AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 12 Diciembre 2008

Ridículo informe del Consejo de Europa sobre las lenguas
Editorial La Razón 12 Diciembre 2008

El Consejo de Europa, organismo consultivo en el que están representados 47 Estados europeos, ha trasladado al Gobierno español una serie de propuestas sobre las lenguas cooficiales (gallego, vascuence y catalán) y sobre otras regionales y minoritarias. Algunas de las recomendaciones son muy razonables, como por ejemplo que la enseñanza en la lengua cooficial no debe ser «en absoluto obligatoria para todos los alumnos». Sin embargo, otras sugerencias inducen a la carcajada, cuando no a la indignación, por su necedad y su falta de sentido común. Así, pide al Gobierno que promueva la «inmersión total» en las lenguas cooficiales, por encima del bilingüismo, y propone que se potencie el catalán en Aragón, el gallego en Castilla y León, el bereber en Melilla, el vascuence en Navarra y el portugués en la localidad de Olivenza (Badajoz). Además, lamenta que la Administración del Estado no facilite el uso de lenguas como el asturiano, el gallego-asturiano (sic) y el aragonés. Parece ser que los expertos del Consejo realizaron su informe tras una visita «sobre el terreno» entre el 10 y el 14 de septiembre de 2007. Pero es evidente que o no se enteraron de nada o sólo atendieron a la versión de los nacionalistas. Ridículo informe, en todo caso, que hubiera merecido una respuesta más severa del Gobierno, aunque sólo fuera por vergüenza ajena.

y además, cobran
José Antonio VERA La Razón 12 Diciembre 2008

Ahora acabamos de enterarnos de que existe una cosa llamada Comité de Ministros del Consejo de Europa que se dedica a hacer informes luminarios sobre la marginación de las lenguas autóctonas en España y que propugna la inmersión total en asturiano, aragonés y bereber en Asturias, Aragón y Melilla. Se supone que tal documento lo ha hecho gente que seguramente dispondrá de despacho y coche oficial, y que, además, cobran. Lo que nos da una idea bastante clara de cuál es el destino de nuestros impuestos. Porque el Consejo de Europa es un órgano fantasmagórico que nadie entiende cómo sigue existiendo, cuando la realidad de la UE lo deja sin sentido. Pero ahí siguen sus burócratas, entretenidos en el majadero arte de la tontería. Porque no puede ser calificado de otra manera quien dice que el euskera y el catalán son hoy lenguas marginadas. En realidad son lenguas privilegiadas con abultadas líneas de crédito. En Cataluña y Baleares sólo se ayuda a lo que es escrito en catalán. En el País Vasco no hay más que subvenciones oficiales al euskera. ¿Qué pasa con los derechos de los niños castellanohablantes?. Según los insignes ventanales de este vetusto Consejo de mendrugos, fastidiarse. No sólo en Cataluña y el País Vasco. También en Asturias, Aragón y Melilla. ¿Y por qué no proponen la inmersión obligatoria en árabe en Andalucía y Canarias? Así hablamos cada uno en una lengua diferente. Y acabamos de paso con España.

ETA fuera de las instituciones ¡ya!
Luis del Pino Libertad Digital 12 Diciembre 2008

La Plataforma Voces contra el Terrorismo acaba de poner en marcha una campaña destinada a exigir al Gobierno la expulsión inmediata de los terroristas de todos los municipios en que gobiernan.

Esa campaña de denuncia, en la que no se descarta la próxima convocatoria de movilizaciones, se ha iniciado con la difusión de un Manifiesto titulado "ETA fuera de las instituciones ¡ya!".

Os invito a todos a que entréis en la web de la Plataforma Voces Contra el Terrorismo y suscribáis el Manifiesto. Asimismo, procurad darle la máxima difusión posible, porque me temo que ha llegado el momento de volver a plantarse ante un Gobierno que parece que sigue sin entender el mensaje. Habrá que repetírselo las veces que haga falta, a ver si deja de hacer oídos sordos a la opinión mayoritaria de los españoles.

Éste es el texto del Manifiesto:
ETA FUERA DE LAS INSTITUCIONES ¡YA!

En la legislatura pasada, sólo la Rebelión Cívica en la calle evitó que el Gobierno terminara por conceder todas y cada una de las reivindicaciones por las que ETA lleva cuatro décadas matando, extorsionando y amenazando.

Zapatero, despreciando el dolor provocado por ETA durante 40 años, inició un proceso de negociación con esa banda terrorista. Las actas de las conversaciones publicadas en los medios revelan que se llegó a discutir incluso el futuro de Navarra con los enviados de una organización criminal que siempre ha reclamado la anexión de esa comunidad autónoma al País Vasco.

De nada sirvió la oposición casi unánime de las víctimas del terrorismo.
De nada sirvió el rechazo de una amplia mayoría de la sociedad.
De nada sirvieron tampoco las advertencias de que estábamos ante una nueva tregua-trampa.

Zapatero, en contra de todo y de todos, siguió adelante con su política de cesión ante los terroristas, llegando hasta el punto de aprobar en el Congreso de los Diputados una declaración solemne que legitimaba a ETA como interlocutor político y de presentar en el Parlamento Europeo una moción que no hacía sino satisfacer las ansias de ETA por obtener un reconocimiento internacional.

La ruptura de la tregua por parte de ETA hubiera debido llevar aparejada una rectificación completa e inmediata del Gobierno.

Pero, lejos de producirse esa rectificación, Zapatero no tuvo reparo en permitir, después incluso de que ETA volara el parking de la T4 en Madrid, que el brazo político de los terroristas regresara a esos ayuntamientos de los que los demócratas habíamos conseguido expulsarles en el año 2003.

Ni siquiera los posteriores asesinatos cometidos por ETA han conseguido que el Gobierno rectifique y expulse a los terroristas de esos ayuntamientos a los que nunca deberían haber vuelto.Ayuntamientos que permiten a ETA manejar no sólo ingentes cantidades de dinero de nuestros impuestos, sino también los datos censales de los vecinos.

No sólo es que matar le siga saliendo a ETA gratis. Es que, además, financiamos a ETA con nuestros impuestos para que siga matándonos.

Ante la falta de respuesta institucional del Gobierno español, ante la permanente negativa de Zapatero a expulsar a ETA de las instituciones y ante el temor de que esa falta de respuesta esconda el deseo de volver a oficializar los contactos en cuanto el clima político sea más propicio para las pretensiones del Gobierno, los abajo firmantes hacemos un llamamiento a que la sociedad se movilice y le haga llegar al Gobierno el mensaje, claro y contundente, de que estamos hartos.

El Gobierno debe expulsar a ETA de las instituciones y debe hacerlo ya. Y por eso:

1) Exigimos al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero la disolución inmediata de los ayuntamientos gobernados por terroristas, en aplicación del artículo 61 de la Ley de Bases de Régimen Local, de la misma forma que se disolvió el ayuntamiento de Marbella por corrupción.

2) Exigimos que el Parlamento español apruebe una declaración solemne revocando la autorización para que el Gobierno negocie con la banda asesina ETA.

3) Exigimos que el Gobierno español solicite al Parlamento Europeo la revocación de la resolución que mostraba su apoyo a las negociaciones entre el Gobierno español y ETA.

4) Exigimos que el Gobierno español, mientras se tramita la disolución de los ayuntamientos en los que ANV gobierna, no entregue a esos municipios ni un solo céntimo de los fondos de emergencia destinados a que las corporaciones locales afronten la crisis económica, con el único fin de evitar que pueda destinarse más dinero público a la financiación de actividades terroristas.

5) Exigimos al Gobierno el respeto estricto a lo estipulado en el Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo suscrito por el PP y el PSOE, en su formulación actual.

6) Exigimos que los partidos políticos se dejen de declaraciones huecas y que los poderes públicos pongan en práctica, aplicando los mecanismos que proporciona el Estado de Derecho, medidas reales dirigidas a acabar con el nacionalismo terrorista y con quienes, desde posturas falsamente moderadas, les prestan apoyo material o justificación ideológica.

Estamos hartos de proclamas hipócritas llamando a la "unidad de las fuerzas democráticas contra el terrorismo". Lo que la gran mayoría de los españoles queremos es, simplemente, la derrota policial y judicial de los asesinos. Y no deseamos, porque es imposible, ninguna "unidad" con ninguna fuerza política que no comparta con nosotros ese deseo de que el terrorismo nacionalista sea derrotado de manera incondicional.

Llamamos a los ciudadanos a reactivar la Rebelión Cívica si el Gobierno continúa sin cumplir con su obligación de acabar con los terroristas, o si pretende reeditar el proceso de negociación con los asesinos de ETA.

Querer o no querer la derrota de ETA
Regina Otaola La Razón 12 Diciembre 2008

Una semana después del asesinato de Ignacio Uría a manos de los criminales de ETA, PNV y EA han logrado ponerse de acuerdo para arrebatarle el gobierno municipal de Azpeitia a ANV, básicamente porque a ambas formaciones les parece lógico y democrático que gobierne el municipio la lista más votada.

Ahora bien, si la nueva doctrina del PNV para la "deslegitimación social" de ETA pasa por asumir las recientes palabras de su presidente Iñigo Urkullu –"a los ciudadanos hay que ofrecerles un municipio gobernado en base a unos principios claros, por encima del ejercicio de la política, con todos y cada uno de los derechos humanos"- no se comprende por qué los proetarras continúan gobernando multitud de ayuntamientos donde sólo haría falta la misma suma de votos PNV-EA, o la de estos junto a los de PP y PSE, para echarlos del poder. ¿Es que hay que esperar a que se cometa un asesinato en Legazpia o Soraluze para que los nacionalistas sean consecuentes y procedan del mismo modo?

Similar o peor actitud demuestra el Gobierno socialista, que sólo se plantea medidas contra ANV cuando las televisiones y las portadas de los diarios ofrecen la imagen de un cadáver tapado con una manta, y sólo durante el tiempo que transcurre hasta que la actualidad vuelve a tapar el crimen bajo un manto de indiferencia y declaraciones interesadas. Porque el Gobierno no sólo no considera urgente expulsar a los proetarras de los gobiernos municipales con la Ley en la mano, sino que ni siquiera se molesta en excluir a dichos ayuntamientos del fondo para municipios de 8.000 millones de euros.

En este punto hay que dejar claro que las ayudas del fondo van destinadas a proyectos de obras concretas que deben ser aprobados por el propio Gobierno para su financiación, lo que aparentemente permite confiar en un control escrupuloso de la inversión. Ahora bien, todo ese dinero que el Gobierno le permita ahorrarse a ANV, estos lo destinarán a incrementar las partidas habituales en ayuntamientos proetarras: subvenciones a asociaciones afines y a familiares de terroristas encarcelados, para la construcción de monolitos y actos de homenaje a los criminales, etc.

Definitivamente, el crimen de Azpeitia ha vuelto a desatar las contradicciones del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en la lucha contra el terrorismo, mostrando de manera descarnada la falta de voluntad política o el desmesurado tacticismo e instrumentalización electoralista de esta cuestión que caracteriza al presidente desde el 11 de marzo de 2004. Por eso tampoco debiera escandalizarnos, aunque nos repugne, que Rodríguez Zapatero sugiera ahora que aplicar la Ley para disolver los ayuntamientos controlados por ANV es amenazar el pluralismo político.

La desaparición de ETA se logrará únicamente proscribiendo ANV-Batasuna y todas las demás franquicias políticas y socioculturales del entorno proetarra. Para ello nació el Pacto Antiterrorista y la Ley de Partidos, que eran y siguen siendo los instrumentos más eficaces para acabar con ETA, pero sólo en las manos de quienes están dispuestos a derrotar a los terroristas. Desgraciadamente, es el propio Gobierno el que no parece estar por la labor.

La cuestión de ETA es el problema del nacionalismo
José Javaloyes Estrella Digital 12 Diciembre 2008

Hecha la salvedad de que el "colgar" con que Manuel Fraga ha respondido a la pregunta de cómo ponderar los nacionalismos se refería a éstos y no a los nacionalistas, pues conforman un sistema parásito dentro de la Constitución, como objetor sistemático y sistémico de la unidad de España -en la que la Constitución misma se fundamenta-, ha sido una expresión de discutible prudencia y equívoca fortuna, pero también un añadido argumento para que la Constitución sea llevada al quirófano. Para desparasitarla de esa y otras graves contradicciones instaladas en su seno.

La inclusión en ella de las "nacionalidades" -que luego se han convertido en "naciones" por las malas artes de quien estafó a la mayoría española que le había votado- no sólo es la contradicción que habría que extirpar en la reforma, sino la causa misma de lo sorprendentemente dicho por el fundador del PP. Pero hay más. Los nacionalismos son el asunto que lleva al presidente Rodríguez a desmarcarse de quienes piden la reforma constitucional. Si ésta se hiciera en debida forma y aquello se extirpara, a Rodríguez se le cerraría el paso para su aventura estatutaria, consistente en ir a la reforma constitucional de forma indebida, por la puerta de atrás. La premisa mayor de la Moncloa es, precisamente, preservar los intereses y aspiraciones todas del mundo nacionalista.

No se trata de una observación retórica ni de una cuestión académica. A ello va pegado, como la sombra al cuerpo, la oscura defensa que rodea el destino del viático que los nacionalistas y los comunistas le dieron un mal día a Rodríguez, en una estancia secundaria del Congreso, para que negociara con ETA. La acción policial sigue sus brillantes progresos contra la banda porque se levantaron los frenos que se le habían puesto como paso previo al "proceso de paz". Pero, junto a ello, subsiste, acorazada por el silencio parlamentario y el de los corderos, el pasaporte político para un viaje a la dejación del imperio de la ley. Algo que en cuya virtud la banda se rehízo y la neobatasuna de ANV se instaló en la cuarentena de ayuntamientos que gobierna, permitiendo transferir a ETA fondos públicos procedentes de los contribuyentes, entre los que figuran las víctimas del terrorismo.

Por eso ANV sigue donde estaba, desde la anémica acción fiscal, y por eso Pérez Touriño, que preside Galicia cargando con las arbitrariedades de los nacionalistas, se ha apresurado, en réplica a Manuel Fraga, a hacer la paráfrasis del tropo de Rodríguez al referirse éste a lo del bisturí, para que, a la hora de intervenir desde el Estado contra ETA no se dañe el tejido que la rodea. Un tejido no es otro que el formado por el entramado de los intereses nacionalistas, que son quienes le dieron el pasaporte aquel para hiciera el viaje del deshonor político con los asesinos de nómina y sacristía.

Conclusión obligada: habrá otra vez negociación con ETA, posiblemente cuando acabe la sonora traca de los éxitos policiales. Se borrará la sangre de las víctimas con las aguas lustrales de la política zapatera. Los asesinados por la banda quedarán sepultados en la fosa común de la maniobra parlamentaria sobre la que Rodríguez construyó su poder. La misma mayoría de ocasión votará para esos muertos la Ley de la Amnesia Histórica.

El bisturí
IGNACIO CAMACHO ABC 12 Diciembre 2008

POR más contundente que esté resultando la política del Ministerio del Interior a la hora de detener terroristas con implacable y rápida eficacia, y por más saludables indicios que reflejen el regreso del consenso antiterrorista, muchos españoles continúan alentando la sospecha de que el Gobierno no haya cerrado de modo definitivo la puerta a una negociación que, aun con otros parámetros y condiciones que en la desdichada legislatura anterior, ponga de alguna manera un final pactado a la violencia etarra. Y ello es así porque incluso en los momentos de mayor determinación en la lucha contra los pistoleros se mantienen gestos de calculada ambigüedad dirigidos a su entorno político, al que no se termina de achicar el espacio con la misma diligencia que a quienes empuñan las armas. Esa renuencia llena de casuismos tácticos constituye de hecho un lenguaje paralelo que emite signos alternativos de leve esperanza en una salida política.

Gestos como el acercamiento de presos supuestamente hastiados de la vía violenta o la perezosa reluctancia a disolver los ayuntamientos controlados por ANV parecen destinados a mantener la expectativa de un posible diálogo con los elementos menos atroces de la banda y su red de apoyo. El rebuscado estrambote retórico del «bisturí» que extirpa ¡células cancerígenas! -¿dónde habrá estudiado medicina el escribidor de discursos de Zapatero?- sin rozar el «corazón del pluralismo», no puede ser interpretado más que como un guiño en esa dirección. Salvo que el presidente considere que los cómplices de los terroristas son dignos de integración en la pluralidad democrática carecerían de sentido semejantes retruécanos, algo ridículos en su solemnidad pretenciosa y tan parecidos a los que ya conocimos en la época del Proceso.

En el lenguaje no verbal de la política, y a veces hasta en el explícito, que acompaña cada detención de etarras subyace una suerte de mensaje cifrado: por el camino de la violencia se va directo a la cárcel, mientras que por el de antes se llega a los ayuntamientos o, al menos, a una cárcel más cercana a casa. En ese sentido, no deja de sorprender que la intensa presión policial sobre los intentos de reorganización operativa de los asesinos haya olvidado a los Ternera y otros elementos presuntamente más moldeables que protagonizaron la anterior intentona negociadora. El bisturí de Rubalcaba parece, ciertamente, muy afinado.

Este Gobierno no sólo no ha entonado jamás la palinodia por su fracasado diálogo, sino que acaso continúe convencido de que el presentido final de ETA no debe producirse por consunción silenciosa, sino con un hecho visible que sirva para escenificar el papel del presidente como pacificador histórico. Si a ello se une el tacticismo de perfil bajo que aparca la presión sobre ANV para no alborotarle las expectativas a Patxi López en el escenario preelectoral vasco, obtendremos el diseño del guión con que sueña Zapatero: una estrategia de presión selectiva instrumental para llegar hasta un final que se reserva para él solo. Con la zanahoria en una mano y el palo -o el bisturí- en la otra. Y quizá olvidando de nuevo que cuando después de un largo combate se negocia con un enemigo acorralado, el resultado se llama armisticio en vez de victoria.

El buen terrorista
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 12 Diciembre 2008

¿Por qué el Gobierno, tan generoso en su día al aceptar la legalización de ANV como partido, sigue teniéndole a este en tanta consideración cuando ya es público que es una reedición de Batasuna, la «nueva cantera» de ETA como escribía ayer Pagola en estas páginas? Y ¿por qué Rodríguez Zapatero corre el riesgo de comportarse como un ser impúdico al hablar del peligro que podría suponer para el «pluralismo» democrático la ilegalización de una organización terrorista?

Porque a Rodríguez Zapatero le gustaría que la sociedad española y, desde luego, los suyos, los socialistas, se fueran haciendo a la idea de que ANV debe formar parte del entramado legal con el que el PSE aspira a gobernar después de las elecciones vascas. ANV forma parte del ideal del PSOE. ANV es para Rodríguez Zapatero una pieza fundamental en la construcción del futuro sistema institucional del País Vasco. Fue legalizada para hacer ese papel y hay que conseguir que lo haga...

Los socialistas están intentando encontrar en esta nueva Batasuna , que es ANV, una pieza de la futura independencia vasca. Una especie de Esquerra Republicana vasca. En la versión vasca del Estatuto catalán. Con Patxi López de José Montilla, al frente de un tripartito o cuatripartito formado por el PSE y la izquierda abertzale. El PNV quedaría desplazado del poder como Covergencia i Unió en Cataluña... Obviamente si los resultados electorales lo permiten ....

Así que la aspiración de Zapatero es entenderse con la izquierda abertzale (ETA) a partir de las elecciones vascas y, de ese modo, coronar el Estado Confederal.

Entre tanto resulta verdaderamente sospechosa la coincidencia entre las detenciones de dirigentes de ETA del máximo nivel y el trato exquisito a ANV. Como si hubiera un doble juego. Como si los que están llevando las negociaciones con el Gobierno estuvieran entregando a sus compañeros. Sin ser especialmente mal pensados, cabe sospechar que la continuación de las negociaciones están suponiendo el «sacrificio» de la nueva dirección de ETA.

Pobrecitos etarras...
M. MARTÍN FERRAND ABC 12 Diciembre 2008

DURANTE los tres años que Enrique Múgica fue ministro de Justicia, en un Gobierno de Felipe González, se adoptó una medida -polémica, contestada- que, en mi opinión, ha sido de las más eficaces y duraderas en la lucha antiterrorista: la dispersión de los presos de ETA por los distintos penales de España. Todavía hoy abundan, especialmente en el País y en el Gobierno vascos, quienes movidos por una conmiseración de corte angelical estiman que ello significa un castigo añadido a las familias de los presos. Incluso en Vitoria se ayudan y financian las visitas de esos familiares a sus parientes en lejano cautiverio. ¿Se hace lo mismo en beneficio de quienes, en lugar de asesinar con la coartada de la independencia del País Vasco, mataron a sus semejantes por una causa menos ditirámbica?

Ahora, con la indignante y poco democrática discreción con que suele actuar el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y con el sorprendente apoyo del partido de Mariano Rajoy, se procede al traslado a cárceles próximas a sus domicilios de unos cuantos históricos miembros de la banda asesina. Según el Consejero de Justicia del Gobierno vasco, Joseba Azkárraga, existe «constancia» del traslado de una decena de estos delincuentes disfrazados de patriotas. Al hilo de estos traslados, cuya razón nadie se ha dignado explicarnos y que, por lo que significa de modificación de lo establecido, requieren debate parlamentario, ha dicho el coordinador de Justicia del PP, Federico Trillo, que «si se hacen bien, es un acierto».

Todas las familias de cuantos están en la cárcel, por lo que fuere, sufren esa reclusión. Me atrevo a interpretar que ello forma parte de la pena y que se corresponde con una derrama de responsabilidad que a todos nos corresponde con las personas de nuestra proximidad y afecto. En el caso de los presos del terrorismo vasco fue un acuerdo dispersarlos por lo que ello supuso de desmoralización y, sobre todo, de anulación de focos doctrinales con influencia en un mundo abertzale al que, con gran precisión, el hoy Defensor del Pueblo bautizó como eusko-nazis. Desandar aquel camino, además de exigir una explicación pública, conlleva riesgos: el del mal que se evitó y el de una potencial acción terrorista desde las cárceles vascas.

Supongo que todos cuantos andan en el juego, Alfredo Pérez Rubalcaba y Trillo entre ellos, habrán considerado la hipótesis de una huelga de hambre de un centenar de etarras en un penal o, incluso, de un amotinamiento con trompetería suficiente para llegar a la opinión pública de medio mundo. ETA perjudica a la Nación y al Estado con sus actos asesinos y su propaganda falaz. Suministrarle herramientas y oportunidades para su repugnante trabajo es algo que se califica por sí solo y que, salvo explicación suficiente, califado queda.

ZP y sus malas compañias
El error de ignorar al PNV
De producirse nuevos acuerdos -o recomponerse los viejos- entre ETA y el Gobierno, no serían sino la prolongación de un consenso y entendimiento previo de los socialistas con el PNV, tal y como ocurrió durante la primera legislatura.
Guillermo Dupuy Libertad Digital 12 Diciembre 2008

A pesar de ser pública y notoria la presencia del PNV en las reuniones que los socialistas mantuvieron con los etarras para preparar y prolongar la última tregua terrorista, no faltan quienes todavía insisten en quitar importancia al papel que desempeña el principal partido secesionista vasco en el proyecto político de José Luis Rodríguez Zapatero, que no es otro que mantenerse "como sea" en el poder.

Parecería que a algunos críticos de Zapatero les resultara poca acusación la denuncia de una alianza de los socialistas con el PNV, a pesar de ser este partido el principal firmante y máximo responsable del Pacto de Estella y de haber demostrados su irredenta y persistente voluntad de quebrar la unidad de nuestra nación y su ordenamiento constitucional.

Aunque nada esté más lejos de mi intención que negar la posibilidad de que Zapatero vaya más lejos y vuelva a tener como compañeros de viaje a los "hombres de paz" de la "izquierda abertzale", creo que, de producirse nuevos acuerdos –o recomponerse los viejos– entre ETA y el Gobierno, no serían sino la prolongación de un consenso y entendimiento previo de los socialistas con el PNV, tal y como ocurrió durante la primera legislatura.

Y eso por tres razones elementales. En primer lugar, porque el PNV –a diferencia de la izquierda abertzale– seguirá siendo, con casi total probabilidad, indispensable para formar Gobierno en el País Vasco tras las próximas elecciones autonómicas. Si bien es cierto que el PNV se desplomó en las ultimas elecciones generales, y que muchos de sus votantes corrieron en auxilio de Zapatero, que nadie se llame a engaño: e PNV continuará siendo clave, y lo será todavía más si las franquicias de ETA no se presentan en esta ocasión.

En segundo lugar, el PNV todavía será más necesario para el PSOE si Zapatero, con o sin nueva tregua de ETA, con o sin el apoyo de la izquierda proetarra, persistiera en su descarado intento de presentar el soberanista plan Ibarretxe como si de un nuevo Estatuto, acorde con la Constitución, se tratara. Y eso, por la simple razón de los respectivos pesos parlamentarios y por los procedimientos reglamentarios de reforma estatutaria que Zapatero sí tendría que observar para dar apariencia legal al estatuto rupturista.

En este sentido, si la esperada sentencia del Tribunal Constitucional sobre el estatuto soberanista catalán animara a Zapatero en su propósito de llevar al País Vasco un nuevo "marco-jurídico político" en el que "los vascos tengan derecho a decidir", tal y como se comprometió a hacer públicamente durante la tregua, los socialistas jamás podrían hacerlo sin el consenso del PNV, cosa que sí podrían hacer sin el consenso de la izquierda proetarra.

Cosa distinta es que, para la imagen de esa futurible operación conjunta contra nuestro régimen constitucional, PSOE y PNV pudiesen volver a requerir de un anestésico de ETA en forma de tregua. Sin embargo, que ETA suministre o no ese anestésico en función de la celeridad y profundidad con que opere el bisturí, no borraría el hecho de que sería PNV y PSOE quienes lo empuñarían.

En tercer lugar, y al margen de hipótesis y futuribles respecto a nuevas treguas o nuevos estatutos, hay una razón más para no deslindar al PSOE del PNV, y es la actual y constatable necesidad que tiene Zapatero de apoyos para mantener su acción de Gobierno, apoyos parlamentarios que sí puede encontrar –y encuentra– en el PNV y que jamás podrá recibir, evidentemente, de la izquierda abertzale.

Hay además una última razón para poner el acento de nuestra denuncia en el entendimiento del PSOE con el PNV, y no con la izquierda proetarra. Y es que si fijamos nuestra atención y nuestra indignación en una alianza del PNV y el PSOE para sacar adelante un estatuto soberanista en el País Vasco, y luego resultase, sin embargo, que la operación incluye también Navarra y se basa en acuerdos con ETA, la indignación ciudadana irá a más. Pero si empezamos por acusar al Ejecutivo de lo más grave y luego resulta que "todo se queda" en una "reforma" como la del estatuto soberanista catalán y que sólo atañe a las tres provincias del País Vasco, corremos el riesgo de insensibilizar a la gente ante lo que seguiría siendo un letal avance del soberanismo, por mucho que no colmara las apetencias de ETA.

Comprendo que con un gobernante como Zapatero es casi un deber ponerse en lo peor. Mas, de igual forma en que lo mejor es a veces enemigo de lo bueno, también ponerse en lo peor puede ser contraproducente para denunciar lo malo de este Gobierno.

Camino hacia Europeistán
RAFAEL L. BARDAJÍ ABC 12 Diciembre 2008

La detención de catorce terroristas vinculados a Al Qaida en Bélgica refrenda lo que ya sabíamos: ningún país de Europa está a salvo del terrorismo islámico. No es por casualidad.

En los años 80 se ignoró a personajes como el sirio afincado en España, Setmarian, que se movía a sus anchas por todo el continente con el manual del buen yihadista bajo el brazo, captando adeptos y entrenándolos para futuras «tareas». En los 90, movidos por el humanitarismo, los europeos socorrieron a los extremistas huidos de sus países, dándoles los medios y permitiendo sus mensajes anti-occidentales. La mezquita inglesa de Fitsbury Park quizá sea el caso más conocido, pero desgraciadamente no el único.

La vista gorda de las actuales autoridades ante una inmigración masiva desde el mundo del Islam, buena parte de ella ya influida por el fundamentalismo, habida cuenta del proceso de progresiva y acelerada islamización de sus países de origen, supone un riesgo creciente que acabaremos pagando tarde o temprano. Es ingenuo pensar que ante un creciente número de musulmanes en suelo europeo, con un proceso de radicalización que sabemos cada día es más corto, y con un acceso al conocimiento de explosivos fácil y universal gracias a internet, la acción policial va a resultar exitosa en todo momento.

En el Reino Unido se ha querido distinguir entre islamistas violentos y no violentos, pero está siendo un estrepitoso fracaso. Por dos razones, porque se merma la voz de los musulmanes que son verdaderamente moderados frente a los radicales; y porque los radicales no violentos son el caldo de cultivo de los terroristas. El islamismo no violento es tan letal como el terrorismo a largo plazo. Disuelve nuestra identidad y alimenta a nuestros enemigos.

Si queremos que la UE sea lo que es, debemos encontrar otra solución. A menos que estemos dispuestos a vivir con 200 muertos cada equis tiempo o que no nos importe que la Unión Europea vuelva a llamarse de nuevo la CEE, sólo que esta vez como Comunión de los Emiratos Europeos.


Quiénes son "los tontos de los cojones"
Pablo Sebastián Estrella Digital 12 Diciembre 2008

Se preguntaba el alcalde de Getafe, Pedro Castro, sobre quiénes y cuántos eran los "tontos de los cojones" que votaban al PP, una frase peor que desafortunada por la que pidió excusas pero sin asumir, con su dimisión, la responsabilidad que le corresponde como presidente de la Federación de Municipios, como si nada hubiera pasado. Y puede que, a la vista de la endeblez de la oposición frente a este Gobierno a la deriva, algo de razón tuviera en su disparate el alcalde Pedro Castro. Pero su ataque desaforado tendría más justificación si lo hubiera lanzado contra su propio partido y el presidente de Zapatero a la vista de lo que está ocurriendo en España, y de lo que todo significa para un partido y un Gobierno que se dicen de izquierdas o progresistas.

Vamos a ver, ¿cómo se puede haber votado a un presidente como Zapatero o a un partido como el PSOE después de los disparates que han hecho y los que están haciendo? Por ejemplo, cómo pueden haber votado al PSOE los cientos de miles de trabajadores que van al paro -y que llegarán a cerca de los cuatro millones y medio de parados en el 2009-, después de que Zapatero y su Gobierno y el PSOE dijeran que no había crisis económica hace solo unos pocos meses y en vísperas de las elecciones.

O cómo se les puede haber votado a estos adalides de la izquierda después de todas las demenciales e insolidarias negociaciones sobre el Estatuto de Cataluña, del que ahora Zapatero, utilizando incorrectamente un plural mayestático, dice eso de que "hemos" podido cometer errores, cuando el responsable único ha sido y es exclusivamente el presidente del Gobierno y líder del PSOE.

Y cómo se puede haber votado al PSOE del "no a la guerra de Iraq", el que ahora nos lleva de bruces y a ciegas a la demencial guerra de Afganistán multiplicando la presencia de soldados españoles en un conflicto en el que han muerto cerca de cien soldados españoles, con el discurso inaceptable de la ministra Chacón en el que pide un cheque en blanco y no se dice la verdad, ni confiesa que éste es el precio de la próxima foto de Zapatero con Obama. O cómo se puede votar a un partido que se dice progresista o de izquierdas y que ahora tapa y justifica los infames vuelos de Guantánamo, porque no conviene estropear las relaciones con Washington en vísperas de próxima la llegada de Obama a la Casa Blanca.

Y cómo se puede votar a un partido como el PSOE que abrió con ETA una negociación "política" -repetimos, "política"-, en la que resultó engañado con el atentado de Barajas y quedó en el mayor de los ridículos. Y cómo se pueden acercar a históricos presos de ETA a las cárceles cercanas al País Vasco a tan sólo pocas horas de que la banda matara en Azpeitia. ¿A qué está jugando Zapatero? O cómo se pueden pactar los Presupuestos con el PNV del referéndum ilegal que se niega a desalojar a ANV de todos, y no sólo de Azpeitia, los ayuntamientos del País Vasco y Navarra.

Por recuperar las palabras del alcalde de Getafe Pedro Castro, ¿cómo hay tantos "tontos de los cojones" que apoyan estas políticas antidemocráticas, contrarias a la izquierda y al progresismo, los que han votado al PSOE y aún dicen que seguirán apoyando a Zapatero después de todos los errores y disparates cometidos, como los citados y otros relativos a los trasvases, la inmigración, y no digamos sobre los planes de rescate de sus banqueros y empresarios amigos y visitantes de la Moncloa.

¿Qué tiene esto que ver con la izquierda, la democracia, el progresismo? Pedro Castro se tiene que marchar de la presidencia de la Federación de los Municipios, pero debería hacerlo por dos razones: una por insultar a todos los votantes del PP y otra por no haber insultado a los votantes del PSOE, con muchos mayores motivos, en defensa de la democracia y el progreso.

Inteligencia preventiva
ROGELIO ALONSO Rogelio Alonso El Correo 12 Diciembre 2008

PROFESOR DE CIENCIA POLÍTICA EN LA UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS

La operación desarrollada ayer en Bélgica pone de manifiesto la gravedad de la amenaza que el terrorismo de inspiración islamista todavía comporta. El hecho de que la violencia yihadista no se haya cobrado víctimas mortales en Europa durante los últimos años puede haber reducido la percepción de riesgo en determinados ámbitos. Sin embargo, la realidad subyacente a esa ausencia de atentados exitosos no debe ocultar que numerosas operaciones terroristas se han planeado, siendo finalmente abortadas antes de su materialización. Diversas células terroristas han sido desmanteladas en España y otros países de nuestro entorno, lo que ha evitado atentados y los terribles resultados que sus inspiradores aspiraban lograr; esto es, un elevado número de víctimas. Esta consideración permite llamar la atención sobre otra importante variable.

El terrorismo inspirado en una interpretación fundamentalista del islam persigue un alto grado de indiscriminación y letalidad. Lo hace en ocasiones a través del recurso a las acciones suicidas con el fin de explotar las vulnerabilidades de sistemas democráticos incapaces de garantizar una seguridad absoluta. Asimismo, la experiencia policial y judicial en este ámbito confirma que es relativamente escaso el tiempo que trascurre desde la planificación del atentado hasta su ejecución, limitando el margen de actuación contraterrorista. Estas características distintivas del terrorismo yihadista obligan a incrementar notablemente los esfuerzos preventivos para impedir dramáticas consecuencias.

La recolección de inteligencia preventiva es vital para evitar que las letales intenciones del terrorista se hagan realidad. Es en semejantes condiciones en las que se exige a menudo una rápida acción policial. Esa premura puede interrumpir la acumulación de pruebas necesarias para que, una vez judicializadas, se traduzcan en procesamientos y condenas. No deben por ello considerarse ineficaces operaciones antiterroristas que a veces no concluyen en firmes sentencias condenatorias. La trayectoria frente a esta tipología terrorista demuestra que en algunas ocasiones determinados actos preparatorios quedan impunes. Sin embargo, la compleja naturaleza de la amenaza requiere definir correctamente los criterios de valoración de intervenciones policiales cuyo objetivo fundamental es salvar vidas. Evitar posibles asesinatos masivos es, sin duda, un éxito.

De Tardá a Fraga, pasando por Mayor Oreja: la difícil disyuntiva de Rajoy
Federico Quevedo El Confidencial 12 Diciembre 2008

A estas alturas Don Manuel ya debería saber que hay cosas que no se pueden decir. Que él no puede decir. La barbaridad, el exabrupto, la obscenidad declarativa, el saltarse la ley a la torera y pasarse las normas de convivencia por el arco del triunfo, el insulto, la descalificación, la manifestación de odio y rencor hacia todo lo español al tiempo que se aprovecha de todo lo español, debe ser un espacio reservado a la izquierda y el nacionalismo radicales –insisto en el término radicales, que nadie me malinterprete después-, y debería estar, no ya fuera, sino infinitamente lejos del discurso liberal y del talante educado y abierto de un dirigente de centro-derecha moderno. Claro que, quizás, esa definición no encaja con Don Manuel.

El PP ha respondido como cabía esperar de sus líderes al exabrupto de Tardá quien, no por antimonárquico –somos muchos los que nos encontramos bajo ese precepto, de muy distintas ideologías-, sino por fascista, debería haber sido inmediatamente llamado al orden en el Congreso y retirada su acta de diputado: quien aborrece de la democracia que le da cobijo, no debe guarecerse tras ella para atacarla en lo más profundo de su raíz.

Pero salió ayer Don Manuel y dijo eso de que a los nacionalismos “habría que ponderar colgándolos de algún sitio”, y lógicamente le van a llover las críticas. Entiendo que Don Manuel no quiso decir que haya que colgarlos en el sentido literal, sino en el de donde se les coloca para que dejen de ejercer su dominio sobre la política española, es decir, de lo que está hablando es de la necesidad de reformar la ley electoral para que la representación nacionalista salga del Congreso y se limite al Senado, pero vaya usted y explíquelo.

Lo cierto es que la relación con los nacionalismos sigue siendo una asignatura pendiente en el PP, en la medida que el PSOE ha conseguido hacerse con buena parte de su nicho de mercado robándoles parte del discurso en un ejercicio de travestismo político sin precedentes. ¿Alguien se podía imaginar, no ya al PSC, sino al propio PSdeG legislando en contra del castellano en Galicia? No cabía, pero así es, y ya verán como eso tiene consecuencias en merma de votos del BNG, igual que ha ocurrido en Cataluña con ERC desde el momento en el que los socialistas catalanes se volvieron, no ya nacionalistas, sino prácticamente más independentistas que los propios republicanos.

Obviamente el PP no puede apropiarse de ese discurso porque nadie lo compraría. En la pasada legislatura el centro-derecha mantuvo un discurso muy agresivo hacia el nacionalismo, rompiendo la posibilidad de cualquier entendimiento, incluso con el llamado nacionalismo moderado de CiU y parte del PNV. El problema es que cada vez se hace más complicado obtener mayorías absolutas, y el PP no encuentra en el Parlamento un socio de referencia que no sea nacionalista y con el que pueda sumar votos para gobernar en caso de ganar las elecciones, de ahí la voluntad de Rajoy de tender puentes hacia esa parte del nacionalismo con la que es posible entenderse siempre que se dejen al margen las cuestiones que afectan al modelo territorial del Estado, donde el entendimiento es casi imposible por razones obvias.

Sin embargo, existen espacios donde con el nacionalismo no de izquierdas el PP puede encontrar motivos de acuerdo, como se está poniendo de manifiesta esta legislatura en todos aquellos asuntos que afectan a la crisis económica. ¿Debe renunciar el PP a estrechar esos espacios de acuerdo con el nacionalismo? Hacerlo sería una locura y pondría en bandeja al PSOE el gobierno durante décadas. Por eso, declaraciones como la de Fraga no contribuyen a facilitar la estrategia de Rajoy. Esa es la razón, y no otra, por la que la candidatura de Jaime Mayor Oreja a las europeas es complicada. Es verdad que se trata de unas elecciones europeas, pero en las actuales circunstancias y dadas las muchas posibilidades que tiene el PP de ganarlas, el discurso político va a estar centrado en clave nacional inevitablemente.

Rajoy se juega mucho, y de nuevo tiene que procurar, no solo ganar votos por el centro, sino que el PSOE no convoque al electorado radical que le dio la victoria el pasado 9 de marzo. Si, ya sé que los más exaltados me saldrán con lo de la renuncia a los principios y esas tonterías, pero lo cierto es que no se trata de renunciar a nada, sino de mantener firmes esos principios pero sin que, al mismo tiempo, haya quien se asuste por el lenguaje. Vale pedir que a Tardá le retiren el acta de diputado, pero no que lo cuelguen del palo mayor. Aunque él sí lo haga.

Ángel Viñas
Dudoso honor profesional
Ocurre que Viñas y compañía entienden por democracia algo parecido a lo que podían entender Stalin o Negrín, y desde luego algo muy distinto de lo que entendemos otros.
Pío Moa Libertad Digital 12 Diciembre 2008

Recuérdese que cuando Ricardo de la Cierva plantó cara casi en solitario a la sistemática falsificación de la historia por la izquierda, la derecha contribuyó a aislarle, asestándole de paso unas cuantas puñaladas traperas. Una actitud que, por inesperable, resultaba más artera que la de la izquierda y los progres.

Veo ahora en ABC una entrevista a Ángel Viñas por su último libro, y no puedo menos que acordarme de las entrevistas que me hizo la prensa de derechas por mi libro Años de hierro, es decir, ninguna. Ni siquiera reseñas. Silencio casi absoluto. Y tiene su lógica. Como dice el entrevistador, el de Viñas "es el libro de historia más esperado de este primer trimestre editorial", mientras que Años de hierro carece de todo interés para la izquierda y para la derecha, no se sabe cuál de ellas más concernida en falsificar el pasado. De hecho, agradecí a Público su entrevista, aunque de ella se valieran otros izquierdistas para intentar meterme en la cárcel.

El libro de Viñas se titula El honor de la República, honor que él deposita en Negrín y Stalin, lo cual ya lo dice todo sobre la obra y el obrero, quien fue uno de esos funcionarios franquistas de cierta confianza que con el tiempo –es decir, cuando ya no había riesgo alguno, sino muchas ventajas– se volvieron tan furiosamente antifranquistas como comprensivos hacia personajes históricos como los citados. Otro caso fue Cebrián, entre tantos otros.

¿Por qué defiende Viñas a Negrín y a Stalin? Por una razón básica: porque se opusieron a Franco. Eso les exonera de todos sus crímenes. Sobre Stalin no hace falta extenderse, cuesta poco imaginar los sentimientos de Viñas cuando Solzhenitsyn, muerto Franco, vino a Madrid a decir unas cuantas verdades poco agradables a nuestros antifranquistas. Según Viñas, Stalin defendió la democracia más incluso que el propio Negrín, proponiendo a éste, en vano, unas elecciones "para favorecer la legitimidad democrática en plena guerra". Podemos imaginar qué serían unas elecciones manejadas por Negrín y Stalin y bajo un partido comunista ya hegemónico en el Frente Popular. Pero para Viñas no hay problema, todo es "legitimidad democrática".

Encontramos aquí, como ya advertí en otra ocasión, un problema de terminología, parecido al de llamar "proceso de paz" a la colaboración con los terroristas. Viñas entiende por democracia lo mismo que entendían Stalin y Negrín. Conviene despejar estos equívocos, producto de una perversión sistemática del lenguaje, pues de otro modo entraríamos en un laberinto de argucias.

Así también, Viñas no distingue entre el Frente Popular y la República, asaltada en 1934 por los partidos que montarían el Frente Popular y liquidada por éste desde las elecciones de febrero del 36. A partir de esas elecciones completamente anómalas, se desató una vorágine de incendios de iglesias, sedes y prensa de la derecha, registros de la propiedad y otros muchos bienes, con unos 300 muertos en sólo cinco meses, que culminaron en el secuestro y asesinato del jefe de la oposición monárquica, Calvo Sotelo, una declaración de guerra en sí misma. Mientras tanto, el Gobierno vulneraba masivamente la legalidad, expulsando al presidente de la República, arrebatando actas de diputados a la derecha, depurando de elementos no izquierdistas diversos aparatos del Estado, anulando la independencia judicial, dedicando su policía a perseguir a las víctimas derechistas al tiempo que dejaba impunes los crímenes de la izquierda, etc. Como decía Madariaga, la libertad y la misma vida dejaron de tener seguridad. Pues bien, a ese panorama lo denomina Viñas "democracia", mientras que cualquier persona razonable no simpatizante de Negrín y de Stalin lo consideraría un proceso revolucionario abierto. Debemos suponer, igualmente, que a nuestro historiador no le importaría la vuelta a España de una situación similar: después de todo, no dejaba de ser una democracia, ¿no?

Asimismo, el inmenso expolio de bienes privados y públicos; la destrucción del patrimonio artístico y nacional, de bibliotecas o monasterios; la pelea posterior por el tesoro del Vita; la misma persecución, con torturas y asesinatos (lo de Nin distó mucho de ser un caso aislado), contra las mismas izquierdas disidentes; los campos de concentración peores que los franquistas; la creación del SIM, una policía política al estilo y con inspiración directa del NKVD soviético; el hambre generalizada en el 38 por una pésima gestión económica; la corrupción rampante en las compras de armas; la creación ilegal de un ejército particular de carabineros; el ilegal envío del oro a Moscú con falsos pretextos bastante bien explicados por Martín Aceña; y tantas otras hazañas de Negrín como podrían exponerse, no afectan, para Viñas, al "honor de la República". Algunos, en cambio, los consideramos hechos definitorios.

Tiene su gracia Viñas cuando, al estilo de Moradiellos y otros, cree o dice creer que Stalin se volvió demócrata en relación con España por miedo a Alemania e Italia. ¡Grandes analistas! Ese miedo no impidió al sanguinario amo de la URSS (y casi de España), ser el primero en introducir masivamente armamento, asesores y tropas especiales, o las brigadas internacionales (la Legión Cóndor y los voluntarios italianos vinieron después). Ni en dirigir el Partido Comunista de aquí hasta convertirlo en un agente suyo que se volvió el más potente de todos y ocupó las posiciones clave en el ejército y la policía, decisivos para cuando llegase una victoria que afortunadamente no les llegó. La Pasionaria, como José Díaz y otros, tienen algunas frases muy indicativas de sus intenciones que, según Viñas, ¡se opondrían a las de Stalin! Y, por supuesto, al mismo tiempo Stalin procuró la intervención de las democracias, porque le interesaba ante todo el choque entre éstas y las potencias fascistas, del que sólo podía esperar los mayores beneficios. Con esa política, trató primero de incitar a las democracias contra Alemania y, al fracasar, de incitar a Alemania contra las democracias, aliándose con Hitler para repartirse Polonia, como primera medida. Hace falta una gran pobreza analítica para creer que había contradicción de fondo entre uno y otro movimiento del "protector de la democracia española".

En fin, ocurre que Viñas y compañía entienden por democracia algo parecido a lo que podían entender Stalin o Negrín, y desde luego algo muy distinto de lo que entendemos otros. Sólo aclarando estas cuestiones previas es posible entrar en los laberintos ideológicos y argucias de aquellos autores.
Y asegura el hombre que el documentadísimo y cuidadosísimo libro de Bolloten "es una mixtificación total". Verdaderamente, qué nivel. Y cuánto honor.

ENTREVISTA EN LA HORA DE FEDERICO
Boadella: "El silencio es el auténtico rasgo diferencial de Cataluña"
Albert Boadella ha dicho adiós a Cataluña. Lo hace en su último ensayo y también en LDTV en una vibrante entrevista con Federico Jiménez Losantos.
R.Vilas Libertad Digital 12 Diciembre 2008

El dramaturgo catalán Albert Boadella ha dejado testimonio en su Adiós Cataluña (Premio Espasa de ensayo 2007) de la pesadilla nacionalista que ha destrozado la convivencia en esa región española y ha enterrado las libertades individuales.

En La Hora de Federico de LDTV, Boadella y Federico Jiménez Losantos –que también ha padecido en primera persona la intolerancia nacionalista (La ciudad que fue. Barcelona, años 70. Temas de Hoy 2007)– han diseccionado sin medias tintas y en toda su crudeza una deriva que ha conducido a esta región a un deterioro "irreversible", según coincidieron ambos.

Boadella empezó en el teatro "exactamente a los 19 años". Llega de Francia donde estudió teatro, aunque "al acabar el bachiller quería ser diplomático". Con su compañía Els Joglars consigue un rápido reconocimiento de crítica y público, especialmente en los llamados años de la transición. Un éxito que atribuye a que eran "una alternativa insólita, hacíamos un teatro que no existía en España". Boadella tira por tierra una de las muchas falacias del nacionalismo, el supuesto rechazo del resto de España a Cataluña. En esos años, recuerda, "nos llevaba en palmitas por todas partes" y "no había esa especia de conjunción tribal que se ha ido desarrollado posteriormente".

El 1 de enero empezará, oficialmente, a desarrollar su labor al frente de los teatros del Canal de Isabel II, dependientes de la Comunidad de Madrid. Él mismo define esta nueva etapa en su vida como un "autoexilio" que decide desde el momento en que le ha parecido "imposible hacer nada en Cataluña". ¿Por qué? Lo deja claro: "Un artista, alguien que tenga un principio de libertad en su mente, se le hace imposible estar en Cataluña". La creación artística –explica Boadella– en esa parte de España está condicionada al uso exclusivo del catalán y se pregunta "¿cómo es posible que mi propio gremio no haya protestado?" De nuevo, él tiene la respuesta: "El silencio es el auténtico rasgo diferencial de Cataluña; nadie quiere hacer algo que vaya contra las esencias de la tribu".

La saga de los ubús –una serie de obras satíricas que retratan al nacionalismo catalán– junto con las obras sobre Dalí y Pla (Increíble historia del Dr. Floit y Mr. Pla) han marcado su carrera artística. Boadella recuerda que cuando se estrena Ubú president Pujol "llevaba escasamente siete u ocho meses" en el poder y se acababa de salir de una dictadura de 40 años. Sin embargo, ahora, tras tres décadas de nacionalismo, "es muy difícil" que se pueda estrenar una obra satírica con el poder similar. "Aquella obra entraba a fondo en muchas cosas, no era una simple parodia", explica Boadella que no era el único que en aquellos años ya advertía del peligro para las libertades que encarnaba Jordi Pujol y el nacionalismo. También lo hizo el gran Josep Tarradellas. "Tuvimos la desgracia de que fuera tan mayor, hubiera sido un presidente sensacional", coincidieron, también en eso, Boadella y Federico. Por el contrario ha triunfado el modelo opuesto, el de unos políticos catalanes a quienes "les ha salido rentable la deslealtad con el conjunto de España".

Otra vez una pregunta y una respuesta clara. ¿Es irreversible? "Sí, yo creo que es irreversible, tengo la impresión de que vamos a una secesión, no sé en que forma, pero una secesión", comentó Boadella, al tiempo que recordó que los nacionalistas "han aprovechado las facilidades que les ha dado el Gobierno". En esta línea, explicó que "el problema ha sido la deriva descarada del PSC, en el momento en el que Maragall llega a la Generalidad se pliega a las condiciones de Esquerra Republicana y su vicepresidente –Carod Rovira– se va a charlar con los asesinos de ETA, a partir de ahí Cataluña se convierte en un régimen".

Es en ese escenario y ante la inoperancia del PP cuando Albert Boadella, Arcadi Espada y otros intelectuales, en su mayoría vinculados a la izquierda, deciden que "hay que hacer algo". En sus palabra: "Si el PP hubiera hecho su trabajo Ciudadanos no habría tenido que salir". Ahora, Boadella se ha alejado de Ciudadanos y se ha integrado en el proyecto de Rosa Díez en UPD. Recuerda cómo en los primeros encuentros de la plataforma que alumbró C's nadie quería ser diputado y decidieron ir a un congreso en el que saldría gente dispuesta a implicarse en política. Ese fue "el error –en su opinión– si Vidal Quadras hubiera accedido, hubiera sido magnífico".

Boadella se mostró de acuerdo con la negativa de Rosa Díez a unirse con Ciudadanos porque "Rosa no ha querido tener tributos en otra parte, ha querido desde el inicio un partido independiente". En este sentido, añadió que le parece "razonable porque C's han tenido muchos rifi-rafes y han vivido momentos muy difíciles". El dramaturgo bromeó con el desafortunado nombre del partido UPyD al preguntarse "¿cómo puede tener éxito con ese nombre?, debe ser masoquismo". En suma, consideró que ha habido una "falta de química, y también hay que decir que C's es un partido muy centrado en Cataluña, por eso a mí me ha interesado el proyecto nacional de Rosa".

En cuanto a las expectativas electorales de UPD en las próximas elecciones europeas, Boadella cree que "va a aumentar, pero no de forma muy muy importante, aunque sí significativo". Piensa que este partido "va a avanzar poco a poco" hasta que la gente perciba que votarles "no es tirar el voto". Para concluir con este tema, comentó que "los socialistas son los que se ponen histéricos con Rosa, pero yo creo que los votos los va atener del PP".

Su llegada a Madrid
La primera oferta de Esperanza Aguirre para dirigir los Teatros del Canal de Isabel II le llegó "hace 4 años" pero en ese momento aún vivía una etapa de "coexistencia pacífica y le dije que no". El momento en el que decide ya definitivamente decir adiós a Cataluña es "cuando mis entornos más próximos, incluso familiares y amistades, noto –cómo cuando surgió el nacional socialismo en Alemania– el asilamiento, nadie me llama, es el aislamiento total".

Es entonces cuando da el portazo a la "tribu" y "es de las épocas mejores de mi vida", señala un Boadella "extremadamente feliz, después de liberarme de ese lastre, de esa tribu maleducada, invivible". Se encuentra en "ligero de equipaje" en "Madrid, una urbe donde nadie te da lata con las cuestiones identitarias".

Para buscar una explicación de cómo se ha llegado a esta situación, Boadella explicó que "en el fondo los que vivíamos en la dictadura teníamos más sentido de la libertad, aún estando en un régimen autoritario. Es España hay poco ciudadanos –en el sentido francés de la palabra– faltan ciudadanos". Pero no sólo se debe a eso, en su opinión –cada vez más extendida– "uno de los grande errores de la Transición es la España autonómica, un sistema en el cual hay prebendas para todos, nadie quiere dejar su pequeño pastelito".

La casta política española es la principal responsable de todo esto. Así lo piensa Boadella que no deja de extrañarse ante "la cantidad de barrabasadas, en términos políticos, que están clarísimas y nadie corrige esto, ni siquiera son capaces de cambiar la ley electoral para evitar el chantaje nacionalista. Se han convertido en funcionarios de la política".

Con la inauguración oficial de los teatros del Canal –en una gala que se celebrará en febrero con la participación de los grupos de teatro que trabajan en Madrid– y la obra del 50 aniversario de Els Joglars –que se cumple el año próximo– como proyectos profesionales más inmediatos, Boadella dejó el plató de LDTV con la convicción de no perder nunca "el sentido del humor, que es lo único que nos ayuda a resistir a esta situación".

Los doce principales ataques a la Constitución
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 12 Diciembre 2008

1. “Artículo 2. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”.

La verdad es que se ha roto la solidaridad entre las Comunidades Autónomas, generándose unas innecesarias y muy irresponsables tensiones entre éstas y, en última instancia, entre los ciudadanos, que con más sentido común que sus gobernantes sólo quieren que los políticos velen por el interés general y la igualdad entre los españoles. Estamos sin duda ante el problema institucional más grave que ha experimentado España en estos últimos años.

Aunque el sistema autonómico ha sido sin duda muy ventajoso y útil en muchos aspectos, en los últimos años, con las nuevas reformas estatutarias iniciadas el año 2004 con el Estatuto de Cataluña, ha degenerado en una carrera enloquecida por la acumulación de ventajas y privilegios, elevándose barreras interiores y normas discriminatorias en educación, sanidad y otros servicios esenciales. Muchos de los nuevos Estatutos de Autonomía contradicen abiertamente a la Constitución, cuando no están concebidos como “constituciones” alternativas que rompen de hecho la unidad del Estado y atacan la igualdad y libertad de los ciudadanos.

2. “Artículo 3. 1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”.

Este derecho constitucional está siendo permanentemente vulnerado, con mayor o menor intensidad, en Cataluña, País Vasco, Galicia, Comunidad Valenciana y en las Islas Baleares con el consentimiento y apoyo de las instituciones políticas. Sin el derecho a usar la lengua común de los ciudadanos en la educación, los tratos con la administración o los servicios públicos, no hay democracia. La mal llamada “normalización lingüística” está privando de derechos básicos a la mayoría de ciudadanos españoles, sea el de escolarizar a sus hijos en la lengua común, sea el de concursar a una oferta pública de empleo en cualquier lugar de España.

3. “Artículo 9. 1. Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico”.

Estamos posiblemente ante una de las mayores anormalidades en un Estado de Derecho, esto es, que lo poderes públicos, especialmente algunas Comunidades Autónomas, no respeten la Constitución, y a veces, lo que es más increíble si cabe, con la aquiescencia del Gobierno y de la Oposición.

4. “Artículo 14. Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

No cabe por tanto la discriminación en las prestaciones sociales, sanitarias o educativas y en otras políticas que afectan a la igualdad. Hoy depende de dónde se resida para tener derechos a ciertas prestaciones y ayudas, o carecer de ellos. Se está vulnerando tanto el artículo 3.1 como el 14 de la Constitución.

5. “Artículo 19. Los españoles tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional”.

Son cientos de miles los españoles que contra su libre voluntad han tenido que cambiar su residencia en el País Vasco y en Navarra, o marcharse definitivamente a otros lugares sin desearlo, porque su vida y la de sus familias corrían peligro en sus pueblos natales.

6. “Artículo 20. 3. La Ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España”.

UPyD está sufriendo en sus propias carnes el veto a Rosa Díez en los medios de titularidad pública, lo cual es a todas luces inaceptable siendo una representante democrática de la soberanía popular, regulada en el artículo 1.2 de la Constitución. Todos los diputados y senadores representan a todos los ciudadanos, no a sus respectivos partidos, que no tienen derecho alguno a silenciar a ningún representante legal de la voluntad popular.

7. “Artículo 27. 2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”.

La tendencia al empeoramiento de la enseñanza obligatoria, con el constante incremento del abandono escolar, es el mayor problema para el futuro de nuestros jóvenes, y también para la economía, desarrollo y progreso del país. La educación está irresponsablemente transferida a las Comunidades Autónomas, con el resultado de 17 sistemas educativos que en algunos aspectos parecen de países ajenos, impidiendo la libre circulación de alumnos y profesores. Y con unos resultados verdaderamente desastrosos en algunas Comunidades Autónomas donde la educación no está al servicio de la transmisión de valores y conocimientos, sino de proyectos políticos de partido, especialmente del “nacionalismo obligatorio”.

8. “Artículo 103. 1. La Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la Ley y al Derecho”.

El irracional e ineficaz desarrollo del Estado de las Autonomías esta produciendo una situación de grave ineficacia y descoordinación especialmente en materia de Justicia, donde incluso los sistemas informáticos son incompatibles entre las Comunidades Autónomas que tienen transferida esta materia. Igual sucede en Sanidad, donde están apareciendo graves agravios comparativos de cobertura sanitaria según el territorio donde se resida, pues en unas comunidades se pueden prestar servicios que se niegan en otras. Incluso el calendario de vacunación cambia en función de la comunidad, encareciendo el proceso y descoordinándolo a conciencia. ¿Dónde está el interés general? ¿Quién vela por él? ¿Dónde la eficacia y la coordinación? ¿Y la igualdad de todos los ciudadanos?

9. “117. 5. El principio de unidad jurisdiccional es la base de la organización y funcionamiento de los Tribunales. La Ley regulará el ejercicio de la jurisdicción militar en el ámbito estrictamente castrense y en los supuestos de estado de sitio, de acuerdo con los principios de la Constitución”.

Sin embargo, en los nuevos Estatutos se está reconociendo sendos Consejos Generales del Poder Judicial por cada Comunidad Autónoma, lo que introducirá todavía más descoordinación, más ineficacia y más pérdida del interés general. Y desde luego, empeorará la ya baja calidad de la administración de justicia y su independencia como poder básico del Estado de derecho.

10. “Artículo 123. 1. El Tribunal Supremo, con jurisdicción en toda España, es el órgano jurisdiccional superior en todos los órdenes, salvo lo dispuesto en materia de garantías constitucionales. 2. El Presidente del Tribunal Supremo será nombrado por el Rey, a propuesta del Consejo General del Poder Judicial, en la forma que determine la Ley”.

En los nuevos Estatutos de Autonomía el Tribunal Supremo está quedando reducido a mero unificador de la doctrina jurisprudencial, algo insólito; pero no tanto como que el último Presidente del Tribunal Supremo haya sido nombrado, como se anunció públicamente -¡ni se guardan las formas!-, en una reunión celebrada en la sede central del PSOE en la calle Ferraz. Es evidente que la voluntad de los viejos partidos es convertir el Poder Judicial en otra terminal de sus intereses.

11. “Artículo 124. 1. El Ministerio Fiscal, sin perjuicio de las funciones encomendadas a otros órganos, tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley, de oficio o a petición de los interesados”.

¿Se ha leído esté artículo el Fiscal General del Estado?, ¿se le olvido aplicarlo a la hora de permitir que unos terroristas llegarán a algunos Ayuntamientos del País Vasco?, sus constantes cambios de interpretación de las Leyes del Estado –como la Ley de Partidos: de “Guantánamo judicial” durante el “proceso de paz”, a ley fundamental tras la ruptura de la tregua terrorista-, ¿se ajustan al interés público? Y lo mismo cabe decir de sus intervenciones en función del interés del Gobierno.

12. Y para finalizar, los problemas de la financiación, de la gestión del agua –incluidas las inaceptables utilizaciones de la reforma de los Estatutos para regular discriminaciones inconstitucionales sobre la materia, especialmente en los Estatutos de Cataluña, Aragón, Castilla-La Mancha, Región de Murcia y Comunidad Valenciana-, de la gestión del territorio, etc., consecuencias del desarrollo disparatado de los Estatutos de Autonomía. Causa de inaceptables perjuicios para el valor superior de la igualdad que nuestra Constitución destaca en su artículo 1.1. Un simple repaso por la agenda de asuntos políticos de actualidad permite constatar el poco respeto que se tiene por los siguientes artículos de la Constitución, todos ellos pertenecientes al Título VIII que regula “La organización territorial del Estado”.

“Artículo 138. 1. El Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad consagrado en el artículo 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo entre las diversas partes del territorio español, y atendiendo en particular a las circunstancias del hecho insular. 2. Las diferencias entre los Estatutos de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales.

Todas las reformas estatutarias aprobadas o en curso han procurado instituir y “blindar” privilegios de algún tipo para su comunidad, desde los recursos hídricos de una cuenca fluvial, hasta la imposición de que el Estado invierta en esa comunidad una proporción determinada de los Presupuestos del Estado, limitando en consecuencia lo que pueda invertir en otras, por necesario que sea para el interés general.

Artículo 139. 1. Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado. 2. Ninguna autoridad podrá adoptar medidas que directa o indirectamente obstaculicen la libertad de circulación y establecimiento de las personas y la libre circulación de bienes en todo el territorio español.

Curiosamente los nuevos Estatutos de Autonomía regulan una declaración de derechos por territorios autonómicos, por increíble que parezca. Los últimos, los de los castellanomanchegos del nuevo Estatuto de Castilla-La Mancha, que al parecer deben tener derechos distintos y especiales.

Artículo 149. 1. El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias. 1. La regulación de las condiciones básicas que garanticen la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de los derechos y en el cumplimiento de los deberes constitucionales”.

El Estado ha abdicado de su obligación de garantizar la igualdad y ha delegado en los poderes locales la gestión de la desigualdad, el localismo y las políticas identitarias que pretenden imponerse a la libertad de los ciudadanos de elegir lengua, educación, trabajo o partido.

Unión, Progreso y Democracia
6 de diciembre de 2008
http://www.upyd.es/index.jsp?seccion=5&noticia=14351

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña
Medios medio libres
La ilustrativa pieza del ex conseller, dirigida a reclamar para Del Olmo en Cataluña un trato diferente al recibido por La Cope, es una prueba más, por si hiciera alguna falta, de la falsedad de las "razones técnicas" invocadas por el CAC.
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 12 Diciembre 2008

Un ex conseller de Pujol y colaborador de El Periódico escribe que "quienes apuestan por la arenga permanente, el odio, el insulto, la falsedad, la mentira, la manipulación y el recurso visceral a las pasiones más bajas se excluyen ellos mismos del juego democrático". Me he dicho: ¡Por fin el establishment catalán se desmarca de Tardà y su Esquerra! Pero he seguido leyendo: "Al contrario que la Brunete mediática madrileña, Del Olmo no ha aceptado, compartido ni practicado estos planteamientos". Acabáramos.

Aquí se pide impunemente matarile para el Rey y el partido único catalán le acaricia el lomo al férvido orador. Eso no es odio, ni insulto, ni recurso visceral a las pasiones. Eso es normal. Como mucho un error. Lo intolerable es la libre opinión. La ilustrativa pieza del ex conseller, dirigida a reclamar para Del Olmo en Cataluña un trato diferente al recibido por La Cope, es una prueba más, por si hiciera alguna falta, de la falsedad de las "razones técnicas" invocadas por el CAC. Aunque el castigo, que es de lo que se trata, no debió alcanzar a Del Olmo. "No se lo merece".

Entre el CAC, las subvenciones y la siniestra confección de listas negras de comunicadores y medios, el poder nacionalista modula y modela la voz de lo público para que nada altere la modorra de un espacio que ha dejado de merecer el nombre de sociedad civil. Dicha expresión, por otra parte, ha sido arrebatada por quienes todo lo pueden para aplicarla a una red de entidades artificiales, promovidas y sostenidas a fin de perpetrar un espectacular autoengaño. A la casta política local le llegan sólo las "demandas sociales" que previamente ella ha fabricado y excitado.

Aunque en zonas más democráticas de España pueda parecer mentira, la expresión "Brunete mediática" funciona aquí con mortal eficacia. Reunidos bajo una misma etiqueta todos los críticos con el nacionalismo, la invocación de las dos palabras mágicas evita a un gran segmento de la población (crecientemente estulto) atender al contenido de las críticas. Les tapa los ojos y los oídos: no importa lo que se dice sino quién lo dice. En mi desasistido blog Heterodoxias acaba de proponer alguien una contraofensiva que calca el ardid: llamar a los medios del pesebre "Paracuellos mediática". No sé.

Izquierda liberal
Estem construint un Estat propi
Todos saben lo que han de hacer, decir y callar. Todos saben mentir, mientras nuestros gobernantes nacionales juegan a mantenerse en el poder arrojando cuanto lastre del Estado necesita el nacionalismo para seguir poniendo alambradas.
Antonio Robles Libertad Digital 12 Diciembre 2008

Palau de la Música catalana, Barcelona, 4 de diciembre de 2008. Segundo aniversario del segundo Tripartito. ERC lo conmemora a lo grande. Al fondo, de lado a lado del escenario, una inmensa valla publicitaria de carretera reza así: "Estamos construyendo un Estado propio"; y en subtitular: "Disculpen las molestias". A la derecha el emblema de ERC.

Ya no se privan. Se supone que eso da votos, pero durante años, denunciar que detrás de cientos de decisiones, presupuestos, asociaciones camufladas de las más pintorescas ocurrencias, discriminaciones positivas, manipulaciones de la historia, eventos, conmemoraciones, premios y concursos patrios, manifestaciones y pintadas, victimismos mil y el secuestro nacionalista de la escuela y el control de los medios de comunicación públicos, era suficiente para que te acusaran de romper la cohesión social, de fascista y, se te ponías impertinente, de español, que es como llamar a la mujer, mujer o al negro, negro. No sé si me explico.

Hace tan sólo un año, cuando por primera vez se me ocurrió reprochar a los señores nacionalistas desde el atril del Parlamento catalán de estar actuando como Estado sin serlo, se mostraron muy ofendidos. No porque no les gustara el fondo o mintiera, sino porque les desenmascaraba el juego.

Al cabo de los años, uno ha llegado a entender. A cada denuncia que hacíamos de los abusos nacionalistas, siempre le seguía una retahíla de satanizaciones: "Mienten", nos decían, "en Cataluña no se prohíbe estudiar en castellano", "quieren romper la cohesión social", "son enemigos de Cataluña y del catalán", etc.

Y después de tantos años, comprobamos que lo que negaban y satanizaban era tan empíricamente comprobable que no podían permitir que se difundiera. Cada una de las líneas, puntos y comas denunciados en 1981 por el Manifiesto por la Igualdad de los derechos lingüísticos eran ciertos, pero negaban al mensajero para ocultar lo que se denunciaba.

Todo, desde entonces, ha seguido el mismo proceso, desde la inmersión lingüística generalizada a las multas lingüísticas, desde actuar como si fueran Estado mientras simulan que sólo reivindican derechos históricos mancillados, a la construcción real de un Estado propio. Todos saben lo que han de hacer, decir y callar. Todos saben mentir, mientras nuestros gobernantes nacionales juegan a mantenerse en el poder arrojando cuanto lastre del Estado necesita el nacionalismo para seguir poniendo alambradas.

Ahora, como ven, ya tienen la cara dura de anunciarlo en vallas y a la vista de todos: "Estem construint un Estat propi, Disculpeu las molèsties". Pues miren, no, no les disculpamos las molestias. No les disculpamos su fatua superioridad moral, no le disculpamos que sus Juventudes de Izquierda Republicana de Cataluña (JERC) quemen públicamente nuestra Constitución en el día de su 30 aniversario o vayan a Bolivia a instigar el odio contra España; no le disculpamos que gasten millones de euros en difundir una nación excluyente que ustedes están empeñados en confundir con Cataluña, no le disculpamos que nos insulten, nos desprecien y encima vayan de víctimas por la vida; no le disculpamos que vivan del negocio nacional, a costa de nuestros bolsillos. Miren, no, ¡no les disculpamos!

antoniorobles1789@hotmail.com

El Consejo de Europa ve insuficiente el avance del gallego en la enseñanza
Un informe resalta las políticas lingüísticas promovidas por la Xunta pero asegura que la educación en lengua gallega es "insatisfactoria" porque no llega a toda la comunidad.
AGENCIAS. SANTIAGO / ESTRASBURGO. La Opinión 12 Diciembre 2008

El Consejo de Europa propuso ayer a las comunidades autónomas españolas con lenguas cooficiales que desarrollen un modelo de enseñanza basado en la "inmersión total" para aumentar la presencia de estos idiomas al tiempo que calificó de "insatisfactoria" la situación del gallego en la educación.

En un informe publicado ayer, el Comité de Expertos del Consejo de Europa criticó que la enseñanza en lengua gallega "no está ampliamente disponible" en Galicia en la Educación Primaria y Secundaria. En este sentido, alerta de que el "número de niños de educación preescolar cubiertos" por la enseñanza en gallego "sigue siendo muy bajo", alrededor del 1,3%.

El estudio reconoce que "ha habido cambios en el modelo educativo" en los últimos años y alaba las medidas llevadas a cabo por la Xunta a partir del anterior estudio del Comité de Expertos ( 2005), y "elogia particularmente" el proyecto de galescolas puesto en marcha por Vicepresidencia de Igualdade e Benestar.

Sin embargo, los expertos del Consejo de Europa consideran que estas medidas "no han producido resultados hasta la fecha" por lo que insta al Gobierno gallego a "realizar mejoras" en la introducción del gallego en el sistema educativo.

León
El informe europeo resalta las medidas para promover el uso del gallego en localidades de Castilla y León
En el documento, el Comité de Expertos de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias -que fue firmada por España el 5 de noviembre de 1992 y ratificada el 9 de abril de 2001- evalúa la situación de las lenguas regionales y minoritarias en España, a partir de un informe proporcionado por las autoridades sobre el cumplimiento de la Carta y tras una visita "sobre el terreno" realizada entre el 10 y el 14 de septiembre de 2007.

Este comité también considera en su informe "que se cumple" el compromiso adquirido por el Ejecutivo gallego de promover la lengua fuera del territorio de la comunidad donde exista una comunidad de hablantes que lo requiera. De este modo, en el documento analiza el convenio firmado con el Gobierno de Castilla y León para promover la lengua gallega en los territorios de El Bierzo y Puebla de Sanabria.

Además, los expertos alabaron el Proyecto Galauda, que ofrece a los alumnos de Edcuación Secundaria de Cataluña la posibilidad de escoger el gallego como lengua optativa y la presencia de cursos de este idioma en el Instituto Cervantes de Madrid desde 2006.

A la hora de analizar el conjunto de políticas llevadas a cabo por las comunidades con lenguas cooficiales para impulsar su idioma, el informe felicita a los Gobiernos autonómicos "por relanzar y normalizar" estas lenguas.

El informe destaca "el fuerte compromiso" de las autoridades vascas, ya que el uso del euskera se ha extendido de forma considerable en los últimos decenios, pero muestra su preocupación por la situación en la Ertzaintza y la llamada Osakidetza (Servicio Vasco de Salud). Respecto al catalán en Cataluña, lo define como "la lengua más utilizada habitualmente en la calle", cuyo empleo debe progresar con la puesta en marcha de la reforma del Estatuto de Autonomía.

Se mantienen algunas deficiencias descritas en el primer informe, como la utilización de las lenguas regionales en el ámbito judicial. A ello se añade que en Correos y Renfe "no conceden a las lenguas cooficiales el lugar que corresponde".

Los castellanohablantes no son conscientes del multilingüísmo
Un informe sobre lenguas regionales o minoritarias publicado ayer por el Comité de Ministros del Consejo de Europa subraya que la población castellanohablante, mayoritaria en España, "parece no ser suficientemente consciente" del carácter multilingüe de la sociedad española.

El comité de expertos que ha redactado el informe recomienda a las autoridades españolas "promover las virtudes del multilingüismo y la diversidad lingüística", tanto en grupos lingüísticos mayoritarios como minoritarios.

De acuerdo con el informe publicado ayer, los medios de comunicación españoles "demuestran poco interés" por la diversidad lingüística.

Aún así, el informe reconoce "el alto grado de reconocimiento y protección" del que se benefician las lenguas regionales, ya que España "ha optado por respetar los compromisos más exigentes".

Además de analizar la situación del gallego, el catalán y el euskera en sus correspondientes comunidades, el informe pide más protección el bable asturiano, la fabla aragonesa, el catalán en Aragón, el gallego en Asturias y Castilla y León, el portugués en Olivenza (Badajoz), el bereber en Melilla, el árabe en Ceuta, el romaní y el caló.

El Gobierno estatal realizó observaciones al informe y destacó la creación del Consejo de Lenguas Oficiales en la Administración General del Estado, para mejorar el acceso y el nivel de multilingüismo en la administración electrónica; la redacción bilingüe de material impreso y señalizaciones; y la mejora de la oferta formativa para los funcionarios. Según el Ejecutivo, 19.154 funcionarios hicieron cursos de formación lingüística entre 2004 y 2008, lo que equivale a 67.179 horas escolares con un coste de 1,84 millones de euros.

GALICIA BILINGÜE ACLARA LAS INFORMACIONES ERRÓNEAS
El Consejo de Europa rechaza claramente que se imponga el uso de las lenguas regionales
Algunos medios y agencias de prensa españolas han informado erróneamente sobre un informe del Consejo de Europa. Como aclara Galicia Bilingüe, el informe dice claramente que la inmersión lingüística no se debe aplicar "de manera obligatoria a todos los niños."
Libertad Digital 12 Diciembre 2008

Ante las informaciones erróneas y las más que previsibles manipulaciones por parte de los nacionalistas, Galicia Bilingüe aclara que el informe anual del Consejo de Europa sobre la aplicación de la Carta Europea para las Lenguas Regionales o Minoritarias no sólo no avala la imposición de las lenguas regionales en la enseñanza, sino que aboga por la libertad de elección lingüístico, hasta el punto de que ni siquiera establece la necesidad de estudiar la segunda lengua como asignatura para todos los alumnos.

Para que quede claro lo que dice el informe, nos limitamos a reproducir de forma textual dos párrafos que no dejan lugar a dudas de cual es la postura del Consejo de Europa:

* Al igual que para las otras lenguas de la Parte III [una clasificación, vendrían a ser las cooficiales], el Comité de Expertos recuerda que España ha optado por el mayor nivel de compromiso en lo que atañe a la educación preescolar, primaria y secundaria; es decir, hacer que en todos los niveles sea posible la educación en la lengua minoritaria o regional. El Comité de Expertos entiende que este compromiso significa que se facilitará la educación en gallego en los territorios donde se use el gallego. La carta no pide una educación obligatoria en gallego para todos los alumnos, sólo que tal educación se facilite de tal manera que todos los alumnos reciban la educación en gallego si los padres así lo eligen.

* En la mayor parte de las comunidades autónomas, la educación en la lengua cooficial se basa en un modelo con estructura bilingüe. Sin embargo, eso no se corresponde con los comopromisos adoptados por España, que implican una oferta de modelos educativos impartidos esencialmente en las lenguas regionales o minoritarias. El desarrollo de un modelo de "inmersión total" como cúspide del modelo bilingüe es el objetivo hacia el que todas las comunidades autónomas implicadas deeberían aspirar en vista a cumplir gradualmente con los compromisos adquiridos. Más aún, un sistema basado en una educación esencialmente en la lengua se supone que se ha de facilitar para aquéllos que lo soliciten, pero no de manera obligatoria a todos los niños.

El Consejo de Europa aboga por la «plena inmersión» en catalán, vasco y gallego
MARÍA JESÚS CAÑIZARES ABC 12 Diciembre 2008

BARCELONA. El Consejo de Europa asegura que las comunidades españolas con lenguas cooficiales deben aspirar a una «plena inmersión» en sus sistemas educativos, según un informe donde se evalúa la situación de las lenguas minoritarias y regionales. El informe fue elaborado a instancias del Consejo de Ministros europeo y a partir de una visita «sobre el terreno» realizada por un comité de extranjeros en 2007. Un informe basado en otros aportados a su vez por partes interesadas (los gobiernos autonómicos, por ejemplo) y que el Estado español no ha sido capaz de matizar. Por ello, el informe asume los planteamientos que esgrimen los nacionalistas.

El Consejo recomienda «proteger y promover las lenguas aragonesa y catalana en Aragón», así como potenciar «el gallego en Castilla y León, el portugués en Olivenza (Badajoz), el bereber en Melilla y el árabe en Ceuta».

Los «expertos» destacan el esfuerzo de los gobiernos catalán, gallego y vasco para impulsar sus respectivas lenguas y, en el caso de Cataluña, se señala que la puesta en marcha de la Ley Orgánica sobre la reforma del Estatuto permitirá que el catalán progrese aún más. «La elaboración de un modelo de «plena inmersión» sumado al modelo bilingüe es el objetivo que todas las comunidades interesadas deberían tratar de alcanzar», indica el documento. Admite que «existe supuestamente un sistema basado en la impartición de educación fundamentalmente en la lengua cooficial para todos aquellos que los solicitan, pero este sistema no debe ser obligatorio para todos los niños».

Los extranjeros se vanaglorian de que el catalán se haya convertido en la lengua de oficio del sistema educativo, aunque entiende que el sistema prevaleciente en todos los niveles es el bilingüe o de «conjunción lingüística». No ocurre lo mismo en el ámbito judicial, donde los autores defienden un marco jurídico «para que quede claro que las autoridades penales, civiles y administrativas de Cataluña llevarán a cabo los procedimientos en catalán».

Aseguran haber comprobado sobre el terreno que la lengua catalana es la «lengua más comunmente utilizada en la vida pública». En Galicia, el Consejo denuncia la falta de alumnos que estudian en gallego, algo que sucede también en Baleares. Respecto a la Comunidad Valenciana, «falta desarrollar un modelo de enseñanza esencialmente en valenciano, en todos los niveles de enseñanza y en todo el territorio»

En el País Vasco, se destaca el progreso del euskera, aunque esta evolución es mejorable. En Navarra, los expertos detectan deficiencias respecto a la presencia del euskera en los medios de comunicación. El comité de expertos reclama a las autoridades españolas información sobre la situación del romaní y el caló.

Pide protección para el bereber en Melilla, el árabe en Ceuta y el gallego en Castilla
El Consejo de Europa reclama la «inmersión total» en catalán y euskera
12 Diciembre 08 - F. de la Peña La Razón 12 Diciembre 2008

estrasburgo- El Consejo de Europa parece desconocer las dificultades que tienen aquellos que pretenden «vivir» en castellano en las comunidades con lengua cooficial.

Ignora las denuncias de cientos de padres que no pueden escolarizar a sus hijos en la lengua oficial y común y obvian las dificultades de manejarse en castellano en las administraciones autonómicas. Por eso, quizá, apostó ayer porque las comunidades autónomas desarrollen un modelo de enseñanza de «inmersión total» en las lenguas cooficiales.

En un informe publicado ayer por el Comité de Ministros, que preside España, y que fue realizado con un estudio «sobre el terreno» entre el 10 y el 14 de septiembre de 2007, recomienda a las autoridades de nuestro país que «tomen medidas para adoptar un marco jurídico específico de protección y promoción del aragonés y el catalán en Aragón» y que «precise el estatus y adopte medidas de protección y promoción del bereber en Melilla, el árabe en Ceuta, el gallego en Castilla y León y el portugués en Olivenza».

En concreto, los expertos del Consejo de Europa consideran «insuficientes» las medidas tomadas a nivel estatal para «garantizar que toda parte que lo demande tenga verdaderamente la posibilidad de utilizar una lengua cooficial durante un procedimiento judicial o en sus relaciones con la Administración». Además, el documento evalúa la situación región por región.

En Cataluña, observa, debería «progresar» el empleo del catalán, con la «puesta en marcha de la Ley Orgánica sobre la reforma del Estatuto de Autonomía», aunque reconoce que el catalán «es la lengua más comúnmente utilizada en la vida pública».

En el País Vasco, el uso del euskera «se ha extendido de manera considerable en las últimas décadas» y sostiene que «las autoridades vascas han mostrado un compromiso fuerte hacia su desarrollo lingüístico». No obstante, asegura que son «posibles» algunas «mejoras», especialmente «en el campo de la enseñanza técnica y profesional», y afirma que la Ertzaintza es aún «sujeto de preocupación».

Para Navarra, los «problemas identificados en el primer ciclo de seguimiento» relativos a la presencia del euskera en los medios «siguen siendo de actualidad» y advierte de que la televisión digital podría «poner en peligro las dos cadenas locales que emiten en euskera». También apunta a «problemas» en la educación, en especial en la enseñanza técnica y profesional, y recalca que la Administración «en Pamplona no asegura sus servicios en euskera», informa Ep.

Recortes de Prensa   Página Inicial