AGLI

Recortes de Prensa    Martes 18 Noviembre 2008

El alumno elige en qué lengua habla
La Delegación de Educación en A Coruña advierte a un centro de Pontedeume de que los estudiantes tienen derecho a expresarse en castellano en las materias que se den en gallego.
A. RAMIL / AGENCIAS. A CORUÑA / MADRID La Opinión 18 Noviembre 2008

Libertad para expresarse en castellano a la hora de hablar con el profesor en clase, hacer un examen o presentar un trabajo pese a que la asignatura se imparta en lengua gallega. Este es el derecho que la Delegación Provincial de Educación de A Coruña ha reconocido por escrito a dos alumnos del IES Breamo de Pontedeume, cuya madre -miembro de Galicia Bilingüe- solicitó que sus hijos pudieran comunicarse en su lengua materna.

"No se debe poner impedimentos para que los hijos de la denunciante, como cualquier otro alumno, utilicen las dos lenguas oficiales de Galicia como lenguas de expresión excepto en las clases o actividades relacionadas con una determinada lengua", señala el delegado provincial, José Manuel Mouriz, en el escrito dirigido al director del instituto coruñés.

La resolución de la Xunta se basa en un informe de inspección educativa en el que hacen referencia al Estatuto de Autonomía -"que establece la cooficialidad de castellano y gallego"- o al dictamen 366/07 del Consello Consultivo de Galicia -"frente a la potestad administrativa de fijar las materias que se impartirán en gallego, no hay un deber estatutario o legal del uso de esta lengua por parte del alumnado"-, para dar la razón a esta madre coruñesa.

Las plataformas ciudadanas contrarias al decreto que regula el uso del gallego en la enseñanza aseguran que esta resolución "es muy importante". "Habrá un antes y un después a esta decisión ya que abre una brecha en el decreto", indica José Mª Martín, de la Mesa por la Libertad Lingüística. "Es el primer caso en el que se reconoce por escrito este derecho y ahora lo que pedimos es que Educación envíe una circular oficial para extenderlo a todo el alumnado", resalta.

La demanda de esta vecina de Pontedeume también hacía referencia a que sus hijos pudieran utilizar el material didáctico y los libros de texto en la lengua que quisieran. En este sentido, el delegado de la Consellería de Educación en A Coruña sostiene que "los alumnos podrán disponer del material didáctico que libremente escojan" pero sólo se incluirán en el programa de gratuidad de la Xunta aquellos que coincidan con la relación de libros aprobada por el claustro de profesores del centro ya que es este material el que adquiere el colegio y el que, curso a curso, se traspasará de unos alumnos a otros hasta un máximo de cuatro años tal y como establece Educación.

La mota y la viga
EMILIO GUEVARA El Correo 18 Noviembre 2008

Hace unos cuatro o cinco años tuve el honor y el placer de defender en juicio a unos chavales de las Juventudes Socialistas que se habían encadenado a la verja del Parlamento vasco con una pancarta que, si no recuerdo mal, decía: 'Lehendakari, estamos locos, pedimos libertad'. A esta situación nos ha llevado en el País Vasco el nacionalismo. Aquí y hoy quien disiente, quien se niega a ser asimilado, quien pretende que sea efectivo y respetado su derecho a la libertad, se expone no sólo a la muerte física sino de manera cierta e inevitable a la muerte civil, al ostracismo, al exilio. Hoy en el País Vasco para los nacionalistas cualquier crítica o discrepancia es o un insulto, o una conspiración bastarda o ambas cosas a la vez.

Peor aún, ni siquiera se respeta a quien desarrolla su trabajo y su función institucional o social si no coincide con los planteamientos y deseos del nacionalismo. Los jueces, los educadores, los empresarios, los periodistas están bajo la permanente sospecha de obedecer a oscuros e inconfesables intereses cuando sus sentencias, sus enseñanzas, sus análisis o sus informaciones no gustan a los nacionalistas. Ejemplos de lo que digo los hay a patadas y muy recientes, porque se pretende que todos entendamos que si somos obedientes el poder nos premiará, pero deberemos atenernos a consecuencias ingratas en lo personal y en lo profesional si somos rebeldes.

Una de las últimas muestras de ello se produjo hace unos días en la reunión de los padres de la Plataforma por la Libertad de Elección Lingüística con dos miembras del EBB. No voy a entrar ahora a analizar cuál de las versiones sobre lo sucedido se acerca más a la realidad, aunque confieso que, aplicando las reglas de valoración de la prueba, considero más verosímil en términos generales la ofrecida por los padres que la de las políticas. Lo que me importa destacar es una afirmación del comunicado oficial del EBB, que, tras calificarlos de «manipuladores y sectarios», señala que «no aprueba ni admite aquellos grupos de interés cuyo único objetivo es generar discordia». Tremendo. Menos mal que esos padres se reunieron con dos representantes de la que dicen es la corriente moderada y amable del PNV, porque si se llegan a entrevistar, por ejemplo, con Egibar o Arzalluz, en el mejor de los casos salen esposados hacia el juzgado de guardia en un furgón de la Ertzaintza. En resumen, para nuestro partido-guía cuando un número considerable de padres se unen para poder elegir la lengua vehicular para la educación de sus hijos, su «único objetivo es generar discordia». Cualquier debate racional es imposible en estas condiciones. La lista de los que se quieren cargar ese idílico y autocomplaciente País Vasco que sólo los nacionalistas perciben se va engrosando.

Esta situación nos revela la existencia de una enfermedad muy arraigada en nuestra sociedad y que empieza a parecer crónica. De un lado, acredita que en este País Vasco desde el nacionalismo, o en su nombre, no sólo se atenta contra el derecho a la vida sino también contra el derecho a la libertad de conciencia, de expresión, de opinión. En esta sociedad hablamos mucho de la muerte física, cada vez menos frecuente por fortuna, y muy poco de la muerte civil que padecen, cada día de manera más intensa y constante, quienes se rebelan ante la imposición. Aquí las únicas alambradas las construyen quienes al argumento contestan con la descalificación personal del oponente, y responden no con razones sino incoando aberrantes procesos de intención. Y son estos, los que impiden diariamente el ejercicio de la libertades, quienes se rasgan cual fariseos las vestiduras y se permiten con una desfachatez sin límites ni medida denunciar la existencia de un déficit democrático que sólo a ellos es imputable. No sólo no nos respetan, encima se ríen de nosotros. Son el paradigma perfecto de quienes ven la mota en el ojo ajeno pero no la viga en el propio.

Ahora bien, y éste es el otro aspecto de la cuestión, los últimos responsables de lo que sucede somos todos los ciudadanos vascos que lo permitimos. Sólo en una sociedad adormecida, embargada por una mezcla de sentimientos como el miedo, la precaución, la indiferencia, el sentimentalismo más irracional, la sensación de impotencia, el desánimo y el egoísmo pueden mantenerse situaciones así. Es cierto que la violencia física y la coacción moral a las que estamos sometidos explican que se haya llegado a esta situación. Pero tenemos que reaccionar, sobreponernos a ese estado de ánimo, no limitarnos a aguantar. Tenemos que aprender a utilizar nuestros derechos. Tenemos que articular un gran y profundo cambio en el gobierno de esta sociedad. Tenemos que convencernos de que es posible otro País Vasco, en el que, como decían aquellos jóvenes socialistas, no sea cosa de locos el pedir libertad y conseguirla.

¿Se maquillará a Txeroki como a De Juana?
La alegría por la detención de Txeroki no nos debe distraer de la incompetencia de Interior en el "caso De Juana" ni hacernos olvidar que la detención de etarras "salva vidas" tanto como las hace perder el oxigenante diálogo con los terroristas.
EDITORIAL LD 18 Noviembre 2008

La detención en Francia del máximo responsable del "aparato militar" de ETA, Mikel Garikoitz Aspiazu, alias Txeroki, junto a su compañera Leire López Zurutuzaen, constituye un enorme éxito en la lucha contra el terrorismo por el que todos debemos felicitar tanto a la policía francesa como a la española.

Procedente de la "kale borroka", Txeroki pasó a integrar el comando Vizcaya a comienzos del 2000. Fue instruido por la jefa de los "comandos", Soledad Iparragirre, alias Anboto, detenida en octubre de 2004 junto con su compañero Mikel Albizu, alias Mikel Antza, presunto jefe político de la banda terrorista. Sus dos primeras acciones como jefe de las "operaciones militares" fueron, afortunadamente, sendos fracasos: un furgón cargado de 500 kilos de explosivos, interceptado dos semanas antes de las elecciones legislativas de marzo de 2004 y un plan para asesinar al Rey en Mallorca, frustrado ese mismo año.

Desde entonces, sin embargo, la sombra de Txeroki planea sobre todas las operaciones de ETA, desde la campaña de atentados de "baja intensidad" de 2004/2005 hasta el asesinato de dos guardias civiles en Capbretón en diciembre, pasando por el atentado de Barajas que costó la vida a dos jóvenes ecuatorianos a finales de 2006.

Aunque últimamente los Servicios de Información hayan ido rebajando su ascendente dentro del aparato militar, y de jefe lo hayan "degradado" a responsable de los comandos, no vamos a negar a Zapatero la trascendencia de su detención ni a dejar de considerar con él que su captura "salva vidas".

Ahora bien, la alegría por esta detención no debe constituir una cortina de humo ni para distraernos del bochornoso papelón que ha desempeñado el Ministerio del Interior antes y después de la liberación de otro sanguinario terrorista como Iñaqui de Juana Chaos, ni tampoco para hacernos olvidar que la detención de etarras salva vidas tanto como las hace perder el oxigenante diálogo con los terroristas.

A este respecto conviene recordar que Txeroki, además de exigir al Gobierno socialista una agenda para legalizar a Batasuna, aprovechó la "tregua" para poner en pie una nueva ETA, con jóvenes entrenados en la kale borroka con la finalidad de reactivar la organización terrorista evitando al mismo tiempo la entrada de topos. Si en lugar de sentarse a dialogar con los terroristas, los representantes del Gobierno se hubieran dedicado, tal y como la ley exige en todo momento, a detener a los terroristas prófugos de la justicia, tal vez se hubieran evitado atentados posteriores como los dirigidos contra los dos jóvenes ecuatorianos o los dos guardias civiles, asesinados por orden o a manos del propio Txeroki.

No olvidemos, además, que el Gobierno de Zapatero no tuvo reparos en emprender una negociación con los terroristas que tenían como hoja de ruta la liberación de todos los presos de ETA, ni tampoco empacho en calificar de "hombres de paz" a terroristas con un perfil tanto o más sanguinario que el de Txeroki, como Josu Ternera o Ignacio de Juana Chaos.

Incluso en la "fase de confrontación" en la que nos encontramos, la incompetencia del Ministerio que dirige Rubalcaba ha quedado en evidencia al perder la pista a De Juana Chaos; ello, a pesar de las diligencias abiertas por la Audiencia Nacional por el presunto delito de enaltecimiento del terrorismo perpetrado en el acto de homenaje y la bienvenida que se le dispensó el pasado agosto, recién salido el terrorista de prisión.

Ahora, el etarra se ha entregado a un juez de Belfast, quien lo ha dejado en libertad condicional, tras el pago de una fianza de 5.000 libras, a la espera de se aclare el aspecto relativo a la "doble tipificación" que esgrime la Audiencia Nacional para solicitar su extradición a España.

Aunque se haya descartado la posibilidad de extradición directa por no superar los tres años la pena máxima que se le imputa, esperemos que el sanguinario terrorista deje, de una vez por todas, de burlarse de la justicia.

De la misma forma que De Juana, con sus contactos con el Ira, ha vuelto a demostrar la colaboración que mantienen los distintos grupos terroristas, esperemos, tal y como ha manifestado el presidente de la AVT, Antonio García Casquero, que los distintos sistemas judiciales sean también capaces de colaborar por encima de las fronteras. Eso, sin olvidar nunca hasta qué trágico extremo puede quedar desbaratada la labor de los Tribunales y de las fuerzas policiales por el funesto empeño de dialogar con los terroristas.

Hacia la derrota de ETA
Germán Yanke Estrella Digital 18 Noviembre 2008

Mikel Garikoitz Aspiazu, alias 'Txeroki', pasa por ser, hasta ahora, el jefe del llamado "aparato militar" de ETA, algo que, para hacer honor a las palabras, debería llamarse sencillamente el operativo de los pistoleros en una banda terrorista poliédrica. No hay "duros" y "blandos" en ETA -porque, si los hubiera, los "blandos" no estarían en un conglomerado tan salvaje- pero, según las informaciones de las que se dispone, parece que Aspiazu estaba, entre los siempre duros, en el grupo de los más intransigentes. El tal 'Txeroki' no es sólo un "dirigente", sino también él mismo un pistolero acusado de asesinatos directos e incurso en buen número de procedimientos judiciales. Por todo ello, su detención es, en acertadas palabras del presidente del Gobierno, un "duro y contundente golpe" a la banda terrorista.

Nadie lo duda, ni dentro ni fuera del nacionalismo vasco, "radical" o no. Y, en la medida en que las detenciones para que los terroristas sean puestos a disposición judicial y en el horizonte no haya posibilidad alguna de negociación, la batalla contra ETA se irá ganando. Lo apunto porque ahora los partidarios de la negociación -o de ese eufemismo del "final dialogado"- se escudan en la capacidad de la banda para sustituir a unos por otros y para reclutar nuevos terroristas. Un absurdo más en la defensa fanática de la negociación. Ni la sustitución deja las cosas como estaban (cada detención es importantísima para evitar muertes y destrozos), ni la banda consigue, cuando es perseguida policial y políticamente, nuevos pistoleros con la facilidad de otros momentos, sobre todo los más dominados por la pusilanimidad o la peligrosa ingenuidad.

Sin duda, ETA mantiene su fuerza asesina y totalitaria aunque esté cada día más dañada. Es más, puede que haya un peligro inminente de que, en el escenario de barbarie en que se mueve, nos dé muestras inmediatas de su violencia. Pero, a pesar de todo ello, estamos en una batalla en la que, si se mantienen los criterios de firmeza y de consenso entre el Gobierno y la oposición, es el Estado (y la libertad y el Derecho con él) el que gana y el terrorismo el que pierde.

Es, por todo ello, el momento de agradecer a las Fuerzas de Seguridad del Estado su esfuerzo y felicitarlas por sus éxitos. Y de reforzar la beneficiosa cooperación con Francia o con el Reino Unido, como ocurre en el caso de De Juana Chaos. Y también de no cejar en el empeño para seguir el único camino que, antes y ahora, se ha demostrado eficaz para avanzar hacia la derrota definitiva de ETA, que, como se ve cada vez que se hacen bien las cosas, es perfectamente posible. Lo que era y es un mito (o, mejor, una falsedad interesada) es aquello del "empate infinito". Nunca avistaremos el fin por voluntad de los violentos porque todo en ellos -desde la ideología a la inercia- lleva al terrorismo. Pero, si queremos derrotarles de verdad, ellos avistarán su fin, es decir, los juicios y la cárcel.

Ni nombre
JOSEBA ARREGI El Correo 18 Noviembre 2008

I zenak badu izana', 'todo nombre conlleva ser',se dice en euskera. En la polémica suscitada por el documento de futbolistas vascos se puede aplicar el dicho de dos formas: en el sentido de quienes de forma mágica piensan que por nombrar algo, por usar un nombre, lo supuestamente significado por ese nombre cobra existencia. O en el sentido de que si la cosa nombrada posee distintos nombres es distintas cosas a la vez.

Pobre País Vasco: ni siquiera tiene un nombre, sino muchos. Su realidad se disuelve en la multiplicidad y, al parecer, incompatibilidad mutua de sus distintos nombres. Al final vamos a tener que referirnos al nombre castellano para entendernos. Lo que le faltaba: a causa del deseo de algunos de que el pueblo vasco sea más de lo que es, sea todo lo que potencialmente pudiera ser según ellos, termina quedándose sin nombre. Y si no se puede nombrar, ¿quién lo va a reconocer? Y si nadie lo reconoce ¿en qué consiste su existencia?

Más de uno se preguntará qué pintan algunos deportistas -que tampoco se han significado por ganar muchos campeonatos en los últimos tiempos- metiéndose a nombradores de realidades históricas, culturales y políticas. Pero el problema es que venimos de una campaña electoral en EE UU en la que hemos participado mediáticamente más que si de elecciones propias se tratara, y en ella muchos de los que ahora pueden criticar la entrada en escena política de los deportistas han estado hablando permanentemente de la cantidad de deportistas y estrellas de Hoollywood que ha apostado por determinado candidato.

No nos debería importar demasiado lo que dicen los deportistas cuando hablan de estas cosas. Pero en el texto que hemos podido leer en los medios de comunicación dicen cosas que sí dan razón para preocuparse. Hablan de la nación vasca, compuesta por no sé cuántos kilómetros cuadrados y por siete provincias. Se trata, por lo visto, de una nación física. Importa el territorio, el número de metros cuadrados. El número de provincias. Y los futbolistas quieren representar a ese territorio.
Uno no sabe si tranquilizarse o enfadarse. Tranquilizarse porque como persona, y no territorio, no está representado por esos autodenominados representantes de un monto determinado de kilómetros cuadrados. Enfadado, porque después de tantos años de democracia algunos individuos como estos futbolistas territoriales del gran territorio sólo pueden concebir nación en términos de territorio, de geografía física.

El término ciudadano no aparece por ninguna parte en su texto. Por lo menos yo no lo he encontrado. La nación no se compone de ciudadanos. Craso error el mío por creerlo así. No. La nación se constituye de kilómetros cuadrados. Pobre revolución francesa, pobre Abbé de Siéyes -la primera les sonará a los famosos futbolistas, pero me imagino que del segundo pueden prescindir, pues no sabrán de su existencia-: no sirvió para nada que definieran la nación como asociación voluntaria de ciudadanos soberanos. ¡Qué va! La nación son kilómetros cuadrados. Que resucite el citado Abbé y se lo pregunte a los futbolistas vascos. Aprenderá por fin que democracia, lo que se dice democracia, no es lo que él creía, sino lo que dicen los futbolistas vascos.

Pero quizá haya algo peor todavía. A los futbolistas no les hace falta referirse para nada a los ciudadanos. Les basta con referirse a los kilómetros cuadrados, pues con ello creen tener ya el continente en su esencia eterna, indestructible. Y una vez que son poseedores y representantes del continente, el contenido, es decir, los ciudadanos no tienen más remedio que ser como ellos han decidido que sean, nacionales de la gran Euskal Herria.

Que ningún ciudadano vasco se atreva a sentirse ciudadano, y como tal con libertad para pensar y sentir lo que le parezca oportuno. NO. Es un grano de arena que conforma la cantidad de kilómetros cuadrados que dicen los futbolistas que es la esencia de Euskal Herria. Y si es un grano de arena de ese continente decisivo, no tiene más remedio que aportar a lo que los futbolistas dicen que es el gran territorio. Ni libertad, ni derechos fundamentales, ni pluralismo, ni complejidad de identidad. Faltaría más. Sólo contenido definido por el continente territorial. Parte de un todo. Ni ciudadano, ni persona, ni individualidad. Parte de un todo predefinido como un continente físico, geográfico. Ni libertad de conciencia, ni libertad de identidad, ni libertad de lengua. Nada. El continente le contiene, le obliga a ser como se debe ser en esta Euskal Herria, como los futbolistas, representante de la gran Euskal Herria, y nada más. Se acabaron esas tonterías de la libertad y el derecho, se acabaron esas tonterías de la libertad de conciencia, de la posibilidad de pensar e imaginar la sociedad vasca como uno mejor lo pueda hacer. Se acabó la complejidad del sentimiento de pertenencia. Todo es mucho más sencillo: los futbolistas vascos han decidido que yo soy un granito de arena de la geografía de Euskal Herria, de un territorio con no sé cuántos kilómetros cuadrados. No necesito saber más.

ería de risa, a lo más sería cuestión de pensar que, a falta de ganar partidos de fútbol, algunos futbolistas quieren ganar la batalla de la historia universal y la definitiva partida en el tablero de la simbología definitiva, la batalla entre Gog y Magog, preparar el Armaggedon final. Sería cuestión de pensar que el delirium tremens se ha apoderado de todos ellos. Pero algunos periodistas de los que llevan cuentas nos han ilustrado acerca del momento en el que se comienza a sustituir el nombre de Euskadi por el de Euskal Herria, y nos han ilustrado acerca de la persona que comenzó con la sustitución: 'Mikel Antza', pues su predecesor en el cargo -vamos, su predecesor como jefe de los terroristas de ETA, 'Txelis', todavía usaba el término Euskadi-.

Y entonces uno se echa a temblar, porque detrás del uso del nombre está la amenaza inherente a la organización que ha introducido en la geolingüística, en la batalla por el poder de las palabras en la sociedad vasca, el término Euskal Herria con plenos poderes de significación política: ETA. Y los futbolistas se colocan en su secuela. Si lo saben, si son conscientes de ello, mal. Y si no lo saben, si no son conscientes, quizá peor. Porque en una sociedad en la que se mata por pensar con libertad, por pensar distinto, por atreverse a tener otra idea de la sociedad vasca, en una sociedad en la que demasiados viven amenazados de muerte, limitados severamente en su libertad, ni siquiera los futbolistas tienen derecho a creerse ingenuos o inocentes, a acogerse a la atenuante de la ignorancia.

Igual se creen los futbolistas firmantes del documento que han metido el gol de su vida. Más les valdría meter los goles donde los tienen que meter, en la portería del equipo contrario. Y dicho sea de paso: que los impuestos que pagamos todos redunden en que algunos de estos futbolistas puedan cobrar su sueldo y su ficha clama al cielo.

¿Preocupación en los futbolistas por que en la sociedad vasca se mata en nombre de un proyecto político que a veces se resume en el nombre que reclaman? Ninguna. ¿Preocupación en los futbolistas vascos por que ciudadanos vascos se sienten amenazados y viven con el miedo en el cuerpo? Ninguna. ¿Preocupación en los futbolistas vascos por que la crisis económica está dejando a ciudadanos vascos sin trabajo, y puede dejar a más sin trabajo, sin poder llegar a finales de mes?

Ninguna. Preocupación en los futbolistas vascos -pues la ocasión de toda esta historia es un partido de fútbol en época navideña- por los pobres del mundo, por los centenares de miles de muertos en Darfur, por los muertos, asesinados, violados, desplazados, descuartizados en Congo? Ninguna.

Es como si los futbolistas vascos que han firmado el dichoso documento vivieran en un mundo en el que lo único real son los asesinados. ¡Qué delirio!

El cacique en Washington
César VIDAL La Razón 18 Noviembre 2008

La capacidad y la catadura política de ZP ha sido objeto de las más diversas discusiones en los últimos años. Para unos, es tonto hasta decir basta y malo por añadidura; para otros, resulta un prodigio de perversión unida a la astucia y, por supuesto, no faltan los que lo consideran un iluminado de buena fe e incluso -en un ejemplo de despiste fenomenal- un «gran político».

Tengo para mí desde hace mucho tiempo que ZP no pasa de ser un cacique de pueblo. Me explico. ZP es un hombre de miras estrechas y chatas nacidas, en buena medida, de la ignorancia y, en no escasa parte, de su ansia insaciable de mandar. Se comporta pues como lo han hecho toda la vida los caciques.

Que alguien no le cae bien, pues se las arregla para que abran la zanja de la luz delante de su comercio y no pueda entrar nadie a comprar.

Que le es próximo y sumiso, pues utiliza los bienes públicos como si fueran suyos y le recompensa con una subvención, un mural o una prebenda de cualquier tipo.

Esa visión caciquil explica su éxito entre una parte considerable de la población española que es intelectualmente paleta y, sobre todo, desentraña la clave de su éxito en Cataluña que, junto con las Vascongadas, es la parte de España que más se ha paletizado en las últimas décadas.

Naturalmente, el cacique tiene que salir de vez en cuando de su área de dominio y, por regla general, ahí es donde hace el ridículo que es la manifestación habitual de conducta zapateril en el extranjero. Más despistado que Paco Martínez Soria en «El turismo es un gran invento», ZP se pasa por el ministerio de su amigo Sarkozy a ver si le pueden hacer un favor que, por supuesto, pagará con los dineros de sus administrados.

Pero hete aquí que en un momento determinado ha tenido que ir a Washington, la capital de ese imperio siniestro que lleva combatiendo con tesón -y positiva repercusión electoral- desde hace años. Y, una vez más, ZP se ha comportado como el artero cacique que es. Para consumo interno, para los catetos que lo siguen, se filtró hábilmente a los medios que defendería las sandeces que lleva diciendo hace años sobre el neo-liberalismo, los neo-cons, Reagan, Thatcher, Aznar y, si me apuran, el cardenal Rouco. Da igual que ZP no sepa lo que es el neo-liberalismo o que ignore que los neo-cons no tienen relación con la economía.

Se aferra como buen cacique a la idea de que los de Villabotijos de Arriba tienen la culpa de que no haya tendido eléctrico en el pueblo a pesar de que quien se ha cargado a hachazos los postes de la luz es ZP. Pero, una vez en Washington, ZP se ha percatado de que no se puede permitir convertirse en el hazmerreír por enésima vez y ha apoyado tesis liberales como el peligro del proteccionismo o la necesidad de transparencia. Es verdad que esas dos circunstancias no rigen en su cortijo, pero fuera, de cara a los otros, las ha defendido. Y todos tan contentos. Entre los catetos, ZP ha mantenido su imagen de progre, y los otros¿ bueno, ni lo han escuchado. Pero ¿a él que más le da si, a fin de cuentas, sigue siendo el cacique?

Si vis pacem, para bellum
Vicente A. C. M. Periodista Digital 18 Noviembre 2008

La metamorfosis de la actual Ministra de Defensa la Sra. Chacón está siendo espectacular. Puede que la sensibilidad de su cercana maternidad le haya abierto los ojos y reconsiderar su anterior postura antibelicista y crítica del “no a la guerra” y opuesta a cualquier salida de tropas españolas en la defensa de la democracia y de la libertad. De formar parte de frentes anti militaristas en Cataluña, ha pasado a ocupar un cargo que, en un principio, pareció ser una burla a la familia militar española por el Presidente Sr. Zapatero. Un contrapunto al exceso de patriotismo que demostró, al menos de palabra, el anterior Ministro Sr. Bono.

Y es que las guerras son así. Un escenario en que las tropas están expuestas cada minuto a sufrir los ataques sorpresa del enemigo, y más en este caso que son fuerzas terroristas en plan de guerrillas. Por desgracia, en esos ataques se debe estar dispuesto a sufrir bajas al igual que se pretende causar bajas entre el atacante. Por ello, lo mínimo exigible es dotar a tus fuerzas de todos los medios técnicos de defensa más modernos y eficaces para el tipo de misiones encomendadas. Bien es cierto que no existe la seguridad total, pero al menos los efectos sí se pueden minimizar.

Los fondos dedicados a defensa son escasos y se está demostrando que no son los adecuados para cubrir las necesidades. Es una auténtica hipocresía limitar la dotación de equipos y armamento, cuando en otros capítulos de mera imagen, se malgasta el presupuesto. Ser olvida que esos soldados son españoles a todos los efectos, aunque sean de origen latino americano. Si visten el uniforme del ejército español o de la OTAN, no hay distinción. Se olvida que el presupuesto lo pagan los españoles y que sus impuestos deben servir para equipar y proteger lo más posible a esos soldados.

Ya era hora de que se reconociera por este Gobierno y por el PSOE que las tropas españolas no son una ONG y que la llamadas “fuerzas de paz” se convierten en objetivo de guerra al estar en la zona en conflicto. Y como tales fuerzas en guerra, debe reconocérseles y darles los medios necesarios para su defensa y repeler los ataques. Hasta ahora, ha sido indigno el comportamiento de un Gobierno que al no reconocer esa misión, les ha negado a los que han dado su vida el derecho al menos al reconocimiento de su sacrificio, otorgándoles unas medallas póstumas inapropiadas. Una autentica losa de vergüenza.

Pues sea bienvenida la Sra. Chacón y el Gobierno a este reconocimiento. Más vale tarde que nunca, aunque sea provocado por el descontento de unas tropas desmoralizadas y desmotivadas por la falta de apoyo de sus gobernantes. No se trata de aparecer sorpresivamente y hacerse una foto de camaradería, sino de aportar los medios materiales más actuales y los medios económicos precisos. Se trata de que esos soldados se sientan arropados y soportados por la sociedad a la que defienden y por la que combaten allá donde se les ordena ir.
 

¿Timing?
HERMANN TERTSCH ABC 18 Noviembre 2008

NO seremos nosotros, los mejorpensantes, los que nos vayamos a creer los terribles infundios que parecen surgir directamente de la caverna de Sor Maravillas, iracunda por cuestiones de su placa. ¿Quién, más allá del peor de los infames nostálgicos de asesinatos de poetas, paseíllo de peones y linchamientos de olivareros, puede tener sospechas tan viles? ¿Cómo puede alguien suponer cierto algo que presupone semejante cálculo siniestro? ¿Qué ha llevado a compatriotas nuestros -los peores, se da por hecho- a desconfiar tanto de sus poderes legítimos como para albergar tan aviesa duda sobre probidad y decencia del Gobierno? Tanta cuestión doliente se debe a los resultados de una especie de prueba sociológica que se ha puesto en marcha por sí misma, que revela una falta de confianza absoluta y cuyos resultados deberían hacer meditar tanto a los poderosos como a sus seguidores y a sus adversarios. Incluso ante noticias tan espléndidas como la detención del etarra Txeroki y la satisfacción que a todos produce, no se aplaca el síndrome de la suspicacia de la población tantas veces engañada.

La sospecha tiene una formulación inocente. Se podría formular de la siguiente forma en pregunta al encuestado: ¿Cree usted que Txeroki habría sido detenido antes del lunes si no se hubiera celebrado durante el fin de semana la Cumbre de Washington que, debido a la presencia del presidente Zapatero, ha sido la noticia omnipresente en todos los medios públicos y privados de España? También se puede formular de otra forma. Más maliciosa. ¿Cree usted que el Gobierno español ha retrasado deliberadamente la detención del terrorista Txeroki para que esta espectacular noticia no eclipsara el inmenso despliegue de propaganda de consumo interno desplegado por Zapatero, su gobierno y su partido en la Cumbre de Washington? Hay más. ¿Considera Usted razonable que, por el bien del éxito publicitario del presidente Zapatero, se retrase la detención de un destacado terrorista, para que encaje bien en la agenda publicitaria gubernamental? Es decir, que si se cree plausible que se esperó a que concluyera el paripé del liderazgo mundial -inadvertido por cierto en todo el mundo- para comenzar la función del adalid antiterrorista que debe hacer olvidar otros avatares mucho más tenebrosos en estas lides.

Hay gente injusta que sigue acordándose, con toda su mala fe, de que no hemos resuelto casos de «timing» que van más allá de la coordinación de horarios. Sin aclararse el caso del bar Faisán y tantos puntos oscuros en las negociaciones secretas entre Zapatero y la banda terrorista ETA, nadie podrá quejarse de que existan mentes retorcidas que piensen que todas estas infamias -no sólo las sospechas, sino los hechos sospechados- puedan tener visos de ser ciertas. Es tan improbable que se aclaren estos extremos como que se sepa quiénes fueron los autores del chivatazo del caso Faisán. Por ello, alegrémonos por el hecho de que Txeroki pasará el resto de su vida en una cárcel. Para los suspicaces, una alegría añadida: tendrá una condena francesa que impedirá que la tentación a las componendas de algunos por aquí, mitigen o acorten su pena.

¿Golpe «determinante» contra ETA?
ROGELIO ALONSO Profesor de Ciencia Política. Universidad Rey Juan Carlos ABC 18 Noviembre 2008

LA detención de Garikoitz Aspiazu es, sin duda, una muy buena noticia para la lucha antiterrorista. Sin embargo, conviene matizar la euforia que ha llevado al presidente del Gobierno a calificarla de «determinante». El debilitamiento de la banda que provoca la neutralización de cualquier terrorista se acrecienta cuando éste ocupa una relevante posición en el organigrama, como ocurre con el citado activista. Importante es subrayarlo sin que ello degenere en un erróneo triunfalismo que transmita un análisis equivocado sobre la situación real de una organización terrorista que, desgraciadamente, aún tiene capacidad de infligir daño. Valorar el positivo alcance de esta detención requiere una necesaria prudencia sobre las consecuencias de la misma para ETA. Así debe ser porque el acoso policial no siempre se ha visto complementado con la acción política que debía apuntalar la abnegada y exitosa labor de los profesionales de las fuerzas y cuerpos de seguridad. La experiencia reciente lo confirma y obliga a plantear reflexiones que eviten la repetición de errores cometidos en el pasado.

En octubre de 2004, la policía asestaba un golpe de gran magnitud al detener en Francia a Mikel Antza y Soledad Iparraguirre, máximos dirigentes de la banda. En agosto de 2004 otro prominente activista, Francisco Múgica Garmendia, junto con otros destacados presos, admitía que «nunca en la historia de esta organización nos hemos encontrado tan mal». Aceptaban por ello «la incapacidad de potenciar la lucha armada y la imposibilidad de acumular fuerzas que posibiliten la negociación en última instancia con el poder central». Sin embargo, en tan delicado momento para la banda como resultado de una asfixiante presión policial y judicial, el gobierno español entabló negociaciones con ETA, debilitando a los etarras que exigían el final de la violencia sin contrapartidas. Al contrario de lo que mantuvo Zapatero al defender el diálogo con ETA, esa política no contribuyó al final del terrorismo, sino que lo incentivó. La negociación con ETA demostró que el gobierno estaba dispuesto a poner en suspenso sus instrumentos de coacción, asumiendo por tanto parte de los planteamientos terroristas.

El gobierno justifica ese experimento aludiendo a unas voluntariosas intenciones que, no obstante, tuvieron negativos efectos al fortalecer la moral de los terroristas. Estos han interpretado que su violencia forzó al gobierno a abandonar el Pacto por las Libertades y que el terrorismo fue recompensado con unas negociaciones en las que el marco jurídico y político iba a negociarse al margen de las instituciones democráticas. La documentación de la banda es inequívoca a este respecto, confirmando esa interpretación favorable para los terroristas y la inexistencia de fisuras en relación con su decisión de romper la tregua. Además, en el debate interno que siguió a dicha ruptura se recomendaba intensificar la violencia «como vía de presión».

La negociación ha dañado la credibilidad del gobierno en un frente como el propagandístico del que también depende el debilitamiento de ETA. Los textos de la banda y del diario Gara abundan en esta cuestión, como refleja un artículo de febrero de 2008 titulado «No negociarás», el primer mandamiento del candidato. En él se exponen las contradicciones de sucesivos políticos españoles que tras oponerse categóricamente al diálogo con la banda han terminado por propugnarlo. Esa incoherencia se destaca a menudo en un diario utilizado por los terroristas para potenciar su cohesión ante las dificultades. Numerosos han sido los artículos en los que se ha contrarrestado el impacto de los sucesivos éxitos policiales con la expectativa de una inevitable negociación. El propio Gobierno y quienes defendieron la negociación han reforzado esa lógica: ¿por qué han de ser determinantes los descabezamientos de ETA si se ha reconocido que en última instancia el diálogo es necesario para acabar con el terrorismo y que al final el gobierno siempre vuelve a la mesa de negociación?

En ese contexto, para el terrorista y su entorno las contundentes declaraciones con las que ahora se niega cualquier diálogo futuro adolecen de suficiente credibilidad. La organización terrorista recuerda que esa firmeza también se manifestó en el pasado para revelarse únicamente aparente. A modo de ejemplo, el 23 de mayo de 2005 María Teresa Fernández de la Vega advertía que a la banda «sólo le queda la deposición de las armas y el abandono definitivo de la violencia», recalcando que «sólo a partir de ahí se podrán explorar las vías de diálogo». No fue esa la única incongruencia de quienes aceptaron compaginar negociación y violencia, sentando un precedente del que ahora se vale la banda para intentar capear las adversidades. Así lo exponía el editorial de un diario que apoyó la negociación entre el gobierno y ETA a pesar de incumplirse el mandato del Congreso español que exigía unas premisas que jamás existieron.

Con el significativo título de «Ilegalizar, deslegitimar» («El País» 19/9/2008), este periódico reconocía implícitamente que la tolerancia del gobierno hacia partidos políticos instrumentalizados por ETA había legitimado a la banda. Así, en relación con la ilegalización de ANV, el diario admitió finalmente: «Los indicios de que Batasuna había colonizado ese viejo partido para burlar la ley eran abrumadores, y aun así el Gobierno y la fiscalía sólo instaron la ilegalización de la mitad de sus listas. Se invocaron para ello razones jurídicas, aunque era obvio que la decisión estaba condicionada por el deseo de evitar la ruptura definitiva de la ya agonizante tregua. Hoy es evidente que, además de incoherente jurídicamente (un partido no puede ser en parte legal y en parte ilegal), fue un mal cálculo». Así pues, tras legitimar a los criminales, la política antiterrorista debía recuperar su deslegitimación. Estas inconsistencias no le pasan desapercibidas a una organización terrorista que recurre a una larga tradición de contactos para justificar que el terrorismo etarra constantemente obtiene la recompensa de una nueva negociación pese a las promesas de sucesivos gobiernos de que nunca va a ser así. Esos antecedentes y las expectativas que generan le reportan a ETA aliento y réditos en momentos de debilidad.

En consecuencia, nuestra experiencia antiterrorista revela que la política y los políticos son los que a menudo han entorpecido el excelente trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Desgraciadamente en ocasiones la eficacia de los cuerpos policiales se ha visto comprometida por maniobras e intereses políticos que han subestimado e incluso despreciado la paciente profesionalidad de quienes mejor conocen a los terroristas. De ese modo se ha obstaculizado la materialización de aquella premonición del etarra Domingo Iturbe: «Primero nos detendrán a nosotros, después cogerán las armas y los zulos y por último nos cogerán el dinero. Entonces no habrá nada que negociar».

Ésta y similares confesiones de otros etarras confirman que el final de ETA es posible sin una negociación que siempre ha servido para eludir la derrota de los terroristas cuando más debilitados se encontraban. Por ello, frente a pulsiones coyunturales de los políticos, la política antiterrorista exige una continuidad y una determinación inalterables en el tiempo que en décadas de democracia jamás hemos conocido. Las progresivas lecciones aprendidas demuestran que una presión firme e integral en todos los frentes en los que actúa ETA la debilita sobremanera. Pero también hemos contemplado cómo dicha presión política, policial, social, judicial e ideológica se aplaca cuando la expectativa de derrota se sustituye por el diálogo. La esperanza para ETA derivada de esos escenarios de negociación ha impedido que otras importantes detenciones hayan llegado a ser tan «determinantes» como desearíamos. Existe pues una enorme responsabilidad política para que las victorias frente a ETA que con tanto sacrificio se obtienen no pierdan su valor por culpa de los decisores políticos.

"The Economist", en lo bueno y en lo malo
Eduardo San Martín ABC 18 Noviembre 2008

No hace todavía una semana, el tripartito catalán bramaba contra The Economist. El semanario británico, el más respetado e influyente del mundo, es un insobornable defensor de la libertad de expresión y defiende el mercado y la democracia económica, pero no desde posiciones fundamentalistas. Y una cosa más: en 25 años jamás he visto a ninguna otra publicación realizar tantos ejercicios de autocrítica, a veces incluso despiadada. Su penúltimo número incluía un especial de 16 páginas sobre España titulado “La fiesta se acabó”.

Los distintos artículos elogiaban sin ambages lo conseguido por España en las últimas décadas, un periodo que calificaba de extraordinario, pero señalaban las dificultades a las que vamos a tener que enfrentarnos, y no sólo en el terreno económico. Concretamente, denunciaba los excesos a los que estaba conduciendo el Estado de las Autonomías, como las políticas caciquiles y las imposiciones lingüísticas.

El último artículo del especial, titulado significativamente “Los peligros del aldeanismo”, afirmaba que España podía perder muchas ventajas competitivas por no defender en el exterior “una idea de España” . Los nacionalistas catalanes (los de CiU y ERC, pero también los del PSC) se pudieron hechos una furia, y exigieron “una rectificación y una disculpa”. ¿Una rectificación de un juicio de valor? ¿Disculpas por la expresión libre de una opinión? La reacción evidenciaba con toda elocuencia el aldeanismo que denunciaba el semanario. En su último número, sin embargo, The Economist realiza, en su editorial principal, una cerrada defensa de la participación de España en la cumbre de Washington. Y propugna una reforma del famoso G-20 para incluir “una gran economía con un admirable sistema de regulación financiera”.

No tardará en ser utilizada políticamente esta frase con una mención especial a la “gran autoridad" de la revista. Nada de lo que afirmaba The Economist en los dos números mencionados nos es desconocido. ¿Por qué entonces nos cabreamos o nos envanecemos tanto cuando lo vemos reflejado en un medio extranjero? Otra vez algo de aldeanismo, pero también mucho de manipulación partidaria. Si The Economist es fiable para lo bueno, también lo será para lo malo. Eso es lo que yo creo. Ellos, no.

La tregua mentirosa y las noticias en la prensa española
Dori Lustron Minuto Digital 18 Noviembre 2008

Prensa israelí
Cuatro Kassam hicieron impacto en el Neguev
Viernes, 07 de noviembre de 2008
Por tercer día consecutivo cayeron esta mañana cuatro cohetes Kassam sobre el Neguev que no provocaron heridos ni daños. El miércoles cayeron al menos 35 cohetes en el Neguev, algunos de ellos en Ashkelon. (Grads)


Prensa española
El Ejército de Israel rompe la tregua en Gaza al matar a seis milicianos
Elpais.com/ JUAN MIGUEL MUÑOZ - Jerusalén - 06/11/2008
[…] El Ejército israelí emprendió un ataque de envergadura y seis milicianos de Hamas perecieron en el centro de la franja.


¡Pobrecitos los “milicianos de Hamas” que Israel extermino! ¿Saben porque Israel los ataco? Porque estaban construyendo túneles para secuestrar soldados…

¡Pobrecitos terroristas! Solamente querían secuestrar soldados para entregarlos en ataúdes negros por asesinos de ellos. Y la prensa española los secunda. ¡Se hacen cómplices de una situación insostenible! El Grupo PRISA, obsecuentes del gobierno de Zapatero y Moratinos, no permite la llegada de información fidedigna a los lectores.

¿Por que el Sr. Muñoz no dice la verdad? Israel bombardeo a los terroristas porque querían secuestrar soldados… ¿Que solución le da usted al tema Sr. Muñoz? ¿Dejar que sigan con los túneles y cuando los soldados desaparezcan en manos terroristas decir…”Milicianos de Hamas, llevados por la ocupación, secuestraron soldados israelíes” ¿De que ocupación se habla? Gaza no esta ocupada. Y la gente de Hamas no es miliciana….SON TERRORISTAS. ¿O acaso, en la ETA son milicianos? Por supuesto, cuando los atacan a ustedes son terroristas pero cuando Hamas y Hisbollah y la Yihad Islámica nos ataca a nosotros, son milicianos. ¿Sabe usted lo que es el error conceptual? Una simple palabra cambia todo el mensaje.

Israel ataco el túnel y ellos estaba dentro, y murieron. Y Hamas tiro 35 misiles en un día hacia territorio israelí. A civiles, no a soldados. Hace varios días que están tirando y cayeron misiles Grads (grandes) en Ashkelon. Cuanto mas sigan tirando, más a la derecha votaran los israelíes.

El País no es un diario bien visto en España pero lo leen. Y todo diario que se lee es formador de opinión. Nos llega TVE por cable y los israelíes nos asombramos de tanta mentira.

Estuve hace poco en su país, di conferencias sobre las “Verdades y mentiras del Conflicto” El público, que no era judío, me decía. ¿Por que no llega lo que dices a nosotros? Porque la prensa española miente. “Miente que algo quedara”, decía Goebbels. Y asi estamos. Hay excelentes periodistas en España que luchan contra esto, no son muchos. Los tildan de racistas y fascistas. Y aquellos que quieren denunciar hechos a favor nuestro dentro del grupo Prisa, no los dejan publicar. Solo pedimos que digan la verdad. Pero, el público español prefiere agachar la cabeza. Leen todo lo que esta en contra de Israel y ni siquiera saben donde queda. Hemos tenido muy mala suerte con los corresponsales españoles, Juan Cierco se fue pero no vino nada mejor. Ya vienen programados para decir mentiras.

Lamentablemente, Señores, España no se destaca por la verdad. Desde Zapatero para abajo la mentira es una forma de vida. Adoptaron la taqiyya como forma de vida, se contagiaron del islam.

¿Y ahora cual es el tema que prevalece? Los soldados israelíes que maltrataron al palestino. Nadie cuenta que el pueblo israelí esta horrorizado por tal cosa y que los soldados irán a juicio irremediablemente. En este país la ley se cumple a diferencia de los países autoritarios árabes que nos rodean. Y ya esta visto: desde la destitución de un Presidente hasta la renuncia de un Primer Ministro. Y eso, hoy, no se ve en ningún país, ni siquiera democrático. ¿Acaso nuestros caníbales vecinos (en Ramallah comieron los órganos de los soldados que despedazaron frente a camara) no hubieran sido premiados por un hecho semejante? Por supuesto que si…ante los disparos de ametralladoras al aire, risas y festejo.

En eso radica la diferencia. Nosotros no le cantamos loas a un asesino como Kuntar, como paso con el gobierno “democrático” (¿?) y títere del Líbano. Nosotros a los que transgreden la ley los enjuiciamos y van a la cárcel. Como corresponde a un país civilizado. No comemos carne humana y nuestros chicos son educados para la vida y no para la muerte.

Ya estamos cansados de ver tanta mentira en la prensa española. Y miles de españoles son cómplices de ello. Con solo decir que la bruja Maruja (Torres) tiene espacio en un diario como El País esta todo dicho.…

DEFIENDEN A THE ECONOMIST
Corresponsales extranjeros en Barcelona hablan del lastre del nacionalismo en Cataluña
Los distintos corresponsales extranjeros que trabajan en Barcelona han mostrado su apoyo a The Economist ante las duras críticas recibidas por parte de la Generalidad. Según informa El Mundo, periodistas de todo el mundo hablan del lastre del nacionalismo y de sus reacciones ante el reportaje.
Libertad Digital 18 Noviembre 2008

Aún se siguen produciendo reacciones ante el reportaje publicado por The Economist, en el que se critica la agresiva política lingüística de la Generalidad, y muy pocas son favorables al Gobierno presidido por José Montilla. De hecho, varios corresponsales extranjeros afincados en Barcelona han defendido a su compañero del semanario británico y consideran exagerada las quejas de esta comunidad.

Carod Rovira alegó que el reportaje de la publicación inglesa se debió a que estos periodistas "viven y beben del clima político y mediático que se respira en la capital del Estado". Sin embargo, con la opinión de periodistas de varios países que trabajan en Cataluña quedan desmontados los escasos argumentos del vicepresidente de la Generalidad.

En este sentido, el corresponsal de BBC Radio, Alex Simpson, cree que "el nacionalismo está lastrando el crecimiento del país". Este periodista, catalanoparlante, cree que esta política lingüística oculta otros problemas como "los precios de la vivienda" o los "problemas sociales" en Cataluña". Por su parte, Gudrun Greunke, que ha trabajado en Der Spiegel y en Reuters, dijo que fue "una reacción fuera de lugar". "The Economist no inventa las historias. Verifica mucho todo aquello que publica y hay que pensárselo mucho antes de plantarles cara". Incluso se preguntó "para qué sirven" las embajadas catalanas. "No entiendo por qué ha de derrocharse el dinero que cuesta la embajada de un pueblo que ya está representado", sentenció
Para la periodista de la BBC, Gabriela Ramos, el problema estriba en "la politización de la lengua catalana" y el uso que hacen de ella los dirigentes políticos de esta comunidad. De éstos dijo que "tienen una importante cuota de poder y una influencia demasiado grande". Igualmente desde el prestigioso semanario estadounidense Newsweek, Eva Wishocka, aseguró que "exageran todo lo que tenga que ver con el nacionalismo". Añadió además que Cataluña tiene su responsabilidad en el desconocimiento de esta comunidad por lo que no se puede achacar todo a Madrid.

Botín acuerda con las universidades de Harvard y Brown apoyar la investigación y el castellano
I. Ponzano La Razón 18 Noviembre 2008

Madrid- Harvard University (institución considerada como la primera universidad del mundo ) y Brown University cuentan ya con el apoyo del Banco Santander, a través de su División Global Santander Universidades, para desarrollar varias actividades académicas, en especial, en apoyo al intercambio internacional entre universitarios, a la enseñanza del español en sus instalaciones, y a la creación de redes de excelencia y equipos internacionales de investigación. Las iniciativas se recogen en los acuerdos firmados por Emilio Botín, presidente del Banco Santander, con David Kertzer, rector de Brown University, y Merilee S. Grindle, directora del David Rockefeller Center for Latin American Studies de Harvard University, en presencia de Drew Faust, presidenta de Harvard University.

Una red de liderazgo intelectual, entre los objetivos de la colaboración con Brown University. La aportación de el Banco Santander se destinará en parte a la implantación del Instituto Brown para Profesores e Investigadores Jóvenes, que facilitará la creación de una red de contacto y liderazgo intelectual en la que participarían cada año doscientos científicos de todo el mundo. Entre las líneas de acción que recoge el convenio destaca también la movilidad internacional, con veinte becas para estudiantes de Brown University, que podrán realizar estancias en otra universidad que mantenga acuerdos con el Banco Santander.

**************** Sección "bilingüe" *****************

Galicia Bilingüe denunciará lo que está sucediendo en Galicia en el Parlamento Europeo el próximo miércoles, día 19, a las 11:30

Juan Julio Alfaya Periodista Digital 18 Noviembre 2008

Galicia Bilingüe se ha visto obligada a denunciar ante los medios de comunicación y ante la comunidad educativa de Galicia las falsedades contenidas en la campaña “Europa é plurilingüe, quen sabe galego sabe mais” promovida por la Universidad de Vigo y apoyada por ayuntamientos como los de La Coruña, Santiago, Orense, Pontevedra y Vigo.

En su momento Galicia Bilingüe ya advirtió sobre la manipulación contenida en esta campaña con la que se pretende justificar el actual Decreto de uso del gallego en la enseñanza. A pesar de nuestra denuncia, se estaban impartiendo charlas en los centros de enseñanza y repartiendo folletos pagados con el dinero de todos con los que se pretendía desinformar sobre los modelos lingüísticos en otros países de Europa para justificar el actual modelo lingüístico que padecemos en Galicia.

Podéis leer el comunicado en nuestra web, además fue ampliamente difundido por la prensa y se lo hicimos llegar a todos los centros de enseñanza de Galicia junto con una carta explicativa.

Galicia Bilingüe
http://www.galiciabilingue.es/

Os agradecemos su difusión. Hemos recibido correos de directores de colegios y de APAS interesándose por la información. Al parecer ha causado un revuelo considerable.

Esta semana nuestro GABI-BUS finaliza su recorrido por Galicia visitando la provincia de Pontevedra. Publicaremos entre hoy y mañana todo el recorrido en la web.

El próximo miércoles, día 19, estaremos en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo. Expondremos una ponencia ante un grupo de eurodiputados de varios países para denunciar lo que está sucediendo en Galicia y solicitar su ayuda. Acordaos de nosotros a las 11:30, intentaremos representaros dignamente.

Un abrazo y mucho ánimo.
Gloria Lago y José Manuel Pousada

Galicia Bilingüe quiere mostrar su asombro y su preocupación por la campaña que se está llevando a cabo desde la Universidad de Vigo en apoyo de la aplicación del Decreto 124/2007, que regula el uso del gallego en el sistema
educativo. Tal campaña es una inaceptable manipulación de la realidad y es inaudito que cuente con el apoyo de varias Universidades gallegas e importantes Ayuntamientos, ya que su prestigio puede verse muy resentido. Es
realmente lamentable que profesores de Universidad hayan elaborado una campaña, basada en un cúmulo de falsedades y tergiversaciones del lenguaje.

Bajo el ropaje de un trabajo científico esta campaña consiste en la celebración de charlas y conferencias en centros educativos y en otras instituciones, con la elaboración y distribución de folletos.

Se dice en esa campaña que el modelo que supone la aplicación del Decreto es análogo a los que se siguen en una serie de países que se citan, poniéndose especial énfasis en el modelo finlandés, incidiendo en que Finlandia tiene un sistema educativo envidiable. Es cierto esto último, pero nada tiene que ver el modelo finlandés en materia lingüística con el Decreto 124/2007. Por el contrario, el modelo finlandés se acerca muchísimo al modelo que propone Galicia Bilingüe para Galicia.

En Finlandia hay dos lenguas nacionales, el sueco y el finés, y tienen un complejo sistema de garantías lingüísticas. Muchos de los servicios son prestados por los municipios, entre ellos la educación. Los municipios pueden ser unilingües o bilingües, de tal manera que si al menos los hablantes de cada una de las dos lenguas oficiales alcanza el 8 % de la
población del municipio, éste es bilingüe, y lo será también por debajo de ese porcentaje si el número de hablantes es de 3.000.

Pues bien, en los municipios bilingües lo padres tienen derecho a elegir la lengua de instrucción de sus hijos (sección 10 de la Ley de Educación Básica), estudiando la otra lengua nacional como materia. Es decir, en un municipio bilingüe, un suecohablante tiene derecho a recibir la enseñanza en sueco, con el finés como asignatura obligatoria, desde la guardería hasta la Universidad. Se permite la inmersión en lengua no materna, pero es voluntaria. Incluso en la ciudad de Vaasa hay escuelas experimentales en las que se imparte la enseñanza en sueco e inglés a las que pueden asistir alumnos sueco o finés-hablantes, con un seguimiento en la evolución de su aprendizaje. Esto no tiene absolutamente nada que ver con el Decreto que se aplica en Galicia, que impide a los alumnos castellanohablantes recibir la enseñanza en su lengua materna. En Finlandia, incluso en municipios unilingües se permite recibir la enseñanza en la lengua no oficial del municipio si hay un número suficiente de alumnos que lo demanden. No es cierto, por otra parte, como se afirma en esa campaña, que todos los
finlandeses acaben la enseñanza obligatoria dominando cuatro lenguas, ya que una parte notable de los finés-hablantes tienen un conocimiento del sueco que les permite entender esa lengua aunque no la dominen. Basta con ver los requisitos lingüísticos para los funcionarios en los municipios unilingües.

Es más, en las islas de Aaland sólo es oficial el sueco y el estudio del finés es voluntario, ya que prefieren estudiar el inglés. Galicia Bilingüe estaría dispuesta a aceptar ahora mismo un modelo lingüístico similar al de Finlandia.

Se pueden contrastar estas informaciones en los siguientes enlaces (los textos están en inglés o en francés, pero se puede comprobar que avalan lo que dice GB):

http://www.finlex.fi/en/laki/kaannokset/1998/en19980628.pdf
http://www.finlex.fi/en/laki/kaannokset/1922/en19220148.pdf
http://ec.europa.eu/education/policies/lang/languages/langmin/euromosaic/fi2_en.html
http://www1.fa.knaw.nl/mercator/regionale_dossiers/PDFs/swedish_in_finland.pdf
http://www.tlfq.ulaval.ca/axl/europe/finlande-4pol_bilinguisme_off.htm

En Galicia, el Decreto que ha entrado en vigor el presente curso obliga a todos los alumnos a recibir al menos la mitad de las materias en gallego, eligiéndose a tal fin, además, las troncales, y se propone, sin consultar a los padres o alumnos, que para los alumnos de lengua materna castellana, se supere ese mínimo. Se trata de un modelo de inmersión obligatoria, sin
cautelas, y se puede llegar a obligar a recibir en gallego todas las materias, menos la Lengua castellana, también a alumnos a los que se le ha concedido la exención en Lengua gallega por provenir de fuera de Galicia. Es decir, un modelo que absolutamente nada tiene que ver con el modelo finlandés.

Se ponen como ejemplo otros modelos, algunos correspondientes a territorios con una sola lengua oficial, como es el caso de Islandia o de Quebec, por lo que no son casos comparables con Galicia, donde hay dos lenguas oficiales, y aún así, en Quebec hay más garantías para los anglófonos que las que hay en Galicia para los castellanohablantes. No se pone, sin embargo, el ejemplo de la provincia canadiense de Nuevo Brunswick, que tiene dos lenguas oficiales, si bien rige un sistema de distritos unilingües, pero la enseñanza en lengua materna está prácticamente garantizada:

http://www.tlfq.ulaval.ca/axl/amnord/nbrunswick.htm

En Islandia la lengua de instrucción es el islandés, que es la lengua materna de prácticamente la totalidad de la población y se estudia el danés y el inglés como materias obligatorias en primaria, el inglés como consecuencia de la ocupación norteamericana tras la Segunda Guerra Mundial, aunque nadie se opone al aprendizaje de una lengua internacional tan
importante. En secundaria se estudia una lengua extranjera más como materia.
 
Pero la enseñanza es esencialmente en islandés, la lengua materna, y lo mismo ocurre en la Universidad.

Otro de los casos que se expone en la campaña de la Universidad de Vigo es el del Reino Unido, que ratificó como Finlandia, la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, en los mismos términos que España. Pues
bien, en Gales, con dos lenguas oficiales, se puede elegir la lengua de instrucción, y dos tercios de los alumnos reciben la enseñanza esencialmente en inglés, con el galés como materia obligatoria, aunque hay alrededor de un 2 % que está exento de cursarla. De nuevo es un sistema similar al quepropone Galicia Bilingüe. Esto puede comprobarse en los siguientes enlaces:

http://ec.europa
eu/education/policies/lang/languages/langmin/euromosaic/uk4_en.html
http://www.romaniaminor.net/alternativa/welsh_education.pdf
http://www.mentrau-iaith.com/dogfen/iaith-pawb-e.pdf
http://www.tlfq.ulaval.ca/axl/europe/paysgalles.htm

También se cita a Italia. En la región del Alto Adigio-Trentino/Süd Tirol, donde hay dos lenguas oficiales, italiano y alemán, los padres o alumnos pueden elegir en qué lengua reciben la enseñanza, como propone GaliciaBilingüe. En los siguientes enlaces se puede obtener información (los textos están en inglés y en francés):

http://ec.europa.eu/education/policies/lang/languages/langmin/euromosaic/it2_en.html
http://www.tlfq.ulaval.ca/axl/europe/italietrentin.htm

Como curiosidad se cita en la campaña de la Universidad de Vigo la región Serbia de la Voivodina, con su mosaico de lenguas, pero no se dice que la única lengua oficial en toda la región es el serbio (el croata es prácticamente la misma lengua con grafía distinta). Las demás lo son a nivel local si hay una proporción significativa de hablantes en el municipio
correspondiente. Curiosamente, la ley garantiza la enseñanza en la lengua materna cuando la proporción de hablantes es suficiente, sin más condición que el serbio sea materia obligatoria. Por supuesto, que los hablantes de serbio pueden estudiar en esta lengua, y no existe el pretendido dominio de las cinco lenguas por parte de todos los habitantes. La realidad es que la
mayoría serbia no trata demasiado bien a las minorías y la húngara ya ha presentado quejas ante organismos internacionales (la Unión Europea, por ejemplo). El dato de que es una de las regiones con mayor de doctores por habitante ha de ser tomado con reservas, dado el grado de desarrollo socio-económico de la región, y sin querer menospreciar a priori su sistema de enseñanza superior. En todo caso, y hasta donde sabemos, no es una referencia a nivel mundial.

Extraído de la web del IGADI (Instituto Galego de Análise e Documentación
Internacional) se puede leer:

Na actualidade, a maioría das comunidades na Voivódina son modelos de
convivencia pacífica multiétnica, aínda que o 20 de marzo, o xornal en
húngaro Magyar Szó denunciaba ataques contra establecementos rexentados por
albanokosovares, principalmente panaderías.

A minoría húngara –e dun xeito non oficial, a meirande parte da poboación
serbia local- miraría con malos ollos que posibles refuxiados serbokosovares
tivesen asento no banato. Os húngaros consideran esta medida inxusta e
prexudicial para os intereses lingüísticos e educativos do seu grupo, xa que
unha aceptación dun maior contixente serbio fará moi difícil manter a
educación que o estado ofrece de balde en moitas zonas en lingua da minoría.
Cómpre lembrar que a Voivódina ten un modelo lingüístico moi moderno,
baseado no poder local de oficialización lingüística, no que o alumno pode
recibir educación plena e de balde na súa lingua materna sempre que
represente a súa minoría unha porcentaxe maior do 5%. Para os serbios, os
temores céntranse na desestabilización dunha convivencia secular en paz e
harmonía. Xa durante os 90, os distintos partidos autonomistas espallaron a
idea de que o concepto de sociedade multicultural tiña a súa principal
ameaza na aceptación de poboación serbia pero con fortes sentimentos de odio
étnico importados das súas rexións.

http://www.tlfq.ulaval.ca/axl/europe/Voivodine.htm

Por último, nos gustaría llamar la atención sobre el modelo irlandés, que
abandonó desde el año 1950 toda veleidad de inmersión en la lengua autóctona
el irlandés o gaélico, permitiendo que los padres puedan elegir entre el
inglés o el gaélico como lenguas vehiculares, sin descartar que haya
escuelas en las que se empleen las dos lenguas (como propone GB, por cierto)


http://www.tlfq.ulaval.ca/axl/europe/irlande.htm

Pero uno de los datos que habla del rigor de esta campaña lo constituye el
hecho de que se afirma una similitud entre el modelo vasco (libre elección
hasta la fecha) y el modelo catalán (inmersión al catalán), sosteniendo
además que los alumnos catalanes dominan como mínimo tres lenguas al acabar
sus estudios, cuando se sabe que muchos tienen problemas para expresarse
correctamente en español y no digamos en inglés. Seguro que muchos lectores
lo sabrán por experiencia directa. ¿Cómo pude expresarse correcta y
fluidamente en español por escrito un alumno que ha cursado esta lengua como
si fuese una lengua extranjera, e incluso dedicando menos horas semanales
que al inglés?

Se llega a afirmar que el modelo anterior basado en el llamado “bilingüismo
armónico” ni tan siquiera garantizó un dominio del castellano a alumnos
castellanohablantes, y que el actual, que puede suponer una inmersión al
gallego puede solventar ese problema. Tal afirmación nos parece una
contradicción e incluso una burla a la inteligencia, sobre todo teniendo en
cuenta que el registro culto de una lengua se recibe por la inmensa mayoría
de los alumnos sólo en la escuela.

Galicia Bilingüe quiere también llamar la atención sobre el siguiente
párrafo que aparece en la campaña de justificación de la aplicación del
Decreto que regula el uso del gallego en el sistema educativo:

“É un Decreto destinado a capacitar a sociedade galega futura da competencia
e liberdade lingüística que aínda non temos no presente. Ninguén terá
liberdade para falar/escribir entre varias linguas se só sabe falar e
escribir unha. Non pode haber liberdade lingüística sen coñecemento
lingüístico. Por iso o Decreto chanta os alicerces dunha sociedade
plurilingüe formada por unha gran maioría de individuos competentes na
lingua propia e natural do país e en dúas ou máis linguas foráneas,
necesarias para a comunicación internacional.”

En este párrafo se declara al castellano como lengua foránea de Galicia, y
se la coloca a la misma altura que al inglés, por ejemplo. Y se introduce un
nuevo y extraño concepto como es el de “lengua natural del país”, con la
intención de que el gallego se perciba como la única lengua propia de todos
los gallegos, e incidiendo en esa teoría de que los territorios, per se,
tienen lengua, y que sus habitantes están indefectiblemente unidos a
asumirla como suya, independientemente de los avatares históricos acaecidos
en ese territorio y, lo que es más importante, el derecho de los individuos
a determinar su proyecto vital o a cambia de hábitos, los lingüísticos
incluidos.

El concepto de libertad lingüística que maneja no se sostiene
intelectualmente, ya que la libertad lingüística siempre va referida al
derecho a poder aprender las lenguas que cada persona crea oportuno, y a
hablarlas una vez que las conozca. Por eso se anima a los poderes públicos a
que faciliten que los ciudadanos puedan acceder al conocimiento de las
lenguas que deseen aprender. Argumentar que uno no tiene libertad para
hablar, pongamos por caso, en alemán porque no sabe alemán indica una
curiosa percepción del concepto de libertad lingüística. Sería como afirmar
que una persona no tiene libertad para jugar al tenis porque no sabe jugar
al tenis. Llevado ese argumento al extremo, conduciría al absurdo de que
nadie es totalmente libre lingüísticamente si no conoce, y hasta domina,
todas las lenguas del mundo.

Preocupa el espíritu intervencionista de los autores de la campaña. Se pone
a los alumnos al servicio de la “recuperación” de una lengua, cuando una
lengua, como patrimonio cultural, debe de estar al servicio de los que la
quieran aprender y utilizar. Se hacen comparaciones ridículas con el
mantenimiento de la biodiversidad y del patrimonio artístico, ya que en este
caso se trata de que el patrimonio sea utilizado de manera coactiva por
parte de muchos ciudadanos. Y merece especial atención el siguiente párrafo:

“Tamén nos sentimos na obriga de lles legar aos nosos fillos a nosa lingua,
creada por todos os galegos ao longo dos séculos. Se o medio familiar, polo
que fose, non a dese transmitido, é obriga lóxica do sistema educativo
suplir esta carencia. O Decreto 124 vai nesta liña.”

Se habla de un deber donde, en una democracia, siempre se habla de un
derecho, y se habla del gallego como si fuese la lengua propia de todos los
gallegos, cuando la de muchos es el castellano, y se supone que será esta
lengua la que querrán muchos padres “legarles” a sus hijos empleando, entre
otros medios la escuela, para que alcancen en ella un registro culto. Se
asume que los ciudadanos estamos al servicio de la transmisión de una lengua
Se dice que el gallego ha sido creado por todos los gallegos, olvidando que
muchos gallegos han contribuido a la creación y al engrandecimiento de
nuestra otra lengua, entre ellos escritores de la talla de Valle Inclán,
Pardo Bazán o Camilo José Cela, entre otros. Justifica que los poderes
públicos puedan intervenir coactivamente en contra de las decisiones de las
familias acerca de los hábitos lingüísticos que en el seno de éstas se
deciden. Es un verdadero proyecto de ingeniería social que basa su
legitimación en el simple hecho de que una lengua se haya generado en un
determinado territorio. Algo más digno de un sistema totalitario que de una
democracia.

En el caso del modelo catalán habla de que los alumnos dominan la lengua
propia, ¿propia de quién?, la lengua del estado (sic), como si los estados
tuviesen lengua, y al menos una lengua extranjera. Esta terminología
desmonta el pretendido enfoque científico de la campaña y pone en entredicho
la afirmación de que no está basada en un enfoque identitario y de corte
nacionalista. Intrínsecamente no se acepta al castellano como lengua del
pueblo gallego. En Finlandia, el sueco y el finés son ambas lenguas
nacionales, y no se habla de una de ellas como propia, para contraponerla a
la otra como ajena. Aquí todo es demasiado burdo y grosero.

Otras afirmaciones sorprendentes son las referidas a que una persona que
domine el gallego puede con un “mínimo” esfuerzo ser “competente” en
portugués y lo que ya clama al cielo es que se diga que el dominio del
gallego permite en “pocas horas” una “mínima competencia” en toda una serie
de lenguas románicas, a no ser que la palabra mínima se tome en su
significado literal. Hasta una persona con poca formación puede darse cuenta
de la verosimilitud y de la base “científica” de determinadas afirmaciones.

Galicia Bilingüe afirma, con datos, que en ningún país democrático, fuera de
España, se impide recibir la enseñanza en lengua materna, al menos
esencialmente, si ésta es oficial, y mucho menos si se trata de la única
lengua oficial en todo el Estado. No hay un solo territorio, en países
democráticos, en el que habiendo más de una lengua oficial y más de una
comunidad lingüística, no se permita elegir la lengua de instrucción a los
padres o se garantice la enseñanza en lengua materna.

Asimismo, hay que denunciar la tergiversada interpretación que una vez más
hacen los partidarios del Decreto de la Carta Europea, que estrictamente
sólo obliga a los estados que la han ratificado a proveer los medios
necesarios para el aprendizaje de la lengua regional a los no hablantes de
la misma residentes en el territorio donde tal lengua se habla; si ese es su
deseo. Galicia Bilingüe va más allá y cree que el gallego debe de ser
materia obligatoria de estudio todos los cursos de la enseñanza no
universitaria. Esto se puede comprobar en los siguientes enlaces: se debe
prestar especial atención a lo establecido en el artículo 7.1.g, junto con
los párrafos 65 y 66 del informe explicativo, y en el artículo 7.2; y tener
en cuenta que las medidas de discriminación positivas de las que se habla no
se refieren a la restricción de derechos de los hablantes de otras lenguas,
sino a que los poderes públicos realicen un gasto per capita mayor con los
hablantes de lenguas regionales o minoritarias para que puedan tener los
mismos derechos que los hablantes de lenguas mayoritarias: ver párrafos 71,
72 y 73 del informe explicativo, aunque, sorprendentemente, se habla de
igualdad entre lenguas, que no son sujetos de derechos y debería hablarse de
estatus jurídico, en el 72 – atención a este párrafo - y 73 en lugar de
igualdad de derechos entre hablantes, como se hace en el artículo 7.2. Se da
el enlace con el informe explicativo en inglés, ya que, curiosamente, la
traducción al castellano – no oficial – contiene errores de traducción un
tanto sospechosos, sobre todo en el párrafo 65. También recomendamos la
atenta lectura de los párrafos 11, 13 y 14 del Informe explicativo para
poner en evidencia a aquellos que hablan de que la Carta respalda el
reconocimiento de derechos colectivos por razón de grupos lingüísticos.
Carta Europea de lenguas regionales en PDF:

http://www.map
es/documentacion/politica_autonomica/Oficina_Lenguas_Oficiales/Documentacion/
arrafo/05/text_es_files/file/CARTA_EUROPEA_DE_LENGUAS_REGIO.pdf
http://conventions.coe.int/treaty/en/Reports/Html/148.htm
http://www.coe.int/t/dg4/education/minlang/textcharter/Charter/Explreport_es
pdf

Desde Galicia Bilingüe no negamos que la educación bilingüe o plurilingüe
tenga notables ventajas para aquellos alumnos capaces de asumirla, que no
todos pueden, y con voluntad de hacerlo, dado el esfuerzo suplementario que
implica; pero en los países citados se hace de manera voluntaria, flexible y
con notable margen de decisión a los padres o alumnos.

Ahora bien, decir que el actual Decreto va en la línea de modelos como el
finlandés, el británico u otros es una grosera manipulación de la realidad,
que desautoriza intelectualmente a los autores de esa campaña, y pone en
entredicho el prestigio de las Universidades e instituciones que la apoyan.
Creemos que los rectores de las Universidades implicadas deberían tomar
cartas en el asunto, ya que se trata de un verdadero escándalo, que, además,
está costando una buena cantidad de dinero público en la elaboración de
material de divulgación cuyo contenido es esencialmente falso y manipulador.
Una auténtica vergüenza que debería dar lugar a la depuración de
responsabilidades y a la exigencia de dimisiones de quien corresponda.


La educación en Galicia
http://www.galiciabilingue.es/index
php?option=com_content&task=blogcategory&id=63&Itemid=124

Nota explicativa
El Decreto que impone el gallego como lengua vehicular en la enseñanza se ha
publicitado como el del 50%, aparentando ser una norma equitativa e
igualmente respetuosa con los hablantes de ambas lenguas oficiales.
La realidad es bien distinta. El Decreto 124/2007 establece dos premisas
esenciales que implican la casi absoluta prevalencia del gallego, con el
evidente riesgo de desconocimiento del castellano:
Como mínimo, el 50% de las asignaturas se impartirán en gallego. Como máximo
el 50% en castellano. Cabe, pues, la posibilidad si así lo decide el centro
de que, a salvo la Lengua y literatura castellanas, todas las demás se
impartan en gallego, posibilidad que no existe a la inversa. Y ese 50%
también es aparente, pues las materias de mayor importancia académica
(troncales) y desde la perspectiva de la lectoescritura se darán en gallego.

El siguiente cuadro es sumamente ilustrativo: Asignaturas que se impartirán
obligatoriamente en gallego, y asignaturas que podrán impartirse en gallego
o en castellano, según el decreto aprobado:

I - En educación primaria
Sólo en gallegoEn gallego o en castellanoEn castellano
Lengua gallega y literatura Educación físicaLengua castellana y literatura
Conocimiento del medio Educación artística
MatemáticasReligión/alternativa a religiónEn gallego, castellano o inglés
Inglés
Educación p. la ciudadanía

I - En educación secundaria
Sólo en gallegoEn gallego o en castellanoEn castellano
Ciencias naturalesEducación físicaLengua castellana y literatura
GeologíaEducación plástica
BiologíaMúsica
FísicaReligión/alternativa a religión
QuímicaTecnología
MatemáticasCultura clásica
Ciencias sociales En gallego, castellano o en el
idioma en el que se enseña
Inglés o francés

Geografía e Historia
Educación p. la ciudadanía
Lengua gallega

Es evidente que un niño castellanohablante al que le explican las
matemáticas o la física en gallego tiene una dificultad adicional para el
estudio (recordar las recomendaciones de la UNESCO). Como padres tenemos una
responsabilidad con nuestros hijos, ya que como ellos no pueden defenderse,
a nosotros nos corresponde hacerlo.

Bachillerato
Según el artículo 10º del Decreto 124/2002, en el bachillerato el alumnado
recibirá por lo menos, el 50% de su docencia en gallego. No obstante, tal y
como dispone la Disposición transitoria, en tanto no se desarrolle lo
previsto en el artículo 10º seguirá vigente para las enseñanzas de
bachillerato lo establecido en el Decreto 247/1995, de 14 de septiembre, por
el que se desarrolla la Ley 3/1983, de normalización lingüística. Ello
implica que sólo es obligatorio, a día de hoy, impartir en gallego, al menos
un tercio de las materias (sin límite superior). Tales materias están
especificadas en el artículo 6º del Decreto 274/1995. Pero las intenciones
para el futuro inmediato están claramente expuestas en el Decreto 124/2007 y
en el Plan general de Normalización Lingüística.

Formación profesional
En Formación Profesional el decreto 124/2007 hace hincapié solamente en
garantizar que el vocabulario específico de cada módulo sea el que
corresponde al idioma gallego (ver artículo 11º del decreto 124/2007). Los
módulos atribuidos a la formación y orientación laboral, con todo lo que
ello implica en léxico y conocimientos (legislación laboral), habrán de
impartirse íntegramente en gallego. Creemos que esto puede ser perjudicial
para la formación de los alumnos de cara a su futura vida laboral, sobre
todo en lo referente a la movilidad geográfica. Hoy en día hay muchas
empresas cuyo ámbito de negocio no se reduce a una determinada Comunidad
Autónoma, ni tan siquiera a España.
Educación de adultos

La educación de para adultos ha de impartirse en la ESO y etapas superiores
íntegramente en gallego, salvo la Lengua castellana. Esto supone un verdadero
hándicap para los emigrantes en general, ya que suelen ser personas de elevada
movilidad geográfica y para ellos lo más conveniente sería estudiar en castellano,
la lengua oficial común en toda España, ya que, en caso contrario, les sería difícil
tener continuidad en su formación académica. Hay que pensar que muchos adultos
simultanean estudio y trabajo, por lo que el estar sometidos a cambios en la lengua
vehicular puede suponer un factor casi disuasorio o causante de elevado fracaso
escolar. Pero el caso más demencial es el de los emigrantes provenientes de países
hispanoamericanos, que puede disuadir a muchos inmigrantes de baja o nula titulación
académica a intentar lograr una mejor formación que le permita aspirar a mejores
puestos de trabajo y tener salarios más elevados. No nos parece que se busque el
bienestar de muchos emigrantes con estas políticas impositivas. De nuevo se pospone
el bienestar y la mejora en el nivel cultural de los más desfavorecidos a la
imposición de hábitos lingüísticos, que por otra parte, suelen tener bajos o nulos
resultados en personas de cierta edad y bajo nivel de instrucción. Se fomenta el
fracaso escolar y se penaliza el acceso a la cultura de los sectores económicamente
más débiles, lo cual no parece muy progresista. Además se impide la mayor
cualificación profesional de muchos emigrantes, que es uno de los factores que
perjudica la competitividad de la economía e impide a muchas empresas encontrar a
trabajadores especializados en sectores que necesitan urgentemente recursos humanos.

Una arriesgada estrategia lingüística
FERNANDO GONZÁLEZ MACÍAS La Opinión 18 Noviembre 2008

El Partido Popular de Galicia persiste en su propósito de situar la cuestión de la lengua en el centro del debate político. Tanto si se lo plantean como si no, aquí o en Madrid, Alberto Núñez Feijóo repite con machacona insistencia que una de sus primeras medidas, si alcanza la Presidencia de la Xunta, será derogar el llamado decreto del cincuenta por ciento, la norma que regula el uso del gallego en la enseñanza y que se ha convertido en el detonante de una contestación social sin precedentes en el proceso de normalización lingüística.

Se supone que en las filas de la oposición habrán hecho sus cálculos antes de embarcarse en una estrategia que parece encaminada a congraciarse con un movimiento cívico que, con toda razón, corresponsabiliza a los populares de una política pública de discriminación positiva de uno de los dos idiomas oficiales, el propio de Galicia, que, dicen, ha ido dejando muchas víctimas por el camino. Porque la batalla es vieja, si bien nunca tuvo el eco mediático que ahora registra. El esfuerzo normalizador del gallego arrancó con la autonomía, hace casi tres décadas, impulsado por una derecha que probablemente no habría llegado a ser hegemónica de no haberse envuelto en la bandera del galleguismo. Aquel exitoso cartel electoral de 1981, con el lema Galego coma ti junto al primer plano de Manuel Fraga, sustancia una idea de país que sintoniza con amplias capas de población tanto rurales como urbanas, que por razón de edad y de extracción social, hoy como entonces, constituyen el público objetivo del PP.

La entonces Alianza Popular apostó decididamente por la introducción del idioma de Rosalía en muchos de los ámbitos de los que estuvo apartado durante la longa noite de pedra, empezando por la propia Administración pública, la escuela y los medios de comunicación social. De la década de los ochenta data la actual Lei de Normalización, que apoyaron todas las fuerzas políticas parlamentarias, que también refrendaron sin fisuras y con loable generosidad el ambicioso Plan que la desarrolla y del cual el controvertido decreto del bipartito no es más que una concreción, ni siquiera la más problemática.

Con aquellas medidas, que provocaron una nada desdeñable contestación interna, la Xunta de Albor y Barreiro evitó que la izquierda y el nacionalismo siguieran utilizando la lengua como arma partidista. Porque quedaba desactivada la carga ideológica que se le había conferido a la utilización del gallego, incluso como elemento identitario. De ese modo se prestó un enorme servicio a Galicia, con posición al tiempo muy rentable electoralmente para el hoy Partido Popular.

Por eso volver atrás entraña un considerable riesgo, tanto para el país como para ese Partido Popular al que Fraga, Cuíña y algunos otros dotaron de una personalidad propia, una de cuyas señas era una actitud cabalmente proactiva a favor del gallego, la más importante construcción cultural de un pueblo que después de dos mil años a la defensiva, de resistencia y de un cierto ensimismamiento empieza a ser protagonista de su historia. Feijóo debe tener claro que sin la lengua gallega la Galicia que él aspira a gobernar no habría llegado a existir como sujeto político. Así de claro.
fernadomacias@terra.es

 

Recortes de Prensa   Página Inicial