libertad que genera su presencia, afecta a todos los españoles, incluidos los vascos. Por lo tanto, algo tendrán que decir al respecto. La mayor de las incongruencias están en el propio título de la proposición de ley. La consulta popular es para lograr la paz y la normalización política. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Lo malo es que no hay cosa más peligrosa que un irresponsable con poder.

Ibarretxe y su papeleta contra España
Santiago Abascal elsemanaldigital 2 Junio 2008

Ibarretxe, crecido ante la fragilidad institucional de la España zapatera y empujado por su iluminismo delirante, ha impreso una papeleta –a la que podríamos llamar papel de ETA- en la que se atreve a desafiar a la soberanía nacional y a poner en cuestión la Nación española misma.

Con la misma facilidad con la que el tal lendakari edita la papeleta de marras para negar España, otros podemos hacerla añicos para afirmar la nación y la indivisibilidad de su soberanía.

Y aunque tengamos más derecho para hacerlo que el obcecado lendakari para liquidar -en una pregunta que quiere llevar a referéndum- los artículos 1 y 2 de la Constitución, (esto es; sus fundamentos mismos), encontraremos ridículos obstáculos en el camino.

Como el de una presidenta del Parlamento vasco que le amonesta a uno cuando se osa utilizar el turno de intervención para criticar la papeleta secesionista de Ibarretxe fuera del orden del día. La misma presidenta, del PNV, que fuera del orden del día de la Constitución de 1978 y del Estatuto de Autonomía de Guernica tolerará en las próximas semanas que la ocurrencia ilegal, ilegítima y estúpida del lendakari se tramite, debata y apruebe en la cámara con toda la pompa imaginable y se adorne con el "Gora Euskadi Askatuta" de rigor.

Recemos para que las instituciones políticas, jurídicas y constitucionales españolas actúen con los mismos escrúpulos que la presidenta del Parlamento vasco, pero esta vez para detener a Ibarretxe y defender la soberanía nacional española, la legalidad constitucional y la convivencia democrática atacadas por un lendakari desatado.

Desvelado el misterio: Zapatero es simplemente un caradura
@Jesús Cacho El Confidencial 2 Junio 2008

Al presidente del Gobierno ha vuelto a jugarle una mala pasada el llamado (o así debería serlo) “duende del micro”, ya saben, esa fatal equivocación que consiste en largar cuando uno cree que no le está escuchando nadie, en decir la verdad cuando el político piensa que los micrófonos están apagados, siendo así que ya están conectados. Le volvió a pasar el sábado en Barcelona, durante su intervención en el cincuentenario del Círculo de Economía. Andaba el orondo Lara (Planeta) aconsejándole prudencia (¡cumbre, José Manuel, has estado cumbre!) a la hora de hablar de la crisis, “que salgan Solbes y Sebastián, José Luis, que se quemen ellos”, cuando el de León, animado a mentir por el empresario editor, se despachó con una de esas frases que retratan a un personaje: “Si infundes mucho pesimismo, si no dices nada positivo, es peor”.

No corráis, que es peor. Se acordarán ustedes del famoso patinazo presidencial, un escándalo en toda regla, ocurrido durante una entrevista en La Cuatro previa a las generales del 9-M, cuando Gabilondo, con la emisión ya cerrada, los protagonistas de pie en el estudio y los cámaras, técnicos y fotógrafos moviéndose por el plató, formula a Zapatero una pregunta/cuita que durante la hora larga que duró la charla no había tenido a bien plantear: “¿Qué pinta tienen los sondeos que tenéis?”. “Bien, sin problemas, lo que pasa es que nos conviene que haya tensión”. Tras haber basado la estrategia de deslegitimación del Partido Popular durante toda la legislatura en la “crispación”, pecado capital de una derecha que no había aceptado al derrota de marzo de 2004, etcétera, etcétera, un fallo de la electrónica, un golpe de fortuna permitió a los españoles desenmascarar al auténtico beneficiario de esa tensión.

Es evidente que el presidente del Gobierno no ha pagado ningún precio electoral por este tipo de “deslices”. Más grave aún fue el reconocimiento explícito por parte del propio Zapatero de haber mentido a los españoles en asunto tan capital como la negociación con ETA, tras la explosión de la terminal T-4. Seguramente se trata de un problema de falta de tradición democrática, unida a una baja autoestima colectiva, pero parece obvio que una parte importante del electorado considera que la utilización de la mentira como arma política por parte del Presidente del Gobierno no merece la sanción moral de los votantes, castigo que en democracia se manifiesta en las urnas. En el cruce de caminos en que se encuentra la sociedad española actual -“consumidores educados en serie, sin referencias culturales, sin pasado, de identidades volubles e intercambiables, puros átomos sin voluntad zarandeados por el flujo incesante de la publicidad” (Jean Claude Michéa)- Zapatero tiene barra libre para hacer y decir lo que le plazca, sin que a millones de españoles les resulte censurable su conducta.

Como era de prever, el Presidente se apresuró ayer mismo a enmendar el yerro de Barcelona con otra de sus frases huecas, francamente ofensiva para cualquier inteligencia medianamente aseada. Sostiene Rodríguez que “el pesimismo no crea ningún puesto de trabajo”, ergo es adecuado engañar a los ciudadanos y no decirles la verdad, porque los españoles son menores de edad, gente imberbe a la que no conviene la descripción cabal de la situación porque podrían no entenderla, o entenderla demasiado bien y pedir entonces las responsabilidades oportunas a un Ejecutivo que, desbordado por la situación, no parece capaz de tomar las decisiones adecuadas para paliar la crisis.

De manera que hay que seguir diciendo a los españoles que los niños vienen de París y los trae la cigüeña. Zapatero descubrió hace tiempo que aquí nunca pasa nada siempre y cuando el que manda haga demostración de colegueo y buen rollo, siempre y cuando reparta buenismo y sonrisas por doquier. Como ocurría en tantos reinos medievales, el portador de las malas noticias fue asesinado la misma noche del 14 de marzo de 2004 por una sociedad que no quiere saber nada de asuntos, problemas o cuestiones que le saquen del sesteo de la fiesta o de la siesta. No hay crisis que valga. Y si no se reconoce la enfermedad, sobran los remedios. Es evidente que, por más que a muchos ciudadanos les pueda parecer una grave irresponsabilidad, la pose adoptada por Zapatero le está resultando muy rentable desde el punto de vista del marketing político.

Pero, por desgracia para todos, hay muchos españoles que ya están empezando a sentir en sus carnes las consecuencias de la crisis, y muchos más que van a empezar a sentirla de inmediato. La estanflación sobrevuela ya como pájaro de mal agüero los campos de nuestra economía. Datos preliminares hablan de un crecimiento del PIB durante el segundo trimestre de entre un 0% y un 0,1%, con relación al anterior. En términos interanuales, la economía puede estar creciendo ya en el entorno del 1,7%. La aceleración del deterioro económico es particularmente intensa en el caso del consumo de las familias, como ha puesto de manifiesto el INE la pasada semana. El aumento combinado del desempleo y del alza de los precios -la tasa de inflación roza ya el 5%- está socavando la capacidad de gasto de los hogares, asunto crucial desde el punto de vista macroeconómico.

El cóctel de inflación alta, tipos de interés -con el euribor por encima del 5%- elevados, y paro creciente dibujan un horizonte muy negro para el consumo y, por ende, para nuestra capacidad de crecimiento. Dijo Zapatero en uno de los debates electorales televisados ante Mariano Rajoy que “la desaceleración no va a ser ni profunda ni prolongada”. Todo apunta a que va a ser justamente al revés: crisis de caballo, profunda y prolongada. Pero, todos tranquilos: Zapatero dice que no es nada.

Ibarretxe tiene razón
Manuel Molares do Val Periodista Digital 2 Junio 2008

Hace tres años el Gobierno de Rodríguez Z hizo aprobar en el Parlamento una propuesta que le autorizaba a dialogar con ETA si los terroristas anunciaban que no volverían a atentar.

La declaración se llevó también al Parlamento Europeo, y ahora, cuando Juan José Ibarretxe hace el mismo planteamiento, el Gobierno se indigna con él.

Aquella moción, del 17 de mayo de 2005, y a la que sólo se opuso el PP, daba el sí a la primera de las dos preguntas del referéndum que quiere convocar el lehendakari este otoño:

“¿Está usted de acuerdo en apoyar un proceso de final dialogado de la violencia, si previamente ETA manifiesta de forma inequívoca su voluntad de poner fin a la misma de una vez y para siempre?”.

La segunda pregunta repite una solemne declaración de Z en el Parlamento español en la que reconoció el derecho de los vascos a decidir su futuro sin aludir al resto de los españoles.

Siguiendo ese planteamiento Z formó una “mesa de partidos” sólo vascos, con participación de ETA a través de Batasuna, en la que negoció el futuro de Euskadi.

Sólo las protestas de las víctimas del terrorismo y del crispador PP impidieron que avanzaran las cesiones, por lo que ETA rompió su tregua.

Y la segunda pregunta de Ibarretxe recoge únicamente parte de lo que se concedió a los terroristas: “¿Está usted de acuerdo en que los partidos vascos, sin exclusiones, inicien un proceso de negociación para alcanzar un acuerdo democrático sobre el ejercicio del derecho a decidir del pueblo vasco y que dicho acuerdo sea sometido a referéndum antes de que finalice el año 2010?”

El diálogo de Z con ETA bendice las preguntas de Iberretxe. El lehendakari tiene razón, toda la razón.

Señale usted ahora quién es el responsable del terrible desafío separatista que se le ha lanzado a los ciudadanos, aunque su mayoría, fascinada por miradas y lenguas de ofidio, no quiera verlo.

Crisis de ilusión y fraude al electorado
Vicente A. C. M. Periodista Digital 2 Junio 2008

Como el rosario de la aurora. No por previsible deja de ser descorazonador ver como un partido que representa a más de diez millones de votantes, se rompe en pedazos por la incompetencia, irresponsabilidad y motivaciones personales de algunos de sus dirigentes. Desde aquella noche del 9M en que perdió las elecciones, D. Mariano Rajoy ha ido abandonando todo aquello que le ligaba a un pasado que está dispuesto a olvidar.

Ha emprendido una deriva hacia un espacio político ajeno a lo que sustenta al PP y con los exclusivos apoyos de unos recién salidos y mediocres representantes. Ha abandonado o echado a los que hasta ahora han representado la dignidad y la fortaleza ante la acción claudicante de un Gobierno ante la ETA y los nacionalismos separatistas. Ha querido justificar su falta de carisma y liderazgo con actitudes totalitarias y alejadas de cualquier sentido democrático, impidiendo la crítica interna y bloqueando las alternativas a su candidatura.

Por eso, no es de extrañar que haya en la ejecutiva quienes ya abiertamente rechacen esta nueva imagen que no se corresponde con lo que el electorado ha votado y que se siente defraudado, como la Presidenta del PPV la Sra. San Gil, como Gabriel Elorriaga, como Acebes, Aguirre, e incluso el mismo Aznar que fue el que le designó. Aquí vendría bien aquello que le dijo César a su sobrino “et tu quoque fili mihi!”

Dice el Diputado D.Juan Costa que el PP sufre una crisis de ilusión, pero creo que se ha quedado corto, es además la sensación de un fraude en toda regla. Es la transformación no en crisálida grácil de vivos colores, sino en un monstruo insensible y dispuesto a la supervivencia a costa de la renuncia a sus principios. Lo niega y asegura que no ha cambiado, pero cabe preguntarse si realmente los tuvo alguna vez.

Además ha pedido prudencia en las declaraciones. ¿qué teme?¿pretende otra vez acallar las voces críticas?¿ya no dice aquello de “el que no esté de acuerdo que se vaya al partido Liberal o al Conservador?”. Aquí no vale lo que dice Arenas de que las declaraciones las hace en casa. Será por eso que como nadie las oye no es capaz de desbancar a Chaves. Hipocresía, pues aprovecha cada oportunidad para soltar su discurso y arremeter contra todo el que se mueve. Afortunadamente, todavía existe la libertad de expresión y nadie hará callar a quienes tienen el deber de no aceptar esta imposición. La lealtad hay que ganársela, no imponerla.

TC: lo mejor, suprimirlo
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 2 Junio 2008

LO mejor que podemos hacer con el Tribunal Constitucional es suprimirlo. Por superfluo, por inútil y por incordiante. Superfluo, al haber ya un Tribunal Supremo que decide en última instancia las causas juzgadas por tribunales inferiores. ¿Y aquéllas que afectan a la Constitución?, preguntará alguno de ustedes. Mi respuesta es que, en democracia, cualquier asunto, administrativo, mercantil o criminal, es en el fondo un asunto legal. Y para decidir qué es legal y qué es ilegal, basta y sobra con una Corte Suprema. Inútil porque, como se ha demostrado desde que funciona, nuestro Tribunal Constitucional crea más problemas que soluciona. No me estoy refiriendo a las diligencias sobre su presidenta de las que ayer informaba ABC, sino a las incontables polémicas que lleva generadas. Por último, incordiante, por no estar bien definido su espacio, lo que le lleva a emitir sentencias opuestas a las del Tribunal Supremo, o a la inversa, lo que nos trae la chusca imagen de dos coches de la policía poniéndose multas mutuamente por infracciones de tráfico. Y no quiero imaginarle si, en su afán de copiar todo lo que corresponde a la administración central, las administraciones autonómicas se deciden a crear sus propios tribunales constitucionales. Sólo nos faltaría eso para que la justicia española se convirtiese en una verdadera casa de locos.

Una democracia puede funcionar perfectamente sin Tribunal Constitucional, como demuestra el caso norteamericano, donde la Corte Suprema tiene la última palabra sobre cualquier tipo de recurso. Naturalmente, requisito para ello es que este tribunal goce de absoluta independencia tanto del poder ejecutivo como del legislativo, cosa que se consigue con el nombramiento a perpetuidad de sus magistrados. Algo que no ocurre en España, donde su temporalidad les hace infinitamente más vulnerables a las presiones políticas. Fue el pecado original de nuestra democracia. Quisimos ir tan lejos de aquel antipartidismo visceral del franquismo, que creamos una partitocracia, una dictadora de los partidos. Estábamos tan hartos del poder en unas solas manos que creamos controles dentro de los controladores, hasta el punto de paralizarse a sí mismos. Como ocurre ya en la justicia, que empieza a no serlo por aquella vieja máxima de que «justicia diferida no es justicia democrática».

Repito, lo mejor que podemos hacer con el Tribunal Constitucional es suprimirlo. Lo digo sabiendo que, desgraciadamente, no va a ocurrir. Hay demasiados intereses por medio para que se tome una medida tan higiénica. Y no me refiero sólo a los intereses particulares de los jueces -que en este caso se amplía a «los juristas de reconocido prestigio» que son nombrados para dicho tribunal-, sino a los verdaderos dueños del cotarro, los partidos políticos, que no renunciarán nunca a lo que ya consideran su feudo. Así que dispónganse a recibir más noticias malas que buenas del Constitucional.

Los cien años de honradez y la puta respetuosa
Pío Moa Libertad Digital 2 Junio 2008

En un régimen que se proclama democrático y ante las narices de todo el mundo, asistimos a las más canallescas intrigas y maniobras, típicas del despotismo, para silenciar a Jiménez Losantos y realizar una segunda edición del gangsteril antenicidio.

Y no se trata de amordazar a cualquiera, sino al periodista e intelectual que más ha luchado y sufrido (incluido secuestro y tiroteo) por las libertades, por la libertad de todos y que, atacado y acosado una y otra vez por enemigos muy poderosos, que lo son también de la libertad, no ha cesado un momento de bregar contra las mafias políticas y los señoritos aprovechados y sinvergüenzas que pervierten nuestra democracia.

Asistimos sin apenas reacción, como si fuera lo más normal del mundo -- incluidos los medios periodísticos, primeros interesados en la libertad de expresión-- a esta persecución e intento de linchamiento absolutamente intolerable. El caso es tan increíble como revelador de la profunda atonía, de la enfermedad moral de una gran parte de nuestra sociedad, ahíta o embotellonada de la “ética” de los “ciento y pico años de honradez” más una oposición de puta respetuosa. Las mafias contra la libertad. Y contra España.
---------
José Manuel Soria. El vil
---------
Sistach, el arzobispo de Barcelona, odia la libertad de expresión, y por ello se ha sumado a la campaña contra Jiménez Losantos orquestada por los colaboradores del terrorismo y balcanizadores de España (y enemigos de la Iglesia, por cierto). También él quiere el silenciamiento de las voces críticas. Obsérvese, insisto, que no se trata de que discrepen de Jiménez Losantos (están en su derecho), sino que intentan acallarlo porque él discrepa de ellos. Intentan aplastar la libertad de expresión, en suma.

Las palabras de Sistach tienen su nota cómica: La mañana, afirma el arzobispo, provoca "la desafección de muchas personas respecto a la Iglesia". Dos cosas, señor Sistach: tengo entendido que la sociedad catalana es la más descristianizada de España, en lo cual no tiene arte ni parte Jiménez Losantos, mientras que usted, puede estar seguro de ello, sí tiene usted su cuota de responsabilidad, por lo que no le vendría mal meditar sus propias palabras. Y esa "desafección" a la Iglesia no proviene de La mañana, como usted sabe: afecta, aparte de algunos, muy pocos, católicos --despistados, separatistas o antidemócratas, o todo junto-- a los enemigos más cerrados de la religión, a quienes usted, vuelvo a decirlo, se suma.
Estos son hechos, le gusten a usted o no.

En el país de Voltaire
XAVIER PERICAY ABC 2 Junio 2008

HACE algo más de un mes, Robert Redeker -filósofo, escritor, profesor de instituto- estuvo en Madrid. En fin, estuvo y no estuvo. Estuvo, porque vino a presentar «¡Atrévete a vivir!», la versión española de su último libro, editada por Gota a gota, y porque la presentación se desarrolló, como suele decirse, según el programa previsto. Y no estuvo, porque Redeker, que visitaba la ciudad por primera vez, apenas alcanzó a verle la cara y a tomarle el pulso. Es verdad que Redeker no es un ciudadano cualquiera; entre otras cosas, es un superviviente, un condenado a muerte que sigue felizmente con vida.

Su drama tiene fecha: el 19 de septiembre de 2006. Ese día, el periódico «Le Figaro» publicó un artículo suyo titulado «¿Qué debe hacer el mundo libre ante las intimidaciones islamistas?». No era su primer artículo, ni en éste ni en otros periódicos. Ni siquiera era el primero en que iba contra corriente. Ni el primero que, en consecuencia, podía traerle problemas. Pero su autor, un espíritu libre, escribía lo que a su juicio debía escribir, sin pararse en barras. ¡Faltaría más! ¿O acaso no estaba en el país de Voltaire?

Pues, a juzgar por lo que vino después, estaba y no estaba. Porque ese artículo, en el que Redeker denunciaba el intento del islam de obligar a Europa a plegarse a su visión del mundo -o, lo que es lo mismo, el intento de limitar en el mundo occidental la libertad de expresión y de pensamiento-, le valió a su autor un reguero de amenazas mortales, desde la proferida al día siguiente por un jeque islamista a través de la cadena Al Jazira hasta el sinfín de páginas web o de correos electrónicos particulares que le ponían, sin ningún tapujo, en el centro de la diana -aunque mejor sería decir, en su caso, con la cabeza separada del tronco-. Y he aquí que esas amenazas, lejos de provocar la reacción unánime de la sociedad francesa, empezando por la de la propia máquina del Estado -Redeker, en tanto que profesor de instituto, además de ciudadano francés es funcionario del Estado-, derivaron, desde el primer momento, en la más infame de las claudicaciones. Como si aquel país no fuera ya el país de Voltaire.

«¡Atrévete a vivir!» es el diario de los dos meses y medio que siguieron a la publicación del artículo. Se trata de un libro asfixiante, como corresponde sin duda a las condiciones en que ha sido escrito: las de un hombre permanentemente encerrado, y encerrado contra su voluntad. Pero esa asfixia, omnipresente en el relato, no lo es todo. Ni siquiera puede considerarse lo más importante del libro. En el fondo, ya desde las primeras páginas, uno tiene la sensación de que la angustia destilada por esa prosa maravillosamente clara debe mucho más a lo absurdo de la situación que a la situación misma. Está, por supuesto, la fatalidad de la condena. Y están, por supuesto, las condiciones de máxima seguridad en que el condenado y su familia deberán vivir en adelante -y quién sabe si para siempre-. Pero está, sobre todo, la gran, la incomprensible, la inaceptable paradoja de que ello le esté ocurriendo a un intelectual en el país de las Luces y de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Y es que, desde el principio, a Redeker le fallan, uno tras otro, todos los asideros. A saber: el ministro de Educación, de la UPM; la mayoría de sus compañeros de trabajo y de profesión; el alcalde comunista del municipio al que pertenece su instituto; la práctica totalidad de los vecinos del pueblo donde reside, encabezados, al poco, por el mismísimo alcalde socialista; los medios de comunicación regionales y nacionales; gran parte del arco político, sin distinción de color, y de los intelectuales llamados «de gauche»; y la propia seguridad del Estado, cuyo desconcierto inicial llevará al condenado de Herodes a Pilatos. Bien es verdad que en todos estos colectivos se da también alguna excepción. Como la del entonces ministro del Interior, Nicolás Sarkozy, que se interesa enseguida por su situación; o la del centrista François Bayrou, o la del socialista Dominique Strauss-Kahn, que participa incluso en el acto solidario del 15 de noviembre de 2006 en Toulouse, acto al que también asiste Redeker, en lo que constituye su segunda salida al exterior después de casi dos meses de cautiverio. O como las de Claude Lanzmann, Bernard-Henri Lévy, Alain Finkelkraut, Pascal Bruckner, Luc Ferry, Michel Onfray o André Glucksmann. Pero todos estos apoyos lo son a título individual. Tristemente individual. La República -y cuanto representa- no sabe, no contesta.

Este desistimiento de lo que el propio autor llama «el bloque republicano» -desistimiento que alcanza, en determinados casos, la categoría de franca acusación- suele revestirse, por lo general, con la fórmula del «sí, pero». En otras palabras: no hay derecho a que alguien sea amenazado de muerte, es cierto, pero tampoco lo hay a escribir según qué acerca de según quién. De lo que se sigue, claro, que la víctima no es sólo víctima, sino también -y sobre todo- culpable. Hace más de medio siglo, en «L´homme révolté», Albert Camus ya describió la naturaleza de este mecanismo: «El día en que el crimen se viste con los despojos de la inocencia, por efecto de una curiosa inversión propia de nuestro tiempo, la que se ve forzada a justificarse es la inocencia». No estará de más añadir que el tiempo del que habla Camus sigue siendo el nuestro. En el país de Voltaire y -bien lo sabemos- en el de Cervantes.

Con todo, si algo resulta especialmente lacerante en el relato de Redeker son los pasajes que tratan de la reacción de sus colegas de instituto. Lacerante para el propio autor, claro está, pero lacerante también para quienes siempre creímos que, en situaciones de este tipo, el mundo de la enseñanza, y en particular el de la enseñanza media y superior, debería ser el último baluarte de la libertad. No es el caso. Ni remotamente. Redeker lleva diez años en el instituto, enseñando filosofía. Pues bien, cuando uno de sus escasos amigos, un profesor de letras, trata de recabar firmas de apoyo, nadie quiere firmar. Pero es que, encima, otro colega ha utilizado su clase para criticar el artículo de marras aparecido en «Le Figaro». Y otro -éste, para mayor vergüenza, profesor de filosofía- ha escrito un texto explicando su desacuerdo con Redeker, lo ha colgado por todas partes en el instituto y hasta ha conseguido que se lo publicaran en «L´Humanité». Sobra decir que esos comportamientos se han reflejado igualmente en las demás instancias educativas: en la dirección del centro, que no ha enviado representación ninguna a los actos de solidaridad; en los sindicatos de docentes, tan proclives a salir a la calle por cualquier cosa, que no han querido movilizarse a favor del reo; y en el propio Ministerio de Educación, que lo ha abandonado a su suerte. ¡Ah, si Jules Ferry levantara la cabeza!

Hace algo más de un mes, Robert Redeker estuvo por primera vez en Madrid. En fin, más que estar, pasó. Aun así, el tiempo le alcanzó para ir al Prado y visitar la exposición sobre Goya en tiempos de guerra. «Tr_s émouvant», me dijo luego en un correo. Y apostilló: «Inoubliable». Como su libro. Como su ejemplo.

Idiomas de España
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 2 Junio 2008

En España se hablan varias lenguas vernáculas.

* El español o castellano, idioma oficial en todo el país, es la lengua materna predominante en la práctica totalidad de las comunidades autónomas de España. Seis de las diecisiete comunidades autónomas de España tienen además, junto con el castellano, otras lenguas como cooficiales. El bilingüismo en distintos grados y en distintas situaciones comunicativas entre el español o castellano y otra lengua es una práctica habitual por parte de muchos de los españoles que residen en alguna de estas comunidades autónomas.

Según una encuesta realizada en el año 2005, el español o castellano sería la lengua materna del 89% de la población española, el catalán/valenciano del 9%, el gallego del 5% y el vasco del 1%, mientras que un 3% de la población tendría como lengua materna una lengua foránea (fruto de la inmigración).

El idioma español (también llamado castellano) es uno de los seis idiomas oficiales de la Organización de las Naciones Unidas. El español es la lengua más hablada del mundo tras el chino mandarín por el número de hablantes que la tienen como lengua materna: http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Lenguas_por_n%C3%BAmero_de_hablantes

Lo hablan como primera y segunda lengua entre 450 y 500 millones de personas. Por otro lado, el español es el segundo idioma más estudiado en el mundo tras el inglés, con al menos 14 millones de estudiantes, si bien otras fuentes indican que se superan los 46 millones de estudiantes distribuidos en 90 países: http://www.elpais.com/articulo/cultura/espanol/segundo/idioma/estudia/mundo/Instituto/Cervantes/elpepucul/20070426elpepucul_8/Tes

El país con mayor número de hispanohablantes es México con 104.203.839. El segundo, EE.UU. con 56.000.000 (6.000.000 son estudiantes) y el tercero, España con 44.658.328.

* El catalán (català) tiene el reconocimiento de idioma oficial en Cataluña e Islas Baleares, y el valenciano (valencià), variedad del catalán occidental, tiene esta misma consideración en la Comunidad Valenciana. En Cataluña, el español o castellano es la lengua materna de la mayoría de la población (un 53,5%), el catalán es la lengua materna del 40,4%, y un 2,8% considera a las dos por igual como su lengua materna, según una encuesta realizada en 2003 por el Gobierno de Cataluña.

* El gallego (galego) es cooficial en Galicia (Constitución española de 1978 art. 3.2. y Estatuto de Autonomía de Galicia art. 5). En Galicia, el gallego es la lengua materna del 52,0% de la población, el español o castellano del 30,1%, y el 16,3% tiene ambas lenguas como lenguas maternas. Por otro lado, el 61,2% de la población usa habitualmente más el gallego que el español o castellano, mientras que el 38,3% usa habitualmente de forma predominante el español o castellano [Instituto Gallego de Estadística. Personas según la lengua en la que hablan habitualmente. Año 2003]. El español o castellano es la lengua más hablada en las zonas urbanas, mientras que el gallego lo es en las zonas rurales. Según las estadísticas el gallego lo hablan más las personas mayores y en el rural y está desapareciendo entre los jóvenes y en las grandes ciudades. Los jóvenes (a quienes se les impone obligatoriamente el estudio en gallego) son "competentes" en gallego, pero no es su lengua habitual. En cuanto a lengua escrita, la diferencia es abismal a favor del español o castellano.

Lengua en la que escriben habitualmente los gallegos:
Gallego: 14,63%
Español o castellano: 85,37%
Fuennte: IGE (Instituto Galego de Estadística), 23-02-2007. Enquisa de condicións de vida das familias. Os datos fan referencia á poboación de 5 ou máis anos.

* El valenciano (valencià en valenciano) es definido como la lengua propia de la Comunidad Valenciana, según su Estatuto, y tiene carácter oficial en ella junto con el castellano. El conflicto lingüístico valenciano parte del debate socio-político sobre la condición última del valenciano, ya sea como una lengua individual, o bien como una variedad dialectal del catalán.

* El euskera, vasco o vascuence (euskara) es cooficial con el español o castellano en el País Vasco y en el tercio norte de la Comunidad Foral de Navarra. Además, cabe destacar que dentro del euskera se diferencian numerosos dialectos (euskalkiak), y una variedad estandarizada, el euskera batua. Según datos del gobierno vasco referentes al 2001, el vasco es la lengua hablada en casa de manera preferente por el 11,8% de la población mayor de 16 años, mientras que el 5,2% de la población dice usar indistintamente el vasco y el español o castellano en el hogar. El resto de la población (un 83,0%) utiliza en el hogar de forma única o preferente el español o castellano. [Uso del euskera entre los mayores de 16 años por ámbito. Encuesta lingüística 2001 - Departamento de cultura del gobierno vasco].

* El asturiano o bable es una lengua romance hablada, con distintas variedades dialectales, principalmente en el Principado de Asturias.

* El aranés (variedad del occitano hablada en el Valle de Arán, localizado en el noroeste de la provincia de Lérida) es oficial en este valle y desde 2006 en toda Cataluña con el nuevo Estatuto de Autonomía. El aranés es la lengua materna de cerca de 2.800 personas, lo que representa un 0,007% de la población de España.

Variedades dialectales del español o castellano

* Andaluz, hablado en la mayor parte de Andalucía.

* El asturleonés o leonés se encuentra entre el gallego-portugués y el español o castellano. El leonés se habla en las provincias de León, Zamora, y Salamanca.

* El cántabro: Recibe la denominación actual de cántabro (cántabru) y tradicional de montañés la modalidad lingüística autóctona de Cantabria, empleada en algunas zonas de esa misma comunidad autónoma, zonas limítrofes de Asturias, Vizcaya, y la montaña de Burgos y Palencia, en España.

* Hablas canarias, que tomaron gran parte de las características del andaluz debido al predominio de los andaluces entre los primeros conquistadores y pobladores peninsulares. La modalidad lingüística hablada en Canarias posee asimismo una importante influencia guanche, una de las ramas bereberes extintas, que se hablaba en las islas antes de la llegada del español o castellano, así como influencias del portugués y numerosos americanismos.

* Rasgos dialectales murcianos en el español o castellano popular hablado en la Región de Murcia y en el sur de las provincias de Alicante y Albacete, especialmente en zonas rurales y en segmentos de población con bajo nivel cultural. El término "panocho" (de panocha, mazorca de maíz) es el término utilizado para designar los rasgos dialectales de zonas rurales de la huerta de Murcia. Se le considera también una modalidad pseudoliteraria utilizada para imitar y exagerar estos rasgos dialectales. Según el poeta murciano Vicente Medina: "En mi tierra se cultivaba un lenguaje llamado panocho, lenguaje de soflamas carnavalescas, que imitando el habla regional, la ridiculizaba con acopios de deformaciones y disparates grotescos, me indignaba por eso este panocho. Tal indignación engendró mi ansia de reivindicar el lenguaje de mi tierra, que no era, ni es otra cosa que un castellano claro, flexible y musical, matizado con algunos provincialismos de carácter árabe, catalán y aragonés". [Archivo de la palabra, 1933]. Según Justo García Soriano, el dialecto murciano sería "una variedad del idioma castellano que constituye el lenguaje peculiar de la región murciana". El panocho suele utilizarse en los bandos de la Huerta que se leen en la capital murciana en las Fiestas de Primavera de Murcia. [El dialecto murciano y sus variedades. Francisco Gómez Ortín].

* Castúo, un término creado modernamente por el poeta Luis Chamizo en la década de 1920, (medioextremeño y bajoextremeño), hablas castellanas con rasgos meridionales de tránsito con el leonés (o extremeño), en Extremadura.

* Hablas riojanas, de influencia aragonesa por el oriente, vasca por el norte y asturleonesa por el occidente.

* El aragonés es un idioma románico occidental de la Península Ibérica, hablado actualmente por unas 10.000 personas en varias zonas de Aragón. Un número indeterminado de neohablantes en zonas urbanas han aprendido el aragonés en un intento por impulsar este idioma amenazado de extinción.

Lenguas desaparecidas en España

Lenguas habladas en la Edad Antigua:

* Tartésico
* Aquitano
* Celtíbero
* Lusitano
* Íbero
* Fenicio
* Griego clásico, en las colonias griegas del Mediterráneo español.
* Latín, impartido en bachillerato, conservado en numerosas inscripciones y ya apenas utilizado en actos litúrgicos o similares

Lenguas habladas en la Edad Media:

* Gótico
* Mozárabe
* Árabe andalusí
* Guanche

Nota final

Gracias a la gentileza de una malagueña salerosa casada con un gallego pata negra, les envío una notita final de humor, pues como saben la risa produce todavía más endorfinas que una buena relación sexual.

Curso dandalú
http://es.youtube.com/watch?v=wJgr_mwcR1g
Curso para aprender andaluz, con el cual encontrarás el éxito social y laboral que buscabas.

La alcaldesa alegó que era una niña cuando se puso el nombre
La Audiencia Nacional ordena la retirada del nombre de un etarra a un parque

Ep/Efe - Madrid La Razón 2 Junio 2008

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ordenó hoy la retirada de la placa y el monolito que rinden homenaje desde el año 1982 al etarra José Aristimuño, alias ‘Pana’, en Hernani (Guipúzcoa), y advirtió a la alcaldesa del municipio, Marian Beitilarrangoitia (ANV), de que no eliminar estas denominaciones del callejero podría entenderse como «un indicio racional de criminalidad».

En un auto hecho público hoy, el magistrado señala que es «indiscutible que poner el nombre de un parque a un miembro de la organización terrorista ETA supone necesariamente un acto de reconocimiento personal y, como tal, de validar el uso de la violencia para la consecución de fines supuestamente políticos».

Grande-Marlaska, el primer juez que ordena por la vía penal la retirada de símbolos de homenaje a miembros de ETA, justifica su decisión con el objetivo «evitar la reiteración delictiva» y pone de relieve que mantener un parque dedicado a ‘Pana’ conlleva una «conducta criminal» y determina «una humillación constante en el sentimiento legítimo no sólo de las víctimas sino de cualquier ciudadano con sólidos principios democráticos».

La alcaldesa alega que no tomó la decisión
La regidora de Hernani compareció durante una hora y media ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 como imputada en la querella por enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas presentada por la asociación Dignidad y Justicia (DyJ). En su declaración, alegó que tenía 14 años cuando el Ayuntamiento aprobó la colocación de los símbolos y que ningún grupo municipal ha solicitado desde entonces su retirada, informaron fuentes jurídicas.

Los querellantes, a los que se han adherido el Foro de Ermua y las familias de cuatro víctimas asesinadas por ‘Pana’, solicitaron al juez que ordenara de forma cautelar el cambio de nombre del parque y de una plaza denominada ‘Emparantza Gudarien’ (‘Plaza de los Soldados Vascos’), la retirada de monolito que existe en el primer recinto y la anulación de la distinción como hijo predilecto de la localidad que le hizo el Ayuntamiento hace ahora 26 años.

El fiscal Pedro Rubira se opuso, sin embargo, a esta petición alegando que, aunque se trata de una solicitud legítima, debería interponerse por la vía contencioso-administrativa y no por la penal. En marzo pasado el entonces delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, requirió la retirada de la placa dedicada a ‘Pana’ tras contar con un informe en este sentido de la Abogacía del Estado.

«Conducta criminal»
Tras considerar probada la partenencia de ‘Pana’ a los comandos de liberados ‘Araba’ en razón de los informes remitidos por la Guardia Civil, el magistrado apunta en su auto que el hecho de que la alcaldesa no haya realizado «ningún acto en contra» de la denominación del parque, «aún habiendo sido requerida como máxima autoridad», implica «una voluntad cierta de loar al mencionado miembro de la organización terrorista ETA».

Por esta razón, remite un oficio a la Ertzaintza mediante el que ordena la retirada de los símbolos y le solicita que garantice que «no vuelvan a colocarse en ninguna forma gráfica imaginable». Con respecto al requerimiento a Beitialarrangoitia para que elimine las denominaciones del callejero municipal libra un exhorto al Juzgado Decano de Instrucción de San Sebastián para que le notifique su resolución.

Se mantiene la «Plaza de los Gudaris»
En relación con la denominación ‘Plaza de los Soldados Vascos’, el juez no acepta la petición de retirarla que le plantearon los querellantes al considerar que no tiene cabida en «el momento actual». La alcaldesa defendió ante el juez que el nombre de esta plaza alude a los 200 vecinos del municipio que murieron durante la Guerra Civil y no a los militantes de ETA. En todo caso, Grande-Marlaska recuerda en su auto que la propuesta de dedicar la principal plaza del municipio a los ‘gudaris’ partió de la asociación ilegalizada KAS y fue aprobada por Herri Batasuna, ya que el resto de grupos municipales de la localidad propusieron el nombre de ‘Nagusia plaza’ (‘Plaza Mayor’).

También señala que, aunque la Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia) avalara en 2000 el nombre de la calle, esta institución carece de competencias para resolver cuestiones ajenas al correcto uso del euskera. El magistrado también destaca que Beitialarrangoitia se encuentra imputada «por hechos de análoga situación», en referencia a la causa que instruye el juez Santiago Pedraz por las palabras de apoyo que dedicó a los presuntos etarras Igor Portu y Mattin Sarasola, detenidos en enero pasado y presuntamente relacionados con el atentado contra la T-4 del aeropuerto de Barajas. En este caso, la alcaldesa se encuentra en libertad sin medidas cautelares.

Otras investigaciones
Además de la querella de Hernani, los jueces de la Audiencia Nacional Pablo Ruz y Santiago Pedraz están investigando, respectivamente, la existencia de calles dedicadas a terroristas en los municipios de Zizurkil (Guipúzcoa) y Arrigorriaga (Vizcaya). Además, el magistrado Ismael Moreno instruye otra causa contra el ex alcalde de Santa Colomá de Cervelló (Barcelona) por dedicar una calle a un miembro del Ejército Popular Catalá (EPOCA) condenado por el Supremo.

La consideración como delito de enaltecimiento del terrorismo del hecho de mantener calles dedicadas a etarras ha provocado resoluciones opuestas en dos secciones de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, ya que la Tercera ordenó la admisión a trámite de una querella contra el Ayuntamiento de Arrigorriaga (Vizcaya) y la Cuarta avaló el archivo de otra relativa a Amorebieta (Vizcaya). Además de las denuncias correspondientes a estos municipios, DyJ presentó querellas similares contra los alcaldes de Durango, Lejona y Etxebarri (Vizcaya), Tolosa (Guipúzcoa) y Etxarri-Aranaz (Navarra).

El TC, en barrena
C.M./N.C./P.M. ABC 2 Junio 2008

MADRID. El Tribunal Constitucional no levanta cabeza. Desde que el Pleno tiene sobre la mesa los siete recursos contra el Estatuto de Cataluña -con seguridad uno de los asuntos más controvertidos sobre los que ha tenido que resolver en los últimos años- no paran de sucederse las polémicas en torno a esta institución.

Poco han contribuido a normalizar la situación la utilización política que los partidos, el Gobierno o la Generalitat están haciendo del Tribunal, así como la sistemática división de su Pleno en bloques, partición que suele colocar a los magistrados frente a frente según sea el PSOE o el PP el que propuso sus nombramientos.

Los dos grupos, a los que se ha bautizado como «progresista» y «conservador», se hacen generalmente más sólidos cuando el objeto del debate tiene un indudable interés político, como ocurre con las leyes promulgadas por el Gobierno y recurridas por la oposición y con los incidentes que se van produciendo en el curso de la tramitación de esas causas (ley de violencia de género, Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, recusaciones...).

Admitidos pues a trámite, en el otoño de 2006, los recursos contra el Estatuto catalán, empezó la guerra de las recusaciones. Primero lo fue Pablo Pérez Tremps por el Partido Popular. El incidente fue admitido por la mínima (seis a cinco, con otros tantos votos particulares) tras numerosas y tensas deliberaciones; después vino la «venganza» de la Generalitat, que con la recusación de Jorge Rodríguez Zapata intentó devolver el tan manido equilibrio al Pleno del TC. Pero en esta ocasión, sus pretensiones fueron rechazadas por la unanimidad de los magistrados.

Incidentes de este tipo, además de enrarecer el ambiente en el Pleno, no han hecho sino retrasar la decisión del TC sobre la ley catalana. Aunque esto último también viene provocado por la lentitud con la que avanzan las deliberaciones.

Otro de los asuntos desgraciados, por lo costoso de la deliberación, ha sido el que afecta a la reforma de la ley que regula el funcionamiento del propio Constitucional (LOTC).

También en este caso se sucedieron las abstenciones y las recusaciones, y finalmente fue un descafeinado Pleno a ocho (el TC lo componen 12 miembros) el que resolvió a favor de la reforma de la ley. Eso sí, por cinco a tres, y con tres votos particulares.

La división entre los magistrados se hizo patente en la decisión sobre las abstenciones de la presidenta, María Emilia Casas, y el vicepresidente, Guillermo Jiménez, afectados por uno de los dos aspectos de la reforma sobre los que el TC debía resolver, el que se conoce como «enmienda Casas». La deliberación estuvo bloqueada durante varias sesiones hasta que finalmente se aceptó la abstención de ambos. Pero las posiciones entre los dos bloques fueron irreconciliables: la votación quedó cinco a cinco y el presidente en funciones, Vicente Conde, tuvo que deshacer el empate con su voto de calidad.

Apartados del Pleno Casas y Jiménez, el Gobierno decidió actuar y, por primera vez en la historia del Tribunal, impulsó la recusación de otros dos magistrados del sector «conservador» para, otra vez como en el Estatuto, «reequilibrar» el Pleno: Jorge Rodríguez Zapata y el fallecido Roberto García-Calvo. Las recusaciones fueron admitidas por unanimidad.

La división entre los vocales volvió a hacerse manifiesta en la sentencia que avaló la reforma de la LOTC (8-3, con tres votos), y de nuevo en la ley de violencia de género (7-5, con cinco votos).

El catalán en la Justicia retrocede tras la supresión de incentivos a los funcionarios por utilizarlo
JANOT GUIL ABC 2 Junio 2008

BARCELONA. En la presentación de la memoria de 2007 del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, su presidenta, María Eugenia Alegret, dio cuenta del dato: en 2007, el porcentaje de sentencias dictadas en catalán fue de un 16,7% (casi el 85% en castellano), un 1,3% menos que en 2006. Y sólo añadió de viva voz una breve referencia a que antes se «primaba» su uso en los juzgados.

Con eso de «primar», Alegret aludía a un plan piloto que la Generalitat gobernada por CiU impulsó en octubre de 2000, y que el tripartito suprimió a finales de 2004, según el cual se gratificaba económicamente a los funcionarios de los juzgados por utilizar exclusivamente el catalán en toda su documentación. Según datos facilitados a ABC por CiU, los funcionarios en cuyos juzgados se implantaba el uso exclusivo del catalán recibían un nada desdeñable incentivo de 600 euros por trimestre.

A tenor de las estadísticas, el citado plan sirvió para reanimar -aunque fuera con una controvertida terapia a golpe de talonario-, a un moribundo, el uso del catalán en la Justicia, pero no para curarlo. Porque tras la supresión de la medida el paciente recayó.

Freno en 2004 A finales de 2000, cuando se comenzó a aplicar el plan en 40 oficinas judiciales -de forma voluntaria y siempre con un quórum de funcionarios partidarios-, sólo el 1,26% de las sentencias dictadas ese año habían sido redactadas en catalán. En 2001, con 76 oficinas judiciales secundando el plan, el porcentaje pasó a ser del 6,18%, y fue aumentando en paralelo a la extensión del plan.
El culmen de esta ascensión, aunque con respiración asistida, llegó en 2004, con 120 oficinas judiciales -una cuarta parte del total- adheridas al plan. Entonces se logró que un 20,63% de las sentencias se escribieron en catalán. Pero justo a finales de ese año, el tripartito decidió suprimir la medida. «Con la excusa de que era un plan piloto y de que llevarían a cabo otras acciones», afirma a ABC Nuria de Gispert, actual portavoz de CiU en la Comisión de Justicia del Parlamento catalán. La supresión del plan sirvió para darse de bruces con el realismo. En 2005, el porcentaje de sentencias en catalán descendió medio punto; en 2006, bajó a un 18,13%, y en 2007, fue de un 16,7%. Con las cifras en la mano, nadie pone en duda que cuando se ha dejado de incentivar el uso del catalán, se ha condenado al mismo al desuso.

Por eso desde algunos partidos, como CiU, o algunas voces de estamentos afectados, como jueces o abogados, se muestran a favor de recuperar esta medida. Con todo, partidarios y detractores, resaltan que la supresión del plan no explica por sí solo el por qué el uso del catalán en la Justicia es minoritario. Así, en una ponencia de octubre de 2007 redactada por la entonces coordinadora del servicio Lingüístico del Ámbito Judicial del Departamento de Justicia de la Generalitat, Rosa Lizandra, se señalaban otros problemas que obstaculizan la difusión del catalán en este ámbito: «la propia estructura centralizada del poder judicial; el lugar de origen de las personas que trabajan al servicio de justicia; la formación en lengua castellana en las facultades de Derecho; las dificultades para encontrar textos legales y manuales de derecho en catalán, la poca demanda de los abogados a ser atendidos en catalán...».

«Mea culpa» corporativo
«Y en definitiva -remataba Lizandra-, la inercia a utilizar el castellano en las relaciones con la Administración de Justicia. Comparte este análisis Mireia Casals, abogada de la sección de Derecho del Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB) y miembro de la Asociación de Juristas para la Lengua. Casals cree que todos los funcionarios involucrados en la Justicia -desde los jueces a los abogados- son corresponsables del poco uso del catalán, aunque no duda en entonar un severo «mea culpa» corporativo. «El día en que los jueces reciban muchos escritos de abogados redactados en catalán, se pondrán las pilas», afirma.

A la hora de analizar por qué muchos abogados recurren al castellano, Casals admite que entre algunos profesionales existe un cierto miedo, que se retroalimenta con el de sus clientes, a que exigir la tramitación de una sentencia en catalán predisponga al juez en contra. Un miedo, admite, infundado en la inmensa mayoría de los casos.

Igual piensa Matilde Aragó, magistrada de la Sala de lo Social del TSJC y miembro de la Asociación de Juristas para la Lengua. «Hay muy pocas actuaciones negativas de jueces que dificulten el uso del catalán. El problema es que es más disuasiva y mediática, una actuación negativa que cien positivas», dice Aragó, que también señala como causa que los usuarios ignoran su derecho a usar el catalán en todo los ámbitos de la Justicia y a exigir que sus causas se redacten en esta lengua.

Esta juez, como la abogada Mireia Casals, consideran que para dar un impulso al catalán en la Justicia «falta voluntad política». Para destinar más dinero a reforzar las medidas existentes, como los servicios informáticos de traducción de sentencias, la formación de profesionales o la traducción textos legales al catalán.

Pendientes de reformas legales Otrora, una traba al uso del catalán era el nivel de conocimiento entre jueces, fiscales, secretarios judiciales y resto de funcionarios, muchos de fuera de Cataluña. Sin embargo, otro vistazo a la estadística lo matiza. Según se desprende una encuesta de la Generalitat de mayo de 2007, el 26% de los fiscales, el 55% de los jueces y el 66,61 de los secretarios tienen niveles B, C, o D de catalán y están capacitados para atender oralmente y por escrito en esta lengua a un ciudadano.

CALIFICA DE "TORPEZA" EL SMS DE SORIA A LA POLÍTICA VASCA
Vidal Quadras cree que Rajoy debería tener como prioridad el regreso de San Gil
El eurodiputado del PP Alejo Vidal Quadras ha calificado a María San Gil como "un referente indiscutido e indiscutible para nuestro partido" y ha subrayado –en una entrevista en Telecinco– que "una de las prioridades de Rajoy" debería ser que San Gil "regrese donde debe estar". Además, ha calificado de "torpeza" el sms que envió José Manuel Soria a la política vasca tras recibir su propuesta para la ponencia política. Así los desvela este lunes Casimiro García-Abadillo en El Mundo, en un nuevo capítulo sobre el enfrentamiento que mantuvo con el canario y Alicia Sánchez Camacho. "Espero que Rajoy diga que su primer objetivo es lograr que María se sienta cómoda", ha dicho González Pons.
Libertad Digital 2 Junio 2008

Poco a poco se van aclarando los motivos por los que María San Gil decidió alejarse de la ponencia política del PP. Según cuenta este lunes Casimiro García-Abadillo en El Mundo, José Manuel Soria envió un primer texto a la política vasca el 28 de abril favorable a un acercamiento a los nacionalistas. San Gil respondió con su versión de la ponencia a lo que el canario reaccionó enviándole un sms con tintes ofensivos: "María, he recibido tu ponencia. ¡Arriba España!". Después de este episodio, y tras el posicionamiento de Sánchez Camacho a favor de San Gil, Rajoy decidió que interviniera Lassalle.

Según cuenta el periodista este lunes, el giro que ha dado Rajoy ha sido total, sobre todo con respecto a María San Gil. Una de las señales claras de este cambio es que el presidente del PP le ofreció a la vasca el número dos de las listas por Madrid, cosa que rechazó siendo reemplazada por Manuel Pizarro.

Lo que está claro es que los problemas llegaron cuando varios políticos del PP comenzaron a plantear la posibilidad de que el partido adoptara algunas posiciones cercanas al nacionalismo sin que en ningún momento Rajoy saliera al paso para rectificar esas declaraciones. Es así como San Gil, después de recibir el día anterior los puntos de Soria en los que se incluían esas posiciones, envió el 29 de abril su parte de la ponencia con puntos muy claros acerca de la derrota del terrorismo y la defensa de la libertad. La repuesta del político canario la hizo a través de un mensaje de móvil con mucho trasfondo político: "María, he recibido tu ponencia. ¡Arriba España!"

Ante el problema de tener dos ponencias políticas distintas, y después de hablar por teléfono con San Gil, Rajoy decidió que su asesor ejecutivo, José María Lassalle, entrara en acción para lograr un texto único. Éste ya había tenido comunicación con Soria y se había posicionado con sus ideas por lo que cuando remitió sus "correcciones" a San Gil –como rechazar una "negociación política" con ETA y lugar de una "negociación"–, la vasca decidió alejarse de la ponencia de su partido.

Todo este episodio provocó que San Gil llamara a Aznar, Mayor Oreja e Iturgaiz y todos le mostraron su apoyo. De hecho, ex presidente del Gobierno le dijo que Rajoy tenía el derecho de diseñar tu equipo pero no "modificar principios fundamentales para el PP". El 21 de mayo, San Gil se trasladó a Madrid para reunirse con Rajoy. Al comunicarle su decisión de dejar sus cargos, el presidente del partido le preguntó su tenía dónde ir. Ella contentó que "no, yo no tengo la suerte de Zaplana", a lo que él replicó: "Pues piénsatelo".

Este lunes, Comité Ejecutivo del PP
Rajoy preside este lunes la reunión del Comité Ejecutivo que aprobará todo lo relativo al diseño del XVI Congreso Nacional, que se celebrará este mes en Valencia, así como el adelanto de los cónclaves regionales en el País Vasco, Baleares y Cataluña. En principio, no se prevé que Rajoy comparezca después ante la prensa para dar cuenta del contenido de la reunión, que se celebrará a puerta cerrada. Quien sí lo hará, previsiblemente, será el presidente del comité organizador del XVI Congreso, Ramón Luis Valcárcel, según fuentes del PP.

CAPÍTULO 44: Los Enigmas del 11-M: Avísame
Comentábamos en el capítulo anterior que los informes policiales enviados al juez Del Olmo omitieron la información acerca de una de las tarjetas y uno de los teléfonos activados en Morata de Tajuña el día anterior a los atentados. Y decíamos que puede que la razón fuera que esa tarjeta seguía activa cinco días después de la masacre, como lo demuestra el hecho de que el 16 de marzo recibiera un SMS desde el número 654223300, correspondiente a un centro servidor de mensajes de Amena. Como vamos a ver en este capítulo, ese mensaje recibido el 16 de marzo por aquella tarjeta de Morata (cuyo número era el 652285765) tiene mucha más importancia de la que parece.
Luis del Pino Libertad Digital  2 Junio 2008

Antes, veamos algunas otras cosas que pasaron aquel 16 de marzo: El súbito vuelco de las investigaciones

 
Inicialmente, las investigaciones sobre el 11-M se centraron, como ya sabemos, en la tarjeta telefónica y el teléfono encontrados en la mochila de Vallecas. Al investigar la ruta de comercialización de ambos elementos, la Policía detuvo el 13-M, el día anterior a las elecciones, a cinco personas: dos hindúes (que supuestamente habían vendido el teléfono a los terroristas) y tres marroquíes (que supuestamente habían vendido la tarjeta).
 
Sin embargo, pasadas las elecciones generales, esas investigaciones terminarían orientándose en una dirección completamente distinta, que nada tenía que ver con las cinco detenciones efectuadas en plena jornada de reflexión.
 
Es a partir del día 16 de marzo cuando la versión oficial comienza a decantarse hacia la trama articulada en torno a los muertos de Leganés y hacia la trama de tráfico de explosivos radicada en Asturias.
 
Concretamente, a partir del día 17 se procede a la detención de Emilio Suárez Trashorras, de Rafá Zouhier y de otros personajes secundarios, la mayoría de los cuales no llegaría ni siquiera a sentarse en el banquillo. En los días posteriores, y hasta el 3 de abril, el cerco se va estrechando sobre ese grupo formado por El Chino, El Tunecino, los dos hermanos Oulad Akcha, Abdenabi Kounjaa y Anouar Asrih Rifaat cuyos cuerpos aparecerían el 3 de abril tras la explosión del piso de la C/ Carmen Martín Gaite.
 
Curiosamente, no existe ningún enlace entre los detenidos con anterioridad a las elecciones y la trama a la que luego se responsabilizaría de los atentados. No existen llamadas cruzadas, no hay indicios de la presencia de ninguno de los cinco detenidos del 13-M en ninguno de los escenarios de la trama... Pero entonces, ¿cómo se dio el salto en las investigaciones entre una trama y otra?
 
Nadie ha explicado nunca con claridad cómo se llegó a esa trama asturiana ni a esa trama de delincuentes marroquíes sobre las que terminaría volcándose la responsabilidad del atentado. Tan sólo tenemos retazos, extraídos de las declaraciones de diversos responsables policiales ante la Comisión de Investigación del 11-M, ante el juez Del Olmo y ante el tribunal presidido por el juez Gómez Bermúdez.
 
La versión de Parrilla
Es una de esas declaraciones efectuadas ante el tribunal reunido en la Casa de Campo la que mejor permite ver cómo el vuelco en las investigaciones se produce, probablemente, el propio día 16 de marzo. Nos referimos a la declaración del inspector Jesús Parrilla y, en especial, a sus respuestas durante el interrogatorio efectuado por la fiscal Olga Sánchez.
 
Según dicho inspector, el 16 de marzo por la mañana le llamaron al despacho de su Jefe de Sección y le mostraron una nota informativa de la Jefatura del Tedax en la que decía que, "según fuentes dignas de todo crédito", los detonadores utilizados en las explosiones del 11-M habían salido de unas explotaciones mineras que la empresa Caolines de Merillés tenía en la zona cercana a Cangas de Narcea. En consecuencia, sus jefes le ordenaron a Parrilla que se desplazara, junto con otros investigadores, a Oviedo, para hacer allí averiguaciones, cosa que hizo aquella misma mañana.
 
Parece claro, por tanto, cuál es el hilo que condujo a Asturias: según la Jefatura del Tedax, los detonadores habían salido de allí. Y es por eso por lo que mandan a Parrilla a Oviedo.
 
Sin embargo, esa misma tarde-noche, Parrilla recibe dos llamadas indicándole que hay una tarjeta telefónica (la 665040605) que guarda algún tipo de relación con la de la mochila de Vallecas y que tiene contactos con dos cabinas telefónicas y una tarjeta prepago de Avilés.
 
Concretamente, Parrilla declara en el juicio que primero le llamó, para darle esos datos, un inspector de su sección desde las oficinas de Amena y que una hora después le llamó otra inspectora, que también estaba con el otro compañero "en los locales de Amena".
 
A partir de ese momento, la historia (proporcionada por los Tedax) de que los detonadores procedían de Asturias va diluyéndose en el sumario hasta prácticamente desaparecer, mientras que la pista que pasa a primar (proporcionada inicialmente por dos inspectores que estaban trabajando en los locales de Amena) es la de que hay una serie de contactos telefónicos que relacionan unas tarjetas con otras y que conducen a Avilés.
 
¿Qué pasó ese 16 de marzo para que la investigación que lleva a Asturias pasara de basarse en una cosa, a basarse en otra totalmente distinta? ¿Había, tal vez, dos sectores de la Policía compitiendo por construir distintas alternativas de esa versión oficial que todavía estaba en estado embrionario?
 
Avísame
Para ver qué pudo suceder ese 16 de marzo, volvamos a nuestra tarjeta misteriosa de Morata, la que recibió un SMS desde el servidor de mensajes de Amena 654223300 a las 15:28 de aquel 16 de marzo.
 
Según los propios informes policiales, el número 654223300 corresponde, en efecto, a un centro servidor de mensajes de Amena, pero no a un centro cualquiera, sino al del servicio Avísame que esa compañía telefónica proporciona a sus usuarios.
 
"Avísame" es un servicio de alertas que Amena puso en marcha el 16 de mayo de 2003. Esto es, concretamente, lo que decía la nota de prensa con la que Amena anunciaba el lanzamiento del servicio:
 
Amena, del Grupo Auna, ha lanzado "Avísame", el primer servicio europeo automático de alertas inteligentes basadas en la localización del usuario y en su ruta habitual. Este servicio de suscripción permite recibir, de forma totalmente automática a través de SMS o mensajes multimedia MMS, información de las incidencias de tráfico en la ruta habitual del usuario o avisos cuando el nivel del polen supere determinados valores en la zona a la que se dirija.
 
Para activar el servicio sobre incidencias de tráfico, el usuario sólo debe enviar el mensaje de texto: TRA al 2230.
 
Para activar el servicio de alertas de polen debe enviar: P al 2230. Ejemplo: P OLIVO al 2230 o P GRAMINEAS al 2230.
 
El usuario también puede activar estos servicios a través de la página web de "Avísame" en www.amena.com.
 
En definitiva, se trata de un servicio inteligente, mediante el cual el sistema, que sabe en todo momento en qué celda de la red se encuentra cada teléfono, envía al usuario la información de tráfico o de niveles de polen relativa a la zona por la que el usuario se está desplazando en ese instante.
 
Observe el lector que había dos formas de abonarse al servicio: o bien enviar un mensaje al 2230, o bien abonarse a través de la propia página web de www.amena.com. En los listados de llamadas de esa tarjeta misteriosa de Morata no consta ningún mensaje enviado al 2230, ni antes ni después del 11-M, así que la única posibilidad es que el usuario de esa tarjeta se abonara a través de la web.
 
Sin embargo, en el sumario consta una serie de datos que permiten poner en cuestión que fuera el usuario de esa tarjeta quien activara aquel servicio.
 
Los otros abonados

Porque a mediodía del 16 de marzo, el servicio Avísame de Amena no sólo envío ese mensaje al teléfono misterioso de Morata, sino que en realidad se produjo una auténtica, y muy curiosa, epidemia de mensajes. Concretamente, entre las 15:10 y las 15:33 se enviaron un total de 13 mensajes SMS a un total de 10 teléfonos distintos, todos ellos aparentemente relacionados con la trama del 11-M. Concretamente, los mensajes que se enviaron fueron los siguientes:

15:10:21
653026006
Rachid Oulad Akcha
15:10:35
653026053
Jamal Ahmidan
15:11:53
652284025
Jamal Ahmidan
15:12:09
653029577
Rachid Oulad Akcha
15:12:26
651477575
Mohamed Oulad Akcha
15:25:10
675397663
Emilio Suárez Trashorras
15:25:36
653029577
Rachid Oulad Akcha
15:27:48
653026955
Francisco José M. D.
15:28:08
652286979
Jamal Ahmidan
15:28:47
652285765
Tarjeta misteriosa de Morata
15:29:04
665393235
Abdenabi Kounjaa
15:33:07
653026955
Francisco José M. D.

Es decir, en apenas 23 minutos de aquel mediodía del 16 de marzo, cuatro de los futuros "suicidas" de Leganés recibieron un mensaje de Avísame. Como también lo recibieron la tarjeta misteriosa de Morata, Emilio Suárez Trashorras y un español llamado Francisco José M. D., del que luego hablaremos.

En los listados de llamadas correspondientes a todos esos números telefónicos no consta ningún mensaje anterior del servicio Avísame, ni antes ni después del 11-M. ¿Qué sucedió entonces? ¿Es que los cuatro presuntos suicidas de Leganés y Emilio Suárez Trashorras se volvieron de repente alérgicos al polen aquel 16 de marzo, o decidieron simultáneamente que estaban muy preocupados por los atascos de tráfico?
 
Pero, además, es que desde ninguno de esos teléfonos se llamó nunca al 2230 para suscribirse al servicio Avísame, así que las únicas alternativas son que se suscribieran a través de la web o que alguien les suscribiera desde el propio sistema de Amena.
 
El español que pasaba por ahí
La respuesta nos la da, precisamente, ese español de nombre Francisco José M. D. que aparece en el listado. ¿Quién es esa persona? Pues se trata de un militante del partido Unificación Comunista de España, un curioso partido de extrema izquierda con ideología españolista que en cierta ocasión saltó a los medios porque una de sus militantes fue agredida por batasunos mientras repartía propaganda en Bilbao.
 
¿Qué pinta ese tal Francisco José M. D. en esa secuencia de llamadas a los presuntos suicidas de Leganés y a Emilio Suárez Trashorras? Pues aparentemente nada, pero da la casualidad de que Francisco José M. D. había comprado en el locutorio de Jamal Zougham una tarjeta telefónica del mismo lote que otras que aparecen en ese listado. Y da la casualidad de que esa tarjeta de Francisco José M. D. estuvo en Alcalá de Henares y en zonas cercanas a Morata de Tajuña en los días previos al 11-M.
 
La presencia de esa tarjeta de Francisco José M. D. en esa secuencia de mensajes del servicio Avísame nos permite descartar que fuera nadie relacionado con la trama del 11-M quien activara el servicio de mensajes para esas diez tarjetas. Si hubiera sido alguien relacionado con la trama, entonces no se habría producido el error de incluir también a Francisco José M. D. en los envíos.
 
La única alternativa posible parece ser que alguien con acceso a las claves de las distintas tarjetas activara el servicio de todas ellas directamente en el sistema de Amena. Alguien que, al ver que la tarjeta de Francisco José M. D. pertenecía al mismo lote que algunas de las otras, y que se había estado moviendo por zonas cercanas a ciertos escenarios de los hechos, creyó erróneamente que estaba relacionada con las demás y la incluyó en el mismo paquete.
 
¿Para qué esos mensajes?
¿Y para qué querían enviar esa serie de mensajes a esas tarjetas? ¿Quién estaba "marcando" esos teléfonos y por qué? Pues no lo sabemos a ciencia cierta, pero desde luego parece una buena manera de intentar "demostrar" que existía una vinculación entre unas tarjetas y otras. Es decir, parece una buena forma de construir una trama de relaciones entre tarjetas que permitiera engarzar los distintos elementos que posteriormente compondrían la versión oficial.
 
Y lo curioso es, precisamente, que esa secuencia de mensajes tiene lugar a mediodía de aquel 16 de marzo en que, de repente, las investigaciones dan un vuelco, pasando a ser sustituida la pista de los detonadores por la trama telefónica en el breve lapso de unas horas, las que median entre la salida del inspector Parrilla hacia Asturias en la mañana del 16 y las llamadas de sus compañeros que estaban "en los locales de Amena", en la tarde-noche de aquel mismo día. Como también resulta curioso que el teléfono de Emilio Suárez Trashorras ya resultara marcado el día 16, un día antes de su primera declaración ante la Policía.
 
Igual que resulta bastante significativa la secuencia de mensajes posteriores del servicio Avísame que varios otros teléfonos relacionados con la trama del 11-M irían recibiendo en los días posteriores, antes de la explosión del piso de Leganés:
 
675397663
17/03/2004
11:00:47
Emilio Suárez Trashorras
665040605
20/03/2004
19:29:25
Jamal Ahmidan
651477575
20/03/2004
19:29:38
Mohamed Oulad Akcha
635243590
23/03/2004
14:03:09
El Tunecino
655362411
23/03/2004
17:45:49
Faisal Allouch
635243590
26/03/2004
10:46:51
El Tunecino
665393235
26/03/2004
19:12:04
Abdenabi Kounjaa
665040501
27/03/2004
15:55:06
Jamal Ahmidan
635243590
27/03/2004
16:04:10
El Tunecino
 
Una semana después de ese 16 de marzo en que la trama telefónica comienza a tomar cuerpo, El Tunecino se añade a la lista de futuros "suicidas" aquejados por una súbita alergia al polen, que les lleva a suscribirse al servicio Avísame de Amena. Curiosamente, los que nunca llegarían a aparecer en esos mensajes SMS (que cesaron completamente el 27 de marzo) son Allekema Lamari y Anouar Asrih Rifaat, al menos con los datos que obran en el sumario.

Recortes de Prensa   Página Inicial