AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 8 Enero 2009

España, una babel porque lo pide el Consejo de Europa
Jorge del Corral La Voz 8 Enero 2009

Los que ya no cumpliremos sesenta años tuvimos en su día al Consejo de Europa como la panacea de futuras libertades. Era la antesala de la CEE, a la que también aspirábamos cuando muriese Franco. Pertenecer a un organismo que desde 1949 tiene por finalidad «la defensa de los derechos humanos, de la democracia pluralista y la preeminencia del derecho, así como potenciar la identidad europea entre todos los ciudadanos del continente», era el sueño de los demócratas y por eso lo celebramos con alborozo cuando España fue admitida en su seno el 24 de noviembre de 1977.

Pues bien, ese organismo ha elaborado un informe sobre nuestro país en el que, so pretexto de evaluar la situación de las lenguas minoritarias y regionales, ha recomendado «proteger y promover las lenguas aragonesa y catalana en Aragón», potenciar «el gallego en Castilla y León, el portugués en Olivenza, el bereber en Melilla y el árabe en Ceuta», además de reclamar a las autoridades españolas información sobre la situación del romaní y el caló, y de insistir en que se debe profundizar en la inmersión en el gallego, el vasco y el catalán en todos los niveles de enseñanza y en los procedimientos penales, civiles y administrativos. Podría decir lo mismo de, por ejemplo, Italia, Francia, Alemania y el Reino Unido, incluyendo el romaní y el caló porque estas poblaciones también asentaron sus reales por allí, pero se ve que el Consejo de Europa solo quiere la torre de Babel para España.

Roberto L. Blanco Valdés tituló su columna en La Voz sobre este asunto con una acertada frase: El elefante europeo en la cacharrería lingüística española . Qué razón tiene. El «comité de extranjeros» que realizó en el 2007 una visita «sobre el terreno» a instancias del Consejo de Ministros europeo ha asumido todos los planteamientos de los independentistas españoles con los que ha recorrido España, sin reflejar ningún otro punto de vista porque el Estado no ha querido o no ha podido matizar o contrarrestar tan demoledor informe contra nuestra futura unidad lingüística. Y además ha tenido la desfachatez de ocultar que el castellano ha sido eliminado prácticamente de la enseñanza en Galicia, Cataluña y País Vasco, incumpliendo el artículo 3.1 de la Constitución, que dice que «el castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla». ¿Dónde queda para el Consejo de Europa «la preeminencia del derecho» que figura entre sus fines fundacionales? Se ve que eso no toca ahora.

Los intereses autonómicos

Germán Yanke Estrella Digital 8 Enero 2009

Seguramente lo hace con toda su buena voluntad. Seguramente no puede hacer otra cosa cuando los presidentes autonómicos del PP acuden a la Moncloa y cada uno recibe lo que pide o, en todo caso, buena parte de lo que pide. Seguramente las cosas son como son, y lo que no puede ser, como decía el torero, no puede ser y además es imposible. Seguramente. Pero la frase de Mariano Rajoy ("a los presidentes autonómicos del PP les recomiendo que defiendan sus intereses y yo me ocuparé de defender los intereses generales de todos los españoles") revela hasta qué punto, incluso en las filas del principal partido de la oposición, se ha perdido el sentido del Estado.

Es evidente que la iniciativa del presidente del Gobierno, a la que se van sumando -manifiesten entusiasmo o plácidas reservas- los presidente autonómicos que visitan la Moncloa, no es propiamente "un sistema de financiación autonómica" o un sistema para reforzar económicamente el Estado autonómico, sino un mercadeo en el que Rodríguez Zapatero, de uno en uno, ofrece algo con la disculpa que interesa en cada momento: aquí la población, allá la lengua, allí la necesidad de incrementar la población, en este caso el porcentaje de mayores, en aquel la extensión del territorio. Da igual. No se trata sino de contentar a todos los que se presentan con el subterfugio, aparentemente bendecido ahora por la oposición, de defender sus intereses.

Un estado de cosas en el que los intereses de las comunidades autónomas no parecen ser generales, es decir, no se encuadran en un Estado fuerte, que no puede estirarse como un chicle, no resulta ni atractivo ni razonable. El PP, con toda la razón, ha venido defendiendo que la financiación autonómica era una política de Estado que debía ser discutida en la sede de la soberanía, en el Parlamento, y no sometida a una suerte de bilateralidad permanente y extendida a todos. Cuando algunos partidos catalanes reclamaron al Gobierno, en esta cuestión, la bilateralidad a la que aseguran tener derecho, el Gobierno respondió en este mismo sentido.

Puede entenderse, aunque no sea justificable, que el presidente Rodríguez Zapatero, para resolver sus cuitas (las catalanas y otras), quiera saltarse a la torera este planteamiento lógico y sustituir la política de Estado por el cambalache, al principal partido de la oposición por los presidentes autonómicos. Lo que no puede entenderse es que el PP renuncie a su papel, como partido, en la conformación de la financiación autonómica y en el desarrollo del Estado de las Autonomías para dejarlo en una tercera voz junto al presidente del Gobierno y sus propios presidentes autonómicos defendiendo "sus intereses", unos intereses al parecer distintos de los que se tiene que hacer valedor, en medio del caos, Mariano Rajoy.

Aquí no hay, como también se ha dicho, rifas con todos los números privados. En un invento de esa naturaleza o hay trampa o pierde la banca. Y en este caso la banca somos todos.

El baile de las banderas
Marcello Estrella Digital 8 Enero 2009

Nadie puede imaginar que el presidente de Francia o de Estados Unidos cada vez que recibe a un político regional o federal de su país, bien en el palacio del Elíseo o en la Casa Blanca, adorne la puerta de la residencia presidencial de la nación con las banderas locales o regionales como lo hace el presidente Zapatero cada vez que viene a Madrid, a pedir dinero -sólo a eso vienen-, cualquier reyezuelo de los taifas autonómicos españoles para así devaluar el prestigio de la nación y de la bandera española, en aras de eso que el presidente español llama su "talante", federal o confederal.

Esta fiesta de las banderitas regionales la estamos admirando a diario con la ronda de visitas a la Moncloa que están protagonizando los presidentes de las distintas Autonomías, para ver qué parte de la tarta de la financiación del Estado les va a tocar en suerte, y como consecuencia -ése es el único de los motivos- de las reivindicaciones que abandera la Generalitat, a costa del nuevo Estatuto catalán, y a pesar de que está pendiente de una decisión del Tribunal Constitucional.

Zapatero acoge a los señores feudales españoles con sonrisas y dádivas y, de paso, aprovecha para abrir fisuras en el PP porque le ofrece a Madrid o a Valencia orondas manzanas envenenadas con las que no sólo se rompe la solidaridad nacional, sino la propia interna del Partido Popular, dejando a su presidente Rajoy a la intemperie y sin la menor autoridad al frente de su partido, como ya ha quedado en evidencia tras el paso de Aguirre por el palacio de la Moncloa.

El sentimiento nacional y patriótico de Zapatero es así, fiesta de banderitas en el palacio presidencial español, donde sólo debe ondear la enseña de nuestro país, y donde sólo la cortesía internacional permite instalar las banderas de ilustres estadistas extranjeros. De manera que Zapatero le da rango de país extranjero al total de las Autonomías, lo que constituye un gigantesco error. Pero el presidente es así y está en campaña electoral en el País Vasco y Galicia, y por eso ahora no hace campaña del "Gobierno de España", como hizo en las elecciones generales metiendo la bandera de España en todos los anuncios del Estado, y fichando a José Bono como el mascarón españolista y catolicón de la nave del PSOE.

Y, como le dijo una vez Adolfo Suárez a José Ramón Lasuén, cuando en la Moncloa el ex líder de UCD preparaba la formación de su primer Gobierno democrático, Zapatero le dice a sus visitadores monclovitas eso de: "No os preocupéis porque habrá globitos para todos". Y los recibe en la escalera del palacio presidencial bajo la banderita de turno, los sienta en el despacho con más banderitas -la europea también, por supuesto- y finalmente les presta a todos la sala de prensa de la presidencia -otro error- para decir lo contentos que están. Al menos hasta que se conozcan las cifras de la que será nueva financiación autonómica y se sepa quién se va a llevar la parte del león de los dineros del Estado. Los que Zapatero despilfarra en favor de todo el que llega solícito y acogotado a los altos salones presidenciales -sindicatos, banqueros, empresarios, Autonomías, etc.-, fabricando así una inmensa pirámide de gasto público, al estilo de Madoff, pero a cuenta del déficit imparable e impagable español.

Con mi dinero ¡NO!
Javier Benegas El Confidencial 8 Enero 2009

Déficit democrático y ruina económica son desdoblados una y otra vez como si se tratara de cuestiones distintas. Y no son distintas: son la misma cuestión. Pero es conveniente separarlas para que la primera quede ahogada en interminables debates partidistas. Y la segunda se diluya en discusiones academicistas protagonizadas por agentes que a fin de cuentas viven y trabajan por y para el sistema.

Una vez se rodea la trampa, lo que nos encontramos es una simetría abrumadora entre déficit democrático y miseria social, tan proverbial que sólo resta un mínimo de lucidez y valentía para certificar que son imagen y reflejo de un mismo proceso de degradación. Cada vez que un gobierno occidental decide, sin encomendarse a Dios ni al diablo, echar mano del dinero del contribuyente para inyectarlo en el “sistema”, las democracias se tambalean con la misma violencia con la que, a renglón seguido, se generan nuevas ondas de pobreza que terminan invariablemente por impactar sobre las sociedades expoliadas. Es decir, el déficit democrático avanza en paralelo al endeudamiento de los Estados y viceversa, y el resultado final sólo puede ser uno: la ruina absoluta de los ciudadanos y la quiebra de los estados.

El capitalismo no es una ideología -por si no se han enterado quienes aún discurren por obra y gracia de determinados implantes– ni tampoco es el origen de los males. El origen está en el déficit democrático. Y desde ahí, el mal se extiende a gran velocidad a todas partes. El Libre Mercado se convierte en mercantilismo, y éste a su vez degenera en codicia y corrupción. La mentira se transforma en coartada del sistema, primero, en noticia, después, y finalmente en norma. Y los gobernantes de nuestras democracias pierden toda legitimidad. El pueblo es soberano, sí, pero la democracia no legitima en modo alguno el expolio masivo. El Estado existe para protegernos, no para incautarse de nuestros bienes por mucho que las facturas -que, por cierto, no hemos firmado- nos las vayan a girar a 12, 24 y 36 meses. Por más que se difiera en el tiempo, hacerlo es un golpe de estado en el que en vez de sacar los tanques a la calle, se endeuda a los ciudadanos hasta límites insoportables.

Cuando los gobernantes pierden toda legitimidad al superar los límites de su mandato y los Estados dejan de cumplir con su cometido para pasar a ser sistemas agresivos y totalitarios, el ciudadano tiene el derecho y el deber de resistencia. La democracia no es un sistema que consagre el poder absoluto por la vía del voto cada cuatro años a unas listas cerradas y bloqueadas. Y tampoco puede entenderse como un sistema de gobierno expansivo, mediante el que la sociedad civil firma cheques en blanco a las castas políticas, sean del signo que sean. Ante crisis formidables como la presente, el sentido común, el instinto de supervivencia y el principio de prudencia tienen su lugar natural en la sociedad civil, puesto que ésta reacciona directamente en base a la realidad del entorno y actúa en consecuencia con una capacidad de ajuste infinitamente mayor y más rápida que cualquier estructura superior, sujeta siempre a múltiples injerencias y a la intermediación de agentes interesados.

Por ello, para que la democracia sea un hecho y no mera coartada, tan fundamental es exigir la separación de poderes como tener una sociedad civil fuerte y reactiva. La representatividad no es monopolio de los partidos políticos, y menos aún cuando carecen de democracia interna, sino un bien que ha de custodiar la propia sociedad civil en todo momento, ejerciendo una vigilancia y una presión constante sobre cualquier decisión que vaya más allá de la mera gestión. Más claro aún: decidir el destino de 250.000 millones de euros del dinero de los contribuyentes, ya sea en forma de avales o aportaciones directas, no es una decisión exclusiva de la casta política, ni hay democracia que pueda legitimar semejante incautación de bienes. Y si nuestros gobernantes insisten en asegurarnos que ese es el único camino, argumentando la extrema gravedad de la situación, antes de entrar en ese debate, lo primero es exigirles a todos ellos la dimisión, lo segundo depurar responsabilidades y lo tercero regenerar nuestra democracias. Todo lo demás es seguir avanzando con paso firme en dirección al abismo.

* Javier Benegas es Vicepresidente y Secretario General de la Plataforma las Clases Medias: www.clasesmedias.org

Justicia sin jueces (independientes)
... No se trata de preferir a unos sobre otros ni de si unos lo harán mejor que los otros. De lo que se trata es de rechazar que una ley entregue decisiones a todas luces jurisdiccionales, confiadas a los Jueces y Magistrados por la Constitución, a funcionarios hoy dependientes del Ministerio de Justicia
ANDRÉS DE LA OLIVA SANTOS Catedrático de Derecho Procesal de la Universidad Complutense ABC 8 Enero 2009

Por débil que sea la personal esperanza en una regeneración social e institucional (Consejo General del Poder Judicial incluido), hay momentos en que el silencio podría parecer indiferencia y aceptación. Lo que ahora mismo sucede en relación con la Justicia me impone no callar.

Sin duda, es legítimo discrepar de las decisiones del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), recurribles ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. No es legítimo, en cambio, pretender que el CGPJ rinda cuentas ante el Parlamento. Porque el CGPJ es (lo dice la Constitución Española y el Tribunal Constitucional) el principal órgano de gobierno del Poder Judicial, creado para garantía de la independencia judicial y, en un régimen de separación de poderes, esa separación y esa independencia dejarían de existir si lo que decide el CGPJ estuviese sometido al control parlamentario.

Dedíquese el Congreso de los Diputados al control del «Gobierno de España» y, si se quiere, ocúpese, junto con el Senado, de saber qué hacen, en relación con la Justicia, los gobiernos autonómicos con competencias en esa materia. Pero la pretensión de que comparezca ante el Congreso el Presidente del Tribunal Supremo (TS) y del CGPJ para dar cuenta, bien de resoluciones judiciales, bien de acuerdos del mismo CGPJ, es contraria a la Constitución Española (CE). Lo dije hace años cuando por vez primera otros protagonistas promovieron tal comparecencia y lo repito ahora. La Constitución y el sentido de la función constitucional del órgano que representa, debieran impedir al Presidente del TS y del CGPJ acudir al Congreso de los Diputados a causa de un ilegítimo requerimiento parlamentario.

Si una decisión disciplinaria del CGPJ fuese completamente errónea a causa de los defectos de la ley que establece las faltas y las sanciones, la responsabilidad sería del Parlamento, que hace las leyes, y del Gobierno, al que corresponde la principal iniciativa legislativa. De modo que estarían de más, en ese supuesto, los ataques al CGPJ y a los jueces. Pero cabalmente, es de ese supuesto del que parte el Gobierno cuando, sin el mínimo respeto a otro poder del Estado, anuncia una reforma urgente de la ley disciplinaria de los jueces.

Hay que buscar, pues, la causa de los ataques al margen de la coherencia y la racionalidad. Personalmente, me parece que el sentido de esos ataques es triple: en primer lugar, desviar la atención de las responsabilidades propias en diversas crisis muy graves, como la económica, vergonzosamente tratada en fondo y en forma, la del tristísimo «liderazgo» español en el aumento del tráfico y consumo de drogas o la del incremento de la criminalidad. En segundo lugar, se busca neutralizar, por acobardamiento ante la presión política, el recto ejercicio de la potestad de aplicar el Derecho. En palabras menos precisas, pero quizá más comprensibles: se busca, una vez más, neutralizar la Justicia constitucional, falible sin duda, pero también, a la postre, independiente. Por último, esos propósitos enlazan con el designio de desarmar lo poco que queda de Estado unitario dentro del «Estado de las Autonomías», para ofrecer más poder a los nacionalismos.

Mientras los Jueces se preocupan por graves motivos y discuten actuaciones, ya está en el Congreso de los Diputados un «Proyecto de Ley de Reforma de la Legislación Procesal para la Implantación de la Nueva Oficina Judicial». Ante la magnitud de tal proyecto, que ocupa 136 páginas del Boletín del Congreso, se diría, que va más allá de regular la disposición interior de las oficinas que los Jueces y Magistrados necesitan para juzgar y hacer ejecutar lo juzgado.

Y, en efecto, lo que sucede en realidad con esa iniciativa gubernamental es que, junto a algunas innovaciones positivas, entraña un cambio gigantesco del instrumento ineludible de la Justicia que es el proceso. Y ese cambio no es otro que transferir al Secretario Judicial innumerables decisiones que, desde hace casi dos siglos, vienen adoptando los Jueces o los Magistrados. A título indiciario, vean este dato: la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil menciona 73 veces al «Secretario Judicial». Si se aprobase el artículo decimotercero del Proyecto, con sus 398 apartados, los términos «Secretario Judicial» aparecerían 396 veces en la citada Ley.

Por supuesto, la Exposición de Motivos del Proyecto pretende que no se sustrae a los Jueces y Magistrados nada esencial para administrar justicia o, lo que es igual, ejercer la potestad jurisdiccional. Estoy en radical desacuerdo con tal afirmación. No es éste el lugar para discutir el Proyecto, punto por punto. Pero puedo adelantar algo del fundamento de mi desacuerdo y de mi preocupación.

Conforme a doctrina pacífica (hasta ahora), los Jueces y Magistrados constitucionales (los del art. 117 CE) no juzgan sólo cuando dictan sentencia sobre el fondo, sino cuando se ocupan de que cada proceso, de principio a fin, siga los derroteros legales. Que el proceso esté en manos de los Jueces constitucionales, por más que les ayuden otros servidores del Estado, ha venido siendo una principalísima garantía para todos, sin la cual no estamos debidamente protegidos. La vieja pretensión de que los Secretarios Judiciales se consideren tan integrantes de los «Juzgados y Tribunales» (aptdo. 3 del art. 117 CE) como los «Jueces y Magistrados integrantes del Poder Judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley», que son los llamados a administrar justicia (aptdo. 1 del mismo art. 117 CE), es contraria a cualquier interpretación razonable de ese precepto constitucional.

Pero ocurre, además, que, por poner ejemplos de novedades proyectadas, resulta inaceptable encomendar al Secretario Judicial la admisión de la demanda, el embargo de bienes o el señalamiento de los actos orales y públicos que el Juez preside y en los que adopta decisiones importantes o adquiere elementos de juicio para dictar sentencia. Esto último pugna con la razón y con la jerarquía más elemental. Y los dos ejemplos anteriores muestran que, en realidad, decisiones de gran importancia y con influencia más allá del proceso, se arrebatan a los Jueces constitucionales, sustituyendo incluso el juicio de éstos sobre su propia jurisdicción y competencia y atribuyendo a funcionarios jerarquizados la potestad jurisdiccional que es necesaria para embargar un inmueble, una cuenta bancaria o un sueldo.

Es decir, que, con el pretexto de la Nueva Oficina Judicial, se quiere cambiar el oficio de administrar justicia e instaurar a los Secretarios Judiciales como Nuevos Jueces de lo Procesal e incluso de lo que trasciende a lo procesal. A lo largo de mi vida he manifestado, con obras, el mayor respeto y consideración a los Secretarios Judiciales. Pero no se trata de preferir a unos sobre otros ni de si unos lo harán mejor que los otros. De lo que se trata es de rechazar que una ley entregue decisiones a todas luces jurisdiccionales, confiadas a los Jueces y Magistrados por la Constitución, a funcionarios hoy dependientes del Ministerio de Justicia. Funcionarios que, paradójicamente, justo por no ser Jueces ni Magistrados, podrían pasar al ámbito de las Comunidades Autónomas, siguiendo el discutible rumbo que marcaron en su día, seguramente sin quererlo, las Sentencias 56 y 60/1990 del Tribunal Constitucional, al distinguir entre «Administración de Justicia» y «administración de la Administración de Justicia».

El 'nacionalismo andaluz" quiere resucitar
Francisco Rubiales Periodista Digital 8 Enero 2009

El Partido Andalucista, cuyo certificado de defunción fue extendido por el electorado andaluz en las últimas autonómicas, quiere resucitar, pero no sabe cómo hacerlo o quizás no es capaz, una vez más, de aplicarse la única terapia de choque que le curaría: liberarse del pasado y de unos viejos líderes que son los que siempre le han conducido hacia la tumba.

El Partido Andalucista ha desaparecido del Parlamento Andaluz y está tan acabado que unos dicen que está muerto y otros que sólo en coma. Lo cierto es que el cadaver no reacciona y que su encefalograma es plano. Sin embargo, los de siempre quieren resucitarlo. Los viejos y eternos líderes del partido se han reunido varias veces para practicarle el "boca a boca" a un cadáver que no reacciona. Demostrando que son ya demasiado viejos para entender el mundo, los dirigentes del pasado siguen aconsejando al enfermo terminal más de lo mismo: más nacionalismo andaluz, más de lo que llaman "andalucismo".

A finales de los años ochenta, el PA, con Pedro Pacheco como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía, tuvo una oportunidad de oro. Obtuvo diez diputados en las elecciones autonómicas y la opción de convertirse en la alternativa frente al cansancio de los andaluces ante la corrupción y el agotamiento del socialismo y la torpeza impotente de una derecha rancia e impopular, pero la viaja guardia, celosa ante el ascenso del alcalde de Jerez, "liquidó" a Pacheco y volvió a secuestrar al partido.

Pero el "Andalucismo" es ya una palabra vacía, viciada y desprestigiada por los errores del pasado, por las peleas internas entre dirigentes, por la utilización de marionetas que aparentemente mandaban, pero detrás de las cuales estaba siempre el "lider", por los años vergonzosos de "colaboración" en la Junta con el PSOE, por unas ideas y principios tan volátiles que servían para pactar con la derecha en los ayuntamientos y con la izquierda en el gobierno regional.

Los dirigentes del pasado siguen operando como el coágulo que tapona las arterias vitales e impide una renovación real y creíble de las personas y de las ideas, lo que condena al partido a ser un triste fantasma impotente y agonizante. Basta con que un candidato proponga un "cambio total" para que quede bloqueado. Basta con que alguien se atreva a criticar a las viejas momias para que quede anulado.

Están tan alienados y derrotados que son incapaces de ver la solución, a pesar de que la tienen delante de los ojos. No pueden comprender que los andaluces no demandan nacionalismo, sino regeneración. Existe una parte de la sociedad andaluza, cansada de corrupción, de manipulación y de la presencia agobiante de la Junta, que ocupa y domina hasta los últimos rincones de la sociedad, que lo que quiere es cambio profundo, una regeneración de la democracia y una limpieza con ácido de la sociedad, corroída por la corrupción, el poder sin control y el clientelismo más implacable.

Si quiere sobrevivir, el PA no tiene otra salida que cambiar hasta llegar a ser irreconocible, someterse a un transplante masivo de órganos y de sangre y resurgir con ideas nuevas, presentándose ante la sociedad andaluza como el partido limpio y regenerador que muchos esperan para acabar con la decadencia, la somnolencia y el aburrimiento de una política que sólo se interesa por el poder y por los privilegios y que hace muchos años que se olvidó del bien común y de los viejos principios y valores de la democracia.

El PA, desde sus orígenes, ha sido siempre un partido secuestrado por sus dirigentes, un rasgo dramático que devaluaba a los militantes y simpatizantes y que le ha llevado hasta el borde de la extinción.

Ya es demasiado tarde y la única posibilidad que les queda es renacer de las cenizas, como el Ave Fenix, jubilar a sus viejos dueños y ofrecer a los andaluces lo que éstos desean: un partido libre de corrupción, auténticamente democrático, limpio, capaz de alzar la bandera de la regeneración y de presentarse ante el ciudadano como la única opción democrática frente a las castas verticales, clientelares y autoritarias que dominan los demás partidos andaluces: PSOE, PP e Izquierda Unida.

No hay otro camino. Si no son capaces de asumir el duro trasplante y la brutal regeneración, lo mejor es que dejen morir al enfermo en paz.

Francisco Rubiales
Voto en Blanco

La paz de los europeos
Europa ha visto mejores días
Todo el mundo sabe y reconoce que Israel debe poder terminar esta ofensiva con una victoria decisiva sobre Hamás. Es, de hecho, la última posibilidad para los israelíes y los palestinos de lograr una solución de dos Estados.
GEES Libertad Digital 8 Enero 2009

Si el alto el fuego que para Gaza están promoviendo Francia y Egipto tiene los mismos resultados que el que celebró el presidente francés entre Rusia y Georgia en septiembre, estamos listos. Eso sí, ahora condenamos por igual al que corta el gas, que al que se ve privado de él. Equidistancia europea.

Pero primero, ya que nadie parece hacerlo, hay que decirle a ZP que Hamás no le parece bien a nadie. Por ejemplo, el audaz ídolo de esperanza, Barack Obama, en julio de 2008 en visita a Israel dijo:

Si alguien estuviera lanzando misiles contra mi casa, donde duermen mis dos hijas por la noche, yo haría todo lo posible por detener eso, y esperaría de Israel que haga lo mismo.

Los ex de la OLP tampoco se llevan bien con ellos, entre otras cosas porque intentan matarlos, y a veces lo consiguen, como lo demuestra el golpe de Estado en Gaza en 2007. De hecho, hay más manifestantes en Madrid que en Cisjordania. Por no caer bien, no caen bien tampoco a Egipto, que les tiene declarada la guerra a sus afiliados de la Hermandad Islámica y que les cierra la frontera porque no se fía de ellos. Tampoco le resultan amables a Arabia Saudí porque a pesar de ser sunitas, prefieren el apoyo de Irán que es el gran rival persa, y no árabe. Por fin, claro, el Gobierno checo que, con permiso del omnipresente Sarkozy, ha asumido la presidencia de la UE declaró desde el principio que Israel no era el responsable, e insiste ahora que su operación es defensiva. O sea que Hamás es, salvo por Irán y Siria –Estados ejemplares–, un grupo terrorista abandonado.

¿Quién queda? Pues, quién va a ser, al grito de ¡presentes! unos pocos gobiernos europeos, y todos los medios occidentales al borde la quiebra. Siempre hace falta alguien que tenga a bien legitimar el terrorismo y hacer de correa propagandista al islamismo más radical.

Al proceso de Oslo, los palestinos respondieron con cinco años de terror. A la retirada del sur del Líbano, Hezbolá respondió con la guerra del verano de 2006, aunque la ONU se ha encargado de garantizar su rearme desde entonces. En 2005 Israel se retiró unilateralmente de Gaza, con el resultado del incremento de ataques con misiles y fuego de mortero. Las negociaciones de paz con Siria han sido respondidas con la facilitación de armamento a Hamás.

La conclusión que se deduce es la siguiente. Por raro que pueda parecer a la mentalidad preponderante, sin victoria no hay paz. La supresión de un grupo terrorista de los más crueles que habitan nuestro planeta –¡quién lo iba a decir!– es buena para la paz.
Todo el mundo sabe y reconoce que Israel debe poder terminar esta ofensiva con una victoria decisiva sobre Hamás. Es, de hecho, la última posibilidad para los israelíes y los palestinos de lograr una solución de dos Estados. Ah, y Obama está de acuerdo. ¿Le escucharéis, progres del mundo, o seguiréis como siempre alérgicos a la realidad? O podemos seguir a lo nuestro y a fuerza de repetir la cantinela de que no hay que buscar culpables, acabar siéndolo nosotros.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

La pinza de Irán sobre Israel
José Javaloyes Estrella Digital 8 Enero 2009

La presencia en Madrid de Mahmud Abbás, presidente de la residual Autoridad Nacional Palestina -residual por reducida a Cisjordania, tras ser expulsada de la Franja de Gaza por las fuerzas de Hamás después de las elecciones en enero de 2006-, para reunirse con el presidente Rodríguez y entrevistarse con el Rey, coincide con tres disparos de cohetes "Katyusha" sobre una localidad de Galilea, ocasionando dos heridos, al impactar uno de ellos contra una residencia de ancianos. La andanada ha tenido su réplica en otra de la artillería israelí, dirigida al espacio desde el cual se habían disparado los cohetes.

El suceso, militarmente estimado como un hecho puntual y previsto, sobreviene dentro de un contexto de alerta por parte de Israel, cuya aviación patrulla con intensidad manifiesta la zona desde el pasado 27 de diciembre último, fecha en que comenzó la guerra contra Hamás en la Franja de Gaza, por causa de los cohetes y proyectiles de mortero disparados desde allí contra el sur de Israel.

Tan islamistas proiraníes son los "jamasíes" de Palestina como los "hezbolíes" de Líbano, formando entre ambos la pinza persa sobre Israel, al que unos y otros bombardean por delegación; es decir, en tanto que combatientes por interposición. Técnicamente, sin embargo, se estima que los disparos de esta mañana no proceden de Hezbolá, sino de alguna de las especies asociadas dentro de la fauna terrorista del yihadismo exportado por Irán.

Con todo, y a la vista de la escala en Madrid del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, los cohetes disparados contra Galilea desde el sur del Líbano -más allá de los arrastres que puedan tener militar y políticamente- aportan una información tan oportuna como relevante para enmarcar la visita de Abbás con el presidente del Gobierno español, sabido cual es su punto de vista sobre el último conflicto militar en Oriente Próximo.

Un punto de vista, predefinido por su ministro de Asuntos Exteriores, como análisis cuantitativo del problema, al reducirlo a términos de proporcionalidad -como excesiva respuesta judía- en vez de hacerlo desde estimaciones cualitativas sobre la genuina naturaleza del conflicto. Pues de lo que en verdad se trata, tal como digo, es de una guerra con Irán por combatientes interpuestos.

Eso lo sabe perfectamente el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, que negociaba con Israel en nombre de todos los palestinos, mientras que los palestinos de Hamás no reconocen a Israel, como hace el propio Irán, en cuyo nombre hacen la guerra escudándose con la entera población de Gaza.

ZP no puede ver eso por la muy simple razón de que tiene puesta, sobre los ojos, la peregrina teoría de la Alianza de Civilizaciones. Tan bienquista y oportuna para la República Islámica de Irán como explosivamente contradictoria con su entusiasta obamamanía. Lo comprobaremos a partir del próximo día 20.

Una fuerza de interposición
DARÍO VALCÁRCEL ABC 8 Enero 2009

LA fuerza israelí no vale por sí sola. Pero no hay negociación sin posibilidad de aplicar la fuerza. Quienes hemos defendido durante 30 años el derecho de Israel a ser reconocido como Estado soberano seguimos defendiendo hoy la posibilidad práctica de la paz. Paz en Gaza, millón y medio de habitantes, pero también en las ciudades israelíes, Ashkelon, Ashdod, Beersheba, alcanzadas por los cohetes Kassam, lanzados por Hamás.

Primer punto, conseguir el alto el fuego. Una fuerza como FINUL, desplegada hoy en la frontera de Líbano, a cinco metros del territorio israelí. Peace building force, compuesta sobre todo por soldados franceses, españoles e italianos, interpuesta por orden de la ONU, entre Hezbollah y el ejército israelí tras la guerra relámpago de julio-agosto 2006. Desde entonces los incidentes entre Hezbollah y el ejército israelí han sido mínimos. Por ahora, los europeos, de acuerdo con Estados Unidos, han pacificado la zona. Hubo riesgos graves. Un cazabombardero israelí se lanzó contra posiciones europeas; hubo que decidir en fracciones de segundo; misiles tierra-aire franceses hicieron disparos de aviso, el avión giró en redondo, cesó la provocación, la ministra francesa hubo de informar a la Asamblea Nacional. A imitación de FINUL, una fuerza de las Naciones Unidas ha de interponerse entre israelíes y palestinos y sellar la franja, desde la orilla mediterránea, Beit Lahia, hasta la orilla suroeste, Rafah, bordeando el perímetro interior hasta la frontera egipcia. Cerrar cien túneles por los que entran armas. Israel acabaría por aceptar.

Dos, la temperatura al rojo de la elección israelí, 10 de febrero, no debe prevalecer sobre la cuestión central. Hamás es, para EE.UU. y para la Unión Europea, un grupo terrorista. Ismail Haniya, su líder, sabe defenderse de la acusación. Pero le será difícil negar que el jeque Nizar Rayan, hombre de Hamás, muerto por la aviación israelí, había enviado meses atrás a su hijo a cometer un atentado suicida. La historia del enfrentamiento israelo-palestino, larga de 60 años, es increíblemente cruel. No es esperable que Hamás vaya a ceder en su primera reivindicación: «Somos un poder elegido. Para renovar la tregua hemos de ser tratados con el respeto que se debe a un poder elegido». Reproducir esto no es abogar por equidistancia alguna, lejos de ahí: es reconocer lo que hay. Hamás resistirá. Hay que negociar. El cuarteto debe impulsar, de una maldita vez, la negociación. Un triunfo electoral del centrista Kadima, liderado por la señora Livni, será mejor que la aparición, de nuevo, del poco fiable Benjamin Netanyahu.

Tres, será un largo camino. Estados Unidos y Europa seguirán defendiendo el reconocimiento pleno de Israel. Pero ambos han defendido, desde hace largos años, la puesta en pie de un Estado palestino. Se han perdido los ocho últimos años. Israel y Palestina no avanzarán sin cooperación internacional. Palestina ha vivido hasta ahora, en buena parte, de la ayuda económica de la Unión Europea.

Cuatro, Israel no resistirá muchas más imágenes de niños muertos en las primeras páginas y los telediarios del mundo, mientras las radios machacan sin cesar. La injusta derrota mediática puede afectar a los fundamentos del Estado israelí. La América de Obama, nos dice una fiable garganta profunda del departamento de Estado, girará hacia un proyecto nuevo: Estado palestino, refugiados, asentamientos, armas, Jerusalén Este. La tendencia filojudía de la señora Clinton no cambiará el esquema. Los secretarios son, según la constitución, precisamente eso, secretarios del presidente de los Estados Unidos. Los saudíes, qataríes, jordanos y egipcios respaldarán a las Naciones Unidas. La paz con dignidad no es una idea voluntarista. La Autoridad Palestina reconoció hace 20 años las resoluciones 242 y 338.

Cinco, el Egipto oficial, el que está en el poder, no sufre en exceso por el castigo a Hamás, hijo de los Hermanos Musulmanes, que Hosni Mubarak nunca apreció. El incendio de Gaza puede llevar el peligro a Siria y Líbano, escenario insoportable. Sarkozy, copresidente con Mubarak de la Unión por el Mediterráneo, se esfuerza por evitarlo. Su enlace es el antiguo embajador en Washington, Jean-David Levitt, hoy en el Eliseo. Interlocutor desde el día 20, el general James Jones, nuevo asesor de seguridad de la Casa Blanca. Hamás aprovechó la oportunidad del vacío de poder en Washington. Acaba dentro de 12 días.

La hipocresía del presidente
EDURNE URIARTE ABC 8 Enero 2009

Lo peor de las declaraciones de Zapatero sobre la guerra entre Hamás e Israel es su insoportable hipocresía, la evidencia de que él, como presidente de nuestro país, actuaría exactamente igual que Israel en circunstancias parecidas. Lo sabe él y lo saben todos los mandos del ejército. Pero confunde y miente a la opinión pública cuando califica la respuesta de Israel de desproporcionada.

¿Qué sería proporcionado, como analizaba André Glucksmann en un magnífico artículo en El País? ¿Que Israel optara por los mismos cohetes que Hamás, por los atentados suicidas y por la selección deliberada de poblaciones civiles como objetivos? ¿O sería proporcionado que Israel imitara a Hamás y su deseo de desaparición del Estado judío y abogara por la aniquilación de Palestina?

Zapatero sabe que si ETA controlara totalmente el País Vasco y su estrategia fuera la de Hamás, su concepto de desproporcionado cambiaría totalmente. Con ETA haciendo una campaña de atentados suicidas a lo largo de toda España, lanzando cohetes contra los territorios cercanos de Navarra, la Rioja o Cantabria, con su población escondida en refugios antimisiles, y recibiendo, pongamos, armamento desde Francia e Inglaterra. Y nuestro presidente quiere hacernos creer que su respuesta sería policial, o que nos diría eso de que no hay una solución militar al conflicto, o que la «actitud» de ETA-Hamás ha sido «irresponsable». O que se dedicaría unos cuantos años a mendigar una intervención de la ONU mientras los habitantes de varias comunidades viven en refugios, la población española está aterrorizada por los atentados suicidas y una potencia vecina, algún Irán europeo, amenaza con aniquilarnos con una bomba nuclear que está a punto de obtener. Ése es el único análisis que un jefe de Gobierno no concernido directamente por esta guerra puede hacer. Todo lo demás es parte de esa inmensa mentira o ese show mediático (el Sarkoshow) en que algunos dirigentes europeos han convertido el conflicto palestino-israelí. Hasta que les concierna directamente, cuando la destrucción de Israel pueda ser la suya propia.

Los mismos «gazaprogres»
ALFONSO ROJO ABC 8 Enero 2009

Se puede hacer la paz con gente que odia más a sus enemigos de lo que ama a sus hijos? La pregunta fue acuñada hace ya cuatro décadas por Golda Meier y desde entonces reverbera en el denso aire de Oriente Próximo.

No tengo la menor duda de que los palestinos, como cualquier ser humano, adoran a sus hijos, pero coincidirán conmigo en que después de cada atentado suicida hiela el alma escuchar al padre del que se acaba de inmolar, proclamar que su mayor deseo es que el resto de su prole siga el ejemplo del hermano mayor.

Algo tan espantoso sólo puede ser fruto de la histeria del momento, pero el alborozo colectivo con que suele ser acogido, refleja una sociedad moralmente enferma. Nadie puede permanecer impertérrito ante esas imágenes de niños ensangrentados o frente a la noticia de que un blindado ha masacrado a 40 refugiados en una escuela.

Las condiciones de vida del millón y medio de palestinos -atrapados entre Egipto e Israel- son detestables, pero mucho más lo es la conducta de sus dirigentes. Esos que estos días se esconden en búnkeres y se parapetan tras la población civil, nunca han hecho un solo gesto que pueda hacernos suponer que piensan cortar lazos con quienes se embuten en chalecos explosivos.

Las tropas del Tsahal abandonaron la franja de Gaza en octubre de 2005 y desde entonces, los milicianos de Hamás no han cesado de disparar contra territorio israelí. A un promedio de 20 ataques diarios.

Los mismos «gazaprogres» que exigen indignados que se castigue a Israel por la invasión, podían haber reclamado una intervención internacional contra quienes permiten el lanzamiento cotidiano de cohetes «Kassam» o haber propuesto el despliegue de cascos azules de la ONU para bloquear la Ruta Filadelfi, bajo la que discurren los túneles por los que los ayatolás iraníes hacen llegar armas y explosivos a los facinerosos de Hamás.

No lo han hecho y la pregunta, tras 38 meses de silencio, cae. ¿Podemos condenar que Israel lance un ofensiva militar e intente eliminar a quienes agreden a sus ciudadanos?

Galicia Bilingüe presentará el libro «Extranjeros en su país» en Orense
ISABEL BUGALLO ABC Galicia 8 Enero 2009

ORENSE. El próximo sábado día 10 de Enero, Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, presentará la reedición del libro «Extranjeros en su país» del diputado de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, periodista y profesor de filosofía, Antonio Robles quien habla de la «limpieza lingüística» que se está llevando a cabo en Cataluña desde hace dos décadas y recuerda entre otras cuestiones, cómo los partidos nacionalistas pueden utilizar el idioma como «arma política para segregar».

La presidenta de Galicia Bilingüe, organizadora de la presentación expresó su satisfacción por acercarse a Orense, la ciudad que en múltiples ocasiones ha sido calificada como la Atenas de Galicia y en la que actualmente se está desarrollando una «campaña mentirosa» con subvención institucional con la que la Universidad de Vigo está «intentando convencer a alumnos y padres de que el modelo lingüístico que se aplica en Galicia es igual que el que se aplica en Europa» aunque no sea así, entre otras cuestiones porque en Europa los padres son los que eligen «la lengua vehicular» y no la administración.

Gloria Lago, lamentó la imposición lingüística que se está ejerciendo en Galicia y asegura que al leer el libro «me pareció ver lo que está pasando aquí». La plataforma Galicia Bilingüe estará además el sábado en Orense para informar a los ciudadanos sobre sus actividades y limpiar su imagen, ya que «se dicen muchas mentiras sobre nosotros» y Galicia Bilingüe «lo que hace es con su propio dinero, con su esfuerzo e incluso aguantando a veces acciones de grupos radicales que son auténticos fanáticos que no comprenden que imponiendo un idioma solo se genera rechazo».

Además, el sábado a las 18 horas en el aula cultural de Caixa Nova, Galicia Bilingüe informará a la sociedad orensana sobre la manifestación que tendrá lugar Santiago de Compostela el próximo domingo 8 de febrero en defensa de la libertad de elección lingüística.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

proceso para nada
José Antonio VERA La Razon 8 Enero 2009

La vista oral que hoy debe comenzar contra el lendakari Ibarreche y el socialista Patxi López por sus reuniones con Batasuna tiene toda la pinta de ser una mera escenificación procesal que no acabará en nada. Primero, porque las defensas de los acusados se han dedicado a reprobar magistrados hasta conseguir un trío de juzgadores acorde con sus intereses. Segundo, porque ningún tribunal va a condenar a los dos candidatos con más posibilidades de ganar las elecciones vascas. Y tercero, porque extrañaría que se penara a Patxi e Ibarreche y se dejara libre a Zapatero, que anunció públicamente el comienzo de las reuniones no sólo con HB, sino con los propios terroristas. Estamos, por tanto, ante una de las muchas contradicciones que se dan en el sistema judicial español. Con la ley en la mano, quienes se vean públicamente con los batasunos deberían ser condenados no sólo por desobediencia, sino por incurrir en manifiesta ilegalidad. Pero se da la circunstancia de que aquí con los proetarras se veía todo el mundo. Paseaban libremente por la calle, convocaban manifestaciones, firmaban manifiestos, daban ruedas de Prensa y se reunían con quienes les parecía. A estas alturas, todo parece un cuento. Y este juicio, una pantomima que se encargarán de escenificar dos de los jueces elegidos para representarla: uno propuesto por el PNV, y otro, entusiasta defensor de la «mesa de partidos». O sea, de risa.

La causa perdida

Vicente A. C. M. Periodista Digital 8 Enero 2009

Las declaraciones del Sr. Urkullu en las que indica que en el Lehendakari Ibarretxe se fusiona todo el pueblo vasco, son el síntoma más claro del sentimiento nazi que subyace en el nacionalismo excluyente y totalitario que ejerce el PNV. La idea del líder que conduce a su pueblo hacia la liberación y que al representar al pueblo representa en sí mismo la legalidad que emana de ese pueblo, va contra todo derecho y proclama la impunidad ante la Ley. Nadie puede estar por encima de la Ley y la única excepción recogida en la Constitución de España, que es la inviolabilidad del Rey , es igualmente un anacronismo democrático que tampoco debería existir.

Ningún dirigente por muy democrática que haya sido su elección como tal, puede estar incumpliendo la Ley. El fin no justifica los medios, ni los buenos deseos disculpan actuar conscientemente vulnerando la Ley. Es un delito y se debe responder penalmente por ello. Hoy se celebra la causa contra dos de los principales dirigentes de El País Vasco, el actual Lehendakari Sr. Ibarretxe y el Presidente del principal partido de la oposición, el PSE, el Sr. López. En ambos casos la acusación es por haberse reunido públicamente con representantes de ETA, tambien sentados en el banquillo de los acusados.

Hoy la Justicia tiene la oportunidad de demostrar que la Ley es algo más que un instrumento político a merced de los que ostentan el poder y que la aplican “según convenga a la jugada”. A nadie se le puede escapar el trasfondo político que existe dada la relevancia de los personajes implicados y la cercanía de las elecciones autonómica en El país vasco. Lo deseable sería que se pudiera aislar cualquier influencia exterior y que los jueces actuasen con la rectitud e independencia que se les supone y les otorga la Constitución. Pero mucho me temo que presiones de todo tipo harán que este juicio sea una farsa más.

Si en buena lógica se considerara la culpabilidad de los encausados, algunos de ellos como en el caso del etarra Otegi, deberían volver a la cárcel. Otros verían aumentadas sus penas de prisión actuales y en el caso del Sr. Ibarrtxe y el Sr. López, quedarían en libertad pero pudieran llevar aparejadas como accesoria la de suspensión temporal para ejercer cargo público. Ello llevaría al inmediato cese del Lehendakari y su sustitución en el Parlamento Vasco y a que el Sr. López no pudiera ser el próximo candidato a lehendakari. Si por el contrario se considerase que no existe delito alguno, se crearía un precedente cuyo alcance no se puede imaginar.

Este es un asunto incómodo para el Gobierno del Sr. Zapatero que supongo intentará por todos los medios influir para obtener una sentencia salomónica con cualquier resquicio que la Ley permita. No se puede permitir el victimismo del PNV y la vergüenza de ver su estrategia anti terrorista censurada por la Ley. Así que lo que puede que pase al final es que la causa sufra un retraso hasta después de las elecciones autonómicas y mientras, poner el máximo esfuerzo en evitar que ETA se siga presentando a las elecciones, sean con listas negras o blancas.

Seguimos en la farsa y en lo que parece será al final un acuerdo de alianza entre el nuevo nacionalismo socialista y el PNV. Todos ganan pero el Estado de Derecho pierde.

Lo que el PNV teme perder
Editorial La Razon 8 Enero 2009

El Gobierno vasco ha tejido una trama clientelar con presencia en cerca de 300 entidades

Las elecciones del pasado domingo en el País Vasco abrieron el camino a la alternancia en una comunidad controlada por el nacionalismo desde hace 30 años. Por primera vez, los ciudadanos respaldaron mayoritariamente la opción constitucionalista en la Cámara autonómica. Hemos defendido en innumerables ocasiones que el concepto de alternancia en el poder era no sólo saludable en democracia, sino que resultaba imprescindible. La condición casi vitalicia de una administración genera indefectiblemente vicios y disfunciones que acaban por contaminar el sistema hasta en muchos casos corromperlo. En el País Vasco, saben mucho de esto, porque lo han sufrido. El PNV ha practicado una ocupación de prácticamente todos los resortes del poder hasta limitar realmente la libertad de aquellos que no compartían el proyecto nacionalista. Se ha cercenado también extraordinariamente la capacidad de los partidos de oposición para luchar de igual a igual con la formación de gobierno. Se han encontrado enfrente con todos los resortes de un régimen que se ha resistido tres décadas a dar paso a otros, lo que concede un extraordinario valor a lo que sucedió el pasado domingo.

La tupida trama clientelar extendida por la Comunidad con epicentro en Ajuria Enea describe por sí sola un sentido de propiedad del poder que chirría en un Estado de Derecho. Aunque la transparencia no es precisamente una cualidad en la Administración vasca, el informe que LA RAZÓN publica hoy desvela ese mastodóntico aparato de intereses que controla el PNV. Los Presupuestos de 2009 reflejan que el Gobierno vasco participa de forma mayoritaria en algo más de 60 sociedades públicas. Esa cifra se eleva sustancialmente hasta cerca de 300 entidades de derecho privado en las que la administración autonómica tenía una presencia de más de un 10 por ciento, según los últimos informes disponibles del Tribunal vasco de Cuentas Públicas. El porcentaje no admite comparaciones con el resto de autonomías españolas, pues supera de manera holgada el ratio de este tipo de sociedades por población de regiones como Andalucía o Madrid.

El mismo órgano fiscalizador ha denunciado reiteradamente la falta de publicidad en la contratación de personal por parte de las sociedades públicas, tal y como obliga la legislación vigente. De igual forma, se ha abusado de la libre designación para cubrir puestos. Estas dos circunstancias, la falta de publicidad y la libre designación, permiten adivinar que en estos momentos el PNV controla con su burocracia de gentes afines todos los resortes de control y toma de decisión de la Comunidad. Resulta especialmente inquietante y significativo los 500 mandos policiales nombrados «a dedo», de los que la mitad trabaja en la Unidad de Información y Análisis, y que constituyen todo un paradigma de ese régimen asfixiante y oscurantista.

Los exabruptos de las últimas semanas de los dirigentes del PNV ante la posibilidad de perder el Gobierno, impropio de un partido con auténtico espíritu democrático, se comprenden mucho mejor una vez comprobado todo lo que pueden perder en este tránsito. El PNV es un partido eminentemente de poder, como lo demuestra que haya sido capaz de gobernar apoyado en el partido de ETA y que los mismos no tengan rubor alguno en plantear acuerdos con el PSE e incluso con el PP para no tener que abandonar Ajuria Enea. Creemos que la formación de Sabino Arana ha prestado un pésimo favor a la democracia vasca con su radicalidad y sentido patrimonialista del Gobierno. Su puesto está ahora en la oposición para desde allí abrir una profunda reflexión interna que le permita renovar y modernizar un proyecto que no casa con los intereses y necesidades de la sociedad.

¿Se puede pactar con el PSOE?
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 8 Enero 2009

EL día que la derecha española se sacuda su complejo ganará mucho. Y ganaremos todos. El complejo viene a la derecha española de creerse moralmente inferior a la izquierda, debido a las inmoralidades cometidas desde el poder. El poder corrompe, tizna, envilece. Y como la derecha española ha gobernado la mayor parte de nuestra historia, aparece llena de lamparones. Mientras la izquierda, que apenas lo ha hecho, resplandece. Pero eso no significa que sea mejor, más moral o virtuosa.

En las contadas ocasiones que gobernó, la izquierda igualó e incluso superó las barbaridades de la derecha. Recuerden la Primera República. Cuatro presidentes en once meses, Cartagena se independiza de Murcia. Camuñas, Málaga, Cádiz, entre otras, se proclaman independientes. Jumilla amenaza a «todas las repúblicas vecinas». Hasta que un general entra a caballo en el Congreso a poner orden. De la Segunda, ¿qué voy a decirles? Se la ha idealizado como «la gran oportunidad para democratizar España». Lo fue. Pero se quedó en eso, en oportunidad no aprovechada. Tuvo de todo, quema de conventos, cierre de periódicos, asesinatos políticos, revueltas campesinas, alzamientos, ¡del PSOE y de los nacionalistas!, contra el gobierno de la República, y guerra civil como colofón. Nada de que enorgullecerse.

Ya en la actual democracia, el gobierno de Felipe González tuvo sin duda cosas buenas -la mejor, alejarse del marxismo-, pero sus escándalos, que llevaron a algunos de sus dirigentes a la cárcel, mostraron que la izquierda puede ser tan corrupta como la derecha.

Eso a nivel nacional. En el internacional, la izquierda en el poder ha traído gulags, purgas, fosas comunes, millones de muertos y, desde luego, falta absoluta de libertad, sin desarrollo económico, pues la izquierda, en el mejor de los casos, reparte riqueza, pero no la crea, excepto para sus dirigentes.

¿Por qué saco todo esto? Pues porque tras intentar expulsar al PP de la escena política, el PSOE lo necesita para gobernar en el País Vasco. ¿Debe prestarse a ello? Sí, porque lo prioritario es acabar la ignominia que ha representado el PNV en el poder. Pero sin complejo alguno. Aquí quien tiene que rectificar es el PSOE de Zapatero. No más concesiones a los nacionalismos. No más olvidarse de la libertad y de la justicia. No más experimentos con la nación española. «Los experimentos, con gaseosa», decía d´Ors al joven que había derramado el champán al descorcharlo. Ni con quienes no se sienten españoles. Se puede y se debe ayudar al PSOE a salir de sus errores. No a perpetuarse en ellos. En otras palabras: el PP no debe pedir consejerías ni prebendas por su apoyo. Sólo que traiga un auténtico cambio en el País Vasco. Ese es el mejor, el único premio.

Un año del asesinato de Isaías Carrasco... y ANV sigue gobernando Mondragón
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 8 Enero 2009

Dos días antes de las elecciones generales de 2008, ETA asesinó a Isaías Carrasco en Mondragón. Un año después, la alcaldía del pueblo guipuzcoano sigue ocupada por ANV, ese partido que cumple la ley, según Rodríguez.

En las elecciones generales de 2008, el terrorismo volvió a influir en los resultados, como ya hizo en las de 2004. En este caso, el atentado fue mucho menos sangriento: sólo murió una persona, el militante socialista Isaías Carrasco, a quien Dios tenga en su gloria.

Los socialistas, con su arte para arrojar sangre y basura, montaron un espectáculo casi tan repugnante como el de marzo de 2004. El lendacasi Francisco Álvarez López arremetió contra Mariano Rajoy y María San Gil en la capilla ardiente del muerto y luego mandó a su jefa de prensa a contarlo a los periodistas. El País también arrimó el hombro con un editorial en el que afirmaba:

Como en 2004, el PP vio en el atentado la posibilidad de desgastar al rival y obtener réditos electorales.

¡Y esto lo escribió un medio del grupo que se inventó los terroristas suicidas en los trenes de Atocha. Pero parece que hay justicia: ¡la acción de PRISA ya cuesta menos que un ejemplar de El País! (Tampoco queremos olvidarnos de la portada de El Mundo, periódico tenido por conservador.)

La alcaldesa de Mondragón, Inocencia Galparsoro, se negó a condenar la muerte de Carerasco, que fue concejal del Ayuntamiento. La Ino pertenece a ANV, ese partido legal que condena la violencia, según Rodríguez.

El ataúd lo llevaron a hombros López, que se había entrevistado con Otegui, el pegamujeres Jesús Eguiguren, negociador con etarras y partidario de una salida negociada, y, detrás de éste, Miguel Buen, secretario d elos socialistas guipuzcoanos, que horas antes había dicho lo siguiente:

si se diesen las circunstancias, volveríamos a intentarlo. Lo hemos intentado y no sólo no nos arrepentimos, sino que estamos orgullosos. Si se diesen nuevamente las circunstancias necesarias, volveríamos a intentarlo.

Una vez que el cadáver del pobre Carrasco les ayudó a ganar unos miles de votos, los socialistas se olvidaron de él y de su familia. El PSE podría preguntarle al PNV si está dispuesto a presentar una moción de censura en Mondragón, como la aprobada en Azpeitia, siquiera por ver la cara de Urkullu y de Eguibar. Pero ni eso. Quizás si Rodríguez, Bermejo y Cándido hubieran prohibido ANV, Carrasco seguiría vivo. ¡Quién sabe!

Ya veis por qué no me fío de los socialistas... y espero que el PP tampoco se fíe.
(Esta noche, a las 9:30 intervengo en un debate en LibertadDigital TV sobre las elecciones vascas.)

GALICIA, LA OTRA NACIONALIDAD HISTÓRICA
Manolito Rivas estalla de ira ante la derrota de sus amigüitos en Galicia, y culpa de ella a los neocones y la conspiración de la prensa facha. Como Susote de Toro y otros preclaros hintelektuales orilla el punto principal: ¿existía el Audi de Touriño?; ¿era Quintana el que navegaba en el yate de un constructor agraciado con concesiones administrativas o era un sosias? ¡Qué mal perder tienen los nacional-socialistas gallegos!

Voy a tener que dejar de beber gin-tonics porque ya empiezan a sentarme mal.

López, pórtate bien o vendrá el coco – ETA.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 8 Enero 200

Estos políticos de nuestros pesares, pesadillas, jolgorios, corruptelas, cazos, prebendas, penas y cachondeos son la leche a la hora de argumentar sus afirmaciones. Estos días los del PNV están acojonados con la perspectiva de tener que dejar el machito y proclaman que ellos tienen el derecho a gobernar porque tienen que gobernar al haber sacado más votos y escaños en las últimas elecciones. Saben cómo funciona su negocio, saben que gobierna el que tenga más apoyos en el parlamento autonómico, aunque fastidie. Dan muchos argumentos para avalar su aspiración, pero uno de ellos es inadmisible, utilizan con descaro infinito el llamado argumentum ad baculum o apelación a la fuerza o argumento del estacazo. De esa forma tan erudita se llama la vieja amenaza de que viene el coco, en este caso la ETA.

Que la ETA ha dado mucho juego y ha sido de mucha utilidad al nacionalismo vasco, nadie lo duda. Desde aquella demoledora frase de Arzalluz “ETA mueve el árbol y nosotros recogemos las nueces” no se había vuelto a ver un uso tan asqueroso de la banda asesina por parte del PNV. Estos días andan diciéndole a Patxi López que o se porta bien o vendrá el coco – ETA y matará.

El PNV utiliza una hipótesis ad hoc:
- He sacado más votos, tengo pues derecho a gobernar.
- Pero tú ¿no has gobernado otras veces no habiendo sido el que ha sacado más votos?
- Si, pero es que eso no es lo mismo.

Lo curioso del uso de la falacia del argumentum ad baculum (si no haces lo que digo vendrá el coco – ETA) es que se está convirtiendo en el llamado argumentum ad nauseam, consistente en repetir una y otra vez sus argumentos, incluido el del estacazo etarra, convencidos de que la repetición los hará válidos. Esta repetición no la hace solo el proponente inicial, en este caso el PNV, sino que se suman voceros de todo tipo y jaez. Si hiciésemos una apuesta sobre qué medio de alcance nacional se ha lanzado a repetir el argumentum ad baculum seguro que la ganarían. Sí, justo ese que piensan, El País.

Hoy domingo, día grande semanal para el panzer insignia de la división mediática Das Reich (el imperio cuarteado), lanza una homilía laica, pero no con el formato de editorial sino con algo de mayor envergadura. El País titula su prédica dominical “¿Inicio del fin del ciclo político de Zapatero?” que como pueden ver es uno de los típicos estacazos asíncronos que de vez en cuando endilgan a Zapatero. Es una especie de análisis de las causas que están llevando al precipicio político a su prohijado del 11, 12, 13 y 14M al que lanzaron al estrellato con los terroristas arropados en gallumbos suicidas. Pero en realidad toda su larga perorata solo sirve para arropar su intento de que el PNV no sea desbancado y mandado a las tinieblas exteriores del oprobio sin moqueta.

De los varios argumentos que da, el de la pérdida de Galicia tiene 122 palabras, el que llama “jeroglífico” vasco tiene 279 palabras, el que llama “alianzas en las Cortes” 118 palabras, el de la crisis y elecciones europeas 122 palabras, el del “plan de Zapatero” tan solo tiene 104 palabras; lo que significa, tal y como quería demostrar, que de lo que se trata es de arropar el apoyo descarado al PNV y a su derecho a gobernar.

Y El País utiliza el argumento al estacazo del coco – ETA cuando muy sibilinamente dice sobre el teórico futuro gobierno de Patxi López:

“Pero su Gobierno va tener enfrente a todo el nacionalismo político, a los sindicatos ELA y LAB y a una ETA en activo, en medio de una recesión. Cuenta sólo con el precario apoyo del PP para la investidura. El riesgo es muy alto”.

Estos tipos son geniales, mienten como bellacos al amenazar con el coco etarra diciendo que si deja de gobernar el PNV ETA volverá a su actividad, como si no estuviese ya con su actividad, pero lo llamativo es como ordena a todo el mundo lo que tiene que hacer, y su plan es magistral:

1.- Para que no se le vean las vergüenzas a Zapatero si deja que gobierne el PNV, ordena a Rajoy que “el PP presente unas condiciones inasumibles para el PSE”, para así dejar a Ibarretxe en el machito sin que parezca que ZP se ha ciscado en sus votantes que no desean que siga el PNV.

2.- Amenaza también a Zapatero, si no sigue sus dictados y los del PNV con el azote de ETA.

3.- Le dice a ZP qué tiene que hacer y cómo tiene que hacerlo “Fuentes socialistas especulan con una fórmula como la de Navarra, en donde UPN gobierna en minoría con el apoyo externo del PSN.”

Evidentemente todo eso lo dice sin que parezca que lo dice en la ya vieja y experimentada técnica de estos que tanto deben al PNV y al que tan bien pagan. Al final lo que El País le dice a Zapatero es: “amigo ZP, si tocas a mis amiguitos del PNV se te van a caer, no solo los palos del sombrajo, sino que el Rajoy te va hundir en la miseria, yo le voy a ayudar y será el fin de tu ciclo de mandamás”

Y por hoy, este paísologo aficionado deja de paisologuear y se va de carnaval con su disfraz de requemao mosqueao asqueao.

PP, semana de gloria
GERMÁN YANKE ABC 8 Enero 200

MADRID. ¿Ha sido realmente esta semana la del comienzo de la tranquilidad en el Partido Popular? Si nos fiamos por las celebraciones -que comenzaron el domingo pasado con un Rajoy entusiasmado bajando a la calle Génova, siguieron con los viajes de todos sus dirigentes a Galicia y al País Vasco y terminaron, por el momento, con un exultante Comité Ejecutivo-, se podría decir que, al menos, es la de la recuperación de la confianza. La confianza en su presidente, que estaba puesta en duda por el activo sector crítico del PP y que afectaba, según las encuestas, al electorado, y la confianza en las posibilidades de ganar las elecciones que es, no nos engañemos, la primera preocupación de los partidos políticos que optan al poder.

El triunfo de Rajoy se acompasa con la preocupación de José Luís Rodríguez Zapatero -mal disimulada estos días por sus fieles- porque las elecciones en Galicia y en el País Vasco, paradójicamente a pesar del éxito de Patxi López, dan pistas sobre la quiebra de un proyecto más de talante que talentoso: la «España plural» de la mano de los nacionalistas ha hecho agua en Galicia y, en Vitoria, la investidura del secretario general de los socialistas vascos precisa nada más y nada menos que el apoyo del PP. De hecho, la retórica de la dirección del PSOE pretendiendo convertir el fracaso de Pérez Touriño en un asunto «local» y mostrando a veces un cierto recelo sobre la aventura que inicia López (y que afecta a los apoyos parlamentarios en el Congreso) es un síntoma de la aparición de grietas en el edificio socialista. Añádase la crisis económica, que va a más, y se entenderá que, en el PP, la tesis crítica de que es imposible que Rajoy gane las elecciones pierde peso. Pierde el peso político que ha ganado su candidato.

Camino difícil
De todos modos, el camino que ahora reinicia la derecha, con las europeas como próximo fielato, no es nada fácil. Y no lo es porque el problema del PP es a todas luces interno. Si sirve para advertir los puntos débiles fijarse en la estrategia del adversario, también se constata esta realidad. Es un problema interno que afecta a las reacciones del electorado no sólo por las malas vibraciones que la división y sus consecuencias puedan tener, sino porque ha venido obligando al partido de Rajoy a mantener un discurso más dirigido a ellos mismos y sus cuitas que a los ciudadanos. Estando en la oposición se ganan las elecciones cuando se muestra una alternativa convincente e ilusionante, no cuando se van apagando fuegos con mayor o menor fortuna. Se ganan, en definitiva, cuando se merecen. Sólo se triunfa sin merecimiento, y a veces, desde el poder.

Lo que el PP ha superado por el momento en Galicia no es el desencanto con la coalición PSOE-BNG, que no es su merito, sino la sombra de la corrupción y los escándalos. Si Núñez Feijóo resolvió con urgencia y determinación los que se le presentaron en Galicia, no se puede decir lo mismo de lo ocurrido en Madrid y Valencia, por mucha referencia que se haga al injusto acoso judicial. Lo que ha superado el PP en el País Vasco no es la decadencia del nacionalismo, que tampoco es su mérito, sino una batalla interna de desgaste de dimensiones considerables con el falso rótulo de los valores y los principios y a la que el propio Rajoy se refirió, a la gallega, aludiendo a «todo lo que ha pasado». La maraña de esos problemas, que puede tener electoralmente mayor efecto en las comunidades afectadas, se presentan ahora, además, como la imputación de aforados y su final debería ser el primer objetivo de la dirección del partido: clarificar, limpiar y poner orden para que el debate interno sea tal y para que se pueda por fin mirar hacia los ciudadanos.

Mariano Rajoy es, seguramente, el primero en saberlo. El fue el que, en las semanas de zozobra, se refirió a la necesidad de conocer «lo que se tiene debajo» y el que, ya en plena semana de gloria, terminó las celebraciones avisando a «los que hayan hecho algo». Ni lo primero ni lo segundo son asuntos sólo judiciales, sino que deben ser valorados políticamente para actuar en consecuencia como quienes no quieren enfrentarse a sus responsabilidades le siguen esperando a la vuelta de las europeas. De ello depende que esta semana de gloria sea el comienzo de la vida real del PP del Congreso de Valencia o sólo un descanso en la agonía de la derecha.

El verdadero Che Guevara
... Una de las grandes sorpresas para el público sería descubrir que el Che fue asesinado a petición de la Unión Soviética. Cuando fue capturado por el Ejército boliviano, Castro podría haber liberado al Che previo pago de un rescate; los soviéticos sugirieron lo contrario al considerar que el Che estaba fuera de control. Entonces el Che creía de verdad en la revolución: los «apparatchiks» no podían soportarlo más...o
GUY SORMAN ABC 8 Enero 200


LA historia de Hollywood es a menudo disparatada, pero los directores de cine normalmente tienen el buen juicio de no encubrir a los asesinos y a los sádicos. Sin embargo, la nueva película de Steven Soderbergh sobre Che Guevara hace eso y más.

Che, el revolucionario romántico, tal como lo representa Benicio del Toro en la película de Soderbergh, nunca existió. Ese héroe de izquierdas, con su peinado y su barba hippies, una imagen hoy simbólica que se prodiga en camisetas y tazas en todo el mundo, es un mito inventado por los propagandistas de Fidel Castro, algo así como un cruce entre Don Quijote y Robin Hood.

Como esos cuentos chinos, el mito de Fidel sobre el Che tiene poco que ver con los hechos históricos, pero la historia real es mucho más siniestra. Un Robin Hood probablemente maltrataría a los ricos y, para cubrirse las espaldas, daría parte de su botín a los pobres. En la España medieval, los caballeros como Don Quijote probablemente recorrerían el campo limpiándolo no de dragones, sino de los pocos musulmanes que quedaban en el país.

Lo mismo sucede con el legendario Che. Ningún adolescente enfadado con el mundo o con sus padres parece capaz de resistirse a la seductora imagen del Che. Llevar una camiseta del Che es la forma más explícita y barata para pretender que uno está en el lado correcto de la Historia.

Lo que funciona con los adolescentes también parece funcionar con los directores de cine eternamente jóvenes. En los años sesenta, el look Che, con barba y boina, era como mínimo una simplista declaración política. Hoy en día, es poco más que un accesorio de moda que inspira una superproducción de Hollywood de gran presupuesto. ¿Qué será lo siguiente, parques temáticos sobre el Che?

Pero una vez existió un Che Guevara de verdad: es menos conocido que el títere de ficción que ha sustituido a la realidad. El verdadero Che era un personaje más significativo que su clon ficticio, porque era la encarnación de lo que la revolución y el marxismo realmente significaban en el siglo XX.

El Che no era un humanista. Ningún comunista, de hecho, tuvo nunca valores humanistas. Karl Marx desde luego tampoco lo era. Fieles al profeta fundador de su movimiento, Stalin, Mao, Castro y el Che no tenían respeto por la vida. Era preciso derramar sangre si se iba a bautizar un nuevo mundo. Cuando fue criticado por uno de sus primeros compañeros por la muerte de millones de personas durante la revolución china, Mao señaló que innumerables chinos morían cada día, así que, ¿qué importancia tenía?

Del mismo modo, el Che podía matar encogiéndose de hombros. Tras haber estudiado medicina en Argentina, no eligió salvar vidas, sino acabar con ellas. Después de llegar al poder, el Che ajustició a quinientos «enemigos» de la revolución sin juicio y sin mucho criterio.

Castro, que tampoco es un humanista, hizo lo que pudo para neutralizar a Guevara nombrándolo Ministro de Industria. Como cabía esperar, el Che aplicó políticas soviéticas a los cubanos: la agricultura fue destruida y las fábricas fantasmas salpicaban el paisaje. No le preocupaban ni la economía de Cuba ni su pueblo: su intención era continuar la revolución por la revolución, como el arte por el arte.

De hecho, sin su ideología, el Che no habría sido nada más que otro asesino en serie. Los eslóganes ideológicos le permitieron matar a más personas de lo que cualquier asesino en serie podría imaginar, y en nombre de la justicia. Hace cinco siglos, el Che probablemente habría sido uno de esos clérigos/soldados que exterminaban a los nativos latinoamericanos en nombre de Dios. En nombre de la historia, el Che también consideró el asesinato como una herramienta necesaria de una noble causa.

Pero supongamos que juzgamos a este héroe marxista siguiendo sus mismos criterios: ¿realmente transformó el mundo? La respuesta es sí, pero para peor. La Cuba comunista que él ayudó a forjar es un innegable y craso fracaso, mucho más empobrecida y mucho menos libre que antes de su «liberación». A pesar de las reformas sociales de las que a la izquierda le gusta alardear cuando habla sobre Cuba, su índice de alfabetización era mayor antes de que Castro llegara al poder, y el racismo contra la población negra era menos omnipresente. De hecho, los líderes cubanos actuales tienen más tendencia a ser blancos que en los días de Batista.
Más allá de Cuba, el mito del Che ha movido a miles de estudiantes y activistas de toda Latinoamérica a perder sus vidas en imprudentes guerras de guerrilla. La izquierda, inspirada por los cantos de sirena del Che, eligió la lucha armada en lugar de unas elecciones. Al hacerlo, abrió camino a la dictadura militar. Latinoamérica todavía no se ha curado de esas consecuencias imprevistas del guevarismo.

De hecho, cincuenta años después de la revolución cubana, Latinoamérica continúa dividida. Aquellas naciones que rechazaron la mitología del Che y eligieron el camino de la democracia y del libre mercado, como Brasil, Perú y Chile, se encuentran en una situación económica mejor que nunca: la igualdad, la libertad y el progreso económico han avanzado a la par. En cambio, aquellas naciones que siguen añorando la causa del Che, como Venezuela, Ecuador y Bolivia, en este preciso momento están al borde de la guerra civil. El verdadero Che, que pasó la mayor parte del tiempo como banquero central de Castro supervisando ejecuciones, merece que se le conozca mejor. A lo mejor, si la superproducción en dos partes de Soderbergh sobre el Che triunfa en taquilla, sus patrocinadores financieros querrán rodar una secuela más verídica. La verdad es que no falta material para Che, lo que no se ha contado. En la historia no contada, una de las grandes sorpresas para el público sería descubrir que el Che fue asesinado a petición de la Unión Soviética. Cuando fue capturado por el Ejército boliviano, Castro podría haber liberado al Che previo pago de un rescate; los soviéticos sugirieron lo contrario al considerar que el Che estaba fuera de control. Entonces el Che creía de verdad en la revolución: los apparatchiks no podían soportarlo más. Tras su asesinato, Castro creó un culto alrededor del Che. Desde ese día, ese culto tiene seguidores; llevar una camiseta del Che o ver la mística película de Soderbergh tiene más que ver con el culto que con la ideología.

Mientras esperamos esa secuela, podemos recostarnos y disfrutar un poco más de la historia de Hollywood, ahora que Jodie Foster supuestamente se está preparando para protagonizar una película sobre la vida de Leni Riefenstahl, la escritora oficial del Tercer Reich. Si ésta sigue los principios de Soderbergh, que nadie con un mínimo conocimiento de historia se presente al casting para hacer el papel de su bondadoso mecenas, Adolf Hitler.
 

****************** Sección "bilingüe" ***********************

ANÁLISIS
¿Seguirá el predominio del euskera en las instituciones?
 La Razon 8 Enero 200

¿ El acoso al castellano en el País Vasco ha llevado a las instituciones públicas a contratar personal que hablase euskera.
-Está por ver qué ocurrirá ahora con las crecientes subvenciones destinadas al euskera si López es investido lendakari. Son ingentes las cantidades reservadas a «euskaldunizar» al personal de la administración vasca y a promocionar esta lengua. ¿

¿Continuará la «euskaldunización» en televisión?
-El predominio de esta lengua se refleja a través del grupo de radio y televisión pública vasca (EITB, cuyo personal asciende a casi 800 trabajadores y que tiene dos canales en vascuence), como en el exterior, mediante la red de casas vascas que hay repartidas por el mundo y que se concentran en América. A lo que sí se comprometió el PSE en su programa electoral es a poner fin a la partida que concede el Gobierno vasco a los familiares de presos de ETA. .

¿ López-Aguilar frente a Mayor Oreja.
-Los socialistan andan aún en busca del número dos que acompañará a Juan Fernando López Aguilar en las listas europeas, sin embargo cree que la comparación entre el que fuera ministro de Justicia y el candidato popular, Jaime Mayor Oreja, le beneficia en todos los sentidos, no sólo por «la frescura sino por los trayectorias y los discursos». El ex titular de Interior del PP «es un lastre para Rajoy, y él lo sabe. De ahí que en Génova busquen a un número dos que le haga de contrapeso», sostienen en la dirección federal del PSOE ¿

¿Y si pierden los socialistas de forma rotunda?
Una victoria aplastante del PP el próximo junio dejaría a Zapatero más tocado que lo que ha quedado tras las gallegas y vascas. En ese caso, el PP no descarta pedir elecciones anticipadas.

El futuro lendakari se topará con una red tejida por los nacionalistas durante 30 años ¿ El Gobierno vasco participa de forma mayoritaria en 60 sociedades públicas y cuenta con 200 altos cargos y cien asesores
El clientelismo del PNV se tambalea
Supera con creceslas ratios de este tipode sociedades por población que existen en Andalucía o Madrid.
Iker Moneo La Razon 8 Enero 200

Vitoria- Permanecer en el poder durante las tres décadas de democracia ha permitido al PNV crear un importante clientelismo que, por primera vez, peligra ante la posibilidad real de que el PSE, con la ayuda del PP, obligue a Ibarretxe y a los suyos a estrenarse en la oposición. El partido que lidera Iñigo Urkullu ha aprovechado las poltronas para extender su capacidad de influencia. Así, ha tejido una red de entes y sociedades públicas que asciende a algo más de 60 en los presupuestos de la comunidad autónoma de 2009.

Pero hay más, ya que en las cuentas de la comunidad autónoma sólo se registran aquéllas que superan el 50 por ciento de participación. El Tribunal vasco de Cuentas Públicas (TVCP) emitió un informe en 2005 sobre las entidades de derecho privado en las que participan las administraciones autonómica, foral y municipal del País Vasco en más de un 10 por ciento. El número total de entidades en 2002 ascendía a 296, 60 de ellas con participación mayoritaria del Gobierno vasco. Del total de las 296 sociedades y entes, cien se dedican a la promoción económica, 40 al sector energético, otras cuarenta a urbanismo y vivienda, y 20 a transportes y obras públicas. Es un porcentaje alto para una región de apenas dos millones de habitantes, y supera con creces las ratios de este tipo de sociedades por población que existen en Andalucía o Madrid.

La financiación total por parte de las Administraciones Públicas, incluídos los 173 millones de euros de subvenciones, en el ejercicio 2002 fue de 737 millones de euros. Por otro lado, un informe del TVCP del año pasado sobre fiscalización del ejercicio 2005 de la administración del País Vasco, que incluye a organismos autónomos, entes públicos de derecho privado y sociedades públicas, participadas en más de un 50 por ciento, concluye que las principales deficiencias encontradas en la revisión de la contratación de personal por parte de las sociedades públicas descansan en la falta de la publicidad que establece como obligatoria la legislación vigente.

En el caso de ETB se mantiene la deficiencia aparecida en informes anteriores, referida a la falta de notificación al Consejo de Administración de 54 puestos cubiertos mediante libre designación. En cuanto a Osakidetza (Sistema Vasco de Salud), las deficiencias referidas al área de personal son la falta de una clasificación funcional de los trabajadores, el nombramiento de subdirectores y la concesión de comisiones de servicio, sin respetar los principios de publicidad.

El llamado «personal de confianza» asciende en el Ejecutivo de Vitoria a 102 asesores, tal y como recogen los presupuestos del País Vasco de este año. Según una respuesta parlamentaria del Gobierno vasco requerida por el PSE en 2007, una cuarta parte de esa plantilla (en la que figura el responsable de la residencia oficial de Ajuria Enea o el personal de apoyo en tareas domésticas) se enmarca en Presidencia, y su retribución oscilaba entonces entre los 10.000 y los 70.000 euros. Es un dato recabado por Servimedia, que, además, apunta este otro: 500 mandos policiales dependen de la permanencia del PNV en el poder. Son cargos de designación directa y más de la mitad trabaja en la Unidad de Información y Análisis. También se desprende de los presupuestos vascos de 2009 que en los distintos departamentos del Ejecutivo de Vitoria hay un total de 197 altos cargos.

Las escuelas catalanas informarán del derecho a recibir clase en castellano
S. T. - Barcelona El País 8 Enero 200

Las escuelas catalanas informarán a las familias del derecho de sus hijos a recibir enseñanza en castellano durante un curso escolar -bien en la educación infantil o bien en el primer curso de primaria-. Esto será obligatorio cuando se apruebe la ley de educación catalana, previsiblemente en mayo próximo. Los socios del tripartito cerraron ayer un acuerdo sobre éste y otros puntos para presentar mañana en el Parlamento catalán enmiendas conjuntas al proyecto de ley.

Los socios del tripartito tienen desde diciembre sobre la mesa una sentencia del Supremo en la que el tribunal zanja un largo litigio sobre la inclusión de una casilla en las hojas de preinscripción escolar preguntando a los padres en qué lengua quieren que reciban clases sus hijos hasta los ocho años. Esta petición la llevó a los tribunales hace ocho años Convivencia Cívica, presidida entonces por Alejo Vidal-Quadras. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dio la razón en 2004 a esta entidad e instó a la Generalitat a poner la casilla. El TSJC avaló la inmersión lingüística en catalán, pero sentenció que preguntar a las familias a través de una casilla "coadyuvará a la mayor efectividad del derecho" a recibir clases en castellano.
Largo debate

Educación recurrió al Supremo. El departamento argumenta que cumple con la ley porque desde 2006 en las hojas de preinscripción incluye la cita al artículo sobre el derecho de los padres a la opción lingüística y figura una casilla donde se pregunta sobre los idiomas que entiende el alumno. El Supremo ratificó en 2008 lo que había dicho el TSJC instando a poner la casilla en las hojas de preinscripción con la pregunta concreta.

La ley de Política Lingüística en vigor garantiza que "los niños tienen derecho a recibir la educación infantil y el primer ciclo de la educación primaria en su lengua habitual (hasta los ocho años)". Y los padres "lo habrán de solicitar a la dirección del centro". El alumno que lo haya solicitado recibe atención en castellano, pero sin separación de aulas por razón del idioma.

Ahora, el proyecto de ley de educación reduce de cinco a un año el derecho a recibir enseñanza en castellano, y lo que han acordado los socios del tripartito es que en la ley figure que los centros informen sobre este derecho. Los críticos con la política del departamento argumentan que la pregunta sobre la opción lingüística debe hacerse en el trámite de preinscripción para dar tiempo a organizar la atención en castellano al alumno.

Negreira presentará al pleno por quinta vez una moción para apoyar el bilingüismo

La Voz 8 Enero 200

El portavoz municipal del Partido Popular de A Coruña, Carlos Negreira, trasladará una iniciativa al pleno de mañana lunes para que se respete la libertad de expresión de todos los ciudadanos. Negreira propondrá por quinta vez que el gobierno local adopte las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento del derecho de cada ciudadano a comunicarse y a recibir la información en la legua oficial que elija, garantizando así la disponibilidad en ambos idiomas, gallego y castellano, en todos los documentos oficiales, materiales informativos o divulgativos, editados tanto por el Ayuntamiento como por la Xunta de Galicia, en sus centros y en sus organismos.

El portavoz del PP entiende que «la mejor manera de garantizar dicho cumplimiento es la utilización de ambos idiomas en todos los mensajes destinados al público en general». En este sentido, el representante popular recordó las normas dictadas por la Concejalía de Cultura, en donde se obliga a utilizar únicamente el gallego como lengua de comunicación en las salas de exposiciones de titularidad municipal y, en el mejor de los casos, se relega el castellano a un segundo término. Negreira cuestiona esas normas que obligan a que «en los textos, en los paneles informativos, en las publicaciones y en las visitas guiadas se deberá emplear exclusivamente el gallego», mientras que la utilización del castellano vendría determinada a la decisión de los responsables de las salas de exposiciones de utilizarlo o no.

El futuro del gallego en las aulas divide a las asociaciones de padres coruñesas
A.D. > A CORUÑA El Ideal Gallego 8 Enero 200

El peso del gallego en la educación abrió polémica durante los cuatro últimos años de la Xunta y forma parte también, aunque inclina la balanza hacia el otro extremo, de las propuestas de futuro del PP, que no son recogidas de la misma manera por todas las asociaciones de padres.

Las asociaciones de padres de alumnos han acogido de desigual manera las consecuencias que puede tener sobre la educación la victoria electoral del Partido Popular. Así, mientras el presidente de la Federación de APAS de la provincia de A Coruña, Virgilio Gantes, considera que será difícil cambiar la actual política en los colegios gallegos, para otros representantes de padres, el cambio de poder en la Xunta conseguirá dotarles de más libertad para elegir la educación de sus hijos.

Gantes basa sus declaraciones en que el decreto del gallego fue aprobado por toda la comunidad educativa y el consejo escolar de Galicia, por lo que no será fácil derogarlo. Defiende además que lo más apropiado para los estudiantes es que adquieran competencias en dos idiomas. “Nosotros somos una comunidad bilingüe y las dos tienen que tener la misma importancia. Eso es buena educación y enriquecedor”, afirma. Asimismo, considera que el que haya voces disonantes es “un error”.

Muy distinto piensa el presidente de la asociación de padres del colegio Montespiño, Ramón José Noguerol Gómez , que cree que el incremento de la carga lectiva en gallego “perjudica el futuro” de los niños. Noguerol Gómez mantiene que aprender en un idioma que no es el habitual para el niño supone un doble tiempo de trabajo.

Más allá de la importancia de que la educación sea en uno u otro idioma, la mayor preocupación para el representante de los padres del Montespiño es que la política lingüística que ha desarrollado la Xunta en los últimos cuatro años les ha privado de la libertad de poder elegir cómo formar a sus hijos.

La perspectiva para el futuro inmediato de Galicia es que se “respete el derecho a elegir el modelo educativo”, para Noguerol Gómez. Eso sí, es prudente a la hora de predecir cómo se llevará a la práctica. En todo caso, defiende un sistema educativo en el que los padres tengan mayor autonomía. “Si triunfa la libertad es siempre un éxito”, afirma al mismo tiempo que se decanta por una planificación de la educación en la que queden fuera tanto los valores como los intereses lingüísticos impuestos. Opina, también que no es positivo el que con una periodicidad de cuatro años se cambien las bases del sistema formativo.

El presidente de la asociación de padres del colegio Peñarredonda, Ramón Borrás Formoso, coincide en que la autonomía de los padres debe de ganar peso, evitando así “imposiciones” como la del idioma.

Promesas > La libertad que defienden los dos presidentes de asociaciones de padres de alumnos debe de extenderse al derecho a elegir el propio modelo educativo. Partiendo de esto, Borrás Formoso afirma que los padres también tienen que decir a qué colegio quieren que vayan sus hijos y qué modelo de educación quieren que sigan. “El anterior ejecutivo quitaba derechos y ahora se devolverán”, dice en referencia al PP.

El portavoz de los padres del Peñarredonda confía además de que el nuevo gobierno “no les defraude” en materia de conciertos, un asunto en el que los populares se comprometieron a cambiar los criterios tras mostrarles su preocupación tras el anuncio de la Consellería de Educación de que podría suspender su colaboración. Las previsiones de la Xunta pasaban por suspender los conciertos con aquellos colegios como el Peñarredonda y también el Montespiño, que separan a niños y niñas en las clases.

Los apoyos anunciados por los populares a los representantes de asociaciones de padres pasaron por confirmales que mantendrían los conciertos que estaban hechos hasta este momento. Mientras los padres de algunos colegios concertados defienden que se les otorgue mayor autoridad para elegir sobre la educación de sus hijos, el presidente de la Federación de Asociaciones de Padres de A Coruña, Virgilio Gantes, opina que en el sistema educativo “los padres no tienen que opinar sino aceptar”, en respuesta a quienes critican la falta de libertad de los progenitores a la hora de elegir idioma. Sobre los conciertos con colegios privados señala que, como cada gobierno, el que entra, los revisará para terminar que, en todo caso, “debe de primar la educación pública”.

Recortes de Prensa   Página Inicial