AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 24 Enero 2009

Manías de grandeza
M. MARTÍN FERRAND ABC 24 Enero 2009

ASEGURA Esperanza Aguirre que es ella «la principal perjudicada» en las películas de espías e intriga que, reales o figuradas, tienen como escenario y protagonista a la Comunidad de Madrid. Nada más lejos de la realidad.

Independientemente del daño y la responsabilidad que puedan afectarle en el caso, tan chusco como inquietante, afecta, y por este orden, a:

1º. -los ciudadanos españoles que, una vez más, tenemos nuevos argumentos para dudar de la solvencia de nuestras instituciones;

2º. -los vecinos de la Comunidad que, sin haber llegado a entender la condición autonómica de un Gran Madrid -¿capital federal?- rodeado de cuatro pueblines típicos, asistimos al fasto y el despilfarro que supone la sobredimensión representativa y funcional de la Asamblea y sus correspondientes órganos de gobierno;

3º. -el Partido Popular que, en función de las escaseces de unos y las omisiones de otros, pierde de día en día su valor de alternativa de poder y 4º. -el sentido común, tan escaso entre nosotros, que se resquebraja, ante la incapacidad para el entendimiento que exhiben, con descaro, personajes tan notables como los implicados y/o afectados en esta historia.

En el centro de un mosaico de grandes y graves problemas reales que afectan al pan de millones de ciudadanos, ante un horizonte económico sin grandes resquicios para la esperanza y en un edificio nacional cimentado sobre falsos valores, supuestos equívocos y la perpetuación de esperpentos antañones resulta tan execrable como irritante la aportación de problemas nuevos y, lo que es peor, falsos en su génesis, distantes del interés común y fruto de una partitocracia demoledora que ha fagocitado el espíritu democrático de la Transición. Haya espionaje, o no lo haya, es irritante que esa sea la dedicación principal del «otro» gran partido nacional.

También late en el fondo del problema, y cursa con distintas sintomatologías en las diecisiete porciones en que se ha convertido el viejo Estado Español, el «complejo de Nación», independiente o separada, que el protagonismo de los líderes regionales ha ido fomentando en sus territorios para diferenciar y engrandecer sus órganos de gobierno y sus instituciones receptoras de transferencias de poder y presupuesto.

Aquí, el que no quiere tener embajadas se diseña un sucedáneo de fuerzas armadas, una federación deportiva de cercanías o unos servicios secretos. Es lo mismo. El caso es parecer más que los demás y, lo mismo en Barcelona que en Sevilla, en Valencia que en Vitoria o en Santiago que en Valladolid, el «presidente» se pone de puntillas para resultar tan alto como el inquilino de La Moncloa. Si el presidente del Gobierno de España no se resigna a su condición de primer ministro ¿por qué los responsables de las sucursales autonómicas del Estado no van a creerse reyes del mambo?

Antisistemas" y "Disidentes"
Francisco Rubiales Periodista Digital 24 Enero 2009

En la España de Zapatero, al que se opone y planta cara al Ejecutivo le llaman "antisistema", como si ese calificativo fuera una ofensa, sin tener en cuenta que a veces, sobre todo cuando el atacado por el poder es un demócrata que lucha por la regeneración, ser considerado "antisistema" es un motivo de orgullo y una hermosa distinción cívica y política.

Algunos pensadores políticos de prestigio opinan que, en las democracias degeneradas actuales, como la española y otras, ser un ciudadano demócrata, realista y crítico equivale ya a ser un "disidente" porque al poder no le gusta que le descubran sus mentiras y arremete contra todo el que se le opone, incluso cuando la oposición es democrática y regeneracionista, como en las viejas dictaduras comunistas, sólo que, en lugar de asesinar al disidente o enviarlo a Siberia, ahora lo desacreditan, lo marginan y, si pueden, también lo arruinan.

La clave de la política actual está en que el poder dominante ha roto con el pasado y con las más venerables tradiciones de la democracia, acabando con los famosos "checks and balances" (frenos y contrapesos del sistema) para lograr que el poder ejecutivo pueda actuar más libremente. La separación de poderes, la prensa crítica, la libertad de conciencia de los legisladores, la obligación de dimitir cuando se comete un error en el poder, la independencia de la sociedad civil y hasta el imperio de la ley y la igualdad han saltado por los aires para que los presidentes y primeros ministros sean más poderosos y ejecutivos. Ese cambio es ilegítimo porque ha dinamitado la democracia.

Alvaro Cuesta, secretario ejecutivo de libertades públicas del PSOE, acaba de calificar de "antisistemas" a los que están promoviendo una huelga de jueces. Zapatero llamaba "antipatriotas" a los que afirmaban que se acercaba la crisis, cuando él, para no perder votos en las elecciones, la negaba con cinismo. El misnistro Solbes hizo lo mismo en su famoso debate con el popular Manuel Pizarro, al que por poco envía a la horca por decir la verdad y vaticinar la crisis. Otros muchos dirigentes del gobierno han utilizado los términos "antisistema" y "antipatriota" para referirse a los que acudieron a manifestaciones multitudinarias que disgustaban al gobierno, a los críticos pertinaces y a los que se oponen abiertamente a las líneas fundamentales de la política gubernamental.

Sin embargo, que ningún auténtico demócrata se aflija o se afloje ante esas acusaciones porque mas bien deberían considerarlas como un urgullo y un blasón. Ser "disidente" en la España de Zapatero constituye toda una garantía de ciudadanía y democracia.

Los verdaderos "antisistemas" son los que están acabando con el sistema que debería regir la política espñola, es decir, con la democracia. Si eso es así, como dicta la lógica, los mayores "antisistemas" son los partidos políticos y sus políticos profesionales, autores de la sustitución de nuestra democracia por una oligocracia de partidos que no se parece a la democracia verdadera, ni a la que describe la Constitución Española.

Los partidos políticos y sus élites profesionales han acabado con al separación de poderes, imprescindible en democracia, y ni siquiera se ruborizan cuando designan magistrados: también han prostituido el sagrado derecho ciudadano a elegir a sus representantes porque sus listas cerradas y bloqueadas, elaborados por los partidos, impiden al ciudadano elegir y sólo le otorgan el poder de aceptar o rechazar lo que las élites políticas han elegido previamente. Esas mismas élites han demostrado su carácter antisistema al romper la cohesión, la igualdad y la solidaridad. También atentan contra el sistema al incumplir con su obligación de garantizar la seguridad de los ciudadanos y al aplicar la ley de manera arbitraria, "según convenga a la jugada", y al primar a los amigos del poder en concursos, concesiones y subvenciones. Pero quizás el atentado mayor contra el sistema sea el de convivir con dramas que el poder contempla ya con frialdad e indiferencia, como el desempleo, la pobreza, el hambre, la violencia, la opresión y la corrupción, algo que el poder político hace cada día con más descaro.

¿Quienes son los verdaderos "antisistemas" en España? Sin duda, los partidos políticos y los políticos profesionales.

En paises donde la democracia está siendo traicionada, ser "disidente", como ocurría en los derrotados regímenes del "socialismo real", con la URSS a la cabeza, es un orgullo y una dictinción ciudadana que ennoblece.

Voto en Blanco

Paro
La política antisocial de Zapatero
A pesar del dramatismo de las cifras de la EPA y de las previsiones económicas serias, lejos de reaccionar como debería hacerlo, el Gabinete sigue en sus trece, malgastando los recursos públicos.
Emilio J. González Libertad Digital 24 Enero 2009

Al Gobierno debería caérsele la cara de vergüenza ante la grave situación socioeconómica que vive nuestro país, una situación cuyo dramatismo no sólo ha puesto de relieve la encuesta de población activa correspondiente al cuarto trimestre de 2008 –y sobre todo, el reconocimiento de la necesidad de tener que aprobar ayudas adicionales no sólo a las más de 820.000 familias en las que todos sus miembros se encuentran en paro– sino también al millón largo de personas que, a lo largo de este ejercicio, van a perder la prestación por desempleo.

Según la EPA, en España ya hay 3,2 millones de parados, el 13,9% de la población activa, cifras de por sí escandalosas que serían todavía peores si el Gobierno no hubiera procedido a maquillarlas sacando del desempleo a quienes están afectados por procesos de prejubilación. Los datos demuestran que el paro está creciendo en España a un ritmo galopante y en poco más de un año hemos pasado de una tasa del 8% a prácticamente el 14%. Y eso cuando aún no hemos pasado lo peor de la crisis porque, según la Comisión Europea, todavía nos queda año y medio de recesión por delante y luego vaya usted a saber. Así es que el problema, lejos de mejorar, lo cierto es que va a ir a mucho peor, aun cuando el Gobierno diga que este año no vamos a superar la cifra de cuatro millones de parados y que la tasa será del 15,7%. A la luz de la última EPA, eso no se lo tragan ni los más fervientes seguidores del PSOE. Pero esto, por desgracia, ya no es cuestión de datos, sino de responsabilidades y de preguntarse qué se va a hacer para solucionarlo.

Hasta ahora el Gobierno ha venido insistiendo en que la culpa es de la crisis financiera internacional cuando, allá por el verano de 2007 –antes de que ésta empezara a estallar en toda su magnitud– el Ejecutivo ya sabía lo que estaba ocurriendo porque nuestra propia crisis, la del estallido de la burbuja inmobiliaria y la de la pérdida de competitividad que Miguel Sebastián quiere arreglar a golpe de nacionalismo económico, ya se estaba notando. Entonces se debería haber empezado a tomar las medidas necesarias para evitar la gravedad del deterioro que está alcanzando la situación, esas medidas que, en realidad, el Gabinete debió de adoptar allá por 2004 en lugar de limitarse a vivir de las rentas de la política económica del PP. Pues bien, en lugar de hacerlo, como todo el mundo sabe, Zapatero y los suyos se dedicaron a negar la mayor –o sea, la crisis– y a derrochar el superávit presupuestario en medidas electoralistas. Con ello se alimentó y agrandó innecesariamente nuestro actual drama socioeconómico.

Ahora, además, las cosas se van a poner mucho peor. El electoralismo presupuestario de Zapatero ya se ha traducido en el inicio de la subida de los tipos de interés en España y en la rebaja de la calificación de nuestra deuda. Justo cuando el BCE está recortando el precio del dinero, cuando la inflación se está situando en mínimos históricos y cuando España está entrando en una larga y profunda recesión, los tipos de interés en nuestro país en lugar de bajar, como sería lo lógico en semejante contexto, están subiendo para agravar todavía más las cosas. Y todo por culpa de los excesos presupuestarios del Gobierno y de su falta de voluntad para empezar a aplicar la política económica que requieren las circunstancias.

Aquí ya no se trata de si las empresas ganan o van a ganar más o menos dinero; sino de que la irresponsabilidad del Ejecutivo la están padeciendo las familias que sufren el azote del paro, y aún más las personas que van a perder la prestación por desempleo. Una buena parte de este sufrimiento se podría haber evitado si el Gobierno hubiese hecho sus deberes a tiempo en lugar de dilapidar el superávit presupuestario. Sin embargo, Zapatero y sus políticas han provocado que una crisis que tenía que llegar necesariamente sea mucho más grave y prolongada de lo que habría sido con una política económica seria y ortodoxa. Y lo malo es que, a pesar del dramatismo de las cifras de la EPA y de las previsiones económicas serias, lejos de reaccionar como debería hacerlo, el Gabinete sigue en sus trece, malgastando los recursos públicos con los 8.000 millones de ayudas a los ayuntamientos y con los 10.000 millones para el nuevo e innecesario sistema de financiación autonómica. No se ha puesto manos a la obra para superar un drama que tiene muchas caras personales, las de los millones de personas en paro o que van a perder su trabajo y las de quienes están a punto de quedarse sin prestaciones por desempleo. Y luego este Gobierno presume de social. Pues mientras no se demuestre lo contrario, aquí y en todo el mundo no hay política más social que aquella que crea empleo y que ayuda a conservarlo. De manera similar, no hay nada más antisocial que lo que están haciendo los socialistas desde que llegaron al poder. Que se lo pregunten si no a la legión de personas que militan en las listas del Servicio Público de Empleo.

Batasuna detenida
EDITORIAL El Correo 24 Enero 2009

La detención de ocho destacados militantes de la izquierda abertzale por orden del juez Garzón queda pendiente de que el magistrado precise el motivo de la puesta a disposición judicial de los arrestados, aunque todo indica que la operación trata de desbaratar un nuevo intento por dar continuidad a Batasuna mediante el mantenimiento renovado de su llamada Mesa Nacional. La perpetuación de una estructura centralizada que garantice la emisión de mensajes y el control sobre sus bases constituye una necesidad de la formación ilegalizada en combinación con las plataformas que, desde supuestas intenciones electorales, acostumbra a presentar la izquierda abertzale. Pero la existencia de una voluntad única o coincidente en los distintos esfuerzos por reactivar la trama radical no debe llevar ni a la información que circule ni a los representantes políticos a confundir los tres planos en los que el Estado de Derecho afronta el desafío que representan los intentos de continuidad de Batasuna: el derivado del Código Penal, en tanto que se considere la pertenencia de las organizaciones de la izquierda abertzale a ETA; el que aplica la Ley de Partidos cuando esas organizaciones prestan cobertura política a la sinrazón terrorista, y el referido al proceso electoral si aparecen agrupaciones de electores o siglas previamente registradas que prolonguen la existencia de Batasuna ante unos comicios. De hecho conviene precisar que los indicios y pruebas que la Policía Nacional pueda extraer en el cumplimiento de la orden dictada por el Juzgado de Instrucción número 5 pertenecen a la actuación que en el ámbito penal sigue su titular, y que sólo previa decisión de éste podrían ser puestas a disposición de cualquier otro procedimiento, incluida la impugnación de las plataformas o listas que la Fiscalía General y la Abogacía del Estado identifiquen como continuación de Batasuna.

Tras conocerse las detenciones, tanto las formaciones nacionalistas como Ezker Batua se mostraron abiertamente críticas con la iniciativa de Garzón, llegando a tildarla de decisión política al servicio de intereses electorales partidistas. Una vez más la discrepancia legítima respecto a una actuación judicial incurrió en el exceso prejuicioso de cuestionar hasta la caricatura la independencia de un órgano jurisdiccional. El hecho resulta especialmente grave al tratarse de una actuación judicial dirigida, a todas luces, a desentrañar la ramificación pública de la trama terrorista. Junto a tan nocivos argumentos, ayer surgieron también las consabidas declaraciones de quienes acostumbran a advertir sobre los riesgos que entraña la detención de supuestos interlocutores con la banda terrorista ETA. Interlocución cuya virtualidad ha sido siempre negada por los hechos y que es mencionada siempre para mantener viva una llama en la que nadie cree: la disposición de la banda terrorista a rectificar en su proceder.

Todos son iguales
Carmen GURRUCHAGA La Razón 24 Enero 2009

Cinco semanas antes de las elecciones vascas, el juez Garzón ordena una operación para que la Policía detenga a ocho miembros de la izquierda abertzale, dada su reiterada colaboración con formaciones ilegalizadas por su relación con el terrorismo. El mismo magistrado que decidió en las municipales pasadas que estas personas y ANV no tenían nada que ver con ETA. Además, el ministro Rubalcaba argumentó ayer que estas detenciones se habían producido para impedir que Batasuna se reproduzca y que haya individuos en el País Vasco y Navarra que hagan de la actividad política su apoyo a ETA. Hay quienes piensan o pensamos que toda la izquierda abertzale mantiene lazos con la banda y que cualquier nuevo partido que sustituya al anterior, judicialmente ilegalizado, será el brazo político de ETA y su cara amable ante la sociedad.

Porque algunos de sus votantes no soportarían visualizar a unos pistoleros como sus candidatos electorales. Las detenciones de ayer no ocultan la incongruencia de que ANV, ilegalizado en septiembre de 2008 por el Tribunal Supremo, gobierne en 42 ayuntamientos del País Vasco y Navarra y actúe como un partido más. La semana pasada, el regidor de ANV de Azpeitia fue desalojado de la alcaldía al prosperar una moción de censura presentada por PNV y EA, porque los radicales no condenaron el asesinato de Ignacio Uría. Pero, al mismo tiempo, EA dio la alcaldía a ANV en otro Consistorio, cumpliendo un pacto con la formación ilegalizada.

Las embajaditas
Alfonso USSÍA La Razón 24 Enero 2009

Si a un dirigente del separatismo corso se le ocurre viajar a Nueva York para abrir una «Embajada de Córcega», a su vuelta sería detenido en el Aeropuerto. No por orden del Presidente de la República francesa, no por indicación del ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno francés, y menos aún por una diligencia imperativa del ministro del Interior. Sería detenido por el jefe de la Gendarmería del Aeropuerto, y puesto a disposición judicial acusado de traición a la nación francesa. Así de sencillo. En Francia no se admiten nuestras bromas territoriales, y el único que representa al Presidente de la República, a los ciudadanos y a todos los departamentos, es el Embajador de Francia. Entre el «Lehendakari» vasco, el Tripartito catalán -presidido por un socialista de Córdoba-, y el Gobierno de la «Xunta» de Galicia, están inaugurando y abriendo decenas de embajaditas dispersas por el mundo con pretensión de alto rango.

Están convirtiendo en legaciones admitidas por el Gobierno de España lo que antaño eran las Casas Regionales. Las embajadas y consulados de España pierden su significado en beneficio de embajaditas y consuladetes que no tienen otro objetivo que desmenuzar el concepto de España fuera de nuestras fronteras. Y los promotores de estas gamberradas no son detenidos por traidores, porque ningún policía nacional o guardia civil se atrevería a detener a los principales causantes del desquiciamiento, que no son otros que el Presidente del Gobierno de España y su ministro de Asuntos Exteriores. Centenares de millones de euros, tan necesarios para combatir la pavorosa crisis económica que padece España, están siendo invertidos por los nacionalistas y socialistas vascos, catalanes y gallegos, en nuevas casas regionales con aspiraciones de embajaditas. Por supuesto, en ninguna de esas sedes folclóricas ondea ni está presente la Bandera de España, mensaje que no pasa desapercibido en las ciudades donde se ubican esos locales.

El siguiente paso será el de exigir competencias consulares, y el último y definitivo, el de alcanzar, mediante la autorización del Gobierno de España, el reconocimiento del rango de embajadas para esos chiringuitos. España no es una nación invertebrada, como decía Ortega. España está vertebradísima desde mucho antes de que se vertebraran la mayor parte de las naciones de Europa. Los invertebrados y descerebrados somos los españoles, que hemos llegado a aceptar como hechos normales, situaciones inconcebibles. Esos chiringos autonómicos, embajaditas de pega y consuladetes de chiste, tienen que ser clausurados por contundentes motivos. Los vascos, los catalanes y los gallegos son españoles, y por ello, si a algún lugar tiene que acudir fuera de España para solucionar sus problemas es a la Embajada o al Consulado. El Embajador de España es el representante del Rey o Jefe de Estado ante la nación que acreditan sus cartas credenciales. Nadie puede usurpar su representatividad. Las relaciones internacionales de las autonomías no pueden ir por un lado y las de España por otro. El gasto de apertura y mantenimiento de esos locales alcanza límites fronterizos con el delito. Y no sirven para nada, excepto para humillar la imagen de España en el exterior. Cerrado el «Joy Eslava», hay que seguir con las embajaditas. Que ése, más o menos, es el rango comparativo.

Obama crea esperanza en América y en todo el mundo, pero no así en los mercados, que siguen imparables en su declive
Bienvenido al averno
José Antonio VERA La Razón 24 Enero 2009

El mismo día en que Madrid se convertía en un hervidero de espías y Carod-Rovira triunfaba en Nueva York con una conferencia en catalán atiborrada de asientos vacíos, los mercados dieron la bienvenida al averno financiero al presidente Obama.

Fue la peor jornada financiera en un día de investidura de la historia. El Bank of America cayó un 29 por ciento; Wells Fargo, el 24; Citigroup, el 20; JP Morgan, el 21. Pocos se libraron. ¿Era por Obama? No, porque la pasada semana el Gobierno USA tuvo que rescatar con 138.000 millones de dólares al mayor banco privado hipotecario del país, y se estudiaba la nacionalización del gigantesco Citigroup, después de que perdiera 18.000 millones de dólares en 2008. Obama crea esperanza en América y en todo el mundo, pero no así en la economía, que sigue su declive. La tasa de paro en España es hoy del 14 por ciento, la más alta en nueve años, fruto del pinchazo inmobiliario, pero también de la burbuja financiera mundial, que está dejando a algunos países al borde del caos. Islandia se arruina. La libra se hunde. En Austria encienden la alarma roja por la exposición de su banca a los riesgos del Este.

La rica California entra en bancarrota y congela la devolución de impuestos a los ciudadanos. Obama, de golpe, se encuentra con que su Estado más poblado va a suspender pagos: no devolverán impuestos, ni las ayudas para discapacitados, tercera edad y familias necesitadas, y no pagarán la administración de los servicios sociales, la devolución de impuestos a bancos y las becas a estudiantes. Algo más grave de lo que se piensa. El volumen del déficit fiscal de California es insoportable, pero lo peor es que esa situación puede trasladarse a otros estados. Trece de ellos tienen un riesgo real de carecer de capacidad suficiente para afrontar sus abultadas deudas. El fantasma de la quiebra merodea por Nueva York, Virginia, Massachusetts y Florida.

La crisis financiera no es ajena a esta situación. Un meticuloso estudio de Libertad Digital pone los pelos de punta. Lo advirtió el gurú Jim Rogers: «La mayoría de los bancos de Estados Unidos está en bancarrota». Se enfrentan a pérdidas de 3,6 billones de dólares, mientras que su capital no alcanza los 1,4 billones. Pero no sólo en América. Los analistas del Royal Bank of Scotland decían después de que esta entidad anunciara pérdidas superiores a los 30.000 millones de euros: «Los grandes bancos británicos son técnicamente insolventes».

El Gobierno de Gran Bretaña ha anunciado ya un segundo plan de rescate bancario. Y otro tanto parece que harán Francia y Bélgica. Incluso el potente sistema alemán tiene dificultades, tras la intervención en el Hypo, la nacionalización parcial del Commerzbank o las multimillonarias pérdidas del Deutsche Bank la pasada semana. Ante toda esta acumulación de adversidades, se teme mucho que la crisis no haya tocado fondo. Y no serían de extrañar nuevas medidas de los gobiernos para nacionalizar bancos.

El problema es que los Estados seguirán gastando un dinero que no tienen, aumentando sus déficits y colocando más deuda en un mercado que no responde. Así han llegado a la bancarrota en California. Y podría ocurrir en cualquier otro sitio. A no ser que lo remedie San Obama con algún inesperado milagro. De momento los mercados se han limitado a abrirle la puerta y darle la bienvenida al infierno.

El fondo del asunto
FERNANDO SAVATER El Correo 24 Enero 2009

A mí me pasa como a la mayoría de ustedes: no soy entendido en cuestión de leyes y por tanto no tengo mejor opción que acatar de mente, palabra y obra el carpetazo dado al caso abierto contra Ibarretxe, López y otros políticos por las conversaciones oficiales que mantuvieron con la ilegalizada Batasuna... al menos en tanto el Tribunal Supremo no diga otra cosa. Aunque soy lego en leyes no dejo de estar dotado de razón (¡bien que me pesa, a veces!) y por lo tanto mi acatamiento se rodea de algunas consideraciones esclarecedoras.

En primer lugar, diga lo que quiera el 'agit-prop' mediático gubernamental -tanto de La Moncloa como de Ajuria Enea-, el Tribunal Superior de la CAV tuvo sobrada razón en aceptar la denuncia contra los implicados por parte de la acusación popular, aunque técnicamente ésta se haya revelado insuficiente para mantener el procedimiento penal. Por cierto, si la acusación popular no es adecuada en un caso como éste -en el que se denuncia una malversación de las instituciones políticas que hemos padecido todos los ciudadanos en conjunto y ninguno en particular-, ustedes me dirán para qué sirve esa figura jurídica hasta ayer considerada avanzada y progresista, sin la que probablemente los responsables de los GAL nunca habrían visitado los tribunales. En segundo lugar, el cierre momentáneo del asunto no implica ningún espaldarazo político a esos encuentros ni a la estrategia que los propició y que se ha revelado a continuación patéticamente errónea, tal como reconocen hasta quienes la practicaron. De modo que lo único 'disparatado' del caso son los aspavientos sectarios de tantos popes que se escandalizan de que nos empeñemos en ver lo blanco, blanco y lo negro, negro... sin escuchar las directrices oficiales.

Pero en una cosa sí que tienen razón Ibarretxe y su equipo defensor: en lamentar que no se haya ido «hasta el fondo del asunto». Como tal fondo no consiste en mejores o peores triquiñuelas legales, nada nos impide por nuestra cuenta y extrajurídicamente tratar de esclarecerlo incluso a los legos en derecho. Para empezar, el fondo más al fondo del asunto es que PNV y PSE cometieron un gravísimo desafuero político al encontrarse, rodeados de estruendo publicitario, con representantes oficiales de una organización ilegal, a la que 'legalizaron' así de facto a despecho de sus víctimas. No fueron contactos vergonzantes y clandestinos -negados una y otra vez- como los que el Gobierno central tuvo con ETA, sino institucionales y con acompañamiento de charangas: o sea, no vergonzantes sino vergonzosos. Todavía estamos esperando que alguien en el PNV o el PSE reconozcan su metedura de pata, en lugar de repetir como loros arrogantes y descerebrados que volverían a hacer lo mismo... lo que por cierto debería ser tomado en cuenta por el Tribunal Supremo en su revisión del caso. El colmo es que quienes así pisotean el diálogo político y sus requisitos más elementales se proclamen víctimas de su fidelidad a ese ideal. Pero, vamos a ver: ¿Por qué creen semejante piara de Maquiavelos de pacotilla que ha sido ilegalizada Batasuna o, ya para el caso es igual, la propia ETA? ¿Para que no haya diálogo político? ¿O para que lo haya de verdad y deje de llamarse 'diálogo' al balbuceo asustado que imponen los matones totalitarios a quienes amenazan, de los que no se espera otra palabra que no sea 'por favor, no me mate, me rindo'?

Prohibiendo a los políticos democráticos -o que al menos pasan por serlo- que se reúnan a bombo y platillo con los portavoces de quienes les acosan a ellos y a todos los demás no se ponen cortapisas al diálogo político, sino que se lo toma en serio, limpiándolo de falsificaciones chantajistas. La Ley de Partidos no es una medida represiva fuente de todo tipo de limitaciones democráticas -como aún sostienen con desfachatez los cínicos o los indocumentados-, sino la garantía básica de que los gángsters patrioteros no serán nunca por razones oportunistas tratados como políticos... ni los políticos decentes se verán obligados a contemporizar con el gangsterismo para no perder bazas en la contienda electoral.

¿Judicialización de la política? Venga ya. Los que introducen el Código Penal en la política democrática son quienes asesinan a sus adversarios porque no pueden derrotarles en buena lid, los que colaboran con los criminales dándoles información y apoyo logístico o quienes les justifican (o al menos no les condenan) porque la culpa de todo la tiene el 'conflicto', es decir, las dificultades que ellos encuentran para imponer su dogma separatista a la sociedad vasca. ¿Acaso viviríamos más libres democráticamente si los que practican la lucha armada fuesen tratados ni mejor ni peor que quienes sólo ejercen el debate parlamentario? Malo es que nos amenacen y que nos maten, pero que no pretendan encima tomarnos por imbéciles. Aquí nadie representa por sí solo a 'la mayoría del pueblo vasco', ni Otegi, ni el tripartito gubernamental ni la oposición: nadie. Cada ciudadano se representa a sí mismo y si no le presionan y le amenazan de muerte lo hará mucho mejor. Los jueces están para eso, precisamente: para alejar de la política a esos matones y criminales que llaman 'diálogo' a que sus víctimas acaben por darles la razón para seguir vivas, aunque sea sumisas. Y si alguien cree que a fuerza de poner cara sufrida de víctima o gesto amenazador de verdugo nos van a convencer de otra cosa, están sumamente equivocados. A algunos nos parece oportuno no ser oportunistas, qué se le va a hacer.

La Unión Europea acaba de amonestar a España porque es el único de sus miembros que no aplica la normativa para prevenir y en su caso castigar la financiación de los grupos terroristas. Por cierto, también es el único país de la UE que sigue teniendo un grupo terrorista que actúa regularmente en su territorio... supongo que se trata de una mera coincidencia, ¿no? Sólo faltaría que España fuese además el único Estado de la UE donde los representantes políticos de los terroristas se sentaran en plano de igualdad con el Gobierno y demás partidos, para negociar sus condiciones de paz... en nombre de la 'normalización' democrática, que consiste en dar la razón a los más brutos de la clase.

Pues bueno, ni lo uno ni lo otro: algunos creemos que los financiadores voluntarios o coaccionados de los terroristas deben ser sancionados para cortar ese suministro letal... tal como lo creen los demás países europeos. Y también creemos que los jueces deben condenar a quien dialoga con los que nos agreden y amenazan como si fuesen políticos corrientes, porque esas componendas a costa de nosotros no son diálogo político sino puro y simple fraude democrático: lo mismo que hace el resto de los gobiernos europeos, que no se sientan a la mesa institucional con nadie que apoye, excuse o no condene el terrorismo. Éste es precisamente el 'fondo del asunto', señor Ibarretxe: y lo demás es canto gregoriano.

Intervencionismo y corrección política: los padres de la crisis
Enrique de Diego elsemanaldigital 24 Enero 2009

Vivimos tiempos difíciles para la civilización. El camino por el que se ha llegado a esa situación tiene factores identificables. Los hijos del "progresismo" duermen acunados por la mentira.

La caída del Muro de Berlín, lejos de ahuyentarlo, dio paso a una oleada de antiestatismo y progresismo.

Durante décadas, los jóvenes han sido educados y las opiniones públicas han sido de continuo bombardeadas por mensajes de descalificación del capitalismo y del liberalismo, la corriente de pensamiento sustentadora de la libertad económica, a su vez base de la política. Nunca ninguna sociedad se ha autoflagelado tanto como la occidental, y con menos motivo. Mientras las sociedades se han beneficiado de los logros del capitalismo y de la economía libre, sus falsos líderes morales, sus arrogantes intelectuales no han hecho otra cosa que denigrarlos. Esa tenaz y corrosiva campaña no disminuyó tras la caída del Muro de Berlín, sino que se intensificó. No es extraño que, cuando el intervencionismo, el mercantilismo y la corrección política han entrado en colapso y han llevado al desastre a la sociedades, entre el pánico y la huida hacia adelante, haya saltado el resorte de culpar al capitalismo y la liberalización, que, siendo la solución, han sido sentados en el banquillo de los acusados e incluso, sin juicio, en el corredor de la muerte.

Porque esta crisis de civilización, intensificada de manera tan frívola, no ha surgido de la noche a la mañana, ni fruto de alguna esotérica conjunción astral. La extraña y extendida sensación de algo semejante, el desconcierto de buena parte de las gentes, la búsqueda agitada y algo histriónica de diagnósticos cataplasma, indica que las sociedades han vivido en la mentira y buscan alguna nueva que las tranquilice y les suma en la trampa de la esperanza: esa idea de todo punto irracional de que de la crisis se saldrá, como se ha entrado, por arte de birlibirloque, de forma que de la pesadilla despertaremos una mañana cualquiera; estrambótica reducción al absurdo de la muy cuestionable, y en sí falaz, teoría de ciclos. Ese estado atenazado de los ánimos, esa búsqueda de gurús, esas inquietas y febriles ruedas de prensa en que, mintiéndose, como es su norma, periodistas y políticos, se preguntan sobre cuándo se saldrá de la crisis; esas previsiones, mil veces rectificadas, de organismos prescindibles, con menos credibilidad que el oráculo de Delfos, no son otra cosa que manifestaciones de la causa profunda de la crisis civilizatoria, muestras palpables del dominio de la mentira, de la abjuración de la responsabilidad propia y de la degeneración del biotipo humano que se ha acostumbrado a esperarlo todo de los otros, del Estado.

El progresismo, la peor de nuestra pandemias, ese totalitarismo light, esa exuberante excrecencia de la mentira, antesala del totalitarismo con todas sus letras, ha reinventado la socialdemocracia de manera artera: los ciudadanos se han acostumbrado a ir de la cuna a la tumba adormecidos por mentiras.

De las crisis se sale con esfuerzo, con lucha, con medidas correctas, recuperando el gusto por llamar a las cosas por su nombre y con una adhesión plena a la verdad: esa disposición del espíritu a reconocer errores y a corregirlos, para la que es precisa la convicción de que existen, como polos opuestos, como valores absolutos, la verdad y la mentira. Porque no hay peor mentira, ni más letal, ni de peores consecuencias, que la del relativismo, porque es la negación de la verdad, y si ésta no existe, tampoco la mentira, de modo que ésta ha conseguido el camuflaje perfecto: todo deviene mentira, lisa y llana, aunque sea impúdico llamarla por su nombre.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Lenguas y enseñanza
XAVIER PERICAY - ABC 24 Enero 2009

«PISSARRA», como su nombre indica, es una pizarra. Pero no es sólo eso. Al menos en Baleares. Y es que allí «Pissarra» también es la revista del STEI, o sea, del Sindicat de Treballadores i Treballadors-Intersindical de les Illes Balears. Como seguramente ya habrán adivinado, una organización sindical que posee un órgano de comunicación llamado «Pissarra» no puede dedicarse más que a la enseñanza. Con todo, el STEI, que se define como un sindicato asambleario, de clase, ecologista, internacionalista, feminista y nacional -es decir, partidario del derecho de autodeterminación de Baleares, lo que conlleva (traduzco, claro) «la plena reivindicación y expansión de la lengua catalana como un elemento esencial de la mejora de la clase trabajadora de las Islas»-, también admite afiliados procedentes de otros sectores.

Aun así, a qué engañarnos, STEI remite básicamente a enseñanza. A enseñanza pura y dura. Para entendernos, el STEI es a Baleares lo que la USTEC a Cataluña: un sindicato con sus intereses particulares, pero, ante todo, una eficaz correa de transmisión de un interés mayor, el nacionalismo, felizmente gobernante allí como aquí. A nadie debería extrañar, en consecuencia, que la «Pissarra» a que aludíamos al principio refleje a las mil maravillas ese estado de cosas. Para muestra, su número más reciente, correspondiente al último trimestre de 2008. Dejemos a un lado las derivas igualitaristas, ecologistas, feministas, clasistas e internacionalistas y centrémonos, si les parece -espacio obliga-, en lo que constituye la perla de la revista.

Me refiero al artículo de Til Stegmann -abanderado de la lengua (y no precisamente alemana), cruz de Sant Jordi y premio Ramon Llull, entre otros méritos- titulado «Plurilingüisme o només angl_s? L´educació lingüística a l´escola». Tal vez porque el hombre ha dedicado su vida entera a esto, el texto ocupa siete páginas de la publicación -bien es verdad que la bibliografía, casi toda del propio autor, se lleva ya más de una página-. Pero lo esencial se encuentra justo al principio. Tras afirmar que el estudio del inglés no puede sino ir en detrimento del aprendizaje de las demás lenguas, Stegmann invita al lector -es decir, al enseñante balear- a quitarse de la cabeza esa idea de que hay que hablar una segunda lengua para poder comunicarse algún día con el prójimo. Según él (vuelvo a traducir), «esa idea es un formalismo puramente abstracto (...). Podemos convivir muy bien reduciendo nuestro horizonte de comunicatividad». Además, «el inglés es la lengua de Estados Unidos y de la propaganda americanizadora que se está comiendo el mundo», por lo que hay que renunciar a su aprendizaje y proponer, en todo caso, una lengua menos poderosa y menos peligrosa «para la libertad mental de la humanidad».

¿Y cuál debe ser, a su juicio, esa segunda lengua medio inútil, de andar por casa? Cualquiera. Es decir, todas y ninguna. Menos el inglés, claro. Y menos el catalán, que por algo es la primera y suprema. Así las cosas, Stegmann, ¿por qué no prueba con el castellano? Vamos, hombre, que hasta puede que los niños la entiendan.

Basagoiti promete eliminar la exigencia del euskera en oposiciones a funcionario
El candidato del PP coincide con María San Gil en un homenaje a Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en 1995
BILBAO EL CORREO  24 Enero 2009

El candidato del PP, Antonio Basagoiti, anunció ayer un compromiso para garantizar por ley que los padres puedan elegir el modelo lingüístico en la educación de sus hijos en el País Vasco. Basagoiti planteó que el conocimiento del euskera deje de ser imprescindible para acceder a la Administración.

Explicó que la obligación de la lengua vasca no se limita a los colegios, sino que se extiende a la Sanidad. «Cuando nos van a operar, nos importa poco lo que hablen, lo que importa es que lo hagan bien», subrayó. Basagoiti dijo un problema similar en la Ertzaintza, pues a los agentes «les exigen subir un perfil cuando lo que importa es que detengan a los terroristas y los delincuentes». En su opinión, la exigencia del euskera «ha rebajado la calidad» en ambos servicios públicos.

El líder del PP vasco anunció que promoverá una reforma de la Ley de Función Pública si su formación llega al Gobierno vasco. «Se acabó eso de impedir que una persona sea funcionaria por no saber el nivel de idioma que se le ha ocurrido al lehendakari», sentenció. Ya en tono jocoso, dijo: «Yo quiero que Anasagasti (PNV) pueda ser funcionario».

Basagoiti denunció «la imposición del euskera» y el «acoso al castellano» que, a su juicio, ejerce el Ejecutivo de Ibarretxe. Aclaró que el PP «está a favor» de la lengua vasca, pero acusó al nacionalismo de usarla «como un arma arrojadiza».
«Un referente»

En San Sebastián, el presidente del PP coincidió con su antecesora, María San Gil, en el homenaje a Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA hace 14 años. En el primer encuentro público que mantienen desde que accedió al liderazgo, Basagoiti reivindicó la vigencia de los principios de Ordóñez como «referente» en la lucha contra el terrorismo.

Por su parte, Ana Iríbar, la viuda de Ordóñez, insistió en que no podrá perdonar «ni a quienes asesinaron» a su marido, «ni a quienes han profanado su tumba», mientras la banda armada «gobierne en 42 municipios vascos, en un jardín de Cestona se erija un monumento a un etarra, tengamos que compartir vecindario con terroristas y asesinos excarcelados o mientras amenacen de muerte a un solo concejal». Iríbar estuvo acompañada en el acto por el ex consejero vasco José Ramón Recalde, la viuda del dirigente socialista Fernando Mújica o el juez de la Audiencia Nacional, Javier Gómez, entre otros.
La Fundación Gregorio Ordóñez entregó el galardón de la XIV edición de sus premios a Antonio Beristain, catedrático emérito de Derecho Penal y fundador del Instituto Vasco de Criminología. «Es uno de los pocos sacerdotes vascos conocidos por su clara oposición al terrorismo», destacó el patronato.

“GALICIA ES BILINGÜE.  QUIERO LIBERTAD PARA ELEGIR” 
MANIFESTACIÓN EN SANTIAGO DE COMPOSTELA EL 8 DE  FEBRERO
Galicia Bilingüe 24 Enero 2009

(Nota del Editor: aquí únicamente copiamos la primera página de la convocatoria, la versión en español;  la segunda página, con la versión en lengua regional, no la hemos incluido porque en caso alguno queremos eximir a nadie de su deber constitucional de conocer el español)

MANIFESTACIÓN EN SANTIAGO DE COMPOSTELA EL 8 DE  FEBRERO.  SALIDA: 12.00 DESDE LA ALAMEDA. INFORMACIÓN AUTOBUSES 902 422 252  “GALICIA ES BILINGÜE.  QUIERO LIBERTAD PARA ELEGIR”   Si quieres que todos los niños gallegos tengan derecho a estudiar en su lengua materna como recomienda la UNESCO.   Si no comprendes por qué quienes antes reclamaban con razón este derecho para los niños gallego hablantes,  privan ahora de este beneficio a los escolares que prefieren hacerlo en español.  

Si quieres que las señalizaciones y las comunicaciones oficiales sean bilingües.   Si quieres tener el mejor profesional aunque hable la otra lengua.   Si quieres que los comerciantes y empresarios sean también libres para utilizar en su negocio la lengua que prefieran.
   Si quieres que las subvenciones que concede la Xunta con el dinero de todos no estén condicionadas al  uso de una lengua.   Si quieres que los creadores gallegos tengan acceso a ayudas oficiales sea cual sea la lengua oficial que elijan.   Si quieres que cese el adoctrinamiento en la enseñanza a través de los libros de texto y de las actividades culturales.  

Si te preocupa el aumento de grupos radicales que, con el pretexto de la defensa de una lengua, restringen las  libertades  de otros ciudadanos.   Si quieres que la promoción del gallego se haga de forma atractiva y sin imposiciones.

 Ven tú también a Santiago el 8 de febrero.   En todas las democracias europeas donde hay más de una lengua oficial es el ciudadano el que elige.  Seamos los gallegos quienes  demostremos  al resto de España que hay otra forma de hacer las cosas,  que la convivencia lingüística de la que disfrutamos en la calle la podemos trasladar a las instituciones.     Ven tú también a Santiago el domingo 8 de febrero. 

Si no tienes hijos, hazlo por los nuestros y por tu libertad y la de todos. Y si llueve, cogeremos el paraguas.  Digámosles a los políticos, a todos los políticos, que los gallegos somos capaces de ponernos en marcha  cuando algo tan importante está en juego: nadie nos puede imponer cómo hablar, cómo aprender,  cómo crear, cómo comunicarnos. 
 
Queremos ser libres para elegir nuestro modelo de convivencia. 

Empresarios y políticos, unidos ante la «locura irracional» de los etarras
R. N. La Razón 24 Enero 2009

BILBAO- Las obras del tren de Alta Velocidad vasco seguirán adelante y no pararán «por la simple locura de un grupo terrorista irracional». De este modo han respondido los empresarios vascos al último comunicado de ETA, en el que no sólo reivindicaba el asesinato del empresario Ignacio Uria Mendizábal, responsable de la constructora Altuna y Uria, sino que justificaba su «ejecución» por su implicación en las obras de la «Y vasca» y por «negarse a pagar el impuesto revolucionario».

Además, la banda terrorista quiere dejar claro que mientras el proyecto siga adelante «sus responsables y sus propiedades serán objetivo de ETA». Amenazas a las que los empresarios vascos responden con una conjura para seguir adelante con el AVE vasco. Desde el Gobierno Vasco, el consejero de Interior, Javier Balza, subrayó que «ni la sociedad vasca, ni sus instituciones van a hacer o dejar de hacer un proyecto por lo que diga o haga ETA». Y en la misma línea, se manifestó el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, quien advirtió de que la «Y» se va a hacer «porque es buena para Euskadi, porque lo quiere la mayoría de los vascos y porque ETA no puede ganar ninguna batalla de ningún tipo».

Objetivo: los medios
Pero los empresarios no son el único objetivo de los etarras. Tal y como adelantó LA RAZÓN, las amenazas de ETA se extienden también a los medios de comunicación «españoles», entre los que cita expresamente a Antena 3, El Mundo, Onda Cero y Expansión, de estar a favor del «fascismo español». Asimismo, la banda terrorista reivindica la bomba que estalló el 31 de diciembre en la sede de EITB en Bilbao y acusa a la radiotelevisión pública vasca de cumplir órdenes del Gobierno de Ibarretxe.

TV3 no compra los derechos en castellano de las películas originales en esa lengua
LA VOZ DE BARCELONA  24 Enero 2009

La directora de TV3, Mònica Terribas, ha reconocido este viernes en el Parlamento autonómico que las películas cuya versión original es el castellano, se traducen al catalán y se desactiva la opción de elegir el castellano en el TDT, porque TV3 solo compra los derechos de emisión en catalán.

“Nosotros lo que compramos son los derechos de la emisión en catalán, y por tanto, el doblaje en catalán. Nosotros no estamos autorizados a emitir aquella película en versión original castellana porque tienen los derechos en el resto del territorio estatal”, ha respondido Terribas a una pregunta del diputado de Ciudadanos, Albert Rivera, en la Comisión de Control a la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales.

Y ha añadido: “Esto es lo que hace que muchas veces usted vea obras que le parece, tal vez, que las deberíamos ver en castellano, como puede ser Tapas, por ejemplo, que sería un caso, y en cambio nosotros lo hemos de hacer en catalán porque ellos tienen los derechos de la ventana lingüística“.

Rivera ha insistido en que es “surrealista” no poder ver una versión original en castellano en Cataluña, además de en catalán, por falta de voluntad política. Y ha solicitado que cuando se negocie, se adquieran los derechos de las dos versiones, en catalán y en castellano.

El diputado de Ciudadanos ha recordado que las películas en versión original en otras lenguas, sí se pueden ver, además de en catalán, en su lengua original a través del TDT, excepto cuando es en castellano. Pero Terribas ha concluido que el catalán “es la lengua de nuestra televisión, lógicamente”.

El PP y el PSC cierran filas para evitar el nacionalismo lingüístico de TV3
CRISTINA RUBIO - EL MUNDO 24 Enero 2009

El 'popular' Rafael López exige que no se expulse de los medios «a los que hablan castellano» / Ferran reclama un libro de estilo que «aumente la base social»

Insólita alianza la que se vivió ayer en la siempre movida Comisión de Control de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), que gestiona la radio y la televisión públicas de Cataluña. El PSC y el PP catalán se unieron y cerraron filas para evitar el nacionalismo de TV3 y Catalunya Ràdio. Sobre todo en materia lingüística, uno de los caballos de batalla de los medios públicos al contar con una Carta de Principios que impide en la actualidad el uso del castellano en antena.

El primero que abrió el fuego fue el diputado popular, Rafael López, al reclamar a los responsables de la CCMA que dejen de «criminalizar» a los que se sienten españoles. López sacó a relucir el ya histórico conflicto lingüístico que viven los medios públicos al pedir que «no se expulse a los que hablan castellano», en clara alusión al despido de la escritora Cristina Peri Rossi por no hablar catalán en la emisora pública. Además, el diputado popular reclamó la confección de un libro de estilo de los medios que no sea «el programa electoral de ERC».

El PSC se subió al carro de reclamaciones del PP de la mano de uno de sus diputados más críticos en la materia. El socialista Joan Ferran, quien ya denunció la existencia de la famosa «crosta nacionalista» en el seno de los medios públicos, abogó por un libro de estilo que «ensanche la base social de la cadena» y no que premie sólo «el interés de los convencidos». El portavoz del PSC emplazó a TV3 y Catalunya Ràdio a quitarse de encima lo que él mismo catalogó como «sus tics nacionalistas», en materia lingüística.

Albert Sáez tuvo que lidiar con las acusaciones de populares y socialistas. El presidente de la CCMA aseguró que no han dedicado «ni un minuto» a analizar la dichosa «crosta nacionalista», que definió como «una expresión que forma parte de lo que sale en los diarios y de lo que he leído en una reciente novela». Para el portavoz de ERC, Carmel Mòdol, esta cuestión debería haber preocupado «un poco más» ya que podría condicionar la redacción del libro de estilo. En este sentido, Sáez se mostró confiado de poder tener el texto a finales de este año.

Más minutos de CiU en antena
No podía haber una Comisión de Control de la CCMA sin las habituales quejas de los partidos por su poca presencia en los medios públicos catalanes. Esta vez le ha tocado el turno a CiU. Su diputado, Jordi Cuminal, constató que, entre septiembre de 2008 y enero de 2009, Catalunya Ràdio ha entrevistado a 52 miembros del Govern y tan sólo a 12 de la oposición -diez a CiU y dos al PP-.

Cuminal aprovechó la ocasión para recriminar que, desde que aparecieron las acusaciones de una posible «crostra nacionalista», la emisora despidió a grandes referentes de la casa y eso se ha notado en la pérdida de audiencia. Todo en clara alusión a la retirada de Antoni Bassas al frente del 'magazine' matinal.

El portavoz convergente aprovechó su turno para dar un «toque de atención» sobre el libro de estilo de la emisora. Cuminal reclamó «valentía» para que sea plural y represente «la realidad nacional de Cataluña».
 

Recortes de Prensa   Página Inicial