AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 6 Febrero 2009

Concentración en defensa del bilingüismo en la escuela.
www.convivenciacivica.org  6 Febrero 2009

Concentración 7 de febrero

Estimado amigo,

Este sábado día 7 de febrero a las 12:00 tendrá lugar en la plaza San Jaime de Barcelona una concentración en defensa del bilingüismo en la escuela.

La concentración ha sido convocada después de que el Gobierno autonómico de Montilla haya asegurado que no tiene intención de cumplir la sentencia del Tribunal Supremo (STS 6803 del 12 de diciembre de 2008), que obliga a la Consejería de Educación de la Generalidad de Cataluña a preguntar por la lengua de escolarización de los niños.

Nos parece una excelente oportunidad para expresar nuestro rechazo a la política lingüística de marginación del español que se está llevando a cabo en las escuelas.

Nos encantaría contar con tu presencia este sábado y te rogamos que realices la mayor difusión que puedas de esta interesante convocatoria.

Puedes obtener más información en http://www.ciudadanos-cs.org/
Atentamente, Convivencia Cívica Catalana

EL COSTE DE LA BUROCRACIA
La desorbitada cifra de funcionarios "estrangula" a los contribuyentes
Elsemanaldigital.com 6 Febrero 2009

En plena crisis y con una imparable sangría de parados, más de tres millones de nóminas salen ya de los bolsillos de los españoles. Los gobiernos regionales se llevan la palma.

Si se hiciera una encuesta entre los jóvenes españoles que esperan acceder a su primer trabajo sobre sus preferencias, muy probablemente la palabra funcionario aparecería en primer lugar: un puesto asegurado de por vida, un sueldo digno y, por lo general, mejores horarios que en el sector privado. No suena nada mal.

En medio de una voraz crisis económica que ha elevado el número de parados hasta cotas desastrosas (3.207.900 personas en la actualidad), los españoles miran de reojo al sector público, que no deja de engrosar sus filas. A costa de los bolsillos de los sufridos contribuyentes.

Por primera vez España ha superado la barrera psicológica de los tres millones de funcionarios. Actualmente 3.029.500 españoles trabajan para la Administración, ya sea el Gobierno central, los de las comunidades autónomas, los ayuntamientos, las diputaciones, los cabildos insulares, las universidades públicas, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las Fuerzas Armadas, la Justicia o las empresas públicas, como lo es la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos.

Son cifras recogidas en la última Encuesta de Población Activa (EPA) y referidas al último trimestre de 2008. Aunque los sindicatos no están muy de acuerdo con ellas: CCOO y UGT sostienen que están "sobredimensionadas" y que el número real es el que ofrece el Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas. El último, fechado en julio del año pasado, reduce esa cifra hasta los 2.594.664 funcionarios. Sin embargo, las estadísticas comparativas que elabora la Unión Europea se basan en la EPA, y poner en entredicho la cifra de funcionarios que arroja supondría dudar también de la de parados, por ejemplo.

Sea como fuere, el caso es que en España de cada cinco trabajadores asalariados (es decir, que trabajan por cuenta ajena), uno cobra su nómina de las arcas públicas, las que a su vez alimentan todos los españoles. Y los funcionarios ya representan más del 15% de la población ocupada española. Ante tales cifras, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido aflojar el grifo. Para este 2009, su Ejecutivo ha reducido la oferta pública un 70%: tiene previsto sacar 10.770. Claro que partía de unos antecedentes astronómicos: en 2008 Zapatero batió todos los récords al crear 35.895 nuevas plazas de funcionario en sólo un año, lo nunca visto.

Pero el problema es que, aunque el Ejecutivo central haga propósito de enmienda, en el resto de administraciones públicas las cifras no paran de crecer como la espuma. Especialmente en los gobiernos autonómicos, para los que trabajan más del 55% de los empleados públicos. En Extremadura -que lidera el ranking-, el 32,5% de los asalariados son funcionarios. Por contra, las comunidades más ricas son las que tienen los menores porcentajes: Cataluña y la Comunidad Valenciana cierran la lista.

Como se dice vulgarmente, nadie quiere ponerle el cascabel al gato, porque hablar de recorte drástico del número de funcionarios puede suponer un coste político. Pero aun así hay a quien no le tiembla la voz para hacerlo. Hace un par de semanas, durante el Foro Madrid, Esperanza Aguirre se preguntaba si, en los tiempos que corren España puede sostener "20 grandes administraciones (entre el Estado y las Comunidades autónomas) con extensas burocracias y con ejércitos de funcionarios para administrar competencias que están duplicadas".

Y es que en España, la segunda partida más cuantiosa del gasto público (por detrás del social, como pensiones y prestaciones por desempleo), está destinada a pagar las nóminas de los funcionarios. Mientras que la media de la Unión Europea (según Eurostat) es del 22,8%, en España representa el 26%. Y, según las estimaciones publicadas hace unos días por El Mundo, los empleados públicos les costarán este año a los contribuyentes nada menos que 108.000 millones de euros, 2.400 euros a cada habitante.

La coalición del odio
Barcelona, fue el lugar más cosmopolita de España. Pero hoy, después de décadas de nacionalismo, se está convirtiendo en una región y una ciudad cada vez más paletas. Es natural que sea también la que muestre más alto y claro su odio a Israel.
EDITORIAL Libertad Digital 6 Febrero 2009

Generalmente, la obligación de un diplomático es pasar desapercibido para el gran público y decir lo que deba decir de un modo tal que siempre pueda negar haberlo dicho y nadie pueda llevarle la contraria. Sin embargo, hay casos especiales en los que tanto las relaciones bilaterales como la percepción del público hacia un país extranjero requieren medidas excepcionales. Rafael Shutz, embajador de Israel, comenzó su labor en España siguiendo las normas clásicas, pero ya parece haber entendido que nuestro país requiere olvidarse de la diplomacia tradicional.

Así, Schultz ha denunciado en Barcelona que nadie se manifiesta por el Congo o Darfur, pero sí "cuando Israel está involucrado", por lo que concluye acertadamente que los motivos son "políticos y no humanitarios". Y es que nuestra izquierda sólo considera como guerra aquella en la que participan Estados Unidos o Israel. No condenaron las guerras de la URSS ni de Cuba ni se preocupan ahora por ninguna de las que se libran en las fronteras del islam, excepto en Palestina.

La razón es que no les mueve la piedad por las víctimas de la guerra, sino el odio a Occidente. Es en ese punto donde coinciden con el islamismo y la razón por la que pueden formar con él esa "coalición del odio" que tan acertadamente ha bautizado el embajador israelí. Intelectuales como Chomsky, Gala, Saramago o Goytisolo –aunque no sólo ellos– han recurrido rutinariamente a la mentira y la manipulación más rastrera para denigrar a Israel con el aplauso y la alabanza de la gran mayoría de los medios de comunicación, que no han tardado un segundo en seguir su guía.

Desgraciadamente, en España no son sólo los progres sino también los nacionalistas, ni tampoco son sólo los intelectuales y medios sino también los políticos quienes se han apuntado a esa "empresa de la mentira" en su afán por condenar al único actor que en el drama de Oriente Próximo respeta la democracia, la libertad y los derechos humanos: Israel.

Es en ese caldo de cultivo en el que se comienzan a producir actos antisemitas, especialmente en Barcelona, donde las sinagogas han sido cubiertas de pintadas y atacadas en dos ocasiones, y donde se invade un campo en el que juega un equipo israelí. Schultz ha hablado después de que pidiera dos veces, sin éxito, que el Gobierno catalán condenara estas muestras de antisemitismo y después de tener que aguantar que Montilla lo reprendiera por denunciar la realidad.

En Cataluña, más que en ningún otro lugar de España, el antisemitismo se alienta con el silencio de las autoridades y la presencia de cargos públicos en manifestaciones cargadas de odio y hasta de armas. Desgraciadamente, es la consecuencia natural de la imposición de un discurso nacionalista y políticamente correcto desde unos medios aún menos plurales que en el resto de España. Cataluña, y especialmente Barcelona, fue en un tiempo el lugar más cosmopolita de España. Pero hoy, después de décadas de nacionalismo, se está convirtiendo en una región y una ciudad cada vez más paletas. Es natural que sea también la que muestre más alto y claro su odio a Israel.

Es inútil recordar a quien no piensa, sino que se limita a odiar, que es Hamás quien viola el derecho internacional colocando a la población civil como escudos humanos, no Israel; que no puede ser genocidio un conflicto que supera el millar de muertos; que son los terroristas palestinos quienes declaran todos los días y a todas horas su intención de borrar a Israel del mapa. Pero hay que hacerlo, con la vana esperanza de que la voz de la razón se haga oír.

De cómo un país se estrella por falta de altura de su clase política
Carlos Sánchez El Confidencial 6 Febrero 2009

Vayamos por partes, que diría Jack el Destripador. Resulta que vivimos en un país en el que la producción industrial está cayendo casi un 20%; en el que las grandes empresas (aquellas que facturan más de seis millones de euros) vendieron el año pasado un 13,2% menos que en 2007; en el que la venta de coches se ha hundido un 42%, y en el que el flujo real de crédito que llega a los hogares se ha desplomado un 56% respecto del año anterior, lo que explica que haya más de un millón de pisos sin vender. Y por si esto fuera poco, en el que el paro crece a una estratosférica velocidad del 47,1%, una tasa que pasará a los anales de la Historia económica reciente. Desde la República de Weimar no sucedía algo similar en Europa en periodo de paz.

Para más señas, se trata del mismo país en el que las deudas representan el 128% de la renta disponible de las familias, y en el que la morosidad (la oficial y la no oficial) crece y crece sin que nadie haga algo con sustancia por taponar las vías de agua. Y en el que se destruye empleo a un ritmo anual del 5%, lo que significa que de no frenarse esta velocidad, la Seguridad Social tendrá a la vuelta del decenio un agujero más profundo que aquellos que describe Stephen Hawking para explicar la galaxia. Un país en el que la población aumenta de forma extraordinaria. Un millón de nuevos habitantes en 2007, con un increíble crecimiento de la población inmigrante del 16,6%, lo que ha convertido al protagonista de esta historia en la nación con más población extranjera de Europa, sólo superada por Alemania, cuando hace apenas una decena de años el peso de la inmigración era insignificante.

Sí. Se trata del mismo territorio en el que el déficit público superará este año (en el mejor de los casos) el 6% del PIB, y en el que la deuda exterior neta -es decir, el dinero que le han prestado sus socios comerciales para financiar el desarrollo- alcanza la bonita cifra de 818.127 millones de euros que religiosamente (sobre todo después de la visita del cardenal Bertone a España) habrá que devolver con sus correspondientes intereses.

Pues bien, pese a todo ello, el sistema político sigue enfrascado en sus mezquinas rencillas. Sin que nadie apueste por coger el toro por los cuernos. Sin que alguien con capacidad de tomar decisiones plantee seriamente un nuevo escenario político radicalmente distinto del actual. En su lugar, brilla con luz propia un Parlamento secuestrado por el poder Ejecutivo. Inoperante para hacer alguna aportación propia relevante capaz de mitigar, al menos, la formidable crisis económica que nos envuelve. Mucho 'y tú más', pero poca cosa más.

En algunos círculos, sin embargo, se abre la idea de explorar la posibilidad de impulsar un Gobierno de coalición entre los dos partidos mayoritarios con probabilidad real de gobernar: el Partido Socialista y el Partido Popular. Ninguno de las dos formaciones parece estar por la labor. Tal vez, con la aviesa intención de hacer bueno aquello que decía el ex embajador Shlomo Ben Ami, sobre el conflicto israelí-palestino, que no resolvería hasta que los dos pueblos caigan en la ciénaga más profunda.

La gran coalición
La existencia de gobiernos de coalición entre los dos partidos mayoritarios es un hecho singular en las grandes naciones europeas. El caso más reciente, como se sabe, es el alemán, donde Angela Merkel fue elegida canciller tras el virtual empate entre la CDU y el SPD. El pacto vino a ser una reedición de la Gran Coalición existente entre 1966 a 1969, en plena Guerra Fría, lo que da idea de la singularidad del fenómeno. Ni en la V República francesa, ni en la Italia de después de la guerra se ha producido un fenómeno similar. Ni siquiera cuando Enrico Berlinguer planteaba su célebre 'compromiso histórico'.Y mucho menos se ha planteado en el Reino Unido, donde la existencia de un sistema electoral de carácter mayoritario refuerza los apoyos parlamentarios del partido que manda en el palacio de Westminster, lo que hace inútiles los gobiernos de concentración. Entre ottras cosas debido a que los diputados responden ante sus electores y no ante el jefe político de turno, lo que concede autonomía al poder legislativo frente al ejecutivo.

En las pequeñas naciones europeas, por el contrario, la existencia de grandes coaliciones es más habitual. Fundamentalmente por una razón: la preeminencia de sistemas electorales de carácter proporcional crea gobiernos más inestables, lo que obliga a los partidos mayoritarios a compartir su destino en aras de lograr mayor apoyo parlamentario.

Vaya por delante que la existencia de gobiernos de coalición entre los partidos mayoritarios representa un cierto fracaso de la política. O mejo dicho, del sistema democrático. Como ha señalado el politólogo Ignacio Urquizu, la teoría del voto presupone que si las elecciones son el instrumento adecuado para controlar al Gobierno, los electores deben tener capacidad de identificar al responsable de las políticas. Esto, que es un verdadero axioma en el plano teórico, puede llegar a convertirse en papel mojado en determinadas circunstancias por causa de fuerza mayor. ¿Se encuentra España en esa situación?

Puede ser una paradoja. Pero aunque la Transición fue un monumento al pacto político, España es hoy, probablemente, el único país de Europa Occidental -excluido el Reino Unido y Francia, ambos con sistemas electorales de corte mayoritario- en el que nunca ha habido un gobierno de coalición. Ni entre los partidos con probabilidad real de gobernar, ni entre una fuerza mayoritaria y otra de carácter minoritario. Se trata de un fenómeno verdaderamente singular en el marco de un sistema electoral de carácter proprocional, aunque sea corregido. De las diez elecciones generales que se han convocado en 32 años de democracia, en tan sólo tres el partido ganador lo hizo con mayoría absoluta (dos el PSOE y una el PP). Es decir, que en siete ocasiones el partido más votado ha tenido que gobernar con acuerdos –de legislatura o puntuales- con fuerzas minoritarias. Pero evitando en todo momento que el grupo parlamentario que respaldaba al Gobierno sentara a alguno de sus representantes en el Consejo de Ministros.

Cultura del pacto
Quiere decir esto que España en un país con escasa cultura de la coalición política. Probablemente por el hecho de que los últimos tres lustros han coincidido con un periodo de esplendor económico que ha hecho innecesarios los grandes acuerdos, En los 80, tampoco hizo falta un gobierno de coalición debido a que González pudo gobernar con mayoría absoluta. Mientras que en los 70, Enrique Fuentes Quintana impulsó los Pactos de la Moncloa para hacer frente a una crisis colosal que coincidió con un cambio de sistema político.

La situación actual, sin embargo, es distinta. Y no sólo por la intensidad de la crisis. La arquitectura institucional española es mucho más compleja que en el pasado, lo que ha limitado la capacidad de maniobra del Gobierno central, que –excluida la Seguridad Social- controla en estos momentos apenas la tercera parte del gasto público. Pero es que, además, sus instrumentos de política económica son hoy más escasos que nunca. El inquilino de la Moncloa ni controla ni el tipo de cambio ni la política monetaria, por lo que su capacidad de influir en la realidad es hoy algo más que escasa.

Su única herramienta, por lo tanto, tiene que ver con la política presupuestaria, que como se ha dicho está ampliamente descentralizada; Cuenta, sin embargo, con un último instrumento: con la capacidad de crear confianza entre los ciudadanos. ¿Es posible lograr ese objetivo con un gobierno minoritario? No parece que vayan por ahí los tiros. Como han demostrado multitud de estudios, las expectativas de los agentes económicos se conforman de forma racional. Nadie invierte cuando tiene fundados argumentos para pensar que las cosas van a ir peor. Por el contrario, nadie ahorra cuando está convencido de que su dinero puede valer más si lo pone a trabajar. Esto quiere decir que recuperar la confianza en el futuro es determinante desde el punto de vista económico y social, pero para eso antes tienen que darse determinadas circunstancias. En particular, un aumento de la credibilidad de los actos políticos, lo cual sólo puede articularse mediante gobiernos fuertes que indiquen el camino a recorrer. Sólo ese tipo de gobiernos pueden enfrentarse a reformas económicas de carácter estructural, sin caer en la ruimdad de hacer política para obtener únicamente réditos electorales. Políticas, por lo tanto, que beneficien al país.

Este objetivo se puede lograr, fundamentalmente, de dos maneras. O mediante un gobierno de concentración. O mediante la constitución de un Ejecutivo reforzado parlamentariamente con otras fuerzas pequeñas, pero apoyado desde fuera por el principal partido de la oposición. No parece que la vía del diálogo social -por susupuesto una condición necesaria pero no suficiente- baste para frenar el agua que empieza a desbordar el dique de contención, y que amenaza con resquebrajarse como la presa de Tous. Con los años que ha costado contruirla.

Sindi... ¿qué?
Alfonso USSÍA La Razón 6 Febrero 2009

No puedo, y al no poder, no debo presumir de sindicalista. Las centrales sindicales y yo no hemos sido preparados para amarnos mutuamente. Pero una cosa es el amor y otra muy diferente el respeto, y mi respeto por el sindicalismo es tan verídico como razonable. Las grandes centrales sindicales representan a centenares de miles de trabajadores, afiliados o no, y por ello el respeto es más obligatorio que cortés. Los respetos por mera cortesía no son profundos. Pero debo reconocer que en los últimos tiempos mi respeto ha menguado, no por mi estado de ánimo o actitud, sino por la mansedumbre política de unos sindicatos que lo único que han hecho para protestar por los tres millones de parados que ha creado el Gobierno socialista de Zapatero ha sido ponerse un pañuelo palestino, defender a los terroristas de Hamas y gritar a coro que Israel es un Estado asesino, cuando es el único democrático del Oriente Medio.

Se usa frecuentemente el adjetivo «desproporcionado» cuando la progresía se refiere a las respuestas militares de Israel a los ataques del terrorismo. Zapatero ha caído en el lugar común y también ha acusado a Israel de responder de manera «desproporcionada» a los proyectiles de Hamas. Cuando se establece con tanta seguridad lo que es una desproporción, se da por hecho que se sabe en qué consiste la proporción. Por ello, haría muy bien Zapatero en explicar al Gobierno de Israel cuáles son los límites que la proporción aprueba y la desproporción demanda para responder a los ataques de Hamas, que no ha quedado muy bien después de que varias organizaciones palestinas hayan denunciado a sus dirigentes de utilizar a niños como escudos humanos. No obstante, y para no engañar, el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, ya ha avisado que si Hamas insiste en lanzar cohetes contra el sur de Israel, responderá a los ataques de forma «desproporcionada», entre otros motivos, porque nadie le ha explicado cuál es el límite de lo proporcionado.

A mí, sencillo español de la calle, se me antoja más desproporcionado que un juez español empapele a siete militares israelitas por una acción militar ocurrida hace siete años y a miles de kilómetros de España, que la respuesta, proporcionada o no, de un Estado a un sistemático y perfectamente organizado ataque terrorista. Pero no es fácil derrotar a la demagogia, y si la retroprogresía española ha dictado sentencia, todos los que defendamos el derecho a la defensa de Israel seremos unos pro-semitas desproporcionados. Cuento con ello. Con lo que no contaba es con la desproporción de la respuesta sindical española a los tres millones de parados, que se ha centrado exclusivamente en una manifestación a favor de Hamas y en contra de Israel, cuando lo lógico es que la protesta se reúna en torno a la crisis galopante, las medidas inadecuadas que está adoptando el Gobierno socialista de España para superarla, la pérdida diaria de miles de puestos de trabajo y la propia inacción sindicalista, sometida a la afinidad ideológica con los que gobiernan. Al Partido Popular le crece la cifra del paro hasta los tres millones, y aquí arde Troya.

Y no a favor de Hamas y en contra de Israel. Ésas son excusas de saltimbanquis. Hay que ser más serios.

Cuidado con los bancos
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 6 Febrero 2009

¿A quién van a echar la culpa de la crisis, ahora que Bush se ha ido y han convertido a Obama en el hermano gemelo de Zapatero? Otra de sus mentiras, por cierto, pues Obama basa su política en unir a los norteamericanos, mientras Zapatero basa la suya en enfrentar a los españoles. Pero hablábamos de la crisis, ¿a quién van a colgársela? El primer impulso fue a los bancos, en su viejo papel de sacamantecas del pueblo, y allá salió Sebastián lanza en ristre contra ellos, terminando la amenaza que el presidente había empezado. Pero el otro «yo» del presidente, Pepiño, acudió rápido a convertir la lanza en caña: «Nuestra paciencia con los bancos es infinita». ¿A quien creer? A ninguno.

Estos tíos se han instalado en la mentira y no hay quien les saque de ella. Les pongo un ejemplo: Zapatero todavía no ha reconocido la crisis en sus verdaderas dimensiones. Con enorme retraso e infinitos esfuerzos, ha admitido que existe «una crisis». Pero una crisis que iba a acabar en marzo y ha alargado hasta finales de año, «cuando se notarán ya síntomas de recuperación». O sea, una crisis temporal, pasajera, manejable. ¿Qué ocurrirá cuando no acabe a fin de año y el paro continúe subiendo, como apuntan todas las previsiones? Pues lo que ha hecho siempre: seguir mintiendo. Aunque tendrá que buscar un culpable, ya que tampoco va a servirle el PP, y su historieta de espías en Madrid puede servirle para crear votos, pero no empleos. En todo caso, para destruirlos. La tentación de enarbolar la pancarta «los bancos son culpables» puede hacerse entonces irresistible para alguien acorralado y sin escrúpulos como él. Aunque eso sería convertir la tormenta en huracán.

No voy a defender a los bancos, que tienen medios suficientes para defenderse y han pecado lo suyo, como casi todo el mundo, en la presente crisis. Pero me creo obligado a advertir que sembrar la desconfianza hacia ellos es como echar gasolina al fuego. Si la gente empieza a sospechar que sus ahorros no están seguros, correrá hacia las ventanillas donde están depositados. Y como ninguna institución bancaria tiene activos suficientes para cubrir los depósitos en circunstancias normales, no quiero decirles nada qué ocurriría en las anormales que atravesamos. Lo del Titanic hundiéndose iba a ser un sarao comparado con lo que se armaría aquí.

No creo, mejor dicho, no espero, que lleguemos a ello, pero tampoco lo descarto. Este Gobierno de mentirosos, incapaces y cínicos ha demostrado estar dispuesto a hacer cualquier cosa antes de dejar el poder. Son demasiados privilegios, prebendas, regalías, para dejarlas escapar así como así. Les decía antes que Zapatero no es Obama. Pero tampoco es Bush. Bush se ha ido a su rancho y adiós muy buenas. Zapatero no vuelve a la vida gris que llevaba sin llevarse lo que sea por delante.

Propaganda y ciudadanía
Carlos RODRÍGUEZ BRAUN La Razón 6 Febrero 2009

Tengo dos noticias, una mala y una buena. La mala es que tras la sentencia del Supremo el Gobierno puede intoxicar a los adolescentes con propaganda políticamente correcta. La buena es que las autoridades no harán nada distinto de lo que vienen haciendo desde hace décadas, a pesar de ese brindis al sol de que el Gobierno no puede adoctrinar.

Muchos años atrás, cuando vi las consignas antiliberales que estudiaban mis hijos en el colegio, y constaté que idéntica basura aprendían los demás niños, titulé así un artículo: «Nuestros hijos, esos socialistas». Estudios ulteriores ratificaron mis alarmas. Alicia Delibes prueba en «La Gran Estafa» que la progresista «educación en valores» proviene de la franquista Ley Villar de 1970. Desde entonces hasta hoy ha continuado sin interrupción el proceso que reemplazó la instrucción por una treta ideológica llamada educación.

Manuel Jesús González desveló las patrañas antiempresariales presentes en la enseñanza secundaria, empezando por el recelo hacia el beneficio. Rafael Zaragoza detectó que en la educación secundaria predomina «la manipulación de la explicación de los acontecimientos, y sobre todo en muchos casos la falsificación u omisión de los propios hechos históricos». Se explica el comunismo y el terrorismo por la pobreza, incluso en manuales de editoriales cercanas a la Iglesia, o se llega a comparaciones hipócritas, hablando de las purgas comunistas en la URSS y las purgas del maccarthismo en Hollywood como si fueran fenómenos análogos. Si nuestros hijos aprenden a amar la libertad no será gracias a la educación, que les enseñará a someterse al poder, a desconfiar de las instituciones liberales, y a creer que la libertad estriba en la trivialización del sexo, que perderá toda responsabilidad para reducirse a una cuestión de placer sólo limitada por la higiene.

Delibes es tajante: «Una vez que se renuncia a la defensa del derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos, una vez que se pone en manos del Estado la educación de los ciudadanos, los poderes políticos acaban por utilizar a éstos conforme conviene a sus intereses».

ALCARAZ EN Libertad DigitalTV, CON FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS
"La cacería empezó cuando le dije a Peces Barba que jamás cederíamos ante ETA"
Desde que impulsó la mayor movilización de la sociedad civil sufre el brutal acoso del Gobierno y sus terminales. La última infamia ha sido acusarle de vivir de la AVT. Francisco José Alcaraz visitó el plató de LDTV para abordar junto a Federico Jiménez Losantos esta última campaña de difamación.
R. Vilas Libertad Digital 6 Febrero 2009

Federico Jiménez Losantos recibió este jueves en su cita semanal con los espectadores de Libertad Digital a un invitado de excepción. El que fuera presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, acompañado de María del Carmen Álvarez, su esposa, abordó el penúltimo capítulo de la ignominiosa campaña lanzada contra él, desde que lideró la rebelión cívica frente a la negociación del Gobierno de Zapatero con ETA.

A Francisco José Alcaraz le cuesta contener la emoción. "Lo intento evitar pero no puedo dejar de emocionarme al ver el trabajo de todo el equipo que me acompañó estos años y los medios que habéis apoyado esa rebelión cívica", reconoce el ex presidente de la AVT. A la herida incurable que le causó a ETA al asesinar a su hermano Ángel y sus dos sobrinas, se suman los palos de quienes no le perdonan su denuncia constante de la cesión ante que intentó Zapatero en la anterior legislatura. A su mujer no le sorprende: "Cuando decidió dejarlo se lo dije. Todo lo que no te han hecho hasta ahora, te lo van a hacer, porque temen que vuelvas". Y es que, como destaca su esposa, Alcaraz fue la primera persona que consiguió sacar a la calle a cientos de miles de personas, algo que hasta ahora sólo hacían los partidos, a través de sus correas de transmisión que son los sindicatos.

Lo más duro no es un diario como Público publique esas mentiras, sino que se presten a esta campaña otras víctimas del terrorismo como Daniel Portero. "No creo que haya argumento que justifique la presencia de los hermanos Portero en las querellas de parte de quienes han lanzando calumnias contra la AVT", comenta, dolido, Alcaraz. Por si fuera poco, continúa, "también duele el silencio cómplice de la actual dirección de la AVT". En este sentido, Alcaraz aclara que no fue él quien nombró a su sucesos José Antonio García Casquero: "Había una sola candidatura y Casquero tenía una trayectoria. Toda la junta y todos los que conocíamos a Casquero confiábamos en él". Alcaraz lamentó que la actual dirección de la AVT "está destruyendo todo lo que significa la rebelión cívica y todo lo que signifique la etapa de Alcaraz en estos años".

Una etapa en la que la AVT convocó nueve manifestaciones, todas ellas masivas. Por eso, explicó Alcaraz, "lo que más me está doliendo es que la AVT pierda lo que había conseguido, lo que nunca antes tenía, esa empatía de millones de ciudadanos con la causa de las víctimas. Esa es la gran riqueza que tiene la AVT".

Tras recibir el apoyo en un emotivo vídeo de algunos de sus compañeros como Salvador Ulayar (que fue delegado de la AVT en Navarra), María Jesús González (madre de Irene Villa y vicepresidente de la AVT en la etapa de Alcaraz), Toñi Santiago y Teresa Jiménez Becerril, Alcaraz recordó que la primera vez que pronunció la expresión "rebelión cívica" fue cuando "estaba totalmente indignado con la destitución del fiscal Eduardo Fungairiño. En ese momento la junta directiva decidimos dar un paso más al frente para canalizar la indignación de millones de españoles con el proceso de negociación".

Tanto él como su esposa coinciden en que el momento más emotivo de estos fue el homenaje a las víctimas del etarra De Juana en una abarrotada Plaza de Colón. María del Carmen Álvarez recuerda también el día que cientos de personas portaban pancartas en la puerta de la Audiencia Nacional que decían De la A a la Z. Todos somos Alcaraz. Cuando lo vio, pensó que "todo el trabajo de estos años estaba bien hecho". "Mi suegra ha tenido que ver entrar a Jose Alcaraz por la puerta de la Audiencia Nacional, por donde no ha tenido que entrar Josu Ternera", comentó con amargura María del Carmen Álvarez.

Y es que junto a los momento emotivos, Alcaraz ha tenido que pasar por situaciones muy difíciles. Pero no sólo él, todas las víctimas que se significaron en la defensa de la memoria, la dignidad y la justicia. Así, María del Carmen Álvarez, recordó cómo de forma miserable "la mujer de Sopena (Margarita Sáenz Díaz) despreció a Toñi Santiago por ser ama de casa". "Toñi sacó a su hija de seis años de los escombros y murió en sus brazos. Es injustificable lo que se ha hecho con ella", añadió Álvarez, al tiempo que definió a Toñi Santiago como "una mujer valiente, con coraje, una madre que tiene ser ejemplo para todas las víctimas del terrorismo".

Alcaraz, por su parte, rememoró una de las pocas veces que perdió los nervios durantes estos años. Como no, fue con Peces Barba, nombrado por Zapatero para anular –por decirlo suavemente– a las víctimas del terrorismo. "En enero de 2005, en una reunión con Peces Barba, me dice que hay que estar preparados para ser generosos con los terroristas que están en las cárceles para contribuir a la paz. Fue de las pocas veces que perdí los nervios. Tuvieron que sujetarme de la chaqueta y le dije que mientras fuera presidente de la AVT jamás cederíamos. A partir de ahí empezó la cacería".

María del Carmen añadió que "Jose lo pasó un muy mal momento en aquella reunión en la que Zapatero tuvo el valor de decirle a María Jesús González que entendía a las víctimas porque en la guerra habían matado a su abuelo. María Jesús lo pasó muy mal, estuvo a punto de irse de España. En ese momento se dio cuenta de la realidad, de la crudeza con la que se ha tratado a las víctimas del terrorismo". En este sentido, apuntó que tanto a ella como a su marido, lo que más les ha calado es "cuando ves que muchas víctimas son crucificadas simplemente por pedir justicia".

Otro episodio infamante fueron las mofas del hermano del entonces ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar –actual cabeza de cartel socialista en las elecciones europeas–, que bajo el seudónimo de Sorrocloco dijo que Alcaraz le había tocado la lotería con el vil asesinato de su hermano y sus sobrinas. Lo peor en este caso, recordó Alcaraz, fue que el entonces ministro le llamó no para expresarle su solidaridad o afecto sino para "convencerme de que no tome acciones legales contra su hermano".

Dijo Alcaraz que "hubiese querido pasar a un segundo plano" pero que vive mal, "el desánimo, la apatía la desilusión" que percibe en la sociedad y que él mismo siente. "Me siento en parte responsable por haber abandonado la lucha por la memoria, dignidad y justicia". En esta línea, Alcaraz sostuvo que "no me cabe ninguna duda que este Gobierno volverá a engañarnos. El proceso no está muerto".

Rosa Díez: "La verdad es que nos ha coincidido el peor Gobierno con la peor oposición"
Transmite una expresión de cierta satisfacción en su despacho de la sede madrileña de UPyD, esta mañana de febrero. Las elecciones vascas y gallegas están a la vuelta de la esquina y le llueven pronósticos prometedores en los sondeos para su formación política. El desvanecimiento banal que sufrió el pasado lunes, fruto de una afección gripal, mientras defendía su programa en un desayuno social en Bilbao -y que fue radiado en directo-, es ya motivo de anécdota. Ha pasado un año desde que se creó el partido que dirige y estrenó en las elecciones generales de marzo como cabeza de lista. Está más reflexiva y serena que entonces.
Chelo Aparicio Madrid Estrella Digital 6 Febrero 2009

(Son numerosas las cuestiones que aborda en el encuentro y comienza por relatar la sesión del Congreso de los Diputados del día anterior)

R.D. - Teóricamente se hablaba de eutanasia, pero sin hablar de ello se terminaba hablando del PSOE, de la Iglesia, de quién era más de izquierdas y quien más de derechas, más clerical o más anticlerical. Así se utilizaron los turnos para una batalla entre los unos y los otros, y lo que menos importaba eran los derechos de los ciudadanos.

Otro de los debates era una proposición no de ley para regular la apostasía, cosa de enorme interés. Los ciudadanos se levantan por la mañana 'preocupadísimos' porque no pueden borrarse del registro de la Iglesia, pero 198.000 parados más en el mes de enero: 6.628 cuidadanos cada día.

Hablaremos después de este drama, pero vayamos a las encuestas. Estará usted feliz; algunos sondeos le sitúan como la líder más valorada, por encima de Zapatero y de Rajoy. La ecuación es fácil: O lo esta haciendo muy bien o otros lo están haciendo muy mal.

No lo sé. Supongo que son muchas cosas. A mí la encuesta que me gusta es la de la calle. Cuando yo salgo a la calle, y ésa la vivo todos los días. Yo sé que la gente aprecia lo que hacemos.

Dígame la verdad.. .
Te sienta muy bien, pero a mí la pila me la carga el desconocido de la calle, que me dice "gracias por lo que hacen". ¿Porqué nos valoran? Porque oyen en el Congreso de los Diputados lo que ellos mismos hablan en la cocina con su familia.

Sra. Díez. Estamos ante unas cifras alarmantes de paro. ¿Qué margen de maniobra tiene un gobierno -el que sea- en esta circunstancia y, en concreto, el del Sr. Zapatero en España?
- Éste tiene todo el margen porque no ha hecho nada. Sale una cifra negativa y dice que la siguiente va a ser positiva. Le falla el principio de realidad y por ello también el de responsabilidad. Un gobernante medianamente responsable hubiera hecho ya un llamamiento a las fuerzas políticas y sociales para hacer un gran pacto de Estado para enfrentarse con la situación, pero para eso tiene que reconocer que la situación es grave y no coyuntural, con graves repercusiones de carácter social a la vuelta de la esquina, y dejar de echar la culpa a los demás. Porque antes la culpa la tenía Bush, después la teníamos los que decíamos que esto estaba muy mal y ahora la tienen los bancos. No. La culpa la tienes tú (Zapatero) que no te has enfrentado con la situación y además a los bancos les has dado 200.000 millones en avales sin ningún control previo y, por cierto, has pactado la opacidad con el PP. O sea, la culpa no la tienen los bancos, la tiene el Gobierno que ha distribuido dádivas, precisamente para salvar su cara.

¿Qué valoración de merece el ruido de los espías en la comunidad de Madrid?
(En tono grave) .- Yo creo que es un espectáculo el que se está produciendo en la Comunidad de Madrid. Yo no sé lo que hay de cierto, y espero que lo sepamos y que la Justicia actúe. Me fío mucho más de la Justicia -me ofrece mucha más garantía- que de la comisión de investigación de la Comunidad de Madrid. Francamente me parece muy bien que haya una comisión de investigación pero que se esclarezca la situación. Aunque es triste que los partidos de la oposición en Madrid no tienen interés en saber la verdad, sólo el interés de utilizar eso contra el PP. Cuando hay 6.628 ciudadanos que cada día se van al paro, que los partidos estén enredados en sus batallas internas y/o personales de unos contra otros, da una imagen de país que los ciudadanos no se merecen. Lo de Madrid es un espectáculo muy negativo pero en el PSOE no hay ningún interés en aclararlo salvo echar porquería sobre el Partido Popular. El PP reacciona metiéndose los unos contra los otros. La verdad es que nos ha coincidido el peor gobierno con la peor oposición.

Están ya encima unas citas electorales muy interesantes: País Vasco y Galicia
(Surge un cambio en la expresión. Rosa Díez se viste de campaña y se ilumina)
- Vamos a desbaratar el mapa, en un sitio y en otro.

¿Qué va a perseguir UPyD en la hipótesis de que sea decisiva en la elaboración d e pactos? Hablemos de Euskadi.
- Un gobierno Constitucionalista, ésa es la alternativa, con el PNV en la oposición y con un lehendakari al que no le de vergüenza no ser nacionalista. Es evidente que Patxi López lo que quiere es ser el heredero, y no la alternativa. Y nosotros vamos a tratar de forzar la alternativa. Por que ésto no es sólo instalar a otro partido político en la presidencia sino otro gobierno y otra forma de gobernar, y eso no es Montilla. En Cataluña no ha habido alternativa. Ha habido un gobierno más nacionalista que el PSC. Si está en nuestra mano, evitaremos que eso ocurra en Euskadi.

Y el PP aspira a ser suplente en todas partes. Esperar en el banquillo a ver si se cansa el titular. Y que le saque el entrenador. No posibilitaremos el gobierno de nadie que no esté dispuesto a cambiar las cosas. Por que hay quien espera que el PNV se vaya a la oposición para ser más nacionalista que él. La repetición de Montilla en el País Vasco es, digamos, la apuesta del PSOE. A cuenta nuestra, no.

Hay un foco de atención claro hacia lo que pase en el País Vasco por la cuestión de las libertades, pero en el caso de Galicia ¿qué expectativas tienen?

- Los gallegos son hoy bastante menos libres que hace cuatro años. De entrada, no pueden elegir que sus hijos estudien en la lengua castellana, que es la lengua de todos. Se han puesto tantas trabas por la politica lingüística que hoy Inditex no se podría montar en Galicia, no encontraría el dueño de Zara profesionales que puedan trabajar ahí si tienen a los hijos en la edad escolar. Es decir, hoy hay menos libertad y menos oportunidades en Galicia que las que había hace cuatro años. Yo lo siento cada día que voy a Galicia. Con lo cual, vamos a ver lo que pasa.

( En los últimos días ha oído diversos comentarios. Rumores de sondeos preelectorales de otros partidos rivales que apuntan a la buena cosecha de UPyD. Por primera vez se queda pensativa. Se desprende de su corsé de política de raza y se ha vuelto más humana. Tal vez ante la sensación del vértigo del ganador, aunque se trate de una turbación alegre)

Se han hecho muchos análisis. Parece que la tendencia es favorable al PSE en el País Vasco, pero no se sabe bien la influencia de la crisis en el comportamiento electoral

- Yo creo que en el País Vasco hay un agotamiento del PNV, y no es nuevo, pero lo que se está produciendo ahora es que los propios votantes del PNV están agotados de ellos mismos. No sé cuánto va a suponer en términos numéricos, pero si esto se produce, cabe que el PNV pierda las elecciones. El euskobarómetro ha tomado su toda su referencia en relación con las generales y no tienen nada que ver, pero algún día le tocará perder al PNV, vamos a ver si es ahora o no. Yo creo que el PSOE va a impedir que se presenten las listas blancas de Batasuna, no le interesa que haya estas listas. Aspira a que un montón de posibles votantes de Batasuna le voten a Patxi López. Y el candidato socialista, lo mismo que tratan de convencer a los nacionalistas institucionales de que no va a cambiar nada si él gobierna, hace un discurso dirigido a lo que ellos llaman el mundo abertzale. Aspira a que gente de ese mundo prefiera a Patxi lehendakari que a Ibarretxe lehendakari , porque crean que, lo mismo que le llevaron a Zapatero contra las cuerdas, puedan hacer una operación con Patxi que no la puedan hacer con Ibarretxe.

¿No es lo que pasó en 2005, cuando logró entrar en el Parlamento Vasco el PCTV/EHAK, tras ser ilegalizada Batasuna?
- Entonces les interesaba (al PSOE) que perdiera el PNV y ahora les interesa morder en su electorado.

Hay un libro por ahí, "Memorias de Euskadi" , de María Antonia Iglesias, de 1.300 páginas, que ha causado revuelo. ¿Está usted entre las páginas?
- Sí , por ahí está, no lo he leído todavía.

¿Ha sucumbido también al efecto hipnotizador de la "terapia" de la periodista?
- Espero que no (risas) Espero, confío que no.

Ha suscitado algunas polémicas en los casos de Urkullu (presidente del PNV) y de Barreda (portavoz del PP del País Vasco). En ambos, su testimonio tiene una dimensión política. Urkullu por lo que transmite de las dificultades en la relación con el lehendakari, y Barreda respecto a su crítica frontal a María San Gil ¿Qué valoración le merecen?
- En el caso de Urkullu, no me sorprende el fondo de realidad, por que en privado les hemos oído decir esas cosas, pero me sorprende la ingenuidad. En el de Barreda m e parece de una bajeza increíble. Por que Urkullu está hablando de alguien que está por encima, a quien no le puede hacer daño, en el de Barreda, insisto, me parece de una bajeza humana indescriptible, lo que no se hubiera atrevido nunca a decir en el caso de que hubiera estado sobre él.

(Después se explaya sobre la autora del libro. Le concede especial habilidad para haberlo logrado: "es una artista", concluye).

La Ertzaintza ha descubierto un zulo en Guipúzcoa. Pero un documento de la banda terrorista difundido recientemente, en manos del juez Garzón, propone dejar a los "acorazados", ante la dificultad de atentar contra ellos, e ir detrás de los "talones de barro"

Sí, en definitiva, que no van a ir a por los generales, que van a ir a por lo que puedan. Ese comunicado, que era durísimo, ha pasado desapercibido porque no hay interés. El PSOE ha puesto sordina, al PNV no le interesa y en el PP están matándose entre ellos mismos y no tienen capacidad de reaccionar. Insisto: el PSOE quiere tener la fiesta en paz, y no disuelve los ayuntamientos de ANV por ésto mismo, para que no se sientan ofendidos.

(Las campañas electorales se preparan en la sede política. La esperan para seguir trabajando. En su despedida, la diputada me señala algo que desea resaltar: Dos mujeres en el hall de la oficina doblan a mano las cartas de presentación de la líder política para la campaña electoral. "Esto ya no se hace" así, a mano. Y se queda con su sonrisa).

gloria lago|presidenta de la asociación galicia bilingüe
«No hay conflicto lingüístico en la calle, viene de la imposición»

Galicia Bilingüe ha convocado una manifestación el domingo en Santiago para reclamar «libertad de elección»
Á.?P. La Voz 6 Febrero 2009

La presidenta de Galicia Bilingüe, la profesora de inglés viguesa Gloria Lago, salpica su discurso de palabras como imposición , libertad de elección o discriminación . Asegura que su asociación busca recuperar «el bilingüismo tan atractivo que teníamos».

-¿De verdad creen que hay un conflicto lingüístico en Galicia?
-No hay conflicto lingüístico en la calle, el conflicto lingüístico viene de la imposición. Antes había discriminación a los gallegohablantes. Poco a poco se fue arreglando. Los gallegohablantes todavía no tienen reconocidos esos derechos. Pero lo que no se puede hacer es vulnerar los derechos de los castellanohablantes. Estamos siendo sometidos a una auténtica imposición del gallego en la educación, en la Administración, en la sanidad... Y corremos el riesgo de que se extienda al ámbito privado.

-¿Un niño de Galicia debe terminar la primaria y la secundaria siendo competente en gallego y castellano?
-Depende de lo que entiendas por competencia. La igual competencia en las dos lenguas es absolutamente imposible, a no ser que sea nula. Es imposible.

-¿Por qué?
-Porque eso es imposible. Yo soy profesora de idiomas. Los niños deben acabar la enseñanza conociendo ambas lenguas para poder llevar a cabo una vida en Galicia que les permita comunicarse con cualquiera que hable la otra lengua. Pero la terminología científica deben aprenderla en su idioma, es como mejor la aprenden. Los padres nos comentan que sus hijos han bajado su nivel de rendimiento.

-Pero eso, ¿por qué es?
-Porque estudian en una lengua que no es la suya. Cuando mi hijo prepara un libro de Conocimiento del Medio se lo tengo que traducir. Cuando coge la hoja en gallego tarda muchísimo. Le traduzco los apuntes a mi hijo y dice «¡Qué gusto!».

-¿Por qué la manifestación del domingo?
-Por todo esto y por algo más. Es una cuestión de libertad. La base de una democracia es poder elegir. Eso es lo que queremos. Las lenguas no tienen derechos, los tenemos las personas. Queremos que los políticos nos apoyen

-Permítame una maldad: su manifiesto para el domingo está escrito en un castellano bastante pulcro, pero en el texto traducido al gallego he contado hasta siete errores lingüísticos. Da la sensación de que se escribe bien en castellano y regular en gallego. ¿No es conveniente hacer un esfuerzo en ese sentido, en los centros?

-No sé qué quiere decir.
-La gente escribe peor en gallego que en castellano...
-Es lógico, porque el gallego se empezó a estudiar hace poquito. Yo no tuve la suerte de estudiar gallego en el colegio.

-Por eso, ¿no hace falta un esfuerzo?
-Pero, ¿por qué? Tenemos que cambiar el chip. Las personas estamos en el mundo para ser felices y la Administración tiene que facilitarnos la vida. ¿Por qué tenemos que conocer una de las dos lenguas a un nivel determinado? Si siempre nos hemos entendido...

-Es decir, no es necesario conocer bien las dos lenguas...
-¿Tanto como para que toda la población no tenga ninguna falta de ortografía?
-Sí.

-Hombre, lo ideal es que todo el mundo tuviese un nivel cultural determinado, pero usted sabes que eso no es verdad. Ahora, esto [señala el manifiesto con errores] es imperdonable.

-¿No corren riesgo de parecer politizados?
-No. Nos apoyan PP, UPyD, Unificación Comunista de España, Ciudadanos y Centro Liberal de Galicia. Hemos cubierto el arco ideológico.


****************** Sección "bilingüe" ***********************

 

Recortes de Prensa   Página Inicial