AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 18 Octubre 2008

La Coruña contra la imposición lingüística de la Xunta
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 18 Octubre 2008

El próximo domingo 19 de octubre a las 17,30 horas en la Plaza del Obelisco de La Coruña, la Mesa por la Libertad Lingüística convoca a manifestarse contra la imposición autoritaria, violenta del gallego y que, de un tiempo para acá, se esta llevando a cabo en Galicia al igual que sucede en otras partes de España.

En estos momentos, en diferentes partes de España, muchos españoles no pueden estudiar ni expresarse ni utilizar libremente
el español e, incluso, se persigue a los niños que durante el recreo se expresan en español. A los comerciantes que rotulan
sus negocios en español se los acosa, chantajea, ataca, se ven amenazados con importantes multas, se les rompen sus
escaparates. A los profesores, médicos, etc. se les quiere forzar a utilizar única y exclusivamente el gallego, etc.

El español se ve marginado y atacado. Ha habido casos de profesores, como el catedrático universitario gallego Roberto Blanco de la Universidad de Santiago de Compostela, que fueron atacados en su despacho por defender la libertad lingüística y en otros campos frente a nacionalismos fanáticos, excluyentes, violentos, racistas. Otro tanto sucedió con el vicepresidente de Galicia Bilingüe en Vigo, el profesor José Manuel Pousada, cuyo coche fue atacado en su garaje, rociado con los colores de la bandera española y al que se le rompió una luna. Asimismo, Galicia Bilingüe fue atacada en varias ocasiones cuando distribuía, legalmente y en la calle, escritos en defensa de la libertad lingüística, de utilizar libremente el gallego o el español. En diferentes partes de España, Boadella, Caja, Rosa Díez, Arcadi Espada, Juaristi, Rivera (Ciudadanos), María San Gil, Savater y otros muchos fueron atacados violentamente por defender el derecho constitucional español de usar libremente el español en todas las partes de España.

La cosa llega a tales extremos que el Gobierno autónomo gallego socialnacionalista de Pérez Touriño y Quintana no se pone de acuerdo en el nombre legal y oficial de Galicia. Mientras el presidente Pérez Touriño y la mayor parte del Partido Socialista Obrero Español de Galicia, de momento, emplean el termino oficial y legal de Galicia tal y como establecen la Constitución española y el Estatuto de Autonomía de Galicia, el vicepresidente Quintana y el Bloque Nacionalista Galego (BNG) vulneran la legalidad constitucional y estatutaria y los cargos públicos del BNG emplean, en intervenciones oficiales del gobierno autónomo gallego, en documentos públicos, en actuaciones oficiales y publicas, en el parlamento gallego y otras instituciones, tanto por escrito como verbalmente, el término de Galiza. Sin embargo, el presidente gallego Pérez Touriño y su gobierno no han tomado ninguna medida para que en este asunto se aplique la ley. Lo que se ha hecho en el caso del Ayuntamiento de La Coruña, y por iniciativa del BNG, cuando diferentes cargos de dicho ayuntamiento han utilizado el término La Coruña y no A Coruña.

Por ello, es preciso movilizarse, activamente y de forma permanente, en defensa de la libertad y donde sea menester; es
necesario acudir, el domingo 19 de octubre 2008 a las 17,30 h., a la Plaza del Obelisco de La Coruña para defender la
libertad, en este caso la libertad de usar el gallego o el español como garantiza la Constitución española.

Autor del artículo: Miguel Cancio
Medio en el que aparece publicado: Mesa por la Libertad Lingüística
URL: http://libertadlinguistica.com/

LA COLUMNA
LIBERTAD LINGÜÍSTICA
J.A. MARTÍNEZ SEVILLA El Ideal Gallego 18 Octubre 2008

Mañana, domingo 19 de octubre, a las 17,30 horas, la Mesa de Libertad Lingüística se manifestará desde el Obelisco a María Pita por la “Libertad, contra la opresión”. Acompaña la convocatoria un test definidor: si molesta que le hablen en gallego o en castellano, posibilidad de expresarse en uno u otro idioma, si en Galicia nos “entendemos” aunque se utilicen,
indistintamente, ambas opciones y se concluye que la tolerancia ciudadana desborda la política sectaria de la Xunta. Se ha
creado un dislate artificial al imponer la prohibición del español a nuestros escolares en materias troncales (decreto
124/07), se perturba la paz académica a favor de un proyecto excluyente y se denuncia el Plan Xeral de Normalización y sus
secuelas... Volvemos a las andadas que ya creíamos superadas.

Los rogelios de depuraciones quita y pon tan pronto se han encaramado al poder, superan el trasnochado lenilismo y asumen sus gestos más dictatoriales, coactivos y sancionadores. Acudo a Unamuno y a sus palabras en el incidente con Millán Astray, apertura de curso 1936-37 en Salamanca, todavía hoy vigentes: “Este es el templo de la inteligencia. Y yo soy su sumo sacerdote... Venceréis, pero no convenceréis... porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil que penséis en España”. ¡Dios, como duelen nuestros resentimientos, envidias y odios! Como si aquella gran tragedia colectiva pasara de puntillas para no molestar. Sin embargo, si hablamos de idiomas, recordemos a Don Miguel y su célebre poema: “La sangre de mi espíritu es mi lengua/ y mi patria es allí donde resuene.../ ... legión de razas; lengua en que a Cervantes/ Dios le dio el evangelio del Quijote)”.

Déjenme ser libre.
Paco Sande Periodista Digital 18 Octubre 2008

No hace mucho, se promovió un MANIFIESTO POR UNA LENGUA COMÚN, que fue firmado, ademas de por varios escritores, artistas y personajes de renombre, por miles de españoles.

Bien pues esto no fue acogido como un gesto grato para todo el mundo.

Ahora, la Asociación de Escritores Vascos, la Asociación de Escritores en Lingua Galega y la Associació d’Escriptors en
Llengua Catalana –con más de 1.500 autores asociados y agrupadas en el colectivo Galeusca– presenta sus argumentos contra “un discurso homogeneizador y centralista”, que, afirman, subyace en el manifiesto promovido por Fernando Savater, Albert Boadella, Carmen Iglesias y Félix de Azúa y otros 14 intelectuales próximos a UPD o a las tesis del partido de Rosa Díez.

Escritores como Suso de Toro, poetas como Joan Margarit, e historiadores como Julián Casanova encabezan las críticas al
texto, con mayor o menor mesura. El más contundente es De Toro, quien acusa al nacionalismo centrista de pretender “eliminar otras lenguas”.(sic)

Yo también he firmado el manifiesto por la libertad de la lengua común. Yo, no tengo ninguna carrera ni licenciatura, solo
soy un oscuro ciudadano, uno de esos, que pasa desapercibido cundo lo cruzas por la calle, o sea un españolito de a pie.

No soy un escritor famoso, como los demás arriba; ¡que más quisiera! Vivo en Galicia y, normalmente, hablo gallego. Me
defiendo en castellano como un “gato panza arriba”, o sea, hablo castellano, lo poco que aprendí en una escuela de aquellas
de Franco, con muchas equivocaciones y mucho acento gallego.

Y no firmo este manifiesto por que quiera desterrar al gallego de mi tierra. Lo firmo, simplemente para que mis hijos tengan
la oportunidad de aprender, bien, el castellano, para que un día, si les hace falta, lo puedan hablar y se les entienda.

Ninguno de los firmantes del manifiesto estamos en contra de las lenguas regionales de España. Solo pedimos libertad para que los habitantes de las regiones con lenguas “propias”, puedan educar a sus hijos en castellano, si así lo desean.

¿Por que a estos señores que se autoproclaman defensores del gallego a ultranza, les molesta tanto que los gallegos,
catalanes y vascos, gocemos de esa libertad?

¿Por que, señor Suso de Toro, no permite usted a mis hijos ser capaces de, un día, defenderse (hablando) bien en cualquier
lugar de España y en el medio mundo restante que comparte nuestra lengua española?

¿Por qué señor Manuel Rivas? Su hijo Martín Rivas, esta trabajando como actor en una serie de éxito, en una televisión en
castellano, y, por lo que veo, lo hace muy bien. ¿Por qué no permite usted que mis hijos puedan hablar igual de bien que
Martín? ¿Es que le fastidia que mis hijos sean iguales que los suyos? ¿Es que quiere que mis hijos sean unos analfabetos
funcionales igual que yo? Porque, estoy seguro, usted habla muy bien el castellano.

Señor Suso de Toro. Señor Manuel Rivas. Señores de LA Mesa de Normalización Lingüística. Señores galeguistas: Déjenme ser libre, se lo suplico.

Si de verdad aman a Galicia; denle libertad. ¿No les parece que después de tantos años con una dictadura, no nos merecemos otra?

Presupuestos 2009
El domingo del chantajista
Zapatero ha perdido la oportunidad que le brindaba la crisis económica de haber pactado con el PP los presupuestos generales y dejar, por una vez, a los partidos nacionalistas con un palmo de narices. Pero Zapatero no lo ha hecho y Rajoy no lo ha exigido.
Emilio Campmany Libertad Digital 18 Octubre 2008

De nuevo serán dos partidos nacionalistas los que con sus votos permitirán a un Gobierno minoritario aprobar los presupuestos generales. En nuestra democracia se ha consolidado la costumbre de que todo Ejecutivo que no cuente con mayoría absoluta en el Congreso se someta anualmente al chantaje de algún partido nacionalista para sacar adelante las cuentas públicas. Siempre, los más dispuestos a chantajear son los nacionalistas que gobiernan en sus respectivas comunidades autónomas. Gobernar en la región de uno permite administrar luego los dineros conseguidos. A eso aspiran PNV y BNG, que son los llamados a votar este año los presupuestos socialistas, tras ser convenientemente enmendados en favor de sus respectivas regiones. Los nacionalistas que, como CiU, no gobiernan en su región suelen ser reacios a cambiar su voto por beneficios que no administrarán.

Sin embargo, este año, el portavoz del PSOE, José Antonio Alonso, ha cometido el error de no cerrar el acuerdo antes de que terminara el plazo de presentar las enmiendas a la totalidad. Habiendo el resto de partidos presentado ya las suyas, al PSOE no le cabe la posibilidad de cambiar de socio en el caso de que las exigencias de los nacionalistas vascos y gallegos
resulten excesivas. Por eso, ambos chantajistas se han apresurado a aclarar que, si durante el fin de semana no alcanzan un
acuerdo, el miércoles votarán en contra.

En realidad, los que tienen la sartén por el mango son sólo los vascos ya que, si los dos diputados de UPN se abstienen
finalmente, el voto de los gallegos se hace irrelevante, pues ya no serían necesarios 176 votos, sino que bastarían 175, que
es exactamente lo que suman los 169 socialistas y los 6 peneuvistas. Alonso sería un insensato si no tratara de asegurarse el
voto de los dos diputados del BNG, ya que cualquier eventualidad (la indisposición de un diputado socialista o la
indisciplina de uno de los dos diputados navarros, por ejemplo) podría dar lugar a que el Congreso devolviera los
presupuestos al Gobierno. Pero, el caso es que los del BNG tendrán que moderar su codicia si quieren meterse algo en el
zurrón.

Así que el PNV es el que manda. No sabemos qué pedirán. En el mejor de los casos, exigirán alguna clase de beneficio
económico para el País Vasco en perjuicio del resto de España y en el peor, avanzar hacia la independencia.

El chantaje constituye un auténtico escándalo que ya no escandaliza a nadie de puro acostumbrados que estamos a soportarlo
año tras año. Menos mal que Rosa Díez sigue denunciándolo, mientras los socialistas, porque se someten a él, y los populares, porque se han sometido y porque están dispuestos a someterse en el futuro, callan.

Siendo nuestro sistema político uno que permite que ocurran esta clase de cosas, ¿cómo puede sorprender que algunos diputados de las comunidades que, como Murcia, sufren la desgracia de no tener partidos nacionalistas, se enfrenten a sus cúpulas y no voten aquello que perjudica a su región?

Zapatero ha perdido la oportunidad que le brindaba la crisis económica de haber pactado con el PP los presupuestos generales y dejar, por una vez, a los partidos nacionalistas con un palmo de narices. Pero Zapatero no lo ha hecho y Rajoy no lo ha exigido. Si lo piensan, es milagroso que a estas alturas no nos hayamos hecho todos nacionalistas.

Garzón, Rubalcaba y la crisis
Luis del Pino Libertad Digital 18 Octubre 2008

Lo de Garzón y Rubalcaba no es normal. Debe de ser que la crisis económica ha llegado ya también al Ministerio de Interior, porque, si no, es imposible justificar semejante tufillo a película de bajo presupuesto.

Para empezar, me sospecho que han debido de despedir al guionista listo, porque están empezando a repetir los capítulos de la telenovela. Entre ayer y hoy hemos conocido los detalles de la última operación de Garzón contra terroristas islámicos
acusados de ayudar a huir a Mohamed Afalah y a algún otro imputado del 11-M que está en busca y captura.

Que Garzón (que debe de estar comprensiblemente molesto por el reciente varapalo que le ha propinado el Tribunal Supremo) nos deleite con otra operación contra el terrorismo islámico, no me sorprende. Que Rubalcaba (a quien siempre le viene bien agitar ante los medios el espantajo del islamismo) se sume a la fiesta, no me extraña nada, porque este Gobierno no pierde
ninguna oportunidad de recitar ante la opinión pública el mantra de que el 11-M fue un atentado islamista.

¡Pero al menos podrían renovar un poco los guiones, caramba, porque debe de ser la trigésimo octava o trigésimo novena
operación de Garzón contra quienes han ayudado a huir a Mohamed Afalah y esto empieza ya a resultar inverosímil! Es imposible sustraerse a la sensación de que debía de existir un auténtico ejército ayudando a huir a Mohamed Afalah. Vamos, que me empieza a resultar incomprensible cómo consiguió Mohamed Afalah salir de España, estando acompañado por semejante multitud de seiscientos o setecientos islamistas empeñados en ayudarle. ¿Cómo harían Afalah y sus seiscientos ayudantes para circular de incógnito por la Ciudad Condal?

Pero el que el guión haya dejado de ser inverosímil es casi lo de menos. Lo más cutre es la sensación de que se les ha
acabado el presupuesto hasta para lo más básico.

Porque mal está que se detenga periódicamente a decenas de magrebíes acusándoles a todos de ayudar a huir a Mohamed Afalah. ¡Pero por lo que no paso es porque se empiece a detener otra vez a los que ya se había detenido antes por ese mismo motivo! ¡Exijo que al menos usen distintos actores secundarios en cada capítulo!

Según hemos sabido hoy, entre los detenidos en esta última redada de Garzón contra los que ayudaron a huir a Mohamed Afalah se encuentra Mohamed Nakcha, a quien la Policía ha detenido en la propia cárcel donde está encerrado... ¡desde que fuera detenido hace dos años y medio por ayudar a huir a Mohamed Afalah!

¿Pero en qué película se ha visto que detengan a un tío en la cárcel por la misma razón por la que le metieron en la cárcel
en un capítulo anterior?

Decididamente, se les ha debido de acabar el presupuesto para contratar figurantes.

La crisis no perdona.

ETA en los ayuntamientos
Expulsión inmediata de ANV
Los ayuntamientos proporcionan a ETA recursos económicos, información y capacidad de propaganda y otorgan dinero, datos y publicidad a la banda. Por duro que sea afirmarlo, dejar que ANV permanezca en las instituciones es ayudar a que ETA siga matando.
GEES Libertad Digital 18 Octubre 2008

Como Herri Batasuna, Jarrai y todas sus sucesoras –Euskal Herritarrok, Haika, Segi o Batasuna–, ANV es el camino natural de entrada en los comandos terroristas. El flujo, que siempre ha sido constante, se mantiene en la actualidad. Los militantes
que ahora pasan a formar parte de ETA son menos que antes y más jóvenes, pero siguen usando el brazo institucional de ETA como cauce natural de enrolamiento. Varios de los fugados en las operaciones policiales contra el aparato institucional y político de ETA de los últimos meses –responsables, candidatos e integrantes de las listas de ANV ilegalizadas– han pasado ya a Francia para integrarse en la estructura criminal etarra.

Esto constituye una prueba más de un hecho fundamental y es que ANV es el brazo político directo y explícito de ETA. Tras las maniobras de Conde-Pumpido, Rubalcaba y Bermejo en las elecciones de mayo de 2007, ésta consiguió introducir en las
instituciones 432 concejales y hacerse con más de cuarenta ayuntamientos. Algunos son pueblos grandes o lo suficientemente
conocidos, donde sus maniobras llaman la atención de los medios; es el caso de Mondragón, Azpeitia, Pasajes, Villabona,
Elorrio, o Leiza. Pero otros pueblos constituyen auténticas ratoneras para los constitucionalistas –genuinos disidentes
políticos–, y los ayuntamientos constituyen instrumentos directos de y para ETA. Goizueta, Arbizu, Isasondo, Anoeta o
Aulestia son agujeros negros de la democracia, usados por y para el terror, olvidados por la opinión pública.

De ellos, ETA recibe una sustanciosa aportación económica, que sirve para liberar activistas en el marco legal, lo que
permite a la banda descargarse de los gastos relativos a la agitación, la propaganda y la desestabilización social e
institucional. Permiten a ETA concentrar su dinero en los comandos y dejar lo demás a la financiación pública. Aunque puedan congelarse aportaciones presupuestarias al grupo, la rentabilidad se mantiene a través del contrato de funcionarios,
trabajadores o asesores políticos que son, en el fondo, comisarios de ETA, organizadores de algaradas o chivatos al servicio de la banda pero pagados por el Estado.

Además, desde los ayuntamientos ETA mantiene su capacidad de control social, económico y político, a través de censos,
impuestos y bases de datos. Sus ayuntamientos son una fuente incesante de datos para la banda, tanto sobre los ciudadanos
como sobre las fuerzas de seguridad. Así tiene acceso desde a datos sobre impuestos de sociedades hasta a matrículas de
coches y residencias de vecinos. Toda esa información va a parar en última instancia al fichero de ETA.

En tercer lugar, ETA mantiene con ANV un altavoz y un instrumento para el proselitismo. Sus concejales utilizan las
instituciones para hacer apología del terrorismo, desestabilizar los plenos y atacar a las víctimas, a las Fuerzas de
Seguridad del Estado, a los concejales o a cualquiera que le lleve la contraria. Las oportunidades que las instituciones
ofrecen a los electos proporcionan a ETA un baratísimo escaparate para la propaganda, hacia su propio mundo y hacia los
demás. Sin ellas, tendría un grave problema de comunicación.

Al margen de las razones morales –que son bastante más importantes–, éstas son sólo tres poderosas razones estratégicas que justifican la expulsión inmediata de ANV de todas las instituciones. Los ayuntamientos proporcionan a ETA recursos
económicos, información y capacidad de propaganda y otorgan dinero, datos y publicidad a la banda. Por duro que sea
afirmarlo, dejar que ANV permanezca en las instituciones es ayudar a que ETA siga matando.

No parece que el Gobierno esté muy por la labor de cumplir de buena gana con una necesidad urgente y necesaria. Y tampoco parece que la oposición, con su nueva política de colaboracionismo con el PSOE, parezca dispuesta a exigírselo con la prioridad y gravedad necesarias. De nuevo, parece que tendrá que ser la sociedad civil la encargada de forzar a sus políticos a hacer algo al respecto. Por ello, saludamos la iniciativa lanzada por el Foro de Ermua hace algunos días para lograr que parte de nuestros impuestos dejen de financiar a ETA. Animamos a nuestros lectores a sumarse a su petición en el formulario preparado para la ocasión. ETA debe salir de las instituciones y debe hacerlo cuanto antes.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

¿Qué nos pasa?
Pero explíqueme, quien pueda, cómo hemos llegado a esta situación: un día sí y otro también nos desayunamos y acostamos con actuaciones, manifiestos u omisiones dignas de manicomio decimonónico.
Serafín Fanjul Libertad Digital 18 Octubre 2008

Viajar, leer y acumular experiencias durante años vacuna del narcisismo masoquista de pensar que nuestros malos son los
peores o que –como decía la canción– "Lo que a mí me está pasando, no le pasa a nadie más". El mundo está plagado de
absurdos, de acciones caóticas y de canallas con suerte: es verdad y sin embargo, una vez adelantadas tan prudentes
salvedades y tan cautelosos argumentos, un español medio, de ahora mismo, sólo puede formularse una pregunta que suena a
desesperanza o a preludio de suicidio: ¿Qué nos pasa? ¿Qué país de locos es capaz de albergar una clase política, unos jueces o unos artistas (salidos todos de la sociedad, ojo, o bien imbricados en ella) que, ufanos y divertidos, producen dislates con tal profusión y semejante desparpajo?

Los españoles que nos autoconceptuamos como normales, respetuosos de las leyes y derechos ajenos, temerosos del Fisco y con un razonable deseo de vivir de manera próspera y pacífica (es decir, la mayoría), nos hacemos cruces ante la avalancha de sinsentidos palmarios que nos caen encima todos los días. Entre la impotencia de unos y la indiferencia de casi todos. El
contradiós en España se ha convertido en norma y casi nadie se da por aludido. Ya ni siquiera se trata de culpar a uno u otro
partido, de exonerar a los nuestros, caso de saber –Beatus Ille– quiénes son los nuestros. El conflicto es más profundo, más
difuso, nada fácil de identificar y reducir a "los malos"; aunque bien es cierto que unos son más creedores que otros a
nuestra repulsa por detentar mayor poder, el BOE sobre todo.

Pero explíqueme, quien pueda, cómo hemos llegado a esta situación: un día sí y otro también nos desayunamos y acostamos con actuaciones, manifiestos u omisiones dignas de manicomio decimonónico. No insistiremos en las muy sabidas (y que por su gravedad requieren tratamiento individualizado y bien guarnecido de datos y matices madurados), como la imposibilidad de estudiar en español en España, el decidido propósito del Gobierno actual de instrumentalizar hasta la náusea la Guerra Civil, la manipulación desinformativa a favor del PSOE en casi todas las televisiones, etc. Hay más, pero no es ésta la materia de hoy.

Simplemente repasando los últimos siete días, para no aburrir a los lectores, nos damos de bruces con una batería de dislates que aterra: Mariano Rajoy confiesa su verdadera opinión sobre los desfiles militares, tal vez para estar en consonancia con su compadre Trillo –un tipo chévere– que estimaba que tales alardes debían circunscribirse a los cuarteles y que llamaba al Servicio Militar "la puta Mili" (lo más gracioso es que, a la sazón, era ministro de Defensa, es que te mondas, oye); y sin salir de esa onda, el PP sostiene una tesis sobre los trasvases en La Mancha y la contraria –sostenía– en Valencia y Murcia (Por cierto: ¿qué locura es ésta de que los ríos son propiedad de uno u otro territorio?); el PP de Galicia se apunta a la enésima condena del franquismo (se supone que para congraciarse con los progres: van listos, qué poco conocen el percal) mientras sigue racaneando para no mojarse en la enseñanza del español; un barco holandés se acerca a Valencia para practicar abortos en aguas internacionales, entre gran algazara y cachondeo de feministas (¿?) y Pilar Bardem, que quieren rodear de aires festivos la publicidad de las clínicas implicadas (mudando en juerga algo que –cuando menos y aparte de consideraciones morales– es grave y triste para cualquier mujer que esté en sus cabales y para los hombres que la rodeen); el juez Garzón vuelve a las andadas y pide la partida de defunción de Franco et alii...

Demasiadas emociones en tan pocos días, así no hay cardíaco que resista: ¿estará contemplada y tipificada como delito en el
Código Penal la inducción al infarto? Oigan, que nada de esto es serio, que no hay por dónde agarrar a una sociedad tan
encantada con su propio deterioro, que pasamos del regodeo a la indiferencia con velocidad de pasmo. Y por motivos
lamentables. Por supuesto, Rajoy ha tenido eco en otros graciosos, periodistas o no; al Rubianes todavía no le ha pasado
nada; ni al otro, barcelonés por más señas, que llamó "prostitutas" (en original circunloquio) a las madres de los militares;
el señor Ibarreche persevera en despilfarrar nuestro dinero –recalcamos lo de "nuestro"– pagando 200.000 euros a Al Gore por
soltar de nuevo la cantaleta del cambio climático; los rectores madrileños insisten en culpar a Esperanza Aguirre de la falta
de liquidez de las universidades (con la firma de algunos de quienes cabría esperar más seriedad: qué caguetas), cuando todos
sabemos quién es el responsable del desaguisado. Y así a diario: ¿qué nos está pasando?
A propósito: ¿Usted a quién votó?

Crisis de la democracia
Nostalgias
Los responsables políticos de la Monarquía parlamentaria española han destrozado el sistema y están poniendo en peligro la
seguridad, la libertad e incluso la prosperidad de sus (hasta ahora) compatriotas.
José María Marco Libertad Digital 18 Octubre 2008

Dentro de pocas semanas se celebrará el 30 aniversario de la Constitución y es de suponer que con fastos algo menguados por eso de la crisis. En realidad, la crisis financiera y económica permite disimular, aunque por poco tiempo, la otra gran
crisis, política e institucional, en la que se encuentra atrapado el sistema político español: el llamado Estado de las
Autonomías.

La ruptura de UPN y PP y la votación del PP respaldando el blindaje del caudal del Tajo en perjuicio de los levantinos
significan el fin del ciclo que se inició en 1978. De aquel régimen se descolgaron primero los nacionalistas, luego el PSOE y ahora, ya sin pudor alguno, el PP. La decisión de Garzón de emprender acciones judiciales contra el franquismo, más allá de una anécdota grotesca protagonizada por un iletrado megalómano con mono de publicidad, acaba de volcar sobre los fundamentos del régimen democrático el ácido que le faltaba para su corrosión final. Sobre esto ya no se puede fundar nada. Los responsables políticos de la Monarquía parlamentaria española han destrozado el sistema y están poniendo en peligro la
seguridad, la libertad e incluso la prosperidad de sus (hasta ahora) compatriotas.

Hay quien echa de menos, no sin razones que van más allá de lo sentimental, el consenso que permitió la promulgación de la
Constitución. El ambiente era más vividero, sin duda, y había zonas templadas donde se podía respirar como desde hace ya
bastantes años no se puede hacer aquí. Eso explica la actitud de los dirigentes actuales del PP. Con un tono moderado y una
actitud de colaboración, se prestan a restaurar aquel consenso. Parecen confiar en la buena fe del adversario y dicen estar
convencidos que el electorado acabará respaldando, ante la obra destructiva del socialismo de Rodríguez Zapatero, su posición dialogante y templada.

Los problemas de esta estrategia son varios. El primero es que los socialistas no van a aceptar otro consenso que no sea el
que les respalde a ellos sin condiciones: lo han dicho alto y claro. El segundo es que ya no hay marco institucional en el
que fijar los términos de un consenso. Vivimos en una ficción que se cae a pedazos, como lo demuestra la propia evolución del PP, incapaz de encontrar dentro de sus propias filas el consenso que dice preconizar para la sociedad española. El último es que hay una parte del electorado que percibe en su verdadera dimensión la situación de crisis institucional y que no se siente identificada con la posición del PP, que juzga inoperante. Puede que sea una minoría, pero todo indica que será
suficiente para dificultar una victoria electoral del Partido Popular.

Así que el PP se encuentra en un dilema. Si continúa con su discurso moderado habrá emitido la señal de que interioriza el
final del sistema democrático. O bien propone a los electores una nueva formulación del sistema que deberá llevar
incorporada, para ser creíble, una reforma del propio PP sobre bases que permitan la participación, la pluralidad y la
libertad. ¿Qué esto resulta utópico? También lo habría parecido hace treinta años el proyecto de fundar una nueva España
confederal y ya ven dónde estamos ahora.

 

Hipocresía política
Quién te ha visto y…
A estos econacionalistas, la bici les trae al pairo, excepto para hacerse propaganda. No creen que Lérida merezca un carril
bici decente, ni arcenes ciclables –horrorosa expresión, que quiere decir que los arcenes estén pintados o señalizados– ni
nada.
Maite Nolla Libertad Digital 18 Octubre 2008

En mi unidad familiar, como se dice ahora, disponemos de un parque móvil de seis bicicletas, incluido un tandem portugués
tuneado y una bici plegable de estas modernas que utilizo, a veces, para mi trabajo. La verdad es que Lérida es una ciudad
peligrosa para los ciclistas y reconozco públicamente, como el tramposillo tory David Cameron, que muchas veces tiro de acera y de contra dirección; es lo que hay si quieres llegar a casa de una pieza.

Durante muchos años, el alcalde de Lérida, famoso por otros motivos, Antoni Siurana, tuvo que vendimiar con un concejal de Iniciativa Verds que garantizaba la estabilidad del Gobierno municipal. De nombre Francesc Pané, acudía a los plenos en
bicicleta, como buen ecosocialista –que es como se hacen llamar– y es cofrade de una docena de asociaciones de amiguetes de la bicicleta. Sin embargo, después de años de Gobierno en coalición de socialistas y verdes, Lérida tiene una red de carril bici mal señalizada, peor conservada, absurda, peligrosísima y que no te lleva a ningún sitio, que es, con mucho, lo peor que se puede decir de un camino.

El amigo Pané ya no ocupa su cargo de concejal y ahora se acomoda en un escaño del Parlament. Su sustituta en el Ayuntamiento –a la sazón su señora esposa o ecocompañera sentimental– preguntada por qué Lérida tenía un carril bici tan cochambroso, dijo que ningún movimiento social lo había pedido. Como pueden comprobar, al igual que en Barcelona, aquí los cargos de Iniciativa los gestiona un matrimonio; para que luego digan. Es decir, que a estos econacionalistas, la bici les trae al pairo, excepto para hacerse propaganda. No creen que Lérida merezca un carril bici decente, ni arcenes ciclables –horrorosa expresión, que quiere decir que los arcenes estén pintados o señalizados– ni nada. Que se fastidien los estudiantes y los que no somos estudiantes. Pané iba a los plenos en bici para decir que iba en bici.

Hablando de ciclismo, yo no soy tan condescendiente con lo que opina Rajoy sobre el desfile. Me parece mal que le hayan
pillado. Me parece mal que le hayan pillado diciendo lo que ha dicho y me parece mal que el partido, en lugar de disculparse y punto, lo haya querido arreglar. Y lo peor, que parece un síntoma de algo más. Rajoy se presentó a las elecciones diciendo algunas cosas que hicieron que algunos y algunas decidiéramos que ya no era necesario estar en un partido de izquierdas si la derecha defendía lo mismo. Pasado el tiempo nada más se supo del canon digital o de las multas lingüísticas. Rajoy debe tener presente que Zapatero no le engañó en los debates mintiendo sobre la crisis; mintió a todos los españoles en su presencia y en la de Olga Viza, que es diferente. Sólo el tiempo dirá si a Rajoy le pasa como a Pané; quién te ha visto y...

PD: Dijo este lunes Iñaki Gabilondo que Rajoy no quería ir al desfile para poder ver la carrera de Fernando Alonso; Iñaki,
con el cariño que sabes que te tengo: el Gran Premio de Japón fue de madrugada. Despide a tus guionistas, a no ser que hayas confirmado la noticia a través de tres fuentes de la lucha antiterrorista, claro.

Recortes de Prensa   Página Inicial