AGLI

Recortes de Prensa    Martes 2 Diciembre 2008

La España de Zapatero: más ineficiencia y derroche
Francisco Rubiales Periodista Digital  2 Diciembre 2008

La política de ineficiente derroche del gobierno de España sigue su curso. Fiel a las recetas socialistas, que son las peores para tiempos de crisis, Zapatero ha aprobado nuevas dotaciones económicas de "socorro", destinadas, según él, a rreactivar la economía y a dotar de fondos a los arruinados ayuntamientos. Por su naturaleza, son nuevas medidas ineficaces que, como las anteriores, no tendrán efecto alguno sobre la crisis galopante que empobrece a la mal gobernada España.

Incapaz de ayudar a las pequeñas y medianas empresas con créditos blandos y rebajas fiscales, Zapatero sigue adoptando medidas inútiles y endeudando sin escrúpulo a las generaciones futuras de españoles, convirtiendo al gobierno en el único que es rico en medio de la pobreza general. ¿Para qué quiere el Estado ese dinero? ¿Para pagar sus sueldos a los cientos de miles de parásitos que tiene colocados a la sombra del poder?

Lo único que está consiguiendo al inyectar dinero en el sistema es demostrar a los ciudadanos que lo que merece la pena en España es ser político o funcionario porque ellos están blindados ante la crisis, mientras que los empresarios y trabajadores que prodecen riqueza están siendo masivamende destruidos por la imparable depresión.

Si no fuera tan terco y obtuso, Zapatero haría lo que están haciendo sus colegas de la Unión Europea y de otros países desarrollados: rebajar los impuestos o reducir el IVA para que las empresas no tengan que cerrar. Pero él, insensible al drama que cada día se desarrolla en el tejido empresarial español, donde cientos de empresas y miles de ciudadanos caen en el pozo de la ruina y el paro, prefiere destinar el dinero al gobierno, fiel al principio socialista radical de que el Estado es el mejor empresario y, si puede, el único.

La mejor política social es crear empleo y la peor, destruirlo. El gobierno socialista de Zapatero se ha convertido en la más eficiente e inmisericorde fábrica de parados de Europa. En estos momentos está produciendo una media de 6.000 parados al día y la cifra trágida de tres millones de parados ya ha sido superada, mientras todos los expertos creen que lo peor está por llegar.

Después de asumir las conclusiones de la cumbre de Washington, entre las que destacaban los incentivos fiscales a las empresas para mitigar el desempleo y activar el tejido productivo, Zapatero, al llegar a España renegó de esos acuerdos y afirmó que la receta española sería la de la "Inversión Productiva del Estado", lo que quería decir que de reducción fiscal nada, sino más dinero para los políticos, todo un drama demencial que empuja cada día más a España hacia su ruina y que él se atreve a perpetrar desde la impunidad que le confiere su cargo de líder de una democracia sin ciudadanos.

Voto en Blanco

La aspirina de Zapatero
Antonio MARTÍN BEAUMONT La Razón 2 Diciembre 2008

No se hacen experimentos con enfermos graves. Cualquiera lo sabe. Menos aún cuando la enfermedad se llama crisis y afecta al dinero de los españoles. Rajoy no cree que Zapatero pueda solucionar los problemas de España y ha elegido rodearse de casi mil alcaldes, concejales y dirigentes de diputaciones para decirlo alto. Entre las medidas de Zapatero para supuestamente crear 200.000 empleos este próximo año, 8.000 millones de euros irían a parar a las arcas de los Ayuntamientos. Rajoy ha planteado a sus alcaldes si esos millones sirven siquiera para tapar en los municipios las goteras económicas que ahora tienen.

A algunos ayuntamientos españoles les han cortado hasta la luz. La respuesta ha sido clara: ¡No! Según el líder del PP, «estamos ante una aspirina, que no es el medicamento adecuado para hacer frente a los gravísimos problemas económicos de los españoles y de los ayuntamientos». Tiene razón. España necesita reactivar su economía. Por supuesto. Y los municipios necesitan una financiación estable que no se base en el ladrillo, pero no parches cosméticos que simplemente sirven para ocupar un día las portadas de los periódicos. Así es Zapatero. Ocho mil millones para diez mil municipios es pan para hoy y hambre para mañana. Condena a los ayuntamientos a seguir en la precariedad y coloca a los parados llamando a las puertas de cada alcalde en lugar de mirar donde deben, a La Moncloa.

El desencanto del Sr. Gallardón
Vicente A. C. M. Periodista Digital 2 Diciembre 2008

Pues creo que el sentimiento de muchos de los ciudadanos de Madrid es el mismo con respecto al Sr. Gallardón. Quizás, con su actitud haya ganado adeptos entre un sector de los votantes del PSOE, pero lo que es seguro es que, como el Sr. Rajoy y la actual cúpula del PP, ha perdido la confianza de los que les votaron. Es verdad que si el candidato del PSOE no hubiera sido el Sr. Sebastián, quizás la victoria electoral no habría sido tan abrumadora. Olvida este edil que se vota a unas listas cerradas, a unas siglas con el logotipo de una gaviota. Se vota a un programa y una forma de hacer gestión. En eso sí que ha habido un desencanto.

El caso es que esa gestión vendida como actos de modernismo y de soluciones a futuro para la ciudad de Madrid, se ha basado en grandes frentes de inversiones que han logrado endeudar a los madrileños de la capital por décadas. Las faraónicas obras realizadas en la M-30 no han resuelto los graves problemas de tráfico y cada mañana se repiten monótonamente las noticias de los inmensos atascos en el circuito, convertido en cepo en el que quedan atrapados miles de vehículos. La licitación de obras de infraestructuras de todo tipo, telefonía, comunicaciones, reparaciones de redes de agua, etc.sin planificación adecuada, han convertido las calles en zonas de alto riesgo para los peatones, con zanjas y obras que se eternizan como la de la Plaza de la Puerta del Sol. Destaca haber aceptado la locura del Ministerio de Fomento de llevar el tren al Centro histórico de la ciudad.

Además, el afán recaudatorio para compensar tanto gasto y suntuosidad, ha hecho que los impuestos crezcan de una manera desproporcionada y exponencial, sobre todo los de servicios públicos y el de Bienes Inmuebles. La disposición de radares en zonas se bajo riesgo y la instalación de parquímetros en la ampliación de las zonas de estacionamiento limitado y “vigilado”, que ha traspasado ya la barrera sicológica de la “calle 30”, son otra fuente importante de los ingresos que este gestor necesita para sus pequeños gastos de ubicación de su Alcaldía y su séquito de funcionarios.Y eso sin hablar del embellecimiento capitalino con los paneles informativos.

Dice que está desencantado con la jerarquía de la Iglesia y su permisividad con la COPE. Ni siquiera tiene el coraje de decir que lo que no aguanta es la libertad de crítica y de opinión de programas como “La mañana “ del Sr. Jiménez Losantos, o “ La Linterna” del Sr. Vidal. Porque supongo que no tendrá nada en contra del resto de la programación como El tirachinas, Camino del Sur, La palestra, la tarde con Cristina Schlichting, los recortes de opinión de "Línea COPE" y los programas religiosos del Padre Manuel y la retransmisión de la misa desde el Convento de las hermanas Clarisas. ¿O quizás sí que tenga objeciones a la forma y contenidos de toda la programación de la cadena?.

Yo creo que su desencanto es que buscaba apoyo haciéndose pasar por víctima inocente y el Cardenal Rouco no ha tragado el anzuelo y le ha negado que vaya con sus protestas personales a desprestigiar la labor de todo un colectivo de profesionales. El Sr. Gallardón no ha tenido ningún problema en tomar la vía judicial cuando lo ha considerado necesario. Así que ese es el camino que debe seguir y poner cuantas denuncias considere necesarias si se ve directamente afectado por injurias, calumnias, difamaciones y ataques a su Honor.

El Vaticano no es el Parlamento Europeo donde, como hizo el PSOE , pueden acompañar de la mano a organizaciones terroristas como BATASUNA y darles legitimidad y voz. Aquí, con buen criterio, se le ha negado al Sr. Gallardón que perturbe a Su Santidad con temas que caen fuera de su magisterio. Bien podría haber ido para agradecer la labor de la Iglesia en la acogida y trato humano a los miles de inmigrantes sin recursos que deambulan por las calles de Madrid. Así que se lo tome con resignación cristiana, porque también muchos estamos desencantados de haberle dado nuestro voto y de haberle conocido como alcalde.

Constitución

J.J. ARMAS MARCELO ABC 2 Diciembre 2008

El más preciado documento vivo de la hoy denostada Transición Democrática es la Constitución Española de 1978. Treinta años atrás, muchos españoles creyeron que la Constitución era sólo un método para huir hacia delante, pero quedará demostrado con el tiempo, y por eso recuerdo otra vez a Suárez, que también es un mecanismo efectivo para mirar hacia atrás sin ira, hacia lo que muchos no quieren ni saben ya recordar.

Independentistas y secesionistas afirman querer salirse de ella, pero al mismo tiempo se acogen a su letra más generosa para exigir respeto a sus minorías. Están además los que hablan de «patriotismo constitucional», redundancia un tanto ingenua, porque la Constitución es el único patriotismo admisible en esta democracia que de tan abierta parece que siempre está a punto de romperse. Lo demás es pasión irracional, casi siempre indecente, e intereses inmobiliarios, camuflados de mezquinas patrioterías y demagogias ancestrales. Hasta quienes han pretendido y pretenden romperla, disimulados en la falsa intención de renovarla y mejorarla, saben de la pródiga solidaridad de su letra, de modo que fue y es ejemplar, inteligentemente ambigua, y en apariencia confusa para quienes buscan confundirnos y traducirla mal.

Por eso, por encima de golpes e idolatrías, la Constitución se ha ido imponiendo con la solvencia y la buena memoria que la Historia concede a las cosas bien hechas. Hoy, en esta columna de papel y reflexión, celebro con todos los demócratas españoles un nuevo aniversario de la Constitución. Y celebro que los esfuerzos de quienes han buscado y buscan liquidarla hayan sido tan inútiles como sus sueños delirantes. Así que de la Constitución Española podemos hoy decir lo mismo que el general Miranda decía de sí mismo: «A los me quieren, los quiero; a quienes no me quieren, que me respeten; y a los que no me respetan, que me teman».

La sentina del gentucismo

HERMANN TERTSCH ABC 2 Diciembre 2008

El término lo acuñamos muy pronto como respuesta a ese buenismo que se puso tan en boga y que supuestamente practicaba el nuevo líder socialista y los personajes que se movían en su entorno. Debo confesar que en su día sí produjo cierta satisfacción comprobar que había tanta gente que lo consideraba el término más correcto y afinado para calificar el fenómeno que se nos echaba encima con el triunfo del sentimentalismo de la sentina. Ahora les aseguro que la perspicacia demostrada entonces no nos rebaja un ápice la desolación que sentimos ante la situación a la que hemos llegado en España en tan poco tiempo de voraz y feroz despliegue de lo que podemos llamar la Gran Tropa de la Sin Par Catadura.

Cierto, tienen razón en que mucho se veía venir y que hacía tiempo que en este país cada vez se despreciaba más la decencia y la gallardía (ridícula palabra, pensarán muchos) y sobre todo se primaba, más allá de la envidia y el resentimiento meros deportes nacionales, la vileza y la mezquindad. Son dos características a las que, forzados, convencidos o por naturaleza y vocación, todos podemos descender. Es una forma barata de intentar hacernos a todos iguales. Sólo resultan tristes o molestas para quienes no hayan crecido en ellas y se obstinen en resistirse a las mismas. Con cierta dosis de «realismo» y «pragmatismo» y despojados de dogmatismos y radicalismos de principios, por supuesto también de religión, creencias y supersticiones, todo el mundo debiera acostumbrarse a estas condiciones. Nuestra sociedad se vería libre de contradicciones que valieran la pena. Porque nada valdría la pena. Cuando todo es una basura y una cochambre en las relaciones humanas, las reglas vuelven a ser todas comunes. Habilitadas con un lenguaje sentimental y vacuo, podemos vivir en la mierda gobernados por gentes de nuestra misma catadura sin hacernos el más mínimo reproche.

Lo dicho, este país tiene la historia marcada y jalonada de miserias y mezquindades como todas las sociedades humanas. Por el hecho de serlo. Que haya habido más en una historia relativamente reciente tiene que ver con la pobreza. Lo que resulta realmente increíble e inmensamente doloroso es que la creciente prosperidad de las últimas décadas haya derivado ahora en este aquelarre de mentiras, falsificación sistemática de la realidad presente y pasada, de bajeza moral y odio a la franqueza y a la excelencia. Individuos de la catadura de Pepiño Blanco se dan en todos los lugares del mundo. Como otro tipo de accidentes morales, fallas de carácter y depravaciones. Lo terrorífico es que una sala entera de gentes en principio de bien aplaudan las deposiciones de semejante personaje y no en un sitio sino en infinidad de ellos. Lo aterrador es el coro que aclama y jalea a quienes quieren linchar a todo el que se obstinan en no bajar a bucear en los lodos del pozo negro en que quieren convertir a la sociedad española. Lo triste es que tantos que en principio no se creían allí hayan llegado a la conclusión de que es solo en la sentina del gentucismo donde se puede vivir tranquilo y seguro.

Lo que el viento se llevó
Luis del Pino Libertad Digital  2 Diciembre 2008

"Si te nombro, soy tu amo", escribió una vez Pedro Salinas.

Y los señoritos de la casa, a los que los siervos se les escapan por las cercas a pesar de haber puesto a vigilar los predios a un Tío Tom de Iznájar apellidado Muntadilla, han decidido dejar claro quiénes son los que fabrican textiles a precios subvencionados y quiénes deben limitarse a cultivar el algodón.

"Seorita Escarlata, Seorita Escarlata", dice Manuela de Mare, corriendo detrás de Montserrat Tura mientras agita el decreto de catalanización de apellidos. "Senyoreta Escarlata, si us plau", responde fríamente la aludida, deteniéndose brevemente ante un espejo para ordenarse las cintas del traje blanco.

"Hay que adornar el palacio para la fiesta de esta noche", murmura el capataz Miquel i Zeta, mientras rompe sus tarjetas de visita y manda a sus muchachos a comprar unas rosas en su floristería favorita, la de Marta Ferrusola.

La tarde cae lánguidamente sobre la mansión familiar. A lo lejos, en los campos, los castellanoparlantes cantan a coro tristes canciones de la tierra de sus antepasados. Desde una de las ventanas, Carme Chacó, que limpia distraída un tanque de juguete, alcanza a distinguir los vestidos de colores de las mujeres, inclinadas sobre la tierra, y los pantalones blancos y los torsos desnudos de los hombres que acarrean las sacas.

Los criados ecuatorianos, después de comer sus gachas de almortas en la cocina, se colocan la barretina para servir en el salón el caviar y la langosta.

Acabada la cena, los hombres se retiran a fumar unos puros mientras discuten a qué políticos de Madrit chantajear para seguir absorbiendo empresas a precio de saldo.

En una esquina del gabinete, un tal Luky Lukoil, famoso tahur ruso, se entretiene en desplumar a Brufau, ante la atónita mirada de los curiosos que se agolpan alrededor de la mesa de póquer. Las apuestas suben, al tiempo que el humo va llenando la habitación y el ministro de exteriores Moraencerts compone un diccionario catalán-lingala-catalán.

El presidente Sabater, que lleva sin dormir un mes esperando una llamada de Washington, deambula a solas por los jardines, deseoso de alejarse del bullicio. De repente, el peripatético se detiene y un recuerdo parece asaltarle: "Tothom arbres nans", dice señalando los bonsáis.

Estos Conejos que han sido obligados por doña Montserrat Tura a convertirse en «Conills» se le pueden rebelar y darle más de un disgusto
Doña Montse y el «Conill»
Alfonso USSÍA La Razón 2 Diciembre 2008

Doña Montse Tura, consejera de la Generalidad de Cataluña, ha protagonizado el suceso más chusco, gamberro y divertido de cuantos han protagonizado los nacionalistas catalanes en los últimos cien años. Traducir al catalán los apellidos de los funcionarios que ganan plaza en Cataluña. Así, doña Teodosia Vega Conejo, se ha convertido en Teodosia Horta Conill. Yolanda Hidalgo Cumplido, en Yolanda de Gentilhome Complert. Francisca Rojo en Francisca Vermell. Paula Palo Mesa, en Paula Pal Taula, y así todos los apellidos de quienes se han convertido en funcionarios de la Generalidad.

Zapatero sería Sabater, y María Teresa Fernández de la Vega, Fernández Horta, y Pepiño Blanco, Josep Blanc, y el conocido ebanista de Vigo Francisco Conejo Ardoroso, ha decidido quedarse en Galicia pues de lo contrario habría de llamarse Francesc Conill Fogós. Así el poeta Juan Cebolludo, ganador de los Juegos Florales de Torrevieja en 1921, para recitar sus poemas en Barcelona lo hubiera hecho como Joan Ceballut, con sus ulteriores consecuencias. Por fortuna, en la relación de nuevos funcionarios apenas figuran personas con títulos nobiliarios. De lo contrario, el lío estaría asegurado. El marqués de Campollano, sería el marqués de Campllis. Mi queridísimo marqués de Sotoancho, al que tanto ha costado hacerse popular, tendría que acostumbrarse a ser el marqués de Sotample, lo que es una faena.

El marqués de las Cuevas del Becerro, que data de 1693, no se acostumbraría a ser el marqués de la Cava del Vedell, y el marqués de Montes Claros tampoco al marquesado de Monts de Espais Lliures. En 1679 le fue concedido a don Jerónimo Francisco de Rojas y Rojas, Boza de Figueroa y Padilla el marquesado de Peña de los Enamorados, o lo que es lo mismo que Penya dels Encandilats o Pololets, que está muy bien, pero no es lo que era. Obligar a traducir los apellidos es manía muy arraigada en los regímenes ultranacionalistas y totalitarios, que terminan por ser los más paletos, por otra parte. Pero lo del «Conill» por Conejo me duele especialmente.

En España hay muchísimos conejos, si bien la mixomatosis y las últimas plagas han mermado su número en gran medida. España es eso, «la tierra de los conejos», y entre pitos y flautas o por fas o por nefas, miles de españoles llevan con orgullo el apellido que hace honor al simpático y sabroso roedor. El conde de Labarces lleva años estudiando la relación entre los conejos y las liebres, menos abundantes en nuestra Patria desde que los diseñadores de biquinis apuraron su limitación textil.

Conejo se llamaba uno de los sastres de Alfonso XII. A finales del siglo XIX, los tres hermanos Conejo admiraron al mundo con sus juegos malabares. El menor de ellos, Rufino Conejo casó con la trapecista Lolita Lindo, y el fruto de su matrimonio, Arturo Conejo Lindo fue un célebre domador de focas. Conejillos de las vallas es una hierba trepadora, conejitos de tres horas, otra planta de la familia de las escrofulariáceas. Para mí, que las influencias de los conejos y los «conills» en la vida nacional ha sido determinante en muchas ocasiones, pero no tanto como en la que nos ocupa. Estos conejos que han sido obligados por doña Montserrat Tura a convertirse en «Conills» se le pueden rebelar y darle más de un disgusto, y no creo que doña Montserrat, aunque sea una paleta de órdago, merezca un susto conejil, siempre tan comprometido.

"NO ES UNA CUESTIÓN DE TRASCENDENCIA TREMENDA"
El PSC dice que la traducción de apellidos al catalán se debe a "problemas de tecnología"
Tanto la Consejería de Justicia como el PSC achacan a un "error técnico" la traducción al catalán del apellido de cien personas que optaban a traslados en Justicia. En declaraciones a LDTV, la diputada del PSC Lidia Santos ha dicho que no cree que "la cuestión sea de una trascendencia tremenda"
Libertad Digital 2 Diciembre 2008

Todo fue un "error técnico". Esa es la consigna del PSC y la Consejería de Justicia de la Generalidad para disculpar la traducción del apellido de un centenar de personas que optaban a traslados en la Administración de Justicia que ha desvelado este martes el diario El Mundo.

Una disculpa que sería creíble si no se tratase de un Gobierno que trata de imponer a toda costa el uso del catalán. Así lo ha comentado a LDTV el líder de Ciudadanos Albert Rivera que considera que si esto pasase en "cualquier gobierno que no tuviera la obsesión nacionalista de la Generalidad pesaríamos que es un simple error".

Sin embargo, desde el PSC quieren quitarle trascendencia. La diputada Lidia Santos dijo que no cree que "la cuestión sea de una trascendencia tremenda" sino que se debe "problemas de tecnología, la traducción automática" pese a que ella misma dice que la consejería tiene, nada menos, que "43 lingüistas a su disposición".

Por su parte, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, ha recordado el enfado de Carod Rovira cuando en el programa Tengo una pregunta para usted un espectador le llamó Jose Luis y él respondió "yo me llamo Josep Lluis aquí, en la China Popular y en la otra". Sánchez Camacho ha pedido el mismo respeto para los ciudadanos que han visto traducidos sus apellidos por la Generalidad sin su consentimiento.

En la rueda de prensa posterior a la sesión del gobierno catalán, la consejera Montserrat Tura ha aclarado que no se deberá publicar de nuevo el concurso público en el DOGC puesto que el error ya quedó subsanado con la publicación de un anexo con los apellidos correctamente escritos.

Según ha publicado este martes El Mundo, el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) publicó el pasado 14 de noviembre el resultado de un concurso de traslados en la Administración de Justicia en el que personas como Yolanda Hidalgo Cumplido veían su nombre publicado como Yolanda de Gentilhome Complert, traducidos así al catalán.

"La tecnología gasta malas pasadas", ha subrayado Tura en referencia al traductor automático que utiliza el DOGC y que sirvió para traducir un concurso que también sale publicado en castellano en el BOE, ante lo que ha pedido "perdón" a las personas afectadas.


****************** Sección "bilingüe" ***********************

 

Recortes de Prensa   Página Inicial