AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 23 Noviembre 2008

El malestar que provoca la imposición lingüística llega al Parlamento Europeo
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 23 Noviembre 2008

El movimiento ciudadano contra la imposición lingüística es reciente y creciente. Lejos de acobardarse ante las amenazas, coacciones, insultos, prohibiciones absurdas (como la del esperpéntico alcalde de Gondomar), descalificaciones, contramanifestaciones, etcétera, continúa avanzando tanto en la audacia y el alcance de sus acciones como en el crecimiento del número de socios, colaboradores y simpatizantes. La imposición coactiva no sólo no logra engañar ni acallar a los ciudadanos, sino que, por el contrario, nos hace ser cada vez más conscientes y activamente comprometidos con la verdad y la libertad que son pisoteadas a diario por el poder político.

El malestar generado en el País Vasco, Cataluña, Galicia y Baleares se está transformando en un asociacionismo cívico, inteligente y democrático, que no se arredra frente a la prepotencia de los nuevos señores feudales. El nacionalismo y la cobardía de los partidos mayoritarios podrán llegar a conseguir una sociedad dividida, pero nunca el triunfo de una distopía absurda que hace del idioma particular el ídolo ante el que pretenden que nos arrodillemos por medio del engaño y la fuerza.

La semana pasada, la presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, denunció en Estrasburgo ante representantes de más de 16 países la pérdida de derechos que están sufriendo muchos ciudadanos gallegos como consecuencia de la política lingüística que desarrolla el gobierno nacional-socialista de Emilio Pérez Touriño. Afortunadamente, el español no está en peligro y goza de muy buena salud. Por el contrario, el poco caso que la gente de a pie le hace al poder político está consiguiendo que cada vez se hable más incluso en lugares que antes eran mayoritariamente gallegohablantes. O sea que están consiguiendo el resultado contrario al que pretenden llegar por el engaño y la fuerza que dan el poder y la manipulación de los medios de comunicación dependientes del mismo.

El presidente del Parlamento, Hans-Gert Pöttering, varios eurodiputados del Grupo Popular y demás grupos parlamentarios europeos, a excepción del Grupo Socialista, escucharon los abusos de la política lingüística que se desarrolla en España. “Recientemente —sostuvo la presidenta del colectivo—, desde la llegada al Gobierno autonómico de Galicia de una coalición formada por nacionalistas y socialistas, los ciudadanos nos estamos viendo sometidos a un proceso de imposición lingüística que nos aboca paulatinamente a un monolingüismo en gallego en la enseñanza y en la Administración, que lleva visos de extenderse a otros ámbitos, coartando las libertades de una parte de la población y perjudicando la formación de muchos escolares”.

Tras relacionar múltiples ejemplos de esas políticas de Touriño, como la señalización en carreteras, calles, documentación administrativa de ayuntamientos y otros organismos oficiales, la redacción de información de interés como la hospitalaria únicamente en gallego, la intención de sancionar a los comerciantes si no rotulan en gallego, o la limitación de ayudas y subvenciones a ámbitos y actividades que excluyan el español, Lago se extendió al denunciar los efectos del denostado decreto que regula el uso del gallego en los colegios.

Recordó la recomendación de la UNESCO en cuanto a los beneficios de recibir la enseñanza en lengua materna, como ocurre hoy con más del 90% de los escolares europeos, y alertó a los eurodiputados sobre el proceso de completa erradicación del español de los centros educativos, donde a menudo se tilda al español de idioma invasor no apto para la formación cultural. Añadió además que los libros de texto de lengua gallega no sólo contienen léxico, morfología, sintaxis o literatura, sino en gran medida ideología y política lingüística.

“Las autoridades —expuso Gloria Lago— afirman sin rubor que la educación es un sector estratégico para recuperar o ganar hablantes, y se utilizan argumentos falaces para justificar la inmersión. Se falsean datos sobre las políticas lingüísticas de otros países o se intenta tranquilizar a los padres con el absurdo argumento de que el español ya se aprende en la calle, obviando que el registro culto de un idioma se consigue en la escuela”.

La presidenta puntualizó que entre los objetivos de Galicia Bilingüe no está la defensa de idioma alguno, sino la de derechos de los hablantes de dos lenguas que son oficiales. “En Galicia no existe conflicto entre comunidades lingüísticas —indicó—, y muchos gallego hablantes nos muestran también su descontento con la actual situación, pues aunque quieren que sus hijos reciban la primera enseñanza en el idioma materno, desearían una mayor presencia del español en las etapas posteriores porque son conscientes del beneficio que eso supondría para la formación del alumno”.

Lago expuso la demandas de Galicia Bilingüe, especificando que pretende que las señalizaciones estén en los dos idiomas, que la Administración atienda a los ciudadanos en la lengua que estos elijan, que no se prime el conocimiento del gallego sobre la competencia profesional a la hora de contratar a un empleado público, que las subvenciones oficiales no estén completamente condicionadas por el uso del idioma, que cese el adoctrinamiento en la enseñanza y que los padres o los alumnos, si tienen edad suficiente, puedan elegir la lengua vehicular, teniendo la otra como asignatura obligatoria en todas las etapas educativas. “Los defensores de la imposición —continuó la presidenta— llaman segregacionistas a los padres que pedimos poder elegir, lo que viene a suponer acusar a muchos gobiernos europeos de segregacionistas. Uno de los principios básicos de un sistema democrático es permitir escoger a los ciudadanos entre varias opciones compatibles”.

El eurodiputado portugués Vasco Graça Moura explicó que en el informe sobre el multilingüismo que está preparando para la comisión de cultura y educación de la eurocámara y que se aprobará el próximo febrero piensa plantear como principio la libertad de los padres para elegir la lengua en la que educan a sus hijos.

Blanco Valdés: "Ha habido mucho papanatismo a la hora de hacer frente a los nacionalistas"
Luis A. Balcarce Periodista Digital 23 Noviembre 2008

Roberto L. Blanco Valdés, catedrático de de Derecho Constitucional de la Universidad de Compostela, acaba de publicar "La Aflicción de los Patriotas" (Alianza Editorial), donde recoge sus artículos publicados en La Voz de Galicia sobre terrorismo y nacionalismo entre los años 2002 y 2007. En un estilo incisivo y directo, Blanco Valdés critica la pretensión nacionalista de "construirnos paraísos puros y uniformes", al tiempo que aboga por entender que cuanto más plural es un país, "más necesarios son en él los elementos de cohesión social y cultural".

En la introducción de su libro, usted parafrasea a Winston Churchill -cuando dijo en relación al valeroso comportamiento de los aviadores de la RAF "nunca tantos debieron a tan pocos"- para decir sobre los nacionalistas que "nunca tan pocos perturbaron tanto a tantos". ¿No es acaso esa una lógica que se repite a lo largo de la Historia? Bolcheviques, fascistas, nazis, todos grupos minoritarios pero con gran poder de movilización y atemorización.

Aunque yo no los situaría en un mismo nivel de comparación, sí hay una constante: las minorías activas suelen llevarse el gato al agua ante las mayorías silenciosas. Ésta es una constante en general. Las reivindicaciones nacionalistas suelen comenzar por sectores muy minoritarios, abanderadas por intelectuales, literatos, artistas, es un movimiento muy ligado al fenómeno romántico. Y son minorías capaces de imponer su criterio. Lo característico es que siempre estén superando el umbral de la demanda. Esto quiere decir que cuando alcanzan -digamos- el objetivo 1, ya están pensando en el objetivo 2, y cuando lo alcanzan plantean el objetivo 3, etc, de manera que no hay más finalidad lógica que el objetivo último de todo nacionalismo, que es la independencia.

¿Faltó desde la Transición hasta la actualidad determinación por parte de los partidos nacionales para frenar las embestidas nacionalistas?

En los albores de la Transición CiU y PNV se expresaban en términos autonómicos y con menos radicalidad que ahora. Hay tres factores que yo traería a colación. En primer lugar, encontramos que la centroderecha no fue muy proclive a la tradición autonomista; por el contrario, mostró cierta resistencia a su desarrollo. En segundo lugar, hubo una notable incomprensión de la izquierda ante el fenómeno nacionalista. Muy despistada, se apuntó a las reivindicaciones de autodeterminación. De todos modos, hay que decir que entre los dos partidos hubo un gran acuerdo, un consenso básico fundamental que se rompe con la llegada de Zapatero a poder. La responsabilidad de este proceso de ruptura -ejemplificado en el apoyo al Estatut- le cabe en toda regla. Y existió un tercer factor adicional dentro del fenómeno nacionalista que es el terrorismo de ETA, el cual ha condicionado el problema territorial. De no haber existido este condicionante, la respuesta quizá hubiera sido más rotunda desde los partidos mayoritarios.

A lo largo de su libro, usted señala que la sola letra de la Constitución del '78 hubiera servido para mantener a raya a las pretensiones de los partidos nacionalistas. ¿Qué fue lo que falló?

Ha habido una gran dosis de papanatismo frente a la reivindicación nacionalista. Frente a las exigencias separatistas, sólo cabía responder en base al principio democrático: no se puede hacer porque así lo ha establecido la mayoría. Y sin complejos. Pero ha habido temor frente a las minorías activas, que han tenido una gran capacidad para fijar las normas de la corrección política: lo que se puede decir y lo que no se puede decir. Decían, por ejemplo, "No puede usted estar en contra de la inmersión lingüística". Pues sí, mire, sí se puede. Y se puede resolver desde el principio democrático de la mayoría. Lo que no es razonable es que se aplique el criterio democrático para interpretar la Constitución. La Carta Magna fija límites que no se pueden superar por el mero acuerdo de unos partidos políticos. Usted no puede hacer acuerdos para violar la Constitución. Lo que sí llama la atención es la aceptación acrítica por parte de los grandes partidos de la agenda nacionalista. En Cataluña, como mínimo, el 50% de la población es castellanohablante. Y en Galicia más. Pues, en esas comunidades todo el lenguaje de la Administración es en catalalán o en gallego. Es decir que amplias franjas de la población se ven coaccionadas por minorías activas a hablar una lengua que no es la suya.

En relación a Galicia, menciona que los líderes políticos gallegos se enzarzaron en la práctica del "estatuing", meses enteros debatiendo un Estatuto que no venía muy a cuento, que no era vital para los problemas del ciudadano de a pie...

Todavía nadie ha explicado en el caso de Galicia qué es lo que no se puede hacer en el ámbito de las competencias y las políticas públicas con el Estatuto que se tiene actualmente. Se ha llegado a reconocer que se hace por no querer ser una autonomía de segunda y modificarlos por el simple hecho de no ser menos que Cataluña. Con la Constitución en la mano, los políticos deberían explicar por qué quieren cambiarlo. Hasta ahora nadie ha respondido. Frente a los nacionalistas, es una mala política ir a cara de perro. Pero una cosa es no querer ir al choque y otra es darles la razón en todo y aceptar las políticas de inmersión lingüísticas o que se hablen varias lenguas en el Congreso de Diputados habiendo una lengua común. Caso distinto por suerte al de Bélgica y Suiza, que tienen la tragedia, desde el punto de vista de la conformación de una sociedad, de no tener una lengua común.

Uno de los grandes temas que aborda en su libro es el conflicto lingüístico. Fue la derecha quien impulsó la ley de normalización lingüística en el '83. ¿Lo hizo por ceder a las exigencias de los nacionalistas o lo hizo por convicción? Porque a día de hoy, siguen defendiendo esa ley que dio paso a lo que vino después.

Hay una cosa que hay que distinguir. Desde que se aprobaron las leyes de normalización lingüística en los años '82, '83 en Galicia, País Vasco y Cataluña se cree que se ha hecho siempre lo mismo y no ha sido así. Las primeras leyes inscribieron en el ámbito de lo constitucional la co-oficialidad. Respetaron ese criterio. Había una ley de co-oficialidad que debía aplicarse a la Administración, la Educación y los poderes públicos. De ahí se ha ido avanzando paulatinamente hacia el monolingüismo vernáculo en defensa de las mal llamadas "lenguas propias", porque lo contrario a "propia" es "ajeno". La convicción era la defensa de la co-oficialidad, no la defensa del castellano contra el gallego. Estoy a favor de promover el gallego pero sin violar derechos individuales. Esto no debe ser pragmatismo sino una convicción. Los promotores del monolingüismo nos atacan diciendo que somos enemigos del gallego y por lo tanto, enemigos del país. Tengo que soportar que gente que habla el gallego peor que yo me acuse de ir contra el él. Gente que sólo lo habla en público, que hace un uso ritual, que lo habla horriblemente. No deja ser paradójico.

Pesimismo para el fin de semana: Estúpidos gobernados por ineptos
Francisco Rubiales Periodista Digital 23 Noviembre 2008

Mientras nuestro país se hunde en la pobreza y retrocede, víctima de dos dramas, uno universal, como es la crisis económica, y otro genuinamente español, el de padecer un gobierno inepto y dañino, la sociedad española, idiotizada, debate sobre la compra de Repsol por una empresa rusa o descubre olvidos dolorosos como las fosas comunes de los asesinados en la Guerra Civil o los niños que fueron arrebatados a sus padres para ser adoptados por los vencedores.

Zapatero parece abrir las puertas a la compra de Repsol por una empresa de magnates rusos controlada por el Kremlin, mientras que su ministro de Industria, Miguel Sebastian, afirma que Repsol seguirá siendo española. ¿Discrepancia en el seno del gobierno o estrategia de confusión para que la gente no piense en lo que realmente es grave, que España se va a pique bajo la dirección de un gobierno inepto?

España está idiotizada y convertida en un país de estúpidos gobernados por ineptos. Las intervenciones de Zapatero y los debates que suscita están diseñados para distraer a los imbéciles y evitar que mediten sobre el gran drama de una nación mal gobernada que despilfarra, cierra empresas, fabrica parados mejor que nadie y se hunde sin remedio. Las palabras de ZP son como la orquesta del Titanic, que amenizaba la fiesta mientras el banco se iba al fondo de los mares.

El espectáculo de un país que discute sobre si abrir o no abrir las fosas de la Guerra Civil mientras el gobierno endeuda a las tres próximas generaciones de españoles, hunde la economía y supera el déficit permitido por la Unión Europea, arriesgando que le expulsen del Euro, es grotesca, pero fiel reflejo del mundo que se avecina: una pocilga indecente en la que los demócratas y los ciudadanos libres no tendrán sitio.

La sociedad, quizás sin que muchos lo perciban, camina hacia una etapa peor, hacia estados poderosos e intervencionistas, gestionados por gente inepta y poco ética cuyos dos únicos méritos serán mantenerse unidos en sus partidos políticos frente a ciudadanos dispersos y desorganizados y manejar con eficacia la propaganda y el engaño.

España es un banco de prueba mundial donde se está demostrando algo terrible: que los ineptos pueden gobernar a los estúpidos y a los cobardes, conduciéndolos a la pobreza y a la destrucción como país, con total impunidad, sin que les ocurra nada, pudiendo, incluso, seguir ganando elecciones, mientras culminan la hecatombe.

Si no lo evitamos con esfuerzo y sufrimiento, conducidos por la peor casta de pastores de la historia moderna, la de los políticos profesionales, los miembros del rebaño español seremos conducimos hacia un mundo poblado de idiotizados, embrutecidos y manipulados, que será gobernado por una casta de ineptos que controlan la fuerza bruta y el dinero y que únicamente serán expertos en manejar la propaganda y el engaño.

La vieja tesis totalitaria de que el pueblo es un rebaño torpe al que hay que mantener siempre bajo control, sin que tome decisiones, para que no estorbe, vuelve a tener plena vigencia en la ruta hacia ese futuro al que las castas políticas, tanto de la derecha como de la izquierda, nos conducen con paso firme.

Si nadie lo remedia, el mundo se arrastrará hacia un intervencionismo descarado, una especie de dictadura del proletariado soft. Es decir, una oligarquía controlada por políticos ineptos pero sedientos de poder y de privilegios que únicamente serán maestros en el engaño, en hacer creer al pueblo que es el que manda, ayudados por unos medios de comunicación sometidos que nos destacarán a diario la soberanía popular y la importancia de los ciudadanos y de sus votos.

El mundo que se acerca ya se perfila en el horizonte y puede verse naciendo en nuestras ciudades y pueblos. A pesar de sus apariencias populares, será cualquier cosa menos democrático y libre. Iremos a votar, pero tendremos que elegir a los que los poderosos ya han seleccionado previamente y colocado en sus listas cerradas. La oposición disfrutará de privilegios casi iguales a los del partido ganador. Los políticos se harán corporativos y se unirán entre ellos para mantener su dominio y privilegios frente al rebaño de los sometidos. Los medios de comunicación, bajo control del poder, serán cómplices eficaces del embrutecimiento colectivo y de la desculturización general. El miedo reinará en el mundo y los ciudadanos se encerrarán en sus hogares, defendido con rejas y puertas blindadas, por pánico a ser asaltados y apaleados por unos delincuentes a los que el poder apenas persigue o castiga. Los poderosos utilizarán la mentira y el angaño como su gran herramienta de dominio. Los impuestos crecerán y la casta de los poderosos, ya plenamente divorciada de los devaluados ciudadanos, ampliará sus privilegios, gobernará con opulenta ostentación y se convertirá, todavía más de lo que hoy es, en una pesada losa de plomo que oprime a su pueblo.

Será un mundo en el que la gente libre y ética no podrá vivir y tendrá que rebelarse. Los rebeldes serán tratados por la policía y por la prensa peor que los maleantes y serán más numerosos en las cárceles que los criminales.

El panorama del futuro es desolador y en él apenas hay espacio para la esperanza, pero queda un resquicio. El binomio "poderosos-medios de comunicación" parece invencible pero, por fortuna, las cosas no siempre les han salido bien a los dominadores de sus semejantes y aspirante a totalitarios. También Hitler y Stalin parecían invencibles, pero hoy ya no queda nada de sus imperios, ni siquiera el recuerdo nostálgico de sus derrotados partidarios.

Como ha ocurrido otras veces en la Historia, la rebeldía de los demócratas, alimentada por el invencible deseo de libertad, puede frustrar los siniestros planes del poder.

Voto en Blanco

Algo se mueve en el PP
Vicente A. C. M. Periodista Digital 23 Noviembre 2008

Me da la impresión de que sí, de que algo se mueve en el PP. El discurso del ex Presidente Sr. Aznar ante la asamblea de las NNGG del PP, pienso que ha sido la campana de toque a arrebato para muchos de los afiliados y actuales representantes. El descontento empieza a ser general ante el cambio de discurso del Sr. Rajoy y de su junta directiva y nuevos portavoces. Este discurso del Sr. Aznar actúa como altavoz cualificado de lo que piensan y aún no se atreven a decir la mayoría. El Congreso nacional en Valencia, no parece que haya servido para otra cosa que certificar la obcecación de un líder que no lo es y que no quiere reconocerlo.

Es inexcusable la ausencia en el Acto de las NNGG de Madrid de todos los máximos representantes de la directiva nacional a excepción de la Presidenta de la Comunidad. También es significativa la presencia de otros valores como D. Manuel Pizarro, usado por el Sr. Rajoy y abandonado como desechable en cuanto perdió las elecciones. Lo irónico es que él mismo no se hubiera desechado y se empeñase en mantenerse como “único salvador” de un PP derrotado por su propia transfiguración.

Creo que el acto de ayer y el discurso del Sr. Aznar van a ser un detonante para que empiece una verdadera toma de conciencia y auto crítica del camino erróneo tomado. Un partido que aspira a volver a gestionar el Gobierno de España y que sabe aportar soluciones para salir de la crisis, a la que nos ha llevado un Gobierno del PSOE incompetente, sectario y débil, debe tener un mensaje claro. Y como dijo el Sr. Aznar, sentirse orgulloso de defender su ideología, que comparten muchos ciudadanos. Un partido así no puede tener al frente a quienes se sienten avergonzados y culpables de un pasado inventado por quienes quieren verles desaparecer, callados y sometidos.

No se puede supeditar la confrontación y adoptar una actitud de pusilanimidad en la labor de oposición, en aras a no ser calificados como reaccionarios y extremistas. Esas etiquetas son solo panfletos propagandísticos de quien se sabe inferior en todos los aspectos. Es la defensa natural de quien en su cobardía vierte cuantas infamias y falsedades pueda contra el que es su rival. Es la manifestación más clara de quien se esconde en un falso “talante” y pose conciliadora, ocultando su verdadero aspecto despótico, revanchista y sectario.

Es la hora de que empiecen más voces cualificadas a reivindicar la vuelta a la esencia de un partido que lleva meses desorientado y camino de su propia destrucción. No se puede esperar a que se apaguen los ecos de estas voces que despiertan las conciencias y dé tiempo a que sean manipuladas y acalladas por los que no quieren escucharlas. Es el momento de definirse y de escoger en dónde quieren estar los que integran el partido. De ellos depende que ese proyecto sea coherente e ilusione a los ciudadanos.

El terrorismo que no cesa
Carmen GURRUCHAGA La Razón 23 Noviembre 2008

La máquina de asesinar, atemorizar, extorsionar y chantajear que es ETA dispone, según informa hoy LA RAZON, de dos «comandos» operativos dentro de España, prestos para hacer explotar las bombas que la banda había preparado para ellos. Pero la detención en Francia de «Txeroki», jefe de los pistoleros etarras, quizás retrase esta campaña de explosiones que los terroristas habían preparado para estas próximas semanas. Sin embargo, el riesgo de que en algún momento las activen no desaparecerá hasta que estos violentos sean inutilizados. A ello contribuye la ya incuestionable colaboración de las autoridades francesas en la lucha contra la banda, que con casi cien detenciones en 18 meses, está ayudando a su paulatino desgaste.

Porque si es cierto que dentro del esquema estructural de ese grupo, cada cabecilla metido entre rejas tiene otro terrorista preparado y dispuesto a sustituirle, también es verdad que los que llegan son menos expertos y cometen más errores, por lo que son detectados, controlados y arrestados en menos tiempo que sus antecesores. En los años 80, con una casi inexistente asistencia francesa, un «buen comando» podía estar actuando entre cinco y diez años sin ser desarticulado. Preparaba sus atentados en Francia, cruzaba la frontera y venía a España para llevar a cabo las acciones encomendadas por los «superiores». Una vez concluidos los «encargos», regresaba a «descansar» al país vecino donde vivía con relativa tranquilidad.

Hoy la situación ha cambiado enormemente y un «comando» dura en activo, como mucho, un año. A veces, las Fuerzas de Seguridad lo desbaratan antes de que haya cometido su primer atentado. Pero lo preocupante no es sólo que en el siglo XXI la organización terrorista vasca continúe sembrando el terror entre los españoles y cometiendo atentados terroristas, sino que disponga de jóvenes cachorros dispuestos a enrolarse en sus filas para, en el mejor de los casos, terminar con sus huesos en la cárcel.

España, nación imposible
Juan V. Oltra Minuto Digital 23 Noviembre 2008

Las paradojas españolas a veces provocan sueños horribles, que me hacen despertar empapado en sudores fríos. Lo malo, es que al despertar y hacer una somera lista, compruebo que la realidad no se aleja demasiado de las pesadillas.

Nuestro presidente de gobierno, adalid de las voces progresistas, se intenta homologar al nuevo presidente norteamericano, quien se definió en su momento contrario a las bodas homosexuales y partidario de la pena de muerte.

Julián Muñoz, no presunto delincuente, sino con condena firme, contrata por 350.000 euros una entrevista con una ilustre periodista no hace mucho acusada de plagio. Mientras, el presupuesto para las universidades madrileñas y valencianas baja estrepitosamente.

Unas naves industriales abandonadas ocupadas en Valencia por gitanos procedentes de países de la Europa central, piden a través de sus abogados, para abandonarlas, un piso de protección oficial para cada familia. Mientras, las subastas de VPO en la misma ciudad quedan desiertas, algo achacado a la crisis.

Para optar a puestos en la administración pública, el conocimiento de un idioma autonómico, demostrable con un diploma que se puede obtener en pocos meses, puede llegar a pesar un 600% más que el tener un doctorado o una segunda carrera universitaria.

Mientras los intentos de enjuiciar a Santiago Carrillo por las matanzas de Paracuellos caen en el olvido por ser “intentos de mala fe” o estar prescritos, se desentierran los huesos de media España.

En una emisora propiedad de la conferencia episcopal, se da la responsabilidad de uno de sus programas estrellas a alguien que se permite blasfemar contra la Virgen María.

Según el ministro del ramo, los problemas de que la Justicia española arrastra actualmente, vienen de Franco, muerto hace más de tres decenios. Quizá ante la duda de que siga haciendo la puñeta desde algún lugar remoto en las montañas, un juez estrella ha pedido su acta de defunción.

Manuel Fraga Iribarne, ministro del anterior régimen, llega a decir que el luchó contra el franquismo. Sería desde el coche oficial.

El máximo dirigente de uno de los mayores sindicatos de clase, se niega a efectuar cualquier protesta contra la situación económica afirmando que no serviría de nada una “romería sindical”. Quizá con romerías sindicales pensaban reflotar el Prestige.

Cada vez estoy más de acuerdo con Ángel Ganivet, cuando en carta a Unamuno le decía: “España es una nación absurda y metafísicamente imposible, y el absurdo es su nervio y su principal sostén. Su cordura será la señal de su acabamiento.”

Marketing contra la crisis
POR GERMÁN YANKE ABC 23 Noviembre 2008

Rodríguez Zapatero tiene una especial habilidad para el marketing de la política, algo que no es sólo propaganda sino el conjunto de técnicas para «vender» un producto, aunque el producto sea humo. Es decir, a veces se pretende que sea humo, pero al estilo de un aviso, de una llamada de atención para dirigir el debate en una determinada dirección, condicionar a sus adversarios, hacerles de reaccionar como desea y antes de que tome la última decisión. Si no es él el habilidoso, lo son sin duda sus asesores y, en ese escenario, el PP se muestra a menudo sorprendido, en todo caso a rebufo de las iniciativas gubernamentales, aunque estas sean parte de una estrategia de comunicación y no tanto medidas concretas.

Desde que ya no se pudo negar la existencia de la crisis, dos parecen ser las líneas maestras del marketing gubernamental en la que coinciden todos los que hablan en ese bando mientras callan los que, en el mismo, discrepan. Una, fundamental para sus intereses, la insistencia en que los problemas son todos inopinadamente importados, sin responsabilidad de Gobierno. A veces, son importados de los Estados Unidos, que se asocia retóricamente a los males del capitalismo, de la desregulación, del liberalismo económico, o de los neoliberales o los neocons, para que se vea que el mensaje, por retórico, admite un puré en el que se identifican cosas distintas y a veces contradictorias. Otras, para no dar la sensación de obsesivos es, sencillamente, «la crisis internacional». Mejor así que sólo «financiera» porque se trata de dar la impresión de que todo lo malo, ya afecte a las finanzas o a la economía real, a los bancos o a la competitividad del sistema productivo español, es algo que nos viene de fuera y que llega sin que tenga el Gobierno ninguna responsabilidad en el asunto.

Imitación o prédica
El segundo procedimiento tiene más mérito porque se trata de convencer a los ciudadanos de que se están haciendo muchas cosas, sin que en realidad se haga casi nada. De hecho, desde las reuniones organizadas en el entorno de los países de la zona euro hasta la famosa cumbre de Washington, el Gobierno español ha imitado a otros, después ya veces con menor eficiencia, o ha predicado. Zapatero lo hizo ayer mismo ante los miembros del Comité Federal del PSOE al decir que el próximo jueves, como estaba previsto, anunciará en el Congreso una serie de medidas de «reactivación de la economía», pero sin concretar nada.

La estratagema es cuantificar algo, en este caso las «líneas de actuación», para dar la impresión, aunque se trate de generalidades, de que el asunto está muy pensado, muy elaborado, muy concretado y desarrollado. Lo pasmoso es que, en un partido de tanta raigambre como el PSOE, no surjan en un órgano como el Comité Federal voces que pidan esa concreción, su cuantificación, sus efectos colaterales, los beneficios que se esperan obtener, etc. Qué decir entonces de la presentación de sugerencias.

Sabemos que se utilizarán recursos públicos para tratar de reactivar la economía y que se pretende que aquellos tengan una vinculación «local», lo que ayudaría de paso a tratar de paliar el colapso económico de muchos ayuntamientos. Pero es algo que ya sabíamos y que es insuficiente ante la gravedad y la profundidad de la crisis, la financiera y la de la «economía real», la importada y la causada por nuestra política económica absolutamente ajena a las reformas estructurales.

El presidente no parece dispuesto a bajar a esa arena, y se diría que no le interesa, porque no se atreve a llevar adelante esas reformas, el consenso con el PP en la materia. La tangente es más útil para la propaganda y el marketing: mucho llamamiento al diálogo con agentes sociales, reuniones con sectores, ayudas publicas, emocionadas declaraciones del tiempo y esfuerzo empleado en ello (algo que Zapateo dijo también sobre su dedicación al «proceso» de diálogo con ETA), etc.

Y la maraña es tal que no tenemos ni un Gobierno fuerte, que se sienta fuerte, para explicar y poner en acto las reformas, que en muchos asuntos son, valga la comparación, dolorosísimas operaciones a corazón abierto, ni el acuerdo general con la Oposición para compartir la responsabilidad de las mismas. El PP, en vez de insistir en que va detrás del Gobierno para ayudarle, debería ponerse delante y explicarnos su alternativa. Concretando, claro.

Más de dos mil personas protestan ante el CAC por la retirada de licencias de radio
Manifestantes frente a la sede barcelonesa del CAC piden libertad de expresión para los medios de comunicación críticos con la Generalitat
El PP catalán denuncia el intento de establecer un «cordón sanitario»
IVA ANGUERA DE SOJO | BARCELONA ABC 23 Noviembre 2008

«La libertad no hace felices a los hombres, los hace sencillamente hombres». Con esta cita de Manuel Azaña cerró Albert Rivera, líder de Ciudadanos (C´s), la concentración de protesta contra el concurso de adjudicación de frecuencias de radio fallado hace dos semanas por el Consejo Audiovisual Catalán (CAC). Una concentración que reunió ayer a más de dos mil personas ante la sede barcelonesa de este organismo autonómico al grito de «libertad de expresión» y «Montilla dimisión y vete con Carod».

En un acto vigilado por dos furgones de Mossos d´Esqua-dra, pero en el que no se produjo el más mínimo incidente, los concentrados, llegados de diversos puntos de Cataluña, se manifestaron en contra de «el cierre de las radios de Grupo Vocento, Cadena Cope y Cadena Ser». Además, reclamaron «más pluralidad» a los medios de comunicación de la Generalitat, TV3 y Catalunya Ràdio, e indentificaron claramente al Gobierno tripartito catalán como la «mano negra» tras la adjudicación de 83 frecuencias de radio locales que ha dejado sin algunas de sus frecuencias a Onda Rambla-Punto Radio, Cope y Cadena 100, y ha excluido a Grupo Zeta.

Guerra de cifras
«Dirán que éramos 300, pero ya sabéis lo que hicieron trescientos», aseguró Esperanza López en referencia a la batalla de las Termópilas, antes de dar paso a la lectura del manifiesto. Lo cierto es que la Guardia Urbana cifró la asistencia en 1.200 personas, mientras la organización hablaba de 3.000 asistentes convocados bajo el lema «en defensa de la libertad de expresión y contra la censura política». Todos ellos «armados» con pancartas en las que se recuperaba la careta que se convirtió en símbolo de la libertad de expresión durante la transición, enseñas de C´s y el PP, logos de algunas de las emisoras cerradas y mensajes contra el tripartito catalán. «Somos ciudadanos, no súbditos», arengó Albert Rivera tras la lectura del manifiesto, «y estamos aquí para decir que es una injusticia» la decisión del CAC. Una decisión que Rivera relacionó directamente con la voluntad del Gobierno tripartito de «mantener el oasis» catalán.

Todo ello a costa de acallar a las voces críticas y mantener el «cordón sanitario» que hace apenas un mes reclamó para ABC el presidente de ERC, Joan Puigcercós, después de que este diario denunciara los extras incorporados en el coche oficial del presidente del Parlamento autonómico, el también republicano Ernest Benach. «El peor mensaje es el de la sumisión», alertó Rivera, «queremos medios plurales y críticos con el poder».

«Neocaciquismo del siglo XXI»
«El CAC representa la guardia de las esencias del oasis catalán», aseguró el líder de ciudadanos, «pero para mantener durante 27 años ese oasis, es necario atar bien las costuras de la nación catalana que proclamó Jordi Pujol». Eso sí, añadió Rivera, «cobrando 130.000 euros e incluyendo siete ex cargos políticos» en el pleno de diez miembros que forma el CAC.
En este contexto, el presidente de C´s dejó claro que el auténtico responsable del fallo del CAC es el presidente de la Generalitat, José Montilla, y denunció la maniobra del Audiovisual Catalán como un ejemplo de «neocaciquismo del siglo XXI» y se preguntó «qué hemos hecho mal» durante estos 30 años de democracia para haber creado «una casta política» amplificada por la multiplicación de administraciones estatal, autonómica y local, «que sólo sirve para perpetuarse en el poder».

«El peor mensaje es el de la sumisión. QUeremos medios plurales y críticos», advierte Rivera
Rivera se felicitó por el éxito de la concentración convocada por Ciudadanos y los principales medios de comunicación perjudicados por el reparto de frecuencias del CAC como acto de desagravio y aseguró que «estamos aquí para decirle al CAC y a la Generalitat que no somos tontos, sabemos lo que están haciendo». Venimos, añadió, «a romper el oasis para tener unas instituciones al servicio del ciudadano, y lo vamos a conseguir». El líder del partido no nacionalista dejó claro además que «no se trata sólo de defender una radio, nos defendemos para que luego no vengan a por los demás» medios críticos con el poder en Cataluña.

El portavoz de C´s, Jordi Cañas, fue el responsable de leer un manifiesto en el que se advierte de que «el principal enemigo del nacionalismo es la libertad y su primera víctima la verdad». El texto denuncia que el nacionalismo «sólo tiene un objetivo, la construcción nacional» y señala al CAC, «un organismo que tiene como función el control de los medios de comunicación en Cataluña» como uno de sus instrumentos.

«El CAC es un órgano censor que ejecuta la censura más peligrosa mediante un mecanismo especialmente amoral: la censura prescriptiva. Una censura que busca que sean los propios medios los que apliquen estos límites», añade.

Cañas denunció además que los poderes del Consejo Audiovisual «cercenan el ejercicio de la libertad de expresión e información garantizadas en la Constitución y son una amenaza para los derechos de los ciudadanos. Nunca hasta ahora ha sido tan visible el castigo del poder a los medios de comunicación disidentes, aquéllos que no se doblegan ante sus designios, aquéllos que anteponen la libertad de opinión a la complicidad lasciva con el poder, aquellos que denuncian el saqueo de dinero público, el nepotismo y el despilfarro».

GALARDÓN "VOCES CONTRA EL TERRORISMO"
Las víctimas del terrorismo premian a Libertad Digital

La Asociación Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza ha galardonado este viernes a Libertad Digital con el premio "Pluma de Oro Voces Contra el Terrorismo". "Es el diario que más espacio y tiempo ha dedicado a la denuncia permanente de la lacra del terrorismo, sin amilanarse y manteniendo los principios de la verdad y moralidad", han argumentado.
Libertad Digital 23 Noviembre 2008

El director de Libertad Digital, Javier Somalo, recibió este viernes en el hotel Infanta Cristina de Jaén el premio "Pluma de Oro Voces Contra el Terrorismo" que otorga la Asociación de Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza. En la quinta edición de estos galardones, este colectivo reconoce la labor de LD, que "desde su creación ha destacado por la cercanía y sensibilidad a las víctimas del terrorismo".

"Siempre han dado un espacio en sus páginas a las víctimas del terrorismo, para que libremente puedan expresarse. Libertad Digital es el diario que más espacio y tiempo ha dedicado a la denuncia permanente de lacra del terrorismo, sin amilanarse y manteniendo los principios de la verdad y moralidad a pesar de la hostilidad que han sufrido por mantener estos principios", han argumentado a la hora de conceder a nuestro diario el premio "Pluma de Oro Voces Contra el Terrorismo".

Las víctimas concluyen: "el trabajo constante de los profesionales de este medio y sus colaboradores en defensa de la Memoria, la Dignidad y la Justicia de las víctimas del terrorismo les han hecho merecedores de este galardón".

Además de Libertad Digital, también han sido galardonados el popular Santiago Abascal Escuza, Secretario Primero de las Juntas Generales de Álava, y la periodista Isabel San Sebastián.

Santiago Abascal
Santiago Abascal Escuza es uno de los referentes más importantes en la lucha contra ETA. Amenazado de muerte por la banda asesina, ha sufrido más de cuarenta actos de terrorismo contra él o su familia. "Lejos de amedrentarse y mirar a otro lado, Santiago ha mantenido siempre de los valores de la libertad, además de defender la dignidad, justicia y memoria de las víctimas del terrorismo", destaca la asociación Verde Esperanza.

"Una trayectoria laboral y personal ejemplares por su valentía, honradez y tenacidad hacen que el jurado otorgue el galardón", sentencia.

Isabel San Sebastián
Por último, la periodista Isabel San Sebastián Cabasés ha sido distinguida porque "en su trayectoria profesional tanto en los programas que ha dirigido como en los que ha colaborado tanto en medios audiovisuales como en prensa escrita ha demostrado su coraje y valentía en defensa de las víctimas del terrorismo. En su trayectoria personal Isabel siempre ha estado al lado de las víctimas cuando la han necesitado. Su compromiso con la Memoria la Dignidad y la Justicia, la continua denuncia contra la sinrazón del terrorismo hacen que el jurado le otorgue este galardón".

Recortes de Prensa   Página Inicial