AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 20 Agosto 2008

Patético
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 20 Agosto 2008

Las contradicciones que tiene el PSOE en Cataluña y el País Vasco son las propias del partido que defiende con éxito la fórmula de un Estado Confederal. Son las contradicciones del partido que está a la vez en el Gobierno Central y en los gobiernos de las «naciones» periféricos. Son, en definitiva, las contradicciones del que gestiona el puzle, del que ha conseguido ya en gran parte su objetivo.

¿Y el PP? Se limita a denunciar las dificultades de la estrategia de los socialistas que ellos, por otra parte, tratan de copiar. Porque el PSOE tiene los enfrentamientos internos del que ha ganado en Cataluña gracias a la defensa del Estatuto catalán hecha desde la Moncloa, y mañana tendrá unos desgarramientos parecidos cuando haga un nuevo Estatuto vasco después de ganar las próximas elecciones vascas.

El PP tendría razón en sus críticas al PSOE si hiciera estas desde una concepción unitaria (no unitarista) de España, porque, al hacerlo, estaría marcando una estrategia distinta y alternativa. El inmenso error de Rajoy es denunciar las contradicciones de un modelo al que él también aspira. Lo que es un disparate especialmente patético porque es doble: se hace desde la negación de su propia condición como partido nacional, defensor de la idea histórica de España y, además, se hace desde la imposibilidad: en Cataluña «realmente» no existe y en el País Vasco no es aceptado como parte del juego político. En Cataluña sigue la condena del Pacto del Tinell y en el País Vasco está extrañado no sólo por los nacionalistas sino por los socialistas (Elorza dixit). Por todo esto, yo decía en esta columna hace unos días que el PP es una caricatura del PSOE. Patética, añado hoy. No de otro modo pueden calificarse las palabras de Cospedal al proclamar la voluntad del PP al llamar a la puerta de los nacionalistas. O de Rajoy, al anunciar posibles pactos de gobierno con el BNG, mientras prepara una ley de defensa del castellano.

Las contradicciones de los socialistas lo son desde el ejercicio del poder en esta España confederalmente imposible. Las de los «populares» son mentales. ¿Puede haber algo más patético?

ENTREVISTA PD / AMANDO DE MIGUEL, SOCIÓLOGO Y ESCRITOR
«Los idiomas deberían someterse a la libertad y las leyes del mercado»
El catedrático y escritor Amando de Miguel ha conversado con PD sobre los constantes conflictos que acarrean las políticas lingüísticas con mano de hierro que impulsan los nacionalistas, las cuales PP y PSOE toleran casi sin ofrecer resistencia. Advierte sobre lo caro que le cuesta el bilingüismo al Estado y hace hincapié en la necesidad de cambiar la ley electoral.
Amando de Miguel: "Gracias a la ley electoral, los nacionalistas, aunque no gobiernen, mandan"
 Periodista Digital 20 Agosto 2008

El catedrático y escritor Amando de Miguel ha conversado con PD sobre los constantes conflictos que acarrean las políticas lingüísticas con mano de hierro que impulsan los nacionalistas a las que PP y PSOE toleran casi sin ofrecer resistencia. Advierte sobre lo caro que le cuesta el bilingüismo al Estado y hace hincapié en lo injusto que es el sistema electoral español, que otorga a los nacionalistas, aunque sean minoría, un desmesurado poder de negociación.

Esta semana publicamos un nuevo ataque de los nacionalistas gallegos hacia los castellanohablantes al impulsar una sanidad inmersa en gallego: ¿que le parece las constantes arremetidas del BNG contra los castellanohablantes y la evidente pasividad del PSOE, su socio de gobierno en la Xunta?

Me parece algo contraproducente tanto contra los gallegos como contra los españoles y sobretodo contra el idioma gallego al cual quieren defender pero lo están haciendo muy mal. La razón es la existencia de una ley universal: hay idiomas de comunicación internacional e idiomas étnicos. Las lenguas minoritarias como la gallega, la catalana o la vasca son de una cultura particular. En una comunidad en la que conviven un idioma étnico y otro de comunicación internacional, el idioma minoritario no puede desplazar al de comunicación internacional.

En el mundo actual con un idioma étnico no se va a ninguna parte. Se necesita un idioma de comunicación internacional. Cuando se tiene es una maravilla y cuando no se tiene se busca. Por ejemplo para los daneses la única solución es hablar inglés, para los ucranianos hablar ruso y para los marroquíes hablar árabe culto, ya que su idioma no es de comunicación internacional. A veces se puede desplazar la lengua de comunicación internacional como ha ocurrido en la antigua colonia española Filipinas donde se hablaban el tagalo y el español y con la invasión británica se han pasado al inglés.

Lo que no puede ser es que el idioma étnico desplace al de comunicación internacional. Y eso es lo que pretenden hacer en Galicia, País Vasco, Cataluña y Baleares: intentar quedarse solo con el idioma étnico desplazando el español. Es perfectamente compatible la existencia de dos idiomas. No comprendo por qué en España no podemos ir a un sistema multilingüe. Se sigue la política contraria con muy mala conciencia: se intenta desplazar el español y no se dice que se intenta desplazar el español. Sin embargo, actualmente la proporción de gallegos, vascos y catalanes que habla español es la mayor de su historia, puesto que nos encontramos en una época en la que el nivel educativo es muy alto y las comunicaciones son necesarias. Entonces el idioma español aunque sea preferido desplazado en las escuelas y en los carteles oficiales seguirá siendo un idioma de comunicación internacional y penetrará por todas partes. No se puede luchar contra las leyes universales. Esto es como la ley de la gravedad. La única solución es desplazar el español es pasarse a otro idioma de comunicación internacional, algo que algunos nacionalistas catalanes estaban planteando. Es lamentable que eso suceda en Cataluña que comparte más de mil años de historia común con España y es una región bilingüe desde hace mucho tiempo.

El PP ha mostrado en la práctica ser bastante complaciente con los nacionalistas en materia lingüística cuando le tocó gobernar. ¿Cree que Rajoy invertirá esta tendencia?

Yo creo que no. Además según las leyes electorales españolas: o sacas mayoría o te alías con la minoría que son los nacionalistas. Ya que en nuestro país tenemos un sistema de múltiples partidos cosa, es muy difícil obtener la mayoría. Así la única forma de gobernar es aliándose con la minoría nacionalista que tiene mucha fuerza electoral Las leyes electorales están elaboradas de tal forma que si un partido pequeño concentra sus votos en una región tiene más representación en el parlamento que un partido que tiene dispersos los votos por toda España. Fue una decisión aparentemente técnica cuyo objetivo era favorecer a los nacionalistas e ir en contra de los comunistas, porque temían que el partido comunista se iba a hacer con el poder. Es una barbaridad que la ley electoral esté en la constitución y que para cambiar la ley electoral haya que cambiar la constitución. Eso fue un disparate mayúsculo. La ley electoral les da a los nacionalistas un poder verdaderamente extraordinario, desmesurado y desproporcionado. Por eso ahora en Cataluña están los socialistas, pero convertidos en nacionalistas. En las regiones en las que hay dos idiomas, el nacionalismo pesa tanto que hasta contagia. Entonces tanto el PP como el PSOE, si quieren gobernar en Galicia, País Vasco y Cataluña tiene que aliarse con los nacionalistas. Paradójicamente, los nacionalistas que son una fuerza muy pequeña en España tienen la llave del éxito. Al final no gobiernan, pero mandan.

El PP y el nacionalismo
Las trampas
No es que al director de La Razón le falten entendederas, sino que su sensibilidad se rebela frente a su capacidad analítica. No es el único, aunque a él, por desgracia, el destino le ha reservado la obligación editorial de defender lo indefendible.
Agapito Maestre Libertad Digital 20 Agosto 2008

Me resulta difícil, casi imposible, comprender el comportamiento del PP para alcanzar el poder. No entiendo su forma de hacer oposición. No consigo percibir la viabilidad de su estrategia política y menos aún puedo hacerme alguna idea de sus posibles apoyos fácticos en, o coaliciones posibles con, otras fuerzas políticas. Sus dirigentes dicen y hacen cosas tan contradictorias y enloquecidas que cuesta descubrir a qué tipo de lógica obedece esa conducta. Todo parece indicar que estamos al margen de cualquier lógica política o de conocimiento histórico. Este personal parece enloquecido. Por ejemplo, le preguntan a un dirigente del PP vasco sobre el diálogo propuesto por Núñez Feijoo con los nacionalistas gallegos y contesta que "bastante tiene con lo suyo"… Es como si el PP, imitando al PSOE o a un partido nacionalista periférico, hubiera dejado de ser un partido nacional con una lógica similar para todo el territorio de España.

Cientos de ejemplos, incluso más retorcidos que el citado, podríamos ofrecer sobre esta conducta desviada, y al borde de la estulticia, respecto a las lógicas políticas de un partido nacional. Tantos ejemplos hay de esta "locura" que los observadores políticos normales, o sea, honrados empiezan a estar sobrepasados. A más de uno le he oído decir: "Todo esto eso me supera. No puedo aceptar que sean tan imbéciles y majaderos". Otros tienden a pensar qué existe un motivo oculto, algo extraordinariamente importante y secreto, que ha hecho a estos dirigentes caer en las peores aberraciones contra el sentido común. Pocos son los analistas sensatos que no terminen una conversación sobre el PP con este tipo de preguntas: ¿Qué le pasó a Rajoy en México? ¿Qué extraño sortilegio lleva al PP a decir una cosa hoy y otra totalmente diferente mañana? ¿Qué hay detrás de tanta necedad política?

Los militantes del PP están estupefactos, sus votantes perplejos y los analistas políticos totalmente desorientados. Sobre estos últimos se podría escribir todo un tratado, pero me ha resultado extraordinariamente revelador de la locura que hoy vive el PP la siguiente anécdota oída el martes en el programa La Mañana de COPE. A la hora de los oyentes, cuando emiten los mensajes que estos han dejado en el contestador, no hay ninguno que deje de criticar las contradicciones del PP en Galicia; sí, todos desprecian la pretensión del PP de hablar con los nacionalistas del BNG antes de las elecciones autonómicas con el objetivo de formar un posible gobierno de coalición. Todos los oyentes, los ciudadanos que participan en la tertulia, tienen clara la contradicción y por eso, precisamente, la critican.

Sin embargo, entre los tertulianos, hay uno que se niega, varias veces y con contundencia, a aceptar lo obvio: lo que han visto con inteligencia y precisión los oyentes. Se niega a aceptar que los populares se han reunido para algo muy concreto, a saber, conseguir el apoyo político del BNG. Su empecinamiento es tal que comenta: "¡En qué cabeza cabe que el PP pudiera gobernar con los nacionalistas del BNG!". Le contestan todos los compañeros de tertulia que precisamente eso en lo que está en la cabeza de los dirigentes del PP que proponen el diálogo con el BNG, pero el bueno de Marhuenda se resiste a aceptar lo evidente. No es que al director de La Razón le falten entendederas, sino que su sensibilidad se rebela frente a su capacidad analítica. No es el único, aunque a él, por desgracia, el destino le ha reservado la obligación editorial de defender lo indefendible: algunas incoherencias intelectuales y políticas del PP. ¿Incoherencias? Sí; creo que es más elegante hablar de incoherencias que de trampas. O peor, majaderías.

Fraude a la democracia
Vicente A.C.M. Periodista Digital 20 Agosto 2008

Solo así se puede calificar los esfuerzos del Sr. Zapatero, que usa a la Vicepresidenta Sra. De la Vega como correveidile para negociar su ausencia del Congreso. Solo así se puede calificar a un Presidente que se esconde de sus responsabilidades en un comportamiento de cobardía política sin precedentes. Es un fraude a la democracia y a los ciudadanos. Es un fraude y una burla a la inmensa mayoría del pueblo español. Es un fraude porque se basa en una promesa de acuerdos bilaterales soterrados e inconstitucionales.

El Sr. Zapatero se comporta de una manera poco digna y se parece a quien,asustado y acobardado, niega la autoría del desastre que el mismo ha provocado. Una actitud infantil impropia del máximo representante del Gobierno de España. El Sr. Zapatero fue el principal promotor del Estatuto de Cataluña y ahora parece querer renegar de él, cuando otras Comunidades reivindican el mismo trato en régimen de igualdad. El Sr. Zapatero se ha metido en un callejón cuya única salida tiene la llave el Tribunal Constitucional, que puede sentenciar sobre la inconstitucionalidad del sistema de financiación que el Estatuto recoge. Si la sentencia es contraria al principio de solidaridad e igualdad entre ciudadanos de diferentes territorios, el cisma y la descomposición del Estado puede ser irreversible.

No es extraño que al final sea ICV la izquierda catalana quien se avenga a pactar este fraude. Como siempre, no trascenderá lo que ese pacto nos va a costar a los españoles, salvo que exista un incumplimiento de la palabra dada por el Sr. Zapatero por boca de la Vicepresidenta. El caso es que el PP se vuelve a quedar solo en su intento de que los ciudadanos sean informados verazmente. Porque es un hecho que las declaraciones que haga el Sr. Solbes, no dejarán de ser quimeras o falsedades iguales a las que viene diciendo desde antes de las elecciones generales. Y no es que el Sr. Zapatero hubiera respondido con la verdad, eso es absolutamente quimérico igualmente, pero al menos habría tenido que dar la cara y que sus palabras fueran escuchadas por los ciudadanos.

¿Hasta dónde llegará la connivencia de las Comunidades donde gobiernan los socialistas con este planteamiento que les perjudica claramente?¿hasta cuándo seguirá el PP en esa actitud de resignación sin pedir el cese del Ministro Sr. Solbes y una moción de censura al Sr. Zapatero?¿Hasta cuándo soportará el PP las infames declaraciones como las del Sr. Rubalcaba en las que directamente les acusa de tener la culpa de la crisis económica?

Cuando se pierde la propia dignidad, se pierde el respeto de los demás. Se ha consumado un nuevo fraude a la democracia por quien solo tiene el poder como meta. No basta con lamentarse, la libertad y la Justicia hay que ganárselas.

El ADN vasco y el Sindicato Médico egipcio
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 20 Agosto 2008

Viktor Emil Frankl, neurólogo y psiquiatra austriaco, sobrevivió desde 1942 hasta 1945 en varios campos de concentración nazis, incluidos Auschwitz y Dachau. Fue liberado el 27 de abril de 1945 por el ejército norteamericano. Viktor Frankl sobrevivió al Holocausto, pero tanto su esposa como sus padres fallecieron en los campos de concentración. A partir de esa experiencia, escribió el libro "El hombre en busca de sentido" y fundó la Logoterapia.

Éste es uno de los libros que más he recomendado. Hay una frase en él sobre el racismo que guardo siempre en mi memoria: "De todo lo expuesto debemos sacar la consecuencia de que hay dos razas de hombres en el mundo y nada más que dos: la raza de los hombres decentes y la raza de los indecentes. Ambas se encuentran en todas partes y en todas las capas sociales. Ningún grupo se compone de hombres decentes o de hombres indecentes, así sin más ni más".

La frase de Viktor Frankl viene a mi memoria cuando leo con estupor que el Gobierno vasco ha financiado un estudio que pretende conocer las particularidades del ADN vasco. La investigación ha sido realizada en EEUU, concretamente en Idaho, donde existe una importante colonia de descendientes de esta comunidad autónoma. La excusa para el estudio (ciertamente difícil de creer teniendo en cuenta los desbarres racistas de Sabino Arana y sus discípulos), es explicar cuál es la incidencia de ciertas enfermedades entre los vascos y cómo influye la genética y las condiciones físicas. Para ello, en EEUU se ofrecieron más de 500 voluntarios descendientes de vascos y en el "Centro Vasco de Boise", capital de Idaho, realizaron las pruebas de ADN. (1)

En el mismo medio, el diario La Razón, aparece otra noticia tristemente relacionada con ésta: "El Sindicato Médico egipcio prohíbe el trasplante de órganos entre cristianos y musulmanes". La decisión del sindicato ha caído muy mal tanto en iglesias como en mezquitas. Un obispo de la iglesia copta ha declarado: «Todos tenemos la misma sangre egipcia, y si el motivo de la medida es prohibir el tráfico de órganos, lo rechazamos porque puede ocurrir también entre fieles de la misma religión». «Tenemos miedo a que en el futuro haya hospitales para cristianos y otros para musulmanes».

Cualquier médico que viole la norma y permita ese tipo de operaciones será interrogado y castigado por el Sindicato. La Unión Egipcia para los Derechos Humanos (UEDH) ya decidió presentar ante un tribunal cairota una denuncia contra el Sindicato de Médicos para pedir que se anule la decisión. Al parecer detrás de esta lamentable decisión de carácter puramente racista está un grupo radical llamado los Hermanos Musulmanes que ejerce un fuerte control islamista del Sindicato.

El racismo, sea cual sea su origen (étnico, religioso o lingüístico) es hoy definido en todas las instancias y foros internacionales como una afrenta a la dignidad humana básica y una violación de los derechos humanos. Su razón de ser no es otra que establecer un orden jerárquico utilizado para justificar los privilegios o ventajas de las que goza el grupo dominante.

Tomen nota, no vaya a ser que el Bloque y sus compañeros de viaje nos la metan atravesada. (2)
---
(1) Para los todavía hipnotizados por el "hecho diferencial", ilustro este breve artículo con una imagen que simboliza un ADN universal.

(2) Lo de meterla atravesada proviene de la mala costumbre, practicada en muchos pueblos de España, de algunos obreros que se empeñaban, contrariando el sentido común, en meter la viga atravesada: "La viga de Torrecampo, que querían meterla atravesada"; "Los tontos del Casar, que metieron la viga atravesada" y "Los de Nava metieron la viga atravesada".

El PP y el nacionalismo
Hablar con todos
Que no olviden Barreda y de Cospedal: hablar con determinados sujetos sólo tiene interés para un psiquiatra o para un exorcista.
Juan Morote Libertad Digital 20 Agosto 2008

Ha dicho María Dolores de Cospedal que "hay que hablar con todos en bien y en beneficio de la comunidad". Más allá de la incorrección gramatical de la frase, la afirmación pronunciada por la secretaria general del Partido Popular es por lo menos preocupante.

La preocupación se incrementa cuando uno comprueba que no va por libre, que no es una iniciativa personal de la señora de Cospedal, sino que se trata de una nueva estrategia del PP. Lo que no sé si es tan cierto es que dicha estrategia sea la preferida por los votantes del susodicho partido. Ni siquiera tengo claro que sea tolerable para una buena parte de ellos. Debería enterarse el Partido Popular que hablar con determinados sujetos no es baladí, por cuanto supone un manto de legitimidad para el planteamiento sostenido por el interlocutor.

Si no se tratara de un tema tan serio uno diría, parafraseando a los taurinos del sur, que "el tema tiene guasa". Es decir, bajo una apariencia de cierta normalidad, el toro tiene muchísimo peligro. Pues igualmente el peligro que tiene para España el rumbo que ha tomado el Partido Popular es muy serio. Hemos sido muchos los que hemos criticado hasta el hartazgo la postura del PSOE, consistente en el "todo vale con tal de gobernar". Hemos señalado que la centrifugación de España, desarrollada a golpe de pacto con los nacionalistas, nunca ha tenido marcha atrás. Que cada vez que el Estado pierde una competencia ya nunca se puede plantear recuperarla, que la voracidad de los nacionalistas es total.

Parece mentira que el Partido Popular no se dé cuenta de una cuestión elemental, a saber, que los partidos nacionalistas pretenden conseguir la independencia de aquellos territorios en los que se asientan, y para conseguir este objetivo vale todo en algún caso, y casi todo en los demás. Hete aquí que ahora el PP se suma al carro del chalaneo, del mal llamado pragmatismo, del pasteleo más repugnante, de la renuncia a la idea para obtener la bicoca; y piensa que tiene puntos de contacto con el Bloque Nacionalista Gallego, o al menos, así lo ha balbuceado el presidente de honor del Partido Popular.

Me pregunto qué tendrá en común el PP con el BNG. Quizá Fraga tenga en común con los nacionalistas gallegos el odio a la libertad, que como siempre, no denota más que el miedo del mediocre. A bote pronto no se me ocurren afinidades; no me las represento en economía, ni en educación, ni en política industrial, ni en la agraria. O quién sabe, a lo mejor sí, en cuyo caso no nos hemos enterado de qué quiere hacer el PP si gobierna en Galicia.
En esta vida generalmente uno triunfa por sus méritos aunque, a veces, el objetivo se ve facilitado por los deméritos ajenos. En el caso de Rosa Díez, esto es más que evidente. El Prtido Popular le está lanzando los votantes a capazos. Más allá de la postura del decrépito fundador, que no olviden Barreda y de Cospedal: hablar con determinados sujetos sólo tiene interés para un psiquiatra o para un exorcista.

Independentismo y ETA
La impunidad, ¿un mal menor?
Durante las Fiestas de Gracia de Barcelona se reunieron a sus anchas personas convocadas por la Asamblea de Jóvenes de Gracia y Endavant bajo el simpático lema "Ultrajemos España". Aplaudieron los nombres de tres colaboradores de ETA
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 20 Agosto 2008

¿Conocen en el conselleria de Interior de la Generalidad el artículo 578 del Código Penal? Se trata de aquel que reza:

El enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión de los delitos comprendidos en los artículos 571 a 577 de este Código [delitos de terrorismo] o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares se castigará con la pena de prisión de uno a dos años (...).

Por dos veces durante las Fiestas de Gracia de Barcelona se reunieron a sus anchas personas convocadas por la Asamblea de Jóvenes de Gracia y Endavant bajo el simpático lema "Ultrajemos España". Aplaudieron los nombres de tres colaboradores de ETA cuyas imágenes aparecían, además, reproducidas en diversos carteles. Otro colaborador de ETA llegó a desfilar por las calles de Gracia.

En Cataluña tenemos la mala suerte de que la importante responsabilidad de Interior recaiga sobre el político más inútil de España, logro notable en un país que acoge a Moratinos. Las preocupaciones del señor Saura se reducen básicamente a adaptar las varias dependencias de su conselleria a las arcanas exigencias de una geomancia china (no bromeo) y a reavivar las categorías de la Guerra Civil desde la atalaya que le confiere la impoluta historia del PSUC. De él no hay que esperar nada, pero existe una legión de funcionarios en Cataluña capaz de detectar e impedir la comisión de un delito flagrante anunciado a bombo y platillo.

No lo han hecho. Y además declaran que no piensan corregir su pasividad investigando lo sucedido. Por eso resultan perfectamente verosímiles las acusaciones de Alberto Fernández, que apunta al Ayuntamiento de Barcelona porque es su ámbito de actuación y porque se trata de la administración directamente responsable de autorizar y supervisar fiestas como la de Gracia. Las acusaciones del jefe del Grupo Popular en el Ayuntamiento barcelonés se resumen en "la política del mal menor".
Dicha teoría, argüída desde hace algún tiempo por el tripartito que gobierna la autonomía y por el bipartito que gobierna la ciudad, postula hacer la vista gorda (para no empeorar las cosas) ante los desmanes, abusos y atropellos de los militantes antisistema y/o independentistas que campan por sus respetos. Iba a escribir "independentistas ajenos a la Esquerra", pero he recordado un detalle: el sujeto que amenazó de muerte a los dirigentes del PPC el pasado 11 de septiembre había integrado una lista municipal de ERC. Vertió sus amenazas impunemente delante de las narices de decenas de policías que no movieron un músculo ni siquiera para pedirle que se identificara. Seguían la teoría del mal menor.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Delirios nacionalistas
El secreto del genoma euskaldún
Con el generoso patrocinio de Juanjo Ibarretxe, el tal Odriozola anda recorriendo las Américas en busca del arca perdida de Sabino Arana; o sea, vagando a cuenta de los contribuyentes maquetos en pos "del secreto del genoma euskaldún".
José García Domínguez Libertad Digital 20 Agosto 2008

Leo en La Razón que todo ese dinero que el Gobierno vasco no destina a la investigación sobre nuevas terapias psiquiátricas que atenúen los efectos de los cuadros paranoicos agudos ha ido a parar a los bolsillos de cierto Adrián Odriozola, perito en razas. Por lo visto, con el generoso patrocinio de Juanjo Ibarretxe, el tal Odriozola anda recorriendo las Américas en busca del arca perdida de Sabino Arana; o sea, vagando a cuenta de los contribuyentes maquetos en pos "del secreto del genoma euskaldún", según propia y desenfadada confesión.

En fin, cada loco con su tema. Y es que si los catalanistas, siempre tan pesaditos ellos, pretenden vender que la parla en lemosín constituye nada menos que el "ADN" de su identidad en tanto que bípedos racionales, estos otros, los de la chapela calada y el carajillo cargado, no se detienen en alegorías culturalistas. Así, cuando les da por colgar el certificado de denominación de origen en el frasco del ácido desoxirribonucleico doméstico, pretenden que se les tome en serio y que nadie llame a una ambulancia en su auxilio.

Por lo demás, hace un siglo que les da justo por ahí. Incluso desde mucho antes de que aquel primo hermano de Unamuno que respondía por Telesforo de Aranzadi garabateara en un tratado diz que científico:

El tipo vasco es entre todas las razas humanas el más diferente de los cuadrúpedos. Es decir, la postura de la cabeza y la forma general de la quijada es en el vasco la menos animal de las existentes.

Genial cogitación antropológica a la que otro bilbaíno coetáneo suyo, Aranaz Castellanos, liberal por más señas, añadiría este inolvidable corolario formulado sobre incuestionables bases empíricas:

Quitéis las boinas y tocarvos un poco por la parte de arriba. Aplastao tenemos el cerebro igual que un plato, de la costumbre que nuestros antepasaos tenían de llevarse piedras grandes de un lao pa otro cuando vivían en las cavernas (…) Toquéisvos también el cogote. Como salido pa fuera tenemos y más desarrollao que los españoles.

Pobres víctimas de sí mismos, no quieren reparar en que más del sesenta por ciento de sus pares resultan ser descendientes en línea directa de algún fragmento de ADN made in Soria, Badajoz, Betanzos o Coria del Río. Causa primera y última de que dos tercios de la población de Euskal Herria vea manchado su árbol genealógico con el estigma de, al menos, un abuelo íbero. Se ve que en ese asunto los gudaris de ayer, de hoy y de siempre prefieren conducirse al modo canónico de los gacetilleros de toda la vida: "Nunca dejes que la realidad te estropee una buena noticia". Jamás. (H)ez.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

El PP y la financiación autonómica
Germán Yanke Estrella Digital 20 Agosto 2008

En la financiación autonómica hay dos asuntos distintos. De un lado, la posición del Gobierno de Cataluña, que se apalanca en la “bilateralidad” recogida en su nuevo Estatuto para reclamar una negociación y un pacto particulares. De otro, el acuerdo mismo de financiación de las comunidades autónomas. Son de naturaleza distinta, pero los dos constituyen ahora mismo dos problemas.

La cuestión a dilucidar en el primero no es tanto si el presidente Rodríguez Zapatero va a ceder a las reivindicaciones del tripartito catalán, sino cómo se va a vestir (o maquillar) el modo en que el Estado va a aportar a Cataluña lo que esta comunidad autónoma quiere ya sea directa o indirectamente, es decir, ya sea a través de la Generalidad o de la acción del Gobierno central allí. Ni Montilla, a pesar de las bravatas, se puede permitir una quiebra de las relaciones de su Gobierno con el de Rodríguez Zapatero o de las de los socialistas catalanes con el PSOE, ni el presidente, a pesar de la formulación de intransigentes principios, puede poner en peligro el apoyo de los 25 diputados del PSC ni en los Presupuestos y en otras leyes. Así que la bilateralidad se convertirá en acuerdos dentro y fuera de la “financiación multilateral” y la igualdad de trato a las distintas comunidades pasará a ser una cuestión de presión: quién más y más eficazmente presione, más conseguirá.

El segundo no afecta a la estructura constitucional del Estado, como lo hacen las pretensiones catalanas, pero no por ello deja de ser un galimatías en el que las distintas comunidades autónomas quieren obtener la mayor parte posible del pastel esgrimiendo distintos criterios de valoración. No hay en esto un planteamiento ideológico, sino la defensa de meros intereses y, por ello, las posiciones no responden al color político de los gobiernos autonómicos. Cada vez que se llega a un acuerdo en materia de financiación autonómica, en la que se suelen dirimir las diferencias a costa del Estado, con la correspondiente merma de la eficacia real de las políticas generales, se asegura que tendrá validez para mucho tiempo. Poco después se vuelve a las mismas. A los gobiernos autonómicos no sólo hay que pedirles lealtad constitucional al Estado, sino que sustituyan la voracidad por la eficiencia general.

En este contexto, el PP tiene un reto importante al que debería responder cuanto antes. No se trata ya de subrayar las dificultades con las que se encuentra el Gobierno de Rodríguez Zapatero, algo que se hace con constancia, ni tampoco de insistir en que el principal partido de la oposición está dispuesto a ayudar a aquel para salir del atolladero. Sería muy conveniente e ilustrativo, también como pedagogía política y visualización de una alternativa creíble, que el PP hiciera público su modelo concreto, aquel en el que, al menos estuvieran de acuerdo las comunidades en las que gobierna y que, hasta el momento, se refugian en la batalla guardándose cada una armas distintas y dispares.

La crisis pasa factura a ZP y no la paga.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 20 Agosto 2008

Mienten como bellacos irredentos quienes van desmotivando a las gentes con antipatrióticas afirmaciones como la de que Zapatero no hace nada respecto a la economía. Este gran gobernante, este Papa Noel, este cuatrirey mago que ha repartido miles de millones de euros, o mejor, que ha dejado caer sobre España y resto del planeta una lluvia de millones solidarios ha hecho mucho por la economía, para empezar ha cambiado el paradigma falaz que tan laboriosamente se había pergeñado, pasando del “Estamos en la champions de la economía mundial” al “Tenemos colchón suficiente para afrontar las dificultades temporales puntuales” y al “En marzo de 2008 bajará el IPC y todo volverá a lo que era”. Ese era el falaz paradigma preelectoral con el que convenció a millones de españoles que se lo creyeron, porque reconozcamos que nadie ha mentido mejor que él para salvar nuestra economía hundiéndola.

Tras mucho trabajar con denuedo hercúleo y casi inhumano para sortear la crisis, me refiero a la palabra crisis, la cosa le ha estallado en sus mendacidades y se ha visto precisado a cambiar de paradigma pasando ahora al mendaz “Yo no he sido, ha sido ese y aquel”. Hombre arrojado y valiente donde los hayan, este Zapatero de nuestros desgobiernos ha conseguido con su habilidad natural para politiquear con talantes y talento que la debacle económica le pase factura y él simplemente ha dicho que no la paga y no la paga.

Es cierto que esta catástrofe económica tiene componentes externos, nadie lo duda, pero incluso el del petróleo al parecer va menguando su importancia, arreglándose el solito, y ojalá dure la tendencia. Pero si Zapatero no reconoce todo lo que hizo mal, está haciendo peor y piensa hacer más peor para corregirlo, no habrá forma de salir de este fatal atolladero. Zapatero con solo que no hiciese lo que está haciendo mal ya daría algo de esperanzas a nuestra economía, pero el hombre se empecina en que su imagen como cuatrirey mago dadivoso no puede empañarse bajo ningún concepto y así nos va y nos irá.

Si un gobernante español ha tenido alguna vez motivos más que sobrados para dimitir este es Zapatero. Debe dimitir o su partido lo debe dimitir, aunque reconozco que mientras queden cervezas y gambas o ya pincho de tortilla el clamor social no pasará a ser atronador, seguirá como un lejano murmullo pobre en decibelios.

Lo esperable es que Zapatero vuelva a adelantarse y sosiegue la alarma social antes de que se desborde utilizando el as que aun tiene en la manga, un nuevo cambio de paradigma mentiroso pasando al “Aznar es el responsable de los malos momentos por los que estamos pasando pues se dedicó a meternos en guerras y a compadrear con Bushs en lugar de velar por la economía”. Al tiempo.

Debe pagar la factura que le está pasando la hecatombe económica. Zapatero haz algo bien y dimite antes de que el personal de veras se irrite.

Engaño a la soberanía popular
Editorial ABC 20 Agosto 2008

EL Gobierno ha logrado in extremis evitar que Zapatero comparezca en el Parlamento para rendir cuentas sobre la negociación de la financiación autonómica. El sistema parlamentario se ve burlado con este acto de ocultación del presidente del Gobierno, sustituida por su vicepresidente económico, Pedro Solbes, gracias a un pacto de conveniencia -una mera componenda de pasillos a espaldas de la decencia democrática- con Joan Saura, dirigente de Iniciativa por Cataluña y consejero del tripartito catalán. La comparecencia de Solbes garantiza al Gobierno un perfil plano del debate y una indefinición de objetivos, más allá de la reiteración de los tópicos de las últimas semanas sobre la necesidad de un acuerdo multilateral entre todas las comunidades. Exactamente lo que necesita para salir del paso.

La jugada del Gobierno socialista es un golpe bajo al crédito del sistema parlamentario, cuyo principio fundamental es el control político del Ejecutivo. Es Rodríguez Zapatero, y no Solbes, quien debe asumir la responsabilidad de explicar por qué ahora no es posible un acuerdo con Cataluña sobre un materia que el propio presidente del Gobierno despachó amistosamente con los líderes de Convergencia i Unió en un sofá de La Moncloa. Todo cuanto se ha dicho -y se ha dicho mucho y muy grave- en el seno del PSOE, entre presidentes autonómicos y entre el Gobierno central y el autonómico debe ahora ponerse sobre la mesa en el Congreso de los Diputados, para que la oposición pueda ejercer su papel, y el Gobierno el suyo. Es en el Congreso donde hay que oír por boca de un socialista lo que el presidente del Gobierno de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, imputó a José Montilla: cambiar la Constitución por la vía de los hechos consumados. Pero con el apaño se han desfigurado los roles democráticos, como sucediera en la anterior legislatura, reproduciéndose una manera de hacer política en la que prevalece la diplomacia privada y la negociación opaca frente a la transparencia del Parlamento.

El PSOE ha vuelto a huir del control de la opinión pública con la complicidad de minorías -en este caso, un solo diputado que condiciona todo el calendario de negociación- que, desistiendo de su deber democrático, esperan recoger los beneficios de un apoyo tan interesado como oportunista. La debilidad política de Zapatero es el nutriente de partidos que van a encarecer sus escaños cada vez que el PP ponga al Gobierno contra las cuerdas. Es el caso de los nacionalistas de CiU, muy peleones contra Zapatero en los medios de comunicación, pero nada dispuestos a que sus amenazas sobre el apoyo a los Presupuestos Generales pueda beneficiar al PP. Parece que nuevamente lo importante es que funcione la sociedad de rentas recíprocas entre socialistas y minorías, antes que permitir al sistema democrático depurar la responsabilidad del Gobierno, si con esto los populares mejoran sus expectativas. Es oportuno recordar la subasta de apoyos a la que se vio sometido el PSOE para evitar la reprobación de la ministra de Fomento en la anterior legislatura. Por eso, el mero compromiso de fijar el mes de noviembre como plazo máximo para una nueva financiación aparenta poca cosa como precio del acuerdo con el tripartito catalán para evitar la comparecencia de Zapatero. Desgraciadamente, todo cuanto tiene que ver con la política territorial desarrollada por el jefe del Ejecutivo, y particularmente con Cataluña, es tratado desde La Moncloa con opacidad y falta de valentía.

Al final, Zapatero exhibe un método tramposo de gestionar las crisis, sea la económica, sea la de la financiación o la del propio sistema autonómico, porque también esta crisis está aflorando. Método que consiste en no decir a los ciudadanos la verdad de las cosas ni en reconocer los errores evidentes en la dirección política del país. En su lugar, el Gobierno desprecia al Parlamento, propicia discordias por cauces ajenos a las instituciones con mensajes confusos, lleva los problemas al límite y, cuando la oposición le insta a dar la cara en el Parlamento, aquel que Zapatero iba a convertirlo en el centro de la vida política, se vuelca en alcanzar pactos de emergencia que no resuelven nada y agravan la situación.

El precio de una cobardía
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 20 Agosto 2008

¿CUÁNTO va a costarnos que Zapatero no comparezca en el Congreso para explicar cómo va a resolver la crisis económica? No lo sabemos con exactitud, pero un buen pico, porque Iniciativa por Cataluña, que pedía su comparecencia -como el PP- sólo se ha avenido a retirarla cuando le han prometido que en los próximos tres meses habrá nueva financiación económica y que a partir del próximo año, Cataluña empezará a recibir lo que considera necesario según su nuevo estatuto.

Así que ya pueden irse preparando los demás a recibir menos. Pues el presupuesto es como la manta que cubre a todos: si uno tira de ella para arroparse más, los otros se quedan con las piernas o el trasero al aire. Y todo para evitar al señorito causante del estropicio la vergüenza de tener que confesar ante todo el país que se equivocó en sus cálculos. ¿Qué van a decir los González Vara, los Barreda, los Iglesias y otros barones socialistas cuando, a la hora de repartir, se queden en desventaja? Pues no van a decir ni pío, como cuando se debatió y aprobó el nuevo estatuto catalán, origen del desaguisado, que llegaron incluso a aplaudir como chicos obedientes. Regruñirán, harán gestos mohínos, echarán la culpa a Montilla, cuando Montilla se ha limitado a cumplir con su deber de presidente de Cataluña, que es obtener el máximo para su comunidad, como hubieran tenido que hacer ellos. Pero, amigo, para ellos hay algo más importante que su comunidad, que es defender al jefe del que depende su cargo, por lo que ni uno sólo se atreve a decir que el verdadero culpable de que sus comunidades se vean postergadas es Zapatero. Y es que el PSOE actual, después de haber dejado caer la E de español y la O de obrero, ha perdido la S de socialista, esto es, de igualitario, para convertirse en el PZ, el Partido Zapatero a secas.

Veremos cómo se las arreglan para vender esa gran estafa. Aunque especializados en ellas, no descartemos que terminen vendiéndolas a un país que pierde a la carrera la confianza en sus políticos y en sus instituciones.

Una estafa que encierra también una importante lección para el PP. Tras su fracaso y aislamiento en la pasada legislatura, los populares andan últimamente coqueteando con la idea de «dialogar con los nacionalistas». Algo extremadamente peligroso, que puede suponerles saltar de la sartén al fuego. La experiencia nos ha enseñado que con los nacionalistas se puede hablar de todo, pero no llegar a acuerdos en nada, pues ellos van sólo a lo suyo, que es desvertebrar España, en quien ven una enemiga, incluso una opresora, aunque sacan de ella todo el provecho posible. A la hora de obligar a Zapatero a rendir cuentas a la nación, los populares han comprobado que los nacionalistas prefieren entenderse con el que les está ayudado a alcanzar sus objetivos que con ellos. A ese precio, mejor continuar solos que con malas compañía. Aparte de que para tan sucia labor, ya está Partido Zapatero.

Ofensiva mundial
PEDRO BAÑOS BAJO El Correo 20 Agosto 2008

TENIENTE CORONEL Y PROFESOR DE LAS FF AA

Los atentados de Afganistán, Pakistán y Argelia suponen un inquietante resurgir del terror de consecuencias internacionales. El Gobierno francés había reaccionado con prontitud a la solicitud de la OTAN, instigada por EE UU, y no había dudado en enviar 700 soldados más al avispero afgano. Su misión era la de controlar un acceso estratégico a Kabul, que también disputan los talibanes. El coste político para Sarkozy de los diez paracaidistas que acaban de morir puede ser enorme. En mayo pasado, el 72% de los galos se oponía a este refuerzo y los estrategas militares más reputados daban por inútil ampliar el compromiso en una guerra que cualquier experto da por perdida. La mayoría de los políticos, y no sólo la oposición, consideraban desafortunado contravenir medio siglo de independencia militar haciéndole el juego a EE UU. Nadie duda de que la insurgencia afgana no va a dar fácilmente su brazo a torcer.

En Pakistán, los fanáticos próximos a Al-Qaida han celebrado a su manera, matando, la caída de Musharraf. La voluntad del controvertido general de controlar, con ayuda de la Administración Bush, a los extremistas musulmanes, especialmente en la problemática frontera con Afganistán, se había convertido en una espina clavada para los terroristas. En sus casi nueve años en el poder, había detenido a 600 islamistas y a alguno de sus principales líderes. Ante un futuro incierto en el país, que habrá de elegir nuevo presidente, los terroristas se sienten fuertes tras una reorganización facilitada por la política dubitativa ante 18 meses de crisis. Su sueño sería hacerse con el mando del único Estado musulmán con armas nucleares. Para Occidente, una verdadera pesadilla.

La Argelia de Buteflika, una vez fracasado su plan de reinserción de aquellos terroristas que abandonaran las armas, ha vuelto a ser también agitada por el terror. Aún peor, los casi mil terroristas del fanático grupo rebautizado como Al-Qaida del Magreb Islámico pueden estar ensayando para dar el salto a Europa y atacar en Francia y España. Su dilatada experiencia en la comisión de atentados se ve reforzada con los nuevos reclutas de Marruecos y Túnez. Y su moral es alta, al considerarse los verdaderos muyahidines bajo el tenebroso paraguas del León del Islam, Osama bin Laden.

Rubio considera que la lengua «no es una barrera» para los médicos del Sergas
D. G. SANTIAGO ABC (Galicia) 20 Agosto 2008

La conselleira de Sanidad, María José Rubio, rechazó ayer durante la presentación en Vigo de una campaña contra la obesidad la proposición no de ley en relación a la promoción del gallego en el sector sanitario que incluía la petición de incluir una prueba de gallego eliminatoria en las pruebas de acceso a ofertas públicas de empleo del Sergas.

Rubio se mostró contraria a esta fórmula alegando que «el gallego es algo que añade puntuación, pero no la única base en el baremo». La responsable socialista observó que la actual prueba de gallego en las oposiciones puntúa según ésta consensuado con las organizaciones sindicales y calificó como «imprescindible» la formación y conocimiento de los facultativos.

La conselleira apuntó que en Galicia trabajan profesionales de otras comunidades cuyo entendimiento del gallego se consigue en breve. De este modo, estimó que la lengua «no es una barrera para atender a los ciudadanos», si bien precisó que expresarse en el idioma del paciente mejora la atención.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial