AGLI

Recortes de Prensa    Martes 29 Julio 2008

Campaña contra el Manifiesto
Separatistas y separadores
Porque el Estatuto que Zeta impulsó y hoy viola es ley, guste o no guste. Y es su incumplimiento lo que ahora mismo está dando en Cataluña un nuevo arsenal al independentismo. Exactamente la actitud que se conoce como "separadora".
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 29 Julio 2008

El agitador Blanco, de vocación roja, verde en formación, prensa amarilla y conciencia como ustedes se imaginan, ha rescatado la vieja dicotomía de los separatistas y los separadores. Se plantó en el congreso del PSC, partido aliado de los separatistas de ERC e infiltrado hasta la médula por el separatismo "no nacionalista" del amigo y filósofo de cabecera de Maragall, y en vez de afearles a sus compañeros el error, se fue al otro lado de la dicotomía para acusar de separadores a los del Manifiesto, gentes que fueron suyas y que hoy están asqueadas por la violación sistemática de derechos lingüísticos, pero también por la general deriva irracionalista del socialismo periférico y la claudicación del central.

De modo que en la era Blanco-Pajín el término "separador" se reserva a quien defiende la aplicación de la Constitución, empezando por su artículo 14. Pero, ¿hay realmente separadores? Sí, los hay, y de tres tipos. Está la ínfima extrema derecha, están los ciudadanos de izquierda y de derecha que se burlan de las lenguas vernáculas, abundan en el chiste regional y alimentan prejuicios. Están por fin los más peligrosos: los que mandan en el PSOE.

En materia nacional, el PSOE reproduce el mismo patrón esquizofrénico que le ha distinguido en su abordaje del terrorismo. Los mismos que montaron un grupo terrorista para secuestrar y matar etarras (dejando por el camino algún rehén y algún cadáver sin relación con ETA) son los que luego predicaron la negociación, aquietaron la justicia, incumplieron la ley y los pactos para facilitar la vida a los terroristas, pusieron a los fiscales en vergonzosa posición, alegraron los oídos de los asesinos, se entregaron a las dos mesas y, por boca de Patxi Nadie, llamaron a reconocer razones en la ETA.

De un partido tan contradictorio y oportunista cabe esperar la aplicación de políticas opuestas en otros asuntos. El mejor ejemplo es la cohesión nacional. El partido de la LOAPA dio alas, años después, a los nacionalistas de todo pelaje. El Estatuto que Zeta salvó del fracaso desmontaba el Estado diseñado en el 78 al introducir elementos tan separadores que Maragall pudo celebrar la presencia "residual" del Estado en Cataluña. Y de ese separatismo por interés y por alianza, hoy han ido a caer –de nuevo y por el otro extremo– en el incumplimiento flagrante de la ley. Porque el Estatuto que Zeta impulsó y hoy viola es ley, guste o no guste. Y es su incumplimiento lo que ahora mismo está dando en Cataluña un nuevo arsenal al independentismo. Exactamente la actitud que se conoce como "separadora".
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Y lo que se enseña también
MANUEL RAMÍREZ. Catedrático de Derecho Político ABC 29 Julio 2008

HE procurado ir leyendo con detalle la muy amplia serie de opiniones que este periódico ha publicado conteniendo adhesiones al famoso y acertado Manifiesto a favor del castellano. Se han desmenuzado los casos y razones que motivan esta defensa, aclarando que no se pretende la minusvaloración de otras lenguas vigentes en la variedad cultural de nuestro país que los poderes públicos vienen constitucionalmente obligados a respetar y proteger. En este sentido, ABC puede, con toda legitimidad, anotarse el éxito de la gran acogida que el menester necesita. Aunque la historia pase pronto, con solución o sin ella y con eco o sin él en el seno de los poderes públicos (¡lo primero sería un auténtico milagro!) ABC habrá realizado una gesta muy importante. Una gesta de esas que merece la pena emprender y mantener. Y ello a pesar de la tibieza de quien, por esencia y solera, debiera tener en este punto, mientras que tanta benevolencia muestra con giros y palabras con origen tan lejanos y que bien debieran tener algún freno. Me refiero a la postura de nuestra RAE, frente, por cierto, a la decidida por las «hermanas» Academias Iberoamericanas.

Pero tengo para mí que, a pesar del éxito que comporta la multitud de adhesiones que ya se han producido y que se pueden seguir produciendo, el fondo o la clave del problema no deben quedarse en las declaraciones de apoyo. Ya en la misma redacción original del Manifiesto se expone, sin rubor alguno, que el asunto puede necesitar de una cierta reforma constitucional. Y en este punto es donde de veras está el problema. Lo más convincente en esta línea me parecen las observaciones efectuadas por esa gran cabeza de nuestro actual constitucionalismo que es el rector González-Trevijano.

Únicamente pondría dos reparos a su sugestivo análisis (Véase la Tercera del miércoles día 9 de julio). En primer lugar y como comentario de tinte jocoso, la cita comparativa con otros Manifiestos o tantas Declaraciones habidas. Mi excelente amigo (espero que lo siga siendo tras leer estos párrafos) el primero que cita es nada más y nada menos que el de «Diez Mandamientos» de Moisés en el Monte Sinaí. Aquí, en términos juveniles, buen amigo, «te has pasado cantidad». Comparar a Moisés con Fernando Savater me parece «demasié». Claro que habría que preguntarle primero a Moisés y luego a Savater si están de acuerdo con la equiparación. Y en tiempos de absurda laicidad, a lo peor la pregunta tendría que hacerse en varios idiomas y entonces el equivocado sería servidor (palabra ya en desuso en una España que hasta ha perdido su secular costumbre de hacer chistes).

Y en segundo lugar, la referencia como buen precedente a la forma empleada por la Constitución de 1931 para regular el tema. Un ligero, pero muy importante olvido. En el contenido del Art. 4 de dicho texto (el que intentó regular la vida de la ahora «santificada» Segunda República: siempre he pensado que era suficiente su simple lectura para hacerse monárquico) se añadía: «Salvo lo que se disponga en las leyes especiales, a nadie le podrá exigir el conocimiento ni el uso de ninguna lengua regional». ¡Craso olvido en nuestra actual Ley de leyes! Ni el conocimiento ni el uso de ninguna lengua regional. Con una afirmación así en el Texto de 1978, es bastante posible que el actual problema tendría un cariz bien diferente. Incluso cuando a la sazón llegó la ley especial, es decir el Estatuto de 1932, además de regular con harta precisión cuanto se refería al bilingüismo en el mundo de la Administración de Justicia, en su Art. 2º es posible leer lo que sigue: «Dentro del territorio catalán, los ciudadanos, cualquiera que sea su lengua materna, tendrán derecho a elegir el idioma oficial que prefieran en sus relaciones con los tribunales, autoridades y funcionarios de todas clases, tanto de la Generalidad como de la República». La contundencia utilizada nos exime de añadido comentario.

Pero habíamos prometido ir más allá y preguntarnos también por el contenido de lo que se usa o enseña. Permítame el lector una anécdota. Otro distinguido colega, con muchos años de residencia en Barcelona pero con nascencia en otro lugar de España, visitaba en una ocasión con una joven familiar suya la tumba de los Reyes Católicos, como es sabido situada en una Capilla de la Catedral de Granada. Al ver dicha tumba, la joven, educada siempre en Barcelona, preguntó con asombro a mi colega: «¿Pero es que por aquí también ha pasado la historia?» ¡Los Reyes Católicos! Sin comentario, claro. Pero con muchas dudas: qué se enseña en esos centros educativos. Qué y cómo se enseña en las ikastolas vascas, toleradas con tanta prontitud y, luego, con tan escaso control. ¿Qué es España en estos casos y cien otros? Y decimos cien porque es sabido que desaparecido un principio básico y común, nadie puede fijar el límite final. Nadie. El gallego, el valenciano, el balear, el asturiano: todos pueden esgrimir «el derecho» y todos muy posiblemente aludir a algún poeta o novelista de siglos atrás.

 ¿Por qué no? Todo es diverso, pero nada puede ser «diferencial». La historia de nuestra unidad nacional (con un nacionalismo integrador y no excluyente) se ha realizado exactamente de igual forma que en el resto de Europa: matrimonios regios o luchas fronterizas. El indispensable libro de Paul Kennedy «Auge y caída de las Grandes Potencias» lo puso de manifiesto hace algunos años.

A mi entender, el tema que nos ocupa debe tener dos puntos de partida que, por impopular que suene, son estos. Los nacionalismos excluyentes son, por naturaleza, insaciables. Siempre querrán más y más. Y, como acaba de recordar Fernando Sánchez-Pascuala, «la educación es una cuestión de Estado debido a su carácter transversal y a su repercusión sobre el sistema social, laboral, económico, su repercusión sobre la articulación y cohesión nacional». En otras palabras, desde el mismo Aristóteles hasta nuestros días y tal como he analizado recientemente en mi último y discutido libro «España al desnudo» (Edit. Encuentro, 2008) la educación en los valores del régimen político constituye una pieza insoslayable para la permanencia y consolidación de éste. Y si así es y como segunda tarea, el Gobierno de turno ha de impedir la actuales afirmaciones totalmente ajenas a la Constitución: «gobierno vasco y de España», como dos realidades separadas, «selección nacional de Cataluña» (Nación no hay más que una), mañana «lloverá en todo el Estado» (lo que supone que lloverá sobre las Actas de los Consejos de Ministros o el Catastro), etc.

Y, por todo lo dicho, en el terreno constitucional, las reformas han de venir así: 1º Decir el castellano o español es la lengua oficial del Estado. Algo que no daña a cuanto sigue en el Art. 3. Es a través «del español» como podemos relacionarnos con medio mundo. No por el asturiano o por el vasco. 2º Incluir con fuerza al sistema educativo en su totalidad (desde la escuela a la Universidad) como competencia exclusiva del Estado, lo que no impide algunas temáticas relativas a cada región. Y 3º Suprimir, de una pajolera vez, el nefasto número 2 del Art. 150 en el que se está basando la auténtica hemorragia de competencias que tanto está perjudicando a la necesaria fortaleza del Estado. Es decir, cerrar lo que, por lo que fuera, se dejó abierto. Y desde estos tres puntos, abordar todo lo demás.

PP y nacionalismo
Los listillos inútiles
¡No permitamos que sean los únicos que presuman de defensores de "lo nuestro"! O sea, quisieron arrebatarles esas banderas dándoselas de astutos y el resultado, de cajón, es que también las enarbolaron ellos.
Cristina Losada Libertad Digital 29 Julio 2008

Días atrás, recordaba aquí José García Domínguez a la cáfila que acompañó, protegió y dio lustre al comunismo en su hégira sangrienta. La formaban los "tontos útiles". También llamados con sorna "los inocentes", por el hombre que organizó la más impresionante de las redes de intelectuales, artistas y científicos que sirvieron al Padrecito tenebroso. Si aquella ideología aún conserva un prestigio contra toda evidencia, ha sido gracias a ellos. Gracias a quienes como Münzenberg y sus discípulos descubrieron el potencial de ciertas gentes bien situadas, idealistas y crédulas.

La especie de los "tontos útiles" no se extinguió con la caída del Muro, sino que una y otra vez se reproduce, como para demostrar de forma concluyente que el conocimiento es inútil. En España, ahora tales personajes escoltan preferentemente al nacionalismo. Pero se detecta ahí un género distinto. Pienso en esos Partidos Populares que les hacen el caldo gordo a los nacionalistas sin pretenderlo. Y, cuidado, no por inocencia. La ceguera ante su naturaleza pudo existir durante la Transición, pero nunca más, y en Europa esa inconsciencia pereció en la orgía criminal de los Balcanes forzosamente.

No. Esos PPs adoptaron rasgos del nacionalismo pensando que hacían algo inteligente. ¡No dejemos que se apropien de la lengua regional! ¡No permitamos que sean los únicos que presuman de defensores de "lo nuestro"! O sea, quisieron arrebatarles esas banderas dándoselas de astutos y el resultado, de cajón, es que también las enarbolaron ellos. Así que abonaron el semillero de la identidad étnico-lingüística, cuyo fruto acabado es el odio, y al final tenemos al nacionalismo, descafeinado o puro y duro, como pensamiento único.

Una vez crecida la planta, esos partidos vieron que la exaltación de lo "propio" permite recolectar votos, y se han aplicado a ello con absoluta indiferencia hacia la desafección que siembra. Si han de reconocer de algún modo que la parcela es una nación, preconizar la "doble nacionalidad", promover la imposición lingüística y no firmar el Manifiesto por la lengua común, pagan gustosamente el peaje y punto. Sólo quieren gobernar en su parcela, y lo que ocurra más allá no lo tienen por asunto suyo. Más que "tontos útiles", son listos inútiles. Algo así como Rajoy, a quien Zapatero se la ha vuelto a dar con queso. Y es lógico: ZP puede acordar que no negociará políticamente con ETA, pues nunca ha reconocido que lo hubiera hecho.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

El manifiesto y la normalización (I)
ADOLFO GIL GÓMEZ La Opinión 29 Julio 2008

Amenazo con aburrirles algunos martes de verano con la polémica del Manifiesto por la lengua común. Para no dárselas todas desde el mismo lado trataré de comentarles mis impresiones sobre otra breve lectura en la que llevo enfrascado una temporada, A impostura e a desorientación na normalización lingüística de Xosé Manuel Sarille, presidente de la Mesa pola Normalización Lingüística desde 1986 a 1997.

Empecemos con el manifiesto, les confieso que una vez publicado y leído sólo por encima, mis ansias por firmarlo casi me arrebatan, en esas breves páginas se resumen sin acritud hechos, deseos y voluntades por muchos compartidos. De hoy para mañana lo vas dejando, no sabes si firmarlo y proclamarlo a los cuatro vientos, si firmarlo a escondidas para que te quede la conciencia tranquila?te paras a pensarlo más y ves cómo los buitres se apropian del manifiesto, desvirtúan su contenido, argumentan lo que no dice y ese estado de cosas te retrae: si firmas ¿sólo firmas lo que dice allí o te adhieres a todos sus apócrifas apologías?

A fin de cuentas con lo que les amenazo es con unas reflexiones en voz alta para ver si me ayudan a decidirme a firmar o no, si es que aún no lo tengo claro. De paso a lo que sí les animo es a leer con detenimiento ambos textos.

De verdad les aseguro que el Manifiesto por la lengua común es más simple que la maquinaria de un chupete, sólo dice verdades de Perogrullo, como las que figuran en sus premisas: que hay una lengua común que presuntamente todos conocen, que eso es importante en España y fuera de España; en segundo lugar habla de los derechos de los hablantes, sea cuál sea la lengua que hablen o hayan decidido hablar, en tercer lugar se constata que está feo eso de torcerle la voluntad a nadie para que hable una lengua que no quiere y un corolario intachable, que hay que respetar el artículo 3.3 de la Constitución. Para cumplir todo ello el manifiesto postula una serie de puntos más concretitos sobre la lengua en la educación, en la administración pública?todos muy garantistas tanto para los óptimamente bilingües como para los forzosa o voluntariamente monolingües.

¿Cuál es el problema? Desde el punto de vista legal, escaso; desde el punto de vista político más grave. Sin ánimo de ofender, la derecha se tomó el contenido del manifiesto como aquello de la furgoneta Kangoo o el ácido bórico causantes de todos los males del 11-M, es decir, España se rompe a cachos y yo soy el único pegamento. Los nacionalistas se encomendaron a todos los santos vernáculos y el gobierno embistió contra los molinos de viento, contra sus propias alucinaciones sin contradecir el espíritu del texto en cuestión y sin poner nada de su parte para corregir los desfases que denuncia el manifiesto.

Argumentos peregrinos se han oído y leído a espuertas estos días, pero lo que más pena me da es que el poeta Antonio Gamoneda se haya desvinculado de la firma del manifiesto por la utilización de su nombre por parte de El Mundo y de la COPE.

Rajoy y el "final dialogado de la violencia"
Rajoy tiene que aclarar que la política que ha acordado con Zapatero no radica en pasar página al espíritu y la letra del Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo, tal y como apuntan Erkoreka y la propia disposición del PNV a sumarse al acuerdo
EDITORIAL Libertad Digital 29 Julio 2008

Zapatero ha asegurado este lunes al portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, que en el acuerdo en materia antiterrorista que alcanzó el pasado miércoles con el líder del PP, Mariano Rajoy, "no hay ningún pronunciamiento explícito que rechace un fin dialogado de la violencia", y que, además, "en ningún momento" está en su ánimo vincular el fenómeno nacionalista con la lucha contra ETA.

Si no fuera por la ceguera voluntaria a la que conduce el deseo de caer "simpáticos" a los nacionalistas y el no querer ser calificados de "crispadores" por los socialistas, todos deberíamos tener claro que Erkoreka, más que "desvelar", lo que ha hecho es confirmar una disposición al diálogo con ETA de la que Zapatero jamás se ha retractado, y a la que sigue apuntando, no sólo la cierta y efectiva ausencia de pronunciamiento en su contra tras el "acuerdo" con Rajoy, sino también la persistente y reiterada negativa del Gobierno a derogar una resolución parlamentaria que, desde antes de la última tregua de ETA, aboga por ese eufemismo del "final dialogado" con el que durante tantas décadas se ha encubierto la oferta de impunidad.

Bien es cierto que sobre la base de ese error, suscrito por todos los partidos en el Pacto de Ajuria Enea y en el que han incurrido todos los gobiernos anteriores, Zapatero edificó y perpetró la inédita infamia de prenegociar un tregua terrorista que no sólo incluía precios penitenciarios sino también otros precios políticos como fue la negociación de un nuevo marco jurídico-político para el País Vasco y Navarra.

También es cierto que en la actual "fase de confrontación" –como la ha llamado Rubalcaba– entre el Gobierno y ETA, el innegable éxito de nuestras fuerzas policiales en su labor de acoso y detención de terroristas refuerzan la imagen de que Zapatero "ha rectificado"; imagen tan falsa como lo es todo aquello que no es del todo cierto, pero que, sin embargo, también apuntalan las condescendientes y reconciliadoras declaraciones del principal líder de la oposición.

En cualquier caso, si Rajoy nos quiere convencer de que la política que ha acordado con Zapatero no radica en pasar página al espíritu y la letra del Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo –tal y como apunta la propia disposición de los secesionistas del PNV a sumarse al acuerdo–, lo que debe hacer el líder de la oposición es salir al paso de las declaraciones de Erkoreka y exigir a Zapatero que se desmarque tanto del final dialogado de la violencia como de la ceguera de no ver la naturaleza y complicidades nacionalistas del terrorismo de ETA.

Obviamente Rajoy tiene el deber de respaldar al Gobierno cuando este reactiva el funcionamiento del Estado de Derecho, pero también tiene el deber de criticarlo cuando de forma paralela Zapatero neutraliza el efecto penal y disuasorio que conllevan las detenciones al ir acompañadas de una oferta de "final dialogado" que oxigena a la banda tanto como traiciona el imperio de la ley.

Ahora que hasta en los sitios más insospechados se vuelven a oír los cantos de sirena de una supuesta disposición de presos de ETA favorables al abandono de las armas, es más necesario que nunca dejar claro que no hay mejor forma de desarmar a los etarras que haciéndolos ingresar en prisión sin cuestionar la certeza de las penas a lo que hagan o dejen de hacer los criminales que permanecen prófugos de la justicia. Los precios penitenciarios son también precios políticos. Y tan inamovibles como las fronteras físicas deben ser las que configuran a la nación como Estado de Derecho y garantizan a las víctimas su derecho a la Justicia.

Lucha contra ETA
De Zapatero ni agua
Una vez más estamos ante las trampas de Zapatero. Ambigüedad con unos y otros y el mismo objetivo de siempre: volver a negociar con ETA.
Ignacio Villa Libertad Digital 29 Julio 2008

Faltaba por conocer de forma fehaciente dónde estaría la trampa de Rodríguez Zapatero a Rajoy en su entrevista del pasado miércoles. El lunes descubrimos una de ellas, que desde luego no es pequeña: el posible final dialogado con ETA.

¿Quiere esto decir que Mariano Rajoy dijo "sí" a esta cuestión en la entrevista con el Jefe del Gobierno? Pues sinceramente no. Pero es evidente que, como siempre, Zapatero juega con varias barajas en partidas diferentes y utiliza la que más interesa en cada caso. El pasado miércoles, una de las conclusiones más evidentes de ese encuentro entre los dos fue el acuerdo en la lucha contra ETA. Incluso se explicitó en 5 puntos muy claros. Es más, estos últimos días las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han desarrollado importantes operaciones antiterroristas para desmontar el "complejo Vizcaya". Por lo tanto, al menos en apariencia todo parecía indicar que poco a poco, sin rectificaciones públicas pero con hechos, el Gobierno intentaba subsanar el deterioro creado durante la pasada legislatura por la negociación política con los terroristas.

¡Todo ha sido apariencia! Como siempre, Rodríguez Zapatero ha jugado a varias bandas. Este lunes el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, ha desvelado que su partido apoyaba plenamente el acuerdo entre Rajoy y Zapatero sobre terrorismo, ya que este no descartaba el final dialogado de ETA. Es la penúltima pirueta dialéctica del presidente del Gobierno y de sus socios nacionalistas. El presidente del PP ha tenido que clarificar que su partido no apoya en absoluto ese final dialogado, algo en lo que los populares siempre han sido muy claros; pero una vez más estamos ante las trampas de Zapatero. Ambigüedad con unos y otros y el mismo objetivo de siempre: volver a negociar con ETA.

La cabra siempre tira al monte. Por tanto, es imposible fiarse del actual presidente del Gobierno. Todo lo demás es ingenuidad, cuando no irresponsabilidad. En estas entrevistas Zapatero siempre ha mentido a Rajoy. Esta vez va a ser igual. El único remedio posible sería el desmentido del Gobierno, si es que Erkoreka ha mentido. Si no, estaremos donde antes, en las mentiras de siempre. Y es que de Zapatero no se puede aceptar ni agua.

Mentiras paralelas
Gore Rajoy

Mariano Rajoy cumplió su papel en todo ese proceso al promover un discurso justo en la dirección deseada; es decir, una reacción en voz baja a la política identitaria de Rodríguez.
Joan Valls Libertad Digital 29 Julio 2008

Mariano Rajoy y Al Gore comparten destino. Ambos se quedaron a las puertas de un poder que habían deseado con paciencia montillesca durante ocho años. Los dos perdieron sus respectivas presidenciales en extrañas circunstancias, aunque el sistema les tendría preparadas otras misiones de parecida trascendencia, que ellos aceptaron y por lo que algún día deberán rendir cuentas. Dos discursos en la misma dirección de lo que denunciaban; dos complicidades con quienes cercenaron sus posibilidades. Dos mentiras.

Al Gore sería uno de los encargados de contribuir a la revalorización del precio del crudo mediante un discurso en apariencia contrario al oro negro. Mientras Oriente Medio se llenaba de tropas estadounidenses y de contratistas, Gore iba creando un popurrí apocalíptico sin base científica, pero con todos los ingredientes de Hollywood y el certificado final de la factoría Nobel, que empezó a calar en muchos ciudadanos: los derivados del petróleo eran los responsables del cambio climático y, sobre todo, de la ruina en el horizonte, al ser un recurso a punto de agotarse. Así, la ciudadanía se iba mentalizando de la inevitabilidad de un incremento imparable de los precios mientras se la distraía con los viejos tópicos de la retroprogresía y, finalmente, se le vaciaban los bolsillos desde Bagdad y Washington. Al mismo tiempo se reforzaba el papel de la energía nuclear como la gran alternativa frente a las renovables, vendidas en el discurso como la panacea. Una jugada maestra.

Mariano Rajoy, en su nanoescala peninsular, cumpliría un papel parecido. Una ciudadanía tan aborregada y dominada por la hybris como la española sólo aceptaría que se la machacara mediante un discurso populista, revanchista e infantiloide. De ahí que el PSOE fuera el elegido para descabezar a la clase media a través de la inmigración masiva y de las hipotecas suicidas. Los restos del naufragio sindical y la resaca del odio irracional a Aznar, así como el desierto moral posterior al 11M, aseguraron la paz social necesaria para transferir varios billones de euros de las clases medias a una oligarquía apátrida hasta la náusea. Mariano Rajoy cumplió su papel en todo ese proceso al promover un discurso justo en la dirección deseada; es decir, una reacción en voz baja a la política identitaria de Rodríguez, los fuegos artificiales destinados a desviar la mirada del asalto a la clase media. Las dos Españas quedaron atrapadas en una trampa sin salida: la del no a la guerra y del queremos saber se sintió cínicamente obligada a guardar silencio, narcotizada además por la quimera piramidal de la compra y venta de pisos, como una Albania cualquiera. La España más ilustrada, la que inundaba Madrid con manifestaciones cuyas colas cerraban Rajoy y otros cabestros en su particular San Fermín, iba, en realidad, tras los cebos identitarios que Rodríguez lanzaba cada semana.

El nuevo PP se presenta ya sin disimulo como un corral domesticado en el que se manufacturan productos con denominación de origen y sello del Turno Pacífico. Ya sea con Rajoy o con quien le suceda en el camino, el PP de los Pío García, el partido que ha renunciado a la verdad del 11M, podrá al fin recoger el testigo en 2012 y afrontar dos misiones de gran trascendencia. De la misma manera que los populares fueron descartados para el asalto a la clase media y el desmontaje de las conquistas sociales a través de una invasión de ilegales, el PSOE carece de recursos en el imaginario español para culminar las dos grandes misiones que plantea la próxima década: la extensión e implantación del neocolonialismo del Estatut y, cuando este proceso ya sea irreversible, la inundación de las calles del País Vasco con presos etarras tras la amnistía que la ETA se dará a sí misma una vez cumpla con su verdadera misión, que nunca ha sido la independencia, sino que todo siga atado y bien atado. Y será por este orden: Estatut y amnistía, porque primero son las causas y luego las consecuencias.

La política occidental de tintes postmodernos se reinventa a sí misma y genera hijos que devoran a Saturno. En el futuro, y con los antecedentes descritos, habrá que temer mucho más a los candidatos perdedores, sobre todo si han sido asaltados cuando ya saboreaban la miel. Los sucedáneos del poder directo crean extraños compañeros de cama.

Joan Valls es editor de debate21.com.

ZP explicita lo que Rajoy no explicitó sobre ETA.
Antonio Javier Vicente GilAntonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 29 Julio 2008

Cuenta el señor Erkoreka que Zapatero le explicitó en relación con su pacto con Rajoy sobre la lucha antiterrorista que en dicho pacto "no hay ningún pronunciamiento explicito que descarte de manera expresa la idea del fin dialogado", más claro las ganas que tiene ZP de encamarse de nuevo con ETA. Reconozco que me tiene despistado este hombre, tal vez porque nadie le ha preguntado si ya está negociando con ETA y el no lo ha negado, negación que sería prueba irrefutable de la veracidad del pampaneo con los terroristas. Hasta ahora, que se sepa, siempre que ha negado estar negociando con ETA mentía, de donde una negativa de ZP es la mejor confirmación.

¿Qué tiene que hacer, decir, prometer, dialogar o talantear Zapatero para que Rajoy se dé cuenta de que su pacto actual no es distinto del que propuso ZP hace años y que nada más firmarlo ya lo estaba incumpliendo por estar negociando con ETA cosa prohibida por el pacto por las Libertades y contra el terrorismo?

Rajoy ha salido diciendo, yo creo que quejumbroso, que él no pactó con ZP el final dialogado con ETA, que se pactó justo lo contrario, que no se harían concesiones políticas a ETA, pero han pasado solo unos días y ahí tiene a la parte contratante de la primera parte haciendo un aparte con el nacionalista vasco Erkoreka y partiéndose de risa a costa de la ya contrastada ingenuidad de Rajoy.

Una de dos, o Zapatero miente o se la ha vuelto a dar con queso marca Talante a Rajoy. Cualquiera de esas cosas sería motivo más que suficiente como para decirle a ZP que con sus nacionalistas se lo coma el diálogo con ETA, pero como vivimos la etapa no crispante del PP, hace Rajoy una declaración de queja no muy crispadora o nada crispadora, pero nada más, por no decir ya no le dice a ZP de esa forma tan campanuda que utiliza Rajoy lo de “Usted miente señor Zapatero”, y es que eso si que crisparía.

¿Le ha prometido y dicho una fecha ZP a Rajoy para anular la autorización del Congreso para que Zaptero se encame con ETA cuando le apetezca?. No.

¿Ha acordado Rajoy con Zapatero una fecha para hacer verdaderas mociones de censura en los ayuntamientos vascos o aplicar la ley de partidos a los brazos políticos de ETA?. NO

¿Ha acordado Zapatero con Rajoy que no habrá final dialogado ni concesiones políticas a ETA?. No, bueno para ser exactos textualizaré la gran majadería que dice Zapatero de que no hubo un pronunciamiento explícito que descartase de manera expresa el encamarse se nuevo con ETA y hacerse cositas.

Resumiendo, respecto a la lucha antiterrorista ZP sigue donde estaba, esperando a ETA con los talantes abiertos y las ofertas palpitantes conocidas, y sin embargo Rajoy está donde está Zapatero pero con menos pelo, porque le ha tomado el pelo a gusto y bien.

Cuando ZP inicie, si no las ha iniciado ya, las negociaciones con ETA, pueden dar ustedes por seguro que proclamará a los 43 vientos y 18 brisas que la cosa estaba pactada con Rajoy. Al tiempo.

¿Semántica o intencionalidad política, Sr. Zapatero?
Vicente A. C. M. Periodista Digital 29 Julio 2008

Parece que el texto literal de los cinco puntos de acuerdo en materia antiterrorista entre Zapatero y Rajoy, tiene interpretaciones dependiendo de qué parte lo lea. Parecería simple redactar algo que fuera claro y no sujeto a elucubraciones sobre su significado, como una cuarteta de Nostradamus. Pero a pocas horas de haberlo firmado, aparecen muchas dudas sobre las verdaderas intenciones del Presidente del Gobierno.

He aquí el texto de los principios compartidos:
- Unidad de los dos principales partidos en la lucha contra ETA.
- Apoyo a las víctimas.
- Confianza en el Estado de Derecho y respaldo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
- Convencimiento de que el único destino de ETA es abandonar la violencia y de que no conseguirá objetivos políticos.
- Impulso a la cooperación internacional.

Es verdad que los antecedentes en esta materia no me hacen tener confianza, sino más bien al contrario, en la palabra del Sr. Zapatero. Su sarta de mentiras a lo largo de los últimos años negando la evidencia de sus contactos, conversaciones y principios de acuerdos con ETA, así como sus aclaraciones al representante nacionalista Sr. Erkoreka, demuestran que jamás ha pretendido dejar cerrada la puerta del “diálogo” con ETA y su entorno. Y eso, no es cuestión de “semántica” en lo que significa la palabra “diálogo”, sino de voluntad de querer o no hacer las cosas de cierta manera. Si existe diálogo es porque se está dando sentido político, no judicial o policial y eso es ya un objetivo en sí mismo.

Las palabras, aunque estén escritas no significan nada si no están acompañadas por los hechos. Y hechos irrefutables serían entre otros la revocación del permiso de negociación con ETA dado por el Congreso, así como la disolución de los ayuntamientos en que gobiernen los representantes de ANV y la ilegalización total de esa formación, brazo político de ETA. Ambas acciones son posibles aplicando el marco legal vigente, pero evidentemente no existe ni ha existido voluntad real para llevarlas a cabo.

Los acuerdos están para incumplirlos, viejo dicho que en el caso de este Gobierno y del sr. Zapatero, ha dado muestras sobradas de su realidad, sobre todo en la lucha antiterrorista. Hay quien dice que no es cuestión de fe, aunque yo diría credibilidad. Y es verdad, solo se debe juzgar y criticar aquello que se hace o se deja de hacer, y por ahora, el Sr. Zapatero es remiso a hacer algunas cosas que podría y ha mentido demasiadas veces como para que su credibilidad esté fuera de toda duda.

No parece admisible que el Sr. Rajoy deje pasar por alto estas declaraciones, en lo que parece otra puesta en escena mediática del Sr. Zapatero, haciendo una pirueta dialéctica en la que niega lo que horas antes ha acordado con el jefe de la oposición. No es la primera vez que el Sr. Zapatero engaña al Sr. Rajoy y se aprovecha de su sentido del Estado cuando este acude a las reuniones que el Presidente le convoca. Es cuestión de exigir el cumplimiento de lo acordado y una rectificación clara y rotunda sobre aspectos esenciales de ese supuesto pacto antiterrorista.

En las cuestiones fundamentales del Estado, no es admisible la interpretación “semántica”.

Por qué es ilegítimo el gobierno actual (II)
Pío Moa Libertad Digital 29 Julio 2008

La reivindicación del Frente Popular y de Negrín por el partido y el gobierno de Zapo, no es, pues, un hecho sin mayor significación: retrata un carácter y unos objetivos. Podría tratarse de una reivindicación sin mayor trascendencia retórica, como a veces ocurre, pero las similitudes entre una situación histórica y la otra resultan más que llamativas.

Como el Frente Popular, Zapo llegó al poder después de una campaña de creciente demagogia y violencia en las calles, bajo banderas anticonstitucionales y del Gulag, culminada en la matanza del 11-m, de inducción y autoría intelectual hoy por hoy desconocidas. Ello dio a las votaciones un carácter anómalo, por su tinte emocional y demagógico, inédito desde la transición. Cuando digo "culminada" no quiero decir que el PSOE estuviera implicado en la matanza –eso sigue sin saberse, porque realmente no se sabe casi nada de ella– sino que ese partido y los medios de masas afines la utilizaron deslealmente y sin reparar en embustes para aumentar al máximo aquella emocionalidad y beneficiarse de ella. El PSOE apareció entonces como lo que solo muy transitoriamente dejó de ser: un partido de extrema izquierda y un peligro para la convivencia en libertad.

Desde entonces no hubo corrección, sino acentuación de las características "rojas" de ese partido. La democracia española es tan frágil y deficitaria que precisó, ¡veintitrés años después de inaugurada!, un pacto entre los dos principales partidos para asegurar dos puntos básicos que en cualquier régimen estable se dan por supuestos: las libertades y la lucha contra el terrorismo, eliminando de esta última la llamada solución política, auténtica justificación del asesinato como modo de hacer política.

Pues bien, la política de Zapo ha consistido, desde entonces, en la destrucción del pacto democrático y su sustitución por otro con los terroristas y los separatistas, pacto de signo contrario, directamente contra la democracia. Esa política se ha completado con otra exterior de aliento al terrorismo islámico y de apoyo a regímenes y líderes populistas, amenaza permanente a las libertades en los países hispanoamericanos y musulmanes, y en algunos casos a España misma. Estos hechos, complicados con el socavamiento del poder judicial, acciones contrarias a la igualdad ante la ley, etc., definen la política de Zapo como contraria a los principios constitucionales, a la democracia. La definen como involucionista, como un golpe de estado desde el poder, al modo del Frente Popular y de Hitler, aun si más lento y con menos violencia explícita (y cuya progresión ha sido posible por carecer de oposición real, ya que la del PP de Rajoy en ningún momento lo ha sido).

.............   ....

Taguas, Martinsa y la oficina de intereses de Zapatero
Más que una oficina económica es un gabinete dedicado a cuidar de los intereses de su patrón, una agencia de colocación y un despachito con el único cometido de enredar y crear problemas donde no los había
EDITORIAL Libertad Digital 29 Julio 2008

Se ha confirmado lo que sospechábamos desde hace meses: el Gobierno, a través de la oficina económica del presidente, negoció con las constructoras para evitar sonoras quiebras antes del 9-M. Era obvio, entraba dentro de la lógica con la que Zapatero enfrenta los problemas, y tan sólo quedaba saber el tiempo que tardaría la prensa en ofrecer más detalles sobre el asunto. La sorpresa, por lo tanto, viene más del mensajero que del mensaje porque ha sido el diario El País el que ha soltado la liebre con intención, evidentemente, de dar un capón al Gobierno por los favores que le está haciendo a sus amigos de Mediapro.

David Taguas, que en abril dejó la Oficina Económica de Presidencia para ponerse al frente de la patronal de los constructores (SEOPAN), tejió en los últimos meses de la pasada legislatura una red de mentiras y falsas promesas encaminada a evitar quiebras inoportunas en el sector de la construcción antes de las elecciones. Combinando la mano izquierda con visitas a la Moncloa, Taguas garantizó a Fernando Martín, presidente de Martinsa-Fadesa, ayudas públicas tras los comicios si mantenía en secreto la delicadísima situación de su empresa, comprometida por malas inversiones y el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Cuatro meses después de las elecciones Martinsa se vio obligada a suspender pagos porque el crédito del ICO que esperaba, el mismo que le había prometido Taguas entre visita y visita al Palacio de la Moncloa, le fue finalmente denegado. Solbes arguyó que el Instituto de Crédito Oficial no está para sanear la deuda de las empresas y estaba en lo cierto. Lo que ocultó, y a estas alturas se nos hace difícil creer que Solbes no estaba al tanto de las maniobras monclovitas de Taguas, es que esta empresa estaba acabada desde hace bastantes meses.

Este escándalo, que viene a sumarse al que protagonizó el propio Taguas al asumir la presidencia de SEOPAN y a los que protagonizó Sebastián en su etapa de asesor áulico de Zapatero, pone en evidencia que esa oficina no sólo no es necesaria cuando el Gobierno cuenta con una cartera de Economía, sino que es un nido de intrigas, enchufes y clientelismo al máximo nivel. Más que una oficina económica es un gabinete dedicado a cuidar de los intereses de su patrón, una agencia de colocación y un despachito con el único cometido de enredar y crear problemas donde no los había.

Identidad y realidad
El modelo educativo de Cataluña es correcto, aunque mejorable. Y se equivoca el 'Manifiesto' al dramatizar los roces entre el castellano y el catalán. Éstos no precisan reformas constitucionales, sino sentido común
VICTORIA CAMPS Y ANNA ESTANY El País 29 Julio 2008

Se lamentaba hace unos días Fernando Savater, en una entrevista, de la falta de argumentos y, por el contrario, la profusión de insultos que ha recibido el Manifiesto por la lengua común. No le falta razón. Las políticas nacionalistas gustan de anclarse en posturas defensivas que, lejos de aportar razones y disponerse al diálogo, no ven en la crítica sino agravios y ofensas de un supuesto enemigo. Aunque quizá haya que decir también que un manifiesto no es el mejor género para provocar un debate serio y nutrido de argumentos. Sea como sea, ahí van, querido Fernando, algunas razones que ponen en cuestión tanto ciertas afirmaciones de trazo excesivamente grueso vertidas en el Manifiesto como algunos de los errores en los que incurren las políticas lingüísticas denunciadas en él. Vaya por delante que es de Cataluña de lo que hablamos, y no en general de las comunidades autónomas bilingües. Por dos razones fáciles de entender: lo que conocemos de cerca es la realidad catalana y, en este caso, las generalizaciones son injustas dadas las singularidades que caracterizan a los distintos territorios.

No hay nada que objetar, de entrada, a la afirmación inicial de que la lengua común del Estado es el castellano, el cual convive en una relación ciertamente "asimétrica" con las otras lenguas españolas oficiales. Dicha asimetría no es en modo alguno "injusta": es una realidad sin más, de acuerdo. Ahora bien, la Constitución proclama la cooficialidad de las distintas lenguas y la necesidad de que sean objeto de un "especial respeto y protección". Decidir hasta dónde deben llegar tal protección y respeto es la cuestión no resuelta ni en el interior de los respectivos territorios ni desde el Estado. No hemos acertado aún a combinar bien los dos requisitos enunciados por el filósofo William Kymlicka para satisfacer ciertos anhelos identitarios sin menoscabar al mismo tiempo las libertades individuales. A saber, a la "protección externa" que precisa una lengua minoritaria hay que añadir ciertas "restricciones internas" en el propio territorio, con el fin de impedir que se ejerza una dominación desmesurada e inaceptable sobre los ciudadanos. En nuestro caso, ni la protección del Estado satisface, ni los territorios bilingües se prestan a restringir sus ansias legislativas siendo más cuidadosos con la pluralidad que tienen dentro.

El ámbito más afectado por las políticas lingüísticas es, sin duda, el de la educación, ya que es el más idóneo para difundir y consolidar una determinada lengua. No en vano fueron los Estados nacionales los que inventaron la escuela pública con un propósito claramente unificador. Pero cuando las lenguas oficiales son dos, hay que empezar a hacer encaje de bolillos. Plantear el problema lingüístico educativo en términos de derechos no es pertinente -como escribía, en este mismo periódico, con razón, Ignacio Sánchez-Cuenca-. Pues si es indiscutible que los derechos son de las personas y no de las lenguas o de los territorios, el derecho a la educación es quizá el único que a su vez impone ciertas obligaciones a sus sujetos. Impone la obligación de aceptar unos programas comunes y homogéneos. Los Estados deciden qué hay que aprender y cuál es la lengua en que hay que hacerlo. Sería absurdo en un país cada vez más poblado de inmigrantes reclamar el derecho de cada individuo a ser educado en su propia lengua porque es la materna. Las políticas educativas no se limitan a "estimular" ciertos aprendizajes. De un modo u otro, los "imponen". Así se ha hecho, por ejemplo, y se ha hecho bien, con la discutida "educación para la ciudadanía".

Siguiendo con la educación, Cataluña optó por un modelo único, la misma escuela para todos, con dos objetivos muy razonables: a) subsanar la marginación sufrida por el catalán durante el franquismo; b) evitar a toda costa una fractura social que hubiera sido nociva para todos. El modelo es correcto, lo que no significa que no sea mejorable y que no necesite ciertos ajustes respecto a la presencia del castellano.

Una doble línea escolar, en catalán y en castellano, no sólo sería económicamente insostenible, sino un fracaso material. La lengua catalana es, hoy por hoy, la lengua de la clase dominante, la que da prestigio social (como lo fue el castellano durante el franquismo), cuando menos a ciertos niveles. Los primeros que optarían en Cataluña por la escuela catalana serían los padres castellanohablantes, por lo que representa de ascenso social para sus hijos. Son los hijos de los inmigrantes de la posguerra los que más han celebrado la existencia de una escuela catalana para todos. En cambio, los padres que viven en un entorno exclusivamente catalán quizá bendecirían esa tercera hora de castellano tan denostada por algunos políticos y medios de comunicación cercanos al nacionalismo. Y a ninguno parecería mal un mejor equilibrio de las dos lenguas. Por ello, sería conveniente flexibilizar el modelo, contrastarlo con una realidad que está lejos de ajustarse al ideal previsto, y no dejar de adaptarlo a las nuevas situaciones. Pero flexibilizar el modelo no es lo mismo que atender a los supuestos derechos de cada individuo que esté en desacuerdo con el modelo educativo. Ninguna sociedad con educación pública podría funcionar así.

El gran problema de los nacionalismos sin Estado es que su objetivo último es llegar a tenerlo. Y mientras ello no ocurre, la tendencia de los políticos nacionalistas, sea cual sea el partido al que pertenezcan, es actuar "como si" tuvieran un Estado propio, lo que da lugar a políticas, en el peor de los casos, no del todo legítimas y por lo general inútiles porque están destinadas al fracaso. Son políticas que vislumbran el ideal de una nación monolingüe, que nunca se ha correspondido con la Cataluña real ni llegará a hacerlo. Una dualidad que produce disonancias e inquietudes tanto en los partidarios de esa idea platónica nunca realizada como en los que quisieran dejarse de historias y ver reconocida tal cual es la realidad en que viven. Con la excusa, teóricamente justa, de que el catalán necesita una protección constante y sostenida, se realiza una discriminación positiva que no todo el mundo acepta ni siempre es democráticamente intachable. Así, en el día a día, nadie tiene problemas para comunicarse en la lengua que prefiere, pero la documentación que procede de la Administración pública es siempre monolingüe. A diferencia de lo que ocurre con la empresa privada, que pregunta previamente al ciudadano en qué lengua quiere ser atendido, la Administración no pregunta y lo hace sistemáticamente en catalán.

No hay problemas de convivencia en Cataluña, se ha repetido hasta la saciedad. Los hay para quienes se empeñan en vivir sólo en una de las dos lenguas, los que se niegan a aceptar que nuestro hecho diferencial es el bilingüismo. Cataluña no es Francia ni Alemania. No vale para Cataluña el argumento de que quien quiere vivir en Francia debe aprender francés y dejar su lengua de origen para la esfera privada. Aquí, mientras tengamos dos lenguas oficiales, ambas deben convivir no sólo en el ámbito privado, donde lo han hecho siempre, sino también en la esfera pública. Y hay una cierta resistencia a que así sea, un espejismo que impide ver la realidad tal como es. Pero el espejismo es exclusivamente político, no cultural. Ahí aciertan los autores del Manifiesto, pero no en dramatizar la preocupación. El problema no es más que un pseudoproblema. Que no se arregla con cambios en la Constitución -¡Dios nos libre de intentarlo!-, sino con sentido común.

La diversidad de lenguas es una maldición, según el mito babélico, pero todos pensamos que tener muchas lenguas es una riqueza que hay que preservar. Una idea, por lo demás, avalada por la investigación en neurobiología, que no duda en afirmar que crecer con dos lenguas tiene beneficios cognitivos importantes, además de preparar a la persona para el aprendizaje de otras lenguas. Pero el bilingüismo no será una riqueza si no somos capaces de abordar nuestras discrepancias con tranquilidad y ganas de resolverlas, si nos negamos a encajar las críticas y, sobre todo, si nos empeñamos en vivir de espaldas a una realidad que es mucho más compleja que la prevista por las leyes.

Victoria Camps es catedrática de Filosofía Moral y Política en la Universidad Autónoma de Barcelona. Anna Estany es catedrática de Filosofía de la Ciencia en la Universidad Autónoma de Barcelona.

400 ó 6000 millones de empecinados monolingües
Nota del Editor 29 Julio 2008

La postura del panfleto del PSOE, o sea El País sobre el idioma español y los derechos de los castellano-habantes es absolutamente irracional y se quedan tan tranquilos. A ver si el PSOE les sigue dando leña a través de la otra pata de su entelequia lavadora de cerebros (Mediapro) y reaccionan volviendo al terreno del sentido común, la letra y el espíritu de la Constitución Española y la razón, aunque les va a resultar francamente difícil después de tantas decenas de años lavando cerebros y pretendiendo hacer tragar ruedas de molino a los no creyentes del PSOE.

Lo que más gracia me hace del artículo anterior, es que han tenido que escribirlo en el idioma común de todos los españoles,
y de muchos millones de otros ciudadanos, pensando que a lo peor les salía un sarpullido por incumplir el mandato por el que su conocimiento del catalán les permite ocupar puestos de trabajo que sin tal lengua regional no habría tenido opción.

La Generalitat da hoy luz verde a la ley que margina al castellano de la escuela
N. A. BARCELONA. ABC 29 Julio 2008

La Generalitat dará hoy luz verde al proyecto de Ley de Educación de Cataluña (LEC), que limita la presencia del castellano en la enseñanza primaria a las clases específicas del idioma, literatura y lengua extranjera. El texto se enviará al Parlamento catalán sin el apoyo de ICV, socio del Gobierno catalán, que considera que no garantiza lo suficiente «una única red educativa que aglutine las escuelas públicas y las concertadas», según explicó ayer la portavoz del partido, Dolors Camats. El tratamiento a estos centros y el hecho de que se blinde el catalán como única lengua presente en los colegios resultan los puntos más controvertidos de un texto que ha suscitado una amplia polémica en el sector educativo. Ni siquiera en el seno del tripartito ha logrado alcanzar el consenso.

La ley dedica todo su artículo 44 al «régimen lingüístico del sistema educativo catalán», redactado de primera mano por el secretario general de ERC, Joan Ridao. De acuerdo con éste, se elimina la posibilidad de impartir en español asignaturas no lingüísticas -Matemáticas o Ciencias Naturales-, como sucedía este año en algunos centros. Mediante la LEC, el tripartito invalida el decreto aprobado en 2006 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que obligaba a las autonomías con dos lenguas oficiales a impartir una tercera hora semanal de clase en castellano en primaria. También se fijaba que, si las horas de estructuras lingüísticas se impartían en catalán, se compensase con más clases de castellano o de otras materias en esta lengua.

Desaparece la tercera hora
Durante todo este año, el Gobierno catalán ha evitado la aplicación de la tercera hora, convertida en uno de los caballos de batalla de ERC junto con la financiación o el cumplimiento del Estatuto. No obstante, aprobó un decreto que abría la puerta a dar ciertas asignaturas en castellano. Con la nueva Ley de Educación, esta opción vuelve a liquidarse.

Ajena a la polémica lingüística, ICV no da su aprobación al redactado actual porque considera que no recoge el espíritu del Pacto Nacional por la Educación, subscrito en 2006 por la mayor parte de la comunidad educativa y que garantizaba la gratuidad de la escuela concertada en un plazo de cinco años. «Esta parte de la sociedad debe tener voz en el proceso de tramitación», opina Camats. ICV está dispuesta a dársela y por ello se reserva el derecho a presentar enmiendas. En la medida que la escuela concertada se financia con el dinero de los contribuyentes, expone Iniciativa, debe asumir los mismos deberes en cuestiones como «la responsabilidad de escolarizar a todo tipo de alumnado». Hoy por hoy, el 80% de los escolares inmigrantes se concentran en la pública, uno de los elementos que la LEC «debe corregir».

Entidades como CC.OO. y Ustec-STEs, el sindicato mayoritario de trabajadores de la enseñanza pública, manifestaron ayer un rechazo frontal a la Ley de Educación. CC.OO. exigió a José Montilla no aprobar el proyecto y cumplir con el trámite legal de pedir el informe previo y preceptivo del Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña (Ctecs). El sindicato denunció «la actuación ocultista y la falta de transparencia» durante todo el proceso del consejero de Educación, Ernest Maragall. También espetó al Gobierno catalán que «no tendrá capacidad moral para exigir a los otros el cumplimiento del Estatuto» si él es el primero que se salta sus trámites. Por su parte, Ustec -STEs calificó de «farsa» la negociación y reiteró su decidida voluntad de convocar movilizaciones desdel inicio del próximo curso.

La Generalidad catalana restringirá aun más la enseñanza en español
Redacción  Bilbao minutodigital 29 Julio 2008

La política lingüística, como instrumento de opresión, se ha convertido en la principal arma de los separatistas contra la unidad de España y contra la libertad de los ciudadanos.

La Consejería de Educación de la Generalidad, dirigida por el socialista Ernesto Maragall, ha iniciado hoy los trámites para cambiar la regulación lingüística educativa actual, que dice que los niños tienen derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea ésta el catalán o el castellano, de acuerdo con lo establecido en el artículo 21.2 de la Ley de Política Lingüística catalana. De este modo y hasta el momento, los padres podían, al menos sobre el papel, exigir que sus hijos reciban la enseñanza en castellano al menos hasta los ocho años.

Fuera del papel, los padres que deseaban acogerse a esta legislación encontraban serias trabas por parte de la administración catalana para satisfacer sus deseos. De hecho existen al menos tres sentencias del TSJ de Cataluña que condenaban a la Generalidad por obstaculizar e impedir este derecho. Pero ahora el PSC quiere ir más allá en la política de inmersión lingüística, reduciendo a un plano testimonial la enseñanza del español. Ahora los padres sólo tendrán opción para educar a sus hijos en español en un solo curso lectivo entre los tres y ocho años.

El modelo educativo catalán, en el que la lengua local relega a la nacional, es casi imposible de encontrar en toda la Unión Europea Solamente en Groenlandia y las Islas Feroe. En la mayoría de los veintisiete países de la UE coexisten varias lenguas oficiales y cooficiales en provincias y municipios, o zonas regionales protegidas. De hecho en Francia coexisten lenguas que en la edad media fueron tan importantes como el provenzal u occitano. Pero el aprendizaje de las lenguas autóctonas o minoritarias en toda Europa, a diferencia de España, es un derecho, y no una oprobiosa imposición estatal.

Detrás de todas las disculpas que se usan para potenciar gallego, catalán y vascuence, arrinconando al español, esta la coartada cultural del “para que no se extingan”, que esconde la verdadera razón de alterar artificialmente la relación de convivencia natural entre español y lenguas locales, que no es otra que el objetivo de crear una sociedad en Cataluña, Vascongadas y Galicia donde no se hable español como paso para la construcción de las delirantes nacioncitas medievales a que aspira el nacionalismo.

Sin embargo, según el Consejo de Europa, el catalán no corre ningún peligro en España donde la “defensa institucional de las lenguas” es ya “especialmente elevada”.

¿Y qué hace Zapatero? El gobierno socialista está en plena negociación con el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que tiene su sede en Luxemburgo, para que los ciudadanos puedan dirigirse a este órgano a través de cualquiera de las lenguas oficiales españolas. Además, no descarta hacer lo propio para sellar un acuerdo administrativo de similares características con el Tribunal de Cuentas europeo, si se considera útil.

EL PARLAMENTO CATALÁN LA APRUEBA ESTE MARTES
La Generalidad presenta la nueva ley que marginará al castellano en las escuelas
El total arrinconamiento del castellano en las escuelas de Cataluña se consuma este martes con la aprobación de la nueva Ley de Educación auspiciada por la Generalidad de Cataluña, aún sin el apoyo de ICV. Según informa ABC, con esta nueva norma desaparece totalmente la posibilidad de impartir en español asignaturas no lingüísticas y hace del catalán la única lengua vehicular en la educación. Además, en la ley aparece una de las exigencias de ERC, la desaparición de la tercera hora de castellano en primaria.
Libertad Digital 29 Julio 2008

Este martes es la fecha elegida por la Generalidad de Cataluña para aprobar la ley que marginará totalmente el castellano en los colegios de esta comunidad. La Ley de Educación llega al Parlamento catalán sin el apoyo de uno de los socios del Gobierno, ICV.

Este proyecto de ley ha despertado una gran polémica en Cataluña en dos aspectos fundamentales, el blindaje del catalán como lengua vehicular y el tratamiento a los centros concertados. Sin embargo, el arrinconamiento del castellano en la educación ha sido el aspecto más problemático.

De hecho, el artículo 44 de esta nueva ley se centra totalmente en el "régimen lingüístico del sistema educativo catalán", cuyo autor ha sido el secretario general de ERC, Joan Ridao. En este punto se elimina cualquier posibilidad de impartir en español materias no lingüísticas, como por ejemplo Matemáticas. Además, la Generalidad eliminará la tercera hora de castellano en primaria, una exigencia indispensable de los independentistas de ERC.

Sólo habrá dos horas de español en la Educación Primaria
La Generalitat blinda el catalán como lengua exclusiva en los colegios
La Generalitat de Cataluña aprobó hoy el anteproyecto de la Ley de Educación de Catalunya (LEC), que tiene como finalidad dar personalidad al «sistema educativo propio» catalán, según declaró el conseller de Educación, el socialista Ernest Maragall. La escuela concertada y los profesores rechazan el nuevo texto legislativo.
Ep La Razón 29 Julio 2008

El texto se aprueba sin el apoyo de ICV-EUiA —socio del PSC e ERC en la Generalitat—. mientras que el consejero agradeció a CiU su «responsabilidad» y «participación» ante el texto, que ahora tendrá que abordarse en debate parlamentario.

En la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo, Maragall agradeció «específicamente» a la federación nacionalista su «responsabilidad, participación y aportación» al proyecto. Manifestó que el Gobierno ha tenido contactos con los otros dos partidos de la oposición, el PP catalán y C’s, aunque estas conversaciones se han dado «muy especialmente» con la formación liderada por Artur Mas.

Entre las novedades del texto, destaca que finalmente la educación de 3 a 6 años —la infantil— no es obligatoria, aunque sí que los poderes públicos garantizarán oferta en esta etapa. Además, se garantiza el ideario de los centros de titularidad concertada, se da más poder a los Ayuntamientos en educación, y al mismo tiempo, se blinda el catalán como lengua «normalmente utilizada como vehicular y de aprendizaje» en la escuela, lo que garantiza la inmersión ling~ística, algo que se ha hecho a propuesta de ERC.

La ley define un modelo educativo «de interés público» de acuerdo con el artículo 21 del Estatut, que engloba centros públicos y privados sostenidos total o parcialmente con recursos públicos y regula el Servicio de Educación de Cataluña para garantizar el acceso a una educación «de calidad y en condiciones de igualdad en las enseñanzas obligatorios y en los declarados gratuitos».

En un principio, en vez de utilizar la expresión «de interés público», se propuso la de «servicio público educativo», algo que según la comunidad educativa perpetúa la existencia de una doble red —entre centros públicos y privados concertados—, lo que hoy negó el consejero.

Además, los centros concertados tienen «derecho al ideario propio» y la ley les da «claridad a la participación» de los centros concertados para que puedan tener «presencia y voz» en la educación catalana. Maragall aseguró que se ha decidido establecer esta definición para «satisfacer tanto a la afirmación explícita del Pacto Nacional de Educación (PNE) como la voluntad del Gobierno regional de avanzar hacia la aparición con plenitud de un modelo educativo propio».

Reconoció que el cambio puede dar lugar a un debate pero afirmó que la ley «resuelve perfectamente» ese debate. «Estamos en condiciones de hablar de modelo educativo propio, en el sentido de responder a una concepción integral y hacer complementarias los activos y el sector público y concertado. De superar una tradicional y enquistada coexistencia», declaró.

Los criterios básicos que rigen ese sistema son la libre elección de centro por parte de los padres, la escolarización «equitativa», la de cinco horas lectivas, no incluyendo por lo tanto la sexta hora que quedaría incluida en «contratos programa voluntarios» entre la Generalitat y las escuelas que la ofertan.

Otra de las principales aportaciones es la autonomía de centros, mediante la cual la Consejería será la encargada de fijar el currículum y el centro educativo será el encargado de fijar su propio proyecto y método de aplicación de ese currículum, por lo que también tendrán «posibilidad de gestionar» los recursos económicos para adaptarlos a sus proyectos.

La dirección del centro se convierte en «autoridad pública» y se crea la Agencia de Avaluación de la Educación, que se encargará de avaluar que el currículum elaborado por la Consejería se cumple en cada uno de los centros catalanes.
Los consejos escolares de cada centro también deberán aprobar el proyecto educativo del centro y realizar el seguimiento de su ejecución.

Por otro lado, se refuerza la figura de los profesores creando los cuerpos docentes de la Generalitat, cuyo acceso se regulará mediante oposiciones propias y que incluirá requisitos ling~ísticos y de uso de nuevas tecnologías. La ley establece un período de cuatro años para que los sueldos de los profesores del sector concertado se homologuen a los del sector público.
Sobre financiación, Maragall destacó que la aplicación de la LEC debe suponer al consecución progresiva de 1.500 millones adicionales anuales de aquí a ocho años, cuando se prevé que su aplicación sea plena.

La comunidad educativa en todas sus vertientes -profesores, sindicatos, alumnos— han mostrado su oposición a la LEC durante todo su proceso por diversos motivos, por lo que presentaron numerosas alegaciones al anteproyecto. Maragall definió esta situación como un proceso «ejemplar, que no quiere decir fácil sino real» y agradeció a todos ellos sus aportaciones.

«El país se ha implicado en el debate, ha recibido felizmente la aportación, la exigencia, el criterio del conjunto de la sociedad», declaró el consejero, que aseguró que tienen a «el país detrás atento, vigilando, impulsando».

Uno de los socios de Gobierno, ICV-EUiA, también mostró sus reticencias a la ley y anunció que presentará enmiendas. Maragall explicó que durante la reunión del Consejo de Gobierno la formación ecosocialista hizo una «explícita manifestación de reservas», que afirmó que no se expusieron claramente cuáles son, con lo que sus reticencias se manifestarán en el proceso de debate y aprobación parlamentaria que ahora empieza. Maragall deseó conseguir un «consenso social» para aprobar una Ley de Educación «ambiciosa que quiere ser del país» y añadió que en el curso 2009-2010 su vigencia «tendría que ser plena».

El acoso al castellano
«Me llevo a mi hijo a Francia para que pueda estudiar Historia de España»
La imposición del euskera fuerza a muchas familias a buscar colegio fuera del País Vasco
Los afectados no quieren que sus hijos sean adoctrinados en un sistema que no reconoce la existencia de España.
R. L. Vargas La Razón 29 Julio 2008

Madrid- La intención de los nacionalistas de liquidar el castellano como lengua vehicular en la enseñanza en el País Vasco va a profundizar más si cabe la diáspora educativa ya existente en esta región. Son muchos los padres de esta comunidad que prefieren que sus hijos cursen sus estudios en provincias limítrofes para escapar de un sistema educativo en el que España no existe y sí un «Euskadi continental» y un «Euskadi peninsular». Algunos, incluso, eligen otros países.

Apenas veinte kilómetros separan la localidad francesa de Hendaya de San Sebastián. Y aquí han encontrado muchos padres los colegios en los que sus hijos, al contrario que en el País Vasco, pueden aprender Literatura, Lengua, Geografía e Historia de España. Además, a los diez años tienen la oportunidad de cursar castellano, junto al inglés y al francés.

«A mí me preocupa que mis hijos tengan una buena formación, y en Euskadi lo que se ha hecho es politizar la educación, más allá de la imposición del euskera», explica Elisa, nombre ficticio de una madre preocupada por buscar colegios en Francia para escolarizar a su pequeña de dos años. Muchos conocidos ya lo han hecho, y aunque el resultado es bueno, no es sencillo. «Los centros galos están fijando cuotas para españoles, porque si no, al final, en el patio los niños hablan más castellano que francés, y es natural que eso moleste a los franceses», explica. En Hendaya, por ejemplo, las plazas bilingües euskera-francés que ofrece un colegio están ya ocupadas y su demanda sigue creciendo.

Tampoco hay rutas de autobuses que lleven a los niños (el periodo de vacaciones difiere del español); las distancias con algunos centros son muy grandes...; pero, con todo, a estos padres el sacrificio les merece la pena. Y ello, alega Elisa, no significa que tengan nada en contra de que los niños puedan aprender otra lengua como es el euskera. «¿Qué culpa tiene este idioma de que cuatro trastornados se hayan adueñado de él y lo hayan manipulado con fines políticos?», se pregunta con frustración.

Partidos
Logroño, la alternativa alavesa
R. L. V. La Razón 29 Julio 2008

Madrid- «Nos vamos por los niños, por el euskera». María -también nombre ficticio- y su marido, ambos castellano-hablantes, no volverán a vivir en el caro y amplio piso que se compraron hace cuatro años en Vitoria. Allí pensaban echar raíces, cerca de otros familiares que viven en la capital vasca. Ahora lo hacen de alquiler en Logroño para poder escolarizar a sus tres hijos en castellano. «Los profesores dicen que no tendrían problemas en Vitoria, pero no estoy de acuerdo. Antes tendrían que dominar un idioma que no hablamos en casa y luego estudiar la materia. Es una imposición demencial y muchos niños se van a quedar por el camino. Y no quiero que sean los míos», explica.

Coincide, como Elisa, en que el problema no estriba sólo en la obligatoriedad de tener que estudiar en euskera, sino en el propio sistema educativo. «Los nacionalistas lo han encaminado todo a crear patria». Y pone un ejemplo: «Hay cosas tan grotescas como que en un libro se refiera que Neil Armstrong fue el primer hombre que pisó la Luna, pero luego se incluya un dibujo en el que aparezca con una ikurriña al alunizar. Me da miedo porque se incluyen conocimientos muy tergiversados», afirma María, a la que tampoco le importa que sus hijos aprendan euskera, pero sin imposiciones. «Dicen que les estamos cerrando puertas a nuestros hijos, pero son ellos los que les están restando oportunidades al no enseñarles un idioma universal como el castellano», concluye.

CRISIS POLÍTICA
La mitad de los belgas francófonos piden incorporarse a Francia si Bélgica se divide
Una encuesta publicada en las últimas ediciones de los diarios Le Soir y La Voix du Nord desvela que uno de cada dos valones (49 por ciento) se muestra favorable a incorporarse a Francia en caso de que Bélgica acabe dividiéndose. De hecho, hasta un 60 por ciento de los franceses consultados está abierto a esta posibilidad, que según esos periódicos no es tan sólo una idea extravagante de ciertos grupúsculos francófilos.
EFE Libertad Digital 29 Julio 2008

En una encuesta realizado por la empresa Ipsos entre los días 18 y 25 de julio desvela que un 49 por ciento de los belgas francófonos se muestra favorable a incorporarse a Francia en caso de que su país se divida a consecuencia de la actual crisis política. El sondeo refleja un aumento considerable con respecto a las cifras de hace unos meses, cuando una encuesta de la Universidad Católica de Lovaina (UCL) revelaba un 29 por ciento a favor de la misma propuesta.

La razón puede radicar en la nueva crisis política que se inició los días en los que se hizo la encuesta, con el intento de dimisión del primer ministro, el democristiano flamenco Yves Leterme, incapaz de superar las diferencias "irreconciliables", según sus propias palabras, entre las dos comunidades principales del país, flamencos y francófonos.

Del otro lado de la frontera, el apoyo francés a la idea también ha crecido: en noviembre de 2007 era del 54 por ciento (según la misma empresa Ipsos). Aunque los ciudadanos galos no están al corriente de todos los pormenores de la situación en Bélgica, a priori no consideran descabellada la idea de la anexión.

Los valones no son anexionistas por principio, sólo cuando se les plantea la división del país (en ese caso el 49 por ciento se mostró favorable), pero la proporción alcanza el 70 por ciento entre los que están convencidos de que Bélgica desaparecerá y baja hasta el 39 por ciento entre los que no creen que eso ocurra.

NUEVO VARAPALO A LA JUNTA DE ANDALUCÍA
El TSJA emite siete nuevas sentencias favorables a los objetores a EpC
Siete nuevas sentencias confirman que los jueces de la sección III del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía no han cambiado de criterio a pesar de las presiones de todo tipo que han recibido por parte de la Junta, de los asesores de Manuel Chaves y del propio Gobierno de Rodríguez Zapatero. Antes del período vacacional, los jueces del TSJA han resuelto varios recursos en materia de objeción de conciencia contra la obligatoriedad de Educación para la Ciudadanía y a favor de los objetores.
Pedro de Tena Libertad Digital 29 Julio 2008

Las siete sentencias notificadas este lunes, según cuenta ABC, son todas ellas a favor de los padres que decidieron objetar contra la asignatura y en contra de la Junta de Andalucía que ha mantenido sus criterios de que la clase de EpC era tan obligatoria como Matemáticas o Lengua.

Los nuevos fallos corresponden a tres familias de Jaén, dos de Cádiz y otras dos de Córdoba. Se trata de niños que estudian tanto en centros públicos como privados y en todas las sentencias se mantiene la misma tesis que ha mantenido esta sala en sus fallos anteriores. Es decir, prima el derecho de los padres a elegir la educación moral y religiosa que quieren para sus hijos y que, por tanto, debe estimarse su derecho a la objeción. El TSJA les exime de ir a clase de Educación para la Ciudadanía y de ser evaluados por esta materia.

Con estas últimas sentencias, son ya diez las que el TSJA ha dictado en ese sentido. La primera fue la famosa de los padres de Bollullos. Después llegó una de Málaga y otra de Sevilla. Además de esas tres, el TSJA ha dictado ya otro medio centenar de autos de medidas cautelares a favor de padres objetores. En ellas se argumentaba que los hijos de padres objetores no debían ser evaluados ni asistir a clase en tanto en cuanto no se produjera un fallo definitivo. Es de suponer que ese medio centenar de fallos pueden ser en el mismo sentido que los anteriores.

Gotzone Mora: "El nacionalismo vasco ha dejado tiradas a las víctimas"
Alejandra Morales Periodista Digital 29 Julio 2008

ZP se ha quedado al descubierto. El presidente insinuó al líder de los nacionalistas vascos que su acuerdo antiterrorista con Rajoy no rechazaba un fin dialogado de la violencia. Unas declaraciones que han encedido las alarmas. Gotzone Mora, ex miembro del PSE, cree que Zapatero quiere pasar a la Historia como "el vencedor de ETA" y está siendo capaz "de escuchar a los que saben de verdad del tema". Sobre el PNV, sentencia, "sólo acompaña el chantaje que ETA lleva haciendo siempre"; de Erkoreka, tres cuartos de lo mismo.

¿Cómo se explica que el miércoles firme un pacto anti terrorista con Rajoy y el lunes le insinúe al PNV que no descarta el diálogo con ETA?
Como sea así, me parece la mayor equivocación que podría cometer el señor Rodríguez Zapatero. Hemos visto anteriormente, el diálogo con ETA no ha servido para nada bueno. Se ha confirmado, a través de las últimas detenciones, que mientras se estaba dialogando, la banda planeaba secuestrar a una persona y asesinar a otras cuantas.

¿Cree que Zapatero ha actuado así porque teme por los Presupuestos o es algo más?
Sigue teniendo en la cabeza que puede terminar con la banda terrorista y no es capaz de escuchar a gente que sabe de verdad del tema. Quiere pasar a la historia como el vencedor de ETA. Se está equivocando.

La historia de ETA es la misma de siempre. Vez tras vez, se van quedando los duros de la banda. A los que quieren dejar las armas, los desechan.

¿Qué lectura política se desprende de todo esto?
Zapatero ha ensayado el diálogo con ETA él mismo. No es que se esté valiendo de lo que han hecho otros presidentes del Gobierno y haya visto que no ha servido de nada porque ETA sigue viva, sino que en los cuatro años el sólo ha ensayado eso. ¿De qué nos ha servido? De nada.

Si cuando vemos las declaraciones de los terroristas se te ponen los pelos de punta. Siguen atentando; en la costa valenciana, Andalucía… Es más, ellos mismos se han delatado. La negociación y el diálogo estaban siendo empleados como coartada para terminar con algunas personas, es el caso del señor Atutxa, ex militante del partido socialista. Sólo querían presionar en una cosa muy clara; la independencia. No hay otra.

¿Zapatero hace ojos ciegos a la situación real?
Sí. Lo vemos por ejemplo en la Economía. No quiere interiorizar la situación real de España. Estamos abocados al suicidio colectivo. Esto es una locura.

¿Este doble juego del PNV necesita a ETA para llevar adelante el referéndum ilegal y no desgastarse de cara a las próximas elecciones vascas?
La mayor parte de ETA, son nietos e hijos de miembros del partido. Mi hijo puede ser lo que sea pero es mi hijo para empezar. En segundo lugar es que el PNV ha hecho de la política su modus vivendi éticamente a veces, otras no. Eso del dicho de unos mueven el árbol y otros recogen las nueces es verdad. He estado en diferentes estructuras de la administración vasca desde el partido socialista.

Varias veces he denunciado que, bajo epígrafes que eran daban a equívocos, se mantenían las ayudas a los familiares de los presos, a los mismos. Nunca les ha parecido mal. Han hecho aprovechamiento con los expedientes; nunca han estudiado y se les ha regalado hasta la licenciatura –no en un caso, sino en muchos más- con la que luego se han colocado. El nacionalismo vasco, que lleva gobernando toda la democracia, sólo ha mirado para atrás. Ha dejado tiradas a las víctimas y a todos los que estamos amenazados.

¿Por qué cree que Erkoreka ha destapado la conversación con Zapatero?
Erkoreka ha hecho lo mismo que el PNV toda la vida. ETA lleva haciendo chantaje siempre y el PNV les ha acompañado en él. Erkoreka ha sido capaz de instrumentalizar para sus objetivos como nacionalista la conversación que había mantenido con Zapatero. Ha dejado los pies de los caballos al presidente del Gobierno. Con esto, hay pruebas fehacientes de lo que es capaz el PNV para conseguir sus fines.

Habla usted de su condición de amenazada…
Voy acompañada a hacer la mínima salida para el mínimo recado. Yo, no es que tenga necesidad, es que me ahogo de sentirme privada de libertades las veinticuatro horas del día. Estar así hasta que te mueras es durísimo. En estos momentos hay mucha gente que quiere creer en el fin del terrorismo. No podemos aceptar el chantaje de una banda terrorista

Vista la postura de Rosa Díez con respecto al terrorismo, ¿dan ganas de 'arrejuntarse' con ella?
Yo no estoy por el proyecto de Rosa Díez. Hoy por hoy es muy pequeño. La única solución que tiene este país es que, sin hacerse trampas en el solitario y pensando en los españoles, se junten los dos grandes partidos. Tienen una mayoría tan absoluta que ningún partido minoritario puede ningunear como nos están ninguneando.

La única operatividad vendría de la unión de los grandes partidos. Eso sí, sin pensar en estrategias y atendiendo a los principios que permitan que los españoles vivamos igual que en las demás democracias del mundo, no subyugados por una banda terrorista. No hay posibilidad, a día de hoy, en el proyecto de Díez.

VALE "MENTIROSO" O "INANE"; NO VALE "TRAIDOR" O "SINIESTRO"
LO QUE SE PUEDE Y NO SE PUEDE DECIR DE ABC Y ZARZALEJOS

La obsesión de Zarzalejos durante sus años como director de ABC fue silenciar a la COPE. El 5 de julio de 2006, el Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid admitiía parcialmente la petición de medidas cautelares solicitada por Vocento y ABC contra la COPE y Federico Jiménez Losantos. Tales medidas significaban que "provisionalmente" la cadena debía "abstenerse" de calificar al ABC con ciertos adjetivos. Lo sorprendente es que el juez aporta una lista de lo que se puede llamar al ABC y lo que no, mezclando así el derecho al honor y la competencia desleal que alega el diario de Zarzalejos.
Libertad Digital 29 Julio 2008

El magistrado Alberto Arribas, ordenó a los demandados "que se abstengan provisionalmente" de utilizar en La Mañana de la COPE determinados términos y expresiones críticos con los demandantes, así como las "repetidas llamadas" a los oyentes referentes a la forma de dejar de suscribirse al citado diario.

Pero, el juez estimaba en el auto que sí están "amparados por la libertad de expresión" otros de los adjetivos o frases que se imputan a Jiménez Losantos, también críticas contra el ABC y su director. Así, nos encontramos con dos listados, uno que indica lo que no se lo puede decir al ABC, y otro que señala los adjetivos "autorizados":


* Lo que no se puede decir del ABC y su director: Incompetente, lamentable, irresponsable, traidor, infecto, repugnante, falso, calumniador, basura, abyecto, ridículo, siniestro, falsarios, fariseo, vil, zote, avieso, criminal, es una banda, comete fechorías desvergonzadas, manipula, tiene columnistas paniaguados, es una estafa informativa, es una puñalada por la espalda a la opinión pública española, vocación manipuladora.

* Lo que sí se puede decir del ABC y su director: Mentiroso, periódico inane, sin influencia, no pinta nada, es igual lo que diga, informativamente no existe, editorialmente una nulidad, de pena, de vergüenza ajena, miente descaradamente, es insignificante, ha dejado de tener importancia en España, no lo lees y es igual, lo lees y es lo mismo, periódico prescindible, ha cambiado de bando, medio absolutamente irrelevante, periódico decadente.

Según la resolución judicial, dictada el 30 de junio de 2006 y notificada siete días después a las partes, la medida cautelar ordenada se debía ejecutar una vez que el solicitante preste caución por importe de 3.000 euros en el plazo de tres días con el fin de responder "de los daños y perjuicios que pudieran ocasionarse". Así como medida cautelar ordena a la COPE y a Jiménez Losantos que se abstengan provisionalmente de utilizar los adjetivos de la primera lista, así como alguna expresión más aportada por ABC y Vocento en su denuncia.

La demanda presentada por Vocento y ABC, admitida a trámite el 31 de mayo de 2006, persiguía que cesasen intervenciones radiofónicas que a juicio de los demandantes "constituyen actos dolosos de competencia desleal por ser actos continuados de denigración del diario ABC y del grupo al que pertenece y por inducción masiva a la infracción contractual o, subsidiariamente, por inducción masiva a la terminación del contrato, dirigida a los lectores y suscriptores del diario ABC". El juez indicó en su auto que "no cabe duda, en principio" que los actos imputados "se realizan en el mercado" y que "tampoco parece discutible la finalidad concurrencial" dirigida a "alterar la posición de los operadores en el mercado o a influir en la formación y desenvolvimiento de las relaciones económicas".

En cuanto a los "actos denigratorios", entiende que la protección frente a ellos "debe coordinarse con el superior interés representado por los derechos constitucionales a expresar y difundir libremente los pensamientos y el derecho a comunicar o recibir libremente información veraz", y agrega que "caen fuera" del ámbito de la competencia desleal "los meros juicios de valor u opiniones (...) amparados por la garantía constitucional de la libertad de expresión e inhábiles para soportar el control de veracidad", a diferencia de aquellos "vinculados a datos o circunstancias de carácter fáctico",que son "los susceptibles del control de deslealtad como manifestaciones denigratorias". En cualquier caso, el juez recuerda que, conforme a la doctrina constitucional, "la libertad de expresión no comprende el derecho a insultar porque ni éste es un derecho ni aquella sería una libertad".

CONDENADO A PAGAR 100.000 EUROS A ZARZALEJOS
Federico Jiménez Losantos: "Esta sentencia es incompatible con un Estado de derecho"
El director de La Mañana comentó en la Cadena COPE la sentencia hecha publica este martes que le condena a indemnizar con 100.000 euros al ex director de ABC, José Antonio Zarzalejos, por "daños morales". Para Jiménez Losantos la sentencia "es un disparate en la misma línea que la del caso Gallardón" porque la "cuestión de fondo" es "si los jueces nos van a decir que es lo que podemos y no podemos decir". El periodista, que está "convencido" que en ambos casos prosperará el recurso, enmarca estas sentencias en la "la doctrina Bacigalupo para no molestar a los poderosos". "Parece que estamos pasando de un Estado de derecho a una dictadura de hecho", concluye.
Libertad Digital 29 Julio 2008

El Juzgado de Primera Instancia número 69 de Madrid ha condenado al director de La Mañana de la COPE, Federico Jiménez Losantos a indemnizar con 100.000 euros al ex director de ABC José Antonio Zarzalejos por los daños morales que pudieron causarle "los insultos y afirmaciones injuriosas" que el periodista vertió contra él desde su programa radiofónico. La cantidad es sensiblemente inferior a la solicitada por Zarzalejos, 600.000 euros, y la propia fiscal, María Gómez Galindo, que se sumó a esa desorbitada petición.

La resolución, dada a conocer este martes, condena igualmente al Jiménez a "abstenerse en lo sucesivo de realizar actos que comporten una intromisión ilegítima en el derecho al honor" de Zarzalejos, así como a publicar a su costa el fallo de esta sentencia mediante anuncios en los diarios El País, El Mundo y ABC y a leerlo literalmente en su programa en tres franjas horarias diferentes.

"Un disparate en la misma línea que la condena en el caso Gallardón". Así valoraba Jiménez Losantos la sentencia en la Cadena COPE minutos después de su contenido. El periodista señaló que está convencido de que ganará el recurso, porque subrayó que "esta sentencia es incompatible con un estado de derecho o una democracia".

Más allá de un tema personal, Jiménez Losantos explicó que "la cuestión de fondo es si los jueces nos vana decir que es lo que podemos y no podemos decir, que noticias podemos y no podemos dar". Y es que, añadió, "huele a la doctrina Bacigalupo para no estigmatizar a los poderosos". Lo grave, continuó es que estas sentencias "el efecto que producen es el de la censura y la autocensura, ¿qué es eso de que los jueces tiene que decidir lo que es honorable o no es honorable?" En este sentido, añadió que "esta es una historia que va más allá de lo personal estamos hablando de derechos cívicos, aquí parece que estamos pasando de un Estado de derecho a una dictadura de hecho".

Jiménez Losantos considera que "esta es una operación contra la libertad de expresión, contra los que nos oponemos al cambio de régimen, contra los que no comulgamos con ruedas de molino, y lo vamos a seguir haciendo en la COPE". "La COPE es un elemento non asimilable, no controlable, no sumiso, pero estamos con mucho ánimo" para la nueva temporada de septiembre, anunció el director de La Mañana.

El "único cambio" que traerá la nueva temporada es que la intención de Jiménez Losantos es "presentar toda la batería de querellas y demandas contra todos los medios que me están diciendo a mí veinte veces más", ya que entiende que su "error" fue no haber contraatacado.

Los argumentos de la sentencia
La sentencia considera que Federico Jiménez Losantos cometió una intromisión ilegítima en el derecho fundamental al honor de José Antonio Zarzalejos, al que se refirió en su programa radiofónico con calificativos como "inútil", "fracasado", "bobo", "mentiroso", "zote", "despojo intelectual" o "detritus".

Añade que "no puede desconocerse la gravedad, objetivamente considerada" de esas expresiones y alude expresamente a los juegos de palabras que realizó Jiménez Losantos con el apellido del demandante al llamarle "Carcalejos".

En este sentido, la sentencia explica que "si bien en la época de Góngora y Quevedo -a la que aludió el abogado del demandado en sus conclusiones- podría estar tolerado, nunca podría justificarse en la época actual" ese tipo de "chanzas" que, según el juez, vulneran el derecho al honor. "No pudiéndose obviar tampoco que el apellido forma parte de la personalidad del individuo, y que la chanza con motivo del mismo no sólo afecta y puede vejar a la persona a la que directamente quiere ofender, sino a todos los que, con ella, comparten el apellido, lo que racionalmente debe aumentar el daño infringido a la persona a la que directamente se quiere ridiculizar", indica la sentencia.

Además considera que no puede ignorarse la notable difusión de las expresiones insultantes, vertidas por un conocedor de la lengua castellana y a quien racionalmente se le ha de presumir con plena conciencia de su significado, así como "la prolongación en el tiempo y reiteración de las expresiones ofensivas, vejatorias e injuriosas".

No obstante, la sentencia rechaza la indemnización de 600.000 euros reclamada por Zarzalejos, a la que se adhirió la Fiscalía, por ser un "tanto excesiva", ya que estima que su prestigio como profesional del ramo de la comunicación ha quedado incólume.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial