AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 23 Octubre 2008

«Los partidos nacionales no han estado a la altura en la defensa del castellano»
Abascal detalla las claves del «juicio cívico» del sábado a la discriminación lingüística
C. Morodo ABC 23 Octubre 2008

MADRID- Este sábado se celebrará en Madrid, en el recinto ferial de Ifema, la primera causa cívica contra la discriminación del castellano. La Fundación Denaes, que preside Santiago Abascal, organiza el acto, que será de puertas abiertas.

-¿Qué pretenden conseguir con la multitudinaria convocatoria de este fin de semana?
-El objetivo es realizar un gran juicio cívico contra la imposición lingüística promovida por los nacionalistas, con la que están vulnerando los derechos individuales y atacando el proyecto común de España.

-¿Cuáles son las comunidades donde más se vulneran esos derechos individuales?
-De acuerdo con los casos que conoce Denaes, el ranking lo encabeza Cataluña, seguida de Baleares, Galicia y País Vasco. También nos han llegado denuncias puntuales sobre dificultades para escolarizar a niños en español en algunas zonas de Valencia.

-¿Cuál de los dos partidos nacionales tiene más responsabilidad en lo que está ocurriendo?
-Los secesionistas son los mayores interesados e impulsores de esta política de exacerbación de la diferencia y de persecución de los castellanoparlantes en amplias zonas de España. Pero los partidos nacionales no han estado a la altura de las circunstancias. Y en algunas ocasiones, sin pretender lo mismo que los nacionalistas, por acción o por omisión, han colaborado en el agravamiento de esta situación.

-Ya, pero, ¿cuál de los dos es más culpable?
-El problema no es quién tiene más culpa, sino que en la política española es necesario entonar un mea culpa colectivo de los grandes partidos nacionales. Los planes del secesionismo con la lengua serían ridículos si las instituciones españolas hubieran demostrado la fortaleza que la Constitución les exigía. En todo caso, el PSOE tiene una gigantesca responsabilidad porque ni siquiera reconoce la existencia del problema y no asistirá al acto al que ha sido invitado.

-¿Hay alguna solución?
-Tiene que haber cambios legislativos de índole nacional, incluso constitucionales, para garantizar el derecho al uso del español en la escolarización, en el acceso a la Función Pública, en la toponimia y en todos los ámbitos de la vida.

Multas lingüísticas
El secreto
Prueba de que a Daniel Sirera le funciona mucho mejor la cabeza desde que se la cortó Rajoy es su afán por descubrir el número exacto de multas que ha impuesto José Montilla a los disidentes que osan rotular sus establecimientos en español.
José García Domínguez Libertad Digital 23 Octubre 2008

Prueba de que a Daniel Sirera le funciona mucho mejor la cabeza desde que se la cortó Rajoy es su afán por descubrir el mayor secreto de Cataluña, a saber, el número exacto de multas que ha impuesto José Montilla a los disidentes que osan rotular sus establecimientos en español, anatema para el iznajarí como es fama. Así, el decapitado Sirera se está revelando inasequible al desaliento en esa personal empresa.

Un interés que lo distancia de cierta Dolors Nadal, la cunera impuesta por Génova en las Generales que se pasó toda la campaña prometiendo por Snoopy que el castellano jamás ha sido perseguido en el Oasis. Por no mentar a Alicia Sánchez Camacho, que aterrizó en el PPC con el obsesivo afán de demostrar a propios y extraños que todo parecido con Agustina de Aragón será mera coincidencia. "No firmaré el Manifiesto por el castellano, no es necesario", se apresuró a confesar Alicia ante los complacidos plumillas del País de las Maravillas aún antes de recoger el paracaídas.

Cuando Maragall, sí acusó recibo el defenestrado Sirera de la eficacia de las redadas lingüísticas promovidas por la Agencia Catalana del Consumo. En concreto, el primer tripartito le hizo saber con indisimulado orgullo que, en 2005, la entrega entusiasta de la nueva policía gramática logró que los expedientes sancionadores se incrementaran en un 400 por cien con relación al ejercicio anterior. Asimismo, la garantía de discreción e impunidad ofrecida por la Administración a los posibles delatores se tradujo en 928 denuncias anónimas contra personas que utilizaban ilegalmente el español en sus quehaceres cotidianos.

Gloriosos hitos en el proceso de la construcción nacional que, según sospecha generalizada, ya han sido superados con creces por los sabuesos morfosintácticos de Montilla. Se sospecha, escribo, porque saberlo, lo que se dice saberlo, no lo sabe nadie. Once meses lleva Sirera planteando una y otra vez esa sencilla pregunta en el Parlament. Y once meses lleva Montilla negándose en redondo a contestar. Al punto de que hasta en dos ocasiones ha solicitado una inaudita "prórroga" al presidente de la cámara, es decir a su cuate Ernest Benac, con tal de seguir dando la callada por respuesta al impertinente de Sirera. De ahí que don Daniel, para turbación cierta de sus superiores, acabe de anunciar el propósito de acudir en amparo al Tribunal Constitucional por esa violación de sus derechos como diputado.
En fin, que uno casi está tentado de escribir a propósito del señor Sirera... ¿Cómo era aquello? Ah, sí: "Dios, que buen vasallo si obiera buen Señor".

Dos mil padres piden que se les permita a sus hijos expresarse en español en las aulas y emplear el material docente en este idioma
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 23 Octubre 2008

Padres de alumnos de toda Galicia han presentado en las Oficinas de Inspección Educativa de las ciudades de La Coruña, Vigo, El Ferrol, Lugo y Orense, más de 2.000 solicitudes en las que piden que la Junta de Galicia reconozca a sus hijos la posibilidad de expresarse en español en las aulas y emplear el material docente en este idioma.

Los padres participantes en esta iniciativa, convocada por el colectivo Galicia Bilingüe, acudieron a primera hora de este martes a los edificios administrativos de Educación en estas ciudades, donde presentaron los documentos y escenificaron su reivindicación gritando consignas como "¡Libertad!" o "¡Nuestros hijos, lo primero!".

En concreto, según datos de Galicia Bilingüe, en Vigo se produjo el acto más numeroso, donde se presentaron unas 1.000 solicitudes, seguido de La Coruña, cuya delegación de Educación recibió unos 600 escritos.

Asimismo, en El Ferrol presentaron instancias unos 400 padres y en las localidades de Lugo y Orense se entregaron un centenar de escritos en cada una. Un "error de coordinación" frustró la presentación de solicitudes en Santiago de Compostela, cuyos padres trasladaron sus peticiones a La Coruña.

Según explica en declaraciones a los medios la presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, la iniciativa trata de “intentar dulcificar” el decreto que regula el uso del gallego en la enseñanza ya que “hay niños pasándolo mal” al no permitírseles presentar los deberes, realizar los exámenes o usar libros en castellano. En este sentido, aseguró que, “con la ley en la mano” padres de estudiantes, así como otras personas que apoyan la iniciativa, han formulado unas solicitudes a la Consejería de Educación para solicitar que se les permita a los niños expresarse en castellano. De hecho existe un precedente, ya que un inspector de La Coruña ya reconoció “por escrito” esta posibilidad a una madre, por lo que los documentos presentados no sólo en Vigo, sino también en otras ciudades como La Coruña y El Ferrol, pretenden “presionar” a la Administración educativa para que “se pronuncie al respecto”.

NOTA: Creo que es importante que no sigamos llamándole "castellano" al español, pues no estamos hablando del idioma de Castilla (¡si ni tan siquiera nació en Castilla!), sino de la lengua común de todos los españoles e hispanohablantes, incluida Iberoamérica y los Estados Unidos donde el español es la segunda lengua más hablada después del inglés.

Para mí está muy claro que no voy a enfadarme con nadie por ese tema. Los gallegos libres estamos en clara inferioridad de medios frente al Gobierno Gallego y las asociaciones subvencionadas por él y no podemos permitirnos el lujo de actuar por separado.

Simplemente digo lo que pienso y lo que siento, como saben muy bien quienes me conocen un poco.

Diferencias políticas
España no es EEUU
Es hora de que nos planteemos lo siguiente: visto el tostón de debate de política general en Cataluña, ¿es necesario, por ejemplo, que el Parlament de Cataluña tenga ciento treinta y cinco escaños? ¿Para qué? Si van a votar como un solo hombre.
Maite Nolla Libertad Digital 23 Octubre 2008

Ya les he comentado en otras ocasiones que uno de los eslóganes que repite el Gobierno que peor me sientan y que, como en muchas otras cosas, recibe una respuesta entre tibia y muy tibia de la oposición, es que se ha ampliado el catálogo de derechos y libertades; eso es muy discutible, pero incluso si fuera cierto, el famoso catálogo está repleto de excepciones, generalmente, por razón del territorio. Desde que el socialismo achaconado gobierna en Cataluña y en España, el nacionalismo catalán ha hecho cosas que el señor Pujol por supuesto imaginó, pero que nunca se atrevió a llevarlas a cabo. Impagable la foto de Zapatero y los jefes de Prisa premiando a Lula por lo mismo que multan a Nebot; por el uso del castellano.

Y otro tanto con los cubanos; me remito a la definición de Jaime "Bayleys" sobre lo que Zapatero y su Gobierno opinan de los sufridos habitantes de América del Sur o del Caribe. Ampliamos el catálogo, pero le damos dinero a la dictadura y Moratinos nos consigue un viaje. Al fin y al cabo, la opinión mayoritaria en España sobre la dictadura cubana es la que es; por ejemplo, hace unas semanas en el informativo de Lleida TV se dijo que "el bloqueo lleva cincuenta años oprimiendo al pueblo cubano". Cualquiera le explica a la criatura del Señor que leyó esta estupidez con dificultad, que lo que lleva oprimiendo al pueblo cubano cincuenta años es la familia Castro y la cola interminable de jetas con el riñón cubierto que les han bailado el agua todo este tiempo.

De la política de los Estados Unidos se puede estar a favor o en contra o un poco a favor y un poco en contra, pero tienen algo bueno (aunque puedan haber oído ustedes otra cosa) y es que, como se ha dicho muchas veces, son una democracia desde que se fundaron. Cualquiera de los dos candidatos que salga vencedor de las elecciones en noviembre se habrá pasado algo más de un año ejerciendo su derecho de sufragio pasivo.

Dicho esto, hay que reconocer que los medios de comunicación españoles se han volcado en ofrecernos información puntual sobre las primarias, los caucus, las encuestas y los debates. Se desmiente que los debates sean unos mítines de Obama con un señor mayor al lado que no dice nada; lo digo por si ustedes han seguido los informativos de Televisión Española o CNN+. El día de las elecciones, a la progresía en general, y a alguno de derechas en particular, les aconsejo que hagan como mi abuelo, que en paz descanse, que se bajaba a la plaza a darse una vuelta cuando jugaba el Barça para evitar que le diera un patatús de la tensión.

Yo creo que es bueno, positivo, instructivo o como quieran llamarlo, que en España la política pase a la primera plana de la información, aunque cabe preguntarse, ¿desde cuándo en España la política es noticia? De todas formas, es un avance; un pequeño paso al que debería seguir que las televisiones dediquen la mitad del tiempo que le dedican a las elecciones en América a la política española. Algo que vale también para algún político, como Jorge Moragas, que nos ha dado todas las claves sobre la política americana, pero que no tiene opinión sobre las medidas gallardonianas de prohibición del hombre cartel y el digging in the dirt, o removiendo en la basura, buscando algo con lo que multar.

Y coincidiendo con la campaña electoral, en España hemos descubierto que los congresistas y senadores americanos no votan siguiendo a un señor que levanta un dedo para el sí –el índice– y dos dedos para el no –el índice y corazón– (que luego te lo sacan todo de contexto), sino que votan en conciencia o por conveniencia, pero libremente, al igual que dos heroicos murcianos. En España es hora de que nos planteemos lo siguiente: visto el tostón de debate de política general en Cataluña y el nivel de la mayoría de sus intervenciones ¿es necesario, por ejemplo, que el Parlament de Cataluña tenga ciento treinta y cinco escaños? ¿Para qué? Si van a votar como un solo hombre ¿no sería mejor que se eligiera un número de diputados impar no superior a siete y que su voto fuera ponderado al resultado electoral? Y me anticipo a la crítica, de demagogia nada.

El ausente desconsolado
POR HERMANN TERTSCH ABC 23 Octubre 2008

ANTE todo hay que reconocer que el berrinche va a más y con razón. El martes, un presidente Zapatero pletórico llegaba al Congreso de los Diputados a laminar a la oposición con los siete votos canjeados por unas carísimas habichuelas concedidas a los Gobiernos cada vez más autónomos del País Vasco y Galicia. Se supone que ambos beneficiarios utilizarán estos millones de euros, como tantos anteriores, al fraccionamiento del mercado interior español y a su ferviente lucha contra una cohesión nacional más necesaria que nunca, como ciertos sucesos del exterior nos indican. Aunque también es posible que el presidente socialista de Galicia tenga aún que ampliar su flota con coches de 480.000 euros para mayor gloria de Breogán. Un día antes se había dejado celebrar como el hombre que nos sacará de la crisis que nos ha impuesto EEUU, es decir Bush y la CIA, que no soportan lo libérrimos y prósperos que somos en la España socialista. Pero a media mañana del martes se fue desinflando el soufflé. Hubo noticia desde París que anunciaba que el Timonel leonés no estaría en la Cumbre Internacional sobre la reforma del sistema financiero en Nueva York.

El presidente podía haber sido prudente. Haber intentado gestiones diplomáticas discretas no ya sólo con Sarkozy que, como se ha visto, no hace la lista de los invitados, sino con todos los demás participantes. Quizás hubiera encontrado a algunos que por propio interés hubieran hecho gestiones en la sombra. Para convencer a los anfitriones de que aunque no aportara nada, Zapatero tampoco habría de ser necesariamente un aguafiestas en la cumbre. Probablemente hace un par de años habría sido más cauto. O alguien se habría atrevido a recomendárselo. Pero ahora, ya acostumbrado a pisotear impunemente formas y contenidos, sensibilidades ajenas y la propia lógica del bien compartido, respondió al conocer la noticia con un desabrido «ya hablaremos». «No saben esos con quién están hablando». Del gesto de ofendido pasó a implorar por una invitación sin solución de continuidad. Nada hay más patético que un personaje, sobrio o no, intentando convencer al portero de la discoteca que precisamente él es bienvenido y necesario en la fiesta. De nuevo el «no saben con quién están hablando». La llamada al encargado jefe, ahora Sarkozy, no le ha supuesto sino otra humillación.

Han llegado más, la lista de los participantes incluye a Sudáfrica, Corea del Sur y hasta la Argentina de Kirchner. Y no está Zapatero, el líder internacional de la Alianza de las Civilizaciones. Pues bien, ahora quiere y decreta que los españoles nos irritemos con orgullo patriótico herido porque el presidente no estará en la cumbre. Y nos quieren hacer creer que es una venganza mezquina de George Bush, ese fascista yanqui responsable de la tragedia familiar de todos los desempleados españoles consumados y por venir. Se equivocan, me atrevo a sugerir, aun a riesgo de ser apedreado por antipatriota. Con España se comete una injusticia, sí. Pero es sólo un precio más, y en absoluto el mayor, de los que España ya paga y habrá de pagar por la irresponsabilidad y los desafueros cometidos dentro y fuera por un presidente, les recuerdo, reelecto.

Manoseo estatutario
KEPA AULESTIA El Correo 23 Octubre 2008

La política nacionalista, que ha contribuido a sublimar tantas cosas, renunció muy pronto a sacralizar el Estatuto. Pero no por ello podemos concluir que el texto refrendado hace veintinueve años sea una referencia verdaderamente laica en su doble acepción de marco de encuentro y norma legal. Porque hay algo que a veces genera peores consecuencias que una leve sacralización: es la instrumentalización, la patrimonialización o el secuestro sin más de una ley básica.

El Estatuto comenzó siendo de todos, pero pronto pasó a ser de todos y de nadie. Aunque sobre él ha planeado siempre el exclusivismo nacionalista del «si yo no lo quiero, tampoco pueden los demás reivindicarlo para sí». El acuerdo entre el PSOE y el PNV para la asunción en régimen de concurrencia de las competencias de I+D+i, alcanzado a cambio del respaldo nacionalista al proyecto presupuestario del Gobierno de Rodríguez Zapatero, es el ejemplo más reciente del manoseo conceptual al que viene siendo sometido el Estatuto.

Durante muchos años la coincidencia formal en la enumeración de las transferencias pendientes no logró desbloquear el desarrollo estatutario porque prevalecía tanto una estrategia de contención por parte de la Administración central como la negativa por parte nacionalista a interpretar mediante pacto el significado preciso de los artículos del Estatuto. La renuncia a asumir mercancía averiada por parte del Gobierno vasco y la franca indisposición de Madrid a desprenderse de ella en mejores condiciones se daban la mano.

Pero desde 1997, cuando el nacionalismo gobernante comenzó a transmitir mensajes de denuncia, superación o desbordamiento del cauce estatutario, se suscitó otro problema. Para el nacionalismo no existía incongruencia alguna entre la demanda de transferencias y el diseño de una estrategia que dejaba atrás el Estatuto. Pero, de hecho, esa demanda acabó silenciada a causa del estruendo maximalista. Desde el punto de vista del Gobierno central, la insistencia soberanista se convertía en el argumento definitivo para dejar las cosas como estaban.

Ahora se abre el interrogante de si el pragmatismo negociador a ras de Estatuto podrá sobreponerse en adelante a la pulsión soberanista. Claro que la respuesta no depende ya de las voluntades partidarias sino del resultado que arrojen los próximos comicios autonómicos. Probablemente, la única ventaja instrumental que ha podido obtener el socialismo vasco de la negociación presupuestaria es la visibilidad que se le ha dado al traspaso de una competencia estatutaria; la notoriedad concedida fugazmente al Estatuto. Pero si las urnas revalidan la opción tripartita patrocinada por el lehendakari Ibarretxe, el Gobierno que salga de ellas preferirá mentar las competencias pendientes para legitimar el salto hacia delante que negociar su transferencia.

Los Presupuestos y las tajadas
Lorenzo Contreras Estrella Digital 23 Octubre 2008

Uno mismo se preguntaba hace veinticuatro horas, desde este mismo espacio digital, por la incógnita de cuánto pueden haber valido -es decir, costado- los votos nacionalistas vascos que han contribuido directamente, junto con los del Bloque Nacionalista Gallego (BNG), a la aprobación de los discutidos Presupuestos Generales del Estado made in ZP; vía Solbes, o al revés. Es una incógnita sólo difícil de despejar en cuanto al volumen de ese costo, pero no sobre su naturaleza. Ya se sabe a confesión de parte, concretamente el portavoz parlamentario del PNV, Josu Erkoreka, que el "acuerdo" con Zapatero -a cualquier cosa le llaman acuerdo- significa para el llamado Euskadi "la modernización de sus estructuras económicas con el impulso de la investigación". ¿Y eso cómo se llama, que dicen los castizos? Erkoreka, desde diversos medios, habla de ochenta y cinco millones de euros en materia de investigación. Averígüelo Vargas si quiere exactitud sobre el montante económico. El caso es que la comercialización del voto vasco se ha producido. En una de sus declaraciones de estas últimas horas, el portavoz nacionalista dice que ese voto ha sido un "gesto de responsabilidad". Ahora le llaman así a la "clave" de ciertas transacciones. En el precio va concretado "el impulso de la investigación" en el territorio del "traficante" vasco. Se trata de consolidar la operación de transferir esa competencia del Estado, a cuya materialización se había opuesto la ministra de Innovación, Cristina Garmendia, que se ha quedado con las manos vacías.

Preocupado por la crisis, y en el deseo de no agravarla como muestra de responsabilidad, el PNV ha hecho trabajar de firme a su presidente, Íñigo Urkullu, cuyas "gestiones y consultas han sido muchas". Y el personal sin enterarse. Como debe ser para que las cosas salgan a pedir de boca. O de bolsillo.

El acuerdo envuelve un complejo contenido. O significado. Incluye por parte zapateril el compromiso de la reciprocidad. El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, cree que el PSOE, o sea, ZP como cabeza de todo el invento, "está haciendo el ridículo para justificar cómo agacha la cabeza en Euskadi ante Ibarretxe". Presupuestos por presupuestos, ahora vienen los del Gobierno de Vitoria, que como anuncia Rodolfo Ares, portavoz del PSE, serán apoyados por los socialistas "autónomos", y ello fundamentalmente "debido a la actual situación de crisis económica mundial".

Cabe imaginar la cantidad de cosas que la famosa crisis va a tapar de ahora en adelante. Todo sea por la crisis, es decir, por la causa. Y ZP guardándose las espaldas políticas y parlamentarias del inmediato futuro previo pago de su importe. Es, a su modo, su particular "tajada", esa palabra metáfora que Erkoreka acaba de poner en circulación para defender no sólo los Presupuestos Generales, sino ética y estéticamente, sobre todo, el sentido de la responsabilidad. El presidente español tenía y tiene también derecho a su ración de alimento. En realidad, todo ha sido cuestión de tajada, vocablo equívoco que debe sonar en euskera de una manera peculiar.

Surge, por otra parte, el problema de que en Euskadi hay muchos presupuestos. Los hay también locales y provinciales, o como les llamen ellos. Y los abertzales, que llaman a las cuentas del Estado "presupuestos del GAL y de la alambrada", preguntan ya sobre lo clásico: "¿qué hay de lo mío?". En otros términos: ¿qué va a pasar con las cuarenta y dos alcaldías gobernadas por ANV? O las que rigen Batasuna y otras especies político-independentistas supuestamente en extinción, que también cuentan emboscadas en la espesura. Rodolfo Ares, como portavoz sociata, ha anunciado que en materia presupuestaria su partido excluirá de su apoyo a los ayuntamientos gobernados por la llamada izquierda abertzale. ¿Vale?

Movilización en Galicia por el libre uso del castellano en clase
Dos mil padres registran solicitudes ante la Xunta para que sus hijos puedan expresarse en español en el colegio y en los exámenes
PALOMA DIAZ SOTERO El Mundo  23 Octubre 2008

MADRID.- La plataforma por la libertad lingüística Galicia Bilingüe se llevó ayer una sorpresa cuando se encontró con que 2.000 padres secundaban una de sus iniciativas en defensa del uso del castellano en los colegios.

Se trataba de entregar en las delegaciones provinciales de la Conselleria de Educación un escrito solicitando «que ninguno de los profesores u órganos de gobierno del centro pongan trabas a la hora de elegir en qué lengua deseen expresarse los alumnos en sus actividades docentes», incluidos los ejercicios y exámenes. Finalmente, se presentaron 1.000 escritos en Vigo, 600 en La Coruña, 400 en Ferrol y otros 200 entre Lugo y Orense, según la asociación.

Gloria Lago, su presidenta, explicó a este diario que en muchas escuelas no sólo es que la mayoría de materias se imparta en gallego y «sólo la música o la educación física» se den en castellano, o que la mayoría de libros que el centro ordena comprar estén en gallego. «Es que se obliga a los alumnos a hablar en gallego en clase, y a los que hablan en castellano, algo normal en las ciudades, se les ignora, se les regaña y se les corrige, o les tachan los ejercicios si no los han hecho en gallego».

Pero eso, asegura Lago, no lo ampara ni la Ley de Normalización Lingüística ni el último decreto, de 2007, sobre el uso del gallego en la educación. Este texto, aparte de los mínimos de enseñanza en gallego, establece que «se fomentará la adquisición progresiva de la lectura y de la escritura en gallego» para que «se convierta en el idioma base del aprendizaje, de forma que el alumnado obtenga una competencia que le permita comunicarse normalmente en gallego».

Gloria Lago puntualiza que la norma «permite imponer la lengua al profesor, pero no al alumno». Tanto es así que, recientemente, la inspección educativa y la Delegación Provincial de Educación en La Coruña le dieron la razón a una madre que exigía que sus hijos pudieran expresarse en castellano en clase. «No se deberá poner impedimento en ese IES [instituto] para que los hijos de la denunciante, como cualquier otro alumno, empleen las dos lenguas oficiales de Galicia como lenguas de expresión, salvo en las clases o actividades relacionadas con una determinada lengua», decía la Delegación.

Esto mismo que solicitó esa madre lo hicieron ayer 2.000 personas, a la espera de obtener la misma respuesta para sus hijos.

La Consejería de Educación y Ordenación Universitaria destacó ayer que, dando por buenos esos datos, supondría un porcentaje del 0,52% del alumnado gallego.

«También es necesario recordar que el decreto por el que se regula el uso y la promoción del gallego en el sistema educativo garantiza la competencia lingüística en las dos lenguas oficiales de la Comunidad Autónoma de Galicia al finalizar cada etapa educativa», explicaron fuentes de la Consejería.

ETA pierde Canadá y no se atreve con Estados Unidos
Pascual Tamburri  elsemanaldigital 23 Octubre 2008

Como ha informado El Semanal Digital, Canadá ha entregado a España este domingo 19 de octubre al terrorista etarra Iván Apaolaza Sancho. El guipuzcoano Apaolaza es sospechoso de haber participado en enero de 2000 en el asesinato del teniente coronel del Ejército Pedro Antonio Blanco García. Está reclamado por el Juzgado Central de instrucción nº 4 de la Audiencia Nacional desde 2002 por delitos de terrorismo, depósito de armas y explosivos y colaboración con la banda armada, estaba ilegalmente en Canadá y fue detenido por la Policía Montada el 20 de junio de 2007.

Es un nuevo, aunque lento y tardío, éxito de la cooperación internacional contra ETA. Es una muestra en especial de la colaboración del Gobierno conservador de Stephen Harper, y una pésima noticia para uno de los "santuarios" históricos de los asesinos abertzales.

Québec ya no es lo que era
Los etarras son gente curiosa. Sus más o menos setecientos presos son mimados, exaltados y protegidos, se da por supuesto que todos son torturados y se celebran sus liberaciones. Casi tanto como ellos celebran en las cárceles los nuevos y heroicos asesinatos de la banda. Naturalmente, los mismos curas laicos que tanto se preocupan de los derechos de los asesinos jamás muestran el mismo interés por los asesinados, por sus familias, por todas las víctimas o por una sociedad entera crecida sin libertad gracias a tanto héroe. Pero hay cosas aún más divertidas, y singulares, entre tanto valiente dispuesto a combatir por la espalda.

ETA, nacida católica de nombre pero convertida al marxismo en su pubertad, odia a los capitalistas Estados Unidos. Tampoco es que las ideas nacionalistas vascas tengan mucho predicamento en Norteamérica, fuera del programa de Estudios vascos de Reno (Nevada), que sólo el PNV sabe cuánto ha podido costar a lo largo de las décadas.

Pero hay otra buena razón para que no haya habido actividad etarra en Estados Unidos: aparte de no tener posibles aliados, el terrorismo es allí un delito que en muchos Estados puede llevar a la pena de muerte. Y una cosa es jugar con las penas laxas que durante una generación se han aplicado en España y otra es ir a la silla eléctrica. Cuántos héroes, ¿verdad?

Otra cosa es, era o suponían ellos que era Québec. Apaolaza fue arrestado en la capital de la provincia homónima, sede de un nacionalismo mucho más complejo pero en algunos extremos comparable al vasco. Desde luego que el Bloc Québecois no es Herri Batasuna, pero sí es verdad que Canadá ha dado lugar a una cierta actividad de ETA especialmente en los años de Gobierno liberal y de crecimiento del separatismo quebequés. En junio de este mismo año también fe entregado a España el terrorista Bittor Tejedor, detenido en Vancouver, y ya en junio de 2005 los etarras Gorka Perea y Eduardo Plagaro fueron extraditados a nuestro país. En el caso de Apaolaza no ha hecho falta una extradición formal, sino que una orden de búsqueda y captura internacional, junto al rechazo por los canadienses de su pretensión de ser un "refugiado político", han bastado para que ya esté ante los jueces españoles.

Nadie en Québec ha movido un dedo por el etarra. El nacionalismo vasco es internacionalmente muy mal visto, y no es una buena compañía si alguien aspira a gobernar un Estado en el futuro. Así que ETA ha perdido bases en Canadá, y obviamente sigue teniendo miedo, mucho miedo, a establecerse en Estados Unidos. Todo malas noticias para los malos, y más aún en una semana que ha empezado con Nicolas Sarkozy en Québec diciendo "Vive le Québec et le Canada", en vez de gritar como Charles De Gaulle "Vive le Québec libre". Fuera de España los abertzales van de mal en peor, salvo en los países amigos de Zapatero, claro.


PARA NIÑOS DE 6 A 11 AÑOS
CCOO y UGT publican guías para EpC que promocionan el lobby gay y critican a Europa
Los colectivos que apoyan la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía siguen trabajando para conseguir adoctrinar a los niños según los principios que dicte el Estado. Según denuncia Profesionales por la Ética, en este caso han sido los sindicatos de UGT y CCOO los que han elaborado unas guías para niños de 6 a 11 años en las que se incita al odio a lo occidental haciendo "bueno" todo lo ajeno a Europa, como el "Islam, una religión de paz". En el contenido, se enseña a los pequeños en qué consiste la homosexualidad y la transexualidad, todo ello ilustrado con ilustraciones explícitas.
Libertad Digital 23 Octubre 2008

Educación de la Ciudadanía, polémica asignatura que pretende adoctrinar, inventada por el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero ha encontrado siempre el apoyo firme de los sindicatos. Por ello, han querido colaborar elaborando unos libros de apoyo para niños de 6 a 11 años. Sin embargo, esta materia no se impartirá en Primaría hasta el curso 2009-2010.

En este sentido, UGT ha editado un libro titulado Mi escuela y el Mundo, solidaridad, educación en valores y ciudadanía y según denuncia Profesionales por la Ética, en el contenido de esta obra se incita al odio a lo occidental haciendo "bueno" todo lo ajeno a Europa y a la cultura occidental. De hecho, se llega a asegurar que "en África conviven distintas religiones como es Islam- una religión de paz- y el Animismo", obviando completamente cualquier referencia al cristianismo.

Además, con respecto al continente africano se dice que "los europeos quisieron hacerse con estos tesoros (oro, marfil...) ¡Y no se les ocurrió nada mejor que robarlos y hacer prisioneras a las personas". También se asegura, a niños de entre 6 y 11 años, que Europa no es más que una mera "península de Asia".

Al tratar el tema de América del Sur los contenidos no son mejores. "Cuando llegaron los españoles…les sorprendió todo lo que los indios sabían de astronomía, matemáticas…pero no iban en son de paz…y como estos pueblos, a los que llamaban indios, no tenían armas de fuego para defenderse, fueron derrotados por unos seres extraños, blancos y barbudos, que llegaron de lejos, atravesando los mares…Cierra los ojos…¿Lo imaginas?", cita el libro. Incluso, se da la promoción del lobby homosexual. Así, en la historia que se cuenta al niño aparece un barco pirata con bandera homosexual.

Es por ello por lo que desde esta plataforma denuncian la dicotomía ente lo bueno-América o África antes de llegar los europeos- y lo negativo, representado en los europeos. Opinan que esto tiene como "objeto adoctrinar a los niños ocultando la verdad con una intención claramente ideológica".

Por su parte, CCOO se ha centrado más en el aspecto afectivo-sexual. El libro editado por este sindicato se titula El amor y el sexo no son de un solo color. En esta guía se explica a los alumnos que al igual que existen personas blancas, negras o con distinto corte de pelo "algunos somos heterosexuales y otros gays, lesbianas o bisexuales".

Igualmente, se enseña a los jóvenes en qué consiste ser heterosexual, homosexual, bisexual o transexual, todo ello acompañado de ilustraciones explícitas como dos chicos compartiendo cama o besándose". Por ello, Profesionales por la Ética denuncia que "introducir en la educación supuestos valores que no están en la Constitución atenta contra los derechos fundamentales de los padres".

‘Casta parasitaria, la transición como desastre nacional’, nuevo libro de Enrique de Diego
Redacción Minuto Digital 23 Octubre, 2008

Reproducimos a continuación un extracto de ‘Casta parasitaria, la transición como desastre nacional’, el nuevo libro del periodista Enrique de Diego, que la Editorial Rambla saca a la venta la próxima semana. En este extracto, el autor expone como fue la transición la que generó una clase política expansiva, que no puede sostenerse económicamente:

“El franquismo había tenido una primera etapa totalitaria, de aislamiento internacional y economía autárquica; con una represión muy fuerte, tras la guerra civil, que seguramente hubiera sido mucho más cruenta de ganar el otro bando, donde el estalinismo se había hecho con los resortes del poder en los últimos tramos del conflicto, manteniendo al doctor Negrín como presidente títere. La persecución del POUM, con el cruel asesinato de Andreu Nin, bajo la acusación de herejía trostkysta, indica que a la represión sobre la derecha se hubiera sumado la ‘purga’ contra la izquierda no comunista, incluidos los socialistas.

La autarquía franquista se tradujo en años de pobreza y hambre, de cartillas de racionamiento y estraperlo. Pero desde 1959 evolucionó hacia una dictadura de corte militar clásico, que ya no pedía la adhesión interna, sino el mantenimiento del orden público, y que empezó a tener éxitos económicos que el boom turístico incrementó con tasas de crecimiento en varios años por encima de los dos dígitos.

El benéfico cruce del Rubicón fue el plan de Estabilización de Alberto Ullastres, el ministro más eficiente y exitoso de la historia del siglo XX español, que eliminó los precios fijos y eliminó rigideces. La primera consecuencia fue una inflación disparada, pero luego los precios empezaron a bajar de manera sostenida y la industria empezó a florecer. Para redondear su brillante actuación pública, Ullastres consiguió un ventajoso acuerdo con la Unión Europea.

El franquismo compatibilizó esa liberación con un fuerte intervencionismo marcado por el paternalismo de Estado y por el control económico de sectores clave de la economía, mediante la generación de monopolios y el entramado de empresas coordinado por el Instituto Nacional de Industria, en cuyos puestos directivos estuvieron muchos gestores que terminarían recalando en el partido socialista, heredero del franquismo sociológico.

La dictadura puso en marcha procesos de estatalización en educación y sanidad que constituyeron el Estado de bienestar que, después, no ha hecho otra cosa que incrementarse. La Seguridad Social no fue puesta en marcha por los socialistas sino por José Antonio Girón de Velasco. El sindicato vertical, como aparato del Estado, se aseguraba de mantener una baja conflictividad laboral (junto con la política de orden público), y no deja de ser una curiosa paradoja que alguno de sus más populares dirigentes, como José Solís, fuera un terrateniente.

El bienestar social ya palpable a mediados de los sesenta produjo la aparición del mencionado franquismo sociológico. Una corriente latente de la sociedad que quizás podía mostrarse contraria a las dictaduras en general, y poco entusiasta hacia la dictadura franquista en concreto, pero que se mostraba básicamente satisfecha, no quería apuestas políticas arriesgadas y miraba con aprensión a las actividades de la oposición, lideradas básicamente por el partido comunista, el único activo en la clandestinidad, puesto que el partido socialista padeció de una notable parálisis.

La transición no fue pacífica
El fantasma de la guerra civil que, como he indicado, subyació como argumento para provocar miedo, y que dio lugar a la decisión de olvido y reconciliación (hasta que llegó Zapatero), no entró en las opciones posibles. Es preciso acabar con el reiterado mito de que la transición fue pacífica. La violencia política se incrementó de manera notable, sobre todo proveniente de la extrema izquierda, al tiempo que, durante años, descendió sustancialmente la eficacia policial. El matonerismo nacionalista de ETA –o nacionalsocialista, pues reclama la herencia genocida del marxismo-leninismo- y el directamente comunista –FRAP y GRAPO, escisión del PCE, algo así como el partido comunista auténtico o reconstituido- provocaron varios centenares de muertos y fortalecieron la tendencia del Gobierno de la nación a la cesión. Las diferentes negociaciones constitucionales o estatutarias tuvieron lugar con pilas de cadáveres sobre la mesa. El matonerismo de la extrema derecha, más aireado, fue menos virulento, aunque provocó terribles asesinatos como la masacre de los abogados laboralistas de Atocha, que tuvo el efecto de acelerar la legalización del PCE.

Los complejos de culpa franquistas hicieron que, durante años, los asesinados por el matonerismo nacionalista y de ultraizquierda fueran enterrados de manera vergonzante, con liturgias de trámite y escasa representación oficial. Las víctimas del terrorismo no tuvieron respaldo oficial ni ayudas. Las cifras de muertos, y la memoria, dignidad y justicia debidos a cada uno de ellos, hacen insostenible, salvo desde la impostura, aplicar por más tiempo el adjetivo de pacífica a la transición.

Retornemos al análisis referido a la creación de la clase política con el advenimiento de la democracia. Franco, que consideraba al Ejército como la columna vertebral de la nación y la única institución fiable, no sentía un aprecio especial por los políticos, ni tan siquiera de los franquistas. Se cuenta la anécdota, real o legendaria, de que a un interlocutor le recomendaba: ‘haga yo, no se meta en política’.

Es probable que el dictador creyera que su función no era política. Él se consideraba una especie de vigía o de centinela: el que recibe los malos telegramas y los contesta, como dijo en una arenga en la Academia de Zaragoza. Lo cierto es que la ‘clase política’ franquista fue escasa; de hecho, ese término lo utilizó con carácter analógico; entonces se hablaba de ‘familias’ que el dictador dejaba pugnar para mantener divido el poder y entra las que arbitraba cuando se habían debilitado, manteniendo, al tiempo, una ficción de debate, o de ‘contraste de pareceres’, como decía la propaganda del régimen.

En sus últimos tramos, el franquismo generó ayuntamientos eficaces, centrados en la gestión, con alcaldes elegidos ‘a dedo’ por los gobernadores civiles, por lo general figuras destacadas del patriciado local, que no cobraban retribución alguna. Las diputaciones también mostraron bastante eficacia, y el conjunto significó un Estado bastante barato.

Se cuenta la anécdota del asombro irónico de Juan Andrés Ciordia, exdelegado de Educación en Navarra, cuando vio el nuevo edificio de seis plantas de la flamante Consejería de Educación, atestada de políticos y funcionarios. Él había hecho la concentración escolar –un auténtico rompecabezas, con las lógicas tensiones con los alcaldes- con un funcionario y una secretaria.

El escaso número de políticos permitió que la presión fiscal fuera baja y esto propició el proceso de industrialización. Un dato significativo es que, en términos comparativos, el Estado nos cuesta hoy sesenta veces más que, al final del franquismo.

El franquismo sociológico hizo que tampoco fueran necesarias nutridas plantillas de las Fuerzas de Seguridad. La Brigada Político-Social, la más directamente implicada en la represión y en la persecución de los opositores al régimen, nunca sobrepasó la centena de miembros. A título comparativo. la policía secreta zarista, la Ojrana, contaba con cerca de 15.000 miembros, y la Cheka soviética, a los tres años de su creación, superaba los 250.000 agentes de dedicación total.

El Estado-botín de las burocracias partidarias
En propiedad, de manera completa, fue la transición la que generó una extensa clase política; uno de sus más graves errores, de sus peores legados y ese hecho lamentablemente expansivo, de manera tácita, siempre estuvo en el trasfondo de los pactos básicos de la transición entre “los temerosos herederos y guardianes de la herencia y los aspirantes a su administración”, como ha descrito Pablo Castellano en la revista ‘Época’. El “oligárquico pacto” dio lugar a un “Estado de partidos, o sea, el Estado-botín de las burocracias de los partidos”.

La ampliación del botín partidario, necesariamente tentador para formaciones casi en gestación embrionaria, elevó a límites irresistibles el beneficio de la reforma y el coste de la ruptura. Y fue el principal aspecto subyacente, y el menos edificante, del acuerdo. No se informó a la opinión pública sino que se vendió a través de algunas consignas del tipo de la necesidad de ‘fortalecer los partidos’ –lo que llevó a las listas cerradas y bloqueadas y, andando el tiempo, a su financiación a costa del contribuyente- y de que ‘la democracia es cara’.

Visto con la perspectiva del tiempo, la expansión del Estado-botín ha sido abrumador. Ha generado una sociedad parasitaria, confiscatoria y expoliadora de las clases medias, el grupo social que durante estas tres décadas ha mantenido la estabilidad.

Si bien, sin límites de ningún tipo, con un Estado autonómico permanentemente abierta, con diecisiete mini-Estados, varios de ellos obsesionados en constituirse como nación, en cada etapa del proceso no se ha hecho otra cosa que aumentar el número de políticos, hasta convertir a los partidos en estrictas oficinas de colocación, el humus prebendario y la galopante inflación de políticos, subyacente al pacto de intereses, estuvieron claros desde el principio.

La primea veta casi inagotable fue la de los ayuntamientos democráticos, que se dotaron de nutridos parlamentos. Lejos de optar por la elección directa de alcalde y mantener las instituciones locales como ámbitos de gestión, se optó por el festín partidario y detrás de los políticos profesionales las plantillas se incrementaron artificialmente con militantes de los partidos. Estos se iban, en efecto, fortaleciendo pero en detrimento de la sociedad civil.

En el ámbito nacional, se generó una segunda Cámara, el Senado, un lujo inservible, con nulas funciones, del que de continuo se promete su reforma sin que se plasme en nada, porque la verdaderamente necesaria es su cierre.

Criterios propios de la descolonización
Luego vino el big bang autonómico, la veta mayor, que ha devenido en lastre insostenible. Como toda la transición se hizo, a pesar de ser liderada por franquistas, con un intenso complejo de culpa franquista, que introdujo elementos de irracionalidad y, siempre, de cesión, el invento de las autonomías –un federalismo, que no se reconoce por su nombre, según algunos- se hizo con criterios similares a la descolonización.

El esotérico Madrid, tan utilizado en los discursos victimistas y chantajistas del nacionalismo, cumplió la misión de la metrópoli opresora de la que era preciso distanciarse y separarse. Como en la descolonización, lo que se ha producido es el caos. Por ejemplo, se ha tendido a la complicación y al taifato, de forma que un entramado complejo de normativas diversas cumple la onerosa función de los antiguos aranceles internos.

Las lenguas vernáculas pasaron a utilizarse como concreto y alambre de espino para levantar muros de incomunicación, sin respeto a la libertad personal, ni a la lengua materna, ni parándose en marras ante el incremento del fracaso escolar de los que sufrían la imposición de los nuevos imperialistas.

Como en la descolonización, cual si se tratara de tribus sometidas al conquistador, afloraron, por todas partes, deudas históricas. Hubiera sido difícil imaginar, eso sí, que, andando el tiempo, la españolísima Andalucía terminaría definiéndose como “realidad nacional” en aras de los intereses de la clase política regional.

Admitir, de manera tácita, los criterios de la descolonización era dar carta de naturaleza al mito más sangriento del siglo XX: la autodeterminación y situarla como un objetivo alcanzable a medio plazo, por lo que el problema nacionalista lejos de mitigarse no ha hecho más que enconarse progresivamente”.

El PP rechaza que se intensifique la imposición del gallego
Se niega a seguir «impulsando» la «normalización» y reclama la derogación del decreto de enseñanza - Acusa al bipartito de «franquismo lingüístico»
EL MUNDO 23 Octubre, 2008

SANTIAGO.- El Parlamento de Galicia aprobó ayer, con los votos a favor de PSdeG y BNG y el rechazo del PP, una iniciativa en la que insta a la Xunta a «continuar impulsando la plena normalización del gallego en todos los ámbitos, en cumplimiento de la Ley de Normalización Lingüística y del Plan General de Normalización de la Lengua Gallega».

La iniciativa, promovida por el BNG y transaccionada con una enmienda del PSdeG, provocó un tenso debate en la Cámara, tras el cual los diputados populares votaron en contra porque no fueron «llamados a negociar», según explicó posteriormente en rueda de prensa el presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo.

«El plan de normalización; sí; la imposición del gallego, no», proclamó Feijóo, que además denunció la «decisión unilateral» de la presidenta de la Cámara, Dolores Villarino, de suspender el Pleno tras la votación sin permitir a los populares explicar el porqué de su rechazo a la iniciativa, informa Europa Press.

El defensor de la proposición no de ley, Bieito Lobeira, explicó en su último turno de palabra que era «incompatible con el PP cualquier tipo de acuerdo» en materia lingüística y abandonó el hemiciclo mientras el portavoz de Cultura del PSdeG, Francisco Cerviño, acudía a dialogar con la diputada popular Manuela López Besteiro, que defendió la postura de su formación.

«No pudimos participar en esta negociación», denunció López Besteiro una vez se votó el texto final acordado por socialistas y nacionalistas, aunque la presidenta del Parlamento no le permitió concluir su intervención.

Posteriormente, López Besteiro afirmó que «sí al plan, pero en el marco de la ley y el Estatuto», condición que, para el PP, hace indispensable la derogación del decreto del gallego en la enseñanza.

Asimismo, la diputada popular advirtió a la Xunta de que «la imposición genera rechazo» y definió su actitud como de «franquismo lingüístico», aunque por error habló en un primer momento de «fraguismo lingüístico», lo que provocó las risas de los diputados.

Sobre lo ocurrido en el Pleno, el PPdeG consideró que en la sesión se produjo «una alteración democrática importantísima», porque su grupo no conoció lo que se iba a aprobar hasta que lo leyó en alto la propia Dolores Villarino.

Recortes de Prensa   Página Inicial