AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 14 Diciembre 2008

Aquelarre etarra en Usúrbil
Editorial ABC 14 Diciembre 2008

ETA ha dado en Usúrbil la réplica al último movimiento táctico del Gobierno consistente en el acercamiento al País Vasco de una serie de presos etarras aún en prisión. Los presos acercados tienen más fama -sobre todo asesina- que relevancia dentro de la organización terrorista y sus posiciones críticas sobre la «lucha armada» son conocidas. En agosto de 2005, Múgica Garmendia «Pakito» y Aracama Mendía «Makario», entre otros, manifestaron por escrito el fracaso de la «estrategia militar» de ETA, sin condenar sus asesinatos ni pedir perdón por el dolor causado. Fueron expulsados de la organización terrorista, lo que entonces fue recibido por algunos medios entusiastas de la negociación política como una decisión que ETA tomaba para facilitar el diálogo con el Gobierno. Así está escrito. Al margen de que los experimentos de aprendiz de brujo no suelen tener resultado con ETA -como el de atizar discordias entre sus presos-, es cierto que el colectivo de presos etarras representa un frente estratégico de ETA muy presionado por las reformas legales aprobadas por los gobiernos de Aznar, como la del cumplimiento íntegro de las condenas, y la «doctrina Parot» creada por el Tribunal Supremo, con la oposición, en su momento, de la Fiscalía General. Además, los éxitos reiterados de las Fuerzas de Seguridad en los últimos meses han recuperado la eficacia de la lucha policial, en la que el Gobierno debe seguir contando con el apoyo del PP y de la opinión pública, aunque ese apoyo no pueda ser extensivo a la actuación pasiva y confusa del Ejecutivo en la erradicación de ETA de las instituciones locales del País Vasco.

Por tanto, ETA sí tiene motivos para preocuparse por el desánimo de los presos y por los efectos en cadena que puede tener en sus familias y, en general, en su condición de causa de movilización de la izquierda proetarra. Este estado de cosas es lo que ayer quisieron neutralizar más de un centenar de ex presos etarras, reunidos en Usúrbil, localidad guipuzcoana gobernada por ANV. El acto fue un nuevo aquelarre de ETA, una reafirmación en los mensajes más ortodoxos y radicales de la banda terrorista, y una advertencia con dos destinatarios: por un lado, los presos que pudieran aceptar fórmulas de reinserción, ya señalados por ETA en su último comunicado; y, por otro, el Gobierno, avisado de que la banda terrorista aún tiene capacidad para controlar la disciplina de los terroristas encarcelados. Los proetarras, al mismo tiempo que repudiaron el acercamiento de sus ex compañeros producido la semana pasada, denunciaron lo que ellos califican como política de «aniquilación» en las cárceles, y reclamaron la vuelta a la negociación política y la excarcelación de todos los presos. Nada distinto de lo que dice ETA en sus comunicados. La celebración de este acto de apoyo a la estrategia de ETA en su frente penitenciario debería tener consecuencias legales y políticas. Para ETA, el control sobre sus presos ha sido un capítulo más de su estrategia terrorista, encomendado a grupos sometidos a sus directrices, como Gestoras Pro Aministía, cuyos dirigentes fueron recientemente condenados como integrantes de organización terrorista. El acto de ayer fue un instrumento puesto al servicio de ETA, con una calificación jurídico penal que, ya sea de integración, colaboración o ensalzamiento del terrorismo, justifica la apertura de una causa penal. Aun dando por razonable la decisión de no suspender cautelarmente la celebración de este acto -como solicitó al juez Santiago Pedraz la asociación Dignidad y Justicia, en una más de sus encomiables iniciativas judiciales-, los resultados merecen otra valoración.

Por otro lado, ANV vuelve a estar presente en un acto proetarra, en cuya organización ha cooperado activamente aprovechando que gobierna su ayuntamiento. Hace tres meses, ANV fue declarada ilegal y disuelta por formar parte de ETA. Tres meses después sigue funcionando a plena satisfacción de la banda terrorista. El Gobierno podrá escudarse en alambicados razonamientos técnicos para justificarse, pero la impunidad de hecho en la que se mueve ANV es un escándalo en toda regla.

ETA saca provecho de la confusión
Mientras el Ejecutivo se empeña en hacernos creer el mito del terrorista bueno, quizá como prólogo a una nueva fase de diálogo y negociación, ETA se reafirma en sus objetivos y en el medio para conseguirlos, que no es otro que la violencia.
EDITORIAL Libertad Digital 14 Diciembre 2008

En medio de la polémica suscitada por el acercamiento de algunos presos etarras al País Vasco, la banda terrorista aprovecha el enésimo juego de equívocos provocado por el Gobierno para intentar convertirse en árbitro de la política española. Así, lejos de ser un llamamiento a la paz o al abandono definitivo de las armas, el manifiesto de los 100 ex presos de ETA el sábado en el acto de afirmación celebrado en la localidad de Usurbil sólo puede ser interpretado como una nueva amenaza a menos que el Estado de derecho ceda ante los asesinos y proceda a la amnistía de los terroristas encarcelados.

Mientras el Ejecutivo se empeña en hacernos creer el mito del terrorista bueno, quizá como prólogo a una nueva fase de diálogo y negociación, ETA se reafirma en sus objetivos y en el medio para conseguirlos, que no es otro que la violencia contra la población. Rendición, y no negociación, es lo que los terroristas reclaman, tal y como vienen haciendo desde hace décadas. Poco importan los términos en que se expresen cuando sus intenciones están tan claras, como demuestran los últimos asesinatos perpetrados por la banda y las múltiples acciones criminales que planeaban los comandos y unidades desarticuladas a lo largo de este año.

Por desgracia, no parece tan claro el objetivo del Gobierno a pesar de la firmeza retórica de Pérez Rubalcaba, quien ha reiterado que "ETA acabará como los GRAPO" y que con los terroristas ya no cabe diálogo alguno. Unas palabras que suenan bien, aunque carecen de credibilidad debido a que, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, podrían ser matizadas o incluso desmentidas en cualquier momento por el presidente del Gobierno. No sería la primera vez que los socialistas mienten, diciendo una cosa y haciendo la contraria. Dados los antecedentes, cabe exigir a Rodríguez Zapatero una clarificación inmediata de la política antiterrorista del Gobierno y una declaración solemne de intenciones. De poco sirve que el ministro del Interior se decante por la lucha policial contra el terrorismo mientras el jefe del Ejecutivo sigue moviéndose en el terreno de la ambigüedad, como evidenció hace pocos días cuando justificó la presencia de ANV en las instituciones apelando a la libertad y al pluralismo, justo los que los miembros de este partido ilegalizado niegan a quienes no piensan como ellos.

Por lo tanto, no nos parece justificada la confianza que Federico Trillo, portavoz de Justicia del PP en el Congreso de los Diputados, deposita ahora en el Gobierno, pocas horas después de que Mariano Rajoy denunciase la ambigüedad de Rodríguez Zapatero. Tampoco está clara la postura del partido de la oposición respecto a la política antiterrorista del Gobierno, algo sumamente grave si tenemos en cuenta que en pocos meses se celebrarán elecciones al Parlamento Vasco. Tal vez la confusión beneficie al PSOE, pero en nada ayudará a las expectativas del PP emular el mal ejemplo socialista pidiendo a sus votantes un cheque en blanco.

Todos sabemos lo que quieren los terroristas. Sin embargo, el doble discurso y las contradicciones del Gobierno y del principal partido de la oposición sólo siembran las dudas entre una ciudadanía harta de medias verdades. No se puede estar contra ETA y a favor de ANV, de la misma forma que resulta incoherente criticar a Rodríguez Zapatero y elogiar a Rubalcaba. Bastante grave resulta que el Gobierno no sepa lo que hace para que además le salgan imitadores en la oposición.

El relato final
JAVIER ZARZALEJOS El Correo 14 Diciembre 2008

Hace unas semanas, el historiador británico Michael Burleigh presentó en Madrid su última obra con pretensiones enciclopédicas, 'Sangre y rabia, una historia cultural del terrorismo'. En el acto, Burleigh hizo unas declaraciones que fueron recibidas con cierta sorpresa al afirmar que el proceso de paz en Ulster había sido consecuencia de la «derrota militar total» del IRA, infiltrado por el espionaje británico.

Estas observaciones sorprendieron porque chocaban con el relato idealizado, construido en torno al 'proceso de paz' en Irlanda del Norte, un relato en el que está ausente el esfuerzo policial de la lucha contra el terrorismo del IRA y la importancia decisiva de la eficacia de ese esfuerzo para que el balance de la violencia ejercida legítimamente por el Estado se volviera en contra de los terroristas.

Es evidente que la derrota policial de una banda terrorista es un final menos atractivo política y mediáticamente que una escenificación en la que se cuenta cómo los terroristas son hábilmente convencidos de que deben enmendarse y dejar de matar, gracias a políticos sensibles que aceptan, de modo muy realista, que al final siempre habrá que negociar, en el marco de procesos que, por fin, aborden las 'causas profundas' del terrorismo, solucionen los 'conflictos políticos subyacentes' a partir del reconocimiento del dolor sufrido por todas las partes implicadas, en estrictos términos de equivalencia moral y valor cívico, claro está. Es imprescindible, además, que este guión alabe la altura de miras de los que, en aras de la paz, renuncian a reclamar la prevalencia del sufrimiento de los inocentes sobre el de los asesinos. Por la misma razón -siempre la paz- es preciso enmarcar la culpa de estos en contextos atenuantes de responsabilidad colectiva. Es clave reivindicar 'el método' seguido en el proceso que exige, sobre todo, no levantarse nunca de la mesa, mantener siempre una línea de comunicación hasta en los peores momentos y transformar los actos asesinos en tiempo teórico de paz -por ejemplo, con un coche bomba en una terminal de aeropuerto- en accidentes con valor puramente táctico que se explican según la lógica de la negociación por la necesidad de los terroristas de poner presión sobre sus interlocutores. El diálogo, naturalmente sin condiciones previas, debe acreditarse como el instrumento con propiedades creativas inmanentes que, utilizado por gentes con las necesarias dotes políticas, consigue superar las brechas de incomunicación que constituyen la causa real de la persistencia de los terroristas en su actividad violenta. Y las víctimas -que nadie duda que siempre tendrán nuestro apoyo- deben ser conscientes de que la paz exige esfuerzos a todos, también a ellas, para que no transformen su natural dolor en un deseo incondicionado de venganza que obstaculice el ilusionante camino, ahora sí, hacia la paz. Fin del guión.

No es de extrañar que este glamoroso relato, falso como un espejismo y peligroso hasta lo letal pero tan tentador, chirría cuando alguien rompe la magia y señala a la derrota de los terroristas por la fuerza del Estado como auténtica causa de la paz. Pero además de poner negro sobre blanco que una sociedad democrática alcanza la paz -la paz civil, se entiende- cuando el Estado gana y los terroristas pierden, así sin más, es preciso recordar que semejante relato no es neutral; que no es simple exhibicionismo, ni puro oportunismo en busca de réditos mediáticos o políticos, sino que conlleva graves consecuencias y significa pagar un precio innecesario por el final de la violencia terrorista que puede poner en entredicho la victoria misma que se quiere rentabilizar.

En una mesa redonda organizada hace unos días por la Fundación Gregorio Ordóñez, el catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Ulster, Henry Patterson, una autoridad académica indiscutida en el estudio del terrorismo norirlandés y el proceso de paz, hizo una recomendación escueta pero precisa: «aprendan las lecciones de Irlanda del Norte, pero aprendan las lecciones correctas». Porque es necesario recordar que los moderados, los moderados de verdad, que en Ulster protagonizaron sobre el terreno el impulso para el final del terrorismo y tejieron el acuerdo político para establecer instituciones de autogobierno, quedaron centrifugados por la odiosa convergencia de extremistas predicadores del odio religioso como el líder unionista Iain Paisley y por dirigentes terroristas responsables de una carnicería de décadas como el jefe del IRA, Martin McGuiness. Ambos, en esta odiosa coalición, terminaron repartiéndose el poder y condenando al olvido a personalidades como David Trimble y John Hume.

Conviene recordar igualmente que esa escenificación de la paz en Ulster ha caído sobre las espaldas de las víctimas, agraviadas por la excarcelación anticipada de terroristas culpables de los crímenes más brutales, que ya ni siquiera pueden ser llamados terroristas pues el nuevo lenguaje de olvido e impunidad exige referirse a ellos como 'antiguos combatientes'. Este lenguaje es sólo una parte de la obscena legitimación retroactiva del terrorismo que ha terminado por ser asumida como una condición para preservar la paz. De este modo, a la acracia semántica que transforma terroristas impunes en antiguos combatientes se añade el vacío cívico que se llena con la disolución de responsabilidades y la reescritura de la historia. Más que esa 'salida' que habría que ofrecer a una banda derrotada, parece haberse ofrecido a los terroristas la entrada en una historia fabricada a base de luchadores, equivocados y excesivos, sí, pero acreedores a una valoración comprensiva, dadas las circunstancias.

En nuestro país, donde no por casualidad hay un olfato social muy desarrollado para estas cosas, reaparece la expectativa de una negociación con los terroristas. Cuando menos puede decirse que, como hipótesis, no sería descabellado pensar que esa opción sigue viva en los cálculos de un Gobierno deseoso de rehabilitar su costosa y errónea estrategia de la pasada legislatura. ETA vislumbra una derrota que lleva escrita desde hace tiempo y sólo puede esperar -y no sería poca cosa- que un nuevo error del Gobierno la aplace.

Pero si el Gobierno no cometiera ese error y ETA estuviera literalmente derrotada, esa negociación que puede albergar como baza final el Gobierno no sería ya la aplicación de un 'modelo de solución', porque la derrota habría solucionado el problema, sino la construcción del relato final en el que debería cobrar todo su valor el esfuerzo político y social que habría conducido a ese desenlace feliz para la sociedad. Y cuando ese momento llegue, habrá que recordar que no hay más narrativa aceptable que la que detalle la derrota de los terroristas, que todos los precios han sido ya pagados en el sacrificio de las víctimas; que es preciso impedir que con la coartada de la generosidad, el terrorismo sea recompensado con rastro alguno de legitimación en una narrativa que sólo puede tener como héroes a quienes de verdad lo son, es decir, los que se han opuesto al terror, los que lo han combatido y los que lo han sufrido. La victoria sobre el terrorismo, que cuando llegue en plenitud lo será de la democracia y del Estado de Derecho, no se puede malbaratar; así que después de luchar para derrotarlo, la última tarea -en primer término para el Gobierno- será impedir que su cepa letal sobreviva en la manipulación del relato final.

Aviso a los presos
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 14 Diciembre 2008

f.dominguez@diario-elcorreo.com

Los presos de ETA tienen en estos momentos dos representantes oficiales, defensores de la ortodoxia que marca la dirección de la banda. Uno es Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, 'Txikierdi', y el otro Ana Belén Egüés Gurrutxaga, 'Dolores'. El primero cumple condena en la prisión gaditana de Puerto III, la segunda en la de Huelva. Imposible llevarlos más lejos del País Vasco sin sacarlos de la Península.

Hace cuatro años, ETA expulsó de sus filas a Francisco Múgica Garmendia y a Ignacio Arakama Mendia, junto a otros cuatro reclusos más, por haber defendido el abandono de las armas. Desde hace mes y medio 'Pakito' se encuentra en la prisión de Zuera (Zaragoza) y su compañero llegará en los próximos días al mismo centro. Las diferencias entre los críticos y los oficiales son mil kilómetros en contra de estos últimos.

Cualquier movimiento penitenciario con los presos es recibido por ETA como una declaración de guerra. Quienes ven en la política penitenciaria selectiva (que combina acercamientos con alejamientos) un gesto para preparar una futura negociación se equivocan de medio a medio. Todo lo contrario: son un obstáculo a cualquier negociación. A la vista está que cuando el Gobierno dialogaba con ETA se abstuvo de mover presos, con la excepción del caso de De Juana Chaos, en el que el miedo pesó más que cualquier otra consideración.

Era evidente que la reactivación de una política penitenciaria en clave de premios y castigos iba a ser contestada por la organización terrorista, que no está dispuesta a quedarse de brazos cruzados ante operaciones que pudieran amenazar la unidad de sus reclusos.

No hay más que ver la reacción histérica que hubo el pasado mes de febrero como consecuencia de una entrevista mantenida en la prisión de Logroño por un asesor de la oficina de víctimas del Gobierno vasco con el etarra Kepa Pikabea. El encuentro no tenía más objeto que hacer un informe sobre víctimas del GAL -Pikabea fue herido en un atentado-, pero a ETA se le encendieron todas las luces rojas, distorsionó el sentido de la cita y respondió expulsando del colectivo de presos a Pikabea y a 'Txelis', quienes, por cierto, ya se habían ido voluntariamente meses antes. Las secuelas de aquella cita -ocurrida en diciembre de 2007- todavía se reflejaron en el comunicado de ETA del pasado mes de noviembre que atacaba con virulencia a Maixabel Lasa.

La puesta en escena de ayer en Usurbil pretende dar una respuesta a los movimientos del Ministerio del Interior, pero sobre todo quiere dejar claro a los propios presos que ETA y su entorno no aceptan que ningún recluso tenga la tentación de acogerse a esos beneficios penitenciarios. Era un recordatorio a los amigos presos.

El valor del empresario
EDITORIAL El Correo 14 Diciembre 2008

ETA siempre ha hurgado en los proyectos que suscitan debate social buscando plataformas que le permitan encuadrar a sus seguidores y camuflar la que es su única esencia: la violencia terrorista y el afán por imponer por la fuerza su visión totalitaria del País Vasco. Un papel de 'vanguardia armada' de movimientos reivindicativos, legítimos en origen, que jamás ha dejado a la improvisación y que prepara a través de su estructura civil y de organizaciones satélites. Primero fue la central nuclear de Lemoiz; después, la autovía de Leizaran; y, ahora, la construcción de la red de alta velocidad ferroviaria.

En los tres casos, ETA reclamó para sí la oposición y la tradujo en sabotajes y asesinatos, poniendo colofón a una estrategia que no tenía ni tiene otro sentido que intimidar, convulsionar y perturbar la convivencia. No hay ningún proyecto de sociedad, ni sentimiento de clase, ni modelo de país detrás de la muerte de Inaxio Uria. Sólo la necesidad que toda banda terrorista tiene de objetivos sobre los que volcar su empeño destructor. Y las grandes apuestas de país, sometidas por su trascendencia al escrutinio y la discusión públicas, son frentes abonados para su intervención criminal. Pero aunque el TAV sea para ETA un blanco circunstancial y aunque cualquier interpretación de sus acciones corre el riesgo de darles una consistencia que no tienen, no deja de ser elocuente su obsesión por entorpecer toda iniciativa vertebradora del país, toda infraestructura que lo conecte con la modernidad. Una obcecación que se corresponde con su persecución implacable del empresariado como pieza clave en el progreso de Euskadi y en el bienestar de su ciudadanía. Sus extorsiones, secuestros, bombas y asesinatos muestran un ensañamiento que da un valor especial a una casta de emprendedores que, pese a la certeza de la amenaza, siguen en Euskadi generando riqueza para sus habitantes.

Ya que ETA ha elegido el TAV como campo de confrontación, es el momento de que la sociedad y las instituciones hagan de su construcción una prioridad no sólo económica o viaria, sino también ética. ETA mancha cualquier movimiento que 'apoya' y con sus actos mafiosos también ha contaminado la causa de quienes defienden con convicción y justo derecho otras fórmulas ferroviarias para Euskadi. El momento actual exige unir esfuerzos y poner todos los medios para que la infraestructura se realice. La reunión celebrada esta semana entre representantes, al más alto nivel, de los gobiernos central y vasco y del empresariado, para elevar al máximo la protección de cuantos intervienen en la obra, es una garantía de colaboración y compromiso. Las vías del TAV son la mejor respuesta a ETA y el homenaje adecuado a quienes, como Inaxio Uria, hacen del trabajo diario su apuesta por un Euskadi desarrollado y tolerante.

¿A qué espera Zapatero para echar a ANV de los ayuntamientos?
Antonio Jiménez elsemanaldigital 14 Diciembre 2008

No es la primera vez que las Fuerzas de Seguridad del Estado refieren un episodio como el protagonizado por el "valiente gudari" Iriondo en el momento de su detención. Al pistolero etarra le pudo el miedo -como narró El Semanal Digital- e hizo lo que suelen hacer todos los de su calaña cuando en décimas de segundo se debaten entre enfrentarse a la policía o entregarse sin más, convencidos de que al menos siempre podrán contarlo, no como sus víctimas, aunque mojen los pantalones.

El tal Iriondo degeneró en una fría y descontrolada micción cuando le apuntaron con el arma policial, consecuente con el miedo que sienten los terroristas de ETA cada vez que se enfrentan, sin el ventajismo cobarde del tiro en la nuca, cara a cara con las fuerzas policiales. La última y brillante operación contra ETA a uno y otro lado de los Pirineos, ha evidenciado además, otra vez, la suficientemente probada relación entre la banda terrorista y ANV, Acción Nacionalista Vasca, su brazo político municipal.

La madre del citado Iriondo, presunto jefe terrorista en sustitución del encarcelado "Cheroki", es concejal de ANV en Lasarte donde el cabecilla etarra asesinó a un compañero de su progenitora, Froilán Elespe, concejal del PSE, y otro de los detenidos en Irún figuró en las listas electorales que la formación proetarra presentó en Guecho. Datos que avalan aún más la urgente y necesaria disolución de los 42 ayuntamientos, vascos y navarros, donde gobierna ANV.

El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, sin embargo, no comparte con el PP esa urgencia al posponer hasta febrero, una vez concluidas las vacaciones parlamentarias navideñas, el debate de la proposición no de ley popular que tiene por objeto echar de los ayuntamientos a los proetarras y que sus alcaldes no toquen ni un euro de los 8.000 millones que el gobierno destinará a las corporaciones municipales para animar sus magras economías.

El PSOE vetó la iniciativa popular con la excusa de que estudia más reformas legales que garanticen el objetivo compartido de sacar a ANV de los ayuntamientos. Sin embargo, el apartado 2 del artículo 61 de la Ley de Bases de Régimen Local, añadido en la modificación de 2003, es suficiente, como demuestra el informe jurídico remitido por el PP al Gobierno, para iniciar desde ahora mismo el proceso de disolución de las corporaciones de ANV tras quedar acreditado que sus concejales "han dado cobertura o apoyado, expresa o tácitamente, de forma reiterada y grave, al terrorismo y a quienes participan en su ejecución, lo enaltecen o justifican, y menosprecian o humillan a las víctimas o a sus familiares".

Todos estos supuestos delictivos fueron expresamente detallados en el citado artículo 61 con el fin de hacer realidad la decisión de aislar a los terroristas y en ellos han incurrido los alcaldes y concejales de ANV de Hernani, Baracaldo, Mondragón , Azpeitia, Elorreo, Durango, etc, desde 2007 hasta hoy, al negarse a condenar los asesinatos y atentados de ETA.

Ésta, entre otras, es la razón por la que el Tribunal Supremo decidió su ilegalización el pasado mes de septiembre. Por tanto resulta incomprensible que el Tribunal Supremo establezca con rotundidad que ANV es un "partido que ha acabado colaborando reiterada y gravemente con Batasuna, complementando y apoyando políticamente, en consecuencia, a ETA" y el Gobierno de Zapatero aún cuestione por insuficientes, los resortes legales que ésta sentencia y la Ley de Régimen Local, artículo 61, le brindan para echar al brazo político de ETA de los ayuntamientos.

Al Gobierno le falta voluntad política para liderar la iniciativa y le sobran excusas, sólo explicables desde una óptica partidista e interesada que apunta a las inmediatas elecciones en el País Vasco.

ETA moviliza a sus ex presos para cerrar filas en la defensa de sus objetivos criminales
Ortodoxia terrorista en Usurbil
Editorial LR 14 Diciembre 2008

Un centenar de ex presos de ETA comparecieron ayer públicamente para reiterar el más ortodoxo discurso etarra sobre el denominado frente carcelario en una escena poco habitual que lamentablemente no fue impedida por la autoridad judicial. El acto, que tuvo lugar en el frontón de la localidad de Usurbil (Guipúzcoa), un feudo gobernado por la ilegalizada Acción Nacionalista Vasca, se produjo días después de que el Ministerio del Interior confirmara el acercamiento a cárceles próximas al País Vasco de varios dirigentes históricos de la banda, también responsables y protagonistas de algunas de las etapas y episodios más sanguinarios de ETA. Los ex reclusos terroristas cerraron filas en defensa de los tópicos y postulados más duros y falaces de la organización criminal. Hablaron del «carácter represivo y negador del Gobierno español», de una «estrategia para la aniquilación» de los etarras internos, del «todo vale para acabar con la lucha independentista», de «buscar la división» de los reclusos para «alargar el conflicto sin fin» y, lo que es más relevante, después de defender «una solución dialogada y política», la condicionaron a «la necesaria vuelta a casa» de todos los terroristas. El centenar de ex presos repitió una a una las consignas ya conocidas en una alocución que vino a demostrar la nula capacidad de los proetarras para escuchar al mismo pueblo que dicen defender.

La interpretación del ministro Pérez Rubalcaba sobre este acto fue que la política de traslado de presos «no le gusta nada» a la banda, lo que «debería decirnos algo sobre si está bien encaminada». Como bien recalcó el ministro, las decisiones penitenciarias forman parte, dentro de las leyes, de la estrategia antiterrorista, y es legítimo y necesario que se actúe en ese apartado con todas las posibilidades abiertas.

Que a ETA le moleste o no lo que ocurra con sus presos es un dato relativamente importante para el objetivo que el Estado de Derecho debe fijarse como prioritario: la derrota incondicional de los terroristas. En este punto, sin embargo, es obligado hacer constar que el acercamiento de reclusos con un historial sanguinario y brutal, que no se han arrepentido ni han pedido perdón por sus crímenes, es un trago amargo e injusto para las víctimas. Su indignación ante acontecimientos de esa índole está sobradamente justificada y debe ser entendida, sobre todo porque no se acaban de vislumbrar ni de apreciar los beneficios que para la lucha antiterrorista tiene esta discrecionalidad para alterar la eficaz política de dispersión.

La proclama leída ayer por ese centenar de ex reclusos confirma que ETA y su entramado están muy lejos de sentirse vencidos, como sucediera en los últimos años del Gobierno Aznar con la aplicación global del Pacto Antiterrorista. Aquella experiencia sirvió para demostrar que la eficacia policial y judicial debe ir acompañada de una firmeza política en la utilización de todos los instrumentos que las leyes contemplan. Las últimas detenciones de terroristas y la estrategia penitenciaria no tendrán la necesaria eficacia si ANV sigue en el gobierno de decenas de municipios vascos y navarros e incluso, en el colmo de la sinrazón, resulta beneficiada con el dinero del Plan de Financiación Local del Estado. El escepticismo del Partido Popular sobre la voluntad real en la lucha antiterrorista del Gobierno, mientras no emprenda acciones para disolver los ayuntamientos proetarras, es razonable. Para disiparlo, el Ejecutivo sólo tiene que promover la acción contra ANV, que cuenta, a nuestro entender, con el suficiente soporte legal.

Simpleza presidencial
M. MARTÍN FERRAND ABC 14 Diciembre 2008

ENTRE las notas que mejor definen al impreciso José Luis Rodríguez Zapatero figura, sin duda, la de su desparpajo. Su facilidad para no decir nada, y salir con ello de cualquier atolladero, resulta pasmosa. Es un gran especialista en afirmaciones rotundas que no admiten respuesta porque son tan obvias que resultan inimaginables sus contrarias. Ahora, cuando se ha convertido en debate político lo que debiera ser un mero dictamen jurídico -la disolución de los ayuntamientos gobernados por ANV-, el presidente ha dicho, en Bruselas para mayor solemnidad, que «el Gobierno hará las cosas bien y a su tiempo». Cuando un líder habla de esa manera, sin una concesión al error o la adversidad, solo caben dos hipótesis: a) se supone perteneciente a una casta superior y dotado de una inteligencia preclara e incontestable o b) nos toma a todos por pardillos y lo que quiere es engañarnos y llevarnos al huerto. En el caso de Zapatero cabe temer que esas dos posibilidades se fundan en una sola y, creyéndose superior, nos considere inferiores y mentecatos.

¿En qué cabeza cabe que un jefe de Gobierno anuncie su propósito de hacer las cosas mal y a destiempo? Enseña Baura que la expresión mostrenca que no admite el supuesto de su contraria -como es la que nos ocupa- denota, por principio, la mala voluntad de quien la emite. Solo cuando alguien se dispone a obrar con maldad y extemporaneidad tiene sentido que, para disimularlo, afirme lo contrario. Si el Gobierno, según Zapatero, tiene una «estrategia integral» para enfrentarse al problema que supone el separatismo vasco debiera hacérnoslo saber, siempre con la prudencia debida, para que, como ciudadanos, tengamos la tranquilidad de entender que, como en su tratamiento policial, la acción política va por el buen camino y no cabe el supuesto de volver a buscar atajos y negociaciones como los que tan malos resultados dieron en otros tiempos.

Ahora que -¡setenta años después!- han aparecido en Valencia, de modo rocambolesco, viejos papeles de quien fue presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora, es oportuno recordar algo que escribió, como fruto de su dolorosa experiencia, durante su exilio en Buenos Aires: «Cada cual suele llamar desgracia a las culpas propias y culpa a las desgracias ajenas». Si reflexionamos, a la vista de la actualidad, ese es hoy el diagnóstico divisorio entre las conductas del PSOE y el PP. Hablaban los teóricos del franquismo -que aquí nunca han faltado pensadores de ocasión- de una «España irredenta». Habría que hacerlo hoy de una España irredimible. Cuando el electoralismo, la degeneración partitocrática, ocupa todo el espacio la razón se da a la fuga y el Gobierno puede decir, como quien descubre la verdad absoluta, que «hará las cosas bien y a su tiempo». ¿A partir de cuándo?

Pido un ERE en el Gobierno
ANTONIO BURGOS ABC 14 Diciembre 2008

YO no sé usted, pero yo estoy mareado con esta danza de millones de dineros públicos que se traen, dicen que para acabar con la crisis. Y al próximo tío cenizo que me diga que «lo peor está por venir» le pego dos bofetadas directamente. La Unión Europea reparte millones. Zapatero reparte por un lado 3.000 millones y por otro 8.000. Las autonomías reparten no sé cuántos millones. Los ayuntamientos, con lo que les toca en esta pedrea, sacan del cajón faraónicos proyectos inútiles, que donde estaban bien era guardados y olvidados. ¡Hala, todos a derrochar! ¿En qué lo gastaré? Y mientras, aquí nadie del Gobierno, de las autonomías ni de los ayuntamientos ahorra nada y se sigue tirando el dinero como si no pasara nada. Y no me digáis que lo peor está por venir, cenizos de mal (Kun) agüero.

Dicen que esos millones acabarán con la crisis. Ojalá. Pero mientras tanto, la otra sigue sacando un modelito nuevo cada viernes para dar el fervorín tras el Consejo de Ministros. Y el otro no ha recortado ni un solo puesto en los siete millones de asesores que tiene en la Moncloa. Y aquí en mi tierra hay un Vicechaves que ha ido en viaje oficial a Corea del Sur ¡para promocionar el flamenco! Se necesita tener poca vergüenza para, dadas las actuales circunstancias, irse a Corea a promocionar el flamenco.

Miedo me dan las barbaridades que pueden hacer los ayuntamientos y la cantidad de cosas inútiles en las que pueden despilfarrar esos millones, que de momento no van a vender un solo piso de los que tienen colgados las inmobiliarias; ni un solo coche de los que crían telarañas en los concesionarios; ni van a animar la caja de los pequeños comercios; ni a darle alegría, Macarena, a los libros de reservas de mesa en los restaurantes.

Muchos millones para arriba y muchos millones para abajo, pero el dinero no está donde dijo Manuel Pizarro que tenía que estar para acabar con la crisis a ras de suelo, a ras de tiendecilla de la esquina, a ras de zapatería del barrio, a ras de pequeño comercio de electrodomésticos: en el bolsillo de cada español. Esos millones de la danza que, vamos, ni los niños de San Ildefonso, salen precisamente de nuestro bolsillo. Nosotros somos los que tendremos que pagarlos por el hispánico método de «al ya te veré». Cuando más directo habría sido reducir drásticamente el IVA, como han hecho por ahí, donde los gobernantes tienen la cabeza para algo más que para asomarla en la foto. ¿Por qué no bajan el IVA de los coches, para que se compren coches, y el IVA de los pisos, para que se compren pisos, y el IVA del textil y del calzado y de la ropa de hogar, para que se anime el pequeño comercio? Ah, porque entonces no puede venir el Gobierno Salvador de España haciendo de Rey Mago anticipado, espurreando millones como Melchor, Gaspar y Baltasar tiran caramelos en la Cabalgata.

Qué mala suerte la de España, que la crisis nos haya cogido con un insensato de presidente, al que en todo el fragor de la recesión y de la deflación lo único que le preocupa son los derechos humanos, cuando el principal es el derecho al trabajo y el derecho a no morirse de hambre. ¿Se imaginan que no hubiéramos tenido esta mala suerte, y que de aquellas primarias del PSOE hubiera salido José Bono, y que el dedo de Aznar hubiera designado a Rodrigo Rato? Quizá no tendríamos encima esta ruina que nos han traído los que nos gobiernan (es un decir) desde hace cinco años. Ves las imágenes la última cumbre europea y contemplas a este tío riéndose, encantado de haberse conocido entre los grandes líderes del mundo mundial de Europa. ¿De qué se ríe usted, se puede saber? Me imagino que no se reirá de los 2.989.269 parados. O del miedo que tenemos todos, que resumía el otro día así un paisano mío: «Dejan de venderse siete coches, y tres mil tíos de la fábrica de coches a la calle. Dejan de venderse tres yogures, y dos mil tíos de la fábrica de yogures a la calle. Pero hay 2.989.269 parados y no va a la calle ni un solo tío de los que viven de la mangoleta en el Gobierno. ¿Usted no cree que podíamos pedir que por lo menos hicieran un ERE en el Gobierno, y dejaran tantos tíos de vivir a costa nuestra, y encima tirando nuestro dinero para ponerse ellos las medallas?»

Luces y tinieblas
GERMÁN YANKE ABC 14 Diciembre 2008

Hay asuntos que no se mueven, como la mayoría, entre las luces y las sombras: por su especial sensibilidad, y por el consiguiente efecto en la opinión pública, se abisman en las tinieblas en cuanto se abandonan las luces. Uno de ellos es la lucha antiterrorista, en la que la pusilanimidad y la falta de energía juegan siempre a favor de los criminales. Se habla mucho de que la paz no tiene precio, pero lo tiene, sin duda, el coste de una batalla sin descanso, el esfuerzo por mantener en vigor las instituciones y el precio de defender la democracia y los derechos humanos, que nunca son un regalo gratuito. Precisamente por ello, la lucha antiterrorista -que forma parte indeleble de la arquitectura de las libertades cuando para su sostenimiento es precisa- debe tener siempre presente que la democracia es un sistema de opinión pública y, por ello, debe contar con ella. La lucha antiterrorista necesita, por tanto, pedagogía política, empeño por contar con los ciudadanos en el esfuerzo que comporta, apoyo social.

Todo ello no quita que, como cualquier objetivo (político o personal), necesite una estrategia adecuada y la inteligente habilidad para conseguirlos. Pero ninguno de esos pasos puede prescindir del respaldo ciudadano y escudarse, como tan a menudo se hace, en el requerimiento de una confianza ciega en los gobernantes que en ningún caso es exigible ni conveniente. Si el funcionamiento de la democracia no está sometido al ejercicio de convencer y al control público el resultado sólo aparentemente es eficiente y, en el fondo, resulta inconveniente, es decir, se aleja de la democracia misma.

Lamentablemente, los llamamientos a la confianza en vez de la exposición de argumentos convincentes es, entre nosotros, demasiado frecuente. José María Aznar, para luchar contra el terrorismo internacional cooperando en la invasión de Irak, acudió a ella, debíamos confiar en quien, como presidente, sabía lo que realmente nos convenía por encima de los sentimientos, las percepciones y las ideas de la mayoría. No tuvimos aquí el debate que, por ejemplo, se dio en el Reino Unidos, cuyo Gobierno no sólo cooperó sino que envió tropas en la coalición internacional. José Luís Rodríguez Zapatero, cuando en la pasada legislatura intentó un «final dialogado» del terrorismo de ETA, también pidió, en vez de dar explicaciones, confianza en quien se presentaba como sabedor de lo que otros ignoraban y garantía del éxito final. Y lo siguió haciendo, mientras fue posible, en contra de las evidencias y de la tozudez de los hechos.

El presidente y sus colaboradores más cercanos en esta materia deberían haber aprendido. Quizá sepan a estas alturas que en la banda terrorista no hay resortes internos para terminar con la violencia, que el terrorismo forma parte de su entraña y de su ideología y que, por ello, sólo la persecución policial, judicial y política puede acabar con ETA. Los éxitos de las fuerzas de seguridad y el discurso gubernamental parecen avalarlo aunque en ocasiones el cirujano -por aludir a la metáfora en que quiere encarnarse el presidente- se vea un tanto desconcertado, más miedoso de que su bisturí dañe «el corazón del pluralismo» que de que su inactividad lo destroce del todo. Pero parece que la segunda parte de la asignatura está aún pendiente y, en estos últimos días, lo hemos vuelto a constatar.

La decisión de acercar al País Vasco a algunos presos de ETA -y alejar a otros, como añade el ministro Pérez Rubalcaba- se ha tomado, sorprendentemente, sin las debidas explicaciones por mucho que se quiera presentar como conveniente no por el argumento oficial sino por la reacción de la propia banda que lo que quiere es que se trate a todos los terroristas por igual. Como podemos fiarnos de ETA a la que no le gusta el acercamiento decidido, se viene a decir, tenemos que fiarnos también del Gobierno sin más, sin control, sin razonables explicaciones. No es serio. Cuando Federico Trillo, responsable de estos asuntos en el PP, aduce que la decisión puede ser acertada «si se hace bien» no se disipan las dudas. Como ya es habitual, el político popular no acierta con la pedagogía de su programa ni con la fundamentación seria del consenso antiterrorista y, en este caso, da la impresión de que, en el fondo, no sabe si se está haciendo bien o no.

Así que, confusión sobre confusión, lo que falta, si no es «otra» política, es la argumentación clara de «ésta» para que no nos adentremos en las tinieblas. Sin ella, en estas graves cuestiones, no se acierta ni... acertando teóricamente.

La investigación a cambio de paz
FERNANDO FERNÁNDEZ ABC 14 Diciembre 2008

SITUAR a España a la cabeza de la economía del conocimiento es un objetivo proclamado insistentemente por el Gobierno y compartido por todos los científicos, economistas, analistas y políticos españoles. La cuestión está en cómo conseguirlo, porque el arte de la política en los países avanzados consiste precisamente en hacer realidad los grandes consensos sociales.

No parece que trocear a la carta la política de investigación sea la mejor receta para hacerlo realidad. Desde luego no es el criterio que se lleva en Europa, donde toda la política científica, de la que el discutido espacio europeo de educación superior es solo una parte, nace de la necesidad de fomentar la movilidad y la especialización para crear tamaño, economías de escala y sinergias que permitan competir con el coloso americano y la naciente pujanza asiática.

Pero es justo lo que acaba de hacer el Gobierno al ceder al País Vasco las competencias sobre ciencia e investigación, en contra del criterio público de la ministra Garmendia, el gran fichaje sorpresa de la renovación ministerial tras las elecciones. Y todo por un plato de lentejas, según la explicación oficial. La aprobación de un presupuesto que nace muerto y que ni el propio Gobierno considera vinculante. La prueba está en que ya se han aprobado autorizaciones de gasto y emisiones de deuda pública adicionales. Si hasta el ministro de Trabajo ha reconocido que la partida del INEM es insuficiente e intenta marcar distancias populistas con la ortodoxia popular alertando sobre posibles ampliaciones del seguro de desempleo.

El despropósito es de tal magnitud, el daño causado a una de las prioridades de actuación política tan irreversible, que la explicación no cuela. No hace falta mucha imaginación para adivinar qué van a pedir catalanes, gallegos y andaluces el año próximo, y todos los demás antes de que acabe la legislatura. Es solo una exageración cariñosa afirmar que esta semana ha muerto la política española de i+d+i y una nueva ministra ha pasado a engrosar la lista de altos cargos con empleo pero sin trabajo.

Tiene que haber alguna razón de peso para tanto daño auto infligido. Ajuria Enea bien vale una misa. No son las cuentas públicas las que estaban en juego, sino las posibilidades electorales de Patxi López. Las mismas que retrasan la disolución de los ayuntamientos en manos de ANV. El presidente Zapatero se mueve mal en la gestión de los asuntos públicos, la economía le aburre soberanamente y le parece un estorbo en su misión providencial de cambiar España. En eso coincide con otros líderes mesiánicos que habitan el Tercer Mundo y sus sueños juveniles, porque es más propio de Estados fallidos o emergentes que los políticos tengan grandes visiones a las que como Moisés en Egipto quieran conducir a su pueblo. Si el precio es una mísera transferencia más, no parece gran cosa por traer la paz.

Savater presentó «Recuperar la democracia», de Ignacio Gómez de Liaño

MADRID ABC 14 Diciembre 2008

Dos filósofos, Fernando Savater e Ignacio Gómez de Liaño, confluyeron el viernes en el Círculo de Bellas Artes ante un imperativo común: «Recuperar la democracia» en España, un título publicado por Siruela cuya presentación motivó críticas al «agobiante control» de los políticos o al «silencio» de los intelectuales, informa Ep.

Su autor sostiene que la actual organización territorial del Estado ha dado lugar a «un sistema oligárquico o neo-feudal», frente al cual «las críticas son irrelevantes, ya que grandes y pequeños caciques controlan muchos más resortes de poder e influencia que sus homólogos del régimen de Franco. La Constitución, los gobernantes y algunos partidos políticos tienen un poder excesivo que amenaza con asfixiar la vida social».

El autor afirmó que ha tratado por primera vez problemas «que no puedes dejar de lado, porque son la enfermedad de nuestra democracia» y señaló que el régimen democrático español se confunde a menudo con la dictadura «en las regiones gobernadas por nacionalistas y nacional-socialistas con el beneplácito del Estado».

Por su parte, Savater describió este libro como «una obra estimulante», «una llamada cívica que no crea cuarteles de invierno, sino que da razones», y dijo que, a veces, su lectura resulta «irritante porque despierta el ánimo del lector». «Debería suscitar una gran controversia», opinó algo escéptico, y se quejó de que en España «te piden independencia en tus juicios, pero, cuando los emites, te tiran los leones, si no compartes la misma opinión».

Juan Ripollés: «Vi a Marilyn Monroe como una acelga hervida: blanda y floja»
Compartió galería con Picasso y Chagall, calles con Botero, está en los salones de Botín, Guerra o Manuel Vicent —que casi lo santifica— y es una joya, pese a la pinta, para ricos como Paul Allen o visionarios como Klaus Schwab
De la «generación del sacrificio» que levantó España, trabajó de pobre, pero sin jefe, cogiendo estiércol; emigró, fue pintor de brocha gorda y serlo de brocha fina se lo gana cada día. Vive en una aldea y cultiva libertad. Su «Universo Urbano» (ripolles. es) habita Córdoba hasta el 25 de enero
VIRGINIA RÓDENAS ABC 14 Diciembre 2008

-Pinta desnudo, lleva un pañuelo con dos cuernos y masca una ramita de tomillo. ¿Es usted así o se lo hace?
-Para que uno sea diferente de lo que naturalmente es tiene que ser tonto o hacer el tonto y creo que ni lo soy ni lo hago.

-A lo mejor la rara soy yo. ¿Cómo me ve?
-Natural, como yo. A mí me sucede que tiendo a mi origen, la naturaleza.

-¿Y cómo ve a España?
-En un estado delicado tras diagnosticarle los nacionalismos, que sufren un rebrote con el gran poder de las autonomías. España está intranquila. No sabemos bien qué España tenemos. Los nacionalismos, ni han sido buenos en la historia ni trajeron nunca bienes al pueblo. No se puede gobernar con gente como Carod Rovira que dice ni me siento español ni me interesa España. Mire China, con una barbaridad de idiomas, pero como son sabios han dicho «todos respetados, pero todos el mandarín» y hay 1.600 millones de chinos que se entienden mientras que en España ya hay niños que no entienden a otros españoles. Tremendo. Y esto hay que decirlo y no agachar las orejas por una peseta que te pueda dar una autonomía; pero estamos llenos de pillos.

-Con «Ángeles o neófitos», Vicent ascendió a los altares el Beato Ripo. Pues ándese con ojo que no está la cosa para bromas.
-Eso digo yo ¡cómo están las cosas! No estamos haciendo país, lo estamos deshaciendo. Usted va a Francia, o a donde quiera, y entre ellos se hablan mal y se tiran los trastos, pero dígale a un francés algo de su país que le para en seco. España, sin embargo, parece que no es de nadie. Bueno sí, del fundamentalismo...

-Máximo pinta magistralmente la esencia de la estupidez: un crucificado lamentando «ya no me quieren ni como logo». Ya ve.
-Se les llena la boca de democracia pero hay más represión que nunca.

-Pasó hambre, frío y soledad. Eso sí que debe cuajar una buena memoria histórica.
-No hablemos de memoria histórica,me pongo malo. Es otro linchamiento.

-Pues a otra cosa. Pintó el piso de la Monroe en París. Los pondría verdes de envidia.
-¡Pero si no sabía que era ella! No estaba «culturizado» con esas cosas. Me enteré al salir hacia los Campos Elíseos y ver su foto en un cine. Pensé «cuánto se parece esa chica a la del piso».

-Ve como es raro: Está con un sex-symbol y no se da cuenta.
- Si nos metemos en lo erótico, nunca he comprendido qué le veían a esa chica. Sinceramente, la veo como a una acelga hervida: blanda y floja. A mí me emocionaban la Lloren, la Cardenalía...

-La dejaría contenta con el trabajo.
-Mucho.

-No sea crea original: tampoco es profeta en su país. ¿Mucho tonto entre la crítica?
-Tonto no, incultura. El crítico en España vive de espaldas a la realidad. España, en cultura, aún no es europea.
No estamos haciendo país, lo estamos deshaciendo. Usted va a Francia, o a donde quiera, y entre ellos se hablan mal y se tiran los trastos, pero dígale a un francés algo de su país que le para en seco.

-Verá que he dicho tontos y no burros. Se lo que los quiere.
-Muchísimo. Cuido siete burros y dos mulos por reconocimiento a su sacrificio al lado del hombre, al que ha salvado de tanto esfuerzo, y que ahora lo echa cuando no lo necesitaba. Digamos que los cuido por cariño a la memoria histórica.

-Tiene en el Palacio de la Moncloa un cuadro que le encargó Aznar. Qué le pintó.
-La historia de una familia. Yo siempre haciendo país.

-¿Cómo se lleva con el poder?
-Bien. Siempre digo lo que pienso. Me presentaron a Aznar antes de una cena y le advirtieron: Cuidado, que Ripo es rojo. Luché clandestinamente por la democracia hasta que llegó Suárez. Tuve un mal parto, porque la «Duquesa Roja» era hija espiritual mía. Era un contestatario, pero moderado, de sentimientos de izquierdas y razón de derechas. Por eso cuando los rojillos de ahora dicen que la derecha es la de otros tiempos me sublevo porque eso es engañar como nos han mentido con la economía o cómo es posible que la caja estuviera llena, que fuéramos fuertes, que no pasara nada y ahora la caja esté vacía y somos los que peor lo estamos pasando. Nos rodean los pillos.

La Generalidad disfraza el acoso a las empresas de “asesoramiento”
http://blogs.hazteoir.org/economiaynacionalismo  14 Diciembre 2008

El acoso a empresas como Air Berlin da paso ahora a los consejos de la Secretaría de Política Lingüística de la Generalidad, que ha indicado a las compañías aéreas su disposición a “colaborar” para que cumplan las normas que consagran la lengua obligatoria en Cataluña.

La negativa de la empresa Air Berlín a contratar lingüistas e intérpretes de catalán en sus aviones, aduciendo el encarecimiento sobre el precio de los pasajes que ello supondría para el viajero, desató una violenta reacción del gobierno regional catalán y de los partidos que lo forman. Las campañas contra la compañia y el boicot partieron de las propias formaciones que integran el tripartito, pero no consiguieron sus fines. La empresa argumentó que España retorcedía hacia “los miniestados medievales“.

Desde entonces, y pese a los fracasos cosechados, la ingerencia del gobierno regional en la actividad de las empresas privadas establecidas en Cataluña no se ha detenido, aunque han cambiado las tácticas.

La Secretaría de Política Lingüística de la Generalidad ha hecho saber a Air Berlín y también a las compañías Vueling, Swiss Internacional y KLM cuál es la normativa lingüística aplicable en Cataluña, que como se sabe abre una brecha en la supuesta unidad de mercado de nuestro país al ser distinta a la del resto de España. La Generalidad ha confirmado en el parlamento regional a través de Bernat Joan, el secretario de Política Lingüística:

Les hemos ofrecido asesoramiento lingüístico y enviado el material editado por la Generalitat. La legislación en materia de política lingüística, trípticos divulgativos de los derechos y obligaciones lingüísticas de las empresas en la atención al público, el directorio de los Centros de Normalización Lingüística con los que contactar para recibir apoyo y una guía que facilita la información necesaria para instalarse comercialmente en catalán.

ETA amenazó de muerte a los empresarios del TAV para que detuvieran las obras
ÓSCAR B. DE OTÁLORA BILBAO El Correo 14 Diciembre 2008

ETA amenazó a varios empresarios participantes en las obras del Tren de Alta Velocidad (TAV) con considerarles un «objetivo prioritario» de sus acciones terroristas si no abandonaban el proyecto ferroviario. Los etarras hicieron llegar esta advertencia a los constructores mediante una remesa de cartas enviadas a finales de verano, unos tres meses antes del asesinato del consejero de Altuna y Uría, Inaxio Uria, perpetrado por unos pistoleros de la organización el pasado día 3 en Azpeitia, según ha averiguado EL CORREO.

Las cartas fueron remitidas cuando ETA ya había comenzado su campaña de ataques contra la nueva infraestructura, destinada a unir por tren las tres capitales vascas con Madrid y París, entre otros destinos estratégicos. Los terroristas habían volado la sede en Zarautz de la compañía Amenabar y destruido maquinaria y material de construcción de varias firmas implicadas en el TAV. El acoso se agravó dramáticamente hace dos semanas, cuando los etarras perpetraron su primer atentado mortal al disparar dos tiros en plena calle a Inaxio Uria, cuya sociedad había empezado a realizar obras de excavación en el tramo alavés del proyecto.

Respecto a los mensajes amenazantes, el diseño es el mismo que utiliza la banda en sus cartas de extorsión, cuando reclama a los empresarios el cobro del chantaje terrorista. Los documentos incorporan los sellos 'oficiales' de la banda y los anagramas que se emplean para cotejar su autenticidad. El texto, sin embargo, no incluye ningún tipo de exigencia económica, sino que expresa una amenaza directa contra los responsables de los trabajos en el Tren de Alta Velocidad. A los destinatarios se les reclama que dejen de forma urgente las obras y, según las fuentes consultadas por este periódico, los términos son «muy duros».

La remesa coincide en el tiempo con el fin del debate interno que ETA mantuvo a lo largo del verano y con el que pretendía clarificar las situación interna de la organización tras el fin de la tregua en 2007. En aquel momento, la asamblea -de carácter 'virtual' pues consistió en un intercambio epistolar tutelado por la dirección etarra- ya había decidido iniciar «un largo ciclo de conflicto» en el que debía descartarse cualquier hipótesis de un nuevo contacto con el Gobierno para retomar el diálogo. La cúpula hizo saber a la izquierda abertzale, así como al entorno próximo a los presos, que debían prepararse para una larga ofensiva.

Como muestra de esta decisión, los terroristas prepararon los tres atentados llevados a cabo el fin de semana del 19 y 20 de septiembre, en el que colocaron coches bomba con cerca de cien kilos de explosivos cada uno contra la comisaría de la Ertzaintza en Ondarroa, la sede de la Caja Vital en la capital alavesa y una residencia militar en Santoña. En este último ataque asesinaron al brigada Luis Conde de la Cruz.

Un factor clave en el debate interno de la banda y en su radicalización fue la detención en Burdeos del jefe político Francisco Javier López Peña, 'Thierry'. Los expertos de las fuerzas de seguridad sostienen que su figura es decisiva para entender el devenir de la banda, aunque la opacidad sobre los movimientos de la organización obliga a que algunos análisis se muevan en el terreno de la especulación. Así, se considera a 'Thierry' como el responsable de la ruptura de la tregua, pero también hay sospechas de que estaba enfrentado con el sector más duro de ETA. Documentos incautados han revelado que tanto López Peña como otros dirigentes habían sido expedientados por la dirección etarra, en lo que parece tratarse de un intento de depuración de las posturas menos radicales.

La táctica del 'gradualismo'
Los mismos expertos ya contemplaban la posibilidad de que hubiera atentados contra el TAV dentro de un contexto de máxima radicalidad de la banda. Durante la tregua, los responsables de la lucha antiterrorista habían localizado documentos en los que la izquierda abertzale especulaba sobre cómo actuar contra el proyecto ferroviario. En ese momento, las analistas ya tenían el convencimiento de que, en caso de ruptura de alto el fuego, los activistas harían del tren uno de sus objetivos.

Para la jefatutra de la banda, según se desprende de sus propios textos, situar al TAV en su diana crearía contradicciones entre los partidos, podría permitirles recuperar iniciativa política y sondear la posibilidad de acumular a movimientos ecologistas en torno a sus acciones. Una de las claves de esta táctica era el 'gradualismo'; es decir, comenzar los ataques a pequeña escala de tal forma que no se produjera un enfrentamiento radical desde un principio que impidiera la suma de fuerzas sociales contra el proyecto como consecuencia del rechazo a la violencia que provocarían las acciones terroristas. De hecho, tras el asesinato de Uria varias asociaciones ecologistas, y miembros del propio movimiento anti-TAV, han expresado su condena por el crimen y censurado duramente a ETA.

Las cartas amenazantes enviadas en verano tenían como objetivo conseguir objetivos 'parciales'. Minar la resistencia de los empresarios después de que las presiones radicales en forma de sabotajes, pintadas o concentraciones no hicieran mella hasta ese momento en las compañías contratadas. Pese a la actividad desplegada por la izquierda abertzale y los grupos más radicales -a varios miembros de Segi se les incautaron manuales especiales de sabotajes contra el TAV- sólo una firma había decidido romper su relación con el proyecto por las presiones. Dentro de ese acoso, también la banda emitió varios comunicados en los que acusaba a los constructores de «querer enterrar en cemento» el proyecto independentista.

El asesinato de Inaxio Uria tuvo lugar al menos tres meses después del envío de las misivas amenazantes. Con toda probabilidad, ETA consideró que si en ese tiempo no se había producido ningún abandono de empresarios por el miedo, debía pasar a acciones más trágicas para seguir adelante con su estrategia contra el proyecto ferroviario.

¿Por qué los llaman antisistema si son simplemente terroristas?
Redacción Minuto Digital  14 Diciembre 2008

Tras los graves incidentes protagonizados en Madrid y Barcelona por grupos denominados ‘antisistema’ se esconden organizaciones perfectamente estructuradas y violentas, del entorno de ETA y grupúsculos similares, sumamente peligrosas. Cada vez que estos grupos destrozan barrios enteros y agreden a comerciantes y ciudadanos, nos encontramos con los mismos calificativos: revoltosos, antisistema, jóvenes de izquierda…

El último ejemplo fue el de Carlos Palomino, un radical que murió apuñalado en el metro madrileño. De Palomino se ha pretendido hacer una especie de martir luchador por la libertad. La realidad es bien distinta. Son numerosos los documentos que corroboran la pertenencia del joven a las BAF, grupo violento ‘antifascista’ dedicado realmente a dar palizas a ciudadanos indefensos y amedrentar a los pequeños comerciantes.

BAF: MENORES, ARMADOS Y VIOLENTOS
«Ataka y destroza. Punks, macarras del asfalto ha llegado la hora de la guerra, ha llegado la hora de limpiar nuestras calles, nuestros barrios y nuestros institutos de basura fascista. Ha llegado la hora de atakar y machacar, la hora de organizarnos, formar bandas, y pisarles el cuello. Nuestros puños y botas serán nuestra bendera. El odio es nuestra fuerza».

Así hablan las Brigadas Antifascistas de Madrid (BAF). Son violentos y suelen ir armados. Bates de béisbol, navajas, cuchillos, palos, pequeñas hachas. Actúan en grupo y se alientan a través de varias páginas webs y blogs.

En su mayoría los jóvenes que componen las BAF son menores de edad. Están obsesionados con la ultraderecha y con sacar de las calles a los que ellos llaman fascistas . Son, según fuentes policiales, unos profesionales de dar palizas. Su violencia es tan extrema que no dudan en agredir en lugares concurridos y a cualquier hora del día. El metro, por ejemplo, o los intercambiadores de autobuses.

Siempre van en grupo y muestran una total falta de empatía por sus víctimas, en muchos casos, también menores de edad. Se aprovechan de su superioridad numérica y sus armas.

ALGUNAS DE SUS ‘ACCIONES’ EN 2008
Estas son sólo algunas acciones de los “revoltosos”. En enero de 2008 se producen, al menos, seis agresiones “antifascistas”. Las primeras víctimas de los radicales son tres menores a los que atacan siete individuos en Moncloa el día cinco.

- Al día siguiente, seis personas atacan a un joven en Alcobendas. El día ocho de enero cuatro radicales vuelven a protagonizar un ataque premeditado en Moratalaz.
- El día 12 de ese mes, un grupo de antifascistas agreden a jóvenes de derechas en un bar que frecuentan, «Los Toledanos», en Campamento.
- Dos días después, la comisaría de Arganzuela tramita una denuncia por una nueva agresión de este tipo en el Metro. En esa misma jornada, un grupo de antifascistas provocaron un incendio en el bar «Los Toledanos».

- El día 27 de enero tiene lugar una de las agresiones más violentas. Un joven y su novia reciben una brutal paliza por parte de simpatizantes de la izquierda radical en Usera. El chico queda en coma durante un mes.
- El primer día de febrero, cinco antifascistas intentan un ataque en un colegio en la calle Corazón de María. La Policía evita la agresión y se incauta de varias armas y objetos contundentes.
- Cuatro días después, la Policía interviene dos armas blancas y dos objetos contundentes con pinchos a dos jóvenes de la ultraizquierda.

- El día 9 de febrero la Coordinadora Antifascista convoca una manifestación en recuerdo de Carlos Palomino en la Plaza Villa de París.
- El 19 de febrero antifascistas agreden a la comitiva del partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD), cuya portavoz es Rosa Díez y a varios agentes en Pozuelo de Alarcón.
- Diez días después, una concentración autorizada del partido Nación y Revolución en la plaza Tirso de Molina es atacada por antifascistas de los que son detenidos siete de ellos, diez policías heridos y numerosos daños en el mobiliario urbano.

- En marzo, una nueva agresión en San Blas. Cinco antifascistas atacan a tres jóvenes de forma salvaje.
- El cinco de abril el escenario escogido es el intercambiador de Moncloa. Ocho personas dan una paliza a una pareja de jóvenes.
- El 27 de ese mes agreden a dos vigilantes jurados en Moncloa.

- El 4 de mayo siete antifascistas agreden con navajas a dos jóvenes en Chamartín.
- El 1 de Junio una batalla campal en Sol se salda con seis detenidos.
- El 7 de junio antifascistas atacan armados a cinco personas que estaban en un coche armados con hachas.

- El 12 de junio, un joven recibe una paliza en Avenida de América.
- El 16 de junio nuevo ataque antifascista a otro joven en Chamartín.

¿QUIÉN ORGANIZA LOS HOMENAJES A CARLOS PALOMINO?
Concentración homenaje a Carlos Palomino en Bilbao. Entre las entidades que firman el cartel de convocatoria las ilegalizadas por ser parte de ETA, Gestoras Pro-amnistía.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

El elefante europeo en la cacharrería lingüística española
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 14 Diciembre 2008

La metáfora del elefante en la cacharrería, muy expresiva dado el contraste existente entre el tamaño monumental del proboscidio y la fragilidad de platos y soperas, lo es también porque en las cacharrerías los elefantes, salvo que se dediquen al comercio minorista, están fuera de su medio. Y todo animal, ¡humano o no! (respetemos al Consello da Xuventude), puesto en un lugar que desconoce suele provocar grandes destrozos.

El Consejo de Europa, por ejemplo. El viernes supimos por La Voz que ese animal (humano, desde luego) ha expresado varios juicios de valor sobre el grado de cumplimiento en Galicia de lo previsto en la Carta Europea de las Lenguas Regionales: el Consejo critica acerbamente la que considera casi nula presencia del gallego en el mundo judicial, pero elogia, al mismo tiempo, las galescolas y el último decreto sobre el gallego en la enseñanza.

Es difícil encontrar un documento que aúne tanta ignorancia y tantas ganas de meterse en camisa de once varas.

¿Es escasa la presencia del gallego en la esfera judicial? Sin duda, aunque tal afirmación debe ser matizada de inmediato: hay una realidad que no sale en los papeles (la de los cientos de gallegohablantes que son atendidos, realmente, en su lengua en muchas actuaciones judiciales), y otra que debe tenerse en cuenta al hablar del gallego en el sistema judicial: que ese sistema es único en España y que muchas actuaciones judiciales que se inician en regiones con lengua autóctona acaban luego en tribunales servidos por jueces que no conocen, ni tienen por qué, las lenguas regionales. Tenemos una lengua común y no parece que esa gran ventaja social (¡que se lo digan si no a belgas y suizos!) sea una patología que erradicar.

En todo caso, es cierto, como afirma el Consejo, que debería mejorarse el respeto a los derechos de los gallegos hablantes en el mundo judicial. Lo que no se entiende es que quien tal cosa postula se muestre, paralelamente, satisfecho de que el castellano haya sido prácticamente eliminado (galescolas) o reducido a la irrelevancia (decreto del 50%) en la enseñanza. Esos dos juicios son contradictorios, salvo que el Consejo haya asumido el credo nacionalista según el cual en Galicia hay una lengua propia y otra ajena. De ser el caso, alguien debería informar a sus portavoces de que la primera norma que vincula a las autoridades españolas (la Constitución) fija un modelo de cooficialidad lingüística que, ciertamente, no se respeta como debiera en el mundo judicial, pero que no se respeta en absoluto en la vida institucional gallega y en su sistema de enseñanza, donde el castellano está camino de desaparecer. Lo que, al parecer, al Consejo de Europa le parece una gran cosa.

Informe, qué informe
FERNANDO GONZÁLEZ MACÍAS La Opinión 14 Diciembre 2008

Digan lo que digan las partes interesadas, un mismo informe, como el que evalúa la aplicación en Galicia de la Carta Europea de las Lenguas Regionales y Minoritarias, no puede dar la razón al mismo tiempo tanto a los que están a favor como a los que rechazan la actual política lingüística de la Xunta, y hasta al propio Gobierno gallego y aún a cada uno de sus dos socios. Es ontológicamente imposible, ni siquiera en el supuesto de que cada cual se quede únicamente con el aspecto que le permite arrimar el ascua a su sardina. Una coincidencia tal sólo sería posible si ninguno hubiera leído íntegro el documento, que ya sería el colmo.

Desde la Mesa pola Normalización dicen que el Consejo de Europa inflige un severo correctivo a la Consellería de Educación en cuanto a que llama la atención sobre la calamitosa situación del gallego en la enseñanza por el incumplimiento de la normativa vigente. Carlos Callón y los suyos sostienen que se refrenda el modelo de inmersión que suponen las galescolas, tan discutido desde el otro lado de la trinchera y que el gallego tiene que seguir ganando espacios en el ámbito escolar.

En cambio, Galicia Bilingüe resalta que el informe no cuestiona, sino que refrenda, la plena libertad de los padres para elegir el idioma en que desean escolarizar a sus hijos o que sean ellos mismos quienes decidan en el momento de alcanzar la madurez. Que el Consejo de Europa -faltaría más- está contra las imposiciones, con la misma firmeza con que apoya la pervivencia de los idiomas minoritarios. Los contrarios a la normalización no niegan que el Consejo de Europa está por garantizar que un niño pueda ser escolarizado íntegramente en gallego, pero también en castellano.

La conselleira Sánchez Piñón riza el rizo al constatar que el informe en cuestión -que evalúa la situación existente hasta 2005, cuando aún gobernaba Fraga- alaba la apuesta del bipartito por el bilingüismo en las aulas al cincuenta por ciento, ese que no le gusta ni a tirios ni a troyanos. Mientras, yendo a lo suyo, Quintana y Feijóo se lanzan a la cabeza las supuestas advertencias de un organismo políticamente neutral sobre un asunto al que creen poder sacar rendimiento electoral, situándose al ataque o la defensiva, como mejor les venga en cada lance.

Entre tanto, los ciudadanos de la calle y de la corredoira siguen a cada paso más estupefactos las disputas de los políticos y los enfrentamientos entre ciertas organizaciones sociales que se están convirtiendo en auténticos grupos de presión, gracias a un debate, el de la convivencia entre nuestras dos lenguas, que se va desvirtuando peligrosamente hasta devenir en un conflicto del que -ya lo verán- nadie saldrá bien parado. Uno sigue pensando que, en esto como en tantas otras cosas, todos tienen su parte de razón. Cada cual invoca argumentos científicos solventes que abonan su tesis. Lo que nos falta es un árbitro con autoridad moral y de neutralidad reconocida para dirimir tan peliaguda disputa y zanjar la cuestión. Si no nos sirven los varios organismos consultivos que tenemos, tendremos que crear un ente ad hoc. Algo así como un consejo de sabios que no esté lleno de resabiados y del que no se sepa de antemano el sentido de su dictamen. Todo lo demás no lleva a ninguna parte.
fernandomacias@terra.es

LOS LOCUTORES UTILIZAN SÓLO EL CATALÁN
TV3 admite por primera vez que no respeta la pluralidad lingüística de Cataluña
En un hecho sin precedentes, el presidente del a Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, Albert Sáez, ha reconocido en el Parlamento autonómico que TV3 no respeta la pluralidad lingüística existente en la comunidad. Actualmente, se obliga a los locutores a utilizar sólo el catalán.
Libertad Digital 14 Diciembre 2008

La inmersión lingüística en Cataluña y su indudable persecución al castellano tiene en TV3 y en Catalunya Radio a dos de sus principales adalides. De hecho, existe en el ente público catalán una Carta de Principios Lingüísticos que obliga a usar exclusivamente esta lengua cooficial en sus emisiones.

Sin embargo, según informa El Mundo, el presidente de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, Albert Sáez, admitió que este texto, y por tanto TV3, no reconoce la verdadera pluralidad lingüística de Cataluña. Además, hizo esta declaración en el Parlamento Catalán, algo inédito hasta este momento, y más dicho por alguien muy cercano a ERC.

La polémica surgió tras las quejas de CIU por la realización en la cadena pública catalana de dos entrevistas, una a Rodríguez Ibarra y otra a Sáenz de Santamaría en castellano, algo prohibido en la Carta de Principios Lingüísticos. En estos casos, el texto dice que se tiene que producir una traducción simultanea, nunca utilizando el castellano como lengua común para la conversación entre invitado y entrevistador. “Utilicen siempre la lengua catalana cuando estén en antena”, sentencia este texto.

En este sentido, el diputado de CIU, Jordi Cuminal, exigió a Sáez el cumplimiento integro de la Carta. Pero éste dijo que el texto “provoca ciertos choques informativo sen el día a día del a cadena” por lo que justificó la utilización del castellano. En este momento se está realizando un nuevo libro de estilo con el que espera “solventar” estos problemas.

El ente público catalán ya se ha visto envuelto en otras polémicas derivadas de la excesiva tendencia nacionalista como el anuncio de las selecciones deportivas catalanas que utilizaron a niños y en la que uno que vestía la camiseta de España impedía jugar a un niño catalán. Además, hace pocas semanas el PP denunció como en un aserie de éxito en TV3 aparecía una pintada con las siglas de la formación en el interior de una diana.

2.000.000 € para enseñar catalán a 7000 personas

http://blogs.hazteoir.org/economiaynacionalismo  14 Diciembre 2008
/2008/12/11/cursos-de-catalan-en-camerun/

El Institut Ramon Llull, dependiente del erario público, gasta dos millones de euros al año en pagar cursos de catalán en universidades extranjeras, en los que se han matriculado 7.000 alumnos.

El Institut Ramon Llull, dependiente del erario público, promociona el catalán en el país de Eto’o. En Camerún, el Institut Ramon Llull, que sufragan los impuestos de los ciudadanos catalanes y baleares, oferta cursos de catalán, a los que se han matriculado este año 146 alumnos.

Según informaciones facilitadas por el director de la institución, el republicano Josep Bargalló, hay en el mundo 7.000 estudiantes de catalán, que se benefician de los cursos que ofrece el mencionado instituto. Para llegar a estas siete mil personas, el Ramon Llull mantiene delegaciones en Berlín y París y paga cursos de catalán en 160 universidades.

El presupuesto de este organismo es en el presente ejercicio de 2.900.000 euros. De ellos, dos millones se destinan a pagar cursos de catalán en universidades extranjeras.

En 2006, Bargalló, en una entrevista aparecida en El Mundo, justificaba de este modo el intervencionismo lingüístico y el empleo de los recursos públicos en políticas de imposición lingüística:

La elección de la lengua no puede dejarse en manos sólo de los individuos, pues es el poder público quien debe garantizar su conocimiento.” (El Mundo, 3.2.06)

Antes de dirigir el Institut Ramon Llull, Josep Bargalló fue vicepresidente de la Generalidad catalana tras la salida de Carod-Rovira por causa de sus contactos con ETA

La Euskadi de las 100 lenguas
El País Vasco goza en estos momentos de la mayor variedad lingüística de su historia
ISABEL URRUTIA BILBAO El Correo 14 Diciembre 2008

La variedad lingüística en el País Vasco alcanza ya cotas insólitas: en este preciso momento puede que se estén hablando cerca de un centenar de idiomas dentro de la comunidad. Y no es una exageración. El Observatorio Vasco de Inmigración (Ikuspegi) y el equipo técnico de Amarauna-Unesco Etxea han elaborado un informe titulado 'Lenguas e inmigración' que avala esa cifra. Tras un arduo trabajo de campo -que ha supuesto el contacto con asociaciones, entrevistas y el estudio en profundidad de la situación lingüística de los países de origen-, han descubierto un panorama típico del siglo XXI. La diversidad es la regla general. Con la puntualización de que «un trabajo más exhaustivo» elevaría el número de idiomas que se han contabilizado.

En este estudio se ha tenido acceso al perfil de 98.524 inmigrantes empadronados en Euskadi a fecha de 1 de enero de 2007. La mayoría proviene de América (49%); le siguen europeos (29%), africanos (18%) y asiáticos (4%). Entre todos, suman más de 77 países. A los expertos les bastó una primera toma de contacto para constatar que el continente negro es políglota en su mayoría. Los africanos cambian de acento y gramática con suma facilidad, están habituados a relacionarse con gentes que hablan distintos idiomas y conservan el suyo propio gracias al uso. No les hace falta ningún incentivo o estímulo.

En Nigeria conviven 470 lenguas, en Camerún unas 280 y en Congo no bajan de las 220. Por poner tres ejemplos extremos que cita el informe. Es un panorama que, a escala mucho menor, también se reproduce en el País Vasco. En Euskadi hay unas 16.822 personas de cerca de 22 países africanos y entre todas hablan más de 50 lenguas. Muchos vienen de Marruecos y Argelia, pero también de Senegal, Nigeria, Guinea Ecuatorial, Ghana, Mali, Camerún.... Un mosaico donde el plurilingüismo adopta la forma de las muñecas rusas, es decir, las lenguas se superponen: en muchas ocasiones, se habla un idioma que corresponde a la antigua nación colonizadora, otro muy extendido en su país y un tercero de carácter más local o comunitario.

Menos «prestigio social»
En cuanto a América, se produce el fenómeno contrario: Ikuspegi y Amarauna-Unesco Etxea se han encontrado con más de 20 países y sólo nueve lenguas, de las que cuatro (castellano, portugués, inglés y francés) son de origen europeo y oficiales en los respectivos Estados. Las restantes son propias de la población indígena y se han detectado entre inmigrantes de Paraguay, Bolivia, Ecuador, Chile y Argentina. Aparte del guaraní (cooficial en Paraguay con el español), el quechua y aimara (al mismo nivel que el castellano en Bolivia y Perú), el mapudungun (lengua que hablan muchos indios de Chile y Argentina) y el quichua (propio de Ecuador), no se han contabilizado más idiomas autóctonos. No siempre es fácil conseguir que sus hablantes reconozcan que hablan otra lengua, además del castellano. Algunos prefieren pasar por monolingües.

Entre las conclusiones de la investigación, consta que a veces se oculta la verdad porque uno de los idiomas tiene «menos prestigio social». Y eso, a pesar de ser el patrimonio lingüístico de unos 25 millones de personas, como es el caso de las lenguas indígenas en América Central y del Sur. Sea como sea, el conocimiento del español acarrea dos consecuencias directas en el País Vasco, en palabras de los redactores del informe: «Facilita su inserción social y laboral (....) y también repercutirá en el proceso de recuperación lingüística del euskera». Es decir, es muy posible que no se animen a matricularse en un euskaltegi si pueden desenvolverse en la vida diaria sólo con el castellano.

La inmigración de Europa, por su parte, no plantea tantos cálculos: vienen de más de 29 países y se ha identificado prácticamente la misma cantidad de idiomas. Suele coincidir, casi siempre, con la lengua oficial del lugar de origen. Una singularidad que obedece al «modelo adoptado para la construcción nacional de los Estados, oficializando una lengua como nacional en contraposición a las otras concurrentes». No obstante, se añade, «el objetivo nacionalizador (...) no se ha conseguido en su absoluta puridad». Salvo Islandia, Liechtenstein y la Ciudad del Vaticano, «todos los países europeos son multilingües, es decir, existen lenguas minoritarias».

Oficiales
Sirva de muestra que se han encontrado rusos que hablan calmuco, rumanos que dominan el romaní y georgianos que se comunican en mingrelio o svano. Al margen, claro, de catalanes y gallegos, que también se incluyen en este estudio como inmigrantes con lengua propia. Son de los pocos, se subraya, que disfrutan en sus territorios «de la cooficialidad de su idioma», que es minoritario en el conjunto del Estado. Una excepción en Europa. De las 225 lenguas que se hablan en el Viejo Continente, sólo 35 son oficiales.

Para terminar, Asia se muestra como una incógnita. Apenas representa el 4% del total de la población extranjera y «en situaciones de este tipo tienden a primarse o declararse idiomas de un alto nivel de oficialidad». En definitiva, es posible que las 16 lenguas procedentes de los poco más de seis países identificados en el trabajo de campo sean, en el fondo, muchas más. No en vano se hablan unas 2.180 en aquel continente. Pero, claro, no siempre es fácil adentrarse en los colectivos de inmigrantes, sobre todo cuando se trata de un mundo tan hermético y variado como el asiático. Sin ir más lejos, China es el país de la mayoría de inmigrantes asiáticos y allí, además del mandarín, se habla cantonés, ganyú, hakanés, min, vuyú, xiang, yinyú... En el futuro, por tanto, habrá que «perfeccionar los instrumentos de recogida de datos y depurar la información».

¿Qué se saca en claro de todo esto? De entrada, el Observatorio Vasco de Inmigración (Ikuspegi) y el equipo técnico de Amarauna-Unesco Etxea subrayan «la necesidad de seguir investigando (...) para promover y proponer relaciones e interrelaciones razonadas y razonables entre las lenguas». Tampoco dudan en acentuar la importancia de unas políticas «y procesos de especial mimo» con el euskera porque «la supuesta neutralidad estatal de los liberales es la gramática de los vencedores». Y concluyen el informe 'Lenguas e Inmigración' parafraseando al profesor de filosofía de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Avishai Margalit: «Deseamos proponer una sociedad decente, en la que las instituciones no humillen a sus miembros, ni sus miembros se humillen entre sí».

Recortes de Prensa   Página Inicial