AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 24 Septiembre 2008

"El gallego y el castellano" - Carta de José Manuel Pousada Doural, vicepresidente de Galicia Bilingüe
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 24 Septiembre 2008

En contra de lo que Xosé Ramón Pena afirma, Galicia Bilingüe no dice que es más "práctico" estudiar en castellano que en gallego, sino que Galicia Bilingüe sostiene que lo que es más "práctico" para cada persona debe decidirlo ella misma, en función de su entorno, su proyecto de futuro y sus intereses. Por eso propone que corresponda a los padres o a los alumnos elegir en qué lengua oficial han de recibir éstos la enseñanza, como en cualquier país democrático en el que hay más de una lengua oficial en un territorio. Que yo sepa ni el chino mandarín ni el inglés son, de momento, las lenguas oficiales en Galicia, por lo que Pena incurre en una burda parodia, una verdadera astracanada, a falta de mejores argumentos.

Si lo que es normal en la práctica es que cada uno emplee la lengua que desea y, según Pena, las leyes han de reflejar esa realidad, debería apoyar a Galicia Bilingüe. Por el contrario, en un "non sequitur" deduce unas conclusiones incoherentes con esa proclamada libertad de opción. También está por demostrar que la mayoría de los gallegos opinen que todos los alumnos han de tener igual conocimiento de las dos lenguas oficiales de Galicia. Es cierto que el saber no ocupa lugar, pero sí tiempo y existe un concepto llamado "coste de oportunidad". Por otra parte, es imposible tal pretensión de bilingüismo individual perfecto salvo para una pequeña parte de la población; además de que se me antoja difícil alcanzarlo con la actual normativa, si pensamos que el registro culto de una lengua, en general, sólo se alcanza en la escuela.

Habla también de la lengua de Rosalía. ¿Cuál de ellas? Y de una "verdadera igualdad" entre las dos lenguas; algo que denota su desconocimiento del tema sobre el que escribe, porque las lenguas carecen de derechos. La igualdad de derechos lingüísticos no consiste en que las dos lenguas sean empleadas o conocidas por igual, ni a nivel individual ni a nivel social. La igualdad de derechos lingüísticos consiste en que los ciudadanos puedan elegir la lengua oficial en la que se relacionan con la administración y reciben sus servicios, aunque una se emplee más que la otra.

Hay un sistema de gobierno que se caracteriza por permitir elegir entre opciones compatibles, según el interés de cada uno: democracia se llama a eso, creo. Imponer una opción de entre varias compatibles a toda la sociedad, incluso porque es la que prefiere la mayoría, se llama totalitarismo, donde no cabe el respeto a las minorías bajo el pretexto de fomentar la cohesión social. También Pena cree que algo puede ser a la vez derecho y deber, y eso en una democracia tiene difícil encaje: si se establece el deber de hacer o no hacer algo, carece de sentido hablar de derecho al respecto. Sin embargo, es típico de los regímenes totalitarios reconocer derechos para, a continuación, convertirlos en deberes, garantizando su "ejercicio efectivo". Creo haber leído esto en alguna parte de la normativa vigente. No queremos en Galicia Bilingüe que nos construyan lingüísticamente un país mejor sólo para nosotros, sino para todos. Son otros los que pretenden construir lingüísticamente un país a su medida mediante un experimento de ingeniería social que pretende cambiar los hábitos lingüísticos de la población, y para ello no dudan en emplear el sistema educativo, tomando como rehenes a los niños al margen de lo que piensen sus padres o ellos mismos. Nosotros no tenemos miedo a la libertad; otros, como Pena, parece que sí.

José Manuel Pousada Doural
Carta publicada en el Faro de Vigo, el 23 de septiembre de 2008.

ESTE DOMINGO EN BARCELONA
Ciudadanos convoca una manifestación en defensa del bilingüismo
Albert Rivera, presidente de Ciudadanos ha presentado este martes en Madrid la manifestación que tendrá lugar el próximo domingo 28 de septiembre en Barcelona para defender el bilingüismo en las escuelas de Cataluña, Galicia, País Vasco, Islas Baleares y Comunidad Valenciana. Rivera ha dicho ochco asociaciones de toda España ya han confirmado su presencia y que ha invitado a Mariano Rajoy y a Rosa Díez a acudir.
Libertad Digital 24 Septiembre 2008

En una rueda de prensa en la sede madrileña del partido ha asegurado que "no poder estudiar en español en muchos lugares de España es una auténtica anomalía", que no tiene similitud –es decir, que no se pueda estudiar en la única lengua oficial en todo el Estado– en ningún país de Europa.

En un comunicado de prensa, Ciudadanos explica que esta manifestación tiene entre sus objetivos la “toma de conciencia a nivel nacional” de un problema que afecta a todas los ciudadanos que tienen una gran movilidad personal o profesional, por toda España, y “también de las personas que no nos movemos de residencia, ya que tenemos derecho a que nuestros hijos estudien en el idioma oficial que queramos, en el de la comunidad autónoma o en el común de todo el Estado”.

Por este motivo, Rivera ha convocado a todos los ciudadanos “que crean que desde la imposición y la negación de derechos fundamentales no se puede construir una sociedad justa” a la manifestación del próximo domingo a las 11 de la mañana en la Plaza de Urquinaona de Barcelona.

El presidente de Ciudadanos ha anunciado que a las 8 asociaciones que este lunes ya habían confirmado su presencia (Asociación por la Tolerancia, Círculo Balear, Padres por la Libertad de Elección Lingüística, UCE, CADECA, Acción Cultural Miguel de Cervantes, Cives Iure y Asociación de Profesores por el Bilingüismo) hay que sumar la asociación Unión de Guardias Civiles, que recientemente publicó un texto pidiendo la posibilidad de escolarizar a sus hijos en castellano en todas las CCAA de España, y se está en contacto con otras para que se sumen de aquí al domingo, entre ellas alguna de mucha importancia en Galicia.

De la misma manera, Rivera ha manifestado su firme decisión de que los ciudadanos de las CCAA donde gobiernan los nacionalistas con el PSOE “no pueden ser utilizados de moneda de cambio” y que, como el resto de ciudadanos de España, “tenemos los mismos derechos”, entre ellos el de la escolarización en la lengua materna del niño y oficial de la comunidad autónoma.

En la misma presentación de la manifestación, Rivera ha dado a conocer el texto del manifiesto que se leerá el próximo domingo, al finalizar la manifestación en la Plaza de San Jaime de Barcelona. El texto destaca que con la nueva Ley de Educación de Cataluña "se otorgará al Departamento de Educación de la Generalidad las competencias exclusivas para establecer los horarios de asignaturas como el castellano, blindando en un texto legal, por primera vez en toda España, la inmersión lingüística obligatoria como metodología oficial para nuestra educación. Una vez más se burlará la Constitución, se ninguneará el decreto de enseñanzas mínimas en educación primaria y se ignorarán las múltiples sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que obliga a la Generalidad a ofrecer a los padres la opción para elegir la lengua en que quieren educar a sus hijos".

Asimismo, desde Ciudadanos, según ha anunciado este martes Rivera, se ha enviado una carta a Mariano Rajoy (PP) y Rosa Díez (UPyD), como máximos representantes de sus partidos, y a Alfonso Guerra (PSOE), por deferencia, para que se sumen a la manifestación del próximo domingo y animen a sus militantes y simpatizantes a que participen en ella. El presidente de Ciudadanos ha dicho que espera una respuesta de los dirigentes políticos arriba citados, en las próximas 48 horas, confirmando que participarán en la protesta por el sistema de inmersión lingüística de la Generalidad de Cataluña.

NO HAN CUMPLIDO LA NORMATIVA
Las universidades se revelan contra las imposiciones del catalán de la Generalidad
La política de inmersión lingüística de la Generalidad se ha llevado un duro revés después de que las universidades de Cataluña se hayan revelado contra las medidas de imposición que exigen el nivel C de catalán a los docentes extranjeros y del resto de España. Según informa ABC, las universidades han optado por la insumisión y ninguna ha cumplido esta normativa del Ejecutivo de Montilla. El consejero Huguet, de ERC, muy molesto ha exigido que "los alumnos tienen el derecho a usar el catalán, por loo que es necesario que exista profesorado suficiente para atender a ese derecho".
Libertad Digital 24 Septiembre 2008

La imposición del catalán por parte de la Generalidad se choca en muchas ocasiones con la pura realidad. Esto ha ocurrido en las universidades de Cataluña en las que conviven y estudian jóvenes que hablan en castellano y en catalán, algo que se ve en los anuncios que los propios estudiantes dejan en los tablones.

Con el inicio del nuevo curso, estas universidades se han revelado contra el Ejecutivo de Montilla y no han cumplido la normativa que exige que el nivel C de catalán a los profesores provenientes del extranjero y del resto de España. Los propios responsables de los centros son conscientes de que no se puede disminuir la calidad de la enseñanza por el simple hecho de que sólo se hable en la lengua cooficial de la comunidad.

Sin embargo, esta ofensiva nacionalista ha provocado que muchos docentes y alumnos extranjeros no se trasladen a Cataluña. Según informa ABC, el número de estudiantes foráneos ha descendido durante los tres últimos cursos. Ante las exigencias de la Generalidad, centros como la Autónoma de Barcelona o la Pompeu Fabra han querido optar por su vocación científica a pesar de tener que renunciar a un uso más extendido del catalán.

Por ello, los rectores han asegurado que "superado el conflicto de la lengua, nada impide contratar a profesores extranjeros en función de su talento". Sin embargo, el consejero de Innovación, Universidades y Empresa de la Generalidad, Josep Huguet (ERC) se ha mostrado molesto y ha exigido que "los alumnos tienen derecho a usar el catalán, por lo que es necesario que exista profesorado suficiente para atender a ese derecho". "No es incompatible el cosmopolitismo con la catalanidad".

El 80% de los escolares gallegos de Primaria sólo estudian con uno o dos libros de texto en español
E. AMADO ABC 24 Septiembre 2008

SANTIAGO. Después de elaborar un informe en el que se recopilan los listados de libros de texto de 160 centros de enseñanza de Galicia, la asociación Galicia Bilingüe denunció ayer que la presencia del castellano en estos materiales escolares de los alumnos de Primaria de la Comunidad es nula en las zonas rurales y debe calificarse como «anecdótica» en las urbes gallegas.

Entre las conclusiones del estudio, Galicia Bilingüe destaca que «la mayor parte de los colegios ubicados en áreas rurales han abandonado completamente el español», mientras que en zonas urbanas «la inmersión no alcanza cotas tan altas, pero tampoco se queda muy lejos».

«En Educación Infantil, la mitad de los colegios no usan para nada el castellano y la otra mitad, salvo contadas excepciones, sólo imparte Lengua en este idioma. Incluso hay centros en los que el gallego se combina con el inglés, pero no con el español. Y en ESO, con respecto a Educación Primaria, se reduce algo el porcentaje de institutos en los que el castellano queda relegado a una o dos asignaturas, pero sigue siendo la opción mayoritaria. Hay centros de Secundaria en los que, en algunos niveles, tienen más libros en inglés que en español», denuncian.

En cifras, ello supone que «más del 80 por ciento de los escolares de Primaria de Galicia estudian únicamente con uno o dos libros de texto en español, concretamente con los de Lengua Castellana y Religión, Plástica o Música.

El resto de las asignaturas las reciben íntegramente en gallego», explicaba ayer Gloria Lago, presidenta de la asociación. Galicia Bilingüe recopiló los datos en los centros de las siete ciudades gallegas y una veintena de grandes pueblos y villas.

En cifras, ello supone que «más del 80 por ciento de los escolares de Primaria de Galicia estudian únicamente con uno o dos libros de texto en español, concretamente con los de Lengua Castellana y Religión, Plástica o Música. El resto de las asignaturas las reciben íntegramente en gallego», explicaba ayer Gloria Lago, presidenta de la asociación. Galicia Bilingüe recopiló los datos en los centros de las siete ciudades gallegas y una veintena de grandes pueblos y villas.

Galicia Bilingüe se queja además de que debieron ser los asociados los que recopilaran los listados, ante la falta de respuesta del departamento de Educación. También en los centros, explican, hallaron reticencias: «Los socios se han encontrado en múltiples ocasiones con la negativa de la dirección a facilitar los datos, aunque finalmente se ha podido reunir información suficiente para extraer unas conclusiones que evidencian que la inmersión lingüística está yendo tanto o más allá que en otras comunidades como Cataluña», expone la institución.

La insumisión contra la política lingüística de la Generalitat llega a la universidad catalana
MARÍA JESÚS CAÑIZARES | BARCELONA ABC 24 Septiembre 2008

Un breve recorrido por los pasillos y claustros de la Universidad de Barcelona (UB) demuestra la existencia de dos niveles de realidad. Una oficial, la de los rótulos, comunicaciones y paneles escritos exclusivamente en catalán, y otra social, la de las conversaciones en distintos idiomas en el bar y la de los anuncios de servicios del tipo «Se alquila habitación» o «Clases de guitarra» e incluso «Alloggio per studenti». Las universidades catalanas son plenamente conscientes, no sólo de esa cohabitación lingüística, sino también de que la normalización del catalán no puede mermar la calidad de la enseñanza poniendo trabas a la contratación de profesorado extranjero o a la acogida de estudiantes foráneos.

Por ello, el nuevo curso académico comenzó el lunes en Cataluña sin que ninguno de los centros universitarios cumpla la normativa impulsada por la Generalitat consistente en exigir el nivel C de catalán -acreditación del uso satisfactorio de este idioma de forma oral y escrita- a los docentes extranjeros y del resto de España. Un ejercicio de libertad genuinamente universitario donde el profesor explicita la lengua en que impartirá la clase para que el alumno pueda elegir.

Bajan los alumnos extranjeros
Es así de sencillo, pero una vez más, la realidad oficial, la de las proclamas catalanistas, ha disuadido a muchos «cerebros» académicos y estudiantes extranjeros de trasladarse a Barcelona temerosos de una sobreexigencia lingüística. De hecho, el número de alumnos extranjeros acogidos en la UB ha descendido en los tres últimos cursos, al pasar de 1.916 a 1.795. El lunes, el mostrador dedicado a los programas Erasmus y Sócrates presentaba una cierta soledad en las dependencias de la UB de la Gran Vía. Quizá esa falta de movimiento fuera algo circunstancial, pero ante la posibilidad de que determinadas políticas nacionalistas debiliten el dinamismo académico, sus responsables han optado por una insumisión, impensable años atrás en universidades tan «patrióticas» y beligerantes como la Pompeu Fabra o la Autónoma de Barcelona (UAB), que fueron las primeras en reivindicar su vocación científica frente a las limitaciones lingüísticas.

Esa insumisión planeó en el acto de inauguración del curso, donde los discursos aludieron más o menos explícitamente a esa postura, con la que el sistema universitario catalán demostró su apertura de miras frente a la cerrazón del Gobierno catalán. «Superado el conflicto de la lengua, nada impide contratar a los profesores extranjeros en función de su talento», aseguró Joaquim Coello, presidente del Consejo Social de la UB, órgano de participación de la sociedad en la universidad donde están representados Generalitat, Parlamento catalán, empresarios, sindicatos, Ayuntamiento de Barcelona, alumnos y profesorado.

La UB ejerció de anfitriona del acto, pero hubo numerosas referencias al período en el que, en el contexto de la Segunda República, la UB se convirtió en UAB, de la que se celebra el 75 aniversario. El catedrático de Historia Contemporánea de la UB, Antoni Segura, pronunció la lección inaugural, en la que también se apeló a la vocación internacional del sistema universitario catalán e hizo suyas unas palabras del que fuera rector de la UAB, Pere Bosch Gimpera, según el cual «la misión de la universidad es de una completa internacionalidad, sin que ello excluya el arraigo en el país el deber de ser la expresión de sus anhelos de cultura». El rector en funciones de la UB, Josep Samitier, también apeló a la necesidad de «buscar el equilibrio entre la internacionalidad de la universidad con la protección del patrimonio cultural propio».

Todos estos toques de atención no pasaron desapercibidos para el consejero de Innovación, Universidades y Empresa de la Generalitat, Josep Huguet (ERC), quien visiblemente a la defensiva, subrayó que «los alumnos tienen derecho a usar el catalán, por lo que es necesario que exista profesorado suficiente para atender a ese derecho». Para Huguet, «no es incompatible el cosmopolitismo con la catalanidad».

Polémico documento
El pasado 11 de junio, el Consejo Interuniversitario de Cataluña, aprobó un documento en el que se instaba a los centros académicos a exigir el nivel C de catalán a todos los docentes procedentes del extranjero o del resto de España a los que se les hiciera contrato permanente. UAB y UPF reaccionaron casi al instante advirtiendo de que no estaban dispuestos a primar el conocimiento de la lengua catalana sobre el talento docente. La Generalitat se vio forzada a poner matices a esa orden, reconociendo toda una serie de excepciones a esa obligatoriedad en función de la disciplina a impartir.

Estrechar el cerco
EDITORIAL El Correo 24 Septiembre 2008

El funeral en memoria del brigada Luis Conde de la Cruz y las numerosas concentraciones de repulsa que en los dos últimos días se han sucedido en localidades de toda España han logrado situar su espíritu solidario y el anhelo de unidad que comparte la inmensa mayoría de la ciudadanía como patrón al que han de atenerse los partidos políticos. El homenaje del Parlamento vasco al militar asesinado adquirió, en este sentido, una especial significación con la presencia de todas las formaciones democráticas y la entrega al general González Arteaga, jefe militar de Álava, de la declaración institucional de la Cámara de Vitoria por parte de su presidenta, Izaskun Bilbao. La condena de los últimos atentados de ETA se convirtió en la clamorosa exigencia de que la banda terrorista desaparezca ya y para siempre. Una exigencia reiterada por los responsables institucionales que insisten en que a los activistas del terror no les queda otro futuro que acabar en manos de la Justicia. La detención ayer en Francia de dos etarras armados así lo volvió a atestiguar.

El hecho de que uno de los detenidos sea Unai Fano, quien se había prodigado como nuevo rostro de la ilegal Batasuna y había sido presentado en público por Arnaldo Otegi como miembro de la comisión negociadora nombrada por la formación para las conversaciones con los demás partidos; así como que la otra persona arrestada sea María Lizarraga, que fuera integrante de la organización juvenil también disuelta Segi, confirma la existencia de una única trama etarra con diversas ramificaciones y miembros que simultanean actividades delictivas con tareas públicas o transitan de unas a otras. Ni siquiera la más escrupulosa defensa de la presunción de inocencia ni la interpretación más garantista de nuestro marco legal podría ya negar una realidad tan evidente. Como si el círculo acabara cerrándose en torno a la citada trama, las últimas sentencias del Supremo, a las que siguió la ofensiva que ETA tenía planeada de antemano, han sido corroboradas en sus razones de fondo por la detención de Fano.

Pero esta última operación policial en suelo francés ha venido también a evidenciar que el esfuerzo al límite realizado por la banda terrorista durante el pasado fin de semana para demostrar que se encuentra plenamente operativa no puede ocultar la debilidad por la que atraviesa, ni el desconcierto y la desmovilización que afectan al conjunto de la izquierda abertzale. Las detenciones han vuelto a revelar que ETA sigue considerando a Francia como el territorio más cómodo para garantizar tanto la continuidad de su retaguardia como el lanzamiento de sus grupos y artefactos más letales. Un hecho que por sí mismo obliga a las autoridades francesas a incrementar los medios humanos y materiales que dedica a la lucha contra el terrorismo etarra y a elevar en su escala de prioridades la dedicación de esfuerzos a esta amenaza.

Vergüenza y miseria de la violencia
JOSÉ MANUEL BUJANDA ARIZMENDI El Correo 24 Septiembre 2008

El PNV asume y manifiesta que la desaparición del terrorismo pasa en primer lugar por el rechazo firme del terrorismo y de la violencia; por la deslegitimación social mediante políticas educativas, culturales y de comunicación; por la acción policial; por la aplicación del Estado de Derecho -eso sí, en toda su extensión- y por vaciar de contenido cualquier aporte social que alimente la violencia en la práctica política. Éticamente el PNV va a estar siempre enfrente de ETA y, políticamente, aunque rechazamos otorgarle el estatus natural en tal sentido, no compartimos ni fines, ni medios con ellos». Íñigo Urkullu, presidente del PNV en los Desayunos de Europa Press. Madrid, 24-04-2008

Muy lamentablemente, en la llamada izquierda abertzale, por denominarla de alguna manera, se da un posicionamiento reiterado, que se repite machaconamente cada vez que sucede un acto de violencia, consistente en la apelación-justificación al 'contexto', al 'contencioso' y al 'problema de fondo' para no condenar. Y cuando todas las demás fuerzas políticas le exigen un posicionamiento nítido y claro, contundente y sin matices, de condena al hecho violento siempre tiran de la misma consigna: 'el contexto', el 'problema de fondo' y el 'contencioso'. Y lo que es peor, no hay visos de que esta frustrante conducta varíe. La cantinela es siempre la misma, 'no vale la pena condenar', 'no sirve y no soluciona nada porque no va a la raíz del conflicto', 'es un acto hipócrita, porque víctimas las hay en los dos bandos', y un largo etcétera.

Es decir, nos encontramos ante un problema objetivo en esta sociedad, nos encontramos ante un colectivo de este pueblo que se limita a justificar, excusar, comprender, explicar o entender la transgresión de los derechos humanos, asesinato incluido de los 'otros', fundado en «exponentes de la crudeza de la confrontación del contencioso político». Dicho de otra manera, hay un colectivo humano en Euskadi que admite en su esquema mental que hoy en la Euskadi y en la Europa del siglo XXI se le quite la vida a una persona por motivos políticos. Pero ese mismo colectivo, y con la misma machacona insistencia, es capaz de exigir, sin mayores apuros ni vergüenzas, la mayor de las exquisiteces en cuanto al respeto de los derechos humanos de los 'suyos'. Todo un desatino ético, miseria humana y vergüenza para la sociedad vasca.

Es como si no quisieran ninguna salida, como si se empeñasen en cegar cualquier resquicio que dejase ver un poco de humanidad. Como si, agotadas todas las expectativas de conseguir réditos políticos, les quedase tan sólo la causa del dolor. Parecería como si no pudieran ser capaces de anidar otro discurso ni otra idea. Como si se hubieran resignado a un 'sin-futuro' político alguno que justificara la sangre vertida y todos estos años de asco y miseria. Es duro verbalizarlo, pero parecería como que buscaran su propio suicidio político y que hubieran asumido y decidido que pase lo que pase jamás condenarán a ETA.

¡Pero cómo se puede asistir indiferente ante el asesinato de una persona! Es un auténtico escándalo que en un país europeo, en una Euskadi parangonable a cualquier sociedad civilizada y moderna se toleren, comprendan y se pueda convivir con esas maneras de entender la convivencia. Lo cierto es que extraña que dicho colectivo no entienda que no se puede alentar un modelo sociocultural, unos valores y unas normas de convivencia donde la eliminación de la vida humana tenga el más mínimo espacio de legitimación.

Extraña que no entiendan que no se puede supuestamente liberar un territorio-sociedad provocando en primera derivada un despliegue masivo de guardaespaldas y policías en ese mismo territorio-sociedad. Porque negar en la práctica cotidiana que todas las personas somos iguales nos sigue llevando a la encrucijada, a la brutal y cruel contradicción de arrancar la vida y de arrebatar la conciencia de la persona en nombre de la libertad. Pero sobre todo nos arrastra a la incapacidad de descifrar el enigma de lo que significa negar el ser en un acto de estúpida violencia física sin vuelta atrás, acto no rectificable ni modificable, definitivo, de vergüenza y escalofrío.

oy, desde el nacionalismo democrático vasco, tenemos dos retos políticos históricos y una prioridad moral y ética. El reto primero donde los haya es el de conquistar la paz. Y además, el lograr el derecho a decidir y la consecución paulatina de la construcción nacional y social de Euskadi. Pero, sobre todo y ante todo, como prioridad ética y moral total, clave y fundamental, el ser abanderados en la deslegitimación de ETA, del matonismo político y de su mundo de intolerancia. Sin ningún complejo. Es hora de renunciar a descubrir lo que de racional tiene la actuación de una organización terrorista fanática y fuera de la realidad. La violencia es una vergüenza para los vascos, una pesadilla para el progreso de Euskadi y una rémora para su derecho a decidir.

Y como he manifestado más de una vez, mi patria no es la de ellos, mi proyecto de sociedad, mi concepto de la convivencia no es el de ellos. Su fin no es mi fin. Mi Euskadi es la de hombres y mujeres libres. En mi Euskadi nadie mata por pensar diferente. Mi ikurriña nada tiene que ver con el rojo de la sangre vertida por el terrorismo. Porque defender con firmeza el autogobierno para Euskadi, porque defender su reconocimiento y sus derechos como nación y hacerlo condenando y repudiando con absoluta radicalidad la violencia es sencillamente reivindicar solemnemente la transcendencia y el valor de la política, es confiar en la potencialidad de la sociedad vasca, es evocar la inteligencia humana y proclamar la condición ética del ser humano por encima de cualquier ideología o pensamiento político.

El pasado está ya escrito y podemos describirlo, pero ya no podemos cambiarlo. El futuro, en cambio, es el mejor regalo que podemos dar a los que nos sobrevivan. Está por escribir, lo haremos, es nuestra esperanza y nuestro patrimonio intacto.

Es cierto que muchas semillas no germinan nunca, pero hay que decir que hay sólo un fruto que nunca se recoge, el de las semillas que no se haya tenido el coraje de plantar. Y con el viento del norte, la lluvia mojando y el olor penetrante a salitre viejo deseo más que nunca que la condición de ser humano se anteponga de una vez por todas en Euskadi a cualquier otra consideración. Yo también creo que hay momentos en la Historia en que los movimientos políticos tienen que establecer sus prioridades. Desde este punto de vista, hoy, en esta coyuntura histórica, la principal tarea del nacionalismo vasco democrático-institucional es la deslegitimación política y social de ETA y su movimiento totalitario. Nuestra herencia es la del compromiso de las generaciones que nos precedieron por la libertad. Amar a Euskadi significa hoy extirpar definitivamente de nuestras entrañas el cáncer del terrorismo que anula cualquier iniciativa legítima de avanzar en la construcción de nuestro futuro. Amar Euskadi es estar dispuestos a liderar sin complejos esta tarea. Quiero demasiado a Euskadi para estar mirando a otro lado.

El primer lehendakari de Euskadi, José Antonio Agirre, también suscribiría este compromiso, un inequívoco compromiso de lealtad del nacionalismo democrático vasco hasta vencer al fascismo, tal y como lo hizo solemnemente en el Congreso de los Diputados en Madrid en pleno 1936. Es hora todavía, porque siempre lo será, y porque la paz también debe ser posible en Euskadi. Termino con una reflexión a leer en 'El Príncipe' de Maquiavelo: «Nunca debe dejarse empeorar un mal por evitar una guerra».

Películas de la memoria
JOSÉ MARÍA CALLEJA El Correo 24 Septiembre 2008

Cómo es posible que se haya tardado tanto tiempo en hacer películas sobre las nefastas consecuencias para las vidas que ha tenido el terrorismo de ETA? ¿Cómo se explica que de entre la gran cantidad de historias reales provocadas por el terrorismo, con enorme potencia narrativa cinematográfica, no se hayan contado bastantes más en imágenes? ¿Qué ha pasado para explicar este retraso en narrar en el cine lo que contaban con profusión los periódicos y las televisiones desde hacía tiempo?

Las razones son varias; la primera, el miedo. El miedo ha tenido un efecto paralizante, también entre los creadores. Era más fácil hacer una película en la que se mostrara a los etarras como bandidos buenos ('La fuga de Segovia') que contar, aun en clave de ficción, el paisaje de muerte y espanto que provocaban los terroristas. Además del miedo, es evidente que no siempre hemos visto el terrorismo como lo percibimos hoy. Han tenido que pasar muchos muertos para que se estableciera la idea de que el terrorismo es algo intrínsecamente perverso, para que los criminales no fueran vistos como unos héroes, más o menos equivocados en algunos de sus métodos, y para saber que las víctimas no eran, en absoluto, merecedoras de su muerte porque algo habrían hecho.

Antes de llegar a películas como 'Todos estamos invitados', en la que Manuel Gutiérrez Aragón narra el miedo, las miradas y la grasa que envuelve todavía a buena parte de nuestra sociedad, hubo otras en las que había aún un deje de fascinación por los criminales ('Días contados'). Estoy hablando de películas de ficción, no de documentales, en los que, a pesar del retraso, sí ha habido ejemplos notables de cintas que denunciaban la crudeza de la muerte, narraban sus secuelas y daban voz a las víctimas ('Asesinato en febrero' o 'Trece entre mil').

El caso es que cuando uno contaba, de viva voz o en un libro, cómo había sido un atentado, o narraba los pliegues del miedo, o hablaba de los detalles del horror sembrado por los criminales, la gente casi podía ver en imágenes ese relato oral que luego era imposible encontrar en un cine. Historias calientes, que estaban esperando a ser contadas y que no eran llevadas a la pantalla por miedo, sí; también quizá por el pudor que daba filmar algo de lo que todo el mundo tenía ya construida una imagen: la que se daba en las televisiones. Aún hoy alguna de la cintas casi recién rodadas se han encontrado con actores vascos que no querían hacer determinado personaje «porque yo vivo aquí», o de otros que se negaban en redondo a trabajar -no por miedo, sí por estar más cerca de los que pegan los tiros-, y otros, en fin, que protestaban por determinadas escenas, alegando que «las cosas no eran así».

No sólo en el cine, también en la narrativa, si exceptuamos el singular, talentoso y ejemplar caso de Raúl Guerra Garrido ( 'Cacereño', 'La Carta', 'Lectura insólita del Capital', etcétera) hemos tenido que llegar a 2006 para encontrar esa joya imprescindible que son 'Los peces de la amargura', donde Fernando Aramburu consigue que nos mojemos bajo el sirimiri. De acuerdo en que hace falta un tiempo desde que ocurren los hechos hasta que estos son narrados en un formato que no sea el periódico, de acuerdo en que un creador cinematográfico que se base en la ficción no puede hacer documentales propios del, por otra parte, modélico 'Informe Semanal'. Pero entendida esa falta de automatismo entre realidad y creación, todos sabemos que las buenas películas de ficción están plagadas de realidad y aquí sabemos que nuestra realidad -la de la muerte, el odio y el miedo- nos ha dado, por desgracia, películas prácticamente hechas, en las que la sangre, los personajes y los escenarios eran tan reales como la muerte irreversible.

El miedo, la falta de diagnóstico adecuado, el retraso en definir el terrorismo como lo que es, la tardía percepción de los criminales como tales, el rechazo que provocaban las primeras víctimas en unos creadores en su mayoría ladeados a la izquierda... El miedo. Ahora que hay productores que han visto que una película sobre ETA y contra ETA da audiencia, tremenda repercusión y algo de dinero, es posible que, así espoleados, otros productores y directores, hasta ahora durmientes, se lancen a contarnos en cine lo que ha sido nuestra historia reciente. Si una buena película llega más que mil libros de ensayo, si una película puede conmover, servir para entendernos a nosotros mismos, saber qué nos ha pasado y cómo hemos podido llegar a esto, podemos concluir que esa película está aún por hacer. Materia prima no falta.
Sabemos más de la historia de EE UU, desde el ferrocarril, los pioneros, la Guerra de Vietnam o la Mafia, que de nuestra propia historia. En tiempos de memoria histórica no estaría nada mal que hiciéramos un poco de historia, que hagamos un poco de memoria y que nos contemos a nosotros mismos y al resto del mundo cómo hemos llegado a esto.

Lecciones aún no aprendidas
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 24 Septiembre 2008

¿CUÁNTOS más tienen que morir para que un importante segmento de los vascos se den cuenta de que ETA no representa sus valores más preclaros? ¿Cuántas más familias tienen que ser destrozadas para que se percaten de que los etarras no son héroes, sino cobardes asesinos? ¿A cuántos más funerales habremos de asistir para que cale entre aquellos nacionalistas que ETA no viene a liberarlos, sino a someterlos a la misma opresión que hoy somete a los no nacionalistas? ¿Qué más tiene que hacer ETA para demostrar que no significa el futuro de Euskadi, sino su fuerza más retrógrada y oscura, la que se opuso a la romanización, al liberalismo, a la actual globalización?

El asesinato de Luis Conde no responde a estas preguntas, que dependen de los vascos. Pero responde a otras muchas, importantes todas ellas. La primera, que ya no vale decir que el problema de ETA es un problema político. Es un problema delictivo, y por tanto, policial y judicial. Así que el que vuelva a hablar de negociación, no importa su cargo, rango o condición social, es un cómplice de la banda terrorista y de sus crímenes. La segunda cuestión que queda aclarada es que sobran declaraciones enfáticas al estilo de «No nos rendiremos a la barbarie», que tanto gustan al presidente del Gobierno. ¡Estaría bueno que nos rindiésemos! Lo que hay que conseguir es que ETA se rinda al Derecho y a la razón. Es decir, derrotarla, una palabra, como la de crisis, que, si se han fijado, Zapatero sigue sin pronunciar.

Y por último, que ésta es una batalla en la que no caben medias tintas, por no haber términos medios: o se está con ETA o se está contra ETA. No valen las contemporizaciones, porque sabemos perfectamente para qué usa ETA las contemporizaciones: para prepararse para matar más y mejor. ¡Estaría bueno que ahora que nos hemos puesto a desenterrar cadáveres de la guerra civil y a airear las barbaridades que se cometieron hace tres cuartos de siglo, nos olvidásemos de los cadáveres aún calientes de los últimos atentados y de las salvajadas que vienen perpetrándose en nuestros días! ETA es la enemiga número uno del pueblo español, vascos incluidos, punto. Esto es lo que tiene que quedar claro desde ahora para quienes no lo tenían.

Dos cosas más: el ministro de Interior tiene que dejarse de anunciar la desarticulación del comando Vizcaya tras cada detención para que no nos dé la risa en circunstancias tan lúgubres. El comando Vizcaya es ETA, y hasta que no se desarticule ésta, aquél seguirá operando. Por último, no estaría mal que el presidente del Gobierno reconociese que se equivocó al creer que podía traer la paz al País Vasco negociando con ETA. No le pedimos más, como que al socaire de ello ETA se coló en los ayuntamientos vascos y cosas por el estilo. Sólo que se equivocó. Sería elegante por su parte y una garantía para nosotros de que no volverá a incurrir en el error.
Pero mucho me temo que su famoso talante no incluya tal declaración.

El estúpido error
EDURNE URIARTE ABC 24 Septiembre 2008

Un medio de la izquierda titulaba ayer que el PP se «había sumado» a la declaración contra ETA del resto de los partidos. Que es, en materia de relación con la realidad, algo así como titular que el PP por fin ha reconocido la crisis económica que proclamaba Zapatero y la derecha negaba. La autocrítica de Iñaki Gabilondo afirmando que la apuesta por la negociación fue un inmenso error, un «estúpido error» es la honrosa excepción de un panorama en el que la mayor parte de la izquierda ha decidido liarse a tortas con los hechos. A ver si se rinden los hechos. Y una vez vencidos, los españoles acaben recordando que era Rajoy quien negaba la crisis económica y quien negoció durante tres años con ETA. Con Zapatero y los nacionalistas manifestándose en la calle con la AVT.

Esa es la sustancia política con la que el Gobierno se dispone a hacer frente a lo que los expertos policiales auguran como una dura ofensiva de ETA. De credibilidad comparable a la de combatir la crisis después de negarla durante un año. Tres en el caso del terrorismo, lo que convierte el «estúpido error» en un reiterado y terco despropósito.

Que duró tres años no porque Zapatero y Rubalcaba sean de una torpeza infinita sino porque lo suyo, el «estúpido error», era una apuesta ideológica. La apuesta por el acuerdo con los terroristas como medio mejor para acabar con la violencia. La desconfianza en el uso de la fuerza. El reconocimiento de un conflicto vasco.La idea de las dos partes. El conocido cóctel de la llamada solución política al terrorismo. Aquello de que la paz no tiene precio político, pero la política ayudará a la paz, dicho en términos zapaterianos.

Y los dos líderes que durante tres años hicieron esa apuesta ideológica nos dicen ahora que van a hacer todo lo contrario. Lo que defendían la derecha, el Foro de Ermua y la AVT. Que es como imaginar a Bush presidiendo la Alianza de Civilizaciones y a Donald Rumsfeld en la Comisión para el diálogo con el fundamentalismo iraní junto con, digamos, Federico Mayor Zaragoza.

Quien consiga imaginar lo de Bush y Rumsfeld, podrá creerse lo de Zapatero y Rubalcaba.

Asesor de Otegi, interlocutor de Zapatero
Sirva esta detención para ver con qué clase de gente estuvo el Gobierno Zapatero "codo con codo" durante la primera legislatura, y también para exigirle muchas más rectificaciones como para que pueda llegar a ser decente respaldarlo y tenerlo de compañía
EDITORIAL Libertad Digital 24 Septiembre 2008

Mientras ignoramos si el PP de Rajoy va a trabajar "codo con codo" y a "respaldar" al Gobierno de Zapatero en su persistente negativa a disolver los ayuntamientos gobernados por los proetarras de ANV, contra los que los socialistas ni siquiera han presentado hasta la fecha mociones de censura, la policía gala ha detenido en el sur de Francia a los terroristas Unai Fano Aldasoro y María Lizarraga.

Aunque el Gobierno desvincule a estos terroristas de la autoría de los tres atentados perpetrados por ETA este fin de semana, su detención tiene especial relevancia por tratarse, respectivamente, de un asesor de la comisión nombrada por Batasuna-ETA para la negociación con el Gobierno Zapatero, y una antigua candidata de las múltiples franquicias de ETA ilegalizadas por el Supremo.

El hecho de que el asesor de Otegi fuera, en el momento de su detención, armado y con documentación falsa, además de llevar instrumentos de los utilizados por la banda para el robo de vehículos, debería servir no ya para recordar la calaña a la que Zapatero concedió interlocución política, sino también para refutar esa ingenua visión que contrapone a Otegi y su entorno "dialogante" con la ETA de Txeroki. La voluntad favorable a una "nueva fase de diálogo", como la que reclamaba este fin de semana Otegi, y la campaña de atentados perpetrados en estos mismos días no suponen división interna alguna en el entramado etarra, sino que constituyen las dos caras de una misma moneda que, a estas alturas, todos deberíamos conocer perfectamente: a saber, que ETA no mata por matar, sino por la esperanza de negociar contrapartidas políticas y penales (valga la redundancia) por dejar de hacerlo.

A este respecto, el atentado mortal del domingo contra el Patronato Militar de Santoña, los coches bomba del sábado contra la Ertzaintza en Ondarroa y la sede de la Caja Vital en Vitoria, y el atentado frustrado con bomba lapa de hace una semana en Basauri no dejan "fuera de juego" a Otegi, sino que le hacen el "juego" al dirigente batasuno a la hora de tratar de forzar una nueva fase de negociación. En este sentido, elogiar como "autocrítica" –tal y como han hecho algunos medios de comunicación– la afirmación del dirigente batasuno de que "algo habría hecho mal" la izquierda abertzale cuando "después de 100 años intentando liberar Euskadi, aún no lo había conseguido", es tanto como, salvando las distancias, considerar "autocrítica" la afirmación de un nazi que dijera que "algo mal habremos hecho los nazis cuando en todo este tiempo no hemos logrado liberar al mundo de los judíos".

En cualquier caso, sirva esta detención para ver con qué clase de gente estuvo el Gobierno de Zapatero "codo con codo" durante la primera legislatura, y también para exigirle muchas más rectificaciones como para que pueda llegar a ser decente respaldarlo y tenerlo de compañía.

Lucha antiterrorista
Unidad oportunista
Todos, y en primer lugar el "institucional" Rajoy, han corrido a refugiarse en las faldas del gran negociador con los culpables directos de la extorsión y el crimen.
Agapito Maestre Libertad Digital 24 Septiembre 2008

Los llamados a la unidad es la mejor manera de ocultar el fracaso del Gobierno contra ETA. El comunicado de condena de los partidos políticos del último atentado de ETA es mera filfa. Ideología para ocultar el fracaso conjunto de los partidos para acabar con los terroristas. Faramalla para esconder al gran culpable de este fracaso, Rodríguez Zapatero. Nadie con un poco de sentido común puede dejar de ver en el comunicado suscrito por los partidos políticos el resultado de la peor política antiterrorista de las últimas épocas. Tan lamentable es ese comunicado que eleva la unidad de acción contra el terror no tanto a una mera operación retórica contra la violencia, algo obvio en los regímenes políticos que han hecho de la mentira su forma de vida, cuanto una forma, en verdad poco sutil, de eludir la responsabilidad política del Ejecutivo en el último atentado y en todos los que vengan.

Eludida la culpa del Gobierno, el resto de partidos han corrido a echarse en brazos del poderoso, del vencedor, Rodríguez Zapatero. ¿Por qué esta rendición a una política terrorista basada en la negociación con el criminal? ¿Por qué la oposición no le saca los colores a Rodríguez Zapatero por su larga negociación con ETA? ¿Por qué nadie acusa al Ejecutivo de culpa política e, incluso, criminal, del Ejecutivo por haber negociado con ETA? Porque esto no es una democracia, sino un "régimen de derechos" controlado por el poder omnímodo del jefe del Ejecutivo. En efecto, Rodríguez Zapatero es el gran vencedor, el todopoderoso, que da y quita "poder". Sí, sí, la acusación de culpa y "criminalidad" política siempre es posible por ambas partes, por el Ejecutivo y por la oposición, pero sólo el vencedor, el poderoso que ostenta toda la fuerza, puede hacerla efectiva. Los burócratas de los partidos saben que es muy fácil acusar al Gobierno de haber negociado con ETA, de haberla nutrido de "legitimidad" para seguir matando, porque estuvo negociando políticamente con una banda criminal, pero, desgraciadamente, saben que sólo el poderoso puede ejecutar una acusación de tal índole.

Precisamente, por eso, todos, y en primer lugar el "institucional" Rajoy, han corrido a refugiarse en las faldas del gran negociador con los culpables directos de la extorsión y el crimen. Todos corren el peligro de ser acusados de colaborar con el criminal si desprecian el manto del poderoso que les protege. Acaso por eso todos han cantando la unidad de acción contra ETA, de la que forma parte ese comunicado; de paso, eluden su propia responsabilidad, su culpa política, por no haber logrado parar el proceso de negociación de Rodríguez Zapatero con los criminales. La llamada, pues, a la unidad es la última treta para eludir la culpa, la responsabilidad política, que tienen todos ellos por no haber acabado todavía con el terrorismo.

La unidad es un canto al oportunismo relativista del Gobierno y la oposición para esconder sus responsabilidades políticas, sus culpas, en la lucha contra el terrorismo. Sobre ese oportunismo de los partidos políticos en general, y del Gobierno en particular, no creo que pueda construirse una base de convivencia moral y política de toda la sociedad. Por el contrario, puede dar lugar a los peores monstruos, entre los que cabe destacar, la defensa indirecta del terrorista o la apología directa del terror de ETA y sus ideólogos. En el primer caso, después de un proceso de negociación largo, secreto y lleno de cesiones a los terroristas por parte del Ejecutivo de Zapatero, nos encontramos con el Gobierno socialista; en el segundo caso, hallamos a Ibarretxe, quien ha preguntado con contundencia, siguiendo la lógica diabólica de negociación con el criminal: "¿Por qué el Gobierno no quiere negociar con el PNV lo mismo que negoció con los terroristas?"

Lucha antiterrorista
Consenso, ¿para qué?
¿Para qué quieren el consenso? Para que la media España que se resiste a rendirse ante un grupo de asesinos les haga de palmeros.
Juan Morote Libertad Digital 24 Septiembre 2008

Cuando Fernando de los Ríos, socialista español, probolchevique incipiente, viajó a Rusia a inspirarse en la Revolución, que habría de traer la paz y la justicia al mundo, preguntó a Vladimir Ulianiov (Lenin), sobre cuándo se implantaría un régimen de libertad en el país. El tirano respondió con la consabida frase: "Libertad, ¿para qué?". Claro, como que a Lenin le importaba bastante poco la libertad, y mucho la represión y la implantación de una dictadura socialista, que duró setenta años a costa de la vida a decenas de millones de personas.

En nuestro caso podemos parafrasear la pregunta extrapolada a lo que significa en España la lucha contra el terrorismo. Tras cuarenta años de intentar acabar con ETA, ¿para qué sirve otro consenso? Para maquillar la irresponsable actuación de un Gobierno que vive de escenificar que se enfada cuando la ETA comete un atentado. Como un niño que finge indignarse porque le han hecho trampas pero no abandona el juego, porque es peor quedarse fuera. Sin embargo, también le puede amparar la falta de entrega y dedicación del principal partido de la oposición en este tema.

El Gobierno de España, como sale en los anuncios de publicidad institucional, no conoce la dignidad, pero sí la hipocresía que, como decía La Rochefoucauld, es el tributo que el vicio rinde a la virtud. Es decir, que hago como que me enojo con los terroristas, mas en el fondo mi irritación no es más que una pasajera contrariedad.

¿Para qué otro consenso? ¿No lo había en el pacto antiterrorista? La verdad es que creo que nunca lo hubo. José Luis Rodríguez Zapatero, jefe de la oposición, pensó que la única alternativa posible que se le presentaba era hacer suya la iniciativa de pacto que había salido de la ejecutiva del PSE presidida por Redondo Terreros, para después, si ganaba las elecciones, apuntarse el tanto de la negociación definitiva que pusiera fin a la ETA.

Y así lo hizo, pero la jugada le salió mal, porque la ETA pidió lo que el Gobierno en aquel momento no podía asumir políticamente. Acto seguido, asistimos a una ceremonia de rasgado de vestiduras encabezada por José Luis Rodríguez, secundado por la vicepresidenta y, cómo no, por Rubalcaba, ex portavoz del Gobierno del GAL. Todos mintieron tras el atentado del parking de la T4 que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos y siguieron negociando. Resulta muy complicado otorgarles un ápice de credibilidad. Pretenden ahora que nos creamos que sí que van a perseguir a la ETA, que esta vez va en serio. Pero ya no, ya no nos creemos nada.

Así, hemos oído a José Antonio Alonso, portavoz del PSOE, eludiendo instar la disolución inminente de los ayuntamientos gobernados por Batasuna-ETA, o sea, ANV, bajo mojigatos argumentos jurídicos de carácter formal. ¿Para qué quieren el consenso? Para que la media España que se resiste a rendirse ante un grupo de asesinos les haga de palmeros. Busquen para eso a Pepe el Marismeño, que es un profesional.

Me temo que antes del verano asistiremos a una nueva escenificación de la claudicación del Estado forzada por un Gobierno que se avergüenza de lo que representa, que no es otra cosa que la unión de todos los ciudadanos libres de lo que queda de España.

La gran fraternidad
Pablo Sebastián Estrella Digital 24 Septiembre 2008

Está bien que los partidos democráticos con representación en el Congreso de los Diputados se den la mano y firmen un comunicado de "mínimos" de condena a ETA por su último crimen y atentados en el que se ha incluido la frase sibilina según la cual se subraya la "voluntad de combatir con coraje y fortaleza democrática a ETA, hasta derrotarla definitivamente a través de la fuerza exclusiva del Estado de Derecho". Lo que según, fuentes del PP, dice, sin decirlo expresamente, que por causa de la citada "exclusividad" queda abandonada definitivamente la opción de negociación con ETA, como la que aprobó, de manera, esa sí absolutamente clara y directa, el Parlamento y que nadie ha derogado para no molestar a Zapatero, y suponemos que a sus aliados nacionalistas. Allá el PP y allá Rosa Díez si se conforman con ese juego oscuro de palabras a cambio de la foto unitaria de todos en el día luctuoso del último crimen. Pero mucho nos tememos que ETA no es tan sutil a la hora de descifrar este mensaje y que, más bien al contrario, creerá que sigue abierta la puerta para negociar.

Es lo que hay y lo máximo que se ha podido conseguir, mientras parece que desde las terminales mediáticas del Gobierno se ha dado instrucciones a sus publicistas para que salgan en socorro del PNV e Ibarretxe, para que nadie les señale como, por ejemplo, los recientes amigos de ANV y PCTV, brazo político de ETA con los que el lehendakari acaba de lanzar un gran desafío al Estado en pos de un referéndum ilegal. Silencio, pues, y buenas maneras en aras de estos tiempos de fraternidad y de comunicados conjuntos en los que, sobre todo, se le salva la cara al PNV y demás socios nacionalistas. No en vano, lo importante, lo que se desprende de estas iniciativas, no es ya la unidad de los demócratas frente a ETA, que dicho así y a palo seco nadie va a negar, sino más bien la unidad de los partidos frente al conjunto de los ciudadanos españoles, que viven en un sin vivir con la poderosa y criminal reaparición de ETA, mientras esperan que el huracán de la gran crisis de las finanzas y las empresas americanas llegue a España con su poderosa fuerza destructora.

Y es en aras, también, de la compungida fraternidad ante toda la opinión pública que nos llega desde Francia y el Ministerio de Interior español la buena noticia de la inmediata detención en tierras galas de dos terroristas de ETA. ¡Oh bendita casualidad!, a tan sólo pocas horas de la oleada de atentados en España con coches bomba, que se dice que fueron robados y preparados en Francia. ¡Otra vez! un golpe a ETA en Francia, a las pocas horas de que la banda mate en España. ¿Por qué no detuvieron a estos dos etarras antes, si los tenían localizados? Pues no se sabe. Nos dirán que los seguían por si éstos los llevaban a la guarida de los jefes de ETA, pero si eso era así, ¿por qué los han detenido ahora y no han esperado un poco más? Pues por lo mismo, en aras de la fraternidad franco-española (a lo mejor porque en París están molestos porque el Gobierno español hizo hincapié en el los atentados se prepararon en Francia), pero, sobre todo, en el beneficio del consuelo de los amigos y familiares del último asesinado, y, por supuesto, como respuesta inmediata a ETA para tranquilizar, otra vez, a la opinión pública y reforzar la fraternidad entre el PSOE y el PP.

Esto es lo políticamente correcto en estos momentos dramáticos pero no es toda la verdad, aunque la contrapartida que se ofrece a los ciudadanos es la de la foto de la fraternidad. En realidad, una panorámica ampliada de la que ha sido otra reciente instantánea de encuentro en el gran pacto y reparto del poder judicial, con la guinda o el estrambote de la llegada del magistrado, religioso y conservador, Carlos Dívar, a la presidencia del Consejo General del Poder Judicial, una concesión de Zapatero a Rajoy. Para que no se diga que sólo el PP da su brazo a torcer en la cuestión terrorista, y puede que en alguna más.

Porque está pendiente, entre otras, la foto de la gran fraternidad de la crisis económica, que será la madre de todas las fotografías si el Gobierno llega a embridar al PP en esta cuestión, con ese abrazo del boxeador sonado con el que Zapatero se agarra, desesperadamente a Rajoy, a la espera de que la campana le salve del K.O. en estos primeros asaltos de la legislatura y que, una vez repuesto del susto y del vapuleo inicial, el presidente pueda volver al contra ataque a ver si tumba a Rajoy, por tercera vez, en la lona hasta que el árbitro le cuente diez.

Así ven en la Moncloa la estrategia de la fraternidad, mientras que en la sede central del PP de la calle Génova la lectura es muy distinta. Allí los estrategas del PP afirman que la fraternidad favorece la imagen moderada de su campeón, lejos de la crispación de los pasados años, y que Rajoy con ella le está dando a Zapatero un abrazo del oso, electoralmente mortal, al tiempo que se deja abierta la puerta del diálogo con los nacionalistas por si les hiciera falta su concurso parlamentario para poder gobernar, una vez que el Rajoy fraternal derrote al fraternal Zapatero en la próxima contienda electoral.

Entre bombazos y maquillajes
Lorenzo Contreras Estrella Digital 24 Septiembre 2008

De pronto, cuando más intensa era la crítica contra la gestión zapaterista de la situación económica y su gravísima crisis derivada, dos acontecimientos surgen para paliar la atención sobre sus efectos y correspondientes responsabilidades. Uno viene dado por el resurgimiento del terrorismo etarra con toda su antigua intensidad. Otro es el que se interpone en esa alarmada atención gracias a la sorprendente noticia de que el juez Carlos Dívar, presidente de la Audiencia Nacional, es propuesto desde "arriba", como no puede ser de otra manera, para la Presidencia del Consejo General del Poder Judicial, que lleva inherente la presidencia del Tribunal Supremo de Justicia.

La dura ofensiva etarra, que después de tres atentados se ha saldado con el asesinato de un militar en Santoña (Cantabria), pero que ha podido reunir una notable cantidad de víctimas en esa misma localidad y en Ondarroa y Vitoria a base de sendos coches bomba preparados en Francia por un renacido comando Vizcaya, sirve como tal ofensiva para atribuir al antiguo negociador Zapatero un perfil de político enérgico y duro capaz de provocar la cólera criminal de la banda. De modo que su figura entreguista y transigente se maquilla para mayor decoro de su acción gobernante en aras del interés de la nación, que por lo visto va dejando de ser, bajo su criterio, un concepto discutido y discutible. España se encrespa contra ETA y los antiguos diálogos zapateriles se van perdiendo en la niebla del olvido.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, introduce una variable en los análisis de ahora por el procedimiento de recordar que las ambigüedades y equívocos del PNV y de su "lehendakarinato" suministran a la banda terrorista oxígeno para activar su criminal violencia. Es una observación que desplaza hacia el Gobierno nacionalista vasco una parte sustancial de las responsabilidades por la situación creada. Ibarretxe protesta y reclama de Revilla mayor cuidado en los juicios que formula. Cabe preguntarle al lehendakari si hay que tener cuidado con las cosas que se dicen o más bien con las cosas que se hacen. Ya se sabe: aquello del árbol y las nueces. Zapatero ha regalado a ETA, a través de las conocidas franquicias de la banda, escaños, cargos y sueldos en las instituciones. Pero el PNV de la golosa ley de consulta autodeterminista, que acaba de frustrarse, ha brindado a ETA la gran ocasión de practicar su victimismo hipócrita llevándose por delante vidas inocentes. La banda se venga de Madrid, o sea, de España, a base de aprovechar, como insinúa Revilla, el oxígeno reivindicativo de las aspiraciones independentistas. Y encima exigiendo que el Gobierno central vuelva a dialogar para capitular del todo.

La promoción, mientras tanto, de Carlos Dívar para presidente del CGPJ y del Supremo es el otro toque de maquillaje que Zapatero se proporciona. Dívar es un hombre tan pío, tan católico practicante, que va a resultar difícil por algún tiempo sostener que ZP se lleva mal con los hijos predilectos de la Iglesia en la sociedad civil. El jefe del Ejecutivo ha sacrificado a favor de este personaje discreto y más bien neutral la candidatura de Ángel Juanes, magistrado de la Sala Militar del Tribunal Supremo y favorito del ex ministro José Antonio Alonso, actual portavoz parlamentario socialista y hombre de confianza del inquilino de la Moncloa. Han quedado también descartados Ledesma y Xiol, entre otros nombres que sonaban.

¿Qué ha ocurrido? Aparte del maquillaje, alguna persuasión importante se ha ejercido sobre el ánimo del presidente del Gobierno. La Justicia estaba escandalosamente entregada al interés político. ¿Ha habido consejo regio?

Asesinatos de ETA: los días de luto... y después
Roberto Blanco Valdés La Voz 24 Septiembre 2008

Tras casi mil asesinatos, la liturgia política que generan los crímenes de ETA entre el nacionalismo vasco no violento resulta, no por sabida, menos indecente: primero, las condenas y el sentido pésame a los familiares de las víctimas, seguido luego (transcurrido un plazo más corto cada vez) de la vuelta a una normalidad, que obvia por completo el hecho trágico e insufrible de que los pistoleros de ETA acaban de llevarse una o varias vidas por delante.

Solo así se entiende la incapacidad de ese nacionalismo vasco (y no solo vasco) no violento para asumir lo que la inmensa mayoría de los españoles consideramos una evidencia apabullante: que es inaceptable que quienes dicen aborrecer los delitos de una banda terrorista puedan defender, al tiempo, que su brazo político siga dentro de la ley.

¿Se imaginan que todo fuera del revés? ¿Cómo creen ustedes que aceptaría el PNV -capaz de poner el grito en el cielo solo porque el Estado le quita la razón en una cuestión competencial- que un grupo terrorista españolista llevara años asesinando a militantes peneuvistas y que, al mismo tiempo, ese grupo terrorista tuviera representación, a través de un partido legal, en las instituciones vascas y navarras? ¿Qué no diría el PNV del PSOE y del PP si, además de defender el derecho de ese grupo terrorista a ser legal, lo utilizaran, a conveniencia, para sacar adelante sus programas?

¿Le resulta tan difícil entender a Ibarretxe (y a todos los que le dan la razón en este punto) que el escándalo que le produce a los amigos y familiares de las víctimas de ETA la actuación como partidos legales del PCTV o ANV (y antes de HB) es el mismo que a él y al PNV le produciría, a buen seguro, que pudiesen ser legales partidos que defendiesen que es legítimo asesinar, secuestrar o extorsionar a los nacionalistas vascos?

Finalmente, ¿seguiría creyendo Ibarretxe que las víctimas del terrorismo lo son, en realidad, de ese conflicto del que habla, si, entre ellas, en lugar de estar las de «los otros», estuvieran sus amigos o familiares más queridos o los de sus compañeros de partido?

La respuesta a todas estas inquietantes preguntas es la misma: que la locura terrorista que padecemos desde hace medio siglo sería inexplicable sin la cobardía de quienes no se han atrevido a hacer las preguntas oportunas y a darles las evidentes respuestas que todos conocemos, aunque finjamos lo contrario. Por eso, cuando alguien -como acaba de hacer el presidente de Cantabria- dice que el rey está desnudo muchos se tapan la cara aparentando no ver lo que llevan años contemplando: la obscena ambigüedad de un partido que ha recogido muchas nueces mientras los pistoleros de ETA sembraban el bosque de cadáveres.

Educación para la Ciudadanía
La escolarización del odio
La irresponsabilidad histórica de los dirigentes del PP es enorme. Por omisión, el Partido Popular está conduciendo alegremente a sus hijos hacia el odio a los principios que representa. O que representaba.
GEES Libertad Digital 24 Septiembre 2008

La sociedad civil española está sufriendo la mayor ofensiva ideológica en muchísimo tiempo. Una ofensiva cultural, ideológica, política e institucional con un calado y un alcance históricos y de consecuencias imprevisibles. La polémica de si esta ofensiva es una cortina de humo o no, no tiene en verdad mucho sentido: En cualquier caso, asistimos a una ofensiva pedagógica cuyas consecuencias se extenderán en el futuro, afectando a próximas generaciones y probablemente alterando el equilibrio electoral español.

La punta de lanza de esta ofensiva es Educación para la Ciudadanía: el proyecto de adoctrinamiento de los niños españoles en los valores de Zapatero, Aído, Zerolo o Peces Barba. Un proyecto de alcance histórico cuyo ejemplo más cercano lo encontramos hoy en Cataluña y el País Vasco. Allí –para no crispar y no provocar–, se dejó a los nacionalistas educar a nuestros hijos. Pues bien, los frutos de lo cedido en los años ochenta los estamos recogiendo ahora: Una generación de niños a semialfabetizar, con escasos conocimientos de matemáticas, literatura o física. Pero eso sí, drogados hasta el tuétano por los dogmas nacionalistas. Una generación, en suma, que no ha sido enseñada para prosperar, progresar y mejorar, sino que ha sido enseñada en el odio. Odio a España. Y odio al que ahora los estrategas del PP, la generación Obama, dice que no tiene más remedio que sumarse para ganar elecciones.

Para la derecha, el peligro de Educación para la Ciudadanía no es menor. Bajo la meliflua y pegajosa cháchara buenista, EpC es la asignatura del odio. Su contenido es una enumeración de todo aquello que deben aprender a odiar los niños para ser tolerantes, democráticos y pacifistas. Se caracteriza en primer lugar, por la cristofobia, la afirmación de que hay que acabar con el cristianismo, con su práctica y con su presencia en la sociedad española. La izquierda está haciendo todo lo posible por acabar con él. Han cambiado los métodos, pero hoy los partidos de la memoria histórica tienen bastante claro que hay que acabar con cualquier oposición moral a la moral progresista.

En segundo lugar, EpC se caracteriza por la eurofobia y la hispanofobia; el rechazo a la historia española y europea, a su pasado y a su aportación al mundo. Por eso la defensa del multiculturalismo, o la Alianza de Civilizaciones, que no es más que el intento de disolver la cultura occidental igualándola a las demás. Desde hace ya tiempo se está educando a nuestros hijos en el autoodio, el odio de la cultura y la tradición de sus padres y familiares. Este rechazo a la herencia recibida, este odio hacia lo propio, alcanza ahora categoría curricular.

En tercer lugar el odio al liberalismo, con todo lo que conlleva. El rechazo a la economía de libre mercado y a su globalización, a quienes se culpa de todos los males del mundo; el rechazo al uso de la fuerza por parte de las democracias liberales (guerra de Irak) y la justificación del terrorismo; la culpabilidad eterna de Estados Unidos, y la disculpa de los regímenes antiliberales; la denuncia continua de Israel, única democracia rodeada de dictaduras; o la denuncia constante del conservadurismo, del neoliberalismo o del neoconservadurismo como doctrinas hacia la que los niños deben estar prevenidos para salvaguardar la democracia.

Educación para la Ciudadanía recoge del socialismo real una cosa: la conversión del odio en materia escolar, estudiable y evaluable. ¿Cabe decir ante todo esto –como hace el PP– que se "reconoce el derecho de los padres a la objeción de conciencia"? ¡Faltaría más! ¿Pero no tiene ninguna otra cosa que decir? Para nosotros está claro. Allá los dirigentes del Partido Popular si son capaces de prescindir de María San Gil y seguir como si aquí no pasara nada; allá ellos si prefieren posar solemnemente con Zapatero como si aquí alguien no hubiese traicionado, a ellos y a los españoles, negociando con ETA; allá ellos si son incapaces de defender la política económica de Aznar ante los desvaríos de dos analfabetos económicos como Zapatero y Blanco; allá ellos, en fin, si esperan que la crisis económica les deposite suavemente en La Moncloa sin ser descubiertos por Prisa.

Pero en lo referente a la asignatura del odio, la responsabilidad histórica del Partido Popular trasciende esta miseria de la política. ¿Hay alguna duda de cómo saldrán las generaciones futuras de la inmersión ideológica de Zapatero? ¿No resulta evidente –a la vista de otras experiencias– qué van a pensar nuestros hijos del liberalismo, de la nación española o del libre mercado después de años de inmersión educativa? ¿Qué efecto van a causar en las mentes de nuestros hijos la cristofobia, la judeofobia y la hispanofobia convertidas en materia de estudio? ¿De verdad alguien piensa que los valores de la derecha española saldrán, no ya favorecidos, sino indemnes de esta escolarización del odio? La irresponsabilidad histórica de los dirigentes del PP es enorme. Por omisión, el Partido Popular está conduciendo alegremente a sus hijos hacia el odio a los principios que representa. O que representaba.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Educación para la Ciudadanía
La doctrina Rajoy
Lo que se está ventilando con esta asignatura de Educación para la Ciudadanía es la pretensión por parte del Estado de apoderarse, de expropiar, el derecho a la educación moral de los hijos.
Victoria Llopis Libertad Digital 24 Septiembre 2008

Después de 45.000 objeciones de conciencia a Educación para la Ciudadanía en poco más de un año de campaña; después de más de 500 recursos presentados en los tribunales por parte de desvalidos ciudadanos que no tienen más poder que el amor a sus hijos y su conciencia.

Después del éxito rotundo que están obteniendo los objetores en estos mismos tribunales que, en aplicación estricta de la jurisprudencia sobre protección de derechos fundamentales emanada de nuestro Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, han emitido ya multitud de sentencias reconociendo el derecho a la objeción y autos de medidas cautelares, puesto que observan los jueces que se trata de una asignatura de contenido fuertemente ideologizado, y por tanto, parcial y ausente de la neutralidad a que está obligado el Estado en materia de educación.

Después de oír al candidato del PP durante la última campaña electoral que la asignatura de Educación para la Ciudadanía era "innecesaria y adoctrinadora"; después de que el mismo candidato, actualmente jefe de la oposición, afirmara en una entrevista publicada en El País el 31 de agosto: "si puedo objetar, porque es un derecho que existe y me asiste, lo voy a hacer".

Después de la cacofonía que emitían desde el año pasado las diferentes comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular a propósito del reconocimiento o no –beligerancia, en algunos casos, como si de una autonomía gobernada por el PSOE se tratase– del derecho a objetar de los padres.

Después de todo eso, anuncian que los consejeros de Educación del PP por fin se reúnen para poner orden en su gallinero. Expectación. Desilusión. Ya dieron una pista de que el resultado sería un bluf al anunciar que estaría presidida por el vicesecretario de Política Autonómica, señor Arenas, y no por la responsable del área de educación, que es la secretaria de Participación Social, señora Pastor, alias "Guadiana", muy ocupada seguramente en agradecer a Nicolás Sarkozy su nombramiento como miembro de la Legión de Honor, como ella misma destaca en su blog.

En el comunicado emitido tras la reunión pedían la retirada de la asignatura "hasta que no se consensúe un contenido estrictamente educativo, basado en el conocimiento de la Constitución", para acto seguido considerar "imprescindible y urgente que haya un pronunciamiento definitivo [¿definitivo?] del Supremo que unifique doctrina". Para no alarmar a los objetores, también recordaban que "el PP ha defendido y defenderá la libertad que asiste a los padres para elegir la educación que quieren para sus hijos, garantizada por la Constitución en el artículo 27.3".

No debería sorprendernos. Se han limitado a refrendar la "doctrina Rajoy" que quedó impresa en la mencionada entrevista de El País, alabada por algunos injustificadamente:

R. Soy partidario de que no exista esa asignatura. El Gobierno hace una legislación básica que permite que cada uno aplique Educación para la Ciudadanía como le parezca oportuno. Y han sido los tribunales los que han amparado el derecho de objeción.

P. Unos tribunales sí y otros no.

R. Eso nos lleva a otro debate sobre la necesidad de unificar el criterio judicial.

P. Pero usted no objetaría Matemáticas o Lengua.

R. Efectivamente.

P. Porque no lo permite la ley...

R. No, por puro sentido común. Porque quiero que estudien Matemáticas y Lengua, y no otras cosas. La objeción de conciencia es un derecho de las personas. Se pueden objetar algunas leyes como ésta por problemas de conciencia. Y luego son los tribunales los que tienen que tomar la decisión. En este asunto sí me parece justificado. A mí me importa la educación de mis hijos y hay cosas que no me gustan. Y si puedo objetar, porque es un derecho que existe y me asiste, lo voy a hacer.

"Y luego son los Tribunales los que tienen que tomar la decisión". Traducción galaico-español: "el PP entiende que los derechos fundamentales no son constitutivos de las personas y existen o dejan de existir en función de si el Poder se aviene o no a otorgarlos".

Pues se lo explicamos: lo que se está ventilando con esta asignatura de Educación para la Ciudadanía es la pretensión por parte del Estado de apoderarse, de expropiar, el derecho a la educación moral de los hijos. Por otro lado, el Estado tiene que estar al servicio de los ciudadanos, y no al revés. Lo que el Estado tiene que hacer es respetar la libertad de las personas, porque la libertad ideológica, de conciencia y de pensamiento son libertades fundamentales que simplemente se pueden tutelar o reconocer, pero no otorgar, conceder graciosamente. Si usted otorga o reconoce al Estado poder para legislar moralmente, no podrá ya recuperar el derecho a tener su propia moral. El movimiento objetor trabaja por la defensa de las libertades de todos los ciudadanos, incluso la de aquellos que pudieran estar de acuerdo con los contenidos de la asignatura. Lo que está haciendo es crear un blindaje para que ni éste ni ningún futuro Gobierno puedan imponer a todos su doctrina moral y política; para que no pueda otorgarse ningún cheque en blanco al Gobierno en materias que son estrictamente individuales, como la libertad ideológica y de pensamiento.

Y por favor: no repitan lo que dice el Gobierno sobre el Supremo; no lo miren como si fuera el Oráculo de Delfos. El Supremo –por su propia función– no tiene la última palabra. El Supremo no es el final.

En la calle contra ETA
Redacción Minuto Digital 24 Septiembre 2008

Miles de ciudadanos salieron ayer a las calles de las principales capitales de provincia españolas en repulsa de los atentados perpetrados por ETA durante este fin de semana y para mostrar su solidaridad con los familiares del brigada Luis Conde, fallecido tras explotar un coche bomba en Santoña (Cantabria).

En las tres capitales vascas, Pamplona, Madrid, Zaragoza y Barcelona, se leyó un comunicado en solidaridad con las víctimas, por la derrota del terrorismo y para exigir la disolución de los ayuntamientos gobernados por la ilegalizada Acción Nacionalista Vasca (ANV) y reclamar la reforma del delito de desobediencia.

En Bilbao participaron en el acto el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, la diputada Nerea Alzola, el presidente del Foro Ermua, Iñaki Ezkerra y un buen número de cargos del Partido Popular como Cristina Ruíz, Carlos García o Germán López Bravo. Abrió el acto la presidenta de España y Libertad, Yolanda Morín, para condenar el atentado de Santoña, tras lo que se dio lectura al comunicado de AVT y Foro Ermua.

En Madrid unas 250 personas se concentraron en la plaza de Cibeles, frente al Ayuntamiento de la capital, bajo el lema ‘ETA/Batasuna fuera de las instituciones’, y guardaron un minuto de silencio en recuerdo de la última víctima del terrorismo etarra.

En la concentración participaron la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, el presidente de la AVT, Juan Antonio García Casquero, la vicepresidenta de Foro Ermua, Inma Castilla de Cortázar, o el líder de C’s, Albert Rivera, entre otros.

En Pamplona, decenas de personas se concentraron bajo el lema ‘Contra ETA, libertad ya’. Tras guardar unos minutos de silencio en memoria del brigada asesinado, el acto terminó en aplausos bajo gritos de ‘Viva España’ por parte de algunos de los concentrados.

Entre los presentes en la concentración se encontraban el consejero de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno de Navarra, Javier Caballero, el alcalde de Barañáin, José Antonio Mendive, la senadora por UPN, María Caballero, el delegado de la AVT en Navarra, Salvador Ulayary, y diversos concejales y parlamentarios regionalistas.

Tras la concentración, el delegado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Salvador Ulayary, mostró su rechazo “tanto a la banda terrorista ETA” como “a la ideología que la sustenta”. “Esto no ha sido un silencio tangente, que huye del problema, aquí se mata por unas determinadas ideologías y pedimos que no se vuelva a dar más oxígeno a ETA y que no se vuelva a hablar de negociaciones”, concluyó.

Además, en la capital cántabra, más de doscientas personas se concentraron a las ocho de la tarde en la plaza del Ayuntamiento, convocadas por ‘Cantabria por la paz’, y guardaron diez minutos de silencio que acabaron con un aplauso.

En la concentración, presidida por una pancarta en la que se leía ‘Basta ya’, participó el alcalde de Santander (PP), Íñigo de la Serna, así como varios miembros del equipo de Gobierno municipal. La presidenta de ‘Cantabria por la paz’, la diputada socialista Cristina Pereda, consideró que los terroristas de ETA han respondido a la justicia “de la única manera que saben, matando”, pero aseguró que será esta misma justicia la que les sitúe “donde tienen que estar, que es la cárcel”.

En Salamanca, más de trescientas personas participaron hoy en la concentración convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) a las 20.00 horas en la Plaza Mayor, en la que se mostró una pancarta que manifestaba ‘ETA fuera de las instituciones’ y en la que se habían añadido fotos de algunas víctimas.

Entre los asistentes estuvieron presentes el consejero de Interior y Justicia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; la presidenta de la Diputación de Salamanca, Isabel Jiménez; y otros representantes de las instituciones salmantinas.

El miembro de la AVT en Salamanca, Ignacio Pérez de la Sota, destacó “el valor, la entrega y el compromiso del ejército, la Policía y la Guardia Civil” en las tareas de perseguir a los integrantes de la banda terrorista; y animó a la unidad de todos los españoles para colaborar en estos mismos fines “a pesar de los intentos de determinados políticos”.

Manifestación: protagonismo de las asociaciones.
Ciudadanos - Partido de la Ciudadanía 24 Septiembre 2008

Ciudadanos - Partido de la Ciudadanía ha convocado oficialmente en rueda de prensa este lunes en Barcelona -mañana lo hará en Madrid-, a la sociedad civil, y a "todo aquel ciudadano que crea que desde la imposición y la negación de derechos fundamentales no se puede construir una sociedad justa", a una manifestación para el próximo domingo 28 de septiembre en defensa de una educación bilingüe en las escuelas de Cataluña.

Jordi Cañas, portavoz del Comité Ejecutivo de Ciudadanos, ha anunciado que "la manifestación arrancará a las 11:00 en la Plaza de Urquinaona, de Barcelona, y en su trayecto recorrerá la Vía Layetana para finalizar en la Plaza de San Jaime, donde se leerá un manifiesto reivindicativo finalizando el acto aproximadamente sobre las 12:30 horas".

"No intervendremos en el acto"
Para Ciudadanos, la manifestación "tiene una firme voluntad aglutinadora, transversal, e integradora" , y la idea es que se tome "conciencia a nivel nacional" del problema lingüístico en las escuelas. Por ello, se ha invitado a participar a todas las asociaciones que trabajan por el bilingüismo y el derecho de los padres a escoger el idioma oficial en la educación de sus hijos, y "aunque Ciudadanos es el aglutinante de esta manifestación quiere ceder el protagonismo a aquellos que sufren esta situación". De esta manera, Cañas ha asegurado que "no intervendremos en el acto".

Asimismo, el portavoz de Ciudadanos ha confirmado la asistencia a la manifestación las siguientes asociaciones cívicas: Asociación por la Tolerancia, Círculo Balear, Padres por la Libertad de Elección Lingüística (País Vasco), UCE, CADECA, Acción Cultural Miguel de Cervantes, Cives Iure y Asociación de Profesores por el Bilingüismo.

Cañas ha recordado que los nacionalistas niegan que el castellano pueda ser un instrumento de integración "construyendo el falso axioma que determina que el catalán es la única garantía de cohesión social, como si fuera imposible la cohesión en una sociedad bilingüe". Por ello, "esta manifestación tiene una doble voluntad: por un lado la de decir no a un modelo que prima el adoctrinamiento a la formación, la uniformidad a la pluralidad y la imposición al respeto".

La Generalidad no quiere aplicar la tercera hora de castellano
La aprobación el pasado 30 de julio del anteproyecto de la Ley de Educación de Cataluña (LEC) "supone una maniobra más del Gobierno autonómico de Montilla para evitar que los tribunales sigan evidenciando los excesos nacionalistas de un Gobierno preocupado principalmente por blindar sus competencias" .

Sin embargo, Cañas ha asegurado que la Generalidad "da un paso más en la política de ninguneo hacia el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que con sentencias anteriores, obliga a la Consejería de Educación a aplicar la tercera hora de castellano y a la inclusión de la casilla para elegir el idioma de la primera enseñanza".

Jornadas de Análisis y Diagnóstico de la Situación Sociopolítica en España
www.papelesdeermua.com 24 Septiembre 2008

Sábados 27 de septiembre y 4 de octubre de 2008.
De 10:00 a 14:30 horas.
"Salón Lisboa" Hotel NH-Eurobuilding.
(C/ Padre Damián 23, Madrid)

Sábado 27 de septiembre:
- 10:00 - 12:00 "Economía y política territorial"
- 12:00 - 12:30 Café
- 12:30 -14:30 "Política Linguística"


Sábado 4 de octubre:
- 10:00 - 12:00 "El futuro de los nacionalismos"
- 12:00 - 12:30 Café
- 12:30 - 14:30 "Reforma Institucional"

Participarán entre otros:
Fernando García de Cortázar, Jon Juaristi, Joaquín Leguina, Juan José Laborda, Carmen Iglesias, Manuel Pizarro, Javier Zarzalejos, Rogelio Alonso, Juan Velarde, Juan E. Iranzo, Mikel Buesa, Jaime Mayor Oreja, Casimiro García-Abadillo, Enrique López, Juan Pablo González, Francisco Caja, Alejo Vidal-Ouadras, Javier Elorrieta, Mamen Gurruchaga, Eduardo Uriarte, Eugenio Nasarre, Pilar García de La Granja, Alfonso Bullón de Mendoza, Isabel San Sebastián, Julio Vanacloche, Jaime I. del Burgo, Borja Semper, Ignacio Villa, Francisco Marhuenda, Regina Otaola, J. Manuel Otero Novas, Roberto Blanco, Ignacio Astarloa, Gabriel Albiac, Edurne Uriarte, Benigno Pendás, Jesús González Requena, Ignacio Sánchez Cámara.

Dirección y coordinación:
Inma Castilla de Cortázar, Ricardo Benedí, Iñigo Martínez de Pisón, Juan Antonio
García-Amado, Fernando García-Capelo, Mikel Larrea y Jesús Zarzalejos.
Confirmación e información en el teléfono 619 483 053,
o en el e-mail: eventos@papelesdeermua.com

Missing
Nota del Editor 24Septiembre 2008

Es una pena que no pueda asistir por tres razones, porque no aparece por ningún sitio Iñaki Ezkerra, porque la convocatoria ha llegado demasiado tarde, y porque estoy seguro de que mi postura, completamente constitucional, pero políticamente incorrecta no sería tenida en cuenta.

Entre todas las grandes figuras mediáticas que parece que van a asistir, puedo asegurar que ninguna de ellas defiende que el estudio de la lengua regional sea opcional, libremente cursada, que la señalización de las carreteras e instituciones de urgencias lo sea exclusivamente en español para que los que tenemos esta lengua como materna o por elección, no estemos sometidos a un permanente peligro de accidente, en el peor de los casos mortal mientras esperamos el mensaje en idioma común español o buscamos entre la maraña de lenguas regionales la dirección en español, y que todos los trámites de las administraciones públicas sean ejecutados internamente en español, sin que por ello, quien lo desee, pueda dirigirse en la lengua regional correspondiente: su escrito se traduce al español, se procesa en español y la resolución en español, se le  traduce a la lengua regional y punto. En cuanto a tener toda la documentación de proceso en lengua regional, nada de nada, la constitución esteblece el deber de conocer el español.

El 80% de los colegios gallegos imparte sólo dos clases en español
MANUEL ROMERO - EL MUNDO 24Septiembre 2008

Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, acusó ayer a Emilio Pérez Touriño, presidente de la Xunta, de ser cómplice en la exclusión del castellano y de negar el derecho de los padres a elegir la lengua de enseñanza de sus hijos. Reclamó «una explicación de por qué antepone intereses políticos al aprendizaje de los jóvenes gallegos».

Lago dijo esto en la presentación de un muestreo realizado en 160 centros escolares gallegos de las etapas de Infantil, Primaria y ESO. El estudio arroja la conclusión de que el 80% de los colegios apenas imparte dos asignaturas en castellano, incluida la de Lengua Española. «Es una vergüenza», afirmó, «que utilice la imposición en la enseñanza para intentar convertir Galicia en un territorio monolingüe».

Señaló que, «ante la negativa de la Consejería de Educación de facilitarnos información, hemos realizado un mapa lingüístico de la enseñanza a partir de los listados de libros de texto entregados a los padres».

Según el informe, en las zonas rurales y en la educación Infantil, la inmersión en gallego es total. «Los menores de seis años no saben qué es el castellano en la escuela. En algunos centros se combina el gallego con el inglés, pero nunca con el castellano». La situación no es muy diferente en las ciudades y en los ciclos superiores. «El español se limita a la asignatura de Lengua y a una materia como Religión, de una hora semanal. Hay centros de Secundaria donde los alumnos disponen de más libros en inglés que en español».

Lago denunció «la falsedad de que en Galicia la enseñanza sea bilingüe. Todas las asignaturas troncales, que disponen de cuatro horas semanales, se imparten en gallego».
Según el Consejo de la Cultura Gallega, dependiente de la Xunta, el 79% de los niños tiene el castellano como lengua materna inicial.

Cacofonía en la Torre de Babel europea
MARIA RAMIREZ - EL MUNDO 24Septiembre 2008

La UE celebra el Día de las Lenguas entre reivindicaciones de catalanes y vascos para que se utilicen las suyas

BRUSELAS.- La Comisión Europea repartía ayer postales con coloreados crucigramas en los 23 idiomas oficiales de la UE para celebrar el Día de las Lenguas. Pero bajo el arco iris de buenas intenciones, continúa la batalla sobre qué es y hasta dónde puede llegar el multilingüismo.

En esta semana políglota, vascos, gallegos y catalanes reivindican el uso de sus lenguas en las instituciones, mientras el trabajo con las oficiales nacionales es una agonía diaria, criticada por algunos estados del Este o incluso por italianos y alemanes, avasallados por el inglés dominante en Bruselas.

Miguel Angel Martínez, vicepresidente socialista del Parlamento Europeo encargado de multilingüismo, dice que «el milagro» de funcionar con 23 lenguas es único, «como nunca se ha hecho en ninguna otra institución del mundo», aunque reconoce «irregularidad en el nivel de la traducción». Pero el eurodiputado explica a este diario que «el argumento fundamental para acabar con el multilingüismo» son las demandas del catalán, vasco o gallego y las decenas de lenguas minoritarias o regionales en la UE. «Si nos encontramos con 70 lenguas, triunfará la posición de quienes dicen que es mucho gasto y acabaremos hablando todos en inglés», comenta. El problema ya no sería de presupuesto -el Parlamento se gasta sólo en interpretación unos 100 millones de euros anuales-, sino de técnica. «La cuestión es dónde se rompe la cuerda», dice.

Pero el eurodiputado de EA, Mikel Irujo, criticó ayer el último documento de la Comisión Europea sobre multilingüismo por haber eliminado las referencias al «derecho» de hablar euskara o luxemburgués. Según Irujo, la Comisión respalda el modelo educativo del País Vasco y Cataluña al recomendar el aprendizaje de la lengua materna y otras dos, pero no respeta a sus hablantes en Bruselas.

«No todos los casi 500 millones de europeos tenemos el derecho de acudir a las instituciones o de poder recibir la información en nuestra lengua materna... hablamos de derechos, no hablamos de estados», aseguró Irujo con otros dos eurodiputados, una galesa y un transilvano, en una rueda de prensa convertida en un intercambio en inglés, aunque hubiera 11 cabinas con intérpretes. Irujo aseguró que no se solidarizará con la exigencia de más recursos para la traducción de los documentos en las nuevas lenguas oficiales del Este mientras no se incluyan las regionales.
La Comisión de Peticiones -el foro de denuncias ciudadanas en el Parlamento- ya acepta quejas en euskara, catalán y gallego. Según Martínez, el acuerdo estaba casi cerrado para admitir las demandas a cualquier instancia en estas lenguas, cuando los defensores de las cooficiales reconocieron que su objetivo era alcanzar el mismo estatus que las 23 oficiales y el riesgo de la multiplicación paró el plan.

PROHIBIDO ESTUDIAR EN ESPAÑOL
El testimonio
LAS VICTIMAS DE LA INMERSION LINGÜISTICA (16) / FELICIANO SANCHEZ / Barcelona
«He recurrido a la Justicia para reclamar el español para mis hijos»
MANUEL ROMERO - EL MUNDO 24Septiembre 2008

BARCELONA.- Feliciano Sánchez lleva dos años requiriendo la enseñanza en español a los centros escolares de sus dos hijos, que hoy cuentan con 10 y 16 años, y demandando legalmente a la Consejería de Educación de la Generalitat. Desde entonces, ha dado tiempo a que sus hijos se trasladen de colegio y a que el Departamento cambie de titular, pero no a que la política lingüística oficial retroceda un milímetro.

La hija mayor de Feliciano Sánchez empezó a estudiar con tres años en el colegio público Jaume I de Barcelona. En el siguiente curso, Feliciano la trasladó a la Escola del Carme, en el barrio de Sants, porque, aunque en ambos centros la enseñanza era en catalán, «al menos en este último la asignatura de la Lengua Española la impartía una profesora especializada». La chica pasó posteriormente al Colegio SIL, donde ha comenzado 1º de Bachillerato. El hijo menor estudia 6º de Primaria en la Escola del Carme. Todo un galimatías con un fin imposible: la enseñanza en castellano.

En casa de Feliciano se utilizan los dos idiomas. «Me conformaría con que la escuela fuera bilingüe, con la mitad de las asignaturas troncales en cada lengua, y que, además, los niños dispusieran de los libros tanto en castellano como en catalán».

Sin embargo, sus deseos no coinciden con la línea educativa de la Generalitat. «Mantuve conversaciones con los colegios para ver si podían recibir la enseñanza en castellano, pero fue imposible». Entonces, puso en marcha un método casero de bilingüismo. Tras las clases, los niños repasaban en casa las materias en castellano. Utilizaban libros de otras comunidades españolas «que eran muy difíciles de comprar, además de no coincidir muchas materias».

Asfixiado con tantas dificultades, el 23 de febrero de 2006 Feliciano Sánchez presentó un requerimiento a los centros y ante la propia Consejería de Educación. Recurría a la «cooficialidad de las lenguas castellana y catalana, que establece la Constitución Española, al Estatuto de Autonomía de Cataluña y a lo resuelto por el Tribunal Constitucional en sentencia 337/1994, de 23 de diciembre, en la que expresamente se establece que en un régimen de conjunción lingüística ninguna de las dos lenguas puede ser excluida como lengua docente».

Reclamaba que el castellano fuera reintroducido en la educación de sus hijos «como idioma vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria» y pedía que las comunicaciones le fueran remitidas en castellano.

Dos meses después, en su escrito de contestación, con abundantes errores ortográficos, la consejera de Educación, Marta Cid, desestimaba la petición amparándose en la Ley 1/1998 de la Generalitat. El artículo 20 señala que «el catalán, como lengua propia de Cataluña, lo es también de la enseñanza, en todos los niveles y modalidades educativas».

A ello se añadía que las Instrucciones para la Regulación y Funcionamiento de los Centros Docentes Privados y Públicos de Educación Infantil y Primaria convierten al catalán en el único idioma de enseñanza, incluso, en las actividades extraescolares. Tras la desestimación, Feliciano Sánchez presentó, en julio de 2006, una demanda ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de la que sólo sabe que se han aportado las alegaciones de la Generalitat. Dos años después, sigue sin emitirse una sentencia.

«Esto provoca mi indefensión. He recurrido a la Justicia para reclamar el idioma español para mis dos hijos, pero los cursos pasan, los niños crecen y no sabemos nada. Aunque la sentencia fuera ahora negativa, al menos tendría tiempo para recurrir a otra instancia superior».

Para Feliciano Sánchez, una resolución satisfactoria sería la de que, siguiendo la jurisprudencia del Constitucional, no se excluyera ninguna de las dos lenguas, «con asignaturas completas en castellano, y no con remiendos como la educación individualizada dentro de la clase en catalán. Eso lo considero una discriminación aún mayor». Feliciano siente a veces que «reclamar el amparo de la Justicia se interpreta como que eres un enemigo del catalán y de Cataluña, o incluso hay quien te dice que tengas cuidado si trabajas en la Administración».

Recortes de Prensa   Página Inicial