AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 6 Junio 2008

El retorno al medievo
El proyecto de los nacionalistas requiere de la marginación del idioma común en sus respectivos feudos, de ahí que se apliquen con denuedo en erradicarla de todos los ámbitos a los que llega su poder, que son muchos.
EDITORIAL Libertad Digital 6 Junio 2008

El debate público en España ha llegado a extremos tan delirantes que parece necesario que vengan de fuera a decir lo obvio para que nos demos cuenta del extremo al que está llegando el nacionalismo en su lucha por destruir nuestra nación. Así, el valor de la opinión de Joachim Hunold, director general de Air Berlin, publicada en la revista de la aerolínea, no reside tanto en su claridad ni en su lógica aplastante, sino en el hecho de haber sido escrita por un alemán a quien los sentimientos nacionales o regionales de los españoles no tienen por qué importar.

La imposición lingüística del idioma de la región –o de una comunidad autónoma vecina– no se ha empleado tanto para preservar unas lenguas en vías de extinción como para crear barreras artificiales entre españoles. Dado que ni la historia ni la raza ni ninguna de las habituales razones que se suelen aportar para justificar la secesión pueden aplicarse a ninguna región española, los nacionalistas se han aplicado con mimo en el uso del idioma no como herramienta de comunicación sino como "hecho diferencial", que sirva para separar y no para unir.

El proyecto de los nacionalistas requiere de la marginación del idioma común en sus respectivos feudos, de ahí que se apliquen con denuedo en erradicarla de todos los ámbitos a los que llega su poder, que en un país como el nuestro en que no se garantizan los derechos individuales son muchos. Así, por poner ejemplos recientes, el Gobierno balear abandonará el bilingüismo en la administración para sustituirlo por el uso exclusivo del catalán, mientras la Generalidad catalana desobedece no sólo las leyes del Congreso de los Diputados, que obligan a una mísera tercera hora de castellano a la semana en unos colegios en que sólo se enseña ya en catalán, sino también las sentencias de la Justicia catalana, que por tercera vez ha recordado a la administración que tiene la obligación de incluir una casilla en la hoja de preinscripción en la que los padres puedan elegir el idioma en el que quieren que sean enseñado sus hijos.

Durante un tiempo, los nacionalistas nos engañaron con el señuelo del bilingüismo. Nos aseguraban que hacían lo que hacían para garantizar los derechos de los ciudadanos, se expresaran en la lengua que se expresaran. Pero era una excusa, una manera de comenzar el camino que les llevara al más absoluto monolingüismo en cualquier lengua que no fuera la común a todos los españoles. Una vía que también han recorrido gustosos socialistas y populares en regiones en que han gobernado, como Galicia o Cataluña.

Se debe denunciar este proyecto de ingeniería social con la claridad con lo que lo hace Rosa Díez. Antaño contábamos con que la dirección nacional del PP, por más que algunos líderes regionales hicieran caso omiso de su discurso, se sumarían a la lucha contra ese empeño totalitario de segregar varias regiones del tronco común por la vía del idioma. Ahora, en cambio, se unen al abucheo general del hemiciclo cuando la valerosa parlamentaria vasca denuncia los atropellos a los derechos individuales que suponen estas políticas. Será que este es ese PP que dice su aún presidente que no ha cambiado.

España se dirige lentamente a una nueva era medieval, con las elites políticas regionales como nuevos señores feudales. Con ella se van por el desagüe nuestras libertades individuales. Alguno quizá las eche de menos cuando ya sea demasiado tarde.

Crisis del PP
A Rajoy le abandona la política
En el Avui ha firmado un artículo en apoyo de Rajoy aquel tipo que recomendaba a las madres de los militares golpistas que no se acercaran a Barcelona porque se había prohibido la prostitución.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 6 Junio 2008

Pudiendo optar por dejar la política, Rajoy ha preferido que la política le deje a él. La forma en que este registrador de profesión (y coleccionista de actas de vocación) se dispone a vivir su curiosa experiencia de despolitización pasiva resulta de lo más extraordinario. Se trata de marcharse sin marcharse, de ausentarse en presencia, de sublimarse, que es pasar de sólido a vapor sin pasar por el estado líquido.

Cuando el líder de un partido (siguiendo el criterio de otro gallego célebre) decide no meterse en política, las consecuencias son cuando menos extrañas, casi paranormales. Es como saltarse una premisa en un silogismo que se presentaba así: primera proposición: hay PSOE; segunda proposición: hay PP; conclusión: cabe la alternancia. La segunda se salta ahora; nadie puede afirmar a ciencia cierta que haya PP.

Si hubiera PP, Rosa Díez no se quedaría sola en el Congreso denunciando la exclusión del castellano del espacio público en varias comunidades autónomas. Es sólo un ejemplo; las consecuencias de que el líder del partido con más militantes de Europa abandone la política sin abandonar el cargo se extienden a muchos otros ámbitos. El gran ausente/presente deforma la imagen de lo que representó hasta el 9-M en un proceso en varias fases: de una inquietante y leve alteración en los rasgos se va pasando a una perceptible distorsión y luego a una caricatura, para acabar en algo irreconocible: una pintura abstracta que para unos puede sugerir vagamente "la derecha", pero también la insoportable levedad del centro, el malestar, el complejo o más bien el insondable vacío.

Una vez introducido el elemento paranormal, nadie se salva: unos enloquecen, otros sacan partido, otros empiezan a adoptar conductas insólitas, como sucedió en Bélmez tras aparecer las famosas caras. En este punto hay que acudir a la parapsicología, a la alquimia, o a un orientalismo abierto y desprejuiciado. Sólo la sabiduría alternativa nos explicará por qué la prensa progre y nacionalista se deshace en elogios a Rajoy. Quizá porque lo ven como al barbado yogui que ha alcanzado la samadhi (completa absorción).

El PSOE, sumido en un tremendo desconcierto, no sabe cómo tomárselo y sus miembros adoptan actitudes que cubren todo el espectro afectivo: del odio extremo por haberlos dejado sin enemigo a un amor casi sexual por haberse venido sobre ellos a ser penetrados. No sabe el socialista medio si compadecerse, burlarse, recelar, aplaudir, censurar, abrazarles y llamarles "compañeros"...

Otro tanto sucede con los separatistas. En el Avui ha firmado un artículo en apoyo de Rajoy aquel tipo que recomendaba a las madres de los militares golpistas que no se acercaran a Barcelona porque se había prohibido la prostitución. El pueblo llano, poco amigo de sutilezas, resume tosco: dime con quién andas, Rajoy, y te diré quién eres.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Réquiem por el bilingüismo
Lorenzo Contreras Estrella Digital 6 Junio 2008

Rosa Díez, ex diputada europea, ex militante socialista, actual diputada por el partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD), corre el riesgo de convertirse en diana preferente de la maledicencia política llamada “progre”. Por denunciar en el Congreso de los Diputados la conversión del castellano o español en lengua de segundo nivel en diversas comunidades autónomas con lengua propia, cuando, según la Constitución, el castellano es la lengua española oficial del Estado de obligatorio conocimiento nacional y derecho indiscutible de uso, Rosa Díez va camino de la flagelación dialéctica permanente. A estas alturas es suficientemente conocido el uso, mas que bilingüe exclusivista, que de las lenguas autóctonas se hace en Cataluña, País Vasco, Baleares, Galicia… El ciudadano español que utiliza el idioma común en esos territorios va pasando a ser ciudadano de segunda. Es decir, deja de ser él mismo común para transformarse en una especie de inmigrante de la España discutida, con dificultades para equipararse a los demás habitantes, sean aborígenes o residentes aclimatados, charnegos o maketos, aparte de otras posibles denominaciones según los territorios o demarcaciones geográficas.

Todo esto es tan sabido que no necesita comentario aclaratorio. Pero cuando la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, argumenta contra las quejas de Rosa Díez diciendo que los poderes públicos carecen de competencia para “restaurar” ningún significado constitucional en materia de lenguas, que para eso está el Tribunal de tal nombre, el observador, cualquiera que sea, tiene que llegar a la conclusión de que su derecho a expresarse en castellano sin riesgo en determinados territorios es pura quimera.

El verbo restaurar utilizado por la ministra parece un lapsus traicionero, porque sólo se restaura lo que está estropeado. Según el Diccionario de la Lengua significa reparar, y se propone como ejemplo el caso de la paz quebrantada o del orden público pervertido. Normalmente cuando se restaura un cuadro es porque se ha deteriorado la pintura.

¡Ah los estatutos! Y no sólo los que están todavía vigentes, sino los que van a venir. Por ejemplo el Estatut, el de Cataluña, ya se sabe. A temblar quienes aspiren “en español” a algo en Cataluña, o en autonomías lingüísticamente afines, relacionado con el idioma autóctono. Lo que va resultando patente es que el bilingüismo es puro “flatus vocis”, algo que constitucionalmente se reconoce sobre el papel, pero ha perdido consistencia en la realidad y tiende a desaparecer. Un castellano o español deteriorado por el mal o nulo aprendizaje, una lengua que tendría que ser “lengua franca”, pasará a ser con el tiempo, una jerga de emergencia para entenderse callejeramente al margen de los “asuntos serios”, que ya exigirán su expresión “ortodoxa”. Lo comentado otras veces: adiós Cervantes, viva Verdaguer.

Cuando Rosa Díez interviene o habla en un foro público, y para ellos nada más apropiado que el Parlamento, lo cómodo es, desde la enemistad política o personal, tildarla de oportunista, ambiciosa, incluso desertora. El otro día, en el Congreso, le increparon sus antiguos correligionarios socialistas. Y el presidente de la Cámara, el otrora españolísimo Bono, procuró ser severamente restrictivo en la administración del tiempo que la diputada tenía disponible.

La Acción Cultural Miguel de Cervantes, en un suplemento de su habitual boletín, se permitía este rótulo general: “El español en Cataluña: una lengua en fase de extinción”. Rosa Díez habla moderadamente de “discriminación”. Pero ¿qué queda en el Estatut de aquel artículo 3.3 del Estatuto de 1979, según el cual la Generalidad garantizará el uso normal y oficial de los idiomas”? Pues nada. ¡Qué ingenuidad!

Rosa Díez, abucheada en el Congreso
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 6 Junio 2008

Rosa Díez, le pese a quien le pese, se está ganando día a día la simpatía, el respeto y la confianza de unos ciudadanos que a estas alturas creemos muy poco o casi nada en la clase política, da igual de qué signo sea. Pues bien, esta mujer valiente que está convencida de lo que piensa y no tiene miedo a decirlo alto y claro, ha sido cobardemente abucheada por sus antiguos compañeros de partido capaces de venderle su conciencia al diablo si éste se la paga bien.

Es curioso que sea precisamente en ese lóbrego zulo de la indignidad humana en que se ha convertido el País Vasco donde surjan como flores en medio de la maleza mujeres valientes capaces de enfrentarse a la mentira institucionalizada y al silencio cómplice de una gran mayoría de la sociedad.

El rebaño socialista del Congreso, escudándose en el anonimato de la masa, el escondite de los cobardes, la ha abucheado por denunciar algo tan real como "la discriminación que sufren miles de familias por no poder matricular a sus hijos en un modelo de enseñanza en castellano". Vamos, como si decir tal cosa fuera un delito cuando en realidad es algo que sentimos la mayoría de los españoles que tenemos la desgracia de vivir en comunidades bilingües.

La mayoría de esos borregos son socialistas de nombre, que no de corazón ni de hechos. Son socialistas porque viven de puta madre a cuenta del socialismo, no porque lo sientan. Por eso cuando tienen enfrente a una mujer íntegra y digna, la abuchean, porque en esa mujer ven reflejada como en un espejo su propia miseria moral.

Después, para disimular, hablan de la Ley de Igualdad, pero cuando tienen enfrente a una mujer de una pieza, no la lapidan porque no pueden.

Intervención de Rosa Díez en el Congreso:
http://www.youtube.com/watch?v=Nto1kTGmwLY

La firmeza de Rosa Díez en al defensa del español
Redacción Minuto Digital | Bilbao | 5 Junio, 2008

El portavoz de Exteriores del PP en el Congreso de los Diputados, Gustavo de Arístegui, coincidía con las críticas que desde MD venimos haciendo sobre lo mucho que se preocupen en el PP de buscar una estrategia para ganar las elecciones y lo poco que se ocupan en definir nítidamente cual es el futuro que quieren para España, más allá de la búsqueda de la buena gestión.

“El PP no tiene un proyecto claro de España”, y para muestra la ambigüedad de los populares respecto al problema de la lengua.

La intervención de Rosa Díez esta semana en el Congreso no deja lugar a dudas sobre cual es la posición de UPyD sobre la política lingüística en las comunidades gobernadas por nacionalistas. La cooficialidad significa trato igual a todos los ciudadanos al margen de la lengua pero “cuando se llama política lingüística a excluir el castellano de todo espacio público, eso es una discriminación”. “Es un atentado contra la libertad y contra la igualdad –proclamó–. No es una persecución a las lenguas, sino una discriminación a los ciudadanos”.

UPyD defiende sin ambages algo tan elemental como que cualquier ciudadano libremente pueda escolarizar a sus hijos en español en España o pueda relacionarse con cualquier administración, ya sea local o autonómica, en español, sin necesidad de lanzase a una lucha titánica para conseguir que “los papeles” le lleguen en español.

¿El PP tiene igual de clara su posición respecto a la defensa de nuestro idioma común? Pues por mucho que dijera Rajoy durante la campaña electoral o el grupo parlamentario popular presentase una iniciativa para garantizar la enseñanza en castellano en cualquier punto de España, la respuesta es NO.

De nuevo nos encontramos con la ambigüedad en el PP. Para empezar ya le precede la política lingüística que desarrolló en Galicia, que tenía más que ver con la inmersión lingüística catalana que con eso de defender el español como lengua común, pero tampoco en Valencia existe libertad para que los padres escolaricen a sus hijos completamente en castellano. No obstante lo que es más importante, es que en el programa electoral del PP para las pasadas elecciones generales y que por tanto iba a ser la línea de gobierno del PP, se matizaba con la letra pequeña eso de que por ley se iba garantizar la enseñanza en castellano en toda España y en todas las etapas del sistema educativo.

Si, si, pero teniendo en cuenta la “realidad lingüística de cada zona”, de forma que en las comunidades con lenguas cooficiales la utilización del castellano sería en un porcentaje menor, que podría oscilar entre el 30 al 60 %. En definitiva el programa del PP no garantiza la enseñanza del español donde existe el problema del poder autonómico nacionalista, sino que se trata de seguir apostando por el modelo seguido por Fraga en Galicia, es decir una inmersión lingüística, más pequeñita, pero inmersión lingüística.

El acoso al castellano: la situación en Cataluña
El castellano no tiene quien le escriba
El Defensor del Pueblo recibe más de cien quejas en 2007 por la inmersión lingüística que sufre Cataluña Los ciudadanos rechazan la imposición del catalán como lengua prioritaria en el sistema educativo
Ayuntamientos, servicios de Salud y oficinas de Tráfico vulneran los derechos de los castellanoparlantes.
S. Jarandilla Zorrilla La Razon 6 Junio 2008

Madrid- Los ciudadanos de Cataluña que quieren comunicarse con la Administración en castellano o que sus hijos reciban la educación en su lengua materna, si ésta no es el catalán, encuentran cada día más trabas. Así lo demuestran las más de cien quejas que recibió el año pasado el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, y que recoge en el Informe Anual 2007, que ayer presentó ante el Senado.

Este «número significativo de quejas», señala el documento, se debe a que «la libre elección de lengua y el ejercicio de la libertad lingüística cuando se opta por el empleo de la lengua castellana padecen frecuentes limitaciones», según los denunciantes. El Defensor del Pueblo, que tiene interpuesto un recurso de inconstitucionalidad frente a determinados puntos del Estatuto de Autonomía catalán, no puede tramitar estas quejas hasta que el Alto Tribunal se pronuncie.
La institución sí ha podido, sin embargo, «investigar» las relativas a las actuaciones administrativas «que presentaban indicios de posibles vulneraciones de los derechos lingüísticos de los ciudadanos». Son los siguientes:

Impresos y reclamaciones.
El informe destaca la queja de una ciudadana porque una determinada oficina de trabajo de la Generalitat no le había proporcionado la versión en castellano de impresos que necesariamente había que utilizar para solicitar una prestación contributiva. Además, «el impreso que se le facilitó para formular la reclamación por la falta de disponibilidad de los impresos, se le proporcionó únicamente en catalán».

Ignorancia de la ley.
Según la memoria anual, un determinado ayuntamiento de la provincia de Barcelona parecía desconocer el derecho de un ciudadano (reconocido en el artículo 9 de la Ley de Política Lingüística) a recibir las comunicaciones y notificaciones en castellano, solicitud que este vecino había realizado al consistorio «sin resultado positivo».

«Vacunado» en catalán.
En el ámbito de la Sanidad, un ciudadano remitió una queja al Defensor «ante la expedición, únicamente en catalán», del documento que acreditaba que le habían sido administradas determinadas vacunas que tenía que recibir ante la realización de un viaje. Según el Servicio Catalán de Salud, se trataba de un documento de carácter interno de la administración sanitaria, a pesar de que facultativos de otras comunidades autónomas o, incluso, de otro país, podían requerir a esta persona la tarjeta de vacunación.

Multas a Valencia.
Una ciudadana de Denia (Valencia) remitió una queja a la institución, porque había recibido en su domicilio una comunicación, en catalán, del Servicio de Tráfico de Lérida.

Cerca de un centenar de quejas remitidas a Múgica no pudieron ser tramitadas ya que la institución recibió un escrito del Síndic de Greuges en el que recordaba que, según el Estatuto catalán, éste tiene la competencia exclusiva para supervisar la actuación de la Administración de la Generalitat y organismos públicos. El Defensor del Pueblo, que ha impugnado ese artículo, tuvo, sin embargo, que dar por concluida su intervención en estas quejas.

Una hora más a la semana en las escuelas
Ante el proceso de inmersión lingüística de Cataluña, el PP presentó ayer en el Congreso una proposición no de ley para que se imparta una tercera hora de castellano en esta comunidad autónoma. Según recuerdan los populares, «el horario de lengua y literatura castellana es el único momento en el que los alumnos, siguiendo escrupulosamente la legislación vigente, tienen clase en lengua castellana en todo su horario lectivo». Sin embargo, según el Real Decreto 1513/2006 las escuelas catalanas deben compensar la pérdida de 245 horas lectivas en castellano en primaria, para lo que habría que impartir esa tercera hora. El PP recuerda que el decreto es de obligado cumplimiento en todo el territorio nacional, aunque la Generalitat ha anunciado que se pospondrá hasta el curso 2009-2010.

La oposición acusa a la Generalitat de xenófoba y de sacar el castellano de las calles
M. Helena Gaya. El Confidencial 6 Junio 2008
La oposición acusa a la Generalitat de xenófoba y de sacar el castellano de las calles

“Quien quiere prosperidad, ha de aprender el catalán”, “¡Aprende catalán para mejorar en tu trabajo!”, “Aprende catalán para ayudar a tus hijos y a tus hijas en la escuela”… estos son los eslóganes de la nueva campaña de la Generalitat de Cataluña para que los inmigrantes que llegan a esta comunidad autónoma aprendan catalán como vía más rápida para la integración. Unos eslóganes que, como era de esperar, han traído la controversia y la crítica más feroz de los partidos de la oposición.

El tripartito, a través de la conselleria de Acción Social, en manos de ERC, ha dado un paso más en la dirección monolingüe, con la publicación de la Guía Práctica de Acogida Lingüística, que ofrece recursos a los profesionales que acogen a los alumnos recién llegados, y el tríptico Catalán Lengua de Acogida, con el que se “quiere sensibilizar” a los inmigrantes de la importancia de la utilidad del catalán como ascensor social en esta comunidad autónoma.

La publicación de esta guía ha indignado al PP y a Ciudadanos. La portavoz del grupo parlamentario de los populares, Carina Mejías, en declaraciones a El Confidencial, considera que “ERC busca la exclusión del castellano como lengua de uso social ejerciendo una presión sutil sobre los inmigrantes”. En el mismo sentido, ha pedido al ejecutivo autonómico “respeto a la pluralidad lingüística y a la presencia del castellano en cualquier ámbito”.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha manifestado que “el contenido de estas guías rozan el racismo y la xenofobia. Se califica quiénes son extranjeros y quienes no en función de si hablan o no el catalán”. Además, ha afirmado que “encargando este trabajo a la Plataforma per la Llengua, el tripartito sigue manteniendo la red de clientelismo ultranacionalista a la que nos tiene acostumbrados”.

De hecho, la guía recoge la siguiente afirmación: “A un marroquí o a un ecuatoriano en Madrid les será más difícil ser reconocido como un ciudadano más del país por el hecho de hablar castellano. En cambio en nuestra casa, si habla catalán le será más fácil dejar de ser extranjero en la percepción de los ciudadanos”. Para el PSC este tipo de afirmaciones van en la dirección de “La Ley de Política Lingüística con la que se intenta favorecer al catalán y enseñarla a los inmigrantes para que tengan las mismas oportunidades que el resto de ciudadanos”, según fuentes oficiales de los socialistas catalanes.

Desde la conselleria de Acció Social no han querido ampliar la información, limitándose a repetir lo que pone literalmente en la nota de prensa.

Equiparar el castellano al urdu, el chino o el árabe
La guía es especialmente incisiva sobre como deben actuar los profesores en la escuela. Por eso, se aconseja a los docentes que “en la primera conversación con los padres se dirijan en catalán y sólo se cambiará de lengua si ellos lo piden”. No obstante, este cambio no debe hacerse al castellano “sino a la lengua más cercana a los padres”, como el urdu, el chino o el árabe. Pero, la guía riza el rizo y aconseja que “el alumno no esté presente si la reunión no es en catalán para que no pueda pensar que se está menospreciando esta lengua”.

Este material didáctico, una iniciativa de la Plataforma per la Llengua y del Departamento de Acción Social y Ciudadanía liderado por la consejera de ERC, Carme Capdevila; de la que se han editado 10.000 ejemplares, ya se ha enviado a todas las escuelas y universidades de Cataluña, asociaciones de padres, centros cívicos, equipamientos deportivos y otros espacios de uso frecuente para los recién llegados. Los trípticos, con una tirada inicial de 17.000 ejemplares, se han distribuido por locutorios y entidades de personas inmigrantes.

Suspensión de la tercera hora de castellano
La presentación al público de este material coincidió con el debate en el Parlament de Catalunya sobre la aplicación de la tercera hora en castellano, a lo que obliga un decreto del Ministerio de Educación. El tripartito, con el apoyo de CiU, y el beneplácito del departamento que dirige Mercedes Cabrera, ha forzado el aplazamiento durante un año de la entrada en vigor de la citada norma, que estaba prevista para el próximo septiembre, ante el desconcierto de los sindicatos de enseñantes.

Montilla se ha visto obligado a ceder para no interferir en el congreso de ERC que se inicia este sábado con la elección del presidente y el secretario general, cargos a los que se presentan hasta cuatro candidaturas, y de cuya resolución puede depender el futuro del actual tripartito.

Motivos políticos contra las víctimas del terrorismo
Regina Otaola Libertad Digital 6 Junio 2008

De nuevo nos encontramos ante la incapacidad del nacionalismo vasco para abandonar su equidistancia entre las víctimas del terrorismo y sus asesinos, esta vez a cuenta de la iniciativa de EA para considerar “víctimas de motivación política” a terroristas que hayan sido asesinados o hayan padecido torturas.

En realidad, esta iniciativa partió de la alcaldesa de Zizurkil, María Ángeles Lazkano (PNV), que, fiel a la política calculadamente ambigua de su partido, dio por bueno aprobar la retirada de los monolitos a dos etarras para, a continuación, pasar a dirigir a la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco un escrito en el que se pedía asesoramiento sobre si podrían ser considerados “víctimas de motivación política”.

Esta miserable estratagema de los nacionalistas sirve a su pretensión de presentarse como los auténticos defensores de los “derechos humanos” en el País Vasco, tanto los de las víctimas de ETA como los de los terroristas, para hacer ver que víctimas de la “violencia” son tanto los unos como los otros, y todo ello por culpa del “conflicto político” cuya solución pasa indefectiblemente por “la Paz” entre los dos presuntos bandos enfrentados -previo reconocimiento de la autodeterminación, claro.

Pero lo que deberíamos tener claro todos los españoles, empezando por los vascos, es que aunque los etarras maten en nombre de ideas políticas no dejan de ser menos asesinos que los criminales habituales, sólo que además se organizan para el crimen, lo cual es más peligroso y más censurable si cabe que el propio homicidio.

En realidad, los terroristas son “verdugos con motivación política”, definición que no puede verse alterada por el hecho de que, a su vez, fueran asesinados por grupos terroristas o “parapoliciales”, algo que por cierto sólo fue erradicado por la política de los gobiernos de José María Aznar, cuando se decidió que no habría atajos para la derrota de ETA, sólo la Ley.

Decididamente, el nacionalismo vasco no pretende con este tipo de “gestos” más que ponerse la venda antes de la herida, pensando en la reacción de ETA ante la aprobación de la Ley de reconocimiento a las víctimas del terrorismo. Pero, en definitivas cuentas, se trata de un nuevo aliento a los terroristas, que, sabiéndose merecedores del título de “víctimas de motivación política”, se verán así reforzados en su planteamiento nuclear de responder a “la represión del Estado español” con atentados que, como siempre, justificará ANV como parte del “conflicto político vasco”.

El nacionalismo vasco, una vez más, como con el desafío separatista de Ibarretxe, dando a ETA motivos para matar.

Salir de la pocilga
Luis del Pino Libertad Digital 6 Junio 2008

En Estados Unidos, como bien señala hoy la portada de El Mundo, se enjuicia a unos presuntos implicados en la masacre del 11-S y lo que hacen éstos es pedir que les condenen a muerte, porque quieren entrar como mártires en el Paraíso. En España, los presuntos implicados en la masacre del 11-M se nos echan a llorar en la sala, juran por su madre que no tienen nada que ve en los hechos y se preguntan quién les ha colocado el marrón. Y encima va El País y dice que eso demuestra que han recibido órdenes de Al Qaeda para negar su implicación. Y encima hay tontos de alquiler que repiten la consigna y miran hacia otro lado, mientras se intenta dar carpetazo judicial al asesinato masivo de Madrid, sin que ningún culpable pague y sin que ni siquiera sepamos todavía quiénes son esos culpables.

En Estados Unidos, la Prensa se dedica a hacer cosas como poner a presidentes contra las cuerdas hasta obligarles a dar todo tipo de explicaciones, ya sea sobre sus escarceos amorosos en los despachos ovales o sobre el espionaje a partidos de la oposición. En España, un reducido puñado de periodistas hace frente a una casta política despótica, corrupta e inmoral, acostumbrada a destruir todo lo que no puede comprar, y todos los tontos a sueldo se ponen a reclamar que se cierren los medios de comunicación que no pasan por el fétido aro.

En Estados Unidos, a los políticos que engañan a los electores se les echa a patadas de la vida pública. En España, los políticos se permiten el lujo de conseguir los votos de millones de personas con programas electorales que no piensan cumplir y luego echan a patadas de su partido a todo aquel que levanta la mano para señalar que no se puede engañar a la gente.

En Estados Unidos, el poder tiene zonas de sombra donde se llega a bordear o incumplir la Ley cuando se trata de defender los intereses nacionales. En España, el poder entero es una inmensa zona de sombra en la que se bordea y se incumple la Ley sistemáticamente, siempre en contra de los intereses nacionales.

En Estados Unidos, a los candidatos a presidente, a gobernador o a miembro de los altos tribunales, se los somete a un proceso de escrutinio público que intenta garantizar que ninguno esconda ninguna debilidad que pueda resultar perniciosa para el país. En España, nadie puede aspirar a que le nombren para ningún alto cargo si no existe algún dossier, alguna grabación o algún punto débil con el que le puedan agarrar de las pelotas, porque la casta jamás se arriesgaría a nombrar a un incontrolado para puesto alguno.

En Estados Unidos, el político es un servidor del ciudadano. En España, todo ciudadano sabe que no tiene otro remedio que inclinar la cerviz cuando el poderoso, cualquier tipo de poderoso, decide toser.

No es de extrañar que haya tanta gente que ponga tanto empeño en fomentar el antiamericanismo patológico de buena parte de la población española. ¿Cómo iba a aceptar nadie vivir en una pocilga, a menos que le convenzas de que el palacio que se divisa al otro lado del lago está maldito? ¿Y cómo iba a mantenerse la casta si los españoles decidieran un día que no tienen ninguna obligación de vivir en la pocilga?

Los santos inocentes
El lenguaraz Federico no es odiado por deslenguado ni por faltón; si así fuera, docenas de creyentes en la superioridad moral de la izquierda y miles de nacionalistas habrían de ser perseguidos de oficio.
Antonio Robles Libertad Digital 6 Junio 2008

La cruel existencia que han de soportar seres derrotados por razón de nacimiento y abuso de caciques, descrita magistralmente en la novela Los santos inocentes de Miguel Delibes, nos ayuda a comprender un tiempo donde la arbitrariedad del poder constituía una fatalidad inalterable regida por una mezcla de caciquismo y analfabetismo a partes iguales. La vida resignada e indigna del "servicio", siempre humillada por el señorito de turno, nos alerta contra el peligro de la sumisión ante los sistemas que fuerzan silencios y reducen la libertad a lo que el poder que los rige determina en cada momento.

¿Se imaginan a un tal Federico Jiménez Losantos largando sus filípicas de cada mañana con tono y formas de un jesuita del PNV? Entiendo que no se lo imaginen, pero lo cierto es que no por ser más hipócrita en las formas iba a ser menos perseguido.

En estos tiempos de incertidumbres y mudanzas, andan caciques y señoritos ocupados en poner orden en el "servicio" periodístico. No hablo del siglo XIX ni de caciques a caballo. Hace tiempo que en España los caciques son presidentes de comunidades autónomas, directores de medios de comunicación y amos de cajas y centros étnicos-culturales mil.

Nunca estuvo tan reglado ni ordenado el orden político, económico y periodístico. Los nuevos caciques han cambiado la jaca por la ecología y las políticas de igualdad, se codean y confunden con los caciques conservadores de toda la vida, excusan sus redes clientelares con el nacionalismo y sus vástagos enseñoritados viven de tertulias, direcciones generales, direcciones periodísticas y del pego intelectual subvencionado. Eso sí, nadie se sale del guión. Nunca hubo tanto orden; tampoco tanto sapo en el café del desayuno.

Reparen, busquen. Háganlo con calma, sin precipitarse. Piensen: ¿cuántos periodistas están dispuestos hoy en España a salirse del guión reglado por el grupo de presión político respectivo? No estoy preguntando por quienes encajan mejor en sus opiniones, sino cuáles se salen del guión y son ingobernables por esos sistemas que forjan los silencios. El matiz es importante, porque a veces rechazamos las formas o el contenido de un periodista no por ser insufribles, sino sólo por no defender lo mismo que nosotros. Retorno a la pregunta y la enfoco en plano corto: ¿cuántos periodistas están hoy en España dispuestos a denunciar sin complejos esa caja de Pandora que constituye el nacionalismo? Busquen y verán que Federico Jiménez Losantos debe ser uno de los pocos.

Este Atila de las ondas, azote de nacionalistas, de periodistas de pesebre o políticos comparsas, incapaz de soportar a titiriteros con síndrome de superioridad moral, a sectarios de izquierdas o de cualquier otra religión o acomplejados de derechas es inaguantable, adorable, odioso, genial, un agitador peligroso para unos e imprescindible para otros. Todo al mismo tiempo. Con él no hay término medio, o lo odias o lo adoras. Pero lo que es seguro es que no es un meapilas ni está al servicio de nadie. Algo impagable en los tiempos que corren.

Incurre en dos características inadmisibles hoy por el periodismo español: es irreverente con los nacionalistas e imprevisible frente a "los suyos" (sean quienes sean ahora los suyos). Por eso, porque ha incurrido en ese doble pecado, los dueños de una y otra propiedad se han aliado para derrocarle. Lo de menos es la naturaleza de la querella, es la oportunidad para conjurarse contra su micrófono.

Nunca antes en España se ha pretendido eliminar de una profesión a ningún delincuente por cometer un delito probado. Ni siquiera de carácter criminal. La sola pretensión de pedirlo sería motivo suficiente para que saliera un ejército de seres bondadosos exigiendo el derecho a la reinserción social del criminal. Esperen sentado que alguno de ellos levante la voz para denunciar la caza de brujas puesta en marcha contra Losantos.

Hoy quieren linchar sin miramientos al periodista, cortarle la lengua y los dedos, impedirle la emisión de sus ideas. Repito, lo que menos importa es la querella. La querella sólo es una disculpa. Le tenían ganas. Los cazadores de brujas no quieren restaurar el honor del querellante –en el supuesto caso que hubiera sido injustamente mancillado–, no: pretenden enmudecer al querellado para siempre. Todos, de la derecha cacique española, a la derecha cacique nacionalista, de la izquierda nacionalista a la iglesia nacionalista. Porque el lenguaraz Federico no es odiado por deslenguado ni por faltón; si así fuera, docenas de creyentes en la superioridad moral de la izquierda y miles de nacionalistas habrían de ser perseguidos de oficio. Y no sólo periodistas, también políticos. No, los nacionalistas odian a Federico por la naturaleza de lo que dice, por defender sin complejos lo que ellos odian: la España constitucional y la sociedad abierta. Como lo odian los caciques de la derecha española que ven en la alianza con los nacionalistas la línea más corta para recuperar el poder.

Los ejemplos son infinitos. No podía faltar Pepiño Blanco, ese pequeño saco de maldades, recomendando a la Conferencia Episcopal que despida a Losantos de la COPE. O La Vanguardia, que titulaba el pasado domingo en portada a cuatro columnas, con foto inmensa del cardenal de Barcelona, Lluís Martínez Sistach: "Me opongo a la renovación de Jiménez Losantos". En el interior, dos páginas completas de una entrevista guiada. Y ese mismo día, en ese mismo periódico, Pilar Rahola arremetía contra Federico con una virulencia tal que dejaba por hipócrita su acusación de que se dedica a la caza del hombre en vez de hacer periodismo. Pero por si el grupo de presión periodístico no lo hubiera dejado bastante claro, incluía también una entrevista trascrita de L'Osservatore Romano donde Juan Manuel de Prada aprovecha para arremeter contra prácticas anticatólicas y abortistas que supuestamente representan locutores de la COPE como él. TV3, Telecinco, telediarios, tertulias, radios, debates, etc. La obsesión por levantar iconos odiosos con el objeto de cohesionar el negocio nacional se acababa de poner en marcha. Federico se convertía así en un problema más importante que la sequía o la imparable subida del paro.

Se puede estar a favor o en contra del periodismo de Federico, pero personajes como él son imprescindibles. Ama la vida y se la lleva puesta, sin vergüenzas ni complejos. Hiere porque odia la impostura y huele la incongruencia. No me gusta su desprecio manifiesto por quienes no piensan como él, pero ¿cómo podría ser el contrapunto al pensamiento único si fuera tan políticamente correcto como Forges o tan sectario como López Garrido?

Se puede estar a favor o en contra de lo que defiende cada mañana, pero impedir que lo haga es un crimen contra la libertad de expresión, de conciencia; un ataque a la legítima defensa. Era difícil denunciar la vergüenza de un tiempo en que las víctimas de ETA hubieron de salir por la puerta de atrás de las iglesias con endecasílabos, pero alguien tenía que hacerlo y fue él, con la razón encolerizada porque tenía corazón. Vale más ese detalle que todas las sonrisas falsas de quienes se quejan de su verbo y dramatizan su ofensa. Entender esto es imprescindible para preservar las sociedades abiertas. Decía John Stuart Mill:

Lo que hay de particularmente malo en imponer silencio a la expresión de opiniones estriba en que supone un robo a la especie humana, a la posterioridad y a la generación presente, y de modo más particular a quienes disienten de esta opinión que a los que la sustentan. Si la opinión es justa, se les priva de la oportunidad de dejar el error por la verdad; si es falsa, pierden lo que es un beneficio no menor: una percepción más clara y una impresión más viva de la verdad, producida por su choque con el error.

No estoy defendiendo la libertad de expresión sin límites. Una libertad sin límites no es libertad, es la ley del más fuerte. Ni amparo a quienes escudándose en ese derecho difamen, calumnien o injurien con impunidad. Pero es preciso preservar de toda censura el riesgo del juicio de intenciones en un mundo donde los políticos se han convertido en camaleones profesionales.

Cada día intuimos la hipocresía o directamente la mentira en la actividad política. ¿Cómo defender al ciudadano de tanta máscara si no es con la denuncia desnuda y con el recurso del sarcasmo humorístico o la opinión subjetiva de quienes no están dispuestos a que nos tomen por imbéciles?
antoniorobles1789@hotmail.com

¿Es Zapatero un tipo peligroso?
Francisco Rubiales Periodista Digital 6 Junio 2008

Algunos españoles, el rey Juan Carlos entre ellos, creen que José Luis Rodríguez Zapatero es un tipo estupendo, superior a la mayoría, con una especial capacidad para ver el futuro, y justifican su gobierno con el gran argumento de que está ampliando los derechos y construyendo un mundo mejor. Sin embargo, otros creemos que es un personaje peligroso que está llevando a España hacia la ruina económica y moral.

El país está dividido en dos bandos, los que apoyan a Zapatero y los que lo rechazan. La mayoría está a favor o en contra por motivos partidistas, porque están alineados con la izquierda o la derecha y, fanatizados, son incapaces de analizar sin pasión, pero otros estamos a favor o en contra con frialdad intelectual, como consecuencia del análisis y del discernimiento.

Es este sector con capacidad de análisis el que realmente nos interesa y en el que se deposita la esperanza de la nación porque la otra parte, cegada por la pasión y el fanatismo, sería incapaz de rechazar a Zapatero aunque se transformara en un asesino en serie o de aceptarlo aunque apareciera en el cielo acompañado del mismo Dios.

Nuestras creencias no se basan en posiciones partidistas porque no militamos ni tenemos simpatía por partido político alguno, sino en la observación y el análisis políticos, métodos que nos llevan a la conclusión de que la España de Zapatero deteriora su convivencia y retrocede en casi todos los ámbitos: la economía, la cohesión de la nación, la seguridad, la justicia, la confianza de los ciudadanos, el prestigio de la política y el posicionamiento de España en el concierto mundial.

Cualquier análisis válido debe centrarse en la libertad, en la ausencia de pasión partidista, en observar datos y hechos concretos y en ser lo más objetivos posible.

Un análisis de la realidad española basado en estas pautas nos lleva a conclusiones terribles:

Tres comunidades autónomas (Galicia, Euskadi y Cataluña, que se convierten en cuatro si se les agrega Baleares) reman en sentido contrario y, dirigidas por sus partidos nacionalistas más radicales, con la complicidad de los partidos socialistas regionales, caminan hacia la separación y la destrucción de la unidad de la nación. En esas comunidades, además, se observan vacios constitucionales y violaciones de derechos humanos básicos.

El partido del presidente del gobierno, el PSOE, exhibe como mérito su capacidad de negociar y pactar con todas las fuerzas políticas españolas, incluso con aquellas que están en las antípodas ideológicas de la izquierda. Sin embargo, no es capaz de negociar ni de pactar con el Partido Popular, situado ideológicamente más cerca y con el que le une la teórica fe común en la democracia. Sin embargo, la interpretación más correcta y racional de este panorama es que el PSOE puede pactar con cualquiera que le garantice el poder y es incapaz de hacerlo con el partido que le disputa el poder. La conclusión es que el ansia de poder ha sustituido a la ideología y a los principios en el universo político de Zapatero.

Una parte de los españoles no puede utilizar el idioma español en igualdad de condiciones, ni ejercer su derecho a que sus hijos sean educados en la lengua común española sin que el gobierno de Zapatero haga nada por impedir esa violación de los derechos humanos. Muchos miles de vascos se ven obligados a emigrar a otras tierras como consecuencia del acoso y la margenación en su propia tierra, pero el gobierno de la nación no hace nada por impedirlo.

El Estatuto de Cataluña, impulsado personalmente por el presidente del gobierno, es claramente inconstitucional porque rompe la igualdad y la solidaridad en la nación, beneficiando a los ricos en detrimento de los pobres, lo que es, además, una violación de los principios clásicos de la izquierda. Para colmo de males, el Estatuto, con la complicidad del gobierno de Zapatero, ha violado la constitución por la vía indirecta, por la puerta de atrás, de manera truculenta y traicionera, sin someter a referendum esas reformas.

Por último, la España de Zapatero no es más justa, ni más próspera, ni más segura. La brecha que separa a ricos y pobres se ensancha bajo el poder de Zapatero, del mismo modo que crece la violencia en las calles, la seguridad y el miedo a un retroceso de la economía. La Justicia está desprestigiada y la política ha dejado de ser algo admirable para convertirse en una pocilga donde germina la corrupción y los injustificados privilegios de la “casta” de los políticos profesionales.

La obra visible del gobierno de Zapatero, a pesar de su rostro suave y de su sonrisa “buenista”, me recuerda aquella advertencia que un día lejano, en la Roma de 1983, nos hizo el presidente de la República Italiana, el socialista Sandro Pertini, a un grupo de periodistas españoles: “Tened miedo, sobre todo, de los políticos con carisma, de los que se creen llamados por el destino a transformar la sociedad. Detrás de ellos está el peligro totalitario y el fantasma de la opresión”.

Voto en Blanco

ETA y el 11M
Manuel Molares do Val Periodista Digital  6 Junio 2008

No hay prueba alguna que relacione ETA con los atentados del 11M de 2004, pero conociéndose ahora su amistad con las narcoguerrillas de las FARC colombianas y recordando sus antiguas relaciones con el terrorismo internacional, vuelve la duda sobre su posible ayuda para que unos camellos de hachís pusieran montar las sofisticadas bombas que mataron a 191 personas en los trenes de Madrid.

Debería reexaminarse esta hipótesis: el Gobierno ha dejado de considerar “hombres de paz” a los embajadores etarras como Otegui, y ya no tiene que protegerlos secretamente ni alertar a los terroristas si hay una operación policial contra ellos.

Por tanto, tampoco hay motivos para exigir que no se analice la posibilidad de que ETA cooperara con los islamistas sabiendo que se relaciona con todo el terrorismo que le es accesible.

Al extremo de que se entrena con los narcoterroristas de las FARC, los principales protectores del comercio mundial de coca.

Lo que permite pensar que los etarras no le harían ascos a una alianza con los islamistas es la relación que mantienen numerosos abertzales con organizaciones que reclaman Al-Ándalus para el islam, religión a la que se han convertido conocidos patriotas vascos, y sus alabanzas del yihadismo, porque afirma la identidad de los pueblos musulmanes.

Y quedan sobre todo las dudas sobre los misteriosos montadores de las bombas para los trenes en Morata del Tajuña, nunca vistos por los islamistas detenidos y condenados.

Tras los atentados algunos medios informativos cercanos al PP sugerían una posible connivencia del PSOE con ETA y los islamistas, escandalosa hipótesis antisocialista que tapó la más creíble: la posible cooperación secreta entre ETA y los pequeños narcos islamistas ante los ojos cerrados de algunos servicios secretos.

Y dada la catadura moral de los etarras, esa alianza no sería extraña, como segura y desgraciadamente comprobaremos en el futuro.

La encrucijada ética de Casas
Editorial ABC 6 Junio 2008

LA polémica sobre la conversación telefónica que mantuvieron la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y una abogada, actualmente en prisión por inducir al asesinato de su ex marido, se ha agravado tras la publicación de la transcripción del diálogo entre ambas. La actuación de la magistrada Casas no fue tan inofensiva como habría sido deseable para mantener su condición institucional libre de todo reproche. Por el contrario, la presidenta del TC incurrió en diversas temeridades directamente relacionadas con su cargo: se ofreció personalmente en dos ocasiones a volver a hablar con la abogada, pidiéndole que lo hiciera si presentaba un recurso de amparo ante el TC. Por tanto, la conversación dejó de tener contenido estrictamente privado desde el momento en que Casas involucró su condición de magistrada y presidenta del TC para, al menos, interesarse por un futuro recurso de amparo cuya resolución podía caer en sus manos. Objetivamente, Casas ya puso en entredicho su imparcialidad por anticipado. En cuanto a la comisión de un acto de asesoramiento ilegal, el Tribunal Supremo entendió ayer, al archivar las diligencias, que Casas no actuó con el dolo que exige el Derecho Penal, pero sí hubo indicaciones a la abogada que iban más allá de la mera opinión jurídica. La presidenta del TC admitió que había estudiado la documentación del caso antes de hacer la llamada y que había hecho alguna «averiguación», sin concretar en qué consistió. Además, sugirió a su interlocutora que provocara una actuación judicial para impugnarla en amparo ante el TC. Casas dio a la abogada ideas jurídicas para su defensa. Es cierto que la presidenta del TC reconoció en la conversación que era difícil asesorarla jurídicamente, pero esto no quiere decir que no lo hiciera.

Por otro lado, Casas no zanjó la conversación en cuanto la abogada reconoció que la familia de su ex marido le acusaba de su muerte. Antes bien, prosiguió la charla con una cordialidad inexplicable en una magistrada que acaba de oír que sobre su interlocutora hay sospechas de un crimen. A mayor abundamiento, fue la propia María Emilia Casas la que llamó a la abogada, y en la conversación no ahorró críticas a la decisión de la Audiencia Provincial de Madrid contra la absolución del ex marido en un juicio de faltas.

Con estos datos no era necesario que la Sala Segunda del Tribunal Supremo incoase diligencias penales -como así ha ocurrido- para que María Emilia Casas sea consciente del daño que ha hecho a su condición de presidenta del TC y actúe en consecuencia. Los jueces no pueden ser los que asuman la última palabra sobre la efectividad de las responsabilidades políticas e institucionales de los altos cargos del Estado. Esta no es más que una coartada para buscar la impunidad ética y política en los estrictos límites del Derecho Penal. Sin duda alguna, María Emilia Casas es una jurista en la que se cumple la condición del «reconocido prestigio». Pero no se trata ahora de cuestionar su calidad como jurista, sino su idoneidad para seguir presidiendo el órgano encargado de velar por la Constitución.

Es muy difícil negar relevancia ética a la torpe conversación telefónica de la presidenta del Tribunal Constitucional con la abogada. Otra cosa es que no existan mecanismos efectivos para la exacción de responsabilidades no penales en casos como éste, situación que no es privativa del TC y que sume a los altos cargos del Estado en un limbo de inviolabilidad. Pero, al margen de estas carencias del Estado de Derecho, es evidente que Casas se halla en la encrucijada de ser leal a las exigencias éticas de su cargo o a las expectativas políticas que el Gobierno ha descargado en su voto -que puede ser de calidad en caso de empate- para resolver importantes recursos de constitucionalidad aún pendientes. No debería tener dudas sobre cuál es la opción correcta.

Educación para la Ciudadanía
Provocación educativa
La educación en la escuela y, con ella, los valores que ella comunica deben ser conocidos y aprobados por los padres. Esta es la condición indispensable para que en nuestros centros, además de la enseñanza de contenidos objetivos, se enseñen valores.
Carlos Jariod Libertad Digital 6 Junio 2008

La asignatura de Educación para la Ciudadanía ha provocado un debate inédito en la sociedad española. El terrorismo, el paro y la justicia son los grandes asuntos que siempre han preocupado a los españoles; el pésimo nivel educativo de nuestro país, sin embargo, apenas es reconocido como una de las grandes lacras que padecemos. Pues bien, debido a esta asignatura políticos, periodistas e intelectuales han llevado a los medios de comunicación la necesidad de una educación de calidad, elemento imprescindible para una nación que desea ser próspera y culta.

Lo significativo de esta nueva materia es que ha suscitado en la sociedad española una serie de preguntas que hasta ahora estaban excluidas del debate público. Me refiero, por ejemplo, a cuestiones como el que papel debe jugar el Estado en la educación de los ciudadanos, es decir, los límites que ha de tener en su función educativa; cuál es el lugar de la familia en la educación de los hijos y de qué modo debe colaborar el Estado con ella; qué retos concretos tiene en este comienzo de siglo la escuela católica; o qué tipo de educación en valores ha de impartirse en la escuela y qué relación debe establecerse con las familias al respecto.

Preguntas necesarias, oportunas, imprescindibles. Con Educación para la Ciudadanía los padres –es decir, los ciudadanos anónimos, que escolarizan a sus hijos en todo tipo de centros– han empezado a darse cuenta de que son ellos y sólo ellos los primeros agentes educativos.

Por tanto, la sorprendente virtud de la nueva materia es haber provocado una reacción de la sociedad civil. La movilización social a favor de la objeción de conciencia es expresión de una preocupación muy real de muchas familias españolas por la educación de sus hijos. En concreto, una preocupación por el hecho de que el Estado quiera sustituirles en la formación moral.

Pero sería un error creer que la objeción de conciencia es una mera reacción negativa a la imposición estatal. El movimiento objetor, por su propia naturaleza, es propositivo: lucha por una educación de calidad, por una educación en valores, por el respeto a las creencias de todos. El movimiento objetor está dando un excelente ejemplo de ciudadanía, desconocido hasta ahora en nuestro país. Su fuerza, su ejemplo y su valentía ante el inmenso poder del Estado y de la mayoría de los medios de comunicación hacen de él un ejemplo de ciudadanía activa, democrática, responsable.

Si Educación para la Ciudadanía quiere imponer una moral de Estado, los padres quieren libertad para enseñar a sus hijos aquellos valores morales y religiosos en los que creen; si desea educar afectos, los padres exigen al Estado que no intervenga en un ámbito que no le compete, como es el de la intimidad; si no cree en la verdad, los padres dicen que ellos sí creen en ella y están dispuestos a enseñarla a sus hijos. Alegrémonos de que Educación para la Ciudadanía haya provocado esta respuesta de los padres en una sociedad tan anestesiada como la nuestra.

Los docentes tenemos la obligación de instruir y educar. La instrucción comporta contenidos objetivos, heredados de una tradición cultural que nos antecede. La educación, en cambio, quiere ser una invitación a que el alumno se desarrolle plenamente como persona. El desarrollo personal exige siempre una apertura y una práctica de ciertos valores que la escuela ha de inculcar.

Pero no nos equivoquemos: la educación en la escuela y, con ella, los valores que ella comunica deben ser conocidos y aprobados por los padres. Esta es la condición indispensable para que en nuestros centros, además de la enseñanza de contenidos objetivos, se enseñen valores. El que muchas familias se desinteresen de la educación de sus hijos no puede ser la excusa para que el Estado o el Partido deseen reemplazarla.

Por ello, la objeción de conciencia de los padres a Educación para la Ciudadanía es la mejor contribución para sanear una escuela estatalista y poco respetuosa con los derechos fundamentales.

Objetemos, pues.

Carlos Jariod es presidente de la Asociación de Profesores Educación y Persona

ERC se suma a CiU para exigir que se impida por ley la tercera hora de castellano en las escuelas
Los nacionalistas han pedido a Maragall que tramite una normativa que deje sin efecto el Decreto estatal de Primaria
AGENCIAS - Barcelona El País 6 Junio 2008

El grupo parlamentario de ERC ha enviado al Gobierno de la Generalitat un borrador de proyecto de ley que, al igual que el que ha elaborado CiU, rechaza la aplicación de la tercera hora de castellano en las escuelas catalanas y plantea blindar el modelo de inmersión lingüística. Según han explicado fuentes de ERC, el grupo parlamentario acordó el pasado martes elaborar un borrador de ley en este sentido, que ya ha sido confeccionado y remitido al vicepresidente del Ejecutivo catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, con el fin de que el Gobierno decida tramitarlo de urgencia.

De hecho, tanto Carod como el presidente catalán, José Montilla, y el consejero de Educación, Ernest Maragall, ya recibieron ayer un borrador de proyecto de ley elaborado por CiU en este mismo sentido. En concreto, el proyecto propuesto por CiU, que Artur Mas pidió tramitar con carácter de urgencia, descarta aplicar la tercera hora de castellano y aboga por que cada escuela pueda concretar ya su propio proyecto lingüístico, sin tener que esperar al próximo año. Los nacionalistas han pedido a Maragall que tramite una ley en el Parlamento catalán que deje sin efecto el Decreto estatal de Primaria, que prevé una tercera hora lectiva de castellano en las escuelas catalanas.

TRAS DENUNCIAR LA PERSECUCIÓN DEL CASTELLANO
La Plataforma per la Llengua invita a boicotear a Air Berlin
Libertad Digital  6 Junio 2008

La excluyente Plataforma per la Llengua, que engloba asociaciones de Cataluña y Valencia, ha anunciado un boicot contra la compañía internacional Air Berlin. La plataforma ofrecerá itinerarios alternativos para “los ciudadanos que no estén de acuerdo con la política de la aerolínea” internacional. Debido a la política lingüística de Baleares, Air Berlin ha denunciado la persecución del castellano.

El director general de Air Berlin ha elevado la persecución del castellano a la esfera internacional y la Plataforma per la Llengua le ha contestado invitado a sus clientes a boicotear sus trayectos.

En un durísimo editorial, Joachim Hunold, denunciaba las presiones del Gobierno balear para que utilizase el catalán en sus comunicaciones con sus clientes. “Hoy el castellano no es una lengua oficial”, escribe Hunold en la carta a los lectores publicada en Air Berlin Magazine que se reparte a los pasajeros de todos sus vuelos.

El vocal de la Plataforma per la Llengua, Martí Gasull, ha anunciado que se ofrecerá itinerarios alternativos para “los ciudadanos que no estén de acuerdo con la política de esta aerolínea pueda coger otras opciones de vuelo con facilidad”.

Gasull, a su vez, ha informado de que están preparando una fórmula para que los clientes que así lo quieran puedan “expresar su opinión a Air Berlin”.

Ciudadanos ha reaccionado a la invitación al boicot arremetiendo contra “el modelo perverso y excluyente de la Plataforma per la Llengua”. El partido catalán ha manifestado su respaldo al director general de Air Berlin por su “valiente denuncia de la imposición del catalán y la discriminación del español”.

¿Enseñar el catalán por decreto?
Hunold se preguntaba: "¿Les tengo que dar cursos de catalán por decreto a mis empleados? ¿Y los que vuelan a Galicia y al País Vasco querrán que nos dirijamos en gallego o en vasco? ¿Es que ya no hablan en castellano?".

El editorial respondía a la misiva enviada por la consejería de Política Lingüística del Gobierno balear presidido por el PSOE en la que se instaba a introducir el catalán en las comunicaciones comerciales.

"Me pongo en contacto con usted -rezaba la misiva institucional-para manifestarle el interés que el Gobierno de las islas baleares tiene en garantizar un uso adecuado de las lenguas oficiales del archipiélago en las comunicaciones que su compañía establece con los ciudadanos que escogen Air Berlín para hacer sus desplazamientos".

RESISTENCIA A LA TERCERA HORA DEL CASTELLANO
CIU quiere "blindar" la inmersión lingüística por ley
Los nacionalistas catalanes ya no esconden su política lingüística y su objetivo prioritario de conseguir la inmersión lingüística. De hecho, la quieren llevar a cabo otorgándole rango de ley. Según informa ABC, el líder de CIU, Artur Mas, ha exigido a la Generalidad que "blinde" el catalán para no impartir la tercera hora de castellano en las escuelas tal y como exige la ley. Para ello, han propuesto un proyecto de ley para que se apruebe de forma urgente el catalán como lengua vehicular y una vez aprobado definitivamente el Estatuto la ley catalana se impondría sobre la estatal.
Libertad Digital 6 Junio 2008

CIU se ha posicionado firmemente a favor de la inmersión lingüística en Cataluña aunque además de una forma firme. De hecho, ha exigido al Ejecutivo presidido por José Montilla que "blinde" el catalán para que no se imparta la tercera hora de castellano en los colegios de la comunidad, tal y como exige la ley. Libertad Digital ya informó que apenas se enseñan140 horas de Lengua Castellana en el primer ciclo de Primaria cuando deberían ser 315.

Sin embargo, los nacionalistas quieren intentar por todos los medios que no se aumente esta hora de castellano que exige la normativa estatal con el fin de seguir arrinconando el castellano. De este modo, según informa el diario de Vocento, CIU ha presentado una proposición de ley para que el catalán sea la lengua vehicular. En este sentido, si el Estatuto es aprobado finalmente, la ley catalana se impondría al decreto estatal por lo que podrían evitar impartir esta tercera hora.

Para ello, Artur Mas ha instado al Gobierno catalán a que apruebe con máxima urgencia el decreto que establezca el catalán como la lengua vehicular en esta comunidad lo que sería hacer oficial la inmersión lingüística. Incluso el líder nacionalista aseguró que si esta medida "al Gobierno no le gusta, que recurran ellos ante la Justicia". Además, los republicanos de ERC no quieren perder protagonismo en esta ofensiva nacionalista y reclaman como propio el mérito de la ausencia de la tercera hora de castellano en los colegios.

CiU pide «blindar» la inmersión para que no se dé la tercera hora en castellano
IVA ANGUERA DE SOJO ABC 6 Junio 2008

BARCELONA. «Blindar la inmersión lingüística» para que las escuelas catalanas no tengan que aplicar el próximo curso (2008-2009) el decreto estatal que obliga a impartir una tercera hora semanal de clase en castellano. Ese es el objetivo de CiU, que ayer presentó un proyecto de ley para regular el uso del catalán como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña, dando por primera vez a la inmersión lingüística rango de ley. De este modo, y al amparo de las nuevas competencias derivadas del Estatuto de Autonomía, la ley catalana prevalecería sobre el decreto estatal y evitaría la aplicación de esa tercera hora.

El líder de CiU, Artur Mas, presentó el proyecto y reclamó al Gobierno de José Montilla que lo asuma como propio y lo tramite de urgencia para que entre en vigor este verano y sea de aplicación en el próximo curso. Consciente de que esta cuestión divide al tripartito, Mas exigió a Montilla que tome las riendas de la crisis y le conminó a «escoger entre la inmersión o la tercera hora en castellano» dejando clara cual es la opción de CiU.

Indefensión de las escuelas
El texto fija el catalán como lengua vehicular y establece que también se impartirá en esta lengua la asignatura de estructuras lingüísticas comunes. Para ello, regula las asignaciones y distribuciones horarias correspondientes a materias lingüísticas -catalán, castellano y lengua extranjera- y determina los criterios que deben guiar la elaboración de los proyectos lingüísticos de los centros.

Con este texto, el Gobierno catalán se adelantaría a la elaboración de la Ley catalana de educación (LEC) -cuya aprobación no se prevé antes de un año- y evitaría la indefensión jurídica en la que la Generalitat, según CiU, ha dejado a los colegios al posponer la aplicación de la tercera hora sin ofrecer una alternativa.

Mas reclamó al Gobierno catalán que tramite su texto, o uno similar, con la máxima urgencia y apruebe en julio un decreto en el que se establezca de nuevo el catalán como lengua vehicular. «Y si al Gobierno no le gusta, que recurran ellos ante la Justicia», concluyó el dirigente nacionalista en referencia a las supuestas reticencias del tripartito por temor a incomodar al ejecutivo del PSOE.

Sin embargo, fuentes de la consejería de Educación afirmaron a ABC que no han recibido la propuesta y rechazaron desgajar la cuestión lingüística del conjunto de la LEC.

Paralelamente, el presidente del Parlamento catalán y dirigente de ERC, Ernest Benach, se ufanó del papel clave de los republicanos en el nuevo aplazamiento de la aplicación de la tercera hora y dejó claro que el mérito es de la actual dirección independentista. Be-nach lidera una de las dos candidaturas oficiales a presidir ERC, que este fin de semana celebra elecciones internas, y se refería con sus críticas a la corriente crítica de Uriel Bertran, que esta semana ha denunciado la aplicación de la tercera hora, provocando la movilización de los republicanos y forzando a José Montilla a permitir un nuevo aplazamiento de la aplicación de la ley.

educación
145 profesores vascos se quedan fuera de las oposiciones por no aprobar el perfil de euskera
Muchos de los excluidos en la OPE de Educación que se desarrollará la segunda quincena de junio son docentes de Inglés, Francés y Castellano
MARTA FDEZ. VALLEJO El Correo 6 Junio 2008

BILBAO
Un total de 145 profesores de Secundaria, Escuelas Oficiales de Idiomas y Formación Profesional han sido excluidos de las oposiciones para optar a 614 plazas de la enseñanza pública, las primeras para esas etapas que se celebran en más de diez años, por no haber acreditado los perfiles lingüísticos en euskera. Una buena parte de estos docentes rechazados imparten Francés, Inglés o Lengua Castellana y tienen muchos años de antigüedad. La coincidencia de la OPE con los exámenes finales en los institutos vascos ha causado malestar entre los profesores ya que se encuentran con los exámenes en la época de más trabajo.

Las oposiciones comienzan en la segunda quincena de junio -el día 17 deben presentar la documentación ante los tribunales y el 21 se celebra la primera prueba-, y se prolongarán durante principios de julio. En total, serán cerca de 2.500 los profesores que participen el proceso selectivo para esas 614 plazas de funcionario, la mitad de los que lo solicitaron. El 90% de los empleos exige el PL2, el nivel que permite dar clases en euskera, y el resto son de PL1.

El departamento ha rechazado a 145 de los aspirantes por no haber acreditado el nivel de euskera exigido. Este grupo se suma a los 500 maestros que se quedaron fuera de la convocatoria de Infantil y Primaria que se celebró el pasado año por los mismos motivos lingüísticos. La mayoría son docentes interinos, con 10, 20 o más años de servicio en el sistema educativo vasco. Forman parte de ese porcentaje del 85% de profesores que suspendieron el último examen de acreditación de perfiles lingüísticos, una prueba en la que se jugaban su futuro laboral. Al ser profesionales con mucha antigüedad parten en la OPE con ventaja de puntos sobre los jóvenes. En el caso de la comunidad vasca la cita adquiere más importancia para las plantillas docentes porque no se había convocado oposiciones desde hacía más de una década.

Psicólogos y pedagogos
La mayoría de los profesores rechazados en esta ocasión imparten materias como Inglés y Francés de la Escuela de Idiomas, Lengua Castellana, Construcciones Civiles y Edificación o son especialistas en Pedagogía y Psicología, estos últimos dedicados a alumnos con necesidades especiales. «¿Por qué para dar una lengua extranjera en una escuela de idiomas hay que acreditar un perfil de euskera, si las clases deben transcurrir en el idioma de enseñanza?», se pregunta indignada una de las docentes afectadas.

La exigencia de euskera para esta convocatoria de oposiciones provocó en su día un enfrentamiento entre sindicatos. CC OO proponía que se convocaran 850 plazas, con un 22% de puestos de PL1, el nivel más bajo de euskera. Los responsables de este sindicato defendían que hay destinos de FP, escuelas de idiomas y Secundaria en los que la demanda es fuerte en castellano y no se necesitaba una exigencia tan alta de perfiles. El Departamento de Educación aceptó la propuesta si todos los sindicatos se ponían de acuerdo. Sin embargo, STEE-EILAS y LAB apuestan por que el 100% de los empleos que salgan a concurso en la enseñanza sean de PL2, y no hubo pacto.

La decisión de fijar la fecha de las pruebas durante la segunda quincena de junio ha suscitado numerosas quejas entre los aspirantes al coincidir el proceso selectivo con los exámenes finales y los extraordinarios en los institutos. «Tenemos que corregir los exámenes de los alumnos, poner las notas, cumplir la labor de tutoría y, a la vez, estudiar las oposiciones. Es una locura», describe un profesor de un instituto vizcaíno al que sólo le ha dado tiempo a preparar «25 de los 65 temas». La convocatoria ha provocado un repunte en las bajas entre los profesores que se presentarán a las oposiciones.

Desde Educación aseguran que las fechas habituales de las oposiciones en Euskadi y en el resto de comunidades son finales de junio y principios de julio. «No hemos percibido malestar entre los docentes. En todo caso, para estas alturas han tenido tiempo ya de preparar las pruebas», señalaron portavoces de la consejería. Destacaron que el porcentaje de bajas en la enseñanza «es similar al de otros departamentos del Gobierno vasco».

Nuevo fallo sobre la inclusión del castellano en la escuela catalana
PERE RÍOS - Barcelona El País 6 Junio 2008

En ocasiones las decisiones judiciales no sirven para nada porque llegan tarde. Ha ocurrido ahora con una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que anula una resolución de 2005 de la Generalitat porque en los impresos de preinscripción escolar no figuraba una casilla para que los padres pudiesen elegir la enseñanza en castellano. Desde 2006 esos impresos están modificados e incluyen esa casilla.

Se trata, además, de la tercera sentencia en este mismo sentido que dicta la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC presidida por Joaquín José Ortiz Blasco. Las anteriores, de 2004 y 2005, están recurridas ante el Tribunal Supremo.

Un portavoz de Enseñanza recordó ayer que el sistema catalán tiene 1.136.000 alumnos y se produce una media anual de sólo 20 solicitudes para escolarizar en castellano. La ley de Política Lingüística de 1998 reconoce a los niños de hasta siete años el derecho a recibir la educación en su lengua habitual. A partir de esa edad, la lengua vehicular es el catalán.

El recurso que ha motivado la sentencia lo presentó la Asociación por la Tolerancia y en las anteriores, Convivencia Cívica Catalana, lidera por José Domingo, hoy diputado autonómico de Ciutadans.

TRAS SUFRIR LAS PRESIONES DEL GOBIERNO BALEAR
El director general de Air Berlin: "Hoy el castellano ya no es una lengua oficial"
Nuevo capítulo en la persecución del castellano. Esta vez desde el exterior. El director general de Air Berlin ha reaccionado a las presiones del Gobierno balear para que introduzca el catalán en sus comunicaciones con el cliente en un duro editorial publicado en el magazine de la compañía aérea. "Hoy el castellano no es una lengua oficial", sentencia en la carta dirigida a los pasajeros. Y continúa diciendo que España, con los nacionalismos, vuelve a "los miniestados medievales".
Libertad Digital  6 Junio 2008

“La partición de España en nacionalismos regionales es de hecho un retorno a los miniestados medievales. Hasta ahora me pensaba que vivíamos en una Europa sin fronteras”. Eso es lo que escribe el director general de Air Berlin, Joachim Hunold, en el último editorial de la revista Air Berlin Magazine que reparte la compañía a sus pasajeros.

Joaquim Hunold responde así a la misiva enviada por la directora general de Política Lingüística del Gobierno Balear en la que instaba a utilizar el catalán en las comunicaciones con sus clientes.

"Me pongo en contacto con usted -rezaba la misiva institucional-para manifestarle el interés que el Gobierno de las islas baleares tiene en garantizar un uso adecuado de las lenguas oficiales del archipiélago en las comunicaciones que su compañía establece con los ciudadanos que escogen Air Berlín para hacer sus desplazamientos".

"¿Les tengo que dar cursos de catalán por decreto a mis empleados? ¿Y los que vuelan a Galicia y al País Vasco querrán que nos dirijamos en gallego o en vasco? ¿Es que ya no hablan en castellano?", contesta el director general de Air Berlin.

El presidente del Círculo Balear, Jorge Campos, ha remitido una carta de apoyo al Director General de Air Berlin por la denuncia de “una realidad y un hecho” como es la discriminación del castellano en Baleares donde “gracias a la acción irresponsable del PP y el PSOE se ha llegado a la práctica eliminación del castellano en la educación y la administración pública”.

El editorial de Joaquim Hunold se acompaña de una viñeta satírica en la que se utiliza el bávaro: “Si vinieran a Baviera los catalanes estos tendrían que hablar el bávaro. ¡Maldita sea!”.

Air Berlin denuncia el trato discriminatorio al español en Baleares
Redacción Bilbao Minuto Digital 6 Junio, 2008

“Hoy el castellano ya no es una lengua oficial”, afirma tajante Joachim Hunold, director general de Air Berlin en el editorial de la revista Air Berlin Magazín, a disposición de todos los usuarios de la compañía durante los vuelos. “Hay pueblos de Mallorca en los que los niños ya no hablan el castellano. En las escuelas, el castellano es una lengua extranjera más”, añade. Con esta carta dirigida a los pasajeros, Air Berlín, una de las principales compañías aéreas que opera en las Baleares, denuncia la situación que sufre el castellano.

Todo empezó cuando la directora general de Política Lingüística, Margalida Tous, envió a Air Berlin y a otras compañías aéreas con destinos a las Baleares, una carta instándolas a utilizar también el catalán en sus comunicaciones con sus clientes. “Me pongo en contacto con usted para manifestarle el interés que el Gobierno de las islas baleares tiene en garantizar un uso adecuado de las lenguas oficiales del archipiélago en las comunicaciones que su compañía establece con los ciudadanos que escogen Air Berlín para hacer sus desplazamientos”.

El empresario se pregunta, de forma oportuna:
“¿Les tengo que dar cursos de catalán por decreto a mis empleados? ¿Y los que vuelan a Galicia y al País Vasco querrán que nos dirijamos en gallego o en vasco? ¿Es que ya no hablan en castellano?”.

No sabemos si las relaciones del empresario mejorarán con el Gobierno Balear, pero lo que es seguro, es que muchos de nuestros lectores, tras el valiente editorial, harán lo posible por viajar con Air Berlin

La Plataforma España y Libertad quiere al racista Sabino Arana fuera de circulación
Redacción Bilbao Minuto Digital 5 Junio, 2008

La Plataforma España y Libertad ha comenzado una campaña dirigida a los ayuntamientos que tienen en su callejero alguna vía bajo el nombre de Sabino Arana, a quienes reclama que cambien dicho denominación por otra “más acorde con los principios democráticos expresados en nuestra Constitución”.

Según ha informado la presidenta de la Plataforma, Yolanda Couceiro Morín, ya se ha comenzado la presentación de requerimientos en los ayuntamientos vizcaínos de Amorebieta, Barakaldo, Berango, Bermeo, Bilbao, Etxebarri, Igorre, Leioa, Lekeitio, Lezama, Munguía, Ondarroa, Santurtzi, Sondika, Sopelana, Sukarrieta, Ugao-Miravalles y Zalla.

En los escritos se recuerdan “los principios abiertamente racistas que promulgaba este político”, por lo que España y Libertad no entiende que pueda dar nombre a una de las principales vías de estas localidades.

“Creemos que la convivencia entre los ciudadanos se establece en principios de igualdad y solidaridad, precisamente los que nunca respetó Sabino Arana, cuya ideología creó, y sustenta hoy aún, una ideología de exterminio que ha costado ya más de 1.000 vidas”, añade.

El escrito recoge varias citas de Sabino Arana que “demuestran el carácter racista de este político nacionalista”, por lo que se pide a los consistorios que se proceda al cambio de nombre de las calles. España y Libertad entregará el escrito también en Barcelona, ciudad que ha dedicado una calle a Sabino Arana.

Entre los escritos que recoge el documento destacan: “Ya hemos indicado, por otra parte, que el favorecer la irrupción de los maketos es fomentar la inmoralidad en nuestro país; porque si es cierto que las costumbres de nuestro Pueblo han degenerado notablemente en esta época, débese sin duda alguna a la espantosa invasión de los maketos, que traen consigo la blasfemia y la inmoralidad”, extraído del número 10 de la revista Bizkaitarra.

La plataforma también recuerda el pasaje “Nosotros odiamos a España con nuestra alma, mientras tenga oprimida a nuestra Patria con las cadenas de la esclavitud. No hay odio que sea proporcionado a la enorme injusticia que con nosotros ha consumado el hijo del romano. No hay odio con que puedan pagarse los innumerables que nos causan los largos años de dominación”, del número 16 de Bizkaitarra.

Asimismo, señala el extracto “En pueblos tan degenerados como el maketo y maketizado, resulta el sufragio universal un verdadero crimen, un suicidio”, incluido en el número 27 de Bizkaitarra.

Recortes de Prensa   Página Inicial