AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 16 Junio 2008

El PP, los nacionalismos y la “conllevancia”
José Antonio Zarzalejos Estrella Digital 16 Junio 2008

Ni la convocatoria presidencial, el martes, en la Moncloa a los agentes sociales, ni el partido de la selección española en la Eurocopa, el miércoles, ni la marcha de camiones sobre Madrid, hoy lunes, restarán protagonismo esta semana al XVI Congreso del PP, que comienza el jueves en Valencia. Rajoy ya ha despejado dudas con la lideresa de los críticos, Esperanza Aguirre, a la que nada ofreció en su almuerzo tete a tete el sábado pasado y cuya imagen ha quedado hecha trizas después de la avalancha de espectadores que, desde decenas de webs, pudieran comprobar sus extrañas maneras —yo diría que incomprensibles— de comportarse políticamente ante una protesta de sanitarios: encarándose a ellos, ironizando con sus motivaciones y, en ocasiones, galleando ante algunas de las personas que la increpaban.

Ese vídeo ha terminado por destruir la imagen de una política que hace tiempo —si bien en ámbitos menos observables— ha perdido el sentido de la mesura y, a veces, de la realidad. En unas semanas, Aguirre ha dejado de ser el ariete de la operación de sustitución de Rajoy, que tampoco ha encontrado en Juan Costa el candidato que los duros quisieron improvisar ante la escapada de la presidenta de la Comunidad de Madrid que iba en paralelo al crecimiento de la opción de Ruiz-Gallardón, llamado a convertirse en uno de los emblemas del congreso popular. Así las cosas, sólo cabe esperar un porcentaje sensible de voto en blanco —si no supera el 15 por ciento, Rajoy puede darse con un canto en los dientes, que les rechinarán a sus adversarios— y una buena compostura estratégica e ideológica de la relación que han de mantener los populares con los partidos nacionalistas.

Amortizada la marcha de María San Gil —un icono que seguirá siéndolo pero en el imaginario simbólico— e igualmente abrasado Jaime Mayor Oreja —que sin aparecer no ha dejado de contribuir al debate subterráneo—, y sustituidos ambos por Antonio Basagoiti, la cuestión consiste en deshacer el nudo gordiano de cómo han de entenderse o desentenderse los populares con el PNV y CiU, sin cuyo concurso, como ocurriera en 1996, no es posible gobernar España.

La clave la dio en 1932, durante el debate del primer Estatuto catalán, el filósofo José Ortega y Gasset, que aconsejaba la “conllevancia” con los nacionalistas, frente a un entusiasta e ingenuo Manuel Azaña que creía poder integrarlos estatutariamente en un Estado unitario. No se trata de aceptar el dilema simplista según el cual “los del PNV no son terroristas” —no lo son, pero su actitud frente a ETA es insuficiente—, luego “es posible entenderse con ellos”, sino analizar en qué condiciones globales el PP puede hacer una política de alianzas con ellos y los catalanes.

Se ha de asumir, como quería Ortega, que es preciso conllevarse desde la convicción de que los nacionalistas no dejaran de serlo. Convencimiento compatible con otro: si ellos —tanto PNV como CiU— se apean de sus planteamientos máximos, se producen zonas de entendimiento —valores sociales, intereses según un modelo burgués, misma concepción económico-social— susceptibles de activarse en pactos como sucedió en la primera legislatura de Aznar. En eso consiste la “conllevancia” orteguiana que reza también para los nacionalistas. (¿O es que los nacionalistas están condenados a entenderse siempre con el PSOE?) En torno a este planteamiento —que es pragmático pero legítimo— habría que abordar la cuestión.

Ahora no es posible ningún acercamiento sustantivo porque el PNV está inmerso en una huida a ninguna parte con el proyecto de ley “sobre la apertura de un proceso de negociación para alcanzar la paz y la normalización política” (sic), que articula un referéndum ilegal; y CiU debe ser observada a la luz de la sentencia que dicte en su día el Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán. Superadas esas dos coyunturas, el objetivo del PP ha de ser el de recomponer su relación con los nacionalistas, luego de que la de éstos con el Gobierno se deteriore, como ya está sucediendo. Esta complicidad, la crisis económica que horada la posición gubernamental y una oposición con vocación de centralidad —que es otra de las grandes cuestiones a debatir en el congreso valenciano—, deben propiciar una plataforma de voluntades y una maduración de la opinión pública que otorgue el poder de nuevo a la derecha democrática española que, como bien ha subrayado Ruiz-Gallardón (¿el candidato para el 2012?) debe ser un referente de futuro antes que una evocación del pasado.

El minimalismo político
Ignacio del Río Estrella Digital 16 Junio 2008

La política española se ha instalado en las nuevas tendencias estéticas e ideológicas del minimalismo. El PSOE de Zapatero inició esta tesis. Tres grandes líneas en su política: la paz (Alianza de Civilizaciones, negociación con ETA); los derechos sociales (ley de igualdad, matrimonio homosexual) y el calentamiento global (contracultura del desarrollo y del urbanismo, política de agua). Desarrollados los dos primeros epígrafes en la anterior legislatura, ahora nos toca dos tazas de política medioambiental, plasmada en la Z de la que cuelga la gota de agua, sin abandonar las dos primeras líneas que, necesariamente, pasan a un segundo lugar en la agenda estratégica.

Para representar estas políticas, las nuevas ministras de Zapatero, parapetadas tras Bibiana Aído, ya que toda crítica constituirá una perversión de genero. Es decir, de un modelo de masculinidad que impregna todo, desde la defensa hasta la vivienda.

Este minimalismo político en su fondo reivindica la pretendida superioridad moral de la izquierda que define políticas sustancialmente buenas frente a la derecha que representa las políticas corrompidas: el poder, la guerra, el dinero, la desigualdad, la destrucción del planeta. Abandonada la utopía socialista, contaminados por el capitalismo liberal, la esencia ideológica se construye sobre el mayor valor moral, un remedio del PSOE tras su travesía del desierto después de perder el poder por el vendaval de corrupción que se instaló en los últimos gobiernos de Felipe González.

Bernard-Henry Lévy (Las aventuras de la libertad) explica cómo en los totalitarismos, “la idea del pueblo al poder, de la igualdad en la tierra o de la monarquía obrera”, “más allá de esos aspectos visibles y evidentes, había una pasión más discreta, más secreta, más decisiva: la pasión de la pureza”. Y junto a ello, el juvenismo, esa incurable fascinación por la juventud, reflejada en las películas de Leni Riefensthal y que hace que Lévy se pregunte si será verdad la proposición “según la cual los juvenismos serán siempre precursores de totalitarismo”.

Frente a esta estrategia, el PP de Rajoy ha optado por el desarme ideológico y estratégico. Quienes reflexionan sobre la crisis y se preguntan si se está en un debate de liderazgo, de ideas o de estrategia, excluyen una respuesta menos sencilla y más compleja. El problema es un debate estratégico que vacía la ideología y cuya decisión ha sido tomada careciendo del liderazgo suficiente para generar confianza.

Un congreso que se adjetiva “a lo búlgaro”, que obstaculiza la presentación de otras candidaturas, que blinda el aparato al servicio del candidato único y que rechaza las primarias y cualquier medida para acercar la democracia a sus destinatarios, que son los afiliados y simpatizantes, sólo puede conducir a una prolongación del ciclo de gobierno del PSOE de Zapatero, que sin duda ha abierto un camino sólido hacia la mayoría absoluta. Un congreso que refleja la abdicación de una forma de hacer oposición, conscientemente demonizada como “la crispación” y que llevó al patíbulo a sus cabezas visibles, Zaplana primero y Acebes después, mientras se instala a Esperanza Aguirre en la Torre de Londres de Sol, como hizo Enrique VIII con Catalina de Aragón.

Rajoy ha sido incapaz de formular un discurso alternativo a Zapatero en los últimos cuatro años, viniendo como venía del Gobierno, y ha decidido que la oposición la tienen que hacer los camioneros, los pescadores y los ciudadanos. Y en el fondo ideológico, “el sonido limpio y claro de las provincias” y el juvenismo que relataba Lévy. Ni una sola gota de oposición colgando de la R de Rajoy, cuando debería defender más libertad, más democracia y no renunciar al desarrollo y la transformación del país.

Si Vd. quiere participar y votar en la Junta General de la primera entidad bancaria española, podrá asistir y ejercer su derecho por internet. Pero si es afiliado del PP, lo más que podrá hacer es despedir a los compromisarios a las puertas de su sede local y pedir que le traigan, si hay fotocopiadora, las enmiendas presentadas.

Están acusados de reventar una protesta autorizada en el Obelisco
La juez imputa por coacciones a cuatro defensores del gallego
Uno de ellos también tendrá que declarar por un delito de lesiones denunciado por un miembro de la Mesa por la Libertad Lingüística.
MARÍA PARDO. A CORUÑA. La Opinión 16 Junio 2008

Cuatro personas defensoras del uso del gallego tendrán que declarar este mes en calidad de imputadas en el Juzgado de Instrucción número 7. Estos jóvenes fueron identificados y denunciados por miembros de la Mesa por la Libertad Lingüística, quienes les acusan de un delito de coacciones por haber reventado la protesta
autorizada que celebraron el pasado 8 de febrero en el Obelisco.

Los defensores del castellano, que organizaron la concentración por considerar que el Gobierno de la Xunta "está imponiendo el gallego en las aulas", presentaron la denuncia después de que la Policía Nacional tuviese que intervenir para evitar un enfrentamiento entre los dos grupos, pues los defensores del gallego, convocados a través del teléfono móvil, llegaron por sorpresa al Cantón Grande e insultaron a los miembros de la Mesa, según denunciaron éstos en comisaría.

La juez ha encontrado indicios de delito en la actitud de los defensores del gallego, ya que la protesta de los denunciantes estaba autorizada y la suya no. Además, uno de ellos también está imputado por un delito de lesiones. Un miembro de la Mesa por la Libertad Lingüística, que presentó un parte médico donde se acredita que tenía heridas, reconoció a este joven como la persona que le había agredido en la protesta.

La pena aplicable al delito de coacciones es la de prisión de seis meses a tres años, o multa de seis a 24 meses, dependiendo de la gravedad de la coacción o de los medios que se empleen en la comisión del delito.

Al Juzgado de Instrucción número 7 también llegaron denuncias de defensores del gallego, que acusaron a los policías que cargaron de un presunto delito de lesiones por las heridas que les produjeron los porrazos. Ellos también presentaron partes médicos y en las denuncias hicieron constar que los agentes no habían advertido de que iban a cargar, como establece el protocolo de actuación para estos casos.

Tras estudiar la denuncia, la magistrada ha entendido que los agentes utilizaron la mínima fuerza imprescindible para garantizar que los defensores del castellano pudiesen realizar su protesta, ya que tenían la pertinente autorización de la Delegación del Gobierno y los contramanifestantes estaban impidiendo este derecho. El número de imputados todavía no está cerrado, ya que la juez podría llamar a declarar a otros jóvenes si los denunciantes o la policía consiguen identificarlos.

"Las lenguas regionales atentan contra la identidad nacional"
La Academia francesa pide que no se incluyan bretón, vasco o catalán en la reforma constitucional
Madrid ELPAÍS 16 Junio 2008

La Academia francesa ha hecho público su malestar tras conocer que las lenguas regionales ocuparán un lugar dentro de un proyecto de reforma de la Constitución. Se trata de algo que "atenta contra la identidad nacional", según la institución. "Después de cinco siglos, la lengua francesa ha forjado Francia. (…) Nuestra Constitución señala, en su artículo segundo, el reconocimiento de esta evidencia: la lengua de la República es el francés", sostienen los académicos en una declaración pública que supone un paso "extremadamente excepcional".

Los miembros de la academia consideran que se ha cometido un "atentado contra la identidad nacional” cuando los diputados ha aceptado un texto que propone añadir una frase al artículo primero de la Constitución que señale que "las lenguas regionales pertenecen a su patrimonio". Tal enmienda ha sido aceptada casi por unanimidad en el proyecto de ley sobre la reforma de las instituciones que está siendo sometido a examen.

El francés, relegado
La Academia francesa, que ha recibido el encargo de "velar por la lengua francesa y por su proyección", solicita "la retirada del texto, cuyos objetivos pueden y deben expresarse en otra parte, pero que no tienen cabida en la Constitución". Los académicos insisten en que la primacía dada a la lenguas regionales haría que a partir de ahora estuviesen inscritas en el artículo primero de la Constitución, mientras que la lengua francesa quedaría relegada al artículo segundo.

Bretón (500.000 hablantes), alsaciano (sin cifras), catalán (4.000.000 hablantes), corso (140.000 hablantes), occitano (1.900.000 hablantes), criollo (sin cifras), bearnés (sin cifras), picardo (sin cifras), valón (sin cifras), vasco (700.000 hablantes)*… Francia cuenta con casi 75 lenguas regionales, según los diputados, que no quieren que se extinga tal patrimonio. Fundada en 1635 por el cardenal de Richelieu, la Academia francesa tiene como función principal velar por el respeto de la lengua francesa y de componer el diccionario.

* Las cifras refieren el total de hablantes que tienen tal lengua como propia, y no sólo a los hablantes en territorio francés.

Baleares rescata el decreto del bilingüismo y potencia el catalán
A. M. - Palma de Mallorca El País 16 Junio 2008

El Gobierno de Baleares, de mayoría de centro-izquierda nacionalista, presidido por el PSOE, ha decidido recuperar el llamado "decreto de mínimos" para la enseñanza, que establece que el español y la lengua catalana deben impartirse de manera paritaria, al 50%, en horarios y asignaturas. Esta normativa bilingüista la dictó en los años noventa un Ejecutivo balear presidido por el Partido Popular y este mismo grupo lo modificó en la pasada legislatura con una orden para impulsar el trilingüismo español, catalán e inglés, que no cuajó por falta de profesorado de inglés y de medios.

El nuevo decreto reseña que el catalán "es la lengua de la enseñanza, el aprendizaje y la comunicación" y que "su uso como lengua vehicular" y su "fomento" se debe efectuar "respetando completamente los derechos lingüísticos individuales del alumnado". Determina, además, que "el conocimiento del pluralismo lingüístico de Baleares valorará todas las lenguas como instrumentos de comunicación".

La consejera de Educación, la socialista Bárbara Galmés, asegura que "no se cambia nada de lo que era común, tan sólo se restablece lo que era habitual en el sistema al rectificarse la situación anómala que había provocado dicho decreto del trilingüismo, en el que se equiparaba la lengua extranjera a las dos oficiales". El modelo balear "garantiza que, al finalizar la educación secundaria obligatoria, el alumnado pueda utilizar normalmente y de manera correcta la lengua catalana y la lengua castellana".
Uso preferente

En los centros educativos de Baleares "sostenidos con fondos públicos", observa el Gobierno regional, el catalán, idioma propio y cooficial con el español, "tiene que ser la lengua de uso preferente en los actos culturales y sociales y en las relaciones del centro con las administraciones públicas y las entidades privadas".

Las actividades "de enseñanza y aprendizaje en lengua catalana implica el uso oral y escrito de esta lengua, es decir, que los libros de texto y los materiales de apoyo elaborados por el profesorado han de ser en esta lengua, y los materiales didácticos y de consulta también lo han de ser de manera preferente".

HAZTEOIR, NUEVO APOYO
Ofrecen a Air Berlin establecer su base en Murcia tras la polémica con el catalán
Libertad Digital 16 Junio 2008

Murcia también interviene en favor de Air Berlin. El aeródromo murciano de San Javier, a través de su delegado, Ignacio Segura, ha ofrecido a la compañía la posibilidad de instalar su hub –base de operaciones– en este aeropuerto, que actualmente ya alberga un vuelo diario de la aerolínea alemana. Por su parte, HazteOir ha creado un enlace donde repudiar la "irracionalidad del fanatismo nacionalista".

El delegado de vuelos charter Ignacio Segura ofreció a la aerolínea que instale en el aeródromo de San Javier su base de operaciones en la Península en lugar de en la isla balear, donde el Gobierno insular le ha instado a que introduzca el catalán en el servicio de atención al cliente y en las instrucciones a bordo, lo que provocó una fuerte polémica. "Aquí no les obligaremos a las azafatas a explicar las instrucciones en panocho", apunta Segura.

La aerolínea ya tiene en San Javier un vuelo diario que traslada a unas 180 personas de ida y otras tantas de vuelta. Air Berlín conecta la Región a través de este enlace con 18 aeropuertos europeos, con escala en Palma de Mallorca.

Por otro lado, y ante el boicot "nacionalista" y las presiones del Gobierno balear, aunque el presidente de Baleares, el socialista Francesc Antich, ha dicho ahora que Air Berlín "malinterpretó" las palabras del Ejecutivo, las muestras de apoyo a la alemana no cesan. La última proviene de HazteOir. "Haz llegar tu apoyo a D. Joaquim Hunold por su defensa de la libertad lingüística en España". De esta forma, la plataforma cívica pretende contrarrestar la campaña de insidias e insultos contra el presidente de Air Berlín.

La necia doctrina Gallardón
Más que repartir carnets de centrismo y democracia y lanzar anatemas contra esa derecha que tanto le incomoda, Ruiz-Gallardón debería aclarar de una vez a sus electores qué es y qué pretende hacer con sus votos.
EDITORIAL Libertad Digital 16 Junio 2008

Por si la insistencia de los líderes del PP en denominar a su partido de "centro reformista" no fuera suficientemente confusa, Alberto Ruiz-Gallardón acaba de proponer desde las páginas, cómo no, de El País una nueva definición para su partido, "de futuro" y "no de derechas".

Si bien es cierto que la distinción entre derecha e izquierda es insuficiente a la hora de ubicar la ideología de un partido (a nada se parece más la izquierda nacionalista con la que tanto Gallardón como muchos otros están dispuestos a negociar que a la vieja derecha radical que tanto les repugna), despreciar esta diferenciación en aras de un vano centrismo equivale a desdeñar los sentimientos de la inmensa mayoría de sus votantes.

Tal vez la opinión del alcalde de Madrid sobre las elecciones norteamericanas nos proporcione la clave de su pensamiento: al igual que Fraga, personalmente prefiere al demócrata Obama, aunque le gustaría que ganase el republicano McCain. Es decir, que según él el centrismo consiste ahora en preferir la izquierda aunque a uno le guste que gane la derecha. ¿O tal vez preferir la victoria de la derecha porque ya es demasiado tarde para pasarse a la izquierda? Sea como fuere, la peculiar aportación de Ruiz-Gallardón a la teoría política deja bastante que desear.

Por otra parte, resulta contradictorio que el político madrileño afirme que "quienes ubican ideológicamente a un partido son sus votantes" para decir a continuación que "estamos en el centro político", cuando en realidad la mayoría de los ciudadanos que votan a su partido y a él se declaran de derechas. A los datos de las encuestas, que tanto le gusta esgrimir a Ruiz-Gallardón, nos remitimos. Si tanto le molesta la gente de derechas, lo más coherente para él sería buscarse un partido diferente o pedir a sus electores de ese tipo que no votasen por él.

Hay un punto en el que Ruiz-Gallardón tiene razón: el PP es un partido que a lo largo de los años ha sabido reunir a ciudadanos de ideologías políticas diversas y que en no pocas ocasiones ha basado su triunfo en la atracción de votantes que antes habían apoyado al PSOE. Sin embargo, hay algo que no hizo Aznar y que desafortunadamente el todavía presidente del PP, Mariano Rajoy, está haciendo: ignorar la decisión de los ciudadanos que en el pasado les dieron la mayoría. Que el alcalde aplauda a Rajoy por hacer justo lo que él mismo desaconseja es o una contradicción o una impostura. En todo caso, un discurso flojo y poco fiable que una vez más confirma un carácter político endeble y oportunista, por lo demás impropio e indigno de alguien que se piensa llamado a regir los destinos de la nación.

Más que repartir carnets de centrismo y democracia y lanzar anatemas contra esa derecha que tanto le incomoda, Ruiz-Gallardón debería aclarar de una vez a sus electores qué es y qué pretende hacer con sus votos. A pocos días de la celebración del congreso popular, manifestaciones como las suyas no hacen sino dañar la imagen de un PP a la deriva aunque favorecido en las encuestas por la desastrosa gestión económica del Gobierno, una circunstancia engañosa y que podría resultar pasajera. Uno de los rasgos más típicos de los políticos charlatanes es hacer pasar la superchería por moderación. Alguien así no es merecedor del apoyo de los ciudadanos.

Juicio contra la libertad de expresión
Cree Gallardón que ha cosechado un triunfo
En segunda instancia se corregirá esta aberración, pero las intenciones del próximo líder de la derecha, digo del futuro, digo de la nada, han quedado claras.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 16 Junio 2008

“La Constitución no reconoce un pretendido derecho al insulto”, puntualiza la sentencia del escándalo, cima profesional de la juzgadora pues por ella se la recordará. Pero, ¿quién traza la frontera entre el insulto y la crítica política? La juzgadora. Pasa esto en un país con la justicia en estado comatoso, buscada (y encontrada) por los nacionalistas para su despiece, cercana a la indigencia en cuanto a recursos materiales y humanos, desprestigiada ante la ciudadanía como se encargan de revelar todas las encuestas, lenta lentísima, colapsada, inoperante, incoherente, incapaz de salvaguardar la vigencia de varios principios fundacionales (empezando por el de igualdad), secuestrada por un ejecutivo con el que ha recorrido los más polvorientos caminos.

Lo que le faltaba era abrir esta vía de control de la opinión, que a la juzgadora le parecerá muy razonable y justa, pero que, por alguna razón de peso (piense, piense), nadie se había atrevido a abrir en la historia de nuestra tortuosa democracia, rica en las más duras críticas porque el crítico modula sus palabras según la gravedad de lo que va aconteciendo en la vida pública. Y aquí ha acontecido de todo.

No tiene nada de extraño que le haya tocado el papel histórico de excitar la acción de la justicia en este caso a quien años atrás instaba el secuestro de publicaciones, el próximo líder de una derecha española a la que él va a borrar la identidad o lavar el cerebro: el PP no es de derechas, ¿vale? ¿Y español? Ya veremos, según y cómo. Quién se lo iba a decir a aquel secretario general de Alianza Popular.

Queda una gran duda y una corta reflexión. La duda se refiere a la conveniencia de que los opinadores sigamos diciendo lo que creemos; quiero decir los opinadores no progres ni nacionalistas, grupos exentos: es gratis ciscarse en la patria, señalar objetivos, inventar informaciones, urdir procesos inquisitoriales, causas generales contra el juez de la Audiencia que toca al magnate o el periodista incómodo que agita conciencias. Algunos seguiremos hablando claro, y sólo cambiará una cosa: lo haremos con más fuerza y con más ganas. Así que han hecho un pan como unas hostias. Si la duda era grande, como les decía, la reflexión es corta.

En segunda instancia se corregirá esta aberración, pero las intenciones del próximo líder de la derecha, digo del futuro, digo de la nada, han quedado claras. El ministro Sebastián, a quien el alcalde jamás sentará en un banquillo porque se adscribe formalmente a la izquierda, seguirá para siempre en la memoria esgrimiendo una foto de Corulla, lo cual, como es sabido, no ofende al Faraón. Cree Gallardón que ha cosechado un triunfo.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Juicio contra la libertad de expresión
Una sentencia contra la democracia
Federico, como crítico más destacado y combativo de la delincuencia liberticida, ha sufrido mil intentos de silenciamiento, secuestro, tiroteo y antenicidio incluidos.
Pío Moa Libertad Digital 16 Junio 2008

A raíz de la denuncia contra mí por un grupo de simpatizantes de la Cheka, Aquilino Duque me comentó que había tenido suerte con el juez, por cuanto en España existe cada vez menos seguridad jurídica. Hecho muy cierto, solo hay que mirar la politización de la justicia por los enterradores de Montesquieu. Jiménez Losantos ha tenido menos suerte, de momento.

En la condena de la juez percibimos de entrada tres puntos importantes. Ante todo, se trata de la libertad de expresión. Al margen de las supuestas injurias, la querella del alcalde entra en una campaña sostenida de largo tiempo atrás contra Jiménez Losantos por los enemigos de las libertades y promotores del desmantelamiento de la constitución. Federico, como crítico más destacado y combativo de la delincuencia liberticida, ha sufrido mil intentos de silenciamiento, secuestro, tiroteo y antenicidio incluidos. Y dentro del PP, Gallardón, aprovechador pero no defensor de la democracia, es uno de los más conspicuos compinches de los destructores de la ley.

En cuanto a los supuestos insultos, se trata de descripciones perfectamente sostenibles y argumentables. En vez de farsante podría decirse que el alcalde "finge compartir valores y principios en los que no cree, pero utiliza para medrar en política"; o en vez de lacayo podría llamársele "servidor acomodaticio y acrítico de los enemigos de su propio partido", etc. Pero el idioma tiene versiones mucho más concisas y populares, y solo faltaba que ahora quisieran imponer el politiqués los del "sindicato del crimen". Los cuales, precisamente, han sido quienes han extendido un lenguaje injurioso e insolente, desde Alfonso Guerra en adelante.

Tenemos también la acusación al alcalde de desentenderse de la investigación del 11-M. Pero eso, claramente, ha hecho este caballero dedicado a "mirar al futuro" dejando a las víctimas en el pasado, a justificar una sentencia escandalosa en cualquier país que no sufra una involución política como la española. La actitud del alcalde le habría valido la reprobación unánime de la sociedad informada o deseosa de informarse y solidaria de las víctimas, y Jiménez Losantos la ha descrito y calificado con la natural indignación. Demagogo hasta el final, Gallardón ha prometido donar a la AVT la indemnización –el precio de su honor valorado no muy alto por la propia juez–. La AVT, cabe esperar, rechazará tan increíble regalo.

Se dijo de Stalin que había convertido a la URSS en el país de la Gran Mentira. Puede afirmarse que los involucionistas y balcanizadores están degradando España al país de la Trola Rampante (y del choriceo y el puterío). Estamos ante un nuevo episodio, ciertamente grave, de esa degradación.

Galicia Bilingüe sale a la calle
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 16 Junio 2008

Galicia Bilingüe, como otras asociaciones gallegas que defienden el derecho de los ciudadanos a la plena libertad de idioma, ha sufrido ya numerosos ataques, amenazas y acosos de los nazionalistas. No deja de ser curioso que esta última agresión terrorista se produzca después de la aparición de un vídeo de un grupo proterrorista, que instaba a poner bombas contra el autobús informativo de Galicia Bilingüe, y contra el que a pesar de la denuncia presentada en la Comisaría de Policía de Vigo, no se ha tomado ninguna medida.

Vídeo haciendo apología del terrorismo: http://gzvideos.info/vilinguismo/

¿Por qué las autoridades lo permiten si ya ha sido denunciado? ¿Dónde están la Justicia y el Estado de Derecho? ¿Es que el único delito en Galicia es no apoyar la política lingüística coactiva de la Xunta y reclamar la libertad de idioma en todos los ámbitos de la vida pública, desde la enseñanza a la administración?

Ante hechos tan graves, tanto por los actos violentos de los proterroristas como por la inhibición ante los mismos de las autoridades competentes, Galicia Bilingüe ha decidido, por fin, salir a la calle. No hay cosa peor para el futuro democrático de un pueblo como el ceder al chantaje de la violencia y el terror, contando con el amparo o al menos la inhibición de las llamadas fuerzas democráticas que detentan el poder.

La concentración, que cuenta con el permiso a la Subdelegación del Gobierno de Pontevedra, se llevará a cabo ante el edificio de la Xunta en la Plaza de la Estrella en Vigo el martes, día 17, a las 20:30.

No habrá banderas ni ninguna simbología que no esté relacionada con Galicia Bilingüe y el acto estará abierto a personas de todas las ideologías que compartan el amor por la libertad.

Según el comunicado de Galicia Bilingüe, "creemos que ha llegado el momento de que los ciudadanos de a pie hagamos oír nuestra voz. Sabemos que muchos de vosotros queréis mostrar que no estamos solos, pero lo que más nos motiva es concienciar a la sociedad de lo mucho que está en juego. Como hemos dicho antes, todavía estamos a tiempo de evitar que nuestra Comunidad se convierta en un lugar falto de libertad. Queremos seguir viviendo en una Galicia pacífica y tolerante. De nosotros depende".

No está de más recordar aquí aquel poema del pastor evangélico Martín Niemöller (atribuido erróneamente a Bertolt Brecht) que dice:

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme a mí,
no había nadie más que pudiera protestar.

Ahora es el momento de poner vuestro granito de arena en la construcción de una Galicia verdaderamente libre y democrática, sin imposiciones totalitarias.

Galicia Bilingüe se concentrará mañana en Vigo contra las amenazas nacionalistas
Redacción Bilbao Minuto Digita l6 Junio 2008

La cita es ante el edificio de la Xunta en la Plaza de la Estrella en Vigo mañana martes a las 20.30. La razón, protestar contra los últimos ataques violentos del nacionalismo gallego que quieren silenciar con la coacción violenta a la asociación que defiende la libertad del uso del idioma en Galicia.

La libertad comienza a estar amenazada en Galicia de forma violenta por el nacionalismo como sucedió en su día en el País Vasco. La batalla en este caso gira en torno a la imposición forzada del gallego que el BNG y su organización la Mesa por la Normalización Lingüística ha intensificado desde su llegada al poder. La inmersión lingüística en la enseñanza ha sido seguida de un proyecto para imponer el gallego a los comerciantes y una ofensiva para excluir al español como idioma de relación con los ciudadanos en varios ayuntamientos gobernados por nacionalistas y socialistas como Narón (La Coruña) o El Grove (Pontevedra). La última ocurrencia del BNG ha sido impulsar un proyecto legislativo para declarar el gallego idioma preferente en toda Galicia.

Fruto de esta intolerable presión nacionalista ha surgido un movimiento cívico denominado Galicia Bilingüe que aboga por defender la libertad de las personas para usar la lengua que libremente elijan, sin que tengan que soportar ningún tipo de coacción. Sus propuestas en materia educativa, basadas en la libertad para elegir el idioma de escolarización eran apoyadas por un 80 % de la población gallega según una encuesta realizada en abril pasado.

Por eso esta asociación molesta tanto al nacionalismo gallego. Al igual que viene sucediendo en el País Vasco, donde unos (los nacionalistas violentos) sacuden el árbol y otros (los nacionalistas en teoría legales) recogen la nueces, en Galicia se empiezan a detectar señales que parecen emular aquella espiral que ha terminado en la estrategia del terror que todos conocemos.

Y es que de nuevo Galicia Bilingüe ha sido blanco de un atentado por parte del nacionalismo gallego. Su autobús, que recorría la geografía gallega para recoger firmas, fue objeto de varios ataques por parte de independentistas. Posteriormente los separatistas intentaron reventar un acto de la asociación en Vigo, justo antes de las alecciones y coincidiendo con la agresión contra María San Gil en la Universidad de Santiago. La violencia de los independentistas provocó cargas policiales y la detención de uno de los energúmenos.

Hace unas semanas Galicia Bilingüe denunciaba la difusión de un video desde la organización para-terrorista AMI que incitaba a la violencia contra Galicia Bilingüe y específicamente contra sus cabezas visibles, Gloria Lago José Manuel Pousa. Esta organización, ASSEMBLEIA DA MOCIDADE INDEPENDENTISTA, tiene vínculos con la organización terrorista Jarrai (las juventudes de Batasuna) y ya varios de sus miembros fueron detenidos casados de colocar una bomba en un cajero de la ciudad de Santiago. Operación antiterrorista, que por cierto, varios dirigentes del BNG criticaron en su día por desproporcionada.

El último giro de tuerca ha sido un atentado contra el coche particular del vicepresidente de Galicia Bilingüe José Manuel Pousa, que ha aparecido cubierto de pintura roja y amarilla, el parabrisas reventado y una nota que rezaba “bilingüismo es colonialismo” y “españoles fuera de Galicia”. El hecho de que el ataque haya sido perpetrado en el mismo garaje de su domicilio particular descubre la evidente intención terrorista.

Estos hechos son altamente preocupantes, unidos a las últimas explosiones de artefactos colocados contra inmobiliarias por una denominada Resistencia Gallega, revelan que existe un entramado separatista operando en Galicia. Sin embrago las autoridades aún no han adoptado medida alguna, parece que no se lo toman en serio. AMI no ha sido ilegalizada -ni siquiera su página web ha sido clausurada, pese a que Galicia Bilingüe así lo había solicitado- ni se han producido detenciones. Esperemos que no haya que esperar a que se produzca un hecho trágico para que desarticulen estas redes de imitadores que tienen en ETA y la izquierda aberzale su modelo de conducta.

El nacionalismo acalla a las víctimas en Amurrio y Llodio
Desde 2001, el PP intenta, sin éxito, que se honre su memoria
J. López La Razon16 Junio 2008

Madrid- El nacionalismo vasco siempre ha exhibido una calculada ambigüedad entre víctimas y verdugos terroristas. Fruto de esta estrategia, cuando en algunos ayuntamientos se ha suscitado el debate sobre la conveniencia de rotular calles o erigir monumentos en memoria de las víctimas, los nacionalistas han puesto innumerables trabas que han acabado por echar por tierra las propuestas. Es lo que viene sucediendo en la localidad alavesa de Amurrio. Desde 2001, el PP ha intentado sin éxito que el consistorio coloque una placa en recuerdo de Joaquín Becerra, Félix Galíndez y Estanislao Galíndez, tres víctimas del pueblo.

El primer intento lo hicieron el 17 de mayo de 2001 y naufragó con la oposición del PNV, EA y EH. Como recoge el acta de aquella reunión, EA tildó la propuesta de «utilización partidista que nada va a aportar ni a las víctimas ni a sus familias». Ese mismo día, el PP presentó otra moción para que se colgase del balcón del consistorio una pancarta con el lema «Paz y libertad. Eta no». Tampoco esta votación tuvo éxito. En su lugar, EA, EH y el PNV aprobaron una alternativa con el lema «Diálogo, paz y respeto a la decisión del pueblo vasco», atendiendo así a los deseos de EH.

El 15 de abril de 2003, los populares volvieron a la carga con otra moción para colocar una pancarta con el lema «ETA no». Los votos de los nacionalistas evitaron nuevamente que la propuesta fuese aprobada.

El segundo intento del PP de Amurrio para que se honrara con una placa la memoria de los tres vecinos de la localidad asesinados por ETA tuvo lugar el 29 de septiembre de 2004. Tras debatir la moción, EA se mostró dispuesta a pactar una moción transaccional con el PP que los socialistas también iban a respaldar. Sin embargo, el PNV se mostró reacio a cualquier acuerdo y no se aprobó propuesta alguna. Tampoco consiguieron en noviembre de 2005 que se ubicara una estatua con el mismo fin.

Recientemente, el 13 de marzo pasado, y con los votos en contra del PP y el PSE, el ayuntamiento aprobó la colocación de una pancarta en favor de la paz, pero que eliminaba el «ETA no» que habían propuesto.

En Llodio, las cosas tampoco le han ido mucho mejor a los populares. En mayo de 2002, propusieron también colocar una estatua para recordar a las víctimas. La moción fue rechazada por los votos en contra de los nacionalistas; que pretendían que el monumento también honrase a las víctimas del franquismo, los GAL, etcétera.

Literatura impropia
Carlos Luis Rodríguez El Correo Gallego16 Junio 2008

Cuando ya lo estaba esperando el sillón D de la Academia, este paisano nuestro con nombre de rey persa, ofrecía una entrevista en nuestras páginas. En medio de varias preguntas de gran enjundia cultural, el amigo Pousa le mete un crochet digno de cualquier campeón: ¿Si hay una literatura irlandesa en inglés, por qué no hay una literatura gallega en castellano?

El admirado Darío Villanueva esquiva como puede el golpe, busca las cuerdas y se protege con una respuesta tan hábil como poco convincente. Intuyendo las malas intenciones del entrevistador-púgil, advierte de antemano que él es un filólogo, se evade con la literatura griega y acaba sentenciando que la procedencia geográfica es un factor secundario en la cuestión.

O sea, que sí existe una literatura gallega en castellano aunque sus autores estén fuera y tengan poco reconocimiento oficial dentro. ¿Pero a qué se debe que no haya escritores gallegos y residentes en Galicia que publiquen su obra en castellano? Es una anomalía porque buena parte de la sociedad se expresa habitualmente en castellano, y en las ventas de libros en Galicia sigue predominando la literatura y el ensayo escritos en la lengua de Valle y Cela. La respuesta no está, seguro que lo sabe don Darío, ni en la filología ni en la sociología, sino en la política. La política lingüística vigente, con pequeñas variantes, desde la alborada autonómica, no ha tenido mucho éxito en la extensión del gallego en los usos sociales, pero sí triunfó en la proscripción de la literatura gallega hecha en castellano y sin salir de casa.

Se ha logrado inculcar en los creadores potenciales la idea de que publicar en castellano es una traición, y hacerlo en gallego un compromiso necesario. El hombre y la hombra de la calle no son sensibles a esa presión ambiental porque su vida discurre al margen de los cenáculos políticos e intelectuales. Un literato o aspirante a serlo, ha de cultivar en cambio un tipo de relaciones dónde reina la hipocresía idiomática.

Escribir en castellano y explicar que se hace porque la lengua materna, habitual y cómoda es ésa y no la otra, supone atacar el gran tabú de la lengua propia de Galicia. El castellano sería la impropia, y su utilización literaria convertiría en impropio al autor que emprendiera la aventura.

No hay literatura gallega en castellano por la misma razón que no hubo literatura irlandesa en inglés durante mucho tiempo. Joyce o Beckett eran vistos con desconfianza por la misma razón que algunos aquí dudaban en darle el certificado de galleguidad a Cela o a Torrente. La Irlanda integrada en el Reino Unido tenía un idioma en peligro que exigía un compromiso inequívoco por encima de opciones personales.

Por paradójico que parezca, la independencia irlandesa relaja la política lingüística, hace que el inglés se acepte con naturalidad y permite que florezca una literatura liberada de obligaciones patrióticas. En el nuevo Estado, el inglés es una lengua irlandesa que además ayuda a que numerosas multinacionales vean en Irlanda una base idónea para operar en toda Europa.

Vaya usted a saber, don Darío, si la solución para esa rareza literaria que vive nuestro país no sería también la independencia. Como no se ve muy próxima, habrá que pensar en otras medidas menos traumáticas que nos acerquen a la situación irlandesa. Porque es una pena que Galicia se automutile de esa forma, y que todo un académico tenga que hacer circunvalaciones para salir de un crochet al sentido común.


Recortes de Prensa   Página Inicial