AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 22 Septiembre 2008

Ibarretxe no consulta a los padres vascos
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 22 Septiembre 2008

El sábado, día 20, unas 200 personas se concentraron frente al Palacio de Ajuria Enea bajo el lema "Ibarretxe, consulta a los padres". Una concentración de 200 personas "disidentes" contra el régimen vasco es prácticamente una multitud. No me atrevo a hacer de adivino y dar cifras equivalentes a las de un país democrático; pero, para que no me llamen exagerado o Enric me mande al psicoanalista, yo le añadiría un cero, un simple cero, aunque creo que eso es tirar muy por lo bajo.

No faltaron los energúmenos filoetarras pidiendo la eliminación del español de la escuela y tratando de reventar la concentración. Son los métodos nazionalistas, no tienen otros. Sus neuronas no dan para más.

Los padres no pedían nada del otro mundo, simplemente defendían su derecho a escolarizar a sus hijos en su lengua materna que, por supuesto, no es el vascuence que tan sólo hablan un 11% de los vascos, sino el español.

El Departamento de Educación subordina toda la educación vasca al vascuence como si éste tuviera propiedades milagrosas. Bueno, de hecho las tiene para la élite nazionalista que controla el poder en esta región de España pues el idioma es lo que les identifica como "raza de señores" con derechos de dominio total sobre sus súbditos.

El acto fue convocado por la Plataforma Por La Libertad De Elección Lingüística. Terrible delito. ¿Cómo se les ocurre a esta gente reclamar otra "libertad" que no sea la de obedecer ciegamente al gobierno vasco? Los manifestantes, para más INRI, defendían herejías tales como que el español es tan idioma vasco como el vascuence. ¡Pero si el español tan sólo lo habla el 89% de la población vasca! ¡Adónde vamos a parar!

Suma y sigue:
Relato de un asistente a la concentración de padres
Ernesto Ladrón de Guevara
22/sep/2008 0:23

Este sábado pasado estuve en la concentración de padres ante la residencia del presidente de la Comunidad Autónoma Vasca, demandando libertad. Libertad de elección de la lengua en la que educar a los hijos. Estoy en edad de ser abuelo, pero no puedo sustraerme al deber de defender el derecho de los padres a educar a sus tutelados en su lengua materna porque así lo recomiendan tanto los expertos más acreditados como la misma UNESCO, y, al fin y al cabo nadie está legitimado para reemplazar a éstos en su derecho a elegir el tipo de educación que quieren para sus pupilos.

En la concentración tuve la sensación de palpar el miedo: no muchos asistentes. Y como dato relevante, la aparición de cinco especímenes con aspecto de sicarios cebados por el régimen gritando los típicos eslóganes característicos del mundo abertzale, como recordándonos que habíamos sobrepasado la línea de lo permitido. Alguien de los padres concentrados les espetó con el insulto ¡fascistas!, que en este caso es un término exacto desde un análisis del significado para describirles pues ese matonismo chulesco me recuerda a los “Guerrilleros de Cristo Rey” a finales de los setenta, al agredirnos a los demócratas. La respuesta de uno de los energúmenos fue, con la característica prepotencia de quien se sabe protegido por el sistema, elevar el dedo corazón de su mano derecha, en un gesto soez de chulo de burdel.

Suma y sigue:
Despiden a Sara Burgos, la monitora que respondía a los niños en español cuando ellos se dirigían a ella en este idioma

Otra que no ha aprendido que la "libertad" en territorio comanche consiste en obedecer sin rechistar.

Sara Burgos, la monitora de 22 años del colegio público Gayarre de Barcelona, ha recibido el comunicado de que no se le piensa renovar el contrato. La joven, una de las encargadas de cuidar a los niños de 1º de Primaria del colegio desde enero hasta el pasado 22 de junio, recibió instrucciones tajantes para no atender a aquellos niños que se dirigieran a ella en español. Si los niños quieren beber agua o hacer pis, tienen que pedirlo en catalán o si no ya saben lo que les queda.

Sara Burgos, a la petición en español de los niños, debió de contestarles "A veure, torna-m'ho a repetir que no t'he entes". Cuando, en realidad, les entiende perfectamente. Son niños educados en la mentira, la manipulación y la hipocresía. Veremos lo que sale de ellos en el futuro.

La empresa subcontratada por la Consejería de Educación de la Generalidad para realizar el servicio de comedor del colegio público Gayarre es la Sociedad Anónima de Nutrición, Educación y Dietética (Saned), domiciliada en Barcelona. Así que ya lo saben.

La lengua vasca como herramienta de discriminación y secesión
EL COLMO DE LA PROVOCACIÓN
Ibarretxe, en otro de sus delirios, pretende aprobar una ley que haga desaparecer la enseñanza en español.
Santiago Abascal elsemanaldigital 22 Septiembre 2008

El Gobierno Vasco pretende imponer a nuestros hijos la lengua que voluntariamente dejaron de hablar los tatarabuelos de nuestros abuelos

España debe ser la única nación del mundo en la que el idioma común, el idioma oficial del Estado, y sus hablantes, son perseguidos y discriminados en amplias áreas del territorio nacional. En efecto, el único lugar del mundo en el que la toponimia original española se borra, en el que se multa por colocar rótulos comerciales en español, en el que se exigen lenguas regionales para el acceso a la función pública, en el que se impide la escolarización en la lengua común.

España y sus instituciones, unas por acción y otras por omisión, están tirando por la borda uno de los tesoros más valiosos de nuestros patrimonio común, una lengua universal; el español. Y están causando un daño irreparable a generaciones de ciudadanos a los que nadie podrá resarcir de los perjuicios ocasionados por las instituciones públicas.

El pasado sábado, medio millar de padres, convocados por la Plataforma por la Libertad Lingüística, nos concentramos frente a la residencia institucional del presidente del Gobierno vasco con objeto de reivindicar el derecho de escolarizar a nuestros hijos en su propia lengua materna, máxime cuando es la lengua oficial del Estado.

Y es que Ibarretxe, en otro de sus delirios, pretende aprobar -como informó El Semanal Digital- una ley que haga desaparecer la enseñanza en español (la tan cacareada y legendaria persecución franquista de las lenguas regionales llevada a la práctica). Para ello, la ley ya esboza nítidamente porcentajes mínimos de euskera que son máximos, niveles desorbitados de conocimiento del mismo al fin de la educación obligatoria y chantajes económicos expresos –fin de la concertación económica- a los colegios que no pasen por el aro del talibán lingüístico y consejero de Educación José Antonio Campos Granados.

Lo que ya es el colmo de la provocación es que un consejero, oriundo de la España invasora, vascoparlante advenedizo, que en la cuna materna solo escuchó el español, venga ahora a imponer a nuestros hijos la lengua que dejaron de hablar voluntariamente los tatarabuelos de nuestros abuelos. Como es el "no va más" del fingimiento ver al mismo lendakari con su vascuence recién estrenado dirigirse al plenario del Parlamento vasco mientras medio hemiciclo, invitados y su propio padre -literalmente- han de entenderle con traducción simultánea.

Ver al sr. Campos con la fe del converso, como martillo de herejes antieuskadunes, queriendo manosear el conocimiento de nuestros hijos es vomitivo. Y ver a Ibarretxe incomodando a su propio padre es la escena del realismo que quiere evitar el nacionalismo con su ficción. La sociedad vasca tiene dos lenguas históricas propias; la vasca, y la española que es, por cierto, no solo la oficial del Estado, sino la lengua materna del 80% de la población vasca. Contra eso, la realidad vasca, luchan al alimón el patanegra Ibarretxe y el venido de otros campos, convirtiendo una de nuestras lenguas en herramienta para la discriminación y la secesión.

PD: Para eso, que aprenda euskera el loro viejo de Anasagasti.

La confianza de la sinrazón.

Paco Sande Periodista Digital 22 Septiembre 2008

Lo que mas me asombra de los “nazionalistas”, sean gallegos, vascos o catalanes, es la confianza que demuestran, a la hora de hablar sobre sus ideas, de que todo el mundo piensa como ellos y sino, o es un zote o un españolista de derechas y reaccionario -Este fenómeno también se da en todos los simpatizantes de las izquierdas. Mientras que cualquiera que vote al PP, por lo regular, trata de ocultarlo. Cualquier votante de izquierdas lo confesara con orgullo, como diciendo: voto a la izquierda porque soy progresista, culto e inteligente. Y los que votan a la derecha, son unos ignorantes, y terminan con el latiguillo, pero muchos de ellos buena gente, y se quedan tan panchos-

El otro día tuve una discusión con una señora, la cual, en gallego normativo, o sea ese que se han inventado los galeguistas, y que nadie habla en Galicia, enrevesado a mas no poder, para que se parezca lo mas mínimo al castellano y así poder presumir de que se dominan dos lenguas, ja y ja, les estaba diciendo a una pareja de argentinos, a los que acompañaba, que aquí tenían que aprender el gallego, porque era nuestra lengua y ellos, de ahora en adelante, iban a vivir en Galicia y saber gallego era su deber. Aquí no pude aguantarme y -confieso que me metí en lo que no me importaba, mea culpa-, le dije, en gallego, -normalmente y si no hay gente delante que tenga dificultades en entenderlo, yo hablo siempre en gallego- no señora, no, no es su deber, ni su obligación, que lo aprendan si les gusta hacerlo y sino que lo dejen estar.

Ella salto como un resorte y mas que nerviosa por mi intrusión extemporánea, me dice, en castellano,-se conoce que la buena señora habla normalmente esa lengua, y como todo quisque, recurre a ella cuando se pone nerviosa, igual que yo con el gallego, ¿Se dan cuenta de la paradoja?- ¿Y si usted va por ejemplo a Inglaterra, no es su obligación aprender el ingles? Si, conteste, pero es que el idioma oficial de Inglaterra es el inglés. Pero el idioma oficial aquí en Galicia es el español, idioma que estos señores, por lo que he escuchado, dominan a la perfección y con eso basta o debería bastarles, si no fuera por ustedes los nacionalistas galeguistas, que no consienten que sea así. Me pregunta de nuevo: ¿Bueno y usted que dice que pueden hacer, cuando reciban una factura o documento en gallego? ¿Qué, que pueden hacer? Pues si no lo entienden, devolverlo y exigirlo en castellano, que es su derecho, pues, todavía, vivimos en España.

Llegados a este punto y echa una furia me dice: usted lo que es, es un dictador fascista, de esos…por culpa de los cuales nuestra tierra, (Galicia) no acaba de despegar, y todavía se pueden ver en nuestras ciudades, topónimos y nombres de las calles, todavía en castellano y algunas, incluso, con motivos franquistas.

Lo sabia, sabia que acabaría llamándome fascista. Ella que les exigía a los demás que tuvieran que hablar como ella quisiera, era la demócrata y yo, que afirmo que cada cual hable como quiera, soy el fascista.

Y así son todos. No importa que, elección tras elección, consigan, simplemente, trece escaños de los 75 que componen el parlamento de la “Xunta”. Ellos siempre se creen que todo el mundo en Galicia piensa como ellos. Su fe, eso si, es inquebrantable.

¿Y es que a esta gente nunca le ha pasado por la cabeza los pensamientos y deseos de otros gallegos como ellos?

¿A ellos nunca les ha pasado por la cabeza que puede haber otros gallegos que, a lo mejor, queremos los nombres de las calles, también, en castellano?

¿A ellos nunca les ha pasado por la cabeza que, el nacionalismo gallego, solo es respaldado por el 17% del electorado gallego? Y eso nos deja un 83% que, a lo mejor, no lo quiere ver ni en pintura

Pues si, hay gallegos así. Por ejemplo yo. Soy del Freijo, un pueblecito encontraran al pasar Noya, hacia Muros, justo al pasar La Sierra de Outes y El Crucero de Roo. De ahí soy yo. Y todo estos topónimos también se pueden decir en gallego, Freixo, Serra de Outes, Cruceiro de Roo y Noia, y se hizo siempre así. Y los dos nombres convivieron sin problemas, hasta que llegaron ellos, los nazionalistas.

No olvide ningún nacionalista que mi voto vale o debía valer tanto como el suyo.
No olvide que, estamos en Galicia pero también en España.

Y no olvide que su libertad termina donde empieza la mía. Ya viví 25 años de mi vida bajo una dictadura. Otra no, gracias.

El PAR se desmarca de sus socios del PSOE por la aventura de Iglesias con el catalán en Aragón
ROBERTO PÉREZ | ZARAGOZA ABC 22 Septiembre 2008

El pacto de gobierno PSOE-PAR queda en suspenso en la política lingüística que pretende sacar adelante el presidente Marcelino Iglesias. Hasta ahora, sobre este asunto los aragonesistas se distanciaban en privado, evitando una confrontación abierta con el PSOE. Pero ya han optado por desmarcarse expresamente, ante la insistencia con la que Iglesias trata de dar carta de naturaleza legal al catalán como «lengua propia» de Aragón y extender su uso en colegios e institutos como «lengua vehicular».

Esto último, revelado hace una semana por este periódico, es por lo que apuesta el anteproyecto de Ley de Educación de Aragón, elaborado por el «ala socialista» del Gobierno aragonés.

El líder del PAR y vicepresidente del Ejecutivo autónomo, José Ángel Biel, ha optado finalmente por pronunciarse contra esa política lingüística de sus socios, consciente de que plegarse a ella significaría claudicar a una parte esencial del «aragonesismo» que abandera el PAR. Abrir la puerta al catalán en cinco de las 32 comarcas que tiene Aragón, las que limitan con Cataluña, y hacerlo en un sector tan estratégico socialmente como es la enseñanza es algo que Biel advierte que no van a admitir. En declaraciones a ABC, el vicepresidente aragonés ha afirmado que esa aventura de Iglesias con la lengua catalana es «un error político» que el PAR no va a compartir.

«Nunca ha hecho falta una ley»
«Creo que es un error político sacar este asunto», asegura Biel. E insiste en que regular por ley el catalán en Aragón es innecesario e inadecuado. Innecesario, según subraya el líder del PAR, porque «nunca ha hecho falta una ley para que la gente hablara lo que quisiera» en estas comarcas aragonesas, en alusión a las modalidades lingüísticas que de forma espontánea y cotidiana se practican desde hace siglos en esos municipios. E inadecuado porque, según defiende Biel, lo que se habla en esas comarcas aragonesas no es catalán, son lenguas propias, que incluso presentan diferencias entre sí de unas comarcas a otras, como ocurre entre el «chapurreau» de las zonas más al sur y las variantes lingüísticas del norte.

José Ángel Biel ha optado por desmarcarse abiertamente del PSOE en este asunto, en el que el PAR es consciente que no tiene nada ganado electoralmente y que choca frontalmente con su tarjeta de «aragonesismo».

Rompe el consenso estatutario
El vicepresidente del Ejecutivo regional ha llegado a advertir a Iglesias que ese empecinamiento por abrir la puerta al catalán en suelo aragonés rompe el consenso que llevó a la aprobación del vigente Estatuto de Autonomía de Aragón. De seguir adelante con esas intenciones, el PAR le dice a Iglesias que estaría dando una vuelta de tuerca demasiado arriesgada para ese consenso político y, por tanto, también para un asunto nuclear en cualquier coalición de gobierno autonómico. De momento, sin embargo, Biel prefiere no avanzar futuribles y se centra en reclamar que el PSOE deje esta aventura y reconduzca la situación.

«Hay que seguir trabajando en la línea de las modalidades lingüísticas propias de Aragón» -insiste Biel para ABC- y no en enterrarlas bajo el catalán normalizado, con lo que eso supondría también de allanar el camino al nacionalismo catalán en esas comarcas aragonesas que ellos denominan «Franja de Ponent», el «poniente» de su mapa de «Países Catalanes».

El catalán no es «lengua propia»
«Si hemos conseguido la unanimidad en el Estatuto de Autonomía, una de las razones fue porque en él se habla de modalidades lingüísticas propias, en ningún caso se habla del catalán», insiste Biel. Y recuerda que eso ha sido así «desde el Estatuto de 1982» hasta el actual, que entró en vigor en abril del año pasado.

La cuestión lingüística lleva años siendo espinosa en esta tierra y no fue casual que, en el vigente Estatuto de Autonomía, se salvara con un artículo, el séptimo, que cita exclusivamente las lenguas y modalidades propias de Aragón -en absoluto el catalán- y pasa de puntillas, con una redacción cargada de vaguedades, sobre cómo regular en la práctica el uso de dichas «lenguas propias».

Un asunto espinoso
Esa vaguedad del articulado permitió que este asunto no comprometiera el consenso en torno al vigente Estatuto de Autonomía. De hecho, tal y como está redactado tendría difícil encaje constitucional regular por ley ordinaria el uso del catalán en Aragón.

El PAR, en suma, pide a Iglesias que deje de tocar un asunto espinoso que les compromete. Y, tras la que está cayendo, Biel ha optado por pronunciarse abiertamente en estas declaraciones a ABC. El PAR quiere salvar los muebles del «aragonesismo» en este asunto, frente a la estrategia de sus socios de gobierno. Y aseguran no compartirán ningún proyecto de Ley de Lenguas ni de Ley de Educación que abra la puerta al catalán en suelo aragonés.

Ofensiva etarra contra el Estado
Editorial ABC 22 Septiembre 2008

ETA consiguió esta madrugada su objetivo: matar. Y lo logró en su tercer intento en veinticuatro horas utilizando vehículos cargados de explosivos. Ocurrió en Santoña, pero pudo ocurrir la noche anterior en Vitoria o en Ondárroa. La tragedia buscada por los terroristas se consumó esta madrugada, pero lo mismo pudo suceder la noche anterior en la comisaría de Ondárroa, porque la banda terrorista, ilegalizadas sus terminales políticas, ha intensificado su ofensiva contra el Estado y buscaba una matanza con la que «resarcirse» de sus últimas derrotas. Todo sigue igual, incluso peor, en el País Vasco a pesar de la tardía rectificación de Rodríguez Zapatero sobre el mal llamado «proceso de paz». Aquellas negociaciones indignas con los terroristas sólo han servido para dar aire a la banda criminal y excitar las reivindicaciones del nacionalismo vasco. El Gobierno antepuso entonces el oportunismo a la defensa de los valores democráticos, ofreciendo la sensación de ser vulnerable. Los criminales tomaron buena nota del mensaje de debilidad y reaccionan ahora con violencia ante el impulso gubernamental a la ilegalización de los brazos pseudopolíticos de ETA, porque creen que la firmeza aparente del Ejecutivo puede cambiar según las circunstancias. Es muy significativo que los terroristas y sus secuaces fueran conscientes de que las cosas eran muy distintas cuando el PP estaba en el poder, porque los populares han mantenido y mantienen una posición inequívoca en la defensa del orden constitucional.

Por todo ello, para muchos españoles resulta poco creíble la afirmación del presidente del Gobierno cuando asegura que el Estado «no retrocederá ni un milímetro» en la lucha contra el terror. No se trata de dudar ahora de la palabra de Rodríguez Zapatero, pero cada cual es hijo de sus obras, como escribió Cervantes, y sus mensajes de firmeza obligan a un nuevo acto de fe colectivo que debe tener como contrapartida gestos inequívocos por parte del Ejecutivo. Es lógico que Mariano Rajoy apoye al Gobierno en una lucha que nos concierne a todos, pero también quiso recordar ayer, oportunamente, que la negociación sólo ha servido para retrasar la derrota de ETA. En efecto, los terroristas utilizaron en su propio beneficio una situación que les permitió cobrar aliento y volver al único terreno donde se sienten a gusto, el de la bomba y el horror. Javier Balza asegura que pudo producirse una matanza contra la Ertzaintza y que ese era el objetivo que pretendían los autores. Así es, sin duda, pero el consejero de Interior, el lendakari y todos los dirigentes del PNV deberían preguntarse sobre el mensaje que transmiten el Ejecutivo autonómico y los partidos que lo sustentan con su desafío frontal al sistema constitucional.

ETA sabe leer a su modo y manera los avatares de la política en el País Vasco. Cuando el nacionalismo supuestamente «moderado» impulsa un referéndum ilegal e ilegítimo y rompe las reglas del juego fijadas por la Constitución, los terroristas saben que es el momento propicio para hacer presente su apuesta radical. Si los medios son diferentes, los fines parecen coincidir en la búsqueda de la independencia para el País Vasco al margen de la historia, la realidad social y el propio sentido común. Es absurdo rasgarse las vestiduras por razón de los efectos que producen las causas que uno mismo ha sembrado, y por ello muchos ciudadanos muestran su escepticismo ante ciertas condenas y explicaciones que suenan huecas y vacías. El único camino efectivo para luchar contra ETA y derrotarla definitivamente es la lealtad y la cooperación entre populares y socialistas, más allá de la retórica que luego desmienten los hechos. Rodríguez Zapatero ha sido contundente al rechazar el plan Ibarretxe, pero a la hora de la verdad el PSOE sigue buscando —y encontrando cuando les conviene — el apoyo de un PNV que desafía sin pudor alguno y con menor o mayor intensidad, según las circunstancias, el marco constitucional. Frente a la amenaza terrorista no hay solución más eficaz que utilizar los instrumentos del Estado sin atajos, partidismos ni ambigüedades.

La nación del PSC
Leopoldo Cuesta
Publicado por Redacción Minuto Digital 22 Septiembre 2008

Pues sí queridos míos. Este verano, ha sorprendido a cronistas tanto de izquierda como de derecha, la conversión del Partido Socialista de Cataluña (PSC) a la fe nacionalista. A unos les ha parecido una traición, a otros simple oportunismo. Y no estoy de acuerdo con ninguno de ellos.

Defiendo la tesis de que la evolución del socialismo en general, y del PSC en particular, hacia posiciones nacionalistas, forma parte del desarrollo coherente del colectivismo, del culto a la Comunidad, y del desprecio al individuo.

El socialismo se basaba en una supuesta ventaja económica de la planificación centralizada, frente a la búsqueda individual de la felicidad a través de la consecución de objetivos personales. Esta suposición, se podía contrastar con la realidad, y eso ha sido precisamente lo que ha ocurrido a lo largo de todo el siglo XX: el fracaso del Socialismo ha sido total y sin paliativos…pero…

¿Donde se iban a refugiar los quienes no creen en la persona?, muy fácil: en la Nación Planificada: En el Nacionalismo.

Y hablo de Nación Planificada, para distinguir la «Comunidad Popular» nacionalista, de las Naciones Históricas realmente existentes.

Nadie planifica la existencia de las Naciones Históricas. Son fruto de millones de hechos aislados independientes entre sí. Fruto de victorias y derrotas militares, de habilidades y torpezas. Los hechos que modelan una Nación Histórica, podían haber ocurrido de otra manera, pero entre todas las infinitas posibilidades, solo una es históricamente cierta.

En las Naciones Históricas los individuos conservan la libertad, porque no deben ajustarse a ningún modelo preconcebido, es la Nación la que se nutre de ellos. ¿Ejemplos concretos?, tenemos uno muy cerca: España.

España es una Nación Histórica.
Las Naciones Planificadas de la mitología nacionalista, obedecen a un proyecto ideológico abstracto. Sus fronteras, su cultura y su idioma, no son fruto de las decisiones de sus ciudadanos, sino del proyecto alucinado de los «verdaderos patriotas». Las naciones Planificadas son un mero artificio, diseñado por burócratas, al margen de cualquier control democrático.

Las Naciones Planificadas, al ser falsas, hay que fabricarlas. Y a ese objetivo deben plegarse las vidas y las haciendas de las personas. Quien no lo haga, queda excluido de la «comunidad nacional».

¿Ejemplos concretos?…también los tenemos muy cerca: «Euskal Herria» «Els Països Catalans» «Galiza», son Naciones de diseño, Naciones Planificadas. Falsas Naciones, que no han sido producidas por la Historia.

Esta ideológica, prácticamente una religion, es el refugio ideal para quienes huyen del fracaso del socialismo. Al ser mística, no hay que demostrar nada, pase lo que pase el mito se mantiene. ¿Alguien tiene una idea mejor para seguir viviendo del cuento?.

Por supuesto esta «Construcción Nacional» supone la destrucción de las personas que tienen la desgracia de vivir en esos territorios. Incluso la destrucción de la cultura que el nacionalismo dice defender.

Les voy a contar una historia… Puede que a los lectores más jóvenes les cueste creerlo, pero hace más de 30 años, en pleno franquismo, el catalán fue un idioma de enorme prestigio, tenia amigos en todas partes y estaba en plena expansión.

A día de hoy, el catalán está perdiendo terreno demográfico. Es un idioma poco atractivo para los estudiantes, y no es económicamente rentable. Cuando la gente puede elegir, elige el castellano. Socialmente, el catalán solo se habla cuando se impone coactivamente. No es autónomo, depende de subvenciones y prebendas. Si el régimen nacional-socialista se desmorona, el idioma catalán va a tener grandes dificultades para sobrevivir al siglo XXI.

¿Qué ha pasado en estos años? ¿Cómo es posible que después de 3 décadas de gastar ingentes sumas de dinero en potenciar el catalán, su crecimiento esté paralizado?.

La verdad es tan simple, que un nacionalista es incapaz de verla: la ciudadanía percibe que el catalán ha dejado de ser un idioma para convertirse en un arma, un instrumento sectario de segregación social y política, con el único objetivo de crear una «comunidad popular» mística, cultural y lingüísticamente pura, cuya identidad se basa en el odio a España.

El mito se alimenta a sí mismo, pues el retroceso social del catalán, es utilizado por el nacionalismo para aumentar el victimismo y la presión sobre la población al grito de… ¡el catalán se extingue!. El separatismo jamás podrá asumir la realidad de que el retroceso del idioma catalán, su perdida de prestigio, y su inutilidad económica, son fenómenos de su exclusiva responsabilidad.

Pero aún asumiendo la realidad de esa decadencia ¿esta justificada la imposición del catalán?. Desde el respeto a la libertad de la persona, en absoluto. Si el nacionalismo cree realmente que el catalán, el vasco, o el gallego están en vías de extinción ¿existe mayor crueldad que formar a una generación de niños en idiomas que se extinguen? ¿Alguien ha pensado en ellos como personas?…en sus vidas, en sus opciones de futuro…¿A alguien se le ocurriría imponer el latín en la escuela para «salvar» ese idioma?

La supuesta nación catalana se ha convertido así, en la nación de los nacionalistas. Sus fronteras son sus prejuicios, su bandera el totalitarismo, y su futuro, el rencor y la pobreza.

Esta «Nación» es la que en su último congreso, asume el PSC como parte de su proyecto. ¿De verdad les parece tan extraño? ¿Creen que hay grandes diferencias entre la «construcción del socialismo» y la «construcción nacional»?

El Socialismo y el Nacionalismo son ideologías anti-persona. No pueden soportar que la gente haga lo que desea hacer, y no «lo correcto». Por eso los puentes entre ellas están siempre abiertos para transitarlos en ambos sentidos.

Si el PSOE todavía no se ha colgado del nacionalismo, es porque no encuentra Nación de la que ahorcarse. En España, el nacionalismo español esta desprestigiado y es prácticamente inexistente…

…Aunque no crean, en otras latitudes, nuestro idioma también se utiliza para destrozar países. De eso entienden mucho los Estados Unidos, donde grupitos indigenistas, quieren romper la unidad lingüística de la gran republica norteamericana, utilizando el español como ariete…

Aunque eso ya es otra historia…y es demasiado larga para un solo artículo.

Por hoy basta de charla…quizás volvamos a encontrarnos.
¡Hasta otra amigos!

Regenerar el Poder Judicial
CARLOS CARNICER, Presidente del Consejo General de la Abogacía Española ABC 22 Septiembre 2008

LA inmediata apertura del nuevo Año Judicial llega en esta ocasión con caras nuevas en los estrados, pero con el reiterado y amplio escepticismo en las bancadas de los ciudadanos. Cargados de razones, casi todos los medios de comunicación han venido dedicando editoriales y artículos de opinión sobre el proceso de designación y la nueva composición del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Reflejando lo que piensa una mayoría de los ciudadanos sobre la politización de la Justicia, los medios critican, acertadamente, que se hayan vuelto a repetir los perversos egoísmos del pasado, errores que vienen lastrando prácticamente desde su inicio al supremo órgano de gobierno de los jueces y de la actividad judicial que sirve de soporte al ejercicio de la jurisdicción.

Los casi dos años de inconstitucional prórroga, asumidos por los partidos políticos sin despeinarse, constituyen, sin duda, un mal precedente para el Estado de Derecho que exige, desde ahora y con urgencia, medidas legislativas específicas para que no vuelva a repetirse tan escandaloso desafuero. Tampoco merece mejores calificativos ni menos urgentes medidas regeneradoras el reparto de vocalías entre los partidos políticos que ha culminado en un nada decente exhibicionismo del poder parlamentario, predeterminado a acatar, que no a elegir, a unos vocales preseleccionados únicamente por los partidos políticos, excluyendo, sin motivos, a los candidatos patrocinados por asociaciones no adictas a los que mandan y marginando también, paradójicamente, a los candidatos más independientes, los no integrados en ninguna asociación, que suman la mayoría absoluta de los jueces y magistrados españoles.

En España, el gobierno y la independencia de los jueces como la política judicial en general han sido objeto de permanentes polémicas con agrios y durísimos debates siempre en torno al «poder» judicial. No creo equivocarme mucho si afirmo que fue la excesivamente fácil gobernabilidad de los jueces por parte del gobierno dictatorial, así como la inspección de Tribunales asignada por entonces al Tribunal Supremo y utilizada tantas veces como mecanismo de represión y depuración, la que impulsó a las Constituyentes a la creación de un órgano independiente del poder ejecutivo, al estilo italiano, que sin embargo no ha alcanzado su eficacia y eficiencia.

De entre los innumerables artículos de opinión dedicados durante estos últimos años al Consejo General del Poder Judicial me preocupan sobremanera unos pocos, cada vez más frecuentes, provocadores y, al parecer, atractivos, que terminan propugnando la supresión del Consejo y la devolución de todas sus funciones y competencias al Ministerio de Justicia. Tan arriesgada propuesta precisaría de reforma constitucional, una más. Sin embargo, el cúmulo de errores, fracasos, y hasta escándalos mediáticamente denunciados en el pasado, más los no evidenciados, ciertamente originadores de indignación general, no sólo no se corregirían sino que agudizarían hasta asfixiarla la propia función judicial por el carácter expansivo del poder de los partidos políticos, especialmente cuando gobiernan, y la ausencia, a estos efectos, de mecanismos eficaces de contrapoder, absolutamente imprescindibles siempre para contrarrestar los posibles abusos.

A mi juicio, el problema no es de ninguna manera la existencia de un órgano específico para el buen gobierno de los jueces completamente independiente del Ejecutivo y del Legislativo, sino su composición y la forma de elegir a sus miembros, que ha propiciado el fracaso del autogobierno judicial, el clientelismo político en algunas asociaciones judiciales y, en definitiva, la politización partidista de la Justicia.

No obstante lo anterior, éste no me parece el momento de continuar con el acoso y derribo al Consejo General del Poder Judicial. Éste es, debería ser para los políticos, para los profesionales de la Justicia e, incluso, para los medios de comunicación, un momento abierto a la responsabilidad y, por qué no, a la esperanza. Un nuevo Consejo ha quedado ya constituido. Los nuevos consejeros merecen todo nuestro apoyo porque son ellos y sólo ellos, desde dentro, los que pueden y deben corregir el rumbo errante de la nave y enmendar los errores del pasado. Desde luego, el aliento y la contribución de la Abogacía española no les va a faltar en estos inicios. Si se dice que todo Gobierno merece cien días de confianza, también el nuevo Consejo merece ese margen y más para que empiece a demostrar que algo puede cambiar también allí. Aunque tantas veces las esperanzas hayan quedado defraudadas.

La tarea que espera a los consejeros es inmensa. La propia Constitución les encomienda los «nombramientos, ascensos, inspección y régimen disciplinario», materias en las que deberían mejorar muchísimo, en todos los aspectos, la actuación de sus predecesores. Pero, además, este nuevo Consejo deberá informar y colaborar a optimizar los trascendentales proyectos legislativos anunciados para mejorar el servicio público de justicia; procurar la mejor formación no sólo de los jueces, sino también de todos los que, de una u otra manera, somos actores de la justicia, en condiciones de igualdad y garantizando la contradicción; y deberán también proponer soluciones a los problemas estructurales y de funcionamiento de la Administración de justicia.

Pero lo primero que los nuevos consejeros deberían acometer desde el primer día, con el máximo tesón, es la tarea de regenerar el propio órgano actuando en todo momento con sentido institucional, desterrando para siempre la servidumbre partidista, guiándose exclusivamente por la legalidad y el interés general y generando además una opinión pública informada y a la vez exigente. Eso es lo que reclama todo el sector jurídico y lo que exige una sociedad moderna.

Conozco personal y profesionalmente a varios de los nuevos vocales y puedo testimoniar su honradez y competencia profesional. Cuatro de los nuevos consejeros han ejercido la abogacía con intachable cumplimiento de sus obligaciones, en especial la libertad e independencia en el consejo y la defensa. Libertad, independencia, honradez y competencia son, junto a la laboriosidad, virtudes que deben hacer posible el ansiado cambio.

Aunque lo acreditado hasta el momento por la constitucional institución haya sido el fracaso del autogobierno judicial, la disposición partitocrática de las vocalías, la politización partidista de los consejeros y, en definitiva, el penoso cumplimiento de sus fines, o, lo que es lo mismo, la escasa utilidad del Consejo, ello no autoriza a menoscabar la oportunidad de quienes no han sido los responsables de situaciones anteriores.

Dejemos trabajar a los nuevos consejeros. Muchos y acertados diagnósticos se han hecho sobre los males que aquejan a nuestro Consejo General del Poder Judicial. Los nuevos consejeros tienen la responsabilidad, la obligación de aplicar las terapias para regenerar este órgano. Solo ellos lo pueden conseguir desde dentro. Porque si no lo hacen, el daño y la pérdida de confianza de los ciudadanos en la Justicia puede ser irreparable.

La mejor forma de acallar las voces de quienes invocan la devolución del gobierno de los jueces al Gobierno de la nación, será el buen funcionamiento del Consejo General del Poder Judicial. Y esa posibilidad la tienen en sus manos los nuevos vocales. Esa es su gran responsabilidad.

Cerrar todas las puertas a los asesinos
La respuesta no debe quedar ahí, porque, como ha indicado Rosa Díez, condenar "ni disuade a los asesinos ni consuela a los heridos". Tras la ilegalización, siguen quedando muchos ayuntamientos –con sus presupuestos– en manos de regidores de ANV.
EDITORIAL Libertad Digital 22 Septiembre 2008

Parece que desde que al Supremo le dejaron decidir sobre la legalidad de las siglas ANV y PCTV, y naturalmente decidiera situarlas fuera de la ley, ETA ha querido dejar más claro que nunca su vinculación con ellas. Al fallido intento de asesinato mediante una bomba lapa de un policía nacional el pasado martes, se han sumado las dos bombas colocadas este fin de semana en Vitoria y Ondarroa –especialmente repugnante este último, en el que los etarras lanzaron dos cócteles molotov contra la comisaría de la Ertzaintza para que los agentes salieran y murieran en la explosión– y el coche-bomba contra el Patronato Militar de Santoña, que se ha cobrado una víctima mortal.

Condenar los atentados es lo mínimo que cabe esperar, pero la respuesta no debe quedar ahí, porque, como ha indicado Rosa Díez, condenar "ni disuade a los asesinos ni consuela a los heridos". Tras la ilegalización, siguen quedando muchos ayuntamientos –con sus presupuestos– en manos de regidores de ANV, consistorios que podrían ser disueltos por el Ejecutivo en aplicación de la reforma de 2003 de la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local, que lo habilita para hacerlo. Nadie entendería que se disolviese el ayuntamiento de Marbella por razones bien justificadas, pero al fin y al cabo menores en comparación con la complicidad con el terrorismo, y no se hiciera lo propio con los consistorios de estos municipios vascos.

La serpiente podrá estar herida, pero no morirá mientras tenga recursos para poder continuar con su criminal actividad. Está en las manos del Gobierno rematarla o dejarle respirar un poco, alargar su agonía. Será difícil creer que esta "fase de confrontación" es la única que pueden esperar ya los etarras de Zapatero mientras siga dejándole puertas abiertas al terror.

Bombas contra sentencias
José Antonio Zarzalejos Estrella Digital 22 Septiembre 2008

La sentencia que ha hecho más daño a la banda criminal ETA no es la que ilegaliza a ANV; ni la que hace lo propio con el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV), ambas de la Sala del 61 del Tribunal Supremo, sino la oceánica (178 folios) de la Audiencia Nacional del pasado 15 de septiembre por la que se condena por integración en banda armada a veintiún dirigentes de Gestoras Pro Amnistía y de Askatasuna, organizaciones que son declaradas ilícitas y respecto de las que el tribunal acuerda su disolución.

ETA siempre tendrá recursos para montar listas que le representen directa o indirectamente en los municipios y diputaciones forales, pero carece ya de solidez y versatilidad para rehacer la maltrecha "izquierda abertzale", que era la que controlaban los ahora condenados dirigentes de Gestoras y Askatasuna. Ahí -aunque con un retraso paradójico- la Audiencia Nacional ha golpeado a la banda criminal en su zona más sensible, porque no sólo ha puesto al descubierto la ilicitud de esas organizaciones, sino que ha encarcelado de una tacada a la docena de personajes quienes, disfrutando de una impunidad incomprensible desde hace muchos años, eran los que urdían las tramas cómplices de información y coacción en la sociedad vasca en beneficio exclusivo de la estrategia terrorista de ETA.

La neutralización, especialmente, de Juan María Olano, Aitor Ángel Jugo Álvarez y Julen Celaraín Errazti -y dieciocho más-, encarcelados ya, colapsa de hecho a esa eufemísticamente denominada "izquierda abertzale" que ha sido el andamiaje social de los etarras, su cantera y, en muchas fases de la reciente historia, los ojos y la voz, el rostro en definitiva, de la banda criminal. De ahí que, como escribiera en este periódico Pablo Sebastián hace sólo unos días, fuese previsible que ETA reaccionase agónicamente para emitir una señal de vitalidad en el proceso de dilución en el que está introducida.

Ciento ochenta y dos kilos de explosivos en dos coches bomba, activados en dos escenarios geográficos alejados -Vitoria y Ondárroa- y contra dos objetivos tan significativos como la Caja Vital alavesa y la Ertzaintza, demostrarían que ETA dispone de potencial mortífero, pero no acreditan que sus acciones resulten mínimamente inteligibles desde el punto de vista político para el nacionalismo radical ni para el moderado. Esas acciones, con todas sus terminales ilegalizadas y estigmatizadas penalmente en un Estado democrático, son contempladas como de carácter mafioso, vacías de cualquier contenido "militar" y ayunas de sentido alguno a estas alturas de la historia. Son atentados inerciales -trágicos, desde luego y absolutamente criminales- pero incapaces ya de alterar el curso de los acontecimientos y, especialmente, la breada histórica que remite a la banda criminal a un pasado abominable y a un futuro inmediato de total y completa derrota.

ETA está acabada y la ruptura de la última tregua acentuó su aislamiento y debilidad, y ha servido, además, para ridiculizar políticamente al PNV y especialmente al lehendakari, que, en un ejercicio de fraternidad inmoral -el tronco común sabiniano que vincula a los unos con los otros-, han puesto sobre la mesa hasta dos procesos de secesión, ambos abortados, sustituyendo la menguada capacidad letal de la banda por una radicalidad independentista que ya no conmueve a la sociedad española y que ha servido para el que el Tribunal Constitucional, al dictar la inconstitucionalidad del segundo plan de Ibarretxe (sentencia del 11 de septiembre pasado), interpretase de modo indubitado que la soberanía nacional está en el conjunto del pueblo español. Es decir, que la acción terrorista de ETA, por una parte, y los escarceos secesionistas del nacionalismo, por otro, han hecho nítida la determinación colectiva de acabar con esta lacra bifronte del terrorismo y del independentismo desestabilizador.

Y es que ha llegado el momento en el que las bombas no pueden con la sentencias, por muchos que sean los kilos de explosivos que estallen.

Crisis financiera
De voces y ecos
Obviando que no ha sido el difunto Ronald Reagan sino el vivo de Obama quien acaba de legitimar la escandalosa socialización de toda la basura crediticia de América, algo más chirría en la doctrina Gabilondo-Rodríguez.
José García Domínguez Libertad Digital 22 Septiembre 2008

De las sabrosas morcillas doctrinales que dio en colar durante su entrevista a Esperanza Aguirre se desprende que Iñaki Gabilondo barrunta que esta crisis que no existe prueba el fracaso del liberalismo en el planeta Tierra. Docta enseñanza que el presidente del Gobierno se ha apresurado a repetir apenas alterando algún adjetivo del enunciado gabilóndico original. "Los responsables son esos políticos que surgieron tras la elección de Ronald Reagan como presidente de los Estados Unidos [¿también el matrimonio Clinton?], a los que tanto han aplaudido Aznar y Rajoy", acaba de asentir, obediente, el Eco.

Y es que, según el secretario general del partido que nacionalizó Rumasa ("Too pal pueblo": 675.000 millones de pesetas del pueblo al garete), libró a Banesto de la quiebra cierta (otros 192.441 millones de pesetas del pueblo esfumados en el aire) y salvó de la cárcel a los barandas de la UGT metidos a estafadores inmobiliarios del pueblo (51 millones de euros del pueblo entregados a fondo perdido con tal de tapar el asunto PSV), según Zapatero decimos, los neocon yanquis "han defendido siempre el liberalismo asimétrico: dejar a su libre albedrío la economía de mercado mientras ha dado beneficios a las grandes compañías y acudir en su ayuda con dinero de todos los ciudadanos cuando ha dado pérdidas".

En fin, obviando que no ha sido el difunto Ronald Reagan sino el vivo de Obama quien acaba de legitimar la escandalosa socialización de toda la basura crediticia de América, algo más chirría en la doctrina Gabilondo-Rodríguez. De entrada, si la Voz y su aplicado Eco insisten en calificar de "liberalismo" a la acongojante práctica de regalar a cualquiera, sin ningún tipo de garantía, hipotecas de 245.000 dólares para adquirir casas valoradas en 230.000 dólares, habría que averiguar qué significan en su particular diccionario los vocablos socialismo o delirio.

Y, de salida, procedería explicarles, tanto al Eco como a la Voz, el conceto de riesgo moral. Así, entenderían que la causa primera de este carajal sistémico procede de lo opuesto a eso que ellos predican: de la ausencia de normas y principios genuinamente liberales en las economías occidentales. Porque ningún banquero hubiera incurrido en la locura de las subprime de no latir en el aire la certeza de que los gobiernos ya no dejan quebrar a los bancos, de no haberse extendido el prejuicio socialdemócrata de que el Estado siempre actuará como niñera de última instancia para liberar de su responsabilidad individual a los empresarios, o de no permanecer en la memoria colectiva acciones de gobierno como la que caracterizó los trece primeros años de hégira del PSOE en España.

Sin ir más lejos.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Congreso del PP de Andalucía
O cambio o cataclismo
Siendo la alternancia, como es, la regla de oro de la democracia, la prueba esencial de que una sociedad es democrática, su ausencia en Andalucía plantea muchos interrogantes acerca de qué se ha querido edificar en Andalucía, si una democracia u otra cosa
Pedro de Tena Libertad Digital 22 Septiembre 2008

Este fin de semana ha tenido lugar en Córdoba el XII Congreso del PP de Andalucía. En plena crisis económica, en un momento de sufrimiento social con precedentes dramáticos en la Andalucía de 1994 a 1996, en la que el paro ascendió hasta el 33 por ciento de la población activa y en unas circunstancias bien desfavorables para el clan oligárquico socialista que dirige Manuel Chaves –el contubernio-engaño de la deuda histórica para salvarle la cara a Zapatero en Cataluña es indignante incluso para los socialistas de bien que hay en la penumbra–, Javier Arenas y el equipo salido de este encuentro tendrán que demostrar que están a la altura de la historia de España y de la historia andaluza. Desde luego, al "campeón" se le acaba el tiempo. De no ganar las elecciones andaluzas en 2012, deberá poner fin a esta etapa de su vida política.

Pero no es asunto de ambiciones legítimas personales de lo que se trata en este Congreso. O no debe serlo. En Andalucía, desde 1979, el PSOE ha desempeñado un papel preponderante tanto en los ayuntamientos como las diputaciones como, luego, en la Junta de Andalucía. La situación económica frustrante heredada de un franquismo incapaz de desairar, incluso entonces, a los poderosos catalanes y vascos, era paupérrima y se agravó notablemente con la crisis del petróleo. Antonio Burgos puedo escribir su libro Andalucía, ¿Tercer Mundo? porque la realidad social y económica de Andalucía era más cercana al Tercer Mundo de entonces que a la de las regiones privilegiadas por el inmoral proteccionismo del siglo XIX y del siglo XX, que acabó con el incipiente desarrollo andaluz antes, durante y ahora.

La ausencia de democracia, una democracia donde el peso andaluz se suponía sería mucho mayor dado su poderío demográfico en España, y la deserción de las clases poderosas de la tierra y el dinero, siempre sentados en los consejos de administración de Madrid, puso en bandeja al PSOE el triunfo en Andalucía cuando tuvo la primera oportunidad. A la inyección del dinero de la socialdemocracia alemana, que le ayudó a laminar a la oposición a su izquierda y a estar presente con medios en la vida política, se unió su aprovechamiento –bien cínico y amoral–, de la estupidez sin límites del andalucismo de Rojas Marcos y de la UCD, incapaces de comprender en qué consistía el fenómeno andaluz, una marea de sentimientos y necesidades que desafiaba con claridad la asimetría predicada por los nacionalismos. De hecho, fue el maremoto político andalucista el que impidió la reedición del modelo de la II República, de autonomías limitadas al País Vasco y Cataluña.

A la victoria del PSOE en los Ayuntamientos en 1979, auxiliado por un PCE que comenzó a perecer por esta propia causa, se unió el Gobierno de la Junta de Andalucía desde 1982 y con el Estatuto de Andalucía de 1981 como referencia. Aquel Estatuto, denominado Estatuto de Carmona, presentaba tres retos esenciales al Gobierno socialista.

a) Desarrollo económico, social y educativo de Andalucía y reducción de los desequilibrios y diferencias que se sufrían respecto al bienestar ya vivido en otras regiones de España e incluso en su propio interior. Ese era el sentido de la "deuda histórica".

b) Desarrollo de la autonomía andaluza en su sentido más amplio, de las personas, de los municipios, de la sociedad civil y sus asociaciones y de la Junta de Andalucía.

c) Desarrollo de la democracia, con sus pilares de control del gobierno, preponderancia del parlamento, transparencia, lucha contra la corrupción, pluralismo en la comunicación...

26 años después, casi 30 si se tienen como referencia las elecciones municipales de 1979, ¿qué ha hecho el PSOE? Sobre todo, construir un régimen hegemónico donde todo, absolutamente todo, pasa por las manos de la oligarquía socialista que domina el partido desde los tiempos de Felipe González y que ha cuajado en torno a un superviviente de la foto de la "tortilla", Manuel Chaves. Con las armas del intervencionismo más feroz, de la descalificación moral del adversario, del uso del dinero público para "domesticar" a los propios y a los ajenos, sobre todo, a empresarios y sindicatos, de la ocupación de la sociedad civil y de su control casi absoluto de la comunicación y de la educación, por poner fin a esta lista que podría ser larga, su precipitado histórico es la deformación de la democracia y su desviación hacia la consolidación de un régimen despótico legitimado por unas urnas a las que ningún partido puede acudir con las mismas oportunidades que el Partido Socialista.

Si la legitimidad que deriva de tales procedimientos es cuando menos dudosa, el PSOE no ha logrado legitimidad alguna de ejercicio. Ni ha sido capaz de promover la convergencia de Andalucía con las regiones más prósperas de España, ni ha resuelto el problema del desarrollo económico y su correlato, el paro, ni ha solucionado el desastre educativo, ni ha corregido los desequilibrios internos de una Andalucía escindida entre costa e interior, entre campo y ciudad, ni la calidad y cantidad de los servicios públicos es comparable a otros zonas de España. Se ha mejorado, claro, pero aún estamos a más de 20 puntos de los niveles medios de bienestar y renta.

La autonomía deseada desde 1977 ha sido convertida en la autonomía exclusiva de la Junta de Andalucía y de su burocracia intensamente politizada al servicio del PSOE. Ni las personas –el subsidio del paro no aporta autonomía, sino dependencia–, ni los municipios, ni la sociedad civil han visto desarrollada su autonomía. Al contrario, su dependencia hacia el Gobierno del señor Chaves, que maneja la mitad de los dineros que circulan por la economía andaluza, es cada vez más acentuada. El PSOE domina más de 500 ayuntamientos de los 770, las ocho diputaciones y la Junta de Andalucía, y desde estas atalayas ha construido una red clientelar sin precedentes, algo vergonzoso para una democracia sana.

La democracia y sus elementos básicos procedentes del liberalismo europeo se han visto sustituidos por lo que ya se llama popularmente "régimen". La perversión del concepto de mayoría absoluta e incluso el propio de mayoría electoral –que da derecho a gobernar en función del interés general pero no a ocupar las instituciones, administraciones, empresas públicas y asociaciones ciudadanas–, han tenido como consecuencia la imposibilidad de alternancia política a lo largo de todos estos años. Siendo la alternancia, como es, la regla de oro de la democracia, la prueba esencial de que una sociedad es democrática, su ausencia en Andalucía plantea muchos interrogantes acerca de qué se ha querido edificar en Andalucía, si una democracia u otra cosa.

El Partido Popular de Andalucía debe ganar las elecciones de 2012. Pero ganar esas elecciones exige revisar su estrategia política y electoral de manera casi absoluta. Ciertamente, es un chascarrillo lo que cuenta el PSOE de que si el PP no gana es porque ni sabe ni quiere, es decir, porque es manifiestamente inferior. La dominación del PSOE es tal que es muy difícil que ni el PP ni nadie gane unas elecciones en Andalucía a menos que reflexione profundamente sobre qué clase de situación hay en Andalucía y cuál es el procedimiento más adecuado y moral –es decir, sin incurrir en los desmanes del adversario– para convencer a los ciudadanos y ciudadanas andaluces de la necesidad y de la urgencia del cambio.

Y luego, que no se olvide, está la definición de ese cambio. ¿Qué cambio propone? ¿Con qué ilusión lo predica? ¿Con qué hombres y mujeres lo defiende? La historia de España y la historia de Andalucía exigen del PP andaluz un esfuerzo descomunal. En España podrá haber un nuevo Gobierno que nos haga olvidar estas legislaturas del absurdo de Zapatero, si el PP andaluz es capaz de penetrar en el vallado socialista y derribar el granero de votos anclados en la paradoja de la satisfacción que consiste en estar satisfechos de vivir entre las últimas regiones de España y Europa, cegados por la propaganda socialista. Rajoy necesita a Javier Arenas y lo necesita mucho.

Pero Andalucía también necesita y mucho al Partido Popular, que tiene como misión histórica no sólo ganar unas elecciones sino detener un rumbo equivocado que no conduce a una sociedad más abierta, libre y rica sino a la permanencia de un búnker político sin ideas y carcomido por la telarañas tejidas en torno a familias, grupos de interés y baronías provinciales y locales. El PP andaluz tiene que ser el representante de la eficiencia política logrando la convergencia económica, social, educativa y cultural con la Europa democrática, pero además de la necesaria acción económica, debe ser el representante de la ilusión autonómica –de las personas, de los municipios y de las asociaciones ciudadanas– y la representante de los valores más genuinos de la democracia: la moralidad pública, la veracidad, el pluralismo, la crítica, la transparencia, las libertades y las oportunidades. Deberá constituirse, pues, en el referente sentimental del cambio en su más amplio sentido. Y si gana, tener el valor y al tino de aplicar el cambio para que nunca jamás ningún partido, tampoco el Partido Popular, pueda dominar Andalucía como la ha dominado y la domina el PSOE. Esta y no otra es su tarea histórica y a esta altura tienen que estar su dirección y su militancia.

Sólo quedan tres años. O un cambio sereno o un cataclismo impredecible. No hay más.

Entre Blanco y Touriño
Congreso de los "zapateros" gallegos
En el colmo de la pretensión totalitaria pidió que Álvarez Cascos devuelva la medalla de oro de Galicia. Está claro, la Galicia presente es propiedad exclusiva de ellos, los social-nacionalistas y los nacionalsocialistas. Ojalá se les indigeste.
José Vilas Nogueira Libertad Digital 22 Septiembre 2008

A lo mejor soy demasiado optimista, pero me parece que la peor desgracia –en mucho tiempo– que ha acontecido a los socialistas españoles fue la elección de Rodríguez Zapatero para liderarlos. Pero el mal, por desgracia, no ha quedado reducido a las filas de esta secta. Muchos españoles se rindieron a su criminal manipulación de los terribles atentados del once de marzo y en un sistema democrático degradado, césaro-populista, como el nuestro, lo elevaron al poder, es de temer por muchos años, dado como se comporta Rajoy.

Resulta que el tirano había prometido presidir el congreso que sus secuaces gallegos habían convocado para este fin de semana. Naturalmente, no había nada que discutir pues la inepcia de Zapatero desciende, cual lluvia dorada, sobre todos los integrantes de la secta. Pero el designio de adelantar las elecciones autonómicas imponía el sedicente congreso, para movilizar a los electores devotos de las cadenas. Sin embargo, el presidente de la Junta, Pérez Touriño se opuso finalmente (por razones que ignoro) al adelanto, lo que se ha revelado un gran acierto, pues, su jefe, el gran demagogo, no pudo venir por problemas de agenda: su esposa tenía que cantar en el coro de Diálogos de Carmelitas. Y del caño al coro y del coro al caño, familia que canta y mea (sobre todos nosotros) unida, jamás será vencida.

Le sustituyó en las tareas canora y mingitoria José Blanco, prodigio de sindéresis, espejo de validos, envidia de los más discretos estadistas, a cuyo lado el venezolano Hugo Chávez es un moderado pusilánime. Hete aquí, según un periódico amigo (en Galicia, todos los medios son amigos del poder, pero éste es que se derrite), algunas de las perlas emitidas por esa boquita que se ha de comer la tierra: justificó la ausencia de su jefe. Ausencia, cuyos motivos no especificó, que, naturalmente, es un mérito más de Zapatero. El gran demagogo no es como Aznar y Rajoy que venían a disfrutar de gaita y empanada (¡jobá, qué hedonistas y disolutos!).

Siguió achacando a los populares un retraso de ocho años en las infraestructuras gallegas. En cambio, Zapatero está comprometido con su desarrollo (tan comprometido que estos días han publicado los medios que en el pasado ejercicio sólo se ejecutó el 20% del crédito para las obras del AVE). Pidió a Rajoy que refrende los próximos presupuestos para hacer frente a la crisis (en plata, para que Zapatero siga en el poder, pues nadie sabe cuál será la receta sobre la financiación autonómica que, aparte de su importancia cuantitativa, condicionará toda la política de alianzas parlamentarias). Y siguió diciendo mentiras y sandeces, de las que les hago gracia.

El presidente de la Junta tomó el relevo. Ante tan ardiente alocución perdió su ya menguado recato (maricón el último). Pidió al líder regional del PP que deje de atacar a "nuestra" (de Touriño, ciertamente, muy poco) lengua. Válgame Dios, si por Núñez Feijóo fuese no se podría decir una palabra en español en Galicia. Le pidió asimismo que dejase de "boicotear" la reforma del Estatuto. Estos nazis llaman boicot a que un partido con 37 diputados no dé un cheque en blanco a los 38 restantes (nacionalistas y socialistas) para que puedan hacer el Estatuto que les dé la gana. Y en el colmo de la pretensión totalitaria pidió que Álvarez Cascos devuelva la medalla de oro de Galicia. Está claro, la Galicia presente es propiedad exclusiva de ellos, los social-nacionalistas y los nacionalsocialistas. Ojalá se les indigeste.
José Vilas Nogueira es profesor emérito de la Universidad de Santiago de Compostela

Réplica a Agapito Maestre
Pablo Molina Libertad Digital  22 Septiembre 2008

En su último artículo publicado en esta casa, Agapito Maestre discrepa, con todo derecho, de la línea editorial de Libertad Digital respecto a la crisis financiera y los remedios que está aplicando el gabinete Bush.

Sostiene Agapito que la fe ciega en los resortes del mercado, concebido como algo abstracto y al margen de la política y del Estado, es una perversidad. Permítaseme discrepar a mi vez del excelente filósofo.

En realidad no se trata de tener fe, más o menos ciega, en el funcionamiento del sistema del libre mercado, sino de saber cómo funciona éste y cuáles son las leyes económicas que lo rigen.

La Escuela Austríaca de economía, que pasa a ser por derecho propio la gran escuela liberal, lleva advirtiendo más de un siglo (en realidad más de cinco, pues los escolásticos ya detectaron este problema) sobre los peligros del intervencionismo estatal en los mercados financieros. Abandonado el patrón oro, sustituido por los bancos centrales, la expansión crediticia carece desde los pasados años treinta de respaldo real y es, por tanto, un elemento más sujeto a la política. A Agapito Maestre le parece estupendo que la política, es decir, el gobierno de turno, decida sobre los flujos financieros. Bien, está en su derecho, pero la ley de la economía, enunciada por los austríacos, según la cual la expansión crediticia sin una base de ahorro provoca necesariamente crisis cíclicas, es tan inexorable como la ley de la gravedad. Uno puede, como Maestre, oponerse a la fe ciega en una ley física o praxeológica, pero lo sensato es obedecerla si uno no quiere pegarse un buen mamporro.

Por otra parte, la nacionalización que el gobierno de Bush está llevando a cabo con las empresas fallidas, al más puro estilo Chávez, ha de ser criticada con severidad por su alto contenido inmoral. Un gobierno no puede arrogarse el derecho de incautar propiedad privada (el dinero de los contribuyentes) para evitar la quiebra natural de un negocio cuyos gestores no han sabido manejar adecuadamente. Si criticamos las nacionalizaciones marxistas de Venezuela, debemos hacerlo con igual dureza con la nueva política de Bush, abrazada por republicanos y demócratas, pues en ambos casos, aunque por motivos distintos, se trata de un ataque directísimo a la propiedad privada de los ciudadanos, cuya protección debería ser la primera obligación de todo gobierno legítimo.

Pero es que el asunto es todavía más grave. Dado que la FED actúa como única entidad facultada para crear dinero de la nada (igual que el BCE), toda esa milmillonada de dólares con que está salvando la vida a los malos empresarios, no es dinero real. Lo que hace la FED es regalar un cheque contra sí misma sin respaldo alguno, por lo que el resultado es aumentar el flujo de dinero circulante y, por tanto, distorsionar aún más la percepción de los empresarios sobre la situación real de la economía y la capacidad de consumo a corto, medio y largo plazo de los ciudadanos. El remedio, por tanto, no es más que una dosis adicional del veneno que ha producido la enfermedad.

La actual crisis económica no significa el fracaso del liberalismo o del libre mercado como sistema de ordenación social. Al contrario, lo que demuestra precisamente es que las políticas intervencionistas de los gobiernos, la expansión crediticia provocada por los bancos centrales sin una base de ahorro real por parte de los ciudadanos y el abandono del patrón oro seguido del monopolio estatal de emisión de moneda, distorsionan gravemente el funcionamiento del mercado provocando su caída al final de cada ciclo.

Es lo que lleva diciendo la escuela liberal, insisto, muchas décadas. La experiencia demuestra una y otra vez quien tiene razón. Se trata simplemente de identificar correctamente las leyes económicas y actuar en consecuencia. Y en esto no hay ningún componente moral. La ley que explica las consecuencias del intervencionismo estatal en materia crediticia es tan inexorable y aséptica como la ley de la gravedad. A mí me puede parecer inmoral que la ley gravitatoria afecte a mi vida en la manera en que lo hace, pero si la ignoro, lo más seguro es que me dé un buen trompazo. Que es lo que le está pasando a Bush, entre el aplauso de quienes apuestan por la política frente a la racionalidad.

Fraude constitucional
JAVIER TAJADURA TEJADA El Correo 22 Septiembre 2008

PROFESOR TITULAR DE DERECHO CONSTITUCIONAL DE LA UPV-EHU

Los acuerdos alcanzados entre el PP y el PSOE, a los que se han sumado las minorías nacionalistas catalana y vasca, van a permitir la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Aparentemente podría tratarse de una buena noticia, sobre todo teniendo en cuenta que el Consejo saliente había concluido su mandato legal hace ya casi dos años. Pero digo aparentemente porque, en realidad, el modo y la forma en que dicha renovación va a producirse supone un grave fraude constitucional.

El Consejo General del Poder Judicial desempeña funciones de indudable trascendencia constitucional. Entre ellas cabe destacar las de nombramiento, ascenso, inspección y régimen disciplinario de jueces y magistrados. Del correcto desempeño de esas tareas dependerá que los mejores jueces y magistrados sean promovidos a los más altos tribunales, y que aquéllos que incurran en faltas sean convenientemente sancionados.

Para que el Consejo General del Poder Judicial llevase a cabo estas importantes funciones con total independencia, el constituyente de 1978 estableció la necesidad de que aquellos vocales designados por las Cortes (8 ó 20 en función de los distintos sistemas que se han sucedido en el tiempo) contasen con el apoyo de tres quintos de los diputados y de tres quintos de los senadores. De lo que se trataba era de elegir a juristas prestigiosos, de reconocida competencia e intachable trayectoria. Juristas que, en la medida en que fueran capaces de suscitar un consenso tal que, necesariamente, les hiciera contar con los votos de los dos principales partidos de ámbito nacional, no debían estar vinculados a ningún partido político en concreto. Dicho con otras palabras, el propósito del constituyente era que los vocales fueran independientes, designados en función de sus méritos profesionales, y ajenos, por completo, a cualquier afinidad partidista.

Sin embargo, los partidos políticos han instrumentalizado a su servicio la composición del Consejo, cumpliendo la letra de la Constitución, pero atentando, de forma manifiesta y grave, contra su espíritu. Ya en 1986 el Tribunal Constitucional advirtió del mal uso que podían hacer los partidos políticos del procedimiento de elección parlamentaria de los vocales del Consejo si «la dinámica partitocrática» incidía de forma perniciosa en su composición «mediante el reparto de vocales por el sistema de cuotas partidarias». En este sentido, declaró que el nombramiento de vocales según el criterio de cuotas partidistas es contrario a la Constitución (STC 108/1986). Sólo en la medida en que la designación parlamentaria obedece a un consenso real sobre el prestigio y la independencia del nombrado puede considerarse tal procedimiento conforme con la Constitución.

Los temores del Tribunal Constitucional se han confirmado. El sistema de cuotas ha pervertido la composición y el funcionamiento del Consejo casi desde su creación. Estos días hemos asistido a la escenificación del último reparto. Si bien es verdad que todos los vocales del nuevo Consejo tendrán el apoyo de tres quintos de los parlamentarios, dicho apoyo será meramente formal. Los partidos políticos, una vez más, se han 'repartido' los puestos a ocupar en función del denominado sistema de cuotas. En este caso se ha acordado que el PP tenga nueve vocales, que el PSOE tenga otros nueve, y que los dos restantes sean para el PNV y CIU. Durante dos años, la renovación del Consejo no fue posible porque el Partido Popular no estaba conforme con la cuota que los demás le asignaban (ocho vocales). Ahora, con nueve, el 'gran pacto' ha sido posible.

Los artífices del fraude alegan que el Consejo se va a renovar de la misma forma en que lleva haciéndose desde hace 22 años. De una forma que sólo puede calificarse como 'fraude a la Constitución'. En los próximos días van a ser designados vocales, antiguos diputados, senadores, consejeros autonómicos o secretarios de Estado, esto es, todos ellos juristas de partido, dando lugar al Consejo menos independiente y más politizado de toda su triste historia.

En este lamentable contexto, y ante el manifiesto fracaso del actual modelo, algunas voces interesadas vuelven a reclamar la sustitución de la designación parlamentaria por la celebración de elecciones entre los propios jueces. Sin embargo, no debemos olvidar que cuando dicho sistema estuvo vigente, la politización del Consejo no fue menor. Y ello por la razón de que las principales asociaciones profesionales de jueces (APM y JPD) funcionan, de una u otra suerte, como apéndices de los partidos. Tampoco ésa es, por tanto, la solución. En realidad, se trata de un problema de diseño constitucional que reclama una reforma en profundidad de la institución.

Mientras tal reforma no tenga lugar, nada bueno cabe esperar de un Consejo tan politizado en clave partidista. Toda su política de nombramientos para los órganos jurisdiccionales superiores se interpretará en esa clave. Cierto es que la inmensa mayoría de los jueces y magistrados españoles son independientes y cumplen satisfactoriamente sus funciones jurisdiccionales. La Justicia, en España, a pesar del CGPJ, es independiente. Sin embargo, la politización del Consejo amenaza con contaminar la de la propia magistratura en la medida en que se ha convertido ya en un lugar común en los medios de comunicación calificar a los juristas, y entre ellos a jueces y magistrados, de 'conservadores' y 'progresistas'. El hecho de que tan arbitraria clasificación carezca la mayor parte de las veces de cualquier fundamento real no impide que en la opinión pública se vaya gestando un sentimiento de desconfianza hacia un pilar fundamental del Estado constitucional de Derecho: la independencia judicial.

ETA TIENE "LA MISMA CAPACIDAD DE HACER DAÑO"
Díez recuerda que sólo la condena "ni disuade a ETA ni consuela a las víctimas"
La diputada de UPyD, Rosa Díez, expresa su condena al atentado cometido por ETA en Santoña, pero destaca que "limitarse" a ello "ni disuade a los asesinos ni consuela a las víctimas". Reseña que con las tres últimas acciones terroristas, ETA pretende demostrar "que tiene la misma capacidad de hacer daño a pesar de sus disensiones internas". Frente a esto, Ibarretxe dice que no "está dispuesto a renunciar a la política para conseguir la paz".
Libertad Digital 22 Septiembre 2008

Rosa Díez condena el último atentado de la banda terrorista ETA e insiste en que limitarse a condenar otra acción de la banda "ni disuade a los asesinos ni consuela a las víctimas".

La diputada cree que con las tres últimas acciones de la banda terrorista ETA ha querido mostrar "su fuerza asesinando a otro inocente cuando, desde diferentes ámbitos, se habla de que la banda está más débil que nunca". "Es una forma de demostrar que están ahí, que siguen ahí y que tienen la misma capacidad de hacer daño y hablar a través de la violencia a pesar de sus disensiones internas. Sin embargo, sus atentados no deben condicionar la acción de la justicia y la lucha diaria de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para derrotarlos. ETA no puede plegar nuestra voluntad e incidir en las decisiones que mermen su capacidad y su estrategia".

Díez afirma que en estas dolorosas circunstancias, en las que, de nuevo, ha quedado en evidencia el sacrificio de un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se hace más preciso aplicar los instrumentos legales y políticos a nuestra disposición. "Los políticos debemos garantizar la libertad y seguridad de los ciudadanos garantizando la de nuestros escudos", afirma la diputada.

SERVÍAN PARA REDUCIR LAS PENAS
La Fiscalía denuncia que los presos etarras aprobaban sus estudios sin realizar exámenes
La realización de estudios universitarios en la cárcel puede conllevar una reducción de la condena y esto es lo que han hecho durante años muchos etarras para salir antes de prisión, como por ejemplo De Juana. Según informa El Mundo, el fiscal ha denunciado como los terroristas no tenían que realizar exámenes para aprobar sus estudios. A través de un "sistema descontrolado", los terroristas realizaban en muchos casos trabajos, en los que no se acreditaba que fueran los autores, en vez de los exámenes pertinentes. La UPV se escudaba en la libertad de cátedra de sus profesores.
Libertad Digital 22 Septiembre 2008

La Fiscalía no ha dudado en denunciar "el reino de taifas" en el que los etarras que se encuentran en prisión hayan aprobado en la Universidad del País Vasco sin tener que estudiar. De hecho, se está investigando las posibles irregularidades en la concesión de títulos universitarios a terroristas, que luego servían para reducir las penas a las que estaban condenados, como sucedió con el sanguinario De Juana, que se encuentra en libertad.

En la investigación se ha puesto de manifiesto que un 72,5 por ciento de las asignaturas aprobadas por once etarras, entre los que se encontraban De Juana, Kubati o Txelis, se produjo mediante trabajos. Además, no existía un control con el que se acreditase que los propios terroristas fueran verdaderamente los autores de estos trabajos.

Sin embargo, estos hechos no constituyen delito sino que el texto de la fiscalía denuncia un sistema descontrolado y caótico, amparado por la libertad de cátedra de los docentes de la UPV. Además, desde el rectorado no se hizo nada para evitar esta situación. Incluso, una simpatizante proetarra, Pilar Cortázar, fue nombrada por el rector como coordinadora única del programa de estudios.

Nadie hizo nada para cambiar esta situación hasta que en 2003 el Partido Popular eliminó el acuerdo con la UPV para que los etarras dependieran únicamente de la UNED. El texto llega a decir que "tal desproporción entre la convocatoria y los exámenes parece llamar la atención de Instituciones Penitenciarias". Sin embargo, se aduce que "una situación éticamente dudosa no constituye un delito de prevaricación; falta el plus de tipicidad penal"

Pero el fiscal añadió también que "resulta criticable que una materia de tal sensibilidad y repercusión social como son las enseñanzas universitarias de alumnos de ETA en prisión se haya realizado sobre la base de cauces jurídicos primitivos y con una falta de control detallado por parte de los organismos centrales de las entidades universitarias".
En este sentido, "a pesar de que no es necesario decir que la única responsabilidad de los atentados terroristas corresponde a los que los cometen, los alientan los amparan o coadyuvan a su realización, no debemos olvidarnos de blindar a los agentes y militares mejorando, entre otros aspectos, la insuficiencia de las medidas de seguridad adoptadas en torno a los acuertelamientos o instalaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", una iniciativa que ya pidió UPyD hace unos meses en el Congreso de los Diputados.

UNA MUJER HERIDA, MUY GRAVE
Los tres coches usados por ETA en los atentados fueron robados y cargados en Francia
El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha informado de que los tres coches utilizados por ETA en los atentados de las últimas 24 horas fueron robados y cargados de explosivos en Francia. El coche bomba que estalló esta madrugada junto al Patronato Militar "Virgen del Puerto" de Santoña, causando la muerte del brigada Luis Conde (en la imagen) e hiriendo a un subteniente, contenía entre 80 y 100 kilos de explosivo. Por su parte, la Cadena COPE ha informado que una de las mujeres heridas ha empeorado y se encuentra "muy grave".
Agencias Libertad Digital 22 Septiembre 2008

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha informado que las Fuerzas de Seguridad del Estado trabajan con la hipótesis de que los tres coches-bomba que ETA ha hecho estallar este fin de semana fueron robados, preparados y cargados de explosivos en Francia.

Así lo ha avanzado Pérez Rubalcaba en una comparecencia de prensa en Santoña (Cantabria) tras visitar la zona en la que ETA hacía estallar esta madrugada un coche-bomba causando la muerte del brigada del Ejército Luis Conde. El titular de Interior ha explicado que el coche utilizado en Santoña fue robado el pasado 12 de septiembre en Francia, mientras que el empleado en la madrugada del domingo contra la sede la Caja Vital en Vitoria también lo fue en el país vecino.

En rueda de prensa en Santoña, el ministro recalcó que los autores del atentado de esta madrugada acabarán como los miembros del grupo Vizcaya, "ante el juez y en la cárcel". Pérez Rubalcaba mostró además sus condolencias y solidaridad a la mujer y al hijo del fallecido en el atentado, a los que ha visitado este lunes en esta localidad cántabra, acompañado de la ministra de Defensa, Carmen Chacón, quien subrayó que es un día "de dolor" para las Fuerzas Armadas. La ministra explicó que la capilla ardiente por el brigada fallecido se instalará a las seis de la tarde en la Academia de Artillería de Segovia y el funeral será este martes a las 10.30 horas.

La Cadena COPE ha asegurado también que el vehículo utilizado por los terroristas para cometer el atentado que ha costado la vida al brigada Luis Conde en el Patronato Militar de Santoña era un Peugeot 307.

Revilla dice que hay que "quitarse las caretas"
En declaraciones a los periodistas en el lugar de la explosión, así como en sendas intervenciones en la cadena SER y RNE, recogidas por Europa Press, Revilla señaló que se desplazó a Santoña a las dos de la madrugada sin conocer aún el alcance del atentado o si había heridos y, al llegar, estaban sacando el cuerpo del fallecido.

El jefe del Ejecutivo cántabro mostró su indignación por lo sucedido y dijo estar "harto" de escuchar y repetir condenas que parecen "fotocopias", pero que "no dicen la verdad". "Eso es lo que ya no cabe. En estos momentos, son tantas las bombas y los muertos, que hay que decir otras cosas. Hay que ser claros y quitar caretas", sentenció el líder regionalista, que abogó por terminar con el "papelón".

El líder regionalista reiteró que en ETA, "como en cualquier organización mafiosa", hay "dos caras, dos ETA: los psicópatas que ponen las bombas" y contra los cuales hay que actuar con las fuerzas policiales y el "endurecimiento de penas"; y "la ETA que se sienta en los ayuntamientos y en el Parlamento vasco" y que, gracias a "la unidad" de los dos grandes partidos se ha ilegalizado "por fin".

Extremismo islámico
«Yo hablo donde me da la gana» Cambiar el tamaño del texto
El dibujante danés de las caricaturas de Mahoma, Kurt Westergaard, invitado como orador en el congreso del partido de extrema derecha de Dinamarca, critica a Javier Solana por «ceder» ante los musulmanes
El dibujante apareció por sorpresa y recibió una gran ovación del público tras su discurso contra el relativismo.
Miguel Mielgo La Razón 22 Septiembre 2008

Aarhus (Dinamarca)- El caricaturista danés Kurt Westergaard, autor de una de las caricaturas más polémicas de Mahoma, apareció por sorpresa en el congreso nacional del partido de extrema derecha danés «Dansk Folkeparti» (Partido del Pueblo Danés) para intervenir como orador invitado.

Westergaard, que vive escondido y bajo protección policial por las múltiples amenazas de muerte de los islamistas que pesan sobre su cabeza, dedicó su discurso a defender la libertad de expresión y criticó, entre otros, a Javier Solana, el representante de política exterior de la UE, por ceder ante los musulmanes.

El dibujante llegó a la convención rodeado por agentes del PET (Politiets Efterretningstjeneste), los servicios secretos de Dinamarca, y fue recibido con un fuerte aplauso por los miembros del partido que, por motivos de seguridad, desconocían su intervención hasta ese momento.

Los congresistas le ovacionaron en pie tras el discurso y hasta firmó autógrafos e hizo pequeños dibujos de Mahoma en las libretas y programas de varios miembros del partido. Los medios daneses no vieron con buenos ojos la intervención de Westergaard porque rompía una de las reglas de oro del periodismo en este país.

Esto se debe a que, al contrario de lo que sucede en España, los periodistas y los que trabajan en un medio de comunicación no deben participar en actos políticos para así poder mantener la independencia y neutralidad de los medios.

«Yo soy empleado de un diario y si eres miembro de la redacción de un periódico no se pregona la tendencia política para no poner en duda o dificultar la credibilidad del medio», explicó el dibujante, y añadió: «Yo no soy miembro del partido. Sólo vengo aquí porque tengo que dar un discurso, pero habrá alguien que confunda las cosas. Naturalmente se trata de la libertad de expresión y significa que yo puedo hablar donde me dé la gana, de la misma manera que los demás pueden decir lo que quieran sobre el hecho que yo dé aquí una charla», dijo Westergaard, según el diario danés Politiken.

Westergaard nombró a una serie de personas que durante la crisis provocada por las caricaturas estaban más ocupadas en criticar a los dibujantes que en rechazar la violencia desatada en varios países. Como ejemplo, Westergaard nombró a un ex ministro de Exteriores, que exigió la dimisión del editor del «Jyllands-Posten», el diario liberal danés que publicó los dibujos, y señaló concretamente a Javier Solana, el representante de la política exterior de la UE, al que comparó con Neville Chamberlain, el primer ministro británico que estuvo detrás de la denominada «política de condescendencia» de Gran Bretaña con el brutal régimen de los nazis.

Solana visitó una serie de países árabes durante la crisis de las caricaturas, pero para apoyar las críticas de estos regímenes musulmanes contra los dibujos que ofendían al profeta. «Solana aseguró que esto no volvería a ocurrir. Y yo pensé: ¿pero realmente quién le ha dado el mandato para hablar en nombre de todos los ciudadanos de la UE ?», dijo Kurt Westergaard ante los congresistas.

Crítica la laxitud en la defensa de la libertad
----------------------------------------------------------------
El dibujante también critico los que cultivan el relativismo cultural y que están ansiosos de distanciarse de los valores fundamentales de las democracias occidentales, incluido el derecho a expresarse libremente y sin temor a represalias.

En su opinión, estos consideraron a los caricaturistas como «un rebaño de irresponsables provocadores que de alguna manera son responsables de su propia suerte en el caso de que se expongan a la violencia. A cambio, se apresuran a ?victimizar? a los conciudadanos musulmanes» señaló el amenazado dibujante.

Advierte contra las tendencias antidemocráticas
-------------------------------------------------------------------
Westergaard dijo también que en las sociedades occidentales hay personas que no son partidarias de los valores democráticos. En su opinión muchos vienen para ser buenos ciudadanos e integrarse en su nueva sociedad, pero «otros
han venido cargados con pesadas exclusivas culturales y religiosas. Son atraídos por el materialismo de la sociedad, pero odian los valores de sus normas» manifestó el caricaturista.

Contó que, - hablando con un imán- siempre mantuvo su creencia en los valores democráticos. «He intentado decirles que en una democracia ninguna discusión debe terminar en un funeral» explicó Westergaard sobre la reunión que mantuvo con un imán. «Pero los imanes prefieren aferrarse a los sentimientos, son más fáciles de manipular que la inteligencia» agregó.

Y con respecto a su caricatura, el dibujante dijo: «Quería demostrar que los terroristas fanáticos obtienen sus munición espiritual del Islam. Y tenía razón: Ahora hay musulmanes fanáticos que quieren matarme»

Educación
«Deformaciones y errores» de los libros de Ciudadanía
Un estudio sobre los 19 manuales de la asignatura critica los «ejercicios ridículos e inútiles» que se proponen
La familia «sólo se acepta en versión moderna» y la religión «frena el progreso», concluyen los expertos.
Rocío Ruiz La Razón 22 Septiembre 2008

madrid- Más de 850.000 alumnos estudian este año la asignatura de Educación para la Ciudadanía que ya se imparte en toda España en 2º, 3º y 4º de ESO y 1º de Bachillerato. Pero ¿qué contienen realmente los manuales de esta polémica materia que ya ha generado más de 44.000 objeciones de padres, 160 fallos judiciales y cientos de recursos que aún están pendientes de resolución en los tribunales?

Un estudio elaborado por la Universidad San Pablo CEU que analiza 19 manuales editados hasta ahora para el estudio de la asignatura concluye que, desde el punto de vista científico y sin meterse ya en si cumplen o no la normativa vigente, los libros sobre EpC que estudian los alumnos españoles «son de una gran pobreza» y contienen «simplificaciones, errores e ignorancias de grueso calado». Es más, «llegan a simplificaciones irritantes que no pueden llevar sino a deformaciones en los alumnos o a tedio y desinterés». Así, en opinión de los autores del estudio, «estas simplezas sólo se explican porque están a veces al servicio de la manipulación de las mentes de los alumnos, o preparándolas para ello al dejarlas incultas y vacías o desviadas».

Ejercicios inútiles
Este «examen» de los manuales ha sido realizado por Juan José Escandell, secretario general del Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala; José Ángel Ceballos, de la Universidad Pontificia de Comillas; y Antonio Páramo, profesor del Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala que aseguran que los libros «proponen a veces ejercicios ridículos e inútiles».
La retahíla de críticas no concluye aquí. Además, opinan que «el nivel de formación de los autores de la veintena de libros es muy bajo y sólo profesores tan ignorantes como ellos elegirán estos libros».

Entre los manuales examinados figuran los editados por las editoriales: Akal, B. Algaida, Anaya, Bruño, E. Casals, F. Edebé, Edelvives, Ediciones del Serbal, Editex, Everest, Laberinto, Los Libros de la Catarata, McGraw-Hill, Octaedro, Oxford Educación, Pearson Educación-Alhambra, Santillana, SM y Vicens Vives.

Los autores, que pretendían juzgar qué enseñan estos manueles y hacerlo desde la perspectiva de la antropología y la moral, lamentan que casi todos participan de la mentalidad de que los tiempos democráticos son «los auténticamente históricos y suelen hacer un corte de continuidad entre la democracia y el resto de la historia de la humanidad de tal manera que lo moderno es lo mejor y lo definitivo».

Savater y Mayor Zaragoza
Savater, Camps, Annan, Gandhi, y Mayor Zaragoza se convierten en el «staff de pensadores políticos de referencia obligada a despecho de los clásicos» y, en conjunto, los autores decisivos «son partidarios del Nuevo Orden Mundial y de Izquierdas» mientras que se quejan de la falta de referencia de los autores clásicos.

Los autores piensan que en los manuales se quiere hacer tomar conciencia a los alumnos de que tienen una obligación moral con el mundo porque todo mal procede de la voluntad de los hombres y la mayoría de los manuales «parece plantearse como si su objetivo fuera presentar un proyecto definitivo de la vida del hombre sobre la tierra».

Falta sentido crítico
En su opinión, muy pocos manuales entran en el fondo de las cuestiones y ofrecen fundamentos suficientes de sus propuestas de tal manera que se apela a cuestiones como la dignidad del hombre o la solidaridad, pero no se dan razones de esta idea.

Por último, critican que se confíe a ciegas en instituciones como la ONU o en la Cumbre del Milenio y consideran que debería haber más sentido crítico hacia los convenios y organismos internacionales mientras que la familia y la religión , si son aludidas, «lo son en sentido más bien negativo».

Así, la familia «sólo se acepta en una versión moderna, abierta y plural y la religión es generalmente un elemento de freno del progreso», aunque en algunos manuales de Ciudadanía ni se menciona que existe.

El estudio analiza lo que dicen cada uno de los 19 libros editados sobre cuestiones como la verdad y el relativismo, la persona, la ética, la sexualidad, la mujer, la política, el derecho y la justicia, los derechos humanos y el hecho religioso y la Iglesia Católica. Así, por ejemplo, resaltan, entre otras muchas cosas, que el manual de Akal incluye ataques explícitos al PP y al ex presidente del Gobierno José María Aznar (p.9), los autores se declaran de izquierdas (p. 10), pero se enfrentan con el PSOE por la reducción de la enseñanza de la filosofía (p.12).

Del manual de Algaida concluyen que «es simplón y deforme en su idea del hombre, contiene muchos tópicos anticlericales, feministas y políticos y, aunque podría ser aceptado por personas de izquierda, no es aceptable por el sentido de la verdad, la ética natural y la fe católica».

Del manual de Anaya destacan que «parece un folleto publicitario de organizaciones no gubernamentales, contiene errores sobre el sentido del poder político y tiene un enfoque demasiado unilateral y con defectos en sus tesis de fondo».

Tampoco se libra el manual editado por SM (la editorial marianista) en el que «la vida familiar parece ser una dimensión secundaria del ser humano y procura evitar los puntos delicados y de conflicto. Se atiene a lo general».

Cataluña, pionera en segregación de inmigrantes en las escuelas
M.H.G. El Confidencial 22 Septiembre 2008

Les llaman Espacios de Bienvenida Educativa. Son clases para niños inmigrantes recién llegados a Cataluña y sin ninguna competencia lingüística en catalán, que previa a su escolarización en centros públicos o concertados pasan de 4 a 6 semanas con un educador aprendiendo concepto básicos para poder seguir con normalidad una lección de matemáticas o lengua.

Vic -una población de la provincia de Barcelona con importante recepción de inmigrantes- ha sido la primera en ponerlo en marcha con el objetivo de ofrecer, a los extranjeros de entre 8 a 18 años, herramientas para desarrollarse tanto en el colegio como en la ciudad y no hacer de su adaptación un duro trámite.

Por eso, reciben, igual que sus padres, cuatro horas diarias de conocimientos básicos sobre la ciudad, las costumbres de Cataluña y su lengua: el catalán. Sin embargo, las lecciones de estos recién llegados difieren mucho de las que les corresponderían por edad.

Balance de la primera semana de curso
Tras la primera semana de curso, un niño de 12 años de nacionalidad polaca y acogido a este Espacio de Bienvenida en Vic ha aprendido a decir ‘cómo me llamo’, ‘de dónde vengo’ y ‘cuantos años tengo’. Además, ha paseado por su ciudad y se ha dado una vuelta por la biblioteca. Este niño polaco “no entiende nada” y se ha tenido que “buscarle un intérprete”, según han explicado al El Confidencial fuentes oficiales del Ayuntamiento de Vic.

Si hubiera estado integrado en un aula de primero de ESO -la que le corresponde por su edad- habría aprendido operaciones combinadas en matemáticas y se habría enfrentado a la comprensión de un texto en lengua española de Ana María Matute -No así vivía Juju en Ulisses-, y a otro de Jordi Folck -Una tarde de cinema- en lengua catalana, como es el caso de Dúnia, Mercè… y los 26 compañeros que están cursando primero de ESO en el IES Almenar (Lleida).

La educación que por el momento reciben Dúnia y el chico polaco son totalmente dispares. Pero, el consejero de Educación, Ernest Maragall, que ha copiado el método de Québec -espejo en el que políticamente Cataluña se mira a menudo- asegura que a final curso las diferencias entre ambos serán menos que las existentes antes de aplicar esta segregación.

Cataluña, líder en fracaso escolar de inmigrantes
Los Espacios de Bienvenida se han puesto en marcha paralelos la presentación de un informe de la Fundación Jaume Bofill que refleja que “Cataluña es líder en la OCDE en fracaso escolar de los inmigrantes”. El estudio se ha realizado tomando como muestra la población escolar de 15 años que es la que evalúa el Informe PISA, que se hace cada tres años y puntúa los conocimientos del alumnado.

Los resultados del estudio arrojan que en ninguna otra región los extranjeros registran un nivel tan bajo de conocimientos en ciencias y comprensión lectora. En cifras, revela que “cerca de un 20% de los escolares de 15 años se encuentran en situación de riesgo grave de fracaso escolar”. Los encargados del estudio hacen responsable de estos pésimos resultados “a un tratamiento erróneo de la diversidad cultural”. Un problema que se intentará solucionar con el moderno método pedagógico de los Espacios de Bienvenida Escolar.

El estudio concluye que a diferencia de Finlandia, Estonia, Canadá, Hong Kong, Corea o Holanda que extraen rendimientos educativos superiores a los que les correspondería a su nivel económico y cultural, Cataluña, como el resto de España, Francia, Letonia o Dinamarca, y de forma más escandalosa, Portugal, Grecia o Italia, desaprovechan su potencial.

Los profesores van a la huelga
Ante la delicada situación que vive Cataluña con la escolarización de la inmigración, apoyada en altos índices de alumnos recién llegados a las aulas que se cifran en más del 9%, y con una nueva Ley de Educación, que desagrada a maestros y profesores, en discusión en el Parlamento catalán; el cuerpo docente ha decidido plantarse e irán a la huelga el próxima 13 de noviembre, para hacer oír sus reivindicaciones y sugerencias de cómo mejorar el nivel educativo en las escuelas.

Leopoldo Barreda: "El PSOE nunca deshizo el camino andado en el diálogo con ETA"
Christian Rubio Periodista Digital 22 Septiembre 2008

ETA ha vuelto a asesinar. En la madrugada del lunes, un coche bomba estallaba en la localidad cántabra de Santoña acabando con la vida de Luis Conde de la Cruz, brigada del Ejército de 46 años, hiriendo además a otras 8 personas. Las reacciones no se han hecho esperar. Leopoldo Barreda, diputado del PP vasco, acusa al lehendakari de esconderse tras los atentados terroristas y a los nacionalistas de dar “una de cal y otra de arena”.

Tras la ilegalización de ANV y PCTV, los etarras siguen empeñados en tomarse la justicia por su mano. Todo provocado por un nocivo “proceso de paz”, un viaje a Lizarra del que “nunca se ha vuelto”. Pero Barreda sitúa a Ibarretxe en el ojo del huracán y le lanza un aviso: “No puede tardar 24 horas en reaccionar y seguir desafiando la defensa de las libertades”.

El presidente de Cantabria señala como responsables del atentado al PNV y al lehendakari…

Yo lo que creo es que después del atentado de ayer lo que hemos echado mucho en falta es al lehendakari. La pregunta es dónde está y qué hace el lehendakari. La constatación de las últimas semanas es un Ibarretxe con todo el PNV detrás que empuja en dirección contraria a la defensa de las libertades. Cuando la justicia y el conjunto de los demócratas actuamos contra ETA, el lehendakari pone dificultades y critica esa actuación. Cuando ETA pone centenares de kilos de explosivos contra instituciones vascas el lehendakari tarda más de un día en reaccionar. Eso es lo que se está criticando desde muchos lugares, no sólo el presidente de Cantabria.

¿Es que los partidos nacionalistas del País Vasco presentan una doble cara mientras persiguen sus intereses?
Lo que es evidente es que el gobierno vasco está dando una de cal y una de arena. Lleva 15 días alentando críticas contra las sentencias y, a la hora de la verdad, ya hemos visto que el lehendakari ha tardado 24 horas en reaccionar y lo ha hecho anunciando que seguirá planteando desafíos antidemocráticos a partir de mañana. Todo eso evidentemente no es la prioridad de los ciudadanos, lo es la defensa de las libertades y hacer frente a una amenaza que únicamente Ibarretxe no percibe.

¿Es todo esto culpa del llamado “proceso de paz” de Zapatero?
Todo esto viene a raíz de la lógica del pacto de Estella, y después de ese viaje a Lizarra nunca han hecho el camino de vuelta. Hoy Ibarretxe es lehendakari porque volvió a ser investido con el voto de Batasuna y la autorización telefónica de quien fuese al PCTV. En el mundo nacionalista esa es la lógica. Evidentemente se han cometido errores, lo que importa es recuperar la unidad de las fuerzas políticas, tanto en diagnóstico como en acción. Lo que esperamos del Gobierno es la rectificación definitiva de esas conductas y se apueste por la derrota de los terroristas con todos los medios del Estado de derecho y la unidad de los demócratas. Todo ello, por supuesto, con independencia de cuál sea la actitud de algunas fuerzas políticas como el PNV.

¿Entonces se fían ustedes de que ZP no vuelva a jugársela negociando con ETA? Dice Mayor Oreja que ya hay conversaciones otra vez....
Nosotros queremos recuperar esa confianza y que esa confianza se traduzca en hechos. Y que cuando hay voces que apuestan por otro tipo de hipótesis de trabajo como las listas blancas sean desautorizadas. Por tanto tenemos ese margen de preocupación, nos gustaría ver claridad y determinación en el lenguaje, más expresada de lo que lo ha hecho hoy el presidente del Gobierno.

¿Van ustedes a propiciar alguna iniciativa para que salgan los concejales de ANV de las instituciones vascas?
Hay errores que no son rectificables. Hay una enorme dificultad para desalojar a los concejales de ANV, ya que a pesar de su ilegalización mantienen sus actas. Es muy complicado disolver todas las instituciones donde ellos tienen presencia. Hay la posibilidad de presentar mociones de censura donde tienen minoría, y evidentemente donde tienen el gobierno municipal nosotros hemos pedido que se agoten las posibilidades legales. Lo propusimos los primeros, antes de las elecciones generales, y está claro que se debe actuar por esa vía. Pero no pedimos ningún copyright, no es como otros que llegaron tarde y además pidieron copyright. Pedimos que se agoten esas posibilidades porque queda mucho mandato municipal por delante.

¿Está el PP vasco unido alrededor de Basagoiti o es sólo apariencia hasta que salgan los resultados de las elecciones?
El PP del País Vasco está unido en torno a su presidente y a su ejecutiva, ha celebrado un congreso ejemplar en los contenidos y en la capacidad para trabajar sobre temas que realmente preocupan a los ciudadanos. Por tanto hay todo un proyecto claramente alineado con la sociedad vasca y la defensa de las libertades, para hacer frente a la crisis económica y a un nacionalismo que está manifiestamente agotado, en términos democráticos y en términos de gestión.

Por cierto, ¿dónde está Conde-Pumpido? ¿Por qué no da la cara tras las ilegalizaciones de ANV y PCTV?
Efectivamente, la cara no la ha dado. Debería, por lo menos, reconocer los errores. Y en política errores de este calibre suelen reconocerse con dimisiones.

¿Por dónde va a tirar ahora el nacionalismo vasco después de echar para atrás la consulta?
Ibarretxe sigue optando por el victimismo, buscando el voto más radical y poniendo en ridículo a los vascos en Europa. Además sigue sacando pecho macroeconómico en cuanto a la situación del País Vasco olvidándose del bienestar de las familias. Es decir, recorre el camino de errores que han recorrido otros en el conjunto de España en los últimos meses y sigue dando la espalda a la sociedad vasca. Esto de los desafíos, las rectificaciones a medias y dejarnos en ridículo en Europa ni crea empleo, ni combate a ETA, ni defiende las libertades ni permite dar un mejor futuro para la sociedad vasca.



Concentración contra los asesinos y terroristas
Asociaciones cívicas de La Coruña  22 Septiembre 2008

Hoy 22 de Septiembre 20:30 Plaza María Pita, La Coruña.
Homenaje a D. Luis Conde, vílmente asesinado por los terroristas
de los que recogen las nueces y demás.
Nuestro pésame y cariño a su familia, amigos. y compañeros

EL FORO ERMUA CONVOCA A LOS CIUDADANOS A CONCENTRARSE
MAÑANA 23 DE SEPTIEMBRE EN MADRID, BILBAO, VITORIA, SAN SEBASTIÁN Y PAMPLONA A LAS 20:00
El Foro Ermua
  22 Septiembre 2008

EN SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS
POR UN COMPROMISO PERMANENTE PARA LA DERROTA DE ETA
Y POR LA ADOPCIÓN DE MEDIDAS INMEDIATAS:
DISOLUCIÓN DE AYUNTAMIENTOS GOBERNADOS POR ANV Y REFORMA DEL DELITO DE DESOBEDIENCIA

* El Foro Ermua llama a los ciudadanos a concentrarse mañana día 23 de septiembre de 2008 en Madrid (Pza. Cibeles), Bilbao (Pza. Moyua), Vitoria (Pza. Correos), San Sebastián (Pza. de la Diputación) y Pamplona (Pza. del Baluarte –Monumento a las víctimas) a las 20:00 horas, por un compromiso permanente para la derrota de ETA y en solidaridad con las víctimas.

* El atentado de Santoña, que ha costado la vida de D. Luis Conde de la Cruz y heridas severas a otras personas no sólo merece reprobaciones más o menos emotivas, sino que obliga a adquirir un compromiso a largo plazo por la derrota de ETA, sin pausas, treguas, ni negociaciones, y a adoptar medidas concretas e inmediatas contra la estructura terrorista: es necesario proceder a disolver los ayuntamientos gobernados por ANV y modificar el delito de desobediencia para obligar a los responsables a la disolución de los grupos municipales y parlamentarios de la banda terrorista.

* El Foro Ermua quiere hacer público su dolor por el nuevo asesinato y su solidaridad con los familiares, los amigos y compañeros de D. Luis Conde de la Cruz y las demás víctimas de este atentado, así como con todos los miembros de las Fuerzas Armadas y las Fuerzas de Seguridad del Estado.

La lengua propia de Cataluña
Antonio Robles, ABC
 22 Septiembre 2008

Artículo publicado en 1996, que hoy en día se mantiene totalmente vigente. Dice en él: ¿Por qué todos los nacionalistas se han empeñado y se empeñan en negar el problema lingüístico de Cataluña?

Desde que el líder independentista, Àngel Colom tuvo la extravagancia de atreverse a considerar al castellano como lengua territorial de Cataluña (Eduard Voltas, “La Guerra de la Llengua”) se ha abierto un debate subterráneo, solapado entre la realidad periodística y los estamentos políticos que promete una bocanada de aire fresco en esta sociedad tutelada. Pero aún no ha llegado a la superficie; y lo que de ella ha emergido sale viciado: se considera una patología lingüística lo que sólo es una realidad lingüística. Problemática, sí, pero tan sana como la pluralidad ideológica. La responsabilidad de este error interesado no nace de las declaraciones de Colom, son una consecuencia de la ambigüedad calculada que sobre el particular impusieron los nacionalistas en el Estatuto.

Dice así el artículo 3 del Estatuto de Cataluña en su apartado 2º: “El idioma catalán es el oficial de Cataluña, así como también lo es el castellano, oficial en todo el Estado Español“. Un experto en sintaxis, seguramente lo hubiera simplificado así: “En Cataluña hay dos idiomas oficiales, catalán y castellano”. Se dice lo mismo, con menos palabras y mucho más claro. Aunque esto último era lo que a lo peor se quería evitar, a juzgar por el equívoco que ya se había introducido en el apartado 1º del mismo artículo 3: “La lengua propia de Cataluña es el Catalán“. En este caso, un experto en Derecho Constitucional tendría motivos más que suficientes para preguntarse por qué los legisladores se empeñaron en hacer antropología lingüística en medio de un texto jurídico.

En un principio, la inclusión en el Estatuto de Cataluña del concepto de “lengua propia” pretendía especificar el estatus histórico que la lengua catalana poseía en Cataluña. Es decir, se hacía mención a que tal lengua era autóctona de este territorio, como el swahili de Kenya o el guaraní, de Paraguay. En ningún caso, tal concepto justificaba rango jurídico alguno sobre la lengua común española. Y así se vendió en su momento por parte de todos. Pero a la vuelta de los años, los nacionalistas gobernantes han convertido tal concepto histórico, en jurídico y por consiguiente, han legitimado una primacía de la lengua catalana sobre la castellana. Alguien me corregirá inmediatamente diciéndome que una y otra son oficiales. Evidentemente, pero al otorgarle un valor jurídico al concepto de lengua propia -aún a sabiendas que ni es constitucional ni lo avala el Estatuto-, permite a la retórica política gobernante legitimar una primacía de la lengua de unos catalanes sobre la lengua de otros. O lo que es lo mismo, permite legitimar los deseos de superioridad del mundo nacionalista sin caer en contradicción o en mala conciencia por imponer un idioma sobre otro.

La consecuencia inmediata de ese contrabando político es la imposición del monolingüismo en el Parlamento de Cataluña, en las escuelas públicas y en general, en las instituciones culturales, recreativas, políticas, económicas, religiosas etc. que domina el nacionalismo. Es decir, en casi todos. He aquí el origen del creciente descontento, por no decir conflicto, que ha generado la politización de la lengua. Sin embargo, los causantes efectivos de él siempre lo han negado.

¿Por qué todos los nacionalistas se han empeñado y se empeñan en negar el problema lingüístico de Cataluña? Respuestas hay varias. Destacaré dos sobre todas las demás: porque sus objetivos monolingüistas se imponen mejor en el silencio, y porque su nacionalismo está fundamentado en la lengua. Es decir, reconocer que existe problema a causa de la lengua, es aceptar que el nacionalismo es origen de problemas. Y, consecuentemente, es poner en cuestión la fuente, el instrumento de donde nace todo su poder. Pero hilemos más fino, ¿por qué ha sido elegida la lengua como signo de demarcación del nacionalismo? Porque el “hecho diferencial” del que emana la disculpa reivindicativa necesita algún elemento objetivo que evidencie la diferencia. No olvidemos -como nos recuerda Gabriel Albiac- que el nacionalismo ni es bueno ni es malo. El nacionalismo es excluyente o, sencillamente, ¡no es!. Y la lengua, en cuanto le permite diferenciar, le permite ser; es decir, le permite excluir. Más allá de la simulación bilingüista que el poder nacionalista debe sostener, la evidencia de esa verdad es hoy incontestable en Cataluña. Lo cual debería hacernos reflexionar seriamente, tanto por la aberración que supone la “limpieza lingüística” que de ello se sigue, como por el silencio intencionado con el que se tapa la aberración. Sin embargo, los nacionalistas han conseguido que la utilización de la lengua como criterio de demarcación aparezca no sólo como inaplazable y justificado desquite de agravios históricos sino como irreprochable desde el punto de vista moral y político.

El embotamiento al respecto es tan eficaz como unánimes los medios periodísticos y políticos puestos a su servicio. Ante situaciones como ésta, sólo la analogía nos puede sacudir las entendederas. Intentémoslo. ¿Se imaginan que el artículo 3 del Estatuto de Cataluña pusiese: “La raza propia de Cataluña es la blanca“? No, claro; no se lo imaginan. No obstante, si lo pusiese, no necesariamente supondría trato discriminatorio contra los ciudadanos catalanes de otras pigmentaciones. Un naturalista podría aclararnos que la mención a la raza propia sólo era una referencia de cariz histórico para especificar que la raza blanca era la autóctona de Cataluña. Claro, que si la especificación no sirviese para fundar derecho u obligación, ¿para qué diantres íbamos a malgastar artículos del Estatuto en poner lo que pertenece a las Ciencias de la Naturaleza? Como vemos, la referencia a la raza nos resulta inaceptable o gratuita. Nunca la admitiríamos como criterio étnico o como esencia de la nación catalana. ¡Raza catalana!. Su sola mención nos resulta grotesca.. Sin embargo, lo que para nosotros nos parece propio de bárbaros para otros ha sido o es signo inequívoco de derecho de ciudadanía. Hace sólo 3 décadas, el líder negro Martin Luther King moría asesinado a cuatro manzanas de la “Estatua de la Libertad” por pretender que los negros no fueran ciudadanos de segunda, y sus hermanos de color de la República Sudafricana han tenido que esperar a las puertas del siglo XXI para poder votar en un país en el que sólo votaban los blancos.

La analogía de la religión propia, al igual que la metáfora de la raza propia, desnuda y transparenta la sinrazón de “la lengua propia“. Nos frotaríamos incrédulos los ojos si un buen día abriésemos el Estatuto y leyésemos en su artículo tercero: “La religión propia de Cataluña es la cristiana“. Si además comprobásemos que nuestros políticos sólo considerasen como auténticos catalanes a aquellos ciudadanos que profesasen públicamente la “religión catalana”, entonces no nos frotaríamos los ojos, nos los sacaríamos. Afortunadamente, a ningún catalán cuerdo se le podría pasar por la cabeza semejante disparate. Pasaron los tiempos en que se confundía el poder religioso y el poder político. El Estado es aconfesional y sus ciudadanos pueden profesar la religión que prefieran o aborrecerlas todas si ese es su deseo. Sin embargo, sólo hace medio siglo el mundo asistió horrorizado a las matanzas genocidas que practicaron mutuamente hindúes y musulmanes en el proceso de creación de Pakistán e independencia de la India. La religión fue el criterio de demarcación sangriento. Millones de personas de religión musulmana llegaron al Pakistán -territorio desgajado de la India en el proceso de independencia para dar cobijo a los musulmanes- desde todos los lugares de la excolonia británica. Mientras, desalojaban ese territorio todas las que profesaban el hinduismo. Pueblos enteros fueron pasados a cuchillo mientras se dirigían a pie al Estado religioso respectivo. Sólo el horror de los campos de exterminio nazis pueden compararse a esta tragedia.

Incomprensible para nosotros, seríamos incapaces de sugerir que en Cataluña existe una religión propia y otras impropias. Pero como en la India, este criterio ha sido esgrimido por los exyugoslavos, servios, croatas y bosnios para odiarse y matarse durante años. Más o menos como los Irlandeses protestantes y católicos. En uno y otro caso, la lengua no es problema alguno. Como no lo fue el urdu y el hindi para hindúes y musulmanes. En el caso de los irlandeses, el 97 % de la población habla inglés, mientras croatas, bosnios y servios se han entendido en serbocroata sin fricciones. En todos estos casos el criterio de demarcación y la intolerancia consiguiente vienen impuestos por la religión, algo primitivo e inaceptable para nosotros. No creamos, sin embargo, que somos mejores que ellos. Aquí no tenemos religión propia e impropia, pero sí tenemos “lengua propia” y “lengua imperialista“, que es una manera como otra cualquiera de desacreditar a la lengua común española para poder considerarla impropia sin mala conciencia. Esto nos hace tan arbitrarios y excluyentes como el más injusto racista o el más fundamentalista de los religiosos. Aunque lo disimulemos beatamente con la ayuda humanitaria a Bosnia.

En el fondo, lo que aquí se está dilucidando con la utilización política de la lengua es la discriminación social. El concepto de “lengua propia” ha resultado ser un tocomocho para todos los castellanohablantes que de buena fe lucharon por recuperar los derechos de la lengua catalana y un criterio étnico de demarcación contra todos los que no dominan el catalán. Es bien evidente que tal criterio beneficia a unos ciudadanos y perjudica a otros, no sólo porque es efectivamente así, sino porque las reglas de juego de demarcación se han impuesto interesadamente por parte de una población contra otra, que no las dominaba ni estaba en disposición de dominar, en su mayor parte. Y benefician a unos, porque disfrutan de un espacio laboral donde una parte de la población no “fa nosa” y perjudica a otros porque, además de salir en desventaja en la disputa laboral, ven disminuidos día a día sus expectativas institucionales, despreciadas sus referencias culturales y eliminados sus derechos lingüísticos en la escuela. La consecuencia de ello no es sólo material, sino espiritual: la autoestima cultural disminuye al mismo tiempo que aumenta la asunción de la propia inferioridad. Es el camino al autoodio étnico que aún sufren algunas tribus amazónicas a consecuencia de la imposición cultural y lingüística de las misiones hispanolusas. O, sin ir más lejos, es el camino al resentimiento en que tantos catalanohablantes permanecen atrapados a causa del pasado desprecio franquista a la cultura y la lengua de tres millones de catalanes. Así no se cura una herida, así se infecta. Para muestra, un botón: La pretensión de imponer el uso preferente del catalán (cercano al monolingüismo) en el Ayuntamiento de Barcelona, pasando olímpicamente del 52% de sus ciudadanos que tienen en el castellano la lengua de uso cotidiano -según encuestas del propio Ayuntamiento- ha levantado ampollas en la ciudadanía. Hasta el punto que su alcalde, Pascual Maragall ha optado por retrasar su puesta en marcha. ¿Es tan difícil rotular, imprimir y atender en una y otra lengua en una institución pública como es el Ayuntamiento de Barcelona? ¿Acaso se le agrietan los cimientos al Corte Inglés por rotular escrupulosamente todos sus servicios en catalán y castellano…?

¡Hoy en Cataluña no hay sitio para dos lenguas oficiales! Esa es toda la sabiduría que ha logrado destilar la lucha nacionalista por las libertades de Cataluña.

IMPRESIONES
El modelo educativo nacionalista es, a todas luces, injusto
EDITORIAL EL MUNDO (CATALUÑA) 
 22 Septiembre 2008

No hay duda alguna de que las políticas educativas de los nacionalistas catalanes han cosechado un suspenso rotundo. Se hace imposible concederles el aprobado cuando han condenado a una quinta parte de los alumnos catalanes al fracaso, cuando les han privado de cualquier oportunidad de futuro ya que no les han proporcionado en sus años de aulas ni las habilidades ni los conocimientos necesarios para cursar estudios superiores o desempeñar un trabajo mínimamente cualificado. Así lo indican los datos del Informe Pisa, así lo corroboró la semana pasada otro estudio realizado por la Fundació Jaume Bofill, que destaca -y también critica- la doble vía educativa que ha estado funcionando en Cataluña durante los últimos años: los resultados de la escuela privada son claramente superiores a los de la escuela pública; los resultados obtenidos por los escolares nacidos en Cataluña, claramente mejores que los logrados por el alumnado inmigrante.

Es decir, que el sistema educativo catalán no ha conseguido la que tenía que ser su premisa básica: que todos y cada uno de los niños que viven y estudian en Cataluña tengan las mismas posibilidades formativas.Ante la evidencia del fracaso del sistema educativo catalán, el estudio de la Fundació Bofill no se ateve a aventurar causas más allá de admitir que no puede «explicarse únicamente por la baja inversión pública, por el bajo nivel educativo de la población adulta o por el nivel socioeconómico del país». Pero es claro y diáfano que las autoridades educativas catalanas han gastado tanto dinero y esfuerzo en aplicar la inmersión lingüística, en garantizar el conocimiento del catalán, que se han olvidado de todo lo demás. De lo más importante.

Madrid insiste en que obligará a impartir la tercera hora de castellano
EDITORIAL DE EL MUNDO (CATALUÑA) 
 22 Septiembre 2008

MADRID.- Dice que no tiene constancia de que Cataluña esté «incumpliendo» la ley estatal que obliga a impartir una tercera hora de castellano en las escuelas, pero la ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, advierte de que, en caso de que así sea, la obligación del Ministerio es «hacer cumplirla». No obstante, también según la ministra, más allá de que se ofrezca o no esta tercera hora de lengua castellana en los colegios catalanes, los alumnos catalanes tienen un nivel «igual o superior» de conocimiento del castellano al de otras comunidades autónomas.

«Es importante que se sepa, en relación con esta cuestión, que en todas las evaluaciones de conocimiento del nivel de castellano por parte de los alumnos catalanes es igual o superior al de los de otras comunidades autónomas. Eso se cumple», insistió Cabrera en declaraciones a Europa Press. Asimismo, aseguró que, en el caso que que se produjera alguna infracción, «siempre hay posibilidades de recurso, si se tienen indicadores suficientes de que una ley no se cumple».
Sobre esta cuestión de la tercera hora de castellano, la ministra Cabrera también apuntó que «tenemos que entender este incumplimiento de acuerdo con los principios básicos de lo que la ley marca. Hay que comprobar que los alumnos catalanes terminen sus estudios con un conocimiento del castellano equiparable al de otras comunidades autónomas»

LAS VICTIMAS DE LA INMERSION LINGÜISTICA (14) IGNACIO MARURI / Bayona (Pontevedra)
«La supresión del español empobrece el vocabulario de mis hijos»
MANUEL ROMERO – EL MUNDO 
 22 Septiembre 2008

PONTEVEDRA.- La relación entre Ignacio Maruri Chimeno, cirujano del hospital público Meixoeiro, de Vigo, y el colegio concertado de sus dos hijos, de siete y 11 años, cambió el día que se inauguró el curso 2007-2008, el primero después de la entrada en vigor del decreto de uso y promoción lingüística del gallego.

Desde ese momento, todos los centros escolares debían impartir al menos el 50% de las asignaturas en ese idioma. Lo que parecía una solución salomónica a una realidad bilingüe no era más que el inicio del camino hacia una fórmula monolingüe en la que el gallego se convertía en la lengua vehicular de la enseñanza.

«Por vez primera, la charla del director fue en gallego. La proyección audiovisual se desarrolló, igualmente, en gallego, y las loas al colegio y a los éxitos académicos fueron en gallego. Se habló del tejado, del premio a la excelencia educativa, pero ni una sola palabra del decreto. Pedí al director que expusiera la posición del colegio».

El resultado fue un circunloquio por el que desfiló la lingüística y la diosa Fortuna. Según Ignacio Maruri, «el director afirmó que debíamos agradecer tener la suerte de que el gallego y el castellano se parecieran tanto, que casi no iba a darnos quebraderos de cabeza. Se fue por los cerros de Ubeda tratando de no asumir una postura».

En el acto de inauguración de curso del segundo de sus hijos, el equipo docente ya disponía de una argumentación más sólida para tranquilizar a los padres. «El psicólogo del colegio nos vendió la moto de que las asignaturas iban a estar repartidas al 50% entre las dos lenguas. La charla, por supuesto, fue exclusivamente en gallego. Nunca antes había sucedido». Lo que no mencionó fue que en gallego se impartirían todas las materias troncales -Historia, Geografía, Naturaleza, Biología, Matemáticas y Física-, y en castellano las menos relevantes -Gimnasia, Manualidades, Religión e Inglés-.

«Era una vergüenza, un desequilibrio tan grande que provocó la protesta del 90% de los padres, que firmamos una carta a la que el director nunca contestó».

Había sonado el pistoletazo de salida a la imposición lingüística. La Xunta, aprovechando una expresión del decreto («al menos, el 50% en gallego»), había abierto las puertas al monolingüismo. Era cuestión de tiempo y de oportunidad. El castellano fue eliminado en los colegios públicos el año pasado -dejando una asignatura testimonial para cumplir con la Ley- mientras que en los centros concertados, a este idioma se le arrebataban todas las materias que formaban humanísticamente al alumno.

«Hasta ese año los profesores impartían las clases en gallego o en español, según conviniera a los alumnos. Los exámenes se realizaban indistintamente en uno de los dos idiomas y no se penalizaba si se hacía en castellano. La asignatura de Conocimiento del Medio se daba en gallego, pero no nos quitaba el sueño. Ese asunto no estaba dentro del ranking de nuestros principales problemas cotidianos».

Ignacio Maruri afirma que la supresión del español como lengua de enseñanza y de la formación humanística de sus hijos «perjudica sus conocimientos, empobrece su vocabulario y también la capacidad para expresarse».

Antes del inicio del presente curso, Ignacio Maruri decidió trasladar de colegio a sus dos hijos, con la esperanza de que el nuevo centro fuera menos entusiasta del decreto.

«Yo soy de origen vasco y, por lo tanto, creo que tengo un mayor conocimiento y experiencia de lo que es enfrentarse por las diferencias. Hasta ahora, en Galicia no teníamos este tipo de conflictos. Cada uno hablaba con libertad. Por eso, no es admisible este cambio en la enseñanza».
 

Recortes de Prensa   Página Inicial