AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 6 Septiembre 2008

¿Por qué los españoles rechazamos la racionalidad?
Xoán Xulio Alfaya  Periodista Digital 6 Septiembre 2008

El español es la tercera potencia lingüística mundial y la segunda lengua internacional, pues el chino mandarín, aunque tiene millones de hablantes, debido a su dificultad no es un idioma expansivo, sino limitado geográficamente. No es, por lo tanto, un idioma internacional, a pesar de su elevadísimo número de hablantes. El español, sin embargo, es expansivo y se estudia cada vez más. Ahora mismo es obligatorio su estudio en el Brasil. En Portugal lo entienden sin problemas y aunque su estudio no sea obligatorio, existe una evidente simpatía popular hacia él.

Hace poco en una cafetería española le pregunté a una camarera: "¿Eres portuguesa?". Me contestó: "¡Ah, me has puesto muy triste! Me creí que no se me notaba". Le dije: "No es un problema tuyo, sino mío que tengo un oído especialmente fino para distinguir los acentos de otros países o regiones". Bromeamos sobre el tema y se quedó más tranquila, convencida de que sus esfuerzos para que no se notase su acento portugués no habían sido en vano, de no toparse con un tipo tan especial para el tema como yo.

Anécdotas aparte, las políticas que tratan de marginar a los hispanohablantes sólo se llevan a la práctica en un país tan absurdo y errático como España. A ningún país de Europa se le ocurriría satanizar o tratar de marginar su lengua común, a pesar de que prácticamente todos tienen varios dialectos.

Además de hablarse en toda España y América Latina, los Estados Unidos tienen ya más hispanohablantes que nosotros, aunque el país con mayor número de hispanohablantes es México. La ONU y sus organismos, la UE y otras instituciones internacionales lo han incluido como una de las lenguas oficiales.

Me pregunto por qué los españoles somos, dentro de la cultura occidental, quienes sentimos un mayor rechazo hacia la racionalidad y dejamos que la emoción la ahogue una y otra vez como una especie de maldición a lo largo de toda nuestra historia.

¿Tiene alguien una respuesta razonable?

La dignidad del chekista
Pío Moa Libertad Digital 6 Septiembre 2008

Dice Carrillo, héroe de Paracuellos, que su amigo Garzón "no quiere sancionar, sino resolver la dignidad de las familias". No sé qué significará eso de "resolver la dignidad", debe de ser una expresión del politiqués. Pero, está claro, la tarea de un juez consiste en sentenciar y sancionar, no en resolver dignidades o dedicarse a investigaciones de interés meramente histórico, salvo por afición personal y sin obligar a nadie a trabajar gratis para él, como pretende hacerlo con la Iglesia.

Y la dignidad de las familias no tiene la menor relación con los muertos de la guerra civil. Desde muchos años antes de que muriera Franco nadie (salvo quizá en algún pueblo tipo Puerto Hurraco) se preocupaba de si las familias habían tenido un muerto en un bando o en otro; es más, desde la transición, las familias y los muertos que más "dignidad" han recibido, con enorme diferencia, han sido las de aquellos que con el mayor descaro llaman "republicanos", cuando fueron esos partidos "republicanos" quienes, precisamente, hundieron la república.

Y hablar de dignidad exige distinguir entre los asesinos y los inocentes, distinción ajena por completo a la intención de Carrillo, de Garzón, de Zapo, de los fulanos y tiorrillas de su gobierno o de los sinvergüenzas que votaron la ley de "memoria" en las Cortes. Separar a los chekistas fusilados de las víctimas de una violencia ciega es la exigencia más elemental para todo aquel que se atreva a hablar de dignidad y de justicia, pero a esta gente ¡ni se les pasa por la cabeza!

¿O sí? Después de todo, esta gente se identifica con los Negrín, Prieto, González Peña, Galarza y demás, que dejaron abandonados a sus sicarios mientras ellos huían con inmensas riquezas expoliadas a todos los españoles. Porque los hechos fueron así, exactamente así. Aquellos líderes exiliados contrajeron una tremenda deuda moral con los chekistas asesinos y ladrones a su servicio, dejados a su suerte en España. Quizá sus sucesores políticos están pagando ahora esa deuda al equiparar a los sicarios con los inocentes y rescatar así "dignidad" de los primeros.

En realidad esos políticos de la "memoria" (incluido el pepero Pons, "plan Pons, vileza en siete días") están retratando su propia dignidad, y así se entiende mejor su afición a "dialogar" con los terroristas y otras peculiaridades. En este sentido, no cabe duda, están "poniendo las cosas en su sitio", como dice Bermejo. La política española, con Zapo y sus pandillas, se ha degradado a unos niveles de infamia que nos obligan a recordar constantemente las frases de los padres espirituales de la república, Marañón, Pérez de Ayala y Ortega.
-----------
Un viejo artículo: Republicanos

Al estudiar el pasado siempre me llamó la atención el carácter siniestro y absurdo de las dos repúblicas. Recoge Lerroux en algún escrito un dicho de la Restauración: "No todos los republicanos son canallas, pero casi todos los canallas son republicanos". Lerroux fue uno de los republicanos más esforzados, fue quien convirtió el republicanismo en un movimiento de masas a principios del siglo XX, y tuvo ocasión de señalar en sus memorias las intrigas y odios feroces en su propio movimiento, sin excluir incitaciones a asesinarle. Tendencia a la algarabía, la maniobra ruin o la corrupción si llegaba la oportunidad.

Esa tradición pareció cambiar a principios de los años 30, cuando muchos de los principales escritores del país cobraron afición a la república, aportándole una especie de seriedad intelectual. Ortega y Gasset, uno de los más descollantes, quiso convertir a Cambó a la fe republicana, pero el catalán, buen conocedor del paño, le replicó que del nuevo régimen sólo podía esperarse una era de convulsiones. Ortega, furioso, se marchó dando un portazo, y poco después firmaba, con Marañón y Pérez de Ayala, un manifiesto antimonárquico que tuvo extraordinaria influencia sobre la opinión y valió a los tres el apelativo "Padres espirituales de la República".

Vale la pena recoger las opiniones de dichos padres espirituales, sólo seis o siete años después, sobre el régimen que tanto habían ayudado a traer. Ortega criticaba ácidamente la frivolidad de los intelectuales extranjeros firmantes de adhesiones a una imaginaria democracia española de la que ignoraban casi todo. Pérez de Ayala escribía con dureza más directa contra los republicanos: "Cuanto se diga de los desalmados mentecatos que engendraron y luego nutrieron a sus pechos nuestra gran tragedia, todo me parecerá poco. Nunca pude concebir que hubieran sido capaces de tanto crimen, cobardía y bajeza"; "En octubre del 34 tuve la primera premonición de lo que verdaderamente era Azaña".

Marañón expresa incluso más vívidamente sus sentimientos: "¡Qué gentes! Todo es en ellos latrocinio, locura, estupidez. Han hecho, hasta el final, una revolución en nombre de Caco y de caca"; "Bestial infamia de esta gentuza inmunda"; "Tendremos que estar varios años maldiciendo la estupidez y la canallería de estos cretinos criminales, y aún no habremos acabado. ¿Cómo poner peros, aunque los haya, a los del otro lado?"; "Horroriza pensar que esta cuadrilla hubiera podido hacerse dueña de España. Sin quererlo siento que estoy lleno de resquicios por donde me entra el odio, que nunca conocí. Y aun es mayor mi dolor por haber sido amigo de tales escarabajos".

Y así sucesivamente. No menos significativas son las continuas invectivas de Azaña, rebosantes de amargura y despecho hacia los "botarates", "incapaces" o "loquinarios" que, a su juicio –y los conocía bien–, componían los cuadros de mando del republicanismo. Las memorias de otros dirigentes de entonces tienen parecidos tonos.

En años recientes han proliferado las banderas de la Segunda República (la de la Primera fue la tradicional bicolor) en las violentas agitaciones callejeras presididas por el actual jefe del gobierno; y, al calor de la creciente crispación del país, parece retomar cierto auge el republicanismo. No tengo objeciones de principio contra una república, y sospecho que el propio entorno monárquico acabará trayéndola, como en 1931, pero tampoco deseo cambios arbitrarios que sólo pueden aumentar las tensiones. No pondría objeciones a un republicanismo capaz de criticar y condenar las dos experiencias republicanas anteriores pero observo lo contrario, la reivindicación de aquellos demenciales regímenes y de los "botarates" y "canallas" que, en opinión de distinguidos protagonistas de la época, llevaron al país al desastre.

Recuerdo una charla oída al azar en los aledaños de una manifestación: "Si ya tenemos democracia, ¿a qué viene enredar innecesariamente con lo de la república?", decía uno. Y contestaba su interlocutor: "En España la república nunca ha traído democracia, sólo demagogia". Seguimos en las mismas, parece.



Diálogo con terroristas
¿Volverá a negociar Zapatero con ETA?
¿Existió una rendición de Zapatero respecto a ETA? En absoluto. Más bien ambos se encontraron unidos en el mismo camino: la ruptura constitucional.
GEES Libertad Digital 6 Septiembre 2008

Si es cierto que todos los gobiernos de la democracia han hablado con ETA, es más cierto que no todos lo han hecho igual ni han hablado de lo mismo. Durante los gobiernos de Felipe González se habló de dobles mesas, de presos y huidos, pero nunca se llegó a pactar con ETA una hoja de ruta para cambiar la constitución en la línea deseada por los terroristas independentistas. Respecto al diálogo durante el Gobierno de Aznar, ni se habló de política ni se habló de hablar de política con los asesinos.

Zapatero es el primer presidente de la democracia que ha negociado y llegado a acuerdos políticos con los terroristas. Se negoció como dejar atrás la Constitución y el Estatuto de Guernica, y como atraer Navarra al País Vasco. Todo esto se acordó en secreto, antes de la declaración de tregua del año 2006. A partir de ese momento, el proceso "oficial" de negociaciones era, en verdad, el momento en el que ambas partes tenían que cumplir lo pactado anteriormente. Pero la presión en la calle, en Madrid o Pamplona, forzó al PSOE a poner freno al proceso.

¿Existió una rendición de Zapatero respecto a ETA? En absoluto. Más bien ambos se encontraron unidos en el mismo camino: la ruptura constitucional. El proyecto de cambio de régimen de Zapatero, en España y el País Vasco, es lo que hizo que Zapatero se encontrara con ETA: puesto que ninguno creía en la validez de la Constitución de 1978, ¿por qué no acelerar el fin de la banda regalándole algo que, de todas formas, se estaba dispuesto a hacer? El origen del diálogo de ZP con ETA no está en el comunicado etarra de marzo de 2006, sino en las intenciones de Zapatero antes y después de llegar al Gobierno.

¿Qué ha cambiado desde entonces? Desde luego, nada sustancial. Zapatero negoció con ETA por convicción política; nadie le obligó, le engañó o le empujó. Las excusas vinieron después: los tres años sin matar, la supuesta voluntad de Batasuna, el mitin de Anoeta o "los hombres de paz" fueron usados como excusa. Debajo de todo ello se esconde el hecho de que Zapatero quiere refundar social y moralmente el País Vasco, y para ello puede y quiere llegar a acuerdos con todos. Y este "todos" incluye a ETA.

Y esta convicción profunda de Zapatero sigue hoy tan viva como antes. El único arrepentimiento de los socialistas ha sido el de no haber manejado con más destreza el proceso. Hoy han llegado a la conclusión de la necesidad de ocultar cuidadosamente nuevos pactos con ETA, hasta el momento en que ésta anunciara, a bombo y platillo, el cese de la violencia. Pero en relación con los fines últimos, su visión del País Vasco no ha cambiado en absoluto: hay que cambiar su marco jurídico e institucional de manera que ETA se sienta a gusto en él.

Esta convicción es el problema: mientras el PSOE siga defendiendo el cambio de régimen y la confederalización de nuestro país, no tendrá motivo para no volver a intentar ponerse de acuerdo con ETA, sencillamente porque el pacto, si sale bien, no le costará nada, siempre y cuando pueda mantenerlo en secreto a los españoles hasta el final.

Así las cosas, existe un peligro real de que volvamos a las andadas: El PNV ya anunció que Zapatero sigue teniendo en mente el diálogo con ETA, y la actitud del Gobierno, que se mantiene dentro de los límites estrictamente necesarios para no levantar sospechas –pero sin ir un paso más allá en la voluntad de derrotar a ETA– no apunta nada bueno. Puede ser cierto que el Gobierno ha cambiado de política antiterrorista, pero también lo es que se ha visto obligado a hacerlo por la presión social, y no porque crea que a ETA hay que destruirla. Si a esto unimos que Zapatero ya mintió cuando dijo que no negociaba, mintió cuando dijo de qué negociaba y mintió cuando dijo que ya no negociaba, la conclusión es que fiarse de él es algo que no podemos permitirnos. Hoy, como antes, hay que seguir verificando a Zapatero.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Mañana, más y peor
JOSEBA ARREGI El Correo 6 Septiembre 2008

mo gobernante nos tiene acostumbrados a las sorpresas: desde que se fue al monte en Estella/Lizarra y desde que pretende que sean los ciudadanos vascos los que paguen la factura de aquella apuesta antidemocrática y fracasada, Ibarretxe se ha convertido en el mago que no cesa de sacar conejos de la chistera, aunque los conejos estén ya viejos y los trucos que utiliza, gastados. Pero aún conserva la capacidad de ser tema de algunas conversaciones en las que se preguntan los reunidos con qué va a salir Ibarretxe al día siguiente de que se conozca la sentencia del Tribunal Constitucional sobre su dichosa consulta, o qué hará en la fatídica fecha de octubre en la que está o estaba prevista la consulta.

En cualquier caso será de nuevo el mismo conejo de siempre el que tenga que sacar de la chistera, aunque el lazo sea de otro color. Pero son lazos, que en manos de todo un Gobierno y del partido mayoritario que lo sustenta no dejan de tener su gravedad. Ha declarado Ibarretxe ahora que, no se sabe si antes o después de que conozcamos la sentencia del TC, él como ciudadano, pero que no deja de seguir siendo lehendakari, va a recurrir a Europa, al Tribunal de Derechos Humanos, para buscar la condena del Estado español por violar su derecho humano a opinar.

Ahora nos enteramos de que el lehendakari Ibarretxe no tiene derecho a opinar, no ha podido opinar en todos estos años que ha sido lehendakari, no ha dado ruedas de prensa, no ha hablado en el Parlamento vasco, en el Congreso de los Diputados, en muchos de los países de este mundo, en algunas de sus universidades más famosas. No. El Estado español se lo ha prohibido. Ha conculcado ese su derecho humano a opinar. Quizá debiéramos preguntarnos cómo ha sido capaz de ejercer poder dentro de ese Estado, cómo puede seguir afirmando que él también es Estado.

Claro que probablemente se refiere a que lo que quiere no es simplemente manifestar una opinión con unos contenidos concretos, sino que lo que quiere es hacerlo usando una forma de expresión determinada, secreta, cual es la de votar en un referéndum. Y eso es lo que no puede. Como tampoco puede votar en un referéndum para salir de la OTAN, porque quien lo puede convocar no lo convoca, ni en uno para salirse de la ONU, o para renegar del Protocolo de Kioto, o en uno para salirse de la Unión Europea.

Pero que no pueda votar en esos referendos no significa que no pueda manifestar su opinión sobre cada una de esas cuestiones. Incluso como lehendakari, como representante ordinario del Estado, como alguien que ejerce poder político con la legitimidad de la Constitución española y del Estatuto de Gernika, aunque parece que casi siempre lo olvida.

Es penoso tener que estar recordando a estas alturas de la historia que el concepto de soberanía es uno de los conceptos más peligrosos de la cultura moderna, y que los Estados de Derecho lo son desde el momento en el que la soberanía, la voluntad constituyente, deja de serlo para pasar a ser voluntad constituida, voluntad o soberanía sometida al imperio del derecho y de la ley. Sólo la limitación salva a la soberanía, y la limitación no se refiere a la limitación por compartirla con otro soberano, la contradicción imposible de la soberanía compartida, sino a la limitación por el derecho y la ley, por un tercero que no está ni puede estar a disposición de la voluntad soberana.

Una vez entendido esto, lo demás son aspavientos y gestos inútiles que sólo ponen de manifiesto la incapacidad para entender la democracia y el Estado de Derecho: no se trata de poder hacer lo que le da a uno la gana, ni de dar rienda suelta a los sentimientos de cada uno, por muy colectivos que sean, ni de poder defender sin límites ni los intereses, ni las identidades, ni las creencias de cada uno. Se trata de asumir la limitación de todo ello para hacer posible la convivencia. Y la libertad se ejerce en ese marco de limitación: no todo es posible, no todas las formas de expresión de los sentimientos y de las opiniones son posibles -por ejemplo a través del terrorismo-. Todo debe ir dentro de un cauce y según unas reglas, que como parte del Estado que es, el lehendakari Ibarretxe ha prometido cumplir y hacer cumplir. Lo que implica que ha asumido, al asumir el poder, que no es él sino el Tribunal Constitucional el árbitro último.

ero, como en un mal circo, el nacionalismo gobernante nos promete que mañana más, y no mejor, sino peor: de ridículo en ridículo, los gobernantes afirmando que van a presentar un recurso contra una sentencia incluso aunque ésta no se haya producido todavía, aunque primero tengan que presentar la demanda en un juzgado de primera instancia y recorrer todo el camino judicial en el sistema español para entonces poder ir a Europa, aunque todo esto tarde años. Lo importante para el nacionalismo gobernante es sacar ruido, dar a entender que el Estado es una falsa democracia que en realidad no debiera estar en la Unión Europea, porque en ésta sólo caben democracias sin tacha.

Dicen los entendidos, especialmente en los conciliábulos políticos, que el PNV está buscando la manera de deshacerse de Ibarretxe, como si Ibarretxe no tuviera nada que ver con este PNV, como si las apuestas de Ibarretxe no tuvieran nada que ver con la estrategia seguida por el PNV en los últimos años, como si Ibarretxe hubiera hecho algo distinto a tratar de reconducir, pero sin renegar de ella, la apuesta de Estella/Lizarra, una apuesta del PNV.

Ibarretxe no es un accidente, sino la consecuencia de una determinada apuesta estratégica del PNV. Lo que éste debiera hacer no es sólo deshacerse del lehendakari, sino revisar en profundidad aquella estrategia, las razones en las que se basó, sus supuestos y sus implicaciones. Es decir: revisar a fondo su apuesta política, y no simplemente desembarazarse de un elemento que fue necesario, pero que ahora puede resultar un peso muerto. Eso es demasiado fácil: lo que ha sucedido no puede haber sucedido en balde.

Y que mientras tanto no nos sometan a los ciudadanos vascos a tanto ridículo, a tanto aburrimiento, a tanto teatro vacío. Porque ya estamos hartos.


rosa díez PORTAVOZ DE Unión progreso y democracia
«Si esto sigue así, gane quien gane, mandará el Bloque»

La diputada vasca busca en Galicia el candidato de UPyD para las autonómicas
Luís Villamor La Voz 6 Septiembre 2008

Reconoce que le ha echado la red a una persona concreta para encabezar el cartel de UPyD en las próximas elecciones autonómicas, pero no revela su nombre porque se lo está pensando. Rosa Díez, portavoz de esta formación, que tiene poco más de un año de vida, busca en Galicia un profesional de prestigio. Díez ha venido a Santiago a organizar sus huestes, pero asegura que si no pica el mirlo blanco tampoco pasa nada: «UPyD no es el Real Madrid, aquí no hay galácticos».

-Se dice que es usted musa mediática para la derecha...
-Yo no soy musa de nadie. En todo caso hemos sido la gran sorpresa: un partido progresista y nacional. Defendemos sin complejos la unidad de la nación española. Se necesita un Estado fuerte, una nación fuerte, que garantice los derechos a todos los ciudadanos. Estamos demostrando que se puede hacer política con sentido institucional y eso no es de derechas ni de izquierdas: es ser progresistas. Y hemos votado iniciativas de otros grupos, sin preocuparnos quien las presentaba.

-Con la correlación de fuerzas actual, si ustedes sacaran un diputado, serían bisagra en el Parlamento gallego...
-Pues sí. Hace falta una fuerza política más interesada por el progreso que por la identidad. No nos interesa la identidad de los gallegos, que saben perfectamente quienes son, nos interesa el progreso de los gallegos.

-¿Cómo andan de candidaturas y de cabeza de cartel?
-No hemos hecho las listas. En el partido, que es muy transversal, hay sociólogos, médicos, abogados, profesores universitarios, taxistas... y mucha gente joven. Ayer empezamos a trabajar en la campaña y en las listas, pero tenemos más tiempo, al haberse retrasado las elecciones. Nos presentaremos en todas las circunscripciones.

-¿Su caladero electoral?
-En las generales, un 60% de nuestros votantes lo eran del PSOE, y un 40%, del PP. Y luego hubo mucha gente que se había refugiado en el voto en blanco, la abstención o no había votado nunca.

-¿La obtención de un diputado en Madrid les da alas?
-UPyD es la opción de la gente que quiere votar a gusto y se arriesga a cambiar. En este sentido, creo que el 80% de los gallegos son de UPyD y no lo saben. Me lo decía hace poco un médico gallego. Galicia es el ejemplo de unos políticos que han venido a crear problemas a los ciudadanos que antes no tenían. La política lingüística es un ejemplo. Había un bilingüismo social normalizado, por así decirlo. Cuando han decidido normalizar la política lingüística han generado un problema, porque han privado a muchos gallegos de un instrumento de competitividad tan importante como es el castellano. Y han privado a la comunidad en su conjunto de que gente muy preparada venga a trabajar aquí.

-Hay otro manifiesto para equiparar en derechos el gallego con el castellano, para que se pueda vivir en gallego.
-¿Pero qué es vivir en gallego? Cada uno vive en la lengua que le da la gana. Este es el problema identitario que han generado los nacionalistas y al que se han plegado los socialistas y, con complejo, los del Partido Popular, porque todo el problema viene de normas que provienen de la época en que gobernaba el PP. Los unos se pliegan y los otros son acomplejados. Si esto sigue así, gane quien gane en las próximas elecciones, mandará el Bloque. La cuestión es que el castellano no tiene derechos ni el gallego tampoco. Los que tienen derechos son los ciudadanos. Se trata de garantizar el derecho a elegir.

-O sea que usted cree que está en peligro el castellano...
-El manifiesto lo niega expresamente, es un idioma riquísimo, pero si hay tres generaciones que no lo aprenden bien, su capacidad para competir sí está en peligro.

-¿Qué opinión le merece el presidente de la Xunta, compañero suyo en su etapa socialista?
-Le tengo respeto personal y cariño, pero creo que ha hecho de Galicia lo que Zapatero en España. Para dirigir el poder, sin haber ganado las elecciones, ha entregado una parte a quienes creen que Galicia es una nación. Ha abandonado su sentido de Estado.

Rosa Díez, Diputada de UPyD en el Congreso
Rosa Díez: ´No es bueno que, gane quien gane, acabe gobernando el BNG´
"Aspiramos a ser determinantes para garantizar una política que, por encima de la identidad, ponga el progreso".
V. RODRÍGUEZ. A CORUÑA. La Opinión 6 Septiembre 2008

-¿Cuáles son las aspiraciones de UPyD en Galicia?
-Aspiramos a ser determinantes para garantizar una política que por encima de la identidad ponga el progreso. Los gallegos no necesitan que les digan qué son, sino los instrumentos para progresar. No es bueno para los ciudadanos que, gane quien gane las elecciones, acabe gobernando el BNG.

-¿Se presenta su formación como un partido anti BNG?
-Esas palabras no son mías. Para definir las políticas de Estado hacen falta partidos que crean en el Estado. No comparto la posición del BNG, pero la respeto. Me preocupan más quienes defienden políticas que yo no comparto, pero que no las han defendido en su programa y acaben haciendo lo que el BNG quiere hacer.

-¿Qué opinión le merece el Gobierno bipartito gallego?
-Creo que el PSdeG desde el Gobierno -en política lingüística, educativa o en la definición del modelo territorial del Estado- ha hecho justo lo contrario de lo que ha sido la tradición del PSOE y de lo que ofrecieron en su programa, para obtener el apoyo de un partido nacionalista y de otra seña.

-La financiación autonómica promete ser uno de los grandes temas de esta legislatura...
-Este debate no puede ser bilateral entre una comunidad y el Estado, sino que tiene que ser a 17 y con el Estado. Y ahí incluyo al País Vasco y a Navarra. Para abrir la reforma del modelo de financiación autonómica hay que abrirlo todos juntos. Sólo así puede crearse un sistema justo.

-Plantean la devolución de competencias al Estado...
-España no es el mapa, son los españoles. Por eso hay que repensar si la distribución de competencias garantiza la cohesión.

-En Galicia uno de los temas más polémicos es el estatuto del gallego...
-Las lenguas no tienen derechos, y por tanto no tengo que defender los derechos de las lenguas. Tengo que defender el derecho a educar a mis hijos en la lengua que elija, y a que en la Administración me atiendan en ambas lenguas, pero no que los funcionarios tengan que hablar las dos.

-¿Cree que en Galicia se discrimina por este motivo?
-Sí. Hay cosas que están ocurriendo que no deberían haber ocurrido nunca. Tenemos una clase política más preocupada por sus batallas de poder interna que en los problemas de los ciudadanos.

VELARÁ POR LOS DERECHOS LINGÜÍSTICOS
UPyD irá a las elecciones gallegas para que el BNG no "termine mandando"
La presidenta y portavoz de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, rechazó este viernes el "chalaneo" y el "chantaje" de los partidos nacionalistas y, por eso, aseguró que su partido concurrirá a las próximas elecciones autonómicas con el objetivo de impedir que el BNG "termine mandando" en Galicia. UPyD defenderá el derecho de los padre a educar a sus hijos en la lengua que elijan, y no por imposición en gallego.
Europa Press Libertad Digital 6 Septiembre 2008

En rueda de prensa para confirmar la decisión de este partido de presentarse a los próximos comicios gallegos, Díez se mostró "prácticamente segura" de que UPyD será "determinante" para que los nacionalistas gallegos no gobiernen en la Xunta. Frente a la formación frentista, afirmó que su partido "defiende el Estado" y se marcó como objetivo "salvaguardar los derechos fundamentales de la ciudadanía". Al respecto, se mostró "preocupada" por la situación que se vive en la comunidad gallega y opuso las "políticas identitarias" de la Xunta con el progreso.

"No nos interesa la identidad de los gallegos", sentenció, y añadió que el "debate identitario" obstruye el progreso de la comunidad gallega. Por eso, UPyD activará su maquinaria electoral con el fin de evitar la "regresión" que detecta en Galicia debido, por ejemplo, al fracaso escolar de uno de cada tres estudiantes, las "dificultades" para estudiar en castellano o las "fronteras" que se levantan en la comunidad por la cuestión lingüística. Precisamente, Díez defendió la necesidad de "garantizar que los padres elijan la lengua para educar a sus hijos" y consideró que las políticas de normalización lingüística pretende "excluir la lengua castellana del espacio público".

Por su parte, el secretario xeral del PPdeG, Alfonso Rueda, saludó la decisión de UPyD de concurrir a las elecciones autonómicas y aseguró que los populares no tienen "ningún temor" a que la formación liderada por Rosa Díez pueda restarle votos. A preguntas de los periodistas, Rueda afirmó que el objetivo "claro" del PPdeG es "trabajar" para seguir siendo la primera fuerza política en Galicia y se mostró convencido de poder conseguirlo si la oposición es "capaz" de explicar el "fiasco" ocasionado por el Gobierno bipartito. "Con independencia de las fuerzas políticas que se presenten a las elecciones", apostilló.

UPyD concurrirá a las elecciones gallegas para que el BNG no "termine mandando"
 Periodista Digital 6 Septiembre 2008

Rosa Díez ha rechazado el "chalaneo" y el "chantaje" de los partidos nacionalistas y, por eso, aseguró que su partido concurrirá a las próximas elecciones autonómicas con el objetivo de impedir que el BNG "termine mandando" en Galicia. UPyD defenderá el derecho de los padre a educar a sus hijos en la lengua que elijan, y no por imposición en gallego.

En rueda de prensa para confirmar la decisión de este partido de presentarse a los próximos comicios gallegos, Díez se mostró "prácticamente segura" de que UPyD será "determinante" para que los nacionalistas gallegos no gobiernen en la Xunta. Frente a la formación frentista, afirmó que su partido "defiende el Estado" y se marcó como objetivo "salvaguardar los derechos fundamentales de la ciudadanía". Al respecto, se mostró "preocupada" por la situación que se vive en la comunidad gallega y opuso las "políticas identitarias" de la Xunta con el progreso.

"No nos interesa la identidad de los gallegos", sentenció, y añadió que el "debate identitario" obstruye el progreso de la comunidad gallega. Por eso, UPyD activará su maquinaria electoral con el fin de evitar la "regresión" que detecta en Galicia debido, por ejemplo, al fracaso escolar de uno de cada tres estudiantes, las "dificultades" para estudiar en castellano o las "fronteras" que se levantan en la comunidad por la cuestión lingüística. Precisamente, Díez defendió la necesidad de "garantizar que los padres elijan la lengua para educar a sus hijos" y consideró que las políticas de normalización lingüística pretende "excluir la lengua castellana del espacio público".

Por su parte, el secretario xeral del PPdeG, Alfonso Rueda, saludó la decisión de UPyD de concurrir a las elecciones autonómicas y aseguró que los populares no tienen "ningún temor" a que la formación liderada por Rosa Díez pueda restarle votos. A preguntas de los periodistas, Rueda afirmó que el objetivo "claro" del PPdeG es "trabajar" para seguir siendo la primera fuerza política en Galicia y se mostró convencido de poder conseguirlo si la oposición es "capaz" de explicar el "fiasco" ocasionado por el Gobierno bipartito. "Con independencia de las fuerzas políticas que se presenten a las elecciones", apostilló.

Erne, ELA y CC OO rechazan el decreto de euskaldunización en la Ertzaintza
El sindicato independiente considera que el plan «fomenta el absentismo» mientras Interior le acusa de «obstruccionista»
ÓSCAR B. DE OTÁLORA BILBAO El Correo 6 Septiembre 2008

Las centrales de la Policía vasca Erne, ELA y CC OO rechazaron ayer el decreto de euskaldunización que presentó la consejería de Interior en el Consejo de la Ertzaintza. El sindicato mayoritario, Erne, denunció que el proyecto genera «absentismo en la Ertzaintza» y supone una discriminación interna. En respuesta, el departamento dirigido por Javier Balza acusó a la central de «obstruccionista» y de actuar por «los intereses políticos de sus dirigentes».

El origen de la polémica se encuentra en el decreto que regula la euskaldunización de los agentes autónomos para los próximos diez años y que ayer se presentó en el consejo de la Ertzaintza, el organismo que sirve de punto de discusión entre los representantes del Departamento de Interior y los sindicatos. El decreto regula dos perfiles de aplicación en la Ertzaintza y se centra en el desarrollo del perfil 2, pendiente de aplicarse en el Cuerpo. Este nivel es equivalente al cuatro para los funcionarios del Gobierno vasco y está considerado uno de los más altos. A partir del decreto deberán aprobarse las relaciones de puestos de trabajo, en las que se asignarán diversos perfiles a cada cargo.

La principal queja de los sindicatos es que este decreto no tiene en cuenta cómo llevar a cabo la euskaldunización de los agentes. Hasta 1999, los ertzainas debían estudiarlo en régimen de internado en Arkaute, lo que suponía detraer policías del servicio diario. A partir de ese año y ante las quejas de la plantilla se estableció otro sistema por el que los agentes vascos tenían que estudiarlo fuera de su horario de trabajo.

Según Erne, este método ha provocado un alto absentismo, puesto que hay ertzainas que «han cogido la baja para poder estudiar euskera y así asegurarse la plaza que les interesa». «Este modelo», afirman los portavoces de la central, «es injusto con los agentes que sí han estado trabajando y por ello han tenido más dificultades para estudiar».

El PP, por su parte, anunció ayer que presentará una proposición no de ley para modificar la normativa sobre el euskera en la Ertzaintza para que «no suponga una merma» en su trabajo. Según el parlamentario Carlos Urquijo, «no busca la eficacia sino que obedece a motivaciones políticas que retuercen la realidad».

En la reunión del consejo se analizó también otro tipo de propuestas como el proyecto de decreto para pagar las horas extras de ertzainas por motivos de seguridad. Erne rechazó la medida puesto que, según un comunicado, el dinero de las horas extras no se emplea para mejorar la protección de los agentes sino que se está utilizando para pagar a los miembros de las unidades de Tráfico, «lo que ha llevado a un aumento de las denuncias y de la recaudación». Erne también se opuso al plan para subvencionar a los ertzainas que compren un chaleco antibalas. «Nadie se explica como no se ha gestionado que este equipamiento se entregue como dotación y se adquiera mediante un concurso público, lo que abarataría el gasto», indicaron.

El departamento dirigido por Javier Balza acusó a Erne de «obstruccionista» por oponerse a sus medidas y afirmó que con su actuación «se aleja cada día más de las aspiraciones de los ertzainas».

El Gobierno vasco destaca el éxito de la campaña para fomentar el euskera
FÉLIX IBARGUTXI SAN SEBASTIÁN El Correo 6 Septiembre 2008

«Lo digo sin prepotencia. Creo que es la primera vez que una campaña de promoción del euskera logra un eco masivo», dijo ayer Patxi Baztarrika. La viceconsejería de Política Lingüística está muy satisfecha con la iniciativa 'Pixka Bat es mucho', cuya página web ha recibido más de 100.000 visitas. La iniciativa tenía como objetivo animar a la gente a hablar en euskera desde un punto de vista «desenfadado» y «fresco», con el «ánimo de desdramatizar» el uso de la lengua vasca y «desechar la idea de que es algo lioso, difícil y pesado», recordó Baztarrika. Los responsables de la «exitosa» campaña organizarán una fiesta de despedida el próximo 14 de septiembre en el Kursaal donostiarra, en la que actuarán Loquillo y los grupos The Uski's y Kerobia.

La iniciativa, que arrancó el pasado 6 de junio, giró en torno a la canción 'Pixka bat es mucho', un tema que, según el viceconsejero, «se ha convertido en la canción del verano». «Sólo en el portal de Youtube ha tenido más de 55.000 visitas, lo que demuestra que cuando se ofrecen productos de calidad, que gustan a la gente, la lengua no es un obstáculo. Y el euskera necesita productos amenos, divertidos y agradables en todos los ámbitos de consumo: televisión, música, literatura», subrayó Patxi Baztarrika.

Según los datos facilitados por la viceconsejería, ya se han superado las 73.000 reproducciones, la mayoría de ellas del videoclip. El karaoke, incluso, ha sido incluido en una página web de Japón. Además, 8.000 personas han participado en el concurso 'enterate.com', basado en preguntas sobre el grupo, integrado por varios jóvenes de los que se desconoce su identidad. «Vivimos en la era del multilingüismo», aseguró el viceconsejero tras recordar que son «miles y miles»los ciudadanos que pueden hablar en euskera «con tranquilidad, sin crispación, gozando y disfrutando. Lo único que hace falta un poco de atrevimiento», enfatizó.

Según explicó Baztarrika, «no es casual» que se haya elegido el mismo día de la final del campeonato de traineras de La Concha para despedir la campaña. Los promotores de la iniciativa han querido hacer «una metáfora» entre el trabajo de los remeros y las tareas de recuperación del euskera: «El esfuerzo en la trainera es un buen ejemplo en muchos sentidos. Nadie impone su propio ritmo al compañero. Nadie escatima esfuerzos. Todos buscan la cadencia que optimizará su esfuerzo. Para alcanzar un bilingüismo efectivo y equilibrado, todos y cada uno debemos aportar nuestro esfuerzo al trabajo común, sin caer en la inhibición ni en tentaciones excesivas», concluyó el viceconsejero de Política Lingüística.

Valencia estrena el profesor-traductor para burlar la ley
Ciudadanía se dará simultáneamente en inglés y en castellano o valenciano
NEUS CABALLER Valencia  Madrid / EL PAÍS  6 Septiembre 2008

La Generalitat valenciana ha recurrido a una fórmula singular para impartir las clases de Educación para la Ciudadanía: un profesor enseñará la asignatura en castellano o valenciano y otro, a su lado, se encargará de traducir sus palabras en inglés.

Así ha salido al paso el Gobierno de Francisco Camps después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana negara su pretensión de reducir la asignatura a un examen trimestral sobre un temario previamente seleccionado por los padres.

Tampoco ha permitido el citado tribunal que la asignatura se imparta en inglés, tal y como propuso el Gobierno valenciano después de que el PP eligiera la oposición a Educación para la Ciudadanía como uno de sus más sonados frentes políticos. Los jueces valencianos no han cuestionado en su auto el derecho de las comunidades autónomas a impartir parte del currículo educativo en inglés, pero sí obligan a la Generalitat a ajustarse a sus propias normas. Dicha normativa, dictada con anterioridad a la obligatoriedad de Educación para la Ciudadanía por la consejería de Educación, establece que para cambiar el idioma de castellano o valenciano de una asignatura a otro extranjero primero debe dar el visto bueno el consejo escolar y después deben solicitarlo los centros, previa aceptación explícita de los padres. Ninguno de estos requisitos se han cumplido en el caso de Educación para la Ciudadanía, lo que ha impulsado al Gobierno de Camps a introducir en el sistema educativo la figura del profesor-traductor para seguir dejando patente su oposición a la polémica asignatura.

Las críticas no han cesado desde el anuncio de innovación educativa. "Será un espectáculo poco pedagógico para los jóvenes ver a un profesor explicando en inglés lo que otro profesor acaba de explicar a su vez en castellano o valenciano", advierte Ricardo Peralta, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana.

Padres, alumnos, profesores y sindicatos han calificado el escenario de "absoluto disparate" y de "ocurrencia sin sentido". Los consejos escolares de buena parte de los institutos públicos valencianos han alertado además sobre la situación de "indefensión jurídica" que profesores y equipos directivos pueden sufrir en una experiencia sobre la que no existen precedentes.

La situación de la Comunidad Valenciana es la última muestra del embrollo con el que las comunidades autónomas afrontan esta controvertida materia. La Ley Orgánica de Educación (LOE) establece una aplicación escalonada de la asignatura por cursos y comunidades autónomas. El curso escolar que está a punto de comenzar será el primero en que todas las autonomías enseñarán Educación para la Ciudadanía. La asignatura va a ser general en secundaria y bachillerato. Baleares, Canarias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, Murcia, País Vasco y La Rioja se incorporan por vez primera. El resto de comunidades lo hizo el pasado curso.

Sobre la mayoría de ellas pesan decisiones judiciales contradictorias acerca del presunto derecho de los padres a la objeción de conciencia ante lo que consideran un "adoctrinamiento" de los hijos. Hasta que el Tribunal Supremo no siente jurisprudencia al respecto -hecho que no está previsto hasta dentro de dos o tres meses- no se despejará la incertidumbre.

Mientras tanto, el curso está a punto de comenzar y la LOE rige para todos. Educación reitera que la no asistencia a las clases de Ciudadanía conlleva el suspenso, Y con dos asignaturas suspendidas no se puede pasar al curso siguiente.

Recortes de Prensa   Página Inicial