AGLI

Recortes de Prensa    Martes 24 Junio 2008

El castellano, lengua de todos
El castellano no corre peligro, es más, goza de una salud envidiable con 450 millones de hablantes en cuatro continentes. Los que sufren la tiranía son los que quieren hablarlo y transmitírselo a sus hijos en ciertas regiones de España.
EDITORIAL Libertad Digital 24 Junio 2008

Cuando hace dos décadas saltaron las primeras voces de denuncia sobre los excesos lingüísticos que los nacionalistas catalanes y vascos estaban perpetrando en sus respectivas autonomías, se acusó a los mensajeros de falso alarmismo y de servir a la extrema derecha o a oscuros intereses. Se decía entonces que el castellano estaba desapareciendo de la escuela, que, desde los poderes públicos, se favorecía de un modo descarado e injustificado a sólo una de las lenguas cooficiales en estas regiones y que, gracias a la colaboración o inacción de los dos principales partidos de ámbito nacional, el problema y las injusticias iban a ir a más.

Así ha sido, y no sólo en Cataluña y País Vasco. Galicia y las Islas Baleares se han sumado entusiastas al linchamiento público de la lengua común arrinconando y conculcando los derechos de los que pretenden hablarla y escribirla. La lengua vernácula, que ha funcionado como excusa perfecta para cometer todo tipo de tropelías en nombre de la tribu durante 30 años, es la piedra filosofal sobre la que se asienta el discurso nacionalista. De ahí que en ciertas regiones se estén resucitando lenguas minoritarias que habían caído en desuso.

La peculiar cosmovisión del nacionalismo, basada en un rancio colectivismo sentimental donde el individuo poco importa, no entiende que las lenguas en sí no son sujetos de derechos. Sí lo son, en cambio, sus hablantes. Porque el castellano no corre peligro, es más, goza de una salud envidiable con 450 millones de hablantes en cuatro continentes. Los que sufren la tiranía son los que quieren hablarlo y transmitírselo a sus hijos en ciertas regiones de España. Los españoles –y la Constitución es explicita en este apartado– tienen el derecho y el deber de conocer la lengua castellana o española. Por eso es inaceptable que una parte del Estado –y las autonomías lo son– impida a los españoles hablar, escribir o aprender la lengua de todos. Es algo tan evidente que sólo la perturbada lógica nacionalista retuerce hasta convertirlo en invisible.

Una causa que, hasta hace no mucho, era patrimonio de la sociedad civil, de muy pocos políticos y de algunos escritores e intelectuales de centro-derecha, ha permeado a esa parte de la izquierda pasada por el tamiz del liberalismo que se niega a rendirse ante el tótem lingüístico nacionalista. El manifiesto que un puñado de intelectuales, en su mayor parte izquierdistas, han hecho esta semana da fe de ello. Les espera un calvario de incomprensión, insultos y demagogia. Deberían tomar nota y prepararse para una batalla larga y difícil pero necesaria.

Por nuestra lengua común
POR HERMANN TERTSCH ABC 24 Junio 2008

QUIZÁS ahora puedan cambiar algo las cosas después de estos años que ha sufrido España de daños insólitos en tiempos de paz a la convivencia, a la lógica y al sentido común. Quizás ahora no sean muchos los que se atrevan ahora a llamar franquistas y fascistas, nazis o nacionalcatólicos a Mario Vargas Llosa, José Antonio José Antonio Marina, Aurelio Arteta, Félix de Azúa, Albert Boadella, Carlos Castilla del Pino, Luis Alberto de Cuenca, Arcadi Espada, Alberto González Troyano, Antonio Lastra, Carmen Iglesias, Francisco Sosa Wagner, Carlos Martínez Gorriarán, José Luis Pardo, Álvaro Pombo, Ramón Rodríguez, José Mª Ruiz Soroa y Fernando Savater. Son éstas las firmas que encabezan un manifiesto que clama por acabar en España con el suicidio colectivo cultural que supone la pasividad ante la persecución que sufre la lengua castellana en gran parte de España. Emociona pensar que dentro de unos meses sean tantos millones los que firmen esta iniciativa por la dignidad, igualdad y ciudadanía que acaben obligando a los dos grandes partidos nacionales, si siguen siéndolo, a asumir la que es probablemente su mayor responsabilidad para con el futuro de las nuevas generaciones de españoles. Carmen Iglesias y Fernando Savater marcaron ayer en el Ateneo de Madrid el punto de partida para una ofensiva en la recuperación de las libertades de los españoles. En nuestra lengua común.

Son muchas las circunstancias españolas que pueden calificarse como anormales en nuestro entorno político y cultural por ser de imposible homologación o incluso impensables en el resto de Europa. La más cruel de todas es sin duda la subsistencia del terrorismo. La más tragicómica el pensamiento político del presidente del Gobierno y su corte de trovadores tercermundistas. Pero la más grave, la más triste y peligrosa anomalía española está sin duda en la persecución de la lengua común de todos los españoles, tolerada por el Gobierno central y auspiciada por las instituciones en diversas regiones.

El hecho de que en Cataluña y en Baleares ya sea imposible cursar los estudios primarios y de secundaria en castellano, que en el País Vasco tal situación se vaya a imponer de forma inminente y que en Galicia sea el objetivo manifiesto del gobierno autonómico supone el peor escándalo de nuestra historia reciente. Las consecuencias del abismal desafuero serán terribles si no se pone coto primero y se revierte esta disparatada deriva.

En medios educativos e intelectuales europeos no pueden dar crédito a las noticias que les llegan sobre la sistemática, contumaz y obsesiva persecución a que es sometida la lengua común de los españoles, hablada por más de 450 millones de habitantes de este mundo, una de las que goza de mayor crecimiento y prestigio fuera de nuestras fronteras.

Nadie entiende que, en aras de ideologías etnicistas o tribales decimonónicas, en la España del siglo XXI se haya desatado un insólito pogromo contra la lengua española, organizado por instituciones del Estado y financiado con dinero público. Es imposible de explicar fuera de Carpetovetonia que en dichas regiones españoles operen -engullendo millones de euros del erario público- inmensos aparatos integrados por maestros, profesores, funcionarios, comisarios lingüísticos, policías mediáticos y cancerberos ideológicos cuyo objetivo máximo es desterrar en su zona de influencia todo vestigio de la lengua común.

Resulta incomprensible ese afán por arrebatar a las nuevas generaciones la lengua más útil para su desarrollo personal y profesional en un mundo globalizado. Más lo es si cabe la escasa resistencia habida hasta ahora ante esta masiva violación de los derechos humanos y culturales. Muy pocos se han atrevido a protestar porque late la amenaza de represalias, profesionales, civiles o incluso violentas. El llamamiento de ayer es quizás el mejor acicate para una revuelta civil en defensa de nuestros derechos ciudadanos y del futuro de nuestros hijos y nietos. Bendito sería este punto de inflexión en nuestra historia reciente.

La rebelión del castellano (Mi adhesión al Manifiesto por la Lengua Común)
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 24 Junio 2008

No hay un aspecto en el que de manera más continua, cotidiana y flagrante se viole la Constitución que en lo referente a la lengua común de los españoles, denominada castellano en España-por diferenciarlo del resto de lengua de la Nación- y español en el resto del mundo donde es hablado por más de 400 millones de personas.

El castellano es, en España, donde constitucionalmente esta consagrado contitucional, democratica y en referendum, como lengua ofial de "todos" los españoles, acosado, perseguido, humillado y prohibido. El ataque de los nacionalistas vascos, catalanes y gallegos ha sido continuado y sistemático. Pero ello hubiera sido simplemente un alfilerazo sino hubiera contado con la estúpida ceguera, con la complicidad acobardada de quienes so pretexto de progresismo entienden que supone algún tipo de marchamo de izquierdas el avergonzarse de la lengua común.

Para que nos entendemos y en roman paladino , si no hubiera sido por la posición de los socialistas y de IU en el asunto esta situación jamás hubiera tenido lugar. Pero la rendición de ambos a los postulados más esperpénticos, reaccionarios y opresivos de un nacionalismo que ha hecho de la lengua arma de combate, división y enfrentamiento entre ciudadanos ha conseguido que hoy la situación sea de verdadera infamia, de conculcación de los derechos de los ciudadanos españoles en su propio Estado. Niños que no pueden estudiar en castellano, educadores que no pueden educar en castellano, trabajadores que no pueden trabajar en castellano.

Desigualdades y privilegios por cuestión de territorios, ruptura de derechos, imposición de obligaciones contra la ley y la más grande de las leyes. Y contra el propio sentido común y el futuro de sus propios hijos.

Pero lo verdaderamente penoso es la sumisión, como decía, de esas fuerzas y esos hispanoparlantes a los postulados y principios que los oprimen y los humillan. Lo irritante es que , como postre, unos y otros , tras perpetrar y consumar una a una todas las agresiones: en Cataluña, en Baleares, en Galicia o en Euskadi – en los tres primeros territorios gobernados y por tanto absolutamente responsables de la tropelía por el PSOE- clamen a grandes voces que es mentira, que la agresión no existe, que ¿de que se quejan los ofendidos?.

La táctica es negar la intención, la evidencia y el hecho. Negar la flagrante puñalada y hasta la derrama de la herida, negarla. Esta prohibido que un niño estudie en castellano pero “eso no es atacar al castellano”. Y la tristeza se convierte en desesperanza cuando se comprueba que ello se ha convertido en doctrina de quienes se llaman socialistas. Incluso de quienes como Montilla, Chacón o Corbacho han de renegar con ello de su propia lengua infantil y materna.

Estoy seguro que en el próximo Congreso del PSOE, obnubilados por el poder, encantados de haberse conocido y de medrar en el, no habrá una sola voz que ponga un acento critico sobre el asunto. No habrá ninguno de los muy adictos artistas firmantes de manifiestos electorales. No puede haberla. Es parte de su estrategia de poder . Por ese lado hay que olvidar toda esperanza.

Pero no hay que perderla en la propia lengua y en su vigor. No perderla en los intelectuales que han despertado y , fieles a su obligación como conciencia social y repudiando la idea de los pesebres y las cejas. Hoy es un día de rebelión y de esperanza. El “Manifiesto por la lengua común” firmado en principio por una veintena de los mejores y de verdad comprometidos intelectuales españoles, entre los que destacan señeras figuras de la filosofia como Savater , Marina o Castilla del Pino, de la literatura como Vargas Llosa, Pombo o Guerra Garrido, abre la puerta a lo que ha de ser una auténtica marea.

Tenemos la obligación ciudadana y moral, ética y hasta sentimental con nuestra propia raíz y expresión, de contribuir a crear tal poderoso oleaje, tal galerna si es necesario que de una vez por todas cese ese infame ataque, ese irresponsable homicidio cultural contra lo que es riqueza común, con lo que nos une y nos identifica en el mundo. Tenemos, además la obligación de hacer recapacitar a esa presunta izquierda sobre su desvarío y su sumisión a esas cavernas lingüísticas que no tratan- en esos estamos todos- de defender una lengua vernácula, sino de utilizar tal subterfugio para extirpar fanáticamente , otra .

De inmediato me he sumado al manifiesto, invito a todos a hacerlo y confío que muchos, cuyos nombres y obras destellan con toda la luz en el universo del español, lo hagan. Espero que especialmente lo hagan en los territorios de Cataluña, De Baleares, De Galicia y de Euskadi donde se esta produciendo la auténtica masacre lingüística. Eso si, negándola. Como siempre negando hasta el derecho a la queja del agredido.

P.D Artículo 3 de la Constitución: 1) El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
2 Las demás lenguas españolas serán tambien oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos

LD CONTRIBUYE A LA RECOGIDA DE FIRMAS
Jiménez Losantos y César Vidal apoyan el manifiesto en defensa del castellano
La iniciativa hecha pública este lunes en contra de la inmersión lingüística, a favor de una lengua común y en defensa del castellano es respaldada por Libertad Digital. Federico Jiménez Losantos, César Vidal, Pío Moa, José María Marco o Amando de Miguel, entre otros, ya se han sumado. Libertad Digital pone a disposición del lector el manifiesto y un formulario de adhesión. Una vez más vuelve a ser necesario.
FIRME AQUÍ el Manifiesto http://www.libertaddigital.com:6680/fragmentos/form_manifiesto_lengua_comun.php
Libertad Digital  24 Junio 2008

 "El manifiesto por una lengua común" suscrito y presentado por un grupo de intelectuales pretende como objetivo la defensa del castellano como una lengua común. UpyD, a través de su presidenta Rosa Díez, ha sido el primer partido en mostrarse favorable a esta iniciativa y posteriormente el diario El Mundo ha hecho lo propio brindando la adhesión al escrito.

Las primeras adhesiones al nuevo manifiesto no han tardado en llegar a la redacción de LD. De momento, Federico Jiménez Losantos, César Vidal, Pío Moa, Amando de Miguel, Juan Carlos Girauta, Cristina Losada, Pablo Molina, José María Marco, Javier Rubio, Javier Somalo, Dieter Brandau y Daniel Rodríguez Herrera apoyan la iniciativa.

Libertad Digital quiere sumarse a la labor de difusión del manifiesto con la intención de sumar apoyos por lo que pone a disposición de sus lectores un formulario para que ellos también puedan apoyar con su firma la iniciativa.

Treinta años después del Manifiesto de los 2.300, de la dramática reacción que suscitó y de la implacable operación de acoso posterior, la defensa de la lengua común de los españoles vuelve a convertirse en una prioridad. En aquella ocasión, en 1981, el Manifiesto firmado entre otros por Federico Jiménez Losantos –a quién se pidió su aportación a la redacción definitiva– y Amando de Miguel fue elaborado en sus orígenes por unos militantes del PSOE hartos de la política lingüística de Jordi Pujol. Eran “intelectuales y profesionales que viven y trabajan en Cataluña”. Y ya entonces ponían negro sobre blanco la exclusión del castellano desde la propia Administración hasta la Educación, la vida pública, la cultura y la televisión con la excusa de la “normalización”.

Tras el atentado contra Jiménez Losantos por parte de Terra Lliure quedan las hemerotecas para comprobar que el único frente común que hizo la prensa fue justificarlo. Pero también es cierto que las excepciones –Tarradellas, en lo político; Pedro J. Ramírez, en la prensa– hicieron que no se cerrara página.

Ahora, aquella situación, lejos de mejorar, se ha contagiado a media España. Cataluña, el País Vasco, Galicia y Baleares son comunidades españolas en las ya resulta imposible escolarizar en castellano. Los que levantan la voz –el último ejemplo es Galicia Bilingüe– siguen recibiendo amenazas mafiosas.

Fernando Savater y un grupo de intelectuales presentan un manifiesto en defensa del castellano
En el texto se piden cambios constitucionales y legales para garantizar que la lengua común de los españoles pueda utilizarse en todo el país
El pensador vasco Fernando Savater y otros intelectuales presentaron este lunes en Madrid un manifiesto en defensa del castellano, en el que se piden cambios constitucionales y legales para garantizar que la lengua común de los españoles puede utilizarse en todo el país.
Estrella Digital/Agencias  24 Junio 2008

La declaración, titulada "El Manifiesto por una lengua común", está suscrita por un grupo de intelectuales, muchos de ellos próximos a la formación liderada por Rosa Díez Unión, Progreso y Democracia (UPyD). Entre ellos destacan Mario Vargas Llosa, que manifestó su apoyo a UPyD en su constitución, o los escritores y pensadores Fernando Savater, Álvaro Pombo o Carlos Martínez Gorriarán.

El manifiesto fue presentado este lunes en el Ateneo de Madrid para reivindicar la importancia del castellano en la política y su posición asimétrica respecto al resto de lenguas oficiales españolas, de alcance circunscrito a las autonomías bilingües.

Modificaciones constitucionales
"Bajo esta premisa y a partir del texto los firmantes solicitan al Parlamento las modificaciones o esclarecimientos tanto constitucionales como estatutarios que garanticen en todos los campos y en todo el territorio nacional los derechos de quienes opten por la lengua común", explican.

El texto también estará firmado por la historiadora Carmen Iglesias, Aurelio Arteta, Félix de Azúa, Albert Boadella, Carlos Castilla del Pino, Luis Alberto de Cuenca, Arcadi Espada, Alberto González Troyano, José Luis Pardo, Ramón Rodríguez o José María Ruiz Soroa.

Viejas ideas para una nueva España XI: la Justicia
Daniel Martín Estrella Digital  24 Junio 2008

Para que una democracia lo sea hasta sus últimas consecuencias, el imperio de la ley, estricto y riguroso, debe estar garantizado por un sistema judicial que defienda a los legalmente ofendidos y proteja a los ciudadanos de los desmanes del resto de la sociedad y del Estado. Este principio, tan claro en el plano teórico, en la realidad es la pieza más quebradiza de un Estado de Derecho. La Justicia suele tender a funcionar tarde y, en algunos regímenes bananeros como el español, puede ser absolutamente aleatoria. Es decir, la ley se interpreta de muy diferentes formas según sea el juez o magistrado que te toque.

La Justicia española está en precario fundamentalmente por dos razones: en primer lugar, porque el Poder Judicial depende completamente del poder Ejecutivo y está sometida a los intereses partidistas que dominan el cotarro nacional; en segundo lugar, apenas tiene medios para afrontar el aumento de población y de casos que necesitan de una solución judicial. En España creemos que tenemos un sistema judicial. Nos equivocamos. Por eso creo que habría que adoptar las siguientes medidas:

* En primer lugar, habría que conseguir la separación fáctica de los tres poderes. El Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Supremo deberían ser elegidos por los propios jueces sin que los partidos pudiesen influir de ningún modo. Los jueces deben gobernarse a sí mismos. Como control al poder judicial, se deben establecer los juicios con jurado —institución que debe funcionar únicamente en este caso— cuando el acusado o demandado sea un juez o magistrado, y el Ejecutivo —de forma indirecta a través del Ministerio Fiscal— y el Parlamento debe velar porque los tribunales apliquen las leyes vigentes en cada caso.

* El otro punto esencial en la reforma de la Justicia debe consistir en proveerla de todos los medios materiales, especialmente informáticos, y personales necesarios para funcionar con la diligencia y coherencia debidas. Nuestra justicia funciona casi siempre con medios decimonónicos que desdicen la modernidad de España. Los juzgados deben tener capacidad para afrontar muchos casos y de manera rápida y certera. Es más, hasta que la Justicia y la Sanidad no tuviesen todos los medios necesarios, habría que pensarse mucho el resto del Gasto Público.

* Por otro lado, la calidad personal de muchos jueces y magistrados está en duda, ya sea por dependencias de los poderes fácticos, ya sea por escasa preparación. Por eso, habría que convocar urgentemente unas oposiciones a judicatura para sustituir a todos los jueces suplentes o del cuarto turno que operan en la geografía española. Aparte, todos los jueces deberían realizar un curso de adaptación y formación para adaptarse a los nuevos tiempos, tanto tecnológicos como legales.

* Las leyes procesales del Reino deberían adaptarse a los nuevos tiempos para agilizar los trámites que alargan el proceso, tanto penal, civil como contencioso administrativo, y para acortar sustancialmente los plazos. Debemos tener una justicia más rápida y diligente.

* El Tribunal Supremo debe absorber al Tribunal Constitucional y crear una sala de lo constitucional. No pueden existir dos máximos tribunales en constante lucha. Debemos tener uno solo libre de cualquier tentación partidista.

* La instrucción en los casos penales debe ser responsabilidad del Ministerio Fiscal, que así incluso podría defenderla en la vista oral de los juicios. Es decir, en el enjuiciamiento criminal deberíamos adoptar un sistema anglosajón, sin jurado, donde el Fiscal, completamente independiente del resto del poder judicial, velaría porque se condene a aquellos sujetos contra los que existan pruebas suficientes.

* Las garantías procesales deben cumplirse a rajatabla, pero también hay que impedir las continuas prolongaciones de procesos con ardides jurídicos que muchas veces muestran la mala fe de los abogados. En este sentido, el juez debe ser soberano para imponer penas automáticas a aquellos que cometan desacato contra su autoridad. Para ello necesitamos recuperar el prestigio de los jueces, ahora bajo mínimos. Un juez debe ser alguien respetado por toda la sociedad.

* Hay que potenciar los órganos de arbitraje que liberen de procesos a juzgados y tribunales. Se intentó en su día, pero está fórmula para dirimir conflictos jurídicos en España apenas tiene fuerza.

* En cuanto a la ejecución de las penas, hay que poner más medios para que juzgados y policías puedan perseguir al inculpado o condenado sin que argucias tan sencillas como decir “no estoy en casa” puedan ser usadas de forma reiterada.

Estas son sólo algunas medidas que propongo para hacer de la Justicia algo más dinámico, seguro y prestigioso. No tiene sentido que simulemos vivir en democracia cuando la Justicia es un cachondeo tan patético como el que padecemos. La seguridad física es un bien necesario y visible. La seguridad jurídica no resulta tan evidente, pero al final es más esencial en un Estado de Derecho. Claro que, como siempre que escribo de estas cosas, hay tantas posibilidades de reforma como de que lluevan pepitas de oro. Nuestra Justicia funciona mal. Cuando pase a depender de las Comunidades Autónomas, no quiero ni pensar en cuál será el grado de inseguridad jurídica en el que se sumirá España.

dmago2003@yahoo.es

POLÍTICA LINGüÍSTICA
Intelectuales firman un texto en defensa del castellano
Piden cambiar la Constitución para garantizar su enseñanza
 MADRID EL CORREO  24 Junio 2008

Una veintena de escritores, artistas y políticos, entre los que figuran Mario Vargas Llosa, Albert Boadella y Fernando Savater hicieron público ayer un manifiesto en defensa del castellano como lengua común en España. La iniciativa pretende que se garantice la enseñanza de este idioma en todas las comunidades autónomas y, en especial, en Euskadi, Cataluña y Galicia, porque consideran que en estos territorios se está primando a las lenguas cooficiales, «arrinconando» al español. Entre sus objetivos figura acabar con casos como el que han denunciado padres de alumnos vascos que exigen que sus hijos puedan estudiar íntegramente en castellano y exigen anular la reforma de los modelos educativos del Gobierno vasco en los que se prima la enseñanza en euskera.

El colectivo de intelectuales reclama al Congreso que introduzca las modificaciones necesarias en la Constitución y en los Estatutos de autonomía para garantizar «en todos los campos y en todo el territorio nacional» los derechos de quienes opten por el castellano. «Los ciudadanos son quienes tienen derechos lingüísticos y no los territorios ni mucho menos las lenguas», aseguró el filósofo y promotor de UPD, Fernando Savater.

José Antonio Marina, Roberto Blanco, Sosa Wagner, Aurelio Arteta, Félix de Azúa, Carlos Castilla del Pino, Luis Alberto de Cuenca, Arcadi Espada, Alberto González Troyano, Antonio Lastra, Carmen Iglesias, Álvaro Pombo, Carlos Martínez Gorriarán, José María Ruiz Soroa, José Luis Pardo, Ramón Rodríguez, así como profesores de las universidades de Santiago, Cantabria y Rey Juan Carlos de Madrid, completan la lista de firmantes.

Entre los puntos de cambio propuestos, se encuentra el «asegurar el derecho de todos los ciudadanos a ser educados en lengua castellana, sea cual fuere su lengua materna, así como el incluir, entre los planes de estudio, opciones que contemplen a las lenguas cooficiales autonómicas, pero nunca como lenguas vehiculares exclusivas». «La base sobre la que partimos es que no puede discriminarse políticamente al castellano», sentenció Savater.

La académica Carmen Iglesias resaltó su preocupación por «las consecuencias de la marginación del castellano en los planes educativos» y recalcó la importancia de lograr una movilización «para garantizar el derecho y deber del aprendizaje del castellano».

Asimismo, defendieron «el derecho de todo ciudadano a ser atendido institucionalmente en las dos lenguas oficiales, lo que no significa que todo funcionario esté obligado a emplear ambas». Y apuntaron como recomendable el que la rotulación de calles y edificios públicos sea bilingüe, «pero que nunca se emplee exclusivamente la lengua autonómica».

Una veintena de intelectuales reclama reformas para defender el castellano
El manifiesto subraya que las lenguas cooficiales no deben imponerse coactivamente
E. GRANDA - Madrid EL País  24 Junio 2008

Una veintena de intelectuales ha promovido un manifiesto en defensa del castellano que fue presentado ayer en el Ateneo de Madrid y que reivindica la importancia de esta lengua y reclama una normativa legal - "que puede exigir una modificación constitucional y de los estatutos"- para garantizar los derechos de los españoles que quieran expresarse y estudiar en castellano, "única lengua común en todo el territorio". Los promotores del Manifiesto por la lengua común llamaron ayer a la sociedad civil a la movilización, "a hacer cosas", porque, señalaron, "los partidos van un poco por detrás" en este asunto.

El documento arranca con una conclusión lapidaria: "Desde hace algunos años hay crecientes razones para preocuparse en nuestro país por la situación institucional de la lengua castellana". Y solicita al Parlamento "una normativa legal de rango adecuado para fijar inequívocamente" que "la lengua española es común y oficial en todo el territorio nacional", que los ciudadanos que lo deseen tienen el derecho de ser educados en lengua castellana y atendidos en las dos lenguas oficiales, o que los funcionarios no están obligados a utilizar la lengua autonómica. El manifiesto señala que ninguna lengua "tiene derecho a conseguir coactivamente hablantes, ni imponerse como prioritaria en la educación".

El filósofo Fernando Savater, que en el acto de presentación ejerció de maestro de ceremonias, subrayó que "una cosa es incentivar el conocimiento de las lenguas autonómicas y otra imponerlas a costa de la lengua común". Y señaló que "la discriminación" de los ciudadanos castellanohablantes en comunidades con dos lenguas oficiales "perjudica a los más desfavorecidos, como los inmigrantes, dañando sus posibilidades sociales y laborales". Por eso, Savater pidió que ningún idioma autonómico sea lengua vehicular en la educación -como ocurre en Cataluña y se ha propuesto en el País Vasco- sino que también pueda elegirse el castellano. El filósofo estuvo flanqueado por Carlos Martínez Gorriarán, miembro de la dirección de Unión Progreso y Democracia (UPD), la historiadora Carmen Iglesias y el escritor Álvaro Pombo, en un acto al que asistieron unas 70 personas. Ayer ya anunciaron su adhesión el Foro Ermua y la Asociación Galicia Bilingüe. Entre los promotores del manifiesto también están Mario Vargas Llosa, José Antonio Marina y Albert Boadella.

Carmen Iglesias advirtió de que "el fanatismo" en este asunto "va acompañado de una historia falseada que nos hace retroceder al siglo XVIII". Y Savater acusó a los partidos de "todos los colores" de haber jugado siempre con este tema y no haberlo planteado "de forma seria". Rosa Díez, diputada de UPD, afirmó que presentará una iniciativa en el Congreso encaminada a evitar "la discriminación de los ciudadanos" por razones lingüísticas. Los promotores del manifiesto invitaron a los ciudadanos a adherirse a él en la web de UPD (www.upyd.es).

Intelectuales proponen cambiar la Constitución en defensa del castellano
Fernando Savater, Albert Boadella y Vargas Llosa, entre los firmantes del manifiesto.
AGENCIAS. MADRID. La Opinión  24 Junio 2008

El filósofo Fernando Savater, el director de teatro Albert Boadella y el escritor Mario Vargas Llosa son algunos de los firmantes del Manifiesto por una lengua común, presentado ayer en el Ateneo de Madrid. Un texto que, según apuntó el propio Savater, no es "una mera queja o la denuncia de un hecho" sino una iniciativa de más hondo calado que, ante la "marginación del castellano" en algunas comunidades autónomas, insta al Parlamento a acometer una serie de actuaciones en el marco legal, entre ellas incluso una reforma de la Constitución y de algunos Estatutos, "en defensa de la lengua común en España".

"No se trata de una mera queja o de la denuncia de un hecho sino de proponer al Parlamento una serie de iniciativas legales, entre las que se contempla una posible modificación de la Constitución y de algunos Estatutos Autonómicos", afirmó Savater durante la presentación del manifiesto. Un texto que comienza mostrando la preocupación de todos los firmantes ante la "situación institucional" que vive en estos momentos "la lengua castellana" en España.

"La única lengua juntamente oficial y común de todos los ciudadanos españoles", recuerdan para luego señalar que no se trata de una preocupación "meramente cultural" sino de "una inquietud estrictamente política" respecto "a su papel como lengua principal de comunicación democrática en este país, así como de los derechos educativos y cívicos de quienes la tienen como lengua materna o la eligen con todo derecho como vehículo preferente de expresión, comprensión y comunicación".

La primera de las premisas que contiene el texto es que si bien es cierto que "todas las lenguas oficiales en el Estado son igualmente españolas y merecedoras de protección" como "patrimonio compartido" no es menos cierto que "sólo una de ellas es común a todos, oficial en todo el territorio nacional y goza del deber constitucional de ser conocida y de la presunción consecuente de que todos la conocen". Acto seguido matiza que son los ciudadanos "quienes tienen derechos lingüísticos" y no los territorios "ni mucho menos las lenguas" por lo que "las lenguas no tienen el derecho de conseguir coactivamente hablantes ni a imponerse como prioritarias en educación, información, rotulación, instituciones, etc".

Y también señalan es un deseo "encomiable" que las comunidades bilingües aspiren a que los ciudadanos conozcan las dos lenguas pero avisan que tal aspiración puede ser "solamente estimulada, no impuesta" y no justifica que "decretar la lengua autonómica como vehículo exclusivo ni primordial de educación o de relaciones con la administración pública". Unas "imposiciones abusivas", según se recoge en el manifiesto.

Foro ermua se adhiere al documento
La Razón  24 Junio 2008

El Foro Ermua anunció ayer que se suma al manifiesto en defensa del castellano presentado ayer por el pensador Fernando Savater junto con un grupo de intelectuales. En declaraciones a Efe, el presidente del Foro de Ermua, Iñaki Ezkerra, hizo suyo el contenido del manifiesto e insistió en la idea de que el castellano es la lengua «universalmente oficial» de toda España. A juicio de Ezkerra, el documento «está muy bien», porque recoge las líneas básicas de lo que «cada vez piensan más sectores de la sociedad».

Resaltó de manera especial el punto en el que se incide en el «aspecto social», en el sentido de que, según su punto de vista, son los sectores más desfavorecidos de la sociedad los que ven «recortados» sus derechos «debido a las políticas de inmersión lingüística que se hacen en contra de la lengua castellana».

Puso de ejemplo al País Vasco, donde las clases más adineradas «envían a sus hijos a estudiar fuera», aseguró, mientras que las familias con menos recursos se ven obligadas a recurrir a la educación pública, donde «no se enseña bien» el castellano. «Si en 30 años de democracia la gente no ha aprendido euskera, o somos muy torpes o no hay mucho interés».

Partidos
Savater promueve una reforma de la Constitución que garantice el castellano
Firma el «Manifiesto por la lengua común» junto a un grupo de 20 intelectuales
El documento propone que no se produzca imposición de las lenguas autonómicas en detrimento de la común.
J. García  La Razón  24 Junio 2008

MADRID- Mario Vargas Llosa, Albert Boadella y Fernando Savater, entre una veintena de escritores, artistas y políticos, promovieron ayer un manifiesto en defensa del castellano como lengua común en España.

Para Savater, «no se trata de una mera queja o de la denuncia de un hecho, sino de proponer al Parlamento una serie de iniciativas legales, entre las que se contempla una posible modificación de la Constitución y de algunos estatutos autonómicos».

«Los ciudadanos son quienes tienen derechos lingüísticos, y no los territorios, ni mucho menos las lenguas», aseguró el filósofo impulsor del documento, durante su presentación en el Ateneo de Madrid.

Entre los puntos de cambio propuestos, se encuentra el «asegurar el derecho de todos los ciudadanos a ser educados en lengua castellana, sea cual fuere su lengua materna, así como el incluir, entre los planes de estudio, opciones que contemplen a las lenguas cooficiales autonómicas, pero nunca como lenguas vehiculares exclusivas».

No discriminación
Parten de la base de que no se discrimine políticamente al castellano, lo que, según consideran los firmantes, «acaba afectando a los más desfavorecidos, dañando sus posibilidades laborales y sociales y recortando sus alternativas», sentenció el filósofo Fernando Savater.

Asimismo, defendieron «el derecho de todo ciudadano a ser atendido institucionalmente en las dos lenguas oficiales, lo que no significa que todo funcionario esté obligado a emplear ambas». Por otro lado, apuntaron como recomendable el que la rotulación de calles y edificios públicos sea bilingüe, «pero que nunca se emplee exclusivamente la lengua autonómica».
El quinto de los puntos suscritos se refiere al uso del castellano que deben hacer los políticos, tanto de la Administración central como de las comunidades autónomas, «en sus funciones de alcance estatal, tanto dentro como fuera de España».

El escritor Álvaro Pombo consideró que seguramente su partido «presente una iniciativa parlamentaria que recoja lo esencial del manifiesto».

Por su parte, la académica Carmen Iglesias resaltó su preocupación por «las consecuencias de la marginación del castellano en los planes educativos» y recalcó la importancia de lograr una movilización de la sociedad civil y de los políticos «para garantizar el derecho y deber del aprendizaje del castellano».

Entre los firmantes del manifiesto se encuentran José Antonio Marina, Roberto Blanco, Sosa Wagner, Aurelio Arteta, Félix de Azúa, Carlos Castilla del Pino, Luis Alberto de Cuenca, Arcadi Espada, Alberto González Troyano, Antonio Lastra, Carmen Iglesias, Álvaro Pombo, Carlos Martínez Gorriarán, José Luis Pardo, Ramón Rodríguez, así como profesores de las universidades de Santiago, Cantabria y Rey Juan Carlos de Madrid, que completan, por ahora, la lista de los firmantes.

Intelectuales piden que la Constitución blinde el derecho a usar el castellano
BLANCA TORQUEMADA. MADRID ABC  24 Junio 2008

Nada resultó sospechoso del involucionismo ultramontano que los nacionalistas tratan de atribuir al naciente (y ya pujante) movimiento cívico en defensa de la lengua común de los españoles, capciosamente proscrita en muchos espacios públicos e institucionales de varias comunidades autónomas. Así, el «Manifiesto por la Lengua Común» fue presentado ayer en público en el Ateneo de Madrid, un recinto con acreditada pátina de apertura intelectual, y llegó a su bautismo apuntalado con firmas de solidez incuestionable como las de, entre otros, Mario Vargas Llosa, Carlos Castilla del Pino, José Antonio Marina, Luis Alberto de Cuenca, e incluso la de Francisco Sosa Wagner, el catedrático de Derecho Administrativo que fue profesor de José Luis Rodríguez Zapatero y que ha terminado desmenuzando en su libro «El Estado fragmentado» los enormes riesgos de la política territorial emprendida por su ex alumno.

Apoyo del Foro de Ermua
El manifiesto nace arropado por UPyD, el partido de Rosa Díez, y refrendado por el Foro de Ermua, pero quiere abrirse paso sin la tutela de unas siglas para hacerse fuerte en el seno de la sociedad civil. En el texto se pide una modificación de la Constitución para que la Carta Magna recoja de forma expresa que el castellano sea la única lengua «cuya comprensión puede serle supuesta a cualquier efecto a todos los ciudadanos españoles». Así, reivindica la libertad de las familias de escolarizar a sus hijos en castellano y que esa lengua sea vehicular en una porporción significativa de las asignaturas para garantizar la solvencia en su uso. Insta también a que la rotulación de vías públicas o edificios oficiales figure siempre en castellano (sin perjuicio de que se recurra además a la lengua autonómica), y a que los representantes públicos en el ejercicio de sus responsabilidades ante la administración central o ante organismos internacionales utilicen siempre el castellano, por ser la lengua común.

Ejercieron como maestros de ceremonias tres miembros significados de UPyD (el filósofo Fernando Savater, el profesor de la UPV Carlos Martínez Gorriarán y el escritor Álvaro Pombo) a quienes secundó, mediado el acto, la académica e historiadora Carmen Iglesias. Gorriarán recordó que la imposición de las lenguas autonómicas afecta ya a la vida diaria de 16 millones de ciudadanos, por lo que, según Savater, cabe esperar una amplísima reacción social fundamentada en que «la gente deje de preguntarse «qué va a pasar» y empiece a decirse «qué podemos hacer»».

Además insistió el filósofo en que el actual estado de cosaspenaliza especialmente «a las familias sin recursos, pues quien tiene dinero puede matricular a sus hijos en el idioma que le dé la gana». Un aspecto en el que abundó Carmen Iglesias, quien se reconoció «como fruto de los magníficos institutos de Enseñanzas Medias que ha habido en España» . Asimismo, la académica recordó que ya está en marcha una ofensiva jurídica en defensa del castellano que ha partido de las propias plataformas ciudadanas que se han creado en el País Vasco o Galicia.

En presencia de la diputada de UPyD Rosa Díez, que asistió como público, Savater explicó que no han buscado respaldo explícito de otras formaciones políticas (como podría ser el PP) y, de paso, opinó que «ninguno de los dos grandes partidos se ha planteado este asunto de una forma coordinada y seria».

Tras el congreso del PP
Cuando sólo se piensa en el elefante
La obviedad consistía en que los conservadores de los Estados Unidos habían logrado marcar el discurso político con sus ideas. Esto es, habían arrastrado a su terreno al adversario. O sea, justo lo contrario que en España.
Cristina Losada Libertad Digital  24 Junio 2008

En algún momento de pánico, Pepiño Blanco recomendó a los entonces miembros y futuras miembras de su partido que leyeran el librito de un lingüista que explicaba las malvadas "técnicas neocon" con las que la derecha norteamericana les comía el tarro a los votantes y ganaba los comicios. Como no era yo miembro del PSOE y ni siquiera aspirante, no seguí del todo su consejo, pero además resultaba evidente lo que el señor Lakoff desarrollaría en su obra No pienses en un elefante. La obviedad consistía en que los conservadores de los Estados Unidos habían logrado marcar el discurso político con sus ideas. Esto es, habían arrastrado a su terreno al adversario. O sea, justo lo contrario que en España.

Durante el Congreso del Partido Popular, fue el propio Mariano Rajoy quien dibujó en el aire de Valencia la silueta del elefante que no se le va de la cabeza a ese nuevo equipo que, por fin, es suyo. Tiene el paquidermo sus añitos, pero tras el 9-M se ha vuelto tan voluminoso que no deja ver los árboles ni el bosque. Quien se preguntara por el análisis que había hecho don Mariano de su derrota frente a aquel a quien tildó de "bobo solemne", obtuvo allí la respuesta. Una frase de su discurso resume el diagnóstico y la terapia que han encontrado los doctores Arriola, Lassalle et altri: "No quiero que nadie vote al PSOE para que no gane el PP." Que, interpretada por Núñez Feijóo, dice también: "Se acabó aunar votos en contra de la derecha."

En otras palabras, el rumbo que elige Rajoy para evitar que la izquierda volátil y algunos nacionalistas se arracimen en torno al adversario no tiene por norte que la gente vote al PP para que no gane el PSOE ni abriga el propósito de aunar los votos de cuantos están en contra del proceso disgregador que el zapaterismo ha acelerado. No. Su objetivo es otro. Consiste en demostrar que el PP no es tan malo, antipático, de derechas, radical, centralista, católico, poco dialogante y crispador como lo pintan. Lo cual implica perfil bajo, ni una palabra más alta que otra, mucha mano tendida y hablar con todo el mundo. En suma, no empecinarse en castigar al PSOE y menos a ciertos nacionalistas por lo que pueda deparar el futuro.

He ahí un diagnóstico relativamente certero –ZP reunió votos contra el PP– tratado de forma errónea. Y con la receta casera. Pues esta extrategia deriva del axioma según el cual el PP sólo puede alzarse con la mayoría si permanecen desmovilizados quienes, de otro modo, optarían por el voto útil al PSOE. El tema, en fin, de que España es de izquierdas por siempre y que no hay nada que hacer. Que es un no hacer nada muy conveniente para quien se mete en política con vocación de funcionario. Más cómodo resulta seguir la corriente de socialistas y nacionalistas que remar en sentido contrario. Y todavía mejor, sentarse a esperar que doña Crisis haga el trabajo. ¿El elefante? Puro pretexto.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Tras el congreso del PP
Ahora quieren colocar a Aznar en una vitrina
Repiten que Aznar es historia, algo pasado, que sus mensajes son antiguos, recetas para otra época. En fin, que Aznar es su próximo objetivo. Otro más en la lista de enemigos de Mariano Rajoy y de su equipo, una lista que no deja de crecer.
Ignacio Villa Libertad Digital  24 Junio 2008

Ahora le toca el turno a José María Aznar. La nueva dirección del Partido Popular no ha tardado ni 24 horas en marcarse un nuevo objetivo: colocar en una vitrina al presidente de honor. Por lo que se ve, Mariano Rajoy no perdona. El gallego no ha olvidado la frialdad del saludo inicial del congreso, ni tampoco su contundente discurso en el plenario que Aznar aprovechó para cantarle las verdades a Rajoy. Dos detalles que la nueva dirección no va a pasar por alto, de ahí que se hayan propuesto laminar a Aznar y enterrar sus mensajes.

Con el final del congreso de Valencia, la estrategia parece clara: borrar cualquier parecido con el Partido Popular nacido de la refundación de 1990. Es evidente que se avergüenzan de su propia historia y quieren pasar página. No han querido escuchar los demoledores recordatorios que hizo Aznar durante su discurso. Les ha dolido escuchar que el orden correcto de hacer las cosas es ganar primero las elecciones y luego hacer los pactos y no quieren reconocer que en el nuevo Partido Popular que están montando no tienen sitio personas como María San Gil o José Antonio Ortega Lara. El nuevo núcleo duro del PP quiere romper con el pasado como si fueran unos recién llegados, pese a que todos ellos tuvieron cargos de mucha relevancia en los gobiernos de Aznar.

Es cierto que en los partidos se pueden cambiar muchas cosas. Pero lo que no parece necesario ni conveniente es destruir la herencia de los mejores ocho años del Partido Popular. Entre otras cosas porque José María Aznar ganaba elecciones y Mariano Rajoy no hace más que perderlas. Los populares bien podrían aprender del PSOE y el trato dispensado a Felipe González. Los socialistas tenían muchas razones para arrinconar a un ex presidente marcado por la corrupción, el amiguismo, el terrorismo de Estado y el pelotazo. Pero González, pese a carecer ya de crédito político, nunca fue arrinconado por el PSOE. El felipismo puede haber estado más o menos presente, pero nunca ha sido destruido de la forma en que Mariano Rajoy pretende demoler el aznarismo. Además, los ocho años de gobierno de Aznar fueron impecables en muchos aspectos e inmejorables en parcelas como la económica, virtudes de las que carecieron los ejecutivos dirigidos por Felipe González.

Se ha abierto la veda contra Aznar. Este lunes se ha iniciado una ofensiva por tierra, mar y aire contra el que fuera presidente del Gobierno. Repiten que Aznar es historia, algo pasado, que sus mensajes son antiguos, recetas para otra época. En fin, que Aznar es su próximo objetivo. Otro más en la lista de enemigos de Mariano Rajoy y de su equipo, una lista que no deja de crecer.

Socializar el terror
Gonzalo Sichar Minuto Digital  24 Junio 2008

Los postulados revolucionarios –que no comparto– dicen que hay dos elementos que cuando se dan ambos hacen de la lucha armada un método de reivindicación política legítimo:

-En ausencia de democracia y cuando toda vía exclusivamente política está cerrada, siempre y cuando la lucha armada pueda abrir una nueva vía.

-Cuando la condición de vida de la población no es digna y si sólo mediante la lucha armada se puede elevar.

Está claro que en el País Vasco se vive una situación de falta de libertad que sitúa a la democracia en un mero aspecto formal al más puro estilo de las democracias latinoamericanas de los 80. De Colombia se dice que es de los Estados de ese subcontinente con mayor tradición democrática por la ausencia de golpes de Estado y no creo que muchos consideren que haya democracia en las zonas dominadas por las bandas ultraderechistas de las Autodefensas Unidas de Colombia o por sus adversarios de las FARC o ELN.

En el País Vasco y norte de Navarra la ausencia de democracia es patente en el momento en que sólo determinados dirigentes políticos deben ir escoltados y otros campan a sus anchas. Si las facilidades para acercarse al elector y exponer sus programas son distintas no hay plena democracia. Si el hecho de defender determinadas ideas tiene el riesgo de la muerte no hay democracia (y los nacionalistas pidiendo más autonomía cuando la mitad de la población vasca no tiene ni libertad).

Tampoco es digno vivir en la situación en la que viven los guardias civiles, policías (nacionales y autonómicos), militares, periodistas, políticos no nacionalistas o profesores demócratas en el País Vasco. Porque no es digno vivir cada día con la angustia de no saber si ése es el último de tu vida. Porque no es digno que te quemen el negocio como si de un judío en la Alemania nazi se tratara. Porque no es digno vivir encima del negocio del asesino de tu marido y que el etarra se enorgullezca te tamaña acción.

Si nos metemos en la piel de un revolucionario –sé que es tarea ardua difícil para quienes creemos en el progreso– está claro que ante estas circunstancias deberíamos apostar por una lucha armada que neutralizase a estos indeseables. Igual que en Colombia los guerrilleros de las FARC pasaron a temer a las AUC y a perder movilidad, o que el ELN haya quedado acorralado a consecuencia de estos paramilitares. O el ejemplo que tanto les gusta a los nacionalistas vascos, Irlanda: el IRA, y sobre todo su entorno cercano, ya no podía moverse a sus anchas ante las acciones armadas de los protestantes de los Combatientes por la Libertad del Ulster (UFF) y la Fuerza de Voluntarios del Ulster (UVF).

Desde luego que la actuación de los paramilitares colombianos y norinlandeses no es para que sirva de ejemplo, porque sus atrocidades en muchos casos superan a las de sus enemigos. Pero sin duda la vida de las víctimas del terrorismo sería más digna si los terroristas, y más los que sin ser terroristas les amparan y dan cobijo moral y material, no gozasen de tanta impunidad. Y no por lo de “mal de muchos, consuelo de tontos”, sino porque un País Vasco con unos nacionalistas con miedo y vergüenza les permitiría a las víctimas de ETA vivir de otra manera.

El entramado de ETA hablaba hace años de la necesidad de socializar el terror para obtener el triunfo. Si los enemigos de ETA aceptásemos los postulados revolucionarios de “socializar el terror de forma permanente” se darían otros resultados. E insisto, no me refiero ni a chapuzas como los mercenarios del GAL (verde o azul) ni a grupos terroristas de signo españolista. Pero en España se perdió una batalla cuando después del asesinato de Miguel Ángel Blanco por primera vez los batasunos tenían miedo de salir a la calle. Lástima que se dejara pasar esa oportunidad (especialmente por culpa de quienes les tendieron la mano en Lizarra). Si es cierto que ETA tiene un apoyo minoritario de los vascos, ¿podemos la mayoría temer a la minoría?

La violencia engendra violencia, está claro que este camino no sería el que nos llevase a la paz, pero cuando se exagera la virtud de las víctimas del terrorismo por no vengarse con violencia contra los asesinos de sus familiares –se dice con orgullo que salvo quizá el asesinato de Josu Muguruza en ningún otro caso se ha actuado con venganza–, ¿pero realmente es del todo una virtud o esta idea es generada desde círculos nacionalistas porque le conviene a ETA?

Sigo insistiendo, no estoy hablando de aventuras tenebrosas de guerra sucia del Estado sino, siguiendo en una tónica de verborrea revolucionaria, ¿qué ocurriría si gran parte de la sociedad civil se hartase por completo y respondiera con violencia contra los violentos? El socialista José Luis Corcuera ya lo aconsejaba siendo ministro del Interior, “que se corran a gorrazos”. No es nada nuevo el levantamiento popular violento contra regímenes totalitarios. Si Francia se inmiscuyó en la lucha antiterrorista –dejémonos de hipocresías– sólo cuando debido a los GAL comenzaron a haber atentados terroristas en suelo francés, ¿qué pasaría si el pueblo español se levantara contra ETA como ya hicieran otros pueblos contra sus tiranos? Seguramente la paz no llegaría, pero ¿ha llegado ahora después de 40 años y 941 muertos?

Los franquistas hablan de los 40 años de paz del régimen anterior. Martin Luther King escribía desde la cárcel que “la verdadera paz no es simplemente la ausencia de tensión: es la presencia de justicia”. No creo que haya demócrata en España que piense por tanto que con Franco había paz. ¿La hay ahora sólo porque el bando de las víctimas no responda con violencia?

* Gonzalo Sichar es adjunto al coordinador de Unión Progreso y Democracia (UPyD) en MálagaMD

A favor de Federico
Oscar Rivas Minuto Digital  24 Junio 2008

No tengo el gusto de conocer a Federico Jiménez Losantos. La única vez que tercié unas palabras con él fue en los tiempos de universidad, con ocasión de la presentación de uno de sus libros, concretamente La dictadura silenciosa. La impresión que tomé de él aquella tarde fue la de una persona tímida e introvertida; poco fiel con la imagen que me había forjado a la luz de sus artículos en ABC –no llegué a leerle en Diario 16- y, sobretodo, de sus apasionadas intervenciones como tertuliano. Mucho ha llovido desde entonces. En apenas una década FJL ha pasado de ser un brillante intelectual a convertirse en el gran gurú mediático de la derecha y en el personaje más demonizado por la izquierda; algo tendrá el agua cuando la bendicen. Y cuando la maldicen, supongo. Máxime si quien lo hace es la izquierda.

A FJL se le podrán reprochar en ocasiones sus formas, en ocasiones, incluso, su fondo. Pero lo que nadie podrá discutirle es su capacidad para generar pensamiento, opinión y, sobretodo, discrepancia. En una nación en la que el pensamiento único campa por sus respetos, a Federico hay que agradecerle su proverbial don para la disensión. Disiente de la izquierda como disiente de la derecha. Atiza a diestra y a siniestra, indistintamente, casi sin inmutarse; diríase que con gusto. Con razón o sin razón, pero siempre con razones; las que nacen de la libertad; las que provienen de la independencia. Precisamente, ahí reside el origen de todos sus males: la pasión con la que expresa la verdad, aunque sea la suya. De ahí que haya conseguido lo que nadie había logrado en este país nuestro: unir a la izquierda y a la derecha políticas. Aunque sea en su contra.

Cuando hace tres décadas escribiera Lo que queda de España, hoy reeditado, FJL no imaginaba que el mal de Cataluña se extendería como la peste por toda la nación. Cuando tres lustros más tarde, se rebelaba Contra el Felipismo y La dictadura silenciosa, a la mexicana, que estaba germinando en España, nada hacía prever que, años después, la derecha terminaría por doblegarse, cual rebaño de borregos, al son que le marcan los aullidos de los lobos. Ni siquiera cuando presentó El adiós de Aznar, acompañado por la soledad de inesperadas ausencias, entre ellas la de Aznar, pudo pensar que su sucesor al frente de la derecha, traicionaría a España antes de que el gallo cantara tres veces. Y sin embargo, así ha sido. Por eso Federico, con esa vehemencia tan suya, no deja de clamar contra Rajoy y contra esa corte que amenaza con hacer añicos la refundación que acometiera Aznar hace veinte años. Hoy Federico clama en el desierto. Su voz no es la única, pero sí la que la derecha social escucha con mayor nitidez. Frente a ella, la derecha política, la que se avergüenza de sus raíces, y hasta de su propio nombre, trata de ponerle bozal al corazón y pacta con la izquierda su particular pacto de Tinnell contra Federico. Y ya de paso contra la libertad de expresión.

A través de Gallardón –no podía ser otro- y merced, una vez más, al sometimiento servil –vaya papelón- de las instancias judiciales, la clase política deja a las claras lo que en verdad es: una auténtica casta. Una casta intocable, inexpugnable, que ve engrandecer su poder a marchas agigantadas. Naturalmente, en detrimento de la democracia. Pues solo a ellos se les permite lo que a los demás se veda. Pueden tirarse los trastos más pesados a la cabeza, que nunca se sentirán heridos en su honor. La injuria la reservan para los demás; para los ciudadanos de a pie y para los que, no siendo tan de a pie, como Federico, les cantan la gallina. Al fin y al cabo, ellos, los políticos, son los actores y a ellos les corresponde la reserva de admisión en ese emergente y exclusivo club que compone la nueva casta.

Siempre hemos sabido que el talón de Aquiles de la derecha es su debilidad. Que su tradicional pecado no lo es tanto la acción como la omisión. En esta ocasión no ha sido así. Por una vez, y sin que sirva de precedentes, la derecha ha actuado. Pero lo ha hecho contra el objetivo equivocado; culminando la ofensiva que contra el locutor, años ha ya iniciara la izquierda. Escuchando a sus líderes diera la impresión de que se ufanan de ello, como el niño que se rebela por primera vez contra el progenitor. Federico les incomoda con sus verdades y por eso pretenden aislarlo. Creen haberlo conseguido. Se equivocan. Si alguien ha salido victorioso de este trance ha sido la izquierda. Y ello, sin mover un músculo. Ahora que ya sabe de lo que es capaz el PP para conseguir sus favores, que ha conseguido postrarlo a sus pies, la transición hacia el nuevo régimen será más cómoda.

Hoy los enemigos de Federico que son legión, a derecha e izquierda, viven días felices. En cuanto a sus pretendidos amigos, los menos hablan, los más se ocultan tras los matorrales, a la espera de que se apacigüe la tormenta. De nuevo la derecha; de nuevo pecando por omisión. Sin embargo, la elección no ofrece dudas. Al menos, no para mí. Entre la traición y la incorrección política; entre la sumisión y el coraje; el olvido cómplice o la colaboración con las víctimas del terrorismo, opto por lo segundo: opto por Federico. Sus causas no siempre serán mis causas. Pero ésta la hago mía. A pesar de no haber cruzado con él más que unas cuantas palabras fugaces. A pesar del tiempo transcurrido: una década. A pesar…

Poder y economía
¿Hay una estrategia en la centrifugación del PP?
El PP, o quien lo gobierne ahora, ha decidido defenderse de la amenaza de los estatutos nacionalistas en el terreno de juego del PSOE, cantonalizándose, como hicieron los socialistas hace tiempo.
Luis Hernández Arroyo Libertad Digital  24 Junio 2008

Ahora parece que se aclara la estrategia que hay tras la renovación del PP. Aquí sólo intento reconstruir la lógica implícita a que parece responder un movimiento por lo demás bastante oscuro, pero que no parece quedarse en los gestos personalistas, de toreo de salón, de unos y otros.

Los dirigentes del PP han pensando que insistiendo en la defensa de la unidad nacional y otros símbolos acabarían en un partido testimonial. El estatuto de Cataluña, a punto de caernos encima, va a ser el clarín de una carrera hacia la consolidación de los poderes autonómicos, versus Gobierno nacional, a través de los estatutos ya aprobados –llamémoslos estatutos "Camps"–. Dichos estatutos significan que el Gobierno va a quedar muy mermado en poder y recursos; muy por debajo del poder conjunto de las autonomías más importantes, que serán las que detenten realmente el poder.

La larga sombra de los Camps - Barberá - Valcárcel - Herrera Campo -Cospedal en este Congreso, su celebración en Valencia, son todo un signo de los nuevos tiempos. Nuevos tiempos en que cada ley y cada decisión del Gobierno no dependerán de la mayoría del parlamento más que formalmente: dependerán del apoyo de ciertos poderes regionales ejercidos a través de unos parlamentarios que ya habrán sido cribados convenientemente por su sensibilidad hacia el poder regional que ha filtrado la lista de candidatos.

Y es que antes, gracias al maricomplejismo ejercido en 30 años de Constitución, el poder económico se ha desviado hacia las autonomías, que ya controlan más recursos que el Gobierno central. Y no sólo recursos fiscales: también los recursos de capital, que son los importantes, a través de las cajas de ahorro, que están totalmente en manos de los políticos fuertes en cada región (para decir esto me baso en el excelente artículo de Emilio J. González sobre las cajas de ahorro). Esto quiere decir que las decisiones de inversión estarán cada vez más regionalizadas y politizadas, con todas sus consecuencias: la primera, la priorización por criterios sólo casualmente afines a la rentabilidad económica.

En otras palabras, el PP, o quien lo gobierne ahora, ha decidido defenderse de la amenaza de los estatutos nacionalistas en el terreno de juego del PSOE, cantonalizándose, como hicieron los socialistas hace tiempo. Los barones, como en la Edad Media, se feudalizan y ponen condiciones al Rey. No digo que vaya a haber oficialmente Menosprecio de Corte y alabanza de Aldea: lo que habrá será una sumisión de la Corte a los poderes aldeanos. Los partidos, ya cantonalizados internamente, al presentarse a las elecciones generales, harán sus listas y sus posibles gobiernos en función de la sensibilidad cantonal.

El PSOE logró reconquistar el poder por esa vía. Lo que pasa es que a primera vista parece una lucha perdida para el PP: el PSOE lleva mucha ventaja en esa estrategia. Tiene mucho terreno ganado en la propaganda –sobre todo la anti-PP–, maquinaria que le funciona de maravilla. El PSOE, digámoslo, es una máquina casi perfecta de gestionar y condicionar elecciones, que tiene claro su objetivo, al que no contrapone ningún escrúpulo. Arrebatar al PSOE sus grandes circunscripciones no parece factible en unas cuantas legislaturas. El PSOE se bate el cobre desde hace 30 años con el PNV y CIU, en un perpetuo tira y afloja, y sus coqueteos con ellos no les hacen mella, como se ha visto en las elecciones. Intentar invadir ese terreno desde la derecha parece destinado al fracaso.

En cualquier caso, es un movimiento antidemocrático en que el poder nacional, defensor de la constitución y la democracia, deja paso a poderes feudales que se unirán por intereses para decidir lo que se hace a nivel nacional. No se trata sólo de abandonar principios, sino de destruir instituciones básicas de unión entre españoles. Y no entro en el eterno tema del posible separatismo.
Luis Hernández Arroyo es autor del blog Cuaderno de Arena.

En manos de EHAK
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo  24 Junio 2008

En otro tiempo, la izquierda abertzale hubiera sacado unos réditos propagandísticos enormes a la situación creada por el lehendakari y su Gobierno al enviar al Parlamento una Ley de Consulta que no puede salir adelante si no es con los votos de EHAK. La izquierda abertzale actual, sin embargo, bastante tiene con intentar sobrevivir a la persecución legal que padece por sus connivencias con ETA. Por ese motivo carece de líderes relevantes que no estén en prisión o postergados, por lo que las declaraciones de sus representantes parlamentarios sobre la cuestión han despertado el mismo interés que un pleno del Comité Central del PCUS en sus mejores tiempos.

A pesar de ello, el proyecto de consulta de Ibarretxe sigue dependiendo del voto que emitan los parlamentarios de EHAK, pero a nadie se le escapa que no van a ser esos electos los que tendrán la decisión última sobre el sentido de su propio voto.
Cuando Ibarretxe presentó su primer plan, el que condujo al nonato Nuevo Estatuto Político, ETA y su entorno político realizaron declaraciones infinitamente más duras que las que se han oído contra la ley de consulta en los mismos sectores. ETA consideraba el Plan Ibarretxe como una OPA hostil dirigida contra la izquierda abertzale, pero sin embargo permitió que se aprobara, demostrando que se trataba de una oferta a la que no se podía resistir ningún nacionalista.

Hasta el mismo viernes, seguramente, no sabremos si la izquierda abertzale le da o no su visto bueno a la consulta del lehendakari, si se repite la jugada esquizofrénica de votar al mismo tiempo a favor y en contra, tal como hicieron el 30 de diciembre de 2004 con el Nuevo Estatuto de Ibarretxe. Las críticas que en las últimas semanas se han escuchado a los parlamentarios de EHAK o se han leído en los boletines de ETA, vista la experiencia de 2004, no nos permiten saber qué es lo que harán los representantes abertzales.

En cualquier caso, al margen de lo que hagan finalmente, lo cierto es que el lehendakari ha creado una situación en la que el éxito de su propuesta ha quedado en manos de ETA. Su incapacidad para pactar con los no nacionalistas le ha vuelto a situar en el mismo escenario que en 2004. Todos los años que el presidente del Gobierno vasco se ha pasado predicando que no iba a dejar que ETA le marcara la agenda van a terminar en una votación cuyo destino está precisamente en lo que resuelva la organización terrorista. Esa promesa habrá que apuntarla al lado de aquella que decía que la consulta se celebraría en ausencia de violencia.

Inteligencia económica de seguridad
ANDRÉS MONTERO GÓMEZ El Correo  24 Junio 2008

DIRECTOR DEL INSTITUTO DE PSICOLOGÍA DE LA VIOLENCIA

Recientemente Baltasar Garzón ordenó el bloqueo de varias cuentas en bancos de Liechtenstein como supuestos depósitos de dinero de ETA. El principado alpino ha venido siendo el foco de acciones judiciales contra la delincuencia organizada. Hace unos meses se conocía que autoridades alemanas abrían causas penales contra ciudadanos de su República Federal imputados por fraude fiscal y evasión de impuestos. La larga lista de alemanes encausados tenía sus cuentas de evasión en bancos de Liechtenstein.

La centralidad de esfuerzos de policías y jueces del mundo en la economía del crimen no es nueva, pero sí relativamente reciente. Durante los ochenta y entrados los noventa, los aparatos de seguridad de los Estados se concentraban en detener a delincuentes y en incautar sustancias ilícitas traficadas, como las drogas. A pesar de que es archiconocido que un icono mafioso como Al Capone fue encarcelado por delitos contra la hacienda pública, no se prestaba atención alguna al dinero que las organizaciones criminales generaban y que necesitaban legitimar, es decir, blanquear para reintroducirlo en los circuitos de la economía legal. La economía del crimen era un territorio inexplorado y para las policías era una prioridad apresar cargamentos de droga o desarticular comandos terroristas. A partir de la primera mitad de los 90, incautar sustancias ilícitas y detener a mafiosos criminales cambió su lugar prioritario en las estrategias de seguridad de los Estados, que se enfocaron directamente sobre la estructura de las redes criminales. El objetivo esencialista contra la delincuencia organizada dejó de ser apresar a los facinerosos individuales o quitarles cinco toneladas de heroína, para situarse en el desmantelamiento, lo más completo y profundo posible, de las organizaciones criminales.

Las agencias de seguridad monitorizaban (y monitorizan) las estructuras delictivas durante meses, durante años, hasta cerciorarse de que el momento de la detención o desarticulación iba a suponer el desmantelamiento más extenso de la red criminal, incluidas todas sus estructuras, recursos, medios y contactos. Lógicamente, los grupos mafiosos más duraderos se adaptaron a esa reorientación estratégica de las seguridades de los Estados atomizándose, duplicando sus estructuras, diversificando actividades criminales y trasnacionalizándose. Las agencias públicas de seguridad siempre han estado por detrás del crimen organizado.

Desde la segunda mitad de los 90 hasta entrado el principio de siglo, la prioridad policial-judicial que trasladaba el centro de investigación e inteligencia del individuo criminal y su sustancia ilícita al corazón de la estructura criminal se complementa con un nuevo concepto, la dimensión económica del crimen. El propio Garzón que ahora bloquea cuentas bancarias de ETA en Liechtenstein, inauguraba la variante contra la banda terrorista en 1998 perjudicando con rotundidad su estructura financiera. Ya no se trata(ba) de desmantelar la estructura criminal, sino de despojar a los mafiosos del beneficio obtenido ilícitamente, de quitarles el dinero, las propiedades inmobiliarias, de congelar sus cuentas y activos financieros, de privarles de coches, aviones y barcos o de clausurar empresas pantalla. En este planteamiento económico contra el crimen organizado, el mayor éxito era detectar, bloquear y embargar todas las finanzas de una red criminal, incluida la estructura ilegal que se hubiera establecido para blanquear las toneladas de dinero que la sociedad criminal estuviera ingresando como fruto de su actividad. Si, además, después se desarticulaba toda la red de capos, lugartenientes y ejecutores del crimen y se incautaba la sustancia, mejor.

El razonamiento detrás de esta estrategia económica de la seguridad centrada en las redes delictivas es que si derribas la infraestructura del crimen, el tiempo de recuperación y adaptación criminal aumenta. También se evita que las mismas redes criminales se estabilicen en el espacio y en el tiempo, reduciendo las probabilidades de que corrompan su entorno social. Desde luego, esto no vale para las mafias tradicionales, que ya no parece que haya manera de extirpar. Es decir, si nos ponemos pesimistas, lo que se está consiguiendo es introducir más renovación en el chasis criminal global, dificultando la adaptabilidad de los grupos criminales pero, por eso mismo y paradójicamente, haciendo que cuando desarrollan una nueva artimaña sea mejor y más efectiva que la anterior. Si nos ponemos optimistas, puede que si los mecanismos de prevención de la utilización del sistema económico y financiero para fines criminales logran afinarse lo suficiente, llegará un día en que los delitos organizados destinados al lucro ilícito pierdan rentabilidad. Es un optimismo que de momento no se corresponde con la realidad.

Hace poco el mismo juez que congelaba activos financieros sospechosos de pertenecer al terrorismo contribuía a desarticular la 'Tamboskaya-Malyshevskaya', supuestamente el grupo mafioso de origen ruso más importante del mundo. Los informes tanto de Europol como de la Oficina para las Drogas y el Delito de las Naciones Unidas confirman que los transportes y el inmobiliario son dos de los sectores de la economía legítima más susceptibles de ser infiltrados por el crimen organizado. Aparte de las estructuras policiales o administrativas destinadas a la prevención y represión del blanqueo de dinero o de la financiación del terrorismo, España no dispone de una capacidad nacional de seguridad concentrada específicamente en hacer inteligencia económica. Existe desde luego un mandato para que el Centro Nacional de Inteligencia desarrolle conocimiento sobre las amenazas que pueden perjudicar a los intereses económicos nacionales. Sin embargo, desde la seguridad interior no tenemos un planteamiento sistemático para extirpar a grupos criminales inoculados en varios órganos de nuestra economía legal.

Desde hace algún tiempo se viene hablando de crear una policía económica, aunque desde mi punto de vista no es necesario. Las fuerzas de seguridad ya disponen de recursos suficientes en número, aunque menos en capacitación en ingeniería financiera y económica compleja, para hacer frente a investigaciones. Lo que falta es planteamiento estratégico, enfoque integral, decisión de analizar el problema y de situar fuerzas para resolverlo. Una manera de hacerlo es desarrollando una capacidad específica en el Ministerio de Interior, una unidad de inteligencia económica que analizara las redes económicas del crimen organizado y coordinara las acciones policiales contra la amenaza. Entonces quizás tendríamos más claro si la 'Tamboskaya-Malyshevskaya' es la más importante del mundo o simplemente la punta de un iceberg que no vemos en su magnitud.

TRAS EL COMUNICADO DE LA AVT
Arenas rectifica y dice ahora que sí hay "asuntos por aclarar" del 11-M
Javier Arenas se ha visto obligado a sacar un comunicado tras las críticas de las víctimas del terrorismo a sus palabras sobre el mayor atentado terrorista en la historia de España. Dijo el vicesecretario Territorial del PP, en una entrevista a El País, que el "11-M no está en las preocupaciones de los españoles". Ahora, Arenas señala que lo que él quiso decir es que "había que centrarse en la primera preocupación de los españoles que es la crisis económica". "Hay asuntos por aclarar del 11-M en el futuro, a los que dará respuesta la investigación política, judicial y periodística".
Europa Press Libertad Digital  24 Junio 2008

El vicesecretario de Territorial del PP y líder del partido en Andalucía, Javier Arenas, afirmó hoy que "hay asuntos por aclarar del 11-M en el futuro, a los que dará respuesta la investigación política, judicial y periodística", y que "lo primero" para él "siempre han sido y serán las víctimas del terrorismo".

En un comunicado, el dirigente popular respondió así a las críticas de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que consideró que Arenas cometió un "error" cuando aseguró que el 11-M no se encuentra entre las preocupaciones de los españoles, por lo que le exigió una corrección e insistió en la necesidad de "esclarecer los puntos que la sentencia no ha podido dar respuesta".

Además, la vicepresidenta de la asociación, Ángeles Pedraza, recordó que el presidente del PP, Mariano Rajoy, le prometió "a pocas semanas de las elecciones" que iba a pedir que se siguiera investigando "la verdad del 11-M". "¿Qué es lo que ha cambiado en un par de meses para pasar de querer investigar a decir que no importa a los españoles?", se preguntó la AVT.

Por todo ello, Arenas afirmó este martes que "lo primero" para él "siempre han sido y serán las víctimas del terrorismo", al tiempo que aseguró que él ha intentado volcarse siempre con la AVT "en términos políticos y personales" y afirmó que lo seguirá haciendo. Según aclaró, en sus declaraciones quiso trasladar "que había que centrarse en la primera preocupación de los españoles que es la crisis económica".

"Siempre he manifestado que hay asuntos por aclarar del 11-M en el futuro, a los que dará respuesta la investigación política, judicial y periodística. El 11-M nos ha marcado brutalmente a todos los españoles y a mi de forma muy especial por mis responsabilidades políticas en aquellos momentos", subrayó.

Finalmente, a la vicepresidenta de la AVT, "andaluza" a la que conoce, según sus propias palabras, el dirigente del PP le quiso trasladar su "cariño y admiración, como a todas las víctimas del terrorismo".

Apostar por el comercio justo con Cataluña
Redacción  Bilbao Minuto Digital 24 Junio 2008

Coincidiendo con la promesa de Zapatero de publicar las balanzas fiscales antes del 15 de julio próximo, ha comenzado a circular por la red de manera insistente una presentación power point en la que se explica que el 100% del IVA de productos catalanes (o de servicios de empresas con sede en Cataluña) recaudado en toda España va a parar a la Generalitat. Una clara alusión a la balanza comercial, ya que por cada euro que en Cataluña se compra al resto de España, se vende por el valor de 10 euros.

Lo que viene a denunciar la campaña es que el IVA que pagan todos los españoles, comprando productos catalanes, va a parar de forma exclusiva a las arcas catalanas y no se reparte para todo el Estado, y en consecuencia pide que se evite la compra de productos de empresas con sede en Cataluña. Si alguien está interesado en ver la presentación original la tiene aquí: http://slideshare.net/trinlosar21/comercio-justo/

Es demoledor para las pretensiones nacionalistas el ejemplo que se pone respecto al trato del IVA de una empresa extranjera y otra domiciliada en Cataluña. El IVA de una empresa extranjera en España se redistribuye en todo el país, mientras que el IVA de una empresa española con sede en Cataluña sólo va a parar a Cataluña.

Según las previsiones del nuevo Estatuto de Cataluña, la nueva financiación incluye la cesión de un mínimo del 50 por ciento, que puede llegar hasta el 100 por cien, de la recaudación por IVA, cuando hasta ahora sólo se cedía el 35 por ciento. El resto de impuestos que completan el «paquete» de financiación catalana son el 50 por ciento del IRFP y el 58 por ciento de los impuestos especiales.

CiU pide una ley que impida aplicar la tercera hora en la escuela
E. ARMORA ABC  24 Junio 2008

BARCELONA. Sigue la ofensiva de CiU para «blindar» la inmersión lingüística. El objetivo es que no se aplique el decreto estatal de Enseñanzas Mínimas que obliga a impartir una tercera hora de castellano en las escuelas catalanas.

La coalición nacionalista presentó ya a comienzos de mes una proposición de ley para regular el uso del catalán como lengua vehicular en la enseñanza. Como segundo paso, ayer registró en la Cámara catalana la moción en la que insta al gobierno de Montilla a aprobar una ley específica sobre los derechos lingüísticos que exima de la tercera hora a los centros catalanes. «El objetivo es consensuar una ley de modelo lingüístico catalán, aprovechando las competencias que en esta materia otorga el Estatut, que permita detener la aplicación de la tercera hora para siempre y garantizar un inicio de curso 2008-2009 con toda normalidad», indicó la diputada de CiU Irene Rigau.

Benach y los «países catalanes»
En plena cruzada nacionalista, el presidente del Parlamento catalán, Ernest Benach, reivindicaba ayer el concepto de «países catalanes», mientras el consejero de Interior, Joan Saura subrayaba, desde Naciones Unidas, que algunos sectores del Gobierno no entienden que deben acatar la ley y aplicar el Estatuto catalán.

Información y programa de la II Escuela de Verano organizada por la Fundación DENAES
Fundación para la Defensa de la Nación Española  24 Junio 2008

Estimados amigos:
Mediante este boletín os informamos sobre el curso de verano que, por segunda vez y con la misma ilusión de la primera, organiza la Fundación para la Defensa de la Nación Española. Lo hemos titulado España, Nación discutida, Nación indiscutible parafraseando en su más noble y correcto sentido la definición, como mínimo espuria, perpetrada nada menos que por nuestro presidente del Gobierno.

Esta II Escuela de Verano de la Fundación DENAES se celebrará en el Hall Principal del Palacio de la Magdalena de Santander, entre los días 18 y 19 de julio, y esperamos que sea todo un éxito tanto de participación como de implicación por parte de los asistentes. Los actos previstos así lo auguran, con conferencias a cargo de eminentísimas personalidades del mundo de la cultura, el periodismo y la política. Precisamente en un momento histórico como el que vivimos, de los más delicados que ha atravesado jamás la Nación española, es necesario un rearme intelectual de los ciudadanos que nos vacune contra la manipulación mentirosa e interesada del todopoderoso tinglado nacionalista; aliado éste con la cultura, el periodismo y la ideología oficiales, pero también con un estado de alienación colectiva con el fin de impedir cualquier manifestación libre y razonada, orgullosa y sin complejos, de nuestra historia y raíces comunes.

Reforzar el patriotismo de los españoles con argumentos sólidos y profundos, más allá de ese españolismo superficial tan fomentado históricamente por los enemigos de España, es hoy, pues, más necesario que nunca. La Fundación DENAES, consciente que una de las principales batallas -si no la principal- contra la mentira separatista ha de librarse en el campo cultural, educativo y doctrinal, quiere sumarse a esta labor pedagógica y regeneradora mediante sus cursos de verano; los cuales sirvan, al mismo tiempo, de lugar ideal para el intercambio de ideas y confraternización entre sus socios y simpatizantes.

Por dichas razones os animamos fervientemente a participar en esta II Escuela de Verano, en la seguridad de que todos saldremos de la misma no sólo fortalecidos de mente y espíritu, sino también con la agradable sensación de no estar solos en esta batalla: la de la verdad, la libertad en suma, contra los enemigos de España.

ENCUENTRO EN ELMUNDO.ES
Alberto Ruiz-Gallardón se adhiere al manifiesto en defensa del castellano
ELMUNDO.ES  24 Junio 2008

MADRID.- "Lo suscribo y lo respaldo íntegramente. Lo firmaré esta misma tarde". Así se ha manifestado esta tarde el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, acerca del manifiestro en favor del castellano promovido por intelectuales, durante el encuentro digital que ha mantenido con los lectores de elmundo.es.

El regidor madrileño se suma así a los más de 30.000 lectores de EL MUNDO que se han adherido al Manifiesto por la Lengua Común que presentaban este lunes el intelectual Fernando Savater, la presidenta de Unidad Editorial, Margarita Salas, y el escritor Mario Vargas Llosa. El objetivo de esta iniciativa es promover un bilingüismo real en aquellas comunidades autónomas en las que conviven dos lenguas, rechazando la discriminación de quienes utilizan el castellano o de aquellas familias que deseen que sus hijos reciban educación en esta lengua.

Ante la pregunta de un lector acerca de este manifiesto, Alberto Ruiz-Gallardón ha declarado que todavía no había "tenido ocasión de firmarlo". "Pero lo suscribo y lo respaldo íntegramente. Lo firmaré esta misma tarde", agregó el regidor madrileño.

Durante su encuentro con los lectores, el que es considerado uno de los 'vencedores' del Congreso Nacional del PP —celebrado en Valencia el pasado fin de semana— ha tenido ocasión de valorar el cónclave y de responder a preguntas sobre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, una de las voces críticas con Mariano Rajoy y considerada por algunos la gran derrotada del Congreso.

"No creo que Esperanza Aguirre haya sido perdedora en este Congreso. Y sobre todo, lo importante es que al margen de cuáles fueron las tensiones previas al mismo estemos después todos unidos en el apoyo a la decisión democrática y mayoritaria de los compromisarios, es decir, en el apoyo a Mariano Rajoy. Esperanza es necesaria para construir la mayoría que nos llevará al Gobierno de España", ha dicho el regidor.
¿Aguarda agazapado?

El regidor ha proseguido con las buenas palabras para la líder de los 'populares' madrileños, con quien las discrepancias parecen ser agua pasada ("Recibí de Manolo Cobo un consejo: 'Cuando un partido se ha jugado, piensa en el siguiente'", ha dicho). Ante la pregunta de si piensa presentarse a la presidencia del PP de Madrid o, incluso, si aspira a encabezar el PP nacional, el alcalde ha sido tajante: "Ni lo uno ni lo otro. Creo que la presidencia del PP de Madrid es un magnífico puesto para Esperanza Aguirre y he apoyado y seguiré apoyando a Mariano Rajoy como presidente nacional del partido y como candidato a la presidencia del Gobierno"

Los lectores insitían: ¿aguarda Ruiz-Gallardón agazapado para lanzarse en 2012 a por la presidencia del partido? "Siempre me han gustado más los perros que los gatos. Claro que no soy una pantera. Y sobre todo jamás he estado agazapado en mi vida. Cuando he querido una cosa, la he dicho. Y ahora digo que lo que quiero es que el próximo presidente del Gobierno de España sea Mariano Rajoy".

Durante el encuentro, el alcalde madrileño ha contestado también a todo tipo de preguntas, desde cuestiones sobre el matrimonio gay a preguntas de los ciudadanos madrileños sobre el consistorio.

El alcalde ha dejado claro que su labor al frente del mismo tiene fecha de caducidad: "Siempre he pensado que ocho años, es decir dos legislaturas, al frente de una administración es el tiempo adecuado para desarrollar con la intensidad que requiere un proyecto político de transformación de la realidad. Puede haber circunstancias que aconsejen un tercer mandato, pero con toda sinceridad a día de hoy yo no las contemplo".

Cabrera afirma que la LOE garantiza el aprendizaje del castellano en toda España
La ministra de Educación responde a la iniciativa del grupo de intelectuales que piden defender el español en comunidades bilingües
EFE - Santander EL País  24 Junio 2008

El Gobierno ha respondido a la iniciativa presentada ayer por una veintena de intelectuales que pedían reformas para defender el castellano. La ministra de Educación, Mercedes Cabrera, ha asegurado hoy que la Ley Orgánica de Educación (LOE) garantiza el aprendizaje del castellano en todo el territorio nacional y ha subrayado que su departamento "se ha comprometido con el cumplimiento de esta norma".

"Yo no tengo que apoyar nada, sólo tengo que decir lo que me corresponde como ministra de Educación y nada me hace dudar sobre la enseñanza del castellano en España". Fernando Savater, Álvaro Pombo, Carmen Iglesias y otros intelectuales presentaron ayer en Madrid el Manifiesto por la lengua común para evitar que los castellanohablantes sean "discriminados" en comunidades bilingües.

Respecto a los objetores contra la asignatura Educación para la Ciudadanía, Cabrera ha señalado que cualquier ciudadano que se sienta “lastimado” en sus derechos tiene los tribunales a su disposición para defender sus ideas, pero ha recordado que esta materia ha sido aprobada en el Parlamento y es "muy importante" para la sociedad.

La titular de Educación ha señalado que hay que enseñar conocimientos, pero también hay que "educar en valores que son tanto o más importantes que el aprendizaje de las nuevas tecnologías u otras materias". Cabrera ha defendido que "los profesores constituyen la clave de la bóveda sobre la que se asienta el sistema educativo" y ha destacado que, sin buenos docentes, no puede haber un buen sistema educativo.

"Los profesores son el mejor activo del modelo educativo y hacen una labor insustituible, aunque habitualmente se les eche una carga de responsabilidad sobre sus hombros que excede de la que les corresponde", ha indicado.

Para la ministra, el sistema de enseñanza actual es “el mejor de la historia de España" y, en su opinión no se puede entender la modernización social ni el desarrollo económico del país en las últimas décadas sin un sistema educativo adecuado. "El sistema educativo ha contribuido al progreso español, ya que ningún país se moderniza sin un sistema de educación que lo acompañe", ha señalado. "Afirmar que la educación ha empeorado respecto a hace unos años es injusto y supone una contradicción abierta y la negación de una evidencia absoluta".

El español cada vez se utiliza más en internet
Redacción Bilbao Minuto Digital   24 Junio 2008

En España está casi ‘prohibido’ hablar castellano y sin embargo en internet es el tercer idioma con más presencia y que más se utiliza.

El español ha multiplicado por tres su presencia en la red en los últimos ocho años, gracias sobre todo al despegue de las conexiones en Iberoamérica, según pone de relieve el informe ‘La sociedad en red’ del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (ONTSI).

El español es el idioma que más ha crecido en internet y ha alcanzado ya los 102 millones de usuarios, lo que le sitúa como tercera lengua en la Red por detrás del inglés (366 millones de usuarios) y el chino (184 millones), según datos presentados por la entidad pública Red.es.

Los nuevos dominios ‘.es’ que se registran actualmente en España ganan a los ‘.com’, ha añadido el director de ONTSI, Daniel Torres.

El estudio señala que en España la mitad de los hogares tienen acceso a internet, una cifra que aún no alcanza la media europea, si bien el porcentaje de quienes se conectan a través de banda ancha, un 41,5 por ciento, supera ese umbral y sitúa al país en el quinto puesto de Europa.

España se ha saltado etapas con respecto al continente y quienes se conectan por primera vez lo hacen cada vez más a través de banda ancha en vez de comenzar por banda estrecha, ha comentado Daniel Torres.

Algo menos de la mitad de los mayores de diez años que viven en España no ha utilizado nunca internet, frente a los 22 millones que sí se han conectado alguna vez, un 95 por ciento de ellos al menos una vez en los últimos tres meses.

El porcentaje de jóvenes que ha accedido alguna vez a internet es mayor en España que en Europa, si bien los porcentajes se invierten en edades más avanzadas, ha comentado Torres.

El número de personas que se conectan desde casa creció tres veces más que el de quienes se conectan en el trabajo durante el último trimestre de 2007 frente al año anterior.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial