AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 2 Octubre 2008

Imposición lingüística
Vivan todas las lenguas menos el español
El nacionalismo necesita internacionalizarse. Busca aliados externos para legitimar las barreras lingüísticas que levanta en torno a sus feudos.
Cristina Losada Libertad Digital 2 Octubre 2008

El parlamento gallego no peca de modestia. Acaba de comprometerse a impulsar la cooficialidad del guaraní en cuantas instituciones gobiernan, mal que bien, el ancho mundo. Es sabido que la cámara galaica goza de nula presencia en la ONU, el FMI, el Banco Mundial, la FAO y tantos otros organismos, pero qué importa. La moción por el guaraní, como antes otra similar por el mapuche, es un brindis... a la sombra. Forma parte de una "política exterior" dirigida al interior. El nacionalismo necesita internacionalizarse. Busca aliados externos para legitimar las barreras lingüísticas que levanta en torno a sus feudos.

Que el guaraní sea idioma cooficial en Paraguay y que el dictador Stroessner, reaccionario y filonazi, le diera en su Constitución carácter de "lengua nacional", no impide que los movimientos indigenistas le hayan conferido el status de lengua victimizada y se junten con quienes en España viven de parecido cuento. Un cuento que se desarrolla creando víctimas de carne y hueso: las que sufren el acoso de las autoridades y de los grupos violentos por emplear la lengua común de los españoles.

Mientras en Compostela respaldaban al guaraní, los comerciantes coruñeses denunciaban cartas que les amenazaban con expedientes si no utilizaban el gallego; el Club Financiero de Vigo recibía nuevos insultos por haberse pronunciado contra la imposición; desde periódicos respetables se tildaba de psicópatas a quienes se oponen a la política lingüística del gobierno; y el terrorismo nacionalista seguía haciendo de las suyas.

Un diputado del Partido Socialista de Galicia argumentó su apoyo a la moción del Bloque parafraseando a Terencio: "Nada humano nos es ajeno". Olvidó decir que excluía de lo humano a los que hablan español. Hay humanitarismos enormemente selectivos. Como ese que acaban de mostrar cierto número de directores de institutos de la Comunidad Valenciana. Están muy preocupados por las dificultades que tendrán los alumnos para aprobar Educación por la Ciudadanía, que allí se imparte en inglés. Claro que no les han inquietado nunca los problemas que causa la enseñanza en valenciano a los escolares castellanohablantes. Si EpC se diera en guaraní, tendrían que aplaudir.

¿OTRA POSIBLE SORPRESA?
Díez busca romper el juego de fuerzas de una Galicia más nacionalista
Julio Manzano elsemanaldigital 2 Octubre 2008

Digan lo que digan los sondeos, la líder de UPyD cree tener en tierras gallegas un buen caladero. La ausencia de una acción política firme en defensa del castellano puede ser su mejor baza.

El objetivo electoral en Galicia de Unión, Progreso y Democracia tiene cifra: al menos un diputado autonómico, según confirman a El Semanal Digital fuentes solventes de la nueva formación. El partido liderado por Rosa Díez sabe que sacar ese escaño, aún aprovechando el consolidado tirón de su jefa de filas, es hoy por hoy una tarea titánica. Pero tampoco imaginaron hace cosa de un año que avanzarían con paso firme hasta convertirse a nivel nacional en una opción real entre PP y PSOE.

Poder contar con un parlamentario permitiría a UPyD visualizarse con claridad en la cámara autonómica gallega y poder condicionar la acción de Gobierno frente a los nacionalistas de BNG, cuya influencia Rosa Díez y los suyos pretenden atajar. Ese peso sería especialmente significativo si el PPdeG de Alberto Núñez Feijoo se quedase a un solo escaño de la mayoría absoluta, la única opción posible en estos momentos para que el centro-derecha retome el poder en esta región.

Una certeza: La deriva nacionalista en la que ha entrado la vida institucional gallega con PSdeG-BNG en la Xunta ha estimulado la rebelión de sectores del llamado movimiento cívico. A lomos de esa ola aspira a situarse la Unión, Progreso y Democracia frente a la imposición del gallego que practica el gobierno de Emilio Pérez Touriño. Por descontado que no lo tienen fácil los de Díez. En las pasadas generales de marzo resultó un éxito para ellos los l0.000 votos alcanzados en toda Galicia.

Sin embargo, ante la presión creciente del nacionalismo gallego, que pretende imponer un proceso de construcción de su nación ficticia a través de la conculcación de derechos fundamentales, UPyD se postula como una garantía de la defensa de los principios del bilingüismo. El éxito de la manifestación celebrada el pasado domingo en Cataluña, en la que miles de personas recorrieron Barcelona para denunciar la imposición del catalán, ha renovado sus esperanzas, según ha constatado El Semanal Digital. "La mecha de un movimiento ha prendido y es imparable", aseguran.

Y en Unión, Progreso y Democracia lo hacen mirando a Galicia, no como una opción política más, sino como una alternativa "equilibradora" a lo ya existente. Si los rumores se confirman, será en Lugo donde tengan una posibilidad de lograr un deseado escaño que incluso podría convertirse en el árbitro de la política gallega la próxima Legislatura. Cuentan con el "efecto Rosa Díez", aunque está por ver si será suficiente.

Sanz y Zapatero
Engordar el pavo
ZP representa uno de los grandes peligros para la Navarra foral y española que UPN defiende y representa. Navarra estará más segura si Zapatero no es presidente y estará en permanente peligro si sigue siéndolo
GEES Libertad Digital 2 Octubre 2008

Si alguien no sabe aún qué piensan el PSOE y Zapatero de Navarra, puede repasar el contenido de los acuerdos de Loyola firmados junto con PNV y ETA. Esto es lo que los socialistas firmaron con ETA hace dos años.

En primer lugar, el PSOE admite la existencia de una Euskal Herria que incluye a Navarra como uno de sus territorios. En segundo lugar, el PSOE de Zapatero hace suya la teoría anexionista según la cual el batúa debe extenderse a toda Navarra. En tercer lugar, Zapatero pacta con ETA la creación de un órgano común que fuera absorbiendo competencias institucionales, tal y como ETA, PNV y NaBai desean desde hace tiempo, como paso previo a la unificación.

Si el PSOE no cumplió ese acuerdo fue, entre otras cosas, por la actitud del Partido Popular de Rajoy y por la actitud de UPN. Si no es por la contestación social –incluida la manifestación en Pamplona de febrero de 2007– y la caída del PSN a la tercera fuerza política, Zapatero hubiese seguido adelante, expulsado a UPN, e iniciados los trámites de anexión de la mano de ETA y NaBai bajo el título de "gobierno de progreso".

Desde las elecciones de abril de 2007, la obsesión de UPN ha sido tratar de reconstruir el consenso constitucional y foral en Navarra. Creen que eso pasa por reflotar al PSN y lograr con él una mayoría natural. Lo cual es loable, pero equivocado por dos razones.

La primera, porque desde abril de 2007, UPN se ha acercado al PSN, pero éste sigue con idéntica actitud que antes de las elecciones. Sostiene al gobierno de Sanz, pero le chantajea, pacta con las anexionistas iniciativas para extender el batúa y apoya las reivindicaciones de todo tipo de colectivos proetarras a las que se opone UPN. Conforme UPN se acerca al PSN, éste se radicaliza y apuesta como ZP por la ruptura constitucional.

La segunda, Zapatero negoció con ETA porque algunos de sus objetivos son los mismos. El presidente del Gobierno está dispuesto a otorgar al País Vasco la independencia de hecho y está dispuesto a que el Anschluss sobre Navarra se lleve a cabo. Siempre ha creído que no hay ningún problema en que los navarros sean anexionados y nada parece haber cambiado en ese sentido. Y un sujeto así en La Moncloa es algo muy preocupante para los intereses de UPN.

Al confiar en ZP, Sanz ha logrado dividir a la derecha española asestando un duro golpe al PP –uno de los pasos necesarios para lograr el cambio de régimen que empujará Navarra hacia Euskadi. Ha logrado dividir a la derecha navarra –requisito indispensable para que los socialistas pacten en el futuro con NaBai un "gobierno de progreso"– y ha sumido a los votantes de UPN en un desconcierto superlativo.

Y todo por un apoyo del PSN a los presupuestos navarros que no es ni convencido ni leal y por un aumento de 49 millones de euros en la asignación presupuestaria para las cuentas navarras. ¿Qué valor tiene el apoyo presupuestario de quien te apuñalará por la espalda a la menor ocasión? ¿Qué valor tienen estos millones cuando vienen del convencido verdugo de la autonomía navarra? Sanz puede decir en su defensa que ha salvado los muebles, pero sólo una cosa es cierta: el proyecto político de Zapatero pasa por aplastar al partido de Sanz, euskaldunizar Navarra y anexionarla al País Vasco (Loyola). Eso ni ha cambiado ni cambiará, por mucha generosidad socialista que haya. Zapatero es como el granjero que alimenta al pavo y lo engorda durante meses hasta que llegue el momento de sacrificarlo. El pavo se ilusiona y le ofrece su confianza hasta que es demasiado tarde. Y aquí los pavos se llaman Sanz, UPN y Navarra.

ZP representa uno de los grandes peligros para la Navarra foral y española que UPN defiende y representa. Navarra estará más segura si Zapatero no es presidente y estará en permanente peligro si sigue siéndolo. Con dinero o sin dinero, con apoyo del PSN o sin él, no le temblará la mano para volver a meter a Navarra en sus apaños con los nacionalistas vascos, tanto criminales como no criminales. Mientras tanto, no tiene ningún problema en engordar al pavo, sobre todo si éste le está agradecido y confía alegremente en su verdugo.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

onferencia
Vázquez se apoya en Madariaga para criticar los nacionalismos

Denuncia que el pensamiento del polígrafo «se oculta intencionadamente en los libros de texto» gallegos
Ventureira La Voz 2 Octubre 2008

Empleando como ariete a Salvador de Madariaga, Francisco Vázquez arremetió ayer, una vez más, contra los nacionalismos. En la conferencia de clausura del curso que la UIMP ha organizado sobre el polígrafo coruñés, el ex alcalde herculino repasó los argumentos de Madariaga contra lo que este llamaba «separatismo» o «casticismo trasnochado», y acabó proclamando su «total identificación» con ese pensamiento.

Para el hoy embajador, Madariaga «es políticamente incorrecto en la Galicia de hoy» por esas ideas. Tanto lo es que su figura y obra «se oculta intencionadamente en los libros de texto escolares», que, a su juicio, ofrecen «una historia tergiversada y manipulada».

«Balcanización»
Vázquez viajó en su conferencia hasta los años 40, cuando se creó en Londres el comité Pro Comunidad Ibérica de Naciones, comisión en la que Madariaga «rebatió uno por uno» los argumentos nacionalistas del vasco Irujo y del catalán Pi. Ya entonces, el pensador coruñés advirtió «del peligro de balcanización de España», afirmó el embajador, recalcando el uso por parte de Madariaga del término «balcanización», hoy aún en boga. Partiendo «de un profundo conocimiento de la historia de España y de Europa», Madariaga, «coruñés de origen vasco», restaba pedigrí a esas tesis entonces incipientes: «Los furores nacionalistas de España son de anteayer» o «nuevas pasiones modernas apoyadas en una ignorancia total», dejó dicho el polígrafo coruñés.

Siguiendo a Madariaga, Vázquez situó el nacimiento del separatismo vasco y catalán «en el último tercio del XIX». ¿Por qué entonces? «Don Salvador» lo atribuía, entre otras razones, a la decadencia del imperio español porque, refraneó , «donde no hay harina, todo es mohína».

Apuntó Vázquez que los nacionalistas ya apelaban entonces, en los años 40, a conceptos diferenciadores como el Rh, la medida del cráneo o el color de los ojos. A esto Madariaga contestó así: «Los países no se fundamentan en las razas, sino en la historia».

Premio Carlomagno
El ex alcalde recalcó que así pensaba no un cualquiera, sino «uno de los intelectuales más polifacéticos de todo el siglo XX», un premio Carlomagno, un liberal «que quería para España lo mismo que para Europa, federalismo», pero nunca «separatismo»; un coruñés que hablaba gallego y que apostaba desde el exilio por una España «en que cada región mantuviese su lengua, pero hubiese una común, el castellano».

Rosa Díez: "Los progres mudos"
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 2 Octubre 2008

Un año más se ha clausurado el Festival Internacional de Cine de San Sebastián sin que los artistas "progres" que claman cada día contra guerras remotas y proclaman solidaridades gratuitas contra injusticias cometidas más allá de nuestras fronteras dedicaran ni un sólo minuto, ni un solo pensamiento, a la vulneración de los derechos humanos que se vive y sufre en nuestro país.

Un año más han sido desoídas las peticiones de que el Festival de Cine, en su sesión de clausura --o en otra, que lo mismo hubiera dado ya-- hiciera una declaración oficial de rechazo a la acción terrorista de ETA y una proclama de solidaridad con la familia de su última víctima mortal, el brigada Luis Conde. Unión Progreso y Democracia envió una carta al Director del Festival solicitando formalmente un minuto de silencio; inútil intento. El Festival, con su flamante alfombra rosa, acoge todo gesto de solidaridad con víctimas lejanas y premia películas comprometidas, siempre que el compromiso y el denunciado queden a cientos o miles de kilómetros de su alfombra rosa.

Los actores como Bardem recogen merecidos premios a su carrera recordando al sufrido pueblo saharaui; pero no pronuncian nunca jamás la palabra ETA.

Los saharauis y los marroquíes están lejos; hablar bien y mal de unos y otros, respectivamente, otorga una pátina de progresía tan bien recompensada en el llamado mundo progre-civilizado. Ni siquiera les pasa factura frente al gobierno de Zapatero que ha roto el tradicional apoyo de España al cumplimiento de la resolución de Naciones Unidas respecto de la autodeterminación del Sahara; porque la familia "progre" del cine español visita los campamentos en los que los saharauis se sienten traicionados por el Gobierno socialista a la vez que firman manifiestos de apoyo electoral a ese mismo gobierno. Es una actitud de compromiso ante los débiles que no sólo resulta gratis: es retribuida por el poder.

Y cada septiembre vienen a San Sebastián. Y hacen discursos progres, hablando de las guerras y de las injusticias del mundo. De todo el mundo menos del mundo cercano, del que pisan, del que les alimenta, del que les ha financiado algunas de las películas con las que empezaron su carrera y con las que se han dado a conocer fuera de nuestras fronteras.

Vienen a San Sebastián y nos dan lecciones de progresía y de ética comprometida. A veces, incluso, regalan rosas blancas a quienes hacen el discurso de los terroristas. Nunca hablan de ETA; ni de sus víctimas. Hablan de paz en el mundo; y de alianza de civilizaciones. Pero no tienen un momento para hablar sobre los crímenes que se cometen a dos horas de coche de la terraza en la que toman el aperitivo. ETA hace estallar tres coches bomba en un fin de semana en el que ellos pasean por la alfombra rosa y no tienen ni un segundo para condenar la muerte y el terror cercano. No huelen la pólvora; ni sienten el dolor de las víctimas.

Nada les inquieta su conciencia fuera del "marco incomparable" del Festival que les llena de halagos. Están inmunizados contra el dolor de sus compatriotas.

Pagan así --con su silencio y su sonrisa perenne ante el drama provocado por el terrorismo nacionalista vasco-- su seguridad. Su indiferencia es su escolta. Pero para defender la libertad y la seguridad de los mudos y de los indiferentes de la alfombra rosa, de los progres de salón, muchos ciudadanos anónimos tienen que seguir llevando escolta. Y nuestros escudos siguen arriesgando su vida mientras los artistas pasean por la alfombra rosa. Una alfombra rosa que cuidan hombres de uniforme dispuestos a arriesgar su vida para defender la de aquellos que nunca tuvieron hacia ellos ni el más mínimo gesto de solidaridad.

Esta es la historia vergonzosa de un Festival de Cine y de sus protagonistas. Quizá algún día alguien la lleve al cine. Será cuando ETA ya no exista. Y quizá los protagonistas serán los mismos que ahora hacen mutis por el foro. Ojala cuando eso ocurra quede alguien para contar la verdadera historia.

Rosa Díez
El blog de Rosa Díez
http://www.bastaya.org/www2/habitual.php

EL DOBLE QUE EL INSTITUTO CERVANTES
La Generalidad gastó en 2007 más de 157 millones en la inmersión lingüística
Para la Generalidad de Cataluña no existe la crisis económica si se trata de subvencionar el uso del catalán en todo el mundo. Según informa El Mundo, el Ejecutivo de José Montilla gastó en 2007 un total de 157 millones de euros en el fomento del uso de esta lengua, mientras que el Instituto Cervantes sólo dispuso de 81 millones para trabajar en todo el mundo promocionando el castellano. De hecho, más de 20 millones del erario público de los catalanes fue a parar a la subvención a medios de comunicación dentro de su campaña para la inmersión lingüística.
Libertad Digital 2 Octubre 2008

A su llegada a la presidencia de la Generalidad, José Montilla, prometió una política más de gestión y menos de nación catalana. Sin embargo, en su primer año al frente del Gobierno triplicó el dinero destinado a la promoción del catalán en pos de la inmersión lingüística. Su antecesor en el cargo, Pasqual Maragall, destinó 50 millones a esta causa en su último año como presidente.

La cifra de 157 millones de euros es aún más reveladora cuando se compara con lo gastado por el organismo encargado de la promoción de la lengua y la cultura española, el Instituto Cervantes, que tuvo una asignación en 2007 de 81 millones de euros, 75 millones menos de lo invertido por la Generalidad en la promoción del catalán. Esta enorme cantidad de dinero contrasta con la situación de los colegios de esta comunidad autónoma, en los que miles de alumnos se ven obligados a estudiar en barracones por la falta de inversión del tripartito catalán.

La Generalidad justifica este gasto alegando que en él se "incluyen actuaciones destinadas a difundir el conocimiento de la lengua catalana y fomentar su uso social". Sin embargo, en este presupuesto no se incluye el "gasto de formación del personal propio de la Generalidad o costes de equipamientos, infraestructuras o actuaciones hechas en catalán".

Los Departamentos de Cultura y el de Medios de Comunicación de la Generalidad han sido los que más se han gastado en la promoción de esta lengua cooficial. En total, "invirtieron" más de 47 millones de euros, de los cuales 20 fueron subvenciones para medios de comunicación. Además, 900.000 euros se dedicaron a las "subvenciones para la producción y difusión de largometrajes y producciones en gran formato en versión original catalana". Y otros 400.000 fueron a parar al doblaje de películas a esta lengua cooficial.

DEDICA 157 MILLONES DE EUROS A ESE OBJETIVO
La Generalitat gasta más en la promoción del catalán que el Cervantes en la del castellano
DANIEL G. SASTRE El MundoTeresa Jiménez Becerril

BARCELONA.- El Gobierno tripartito catalán, que preside el socialista José Montilla, gastó en 2007 casi 157 millones de euros en fomentar el uso de la lengua catalana. La cifra supone un incremento del 30,8% sobre el presupuesto público destinado a ese fin en el año 2006, que fue de 119,65 millones de euros.

Pero es que en ese año ya se había dado un salto de gigante con respecto a 2005, el último que Pasqual Maragall terminó al frente de la Generalitat, cuando sólo se dedicaron a asuntos relacionados con la política lingüística 50 millones de euros.

Es decir, que, pese a que José Montilla prometió en su investidura como presidente más gestión y menos nación, su primer año en el Gobierno multiplicó por tres las inversiones en el uso del catalán sobre lo que hizo Maragall.

La magnitud de las cifras queda en evidencia cuando se compara con las que genera el Instituto Cervantes, la institución pública para la enseñanza y la promoción de la lengua y la cultura españolas. Según el avance de liquidación de la Intervención General del Estado, el Cervantes gastó en 2007 con ese propósito 81 millones de euros, 75 millones menos que el Gobierno de la Generalitat en el fomento del catalán.

El gasto de Cataluña destinado a la política lingüística se reparte entre todos los departamentos del Gobierno autonómico, pero tres de ellos suman por sí solos más de 100 millones. Se trata de Vicepresidencia -en manos de Josep Lluís Carod-Rovira (ERC), que incluye la Secretaría de Política Lingüística-, Educación -cuyo titular es Ernest Maragall (PSC)- y Cultura y Medios de Comunicación, que dirige Joan Manuel Tresserras (ERC).

En la memoria que acompaña los datos se especifica que la cifra de 156.993.855 millones de euros sólo incluye "actuaciones destinadas a difundir el conocimiento de la lengua catalana y fomentar su uso social", pero no, por ejemplo, "gastos de formación del personal propio de la Generalitat o costes de equipamientos, infraestructuras o actuaciones hechas en catalán, únicamente por el hecho de emplear esta lengua, si no responden específicamente" al fomento del idioma.

INMERSIÓN EN EUSKERA
EB rechaza también la reforma lingüística al centrarse en el «imaginario nacionalista»
Plantea objetivos de euskaldunización «poco realistas» y le falta «flexibilidad y progresividad», dice el partido de Madrazo
AITOR ALONSO BILBAO El Correo 2 Octubre 2008

a.alonso@diario-elcorreo.com

Plantea objetivos de euskaldunización «poco realistas» y le falta «flexibilidad y progresividad», dice el partido de Madrazo
EA busca una salida tras el desmarque de sus socios y la oposición

Ezker Batua tampoco dará su aval al proyecto de reforma de los modelos lingüísticos elaborado por el Departamento de Educación del Gobierno vasco, en manos de EA. La formación de izquierdas, socio de este partido, despejó ayer las dudas acerca de su postura y anunció que la profunda revisión impulsada por el consejero Tontxu Campos no tendrá su apoyo tal y como está planteada. El PNV ya se ha pronunciado en contra. La presidencia de EB, que abordó el asunto el lunes, se desmarca de la propuesta por considerar que se centra de forma excesiva en el «imaginario identitario nacionalista», por pretender objetivos de euskaldunización poco realistas, a su juicio; y por la rigidez con la que determina el reparto en las aulas entre el euskera y el castellano, una lengua que también debe ser «vehículo de aprendizaje curricular», entre otras cuestiones. El texto de Eusko Alkartasuna determinaba que al menos el 60% de las asignaturas debían impartirse en euskera, y el 40% restante a repartir entre el castellano y un idioma extranjero.

El rechazo de la coalición de Javier Madrazo al proyecto se suma al anunciado hace meses por el PSE y el PP, y al desvelado por el PNV la pasada semana. Es decir, la iniciativa no ha logrado concitar el apoyo de ninguna de las fuerzas políticas con las que EA comparte el Gobierno, ni tampoco de las dos fuerzas mayoritarias de la oposición, por lo que ha quedado en punto muerto.

El primer efecto de esas discrepancias entre los socios del Ejecutivo vasco ha sido que Campos no ha podido llevar en septiembre al Parlamento, como había prometido, un proyecto de ley al que sus propios aliados han dado la puntilla. Ese escenario ha empujado al consejero a iniciar negociaciones contrarreloj con los peneuvistas y EB, además de con los socialistas y el PP, en un intento desesperado de aprobar la propuesta esta legislatura. El PNV y Ezker Batua insisten en la necesidad de obtener «consensos amplios» en una materia de este calado antes de poner en marcha la reforma.
Serán necesariamente conversaciones urgentes, toda vez que la legislatura está a punto de agotarse con la convocatoria electoral de marzo, lo que obligará a disolver la Cámara en enero. EB, de hecho, admitió ayer que será «complicado» alcanzar acuerdos en este escenario ya casi preelectoral, una crítica a la estrategia seguida por Educación que también le lanzaron los peneuvistas la pasada semana.

La reforma, cuyo contenido fue desvelado por este periódico en agosto, elimina los actuales modelos -en castellano (A), bilingüe (B) y en euskera (D)- y fija que un mínimo del 60% de las asignaturas deben ser impartidas en lengua vasca, así como un objetivo de euskaldunización igual para todos los alumnos. Estos tendrían que alcanzar un nivel B2 al finalizar la Secundaria, un grado equivalente al 'first' en inglés. Además, establece evaluaciones para comprobar si los centros cumplen las metas. Los que no lo hagan deberán ampliar las horas de euskera.

«Estancamiento»
La dirección de EB encuentra en el proyecto una decena de aspectos que no comparte. Es significativo que el primero de ellos sea que tanto el preámbulo como el proyecto legal «están salpicados con terminología y apreciaciones que responden a una adscripción identitaria concreta -la nacionalista- pero no exclusiva de nuestro país».

Además, Ezker Batua entiende que «falta realismo» en los objetivos de euskaldunización y que el conjunto de la reforma carece de «flexibilidad y progresividad». La formación de izquierdas también censura que no se tengan en cuenta los criterios sociolingüísticos al establecerse metas comunes para todos. «No es igual la situación en el Goierri que en la Margen Izquierda o la Llanada Alavesa», describió Gonzalo Larruzea, miembro de la secretaría de Educación y Política Lingüística de EB.

Pese a esas objeciones, Larruzea sostuvo que el proyecto es «válido como punto de partida» de una negociación que debe quedar «al margen de la coyuntura política», ya que cuenta con aspectos con los que coincide su coalición. Entre ellos, «el planteamiento de un modelo único, el bilingüismo real y que se exija el mismo grado de conocimiento para ambas lenguas». Por ello, reclamó a todos los partidos un «esfuerzo» para superar el «estancamiento» de la propuesta.

A pesar de las críticas, el Departamento de Educación emitió ayer un comunicado en el que valoraba «de forma positiva» la resolución de EB. Advertía, asimismo, que los aspectos «sujetos a mejoras están en la mesa de negociación».

El castellano gana peso en la Universidad Pompeu Fabra pese a las trabas lingüísticas
«Debemos luchar para atraer talento»
ESTHER ARMORA BARCELONA ABCTeresa Jiménez Becerril

La realidad social se impone a las trabas lingüísticas. Así lo demuestran las estadísticas sobre usos lingüísticos de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), uno de los centros más beligerantes con las exigencias de la Generalitat en esta materia.

Según un informe al que ha tenido acceso ABC, desde el curso 1990-91 hasta ahora el porcentaje de clases que se imparten en catalán ha descendido progresivamente en esta universidad catalana -especialmente desde el curso 2002-2003-. En paralelo a esta tendencia, el castellano y el inglés han ido ganado peso en las aulas. Según las citadas estadísticas, en el curso 1990-1991, el primer año de andadura de la universidad, el 80,05% de las clases se impartían en la lengua autonómica -ese porcentaje llegó a situarse en el 84,75% en el curso 1991-1992-, mientras que el año pasado ese porcentaje se rebajó hasta el 61,68%. Coincidiendo con este retroceso del catalán, el castellano se ha afianzado como lengua de uso académico. Desde el curso 2001-2002 hasta ahora, el español ha ido conquistando nuevas parcelas y ha pasado de representar el 19,95% del total de clases que se impartían en el curso 1990-91 al 32,67% del pasado curso (estadísticas cerradas el 20 de septiembre). Ese refuerzo del castellano ha ido acompañado también de un aumento de las clases en inglés.

«Promocionaremos el catalán pero también otras lenguas como el castellano o el inglés porque somos una universidad multilingüe»

Voluntad de apertura
El cuadro lingüístico de esta universidad refleja su manifiesta voluntad de apertura internacional. Esta vocación aperturista, encaminada a captar al mejor profesorado y alumnado de fuera, ha sido, precisamente, la que le ha llevado a plantarse ante las imposiciones lingüísticas del gobierno catalán. «Promocionaremos el catalán pero también otras lenguas como el castellano o el inglés porque somos una universidad multilingüe», indicaron a este diario portavoces de la UPF.

De hecho, la Universidad Pompeu Fabra ha sido la que se ha opuesto de forma más contundente a los designios del Gobierno de la Generalitat de exigir el nivel C de esta lengua a todos los profesores extranjeros o de otras comunidades que opten a un contrato fijo en los centros catalanes. «Ni lo hemos pedido hasta ahora ni lo pediremos», indicaron a este diario fuentes de esta universidad refiriéndose a la acreditación lingüística exigida por la Administración autonómica.

Fuentes próximas a la Pompeu relacionaron ese aumento de la presencia del castellano con la llegada de profesorado de otras comunidades y con el crecimiento de este centro y sus nuevas necesidades lingüísticas. «Si reclamáramos el nivel C de entrada podríamos frenar la llegada de buen profesorado de fuera», precisaron fuentes de la Pompeu Fabra.

El Ayuntamiento destina 30.000 euros a la promoción del gallego
La Voz 2 Octubre 2008

La Concejalía de Mocidade, Solidaridade e Normalización Lingüística va a destinar una partida de 30.000 euros para subvencionar actividades de diferentes organizaciones. El fin de estas ayudas es promover el uso del gallego en diferentes ámbitos. Entre los beneficiarios se encuentran asociaciones de vecinos como la del Ensanche o Monte Alto. También figuran entidades de carácter cultural como asociación Fala o la Asociación Galega de Compositores. Pero, de un modo especial, predominan los grupos de carácter social como el Centro Xuvenil Abeiros, la Marcha Mundial das Mulleres, Amespa o Asociación de Guineanoecuentorianos de Galicia. También destacan las de ámbito deportivo.

Para recibir estas subvenciones, muchos de los beneficiarios han presentado proyectos enfocados para niños y niñas. En ellos, se persigue la difunsión del empleo del idioma gallego entre los más pequeños en su vida cotidiana.

Los Presupuestos y la Constitución
Lorenzo Contreras Estrella Digital 2 Octubre 2008

Los Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno de Zapatero quiere imponer en las Cortes, y es más que probable que lo consiga, se ofrecen a la consideración mayoritaria como una operación de favoritismo. Serían en tal caso beneficiarios o menos perjudicados, dentro del contexto de crisis, determinadas Autonomías y concretos capítulos de la vida nacional. Si efectivamente hay Autonomías privilegiadas por las cuentas del Estado made in Solbes, que es tanto como decir ZP, estaremos asistiendo a una abierta conculcación del artículo segundo de la Constitución, según el cual la autonomía de las llamadas nacionalidades, también denominadas regiones en la Carta Magna, están presididas por el principio de "la solidaridad entre todas ellas".

Si las cuentas presupuestarias prosperan en el sentido ya indicado, la solidaridad tiende a convertirse en un concepto evanescente o en una ficción superlegal. Algo que, por otra parte, ya ha venido ocurriendo. Ahí resplandece, por ejemplo, el caso de Cataluña, por citar uno, cuya relación de bilateralidad con el Poder del Estado del que forma parte sirvió para que otras Autonomías, entre ellas la de Madrid, lanzaran el grito de alarma, y la bilateralidad, sin llegar a ser multilateralidad como reclama el principio de solidaridad, diera paso a una quiebra efectiva de dicha solidaridad. Valencia, cuando las vio venir, se inventó la llamada "cláusula Camps", en virtud de la cual "marica el último" a la hora del reparto del pastel. De manera que la distribución del dinero nacional, desde el punto de vista de la solidaridad, tiene bastante de mito. Obsérvese la solemnidad formal con que el artículo 138 de la Constitución se pronuncia para establecer lo que la realidad tiende a negar: "El Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad consagrado en el artículo 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo entre las diversas partes del territorio español...".

Textualmente queda bonito, y más si se le añade este segundo apartado del mismo artículo: "Las diferencias entre los Estatutos de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos y sociales".

En ningún caso. Perfecto. Tan perfecto, que hoy se puede hablar con toda exactitud de Comunidades más favorecidas que otras por la acción del Estado, sobre todo a la hora de distribuir los números de la riqueza disponible.

Luego, cuando toca el reparto por capítulos de necesidades, se da la circunstancia de que en gastos sociales e infraestructuras se prima a unas Comunidades más que a otras, en línea con lo que queda dicho. Si ello respondiera a la búsqueda de un equilibrio o la consagración del principio de equidad, la cosa podría ser aceptable. Eso es algo que ya se comprobará en el análisis parlamentario y la discusión de las cifras, por supuesto. Pero cuando un tal José Montilla, presidente de la Generalitat de Cataluña, se felicita de que, en un Presupuesto de "severa austeridad", se produzca, a la vista del proyecto, un "incremento importante para mejorar nuestras infraestructuras", el pensamiento vuela hacia la munificente ministra de Fomento, la famosa "Mandatela" que dicen o decían en Sevilla, cuyo peso político tiende a no decrecer a pesar de la ruina de su prestigio. Barcelona, a pesar del Carmel, en su corazón.

Naturalmente, Madrid protesta y la ira se desplaza, más que a la ministra de Fomento, al señor Zapatero, cuya política, según el consejero Beteta, constituye para la Comunidad de Madrid "un ataque sin precedentes en la democracia española y una enorme deslealtad". Pero, ¿qué dirá, entre otros, el Gobierno de Navarra, que ha puesto precio a su voto en las Cortes?

Jiménez Becerril: "Nuestros actores nunca se identificarán con nosotros, las víctimas de ETA"
 Periodista Digital 2 Octubre 2008

Teresa Jiménez Becerril no se cree la milonga de los "artistas". Tras ser denunciada su actitud por Rosa Díez, la organización del Festival de Cine de San Sebastián argumentó que sí había condenado los atentado de ETA. La diputada de UPyD les dijo que no era suficiente. Desde su tribuna privilegiada podían hacer mucho más. Jiménez Becerril quiere "apoyarle públicamente". Y sabe de lo que habla.

Teresa Jiménez Becerril, víctima de ETA, escribe un excelente artículo de opinión en ABC:

Me gustaría apoyar públicamente a Rosa Díez, elogiando su artículo en el que recrimina a los «artistas progres» y a la dirección del Festival de San Sebastián su indiferencia ante el terrorismo de ETA. Yo descubrí la insensibilidad de nuestros divos hace varios años, cuando al compás de «no a la guerra» desfilaron por la alfombra roja de los Goya en Madrid. Llovía a cántaros y un puñado de víctimas de ETA decidimos encender una vela por cada uno de los asesinados delante de donde se entregaban los premios, a ver si éstas iluminaban las conciencias de quienes desde su popularidad tanto podían hacer por ayudarnos. Teníamos unas pegatinas en las que se leía siplemente «ETA NO», las cuales no lucieron en la solapa de nuestros galanes, ni en los maravillosos vestidos de nuestras estrellas cinematográficas. Ni tan siquiera se dignaban a mirarnos a la cara cuando se las ofrecíamos. Con el pelo chorreando y la cara bañada de lágrimas y agua, volví a casa con mis papeletas y mi corazón hechos pedazos.

Ese día comprendí que nada podíamos esperar de quienes sólo apoyarían aquellas causas que de algún modo consiguieran mantenerlos en la ola de los elegidos. Y denunciar no sólo la barbarie de ETA, que es obvia, sino la complicidad de gran parte de la sociedad vasca, no era algo que les reportaría beneficios de imagen; al revés, podría acercarlos peligrosamente al mundo de las víctimas del terrorismo, dudoso colectivo de gentes reales cuyo único pecado es haber perdido a un ser querido a manos de una organización terrorista.

Así que, querida Rosa, cuando varias artistas repartieron rosas blancas en el Congreso no tuve más remedio que recordarles en la Plaza de Colón, antes miles de personas, que las verdaderas rosas quedaron en el suelo de una calle de Sevilla un 30 de enero de 1998 tras un atentado de ETA, tres flores manchadas de sangre inocente, que deberían haber servido para que los hijos de mi hermano y su mujer las llevaran al día siguiente al colegio, donde se celebraba el día de la paz. No celebraron nada esos chiquillos, porque no había nada que celebrar.

Ahí tienen los directores un buen argumento para una película, y nuestros actores para interpretarla, pero nunca se rodará y si se hace no se presentará en el festival de San Sebastián, donde se prefieren las cintas que muestran «el problema vasco», como a ellos les gusta llamar a las atrocidades terroristas, no como una cuestión de buenos y malos, sino todo lo contrario.

Me hacen hasta sonreír los comentarios de los directores de cine que se escudan en la falsa libertad para no querer dar la cara. ¿Pero cómo que no hay buenos y malos? ¡Vamos, venga ya! Que quien disparó a mi hermano era un chaval corriente, con padre y madre, que comía y se acostaba con su novia y le decía buenos días sonriendo al portero, eso ya lo sé yo; que no tenía cuernos ni rabo, también, pero eso no quiere decir que no tuviera la mente y el alma devorada por ese odio mezcla de revolución mal entendida y nacionalismo muy bien asimilado. Querer vendernos películas que nos explican los asesinatos terroristas como azares de la vida de unos individuos es algo peligroso e injusto, y quien lo hace debería reflexionar sobre ello. Lo sé, su libertad le permite hacerlo, pero la mía me permite decirle que usted no está ayudando a combatir el terrorismo. No hace falta que me diga que no tiene ninguna intención de combatirlo, eso también lo sé.

Y continúa Jiménez Becerril su "¡Pobres artistas!":

En fin, Rosa, no puedo estar más de acuerdo contigo, pero no creo que las cosas cambien. Me cuesta entender el porqué, pero sé que nuestros actores nunca se identificarán con nosotros, las víctimas de ETA. Quizás les asusta la cercanía, no es fácil para quien vive y trabaja fuera de la realidad aceptar la verdad simple y llana, sin artificios ni trucos cinematográficos. Entre nosotros la muerte es muerte, el dolor es dolor y el llanto es auténtico y dura toda una vida. No hay escapatoria, no se acaba con un click, no hay otra toma. La última toma que vieron los ojos de la mayoría de las víctimas fue la de los cuerpos de sus familiares yaciendo ensangrantados, cubiertos por una manta. Y ahí empezaría la particular y trágica película de muchos de ellos.

Pero ese film no es taquillero, la maldad desnuda no arrastra a los jóvenes al cine, a estos hay que presentarles a los terroristas como jóvenes intrépidos, guapos, modernos, capaces de acaparar el fervor del público a pesar de sus crímenes. Las salas de cine alemanas están desbordadas ante el éxito de «Der Baader Meinhof Komplex», que muestra la historia de la temible organización terrorista alemana de los años setenta RAF (Rote Armee Fraktion), una película que presenta los años del terrorismo alemán de modo tan confuso que al final como siempre pierden los que mueren y ganan los que matan. Su director insiste en que él quería ayudar; querría pero no lo ha conseguido, mire usted por dónde casi nunca lo consiguen.

Permítanme, pues, que dude de las buenas intenciones de todos aquellos que pertenecen a la «cultura» que defiende a quien no tiene defensa y que contribuyen a barnizar de romanticismo la crueldad humana. Lo dicho, Rosa, hay que ponerse manos a la obra, hay que recaudar fondos para rodar una película sin estrellas del cine, una película real, donde los protagonistas no tengan que estudiarse el guión porque lo conocen de memoria, donde a los extras les baste vivir cualquiera de sus días, ésa será nuestra historia, que seguramente no nos permitirá pasearnos por ningún festival independiente, ni en América, ni en San Sebastián, ni en Málaga, pero nos consentirá mostrar una realidad olvidada por quienes abrazan sólo las causas que no les comprometen. Entiéndelos, Rosa, no es fácil señalarse y menos en un mundo tan frágil como el del cine. Ya llevan una vida difícil como para echarse encima más problemas.

Teresa Jiménez Becerril

Nuevas guerras civiles
Manuel Molares do Val Periodista DigitalTeresa Jiménez Becerril

Estamos dejando que sólo los periodistas deportivos comenten la pequeña guerra civil desatada en Barcelona el pasado domingo cuando los Boixos Nois, aficionados radicales del Barça, atacaron con bengalas a los del Espanyol.

Hacen falta también los análisis políticos. Porque aquello no fue una agresión de unos espectadores a otros, algunos de los cuales podrían haber muerto, sino la violencia del nacionalismo excluyente contra un supuesto enemigo, otro nacionalismo.

Fue el acto bélico de un grupo no poco numeroso que se cree el representante genuino de Cataluña contra otro más débil.

Débil, e incluso buenista: para congraciarse con el catalanismo, en 1995 rebautizaron el club como Espanyol eliminando la histórica ñ del Español.

Y la situación debe verse como la de una tribu con una ideología política que se expresa mayoritariamente en catalán atacando a otra porque todavía habla mayoritariamente castellano.

Este asalto tribal tienen todas las características de las guerras civiles y muestra el estado de ánimo de ciertos grupos sociales, los más fanatizados y activos, y que hostigan aún sabiendo que pueden matar.

El fútbol es solamente el medio que facilita el enfrentamiento. Incluso en Sevilla o Madrid hay un embrión de guerras civiles entre tribus deportivas rivales, que serían sangrientas si esas regiones fueran independientes.

Ocurre en el País Vasco, con las guerras históricas entre los equipos de Bilbao y San Sebastián, y en Galicia, con los odios entre Vigo y A Coruña ocultos tras sus dos clubes.

Todo esto demuestra que hay un estado de ánimo cultivado por las tribus que generan los nacionalismos.

Y que podría terminar, aunque se erradique la violencia de los estadios, con una guerra civil entre los de la misma ideología nacionalista matándose por demostrar quién ama más a la patria.

Como los islamistas que rivalizan matándose unos a otros para demostrar quien de ellos es más fiel a Alá.

Recortes de Prensa   Página Inicial