AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 8 Septiembre 2008

Gallegos español-hablantes
Ciudadanos de segunda
Los gallegos hablantes de español estamos sistemáticamente discriminados. El esfuerzo se centra preferentemente en la educación. Y no obedece a ninguna demanda social sino que, por el contrario, se opone a los deseos de la mayor parte de la población
José Vilas Nogueira Libertad Digital 8 Septiembre 2008

Es posible que el visitante ocasional (todavía) no lo perciba. Los periódicos están escritos mayoritariamente en español; aunque cada vez hay más rótulos de establecimientos mercantiles en gallego, en la mayoría de ellos será atendido en español; si entabla conversación con algún vecino, es muy probable que la comunicación discurra también en español; si no lo fuese es tal la cercanía de las dos lenguas que no será difícil la recíproca comprensión. Salvo que precise acudir a algún servicio público, no detectará nada anormal.

Sin embargo, los gallegos hablantes de español estamos sistemáticamente discriminados. El esfuerzo discriminador se centra preferentemente en la educación. Y no obedece a ninguna demanda social sino que, por el contrario, se opone a los deseos de la mayor parte de la población, como pone de manifiesto el caso siguiente. El "Consejo de la Cultura Gallega", que excluye de su ámbito de atención cualquier manifestación cultural en español, por gallegos que puedan ser sus autores o su temática, encargó un informe al Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad de Santiago sobre la situación de la enseñanza de la lengua gallega en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Pues bien, según este Informe, el porcentaje de alumnos que tienen el gallego como lengua inicial y habitual es del 33% en los centros de enseñanza públicos y del 10% en los centros privados. Todo ello a pesar del monopolio del gallego en la televisión autonómica; de la sumisa propaganda de la prensa escrita, esclavizada con cadenas de oro; a pesar de ser la lengua casi exclusiva de la clase política (incluido el PP); a pesar de monopolizar la infinidad de premios literarios dotados por la Administración autonómica, las provinciales y las locales (Galicia es el país del mundo con más premios –y menos lectores– por escritor). A pesar, en fin, de los mil medios de presión e intimidación de un Gobierno despótico.

No obstante, los autores del Informe consideran "preocupante el nivel de incumplimiento de la ley de Normalización Lingüística", que establece un reparto al 50% de la lengua vehicular de la enseñanza, según la naturaleza de las materias. En aquellas "reservadas" al gallego, el cumplimiento de la Ley, según el Informe y atendidas las diversas disciplinas y cursos, oscila entre un 83 y un 53%. No diré yo que haya de infringirse tan malhadada Ley, fruto de uno de los gobiernos de Fraga Iribarne, retribuido por los beneficiarios de su ocurrencia con la negativa a rendirle el modesto homenaje de bautizar con su nombre alguna calle o calleja.

Pero, también infringen la famosa Ley, aunque en sentido contrario, las galescolas del "compañeiro" Quintana, vicepresidente de la Junta, que ha creado un sistema escolar paralelo al oficial. Puestos a pedir el estricto cumplimiento de la legislación ¿por qué se mantienen estas escuelas de partido, costeadas con recursos de todos los contribuyentes? Y ¿qué pasa con el artículo 3.1 de la Constitución, que afirma que el castellano es la lengua oficial del Estado y todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla? ¿Vale menos la Constitución que la Ley de Normalización?, ¿Valen menos los impuestos de los español-hablantes que los de los gallego-hablantes? Para la clase política (incluido el PP) parece que sí. Y cuando alguna asociación, como Galicia Bilingüe, el Club Financiero de Vigo, la Confederación de Empresarios de Pontevedra, etc., protesta contra este despotismo lingüístico, lo menos que les llaman son "intoxicadores".
José Vilas Nogueira es profesor emérito de la Universidad de Santiago de Compostela
Ofensiva socialista
Crisis, dignidad y crimen
Totalitario, sí, porque pretende que el Estado regule hasta lo más sagrado del ser humano: las formas de nacer y morir. Su objetivo último es convertirse en el gran administrador de la vida y la muerte.
Agapito Maestre Libertad Digital 8 Septiembre 2008

Si dejamos aparte el revisionismo cerril y reaccionario sobre la Segunda República y la Guerra Civil que está imponiendo el Gobierno, y si nos olvidamos del enfrentamiento a cara de perro que escenificará la izquierda con los sectores de la Iglesia más democráticos y críticos, que aún no se han allanado a los dictados socialistas, la promoción del asesinato de fetos, la apelación a la muerte digna y la culpabilización permanente del capitalismo en general, y el de EEUU en particular, por la crisis económica –según vengo aquí anunciando hace meses– serán los caminos principales de los socialistas para captar los votos del populacho más ignorante y asilvestrado, de las clases medias más atemperadas y políticamente correctas y, finalmente, de los ciudadanos más sensibles a las bondades del diálogo cuando lo llevan al matadero.

Ayer se pusieron en práctica todos esos mecanismos en los mítines socialistas y en las declaraciones de sus dirigentes en los medios de comunicación. Espero que algunos de estos medios se detengan seriamente en esos fenómenos, pero no tanto para frivolizar que son maniobras de distracción, como para analizar seriamente las repercusiones dramáticas que todo esto empieza a tener ya en la ciudadanía más avanzada de este país. Si no lo hacen por seguir la táctica del PP de esconder la cabeza debajo de la tierra, allá ellos. Pero tengo la sensación de que más pronto que tarde les tocará sufrir en sus propias carnes la dureza del socialismo totalitario que está implantado Zapatero con mano de hierro a través de una falsificación del lenguaje propia de los nazis y estalinistas.

Quien no quiera, por ejemplo, enterarse del vaciamiento que está llevando a cabo el PSOE de las grandes palabras de la civilización occidental, después de haber dado muerte a lo que otrora significara socialismo, igualdad y libertad en las tradiciones modernas, está despidiéndose de las bases mínimas de la convivencia. Entre esas grandes palabras, imprescindibles para sobrevivir en sociedad, se cuentan diálogo y debate, tolerancia y respeto al discrepante, "gusto por la verdad" y, sobre todo, dignidad o, como algunos gusta hablar de este concepto, respeto a la propia dignidad. Quien se detenga en el tratamiento que hacen los socialistas de la palabra dignidad, comprobará fácilmente que Zapatero está imponiendo un régimen tan totalitario como reaccionario.

Totalitario, sí, porque pretende que el Estado regule hasta lo más sagrado del ser humano: las formas de nacer y morir. Su objetivo último es convertirse en el gran administrador de la vida y la muerte. Además, es reaccionario, porque lejos de promocionar la vida –como alguna vez sugirió el socialismo y cierto estatismo democrático a través del "Estado terapéutico", así llamado por Thomas Szasz–, favorece la mortalidad de los "nacimientos" y acorta la vida de los mayores y ancianos; en efecto, adelantando la muerte a través de la eutanasia y declarando el aborto libre, sin duda alguna, volvemos a una situación premoderna, porque la gran conquista médica de la modernidad ha consistido en reducir el número de muertos al nacer y alargar la vida de los mayores. Los esfuerzos humanos a favor de la vida, porque esta nazca y se prolongue en el tiempo, se tornan baldíos ante la política socialista.

¿Qué será la dignidad para los socialistas? Poco; o mejor dicho, lo que ellos dicen que es en cada momento que favorezca sus intereses de partido. La dignidad ya no es la autenticidad ni tampoco la búsqueda de la verdad, ni llamarle sinvergüenza a alguien que nos engaña, ni tampoco reconocer que el hombre es capaz de lo mejor y lo peor, ni mucho menos insultar a quien maltrata la inteligencia... No, no, la dignidad ha pasado a ser una "idea", una "consigna", una "fórmula" que gestiona un partido. Sus dirigentes otorgan, como si fueran una iglesia, la dignidad. Ellos no pretenden otra cosa que administrar el nuevo sacramento de la Dignidad.

En fin, ese vaciamiento de los grandes conceptos de la civilización, junto con el aprovechamiento de la estulticia acobardada del PP, serán las estrategias claves del PSOE para volver a ganar las elecciones con ese programa cruel aprobado en el último congreso de los socialistas. ¿Qué hacer ante este panorama? Tranquilidad y barajar, como decía Cervantes; después, sí, inmediatamente después de tomar aliento, reconocer que, a veces, los pueblos tienen los políticos que se merecen. En la España actual parece que el salvajismo no tiene freno. La "política" para esta gente ya no es ni de brocha gorda. Es "política- basura".

Libertad para Justicia
Francisco Segura Minuto Digital 8 Septiembre 2008

Éste es el orden correcto: Primero la Libertad, para conseguir la Justicia. Los dictadores ensayan siempre el orden contrario, imponen una farsa de justicia con la ilusión sectaria de conseguir una libertad que nunca se produce. Con todo, Franco se aproximó mucho mejor que Zapatero a la auténtica Justicia, pues se dotó de un colectivo de jueces independientes, a los que él mismo temía. Jueces que no eran de ningún séptimo ni octavo turno, ni manchaban sus togas con el estiércol de las veredas políticas. No creo que sea nada ejemplar ni aceptable, que el PSOE-PP designen a los más altos responsables juristas.

España tiene sus “Alexander Solzhenitsyn”, producción literaria aparte. Compatriotas como Mª San Gil, Ortega Lara, J.Mª Aznar, o tantas y tantas víctimas, primero del terrorismo y, después, del mal llamado proceso de pazzz, que devino en proceso de rendición de la España que éramos, de la España que conocíamos. Las consecuencias perduran en forma de excarcelaciones de manga ancha, de sentencias falaces. Nuestros “Solzhenitsyn” son compatriotas que nunca se doblegan, a pesar de presiones o propuestas indecentes. Quieren ser Libres y luchan para ello.

Recordemos los limpiados étnicamente de las provincias vascas y catalanas. Los cientos de miles de castellanohablantes limpiados étnicamente, no gozan de Libertad, por lo que nunca alcanzarán la Justicia en las provincias separatistas mientras perdure esta situación real.

Cada vez me defraudan más algunos personajes que aparentaban ser auténticos referentes morales, que ahora son revisionistas de sus propias ideas y principios. Confunden, por ejemplo, lo acomodaticio con la “superación de la soberbia”. Para algunos, sus principios e ideas anteriores, por los que eran admirados, consistían en mera soberbia, cuando más bien la soberbia y el pancismo parecen aflorarles ahora precisamente. Otros, sucumbieron hace años a la adinerada progresía periférica. Intuyeron que no serían presidentes del Gobierno Español bajo las siglas del PP y se enrocaron en sus patrias chicas. Estos revisionistas u oportunistas arrepentidos no pueden ser nuestros “Solzhenitsyn”.

Con González, los cien años de honradez se convirtieron en 14 años de desfachatez y desvergüenza. Recordemos el GAL y las apropiaciones a mansalva. Recordemos las convocatorias masivas de innecesarios empleos en Grandes Empresas y Organismos, para ayudar al Gobierno a mejorar las estadísticas de ocupación, y que poco después devinieron en crisis de empresas y precipitadas prejubilaciones. Cuando subieron con Felipe casi exponencialmente los intereses de las hipotecas, tuve que hacer pluriempleos y quedarme sin voz dando clases en los huecos que aun me quedaban. La situación se reproduce con Zapatero. Pronto sufrirá la juventud lo indecible con la incapacidad socialista para gobernar España, mientras los sindicatos ¿de clase? parecen cómplices de la orgia autodestructiva de izquierdas y separatistas.

Desde antes del 11M, numerosos contertulios de emisoras de radio y televisión, se indignaban cuando la generalidad de los españoles no sintonizaba con sus pretendidas “evidentísimas razones” (Pretige, Irak, PHN, Educación). Parecían preguntarse cómo era posible que no aceptásemos la verdad absoluta que ellos contaban una y otra vez en determinados medios. ¿Quién promocionaba ya en aquellas fechas un pensamiento único y cínico?, ¿quién representaba fielmente a la mayoría? Zapatero se permite llamarnos hipócritas a los que abominamos de su sectarismo y anticristianismo proselitista.

Esa misma casta audiovisual apoya ahora a los escudos humanos de Zapatero, en forma de “ministras miembras”, que comienzan apresuradamente a ejercer la misión para las que fueron nombradas, a pesar de sus irrelevancias intelectuales y operativas. Sus atrocidades anunciadas esperan contra-ataques furibundos que ser parados con el escudo del feminismo, con las acusaciones de machismo católico y derechista. Por supuesto que el momento elegido no es causal, se trata de desdramatizar la crisis económica, promocionando la bronca religiosa, social y familiar. Con todos los respetos, pero también con todos los derechos, se va acercando el momento en que los normales tengamos que reivindicar firmemente nuestra normalidad, no sea que quienes se encuentran de pronto con el PODER, se sientan en la “lúcida” obligación de declararnos inexistentes o a extinguir.

A colación también con la falta de libertad y de justicia, el presidente de la autonomía vasca parece ahora querer copiarme, con años de retraso y en un sentido radicalmente opuesto. Este señor aprovecha su cargo y recursos públicos para promocionar sus campañas separatistas y posturas sectarias, recomendando inundar las instituciones europeas con octavillas fotocopiadas de presuntas denuncias falsas, en las que la doliente España figuraría como la torturadora y abusadora de los “monjes” vascos. Todo para hacerse oír fuera, por si alguien le cree en el resto de Europa, ya que en España se pasa ya olímpicamente de él, desde que Aznar demostró la naturaleza de lo que pasaba en aquella región española. Por lo visto a los separatistas vascos no les basta con sus atentados y su limpieza étnica, también acarician el proselitismo institucional a escala planetaria.
Sugiero que me copia, porque en octubre de 2006 envié un escrito al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, vía Defensor del pueblo Europeo. Para ello, nadie me envió un sms ni me pidió por TV o Radio que siguiera ninguna directriz sectaria. Fue mi propia conciencia y responsabilidad lo que me movió a tomar esa iniciativa que resumidamente, rezaba así (Estamos en octubre de 2006):

… … … … … … … …
Señor:

Es la enésima vez que me dirijo a Usted en los últimos años, a consecuencia de la situación política, moral y social de España, que estamos padeciendo desde el 11M.

Hasta ahora, antes que a Usted, me dirigía al Defensor del Pueblo Español, pero es que ahora éste Defensor del Pueblo Español está siendo atacado y vilipendiado en España por no someterse al Gobierno del Golpe, al Parlamento del Golpe.

• Cuando el 7 de marzo de éste año, el Consejo General del Poder Judicial, en la figura de su Presidente, D. Francisco José Hernando Santiago, fue convocado al Parlamento que surgió del 11M, para ser maltratado, en mi opinión, por no plegarse a los intereses de los separatistas coaligados con el PSOE, sufrió nuestra Democracia, sufrió nuestra Libertad.

De forma continua, se legisla en España contra España, a favor de su desmantelación, contra sus valores tradicionales, contra su religión mayoritaria, contra la Paz conseguida en nuestra Transición (de finales de los 70 / principios de los 80), aprovechando para ello lo atípico del Gobierno y de los Parlamentos diversos que surgieron del 11M al 14M, que surgieron del Golpe mediático que siguió a la masacre que no se desea investigar, como si les fuera en ello su supervivencia o permanencia en el Poder.

• En febrero de éste año, fue obligado a dimitir el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, D. Eduardo Fungairiño, por no plegarse a la maniobra de “dulcificar” la petición de penas para los terroristas de la eta, bajo la amenaza de abrirle un expediente en caso contrario, según informó la prensa en su momento. El telón de fondo, a mi entender, es la rendición del Estado ante la eta que está propiciando el señor Zapatero bajo la excusa de Paz.

Quien consigue el Poder en la tómbola del Terrorismo, no sabe apreciar lo que ha conseguido realmente, lo que tiene en sus manos. Todos nosotros estamos en las manos de Zapatero y muchos, como yo, sentimos miedo, indignación, asfixia por la falta de responsabilidad, competencia, prudencia y valentía que exhibe el Gobierno que surgió del Golpe.

• Esta misma semana se ha aprobado, por la Mesa del Congreso de los Diputados, una propuesta para destituir a Enrique Múgica como Defensor del Pueblo Español. La razón evidente: Cumplir con su obligación y no plegarse al Gobierno y Parlamento que surgieron del Golpe.

Estos tres ejemplos de maltrato a las Instituciones son una gota de agua en el maltrato generalizado que padecemos en todo orden de cosas. Si se atreven con los poderosos ¿qué no serán capaces de hacer con las personas individuales?

Creo que Europa no está siendo consciente de lo que está sucediendo en España, de que todo esto es exportable y contagioso. No se lo deseo a nadie.

¿Qué pido?: AMPARO. No tanto individual y concreto, que afortunadamente aun no ha hecho falta, sino general y en sentido amplio.

Estudien ustedes todo lo que desde las Instituciones Europeas se pueda hacer para evitar la destrucción de España. Una vez que sepan qué hacer… Háganlo por Favor.
… … … … … … … …
Saludos amigos

Carta de la nieta de un galleguista fusilado por serlo
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 8 Septiembre 2008

En su carta publicada en El Mundo, Belén escribe: «Mi abuelo era de izquierdas, ateo y gallegohablante. Y por esos valores que él consideraba sagrados, lo asesinaron. Si mi abuelo me viese hoy a mí luchando y peleando para pensar en libertad sin que nadie me ordene en qué idioma tengo que expresar esa libertad, estaría cuanto menos orgulloso de su nieta, porque no quiero consentir que se me imponga un idioma -en este caso el gallego- para hablar, pensar, contar... rezar».

Belén y Roberto, su marido, se sienten profundamente gallegos pero se rebelan justamente «contra la imposición, la inmersión salvaje a la que están sometiendo a nuestros hijos». Belén Álvarez Soaje defiende la libertad de elección de la lengua de enseñanza de sus tres hijos, de doce, nueve y dos años de edad. Su abuelo Brasilino, alcalde de La Guardia (Pontevedra) por el Partido Galleguista, fusilado por los franquistas en diciembre de 1936 por eso mismo, por galleguista.

Belén se pregunta: «¿Qué malos son más malos, los de mi abuelo Brasilino, que al menos respetaron a sus hijos, o mis malos, que contra lo primero que cargan es contra los míos? Mi memoria histórica me dice que tal para cual».

Al contrario de lo que hacíamos antes los padres, que en casa hablábamos en gallego para que nuestros hijos lo aprendiesen, ahora tienen que hacerlo en español por la misma razón. Belén, nieta de un galleguista fusilado por serlo, habla y reza con sus hijos en español. En el colegio concertado al que asisten sus hijos, la profesora les dice que no les entiende cuando ellos le hablan en español. Cinismo puro y duro, pues les entiende y sabe contestarles en el idioma en que le hablan los niños, pero les miente con premeditación y alevosía diciéndoles lo contrario. Mala pedagogía la que se basa en el cinismo y la mentira.

Ante las protestas de esta madre desesperada, el jefe de estudios le contesta con la mentira ya institucionalizada del 50-50. Ella le aclara que las únicas asignaturas que se imparten en español son religión e inglés y el profesor de estudios se muestra hipócritamente sorprendido, como si no lo supiera.

Cuando los profesores utilizan la mentira descarada, mal vamos. Esos niños habrán aprendido la mentira ya en la escuela. Que al menos en su casa les enseñen el valor de la verdad. De momento, es lo único que nos queda.

La historia, lo peor de ella, se repite. El franquismo vuelve con otros nombres, con otras caras, con otros dogmas, pero con la misma intolerancia. Las personas siguen supeditadas al régimen, al estado, a la patria, a los nuevos sucedáneos de la religión. Y si protestas te llaman pesimista, crispador y, por supuesto, te dicen que odias tus propias raíces. Como si la verdad no fuese una de las raíces más profundas del ser humano.

Problema lingüístico
Pablo Mosquera La Voz 8 Septiembre 2008

Hacer posible lo imposible, dijeron que era hacer política. Crear un problema donde no lo había parece ser un nuevo espacio para la política.

Los idiomas son para comunicarse, no para diferenciarse. Cualquier idioma, por minoritario que sea, en razón a su práctica social, es patrimonio de la humanidad. Por tanto, una joya que los responsables de la cultura deben cuidar. Hacer del idioma un arma política arrojadiza es una herejía y contribuye al conflicto sociolingüístico, en el que el idioma sale mal parado, pues termina por ser una espina irritativa.

Viene a cuento de mi experiencia. En Euskadi, conflicto lingüístico entre quienes hacen del idioma un símbolo de identidad, lo imponen, le dedican un esfuerzo que nada tiene que ver en términos de eficiencia con los resultados que logran en el uso. Señalo dos hechos: la curva de ciudadanos con acreditación sobre conocimiento de euskera nada tiene que ver con la curva de uso social del idioma. Además, existe un grave rechazo a la metodología que gestiona la Secretaría General de Política Lingüística. Por si fuera poco, ni en órganos representativos del pueblo, como son asambleas parlamentarias y municipales, se usa el euskera, salvo en contadas ocasiones. Hasta la televisión pública vasca reconoce que ETB-1, en euskera, no es rentable, a pesar de poner muchos anuncios en castellano. En las oposiciones para médicos del sector público, el conocimiento del euskera puntúa mucho más que el doctorado o los másteres en la especialidad.

En Cataluña la polémica está servida desde que se pretende la inmersión en catalán y la desaparición paulatina del castellano. De tal manera que un idioma sustituye al otro en un proceso perverso que nada tiene que ver con la universalidad del castellano; por tanto, se está incumpliendo el fin de los idiomas, que son instrumentos para comunicarse, razón por la que se impone, como segunda lengua, el inglés. En Galicia no había problemas. Usábamos el gallego en libertad. Lo aprendemos por cariño y estamos orgullosos de ser gallegos, hablando en gallego. Pero desde el momento en que alguien pretenda imponer, discriminar, denunciar, alterar el curso de la espontaneidad, crea un problema donde no lo había. Y aquí, como en otras cuestiones, los extremos políticos se tocan. Defendamos el idioma sin violentar a nadie.


Gobierno socialista
Armas de distracción masiva
El primero de ellos, el término "crisis". El segundo, el aborto. El tercero, la eutanasia, y el cuarto, cómo no, la guerra civil. Again.
Pedro de Tena Libertad Digital 8 Septiembre 2008

Si hubiera un manual de estrategia del PSOE, que no lo sabemos, tendría dos capítulos relevantes: A) Acción de partido en caso de venir las cosas malamente y B) acción de partido en caso contrario. Cuando las cosas vienen bien, el manual seguramente reflejaría la incontinente voluntad de sus cuadros dirigentes de aplastar al adversario mediante armas de destrucción masiva, en su sentido metafórico más evidente. Pero cuando las cosas vienen de culo, como los niños en partos difíciles, el manual propondría el uso indiscriminado de armas de "distracción" masiva.

Asistimos estos días a un espectáculo gigantesco de distracción masiva. El país está a deriva según todas las evidencias y tendencias. La inflación se come los salarios de la gente y los ahorros de los que pueden ahorrar. Los tipos de interés afectan al pago mensual de las cuotas hipotecarias de modo creciente y alarmante conllevando, en cascada, una serie de fenómenos inquietantes como los impagos y las ruinas familiares. Los coches no se venden. El desempleo crece, y en sólo un año hemos sumado medio millón de parados más, un desastre cuya consecuencia, además de las dramáticas circunstancias personales, es un grave perjuicio para la economía nacional. No sólo no se podrá poner en marcha la financiación adecuada de la Ley de Dependencia. Tampoco se está seguro de cuánto aguantará el fondo destinado al desempleo.

En sólo un año nos hemos comido el superávit y empezamos a caer en el infierno de los números rojos. Los salarios se duelen de la merma de su poder adquisitivo. Los nacionalistas catalanes, vascos y gallegos amenazan la unidad política de España mientras acaban con la unidad de hecho de la nación con sus imposiciones lingüísticas, curriculares y sociales que quiebran de hecho el mercado nacional. Por si fuera poco, apelan a referendos prohibidos, aplauden estatutos anticonstitucionales y pretenden expoliar las arcas del Estado mediante diálogos –tiene cojones llamarlo así– bilaterales con el Gobierno de España.

Valga lo anterior como un somero resumen de lo que es una realidad evidente, palpable, con datos y cifras en la mano, sin contar para nada con los accidentes aéreos. Pero, para eso está el manual, ya que vienen malamente para el PSOE y el Gobierno, se ha puesto en marcha un circo mediático y político de distracción masiva, gran táctica empleada desde que el hombre es hombre en todas las contiendas. Algunos le llaman "marear la perdiz", pero ese "mareo", voluntaria pérdida de tiempo para no afrontar jamás la toma de la decisión principal, de ser algo es una variante de estas armas de distracción masiva. En todo caso, la ciudadanía es la perdiz y el mareador, es el PSOE. Eso sí.

¿Y cómo se organiza esto de la distracción masiva? No es muy complicado si se cuenta con el aparato del estado, unos apoyos mediáticos disciplinados suficientes y eficientes y una buena organización general donde el que manda, manda, y el que se mueve no sale en la foto. Tras un mes en el que ministros y personalidades del PSOE han desaparecido del mapa dejando España a merced de las desgracias, ahora, en septiembre, vienen y se sacan cuatro conejos de la chistera que nada tienen que ver con el agobio que sufre la población.

El primero de ellos, el término "crisis". El segundo, el aborto. El tercero, la eutanasia, y el cuarto, cómo no, la guerra civil. Again.

Primero, se establece una discusión retórica sobre el término crisis, Ortega va y Ortega viene, y la oposición pica. Que sí hay, que no hay. Y tal espectáculo conduce al PSOE a destilar el veneno ideológico adecuado: catastrofismo, voluntad sistemática de verlo todo mal para dañar al gobierno inocente. Mala fe. Esto es, maldad intencionada y responsable.

Segundo, el aborto, con una ley, la primera, porque no hay ley alguna del aborto sino despenalizaciones vigentes en el Código Penal, que, no sabemos si intencionadamente, se la han adjudicado a la miembra del Gobierno, a la ministra de no sabemos qué. Lo que sí sabe el PSOE es que esta propuesta tiene que servir para situar el PP en las antípodas de la comprensión de las nuevas generaciones "progresistas" y ese será el tósigo que inyectará en la opinión pública a las primeras de cambio. Populares, paladines del inmovilismo social, dejadnos en paz.

Tercero, la eutanasia más o menos activa, empezando por Andalucía, el paroíso, la región de más desempleados de España y con una corrupción generalizada y preocupante. Se trata, no de examinar con rigor y sentido común el sufrimiento humano para evitar el dolor inútil, sino de situar al PP en la orilla opuesta de la compasión y de la misericordia. Esa será la ponzoña a emplear.

Por último, la guerra civil, que comenzó hace 72 años y terminó hace 69, pero que ha dado y da extraordinarios rendimientos políticos a este grupo político en el que un buen número de sus dirigentes descienden de las familias franquistas. Se trata de seguir atando al PP, un partido que nació mucho después de la Guerra Civil, a uno de los bandos de la contienda, precisamente al bando que consideran "ilegítimo" y golpista. O sea, en este caso la toxina es la ilegitimidad. Garzón, de director de orquesta. Carrillo, ja, ja, ja. Todos los muertos al hoyo y estos vivos, al bollo. Populares, herederos de los asesinos de García Lorca, pedid perdón treinta años más.

Y así nos distraen de la realidad cada día más inaceptable de las cosas. Nada de hechos. Todo mejunje de píldoras ideológicas que atontan a las perdices y distraen a los pardillos, que también son pájaros. ¿Y la oposición? Confiando en la naturaleza misma de las cosas, esto es, que, al final, la economía pesará como debe sobre el ánimo, y el voto, de los españoles, como si todos nosotros no fuésemos más que patas con chequera o barrigas con cartera. No, hombre, no. Esto no sale así sin más, como la mariposa de la crisálida.

Estas maniobras de distracción no son placebos. No van a la economía, cierto, cierto. Pero su agua tofana se ceba en la sensibilidad ética y social de las perdices ciudadanas y no las marea, no, sino que las desorienta, las confunde y las caza. O sea, que no es inteligente hablar sólo de economía, dejando las partes nobles de Platón, el pecho del valor y la voluntad y la cabeza del alma y su sabiduría al capricho del adversario. Vamos, señoras y señores del PP: argumenten, defiendan, entusiasmen, prediquen, expliquen, divulguen. Al menos, a los propios.

Anécdotas del nacional-socialismo
Santiago casero Minuto Digital 8 Septiembre 2008

Cuenta el anecdotario historiográfico que, en cierta ocasión, el ministro nazi de Propaganda, Goebbels, mostró a un amigo un proyecto de cartel publicitario donde, fotografiados un judío y un alemán montado en bicicleta, la leyenda rezaba el siguiente lema: “Los judíos y los ciclistas tienen la culpa de todo”. Asombrado y sorprendido, el amigo inquirió al ministro el porqué de los ciclistas como culpables de la situación en esa Alemania pre bélica a lo que Goebbels le explicó que esa era la pregunta que quería que se hiciese la población.

Ignoro quién, si Garzón, Rubalcaba o, incluso, Pepe Blanco, intenta emular a aquel ministro de Propaganda que, a buen seguro, si hubiera dispuesto de la televisión actual como medio de comunicación, hubiese perpetuado la ideología nacional-socialista mucho más de los doce años que se paseó por Europa. Hoy en día, con una España en crisis galopante, el reabrir el debate sobre los muertos del franquismo no supone sino desviar la atención y culpar de todo a la derecha, a la Iglesia o a todo aquel que no comulgue con la ideología nacional-socialista imperante.

Resulta ridículo que tras más de treinta años de régimen democrático y tras una Ley de Amnistía que ha permitido, entre otras cosas, que Carrillo pueda morir alabando al partido de Largo Caballero e investido doctor “honoris causa” en vez de haber acabado sus días en cualquier centro penitenciario, el juez estrella por antonomasia, con la oposición del estamento judicial, decida abrir una causa penal contra no se sabe quien porque se supone que el afamado instructor conoce que las causas penales solamente pueden ejercitarse contra personas y no contra un ente abstracto.

Solicita don Baltasar listados de muertos a los Ayuntamientos de Madrid (suponemos que posteriores al 1 de abril de 1939), Sevilla, Granada y Córdoba. Ha obviado solicitarlo a ciudades como Gerona, Alicante o Valencia aunque creemos que aquí no ha influido la condición de que al contrario que las tres capitales andaluzas, estas otras tres ciudades se mantuvieron bajo la dictadura del Frente Popular hasta el fin de la guerra. Y, como no, exige a las más de veintidós mil parroquias existentes la confección de listas similares puesto que, no lo olvidemos, la Iglesia fue culpable por inculcar un fanatismo que llevó a ser asesinados a más de nueve mil de sus miembros por no apostatar de su fe.

La culpa de situación económica creada por una crisis que no existe la tienen el franquismo y la “señora” que en Interviú vomita sobre la actuación de mi amigo Jesús Neira que, a estas horas, se debate entre la vida y la muerte por la brutal y cobarde paliza que le propinó un drogadicto, “niño de papá”, que la vejaba públicamente. ¿Y por qué esta “señora”?. Bueno, son cosas de los regímenes nacional-socialistas.

El navarrismo secesionista se moviliza
Javier Alcalde Minuto Digital 8 Septiembre 2008

Aunque haya pasado prácticamente inadvertido para los medios de ámbito nacional, en el mes de junio se presentó en San Sebastián (antes, en el mes de abril, se hizo lo mismo en Pamplona) un manifiesto al que autodenominan ‘cultural’, en el que sutilmente se reivindica la identidad vasca de Navarra y se añora la época medieval, en el que en la Península Ibérica coexistían varios reinos.

En dicho documento, denominado ‘Manifiesto 1512-2012 Conquista de Navarra’, se afirma que Navarra era un ‘país pequeño’ anclado a ‘ambos lados del Pirineo’ que tenía como vecinos a Francia y España, a los que se culpa de fomentar ‘las luchas entre agramonteses y beamonteses que arruinaban los pueblos’. ‘La ocupación militar’ del ejército castellano, dirigido por el Duque de Alba, -que tardó quince días en llegar a Pamplona, en el 25 de julio de 1512- ‘duró cien años, y de hecho persistió hasta la actualidad’.

Por tanto, la anexión o incorporación pactada de Navarra a la Corona Castellana sin apenas oposición del pueblo navarro (con excepción principalmente de Tudela), no es interpretada como una ‘feliz unión’, ni un ‘pacto entre iguales’ (reinos de Castilla y Navarra), sino como una ocupación en el que, señala el manifiesto, ‘la resistencia fue continuada, con gestas inolvidables’ que estos separatistas de nuevo cuño se sacan de la manga sin ninguna justificación histórica. San Ignacio de Loyola, insigne vasco, estaba a favor de la unión con la Monarquía española, y cuando navarros agramonteses intentaron sin éxito recuperar el reino, vizcaínos, alaveses y, entre ellos, guipuzcoanos de Oñate, atacaron su retaguardia en Velate y capturaron sus cañones, que pasaron a formar parte del escudo de Guipúzcoa hasta que en 1993 los eliminaron en un acto de manipulación histórica patente, por aquello de la corrección política.

El texto, arremetiendo gravemente contra la constitucionalidad de España como nación, recuerda que en el 2012 se cumple el ‘500 aniversario del inicio de la Conquista de la Alta Navarra por España, y por tanto una fecha clave en la destrucción por la fuerza de nuestra estatalidad’ (sic). En este libelo antiespañolista se considera que Navarra es una ‘colonia española y francesa’ (término el de colonia caído en desuso por el separatismo periférico desde los años de la transición) y amenaza -sin decir cómo- con ‘recuperar lo que de manera ilegítima nos arrebataron’ (la soberanía), fruto de la ‘invasión violenta de los territorios navarros’ por las ‘conquistas españolas y las ambiciones francesas’.

Como un ‘paso hacia nuestra libertad’, el escrito infamante apunta cínicamente a la ignorancia de la sociedad navarra, al advertir la convicción de que la ‘mayoría de los navarros no conocen lo ocurrido hace cinco siglos’.

Manifiestos como éste y otros se suceden en el tiempo y, con pesadumbre y dolor, pienso que el Gobierno de España, tan pomposamente reivindicado al final de cada anuncio propagandístico del partido socialista en el poder, así como otras instituciones públicas, tertulianos de medios audiovisuales, pensadores, intelectuales y sociedad civil en general, deberían reaccionar y oponerse radicalmente a la voluntad de estos personajes que intentan desestabilizar la democracia española y la convivencia pacífica entre españoles, haciendo que cunda el desasosiego nacional y fomentando intencionadamente las discordias civiles.

Políticos de tercera o miembros de asociaciones o fundaciones que sobreviven a la sombra de las subvenciones de gobiernos regionales afines, en el fondo, a proyectos independentistas, intentan movilizar a una población hastiada de sufrir las cuitas de políticos anodinos, preocupados en sus intereses personales y sin calcular ni medir las consecuencias de sus palabras y de sus actos.

Las instituciones públicas españolas hacen oídos sordos o callan cobardemente ante las barbaridades proferidas por estos políticos profesionales en la mentira y la tergiversación de la historia. Por ejemplo, en el caso que nos ocupa, se habla sin pestañear de la ‘guerra de los 1.000 años entre vascones contra extranjeros aún continúa y continuará’, o se denomina a Francia y España ‘países artificiales’.

La labor de estos políticos radicales -la mayoría de la izquierda nacionalista navarra- y de otros ideólogos y plumillas situados en el espectro político extraparlamentario e integrados en innumerables entidades, dicen, es la de ‘hacer llegar la conciencia de Estado de Navarra’, donde los ‘nombres en euskera de las diferentes localidades marcan claramente los límites naturales de nuestro Estado de Navarra’.

En Navarra siguen vigentes los fueros, el régimen jurídico propio del autogobierno mantenido a lo largo de los siglos.

El Fuero confiere a los navarros el derecho a decidir sobre todo aquello que les afecta directamente, con el límite del respeto a la unidad constitucional. El Fuero equivale a lealtad y, son fruto del pacto entre Navarra y la instancia que, en cada momento, ejerce el poder soberano del Estado. Durante más de un milenio Navarra ha mantenido su régimen foral y lo ha adaptado a la realidad de cada momento mediante sucesivos pactos.

Los Fueros de Navarra, que han sido siempre para los ciudadanos más queridos que conocidos, son pieza fundamental para avanzar hacia un futuro de progreso, bienestar y libertad, y garantía democrática de un futuro común que proporciona a los navarros su libertad colectiva y nuevas cotas de desarrollo.

Estos ideólogos (burukides en vascuence) rencorosos que siembran cizaña entre los ciudadanos, apuestan por la revolución social para hacer cumplir sus ensoñaciones, y algunos políticos, enfrascados en sus conflictos cainitas y sus discusiones bizantinas, no se dan cuenta del problema que subyace latente, en letargo, en algunas regiones españolas con separatitas aupados en el poder ejecutivo de sus territorios correspondientes, sin ninguna lealtad constitucional.

’Los agentes políticos o sindicales no solucionarán el conflicto’, afirman sin rubor, ‘sólo el Pueblo es el único sujeto capaz de desmontar todas las traiciones, intereses, ambiciones y mezquindades que rodean a los políticos’ (J. Rezio Luke, nacionalista de pro, dixit).

‘Nabarra, la tierra de los pueblos Vascos’, como dicen, en efecto fue asediada por soldados españoles procedentes de distintas provincias y regiones españolas, entre ellas las provincias vascongadas, y la población civil navarra prefirió el poder soberano de un rey español que de uno francés, más autoritario y ejercido por funcionarios extranjeros sin las garantías legales tradicionales. Hubo una estrategia navarra común de oposición al gobierno autoritario de la monarquía francesa y a la gestión de los gobernadores y funcionarios franceses, entre ellos, la actuación de los famosos Infanzones de Obanos, miembros de la baja nobleza de Navarra que comparten con los ricoshombres su estatuto privilegiado, pero que carecen de papel político ni desempeñan tareas de gobierno.

En relación con los Infanzones navarros, en un claro gesto de demagogia y de mixtificación de la historia, cuando dicho manifiesto nacionalista hace suya al final de dicho texto la divisa de los conocidos Infanzones de Obanos, “Pro libertate patria gens libera state” (¡En pie los hombres libres, por la libertad de la patria!), que puede leerse en la fachada del Palacio de Navarra, retuercen la historia, pues esa proclama no se grita contra los españoles ni contra los navarros beamonteses, sino que se refería a la época en la que Navarra se incorpora a la Corona francesa en 1274. La Junta de Infanzones -junto con otros estamentos- se une a las buenas villas para defender el respeto a las leyes del reino y limitar el poder del rey francés, y como nos recuerda Mª Raquel García Arancón, Profesora de la Universidad de Navarra, esta Junta se suprime en 1510 por su escasa utilidad.

Los demócratas estamos hartos de la retahíla permanente de disparates, fantasías y aberraciones que suponen, en la realidad, un retroceso en la historia, pues se malgasta energía y tiempo sin sentido. Hubo, como alegan permanentemente los concejales de UPN, dos guerras mundiales alentadas por nacionalismos, y eso es un hecho objetivo e indiscutible. La sociedad democrática actual no acepta como un trágala obligatorio las crónicas delirantes de un sector social –el nacionalista- ignorante y sumiso a los intereses e ideologías con aires expansivos e imperiales alimentados con mitos de aldea y con mentiras.

Afortunadamente, quedan políticos corajudos y valientes que no se dejan engañar por las artimañas y los cantos de sirena envenenados de la izquierda nacionalista, y los concejales de UPN, por ejemplo, en el Ayuntamiento de Leiza, que se adhirió al Manifiesto 1512-2012, se opusieron a la firma del texto. La matrona de la Estatua de los Fueros de Pamplona estará muy orgullosa de ellos.

Inconsciencia e impostura
Lázaro Conde Monge Minuto Digital 8 Septiembre 2008

En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira (Ramón de Campoamor)

La gestión del Gobierno de España, que utiliza abundantes recursos presupuestarios para darla a conocer, presentándola como una sucesión de éxitos, estimula a los ciudadanos libres a emitir su propia opinión. Aunque es evidente la profundidad de la crisis política y económica en que se encuentra sumida la nación, es inútil lamentarse. Vivimos en democracia y de los fallos y carencias en su ejercicio, son tan responsables los dirigentes políticos como el pueblo soberano que los elige. Toda auténtica democracia tiene unas normas intangibles, que de no cumplirse la desvirtúan de tal manera que terminan por hacerla desaparecer.

Libertad y verdad. Tales son las condiciones esenciales para aprobar o reprobar la acción de los Gobiernos en las democracias consolidadas. Con determinadas objeciones, entre la que destaca la información sesgada procedente del poder político, que controla los medios de comunicación oficiales, se puede afirmar que vivimos en un país libre. España se rige por un sistema democrático consolidado. El pueblo soberano, que cumple puntualmente con su deber cuando se requiere su asistencia a las urnas para designar a sus dirigentes políticos, es plenamente consciente de que en democracia la libertad de expresión es imprescindible.

El aspecto más negativo de nuestra peculiar democracia desde el acceso al poder del actual Presidente del Gobierno, en circunstancias conocidas por todos, es la falsificación de la verdad. No es nada nuevo. Baste recordar que antes de transcurridas veinticuatro horas de la terrible masacre terrorista del 11 de marzo de 2004, un afamado locutor radiofónico caracterizado por su afiliación progresista, transmitió a través de los medios de comunicación la noticia, absolutamente falsa, de que el atentado era obra de terroristas suicidas. El entonces Presidente del Gobierno, que había renunciado voluntariamente a la reelección en las elecciones que se celebrarían tres días después, era el culpable, como acreditaba la conocida foto de las Azores, que reflejaba el contubernio de los antidemócratas jefes de Gobierno de Gran Bretaña y España reunidos con el Presidente de EEUU para planificar la guerra de Irak. El lider de la Oposición, actual Presidente del Gobierno, compensó pronto los perniciosos efectos de aquella foto, con otra en la que permanecía ostensiblemente sentado al paso de la bandera de la primera potencia mundial, en el desfile de las Fuerzas Armadas. Todo un síntoma.

El hartazgo que produce en los ciudadanos, por escasamente informados que estén, la estúpida y permanente apelación de la autodenominada izquierda progresista a su incontestable superioridad sobre el resto de las opciones políticas, no debe seguir quedando sin la respuesta que ponga en evidencia el rotundo fracaso de su nefasta gestión durante la pasada legislatura. Es conveniente refrescar la memoria de aquellos embaucados por la vacua verborrea de quien, cuando ya era evidente, negaba la existencia de la profunda crisis política y económica que nos afecta a todos.

Cuando el Presidente del Gobierno califica de antipatriota a quien lealmente dice la verdad en el Congreso denunciando la existencia de dicha crisis, ningún demócrata auténtico debe permanecer en silencio.

La Constitución española, refrendada por más de quince millones de ciudadanos, establece que la soberanía nacional reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado. Al constatar el empecinamiento del principal responsable de la situación actual que niega la evidencia y otorga patentes de patriotismo, un demócrata español, apasionado amante y servidor de su Patria, denuncia sin ambigüedad que durante la pasada legislatura, han estado derogados los criterios y procedimientos que la hicieron posible.

El Presidente del Gobierno negaba impertérrito el comienzo de una grave crisis económica cuando ya era patente, semanas antes de las últimas elecciones. Lamentablemente la crisis va en aumento y a las consecuencias de aquella negativa, se une la incapacidad del Gobierno más mediocre de la democracia para adoptar decisiones adecuadas a la gravedad del momento.

Como queda expuesto, a estas alturas de nada sirve lamentarse. Ocurre además que a la delicada situación económica se añade la arbitrariedad política. Valgan como muestra tres cuestiones fundamentales relacionadas con la supervivencia de la nación española como democracia efectiva y como patria común e indivisible de todos los españoles.

La primera de estas cuestiones se refiere al camino emprendido para desactivar la Constitución vigente, que pasa por conceder a las Comunidades Autónomas la posibilidad de reinterpretar a su conveniencia la norma máxima y modificar sus Estatutos sin acuerdo de las principales fuerzas políticas en el Parlamento español.

La segunda cuestión afecta de manera muy especial a la dignidad de la nación y se refiere a la negociación entre el Gobierno y los representantes de la organización terrorista ETA, bajo cuyos efluvios fuimos informados de que los más abyectos terroristas eran hombres de paz.

La tercera cuestión atañe al principio de separación de poderes inherente a todo Estado de Derecho. La politización de la justicia lo daña de forma irremediable.

Como complemento al desconcierto político reinante, es imprescindible la referencia al propósito de determinadas Comunidades Autónomas que poseen lengua propia, de eliminar en su ámbito el castellano como única lengua española oficial del Estado, que constitucionalmente todos los españoles tienen el deber de conocer y el derecho a usar.

. La referencia a la incosciencia y a la impostura que titula la libre opinión de quien la firma, requiere la consulta al Diccionario de la Lengua Española, editado por la Real Academia Española.

En el citado texto, básico para los más de cuatrocientos millones de hombres y mujeres que a lo largo y ancho del mundo compartimos la lengua de Cervantes, se define la incosciencia como falta de conciencia y la impostura como fingimiento o engaño con apariencia de verdad. Es obligado traducirlo a las otras lenguas españolas, habladas y escritas minoritariamente, para que cada uno extraiga sus propias conclusiones.

Los frentes del nuevo Consejo
Editorial ABC 8 Septiembre 2008

EL PSOE y el Partido Popular podrían cerrar hoy definitivamente el acuerdo para designar a los veinte vocales del Consejo General del Poder Judicial, cuyos actuales integrantes llevan casi dos años prorrogados. Ambos partidos han apurado el calendario que estableció la mesa del Congreso para presentar, antes de las ocho de la tarde de hoy, los nombres de los candidatos, nueve por el PSOE y otros nueve por el PP. Los nacionalistas vascos y CiU propondrán un candidato cada uno.

Las negociaciones han sido complejas, porque estaban inmersas en una reconstrucción del diálogo institucional entre los dos principales partidos. También está pendiente la renovación parcial del Tribunal Constitucional, órgano gravemente afectado por polémicas internas y externas que han maltrecho su crédito. Además, los nuevos veinte vocales del CGPJ deberán designar a su presidente, que lo será también del Tribunal Supremo. Los negociadores del PP y del PSOE han tratado con suma discreción la identidad de los vocales, lo que ha evitado desgastes con polémicas anticipadas, aunque alguna se ha producido como aviso preventivo contra posibles candidatos de los populares. Hoy tendrían que despejarse las incógnitas y lo fundamental es que los nuevos responsables del Poder Judicial actúen con ecuanimidad y sentido institucional, evitando la servidumbre partidista, pero también siendo conscientes de que ahora mismo está en juego el modelo constitucional de Justicia. Por tanto, bien estará que no haya más dinámicas de bloques -conservador y progresista-, sin que por este loable propósito se abdique la defensa de principios políticos en la pugna por el nuevo Poder Judicial, cuya configuración constitucional ha sido alterada por el Estatuto de Cataluña. Además, como el acuerdo entre PP y PSOE no es global sobre la Justicia, quedarán pendientes de fuertes debates ideológicos la reforma del proceso penal y la posible implantación del fiscal instructor, lo que, a buen seguro, provocará efectos en cadena sobre la acusación popular y el ejercicio de la acción penal, con tentaciones de reducirlo a un régimen de cuasi monopolio por la fiscalía. La organización del gobierno interno de los jueces está también en jaque con los nuevos Consejos Autonómicos, órganos semipolíticos previstos para debilitar al CGPJ y eliminar las Salas de Gobierno de los Tribunales Superiores de Justicia. También las vías de acceso a la judicatura serán motivo de debate, sobre todo si el Gobierno sigue pensando que el sistema de oposición es elitista y hay que sustituirlo por procedimientos más arbitrarios.

El nuevo CGPJ que salga del acuerdo entre PP y PSOE se enfrentará a una etapa de confrontación política sobre el Poder Judicial, como derivación de las alteraciones introducidas en el Estado autonómico mediante el Estatuto de Cataluña, norma que también ha extendido al ámbito de la Justicia la fórmula confederal prevista para las funciones ejecutiva y legislativa. El CGPJ deberá dar su medida como órgano constitucional, máximo representante del autogobierno judicial y de un Poder del Estado; poder que es único para todo el territorio nacional, y para el que la Constitución no previó, de ninguna manera, la dispersión realizada por el principio de organización autonómica en los otros poderes del Estado.

Cabe confiar en el buen sentido de populares y socialistas para que, al margen de la afinidad ideológica -inevitable, porque es inherente al sistema de designación-, también hayan valorado en los nuevos vocales su identificación con la función que se les encomienda y la ausencia de otros intereses corporativos o asociativos. Esto es lo que hace falta porque el momento en que se produce la renovación no es bueno para la Justicia, desde el punto de vista social. La opinión pública está irritada con decisiones judiciales que sólo se valoran por sus efectos, sin entrar a juzgar la corrección técnica de las mismas o la responsabilidad de los poderes políticos por no cambiar las leyes o no dotar de medios a los jueces. El CGPJ que surja de este imprescindible consenso entre PP y PSOE tendrá abiertos todos los frentes desde el primer día de su mandato.

Una ilegal «inquisitio generalis»
ANDRÉS DE LA OLIVA SANTOS, Catedrático de Derecho Procesal de la UCM ABC 8 Septiembre 2008

A Dios gracias, ninguno de mis familiares yace en fosas comunes, cavadas por unos o por otros. Lo digo para que nadie piense que estas líneas están movidas por un apasionamiento personal. Escribo porque, como ciudadano y como jurista, me parece que no debo pasar en silencio un episodio judicial de grave ilegalidad y de aún más grave tolerancia del abuso de poder.

Me refiero a la providencia del Juez Garzón, de 28 de agosto de 2008, por la que oficia a innumerables entidades, públicas y privadas, para que le informen de muertes violentas, desapariciones, enterramientos anónimos y exhumaciones presuntamente incontroladas hasta ahora. Esa resolución judicial pretende también que «la Conferencia Episcopal Española (...) comunique a todas y cada una de las parroquias de España que deberán permitir el acceso a la Policía Judicial, que será designada por este Juzgado, para la finalidad de la identificación de las posibles víctimas desaparecidas a partir de aquella fecha y en virtud de que el Centro Documental de la Memoria Histórica informa en fecha 14 de agosto de 2008 que una de las fuentes de información que interesa a esta causa es de los libros de difuntos de las parroquia de la Iglesia Católica».

Ante solicitudes de varias entidades (se mencionan cinco), el Juez dispone una catarata de averiguaciones, que los lectores ya conocen suficientemente. Característica del conjunto de esas averiguaciones es su generalidad, su amplitud ilimitada, especialmente clara cuando expone lo que pretende respecto de «todas y cada una de las parroquias de España». El Juez se propone movilizar a innumerables fuentes de información en todo el país y no sólo a quienes razonablemente pudieran informarle en ciertos lugares y regiones sobre ciertos hechos. Y esto es jurídicamente inaceptable.

Porque, conforme a Derecho, un proceso penal debe tener como objeto, incluso en su inicial fase de instrucción, (la noticia de) un hecho determinado con apariencia delictiva y merecedor de investigación porque también parezca merecedor de una pena. El hecho puede ser muy simple, simple, complejo o muy complejo, pero ha de estar delimitado. No vale iniciar procesos penales para investigar en general a una persona, un entero ámbito profesional o empresarial o un fenómeno social, por deplorables que sean o parezcan. Con palabras más técnicas, pero inteligibles: las averiguaciones del proceso penal no pueden consistir en lo que hoy, dejando a un lado raíces históricas, denominamos «inquisitio generalis». Y lo que revela la providencia de Garzón es que ese Juez no rechaza, sino que admite y promociona una inquisición indudablemente general, aunque de múltiples y poco claras finalidades, sobre las que aquí prefiero callar, porque deseo que estas líneas sólo conecten la resolución de Garzón con nuestro Derecho, dejando a un lado la política.

D. Baltasar Garzón es muy libre de dedicarse a indagar el número (ya tan estudiado y controvertido) de fallecidos en la Guerra Civil y también el número de desaparecidos, es decir, de personas de las que no consta su fallecimiento pero tampoco que vivan. Puede asimismo concentrarse en el número de los inhumados en fosas comunes, proponiéndose además identificarlos a todos o a cuantos resulte posible. Puede el Sr. Garzón, como pueden muy legítima y justificadamente familiares y entidades benéficas, pretender que se entierre debidamente a los muertos. Pero todo o parte de eso puede hacerlo D. Baltasar Garzón como historiador privado, por su cuenta o con los mecenazgos que se procure y, habría que añadir, con los debidos permisos del CGPJ mientras sea Juez. Como no puede el Sr. Garzón hacer legítimamente todo o parte de eso es como Juez instructor, en el seno de un proceso penal, con el dinero de los contribuyentes destinados a impartir justicia y con el apoyo de funcionarios de la Administración de Justicia y de la policía judicial, pagados también por todos con otros fines. Sin embargo, el Sr. Garzón lo quiere hacer como Juez y entonces actúa contra Derecho y con manifiesto y grande abuso de su función.

La oposición a la «inquisición general» no es cosa mía. Además de que la regla de nuestro proceso penal es «un delito (aparente), un proceso» (art. 300 LECrim) y de que la excepción son los delimitados casos legales de delitos conexos (art. 17 LECrim), la proscripción de la «inquisitio generalis» pertenece al más indiscutible e indiscutido abecedario procesal, como un firme punto de partida sobre el objeto y finalidad del proceso penal. El Tribunal Constitucional ha declarado en varias ocasiones (SS 32/1994, de 31 de enero; 63/1996, de 16 de abril; 41/1998, de 24 de febrero y 87/2001, de 2 de abril), que un proceso penal instrumentado para la «inquisitio generalis» no es compatible con nuestra Constitución. En la última sentencia citada se lee que la «inquisición general» es «incompatible, ciertamente, con los principios que inspiran el proceso penal en un Estado de Derecho como el que consagra la Constitución española».

Frente al «argumentario» más utilizado hasta ahora ante esta ocurrencia de Garzón, me permito considerar lo que acabo de exponer mucho más importante que otras valoraciones, como la muy dudosa viabilidad fáctica de ese proceso, por la ingente movilización de recursos y personas que implicaría. Y, por supuesto, me parece penoso que la providencia garzoniana sea disculpada con los progresos históricos que quizá podrían lograrse a título de efectos colaterales. En cuanto a la posible buena intención del Juez de cerrar heridas históricas, aducida por el Ministro del Interior (¡el Ejecutivo portavoz de la intimidad del titular del Poder Judicial!), es deseable que, desde el interior de los muros del Estado, no se confunda el ejercicio de la potestad jurisdiccional con cualquier barata medicina histórico-social.

Muchos ya estamos, desde hace tiempo, «acostumbrados a innumerables resignaciones», como dijo Julio Camba. Con todo, he sufrido una notable conmoción intelectual y emocional al conocer el apoyo que el Juez Garzón ha recibido públicamente de sus compañeros titulares de otros Juzgados Centrales de Instrucción. Estos Magistrados han afirmado que una crítica acerba al Sr. Garzón, por la providencia descrita, «excede de los límites a la crítica de las resoluciones judiciales, poniendo en entredicho la integridad profesional del Magistrado». Así pues, el desvarío jurídico de un Juez, que sus compañeros más discretos deberían haber acogido con un piadoso silencio, se ha visto completado con una sorprendente solidaridad que, requiriendo nuestro respeto, resulta irrespetuosa e irritante porque obstaculiza la necesaria crítica a los desatinos y desmanes del poder, que también pueden ser del poder judicial ostentado por cada juez, independiente desde luego, y, por tanto, no responsable políticamente, pero no relevado de responsabilidad jurídica y, sobre todo, social. La responsabilidad social que se sustancia sobre todo con la crítica.

Yo sé lo que es la integridad física e incluso la integridad moral. Pero no tengo tan claro qué puede significar la «integridad profesional». ¿Acaso la condición o cualidad de buen profesional? Asombra que, al apoyar al Juez Garzón, sus colegas Jueces Centrales de Instrucción se arriesguen a hacernos pensar que dan por buena una «inquisición general». Pero asombra aún más que nos sitúen con sus palabras ante la extrema dificultad que representaría criticar duramente, como se merece, una resolución de un Juez sin cuestionar que sea un buen Juez. No. La crítica de las resoluciones judiciales puede estar hecha sin leerlas y sin conocimientos sobre el asunto de que se trate. En tal caso, será una crítica débil y sin impacto. Pero la crítica realizada tras conocer, estudiar y pensar lo que se critica no puede tener otros límites que los jurídicos: no lesionar indebidamente el honor y no injuriar ni calumniar. Puede -y, en ocasiones como ésta, debe- ser dura, áspera, ácida, etc.

Puede incluir interrogantes y respuestas sobre los posibles motivos de lo que se considere disparatado. Puede comparar lo resuelto por el Juez o los Magistrados con otras resoluciones. El respeto mínimo e indeclinable es no lesionar -atención: no hacerlo injustificadamente- el honor. Un respeto mayor han de ganárselo los Jueces y Magistrados con la calidad de su trabajo, como cualquier hijo de vecino y como cualquier titular de otro poder público. Y para ganarse ese respeto, que empiecen por respetar el Derecho y la dignidad de sus togas, símbolos visibles de su función y de su potestad. Algunos de los que criticamos resoluciones judiciales, desde hace casi cuarenta años, tenemos acreditada una alta consideración a la función de los Jueces. Por eso, después de tantas experiencias, nuestro estómago aún se revuelve ante algunas resoluciones judiciales.

SI LOS PARTIDOS SE UNEN CONTRA EL GOBIERNO POR LA FINANCIACIÓN
Guerra ve posible que una alianza entre el PP y los nacionalistas derrote al PSOE
El diputado y ex vicesecretario general del PSOE ha considerado necesario, ante la deriva del debate sobre la financiación y los cambios en el PP, alertar al Gobierno de que los populares podrían derrotarles aliándose con los nacionalistas. En un mensaje claramente dirigido al PSC, ha advertido que si en Cataluña "se unen todos, derecha e izquierda, para exigir" al Ejecutivo, los socialistas podrían pagarlo en las urnas.
EFE Libertad Digital 8 Septiembre 2008

Guerra ha hecho esa advertencia sobre el debate existente en torno a la financiación autonómica y sin citar expresamente la actitud del PSC, en su intervención en la fiesta minera organizada por UGT en la localidad leonesa de Rodiezmo y en la que participa el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El ex vicesecretario general del PSOE ha elogiado las medidas que está adoptando el Ejecutivo ante la actual situación económica, pero ha lamentado que, mientras se están haciendo unos "grandes esfuerzos", en algunas Comunidades "algunos políticos están tirando cada uno del pico de una manta" para ver qué se lleva.

"Y hay una Comunidad en la que se unen todos, derecha e izquierda, para exigir al Gobierno", ha añadido Guerra en referencia a Cataluña antes de subrayar que esa actitud es muy complicada de entender para un socialista.
"O se es socialista o no"

Para él, si la derecha y la izquierda se unen contra el Gobierno para tumbar los presupuestos y amenazando con romper un grupo parlamentario, hay que pensar en las consecuencias, ya que eso podría derribar al Gobierno socialista y hacer que gobierne el PP con el apoyo de los nacionalistas.

"¿Han pensado en eso?", ha preguntado Guerra antes de insistir en su advertencia de que puede haber "operaciones irresponsables que después traen consecuencias" y de recalcar, también sin citar al PSC, que "o se es socialista o no".

PROHIBIDO ESTUDIAR EN ESPAÑOL / La iniciativa
Un colegio de Galicia recurre al sistema de EEUU para poder enseñar en castellano
Como escuela bilingüe inglés-español, el centro no tendrá que aplicar a sus contenidos el Decreto de Normalización Lingüística impuesto por la Xunta
MANUEL ROMERO El Mundo  8 Septiembre 2008

La intensificación de la política de inmersión lingüística de la Xunta de Galicia ha provocado el arrinconamiento del castellano en los centros educativos de la comunidad. En este contexto, surgen iniciativas que intentan responder a la demanda de aquellos que prefieren una escolarización en castellano. O Castro International School of Vigo, gracias a constituirse como centro bilingüe inglés-español y acogerse al sistema norteamericano de enseñanza, podrá ofrecer más horas de clase en castellano que cualquier otro colegio de Galicia.

VIGO.- Un colegio de Vigo se acogerá este curso al sistema norteamericano de enseñanza para poder impartir asignaturas en castellano tan importantes como la de Historia. Paradójicamente, como colegio español le sería imposible, ya que estaría obligado a aplicar el Decreto de Normalización Lingüística impuesto por la Xunta de Galicia, que establece la educación en gallego. Al recurrir a la reglamentación norteamericana de enseñanza, O Castro International School of Vigo podrá impartir más clases en castellano como centro bilingüe inglés-español que como colegio gallego.

El centro abrirá sus puertas el próximo 11 de septiembre bajo la cobertura de Estados Unidos, concretamente de la Middle States Association of Colleges and Schools, una federación de escuelas privadas norteamericanas que supervisará los contenidos educativos, la idoneidad del personal docente y los exámenes de los alumnos. De esta forma, el colegio vigués podrá esquivar la intervención de los inspectores de la Consejería de Educación de la Xunta de Galicia, que durante el último curso han intensificado sus actuaciones en los centros privados para implantar las clases en gallego.

Aunque la Xunta presenta su decreto de enseñanza como bilingüe, en la práctica no lo es. El condicionante legal de que, «al menos el 50%» de las materias deben impartirse en gallego, ha permitido al Ejecutivo, formado por socialistas y nacionalistas del BNG, que éste sea el idioma en el que se imparta la practica totalidad de las asignaturas, excepto, ocasionalmente, Gimnasia, Religión o Manualidades.

En los centros privados concertados, el rumbo que marca la Xunta y sus inspectores no es diferente. Todas las materias troncales -Historia, Geografía, Ciencia, Naturaleza, Física, Química y, a partir de este curso, Matemáticas- se enseñan en gallego, mientras que el teórico 50% restante -Gimnasia, Trabajos Manuales e Inglés- se imparten en castellano. A ello se suma que las editoriales han dejado de imprimir los libros de texto de las materias troncales en español y que la Xunta entrega a los padres un cheque escolar válido en la práctica sólo para libros en gallego.

La situación es aún más agobiante si se tiene en cuenta que en Galicia un 70% de los niños tiene como lengua materna el castellano, según los datos suministrados por los centros escolares a la Xunta.

Para cambiar esta realidad social, el Ejecutivo autonómico ha creado las galescolas -conceptual y fonéticamente similar a las ikastolas vascas-, guarderías gratuitas donde a los niños sólo se les habla en gallego. Se encuentran intencionadamente ubicadas en entornos urbanos, donde el español como lengua materna alcanza el 90% de los hogares.

En este contexto, miles de padres han recurrido a las soluciones más peregrinas para escapar de la experimentación social e ingeniería lingüística a la que está sometiendo la Xunta de Galicia a los niños de su comunidad. Desde duplicar los manuales escolares, utilizando en casa las ediciones de los libros de texto que se emplean en la vecina Castilla y León, hasta invitar en vacaciones a otros chicos de fuera de la región para realizar una especie de intercambio lingüístico nacional que fomente el uso del español que no se practica en clase.

A los remedios caseros, grupos de padres indignados por la situación han sumado varias iniciativas que no han dado sus frutos, como construir una escuela en Portugal, a pocos metros de la frontera con España, donde no llegaría la política lingüística de la Xunta ni sus temibles inspectores. También han tanteado a varias embajadas para fundar un colegio de algunas de las nacionalidades hispanoamericanas -a semejanza del Colegio Alemán, el Instituto Italiano o el Liceo Francés-, cuya lengua vehicular fuera únicamente el español.

O Castro International School of Vigo no ha podido llegar tan lejos, aunque su condición de colegio bilingüe permitirá que después de los primeros cursos de párvulos en inglés, los alumnos reciban las asignaturas de Humanidades en español. Este plan escolar contiene, sin embargo, el suficiente atractivo para que más de un centenar de padres se apresurara a matricular a sus hijos en el centro. «La Xunta está copiando el modelo catalán de inmersión lingüística. Por ello, son muchos los que tratan de evitar que sus hijos dejen de aprender en español» afirma Rosa Muguerza, madre de dos niños, de tres y siete años, que acudirán a partir de este curso a O Castro International School of Vigo.

«Al mayor le correspondería 2º de Primaria, pero como aún no se da este curso en el colegio, vamos a sacrificar un año y volverá a estudiar 1º de Primaria con tal de que lo haga en castellano». El centro incorporará un curso cada año hasta completar los ciclos de Primaria y Secundaria.

O Castro International School of Vigo se ha acogido a la legislación española que regula el funcionamiento de centros escolares extranjeros en nuestro país, y que está desarrollada en el Real Decreto 806 de 23 de junio de 1993. Según Mari Carmen Vázquez, propietaria y directora del centro, «el contenido lectivo se ajustará al sistema de Estados Unidos, que es de donde vendrán los inspectores en cuanto comience a funcionar el colegio. La Xunta supervisará las infraestructuras de las que disponemos».

La idea de recurrir a Estados Unidos para fundar un colegio bilingüe en Vigo, que permita impartir las asignaturas de humanidades en español, surgió de la propia Mari Carmen. «Primero pensé en un colegio británico bilingüe. Recorrí media España viendo centros que me sirvieran de referencia. Estuve en Murcia, en el colegio El Limonar, con sistema norteamericano, y me gustó. Me informé de cómo habían logrado el permiso y me puse manos a la obra».

Mari Carmen Vázquez conoce el funcionamiento de la enseñanza en Galicia desde que, entre 1992 y 2005, fuera directora de Infantil y Primaria del Colegio Los Sauces, uno de los centros de mayor prestigio de Vigo. Después fundó un colegio de preescolar con sistema bilingüe, que bautizó con el nombre de O Castro, y que ha sido el embrión del actual proyecto educativo. Aunque parte de sus alumnos proceden de esta guardería, la gran mayoría son chicos y chicas cuyos padres optan por la educación en español, «aunque compartan materias de enseñanza en inglés, un enriquecimiento que lo ven como un añadido útil».

La quiebra económica del colegio religioso concertado Santa Vedruna, de las Hermanas Carmelitas, en Vigo, que sólo contaba con una veintena de alumnos en el pasado curso, permitió a Mari Carmen Vázquez acelerar su proyecto. Adquirió el inmueble a las monjas y solicitó el cambio de titularidad del centro, adscribiéndose al sistema educativo norteamericano. No con poco recelo, y con condiciones, la Consejería de Educación de la Xunta de Galicia admitió antes del verano la solicitud de cambio de titularidad para convertirse en el único colegio autorizado oficialmente a impartir clases en español.

En el presente curso escolar, O Castro International School of Vigo contará con 115 alumnos, distribuidos en cinco aulas que abarcan la Educación Infantil para tres años y Primero de Primaria.

Entre los motivos que se aducen para que la Xunta diera luz verde al proyecto del O Castro International School of Vigo se encuentra la instalación en esta ciudad de la Agencia Europea de Pesca, que abrió sus puertas el pasado 1 de julio. La concesión habría incluido la garantía de que los 41 funcionarios provenientes de diversos países europeos y de la misma España dispusieran de plazas escolares que no tuvieran el gallego como lengua vehicular. De hecho, cinco de los niños matriculados en el O Castro International School of Vigo son hijos de funcionarios de la Agencia.

Los alumnos del O Castro International School of Vigo recibirán 25 horas de clases semanales. Aunque en la Educación Infantil -entre tres y seis años- el 95% del horario escolar será en inglés, en Primaria el idioma español dispondrá de una presencia relevante: cinco horas de escritura y lectura, una hora de Religión y dos horas de Conocimiento del Medio. «Los niños aprenderán en español lo concerniente al entorno sociocultural, la Geografía, la Naturaleza, y los nombres de las plantas de los animales», comenta la propietaria y directora del centro.

Esta apreciación tiene importancia en una comunidad donde los niños aprenden en el colegio las nociones básicas sólo en gallego. Especial satisfacción causa en los padres que sus hijos puedan llegar a estudiar la Historia de España en castellano, y que la lengua de Cervantes y de los autores del Siglo de Oro disponga del mismo tiempo que en los colegios de la mayoría del país.

«En este primer curso de Primaria impartiremos en inglés Matemáticas, además de lectura, escritura y fluidez oral y las actividades de teatro y deporte», puntualiza Mari Carmen Vázquez.

El gallego también estará presente en el horario lectivo de los alumnos. Para la concesión del cambio de titularidad de la licencia, la Xunta ha exigido su tributo de cuatro horas de Lengua Gallega y dos de Conocimiento del Medio, «especialmente en lo referido a nociones de cultura local», comenta la directora con ánimo de amortiguar el peso del gravamen.

«En Secundaria, es decir en la ESO, el inglés y el castellano estarán al 50%, aparte de las cuatro horas de Lengua Gallega. Las asignaturas de humanidades se impartirán en español y las de ciencia en inglés. Los padres han venido buscando la combinación de dos de los grandes idiomas universales, el inglés y el español. «Aparte, introduciremos el francés como idioma extranjero», comenta con satisfacción Mari Carmen Vázquez.
Entre 585 y 660 euros por niño

El coste mensual de un curso de Educación Infantil en el centro educativo O Castro International School of Vigo será de 350 euros, mientras que el de Primaria ascenderá a 425 euros, a los que deberán sumarse 110 euros de transporte y 125 euros de comedor. Total, entre 585 y 660 euros por cada mes lectivo.

Muchos de los padres visitan con impaciencia el colegio, que a principios de septiembre recibía los últimos retoques de su remodelación. Uno de ellos, constructor de profesión y víctima de la crisis del sector, comentaba a la directora del centro, Mari Carmen Vázquez, que ha preferido dar de baja a su familia en un servicio médico privado antes que renunciar a la plaza del colegio.

O Castro International School of Vigo no contará con ayudas públicas regionales ni estatales. «Prefiero que no sea concertado, y renuncie a la subvención de la Xunta, a que intervenga en los contenidos educativos del centro», opina. Este padre asistió, con otras 1.400 personas, al acto que organizó en Vigo la plataforma Galicia Bilingüe el pasado 20 de febrero, en el que se reivindicó el derecho de escolarizar a los hijos en lengua castellana. Al día siguiente a la concentración matriculó a su hijo en el nuevo centro educativo.

El 'Titanic' de la inmersión
El presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño (PSOE), ha asumido la política lingüística radical de su vicepresidente, Anxo Quintana (BNG). Con el Decreto 124/2007, han impulsado la Ley 1/983 de Normalización Lingüística, que durante los gobiernos de Manuel Fraga afectaba a pocas asignaturas.

En los dos últimos años se ha hecho extensiva a la práctica totalidad de las materias en la escuela pública, amparándose en que «al menos el 50% de las mismas han de ser en gallego». En los centros privados y concertados la situación comienza a ser similar. Legalmente rige para ellos la misma norma. Sin embargo, algunos corren el riesgo e imparten asignaturas troncales en español, ante la satisfacción de alumnos y padres.

Los libros son siempre en gallego. Las denuncias y las inspecciones son continuas. Los alumnos son interrogados en la clase o a la salida del colegio por los hombres de la Consejería de Educación. Sin embargo, la presión nunca llega al cierre porque daría lugar a un conflicto que la Xunta quiere evitar.

Mientras la escuela privada disfruta de una relativa manga ancha, que sirve de válvula de escape, sobre la pública cae todo el peso del gallego. Como en el naufragio del 'Titanic', los pasajeros más humildes son las primeras víctimas de la inmersión.

PROHIBIDO ESTUDIAR EN ESPAÑOL
LAS VICTIMAS DE LA INMERSION LINGÜISTICA (1)
BELEN ALVAREZ SOAJE / Vigo
«Fusilaron a mi abuelo por galleguista y ahora a mis hijos les imponen el gallego»
"No quiero consentir que se me imponga un idioma -en este caso el gallego- para hablar, pensar, contar... rezar"

MANUEL ROMERO EL MUNDO 8 Septiembre 2008

VIGO.- Cuando Belén Alvarez Soaje defiende la libertad de elección de la lengua de enseñanza de sus tres hijos, de 12, nueve y dos años de edad, tiene presente la historia trágica de su abuelo Brasilino, alcalde de La Guardia (Pontevedra) por el Partido Galleguista, fusilado por los franquistas en diciembre de 1936. Hace pocos meses, se preguntaba en una carta pública: «¿Qué malos son más malos, los de mi abuelo Brasilino, que al menos respetaron a sus hijos, o mis malos, que contra lo primero que cargan es contra los míos? Mi memoria histórica me dice que tal para cual».

Como otros muchos padres, Belén y Roberto, su marido, viven la contradicción de sentirse profundamente gallegos pero en rebelión «contra la imposición, la inmersión salvaje a la que están sometiendo a nuestros hijos». En su carta, Belén añadía: «Mi abuelo era de izquierdas, ateo y gallego hablante. Y por esos valores que él consideraba sagrados, lo asesinaron. Si mi abuelo me viese hoy a mí luchando y peleando para pensar en libertad sin que nadie me ordene en qué idioma tengo que expresar esa libertad, estaría cuanto menos orgulloso de su nieta, porque no quiero consentir que se me imponga un idioma -en este caso el gallego- para hablar, pensar, contar... rezar».

En casa de Belén se cuenta y se reza en castellano. Así que cuando, a principios del curso pasado, se celebró en el colegio concertado al que acudían sus dos hijos mayores una asamblea de padres de alumnos, no pudo por menos que dejar en evidencia al centro por el escaso porcentaje de horas de enseñanza en castellano. «El director negó que el gallego fuera una imposición. Yo le dije públicamente que, si eso era así, por qué la profesora les contestaba a mis hijos que no les entendía cuando ellos hablaban castellano. El jefe de estudios explicó que la mitad de las materias se impartía en cada uno de los dos idiomas cooficiales. Una vez más tuve que intervenir para que aclarara que las asignaturas en español eran Religión e Inglés. El resto, todo en gallego. Cínicamente se hicieron los sorprendidos, como si no lo supieran».

Belén también se encontró con la actitud beligerante del centro, que no aceptaba las alegaciones que la plataforma Galicia Bilingüe había elaborado para que los padres pudieran recurrir el Decreto de Normativa Lingüística y reclamar el uso del castellano en clase y en los exámenes. «Hay colegios más o menos colaboradores, que apoyan a los padres en esta cuestión y que entienden la situación. Existen muchas maneras en las que los centros pueden cumplir los mínimos que marca la Xunta», mantiene. Así que ha decidido cambiar a sus hijos a un colegio con una actitud más comprensiva con los alumnos que se expresan en español.

Belén Alvarez interpreta que el miedo a la retirada de las subvenciones es el arma de la Xunta para imponer su sistema a los centros concertados. «Además, están incorporando a los colegios profesores afines, que realizan labores de vigilancia de sus compañeros para forzar, vía denuncia, los cumplimientos de los niveles máximos de las normas lingüísticas de la Xunta».

Para que en el curso pasado sus hijos pudieran entender completamente las materias que les impartían en gallego, Belén compró en el mercado paralelo las ediciones en castellano de los libros de texto. «Con ellos estudiaban en casa. Lo grave es que incluso los libros en gallego tampoco son definitivos porque cada año los actualizan con la incorporación de expresiones que van inventando».

Belén, nieta de galleguista fusilado, criada en un hogar gallego hablante, sentencia: «Si mi abuelo levantara la cabeza...»

Recortes de Prensa   Página Inicial