AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 29 Agosto 2008

Elemental, querido Watson
Lorenzo Contreras Estrella Digital 29 Agosto 2008

Está bien que José María Aznar haya dicho que la Constitución de 1978 sufre graves vulneraciones con la complicidad del Gobierno de Zapatero. Y no está nada mal que atribuya al PNV el deseo de que ETA no sea derrotada, sino que España muerda el polvo de la derrota “a través de la negociación con ETA”. Grandes verdades que nada descubren porque somos muchos los españoles que las tenemos asumidas. Lo importante de este tipo de declaraciones no es por tanto lo que descubren, sino quién describe lo que ya está descubierto. El pasado 12 de agosto, reflejando un pálpito que flota en cualquier ambiente imparcial, me atreví a señalar estas “percepciones”: identidad nacional española lastimada; transgresión permanente de la Constitución; Estatuto de Cataluña negociado por el Gobierno a contrapelo de los intereses de España; sistema de autonomías convertido en fábrica de desafíos y desobediencias fundamentales; bilateralidad de ciertos pactos del Gobierno con algunas comunidades y, en consecuencia, puerta abierta hacia la confederalización del inicial Estado de las Autonomías; crisis del principio fundante de la solidaridad interterritorial; y, en resumen, desvertebración de España.

Es verdad que el PNV no quiere la derrota de ETA, sino la negociación derrotista del Gobierno con la banda, es decir, la pacificación capitulada con todas sus consecuencias desmenbradoras de nuestra integridad territorial. Testigo y heredero directo de los beneficios, naturalmente, el PNV. Confirmación final del proceso en curso, también conocido como recogida nacionalista de nueces después de la agitación terrorista del árbol.

El señor Aznar, fotógrafo de estas realidades, él que tantas fotografías polémicas no evitó hacerse, no hace ya campaña electoral para nadie, y menos para Mariano Rajoy, al que aborrece, sino que respira por la herida que le dejaron abierta tantas descalificaciones injustas cuando ignoraban su aportación esencial: la afirmación de la Nación Española, incluída la vigorización de su Estado, y la reducción de ETA a sus posibilidades mínimas.

Luego vinieron sus conocidos errores, desplantes, arrogancias, gestos fastuosos. Pero la verdad no depende de quién la diga. Ya se sabe: lo de Agamenón y su porquero. O, en fórmula menos equívoca, y parafraseando al célebre torero: a la larga la realidad no puede taparse y además es imposible.

Algún día, cuando los intereses personales se debiliten por el transcurso del tiempo, no faltarían socialistas dispuestos a confesarse. Son muchos los que están agazapados en la trinchera de sus conveniencias o autoengañándose con el sofisma de la lealtad al partido. Algunas veces la historia es cruel y desafía las opacidades para buscar las transparencias. Cruel con quienes desearían que lo opaco jamás dejara de serlo. Pero el traje del emperador es un mito y la desnudez acaba mostrándose.

No tiene valor ético la disciplina de la lealtad a toda costa. Una lealtad mentirosa o cómplice carece de aquella dimensión. Zapatero está poniendo los cimientos para que algún día sea completamente imposible hablar, mirando a las urnas, de algunos años de honradez. Hace mucho tiempo que el PSOE dejó de hacer examen de conciencia, si es que alguna vez practicó este ejercicio. Los órganos internos del partido no saben de autocrítica y sí, como en el triste Consejo Nacional del Movimiento, de aplauso, amén y silencio.

Tener que expresar alguna crítica desde algún “blog” de Internet es algo que habla por sí solo, y nunca mejor dicho. Joaquín Leguina, hombre importante en la historia socialista, ha hablado por ese canal cuando ha denunciado que Zapatero tomó “abundantes decisiones estratégicas erróneas y peligrosas”, entre otras “abrir el melón territorial, que no se sabe adónde nos puede llevar” Elemental, querido Watson.

Jordi Pujol
Freedom for Catalonia
Al parecer, el padre espiritual –y biológico– de aquellos imberbes que correteaban de aquí para allá con las pancartas del Freedom for Catalonia durante las Olimpiadas de Barcelona no se explica la razón última de ese súbito divorcio sentimental.
José García Domínguez Libertad Digital 29 Agosto 2008

Al tiempo que el filoetarra vicepresidente de la Generalidad entretiene el ocio estival propalando su indisimulado desprecio hacia Extremadura y sus naturales, Jordi Pujol lamenta amargamente, en las páginas de El Mundo, la repentina impopularidad de Cataluña entre el resto de los españoles. Al parecer, el padre espiritual –y biológico– de aquellos imberbes que correteaban de aquí para allá con las pancartas del Freedom for Catalonia durante las Olimpiadas de Barcelona no se explica la razón última de ese súbito divorcio sentimental.

"Algo grave ha fallado", barrunta al respecto el prócer desde la virginal, inmaculada atalaya de la inopia. Cándida cogitación que, por cierto, anima al periódico de Pedro Jota, el mismo que se acaba de sacar de la manga el Manifiesto en Defensa de la Lengua Común, a predicar que "la enorme talla política del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol sigue intacta, como demuestra en la entrevista que hoy publicamos".

Se preguntará entonces el lector qué otras genialidades acuñaría ese gigantesco estadista en la mentada charla. Bien, pues sépase que Pujol insinuó ahí a los deslumbrados periodistas de El Mundo cierta innovación conceptual del todo ignota en la teoría del Estado y la doctrina canónica del derecho político, tanto anteriores como posteriores a la Revolución francesa.

Y es que, contrario como siempre se ha sido al viejo orden jacobino, don Jordi les confiesa repudiar, al mismo tiempo, el federalismo –" El federalismo no reconoce la personalidad propia [sic] de cada cual"– ; Rechaza también, no se sabe por qué, la alternativa de la confederación; abjura implícitamente del Estado de las Autonomías –"El café para todos está dando lugar a una gran tensión entre Cataluña y el resto de España"–; y renuncia con oportuna cautela a la independencia formal de Cataluña:"No, eso no lo he creído nunca".

Es decir, el gran hombre, aquel gobernante prudente y sensato que estableció la rigurosa prohibición del español en los colegios y fijó con la impagable complicidad de Aznar onerosas multas por rotular en castellano bares y comercios, propugna un modelo de organización estatal que ni conoce nadie – se supone que él sí, aunque lo guarda en el más estricto secreto–, ni ha sido aplicado de modo efectivo en lugar alguno del Universo habitado.

Tardía exhibición de inconsistencia ideológica y ausencia temeraria de rigor intelectual que sirve para que el El Mundo titule tal que así su pequeña hagiografía del pequeño personaje: "El rostro sensato del nacionalismo". Eso, eso, por falta de rostro que no quede.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Desafíos de la democracia
Los peores nacionalistas
El problema no está en que una nación decida darse su propio régimen, sino en que su proyecto político se fundamente en la eliminación de la diversidad a través del Estado; es decir, en el fin de la libertad y la marginación de "el otro".
Jorge Vilches Libertad Digital 29 Agosto 2008

Una de las cosas que ha quedado clara con la independencia de Kosovo y la virtual de Osetia del Sur y Abjazia es la debilidad de la Unión Europea frente a los nacionalismos totalitarios. Los referendos independentistas en esas dos regiones georgianas, nunca reconocidos como legales ni vinculantes por el Gobierno de Tiflis, fueron el principio del fin de la unidad de Georgia. Ya no había marcha atrás. El independentismo revestido de legitimidad popular dio el paso contando no sólo con la ayuda del nuevo imperio ruso, sino dando por supuesta la inacción de Occidente.

La claudicación preventiva de la Unión Europea está dando alas a los nacionalistas etnolingüísticos, paradójicamente en la era de la globalización y del derribo de fronteras. Este proceso de las últimas décadas se caracteriza por la transformación de una peculiaridad cultural o de una anécdota histórica en la seña de identidad de un grupo nacional que, casualmente, encuentra en su independencia su razón de ser y la solución a sus dificultades seculares. El problema no está en que una nación decida darse su propio régimen, sino en que su proyecto político se fundamente en la eliminación de la diversidad a través del Estado; es decir, en el fin de la libertad y la marginación de "el otro".

Si alguien pensaba que el ingreso en la Unión Europea supondría una seguridad para sus fronteras interiores, es hora de que se vaya despertando. Ese "derecho de autodeterminación", o "derecho a decidir" que dicen ahora los filólogos de partido, que están dispuestos a ejercer los nacionalistas etnolingüísticos que padecemos no contará con el veto de la Unión Europea ni con una condena severa seguida de una dura advertencia. No. ¿O es que se ha olvidado que en el Parlamento europeo se votó de forma afirmativa la negociación con ETA?

Cuando ya pensábamos que en el siglo XX habían caído los dos enemigos de la libertad dentro de Europa –el fascismo y el comunismo–, ha reaparecido el peor nacionalismo, ese que hunde sus cachas en el odio al vecino, en esa xenofobia de antorcha y cristales rotos que utiliza las lenguas para separar, marginar y empobrecer. Ese que es capaz de subvencionar el cambio de lápida para que estén en la lengua propia. Me refiero a ese nacionalismo que entiende o promociona la violencia física y psíquica como un servicio a la comunidad nacional. Con estos, con los peores, con los que ponen en peligro la libertad del individuo, que es el verdadero horizonte de progreso, con esos no se puede ni hablar.

Calendario electoral
¿Cuál es el discurso del PP?
La maquinaria de triturar populares ya está funcionando a pleno rendimiento como fruto de ese intenso trabajo de verano. Incluso han preparado un calendario electoral terrible para el PP.
Agapito Maestre Libertad Digital 29 Agosto 2008

Touriño no adelantará las elecciones gallegas. Está bien. El presidente de la Xunta quiere agotar la legislatura y, de paso, parece que quiere escenificar una cierta tensión con Zapatero. ¡Política de salón! Quizá, pero, al fin y al cabo, esta gente hace política. Por eso, precisamente, no creo que los socialistas dejen de jugar, en un futuro próximo, con un nuevo adelanto electoral. En cualquier caso, se imaginan, queridos lectores, ¿cuál hubiera sido la reacción del PP ante ese adelanto electoral? Yo tengo que confesarles que no sé si su candidato defiende un discurso nacional o, por el contrario, estaría dispuesto a negociar con los nacionalistas. No sé, en verdad, cómo sintetizar el discurso del PP ante ese posible adelanto del que todo el mundo hablaba, pero que al final se ha quedado en nada.

Sin embargo, la pregunta que ha dejado en el aire ese posible adelanto electora es sencilla de resumir: ¿Cuál es el discurso político del PP? Yo tengo que reconocer que no consigo verlo para Galicia en particular, ni tampoco vislumbro con claridad los grandes mensajes del PP para que un sencillo elector vote esa candidatura. Con otras palabras, creo que es bueno preguntarse acerca de las razones por las que hemos de votar a Rajoy y no a Zapatero. Hablo, naturalmente, de las grandes razones que nos ofrece Rajoy, cuáles son sus grandes afirmaciones, y no lo que se niega del PSOE. Mientras que la política socialista es obvia y sus consignas claras hasta la crueldad, por el contrario, creo que las del PP son ambiguas y timoratas.

En efecto, el objetivo principal de los socialistas es sacar del tablero político al PP. Tienen dos métodos para conseguirlo: el primero es pactar, casi en términos totalitarios, con los nacionalistas hasta estigmatizar a la genuina oposición; y el segundo es hacer política más o menos democrática para que el PP vaya siempre a rebufo de sus iniciativas. La política socialista siempre actúa en los límites de lo permitido, en el filo, pues, entre la violencia atroz y el pacifismo de cartón-piedra. Los socialistas, definitivamente, hacen política. Saben que la política no es cosa de ángeles. Es un asunto duro y cruel para el que se necesita una férrea disciplina y una cohesión de mensajes a prueba de bomba. Los socialistas se han dedicado durante las vacaciones a engrasar este segundo método.

La maquinaria de triturar populares ya está funcionando a pleno rendimiento como fruto de ese intenso trabajo de verano. Incluso han preparado un calendario electoral terrible para el PP, sobre todo porque convierte al partido de Rajoy en un partido comparsa atenazado por el miedo de decir algo políticamente incorrecto. El juego sobre un posible adelanto de las elecciones gallegas está en esa circunstancia política.

Pero, por el contrario, el PP se muestra en todo indeciso y exhibiendo una "prudencia" pusilánime. Creen que es suficiente con tener buen tino ante asuntos menores, sensatez de boquilla, tranquilidad de perdedor y, sobre todo, dejar pasar los tiempos de acción política contra el Gobierno. Se equivocan. Mientras que el PP persista en esa actitud de esperar y ver, el PSOE estará tranquilo. El Gobierno, pues, tiene claro el calendario electoral y sus mensajes. Por el contrario, no percibo con nitidez el discurso de oposición del PP al calendario socialista, y tampoco cuáles son sus mensajes principales, aparte de acusar al PSOE de mentir y engañar a sus electores. No es poca, dirá un castizo, esta acusación, pero estoy lejos de pensar que eso llegue a los electores cuando el PP, por otro lado, se muestra tan "prudente" a la hora de criticar al Gobierno en materias tales como la terrorista, financiación autonómica, Estatuto de Cataluña o, sencillamente, en materia económica, cuando antes de dar sus propuestas se conforma con decir que el Gobierno no hace nada contra la crisis.

En fin, después de leer las declaraciones limpias y sensatas de Aznar, no puedo dejar de compararlas con el vacilante "discurso" de los nuevos dirigentes. La conclusión no puede ser más pesimista: cuando oigo hablar a los líderes del PP, uno tiene la sensación de que pierden el tiempo en discutir sobre cómo ser más o menos simpáticos ante los nacionalistas, pero que son incapaces de hacer política, o sea, de decir algo que no esté en función de lo que programa la trituradora socialista. Ojalá me equivoque.

Solidaridad fiscal
A vueltas con la financiación
La mayor parte de las decisiones administrativas que afectan a los ciudadanos las toma la Generalidad, con enormes competencias que precisan soporte financiero.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 29 Agosto 2008

La solidaridad a la que alude la Constitución en su artículo 156, que establece la autonomía financiera de las comunidades autónomas, es, textualmente, "solidaridad entre todos los españoles". No entre territorios, ni entre comunidades, ni entre nacionalidades y regiones. No es el mutuo respaldo de los montes de aquí con los valles de allá, de las costas de allí con las llanuras de acullá. En la solidaridad de los dineros no hay lugar para el esencialismo del terruño. Solidarios somos "todos los españoles" en cuanto tales. No porque queramos serlo uno por uno debido a la extrema bondad que adorna a los habitantes de la península e ínsulas, sino porque es precepto constitucional. Es lógico, pues los que contribuyen al erario son las personas físicas y jurídicas, y lo hacen de acuerdo con principios y leyes que rigen en todo el territorio nacional.

Las balanzas fiscales son un engañabobos que toma como base de referencia demarcaciones territoriales irrelevantes a efectos fiscales. Únicamente se tornan relevantes (para mal) cuando el nacionalismo manipula su sentido y denuncia un expolio imaginario. Además, son parciales; no hay motivo para analizar el flujo financiero y no el comercial y el humano, o el historial de inversiones en infraestructuras, o el desigual beneficio de ciertas legislaciones (como el proteccionismo franquista). Por último, hay varias formas de calcular las balanzas, todas ellas perfectamente defendibles desde un punto de vista técnico, siempre que restrinjamos su interpretación al exiguo sentido que tienen, interesante para un gabinete de estudios e improcedente para el uso político. Sin embargo, la negativa a publicarlas era contraproducente al sembrar la sospecha de que había algo que ocultar. Ya publicadas, la carga demagógica de las balanzas ha quedado en gran medida desactivada.

No se puede obviar que el diseño territorial de España establecido en la Constitución levantó un edificio administrativo entre el Estado y los entes locales: la administración autonómica. Cada autonomía del régimen financiero general debe entenderse con las otras bajo la coordinación del Estado para subvenir a las necesidades de sus habitantes. En Cataluña, pero también en el resto de España, la mayor parte de las decisiones administrativas que afectan a los ciudadanos las toma la Generalidad, con enormes competencias que precisan soporte financiero. No es inteligente dejar en exclusiva al nacionalismo la defensa de algunas exigencias del sentido común. Es el caso del alcance de los servicios esenciales que toda autonomía debe garantizar. Ir más allá de la educación, la sanidad y los servicios sociales, ampliando caprichosamente lo "esencial", perjudica al resto de autonomías y tiene muy poco de liberal.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

ZP huye del Congreso y Solbes de la realidad
Después de la huida de Zapatero del Congreso y de la de Solbes de la realidad, sólo cabe esperar un nuevo salto hacia delante.
EDITORIAL Libertad Digital 29 Agosto 2008

La comparecencia del vicepresidente económico en el Congreso para dar cuenta del nuevo modelo de financiación autonómica se ha convertido en una autentica y aburrida tomadura de pelo. Tras el vergonzoso apaño llevado a cabo entre la vicepresidenta de la Vega y el líder de ICV Joan Herrera para evitar la necesaria declaración de Zapatero (una espantada parlamentaria que nos recuerda las protagonizadas por su antecesor socialista, Felipe González) algunos podrían pensar que en su intervención Solbes introduciría alguna novedad, cambio o concreción respecto a unas negociaciones que han desatado una guerra abierta entre socialistas de diferentes comunidades autónomas, y en las que la propia Generalidad, gobernada en coalición por el PSC, ha amenazado al Gobierno con no apoyar los Presupuestos Generales del Estado.

Sin embargo, nada ni nadie ha cambiado, y Solbes se ha enrocado en su vaga propuesta presentada por primera vez en el Consejo de Política Fiscal y Económica del pasado 22 de julio y que el jueves bautizó como "la única alternativa viable". Así las cosas, la imagen de bloqueo legislativo que se ha dado en el Congreso no es precisamente el mejor aval para un Zapatero comprometido de forma irresponsable a llegar a un acuerdo en menos de tres meses.

En cualquier caso, si escandaloso es que Zapatero no dé personalmente explicaciones en un asunto tan importante como la financiación autonómica, no menos lamentable resulta que Solbes huya de la realidad ignorando en sus propuestas la crítica crisis económica que padecemos y la frontal oposición que suscitan, también entre sus aliados nacionalistas. Huir de la realidad es no querer afrontar el hecho de que no se puede cumplir con el Estatuto soberanista catalán y con la Constitución al mismo tiempo.

Huir de la realidad es ignorar que el compromiso de Zapatero para no tener que dar la cara en el Congreso, consistente en una negociación bilateral con la Generalidad catalana mientras con el resto se negocia de forma multilateral, es radicalmente contrario a la igualdad que proclama nuestra Carta Magna. Tampoco ha sido capaz Solbes de concretar nada en este punto, limitándose a hablar de negociaciones bilaterales y multilaterales. Con ello alimenta los recelos tanto de los nacionalistas catalanes como de los gobernantes socialistas de otras comunidades autónomas. Solbes ha asegurado que su nuevo modelo mejorará la financiación de todas las regiones, pero eso será imposible a menos que se acometa una nueva subida de impuestos, lo cual, a su vez, sería tanto como desdeñar la realidad de la grave crisis económica que padecemos.

Es cierto que Solbes tiene que hacerse cargo ahora de las letras que alegremente libró Zapatero a los nacionalistas con tal de que lo sostuvieran en el poder. Pero la solución a eso no debe ser intentar que creamos que es posible la cuadratura del círculo. Más le valdría al ministro de Economía reconocer lo que en su día él mismo advirtió cuando se estaba cerrando el acuerdo sobre el Estatuto catalán, esto es, su incompatibilidad con la elaboración de unos Presupuestos Generales del Estado dignos de ese nombre. Ahora lo es por partida doble. No ya porque el Estatuto soberanista desvertebra España también desde un punto de vista económico, sino porque los nacionalistas, incluidos los que han evitado la comparecencia de Zapatero, se mantienen firmes en su disposición de no apoyar los Presupuestos de 2009 si el Gobierno no cumple con los plazos y contenidos del Estatuto aprobado.

Finalmente, la manifestada disposición de Solbes a sacar adelante su "sudoku" si el resto de las partes no acaban cediendo, aparenta una firmeza que pasa por alto la realidad de un presidente del Gobierno caracterizado por ceder en lo que sea con tal de seguir en el poder. Después de la huida de Zapatero del Congreso y de la de Solbes de la realidad, sólo cabe esperar un nuevo salto hacia delante.

Zapatero, toda una ruina para España
Francisco Rubiales Periodista Digital 29 Agosto 2008

Recientemente, aterrorizado ante la posibilidad de comparecer en el Parlamento para explicar sus marrullerías sobre la financiación autonómica, Zapatero, una vez más, ha preferido enviar al "paliza" de Solbes y prometer dinero público para evitar su desgaste personal. Ante la crisis devastadora que padece España, prefiere negar su existencia y aplicar terapias suicidas como el incremento del gasto público y el endeudamiento, sin importarle que conduce la nave del Estado directamente hacia la ruina. Lo peor de Zapatero tal vez no sea su ineptitud, que le convierte en el peor gobernante español desde Fernando VII, sino lo costoso que es. Sus errores y arrogantes terquedades le están costando a España decenas de miles de millones de euros.

Zapatero ha basado su política interna en el reparto del dinero de las arcas del Estado, puesto al servicio de los intereses del poder, no del pueblo. Lo ha repartido con especial generosidad a los nacionalistas, para comprar voluntades, aislar a la oposición y asegurarse la mayoría suficiente para gobernar. Su promesa última de 400 euros a cada español, incumplida porque dejó al margen a los más pobres, acabó de un sólo golpe con las reservas del Estado. ZP es toda una ruina para España. Si una investigación solvente calculara lo que Zapatero le ha costado a la economía española, el resultado, de muchos miles de millones de euros, sería aterrador.

¡Es la política, estúpido!
Disminuir tamaño del textoAumentar tamaño del texto
POR ÁLVARO DELGADO-GAL ABC 29 Agosto 2008

A la crisis se le está poniendo muy mala cara. Ya son más de dos, y también de tres, los que temen que la legislatura se tuerza y acabe por naufragar a medio camino. De ahí que los cabalistas de la política crucen apuestas sobre si habrá o no elecciones anticipadas, y si las hay, cuándo y en provecho de quién. Los socialistas darían un ojo y la mitad del otro porque Zapatero aguantara cuatro años, lapso quizá suficiente para que la economía, luego de tocar fondo, repunte de nuevo y absorba parcial o totalmente las altas tasas de desempleo que se prevén a partir de otoño. Los populares cultivan otros escenarios, menos risueños para sus rivales. El caso es que, ya de un lado, ya del otro, tiende a percibirse la crisis como un contratiempo técnico cuyo efecto más interesante sería el de determinar por dónde asomará el sol en la siguiente cita a urnas.

Por supuesto, no soy augur, ni aun aprendiz de adivino, y desconozco por completo lo que nos reserva el futuro. Malicio, no obstante, que los observadores subestiman la gravedad de la situación. Quizá se me entienda mejor si digo que la crisis española, todavía económica, corre el riesgo de transformarse en una gran crisis política. Precisando: de ser interpretada como una gran crisis política. Ocurrirá lo último, si por ventura se aprecia que es la política lo que impide combatir con eficacia el deterioro económico. Tan pronto se haya establecido en la opinión el vínculo causal, cada nuevo dato adverso se alargará crepuscularmente, como una sombra, sobre el conjunto de la vida pública. Y entraremos en una sazón muy delicada.

Me baso, para este diagnóstico, no en la inoperancia del presidente, la cual podría subsanarse colocando en su lugar un presidente mejor, sino en los obstáculos que nuestro desarreglo territorial está poniendo a la adopción de medidas paliativas elementales. Verbigracia, la contención del gasto público. Son las autonomías el vehículo principal a través del cual se efectúa el gasto. En consecuencia, no se logrará contener el gasto sin consenso autonómico. Pero el consenso no parece posible. La conclusión... es que el gasto podría seguir adelante. El equilibrio autonómico se ha sostenido, hasta hace poco, sobre dos patas. En primer lugar, el peso del Estado central era aún decisivo. En segundo lugar, se toleraban las excepciones del País Vasco y Navarra, cuyo régimen fiscal no es homologable al del resto de España. La tolerancia derivaba de una enorme, sostenida, circunspección oligárquica. Los que sabían lo que vale un peine, preferían no atizar el fuego. De tejas abajo, el ciudadano seguía como siempre, esto es, sumido en una feliz ignorancia. El pacto de no agresión comenzó a presentar fisuras cuando los partidos catalanes trajeron a primer plano el Concierto vasco y el agravio comparativo que aquél encierra. Finalmente, la tormenta ha estallado con el Estatut.

La crujía en la que nos encontramos se presta a ser resumida en una fórmula lacónica: el Estatut no tiene encaje, y tampoco remedio. Que no tiene encaje, queda manifiesto en los patéticos, desesperados, denuedos del ministro de Economía. El vicepresidente segundo oscila entre la resistencia franca, y el gatuperio verbal. Cabe incluir, en el primer registro, la declaración realizada a un diario madrileño el día 3 del mes en curso. Afirmó entonces que la Carta Magna obliga al Gobierno a financiar todas las competencias transferidas a las CCAA. Y añadió, en una ironía dirigida a sus interlocutores catalanes, que también la Constitución está vigente. Que es como decir que también la Constitución es constitucional, aunque en ocasiones resulte difícil creerlo a tenor de lo que se oye por aquí y por allá. Impresiona más, sin embargo, el Solbes errabundo y logomáquico. A últimos de julio, horas antes de presidir el Consejo de Política Fiscal y Financiera, sorprendió a los periodistas con esta declaración estupenda: «Tenemos una diferente interpretación del concepto de bilateralidad. Para los catalanes, consiste en que se haga bilateralmente el acuerdo con ellos y se imponga a los demás Para mí, la bilateralidad tiene que ser compatible con la multilateralidad, que también existe en el Estatuto». Zapatero ha abundado más tarde en el mismo galimatías. Lo que está detrás, naturalmente, es el problema del sudoku, en una doble acepción. Hay sudoku porque las reclamaciones autonómicas, agregadas, suman más del cien por cien. Y lo hay porque los mecanismos de negociación con Cataluña consagrados por el Estatut no son congruentes con los que rigen para las otras autonomías. De ahí la fatal, irreducible, falta de encaje.

Al tiempo, como he apuntado, el Estatut es irremediable. Ha sido celebrado como una carta fundacional por las fuerzas políticas catalanas, con la excepción del PP, y no podrá ser corregido sin que aquéllas se llamen a engaño y aduzcan un delito de lesa patria. El vendaval ha arrastrado al PSC, que carece, virtualmente, de libertad de maniobra. Si cediera en sus reclamaciones, podría exponerse a la ruptura del Tripartito. Aparte de esto, el alma del PSC ha dejado de ser socialista para convertirse antes que nada en catalana. El proceso estaba, por así decirlo, incoado desde antes de Zapatero, pero se ha disparado tras la aprobación del Estatut en las Cortes Generales. Y es que es tan imposible abrir un espacio político sin que sus potenciales beneficiarios intenten ocuparlo, como aumentar el presupuesto de una administración sin que ésta averigüe el modo de gastárselo. Zapatero no calculó, ni remotamente, la avería que le estaba haciendo al país cuando convocó a Mas en secreto y dio curso a la ley que ahora tiene en ascuas a Pedro Solbes.

¿Cómo concluirá el pulso entre el Gobierno y la Generalitat? Hasta hace poco, se estuvo barajando la hipótesis dramática de un veto del PSC a los Presupuestos. Esa hipótesis nunca consiguió persuadirme. El veto supondría la virtual secesión del PSC, y acaso, la caída del Gobierno. Se ha enfilado al cabo el camino más fácil. En un movimiento que sólo cabe calificar de indecoroso, no sólo ha comprado Zapatero tiempo, sino permiso para eludir las explicaciones que de él se esperaban en el Congreso. Protegido por esta facilidad, tirará de los fondos públicos con el fin de que queden satisfechas, a la vez, la Cataluña bilateral y la España multilateral. Las firmezas de Solbes en su aparición congresual de ayer no despejan mis recelos. Asistiremos, después de agitar mucho la coctelera, a un aumento de la deuda. Más importante, no obstante, que la deuda en sí, sería la demostración en vivo, y ante millones de votantes, de que el Gobierno no se halla en disposición, por motivos que nos remiten directamente a la estructura territorial y su reflejo en los partidos, de atarse los machos y hacer buena pedagogía. Una victoria del PP por mayoría absoluta supondría un alivio, aunque no una solución. Ya que continuaría existiendo el Estatut, no amainaría la emulación territorial, y la falta de numerario haría complicado curar las heridas con el bálsamo de la subvención. El hecho de que Alicia Sánchez-Camacho, presidenta catalana del PP, haya entendido que impugnar el Estatut no impide sumarse al coro de los que piden sus efectos económicos, revela hasta qué punto las cosas han adquirido una dinámica que ningún partido puede detener. "¡Es la economía, estúpido!", rezaba un conocido lema electoral de Clinton. Pero nosotros no estamos en los USA sino en España, donde la política aprieta todavía más que la economía. Lo veremos según se vayan estirando los meses y el país, por citar a Shakespeare, vaya recordando cada día más a una historia llena de estruendo y furia, contada por un idiota.

Esta derecha nuestra
Disminuir tamaño del textoAumentar tamaño del texto
POR CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 29 Agosto 2008

Conciencia de perdedores. Todas las gentes conservadoras a las que he tratado durante el verano piensan que la derecha no volverá al poder en mucho tiempo. Es un estado de ánimo. Tienen el derrotismo de quienes piensan que la izquierda tiene un especial sentido para la conquista del poder y un virtuosismo mediático sin límites morales. En estas condiciones, sienten la soledad del PP como una desgracia insuperable. Ni siquiera traicionando los principios podrían conseguir los pactos necesarios. Por lo mismo les parece despreciable el aperturismo de los dirigentes populares. El desfondamiento es tal que ni siquiera conciben ya la victoria en una región donde, como en Galicia, el PP ha conseguido cuatro mayorías absolutas o dan por eterna la derrota en Andalucía o Extremadura, donde no existen partidos nacionalistas. En realidad, la necesidad del pacto con estos ha sido el producto de la propia dirección de la derecha que desde la transición los sobrevaloró tanto desde el punto de vista cuantitativo como desde el punto de vista democrático e incluso llegó a desconocer su naturaleza antiespañola.

A modo de apunte impresionista, el retrato de la derecha española se definiría por una desconfianza radical en sí misma como soporte de una expresión política. Se diría que aún sigue sintiéndose una invitada en las instituciones democráticas. Su defensa de éstas sería la de un nuevo rico, mientras la izquierda puede tener legitimidad para la transgresión en nombre de no se sabe qué estadio superior, «avanzado». Por otra parte, ¿acaso el progresismo no encarna los valores que les resultan más seductores a los conservadores? Sus propios dirigentes son intercambiables con los de la izquierda, con la desventaja de haber llegado al poder con un discurso muy distinto. Desde el punto de vista nacional no se atreven a defender que el franquismo, del que proceden sociológicamente, fue un hecho inevitable en 1936. Quieren olvidar las razones que llevaron a Ridruejo, Aranguren y Torrente Ballester a levantarse frente a la República. Mientras la izquierda reivindica la memoria histórica, la derecha oculta su pasado e incluso ha hecho del término derecha algo innombrable.

La bilateralidad crea un galimatías multilateral
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 29 Agosto 2008

Solbes anduvo ayer por el Congreso intentando explicar que es factible la cuadratura del círculo bilateral encajándolo en un galimatías multilateral modelizado, solo a efectos de ajuste, en un irresoluble sudoku esperpéntico e irresoluble pero que permite a cientos de técnicos y políticos dedicar su tiempo a esa solución imposible para terminar diciendo que el sudoku no cuadra tras haber emitido sus correspondientes informes.

Al menos es todo un espectáculo ver a las distintas comunidades autonómicas proponer sistemas de financiación basados en características que les son favorables, si resulta que la comunidad X tiene más habitantes calvos que la media nacional, elabora un concienzudo informe en el que se demuestra que el reparto de la pasta deberá hacerse, para ser justa, por número de calvos per cápita, aunque sea delirante leer que en esa comunidad hay 0,45 calvos per cápita.

Si resulta que en otra comunidad han descubierto que están en cabeza en kilómetros cuadrados per cápita, pues propone que se reparta en base a ese dato. En otra se enorgullecen de tener más kilómetros de costa per cápita que el resto y esa, no lo duden, que habrá propuesto que el reparto de haga por lo de las costas per cápita.

Este maremagnum sin sentido se ve compensado por la existencia de leyes orgánicas como el Estatuto de Cataluña que establecen la bilateralidad , algo que no había entendido hasta hoy. He caído en la cuenta que eso de la bilateralidad es simplemente la aplicación legal del viejo aforismo del “to lo mío pa mí y de to lo de los demás yo digo lo que me llevo porque por algo soy distinto y tengo bilateralidad asimétrica”.

Y digo que no lo había entendido hasta leer el editorial de hoy de El País, que aclara el concepto hasta extremos maravillosamente prístinos.

“...lo que se discute no es tanto la bilateralidad o multilateralidad para alcanzar el acuerdo de financiación, como el significado de la bilateralidad. Mientras que para el vicepresidente Solbes consiste en negociar con la Generalitat el nuevo sistema, aunque reservando al Estado central la facultad de armonizar después los eventuales acuerdos con los alcanzados con otras comunidades, para los portavoces catalanes el foco se debe poner en la bilateralidad, minimizando la multilateralidad”

Estarán conmigo en que ni Cantinflas en sus mejores tiempos lo habría aclarado tan magistralmente. O sea que no se trata de si bilateralidad o multilateralidad sino en saber que es la dichosa bilateralidad, porque sería terrible que la bilateralidad fuese una simple componenda o una simple estructura conceptual carente de plasmación económica. Aunque para Solbes sea tal cosa El País nos deja bien claro que para los nacionalistas catalanes la bilateralidad significa que hay que focalizarlo todo en la bilateralidad olvidándose de la multilateralidad. Yo ya lo tengo claro.

Si a eso le añadimos que al final de lo que se trata es de un simple sudoku y dado que yo jamás he resuelto ninguno, pues que seguiré hoy pensando en cosas más agradables como por ejemplo en la bilateralidad de la relación entre mi chica del sur y este menda que no sabe lo que es la bilateralidad pero que seguro que ella cuando lea esto me lo va a explicar hasta con ejemplos prácticos.

Unos marcan y otros...matan, como Iñaki
Vicente A. C. M. Periodista Digital 29 Agosto 2008

Pues va a resultar ahora que lo que sufre el etarra de Juana Chaos es acoso y linchamiento mediático. Me parece que lo que tiene que hacer es rellenar un formulario de declaración sobre un asunto de enaltecimiento del terrorismo. Claro que, como no se presenta y sigue de vacaciones ilocalizable, el juez de la Audiencia Nacional no tendrá más remedio, muy a su pesar, que sacar un Auto de “busca y captura”. Haría bien su mujer Irati Aranzabal en escribir menos artículos de protesta y decirle a su marido que cumpla con ese mínimo esfuerzo que le pide el juez.

Lo realmente indignante y mezquino es que el argumento que emplea en ese artículo de “unos señalan y otros…”, es el que se da a diario en el País Vasco con las dianas que los cachorros de ETA pintan en las paredes de las casas de los que amenazan. O cuando en diarios como el GARA, antes en el EGIN, se critica a ciudadanos y se les marca como enemigos de Euskal Herria. O como cuando define el Sr. Arzalluz de “unos mueven el árbol y otros recogen las nueces”. Tanta hipocresía solo se puede dar en quien tiene su conciencia deformada y cegada por un nacionalismo que justifica la violencia para alcanzar sus objetivos.

Se quejará del trato democrático que se le ha dado a su marido. Se le ha aplicado la Ley estrictamente y con incluso demasiada permisividad en cuanto a las reducciones de condena. Estas ni siquiera han merecido la atención de la Fiscalía General, ni de la Audiencia Nacional, ni del Ministerio de Interior para investigar si han sido aplicadas correctamente o ha habido fraude de Ley por falsificación de documentos y estudios. No se quejará de que incluso el Presidente del Gobierno dijera en su día la mezquindad y falsedad de que de Juana Chaos era un hombre favorable al proceso de paz. Desde luego su supuesta carta lo desmiente totalmente.

Solo le falta decir a esta mujer, tan abnegada en la defensa de su marido, que teme por su vida, que va a necesitar escolta permanente. Igual hasta puede que reconozca que la libertad de la que goza su marido es la que se le niega a muchos ciudadanos que viven en la Comunidad de El País vasco por el solo hecho de no compartir las ideas secesionistas. Igual hasta es capaz de ver que en esa sociedad enferma, en la que se desenvuelve tan a gusto, la libertad no existe desde hace tiempo y se tiene la hipócrita equidistancia de equiparar a víctimas con los verdugos.

Parece que a esta pareja de Irati e Iñaki se les da muy bien escribir panfletos. Desde luego el GARA es su medio ideal donde jamás les negarán un espacio de Honor para que los editen y los hagan públicos. Supongo que si fueran ecuánimes deberían admitir también que se editara alguna carta en la que se pidiese a ETA y a los que le apoyan que dejen de matar, de extorsionar y de señalar con dianas a los que no están de acuerdo con sus ideas. También sería ecuánime el que se pidiera a ese etarra asesino de 25 inocentes, que pidiera perdón a sus víctimas, que mostrase algún signo de arrepentimiento y que no se le considerara como un “gudari” sino como un pistolero sin conciencia.

Sé que es mucho pedir, pero igual a alguno se le despierta algún tipo de remordimiento o de sensación de culpabilidad. Lo dudo.

EL PP DE GALICIA RESPONDE A VIDAL QUADRAS
"Hablaremos con el BNG con la Constitución y nuestros principios encima de la mesa"
Veinticuatro horas después de que Aznar retratara al PNV, Alejo Vidal Quadras advierte a Rajoy que dialogar con el BNG es "legitimar a una fuerza separatista radical". El PP de Galicia le responde, en declaraciones a Libertad Digital: "Estamos dispuestos a hablar con el BNG pero con la Constitución y los principios del PP encima de la mesa". Respetan, eso sí, las palabras del eurodiputado popular. No hay reacción oficial desde Génova. Para María Dolores de Cospedal, lo importante es que Núñez Feijóo "va a ganar las elecciones".
Pablo Montesinos Libertad Digital 29 Agosto 2008

Primero fue en el País Vasco, después en Cataluña y ahora en Galicia. Los guiños del nuevo PP a los nacionalistas escuecen a importantes dirigentes del partido. El último en reiterar sus discrepancias ha sido Alejo Vidal Quadras. El eurodiputado popular no ve con buenos ojos que Mariano Rajoy esté dispuesto a dialogar con el BNG y se pregunta: "lo nuestro ¿tiene cura o debemos entregarnos directamente a la desesperación?".

Las críticas de Vidal Cuadras han sido analizadas en la sede del PP de Galicia. Fuentes consultadas por Libertad Digital aseguran que "respetan" las palabras del veterano político y que "siempre tienen en cuenta su sabiduría". Sin embargo, insisten en la necesidad de "hablar con todos".

Estas mismas fuentes agregan que se sentarán con los nacionalistas en el caso de que el Alberto Núñez Feijóo no gane por mayoría absoluta pero agregan que "eso no ocurrirá". "Vamos a ganar las elecciones por mayoría absoluta", insisten. En caso contrario, los populares abogan porque gobierne "la fuerza más votada", y sería entonces cuando se sentarían a hablar con el Bloque.

"En caso de no obtenerla, estamos dispuestos a hablar con el BNG pero con la Constitución y los principios del PP encima de la mesa", explican. Nunca, aseveran, "vamos a ceder a las pretensiones de los nacionalistas".

Las palabras de Vidal Quadras, concluyen, no molestan pero reconocen que son contrarias a la nueva línea dictada por Mariano Rajoy.

En Génova 13, por su parte, no hay valoración oficial a la columna del eurodiputado popular publicada este viernes en el diario La Razón. Aunque Vidal Quadras apunta directamente al líder del partido -"me he esforzado de verdad en entender los elementos lógicos, conceptuales, estratégicos y tácticos sustentadores de Mariano Rajoy y Manuel Fraga…confieso que no lo he logrado"- en el bastión popular hacen la vista gorda. "No hay declaraciones al respecto".

De lo que sí ha hablado María Dolores de Cospedal, en una entrevista concedida a Europa Press, es de la "rectificación" del presidente de la Junta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, de agotar la legislatura. Una decisión, según la secretaria general del PP, que demuestra la "enorme debilidad" del Ejecutivo autonómico y "las tensiones internas" que existen en el seno del PSOE. La decisión del presidente regional fue analizada como un portazo a los planes de Rodríguez Zapatero, que le habría instado a un adelanto electoral.

"Hay personas dentro del PSOE a nivel nacional que quieren esas elecciones anticipadas y el señor Pérez Touriño ha decidido, rectificando su postura anterior, no celebrarlas", enfatizó. Para Cospedal es evidente que Núñez Feijóo ganará las elecciones autonómicas.

Las palabras de Vidal Quadras se conocen veinticuatro horas después de que José María Aznar retratara al Partido Nacionalista Vasco. Decía el ex presidente en El Mundo que "el PNV no quiere la derrota de ETA, quiere la derrota de España a través de una negociación" con la banda terrorista.

RESPONDE A LA MUJER DE DE JUANA
Casquero: "Si no hubiesen asesinado, no se tendrían que sentir perseguidos"
Las víctimas del terrorismo consideran "indignante" el artículo de la esposa del sanguinario De Juana en el diario proetarra Gara. En él, Irati Aranzábal dice que están "acosados" y "linchados" desde la excarcelación del terrorista el pasado dos de agosto. "Si no hubiesen asesinado, no se tendrían que sentir perseguidos", apostilla el presidente de la AVT, Juan Antonio García Casquero. Además, reclama que se vigile con lupa a Arnaldo Otegi, que el sábado sale de prisión.
Agencias Libertad Digital 29 Agosto 2008

Diversas asociaciones de víctimas del terrorismo expresaron su "indignación" ante el artículo publicado en el proetarra Gara por la esposa de Iñaki de Juana, Irati Aranzábal, a la que pidieron que "no se haga la víctima" y recordaron que su marido ha acabado con la vida de 25 personas.

"A los asesinos hay que tratarles como asesinos, o como simpatizantes de asesinos", defendió, en declaraciones a Europa Press el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Juan Antonio García Casquero. "Si no se hubiesen asesinado, no se tendrían que sentir perseguidos", apostilló.

En el artículo, Aranzábal denuncia que tanto ella como su "compañero" han sufrido "un auténtico linchamiento" y una "campaña de acoso" que muestra que estamos en "un Estado de excepción en el que todo vale para destruir al disidente".

El presidente de la AVT lamentó que ahora "parece ser que han cambiado las tornas y parece ser que las víctimas son los asesinos", cuando De Juana "ha matado a 25 personas". "Que se sientan víctimas es doloroso para los que realmente somos víctimas", apuntó.

Del mismo modo, el presidente de la asociación Dignidad y Justicia, Daniel Portero, denunció la "clara provocación" que suponen las palabras de la mujer del etarra, que en su artículo habla de "asociaciones de 'víctimas'", con lo que pretende reforzar "lo que siempre la izquierda abertzale ha defendido, que víctimas son todas".

Excarcelación de Otegi
Por otro lado, la AVT también ha pedido "a los estamentos judiciales pertinentes" que impidan salir del país a Arnaldo Otegi, que abandonará este sábado la prisión, y que se le someta a un seguimiento policial para evitar que esto se produzca, ya que "el riesgo de fuga se mantiene" y tiene otras cuatro causas pendientes.

De este modo, la Asociación de Víctimas del Terrorismo ha trasladado en un comunicado "su preocupación" a la sociedad española por lo que "su presencia activa en política podría representar en el nuevo proceso de negociación que quiere entablar el mundo proetarra". Consideran, atendiendo a algunas informaciones, que "el líder de Batasuna quiere seguir estando en primera línea del proceso de negociación con el Gobierno" y "sigue en el mismo plan de siempre, con el mismo discurso de antes de entrar en la cárcel, separatismo y cercanía a los postulados etarras".

"El riesgo de fuga se mantiene y no tendría que haber cambiado la filosofía de la Fiscalía y de la Audiencia Nacional", han señalado. Recordaron además que Otegi tiene otras causas pendientes con la justicia, junto a otros miembros de la mesa nacional de Batasuna.

El más importante de los procesos a los que se debe enfrentar, según explica la AVT, es el correspondiente al sumario 35/02, instruido por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y por el que Otegi podría ser condenado a una pena de entre ocho y catorce años por una acusación de pertenencia a organización terrorista en calidad de dirigente. Ante esta situación, la AVT ha considarado que "lo único que cabe es que la ETA deje las armas y los presos cumplan la integridad de sus penas, algo que esperamos oír de una manera clara y contundente a los dirigentes políticos de nuestro país".

TAMPOCO SE LES PODRÁ SUSPENDER
Los objetores de la Comunidad de Madrid no tendrán que asistir a clase de EpC
Los alumnos objetores de la Comunidad de Madrid no tendrán que asistir a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que empezará a impartirse el próximo curso, y, tampoco, se les podrá calificar con un suspenso, según ha confirmado un portavoz de la Consejería de Educación.
EFE Libertad Digital 29 Agosto 2008

Así, la Comunidad de Madrid pretende "respetar el derecho de objeción de los padres, ya que hay varias sentencias que lo amparan", en referencia a decisiones judiciales como la del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que reconoció el pasado mes de marzo el derecho a la objeción de conciencia contra la asignatura de unos padres de Huelva.

Por ello, la Administración "defenderá el derecho de los padres objetores" hasta que el Tribunal Supremo se pronuncie y se unifique la doctrina al respecto. Sin embargo, todavía no se ha fijado la alternativa que seguirán los alumnos que opten por la objeción, aunque "se determinará" antes del comienzo del curso escolar, han afirmado las mismas fuentes.

En cualquier caso, la Comunidad de Madrid cumplirá la ley, ya que la asignatura se impartirá en una hora semanal en segundo y cuarto de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y en dos horas en primero de Bachillerato de todos los centros públicos, privados y concertados de la región.

La asignatura se denominará "Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos" en segundo de la ESO, "Educación Ético-Cívica" en cuarto de la ESO y "Filosofía y Ciudadanía" en primero de Bachillerato. En quinto de primaria se implantará la materia en el curso 2009-2010.

El Plan de Estudios de educación para la ciudadanía ha sido diseñado con "especial cuidado", para evitar "la implantación de una moral desde el Estado y respetando escrupulosamente los ámbitos de la moral individual, pertenencia exclusiva de la conciencia personal de los alumnos y de la educación recibida en el seno de la familias", según recoge el Decreto de la Comunidad de Madrid que regula la ESO.

Por su parte, los padres que han presentado objeción de conciencia para que sus hijos no cursen la asignatura en los centros madrileños han exigido este jueves a la Administración que admita las objeciones "oficialmente y por escrito", para que sus hijos no cursen, ni sean evaluados de la asignatura.

En un comunicado, la asociación Profesionales por la Ética ha manifestado su satisfacción por la postura de la Comunidad de Madrid, ya que, según la asociación, ha demostrado su respeto por "los derechos de conciencia" de los padres objetores, pero ha criticado que no haya "ningún hecho que respalde" las declaraciones.

La «juerga proetarra» vuelve a Barcelona
El PP denuncia que el Gobierno municipal «ceda logística» a los radicales durante las fiestas de Sants Exige la retirada de pancartas de apoyo a los presos de ETA
El portavoz popular, Alberto Fernández, asegura que estos grupos actúan con «total impunidad».
Marcos Pardeiro La Razón  29 Agosto 2008

BARCELONA
No hay año en que las fiestas mayores de Barcelona transcurran sin incidentes ni polémica. Después de las celebraciones en el barrio de Gràcia, que se zanjaron con 14 detenidos y cuatro noches seguidas con altercados, es el turno de Sants. Por fortuna, la violencia física no se ha reproducido en estas fiestas, aunque sí que hay lugar para expresar respaldo a los presos de ETA.

En la plaza Osca luce una gran pancarta que reza: «Libertad presos políticos». Bajo este lema figuran los nombres de reclusos como Diego Sánchez, Zígor Larredonda y Laura Riera. Los dos primeros fueron acusados de participar de forma activa en la preparación de diversos atentados y la última de facilitar a ETA matrículas de vehículos camuflados de las fuerzas de seguridad.

Tras comprobar la existencia de esta pancarta, el líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, emitió un comunicado para reclamar al gobierno municipal la retirada de estas consignas del espacio público. «Pido al Ayuntamiento que actúe sin complejos, con firmeza y sin la permisividad de otras ocasiones como moneda de cambio para no provocar incidentes mayores», expresó. El dirigente popular subrayó que lo que no puede hacer el Ayuntamiento es «ceder al chantaje».

No es la primera ocasión en que Fernández se pronuncia de esta forma, puesto que más de una vez, según ha podido constatar, las autoridades catalanas dan la orden a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de no intervenir para no desencadenar altercados de mayores proporciones. Así ocurrió, por ejemplo, en la pasada Diada de Cataluña.
El dirigente popular es partidario de que los Cuerpos de Seguridad atajen con determinación los comportamientos ilegales. Y no sólo eso. También defendió que el Ayuntamiento no preste infraestructuras para las «juergas» de los radicales. Denunció, en este sentido, que el gobierno municipal «ceda logística a estos grupos para su fiesta alternativa (terreno, vallas, lavabos...), mientras estos colectivos cuelgan carteles en sus barras y en las fachadas de la plaza Osca en los que se piden la libertad de presos del comando Barcelona».

Reincidencias
Finalmente, Alberto Fernández lamentó «la reiteración e impunidad con la que actúan estos grupos radicales y con la que pueden infringir las leyes organizando sus propias fiestas alternativas a las fiestas populares de verano de Barcelona que nada tienen que ver con estos hechos».
Por lo demás, las fiestas de Sants están transcurriendo con civismo y sin tener que lamentar incidentes violentos.

Recortes de Prensa   Página Inicial