AGLI

Recortes de Prensa    Martes 22 Julio 2008

¿Quién teme el Manifiesto?
MIQUEL PORTA PERALES, crítico y escritor ABC 22 Julio 2008

EN España ocurren cosas sorprendentes. Sorprende que un grupo de intelectuales suscriba e impulse un Manifiesto por una lengua común en que se argumenta lo indiscutible y reivindica lo obvio. ¿Acaso es discutible que todas las lenguas oficiales en el Estado son patrimonio compartido e igualmente españolas y merecedoras de protección institucional? ¿Acaso es discutible que el castellano es la lengua común de los españoles y debe ser conocida por todos? ¿Acaso es discutible que son los ciudadanos -no los territorios ni las lenguas- quienes tienen derechos lingüísticos? ¿Acaso es discutible que en las comunidades bilingües se fomente -sin discriminación o marginación de la lengua común- el conocimiento de la lengua cooficial? Todo ello es indiscutible. ¿Por qué -entonces- el Manifiesto por una lengua común? Porque en algunas Autonomías se han instalado el esencialismo, el monolingüismo, el victimismo y el anticastellanismo lingüísticos. El esencialismo que hermana lengua e identidad y sostiene que la nación catalana, gallega o vasca se alza sobre una sola lengua denominada propia que excluye el castellano. El monolingüismo que impone la denominada lengua propia como única lengua oficial de facto de la Autonomía. El victimismo que inventa un enemigo al que atribuye cualidades como el expansionismo lingüístico. El anticastellanismo de quien desea marginar y descartar el castellano de toda manifestación pública.

El cuádruple fundamentalismo lingüístico se traduce en una triple ofensiva nacionalista periférica. En primer lugar, una ofensiva ideológica que refuerza la dicotomía entre lengua propia -catalán, gallego y vasco- e impropia -castellano- de la Autonomía, que realza la relación entre lengua propia e identidad propia identificando lealtad lingüística con lealtad nacional, que concibe el castellano como una amenaza y sostiene que las lenguas autonómicas cooficiales están relegadas y minorizadas. En segundo lugar, una ofensiva política que discrimina negativamente el castellano y positivamente las lenguas autonómicas cooficiales. En tercer lugar, una ofensiva legal que establece que la lengua autonómica cooficial «es la lengua de uso normal y preferente de las administraciones públicas y de los medios de comunicación públicos de Cataluña, y es también la lengua normalmente utilizada como vehicular y de aprendizaje en la enseñanza» (artículo 6.1 del Estatuto de Cataluña, 2006), que instituye un proceso de normalización e inmersión lingüísticas que oculta un proceso de substitución lingüística (la Ley de Normalización Lingüística de la Generalitat de Cataluña de 1983 podría endurecerse con la Ley de Educación de Cataluña, actualmente en proceso de redacción, que suprimiría la llamada «tercera hora de castellano» que el Ministerio quiere introducir en la enseñanza primaria), que implanta -a través de la eufemísticamente denominada Oficina de Garantías Lingüísticas- sanciones económicas para garantizar que «la señalización y los carteles de información general de carácter fijo y los documentos de oferta de servicios para las personas usuarias y consumidores de los establecimientos abiertos al público han de estar redactados, al menos, en catalán» (artículo 32.3 de la Ley de Política Lingüística de la Generalitat de Cataluña, 1998). Al respecto de la ofensiva legal conviene añadir que, por tercer año consecutivo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ordena a la Generalitat de Cataluña que en los impresos de preinscripción escolar aparezca la casilla que otorga a los padres la opción para elegir la lengua en que quieren educar a sus hijos. Pero José Montilla -prisionero de una ERC que puede romper el tripartito- incumple esta resolución del Alto Tribunal catalán. Como incumple también otra resolución del mismo Tribunal que establece la tercera hora de castellano en Primaria. Si Montesquieu levantara la cabeza, comprobaría -horrorizado- que en Cataluña sólo se cumple la ley cuando interesa. ¿Montesquieu? Un españolista recalcitrante, asegurarían el catalanismo y el tripartito. El resultado: en Cataluña se puede matricular a los hijos en una escuela catalana, inglesa, francesa, alemana, italiana, suiza o japonesa, pero no castellana.

La deriva monolingüe y la obsesión identitaria, que se desprenden del fundamentalismo lingüístico y la ofensiva nacionalista periférica, tiene su consecuencia y su intención. La consecuencia: se reduce la libertad individual de elección de lengua, se considera como impropia una lengua castellana que es la propia de al menos la mitad de los ciudadanos catalanes, se limita el universo simbólico e intelectual del ciudadano, se problematiza el ser catalán-español de los ciudadanos catalanes que usan el castellano como vehículo habitual de comunicación, se cuestiona el carácter catalán de la cultura hecha por catalanes en lengua castellana, se obstaculiza el traslado de población y las oportunidades de trabajo interregionales. La consecuencia de la consecuencia: amparándose en el reconocimiento de la pluralidad lingüística, se impone el monolingüismo y el monoculturalismo. La intención: se niega -o relativiza en grado extremo- la lengua común castellana con la finalidad de dibujar fronteras identitarias y nacionales entre España por un lado, y Cataluña, Galicia y el País Vasco -quizá también las Islas Baleares- por otro identificando, como decíamos antes, lealtad lingüística con lealtad nacional. La intención de la intención: la reivindicación de una España plurilingüe, el dibujo de fronteras identitarias y nacionales por razón de lengua, esconde el proyecto -de momento- de un Estado plurinacional en que las partes tendrían el derecho a la soberanía.

Frente a ello, el Manifiesto por una lengua común reivindica -como decíamos al inicio- lo obvio. Es decir, que el Parlamento español -el Gobierno no está por la labor por los peajes que debe pagar- fije inequívocamente que la lengua castellana es común y oficial a todo el territorio español y como tal su comprensión puede serle supuesta a todos los ciudadanos españoles, que los ciudadanos que lo deseen tengan derecho a ser educados en castellano, que las lenguas cooficiales autonómicas tengan derecho a figurar en los planes de estudio de sus respectivas comunidades pero no como lengua vehicular exclusiva, que los ciudadanos de autonomías bilingües tengan derecho a ser atendidos institucionalmente en las dos lenguas oficiales, que en el ámbito público no oficial el uso de una u otra lengua sea discrecional, que en la rotulación de los edificios oficiales y las vías públicas, así como en las comunicaciones oficiales administrativas y la información a la ciudadanía, no deba emplearse únicamente la lengua autonómica, que los representantes políticos en sus funciones institucionales de carácter estatal usen habitualmente la lengua castellana, que en los parlamentos autonómicos bilingües se puedan emplear las dos lenguas oficiales.

¿Quién teme el Manifiesto por una lengua común? Los nacionalismos periféricos -además de tergiversar el contenido a mayor gloria de sus intereses- lo han recibido mal. La enésima maniobra del españolismo excluyente, dicen. Y el caso es que, en ningún momento, el documento -señores: no se trata de un texto patriótico, sino de una defensa de la libertad individual y el sentido común- minimiza o desdeña las lenguas cooficiales autonómicas. Y el caso es que, gracias a ese supuesto españolismo excluyente, las lenguas cooficiales autonómicas han cobrado impulso y ganado protagonismo. ¿Por qué los nacionalismos periféricos temen -porque lo temen: por eso lo descalifican con acritud y sin aceptar el reto que plantea- el Manifiesto por una lengua común? Quizá porque en sus líneas se reclama algo tan indiscutible y obvio como la libertad de elección de lengua y los derechos fundamentales.

ZP y Kamen
La maravilla de la convivencia de lenguas
Tras la falacia de la convivencia de lenguas se esconde una política que proscribe el uso de una de ellas en la enseñanza y en otros ámbitos. Reformemos el diccionario. Habrá que llamar convivir a la eliminación de uno de los que conviven.
Cristina Losada Libertad Digital 22 Julio 2008

Zapatero ha felicitado a los socialistas catalanes por dar ejemplo con su manera de "convivir con otras lenguas". Sin embargo, ni siquiera un socialista catalán, y no digamos un simple mortal, convive con lenguas, sino con personas. Ese matiz es muy importante. Las personas suelen querer entenderse, y por ese motivo acaban por arreglárselas cuando hablan idiomas distintos. Sólo hay que dejarlas en paz. Los idiomas ni quieren ni dejan de querer. La confusión del presidente es sintomática y sistemática. Tras la falacia de la convivencia de lenguas se esconde una política que proscribe el uso de una de ellas en la enseñanza y en otros ámbitos. Reformemos el diccionario. Habrá que llamar convivir a la eliminación de uno de los que conviven.

El historiador Henry Kamen escribía días atrás en El Mundo que el error de la Constitución de 1978 y del Manifiesto por la lengua común radica en propugnar el bilingüismo, pues éste "no protege las lenguas minoritarias". Según él, la cuestión en España es cómo "garantizar los derechos" de esas lenguas para que la mayoritaria no las haga desaparecer. Ilustraba su argumento con el caso del galés. Hacia 1500, hablaban aquel idioma casi todos los habitantes de Gales. Tras cuatro siglos de bilingüismo lo empleaba el 50 por ciento. Y en 1990, sólo el 19 por ciento. Fatídico destino el del galés. Pero ¿y el de los galeses?

No parece que les haya ido mal con el inglés. Es más, un galés que aspire a alcanzar algún día el estatus de historiador de prestigio, dará sus clases y escribirá sus obras en inglés, como hace Henry Kamen, que también escribe en español. Uno queda muy bien y muy a la moda defendiendo la conservación de las lenguas minoritarias. Pero resulta que son otros los que deben sacrificarse por la causa. Otros quienes son obligados a evitar que se extingan, mientras uno se maneja en idiomas de gran proyección y envía a sus hijos a colegios donde los aprenden, tal como hacen Montilla y tutti quanti.
He ahí dos tipos de defensores de las lenguas minoritarias. Unos quieren salvarlas y otros sólo pretenden afianzarse en el poder. Pero ambos coinciden en el uso de medios coercitivos. Ignoran la voluntad de las personas y les amputan su derecho a elegir. La defensa de las lenguas es una trampa cubierta de hojarasca sentimental. Los idiomas no han de ser defendidos. Es uno el que se ha de defender en un idioma u otro.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Sánchez-Camacho: ni antes ni ahora
Si antes no querían ir con el PP ni a cobrar, ahora tampoco. De nada ha servido el enésimo giro al centro y la voluntad declarada de acercarse al nacionalismo, por muy montaraz y antiespañol que éste sea
EDITORIAL Libertad Digital 22 Julio 2008

Después de un congreso regional movido, con abucheos y hasta cuatro candidatos en liza, el aparato de la calle Génova decidió intervenir personalmente en Cataluña poniendo a dedo a Alicia Sánchez-Camacho, diputada ambiciosa, fiel a Rajoy y, sobre todo, afín al nuevo planteamiento estratégico de la dirección salida del congreso de Valencia. En Cataluña este planteamiento pasa por no hacer demasiado ruido y entenderse con el nacionalismo hegemónico suplicando, de paso, el perdón por "pecados" del pasado como, por ejemplo, haberse opuesto con firmeza al Estatuto hace tres años.

Hasta aquí todo perfecto. Faltaba sólo ver cuál sería el recibimiento que los catalanistas de pura cepa iban a dispensar a los arrepentidos de Sánchez Camacho. Ya lo sabemos. Si antes no querían ir con el PP ni a cobrar, ahora tampoco. De nada ha servido el enésimo giro al centro y la voluntad declarada de acercarse al nacionalismo, por muy montaraz y antiespañol que éste sea. Sánchez Camacho, que la pasada semana se negó a firmar el Manifiesto por la Lengua Común haciendo un guiño explícito a Convergencia i Unió, puede ir recogiendo el primer y amarguísimo fruto de su espíritu dialogante con aquellos que por no querer no quieren ni sentarse en su misma mesa.

A estas alturas, y habiéndose dedicado tantos años a la política en Cataluña, Sánchez-Camacho debería saber que, para el nacionalismo, su partido es, como mucho, tolerado a desgana, pero que no forma ni formará parte de la gran familia política catalana, la única, la que comulga con la doctrina máxima de la tribu. Para el nacionalismo el PP es un cuerpo extraño condenado al aislamiento y que sólo puede soportarse si es sumiso y no da demasiado la lata. Los años de Piqué al frente del PPC deberían haber servido de lección de cuál es la única estrategia que el PP no puede permitirse en Cataluña. A la vista está que no ha sido así. Ahora que, quien proceda, asuma las consecuencias.

El PP de Rajoy
¿Y la oposición?
Basagoiti en Deia ha dicho más: "Los Mayor Oreja y Redondo de hoy en día son Ibarretxe, Madrazo y Ziarreta." La declaración es tan bestia que no sé si la entiendo, o si la quiero entender.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 22 Julio 2008

Los de Mariano Rajoy –trienio y cabezada– están haciendo algo parecido a una labor de oposición en materia económica. Bien. Soraya SS llama "marciano" a Zapatero mientras su jefe – escalafón y guasa– tacha a los ministros, por su inacción, de "comentaristas", lo que es un acierto. Se dirá que en materia terrorista también mantiene el PP su tono vital, aunque esto exige algún matiz.

Cierto es que el discurso sobre la ETA no ha variado (sólo faltaría), pero clama al cielo que habiendo arribado el PSOE y el Gobierno, tras demencial aventura, a las mismas conclusiones en las que está el PP instalado desde siempre, se presenten las cosas al revés. Que puedan cacarear los medios progres que por fin el PP se ha unido al consenso contra el terrorismo. Irrita que triunfe tal operación de propaganda, siendo tan basta, falsa y nauseabunda. ¿Por qué funciona? Porque Mariano Rajoy –blazer y Sebago– considera de mal tono recordarle su reciente pasado a Zapatero. Mientras tanto intoxican libremente Z, Blanco y Pajín.
Hay más. La disposición al pacto con los nacionalistas, definitivamente reconocida por Basagoiti en Deia, castra una parte sustancial de la denuncia del terrorismo separatista: la que tiene que ver con connivencias, árboles y nueces. Por cierto, Basagoiti en Deia ha dicho más: "Los Mayor Oreja y Redondo de hoy en día son Ibarretxe, Madrazo y Ziarreta." La declaración es tan bestia que no sé si la entiendo, o si la quiero entender.

Así las cosas, y con Mariano Rajoy –tour y cortapuros– callado como un muerto en lo que toca al fracaso nacional del 11-M (que también es terrorismo, ¿no?), y con su presidenta del PPC desmarcándose del Manifiesto, y con el partido de los setecientos cincuenta mil militantes yendo a rastras de la pequeña UPyD en la defensa de los derechos de los castellanoparlantes, queda el cuadro como sigue: el PP ha confundido oposición con oposiciones.

Dicho de otro modo, el PSOE no tiene oposición salvo en el grave asunto del manejo de la crisis económica, a cuyo empeoramiento ha confiado por lo visto Mariano Rajoy –mesocracia y garambaina– sus posibilidades de tocar Moncloa. Ciertamente tendría tan triste as en la manga... si fuera cierto que el español vota con el bolsillo.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Ex presos anónimos
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 22 Julio 2008

Cada año, entre treinta y cuarenta miembros o colaboradores de ETA quedan en libertad tras haber cumplido el periodo de privación de libertad y estancia en prisión que fijó la sentencia que les condenó. Casi todos ellos dejan pendiente por insolvencia económica el pago de las indemnizaciones y responsabilidades civiles que establecieron los tribunales.

La Asociación Víctimas del Terrorismo, en el año 1993, cifró la deuda de los etarras en 60.000 millones de pesetas (360 millones de euros) y desde entonces la cifra no ha hecho más que aumentar hasta los 430 millones de euros que el Estado ha adelantado a los afectados, en virtud de la Ley de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo de octubre de 1999.

La mayoría de los presos etarras que recuperan la libertad cada año desaparecen discretamente del escenario público. Vuelven a su vida privada, a recomponer sus actividades profesionales y laborales, sus lazos familiares. Incluso muchos de los que habían adquirido notoriedad por sus andanzas criminales regresan al anonimato del que nunca hubieran salido de no haber ingresado en ETA. Sólo unos pocos mantienen cierto protagonismo mediático o social porque buscan realizar actividades políticas o se encuadran en los diversos organismos de apoyo a la banda terrorista o a sus presos.

Nadie se ocupa de las actividades de esos ex presos de ETA: nadie vigila si han encontrado trabajo, si tienen ingresos regulares o si pueden hacer frente al pago de las cantidades que dejaron pendientes al salir de la cárcel. La AVT lo intentó entre los años 1993 y 1996 a través de la Fiscalía y el resultado fue decepcionante: las empresas, incluso algunas instituciones públicas, se resistían a informar a los fiscales cuando les solicitaban datos de ex etarras, y éstos se daban de baja en las empresas en las que estaban en cuanto tenían noticia de que había una indagación sobre sus medios económicos.

El resultado es que desde mediados de los noventa no se ha hecho nada para obligar a los sentenciados a cumplir también la parte económica de su condena. Lo ocurrido en los últimos días con Kandido Aspiazu y con De Juana Chaos tiene más que ver con la irritación social que ha provocado su falta de sentido común al instalarse a vivir en la puerta de la casa de algunas víctimas del terrorismo que con un cambio de políticas gubernamentales. Si hubiesen seguido la pauta de la mayoría de sus compañeros de pasar desapercibidos tal vez no hubieran provocado iniciativas legales para embargarles sus propiedades y obligarles a hacer efectivo el pago de sus deudas.

PP de Cataluña
Sustancia moldeable de diversos colores
Supongo que la presidenta del partido en Cataluña se da cuenta de que si sus votantes o simpatizantes están más de acuerdo con un artículo de Leguina o con Redondo Terreros que con ella, tiene un problema, y gordo.
Maite Nolla Libertad Digital 22 Julio 2008

Los dos candidatos que fueron amablemente invitados a retirar su candidatura a la presidencia del PP en Cataluña tenían un proyecto político para el partido. Además, más o menos coincidente. De Alberto Fernández sabemos que su labor de oposición al nacionalismo en el Ayuntamiento de Barcelona es intachable; a Daniel Sirera se le puede reprochar que no mantuviera su voluntad de cambio cuando las familias, clanes y caciques locales y/o localizados del partido se le pusieron de uñas, o, mejor dicho, que lo pospusiera para después del congreso; aunque para él no ha habido día después. Ambos, con matices, tenían algo que decir.

Sin embargo, las que acabaron presentando sus candidaturas fueron dos personas sin proyecto político. Una porque no le dio tiempo y otra porque ni aunque hubiera tenido cien años hubiera sido capaz. Proclamada unánimemente vencedora moral, alguien debería decirle que ha perdido el congreso.

Las declaraciones de la presidenta del PP en Cataluña diciendo que no es necesario firmar el manifiesto en defensa de la Constitución son la muestra inequívoca de que pasan los días y sigue sin un proyecto político. Y eso es lo peor; peor que quedarse colgada de la brocha, ya que el partido en masa se ha adherido, empezando por su presidente y acabando por el grupo parlamentario en Cataluña. Peor que la tontería habitual de muchos políticos que se dejan embaucar –parezco Laporta– por el periodista que tienen delante y dicen una cosa u otra, según las declaraciones sean para un medio de aquí u otro de allá. Y tiene toda la pinta que la estrategia consiste en no tener proyecto político. Así podemos hacer la política de la plastilina –sustancia moldeable y de diversos colores– y dependemos de las circunstancias, no fuera a ser que digamos algo y luego nos pillemos los deditos.

De momento, aparte de que su discurso parece el preámbulo de una ley medioambiental o de un reglamento europeo sobre la política agraria común (defenderemos, promoveremos y bla, bla,bla) la primera decisión que podía tomar ha sido equivocada, además de inoportuna. Lo que dijo la presidenta se publicó justo el mismo día que un artículo de Joaquín Leguina en El Mundo –a buenas horas mangas verdes, usted también– y una entrevista a Nicolás Redondo Terreros en un periódico digital. Supongo que la presidenta del partido en Cataluña se da cuenta de que si sus votantes o simpatizantes están más de acuerdo con un artículo de Leguina o con Redondo Terreros que con ella, tiene un problema, y gordo. Problema que se agrava si su postura sobre el tema es coincidente con la de Zapatero y Durán i Lleida.

CONDENA A ESPAÑA POR VIOLAR EL ARTÍCULO 6.1
Estrasburgo sentencia que Gómez de Liaño no tuvo un juicio independiente e imparcial
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dictaminado que Javier Gómez de Liaño no tuvo un juicio independiente e imparcial cuando una Sala del Supremo lo condenó en 1999 por prevaricación en el caso Sogecable. El Constitucional denegó el amparo solicitado por el magistrado. En la sentencia, los juecescondenaron a España por unanimidad. En declaraciones a la Cadena COPE, Gómez de Liaño se mostró "satisfecho" con la sentencia porque supone un triunfo de la Justicia aunque también lamentó que se tuviera que llegar hasta Estrasburgo cuando en España pasó por todos los tribunales.
EFE Libertad Digital 22 Julio 2008

Según el fallo de la Corte con sede en Estrasburgo, el Estado español debe abonar 5.000 euros al demandante en concepto de "daños morales", pero no se fija cantidad alguna por los daños materiales o los gastos judiciales, solicitados por Gómez de Liaño. Para la Corte de Estrasburgo, la imparcialidad de la Sala del Tribunal Supremo que juzgó a Gómez de Liaño por prevaricación "podía suscitar serias dudas".

El argumento es que los tres magistrados que la componían (citados por las iniciales de los apellidos G., B. y M.P. en el texto de la sentencia) ya habían intervenido previamente en numerosos actos de instrucción del caso.

En este sentido, la sala del Tribunal de Estrasburgo, presidida por el juez andorrano Josep Casadevall y de la que no formaba parte el juez español, Luis López Guerra, que se abstuvo de participar, estima que las quejas de Gómez de Liaño en su demanda estaban "objetivamente justificadas".

Por otra parte, el tribunal ni siquiera estudió el fondo de la presunta violación del artículo 6.2 (presunción de inocencia) del Convenio, que también alegó Gómez de Liaño y rechazó la admisión de la queja relativa al artículo 14 (prohibición de la discriminación).

Javier Gómez de Liaño presentó el 9 de junio de 2004 ante el Tribunal de Estrasburgo su demanda contra España, en la que alegó la violación de los tres artículos citados del Convenio europeo. En noviembre de 2006 el tribunal requirió información sobre el caso a las partes y preguntó a España si el juicio contra el magistrado fue "imparcial".

Durante el proceso en su contra en los tribunales españoles, Gómez de Liaño solicitó la recusación de los magistrados que componían la Sala del Tribunal Supremo que llevaba su caso, la cual fue rechazada por presentarse fuera de plazo. Tras retomar el procedimiento penal dirigido contra Gómez de Liaño, una sala compuesta por los magistrados a quienes había intentado recusar le condenó el 15 de octubre de 1999 a las penas de multa y de inhabilitación por quince años para el ejercicio de funciones judiciales por un delito continuado de prevaricación. El demandante presentó un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, en el que alegó, entre otros, la vulneración de su derecho a un juez imparcial.

Gómez de Liaño fue indultado según el Real Decreto 2392/2000, de 1 de diciembre, que le permitió el reingreso en la carrera judicial. El demandante pidió inmediatamente una excedencia y ejerce en la actualidad como abogado.

El PSC se distancia del pacto sobre el catalán en la Universidad
Barcelona EL PAÍS 22 Julio 2008

A los socialistas catalanes no les convence la apuesta de la Comisionada de Universidades, Blanca Palmada, para que los nuevos profesores universitarios deban acreditar el nivel C de catalán para impartir clases. El PSC aprovechó su congreso del pasado fin de semana para lanzar un tímido mensaje de desacuerdo hacia el proyecto, impulsado por sus socios republicanos pero acordado por el conjunto del tripartito. Una de las ponencias que debatieron los socialistas acabó con una conclusión sin referencias directas al catalán, pero que deja claro que lo que debe primar en la Universidad es el talento de sus profesores y no la lengua en que se expresen.

"Queremos atraer a los mejores estudiantes y a los mejores profesores e investigadores del mundo. Para conseguirlo, los objetivos de excelencia, competitividad internacional y atracción de talento deben estar por encima de otros objetivos que puedan suponer barreras de entrada al talento", reza la resolución, que fue aprobada por unanimidad.

Fuentes de la ponencia que debatió el asunto explicaron que, pese a no hacer referencias directas a las intenciones del departamento que dirige el republicano Josep Huguet, el sentir del partido es claro. "El catalán no debe exigirse de entrada en una institución como es la Universidad, donde lo que debe imperar es la buena calidad de sus investigadores y un alto nivel en la docencia", explicaron estas fuentes.

La crítica velada del PSC, que todavía no ha sido expresada en el seno del Gobierno, viene a sumarse a las objeciones al proyecto que han planteado los rectores de la Universidad Autónoma de Barcelona y de la Pompeu Fabra. Ambos se han desmarcado de la idea de que a los nuevos profesores se les exija, de entrada, el nivel C de catalán. Prefieren no cerrar las puertas de la Universidad a todo tipo de investigadores y apuestan para que la formación lingüística forme parte del proceso de adaptación de estos profesores al centro educativo.

El PSC contra la unidad de España
Redacción Bilbao Minuto Digital  22 Julio 2008

MD ya avanzó en su día la propuesta de los socialistas catalanes para instaurar un Estado federal en España. Ahora, al finalizar su congreso, se puede decir que su giro hacía el nacionalismo se ha completado. Se puede decir que la facción socialista catalana se ha convertido en un partido nacionalista más, dejando a los votantes de izquierda no nacionalistas huérfanos de representatividad en Cataluña.

Las claves del giro nacionalista socialista son estas:

-El Congreso del PSC, que ha definido a Cataluña como “una nación con un territorio, una lengua, una cultura y una historia propias”.

- La reclamación de una reforma federal de la Constitución Española que dé voz propia a Cataluña ante instituciones y organismos europeos. El PSC reclama la incorporación de los últimos avances(sic) del Estado de las Autonomías en un sentido federal”, desde “la colaboración entre instancias de poder y bajo los “principios de lealtad federal”.

-Relaciones bilaterales Generalidad-Gobierno español. El PSC también quiere “reforzar” la Comisión Bilateral Estado-Generalitat, “manteniendo la solidaridad en el marco de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos Estado-Generalitat”. Los socialistas catalanes también quieren “reforzar” el Consejo de Regiones como segunda cámara de representación de los parlamentos regionales.

-La lengua como identidad colectiva. Que se traduce en el mantenimiento del modelo de inmersión lingüística en catalán que se extenderá a los inmigrantes. “Sólo así seremos capaces de construir” una “identidad colectiva”, dicen.

-Financiación autonómica en la que Cataluña negocie con el Estado bilateralmente. “No aceptaremos un modelo de financiación que no se ajuste al Estatuto y que consideremos que no sea positivo o justo para Cataluña”.

El PSC-PSOE busca afianzar el voto radical nacionalista que procedente de ERC le salvó de la derrota electoral las pasadas elecciones, asumiendo las tesis del catalanismo “mas tronado” en palabras del insigne Josep Plá, así como abrir la posibilidad de un entende con CiU en caso de que para seguir en el poder el PSC tenga que cambiar de socios. El problema de todo este cálculo electoralista es que acentúa la crisis de la cohesión nacional y alimenta la confrontación artificial Cataluña-España que buscan los separatistas.

Conociendo además las escasas luces del electorado español y su nula capacidad de crítica, es predecible que el PSC arrastre a sus muchos votantes de izquierda pero no nacionalistas, que serán incapaces de superar la consigna facilona de votar en contra de la derecha, para votar a favor de todos, es decir de España, ya sea a UPyD u otras formaciones.

Cabe preguntarse por la postura del PPC, instalado en una ambigüedad que no convence a nadie. Si va a imitar al PSC y apuntarse a la deriva nacionalista para caer más simpáticos desde un nacionalismo moderadillo cercano a Unió, o va abrirse a la calle en una doble vertiente, por un lado para servir de referente a los no nacionalistas en Cataluña y por otro alejándose de posturas clasistas ultraliberales para captar el voto del centro izquierda.

El «liberado» Arkaitz Goikoetxea, entre los 9 detenidos en la operación
La Guardia Civil desarticula el comando Vizcaya, el más activo de ETA
La Guardia Civil ha desarticulado esta madrugada el comando Vizcaya de ETA, el más activo de la organización terrorista desde la ruptura del alto el fuego, y al que se atribuyen la mayoría de los atentados cometidos desde agosto de 2007. Las detenciones se han practicado en varias localidades vizcaínas, entre ellas, Getxo, y Elorrio. La operación continúa abierta y no se descartan más detenciones.
Efe/Ep - Bilbao/Madrid La Razon 22 Julio 2008

Los detenidos por la Guardia Civil en la operación que ha permitido desarticular esta madrugada en 'Comando Vizcaya' de la organización terrorista ETA, responsable de la mayoría de los atentados cometidos por la banda desde el final de la tregua son ya nueve, según informaron fuentes de la lucha antiterrorista.
Entre los detenidos hay ocho miembros legales de la banda y un único miembro liberado, Arkaitz Goikoetxea, considerado responsable del 'comando' y que fue detenido en Bilbao. En su detención ha estado presente el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, que se desplazó desde Madrid para dirigir la operación coordinada por la Guardia Civil.

Según fuentes próximas a los detenidos, entre los miembros legales arrestados se encuentran Libe Agirre Mazaga, que fue detenida en Fuengirola (Málaga); Gaizka Jareño Ugarriza y Aduri Aristegi Aragon, detenidos en Elorrio (Vizcaya); Iñigo Gutierrez, arrestado en Algorta Vizcaya) y Aitor Kotano, detenido en Nigrán (Pontevedra).

Huído desde 2003 y natural de Barakaldo, Goikoetxea tiene una amplia trayectoria en la 'kale borroka' entre 1995 y 2005, incluidos ataques a patrullas policiales. Goikoetxea tiene un fuerte acento nasal que conocen los agentes antiterroristas desde su época de terrorista callejero. Además, posee elementos característicos, como una cicatriz en el labio superior y la falta de varios dedos de una mano por la explosión de un artefacto casero.

Junto a su compañero Jurdan Martitegi, está considerado el presunto autor del atentado trampa perpetrado por ETA en el juzgado de Getxo (Vizcaya) el 11 de noviembre de 2007. El departamento vasco de Interior identificó a los dos presuntos miembros de ETA tras examinar las cintas de seguridad y los explosivos del atentado frustrado, tarea en la que dos artificieros de la Ertzaintza resultaron heridos.

Según datos de la Consejería Interior del Gobierno Vasco, Goikoetxea y Martiategui también habrían participado en la colocación de la furgoneta-bomba con la que el 24 de agosto ETA atentó contra un cuartel de la Guardia Civil en la localidad vizcaína de Durango. El atentado causó heridas leves a dos agentes y cuantiosos daños materiales, tanto en el cuartel como en las viviendas cercanas. Fue, tras varias intentonas desbaratadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la primera acción de ETA después de anunciar en junio el fin de la tregua.

Goikoetxea también fue el que el que llamó a los servicios de emergencia para alertar de la colocación del coche-bomba que minutos después explotó junto al cuartel de la Guardia Civil en Calahorra (La Rioja) el pasado 21 de marzo. Su identificación como autor de la llamada que avisó del atentado de Calahorra viene a confirmar que esta acción fue obra del 'complejo Vizcaya' de la banda terrorista formado por por uno o dos 'liberados' y una red de varios miembros 'legales'.
Asimismo, las Fuerzas de Seguridad atribuyen a Arkaitz su participación en los atentados contra la casa cuartel de Legutiano (Alava), en el que murió un guardia civil el pasado mes de mayo; y no descartan que fuera él quien acribilló a tiros al ex concejal socialista Isaías Carrasco en Mondragón (Guipúzcoa), el pasado 7 de marzo.

Un hermano de Arkaitz, Zigor, de 30 años, fue detenido el año pasado por el Cuerpo Nacional de Policía acusado de formar parte de un grupo violento de apoyo a ETA responsable de numerosos actos de violencia callejera en la zona de Uribe Costa. El juez lo puso en libertad bajo fianza por razones de salud.

Perfil de Goikoetxea
Goikoetxea, de 27 años y con un largo historial en la 'kale borroka', fue identificado como el joven que saltó la tapia de la comisaría de la Ertzaintza en Zarautz el 25 de septiembre de 2007. Junto a su compañero Jurdan Martitegi, está considerado el presunto autor del atentado trampa perpetrado por ETA en el juzgado de Getxo (Vizcaya) el 11 de noviembre de 2007. El departamento vasco de Interior identificó a los dos presuntos miembros de ETA tras examinar las cintas de seguridad y los explosivios del atentado frustrado, tarea en la que dos artificieros de la Ertzaintza resultaron heridos.

Según datos de la Consejería Interior del Gobierno Vasco, Goikoetxea y Martiategui también habrían participado en la colocación de la furgoneta-bomba con la que el 24 de agosto ETA atentó contra un cuartel de la Guardia Civil en la localidad vizcaína de Durango. El atentado causó heridas leves a dos agentes y cuantiosos daños materiales, tanto en el cuartel como en las viviendas cercanas. Fue, tras varias intentonas desbaratadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la primera acción de ETA después de anunciar en junio el fin de la tregua.

Goikoetxea también fue el que el que llamó a los servicios de emergencia para alertar de la colocación del coche-bomba que minutos después explotó junto al cuartel de la Guardia Civil en Calahorra (La Rioja) el pasado 21 de marzo. Su identificación como autor de la llamada que avisó del atentado de Calahorra viene a confirmar que esta acción fue obra del 'complejo Vizcaya' de la banda terrorista formado por por uno o dos 'liberados' y una red de varios miembros 'legales'.
Asimismo, las Fuerzas de Seguridad atribuyen a Arkaitz su participación en los atentados contra la casa cuartel de Legutiano (Álava), en el que murió un guardia civil el pasado mes de mayo; y no descartan que fuera él quien acribilló a tiros al ex concejal socialista Isaías Carrasco en Mondragón (Guipúzcoa), el pasado 7 de marzo.

El 1 de abril de 2000 sufrió la amputación de un dedo en una mano al estallarle un artefacto pirotécnico en el curso de unos desórdenes registrados en Vitoria. A raíz de aquel suceso quedó hospitalizado en condición de detenido, aunque más tarde fue puesto en libertad provisional.

Un hermano de Arkaitz, Zigor, de 30 años, fue detenido el año pasado por el Cuerpo Nacional de Policía acusado de formar parte de un grupo violento de apoyo a ETA responsable de numerosos actos de violencia callejera en la zona de Uribe Costa. El juez lo puso en libertad bajo fianza por razones de salud.

Aitor Kotano
El presunto miembro del comando Vizcaya de ETA detenido hoy en Nigrán salió esposado junto a una mujer esta madrugada del chalé en el que se encontraban desde ayer por la tarde y que está en venta desde hace dos años, según fuentes vecinales y de la inmobiliaria que gestiona la vivienda.

La vivienda está ubicada en el número 19 de la urbanización «Sau 3» en el barrio de Area Alta, en la parroquia de Panxón en Nigrán (Pontevedra), y en ella cuelga un cartel en el que se puede leer «vende».

Fuentes vecinales explicaron a los periodistas que entre las 01:00 y 02:00 horas de esta noche llegó a la urbanización un fuerte dispositivo policial compuesto por entre 15 y 20 personas, varias de la Guardia Civil, unas vestidas de paisano, otras con pasamontañas y algunas armadas.

Según su relato, los vecinos de la urbanización se enteraron de esta operación cuando, tras los insistentes ladridos de un perro, se asomaron a la ventana y la Guardia Civil les advirtió de que no salieran de sus viviendas.

Los agentes permanecieron en el chalé y alrededores hasta las 06:00 horas de hoy, momento en el que observaron cómo salían esposados de la vivienda el presunto etarra y una mujer, de unos 30 años y «de lo más normal», añadieron.

Asimismo, precisaron que ambos llegaron ayer a la urbanización a las 16:00 horas con su coche, un monovolumen, que aparcaron en el recinto del chalé, en venta desde hace dos años, informaron fuentes de la inmobiliaria Inmovivienda, con sede en Sabarís, en Baiona (Pontevedra), que es la que gestiona esta venta. Askatasuna, colectivo de apoyo a presos de la banda terrorista, ha informado de que el detenido en Nigrán y presuntamente perteneciente al ‘comando Vizcaya’ es Aitor Kotano Sinde.

La Generalitat se gastó 24 millones de euros en publicidad en 2007
I. A. ABC 22 Julio 2008

BARCELONA. El Gobierno de la Generalitat se gastó un total de 23.972.288,75 euros en publicidad durante el ejercicio de 2007, el primer año de gestión del tripartito presidido por José Montilla. Así lo reconoce el consejero de Interior y Relaciones Institucionales, Joan Saura, en una respuesta parlamentaria al líder del PP en la Cámara autonómica, Daniel Sirera, en la que detalla el gasto por departamentos del tripartito. El propio Saura, con un gasto de 3,4 millones de euros, encabeza el ránking, seguido por el titular de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet, con 3,2 millones, y la consejera de Trabajo, Mar Serna, con 3,1 millones de euros. El departamento de Presidencia ocupa el octavo lugar, con 1,2 millones de euros, y la Vicepresidencia de Josep Lluís Carod-Rovira, el undécimo, con 755.071 euros.

En pleno debate sobre las medidas de austeridad para hacer frente a la crisisy las reclamaciones de más financiación para la Administración catalana, el presidente de la Generalitat prometió el pasado miércoles una reducción del 25 por ciento del gasto corriente de la Generalitat en las partidas consideradas más superfluas, entre las que se encuentra la de publicidad. Un apartado en el que el tripartito catalán se gastó el año pasado 24 de los 26.684 millones de su presupuesto.

Si bien no se trata de un presupuesto desmesurado en publicidad, como afirman desde el Gobierno autonómico, lo cierto es que esta partida se suma a los 31 millones de euros que costaron los informes y estudios externalizados en ese periodo. O a los dos millones de euros «invertidos» en ayudas a entidades que defienden el «pancatalanismo» en Valencia, sobre todo, y también en Baleares. O los 1,6 millones de euros en viajes en un año y medio. Toda una cuenta de gastos en plena negociación de la nueva financiación autonómica.

POR LA LENGUA COMUN / La polémica
El PSOE de Baleares quiere una televisión y una radio públicas sólo en catalán
Aprueba en su congreso una ponencia marco que insiste en la necesidad de promover el federalismo Argumenta que los medios son «un elemento esencial para la consolidación de la cultura propia»
PALMA.- La ponencia política aprobada por el XI congreso de los socialistas baleares celebrado el pasado fin de semana en Palma establece la necesidad de respetar la cooficialidad del castellano y el catalán, aunque incide que la última lengua debe ser la única que se utilice en la radio y en la televisión pública de las islas.
EL MUNDO 22 Julio 2008

La ponencia marco, que fue aprobada sin ningún voto en contra, consolida el viraje del PSIB hacia lugares comunes del histórico nacionalismo insular. Eludiendo las alusiones a España (siempre «Estado español») y tomando como espacio de crecimiento político el Estatut balear, empieza insistiendo en la necesidad de promover el federalismo.

A continuación, habla de la identidad balear, y aquí sitúa la cuestión lingüística -a la que se dedica un capítulo específico- como uno de sus pilares. El texto reivindica la necesidad de «trabajar con tal de hacer de nuestra lengua un instrumento de cultura y orgullo, capaz de convivir en igualdad de condiciones con el castellano, la otra lengua oficial de la comunidad autónoma».

Los socialistas consideran que, sólo desde «las premisas de respeto a la cooficialidad y de vigilancia en el uso del catalán como lengua propia y distintiva del pueblo balear, será posible construir relaciones de convivencia». Sin embargo, y pese al reconocimiento de esa cooficialidad, el ideario oficial del PSIB apoyará redoblar esfuerzos para «promover, investigar, catalogar y divulgar» la lengua catalana. El PSIB otorga un rol clave a los medios de comunicación públicos, que presenta como «un elemento esencial para la consolidación y la difusión de la lengua catalana y de la cultura propia en el marco del respeto a la diversidad de la sociedad», y como instrumentos para «reforzar la cohesión social, cultural e identitaria de las islas». Para ello, sostienen, «el catalán debe ser la lengua vehicular de toda la programación de la radio y de la televisión públicas».

Savater: «Zapatero no tiene ninguna razón para no firmar el Manifiesto»
MADRID EL MUNDO 22 Julio 2008

El filósofo Fernando Savater criticó ayer al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por decir, durante la clausura del congreso del PSC en Barcelona, que firmaría el Manifiesto por la Lengua Común si éste defendiera no sólo el castellano, sino «también el catalán y el resto de las lenguas que se hablan en España».

El pensador vasco y miembro de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) consideró que el jefe del Ejecutivo habla «de oídas». Explicó que la afirmación de Zapatero «es una tontería» porque el Manifiesto precisamente defiende la cooficialidad de las lenguas.

Según señaló Savater a Servimedia, el texto que él ha promovido «no habla de defender ninguna lengua, habla de defender los derechos de los que hablan en todas las lenguas», incluidos los castellanohablantes de algunas comunidades autónomas.

Por este motivo, aseguró que Zapatero «no tiene ninguna razón para no firmar el manifiesto», por lo que emplazó al presidente del Gobierno a leer el texto «en vez de hablar de oídas».

Al mismo tiempo, reclamó al dirigente socialista «que procure por una vez decir la verdad y reconocer lo que dice el Manifiesto». «Si es así, tendrá que firmarlo», añadió.

Por otro lado, el consejero de Educación del Gobierno de La Rioja, Luis Angel Alegre, afirmó en Soria que la lengua española «no corre ningún peligro», ya que, según sus propias palabras, el «poderío de nuestro idioma es palpable en todos los órdenes y niveles».

Alegre se refirió al resto de lenguas cooficiales existentes en nuestro país como «pequeñas escaramuzas localistas», pero, desde su punto de vista, «la Historia hará justicia en el futuro».

En su opinión, el castellano se habla «tan bien o tan mal» como se hablaba antes, pero lo importante, destacó, es fomentar la lectura y la literatura en las escuelas y «concienciar a la población de que hablar es bueno».

Recortes de Prensa   Página Inicial