AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 14 Junio 2008

La semilla totalitaria germina en Galicia
Si los cachorros del terrorismo nacionalista gallego terminan haciendo realidad sus amenazas criminales, habrá que denunciar las lágrimas de cocodrilo y las condenas hipócritas de quienes están permitiendo que esto suceda.
EDITORIAL Libertad Digital 14 Junio 2008

Hace unos días, denunciábamos la propaganda que estaba recibiendo por parte de organizaciones vinculadas al BNG un vídeo con el que se incita a los jóvenes a atentar contra Galicia Bilingüe. En él, los héroes nacionalistas empleaban piedras, cadenas y hasta cócteles molotov para luchar contra el "bilingüismo colonizador". Entre los malvados del cuento estaban la presidenta y el vicepresidente de Galicia Bilingüe, cuyo autobús –que ya ha sido objeto de ataques– era finalmente quemado y destruido.

Mientras quienes piden que se respeto los derechos de los castellanohablantes son amenazados y reciben agresiones, el presidente socialista de la comunidad autónoma habla de "ofensivas" contra la política lingüística por parte de la "derecha política, sociakl y cultural". Touriño se dedica a denunciarlos por intenter provocar una "guerra de lenguas". Metáforas bélicas para denigrar a quienes por el momento son las únicas víctimas de la violencia. El Estado, de tanto incumplir su función original –para muchos la única legítima– de salvaguardar la ley y proteger a los ciudadanos de quienes la incumplen, ha terminado poniéndose del lado de los violentos.

José Manuel Pousada, vicepresidente de Galicia Bilingüe, se ha encontrado con su coche cubierto de pintura roja y amarilla, el parabrisas reventado y una nota que rezaba "Bilingüismo es colonialismo" y "Españoles fuera de Galicia". Lo guardaba en el garaje de su domicilio. Una forma de demostrarle lo que ya le gritaran a Gloria Lago, presidenta de la misma asociación: "¡Sabemos donde vives!". Una amenaza en toda regla, inspirada en las mismas consignas del vídeo de AMI, grupo investigado por la Audiencia Nacional por terrorismo.

La batasunización de Galicia está avanzando a marchas forzadas. Y por más que la primera semilla la pusiera Manuel Fraga y su promoción del galleguismo, con leyes de normalización lingüística incluidas, no hay que olvidar que ha sido con la entente PSOE-BNG cuando se ha empleado el uso de la lengua como un asunto identitario y se ha empezado a emplear, al igual que en Cataluña y País Vasco, como la base sobre la que argumentar un separatismo que, como demuestra la reciente experiencia española, está siempre teñido de violencia. Es el Gobierno de Touriño y Quintana el que estigmatiza a quienes defienden la libertad de escoger la lengua como "enemigos del gallego".

Quien sabe si no acabará sucediendo lo peor. Si los cachorros del terrorismo nacionalista gallego terminan haciendo realidad sus amenazas criminales, habrá que denunciar las lágrimas de cocodrilo y las condenas hipócritas de quienes están permitiendo que esto suceda. En la política, en la universidad y en los medios de comunicación.

Y mientras tanto, Nuñez Feijóo se limita a afirmar que el PP gallego pactará con los nacionalistas "sin renunciar a los principios". Será que entre ellos no incluye el respeto por la ley y la defensa de la libertad.

ETA
Pedro de Hoyos Periodista Digital 14 Junio 2008

Grupos terroristas han existido ya unos cuantos en Europa. Han existido y desaparecido. Cuenten ustedes cuántos recuerdan en la reciente Historia de nuestro viejo continente. Todos están desaparecidos, todos. Todos menos ETA.

Piensen en Italia. En Alemania. En Irlanda. Todos han desaparecido arrasados por el paso del tiempo. Los que más han resistido han sido los terrorismos nacionalistas, suponiendo que las Brigadas Rojas o la Baader Meinhof no tuviesen en el fondo un poso de nacionalismo ultramontano.

Los terroristas nacionalistas, tanto en Irlanda como en el País Vasco son radicalmente diferentes a los ultraizquierdistas porque cuentan con el amparo de cierta parte del pueblo al que dicen defender y en el que se esconden y protegen.

Desconozco el caso irlandés, pero el caso de ETA está perfectamente comprobado cómo hasta autoridades municipales (¿sólo municipales?) han servido de apoyo, protección y escondite. El árbol y las nueces, vaya.

ETA sirve de excusa, llámenlo como quieran, para impulsar el nacionalismo vasco en todas las capas sociales. La pregunta que no interesa a ciertos nacionalistas es qué harían con ellos los asesinos de ETA una vez que se hubiera cruzado el río independentista a lomos de los asesinos.

Cualquier persona de bien odia y rechaza a los asesinos, especialmente los políticos que, con frecuencia, se extralimitan en sus manifestaciones de afecto y rechazo para complacer al público que les vota. Pero el alcalde de Amurrio, demócrata de toda la vida, miembro de Euzko Alkartasuna, también un partido demócrata de toda la vida, nombró en 2005 –o permitió que nombrasen- reyes de la fiesta del pueblo a dos asesinos etarras… ¿para complacer al pueblo que le vota?

Si añadimos las calles y los parques con nombre de asesinos, ¿saben ustedes por qué ETA es el último grupo terrorista de Europa?

El arte de la patraña
M. MARTÍN FERRAND ABC 14 Junio 2008

PRESUMÍA Víctor Hugo de nombrar a las cosas por su nombre, sin los innecesarios rodeos acostumbrados por sus colegas y contemporáneos. J´ai nonmé le cochon par son nom. Llamarle cerdo al cerdo es admirable y, aunque en la Historia son muchas las grandes plumas que se han perdido por vericuetos sin salida, en nuestros días se hace imprescindible que el pan sea pan y vino el vino. La excepción de la norma es un privilegio gubernamental en el que se afanan, junto a José Luis Rodríguez Zapatero, gran maestre de la orden del eufemismo y el disimulo, los chicos y chicas de su alegre e insolvente compañía. Los miembros y las miembras de una troupe sin precedentes en el mundo del espectáculo, artistas singulares capaces de reír cuando las circunstancias requieren llanto e incapaces para la lágrima cuando el dolor la requiere y justifica.

Sólo la propaganda y el fatalismo mantienen a Zapatero en la cresta de la ola, en el machito. Nadie, ni el mismísimo Joseph Goebbels, manejó con tanto garbo y maestría las artes de la propaganda como lo hacen los expertos del líder socialista que en eso, hay que reconocérselo, resulta único y admirable. Zapatero miente por la barba y por la mitad de la barba; pero lo hace con tanto aplomo y seguridad, en la actitud de quien nunca ha roto un plato, con la machacona insistencia que es capaz de convertir las mentiras en verdades, que resulta verosímil para quienes, en la inercia del acatamiento, priman al poder establecido, independientemente de su color y maneras, con el canon de su incondicionalidad.

Lo de la fatalidad es obvio. Cada país tiene el Gobierno que se merece y está claro que nosotros, consentidores y complacientes, devotos del mal menor e irresponsablemente acríticos, hemos fraguado un monstruo que, rodeado de otros -y otras- de parecida condición integran un conjunto chapucero y engañoso, distante de la realidad, incumplidor de cuanto promete y dispuesto a aceptar los órdagos que le presentan los acontecimientos. Conocedores de que la merienda la pagaremos nosotros, sólo se ocupan de seguir ahí, sobre el pedestal de su acreditada incapacidad. Saben que la magia de no nombrar las cosas por su nombre les basta para saltar de la primavera al otoño y del otoño a la primavera.

Me decía Jaime Campmany, de quien ya lloramos tres años de ausencia, que Zapatero podría llegar a ser una enfermedad crónica para España a poco que colaborase el PP y las circunstancias no le pusieran en evidencia. Lo del PP ya está hecho, incluso con insensata demasía, y las circunstancias han quedado obviadas con la mentira permanente. En la crisis económica que no es crisis y en la huelga de transportes que no es huelga tenemos la prueba evidente. No hay mal que dure cien años, pero noventa y nueve ya son muchos. Incluso ocho lo son.

La Europa unida está aún lejos
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 14 Junio 2008

QUE Irlanda, el país que posiblemente haya sacado más provecho de la Comunidad Europea haya dicho no a su último tratado es una muestra de ingratitud humana. Pero es algo más: es una advertencia de que no todo va bien en esa comunidad, tenida hasta ahora como el mayor logro de la posguerra. Los irlandeses no son tontos, y si rechazan una relación que tantos beneficios les ha reportado, será por algo. Que puede ser algo tan simple como que la CE ya no es lo que era: el club más exclusivo del mundo, un oasis de paz, prosperidad y democracia en medio de las turbulencias que agitan las escena internacional.

En efecto, la CE ha sido víctima de su propio éxito. Nacida hace casi sesenta años en torno a la unión aduanera acordada por Bélgica, Holanda y Luxemburgo, estuvo formada durante décadas por sólo seis países, esos tres más Francia, Italia y Alemania Occidental, todos ellos en plena reconstrucción posbélica. Su formidable despliegue atrajo la envidia y admiración de sus vecinos, ampliándose el número de miembros a quince, España entre ellos, y recientemente a veintisiete, principalmente del Este. La homogeneidad que tenía en un principio sufrió con la ampliación y multiplicó lógicamente los problemas. La actual crisis económica mundial no ha hecho más que agrandarlos, hasta extremos inimaginables hace sólo unos años. Cuando las cosas van bien, no hay inconveniente en marchar del brazo con otros; pero cuando van mal, cada uno tira para sí, desconfiando de las directrices conjuntas. Que Bruselas haya dado una imagen de despilfarro e incompetencia no ha hecho más que aumentar el número de euroescépticos, incluso en aquellos países que más se han beneficiado de una Europa unida teóricamente, aunque, como estamos viendo, no tanto en la práctica.

¿Tiene remedio? Sí, pero siempre que se acepte la realidad tal cual es y se tomen las medidas necesarias para corregir una evolución que estaba llevando a la ruina el proyecto. Desde luego, si la CE sigue creciendo sin control, acabará convertida en una especie de ONU u OEA europea, tan ineficaz como estas organizaciones, en las que cada cual va a lo suyo, sin contar para nada con los demás. El ingreso de Turquía, por ejemplo, la desequilibraría por completo, debido a su enorme población. Algo parecido podría ocurrir con algunas de las antiguas repúblicas soviéticas, que traerían, aparte de sus graves problemas económicos, los particulares que tienen con Rusia.

Ocaso bizantino
JUAN PEDRO QUIÑONERO ABC 14 Junio 2008

El NO irlandés al Tratado de Lisboa complica la toma de decisiones con las que aplicar unas políticas que la UE tampoco consigue definir para intentar combatir sus problemas más urgentes: envejecimiento, pobre crecimiento, inmigración, fragmentación social, amenazas energéticas, desórdenes monetarios.

El difunto (2005) proyecto de Tratado constitucional europeo y el Tratado de Lisboa (2007), rechazado ayer por Irlanda, en curso de ratificación en el resto de la UE, pretendían enterrar veintitantos años de crisis institucional, elaborando unas normas de funcionamiento que modificasen el Tratado de Niza (2003).

La UE puede formalmente continuar trabajando con las reglas favorables a España adoptadas en Niza en 2003. Y puede seguir el proceso de ratificación del Tratado rechazado por Irlanda, ¿con qué objetivo..? ¿Hay nuevas políticas a aplicar con urgencia..?

Con o sin tratados de Niza o Lisboa, Berlín, París, Londres, Roma y Madrid tienen políticas menos convergentes de lo deseable en materia económica y monetaria, desde hace años. De ahí que la crisis en curso ataque en muy distinta medida a España y Alemania.

Víctimas de dramática dependencia, ante el choque petrolífero, la gran mayoría de los miembros de la UE apuestan por la energía nuclear, mientras que España confirma su aislamiento en materia de política energética europea, inexistente.

Ante el envejecimiento demográfico, las llamaradas migratorias y la fragmentación social, no existe ni estrategia, ni política, ni proyecto europeo común. Cada Estado afronta en solitario unos problemas de insondable calado continental.

Ante los estallidos de violencia que golpean con aldabonazos ensangrentados, en sus fronteras (terrorismo, violencia étnica, islamismo, etc., de los Balcanes y Turquía a Marruecos), tampoco existe una diplomacia o política de seguridad común, tantas veces prometida y jamás puesta en práctica.

Ningún tratado conocido permitiría afrontar tales cuestiones por decreto. Los irlandeses recuerdan, con brutalidad, que tampoco existen reglas institucionales fijas para aplicar unas políticas inexistentes.

Del nazionalismo al terrorismo
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 14 Junio 2008

El nazionalismo no puede sobrevivir sin coacción ni terrorismo
Del nazionalismo a la coacción, incluso terrorista, gracias al silencio de la clase política
Faro de Vigo, 14 de junio de 2008

* Pintaron el vehículo de rojo y amarillo, rompieron el parabrisas y le arrancaron los focos
* Pintadas en el instituto donde trabaja la directiva

Nuevo ataque contra Galicia Bilingüe, el colectivo en defensa de la libre elección del idioma de enseñanza a los escolares. El vehículo de su vicepresidente, el vigués José Manuel Pousada, amaneció ayer con importantes destrozos en su exterior. La Policía Científica recabó muestras del automóvil y del garaje donde se encontraba, en el barrio de As Travesas, para intentar identificar a los posibles autores, aunque los agentes lo atribuyen a un grupo independentista.

Fueron los vecinos del edificio donde vive Pousada los que le avisaron de lo ocurrido. Su todoterreno Nissan lo pintaron con los colores de la bandera española, rompieron el parabrisas delantero y arrancaron algunos focos, entre otros desperfectos. La Policía sospecha que los autores aprovecharon la entrada o salida de un vehículo para acceder al interior del garaje, aunque también podrían haber manipulado el mecanismo de la puerta.

La tesis que atribuye el acto al un grupo radical gallego tiene su fundamento. Galicia Bilingüe ha recibido varias amenazas por parte de grupos como AMI e incluso esta formación la incluyó recientemente en unos de sus vídeos propagandísticos cuya difusión denunció ante la comisaría de Vigo el colectivo atacado al asegurar que "anima a atentar contra nosotros".

Pero quizá el indicio más coincidente con esa argumentación es el texto del cartel que apareció junto al coche dañado: "O bilingüismo é colonialismo. Espanhois: fora da Galiza".

Pintadas en el instituto donde trabaja la directiva
No es la primera vez que Galicia Bilingüe recibe ataques o amenazas de sus detractores, pero nunca de forma tan directa como hasta ahora. Gloria Lago, presidenta del colectivo, y José Manuel Pousada, sufrieron algún aviso de esas acciones pero de forma verbal y recientemente. Sucedió en su puesto de trabajo, el Instituto Santo Tomé, donde aparecieron pintadas insultantes contra Lago y Galicia Bilingüe.

El colectivo exigió ayer una reacción del presidente de la Xunta criticando la supuesta acción de los independentistas. Goria Lago insiste en que Galicia Bilingüe no pertenece a ninguna ideología -entre sus más de mil asociados, "también hay gente del PSOE"- ni están en contra del gallego. "Sólo exigimos la libertad de elegir el idioma en el que se educa a nuestros hijos", aclaró.

Crisis popular
Un PP cantonalista
Puede que Rajoy, Basagoiti, Camps, Arenas y demás tengan mejor amueblada la cabeza de lo que la tenía el pobre Toñete Gálvez, pero todos padecen su mismo síndrome: quieren mandar a toda costa, aunque sólo lleguen a hacerlo sobre un montón de ruinas.
Emilio Campmany Libertad Digital 14 Junio 2008

El que Rajoy prefiera para presidir el PP vasco al hombre que más claramente se ha manifestado en favor de una secesión de su partido para convertirlo en una especie de UPN da una idea de la profundidad de la crisis en la que está sumida la derecha española.

Ya no ocurre sólo que muchos del PP se apresuran a subir al carro de heno que conduce Zapatero tras oír el grito de quien se sienta arriba del todo: "Marchemos todos, y yo el primero, por la senda anticonstitucional." Ni siquiera basta con transformar nuestro estado autonómico, muy imperfecto, pero legal, en otro aconstitucional constituido por cuatro o cinco estados confederados. Ocurre que han despertado los viejos fantasmas de la derecha española: el fulanismo, el caciquismo, la lucha cainita y su peor secuela, el fraccionamiento regional degenerado hoy casi en cantonalismo.

El PP se nos descubre abarrotado de caciques que ofrecen avales al líder con la insistencia con que las suripantas le tiran a uno de la chaqueta en los barrios chinos de medio mundo mientras se rifan el botín que están seguros repartirán cuando aquél caiga.

No interesan proyectos para España, aburren los sermones catastrofistas, se hacen oídos sordos a propuestas regeneracionistas y se desdeña todo lo que sean simplemente ideas.

Si puede ser considerado magnífico el resultado que el PP obtuvo el 9 de marzo, lo será porque muchos votantes de derechas y de izquierdas creímos que, entre los candidatos con posibilidades reales de ganar, sólo Rajoy podía enderezar el rumbo y evitar la carrera hacia la destrucción de España que había iniciado el estatuto de Cataluña. El matrimonio entre homosexuales, la Ley de Memoria Histórica y la Educación para la Ciudadanía no eran más que cortinas de humo para ocultar el destino que Zapatero nos tiene reservado: la república confederal.

Visto con perspectiva es sorprendente que sus votantes creyéramos que era este pacífico gallego el predestinado a evitarnos este cruel destino cuando apoyó dos reformas estatutarias, la de Andalucía y la de Valencia, dirigidas después de todo al mismo fin que el estatuto catalán. Pero lo creímos.

Ahora casi todos los que en el PP tienen algún cargo y comparten estas preocupaciones prefieren esperar a ver si escampa, en la convicción de que sólo conservando el poco poder que hoy ostentan podrán un día reconvertir al PP para que vuelva a ser el partido nacional que nunca debió dejar de ser.

Mientras tanto, los de a pie estamos obligados a ver como nuestras ideas, las del ochenta por ciento de los españoles, lo que incluye tanto a los que presentimos los nubarrones que sobre nosotros se ciernen como a los que no, son escuchadas entre abucheos por quienes acabamos de elegir para que nos representen. Y, al oír como las expone la única diputada dispuesta a defenderlas, quizá lamentamos, cuando ya es demasiado tarde, no haberla votado.

Puede que Rajoy, Basagoiti, Camps, Arenas, Feijoo y demás tengan mejor amueblada la cabeza de lo que la tenía el pobre Toñete Gálvez, pero todos padecen su mismo síndrome: quieren mandar a toda costa, aunque sólo lleguen a hacerlo sobre un montón de ruinas.

Entre todos, al más ambicioso, Gallardón, se le ha puesto en la cara una risita que no se le quita ni para dormir, como a esos malos jugadores de póker que no saben disimular que acaban de ligar cuatro jotas. Recemos porque un Mayor Oreja o cualquier otro de similar fuste tenga cuatro reyes en la mano. Si no, apañados estamos.

Crisis popular
Rajoy inicia la demolición del PP vasco
Dicen que es el candidato de consenso cuando es una imposición de Mariano Rajoy para neutralizar a una persona de confianza de María San Gil. Una verdadera catástrofe para la democracia en el País Vasco.
Ignacio Villa Libertad Digital 14 Junio 2008

Podía pensarse que habíamos visto ya todo en la crisis del Partido Popular, pero están por llegar sorpresas todavía mayores. La demolición del PP del País Vasco no tiene precedentes. Ahora es evidente que la defenestración de María San Gil no era casualidad, ni siquiera una coincidencia. Formaba parte de una estrategia de mayor calado, la misma que ha abortado la candidatura de Carmelo Barrio para la Presidencia del PP vasco y ha improvisado la de Antonio Basagoiti como candidato oficial.

Dicen que es el candidato de consenso cuando es una imposición de Mariano Rajoy para neutralizar a una persona de confianza de María San Gil. Una verdadera catástrofe para la democracia en el País Vasco: La liquidación del Partido Popular que conocíamos y que, en su momento, pasó de ser una opción marginal a una seria alternativa de Gobierno.

Rajoy quiere liquidar el Partido Popular de Mayor Oreja, María San Gil, Carlos Iturgaiz, Carmelo Barrio, Regina Otaola o Iciar Lamaraín. El mismo PP en el que militaron antes de ser asesinados por ETA, personajes heroicos como Miguel Ángel Blanco, Gregorio Ordóñez, Manuel Indiano, José Luis Caso, Manuel Zamarreño, Jesús Maria Pedrosa o José Ignacio Iruretagoyena. Un partido valiente que siempre ha plantado cara a los nacionalistas y que ha sabido convivir con la estrategia de acoso que las demás fuerzas políticas, al grito de "¡Todos contra el PP!". Un Partido Popular que ya no es el de Mariano Rajoy y que intentan destruir desde la misma dirección de Génova.

La camarilla que rodea a Rajoy tiene la obsesión de hacer méritos ante los nacionalistas y para ello están dispuestos a entregar la herencia de los Blanco, Ordóñez... Lo peor es que el presidente del PP ha entrado en esa dinámica y quiere llegar hasta el final. Después del Congreso de Valencia, la valentía y la heroicidad serán ya historia, y todo por hacerse una fotografía con los nacionalistas. ¡Qué barbaridad! ¡Qué tristeza!

«Si recurre en amparo, me telefonea»
¿Es acorde con la deontología profesional de jueces y magistrados que se invite a un querellante a mantener un contacto privado con quien preside el tribunal encargado del caso?
J. M. RUIZ SOROA El Correo 14 Junio 2008

Esta es la frase con que la presidenta del Tribunal Constitucional terminó su imprudente conversación con un particular que había conseguido, mediante recomendaciones, que se interesase por su problema. Una frase que contiene la petición simétricamente opuesta a la que cualquier juez debería emitir en tal hipótesis: si usted acude finalmente al tribunal que presido, entonces ni siquiera me telefonee, puesto que a partir de ese momento no podré atenderle sino a través de los cauces legales e impersonales marcados.

¿Para qué solicita ser telefoneada la presidenta en caso de que la interesada presente su recurso de amparo ante el tribunal que dirige? Es obvio, aunque no lo diga: para hacer eso que en la práctica se denomina «interesarse por el expediente», para instruir al funcionario de turno de que «lo mire con cariño», para darle un empujoncito. Vamos, para practicar un poco el amiguismo y la recomendación.

Que ni la conversación completa ni la frase final constituyen delito alguno es bastante claro, y probablemente no era precisa la intervención del Tribunal Supremo para establecerlo así. Pero lo que resulta escandaloso es que, aparentemente, la cuestión termine ahí; es decir, que todo el asunto quede cerrado por el pronunciamiento jurisdiccional de que no fue delito. ¡Claro que no¡ Pero ¿fue correcto? ¿Cumple con los niveles ético-profesionales exigibles a nada menos que la presidenta del más alto tribunal de un país democrático? ¿Es acorde con la deontología profesional de jueces y magistrados que se invite a un querellante a mantener un contacto privado con quien preside el tribunal encargado del caso? Algo no funciona bien en nuestra democracia cuando llegamos a confundir los niveles de conducta marcados por el Código Penal, que son los mínimos para no acabar en la cárcel, con los niveles éticos y profesionales exigibles para ejercer con decoro un cargo público como el que nos ocupa.

A esta confusión de niveles se suma con alegría el Tribunal Supremo al añadir a su pronunciamiento una sorprendente consideración. La de que los términos de la conversación de la presidenta «entran dentro de los usos sociales generalmente admitidos». Porque, si ya de entrada resulta insólito que el Tribunal Supremo determine cuáles son los usos sociales, más extraño aún resulta que considere que el telefonear personal y privadamente al juez o tribunal que se ocupa del caso de uno es algo socialmente considerado como correcto. ¿Tan pobre imagen tiene el tribunal de las aspiraciones de la sociedad española en cuanto a trato limpio e igual para todos? Y además, aun si nuestra sociedad estuviera tan impregnada de amiguismo y nepotismo como para considerar admisible ese comportamiento, ¿acaso ello marcaría el criterio deontológico que los jueces deben observar? ¿Sería la frecuencia estadística de las corruptelas sociales la que determinaría el nivel ético exigible a los cargos públicos?

Resulta un tanto decepcionante que treinta años de práctica democrática no hayan logrado producir una mejora significativa de la cultura española en esta materia y que se sigan aceptando hoy como normales comportamientos de favoritismo, recomendación y nepotismo que resultan más propios de sociedades subdesarrolladas y de países en que predominan las culturas parroquiales. Es decir, esas que todo lo fían a conocer a alguien en el círculo de los poderosos. Comportamientos que resultaban lógicos y congruentes dentro de la sociedad cerrada de la dictadura franquista persisten en la abierta de hoy en día. De ahí que muchos sociólogos consideren que el más grave fallo de la democracia española es el de haber sido hasta hoy incapaz de generar una sociedad civil autónoma y fuerte, provista de una cultura cívica exigente en sus criterios de enjuiciamiento de los administradores de lo público.

Es curioso subrayar que hay dos factores que han contribuído a perpetuar entre nosotros esos modelos de comportamiento, y que ambos factores nacen precisamente de la práctica democrática. El primero, la excesiva judicialización de la política pública; el segundo, el juego de una rivalidad partidista exacerbada. La judicialización de los políticos ha terminado por generar entre ellos la cultura del «yo no dimito mientras no me condene un tribunal». La responsabilidad puramente política, no digamos ya la estrictamente personal y ética, han quedado sepultadas por la judicial. El partidismo exacerbado ha llevado a que el manto protector del sectarismo se haya extendido sobre todos los cargos públicos: la pregunta previa antes de enjuiciar cualquier corruptela en la esfera pública ha llegado a ser la de: ¿Es de los nuestros? ¿A quién beneficia o perjudica informar y tratar del comportamiento desviado del cargo público de turno?

De esta forma, dos mecanismos benéficos y necesarios en toda democracia (los jueces y los partidos) han llegado a producir perversos efectos prácticos. Los griegos advirtieron siempre contra la 'hybris', el exceso de algo. «Nada en demasía», fue uno de sus oráculos frontispicio. Aquí se ha cumplido.

Los padres no quieren canguros que impongan la lengua vasca a sus hijos
La plataforma por la libertad lingüística ve «ridículo» el nuevo plan educativo nacionalista
El portavoz de la plataforma asegura que al Gobierno vasco lo que le importa es el «uso ambiental del euskera».
Reproducción de la carta que los nacionalistas envían a los padres
C. S. Macías La Razon 14 Junio 2008

MADRID.- El portavoz de la plataforma por la libertad lingüística en el País Vasco, Pablo Gay-pobes, calificó ayer de «mala inversión del dinero público» las misivas que los padres han recibido procedentes de Ayuntamientos gobernados por los nacionalistas, como el de Santurce, en la que se les «aconseja», bajo el modo imperativo, a requerir los servicios de canguros que hablen en euskera para cuidar a los niños o llevarlos a guarderías donde sólo se hable euskaldún entre otras cosas, como adelantó ayer LA RAZÓN.

Gay-Pobes tachó de «ridícula» esta propuesta puesto que, según aseguró, lo que realmente «le preocupa a un padre cuando deja a un hijo es que la persona que le va a cuidar sea un buen canguro, no que hable euskera».

En la carta que remiten los alcaldes a los padres se pone de relieve la labor fundamental que ha de desempeñar el progenitor «euskaldun», destacando así la gran importancia que tiene la transmisión familiar en el idioma vasco, además de recordarles que la manera de aprender euskera es matricular a los hijos en dicho modelo. Ante esto, el portavoz de la plataforma por la libertad lingüística ve nuevamente una clara «intromisión por parte de la administración vasca en el ámbito privado de las personas» como es el caso de la educación de los hijos. «El Ayuntamiento no está para estas cosas. Dentro de poco nos dirán hasta los colores que tenemos que poner en la ducha, y con qué palabras debemos adornar los frontispicios de nuestras casas», criticó.

Pero si hay algo que preocupa a los padres es la falta de movilización por parte de la gente. «Muchos creen que esto no les afecta de manera directa, ignoran el problema hasta que les toca a ellos».

Pablo Gay-Pobes se mostró convencido de que el verdadero objetivo del Ejecutivo vasco no es la educación, sino el «uso ambiental del euskera». «Ellos mismos se contradicen, han pasado de la campaña de la Consejería de Cultura que dice que ?hablar un poco euskera es hablar ya mucho? a la que fomenta la Consejería de Educación con una clara imposición de la lengua vasca a todas horas». Con esta actitud, el Ejecutivo vasco «pretende repartirse los papeles de poli bueno y poli malo y están provocando una gran confusión en su política», aseguró el portavoz de la plataforma por la libertad lingüística.

LAS CONSIDERARON “NO RELEVANTES”
Los mandos eliminaron las referencias a ETA con el 95 por ciento del sumario
Los mandos de la Policía Científica, acusados de falsificar el informe del ácido bórico reconocen que, en efecto, se modificó, pero que los párrafos eliminados no eran revelantes, por lo que no habría delito. Los citados párrafos hablaban de casos anteriores en los que se había encontrado ácido bórico, uno de ellos en un piso utilizado por ETA. Pero, ¿cómo sabían esos mandos que las referencias a ETA no eran relevantes? En el momento de redactarse aquel informe, en marzo de 2005, el 95% del sumario estaba bajo secreto.
Luis del Pino Libertad Digital  14 Junio 2008

El hecho de que, al redactarse aquél informe, estuviera la práctica totalidad del sumario del 11-M bajo secreto, impedía que esos mandos pudieran contar con información acerca de qué antecedentes eran relevantes o cuáles dejaban de serlo, o acerca de si otras unidades policiales o de la Guardia Civil estaban investigando posibles conexiones con la banda asesina. A no ser, claro, que alguien les proporcionara alguna indicación acerca de la "no relevancia" de las menciones a ETA.

Los mandos policiales acusados han declarado que nunca recibieron órdenes de eliminar esas referencias a ETA que los peritos habían incluido en su informe original. Sin embargo, los peritos han ratificado ante el juez que sus jefes les dijeron que esas referencias a ETA había que eliminarlas "por orden de la superioridad".

A estas alturas del caso, resulta imposible negar que el informe original fue modificado. No sabemos si "por orden de la superioridad" o de motu propio, pero el propio jefe de los peritos ha reconocido que él modificó aquel informe. De modo que la línea de defensa se basa en tratar de demostrar que esa modificación no tenía la menor importancia. En esencia, lo que la defensa sostiene es que esa referencias a la utilización de ácido bórico por parte de ETA no tenían relevancia ninguna.

Sin embargo, la línea argumental de la defensa es inherentemente falaz: para poder concluir que aquellas referencias a ETA eran irrelevantes, los mandos policiales hubieran debido contar con información exhaustiva sobre qué líneas de investigación se estaban siguiendo dentro del sumario del 11-M. Hubieran debido tener la certeza de que ninguna otra unidad de la Policía o de la Guardia Civil estaba investigando ninguna conexión con ETA. Hubieran debido tener datos suficientes de que el juez del caso, Juan Del Olmo, no estaba interesado en investigar posibles conexiones. Y, sin embargo, no es posible que contaran con esa información, puesto que la causa estaba declarada secreta. ¿Cómo llegaron entonces a la conclusión de que esas menciones a ETA no tenían importancia ninguna?

En concreto, el juez Del Olmo levantó el secreto sobre los primeros 5 tomos del sumario en un auto dictado el 14 de diciembre de 2004. Y no sería hasta el 15 de abril cuando el juez levantó el secreto sobre otros 30 tomos, del 6 al 35.

Por tanto, en la fecha en que el informe del ácido bórico fue elaborado, el 14 de marzo de 2005, tan sólo se había levantado el secreto sobre los primeros cinco tomos del sumario. Esos cinco tomos, junto con algunos autos sueltos del juez Del Olmo y algunas declaraciones y careos dispersos, eran la única parte de la causa sobre la que no pesaba la orden de secreto. Y en aquel momento, la causa constaba ya de 114 tomos más una serie de piezas separadas. En total, más de 40.000 folios. ¿Cómo pudieron decidir esos mandos policiales, sin saber el contenido de esas decenas de miles de folios declarados secretos, que no era conveniente o relevante mencionarle al juez del caso que en un piso franco de ETA ya se había hallado ácido bórico anteriormente?

De hecho, a fecha de hoy, y una vez conocida la sentencia en primera instancia del juicio del 11-M, seguimos sin saber a quién corresponde la autoría intelectual de los atentados, por lo que, incluso aceptando que hubiera una serie de islamistas que actuaran como mano de obra en la masacre, no cabe descartar a nadie como responsable de haber dado las órdenes. Ni siquiera a ETA. Por tanto, con mucha menos razón podía descartarse ningún indicio en marzo de 2005, cuando aquel informe fue elaborado. En todo caso, sería el juez instructor el único que podría decidir qué era relevante y qué no.

Pero es que, además, el propio juez Del Olmo había solicitado expresamente que se le informara de toda posible relación existente entre ETA y los islamistas.

En concreto, el 11 de noviembre de 2004, el juez Del Olmo había ordenado a la Comisaría General de Información de la DGP y al Servicio de Información de la Guardia Civil que informara "con la máxima urgencia", si había existido o existía "algún tipo de vinculación, relación o contactos (operativos o no) entre la organización terrorista ETA o alguno de sus miembros, y organizaciones terroristas islamistas o algunos de sus miembros (incluyendo campos de entrenamiento o adiestramiento, redes de financiación o de aprovisionamiento de material, etc.)".

Es decir, los mandos policiales que eliminaron aquellas referencias a ETA no sólo no podían saber si eran relevantes o no, por estar el sumario declarado secreto, sino que esa eliminación choca frontalmente con la petición, que el propio juez Del Olmo había hecho, de que se informara de cualquier tipo de relación entre ETA y los islamistas.

Estado y autonomías se dan una tregua en el Constitucional
De los 310 litigios pendientes en el alto tribunal han decaído 110
L. R. AIZPEOLEA - Madrid El País 14 Junio 2008

Al inicio de la pasada legislatura, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, encargó al entonces ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, que acordara con las comunidades autónomas una reducción sensible de los conflictos competenciales pendientes ante el Tribunal Constitucional, que ascendían a 310.

Sevilla dice que el debate territorial de la legislatura no fue tan conflictivo como pareció

Zapatero buscaba la distensión del Estado con las comunidades autónomas después de una legislatura muy conflictiva, la de 2000-2004, en la que el Gobierno de la mayoría absoluta de José María Aznar mantuvo una fuerte batalla legal en el Constitucional con diversas comunidades. El acuerdo con las comunidades autónomas buscaba aliviar el atasco del Tribunal Constitucional que, en la segunda parte de la legislatura 2004-2008, tendría que centrar su tarea en la deliberación de la sentencia de la reforma del Estatuto de Cataluña.

En la segunda legislatura de Aznar, la de 2000- 2004, la conflictividad había subido de manera vertiginosa: el Estado planteó hasta 217 recursos al Tribunal Constitucional contra leyes de las comunidades autónomas y éstas plantearon al Estado 166 recursos, algo insólito desde los comienzos del funcionamiento del alto tribunal.

"La conflictividad en la segunda legislatura de José María Aznar, la de la mayoría absoluta, fue gratuita y obedecía a un criterio político de exacerbación. De ahí que Zapatero se planteara como tarea prioritaria la distensión de la conflictividad ante el Constitucional y yo se lo ofrecí a las comunidades en la primera ronda que tuve con ellas tras ganar las elecciones", manifestó ayer Jordi Sevilla.

La iniciativa política de Zapatero y Sevilla dio resultados, a juzgar por el informe-balance sobre la conflictividad en la legislatura 2004-2008 que acaba de publicar el Ministerio de Administraciones Públicas, cuya actual titular es Elena Salgado.

Según el informe, de los 310 conflictos pendientes de sentencia ante el Tribunal Constitucional en el año 2004, tanto por el Estado como por las comunidades autónomas, 110 decayeron por la vía del desistimiento (la renuncia) de ambas partes en el periodo 2004-2008.

El informe precisa que entre 2004-2008 los desistimientos del Estado frente a las comunidades autónomas fueron 36 y los de las comunidades frente al Estado ascendieron a 74. Los desistimientos del Estado favorecieron en ocho casos a Cataluña; en seis a Andalucía; en cinco a Castilla-La Mancha y en cuatro al País Vasco. En el caso de Cataluña decayeron numerosos recursos contra la Ley del Código Civil.

En cuanto a los recursos de las comunidades autónomas contra leyes del Estado, Andalucía es el caso más sobresaliente. Retiró hasta 30 recursos. Muchos de ellos afectaban a los Presupuestos Generales del Estado de los Gobiernos de José María Aznar, que, a juicio de la Junta de Andalucía, ignoraron el crecimiento de la población. El compromiso efectivo del Gobierno de Zapatero de pagar la deuda a Andalucía supuso la retirada de los recursos de la Junta ante el alto tribunal.

Otra vía que el Gobierno y las comunidades autónomas han utilizado en la legislatura 2004-2008 para evitar recursos ha sido la de las comisiones bilaterales de cooperación a efectos del artículo 33.2 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. La fórmula consiste en aplazar los recursos de tres meses a nueve, ampliando el plazo de interposición contra las leyes sean del Estado o de las comunidades autónomas, siempre que en la comisión bilateral se acuerde desarrollar negociaciones para resolver la controversia.

El balance que ha arrojado la utilización de la fórmula de las comisiones bilaterales de negociación entre el Estado y las comunidades autónomas es de 45 leyes en las que han existido controversias competenciales en esta legislatura. Veinticinco se han resuelto de modo positivo; 12 con resultado infructuoso y ocho están todavía en trámite. "Los resultados demuestran que el debate territorial en la anterior legislatura no fue tan conflictivo como pareció", manifestó ayer Sevilla.

El informe precisa, también, cómo el ritmo del Constitucional ha bajado en 2007, con sólo 14 sentencias sobre cuestiones competenciales (ver gráfico), como consecuencia del debate en su seno sobre la reforma del Estatuto de Cataluña.

Recoge, asimismo, cómo sólo una ley del Estado ha sido recurrida por la Generalitat de Cataluña desde que está vigente el Estatuto reformado, y cómo el Estado no ha recurrido ninguna ley de la Generalitat.

Nacionalistas gallegos atacan el coche del vicepresidente de Galicia Bilingüe
 Periodista Digital 14 Junio 2008

El vicepresidente de Galicia Bilingüe, José Manuel Pousada, se ha encontrado este viernes en el garaje de su domicilio, en el centro de Vigo, con su coche cubierto de pintura roja y amarilla, el parabrisas reventado y una nota que rezaba "bilingüismo es colonialismo" y "españoles fuera de Galicia".

Pousada ha mostrado su preocupación por la escalada violenta del nacionalismo gallego: "Los autores intelectuales son personas que me conocen hacen tiempo". La policía científica ha tomado huellas en el lugar del atentado, según informa Libertad Digital.

Este atentado terrorista se enmarca dentro de la campaña de acoso orquestada por el nacionalismo gallego contra esta asociación integrada por profesores y padres que defienden la libertad para educarse en la lengua materna, español o gallego, sin imposiciones.

José Manuel Pousada ha relatado a Libertad Digital que fueron los vecinos del bloque de viviendas donde reside quienes le alertaron del estado en que se encontraba su coche. Estaba completamente cubierto por pintura roja y amarilla, el parabrisas reventado con un martillo y había una nota que ponía "bilingüismo es colonialismo" y "españoles fuera de Galicia". La policía científica ha tomado huellas en el garaje y ha iniciado una investigación.

Recortes de Prensa   Página Inicial