AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 19 Junio 2008

RECUERDA QUE EL PP "HA SIDO EL PRINCIPAL RESPONSABLE"
El Círculo Balear demuestra la imposibilidad de escolarizar en castellano en las islas
El ejemplo catalán se extiende por todas las regiones españoles donde convive una lengua cooficial con el español –Galicia, País Vasco, Baleares, Comunidad Valenciana. El Círculo Balear ha demostrado "la vulneración de los derechos lingüísticos individuales de los ciudadanos" con una llamada grabada al servicio de escolarización de la Consejería de Educación en la que queda claro la imposibilidad de escolarizar a un niño en castellano. El Círculo Balear recuerda que "el PP balear ha sido el principal responsable de la actual situación".
Libertad Digital 19 Junio 2008

El Círculo Balear señala en un comunicado que "en las últimas semanas que el Gobierno balear y la mayoría de instituciones gubernativas de Baleares, están adoptando medidas para intensificar, aún más, la imposición de la lengua catalana en todos los ámbitos y sectores sociales, e incluso, empresariales".

En concreto resulta especialmente grave la situación de la educación en las islas y los efectos que ha tenido el llamado Decreto de Mínimos. El Círculo Balear lamenta el "constante cruce declaraciones entre el actual gobierno autonómico y la dirección del PP balear, ahora en la oposición", ya que "faltan a la verdad tanto por parte del gobierno como de la oposición".

En este sentido, recuerdan que "el PP balear ha sido el principal responsable de la actual situación de catalanización totalitaria con la aprobación de toda la legislación educativa balear que impide escolarizar en castellano". Mientras, añaden, "el actual gobierno está engañando a los ciudadanos cuando justifica la implantación de medidas de potenciación del catalán para igualar los porcentajes de asignaturas a impartir en ambas lenguas oficiales, cuando el castellano es residual en la enseñanza y en la administración". Basta con ver el vídeo del Círculo Balear para comprobarlo.

El Círculo Balear subraya que "el anterior responsable de educación, el ex conseller de Educación del PP, Sr. Francesc Fiol, falta a la verdad cuando indica que su partido defiende la libertad de los padres a poder elegir la lengua vehicular de sus hijos cuando estando en el poder ha sido uno de los principales responsables de mantener el nefasto decreto de mínimos de 1997 aprobado por su partido. El decreto de trilingüismo, de aplicación voluntaria, fue una solución cobarde para no tener que derogar el Decreto de 1997".

También miente, según el Círculo Balear, "la actual cúpula dirigente del PP balear cuando afirman defender el mallorquín, menorquín e ibicenco, ya que fueron los principales causantes de catalanizar nuestra lengua y cultura y jamás emplearon las modalidades lingüísticas insulares".

Desde esta asociación añaden que "no se puede seguir en un permanente estado de confrontación entre lenguas cuando nuestra sociedad nunca ha tenido ningún problema en el uso del mallorquín y el castellano. Este es un problema creado por los políticos". "Cuando los políticos no asumen sus responsabilidades, la sociedad civil debe movilizarse", añaden por lo que han presentado varias iniciativas para el próximo curso escolar:

* Campaña informativa sobre los derechos que asisten a los padres.
* Solicitaremos una reunión con el presidente del Gobierno balear, Sr. Francesc Antich para indicarle que derogue las leyes que vulneran derechos lingüísticos presentándole el dictamen jurídico elaborado por nuestros servicios jurídicos y que remitimos al Defensor del Pueblo para que valore la posible inconstitucionalidad de las leyes de política lingüística de Baleares.
* Tras la reunión, si la acción de gobierno sigue en la misma línea de totalitarismo lingüístico contemplaremos la posibilidad de manifestarnos cívicamente.
* Al afectar este problema a otras comunidades autónomas como Galicia, Cataluña y País Vasco estudiaremos acciones conjuntas para que el Gobierno de la Nación regule por ley las libertades lingüísticas, y la Unión Europea se pronuncie al respecto.

La Constitución, en serio y en broma
MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA, de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas ABC 19 Junio 2008

NO son sólo ciudadanos anónimos los que disparatan cuando hablan de la Constitución Española. Políticos de segunda fila también sugieren interpretaciones que están fuera de razón y regla. Pero lo más asombroso son las afirmaciones de algunos de los que mandan en el País Vasco, en Cataluña e, incluso, en Galicia. ¿Se trata, acaso, de declaraciones y propuestas «en broma»?

Porque podemos hablar de la Constitución «en serio», o sea sin pretender engañar a nadie, y podemos considerar «en broma» lo que de la Constitución se dice y escribe. (En Venezuela hablar «en broma» es no mencionar a los responsables del desaguisado).

La Constitución Española de 1978 contiene afirmaciones claras y rotundas que sólo con una intención aviesa pueden tergiversarse. Respecto a la soberanía, por ejemplo, se dice: «La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado» (art. 1.2). El titular de la soberanía, por tanto, el que está investido de la competencia para decidir sobre el presente y el futuro de nuestro modo de convivir políticamente, es el pueblo español.

La Constitución puede reformarse -¡qué duda cabe!- y en ocasiones es conveniente la modificación de los textos fundamentales de las democracias. Pero la revisión tiene que decidirla el pueblo español. Una fracción de este pueblo, vale decir los ciudadanos de una Comunidad Autónoma, no están autorizados para revisar y cambiar aquello que la totalidad de los españoles establecimos en 1978. La autonomía no es soberanía.

Y aquí nos topamos con las interpretaciones «en broma». Abundan las posiciones anticonstitucionales: «Nuestro futuro será el que libremente decida el pueblo vasco», en un caso; o, en otros, «el pueblo catalán», o «el pueblo gallego», etc, etc. Todas esas declaraciones, más o menos solemnes, hay que valorarlas como dichas «en broma».

La organización territorial de España es «compleja», con un Estado en el que se integran las Comunidades Autónomas. Si hablamos «en serio» nos damos cuenta de que en esa organización hay un tronco, como ocurre en cualquier árbol, y unas ramas. (Recurro a la metáfora del árbol = entidad compleja). Por el tronco sube desde las raíces la savia que alimenta a las ramas. No olvidemos la definición que del árbol da el Diccionario: «Planta perenne, de tronco leñoso y elevado, que se ramifica a cierta altura del suelo».

Insisto: el árbol no es una unidad compuesta de partes, cada una de ellas con vida propia, sino una unidad compleja. El tronco del que emanan las ramas les da la vida y es su razón de ser. Cuando se corta una rama su destino es secarse pronto.

«En serio»: cualquier Comunidad Autónoma separada de la Nación española correría la suerte de las ramas cortadas del árbol.

En la Constitución se afirma que «el derecho estatal será, en todo caso, supletorio del derecho de las Comunidades Autónomas», y que las normas del Estado «prevalecerán, en caso de conflicto, sobre las de las Comunidades Autónomas» (art. 149.3). He aquí el tronco que identifican los observadores que se acercan «en serio» al documento.

Y estos mismos intérpretes, que no quieren engañar, advierten que el artículo 139.1 posee una redacción inequívoca: «Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado». No es posible la discriminación pretendida «en broma» al incorporar una tabla de derechos en los Estatutos; derechos propios y exclusivos de los habitantes de una Comunidad.

Como escribí una vez, mis 15 nietos que residen en Madrid no han de ser titulares de unos derechos diferentes de los que disfrutan mis 6 nietos residentes en Barcelona. Hablo «en serio», mientras que los que hablan «en broma» apoyan la discriminación familiar, con la inclusión de derechos en los Estatutos de Autonomía.
Y esos mismos constitucionalistas «en broma» no tienen en cuenta que «el castellano es la lengua española oficial del Estado» (art. 3.1), añadiendo el mismo precepto que «todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla».

«En broma» se nos informa, con cierta frecuencia, de una sanción por haber utilizado la lengua oficial, y «en broma» se publica que en determinados edificios públicos no se iza la bandera española. Los responsables de estas decisiones infringen el artículo 4 de la Constitución, si éste es leído «en serio».

Lectura «en serio» de la Constitución que nos lleva a precisar los postulados que la inspiran. El respeto a la Constitución exige una lealtad entendida como adhesión a sus fines y valores, con unos principios constitucionales que dan razón de ser y sentido a las normas concretas. En España, dentro de la lealtad en todos los ámbitos, hay una con notable protagonismo: la lealtad en las relaciones entre el Estado y las Comunidades Autónomas.

Nuestra doctrina en este punto es tributaria de la dogmática constitucional alemana, que ha hecho de la Bundestreue, la lealtad federal, uno de los principios fundamentales de su modelo de distribución territorial del poder público. Se ha llegado a definir como un principio inherente a la división horizontal del poder, válido, pues, por encima de la variante estrictamente federal. En nuestro caso su operatividad es mayor que en otros modelos descentralizados, habida cuenta de la singularidad de nuestro sistema autonómico.

Pero la lealtad, como principio, no puede circunscribirse a la sola relación entre el Estado central y las comunidades autónomas. En la medida en que se trata de la distribución del poder, también ha de contarse con el que la Constitución confía a los municipios y garantiza con la autonomía local. Asimismo, el proceso de construcción europea, tan necesitado de pautas y directrices, puede encontrar en la idea de lealtad un valioso canon.

La lealtad es un verdadero principio constitucional, con todo cuanto eso implica. Pero la lealtad no es a un texto fijo convertido en dogma, sino a una Constitución viva, que dura y subsiste con toda fuerza y vigor desde hace treinta años. Ese es el objeto de nuestra adhesión, si nos pronunciamos «en serio», con sentimiento constitucional.
Pero ante las numerosas versiones «en broma» que cada día nos llegan, tomar «en serio» la Constitución se está convirtiendo en una misión imposible. Los tibios de siempre ocupan la mayor parte de los asientos del espectáculo. Ni protestan ni aplauden. La escena es dominada por unos cuantos, pocos pero ruidosos, que quieren destrozar lo que en 1978 se construyó en España.

El espejismo de la nación
VALENTÍ PUIG ABC 19 Junio 2008

LA sociedad española y su sistema institucional son lo suficientemente sólidos como para pensar que España no va a romperse, pero no es imposible que la nación pase a ser un espejismo, una deconstrucción, algo ajeno a ese constante coloquio entre generaciones que se hace convicción invencible. La posibilidad merodea en algunas de las enmiendas que se presentan en el XVI Congreso del PP en Valencia y parece que van siendo integradas para su consideración general. Es algo que no estaba previsto en 1978, en el proceso constituyente y en la posterior elaboración de los estatutos de autonomía. Aquello se hacía -creímos- de una vez por todas y no para que a los dos días todo fuese puesto en cuestión, ni como ocurre treinta años después con los nuevos estatutos y los referéndum de Ibarretxe. La neurociencia discute con vivacidad el hecho de que el libre albedrío sea una forma mitológica si se demuestra que somos criaturas de concepción mecanicista. Dicho de otro modo: antes de tomar una decisión de forma consciente, los escáneres detectan en la actividad cerebral impulsos inconscientes previos, a modo de pre-decisión antes de que creamos haber tomado la decisión en conciencia. Eso significaría que en realidad no controlamos nuestras decisiones hasta el punto de poder considerarlas un acto libre. Aplicada analógicamente al espejismo de la nación, esta tesis de la neurociencia tendría consecuencias de fatalismo. Desde luego, y más incluso para la derecha, un poco de fatalismo generalmente encubre las enormes dosis de pasividad de la sociedad española. Algo así como un ángel destructor sería el responsable de la deconstrucción de España, desde el propio interior de la nación, una fuerza negativa previa incluso a la política.

Pero las cosas no son así. No existe tal determinismo, ni vivimos en un sistema maniqueo. Cada generación achica o magnifica la nación, con sumas o con sustracciones. Hasta ahora el zapaterismo lo hace en un ejercicio sin red, a pelo, descuidando con graves riesgos el rigor constitucional. Lo advirtió el PP antes y durante las elecciones, pero la mayoría prefirió la sugerencia funambulista de Zapatero y le dio la victoria. El PP toma nota y comienza ahora el intento de formular la misma advertencia pero de otro modo. Eso ha causado nerviosismo en sectores del PP intensamente susceptibles a toda reconsideración de ese segmento de lenguaje. Es lógico y es legítimo, pero quizás no hasta el extremo de incentivar tanta desconfianza respecto a la iniciativa de reformulación, tal vez porque la encabeza Rajoy y no otro. Habrá que ver que sale del cónclave valenciano. Lo cierto es que otro, otro cualquiera, en cualquier momento tendría que dar el mismo paso, con mayor o menor acento. Es decir, con una segunda legislatura zapaterista las cosas -desafortunadamente- pueden ser las mismas pero hay que contarlas de nuevo.

Ahora se habla de los datos estadísticos sobre la «Generación Ambición». Abarca a los jóvenes europeos entre los 19 y los 29 años. Es una generación que tiene muchas prisas porque cree que el tiempo avanza a contrarreloj. Lo que importa es el puesto de trabajo y las posibilidades que ofrece. Confían más en su futuro que en el de la sociedad: en España, la proporción es de 45 por ciento frente a un 21. Todavía no es una generación de ilusiones perdidas pero sí de ambiciones casi agotadas, prematuramente. Los jóvenes españoles son los más hedonistas, los más partidarios de hacerlo y tenerlo todo aquí y ahora mismo. Gustan de gastar y quieren crear su propia empresa, aunque los datos que da «Kairos Future» -consultora de tendencias- son anteriores al impacto de lo que el Gobierno de Zapatero llama todavía desaceleración económica. ¿Cómo concibe su nación este segmento social tan nuevo y dinámico? ¿Con qué adaptación discursiva asumiría la constatación de un riesgo de ruptura? Dicho de otro modo: a esa «Generación Ambición«, ¿les importa la nación hasta el punto de que eso condicione su voto? Cada espejismo tiene su propio público. Cada público es propenso a unas determinadas formas de espejismo. Cada generación concibe su uso de la libertad. Desde luego, hasta hoy, la suma de todo eso alcanzaba a ser una sociedad y una nación antes que un espejismo.
vpuig@abc.es

Acto de apoyo a Galicia Bilingüe
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 19 Junio 2008

Más de 300 personas se concentraron este martes por la noche frente al edificio de la Xunta en Vigo para condenar el atentado sufrido por el vicepresidente de la asociación Galicia Bilingüe, José Manuel Pousada, en cuyo garaje entraron unos desconocidos y rompieron una de las lunas de su coche y lo cubrieron de pintura roja y amarilla. Bajo el lema "no tendréis pintura para todos", los concentrados defendieron la libertad frente a la imposición lingüística y exigieron a la Xunta de Galicia que, de una vez, condene los atentados.

Los participantes en este acto portaban pancartas en las que se recogían lemas como "Primero las personas, después los idiomas" o "En Galicia, libertad". UPyD y Vigueses por la libertad se sumaron a la convocatoria a la que también acudió el presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo; la senadora y concejala popular Corina Porro y otros cargos de este partido.

["Concejala" es correcto. Está admitido por la RAE. No pertenece, por lo tanto, al idioma progresí inventado por Bibiana Aído que, al parecer, no debe tener cosas más importantes que hacer, salvo cobrar su nómina de Ministra Súper Guay a fin de mes].

Este acto se desarrolló en medio de un fuerte despliegue policial nacional y local, con presencia de unidades antidisturbios. Después de concentrarse una hora, el acto culminó con la limpieza simbólico del coche de José Manuel Pousada, quien lamentó que no hubiese condena "explícita" por parte de las autoridades del ataque sufrido.

Ni la Xunta de Galicia, ni su presidente Emilio Pérez Touriño, ni el PSOE gallego, ni por supuesto el BNG ni su líder Anxo Quintana –que participó en una manifestación en la que se alentaba este tipo de ataques– han condenado ninguno de los atentados contra Galicia Bilingüe.

Vídeos de la concentración de Galicia Bilingüe
1º http://www.youtube.com/watch?v=-x6ghspwavk
2º http://www.youtube.com/watch?v=Hg_dEOAqHtg

Más información y fotos en: http://www.outono.net/elentir/?p=3152#more-3152

¿Va a dejar Zapatero que España se le escape de las manos?
Vicente A.C.M. Periodista Digital 19 Junio 2008

Me temo que España se le escapa a Zapatero de las manos. Cada día nos desayunamos con una noticia que nos hiela el corazón al principio, pero que nos produce una rabia interior que ya está a punto de desbordarse. El Gobierno de la Comunidad Autonóma Vasca, me niego a decir de El País Vasco, ha dicho que a partir del 2009, ningún niño podrá escolarizarse en español. Este nuevo desafío a la Constitución y los derechos fundamentales de los españoles, es causa más que suficiente para proceder a la suspensión de esa Autonomía y la disolución de su Gobierno y de su Cámara de representantes.

No solo están dispuestos a seguir con el ilegal referéndum, sino que insisten en la persecución de todo símbolo o derecho de lo que sea español. El Sr. Ibarretxe, su Gobierno autonómico y los partidos que le apoyan, actúan como si España fuera algo extraño y ajeno a su alienada realidad como “nación”. El español, lo español, no existe porque se hará lo posible por su exterminio. Un genocidio lingüístico y un chantaje humano, al más puro estilo fascista y xenófobo, vivo recuerdo del fundador del PNV el Sr. Arana.

Pues ante este nuevo guante lanzado al Gobierno de España y al Sr. Zapatero, solo me pregunto si se atreverá a tomar las medidas que el Estado de Derecho y la Ley le permite. Tengo muchas dudas al respecto, porque hasta ahora, la firmeza del Sr. Zapatero ha sido la de mantener un imposible diálogo de sordos, un monólogo de reivindicaciones y actitudes chulescas alentadas por una permisividad y debilidad de quien se sabe en inferioridad para defender unos principios en los que íntimamente no cree.

Poco a poco el nacionalismo ha ido comiendo el terreno y el poder a quien legalmente lo tiene en representación de la Soberanía Nacional, el pueblo español. Paso a paso, y con la pasividad de un Ejecutivo incapaz, ese nacionalismo ha ido imponiendo su dictadura local, a base de establecer afrentas a cada uno de los símbolos de la Identidad Nacional de España, su bandera y el idioma común de todos los españoles. Un continuado enfrentamiento e insumisión a la Ley que no ha obtenido el castigo previsto, sino que ha contado con la burla a las sentencias de los más altos tribunales de España.

Me gustaría pensar que el Sr. Zapatero y este Gobierno que lo es de todos y cada uno de los ciudadanos, se pondrán manos a la obra y actuarán con la serenidad, pero con la firmeza necesaria que la situación requiere. Me gustaría pensar que esta vez no se van a dejar robar su autoridad y traicionarán aquello que juraron o prometieron defender, La Constitución de España, símbolo y baluarte de los derechos de todos los españoles.

Euskadi: un queso de gruyere
Pedro de Hoyos Periodista Digital 19 Junio 2008

El lehendakari vasco camina con decisión, energía y paso firme hacia ese referéndum de independencia que lleva largo tiempo anunciándonos. No sabemos qué terreno hallaremos bajo nuestros pies pero él sigue, decidido, enérgico y firme, hacia no sabemos muy bien qué futuro, pero siempre comprometido y complicado.

No sólo tropezará con la Ley para poner en marcha su proyecto de independencia, con la Ley y con quienes tienen que defenderla, sino que tropezará también con los vascos. Y vascas. Las Juntas Generales de Álava se lo acaban de demostrar. Si sigue adelante con su proyecto terminará por enfrentar, más aún, a la sociedad civil, profundizando en su división y en su radicalización. Pero la misión profética de Ibarretxe le impide variar su rumbo y se dirige de frente y a toda vela hacia un futuro complicado, comprometiendo a todos los ciudadanos, rechacen o no su política secesionista.

Cuando se cuenta con una mayoría tan justa de unos sobre otros es muy arriesgado llegar al punto de desafío al que Juan José Ibarretxe quiere llegar. Cuando una de las dos mitades no puede imponerse, por muy democráticamente que sea, se va de cabeza al conflicto. Y si se entra en un conflicto hay que tener muy clarita la solución y las vías de escape, porque se corre el riesgo de no encontrarlas.

Porque Euskadi no está dividido geográficamente en razón de su manera de ver la política ni la conformación del Estado. No hay dos comunidades separadas y enfrentadas que habitan geografías diferentes pero próximas, sino una población entremezclada y diversa en sus maneras de ver el callejón al que la cerrazón y la imposición la están llevando. Y Euskadi puede convertirse en un queso de gruyere cuando se haya concluido la ceremonia de independencia que preconiza el PNV, lo acaban de advertir las Juntas Generales de Álava que han rechazado formalmente la celebración de dicho referéndum.

Pongamos que se celebra y lo gana Ibarretxe; inmediatamente Álava, según parece decir su Parlamento provincial, se independizaría a su vez de Euskadi para unirse a España. ¿Pero y San Sebastián y tantos otros pueblos y ciudades gobernados por los constitucionalistas no se independizarían también? Contemos desde luego con el proceso inverso en Álava, contemos con numerosos pueblos, Llodio, casa de Ibarretxe, que se unirían a esa imaginaria Euskadi independiente…

Euskadi se convertiría en un queso gruyere en el que según el territorio en el que nos encontremos tropezaríamos con un archipiélago de islas, islotes y atolones que habría que sortear para no salirse o no entrar, según el caso, en territorio “del otro”. Pelín complicado para conducir…

El Tom-Tom se volvería majara.

Los favores del alcalde
No nos extrañaría que Gallardón se sintieran especialmente satisfecho por haber hecho posible algo que muchos socialistas sólo pudieron imaginar: una "Plaza Roja" en el mismo corazón de la capital.
EDITORIAL Libertad Digital 19 Junio 2008

Este miércoles hemos podido conocer como Alberto Ruiz Gallardón ha rebajado para Cuatro el alquiler de la madrileña Plaza de Colón hasta los 1.248 euros por día. Un precio de saldo si tenemos en cuenta la cotización del metro cuadrado en el centro de la capital. Este privilegio concedido a la cadena del grupo Prisa no supone un caso aislado, pues de todos es conocido el afecto mutuo que se profesan el alcalde de Madrid y el imperio mediático de los Polanco, un amor que alcanzó su punto culminante en 1996, cuando una campaña orquestada por Prisa intentó sin éxito que Gallardón fuera nombrado presidente del Gobierno en detrimento de Aznar subvirtiendo el resultado de las urnas.

El Ayuntamiento de Madrid ha justificado estos privilegios en la supuesta promoción que recibe a cambio la capital de España durante las retransmisiones de la Eurocopa. Pero olvida el alcalde que Cuatro es una emisora de carácter nacional y, por tanto, toda publicidad que pueda hacer de Madrid sólo llegará hasta los espectadores que menos necesitan que les descubran la ciudad: los españoles. Lo cierto es que la verdadera promoción la está disfrutando la propia cadena de televisión, que gracias a la retransmisión del campeonato europeo y al empujoncito de Gallardón ha aumentado su audiencia y ha recibido suculentos beneficios publicitarios que de otra forma no habría podido ni soñar.

Al favoritismo injustificado a aquellos que no dejan de criticar a su partido hay que añadir la inquina con la que Gallardón ha perseguido a todos aquellos que han osado llevarle la contraria dentro de la derecha. Una actitud que responde a una ambición desaforada por acumular poder, aun a costa de traicionar a los suyos para conquistar la Moncloa con la bendición de Prisa. Un empeño que le ha llevado incluso a declarar que el PP "no es de derechas". Visto lo cual, no nos extrañaría que Gallardón se sintieran especialmente satisfecho por haber hecho posible algo que muchos socialistas sólo pudieron imaginar: una "Plaza Roja" en el mismo corazón de la capital.

Las dos almas del PP
¿Somos de extrema derecha?
Aunque seamos pocos, tenemos razón. Y, teniéndola, con el tiempo, seremos capaces de conformar una mayoría alrededor de ella. Ánimo, y a perseverar, que ya vendrán días mejores.
Emilio Campmany Libertad Digital 19 Junio 2008

Entre los electores del PP cunde el desconcierto. La derecha se fractura y ellos no saben por qué. En cambio, sí creen saber qué resultará: una especie de derecha europea, laica, moderada, de gesto amable y voz tranquila, por un lado, y una derecha carpetovetónica, vocinglera, de curas trabucaires y señoronas envueltas en visones, por otro. Presienten que al final, su partido, el PP, se dividirá por mor de esas dos almas que siempre tuvo.

No hagan caso. Es mentira. Es posible que el PP se escinda, pero no será una fractura vertical que deje en la izquierda a los de centro y en la derecha a los extremistas. Ese futuro que nos pasan una y otra vez por delante de los ojos es un matrix que no existe más allá de la mente de los que lo imaginaron.

En la derecha no hay centristas y extremistas. Hay gente acomodaticia, dócil, que se niega a ver lo que quieren hacer con su país para no tener que reaccionar ante ello. Son como esos rehenes que aparecen en las películas de Hollywood, siempre dispuestos a creer en la buena fe de los secuestradores para no tener que enfrentarse a ellos. Junto a esta derecha meliflua, hay otra que cree en el compromiso que todos los españoles firmamos con la Constitución de 1978. A ella pertenecen los que luchan para impedir la destrucción de la España que dio a luz la Transición, una España llena de problemas, empezando por el de la organización territorial, pero en la que la soberanía sólo tiene un dueño, el pueblo español.

La primera es una derecha prisaica y bizcochable, esa que tan bien representó Fraga cuando aplaudía con entusiasmo de jerarca los escasos aciertos de Felipe González. Si prevalece será una derecha gallardonizada, esto es, ganada para el nuevo régimen confederal que Zapatero y algún otro nos están preparando, limpia de visionarios empeñados en imponer el imperio de la ley, la división de poderes o la igualdad de todos los españoles ante la ley.

La segunda, tras su expulsión del paraíso gallardonita, será una derecha extrema ultracatólica, ultraliberal y ultraconservadora, o sea, muy ultra lo que sea, opuesta a los derechos de los gays, las lesbianas, los gitanos, los musulmanes, los negros y hasta de las mujeres, nostálgica de la España franquista color sepia.

Pues bien, esa es la etiqueta que nos quieren colgar a todos cuantos denunciamos el minado del régimen de 1978. Lo hacen para arrinconarnos en un ghetto institucional donde sirvamos de justificación a la existencia de una derecha "más civilizada", tolerante de la perpetuación en el poder de la izquierda.

Están seguros de que, con el tiempo, los habitantes del ghetto trataremos de huir de él, pero no nos dejarán hacerlo sin prometer, pues estará prohibido jurar, lealtad al nuevo régimen.

Sin embargo, no somos de extrema derecha. Los Vidal Quadras, Mayor Oreja, San Gil y tantos otros, que, a veces en silencio, a veces a gritos, estamos con ellos, defendemos los valores y principios de las verdaderas democracias y luchamos por algo que interesa proteger: la libertad. Hoy ha sido la de expresión la que ha sido atacada entre el refocilo de la izquierda y el regodeo de la mayoría de la derecha. Mañana serán otras.

Aunque seamos pocos, tenemos razón. Y, teniéndola, con el tiempo, seremos capaces de conformar una mayoría alrededor de ella. Ánimo, y a perseverar, que ya vendrán días mejores.

Museo de Montjuïc
Los catalanes y las armas
Acabar con el museo militar de Montjuïc no es simplemente eliminar un centro de cultura sino también negar lo que ha sido Cataluña.
Alfred Subirana Libertad Digital 19 Junio 2008

Este fin de semana tuvo lugar en Barcelona uno de esos actos esperpénticos a los que tan acostumbrados nos tiene el naciprogresismo catalán. Fue la toma de la fortaleza de Montjuïc por parte del "pueblo catalán". Este recinto, antiguo museo militar, se convertirá después de esta nueva "reconquista popular" en un centro dedicado a la exaltación de la paz y a la alianza de civilizaciones. Dos palabras muy utilizadas por esa elite política que nos quiere hacer creer que forman parte de la historia catalana, demostrando así un desconocimiento supino de la misma.

Los catalanes siempre fueron grandes amantes de las armas y de ello dieron buena cuenta los primeros reyes borbones. El duque de Berwick, el gran conquistador de Barcelona, tuvo que utilizar todas sus tropas (40.000 hombres) para hacer rendir la ciudad de Barcelona, defendida por unos 5.000. En un primer momento, sus sucesores prohibieron todo tipo de armas, incluso llegando a encadenar los cuchillos de cocina a la pared para evitar que fueran utilizadas como tales. Pronto descubrieron que esto no servía de nada y que los catalanes seguían comprándolas a escondidas, de modo que finalmente decidieron aprovecharlo.

Conociendo el poco amor que los catalanes sentían por la disciplina y las unidades regulares, los reyes del siglo XVIII los enrolaron en unidades de voluntarios de infantería ligera, dedicadas al hostigamiento de las unidades regulares enemigas. Las armas largas de estas unidades eran diferentes a las de las unidades regulares. En los registros de armas se distingue entre escopetas para tropas catalanas y fusiles para unidades regulares y serían las primeras las que se acabaron imponiendo en el ejército español.

Durante la guerra de la independencia y las guerras carlistas se siguió reflejando ese amor de los catalanes por las armas y sólo será a partir de la segunda mitad del siglo cuando esta pasión empiece a desaparecer.

Las características de la sociedad catalana son las de un pueblo acostumbrado a defenderse de los ataques exteriores, franceses y turcos, pero que aprecian el sentido de la paz, no la paz de nuestro políticos, sino la paz entendida como la agustiniana tranquilidad en el orden. Una paz que no evitaba tomar las armas para defenderse cuando se rompía el orden tradicional de la sociedad catalana.

Acabar con el museo militar de Montjuïc no es simplemente eliminar un centro de cultura sino también negar lo que ha sido Cataluña. Otra vez más, estos naciprogresistas demuestran que desconocen nuestra historia real y que nada quieren saber de ella. Autoproclamados defensores de los catalanes, si les es necesario no dudan en eliminar su pasado.
Responsable de la Fundación Unidad más Diversidad en Cataluña

Recuperar la política
«Lo que le ha sucedido al PP es el resultado de los daños causados por ETA y por la incapacidad del nacionalismo para responder adecuadamente a esa », sostiene el autor
JOSEBA ARREGI El Correo 19 Junio 2008

D icen que el arte de un buen diagnóstico médico radica en saber distingur los síntomas de la enfermedad: los síntomas pueden parecer una cosa, mientras que el arte médico consiste en saber detectar la enfermedad a la que están apuntando. En los sucesos sociales y políticos sería necesario un arte parecido: saber distinguir lo que aparentemente está sucediendo de lo que en el fondo está en juego. Tratar de captar lo que puede estar escondido en la realidad aparente no significa que ésta no exista: la fiebre existe, aunque ella misma no sea la enfermedad a la que apunta.

No sé si habrá en estos momentos alguien en el PP que sepa a ciencia cierta lo que está sucediendo. No sé tampoco si alguien será capaz de desentrañar el significado real de la renuncia de María San Gil a firmar la ponencia política, y de su afirmación de haber perdido la confianza en Rajoy. Es aceptable la explicación de que ha actuado con total autonomía, sin impulsos de nadie, como aceptable es que sus pasos pueden ser fácilmente encuadrados, por quienes tengan interés en ello, en los movimientos para deshacerse de Rajoy, para ocupar el poder en el PP en lugar de Rajoy y de su actual o futuro equipo, para mantener el PP en una posición inflexible y dura especialmente en algunos temas. Algo habrá de todo ello.

No sé si lo que en estos momentos se está dilucidando en las peleas internas del PP es una cuestión de poder personal, una cuestión de ideas o una cuestión de estrategia. Probablemente habrá de todo y, todavía con más probabilidad, las tres opciones están entremezcladas en distintos grados según los casos. Lo que a mí me interesa es analizar lo que está sucediendo desde la perspectiva de lo que es o debiera ser el espacio de la política democrática, y del condicionamiento que en la percepción de ese espacio ha supuesto la presencia del terrorismo de ETA.

Si escuchamos las manifestaciones de los políticos todos somos demócratas desde siempre, aunque nos debiéramos preguntar dónde aprendimos a ser demócratas los que llegamos a la juventud bajo la dictadura de Franco. Pero a ser demócrata hay que aprender cada día, la democracia es algo que debe ser aprendido en cada vuelta de los tiempos, en cada cambio de la Historia, en cada cambio de circunstancias. Democracia no es la aplicación de una fórmula mecánica independiente de los problemas con los que se encuentran las sociedades.

Una forma de comprender la democracia es entenderla como el espacio de las verdades penúltimas, o de las verdades relativas, cuya única afirmación absoluta debiera radicar en la afirmación de que no hay, en democracia y para la democracia, verdad absoluta alguna. No soy capaz de ver otro significado a la afirmación de la aconfesionalidad del Estado: para éste, si quiere ser democrático, no puede haber verdad absoluta alguna. Éstas serán cuestiones privadas, que pueden tener reflejo social, pero no invadir el espacio público de la democracia.

Afirmar que el espacio de la democracia es el espacio de las verdades penúltimas no es abrir las compuertas al relativisimo total: el espacio democrático debe estar claramente delimitado y dotado de normas y reglas de convivencia, de procedimientos que regulan la negociación entre distintas visiones de la vida buena, de la justicia, entre intereses e identidades diversas. Y no hay espacio democrático sin dotar de la mayor firmeza posible a las reglas y normas de convivencia, a los procedimientos que regulan la negociación de las diferencias. Por esta razón es tan antidemodrática la afirmación de Ibarretxe de que lo que hace falta es un diálogo sin límites ni condiciones.

Pero el terrorismo ha introducido un virus en el sistema democrático que puede alterar su normal funcionamiento: parece que para oponerse al terrorismo es necesario recurrir a la ética. Parece que para oponerse al terrorismo y a su proyecto político es preciso colocarse en la posición de la moral. Parece que para que en el frente contra el terrorismo y su proyecto político no aparezcan fisuras es necesario abandonar el campo de la política y recurrir a la ética y a la moral. Parece que para poder ser crítico con la función social y política que cumple el nacionalismo vasco en relación al terrorismo de ETA es preciso colocarse fuera de la política, en el plano de la ética.

Se ha creado la impresión de que los principios sólo se pueden dar en el campo de la ética y de la moral, y que el espacio de la política democrática es el campo del relativismo. Pero para oponerse al uso ilegítimo de la violencia basta con recordar que el Estado de Derecho, el espacio de la política democrática surge sobre la base del monopolio legítimo de la violencia. No hace falta recurrir a la moral para ello. Basta con recordar cuál es el fundamento de todo Estado de Derecho -por la misma razón no tiene sentido contraponer medidas policiales a medidas políticas en la lucha contra el terrorismo, pues las medidas policiales son el fundamento de las medidas políticas-.

Para poder criticar el nacionalismo y su conexión con el proyecto de ETA, cuando afirma compartir los mismos fines, no hace falta recurrir tampoco a la ética: basta con tener en cuenta que democracia consiste en la gestión del pluralismo de las sociedades, que no puede existir un proyecto político democrático sin reconocer con todas sus consecuencias la realidad plural y compleja de la sociedad vasca.

El horror de la violencia y del terror de ETA, el empeño del nacionalismo vasco en seguir afirmando que comparte los mismos fines, la afirmación bienintencionada de que una vez condenada la violencia todos los proyectos legítimos sin condición alguna son igualmente legítimos, la larga historia de la mayoría de la sociedad vasca mirando a otro lado ante los asesinatos de ETA, ocultando a las víctimas, negando la existencia de verdugos, ha conducido a no pocos a recurrir a la ética, a sus principios inamovibles para poder subsistir con un mínimo de dignidad en el espacio de una política destrozada, violentada, violada por la intromisión de la violencia terrorista de ETA y por la incapacidad de algunos partidos políticos para trazar una línea que inmunizara a la política democrática frente a ETA y su violencia.

Ese recurso a la ética para conservar un mínimo de dignidad ha tenido, sin embargo, un precio: el precio de no poder hacer política. Porque política democrática implica negociar, cerrar compromisos, ceder, conseguir logros parciales, reclamando, eso sí, la validez incuestionada de las normas, reglas y procedimientos que hacen posible la negociación permanente en que consiste la política democrática.

A uno le gustaría pensar que las peleas que el PP está viviendo en estos momentos de forma tan impúdica se deben a un esfuerzo por conquistar la capacidad de hacer política en el sentido indicado, reafirmando que ello sólo es posible si no se cuestionan las reglas, normas y procedimientos que la hacen posible. Sería una buena noticia para la sociedad vasca que el PP reconquistara esa capacidad de hacer política, de participar en el debate político sin retirarse a las barreras de la ética, aunque esa retirada haya sido comprensible e incluso admirable en algunos momentos y en algunas personas.

Claro que lo que le ha sucedido al PP es el resultado, como se ha indicado, de los daños causados por el terrorismo de ETA y por la incapacidad del nacionalismo para responder adecuadamente a esa voluntad permanente y violenta de destrozar el espacio de la política democrática. Junto al esfuerzo por mantener un mínimo de dignidad aun al precio de no poder hacer política, se ha dado en la sociedad vasca la incapacidad de trazar una línea radical de separación frente a la agresión brutal de ETA al espacio político democrático por parte del nacionalismo vasco.

Parece que el PP está haciendo esfuerzos por recuperar capacidad de hacer política superando la inmovilidad a la que ha estado condenada por la agresión brutal de ETA y por la incapacidad del nacionalismo de preservar el espacio de la política democrática. Lo que está por ver, lo que es aún más difícil de saber es lo que el PNV va a hacer, o está dispuesto a hacer, para acabar con esa desvirtuación que sufre la política democrática en la sociedad vasca debido al terrorismo del proyecto político de ETA y a la incapacidad del nacionalismo de desligarse radicalmente de dicho proyecto político, cuando incluso el dubitativo Gobierno central ha tenido que aprender que el Estado de Derecho no puede andar asomándose al precipicio sin consecuencias para el espacio de la democracia.

Inadmisible analogía
KEPA AULESTIA El Correo 19 Junio 2008

k.aulestia@diario-elcorreo.com
E l ya tardío reconocimiento institucional de las víctimas de ETA se encontró, desde el primer momento, con la sombra que sobre ellas proyectaba su equiparación con las otras víctimas, con las víctimas de la otra violencia. Desde principios de los noventa han sido constantes los intentos por diluir la memoria de los asesinados por la banda etarra también en el Parlamento vasco. La izquierda abertzale estaba interesada en presentarlas como mero efecto de la respuesta que la violencia del Estado suscitaba. Y las otras voces del nacionalismo tendían a concebir su drama humano como una realidad a completar dando expresión a otros dramas a su entender análogos. Todo ello representa la faceta más hiriente de una obstinación: contextualizar el crimen dentro del conflicto vasco. Una tendencia mitad apologista y mitad oportunista que refleja hasta qué punto la ética de la violencia ha incapacitado el discernimiento social.

Quien tiende a comprender el crimen atendiendo los argumentos que esgrime el criminal acaba alegando que, por ejemplo, más muertes provoca la carretera. La promulgación de una ley simétrica a la que hoy aprobará la Cámara de Vitoria, pero orientada a prestar reconocimiento y cobertura social a una casuística diversa y confusa de probadas y de supuestas injusticias, dañaría la memoria de las víctimas de ETA e incluso abriría la puerta a una postrera justificación de la existencia de éstas.

La condena por torturas en dependencias policiales lleva aparejadas consecuencias penales e indemnizatorias que la víctima podrá considerar insuficientes. Pero sería una aberración que las personas reconocibles como torturadas a partir de sentencias firmes se erigieran colectivamente en demandantes de medidas institucionales a añadir a las contempladas por los tribunales. Su eventual integración en una demanda colectiva más amplia, con personas que hayan padecido violencia en incidentes esporádicos o a causa de actuaciones desmedidas de la fuerza pública, para las que también se reclamaría un resarcimiento moral e institucional complementario al fijado por la preceptiva sentencia, convertiría la propia discusión de la hipotética ley en una especie de juicio final pero inacabable contra el Estado, el sistema, el otro y, al final, contra las otras víctimas, las víctimas de ETA.

Desestimar tal pretensión es sencillo. Basta con recordar que las esporádicas manifestaciones de violencia uniformada o no, pretéritas o futuras, de consecuencias irreversibles o de efectos leves, no pueden ser tratadas como un todo. Ni pueden ser tratadas como un todo sus víctimas. Mientras que es la existencia pasada y la persistencia de ETA la que permite y obliga a unificar el reconocimiento social y legal que debemos a sus víctimas.

El PP rechaza rebajar el texto de San Gil y asume la tesis de Vidal Quadras
Reconoce al PSOE como su socio preferente Basagoiti impide que se diluyan las críticas al PNV
Carmen Morodo  La Razon 19 Junio 2008

MaDRID- A dos días del congreso de Valencia, Mariano Rajoy ha hecho un último guiño a la integración y se ha intentado blindar frente a los que cuestionan sus principios. Para ello ha asumido prácticamente en la totalidad las contundentes enmiendas a la ponencia política presentadas por un grupo de dirigentes que encabeza el europarlamentario Alejo Vidal-Quadras.

Este movimiento se produce después de que el lunes Rajoy recibiera una primera llamada de Antonio Basagoiti, candidato a suceder a María San Gil, provocada por los recelos surgidos ante algunos movimientos que se estaban produciendo en Génova para revisar el documento impuesto por la todavía presidenta de los populares vascos y rebajar sus críticas al PNV. El texto base de la negociación de las enmiendas recibidas es el borrador elaborado por la dirigente vasca y que fue aceptado «in extremis», tras la pugna que mantuvo con José María Lasalle, diputado y miembro del gabinete del líder popular. En la dirección de moderar la ponencia, sobre la base de enmiendas como la presentada por el alavés Carlos Olazábal, apuntaban desde hace días algunos de los colaboradores del «número uno». Y esto se justificaba en la necesidad de ajustar su contenido a la estrategia política de abrir el partido al diálogo y al acuerdo con todas las fuerzas.

Basagoiti informó el lunes a Rajoy de su oposición a que se introdujeran esos cambios. Sólo estaba dispuesto a aceptar alguna concreción mínima que no implicase variar su sentido ni quitar las críticas a los nacionalistas y al PNV.

Génova no envió todavía ayer el texto final al dirigente vasco y candidato a suceder a San Gil, pero la información por la tarde era que, salvo sorpresas de última hora, sólo se incluían pequeñas matizaciones sobre que hay una parte del electorado nacionalista que no está de acuerdo con la posición en la que se ha colocado el PNV. El texto mantendría en principio la afirmación de que el PNV está en la deriva soberanista descrita por San Gil. Falta, no obstante, conocer su redacción definitiva.

En relación a las propuestas de Vidal-Quadras, la dirección popular acepta tres enmiendas de sustitución que afectan a partes básicas de la ponencia: la introdución y la definición ideológica del partido (se alude a la derecha moderada), el modelo de Estado y la estrategia de pactos. Los cambios introducidos son muy significativos. Por un lado el PP asume la referencia a una reforma constitucional más amplia que la que defendía en su programa. Esta reforma pasó a un segundo plano en la campaña electoral. En segundo lugar, destacan los límites que, en teoría, se introducen a la política de pactos del partido tanto a nivel nacional como autonómico. Hasta hoy, al margen del discurso, en la práctica ha primado la estrategia de buscar estabilidad con los nacionalistas. Ahí está el ejemplo del pacto de la pasada Legislatura en Canarias entre CC y PP, pese a que el PSOE fue el partido más votado.

La reforma introducida defiende que el PSOE sea siempre el socio preferente del PP y que los acuerdos estén sujetos al desarrollo del contenido de una reforma constitucional que fortalezca al Estado y cohesione la Nación propugnada por los firmantes de las enmiendas: Vidal Quadras, Santiago Abascal, Eugenio Nasarre, Luis Fraga, Carlos Delgado y Vicente de la Quintana.

Tras el acuerdo con la dirección, Vidal Quadras advirtió de que «todo el partido, desde el presidente al último militante, deberá ser consecuente con su contenido y sus objetivos».

En la ponencia se ha introducido también la reivindicación de la reforma del sistema electoral para conseguir una mejor adecuación entre votos y representación en las Cortes Generales y en las corporaciones locales (otro gesto frente al excesivo poder de los nacionalistas) y la eliminación de la posibilidad de que el Estado transfiera competencias exclusivas a través del artículo 150.2 de la Constitución.

EL 28 DE JUNIO, A LAS 12.00 HORAS
La AVT y Convivencia Cívica Catalana se suman a la concentración de apoyo a Jiménez Losantos
La Plataforma Ciudadana Peones Negros y la Asociación 11M Verdad y Justicia han convocado una concentración a favor del director de "La Mañana" de COPE, Jiménez Losantos, el próximo sábado 28 de junio a las 12:00 horas bajo el lema "Por la libertad de opinión y la verdad del 11M". El acto también cuenta con el respaldo de la AVT, la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11M, la Asociación de Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza, Convivencia Cívica Catalana y La Rosa Blanca.
Libertad Digital 19 Junio 2008

Según informa la plataforma ciudadana "Peones Negros" en un comunicado, la concentración consistirá en la creación de una cadena humana desde la c/ Alfonso XI nº 4 de Madrid, en las inmediaciones de la entrada de la emisora de radio Cadena Cope, hasta las escaleras de acceso al antiguo Palacio de Telecomunicaciones, sede actual del Ayuntamiento de esta capital, en la Plaza de Cibeles.

Asimismo, ante la avalancha de peticiones para que se inicie una recaudación para cubrir los 36.000 euros de la multa impuesta, la Asociación 11M Verdad y Justicia ha puesto a disposición de aquellos que quieran contribuir la siguiente cuenta corriente de Bancaja: 2077-0786-99-3100283570. Según informa la asociación, el excedente en la recaudación se destinará, en su caso, a emprender iniciativas judiciales para el esclarecimiento de la verdad del 11M.

Cabe resaltar, según Peones Negros, que, en contra de lo que algunos medios de comunicación han publicado, Federico Jiménez Losantos no ha sido condenado a pagar nada al alcalde de Madrid. A lo que se le ha condenado, explican, es a pagar una multa de 36.000 euros, que iría a engrosar las arcas públicas. Por tanto, "resulta imposible que el alcalde de Madrid pueda donar ningún dinero a la AVT en relación con el juicio recientemente celebrado".

En consecuencia, y por expreso deseo de Federico Jiménez Losantos, y dado que la sentencia va a ser recurrida y no hay, por ello, que hacer frente todavía a ninguna multa, los 36.000 euros de recaudación se destinarán, estos sí, a la AVT.

La asociación mayoritaria de víctimas del terrorismo, la AVT, que preside Juan Antonio García Casquero, ha mostrado su apoyo a la cadena humana convocada a favor del periodista Federico Jiménez Losantos. La AVT considera que de esta situación social se tiene que aprender la lección de que no se debe utilizar, ni para beneficio personal ni político, por parte de ningún estamento público o privado a las victimas del terrorismo.

Este miércoles también han comunicado su apoyo y se sumarán al acto la "Asociación Para la Defensa de las Libertades y Derechos Civiles" y "Foro Liberal".

estudio del Euskobarómetro
Siete de cada diez vascos demanda la retirada del proyecto de consulta o su negociación con el PSE
VASCO PRESS VITORIA El Correo 19 Junio 2008


Más de la mitad de los ciudadanos vascos sostiene que el referéndum que plantea el lehendakari generará "más división e inestabilidad" en la sociedad y una mayoría considera además "inaceptable" que el Gobierno vasco utilice los votos de EHAK para aprobar la propuesta. Siete de cada diez vascos pide negociar el proyecto con el PSE o su retirada, y sólo el 24% aboga por seguir adelante con el mismo.

Estas son las principales conclusiones del Euskobarómetro después de preguntar a los ciudadanos vascos sobre la iniciativa plebiscitaria del tripartito. El Euskobarómetro es un estudio sociológico periódico elaborado por un equipo de investigación del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad del País Vasco (UPV) bajo la dirección del catedrático Francisco José Llera.

El rechazo de socialistas y populares a la propuesta de consulta y la defensa firme de este proyecto por parte de PNV , EA y EB lleva al 55% de los encuestados a considerar que esta iniciativa política va a generar "más división e inestabilidad a la sociedad vasca", mientras que sólo el 19% de los ciudadanos piensan que servirá precisamente para aportar "más tranquilidad y estabilidad social".

Un dato destacable es que casi un tercio de los nacionalistas comparte la opinión de que el referéndum fragmentará a la sociedad.
La oposición de PSE y PP al proyecto hace que la única posibilidad del Gobierno Vasco de conseguir la aprobación del proyecto consista en recibir el apoyo de EHAK. Los responsables del Euskobarómetro preguntaron a los vascos si ven aceptable o no que el lehendakari continúe adelante en sus planes con el respaldo de un grupo que no condena el terrorismo de ETA y la mayoría se muestra disconforme con ello.

Apoyo a EHAK
Concretamente, el 45% de los encuestados afirma que sería "inaceptable" que el tripartito utilizara los votos de EHAK para aprobar el proyecto de consulta popular, mientras que el 34% considera que esta vía es legítima. Resulta también significativo que mientras los votantes de EHAK y Aralar verían con buenos ojos dicho apoyo, la opinión se encuentra mucha más dividida entre los votantes de PNV , EA y EB.

De hecho, y según los resultados de esta encuesta, sólo el 24% de los ciudadanos vascos está a favor de que Ibarretxe siga adelante con su pretensión de convocar un referéndum sobre el "derecho a decidir" en las actuales circunstancias frente al resto de los ciudadanos que demandan directamente al lehendakari la retirada del proyecto de ley (29%) y que negocie el mismo con el PSE.

El lehendakari presenta su proyecto como un instrumento para avanzar hacia la "normalización política" y el fin de ETA . Sin embargo, una abrumadora mayoría de la sociedad vasca se muestra hoy pesimista sobre el final del terrorismo (73 %) después de un incremento semestral de 21 puntos. Nacionalistas (70%) y no nacionalistas (76%) comparten por igual este pesimismo y sin distinción de ideologías.

El Euskobarómetro pone también de relieve que la ciudadanía no se pone de acuerdo a la hora de analizar y calificar la propuesta del lehendakari (el 41% afirma que se trata de un proyecto de reforma del actual modelo de autogobierno y el 35% califica el mismo como proyecto de ruptura), y la diferencia de opiniones se mantiene cuando se pregunta por lo que creen que hará Ibarretxe . Un tercio, sobre todo entre los nacionalistas (42%) y los votantes del PNV -EA (40 %), se inclinan por que seguirá con sus planes de consulta (34 %); casi otro tanto, sobre todo entre los partidos de la oposición, piensan que finalmente se decidirá por el adelanto electoral (29 %), mientras que el otro tercio o no tiene opinión o no ve una alternativa clara.

Este estudio sociológico está basado en 1.800 entrevistas realizadas a domicilio y telefónicamente a otros tantos ciudadanos vascos mayores de edad entre los días 2 y 20 de mayo (600 entrevistas por territorio histórico). El error muestral para un nivel de confianza del 95% es de ñ2,3% en el conjunto de la muestra y de 3,99% en cada una de las muestras provinciales.

Cataluña no aplicará la tercera hora de castellano en primaria
Montilla anuncia una norma que blinde la política lingüística
MIQUEL NOGUER - Barcelona El País 19 Junio 2008

El Gobierno catalán moverá hasta la última piedra para no tener que aplicar el decreto del Ministerio de Educación que amplía de dos a tres horas semanales la enseñanza de castellano en primaria en las comunidades con lenguas cooficiales. El presidente de la Generalitat, José Montilla, dio ayer nuevas garantías a sus socios de Esquerra Republicana de que no habrá más castellano en las escuelas catalanas.

Ciutadans afirma que la Generalitat "se salta la ley"
La fórmula que prevé utilizar el Gobierno catalán es aprobar una ley de educación que, al amparo del nuevo Estatuto de Autonomía, blinde el actual sistema de inmersión lingüística en catalán. Pero Montilla llegó ayer más lejos, y dijo que si dicha ley no está lista el próximo curso, el Gobierno catalán buscará "otras fórmulas" para lograr el mismo objetivo.

Montilla lo dijo en el Parlamento autonómico en respuesta al líder de Esquerra Republicana de Catalunya, Joan Puigcercós, quien había abogado por aprobar una "ley singular" que impida la aplicación del decreto de enseñanzas mínimas. El presidente de la Generalitat dijo no ser partidario de aprobar una ley específica para este asunto y confió en que la aprobación de la ley de educación, actualmente en trámite, sea suficiente.

La aplicación de la tercera hora de castellano ha provocado numerosos quebraderos de cabeza al Partit dels Socialistes de Catalunya, pues sus socios en el Gobierno catalán, tanto ERC como Iniciativa, se oponen por completo a dar cumplimiento al decreto ministerial. Por ahora, la fórmula hallada para no aplicar la tercera hora el próximo curso ha sido dar un año de margen a los centros para que, en teoría, redacten su proyecto lingüístico. Durante este año la Generalitat prevé aprobar la ley de educación y dejar atrás así la amenaza que el decreto del ministerio supone para la estabilidad del Gobierno catalán. Y es que Esquerra Republicana llegó a amenazar el mes pasado con abandonar el Gobierno si se imponía la tercera hora.

El consejero de Educación catalán, el socialista Ernest Maragall, aseguró también ayer que la Generalitat tiene "todas las herramientas necesarias" para evitar que el decreto de enseñanzas mínimas afecte a Cataluña. Aseguró que en lo referente a la competencia curricular, la ley catalana será "absolutamente superior y más potente" que el decreto ministerial y abogó por no dar ningún otro paso que levante "suspicacias" en el conjunto de España.

Tanto el Partido Popular, como Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía han anunciado una batería de medidas para evitar que la Generalitat incumpla el decreto de enseñanzas mínimas. El presidente de Ciutadans, Albert Rivera, aseguró en el Parlament que el Gobierno catalán se "salta la ley" y pidió infructuosamente al presidente Montilla y al consejero de Educación que rectifiquen en su decisión, que considera una medida hecha sólo para contentar a sus socios de Esquerra Republicana de Catalunya.

Montilla garantiza a ERC que la tercera hora de castellano no se aplicará en Cataluña
IVA ANGUERA DE SOJO. BARCELONA ABC 19 Junio 2008

El presidente de la Generalitat, José Montilla, contentó ayer a sus socios de Esquerra Republicana (ERC) dando garantías de que la tercera hora lectiva en castellano que decretó el Gobierno no se aplicará en Cataluña. En respuesta a la primera intervención del presidente de ERC, Joan Puigcercós, en el Parlamento autonómico tras el convulso congreso de la formación independentista, Montilla garantizó que empleará todos los recursos a disposición de la Generalitat para salvaguardar el modelo de inmersión lingüística en las escuelas catalanas, que definió como «un modelo de éxito y de cohesión social».

Montilla rechazó aprobar una «ley singular» para «blindar» la inmersión lingüística, tal y como reclaman CiU y ERC, pero dio garantías a los republicanos de que el Gobierno catalán entrará en el Parlamento autonómico la ley de educación catalana el próximo septiembre y de que en ella se regularán los usos horarios, lo que en la práctica significa neutralizar el Real Decreto del Gobierno que establecía la obligatoriedad de impartir, al menos, tres horas semanales en castellano en la educación primaria.

La ley catalana tendrá un rango jurídico superior al real decreto del Gobierno, en virtud de lo establecido en el nuevo Estatuto catalán, por lo que la «intromisión» gubernamental quedaría así bloqueada.

«Esta ley reconocerá la definición de derechos lingüísticos, dará seguridad jurídica a los centros y consolidará nuestro modelo ante las regulaciones estatales» aseguró Montilla después de que Puigcercós hubiera señalado el lunes que ERC marcará «tres líneas rojas» a la acción del Gobierno catalán: no a la tercera hora de castellano, financiación autonómica y una «respuesta contundente» ante un eventual fallo adverso del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto.

El presidente catalán señaló además que, en caso de que la tramitación de la ley se retrase en la Cámara autonómica, la Generalitat «está dispuesta a estudiar otras fórmulas legislativas en el tiempo y la forma» para cerrar esta cuestión «antes de que acabe la vigencia de la orden emitida hace quince días». Montilla se refería así a la orden del consejero de Educación, Ernest Maragall, que prorrogó hace dos semanas la suspensión de la aplicación del decreto, recurrido por la Generalitat, después de que ERC y CiU exigieran la no aplicación de la tercera hora de castellano. En opinión de los nacionalistas, la tercera hora rompe con el modelo de inmersión lingüística al preveer -en la regulación posterior de Maragall- la posibilidad de que los colegios catalanes impartan otras materias en lengua castellana.

Francia también nos da lecciones en materia lingüística
Redacción Bilbao Minuto Digital 19 Junio 2008

La Academia de la lengua francesa pide que se retire el texto aprobado el pasado 22 de mayo por la Asamblea francesa sobre la reforma del artículo 1 de la Constitución, que enuncia que “Francia es una república indivisible, laica, democrática y social”. En dicha modificación se añade que “las lenguas regionales pertenecen al patrimonio francés”.

A continuación, en el artículo 2 de la carta magna donde se afirma que “la lengua de la República es la francesa”.

Ante este hecho, la institución encargada de velar por el francés, ha subrayado en un comunicado que “nos parece que colocar la lenguas regionales antes que el francés en la Constitución es un desafío a la lógica y una negación a la república, una confusión del principio de nación y objeto de política”.

Cuando veas las barbas de tu vecino cortar …

Y es que a la vista de las consecuencias que ha tenido en España el art. 3 de la constitución de 1978, que pese a decir que “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”, ha sido reinterpretado por un Tribunal Constitucional, siempre dispuesto a servir los designios políticos de turno, para dar por buena la inmersión lingüística y convertir lo que era un derecho para los hablantes de una lengua minoritaria, en una obligación y gravamen para los castellano-parlantes residentes en territorios con gobiernos nacionalistas, no es de extrañar que los académicos franceses alerten de las posibles consecuencias que puede traer la modificación constitucional.

No dudan que las lenguas regionales pertenecen al patrimonio francés y son muestra de “la riqueza de la nación francesa”, pero “las excelentes intenciones pueden expresar y derivar en otras, que no tiene lugar dentro de la constitución francesa”.

En Francia son lenguas regionales el vascuence, catalán, corso y bretón. Desde 1951, la enseñanza facultativa en estos idiomas está autorizada. Además, desde 1970 las lenguas regionales pueden ser utilizadas como opción en la selectividad francesa, pero lo que evidentemente no sucede es que se imponga a nadie en contra de su voluntad la enseñanza en estas lenguas en vez de en francés, tal y como sucede en España.

Pero es que en ningún territorio Europeo que haya suscrito de la Carta Europea de Lenguas Regionales –Francia no lo ha hecho- se da la circunstancia de España. La Carta Europea de Lenguas Regionales sirve para garantizar el derecho de los hablantes de una lengua regional minoritaria a recibir enseñanza en su lengua materna, pero lo que de ninguna manera contempla es impedir a los hablantes de la lengua mayoritaria recibir la enseñanza en su idioma nacional, ni siquiera obligándoles a aprender la lengua regional propia del territorio donde residen.

En España paradójicamente el Instituto Cervantes gasta dinero público en promocionar el español en el extranjero, cuando dentro de nuestras fronteras hay regiones en el que se le persigue y se le quiere hacer desaparecer, también a iniciativa pública.

Interior
Un distrito de Madrid rinde homenaje al guardia asesinado Miguel Miranda
Moratalaz aprueba una moción de urgencia para dedicar unos jardines a su memoria
La propuesta, presentada por el PP, cuenta también con el apoyo de los socialistas e Izquierda Unida.
R. L. V.  La Razon 19 Junio 2008

madrid- El distrito madrileño de Moratalaz se suma a la campaña de reconocimiento a las víctimas del terrorismo promovida por este periódico, y a la que también se han adherido Antena 3 y Onda Cero, denominando a unos jardines del barrio con el nombre de Miguel Miranda, guardia civil asesinado por ETA en 1992. En concreto, la zona verde situada en la confluencia de las calles Luis de Hoyos Sáinz y Fuente Carrantona, que ahora carece de nombre, pasará a denominarse, a propuesta del PP, «Jardines del guardia civil Miguel Miranda Puertas».

Para ello, Fernando Martínez Vidal, concejal presidente del citado distrito, presentó ayer una moción de urgencia en el pleno de la Junta Municipal que, según explicó, contó con el apoyo tanto del PSOE como de Izquierda Unida. Los socialistas ya impulsaron el minuto de silencio que el pleno guardó por el guardia Juan Manuel Piñuel, asesinado por la banda terrorista el pasado 14 de mayo en la localidad alavesa de Legutiano. Ahora el Partido Popular ha impulsado la iniciativa por la vía de urgencia para que, tras los oportunos trámites municipales, la ceremonia de inauguración de los jardines coincida con el aniversario del atentado.

Martínez Vidal, que confirmó que la propuesta contaba con el visto bueno del alcalde madrileño, Alberto Ruiz-Gallardón, explicó que la familia de Miguel Miranda, que ya no vive en el barrio, está «tremendamente agradecida y emocionada» porque quince años después se rinda este tributo al agente asesinado.
Miranda perdió la vida el 30 de noviembre de 1992 cuando un terrorista activó a su paso una bomba adosada a los bajos de un coche robado unos días antes. Su compañero, Julián de la Calle Martín, casado y padre de tres hijos, perdió una pierna como consecuencia de las heridas que le ocasionó la explosión.

“Ejército español, vivero de fascistas”
Redacción Bilbao Minuto Digital 19 Junio 2008

Los grupos de izquierda auspiciados por el gobierno socialista no paran. Grupos autodenominados antifascistas han realizado pintadas, colgado pancartas y arrojado panfletos en los cuarteles militares de la Avenida de los Poblados, Cuatro Vientos, Villaverde, Carabanchel Bajo y Getafe en Madrid.

Dicen que el Ejercito español es un “caldo de cultivo y entrenamiento de fascistas” y que “no es casualidad” que a lo largo de su historia esta institución ha representado en su grado más alto “el patriotismo, la disciplina, las jerarquías, la obediencia, la obsesión por las armas, todas ellas características exaltadas por las ideologías fascistas y nacionalsocialistas”.

“Todo esto provoca que el Ejército, al igual que las Fuerzas de Seguridad del Estado, sean un perfecto caldo de cultivo para la ideología nazi-fascista, y por eso en muchas ocasiones se nutren de jóvenes activos o cercanos a partidos nazis”

Fuentes del Ejército sólo han confirmado las pintadas en el cuartel de Getafe y dicen desconocer las del resto. Según estas fuentes, apareció una esvástica tachada en una de las paredes del recinto castrense, que fue borrada por la mañana, pero nosotros mostramos las fotografías que ya están colgadas en la Red y que demuestran la impunidad con la que “trabajan” estos grupos de izquierda.

Recortes de Prensa   Página Inicial