AGLI

Recortes de Prensa    Martes 3 Junio 2008

Liderazgo contra la coacción
EDITORIAL El Correo 3 Junio 2008

El mensaje de tranquilidad que el Gobierno vasco está transmitiendo a las empresas que participan en la construcción de la línea del Tren de Alta Velocidad tras el último atentado de ETA contra una de ellas, la madrugada del domingo en Zarautz, será ineficaz si no se acompaña de un compromiso firme para afrontar la amenaza que la banda terrorista representa para el principal proyecto de infraestructuras en el que está embarcado el País Vasco. Parece complicado mantener la calma ante un peligro anunciado, y ahora confirmado a golpe de amonal, si no se cuenta con la garantía de que las administraciones responsables de la financiación y ejecución del TAV evaluarán y dispondrán las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los trabajadores y los equipos técnicos empleados en las obras. O si se percibe que las instituciones minusvaloran los propósitos criminales de ETA o los vinculan con intentos de extorsión económica ajenos a la participación de estas sociedades en la 'Y' vasca. En definitiva, si se constata que el Ejecutivo de Vitoria renuncia a liderar un proyecto, éste sí de verdad ilusionante, que concita el apoyo mayoritario de la ciudadanía, los partidos políticos y los colectivos empresariales vascos.

La explosión del artefacto en la sede de Construcciones Amenabar en Zarautz tuvo lugar horas después de que una nutrida manifestación recorriera las calles de San Sebastián mostrando su oposición al proyecto ferroviario. En ningún caso cabe imputar a los manifestantes responsabilidad alguna en relación al atentado. Pero resulta más que significativo que la plataforma que convocó tal movilización no haya expresado el más mínimo reproche hacia los terroristas que colocaron la bomba. Una omisión que cuando menos refleja la doblez moral en que se acomoda el terrorismo etarra.

LA CONSULTA DE IBARRETXE
Ibarretxe, Zazpiak bat
ANTONIO ELORZA El Correo 3 Junio 2008

CATEDRÁTICO DE PENSAMIENTO POLÍTICO DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Decíamos ayer sobre los propósitos de Ibarretxe Pero más vale mirar hacia el futuro y examinar las consecuencias que puede tener su esperado anuncio de la pregunta para esa consulta que no va a ser vinculante, pero que ya tiene incluso fijada la fecha para el definitivo referéndum de autodeterminación antes de que acabe 2010. Pocas veces en la historia del último siglo ha tenido lugar un intento de fraude a la democracia comparable al ahora presentado por el lehendakari, ya que no sólo se trata de un referéndum convocado de forma solapada al margen y en contra del texto constitucional en virtud del cual ejerce su gobierno, sino que su formulación constituye un insulto a las reglas de claridad que cabe exigir cuando se entra en el terreno de la democracia directa. Y, para cerrar el círculo, todo ello tiene lugar en términos de complicidad con una organización terrorista a la cual el proyecto de Ibarretxe viene a salvar de una situación agónica. Una auténtica obra maestra de cerrilidad y de menosprecio a los problemas de la sociedad a la que todavía gobierna.

¿Por qué hace esto? La razón está bien clara: en buen hijo espiritual de aquel profeta del odio que fue Sabino Arana, el español es el enemigo, y todo vasco que haga suya esta posición central, por muy desatinados y criminales que puedan parecer los procedimientos empleados, es ante todo un vasco, pertenece al círculo de los amigos, y más aún al compartir los mitos fundacionales sobre la independencia originaria (los derechos históricos), tener la misma concepción de lo vasco y profesar una religión política cuyo punto de destino no ha de ser otro que la independencia. A Ibarretxe, como a Egibar, le pueden desagradar las muertes de españoles y españolistas a manos de ETA, por aquello de la humanidad, no es seguro, pero en el fondo piensan que el terror (perdón, la violencia) es consecuencia inevitable del conflicto provocado por los gobiernos de Madrid al no reconocer lo que Sabino formuló para Vizcaya: los derechos de Euzkadi, ahora Euskal Herria, a la independencia, por encima de lo que los vascos realmente existentes piensan y desean. Por eso no importa que sólo haya un tercio de vascos independentistas y que el PSOE acabe de quedar en las elecciones muy por encima del tripartito. El pueblo vasco está encarnado exclusivamente en la comunidad nacionalista. Todo lo demás equivale a traición. Es preciso conseguir por cualquier medio que las urnas refrenden esa identificación esencial.

Para ello se ve obligado a acumular fraudes y engaños, haciendo de la convocatoria un 'remake' del viejo juego de los siete errores. Siete trampas en un solo proyecto político. Vale la pena examinarlas una a una.

La primera concierne a la propia 'consulta', que no es sino un referéndum enmascarado para que así resulte más digerible su anticonstitucionalidad. No sólo el nacionalismo vasco, sino otras corrientes políticas vienen presentando la autodeterminación como algo normal, como si cada pocos años Baviera o Bretaña votasen si se van o se quedan en sus respectivos Estados. Falso. Constituye un recurso excepcional en Europa y casi nunca es un ejemplo de democracia. Con Estados Unidos detrás, Kosovo se ha autodeterminado, pero curiosamente los serbios de Kosovo, tras haber sido ignorados los acuerdos de las Naciones Unidas, según los cuales la intervención militar garantizaba la integridad territorial de Serbia, se ven privados de ese mismo derecho para la parte serbia del recién nacido Estado. Así que el contenido y el marco acaban dependiendo de quién se declara sujeto de la autodeterminación, y como en este caso la fuerza en virtud de sus aspiraciones y de sus concepciones mitológicas. Luego la normalidad de la capacidad de decidir de los vascos no existe; y menos si tenemos en cuenta todas las encuestas confirmando el apoyo minoritario al independentismo.

La segunda trampa consiste en reunir en una sola papeleta dos preguntas heterogéneas entre sí, con lo cual una condiciona a la otra. ¿Quién va a mostrarse opuesto a resolver el problema de ETA? Sólo que si aceptamos la propuesta en apariencia bienintencionada para que ETA termine su carrera, hay que llevarse de propina la del debate entre los partidos vascos, sin mezcla de español alguno, para resolver de paso el 'conflicto', es decir, tomar el camino de la independencia. Es la vieja añagaza del caciquismo: si pretendes alcanzar aquello que deseas, dame a ciegas tu voto. Si quieres que ETA desaparezca, sígueme en la marcha hacia la autodeterminación (léase independencia, porque ya sabemos que la reforma constitucional para ampliar el Estatuto no le vale a Ibarretxe). Con el añadido de una falacia: sugerir al electorado que si alguien rechaza el ámbito vasco de decisión opta por que ETA siga matando.

La tercera concierne a la aparente reproducción del acuerdo del Congreso para negociar con ETA si ésta manifestaba una actitud inequívoca para abandonar el terror (la violencia). Pero es que ese intento fracasó espectacularmente. El PSOE razonablemente no intenta reproducirlo, y además la resolución del Congreso añadía que la negociación no podría tener contenido político. Consecuencia: una vez amputada de esta cláusula resulta ilícita su reproducción pretendiendo que es mantenido el mismo significado.

La cuarta reside en la mención de «todos los partidos políticos vascos» como participantes en el decisivo 'proceso de negociación' para ir a la autodeterminación ('sobre el derecho a decidir'). Esto significa anular de facto la Ley de Partidos, ponerse al margen y en contra del ordenamiento legal español, lo mismo que al ignorar en todo momento las exigencias derivadas de la Constitución.

La quinta es la presunción de que su propuesta es legal, cerrando deliberamente los ojos ante el hecho de que por otra vía volvemos al proceso constituyente vasco del primer plan. Encima Ibarretxe se atreve a manifestar su asombro ante el hecho de que PSOE y PP no respalden su fraude.

La sexta es el fingimiento de que ha buscado un acuerdo con Madrid, que sólo la intransigencia de Zapatero ha frustrado. Es éste uno de los aspectos más impresentables de la conducta del lehendakari, al abusar de la corrección con que siempre le ha tratado el presidente del Gobierno, denunciando una supuesta intransigencia cuando él, con su decisión ya tomada, en momento alguno ofrecía resquicio para el famoso 'acuerdo'. ¿Cómo iba Zapatero a refrendar un proyecto ya cerrado que dinamitaba el orden constitucional?

Y séptima y fundamental trampa. Ibarretxe ha presentado su hoja de ruta a modo de varita mágica para acabar con ETA, cuando se trata de todo lo contrario. Es como si alguien ofrece aceite para sofocar un incendio. Por debajo de las palabras vacías, no hay en las preguntas la menor condena de ETA. Lógico. Lo repetimos: la consulta es hoy por hoy el salvavidas político para ETA y, de modo correlativo, la supervivencia de ETA es el único factor que puede respaldar el proceso político basado en un referéndum convocado para atender a los objetivos políticos comunes de ETA y del lehendakari Ibarretxe. Si el Gobierno no reconoce 'el derecho a decidir', ETA tiene ya la coartada para prolongar el terror. Un magnífico servicio prestado por ambos, en suma, con el cinismo político del segundo a la cabeza, para que la crisis vasca siga siendo una historia interminable.

El ejemplo de Hernani
Quedan muchas placas, muchos monolitos y muchos hijos predilectos que nunca debieron serlo
EDITORIAL Libertad Digital 3 Junio 2008

Hernani, en la provincia de Guipúzcoa, era, hasta este lunes, uno más de la generosa colección de pueblos del País Vasco donde se homenajea a etarras dedicando monumentos y plazas en su nombre. Una decisión del juez Grande-Marlaska ha puesto fin a una situación tan anómala como insultante con las víctimas de los homenajeados. Es, se mire por donde se mire, un ejemplo que debe seguirse allá donde se exalte el nombre y la memoria de los asesinos etarras.

Si el hecho en sí mismo es loable, no lo es tanto la rapidez con la que se ha tomado esta resolución judicial. El monolito y la placa que honran al etarra José Aristimuño, alias "Pana", llevan instalados en un céntrico parque de Hernani desde hace 25 años. En este tiempo nadie había hecho nada por retirar semejante atentando contra el sentido común y, lo que es peor, contra la memoria de las víctimas. Quizá por miedo o quizá por la desesperanza del que cree derrotada su causa. Ha sido, una vez más, esa parte de la sociedad civil vasca que no se rinde ante nada, la que ha tenido que elevar su voz sobre el espeso silencio cómplice que reina en las Vascongadas.

La asociación Dignidad y Justicia, junto al Foro Ermua y las familias de cuatro víctimas del carnicero homenajeado en Hernani, han puesto la primera piedra de un movimiento cívico que no debería detenerse en este puntual pero importantísimo logro. Quedan muchas placas, muchos monolitos y muchos hijos predilectos que nunca debieron serlo. Contamos ahora y siempre con ese tejido social vivo e insobornable que no olvida y que tiene a la Justicia por bandera. Sólo queda que los que la administran sepan estar a la altura.

Zapatero al desnudo
La brutal disonancia de los diagnósticos económicos presidenciales, dependiendo del interlocutor, certifica, por mucho que no sorprenda a nadie, la disposición de Zapatero al uso de la mentira.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 3 Junio 2008

¡Vaya cincuentenario está teniendo el Círculo de Economía! De tropiezo en tropiezo. Aunque a punto estuvieron de romperse la crisma el Rey, Pujol y Maragall, el principal desliz fue el de Zapatero ante un micrófono indiscreto. No es que lo revelado nos sorprenda; lo increíble sería que en petit comité siguiera atado el presidente a su paisaje económico naif, entre la trola y el triunfalismo bananero.

Otro micrófono chivato nos había revelado antes de las elecciones la intención presidencial de crispar deliberadamente el ambiente, y aunque da un poquito de vergüenza ver al jefe del Ejecutivo reforzar las convicciones incendiarias de un periodista que luego se la coge con papel de fumar y afecta gran escándalo por las supuestas crispaciones ajenas, de nuevo lo sorprendente habría sido oírle algo así: "Yo nunca crisparé, Iñaki, ¿cómo se te ocurre?"

Estepaís está cómodamente instalado en la hipocresía. La coincidencia de discursos opuestos en la misma persona pública y su uso alternativo dependiendo del tamaño de la audiencia resultan lo más natural del mundo. La confidencialidad facilita –y esto sí es natural– el uso de palabras gruesas, sin embargo, cuando trasciende un insulto privado se levanta mucho más revuelo que cuando el presidente muestra que es un falsario ante el periodista o el empresario amigo. Piénsese en el “gilipollas” que Bono dedicó a Blair, comprensible e instructivo, pues permite constatar el concepto que de aquel laborismo tenía el PSOE. Y compárese con la indiferencia general cuando Zapatero exhibe ante Gabilondo un rostro objetivamente repugnante.

La brutal disonancia de los diagnósticos económicos presidenciales, dependiendo del interlocutor, certifica, por mucho que no sorprenda a nadie, la disposición de Zapatero al uso de la mentira. Pero Zapatero es sólo un pobre tipo que entró por accidente en los libros de historia. Él no nos importa, sino la sociedad española, que está pidiendo a gritos una regeneración, que da por hecho que entre lo público y lo privado se levanta un muro, y que el tránsito de uno a otro mundo comporta un salto tan notable que no sólo altera las reglas de etiqueta sino las más elementales nociones éticas.

El problema es la falta de escándalo cada vez que a Zapatero se le ven los palos del sombrajo. Lo es en mucha mayor medida que el propio Zapatero, al fin una expresión de lo que hay, una sombra de esta triste España donde la verdad cotiza tan bajo que uno escribe artículos como este sin esperanza. Por alguna razón nuestros medios siguen resistiéndose a admitir que los problemas de Clinton por el asunto Lewinsky tuvieran algo que ver con mentir al pueblo. Creen que lo lincharon por un solo privado de clarinete.

Volverá a ganar ETA
Pedro de Hoyos Periodista Digital 3 Junio 2008

Ya hemos pasado unas cuantas experiencias como ésta. Y siempre ha ganado ETA, seamos sinceros y reconozcámoslo. Recordemos lo de Lemóniz, recordemos lo de la autovía. Siempre ganó ETA.

Y ahora se repite la situación. El listo de mi pueblo siempre decía que cuando pasa lo mismo ocurre igual. Y ETA conoce la debilidad del contrincante, nosotros, la legalidad, el orden, el bien común, y sabe dónde golpear, no resistiremos mucho. Me refiero a las obras del AVE, permanentemente bajo amenaza. Eta sabe que tiene la batalla ganada, que el objetivo al que golpear es grande y débil, que no se puede proteger a todas las empresas, a todas las maquinarias, a todas las obras empezadas o por empezar. ETA sabe que puede.

Al final el Estado es débil, ésa es la fuerza de ETA. El Estado no se puede esconder en un caserío en el monte, ni construye zulos para esconder sus obras públicas. Al final, todos perderemos, ETA ganará y será más fuerte. Y se apuntará otra muesca.

Además hay que considerar el apoyo político que tiene de aquellos que no se quieren enfrentar frontalmente, la redundancia es deliberada, a los que el día de mañana pueden ser sus aliados en la “construcción nacional” vasca. Porque la fortaleza de ETA no está sólo en sus revólveres, en sus coches bomba, en sus zulos. Está fundamentalmente en aquellos que desde la política, o desde el silencio acobardado, no se oponen a sus designios sino que esperan pacientemente que vayan cayendo las nueces.

La sociedad vasca está enferma de miedo, un miedo lógico y comprensible cuando llevan cuarenta años apuntándote con una pistola en la nuca, cuando cualquier coche puede esconder una bomba, cuando cualquier minuto puede ser tu último minuto. Pero además están los colaboradores, aquellos que desde las instituciones callan o consienten, aquellos que esperan pacientemente la caída del fruto y permanecen agazapados para colaborar con los que agitan el árbol. Aún a costa del AVE.

Y de las vidas.

¿Tiene el Gobierno algún plan para hacer frente a la crisis económica?
EDITORIAL  Elsemanaldigital  3 Junio 2008

Por mucho que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se empeñe en edulcorar la situación económica que vive España con extraños argumentos como el que se basa en que reconociendo la realidad no se crean puestos de trabajo, todos los indicadores demuestran lo que las familias notan en sus bolsillos desde hace meses. Después del último dato de inflación, que coloca la interanual en el 4,7%, se acaba de conocer que la venta de automóviles cayó de mayo del año pasado al mismo mes de 2008 un 24,3%, un descenso desconocido en nuestra reciente historia.

Este último dato no es meramente anecdótico, ya que la venta de automóviles es una de las señales más fiables con que se cuentan para pulsar la marcha del consumo de los particulares y el nivel de confianza de los consumidores. Las repercusiones de la crisis inmobiliaria, que se van difundiendo por todos los sectores de la economía, y un petróleo a más de 100 dólares el barril, que ha conseguido incluso sacar del mar a nuestra flota pesquera, con la consiguiente amenaza de que se disparen los precios del pescado en un país que es el segundo consumidor en el mundo de este alimento, están creando una preocupación real y cada vez más palpable en la calle.

La gran pregunta que se formulan muchos de esos ciudadanos alarmados es si el Gobierno tiene algún plan para hacer frente a la crisis económica, aparte del ya conocido de retrasar todo lo posible el reconocimiento de la situación. En particular, pocos entienden la actitud pasiva del vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, al que durante estos últimos años los medios de comunicación afines al Ejecutivo, y también muchos de los contrarios, no se han cansado de alabar por su supuesta eficacia y seriedad.

Lo cierto es que Solbes cuenta en su currículum con una experiencia anterior al frente del Ministerio de Economía y Hacienda, en el último Gobierno de Felipe González, en la cual, en circunstancias similares a las actuales, se mostró incapaz de adoptar las medidas que la economía española necesitaba, poniendo en peligro nuestra entrada en la moneda única, el euro. Fue el PP de José María Aznar, con Rodrigo Rato como ministro de Economía, el que nos sacó de la crisis y de una manera casi milagrosa consiguió que todos los indicadores cuadrasen para acceder a la moneda única.

Por ese motivo, no deberían caer en saco roto las propuestas que el PP está formulando en estos momentos para superar la situación que vivimos, oscurecidas por el debate interno que vive el partido. El pasado día 30 de mayo, su presidente, Mariano Rajoy, pronunció una importante conferencia en el Círculo de Economía de Cataluña en la que expuso una parte de esas recetas, que siguen la línea de las que se aplicaron en 1996.

Hoy como entonces, el PP cree necesaria la profundización en las reformas del marco regulatorio de nuestra economía, que vuelve a ser demasiado rígido y confuso para generar la necesaria confianza en los operadores, por la falta de impulso reformista de la anterior legislatura. Otro pilar de las propuestas de los populares son las rebajas fiscales, imprescindibles para aliviar la carga que pesa sobre los bolsillos de los ciudadanos e impulsar el consumo en momentos de crisis.

Así lo ha entendido también el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, al exigir que se rebaje el IVA de los carburantes para aliviar la insoportable presión que sufren sectores como el del transporte, el pesquero ya mencionado o el agrario. En nuestro país, Solbes se ha opuesto, pero sigue sin revelar cuáles son sus ideas.

Crisis
Las expectativas de Zapatero
De tanto negar la mayor, nadie le cree, cuando la credibilidad es fundamental para generar expectativas favorables
Emilio J. González Libertad Digital 3 Junio 2008

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, está empeñado en transmitir a los ciudadanos expectativas positivas acerca de la economía. Según ha dicho recientemente, "si infundes mucho pesimismo, si no dices nada, es peor", para añadir, a continuación, que si fuera muy pesimista sobre la situación económica "agravaría la crisis". Esta lógica, sin embargo, se cae por sí misma.

Desde hace bastante años se sabe que el estado de las expectativas influye de forma decisiva sobre el nivel de crecimiento y el empleo en una economía. Por ello, muchas veces los responsables de la política económica de los distintos Gobiernos de los países occidentales son muy cautos cuando realizan declaraciones públicas en tiempos de crisis. Si un ministro de Economía o de Finanzas dice que las cosas están mal, la reacción de los agentes económicos no se hace esperar. Lo mismo sucede cuando empiezan a hablar de mejorías en la situación porque, básicamente, no ocultan datos y siempre llaman a las cosas por su nombre. Pero una cosa es ser cauto con las declaraciones públicas y otra muy distinta es lo que está haciendo Zapatero, que está acabando por resultar contraproducente.

Zapatero, en este sentido, ha cometido varios errores. En primer lugar, antes de las elecciones no solo se negó a hablar de crisis, sino de desaceleración causada por factores internacionales, todo por no reconocer que se había equivocado de pleno en la pasada legislatura al no promover que su Gobierno siguiera avanzando en las reformas estructurales que necesita la economía española. Esa fue una gran equivocación porque la sensación que dejó en la mayor parte de la gente era que no estaba diciendo la verdad, una sensación que fue a más cuando dijo aquello de que "no es de patriotas criticar la economía".

Los ciudadanos percibían ya de sobra que las cosas no estaban bien porque la hipoteca les pesaba cada vez más, porque su capacidad de gasto se veía sensiblemente minorada como consecuencia del fuerte incremento de los precios de los alimentos y el petróleo y porque empezaban a ver que la gente comenzaba a perder su puesto de trabajo, primero en la construcción y luego en otros sectores. Los ciudadanos no necesitan leer las estadísticas económicas ni que nadie desde el Ejecutivo les diga cómo está la situación para saber que algo malo está pasando. Ellos mismos lo notan en su bolsillo y se ajustan inmediatamente a la nueva situación, como quedó demostrado estas pasadas navidades cuando los comercios tuvieron que adelantar las rebajas de enero al 26 de diciembre. Por ello, la mayoría de la gente tenía la sensación que desde el Gobierno no se estaba diciendo la verdad.

Zapatero tuvo una gran ocasión para enmendar las cosas con motivo de su discurso de investidura, una vez pasadas las elecciones, y aceptar que la economía española está en crisis, que la culpa del desplome del crecimiento económico no se debe solo a factores internacionales, como la crisis crediticia o el encarecimiento del petróleo, sino que el hundimiento del sector inmobiliario español también tiene que ver, y mucho, con el frenazo en seco del crecimiento y la subida del paro en nuestro país. Pero en vez de admitir la realidad y proponer a continuación un verdadero programa de reformas económicas siguió negando la mayor, y la sensación de que no se estaba diciendo la verdad a la sociedad fue a más. La gente no es tonta y percibe que las cosas están bastante mal, como demuestra la encuesta del CIS en la que los españoles sitúan, por primera vez en mucho tiempo, a la economía como su principal preocupación. Esto es lo que parece que está obligando a Zapatero a reaccionar, proponiendo un plan de reformas e intentando sostener las expectativas económicas de los ciudadanos a base de mensajes optimistas.

En otras circunstancias, esa política de generar expectativas favorables podría haber funcionado. El problema es que se produce en unos momentos en los que la credibilidad de Zapatero al respecto es nula. De tanto negar la mayor, nadie le cree, cuando la credibilidad es fundamental para generar expectativas favorables, y esas expectativas favorables son condición necesaria para estimular el consumo y la inversión. Nadie gasta si considera que las cosas van a ir mal en el futuro y prefiere ahorrar por lo que pueda ocurrir; nadie invierte si piensa que los riesgos de perder dinero son muy altos y no son compensados con el atractivo de una ganancia importante, con unas probabilidades aceptables de que esa ganancia pueda tener lugar. Por eso, el estado de las expectativas es tan importante en economía, y el estado de las expectativas en España, hoy por hoy, está muy deteriorado.

Si las cosas hubieran sido de otra manera, el mero anuncio de Zapatero de aprobar antes del verano un programa de reformas estructurales hubiera servido en sí mismo para mejorar esas expectativas, incluso aunque las medidas no fueran del todo acertadas. Pero a estas alturas de la película ya nadie se cree nada de nada y la gente necesita ver que de verdad se toman medidas y que éstas van a servir para algo para cambiar sus expectativas. Por ello, lo mejor que puede hacer Zapatero en estos momentos es empezar a llamar a las cosas por su nombre en lugar de rehuir el hablar de crisis. Este es, probablemente, el primer paso para empezar a superarla.

Rajoy y la hibernación del PP

Rajoy puede seguir cometiendo errores como es sustentar su poder y su liderazgo a costa de hacer entrar en hibernación a su partido. Pero ya se encargarán los votantes de hacerle despertar de ese falso sueño y de ese falso liderazgo.
EDITORIAL Libertad Digital 3 Junio 2008

A pesar de casi cinco horas de duración y de más de treinta intervenciones, la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP ha concluido sin que se haya producido giro alguno que permita enderezar la crisis en la que está inmerso el principal partido de la oposición. Las únicas voces críticas que se han oído, como las de Juan Costa, Gabriel Elorriaga, Ignacio González, Carlos Aragonés o Alejo Vidal-Quadras, apenas han hecho mella e influido en un partido que parece más dispuesto a hibernar que a solventar la grave crisis de identidad y de liderazgo que padece.

Las declaraciones de Juan Costa, en las que ha denunciado la crisis de "ilusión" entre las bases, y en las que no ha descartado "dar un paso adelante" y presentar una candidatura alternativa, apenas suponen una novedad o un amago que poco mejora la situación, por mucho que puedan captar la atención de los titulares. Aunque sea elogiable que Costa se erija en portavoz de ese innegable malestar, mucho más elocuente es la pérdida de votantes que ya detectan los sondeos o la marcha de dirigentes como Acebes, San Gil u Ortega Lara; señales de alarma a las que, sin embargo, la dirección del PP, con Rajoy a la cabeza, hace caso omiso. Eso, por no hablar que la figura de Costa no es la solución ni a la falta de liderazgo ni a la falta de una partitura clara de oposición que sufre el Partido Popular.

Si los pormenores de la marcha de San Gil están haciendo a algunos admitir las "importantes diferencias de fondo" que conlleva interiorizar el código de valores de una parte del PSOE y los nacionalistas, la intervención de Carlos Aragonés también se ha centrado en saber cuál va a ser la línea política y de oposición que Rajoy va a desarrollar. En este sentido, Aragonés ha advertido contra un cambio de modelo hacia un partido de barones territoriales como el del PSOE.

Aunque Elorriaga, tras haber hablado de un "falso debate ideológico", también se haya sumado este lunes a quienes solicitan a Rajoy el ideario político que se va a aplicar en esta legislatura, el intento más claro y plausible para que Rajoy ubique de forma clara al Partido Popular ha sido la intervención de Vidal-Quadras.

Rajoy, sin embargo, no sólo se ha negado a desvelar los nombres del nuevo secretario general y los vicesecretarios, sino que ha sorteado estas cuestiones de fondo al asegurar que "no hay ningún cambio de principios", lo que supone hacer de nuevo "luz de gas" sobre las diferencias sustanciales que hay entre la partitura que se le quiso imponer a San Gil como ponencia política y las enmiendas que tratan de enderezarla y hacer posible la vuelta de la dirigente vasca.

Rajoy ha afirmado que le gustaría que se le juzgara por lo que ha dicho y hecho hasta ahora y no por lo que pueda hacer en el futuro. Vamos, como si la exclusión de pesos pesados del partido, el haberse rodeado de colaboradores de ínfimo y acomodaticio perfil de oposición, el haber enseñado la puerta a conservadores y liberales" o el nuevo rumbo –más bien deriva– que ha hecho desembarcarse a San Gil y a cientos de miles de votantes no fueran errores ya cometidos sino sólo por cometer.

Rajoy puede seguir cometiendo errores como es sustentar su poder y su liderazgo a costa de hacer entrar en hibernación al principal partido de la oposición. Pero ya se encargarán los votantes de hacerle despertar de ese falso sueño y de ese falso liderazgo.

Elecciones 2008: Zapatero ganó gracias al 'talante'
Francisco Rubiales Periodista Digital 3 Junio 2008

La actual crisis interna del PP tiene sus orígenes en la derrota que ese partido sufrió el 9 de marzo último. Analizar esa derrota aclara muchas cosas y arroja luz sobre la preocupante actualidad de España. Los expertos coinciden en señalar el "talante" de Zapatero como la principal causa de su victoria.

La del 9 de marzo fue la victoria del optimismo de Zapatero frente al pesimismo de Rajoy, la del talante frente al cabreo. Gracias a que en política las formas y gestos son tan importantes como las ideas, el PSOE, a pesar de sus evidentes errores y retrocesos, logró derrotar a un PP cuyo mayor error fue ser portador de malas noticias sobre España. La síntesis de su agria campaña fue "España va mal" por culpa de Zapatero, mientras que Zapatero repetía que no hay crisis alguna y que todo tiene solución.

Las dos posturas eran despreciables, sectarias y falsas, pero, como era de esperar, las buenas noticias se impusieron a las malas.

El 8 de octubre de 2004, escribí en este mismo blog (en la versión primitiva que funcionaba en Blogger y que, desgraciadamente, ya no puede ser consultada) un artículo sobre el talante de Zapatero, quizás el primero que se escribía sobre ese tema en España. Lo reproduzco porque el talante ha sido el vencedor de las elecciones del 9 de marzo:

Ojo con el talante de Zapatero
Por Francisco Rubiales Periodista Digital

Los que se ríen del "talante" de Zapatero y lo desprecian por considerarlo un estilo sin contenido, un cascarón sin nuez, se equivocan y se llevarán una sorpresa en el futuro cuando comprueben que detrás de ese "talante" amable se escondía una sofisticada, eficaz y avanzada estrategia de comunicación política, acorde con las últimas tendencias científicas.

En política, no siempre el fondo es más importante que la forma. La verdad queda muchas veces oscurecida y es difícil de percibir. Las estadísticas dicen que en esta Era de la Comunicación un ciudadano corriente percibe cada día miles de impactos capaces de difuminar la verdad y de crear confusión: rótulos, escaparates, slogans, cuñas de radio, spots de televisión, promesas políticas, argumentos, etc.. Ese bombardeo oscurece casi siempre el contenido, pero permite captar con nitidez el estilo ¿Cuántos consumidores son capaces de recordar el argumento de un spot de televisión, pero no el mensaje ni la marca del anunciante?. En cualquier caso, la forma tiene una importancia enorme. Si no que se lo pregunten al PP, que esperaba recibir de los electores españoles una justa recompensa por el balance positivo de su gobierno y recibió a cambio el destierro del poder.

El talante de Zapatero no es un capricho, ni una frivolidad, como ingenuamente creen políticos de la oposición como Aznar, Acebes y Arenas. Un talante positivo, en política, es una fuerza irresistible que contrarresta la crispación, inyecta optimismo, agrada al ciudadano y genera empatía. Si a la estrategia del talante, los socialistas, astutos y más eficientes en comunicación que sus adversarios, agregan los análisis y las noticias en positivo, la verdad es que a los sucesores de Aznar les va a costar Dios y ayuda echarlos de La Moncloa, sobre todo si siguen bañándose en la piscina del lamento y de la queja, si siguen proyectando a la opinión pública española la inquietud y el desasosiego que les embarga tras aquella derrota del 14 de marzo que les parece injusta e inmerecida.

Sospecho que Rajoy está empezando a percibir el alto valor del talante positivo, a juzgar por los cambios, por ahora tímidos, que está introduciendo en su estilo. Sus ofertas a los socialistas de consensuar las políticas claves y la reciente felicitación al Ministro del Interior socialista por las capturas de dirigentes etarras son manifestaciones de esos enfoques positivos, muy alejados del agrio estilo que impuso Aznar y que copian Acebes y otros de la línea dura.

Es posible que el PP tenga razón cuando dice que detrás del talante no hay ni siquiera un programa de gobierno o ideas claras, pero esa es una sentencia compleja difícil de procesar y de percibir. Lo que el electorado sí está percibiendo es amabilidad y un estilo positivo en los mensajes que inclinan a pensar que también los contenidos son positivos.

Es la magia de las formas que se impone a la realidad. Por primera vez en la España democrática, un gobierno se propone generar empatía en la población y eso representa toda una innovación en comunicación política.

Los ciudadanos españoles están hartos de crispación y de enfrentamientos, lo que les predispone a recibir con los brazos abiertos lenguajes, códigos y estilos positivos, optimistas y amigables. Lo que están haciendo Zapatero y sus muchachos es algo nuevo y quizás genial, es como si la ergonomía se aplicara a la política.

Por el contrario, el estilo del PP se sitúa en el otro extremo: amargo, belicoso, resentido crispador. Aunque no les faltara la razón en sus análisis, la tremenda mención a la "cal viva" usada con Lasa y Zabala se recordará por encima de cualquier otro mensaje emitido en la clausura del XV Congreso. El estilo empleado por el PP destilaba odio visceral e incapacidad para sepultar el pasado, generando algo muy distinto a la empatía: división, resentimiento, espíritu de revancha.

Desde la óptica de la comunicación, el PP se equivoca. Los ciudadanos, cuyo interés por política es mínimo y no deja de descender, cada vez votan menos por convencimientos ideológicos o principios sólidos. Votan por simpatía y si es así la estrategia del PSOE, orientada hacia la distensión, el diálogo y el enfoque positivo, es más avanzada y eficiente.

Si quiere recuperar pronto el poder, el PP haría bien en revisar su estilo y abandonar aquellos métodos amargos de comunicación "made in Aznar", que tan perfectamente emulan Acebes, Arenas y otros discípulos, estilos que parten del erróneo principio de lo importante es tener razón y que caer simpático no tiene valor alguno en política.

Voto en Blanco

Doncellas escandalizadas
Pío Moa Libertad Digital 3 Junio 2008

Hoy, en El economista

En plan de doncellas escandalizadas, los enemigos de Jiménez Losantos claman: “¡Este hombre insulta!”. Les disgustan los insultos, se diría. ¿Pero quién si no Alfonso Guerra inauguró la “cultura” de la injuria, la insolencia y la provocación, que alcanzó tan altas cotas con Juan Luis Cebrián o Rubianes? ¿Cuándo protestaron esas doncellas por tales ultrajes? Al contrario, los celebraban mucho y se divertían con ellos. Lo que les saca de quicio es verse tratadas sin el respeto que, no se entiende bien la razón, creen merecer.

Pero Federico tiene un historial. Luchó contra la dictadura, al revés que todos esos antifranquistas retrospectivos. Denunció el ataque a las libertades y a España por los nacionalistas catalanes, y afrontó por ello los intentos de silenciamiento, la soledad política y finalmente un secuestro y un disparo en una pierna. Ni aun así lograron acallar su voz libre: a los pocos años convertía, junto con otros, a Antena3 radio en la emisora más oída del país, por lo que el club de las doncellas urdió la operación ilegal de comprarla y cerrarla. Volvieron a fracasar, pues Federico no es un mindundi ni un corrupto, y desempeñó un papel clave en la denuncia de la gente de los “cien años de honradez”, que impidió a las doncellas convertir a España en un México tipo PRI. Y ahora prosigue en la COPE su batalla contra esas doncellas corrompidas que trafican la integridad de España con los terroristas. Y prosigue, claro, la pugna de las doncellas por silenciarle mediante intrigas, querellas, injurias y provocaciones.

Por todo ello Federico es probablemente el mayor referente moral e intelectual de nuestra democracia. Su historial honra y da esperanza a lo más libre de una sociedad por desgracia muy “adoncellada”. Por eso justamente le odian y emplean los medios más inicuos, reveladores en su vileza, para amordazarle. Y amordazar de paso la libertad de todos.

----------
Un par de verdades ha dicho Leguina sobre el Tribunal Constitucional, contrario a la igualdad ante la ley y a la unidad de España, y por tanto a la constitución y a la democracia. Tribunal Anticonstitucional, en rigor, presidido por una feminista adversa a la nación española. Tribunal a la medida de un gobierno colaborador de terroristas y separatistas, insistamos una vez más en la evidencia frente a la palabrería con que se intenta despistar a la opinión pública. Los jueces demócratas de ese tribunal deberían dimitir para no colaborar en la farsa. ¿Lo harán o se integrarán en el tinglado?

-----------
Rajoy tiene el aspecto de un caballero. El aspecto.
----------
"El llamamiento de Stalin (1941) movilizó enseguida a los comunistas de todos los países, para quienes la defensa de la URSS constituía la máxima prioridad. Tornaron entonces a la postura anterior al pacto Ribbentrop-Mólotof, y prepararon la lucha armada en Francia, Yugoslavia, Grecia, Italia, etc. La nueva resistencia comunista creció al lado de otras resistencias burguesas, generalmente menos empeñadas y con las que tendría serios roces, llegados en Yugoslavia y Grecia a una auténtica guerra civil.

Bastantes exiliados españoles en Francia, comunistas y anarquistas sobre todo, se organizaron para cometer sabotajes y atentados. Ahora la URSS era aliada de países calificados hasta poco antes de imperialistas, y por tanto se ampliaba el ámbito de las alianzas políticas. Negrín, en Londres, volvió a mostrarse activo, el PCE llamó en julio a la Unión Nacional contra Franco y la Falange, aceptando incluso a los derechistas monárquicos; y la reorganización interior cobró mejores perspectivas.

Desde Madrid continuaba sus tareas el comité de Quiñones, el moldavo agente de la Comintern. A finales de la primavera había entrado en contacto con el grupo de Larrañaga y Asarta, los enviados de América establecidos en Lisboa, a quienes se uniría en julio Isidoro Diéguez, que tomaría el mando. Quiñones había estructurado un Buró político de doce miembros y preparaba unas normas de orientación política y reuniones para elevar el nivel de la acción. Según datos no muy fidedignos, contaba ya con varios miles de afiliados en numerosas ciudades. Pero en julio sufrirían un grave percance. Un militante, llamado Prades, había montado una taberna en la calle Ave María, de Madrid, que servía de centro clandestino de enlace o reunión. Prades fue denunciado y, ante la probable pena de muerte, facilitó una amplia redada en la cual serían detenidos, y luego fusilados, el polaco Wajsblum, y otros militantes, Prades incluido. La policía supo así la existencia del grupo de Quiñones y el aspecto de éste, aunque poco más.

La caída obligó al moldavo a rehacer la dirección y restablecer el contacto con América, insistiendo en la autonomía del interior. Los de Méjico no acogieron bien tal autonomía, y Uribe preparó una doble intriga para impedirla. Espoleó a la nueva dirección enviada a Lisboa y previno a Monzón, jefe de hecho del partido en Francia, contra el grupo de Quiñones. También mandó a Rusia aviso a La Pasionaria.

El contacto entre los de Lisboa y los del interior se hizo a través de dos jóvenes inexpertos de las Juventudes, llamados Lobo e Irma, ésta cubana, que fueron a Barcelona y causaron pésima impresión a Quiñones, el cual rompió con ellos. Hasta el otoño continuarían los desencuentros entre ambas direcciones.

El exilio no comunista de América había vegetado en la inoperancia, entre las disputas por los fondos e intentos poco convencidos de unidad política. Pero el giro de la contienda reavivó las esperanzas. Algunos dirigentes pensaron alistar voluntarios, aunque fuera a un nivel simbólico, para recoger algún fruto de la victoria. Miaja y otros se ofrecieron al embajador useño en Méjico para formar un gobierno provisional republicano a establecer en Canarias bajo protección y previa ocupación anglosajona de las islas. Así lo confirmaba el semanario España libre, de Acción Republicana el 25 de julio. En Londres, el coronel Casado, creían más útil integrar las proyectadas fuerzas con las de De Gaulle.

No solo los comunistas y exiliados multiplicaban sus empeños, también los monárquicos Sainz Rodríguez y Vegas Latapie maniobraron en pro de una junta monárquica con cinco generales: Aranda, Orgaz, Kindelán, García Escámez y Vigón. No debieron de atraer a Vigón ni a García Escámez, pero siguieron tratando de ganarse a personas influyentes. Gil Robles, residente en Lisboa, dejó constancia en su diario, el 10 de julio, de la propuesta de Orgaz de atraerse al sector católico, sin convencerle: “Un movimiento de esa naturaleza sería inoportuno y peligroso (…) Nos apartamos resueltamente de todo lo que signifique conspiración. Los informes que me llegan me hacen pensar que el intento del general Orgaz tiene extensas ramificaciones. ¡Dios quiera que no lancen a España a una grave aventura y que, comprometiendo la suerte de la monarquía, den a Alemania el pretexto para una intervención!”. Hacia mediados de julio los conspiradores organizaron en el plutocrático Club Marítimo de Las Arenas, cerca de Bilbao, un almuerzo donde se criticó el “tinglado” de Franco, y se acusó a este de haber defraudado las ilusiones puestas en la rebelión del 36."
(en Años de hierro)

uien ahora le da sombra y protección, terminando por superarle y dejándole a él en la sombra condenado a desaparecer.

La razón de San Gil y los principios de Rajoy
Redacción  Bilbao Minuto Digital  3 Junio 2008

Es asombroso ver como proliferan los comentarios de tertulianos y articulistas que piden explicaciones a Maria San Gil sobre su postura, haciéndose eco de la especie que han extendido los seguidores de Rajoy: si al fin y a la postre la ponencia de marras, recoge “al cien por cien” sus posiciones, ¿de qué se queja?, ningún principio ha cambiado en el PP.

Vamos a ver, a estas alturas el que dude de que el equipo de Rajoy apuesta por profundizar aún más en el Estado de las Autonomías es que es tonto o nos toma por tontos. Los resultados electorales del PP en Cataluña, junto con los del País Vasco, lastraron al partido de Rajoy e impidieron que se alzara con la victoria en los comicios del 9-M. Esa es la lectura que ha hecho Arriola y con la que se muestran de acuerdo la mayoría de los barones del partido. Y la receta para solventar esos malos resultados electorales, especialmente en Cataluña, es, por resumirlo con las palabras de Núñez Feijjo, ser más simpáticos con los nacionalistas. Es decir para sacar más votos en las comunidades infectadas con el cáncer nacionalista, lo que hay que hacer es dar más transferencias y más competencias, para caer así más simpáticos. Esos son los “principios y los finales” de Rajoy. Lo acaba de decir en Barcelona la semana pasada. Respecto al apartado que contempla el nuevo Estatut sobre la cesión impuestos, Rajoy se ha manifestado favorable a la “corresponsabilidad fiscal y de aumentar la capacidad normativa de las comunidades autónomas”.

Por sus hechos los conoceréis

Ni Rajoy ni el PP están a favor de cerrar de una vez por todas el Estado de las Autonomías. Lo han demostrado sumándose a la fiebre de reformas estatuarias en Valencia, Andalucía, en Canarias y en cuanta Comunidad Autónoma se ha planteado. Incluso en Cataluña, se habrían sumado si al PPC se le hubiera dado cancha. “No se le quiso dar la oportunidad de negociar”, al contrario de lo sucedido “en Andalucía”, citamos palabras textuales de Rajoy del pasado viernes.

La pregunta obvia que hay que hacerle entonces a Rajoy es para qué lanzo la campaña de recogida de firmas contra el Estatut, si al final considera cumplido el expediente con la presentación de un recurso de inconstitucionalidad. “Yo voy a estar a lo que diga el Tribunal Constitucional porque creo en las reglas del juego. A mí lo que diga el Tribunal Constitucional es lo que me sirve, esté de acuerdo o no”. ¿Para aparentar defender unos principios que en realidad no defiende? Porque otra respuesta no se nos ocurre. Es evidente que el PP estafó a los 4 millones de personas que firmaron, no en contra de Cataluña, sino en contra de la deriva autonómica y la amenaza que supone para la unidad de España.

Dice también el PP de Rajoy que quiere garantizar la enseñanza en castellano en toda España , mentira, porque en el mismo programa con que se presentaban a las pasadas elecciones, que por cierto elaboró Juan Costa, al final se recogía un sistema de porcentajes que iban desde el 30 al 60 % de las asignaturas impartidas en lengua autonómica, según la comunidad. Es decir, sin plena libertad para que los padres pudieran elegir el español como lengua vehicular educativa. Y podríamos seguir denunciando lo que el PP aparenta defender y en realidad defiende, haciendo números con las competencias y materias que han traspasado a las CC.AA. con gobiernos nacionalistas. Suponemos que no hará falta explicar para qué han usado esas competencias y las consecuencias nefastas para la cohesión nacional que están teniendo.

Así pues, entre la apuesta nítida de UPyD por el cierre de la deriva autonómica, incluso la recuperación de competencias como educación o su firme aposición a los nacionalismos y las ambigüedades, mercadeos y engañuflas del PP , fíjense ustedes si no hay razones para dudar de la ponencia de marras y de los principios que el PP en realidad va a defender.

Puede que lo de Esperanza Aguirre sea puro personalismo y lucha por el poder, pero lo de María San Gil es algo más profundo, consiste en la concepción de España y del Estado. Consiste en si el PP está dispuesto a tragar con un estado federal de facto o esta por plantarse y defender un estado unitario. Esas son las razones de San Gil y los principios de Rajoy, para los que no se enteran o no quieren enterarse.

Zapatero al desnudo
La brutal disonancia de los diagnósticos económicos presidenciales, dependiendo del interlocutor, certifica, por mucho que no sorprenda a nadie, la disposición de Zapatero al uso de la mentira.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 3 Junio 2008

¡Vaya cincuentenario está teniendo el Círculo de Economía! De tropiezo en tropiezo. Aunque a punto estuvieron de romperse la crisma el Rey, Pujol y Maragall, el principal desliz fue el de Zapatero ante un micrófono indiscreto. No es que lo revelado nos sorprenda; lo increíble sería que en petit comité siguiera atado el presidente a su paisaje económico naif, entre la trola y el triunfalismo bananero.

Otro micrófono chivato nos había revelado antes de las elecciones la intención presidencial de crispar deliberadamente el ambiente, y aunque da un poquito de vergüenza ver al jefe del Ejecutivo reforzar las convicciones incendiarias de un periodista que luego se la coge con papel de fumar y afecta gran escándalo por las supuestas crispaciones ajenas, de nuevo lo sorprendente habría sido oírle algo así: "Yo nunca crisparé, Iñaki, ¿cómo se te ocurre?"

Estepaís está cómodamente instalado en la hipocresía. La coincidencia de discursos opuestos en la misma persona pública y su uso alternativo dependiendo del tamaño de la audiencia resultan lo más natural del mundo. La confidencialidad facilita –y esto sí es natural– el uso de palabras gruesas, sin embargo, cuando trasciende un insulto privado se levanta mucho más revuelo que cuando el presidente muestra que es un falsario ante el periodista o el empresario amigo. Piénsese en el “gilipollas” que Bono dedicó a Blair, comprensible e instructivo, pues permite constatar el concepto que de aquel laborismo tenía el PSOE. Y compárese con la indiferencia general cuando Zapatero exhibe ante Gabilondo un rostro objetivamente repugnante.

La brutal disonancia de los diagnósticos económicos presidenciales, dependiendo del interlocutor, certifica, por mucho que no sorprenda a nadie, la disposición de Zapatero al uso de la mentira. Pero Zapatero es sólo un pobre tipo que entró por accidente en los libros de historia. Él no nos importa, sino la sociedad española, que está pidiendo a gritos una regeneración, que da por hecho que entre lo público y lo privado se levanta un muro, y que el tránsito de uno a otro mundo comporta un salto tan notable que no sólo altera las reglas de etiqueta sino las más elementales nociones éticas.

El problema es la falta de escándalo cada vez que a Zapatero se le ven los palos del sombrajo. Lo es en mucha mayor medida que el propio Zapatero, al fin una expresión de lo que hay, una sombra de esta triste España donde la verdad cotiza tan bajo que uno escribe artículos como este sin esperanza. Por alguna razón nuestros medios siguen resistiéndose a admitir que los problemas de Clinton por el asunto Lewinsky tuvieran algo que ver con mentir al pueblo. Creen que lo lincharon por un solo privado de clarinete.

Crisis del PP
Un choque de trenes
La confrontación es de dos modelos de partido: Un PP que renuncia a los principios que le llevaron al poder, frente a otro que se resiste a que la Nación y la libertad dejen de ser los valores esenciales
Ignacio Villa Libertad Digital 3 Junio 2008

El Comité Ejecutivo del Partido Popular ha servido para dejar bien claro que estamos ante una crisis inevitable y más bien estruendosa. Más de cuatro horas reunidos en una cita que abrió de nuevo la caja de los truenos. ¿Ha aportado esta Ejecutiva alguna solución? Ninguna. Absolutamente ninguna. La única evidencia es que, lejos de cerrar diferencias, el Congreso de Valencia se puede convertir en un choque de trenes entre dos visiones irreconciliables del futuro del PP.

Sería engañarse a uno mismo pensar que estamos simplemente ante una guerra de nombres o de ambiciones personales. La confrontación es entre dos modelos de partido: un PP que renuncia a los principios que le llevaron al poder, frente a otro que se resiste a que la Nación y la libertad dejen de ser los valores esenciales.

La primera propuesta, impulsada por Rajoy y avalada por su nuevo equipo, busca un modelo de consenso con los nacionalistas, que se sube al carro del laicismo, que renuncia al modelo de España defendido hasta ahora y que pretende mimetizarse con el paisaje a través del pasteleo, la renuncia y el complejo. No deja de ser curioso que se empeñen en cambiar el fondo y no quieran ni oír hablar del liderazgo, cuando esa es la gran deficiencia que ahora mismo sufren. Con un liderazgo mejor administrado no habría ocurrido nada de lo que está pasando y el grado de descomposición actual se hubiese evitado sin problemas. No se ha querido ver así y el aparato se ha atrincherado detrás de una estructura que se antoja cada vez más débil. No les vale el Partido Popular de Aznar e intentan a marchas forzadas fabricar un nuevo PP que nada tenga que ver con el conocido hasta ahora

Por otro lado, están los que desde el aparato han sido calificados como críticos y que son simplemente los que no quieren avergonzarse del pasado y que por más que pretenden también corregir errores, solo faltaría, no quieren renunciar a nada. Son los que apuestan por un liderazgo claro y nítido; los mismos que tienen claro que el futuro no pasa por abandonar los principios, sino por apostar claramente por la identidad de un partido que nunca había dudado de sus valores. Por eso estamos ante un choque de trenes y no ante una mera discrepancia de matiz. Hablar de nombres y de listas es simplemente quedarse en la superficie. El problema es mucho más profundo. En Valencia tendremos la solución

Semillas de sonrisas
El infierno de Pachi
Si fracasa, ejercerá de felpudo del nacionalismo, como un Madrazo cualquiera. Y si gana y le tumba el chiringuito a la gente de Arana, entonces sí que se le puede pronosticar literalmente aquello de "morir de éxito".
Joan Valls Libertad Digital 3 Junio 2008

No hace tanto tiempo, en una galaxia cercana, alguien hizo creer a Pachi que algún día sería el presidente de todos los vascos y las vascas. Más tarde, cuando el bachiller andaluz Montilla escaló hasta la presidencia de la Generalitat, a Pachi ya no le quedó ninguna duda: el PSOE se estaba convirtiendo en una máquina de deglutir aliados. El Big Bang socialista arañaba, al fin, las fronteras de la tierra que lo vio nacer.

En otoño de 2004, el secretario de Seguridad y Justicia del PP, Ignacio Astarloa, le preguntaba a Rodríguez si la proposición de ley que el Grupo Socialista iba a presentar para despenalizar la convocatoria unilateral de un referéndum respondía a "un acuerdo" de su formación con el PNV para obtener su respaldo en los presupuestos. Una vez más, el PP mostraba su gran dominio de la estrategia y, en vez de jugar con escenarios a cinco o diez años vista, iniciaba su pedaleo hacia el fondo de la noche.

Algunos analistas políticos han visto el previsible fracaso del referéndum de Ibarreche como el antídoto victimista habitual para garantizar una buena recolección de nueces en las autonómicas; otros, lo entienden en clave de escudo discursivo para salvar a los seguidores de Arana de un destino similar al de CiU. Pero las decisiones tomadas por Rodríguez antes y después de su primera victoria en 2004 muestran que todo el pescado está vendido desde hace demasiado tiempo y que nada es más útil para el PSOE que un PNV fuerte en local y sumiso en lo global. Un PNV glocalizado, parecido a la CiU que Rodríguez soñaba antes del montillazo, garantizaría al PSOE una posición de privilegio, ya que permitiría diversificar el discurso frentepopulista y erigirse, cuando la coyuntura lo aconseje, en el administrador del palo de goma y la zanahoria al nacionalismo.

Aunque en 2006 el entonces ministro Sevilla veía imposible que Montilla presidiera Cataluña porque "era pronto para un charnego", los planes de Rodríguez se torcieron. En la euskolandia aranista, algo así es inimaginable, por mucho que Ernesto Ladrón de Guevara le asigne a nuestro Pachi el papel de certificador de calidad. Porque Pachi es, en sí mismo, el mejor seguro para evitar un montillazo. Sus acciones más repugnantes, como la protagonizada en la capilla ardiente de Isaías Carrasco, sólo son útiles para unas generales. Si Pachi se parara a analizar la estrategia que le diseñan en las autonómicas, se daría cuenta de la intercambiabilidad de posiciones con el PNV en las generales. Y si lograra hacer un ejercicio de memoria histórica, un determinista como él asumiría que la historia se repite.

A Pachi, que quiere ser un montillari para Rodríguez, le esperan tiempos duros. Si fracasa, ejercerá de felpudo del nacionalismo, como un Madrazo cualquiera. Y si gana y le tumba el chiringuito a la gente de Arana, entonces sí que se le puede pronosticar literalmente aquello de "morir de éxito".

Joan Valls es editor de debate21.com.

Galicia
400 mojitos por la "nación"
Una cosa es ser de izquierdas y otra renunciar al lujo; más aún, lo uno lleva a lo otro sin problemas de conciencia. Qué menos que pagarse unos mojitos y unos viajes.
Cristina Losada Libertad Digital 3 Junio 2008

Nadie dijo que fuera barata la creación de las pequeñas naciones. Y no lo es. Valga a título de ejemplo la cuenta que pagamos los contribuyentes gallegos el pasado febrero en La Habana. Allí, sin comerlo ni beberlo, y también sin saberlo, abonamos a tocateja una factura de 1,3 millones de euros, cuya partida más jacarandosa eran 1.626 dólares por la precisa cantidad de 400 mojitos, más aperitivos y meriendas, que se sirvieron por la causa. Pues la finalidad de este gasto cultural era que Galicia disfrutara de su cuarto de hora de "estado soberano" so pretexto de la Feria Internacional del Libro que tenía lugar en la capital cubana.

Pero veamos el detalle. Junto a los mojitos, de cuya calidad nadie duda, costeamos el viaje de más de 200 invitados, su estancia en hoteles de lujo y su semana de vacaciones a todo trapo. Sufragamos también que la consejera de Cultura del BNG, Anxela Bugallo, pudiera retratarse al lado del dictador bis en un lugar emblemático, o sea, allí donde había dirigido la represión y ordenado fusilamientos ese sanguinario ídolo de adolescentes conocido como el Ché Guevara. Y pagamos, en fin, para que ninguno de los que figuraban como representantes de la cultura gallega recordara la falta de libertad y las vulneraciones de los derechos humanos que, a falta de otra cosa, son el pan de cada día en la isla-cárcel.

La verdad es que todo ese lote, por 1,3 millones, hasta parece barato. Y, sin embargo, no ha sido fácil conocer en detalle en qué nos habíamos gastado esa pasta. Durante meses, Cultura se resistió a entregar al parlamento las facturas que solicitaba el PP. Controlar los gastos de la fastuosa expedición a la dictadura cubana era un delito de lesa patria. Un rasgo enfermizo de aquellos a quienes molesta que Quintana y sus chiquilicuatros, bajo la paternal mirada de Touriño, hagan ver por el mundo mundial que la cultura gallega es de "nación" y no de otra cosa, que culturas hay muchas, pero digan lo que digan los multiculti, unas lucen más que otras.

Sabido es que la "construcción nacional" no se hace con dos perras gordas. Comprar voluntades y momentos cargados de simbolismo –y de ron– requiere mucho dispendio. El Gobierno autonómico gallego tendrá sus defectos, pero entiende y aplica perfectamente esa lógica. Y esta otra: aquella por la cual la izquierda y los nacionalistas disponen de bula para hacer con el dinero público lo que les plazca. También para fastos, que una cosa es ser de izquierdas y otra renunciar al lujo; más aún, lo uno lleva a lo otro sin problemas de conciencia. Qué menos que pagarse unos mojitos y unos viajes. El establishment cultural parásito no se vende por un plato de lentejas. Ni va a Cuba a padecer la escasez que sufre el pueblo llano.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

"IMPRESENTABLE POLITIZACIÓN Y SECTARISMO"
Leguina augura que el TC dictará la sentencia sobre el Estatuto catalán "en defensa del Gobierno"
El ex diputado socialista y ex presidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina, considera que el Tribunal Constitucional pecó de "impresentable politización y sectarismo" con su decisión de avalar la disposición de la Ley Integral contra la Violencia de Género que en los casos de malos tratos fija penas más graves si el agresor es el hombre que si es la mujer. Leguina añade que la sentencia fue "dictada en defensa del Gobierno, único avalista político de esta ocurrente novedad penal" y se lamenta: "como la que nos espera, tal como están las cosas, a propósito del Estatuto catalán".
Europa Press Libertad Digital 3 Junio 2008

En un artículo en la revista El Siglo recogido por Europa Press, Leguina afirma que la sentencia "echa sobre el TC la última paletada –por ahora– de desprestigio a causa de su impresentable politización y sectarismo".

El ex diputado califica la sentencia de "farragosa", "confusa" y "dictada en defensa del Gobierno, único avalista político de esta ocurrente novedad penal", además de "interpretativa", y añade: "como la que nos espera, tal como están las cosas, a propósito del Estatuto catalán".

El Alto Tribunal anunció el pasado 14 de mayo su respaldo a la Ley Integral contra la Violencia de Género a raíz de una cuestión de constitucionalidad planteada por la titular del Juzgado de lo Penal número 4 de Murcia, María Poza.

En su artículo, Leguina destaca que "una vez más" el TC quedó dividido entre "progresistas", que apoyaron la sentencia, y "conservadores", que emitieron un voto particular. "Y según esta ley del embudo a quienes nos negamos a admitir que los varones somos un grupo opresor nos tocará ser tachados de conservadores", añade.

Leguina, que era diputado cuando se aprobó la ley en la pasada legislatura, afirma que durante su tramitación preguntó a varios parlamentarios y al ministro ponente, el de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, por el origen de la propuesta, y llegó a la conclusión de que procedía de "un pequeño y aguerrido grupo de feministas radicales que había encandilado con sus rompedoras ideas al presidente del Gobierno".

Nadie discute las "verdades reveladas" de Zapatero
"La ausencia del debate interno respecto a las verdades reveladas por el jefe hizo el resto y le ley se aprobó, incluyendo esa enmienda al Código Penal", añade el antiguo dirigente socialista.

De ese modo, prosigue, las "feministas radicales" lograron su objetivo de que su "pretensión ideológica" de que los hombres son en su conjunto un "grupo opresor" haya quedado "grabada a fuego en las leyes democráticas".

Por ello, Leguina lamenta especialmente que el TC respaldara que las penas sean más duras para los hombres porque "el autor del delito inserta su conducta en una pauta cultural generadora de gravísimos daños a sus víctimas" porque ello implica que "lo quieran o no, los hombres están sujetos a una pauta cultural que les supera como individuos, es decir, los varones forman parte de un grupo opresor, que es lo que las fundamentalistas del nuevo feminismo querían demostrar".

El ex presidente madrileño señala en su artículo que aunque la diferencia de penas entre hombres y mujeres no es grande –prisión de seis meses a un año si el agresor es un hombre y de tres meses a un año si es una mujer–, si es importante en el campo de los principios jurídicos.

En este sentido, recuerda que en el antiguo régimen los delitos se penaban con más severidad si el delincuente era del pueblo llano que si era un noble, una situación que fue abolida por la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, con un principio ("La ley debe ser igual para todos, tanto cuando proteja como cuando castigue") que fue recogido por la Constitución española en su artículo 14.

Para Leguina, "ni el feminismo de hace un siglo (ni el de hace 25 años) ni el ecologismo en fechas pasadas eran lo mismo que son ahora", y lo que ha cambiado es que "antes denunciaban y exponían razones", mientras que ahora "incrustados en el Estado, mandan y ordenan".

ERC pide en el Congreso que la enseñanza en Melilla se imparta en tamazight
ABC 3 Junio 2008

MELILLA. El Gobierno de Melilla, presidido por el popular Juan José Imbroda, calificó ayer de «auténtica barbaridad» y «disparate» la propuesta de ERC en el Congreso de los Diputados para que el tamazight, lengua milenaria de origen bereber, sea declarada como vehicular en la enseñanza en la ciudad para frenar así el fracaso escolar, informa Efe. A preguntas de los periodistas, el vicepresidente primero de la Ciudad Autónoma, Miguel Marín, consideró que para acabar con el bajo rendimiento académico de los niños afectados por fracaso escolar se requiere «más horas de apoyo, más profesores de apoyo y conocer aún más el castellano». En opinión del número dos el Ejecutivo autonómico, con la declaración del tamazight como lengua vehicular «se les haría un flaco favor».

En este sentido, Marín recordó que el tamazight «no es una lengua oficial ni tampoco se habla en ninguna parte de la Unión Europea», por lo que se ha preguntado «qué futuro y porvenir» tendrían en su acceso al mercado de trabajo en el territorio nacional todos esos niños afectados por el fracaso escolar si sólo estudiaran en la lengua bereber.

Para Marín, las iniciativas parlamentarias de ERC son fruto del «desconocimiento total y absoluto de la realidad del pueblo de Melilla», aunque sí quiso dejar claro que el Gobierno melillense «defiende de manera inequívoca la cultura tamazight».

En cuanto a la petición de ERC de que el tamazight sea una asignatura optativa en la Educación Infantil, Primaria y Secundaria, Marín afirmó que desde la Ciudad Autónoma «no nos opondríamos», si bien recordó que se trata de una competencia en manos del Gobierno central «y nosotros ahí no vamos a entrar».

Mientras tanto, en Baleares, el portavoz del Grupo Popular, Pere Palau, expuso ayer que la agrupación presentará una proposición no de ley al Parlamento regional para que se adapten al ibicenco y formenterés los libros de texto. Según Palau, a día de hoy los estudiantes de las Pitiusas encuentran en sus libros escolares textos en mallorquín o valenciano cuando el estatuto de autonomía recoge que se deberían escribir en cada una de las modalidades del catalán de las islas.

Para el portavoz popular, esta proposición se presentará por la vía de urgencia ya que «ahora es el momento posible de que se tramite esta gestión con la editorial correspondiente».

CAMBIARÁ LAS AYUDAS A FONDO PERDIDO POR CRÉDITOS
La Generalidad concedió subvenciones a Mediapro por 1,34 millones de euros
Según publica este lunes la edición digital del diario Expansión, el Gobierno de Cataluña concedió entre 2004 y 2006 un total de quince ayudas al grupo de comunicación de La Sexta, Mediapro. Además, según esta información, la Generalidad tiene previsto sustituir las ayudas a fondo perdido por créditos. Una modificación que fortalecerá a las empresas consolidadas y no a las pequeñas y medianas empresas catalanas.
Libertad Digital 3 Junio 2008

La información que publica la edición digital del rotativo económico Expansión, detalla que de las quince ayudas concedidas a Mediapro, trece de ellas estaban destinadas a la promoción, explotación y producción de películas, mientras que las otras dos partidas de ayudas se destinaron a incentivar la inversión industrial y la creación de puestos de trabajo con el impulso de proyectos de nueva inversión.

El Grupo Imagina es el propietario del cien por cien de Mediapro. Jaume Roures y Emilio Aragón son los accionistas de Imagina junto a Tatxo Benet, Gerard Romy, Emilio Aragón, José Miguel Contreras, Andrés Valera y Daniel Écija. El resto del accionariado lo completan Juan Abelló y la multinacional WPP, propietaria de la agencia de publicidad SCPF (responsable de la campaña electoral del PSC en la que se comparaba al PP con los asesinos de una famosa película de Tarantino).

A su vez, Mediapro posee el 60 por ciento de Gamp, primer accionista de La Sexta. El grupo de comunicación que preside Jaume Roures formaba parte de aquellos "brujos visitadores de la Moncloa" que citó Cebrián cuando denunció que éstos aprovechaban su "cercanía con el entorno del presidente" Zapatero para hacerse con el "espectro financiero y mediático". Cebrián se quejaba, con estas palabras, de la Ley que aprobó el Gobierno para conceder, in extremis, y ante un inminente apagón analógico, una licencia de televisión a este grupo de comunicación, que acabó creando La Sexta.

Además, según esta noticia, el Departamento de Cultura y Medios de Comunicación de la Generalidad tiene previsto incluir durante este año nuevos criterios para el reparto de ayudas. Unas modificaciones con las que el Gobierno de Montilla fortalecerá con subvenciones a las empresas ya consolidadas. En cambio estas ayudas no contribuirán, según esta información, a que las pequeñas y medianas empresas catalanas dependan en un porcentaje muy alto de la Administración. Las políticas públicas de subvenciones sustituirán buena parte de las ayudas a fondo perdido por créditos.

El separatismo es así. ¡Hazte catalán por 11 euros!
Redacción Bilbao Minuto Digital  3 Junio 2008

Que el separatismo vasco, catalán o galleno no es más que un floreciente negocio lo demuestra el hecho de comprobar como los separatistas, cuando tocan poder, se dedican inmediatamente a repartir dinero entre sus amigos y correligionarios.

Los últimos que se han lanzado al negocio ’sentimental’ y económico del separatismo son los propietarios de la empresa SALPH Multimedia, S.L. Según recogen diversos foros de Internet cercanos al independentismo catalán, a sus propietarios se les ha ocurrido emular a los radicales vascos y han decidido vender en Internet lo que ellos llaman DNI de los Paisos Catalans.

Esta empresa vende por 11 euros un DNI que carece de toda validez, a pesar que resaltan en el propio site que ‘El Documento Nacional de Identidad Catalana es el documento que dice y certifica lo que somos por naturaleza o por voluntad, y por esta razón, en el bolsillo de todos los ciudadanos conscientes ha de estar este carné que es como una enseña personal.’

Curiosamente, la empresa desglosa el coste de la compra del supuesto DNI catalán de esta forma: 6,76 euros por la tramitación y el coste de la impresión, tinta, plastificado y manipulación; 0,72 euros en la comisión de PayPal (sistema de pago); 2 euros para el sobre y sello del envío, y para el mantenimiento de la web; y 1,52 euros en ‘concepto del impuesto’, suponemos que el correspondiente al IVA que se cobra y paga en toda España, también en Cataluña.

EN EL PAÍS VASCO SE LLAMA EHNA
La idea del carné de los Paisos Catalans no es nueva. En el País Vasco se viene utilizando desde hace tiempo. A pesar de no ser legal, el miedo hace que sea aceptado en numerosos establecimientos que no quieren verse señalados como españolistas.

El EHNA es un documento de “declaración de nacionalidad vasca” impulsado por la plataforma “Bai Euskal Herria” y que fue tramitado por algunos ayuntamientos gobernados por Batasuna, pero que no tiene ningún valor oficial.

El EHNA es apoyado por todo tipo de nacionalistas. Sin ir más lejos, en las últimas elecciones el que fuera portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, votó sin mostrar la documentación exigida por la ley, ya que exhibió su acreditación de parlamentario vasco y su EHNA. Los documentos legales exigidos eran el DNI, el carné de conducir o el pasaporte español, sin los cuales el presidente de la mesa electoral debería no haberle dejado votar, aunque miembros de la mesa electoral explicaron que el documento que se consideró válido para el voto fue la acreditación de parlamentario que mostró Otegi “desde el principio” y no el DNI vasco.

El PSOE presiona al BNG para «cerrar en falso» una comisión de investigación
JOSE LUIS JIMÉNEZ ABC 3 Junio 2008

SANTIAGO. La comisión de investigación en el Parlamento gallego por el escándalo de la agente electoral socialista que viajó a Argentina con cargo a fondos públicos incomoda a Emilio Pérez Touriño y su partido. Para que las conclusiones del órgano parlamentario permitan salir indemne al PSOE, eludiendo cualquier reconocimiento de irregularidad o asunción de responsabilidades, necesitan la connivencia del BNG, que está recibiendo presiones para aceptar un sonoro carpetazo a la comisión.

PSOE y BNG llevan negociando cuál debe ser la postura de los dos socios del bipartito ante el dictamen de la comisión desde hace más de una semana, llegando incluso a mantenerse encuentros en San Caetano con la presencia de destacados dirigentes del bipartito. Quiere evitarse, por todos los medios, trasladar a la opinión pública una sensación de desunión en esta comisión, que si bien fue autorizada por Touriño a última hora, no ha hecho sino darle quebraderos de cabeza a diario.

Los socialistas trasladaron a sus socios su intención de rubricar un dictamen en el que se culpase al PP de haber urdido una trama para desprestigiar y desgastar al Gobierno de Touriño, negando así conducta irregular alguna ni en la emisión del pasaje de avión ni en la contratación de la agente electoral gracias a una subvención de la Consejería de Traballo. No obstante, el BNG se niega a que la comisión no valga para nada, y que además no se depuren responsabilidades cuando, a su juicio, hay hechos probados de comportamientos anómalos en diversos departamentos de la Xunta gobernados por el PSOE.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial