AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 18 Agosto 2008

Con los médicos hemos topado, amigo Sancho
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 18 Agosto 2008

Durante todos los años que llevo afiliado a la Seguridad Social, que son muchos, nunca me ha tratado un médico o cirujano que me hablase en gallego, cosa que jamás eché en falta, pues lo importante para un paciente es ser bien atendido y, a ser posible, curado o al menos aliviado de sus males. Pero para el BNG no es así. Los nazionalistas gallegos anteponen el dominio del gallego a la competencia profesional en medicina y cirugía. Extraña y distorsionada manera de ver las cosas que no hace más que demostrar, una vez más, la irracionalidad del nazionalismo, sea cual sea su apellido.

Los médicos gallegos, a la vista del "fervor patriótico" de nuestros redentores, han remitido una carta a la presidenta del Parlamento gallego, Dolores Villarino, en la que el colectivo rechaza enérgicamente la propuesta del BNG de que el conocimiento del gallego sea eliminatorio en las pruebas para acceder al SERGAS.

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) de Galicia califica de "paranoia" la idea propuesta por los nazionalistas. Le piden a Dolores Villarino que "no permita que la demagogia o el extremismo sigan invadiendo la Cámara".

Los sindicatos médicos consideran que la iniciativa del BNG "es especialmente irracional".

"Pretender que el conocimiento del idioma gallego sea eliminatorio y sea más importante que un médico sepa gallego que medicina, raya en la paranoia" y añaden que "hasta ahora no encontraron a ningún gallego que no sepa castellano".

A día de hoy, creo que toparse con los médicos es peor que toparse con la iglesia. Si Cervantes escribiese hoy El Quijote le haría decir a su Caballero de la Triste Figura: "Con los médicos hemos topado, amigo Sancho".

Rajoy y Cospedal deben arriesgar en el importante test gallego
Luis Miguez Macho elsemanaldigital  18 Agosto 2008

El Semanal Digital se ha hecho eco más de una vez a lo largo de este mes de agosto de la sorda pugna que existe en estos momentos entre la dirección nacional del PSOE, representada por José Blanco, y el presidente de la Xunta de Galicia, el socialista Emilio Pérez Touriño, por la cuestión de la fecha de las elecciones autonómicas gallegas. Se trata de un primer anticipo del importante papel de actualidad que le va a corresponder a Galicia a la vuelta del verano, y por una vez no a causa de un desastre del tipo del "Prestige" o los incendios forestales, sino por puros motivos políticos.

Las cábalas electorales gallegas
Las elecciones autonómicas tocarían para junio del año que viene, pero ya desde un principio se sabía que no se podrían celebrar en ese mes, porque entonces coincidirían con las europeas (que son cada cinco años). El lector inocente quizá pensará que mejor, que así se ahorrará al erario público y a los ciudadanos una convocatoria electoral refundiendo dos, pero esas consideraciones de economía y comodidad deben ceder inevitablemente ante la inmarcesible dignidad de las Comunidades autónomas "históricas", que exige que sus comicios resplandezcan en espléndido aislamiento.

En definitiva, las elecciones gallegas iban a quedar para marzo del 2009. Sin embargo, en medio se ha metido la crisis económica. Parece que los expertos competentes auguran que en la primavera la cosa estará verdaderamente mal, de manera que la prudencia política, representada por Blanco y la gente de Madrid, aconseja que en Galicia vayamos a las urnas ya, en octubre o noviembre a más tardar; en cambio, a Pérez Touriño, como a casi todos los presidentes de Gobierno, le gustaría apurar todo lo posible la legislatura.

Y ahora la pregunta que se hará el lector de fuera de Galicia es cuáles son las previsiones que cabe hacer sobre el resultado de las elecciones según se celebren en un momento u otro. También El Semanal Digital recogía en días pasados esos barruntos: sin contar con la crisis económica, a la vista de los resultados de las últimas elecciones de ámbito nacional y de los distintos sondeos, todo indica que el PP volvería a ganar sin mayoría absoluta, experimentando un cierto desgaste con respecto a los anteriores comicios autonómicos, insuficiente para dar el triunfo al PSdeG, pero más que suficiente para permitir que la coalición entre los socialistas y los nacionalistas del BNG siga al frente de la Xunta.

Ahora bien, si la crisis llegase a apretar con dureza, los votantes, sobre todo en las ciudades, podrían acordarse con muy poco cariño del engaño perpetrado por los socialistas en la campaña de las últimas elecciones generales, cuando tachaban de catastrofistas a los que advertían del comienzo de las dificultades económicas. Y si los electores decidiesen castigar a Rodríguez Zapatero en la cabeza de Pérez Touriño, el PP gallego no está tan lejos de la mayoría absoluta como para no poder dar la sorpresa.

¿Qué ha sucedido estos tres últimos años?
Porque el caso es que el PP de Galicia, a fin de cuentas, ha resistido bastante bien el duro golpe que supuso la pérdida de la Xunta y la consiguiente retirada de Manuel Fraga. Para empezar, frente a las previsiones de que no duraría ni dos telediarios sin dividirse por la cuestión sucesoria, fue capaz de hacer una transición ordenada y sin una sola escisión, eligiendo como nuevo presidente del partido, de entre los dos vicepresidentes que el propio Fraga había nombrado en su última etapa al frente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo y José Manuel Barreiro, al primero de ellos.

Asimismo, el retroceso electoral que ha sufrido desde que está en la oposición no es ni mucho menos dramático, y está bien localizado en el voto de los emigrantes y sus descendientes hasta la enésima generación, y en las zonas rurales y pueblos de mediano tamaño, mientras se mantiene con dignidad en las ciudades. Por eso una crisis económica fuerte, que hace reaccionar sobre todo a la población urbana, podría ser determinante en las elecciones autonómicas.

Probablemente sorprenda lo que voy a decir, pero la actual Xunta bipartita y de izquierdas es, en esto y en casi todo, la premeditada y fiel continuadora del PP de Fraga: se está aprovechando de las relaciones de patronato (caciquiles las llamaban ellos cuando estaban en la oposición) que existen entre el Gobierno autonómico y los emigrantes y sus descendientes, a los que tan irresponsablemente todas las fuerzas políticas gallegas acordaron reconocer el derecho de voto con una amplitud desmesurada e injustificada, sobre todo cuando se pasa de la primera generación y se ha perdido el arraigo con nuestro país; y también de las que se dan en el mundo rural, donde continúa viva la mentalidad de que las obras y los servicios públicos no son derechos el ciudadano, sino concesiones graciosas de los políticos que hay que propiciar y pagar votando siempre al que manda... mientras manda.

Éste ha sido, precisamente, el gran error del llamado "sector de la boina" del PP gallego: pensar que, como en el viejo caciquismo, esas lealtades se les otorgan a los políticos como personas, cuando en la actualidad se les ofrecen sólo como dirigentes de una Administración dadora de prestaciones, de tal modo que, si pierden el cargo, pierden también esa clase de votos, que se transfieren automáticamente a los nuevos gestores públicos. El gran símbolo de cómo actúa este mecanismo es el comportamiento del veterano periódico de Santiago, El Correo Gallego, que apoyó a muerte a Fraga hasta el día en el que cedió el poder, momento en el que pasó a apoyar, con idéntico entusiasmo, a Pérez Touriño. ¿Ha cambiado de chaqueta? Nada de eso; en realidad, nunca ha dejado de ser el periódico de la Xunta, con independencia de quien esté al frente de ella.

La necesidad de un centroderecha reformista
Comprenderá ahora el lector por qué el PP de Galicia lo tiene tan difícil, si no viene en su auxilio la crisis económica, para recuperar la mayoría absoluta y con ella la Xunta. Ni el curioso espectáculo de un Gobierno escindido en dos mitades incomunicadas (así funciona la coalición entre el PSdeG y el BNG) que de vez en cuando se tiran públicamente los trastos a la cabeza, ni los problemas de gestión que ha sufrido la Administración autonómica en determinados ámbitos, ni la presión nacionalista con el idioma, que tanto enerva a la gente de la calle, bastan por sí mismos para propiciar un cambio político cuando hay que luchar contra todo un sistema clientelar tutelado por los sumisos medios de comunicación locales.

En realidad, un poco funcionan así todas las Comunidades autónomas, donde es casi imposible que después de un mandato cambie el Gobierno. En algunas, de hecho, no ha cambiado nunca. Por eso, el PP gallego debería arriesgarse en estas elecciones, en las que no tiene nada que perder (lo peor que le puede pasar es seguir como está, a pocos pasos de la mayoría absoluta) y proponer un programa valiente de regeneración democrática; conservador en los principios y en los valores, pero reformista en la manera de dirigir la Administración autonómica.

Si algunos creen que es progresista multar a los comerciantes por rotular sus comercios en castellano, está claro que el PP no puede ser progresista al estilo de la izquierda. Pero más allá del conservadurismo que se confunde con el inmovilismo -que es lo que está practicando la Xunta bipartita de izquierda al mantener en su provecho las estructuras clientelares heredadas-, hay un centroderecha reformista y social que, desde los principios y valores de nuestra tradición cultural y con plena lealtad constitucional, tiene que ser capaz de proponer a los gallegos un nuevo pacto entre gobernantes y gobernados por una sociedad abierta y avanzada.

Lo que Rajoy quiere olvidar
Que el PP se dedique ahora a mendigar el apoyo de quienes muestran su comprensión hacia los que el domingo propiciaron que decenas de personas estuvieran a punto de morir a manos de los terroristas es un ultraje.
EDITORIAL Libertad Digital 18 Agosto 2008

Horas después de que un pequeño grupo de separatistas incluyera la exaltación de los colaboradores de ETA en un acto de ultraje a España y a los españoles celebrado en Barcelona, la banda terrorista volvía a sembrar el terror colocando tres artefactos explosivos en la Costa del Sol. Miles de personas tuvieron que ser evacuadas por las Fuerzas de Seguridad del Estado, cuya rápida y eficaz actuación ha evitado una vez más la pérdida de vidas humanas.

La campaña de terror veraniego de ETA demuestra que la banda no incumple sus advertencias y que no hay peor política que la de ignorar o subestimar las amenazas y la capacidad operativa de los terroristas. Un serio aviso para quienes en los últimos días y desde el entorno mediático próximo al Gobierno han dado pábulo a ciertos rumores sobre la supuesta voluntad negociadora de un sector del entorno de ETA-HB y la presunta división en su seno. Ni lo uno ni lo otro, sino una firme voluntad de dañar, es el único principio que guía la actuación de los terroristas. Creer otra cosa es simplemente engañarse, o lo que es peor, mentir a quienes día a día plantan cara al totalitarismo en nombre de la democracia y de todos los españoles de bien.

La nueva escalada violenta de ETA coincide además con dos hechos altamente preocupantes y que no deberían pasar inadvertidos a los ciudadanos que todavía confían en la oposición del PP a la política de Rodríguez Zapatero. Nos referimos tanto a la enésima muestra de apoyo por parte del PNV a los ex presos de ETA y a los terroristas que en breve serán encarcelados por distintos motivos de salud como al nuevo acercamiento de Mariano Rajoy a los separatistas, en este caso a los del Bloque Nacionalista Gallego.

Que el PNV siga dando aliento a los violentos en nombre de la libertad y del Estado de derecho que día a día ellos mismos socavan con sus políticas de Gobierno en el País Vasco no es algo nuevo. Sin embargo, que algo así deje de sorprender no significa que debamos olvidar el peligro que los nacionalistas suponen para la seguridad de todos, y menos aún que la táctica de la oposición consista en lograr acuerdos con quienes nunca cejarán en su empeño de acabar con la unidad de España y por ende con la libertad que tanto costó conseguir.

Por lo tanto, declaraciones como las emitidas por Mariano Rajoy y Manuel Fraga a propósito del diálogo y el entendimiento con el BNG en Galicia, un partido con un marcado sesgo antidemocrático y antiespañol, y la conducta de Alicia Sánchez Camacho en Cataluña, con guiños un día sí y otro también a los nacionalistas en aras de no se sabe bien qué intereses (no los de sus votantes ni los de la mayoría de los militantes que en el reciente congreso de su partido la votaron por una cuestión de disciplina), suponen el abandono de los principios de su partido. Que el PP se dedique ahora a mendigar el apoyo de quienes muestran su comprensión hacia los que el domingo propiciaron que decenas de personas estuvieran a punto de morir a manos de los terroristas es un ultraje a los que el pasado nueve de marzo depositaron su papeleta a favor de ese partido confiando en que su voto serviría para cambiar las cosas. Fiarlo todo a la pésima gestión económica del Gobierno es una táctica insuficiente. Querer complementarla pactando con los nacionalistas resulta simplemente deleznable.

El PP y los nacionalistas
La deriva pepera
Vamos comprendiendo lo que les espera a los millones de votantes que desean y exigen firmeza ante el nacionalismo: la más absoluta orfandad política. A algunos huérfanos los adoptará Rosa Díez; otros vagarán errabundos.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 18 Agosto 2008

Tan peculiar es la cultura democrática de esta nueva derecha, que Mariano Rajoy –regate y bostezo– vio enormes peligros en la confrontación de candidatos a la presidencia del PPC: podía ofrecer una imagen de división. Por eso fabricó su candidatura “de unidad” obteniendo un pan como unas hostias, el congreso más conflictivo en la historia del partido (del partido por la mitad).

Las contradicciones de la presidenta del PPC con los principios que su formación todavía defiende –cada vez con menos convicción– en el plano nacional surgieron desde la primera entrevista. Algo lógico, dado que la máxima preocupación de nuestra candidata “de unidad” y presidenta de separación era caer simpática a La Vanguardia, el medio que había recibido a Sirera llamándole “Chiquito de la Calzada”. Y para caer simpático a La Vanguardia, lo primero que tiene que hacer un miembro del PP es desmarcarse de su partido, con lo que obtiene esas irritantes sonrisas de complacencia que dicen tácitamente (y a veces explícitamente): tú no pareces del PP. ¡Salvada!

No parecer del PP es esencial para habitar la nueva cúpula del PP. No hay más que ver cuánto parecen del PP los relegados. Cuánto lo parecía María San Gil, cuánto Daniel Sirera. Quienes conocen a Rajoy –flojera y tic– remarcan su debilidad por La Vanguardia, con lo que Sánchez Camacho cumple el cometido si los Juliana le perdonan la vida, siendo lo de menos que su rechazo al Manifiesto choque de frente con el modo en que Génova estaba manejando la importante iniciativa amplificada por El Mundo.

“El PP y el BNG podrían entenderse hasta cierto punto”, nos comunica ahora Fraga. El mismo día en que Rajoy –tabaco y bruma– le acaricia asimismo el lomo, zalamero, a los separatistas gallegos. Vamos comprendiendo lo que les espera a los millones de votantes que desean y exigen firmeza ante el nacionalismo: la más absoluta orfandad política. A algunos huérfanos los adoptará Rosa Díez; otros vagarán errabundos.

Antes de que la bestia que acarician les coma la mano, sería muy instructivo que don Manuel el Proteico concretara. ¿En qué podría entenderse el PP con un partido que expulsa a los amigos de Israel por el hecho de serlo, con un partido que se niega a condenar el nazismo? ¿En el antisemitismo? No parece. ¿En la definitiva erradicación del castellano de la vida pública? Quizá en ese punto. Sería al cabo la coronación de un empeño iniciado y desplegado por los populares gallegos.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Las amistades peligrosas
Vicente A. C. M. Periodista Digital 18 Agosto 2008

Creo que a falta de noticias de impacto real, se empieza a sentir en los medios de comunicación una cierta obsesión por agrandar hechos, como la manifestación en el barrio de Gracia de Barcelona, para cubrir portadas y no incidir sobre la verdadera tormenta que se avecina en España, la recesión económica. Los Juegos Olímpicos han venido como tabla de salvación adicional y en breve el campeonato de liga de fútbol será la droga a suministrar a unos ciudadanos que siguen medio anestesiados.

Pero septiembre está ya aquí y ninguna de las “medidas salvadoras” que el Sr. Zapatero y su Comisión de economía han planteado como “novedosas”, podrán sacar a las economías familiares del pozo negro en el que se hallan. La macroeconomía puede que con el tiempo y si se consigue la flexibilización laboral,el control efectivo de la inmigración ilegal y del gasto público, acabe por remontar en un par de años. Pero la microeconomía familiar solo entiende del corto plazo, del día a día y se encuentra en una clara recesión. Los gastos superan a los ingresos y ya no hay modo de poder estirar la deuda.

Claramente el PSOE y el Sr. Zapatero están perdiendo credibilidad en su gestión. Los últimos sondeos lo corroboran. El más que seguro adelanto de las elecciones en Galicia es un síntoma del nerviosismo en Ferraz y del intuitivo José Blanco, que ve en peligro mantener al Sr. Touriño. Si el PP logra la mayoría absoluta, y está a solo dos escaños de conseguirlo, sería el principio de la debacle a nivel nacional. Es evidente que los ciudadanos saben valorar y comparar en función de cómo les va a sus bolsillos. Otros asuntos son de menor calado, incluida la inmersión lingüística.

Pero lo que resulta realmente sorprendente es que el PP, contra toda lógica, ofrezca un pacto de gobierno al grupo nacionalista gallego de Anxó, el BNG. Si quieren jugar al desconcierto de sus afiliados y sus simpatizantes, lo han conseguido. No puedo comprender, por mucho centrismo renovado, que el PP pueda compartir Gobierno con quien está en frontal oposición a los valores e ideología del PP y de la Unidad de España. ¿Cómo puede el PP siquiera pensar que el BNG cederá en sus pretensiones y en su secesionismo?. Tender la mano así es de ilusos y se han expuesto a que simplemente les escupan en ella, ridiculizándoles.

A veces pienso que la crisis de identidad no solo afecta al Sr. Rajoy, sino que como un virus se ha ido extendiendo a toda la cúpula del PP. Estoy convencido de que aún debe quedar alguien sin contaminar y que mantenga el sentido común en ese partido. Espero que haga oír su voz y no desaprovechen esta oportunidad de volver a recuperar para España a Galicia. Los gallegos así lo votaron mayoritariamente y solo es cuestión de alejarse de las “amistades peligrosas” y no cambiar el discurso. Lo del “buenismo” hay que dejárselo al embaucador.

Rajoy
Bailando con lobos
Lo de este hombre es el Príncipe Salina, de Lampedusa: “Que todo cambie para que todo siga igual”… y a vivir, que son dos días y la mitad llueve.
José García Domínguez Libertad Digital 18 Agosto 2008

Entre plasma (pantallas de), siesta y resopón, el presunto líder de la presunta oposición acaba de interrumpir su reglamentario silencio administrativo de agosto con tal de hacerles saber a los separatistas de la gaita de folo que él viene siendo lo mismito que su alter ego, Zapatero, el solemne de la Nación discutida y discutible.

Y es que le urgía a don Mariano que esos gárrulos inquisidores gramáticos, los que han hecho de la persecución a los castellanoparlantes el único leitmotiv de su acción de “Gobierno”, acusaran recibo de la buena nueva. Resulta que el estadista ansía “hablar” con ellos para convencerlos de que podrían continuar tranquiliñamente con el progrom lingüístico, eso sí, cómodamente sentados en su paternal regazo. “Cosas veredes, amigo Sancho…”.

Porque si lo de Quintana y sus talibanes agropop de la UPG resulta ser un híbrido entre Stalin, Mao y las peores astracanadas palurdas de Xan das Bolas, lo de Rajoy no le anda a la zaga. Ni conservadurismo, ni liberalismo, ni democracia cristiana, ni centrismo, ni niño muerto. Ni Hayek, ni Von Mises, ni Donoso Cortés, ni Menéndez Pelayo, ni siquiera don Tancredo. No, lo de este hombre es el Príncipe Salina, de Lampedusa: “Que todo cambie para que todo siga igual”… y a vivir, que son dos días y la mitad llueve.

En fin, se ve que don Mariano andaba muy preocupado, pensando que esos alcornoques del Bloque se habían tomado en serio sus mascaradas jacobinas para la galería. Empezando por la recogida de los cuatro millones de firmas contra la realidad nacional catalana –y a favor, naturalmente, de la nada ficticia evidencia nacional andalusí–; continuando por la rúbrica del Manifiesto; y terminando por el compromiso de promover una ley en defensa de los siervos de la gleba morfosintáctica atrapados en los feudos nacionalistas, como ése galaico que administra su oscuro objeto de deseo.

Como si aquel chisgarabís que respondía por Dani Sirera, ansioso por agradar a su señor y conservar, ¡ay!, el carguito recién trincado, no se hubiera arrodillado ante La Vanguardia reclamando allí del Tribunal Constitucional una sentencia “interpretativa” que no tocase ni una coma del Estatut. Como si su muy digital sustituta, la lenguaraz y atolondrada Alicia Sánchez Camacho, no hubiera alardeado de repudiar la defensa del castellano en la misma gaceta, propiedad del mismo Grande de España. Como si la campaña de acoso y derribo moral contra María San Gil, orquestada en el corazón mismo de Génova 13, concediera un solo día sin infamia… Como si a estas alturas del partido, no nos empezáramos a conocernos todos.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Rajoy
De fracaso en fracaso
Su partido irá de fracaso en fracaso, ojalá me equivoque, pero él convertirá las derrotas de Galicia, País Vasco y Europeas en las principales bases de su triste liderazgo.
Agapito Maestre Libertad Digital 18 Agosto 2008

De fracaso en fracaso, según Rajoy, puede llegarse a la victoria final. El presidente del PP ha convertido el fracaso de su partido en el fundamento de su éxito personal. El PP ha perdido dos elecciones generales, pero él sigue al frente del PP; más aún, nadie crea que la conducta de Rajoy cambiará porque en las próximas elecciones autonómicas o europeas el PP siga perdiendo. Por el contrario, y aunque resulte paradójico, mientras el PP siga siendo derrotado por el PSOE, la posición de Rajoy estará asegurada. Los fracasos de su partido seguirán conformando el salvoconducto para que Rajoy siga en la presidencia del PP. En serio, háganme caso, mientras que el partido de Rajoy se prepara para perder en las próximas contiendas electorales, su primer dirigente se asegura la permanencia en el cargo. Así de listillo es Rajoy. ¿Gallego? No, listillo. Está degradando su liderazgo hasta límites insospechados en nuestro entorno, y de paso acabando con el partido, pero sus compañeros miran para otro lado. Terrible.

Unas declaraciones de Rajoy a El Correo Gallego aclaran la base de su "listeza". Las elecciones autonómicas, ha venido a decir el candidato del PP, nada tienen que ver con las generales. Puede que el PP de Galicia pierda las elecciones gallegas, pero eso no afectará para nada, ha dicho Rajoy sin ningún tipo de rubor, al candidato a la presidencia del Gobierno en las próximas generales. Cada elección tiene su clave. Y, naturalmente, la clave de las gallegas, según Rajoy, nada enseñará a la dirección del PP que no sea confirmar a su máximo dirigente en su puesto de vigía y guía de la derecha española. En todo caso, tendrá que dimitir Núñez Feijoo. Rajoy siempre debería de salir ileso.

Bravo, por el señor Rajoy. Este político, una vez más, me ha confirmado lo que vengo manteniendo sobre su pobre liderazgo en el PP. Su partido irá de fracaso en fracaso, ojalá me equivoque, pero él convertirá las derrotas de Galicia, País Vasco y Europeas en las principales bases de su triste liderazgo, sencillamente porque cada elección tiene su clave, a saber, no pierde Rajoy sino el candidato que se presenta. Agudeza y gramática parda rebosan sus palabras. "Yo no me voy a presentar", repite Rajoy de varias maneras en la entrevista; por lo tanto, digo yo, que asuma el resultado el perdedor. ¿Se imaginan que todos los responsables regionales asumiesen su responsabilidad imitando a Rajoy o al vicesecretario Arenas? ¿Cómo llamar a esa conducta? ¿Treta de gentes sin grandeza? ¡Qué más da!

Lo importante es descubrir al último responsable de este engaño y enfrentarlo. Resulta obvio afirmar que el principal culpable de esa miseria ideológica es Rajoy. Sin embargo, no nos engañemos. La causa final de que Rajoy, un dirigente sin estrategia apropiada para seguir la traición a la nación española que ha programado el PSOE para mantenerse en el poder, y por supuesto sin apoyo de los nacionalismos –¿cree alguien que porque el PP hable con el BNG éste le va a dar sus votos?–, se mantenga en el poder de la oposición no es otro que pobre sistema político aprobado en la transición, que hace a los partidos políticos mayoritarios máquinas trituradoras de una democracia normal.

Sí, sí, Rajoy, junto a Zapatero, son capaces de bloquear ellos solitos el sistema democrático, simplemente porque hay un mecanismo electoral de listas cerradas y bloqueadas. Listas, en efecto, que elabora a su gusto y manera el propio Rajoy, en este caso ayudado por el jefe de todos los listos y listas: el todopoderoso Javier Arenas. He ahí la principal causa de la crisis del sistema político español. Mientras eso no se reforme, tendremos que soportar a estos profesionales del poder incapaces de autolimitarse en sus cargos aunque sus partidos pierdan elecciones tras elecciones.

Desde la cofa
Nacional socialistas de ayer y hoy
Nacionalista y socialista, la ideología del Espacio vital no ha desaparecido. Sigue calentando los corazones de muchas personas de izquierdas. Quizás no sepan que ello no tiene nada de contradictorio.
José Carlos Rodríguez Libertad Digital 18 Agosto 2008

Leía este domingo, como suelo, los periódicos a salto de mata, o más bien a salto de titular, cuando me cruzo con uno en El País que nos dice: "Rusia interviene en el Cáucaso para quedarse y controlar su espacio vital". Esas dos últimas palabras me evocan multitud de falsos recuerdos, esos que uno va creando cuando lee historia y quiere ilustrar con imágenes el relato de lo ocurrido. "Espacio vital". Casi recuerdo a Hitler llamando a los alemanes a conquistar el Lebensraum, a tomar control sobre el territorio que les permitiría abastecerse sin necesidad de comerciar pacíficamente con los vecinos. El Espacio vital, némesis del comercio, es la ideología de la guerra.

El Nacional Socialismo, vencido en su terreno favorito, el campo de batalla, reaparece bajo nuevos ropajes y vuelve a infiltrarse en la Historia incluso después de que se considere que ha sido engullida por ella sin dejar más rastro que unas cuantas defecaciones.

El titular sintetiza eficazmente tanto el fondo de la última guerra de Rusia con Georgia como el contenido de la noticia, que es una entrevista a un político de Abjacia, otra región que se quiere desligar de Georgia. "Moscú", dice la noticia, "no puede permitirse la pérdida del control del tránsito del petróleo y de gas que Estados Unidos y Occidente tratan de organizar al margen de ella".

El control público de los recursos es el control político. Y la guerra es un instrumento de la política. El control privado de éstos lleva a la libre colaboración en el mercado por medio de los intercambios. Los recursos en manos del Estado están puestos al servicio de los políticos; los que están en manos de la gente, al servicio de los ciudadanos.

Nacionalista y socialista, la ideología del Espacio vital no ha desaparecido. Sigue calentando los corazones de muchas personas de izquierdas. Quizás no sepan que ello no tiene nada de contradictorio.

Cuando ETA asesine a nacionalistas
José Antonio Zarzalejos Estrella Digital 18 Agosto 2008

La banda criminal ETA está agónica pero no liquidada. Ayer dejó su particular tarjeta de visita veraniega en forma de dos bombas que explotaron en la provincia de Málaga. Lograron así lo que los etarras pretendían: llamar la atención y afirmar su presencia y continuidad delictiva, provocando a la vez alarma social. Pocos días antes, ya había lanzado el comunicado ritual que "reivindinca" sus atentados y reitera que el Tren de Alta Velocidad (TAV) al País Vasco es un "objetivo" para su terrorismo como lo fue la central nuclear de Lemóniz o la autovía de Leizarán. ETA siempre necesita un soporte argumental para dar sentido (?) a sus delitos porque, aunque terroristas, sus sayones precisan exculparse de lo que en realidad son: delincuentes mafiosos.

Les gusta también oficiar de analistas políticos y zaherir al PNV. Por eso a Ibarretxe ETA ya le han dicho lo que piensa de su referendum: es una "parodia" y una "seudoconsulta". O sea, que la banda terrorista, más débil que nunca, más patética que nunca, y tan irracional como siempre, no deja de actuar ni de alardear. Y desde luego, no lo hará por el hecho --nada inédito-- de que parte de sus presos se decanten por el "cese de la lucha armada". Los que están en el "mako" son gente amortizada que la dirección de la banda sólo considera como instrumentos de agitación y propaganda. En ETA mandan las pistolas. ¿Cuando, entonces, acabará ETA?

Txema Montero --al que conozco desde que cursamos juntos la carrera de Derecho en la Universidad de Deusto y con el que permanentemente he estado en radical desacuerdo política y moralmente-- es ahora un buen diagnosticador de la situación vasca. Se apartó de Herri Batasuna cuando su estómago no soportó la digestión de los asesinatos de Hipercor y vomitó entonces unos cuantos años de infame militancia proetarra. Tengo que preguntarle cómo él con su evolución crítica puede vivir en Munguía (sin escolta) y yo no puedo vivir en Guecho (sin escolta).

Ahora, el abogado --arrepentidos los quiere Dios-- se ha alejado de "ese mundo" y, como en la parábola del hijo pródigo, bienvenido sea, sobre todo, si como es su caso, de vez en cuando dice en público verdades que otros coetáneos y paisanos suyos --como yo, y pérdonese el personalismo-- ya veníamos proclamando en medio del escándalo hipócrita de los bienpensantes. Montero afirmó ayer en una entrevista en "El País" que "el fin de ETA se dará cuando considere que ha llegado el momento de matar a nacionalistas". El pronóstico es exacto pero terrible porque es tanto como afirmar que sólo entonces el nacionalismo vasco destruirá a la banda. Puede colegirse --y efectivamente puede-- que ¿la consiente?

Los que desde hace décadas --al menos dos, desde mediados de los ochenta--venimos escribiendo que el oxígeno que hace vivir a ETA es el que le proporciona el nacionalismo, y el PNV más concretamente, somos tildados de radicales y tremendistas y se nos acusa de "criminalizar" al muy democrático movimiento fundado por el impecable Sabino Arana. Nos limitamos, simplemente, como acaba de hacer Txema Montero, a constatar una realidad: en el País Vasco el nacionalismo ha instalado un régimen cuyo sustrato sentimental y cuya energía política no es otra que la aspiración soberanista. Ese estado de ansiedad, de vigilia independentista, es el que justifica la existencia de ETA, el que ofrece sentido (?) a sus "acciones" porque mantiene la vigencia de un "conflicto" y es también el que se encarga de sustituir la inacción temporal de la banda o su debilidad mediante la radicalización ideológica. Cuando ETA está más débil, el PNV se saca de la manga proyectos segregacionistas. Ibarretxe ya intentó uno (2005) y va a por el segundo (octubre de 2008). Más oxígeno (victimismo) para ETA.

Esta tesis no le gusta al PNV que se indigna al leerla o escucharla. Sin embargo es cierta, enteramente cierta porque ese partido comulga con unos fines --la independencia de Euskadi y la afirmación de un "conflicto con España"-- emparentados con los de ETA, aunque los medios sean distintos. De tal manera que --Montero dixit-- hasta que la banda no asesine a los nacionalistas como asesina a los socialistas, a los populares, a los policías, a los guardias civiles...no terminará la pesadilla. Por eso, derrotar al nacionalismo en las próximas elecciones autonómicas es tan esencial: mil veces un López (PSE) apoyado por Basagoiti (PP) en la presidencia del Gobierno vasco que un minuto más de Ibarretxe o cualquier otro dirigente del PNV. Y si Josu Jon Imaz, flamante presidente de Petronor pero antes desalojado a las bravas de la cúspide el PNV, fuese libre de verdad nos daría la razón a Montero y, con veinte años de retraso, a muchos otros, entre ellos, a mí. Pero Imaz callará --todo es silencio allí-- y ETA seguirá en lenta pero letal agonía. Y ya se sabe que hay agonías convulsas y, sobre todo, penosamente largas, ¿verdad, Txema?

El fracaso de la derecha
POR JUAN MANUEL DE PRADA ABC 18 Agosto 2008

AFIRMÁBAMOS en un artículo anterior que la derecha desempeña en las sociedades democráticas, y muy concretamente en la española, un papel ridículo, cual es el de jugar una partida en la que el adversario elige campo y determina las reglas del juego. Esta afirmación no creo que admita controversia: cada día vemos a los políticos de derechas esforzándose penosamente por evitar que su adscripción resulte notoria, inventándose chorradas semánticas del tipo «centro reformista», rehuyendo la confrontación o adoptando posturas tibias en asuntos medulares en los que su adversario ha sentado cátedra, aceptando compungidamente la superioridad cultural de la izquierda, etcétera. De este modo, la derecha sólo puede aspirar a las migajillas de ganar unas elecciones de vez en cuando, un «de vez en cuando» que a medida que pase el tiempo exigirá el concurso de circunstancias más excepcionales (caos administrativo, corrupción generalizada, crisis económicas feroces, etcétera). Si la derecha no se conformase con estas migajillas, propondría una revisión a fondo del orden en el que las ideas de la izquierda han encontrado arraigo; pero esta revisión radical —que exigiría una refutación de las mentiras sobre las que se ha ido sedimentando la roña progre a lo largo de las décadas— no parece al alcance de la derecha que hoy padecemos.

En realidad, a la derecha le ocurre lo mismo que al rey don Rodrigo en aquel romance célebre, que la izquierda la come «por do más pecado había». Y el origen de ese pecado se remonta a épocas ya remotas, cuando la derecha, tras el cambio de orden establecido por la Revolución, por temor a ser tildada de «reaccionaria», se presentó como la opción ideológica capaz de conciliar «la libertad y el orden», frente a una izquierda que propendía al desorden, en su apetito desaforado de libertad. Tal conciliación hubiese sido fructífera, si la derecha hubiese propuesto un orden propio; pero se conformó con conservar la libertad del liberalismo y el orden revolucionario, dando por buenos e inatacables los principios que los alentaban. Aceptar tales principios fue su pecado original; y de aquellos polvos vinieron estos lodos.

Cuando aceptas unos principios que no son los tuyos como premisas del funcionamiento político, es natural que las consecuencias de tales principios siempre actúen en tu contra. Y así le ocurrió a la derecha, que a cambio de unas pocas transacciones en el orden económico (respeto a la propiedad privada, etcétera), hubo de transigir con el orden social y cultural que propugnaba la izquierda. Y, desenvolviéndose en un orden social y cultural adverso, no tuvo otro remedio que ir aceptando las sucesivas «conquistas» de dicho orden, para evitar que se la calificase de enemiga del progreso. Así, cada vez que la derecha conseguía acceder al poder, se limitaba a «conservar» las «conquistas» que previamente la izquierda había logrado; y, poco a poco, la derecha fue convirtiéndose en una especie de lacayo o «ancilla» de la izquierda, encargada de mantener intacto el orden establecido cada vez que la izquierda abandonaba el poder, para que luego, una vez recuperado, la izquierda pudiera seguir obrando a placer. Fue entonces cuando la derecha, abochornada de su papel lacayuno, se inventó esa paparrucha del «centro»; centro que, por supuesto, es movible, y cuya localización es inevitablemente determinada por la acción de la izquierda. Y puesto que la izquierda no renuncia jamás a sus «conquistas», tal centro se sitúa cada vez más lejos de los principios originarios de la derecha, esos principios a los que la de derecha renunció para que no se la tildase de reaccionaria.

Renunciando a sus principios y aceptando el orden establecido por la izquierda, a la derecha sólo le resta actuar como fregona de los estropicios y desaguisados que la izquierda provoca. Como le ocurre a los falsos devotos, que sólo se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena, la «ciudadanía» (esto es, el pueblo reducido a comparsa del orden establecido por la izquierda) sólo vota a la derecha cuando le ve las orejas al lobo. Y, pasado el peligro, vuelve a votar a quien encarna con mayor autenticidad los principios que se presentan como buenos e inatacables. A fin de cuentas, ¿por qué habría de votar a esa panda de fracasados que los encarnan en su versión descafeinada?
www.juanmanueldeprada.com

Terror bajo el sol
Editorial El Correo 18 Agosto 2008

ETA reapareció ayer, a las pocas horas de haber difundido un comunicado en el que reiteraba sus coacciones, con la colocación de sendos artefactos en tres puntos distintos de la provincia de Málaga, dos de los cuales explotaron sin causar por fortuna daños personales mientras que el tercero, camuflado bajo un puente de la A-7, fue desactivado por los artificieros. Ésta es la tercera ocasión en la que los terroristas tratan de reventar la paz estival, tras las bombas que hicieron estallar en julio en la costa cántabra y en la localidad malagueña de Torremolinos.

La imagen repetida de decenas de bañistas obligados por la fuerza a interrumpir su placentera jornada de asueto por la amenaza etarra se contrapone, en un contraste insoportable, al empecinamiento criminal de quienes aún son capaces de lanzar desafíos al Estado de Derecho y de amargar la existencia cotidiana a una ciudadanía cada vez más hastiada de su matonismo y de la complicidad de aquellos que lo avalan. Cabe suponer que los terroristas y sus apoyos son plenamente conscientes de que las bombas de ayer atentaron contra la tranquilidad del pueblo andaluz y contra el conjunto de la sociedad democrática, pero también contra todos los vascos que eligen el soleado litoral del sur para disfrutar de sus vacaciones.

Durante unas horas, ETA volvió a demostrar que todavía puede sembrar el miedo y el desconcierto, sumida en la dramática ficción que la lleva a sobrevalorar su mermado potencial operativo, a desdeñar el irremediable desgaste que las sucesivas operaciones policiales y judiciales están provocando en sus estructuras y a desoír el reiterado clamor de la ciudadanía para que abandone las armas. Pero hoy miles de personas regresarán a las playas reafirmadas en su desprecio hacia el patetismo etarra y persuadidas de que, por mucho dolor que todavía puedan generar, los terroristas sólo tienen ante sí la salida de un desistimiento voluntario o por efecto del combate institucional desplegado a fin de arrinconarlos. La obcecación de la banda en su criminalidad violenta implica así un mandato imperativo para que se sigan perfeccionando los mecanismos de la lucha antiterrorista y se exploren aquellas iniciativas que, ajustándose a la legalidad constitucional, estrechen los márgenes de impunidad.

El coste del terror
Editorial ABC 18 Agosto 2008

Una vez que la Audiencia Nacional reciba oficialmente la sentencia del Tribunal Supremo sobre los atentados del 11-M, el Estado deberá empezar a pagar un total de 260 millones de euros en concepto de indemnizaciones. Este importe se sumará a los 70 millones que ya han sido anticipados durante la tramitación del proceso. Esta Ley de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo tiene su origen en 1999 y con ella la Administración Pública rescató a las víctimas del desamparo económico en el que se hallaban. El Estado lleva pagados unos 430 millones de euros. Sólo el 11-M va a suponer un total de 330. El Gobierno va a tener que tomar las medidas administrativas y presupuestarias necesarias para atender este esfuerzo económico ingente, como hiciera en su momento con los afectados por el aceite de colza. Habrá de dotar de medios a los departamentos administrativos competentes; también deberá el Gobierno solicitar al Parlamento un crédito extraordinario e incluir la correspondiente partida en los Presupuestos Generales del Estado de 2009.

Las cifras finales de afectados superan las previsiones de la Administración, porque a lo largo del proceso se han ido incorporando nuevas víctimas, bien porque habían elegido otras vías legales, bien porque consideraban que sus lesiones o perjuicios no iban a recibir indemnización, o bien porque han sido incluidas por los jueces. La ley de 1999 hizo un acto de justicia frente a un terrorismo que siempre busca causar el mayor daño posible.

Rosa Díez denuncia el seguidismo del PP en relación al PSOE en política de pactos con nacionalistas
Redacción Bilbao Minuto Digital  18 Agosto 2008

La parlamentaria en el Congreso de los Diputados y presidenta UPyD, Rosa Díez, afirmó hoy que el PP está siguiendo la dinámica emprendida por el PSOE de acordar cuestiones de Estado con los partidos nacionalistas para “conseguir el poder” y lo califica como “un drama”.

En declaraciones a Onda Cero, la fundadora de UPyD afirmó que el “gran pacto nacional” que, a su juicio, existía cuando los partidos nacionales no pactaban cuestiones de Estado con los nacionalistas, se rompió cuando el PSOE firmó el Estatut.

En este sentido, criticó que los gobiernos del PP están siguiendo la misma “dinámica” en los estatutos de autonomía firmados en las comunidades autónomas en las que gobiernan. “El modelo ahora se repite y ha llevado a hacer estatutos de autonomía en el resto de las comunidades autónomas, algunas de ellas impulsadas o pactadas por el PP”, reprobó.

Además, la parlamentaria criticó que el PP se ha “creído” la campaña emprendida por el PSOE en la anterior legislatura, que ponía en duda su capacidad de diálogo con las demás fuerzas políticas, y ha terminado “hablando con los nacionalistas y haciendo política con los nacionalistas”. “Ya lo dijo Rajoy con el BNG y lo dijo Leopoldo Barreda en el País Vasco –aseveró– quieren tener la capacidad de hablar con todos”.

EL PP IMPULSÓ LAS POLÍTICAS LINGÜÍSTICAS
Por otra parte y siguiendo la linea de crítica al acercamiento de los ‘populares’ a políticas de apoyo a los nacionalismos, Rosa Díez resaltó hoy que las leyes de política lingüística que, a su entender, están permitiendo “desarrollos abusivos” de las lenguas autóctonas con respecto del castellano en Galicia o Baleares, fueron aprobadas por gobiernos del PP.

“Cuando necesitan gobernar por encima de cualquier consideración y pactan con los nacionalistas, pactan el desarrollo de unas leyes que dan la posibilidad de que ocurra lo que está ocurriendo”, dijo en referencia a las lenguas cooficiales, y afirmó que en la Comunidad Valencia “el germen está puesto”. “En Valencia el germen está puesto y no han necesitado todavía gobernar ni los unos ni los otros con nacionalistas”, remachó la dirigente de UPyD.

El PSOE otorga en Aragón a los catalano-parlantes la libertad de elección de lengua que niegan a los castellano-hablantes en Cataluña
Redacción Bilbao Minuto Digital 18 Agosto 2008

No es precisamente en ninguna de las regiones donde existe un problema de inmersión lingüística y se persigue al español donde los socialistas se han preocupado de garantizar una normativa que posibilite la libertad de lección de lengua para los ciudadanos.

El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, anunció que durante el próximo otoño presentará el proyecto de ley de lenguas de Aragón, sobre el que adelantó que «generará derechos y libertades, pero no obligaciones». «A diferencia de otras lenguas que son obligatorias para los ciudadanos la nuestra generará derechos y libertades, no generará obligaciones por lo que ningún aragonés se verá obligado a utilizar una lengua que no quiera», afirmó el presidente socialistas de la Comunidad aragonesa.

De este modo, Marcelino Iglesias advirtió que desde el Ejecutivo regional se procurará «mantener una posición de respeto escrupuloso a lo que quieran los hablantes» a diferencia de lo que sucede en Cataluña, Galicia, Baleares, Valencia o País Vasco, donde se pretende imponer a la fuerza la lengua autonómica en detrimento del español.

Por supuesto en Aragón existe una apabullante mayoría de castellano-hablantes por lo que la legislación que anuncia el líder socialista no deja de ser chocante por innecesaria.

El hecho de que se eleve la anecdótica fabla aragonesa -que es considerada como una miscelánea de dialectos locales inventada en los 70- a la categoría de lengua oficial, no deja de ser una manera de alimentar esas delirantes aspiraciones del nacionalismo empeñado en inventarse hechos diferenciales que justifiquen sus tesis antiespañolas. Pero más preocupante es que la normativa deje abiertas las puertas al expansionismo catalanista, al considerar en Aragón, donde el 95 % de la población tiene como lengua materna el castellano, lengua propia de la comunidad al catalán, (el castellano no se menciona como lengua propia) debido a media docena de pueblos limítrofes donde también se emplea la lengua catalana.

Entre quienes criticaron el anteproyecto, destacó el presidente del PP, Gustavo Alcalde. A su modo de ver, “Iglesias quiere asfixiar las modalidades lingüísticas de Aragón al pretender normalizar el variado patrimonio aragonés bajo la fórmula de dos únicas lenguas propias: el aragonés y el catalán”. Para Alcalde, el aragonés es “un idioma artificial creado en los años 70″, mientras que el catalán “es ajeno” a la comunidad y el gobierno autonómico “no puede cargarse de un plumazo la realidad de que tan aragonés es el maellano como el ansotano, el fragatino, el cheso, el literano o el patués”.

En todo caso la postura del PSOE en Aragón contrasta brutalmente con la posición de los socialistas en Cataluña, Balearles o Galicia, donde el mismo derecho de elección que tan interesados están en conceder a los escasísimos catalano-hablantes en Aragón, es negado reiteradamente una y otra vez a los numerosos castellano-hablantes de estas regiones.

El PP ultima su ley sobre el castellano por estar en peligro “derechos individuales de las personas”
Redacción Bilbao Minuto Digital  18 Agosto 2008

El presidente del PP, Mariano Rajoy, presentará en el Congreso una ley para garantizar el uso del castellano en toda España por considerar que están “en peligro derechos individuales de las personas”. El objetivo de esta norma, según explicó, es proteger el derecho de cada ciudadano a elegir la lengua en la que quiere expresarse.

“Las personas tienen que tener derecho a hablar el idioma que mejor les parezca y yo soy partidario en eso de la libertad y del ejercicio de los derechos individuales”, declaró Rajoy en una entrevista concedida a Europa Press.

Al ser preguntado si considera que el castellano está en peligro en Baleares, Cataluña o País Vasco, Rajoy afirmó que “el español tiene un futuro muy esperanzador porque la hablan casi 500 millones de personas en el mundo” e insistió en que lo que está “más en peligro” son los derechos individuales.

Por eso, avanzó que en el próximo periodo de sesiones presentará una proposición de ley en el Congreso para garantizar el uso del castellano. “Es una ley de garantía de derechos individuales, que desarrollaría los artículos de la Constitución que hacen referencia a esos derechos”, aclaró.

Asimismo, Rajoy rechazó que haya diferencias en el seno del PP sobre esta materia después de que la presidenta del PP vasco, Alicia Sánchez Camacho, no haya firmado el Manifiesto por una lengua común por considerar que no era necesario.”No hay discrepancia ninguna porque todos estamos a favor de los derechos individuales de las personas”, reiteró.

POLÉMICA ENTRE EL GOVERN Y AIR BERLIN
En cuanto a la reciente polémica del Govern con Air Berlin y al rechazo del Barça a viajar con esta compañía a Estados Unidos porque no utilizaba el catalán, destacó que este tipo de cosas “no hacen ningún favor a nadie” desde el punto de vista económico.

“En el mundo cada vez hay menos fronteras, poner cortapisas a la libertad de empresas me parece que no tiene ni el más mínimo sentido y lo dice una persona que está a favor de la promoción y de la defensa de todas las lenguas españolas”, espetó.

Durante la entrevista, Rajoy solicitó de nuevo al Gobierno que promueva el voto en urna de los emigrantes españoles en las próximas elecciones gallegas, una petición que, según recordó, ha aprobado por unanimidad el Parlamento gallego. Aunque se mostró a favor de la iniciativa del Ejecutivo sobre el voto electrónico, urgió a hacer posible el voto en urna. “El Gobierno tiene la obligación de que se vote en urna y si no quiere hacerlo, va a generar muchas dudas a mucha gente”, resaltó.

Para el líder del PP, el voto en urna sí que constituye una modificación “urgente”, a diferencia de la creación de una circunscripción exterior que propone el gabinete socialista para el voto de los emigrantes. “Lisa y llanamente eso no me parece ninguna prioridad”, dijo, aunque agregó que el PP está dispuesto a estudiarla.

Tampoco ve una prioridad reformar la Ley Electoral, una norma “que ha funcionado muchos años” y con la que han gobernado UCD, PSOE y PP. “Todos los modelos son discutibles y opinables, pero creo que el modelo que nos hemos dado solo se debe modificar si hay un acuerdo muy mayoritario”, enfatizó.

OFENSIVA NACIONALISTA CONTRA LA SANIDAD
El BNG exige que las recetas y los prospectos se traduzcan únicamente al gallego
La última ocurrencia del BNG, con los que Rajoy se declara dispuesto a "hablar", en pos de conseguir la inmersión lingüística ha sido presentar una proposición no de ley para que todas las circulares, prospectos de los medicamentos y las recetas médicas sean traducidas al gallego. Según informa La Razón, esta iniciativa tiene como objetivo evitar que ejerzan los facultativos que no hablen esta lengua. Hace pocos días, la formación nacionalista ya exigió una norma que obligue a los médicos a atender en gallego.
Libertad Digital 18 Agosto 2008

El BNG ha presentado una proposición no de ley para que todas las circulares, prospectos y las recetas médicas sean traducidas al gallego. Uno de los objetivos de esta propuesta es evitar que ejerzan los facultativos que no hablen esta lengua, o bien, que se vean completamente obligados a aprenderla. Pocos días atrás, la formación nacionalista ya exigió una norma que obligue al personal sanitario a atender en gallego.

Sin embargo, la industria farmacéutica se ha mostrado contraria a esta iniciativa puesto que provocaría un incremento del coste de producción y problemas de distribución al tener que especificar que medicamentos irían destinados a Galicia. A esto se suma que tal medida no reporta ningún beneficio económico. "El acceso a los medicamentos se vería limitado, ya que los productos no serían intercambiables entre comunidades", ha asegurado la Federación Española de Empresas Farmacéuticas.

El BNG ha emprendido en los últimos meses una campaña que pretende conseguir la inmersión lingüística en Galicia. Y uno de sus principales objetivos es la Sanidad por lo que han declarado que "el desconocimiento de esta lengua hace que no se respeten los derechos de los pacientes gallego parlantes".

Un fundador de Batasuna anima a los presos a revelarse contra ETA
El sumario de la desarticulación del `Comando Vizcaya´ revela que ETA apenas consigue reclutas
La Fiscalía de la Audienca Nacional ordena investigar el nexo entre ETA y las FARC
El fundador de Herri Batasuna, ex-responsable de ETA y secretario general de ANV en la transición ha hecho llegar una carta a diferentes prisiones del país, en la que anima a los presos de ETA a rebelarse contra la banda armada. La carta está escrita íntegramente en castellano y en ella, su autor no se identifica entre los presos, según ha hecho público la Cadena Ser . Por otro lado, El País informa de que el sumario elaborado tras la desarticulación del comando Vizcaya, en una operación dirigida por el juez Baltasar Garzón, detalla el modo en que funcionaba el grupo y cómo el comando no era más que un grupo de amigos reconvertidos a terroristas. Mientras que El Mundo recoge hoy en sus páginas que la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha ordenado investigar el nexo entre ETA y las FARC.
Madrid Estrella Digital 18 Agosto 2008

Según la Cadena Ser , la carta escrita íntegramente en castellano tiene muchas referencias al ex-líder de HB, Telesforo Monzón y al secretario general del Partido Popular Socialista Revolucionario, Txomin Ziluaga, líder de HASI. Analiza la trayectoria de ETA desde antes de la transición y critica duramente a Herri Batasuna, porque en su opinión nunca ha sido lo que debió ser: "un cauce de expresión de la izquierda abertzale que potencia la autodisolución de la vanguardia armada".

El autor de la misiva que prefiere guardar el anonimato, apuesta por abandonar la lucha armada en favor de la lucha civil, porque la lucha armada actual solo "refuerza y justifica al poder centralista". Anima a los presos "a liberar a los activos de ETA de sus acciones terroristas (ekintzak), dando paso a una nueva etapa sin ETA, donde los jóvenes sepan hacer buena politica".

"Tuvimos -dice la carta- 300.000 partidarios dispuestos a todo, los presos en la calle, un partido legalizado y un gran periódico, hoy, no tenemos nada, ni siquiera manifestaciones multitudinarias por la colocación de banderas españolas en San Sebastián y Bilbao"

La misiva finaliza animando a los presos de ETA a rebelarse contra la organización armada porque "su obediencia es estéril para la causa vasca".

Dificultad para reclutar

El País publica en sus páginas que el sumario del `Comando Vizcaya´ revela que el comando no era más que un grupo de amigos reconvertidos a terroristas, así como las obsesivas medidas de seguridad que tomaban algunos de los ya detenidos, pero también cómo acababan amparándose en casas de familiares y amigos, utilizando el coche del padre o de la madre, etc.

Sobre la desarticulación del COmando Vizcaya el diario de PRISA revela que el Servicio de Información de la Guardia Civil recogió un CD de El Ilusionista de la casa que el supuesto miembro de la banda Aitor Cotano habitaba en Getxo (Vizcaya).

Cuando un agente se dispuso a ver qué contenía, halló una mina de información. Como por ejemplo, un archivo de texto que demostraba la necesidad de ETA de captar nuevos miembros y colaboradores. Una urgencia resumida en una frase: "Tienes que captar entre 10 o 15 personas". El mensaje era de Arkaitz Goikoetxea, uno de los líderes del comando Vizcaya, un obseso de las medidas de seguridad, que fue detenido el 22 de julio, precisamente por no cumplir las más tontas y por dejarse ver por media Euskadi.

ETA y las FARC
El diario El Mundo recoge hoy que la Fiscalía ha ordenado a la Guardia Civil que se constituya como Policía Judicial para corroborar el testimonio que el guerrillero arrepentido "Camilo" desveló a dicho diario. "Camilo" aseguró que miembros de ETA les enseñaron a activar bombas con móviles.

El Instituto Armado está convencido de que entre 2003 y 2004 ETA y las FARC colaboraron tanto en materia operativa (formación de terroristas, manejo de explosivos, etc) como en el plano político.

Si la investigación avanza y se confirman las pesquisas, el siguiente paso sería dar traslado de esas diligencias a un juez de la Audiencia Nacional para que éste, vía Interpol , localice al ex guerrillero para tomarle declaración. Para los agentes, la prioridad es identificar a los miembros de ETA de los que hablael arrepentido.

Penas e insatisfacción
GONZALO QUINTERO OLIVARES CATEDRÁTICO DE DERECHO PENAL UNIVERSIDAD ROVIRA I VIRGILI DE TARRAGONA El Correo 18 Agosto 2008

La excarcelación del preso de ETA Iñaki de Juana Chaos una vez que hubo cumplido jurídicamente su condena, vista como demasiado benigna en proporción al número de crímenes que cometió, ha llevantado el mayor clamor del verano. Se ha dicho que el Gobierno debería evitar que eso sucediera, como si estuviera en su mano decidir cuándo un sentenciado ha cumplido la pena impuesta y pudiera prorrogar 'sine die' su prisión.

En España no existe la prisión perpetua, y es preciso establecer un sistema de determinación de la pena a cumplir que contemple la acumulación de delitos cometidos por una misma persona. La solución no es sumar todas las penas, pues por ese camino se llegaría de hecho a la cadena perpetua; y no ya los autores de delitos gravísimos, sino también delincuentes responsables de decenas de delitos menos graves. Por eso se fijan máximos de tiempo de prisión continuada -sistema 'acumulación jurídica'- cualquiera que sea el número de hechos imputados, y se sitúa en el triple de la pena más grave, pudiendo llegar a 25 ó 30 años. Esos máximos se elevaron a partir de 2003 hasta los 40 años, pero, como es lógico, esa modificación legal no se puede aplicar a hechos acaecidos antes de ese año, o, incluso, antes de que entrara en vigor el Código Penal de 1995. Lo cual obligaba a su vez a reconocer y a aplicar el Código de 1973 -el que afectaba a De Juana- y, con él, a conceder el beneficio de redención de pena por el trabajo que permitía a los sentenciados reducir en un tercio la duración de su condena.

Para alcanzar un castigo más severo, un tribunal no puede, por su libre voluntad, aplicar el Código Penal de 1995, y además en su redacción posterior a 2003, a hechos cometidos antes de 1996 dado que eso sería prevaricante e inconstitucional. Por su parte, el Tribunal Supremo ha establecido interpretaciones sobre el cómputo de beneficios penitenciarios orientadas a endurecer la ejecución de las penas impuestas a autores de delitos muy graves, e incluso esas interpretaciones han levantado una compleja polémica. Pero los jueces no pueden hacer nada más, pues aunque tengan el monopolio de la interpretación de la ley, tienen también la sujeción constitucional a la legalidad. En la sociedad española cunde en cambio la idea de que las penas son fruto de una decisión libre y aleatoria que toman los jueces, en lugar de comprender que están legalmente previstas y que sólo caben algunas variables, pero siempre dentro de unos marcos máximos y mínimos de castigo que no pueden soslayarse. Eso no es un defecto del sistema sino su grandeza, la expresión máxima del Estado de Derecho, la seguridad jurídica, la irretroactividad de las disposiciones desfavorables, la división de poderes, que impide al Ejecutivo imponer privaciones de libertad o prorrogar las ya impuestas.

Parece que los dos grandes partidos españoles quieren alcanzar acuerdos sobre cómo endurecer la respuesta penal a los autores de crímenes gravísimos: terroristas, pedófilos, violadores, asesinos. Sin duda que la vía es la reforma de la legislación penal y penitenciaria. La primera, en cuanto al máximo de pena imponible y también a medidas accesorias postpenitenciarias, estará sujeta a la prohibición de retroactividad. Las reglas que el Código Penal destina a la determinación o fijación cuantitativa de la pena, así como la legislación penitenciaria, donde se regulan grados, permisos y otras importantes cuestiones, pueden ser modificadas. Y muchos entienden que esas modificaciones endurecedoras no están sujetas a la prohibición de retroactividad por no afectar a la esencia de las normas penales. Es un tema complicado y requiere reflexión y rigor en las formulaciones legales, para que sean compatibles con las garantías propias del Estado de Derecho. Y, no se olvide, sus efectos prácticos en ningún caso serán inmediatos, y no sólo por la irretroactividad: las modificaciones legales son de efecto retardado.

Es lógico que en este tema se crucen la razón y el sentimiento, especialmente el de las víctimas, a las que el Estado ha de prestar su protección y ayuda en todos los órdenes. Se dice por muchos que es indignante extender las conquistas del Estado de Derecho a los que más lo odian. Pero precisamente eso es lo que traza la distancia ética y jurídica entre los criminales y los que no lo son.

Justicia virtual
Nota del Editor  18 Agosto 2008

Pretender utilizar para argumentar la aplicación estricta de la ley, el principio de la sujeción constitucional a la legalidad, cuando es el propio Tribunal Constitucional  el primero que reinterpreta la Constitución Española sin tenerla en cuenta, es una paradoja, lo mismo que hablar de la  la división de poderes. Parece que hay gente que escribe artíulos en la prensa y no ha leído sentencias judiciales. A ver si entran en el apartado de legislación de AGLI y se enteran un poquito del tinglado en el que estamos algunos españoles decentes, pues ya sabemos que los indecentes tienen todos los derechos.

El BNG quiere «galleguizar» los folletos de los medicamentos
 Periodista Digital 18 Agosto 2008

El acoso al castellano no da tregua en Galicia. El Bloque Nacionalista Gallego (BNG) pretende que el sector sanitario entre en su juego y colabore para «galleguizar» la medicina. Para conseguirlo, presentó una nueva proposición no de ley en el Parlamento gallego en la que reclama que las circulares, los prospectos de los medicamentos y las recetas médicas sean traducidas a esta lengua.

No es la primera vez que una iniciativa así sale a la luz en esta región. En abril, la Federación de Farmacias de Galicia (FEFGA) propuso que las medicinas llevasen sus prospectos en gallego, pero la industria farmacéutica se mostró reacia ya que, además de incrementar el coste de su producción y ocasionarle problemas en la distribución, no le reporta ningún beneficio económico, según informa el diario La Razón.

Poner en marcha este proyecto no es fácil. Fernando Guerreiro, presidente de la FEFGA, asegura que habría que conocer el mercado de cada medicamento dentro de la comunidad gallega para saber qué prospectos deberían ser traducidos. «Si la Administración no fuerza a las farmacéuticas a que traduzcan, la iniciativa nunca se podría llevar a cabo», reconoce.

En este sentido, Isabel Vallejo, presidenta de la Federación Española de Empresas Farmacéuticas (FEFE), afirma que se trata de un proyecto complicado, puesto que se tendría que realizar una partida de medicamentos específica para la región. «El acceso a los medicamentos se vería limitado, ya que los productos no serían intercambiables entre comunidades». Además, la presidenta de FEFE reconoce que es una medida poco práctica debido a que cada vez hay más población inmigrante que habla castellano. «Poner los prospectos en gallego supondría complicar su comprensión», afirma Vallejo.

Entre los cambios que los nacionalistas proponen para «galleguizar» el sector, también recogen que el personal médico que no hable la lengua de Castelao no pueda acceder a las ofertas públicas de empleo pues, según el diputado del BNG Bieito Lobeira, «el desconocimiento de esta lengua hace que no se respeten los derechos de los pacientes gallego parlantes».

Para paliar el desconocimiento del gallego que existe entre los médicos, un personal que en muchas ocasiones procede de distintas comunidades, el BNG propone que se implante un Plan de Formación Lingüística para que los sanitarios que no hablen esta lengua puedan aprenderla sin problemas. Los nacionalistas gallegos justifican su propuesta amparándose en que está recogida en su Estatuto de Autonomía que recoge que «el gallego es la lengua oficial de la región y los ciudadanos tienen derecho a su uso en la Administración» y, por tanto, en la sanidad.

La propuesta del BNG ha levantado ampollas entre los defensores de la libertad lingüística. La asociación Galicia Bilingüe califica de «ilógica» la iniciativa puesto que la mayor parte de la población gallega habla en castellano. No son pocas las protestas que los médicos han dirigido a la asociación quejándose de que todos los documentos de la Administración están en gallego. Los sanitarios exigen que los textos sean en castellano debido a que el vocabulario es bastante técnico y su incomprensión provoca errores importantes en el desarrollo de su trabajo.

El Estado deberá pagar 260 millones a las víctimas del 11-M en año y medio
BLANCA TORQUEMADA MADRID ABC 18 Agosto 2008

Una vez que la Audiencia Nacional declare firme la sentencia del 11-M y certifique la insolvencia de los yihadistas condenados (circunstancia que está al caer, antes del otoño), el Estado tendrá que hacer frente al pago de unos 260 millones de euros a más de dos mil víctimas de los salvajes atentados, según se desprende de la suma de las indemnizaciones en concepto de responsabilidad civil establecidas por el fallo judicial definitivo emitido por el Tribunal Supremo.
En total, la cantidad fijada por la Justicia para resarcir a las víctimas suma unos 330 mi-llones de euros, aunque a ese montante hay que restarle los casi 70 millones que la Admi-nistración ha ido adelantando a quienes sufrieron los atenta-dos, según lo establecido en la Ley de Solidaridad de 1999. Co-mo referencia cuantitativa, los brutales ataques del ll-M costa-rán a las arcas públicas treinta millones de euros más que, por ejemplo, el plan de compra de suelo recién anunciado por el Gobierno y evaluado en 300 millones.

Crédito en los Presupuestos
También da idea de la dimen-sión económica de la sentencia el hecho de que hasta la fecha el Estado lleva pagados 430 mi-llones de euros en indemniza-ciones como resultado de cua-tro décadas de actividad terro-rista, según datos de la Funda-ción Víctimas del Terrorismo (FVT), y se enfrenta ahora de golpe a abonar 260 más, obliga-ción que, según las fuentes con-sultadas por ABC, se tendrá además que satisfacer en sólo dos ejercicios: desde ahora hasta final de año y a lo largo de 2009. Los afectados disponen de un plazo de seis meses para presentar las solicitudes que, según el director general de Atención a las Víctimas del Te-rrorismo, José Manuel Rodrí-guez Uribes, se tramitarán «conforme lleguen». Esa obli-gación, que implicará un in-gente trabajo burocrático, se saldará mediante la consigna-ción de un crédito en los Presu-puestos Generales del Estado, que se irá actualizando según las necesidades.

La cifra final rebasa amplí-simamente las estimaciones de la Dirección General de Atención a las Víctimas del Te-rrorismo del Ministerio del In-terior, porque la sentencia ha reconocido alrededor de sete-cientos beneficiarios más de los previamente contabilizados. Así, la Administración había atendido unas mil setecientas solicitudes (que habían dado lugar a más de cuatro mil expedientes) y ahora tendrá que dar salida a más de dos mil peticiones.

Ese llamativo incremento del número final de víctimas tiene explicación: en unos casos los afectados habían optado directamente por la vía judicial y no se habían dirigido a la Administración y en otros han sobrevenido situaciones (de estrés postraumático u otras secuelas) que no se manifestaron en un primer momento y que han dado lugar a bajas laborales prolongadas. Además, algunas personas no habían solicitado antes ayudas porque creyeron que las heridas leves sufridas no les daban derecho a ello. Un caso significativo reconocido por la sentencia y que no había figurado antes entre las víctimas es el de los vecinos de Leganés (dieciséis familias) cuyas viviendas quedaron destruidas por el suicidio de los terroristas cercados por la Policía.

Toda una demostración de que la «onda expansiva» invisi-ble de cualquier atentado tiene un alcance mucho mayor que el del mero enunciado del número de muertos y heridos: por ejemplo, en el reciente ataque a la casa cuartel de Legutiano en el que ETA asesinó al guardia civil Juan Manuel Piñuel, la Dirección de Víctimas ha tenido que abrir más de 50 expedientes, diez de ellos por casos de estrés postraumático.

Además, la sentencia definitiva del 11-M ha establecido una responsabilidad civil de 900.000 euros por cada uno de los 191 fallecidos, lo que obliga-rá a completar las ayudas adelantadas a las familias de acuerdo con la Lev de Solidaridad (entre 220.000 y 240.000 euros como anticipo por cada fallecido), montantes que se han quedado cortos ante lo dispuesto por el fallo judicial.

Solidaridad ciudadana
Además de la cobertura estatal, las víctimas del 11-M han podido acceder a prestaciones propiciadas por la enorme co-rriente de solidaridad que brotó tras los atentados. Así, la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) creó un fondo de ayuda con aportaciones de las Cajas, empresas y particulares que logró reunir casi once millones de euros y que gestiona una unidad administradora fruto de un convenio entre la CECA y el Ministerio de Trabajo. Gracias a ese fondo, las víctimas (según un amplio criterio que incluye tanto a quienes son reconocidos como tales por el Ministerio del Interior como a otras personas vinculadas directamente con los fallecidos o heridos por razón de parentesco o convivencia) han podido acceder a diversas ayudas para descanso familiar, transporte, estudios o atención psicológica.

Las ‘brigadas socialistas’ toman el Instituto Cervantes
Redacción Bilbao Minuto Digital  18 Agosto 2008

El control de la cultura es fundamental para proyectar ideas en la sociedad. La izquierda lo sabe desde hace décadas y viene dedicando importantes esfuerzos a manejar los resortes de la cultura en España. Por ello no extraña la remodelación del Instituto Cervantes que ha realizado su directora Carmen Caffarel. Hasta 17 cambios de responsables de sedes en el extranjero ha introducido la política socialista. Por supuesto todos con el denominador común de su “simpatía” por la izquierda.

Por ejemplo la cantautora marxista Rosa León se nos va de directora del cervantes de Casablanca y otros muchos nombres cercanos al PSOE también han sido nombrados directores de varias sedes del Cervantes. Pedro Moya, exdirector general de Coordinación de Políticas Migratorias de la Junta de Andalucía (2000-2004); o Mario García de Castro, el que fuera director de Gabinete de RTVE desde 2004 a 2007, época en que la directora general era la propia Caffarel. Hay diez nuevos directores, además de los ya citados, León, Moya y García, son Javier Pérez (Budapest), Ibon Zubiaur (Múnich), Manuel Lombao (Brasilia), Pedro Benítez (Sao Paulo), Pedro Eusebio Cuesta (Belo Horizonte), Dolores López Enamorado (Marrakech) y Javier Galván (Orán) y otros 7 cambian de destino político-cultural. Son los casos de Antonio Martínez, actual director en Casablanca, que pasa a Río de Janeiro; Abel Murcia, de Varsovia a Cracovia; Josep Maria de Sagarra; de Budapest a Moscú; Domingo García Cañedo de Argel a Toulouse; Víctor Andresco, de Moscú a Milán; Juan Manuel Casado, de Brasilia a Varsovia, y Francisco Corral, de Río de Janeiro a Argel.

¿Y la derecha? Pues ya saben, lo suyo es subvencionar lo que hacen los “intelectuales comprometidos” con la vana esperanza de caerles guay y que no les llamen asesinos la próxima vez. Eso sí, mucho ciudadín a la hora de apoyar alguna iniciativa cultural opuesta a la filosofía progre imperante, no sea que les llamen carcas y fachas.

ETA atenta en la Costa del Sol
La «campaña de verano» de ETA obliga a desalojar a 10.000 personas en Málaga
Un «comando legal» coloca tres bombas de escasa potencia en la playa de Guadalmar, en Puerto Marina y en la autovía A-7 Dos de los artefactos llegaron a estallar y el tercero fue desactivado
J. M. Zuloaga La Razón 18 Agosto 2008

Madrid- Las sospechas de que ETA ha enviado a la Costa del Sol un «comando» itinerante para cometer atentados contra el turismo quedaron confirmadas ayer tras la explosión de dos bombas en la playa de Guadalmar, en Málaga, y en el puerto deportivo de Benalmádena. Un tercer artefacto fue colocado en el kilómetro 232 de la autovía A-7 y alrededor de las tres de la tarde, tras varias horas de intensa búsqueda, los artificieros del Cuerpo Nacional de Policía dieron con él y procedieron a desactivarlo.

La explosión, sin previo aviso, el pasado 29 de julio, de una bomba en Torremolinos y el hallazgo en un vertedero de la localidad de una pistola y unas notas en euskera sobre la forma de montar artefactos alertaron a las Fuerzas de Seguridad sobre la posibilidad de que una célula etarra estuviera en la zona. La persona que halló el arma y el papel dijo a la Policía que las había encontrado en dos bolsas de plástico en las que había más material, pero cuando los agentes llegaron al lugar habían desaparecido.

Con el fin de hacer el mayor daño posible al turismo y causar la alarma a las personas que ayer habían decidido acudir a las zonas afectadas o transitar por ellas, los terroristas hicieron una llamada en la que anunciaban que tres bombas harían explosión entre las 11 de la mañana y las tres de la tarde. La comunicación se realizó a las diez de la mañana a los Bomberos de Benalmádena. Los etarras obligaban así a desalojar, en un domingo de agosto, una playa y un puerto deportivo y a cortar una carretera por la que transita mucho tráfico, en especial ayer debido a la operación retorno. Málaga celebra, además, su feria, que congrega a miles de personas.

Después de la desarticulación por parte de la Guardia Civil del «comando Vizcaya» y el comunicado que el sábado publicó el diario «Gara», las Fuerzas de Seguridad esperaban algún tipo de «respuesta» por parte de la banda criminal y los atentados contra el turismo eran una de las hipótesis con la que se trabajaba.

La primera de las bombas hizo explosión alrededor de la una de la tarde, justo en la mitad del período anunciado por ETA, en un solar contiguo a la playa de Guadalmar que se utiliza como aparcamiento. Los terroristas no debieron tener ningún problema en colocar el artefacto dado el continuo movimiento de vehículos. La Policía había desalojado la zona y no se produjeron heridos. La explosión fue de poca potencia.

El segundo artefacto explotó alrededor de las tres de la tarde en Puerto Marina, enclave deportivo y comercial de Benalmádena, que también había sido desalojado, así como las playas próximas de Fuente de Salud, Malapesquera y El Saltillo. Se calcula que hubo que evacuar de la zona a unas diez mil personas con los consiguientes perjuicios.

Testigos presenciales explicaron que el «estruendo» se oyó «en una zona muy amplia» y que la bomba debía estar colocada en las inmediaciones del aparcamiento subterráneo de Puerto Marina, entre dos conocidas discotecas.

Aproximadamente a la misma hora en la que explosionaba el segundo artefacto, los artificieros desactivaron el tercer explosivo, colocado esta vez en el kilómetro 232 de la autovía A-7.

Este artefacto, similar a los anteriores, fue localizado primero por la Guardia Civil, que dio aviso a la Policía Nacional para su desactivación, según informó el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, quien añadió que los explosivos eran de «pequeña entidad» y que no causaron daños personales, tan sólo algunos materiales, pero sin importancia. El estudio de este artefacto, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, podría permitir a los expertos identificar a aquellos que lo confeccionaron.

El objetivo de ETA al atentar contra el turismo es hacer el mayor daño posible a una de las principales industrias nacionales en un momento en el que la crisis económica afecta al sector. Con tres artefactos de escasa potencia se provocan unos perjuicios cuya cuantía nada tiene que ver con el gasto que para la banda supone la confección de las bombas y el desplazamiento del «comando» a la Costa del Sol. Además, los terroristas aparentan tener una operatividad de la que carecen, ya que este tipo de acciones criminales son muy fáciles de cometer y suponen muy poco riesgo, salvo el de ser detenidos.

Fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN creen que las bombas de ayer han sido colocadas por miembros de un comando de «legales» (no fichados) enviado por ETA a la Costa del Sol, elegida por los cabecillas de la banda para centrar parte de su campaña contra el turismo. De hecho, dos miembros del desarticulado «comando Vizcaya», Arkaitz Goicoechea Basabe, «Dulantzi» (detenido), y Asier Borrero (huido), tenían establecida una cita en Granada con «correos» etarras que les iban a hacer entrega de material con el que cometer atentados en dicha zona costera.

Las reacciones a los atentados no tardaron en producirse y el vicepresidente primero y consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, pidió «tranquilidad» y «colaboración total con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado».

El PP expresó su repulsa y su «más enérgica condena» por los ataques, que ponen de manifiesto la voluntad de ETA de seguir «su carrera criminal». El PSOE, por su parte, expresó su «rotunda» condena y aseguró que la banda, con la violencia, «nunca conseguirá nada».

Recortes de Prensa   Página Inicial