AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 18 Junio 2008

Galicia Bilingüe
Los amedrentadores nunca trabajan solos
Los partidos en el gobierno, PSOE y BNG, no han condenado el ataque. Cierto que, esta vez, no han culpado a los agredidos. Ya no hace falta. Se sobreentiende.
Cristina Losada Libertad Digital 18 Junio 2008

Una no será ni quiere ser profeta en su tierra ni, por cierto, en ninguna otra, pero hay predicciones que están al alcance de cualquiera. Era de prever el acoso a quienes en Galicia rompieran el tabú que prohibía alzar la voz contra la imposición del monolingüismo. Otros atraviesan desde hace lustros ese desierto y han sufrido el terrorismo de alta y baja intensidad que acompaña como socio indispensable a una política de raíz y modos totalitarios. De ahí que no hiciera falta la bola de cristal ni dramatización alguna para escribir aquí hace dos semanas, tras la difusión de un vídeo que instigaba a atentar contra Galicia Bilingüe, que sólo era cuestión de tiempo que las amenazas se hicieran realidad y que entonces sería tarde. Pero ha sido pronto.

El viernes pasado, José Manuel Pousada, vicepresidente de aquella asociación, defensora del derecho a elegir la lengua vehicular de la enseñanza, un derecho reconocido por gentes civilizadas, entró en el garaje de su casa y encontró su automóvil regado de pintura, el parabrisas roto y otros mensajes de las Sturmabteilungen galaicas. El más simple, el preferido por los escuadrones de la barbarie, decía: "Españoles fuera de Galicia". Creen, los bárbaros, que Galicia es suya. Y se lo dejan creer. Es más, se lo están haciendo creer.

Es tarde desde el minuto en que los amedrentadores del disidente despliegan con impunidad sus instintos matoniles. Lo es desde el instante en que el poder y esa corte de parásitos engordada con la chequera pública, alimentan su fanatismo y aprueban su agresividad tácitamente. Los partidos en el gobierno, PSOE y BNG, no han condenado el ataque. Cierto que, esta vez, no han culpado a los agredidos. Ya no hace falta. Se sobreentiende.

Sólo un periódico gallego publicó con cierta relevancia la noticia. Otro titulaba: "Galicia Bilingüe denuncia que desconocidos allanaron su garaje". En cambio, causaba furor una nueva, vieja de un mes, que los nacionalistas resucitaron para tapar el hedor de su violencia. Era el caso de un aspirante a recepcionista de hotel que había renunciado a ese puesto porque la dirección no le permitía hablar en gallego. Así lo contaron, lo que no significa que sea cierto. No interesó tampoco que lo fuera o no. Interesaba un "mártir" para ocultar que aquí, hoy, se amenaza y se atenta contra los que disienten.

Miles de gallegos que hablan español han de renunciar a diario al idioma de su preferencia en cualquier comunicación con la administración, en cualquier contacto con la sanidad y demás sectores públicos y, por supuesto, en la enseñanza. Pero no son mártires ni víctimas de discriminación, sino escoria española que perturba la pureza lingüística y el poder construido sobre el narcisismo de las pequeñas diferencias. Para el Gobierno de socialistas y nacionalistas, sólo son ciudadanos a la hora de pagar impuestos. Los que no renuncian a serlo, se manifestaron el martes en Vigo en apoyo a Galicia Bilingüe.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La que huele a tomillo y a romero

JUAN ANTONIO SAGARDOY BENGOECHEA, de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación ABC 18 Junio 2008

ASÍ titulaba Madariaga un vibrante poema refiriéndose a España con un emocionado coloquio con ella, en el que el poeta va desgranando los hondos rincones de España, con un rescoldo de pena por su unidad creadora. Hace unos días leía un delicioso libro del profesor García de Enterría, Hamlet en Nueva York, en el que hace unas bellas digresiones sobre dicho poema, resaltando cómo Madariaga va repitiendo y preguntando a España: ¿Te acuerdas?, ¿Te acuerdas? Rememorando los momentos y las ocasiones en que va descubriendo las esencias ocultas de la patria, ahora ausente: Santillana del Mar, Torrelavega, «los valles estrechos entre los montes honrados» vascos, el Ebro, Ripoll, las riberas del Segre, Tortosa, Valldemosa, las huertas de Valencia, Palos, las torres de Salamanca, León la romana, Burgos la épica, Ávila la mística, Segovia, Granada, Sevilla...

Y es que España, como nos recuerda Enterría, como Roma o Grecia, ha sido durante más de mil años algo de más entidad que una nación; ha sido una cultura entera, que traspasa siglos y continentes, la única universal, con la anglosajona, que en este siglo, que todo lo ha reducido, subsiste aún.

Afortunadamente hoy esa España ya no huele sólo a tomillo y a romero, sino también a figuras sobresalientes en el mundo del arte, de la literatura, del deporte; a poderosas empresas de amplia implantación internacional; a lugar civilizado de ocio y descanso; a pueblos cultos y cuidados y tantas cosas positivas más. Una figura tan respetada como Michel Camdessus decía no hace mucho que «ésta es la hora de España, la hora en que España siga sorprendiendo al mundo».

Pero esta España tiene en los momentos actuales negros nubarrones sobre su identidad global, quizá porque, como dice González Antón, el español es seguramente el pueblo europeo que más ha debatido sobre su propio «ser histórico». Está en la encrucijada de buscar el equilibro entre la unidad y la diversidad, porque la realidad de España como antigua «nación histórica» no tiene por qué entrañar unas estructuras políticas uniformes o un Estado centralizado. Pero la variedad histórica y cultural de sus elementos tampoco tiene por qué hipertrofiarse (González Antón).

Nuestra Constitución de 1978 logró una fórmula muy razonable y equilibrada, al afirmar en su artículo 2 la «indisoluble unidad de la Nación española», garantizando a la vez el «derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran», reconociendo «la solidaridad entre todas ellas». Cualquiera que desde fuera, especialmente de Europa, nos juzgue al respecto, y así lo han hecho importantes personajes, nos dirán que es una fórmula magistral de unidad-diversidad. Pero ¿qué ha pasado para que el tema autonómico se haya convertido en una pesadilla para nuestra unidad? Yo creo que se ha producido un cúmulo de despropósitos que han llevado a la clase política, más que al pueblo, a elegir lo excluyente, lo que separa, más que lo integrante, lo que une. Entre tales despropósitos, quizá destaque el educativo, ya que se han ido formando jóvenes, en las llamadas nacionalidades históricas, en un caldo histórico no veraz y vengativo. La historia es la que es y admite interpretaciones diversas pero lo que no admite, o no debe admitir, es la falsedad. Prueba del despropósito educativo al que me refiero está en el ejemplo contrario de Navarra. Si hay algún Reino que pueda codearse de igual a igual, e incluso mirar un poco por encima, a los demás Reinos medievales, es el de Navarra. Tierra de acendradas costumbres, de recia personalidad, de hondos sentimientos de identidad, y que sin embargo ha sido un ejemplo de unidad-diversidad, al no excluir España de su identidad sino asimilarla dentro de su originalidad. Y así sigue siendo, porque no ha existido una manipulación educativa de la historia. Que razón tenía Ortega cuando hablaba que más que «europeizar» había que «españolizar a España».

Es una grave deformación histórica el equiparar España a Castilla, puesto que España ha sido Castilla y los demás Reinos que la componían. Todos colaboraron a hacer de España el país más poderoso de la tierra en los siglos XV y XVI, el país descubridor del Nuevo Mundo, el país que dio pintores, poetas y escritores de talla mundial. Y, posteriormente, fueron todos y no sólo los castellanos los que llevaron a España al declive que culminó en el 98.

Yo, hace un tiempo que propongo a mis amigos viajar por España y menos por el extranjero, para conocerla y gozarla más, y así lo venimos haciendo últimamente con resultados óptimos. Hemos pasado días entrañables y felices en la Cerdanya catalana, en Cáceres, en Monforte de Lemos, en Valencia, en Aragón, en Mallorca, disfrutando de su cocina, de sus paisajes y del trato con sus gentes. Y eso es lo que sienten el noventa por ciento largo de los españoles. Entonces, ¿por qué nos empeñamos en la separación, en la exclusión de «España»? No es fácil de entender.

Y en ese empeño exclusivo se pone especial énfasis en la lengua. Se ha desatado la fiebre no ya de extender y fomentar el uso de la lengua propia, catalana, vasca o gallega, a lo que nada hay que objetar, sino también y sobre todo de arrinconar, despreciar y si es posible prohibir (tema de los anuncios comerciales) el uso de la lengua española. Resulta incomprensible a estas alturas del siglo XXI, pues además de otras razones, resulta empobrecedor e incluso aberrante, que si prospera el estudio en la infancia-juventud de sólo la lengua de su tierra, se dará el sinsentido de que un chico gallego vaya a Zamora y no entienda a los zamoranos o un catalán a Calatayud y le ocurra lo mismo y no digamos cuando vaya al ancho mundo iberoamericano. Enriquecer sí, empobrecer no.

Pero además el castellano, como nos recuerda García de la Concha, fue una lengua franca que superaba dialectos y lenguas locales, que servía para comunicarse y para integrar. Como nos enseña el mismo autor Las Glosas, «consideradas simbólicamente el primer testimonio escrito el castellano hablado, se nos presentan como mosaico formado con teselas de los dialectos riojano, navarro, aragonés y de la lengua vasca».

Hoy el español es el idioma de una familia universal de pueblos, que según Británica World Data, en el año 2030 lo hablará el 7,5 por ciento de la población mundial en tanto que el francés lo hará el 1,4, el ruso el 2,2, el árabe el 4,6, el japonés el 1,4 y el alemán el 1,2 por ciento. Aunque sólo sea por razones pragmáticas al lado de la lengua vernácula debe figurar el español; y si no quiere fomentarse en esas Comunidades, al menos que se cumpla el mandato constitucional de bilingüismo.
No deja de estremecer el sentimiento agónico de Laín Entralgo, cuando se pregunta (en 1977) «en el siglo XXI, ¿qué va a ser España? ¿Se producirá en ella una paulatina desintegración? ¿Se alcanzará la realidad de una nueva y más satisfactoria convivencia?». Si todos ponemos algo de nuestra parte, seguro que logramos la segunda posibilidad.

Caso Gallardón
La casta política pretende blindarse
La clase política española pretende campar a sus anchas por los medios de comunicación, hacerse sus dueños y señores para que nadie pueda levantar la voz, criticar u opinar siquiera.
Ignacio Villa Libertad Digital 18 Junio 2008

No ha tenido que pasar mucho tiempo para que a la clase política se le haya visto el plumero. Han saltado todos como un resorte por encima de siglas, ideologías y partidismos. Todos los políticos lo tienen claro: quieren blindar su casta frente a la opinión crítica y libre.

La sentencia del juicio político promovido por Alberto Ruiz Gallardón contra Federico Jiménez Losantos nos ha permitido visualizar la putrefacción de la clase política española. Este martes, Pío García Escudero, José Blanco, Soraya Sáenz de Santamaría y Joan Ridao han coincidido plenamente apoyando a Ruiz Gallardón y aplaudiendo el fallo de la juez María Inmaculada Iglesias Sánchez. No es casualidad que socialistas, populares e independentistas coincidan con tanta exactitud en una cuestión tan básica para la salud democrática como es la libertad de expresión. Todos están encantados con limitar la crítica política, entusiasmados con que desde los medios de comunicación no se pueda ejercer la libertad la opinión. Si no hay pluralidad se mueven como pez en el agua.

La sentencia del "caso Gallardón" es un ataque a la base misma de la democracia, una agresión directa que recorta la libertad, deteriora la convivencia y empobrece la pluralidad. Pero a la casta política esto no sólo no les importa lo más mínimo, sino que de hecho es lo que buscan: amordazar a los críticos. Todos quieren televisión, radio, portadas de periódicos; ser políticos mediáticos. Pero eso sí, que siempre se haga todo a su medida. Sin críticas, sin opinión, sin pluralidad. Desde el poder se alimenta una obsesión: el control de los medios de comunicación. Y si no lo consiguen con las artimañas habituales, están dispuestos a llegar a los tribunales. El "precedente Gallardón" abre la veda para la caza de todos los periodistas molestos para el poder.

La clase política española pretende campar a sus anchas por los medios de comunicación, hacerse sus dueños y señores para que nadie pueda levantar la voz, criticar u opinar siquiera. Blanco, García Escudero o Ridao lo han dejado claro: que nadie les toque. Sólo buscan el pasteleo, la porcelana y el guante de seda.

Muchos políticos de paupérrimo nivel piensan que con esta sentencia estarán libres de la crítica. Pero que no se engañen. La casta política está cada vez más lejos de los intereses ciudadanos, cada vez es más cerrada y engreída. En esta situación, la libertad no puede recortarse. Se intentarán blindar, pero la libertad siempre encontrará una vía por la que poder contar las verdades del barquero.

Palabras, palabras y palabras
José Luis Manzanares Estrella Digital 18 Junio 2008

Se veía venir después de la polémica lingüística sobre el proceso de paz con ETA. Le hemos cogido el gusto a un debate bizantino que desvía la atención desde la realidad a la semántica. Dicen que los turcos preparaban el asalto final a la ciudad del Bósforo mientras los amenazados se entretenían calculando el número de ángeles que podrían posarse en la punta de un alfiler o el de los cortes longitudinales que admitiría un cabello. Y luego pasó lo que pasó.

Las sutilezas de los bizantinos eran simple pérdida de tiempo. Nosotros, por el contrario, jugábamos peligrosamente con el fuego del terrorismo. Se habló de contactos, tomas de temperatura, diálogos o negociaciones, según la militancia política del intérprete. Puesto que las denominaciones no eran sinónimas, cada uno optó por la de su partido favorito. Además, como en el libro de Alicia en el País de las Maravillas, la misma palabra puede tener diversos significados. Y la ceremonia de la confusión se completa con la repetición de la mentira hasta convertirla en verdad. O casi.

Fue un espectáculo tan bochornoso como interesante por las muchas energías que consumió y la relevancia pública de sus efectos sobre una ciudadanía a la que consiguió dividir como no había ocurrido en las últimas décadas. A veces, para mayor esplendor del divertimento, el riesgo del cansancio desaparecía con una ocurrencia que rompía el libreto de la representación e iluminaba el escenario como esos fuegos artificiales que dibujan palmeras de ensueño sobre las cabezas del personal. Cuando alguien predica a los cuatro vientos, desde las tribunas del poder, que un asesino múltiple es un hombre de paz, se olvidan las controversias literarias para mirar al cielo con la boca abierta.

Luego vino lo del trasvase de agua que no era trasvase, hasta que las lluvias pusieron fin a una polémica que prometía mantenerse mucho tiempo en el cartel de las discusiones estériles. Por fortuna —Dios aprieta pero no ahoga, y no hay mal que por bien no venga— la crisis económica, con perdón, nos ha traído una nueva oportunidad para practicar la gramática, y lo hace con el aliciente añadido de aliñarla con las cifras del paro, la inflación, la productividad, la balanza de pagos, el euribor y el precio del petróleo. Antes o después —mejor antes que después— tendremos energía nuclear en España, pero aún no sabemos cómo se llamará oficialmente.

Por de pronto, y para que la fiesta no decaiga, el feminismo militante ha abierto otro frente. Se exige la inclusión del vocablo “miembra” en una Diccionario tachado de machista. Seguimos avanzando desde las “jóvenas” de una presidenta consorte y la “fraila” de una ministra de Cultura, la misma que situaba a Huelva en las orillas del Mediterráneo y confundía el latino “dixit” con un personaje de comic.

El juicio del bórico: última sesión
Luis del Pino Libertad Digital 18 Junio 2008

Ayer se vivió la última sesión del juicio por presunta falsificación de pruebas durante la instrucción del sumario del 11-M. Quedaba pendiente algún testigo por declarar y tuvo la oportunidad de hacerlo Alfonso Vega, el miembro de la Policía Científica que dirigió la prueba pericial de explosivos durante el juicio. Alfonso Vega se hizo un lío al tratar de explicar, a preguntas del abogado de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, en qué análisis del 11-M había intervenido.

Fuera de eso, sólo quedaba por dar por reproducida la prueba documental (dar por buenos los documentos aportados a la causa por las acusaciones y defensas) y escuchar las conclusiones de los distintos abogados.

La Fiscalía, como no podía ser menos en este país donde el poder político ha logrado pervertir las instituciones de la Justicia en un grado difícilmente imaginable, ejerció de defensa de los imputados, sosteniendo la misma tesis que la verdadera defensa: que no hay falsificación porque en realidad el informe modificado no llegó nunca a ser un informe oficial. O sea: que lo que los peritos hicieron no era más que un borrador y las observaciones eliminadas eran irrelevantes.

Como ya dijimos, ese discurso lógico nos lleva a la pregunta del millón: ¿en virtud de qué criterios decidieron los mandos policiales correspondientes qué era relevante y qué no para el juez Del Olmo, si el sumario estaba bajo secreto?

Teniendo en cuenta que Del Olmo había solicitado, cuatro meses antes, que se le informara de cualquier contacto entre ETA y los islamistas, esa mutilación del informe resulta imposible de justificar.

En el turno de última palabra de los acusados, solicitó el comisario Santano al tribunal que dictara sentencia lo antes posible, para acabar con el calvario al que, según él, algunos medios de comunicación han sometido a los imputados. ¡Qué suerte tiene Santano! ¡Le han sometido a un calvario para poner fin al cual tan sólo basta con que el tribunal dicte sentencia absolutoria!

A diferencia de lo que sucede con Santano, el calvario de mucha otra gente, como por ejemplo el de los que perdieron a algún ser querido el 11-M, no tendrá nunca fin. Y encima está acentuado por la constatación de que ha habido personas que, en lugar de tratar de hallar a todos los responsables de aquella masacre, se ha dedicado durante la instrucción del sumario a decidir, vaya usted a saber con qué criterios, qué información debía llegar al juez del caso y cuál no.

Esta noche analizaremos lo que ha sido este juicio en el programa "11-M: La sentencia" de Libertad Digital TV.

Cómo destruyó el PSOE la república (III)
Pío Moa Libertad Digital 18 Junio 2008

(anteriores 27-V y 7-VI)

El Pacto de San Sebastián comenzaría muy peligrosamente la lucha republicana: organizando un golpe militar que debía completarse con una una huelga general instrumentada por la UGT. Tal era su respuesta a la oferta de elecciones libres hecha por el gobierno monárquico.

El golpe, intentado a mediados de diciembre, fracasó de modo estrepitoso, como es bien sabido; pero son menos conocidas las tensiones dentro del PSOE entre Largo Caballero y Besteiro. Largo, como ya vimos, se había aproximado a los golpistas republicanos, mientras que Besteiro mantuvo su reticencia, de tal manera que hizo fracasar también, en Madrid, la huelga general. En Los personajes de la República, resumo: "Era lunes, y Largo Caballero, que se había ocultado, supo por la tarde que la ciudad continuaba su vida normal. Explica Largo en sus memorias: "Araquistáin y yo nos trasladamos a casa de Besteiro" en el coche de Negrín, y luego en él bajaron por La Castellana. "Le hice a Besteiro las consideraciones del caso, recordándole el compromiso contraído (...) Le hice observar que si no cumplíamos con nuestro deber ello constituiría un descrédito para la clase obrera organizada y que en el porvenir pagaríamos cara la deserción. Besteiro decía que sí, pero sin poder sacarle la declaración de por qué no había declarado la huelga. Al fin prometió que me comunicaría que se declarase la huelga el martes (...) El martes vinieron a verme y me dijeron que no había huelga (...) No había duda, la huelga estaba saboteada, consumada la traición de los enemigos de formar parte del Comité revolucionario". Fue el primer choque serio entre el golpista Largo Caballero y el legalista Besteiro.

El revés no supuso, sin embargo, el derrumbe de los planes republicanos. En la intentona, los militares rebeldes habían matado a un general, un capitán, dos carabineros y un guardia civil, por lo que fueron fusilados los dos cabecillas más significados. Pero tras esta aparente energía, el gobierno dio muestras de total pusilanimidad. Procuró no detener a nadie, y varios de los complicados tuvieron que presentarse por su cuenta, como explica Largo: "Llegaron Araquistáin y Negrín para comunicarme que Fernando de los Ríos nos esperaba (...). Acordamos presentarnos espontáneamente al día siguiente ante el General Juez Instructor de la causa (...). Antes de ir al cuartel del Pacífico donde se hallaba el juzgado, pasé por la Casa del Pueblo. Vi a Besteiro y a Saborit, les di cuenta de lo resuelto (...), esto es, presentarnos ante el Juez de Instrucción... y se encogieron de hombros sin decir una sola palabra. La indignación que esto me produjo fue tan grande que no pude evitar que se me saltasen las lágrimas (...) Al juez le sorprendió nuestra presencia. Tomó declaración a los tres y dijo que por la tarde su ayudante nos diría la resolución adoptada con De los Ríos y conmigo (...) Aquella tarde el ayudante del General se presentó vestido de paisano en la Casa del Pueblo y, muy cortésmente, nos condujo en su auto a la Cárcel Modelo". A Sánchez Román, que también quería ir a la cárcel, no se lo consintió el juez.

Era solo el primer acto de una farsa que terminaría convirtiendo en héroes a aquellos golpistas, y en verdugos a sus "perseguidores". El gobierno dio a los republicanos todas las facilidades para que convirtiesen la Cárcel Modelo en un centro de propaganda a todo el país, efecto multiplicado luego por un seudo juicio en que los jueces militares hicieron todo lo posible por favorecer a los reos y poner en ridículo la justicia monárquica.

Lo que seguiría después, las elecciones municipales de marzo de 1931 y el golpe de estado propinado por los monárquicos y el propio rey contra la monarquía, son episodios asimismo bien conocidos, que aquí no explicaré. Y así llegó la república el 1 de abril, y con ella el período de colaboración republicano-socialista, que iba a durar dos años y medio.
------------
La España de la trola, el choriceo y el puterío es, en gran medida, una creación de los medios de masas. La razón de que esos medios se comporten así merece un estudio, pero entre tanto observemos este equívoco: se supone que la derecha defiende determinados valores opuestos a aquellos, pero no ocurre así: la derecha abandonó la lucha por las ideas, si alguna vez la sostuvo (Gallardón, el modelo). De ahí la entrega de la universidad y de la cultura a la izquierda, una izquierda que en España nunca fue democrática ni identificada con su país. De ahí, por ejemplo, las promociones de periodistas y titiriteros formados, justamente, en la "cultura" de la trola, el choriceo y el puterío.

Hace semanas me informaba un corresponsal de intentos de crear una organización universitaria contra esas tendencias. Sería una gran cosa, porque la universidad es clave para el futuro de España. Llevo años oyendo cosas parecidas, pero sin continuidad. Porque las ideas no están muy claras ni hay un programa de acción, y todo termina diluyéndose. No tiene nada de fatídico, mas por ahora es lo que hay.
------------
Más abyección:

Leo en el blog http://www.heterodoxias.net/:
Dani (Sirera) también gira al centro: "La solidaridad de Catalunya [sic] con el resto de España no puede ser ilimitada".

Haciéndose atractivo a los nacionalistas: su mismísimo lenguaje. Aznar, Mayor Oreja, Vidal Quadras, Aguirre y tantos más, tienen ahí una responsabilidad: o echan a los pro etarras y pro separatistas, o estos les echarán a ellos. A menos que se "resignen".

Crisis del PP
Sin liderazgo y sin adversarios
Quien recurre a ese tipo de treta burocrática, a esos enredos de falsa política, para no enfrentarse a otros candidatos, difícilmente podrá en un momento determinado, o en una circunstancia dramática, echarse al país sobre sus hombros.
Agapito Maestre Libertad Digital 18 Junio 2008

El silencio de Aznar mantiene vivo a Rajoy, pero la estulticia con la que se conduce el segundo, especialmente desde que perdió las elecciones, no deja hablar al primero. Entre estas dos actitudes, o mejor, en este círculo vicioso cabe contextualizar el Congreso del PP. No creo que darle a Aznar un puesto secundario en el congreso de Valencia, última estupidez de Rajoy, vaya a romper este círculo trágico. Aznar es un tipo, por desgracia en este caso, duro. Estoico. Seguirá callado. ¿Cuántas faenas aguantará todavía Aznar antes de que su propia dignidad no quede seriamente dañada? ¡Quién lo sabe!

Así las cosas, tenemos que intentar responder a preguntas sencillas y concretas, preguntas políticas, del tipo: ¿saldrá reforzado el liderazgo del PP del Congreso de Valencia? ¿Será Rajoy el líder capaz de llegar hasta las próximas elecciones y someterse al vértigo de perder por tercera vez ante Rodríguez Zapatero, o quizá ganar? Tengo serias dudas para contestar afirmativamente. He aquí una muy elemental, casi un asunto previo al análisis de las distintas propuestas que pudieran surgir en este congreso, y que tiene que ver con la apropiación llevada a cabo por Rajoy de todos los avales de los compromisarios para presentarse a la presidencia de su partido. No quería competidores. Lo ha conseguido sobradamente. Ésta es la base de que todos los líderes del PP, sobre todo, al principio, apoyen sin fisuras a Rajoy. Es el fundamento inequívoco de que asistiremos a un congreso sin críticos y sin líderes. Es absurdo plantear que los críticos están muertos, o peor, que el líder saldrá reforzado. Eso no es análisis político sino ciencia ficción.

Lo determinante es que el comportamiento acaparador de Rajoy, su falta de profesionalidad y vocación genuinamente políticas, arruina un congreso antes de haber empezado. Y, además, revela a los observadores de este proceso que la inseguridad y la carencia de imaginación e inteligencia de este hombre no puede llevar a buen puerto a sus correligionarios. Cabe esperar lo peor. Sí, sí, al principio, insisto, todos lo seguirán; pero, ay, después... En cualquier caso, nadie espere nada bueno del voluptuoso acaparamiento de avales al que se ha entregado Rajoy en los últimos meses. Muestra, por otro lado, el profundo miedo de este hombre a competir con otros posibles candidatos. ¿Conseguirá este congreso transformar la pusilanimidad de Rajoy en carisma racional? Imposible. No hay viabilidad para la confrontación racional de candidaturas. No veo, pues, cómo Rajoy puede transformar su pusilanimidad en magnanimidad y grandeza, que caracteriza a todo genuino líder democrático.

Ojalá me equivoque, pero quien recurre a ese tipo de treta burocrática, a esos enredos de falsa política, para no enfrentarse a otros candidatos, difícilmente podrá en un momento determinado, o en una circunstancia dramática, echarse al país sobre sus hombros, como suele decirse vulgarmente. Un líder es el hombre que toma decisiones oportunas en las circunstancias más desagradables. Un líder es alguien, como decía Ortega, que tiene una idea clara de lo que se debe hacer desde el Estado en una nación. Rajoy tuvo dos grandes oportunidades de demostrar su liderazgo y fracasó. La primera fue después del 11-M, después del horrible atentado o golpe político posmoderno, de 2004. La segunda fue el día que ETA rompió la tregua con el Gobierno de Zapatero, asesinando a dos hombres y destruyendo parte de una terminal de Barajas. Después de eso, todo ha sido descenso. Ruina. Reducción del carisma secular y democrático, es decir, racional, a "resentimiento", que siempre está basado en verdades a medias, ilusiones bobas y displicentes ante los grandes desafíos.

Sociedad rebelde frente a Estado zapaterista: guerra sin cuartel
Pascual Tamburri  elsemanaldigital 18 Junio 2008

José Manuel Magaña Simón es un joven estudiante de Comunicación en la Universidad de Navarra. A pesar de encontrarse en los cursos centrales de la licenciatura, ha coordinado en los últimos meses una iniciativa novedosa. En el volumen Cara o Cruz: Una sociedad que se rebela Magaña ha reunido textos y opiniones sobre la rebelión social contra Zapatero, y sobre la movilización de la derecha social lo largo de los últimos cuatro años.

Magaña ha conseguido colaboraciones de primera fila como las de Alfredo Urdaci, Jaime Ignacio del Burgo, nuestro amigo José Javier Esparza, Benigno Blanco y el expresidente de la AVT Francisco José Alcaraz. Todos ellos de un modo u otro protagonistas del mayor cambio que se ha vivida en la política española desde la muerte de Francisco Franco.

Este viernes día 20 de junio de 2008 se presenta el libro de la editorial Club Universitario. Es sólo un paso más, modesto pero significativo, de un proceso que va a cambiar la cara de nuestro país. Ciertamente Zapatero ha llegado al poder con proyectos progresistas y con una voluntad digamos subversiva o revolucionaria. Pero eso no es una novedad, siempre ha existido eso en la izquierda y en definitiva se trata sin más del hundimiento (deplorable) del realismo nacional felipista frente al radicalismo alucinado de esta gente. Pero no es novedad, ya pasó entre Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto. Lo que Magaña retrata es, sobre todo, la (re)aparición de una derecha social que se resiste a dejarse pisar el cuello.

Desde tiempos de la UCD la derecha española se siente obligada a pedir perdón por existir. No sólo ha huido de la palabra "derecha" y de sus referentes culturales e intelectuales para quedarse en el pragmatismo garbancero del centro; es que además, desde Adolfo Suárez, ha aceptado la superioridad moral de la izquierda. El sistema era asimétrico, el Estado de la Transición estaba estructuralmente en manos de la izquierda e incluso las fases de gobierno de centroderecha no han dejado de ser paréntesis técnicamente interesantes, con una buena gestión pero una amplia renuncia a la batalla de las ideas.

Hasta que llegaron, a la vez, Zapatero, el 11M y el idilio con la ETA. Perdido el aparato del Estado y enfrentada a una izquierda prepotente la derecha política se quedó sin respuesta, la derecha económica se frotó las manos porque carece de ideas aparte del lucro –que la izquierda garantiza mejor- y la derecha social tuvo que responder en primera persona.

Lo que relata Magaña es algo que nadie (y menos que nadie los políticos de derechas, de los que conozco más de uno asustado de la bestia que ha despertado) esperaba: una parte de la sociedad española se niega a someterse a la nueva corrección política de la segunda Transición. Lo que más o menos consiguió Suárez (de modo precario, superficial y defectuoso, como hoy vemos) en los 70 lo ha hecho saltar Zapatero ahora. El libro de Magaña permite entender por qué, por ejemplo, se ha convertido en una necesidad "políticamente correcta" buscar un nuevo Suárez que logre la domesticación de la derecha movilizada. Porque, en otro caso, seguirá en la calle y –oh, Dios mío- empezará a pensar sola.

El centrismo extremista y su cantinela ensordecedora
Dice Gallardón que el PP "no es de derechas". Dijo hace unos días que había que invitar a los nacionalistas a un liderazgo español global. Da risa pero es trágico.
ESD Santiago Abascal  18 Junio 2008

Tras la derrota electoral son plaga las voces dentro de mi partido que apuestan por algún tipo de amabilidad, simpatía, entente, acercamiento o pacto con las fuerzas nacionalistas. Coinciden tales voces con los apologistas del centrismo, los mismos que dan una patada todos los días en los sentimientos nobles de la base social del PP que, -conservadora, liberal, democristiana, nacional y reformista-, se identifica sin complejos ni titubeos en un ámbito más amplio; el centroderecha español.

Prototipo de tal plaga de radicalismo centrista es el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que el domingo decía que el PP "no es de derechas", y hace escasas semanas pontificaba – con una ocurrencia tan trágica como hilarante- que había "que invitar a los nacionalistas a nuestro proyecto de España porque si no sería un error".

Lo que es un error es que algunos, con Gallardón en vanguardia, obvien los refrendos de secesión planteados en Cataluña y País Vasco y pretendan buscar el centro político alejándose del mismo mientras llaman desesperados, amables, cariñosos y coquetamente centristas, a los extremistas, ultras, y rupturistas que en el monte antinacional esgrimen la secesión en una mano y el trabuco reaccionario y anti- igualitario en la otra. Tal centrismo es una quimera, además de una cantinela ensordecedora. Pero a algunos no se les cae de la boca, mientras todos los días meten el dedo en el ojo de la base social del PP que cada vez siente su voto menos cautivo ante algunos representantes irresponsables que cada vez les representan menos.

El centro político como posición relativa que evoque la vocación mayoritaria del PP en la sociedad española, y no como ideología. Y el reformismo que pretenda restaurar las fisuras abiertas en el modelo constitucional por el separatismo y el autonomismo exacerbado son no solo aceptables sino deseables.

Pero ni ese centro político está junto a los secesionistas furibundos o camuflados, ni ese reformismo deseable puede ser una etiqueta propagandística sin contenido alguno. Si hay un centro político solo puede estar en el gran acuerdo nacional frente a los extremismos separatistas y demás egoísmos. Y si hay un reformismo verdadero sólo puede estar en la salvación de las instituciones mediante la reforma o restauración constitucional para salvar al Estado nacional español y a los ciudadanos de los nacionalismos depravados y de la ruina de las instituciones políticas, judiciales y constitucionales. Gallardón y sus émulos deberían saberlo. De lo contrario, los españoles se lo harán saber.

Huida hacia fuera
Huida hacia fuera
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 18 Junio 2008

SENTÍA curiosidad por saber cómo iba a zafarse Zapatero de los enormes problemas que tiene, tenemos, encima, especialmente el de la crisis económica. Reconocer no iba a reconocerlos. Solucionarlos, menos. ¿Por dónde saldría del atolladero? Nos lo ha dicho «El País», una buena fuente para saber qué se cuece en La Moncloa: «Zapatero se une al eje París-Berlín», reza su titular de primera. O sea, que ha elegido lo más fácil, lo que hacen todos los malos políticos cuando vienen mal dadas en la escena doméstica: lanzarse a viajar fuera de casa y dejar que otros -Solbes, María Teresa, Rubalcaba, Magdalena, el entero gabinete si es preciso- se las entiendan con la bicha innominada. Y lo ha hecho, además, como es habitual en él, con toda la cara y sin el menor recato. Colgándose del brazo de quienes hasta hace poco tachaba de retrógrados, e incluso había hecho campaña para que no fuesen elegidos. Ahora resulta que Merkel y Sarkozy representan el futuro, que sus políticas son las correctas. Que aumentar la jornada laboral y poner freno a la inmigración es lo que corresponde a la hora presente. Sólo le falta hacer las paces con Bush y tomarse con él una cerveza en su rancho. Lo que ocurre es que Bush, aparte de estar haciendo ya las maletas, no le invita, pero de invitarle, no lo duden, iría.

¿Qué habrán dicho Ángela y Nicolás al ver acercarse a nuestro presidente con la mano tendida y su sonrisa de oreja a oreja, de niño al que han pillado en una travesura? Pues habrán dicho lo que dicen todos los políticos en ocasiones como ésta: si está dispuesto a echarnos una mano, que se acerque, pues no está el horno europeo para bollos, ni la situación como para ponerse fino a la hora de encontrar apoyos. Pero fiarse de él, ni un pelo, pues le conocen de sobra. Saben de su doblez, de sus apuros, de su insignificancia. Si Zapatero quiere esa compañía, tendrá que pagar por ella. Bueno, quienes lo pagarán serán los López Garrido, los Cajal y demás progres que venían manejando la política exterior española. En adelante van a pintar muy poco, si es que pintan algo. Zapatero no paga a fracasados.
¿Va a resolver esta huida, no hacia delante, sino hacia el exterior, la crisis que se cierne sobre nosotros? Naturalmente que no. Pero tampoco se trata de eso. Se trata de hacer que se hace y de tener distraído al personal. Tampoco las negociaciones con ETA resolvieron el problema del terrorismo ni los nuevos estatutos, el de las comunidades autónomas. Pero nuestro presidente nunca ha pretendido resolver problemas. Su política consiste en crearlos, para luego hacer que los resuelve. Y si no se resuelven, se inventan otros. Como ahora. Tres giras por África, otras tres por Asia y amplios contactos con líderes iberoamericanos, nos anuncian. Si fuésemos africanos, asiáticos e iberoamericanos, temblaríamos. Siendo españoles, sentimos una especie de alivio. Cuanto más lejos y más tiempo esté fuera, mejor.

COMIENZA ESTE VIERNES
San Gil no acudirá al Congreso de Valencia
EUROPA PRESS El Mundo  18 Junio 2008

MADRID.- La presidenta del PP vasco, María San Gil, ha decidido no acudir al XVI Congreso Nacional de su partido, que arranca el viernes en Valencia. La decisión sucede a las desavenencias ya expresadas por la dirigente 'popular' sobre la redacción de la ponencia política del Congreso y a su intención de no continuar en la presidencia de la formación en el País Vasco.

La presencia de San Gil en el cónclave 'popular' estaba pendiente de confirmación. Según informaron fuentes próximas a la dirigente vasca, finalmente ha optado por no trasladarse a Valencia, donde el domingo será reelegido como presidente del PP Mariano Rajoy.

María San Gil fue designada como una de las tres personas que iban a encargarse de la redacción de la ponencia política que se aprobará en el Congreso, junto a la catalana Alicia Sánchez Camacho y el canario José Manuel Soria.

Avanzado el trabajo, el día 11 de mayo, San Gil anunció sin embargo que abandonaba este grupo por "diferencias de criterio fundamentales" y por haber perdido la confianza en la dirección nacional del partido y en su líder, Mariano Rajoy.

Pese a ello, las aportaciones de la dirigente vasca formaron parte del texto de la ponencia, que contiene duras críticas al PNV de obstruccionismo en la lucha contra ETA.

Unos días después, San Gil anunció que tampoco quería seguir en la presidencia del PP vasco, que celebrará su Congreso en el mes de julio y deberá buscar un nuevo presidente (que será Antonio Basagoiti), y que deja igualmente la dirección del Grupo parlamentario en la Cámara vasca.

EL SUPREMO DECIDE SI ILEGALIZA EL PCTV Y ANV
El PCTV vació sus cuentas tras la detención de la cúpula de Batasuna, según un perito
SERVIMEDIA | EUROPA PRESS El Mundo

MADRID.- La cuenta principal del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) sufrió una rápida descapitalización, sólo unos días después de que se produjeran las detenciones de los integrantes de la Mesa Nacional de Batasuna. Según ha declarado el perito de la Guardia Civil ante la Sala Especial del Tribunal Supremo, varias personas "relacionas con Batasuna" vaciaron las cuentas del PCTV tras las detenciones.

Así se ha manifestado el experto policial durante la vista. Este lunes, los magistrados del Supremo comenzaron a escuchar a los testigos para decidir sobre la ilegalización del PCTV y ANV.

Según explicó este experto a los 16 magistrados que deberán decidir sobre la demanda de ilegalización, en los cinco días posteriores a la detención en Segura de 23 dirigentes de Batasuna, en 2007, se registraron una serie de movimientos que vaciaron los fondos que el PCTV tenía en varias cuentas de la Caixa y de Caja Laboral.

El perito, que participó en el análisis de las cuentas corrientes del PCTV, destacó que, tras las detenciones de Segura, el partido emitió desde su cuenta en la Caixa varias transferencias internacionales con un valor total de 389.801 euros.

La investigación de la Guardia Civil reveló que los destinatarios de las citadas transferencias eran "personas relacionadas con el entramado internacional de Batasuna".

Los movimientos del dinero asignado al grupo parlamentario
El perito explicó que el dinero que el Parlamento vasco abonaba en concepto de asignación al grupo parlamentario del PCTV era acumulado por el partido en una cuenta de la Caixa, en concreto en una sucursal de San Sebastián.

Los peritos de la Guardia Civil constataron que el dinero depositado en esta cuenta era transferido, a través de varios movimientos intermedios, hasta dos cuentas que el PCTV tenía en la Caja Laboral.

Tras las detenciones de Segura se produjo un primer movimiento, en concreto la Guardia Civil constató la retirada de más de 504.000 euros de las cuentas que el PCTV tenía en la Caja Laboral a través de cheques nominativos.

Poco después, se registraron en las cuentas del PCTV 18 transferencias por valor de 27.000 euros cada una, dinero que finalmente fue retirado en efectivo por los destinatarios, por lo que, según explicó el experto de la Guardia Civil, no se pudo conocer las identidades de las personas que se llevaron los fondos.

Hasta ese momento, los fondos de La Caixa se destinaban a pagos de nóminas que oscilaban entre los 800 y los 1.400 euros. El perito explicó que "parece poco probable" que las mencionadas transferencias se correspondan con los pagos que el PCTV realizaba a sus empleados, teniendo en cuenta el montante que mensualmente el partido entregaba a sus trabajadores.

Además, en los cinco días siguientes a la operación de Segura, desde las cuentas que el partido tenía en la Caixa se realizaron transferencias a bancos en el extranjero por valor de 389.801 euros, cuyos destinatarios eran "personas relacionadas con el entramado internacional de Batasuna".

"MÁS ACÁ DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"
Ussía responde a Urbaneja: "Se nota que ha estado en cargos pendientes de la política"
Continúan las reacciones a la sentencia contra Jiménez Losantos. Alfonso Ussía recuerda este martes en La Razón que "Federico es insultado y vejado y no se dedica a poner querellas desde su poder en los medios". Además, manda un mensaje a González Urbaneja (en la imagen): "Se ha colocado bastante más acá de la libertad de expresión, se nota que ha estado en cargos pendientes". Arcadi Espada añade en El Mundo: "La jueza se interna en el terreno de la desambiguación". Por su parte, El País insiste en sus descalificaciones contra el director de "La Mañana" de COPE.
Libertad Digital 18 Junio 2008

Dos días después de la sentencia contra Federico Jiménez Losantos, las reacciones se suceden. En las páginas de Opinión del diario La Razón, Alfonso Ussía asegura que "la grandeza del político en el Poder desaparece cuando echa mano de su situación para lavar un posible honor mancillado". Además, agrega que "también Federico es insultado y vejado y no se dedica a poner querellas desde su poder en los medios".

Sobre las palabras del presidente de la Federación de Asociaciones de Prensa, que dijo que "Losantos se ha colocado un poco más allá del periodismo", Ussía responde: "El que se ha colocado bastante más acá de la libertad de expresión es el señor Urbaneja". "Se nota que ha estado en cargos pendientes de la política", argumenta.

En el diario El Mundo, más palabras de apoyo al director de "La Mañana" de la Cadena Cope. En su columna, Arcadi Espada asevera que "la manera cómo la juez se interna en el terreno de la desambiguación política es uno de los aspectos deslumbrantes de esta pieza jurídica sin par". Además, exclama: "La juez cree y expone que la falsedad de origen se corroborará por la declaración de Gallardón y de tres dirigentes del Partido Popular".

También en el rotativo de Pedro J. Ramírez, Pedro G. Guartango titula "Cuando chocan la lógica y la Justicia". En su espacio, incide en que "la fundamentación de la sentencia contra Jiménez Losantos es un error intelectual". "Creo sinceramente que la Justicia no debería ser jamás contradictoria con la lógica", sentencia

LA XUNTA AÚN NO HA CONDENADO LOS ATAQUES
Trescientas personas se concentran en Vigo en apoyo a Galicia Bilingüe
Más de 300 personas se concentraron este martes por la noche frente al edificio de la Xunta en Vigo para condenar el atentado sufrido por el vicepresidente de la asociación Galicia Bilingüe, José Manuel Pousada, en cuyo garaje entraron unos desconocidos y rompieron una de las lunas de su coche y lo cubrieron de pintura roja y amarilla. Bajo el lema "no tendréis pintura para todos", los concentrados defendieron la libertad frente a la imposición lingüística y exigieron a la Xunta de Galicia que, de una vez, condene los atentados. Imágenes del blog Elentir.info
Agencias Libertad Digital 18 Junio 2008

Los participantes en este acto portaban pancartas en las que se recogían lemas como "Primero las personas, después los idiomas" o "En Galicia, libertad". Entre los asistentes destacó la presencia del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo; la senadora y concejala 'popular' Corina Porro y otros cargos de este partido.

Este acto se desarrolló en medio de un fuerte despliegue policial nacional y local, con presencia de unidades antidisturbios. Después de concentrarse una hora, el acto culminó con la limpieza simbólico del coche de José Manuel Pousada, quien lamentó que no hubiese condena "explícita" por parte de las autoridades del ataque sufrido.

Ni la Xunta de Galicia, ni su presidente Emilio Pérez Touriño, ni el PSOE gallego, ni por supuesto el BNG ni su líder Anxo Quintana –que participó en una manifestación en la que se alentaba este tipo de ataques– han condenado ninguno de los atentados contra Galicia Bilingüe.

Frente a quienes reclamaban libertad, se concentraron en torno a una docena de jóvenes nacionalistas que lanzaron respondía las mismas consignas que aparecieron el coche de Pousada tras el ataque, como "no es bilingüismo es colonialismo". La policía tuvo que identificar a un individuo que estaba grabando imágenes de los asistentes.

¿Es delictivo criticar a los políticos?
Redacción Minuto Digital  Bilbao  18 Junio 2008

El locutor de la COPE Federico Jiménez Losantos ha sido condenado a pagar una multa de 36.000 euros por injuriar gravemente al alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón en varios de sus programas radiofónicos, según la sentencia del Juzgado de lo Penal nº 6 de Madrid.

Muchos son los que se van a alegrar con este fallo, indudablemente en la izquierda por razones obvias y también en la derecha de “maricomplejines”, azotada a diario desde las Mañanas de la COPE. Todos van a usar el pronunciamiento judicial para criminalizar a Jiménez Losantos y arremeter contra el estilo y el fondo del locutor líder de opinión de las bases de la derecha española.

No vamos a negar los excesos verbales de Losantos, ni sus a veces descalificaciones personales poco afortunadas, pero tampoco son más o menos duras que las que realiza Sopena, por ejemplo, desde la izquierda. Lo que nos preocupa es el fondo. Decir que Gallardón actuó respecto a la investigación del 11-M motivado por móviles electoralistas y no por preocupación por las víctimas, es, tenga o deje de tener razón Losantos, guste o disguste su forma de expresar su opinión, nada más que un ejercicio de libertad de expresión.

Losantos se ha limitado a criticar la postura de un personaje público, la primera autoridad de Madrid, respecto a la investigación del atentado. Gallardón por supuesto tiene todo el derecho a considerar que lo más positivo para su partido o para su imagen es pasar página sobre aquel trágico día. Pero el mismo derecho nos asiste a cualquiera a criticar esa postura y sostener tal o cual posición, política o ideológica, religiosa o ética y desde esa perspectiva analizar el presente, pasado o futuro. El único límite es respetar la verdad, a partir de ahí cada cual es muy libre de hacer las interpretaciones que desee o las valoraciones que considere precisas, y eso desde luego incluye la crítica a cualquier político, sus ideas o sus comportamientos.

Es muy peligrosa esta vía, porque deja abierta la puerta a cualquier político para querellarse contra quien le resulte incomodo, escudándose en el contenido injurioso de las críticas. Nadie duda de que Losantos es un obstáculo a la carrera política de Gallardón, pero sus críticas han de desmontarse con argumentos o con comentarios tan ácidos como los que pueda usar el periodista y no con querellas.

Durante la transición ya vivimos un episodio denigrante para la libertad de expresión, cual fue la desaparición del diario El Alcazar. Su incomoda existencia se liquidó a base de arteras y oscuras maniobras que consiguieron asfixiar económicamente a la empresa hasta provocar su cierre. De poco sirvió que años más tarde el Tribunal Supremo diese la razón a los propietarios de la cabecera y declarase discriminatoria la decisión, claramente política, de dejar sin publicidad institucional al rotativo, precisamente, nadie se chupa el dedo, por la ideología de su línea editorial. Ahora de poco valdrá que Losantos recurra la sentencia y batalle hasta llagar al Supremo o al Tribunal de Estrasburgo, el daño ya esta hecho y el peligroso mensaje de que te puedes buscar problemas muy serios por llevar la contraria a los designios de lo políticamente correcto sin duda queda. Veremos si son capaces de silenciar a Federico Jiménez Losantos. De momento toda nuestra solidaridad con el locutor de la COPE.

El futuro del constitucionalismo en el País Vasco
ANDRÉS DE BLAS GUERRERO El País 18 Junio 2008

La evolución previsible de las fuerzas constitucionalistas en el País Vasco se asienta hoy en serios motivos de optimismo respecto al futuro del Partido Socialista de Euskadi (PSE), en un inevitable desconcierto respecto a la situación del PP y en una incertidumbre sobre el papel a jugar por el partido encabezado por Rosa Díez y otras plataformas ciudadanas.

Empezando por el PP, pienso que es inevitable reconocer la perplejidad del constitucionalista vasco ante los últimos acontecimientos. Los resultados de las elecciones legislativas del 9-M aconsejan un cambio en la estrategia de los populares vascos. El cambio, sin embargo, no parece que deba afectar a cuestiones de principios. La eventual aproximación del PP al PNV es una empresa política en la que no se adivina ni la justificación ni la viabilidad. Todo lo contrario ocurre con la necesaria aproximación al electorado del nacionalismo vasco. El PP puede alegar su condición de fuerza política de centro-derecha comprometida con la construcción y desarrollo de nuestro Estado autonómico, para tratar de atraer al voto autonomista y de centro que actualmente sustenta una parte significativa de los apoyos al nacionalismo.

Es la disputa por este sector del electorado la que aconseja un cambio en la estrategia y la táctica del PP. Lejos de buscar una aproximación por arriba a la dirección política del PNV, los populares están obligados a aproximarse a un sector del electorado vasco que puede expresarse con comodidad desde el centro-derecha español. Pienso que éste fue el camino seguido por Jaime Mayor Oreja en la modernización del PP vasco y el camino que hubiera sido de esperar para María San Gil.

Un partido político está obligado a buscar el triunfo. Y el PP solamente puede hacerlo por esta senda, evitando encastillarse en la defensa de unos principios que no van a ser puestos en duda por una política más flexible y, en última instancia, más eficaz de combatir al nacionalismo.

El PSE, tras su triunfo electoral en las últimas elecciones, tiene por delante la posibilidad de propiciar la alternativa en el Gobierno de Vitoria. Es posible que algunos de los titubeos de sus dirigentes no llenen de entusiasmo al votante constitucionalista. Pero hay que confiar en que el PSE va a saber extraer las consecuencias lógicas de su eventual triunfo electoral. Del mismo modo que en el caso del PSC, para el Gobierno central es posible entenderse y llegar a acuerdos con el PSE. Y seguramente será más fácil en el caso del País Vasco que en el de Cataluña.

Las elecciones del pasado 9 de marzo hacen pensar que, de obstinarse el lehendakari Ibarretxe en la segunda parte de su plan, la convocatoria de unas elecciones plebiscitarias para el Parlamento de Vitoria como consecuencia de la prohibición legal de la consulta que propone, el resultado de las mismas puede ser la oportunidad para que el socialismo vasco acceda al poder.

El tercer pilar del constitucionalismo en el País Vasco lo podría constituir el partido liderado por Rosa Díez y el eventual renacer del movimiento ciudadano a favor de la paz y la normalización política. Vista con alguna distancia la irrupción del partido de Rosa Díez, creo que se confirma el error de elección que en su momento se hizo por el esquema de un partido político. Lo que podía haber sido una liga política a favor del entendimiento entre socialistas y populares respecto a los grandes problemas del País Vasco y del conjunto de España, se transformó en una opción partidista obligada a tomar posición ante la totalidad de los problemas económicos, sociales y políticos de la sociedad española. Incluso entre los que dieron su voto a la nueva formación política, pienso que se mantiene la esperanza de su transformación en una plataforma de convergencia y vigilancia de unos actores políticos que han ganado en buena lid su puesto en la política vasca y española.

Contando con la reflexión en el PP, con la fuerza del PSE y con la asunción del papel que les corresponde a los movimientos sociales, pienso que el futuro del constitucionalismo vasco es moderadamente optimista. El camino abierto por el entendimiento entre Mayor y Redondo ha sufrido una transformación en los últimos años. Pero es un camino que, respetuoso con la nueva situación caracterizada por el liderazgo socialista, puede conducirnos todavía a la definitiva superación de una crisis demandada por el conjunto de la sociedad vasca y española.

Por último, dentro de los efectos positivos de un eventual triunfo del constitucionalismo vasco, no habría que infravalorar su contribución a una renovación, desde la oposición, del nacionalismo vasco.

El PNV debe sacar las consecuencias de un hecho evidente: la conexión de sus éxitos políticos históricos con la apuesta por el autonomismo, un autonomismo no entendido como peldaño hacia otros objetivos, sino como una aspiración ampliamente compartida por importantes sectores de la sociedad vasca desde los inicios del orden liberal en España. El triunfo del constitucionalismo resulta, en definitiva, una opción posible y capaz de imprimir un nuevo rumbo para la política vasca del siglo XXI.

Andrés de Blas Guerrero es catedrático de Teoría del Estado en la UNED

Vigo se solidarizó con Galicia Bilingüe
Redacción BilbaoMinuto Digital  18 Junio 2008

Unas 500 personas se concentraron en Vigo para arropar a Galicia Bilingüe, cuyo Vicepresidente, el pasado fin de semana, sufrió un atentado por parte de separatistas gallegos, que atacaron en su domicilio su coche, cubriéndolo de pintura roja y amarilla, reventando el parabrisas y con una nota amenazante que rezaba “Bilingüismo es colonialismo” y “Españoles fuera de Galicia”.

José Manuel Pousa que llegó a la Plaza de la Estrella de Vigo en el mismo vehículo atacado, que mostraba aún las huellas del atentado, fue recibido con una clamorosa ovación de los presentes. En unas breves palabras de agradecimiento, Gloria Lago destacó, que por encima de la causa que defiende Galicia Bilingüe, con la que se puede estar o no de acuerdo, la concentración tenía como fin defender la libertad de expresión en Galicia, a la que tienen derecho todos, incluso sus contrarios. Por su parte José Manuel Pousa, señaló que este tipo de actos amenazan la existencia de la democracia misma, haciendo un llamamiento para cerrar el paso a tiempo al avance del totalitarismo.

Clamorosa la ausencia del alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, al que por lo que se ve no preocupa en absoluto que en su ciudad se persiga la libertad y se convierta en un nido de aprendices de terroristas. No olvidemos que fue justo en las cercanías de Vigo donde explotaron las recientes bombas colocadas por Resistencia Gallega en contra de inmobiliarias.

A la manifestación, a la que se sumaron diversos movimientos cívicos como Vigueses por la Libertad o Plataforma España y Libertad, acudió la anterior alcaldesa del PP, Corina Porro, que ya asistió al multitudinario acto de Galicia Bilingüe celebrado hace unos meses en el teatro García Barbón de Vigo. En esta ocasión el líder del PPdG, Alberto Núñez Feijoo, también se acercó a Vigo para solidarizarse con Galicia Bilingüe, donde pudo comprobar in situ lo “simpáticos” que son los nacionalistas.

Porque la nota negativa como siempre la puso el nacionalismo cerril, que no respeta la libertad de reunión de los que no piensan como ellos. Justo el mismo que cobardemente aprovecha la noche para ensañarse con un coche para amedrentar a los que se atreven a llevarles la contraria. Una veintena de energúmenos aprendices de batasunos, esgrimiendo banderas independentistas gallegas, acudieron a reventar el acto, debiendo ser mantenidos a raya por las fuerzas policiales. En esta ocasión no hubo incidentes violentos, limitándose a vociferar sus habituales consignas totalitarias, que fueron contestadas por los asistentes con lemas como ¡Libertad, libertad¡ y ¡Radicales fuera de Galicia¡

La promoción de un idioma no puede hacerse por imposición
Entrevista a Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe
Faro de Vigo 18 Junio 2008

Hay que darse cuenta de que alrededor de la política lingüística hay muchos intereses económicos y políticos, a partes iguales, además de poder. Y luego hay fanáticos que les hacen el trabajo sucio". Son palabras de Gloria Lago, una profesora de inglés en un instituto de Vigo, que asegura que sabía hablar tres idiomas con doce años (al anglosajón se suman el alemán y el francés). Fue más tarde cuando aprendió gallego, una lengua que no mamó esta viguesa de cuarta generación. Sin embargo, accede a contestar la última pregunta en el idioma de Rosalía y sorprende su corrección: "Hay muchos sectores que tratan de tergiversar nuestro mensaje, diciendo que estamos en contra del gallego".

- Lanzaron pintura al coche de un miembro del colectivo que usted preside. Estaba en el garaje particular. ¿Por qué?
- Están dándose cuenta de que lo que estamos haciendo está cobrando mucha fuerza y les molesta. Tenemos 70.000 firmas, recogidas en toda Galicia de apoyo a un manifiesto en el que se pide igualdad de derechos para los hablantes de las dos lenguas oficiales. Es consecuencia del adoctrinamiento en los jóvenes. La enseñanza en castellano en muchos centros educativos es ya una anécdota. Eso quiere decir que queremos que se apliquen en Galicia las mismas políticas lingüísticas que en todos los países europeos democráticos en los que hay más de una lengua oficial: que los padres elijan la lengua vehicular de la enseñanza para sus hijos, teniendo la otra como obligatoria.

- Hablando de igualdad, esa opción tampoco existe para el gallego en Galicia.
- También nos parece injusto, evidentemente. Por eso pedimos a Educación que los padres puedan elegir eso. Más libertad. Podrían hacer un estudio para saber la viabilidad de esta propuesta, y los deseos de los ciudadanos. También, que la Administración atienda al ciudadano en la lengua que demande y que la señalización esté en los dos idiomas.

- En Cataluña y País Vasco, las señales están en catalán y euskera.
- Lo que pedimos es de sentido común. Si lo que se pide es igualdad, ¡cómo que estamos en contra del gallego! Tampoco defendemos el castellano, porque se defiende solo. No nos preocupan los idiomas, sino los derechos de los ciudadanos, y la promoción de un idioma no se puede hacer con imposiciones. Como no hay argumentos para rebatir ese mensaje, se tergiversa. En los demás países también le tienen cariño a su idioma minoritario. Pero ahora en Irlanda se han dado cuenta de que por vía impositiva no se consigue conservar una lengua. Se deberían imitar otros modelos, no el de Cataluña. Sabemos que allí este tipo de políticas se han implantado y el resultado esta ahí. Creímos que Galicia iba por el mismo camino, además muy rápido y quisimos pararlo a tiempo. Por eso nacimos. Algunos de estos sectores radicales han convertido la lengua en una diosa, en objeto de culto, la han mitificado y olvidan que antes son las personas. ¿Cómo se puede estar tan fanatizado tan joven?

- Han pedido protección policial.
- Estábamos más tranquilos hace un año, la verdad. La hemos pedido y esperamos que la concedan. En el instituto aparecieron pinturas insultantes contra mi persona, correos electrónicos con amenazas... pero muchos más de apoyo. La policía y la Guardia Civil están investigando mucho, porque son movimientos radicales que están cogiendo fuerza y hay que parar.

Exitosa concentración de apoyo a Galicia Bilingüe
Iria Terré González Vigo 18 Junio 2008

Ayer, martes 17 de junio, la asociación Galicia Bilingüe convocó una concentración de apoyo por los ataques sufridos en Vigo. A las 20:30 horas, frente al edificio de la Xunta en la plaza de la Estrella, en Vigo, nos congregamos unas 500 personas, que gritamos consignas pacíficas del estilo: "Primero las personas, después los idiomas", "No tendréis pintura para todos", "También por vuestros hijos", "En Galicia, libertad", etc. José Manuel Pousa llegó a la concentración en el vehículo atacado, que todavía mostraba los restos del atentado, y fue recibido con una gran ovación. Unión Progreso y Democracia estuvo presente: varios afiliados, miembros del Comité Provincial de Pontevedra y de la Coordinadora Gallega asistimos al acto. UPyD fue el único partido político que condenó los ataques violentos y las amenazas sufridas por la asociación Galicia Bilingüe. También acudieron representantes del PP, como Corina Porro y Feijoo. Enfrente, en la calle Concepción Areal, teníamos, contados uno por uno, apenas catorce jóvenes que portaban cuatro banderas de las usadas por el nacionalismo gallego de corte independentista, que de vez en cuando gritaban: "Na Galiza, em galego" y "bilingüísmo é colonialismo". Entre los dos grupos, estaba la policía nacional, y en la zona también había policía local.

Recortes de Prensa   Página Inicial