AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 9 Febrero 2009

En la calle, en defensa de que se cumpla la ley
EDITORIAL El Mundo 9 Febrero 2009

MILES DE ESPAÑOLES de dos comunidades autónomas han salido a la calle este pasado fin de semana para reivindicar algo tan elemental como el derecho que se les niega a escolarizar a sus hijos en español, la lengua que es común a todo el Estado. El sábado, en Barcelona, distintos movimientos ciudadanos se manifestaron para pedir, sencillamente, que el Gobierno de Montilla cumpla la sentencia del Supremo que le obliga a incluir en los formularios de preinscripción una casilla en la que los padres puedan escoger la lengua de escolarización. Tal y como sostenían las pancartas de Ciutadans, la sentencia «es sumamente fácil de cumplir» y si el tripartito catalán no lo hace, estará incurriendo en una clara insumisión a la Justicia de la que, tarde o temprano, el PSC, pero también el PSOE tendrán que dar cuenta.

Lo mismo pasa en Galicia. Miles de personas se manifestaron ayer en Santiago contra la imposición del gallego en la escuela, un proceso acelerado por el Gobierno de coalición PSOE-BNG. Esta defensa del bilingüismo fue respondida por los independentistas con extremada violencia, hasta el punto de que ocho activistas fueron detenidos por la policía, tras protagonizar una batalla campal y agredir brutalmente a los manifestantes. Lo cual es una expresión más de la imposición y la exclusión del nacionalismo radical. El presidente gallego, el socialista Pérez Touriño, alega que la Ley de Normalización fue aprobada en tiempos de Fraga, lo cual es verdad, pero sólo a medias. Lo que no dice Touriño es que el decreto que obliga a los escolares a estudiar más del 50% de las asignaturas en gallego fue aprobado por su Gobierno en 2007, lo que dio lugar al nacimiento de Galicia bilingüe.

Lo cierto es que los movimientos sociales y ciudadanos en defensa del bilingüismo -o sea de que se cumpla la Constitución- han ido creciendo en los últimos años ante los llamados «decretos de normalización» mediante los cuales, gobiernos autonómicos nacionalistas y socialistas han ido imponiendo la hegemonía total del catalán, gallego y euskera en la escuela. Esta misma semana, el Gobierno vasco, con el respaldo del PSE, ha aprobado el último de los decretos que faltaba -el de Bachillerato- para imponer el euskera como lengua vehicular de todos los niveles de la enseñanza.El Ayuntamiento de San Sebastián, gobernado por el socialista Odón Elorza, ha instado a los donostiarras a matricular a sus hijos sólo en euskera. Los socialistas vascos han decidido, y así lo acordaron esta semana, renovar el consenso lingüístico con el PNV sin cuestionar la imposición del modelo D, con la enseñanza en euskera.

El PP ha anunciado que recurrirá los decretos de Ibarretxe porque «se utiliza el euskera contra una parte de la sociedad». Aunque en otras comunidades, este partido mantiene una posición más ambigua. El PP catalán no asistió a la manifestación del sábado en defensa del bilingüismo y sólo algunos dirigentes populares se concentraron ayer en Santiago a título particular, aunque Núñez Feijóo ha anunciado que derogará los decretos si gobierna.Por su parte, el Grupo Popular en el Congreso ha presentado su esperada proposición para garantizar por ley el derecho de los padres a escolarizar a sus hijos en su lengua materna en todas las comunidades, y la portavoz, Soraya Saénz de Santamaría, se reunirá hoy con las asociaciones por la libertad lingüística.Estos movimientos apuntan a que el PP -preocupado sin duda por el ascenso en los sondeos de Rosa Díez- podría tratar de superar su conformismo y desarrollar una oposición más activa contra esta denigrante vulneración de los derechos de millones de españoles.

Crisis y Constitución
Nota del Editor 9 Febrero 2009

En primer lugar no hay que olvidar que la Constitución Española establece el deber de conocer el idioma común español y en ella no aparece la palabra bilingüismo y por tanto, cualquier bilingüismo impuesto es claramente anticonstitucional. La educación en lengua materna en las primeras etapas educativas, incluso cuando no se trate de la lengua oficial del estado, es sin duda, un derecho, que debería ser extensible también a lenguas extranjeras con población suficiente en España.

En segundo lugar, cualquier persona que crea que España está sumida en una crisis, es optimista por naturaleza, pues una crisis es algo pasajero, y lo que sufre España es una secuencia de catástrofes que no tienen solución.

Primera catástrofe: se elimina el sistema de comunicación entre españoles (el idioma común español) y se parte España en varios trozos inconexos, lo que provoca la ruptura del mercado único, educación, seguridad, justicia, sanidad, administración, derecho al trabajo, igualdad de oportunidades, libre establecimiento, etc.,  aumenta la burocracia a consecuencia de la aparición de otras lenguas, con la consiguiente pérdida de productividad y aumento del empleo improductivo (hasta en justicia tienen servicios de normalización lingüística) y despilfarro de recursos.

Segunda catástrofe: se parte España en 17 taifas, que agravan aún más los efectos de la primera catástrofe y multiplican los empleos improductivos a niveles increíbles.

Tercera catástrofe: cada una de las 17 taifas anteriores se parte en numerosísimos ayuntamientos, con poder absoluto para utilizarlo con dos objetivos: perpetuarse en el poder y enriquecerse y favorecer a su red clientelar, multiplicando los empleos improductivos a niveles estratosféricos.

Cuarta catástrofe: con tanta burocracia y profesionales de la política, el estado se convierte en un sistema depredador de la propiedad privada, la presión impositiva sube por las nubes y con ello se estrangula al ciudadano medio y a toda la sociedad.

Quinta catástrofe: el estado ha conseguido indoctrinar y adormecer a la mayoría de españoles, y como siempre sólo se despertarán cuando sea demasiado tarde, el precio a pagar demasiado elevado y vuelta a empezar, siguiendo la teoría del big bang.

¿Empleo público? No, gracias
Santiago Casero Minuto Digital 9 Febrero 2009

Decíamos en un artículo anterior que, para salvaguardar el sistema de garantías de la Seguridad Social (pensiones, desempleo, etc..), los lumbreras de nuestros políticos se habían fijado ni más ni menos que en la celebérrima Beneficencia que diseñó Baldomera Larra y que ha sobrevivido hasta nuestros días conociéndose como fraude piramidal. Parece ser que no convencidos de la inutilidad del parche han pensado que el sistema también es válido para la generación de empleo y hete aquí que ZP y sus secuaces promueven el aumento del gasto público como única salida para la creación de empleo.

El aumento del gasto público supone un necesario aumento de ingresos por parte del Estado que, vista nuestra nula capacidad para generar ingresos vía exportación de algo tangible, solo pueden conseguirse por medio de una creciente presión fiscal. Actualmente, y según las encuestas de población activa, hay cerca de 18,000.000 de trabajadores cotizando a la Seguridad Social. Pero de esos trabajadores, 3,200.000 son funcionarios de carrera, o sea, que cobran su sueldo de los Presupuestos Generales del Estado que se nutren, principalmente, de ingresos impositivos, agravados por los numerosos intereses de demora generados y, también en gran parte, por ingresos de multas con las que la Administración agobia a los ciudadanos con el fin de mantener sus fuentes de ingresos.

Aunque no solo son esos funcionarios quienes comen de papá Estado. Cada Ayuntamiento, Diputación, Comunidad Autónoma o Ministerio tiene una larga lista de personal laboral contratado que podemos constatar, solo anecdóticamente, cuando hemos leído sobre la suspensión de un pleno del Ayuntamiento de Sevilla por la huelga de los ¡33 conductores! encargados de acercar a los ediles hasta el Consistorio. Por supuesto que los 33 vehículos correspondientes también se solidarizaron secundando un paro de ruedas caídas.

Y si sumamos los trabajadores de Sindicatos, partidos políticos y ONG´s varias la cifra aumenta vertiginosamente. Por último, las obras públicas consisten en que el Estado paga a un licitador para que subcontrate y subcontrate hasta el último peón de albañil necesario para su ejecución. Pues bien hasta que el ofertante no desembolsa el último euro de dinero público, el peón de albañil referido no percibirá su salario. La anécdota, en este caso, la podemos corroborar con la trágica situación del empresario de Loeches que amenazó con quemarse a lo bonzo si el democrático alcalde no cumplía con su promesa de pago Si entendemos como funcionario al empleado de la Administración que ha accedido a su puesto de trabajo mediante una oposición, la cifra de 3,200.000 nos parece excesiva; si lo asimilamos a todo aquél que percibe sus ingresos a costa del erario público, el número se acerca a los 9,000.000 lo que nos lleva a esta situación insostenible.

La solución no es la propuesta de crear empleo público (dame un pescado y comeré un día) sino crear empleo productivo, que genere riqueza y que revierta en la creación de nuevos puestos de trabajo (enséñame a pescar y comeré todos los días), Y esto, tras el desmantelamiento del INI, la industria naval y la minería, sobre todo, ha quedado exclusivamente en manos privadas. Si esos 9,000.000 de funcionarios perciben una media de 2.000 euros mensuales y pagan de impuestos y multas una media de 500 euros, corresponde a los otros 9,000.000 de afiliados garantizar, aparte su propio sustento, los 1.500 restantes para que vuelvan a cobrar el mes siguiente. Con esta premisa es de lógica y sentido común que cada vez sean más los que abandonen la tarea y bajen los brazos esperando a ver como acaba esto. Y mal va a acabar con esta clase política que continúa despilfarrando como si fuese a acabarse el mundo. A lo mejor son conscientes de que el mundo, quizás no, pero sí el sistema porque, si el fallo es el sistema, habrá que terminar con el sistema.

El frío invierno que estamos padeciendo tampoco anima a afrontar con optimismo los negros nubarrones que se ciernen sobre nuestro futuro. No obstante, y como terapia, me he acostumbrado a escuchar cada mañana, antes de afrontar la lenta agonía que produce el sinsabor de los problemas que nos acosan hasta que volvemos a rendirnos al sueño vencidos por el cansancio, aquella vieja canción de Manolo García y Quimi Portet, esos Burros que no encontraron mejor ubicación que en El último de la fila y que decía: “me siento hoy, como un halcón, herido por las flechas de la incertidumbre; me siento hoy, como un halcón, llamado a las filas de la insurrección”.

NOTA.- Punto 14. Defendemos la tendencia a la nacionalización del servicio de Banca y, mediante las corporaciones, a la de los grandes servicios públicos. (Norma programática de Falange Española y de las JONS. 1934).

A lo mejor es cierto que ya está todo inventado y que, como dijo el gran Eugenio D´Ors, lo que no es tradición es plagio.

Un poder central demasiado débil

FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR ABC 9 Febrero 2009

Desde que Ortega se doliera de su España invertebrada se ha popularizado la idea de que la sociedad civil es débil en nuestro país. Pero, si, efectivamente la sociedad española ha sido débil a lo largo de los dos últimos siglos, el Estado lo ha sido todavía más. Débiles sus ejércitos, insuficiente su aparato burocrático y fracasada su política educativa.

Dos corrientes ideológicas enraizadas en la España de las minorías o las mayorías contribuirían a adelgazar al Estado: el krausismo, partidario de limitar al máximo la acción estatal como un mal necesario y el anarquismo, enemigo acérrimo de cualquier forma de poder. Aunque hemos olvidado grandes lecciones de la historia nacional, todavía podemos recordar que, en España, la Iglesia, el caciquismo rural, el ejército, el sindicalismo o el capitalismo fueron más importantes que la vida política hasta los años treinta del siglo pasado y el largo período de autoritarismo franquista.

A pesar de ser el primer Estado moderno de Europa, España arrastraría por siglos una gran debilidad, derivada de sus agobios económicos, de su incapacidad para crear un sistema fiscal poderoso que convirtiera en contribuyentes a los dos estamentos privilegiados, la nobleza y la Iglesia. De nada sirvieron los parches -inmensa deuda pública, moneda fraudulenta, bancarrota- que improvisaron los distintos gobiernos con el objeto de inyectar sangre en las venas de una Hacienda siempre moribunda.

En el arranque del Estado nacional, de poco o nada sirvieron las desamortizaciones que pusieron en marcha los liberales, los pioneros del capitalismo. Hasta la magna reforma fiscal de 1977, el Estado español no tendrá el horizonte despejado de su supervivencia y el cauce necesario para afrontar la extensión y mejora de los servicios públicos.

Pero al mismo tiempo que el Estado solucionaba en España su desfase con la modernidad fiscal, se enfangaba en unas ambiciosas reformas estructurales y cesiones de poder a las Autonomías que contribuirían a su debilitamiento. Error de la Transición de Suárez, que luego nadie pondría empeño en reparar, fue entregar a las Comunidades Autónomas la palanca ideológica de la Historia renunciando el Estado al principal instrumento de formación de ciudadanos.

Lamentablemente, durante los últimos años la debilidad del Estado ha dejado indefensos a millones de ciudadanos, castellanoparlantes, residentes en Cataluña, País Vasco, Galicia, Baleares y Comunidad Valenciana. Y ha permitido a sus autoridades regionales exhibir como «normalización» lingüística lo que, en realidad, es un proceso forzoso de planificación cultural implacable, una homogeneización descarada contraria al pluralismo.

Mientras al gobierno nacional se le llena la boca proclamando su cruzada de defensa de las libertades, éstas se asfixian en las disposiciones de algunas comunidades autónomas que vulneran los derechos individuales cuando despliegan su vocación intervencionista para modelar la sociedad,eliminar las diferencias, las disidencias y construir sus otras naciones.

En esta hora grave de España, muchos soñamos con un Estado fuerte que impida volver a unos reinos de taifas étnico-lingüísticos propios de la Edad Media. En esta hora de destrucción de empleo y crisis económica muchos pensamos que el Estado debe recuperar su capacidad financiera y diseñar un sistema fiscal que le permita tomar decisiones rápidas, centralizadas y sin los agravios comparativos que quieren establecer algunas Autonomías.

Manifestación en Santiago
Bilingüismo y perversión democrática
Una de las mayores desgracias que han acontecido al pensamiento y a la práctica política continental europea ha sido la generalización y descontextualización temporal de la división revolucionaria francesa de izquierda y derecha.
José Vilas Nogueira Libertad Digital 9 Febrero 2009

El diario El Mundo de hoy mismo hace una amplia recensión de la biografía de una madama barcelonesa, al parecer la más importante de la ciudad. Y esto es muy importante en aquella ciudad, muy destacada en esta industria; ciudad y profesión inmortalizada por Picasso en su reputada obra Les demoiselles d’Avignon. La reseña privilegia la descripción por la madama de las perversiones favoritas de sus clientes más famosos. Naturalmente, no es mi propósito relatárselas. Quien sienta curiosidad por conocerlas puede buscarlas en el propio periódico o en el libro que reseña, de cuya referencia editorial da cuenta el artículo. Mi propósito es otro: tratar de una perversión política, mucho más grave, pues afecta al común de las gentes, que los peculiares gustos sexuales de algunos individuos. Me lo sugieren los conatos de bárbara agresión protagonizados, también hoy mismo, en Santiago de Compostela, contra los manifestantes que pedían el respeto a la libertad de elección lingüística. Los agresores eran nacionalistas “ultras”, en el sentido en que se aplica este calificativo a los fanáticos violentos de los equipos de fútbol (probablemente compatibilicen ambas aficiones).

Si estos tristes sucesos encuentran algún eco en el “Bloque Nacionalista Galego”, seguro que será para subrayar que los agresores no pertenecen a su militancia. Hasta es posible que, con lágrimas de cocodrilo, los lamenten. Pero es igualmente seguro que callarán el apoyo y estímulo indirecto que los agresores reciben de la Junta de Galicia, y no sólo de la mitad nacionalista sino también de la mitad socialista. Si uno juega con cerillas en un polvorín no es extraño que al final explote. Y según el modelo vasco, tan apreciado por nuestros coprofilos gobernantes, la kale borroka no es sino la vanguardia armada del separatismo institucional.

¿Cómo hemos llegado a esta perversión? Más o menos, desde comienzos del pasado siglo, las llamadas izquierdas españolas se han orientado a una visión totalitaria de la democracia que excluía a las llamadas derechas de la vida civil y política, no importa la cantidad de gente que representasen. Una de las mayores desgracias que han acontecido al pensamiento y a la práctica política continental europea ha sido la generalización y descontextualización temporal de la división revolucionaria francesa de izquierda y derecha. Actualmente se han convertido en términos vacíos de otro sentido que el axiológico: la izquierda es buena; la derecha mala. Pero hoy es imposible concretar criterios objetivos de la diferenciación. Empezando por el liberalismo que según el criterio inicial era de izquierda y ahora es considerado de derecha. Siguiendo por el marxismo, que según la obra de Marx era ajeno a esta división típicamente “burguesa”. Y terminando, en aras a la brevedad, con los nacionalismos separatistas que eran considerados de extrema derecha y hoy se acogen a la etiqueta de izquierda.

Pero la perversión culmina en los tiempos de la II República. Las “izquierdas” de entonces se entregan abiertamente al totalitarismo, vulnerando las reglas del régimen que habían saludado como conquista propia. Como ahora: las “derechas” no tenían derecho a gobernar, cualquiera que fuese el resultado de las urnas. Pero sólo ellas y algunos intelectuales y políticos de la “izquierda burguesa”, que no siempre estuvieron a la altura de las exigencias del momento, respetaron las instituciones del régimen. Ésta es la herencia dominante en la progresía política e intelectual del momento. Y sólo el cambio del contexto europeo y mundial impide la reproducción de la catástrofe de la guerra civil.

José Vilas Nogueira es profesor emérito de la Universidad de Santiago de Compostela

Pero los fascistas somos todos los demas

Antonio Pérez Henares Periodista Digital 9 Febrero 2009

Los rabiosos “patriotas galegos” que atacaron a los manifestantes por el bilingüismo en Santiago y de paso destruyeron todo lo que se les antojo, incluida una unidad móvil de RNE creen de si mismo que son la quintaesencia de la lucha por la libertad y lo más progresista del mundo. Los virulentos independentistas catalanes que agredían y agraden a los candidatos de Ciudadanos e intentan impedir a los candidatos del PP que ni siquiera hablen se suponen a si mismos la más pura forma de ideología de izquierdas y unos adelantados mundiales del combate contra los opresores imperialistas. Y hasta los etarras, estos más que nadie, que colocaron ayer un coche bomba ayer en Madrid que asesinan de un cobarde tiro en la nuca, que torturan a su victimas secuestras en infrahumanas condiciones bajo tierra, se suponen unos héroes, la vanguardia de la lucha contra la opresión.

Los que impiden el uso de derechos fundamentales, los que atacan la democracia y a quienes pacíficamente la ejercer son los que llaman fascistas, grito único y repetido por todos, a quienes apalean. Los que conculcan todos los derechos de los demás, los que pretenden imponer por la fuerza sus ideas, o una lengua o una alucinación nacionalistas son los que acusan de agresores, de totalitarios a quienes agreden. Los que , por ultimo, ya traspasada toda frontera de humanidad y derechos humanos, se convierten en verdugos y niegan a los demás el derecho de la vida, son los que, en el colmo de la vesania, la iniquidad y fanatismo, asesinos a sus asesinados.

Pero todos ellos tienen el común denominador de sentirse y creerse a sí mismo los luchadores por la libertad, por la democracia, la fuerza más pura y valerosa de la izquierda y de progreso, los héroes del combate contra el fascismo y la opresión.

La peor de las cavernas, el pensamiento más reaccionario, las formas de agresión y violencia en sus diferentes grados, desde los “botelleros” gallegos a los criminales etarras, tienen en común esa alucinación y ese sentimiento-el nacionalismo lo es mucho antes que una razón o una ideología- de que ellos son lo ética, moral y humanamente admirable.

Esa es la enajenación mental, me temo que no tan transitoria, que les recorre. Esa es la coartada que hay que destapar como la peor de las falsedades. Porque lo peor el caso es que tiene una segunda derivada. El nacionalismo consiguió una patina de “progre” que le barniza sus verdaderas miserias. Porque se la otorgó la izquierda. Una izquierda que en no pocas ocasiones sucumbe y se arrodilla ante esos postulados cuando no se trasmuta y los comparte y los bendice cada día para pactar y detentar poderes . Y así una sociedad acaba asistiendo perpleja a que quienes debieran combatir tales aberraciones las hacen suyas o las comprenden y se considera normal que se imponga una lengua, es más la imponen ellos, contra otra, que se consideren progresista la exigencia del privilegio y la desigualdad entre ciudadanos de un mismo Estado.

Regeneración, renovación… o todo es corrupción
Pedro de Hoyos Periodista Digital 9 Febrero 2009

Les confieso que estoy deprimido. Siempre he sabido que los grandes partidos sólo son máquinas de poder, sus estructuras están pensadas para ganar elecciones, mantenerse o justificar su pérdida del poder. Ése y no otro es el fin último que los justifica y explica. Los partidos no están diseñados para trasformar la sociedad hacia un mundo más justo y adecuado. Todo por el poder y todo con el poder. Fuera del poder los partidos no existen, bueno, quiero decir que no tienen razón de existir. Por eso la corrupción que no nos deja, que nos acogota y devora.

Y eso ustedes lo comprueban cada mañana cuando acceden a las portadas de los periódicos o enchufan su ordenador a la web de un diario digital. Cuando el mal está extendiéndose y no hay manera de pararlo procede la amputación. En el caso de una democracia son los votantes los que deben amputar del cuerpo de la democracia aquellos partidos que pongan en peligro la vida social, política y económica. Pero todo el organigrama del Estado, sin embargo, está pensado para que esto no suceda. Nos guste o no vamos a tener que convivir largamente con la corrupción que devora las entrañas del PP, espías incluidos, y la corrupción socialista. Porque, no nos engañemos, lo del PSOE, lo de antaño y lo de Touriño, también es corrupción. O a lo peor lo de Touriño, por ser legal, sólo es una gran gilipollez, una memez histórica y una gran burla a los gallegos, a sus impuestos y a sus esfuerzos económicos por salir adelante. No será perseguible judicialmente, pero debería ser perseguido democráticamente.

A Rajoy le crecen los enanos, ¿cómo es posible que pueda ganar unas elecciones generales para gobernar España quien no sabe gobernar su propio partido? La inacción de Rajoy es prueba de su torpeza, de su ineptitud. Lo que los españoles le agradecerían que levantara las alfombras, que airease la sede de la Calle Génova y pusiese de patitas en la calle a tanto aprovechado que sólo busca egoístamente el beneficio propio y que perjudica sus posibilidades electorales, que mancha el nombre del partido y que arroja por la ventana las pocas posibilidades que ya de por sí tenía el PP de ganar a Zapatero.

Rajoy pasará a la historia como el peor opositor de España, nadie lo había tenido tan fácil para desgastar al gobierno, en medio de una gran crisis económica que los ministros encargados no saben cómo atacar. Pero el PP, quizá centrado en sus espías, quizá centrado en sus candidatos con dinero en las islas Caimán, no parece tener una sola propuesta que ofrecer a España, no tiene una alternativa al gobierno. No puede aplicarse el dicho de “nadar para morir en la orilla”. El PP de Rajoy no está nadando, morirá ahogado en el centro del río... porque está nadando hacia atrás.

Pero en el PSOE siempre han surgido también corruptos y sin necesidad de retroceder a la época de Felipe González. Y además ahora tienen a Touriño. Puede que su actuación no deba ser perseguida judicialmente, puede que no entre en los límites de la corrupción, pero entra en los límites del desprecio por sus gobernados, del encogimiento de hombros ante la que está cayendo, de la insolidaridad, del antisocialismo. Gastarse esos millones en el coche, en las sillas, en el cristal que se oscurece, en el suelo chachipiruli a tantos cientos de euros el metro cuadrado es de una supina ofensa al sentido común, a la lógica, a la coherencia y al catecismo socialista que predica la solidaridad con los más débiles y parias de la Tierra. Dice el PP que el PSOE trata de ocultar esto filtrando los documentos de la corrupción de empresas próximas al PP. Puede que sea cierto, pero es lo de menos. Lo importante, lo doloroso es que es verdad.

Por eso hace falta regenerar la vida política, recuperar la honradez y el altruismo como guía de la sociedad, como conducta a seguir por todos quienes intervienen en la toma de decisiones. Hace falta una limpieza general que se lleve por delante tanto político gastado, tanto político viciado, tanto político de mente estrecha, sectaria y egocentrista. La sociedad ha de reinventarse para no morir de enfermedades degenerativas, ha de renovarse para no pudrirse. El problema de esta endogámica sociedad partidista es que no parece existir nadie para poner el cascabel al gato. Y si aparece el candidato, carecerá de dinero, de apoyos en los medios y fenecerá.

Este PP está muerto y no lo sabe
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 9 Febrero 2009

El del PP es un espectáculo triste. Aunque muchos de sus militantes y votantes están ya convencidos de que sólo la derrota del PP de Rajoy y Gallardón puede permitir, con suerte y tiempo, la recomposición de la derecha política española, que, por lo visto, ni quiere parecer española (véase su deserción lingüística en Cataluña) ni hacer política, no sea que se enfade la izquierda y vaya a votar, que es lo único que temen en Génova 13, es triste ver a un partido que representa, aunque no quiera, a media España, ofrecer el espectáculo penoso de su gimoteo y sus dudas tras la última fechoría electoral garzonita.

Si hubiera un líder en el PP, que no lo hay y se nota horrores, habría decidido si en el caso de la red de comisionistas de Boadilla empapelados por Garzón se defiende a los acusados o se depuran responsabilidades. Una de las dos cosas. Pero Mariano, como era de esperar, no ha hecho ninguna, no ha decidido nada, este es el momento en que no ha dicho una palabra. González Pons y Cospedal han lloriqueado un poco, se han quejado amargamente de que los quieren "eliminar" de la política. ¡Pobrecitos! ¡Qué pena! ¿Pero no habíamos quedado en que tras el congreso búlgaro de Valencia se os iba a querer mucho y a atacar poco? ¿Pero no estabais felices porque a Mariano ya apenas lo odiaban, aunque lo votasen menos?

¿Realmente os habíais creído que el PSOE iba a dejar que le birlaseis la merienda del Poder, adormecidos por el sopor de su disfrute? Sois de una majadería oceánica. Sois tontos hasta almorzar y después todo el día. Sois un desastre, una calamidad, una ruina para la Nación y hasta para vosotros mismos. Si no ganáis las elecciones gallegas y tenéis un mínimo de decoro, el mismo 1 de Marzo por la noche deberíais estar convocando un congreso extraordinario antes de que en las europeas os llevéis una costalada, un castañazo como no se ve desde tiempos de UCD.

No, no creo que lo hagáis porque como habéis acreditado sobradamente con María San Gil, Sirera y Esperanza Aguirre, sois malignos sin llegar a diabólicos y rastreros sin atreveros a resultar criminales. Estáis muertos y no os habéis dado cuenta. Pero ya no tenéis que preocuparos por nuestra cercanía. Muchos no iremos a vuestro entierro.

Subvenciones
La honradez
¿Por qué tanto mimo y pasotismo sobre unas subvenciones que pagamos todos los españoles a los políticos? Seguramente, porque hay tanta moralidad en los medios de comunicación en general, y las elites periodísticas en particular, como en la casta política.
Agapito Maestre Libertad Digital 9 Febrero 2009

Salvo un comentario moral de Jiménez Losantos en El Mundo y alguna observación crítica aparecida en los periódicos digitales, pocos medios se han detenido a criticar las sustanciosas subvenciones que han recibido los partidos políticos en época de crisis. El montante asciende a 81,38 millones de euros. Los que más pillan, naturalmente, son el PP y el PSOE, que reciben 34,06 millones y 32,2 millones, respectivamente, y los que menos los de Nafarroa Bai, 214.555 euros. Las cantidades son, pues, lo suficientemente abultadas como para que nos extrañe que los medios de comunicación traguen sin decir nada. ¿No será que también están esperando ellos alguna subvención? En fin, ¿por qué tanto mimo y pasotismo sobre unas subvenciones que pagamos todos los españoles a los políticos? Seguramente, porque hay tanta moralidad en los medios de comunicación en general, y las elites periodísticas en particular, como en la casta política. Sí, sí, la moralidad es escasa. O peor, inexistente.

Las circunstancias de la crisis económica son, desgraciadamente, la disculpa de ese silencio ominoso y, en general, la excusa de los peores errores intelectuales de nuestros medios. Por este lado, no cabe la menor duda de que la crisis económica derivará en una crisis moral de efectos devastadores para una sociedad ya de por sí muy encanallada. El asunto fundamental no será la cuenta de resultados, sino que el poderoso responda con celeridad a la pregunta empresarial: "¿Qué hay de los mío?". Este problema minará no sólo los fundamentos morales de los medios de comunicación, sino la calidad de un triste régimen de derechos de una sedicente democracia. El sueño democrático de una sociedad de individuos honestos está cada vez más lejano en tiempos de crisis económica.

Sin embargo, aunque sea una causa pérdida, persistiré en vestir de paisano esa abstracción llamada honestidad. Ya sé, ya sé, que esa vieja dama llena de arrugas recibe otros nombres, por ejemplo, nadie en la vida cotidiana deja de hablarme de honradez. Nadie se priva de apelar a ella, pero pocos se atreven a ponerle las prendas de moda. Menos todavía hallan ejemplos de honradez en nuestra vida pública. La honradez ya no es un hombre osco y antipático que cumple justamente con su destino. La deriva de la honradez es implacable. Es lo único que tenemos a la mano. Nadie ve por ninguna parte la honradez. Todos tocamos la inmundicia. Todos sospechamos de todos. Vivimos, en el ámbito de las costumbres y las creencias, de la decadencia del honrado. Peor aún, el honrado es más perseguido hoy que ayer. El honrado tiene un presente terrible. Su destino es la segregación de la anormalidad. Es un peregrino en su tierra.

La honradez en nuestro tiempo es antes un concepto que una tradición, una abstracción que una conducta ejemplar. He ahí una prueba del fracaso de la honradez. Pensamos lo que anhelamos como cantamos lo que perdemos. Nuestros coetáneos aplauden más a quienes los narcotizan con sonrisas y halagos lisonjeros, con viejos placebos y ridículos inventos que a los hombres rigurosos que los salvan con gestos adustos. El honrado está borrado por el pillo del mapa de las "buenas" costumbres. Acaso por eso, por la desaparición de la escena pública del hombre honesto, la honradez es antes un discurso que la precisa narración de una biografía. La honradez parece algo sin correspondencia inmediata con la realidad. No vemos sin esfuerzo mental, sin complicados rodeos intelectuales, la tangible honradez del hombre de principios.

Es como si la honradez de nuestra época careciese del necesario correlato empírico, del material sensible al alcance de todos, que exigiera Kant para que un concepto no feneciera por su ceguera. Ese algo que nos hiciera ver la vida, el pulso y la sangre de la idea de honradez parece haberse esfumado en la época del cambalache. ¿Cambalache? Es el título de un famoso tango. La vida. ¿Es posible salvar algo de este tango realista y burlón? Todo. La falta de principios de una sociedad es su verdad. La persona despreciable y ruin, la canalla, sí, es la otra cara de la moneda humana. Sin su contemplación despreciativa, sin la depravada visión del que observa como si la cosa no fuera con él, jamás sería pensada la honradez. Nadie en su sano juicio, por ejemplo, puede acercarse a la honradez de la sociedad de Nueva York, o sea de la sociedad occidental, sin la sabiduría vital que hallamos en la novela de Tom Wolfe, La hoguera de las vanidades.

El título de esa novela contiene toda la sabiduría y la amargura del tango argentino: sólo por contraste con la realidad podemos pensar la honradez. Es una excepción, hoy, tener acceso a la honradez de modo directo. Resulta cada vez más difícil hallar ejemplos, reales o artísticos, para acercarnos a esa virtud. Otra vez, como en los peores tiempos de nuestra historia, la honradez nos parece algo propio de locos. De Quijotes.

Estallido social
JOSÉ LUIS ALVITE La Opinión 9 Febrero 2009

Aunque parezca un contrasentido, es probable que el paulatino agravamiento de la crisis económica que padecemos sirva de fermento para que se produzca entre nosotros la convulsión social de la que pueda derivarse un nuevo orden en la relación de los ciudadanos con sus gobernantes, dando por extinguido un modelo en el que la eficacia de los políticos es secundaria respecto de su soberbia, su prepotencia y su despilfarro.

Cada día salta en algún periódico la escondida alusión a la posibilidad nada descabellada de que en cualquier momento puede sacudir el país un estallido social que se lleve por delante una manera de hacer política en la que sus profesionales se sirven de las urnas para evitar que su merecido destino sea el furgón de la Policía y un banquillo en el juzgado.

Tal estallido podría sacudir los entresijos de los partidos para que rebrotase en ellos el aliento democrático que tuvieron en los momentos iniciales de la transición, cuando el neófito fervor de la entusiasmada militancia hacía impensable que llegase el día en el que la costra burocrática liquidase por completo cualquier posibilidad de debate interno, adaptando la ideología a la rentabilidad electoral y estableciendo una férrea disciplina casi psiquiátrica que impide cualquier disidencia. No se trata de desmantelar los partidos políticos, sino de sanearlos hasta devolverles la identidad y la eficacia que no tendrían que haber perdido, aunque para ello, como es obvio, sea necesario fumigar la corrosiva costra de sus aparatos, la infecciosa trama de jerarcas atornillados en sus puestos, hasta que de la peste que pudrió el sistema quede solo el agradable recuerdo de haberle devuelto a la vida pública la higiénica actitud con la que entre todos afrontamos hace treinta años la transición democrática.

Sólo las situaciones extremas excitan en el pueblo el instinto de retomar en sus manos las riendas reales de su destino mientras decide a quien confiárselo de nuevo. No le importa entonces al pueblo quedarse sin gobierno mientras trata de restablecer la salubridad de sus instituciones.

En según qué circunstancias, quedarse sin gobernantes puede ser incluso más saludable que permanecer en sus manos, como se demuestra en el caso de Italia, que le debe buena parte de su prosperidad a la suerte inmensa de haberse quedado tan a menudo sin gobierno.

De lo que no cabe duda es de la necesidad de una regeneración democrática y de la urgencia con la que conviene afrontarla, sin esperar a que sean los intelectuales o los caudillos quienes se pongan al frente, los primeros, porque tienen respecto del poder la misma mecánica obediencia que tiene el muñeco en relación con la mano del ventrílocuo, y los otros, los caudillos, porque la experiencia y la Historia nos dicen que la sociedad civil solo los necesita para el placer casi fecal de derrocarlos.

Sobre el papel de algunos analistas políticos es preferible no extenderse, ni vale la pena darles demasiada importancia, entre otras cosas, porque aquí todo el mundo sabe que leyendo entre líneas sus artículos puede uno deletrear sin esfuerzo la lista de la compra de quienes los firman. No importa. Los muñecos volverán a sus cajas cuando el dinero sucio le haya podrido las manos al ventrílocuo. Y entonces recordaremos estos días infaustos con la indolora serenidad que produce la distancia y con la saludable sensación de que los malos momentos, y tanta angustia, nos sirvieron al menos para recuperar la higiene en los despachos, la democracia en los partidos y la dignidad en los quioscos.

jose.luis.alvite@telefonica.net

El español no tiene quien le defienda
CARTAS AL DIRECTOR El Mundo 9 Febrero 2009

Sr. Director:
Nuevamente, la dirección del PP de Cataluña ha demostrado que la defensa del bilingüismo no es su causa. Su lamentable ausencia de la concentración convocada este sábado por Ciutadans en Barcelona lo demuestra. Dice Alicia Sánchez Camacho que ellos están donde siempre han estado. Falso. Ya dio su primer aviso la dirigente de los populares catalanes negándose a firmar el Manifiesto por la Lengua Común.

Ahora, la diputada del PP Dolors Nadal pide la oficialidad del catalán en el Congreso (donde cualquier lógica dicta que debe hablarse la lengua que entendemos todos los españoles) y en Europa.Supongo que Nadal no pagará de su bolsillo los ingentes gastos de traducción que generará sumarse a este anhelo tradicional del nacionalismo catalán. Todo sea por dar satisfacción a aquéllos que detestan usar la lengua de Cervantes, aunque la hablen y entiendan. El PP sigue deseando ser aceptado en la Cataluña del nacionalismo. ¡Nunca aprenderán!

David Miranda Riera. Barcelona.

No se cumplen las leyes lingüísticas
CARTAS AL DIRECTOR El Mundo 9 Febrero 2009

Sr. Director:
Aproximadamente el 50% de los ciudadanos catalanes tiene el castellano como lengua de uso habitual, pero sus hijos sufren una inmersión obligatoria en catalán. ¿Someter a un proceso de sustitución lingüística es normalidad?

En Cataluña tenemos dos lenguas oficiales, pero no existen textos en castellano equivalentes en temario a los catalanes -como ha denunciado un padre ante el Síndic de Greuges (defensor del pueblo)-.¿Cómo se puede sostener que hay «normalidad» cuando falta la herramienta imprescindible para la instrucción en una de las dos lenguas oficiales de Cataluña?

La Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC, a cuatro recursos interpuestos por la Asociación por la Tolerancia, ha dictado sentencia favorable a la inclusión de un casillero en los impresos para que los padres puedan elegir la lengua de sus hijos en la primera enseñanza. Pero las sentencias se incumplen año tras año. ¿Qué un Gobierno Autonómico incumpla las sentencias se puede considerar «normalidad»?

En este caso, es a la ministra de Educación del Gobierno español a la que le corresponde hacer que se cumplan. Flaco favor hace a la educación si acepta que no se respeten los derechos lingüísticos de todos los catalanes. Con fecha 28 de diciembre, el Tribunal Supremo ha dictado sentencia obligando a la inclusión de un casillero en los impresos de matriculación. Pues bien, la obligación de la ministra Cabrera como representante de todos los ciudadanos españoles es hacer que la sentencia se cumpla. Eso sí sería normalidad.

Muchos catalanes quisiéramos «la excelencia del sistema educativo andorrano», según reconoció Mercedes Cabrera en una entrevista, para que así nuestros hijos pudieran -y aquí utilizo las mismas palabras de la ministra- «tener más oportunidades educativas, culturales y profesionales de cara al futuro». Queremos que los padres tengan, como en Andorra, libertad para elegir la lengua de enseñanza para sus hijos, sea ésta el catalán o el castellano.Queremos, en definitiva, que adquieran el registro culto de la lengua, y eso sólo es posible en la escuela.

Elvira Fuentes. Presidenta de la Asociación por la Tolerancia.

El catalán en las casas de Santayana y Maragall
... Cuenta Santayana: en un capitulito titulado «la confusión de lenguas» que entre 1835 y 1845 su madre hablaba castellano oficialmente y en buena sociedad y que dejaba el catalán para el trato con los criados y la calle y que nunca lo utilizaba cuando estaba a solas con el marido...
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS Periodista y escritor ABC 9 Febrero 2009

LOS defensores de unos supuestos esplendores del catalán y gallego (no incluiré aquí el vascuence) se han impuesto una tarea cuyo patetismo podría resultarnos conmovedor a los demás si no fuera porque al hacerlo insulta nuestro conocimiento de la Historia. Después de haber achacado las situaciones respectivas de sus lenguas, en los años cincuenta y sesenta, a las persecuciones del franquismo («genocidios» han llegado a decir) han tratado de ocultar el despego cuando no el rechazo de las burguesías regionales a las lenguas vernáculas. Los que hemos vivido la postguerra sabemos hasta qué punto el renacimiento del catalán y gallego tuvo que superar la oposición de las respectivas clases medias y altas. Testimonios como el discurso de Víctor Balaguer en la Real Academia de la Historia dan una idea clara de la situación del catalán a mediados del XIX. La invención se derrumba sin quererlo.

Hoy quiero traer a colación dos casos que me han resultado especialmente significativos por la personalidad de sus protagonistas, ejemplares cabría decir. Me refiero a la actitud que mantuvieron «frente» al catalán dos mujeres tan cultas y sensibles como la madre de George Santayana y la esposa de Joan Maragall. Las dos representan el mundo del elitismo cultural. El de Santayana en una proyección universal; el de Maragall en el seno de la propia mitología cultural catalana.

Jorge de Santayana, que nació en Madrid aunque Ávila constituyó «el centro» de sus «vínculos afectivos y legales más profundos» por emplear sus propias palabras, tuvo ascendencia catalana por parte de madre: gentes de Reus y de Barcelona. Y también por este lado de su familia tuvo vinculaciones familiares con unos tales Sturgis de Glasgow que explican el hecho de que «nuestro» escritor llegara a Norteamérica, al idioma inglés, al doctorado en Harvard y, en definitiva, a unas concepciones filosóficas que le han convertido en uno de los grandes pensadores del siglo XX.

Él ha explicado de un modo seductor en «Personas y lugares. Fragmentos de autobiografia» (Ediciones Trotta) cómo su condición de abulense le permitió mantener a lo largo de su vida una actitud extraordinariamente libre y que ese espíritu fue clave de su manera civil de estar ante la vida y de sus concepciones filosóficas. La ciudad arriscada, levantada sobre las rocas, resistente al tiempo, manteniendo ejemplarmente su realidad histórica, fue para él una metáfora de sí mismo y su manera de situarse ante la realidad.

Un temperamento como el de Santayana, universal y arraigado al tiempo, era sin duda alguien suficientemente capacitado para entender las relaciones -las malas relaciones- de su madre, Josefina Borrás, y el habla catalana. Por señalar la capacidad del escritor para los idiomas baste decir que, al poco tiempo de llegar a Estados Unidos, consiguió hablar el inglés «como la reina de Inglaterra», sin acento alguno. Siendo así las cosas cuenta Santayana: en un capitulito titulado «la confusión de lenguas» que entre 1835 y 1845 su madre hablaba castellano oficialmente y en buena sociedad y que dejaba el catalán para el trato con los criados y la calle y que nunca lo utilizaba cuando estaba a solas con el marido. Lo explica de este modo: «Esa no era una época en que la gente descontenta fuera nacionalista, era humanitaria y cosmopolita; purista en política y en moral, Brutos y Catones en teoría, inspirados por ideales universales e imperativos categóricos de pura razón.

En cualquier caso de labios de mi madre yo no he oído más que unas poquísimas palabras en catalán, trozos de proverbios o de canciones antiguas».

Al margen del valor de este texto para conocer el juicio que le mereció el nacionalismo catalán a Santayana, es reveladora la actitud de la madre ante el catalán: ni siquiera lo hablaba con su marido también catalán. Lo que me lleva al ejemplo de la mujer de Joan Maragall.

El significado de este caso es muy especial por cuanto nos sitúa en el corazón mismo del catalanismo cultural y del culto al idioma. No sólo el poeta era consciente de la condición mítica de su personalidad en relación con el catalán sino también su esposa. Y quizá precisamente por esa razón ella llegó a estimar tanto el comportamiento que mantuvo su marido para con ella al no emplear nunca el catalán en su trato personal tanto en el seno de la familia como en la intimidad. Hasta el punto de que llegaba a vanagloriarse de ello. Era un hecho tan relevante que llegó a contarlo el propio poeta en las notas autobiográficas que editó su hijo Jordi: «La gloria y la fama. Reflexiones de Joan Maragall sobre el escritor» (Renuevos de Cruz y Raya)

Para la esposa de Joan Maragall la costumbre de su marido de hablarle siempre en castellano fue signo de delicadeza, demostración de la finura de su espíritu. Jordi Maragall i Noble ha escrito en este sentido: «Esto me lleva a señalar un hecho que todavía sorprende a muchos. Mi padre habló siempre en castellano a mi madre. Y así lo escribió. Habló en catalán con sus hijos mayores y pensó en catalán siempre...»

Habida cuenta del carácter emblemático que tienen los actos de un escritor como Maragall, uno debe preguntarse sobre las razones por las que nunca le habló en catalán a su mujer en la intimidad a pesar de que tuviera a este idioma en tal alta estima, lo considerara una lengua tan viva como el castellano, fuera esa con la que «pensaba» y la que utilizaba para la poesía (la prosa la hacía en castellano). La respuesta es obligada. Porque su mujer estimaba más el castellano que el catalán y consideraba que la utilización del castellano era un signo de distinción y de deferencia hacia ella. Por eso escribió Jordi Maragall: «... mi madre repetía orgullosa que siempre mi padre había respetado su idioma paterno. A pesar de que ella misma hablaba correctamente el catalán».

Los testimonios de Josefina Borrás que, pasó de Reus a Glasgow, Manila y Boston, y de la esposa de Maragall, que consiguió que sus hijas leyeran a Homero, Plutarco y Bossuet, son hechos que nos permiten una aproximación sensata a la «situación» real de la lengua catalana entre mediados del XIX y primer tercio del XX.

Toda una vida…
Ernesto Ladrón de Guevara Minuto Digital 9 Febrero 2009

Suponiendo que yo llegue a los noventa años, se me han ido dos tercios de mi existencia en dos regímenes políticos de corte totalitario: el de Franco y el nacionalista, y sigue…

Estos días, tras treinta años desde que se instauró la democracia constitucional, con un Estado Social y de Derecho sobre papel, se restaura la enseña del país que figura en mi D.N.I. en el lugar donde se dice que se sitúa la voluntad de los vascos. Es decir, en el Parlamento. Han tenido que pasar treinta años –tiene bemoles- para que la judicatura española haga ejecutivo el que la bandera de España, es decir la constitucional, figure en lugar visible de la Cámara que representa la co-soberanía vasca, como fragmento de Estado que es. Hombre…, nunca es tarde si la dicha es buena.

Urkullu, presidente del PNV, ha manifestado que no acepta esa bandera y que su deseo es impedir su exposición pública en la Cámara Vasca, pues hiere sus sentimientos nacionalistas. Y yo le pregunto al Sr Urkullu qué le parece que al menos la mitad de los vascos hayamos estado permanentemente zaheridos en nuestra sensibilidad vasco-españolista por la continua agresión que ha supuesto el que la bandera diseñada por Sabino Arana haya estado expuesta en nuestras sagradas instituciones forales, como expresión de la autonomía vasca. Una bandera que fue inventada por los nacionalistas para contraponerla o más bien oponerla a la española. No una bandera que represente la autonomía vascongada inserta en la hispanidad como legado histórico común, sino una bandera instrumentalizada para el separatismo más explícito. Desde Jesucristo hasta Kant ha sido una constante aquello de no hacer a los demás lo que no queramos que se nos haga. Pero el nacionalismo periférico ha pretendido machacar a todo aquel que hubiera concebido como estilo de vida la compatibilidad entre identidades y el respeto humano más elemental. Por tanto, Urkullu carece de toda legitimidad moral, aunque el PNV haya obtenido hasta ahora la mayoría simple de unos votos condicionados por el terrorismo y sobredimensionada por efecto de una diáspora a la que se ha privado de sus derechos políticos.

Todo un régimen ha de ser arrumbado, pero para ello son necesarios los escaños que obtenga el socialismo vasco, que de ninguna forma ha expresado hasta ahora su voluntad de configurar una nueva mayoría que produzca una alternancia real enviando a los nacionalistas a la oposición. Por el contrario, si algo ha quedado claro hasta ahora es que no gobernará con el Partido Popular. En consecuencia, mientras no se nos anuncie un propósito diferente al que hasta ahora se ha reflejado, los socialistas no son la solución al déficit de libertades que sufrimos los vascos desde que se pasó a un supuesto régimen democrático constitucional que en la práctica ha estado ausente de nuestras vidas más allá de lo meramente formal y aparente.

En consecuencia, quienes aspiramos a cambiar las cosas en el País Vasco tenemos un buen motivo de reflexión si verdaderamente no queremos que las cosas sigan igual o parecido.

La batalla por el castellano estalla en Galicia
L. Fernández La Razón 9 Febrero 2009

Santiago- Los cristales, las piedras y las botellas volvieron ayer a hacer añicos las palabras, cuando precisamente de eso se trataba: de reivindicar el castellano. Un grupo de unos 250 independentistas la empredía a puñetazos con los manifestantes, que convocados por el colectivo Galicia Bilingüe, se reunieron en la plaza de la Quintana de Santiago de Compostela para reclamar la «libertad de elegir» el gallego o el castellano en la escuela o en la administración.

Los primeros brotes violentos se registraron antes incluso de que diera comienzo el acto. Varios grupos de radicales se aproximaron a la Alameda compostelana, de donde partió la manifestación. Tras los insultos, llovieron las piedras, a las que respondieron los agentes con pelotas de goma. Tras esta escaramuza, la Policía esposó a uno de los independentistas. Las aguas parecían volver a su cauce, pero cuando los manifestantes se iban aproximando a la plaza de la Quintana, donde iba a tocar a su fin, los radicales volvieron a la carga, esta vez, con más virulencia. Arrojaron cristales, piedras y botellas, y rompieron la luna de un coche de la Policía, así como la de una unidad móvil de Radio Nacional de España.

«Libertad para elegir»
Los efectivos policiales les impidieron la entrada a la plaza, donde se leyó un manifiesto en el que se reclamaba la «libertad para elegir» el idioma. «Somos las personas las que tenemos derechos, y no las lenguas», señaló la presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, quien expresó su preocupación por la proliferación de grupos radicales. Al tiempo, pudo cumplir con uno de los objetivos de la protesta: reclamar que los comunicados oficiales sean bilingües, que las ayudas oficiales se otorguen indistintamente si se emplea gallego o castellano y que los libros de texto no lleven «la bandera roja». «No aceptamos porcentajes» de empleo del gallego en la enseñanza, dijo Lago, quien insistió en que «nuestra lucha no acabará hasta que nuestros derechos sean respetados».

Por el PP acudieron, entre otros, el secretario general de la formación en Galicia, Alfonso Rueda, así como la candidata por Pontevedra y ex alcaldesa de Vigo, Corina Porro, o la dirigente nacional y ex ministra de Sanidad, Ana Pastor.
Rueda indicó que a la manifestación acudió mucha gente de su partido, pero a título individual, «por una razón muy sencilla: porque creemos en la libertad y somos gallegos y queremos ejercer como tales». Preguntado por si la defensa de elegir supone que se segregue a los niños en la enseñanza entre quienes estudian gallego y castellano, Rueda indicó: «Todo se puede organizar sobre la base de la libertad, lo que no puede ser es imponer una lengua u otra». Mientras, la líder de UPyD, Rosa Díez, justificó su presencia para reclamar libertad de idioma en la escuela, al señalar que es preciso defender «derechos conculcados».

Además, en la plaza de la Alameda se congregó un grupo que quería parodiar a los manifestantes y, en ambiente lúdico, dieron vivas a España y a la Policía, disfrazados de guardia civil, obispo, flamenca y torero, mientras una charanga interpretaba pasodobles, informa Efe.

Una marcha a favor del castellano acaba en batalla campal
10 detenidos al boicotear la protesta de Santiago los independentista
SILVIA R. PONTEVEDRA - Santiago El País 9 Febrero 2009

A falta de Feijóo, de precampaña en Buenos Aires, a la manifestación convocada ayer en Santiago por Galicia Bilingüe (GB) acudieron, entre otros dirigentes del Partido Popular, Alfonso Rueda, Ana Pastor, Corina Porro, Carlos Negreira e Ignacio López Chaves. Ni rastro del sector de la boina. Los políticos del PP compartieron la pancarta que encabezaba la marcha con la presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, la líder del UPyD, Rosa Díez, personajes como Miguel Cancio y representantes de Ciudadanos como Albert Rivera y Antonio Robles.

En total, entre las personas que llegaron en buses de toda Galicia y los colectivos procedentes de Cataluña y el País Vasco, en la manifestación participaron unas 3.000 personas, aunque los organizadores aseguraron que eran "decenas de miles". Por su parte, el delegado del Gobierno, Manuel Ameijeiras, dijo que "aunque al final de la protesta llegaron 3.000, al principio serían 5.000".

La marcha, que partió al mediodía de la Alameda coreando el lema Libertad para elegir, se vio interrumpida de inmediato por los grupos de independentistas que luego intentarían boicotear la manifestación, en varias ocasiones, en su recorrido hacia la Quintana. A las 12.05, se produjo la primera detención. En previsión de enfrentamientos, la ciudad quedó tomada todo el día por los antidisturbios.

Guerra de escaramuzas
Los agentes, una parte venidos de Andalucía, obligaron a identificarse a todos los radicales que lograron acorralar en las callejuelas de la zona vieja y en total detuvieron a 10 personas. Los jóvenes intentaron por todas las vías reventar la manifestación de Galicia Bilingüe, y organizaron una guerra de escaramuzas, saliendo al paso de la marcha por el laberinto de rúas de la ciudad monumental. En su defensa del gallego, unas 250 personas, según los agentes, derribaron y quemaron contenedores; rompieron escaparates, marquesinas y un coche de la policía; arrojaron contra los manifestantes piedras y botellas de cristal y tiraron al suelo canicas para provocar resbalones. Los agentes antidisturbios respondieron con porras y cargas de pelotas de goma.

Uno de los 10 detenidos, Carlos Morais, tuvo que ser trasladado al hospital. En los enfrentamientos y durante uno de los contrataques de la policía, también dos agentes y dos de los manifestantes de GB resultaron heridos. Un hombre que intentó agredir a los nacionalistas con un paraguas quedó con un ojo seriamente dañado y una mujer catalana sangraba por una mano.

Así de mal manipula El País.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 9 Febrero 2009

Se hace una manifestación en Santiago bajo el lema “Quiero libertad para elegir” organizada por la asociación Galicia Bilingüe y reivindicando el bilingüismo en Galicia, pero como para El País jamás nunca la realidad es la realidad sino lo que El País dicta qué es la realidad proclama y titula que la manifestación de Santiago era a favor del castellano y que lo destacable de la batalla campal entre los boicoteadores nacionalistas en guerrilla agresora y los manifestantes fue que un manifestante “intentó agredir a los nacionalistas con un paraguas”. Quiere dar a entender que la locura agresiva y violenta de los marchadores a favor del castellano fue tal que un hombre con un paraguas intentó agredir no a un nacionalista sino a todos los nacionalistas.

Un resumen de las portadas y titulares al respecto de varios periódicos dan este resultado.

El País: Una marcha a favor del castellano acaba en batalla campal

ABC: Grupos extremistas arrojan piedras a los defensores del bilingüismo gallego

Público: Una marcha por el bilingüismo acaba violentamente en Santiago

El Mundo: Disturbios en Santiago de Compostela durante una marcha por el bilingüismo

La Vanguardia: Una protesta por el bilingüismo en Galicia se salda con 8 detenidos

Hubo unos agresores, hubo unos agredidos, hubo heridos, pero para El País el mensaje es que hubo una batalla campal y que uno de los del castellano osó atacar, bueno, intentar atacar a los nacionalistas, pobrecitos ellos, que no tuvieron más remedio que herirle en un ojo que quedo seriamente dañado.

Convierte el bilingüismo en castellano, convierte el mar en desierto, convierte la noche en día, establece que lo grave en este país no es que medio país vaya al paro sino que los tontolabas del PP, amiguitos de PRISA y asiduos visitadores de la SER, espíen y choriceen, convierte el paraguas en arma de destrucción masiva de nacionalistas a mogollón y el que no acepte esa realidad es un miembro irredento de la extrema derecha.

El País un día miente, otro manipula, al siguiente no dice la verdad, y siempre creando cortinas de humo que oculten la falta de libertad en este país y el desastre económico gestado por Zapatero, aunque algún que otro día le den un tironcito de orejas para recordarle que tiene que arreglar lo suyo de la púa de casi un billón de pesetas.

Documentación.
El País. Una marcha a favor del castellano acaba en batalla campal

Objetivo de las treguas, “provocar contradicciones y dar un vuelco al debate político»
Redacción Minuto Digital 9 Febrero 2009

A ETA le interesan los atentados contra «objetivos personales cualificados» y actuar con la máxima prudencia, sobre todo en el País Vasco, cuando se coloquen bombas de gran potencia, con el fin de no causar víctimas no deseadas.

Éstas son algunas de las características que debe tener en el futuro la «lucha armada» (actividades terroristas), según un documento elaborado por la dirección de ETA, y de las que se hace eco J.M. Zuolaga en las páginas de La Razón.

El documento redactado por la banda terrorista, que ayer comenzó a publicar este diario en su segunda edición y en el que se fija como prioridad conseguir dinero mediante secuestros y chantajes, ha sido remitido a los pistoleros de la banda, entre ellos los que en la actualidad están encuadrados en «comandos».

Los responsables etarras reconocen que llevan mucho tiempo «haciendo la misma cosa, en el mismo lugar y del mismo modo, hasta el punto, que el enemigo ha condicionado totalmente nuestra actividad».

Cada acción armada es una acción política, ya que el objetivo de la acción así lo demuestra» y debe «provocar sacudidas y dar un vuelco a las situaciones», afirman.

Los propósitos de la actividad terrorista son, entre otros, provocar «la desestabilización del Estado español» y «no dejar que se asiente el marco jurídico político que se nos impone».

En la línea de la campaña contra las obras del AVE en el País Vasco, «ofrecer apoyo a los sectores populares, así como a las reivindicaciones de la Madre Tierra» y «multiplicar la atención respecto a los conflictos de la comunidad internacional».

La línea armada de los próximos años
El documento explica cómo debe ser la «línea armada» de ETA en los próximos años .

En el capítulo de «iniciativas políticas», ETA habla de la posibilidad de conceder treguas sectoriales, como hizo en el pasado con el cierre temporal de los «frentes» carcelario, Cataluña o de los políticos.

El objetivo no sería otro que «provocar contradicciones en el enemigo y dar un vuelco al debate político».

Gran potencialidad
Los terroristas reconocen que las treguas han sido «iniciativas de gran potencialidad y efecto político» pero que «su valor se agota o recorta con su uso».

La banda dedica la última parte del documento al «frente de negociación», que constituye el objetivo principal de toda su actividad.

A este respecto, subrayan la necesidad de dedicarle todos los «recursos, estrategias y bases» precisos y, sobre todo, actuar de tal manera que el «enemigo no tenga nunca la iniciativa».

ETA insiste, como ha hecho en otros documentos, en que alcanzó un acuerdo con el Gobierno de Rodríguez Zapatero « en el proceso de negociación llevado a cabo entre 2005 y 2007» (que permitió que la banda anunciara el alto el fuego de marzo de 2006) y que debe ser la base de partida de las conversaciones que pueda haber en el futuro. Esta posibilidad ha sido descartada por el Gobierno.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Una vacuna contra la enfermedad nacionalista
El drama de Galicia es que la población, especialmente la más joven, ya está interiorizando la ideología excluyente del nacionalismo y prestando su servidumbre voluntaria a la imposición lingüística y cultural.
EDITORIAL Libertad Digital 9 Febrero 2009

Cierto tipo de reivindicaciones no deberían estar nunca en la calle, porque constituyen el núcleo más básico de las libertades y de los derechos ciudadanos que todo Gobierno debería respetar. Mala señal es, por tanto, que la defensa de esos derechos básicos deba exigirse mediante manifestaciones ciudadanas; peor señal que quienes reclamen sus derechos no sólo sean sistemáticamente ignorados por el poder político, sino estigmatizados y agredidos por los serviles al régimen.

Decía Hume que ninguna tiranía puede sobrevivir sin una masa crítica que le preste un apoyo, ya sea activa o pasivamente. Pocos dudarán de que esa masa crítica existe tanto en Cataluña como en el País Vasco, regiones de España donde los regímenes nacionalistas han echado raíces gracias a la manipulación política, mediática y educativa de sus ciudadanos. Cuanto más poder han logrado, más fácil les ha sido adoctrinar a la población de que ese poder –y sus eventuales ampliaciones– quedaban justificadas por la necesidad de conformar una nación que los emancipara de la opresora España.

En Cataluña y el País Vasco, el proceso de ideologización nacionalista está mucho más avanzado que en cualquier otra región del país. Sólo hace falta fijarse en sus sistemas de educación, caracterizados por una inmersión cuasi total de sus lenguas propias no españolas, y en la composición de sus Parlamentos regionales: aun considerando que el PSOE no integra las filas nacionalistas (lo que es mucho considerar), más del 50% de los escaños pertenecen a partidos prácticamente secesionistas.

El caso de Galicia, sin embargo, parece distinto. El Partido Popular estuvo gobernando la Xunta desde 1990 a 2005 con una cómoda mayoría absoluta que parecía mostrar una escasa militancia social del nacionalismo. De hecho, si bien CiU y el PNV ya contaban con un amplio apoyo desde el comienzo de la democracia, el BNG apenas consiguió su grupo parlamentario propio hasta 1989. La consolidación del nacionalismo gallego se produjo, de hecho, durante los quince años de Gobierno fraguista, quien pese a su fuerte vinculación con el franquismo nunca le hizo ascos a promover un galleguismo excluyente que diera rienda suelta a sus impulsos de planificador social. Ejemplo claro lo representa el Plan de Normalización de la Lengua Gallega aprobado en 2004 que imponía que el alumnado de primaria debía recibir, como mínimo, el 50% de las clases en gallego.

El BNG fue consolidando su presencia y, sobre todo, su influencia en los circuitos de poder hasta que, finalmente, en 2005 mató a su padre putativo expulsando a Fraga de la Xunta y aupando al PSG al Gobierno. El BNG se convirtió en la pieza clave en la nueva Administración pese a que su fuerza parlamentaria no alcanzaba ni el 20% de los escaños autonómicos. Así, fruto de este pacto en 2007 se aprobó el decreto de la promoción del gallego en el sistema educativo, en cuyo artículo segundo ya se establece que "la Administración educativa de Galicia, los centros de enseñanza de dependientes ella y el personal a su servicio utilizarán, con carácter general, la lengua gallega". Punto final a cualquier componenda bilingüista y comienzo de la disglosia castellana.

En este contexto de ofensiva creciente contra los castellanohablantes y, sobre todo, contra la libertad de cualquier persona para utilizar en cualquier momento y lugar la lengua que considere conveniente, nació Galicia Bilingüe y también en este contexto se fraguó la exitosa manifestación de ayer en Santiago. La reivindicación es simple y llana: acabar con todos los privilegios institucionales sobre las lenguas y permitir a cada individuo y asociación privada elegir sus códigos de comunicación. Tan simple y llana como la oposición de los políticos y de los ingenieros sociales a permitirlo.

El drama de Galicia, con todo, no es contar con una minoría política que esté haciendo avanzar la agenda del adoctrinamiento nacionalista. El drama es que la población, especialmente la más joven, ya está interiorizando esta ideología excluyente y prestando su servidumbre voluntaria a la imposición lingüística y cultural. Muestra de ello son las agresiones que contra Galicia Bilingüe han protagonizado los cachorros del nacionalismo por el simple hecho de reivindicar sus derechos más básicos. Al final, diez detenidos y dos heridos en lo que, por desgracia, sólo tiene pinta de ser un síntoma más de una sociedad cada vez más contaminada por el nacionalismo.

Miles de gallegos contra la imposición lingüística en Santiago de Compostela
Redacción Minuto Digital 9 Febrero 2009

Varios miles de personas se han manifestado en Santiago de Compostela con la asociación Galicia Bilingüe en contra de la imposición lingüística y bajo el lema ‘Quiero libertad para elegir’.

A la manifestación, encabezada por la presidenta de la asociación, Gloria Lago, acudieron representantes de diversas organizaciones y partidos político, como la dirigente popular, Ana Pastor; el secretario xeral del PPdeG, Alfonso Rueda; y la ex alcaldesa y portavoz del Grupo Popular de Vigo, Corina Porro.

Lago, en un discurso en el que intercaló fragmentos en gallego y castellano, consideró que las políticas lingüísticas afectan “a todos lo que entienden el significado de la palabra democracia” y a quienes creen que “son las personas quienes tienen derechos, no las lenguas”.

Elemento de conflicto
Aseguró que hay gallegohablantes que mostraron su apoyo a la asociación que dirige porque tampoco ellos “quieren que la lengua se convierta en un elemento de conflicto”. “Que ningún niño o ciudadano sea discriminado por cuestión de lengua”, pidió y defendió el “derecho” de los menores a ser escolarizados “en la lengua que les es propia, si es posible”.

Así, pidió “respeto” para “todos los niños: para los que tienen madre y para los que tienen ‘nai’ -madre en gallego-”. Manifestó que quienes apoyan a Galicia Bilingüe quieren tener “derecho a elegir, una casilla” en la que indicar en qué lengua desean que sean educados sus hijos.

Lago reclamó señalizaciones y comunicaciones oficiales “bilingües”, libertad para que los comerciantes escojan el idioma para sus negocios y que las subvenciones a la creación cultural se den a obras en ambas lenguas. “También queremos disfrutar de una cultura gallega en español”, dijo, y pidió el “cese del adoctrinamiento” en la enseñanza, en la que no debe haber, prosiguió “libros con estrellas rojas -en referencia al símbolo del BNG-”.

En declaraciones a los medios, Corina Porro insistió en la defensa que hace el PP de la “cooficialidad” de las dos lenguas y manifestó que si los populares llegan al Gobierno darán “siempre libertad”. Así criticó el decreto que regula el uso del gallego en la enseñanza, “que coarta las libertades” y renovó la promesa de su partido de derogarlo.

“Grupos radicales”
La presidenta de Galicia Bilingüe indicó, asimismo, que está “preocupada” por el “aumento de los grupos radicales que, bajo el pretexto de la defensa de la lengua, restringen los derechos” de otros ciudadanos. En referencia a los independentistas que protagonizaron los enfrentamientos con los agentes de Policía, admitió, antes de subir al escenario de la Quintana, tener “miedo” pero dejó clara su intención de “subir y hablar igualmente”.

Lago terminó su discurso, interrumpido por los gritos de algún independentista que permaneció en la Praza da Quintana y que fue interceptado por la Policía, afirmando que “sobre la base de la imposición no se puede construir una sociedad libre”.

La manifestación ha concluido con la detención de al menos ocho independentistas, en diferentes escaramuzas en las que dos policías resultaron heridos y se causaron destrozos al mobiliario urbano.

Antes de que comenzase el acto, pequeños grupos de independentistas se aproximaron a la Alameda compostelana, de donde partió. En este momento se produjeron las primeras cargas policiales, con lanzamiento de pelotas de goma, y se registró el primer detenido, que fue esposado en el suelo, frente a la Alameda. Cuando la manifestación estaba llegando a la plaza de la Quintana, donde concluyó, se registraron de nuevo escaramuzas de independentistas en las inmediaciones de la catedral, que arrojaron cristales, piedras y botellas y rompieron la luna de un coche de la Policía, así como la de una unidad móvil de Radio Nacional. Durante los disturbios se registraron destrozos en el mobiliario urbano, como quema de contenedores o rotura de lunas de marquesinas, mientras los independentistas lanzaban piedras y canicas en el casco viejo de Santiago.

La Policía calcula que fueron unos 250 los independentistas que participaron en los incidentes, en diversos grupos repartidos por diversas zonas del casco viejo compostelano.

DIEZ DETENIDOS Y DOS HERIDOS
Miles de personas se manifiestan con Galicia Bilingüe pese al boicot de los radicales
Unos 250 radicales han intentado boicotear la marcha de Galicia Bilingüe en Santiago. Ha habido diez detenidos y dos heridos. Las provocaciones, sin embargo, no han impedido el éxito de la convocatoria, que reunió a 7.000 personas. Los lemas, "Sí bilingüe" o "Quiero libertad para elegir".
Libertad Digital 9 Febrero 2009

Miles de personas, 7.000, según fuentes policiales citadas por Efe, se han manifestado a favor del bilingüismo en un acto organizado por la plataforma cívica Galicia Bilingüe. La manifestación, celebrada bajo los lemas "Sí bilingüe" y "Quiero libertad para elegir", reivindicó la libertad en la elección de lengua oficial, tanto en la enseñanza como fuera de ella, y la igualdad en el trato de la administraciones que impiden su libre uso a los ciudadanos. La concentración "abarrotó" la plaza de la Quintana, contaron a LD asistentes a la protesta. "Es una fiesta" afirmaron desde el departamento de Comunicación de la organización.

Sin embargo, un grupo de radicales, que este sábado atacaron sedes del PP y UPyD, intentaron boicotear la protesta. Según informa Europa Press, al menos diez personas fueron detenidas como resultado de los enfrentamientos producidos entre 250 miembros de grupos independentistas (según Fuentes Policiales) y agentes de antidisturbios, que realizaron tres cargas desde el inicio de la manifestación. Dos agentes han resultado heridos como consecuencia, y numeroso mobiliario urbano fue destrozado.

Los jóvenes, que portaban pancartas de Nós-UP (Nós-Unidade Popular), lanzaron botellas de cerveza, petardos y otros objetos contra los efectivos de la Policía Nacional. Ya antes de que comenzase el acto tuvieron lugar los primeros incidentes en la Alameda compostelana, de donde partió la manifestación. Los policías cargaron por primera vez en ese momento, con lanzamiento de pelotas de goma, y se registró el primer detenido, que fue esposado en el suelo, frente a la Alameda.

Posteriormente, los agentes no pudieron evitar que la protesta quedará bloqueada en la praza do Toural durante unos minutos. Fuentes de la organización consultadas por Libertad Digital aseguraron que esperaban "que sucediera".

Incidentes como estos no impidieron, sin embargo, el éxito de la convocatoria, que logró reunir a miles de personas en La Alameda de Santiago de Compostela. El acto contó con la asistencia de Rosa Díez (UpyD), Albert Rivera (Ciudadanos), así como destacados dirigentes del PP (como la dirigente nacional y ex ministra Ana Pastor, el secretario general del PPdG Alfonso Rueda, o la ex alcaldesa de Vigo Corina Porro), además de otras formaciones políticas como la Unificación Comunista de España o el Centro Democrático Nueva Galicia. También han secundado el acto plataformas cívicas como la Asociación Tolerancia, la Plataforma Libertad para la Elección Lingüística de Euskadi, o el Círculo Balear.

La líder de UPyD, Rosa Díez, justificó su presencia en la manifestación para reclamar libertad de idioma en la escuela al señalar que es preciso defender "derechos conculcados", en una manifestación que buscaba equiparar la democracia española a otras "democracias europeas donde hay más de una lengua oficial", donde "es el ciudadano el que elige".

Según Galicia Bilingüe, se desea que "seamos los gallegos quienes demostremos al resto de España que hay otra forma de hacer las cosas, que la convivencia lingüística de la que disfrutamos en la calle la podemos trasladar a las instituciones".

Gloria Lago, "emocionada"
En la cadena Cope, Gloria Lago se mostró "emocionada por el espíritu de libertad" de los manifestantes, tanto "que no soy capaz de hablar". "Ha sido precioso, un día para no olvidar, a pesar de las amenazas de los radicales, la gente ha estado volcada, y hemos abarrotado la plaza de la Quintana", aseguró.

La presidenta de Galicia Bilingüe afirmó que "todo el mundo" estaba "gritando libertad" y "somos gallegos" contra todos los que intentan boicotear la libertad de elección de lengua oficial. Sobre las amenazas y pintadas de independentistas radicales, cree que "esta gente esta muy preocupada por lo que estamos haciendo".

"Estamos recibiendo muchísimas amenazas. Animan a contramanifestarse, pero a pesar de ello mantenemos la calma". Gloria Lago opinó así acerca de la conducta de los allí congregados, "un puñado de intolerentes fanáticos, algunos muy jóvenes", que han obligado a la Policía a cargar contra ellos.

Organizaciones como la Mesa por la Normalización Lingüística calificaron la marcha como "del odio, la intolerancia y el racismo lingüístico", considerándola un "fracaso para la convivencia de todos los gallegos".

Grupos extremistas arrojan piedras a los defensores del bilingüismo gallego
La marcha acabó con 10 independentistas detenidos, heridos y daños materiales
ANA MARTÍNEZ | SANTIAGO ABC 9 Febrero 2009

Galicia Bilingüe falló en su vaticinio y su concentración pacífica contra la campaña galleguista del bipartito de socialistas y nacionalistas y a favor de la libertad lingüística se convirtió en batalla campal por el intento de los independentistas de boicotearla. Cinco minutos antes del inicio del acto, miembros de la plataforma convocante e integrantes de los grupos independentistas NÓS-Up y Briga entablaron un dialéctico.

Con sus rostros camuflados, una cuadrilla de radicales desató una escaramuza aérea, con el lanzamiento de canicas y piedras que provocaron lesiones a algunos de los presentes. Un hombre, del que se supo que era descendiente de Eduardo Pondal, autor del poema que pone letra al himno gallego, apareció con el ojo hinchado, de color violáceo, y la ceja cortada.
«Fascista» se convirtió en el insulto más repetido entre unos y otros, máxime después del primer arresto. Se trataba de Carlos Morais, de 43 años y de NÓS-Unidade Popular. Hubo siete detenidos más en la jornada, todos ellos independentistas veinteañeros.

La marcha, seguida según el cálculo de la Policía por 7.000 personas, arrancó a mediodía, y los antidisturbios cargaron contra los representantes de las organizaciones radicales en repetidas ocasiones. La vigilancia aumentó en el casco viejo, para evitar que los contramanifestantes alcanzasen por vías alternativas el recorrido establecido. Hubo identificaciones, cámaras requisadas, porras, pelotas de goma para disipar a los exaltados, barricadas, petardazos y ultrajes.

Con el «Himno a la Alegría» de Beethoven de fondo, la comitiva contra la imposición idiomática alcanzó la Plaza de la Quintana. Allí, otra vez los fanáticos arrojaron cristales. Un agente recibió un impacto, y la luna del coche patrulla quedó destrozada. Cuando la agresividad se rebajó, Gloria Lago, de Galicia Bilingüe, en un discurso en el que intercaló fragmentos en gallego y castellano, reclamó el bilingüismo y el cese del adoctrinamiento en la enseñanza. «No más libros con estrellas rojas», dijo, en clara alusión a la simbología del BNG.

Al llamamiento acudió el PP (la mujer del secretario general, Alfonso Rueda, y sus dos hijas vieron desde el coche la quema de un contenedor); UPyD, con Rosa Díez, y Ciutadans. Hoy, como ayer, los extremistas saldrán a la calle para exigir la libertad de los suyos.

El conflicto lingüístico

La movilización de Galicia Bilingüe desata una batalla campal entre policía y radicales
PAULA PÉREZ | SANTIAGO La Opinión 9 Febrero 2009

Grupos independentistas intentaron sabotear un manifestación a la que acudieron unas 4.000 personas, según la Policía local Los altercados se saldaron con diez detenidos y varios heridos leves
La manifestación convocada por Galicia Bilingüe para denunciar la "imposición lingüística" que se vive en la comunidad gallega se convirtió ayer en Santiago en una batalla campal entre agentes de la policía y grupos independentistas que trataban se sabotear la marcha. A pesar de que desde el principio hubo un importante despliegue policial, jóvenes radicales se colaron entre los manifestantes y provocaron las peleas. La manifestación a la que acudieron 4.000 personas, según la Policía Local y 15.000 según los organizadores, se saldó con una decena de detenidos y algunos heridos leves. Varios dirigentes del PP. así como Rosa Díaz secundaron la marcha.

El conflicto lingüístico se ha recrudecido hasta el punto de que el casco viejo de Santiago se convirtió ayer en un auténtico campo de batalla en el que la Policía se enfrentó a un grupo de jóvenes independentistas que intentaban sabotear la manifestación de Galicia Bilingüe. La protesta, que fue convocada para denunciar la "imposición lingüística" que se vive en la comunidad autónoma, llegó a reunir a unos 4.000 manifestantes, según la Policía local -aunque la organización eleva la cifra a 15.000-. Desde el primer momento un grupo de 200 radicales irrumpieron en la manifestación y los antidisturbios empezaron a cargar contra ellos. El enfrentamiento se saldó con, al menos, una decena de detenidos, y algunos heridos leves.

Los independentistas acudieron a la marcha armados con botellas, canicas y piedras que lanzaron contra los policías. Estos a su vez respondieron disparando pelotas de goma y aporreando a todos aquellos que intentaban acercarse a la manifestación.

A la movilización de Galicia Bilingüe acudieron además de la líder de UPyD, Rosa Díez, varios miembros del PP, entre ellos, el secretario xeral de los populares gallegos, Alfonso Rueda, la portavoz del grupo popular en Vigo, Corina Porro, además de la dirigente Ana Pastor.

Desde el principio hubo un fuerte despliegue policial en previsión de que los independentistas actuaran. Y no se hicieron esperar. Antes incluso de arrancar la marcha se colaron entre los manifestantes y empezaron a lanzar consignas como "Na Galiza só en galego". En medio del tumulto se inició una pelea e intervinieron los antidisturbios. Un hombre, que había acudido a la manifestación de Galicia Bilingüe, resultó herido en un ojo a consecuencia de esta primera trifulca.

Rápidamente la policía apartó a los radicales alejándolos de la zona en la que se encontraban los manifestantes. Fue en este instante cuando se produjo la primera detención. A partir de ese momento, los antidisturbios persiguieron por todo el casco viejo a los independentistas, que respondieron formando barricadas con contenedores y lanzando todo tipo de objetos. En una de estas escaramuzas un grupo de jóvenes se abalanzó sobre un coche de policía al que causaron diversos daños. Uno de los agentes que se encontraba a lado del vehículo resultó herido en una mano.

Según la organización Nos-Unidade Popular, entre los detenidos por la Policía también hubo varios heridos que tuvieron que ser trasladados al Hospital de Santiago.Y mientras los antidisturbios contenían a los radicales en las calles aledañas, la manifestación de Galicia Bilingüe recorrió sin incidentes la zona vieja portando varias banderas españolas hasta llegar a la Plaza de la Quintana. Allí desplegaron la bandera de Galicia al son del Himno de la Alegría, mientras de fondo se seguían escuchando disparos de pelotas de goma y ruido de cristales rotos.

El PSOE advirtió ayer que no comparte los postulados de la manifestación pero defendió el derecho a la libertad de expresión de Galicia Bilingüe y rechazó cualquier forma de violencia, según explico el vicesecretario general, José Blanco, al tiempo que advirtió a los independentistas de que "por ese camino so se va a ninguna parte",. "Galicia necesita entendimiento y no necesita enfrentamientos ni divisiones ", concluyó.

La Mesa por la Normalización Lingüística consideró ayer que la manifestación convocada por Galicia Bilingüe en Compostela fue un "fracaso para la convivencia de los gallegos" y una protesta "de odio, intolerancia y racismo lingüístico" que fue "tristemente apoyada por el PP".

En un comunicado, la Mesa rechazó "los altercados violentos producidos en la marcha" y valoró que la "escasa afluencia a la manifestación supone un batacazo para los convocantes y para el PP".

Además, criticó que la movilización no pretendiera que se "garanticen derechos sino para retirarlos a otros y que se desampare totalmente a quien quiera hablar y vivir en la lengua propia de Galicia".

Para esta organización es "especialmente preocupante" el apoyo del PP a esta marcha, pues fue la "única entidad relevante que la secundó y la que verdaderamente movilizó a la gente con su toque de corneta".

Entre el resto, citó los apoyos "explícitos" de Falange Auténtica y la AVT que, en un comunicado, "equiparó la defensa del gallego con la coacción y exaltación a ETA", añadió.

A su juicio, la actitud del PP al llamar a participar en esta "marcha del odio" consuma "la traición a sus miles de tradicionales votantes que hablan en gallego".

La Mesa lamenta la "hipocresía del PP" al manifestarse contra normas que fueran aprobadas durante sus gobiernos como la Ley de Normalización Lingüística . el plan general de normalización de la lengua gallega o la Carta europea de las lenguas regionales o minoritarias .

 

Recortes de Prensa   Página Inicial