AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 18 Septiembre 2008

Ilegalización de ANV
Una sospecha tras otra
Los hechos son inauditos: un presidente del Gobierno (Zapatero) y dos ministros (Rubalcaba y Bermejo) se dedicaron a defender las siglas que ETA presentaba a unas elecciones.
GEES Libertad Digital  18 Septiembre 2008

Hasta finales de los años setenta, la izquierda nacionalista radical vasca era una jaula de grillos, de la que ETA sólo era su grupo más brutal y salvaje. Lo que no impidió que se desangrara en disputas y rupturas internas. Con la llegada de la democracia, ETA militar se cuidó de bien de que lo anterior no volviese a ocurrir. A tal fin organizo KAS a su imagen y semejanza, con Herri Batasuna encargada de representarla en las instituciones y acabar con la disidencia en el mundo radical vasco.

Desde entonces, todas las organizaciones de KAS están dirigidas por ETA, a través de la doble militancia de los suyos en una y otra organización. Durante años, Egin, Gestoras pro Amnistía, LAB, Egizan, Herri Batasuna, Eguzki o AEK han sido –algunos aún lo son– instrumentos de la banda terrorista para amedrentar, atentar y asesinar en el País Vasco. Han recabado información sobre objetivos, han transmitido órdenes y consignas, han coordinado y preparado actos de terrorismo callejero, han blanqueado dinero o han realizado propaganda del terror en España y en el extranjero.

ANV formó parte de este conglomerado, aunque no estuviese en primera línea. Siempre presente en KAS, el partido servía como vínculo entre ETA y el nacionalismo clásico de los años treinta, casi como algo testimonial. Hasta que hizo falta meterla en el microondas y usarla para sustituir a los herederos institucionales de HB, EH, Batasuna y el resto de siglas en las elecciones de 2007. La maniobra era en su momento evidente y lógica dada la situación de ETA. Cualquiera lo podía esperar y, con la legislación vigente, se podría haber evitado sin problemas.

Pero no fue así por la actuación del Gobierno, que con la sentencia del Tribunal Supremo queda ahora marcado por la sospecha más tenebrosa. La sombra que recae ahora sobre él a propósito de ANV hace referencia a dos aspectos: primero por las circunstancias de la elección de ANV como marca de ETA, y segundo, por su actuación en el propio proceso de ilegalización.

Respecto al primero, cuando ETA eligió ANV como marca blanca para las elecciones, sabía bien lo que hacía: las siglas estaban lo suficientemente poco quemadas como para que el Gobierno en pleno pudiese salir en su defensa. En aquel momento, todo olía mal respecto al diálogo que se mantenía con ETA. Y fue ésta la que desvelo lo qué ocurría con ANV. Lo hizo dos veces. La primera fue a través de Gara en junio de 2007, donde afirmaba que el Gobierno le sugirió usar otras siglas (PCTV, ANV) para presentarse a las elecciones. En segundo lugar, en el Zutabe 122, ETA desvela que fue el PSOE el que le sugirió que eligiera ANV como partido-pantalla. En cualquier caso, ETA ya había pensado hacerlo desde tiempo atrás.

La no ilegalización de la mitad de las listas proetarras permitió al Gobierno legalizar de cara a la opinión pública, curándose –mal que bien– en salud; y no ilegalizar de cara a ETA, con la que seguía trapicheando. ¿Acordaron ETA y el PSOE presentar a ANV a las elecciones? Entonces el Gobierno negó el escándalo, no dando credibilidad a lo desvelado por ETA, y alegando que no estaba tan claro que ANV perteneciera a ETA. Ahora el Tribunal Supremo sentencia que las pruebas eran irrefutables. Es cierto que hoy el escándalo y la exigencia de dimisión afectan al Fiscal General del Estado, pero los hechos son inauditos: un presidente del Gobierno (Zapatero) y dos ministros (Rubalcaba y Bermejo) se dedicaron a defender las siglas que ETA presentaba a unas elecciones. Durante semanas, se alinearon con los miembros de Batasuna para defender la legalidad de ANV. Dedicaron su esfuerzo a atacar al PP y a las víctimas de ETA y a defender el carácter legal y democrático de ANV mientras negociaban con ETA.

Así llegamos a la segunda parte del escándalo: el proceso de ilegalización. Las listas de ANV estaban repletas de miembros de ETA-Batasuna. Lo denunciaron concejales constitucionalistas, medios de comunicación y fuerzas de seguridad. Libertad Digital lo demostró con creces. Un simple vistazo a las listas de ANV mostraba que estaban a rebosar de ex procesados por pertenencia a ETA, miembros de Gestoras, ex concejales de EH y HB, detenidos por actos de kale borroka. Los informes que llegaban de las fuerzas de seguridad eran inequívocos: la Guardia Civil advirtió a Conde-Pumpido de que ANV era ETA. Pese a todo, el Fiscal General siguió repitiendo que no había pruebas en su contra: ¿qué mas pruebas necesitaba que el hecho de que los miembros de ANV provenían todos de las distintas ramas de KAS, que Batasuna pidió su voto, que ETA animara a votarles? Pese a todo, hizo caso omiso de las pruebas. Aún suponiendo buena fe en su actuación, la exigencia de dimisión es clamorosa: su actuación es indigna de un Fiscal General del Estado.

Y más allá de ello, el "caso ANV" pone de nuevo la atención en el hecho de que en la negociación de ZP con ETA se mezclan acuerdos políticos con episodios oscuros y siniestros. Es el caso de las conversaciones que se mantuvieron sobre las sigas PCTV y ANV, o el caso del chivatazo del bar Faisán. Episodios que, de confirmarse, podrían dar lugar a responsabilidades no sólo políticas, sino penales.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Renovación del Constitucional
¡Muera Montesquieu!
Lo escandaloso es que, en un procedimiento abierto en el que 17 parlamentos supuestamente iguales han de proponer a 34 candidatos, hoy ya sabemos que el que venga de Cataluña, sea una lumbrera o un zote, será con toda seguridad elegido.
Emilio Campmany Libertad Digital 18 Septiembre 2008

Es sabido que el PSOE reformó la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional para que su presidenta, María Emilia Casas, pudiera seguir siéndolo transcurridos los tres años de mandato que fija la Constitución y que la sentencia sobre el Estatuto de Cataluña se retrasara todo lo que al Gobierno conviniera. De paso, también se reformó el sistema de elección de los cuatro magistrados del Constitucional que vota el Senado. Se estableció que la Cámara Alta los elegiría de entre los candidatos que propusieran los diecisiete parlamentos autonómicos.

El 29 de septiembre vence el plazo para presentar nombres, dos como máximo por parlamento. La mayoría de ellos apenas tiene interés en el asunto. Y es casi seguro que algunos no propondrán a nadie. ¿Para qué iban a hacerlo? Cualquiera que propusieran las Comunidades Autónomas de segunda, aunque fuera el mismísimo Savigny, no tendría ninguna oportunidad por el sólo hecho de haber sido designado por ellas. Díganme, si no, qué puede esperar un candidato proveniente de Murcia o de La Rioja.

Otra cosa es Cataluña. Allí se da por hecho que al menos uno de los que digan será magistrado del Constitucional. Están tan seguros porque la reforma tiene precisamente ese objeto: otorgar a Cataluña el privilegio de designar directamente a uno de los doce magistrados que componen el Tribunal Constitucional. Privilegio que, naturalmente, no tiene sentido reconocer a las demás, con la excepción quizá del País Vasco. Tan es así que lo más probable es que la propuesta de Cataluña se limitará a un nombre para evitar equívocos y que los senadores sepan muy bien a quien tienen que votar.

Las dificultades que está teniendo el Parlamento catalán para dar con la persona adecuada no se deben a la escasez de catalanistas estudiosos de la Constitución (la mayoría para ver el modo de cargársela), sino porque casi todos participaron de uno u otro modo en la elaboración del Estatuto. El haber colaborado en la redacción puede ser causa de recusación. Naturalmente, la Generalidad no quiere que el catalanista que vaya al Constitucional, que irá para votar a favor de la constitucionalidad del Estatuto, se vea privado por una recusación de hacer precisamente aquello para lo que se le nombra.

Seguro que al final encuentran a alguien. Pero quién sea es lo de menos. Lo escandaloso es que, en un procedimiento abierto en el que diecisiete parlamentos supuestamente iguales han de proponer a treinta y cuatro candidatos, hoy ya sabemos que el que venga de Cataluña, sea una lumbrera o un zote, será con toda seguridad elegido. Y lo será además para defender, en el seno del Tribunal, la constitucionalidad de las muchas inconstitucionalidades que pesan sobre el Estatuto de Cataluña.

No se sabe qué ocurrirá con los nombres que vengan del País Vasco. Para las demás, la única posibilidad que hay de que sea nombrado alguno de sus candidatos se limita al caso de que alguna de las cúpulas de los dos grandes partidos les haga la caridad de decirles qué nombres quiere que salgan.

Si en España reina la división de poderes, que venga Dios y lo vea. Y encima, el Supremo, ilegalizando por unanimidad a golpe de látigo del Gobierno. ¡Muera Montesquieu!

Sin escapatoria
EDITORIAL El Correo 18 Septiembre 2008

La sentencia por la que la Audiencia Nacional condenó ayer a veintiún dirigentes de las llamadas Gestoras Pro Amnistía o Askatasuna a penas de ocho y de diez años de cárcel, junto a la disolución acordada de dicha organización, ha acabado judicialmente con una de las vertientes más indignantes del entramado etarra. De entre todas las marcas que han conformado hasta la fecha la izquierda abertzale, era sin duda ésta la que se hallaba más directamente bajo la disciplina de la banda terrorista. Para ETA siempre ha resultado vital mantener prietas las filas de sus presos, neutralizar la inquietud de sus familiares y, cuando menos, silenciar o depurar la disidencia que puntualmente podía darse entre los reclusos. Es más, desde que ETA declarara su 'alto el fuego' en marzo de 2006, y en especial tras su ruptura, se hizo evidente que cabecillas como Juan Mari Olano encarnaban la versión más intransigente del mundo radical y, a la postre, la mejor conectada con los designios terroristas.

Dentro de la compleja trama etarra, la función encomendada a la estructura cuyos integrantes fueron condenados ayer adquiría también otra dimensión, puesto que han sido su defensa de los derechos de los presos o la denuncia sistemática de torturas tras cada detención las que han conseguido que demasiadas personas en el País Vasco acabasen considerando como víctimas a los verdugos. Esa doble tarea, la del control disciplinario de los presos y la de su sublimación como héroes represaliados, ha contribuido como pocas a garantizar la continuidad de la banda terrorista y su capacidad para echar raíces en la conciencia fanatizada de los sectores más radicalizados de Euskadi.

Es muy probable que el rigor de la sentencia dictada por la Audiencia Nacional no logre conmover a los condenados, la mayoría de los cuales han dado muestras más que sobradas de su inquebrantable sumisión al mandato etarra. Como es de suponer que la banda persistirá en su empeño por atar en corto a los presos y a sus familiares, especialmente en estos momentos en los que ni siquiera los más obcecados de entre ellos son capaces de pensar seriamente en que una futura negociación de ETA con el Gobierno les dejará en libertad. Pero nada será igual después de esta sentencia, ni para la izquierda abertzale ni para la banda terrorista, sometidas en todas sus variantes y marcas a la implacable presión de un Estado de Derecho que no puede conceder escapatoria alguna a la barbarie.

Cuidado con ETA
Pablo Sebastián Estrella Digital 18 Septiembre 2008

La banda terrorista está a punto de reaparecer a sangre y fuego, como muy bien lo sabrán en el Ministerio de Interior, y como lo señalan sus últimas intentonas con una bomba lapa contra un policía de Bilbao. Es verdad que la banda está muy debilitada, pero sigue operativa y busca presencia y una clara venganza por las detenciones sufridas de sus comandos y por la caída de su entorno político, Batasuna, ANV, las Gestoras y pronto el PCTV, sin perder de vista los movimientos favorables al fin del terrorismo que ya se registran entre distintos colectivos de presos, a los que pretenderán callar o amedrentar.

En realidad, el único apoyo que le queda a ETA y su entorno es el que le aún llega del Gobierno de Ibarretxe, de PNV y EA, que permanecen en el disparate del "conflicto político" y que han llevado al lehendakari a dar pasos de ciego y sin sentido, primero con su fallido "plan Ibarretxe" y poco después con su fracasado referéndum de autodeterminación, disfrazado de consulta popular, que acaba de liquidar el Tribunal Constitucional. Lo que, sumado a los catastróficos resultados electorales de PNV y EA durante los pasados comicios generales del mes de marzo, ofrece un horizonte nada halagüeño para las operaciones nacionalistas inconstitucionales, con o sin violencia de por medio.

Por si algo faltara, tenemos que añadir que Zapatero y el PSE-PSOE han puesto punto final a los devaneos negociadores con la banda terrorista y al diálogo político con Batasuna, como el que de manera irresponsable se inició en las conversaciones de Loyola en el otoño del 2006. Además, las vigente crisis económica y social coloca las demandas soberanistas, de las que hacen gala los partidos nacionalistas, en posiciones que no figuran entre las prioridades de los ciudadanos del País Vasco o Cataluña, todos ellos más preocupados por el paro y los impredecibles efectos de la crisis financiera y empresarial, que aún no ha dicho su última palabra y que ya veremos si tiene efectos especiales sobre el tejido financiero y empresarial español.

Y buena prueba de todo ello está en el empeño del PNV, al margen de lo que hace y dice Ibarretxe, de pactar con el Gobierno de Zapatero -a quien a diario critican desde las sedes del Gobierno y del Parlamento vasco- los Presupuestos Generales del Estado para el 2009, a cambio de ciertas ventajas económicas y estructurales. Regresando el PNV a los que fueron viejos senderos de los pactos políticos que el PNV estableció con González en 1993, y con Aznar en 1996. ¿Cómo puede Ibarretxe enfrentarse a diario con Zapatero, mientras Urkullu le ofrece una tabla de salvación?

La respuesta a esta flagrante contradicción -por ambas partes, por cierto- estriba en que empieza a dar la impresión de que Ibarretxe, doblemente fracasado, empieza a estar en la picota del PNV y puede que, al final, no repita como candidato de este partido a la presidencia del Gobierno vasco. Su último disparate de querer llevar al Gobierno español a la Corte europea de derechos humanos -mientras sigue amparando al brazo político de ETA- ha provocado severas críticas dentro del PNV, y constituye otro magistral error del lehendakari, porque semejante iniciativa está llamada al fracaso más rotundo.

En estas circunstancias, y por exagerado que parezca, puede que a Ibarretxe y al sector más independentista del PNV, al final no le queden más apoyos que los del entorno político de ETA, y por eso la banda querrá aprovechar el desconcierto del lehendakari y de su Gobierno para actuar de la manera más brutal y sangrienta posible, implicando a todos en su desvarío.

Naturalmente, ahora es inútil volver a repasar los graves errores cometidos por Zapatero y el PSOE en los pasados años creyendo que ellos acabarían con ETA y abriendo la puerta a la negociación política con la banda. Unos desafueros que, por otra parte, le hicieron creer al PNV que la fruta de su posible autodeterminación, o de su Estado asociado o cosa parecida, podría estar madura bajo el mandato del temerario Zapatero. Un pésimo análisis y cálculo que les ha llevado a ese callejón sin salida que lleva el nombre de Ibarretxe. De hecho, la reciente sentencia del Tribunal Constitucional ya ha dejado bien claro -como muy bien subrayó en estas páginas José Antonio Zarzalejos- que en todo esto no hay más base jurídica que la soberanía nacional que reside en el conjunto del pueblo español. Algo que ya todos sabíamos pero que era bueno que le fuera recordado -gracias a Ibarretxe- al nacionalismo vasco y al nacionalismo catalán, que visto lo ocurrido puede ir poniendo sus barbas estatutarias e independentistas a remojar

Sin mecanismo de cierre
KEPA AULESTIA El Correo 18 Septiembre 2008

La salida de prisión de Arnaldo Otegi, con su recurrente anuncio de una próxima negociación, se está encontrando esta semana con el inapelable contrapunto de la paulatina liquidación judicial de lo que queda de la izquierda abertzale. Anteayer ANV, Gestoras ayer, y muy probablemente EHAK hoy o mañana, han pasado a engrosar la lista de las estructuras desmanteladas por los tribunales. Ni siquiera el más fanatizado de los radicales puede hoy obviar los rotos que la Ley y la Justicia han ido provocando en las redes manejadas por ETA. Basta percatarse de la impotencia en la que parecen haberse sumido tanto sus dirigentes más veteranos como sus reclutas más bisoños. Su bolsa de votos continuará mermándose bajo la ilegalidad.

Pero sobre todo es su activismo el que más sufre las consecuencias de la presión general, porque incluso el éxodo permanente que protagonizan los entusiastas a la busca de la «tierra sin mal» acaba padeciendo los efectos de un andar desnortado y descreído. Si siguen en sus trece no es sólo por terquedad; mucho menos por coherencia. Es porque ETA y la izquierda abertzale carecen de un mecanismo de cierre que permita y asegure su desaparición por decisión propia.
Esto, que encierra el gran secreto de la perpetuación etarra, de su capacidad para transitar de la dictadura a la democracia, de su facilidad para metabolizar los más terribles crímenes, se convierte también en la causa que mantiene su inercia, aunque cada día más ralentizada.

Ayer las Gestoras convocaron concentraciones y manifestaciones que, más que nunca, iban orientadas hacia ninguna parte, hacia ningún fin. Ni siquiera parecían pensadas para preservar la cohesión entre los más fieles. Para qué, si tampoco tienen a donde ir, si no es a casa. De igual manera que el alistamiento representa un impulso primario que la agitación posterior reviste de soflamas, nadie se libra de las ataduras que le han mantenido vinculado a la inercia radical porque cambie de pensamiento: antes cambia de sentimientos.

Y el primero surge de los perjuicios que descubre padecer de pronto. A estas alturas, eso sería suficiente para que se produjera una desbandada general de presos en busca de otro abogado, de familiares intentando hallar alguna salida particular a los suyos, de recién encuadrados que aprovechan la confusión para darse de baja sin que nadie se entere. Si no ocurre así es porque hasta los más hastiados, antes de ponerse en evidencia, prefieren esperar a que alguien se decida a echar la persiana y clausurar para siempre el tinglado. Pero ese alguien no existe, nunca ha existido, porque tampoco hay persiana. Ni ellos son capaces de dotarse de una, ni los demás podemos proveerles el cierre.

El lema del autogobierno
Germán Yanke Estrella Digital 18 Septiembre 2008

Los debates en el Congreso de los Diputados son casi siempre aburridos, faltos de tono y de interés. No es que no haya buenos oradores, es que la inmensa mayoría de éstos no están en el Parlamento. Y los que, siendo excepción, han logrado un escaño parecen verse sometidos a los corsés de las estrategias partidistas. Pero, a pesar de todo, son significativos a menudo de por dónde va, no el país, pero sí la política.

Es significativo que, tratándose de la crisis económica o de la política de protección civil, porque el asunto da igual, se sucedan las intervenciones de nacionalistas y regionalistas en las que sus cuitas particulares (aquella promesa gubernamental, esta competencia, la otra infraestructura, etc.) tengan más peso e importancia que los temas generales, que son los que uno espera que se traten en la sede de los representantes de la soberanía. Pero no hay manera. Por el contrario, si algún orador despistado hace alusión en la Cámara a esta o aquella política autonómica se declara el anatema y se condena la intromisión. Así que, demasiado frecuentemente, el Congreso se convierte en la cámara de resonancia de agravios y solicitudes autonómicas, es decir, se empequeñece. Sí, se empequeñece pero revela el trazo de la política que padecemos.

Enrique Múgica, Defensor del Pueblo, sabe de ello cuando tiene que escuchar allí lo enfadados que están los diversos nacionalistas porque haya interpuesto un recurso de inconstitucionalidad contra ciertos artículos del Estatuto de Autonomía de Cataluña. "Métase en sus asuntos", vienen a decirle, cuando legalmente la posibilidad del recurso es uno de sus asuntos y no de otros. La ley no está por encima, al parecer, de los asuntos que los nacionalistas consideran suyos y sólo suyos por propia e inopinada voluntad. El presidente Rodríguez Zapatero, en su discurso de investidura, hizo referencia a una política de protección civil y también le salieron al paso los nacionalistas con la murga de sus competencias. Para que luego digan que una desorbitada reforma de los Estatutos no puede convertir el país en ingobernable...

A todos los políticos catalanes que consideran un intolerable agravio el ejercicio de las potestades que reconoce la ley o la simple discrepancia con su política habría que pedirles, serenamente, que se ocupen de sus asuntos. Ha comenzado el curso escolar y mientras en Vallirana los niños recibían sus clases en las dependencias de un restaurante. Muchos otros en barracones que el lenguaje oficial llama "aulas prefabricadas", el señor Carod-Rovira ha concedido una ayuda de casi tres millones de euros para que se enseñe catalán en algún pueblecito del sur de Francia. Mi corresponsal se pregunta, con ironía amarga, si en Vallirana, al menos, los niños podrán estudiar, ya que están en un restaurante, "a la carta". Para paliar la crisis, la de algún distribuidor se entiende, la Generalitat concede una subvención para que los productos catalanes se vendan un 20% más barato.

Así están las cosas, en Cataluña y en muchas otras comunidades autónomas que, en vez de ocuparse razonablemente de lo suyo, se dedican a reclamar bilateralidad y privilegios. "Nadie más que nosotros y, desde luego, jamás el Estado" parece ser el lema del autogobierno en la hora presente. ¿Y los ciudadanos? Que paguen.

ZP y la herencia del islam
Reconquista y Lepanto, orgullo de España
Zapatero debería saber que fue precisamente en la gloriosa jornada de Lepanto (1571), venciendo al turco, donde España culminó su vocación europea de libertad e imperio. Así al menos lo vio Cervantes.
Fundación DENAES Libertad Digital 18 Septiembre 2008

El pasado lunes y en Estambul tuvo lugar el enésimo respaldo oficial a la pervertida, perversa historia de España fomentada por cierta izquierda –no toda– antinacional que pudre nuestra piel de toro. Y el marchamo ha venido nada menos que de nuestro presidente del Gobierno, dedicado, cómo no, a defender sin reservas la entrada de Turquía en la Unión Europea como prístina y ejemplar baza para la consecución final de ese espejismo aliciano llamado Alianza de Civilizaciones.

Pues bien, presentó Zapatero a España como un país "orgulloso de la influencia del islam" en su historia abogando, oh paradoja, por una profundización del anfitrión en las reformas sociales directamente proporcional –suponemos– a su islamización bienhechora.

El fenómeno, bien es cierto, no ha sido ni es exclusivo de nuestro país y así tenemos a ese mendaz de Roger Garaudy y demás convertidos islamistas en Europa alineados junto a Blas Infante, Juan Goytisolo o el mismo Zapatero. Pero en la Fundación DENAES pensamos que una nación como España, cuya Leyenda Negra tan sólo es equiparable en magnitud y perjuicio a la que sufren los Estados Unidos, donde llevamos décadas inmersos en un proceso de descentralización y vergonzosa manipulación educativa para beneficio de la autonomía de turno, donde la mentira se impone ya desde la más tierna infancia en laboratorios ideológicos o centros de adoctrinamiento y, sobre todo, cuya unidad e identidad han sido forjadas precisamente durante siglos de Reconquista contra el islam bajo el signo de la Santa Cruz, declaraciones como las del presidente son aún más sangrantes que en el resto del continente y revelan bien a las claras que quien las pronuncia está atacando así, directa y conscientemente, la misma esencia y unidad de la Nación española. Algo que coincide, por otra parte, con el fin último de las continuas cesiones a la casta separatista por parte del Gobierno de Zapatero.

La Fundación DENAES, en guardia permanente contra todo aquello que atente contra la verdad histórica y por tanto contra la misma esencia de la Nación española, no se cansará en este sentido de desmontar mitos tan perniciosos como el de la supuesta convivencia armónica de las "tres culturas" durante la Edad Media, limitada según recientes y acreditados estudios (H. Salvador Martínez) a reducidas élites culturales y políticas del siglo XIII; el del legado lingüístico andalusí, tan exiguo como magnificado, puesto en solfa por el eminente filólogo Francisco Rodríguez Adrados; o las dudosas bondades "democráticas" de la sharia practicada en Al-Ándalus, que Claudio Sánchez Albornoz dedicó toda su vida a desenmascarar junto a la falsa teoría de la herencia arábigo-genética de los andaluces.

Antes que fingir alianzas infantiles basadas en falsas bondades absolutas, antes de basarse en éstas para apoyar el ingreso de Turquía en la UE, Zapatero debería saber que fue precisamente en la gloriosa jornada de Lepanto (1571), venciendo al turco, donde España culminó su vocación europea de libertad e imperio. Así al menos lo vio Cervantes, uno de esos "cerebros domeñadores de injusticias y crímenes", como calificó el poeta Verhaeren a los héroes de Europa, cuando "allí, con rabia y con mortal despecho, / el otomano orgullo vio su brío / hollado y reducido a pobre estrecho".

Y es que, pese a quien pese, Reconquista y Lepanto han sido, son y serán motivo de orgullo para los españoles.
Fundación DENAES para la Defensa de la Nación Española

Derechos humanos identitarios
MANUEL MONTERO El Correo 18 Septiembre 2008

H a llegado la hora de las extravagancias, como fruto final de los entusiasmos soberanistas. No tiene otra explicación la ocurrencia de acudir al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo tras la sentencia del Tribunal Constitucional que asegura que nuestro ansiado referéndum no es constitucional, en lo que por otra parte había (y hay) general acuerdo, excepción hecha del Gobierno vasco, de sus adláteres y de sus asesores jurídicos, y de éstos, no todos.

Sólo tendría interés la propuesta nacionalista de una excursión por Europa en un caso: si el Gobierno vasco se comprometiese a aceptar la sentencia de Estrasburgo cualquiera que fuera, y a que si no le diese la razón (e incluso si no admitiese la demanda) se olvidaría de estas zarandajas. No sucederá así. Si el Tribunal de Estrasburgo (o cualquier otro que en el mundo hubiere) rechazase su reclamación, sería descalificado por los reclamantes, debido a la particular noción política de los nacionalistas, que, primero, se sienten poseídos por la verdad universal y, segundo, entienden los caminos judiciales como armas de lucha. Para el nacionalismo, un tribunal es justo si le da la razón. Injusto en caso contrario. Sus postulados ideológicos los entiende como derechos humanos.

La idea de que los organismos internacionales y las instancias europeas tienden a compartir las querencias de los nacionalistas tiene algo de papanatismo. Subyace la idea de que sus propuestas de parte son verdad en lo absoluto, sólo negables por los españoles, «democracia de ínfima calidad». Como si Europa (y el mundo) se construyesen sobre criterios similares a los del nacionalismo vasco, en función de obsesiones identitarias: casos ha habido, y aún los hay (afortunadamente, ya apenas en la Unión Europea), pero no son del todo edificantes ni precisamente de prestigio democrático.

El recurso al Tribunal de Derechos Humanos a cuenta del referéndum tiene mucho de sarcasmo. En primer lugar, porque es obvio que hay derechos humanos que se incumplen de forma sistemática en el País Vasco, pero no son éstos los que se reclaman. Pongamos por ejemplo, «todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona» (artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos), que resulta básico y cuya comprensión no requiere sofisticadas redacciones de asesorías jurídicas al servicio de una causa política. Pues bien, a todas luces falta en la sociedad vasca, en la que cientos de personas las tienen amenazadas día a día.

No resulta achacable a los poderes autonómicos que la vida, la libertad y la seguridad de estos vascos (por ejemplo, la de toda la oposición democrática) estén amenazadas o coartadas. Sin embargo, resulta sangrante que el Gobierno de los vascos tienda a olvidar tales circunstancias y a suponer que forman parte del paisaje, de la 'normalidad': no se le conocen grandes desgarros públicos para sostener estos derechos humanos. Mientras, presenta como derechos humanos sus postulados políticos y organiza toda una parafernalia, que pretende internacional, para sostener lo suyo, olvidando las violaciones de los derechos humanos más elementales que se producen ante sus narices año tras año. ¿Dos varas de medir? Sólo una, la que anota presuntos agravios a los nacionalistas, que son infinidad habida cuenta su hipersensibilidad en este punto; la otra vara es para atizar. La movilización política y el despliegue de sentimientos por parte de los nacionalistas acerca del derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de los vascos que están amenazados - si han existido alguna vez- resultan sustancialmente inferiores a la insistencia en los (presuntos) derechos humanos de los nacionalistas, que es lo que se presenta en este trance como derechos humanos a reclamar en Estrasburgo.

Ésa es la otra. El fondo del cuento nunca fue que la consulta/referéndum sirviese para acercarnos a la paz, al final del terrorismo. Ésta fue la coartada ideológica. El propósito era asentar de rondón la idea nacionalista de la 'construcción nacional'. Es decir, establecer a golpe de referéndum y de deslegitimación del Estatuto un nuevo punto de partida para seguir con la construcción identitaria de la sociedad vasca, por la vía de socavar la lengua, cultura, derechos. de quienes no comparten tal identidad. ¿Puede entenderse como 'derecho humano' un proyecto político que busca dificultar o imposibilitar las expresiones públicas de una parte de la sociedad? ¿Existe el 'derecho humano' de reducir los derechos humanos de los demás? ¿Es un 'derecho humano' dificultar (o impedir) que los hijos estudien en el idioma de sus padres? Se dirá que nada de eso figuraba en el finado proyecto de consulta, pero a estas alturas todos sabemos de qué va la historia, y que el referéndum no buscaba mejorar la convivencia de los vascos, sino asegurar la hegemonía nacionalista, y por lo visto hasta la fecha ésta consiste en tal presión identitaria. Sus 'derechos humanos' son 'derechos identitarios', una contradicción en sus términos.

tro ejemplo. El artículo 21 de la Declaración Universal de Derechos Humanos asegura que «toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país». ¿Se cumple en la Comunidad Autónoma Vasca? Se podrá justificar como se quiera, incluso presentar como algo agradable, positivo, irrenunciable, expresión de derechos humanos identitarios, pero lo de 'en condiciones de igualdad' se incumple. Los objetivos del referéndum nacionalista no consistían en atenuar tales discriminaciones. A juzgar por los precedentes, se trataba de lo contrario.

Así que nos vamos a Estrasburgo como otro paso dentro de la secular lucha de los vascos por su libertad e identidad. Se reclama de matute el derecho humano de rebajar los derechos humanos de quienes no sean identitariamente correctos. Al paso, se olvidan los derechos humanos de quienes ven amenazadas su vida, su libertad y su seguridad, que quedan perdidos en la hojarasca: su quebranto es de tal calibre que hoy en día ya ni se considera un problema político, se da por bueno. ¿Todo ello para qué? Dos ideas: o bien para continuar acentuando la división entre los vascos; o bien para, vía victimismo, ganar unas elecciones y continuar así acentuando la división entre los vascos. No hay otra.

ANV: una ilegalización esperada... desde que ZP se cayó del caballo
José Luis Barceló elsemanaldigital 18 Septiembre 2008

La noticia corrió como la pólvora a las 12 de la mañana del martes 16 de septiembre: la Sala del 61 del Tribunal Supremo acordó por unanimidad la ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y su disolución como partido político al admitir las demandas presentadas por la Fiscalía y la Abogacía del Estado.

La noticia se difundió a través de una rueda de prensa del presidente del alto tribunal, Francisco José Hernando, quien explicó que la declaración contra esta formación, suspendida de sus actividades desde febrero pasado por orden de juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, supone "la liquidación y puesta a disposición de lo que establece la Ley de Partidos Políticos de todos los bienes y efectos que pertenecen a este partido". Es decir, que todo bien patrimonial o de tesorería de la formación política pasará a ser confiscados por el Estado. Y se supone que este mismo miércoles 17 de septiembre los dieciséis magistrados que componen esta sala comenzarán también el estudio de la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV), contra el que la Fiscalía y la Abogacía del Estado también presentaron demandas de ilegalización.

El portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, afirmó que, tras la decisión del Tribunal Supremo de ilegalizar a ANV, "lo que hay que desear es que esa sentencia se ejecute" y "tenga consecuencias especialmente en los ayuntamientos".

La ejecución de las resoluciones judiciales conlleva la retirada de la subvención que reciben los grupos municipales de ANV, aunque sus ediles pasan a ser considerados no adscritos, manteniendo sus actas de concejales. En el caso de que formen parte de un equipo de gobierno municipal, estos concejales continuarán percibiendo sus asignaciones económicas con dedicación parcial o de exclusividad, los que sean alcaldes no perderán necesariamente las alcaldías salvo mediante una moción de censura, y los que no formen parte de equipos de gobierno, continuarán percibiendo sus dietas por asistencia a plenos u otros órganos colegiados municipales.

Curiosamente ha habido opiniones discrepantes o contradictorias incluso entre los propios grupos políticos. Así, Aralar, mientras rechazaba la decisión de la Audiencia Nacional de ilegalizar y disolver ANV alegando que "supone un ataque a la democracia" así como una "clara conculcación de los derechos políticos", por otra parte aseguraba casi instantáneamente que rechazaba el intento de atentado sufrido esta tarde por un agente de la Policía Nacional en Bilbao y mostró su solidaridad a la persona que sufrió el ataque

ANV: la herencia del Proceso de Paz de Zapatero
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 18 Septiembre 2008

De los errores cometidos en el ahora innombrable Proceso de Paz el que ha tenido un efecto más pernicioso y cuyas secuelas padecemos y aún vamos a seguir padeciendo fue el consentir que los tentáculos políticos de ETA volvieran a las instituciones democráticas. Eso se lo debemos al Gobierno y de ello hemos de pedir cuentas al presidente Zapatero. Es la peor de la secuelas de su ceguera, su empecinamiento y su equivocación mesiánica con ETA. Otros asuntos como aquel enaltecimiento de Otegui a interlocutor de “paz”, o aquella excarcelación coyuntural y "humanitaria" de De Juana Chaos tuvieron mejor remedio, pero devolvernos a ETA a los ayuntamientos no lo tiene por ahora, aunque el Tribunal Supremo la haya declarado ilegal y lo que siempre hemos sabido que era: Un apéndice de la organización terrorista, un nuevo camuflaje de Batasuna.

El Gobierno también lo sabía pero en su tozudez ciega con el Proceso de Paz y aun después de la bomba de la T-4, quiso seguir dando una oportunidad a los etarras y como gesto de buena voluntad permitió esa presencia. Primero Zapatero y de la Vega hicieron sonoras afirmaciones sobre la legalidad de la formación, después fue el Fiscal Conde Pumpido y cuando el escándalo fue inaudito al ver quienes iban en las listas hicieron una de las más ruines maniobras con las listas . Impugnaron la mitad y dejaron presentarse a las demás, por ejemplo en Pamplona, aunque fuera de primera una “batasuna” reconocídisima , publica y presentada como tal en anteriores elecciones.

El Tribunal Supremo se quejó amargamente en su sentencia de la jugarreta de la Fiscalía. Solo pudo anular las listas que le presentaron para ser anuladas no pudiéndose pronunciar sobre aquellas a las que el Gobierno no encontró tacha, o mejor dicho, no quiso ni verla ni mirarla.
El mal ya estaba hecho. ANV irrumpió en los ayuntamientos , consiguió cientos de conejales y mas de 30 alcaldías. Y ahí siguen , imponiendo sus métodos y extendiendo el miedo contra todos aquellos a quienes consideran enemigos de sus delirios independentistas. Y ahí seguirán, cobrando cientos de millones de euros para las arcas etarras de los impuestos de los ciudadanos españoles. Ahí seguiran porque el Supremo ahora, una vez que la Fiscalía del Estado rectifico y propuso la ilegalización, ha podido dictar sentencia en tal sentido.
Pero la rectificación llega tarde y el remedio ya no es aplicable. Los etarras podrán mantenerse en los ayuntamientos. Es la nefasta secuela, la herencia de aquel Proceso de Paz con que tanto nos adoctrinaron y del que ahora no quiere ni oír hablar el señor Zapatero

P.D. El 18 a las ocho de la mañana emprendo viaje. Otra vez hacia Iberoámerica, en este caso Venzuela. Parte de trabajo en Caracas pero esta vez confieso que tambien tengo una parte lúdica donde tengo muchas ganas de volver: los tepuis, el alto Caroní, Canaima y, sobre todo, Los Roques. Prometo reportaje de vuelta en sección Olejae Viajero y fotos.
Mientras he dejado en nevera algunas entradas para que vayan saltando y procuraré entrar alguna vez con mi portatil desde allí.

Boadella y Cataluña
Cría cuervos
Uno, igual que La Vanguardia, también se pregunta perplejo cómo puede ser posible que semejante desagradecido haya osado abandonarnos.
José García Domínguez Libertad Digital 18 Septiembre 2008

Al modo de la Serenísima República de Venecia, que se daba al goce dionisiaco del carnaval con tal de conjurar la sombra de la peste negra, ahora que llega el fin del mundo y ya está a puntito de caramelo una lluvia fina de brokers engominados estampándose contra las aceras de la Castellana, Madrid, cálido refugio, generosa Esperanza, puerto franco abierto a todos los herejes que huimos de las taifas identitarias, ha acogido al gran Boadella para que, al menos, el Apocalipsis nos pille bailando. Feliz nueva que, como era de prever, no ha sentado ni medio bien entre las fuerzas vivas de Liliput.

"Del Boadella crítico al Boadella resentido que abdica de su catalanidad en un libro bautizado, apoyado y pagado por una editorial del reino", refunfuñaba a toda plana un propio del conde de Godó, glosando el exilio laboral de nuestro primer dramaturgo ante los cariacontecidos lectores de La Vanguardia. "Boadella es hábil para el cambio de discurso", apostillaba a continuación en un destacado el mítico rotativo antifranquista catalán, célebre por la firmeza insobornable de su lucha sin cuartel contra todos los poderes fácticos del Oasis. Y es que, tal como alertaba esa muy consternada crónica doméstica, "el fichaje de Albert Boadella por Esperanza Aguirre, para que dirija el teatro El Canal de Isabel II en Madrid [léase Madrit y arrúguese la nariz con infinito asco al pronunciar la t], puede haber causado alguna sorpresa".

Pues, como todo el mundo entiende, lo normal y razonable habría sido que Boadella rechazara la oferta, alegando que se siente muy feliz entre los suyos; sobre todo, al abrir los periódicos cada la mañana y ver cómo lo tildan de "hijo de puta" (Joan de Segarra, El País), "amalgama ridícula de falangista provinciano y militar melillense" (Osona), "Luzbel de pacotilla" (J. M. Cadena, El Periódico), "miserable puerco" (Joan Lacorte, Diari de Tarragona), "bufón tránsfuga y tramposo" (Rafael Vallbona, El Mundo) o de "bufón pagado por los franquistas" (M. Albisua, El Punt). Por no hurgar en denuncias que casi no nos atrevemos a reproducir, dada su extraordinaria gravedad. Repárese sino en el conmovedor testimonio que sigue: "Boadella y otros quieren un Barça vencido y españolizado. También están contra Laporta y su Junta. ¡Nosotros, con la Junta!" (El 9 Esportiu de Catalunya).

Y es que uno, igual que La Vanguardia, también se pregunta perplejo cómo puede ser posible que semejante desagradecido haya osado abandonarnos. Realmente inaudito lo de ese tipejo despreciable que, en su arrogancia infinita, ni siquiera se dignó a recoger el título de "persona non grata" que le concediera el Excelentísimo Ayuntamiento de la villa (más bien villorrio, según los que se han acercado alguna vez por allí) de Calafell. Cría cuervos.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

¿Otra vez la ´ele´?
FERNANDO GONZÁLEZ MACÍAS La Opinión 18 Septiembre 2008

Casi nadie en el Bloque se toma muy en serio eso de que el Partido Popular de Galicia está en trance de regalleguizarse, buscando un acercamiento al nacionalismo. No es que se haya caído de ningún caballo. Ocurre que el centro-derecha gallego no se resigna a una situación que va camino de consolidarse: que o gana las elecciones autonómicas con mayoría absoluta o está condenado al duro banco de la oposición. Para que haya otras alternativas al actual bipartito, es necesario que el Benegá se siga moderando hasta convertirse en una bisagra, de verdad, de las que abren para los dos lados, pero también se requiere que los de Feijóo pongan de su parte y desempolven el fraguiano "Galego coma ti".

El mismo día que los dirigentes populares estaban a punto de reconocer que ya no le hacen ascos a pactar incluso un gobierno autonómico con Quintana, todo sea por el bien de "Galicia, nai e señora", el PP coruñés protagonizaba una salida de tono de las que ponen en evidencia cuánto puede haber de puro oportunismo en la nueva estrategia, reflejada en algunos documentos internos interesadamente filtrados para que se hable del asunto.

Intentar reabrir la guerra del topónimo coruñés es, como poco, una imprudencia. Sobre todo si se hace sólo para agudizar las tensiones internas del gobierno municipal, una alianza que, especialmente en asuntos identitarios, está cogida con pinzas. En el viejo contencioso de la ele, que no está ni mucho menos superado, hay todavía profundas heridas por cicatrizar, y no entre las fuerzas políticas, sino entre los ciudadanos, a quienes es de irresponsables volver a enfrentar por un quítame allá una letra.

Pero, claro, se ve que hay quien está convencido de que la polémica lingüística, debidamente agitada, todavía da votos. Eso al menos creen algunos de los más destacados actores de la vida política herculina. De los que están en escena y de aquellos otros que aspiran a hacerse un hueco en ella.

En el PPdeG se les nota muy preocupados por la irrupción en el panorama electoral gallego del partido de Rosa Díez. Tanto a nivel de cuadros como de bases, UPyD se nutre de los sectores sociales que cuestionan las políticas de normalización y la -para ellos- imparable galleguización del sistema educativo, un colectivo que se intuye muy nutrido en A Coruña. Los líderes populares piensan que el españolismo coruñés (o, mejor, el coruñesismo españolista), sobre todo el que votaba a Paco Vázquez, el menos conservador, puede acabar sintonizando con esa nueva opción, en lugar de respaldar las candidaturas del PP.

Y de ahí ciertos gestos, por demás un tanto rancios, que desentonan, no ya de la nueva línea estratégica de reorientación galleguista, trazada por el propio Núñez Feijóo, sino incluso de las posiciones, en esto bastante prudentes, que hasta no hace mucho defendía el PP en María Pita. Cuando aprenderán algunos que la ciudadanía castiga los oportunismos, casi tanto como la incoherencia. Por lo que tienen de engañabobos.
FERNANDOMACIAS@TERRA.ES

Una España menguante
José Luís González Quirós El Confidencial 18 Septiembre 2008

El presidente del Gobierno acierta al señalar que la crisis tiene un fuerte componente exterior, pero casi nadie parece caer en la cuenta de que esa afirmación, dicha en tono de autodefensa, es casi tan absurda como la del deportista que tratase de disculparse por no haber ganado una carrera, alegando que llegó segundo solamente porque otro alcanzó antes a la meta. El hecho que no parece comprender Zapatero es que los países también compiten en un mercado muy reñido, y que España, que había comenzado a ocupar un papel de cierto peso en algunos mercados, está siendo barrida de esos sectores, con muy pocas excepciones que no se deben ni a la pericia de Zapatero ni a la de Solbes.

Hace unos años, empresas españolas compraban otras compañías en Francia, en Inglaterra o en Estados Unidos: eran, al menos aparentemente, competitivas, y ahora lo son mucho menos, por lo que pasaremos de compradores a comprados, y eso con algo de suerte. Es penoso que ese declive económico de España se trate de atribuir a razones externas, a errores ajenos. Sería mucho más inteligente, como ayer mismo trataba de hacer la ex ministra Trujillo en este mismo medio, pensar en los errores de fondo que había en el modelo de crecimiento de Aznar-Rato; lo cual no serviría, sin embargo, sino para poner de manifiesto el fracaso mayúsculo de la última legislatura, al no intentar corregir a fondo esas deficiencias, pese a que el cuadro macroeconómico lo permitía.

Son los errores y las carencias de una política económica nominalmente continuista los que han empeorado nuestra situación, los que nos han situado al final en todas las colas (crecimiento, inflación y paro) de la zona euro. Esa política, amparada en la retórica idílica e ilusa del presidente, es la que nos ha hecho perder posiciones colocándonos en una situación realmente peligrosa que, primero, ha tratado de negarse y, ahora, se contempla como una especie de plaga bíblica a la que cualquier buen socialista debe sentirse enteramente ajeno.

ZP y los suyos, y muchos españoles con ellos, prefieren pensar que la culpa de todo es del capitalismo salvaje, monstruo terrible que ellos tratan de neutralizar a base de políticas sociales muy civilizadas. Como, además, no les falta labia, no van a consentir que se les eche la culpa de los errores ajenos, aunque las patadas las estemos recibiendo en nuestro culo. Creen que es seguro que Rajoy o alguno de los suyos dirá algo a destiempo y, como aquí se trata de hablar y hablar para que nadie piense lo más mínimo, ZP volverá a surgir virginal y hermoso, como una Venus renacentista, de las turbulentas aguas de la crisis.

Cada loco con su tema, pero el amenguamiento económico de España tendrá consecuencias políticas muy hondas. No hace falta ser un gran economista para suponer que una España empobrecida no va a ser capaz de soportar, por ejemplo, la exuberancia administrativa de esa especie de nuevos ricos que son la Comunidades Autónomas, dedicadas a servir copas sin intentar siquiera cobrar su precio al cliente.

Hace poco surgió una noticia según la cual un determinado sujeto que había dicho una machada en una TV era nada menos que el responsable del área de pensamiento contemporáneo de la Vicepresidencia de la Generalidad de Cataluña. Es difícil imaginar un cargo más surrealista en una democracia supuestamente liberal. Imagino que el sueldo será congruente con la responsabilidad: nada menos que el pensamiento contemporáneo, aunque quizá quepa aliviarse pensando que se limitará a una franja ligeramente más reducida, como pueda ser el pensamiento contemporáneo catalán. Solo de pensar en la absurda inmensidad del trabajo que hay que suponer a ese probo funcionario se me abren las carnes.

Una España anormalmente rica se ha podido permitir esa clase de lujos, del mismo modo que se puede seguir tolerando la existencia de Ministerios en el Gobierno de la Nación que carecen de cualquier competencia, o que haya aumentado de manera realmente alarmante el número de asesores de la Moncloa, lo que tal vez ayude a entender la gran pericia improvisadora con la que se adorna nuestro Presidente.

¿Qué piensan de estas cosas los españoles? Poco, de momento, porque las consecuencias más dolorosas de lo que ya es obvio no se van a presentar de inmediato, pero no es exagerado suponer que aunque las turbulencias exteriores puedan arreglarse, si es que lo hacen, en un plazo de meses, los desastres internos van a sentirse por más tiempo y no dejarán el mapa político intacto.

Claro que siempre cabe que los españoles sigan apoyando una política que es una parodia del berlanguiano Marqués de Leguineche: se gasta lo que sea y, de pagar, ya veremos, a la espera de que nos salve un milagro o de que los europeos decidan convertirnos en un parque temático, dado lo salerosos que sabemos ser. Que no decaiga la fiesta y que no me toquen los gastos sociales, que la fortuna de Leguineche es sólida.

*José Luis González Quirós es analista político.

Es siglo XXI, no XX ni XIX
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 18 Septiembre 2008

EN vez de despacharla con cuatro lugares comunes, la crisis del Cáucaso exige un análisis extenso y profundo, primero, porque aquella es una encrucijada de etnias, religiones y recursos que la convierten en un polvorín aún mayor que el de los Balcanes. Segundo, porque está en juego el equilibrio, o desequilibrio, que va a regir el mundo en el siglo XXI.
Si nos contentamos con despachar esa crisis con frases hechas, «el oso ruso», «Putin, el nuevo Stalin», «vuelve la guerra fría», no vamos a resolver nada y, en efecto, vamos a volver a esa guerra o a otra peor. Mejor examinar la situación a la altura del año en que estamos. En 2008, Rusia es un país apeado de la condición de superpotencia que gozó desde finales de la Segunda Guerra Mundial, para ir perdiendo en los últimos años poder, influencia, prestigio, territorios, hasta el punto de verse amenazada de descomposición. Pero aún así, sigue siendo una gran potencia territorial, energética y, sobre todo, militar. Y a una potencia con las segundas reservas energéticas del mundo, con cohetes nucleares de 7.000 kilómetros de alcance capaces de atravesar cualquier barrera antimisiles, no se la puede tratar como, por ejemplo, a Serbia. No se la puede humillar, ni acogotar, ni cercarla de países hostiles, ni alentar la rebelión dentro de ella, porque acabará reaccionando.

Por otra parte, los Estados Unidos tampoco son lo que eran. Siguen siendo la primera potencia mundial, pero su poderío económico y militar ha decrecido. Las guerras de Afganistán e Irak han marcados los límites de su expansión política. La crisis de las hipotecas, los límites de su expansión económica. Nos enfrentamos por tanto a una situación nueva, a un mundo completamente diferente al anterior. Y las nuevas situaciones no pueden resolverse aplicando las viejas fórmulas. Requieren también fórmulas nuevas.

¿Cuál es la nueva situación? Por lo pronto, al comunismo no le ha sucedido la democracia, como esperábamos. Le han sucedido los nacionalismos y los fundamentalismos, semilleros de conflictos. El desplome de la Unión Soviética no ha significado aquel Fin de la Historia anunciado por Fukuyama, con democracia y mercado reinando sobre una especie de paz perpetua. Bien al contrario, ha traído la sustitución del viejo equilibrio nuclear por un desorden mundial, violentísimo e incontrolable. Así se da la paradoja de que los Estados Unidos, que no sufrieron el menor rasguño de la Unión Soviética, sufrieran el 11 de septiembre de 2001 el mayor ataque dentro de sus fronteras. No habiendo logrado hasta la fecha erradicar Al Qaeda, detener a Bin Laden, estabilizar Afganistán ni convertir Irak en una democracia, pese a haberlo ocupado.

Estamos ante nuevos enemigos, que requieren nuevas estrategias y nuevas alianzas. Ahora empezamos a ver tres errores garrafales cometidos desde la vieja perspectiva. El primero, ayudar a los muhayadin a echar a los rusos de Afganistán. Significó una derrota soviética, pero un triunfo del fundamentalismo islámico, que asentó allí sus reales. Y pronto hubo que despachar un ejército para echar del poder a los talibanes, que habían convertido su país en un nido de terroristas. Desde que ayudó a Jomeini y sus ayatolás a desbancar al Sha -a fin de cuentas, un déspota ilustrado-, occidente no se había equivocado tanto.

El segundo error fue invadir Irak. De acuerdo, había que frenar en seco la invasión de Kuwait. Pero ahora vemos que el viejo Bush hizo bien en no seguir hasta Bagdad porque Saddam Hussein -un déspota no ilustrado- era el mejor baluarte contra el fundamentalismo, el que metía en la cárcel a los ayatolás y el que frenaba a los iraníes. Una vez derribado, Irak ha explotado como una granada, Irán se ha convertido en la mayor potencia de la zona, y lo mejor que podemos esperar allí es que se mantenga un equilibrio instable entre las distintas facciones, sin que los fundamentalistas lleguen a controlar el país, con sus importantes reservas de petróleo.

Por último, el reconocimiento de la independencia de Kósovo no fue, parodiando a Talleyrand, un crimen contra el derecho internacional, fue algo peor: una estupidez, al sentarse un peligrosísimo precedente. No se pueden desmontar estados de forma tan frívola. Algo tan peligroso sólo puede hacerse a través de arduas negociaciones, que tengan en cuenta los derechos de todas las partes, minorías incluidas, y los intereses de los vecinos. Por no hablar ya de la viabilidad de esa nueva nación, en el aire, a no ser que se incorpore a una «Gran Albania» -problemas con Grecia- o la financie la Unión Europea, que buena está ella para financiar nada.

A estos tres errores capitales puede añadirse el de animar, tácita o abiertamente, a Georgia a despachar sus tropas a Osetia del Sur, para establecer allí su plena soberanía. Era como meter el dedo en el ojo de Putin, al tiempo que se le daba la oportunidad de hacer lo que venía buscando: consolidar su frontera sur con un golpe de fuerza. Sin que Occidente pueda hacer nada para evitarlo. Cuando se hacen apuestas tan altas, hay que tener las cartas para respaldarlas. Pero ni los Estados Unidos, con dos guerras en curso, ni la Unión Europea, dependiente de los suministros energéticos rusos, las tenían.

Y lo que hubiera sido no ya estúpido, sino suicida, sería haber intentado birlar a Rusia del petróleo del Mar Caspio con ayuda de algunos países de la zona o cerrarle la salida al Mar Negro con ayuda de Ucrania. Que tampoco sería nuevo. Ya lo intentaron ingleses, franceses y turcos en el siglo XIX, en la famosa Guerra de Crimea. Pero estamos en el siglo XXI, y no sólo la situación es otra, sino los rusos son otros, con los misiles de que hablábamos.

Conviene por tanto afrontar la crisis del Cáucaso sobre bases reales antes de que se nos vaya de las manos. No estamos en la vieja y predecible confrontación Este-Oeste. Nuestro mundo ha dejado de ser bipolar para convertirse en multipolar, donde ni siquiera la primera potencia es capaz de imponerse en uno de los países más atrasados del planeta, Afganistán, ni la principal amenaza es el comunismo. Es el terrorismo, el nacionalismo, el fundamentalismo, el fanatismo, el caos, la desintegración. Eso amenaza tanto a Rusia como a Estados Unidos como a la Unión Europea, siendo todos ellos aliados naturales en esa guerra, a no ser que estén ciegos o quieran perderla.

La primera tarea política de nuestros días es convencer a Rusia de que tiene más que ganar que perder solucionando los conflictos en su torno de forma civilizada, a base de negociaciones y consensos en vez de por la fuerza, como intenta hacer Sarkozy. Por su parte, occidente debe dejar de ver en Rusia una potencia derrotada, a la que puede esquilmarse impunemente, recortándole recursos, territorios y zonas de influencia. Hay que empezar a verla como un potencial aliado en la verdadera batalla de nuestro tiempo: establecer un nuevo orden mundial. La Rusia de Putin no es la Rusia de Yeltsin, pero tampoco es la de Bresniev. Es una nación que intenta dejar atrás un pasado trágico, para convertirse en un país moderno, no sólo en el terreno militar, sino también en el civil. Algo que requiere su tiempo, como sabemos bien los españoles. Pero que de lograrse, irá en provecho de todos. Aunque si insistimos en aplicar con ella políticas del siglo XX, e incluso del XIX, lo que conseguiremos es volver, no a la guerra fría, sino a una serie de pequeñas guerras calientes, de las que sólo aprovecharán los enemigos comunes.

Ciudadanos de primera
M. MARTÍN FERRAND ABC 18 Septiembre 2008

TODO parece indicar que, contra los pronósticos iniciales, Pedro Solbes sacará adelante en el Congreso los Presupuestos Generales del Estado. A partir del incomprensible dicho popular que asegura un roto para cada descosido, el PNV y el BNG, acólitos de pago y circunstancia, respaldarán al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para evitarle el sonrojo de un fracaso parlamentario. Por el momento hay que recordar a los sabios depredadores de Hacienda que, en tiempo de crisis, la actividad económica acarrea un inevitable descenso en las recaudaciones del IVA y el IRPF y que la prudencia, que no es de derechas ni de izquierdas, anuncia una previsión muy pesimista en los ingresos del Estado y, por ello, aconseja la reducción drástica del gasto público.

Solbes, que no aprendió lo suficiente cuando cocinó la crisis que terminó expulsando a Felipe González de La Moncloa, no parece tener muy clara la idea de la moderación en el gasto y ello le acredita como un buen socialista. Utilizando como recadera a la ministra de Administraciones Públicas, Solbes le ha hecho saber a los sindicatos -¡antes que a los parlamentarios!- que los funcionarios públicos se beneficiarán de un incremento salarial de 3,875 por ciento. Algo, sin duda, muy social y benéfico que, en los planteamientos generales de la economía nacional, constituye un disparate despilfarrador.

En España tenemos, redondeando, 2,5 millones de funcionarios. La mitad presta sus servicios en las Autonomías, 800.000 en la Administración Central y algo más de medio millón en los Ayuntamientos. Son muchos funcionarios: uno por cada 18 habitantes. Puede consolarnos pensar que en Francia, el país más burocratizado del mundo y el que asiste a su propia decadencia con mayor señorío, cuenta con un funcionario por cada 12; pero, en una organización más ejemplar y próspera, Alemania, la ratio no llega a uno por cada 25.

La congelación salarial de los funcionarios -dolorosa e impopular- es una medida de las que están en los manuales para atajar una crisis económica tremenda y demoledora; pero, como se demuestra, el zapaterismo es una forma de Gobierno que consiste en anteponer los intereses electorales del PSOE a cualquiera otro y, por supuesto, a los de la Nación. Los puritanos radicales que, en el XVII, le dieron cuerpo nacional a Nueva Inglaterra solían repetir una frase de su más afamado pastor, John Cotton: «Una ley es tanto menos provechosa cuanto más huele a hombre» y, por lo que se nos anuncia, la Ley de Presupuestos que perpetran Zapatero y Solbes no es que huela a hombre, apesta a compañerismo. ¿Alguien le garantiza los ingresos, sin incremento, a los trabajadores autónomos que, además de ser tantos como los funcionarios, corren con la mayor aportación a las cajas públicas?

Ciudadanos de cuarta y todavía peor
Nota del Editor 18 Septiembre 2008

Los ciudadanos de cuarta clase nos rebelamos contra todo. Somos ciudadanod de cuarta clase porque no pertenecemos a la primera clase que es exclusiva para la monarquía; ni a la segunda que es exclusiva para los profesionales de la política, ni a la tercera, creada para expulsar a los español hablantes a la cuarta.

Hoy he tenido que personarme en el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, y para llegar a mi destino, la secretaría de una sala de lo contencioso-administrativo, no he visto letrero alguno en español, todos en la lengua regional, y eso es lo de menos, en la última sentencia de otra sala del mismo tribunal, afirma que las notificaciones, expropiaciones en lengua regional tienen la misma eficacia que si lo hubieran sido hechas en español (de un ayuntamiento con español como lengua impropia), así que a pagar las costas, más de 1.600E y como ciudadano de cuarta que pretende subir a tercera, a seguir en la lucha,  recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

Por otro lado, el número de funcionarios que en general se cuentan en las diversas administraciones, están claramente minorizados, puesto que no tienen en cuanta los numerosos servicios "públicos" externalizados.

El otro día leía que en Madrid, las urgencias sanitarias del área Moncloa-Universidad estaban en manos de la Fundación Jiménez Díaz por el módico precio de 147 Millones de Euros (al hacer la división por el número de personas susceptibles de requerir el servicio, salía una cifra extraña). Por otro lado, innumerables ayuntamientos han creado innumerables empresas para mantenimiento de jardines, recogida de basuras, gestión del agua, gestión cultural, dependencia, comedores, etc. y así poder ejercer el poder en beneficio propio sin control alguno.

Y si miramos a los ministerios y autonosuyas, tenemos la educación pública y la privada, la seguridad pública y la privada, las vías públicas y las de peaje, el éjército (con sumo respeto) y las innumerables ONG, algunas financiadas con fondos públicos y otras con el esfuerzo de voluntarios (Cruz Roja, Protección Civil, Banco de Alimentos, etc.).

El otro día entré en una tienda cualquiera, había un vigilante de seguridad, que obviamente se paga con el sobreprecio de las mercancías, y ningún policía municipal o nacional por las cercanías. Ese vigilante consigue que el peligro potencial que pudiera cernirse en su local, pase a la calle, con lo que encima de tener que pagarle, aumenta nuestro riesgo en su cercanía. Si el estado se preocupara por la seguridad ciudadana, el tal vigilante sería miembro de las fuerzas de seguridad del estado y serviría para vigilar tanto el local como la calle y todos saldríamos ganando excepto los malos que saldrían perdiendo.

El mismo razonamiento es aplicable a la educación y sanidad, y lástima que no pueda aplicarse a la justicia, aunque aquí se produce una asimetría, pues si bien la justicia no está externalizada, con votos o dinero se puede conseguir cualquier cosa, sólo hay que echar mano de alguna funesta sentencia del Tribunal Constitucional que confirmó la inexistencia de derechos constitucionales de los niños español-hablantes (como algún miembro del TC lea esto, mi recurso de amparo irá al montón de los perdedores, aunque dada la lentitud, dos años para admitir y otros dos años para dictar sentencia, serán otros quienes tengan que juzgar).

En resúmen, habrá que irse a otro país donde se aplique un poco de sentido común.

Luz meláncolica a la izquierda
VALENTÍ PUIG ABC 18 Septiembre 2008

LO que le pasa a la izquierda genérica es que ha llegado con retraso al entendimiento de la realidad de la globalización porque tardó demasiado en asumir la economía de mercado. En parte, todavía no la ha asumido porque con la crisis económica actual vuelve a darle las culpas al capitalismo. Tampoco ha sabido exactamente que hacer con la Unión Europea, porque al principio dudó de sus orígenes. Respecto a la inmigración, como se ve en España, se limita a copiar lo que haga la derecha. Por lo demás, la falta de luz al final del túnel es común a casi toda la izquierda europea, aquejada de deserciones en el electorado y en otros casos por el viejo fenómeno de las escisiones ideológicas, el clásico «glissement à gauche». Eso es constatar que las empresas imposibles generan melancolía. La aportación del zapaterismo consiste en afrontar la dura crisis económica empeorando la educación, en poner un campo de minas en los consensos de la transición y hacer laicismo.

También usa el caro recurso de la Alianza de Civilizaciones: habrá que ver como se valora en el resto de Europa el «sí» fervoroso de Zapatero a Turquía.

Todo esto ocurre en el terreno de la acción política, con los ajustes más o menos felices que propugne el pragmatismo, mientras que en el aspecto de las ideas se da algo más de fluidez, a pesar de la inercia ideológica. Por diversos factores, Blair ha sido una estrella fugaz. No aparece un nuevo método de políticas redistributivas ni de recomposición del Estado de bienestar. Sólo prospera la alusión apocalíptica a la ofensiva neoconservadora o neoliberal, dos espectros inventados por la propia izquierda para utilizarlos como saco de arena para ganchos y fintas de boxeo. Ahora se espera todo de una victoria de Obama. Esta semana, en referencia a Europa, «Newsweek» habla de «izquierda coja». «Le Nouvel Observateur» habla del «año cero de la izquierda europea»: Marcel Gauchet recomienda al socialismo francés mirar el mundo tal como es en lugar de despreciar los miedos de las clases medias y de pedir a las gentes que renuncie a lo que son.

En Gran Bretaña, el «Policy Network» encabeza la reflexión sobre los horizontes de la social-democracia. ¿Fue la «tercera vía» insuficientemente modernizadora o modernizó en exceso? ¿Por qué razones lo que antes se llamaba voto trabajador ahora se desplaza hacia la derecha dura y populista? ¿Cómo explicar que no pocos votantes prefieran la izquierda neocomunista, también populista? Al proclamar Blair y Schroeder -hoy paladín de Putin- el manifiesto de la «tercera vía» allá en 1999, la socialdemocracia gobernaba en casi toda Europa. Ahora tan solo gobierna en Portugal, en Gran Bretaña -con gran retroceso- y en España, si es que Zapatero puede ser considerado un socialdemócrata.

En la autocrítica socialdemócrata destaca el líder del laborismo holandés, Wouter Bos. Dice que aquellos mecanismos tradicionales que en otro tiempo fomentaban la cohesión en nuestras sociedades se hacen menos atractivos o menos efectivos, siendo reemplazados por fuerzas que dividen en lugar de unir. La cohesión es un valor que solía ser conservador, más conservador que liberal. Ahora está a la alza, incluso en la izquierda, seguramente por influjo de los pensadores comunitaristas. En España, a la vista del paro masivo que llega, valdría la pena que la izquierda se ocupase más de la cohesión social que de ofensivas laicistas. De ahí, de la fragmentación y de la anomia, vendrán los riesgos para la sociedad española. Cada impulso que se da políticamente al multiculturalismo implica un paso atrás para la cohesión.

El líder laborista holandés remarca el lado oscuro de la globalización al tiempo que la ve como «perspectiva de prosperidad para los pobres y de libertad para los oprimidos». Son consideraciones que hacen suponer que lo que fue la izquierda europea todavía tiene energías para reconvertirse y ser de nuevo alternativa. En España, a la espera de la cosecha intelectual que promete la fundación «Ideas» del PSOE, Zapatero persiste en su ejercicio de la improvisación continua. Para el líder del socialismo español, gobernar es una especie de «gymkana». Al fin y al cabo, así ha ganado dos elecciones generales. Pero no parece que la socialdemocracia europea vaya a copiarle el antimétodo.

Ezker Abertzalea o la burla de la Ley
Vicente A.C.M. Periodista Digital 18 Septiembre 2008

Hecha la Ley, hecha la trampa. Y de trampas, coches bomba, bombas lapa, cebos, etc. , sabe mucho ETA.¿Que el Tribunal Supremo ilegaliza a ANV o el PCTV? Ningún problema, se cambian las siglas y asunto resuelto. Ahora y siguiendo la doctrina del propio juez Garzón, la denominación Izquierda Abertzale (Ezker Abertzalea) es totalmente blanca, ya que según el Auto del Sr. Garzón, “no toda” la izquierda abertzale es ETA. Lamentable, incomprensible, cínico, pero efectivo desde el punto de vista estrictamente legal.

Por otra parte no existe ninguna voluntad por parte del Gobierno de disolver los ayuntamientos donde ANV tiene representantes o manda directamente en alcaldías y concejalías. Todo es un paripé, una burda farsa para hacer ver que se sigue fuerte en la lucha anti terrorista, cuando realmente se está en la trastienda buscando la manera de retomar las negociaciones y proseguir con el infame “proceso de paz”.Ibarretxe empecinado con su "consulta", y Zapatero con "su proceso".

Zapatero, ante la abrumadora cascada de batacazos económicos, IPC, paro e inmigración descontrolados, insumisiones y deslealtades de sus baronías territoriales, necesita un logro impactante que desvíe la atención de los ciudadanos de sus verdaderos problemas. Ese logro lo conseguirá si dan fruto los contactos y Batasuna con Otegi como interlocutor, logra imponerse con la ayuda del colectivo de presos a los ultras de la banda. No lo tiene fácil, sobre todo porque ETA sigue empeñada en poner muertos en la mesa de negociación como aval previo. El último intento ha sido el policía nacional que ha salvado milagrosamente la vida por un fallo del artefacto explosivo.

La sentencia contra los representantes de las Gestoras pro Amnistía no viene en el mejor momento y aquí es donde se va a demostrar si el Sr. Zapatero y su Gobierno están dispuestos a poner toda la carne en el asador y dar muestras inequívocas de su predisposición a facilitar esas nuevas negociaciones. La encrucijada es tener que tomar una decisión pública que sería contraria a la postura de firmeza que ha pregonado. Aunque, visto que ni la oposición es capaz de levantar la voz, ni los ciudadanos demuestran mayor interés, el momento parece más que propicio.

Es seguro que en breves jornadas asistiremos a toda una serie de noticias, filtraciones y globos sonda para mentalizar a la opinión pública –principalmente a la votante del PSOE y nacionalista- de la reanudación de las “conversaciones por la paz y el fin de ETA”. Esta nueva cortina de humo, puede estar concatenada con el alumbramiento de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña. Si la misma no convence a los nacionalistas catalanes, habrá suficiente materia de debate y de enconamiento político que ayude a los fines de distracción que intenta el PSOE y el Sr. Zapatero.

La verdadera tragedia de todo este escenario, es que el PP ya no representa a una oposición real. Una sola voz es la que ahora se levanta en el Congreso de los Diputados, la de Dª Rosa Díez, porque la de Dª Soraya y D. Mariano no pasan de ser cacofonías fantasmales inaudibles e ininteligibles.

Los Reyes inauguraron el curso en un instituto donde los alumnos no pueden elegir el español
 Periodista Digital 18 Septiembre 2008

Los Reyes abrieron anteayer el curso escolar en el instituto Joan Ramis i Ramis de Mahón, un colegio en el que la gran mayoría de las asignaturas se imparte en catalán. Sólo se usa el castellano si el profesor lo decide. El centro cuenta con un Proyecto Lingüístico de Centro (PLC) que tiene como objetivo la normalización de la lengua catalana.

En la tertulia de la Cope, Pedrojota Ramírez hablaba de "la emboscada que le preparó la ministra Cabrera a los Reyes". Pero es que acaso ¿la Corona desconoce la realidad de los castellanohablantes en Cataluña? ¿O se prefiere hacer de cuenta que no pasa nada?

El Mundo informa que, según marca el proyecto lingüístico, también será de uso preferente en la documentación administrativa y en las comunicaciones internas y externas tanto cuando van dirigidas a miembros de la propia comunidad educativa como cuando lo hacen a particulares o instituciones «del ámbito lingüístico que le es propio». En la «ambientalización y rotulación del centro», la lengua usada también debe ser el catalán.

La directora del instituto, Immaculada Pitaluga, explicó ayer que los centros deben cumplir la Ley de Normalización Lingüística, que obliga a impartir algunas asignaturas en catalán. Pitaluga aseguró que en el instituto el Latín y el Griego se imparten en castellano, además de algunas otras materias, como Ciencias Naturales y Sociales, en caso de que el profesor así lo decida. Sin embargo, no pueden ser los alumnos quienes escojan qué materias reciben en una u otra lengua.

El programa de atención a los alumnos inmigrantes del centro prevé unas horas de refuerzo en catalán. La directora señaló que los alumnos pueden escribir sus exámenes tanto en catalán como en castellano y añadió que, en los últimos años, no ha recibido ninguna queja por su política lingüística.

ES LA SEGUNDA SUSPENSIÓN CAUTELAR DE LA PROVINCIA
Un juzgado de Albacete suspende la obligación de cursar EpC a otros 19 objetores
El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Albacete ha emitido un auto en el que se aprueba la medida de suspensión cautelar de cursar Educación para la Ciudadanía (EpC) a los hijos de 19 padres, así como a que sean evaluados en la asignaturas englobadas bajo esa denominación. La medida cautelar se une a las sentencias judiciales ya acumuladas que dan la razón a los 45.000 padres objetores.
Europa Press Libertad Digital 18 Septiembre 2008

Este auto es el segundo emitido por un juzgado de Albacete aprobando la medida de suspensión cautelar de cursar la asignatura, después del emitido a principios de mes por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Albacete.

Este nuevo auto se remite al Tribunal Supremo para indicar que la medida de la suspensión cautelar debe ser decidida sin pronunciarse sobre la cuestión de fondo que ha de constituir el objeto de valoración y decisión en el proceso principal, es decir, que la medida cautelar no puede prejuzgar el posterior pronunciamiento sobre la posibilidad o no de los padres al derecho a la objeción de conciencia que invocan y la vulneración o no de los derechos fundamentales alegados como cuestión de fondo.

El auto reconoce que la justificación de la adopción de la medida cautelar, teniendo en cuenta que si el procedimiento principal (el que se espera por parte del Tribunal Supremo para unificar la doctrina sobre esta materia) concluyese con un pronunciamiento que accede a la pretensión de los padres y no se hubiese permitido que sus hijos dejasen de asistir a clase, se ocasionaría un perjuicio de muy difícil reversión o reparación.

'ISLAMISTAS Y BUENISTAS' ALERTA DE LAS CESIONES DE EUROPA
Faes edita el 'best seller' danés que acusa al 'buenismo' de alentar al islamismo radical
AMANDA FIGUERAS El Mundo 18 Septiembre 2008

MADRID.- Las reacciones violentas tras la aparición de las famosas caricaturas de Mahoma de una parte pusieron de relieve el radicalismo de cierto mundo musulmán y, de otra, avivaron el debate sobre si Europa estaba haciendo lo correcto para gestionar su nueva población inmigrante y musulmana.

En este contexto, en Dinamarca, donde el diario 'Jyllands-Posten' publicó las viñetas, uno de sus columnistas, Ralf Pittelkow junto a su mujer, Karen Jespersen, ministra de Bienestar e Igualdad del Gobierno liberal danés y ex ministra de Asuntos Sociales y del Interior en Gobiernos socialdemócratas escribieron 'Islamister og naivister', una alerta sobre la amenaza islamista y el impulso que recibe por la respuesta ingenua y miedosa de Europa ante sus arrebatos. Fue un éxito de ventas.

Tres años después del momento álgido de la polémica, la Fundación Faes publica su traducción: 'Islamistas y buenistas. Escrito de acusación' con el que, según la directora de la editorial, Pilar Marcos, quieren "traer el debate España". No obstante, en el acto de presentación de la obra no hubo tiempo para discusiones. "Las croquetas se nos enfrían", apuntó el periodista y ensayista hispano-británico Tom Burns Marañón, uno de los oradores sobre el libro.

Faes, presidida por José María Aznar, también congregó para el evento a los humoristas gráficos Martínmorales y Puebla que actualmente trabajan para 'ABC' y Montoro, en 'La Razón', quienes hicieron una férrea defensa de la libertad de expresión. "Hay portadas de 'El Jueves' que a mí no me gustan como católico, pero nunca las prohibiría" afirmó este último.

También en mayor o menor medida, los tres lanzaron críticas hacia la permisividad del Ejecutivo frente a los islamistas: "En España, a diferencia de en Dinamarca como cuenta el libro, el 'buenista' no se culpa a sí mismo de las situaciones. Aquí si nos matan es por la foto de las Azores", añadió Montoro quien afirmó que el "mayor 'buenista' está presidiendo el Gobierno".

Puebla rechazó que se le pongan "alfombras rojas a cierta gente" como al líder libio Muamar Gadafi y afirmó que las concesiones a los extremistas suceden por el miedo a perder negocios.

En el libro se habla del peligro que suponen los islamistas para la convivencia en Europa. Se critica a quienes ceden ante sus exigencias considerándoles víctimas, sólo con el fin de evitar confrontaciones. Para los autores, la única salida a esta situación es defender los valores europeos (libertad de expresión, la igualdad de sexos, la laicidad del Estado) con la misma fuerza con la que los islamistas abogan por los suyos.

El 'buenismo'de Zapatero
Para Jespersen y Pittelkow, a pesar de que sólo una pequeña parte de los musulmanes europeos profesan la ideología islamista —"El islamismo no es el islam, sino que se trata de una corriente radical que coexiste junto a otras dentro de éste"— logran ejercer su influencia en Occidente a través de la inmigración, ambicionan el poder político y dicen ser víctimas de discriminación religiosa cuando se critican sus ideas de gobierno.
Javier Solana, en la rueda de prensa conjunta con el líder de la Organización de la Conferencia Islámica sobre la crisis de las caricaturas.(13/02/06) (Foto: AFP)

Javier Solana, en la rueda de prensa conjunta con el líder de la Organización de la Conferencia Islámica sobre la crisis de las caricaturas.(13/02/06) (Foto: AFP)

Afirman que es un sinsentido hablar de la lucha contra el islamismo como si se tratase de una lucha contra los musulmanes o el islam. Pero es igual de absurdo, añaden, mostrarse compresivo e indulgente con el islamismo totalitario como forma de demostrar que no luchamos contra los musulmanes.

Su obra es ciertamente alarmista. Dan a la polémica de las caricaturas de Mahoma la categoría de "punto de inflexión histórico" ante el que Europa dio una respuesta "débil, evasiva y desordenada" . A esto le dedican una atención especial, subrayando que el responsable de su política exterior, Javier Solana, "malvendió sin escrúpulo los valores liberales europeos" en aquel momento.

Para la Fundación Faes, el 'buenismo' es un rasgo del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En 'El fraude del buenismo' (Ed.Faes. 2005), Florentino Portero afirma que "la 'diplomacia del talante' comunica al otro la renuncia al uso de la fuerza, la relatividad moral, la aceptación de la legitimidad de las demandas que presente, la disposición de ceder... Chamberlain nunca llegó a los extremos de Zapatero".

Este libro y el que ahora se publica en España tienen el mensaje común de que hay que olvidar a Rousseau ("El hombre es bueno por naturaleza") y reivindicar a Hobbes ("El hombre es un lobo para el hombre"). Se pregunta qué hacer cuando nos encontramos con sujetos que rechazan el diálogo y pretenden crear una sociedad al margen y hasta dónde debe llegar una sociedad abierta.

La respuesta lógica es que los límites están en los derechos humanos y la democracia. Tanto en Dinamarca como en España, a pesar de las diferencias del tipo y antigüedad de la inmigración, tan sólo una minoría no acepta estas reglas universales y ante sus eventuales violaciones, es la Justicia la que debe actuar.

Hay muchos países en los que esos derechos se transgreden cada día sin que los líderes políticos occidentales hagan apenas menciones sobre el asunto. Cuando se les visita para cerrar algún acuerdo comercial, se firma y se calla. Se evita entrar en valoraciones incómodas y predomina la máxima maquiavélica de que 'el fin justifica los medios'.
Intolerantes: propaganda e ignorancia

Los autores teorizan sobre el islamismo radical aplastante y violento, sin mencionar que la intolerancia es un signo de ignorancia en el islam.

Dos ejemplos muestran cómo la tergiversación del islam o la magnificación de hechos aislados dañan la imagen de éste en Occidente, haciendo que muchos más de los que son parezcan radicales islamistas, cuestión que algunos estudiosos creen que es un objetivo en sí mismo.

Un erudito musulmán de Mauritania afincado en EEUU, Mohamed El-Moctar El-Shinqiti, se refería en un artículo en la página web de 'Al Yazira' a las polémicas suscitadas por las conversiones de musulmanes al catolicismo. "Si de verdad hubiera existido un castigo mundanal para la apostasía en el islam, Muhammad [sic] habría sido el primero en aplicarlo".

Por otro lado, está el asunto de la condena a morir lapidadas de las nigerianas Safiya Housein y Amina Lawal. La movilización de las masas internautas occidentales fue, presuntamente, la que las evitó.

Abdennur Prado en 'El Islam en Democracia' (Ed. Junta Islámica. 2006) se pregunta si acaso miles de e-mails enviados desde Malasia a George W. Bush pararían una ejecución en Arkansas y afirma que la salvación se logró gracias al trabajo de ONGs y grupos pro derechos humanos locales.

Su teoría es que si se han destacado casos "tan extraños" como estos, poniéndolos como representativos de una comunidad de 1.500 millones de personas, es "porque tratan de esconder una realidad que les asusta". Para él, la islamofobia es el fascismo del siglo XXI.

Partidos
Zapatero se compromete con el BNG al uso del gallego en las Fuerzas de Seguridad
E. L. P. La Razón 18 Septiembre 2008

Madrid- No hay duda. El presidente Zapatero está comprometido con el uso de las lenguas cooficiales. Tanto, que ayer prometió agilizar el uso del gallego entre las Fuerzas de Seguridad del Estado desplegadas en Galicia. Claro, respondía a una pregunta del diputado del BNG Francisco Jorquera, quejoso de que se habla poco su lengua.

El presidente del Gobierno le tranquilizó con sus palabras. No sólo promoverá el uso del gallego entre la Policía, sino entre todos los funcionarios del Estado que trabajan en Galicia.

Zapatero recordó que el Gobierno ha promocionado los derechos lingüísticos con respecto a las lenguas cooficiales con la Ley de de Acceso Electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos, en la ley de Registro Civil, en la ley que regula el carné por puntos, en la Ley de Contrato de Seguros, en la de Publicidad y Comunicación Institucional, en el Estatuto de Ciudadanía Española y, «por supuesto», en la ley de Educación. Eso sin contar con la promoción de las lenguas cooficiales en el ámbito de la UE. Jorquera siguió apesadumbrado, ya que la protección jurídica de la que goza el gallego «es muy inferior a la del castellano». Su impresión es que «apenas se cumple la legalidad». Un reclamo más: «El talante debe acompañarse de hechos, pues es necesaria una mayor observancia de la legalidad lingüística».

El Instituto Cervantes, Cruz Roja Española y SM editan un libro para que los inmigrantes aprendan castellano
Redacción Bilbao Minuto Digital 18 Septiembre 2008

Unos 10.000 inmigrantes adultos aprenderán castellano cada año con un método pionero desarrollado por el Instituto Cervantes, Cruz Roja Española y SM, basado en un libro y un CD en castellano, adaptado a las necesidades lingüísticas y culturales del extranjero recién llegado al país.

Al acto de presentación de este método han asistido hoy la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, el presidente de la Cruz Roja Española, José Manuel Suárez del Toro, el director general del grupo SM, Javier Cortés, y la coordinadora del método, Fuencisla Isabel Sanz, quienes han destacado las bondades de esta iniciativa, diseñada para mejorar la integración social.

Se trata de un curso de español de 90 a 120 horas, denominado Horizontes. Español nueva lengua, con el que se busca acercar a los alumnos a áreas temáticas relacionadas con sus primeras necesidades de integración: presentaciones, como ciudad, transporte, compras, salud, vivienda, empleo, trabajos y trámites legales.

Una primera edición de más de 5.000 ejemplares, que se pondrá en manos de formadores en lengua española para extranjeros, y que se destinará especialmente a los centros de la Cruz Roja, al menos por el momento, permitirá a los inmigrantes beneficiarse de esta medida social totalmente gratis.

Según el director general de SM, “no se trata de un libro de librería, ni para negocio, sino para ponerlo en manos de quienes trabajan” directamente dando formación de español a inmigrantes adultos recién llegados al país, y que necesitan unos conocimientos mínimos para manejarse en la vida cotidiana. Además, ha precisado, no se descartan nuevas ediciones de este método de aprendizaje, si el éxito de la iniciativa lo requiere.

Por su parte, el presidente de la Cruz Roja Española ha explicado que la iniciativa forma parte de las prestaciones que esta organización destina a los inmigrantes, donde se incluye también un servicio de empleo, apoyado por el Fondo Social Europeo, que, según sus datos, está garantizando trabajo a unas 30.000 personas, de las que 10.000 están consolidando anualmente su puesto laboral.

En cuanto al tiempo previsto para aprender español con este método, el presidente de la Cruz Roja Española evitó dar un dato concreto, ya que, ha explicado, “se trata de cursos a la carta, con atención individualizada” para cada uno de los inmigrantes, de acuerdo a sus necesidades particulares, y que “son muy diversas” entre unos y otros.

El libro incluye imágenes, testimonios y casos reales, entre los que están cómo rellenar impresos oficiales, solicitar trabajo, conocer cómo son los contratos de alquiler o comprender las recetas médicas.

“En principio se pensó que podría ser un elemento para preparar la posible prueba de nivel para obtener los permisos de residencia, considerando siempre que el conocimiento de la lengua es el mejor vehículo para esta inserción”, según la autora del método.

Actualmente -ha añadido- “son escasos los textos de aprendizaje de español en contextos laborales, y se precisan textos específicos para profesiones de mayor demanda de trabajadores extranjeros: agricultura, construcción, hostelería, imprenta…”.

ETA ordena a los ediles de ANV que pasen a denominarse «izquierda abertzale»
J.P./G.S./N.C. | MADRID ABC 18 Septiembre 2008

ETA ordenó a los alcaldes y concejales de ANV a mediados de verano que de forma estratégica se despojaran de las siglas y adoptaran la denominación de «cargos electos de la izquierda abertzale». Dicho y hecho. Desde hace mes y medio y en la mayoría del centenar de ayuntamientos en los que lograron colarse (gobiernan en 43), los corporativos de ANV se están ya constituyendo como grupo de la «izquierda abertzale».

Según los medios consultados por ABC, el objetivo prioritario de esta muda es blindar a su última marca electoral, convencida la banda de que ANV sería ilegalizada. Además, el «complejo ETA» quería hacer frente a iniciativas como las adoptadas por los ayuntamientos de Pamplona, Baracaldo e Irún, que decidieron disolver el grupo de ANV. La disolución no evita que mantengan sus concejalías, pero les retira la subvención económica asignada como colectivo.

El plan de acuñar el término genérico de «izquierda abertzale» fue diseñado por ETA como primera intentona de colar en las últimas municipales a la ilegal Batasuna que, pese al entonces vigente «proceso de paz», se resistía a someterse a una refundación para pasar el filtro de la Ley de Partidos. Los estrategas etarras encontraron coartada en un auto dictado por Garzón, quien afirmó que no toda la izquierda abertzale es ETA y Batasuna.

Imagen de cohesión
Pero, además, ETA intenta transmitir a sus bases una imagen de cohesión ante el acoso judicial, y evitar la dispersión con una Batasuna en la semiclandestinidad, un PCTV cautivo en el Parlamento vasco y, por el contrario, una ANV que iba adquiriendo un protagonismo que llegó a causar no pocos recelos en los grupos más ortodoxos del autodenominado MLNV. Con la marca «izquierda abertzale» se consigue un nombre único para todos los grupos municipales de ANV que serán disueltos y se garantiza una unidad política muy productiva mediáticamente.

La disolución no evita que mantengan sus concejalías, pero les retira la subvención económica asignada como colectivo.
Sin embargo, la estrategia del cambio de denominación servirá bien poco a las pretensiones de ETA. Basta recordar el precedente de Batasuna, que en abril de 2002 intentó adelantarse a las consecuencias de su posible ilegalización cambiando la denominación de su grupo parlamentario por la de Sozialista Abertzaleak (SA). Un año después, el Supremo ordenó la disolución de dicho grupo por tratarse de «un artificio encaminado a obstaculizar los efectos de la ilegalización».

La disolución de los grupos municipales parece, pues, una consecuencia inevitable de la muerte civil de ANV. Y en el caso de que el Supremo choque con la negativa de los responsables de los consistorios afectados, éstos deberán atenerse a las consecuencias y, de nuevo, recordar el precedente de Batasuna. La negativa del Parlamento vasco a disolover SA se saldó con la condena por delito de desobediencia del que fuera su presidente, Atutxa.

En la práctica, la disolución de los grupos supondrá que los concejales no podrán agruparse bajo las siglas ANV (pues el partido ya no existe), pero en ningún caso la pérdida de su condición de electos. Es decir, seguirán ocupando sus cargos. Según consolidada doctrina (cuyo origen está en una sentencia del TC de 1983), el escaño (en este caso el cargo municipal) pertenece a la persona que ha resultado elegida por los ciudadanos y no al partido.

El Gobierno no hará nada
Tampoco parece factible la disolución de los ayuntamientos. Moncloa aseguró anoche a ABC que «no está previsto que el Gobierno disuelva los ayuntamientos que gobierna ANV». En este sentido, fuentes jurídicas aseguran que esta decisión no puede ser consecuencia de la ilegalización sino, en todo caso, de la comprobación de la comisión de delitos por cada uno de los ediles proetarras. Otras fuentes del Gobierno reconocieron que es «difícil» que los tribunales convaliden la disolución de los consistorios.

En cualquier caso, el Ejecutivo prefiere recabar informes de la Abogacía del Estado, de Administraciones Públicas y Moncloa antes de lanzarse a tomar una decisión que, según las fuentes consultadas, de ser rechazada por el TS, podría «volverse en contra» porque legitimaría «de facto» a los alcaldes y ediles filoetarras.

El Gobierno teme que si actúa ahora como lo hizo en el caso de Marbella, el decreto podría ser recurrido por los afectados y, eventualmente, por el Gobierno vasco y los partidos nacionalistas. Algo que no ocurrió en el caso del consistorio andaluz porque la disolución se produjo tras la detención y encausamiento de sus miembros por delitos de corrupción. Ahora, el Ejecutivo no tiene claro que el Supremo pueda convalidar una decisión así. «Rentería no es Marbella», reconocía ayer gráficamente a ABC una de las fuentes consultadas. «Una cosa es que ANV haya sido ilegalizada» -añaden- y otra demostrar que el alcalde o concejal electo han hecho un uso fraudulento de su cargo «en la gestión».

Atacan una tienda de moda y dejan el mensaje “inimigo do galego”
ALBA SUÁREZ > A CORUÑA El Ideal 18 Septiembre 2008

La tienda de moda del diseñador Antonio Pernas ubicada en la plaza de Lugo apareció ayer con el escaparate dañado por dos impactos y con una nota bajo la puerta en la que podía leerse la frase “inimigo do galego” compuesta por letras recortadas de periódicos. La Policía Científica se desplazó al local por la mañana para analizar lo sucedido y recoger muestras de los destrozos, así como el mensaje anónimo. Los agentes nacionales investigan la autoría del ataque.

Fue una de las empleadas del establecimiento la que dio la voz de alarma en cuanto llegó al local alrededor de las diez menos cuarto de la mañana. “Venía por la calle y cuando vi el cristal así lo primero que pensé fue que podía haber alguien dentro, pero cuando ya me temblaron las piernas fue al ver la nota debajo de la puerta”, relató. La trabajadora dio aviso a la Policía Nacional, que desplazó una patrulla al lugar sobre las 10.00 horas y, una vez comprobados los hechos, requirió la presencia de la Brigada Científica.

Investigación policial > Fuentes oficiales del 091 confirmaron que están investigando lo sucedido, aunque por el momento se desconoce quien pudo cometer el ataque y con qué arma causaron daños al escaparate. Según las dependientas de la tienda, los agentes barajaban la posibilidad de que se pudiera tratar de un grupo galeguista radical o de una gamberrada de algún individuo con afán de crear repercusión. Después del susto inicial, las trabajadoras abrieron la tienda con algo de retraso y restando importancia al incidente. “Al final ya nos dio la risa, no creo que nos quisieran hacer daño”, zanjó una de ellas.

Para hacer negocios en España hay que pagar el triple de sobornos que en Europa
Redacción Bilbao Minuto Digital  18 Septiembre 2008

Una de cada cuatro empresas en el mundo ha dado soborno o ha practicado la corrupción en los últimos dos años a pesar de que existen leyes más estrictas en contra de esta práctica, de acuerdo con la Encuesta Mundial de Fraude que cada año elabora la firma Ernst & Young.

Como cabría suponer Oriente Medio, Asia, Sudamérica y África tienen los mayores niveles de corrupción, pero llama poderosamente la atención que España se descuelga del resto de países europeos para situarse en un estadio intermedio entre los países tercermundistas y los desarrollados.

En efecto, el 32% de los directivos de grandes empresas españolas afirma haber perdido oportunidades de negocio por no pagar un soborno frente a un competidor que sí lo hizo, un resultado que resulta escandaloso al compararlo con el 8% de media registrado en Europa. Es decir el nivel de corrupción empresarial español a la hora de hacer negocios triplica al europeo. Según el estudio de Ernst & Young el 24% de los encuestados españoles asegura haber sufrido en su empresa un caso de soborno o corrupción mientras que la media de Europa Occidental es del 10%. Además, el 20% de los directivos españoles reconoce que le han ofrecido un soborno para conseguir un contrato.

En cuanto al sector público, Transparencia Internacional, la organización no gubernamental pionera y más importante en la lucha contra la corrupción en el mundo, sitúa la acción de los ayuntamientos como el principal problema de España desde el punto de vista de la corrupción. El ámbito donde la corrupción es más elevada es el del nivel local de Gobierno”, sobre todo “en la costa (…) o en las inmediaciones de las grandes ciudades”. La causa de este fenómeno, según Transparencia Internacional, hay que buscarla en “la calificación del suelo urbano”, lo que ha provocado que España sea el país de la OCDE “donde el precio de la vivienda ha subido más en los últimos años”.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial