AGLI

Recortes de Prensa    Martes 10 Febrero 2009

Manifestación de Galicia Bilingüe
Las hogueras de la imposición
El domingo, en Compostela, hubo una manifestación en defensa de la libertad de elección de lengua, no una manifestación a favor del español. Aquellos que propalaban lo contrario concedieron a los fanáticos el noble título de defensores del gallego.
Cristina Losada Libertad Digital 10 Febrero 2009

El domingo, en Compostela, el periodista Luis Balcarce me mostró la foto de una barricada incendiaria utilizada por los ultras para cortar carreteras y obstaculizar el paso de los manifestantes convocados por la asociación Galicia Bilingüe. La había enviado al medio en el que colabora con un título difícilmente mejorable, que me he tomado la libertad de colocar al frente de esta columna. Estábamos en la plaza de la Quintana, de tranquila charla, conscientes del éxito de una manifestación nutrida por una sociedad civil que rechaza las imposiciones en el ámbito lingüístico y que acababa de afrontar con civismo (como corresponde) la violencia del nacionalismo.

Menos conscientes éramos entonces de que los protagonistas, a efectos informativos, no seríamos nosotros, sino los agresivos "contramanifestantes". El periodismo ha acabado amando los sucesos más que cualquier otra cosa. Se dedicó a plasmar con minuciosidad las acciones de quienes trataron de sabotear la marcha. La violencia ganó en los medios lo que no pudo ganar en la calle. A tenor de lo publicado, habíamos estado en medio de una "batalla campal" y nosotros, como el soldado de Stendhal, sin enterarnos. Es más, aún quisieron algunos que hubiéramos participado en una absurda "batalla por el castellano".

De ahí la necesidad de consignar la evidencia. El domingo, en Compostela, hubo una manifestación en defensa de la libertad de elección de lengua, no una manifestación a favor del español. Aquellos que propalaban lo contrario, atrapados por esa falsificación, concedieron a los fanáticos, que tanto interesaron a la prensa, el noble título de defensores del gallego. No merece la lengua gallega tal vinculación con la violencia. Y tiene razón Touriño cuando dice que no hay en Galicia un conflicto lingüístico. En efecto. El conflicto es político. Un conflicto creado por las imposiciones y por el atropello de derechos civiles.

Tan político como que las hogueras que retrató Barcalce, de camino a Santiago, han sido alimentadas por el nacionalismo abierto o encubierto del Gobierno autonómico, por la coacción lingüística creciente, por el adoctrinamiento en la enseñanza y por la tolerancia hacia los primeros brotes filoterroristas del nacionalismo galaico. La pedagogía del odio avanza a toda máquina bajo el Gobierno social-nacionalista. Esta vez, la civilización pudo con la barbarie. La cuestión es hasta cuándo.

La sociedad gallega empieza a percibir que el nacionalismo envilece
Francisco Rubiales Periodista Digital 10 Febrero 2009

Hay esperanza en la atmósfera gallega y es probable que Galicia sea el primer pueblo inteligente y abierto de España que descubra la estafa que representa el nacionalismo excluyente y le de la espalda. Lo ocurrido recientemente en Santiago, donde gente valiente y digna se manifestó a favor del bilingüismo que garantiza la ley, mientras era agredida por una sucia pandilla del nacionalismo violento, alimentado y empujado por el socialismo degradado gobernante, es un acontecimiento portador de esperanza para los demócratas y para Galicia.

La sociedad gallega no es como la vasca, donde abundan e imponen su criterio corto los montañeses nostálgicos que sueñan con una sociedad pastoril cerrada al mundo, ni tampoco es como la catalana, donde la avaricia y el egoísmo han sido utilizados por políticos nacionalistas sin escrúpulos para avanzar hacia el envilecimiento y la pobreza, también en este caso amparados por el socialismo catalán. Galicia es un pueblo abierto al mundo, con comunidades establecidas en decenas de países, un pueblo que ha sabido extraer del mar y de su cultura ancestral valiosos rasgos universales y una apertura mental que necesita comunicarse en un idioma común para prosperar y abrirse camino.

Los valores asentados en la cultura gallega van a permitirle, con toda probabilidad, rechazar el nacionalismo retrógrado que, con la complicidad de un socialismo aficionado a las cloacas, les está llevando hacia la desgracia.

A partir de los sucesos de Santiago, muchos gallegos van a descubrir la verdadera naturaleza del gobierno que tienen, integrado por gente a la que únicamente le interesa el dominio y el privilegio.

Los nacionalismos excluyentes van dejando de ser atractivos a medida que los ciudadanos abren los ojos y reflexionan. En contacto con la democracia, que es convivencia en armonía, con el pensamiento y la verdad, opciones degradadas como el nacionalismo excluyente y el socialismo despilfarrador van perdiendo fuelle y el ciudadano va asumiendo que la única opción ética y cívica de un demócrata es arrojarlos del poder, votando democracia y a gente capaz de garantizar la convivencia y el verdadero progreso.

En el pasado, esos mismos que hoy gobiernan la patria gallega intentaron protagonizar el desastre del Prestige con el Nunca Mais, pero el pueblo gallego les dio la espalda. Fueron hundiéndose ellos mismos, por méritos propios. Pero llegó el PSOE gallego, les aupó hasta el poder y les abrió la caja del dinero público. Sin el oxígeno del PSOE y el dinero de todos, el BNG estaría en las últimas, pero disponer de un presupuesto para beneficiar a los suyos les ha colocado en el mapa. La factura que han tenido que pagar consiste en hacer la vista gorda a los caprichos y despilfarros de Touriño.

El nacionalismo siempre convierte la lengua en estandarte. Las medidas para privar a los alumnos de utilizar el español e imponer una lengua gallega recién sacada del horno han causado serio deterioro en la enseñanza, lo que está provocado una protesta generalizada de los padres. Por fortuna, muchos ciudadanos de Galicia han descubierto a tiempo que el nuevo gallego que el BNG y el PSOE quieren fabricar en sus Galescolas, manipulando el cerebro virgen de los niños, es un subproducto diseñado para ser esclavo y que la ruta abierta por el nacionalismo excluyente les conduce a la miseria y a la marginación como sociedad y como pueblo.

El nacionalismo es un negocio turbio que genera aislamiento, odio, endogamia social y, a la larga, miseria.
Voto en Blanco

Libertad lingüística contra la violencia y el adoctrinamiento
Editorial La Razón 10 Febrero 2009

Los ciudadanos que el pasado domingo salieron a la calle en Santiago de Compostela, convocados por el colectivo «Galicia Bilingüe», pedían libertad para educar a sus hijos en gallego, en castellano o en ambas lenguas. Recibieron una lluvia de botellazos. Los graves incidentes protagonizados por unos individuos que atacaron a los manifestantes y a la Policía reflejan claramente la «batasunización» que sufre Galicia por parte de aquéllos que no aceptan la libertad de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos.

Es de lamentar que el Gobierno de la nación mire para otro lado ante este radicalismo progresivo contra el español. Por la misma razón, es de elogiar la actitud del PP y la rapidez con que su portavoz parlamentaria se reunió con representantes de las asociaciones que defienden el respeto a la lengua común de todos los españoles en aquellas comunidades que gozan de otro idioma oficial. Además, el PP ha propuesto la reforma de la Ley Orgánica de Educación para garantizar la enseñanza del castellano y en castellano en todas las etapas educativas. El asunto no es baladí, ya que, desde hace tiempo, la lengua se está utilizando como elemento de exclusión nacionalista y como método para un adoctrinamiento que, en no pocos casos, lleva a la violencia, como se pudo comprobar este domingo en Galicia.

PERO SOMOS LOS FASCISTAS
ANTONIO PÉREZ HENARES El Ideal 10 Febrero 2009

Los rabiosos “patriotas galegos” que atacaron a los manifestantes por el bilingüismo en Santiago y de paso destruyeron todo lo que se les antojó, incluida una unidad móvil de RNE, creen de sí mismos que son la quintaesencia de la lucha por la libertad y lo más progresista del mundo.

Los virulentos independentistas catalanes que agredían y agraden a los candidatos de Ciudadanos e intentan impedir a los candidatos del Partido Popular que ni siquiera hablen se suponen a sí mismos la más pura forma de ideología de izquierdas y unos adelantados mundiales del combate contra los opresores imperialistas.

Y hasta los etarras, estos más que nadie, que colocaron ayer un coche bomba en Madrid, que asesinan de un cobarde tiro en la nuca, que torturan a su victimas secuestras en infrahumanas condiciones bajo tierra, se suponen unos héroes, la vanguardia de la lucha contra la opresión.

Los que impiden el uso de derechos fundamentales, los que atacan la democracia y a quienes pacíficamente la ejercen son los que llaman fascistas, grito único y repetido por todos, a quienes apalean. Los que conculcan todos los derechos de los demás, los que pretenden imponer por la fuerza sus ideas, o una lengua o una alucinación nacionalista son los que acusan de agresores, de totalitarios, a aquellos a quienes agreden. Los que, por último, ya traspasada toda frontera de humanidad y derechos humanos, se convierten en verdugos y niegan a los demás el derecho de la vida, son los que, en el colmo de la vesania, la iniquidad y fanatismo, llaman asesinos a sus asesinados.

Pero todos ellos tienen el común denominador de sentirse y creerse a sí mismos los luchadores por la libertad, por la democracia, la fuerza más pura y valerosa de la izquierda y de progreso, los héroes del combate contra el fascismo y la opresión.

La peor de las cavernas, el pensamiento más reaccionario, las formas de agresión y violencia en sus diferentes grados, desde los “botelleros” gallegos hasta los criminales etarras, tienen en común esa alucinación y ese sentimiento -el nacionalismo lo es mucho antes que una razón o una ideología- de que ellos son lo ética, moral y humanamente admirable.

Esa es la auténtica enajenación mental, no sé si tan transitoria, que les recorre. Esa es la coartada que hay que destapar como la peor de las falsedades. Porque lo peor del caso es que tiene una segunda derivada. El nacionalismo consiguió una pátina de “progre” que le barniza todas sus verdaderas miserias. Porque se la otorgó la izquierda. Una izquierda que en no pocas ocasiones sucumbe y se arrodilla ante esos postulados cuando no se trasmuta y los comparte y los bendice cada día para pactar y detentar poderes.

Y así una sociedad acaba asistiendo perpleja a que quienes debieran combatir tales aberraciones las hacen suyas o las comprenden y se considera normal que se imponga una lengua, es más la imponen ellos, contra otra, que se considere progresista la exigencia del privilegio y la desigualdad entre ciudadanos de un mismo Estado.

Puñetazos, pedradas, botellazos... El "no-conflicto" lingüístico de Touriño
 Periodista Digital 10 Febrero 2009

El PSOE se ha cansado de repetir que "en Galicia no existía ningún conflicto lingüístico", que todo era cosa del PP. 250 energúmenos se encargaron de desmentirle lanzando piedras, botellas, quemando contenedores y golpeando a quienes se manifestaron a favor de su libertad de elegir la lengua. Ojos morados, magulladuras, insultos,... Touriño y sus socios del BNG han sido demasiados comprensivos con la intolerancia, el odio y la violencia.

Hasta la saciedad se ha cansado de decir Emilio Pérez Touriño que en Galicia "no existe conflicto lingüístico". Pese a este mensaje zapateril de negar la evidencia -como en Cataluña- para hacer como que la realidad no existe, este domingo quedó más que evidente que en aquella Comunidad Autónoma existe un verdadero problema: el problema de la libertad.

De hecho, hay ya tres detenidos que han pasado a disposición judicial por agredir a manifestantes de la marcha de Galicia Bilingüe. Otros siete todavía permanecen en la Comisaría de Santiago. Los diez pertenecen a organizaciones independentistas e intentaron boicotear la marcha.

Uno de los ejemplos más claros que evidencian el conflicto real que se vive en Galicia es uno de los participantes en la manifestación de ayer resultó lesionado al recibir un puñetazo de un joven.

Según comentó, en el momento de la agresión estaba hablando por teléfono con un familiar.
«No había empezado la manifestación; fue justo al principio; casi al poco de llegar. En el móvil tengo una bandera de España y el joven empezó a llamarme españolista y esas cosas que dicen; me zarandeó por el abrigo y caímos al suelo, los dos».

«Yo no me peleé, soy un abuelo de 60 años, pero recibí una patada y me quedó el ojo fino».
Tras ello participó en la manifestación hasta el final. Este hombre, que vino desde Lugo para la marcha, calificó a los radicales de intolerantes.

«Yo soy de derechas, pero tengo amigos en todas las partes y presumo de ello».
Un conflicto real -pese a lo que diga Touriño- cuya punta del iceberg es la lengua.

PARA EL PAÍS, EL ENERGÚMENO ES EL ABUELO
El diario de PRISA lo cuenta así, como si fuera una postal del mayo del 68, donde el radical es el abuelo:

"Un hombre que intentó agredir a los nacionalistas con un paraguas quedó con un ojo seriamente dañado y una mujer, sangraba por una mano. Los dos recibieron los golpes de la policía, pese a que quienes se vieron acosados por los antidisturbios no fueron los que protestaban contra la política lingüística de la Xunta, sino los independentistas. Los agentes incluso les confiscaron las tarjetas de memoria de las cámaras fotográficas a varios que no eran reporteros y estaban captando instantáneas de las primeras filas de la manifestación".

BATASUNIZACIÓN DE GALICIA
El PP ha exigido a las instituciones gallegas y al BNG que condenen de manera "firme y rotunda" los "graves" incidentes protagonizados ayer en Santiago de Compostela por jóvenes independentistas, y ha advertido de la necesidad de actuar contra grupos de "radicales" que se están "batasunizando".

En estos términos se ha expresado el portavoz adjunto del grupo popular en el Congreso, Alfonso Alonso, quien ha alertado de que la "comprensión" de los nacionalistas hacia quienes como estos jóvenes ejercen la violencia es lo que después genera una falta de libertad como "la que sufrimos en el País Vasco", ha remarcado.

Los jóvenes atacaron ayer a los manifestantes del colectivo "Galicia Bilingüe", que pretendían denunciar lo que consideran una imposición de la lengua gallega, generando unos altercados que se saldaron con varios heridos y detenciones por parte de la Policía.

"Quiero escuchar una condena firme y rotunda del BNG sobre la actuación de estos grupos, y también que garantice que está absolutamente desvinculado de la actividad de grupos de esta naturaleza", ha proclamado Alonso.

En su opinión, no se puede ser en absoluto "comprensivo" con los intolerantes y hay que "extirpar la raíz del odio, de la intolerancia, la violencia y de la agresión cuando es incipiente".

Por ello, ha requerido "amparo" y una condena al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y a las fuerzas políticas para que se comprometan a "garantizar" las libertades ciudadanas, como la que reconoce el derecho a manifestarse.

Cura de austeridad
Enrique Badía Estrella Digital 10 Febrero 2009

Cuando las cosas no marchan, casi todo se amplifica... para mal. Está ocurriendo, por ejemplo, con los dispendios enquistados en el gasto público, con unos responsables políticos poco o nada sensibles a los requerimientos de austeridad que alienta la sociedad.

Para cualquiera es palpable que los ciudadanos han reducido sus niveles de gasto y consumo; unos por necesidad, sustancialmente los afectados o a corto plazo amenazados por pérdida de empleo; otros, por puro miedo, precaución o prudencia, pensando en lo que puede venir. No se aprecia, sin embargo, nada parecido en la mayoría del ámbito público, materializando planes de gasto que, además de pergeñados con anterioridad a la crisis y no enmendados, en más de un caso se antojan poco o en absoluto necesarios para que las administraciones públicas cumplan su función.

La verdad es que, entre los tres niveles administrativos básicamente existentes, el autonómico es el que genera, de largo, más polémica. En parte se puede entender por su proceso de asunción de competencias e implantación. Pero da muy a menudo la sensación de que sus dispendios trascienden con mucho lo necesario, contraviniendo -conviene remarcarlo- cualquier principio de mesura y probidad.

Los ejemplos son abundantes en muchos sitios, pero pueden resumirse en dotaciones de funcionarios muy abultadas que, en conjunto, han más que duplicado el total de empleados con cargo a la nómina pública que suman los aludidos tres niveles existentes. También en la profusión y suntuosidad de los edificios, las instalaciones y, aunque suene anecdótico, las flotas de automóviles a disposición de altos cargos. O los conceptos de viajes, relaciones públicas y publicidad. Incluso, para cerrar el círculo, organismos cuya duplicidad y concurrencia con los de otras administraciones es del todo palpable. En no pocos casos, varias de estas circunstancias se reúnen en una única actuación.

No suele regir en las administraciones públicas el principio común en empresas y ciudadanos de, en situaciones de crisis, gastar en función de lo que se tiene; si acaso menos, pero no más. Es ahora mismo palpable, cuando una caída en picado de los ingresos fiscales no se está viendo reflejada en una corrección a la baja de partidas presupuestarias susceptibles de reducción. En realidad, el gasto mantiene la inercia adquirida en los recientes tiempos de esplendor recaudatorio, por más que hayan quedado atrás.

Siempre que se suscita el asunto surge como inevitable respuesta la apelación al gasto social y, todo lo más, la conveniencia de no recortar, por distintas razones, los capítulos de inversión. Pero, sin discutir que los primeros se disparan en momentos como el presente ni patrocinar que se restrinjan, y sin desmentir el papel dinamizador de las inversiones públicas, no faltan partidas en las que aplicar, siquiera temporalmente, criterios de contención. En ciertos casos porque son prescindibles, y su supresión, ejemplarizante. En otros, para liberar recursos con los que poder atender necesidades más prioritarias, sea porque están poco o nada atendidas, o para evitar que su cobertura comporte aumentos inquietantes del monto de deuda pública en circulación.

Antes o después -ojalá que pronto- los ciudadanos deberán orientar el sentido de su voto a la rendición de cuentas, en sentido estricto, de los encargados de gobernar. Y en un contexto de restricción individual del gasto no se puede considerar positivo que el dinero aportado por el conjunto de la sociedad, que en puridad es de todos, no se use con los mismos criterios de austeridad que cada uno aplica al que tiene para gastar.

Desmoralización social
Políticos y terroristas
Si el terrorismo está hundiendo la urdimbre moral de la sociedad se debe ante todo, repitámoslo, a esa connivencia ambigua con los pistoleros por parte de los poderes públicos.
Pío Moa Libertad Digital 10 Febrero 2009

Leo el comentario de Raúl Vilas sobre los relatos de Fernando Aramburu, expresivos del insondable envilecimiento moral de la sociedad vasca, un envilecimiento que se va extendiendo por todo el país. Mucha gente se pregunta a qué obedece este fenómeno, al parecer imparable. A primera vista se debe al terrorismo, pero no es así en modo alguno.

El terrorismo sólo produce tales efectos, tan parecidos a los de la mafia siciliana, si encuentra las complicidades adecuadas en el poder público. De la complicidad del PNV con la ETA no hace falta hablar a estas alturas a cualquier persona mínimamente informada pero, desde luego, ella no ha sido suficiente. Ha hecho falta, además, la complicidad de los gobiernos de la nación. Desde la transición, y salvo el período de Aznar, los sucesivos gobiernos han defendido más a los asesinos que a los ciudadanos. No es que no hayan perseguido la ETA (excepto en la etapa de Zapo), es que al mismo tiempo que la perseguían la justificaban y la aceptaban ofreciéndole "salidas políticas", esto es, convertían el crimen en política y le ofrecían, además, premio y privilegios. Esta cooperación con los asesinos ha llegado a su culminación con el actual Gobierno, que ha llevado esos premios a niveles inverosímiles y sigue en la misma política, pese a algunas apariencias que despistan a los más ingenuos.

Esta línea de acción no mejoraba, sino que se volvía más desmoralizadora para la sociedad, con las hipócritas y rimbombantes declaraciones oficiales ante cada atentado, pura palabrería. Y empeoraba con la corrupción que ha subrayado toda la larga trayectoria del PSOE y hoy se extiende igualmente por el PP. En este sentido, el poder político casi siempre ha estado más cerca de los asesinos que de los ciudadanos. Para comprobarlo basta observar la actitud de los gobiernos –salvo, nuevamente, el de Aznar– hacia la AVT, nacida en circunstancias en que las víctimas y sus familias sufrían, además del crimen, el menosprecio y la desprotección por parte de los miserables políticos de turno, que preferían ayudar con dinero público a asociaciones de lesbianas bolivianas y similares. Una actitud que el actual Gobierno ha reproducido, a un nivel mucho peor, mediante intrigas para dividir la AVT, intimidarla, silenciarla, desprestigiarla y perseguir ante los tribunales a su principal representante. Todo ello con la colaboración, a su vez, del PP de Rajoy. Estas políticas, y no las mismas acciones terroristas, producen un terrible efecto de desmoralización social, crean sensación de impotencia en unos, doblegamiento moral en muchos, que ante la falta de protección del Estado se inclinan ante los matones y pistoleros, considerándolos casi como protectores; e inducen a otros, directamente, a identificarse con el matón, el que sabe imponer miedo y aparece como el vencedor a la larga.

¡Tanto se ha insistido, además, en el dogma del monopolio de la violencia por el Estado, para frenar la indignación! Pero ese monopolio sólo puede respetarse cuando se ejerce en pro de la ley y la ciudadanía. En ningún otro. Y si el terrorismo está hundiendo la urdimbre moral de la sociedad se debe ante todo, repitámoslo, a esa connivencia ambigua con los pistoleros por parte de los poderes públicos. Unos poderes que el ciudadano percibe, además, como muy corruptos, en lo que no yerra.

Atentado de ETA
Mínimo coste, máximo beneficio
¿Tiene que ver directamente con la decisión del Tribunal Supremo de la noche anterior? Eso le gustaría a Rubalcaba, empeñado en hacernos creer que quien se sienta a negociar con ETA puede ser al mismo tiempo su peor enemigo.
GEES Libertad Digital 10 Febrero 2009

Determinadas zonas y objetivos proporcionan a ETA el suficiente margen de maniobra para adecuar sus objetivos sobre la marcha. Los objetivos más difíciles exigen de la banda arriesgar unos comandos que hoy en día le faltan; los más fáciles le quitan credibilidad y la desgastan moralmente. Por eso busca conciliar ambas cosas: significado político y facilidad operativa. Y el Parque Juan Carlos I se le permite con un mínimo riesgo, un mínimo gasto y un máximo beneficio.

Comparado con otros lugares neurálgicos de Madrid, el riesgo en el parque empresarial Juan Carlos I es menor. Ofrece grandes espacios, un continuo trasiego de camionetas y turismos, un anonimato garantizado. La excelente red viaria que rodea la zona –por la M40 en poco tiempo se abandona Madrid por la A1 o la A2– permite la huida en unos minutos en cualquiera de las direcciones. Es fácil abandonar un coche bomba, escapar y estar bien lejos cuando la bomba estalle, incluso entrar en la ciudad para abandonarla poco después. Es un atentado que, en términos de riesgo, resulta seguro.

La operación, además, es relativamente sencilla, exige poco gasto humano. Probablemente los mismos que robaron la camioneta fueron los que prepararon la bomba y la colocaron, algo que en su pasado dorado hacían grupos totalmente distintos. En la capital, ETA carece de la estructura que en los ochenta traía en jaque a las fuerzas de seguridad. Tiene grandes dificultades para conseguir pisos y locales, no tiene la extensa red de colaboradores para arropar a los comandos y le resulta difícil atentar selectivamente en Madrid, como realmente gusta a los terroristas. Este atentado bien puede haber sido realizado sin infraestructura en la capital, simplemente explotando al máximo un único comando venido de fuera. Es un atentado que, en términos de infraestructura, resulta barato.

ETA ya atentó contra Ifema hace exactamente cuatro años: el 5 de febrero de 2005. El complejo empresarial ofrece el máximo beneficio que la banda busca en horas bajas. Alberga un número importante de grandes y conocidas empresas y es transitado por millones de españoles en ferias, congresos y exposiciones. Más allá o más acá, la repercusión está asegurada, y más si se avisa con tiempo a los medios de comunicación. En términos de imagen e impacto, atentar contra Ifema resulta rentable.

El atentado cumple la lógica del máximo beneficio con el mínimo esfuerzo. Una banda fuerte elige un objetivo por su valor político y estratégico y después calibra la operación. Una banda débil hace justo lo contrario; dirige su punto de mira contra objetivos fáciles que además puedan tener valor político. La diferencia es sutil, pero importante. En el caso de la ETA actual, concilia como puede las dos cosas. Busca objetivos fáciles y desprotegidos, pero que se puedan revestir políticamente y que tengan un gran impacto social.

¿Tiene que ver directamente con la decisión del Tribunal Supremo de la noche anterior? Eso le gustaría a Rubalcaba, empeñado en hacernos creer que quien se sienta a negociar con ETA puede ser al mismo tiempo su peor enemigo. El atentado tiene más que ver con la facilidad del objetivo que con una supuesta lucha antiterrorista titánica que Rubalcaba nunca ha librado. La decisión del Tribunal Supremo puede ser la ocasión de la bomba, pero no su causa ni su sentido.
¿Y Ferrovial? Su sede ha tenido la desgracia de ser un objetivo fácil en una ubicación fácil. Desde luego que ETA tiene en su punto de mira a las empresas que construyen la Y vasca del AVE. Pero no tiene la capacidad de atentar contra todas ellas como y cuando lo decida. Sus limitaciones son muchas y por esta necesidad los etarras establecen una ecuación difícil entre lo que se puede y lo que se quiere, contando más lo primero que lo segundo. Y es ahí donde se deben centrar los esfuerzos de cara a próximos atentados.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

ETA pone la prueba de cargo
Editorial ABC 10 Febrero 2009

SI la sala del 61 del Tribunal Supremo decidió anular las candidaturas «limpias» de Askatasuna basándose en los claros indicios de su vinculación con ETA/Batasuna, el coche-bomba que los terroristas hicieron estallar ayer en Madrid es la prueba de cargo contra sus testaferros electorales. Es evidente que ETA consideraba como suyas las estrategias de Askatasuna y D3M y que ha castigado a la sociedad española con un atentado que replica la decisión del Supremo. Hay motivos para no desdeñar como un mero estertor este nuevo golpe de ETA, porque su ejecución revela cierta capacidad operativa de los terroristas en la capital de España. El vehículo fue robado el domingo por la noche, por lo que la instalación de los explosivos y del sistema de detonación tuvo que hacerse pocas horas antes de la explosión y en las proximidades de Madrid.

De estos terroristas se ocuparán las Fuerzas de Seguridad del Estado, como los magistrados del Supremo se han ocupado de los otros terroristas, los que van en candidaturas para asegurar a ETA una plataforma institucional desde la que lanzar su propaganda y condicionar el sistema democrático en el País Vasco. El Supremo ha resuelto con lógica contundente las dificultades técnicas de las demandas contra Askatasuna, insertando su presunta «limpieza» en la estrategia general de ETA de concurrir a las elecciones autonómicas del 1 de marzo. Los indicios de conexión con Batasuna son fuertes: relaciones personales, coincidencia de estatutos, actividad política. Por eso afirma que «las listas de candidatos presentadas al proceso electoral en curso como listas denominadas «limpias», es decir, cuyos candidatos carecen en general de vinculaciones subjetivas directas con los partidos políticos ilegalizados, constituye una circunstancia buscada de propósito con la finalidad de asegurar el éxito de la estrategia defraudadora de ETA, que pretende mediante la instrumentalización del partido Askatasuna, ya constatada desde sus orígenes, dar continuidad y perpetuar la actividad de los partidos políticos ilegalizados».

La última palabra la tiene el Constitucional, que habrá de revisar unas decisiones del Supremo ampliamente fundadas en los antecedentes de la jurisprudencia constitucional sobre la ley de Partidos Políticos. Por ahora, el Gobierno y la Fiscalía han cumplido con su obligación, lo que no hicieron cuando permitieron a ANV presentar candidaturas a las elecciones locales, pese a que las pruebas -no meros indicios- eran inapelables. Si finalmente ETA no puede acudir a las urnas, el nuevo Parlamento vasco empezará a ser verdaderamente democrático. Aún falta el voto de miles de exiliados, que fueron depurados electoralmente por la pinza del terror y del nacionalismo. Y queda por conocer la reacción del PNV, cuyas necesidades electorales probablemente hagan que se presente como la «casa común» de los nacionalismos. Gracias a la legislación aprobada en el último Gobierno de Aznar, ETA ha sufrido una nueva derrota, pero es conveniente reformar la ley de Partidos Políticos para que quien resulte elegido al amparo de una organización terrorista sea expulsado de las instituciones democráticas. Así no se producirán más situaciones bochornosas como la de ANV.

D3M y Alkartasuna
El triunfo de la democracia
La decisión del Supremo sirve también para poner al descubierto las vergüenzas del Gobierno de Zapatero. Con mayores evidencias lo podrían haber hecho hace cuatro años con la candidatura del PCTV o hace dos con las de ANV.
Ignacio Cosidó Libertad Digital 10 Febrero 2009

Por primera vez en la historia de nuestra democracia ETA no concurrirá a las elecciones en el País Vasco. La decisión del Tribunal Supremo de anular las candidaturas de D3M y Alkartasuna constituye por ello un trascendente triunfo de nuestro Estado de Derecho y un éxito inapelable de nuestra democracia. Es también un paso importante en la derrota del terrorismo. La exclusión política y social de quienes apoyan o amparan la violencia aísla y debilita cada vez más a los asesinos. En muchos pueblos del País Vasco ya no hay quien dé la cara por ellos y el complejo entramado de organizaciones sociales, políticas, económicas y mediáticas imprescindibles para la supervivencia de ETA va desmoronándose ante la fuerza de la ley y la libertad. Los terroristas podrán seguir poniendo bombas, como han hecho esta mañana en Madrid, pero saben que sus objetivos políticos están cada vez más lejos de poder ser alcanzados.

La decisión del Supremo sirve también para poner al descubierto las vergüenzas del Gobierno de Zapatero. Si los miembros de la Sala del 61 han encontrado de forma unánime fundamentos para anular una candidatura como Alkartasuna, aún con mayores evidencias lo podrían haber hecho hace cuatro años con la candidatura del PCTV o hace dos con las de ANV. Si hemos tenido que soportar que ETA esté y abuse de las instituciones democráticas en estos cuatro últimos años ha sido por la negligencia de un Gobierno que ha sometido el Estado de Derecho a sus intereses políticos de cada momento.

La decisión del Supremo debería ahora impulsar al Gobierno a actuar de inmediato para disolver los ayuntamientos gobernados por ANV. No podemos esperar a que en cada consistorio gobernado por ETA se asesine a un inocente para que los cómplices de ese asesinato sean desalojados del poder. Es una exigencia democrática ineludible e inaplazable que el Ejecutivo actúe de una vez, entre otras muchas razones para desmentir a aquellos que piensa que las decisiones del PSOE en la lucha contra el terrorismo dependen exclusivamente de sus intereses electorales.

La ausencia de los representantes políticos de ETA abre ahora una incógnita política. El PSE deberá aclarar en esta campaña si lo que quiere es construir una alternativa real a los treinta años de régimen nacionalista en el País Vasco o lo que pretende es sustituir a la Izquierda Abertzale para construir una alternativa más radical y más a la izquierda dentro del propio régimen nacionalista. Me temo que los socialistas vascos están más por lo segundo que por lo primero. Pero ni siquiera eso empaña hoy la satisfacción de ver a ETA fuera del juego democrático.
El único camino para lograr la derrota de ETA es seguir acosando a esta organización criminal en todos los frentes, con una actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad cada vez más eficaz, una Justicia que cercene cualquier espacio de impunidad a los asesinos y sus cómplices y un total aislamiento político y social de los terroristas. A pesar de la bomba de esta mañana hoy estamos un poco más cerca de la victoria definitiva de la libertad sobre el terror.

Ignacio Cosidó es diputado del Partido Popular por Palencia.

Callejón sin salida
Editorial El Correo 10 Febrero 2009

La furgoneta bomba con la que ayer ETA llevó la destrucción a Madrid provocó, una vez más, el estupor y la indignación de una ciudadanía que no está dispuesta a dejarse amedrentar por la banda terrorista. Fuese cual fuese la intención inmediata que los etarras albergaban al provocar la deflagración, y aunque su objetivo directo pudiera ser una de las empresas comprometidas en la construcción del trazado para el Tren de Alta Velocidad en Euskadi, el atentado obedece al mismo fin que todos los demás: la perpetuación del terrorismo y de su poder de alienación sobre una parte de la sociedad y de la política vasca. ETA necesita hacerse presente con regularidad para mantener a sus huestes sumisas a su dictado, transmitiendo entre los irreductibles la ficción de que aún puede doblegar al Estado de Derecho. Se trata de un empeño vano, pero que causa una enorme conmoción entre quienes han sido víctimas de la ignominia violenta o se saben en su punto de mira. Un empeño por el que -no hay que olvidarlo- ETA tratará de matar de nuevo. Pero nada de lo que haga el terrorismo puede cuestionar las certezas en las que ha de basarse la estrategia democrática para acabar con él: la sinrazón absoluta que invalida el terror como interlocutor de la democracia, la progresiva debilidad de su maquinaria de muerte y su ineludible derrota.

Ahora que probablemente ETA quedará sin cobertura política en el Parlamento vasco, y con una presencia exigua en las instituciones locales y forales, los activistas del terror y los miembros de la izquierda abertzale que persistan fuera de la ley conformarán una única realidad sin dobleces. Es la situación a la que les ha conducido su tenaz intento de burlar la legalidad para servirse de las instituciones y de las propias libertades con el fin de arremeter contra ellas. Con la previsible anulación de las candidaturas de D3M y Askatasuna por parte del Constitucional se cerrará una etapa de paciente espera a que el ejercicio de las libertades indujese la evolución democrática de la izquierda abertzale, inaugurándose un nuevo tiempo en el que la democracia envía un mensaje inequívoco a los terroristas y a sus adláteres: que no tienen otra salida que la renuncia expresa y fehaciente al uso de la violencia. Durante todos estos años, ETA ha intentado transferir su exclusiva responsabilidad al conjunto de la sociedad y a sus instituciones para que fuesen éstas las que se esforzaran en buscar elementos de trueque que contentaran a la banda terrorista. Este juego, perverso y macabro, ha llegado a enredar en más de una ocasión a los demócratas y ha enraizado en amplios sectores de la opinión pública vasca. Pero tras la ruptura de su último alto el fuego y ante la insistencia de la izquierda abertzale por hacerse hueco en las instituciones burlando las leyes y negándose a retractarse de su actitud cómplice, el Estado de Derecho ha encerrado a ETA y a sus seguidores en el callejón sin salida al que les han conducido sus propias acciones.

En juego, la democracia
JOSEBA ARREGI El Correo 10 Febrero 2009

«No es antidemocrático exigir» a los que quieren «participar en el juego democrático que condenen la violencia, admitan el principio sin el que no existe Estado de Derecho: el monopolio legítimo de la violencia», sostiene el autor
Y la libertad, habría que añadir, ya que parece que vamos olvidando que si con algo tiene que ver la democracia es con la libertad. Aunque no sea ésta su intención, la lista electoral con el nombre D3M -Democracia 3 millones- y la lista con el nombre Askatasuna -libertad- ponen el dedo en la llaga: después de treinta años y de tantas elecciones, en cada una convocada en y para la sociedad vasca lo que sigue estando en juego es la democracia y la libertad.

Es evidente que el sentido dado a las palabras democracia y libertad por los impulsores de esas dos listas electorales y el que yo pretendo darles aquí son radicalmente opuestos. Pero será bueno tratar de explicar con claridad en qué consisten esas diferencias para saber lo que realmente está en juego en estas elecciones. Y lo que está en juego no es saber si para solucionar los problemas de la sociedad vasca hay que ser de aquí -y de aquí son sólo los nacionalistas, como pretenden ellos, aunque el problema principal, el terrorismo, haya sido producido por los de aquí, y muy de aquí-. Tampoco está en juego el autogobierno, aunque sí pueden estar en juego distintas formas, legítimas, de entender el autogobierno, algunas más democráticas y defensoras de la libertad que otras.

Quienes se colocan del lado de los impulsores de las dos listas electorales citadas -el conglomerado ETA-Batasuna- entienden que en la sociedad vasca no existen ni la democracia ni la libertad. Y los dos argumentos fundamentales que usan para ello son el no reconocimiento por parte de la Constitución española y del Estado de Derecho de la autodeterminación -en alguno de los ropajes que se le han cosido por parte del nacionalismo en los últimos años-, y el hecho de que la Ley de Partidos Políticos impide a algunos ciudadanos vascos el ejercicio del derecho básico, activo y pasivo, de elección -anulando determinadas listas electorales, ilegalizando determinados partidos, impidiendo así que se puedan votar esas opciones-.

Las únicas constituciones que han asumido en su articulado el derecho de autodeterminación de entidades inferiores al propio Estado para el que se aprobaba la constitución fueron la constitución estalinista de la URSS y la titoísta de Yugoslavia. Y la razón es obvia, porque en ambos casos era evidente quién podía decidir si existía o no como sujeto político esa entidad inferior capaz de autodeterminarse: el comité central del partido comunista.

En ninguna otra constitución se prevé el derecho de autodeterminación, lo que no significa que no puedan darse casos en los que se practique: cuando es manifiesta la existencia de una mayoría clara a favor de la separación, para cuyo caso, en los supuestos regulados como Canadá, se exigen claras preguntas, claras mayorías y la obligación de una negociación. Pero si se pone de manifiesto la existencia de una clara mayoría, no hay gobierno en Europa que pueda impedir la separación. Tampoco el español. Ni el francés. Pero resulta que ETA sigue matando porque no cree que exista una mayoría clara en la sociedad vasca para llevar a cabo su proyecto independentista.

El derecho básico a elegir y ser elegido no es un derecho absoluto. No es antidemocrático exigir que quienes quieren participar en el juego democrático condenen la violencia, admitan el principio fundamental sin el que no existe Estado de Derecho, el monopolio legítimo de la violencia: sólo el Estado puede ejercer violencia -privar de libertad a los delincuentes, imponer tasas e impuestos-. Los vascos pueden elegir a independentistas de izquierda -Aralar-, independentistas socialdemócratas -EA- e independentistas de centro -el PNV de Ibarretxe-. No pueden elegir a quienes no condenan la violencia. Y no es extraño que, yendo al fondo de la cuestión, el entorno de ETA tenga dificultades con el concepto de Estado, aunque sea Estado de Derecho, y apueste por las naciones sin Estado. No es ninguna casualidad.
¿Por qué están, en estos comicios, la democracia y la libertad en juego? Porque existe la violencia terrorista y con ello la falta de libertad: de quienes están perseguidos, de quienes son objetivo de ETA, de quienes necesitan escolta para poder salir de casa. Porque la persistencia de la violencia terrorista ha llevado a muchos en la sociedad vasca a enmascarar su pensamiento, a pensar bajo la presión directa e indirecta de la violencia. Porque la persistencia de la violencia hace difícil en la Euskadi de hoy la libertad de expresión, la manifestación de posiciones contrarias a ETA, contrarias a la autodeterminación, contrarias al nacionalismo.

En la sociedad vasca todavía no ha llegado a imponerse la idea de que la traducción moderna de la libertad de conciencia, matriz de todas las libertades políticas en Europa, es la libertad de identidad, que lo único que puede unir a los ciudadanos de una sociedad es precisamente la condición de ciudadanos y no una determinada identidad, no un determinado sentimiento, no un determinado interés. La democracia no niega ni las identidades, ni los sentimientos, ni los intereses: niega que ninguno de los muchos existentes pueda pretender ser el único válido en el espacio público de la democracia.

Mientras el nacionalismo vasco no entienda esto, y destierre todas sus referencias a la unicidad del sentimiento, al ser de aquí, a su exclusiva representatividad de la verdad del pueblo vasco, al valor del sentimiento por encima de las normas de convivencia, seguiremos necesitando aire fresco, el aire fresco de la democracia y de la libertad: para poder ser ciudadanos por encima de todo, para poder ser vascos como nos da la gana, para poder ser lo que nos dé la gana, y salir del ambiente viciado y asfixiante de la pregunta permanente de una identidad pura inexistente, imposible y peligrosa. Esto es lo que está en juego, por desgracia, todavía en estas elecciones.

elecciones vascas | análisis
Los votos y el botín
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 10 Febrero 2009

La anulación de las listas de D3M y de Askatasuna es un duro golpe a las pretensiones del entorno de ETA, que es consciente de la importancia política de tener representación en el legislativo vasco. La ausencia de listas sucesoras de Batasuna invita a preguntarse qué va a ocurrir con los votantes que respaldan el proyecto afín a la organización terrorista y si sus votos serán botín para otras fuerzas.

ETA y los dirigentes de la ilegalizada Batasuna van a esforzarse por conservar su espacio social y evitar que sus votantes tengan la tentación de apoyar opciones políticas democráticas. Al igual que han hecho en otros comicios en los que no se han presentado, buscarán mantener prietas las filas poniendo en marcha alguna de las opciones de voto simbólico (el sufragio nulo o la abstención) que pueda computarse y contribuir a la cohesión grupal .

Los líderes de la izquierda abertzale tendrán que afrontar la posible tentación de una parte de sus seguidores de ejercer el voto útil como ocurrió en 2001 cuando unos 80.000 votantes de Batasuna dieron su apoyo a la coalición PNV-EA para evitar un triunfo constitucionalista. La situación actual es bien distinta a la de entonces. Ahora, a pesar de los esfuerzos propagandísticos del PNV, no se percibe una amenaza de frente PSE-PP que actuaría como movilizador de votos abertzales. Al contrario, en sectores de la izquierda abertzale lo que predomina es el temor a que el PNV y el PSE tengan planes para entenderse después del 1 de marzo y eso es lo último que estarían dispuestos a respaldar.

Además, ETA y los suyos, desde la ruptura de la tregua, están realizando una intensa campaña de culpabilización del PNV al que han hecho tan responsable del fracaso de las negociaciones como los socialistas. Probablemente esa idea ha calado en amplios sectores de las bases sociales de ETA y es una vacuna que les libra de la inclinación a apoyar al PNV.
Aralar, por otro lado, es vista con la hostilidad agravada con que se alimentan las contiendas civiles que hacen de los antiguos compañeros de partido más enemigos que los enemigos tradicionales. Por ello es poco probable que vayan a recibir un número significativo de votos procedentes de Batasuna. Eusko Alkartasuna, a pesar del discurso sobre el polo soberanista y sus proclamas independentistas, tampoco parece ser una alternativa para los miembros de esa bolsa de votos afines a ETA.

Si hubiera que hacer un pronóstico, la disciplina que han manifestado en comicios anteriores la mayoría de los seguidores de Batasuna a la hora de secundar esos llamamientos al voto simbólico hace prever que en esta ocasión también secundarán ese tipo de consignas y se agruparán en torno al voto nulo o la abstención.

CON TODA SU DIGNIDAD
Inma Castilla de Cortázar La Razón  10 Febrero 2009

Presidenta en funciones del Foro Ermua

Ricardo Benedí es un empresario vizcaíno, vicepresidente del Foro Ermua. Su trayectoria es un ejemplo acabado de cómo, en nuestra tierra, una persona puede dejar de ser un ciudadano honorable para convertirse en un enemigo a batir por sólo defender la libertad. Trabajador nato, íntegro, con un espíritu deportivo que no sólo esculpe sus músculos sino su mentalidad, su filosofía de la vida, su insobornable sentido de la dignidad. Recibió el premio Mejor Empresario Vasco en 2003, tras más de treinta años de actividad empresarial. Transformó una empresa familiar, modulando los productos y mercados, hasta llegar a liderar la creación de empleo en la «margen izquierda».

Es un hombre cabal. Comprendió que aunque el nacionalismo en el poder había sido complaciente con él y sus empresas, y aunque ETA jamás le había extorsionado, era necesario levantar la voz para exigir la derrota del terrorismo, sin contemplaciones. Así lo reconoció públicamente en un acto en el Euskalduna de Bilbao en 2003, que organizamos bajo el lema «Para la Libertad». Poco después, intervino en la entrega del Premio a la Convivencia del Foro Ermua al presidente de la AVT, en Vitoria. Unas semanas más tarde, Ricardo Benedí recibió la primera carta de extorsión de ETA, con un remitente elocuente: Fundación «Papeles de Ermua». La banda terrorista le pedía dinero, bajo la amenaza de ejercer la violencia contra él, con la exigencia de omitir cualquier información a la Policía y con la confesión del motivo en el remite: su vinculación al Foro Ermua. Las cartas se sucedieron hasta cuatro, con otros remitentes, tan significativos como intimidatorios: el nombre y dirección de diversos familiares cercanos. ETA en estado puro. Desde entonces, Ricardo Benedí necesita ir protegido.

La sucesión continuada de fuertes presiones, insensatas demandas y huelgas sin tregua, lideradas principalmente por los trabajadores del sindicato LAB, mayoritario en una de sus empresas, acabaron por arrastrar finalmente a las empresas del Grupo Industrial Benedí a la pérdida de los contratos comerciales. El sindicato LAB es uno de los tentáculos de ETA, todavía sin ilegalizar por la ineficacia (por decirlo de la más suave de la maneras) de quienes tienen, por oficio, la obligación de hacerlo.

La persistente actividad de LAB impulsó una huelga intermitente desde septiembre a diciembre de 2006 con la finalidad (y el resultado) de entorpecer la cadena de producción de las mencionadas empresas. Se fomentó el abstencionismo laboral hasta límites insostenibles (25%), se redujo gravemente la productividad y el grupo industrial quebró en 2008, tras años de una lucha de titanes por sobrevivir. Aún así, Ricardo Benedí, con toda su gallardía, aceptó la Vicepresidencia del Foro Ermua en julio de 2008.

El pasado 8 de enero, unos cuantos de esos sindicalistas de LAB, acompañados de otros, profirieron insultos contra Ricardo (como «cierra-empresas», ladrón, sinvergüenza,¿) cuando entrábamos, en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, acompañando al abogado del Foro Ermua, Fernando García-Capelo. El viernes 30 de enero un grupo de similar filiación (LAB y aledaños) de veinte manifestantes se concentró frente al domicilio familiar del empresario, arrojando ropa y calzado laboral, y llenando los muros y los postes de su calle y adyacentes de pasquines con su foto y el subtítulo de ladrón. Estos incidentes, con enormes pintadas gravemente calumniosas, se repetían el pasado jueves 5 de febrero, protagonizados esta vez por doce individuos. En esta ocasión, Ricardo -avisado por su familia- pudo acercarse, fotografiar y encararse con los que le insultaban a gritos y con pintadas. La reacción de los manifestantes fue más que expresiva: callarse y ocultar sus rostros en una exhibición de la genuina cobardía de los que se muestran aguerridos en el anonimato. El nacionalismo gregario en estado puro.

Es sólo un ejemplo, pero un ejemplo de antología. Siempre es lo mismo con los totalitarios, que apelando a los «derechos del pueblo» atropellan los elementales derechos de los demás. Recuerden a Hannah Arendt, cuando refiriéndose al nazismo, escribía: «Fue una marca habitual (¿) de la propaganda fascista, demasiado poco advertida, el que no se contentara con mentir, sino que deliberadamente se proponía transformar sus mentiras en realidad (¿) Destruyeron Alemania para mostrar que tenían razón cuando dijeron que el pueblo alemán estaba luchando por su supervivencia, lo que en un comienzo era una pura mentira. Crearon el caos para mostrar que tenían razón cuando dijeron que Europa tenía por única alternativa el régimen nazi o el caos. Hicieron interminable la guerra hasta que los rusos se plantaron en el Elba y el Adriático, como para dar a sus mentiras acerca del peligro del bolchevismo una base ¿post facto¿ en la realidad». Así es esta gran mentira del nacionalismo vasco y del terrorismo nacionalista que le da su más eficaz soporte, no precisamente intelectual.

El 14 de febrero: la única y última oportunidad para la sociedad civil
Plataforma de las Clases Medias 10 Febrero 2009

En la pasada legislatura se generó una falsa sociedad civil satelizada en torno al PP. Pese a las buenas intenciones y la nobleza de objetivos, fue un engaño. Es hora de cambiarlo.

La primera legislatura de Zapatero movilizó a la sociedad civil. Ahora es el momento de reconducir esa movilización.

La concentración de la Plataforma de las Clases Medias el 14 de febrero a las 12 horas en la Plaza de Colón de Madrid es la única y la última oportunidad para cambiar la deriva suicida de esta sociedad, que se tambalea sin recursos morales, y que ha entrado en una espiral de destrucción acelerada que puede llevarnos a la ruina generalizada (al hambre) y a la tiranía.

La única y la última oportunidad. Algunos amigos me indican que no diga esas cosas, que me dan aspecto de iluminado, pero en estos tiempos hay que ir con la verdad por delante, y estoy bastante acostumbrado a ello, no sé hacer otra cosa.

Pero ¿qué es la Plataforma de las Clases Medias? Poca cosa y mucha, al mismo tiempo. Un cauce para que la sociedad civil se manifieste, esa que se ha cercenado durante tres décadas, esa que dicen que no existe, esa a la que todos dan por muerta.

Y ¿por qué van a cambiar las cosas por una simple concentración? ¿No las hubo la pasada legislatura y muchas? En la pasada legislatura se generó una falsa sociedad civil satelizada respecto al PP y, a pesar de las buenas intenciones y de los objetivos nobles, fue un engaño.

Una concentración puede mostrar de manera evidente y contundente que la sociedad civil existe, que está dispuesta a luchar –porque plantearemos objetivos comunes en el voto, el ahorro y la fiscalidad- y ese es un dato nuevo que lo cambiará todo. Porque la crisis de modelo tiene solución regenerando el modelo, y no de otra forma, y lo podemos hacer porque el poder reside en nosotros, y tenemos esas armas del voto, el ahorro y la fiscalidad.

El 14 de febrero es un acto de soberanía, a concejo abierto, como es la mejor tradición de nuestra querida Patria. No hay que esperar a que nadie nos resuelva las cosas, no va a venir ningún caudillo, ningún político retirado ni en activo. La única esperanza cierta es la sociedad civil.

No hay ninguna otra salida, no hay soluciones dentro de un sistema agotado y en quiebra. No voy a perder demasiado tiempo en comentar iniciativas a la desesperada de los aledaños del sistema como la propuesta de un gobierno de concentración nacional. Me llama la atención la degradación de las mentes y la ignorancia supina de los supuestos líderes morales y mediáticos. Ese gobierno ya existe: los planes de incautación de fondos de los contribuyentes se aprobaron por unanimidad en el Congreso. Y ¿para qué serviría ese gobierno? ¿para sacar a los partidos de los presupuestos? ¿para que las fundaciones de los partidos se financien con sus donaciones? ¿para que los sindicatos dejen de chupar del vote? ¿al menos, para quitar el canon de la SGAE?

No hay más solución que la sociedad civil imponga su agenda regeneracionista, que los ciudadanos recuperen en plenitud su soberanía, y ese es el sentido de la concentración del 14 de febrero.

Un último mensaje para los desencantados. Nadie pierde nada por ir a la concentración y dedicarle un par de horas. Nada se pierde por probar si tengo razón o soy, en efecto, un iluminado.

Si la exhausta sociedad civil, si las expoliadas clases medias, al borde del abismo, reaccionan y se hacen visibles, entonces ha empezado el cambio, se inicia la senda de la solución.

En otro caso, vamos hacia el hambre y el totalitarismo, en medio de una abrumadora estupidez general.

No te quedes parado, acude el 14 de febrero a Colón.

«Yo no entro», nueva campaña audiovisual de los objetores a EpC en internet
Madrid - Efe La Razón 10 Febrero 2009

La organización Profesionales por la Ética, una de las más combativas contra Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (EpC), ha colgado en internet un vídeo a favor de la objeción de conciencia frente a esta materia obligatoria con el lema "Yo no entro" (en clase).

El audiovisual, que dura 39 segundos, comienza con la leyenda "La libertad empieza con un desafío..." y concluye con la inscripción "¡Ni un paso atrás!"

En planos sucesivos, adultos y niños solos o acompañados aseguran que no se rinden porque "no ha cambiado nada" tras el pronunciamiento del Tribunal Supremo en relación con cuatro casos de padres objetores.

"Ningún objetor tiene por qué entrar en clase", dice un hombre en el vídeo, disponible en youtube; "es una cuestión de libertad", explica otro; "yo no entro", añade una niña.

Los objetores justifican la actitud por su propia libertad y "por la de todos", porque es "de justicia", porque a los hijos los educan los padres, porque "la libertad es de los valientes" y "la conciencia es lo primero".

En un comunicado, Profesionales por la Ética asegura que "el Gobierno y sus terminales mediáticas están engañando a la opinión pública al asegurar que la sentencia del Tribunal Supremo zanja de una vez por todas la pretensión de objetar".
La sentencia, continúa la nota, no ha sido publicada y "lo único cierto" es que el Tribunal Supremo ha emitido una nota en la que afirma que en cuatro procedimientos judiciales no cabe el derecho a la objeción.

"El fallo del Supremo no parece haber abatido a los objetores; es más, ha dado tal publicidad al derecho de los padres a objetar que desde que se conoció el fallo del Tribunal Supremo (28 de enero) se han presentado 117 nuevas objeciones al conjunto de asignaturas genéricamente denominadas Educación para la Ciudadanía", asegura Profesionales por la Ética.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

"La marcha del odio y del racismo lingüístico", según Carlos Callón
Juan Julio Alfaya Periodista Digital 10 Febrero 2009

Lleno de buenas intenciones hice un esfuerzo para leer el panfleto del gran especialista en Prebendas y Subvenciones, D. Carlos Callón, titulado "La marcha del odio" y publicado ayer lunes, día 9 de febrero, en Galicia Hoxe, pero no fui capaz. Es verdad que yo no tengo claras las relaciones entre el PPdeG y Galicia Bilingüe, razón por la cual no asistí a la manifestación del día 8; pero el cúmulo de sandeces y mentiras que vomita este chupador de subvenciones es de tal magnitud que ponerme a analizarlas una por una sería por mi parte la manera más estúpida e imperdonable de perder el tiempo. Por ello prefiero, a modo respuesta, regalarle tres simples imágenes y un vídeo.

Espero, D. Carlos, que su ego neonazi y bien subvencionado por la Junta de Galicia se despliegue como la cola de un pavo real.

[Ciudadano agredido por los nazionalistas]

[Intelectual nazionalista]

[Hermanitas de la Caridad]

Vídeo de la agresión neonazi a un señor de 60 años:
http://www.youtube.com/watch?v=Y_dyndr8aMI

Sólo me queda por recordar que las bases de todo lo que está sucediendo ahora en Galicia las puso el PPdeG (cuando se llamaba Alianza Popular) con su Ley de "Normalización" Lingüística de 1983 que todavía no se han atrevido a denunciar ni tan siquiera a proponer su reforma a fin de garantizar los derechos lingüísticos de todos los gallegos. Eso sí, apoyan públicamente y asisten a las manifestaciones en defensa del bilingüismo a ver si eso les da los votos que le faltan para la mayoría absoluta.

Ojalá se hundan en su misma m...

¡Nacionalistas! ¿Por qué tanto odio?..
Paco Sande Periodista Digital 10 Febrero 2009

Ayer estuve en la manifestación que Galicia Bilingüe organizo en Santiago.
Debo confesar que era la primera vez que asistía a una de estas manifestaciones. Cuando salí de casa, el tiempo, que no nos da tregua, no era el mejor del mundo, no llovía, pero amenazaba con hacerlo de un momento a otro, el cariz del día parecía reflejar mi estado de ánimo. Fui sin mucho entusiasmo, la verdad, pues me parecía que, tal y como se toman las cosas aquí en Galicia, íbamos a ser cuatro gatos. Pero al llegar me quede gratamente sorprendido, aquello estaba abarrotado.

Me uní a la manifestación y me encontré con un conocido mío, yo no sabia que él se interesaba por estas cosas, y a él le ocurría tres cuartos de lo mismo, respecto a mí. Empezábamos a charlar animadamente, cuando de pronto comenzó a oírse un griterío.

Los intolerantes habían llegado, y se desató la de dios es cristo. Insultos, piedras, contenedores volcados, energúmenos que se metieron en medio de la manifestación y comenzaron a zarandear y a empujar a la gente. A mí, gracias a Dios, no me tocó ninguno, pues de haberlo hecho, a lo mejor en estos momentos no hubiese podido estar escribiendo esto, fue mejor así.

Lo que mas cerca me cayó fue una chica de tez muy pálida y ojitos como de haberse acabado de fumar un porro o algo así, con un zarcillo en el labio superior, igual que los que antiguamente les poníamos a los cerdos en mi aldea para que no hozaran, que mirándome de frente y con una mirada de odio que, si la miradas matasen, me fulminaba, me grito, casi escupiéndome a la cara: “Porco fascista, vaite da galiza español de merda” –Puerco fascista, vete de Galicia español de mierda-. La miré con desprecio y pase de ella, no le entre al trapo, que era lo que ella esperaba que hiciese, para luego acusarme de españolista y, además machista y abuso de genero o algo si, ella también paso de mi y se fue vociferando hacia el centro de la plaza.

Lo que más me abrumó de todo aquello, fue el odio que mostraban aquellos muchachos, la furia desatada, la ira, las ganas de matar. De matar, si, pues, en aquellos momentos, de haber podido, nos matarían.

¿De donde ha salido todo este racismo en su estado más primordial, en su estado más crudo?
¿Quién inculco en estos chicos todo ese odio, todo ese salvajismo?

Sea quien fuere, hizo bien su trabajo, ahora ha quedado claro que nos enfrentamos a un enemigo implacable cuyo objetivo declarado es la dominación de Galicia y de los gallegos por todos los medios y a cualquier precio. Esto es así y que nadie se llame a engaño.

Me fui de allí, triste y esperanzado a la vez. Triste, al darme cuenta del fatídico destino que siempre parece afectar a esta querida tierra. Después de 40 años de dictadura franquista, cuando parecía que por fin íbamos a poder ser libres, llegan estos dictadores nazionalistas que hacen palidecer al del Ferrol. Y esperanzado porque, por fin, veo que algo se mueve en Galicia, que nos hemos cansado de aguantar a tanto tirano y hemos dicho basta, basta ya, dejadnos ser libres malditos.

Resulta curioso cómo se encadenan las «casualidades» cuando se acercan unas elecciones
«Galicia calidade»
Javier G. FERRARI La Razón 10 Febrero 2009

Calidade de vida para el presidente de la Xunta, un señor que aparece siempre al lado del que de verdad manda, que no es otro que el líder del Bloque, del BNG, el vicepresidente Anxo Quintana. Tanto es así que mientras Quintana gobierna y hace de su capa un sayo, Touriño se ha estado «entreteniendo» estos años en despilfarrar dinero público en gastos suntuarios.

Desde un coche más caro que el de Obama, hasta las cristaleras que se oscurecen con un mando a distancia o por efecto de la luz, o no se cómo «coño», pero el caso es que se oscurecen. Cuatro millones de euros para «tunear» despachos, instalaciones y vehículos. El despilfarro en tiempos de tres millones y medio de parados de los cuales no pocos viven y son de Galicia, es un dato que los votantes deberían valorar el día uno de marzo.

Pero la impunidad es el signo de distinción de la izquierda española. Incluso cuando los casos de corrupción y terrorismo de Estado quedaron al descubierto, tan sólo trescientos mil votos (menos del diez por ciento de los parados actuales) propiciaron el cambio de partido en el poder. Impunidad y ayuda externa.

Ahí tenemos a Garzón filtrando al «grupo que quiere volver a ser amigo» un sumario que él mismo ha declarado secreto. El instructor por excelencia tiene tiempo para todo menos para cerrar, sin que sea en falso, todo lo que se dedica a abrir. Por cada cien mil parados nuevos, tres sospechas de corrupción ligadas con el Partido Popular. Un PP que haría bien en poner un poquito de orden si no quiere terminar como la UCD.

Pero resulta curioso cómo se encadenan las «casualidades» cuando se acercan unas elecciones y la gestión del Gobierno y su Presidente están algo más que en entredicho. «No dejaré a una sola familia en la cuneta», decía ZP en Madrid el pasado domingo. Seguro que no. Los dejará, sencillamente, en la calle. Con la demagogia y el acoso mediático-judicial al PP no se crean puestos de trabajo. Aunque en este país parece no suele cumplirse aquéllo de que no se puede engañar a todos, todo el tiempo.

Un conflicto de aquí que viene de lejos

FERNANDO GONZÁLEZ MACÍAS La Opinión 10 Febrero 2009

De todas las acusaciones que desde que nació se han vertido contra Galicia Bilingüe con ánimo descalificador la más injusta es la de haber inventado o importado un conflicto lingüístico ajeno, que hasta ese momento aquí no existía. La organización liderada por Gloria Lago es la continuadora de otros movimientos cívicos que, desde mediados de los años ochenta, cuando nació la Xunta, y sin apenas repercusión pública, se venían oponiendo a las medidas de normalización del gallego por la vía de lo que consideran su imposición en las aulas y en el ámbito administrativo.

Desde un principio la legislación normalizadora generó el rechazo de algunos sectores, más o menos minoritarios, temerosos de que se llegase a la situación actual, con riesgo de que el castellano pudiera quedar reducido a su mínima expresión en las aulas de los colegios, los institutos y las universidades. La razón por la cual hasta ayer mismo no hubo en nuestra comunidad lo que se dice una guerra de lenguas es que, mientras gobernó el Partido Popular, la normativa galleguizadora de la enseñanza en la práctica no se cumplía. Se quedaba en el papel, en una declaración de intenciones. El detonante de este nuevo contexto de conflictividad idiomática es que el bipartito decide dar una vuelta de tuerca y aplicar la ley con todas las consecuencias. El movimiento probilingüismo, a decir de sus impulsores, es la respuesta de la sociedad civil gallega a la negación de una libertad que se considera fundamental en un sistema democrático, que es la que permite escoger entre las dos lenguas cooficiales aquélla en la que uno prefiere expresarse o en la que desea que sean escolarizados sus hijos. Nada de progresistas contra conservadores. Es un planteamiento ideológicamente neutro, aunque pueda ser utilizado en la guerra partidista. Por eso se observan algunas llamativas paradojas, sobre las que algunos prefieren pasar de puntillas.

Puede que algo de razón tengan quienes aseguran que en Galicia Bilingüe anidan algunos elementos ultraderechistas, de esos que añoran la España una, grande y libre del franquismo. Es verdad que si por ellos fuera, el gallego ya sólo formaría parte de nuestro acervo folclórico. Pero hay también simpatizantes de la izquierda más radical, que están tan en contra de los excesos de las autonomías como los nostálgicos del franquismo, en la medida en que la descentralización territorial dificulta la revolución política y social que anhelan los herederos de la ortodoxia comunista. Y dentro del PSOE, no sólo en las bases, también en la cúpula, no faltan quienes critican la actitud lingüística del bipartito y lo que consideran una cesión excesiva de los socialistas a la presión nacionalista en asunto tan delicado.

Los hechos evidencian que la mayoría entre los que denuncian la supuesta deriva del proceso normalizador del gallego son gentes moderadas y sensatas, de incuestionables convicciones democráticas, con determinadas simpatías políticas sspero sin militancia concreta. Aunque no se comparta, por ese lado nadie puede cuestionar la legitimidad de su postura, con la que uno tiende a simpatizar aunque sólo sea por rechazo frontal a los que no la combaten con argumentos, sino por la fuerza.

Bilingüismo armónico
Yashmina Shawki La Voz 10 Febrero 2009

Los que hemos crecido en varios entornos culturales y tenemos la posibilidad de expresarnos en diversos idiomas, sabemos que el bilingüismo y el polilingüismo armónico es posible, natural y deseable, en un mundo cada vez con menos fronteras, y no depende, en absoluto, de leyes coyunturales, sino de las circunstancias personales y de la realidad social, esa realidad ajena a lo que se dicta en los despachos.

Mis abuelos maternos hablaban siempre en gallego entre ellos y con nosotros, pero también lo hacían en castellano, tanto en público como en privado. Desde niña tuve a mi disposición libros en castellano y en gallego. No lo hablo a diario, pero lo utilizo cuando es preciso, y lo escribo y lo leo. Me parece estupendo que en toda la documentación oficial de nuestra comunidad autónoma se utilicen el gallego y el castellano siempre y cuando se permita que cada quien se comunique en la lengua de su preferencia. Considero necesario que se potencie el uso del gallego en las instituciones y medios de comunicación y, por supuesto, que se enseñe en los centros docentes, pero me parece discriminatorio y anticonstitucional que se excluya a quien se exprese en castellano. No es aceptable que para superar etapas pretéritas en las que se denostaba el uso del gallego ahora se imponga de manera radical y excluyente.

Una empresa no va a vender más, sobre todo si su mercado es el internacional, por hablar ni por tener sus carteles escritos en gallego, aunque pueda que obtenga más subvenciones. Un escritor, compositor o artista no es menos gallego ni deja de ser una manifestación de la creatividad y la cultura de nuestro país por emplear el castellano. Hasta que no asumamos que somos bilingües, que es nuestra obligación, pero también nuestro derecho, hablar las dos lenguas en condiciones de igualdad y sin imposiciones, así como emplear la que elijamos en libertad, no alcanzaremos el reconocimiento como cultura diferenciada, porque nosotros mismos estamos apartando la riqueza de la pluralidad.

Me siento orgullosa de poder hablar en gallego, pero sinto vergoña daqueles que queren impoñelo coa violencia, porque co seu comportamento vinculan a nosa lingua coa ditadura da ignorancia.


fernandomacias@terra.es

PREGUNTA A FEIJÓO SI "SE SIENTE ORGULLOSO"
Quintana justifica los ataques a Galicia Bilingüe por "fomentar el odio contra el gallego"
Lo que parecía que iba ser una condena de las agresiones sufridas por los manifestantes de Galicia Bilingüe, se convirtió en una justificación de Anxo Quintana, que tras una tibia condena a "todo tipo de violencia", arremetió, de nuevo, contra quienes defienden la libertad de elegir la lengua.
Agencias Libertad Digital 10 Febrero 2009

El candidato del BNG a la presidencia de la Xunta y vicepresidente del Gobierno gallego, Anxo Quintana, dijo este martes Vigo que tiene un "respeto absoluto" hacia las personas que se manifestaron el domingo en Santiago de Compostela, en apoyo a la convocatoria de la asociación Galicia Bilingüe, pero no tardó ni un segundo en decir que "están equivocados".

En declaraciones a los medios tras participar en un encuentro con investigadores en la ciudad olívica, Anxo Quintana insistió en su respeto "por todas las opiniones", para a continuación descalificar a quienes fueron agredidos por defender posturas "descabelladas", en referencia a las reivindicaciones de Galicia Bilingüe.

En ese sentido, apuntó que "no hay ninguna causa justa que se pueda sostener sobre una mentira", y afirmó que la denuncia de este colectivo sobre la persecución a la lengua castellana es "sencilla y llanamente una mentira". Con respecto a los incidentes ocurridos en la manifestación, con enfrentamientos entre la Policía y un grupo de personas que intentó boicotear el acto con gritos en defensa del gallego, Anxo Quintana subrayó su condena "a todo tipo de acto de violencia".

Tras achara una supuesta mentira a Galicia Bilingüe, el preboste nacionalista dijo con la desfachatez que le caracteriza que los poderes públicos deben velar "para que todo el mundo se pueda manifestar en paz, los que están en contra y los que están a favor del gallego", cuando la manifestación del domingo no era contra el gallego sino a favor de la libertad lingüística. Con un cinismo insultante, pidió "esfuerzos por proteger a esos ciudadanos".

Después, Quintana culpó al candidato del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, de "fomentar el odio contra el gallego", y le preguntó si "se siente orgulloso" y se "le merece la pena" la situación de enfrentamientos e incidentes vivida en la capital gallega. Quintana recordó que el presidente de los populares gallegos y aspirante a gobernar en Galicia "apoyó y promovió" la manifestación de ayer "contra el gallego", por lo que le afirmó que "de galleguismo no volverá a hablar, ni a nombrarlo". Según el líder del BNG, lo que hizo Feijóo fue "enterrar cualquier vestigio de galleguismo en el PP".

Una concejala del BNG de A Coruña reprende a un edil del PSOE, con el que gobierna, por usar el castellano en el BOP
Francisco Espiñeira La Voz 10 Febrero 2009

La «convivencia armónica», como la definen los dos socios de gobierno, en María Pita entre el PSOE y el BNG vivió otro roce en los últimos días a cuenta del uso del gallego en actos y comunicaciones públicas. Así, la concejala de Normalización Lingüística del Ayuntamiento coruñés, la nacionalista Ermitas Valencia, remitió el pasado 2 de febrero una carta -con acuse de recibo, y copia al jefe de gabinete de la alcaldía- en la que reprendía al edil de Fiestas y Relaciones Institucionales, el socialista Carlos González-Garcés, por utilizar el castellano en una notificación publicada en el Boletín Oficial de la Provincia .

La misiva, que causó estupor en el entorno del concejal socialista, recuerda que «o galego é a lingua de uso normal nas Administracións públicas de Galicia» e insta a su socio de gobierno «a cumprir a Lei de Normalización, na que se recolle que os poderes públicos non só deben garantir o uso normal é oficial do galego, senón potencialo».

Ermitas Valencia apela además a la Lei da Administración Local de Galicia, que, según se recoge en el escrito, «establece que todos os actos de carácter público ou administrativo que se realicen por escrito en nome das corporacións locais deben redactarse en lingua galega, sen prexuízo de que poida redactarse na outra lingua oficial, neste caso en castelán, polo que toda actuación escrita das entidades locais galegas deberá efectuarse cando menos en galego».

La concejala nacionalista termina su carta de tres párrafos instando a González-Garcés a utilizar el gallego en todos los documentos relativos a su área e incluso le ofrece asesoramiento. «De precisar axuda, ten ao seu dispor o Servizo de Normalización», dice Valencia antes de facilitar un número de extensión telefónica y un correo electrónico y despedirse con un «agradecémoslle a súa colaboración».

La carta remitida a Carlos González-Garcés no es la primera de ese tipo que circula entre los dos socios de gobierno, aunque fuentes conocedoras del caso mostraron su sorpresa por el procedimiento. «Dentro del mismo gobierno local, incluso compartiendo planta en el palacio municipal hasta hace escasos días, no parece muy justificado que se mande una carta con acuse de recibo, y con copia a un funcionario. Y más a un hombre como Garcés, que usa las dos lenguas sin problema en sus actos», explicaron ayer personas cercanas al edil de Fiestas y Relaciones Institucionales.

Regina Otaola: “Unos amenazan y otros vienen por detrás a darte el tiro en la nuca”
Redacción Minuto Digital 10 Febrero 2009

La alcaldesa de Lizartza, Regina Otaola (PP), ha reconocido sentirse más objetivo de ETA desde que fue amenazada de muerte por Pedro María Olano, número 2 de la lista de ANV en esta localidad anulada por el Supremo, ya que, ha dicho, “unos amenazan y otros vienen por detrás a darte el tiro en la nuca”. Durante el juicio que ha quedado visto para sentencia en la Audiencia Nacional, el fiscal ha pedido 6 años de cárcel para Olano, además de que se le prohíba aproximarse a Otaola y volver al lugar donde ocurrieron los hechos durante un periodo de diez años a contar desde su puesta en libertad.

La alcaldesa de Lizartza, que ha testificado durante el juicio, ha relatado cómo el 7 de septiembre de 2007, cuando presidía la izada de las banderas española, vasca y local en el balcón consistorial, Olano, que participaba en una concentración frente al Ayuntamiento, le dijo: “Otaola, vas a morir”. Tras escuchar esa frase, la regidora, a quien han acompañado a la Audiencia Nacional varios concejales del PP y compañeros entre los que se encontraba el portavoz ‘popular’ en el Parlamento vasco, Leopoldo Barreda, le contestó y dijo: “Repite eso”, sin que el acusado respondiera.

La alcaldesa ha asegurado que, conociendo “el entorno” de Lizartza, “sabes que una amenaza de ese tipo no cae en saco roto” y que a partir de entonces se siente más objetivo de ETA. “A raíz de ahí no me siento en la diana, sino en el centro de la diana”, ha señalado Otaola, que pudo identificar a Olano “de forma clara y diáfana” porque ya le había visto en otras concentraciones y actos del entorno abertzale. Su testimonio ha sido avalado por cuatro agentes de la Ertzaintza que participaron en el dispositivo de seguridad para controlar la concentración y que han asegurado “sin ninguna duda” que escucharon con total claridad cómo Olano señaló a Otaola con el dedo y pronunció dicha amenaza.

Los ertzainas han explicado que consideraron mejor no identificar a Olano durante la concentración, porque era una persona ya conocida “del entorno radical” y para evitar cualquier incidente en ese momento. Olano, por su parte, que sólo ha respondido a las preguntas de su defensa, ha dicho que nunca amenazó de muerte a la alcaldesa y que durante la concentración únicamente se pronunciaron consignas como ‘Regina, kanpora’, ‘PP, kanpora’ y ‘Gurea ikurriña’ (’la nuestra es la ikurriña’).

Atentado contra la autoridad
Según ha indicado el acusado, así como otros tres testigos de la defensa que participaron en la misma concentración, el objetivo del acto era protestar contra la izada de la bandera española en el Ayuntamiento y denunciar la falta de democracia y la actitud del PP de imposición porque gobierna el consistorio con sólo 27 votos. Tras elevar a definitivas sus conclusiones, el fiscal Jesús Alonso, le ha pedido al tribunal que condene a Olano por un delito de atentado contra la autoridad en concurso ideal con un delito de amenazas.

Alonso ha considerado que frente a la “realidad virtual” presentada por la defensa, en la que parecía que aquella concentración era un acto lúdico y festivo, lo que verdaderamente se produjo era una amenaza de muerte a un miembro de una corporación local que ha obtenido la alcaldía de forma legítima y democrática. Además de la pena de cárcel, tanto la Fiscalía como la acusación particular piden una indemnización de 24.000 euros para Otaola por daños morales, mientras que la defensa ha solicitado la libre absolución del acusado.

Los diez independentistas detenidos en la marcha de Galicia Bilingüe quedan en libertad con cargos
europa press > santiago de compostela El Ideal Gallego 10 Febrero 2009

Los diez independentistas detenidos tras los incidentes registrados en la manifestación del domingo de Galicia Bilingüe quedaron hoy en libertad con cargos, tras declarar a lo largo del día ante la juez. Los tres militantes de la organización Nós-Unidade Popular (Nós-UP) y el de Briga, que comparecieron durante la tarde, están acusados de desorden público y atentado contra la autoridad y deberán presentarse periódicamente en los Juzgados, a la espera de la celebración del juicio.

Los integrantes de Nos y Briga deberán presentarse el día 15 de cada mes, mientras que el restante, Carlos Morais, deberá acudir a las dependencias judiciales todos los días uno y 15. El fiscal solicitó para él, acusado de lanzar ladrillos y botellas de vidrio a agentes de la Policía Nacional, prisión comunicada sin fianza.

Las mismas fuentes aclararon que Morais ­uno de los dirigentes de Nós-UP--, que tuvo que ser trasladado a urgencias para que le fuesen realizadas pruebas médicas, presentará una denuncia por las “agresiones” sufridas durante la detención. Otro de los arrestados de esta misma formación se quejó por el mismo motivo.

De este modo, quedan en libertad con cargos todos los detenidos tras los enfrentamientos con los antidisturbios. Durante la mañana prestaron declaración los tres integrantes de Ceivar, que quedaron en libertad al mediodía. Se enfrentan a cargos de desórdenes y atentado contra la autoridad.

A primeras horas de la tarde los tres miembros del también grupo independentista Isca!, que aparecieron en la manifestación disfrazados de vacas, fueron puestos en libertad, acusados de impedir el derecho de manifestación.

Medio centenar de simpatizantes y miembros de las organizaciones a las que pertenecen los detenidos permanecieron concentrados durante toda la jornada ante la puerta de los Juzgados, donde declararon los diez arrestados, con pancartas en las que se podía leer que “defender la lengua no es delito” y en las que reclamaban la liberación de los detenidos.

Asimismo, convocaron manifestaciones de apoyo a las 20.00 horas en Santiago de Compostela, Vigo y A Coruña.

Por su parte, un representante de Ceivar, Xoán Peres, argumentó, en declaraciones a los medios que los altercados fueron “consecuencia de la brutalidad policial” y que “hubo gente que tomó las medidas que consideró más oportunas para defender su integridad". Denunció que algunas de las personas que se acercaron a apoyar la manifestación de Galicia Bilingüe “lanzaron consignas como: Viva Franco y que los tiren al mar, como en Chile", lo que “da idea de qué tipo de gente se reúne en estos actos", dijo.

Peres indicó también que los detenidos, que pasaron la noche en los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional en Santiago, tuvieron un “trato degradante” y no se les proporcionó comida o mantas para pasar la noche.

Protestan por la actuación policial en la manifestación de «Galicia Bilingüe»
«No queremos autobuses de Madrid y Burgos que nos digan cómo hablar o educar a nuestros hijos»
A. MARTÍNEZ | SANTIAGO ABC 10 Febrero 2009

«Quien cometa actos vandálicos debe ser juzgado y condenado, e igual tiene que ser para las fuerzas policiales». Carlos Manuel Callón Torres, presidente de la Mesa por la Normalización Lingüística (MNL), de corte nacionalista, comunicó que esta organización subvencionada que trabaja por la defensa de la lengua gallega cursó una queja ante el Ministerio del Interior y la Delegación del Gobierno en Galicia por la «desproporcionada» intervención de los más de setenta agentes desplegados el pasado domingo en la manifestación que impulsó Galicia Bilingüe en la capital gallega a favor del bilingüismo. La protesta apunta a las «exageradas» cargas y a los procesos de reconocimiento.

«Pidieron identificación a cualquier persona que estuviese hablando gallego, eso no sólo es coartar libertades, sino que dice bastante de la verdadera intención de la marcha». Carlos Morais, el primer detenido del fin de semana, miembro de la organización extremista Nós-UP, y en libertad con cargos como los otros nueve revolucionarios que fueron arrestados, anunció que presentará una denuncia «por las agresiones sufridas en su apresamiento».

«Usar la palabra para rechazar la palabra»El gerente de la MNL rechazó «con contundencia» la violencia y animó a «usar la palabra, para rechazar la palabra». Expresó un deseo: «Queremos saber cuantos de los asistentes vinieron por vez primera a Galicia, no queremos autobuses de Madrid y Burgos que nos digan cómo tenemos que hablar o educar a nuestros hijos; y lo mismo para Rosa Díez, de UPyD, que aquí cosechó su peor resultado; o Albert Rivera, de Ciutadans... practican el racismo lingüístico», apostilló.

No obstante, indicó que la principal preocupación de este órgano es el PP. «La movilización del odio y la intolerancia fue un sonoro fracaso, para la agrupación de Gloria Lago y el PP; el resto de apoyos provenían de organizaciones marginales, residuales o foráneas. Pero los populares, que al ir en contra de la lengua que nos une han consumado una traición a sus votantes, convocarán a más gente incluso en los mitines de campaña», afirmó. No quiso dejar fuera de su valoración una recomendación para los de Alberto Núñez Feijóo: que «coman rabos de pasa para la memoria» porque van contra «una Ley de Normalización Lingüística que se aprobó por unanimidad en el Parlamento de Galicia cuando Mariano Rajoy era diputado».

Apuntó, al hilo, que sigue sin aplicarse, y reclamó el derecho de los más jóvenes a tener una «formación completa». Su último consejo fue para «Galicia Bilingüe»: «No existe el derecho a la ignorancia, no se puede decir: a mi hijo no le enseñen matemáticas, pues igual ocurre con el gallego».

«Esto se está convirtiendo en un infame campo de pruebas, y nosotros no estamos dispuestos a permitir que la capital gallega sea, de repente, un nido de grupos terroristas, ni de la “kale borroka”». El portavoz popular del PP en Santiago, Gerardo Conde Roa, inculpó directamente a los socialistas compostelanos, por su «colaboración, complicidad y doble vara de medir», al permitir, indicó, que grupos de «actividad paraterrorista» se congreguen en locales que carecen de licencia de apertura.

Puso nombre a estos establecimientos: A Gentalha do Pichel, en Santa Clara, sin permiso; Centro Social Henriqueta Outeiro, en Quiroga Palacios; y Sala Nasa, el recinto que el pasado 6 de diciembre amparó la «Festa da Liberdade» (Fiesta de la Libertad), travestida en un homenaje a Ugío Caamaño y Xiana Rodríguez, los dos independentistas que colocaron una bomba en el cajero de Caixa Galicia el 23 de julio de 2005. El acto se coló en la agenda cultural del consistorio regido por el bipartito PSOE-BNG, aunque al final se retirase a raíz de una denuncia popular.

«Se sabe quiénes son»«Todos sabemos dónde se juntan, quiénes son y cómo se organizan, y mi extrañeza es: ¿no se actúa para evitarlo?, ¿por qué se les hace publicidad?», indicó Roa, que habló de la «repugnancia» que produce a este grupo «la tolerancia del ayuntamiento hacia estos elementos, los batasunos gallegos», que vinculó no solamente con los incidentes acaecidos el domingo en la manifestación de Galicia Bilingüe, sino con las agresiones a María San Gil en la última visita a la comunidad autónoma como presidenta del PP vasco —12 de febrero de 2008—, y el intento de boicot a la conferencia del líder popular, Alberto Núñez Feijóo, en la Facultad de Ciencias Políticas, el 10 de diciembre de ese mismo año.

La UPyD de Rosa Díez, presente en la protesta, denunció un «reparto de tareas entre el nacionalismo gallego institucional, y el ultra y violento»; y alertó del crecimiento de «grupúsculos neonazis en torno a una ideología étnica». Los extremistas de Briga, Nós-UP, Ceivar, Agir e Isca recogen en su web la misma idea: «Defender la lengua no es delito».

Recortes de Prensa   Página Inicial