AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 9 Noviembre 2008

Grupos contra la imposición del gallego rechazan el paro del 26-N
E. AMADO SANTIAGO ABC 9 Noviembre 2008

Representantes de varios grupos contra la imposición del gallego consultados por ABC censuraron la convocatoria de una huelga general en la educación secundaria para el próximo 26 de noviembre por parte de los colectivos Mocidade pola Normalización, Galiza nova y comités Abertos de Escola e Facultade. Éstos alegaron en la llamada al paro el supuestos incumplimiento del decreto que establece un mínimo de 50% de horas lectivas en gallego en las clases y la existencia de movimientos agresores al gallego.

José María Martín, presidente de la Plataforma por la Libertad Lingüística, señala que «un niño de catorce años no puede escoger si va a una huelga o no. No tiene sentido una convocatoria así». «Si le dan a escoger a un niño entre fiesta y clase, ¿qué va a escoger?», aduce. El portavoz de la plataforma cree que la respuesta en este tipo de casos no es veraz y está preocupado por el caldo de cultivo que conforman este tipo de iniciativas en la enseñanza secundaria.

Aunque en un principio se mostró reacia a valorar una convocatoria «a la que no quiso darle publicidad», la portavoz de Galicia Bilingüe, Gloria Lago consideró que «este tipo de llamadas en los centros es como el que regala caramelos a la puerta: todos se apuntan».

«Después de las denuncias de subvenciones, de los métodos de ciertos organismos como la Mesa por la Normalización, todas estas organizaciones están en un momento de baja credibilidad. Eso les hace ir hacia adelante», analizó Lago, que denunció que la llamada es una «manipulación». «Apoyamos cualquier manifestación de libertad, pero en este caso se está manipulando a los jóvenes». También reto a los convocantes a «que nos digan quiénes son los gallegófobos, y nos uniremos, porque no estamos en contra del gallego».

ETA
Las víctimas invisibles
Las víctimas del terrorismo son el colectivo al que más debe la democracia española. Probablemente no exista otro colectivo en el mundo que haya asumido su dolor y su sufrimiento con mayor dignidad.
Ignacio Cosidó Libertad Digital 9 Noviembre 2008

Ayer celebramos en Carrión de los Condes un merecido homenaje a las vÍctimas del terrorismo: su ayuntamiento distinguió a su principal Asociación con el galardón Marqués de Santillana. Han sido tantos años en los que la sociedad española ha vivido de espaldas a estas víctimas que iniciativas como las de la corporación carrionesa resultan especialmente necesarias y loables. Un monumento recordará desde hoy en Carrión a las generaciones futuras el sacrificio de quienes dieron su vida por el mero hecho de no doblegarse a la dictadura del terror.

Siempre he creído que las víctimas del terrorismo son el colectivo al que más debe la democracia española. Probablemente no exista otro colectivo en el mundo que haya asumido su dolor y su sufrimiento con mayor dignidad democrática que las víctimas españolas. Jamás se dejaron deslizar por la fácil pendiente de la venganza y mantuvieron siempre su fe en la justicia como única reparación a tanto daño causado. Y nunca se dejaron arrastrar por el derrotismo y han mantenido viva la fe en la victoria de la libertad incluso en los momentos más difíciles.

Durante muchos años las víctimas del terror tuvieron que aguantar solas. Los guardias civiles y los policías asesinados en el País Vasco defendiendo la libertad de todos eran devueltos en décadas pasadas casi a hurtadillas a sus lugares de origen para ser enterrados en noches oscuras. La Administración se desentendía entonces de las familias de las víctimas como si nada hubiera ocurrido. La sociedad daba la espalda a este cada vez más amplio colectivo como si la España democrática se avergonzase de tener que soportar los efectos del terror.

Peor aún, sus verdugos recibían homenajes públicos en muchos pueblos del País Vasco y los asesinos daban nombre a calles o a parques ante la ignorancia e incluso el silencio cobarde de quienes creemos en la democracia. Por el contrario, las víctimas se convertían en víctimas invisibles para una sociedad que se resistía a tomar conciencia de su valor, de su sufrimiento y de la inmensa dignidad que representaban.

Por fortuna, todo eso ha cambiado. Hoy reciben un merecido reconocimiento público que nunca será suficiente, pero que las coloca al menos en un lugar visible en nuestra sociedad. Reciben también una atención por parte de las administraciones públicas que nunca podrá compensar su dolor, pero atenúa al menos en alguna medida los devastadores efectos del terror sobre ellos y sus familias. Y lo que es casi más importante, se convierten en héroes silenciosos que dan nombres a calles o plazas en cada vez más pueblos y ciudades de España y se erigen monumentos en su memoria, como ayer se hizo en Carrión de los Condes, que nos recuerdan a todos la inmensa deuda de gratitud que tenemos contraída con ellos.

Sin embargo, no basta ya con homenajes o reconocimientos. Las víctimas del terrorismo nos están pidiendo también hechos. Tenemos aún que mejorar la protección a las víctimas del terror aunque solo sea para que no tengan que convivir, a veces en su mismo bloque de casas, con los asesinos de sus seres queridos una vez que éstos cumplen una condena que ha sido en ocasiones desproporcionadamente corta en función del daño que han causado. Aún hoy existen calles que llevan el nombre de algún terrorista en lo que constituye no sólo una humillación para las víctimas sino una burla al conjunto de nuestra democracia. Aún hoy los cómplices políticos de los asesinos se sientan en las instituciones públicas y reciben el dinero de nuestros impuestos, que en ocasiones desvían para financiar sus actividades criminales.

Ayer Carrión de los Condes dio una muestra más de la nobleza de sus gentes con un acto sencillo y hermoso, lleno de significado democrático, de justicia y de dignidad. Las víctimas del terrorismo son hoy un patrimonio de todos los españoles que creemos en la libertad y todos estamos obligados por tanto a cuidar de ellas. Las víctimas han dejado de ser por fortuna ciudadanos invisibles para ocupar el lugar de honor que merecen en nuestra sociedad. Ellas constituyen, con su ejemplo y con su liderazgo, nuestra mejor arma moral para alcanzar la derrota definitiva de los terroristas que todos anhelamos.
Ignacio Cosidó es diputado del Partido Popular por Palencia.

¡Caídos por España, descansen en paz!
Vicente A. C. M.  Periodista Digital 9 Noviembre 2008

¿Dónde están ahora los del “NO A LA GUERRA”. Quizás es que existan diversos tipos de guerras y que los muertos en cada una sean diferentes. Dos españoles, dos soldados que cumpliendo con la misión que se les había encomendado, defendían la democracia y la libertad han muerto en Afganistán en una emboscada. La guerra siempre es un fracaso de la humanidad y de la civilización. No es deseable, pero a veces tampoco es evitable.

En el caso de Afganistán, se está librando la batalla contra el radicalismo de unos fanáticos islamistas que quieren imponer su doctrina y su fe por la fuerza. Se trata no de la alianza de civilizaciones que solo un iluso puede proponer, sino de una lucha de nuestra civilización contra la intransigencia y el totalitarismo. Nunca puede haber alianza con quien basa su cultura y su religión en el desprecio por la vida y los derechos humanos. Nunca puede haber comprensión con quien lapida a una niña de 14 años tras ser violada y acusada de adulterio.

Es claro que los personajillos que clamaban por el No a la guerra, callan porque ahora conseguido su objetivo de recibir el premio a su falta de escrúpulos y afinidad política, son capaces de mantener un silencio cómplice y miserable ante estas otras guerras que en nada se diferencian de la de Irak. Pero si esto es el ámbito ideológico, no deja de ser también sorprendente la postura de los sindicatos respecto al paro. Son capaces de justificar lo que sea con tal de defender a su benefactor. Miserables mercenarios de un poder hipócrita.

Quiero expresar mi solidaridad con los familiares, amigos y camaradas de los muertos en acto de guerra. Que su valentía, su esfuerzo sea reconocido sin avergonzarse y se le rindan los honores militares que merecen por su sacrificio. España debe sentirse orgullosa de estos soldados, mujeres y hombres, dispuestos a cumplir con su deber exponiendo sus vidas y dándola como en este caso. Un escenario de guerra tiene la tragedia y la muerte escondidas en cada rincón y esta siempre acaba por aparecer tarde o temprano.

¡Caídos por España, descansen en paz!.

"El infierno vasco"
JUAN JULIO ALFAYA  Periodista Digital 9 Noviembre 2008

Título Original: El infierno vasco
Director: Iñaki Arteta
Año: 2008
País: España
Duración: 105 minutos
Género: Documental
Música: Eduardo Basterra
Productor: Arantza Mota, Pedro L. Lanza
Guión: Iñaki Arteta, Alfonso Galletero

Sinopsis: Desde hace aproximadamente cuatro décadas, más de doscientos mil ciudadanos vascos han tenido que huir de su tierra por motivos de seguridad, escapando de la extorsión de los terroristas o de la presión del nacionalismo gobernante. Las historias que recoge “El infierno vasco” son una representación de las miles de experiencias similares que se han vivido en estos últimos años.

EUROPA PRESS: Huyendo del asesinato, la extorsión, el aislamiento social o de las imposiciones lingüísticas, decenas de miles de familias vascas no nacionalistas han abandonado el País Vasco en los últimos treinta años. Rodado entre 2005 y 2008, El infierno vasco, es un recorrido por las experiencias de un buen número de ciudadanos vascos que optaron por el éxodo a lugares más seguros y con mejores condiciones democráticas.

Trailer "El Infierno Vasco", "The Basque Hell"
http://es.youtube.com/watch?v=2SNbHE8d-J4
----------------------------------------
Carta de Iñaki Arteta

Estimado amigo,

Como nos ha sido imposible encontrar distribución comercial para nuestra película "El infierno vasco" nos ponemos desde hoy a trabajar para poder efectuar una serie de estrenos en las principales ciudades españolas.

Queremos que a partir del jueves día 23 de octubre, a dos días de la anunciada consulta del lehendakari, la película pueda ser vista al menos en Madrid, Barcelona, Bilbao, Vitoria y San Sebastián.

Necesitamos ayuda. Muchas personas nos habéis apoyado, en este proyecto y en el anterior, de muchas maneras, incluso financieramente. Necesitamos más ayuda aún para llevar la película a cuantos más lugares mejor. Para que esta realidad sea conocida por cuantos más ciudadanos mejor. Para brindar un homenaje a los que no están, a los que se fueron, a los que se han quedado, a los que luchan desde cualquier lugar por que haya libertad en esta tierra.

Cualquier tipo de colaboración será bienvenida. Y la de tipo económico no tiene por qué ser la más útil.

Una ayuda importante para nosotros sería que se nos facilitaran contactos con exhibidores al menos en las ciudades en la que en esta primera fase queremos estrenar.

Otra de las maneras de cooperar más efectivas es, en una sociedad hipermediatizada como la actual, conseguir que se hable de la película, aunque sea bien. Spielberg y Universal cuentan con millones de dólares para sus lanzamientos. Nosotros, con cientos de amigos que hablando, escribiendo, blogueando, foreando física o virtualmente con otras personas, medios o colectivos pueden conseguir que la fuerza esté con nosotros.

A todos, y de momento sólo por leer hasta aquí, muchas gracias.
Iñaki Arteta Orbea
info@leizeproducciones.com
Consulta nuestra página www.elinfiernovasco.com

Castigo a la libertad
Editorial ABC 9 Noviembre 2008

PUNTO Radio, la cadena radiofónica de Vocento -editora de ABC- ha sido discriminada por la Generalitat catalana en la adjudicación de concesiones radiofónicas en frecuencia modulada. En concreto, Vocento carece ya de tres emisoras que controlaba y no se le adjudica ninguna de las 83 frecuencias que estaban pendientes de ser concedidas o renovadas, que van a parar a manos de grupos más complacientes hacia la política del tripartito catalán. Como es notorio, se trata de un castigo arbitrario, consecuencia directa del «cordón sanitario» decretado por ERC contra nuestro periódico por haber denunciado en las últimas semanas los despilfarros intolerables de altos cargos del «establishment» catalán, como el presidente del Parlamento autonómico, Ernest Benach; el vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluis Carod Rovira, y otros dirigentes independentistas. Es una medida inaceptable desde el punto de vista jurídico, puesto que los poderes públicos deberían cumplir con su deber de garantizar la pluralidad informativa. Además, vulnera los principios constitucionales de objetividad administrativa y de prohibición de la arbitrariedad, que son consustanciales al Estado de Derecho. Pero sobre todo, refleja una mentalidad despótica y autoritaria en el ejercicio del poder, que premia a los afines y sanciona a los discrepantes, con una actitud llena de rencor y de sectarismo que debería estar superada en una sociedad democrática y pluralista. A mayor abundamiento, la postura de ERC en contra de la libertad de expresión resulta ahora avalada por el PSC, puesto que -una vez más- el presidente de la Generalitat, el socialista José Montilla, ha tenido que plegarse a las exigencias de sus socios radicales.

Las denuncias de ABC sobre el desmesurado coste para las arcas públicas del vehículo «tuneado» del presidente del Parlamento catalán, la pseudo-diplomacia del presidente del Ejecutivo autonómico y otros escándalos similares han provocado una lógica contestación derivada de la indignación social. En tiempos de crisis, los políticos deben dar ejemplo de austeridad y de rigor en la gestión del dinero público. Estamos ante un episodio de venganza directa contra quienes, desde una empresa de medios de comunicación, ejercemos un derecho inalienable al servicio del interés general, puesto que los poderes totalitarios sólo se sienten seguros cuando utilizan la censura para eliminar cualquier oposición.

Como es obvio, Vocento asume el precio de su independencia empresarial e informativa sin perjuicio de que utilice los mecanismos propios de la libertad de expresión y de un ordenamiento democrático para defender la razón que le asiste. ABC y todos los medios de Vocento seguirán ofreciendo a la sociedad española una información veraz y una opinión libre y plural, sin dejarse amedrentar por personajes de la esfera pública que, lejos de demostrar un compromiso ético con la gestión de los fondos públicos, no hacen sino mostrar su resentimiento y mezquindad en cuanto tienen la ocasión. La sociedad abierta tiene su fundamento en la transparencia del poder y en el funcionamiento eficaz de los sistemas de control. Por eso, el artículo 20 de la Constitución es una pieza clave en nuestro sistema democrático ya que ampara no sólo a los comunicadores y las empresas, sino a todos los ciudadanos en su legítimo derecho a conocer la verdad, incluso cuando ésta conlleve desmanes en el uso y gestión del dinero de todos los españoles.

Vocento no sólo paga así el coste de su independencia ante los poderes públicos, sino que sufre también el castigo de quienes utilizan el poder de manera caprichosa y como una herramienta al servicio de intereses partidistas. Utilizar a conveniencia de parte el poder en democracia, con la arbitrariedad de quien cree ser inmune a la crítica y al juicio de la opinión pública, significa despreciar esa democracia. Quien dice representar la democracia sin respetar sus virtudes más que en beneficio propio se retrata a sí mismo.

Horacio y la nave del Estado
OLEGARIO GONZÁLEZ DE CARDEDAL ABC 9 Noviembre 2008

EN tiempos de tormentas, que amenazan la estabilidad económica de naciones y familias, ¿quedarán tiempo y sosiego para hablar de poetas y de naves, de mares con otras tormentas y de marinos con otras responsabilidades? Mientras nos sentimos acongojados por estos problemas urgentes, no podemos olvidar las tormentas morales y culturales, que son más silenciosas pero tienen secuelas más profundas.

Pocos años antes del nacimiento de Cristo, el poeta romano Horacio elevaba su voz ante las tentaciones que padecía la nave del Estado. Habiendo salido de graves peligros y recobrada la paz civil, pretendía abandonar el puerto y volver a alta mar, quedando a merced de nuevas galernas. «Las nuevas olas, ¿te llevarán de nuevo al mar, oh Nave? Ay, ay, ¿qué haces? Queda y no te alejes del puerto... ¿No ves cómo tu lateral se ha quedado sin remos y el ábrego violento quebrantó tu mástil y gimen las antenas y apenas podrías sin maromas afrontar el piélago imperioso?» (Odas I, 14)

Las decisiones políticas llevan consigo decisiones éticas previas. Si aquellas son competencia exclusiva del Gobierno legítimo, éstas sin embargo deben ser analizadas por los ciudadanos. Las líneas siguientes, sin mezclar planteamientos políticos y éticos, enumeran en forma de pregunta algunas cuestiones morales y situaciones sociales sobre las que debemos reflexionar, porque no hay política sin ética. Los grandes filósofos y teólogos de la Escuela de Salamanca así lo practicaron. ¿Quién lo debe hacer hoy?

I. El mercado y la política por sí solos no generan valores ni ideales y una sociedad que ha embarcado a los ciudadanos por los desfiladeros del dinero fácil, del éxito inmediato, de la fama a cualquier precio, no tiene resortes para preparar a las nuevas generaciones a una mayor fidelidad a los imperativos de la justicia y de la solidaridad, de Dios y del prójimo. Los valores y criterios deben ser cultivados privada y públicamente. No es verdad que sólo importe la dimensión social de la persona y que en el orden individual todo esté permitido. Lo que el ser humano es en su hondón personal terminará reflejándolo en su hacer. Quien no es justo en lo privado no lo será en lo público. La vida política sólo será limpia si a la vez cultiva las fuentes de las que toman savia sus raíces: la cultura, la ética, la religión, el arte, la utopía

II. La gran tentación de la Nave hispánica hoy es mirar al pasado con resentimiento, dejando el puerto de la convivencia lograda en el decenio 1970-1980 y sellada con la Constitución. Tentación de declarar ilegítimas las decisiones de ese decenio y arrancar desde otro comienzo como el único que resanaría la convivencia española. Con ello se vuelve a una intelectual guerra civil, inherente a querer haber tenido razón, seguir teniéndola y desde ahí juzgar, condenar y excluir a quienes no comparten el mismo punto de partida. Y puestos a mirar hacia atrás; ¿dónde poner el comienzo de la legitimidad? ¿En qué guerras o en qué paces situaríamos la verdad de España? Es sagrada una decisión de magnanimidad, de perdón y de reconciliación por parte de todos, para que haya paz real, a la vez que se rehacen situaciones de manifiesta injusticia, olvido o marginación.

III. Junto a este hecho generador de enfrentamientos, otros ponen también en peligro la nave del Estado en un sentido y de la democracia en otro. El primero de ellos es el debilitamiento de la credibilidad del poder judicial. A partir del momento en que a finales del decenio 1980 los dos grandes partidos políticos decidieron repartirse la designación de quienes presidirían los órganos de la justicia, los ciudadanos percibieron que estaba perdiéndose la autonomía de ese poder judicial, necesaria para garantizar la real democracia y asegurar la igual defensa de todos. Lo que estamos viviendo respecto del Poder judicial y del Tribunal constitucional son sólo los tristes extremos bochornosos, inherentes a aquella decisión. Se comienza a dudar de la justicia y a pensar que todo dependerá de quien tenga en cada momento el poder político, desencadenando desmoralización interna en la sociedad.

IV. En los momentos en los que se elaboró la Constitución española salíamos de una dictadura, en la que no habían existido partidos políticos. En tal momento estos fueron considerados la expresión suprema de la iniciativa y participación de los ciudadanos en la responsabilidad pública. Se les otorgó un puesto privilegiado en el ordenamiento jurídico hasta el punto de que quedaron convertidos en el órgano de expresión de la voluntad ciudadana con peso jurídico obligatorio para el poder ejecutivo. Fueron excluidas o no mencionadas las vías de de representación, que no pasaran por ellos. La consecuencia es que cualquier reclamación ciudadana que no esté mediada por los partidos políticos carece de fuerza jurídica. Puede ocurrir que una parte muy elevada de la población reclame algo o rechace una propuesta del ejecutivo, pero si no la canaliza por un partido político, el Gobierno no está jurídicamente obligado a tenerla en cuenta y puede imponer su decisión, aun cuando más de la mitad de los ciudadanos estuviera contra ella. Toda la vida humana, ¿debe quedar mediada y condicionada a que uno asuma todo lo que un partido lleve en su programa? ¿Se quedará sin voz ni voto esa parte de la población, cuyos deseos no encuentran cauce en los correspondientes programas de los partidos? Sorprende comprobar que los movimientos cívicos, que tanta importancia tuvieron en la vida española durante los decenios 1960-1980, han desaparecido, asfixiados en gran parte por los partidos políticos que reclaman ser la única expresión legítima de la voluntad ciudadana.

V. Otra de las cuestiones éticas es la de la solidaridad entre las regiones. El hecho de que los gobiernos centrales han dependido de ciertos partidos, ha llevado consigo que algunas regiones hayan sido privilegiadas económica y políticamente respecto de las demás. No se trata sólo de reclamaciones de identidad histórica: lo que está en juego es el reparto del dinero, en unas direcciones u otras. Hay zonas subsidiadas y zonas privilegiadas por las inversiones en infraestructuras, desarrollo industrial y técnico, mientras que otras quedan marginadas, bien porque tienen menor población, o porque sus representantes no logran hacerse oír. Por ejemplo, la franja despoblada del oeste español desde Asturias hasta Huelva sigue sin tren, sin autopistas, sin acceso fáciles a Madrid o entre Portugal y España. ¿O es que el número de votantes que apoyarán a un partido u otro es la razón que decide si se ayuda o margina a las regiones?

VI. Conexo con este hay otros hechos que provocan el sonrojo y el natural rechazo. La historiografía y la crítica social han denostado hasta el escarnio los procedimientos propios del siglo XIX cuando los caciques iban comprando uno a uno los votos por ciudades y aldeas. Votos individuales a precio bajo. ¿Qué pensar de la oferta de grandes cantidades y transferencias a algunos partidos o regiones, para que apoyen leyes o candidaturas? En consecuencia, la conciencia ciudadana piensa que no prevalecen la ley y la justicia, sino el poder económico en manos de un ejecutivo, que se asegura su permanencia en el poder por cualquier medio y a cualquier precio. Todo ello debilita la confianza en la justicia y en la democracia, confianza que es esencial para el bien común.

Si ante las pretensiones abusivas del emperador el viejo campesino germano pudo exclamar: «¡Aún quedan jueces en Berlín!», y si ante la violenta actuación del Rey de Israel Ajab, el profeta Elías pudo exclamar, «No te es lícito quedarte con la viña de Nabot», ¿quiénes son los jueces y profetas que entre nosotros advierten de aquellas derivas que objetivamente nieguen el carácter social, solidario, del Estado, que define nuestra Constitución?

Horacio concluía su oda invitando a evitar las galernas del pasado, a no malversar la justicia y a no defraudar la esperanza depositada. «Tú, Nave, que mi inquietud antes fuiste y ahora eres mi amor y mi cuidado, huye del mar que baña las Cícladas tentadoras». ¿Qué Cícladas debilitan hoy la democracia y amenazan al Estado? Ante ellas hay que pasar del saber al hacer y del diagnosticar al decidir. Unos con la palabra, otros con la responsabilidad política y otros con la reclamación ciudadana.
OLEGARIO GONZÁLEZ DE CARDEDAL

TRAS LA "DESAFORTUNADA" CAMPAÑA DE CAPRABO
La Generalidad insiste en promocionar productos catalanes
El consejero de Agricultura, Alimentación y Acción Rural señaló que la empresa pública Prodeca continuará con la promoción de productos catalanes tras la polémica campaña de Caprabo en septiembre, que ocasionó las quejas de pequeños comerciantes por considerarla competencia desleal.
Europa Press Libertad Digital 9 Noviembre 2008

Joaquim Llena señaló que "la campaña de Caprabo está finiquitada" y reconoció que fue "desafortunada", aunque apostó por "continuar potenciando los productos catalanes con iniciativas similares a ésta en "ferias, mercados, tiendas y superficies comerciales", pero mejor hechas, donde haya una implicación más directa del productor que se quiera colocar en la superficie".

"La idea es continuar con esta iniciativa, porque el 75 por ciento de las compras se producen en supers, hipers y discounts", agregó. Para Llena, "cambiar los hábitos de consumo" para aumentar las ventas de productos catalanes "no es una cuestión de sentimentalismo o de barretina, es una cuestión de revalorizar el producto, que está muy bien hecho, cuenta con todas las garantías de trazabilidad y de seguridad sanitaria y, además, es bueno".

En este sentido, defendió que el mensaje para el consumidor de a pie no se centre en si el producto es de denominación de origen (DO) o identificación geográfica protegida (IGP), sino en que "es de casa, es bueno y es seguro".

El consejero subrayó que las campañas de promoción en supermercados de Cataluña se remontan al año 2000. La de Caprabo, indicó, costó 107.000 euros y se realizó entre el 28 de agosto y el 30 de septiembre en 266 establecimientos, por lo que el coste medio fue de 11,83 euros por establecimiento y día, cantidad que se destinó a la cesión y mantenimiento de espacios para publicitar los productos catalanes.

Educación. Profesores fuera de Euskadi
Los exiliados del euskera
Más de doscientos docentes que se fueron ante la exigencia de la lengua vasca llenan colegios e institutos de localidades próximas al País Vasco
MARTA FDEZ. VALLEJO BILBAO 9 Noviembre 2008

m.f.vallejo@diario-elcorreo.com
Institutos y escuelas de Castro, Laredo, Santoña o Miranda de Ebro son conocidos ya como territorio 'de los vascos' en la enseñanza. Hay una nutrida colonia formada por decenas de profesores que salieron de Euskadi a partir de los años noventa, cuando se aprobaron las primeras leyes y decretos que marcaban la exigencia de la lengua vasca en las aulas. Muchos docentes vieron el futuro con temor y se apuntaron a los concursos de traslados para funcionarios, y los que no tenían plaza fija se presentaron a oposiciones estatales en busca de un destino fuera del País Vasco, pero lo más cerca posible de su domicilio. Otros intentaron aprobar los perfiles de euskera durante años, sin éxito, hasta que tiraron la toalla y se lanzaron en pos de huecos en centros de comunidades vecinas. Son los exiliados del euskera. La mayoría no se atreve a poner rostro ni nombre a su historia.

«Desde los años noventa se fueron seminarios enteros de Historia, Filosofía... Catedráticos de gran experiencia, de prestigio, buenos docentes. Aunque muchos eran funcionarios con plaza fija y les iban a liberar para estudiar euskera, no estaban dispuestos a renunciar a dar las clases en su lengua. Los conocimientos no se pueden transmitir de la misma forma en el aula en un idioma aprendido de mayor. Se perdió un gran capital humano», resume el profesor de Historia Pablo Gómez de Vicuña, miembro de CC OO, que vivió el traslado de muchos de sus compañeros a otros destinos. La ley de la Escuela Pública Vasca de 1993 y el posterior decreto de perfiles, en el que se establecía la obligatoriedad de sacar unos títulos concretos para ocupar las plazas en la red pública, dio el pistoletazo de salida a ese 'sálvese quien pueda'.

El grupo más numeroso de docentes vascos se ha asentado en Cantabria. Colegios y centros de Secundaria públicos de Laredo, Castro y Santoña, principalmente, junto a otros ubicados en poblaciones más pequeñas, cuentan en sus aulas con más de un centenar de profesores de la comunidad, sobre todo vizcaínos. «Con la implantación de los modelos lingüísticos en la escuela, la opción que nos dieron fue reconvertirnos o irnos», recuerda un profesor de 57 años que reside en Bilbao e imparte clases de Historia en el instituto Bernardino de Escalante, de Laredo. No quiere que aparezca su nombre. «Hago mi vida en Bilbao y no me atrevo. Todo lo que no es nacionalismo vive aún acomplejado en Euskadi. No hay libertad para hablar». Entre su centro y el que está en esa misma localidad, el Fuente Fresnedo, hay más de cincuenta enseñantes vascos.

Un goteo constante
Este docente trabajó durante 25 años en institutos y escuelas de la capital vizcaína, «a la puerta de casa». Estaba a gusto y nunca se le había pasado por la cabeza irse de Euskadi. «Intenté sacar los perfiles de euskera y no pude. Ya tenía más de 40 años. A partir de ese momento la alternativa era ser vejado, humillado y relegado -que nos retiraran de la docencia y nos dedicaran a algún puesto de cuidador de comedor o similar-, o marcharnos. No no hemos ido, nos echaron, nos obligaron a irnos», se lamenta.

Recuerda con tristeza «el goteo continuo» de profesores que se fueron durante esos años. «Ni la sociedad vasca, ni los partidos políticos, ni las asociaciones de padres, nadie reaccionó ni hizo la menor mueca. Nos íbamos de uno en uno, de cuatro en cuatro en algunos colegios y no pasaba nada. Nadie protestó. Para el Gobierno vasco fue una buena jugada porque se quitó de en medio a cientos de profesionales que eran un obstáculo en sus planes por no saber euskera, y dejábamos sitio para los jóvenes ya euskaldunes. Además, oficialmente nos íbamos porque queríamos, ya que nos daban la oportunidad de reciclarnos», añade aún dolido.

Consiguió plaza en Laredo en un concurso de traslados en 1996. Ahora va y viene a diario a su instituto desde Bilbao compartiendo el coche con compañeros vizcaínos. Cree que nunca se ha valorado «el coste humano» que supuso para el colectivo este exilio forzado. «Teníamos aquí nuestra familia, nuestros amigos, nuestra vida, tuvimos que pagar una factura personal muy alta». Subraya también el elevado «coste académico»: «Se fueron profesores con mucha experiencia y entraron a las aulas otros reciclados en euskera, con las limitaciones que supone dar clase en un idioma que no dominas. Pero al sistema educativo vasco eso no le importa nada. Tiene otras metas».

Si en Laredo la presencia vasca es grande, Castro es el destino más goloso y donde se concentra la comunidad más numerosa de profesores procedentes de Euskadi. En el instituto Ataulfo Argenta hay 29, el 36% de la plantilla, y en el José Zapatero Domínguez hay una veintena. Castro es el sueño de Koldo -que tampoco quiere que aparezca su apellido, a pesar de que vive en Málaga desde hace 9 años-. Es profesor de Dibujo en Secundaria. En los años noventa hacía sustituciones en la red pública vasca y esperaba para presentarse a unas oposiciones. «Estaba obligado a pasar primero el examen de perfil de euskera, pero mi nivel era bajo. Suspendí el primer intento», recuerda.

Koldo, que tenía entonces 42 años y una hija pequeña, le vio las orejas al lobo. «Si ya son difíciles unas oposiciones, como para aprobar también el euskera... Es doble pendiente cuesta arriba». Se presentó a las oposiciones en Andalucía y consiguió plaza en Málaga. Desde entonces, cada dos años, cuando se convocan los concursos de traslados, pide ilusionado una plaza en Castro. Sin éxito hasta ahora. «Es la forma de volver a vivir en mi tierra, en Barakaldo, aunque dentro de poco mis hijas estarán ya integradas aquí y no podré regresar», comenta con pena.

La 'vía cántabra' aún es la salida que les queda a profesores en activo en Euskadi: al colectivo de docentes sin perfil que llevan décadas en la enseñanza vasca, no tienen puesto fijo de funcionario y ahora viven de las sustituciones de unas plazas de castellano que se extinguen. Patxi de Diego tiene 51 años y acaba de presentarse a oposiciones en la comunidad cántabra. Lleva 26 años dando clases de Lengua Castellana en el País Vasco y perdió la estabilidad por no tener perfil de euskera. No tiene futuro en la red educativa vasca y ahora busca un hueco en institutos de Cantabria. «Los de castellano hemos tenido que emigrar, nos han obligado a irnos, nos han echado. ¿No es eso también una forma de 'bullying'?», reflexiona indignado.

Vivir en Castro
En centros de Primaria y Secundaria de pueblos más pequeños, como Guriezo o Santoña, también es fácil encontrarse con docentes de Euskadi. Muchos se han quedado ya a vivir en Cantabria. Alfredo Vallejo, profesor baracaldés, da clases de Historia en un instituto de Santoña. «Esta zona es territorio de 'los vascos', es algo sabido ya en la comunidad educativa en Cantabria. He coincidido con compañeros que han sufrido mucho, que se vieron obligados a pedir destinos fuera porque no pudieron con el euskera», detalla. No es su caso. Tiene el EGA y pudo haber optado a una plaza aunque reconoce que le hubiese resultado «complicado» dar clases en euskera. Decidió opositar fuera de Euskadi, era más seguro, y logró plaza en la comunidad vecina. Alfredo se ha quedado a vivir en Castro, como una buena parte de los maestros que han conseguido destinos en Cantabria. «En Castro todos somos profesores vizcaínos o ertzainas», resume.

Los municipios burgaleses cercanos al País Vasco son otra de las salidas para los docentes que se van de la comunidad. Es el camino que tomó Vicente Carrión, profesor de Filosofía. Encaja en el grupo de los que apostaron en un principio por quedarse en su plaza e intentar aprobar el euskera. Estaba muy contento con su trabajo en un instituto de Secundaria de la capital alavesa, el Francisco de Vitoria. Aprobó la prueba oral de euskera, pero no superó el examen escrito. Era funcionario de carrera, tenía su plaza asegurada y se quedó a la espera de lo que le ofreciera Educación. No fue nada bueno. Su instituto mantuvo el modelo A, de enseñanza en castellano, y acabó por acoger lo que en el sistema educativo se denomina la 'diversidad': alumnos con necesidades especiales, los estudiantes con fracaso escolar y la inmigración. Su plaza de Filosofía en castellano desapareció. Durante un tiempo impartió clases de 'Habilidades sociales' en un módulo de FP. Después le tocó dar música y gimnasia a alumnos de 'diversificación curricular', los chavales con dificultades de aprendizaje. «Creí que podría adaptarme, pero no fue así. No era lo mío», comenta este docente guipuzcoano.

«Recuperé a Platón»
Carrión vio el futuro negro y en 2006 se presentó a un concurso de traslados para funcionarios. Cogió su último tren. Consiguió plaza en un centro de Secundaria de Miranda de Ebro. Con 50 años ha vuelto a dar Filosofía en Bachillerato. «He recuperado a mis 'platones' y 'aristóteles' y estoy encantado. Me ha supuesto una liberación», reconoce orgulloso. Recuerda que a su alrededor ha visto «un gran drama personal» durante los últimos años que estuvo en Vitoria. «A muchos les costó sangre, sudor y lágrimas el euskera. Gente mayor que se veía obligada a robar horas de estar con su familia para ir a clase y hacer los deberes del euskaltegi», relata.

Junto al sentimiento de haberse ido en silencio, sin protestar y sin que nadie moviera un dedo por ellos, los docentes en el exilio coinciden en que están satisfechos con unos destinos que consideran tranquilos. «La opción era estudiar euskera, que es como preparar otra vez unas oposiciones, o irme. No me lo pensé», recuerda una profesora de Matemáticas, vecina de Vitoria, que quiere ocultar su identidad. Logró una plaza en el instituto Montes Obarenes de Miranda de Ebro en 1990 y ahora se confiesa «encantada». «Los chavales aquí son como en cualquier otro sitio, pero te evitas todo ese rollo político. Y doy clases en mi lengua», añade.

Tiene sus pegas: «Tres cuartos de hora de ida y otros tantos de vuelta a diario; comer siempre fuera de casa; ganar mucho menos que los docentes del sistema educativo vasco y separarme más tiempo de mis hijos». En su centro hay una docena de vascos, que comparten coches para realizar los traslados al centro de Secundaria burgalés. Aun así se considera una privilegiada. Asegura que muchos colegas que optaron por permanecer en Álava le comentan ahora la suerte que tiene. «Es una frase que oigo continuamente: '¡Qué suerte, en Miranda!'». Una gran parte de sus compañeros que se quedaron en Vitoria y no lograron aprobar el euskera han acabado «haciendo sustituciones de semanas, de un lado para otro, en busca de una plaza en castellano, llorando al Departamento de Educación para que les busque un acomodo digno hasta la jubilación».

La comunidad docente vasca en Cantabria o Burgos es tan numerosa que ya han surgido algunos recelos. La profesora de Matemáticas del Montes Obarenes de Miranda comenta que algunos compañeros le recriminan que, como funcionaria, pueda optar a centros educativos de fuera de su comunidad y ellos no tengan la oportunidad de acceder al País Vasco por la exigencia de la lengua.

ABC RECOPILA LOS DESPILFARROS DE MONTILLA
Los caprichos del tripartito catalán en plena crisis
Tras desvelar casos como el del coche tuneado de Benach, ABC recuerda los episodios que evidencian cómo la Generalidad derrocha dinero público. Los gastos van desde el aumento del número de altos cargos a los informes adjudicados a dedo o las subvenciones a las embajadas catalanas.
Libertad Digital 9 Noviembre 2008

El coche tuneado de Ernest Benach puso en evidencia la política de gastos del tripartito catalán y sus promesas de austeridad. Y es que la Generalidad ha destinado partidas presupuestarias a estudiar la chufa o diseñar un parchís, establecer embajadas en el exterior y subvencionar escuelas en otros países. De hecho, y como recuerda ABC, el propio Montilla cobra el doble que Zapatero.

El tripartito catalán, que prometió en 2003 limitar gastos después de un gobierno de CiU caracterizado por los excesos y el favoritismo, cae ahora en los mismos defectos de forma amplificada. El número de altos cargos ha subido de 149 a 242, el personal de la Generalidad ha pasado de 126.510 a 180.000, y el de alta confianza ha pasado a ser de 323, contra los 227 de hace cinco años. Los asesores cobran como directores generales (87.000 euros al año), y Montilla ha decidido subirse el sueldo pese a votar a favor de congelar los de los diputados.

Igualmente, existe un acuerdo, firmado por todos los grupos, que permite a los consejeros que todavía conservan el acta de diputado cobrar dietas por desplazamiento pese a carecer de coche oficial. Este punto afecta directamente a Carod-Rovira, que al residir en Tarragona percibe una cantidad de 30.156 euros al año, mientras que Joan Saura, por ejemplo, se conforma con 21.605 euros por residir en Barcelona.

Precisamente Saura, recuerda ABC, fue muy crítico con la decisión de Benach de gastar 9.200 euros en decorar su coche oficial, pero muchos recordaron los 31 millones gastados en la remodelación de su departamento utilizando técnicas "Feng Shui" para mejorar el ambiente laboral. Saura también ha financiado una campaña corporativa institucional presupuestada en 1.019.828 euros, y además es responsable de elaborar informes técnicos encargados a dedo a personal externo afín, eso sí, al tripartito: 31 millones de euros. Dichos informes podían haber sido realizados por personal de la Generalidad, que como vuelve a recordar el diario, ha aumentado en sus años de Gobierno catalán.

"La evaluación de la población del pescado azúl": 140.000 euros. "Estudio, factores y manejo del cultivo de la chufa": 11.965 euros. "Estudio sobre plantas aromáticas, trufa negra y pasto de los Pirineos": 156.400 euros. "Seguimiento de la concha brillante": 27.956 euros. Todos ellos llevaron a la Fiscalía de Cataluña a investigar si el tripartito incurrió en delito.

Uno de los departamentos que más dinero mueve es el de la Vicepresidencia, que gestiona Carod-Rovira. En el presupuesto de 2009 se contemplan 2.2 millones de euros para delegaciones, oficinas y misiones en el exterior: un 63 por ciento más de la cantidad designada el año anterior. Y es que Carod tiene previsto abrir "embajadas" en México y Argentina, cuyos responsable, a su vez, cobrarán 87.569 euros anuales.

Carod también controla las ayudas a entidades dedicadas a fomentar el catalán. Durante los seis primeros meses de 2008 se repartieron 6 millones de euros a colegios franceses, casas regionales distribuídas por todo el mundo o entidades deportivas menores (la federación de bolos, o la de fistball) que promocionen el nacionalismo a través del deporte. De hecho, la Asociación para el reconocimiento internacional de las selecciones deportivas ha cobrado 275.000 euros en esos seis primeros meses de 2008.

Las ayudas al pancatalanismo han supuesto a lo largo de 2007 todo un clásico de la vicepresidencia, ironiza ABC. Subvenciones que superan los dos millones a entidades con sede en la Comunidad Valenciana, Baleares, Aragón o el Sur de Francia tienen como finalidad fomentar la identidad catalana en dichos territorios.

Y el alquiler de oficinas, que acapara más de cien millones de euros anuales y otros 23 millones en mensajería debido a la dispersión de las dependencias administrativas (lo que obliga también a aumentar el parque móvil para los más de 200 altos cargos: 95 vehículos y 134 conductores en plantilla). Dicha flota oficial es, de todas formas, insuficiente, ya que la Generalidad también se vio obligada a gastar a una empresa de taxis de lujo para cubrir todos los servicios necesarios.

Pero el Gobierno de Montilla tiene la receta para sufragar parte de estos gastos: iniciativas como las multas a los comercios que no rotulen en catalán, que han recaudado hasta la fecha 241.475 euros después de 420 sanciones.

«La división en el PSOE y los nacionalismos dañaron la República»
SERGI DORIA | BARCELONA ABC 9 Noviembre 2008

Juan Negrín López podría haber pasado a la Historia como el eminente médico fisiólogo que fue, pero su nombre acabó asociado a la nefasta influencia comunista sobre el gobierno republicano y las oscuras lentejas de la hambruna y la derrota que nuestros abuelos bautizaron como «píldoras del doctor Negrín». Vilipendiado por sus compañeros del PSOE y por el franquismo, que concentró en su persona toda la responsabilidad del traslado de oro del Banco de España a la Unión Soviética, el último presidente de la Segunda República «ha sido readmitido en la conciencia española tras medio siglo de oprobio y silencio». Lo afirma el historiador Gabriel Jackson en su biografía sobre una de las figuras más polémicas de la guerra civil española. La editorial Crítica hace coincidir su aparición con una biblioteca dedicada a las obras del autor.
-Negrín es el líder republicano peor tratado por la posteridad...

-Aunque no he estudiado a fondo las divisiones entre los exiliados republicanos en México, lo que dio mala fama a Negrín fue mantener a ultranza la resistencia cuando la guerra se consideraba perdida y su papel en el traslado del oro a Moscú, que no fue un robo, sino una decisión legítima. Hasta 1945, con el final de la Segunda Guerra Mundial, Negrín insistió en que era el jefe legítimo del gobierno republicano. Dimitió, pero con la esperanza de que se le propusiera para algún cargo importante; como eso no se produjo hubo de retirarse. Su único gesto en los años de posguerra fue apoyar, desde su residencia en Inglaterra y Francia, la inclusión de España en el Plan Marshall.

-¿En qué medida perjudicó a la República la división interna del PSOE y el «izquierdismo revolucionario» de Largo Caballero?
-Sin duda hizo mucho daño a la República y al gobierno constitucional del momento. Pero algunos historiadores han cargado las tintas sobre los hechos de octubre del 34. El ambiente estaba también caldeado por grupos monárquicos y militares.
«Negrín fue un estadista que advirtió con más lucidez que los franceses y británicos las verdaderas intenciones de Hitler»

-¿Negrín era una figura equidistante dentro del PSOE?
-Mucho antes de tener un papel relevante en el PSOE, ya había actuado desde posiciones liberales. Era partidario de un capitalismo atenuado por la legislación social, un seguidor de Keynes. Junto a Indalecio Prieto, entonces ministro de Obras Públicas, era el socialista con mayores conocimientos de economía.

-Usted no le considera el único responsable de que el oro español acabara en las arcas soviéticas...
-Largo Caballero como jefe de gobierno y Prieto como ministro de Marina firmaron la autorización. El 15 de octubre de 1936, Largo Caballero escribió una carta al embajador Rosenberg proponiéndole que se trasladara a Rusia una cantidad considerable de las reservas de oro de España. Y Juan Negrín, como ministro de Hacienda, explicó al jefe de gobierno los problemas técnicos que implicaba la operación, y tradujo la carta al francés para comodidad del receptor... En este punto, sus detractores han presentado a Negrín como un «compañero de viaje» de Stalin.

-La trifulca con sus correligionarios prosiguió tras la guerra...
-Sobre todo con Prieto. Al acabar la contienda difamó a Negrín porque no quería tener competidores y pretendía ser el jefe indiscutido del PSOE. Hacia el final de su vida, Negrín redactó un memorándum en el que explicaba la decisión que se había tomado y quiénes eran las personas que habían compartido aquella responsabilidad. Afirmaba que las personas que le difamaban eran víctimas de una «amnesia colectiva parcial» y resumía las etapas de la forma siguiente: «Negrín propone el envío; Largo Caballero da la orden; Prieto la ejecuta; Azaña la sanciona». En otras palabras, el jefe de Gobierno, el ministro de Marina (que después de la guerra, en algunas de sus diatribas contra Negrín, declara que el envío se llevó a cabo sin su consentimiento), y el presidente de la República, todos sabían lo que estaba ocurriendo y dieron su consentimiento oficial.

-Pero en el secuestro y asesinato de Andreu Nin, Negrín pareció mirar hacia otro lado...
-El crimen se produjo siguiendo las órdenes de Stalin, como ya han probado en documentales como «Operación Nikolai» de Maria Dolors Genovés, realizado a partir de la apertura de los archivos secretos soviéticos. Se sabe, por tanto, cómo se desarrolló aquella acción y quiénes fueron los responsables... Sin embargo, sigue siendo difícil conocer cuál fue el comportamiento real del gobierno Negrín porque existen muchas versiones sobre aquel episodio. Su presidencia coincidió con el momento culminante de las purgas estalinistas, una época en que los comunistas se parecían más a una secta que a un partido político.

-Con aquellos aliados, la República del verano del 37 debía tener poco qué ver con la de la primavera del 31...
-La sublevación del 18 de julio desmontó la estructura republicana, pero en los años 37 y 38, Irujo, Largo Caballero y Negrín intentaron recomponerla.

-¿Las malas relaciones del gobierno central con los nacionalismos catalán y vasco perjudicaron esa cohesión?
-He dedicado bastantes páginas de mi libro a este asunto. Fueron relaciones muy difíciles, no sólo para Negrín, sino también para el presidente Azaña. Que vascos y catalanes negociaran a espaldas del gobierno con ingleses y belgas perjudicaba, en efecto, la cohesión y la unidad en el bando republicano. Los líderes republicanos se despidieron de su ejército con dignidad en la frontera francesa, pero las relaciones entre ellos siguieron siendo muy difíciles, incluso entre Negrín y Tarradellas que eran hombres competentes y pragmáticos. La desafección de los gobiernos nacionalistas fue un lastre para la República.

-Si la guerra la hubiera ganado esa República de 1939... ¿Hubiera seguido el modelo francés o el de las democracias populares de órbita soviética?
-Para mí no hay duda sobre el primer modelo. Negrín fue un estadista que advirtió con más lucidez que los franceses y británicos las verdaderas intenciones de Hitler. De todas formas, la República no podía ganar la guerra sin la ayuda económica militar de Inglaterra y Francia. La política de apaciguamiento que mantuvieron ambas democracias abolió toda esperanza republicana

"Ni las traiciones de unos ni la mojigatería de otros nos apartarán de nuestro camino"
 Periodista Digital 9 Noviembre 2008

Ortega Lara ha criticado la utilización política de las víctimas por parte de los partidos que luego "han dado la espalda". Ellos no son, ha advertido, "la correa de transmisión de ningún partido" y sólo se deben a quienes "a lo largo de estos años han dado su vida por los demás".

El ex funcionario de prisiones burgalés ha sido uno de los ponentes, junto con el presidente de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), Antonio García Casquero, y el diputado nacional del PP Ignacio Cosidó, en una conferencia organizada por el Ayuntamiento de la localidad palentina de Carrión de los Condes y el responsable de la AVT en Palencia, Chema Arconada. Alli advirtió que "ni las traiciones e indecisiones de unos, ni la mojigatería y los complejos de otros nos apartarán de nuestro camino" que no es otro que "mimar la memoria de los muertos por el terrorismo".

Además de criticar contundentemente la forma de actuar de los principales partidos políticos nacionales así de como las instituciones, "que tantas veces nos han dado la espalda en los últimos tiempos", el miembro de la AVT, hizo un llamamiento a la Justicia española, "que es la que tiene que prevalecer siempre", para que "se sepa toda la verdad de lo ocurrido en los atentados del 11-M" al considerar que esta es "la única forma de que los familiares de los muertos y las propias víctimas puedan vivir de forma normal".

También hubo lugar en su alocución a la negociación protagonizada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, calificándola de "un grave error" que además fue totalmente "en contra del Pacto por las Libertades que ellos mismos propusieron" y por la que llegaron a ser capaces de "retorcer las leyes y manipular a su antojo las instituciones jurídicas para reducir las penas de los etarras y abrirles la vía para volver a los Ayuntamientos".

Por el contrario, relató lo que, desde su punto de vista, ha sido "una estrategia definida por el Estado para acallar la rebelión cívica que estábamos protagonizando las víctimas", pidiendo de esta forma a los nuevos responsables de la AVT que "no se dejen embaucar por los cantos de sirena del poder político" que lo único que ha hizo por ellas fue "crear la figura del Alto Comisionado, un comisario político cuya misión era la de romper la unidad que había entre los colectivos de victimas".

Por último, el ex funcionario de prisiones se dirigió a la juventud para pedirles que "sepan apreciar los derechos y libertades de los que disfrutan en estos momentos" que han sido "fruto del sacrificio de muchas personas durante muchos años", y que los defiendan ya que sin ellos "no podrán tener un futuro mejor que el nuestro", algo que tachó como "nuestro principal objetivo".

Peleas en ETA entre asesinos desesperados y asesinos esperanzados
 Periodista Digital 9 Noviembre 2008

La ruptura de la tregua reabrió en ETA y Batasuna una brecha divisoria que ha llegado a resquebrajar el propio núcleo dirigente de la organización terrorista. Segi asume que tiene dificultades de captación y que, en muchas localidades, ha renunciado al «activismo» porque el sector juvenil «sólo quiere fiesta», según documentos incautados. Las juventudes de ETA reconocen que algunos de sus centros son «fumaderos de porros».

ETA atraviesa una crisis en sus juventudes sin precedentes fruto de la desmovilización que se está produciendo en sectores que hasta ahora apoyaban a la banda pero también, y de una forma definitiva, por la presión policial y judicial sobre la kale borroka. Los últimos golpes a la violencia callejera han conseguido estrangular uno de los principales canales de los terroristas para nutrir su cantera.

Desde principios de la tregua anunciada poco antes de ese periodo de tiempo, las estructuras de ETA estaban dispuestas a seguir, pero constatan que los miembros de Segi se duelen -y así lo manifiestan- de una situación de enorme crisis como consecuencia del hostigamiento que vienen arrastrando. Primero, -informa El Mundo- con las persecuciones policiales contra los grupos autores del terrorismo callejero y con la disolución de Gazteriak; después, con los cambios de legislación que etiquetaron como terrorismo puro y duro los actos de violencia callejera, equipararon las condenas y responsabilizaron a los padres económicamente de los destrozos cometidos por sus hijos menores; y, finalmente, con las continuas ilegalizaciones que se iniciaron en 2000 con Jarrai, en 2001 con Haika -la sustituta-, y, finalmente, con Segi.

Segi está en crisis de captaciones, sus miembros potenciales tienen inquietudes serias como la de la vivienda y, en ocasiones, el TAV pero, en su mayor parte, su interés se centra en el ocio, y algunos de sus lugares de reunión se han convertido en «fumaderos de porros», según expresión propia. Los etarras reconocen que sólo en un barrio de San Sebastián la situación es medianamente «decente». El asunto de los porros resulta especialmente paradójico porque, tal como consta en el mismo documento, durante una época, ETA se erigió en defensora de la moral antidrogas, hasta el punto de que asesinó a varias personas con el argumento de que estaban vinculadas a ese mundo.

ETA suspende de militancia a su ex líder
Javier López Peña, Thierry, representante de ETA en las frustradas negociaciones con el Gobierno, y Ainhoa Ozaeta, quien difundió en vídeo el inicio de la última tregua el 22 de marzo de 2006 "están suspendidos de militancia y a la espera de castigo" por parte de la organización terrorista.

En una información del diario El País de este domingo se recoge que esta situación es fruto de la ruptura de la tregua por parte de la banda terrorista , que "ha abierto en ETA una fractura que ha llegado a resquebrajar al propio núcleo dirigente".

El aparato militar de la banda terrorista, dirigido por Mikel Garikoitz Azpiazu, Txeroki, acusa a Thierry de "entorpecer la preparación de atentados".

El periódico también refleja la "división interna" de Batasuna, que ha motivado al ex portavoz Arnaldo Otegi, al ex secretario general de LAB Rafael Díez Usabiaga y a dirigentes como Tasio Erkizia a "impulsar una plataforma propia".

El manual del perfecto "yihadista"
 Periodista Digital 9 Noviembre 2008

Un texto requisado en Cataluña adoctrina a los islamistas sobre cómo pasar inadvertidos. Los consejos para la seguridad preventiva del yihadista son muy vastos, pero de todos ellos destaca la obsesiva petición de precaución: "Hay que tener mucha precaución para llevar a cabo cualquier operación yihadista porque cualquier error, por pequeño que sea, puede costar la vida de mucha gente".

Todo vale en favor de la yihad. Mentir, vestirse con ropa occidental, disfrazarse, beber alcohol, llevar el pelo corto, usar nombre falso, encriptar documentos y utilizar tinta invisible es legítimo y en ocasiones obligado, según recoge el manual de seguridad del yihadista encontrado por la Guardia Civil en el domicilio de Mohamed Mrabet en Vilanova i la Geltrú del cual informa en un imperdible reportaje El País.

Sobre el uso de la mentira y el disfraz, el autor del manual es taxativo y se apoya en el testimonio de algunos sabios: "Muchos ulemas permitieron usar la mentira en caso de conseguir un beneficio religioso que pueda acabar con el castigo de los infieles hacia los musulmanes. La historia del islam está llena de cuentos sobre este tema... El musulmán tiene que imitar a los infieles en su forma de vestirse si eso va en beneficio del islam. Como los judíos que habitaban la península árabe en el tiempo del profeta".

El documento da instrucciones para el uso correcto de la codificación. Tiene que haber un anterior acuerdo entre el remitente y el destinatario, dos copias de la clave, las identificaciones de ambos deben estar determinadas, han de fijarse el tiempo y la fecha para el contacto, la carta debe ser corta y comprensible, hay que cambiar la clave después de cinco o seis contactos y ocultar cualquier huella de la carta después de descodificarla. Todo un esquizofrénico protocolo para no ser descubierto.

El Teatro Amaya estrena «En el nombre de Alá», una obra que se inspira en las teorías numerológicas y plantea una España dividida en el año 2040
La república islámica de Cataluña
9 Noviembre 08 - Miguel Ayanz La Razón 9 Noviembre 2008

MADRID- Año 2040: Cataluña se ha independizado de España. Las clases pudientes han ido abandonando el nuevo y pequeño país, en el que cada vez son más los hijos de inmigrantes quienes votan. No tarda en surgir un partido religioso y de la noche a la mañana Cataluña queda convertida en una república islámica. Ante estos hechos, un golpe de Estado arrebatará el poder a los fanáticos religiosos, pero un comando de terroristas seguirá actuando. ¿Una trama disparatada? Quizá, aunque la nueva obra que se estrena en el Teatro Amaya, «En el nombre de Alá», se basa en las predicciones del más célebre profeta moderno, Nostradamus, pasadas por el tamiz del autor del texto, Manuel Martínez, que ha hecho de la numerología su bandera.

En escena, el proyecto está dirigido por José Bornás (dirigió la aplaudida comedia «Zanahorias» y tiene otro montaje estos días en el Festival de Otoño) y protagonizado por Ruth Gabriel y José Lifante, entre otros. El autor explica así su propuesta, apoyándose en otro de sus libros, el ensayo «11: El código secreto»: «Voy a contar una especie de realidad, aunque a la vez puede ser ficción. Mi libro se basa en personajes ficticios, pero todos los hechos son reales. Si lo lees y ves las profecías que hago, todas se han ido cumpliendo una a una. Yo vengo del campo económico. El libro se publica en inglés en 2004, y la versión en castellano no tiene cambios. Allí ya decía que Fanny Mae iba a quebrar».

Y explica que «en él plasmo once predicciones económicas: todas se han cumplido en estos cuatro años». Según él, la Historia entera tiene una interpretación numerológica, desde la Biblia hasta la crisis financiera que vivimos. Asegura que no son cuentos: la prueba es que él invirtió en oro y petróleo cuando vio venir la crisis gracias no a una intuición especial... sino a lo que los números le decían. «Hay mensajes aquí dentro... pero hay que descubrirlos. El origen de las matemáticas está en la numerología, igual que el origen de la química está en la alquimia. Pero la numerología se ha ido desprestigiando porque se la considera adivinación. Y no lo es: es una ciencia que empieza con la numerología hebrea, la ¿Kabbalah¿». Asegura también que predijo «el día exacto de la caída de Fidel Castro» y que «te puedo probar cosas tan increíbles, como que Jesús era el Mesías, numerológicamente hablando».

Un futurible José Bornás, el director del montaje, explica que «Manuel utiliza a Nostradamus en la función; como numerólogo, lo convierte casi en un alter ego atemporal para hacer llegar sus teorías». Aunque, deja claro, «estamos hablando de lo que, en el lenguaje del cómic, llaman un ¿futurible¿». En cualquier caso, explica el director, el mensaje de la obra no es de miedo ni de prejuicio: «Lo que nos dice es: ojo con cometer actos de violencia injustificada porque todo eso luego es devuelto».

El terrorista que pidió perdón
La víctima de ETA y el ex terrorista del IRA
Shane O'Doherty fue el primer militante del IRA que se arrepintió en público de sus actos. Con motivo de la publicación de sus memorias, Irene Villa se reunió con él. Esta es la crónica de un emotivo encuentro.
Madrid Irene Villa La Razón 9 Noviembre 2008

Siempre me había preguntado qué piensa un terrorista cuando coloca una bomba con la certeza de que acabará con vidas humanas o dejará mutilados cuerpos de personas a las que ni siquiera conoce, ni tendrá quizá la oportunidad de decirles que no tenía nada contra ellas. Ayer tuve la ocasión de conocer a Shane O¿Doherty, un exterrorista del IRA arrepentido, el primero que pidió perdón a sus víctimas. Es una lástima que esto no sea lo habitual, porque esta actitud ahorra pasos necesarios en el a veces demasiado duro camino del perdón. Personas tan cercanas a mí como mi padre o mi hermana reconocen: «Nosotros ni perdonamos ni olvidamos». Pero optar por el perdón es mucho más beneficioso. Y no precisamente por quitar un peso de encima a quien causó el daño, sino por uno mismo. Me cuenta Shane, magnífico y claro orador, los problemas que tuvo por decir «perdón», palabra prohibida en cualquier organización terrorista junto a «culpable».

Y asegura que otros terroristas quieren dar el paso, pero no se atreven. «¿En serio?», me digo. Una parte de mí se queda satisfecha: puede que Shane no sea un caso aislado, que otros también hayan «despertado». Sin embargo, me preocupa que les falte valor para afrontar que, por muy noble que sea una causa, si los medios no lo son, cualquier atisbo de altruismo se desvanece. Esto es lo que Shane le diría a los terroristas de ETA. También les pediría que se den cuenta de que sus jefes les impiden ver la realidad en su conjunto, como si formasen parte de una secta. Y, lo que es más grave aún, les convierten en asesinos. Me consuela que Shane asegure que quienes ponen una bomba no piensan en las víctimas ni en el dolor que esparcirá por tiempo indefinido. Sólo les preocupa «ser un patriota y un héroe».

Además, reconoce que el detonante que convierte a un ciudadano en terrorista es el patriotismo llevado al extremo. Pero que si hubiera sabido que al cabo de los años nadie reconocería sus «actos por la libertad», jamás habría ingresado en una banda terrorista. ETA: aplícate el cuento. Libertad en prisión Shane O¿Doherty reconoce que la causa de libertad y el patriotismo suponía una responsabilidad que no entiende ni de dolor ajeno ni de víctimas. Pero fue en prisión donde, según me dice, uno empieza a pensar por sí mismo. Ya no tenía que preocuparse por salvar su vida y tomó conciencia del gran error en el que vivía. «¿La cárcel sirve de algo?», me pregunto. Y le explico que las víctimas queremos justicia, pero que no estoy segura de que se cumpla esa añorada reinserción.

Desde luego, en su caso la cárcel sí que sirvió para algo. Me alegra saber que, al igual que yo me he puesto en la piel de un terrorista en alguna ocasión, ellos puedan llegar a empatizar con la otra parte, la que vive marcada de por vida por la violencia, la que jamás entenderá qué tendrá que ver su dolor, su hijo asesinado o su madre mutilada con la libertad.

Sorprende lo que pensó Shane la primera vez que disparó a un soldado británico: «Me alegré de que no estuviera herido de gravedad, porque le había mirado a los ojos y había visto a un ser humano detrás del visor, el rifle y el uniforme», escribe en «No más bombas» (Libros Libres), un tomo de memorias que se pone a la venta este martes en el que relata su paso por el IRA y cómo se dio cuenta de las atrocidades que había cometido. ¿Se plantearán esto alguna vez los pistoleros de ETA? No creo, porque me viene a la mente el doble asesinato de Alberto Jiménez Becerril y su esposa Ascensión, acribillada a tiros mientras lloraba en el suelo, con el cuerpo inerte y ensangrentado de su esposo entre sus brazos. Si en ese momento no vieron un ser humano, dudo que lo vean detrás de un uniforme.

ETA mata sin un enemigo definido en contra.
Mientras, Shane escribe: «Veía a las fuerzas británicas como terroristas en mi país, asesinando a mi gente, y sentía la violencia contra ellos como un imperativo moral». Por supuesto que no hay nada que justifique una muerte, pero deben tenerse en cuenta los distintos escenarios antes de atreverse a encontrar similitudes entre ETA y el IRA. Migrañas terribles Aunque he perdonado, tengo que admitir que conocer algunas experiencias de Shane con los explosivos me han dado cierta tranquilidad en lo que a mi sentido de justicia se refiere. Hablo de las «migrañas terribles, con un zumbido increíble, producidas por los fuertes vapores, como de mazapán, de la gelignita (¿) Esos dolores de cabeza producidos por la nitroglicerina me duraban horas».

Creo que es justo que quien trabaje para hacer daño tenga que pagar un precio. Otros han muerto a causa de sus propias bombas. Shane tuvo más suerte: «sólo» se lesionó un ojo manipulando una carta bomba. La dignidad de la democracia Dar tanto a un grupo terrorista hace pensar que sus vidas ya no tienen sentido fuera de su banda. Es como si hubieran vendido su alma, como si no hubiese vuelta atrás. Por eso la derrota del terrorismo, único objetivo digno de una democracia, es tan ardua. Comprendo perfectamente a esos miembros de una organización terrorista que se niegan a admitir que han perdido.

Que tanta dedicación a su «causa» ha sido en vano. Que no valía la pena invertir tanto esfuerzo, esparcir tanto dolor y malgastar tanto tiempo. Pero como dice Shane: «La única lucha política con la que merece la pena comprometerse es aquella que ofrece un respeto incondicional por los derechos y la vida de toda persona». Ojalá todos acaben aprendiendo esta lección. Siempre me ha parecido incongruente luchar por la libertad arrebatándosela a otras personas. Más aún, cuando esas personas no tienen nada que ver con «su lucha». Lo difícil es, como Shane señala, cambiar la vía de los asesinatos por cualquier otra , porque significa olvidar todo aquello por lo que sus compañeros han luchado y han muerto. Por este motivo, precisamente, se ve tan lejano el fin del terrorismo. Pero si él lo hizo, ¿por qué vamos a perder la esperanza de que otros sigan su ejemplo?

CATALUÑA APLASTA EL PLURALISMO
Editorial - EL MUNDO  9 Noviembre 2008

La Generalitat que preside José Montilla ha utilizado criterios clientelares y sectarios para configurar el nuevo mapa radiofónico catalán. De las 83 concesiones en Frecuencia Modulada que acaba de adjudicar, ni una sola ha sido para Unidad Editorial, la empresa editora de EL MUNDO, pese a que nuestro grupo presentó un total de 54 solicitudes a concurso para 22 frecuencias y ya contaba con alguna emisora funcionando en pruebas. ¿Es creíble que ateniéndose a principios de objetividad y libre competencia uno de los tres grupos periodísticos más importantes del país -el primero en difusión escrita y el primero en internet-, no haya logrado ni una sola de las más de 80 concesiones de radio de Cataluña? La pregunta se responde sola.

Unidad Editorial había presentado tres atractivos proyectos, tres ofertas radiofónicas: dos de radio generalista -uno de ellos de la mano de una empresa catalana- y otro de radio deportiva, capitaneado por Marca. Pues bien, sorprendentemente han sucumbido ante iniciativas de grupos menores, pero fieles al nacionalismo. Además, a la Cadena Cope se le han retirado dos emisoras que ya tenía en funcionamiento y a Punto Radio, tres.

Estamos, sin duda, ante una forma caprichosa y partidista de ejercer el poder en un terreno tan sensible como el de la libertad de expresión, en el que se juega la calidad de una democracia. Para mayor escarnio, se pretende disfrazar esta cacicada como una decisión ejemplar y pionera en España, fruto del trabajo independiente del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), un órgano adscrito a la Generalitat y cuyos miembros son elegidos por el Parlamento autonómico. Lo cierto es que la primera vez que este órgano político y politizado -siete de sus diez miembros militan en algún partido- ha dirigido la concesión de licencias ha sido con este resultado tan ideológicamente burdo, parcial y liberticida.

Tras lo visto, el PP, que ha sido crítico con el CAC, debería ser coherente y retirar a su único representante, para no servirle de coartada ideológica ni continuar como comparsa. Resulta evidente que el CAC trata de acallar a aquellos medios que defienden los valores constitucionales y denuncian los abusos del nacionalismo. Con su vergonzosa actuación pone de manifiesto, además, el peligro que supone para la democracia y para la propia cohesión del Estado que las comunidades autónomas acumulen tanto poder en ámbitos que atañen a derechos básicos, como el de la libertad de expresión. Por lo pronto, en Cataluña se acaba de dar otra vuelta de tuerca al pluralismo, para apuntalar el pensamiento único y apagar voces discordantes

LUCHA ANTITERRORISTA / Los problemas de la banda
Las juventudes de ETA reconocen que algunos de sus centros son «fumaderos de porros»
Segi asume que tiene dificultades de captación y que, en muchas localidades, ha renunciado al «activismo» porque el sector juvenil «sólo quiere fiesta», según documentos incautados
ANGELES ESCRIVA - EL MUNDO  9 Noviembre 2008

MADRID.- «La trucha tiene dos ojos, los pececillos de río, 12». Nada que ver con el refranero español, ni se trata, aunque lo parezca, de uno de los aforismos de Bruce Lee del estilo «Be water my friend». La frase que encabeza esta crónica constituye simplemente el título de uno de los documentos elaborados por uno de los dirigentes de Segi -el semillero de ETA- en Guipúzcoa, y que ha sido puesto recientemente a disposición judicial.

La intención inicial del redactor del texto, detenido a principios de año, era -tal como indica la frase de la trucha y los pececillos- la de reorganizar la estructura del citado movimiento juvenil, multiplicar el número de integrantes, extender su radio de acción y, finalmente, detectar los defectos de funcionamiento para que Segi le resultase más útil a la banda terrorista. En palabras de los responsables policiales que se incautaron de los documentos: «Articular Segi en Guipúzcoa [su principal bastión junto con Vizcaya], crear una estructura unificada y con una disposición jerárquica que consiga ser eficaz en el objetivo de apoyar las directrices que marque ETA».

Con este fin, el dirigente guipuzcoano ideó una encuesta y la remitió a los simpatizantes de cada uno de los pueblos bajo su competencia, pero se encontró con una sorpresa desagradable: Segi está en crisis de captaciones, sus miembros potenciales tienen inquietudes serias como la de la vivienda y, en ocasiones, el TAV pero, en su mayor parte, su interés se centra en el ocio, y algunos de sus lugares de reunión se han convertido en «fumaderos de porros», según expresión propia. Los etarras reconocen que sólo en un barrio de San Sebastián la situación es medianamente «decente». El asunto de los porros resulta especialmente paradójico porque, tal como consta en el mismo documento, durante una época, ETA se erigió en defensora de la moral antidrogas, hasta el punto de que asesinó a varias personas con el argumento de que estaban vinculadas a ese mundo.

Algunas de las conclusiones que se extraen de lo que ocurre en cada una de las localidades están expresadas de un modo verdaderamente gráfico en el informe interno que resultó de la prospección: «Estamos muy perdidos», «la situación es desastrosa», «la gente sólo quiere fiesta renunciando así al activismo»... El documento es bastante exhaustivo, de modo que ni siquiera el Ministerio del Interior hubiera podido, con todos los medios de los que dispone, realizar una «foto de la situación» -como señala el dirigente del movimiento ilegalizado- tan nítida del estado y de las ocupaciones de las juventudes de ETA.

Los textos a los que ha tenido acceso este periódico son de mediados de 2006 y de 2007 y han sido puestos a disposición judicial hace escasas fechas, después de que los agentes lograsen abrir el soporte electrónico que los contenía. Demuestran, por tanto, que, desde principios de la tregua anunciada poco antes de ese periodo de tiempo, las estructuras de ETA estaban dispuestas a seguir, pero constatan que los miembros de Segi se duelen -y así lo manifiestan- de una situación de enorme crisis como consecuencia del hostigamiento que vienen arrastrando. Primero, con las persecuciones policiales contra los grupos autores del terrorismo callejero y con la disolución de Gazteriak; después, con los cambios de legislación que etiquetaron como terrorismo puro y duro los actos de violencia callejera, equipararon las condenas y responsabilizaron a los padres económicamente de los destrozos cometidos por sus hijos menores; y, finalmente, con las continuas ilegalizaciones que se iniciaron en 2000 con Jarrai, en 2001 con Haika -la sustituta-, y, finalmente, con Segi.

Dado que han pasado algunos meses desde la incautación de estos documentos, la situación podría haber cambiado, pero lo cierto es que las Fuerzas de Seguridad aportan datos que demuestran que si ha cambiado ha sido para empeorar los intereses de la izquierda abertzale, y se remiten también a las impresiones manifestadas hace apenas unas semanas por los propios etarras en sus declaraciones ante la policía o en sus documentos escritos. Sin ir más lejos, el jefe del comando Vizcaya, Aitor Cotano, pedía antes del verano a uno de sus compañeros que captase a una quincena de simpatizantes sin atender a las más esenciales medidas de seguridad. «Gente quemada, limpia, chollos... es igual, aquí hay trabajo para todos», escribía. Y la dirigente de EKIN en Pamplona, Maider Camino, en septiembre, se mostraba desesperada por las dificultades para hacer proselitismo y recabar ayuda para una infraestructura duradera.

En uno de los textos puestos a disposición judicial, el máximo dirigente de Segi en Guipúzcoa realiza un relato de la evolución del movimiento que demuestra su vínculo con ETA y su estrategia. Recuerda cómo, entre los años 1990 y 1996, la organización que aglutinaba a los alevines de la banda consiguió que miles de jóvenes vascos se negaran a realizar la mili francesa y española, y llevó a cabo lo que denomina «una respuesta directa frente a la imposición». Esa respuesta consistía, según el texto, en aplicar la «matxinada» -terrorismo callejero-, la «dinámica en contra de los zipayos [ertzainas] y del PNV», y en el «ensalzamiento de los enfrentamientos y de los ataques callejeros [montaje de los grupos y]».

Se jacta de que, en los 80, el movimiento juvenil de ETA encabezó actividades de todo tipo y, al hacerlo, comprometió a grupos musicales a los que vincula con sus intereses como Barricada, Escorbuto o La Polla.

El documento sostiene que en 1994, Jarrai organizó su tradicional encuentro de jóvenes y logró aglutinar a 10.000 de ellos y asegura que, en junio de 2001, Segi consiguió reunir en los «días jóvenes» a 23.000 personas y que, en 2002, en Elorrio, se produjo «el punto de encuentro con mayor afluencia de gente que nunca».

Pero después habla de una capacidad de movilización «hoy en día» de 3.000 jóvenes -en otras ocasiones se refiere a 5.000- y constata la existencia de importantes defectos de funcionamiento. Es en ese punto cuando asegura que han ido «rescatando poco a poco las pérdidas políticas y la fuerza perdida con la ilegalización» -de Jarrai, Haika y Segi- y anuncia que se disponen a «conquistar nuevos extremos» y a «fortalecer la apuesta». Sin embargo -y dejando claro que, con un número muy reducido de militantes, es evidente que ETA puede hacer mucho daño-, la situación real con la que se encontró uno de los máximos responsables del semillero de la banda fue bastante desalentadora para sus intereses.

Una situación que, según las Fuerzas de Seguridad, ha empeorado desde que los autores del documento lo redactaron. «Primero pensaban que, tras la tregua, ETA iba a atacar y vieron cómo sus comandos tenían que huir a Francia; después, pensaron que Batasuna sólo quedaría tangencialmente tocada. Pero cuando han visto que nada ha sido como habían previsto, muchos de ellos han preferido mantenerse en un quinto plano», asegura un experto de las Fuerzas de Seguridad.
«La trucha tiene dos ojos; los pececillos de río, 12»

En la parte teórica del documento encabezado con tan estimulante título, los dirigentes de Segi reconocen que están a disposición de la estrategia de ETA: «La organización, hacer la lucha y llevarla hasta la cúspide es lo principal». Para conseguirlo, necesitan «una estructura sólida» que se extienda por los «pueblos, barrios y colegios» con el fin de «implicar al mayor número de jóvenes» que fortalezcan su causa.

Como primer paso para recuperar la falta de solidez, que atribuyen en buena parte a su ilegalización, realizan un «balance» de problemas que incluye la falta de preparación de los «jefes mediadores» de la organización en la «gestión del dinero, en la comunicación y, en algunas ocasiones, en la enseñanza»; y la confusión en torno a algunos de sus elementos organizativos propios.

Se quejaban los dirigentes de Segi, por ejemplo, de que a los jóvenes no les estaba quedando claro que el éxito de las medidas sociales que ellos propugnan en su favor está directamente vinculado a la ejecución de sus «acciones» -que es el modo como ETA denomina a cualquiera de sus iniciativas, especialmente a las violentas-. Es lo que recibe la denominación de «desdoblamiento».

El documento describe los criterios de organización de Segi: la existencia de un 'talde' o grupo cuya función es planificar la actividad de los militantes en un pueblo determinado y conseguir que se celebre el 'bazar'; la convocatoria del 'bazar', que es la reunión a la que asisten «todos los militantes de Segi» para organizar los medios de los que disponen y en la que se realiza el «balance de la lucha en pro de las estrategias independentistas»; y la 'red', que es el «reparto del trabajo entre los socios».

«En cada pueblo, Segi tiene que hacer sus propias lecturas, tiene que ser referente ideológico y la fuerza de movilización de las luchas de la juventud del pueblo», dicen y añaden: «Los jóvenes nos tienen que tener como una referencia política de manera clara y para eso se han de tener las dinámicas preparadas... hostigando a los dirigentes del pueblo». Así hasta que «la dinámica» iniciada en el pueblo se una a lo que denominan «la dinámica nacional».
«Apagando fuegos...»

Los datos remitidos por los 'cachorros' de ETA en cada pueblo ofrecen una imagen más exacta que si la hubiera hecho Interior

Uno de los documentos incautados recoge la circular interna remitida por los dirigentes de Segi a sus subordinados. Entre sus inquietudes están las de saber «qué perfil tienen los responsables comarcales», «qué tipo de dinámica tienen», cuántos son, cómo son las asambleas y como funcionan los gaztetxe o casas de la juventud. Algunas de las respuestas obtenidas fueron las siguientes:

ZARAUZ: «Se junta bastante gente pero los motores son cuatro. Al gaztetxe no se le da utilidad alguna como espacio físico».

ZUMAYA: «Después de varios intentos, reunimos en un inicio a cerca de 200 jóvenes cuyas ilusiones e iniciativas se vieron muy limitadas por falta de voluntad real, quedando todo reducido a iniciativas de mero ocio. Esta asamblea se está bifurcando en dos grupos de trabajo, el del ocio y el de la vivienda, siendo nuestra responsabilidad planificar estos dos particulares de forma eficaz. Gaztetxe, no sabemos si hay».

CESTONA: «La Asamblea juvenil hay que cambiarla de raíz y el gaztetxe tiene una imagen muy mala en el pueblo y entre los jóvenes de la localidad».

ELGOIBAR: «Los dos últimos años han supuesto un tremendo declive, hoy en día va creciendo poco a poco, reuniéndose unos ocho jóvenes de edades diversas».

EIBAR: «Cuenta con una asamblea de jóvenes que aglutina a cerca de 10 miembros que se reúnen con frecuencia semanal; además de cursillos y conciertos, poco es lo que se hace. Los miembros del gaztetxe permanecen inmersos en luchas contra el TAV aunque lo hacen a título individual... No incidimos».

MONDRAGON: «Se reúnen semanalmente y editan mensualmente una publicación. Hace poco han empezado la lucha contra el TAV, pero mayormente organizan conciertos, actuaciones o conferencias. El centro lo utilizan para el ocio y nosotros no lo rentabilizamos de modo alguno».

ARETXABALETA: «Se creó hace dos años reuniéndose al principio unos 20 jóvenes que organizaban las fiestas del pueblo y acciones puntuales... Se crearon grupos de trabajo entre la gente que estaba con ganas. Funcionaba al principio pero que al final cayó en la dejadez... Hoy en día apenas se reúne... La última asamblea e iniciativas se adoptaron en agosto de 2006 en las fiestas del pueblo... El motivo es que la gente sólo quiere fiesta porque sólo se movía en ese ambiente festivo renunciando así al activismo».

INTXAURRONDO: «En el gaztetxe se aglutina una cuadrilla de 10 personas que permanecen sentadas en el sofá fumando porros».

EGUIA: «A pesar de resurgir de sus cenizas tiene problemas y grandes. Estar, estamos, pero muy perdidos».

LOYOLA: «Es virtual. Sólo existe el símbolo. Se mueven unos 15 jóvenes en torno a ella. La gestión la lleva una especie de cuadrilla que ha mostrado capacidad para organizar puntualmente un festival potente. Nuestra presencia y capacidad de incidencia es muy limitada».

GROS: «Ahora se reúnen unas 15 o 20 personas. Su función ha sido mayormente la de un grupo de ocio, pese a que ocasionalmente haya hecho un planteamiento elegante».

AÑORGA: «Gente que se mueve en torno al mundo de los conciertos».

BIDEBIETA: «Recién creado y con 20 personas en su seno que, de forma permanente, realizan un trabajo digno. Estos han dado cuerpo en pocos meses a una asamblea bien constituida y han dado pasos firmes y aunque, de momento, las dinámicas de lucha se están afianzando, todavía puede decirse que están situadas en los criterios correctos. Está en camino de ser la única asamblea de San Sebastián con la que se pueda contar».

LAZCAO: «Ha desaparecido».

ZEGAMA: «El gaztetxe, ¿existe?».

BEASAIN: «Tiene una gran implicación con la lucha del TAV, pese a que no la trabajan dentro de una planificación a modo de lucha. Organizan muchos conciertos».

ATAUN: «No sabemos gran cosa porque carecemos de estructura en esta localidad pero adivinamos que la situación es desastrosa».

SEGURA: «Poca cosa aparte de fumar porros».

LIZARZA: «No sabemos muy bien, pero el gaztetxe parece que se ha consolidado como el fumadero de porros y no sabemos si hay o no asambleas».

TOLOSA: «Como los bomberos, éstos igualmente andan apagando fuegos... El gaztetxe es una especie de lugar donde se hacen grabaciones musicales».

Brechas en ETA
JOSÉ LUIS BARBERÍA - EL PAÍS  9 Noviembre 2008

La dirección etarra suspende de militancia a su representante en las negociaciones con el Gobierno. Las bases de la banda piden golpear al PNV, pero de forma selectiva

La ruptura de la tregua reabrió en ETA y Batasuna una brecha divisoria que ha llegado a resquebrajar el propio núcleo dirigente de la organización terrorista. Fuentes de los servicios de información policiales aseguran que Francisco Javier López Peña, Thierry o Zulos, representante de ETA en las frustradas negociaciones con el Gobierno español y elemento clave del periodo de tregua, se encuentra suspendido de militancia y a la espera de que la actual dirección de la banda adopte sobre él una decisión definitiva. En idéntica situación permanece la antigua dirigente de Batasuna integrada en el aparato político de ETA Ainhoa Ozaeta, la encapuchada que el 22 de marzo de 2006 anunció el "alto el fuego" en el vídeo enviado a la televisión vasca (ETB). Ambos fueron detenidos el 20 de mayo pasado en Burdeos, en la misma operación policial en la que fueron arrestados también Jon Salaberria e Igor Suberbiola, miembros igualmente del aparato político.

La división interna recorre, asimismo, las desmoralizadas filas militantes de Batasuna y se manifiesta en la promoción de dinámicas y proyectos de participación electoral que cuestionan implícitamente el papel de "vanguardia dirigente" asignado a ETA y se anticipan a la posibilidad de que la organización terrorista opte por la abstención y el boicoteo de las elecciones. Arnaldo Otegi, el ex portavoz de Batasuna recientemente excarcelado, el ex secretario general del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga, y otros antiguos dirigentes como Tasio Erkizia están impulsando junto al ex secretario general de ELA, Joseba Elorrieta, y el ex consejero vasco de EA, Sabin Intxaurraga, la creación de una plataforma independentista abierta a las formaciones políticas y sindicales de izquierda abertzale: EA, Aralar, Zutik y Euskal Batasuna (partido de ámbito vasco-francés), además de ELA. La creación de esta plataforma, un remedo de Nafarroa Bai, con Batasuna en el lugar del PNV, les permitiría a la base militante y a su electorado salir del ostracismo político, salvar la prohibición judicial que pesa sobre su actividad pública y descargarse, en buena medida, de la férrea tutela que ejerce la organización terrorista. El congreso nacional del sindicato ELA ha condicionado su participación a que el proceso sea "democrático" y "civil", esto es: libre de las presiones e interferencias de ETA. Y cabe pensar que las condiciones de EA, partido que parece decantarse por romper su alianza electoral con el PNV, y del resto de los grupos convocados no serían menos exigentes. La incógnita reside en saber si los promotores de este proyecto seguirán adelante en el caso de que la organización terrorista lo rechace.

Aunque la dimensión de la crisis resulta difícilmente mensurable en una organización de estructuras estancas como ETA, parece claro que la insospechada fractura abrió en su seno una brecha de gran calado. El aparato militar, que dirige Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, acusó a López Peña de haberle cerrado el grifo de la financiación durante el periodo previo a la declaración de tregua para impedir que cometieran atentados. Estos y otros datos obtenidos recientemente deshacen la idea de que Thierry, a quien llegó a atribuírsele la doble jefatura militar y política, desempeñó un papel determinante a favor de la reanudación de la violencia. Por el contrario, pese a la actitud desafiante y chulesca que adoptó en su último encuentro con el Gobierno, reunión a la que, para sorpresa de sus interlocutores, acudió solo, López Peña no respaldó el atentado contra la T-4 de Barajas. Al igual que Arnaldo Otegui, siempre creyó que la dinámica del bombazo no sólo no ablandaría la voluntad del Gobierno español, sino que acabaría por agostar la vía de la negociación, como así fue.

La razón por la que Josu Ternera no acudió a esa última reunión sigue siendo un misterio envuelto en conjeturas diversas que van desde su destitución al frente del aparato político hasta la reaparición de la enfermedad cancerígena que padeció en el pasado y de la que se le suponía curado. "Puede que, simplemente, haya optado por quitarse de en medio, vista la situación de enfrentamiento interno. Eso le pega bastante", comenta un investigador policial. En cualquier caso, conviene relativizar las diferencias y tener en cuenta que la propia dinámica violenta de las organizaciones terroristas ejerce un efecto envolvente que arrastra al colectivo hacia la ortodoxia oficial. "La diferencia entre Txeroki y Thierry puede estar en que mientras el primero es partidario de matar todo el rato, el segundo piensa que sería mejor hacerlo los lunes, miércoles y viernes de ocho a tres", ironiza un analista policial. Hablar de moderados o blandos en el mundo del terrorismo vasco es, efectivamente, una broma macabra. De hecho, las críticas a la continuidad de la lucha armada vertidas por algunos presos no se han sustentado nunca en juicios éticos, lo que exigiría una reflexión autocrítica sincera y valiente, sino en la conveniencia estratégica o en la oportunidad de poner fin a una violencia que se habría revelado ineficaz o contraproducente.

La línea divisoria que recorre ETA-Batasuna deslinda dos análisis, dos percepciones más bien, adobadas, a veces, en la experiencia y en los sentimientos personales de cansancio, decepción, frustración o temor, y hasta en las dudas íntimas, nunca aireadas, que la violencia terrorista llega a suscitar incluso en ese universo sectario. Mientras los más posibilistas, los menos fanatizados, creen que la lucha armada de ETA puede terminar arruinando el proyecto político de la izquierda abertzale en la medida en que provoca un rechazo cada vez mayor de la sociedad vasca y carece de la fortaleza suficiente para forzar la mano del Estado español, los más recalcitrantes y sanguinarios difunden la tesis de que, en realidad, es el Estado español el que necesita desesperadamente negociar con ellos. Sostienen que la acción de ETA ha impedido la consolidación del Estado autonómico y ha abocado a España a una grave crisis territorial de la que no se repondrá hasta que obtenga la paz en Euskadi. "No cabe duda de que hemos salido de este proceso negociador reforzados en nuestros planteamientos y que hemos conseguido la internacionalización del conflicto, aunque haya habido desmovilización", escriben. Tan convencidos están de que pueden volver a sentar al Gobierno a negociar, que quieren ver en el incremento de la represión policial y judicial un indicativo del afán gubernamental en negociar con una ETA-Batasuna debilitada.

Los zutabes (boletín interno de ETA) ofrecieron durante la tregua significativas muestras de que esa teoría alentaba los pasos de la banda. Pocos meses después del "alto el fuego", el propio EKIN (sustituto de KAS, órgano de dirección y coordinación del entramado civil dirigido por ETA) explicó que el proceso debía servir a los objetivos de la autodeterminación y la territorialidad (Navarra), y no tenía por qué ser definitivo, por lo que se reservaban la posibilidad de "responder a los ataques". Y sin embargo, además de la oportunidad de avanzar en la consecución de sus objetivos políticos, buena parte de la militancia de Batasuna vio en las negociaciones con el Gobierno la ocasión propicia para la búsqueda de una salida digna al "conflicto". Muchos no entendieron que ETA rompiera la tregua y se embarcara en un "nuevo ciclo de enfrentamiento", cuando la percepción dominante era que la doble negociación -la de los partidos vascos (excepto el PP) y la del Gobierno con ETA- no estaba enteramente agotada. Ahora se sabe, conocida la suspensión de militancia de López Peña y de Ainhoa Ozaeta -compañera sentimental de Ekaitz Urrutikoetxea, el hijo de Josu Ternera-, que el enfrentamiento llegó a darse en las entrañas mismas de ETA.

Año y medio después de la vuelta al asesinato, las divisiones persisten sin que las medidas adoptadas por la dirección de la banda hayan logrado restablecer la confianza ni el ánimo militante. Para contrarrestar el malestar en campo propio y poder enarbolar el supuesto apoyo de la mayoría, la dirección ha abierto una suerte de debate interno en el que han participado también los presos y los huidos organizados en el extranjero. La participación en esta "asamblea no presencial" consistía en la posibilidad de comentar, por escrito, forzosamente, el documento sobre la línea política a seguir elaborado por la dirección. A juzgar por las respuestas, no parece que se hayan despejado las dudas.

Asomarse a ese debate desarrollado a lo largo del año es penetrar en un universo irreal en el que los criminales se reclaman víctimas de sus víctimas, damnificados del misterioso empeño en "prolongar el sufrimiento y el conflicto" que pondrían los condenados a morir a sus manos. Combatientes de una guerra invisible de la que extraen el derecho, o mejor dicho, la ineludible obligación patriótica, del asesinato, los autoerigidos guardianes del pueblo vasco ignoran el dato de que la gran mayoría del pueblo vasco realmente existente les odia y teme a partes iguales.

De los 115 escritos con valoraciones y propuestas sobre la línea política a seguir aportados por el conjunto de la militancia e intervenidos por la policía, una decena aborda la cuestión de si deben incluir al PNV entre sus objetivos. El asunto ya fue debatido en la asamblea interna desarrollada entre 2002 y 2003, y aunque no faltaron los partidarios de golpear frontalmente al partido, se acordó entonces dejar esa opción en suspenso hasta que estuviera claro el sentido de la evolución de la primera fuerza nacionalista. A partir de aquel debate, eso sí, la Ertzaintza fue considerada objetivo en cualquiera de sus niveles, y ETA se reservó la posibilidad de atentar contra los miembros del PNV que se significaran por su hostilidad hacia la "izquierda abertzale".

También ahora han renunciado, de momento, a actuar sin distingos contra el PNV, aunque la insistencia en la cuestión y las respuestas ofrecen un panorama preocupante. "Respecto al PNV, no digo que debamos abrir de par en par ese frente, pero sí que veo adecuado ir, taca, taca, dando algunos golpes", escribe un militante. "¿A qué estamos esperando? No podemos tratarlos como a enemigos principales, pero tampoco continuar con la indefinición actual. No hay una parte buena y otra mala. Todo el partido es malo", indica otro. "La cuestión es cuándo, cómo y dónde dar. (...) Puede haber un montón de maneras para hacerlo. Dar a personas inmersas en el mundo de la corrupción o a empresarios, hacer una especie de discriminación con el impuesto, darles a sus empresas...". Sólo una de las 10 respuestas es contraria a actuar contra el PNV.

El nulo ascendente de los elementos incorporados a EKIN, jóvenes clandestinos, obedientes, fanatizados y de escasa formación, tampoco ha contribuido, precisamente, a superar los recelos que dentro de Batasuna inspira la actual línea de ETA, ni a resolver las dificultades que la ilegalización acarrea en la práctica.

Tal y como preveían los sectores menos fanatizados, la vuelta a las armas ha traído consigo el regreso a la marginación política. La ilegalización judicial de sus siglas de ocasión -ANV y PCTV- alcanzará a buena parte de los 430 concejales de que disponen en la actualidad y pone fecha de caducidad, abril del año próximo, a los nueve escaños con que cuentan en la Cámara vasca. Y si la movilización callejera es el termómetro adecuado para medir el ánimo de Batasuna, habrá que convenir que éste se encuentra en horas muy bajas: menos de 3.000 manifestantes en las últimas convocatorias "a nivel nacional". Además, las encuestas y sondeos elaborados por el Gobierno y la Universidad del País Vasco dan cuenta del incremento del rechazo social al terrorismo y de la reducción significativa del número de independentistas.

En este contexto, ETA apuesta por el terrorismo a lo grande, convencida, por lo visto, de que le bastarán unas vueltas de tuerca más para volver a sentar al Estado a negociar. Lo que busca ahora es la máxima conmoción política y social, ahondar en la depuración de los no nacionalistas (el ex concejal socialista Isaías Carrasco), silenciar a sus críticos, dejar que el miedo campee en Euskadi y fuera de Euskadi. "Nuestro objetivo tiene que ser urgir la resolución del conflicto", escriben hoy los jóvenes de Segi, de la misma manera que los jóvenes de Jarrai escribían en 1995: "Se trata de acelerar el proceso y ganar", cuando "acelerar" quería decir llevar a cabo ekintzas (atentados) de extrema crueldad, como el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco.

"Pondremos en marcha una presión continua sobre los responsables de la prolongación del conflicto. No les dejaremos vivir con normalidad en el pueblo. Periodistas, empresarios, concejales, partidos políticos. (...) Se les fotografiará para hacer carteles propios con su rostro. (...) Hay que dar vía a ataques puntuales", subrayan los jefes de Segi, tras aleccionar a sus seguidores sobre la conveniencia de camuflarse debidamente -"el sujeto no es Segi, sino el Movimiento Juvenil", puntualizan- a la hora de dar "respuesta a la estrategia de guerra de los Estados".

Las estructuras de la ETA civil han solventado hasta ahora algunos de los obstáculos que acarrea la ilegalización gracias a que la dirección y coordinación se ejercen desde Francia, donde Batasuna es una asociación legal. Pero, cuatro años después de la comisión rogatoria en la que el juez Garzón se interesó por las actividades de esta formación en el país vecino, también la justicia francesa ha empezado a moverse. Según fuentes judiciales españolas, la propia fiscalía francesa está planteándose iniciar un proceso de ilegalización de Batasuna en Francia, aunque más por compromiso con España que por iniciativa propia. La protesta que la detención de los responsables locales de Batasuna ha suscitado entre algunos alcaldes de la región -"no se deben ilegalizar las ideas", han apuntado, como si ése fuera el caso- ha irritado a las autoridades gubernativas, sobre todo, porque algunas de estas quejas provienen de regidores de la derecha que se apoyan en alianzas con nacionalistas. "¿Es mejor tener a Batasuna clandestina en Francia que a la vista y controlada?", se pregunta un analista policial francés.

Pese a que la colaboración hispanofrancesa alcanza calificativos de sublime o insuperable en boca de los políticos de uno y otro país, el día a día no está exento de lagunas y dificultades. Cinco meses y medio después de la detención de López Peña, la policía española sigue sin disponer de la copia de la información encriptada que el terrorista guardaba en su ordenador. "Por lo general, suelen dejarnos que echemos un rápido vistazo a la documentación por si hay algo operativo a la vista, antes de ponerlo bajo control judicial", indica un policía español. El problema es que los tribunales antiterroristas de París trabajan con un único perito privado experto en desencriptar, y que el asunto de ETA no figura, a menudo, entre las prioridades francesas.

"Es desesperante", se lamenta un magistrado de la Audiencia Nacional, "no podemos hacer nada por muchos desencriptadores expertos que tengamos en la Guardia Civil y en el CNI". Sin negar la penuria de recursos materiales y humanos con que trabajan, los franceses reprochan a su vez a la parte española el desmedido afán por dar la máxima publicidad a todo lo relacionado con ETA. "Tuvimos que precipitar la detención de Thierry porque, increíblemente, resultó que había un equipo de televisión español merodeando por la zona. ¿Y sabe usted que, según el calendario de citas que encontramos en la vivienda, iba a producirse una reunión del comité ejecutivo en fechas posteriores?".

La respuesta a la colaboración policial francesa y a la pretendida "opresión" del Estado francés ha sido activar los grupos de kale borroka (lucha callejera) Irrintzi y Euskal Herria ez da Salgai (El Pueblo Vasco no se Vende), dos franquicias suyas que hostigan particularmente al sector inmobiliario. Es su manera de enseñar la zarpa a las autoridades francesas y de hacer patente la amenaza de que podrían pasar a mayores si el Gobierno de París les aprieta el cerco. "Se ha dado un salto cualitativo. (...) Las acciones de sabotaje demuestran que se ha abierto una nueva fase de lucha que estamos dispuestos a sostener con firmeza. (...) Si el Estado francés persiste del mismo modo en la profundización de la estrategia de la represión, la respuesta popular y la movilización serán también contundentes. (...) Francia debe tener claro que el conflicto al que parece mantenerse ajena está también en su territorio", se indica en uno de los zutabes.

ETA no anda sobrada de dinero, dicen los expertos policiales, porque buena parte de los extorsionados han empezado a retraerse a raíz del procesamiento en España de una serie de empresarios. "Pueden sobrevivir con tres millones de euros al año porque ahora son una organización más pequeña y obsesionada con las filtraciones, pero si nadie les pagara el impuesto, tendrían que cerrar en tres meses por falta de liquidez", apunta un investigador francés. De lo que anda sobrada es de colaboradores que seleccionan, marcan y presionan en Euskadi a las víctimas de la extorsión. La documentación incautada invita a pensar que puede haber hasta una cuarentena de individuos ocupados en estos menesteres bajo las instrucciones de cuatro responsables, uno por provincia. Y mientras haya dinero será difícil que los más fanáticos y obtusos se planteen seriamente abandonar el terrorismo, por muchas discrepancias internas que surjan en su seno y por grande que sea el rechazo del pueblo vasco.

Si ETA está ahora lanzada a causar el mayor daño posible es también porque en estos momentos busca enterrar las críticas internas con los escombros de sus bombas, porque necesita demostraciones de fuerza para convencer a sus bases de que la victoria está al alcance de la mano. Es la historia de siempre repetida en un ciclo infernal, eso sí, cada vez más corto y recurrente; la historia del maquinista que salta en marcha de un tren desbocado a punto de descarrilar y que es sustituido por otro maquinista que, a su vez, aumenta la velocidad, antes de ser reemplazado por un tercero que...

Hay dos posiciones en ETA-Batasuna, pero está por ver si existe una voluntad de poner fin a esta locura sangrienta. Y es que para que se conforme esa voluntad hará falta que el maquinista se mantenga en su puesto, frene la locomotora y cierre el paso a los conductores suicidas, aunque sea a riesgo de que los fanáticos le llamen traidor y le peguen un tiro. Es decir, hará falta alguien responsable y valiente para la historia de Euskadi, alguien de un perfil inexistente hasta ahora entre tantos críticos que, por temor religioso a ser expulsados de la secta o por miedo físico, terminan sometiéndose a los dictados del otro lado (los jefes de ETA en Francia); en el lado oscuro de la fuerza.

RADIO / El primer grupo de prensa de España presentó en total 54 ofertas para concurrir en la adjudicación de 22 licencias de emisoras y no ha recibido ninguna concesión
El veto nacionalista discrimina a Unidad Editorial en el dial catalán
RAUL PIÑA/ DANI CORDEDO - EL MUNDO 9 Noviembre 2008

MADRID/ BARCELONA. - Unidad Editorial, el primer grupo de prensa española y de información en internet, no podrá explotar ninguna de las 83 nuevas licencias para emisoras de Frecuencia Modulada (FM) que salieron a concurso el pasado enero en Cataluña. La exclusión es decisión del Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC), el ente público sobre el que recae la autoridad reguladora en el ámbito de la comunicación pública y privada de esta comunidad autónoma, y cuyos miembros son elegidos por el Parlamento catalán.

De las 83 licencias nuevas que la Generalitat sacó a concurso, Unidad Editorial solicitó la adjudicación de 22 con dos proyectos distintos para todas ellas y de 10 de éstas con otro proyecto más.

A través de Recoletos Medios Digitales, Unidad Editorial presentó su proyecto de radio deportiva que ya es referente en otros puntos de España e incluso en Barcelona -Radio Marca-. Además, Unidad Liberal Radio S.L., de la que es socio mayoritario, concurrió con un proyecto de radio generalista. Y con otro para el que Radio Salut, en la que Unidad Editorial participa en un 30%, solicitaba 10 frecuencias.

En total, 54 solicitudes de este grupo de comunicación para resultar adjudicatario de alguna de las 83 frecuencias. Resultado: ninguna. Y la única en la que Radio Salut emitía en pruebas desde hace tres años, autorizada por la Generalitat, tampoco ha sido mantenida.

«Es una discriminación en toda regla. En el CAC priman los criterios políticos. Nuestros proyectos cumplían con la legalidad», denuncia Juan Carlos Ballvé, consejero delegado de Radio Salut.

Basta echar un ojo al reparto para apreciar que en el extremo opuesto -los mayores beneficiados- se sitúan grupos de comunicación catalanes o, en su defecto, afines ideológicamente al gobierno catalán, presidido por el socialista José Montilla: el grupo Godó ha obtenido 17 concesiones; el grupo Planeta, ocho; el grupo Flaix -participado por Zeta-, 12 o la cadena Ser -emisora del grupo Prisa-, nueve. En total, suman 46 licencias, esto es, el 55% del total.

Esta es la primera adjudicación de frecuencias para la prestación de servicios audiovisuales que se hace en Cataluña, y también en el conjunto de España, en la que la convocatoria y la resolución corresponden íntegramente a una autoridad independiente de regulación. Aunque el Gobierno es el encargado de aprobar la planificación del espectro radioeléctrico, a través del Plan Nacional Técnico de FM, son las comunidades autónomas las que tienen la facultad de decidir cuándo sacan a concurso las licencias y bajo qué criterios.

«Es evidente que a los grupos mediáticos que se oponen al régimen establecido por el tripartito se les está privando de la voz crítica que es necesaria en cualquier democracia», subrayó ayer Albert Rivera, presidente de Ciutadans, para explicar los criterios del CAC. El dirigente político encuentra, además, coincidencias entre la adjudicación de frecuencias de radio y la subvención a los medios de comunicación: «A los que no son nacionalistas se les está expulsando de las subvenciones». En su opinión, «si estos medios rieran las gracias del Gobierno catalán o dijeran las cosas en la línea que el nacionalismo quiere, esto no les pasaría».

Sobre el papel, el baremo para la adjudicación de las licencias establece que uno de los criterios fundamentales que debe regir este reparto es el incremento de la pluralidad. Condición que no se ha cumplido.

Junto a Unidad Editorial, la Cope y Punto Radio han sido otros de los licitadores discriminados. Según señala la Cope, el CAC le ha «arrebatado» dos de sus frecuencias, en concreto una en Lleida y otra en Girona, adjudicadas a Onda Cero y al grupo de Emissoras Catalanes Audiovisuals de Proximitat. Por su parte, Punto Radio ha perdido tres.

«En las peticiones de Unidad Editorial, como en otras, no ha existido criterio de pluralidad y de respeto a la libertad de expresión que se deben tener en cuenta en el reparto de licencias de radio. Algunas empresas han sido claramente castigadas», protestó ayer Alicia Sánchez Camacho, máxima responsable del PP catalán.

Tanto el PP como Ciutadans reclamarán la comparecencia de Carbonell en el Parlament para explicar los criterios utilizados en el reparto de licencias.


Recortes de Prensa   Página Inicial