AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 23 Agosto 2008

ENTREVISTA / XAVER PERICAY, FILÓLOGO Y PERIODISTA
«Las contradicciones de la Constitución permitieron la imposición lingüística»
"Sólo aquí algunas políticas lingüísticas han ido en contra de los hablantes que usan esta lengua". Xavier Pericay cree que el PPC está tomando una línea "muy desalentadora" en materia lingüística ya que ha seguido el juego al PSC.
Xavier Pericay: "El PSOE es el gran culpable de lo que está ocurriendo en materia lingüística"
Christian Rubio Periodista Digital 23 Agosto 2008

Para Xavier Pericay, España es un país único: "Sólo en este país algunas políticas lingüísticas han ido en contra de los hablantes que usan esta lengua". El filólogo y periodista también lamenta la actitud del PPC de Sánchez-Camacho de no haber querido firmar el manifiesto como una línea "muy desalentadora" en materia lingüística con que le ha seguido el juego al PSC de Montilla.

En el libro “¿Libertad o coacción?”, editado por FAES y del cual es usted editor menciona en la Introducción que España es un caso único en política lingüística y que siguió un modelo no reproducido en otros países. ¿Por qué es tan singular el caso español?

Realmente no hay ningún otro país en el mundo que posea una lengua común que se encuentre en la situación en la que se encuentra España, donde algunas políticas lingüísticas han ido en contra de los hablantes que usan esta lengua. Se ha privilegiado la llamada “lengua propia”, la hablada únicamente en esos territorios, por encima de la lengua común. Un ejemplo es el caso belga, al que se apela últimamente. Bélgica no tiene lengua común. Insisto, ni en Europa ni en el mundo hay un caso como el español.

¿Por qué el Estado español jamás ha ejercido sus atribuciones en materia lingüística, dejando el artículo 3 de la Constitución en papel mojado?

Por varias razones. Primero porque la Constitución del 78 no es tan explícita como la del 31. La Constitución republicana era mucho más firme en todos estos aspectos. Por un lado blindaba mucho más el uso y el conocimiento de la lengua y por otra parte no era tan condescendiente con las demás lenguas que se hablan en España. En cambio la Constitución actual, aunque el primer apartado del artículo 3 haga referencia a la defensa del castellano, los 2 siguientes apartados establecen fórmulas para proteger las demás lenguas españolas. Esto es lo que ha servido al Tribunal Constitucional para dar la razón a cuantas políticas lingüísticas se han creado, sobretodo en Cataluña. La única sentencia que yo recuerdo que fuera contraria a los intereses de las políticas lingüísticas autonómicas fue la de Galicia, en el año 83-84. Si el Constitucional da la razón a esas políticas eso significa que seguramente la Constitución también las da la razón. El nivel de indefinición y contradicción interna de nuestro texto constitucional permite, de algún modo, que se imponga el paradigma de las lenguas de forma sistemática, permitiendo que las lenguas minoritarias prevalezcan sobre los derechos de los ciudadanos. Esto tiene mal pronóstico. Parece que el resultado de cualquier recurso que pueda interponerse va a ser prácticamente siempre el mismo.

Es curioso, como señala usted, que tanto franquistas como antifranquistas se hayan puesto de acuerdo en arrumbar el español...

Al fin y al cabo la Constitución es hija de la transición, y era algo realmente necesario como un pacto entre “las 2 Españas”. Ahí hubo una cesión mutua entre ambas partes, y los únicos que no cedieron nada fueron los nacionalistas. Los nacionalismos, allí donde han actuado, han ido tensando la cuerda. Si a esa deslealtad, que se ha dado además en otros campos como el de la financiación, no se le corta las alas, seguirá volando. Basta ver el PSOE, por ejemplo. La resolución del último congreso sobre este tema o la política llevada a cabo durante la última legislatura, gobernando en Galicia, Cataluña o Baleares, ha sido favorable a los intereses nacionalistas, sus socios de Gobierno. Incluso el PP, menos proclive a ese tipo de políticas, ha jugado a este juego. Por eso la situación actual es la que es. El nacionalismo manda, y manda en muchos terrenos. No mandan los 2 grandes partidos nacionales, sino ese porcentaje residual que representa los votantes de los partidos nacionalistas. Pero como son necesarios para la gobernabilidad del Estado, nos encontramos con el drama. El PP habla, desde la oposición, de una Ley de lenguas que garantice el uso del castellano. Eso me parece muy bien, pero me gustaría ver como actúa si llega al Gobierno y necesita esos votos nacionalistas.

¿Entonces cree que Rajoy invertirá esta tendencia?

No lo sé. A mí insisto que me parece buena la iniciativa que propone con la Ley de lenguas. Es necesario que este tema se legisle. Pero al margen de ello, uno se encuentra con cosas sorprendentes. Por ejemplo, la actual presidenta del PPC considera que no tiene que firmar el manifiesto porque no refleja la situación real. Por supuesto cada uno es libre de firmarlo o no, pero lo importante es lo que uno piense. Me preocupa qué hay detrás de esta negativa de Alicia Sánchez-Camacho, esos indicios son muy desalentadores. Y digo todo esto sin confiar en absoluto en lo que pueda hacer el PSOE, que para mí es el principal culpable de lo que está ocurriendo porque su postura ante este tema ha sido de un cinismo supremo. Desde el primer gobierno tripartito, ya en el año 2003, hasta la situación en la que nos encontramos. En un país en el que hay una lengua común hablada por todo el mundo o como mínimo conocida por todo el mundo que no esté garantizada en todo el territorio es algo absolutamente insólito. Me cuesta muchísimo entender cómo los partido nacionales están sometidos al chantaje de los partidos nacionalistas.

La izquierda está inmersa en política lingüística en lo que usted denomina “espejismo de la igualdad”. ¿Puede explicar brevemente esta idea?

El concepto es muy sencillo. La igualdad es un tema sobretodo de la izquierda. En el campo de la enseñanza es, quizás, donde más se ve. Las reformas se basan en ese espejismo. La confusión entre lo que es la igualdad de oportunidades, que es algo que por supuesto se debe defender, y la igualdad de objetivos. El gran drama de nuestro sistema de enseñanza es creer que todos los españoles en edad escolar son iguales en el sentido que tienen las mismas capacidades y pueden llegar al mismo desarrollo como estudiantes. Esa idea, completamente demencial, es la que se aplica en España y así nos está yendo. Estamos en los puestos más altos en cuanto a nivel de fracaso. Lo mismo pasa con las lenguas. Considerar que todas las lenguas son iguales sin tener en cuenta cuál ha sido su desarrollo es absurdo. Es absolutamente imposible. Pero este es el argumento de la izquierda. La gran excusa del monolingüismo que se practica en Cataluña o que se intenta practicar en Galicia y País Vasco. Por ejemplo, en el mundo socioeconómico, el castellano es absolutamente mayoritario, y por ello hay que compensarlo de alguna manera. Pero es que si ponemos el castellano al lado del inglés se hará el mismo razonamiento. A nadie se le ocurriría decir que el castellano tiene que igualarse con el inglés. Es evidente que el catalán nunca será una lengua tan usada como el castellano ni en los mismos ámbitos. Creer de algún modo que las lenguas pueden igualarse es una barbaridad, el simple hecho de pensarlo ya lo es. Lo dramático de este asunto es que, cuando uno rasca un poco, ve que este pensamiento está en todas partes, incluso en el PP para entendernos.

No más homenajes al terrorismo
Homenajear a los terroristas es homenajear sus crímenes, es decir, reírse de las víctimas y de toda España en un acto macabro sólo apto para fanáticos.
EDITORIAL Libertad Digital 23 Agosto 2008

Una de las características que definen al entorno etarra es, aparte de su carácter minoritario, la perseverancia de sus líderes movilizando a las bases. Manifestaciones, marchas y todo tipo de tinglados propagandísticos concebidos para que nadie olvide que ellos siguen ahí. El verano es, por lo general, momento propicio para los aquelarres del nacionalismo vasco más montaraz, con especial predilección por las fiestas de Bilbao y San Sebastián, donde obtienen, además, una atención extraordinaria de los medios de comunicación.

Si bien la Ley prohíbe de un modo explícito la celebración de mítines y actos políticos a cualquier formación relacionada con la ETA, lo cierto es que la convocatoria de actos proetarras es muy frecuente en los pueblos y ciudades del País Vasco durante todo el verano. El Gobierno de Ibarretxe, lejos de intentar impedirlo, permite abiertamente que se lleven a cabo estos vergonzosos actos de enaltecimiento del terrorismo. Las razones por las cuales la consejería de Interior del Gobierno vasco se inhibe son un misterio, pues la Ley le asiste y ese Gobierno autonómico dispone de fuerzas de orden público propias que, a la vista está, no sirven de mucho para hacer cumplir esa parte de la legislación española que tanto disgusta al partido gobernante en el País Vasco.

Es por ello que a la sociedad sólo le queda la vía judicial para que evitar que los amigos de los terroristas organicen actos dedicados en exclusiva a hacer apología de los asesinos y de su causa. Grande Marlaska, un juez que sabe plantar cara al terror y lo ha demostrado a lo largo de su carrera, ha prohibido la celebración de un repugnante acto de homenaje a los terroristas presos que iba a celebrarse en Bilbao coincidiendo con la Semana Grande. Homenajear a los terroristas es homenajear sus crímenes, es decir, reírse de las víctimas y de toda España en un acto macabro sólo apto para fanáticos.

Prohibir ese homenaje era una cuestión de justicia elemental. Lo que no queda tan claro es por qué el mismo Marlaska permitió horas antes una marcha por las calles de la capital vizcaína en la que se corearon consignas proetarras y que, no tan casualmente, era un preludio del homenaje que pretendían ofrecer a los terroristas por la noche. Marlaska arguyó que, dado que la marcha se escudaba tras el lema por "derecho de reunión y manifestación" no podía prohibirlo. Error. La ETA y todo lo que le rodea domina el lenguaje a la perfección, pero eso no debe inducir a error a un juez de la Audiencia Nacional, a quien se supone de sobra bregado en la lidia con gente de esta ralea.

Si de verdad se quiere derrotar al terrorismo debe aplicarse la Ley estrictamente impidiendo que nada se cuele por las rendijas que las garantías propias de un Estado de Derecho siempre dejan a los maleantes. Detener, procesar y encarcelar a los criminales es sólo una de los cometidos necesarios para descabezar a la hidra etarra. El otro es aislar a los que, dentro de la sociedad civil, los apoyan y enaltecen. Marlaska debería saberlo y actuar en consecuencia.

Manifestación secesionista
Nación y derechos
Vivimos en un país donde está prohibido cursar la enseñanza básica en el idioma oficial, pero en el que las manifestaciones a favor de la secesión están ultraprotegidas. ¿Qué democracia es esta?
José María Marco Libertad Digital  23 Agosto 2008

Grande Marlaska ha autorizado una manifestación de proterroristas y secesionistas en nombre del “derecho de reunión”. Es el último efecto, por ahora, de una de las falacias más escuchadas en España desde la Transición: la de que el derecho de expresión o de reunión lo ampara todo siempre que no se pase a la acción. El ejemplo machaconamente repetido es el de que se puede decir que se está a favor de la secesión de las Vascongadas, por ejemplo, o que España no es una nación, siempre que no haya violencia alguna que secunde esta aseveración. Este tipo de afirmaciones, en el que se ha dejado mecer casi toda la clase dirigente española de los últimos treinta años, no es un axioma.

Primero, la libertad de expresión no se ejerce en abstracto. Lo que hace posibles la libertad de expresión y otros varios derechos, es la existencia previa de la nación, el fundamento último de la legitimidad constitucional. Habría que considerar hasta qué punto un ataque abierto a la nación no entrañará también un ataque al derecho de expresión y de reunión. En la práctica, es lo que está ocurriendo en buena parte de nuestro país. ¿Alguien cree que exista de verdad la libertad de expresión, de reunión y de voto en las zonas gobernadas por los nacionalistas o por las coaliciones nacional-socialistas?

En otro aspecto, la complacencia de las élites en el argumento del todo vale, como si las palabras y las ideas fueran indiferentes y no tuvieran nunca consecuencias, acaba minando el prestigio de otras, y con él la raíz misma de la lealtad. En países normalmente constituidos, quien dijera las estupideces que Rodríguez Zapatero ha proferido sobre su nación sería un paria político. ¿Alguien se imagina que Blair, Brown, Bush, McCain, Merkel o Sarkozy pudieran haber sugerido que la existencia de sus respectivos países es una idea discutible y discutible? Aquí no. Aquí parece incluso un mérito. Es el trabajo de treinta años de abdicación y dejadez de unas élites que, eso sí, nunca dejan cobrar del presupuesto público de esa nación de cuya existencia tan respetable resulta discutir.

Se notará, finalmente, el contraste entre ese sacrosanto respeto, tan exquisitamente preservado, a las libertades de quienes quieren destruir España, y las llamadas a poner una mordaza –incluidas sanciones– a los que no están de acuerdo con esa deriva. En otro orden de cosas, no muy lejano, vivimos en un país donde está prohibido cursar la enseñanza básica en el idioma oficial, pero en el que las manifestaciones a favor de la secesión están ultraprotegidas. ¿Qué democracia es esta? Será popular, de las antiguas repúblicas soviéticas, o socialista, pero no liberal.

Financiación autonómica
Gane quien gane, usted y yo perdemos
Tenemos a más de dos mil señores y señoras cuya única preocupación es exacerbar el elemento identitario de su terruño para justificar sueldos, dietas, secretarias y coche oficial.
Pablo Molina Libertad Digital 23 Agosto 2008

Las negociaciones para el establecimiento de un nuevo sistema de financiación autonómica no deberían preocuparnos demasiado a los ciudadanos. Gane quien gane, nosotros salimos perdiendo. Conviene aclararlo por si algún piadoso contribuyente piensa que el dinero que las autonomías van a obtener cuando finalmente se ponga en marcha el invento, superado el chantaje del PSC, va a repercutir positivamente en algún aspecto de su vida privada.

El estado de las autonomías es el mayor fracaso, y el más siniestro, de la Gloriosa Transición Española. So capa de proporcionar un amable encaje constitucional a las regiones que exigían el reconocimiento de su carácter nacional, el famoso "café para todos" ha convertido España en una federación de diecisiete republiquitas que compiten entre ellas para ver quién sangra con más éxito la caja nacional. La clase política que dirige estos diecisiete virreinatos tiene, además, que justificar los enormes sueldos que detraen del esfuerzo de todos, inventando continuos problemas y agravios territoriales a los que dar respuesta en aras de la dignidad local. La persecución de la lengua común en algunos territorios o la pelea por la distribución de los recursos hídricos nacionales son ejemplos que hablan por sí solos del desastre autonómico y de sus efectos perversos sobre los ciudadanos, que se ven privados de derechos elementales a mayor gloria de la clase política autonómica.

Sumen los diputados de todos los parlamentos autonómicos, los consejeros o "ministrillos" a una media de doce por autonomía, más el resto de altos cargos ocupados en defender la dignidad y los derechos históricos de sus territorios, y verán que tenemos a más de dos mil señores y señoras cuya única preocupación es exacerbar el elemento identitario de su terruño para justificar sueldos, dietas, secretarias y coche oficial.

Añadan el elefantiásico número de organismos de toda laya dedicados a los asuntos más peregrinos, con la legión de funcionarios necesaria para hacerlos funcionar, y verán que sea cual sea el reparto de los cada vez más depauperados fondos estatales, la mayor parte va a ir a parar a la financiación de miles de entes absurdos y a los sueldos de sus dirigentes. Sin ir más lejos, Aragón, Baleares, Valencia, Murcia y Andalucía cuentan con una "Dirección General para el Cambio Climático", que ya es tener humor, con miles de funcionarios dedicados, entre otras labores igual de elevadas, a que los osos polares no fallezcan de un golpe de calor por culpa del calentamiento global.
La fauna de la tundra quizás aguarde con expectación el resultado del nuevo reparto de los recursos nacionales para ver cuánto les toca a sus protectores españoles. A mí, la verdad, me da exactamente lo mismo. Sea cual sea la decisión lo único evidente es que me va a tocar pagar. Por eso, cuando escucho a los políticos de todos los partidos cantar alabanzas a nuestro sistema autonómico como una de las grandes conquistas de la modernidad no puedo estar más de acuerdo. En lo que a su vida privada se refiere, no cabe duda de que las autonomías han sido un éxito esplendoroso.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

Crisis en el tripartito
Movimientos catalanes
Una nueva etapa catalana a partir del otoño. Se conformarían, de momento embrionariamente, dos nuevas alianzas: la izquierda del enorme PSC y de su pequeño y útil apéndice ecocomunista, por un lado, y el nacionalismo pata negra.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 23 Agosto 2008

Ojo a los movimientos estratégicos que se despliegan con sigilo al calor agosteño de las vacaciones, tan favorables al despiste, en los círculos de poder político catalán. Algún miembro del Gobierno tripartito desconfía ya más de sus socios que de la oposición. Es el caso de la Esquerra, y razones no le faltan. Según ha revelado el indiscreto Jordi Guillot, secretario general de ICV, sus socios independentistas no fueron informados en ningún momento del pacto con el PSOE que ha permitido a Zapatero esconder sus vergüenzas, sus incoherencias y sus incumplimientos al Congreso.

Ni el mismísimo presidente en funciones de la Generalidad, Carod, tuvo noticia de lo que se fraguaba. Y lo que se fraguaba atañía nada menos que al más insistente y estomagante casus belli de la acreditada fábrica del nacionalismo catalán: el reparto de los dineros. Y con él, a la violación del Estatuto, el posible fin de la bilateralidad, el olvido de los plazos preceptivos y otras "traiciones". Ingenuamente, añade Guillot que Montilla sí fue informado por ICV. Como si no le uniera un cordón umbilical a Zapatero.

Montilla, sin embargo, parece haber salvado la cara frente a Carod, si atendemos al análisis del vicepresidente. Pero esa es una pista falsa. El vicepresidente y su preferencia por el Gobierno "de progreso" no representa las inquietudes de quienes ahora mismo controlan el aparato del partido, siempre supeditado a agitaciones asamblearias, siempre presto a dar golpes de timón por razones que ellos consideran de principio. Y la financiación lo es.
Por eso se están intensificando los contactos entre CiU y ERC. No es descabellado pensar en una nueva etapa catalana a partir del otoño. Se conformarían, de momento embrionariamente, dos nuevas alianzas: la izquierda del enorme PSC y de su pequeño y útil apéndice ecocomunista, por un lado, y el nacionalismo pata negra por el otro, asistido por los jóvenes que en 2003 desalojaron a sus mayores del poder optando por Maragall frente al ganador Artur Mas. El ganador que siempre pierde.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

El Camba eterno
Disminuir tamaño del textoAumentar tamaño del texto
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 23 Agosto 2008

PARA los admiradores de Julio Camba, que somos tantos, la aparición de un «nuevo» artículo suyo es un acontecimiento. Nada de extraño que este libro de artículos, en buena parte desconocidos, que Catalina Luca de Tena ha editado con tanto rigor como mimo, sea todo un festín.

Cuando, muy joven todavía, Camba pierde la fe en el anarquismo como medio de regenerar España, se convierte en un escéptico total, y las únicas bombas que va a poner a esa sociedad empantanada son unos artículos no menos explosivos, donde la impecable factura literaria se une a la más cáustica de las ironías, que les hacen digeribles al mismo público que caricaturiza.

«Maneras de ser español» es el título del volumen, que lleva una excelente introducción de Almudena Revilla. España y los españoles fueron el «leit-motiv» de toda la producción periodística de Camba. Incluso cuando hablaba de alemanes, ingleses, franceses, portugueses, italianos y tantos otros, su contrapunto éramos los españoles. Y su opinión sobre nosotros no era precisamente lisonjera. Excepto la comida -y no toda- nada se salva de su pluma, aguda como un estilete. Hay frases que ni siquiera el humor endulzan: «Si nosotros invadimos Marruecos en nombre de la civilización, mañana vendrán Francia, Inglaterra o Alemania a invadirnos con el mismo pretexto», es una de ellas. Aunque de sus zurriagazos no se libra nadie: «Las guerras sirven para enseñarnos la geografía de los pueblos, a medida que los vamos destruyendo», como comprobamos hoy en los países más lejanos.

La mayor novedad que aporta este libro son las crónicas parlamentarias escritas por Camba en 1907, que, con esa precisión científica que usaba para los vocablos, él tituló «Diario de un escéptico». «Mi escepticismo es una garantía de mi imparcialidad», advierte al lector en la primera de ellas, para hacer desfilar a los personajes políticos de la época y llegar a la conclusión de que «en el Congreso, no triunfa nunca el que tiene más razón o más justicia, sino el que tiene más ingenio, más audacia y más retórica».

Sus crónicas desde Cataluña, donde ha ido para cubrir la agitación allí desencadenada en 1917, le sirven para constatar que «más que los prejuicios que pueda tener aquí ningún escritor, es el prejuicio con que Cataluña los recibe», vistos los insultos que le dedican. Para terminar lanzando una advertencia que ha resultado profética. «El regionalismo catalán van a ser el fundador del regionalismo castellano». Y de otros diez y seis, diríamos hoy.

«Yo he creído en el vascuence hasta que lo he oído hablar», dice desde San Sebastián. Y desde Galicia, un consejo a los currinches para tener éxito: «Ya saben lo que tienen que hacer: escriban en gallego». Su actitud sobre los nacionalismos tiene el olímpico desprecio del que contempla una aldea desde lo alto de una montaña: «Con un millón de pesetas, yo me comprometo a hacer de Getafe una nación», Y así sucesivamente.

¿Qué crónicas escribiría hoy Julio Camba? Sospecho que la que escribía siempre al regresar de una larga estancia en el extranjero: pese a ser más altos, más ricos y estar ya en Europa, aquí, en el fondo, no ha cambiado nada. De ahí que este libro, como todos los suyos, sea eterno.

Aprender inglés en vez de castellano
Enrique Arias Vega Periodista Digital 23 Agosto 2008

Este curso escolar, los alumnos valencianos estudiarán Educación para la Ciudadanía en inglés. Me temo que no se trata tanto de que aprendan la lengua de Shakespeare como de que logren desconocer la polémica asignatura cívica.

No obstante, cada vez existen más espacios en nuestro país donde el inglés resulta más útil que el castellano. Hace un año, por ejemplo, un colegio público de la localidad alicantina de Rojales, con 700 alumnos de 59 nacionalidades diferentes, celebró una asamblea de padres. Uno de los siete únicos asistentes pretendió hablar en español. Los demás se opusieron, alegando que no entendían el idioma.

crisis en la pesca
Los pescadores cántabros seguirán sin poder faenar en aguas del País Vasco
JON FERNÁNDEZ BARAKALDO El Correo 23 Agosto 2008

50 pesqueros se quedan sin permiso para entrar en Euskadi
Los gobiernos autonómicos pactan consensuar medidas en el futuro

El veto a los pesqueros cántabros en las aguas interiores vascas seguirá vigente hasta el 31 de diciembre. Ni siquiera el «ambiente de cordialidad» vivido en la reunión mantenida ayer entre los gobiernos de ambas comunidades autónomas hizo cambiar de opinión al Ejecutivo de Vitoria. Su propósito de proteger a las especies marinas de las redes de la flota de 'cerco de cabezo' -una técnica que suele utilizarse con el chicharro, la sardina o la aguja del Cantábrico- es firme. El consejero de Pesca de la región vecina, Jesús Oria, únicamente pudo arrancar un compromiso para aplicar medidas conjuntas en un futuro cercano. No pudo evitar que 17 barcos se queden sin uno de sus principales caladeros. En septiembre, la cifra de afectados puede ascender a medio centenar una vez concluya la costera del bonito.

Oria y su homólogo vasco, Gonzalo Sáenz de Samaniego, jugaron al despiste para evitar la presencia de cámaras en su anunciada entrevista veraniega. La cumbre matinal se esperaba en la capital alavesa, pero finalmente tuvo lugar a medio camino: en Castro Urdiales. Allí certificaron el acuerdo para que los 19 pescadores de la villa puedan adentrarse en la franja costera vizcaína entre Ontón y Cabo Villano, en Gorliz. Consultaron, de forma simultánea, los informes de Azti-Tecnalia en los que se basan las restricciones impuestas por el Gobierno vasco. Todo estaba en orden.

«Estrechísima franja»
Los consejeros quedaron en fijar otro encuentro en fechas próximas para abundar en el tema y establecer una actuación conjunta en la gestión futura de la ordenación pesquera en el litoral. Más que nada, por el mero hecho de que la situación alarmante de los recursos en el mar les afecta «por igual» en los últimos años. Por eso, la delegación cántabra abogará por aplicar las medidas técnicas recomendadas por los científicos «de la misma forma» en ambas comunidades. Eso sí, con un consenso previo entre las administraciones en una materia en la que aún queda mucho por abordar.

Mientras se termina de fraguar ese acuerdo, el Gobierno vasco hizo ayer público su malestar por la polémica que rodea al asunto. Quiso dejar claro que las aguas interiores sólo son «una estrechísima franja costera», en absoluto determinante para la actividad pesquera del Cantábrico. «Es absurdo afirmar que es cuestión de vida o muerte para esta flota», defendió la consejería de Pesca. Pero sí resulta importante, según su criterio, «para el sustento de la fauna y el alevinaje de numerosas especies», ya que no sólo afecta a la sardina o al chicharro, sino también al cebo vivo para la pesca del bonito. «Es una zona frágil, que requiere de una especial protección», advirtió.

Los arrantzales con base en Euskadi también sufren en sus carnes las restricciones, ya que no pueden pescar en fondos inferiores a 35 metros. Lo hacen con la sensación de colaborar con la causa biológica para regenerar el litoral, aunque pase factura a sus ya de por sí debilitados bolsillos. Entienden a sus compañeros cántabros, pero a su vez cierran filas con el Ejecutivo vasco. «Es lo mejor para todos», sostiene el presidente de la Federación de Cofradías de Vizcaya, Iñaki Zabaleta.
En los puertos cántabros la medida no se ve con buenos ojos. A algunos pescadores les hierve la sangre de pensar en «la injusticia» que, en su opinión, supone la iniciativa. Un barco ya ha sido apresado por cruzar la 'muga'. «Ellos pueden pescar aquí, pero nosotros no podemos hacerlo allí. No es justo», protesta Luis Herrera, secretario de la Cofradía de Pescadores de Santoña.

Destrozan un monumento a las víctimas en un pueblo extremeño o
L.Vázquez La Razón 23 Agosto 2008

madrid-La memoria de las víctimas del terrorismo, doblemente ultrajada. El monumento en honor a los asesinados por la barbarie terrorista del municipio de Calzadilla de los Barros (Badajoz), que fue promovido por los vecinos del municipio, fue destrozado la pasada madrugada por un grupo de desconocidos. Los agresores le prendieron fuego al revestimiento de plástico que lo cubría, destrozaron la composición de granito y destruyeron el conjunto de dedicatorias, poesías y alegorías que formaban parte del mismo.

El alcalde del municipio, Antonio Galván Porras, consternado por lo ocurrido, describe este hecho como «un atentado que va más allá de la gamberrada».

El monumento, que recogía una dedicatoria a todos los que han perdido la vida a manos de la barbarie terrorista, iba a ser inaugurado el próximo mes de octubre y prácticamente ya estaba terminado. Junto a él, el pueblo de Calzadilla también contribuyó en la creación del «Bosque de los presentes» formado por árboles dedicados a las víctimas, y por distintas dedicatorias, poesías y alegorías a la libertad simbolizadas con innumerables manos blancas.

Todo el pueblo de Calzadilla de los Barros estaba ilusionado con este proyecto. Prueba de ello es que el monumento fue sufragado en su totalidad por el ayuntamiento. «Aunque en varias ocasiones pedimos ayuda a la Junta de Extremadura, no nos contestaron», confiesa Antonio Galván. Es por este motivo que el alcalde considera que «es un atentado contra todos y, aunque la Guardia Civil está llevando la diligencias desde primeras horas de la mañana, el daño que nos han hecho a los vecinos de la localidad es enorme. Aunque ya estamos pensando cómo compensarlo, esta gentuza no va a poder con nuestros afanes e ilusiones», asegura Galván.

El primer edil de Calzadilla quita importancia al daño material, estimado en 27.000 euros: «Tiene mucha más importancia el dolor sentimental y el daño psicológico que con este acto de vandalismo nos han causando a todos los vecinos».

Recortes de Prensa   Página Inicial