AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 28 Noviembre 2008

LAS ARCAS PÚBLICAS SE ASTILLAN
Francisco Rubiales Periodista Digital 28 Noviembre 2008

No es que estemos pasando estos intrincados desfiladeros de la negada crisis económica ni que estemos sufriendo la recesión que nos cubre de negros nubarrones europeos, es que España no puede mantener este pesadísimo tinglado que la partitocracia con su carga de apandadores, aprovechados y nuevos caciques ha instalado en poltronas, despachos y lujos interminables. El gobierno admite ya la debacle. La Eurozona ha entrado en recesión; en opinión de Montoro “sufrimos una recesión de caballo”. España será el país con más paro y menor crecimiento en 2009, según la OCDE, con un periodo prolongado de debilidad económica; ya en enero augura, que tendremos los tres millones de parados.

El derroche galopante y golfante corroe las astillas de las arcas del erario. Las Autonomías en una nación pequeña, como esta, no caben, son una invención costosísima e innecesaria, no es posible mantener este ineficaz conglomerado y boato. A tenor de su preocupación por el colapso que padecen los juzgados españoles, F. de Rosa, vicepresidente del CGPJ dice: "España no puede tener diecisiete justicias distintas"; no tiene espera una la reforma eficaz de la Administración de Justicia.

No existe la cohesión territorial; es intolerable que en España, varíen significativamente las condiciones laborales y sociales según el lugar de residencia, incluso, en el marco sanitario, se experimentan hirientes desigualdades en métodos de diagnóstico, tratamientos, acceso a nuevas terapias y en el desarrollo de las estrategias que entrañan distintas esperanzas y un diferente goce de supervivencia; no es tolerable esta clase política, empeñada en desmembrar las competencias esenciales del Estado para satisfacer el apetito insaciable de las diecisiete taifas que dividen a España. Se hace necesaria una cobertura integral y estatal, al menos, en Hacienda, Sanidad, Justicia y Educación y la supresión de las Diputaciones y gran parte de las concejalías municipales.

La Junta de Andalucía, según fuentes periodísticas y políticas, da unas cifras increíbles para rebajar el porcentaje de los designados a dedo; el PP la acusa de aumentar el gasto público de Canal Sur pese a la crisis. Chaves, en función de la filiación política, castiga a los municipios gobernados por el PP con la asfixia económica de sus ayuntamientos, haciendo que reciban menos dinero que el que les corresponde por su población y premia a los del PSOE con 67,19% de las subvenciones, frente al 14,40% del PP, lo que subraya la ausencia de una política de financiación municipal y el recorte del Fondo de Nivelación. Se constata que “todos los andaluces no tienen las mismas oportunidades”, pero se tildan y se tienen por socialistas.

Y en Galicia, Touriño, no sólo se construye un despacho faraónico, sino que se provee de cuatro Audi A-8 blindados; fuentes de su Gabinete cuentan que la Xunta tiene 355 coches oficiales que nos cuestan más de 166.000 euros al mes; ¡Crisis!, ¿dónde?, ¿qué crisis?

Aquí con los régulos de derroche, lujos y palacios tenemos lo que se vota y así, hemos de soportar esta denostada democracia, que no merecemos.

C. Mudarra
Voto en Blanco

Censura necesaria
Manuel Molares do Val Periodista Digital 28 Noviembre 2008

Debemos repudiar a los agitadores de masas que no alaban a nuestros gobernantes. Hay que aislarlos informativamente, como a Ciudadanos y UPyD, o censurarlos y cerrarles emisoras, como acaban de hacer en Cataluña con la COPE y Punto Radio.

Federico Jiménez Losantos y César Vidal, de la COPE, irritan a oyentes masoquistas con sus ataques al PSOE, los nacionalistas y a buena parte del Partido Popular.

Para información ejemplar, la SER: sólo persigue al PP y apoya al PSOE y a los nacionalistas; así, todos le pagan con nuevas emisoras, incluido el tembloroso PP.

Losantos hace afirmaciones por las que a veces lo condenan legalmente. Pero el poder quiere castigarlo más. Añora la Ley de Defensa de la República, de 1931, que penaba gravemente las informaciones que pudieran “quebrantar el crédito o perturbar la paz o el orden público” (Art.1.3).

"No estoy de acuerdo con su opinión, pero daría mi vida por su derecho a defenderla", decía Voltaire. Era el naciente liberalismo frente al “Ancien Régime”, al que están devolviéndonos porque callan a quien ataque las ideas autoproclamadas progresistas, aunque sean reaccionarias, o religiones, salvo la cristiana.

Cuando Voltaire pronunció la frase, los curas, hoy dueños de la COPE, eran el “Ancien Régime” que acosaba a los ilustrados.

Los liberales no perseguían a nadie, pero hay inquisidores de antaño que visten hábitos seudoprogresistas y nacionalistas que acosan ahora el librepensamiento.

Ejemplo: el socialnacionalismo catalán arremetió iracundo contra The Economist porque aireó su aldeanismo; cerraría el semanario británico, si pudiera.

Por menos expropiaron emisoras de Punto Radio, a pesar de que Luís del Olmo, enemigo de Losantos, era obsequioso con los socialnacionalistas.

Cristina Almeida condensó el subconsciente de estos falsos progresistas al decir que quemaría los libros de César Vidal y similares.

Nada de escandalosos incendios. Cierre de medios y reactivemos el Artículo.1.3.

El Ministerio del chándal
IGNACIO CAMACHO ABC 28 Noviembre 2008

MÁS de la mitad de los ministros españoles resultan perfectamente incompetentes, no tanto por sus pobres luces para gobernar -que también- como por la falta de funciones y competencias que administrar bajo su gobernanza. La centrifugación autonómica de los años 90, rematada por la vuelta de tuerca de los nuevos estatutos, permitiría y hasta aconsejaría la formación de un Gobierno reducido en el que el peso recayera sobre los Ministerios de Estado, apenas media docena, ya que el resto carece de recursos que administrar y apenas si les queda capacidad de ordenación legislativa. Pero nuestro presidente, tan aficionado a la política de diseño, ha dado en auspiciar una diáspora ministerial con la que, lejos de comprimir el organigrama, lo ha desparramado inventando prescindibles departamentos nuevos, cuyos titulares pasean gruesas carteras huecas de otra función que no sea la del atrezzo institucional. Y no contento al parecer con reparcelar la nada en pomposas cavidades administrativas, ahora ha tenido la radiante ocurrencia de improvisar sobre la marcha una cartera de Deportes, en alegre comparsa con unos tenistas eufóricos tras su último título internacional. Menos mal que se trataba de la Copa Davis; si España gana el próximo Mundial de Fútbol este hombre es capaz de sacarse de la manga una vicepresidencia.

Al margen de la dudosa seriedad con que el presidente bosqueja su gabinete, de la escasa austeridad con que en plena crisis se apresta a distribuir carteras como quien reparte donuts y del tijeretazo de competencias que se dispone a propinarle al ya escuálido Ministerio de Educación -despojado de la enseñanza universitaria para potenciar uno de los gaseosos inventos estrella del zapaterismo, el de Ciencia y Tecnología-, no se entiende para qué necesita constituirse en materia gubernamental uno de los pocos sectores de la sociedad civil que ha mostrado capacidad independiente de potenciarse a sí mismo. Los éxitos del deporte español se han producido en ausencia casi absoluta de control oficial, y probablemente incluso gracias a la falta de injerencias; es dudoso que Nadal, Alonso, Gasol o Casillas rindiesen mejor o ganasen más trofeos si su talento y su esfuerzo dependieran de la planificación de una cuadrilla de funcionarios. La flamante idea de Zapatero ilumina el paradigma de vacuidad nominalista y horizontal de un Gobierno que entiende la política como un conjunto de gestos vacíos y guiños estatistas destinados a encasillar burocráticamente cualquier tendencia social en auge.

En esa línea de acaparamiento superficial lo que importa es la carcasa, el nombre, el envoltorio. Da igual que se trate de una Igualdad etérea y vaporosa -el Ministerio del Concepto lo llama con sarcástica acidez Arcadi Espada- que de una Vivienda cuyo ramificado desorden escapa a todo control gubernativo. Ahora tocan los deportes porque su brillante apogeo engancha a las multitudes desinvolucradas de la política convencional; se trata de nombrar a alguien para que ponga la cara del Gobierno detrás de cada copa o cada medalla. Eso sí, al menos ese futuro ministro -o ministra, más probablemente- tendrá que trabajar los domingos. Queda por decidir si habrá de llevar chándal como uniforme de trabajo.

Despilfarros de Carod
Editorial ABC 28 Noviembre 2008

Las ambiciones de Carod Rovira más allá del ámbito autonómico que le corresponden salen muy caras a los contribuyentes. En efecto, la denominada «Agencia Catalana de Cooperación para el Desarrollo», una alternativa en toda regla a la «Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo» gastó hace poco 272.000 euros en una fiesta para presumir de ayudas al tercer mundo.

En realidad, más que ayudas lo que se realizan son instalaciones efímeras para hacer propaganda de la acción exterior de la Generalitat. En la fiesta referida hubo de todo, desde una ginkana hasta cantantes afines a la causa, generando un gasto que -como se ha denunciado en sede parlamentaria- equivale en un sólo día a lo que emplea Intermón en un año para actos en toda Cataluña.

El derroche continúa con partidas tan sustanciosas para 2009 como 170 millones de euros en la elaboración de informes adjudicados «a dedo», 74 millones en publicidad institucional o 67 millones en promoción exterior. José Montilla preside un tripartito ineficaz y heterogéneo en el que nadie pone freno a los dislates que promueven los sectores más radicales. En plena crisis económica, la opinión pública muestra su indignación ante gastos excesivos y perfectamente inútiles para atender a las necesidades reales de los ciudadanos. Entre la obsesión identitaria de unos y el oportunismo de muchos, el dinero público se despilfarra sin que nadie ponga remedio a tanto disparate.

Atentados en Bombay
De nuevo, la escalada
Ésta es la peligrosa consecuencia de la jornada de muerte y destrucción: una escalada verbal y no verbal entre dos vecinos siempre dispuestos a combatirse mutuamente, cuyo nacionalismo se encuentra a flor de piel.
GEES Libertad Digital 28 Noviembre 2008

Más que atentados terroristas, los ataques de Bombay son acciones de guerrilla urbana, con docenas de comandos distribuidos por calles y edificios, objetivos detallados y una exhaustiva coordinación. El hecho de que el ejército y la policía indias tardaran veinticuatro horas en limpiar de terroristas las calles y liberar a los rehenes atrapados en varios edificios muestra la magnitud de la operación iniciada el miércoles por la tarde, que ha puesto a la megalópolis de Bombay contra las cuerdas.

Los hechos guardan cierto parecido con otros atentados del pasado indio. Por un lado, la explosión en cadena de múltiples bombas en hoteles y lugares céntricos recuerda a los ataques de 1993 y de 2006 en trenes, ambos en la misma ciudad. Pero sobre todo, por el tipo de operación paramilitar, recuerda más bien al asalto del Parlamento indio en diciembre de 2002, que a punto estuvo de ocasionar la guerra abierta entre la India y Pakistán.

El alcance de la operación remite a unas amplias y detalladas planificación y organización, que no están al alcance de cualquiera. El ministro del Interior indio ha tardado poco en señalar posibles culpables, negando la autoría del grupo islamista indio Deccan Muyahidin. De tratarse de un ataque planeado, preparado y ejecutado desde la India, la credibilidad de los servicios de inteligencia y del Estado quedaría seriamente comprometida, tras el rosario de atentados que padece el país durante este último año. Hasta ayer, más de doscientas personas han muerto en los grandes atentados en la India durante 2008. Lo último que le faltaba al Estado indio es reconocer que es incapaz de evitar un colapso total de una de sus principales ciudades.

Por eso, tanto si los ataques son de autoría islamista como si no lo son, la gravedad del asunto reside en las consecuencias que desata. El Gobierno indio ya ha señalado con el dedo acusador a la vecina Pakistán. Que no se trata de simple retórica lo muestra que la reacción india al ataque ha sido la detención de barcos pakistaníes cerca de Bombay. La versión oficial india habla de barcos-nodriza fletados en Pakistán desde los que habrían salido varias embarcaciones repletas de comandos terroristas que, una vez en tierra, se distribuyeron por toda la ciudad. Dicen tener pruebas, las esgrimen y actúan.

Tanto si se trata de una operación iniciada desde descontroladas bases yihadistas en Pakistán como si detrás se esconde la mano de parte de los servicios secretos o del ejército paquistaníes –como también se señala desde la India–, la acusación, por acción o por omisión, está lanzada. Y ello en un momento en el que el Estado paquistaní se encuentra debilitado por la infiltración de islamistas en aspectos clave de su administración. Si los divididos paquistaníes recogen el guante lanzado por la India, la escalada está servida.

Ésta es la peligrosa consecuencia de la jornada de muerte y destrucción: una escalada verbal y no verbal entre dos vecinos siempre dispuestos a combatirse mutuamente, cuyo nacionalismo se encuentra a flor de piel. La India ya está acusando directamente a su tradicional enemigo del norte y al Gobierno paquistaní no le viene nada mal exacerbar el sentimiento nacional ante las acusaciones de su tradicional enemigo del sur. Ahora bien, a diferencia de ocasiones anteriores, la escalada entre vecinos enemigos coge a Estados Unidos con el paso cambiado, demasiado ocupado en el cambio de administración. Si esta vez los americanos no hacen nada, ¿quién lo hará?
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Terrorismo contra occidentalización
José Javaloyes Estrella Digital 28 Noviembre 2008

La sanguinaria ofensiva en Bombay del terrorismo islámico contra los hoteles en que suelen hospedarse los occidentales cuando visitan la capital económica de la India compone algo más que sólo un capítulo añadido en la dilatada secuencia de estos ataques. La cuantía de las 125 víctimas mortales y el muy elevado número de heridos hace recordar lo ocurrido en Madrid el 11 de marzo del 2004, en vísperas de las elecciones que abrieron el regreso del PSOE al poder con el apoyo de los nacionalistas.

Pero además de evocar el 11-M, estos ataques terroristas en Bombay, como otros en distintas ciudades indias, nos hacen recordar que la partición de la India a la que el Reino Unido concedió la independencia, aun siendo tal desglose de soberanías una inteligente concesión a la realidad de los hechos (una India hinduista y budista, en cuyo seno prevaleció siempre la convivencia, frente a la India mayoritariamente musulmana localizada al Oeste y al Este) no resultó suficiente para resolver los enfrentamientos entre una y otra fracciones indostánicas expresadas inicialmente en dos Estados -India y Pakistán- y resueltas finalmente en tres: India, Pakistán y Bangladesh. Desde las guerras de Cachemira en adelante, entre indios y pakistaníes, no se cerró jamás el foso de las tensiones. Y éstas no volvieron nunca a los desenlaces bélicos por el hecho de que los dos Estados alcanzaron la condición de potencia nuclear.

Pero la disuasión recíproca por la compartida posesión de las armas atómicas dio paso a su vez, como un sistema de drenaje para el fanatismo del extremismo musulmán, a las acciones terroristas surgidas de éste en su diabólica proliferación, ya que en unas ocasiones cundía desde Pakistán contra la India, con la colaboración de los servicios secretos, y otras, desde el mismo origen, contra el propio Estado paquistaní, confesionalmente musulmán. Tal como ocurre actualmente, bien con magnicidios como el perpetrado contra Benazir Butho o -de interno consumo islámico- contra las mezquitas chiíes.

En esta ocasión de ahora, con los ataques en Bombay, que se atribuyen los Deccan Muyaidin, rúbrica terrorista nueva, puede que su origen territorial no sea el de las propias minorías musulmanas de la India, sino del antiguo Pakistán de los bengalíes, vistos los rasgos faciales de algunos de los terroristas capturados por las fuerzas de orden indias. Era una falsa unidad lo que descolonizó el Imperio Británico recién acabada la II Guerra Mundial. Pasado el medio siglo de la ocasión aquella, la diversidad de almas y culturas encerradas en tal caja de Pandora que era la India de Kipling, ha fermentado hasta límites explosivos como los comenzados en Bombay la noche del pasado miércoles y que continuaban hasta la tarde de ayer, cuando uno de los grandes hoteles asaltados por los islamistas en busca de occidentales era el teatro de la última batalla librada hasta ahora...

Lo más significativo de este último episodio es que la violencia de los islamistas contra los hinduistas, expresiva de una vieja guerra civil, ha cambiado, por la mano de la ubicua Al Qaeda, para orientarse contra los occidentales dentro de la capital económica de la India. Gigante que al evolucionar hacia las grandes economías capitalistas, como hizo China, y como hace Brasil, participa de un gran proceso "occidentalización" vital. De ahí el presumible interés islamista por hacer en Bombay estas fechorías terroristas.

Otra vez Bombay
FLORENTINO PORTERO ABC 28 Noviembre 2008

ESCRIBO estas líneas cuando los combates todavía se suceden en las calles de Bombay y los españoles vivimos con especial ansiedad el retorno de nuestros compatriotas, narrando duras experiencias que nunca olvidarán. Hoy Bombay está muy cerca de España, un hecho excepcional que no deberíamos dejar pasar sin extraer algunas lecciones importantes.
India es una potencia emergente. Con más de mil millones de habitantes, una élite académica excepcional que conquista las más ansiadas cátedras de Occidente, sectores de tecnología punta que nada tienen que envidiar a los más sofisticados de Estados Unidos... es un país llamado a ocupar un papel excepcional durante el siglo recién comenzado. Por milagroso que pueda parecer, el régimen democrático enraizó en estas tierras, dotando a su sociedad de estabilidad y de mecanismos legítimos para canalizar y resolver las previsibles tensiones originadas por un cambio acelerado. India, además, pertenece al limitado club de las potencias nucleares, un armamento justificado por su rivalidad con Pakistán, pero que no pierde de vista las ambiciones regionales de China.

India está en el buen camino, pero arrastra lacras y viejos problemas que no por comprensibles son menos graves. Los índices de pobreza son altísimos. Las tensiones religiosas se resuelven periódicamente con masacres. La corrupción, sobre todo en determinados estados, es endémica.

Entre los muchos retos que India tiene ante sí el que plantea el Islam radical ocupa un papel relevante. El nacimiento del propio Estado, tras la independencia del Reino Unido y la desaparición del Raj, estuvo marcado por el deseo de una buena parte de la comunidad musulmana de constituir su propio Estado, un Estado acorde con sus valores y reglas, un Estado «de los puros». La división se hizo realidad, pero con resultados desastrosos. Del dominio británico surgieron, tras muchas vicisitudes, tres Estados: India, Pakistán y Bangla Desh. Las migraciones, más o menos forzadas, supusieron un extraordinario sufrimiento para millones de personas. Algunos de los dirigentes de Estados con mayoría musulmana optaron por continuar en India, creando situaciones donde el nacionalismo irredento encontró su caldo de cultivo. Las guerras entre Pakistán e India se han sucedido sin llegar a resolver el destino de los territorios en litigio, pero han animado una carrera armamentista que ha distraído enormes cantidades de dinero que podían haber tenido mejor destino y que ha llevado a ambas potencias al estadio nuclear. Hoy forman parte de India unos 150 millones de musulmanes, una cantidad algo inferior a la población de Pakistán.

La búsqueda de una solución a la reivindicación musulmana por medios violentos es tan antigua como la creación de estos Estados. Durante años en la zona fronteriza han actuado grupos terroristas contra los intereses indios. En un proceso paralelo a la radicalización islamista en la lucha contra la invasión soviética en Afganistán, estos grupos fueron cayendo bajo el influjo del islamismo. Ya no era sólo una cuestión nacional, ésta tenía un claro sesgo fundamentalista.

Se ha especulado mucho con el papel que Al Qaeda puede haber estado jugando. Una respuesta concreta se hace más difícil a la vista de la evolución de esta organización terrorista, desde un grupo con un centro de mando y control claramente definido a una vaga red donde formaciones independientes reclaman para sí una marca atractiva que, llegado el caso, puede recibir una clara legitimación de los restos de la cúpula original. No parece aventurado afirmar que Al Qaeda está presente en alguno de estos grupos y que su influencia ha sido determinante en su organización y objetivos.

Si la inteligencia militar paquistaní jugó un papel decisivo en el aprovisionamiento de las fuerzas talibanes, algo semejante podemos afirmar que ha ocurrido con estos grupos fronterizos. Han sido utilizados cuando convenía, pero no siempre han podido ser controlados. Actúan con una visión propia, que a menudo choca con la de la inteligencia militar. Por otro lado, la inteligencia militar es un poder en sí mismo, en un Estado con forma democrática pero con una realidad compleja. El actual Gobierno del Partido Popular, la fuerza política más abierta a la modernización y a Occidente, difícilmente controla a las Fuerzas Armadas y mucho menos a los servicios de inteligencia. Los militares son bien conscientes de que continúan siendo el pilar del Estado y de que los partidos sufren un altísimo desgaste y están de paso por las instituciones, más aún cuando caen en la corrupción. El actual presidente pasó por la cárcel por la comisión de delitos comunes y a nadie extrañaría que volviera dentro de unos años. De ahí que las Fuerzas Armadas tiendan a fijar en exclusiva la estrategia nacional y que la apliquen sin admitir control gubernamental o parlamentario. Nadie duda de las buenas intenciones del actual Gobierno, pero siempre quedarán dudas sobre el papel jugado por la inteligencia militar paquistaní en éste y en tantos otros atentados terroristas en suelo indio.

Si la cuestión nacional llevó a una carrera armamentista que llegó hasta el umbral nuclear, a nadie se le escapa que actos terroristas de éstas o de mayores dimensiones, siempre con la sospecha del papel jugado activa o pasivamente por las autoridades paquistaníes, pueden exacerbar la situación hasta el punto de provocar el reinicio de las hostilidades. Ése es el objetivo de los terroristas. Si analizamos someramente la información de que disponemos vemos una acción bien organizada, con varios comandos actuando de forma coordinada en objetivos previamente fijados. No son casuales. Una de las ciudades más dinámicas y abiertas al mundo; los hoteles en los que se encuentran hombres de negocios para invertir en India; centros de comunicaciones y, como no, una institución judía. Entre los secuestrados había una representación de esa elite global que está trasformando el planeta y un rabino. Los terroristas buscan golpear a India donde más le duele, en su puerta a Occidente, poniendo en peligro inversiones y vínculos de todo tipo.

España, como el conjunto de Europa, tiene un papel en esta crisis. No se trata sólo de que en esta ocasión compatriotas nuestros se encuentren entre las víctimas. India es una democracia amenazada por un enemigo común, el islamismo. Como nosotros, y como tantos otros, está sufriendo el chantaje del terrorismo y se merece nuestra solidaridad y nuestra ayuda. Ahora más que nunca es cuando tenemos que comprometernos en colaborar con el desarrollo de esta gran nación que representa con gran mérito algunos de nuestros valores. En un mundo global lo que ocurra en India es fundamental para nuestro propio futuro. Hemos visto como gracias a la tenacidad norteamericana Al Qaeda ha sido derrotada en Iraq y trata de convertir Pakistán en su teatro principal de operaciones. También en India es posible derrotarlos.

Pakistán está en el origen del problema, pero también es hoy el principal objetivo de los radicales. La debilidad de su régimen democrático, su estratégica posición geográfica y, sobre todo, su arsenal nuclear y de misiles le hace enormemente atractivo para los radicales. Nadie hay menos interesado en una escalada de violencia que su gobierno, volcado en el desarrollo económico y social del país y en el combate contra el terrorismo en su frontera afgana. Pakistán necesita nuestra colaboración para modernizarse, tanto como nuestra presión para que no cese la persecución contra los fanáticos y para que depure sus Fuerzas Armadas y sus servicios de inteligencia. Una actitud conjunta hacia estas dos naciones ayudaría a estabilizar la situación y a crear las condiciones para garantizar tanto el bienestar como la estabilidad. En las próximas décadas esta región, con Afganistán e Irán a su espalda, continuará siendo la más peligrosa del planeta.

India y Pakistán, la crisis que viene
RAFAEL L. BARDAJÍ ABC 28 Noviembre 2008

Los atentados de Bombay no son unos atentados cualquiera. Pueden tener, y seguramente tendrán, graves repercusiones para la estabilidad de la zona. Si como es de temer se trata de militantes islamistas, es más que probable que el Gobierno indio culpe a la vecina Pakistán de estar detrás de ellos o, en la mejor de las opciones, de ser incapaz de controlar a los yihadistas en su suelo. La crisis puede escalar.

El atentado terrorista recuerda al asalto islamista del parlamento de Bombay en 2002, cuando, de no ser por la intervención directa y firme de los Estados Unidos de George W. Bush, ambos países avanzaban con resolución a un enfrentamiento armado, sólo que ya entonces como potencias nucleares.

Le va a resultar muy difícil al gobierno indio no culpar a Pakistán otra vez. De no hacerlo se estaría echando el fallo de su seguridad a sus espaldas. Con la retórica nacionalista imperante, señalar a Karachi es lo natural. El factor de complicación hoy es que Norteamérica está ensimismada con la transición de Bush a Obama y su credibilidad y autoridad para ejercer de árbitro y elemento de moderación es ahora mismo escasa.

En Pakistán, a su vez, el nuevo Gobierno es frágil; sus instituciones siguen trufadas de islamistas radicales y el control sobre grandes áreas de su suelo es nulo. Que la crisis sirva para apuntalar a Yusef Raza Gilani, su primer ministro, o a Asis Alí Zardari, su presidente, es una cuestión abierta que sólo se resolverá con la habilidad de su gestión. Pero los dos pueden estar tentados de escalar su retórica contra la India buscando motivar un apoyo nacionalista popular a sus personas.

Lo importante del ataque terrorista no se ha quedado por tanto en la excelente ejecución del mismo, lo que pondría de relieve su alto grado de preparación, sino que está por venir: Serán sus implicaciones para las relaciones entre la India y Pakistán y, por ende, para la estabilidad del resto del mundo, lo estratégicamente relevante.

Preparémonos para sufrir
CARLOS HERRERA ABC 28 Noviembre 2008

LOS asesinos que se han cobrado la vida de más de cien personas en los atentados de Bombay pertenecen, según todos los indicios, a la feroz disciplina del terrorismo islamista. Algunos lo llaman terrorismo internacional, supongo que para no molestar. Las causas concretas que los terroristas sostenían contra las personas a las que acribillaron a balazos, a las que no conocían, se escapan a mi conocimiento. Los motivos de la elección de los hoteles en los que actuaron, también. Sin embargo, tanto las autoridades hindúes como todos los demás, sabemos que pocas excusas les son necesarias a chusma como la descrita para abatir vidas indiscriminadamente si sospechan que con ellas se cobran almas de disciplina occidental. El objetivo, como en Atocha, como en el metro de Londres, como en las Torres Gemelas, somos usted y yo, los infieles, la carne de fatwa, los hijos de Satán, los hacedores del mal.

El objetivo es Occidente. Y aunque a algunos de los que forman parte de Occidente les pese, Occidente somos aquellos que defendemos un modelo de libertades elementales que pasa por delimitar, incluso con el uso legítimo de la fuerza, la expansión de la intolerancia religiosa y de los regímenes medievales de ideología totalitaria. Entienda usted de una vez que su modelo de vida resulta intolerable para quienes conciben la existencia como un noviciado con la muerte perpetua. De nada sirve que sea un probo ciudadano que jamás se metió con nadie, que va a trabajar y vuelve de su ocupación con el único afán de compartir la cena con su pareja y besar a sus hijos en la frente antes de dormir: usted es el culpable de la tortura mental que supuestamente padece una civilización que aún no ha dado el salto a la edad moderna. Y debe morir por ello.

En pocas palabras: estamos en guerra. Por mucho que le incomode a las melífluas mentes acomodaticias que consideran que todo es producto de supuestas injusticias consecuentes de un mal reparto de la riqueza, los ciudadanos occidentales somos el objetivo final de los iluminados talibanes de la fe. El video en el que se representa, mediante banderas, el grupo de países «culpables», incluida España, es toda una declaración belicista de lo que nos espera. Combatir en Afganistán a unos animales que han pretendido someter al mundo mediante el uso indiscriminado del terror significa formar parte de la carne de cañón. A esos animales no se les puede conceder un solo metro de ventaja: por muchos paños calientes que se manejen en la política internacional, sea en forma de Alianza de Civilizaciones o de tonterías semejantes, siempre atacarán. Antes o después atacarán.

De ello se desprende que la única solución es derrotarlos; lo cual puede significar un fracaso de la capacidad humana para el entendimiento, para la diplomacia, para la negociación, pero significa también que no hay espacios angelicales en los que la bondad domeñe a la fiera con buenas intenciones o con palabras llenas de voluntad apaciguadora. En ese sentido, el gesto del presidente electo norteamericano, Barak Obama, de mantener en su puesto al mismo secretario de defensa de la Administración Bush es un claro mensaje a los hacedores del mal para que nadie tenga dudas: el objetivo sigue siendo el mismo, acabar con ellos por encima de diferencias de matiz.

España, tan tristemente acostumbrada a la metralla y a la sangre inocente como consecuencia del terrorismo nacionalista vasco, no debe dudar ni un instante en colaborar en la extinción del fuego asesino de los enemigos de todo un modelo de sociedad. Resulta reconfortante que el Gobierno de Rodríguez Zapatero no haya dudado en mantener su posición al lado de quienes defienden la soberanía de Occidente. Puede que nos traiga consecuencias, pero mejor será defender nuestras convicciones que ocultarnos en la cueva de los cobardes.
Eso sí, preparémonos para sufrir.
www.carlosherrera.com

La línea de quiebra
Gabriel ALBIAC La Razón 28 Noviembre 2008

Antaño, cuando yo era joven y leía a Lenin, la «teoría del eslabón débil» era santo y seña -ahora se diría «password», en la jerga babélica que se hizo con nuestros léxicos- para aquel que apostaba por aventurarse en una niebla llamada política, que aún no sabíamos, ni imaginábamos siquiera, sobre qué lodazales daba. La imagen era sencilla, como lo son siempre las de Vladimir Uliánov. Y eficaz, como siempre. No importa la solidez global de un sistema cerrado. El sistema vale lo que vale su pieza más frágil; y sólo sobre ella debe concentrar su fuego quien aspire a dinamitar todo. Más dado a las metáforas castrenses, Mao lo transcribiría en el principio básico de la guerra revolucionaria: uno contra mil en lo estratégico, mil contra uno en lo táctico.

Ensimismada en su provincianismo, tiende Europa a olvidar el eslabón débil de este mundo al borde del abismo, en el cual nos hemos despertado. La supervivencia europea -lo cual no es gran cosa- y la supervivencia del planeta -que es sólo un poquitín más relevante- se están jugando en un espacio muy acotado de Asia. La raya entre Pakistán y la India es su eje. Y el área de la gran tormenta se extiende desde el árido territorio afgano hasta el alucinado Irán de los herederos de Jomeini. Puede que ese territorio bárbaro que es el de Afganistán, nación sin Estado, presa de diversos bandoleros tribales -talibanes, traficantes u otros- desde siempre, se nos haga lo más vistoso.

O puede que nuestra visión y oído se queden, sobre todo, enganchados en las apocalípticas llamadas a la guerra santa y al exterminio judío que, un día sí y otro aún más, profiere en Teherán un Ahmadineyad enardecido por los precios del petróleo y la cercana posesión de armas atómicas. Pero Irán es hoy potencia nuclear porque los técnicos pakistaníes transfirieron allí los saberes indispensables; y porque Rusia ha surtido a los teócratas iraníes de cuantos materiales precisan para dar fin al proyecto.

Y el eje petrolífero Moscú-Teherán -al cual se suma ahora Chávez- perdería mucho de su eficacia estratégica sin la exasperación del riesgo bélico en la frontera más peligrosa del mundo, la que separa a dos naciones nacidas de una feroz limpieza étnico-religiosa post-colonial: Pakistán y la India.

De aquella descolonización, tras la cual dos poblaciones, hasta entonces amalgamadas, la musulmana y la hinduista, desgajaron dos países enfrentados a muerte, ha pervivido hasta hoy uno de los más largos estados de guerra del planeta. La India posee armamento nuclear. Lo posee Pakistán. Los misiles se apuntan mutuamente a cada lado de la línea fronteriza. Es un equilibrio fragilísimo, que hoy se apoya sobre la permanencia de un gobierno pakistaní tan prooccidental cuanto vulnerable ante la marea de fondo islamista.

El continuo hostigamiento de las guerrillas islámicas en la India no tiene más objeto que el de hacer saltar ese quebradizo equilibrio. De lograrlo, el mundo despertaría en la catástrofe. El yihadismo sabe, desde hace mucho, eso: que la ofensiva final se juega en esa cuarteada línea asiática. No está tan claro que lo sepamos nosotros.

Terrorismo total
Cayetano González. OTR/PRESS. Periodista Digital 28 Noviembre 2008

Es indudable que el hecho de que la Presidenta de la Comunidad de Madrid y un grupo de destacados empresarios de la capital de España que formaban parte de una delegación oficial encabezada por la propia Esperanza Aguirre, estuvieran registrándose en un hotel de Bombay en el momento en que comenzó un ataque terrorista en diferentes puntos de la ciudad, incluido ese establecimiento hotelero, ha contribuido a que la noticia tuviera en nuestro País un alcance e impacto que de otra manera hubiera sido menor. Lo primero es alegrarse de que ni la Presidenta Aguirre ni ninguno de los miembros de la delegación española hayan resultado heridos, pero junto a este sentimiento, tiene que haber otro de pesar y solidaridad con los familiares de cada una de las 101 víctimas que por el momento han muerto y de las más de 300 personas que resultaron heridas, en el citado atentado terrorista.

El terrorismo, todo terrorismo, cualquier terrorismo, independientemente de su procedencia geográfica, supone ante todo, destrucción y muerte. No hay razón de ningún tipo -ni religiosa, ni cultural, ni social, ni política- que justifique el atentar contra el derecho mas sagrado de la persona humana como es el derecho a la vida. El atentado de Bombay lo ha reivindicado un grupo islamista que se hace llamar "Muyahidines de Deccan" que pide que se liberen a todos los muyahidines que se encuentran presos en la India. Pero esto último no deja de ser una excusa inaceptable, porque primero matan a más de un centenar de personas y causan herida a trescientas y luego plantean sus reivindicaciones.

Después de los atentados contra las Torres Gemelas en Nueva York (setiembre de 2001), Madrid (marzo de 2004) y metro de Londres (julio de 2005), la opinión pública mundial tomó una mayor conciencia de la grave amenaza que el terrorismo supone para nuestras vidas y por ende, para nuestras sociedades. Los terroristas, y específicamente los de origen islamista, lo que pretenden es atacar el sistema de libertades de las democracias occidentales. No les gusta el esquema de valores en las que estas se desarrollan y pretenden acabar con el a base de bombas y balas.

Hay que hacer frente a la amenaza terrorista con firmeza y decisión. Lo tienen que hacer, en primer lugar, las Instituciones internacionales y los Gobiernos de aquellos Países que se sienten mas en el centro de la diana de los terroristas y desgraciadamente, España lo está. Y lo deben de hacer de forma unida, porque de esa manera se logrará una mayor fortaleza. Lo tienen que hacer sin complejos, sin buenismos que a nada conducen, como el pilotado en nuestro País por el Presidente del Gobierno y su proyecto de Alianza de Civilizaciones. Los terroristas -sean islamistas, corsos o de ETA- tienen que saber que se va a por ellos, con todos los instrumentos que tiene un Estado de Derecho y que su único destino es la cárcel, donde pagarán todos sus crímenes.

Seis tesis sobre el español en Estados Unidos
El gigante norteamericano será el centro de gravedad del mundo hispánico en unas décadas. Aumenta la población hispanohablante, su acceso a la educación y su sentimiento de constituir una sola comunidad
EDUARDO LAGO El País 28 Noviembre 2008

La publicación de la Enciclopedia del español en Estados Unidos, proyecto conjunto del Instituto Cervantes y la editorial Santillana, ha despertado asombro por lo apabullante de las cifras que dan cuenta de la fuerza de nuestro idioma en aquel país, aunque no han faltado quienes se han mostrado escépticos a la hora de valorar lo que realmente puedan significar los datos aportados. Más de uno ha señalado que la Enciclopedia peca de triunfalismo; que por depender directamente de la inmigración, el español hablado en Norteamérica es una lengua carente de prestigio cultural; que la fuerza del español en Estados Unidos es efímera, siendo una lengua condenada a desaparecer no bien los hijos de los recién llegados se escolaricen y abracen el idioma y la cultura dominantes. Para quienes ven las cosas de este modo las manifestaciones culturales que tienen como vehículo de expresión el español (periódicos, emisoras de radio y televisión) se caracterizan por moverse dentro de unos parámetros de calidad ínfimos. En las líneas que siguen esbozaré de manera sucinta seis tesis cuya formulación tiene por fin contextualizar la situación que vive hoy el español en Estados Unidos.

1. Lengua materna a la vez que extranjera. Como pone de relieve la topografía, con nombres tan resonantemente hispánicos como Florida, San Francisco, Los Ángeles, Colorado o Nevada, en Estados Unidos el español no ha sido nunca una lengua extranjera. Tras la cesión de más de la mitad del territorio mexicano cuando tuvo lugar la firma del Tratado de Guadalupe-Hidalgo en 1848, un número ingente de hispanohablantes pasaron a ser estadounidenses de la noche a la mañana. El siglo y medio largo transcurrido desde entonces ha estado marcado por una sucesión de flujos migratorios que han reforzado de manera ininterrumpida la condición de lengua materna que tiene en aquel país el español. Esta circunstancia es la razón directa de la imperiosa necesidad que tienen los norteamericanos de estudiar nuestro idioma. Con gran diferencia sobre todas las demás, el español es la lengua extranjera con mayor demanda. Por otra parte, la fuerza de la inmigración hispana es la causante de un hecho que no se da en ningún otro país del mundo. En Estados Unidos el español goza de un estatus doble: es, a la vez que un idioma materno, una lengua extranjera. Esta insólita circunstancia es uno de los rasgos que singularizan a Estados Unidos como país hispanohablante. Hay otros, como se verá.

2. País bilingüe y bicultural. En torno al año 2050, los hispanos constituirán la cuarta parte de la población estadounidense, lo cual equivale a decir que, en la proporción que refleja este dato, el país está destinado a convertirse en una sociedad bilingüe y bicultural. Esta tendencia viene subrayada por un giro que ha empezado a experimentar recientemente la inmigración hispanohablante, que de estar circunscrita a enclaves perfectamente localizados, en su mayoría urbanos, ha pasado a repartirse por la totalidad del territorio nacional, incluidas amplias áreas rurales. En una zona tan remota como el Estado de Washington, en la costa del Pacífico, al extremo noroccidental de la frontera con Canadá, la población hispana, no hace mucho inexistente, ronda ya el 10%. Esta dispersión demográfica conlleva una expansión sin precedentes del español y de las culturas de que es vehículo, fenómeno que está transformando de manera dramática el mapa estadounidense, confiriéndole un rostro cada vez más latino.

3. La segunda 'latinitas'. En mi opinión, en Estados Unidos se está fraguando hoy una latinitas de signo opuesto a la primera, cuando el latín se disgregó dando lugar al nacimiento de las diversas lenguas romance. Al converger en territorio estadounidense, las distintas identidades latinoamericanas tienden a acortar distancias entre sí, produciéndose un tropismo de signo transnacional que hace que, trascendiendo su origen y sin renunciar a él, mexicanos, puertorriqueños, dominicanos, salvadoreños, colombianos y otros, se sientan hispanos de los Estados Unidos o, si se quiere ser políticamente correcto, latinos (vocablo despojado de connotaciones colonialistas). El término ha pasado a ser la seña de identidad de una latinidad que aglutina en sí a un gran número de comunidades. Este fenómeno de aglutinamiento cultural tiene su correlato en el plano lingüístico, como se verá.

4. Desplazamientos del centro de gravedad. La lengua española adquirió la plenitud de su ser cuando se trasladó al otro lado del Atlántico y se hizo americana. Tras el nacimiento de las nuevas repúblicas hispanoamericanas, el español se convirtió en la lengua común de una veintena de países. Con el advenimiento del modernismo, al desplazamiento del centro de gravedad lingüístico se sumó el literario, con Rubén Darío desempeñando el papel de piloto del idioma. El fenómeno alcanzó el clímax en los años sesenta del siglo pasado, con el surgimiento de la extraordinaria generación de narradores conocida como el boom latinoamericano. Según las estadísticas, en algún momento del siglo XXI, Estados Unidos será el país con mayor número de hispanohablantes. En mi opinión, ello comportará el desplazamiento del centro de gravedad hacia Norteamérica, no sólo de la lengua, sino también de una cultura de signo pan-hispánico. El fenómeno de hecho ha comenzado y con el tiempo Estados Unidos no hará sino afianzarse como un potente productor de cultura latina, con la singularidad de que lo hará en inglés y en español.

5. El español como territorio de afirmación y resistencia. El fenómeno más revelador en torno a la relación que mantienen entre sí las culturas hispánica y anglosajona en Estados Unidos es el cambio de actitud por parte de los latinos hacia la lengua y la cultura dominantes, algo cada vez más patente. Antes había urgencia por asimilarse, lo cual implicaba dejar atrás, junto a la cultura, la lengua de que ésta era vehículo. Hoy día, aunque a nadie se le pasa por la cabeza el despropósito que supondría dejar de lado el inglés, se observa entre los latinos, sobre todo en los que tienen acceso a la educación superior, un claro orgullo por la cultura originaria, y un afán por preservar el uso del español, que se desea mantener vivo, especialmente en las siguientes generaciones. De manera inequívoca, el español se ha convertido en un territorio de afirmación y resistencia que busca preservar la vinculación con la cultura latinoamericana.

6. Cristalización de una nueva lengua: el español de Estados Unidos. En último lugar postulo que de manera semejante a como se está forjando una identidad latina, resultante de un proceso de aglutinación cultural, en Estados Unidos se está forjando una nueva variedad lingüística, resultante del amalgamamiento de las distintas hablas nacionales que se dan cita en aquel país. El proceso será largo y nosotros no veremos su cristalización, pero la necesidad de dar con una modalidad de español con la que se sientan cómodos todos los hispanohablantes es ya patente. Un buen ejemplo son las emisiones de CNN en español, en las que se recurre a un habla despojada de marcas de identidad regionales. Otro tanto ocurre con el lenguaje de la prensa escrita o en el de las traducciones literarias al español publicadas por las editoriales estadounidenses.

Y a modo de conclusión, aunque es cierto que la batalla de la calidad está aún lejos de ganarse, son muchos los síntomas que permiten constatar que nos encontramos en un proceso en el que el español está adquiriendo cada vez más prestigio cultural. La población hispanohablante no hace sino aumentar y los miembros de las comunidades latinas tienen cada vez más acceso a la educación y menos prisa por desprenderse de las señas de identidad cultural de los países que dejan atrás. Nos encontramos en los umbrales de un proceso histórico que en el plazo de unas décadas convertirá a Estados Unidos en el centro de gravedad del mundo hispánico. Como parte de ese proceso, el español, un español con un nuevo rostro, está llamado a desempeñar un papel crucial.

Eduardo Lago es escritor y director del Instituto Cervantes de Nueva York.

¿Se está batasunizando Galicia?
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 28 Noviembre 2008

Jéssica Nieto, de Periodista Digital: ¿Se está batasunizando Galicia?

Fina Saavedra, representante de la AVT en Galicia: Creo que sí, y lo digo con conocimiento de causa. Yo que he vivido 12 años en el País Vasco y, por desgracia, he vuelto a mi tierra pero con mi marido asesinado por los terroristas. He visto como ha evolucionado el terrorismo en el País Vasco y esos grupos terroristas, como se han subvencionado a través de instituciones publicas todos esos homenajes a terroristas y aquí en Galicia, lo digo de corazón pero con conocimiento de causa, se está llevando el mismo camino: llevamos cuatro años donde todo esto ha avanzado a pasos agigantados, se están utilizando los mismos métodos y con el mismo fin. Galicia se está pareciendo al País Vasco, tanto en lengua, en terrorismo, en grupos afines a los terroristas, en las subvenciones a asociaciones afines… es escandaloso.

Ver la entrevista completa en: http://blogs.periodistadigital.com/politica.php/2008/11/27/fina-saavedra-representante-avt-galicia
----------------------------------------------------
EL ALCALDE SOCIALISTA DE SANTIAGO CENSURA A LA AVT
El alcalde socialista, José Sánchez Bugallo ha impedido intervenir a Fina Saavedra, delegada de la AVT en Galicia, en la concentración celebrada en Santiago en repulsa al último atentado de ETA.
http://www.minutodigital.com/noticias2/3445.htm

MANIFIESTO A FAVOR DE LA INMERSIÓN
El Gobierno balear exige a la UE que fomente el uso del catalán, gallego y el vasco
El Gobierno balear, presidido por el socialista Antich, sigue la estela de las autonomías que discriminan el castellano y exigirá a la Unión Europea medidas que favorezcan y defiendan el catalán, el vasco y el gallego. Par ello, se ha adherido a un manifiesto con estas comunidades.
Libertad Digital 28 Noviembre 2008

El Ejecutivo balear sigue la estela de los Gobiernos autonómicos de Cataluña, Galicia y País Vasco por lo que ha exigido a la Unión Europea nuevas medidas en favor de las lenguas cooficiales de estas comunidades.

En este sentido, se han adherido al "Protocolo general entre el Gobierno vasco, la Generalidad de Cataluña y la Xunta de Galicia en materia de política lingüística". Exigen que "el Estado español y la Unión Europea adopten medidas y acciones normativas, ejecutivas y presupuestarias" con el objetivo de proteger y fomentar el catalán, el vasco y el gallego.

En el acto, realizado en el Monasterio de la Real de Palma de Mallorca, estuvieron presentes los responsables de las política lingüísticas de estas comunidades en el que aseguraron que "nuestras lenguas deben ser elementos de cohesión social". "El Estado no sólo debe ser creyente del plurilingüismo, sino también practicante".
De este modo, los cuatro gobiernos autonómicos se han comprometido a colaborar para que "el Estado posibilite el uso de las lenguas oficiales distintas del castellano en el ámbito de sus propias instituciones".

Baleares se une a País Vasco, Cataluña y Galicia por la normalización linguística
Redacción La Razón 28 Noviembre 2008

palma de mallorca- El Gobierno de las Islas Baleares firmó ayer un documento por el cual se comprometió a colaborar junto a los ejecutivos autonómicos de Cataluña, País Vasco y Galicia para reclamar al Estado y a la Unión Europea medidas y partidas presupuestarias dirigidas a proteger y fomentar el uso del catalán, el vasco y el gallego en los distintos ámbitos de estos territorios dando, así, un impulso a las lenguas propias de España, informa Ep. Durante el acto celebrado para la firma del documento, los representantes en materia lingüística de estas cuatro autonomías recalcaron que «se trata de un acuerdo `positivo¿ que dice `sí¿ al entendimiento, la convivencia y la diversidad y `no¿ a cualquier actitud de exclusión», y aclararon que «esta firma no va contra nadie, sino que aboga por el reconocimiento de estos idiomas como un patrimonio a reservar. Este protocolo fue suscrito en Bilbao el 16 de marzo de 2007 entre Cataluña, País Vasco y Galicia, y constituye la primera colaboración supraautonómica establecida con un objetivo claro: impulsar las políticas lingüísticas y unir esfuerzos para normalizar las lenguas oficiales en España distintas al castellano.

Españolito sigue dormido o durmiendo
Nota del Editor  28 Noviembre 2008

Si, españolito, sigue durmiendo como un arbolito, y cuando te llegue la caída de la hoja, o sea, cuando llegue la fatídica hora en la que tu serás también etiquetado anormal y sufras la normalización, ya no habrá nadie que pueda defenderte. Hace ya muchos años, desde que abortaron la Constitución Española, estas viendo pasar a los demás por delante (aunque sigas mirando a otro lado), a la hoguera de los despojados de sus derechos humanos (losniños) y constitucionales (los mayores). Para que no puedas decir que no sabías, aquí queda escrito

DEBE OCUPAR UN 'LUGAR PREFERENTE'
El Supremo ordena que la bandera española ondee en el Parlamento vasco
MADRID. El Mundo 28 Noviembre 2008

El Tribunal Supremo ha confirmado en una sentencia que la bandera española debe ondear "de manera permanente" en el exterior de la sede del Parlamento vasco en Vitoria y ocupar un "lugar preferente" en el interior del edificio.

El Alto Tribunal ha rechazado el recurso que el Parlamento autonómico interpuso contra una resolución anterior del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, que a su vez estimó un recurso de la Abogacía del Estado contra la "desestimación tácita" por la Cámara de Vitoria de un requerimiento del delegado del Gobierno para que cumpliera su deber de hacer ondear la enseña nacional.

El Supremo rechaza el argumento del Parlamento vasco de que el requerimiento se hizo fuera de plazo porque hacía más de 20 años que la bandera de España no ondeaba en el exterior del edificio.

Aceptar ese planteamiento "implicaría una ruptura del principio de legalidad (...), así como aceptar que las normas con rango de ley se derogan -o no resultan exigibles- por el simple transcurso del tiempo acompañado de su incumplimiento", señala la sentencia.

El tribunal recuerda asimismo que la ley establece que la bandera española "deberá ondear en el exterior y ocupar el lugar preferente en el interior de todos los edificios y establecimientos de la Administración central, institucional, autonómica, provincial, insular y municipal del Estado".

"La expresión 'deberá ondear' que utiliza el legislador, formulada en imperativo categórico, viene a poner de relieve la exigencia legal de que la bandera de España ondee todos los días y en los lugares que se expresa", afirma el Supremo citando una sentencia de este mismo tribunal del año 1988.
 

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Izquierda liberal
Roma no paga a traidores
"¿Creen de verdad que merezco este desprecio?". El alma implícita de la pregunta es un relato explícito de la atmósfera excluyente del chantaje nacionalista. ¿Acaso es despreciable aquel que no ha acumulado méritos catalanistas?
Antonio Robles Libertad Digital 28 Noviembre 2008

Una de las historias más entrañables que nos ha dejado el mangoneo en el reparto de frecuencias radioeléctricas en Cataluña, ha sido el despecho de Luis del Olmo al verse excluido por el Consell Audiovisual de Catalunya (CAC):

Tengo la Creu de Sant Jordi, la Medalla Francesc Macià, la llave de Barcelona y la Medalla de honor de la Ciudad, que me dan la semana que viene. Colaboré en toda España en la campaña Catalunya, tierra de acogida. ¿Creen de verdad que merezco este desprecio?

Los ríos de tinta que han hecho correr las arbitrariedades del CAC, nos los hubiéramos ahorrado de haber reparado en este revelador lamento de Luis del Olmo. En él queda plasmada toda la miseria moral de una época.

Siempre, en todas las situaciones de abuso de la historia, una pequeñísima parte de la sociedad se revela; la gran mayoría se adapta a las circunstancias, tienen miedo –la supervivencia forma parte de nuestros genes, es algo muy humano– y una minoría interesada o circunstancial colabora y es recompensada por el poder establecido. Este último caso es el de Luis del Olmo. Él, como ningún otro locutor de radio, colaboró con Jordi Pujol para acallar las pocas voces que a medidos de los ochenta y principios de los noventa trataban desesperadamente de denunciar la exclusión que los niños y niñas castellanohablantes sufrían en las escuelas de Cataluña. Su programa de radio, Protagonistas, era el mejor escaparate del nacionalismo lingüístico.

Una y otra vez, tantas como alguien osara colarse en sus ondas para denunciarlo, él siempre estaba al quite para persuadir a todos los españoles de que en Cataluña la convivencia lingüística era perfecta y la supuesta persecución de los derechos lingüísticos de los ciudadanos castellanohablantes, un bulo de radicales. Fueron tiempos claves, aquellos donde la inmersión era negada mientras se imponía. Aún no habían doblado la resistencia de los ciudadanos a sus prácticas de exclusión y ya era preciso apuntalar la mentira. Una y otra vez, Luis del Olmo desmintió que en Cataluña no se pudiera estudiar en español. Y cada vez que la resistencia a esa mentira afloraba a través de organizaciones como las madres de Salou (CADECA), el locutor traía a Jordi Pujol para que las desmintiera. Las madres no tenían colegio público alguno donde sus hijos pudieran estudiar en español, pero él sí tenía el favor de Jordi Pujol para premiar con frecuencias su profesionalidad contrastada.

El lamento de Luis del Olmo nos retrata el alma negra del nacionalismo catalán. Este seudofascismo posmoderno, siempre ha enmascarado sus peores deseos tras las mejores palabras y las organizaciones más humanistas. Niega lo evidente mientras lo impone y convierte a los verdugos en víctimas; en su camino hacia la esencia nacional, exige cada vez mayor subordinación, la misma que seguramente ya no puede aportar el extraordinario locutor de radio, Luis del Olmo.

En el fondo, el leonés, no es para estos nuevos inquisidores más que un españolazo disfrazado de catalanismo interesado. ¿Por qué sino –seguro que habrán llegado a barruntar– sostendría en sus tertulias a personajes tan lúcidos y contrarios a las tesis nacionalistas como Javier Nart?

Durante dos décadas, El País, el Grupo Zeta o el propio Luis del Olmo han colaborado con un catalanismo que ya sólo es nacionalismo pre-soberanista. La decisión del CAC no deja lugar para la interpretación: o se amoldan al "Espacio de Comunicación Propio" o no tendrán frecuencias: a la "limpieza lingüística" a la que no se opusieron, le sigue ahora la "limpieza mediática". Para el nacionalismo, los grupos de comunicación Prisa, Zeta, Vocento (Punto Radio-Onda Rambla), o al que ni siquiera le han dejado entrar en el mercado de las ondas radioeléctricas de Cataluña, Unidad Editorial, debían ser excluidos de ese "Espacio de Comunicación Propio" porque su incidencia mediática es española. En una palabra, estamos en tiempos pre-soberanistas donde tales medios ya no les sirven o son considerados como enemigos. "Es su naturaleza".

Luis del Olmo debería de haber reparado con mayor atención en esa sentencia tan sobada de Martin Niemöller, falsamente atribuida a Bertold Brecht, a propósito del despotismo nazi. No por lo que tenga de comparación directa, que no es comparable, sino por la capacidad pedagógica de su metáfora:

Primero vinieron a por los comunistas,
Y yo no hablé porque no era comunista.
Después vinieron a por los judíos,
Y yo no hablé porque no era judío.
Después vinieron a por los católicos, homosexuales, gitanos (...),
Después vinieron a por mí,
Y para entonces, ya no quedaba nadie que pudiera defenderme.

Si lo hubiera hecho, posiblemente habría estado emocionalmente preparado para aceptar los efectos colaterales de inversiones en hipotecas nacionalistas tóxicas. Como lo estaba La Cope.

Es entrañable que acabe diciendo: "¿Creen de verdad que merezco este desprecio?". Sin lugar a dudas, el alma implícita de la pregunta es un relato explícito de la atmósfera excluyente del chantaje nacionalista. ¿Es que alguien merece el desprecio? ¿Acaso es despreciable aquel que no ha acumulado méritos catalanistas? ¿Es que se han de acumular puntos patrióticos para merecer aprecio? O directamente, ¿podríamos llegar a comprender la exclusión si recae en quien claramente es beligerante con las tesis catalanistas?

Bienvenido al club de los desencantados. Lástima que tenga que ser el incendio de la propia hacienda lo que mueva a las gentes a tomar partido por la dignidad.
Sr. Luis del Olmo, lo siento, Roma sigue sin pagar a los incautos. No crea que es una crítica, es la solidaridad de quienes lo fuimos antes.
antoniorobles1789@hotmail.com

«Es evidente, y así se ha visto, el rechazo estudiantil al decreto del gallego»
ABC 28 Noviembre 2008

La asociación Galicia Bilingüe entiende que la Consellería de Educación, dirigida por Laura Sánchez Piñón, debería iniciar cuanto antes un proceso para mudar su política lingüística, «dado que cada poco tiempo suma una evidencia más del rechazo social a la actual imposición del gallego». La entidad presidida por Gloria Lago sostiene en un comunicado que el escaso apoyo obtenido por la convocatoria de huelga estudiantil en los centros de secundaria, «el paro de menor calado de cuantos ha habido en este curso» -dice la nota-, supone «una prueba más del referido rechazo». Esta agrupación recuerda que ya la pasada primavera dio a conocer los resultados de una encuesta que mostraba que el 80% de los gallegos secundan el derecho de elección de la lengua docente en los centros educativos por parte de los padres, y agrega que a lo largo de los meses de movilización, se han recabado miles de firmas de apoyo. «Ahora, tocará reaccionar».

administración
La Xunta tiene 10.000 empleados a su cargo que no figuraban en el 2005

El PP acusa al bipartito de irresponsable y cifra en mil millones más el aumento del gasto en el pago de esas nóminas
El censo de trabajadores de la institución gallega pasó de 78.155 a 88.037 en los últimos tres años
Serafín Lorenzo La Voz 28 Noviembre 2008

La Administración gallega se afianza como uno de los principales centros de empleo del país. En los últimos tres años, coincidiendo con la llegada al poder del bipartito, la Xunta ha incorporado a 9.882 trabajadores, al pasar de 78.155 en julio del 2005 a 88.037 en el mismo mes del 2008. Estos datos, que forman parte de un boletín estadístico que actualiza periódicamente el Ministerio de Administraciones Públicas, sirvieron ayer de argumento principal al PP para acusar al Gobierno gallego de irresponsable. Si esos trabajadores ya existían en la legislatura anterior, la estadística ministerial no los contabilizaba.

El secretario xeral del PPdeG, Alfonso Rueda, aseguró que, como consecuencia de ese aumento del censo de empleados públicos, en el 2009 la Xunta deberá dedicar mil millones de euros más a pagar esas nóminas. Calculó que la factura anual del personal público pasará de 2.850 millones de euros en julio del 2005 a 3.860 millones en el 2009, con lo que esos 9.882 nuevos contratos elevarán en un 35% el gasto en nóminas respecto a la anterior legislatura. Rueda objetó que la Xunta pagará «máis en traballadores para ao fin e ao cabo contar cos mesmos servizos». Advirtió al respecto que al PP no le vale que el Ejecutivo pueda alegar un refuerzo de plantilla como consecuencia de la gestión de nuevas competencias, ya que, reprobó, el balance de traspasos en este mandato ha sido más bien modesto.

Agregó que el bipartito ni siquiera puede relacionar el repunte de funcionarios y personal público con los entes autónomos, porque, según subrayó Rueda, esos datos estadísticos no computan el personal de los denominados «chiringuitos». Si se sumaran los trabajadores de esos órganos, el PP sostiene que habría que añadir 4.000 personas más contratadas. El secretario xeral de los populares aprovechó el apunte para denunciar que esos entes son «tan opacos» que no puede contabilizarse su personal. El censo oficial de la Xunta recoge 131 sociedades, entre las que figuran 17 creadas por el bipartito.

3.000, de las consellerías
El número dos del partido matizó que el mayor incremento de personal se registró en las consellerías, donde observó que trabajan 3.000 funcionarios más que en el 2005, lo que equivale al 24% de los 9.882 nuevos contratados. De 12.940 empleados que tenían los distintos departamentos del Gobierno gallego al final de la anterior legislatura se ha pasado en la actualidad a 16.080, de acuerdo con la información del PP. Rueda quiso con ese dato cubrirse las espaldas ante la posibilidad de que la Xunta explique ese repunte de trabajadores por el refuerzo del profesorado y del personal de los servicios sanitarios. «Non poderán dicirnos que o incremento é persoal docente ou sanitario, ao que nunca nos oporíamos. Porcentualmente, o maior dos aumentos está no persoal administrativo das consellerías», recalcó. Anotó que el 21% de los 57.400 nuevos empleos creados en Galicia desde el 2005 corresponden a esos 9.982 trabajadores incorporados a la Xunta.

Rueda lamentó que, lejos de la promesa de crear 30.000 nuevos puestos, en lo que va de año ya hay 22.000 desempleados. En esa coyuntura de crisis económica, censuró el anuncio del bipartito de contratar a 2.000 personas para «limpar cunetas ata que cheguen as eleccións» como la «traca final» de políticas «fallidas» y «electoralistas».

COSTARÁ 1.000 MILLONES DE EUROS MÁS
La Xunta aumenta en 10.000 los funcionarios en cuatro años
El Gobierno de Pérez Touriño ha incrementado en 10.000 personas el número de funcionarios que trabajan para la Xunta. El aumento incrementará el gasto en 1.000 millones respecto a la anterior legislatura.
Libertad Digital 28 Noviembre 2008

Así lo denunció, según recoge este viernes el diario La Razón, el secretario general del PP de Galicia, Alfonso Rueda. En rueda de prensa, comparó el incremento de funcionarios promovido por el actual Gobierno con el impulsado durante la anterior legislatura. Mientras que durante el último Gobierno popular se crearon 112.700 puestos de trabajo, de los cuales el 4 por ciento eran funcionarios, en la actual legislatura se han creado sólo 57.000, de los que el 21 por ciento corresponde a personal de la Xunta.

Según Rueda, el incremento en 10.000 personas del número de funcionarios en cuatro años supondrá un incremento de 1.000 millones de euros en el gasto público. Además, el dirigente del PP de Galicia explicó que las personas contratadas, en su mayoría, se incorporarán a la plantilla de la administración de las Consejerías, lo que deja a la Xunta sin la excusa de que el aumento de contrataciones se ha producido en Educación y Sanidad. En concreto, en sólo tres años y medio, según recoge La Razón, la plantilla de la administración de Consejerías ha aumentado un 24 por ciento.

Para Rueda, cifras como éstas evidencian la "irresponsabilidad" y "falta de criterio" del Gobierno del PSOE y BNG. En su opinión, los datos son "demoledores" y no valen tampoco excusas como el aumento de traspasos desde el Ejecutivo central, que según indicó, no se ha producido, o la creación de nuevos órganos porque no figuran en la estadística del Ministerio de Administraciones Públicas.

Negreira dice que la polémica refleja la división del gobierno local
La Voz 28 Noviembre 2008

El portavoz del grupo municipal del PP, Carlos Negreira, también se refirió ayer a la polémica surgida tras la celebración del acto Para, contra a violencia, recuperarnos a lingua el pasado día 25. Explicó que se trata del último «episodio de enfrentamiento lingüístico» protagonizado por el gobierno municipal «sobre el que han corrido ríos de tinta, logrando que este bipartito haya conseguido un protagonismo mediático sin precedentes, incluso a nivel nacional, que ha dado una imagen negativa de nuestra ciudad».

Negreira reiteró su postura sobre el ejercicio de «cinismo político» que llevó a cabo la portavoz socialista Carmen Marón, ya que el PP solicitó al alcalde el pasado lunes que suspendiese el acto de presentación de esta campaña, previsto para la mañana del martes, «para evitar que se identificase a los ciudadanos que hablan castellano con la posibilidad de generar hábitos machistas».

Para el portavoz popular este tipo de actuaciones no supone ninguna novedad, ya que, según explicó, recientemente Losada condenó la actuación de la Mesa de Normalización Lingüística, para a continuación, renovar en el 2009 el convenio municipal de 12.000 euros con esta entidad privada «para que continúe con su campaña de acoso lingüístico a comerciantes y entidades de la ciudad».

Según explicó Carlos Negreira, estos hechos son otra demostración más de la falta de autoridad y liderazgo de un alcalde que «solo está para la foto» y se dedica a «mariposear con temas que no tocan en estos momentos». Cree que el acto refleja la desunión de la coalición de gobierno y evidencia que no existe un gobierno local unido que tome decisiones pensando en los intereses de los ciudadanos.

ESPAÑA
El castellano sólo supone el 30% de la oferta lingüística de la Administración Pública catalana
Alex Baiget El Confidencial 28 Noviembre 2008

La paridad entre el español y el catalán no existe en la Administración Pública catalana. La lengua española está en clara desventaja y se usa sólo en el 30% de las acciones administrativas frente al 70% de las veces que se utiliza exclusivamente en catalán. Así se desprende del estudio presentado esta semana por Bernat Joan, secretario de Política Lingüística de la Generalitat y Paquita Sanvicén, directora de Planificación y Fomento de la Secretaria de política lingüística.

El estudio, que lleva por nombre Ofercat 2001-2006: la oferta lingüística en 15 ciudades catalanas, hace un análisis del uso de la lengua catalana en los ámbitos de la Administración pública, la sociedad, el ocio, los medios de comunicación, la sanidad y la educación.

La enseñanza y la sanidad muestran un escenario similar a la Administración Pública. El 70% de la oferta es únicamente en catalán. En el campo de la educación está desproporción entre ambas lenguas oficiales ya ha supuesto más de un enfrentamiento entre los partidos políticos catalanes y multitudinarias protestas de la sociedad civil.

Las cifras de este trabajo de campo abarcan un plazo de seis años y se recogieron en Barcelona, Cornellà de Llobregat, Girona, Hospitalet del Llobregat, Lleida, Lloret de Mar, Manresa, Mataró, Olot, Reus, Sabadell, Santa Coloma de Gramanet, Tarragona, Tortosa y Tremp, poblaciones tanto del cinturón industrial de Barcelona –marcadas por un importante auge de la inmigración- y del norte de Cataluña con pocos flujos migratorios.

¿En qué lengua responde una llamada de teléfono?
Así pues, las conclusiones del estudio se han obtenido a partir de varemos como el control del idioma de las rotulaciones, las comunicaciones escritas y las comunicaciones orales (como puede ser el idioma en que se responde el teléfono). Con los datos de oferta lingüística de los municipios se elabora el índice Ofercat, que mediante un baremo de entre 0 y 100 puntos proporciona un dato resumen de la oferta en catalán en una ciudad y en un ámbito.

En siete de las quince ciudades analizadas la oferta en catalán en la Administración es superior al 70%, estas son Olot, Tremp, Manresa, Girona, Lleida y Reus. Tan sólo en dos de las poblaciones analizadas, la oferta de la Administración en catalán es más baja que en español. Las poblaciones en las que el catalán tan sólo consigue un 40% son Cornellà del Llobregat y Santa Coloma de Gramanet, poblaciones del extrarradio barcelonés en el que uso del español está más extendido que el del catalán.

Otro dato a tener en cuenta es el que se recoge en el apartado de “lengua de identificación oral de los establecimientos”, que hace referencia a la lengua usada al descolgar el teléfono, y en “la lengua de adecuación oral” o lengua de respuesta a la solicitud expresada en catalán. En ciudades como Tortosa o Girona superan el 90%, aunque en Barcelona se queda en torno al 70%. Media que desciende porque en la capital catalana tan sólo el 22% de los restaurantes y establecimientos de hostelería atienden en catalán.

La conclusión de este estudio es que la lengua catalana está ganando terreno en relación a la española, muy a pesar de las declaraciones alarmistas de los partidos políticos nacionalistas catalanes que temen por su supervivencia. De hecho, a raíz de los datos, da la sensación que la lengua que está en peligro de extinción, por lo menos en la Administración pública, la enseñanza y la sanidad, es el castellano.

El gobierno dirá si la Mesa puede apercibir a los comerciantes por no emplear la lengua gallega
A. MARTÍNEZ. SANTIAGO. ABC (Galicia) 28 Noviembre 2008

La apertura de una carta desata la controversia.
La epístola dice al destinatario que se le ha abierto un expediente, aparece un número de identificación reflejado, y luego el móvil que desencadena tal acción: bien el empleo de los topónimos en castellano, o la incorreción perpetrada al no respetar los derechos lingüísticos de los clientes que se dirigen a los empleados del establecimiento en gallego y se les contesta en español. El motivo puede ser el primero, el segundo, o, en casos, ambos. Los apercibidos, que temen una penalización, notician este brete.

Galicia Bilingüe, asociación por la libertad de elección de idioma, fue la primera que denunció a la Mesa por la Normalización Lingüística por el caso de las «misivas». Esta correspondencia refleja, dice Gloria Lago, presidenta del colectivo, que la MNL «maneja listas negras de comerciantes y empresarios en su campaña por imponer el uso del gallego». Y añade que los métodos empleados en su cruzada son «reprobables» desde el punto de vista puramente ético. Entiende que se podría estar vulnerando el derecho a la intimidad de los ciudadanos, y por esta razón, el colectivo ya ha informado a la Fiscalía, «para que se pronuncie sobre si las referidas amenazas implican la comisión de algún ilícito criminal».

Mientras, la Mesa, comandada por Carlos Callón, acusa a este movimiento de querer «demonizarlos» y explica que su campaña pretende únicamente «velar por el derecho a vivir y expresarse en gallego». Alega, en su defensa, que no hay presión ni coerción en las comunicaciones entregadas, «que sólo ponen de relieve la vulneración de la ley».

El Ayuntamiento de La Coruña, uno de los amonestados, criticó el proceder de la MNL. El alcalde socialista, Javier Losada, garantizó la subvención para esta organización en 2009, y, al tiempo, censuró el acoso: «Quiero dejar bien claro que las leyes están para cumplirlas, pero no hay ninguna que imponga a la gente en qué idioma tiene que hablar. En democracia, sobran inquisidores», manifestó a una emisora de radio local. Ahora el caso ha saltado al Parlamento de Galicia, que será epicentro de la lid.

El gobierno gallego deberá responder en el próximo pleno al PP, y aclarar qué competencias tiene la MNL para remitir estos mensajes, -que el principal grupo de la oposición enmarca dentro de la «coacción»-, y también si «se va a consentir que ésta y otras asociaciones se dirijan de este modo al colectivo». El grupo liderado por Alberto Núñez Feijóo materializará de este modo su empeño en llevar al pleno esta cuestión, tal y como había anunciado el presidente del PP en la provincia de La Coruña a finales del pasado septiembre.

En la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces, el popular Manuel Ruiz Rivas recordó que las razones que llevan a esta formación política a incluir esta pregunta en el debate se hallan en la necesidad de que la administración autonómica informe sobre las competencias de este organismo «no público» y que desvele si emprenderá acciones.

Recortes de Prensa   Página Inicial