AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 4 Octubre 2008

Por la libertad de lengua, no a la imposición
Mesa por la Libertad Lingüística ABC (Galicia)  4 Octubre 2008

El domingo 19 de octubre a las cinco y media, cumplidas las formalidades legales, convocamos a todos nuestros conciudadanos a manifestarse con nosotros en La Coruña, desde el Obelisco hasta María Pita.

¿Por qué? Sobran los motivos, pero si hubiera que resumirlos en uno, sería poner fin al silencio y pasividad que han permitido imponer el monolingüismo burocrático y escolar violando la libertad de los sometidos. Y para detener ese proceso e iniciar el de recuperación de las libertades negadas o usurpadas.

En 1978 aprobamos la Constitución para tener plenitud de derechos en dos lenguas, cada uno en la de su ascendencia o preferencia, o en ambas, y nos encontramos a la vuelta de los años con que nuestros hijos sólo pueden estudiar en una de ellas, precisamente en la que no pudimos hacerlo nosotros, y con que las administraciones públicas sólo usan una de ellas, como antes, sólo que ahora es la otra.

Aprobamos una Constitución que limitaba el poder de nuestros representantes, y les conferimos los cargos y las ventajas inherentes a su ejercicio. Luego nos declararon anormales y, no contentos con ello, aprestaron una costosa burocracia para normalizarnos en todo momento y con cualquier motivo, sobre todo, con intensidad ineludible, a los niños, prevaliéndose de su sujeción a la escolaridad obligatoria.

En ese proceso de casi un tercio de siglo se han dilapidado incontables recursos obtenidos con nuestro esfuerzo, pero, sobre todo, se ha degradado la libertad cultural -de la que la lengua es instrumento fundamental- para una parte de la población; se ha adulterado la enseñanza, sustituyendo el esfuerzo docente dirigido a la formación integral por el de la formación de «buenos gallegos» según el canon oficial deformado por el esencialismo lingüístico, identitario y excluyente; y se ha politizado la lengua generando el rechazo reflejo a toda imposición y la división social derivada del reparto de privilegios a partidarios y acoso y exclusión a no partidarios.

También se ha retrocedido en la unidad del mercado laboral con la consiguiente pérdida de oportunidades, y con el engaño mezquino de reservar para los nativos reinstalados en la lengua-llave el feudo o coto regional mediante la exclusión lingüística de los demás españoles. Esto ya se ha consumado en la función pública con el empobrecimiento mutuo consiguiente.

Se pretende, finalmente, en la nueva fase de «normalización sin complejos», es decir, sin vergüenza, sin freno moral o jurídico, justificada y descrita en un Plan totalitario, la asimilación acelerada o la exclusión de la parte de población que se resiste.

Mucho tiempo callando
Si en una democracia prevalece la arbitrariedad a largo plazo es porque los ciudadanos lo consienten. Demasiado tiempo hemos callado, haciendo creer a quienes, por error o fanatismo han impulsado la política de normalización lingüística, que la aceptábamos de buena gana, o al menos no la rechazábamos.

Como creemos que son más los ciudadanos sensatos, convocamos a todos a manifestar el rechazo de esa política equivocada, a poner fin al silencio ante la usurpación de que hemos sido víctimas nosotros y nuestros hijos. ¿Por qué ahora? El día 20 del mes pasado se manifestaron en Vitoria centenares de padres contra la supresión de la enseñanza en español en el territorio de la CAV. El PNV ha aparcado ese «plan». Esos padres valientes han demostrado lo que parecía imposible: que el nacionalingüismo puede retroceder.

El 28 del mes pasado se manifestaron en Barcelona miles de ciudadanos marcando un punto de inflexión en la historia de sumisión y silencio ante el nacionalingüismo. Recientemente se han manifestado los intelectuales en defensa del derecho al uso de la lengua común -y de las otras-, y obtenido la adhesión de cientos de miles de españoles. Más recientemente un destacado grupo de empresarios gallegos ha publicado un manifiesto irrebatible -como lo prueba que los jerarcas de la linguocracia sólo han podido contestar lanzando coces al aire-.

Porque nunca es pronto para defender la libertad amenazada, ni demasiado tarde para recuperar la libertad perdida.Porque, si nuestros representantes copiaron lo peor de las élites políticas de esas comunidades, nosotros estamos obligados a imitar lo mejor de nuestros conciudadanos y a unirnos a ellos en la defensa de una libertad común.

José María Martín. Presidente.

Doblez nacionalista
En efecto, Matrix

La mutación de las tragaderas ha acabado alterando la naturaleza de todos los pájaros de la zona, que acaban aceptando cualquier bestiesa sin inmutarse. Ahí tienen la falta de reacción (ni una carcajada) a la desternillante proclama del señor Bargalló.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 4 Octubre 2008

Hay que ver lo lejos que ha llegado la metáfora de Matrix, nacida aquí hace cinco años. Repetida para mi satisfacción por toda la profesión, ha alcanzado su destino fatal: nada menos que el presidente de ERC se ha apropiado de ella, la ha convertido en comidilla del debate de Política General del Parlament y, cómo no, le ha dado la vuelta como a un calcetín: la pastilla de la realidad sería la suya, la del independentismo. ¡Hombre, Puigcercós, eso más que una píldora de Morfeo es una rueda de molino descomunal!

Cuentan los simpáticos separatistas con las tragaderas desarrolladas en Matrix en las últimas décadas, mutación que facilita la supervivencia en el delirante entorno que informan un par de rotativos locales, uno con la mayoría de lectores y otro que se mantiene vivo artificialmente, uno en castellano y otro en catalán, uno que fascina –vaya usted a saber por qué– a los habitantes de la calle Génova y otro que atemoriza a sus conmilitones de la calle Urgel. Ambos suscritos a la pedagogía del odio contra España (el uno con disimulo, el otro a lo bestia), ambos propiedad de señores castellanoparlantes completamente ajenos al nacionalismo por origen y convicción, ambos fundamentales en la construcción nacional de Cataluña. Cosas de Matrix.

Vía selección natural, la mutación de las tragaderas ha acabado alterando la naturaleza de todos los pájaros de la zona, que acaban aceptando cualquier bestiesa sin inmutarse. Ahí tienen, sin ir más lejos, la falta de reacción (ni una carcajada) a la desternillante proclama del señor Bargalló, director del Institut Ramon Llull. Verán. Bargalló está a punto de viajar a México con motivo del Festival Internacional Cervantino de Guanajuato donde, a diferencia de lo sucedido el año pasado en Frankfurt, nuestros subvencionados usarán el castellano además del catalán. Parece una buena noticia, ¿no? Sólo hasta que Bargalló nos revela la razón: "Siempre vamos con dos lenguas: la nuestra y la del país que nos acoge. A Frankfurt acudimos en catalán y alemán; a Guanajuato en catalán y castellano".

Luego aclara, todo sea dicho, que el castellano es nuestra otra lengua oficial. Pero eso no implica nada; está en las leyes. En cualquier caso, es "la otra" (¿Por qué está siempre encerrada? / ¡Ay, ¿por qué? / Como la que está en la cárcel...). Y que "nuestra lengua" es el catalán, aunque esta vez usaremos el castellano por deferencia para con México. El festival lo abre Serrat, que por lo visto era mexicano y no lo sabíamos. Ya te digo. Si en México se piensa mucho en Madrid, en Barcelona se piensa mucho en México. No les quiero ni contar la de mexicanos que nos rodean. Con decirles que son mayoría en Cataluña...

Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Adoctrinamiento educativo
Formación de rebeldes
Estos jóvenes se creen investidos de derechos que la sociedad les debe garantizar conforme a sus méritos intrínsecos, sin necesidad de más demostración. Se les ha dicho que deben ser rebeldes y se han creído que lo son.
José María Marco Libertad Digital 4 Octubre 2008

En el Madrid rojo de julio de 1936, Castillejo, sucesor de Giner de los Ríos y jefe por entonces de la Institución Libre de Enseñanza, fue agredido y amenazado por un energúmeno, de esos que la historiografía oficial llama defensores de la legalidad republicana. Dicho defensor de la legalidad republicana había estudiado en la Institución Libre de Enseñanza y había sido por tanto alumno de los profesores escogidos por el propio Castillejo.

Giner presumía de formar a sus alumnos en la exigencia moral y la pulcritud estética. Todo debía estar inmaculadamente limpio en la Institución. La vulgaridad y el tabaco estaban desterrados de aquel recinto impoluto. Ha cundido la leyenda de que allí se estaba formando una minoría como no había existido nunca en España, una elite capaz de liderar una sociedad desnortada. En realidad, la Institución Libre de Enseñanza estaba formando algo más que una elite. Estaba formando una vanguardia, con conciencia de serlo, encargada de cambiar radicalmente un país con el que los creadores de la Institución no se sentían identificados.

¿Cómo lo hizo? En buena medida, creando un nuevo sistema de enseñanza que acababa con los exámenes, desterraba los libros de texto y unificaba los dos ciclos educativos de primaria y secundaria. El proyecto pedagógico facilitaba otro. Los alumnos eran educados en un ideario radical en las actitudes y la ideología. Allí se había superado la fase arcaica y un poco primitiva de las "religiones positivas" (léase el cristianismo). Más aún, aquello era un experimento destinado a demostrar que los seres humanos podían vivir e incluso ser felices sin los anclajes antiguos de la patria, la religión, la propia cultura. Como horizonte estaba la idea masónica, krausista y en el fondo también socialista, de crear una Humanidad nueva, emancipada por fin de sus antiguos prejuicios.

Lo que empezó como un experimento ultraminoritario se ha convertido, con el tiempo, en el proyecto educativo público en España. Claro que no se puede pasar de un colegio exquisito a la educación de masas sin que intervenga algún cambio por el camino. Uno de ellos es la calidad de la propia enseñanza. La ausencia de libros de textos, de programas y de exámenes ha acabado en lo que hoy sabemos que es el sistema educativo español. Uno de los peores del mundo desarrollado, con tasas de fracaso escolar del 30 por ciento y un asombroso nivel de incompetencia en la formación. Eso sí, a estas generaciones de semi analfabetos, destinados a engrosar una mano de obra barata y precarizada, se les ha formado en una ideología de los derechos, reforzada últimamente con la Educación para la Ciudadanía. Lo que se desploma en calidad se gana en radicalismo ideológico. Estos jóvenes se creen investidos de derechos que la sociedad les debe garantizar conforme a sus méritos intrínsecos, sin necesidad de más demostración. Se les ha dicho que deben ser rebeldes y se han creído que lo son.

La vanguardia revolucionaria de hoy en día está en su mayoría compuesta por una población destinada a trabajar muchos años sirviendo hamburguesas, eso en el mejor de los casos. Situación falsa que explica muchas de las cosas que estos jóvenes aceptan sin rechistar, ya sea la manipulación informativa, la censura, el recurso a la violencia e incluso el terrorismo, que no todos condenan.

Del antiguo ideal han variado más cosas. Entre ellas, la estética. En su momento ultra exquisita, un canto onanista a la pulcritud sin mácula, ahora se ha convertido en el todo vale propio del socialismo libertario. Y otro cambio es la vuelta atrás en el tiempo. La Alianza para la Humanidad, la Armonía de las esferas, se compaginan en su versión castiza con la imposición de identidades nacionales mediante un auténtico lavado de cerebro perpetrado en la escuela. Del universalismo absoluto hemos pasado a reinventar tribulandia como la máxima novedad. Las taifas y el caciquismo son su reflejo institucional y político. ¿Y qué decir del amigo islamista?

Lo que en Giner era "Siempre más radicales y con la camisa más limpia", una de sus consignas favoritas, se ha convertido en una incitación a la rebeldía desde los despachos oficiales. Así lo ha explicado Bibiana Aído, dechado de sofisticación y espejo de rebeldes. La ministra de Educación, que se educó en la Institución Libre de Enseñanza, dice que la sociedad no exige más... Han creado una subclase y ya le están diciendo a quien tiene que morder.

¡Pobres artistas!
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 4 Octubre 2008

Me gustaría apoyar públicamente a Rosa Díez, elogiando su artículo en el que recrimina a los «artistas progres» y a la dirección del Festival de San Sebastián su indiferencia ante el terrorismo de ETA. Yo descubrí la insensibilidad de nuestros divos hace varios años, cuando al compás de «no a la guerra» desfilaron por la alfombra roja de los Goya en Madrid. Llovía a cántaros y un puñado de víctimas de ETA decidimos encender una vela por cada uno de los asesinados delante de donde se entregaban los premios, a ver si éstas iluminaban las conciencias de quienes desde su popularidad tanto podían hacer por ayudarnos. Teníamos unas pegatinas en las que se leía simplemente «ETA NO», las cuales no lucieron en la solapa de nuestros galanes, ni en los maravillosos vestidos de nuestras estrellas cinematográficas. Ni tan siquiera se dignaban a mirarnos a la cara cuando se las ofrecíamos. Con el pelo chorreando y la cara bañada de lágrimas y agua, volví a casa con mis papeletas y mi corazón hechos pedazos.

Ese día comprendí que nada podíamos esperar de quienes sólo apoyarían aquellas causas que de algún modo consiguieran mantenerlos en la ola de los elegidos. Y denunciar no sólo la barbarie de ETA, que es obvia, sino la complicidad de gran parte de la sociedad vasca, no era algo que les reportaría beneficios de imagen; al revés, podría acercarlos peligrosamente al mundo de las víctimas del terrorismo, dudoso colectivo de gentes reales cuyo único pecado es haber perdido a un ser querido a manos de una organización terrorista. Así que, querida Rosa, cuando varias artistas repartieron rosas blancas en el Congreso no tuve más remedio que recordarles en la Plaza de Colón, antes miles de personas, que las verdaderas rosas quedaron en el suelo de una calle de Sevilla un 30 de enero de 1998 tras un atentado de ETA, tres flores manchadas de sangre inocente, que deberían haber servido para que los hijos de mi hermano y su mujer las llevaran al día siguiente al colegio, donde se celebraba el día de la paz. No celebraron nada esos chiquillos, porque no había nada que celebrar.

Ahí tienen los directores un buen argumento para una película, y nuestros actores para interpretarla, pero nunca se rodará y si se hace no se presentará en el festival de San Sebastián, donde se prefieren las cintas que muestran «el problema vasco», como a ellos les gusta llamar a las atrocidades terroristas, no como una cuestión de buenos y malos, sino todo lo contrario. Me hacen hasta sonreír los comentarios de los directores de cine que se escudan en la falsa libertad para no querer dar la cara. ¿Pero cómo que no hay buenos y malos? ¡Vamos, venga ya! Que quien disparó a mi hermano era un chaval corriente, con padre y madre, que comía y se acostaba con su novia y le decía buenos días sonriendo al portero, eso ya lo sé yo; que no tenía cuernos ni rabo, también, pero eso no quiere decir que no tuviera la mente y el alma devorada por ese odio mezcla de revolución mal entendida y nacionalismo muy bien asimilado.

Querer vendernos películas que nos explican los asesinatos terroristas como azares de la vida de unos individuos es algo peligroso e injusto, y quien lo hace debería reflexionar sobre ello. Lo sé, su libertad le permite hacerlo, pero la mía me permite decirle que usted no está ayudando a combatir el terrorismo. No hace falta que me diga que no tiene ninguna intención de combatirlo, eso también lo sé.

En fin, Rosa, no puedo estar más de acuerdo contigo, pero no creo que las cosas cambien. Me cuesta entender el porqué, pero sé que nuestros actores nunca se identificarán con nosotros, las víctimas de ETA. Quizás les asusta la cercanía, no es fácil para quien vive y trabaja fuera de la realidad aceptar la verdad simple y llana, sin artificios ni trucos cinematográficos. Entre nosotros la muerte es muerte, el dolor es dolor y el llanto es auténtico y dura toda una vida. No hay escapatoria, no se acaba con un click, no hay otra toma. La última toma que vieron los ojos de la mayoría de las víctimas fue la de los cuerpos de sus familiares yaciendo ensangrentados, cubiertos por una manta. Y ahí empezaría la particular y trágica película de muchos de ellos.

Pero ese film no es taquillero, la maldad desnuda no arrastra a los jóvenes al cine, a estos hay que presentarles a los terroristas como jóvenes intrépidos, guapos, modernos, capaces de acaparar el fervor del público a pesar de sus crímenes. Las salas de cine alemanas están desbordadas ante el éxito de «Der Baader Meinhof Komplex», que muestra la historia de la temible organización terrorista alemana de los años setenta RAF (Rote Armee Fraktion), una película que presenta los años del terrorismo alemán de modo tan confuso que al final como siempre pierden los que mueren y ganan los que matan. Su director insiste en que él quería ayudar; querría pero no lo ha conseguido, mire usted por dónde casi nunca lo consiguen.

Permítanme, pues, que dude de las buenas intenciones de todos aquellos que pertenecen a la «cultura» que defiende a quien no tiene defensa y que contribuyen a barnizar de romanticismo la crueldad humana. Lo dicho, Rosa, hay que ponerse manos a la obra, hay que recaudar fondos para rodar una película sin estrellas del cine, una película real, donde los protagonistas no tengan que estudiarse el guión porque lo conocen de memoria, donde a los extras les baste vivir cualquiera de sus días, ésa será nuestra historia, que seguramente no nos permitirá pasearnos por ningún festival independiente, ni en América, ni en San Sebastián, ni en Málaga, pero nos consentirá mostrar una realidad olvidada por quienes abrazan sólo las causas que no les comprometen. Entiéndelos, Rosa, no es fácil señalarse y menos en un mundo tan frágil como el del cine. Ya llevan una vida difícil como para echarse encima más problemas.

Teresa Jiménez Becerril
ABC.es Jueves, 02-10-2008

NOTA: Alberto Jiménez-Becerril y Ascen, su mujer, habían estado tomando una copa en el bar Antigüedades (Sevilla) en compañía de varios amigos. A la salida, optaron por caminar hasta su casa, en una calle junto al Palacio Arzobispal. No llevaban escolta. El matrimonio, cuyos hijos de entre cuatro y nueve años dormían con una niñera en la vivienda, no pudo caminar más de 500 metros. En la esquina de la calle Don Remondo, una cuesta que baja hasta la plaza de la Catedral, alguien se les acercó por detrás. Quizá una pareja, según las primeras conjeturas de la Policía. El primer tiro, dirigido a la nuca de Alberto, le alcanzó en la sien, quizá porque el concejal intuyó algo y volvió la cara. La bala, del calibre 9 milímetros parabellum, la munición de ETA, le atravesó la cabeza y se incrustó en la pared del Arzobispado. Un testigo asegura que oyó gritos de auxilio de Ascensión García, Ascen. El disparo le destrozó la nuca. Pocos minutos después, miembros del 061 encontraban dos cuerpos inertes de los que la vida se escapaba irremediablemente. Tardaron minutos en morir sobre el mismo adoquinado de la calle.

El PSE-EE no renuncia a negociar con ETA
Redacción Minuto Digital 4 Octubre 2008

Jesús Eguiguren, presidente del PSE-EE, ha dicho que el proceso de paz “mereció la pena” y que su partido no renuncia a lograr “un acuerdo intermedio” como solución “si algún día fuera posible”. Además, ha apostado por un cambio de Ejecutivo vasco quienes gobiernan “necesitan un tiempo para reflexionar, aclarar su ideología y resolver sus problemas internos”.

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, Eguiguren ha dicho que, “al salir del franquismo, el pacto estatutario no estuvo mal, aunque hubo algún sector que quedó fuera”. “Ahora parece que el nacionalismo, el PNV, etc, quiere cuestionar quizá aquel pacto, pero la enseñanza o mi conclusión de todo esto es que, si se quiere replantear un pacto y hacer un nuevo arreglo, nunca se puede hacer de parte, sólo de los que piensan de una forma, sino que tienen que convencer al conjunto de la sociedad”.

También se ha referido al proceso de paz para decir que “mereció la pena” y ha considerado que no anduvieron “tan lejos” de conseguir la paz. “Hubo un momento en el que parecía que la izquierda abertzale, el propio Partido socialista, etc, eran conscientes de que la única fórmula era llegar a un acuerdo intermedio”.

No obstante, ha precisado que, tanto para el PNV como para el PSE-EE, “la condición imprescindible de todo eso es que llevara aparejado la desaparición de ETA como movimiento armado que interviene en política”. “Por tanto, esa filosofía, creo que, nosotros, como PSE, no renunciamos a ella. Yo creo que gran parte del PNV tampoco, aunque ahora quizá esté en una apuesta soberanista o frentista”.

El dirigente socialista ha señalado que “también mucha gente de Batasuna vio que ésa era la fórmula y que sigue pensando que ésa es la fórmula”. “Otra cosa distinta es que haya unos poderes fácticos que toman unas decisiones donde poco podemos hacer nosotros. Pero creo que mereció la pena, que esa experiencia ahí ha quedado y creo que, si algún día fuera posible, ésa es la solución, que cada cediendo un poco en sus planteamientos, llegáramos a un acuerdo intermedio”.

En esta línea, ha recordado que “se rompió la tregua, lo que no crea condiciones y no se puede estar en los dos sitios a la vez, haciendo el diálogo político y, a la vez, practicando el terrorismo”. “Por lo tanto, no hay condiciones, en estos momentos, ni sé si las habrá algún día ni como evolucionará esto”

En su opinión, “algo habrá quedado” del proceso de paz en lo que a contactos personales se refiere. “Vamos a ver si un día hay condiciones y se puede hacer algo, pero normalmente estas cosas son absolutamente imprevisibles. Nunca se sabe el día de mañana cómo van a suceder las cosas, ni cuáles van a ser los protagonistas”.

Jesús Eguiguren ha manifestado que “exactamente en las circunstancias anteriores es imposible” volver a un proceso de paz porque “la vida cambia y las condiciones cambian”. “Cuando dos personas están en una mesa hablando, uno no puede decir, ‘oye, espérame, que voy a pegar unos tiros y, cuando vuelva, seguimos donde estábamos antes’. Pues no. Si te has levantado y te has ido y has hecho lo que has hecho, la otra parte, cuando vuelvas, no va a estar esperando para empezar donde se terminó”.

Para el presidente del PSE-EE, la pacificación es prioritario porque “las elecciones, a veces, se gana y, a veces, se pierde”. “El cambio político y las alternativas, aunque los políticos nos lo tomamos muy a pecho, unos para tratar de llegar al Gobierno y otros para cerrarse al Gobierno, ahí hay algo, hay una ley de vida democrática en la que los gobiernos pasan, las alternativas se producen, el que está en la oposición llega al Gobierno, y yo creo y espero que vivimos ese tipo de coyuntura donde siempre va a mejor un país”.

A su entender, “ningún cambio político lleva a peor a un país, porque un Gobierno se va desgastando poco a poco, va entrando en crisis, aunque los que apoyan a ese Gobierno, sobre todo, si son militantes políticos no lo quieren ver”.

En este sentido, ha señalado que él conoce “perfectamente esto porque, en los últimos años de Felipe González”, los socialistas querían “ganar a toda costa y seguir en el Gobierno”. “Yo creo que habría sido mejor que hubiéramos perdido unos años antes de esas elecciones, nos hubiéramos dedicado a poner orden en el partido, y en el país se hubiera producido una alternativa”.

Eguiguren ha considerado que en Euskadi se vive “una situación muy parecida”. “Yo creo que el cambio, aparte de ley de vida, creo que sería muy bueno porque daría la oportunidad de gobernar a quienes, hasta ahora, no han tenido oportunidad, y creo que los que gobiernan actualmente ya llevan muchos años. La gente joven siempre los ha visto en el Gobierno y creo que los que gobiernan necesitan un tiempo para reflexionar, para aclarar su ideología, resolver sus problemas internos…”

Crisis en la derecha
¡Qué palo ser de derechas!
La derecha, teórica vencedora ideológica de la Guerra Fría, se debate en una constante querella interna, sin saber si es liberal o conservadora, si moderna o tradicional, si democrática o inevitablemente autoritaria.
Emilio Campmany Libertad Digital 4 Octubre 2008

Creímos que la derrota de la URSS en la Guerra Fría desacreditaría al comunismo y al socialismo como ideologías de masas del mismo modo que la derrota de Alemania y de Italia en la Segunda Guerra Mundial hizo lo propio con el nazismo y el fascismo.

Sin embargo, la izquierda, los viejos partidos socialistas y comunistas de Europa occidental sobreviven casi intactos sin haber tenido que rendir apenas unas pocas de sus banderas. Hoy enarbolan con orgullo la mayoría de las que entonces sostenían y levantan algunas otras para dar un aire modernizante a un socialismo que no deja de ser una antigualla ideológica.

Mientras tanto, la derecha, teórica vencedora ideológica de la Guerra Fría, se debate en una constante querella interna, sin saber si es liberal o conservadora, si moderna o tradicional, si democrática o inevitablemente autoritaria.

La izquierda, por su parte, campando como campa en un páramo en el que apenas es posible encontrar una idea digna de tal nombre, ha conseguido que sus huestes se reúnan en él y allí se apliquen a lo único que ya les importa: la consecución y detentación del poder. Sufren tanto o más el desconcierto ideológico de la derecha y desconocen por igual lo que son, pero, a diferencia de los otros, les da igual. Son los buenos. Tan buenos se creen que están convencidos de que por malos que fueran algunos de los suyos, nadie puede negarles que lo que hicieron fue por el bien de la humanidad. Se les podrá acusar de equivocarse, pero no de tener las mejores intenciones. Y por eso insisten en que, frente a una derecha egoísta y codiciosa, merecen el poder. Y, como lo merecen, les está moralmente permitido hacer lo que sea por conseguirlo y conservarlo.

No puede ser una casualidad que el partido de Wilson, Roosevelt y Kennedy haya elegido hoy como candidato a la presidencia a una especie de Zapatero de color, que arrastra a las masas con un vacuo "podemos" sin explicar qué es lo que puede y sin ni siquiera comprometerse a qué hará eso que se supone que puede. Todo aderezado con almibarados recuerdos a una abuela luchadora, un recurso muy zetapeísta.

Si hay un campo en el que la batalla interna de la derecha se hace bien visible, ese es el de la prensa escrita. En el ABC creen que ser leal con su tradición monárquica consiste en defender el podrido sistema autonómico por tener una y otro su base en la Constitución de 1978. La Razón, para disputar al anterior sus antiguos lectores, se concentra en defender por encima de todo los valores de la derecha católica, muy atacados por el Gobierno de Zapatero y muy dignos de ser defendidos, pero que no son la única trinchera, ni la más importante. Y El Mundo parece estar espantado de verse tan de derechas, que regularmente siente la necesidad de sacudirse la caspa con una ducha de antiamericanismo y un baño de antiliberalismo, sin descuidar la atención que, quién sabe por qué, dispensa a sus niños mimados en el Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y Miguel Sebastián.

Ya nadie quiere ser de derechas. En UPN están a punto de hacerse socialdemócratas. Y el PP suplica por que le dejen trabajar codo con codo con el Gobierno. Como Figueras, presidiendo un Consejo de Ministros durante la Primera República, voy a serles franco: ¡estoy hasta los cojones de todos nosotros!

Buen sentido y debate lingüístico
GREGORIO PECES-BARBA El País 4 Octubre 2008

Con sentimientos complejos de estupor, de rechazo, de impotencia afrontan las personas sensatas y moderadas, entre las cuales creo encontrarme, muchos de los artículos de uno u otro signo, que últimamente se recogen en los medios de comunicación sobre el tema de las lenguas en España. La falta de mesura, el alineamiento incondicional, la falta de respeto para los discrepantes, muchas veces la manipulación y siempre un cierto simplismo recorre en su mayoría esa literatura. No hay términos medios, ni posturas constructivas y mediadoras. Sin matices estamos ante dos posiciones enfrentadas que se descalifican. También aquí falta respeto, como ya denunciaba Fernando de los Ríos hace muchos años, y también finura de análisis, templanza y buenas formas.

Los términos "lengua común" y "lengua propia" se están usando sin voluntad de concordia

Creo que un mensaje de buen sentido, de aclaración de perfiles y de análisis objetivo podría ayudar a la paz lingüística y a superar banderismos obtusos, y descalificaciones. Se debe abandonar el insufrible estilo eclesiástico del non possumus que rezuman muchos de esos enfrentamientos y buscar no lo que divide, sino lo que une, las partes de verdad que cada postura contiene. Véanse las diferencias como desacuerdos democráticos, desde la buena fe y no desde la consideración del otro como enemigo sustancial.

Un artículo publicado a finales de julio en La Cuarta Página de EL PAÍS de las profesoras Victoria Camps y Anna Estany, titulado Identidad y Realidad, lleno de matices y de buen sentido, expresa ideas desde el mismo talante constructivo que yo intento expresar en estas líneas.

Todas las lenguas en juego son lenguas españolas, entendido ese concepto como el de titular del poder constituyente, España o el pueblo español titular de la soberanía nacional. No estamos como se dice con ligereza en un Estado plurilingüístico, sino ante un pluralismo de lenguas organizado en régimen de bilingüismo entre la lengua española oficial del Estado y las demás lenguas españolas, que son también oficiales de acuerdo con sus Estatutos de Autonomía: en Cataluña, Valencia y Baleares con el catalán o valenciano; en Euskadi con el euskera y en Galicia con el gallego. El régimen es bilingüe entre siempre el castellano y cada una de las otras lenguas en su comunidad autónoma. Es el sistema del artículo 3º de la Constitución.

No están al mismo nivel dos adjetivos que califican respectivamente al castellano y a las lenguas autonómicas. Son dos términos que según se interpreten pueden ser razonablemente aceptados, pero que usados como algo rígido e indiscutible son también generadores de malos entendidos. Me refiero al término "lengua común" para referirse al castellano como hace el reciente manifiesto en defensa del Español, o al de "lengua propia" para referirse a las lenguas españolas distintas del castellano. La Constitución utiliza para el castellano el término "oficial" y señala el deber de conocerlo y el derecho a usarlo. Llamarla "común" es aceptable desde un contexto no conflictivo, siempre que se utilice como sinónimo de oficial. Al contrario ocurre con el concepto de "lengua propia" de un territorio, que también es aceptable en una interpretación de buena fe, aunque propiamente las lenguas son de personas y no de espacios físicos y es evidente que muchos catalanes, valencianos, vascos o gallegos consideran también propia, en el sentido de familiar o materna, a la lengua castellana. Sin embargo, "común" o "propia" son términos que se disparan contra las diferentes, sin ninguna voluntad de acuerdo o de concordia. Por eso creo que deberíamos hacer un esfuerzo de diálogo y de concertación e intentar, desde el respeto a la Constitución, encontrar escenarios de entendimiento lingüístico estable.

El punto de partida debe ser el bilingüismo de la Constitución como regla de presentación de la comunicación en las comunidades bilingües en ambas lenguas. El castellano debe ser el vehículo único de comunicación en las comunidades no bilingües. Las lenguas autonómicas pueden ser las formas de comunicación vehicular de la educación para los residentes estables en una comunidad, con garantía de enseñanza y conocimientos suficientes del castellano, y posibilidad de enseñanza en castellano para los transeúntes con domicilio no estable en esas comunidades. De todas formas la existencia de un modelo bilingüe también en la enseñanza no debería producir problemas y de hecho es una realidad en el ámbito universitario.

Parece poco justificado exigir el uso de las lenguas españolas diferentes del castellano en las comunidades monolingües y las comunicaciones que excedan del ámbito de la comunidad con lengua propia deben hacerse en la lengua oficial.

Éste me parece un estatuto sensato y razonable para la convivencia lingüística, lejos de los excesos, de las simulaciones y de las simplificaciones de unos y de otros. Hay que potenciar las demás lenguas y también el castellano. Abandónense los tiras y aflojas, las medias verdades, el victimismo o la manía persecutoria de unos y de otros. Como siempre, la buena fe y la moderación son las mejores consejeras para abordar objetiva y desapasionadamente el problema lingüístico en España.

Gregorio Peces-Barba Martínez es catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid.

El inexistente bilingüismo de la Constitución
Nota del Editor 4 Octubre 2008

En la constitución española no aparece bilingüismo, determina el deber de conocer la lengua española y no determina el deber de conocer lengua regional alguna.

Cualquier pretensión de sobrepasar el límite constitucional en contra de los derechos de los español-hablantes es inadmisible. La libertad de uso de cualquier lengua regional termina en cuanto esa libertad ijmplique cualquier tipo de imposición o limitación de los hablantes de la lengua española.

A estas alturas de la imposición de las lenguas regionales, de la sistemática conculcación de los derechos constitucionales de los ciudadanos español-hablantes es inadmisible pretender seguir restando esos derechos.

Los ciudadanos españoles queremos tener la libertad de poder educar a nuestros hijos en su lengua materna, el español, y no queremos componiendas para arreglar el problema del exceso de viviendas a base de tener que presentar un domicilio fuera de las regiones con lengua regional para tener derecho a lo que la constitución y los derechos humanos establecen.

Lo que hagan los ciudadanos que quieren seguir con su lengua regional, siempre que no vaya en perjuicio de los demás, allá ellos, pero en caso alguno hay que olvidar que tienen la obligación de conocer el español, y no pueden pretender obviar esa obligación. Por esta razón, pueden pedir que sus hijos sean escolarizados en su lengua regional durante la etapa infantil, con enseñanza también del español, para pasar en las etapas sucesivas a una oferta única en español como lengua vehicular.

Si cualquier administración pública utiliza la lengua regional en sus procesos, está conculcando los derechos de los español hablantes a conocer sobre ellos, y a poder optar a las funciones públicas relacionadas.

Eso no impide que cualquier ciudadano pueda relacionarse parcialmente con tales administraciones en su lengua regional, pero siempre sin olvidar que la cooficialidad de la lengua regional no les exime del deber de conocer el español.

Cuando la justicia se equivoca
Editorial ABC 4 Octubre 2008

LA decisión de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de mantener en libertad a la etarra Elena Beloki enfrenta la aplicación técnica de la ley con el sentido común sobre la justicia. Toda resolución judicial es respetable, especialmente las de magistrados que, como los de la Audiencia Nacional, están, con sus errores también, en la primera línea del Estado de Derecho contra el terrorismo. Hacer juicios de intenciones subjetivas sobre los jueces que han dictado el auto que permite a Beloki continuar su tratamiento de fertilidad fuera de la cárcel no es lo más adecuado para valorar el verdadero problema de frustración que están sufriendo las víctimas de ETA. Aunque la condena de Beloki a trece años de cárcel por integración en organización terrorista no sea firme, la premisa que parece más correcta para considerar esta polémica y poco comprensible decisión judicial no es tanto si tiene preferencia su derecho a satisfacer su súbito deseo de realizarse como madre a los 47 años, sino qué situación penitenciaria es la que corresponde a alguien condenado por terrorismo.

Hay muchas cosas que un preso hace mejor fuera de la cárcel que dentro, no sólo un tratamiento de fertilidad, pero cuando la justicia dicta sentencia de condena está estableciendo una responsabilidad legal que diferencia al delincuente del resto de ciudadanos honrados y que justifica la pérdida de su libertad y de otros muchos derechos subjetivos. No se puede perder de vista en ningún caso que el autor de un delito -más aún de un delito de terrorismo- se sitúa voluntariamente en contra de las reglas de convivencia y de comportamiento ciudadano. Evidentemente, su dignidad como persona -aunque Beloki sepa poco o nada de esto- es una referencia constante del tratamiento penitenciario, pero éste debe desarrollarse en los casos de terrorismo en un régimen de reclusión que asegure la efectividad del castigo y la compatibilidad del mismo, hasta donde sea posible, con su desarrollo personal.

La falta de firmeza de la condena -Beloki estaría pues en prisión provisional- es un argumento jurídico de peso, pero no es el único, ni siquiera el más determinante para decidir si una etarra contumaz como ella tiene derecho a salir de la cárcel para recibir un tratamiento médico que ni es penoso -como los que prevé la normativa penitenciaria para excarcelar a un preso enfermo- ni está acreditado que no lo pueda recibir en prisión. En su excarcelación existe un riesgo objetivo de fuga como sucede con todos los integrantes de una organización criminal. Además, se trata de la segunda condena que se le impone por terrorista y sus circunstancias personales no justifican este tratamiento privilegiado. Parece razonable pensar que Elena Beloki ha tenido mucho tiempo para optar entre ser madre o ser terrorista y, al haber elegido esto último, las consecuencias de su elección debe asumirlas en integridad.

El Ministerio Fiscal ha estado, esta vez, a la altura de las circunstancias, pidiendo el reingreso en prisión de la terrorista. La Fiscalía ha puesto su actuación institucional en sintonía con la legalidad y el interés general. Tampoco debe olvidarse el sufrimiento de las víctimas. Que Beloki no está condenada por un delito concreto «de sangre» -y, por tanto, no tenga «víctimas» propias con nombre y apellidos-, es un puro sofisma técnico, porque tratándose de una dirigente etarra, sin arrepentimiento alguno, siempre tendrá en su frente el rastro de sangre de ETA y siempre tendrá víctimas en su currículum.

La excarcelación de Beloki es un desacierto, porque los argumentos para mantenerla en prisión son más fuertes -en sentido legal y, si se quiere, también social- que los contrarios. Sólo cabe confiar en que -aparte de que el Tribunal Supremo resuelva pronto el recurso de Beloki- la etarra no aproveche su libertad para escapar, porque si tal cosa sucediera, el daño a la imagen de la Justicia sería aun mayor que el que ya está sufriendo.

Criminal estresada
EDURNE URIARTE ABC

Visto el historial de Elena Beloki, no me sorprende su esperpéntico éxito judicial. Que tres respetables magistrados la dejen en la calle porque la cárcel le produce estrés. Debido a los derechos de sus óvulos, derechos de los que acabamos de tener noticia los españoles. Puesto que si bien es aceptable que los criminales se sientan estresados en la cárcel, que para eso está, no lo es tanto que los óvulos pasen por el mismo trance. Y con vistas a preservar su necesaria quietud, Beloki, dicen los magistrados, debe relajarse en libertad.

Beloki hizo realidad otro disparate comparable hace algunos años. Aprobó con gran éxito dos cursos de la Universidad del País Vasco mientras estaba en busca y captura. Lo que ya tiene mérito teniendo en cuenta que en mi antigua universidad no pudieron saber la dirección de su criminal alumna y aquella siniestra comisión que decía que iba a examinar etarras a las cárceles jamás pudo encontrarla. No obstante lo cual, incluso le dieron dos matrículas de honor, excelencia que demuestra que, cuando Beloki no está en la cárcel, es decir, estresada, es capaz de cualquier cosa, incluso de sacar matrículas sin examinarse. Y en la cárcel también, puesto que aprobó los tres cursos restantes entre rejas. Y sin que ningún magistrado considerara su derecho al equilibrio psicológico para acabar la carrera.

Que una de las responsables de ETA necesite de las «condiciones psicológicas adecuadas», como dice el auto de la Audiencia, me recuerda a aquellas «razones humanitarias» que dejaron en la calle a De Juana Chaos. Produce el mismo impacto brutal con la visión de los crímenes que han cometido con sus propias manos o han ayudado a cometer. Lo de las razones humanitarias lo dijo Rubalcaba cuando estaba en negociaciones con ETA. Y en pleno alarde de cinismo, aún tuvo la desfachatez de añadir que eso era lo que nos diferenciaba a los demócratas de los terroristas.

Lo que nos diferencia, en este caso, en el caso Beloki, es una asombrosa e incomprensible ingenuidad. De la que se ha valido Beloki para convencer seguramente a los magistrados de que el embarazo es una enfermedad terminal.

Aralar pide al Gobierno vasco que garantice la enseñanza en castellano
E. C.BILBAO EL Correo 4 Octubre 2008

Aralar ha instado al Gobierno vasco a cumplir «su obligación» de garantizar el aprendizaje de las dos lenguas oficiales de la comunidad autónoma -euskera y castellano-, porque «lo dice la ley y es una petición expresa de una gran mayoría de la sociedad». La formación que lidera Patxi Zabaleta ha criticado el «espectáculo» que, a su juicio, está ofreciendo el Ejecutivo autónomo en la reforma de modelos lingüísticos al iniciar un debate público sobre una cuestión «que ya de por sí es bastante complicada» antes de alcanzar un acuerdo entre los miembros del tripartito. «Más aún sabiendo que eso es lo que necesitan el sistema educativo y el euskera: consenso previo», indica.

En un comunicado, Aralar considera que «está claro» que la reforma auspiciada por el Departamento de Educación, en manos de EA, «no es el proyecto del Gobierno vasco» a la vista del rechazo expresado por PNV y EB, sus dos socios en el Ejecutivo. La formación, además, expresa sus «dudas» sobre el contenido de la propuesta y sobre «la idoneidad de sacarlo a debate», como ya ha hecho saber a la consejería de Tontxu Campos en las reuniones celebradas con sus responsables. En cualquier caso, advierten de que no compartirán «de ninguna de las maneras la utilización de los modelos lingüísticos para dividir a la sociedad».

A su juicio, los padres eligieron hace tiempo que «sus hijos aprendan en euskera y castellano», por lo que «es obligación del Departamento de Educación analizar y poner en práctica los medios necesarios para el aprendizaje de las dos lenguas oficiales». «Pero no porque así lo solicita el nacionalismo, si no porque es una petición expresa de una gran mayoría de la sociedad. Además, así lo dice la misma ley», concluye Aralar.

El alcalde censura que A Mesa ´acose´ a comerciantes para que usen el gallego
La concejala de Normalización Lingüística discrepa del regidor, al que aconseja que no caiga "en el juego del PP", y justifica la carta enviada por la entidad a empresarios para que empleen el gallego.
MARCOS MOSQUERA. A CORUÑA. La Opinión 4 Octubre 2008

La carta con la que A Mesa pola Normalización Lingüística ha recriminado a varios comerciantes que empleen topónimos en castellano o que no se dirijan en gallego con sus clientes pone en evidencia la distancia idiomática que separa a los dos aliados en el Gobierno local. El alcalde, Javier Losada, del PSOE, achacó ayer a la asociación una actitud inquisitoria, amenazante y de acoso a los comerciantes por tratar, a su juicio, de imponerles el uso del gallego. A Mesa encontró defensa en la concejala de Normalización Lingüística. Ermitas Valencia, del BNG, reprochó el intento del regidor de "criminalizar" a la entidad cultural y aconsejó a Losada que no caiga "en el juego del PP", que ya había censurado el estilo de las misivas de A Mesa.

El alcalde, en declaraciones a una emisora de radio local, se declaró "sorprendido" por que "una entidad privada", en referencia a A Mesa, esté "amenazando con expedientes". "Quiero dejar bien claro -manifestó Losada- que las leyes están para cumplirlas, pero que evidentemente no hay ninguna ley que imponga a la gente en qué idioma tiene que hablar. En democracia, sobran los inquisidores. Aquí no hay nadie que abra expedientes salvo la administración y la justicia. No hay ninguna entidad privada que pueda andar por la vida mandando cartas diciendo que abre tal expediente. Me parece muy lamentable que, a estas alturas de la democracia, entidades privadas acosen a otros ciudadanos con el tema del idioma".

El regidor proclamó su compromiso con el bilingüismo y garantizó que, con él al mando del Ayuntamiento, "la gente utilizará el idioma que crea oportuno". "En el tema de los idiomas, estamos en un estado en que hay dos lenguas cooficiales y en que cada uno emplea la lengua que le parezca oportuna", indicó Losada. En ningún momento de su declaración, Losada citó expresamente a A Mesa pola Normalización Lingüística, aunque había sido preguntado directamente por la carta enviada por esta entidad a diferentes comerciantes de la ciudad.

En esas comunicaciones, la entidad informa a los empresarios de que les ha abierto un expediente, con número de identificación incluido, por emplear topónimos gallegos en castellano o por no respetar los derechos lingüísticos de los clientes que se dirigen a ellos en gallego. Es la apertura de ese expediente lo que ha preocupado a algunos empresarios, quienes, por el estilo de la carta, piensan que serán penalizados o sancionados con una multa económica.

A Mesa ya se había defendido de esas críticas y ayer, tras las declaraciones del alcalde, encontró apoyo en otro miembro del Gobierno local, la concejala de Normalización Lingüística. "No podemos llamar inquisidor a quien sólo busca que se respeten los derechos lingüísticos", afirmó Ermitas Valencia, quien añadió: "No debemos caer en el juego del Partido Popular de criminalizar a quien quiere defender los derechos lingüísticos. Eso supondría criminalizar a todos los gallegos que queremos usar el gallego".

La edil reveló que A Mesa había enviado al Ayuntamiento, con el que colabora en programas de promoción del gallego, cartas similares a las remitidas a los comerciantes "para que se respeten los derechos lingüísticos de los ciudadanos" en su trato con la Administración municipal. La concejala atribuyó el temor de los empresarios a ser sancionados por
A Mesa a que "el prestigio de esta entidad les lleva a pensar que tiene un poder más allá del de informar" sobre la legalidad lingüística en Galicia.

"A Mesa lo único que hace es recoger denuncias", indicó la concejala. Valencia destacó que, entre los casos en los que ha intervenido la asociación cultural, figura el de una imprenta que quería cobrar "un gasto extra" a unos novios por preparar sus invitaciones de boda en lengua gallega. "No vamos a condenar a una entidad por denunciar cosas que son lógicas", afirmó la responsable municipal de Normalización Lingüística.

Ante las críticas que ha recibido, las últimas las del alcalde, A Mesa ha argumentado que sus cartas sólo tienen por objetivo defender los derechos lingüísticos de quienes hablan gallego, y que la apertura de un expediente simplemente se realiza para "sistematizar" su trabajo y poder presentar un informe sobre el estado del idioma a principios de cada año.

miguel agromayor, Presidente de la federación de comercio de A Coruña
Miguel Agromayor: ´Nosotros vamos a hablar en lo que hable el cliente´
"Lo que no puede ocurrir, y sé que pasa mucho, es que venga una persona en castellano y yo le hable en gallego".
M. M. A CORUÑA. La Opinión 4 Octubre 2008

Los comerciantes defienden su derecho a comunicarse con sus clientes en el idioma en el que éstos les hablen. Lo importante para los empresarios, según su presidente provincial, es "la caja".

-¿Existe un conflicto lingüístico en el comercio, entre empresarios y clientes?
-Nosotros no nos oponemos a fomentar el gallego. Lo que sí está claro es que los comerciantes somos empresarios y lo que nos interesa es atender al cliente. Lógicamente, si un cliente viene hablando en castellano, le contestaremos en castellano; si viene hablando en gallego, le contestaremos en gallego; y si sabemos inglés y nos habla en inglés, le contestaremos en inglés. Lo que tenemos que hacer es facturar para dar rendimiento y lo demás, desde luego, lo cumplimos. Nosotros vamos a hablar en lo que hable el cliente; eso es generalmente lo que piensan todos los comerciantes. Que Normalización Lingüística haga lo que crea conveniente, pero al comerciante le va al bolsillo.

-¿Cree que las cartas enviadas por A Mesa pola Normalización Lingüística deben ser motivo de queja de los comerciantes?
-La carta no la tengo en mi poder, pero nosotros vamos a respetar al cliente y el idioma en que nos hable.

-¿Ha recibido alguna queja por este motivo?
-No he recibido ninguna, pero el comentario general es que la gente no está de acuerdo. Tratamos de fomentar el gallego, pero, debe quedar muy claro, en nuestros negocios tenemos que hablar el idioma que hable el cliente.

-¿Existe alguna norma que diga en qué idioma tienen que atender los comerciantes al cliente?
-La norma es atender al cliente en lo que el cliente hable; a mí, desde luego, no me pueden exigir que hable gallego a alguien que me viene hablando en castellano. Que yo sepa, no hay ninguna norma. Ahora bien, yo creo que todas las imposiciones son malas y con eso creo que ya digo bastante. Lo que no puede ocurrir, y sé que pasa mucho eso, es que venga un cliente en castellano y yo le hable en gallego. Algún cliente no está de acuerdo y se marcha de la tienda. A eso no podemos arriesgarnos. Yo haría lo mismo. Si yo voy a Cataluña, hablo castellano en un comercio, el señor me habla catalán y yo no lo entiendo, lógicamente iré a otro comercio en que me hable castellano. Que quede muy claro que al comercio lo que nos interesa es la caja.

Cada funcionario cuesta casi el doble que un trabajador del sector privado
 Periodista Digital 4 Octubre 2008

Cada empleado público le costará al Estado el próximo año 50.000 euros. La cifra, resultado de dividir los 33.057 millones de gastos destinados a personal en los Presupuestos Generales del Estado de 2009 entre los 659.400 funcionarios de la Administración pública estatal y Universidades, prácticamente duplica el coste laboral de un empleado del sector privado, que según la última Encuesta Trimestral de Costes Laborales del Instituto Nacional de Estadística (INE), es de 28.800 euros mensuales.

El próximo año, nueve de cada cien euros de los presupuestos irán a gastos de personal, una partida que crece de forma importante —el 5,6% — y a mayor ritmo que la media de gasto. La importante alza es fruto de una subida de sueldo de los funcionarios del 4% para la Administración central y de los nuevos trienios y cuatrienios, según publica cope.es.

La diferencia salarial entre el sector público, donde medio millón de trabajadores cobra menos de mil euros, y el sector privado está motivada por los pluses de antigüedad que acumulan muchos funcionarios. Además, el deterioro del empleo privado, por el boom constructor y la entrada de un buen número de inmigrantes con bajos salarios, que tienen vetada la Administración, han contribuido de forma determinante a incrementar la brecha.

Los empleados públicos superan ya los 2,5 millones y su número ha crecido incluso durante la crisis económica. Mientras, el sector privado ha destruido 600.000 empleos y las comunidades con más paro acumulan el mayor porcentaje de funcionarios por habitante.

España sigue registrando el mayor porcentaje de funcionarios por trabajador de Europa, con la excepción de Francia, con casi un 9% . En el sector público está empleado un 15% de los trabajadores.

Las mayores partidas destinadas a los trabajadores públicos frente a las dedicadas a los empleados del sector privado no se trasladan a un alza de la productividad. Según un análisis de Manuel Balmaseda y Ángel Melguizo, del Servicio de Estudios del BBVA que recoge datos hasta 2004 y fue publicado el pasado año por el Círculo de Empresarios, la productividad ha aumentado en el sector privado a un ritmo tres veces mayor que en el sector público en los últimos años. Pese a todo, la productividad del sector público español ha crecido a más rápido que en países como Francia y Alemania.

terrorismo
Dos individuos colocaron la bomba hecha explotar por ETA de madrugada en los juzgados de Tolosa
AGENCIAS TOLOSA (GUIPÚZCOA) El Correo 4 Octubre 2008

ETA ha asesinado en Tolosa a once personas desde abril de 1997, cuando acabó con la vida del sargento de la Guardia Civil Antonio Galán. El último atentado mortal en esta localidad guipuzcoana gobernada por el penuvista Jokin Bildarratz fue el de el ex gobernador civil de Guipúzcoa Juan María Jaúregui en julio de 2000.

El atentado de esta noche en Tolosa -una localidad de 17.888 habitantes- se produce después de que ETA acabara el pasado 22 de septiembre con la vida del brigada del Ejército Luis Conde en Santoña (Cantabria) en el que fue el tercer el tercer atentado en poco más de 24 horas tras la ilegalización de PCTV, ANV por parte del Tribunal Supremo y la sentencia de la Audiencia Nacional contra miembros de Gestoras-Pro Amnistía.

'Kale borroka' en Vizcaya
Esta misma última noche, hacia las 23.20 horas, una máquina expendedora y una canceladora de billetes de la estación de Euskotren de Lezama (Vizcaya) resultaron dañadas anoche como consecuencia de un incendio provocado por unos desconocidos, según el Departamento vasco de Interior.

Los autores de los hechos rociaron con líquido inflamable y prendieron fuego a diversos elementos de la parada ferroviaria, que han ardido hasta la intervención de los bomberos.

El consejero vasco de Justicia, Joseba Azkarraga, ha revelado que un vigilante del inmueble ha salvado la vida "de milagro" al abandonar el edificio muy poco antes de la explosión

La banda criminal había advertido en una llamada telefonica de la colocacion del artefacto con cinco kilos de explosivo en la localidad guipuzcoana, que ha estallado a las 01.15 horas

La bomba no ha causado heridos, pero sí importantes daños materiales en la fachada del edificio, con un agujero de tres metros, así como en otros cercanos y en una veintena de coches

Azkarraga se ha referido a la 'izquierda abertzale', que reivindica en voz alta derechos y en cambio "mantiene un silencio constante cuando ETA restringe el derecho de los demás"

La bomba que ETA ha hecho explotar a la 1.15 horas en los juzgados de la localidad guipuzcoana de Tolosa ha causado importantes daños en la fachada del edificio que los alberga y fue colocada una hora antes por dos individuos, según fuentes de la investigación. No ha habido daños personales, pero según el consejero vasco de Justicia, Joseba Azkarraga, un vigilante ha salvado la vida "de milagro" al salir momentos antes del siniestro.

Según ha relatado Azkarraga, el vigilante "estaba monitorizando otra zona del edificio", por lo que no se ha dado cuenta de la colocación de la mochila. La explosión se ha producido después de que un hombre, que ha dicho hablar en nombre de ETA, alertara a las 00.47 horas a la Asociación de Ayuda en Carretera (DYA) de Guipúzcoa de que iba a estallar, y ahí la Ertzaintza ha alertado al vigilante, que ha salido con muy poco tiempo de margen.

A esta hora se están evaluando los daños producidos por este pequeño artefacto de unos cinco kilos de explosivo, que ETA ha usado esta noche para elevar a la treintena su número de atentados desde el final del alto el fuego. Pese a sus efectos, asegura Azkarraga que los juzgados funcionarán el lunes o el martes venideros, pues las tareas de desescombro empezarán ya mismo, y la zona más afectada -la de atención al público- será trasladada a otro lugar.

Al parecer ambos terroristas dejaron a las 00.15 horas una mochila con el explosivo junto a la fachada del edificio de los juzgados, en la calle San Juan, y al hacerlos estallar han provocado un agujero en la fachada de unos tres metros de diámetro, así como la rotura de todos los cristales de las cinco plantas del inmueble.

Asimismo, 20 vehículos han resultado dañados por la deflagración, que ha derribado un muro de unos diez metros de largo, situado junto al edificio de los juzgados. La bomba también ha causado daños materiales en algunas viviendas cercanas, aunque no se han registrado heridos.

Tras recibir el aviso, la Ertaintza acordonó una amplia zona en torno a la calle San Juan, donde se ubica el inmueble que alberga los juzgados. A la hora anunciada, el artefacto ha hecho explosión. La Policía vasca mantiene acordonadas varias calles cercanas, mientras especialistas en desactivación de artefactos inspeccionan la zona.

El problema son "quienes guardan silencio"
La Junta de Portavoces del Ayuntamiento de la localidad guipuzcoana tenía previsto reunirse este mediodía para consensuar un texto de condena al atentado perpetrado esta pasada noche, aunque finalmente se ha pospuesto el encuentro para el lunes, fecha en la que ya estará presente el alcalde de Tolosa, Jokin Bildarratz, que se encuentra de viaje.

A cambio se ha celebrado una reunión informal entre los grupos políticos (PNV, EA, PSE-EE, EB-B/Aralar y PP), que han sacado un comunicado unánime advirtiéndole a ETA de que "su propia pervivencia como organización violenta supone el desprecio a la voluntad y el compromiso de la ciudadanía vasca de construir una sociedad asentada en la democracia y los derechos humananos". A la vez, una veintena de simpatizantes de la 'izquierda abertzale' se concentraban ante la casa consistorial para denunciar "el estado de excepción" y las ilegalizaciones de ANV y EHAK, así como la condena de 21 miembros de Gestoras pro Aministía y su encarcelamiento.

Poco antes, en medio del conjunto de reacciones, había hablado Azkarraga, que además de consejero es secretario general de Eusko Alkartasuna (EA). Y se refería, en realidad, a ellos. Azkarraga ha manifestado que el problema "fundamental" está "en quienes guardan silencio ante este tipo de actuaciones", ya que, "no es posible avanzar en un proceso de libertad para este país mientras se mantenga silencio cuando la banda terrorista actúa".

"No puede ser que la izquierda abertzale esté continuamente pidiendo solidaridades a los demás cuando sus derechos están siendo restringidos" y que en cambio "mantengan un silencio constante cuando ETA restringe el derecho de los demás con los atentados. No quiero hablar de silencio cómplice, porque creo que no lo es, pero sí que es silencio y cobardía, y así no es posible avanzar en un proceso de libertad", ha destacado el representante del Gobierno Vasco.

"¿Acaso ahora este país es más libre?"
En un desayuno con la prensa celebrado en Pamplona, Azkarraga aseguró que el "respeto exquisito" a los principios democráticos "impide actuar de la forma que ETA está actuando", y aseguró que "ninguna" actuación judicial, "por muy dudosa que sea", puede ser respondida "a través de la violencia", sino que debe responderse "exclusivamente" por "cauces pacíficos y democráticos".

En su opinión, ETA está trasladando "un gran daño a la propia sociedad vasca", con actuaciones "que destruyen y no construyen absolutamente nada en positivo", por lo que se preguntó si "acaso después del atentado de Tolosa este país es más libre, independiente o tiene un mayor grado de bienestar".
 

Recortes de Prensa   Página Inicial